LAS IMPLICACIONES ÉTICAS Y LEGALES DE UTILIZAR MATERIAL DE INTERNET: COPYRIGHT Y LICENCIAS CREATIVE COMMONS El acceso al conocimiento tiene que

ver con la preocupación por los términos en los cuales el trabajo intelectual, considerado como un bien intangible, puede ser aprehendido, utilizado, modificado y compartido una vez que el autor declara la voluntad de liberarlo de las normas de propiedad y derechos de autor. A veces, puede que el problema se vea reducido al tema de las normas jurídicas y los usos comerciales de los bienes de producción intelectual, como por ejemplo en el caso de la oposición entre las licencias copyleft y copyright. Las licencias copyleft, precisamente, son una respuesta a las formas de licenciamiento del conocimiento basadas en la concepción de la propiedad privada y permiten que las personas que no son titulares de los derechos morales y patrimoniales (de acuerdo con las pautas del copyright) puedan tener acceso al conocimiento en determinadas condiciones. En la actualidad, cuando se presencia la ampliación de los lineamientos jurídicos que favorecen la apropiación privada del conocimiento, las licencias copyleft, prestan un servicio inestimable a la necesidad de mantener la posibilidad de compartir el conocimiento, siempre y cuando se proporcionen las herramientas que facilitan la ampliación de los derechos intelectuales a terceras personas, de forma tal que los derechos de autoría permanecen inalterados en cuanto a la autoría original pero se establecen un conjunto de concesiones para el manejo de los contenidos. Estas facilidades han permitido la expansión de una comunidad de usuarios de las licencias copyleft muy faborable, soportada fundamentalmente por la creación de software libre y por la generación de contenidos documentales y audiovisuales que, dependiendo de los términos escogidos, permiten que

cualquier persona pueda acceder a ellos sin mayores restricciones jurídicas ni económicas. Ahora bien, resulta necesario entender que las licencias copyleft se encuentran basadas en los términos clásicos de la propiedad intelectual. En el contexto del copyright, se supone que el conocimiento generado es “propiedad” del “autor” original de acuerdo con los convenios internacionales sobre propiedad intelectual, y lo que se define son los términos de exclusividad para la explotación material de dicho conocimiento. La legislación que se da de estas normas, que define los términos de exclusividad para la explotación mercantil del conocimiento, se encuentra dirigida a garantizar el derecho de explotación al titular y, por lo tanto, apoya la creación de escasez artificial que contribuye con la definición de precios en el mercado. Las licencias copyleft tienen el mismo punto de partida inicial, aunque su aporte está en que rompen con los límites de las licencias basadas en la propiedad intelectual convencional. De este modo, se permite la explotación comercial de un conocimiento siempre y cuando, por ejemplo, las obras derivadas se compartan con la misma licencia, y así sucesivamente. En conclusión es necesario que los usuarios comprendan la necesidad de

conocer las licencias y los acuerdos jurídicos en materia de los derechos de autor y hasta dónde se es permitido la libertad de divulgación y publicación de los diversos artículos o material web. Así mismo es urgente empezar a estudiar el alcance de cierto tipo de material web y sus múltiples formas de acceder a él con el fin de clarificar de mejor manera las diferentes posturas y acciones necesarias en cada caso, cuando este se presente.

Por tanto en la medida en que se adquiera mayor conciencia de las limitantes y los vacíos informáticos que están latentes en las nuevas formas de software libre y sus licencias en esa misma medida será mucho más propositivo para la cultura contemporánea.