You are on page 1of 11

El ejercicio físico durante el embarazo y su influencia en el tipo de parto

Lílian Cristina da Silveira
I

I

; Conceição Aparecida de Mattos Segre

II

Centro de Incentivo ao aleitamento Materno (CIAMA) - São Sebastião (SP), Brasil, Instituto de Asistencia Médica ao Servidor Público Estadual - IAMSPE, São Paulo (SP), Brasil II Instituto de Asistencia Médica ao Servidor Público Estadual - IAMSPE, São Paulo (SP), Brasil Correspondencia

RESUMEN OBJETIVO: Verificar si el ejercicio de intensidad media realizada durante el embarazo puede influir en el tipo de parto, y para observar el cumplimiento de un programa de ejercicio en las mujeres primíparas con diferentes niveles de escolaridad. MÉTODOS: En un estudio realizado en el Centro de Incentivo ao aleitamento Materno , enSão Sebastião (SP), entre el 7 de abril de 2008 y el 14 de abril de 2009. Un estudio prospectivo de 66 mujeres primíparas que fueron divididos en dos grupos: un grupo de ejercicio, con una actividad física regular durante el embarazo, y el grupo control, que no participó en la actividad física regular durante el mismo período. El nivel de significación en este proyecto fue de 5% (p = 0,05). RESULTADOS: El grupo que participan en el ejercicio regular tenía una mayor tasa de partos vaginales, con una diferencia significativa estadísticamente evaluadas por la χ 2 test (p = 0,031). Las mujeres embarazadas que tienen el mayor nivel de escolaridad mostraron un mayor cumplimiento del programa de ejercicios, con una diferencia estadísticamente significativa (p = 0,01736).CONCLUSIÓN: El ejercicio físico en las mujeres primíparas aumenta las posibilidades de un parto vaginal, y no había un mayor cumplimiento con el ejercicio programa entre las personas con un mayor nivel de escolaridad, en comparación con aquellos con una educación básica. Palabras clave: Ejercicio, las mujeres embarazadas, parto natural, parto por cesárea

Algunos estudios también mostraron que el número de cesáreas aumenta en las regiones más ricas y está directamente relacionado con un mayor nivel de educación y las visitas prenatales (2) . El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG) recomienda la práctica de 30 minutos de ejercicio todos los días. siempre y cuando no hay contraindicaciones (10-12. ya que a este nivel existe un mayor riesgo de aborto espontáneo (14) y el parto prematuro (17) .34%. que los ejercicios de alta intensidad se deben evitar durante este período (21). con un mayor número de visitas médicas y estancias hospitalarias más largas (2. Varias propuestas se han hecho para tratar de cambiar esta situación. en el sector privado por sí solo (7).13) . el ejercicio físico durante la gestación parece ofrecer otras ventajas. y para observar la relación entre el cumplimiento con el ejercicio físico y nivel de escolaridad de las mujeres embarazadas. de intensidad moderada. la actividad física moderada parece ser seguro para la madre y el feto y se puede hacer. lo que parece estar asociada con una menor tasa de cesáreas en mujeres nulíparas (9-11). por otro lado. varios estudios mostraron que se asocian con una estancia más larga hospital y un aumento del riesgo de infección(1. Además de la posibilidad de contribuir a un parto vaginal.5) . y una mayor morbilidad y mortalidad de la madre y el niño (1-3. Teniendo en cuenta el creciente número de partos por cesárea y.5). Además. el porcentaje de cesáreas en Brasil era 52. La actividad física moderada durante el embarazo puede contribuir a la menor ganancia de peso (17).4) para la madre. se propuso este estudio. 4. para las mujeres embarazadas sin complicaciones clínicas u obstétricas (12. en 2007. una mayor probabilidad de desarrollar síndrome de dificultad respiratoria para el recién nacido. además de la seguridad que el medio ejercicio físico regular de intensidad proporciona el par madrehijo. y una de ellas es la participación regular de las mujeres embarazadas en la actividad física durante la gestación. la mejora de la capacidad funcional (18) . Por otro lado. y un mayor riesgo de bajo peso al nacer (13) . Es necesario señalar. Por otra parte. A pesar de que las cesáreas elevan los costos para el sistema de salud pública. teniendo en cuenta los sectores público y privado (6).INTRODUCCIÓN En los últimos años. y la intensidad del dolor lumbar disminuida (19) .18). restricción del crecimiento fetal (12) . OBJETIVO Para verificar si el ejercicio físico de intensidad media realizada durante la gestación puede influir en el tipo de parto entre el grupo dedicado a la actividad física y el grupo que no participó en ningún ejercicio regular durante este período. tales como un efecto protector contra el parto prematuro (14). . y el riesgo reducido de desarrollar diabetes gestacional (16) . sin embargo. el aumento de índice de líquido amniótico y la reducción del edema en las mujeres embarazadas (15) . en 2010. en Brasil el número de cesáreas sigue aumentando. la posibilidad de la actividad física regular contribuye a una mayor posibilidad de entregas naturales. 14.2. Estas cifras son significativamente mayores que 10 a 15% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (8) . tanto durante el embarazo y después del parto (20). así como transitoria fetal bradicardia después de la actividad física intensa (22) . se ha observado un crecimiento en el número de cesáreas (17) . Según el Ministerio de Salud. el ejercicio de los músculos del suelo pélvico durante el embarazo disminuye la incidencia de la incontinencia urinaria. que llega al 80%.

