You are on page 1of 10

Diputaciones , botín del 2015

Publicado el 6 de abril, 2014 a las 8:44 horas. Escrito por Staff

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El 2015 es todavía un esbozo pero las pasiones ya empiezan a desbordarse en la búsqueda del poder político. La primera prueba en que los clanes partidistas, primordialmente priístas y panistas, probarán sus armas es el reemplazo de diputados federales el año entrante. Lo que sigue es la madre de todas las elecciones en el Estado. Las cabezas empiezan a asomarse, los intereses a exhibirse y las alianzas a formarse o recuperarse. Ésta es en cada ciudad importante, una radiografía somera de esa red facciosa. el sur, el choque de Generaciones a siete meses de que comience el proceso electoral para renovar la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, los grupos políticos-empresariales del sur de Tamaulipas que ya no están y los que recién llegaron al poder empiezan a moverse; unos para tratar de revivir glorias pasadas y, los segundos para obtener el control total previo a la elección a gobernador.

No obstante los caprichos y el peso de algunos personajes, los candidatos a legisladores de las dos principales fuerzas políticas saldrán tras la revisión de perfiles y de la última contienda. En el tricolor los grupos de Fernando Azcárraga López y Álvaro Garza Cantú quieren revivir y hasta ahora, hay tres militantes que suspiran por conseguir la candidatura. Uno de los nombres es el de Mónica Villarreal Anaya, secretaria general del priísmo jaibo. La hija del ex gobernador Américo Villarreal Guerra fue secretaria de gestión y acción social. La militancia la conoce, pero aseguran que aún le falta experiencia. Francisco Bolado Laurents, gerente general de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) Zona Conurbada, es el eterno candidato. El funcionario vuelve a ser mencionado pero la población lo reprueba en su labor pública. La propuesta del empresario Eduardo Vela Ruiz volverá a ser Ricardo Clemente Mora Alvarado “El Cebollas”, secretario de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Tampico, quien en 2012 fue apoyado por el constructor. Aseguran que Vela repetirá su carta. Una de las posibles soluciones, si es que la unción se complica, es que el presidente municipal Gustavo Torres Salinas deje la silla en el Palacio para salir una vez más a ganarse el voto. La situación en el Partido Acción Nacional aún es insípida. Ante la elección a dirigente nacional del Comité Ejecutivo Nacional sólo existen escarceos por los comicios federales. Los frentes blanquiazules siguen divididos en dos: el grupo de Sergio “El Químico” Salazar, que su cabeza más visible es la abogada Hilda Gómez Gómez; y la agrupación que encabeza Germán Pacheco, donde se perfila Daniel Morales González. En el distrito 08 hay una ficha libre de nombre Magdalena Peraza Guerra. Si la ex alcaldesa de Tampico no logra un acuerdo con el PRI o recibe el tan esperado nombramiento en el Gobierno de Tamaulipas, podría representar un factor de división del voto. El Partido Nueva Alianza (Panal), instituto político del magisterio, es una opción para que la profesora incida y le meta candela a la competencia.

El amplio territorio del distrito 07 (Ciudad Madero, Altamira y Aldama) siempre complica la elección de los candidatos. A pocos les queda duda de que el grupo político de Armando López Flores tendrá en sus manos la elección del aspirante de este distrito. Inclusive, se adelanta que en un arranque el propio alcalde de Altamira sea el elegido para recuperar la curul que ocupa la aldamense Marcelina Orta Coronado. No obstante, los grupos que encabezan el expresidente municipal maderense Guadalupe González Galván y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana no se quedarán con las manos atadas. El edil Esdras Romero Vega y Humberto Oliva Barreda, dirigente petrolero de la Sección Uno, suenan, a la par de la terca intención de Jaime Turrubiates, quien jugaría el rol del elemento externo, empero con nulas posibilidades de triunfar. Ante la posibilidad de que el estire y afloje sea duro, el as bajo la manga es Griselda Carrillo Reyes, secretaria de Desarrollo Social del gobierno altamirense. Mante:¿Dónde está el Pioto? Tras el fallecimiento del ex alcalde Humberto Flores Dewey, Ciudad Mante y el distrito del cual es cabeza, parece un barco que navega sin timón. El grupo creado por el ex edil, que había logrado someter a los viejos clanes Osuna, Sáenz, Villarreal y Manrique, ahora se encuentra entre dos mundos. Sigue manteniendo un frágil dominio ante la apatía de las glorias del pasado, pero ese pasmo ha alcanzado a toda la estructura del Partido Revolucionario Institucional en la zona temporalera. Un nombre es una excepción a esa aparente modorra: la viuda del Humberto Flores, la doctora Anabel Garza, empieza a acumular apoyos como aspirante a una curul federal. Hasta hace poco parecía una buena intención, pero las adhesiones a esta opción se acumulan. Las versiones se entremezclan: los cercanos a las tribus del ayer sostienen que es tanto el poder económico que han acumulado Abelardo Osuna, Florentino Sáenz, Javier Villarreal y la familia Manrique, que las aventuras políticas ya no les seducen. Fue precisamente esa coyuntural indiferencia la que permitió a Flores y colaboradores tomar brevemente el control local.

