You are on page 1of 6

Respetado Profesor Cortés.

Entendiendo la mejor buena voluntad de su parte, cuando decide dar a conocer sus ideas por medio del documento titulado “Apuntes críticos al Modelo de Medición de Grupos de Investigación del año 2013 de Colciencias”, me permito hacer una serie de precisiones, las cuales están encaminadas principalmente a: (i) aclarar algunas de las dudas que deja entrever en el texto y (ii) iniciar un diálogo constructivo, sabiendo que Usted hace parte de una comunidad, que ciertamente no siente mucha identidad, no solo con éste, sino con cualquier otro modelo de medición de productividad científica. Para comenzar debo decirle que este “Modelo de Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y/o de Innovación, Año 2013”, es un instrumento no un fin de la investigación, y que como instrumento está diseñado para cambiar, transformarse o repensarse, en la medida en que las comunidades que hacen parte del objetivo de valoración del uso del instrumento, también lo hagan. En esto de las mediciones, se espera que la comunidad académica y científica aporten sus enriquecedores criterios, partiendo de una base conocida por los docentes: las calificaciones. Todos nuestros estudiantes por ejemplo, son calificados y las valoraciones, se hacen desde las particularidades de cada área, de cada profesión, de cada disciplina, procurando siempre que la objetividad sea el componente superior en dicha valoración. Estamos claros en que valorar objetivamente un producto, una obra, un logro, entre otros, no es tarea fácil y hay que lograr que en dicho proceso los indicadores sean aplicables a la mayoría de los individuos. Con este instrumento –útil para identificar las fortalezas del país y para direccionar esfuerzos en aquellas áreas en crecimiento- se obtuvieron unos resultados preliminares –que seguro cambiarán en la medida en que se hayan atendido y aclarado las solicitudes allegadas- que señalan un crecimiento de la productividad de las Ciencias Sociales, derivado quizá, del reconocimiento y valoración de algunos de sus productos, los cuales en años anteriores no se habían considerado y menos ponderado –como lo reconoce en su documento. Este análisis incipiente y preliminar indica que, hoy en día en Colombia, la productividad de la comunidad científica de las Ciencias Sociales, es equiparable a la derivada de la comunidad de las Ciencias Biomédicas (Ver resultados preliminares, Convocatoria 640, Marzo 2014). Colciencias, además de la socialización del “Modelo de Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y/o de Innovación, Año 2013” (la cual tomó más de dos años), mediante sesiones presenciales y virtuales (que comienzan en el año 2010, a la cual accedió toda la comunidad científica y académica del país, inclusive el sector productivo), capacitó a los interesados a través de más de quince (15) sesiones abiertas, a las cuales se accedió aún por video conferencia. Además, desde el centro de contacto de Colciencias, se dieron asesorías personalizadas a quienes lo solicitaron, incluido el personal de las instituciones del sistema (principalmente, dependencias de investigación de instituciones de educación superior) las que de distinta manera designaron personal, para ser centro de acopio de inquietudes/resolución de inquietudes, canalizando de este