Los participantes fueron reclutados durante un programa de lactancia en el lugar de preparación se llevó a cabo el estudio. 31 fueron eliminados: 3 debido a aborto espontáneo. De esta manera. 97 mujeres embarazadas nulíparas. Las mujeres embarazadas con una frecuencia inferior a 20 sesiones fueron eliminados. Se invitó a todas las mujeres embarazadas a participar en el programa de ejercicios. se llevó a cabo en el Centro de Incentivo ao aleitamento Materno (CIAMA) [Centro de Promoción de Lactancia Materna]. 6 participantes abandonaron el estudio . y fueron asignados a uno de los dos grupos: en el EG . un total de 66 mujeres embarazadas. primíparas y aquellos con bajo riesgo participó en el estudio.5 de la CG y 2 de la EG. Los que optaron por no participar en la actividad se inscribieron en el grupo control (GC) y los que aceptaron participar en la actividad física eran lugar en el grupo de ejercicio (EG). La edad gestacional se obtiene por medio de la fecha de la última menstruación o prueba de ultrasonido para todas las materias. dos veces por semana. que eran sedentarios. En ambos grupos. de las 97 mujeres embarazadas. Con el fin de ser incluidos en el EG.MÉTODOS El presente estudio fue prospectivo. y los que pierden contacto o abandonaron el programa. uno debido a la pre-eclampsia del CG. Inicialmente. de esta manera. El período de investigación fue del 7 de abril de 2008 al 14 de abril de 2009. sin clínica o complicaciones obstétricas o con una sola gestación fueron aceptados para participar en el estudio. Ellos recibieron información verbal en cuanto a cómo se llevaría a cabo el estudio y. sólo aquellos que eran sedentarios. 7 reportaron tener razones personales para abandonar . los que no alcanzan la mínima participación en las sesiones de ejercicio. 2 por a la pérdida de contacto después de la entrega. Así. con una participación mínima en 20 sesiones. 2 de ellos de la CG y la 1 de la EG. uno de cada grupo. en São Sebastião (SP). 11 en el GE no alcanzó el número mínimo de sesiones. Se excluyeron las mujeres embarazadas con complicaciones clínicas y / u obstétricas. un estudio piloto se llevó a cabo con cinco mujeres embarazadas entre 14 de mayo y 25 de julio de 2007. por medio de informaciones dadas durante las consultas prenatales realizadas en la consulta externa del Programa Salud de la Familia (PSF. firmaron el formulario de consentimiento informado. después de haber aceptado participar. Con el fin de probar la operatividad del estudio. uno debido a la anemia de la EG. y estas mujeres embarazadas no se incluyeron en esta investigación. sigla en portugués) y en un periódico local imprimió . de entre 18 y 30 años y la edad gestacional> 18 semanas. Los de la CG no iban a participar en la actividad física regular durante el embarazo. incluyendo. las mujeres no podían ser más de> 20 semanas de embarazo y tuvo que participar en la actividad física regular. los participantes no habían participado en la actividad física regular durante el año anterior a la gestación.