Un nombre conocido no ha dejado de resonar en Mante: Alejandro Guevara Cobos, jefe de giras del Presidente Enrique Peña, mantiene hasta ahora el número uno en la lista de candidatos a diputado federal, donde ya trabajó. Alejandro no pierde ocasión de mover los hilos del poder en cuanta ocasión le cae en mano. En esa con fusión, el Partido Acción Nacional le hace com-pañía al PRIU, mientras que el Partido de la Revolución Democrática, Verde Ecologista, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano, brillan, pero por la ausencia de sus propios valores. Mante es hoy, a siete mes del proceso electoral del 2015, un mar de dudas. Y sin “amarrados”. MATAMOROS: EL RIESGO DE QUIEBRE Los vacíos que dejaron los antaño influyentes sectores priístas, provocaron la génesis de grupos políticos que desde hace 20 años se disputan el poder en Matamoros y que ahora empiezan a asomar nuevamente la cabeza para tratar de recuperar parcelas políticas. A este escenario también han tenido acceso sus adversarios del PAN, que hoy se encuentran engolosinados luego de dos triunfos consecutivos en menos de dos años, que les permitió, primero, ganar la diputación federal y segundo, conquistar la Presidencia Municipal.. Dentro del PRI hay quienes están convencidos que si hay clanes dentro del partido. Hoy, dicen, aunque en franco declive sigue vigente el creado a la sombra de Tomás Yarrington. Frente al próximo escenario electoral, dentro del PRI hay la certeza de que este grupo ha iniciado un proceso de fragmentación y la mayoría está en una bifurcación, producto de las afinidades personales con quienes hoy tienen posibilidades de ser candidatos en el 2016. En ese clan aparecen los Zolezzi, que encabezan Humberto y Mario, perfilados para hacer alianza con el diputado federal Marco Antonio Bernal, presidente de la Comisión de Energía, quien aspira a la candidatura priista al Gobierno del Estado. Baltazar Hinojosa Ochoa, ex Secretario de Educación en Tamaulipas, ex alcalde de Matamoros, dos veces diputado federal y actualmente director