modo solicitudes de la entidad en trámites únicos ante Colciencias. Particularmente para el caso de la Universidad de Antioquia, tres docentes, fueron atendidos de forma personal en la Dirección de Fomento a la Investigación de Colciencias, siendo uno de ellos fundamental para ejecutar ajustes y correcciones en la plataforma. Adicional a lo anterior, Colciencias atendió –entre el 31 de Octubre de 2013 y el 15 de Enero de 2014, vía correos allegados al centro de contacto- cerca de setenta (70) solicitudes procedentes de correos institucionales del dominio de la Universidad de Antioquia, en relación con la operatividad de la plataforma y sobre los registros de la información, así como sobre correcciones derivadas de la migración de datos en los aplicativos CvLAC y GrupLAC. Lo anterior no incluye la asesoría telefónica brindada desde Colciencias a quienes accedieron a capacitación y a asesoría, por esta vía. No obstante, si como sugiere no se entendió –que es distinto a que no se brindó- el manejo apropiado de la plataforma, tendremos que iniciar desde ahora una campaña de promoción y capacitación suficiente, para que el manejo de los aplicativos no se convierta en el obstáculo de la participación efectiva, que se requiere por parte de la comunidad científica. Eso es un compromiso, quedando atentos a su disponibilidad para llevar a cabo esta labor. Quizá por la prevención con la cual algunas comunidades interactúan con Colciencias, no logran ver que por ejemplo, no es cierto que “la categoría más alta de investigación depende de varias condiciones: doctorado finalizado ” pues a esa condición se le dio un equivalente en producción científica en toda la vida académica del investigador, en otras palabras acceder a alguna de las categorías de investigador no obliga a tener doctorado. Es cierto que quienes construyeron este modelo, valoraron el aporte que la comunidad dedicada a la investigación científica debe dar a la formación de recurso humano y es lo lógico, mientras en las Universidades se concentre más del noventa por ciento (90%) de la investigación del país y, mientras tengamos un significativo déficit de recurso humano de alta formación, se requieren acciones conjuntas que respondan simultáneamente a, generar conocimiento y a formar recurso humano, y eso es lo que pretende captar “Modelo de Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y/o de Innovación, Año 2013”. Se consideró así que, hacer ciencia alejado de la realidad educativa del país, no responde con las expectativas de crecimiento científico, ni con la generación de la “masa crítica” de la Nación. Referente a su planteamiento donde indica que “Una primera observación que se puede hacer sobre los resultados del modelo de medición a partir de analizar los porcentajes de participación de los grupos de ciencias sociales y humanas en los Grupos A1, A y B y de sus investigadores en los niveles Sénior y Asociado, es que esta área del conocimiento quedó débilmente representada en estos n iveles”, le puedo decir que acorde con los resultados preliminares es cierto sólo en el segundo caso –investigadores- donde se puede sugerir que los docentes investigadores de las Ciencias Sociales y Humanas, no forman la misma cantidad recurso humano, respecto de otras áreas. En el caso de los grupos, y dado que basta con que algunos de sus integrantes participen en la formación de recurso humano, el nivel de los grupos es alto comparado con otras áreas de conocimiento

y aún equiparable con áreas que tradicionalmente son más fuertes y que llevan mayor trayectoria representada en experiencia en generar productos relacionados con estos indicadores. Vale la pena resaltar el nivel de participación de grupos de Sociales en el proceso voluntario de medición: 1904 grupos de las áreas Sociales se inscribieron en el proceso, de los cuales 1263 alcanzaron alguna categoría – desde reconocido hasta A1. Estos 1263, representan el 34,17% del total de grupos de todas las áreas del conocimiento que participaron en esta convocatoria. El 76% de los grupos de investigación del área de Sociales, cumplió con los mínimos para ser reconocido como grupo y este porcentaje es equiparable con todas las áreas del conocimiento y aún superior, que el de Ciencias Médicas y de la Salud (74,61%). Respecto a las publicaciones, es de aclarar que la comunidad de Ciencias Sociales en el mundo –aun en el mismo subdesarrollado del que hace parte Colombia- publica en revistas indexadas en ISI y en Scopus (considera publicaciones en idiomas distintos al inglés, incluido por supuesto el español), cuyo número representa más de la mitad del total de las revistas que reportan estos índices bibliográficos. Es cierto que a pesar de ello, las posiciones en los cuartiles no indican ubicaciones superiores para las revistas que publican resultados de las Ciencias Sociales, no obstante el “Modelo de Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y/o de Innovación, Año 2013”, contempló esta situación. Por lo anterior y basado en las simulaciones estadísticas con las cuales se construyó el algoritmo para la clasificación de grupos, las más altas categorías A1 y A, consideraron la producción científica ubicada en el 75% superior (que para el caso de los artículos ISI/Scopus, corresponden al primer, segundo y tercer cuartil). Además, no se pretenden usar bases de datos, sino índices bibliográficos que den cuenta más fiable de parámetros como el impacto y la visibilidad de una investigación y sus aportes. En este punto tiene razón en cuanto a que toda la producción científica cuenta, pero no tiene efectivamente el mismo valor, desde la perspectiva antes expuesta. En su texto menciona que “El problema básico del modelo de investigación y ciencia que tiene Colciencias es que pretende medir la ciencia a partir de la generalización de todas las dinámicas particulares de las distintas disciplinas y como si estas tuvieran información equiparable y conmensurable y como si todas funcionaran bajo las mismas prácticas y patrones de publicación y generación de conocimiento”. Podemos decir al respecto que, un modelo se puede afinar con los aportes constructivos de la comunidad, aun así las bondades del sistema actual están representadas en las valoraciones comparativas con personas y grupos que generan productos en las mismas áreas del conocimiento. Llegar al detalle de categorización por disciplinas, seguramente podría considerarse siempre que haya una justificación que amerite esta apertura. Respecto a los libros, Colciencias ha reconocido que valorando las editoriales no se subsana la dificultad de otorgar el reconocimiento al libro o al capítulo de libro resultado de investigación. Este problema es crítico, Colciencias entiende ahora que reconociendo editoriales, sobre todo las universitarias, no se garantiza la