la edad gestacional. la presencia de hemorragia. y participar en por lo menos 20 sesiones. mientras que en el estado de ayuno (21) . peso. o cuando se percibe una caída en movimiento fetal (21) . Las mujeres recibieron instrucciones de utilizar ropa cómoda y de beber agua antes y durante la actividad. estado de salud. La actividad se llevó a cabo en la posición de pie (ortostática). Los participantes llenaron un cuestionario de selección con la información sobre los datos personales. decúbito lateral. caminar y ponerse en cuclillas (8. y al final. tipo de asistencia sanitaria (pública o privada). También fueron instruidos para interrumpir la actividad si se sentían mareos.eran aquellos que participan en la actividad física regular dos veces a la semana (n = 37 ) y en el centro de gravedad a los que no hace ninguna actividad física regular durante la gestación (n = 29). . y 20 durante la 2 ª semana. se le dio una charla que cubre los beneficios de un parto normal en comparación con una sección cesárea. o disnea antes del esfuerzo. llegando a 30 repeticiones durante la 3 ª semana y el mantenimiento de este número hasta el final de la formación. otros 5 minutos de estiramientos. Otro cuestionario se aplicó a recopilar información sobre la participación en la actividad física regular durante las dos semanas anteriores. que tenía aire acondicionado.15. sentado. como se describe en la tabla 1 . A partir de la 2 ª semana. descripción de ejercicios físicos para las mujeres embarazadas. Programa de ejercicio Durante las dos primeras semanas. Los de la CG también participó en por lo menos tres conversaciones con orientación en cuanto a las posturas recomendadas durante el parto y en cuanto a los partos vaginales. y para no hacer ejercicio. y cuánto tiempo se dedicó a eso. tales como dar preferencia a la posición ortostática.23-27) . La actividad física se realizó como un grupo. y la orientación en cuanto a posturas para ser utilizados durante el parto. posición con cuatro puntos de apoyo. Cada actividad de fortalecimiento se inició con 10 repeticiones. Directrices del ACOG fueron seguidos como a temperatura ambiente. Las mujeres embarazadas fueron capaces de iniciar la actividad a partir de la 8 ª semana de gestación.13) . seguidos de 30 minutos de fortalecimiento. nivel de escolaridad. y la práctica de ejercicio físico durante la gestación. antes de la actividad. y en cuclillas. o si tenían dolor o hinchazón en su pantorrilla. dolor. que estaba disponible para explicar cualquier duda o pregunta sobre el ejercicio y el estudio. y la temperatura no excediera de 28 º C. La actividad física fue dirigida por un fisioterapeuta. la sesión de ejercicio se inició con 5 minutos de estiramiento. las mujeres embarazadas que hacían 40 minutos de fortalecimiento. debilidad muscular. La frecuencia de las clases era dos veces a la semana y no hay forma adicional de la resistencia fue ofrecido además del peso de la propia extremidad. falta de aliento. el mantenimiento de su formación hasta el final de la gestación. sangrado o signos de parto (12. durante la 1 ª semana. La muestra "n" fue similar a las muestras de proyectos anteriores realizados(10. altura.22) .