general de ASERCA, es otro priista “tomasista” que se “placea” como aspirante a la candidatura. Como un contrapeso a ese grupo, aparece el resurgimiento del grupo Guerra, encabezado por Jesús Roberto Guerra Velasco, ex presidente municipal, el cual maneja como alfil a Alfonso Sánchez Garza, ex diputado local y expresidente municipal por Matamoros, quien abiertamente ha dicho que le gustaría ser diputado federal por el PRI. Sánchez Garza maneja una doble cuna, porque también pudiera ser apoyado por el grupo del ex gobernador Eugenio Hernández Flores. Otro grupo lo encabeza Erick Silva Santos, con la mira en la diputación federal. Sus enemigos están dentro del mismo PRI por una fama que le precede: no cumple con sus compromisos. Entre las huestes del PAN, el grupo de Ramiro Salazar Rodríguez, está considerado como el que tiene mayor fuerza, gracias al triunfo de su hija, Leticia, actualmente Presidenta Municipal en Matamoros. Al grupo se ha sumado el grupo de Carlos García, diputado federal. Como invitado fortuito apareció el empresario Luis Alfredo Biasi, que en seis meses ha mostrado el gran poder que tiene en la actual administración municipal, a la que llegó como regidor y hoy es el secretario de Desarrollo Social. La alcaldesa lo proyecta en todos los actos públicos, en una alianza a ojos vistos, aunque muchos panistas, lo consideran un arribista. La posible postulación dentro de las filas del PAN de Luis Alfredo Biasi, con el apoyo de la alcaldesa, Leticia Salazar Vázquez, pudiera ser el punto de quiebre entre la familia SalazarVazquez, porque Ramiro parece inclinarse a favor de su hija Verónica , actualmente presidenta del Patronato del Comité Municipal del DIF. Frente a ese escenario, Luis Alfredo Biasi, tiene un plan B. Ya hizo alianza con Gustavo Cárdenas de Movimiento Ciudadano y con el Partido del Trabajo, para ser su candidato a diputado federal.

Quienes ya pintaron su raya, son los diputados locales del PAN por Matamoros, Francisco Elizondo y Juan Patiño Cruz, quienes se la están jugando con Francisco Javier García Cabeza de Baca. Por otra parte, el grupo po-lítico de los Almanza quedó prácticamente aniquilado. Julio Almanza, quien tras renunciar al PAN no ha podido levantar al PRD, que mantiene una votación muy pobre. La segunda es Jorge Almanza Armas, quien renunció alPANylediosuapoyoaSalvador Treviño, quien fuera candidato del PRI a alcalde. Ahora los Almanza corren el riesgo de perder hasta la franquicia del PRD, por Luis Alfredo Biasi, quien ofrece apoyo financiero a ese partido a cambio de apoyo en sus aspiraciones políticas. VICTORIA, LA DISCIPLINA El escenario capitalino es el menos conflictivo del Estado. La ausencia de grupos políticos en la actualidad ha eximido a esta zona desde hace años de indisciplinas o pugnas por el poder. El único clan que se aferra a una influencia del pasado es el de la familia Cárdenas, con Enrique Cárdenas del Avellano como exponente dentro del PRI y Gusta-vo Cárdenas Gutiérrez en las filas de Movimiento Ciudadano. Ambos han dejado claro, en público y en privado, que buscarán la candidatura de sus respectivas casas políticas en el 2016. La búsqueda de la diputación federal se maneja sólo en “petit comité” y pocos aluden a subirse al escenario abiertamente. Suenan los nombres del alcalde Alejandro Etienne Llano, del Secretario de Finanzas, Miguel González Salum y del Secretario de Desarrollo Social, Homero de la Garza Tamez. Frente a ellos, el ámbito federal no está quieto. El titular de SEDESOL en ese ámbito, Edgar Melhem Salinas, mantiene una estrecha relación con el Poder Ejecutivo del Estado, cuyo titular lo ha cobijado, en paralelo con una sólida relación con Rosario Robles, cabeza de esa dependencia en el país. Melhem ya fue diputado federal y sostiene un cercano contacto con un grupo de priístas en el ámbito peñista.