identificación del libro resultado de investigación, máxime cuando la editorial reconocida, al ser indagada por las listas de este tipo de producción, incluye en éstas libros que no corresponden con el proceso de investigación. Para efectos de esta convocatoria, más de 878 libros editados por nacionales y 42 editados por internacionales, fueron analizados uno a uno, valorando el soporte de evaluación por pares previo a su edición –que fue solicitado como evidencia de calidad y contenido para el libro o capítulo de libro resultado de investigación. Reitero, este proceso fue asumido, tanto para los libros resultado de investigación editados por nacionales, o por extranjeros, construyendo a su vez una base de datos con editoriales “homologadas”, que bajo el criterio de expertos editoriales (Comité Asesor Editoriales-Colciencias) pudieran indicarnos cuales libros, del grupo de los relacionados en los aplicativos CvLAC y GrupLAC, cumplieran con los criterios de calidad para ser considerados como libro resultado de investigación, y por ende ser valorados con la significancia que tienen (en este proceso de medición). Puntualmente, por medio de la plataforma en los aplicativos, fueron declarados 2140 libros procedentes de las editoriales reconocidas por Colciencias y 1229 libros producidos por editoriales extranjeras; sin embargo sólo a 878 nacionales y 42 internacionales, los interesados, les adjuntaron los debidos soportes. En total a 920 libros le fueron verificados uno a uno los soportes (evaluación por pares académicos previa a la publicación del libro, donde se señale que el libro es resultado de investigación), para dimensionar su calidad. Respecto al “Reconocimiento de las Editoriales” (que se pensó era la vía para evitarle a Colciencias el revisar uno a uno cada libro o capítulo de libro declarado) se aclara que Colciencias dispuso una serie de criterios de forma y de fondo, que fueron elaborados junto con el Comité Asesor Editoriales-Colciencias, a fin de establecer requisitos mínimos de participación. Si alguna de las editoriales que por tradición se asumiría pudieron ser reconocidas, no lo fue, con seguridad el resultado deriva del no adjuntar la documentación necesaria para elucidar la calidad editorial de la misma. En este sentido, Colciencias al final del proceso, simplemente lista las Editoriales Reconocidas, pero en ningún caso publica los nombres de quienes no lo fueron, argumentando que dicha condición obedece a mala calidad, eso es parte de las nefastas interpretaciones que la comunidad le otorga a un resultado, máxime si no le es favorable. Esto fue explicado a los representantes de la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia ASEUC, con quienes Colciencias se reunió hace unas semanas y con quienes se acordó trabajo conjunto, aun sobre la claridad que Colciencias construyó los términos de referencia de la convocatoria de reconocimiento de editoriales, con el concurso permanente de miembros activos de ASEUC. Es de resaltar, que se definieron criterios en los cuales el tiempo dedicado a la construcción de la obra, el diseño de la presentación del libro, la estética del libro, por ejemplo, tuvieran un valor menor comparativamente con criterios como el contenido, el aporte original al área del conocimiento, la calidad editorial representada en la evaluación por pares académicos, entre otros. De otra parte, un aspecto operativo que Usted expone en su documento indica que “Muchos profesores de esta área, así como de otras, que habían finalizado el