en el caso de la CG. y se marcaron con un asterisco (*). en el caso de la EG. Las mujeres embarazadas fueron instruidos para utilizar como niveles límite de 13 a 14 de dicha balanza o cuando se sentían un poco cansado (13) . bajo el N º 019/2008 (CEP del CIAMA .28) . 2 ). evitando así la reducción del retorno venoso (21. Los valores obtenidos para la probabilidad de error (p). o si se dedica a cualquier tipo de actividad física regular. El participante también fue interrogado en cuanto a si ha participado en cualquier actividad física. corregida por continuidad RESULTADOS El tipo de parto en comparación con GE y GC . La actividad física aplicada fue de intensidad media. según Yates. además de la que ofrece el estudio. ya que este es el límite recomendado por ACOG (12. cuando> 0. El proyecto fue aprobado por el Comité de Ética en Investigación de la Universidade Católica de São Paulo (PUC-SP). Dos semanas después del parto.São Sebastião ).05.21) .Los ejercicios se realizan en posición supina duraron no más de 5 minutos. Métodos estadísticos El método estadístico de la prueba de chi-cuadrado ( χ se utilizó.05 fue considerado estadísticamente significativo. se consideraron no significativa. Los datos de este estudio se analizaron la adopción de un nivel de significación del 5% (p = 0.05). cuando <0. así como el común de χ 2 . el contacto telefónico se hizo con todos los participantes para recoger información sobre el modo de entrega. tomando como referencia la escala de Borg subjetiva.

1%).031 *]. p = 0. ambos con 39 mujeres cada uno. tercero) de las mujeres en los grupos GE y GC. Por otro lado. El corregida χ 2 de prueba como por Yates reveló una diferencia estadísticamente significativa de estas proporciones [ χ 2 c (Yates) = 4. Como puede verse en la tabla 1 .Por otro lado. en el GC. como se ilustra en el cuadro 2 . Nivel de escolaridad en comparación con GE y GC Se evaluaron las correlaciones entre los niveles de escolaridad (primero.01736 *). El simple χ 2 prueba mostró una diferencia estadística entre los dos grupos ( χ 2= 3. el análisis estadístico mostró predominio de partos vaginales en la EG.63 p = 0. con un total de 66 (59. no había oposición entre los primero y tercero niveles: en el EG. . y en el GC el primer nivel predominó en relación con el EG. hay un predominio del tercer nivel en relación con el control. vaginales y por cesárea. hubo un predominio de cesáreas. segundo. tanto para EG y CG.33. en ambos grupos. .Se analizaron GE y GC. Se observó un predominio del segundo nivel de la educación.Las correlaciones entre los dos tipos de entrega.

Otro estudio que evaluó el ejercicio físico durante la gestación y su influencia en el tipo de entrega se llevó a cabo por Zeanah y Schlosser (11) . y la mayoría de las mujeres participantes que sólo habían completado el primer nivel de la enseñanza estaban en el CG. se observó un mayor número de partos vaginales en los que participaron en el Grupo de Expertos en relación con los que se mantuvieron sedentarios. y puede ser que estas clases repetidas (aunque esto no fue el objetivo de este proyecto) de alguna manera influido en la decisión sobre el modo de entrega. esta relación directa entre el cumplimiento con el ejercicio y el nivel de educación era inusual. no encontró ninguna diferencia estadística en cuanto a tipo de parto (vaginal o cesárea). (10)acompañado las mujeres embarazadas que se dedican a la actividad física en el agua. y señaló que el número de partos vaginales fue mayor entre los participantes activos que entre los que no hicieron ejercicio durante la gestación. también se encontró una asociación entre el nivel de escolaridad y el cumplimiento con el ejercicio físico. Por lo tanto. Un aspecto a tener en cuenta es que tanto la contratación de las mujeres embarazadas y el lugar de la actividad se encuentra en un barrio pobre de la ciudad. Otra posibilidad es que los ejercicios pueden fortalecer los músculos abdominales. las condiciones que. las mujeres embarazadas recibieron clases antes de las sesiones de ejercicio que valoran parto vaginal. Bungum et al. El resultado de ese estudio está de acuerdo con la encontrada en el presente estudio. y ninguno de los participantes con el tercer nivel de la educación vivido en esta área. (30) . entre el grupo que había participado en la actividad y el que habían permanecido sedentarios. los que permanecieron inactivos durante la gestación tenían aproximadamente dos veces más probabilidades de tener un parto por cesárea. La razón de esta diferencia podría haber sido el hecho de que. en el presente estudio. En la muestra estudiada. En cuanto al nivel de escolaridad de los participantes. Sin embargo. La diferencia con respecto a esta investigación actual quizá se debía a que en ese estudio.DISCUSIÓN Una mayor probabilidad de tener un parto vaginal en mujeres embarazadas que se dedican a la actividad física durante la gestación es uno de los posibles beneficios de este esfuerzo (9-11). sin embargo. sin embargo. sin ninguna precisión en cuanto al número de sesiones de ejercicio o el tiempo dedicado a la actividad. . (9) que estudiaron primíparas que dieron información selfdescribed de haber participado en la actividad física durante la gestación. En otras poblaciones. no se encontró diferencia estadística. por lo que tenían que recorrer una distancia mayor. quienes observaron una relación directa entre el nivel de educación y la práctica de la física ejercicio 4030 entre los empleados de la Universidade do Estado do Rio de Janeiro (UERJ). la actividad fue la percepción subjetiva.471 mujeres embarazadas y señaló que las mujeres más pobres y los que tienen los niveles más bajos de educación eran menos propensos a participar en actividades físicas de ocio (29) . en el que las mujeres embarazadas que hacían ejercicio con baja y media intensidad tuvo más partos vaginales. lo que sería una característica diferente de otros trabajos en la literatura. per se . Cavalcante et al. La mayoría de las mujeres embarazadas que sólo tenían el nivel básico de la educación vivido en el barrio donde el estudio se llevó a cabo. las mujeres con el segundo nivel de la educación eran la mayoría. podría indicar la necesidad de una cesárea (28) . lo que facilita la segunda etapa del trabajo de parto y evitar posibles distocia o excesiva prolongación del tiempo de trabajo. Domingues y Barros estudiaron 4. tanto en la EG y en los grupos de CG. como en el estudio de Salles-Costa et al. la mayoría de las mujeres embarazadas con el tercer grado de escolaridad eran parte del grupo EG.

CONCLUSIONES En la población estudiada. 2007. Reynoso S. tales como el hecho de que los sujetos no fueron asignados al azar.989 mujeres. Kublickas M.Existen varias limitaciones en este estudio. espera que los nuevos estudios aleatorios controlados con muestras más grandes se llevarán a cabo. el presente estudio. Coonrod D. Sin embargo. Wojdyla D. en el que dos de cada tres. Giordano D. Shearer cesárea E. Donner A. lo que reduce la muestra. parto por cesárea y el síndrome de dificultad respiratoria: no trabajo marca la diferencia? Am J Obstet Gynecol. Faundes A. Narváez A. Acosta A.Sin embargo. Villar J. las mujeres embarazadas no podían haber participado en un programa de ejercicio regular durante el año anterior a la gestación. AGRADECIMIENTOS Para la enfermera Carla Silveira. aproximadamente el 30% de las mujeres embarazadas seleccionadas retiró de la participación en el programa. Otro factor limitante fue la retirada de los participantes durante el programa de actividad física. Un mayor cumplimiento de ejercicio también se observó entre las mujeres con niveles de educación superior. el programa de ejercicio durante la gestación tuvo una influencia sobre el tipo de parto. [ Links ] . Chambliss L.: beneficios y costos médicos. con el fin de ser incluidos en el estudio. Los riesgos maternos y neonatales individuales y beneficios asociados con el parto por cesárea: estudio prospectivo multicéntrico. Langer A. Organización Mundial de la Salud 2005 Encuesta Mundial sobre el Grupo de Investigación en Salud Materna y Perinatal. Velazco A. REFERENCIAS 1. informó que redujeron su actividad física. de Pádua KS. que resultó positiva en cuanto a los partos vaginales. La disminución de la actividad física durante la gestación fue indicada por Liu et al. M Romero. Durante el estudio. a cargo del Centro de Incentivo ao aleitamento Materno (CIAMA). Carroli G. Soc Sci Med. lo que reduciría el sesgo de la investigación por el hecho de haber trabajado con mujeres seleccionadas previamente. cuando se inicie el embarazo. Gerten K. 335 (7628): 1025. 37 (10) :122331. [ Links ] 3. [ Links ] 2. Bataglia V. (31) en un estudio con 9. Campodónico L. 2005. Zavaleta N. Bay R. BMJ. 193 (3 pt 2) :1061-4. 1993. Shah A. ya que se centra en este tema. Valladares E.