proceso de actualización de su CvLAC o GrupLAC en noviembre y diciembre del 2013 quedaron fuera del sistema porque no hicieron una aprobación final que debía realizarse en enero de este año, aprobación que desconocían muchos por insuficiente información de Colciencias” sin embargo, es oportuno aclarar que la autorización para participar en el proceso se dio y se da en cualquier momento de la actualización de la información, nunca cuando se cree que quien la está diligenciando ha concluido el proceso. Si hizo falta ilustración al respecto, habrá que tomar las medidas necesarias para que todos comprendan mejor la operatividad de la plataforma y lo relacionado con la certificación. En aras de la transparencia y de los mismos procesos de veeduría ciudadana, debo decirle que la plataforma se abrió y se migró la información de forma simultánea para todos los usuarios, es más, no se puede hacer migración selectiva por áreas del conocimiento, por tanto no sienta que hay procesos selectivos que se asocien con algún tipo de tratamiento diferencial, que deliberadamente se haya diseñado en detrimento de la comunidad de las Ciencias Sociales. Teniendo en consideración sus apreciaciones y las aclaraciones realizadas a éstas, lo invito a que no perdamos esta oportunidad de discutir teniendo como horizonte la construcción no la destrucción, dejemos la prevención hacia una entidad que como Colciencias debe estar rodeada y representar los intereses de la comunidad académica y científica, que ayude a identificar las fortalezas del país, sobre bases distintas a que un producto “tiene valor porque yo lo elaboré o, porque yo lo digo”. A Colciencias, no le interesa borrar o invisibilizar nada ni a nadie, todo lo contrario, a esta entidad que es la rectora del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, solo le interesa –sobre bases objetivasidentificar debidamente cada comunidad científica, destacando sus logros y fortalezas y analizando sus debilidades para aportar y soportar en ese camino a la consolidación como referente del conocimiento. Creo que las prevenciones sobre el actuar de Colciencias -seguramente justificadas- pueden ser una de las razones que limitan a distintos niveles, el impacto que Colombia espera de quienes hacemos parte de la comunidad científica. La confianza no se construye de la noche a la mañana, pero hay que intentarlo, por eso lo invito a que más allá de exponer sus argumentos sobre lo que considera Colciencias no está haciendo bien, nos ayude con propuestas para hacerlo como piensa que se debe hacer. En esta colaboración conjunta -que debería iniciar pronto- esperamos tenga en cuenta que cualquiera que sea la manera o el instrumento que proponga, éste, deberá contar con soportes fiables que permitan verificación. Como ejemplo, los libros no podrían tener valor si su tipificación (libro resultado de investigación por ejemplo) no se soporta en alguna clase de documento –ajeno al propio autor- que dé cuenta del tipo de obra y de su calidad. Si no es por medio del adjuntar la evaluación por pares previo a la publicación, sino es por medio del reconocimiento del sello editorial que respalda la obra, por favor indíquenos qué deberíamos pedir como soporte de calidad, que con seguridad lo utilizaremos. Ojalá no pasen otros dos años como los que duró este “Modelo de Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y/o de Innovación, Año 2013” en

consideración de la comunidad académica, para que podamos reconstruirlo logrando, de ser posible, una debida identidad con el mismo. Reconozcámonos, valorémonos y marquemos un camino conjunto de trabajo distinto al que hasta ahora hemos usado. Aprovechemos la capacidad de dialogar, y no perdamos la oportunidad de discutir y dirimir las diferencias desde el ámbito académico. No imagino que como académicos perdamos este valioso espacio de convencer desde el argumento, para irnos a pelear desde los estrados judiciales, como lo sugiere en su documento. No imagino como un juez nos ayude a enderezar el eje vital de esta discusión, mientras invoquemos el derecho a la igualdad y Colciencias refute haciendo alusión al derecho constitucional de presunción de inocencia o al derecho al buen nombre (pues su postura sugiere un tratamiento selectivo y amañado de la información con fines de perjuicio hacia un tercero, en este caso a la comunidad de Sociales, y obviamente no es así) o mientras sientan que sus derechos han sido vulnerados y Colciencias le indique que justamente partiendo del reconocimiento supremo de la autonomía de la voluntad, quienes se sometieron al proceso de medición, lo hicieron voluntariamente (sobre la base de conocer los criterios empleados para proceder con la medición y reconocimiento). No perdamos esta oportunidad de criticar pensando en construir, por lo que le reitero la invitación a presentar sus aportes. Con gusto lo contactaremos para discutir y si se quiere, incluir todos sus aportes en el instrumento que se usará en el próximo proceso de medición. Con consideración y aprecio,

Gabriela Delgado M. BSc, PhD en Ciencias Farmacéuticas Directora de Fomento a la Investigación Colciencias