2008. Gleicher N. [ Links ] 17. Br J Sports Med. 2003. Olsen J. 1988. Río de Janeiro.Reprod Salud. enero de 2002: El ejercicio durante el embarazo y el puerperio. Liu J. 2008. [ Links ] 8. Jackson A. 86 (5): 547-52. [ Links ] 14. La variación en el índice de líquido amniótico después de una actividad física moderada en el agua durante el embarazo. Obstet Gynecol. Cecatti J. [ Links ] 5. Juhl M. Baciuk E. Kardel K. [ Links ] 6. 167 (7) :859-66. Chalmers B. M Sarno. Número 267. 2008. S. C. Obstet Gynecol. ACOG Committee Opinion. Andersen PK. F-8. 1992. J Obstet Gynecol Enfermería Neonatal. 2000. 2009. directrices del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos de ejercicio durante el embarazo y el período posparto blancas. Bungum T. 319 (23) :1511-16. Agência Nacional de Saúde Suplementar (ANS). 2000. Bernardo A. R. [ Links ] 16. [ Links ] 13. Cecatti J. Pérez M. 35 (3) :188-95. 22 (4) :329-35. Artal R. Silveira Gimnasia acuática II: la composición corporal materna y los resultados perinatales después de un programa para mujeres embarazadas de bajo riesgo. Coste-efectividad de la cesárea electiva después de una cesárea transversal baja antes. 6 (1) :17. [ Links ] 10. la discusión 12. Madsen M. Marussi E. San Juan Dertkigil M. tecnología apropiada OMS para el nacimiento revisited. El ejercicio físico durante el embarazo y el riesgo de parto prematuro: un estudio dentro de la cohorte nacional danesa. Am J Obstet Gynecol. [ Links ] 12.4. BID. Peaslee D. Ministério da Saúde / SVS . Br J Obstet Gynaecol. Acta Obstet Gynecol Scand. [ Links ] 15. Cavalcante S.2007. [ Links ] 11. E Mayer-Davis. 2011.Sistema de Informaciones Sobre Nascidos Vivos (SINASC). et al. O Modelo de atenção obstétrica no setor de suplementar saúde no Brasil: Cenários e Perspectivas. 2002. 1993. Pereira R. [ Links ] . 178 (2) :280-6. Nøhr EA. Socol M. T Jørgensen. Laditka J. Peaceman A. Brasil. RIPSA. J Obstet Gynecol Enfermería Neonatal. 99 (1) :171-3. N Engl J Med. Pate ¿La actividad física durante el embarazo reduce el riesgo de diabetes gestacional en mujeres previamente inactivas? Nacimiento. 95 (5) :74551. S. [ Links ] 9. 99 (9) :709-10. Myers S. Cavalcante S. Formación en mujeres embarazadas: efectos sobre el desarrollo fetal y el parto. 29 (3) :25864. [ Links ] 7. Kase T. Zeanah M. El ejercicio durante el embarazo y el tipo de parto en nulíparas. 37 (1) :6-12. Grobman W. Schlosser adhesión a las directrices del ACOG sobre el ejercicio durante el embarazo: efectos sobre los resultados del embarazo. 1998. Am J Epidemiol. Un programa exitoso para reducir las tasas de sección cesárea. O'Toole M.

Cad Saude Publica. Fisioterapia aplicicada à obstetrícia. 2007. J Ribeiro. Obstet Gynecol. 2a ed. Asia Pac J Clin Nutr. 88 (3) :2715. Zamataro. Río de Janeiro: Medsi. 41 (2) :17380. 1994. 2007. Duncan B. 1997.[ Links ] 26. Katz VL. Respuestas fetales a nadar máximo y ejercicio en bicicleta durante el embarazo. [ Links ] 21. Valéria. 2005. Lawlor DA. [ Links ] 23. Schei B. Nacimiento. Santos I. 19 (4): 1095-105. [ Links ] . Liu J. 16 (4) :704-10.18. Actividad física en tiempo libre durante el embarazo en el Pelotas Birth Cohort Study 2004. El ejercicio durante el embarazo y el puerperio. 2a ed. 26 (3) :237-47. Polden M. Colby LA. Rev. Saúde Pública. Blair SN. [ Links ] 19. 4a ed. 45 (1) :65-70. [ Links ] 24. ACOG Boletín Técnico N º 189 Febrero 1994. Fisioterapia em Ginecologia e Obstetrícia. Thomas T. [ Links ] 30. São Paulo: Manole. El efecto del ejercicio en la intensidad del dolor lumbar en las mujeres embarazadas. Riddoch C. La relación entre la actividad física materna durante el embarazo y el peso al nacer. [ Links ] 31. Domingues MR. Hackney AC. M Vaz. 106 (2) :243-9. Eur J Epidemiol. 2007. [ Links ] 27. Faghih Zadeh S. Faerstein E. Teng Y. MM Gall. Fisioter Mov. La actividad física durante el embarazo en una cohorte prospectiva de mujeres británicas: resultados del Estudio Longitudinal Avon de padres e hijos. Salvesen. et al. [ Links ] 22. 8 (2) :48-53.2011. 101 (2): 313-9. [ Links ] 20. 2009. Manto Jill. Morkved S. Int J Obstet Gynaecol. Barros AJ. 2003. Lopes CS. El ejercicio aeróbico y la capacidad funcional submáxima en mujeres embarazadas con sobrepeso. Exercícios Terapéuticos: Fundamentos e Técnicas. 77 (3): 382-6. Salles-Costa R. Kisner C. Baracho E. 2005. uroginecologia e mastologia. El ejercicio durante el embarazo y el parto por cesárea: North Carolina PRAMS. 1996. O plu da fisioterapia no preparo para o parto de cócoras. Muthayya S. 2004-2005. Obstet Gynecol. Mhaskar R. Watson WJ. GL Werneck. 1992. 2003. [ Links ] 25. [ Links ] 28. Mhaskar A. Stein R. McMurray RG. Siega-Riz AM. Kroeff L. Obstet Gynecol. São Paulo: Santos. Fuchs S. Garshasbi A. 1991. Entrenamiento muscular del suelo pélvico durante el embarazo para prevenir la incontinencia urinaria: un ensayo controlado aleatorio doble ciego. Bovbjerg ML. Bo K. 36 (3) :2007. Ness AR. Int J Obstet Gynaecol. [La relación entre los factores socio-demográficos y la actividad física en el tiempo libre en el Estudio PróSaúde]. et al. Artículo en portugués. Dwarkanath P. [ Links ] 29.

[Artículo basado en tesis de grado de maestría presentada al Curso de Posgrado en Ciencias de la Salud. del Instituto de Asistencia Médica ao Servidor Público Estadual (IAMSPE) y aprobado el 9 de noviembre de 2010.br Recibido: 27 de octubre 2011 Aceptado el: 15 de junio 2012 Conflicto de intereses: ninguno. Brasil Tel: (55 11) 5088 hasta 8000 E-mail: liliancsilveira@yahoo.Vila Clementino Código postal: 04029-000 .São Paulo (SP). Brasil.com.] . São Sebastião (SP). 981 . Estudio llevado a cabo en el Centro de Incentivo ao aleitamento Materno (CIAMA).Correspondencia: Lílian Cristina da Silveira Avenida Ibirapuera.