Otro delegado que mantiene vivas sus expectativas de una candidatura es Felipe Garza Narváez, quien con dos diputaciones locales previas intentará colarse a una curul federal. En Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas parece “amarrado” para la Cámara Baja, en tanto que Alberto López Fonseca pelea en Acción Nacional a brazo partido su nominación como candidato azul a ese puesto. MISMOS NOMBRES, NUEVAS AMBICIONES En Reynosa, los nombres son los mismos, pero las ambiciones se han renovado. En la búsqueda de nuevas oportunidades, aparecen en el firmamento del 2015 los nombres del ex alcalde y ex diputado federal, Oscar Luebbert Gutiérrez; la familia Garza Faz con Rigoberto como su carta fuerte, aunque con su hermano Armando también en el entarimado pero con menor peso político; la familia Robinson Terán y la familia Cantú Barragán. El caso de Luebbert es cíclico. En cada elección, local o federal, surge como prospecto. En el presente parece protagonizar una pausa ante su abortado nombramiento como Director General de Aduanas, que había sido manejada como segura y en forma profusa en los medios de comunicación por los colaboradores del exedil. Nadie sabe con certeza que sucedió pero la designación nunca llegó y Luebbert se refugió en viajes de placer que lo han llevado desde España hasta Australia. Quienes le conocen aseguran que ya prepara una nueva embestida para el 2016. Una de sus contrapartes, Rigoberto Garza Faz, hijo del ex alcalde Rigoberto Garza Cantú y actualmente diputado local, se mueve arropado en forma discreta por su poderoso tío Ramiro Garza Cantú, rumbo a la alcaldía local, previo paso por una curul federal. Otro nombre conocido es el diputado local Humberto Robinson Terán, vinculado con una poderosa familia editorial, aunque a a la par se mueve Guillermo Acevo Salman, quien ya fue diputado federal, aspirante a la alcaldía y delegado del ISSSTE. Su padrino, aseguran, es el titular de SEDESOL estatal, Homero de la Garza Tamez. Un caso especial es el de la familia Cantú Barragán, La cabeza de ese clan,Javier, quien se codea en poder económico con Ramiro Garza

Cantú, ha establecido una alianza con su hermano Serapio, ex alcalde, para apoyar a Rolando de la misma familia, rumbo a la diputación federal. El alcalde José Elías Leal no se complica la vida. Juega en todos los equipos y trata de no entrar en pugna con ninguno de ellos. Hasta ahora lo ha logrado, pero en este mismo año tendrá que definir sus preferencias. En el PAN el escenario no tiene dobleces. En Reynosa el control de Francisco Javier García Cabeza de Vaca es absoluto. Ya opera una extensa red de secciones partidistas, enlaces mediáticos, alianzas empresariales y otras acciones, pero en el terreno de la sucesión sexenal. Hasta ahora no hay un panorama claro sobre cuáles son los prospectos para contender por la diputación federal. NUEVO LAREDO: EL REPLIEGUE Dentro de la geopolítica tamaulipeca, Nuevo Laredo no ha tenido la gestión de claros grupos de poder como ha resultado en históricamente en Reynosa, Matamoros y Tampico. Sin embargo, Nuevo Laredo sí tuvo un fuerte liderazgo que dominaba el quehacer de la ciudad durante 40 años, tal como sucedió en Mante, Altamira y Madero, pero después de ese liderazgo en forma de cacicazgo, Nuevo Laredo se quedó en vilo. ERA DE PEDRO PÉREZ IBARRA Nuevo Laredo vivió entre 1950 y 1992 un fuerte liderazgo con Pedro Pérez Ibarra, quien fuera el líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en esta ciudad. Fueron 42 años de un férreo cacicazgo de quien determinaba desde posiciones dentro del magisterio hasta el paso de mercancías de Estados Unidos a México, así como los candidatos para Presidente Municipal. Abruptamente en 1984 un grupo de jóvenes que se manifestaban en contra del “profe” irrumpieron sus propiedades, una situación que se le dio por llamar “Martes Negro” provocando la atención de los medios nacionales hacia este hecho. Desde esa fecha Pérez Ibarra empezó a bajar su perfil público pero siguió ostentando el poder. Se menciona a Arturo Cortez Villada como el último Presidente Municipal (1990-1992) impuesto por Pedro Pérez Ibarra, quien tuvo que auto-exiliarse en 1992.

DEsPUÉs DE PÉREZ IBARRA Tras el auto-exilio de Pedro Pérez Ibarra, literalmente la sociedad neolaredense se quedó “huérfana”. Fue cuando las circunstancias rodearon a Horacio Emigdio Garza Garza, Presidente Municipal (1993-1995), quien inicialmente no estaba en su plan de ruta convertirse en el heredero del cacicazgo de Pérez Ibarra, poco a poco se fue empoderando de tal manera que regresó a la Presidencia Municipal por un segundo mandato (1999-2001). En la década de 1990 a 2000 en la ciudad surgieron liderazgo al estilo de Baby Boomers que determinaban los destinos de la ciudad, Horacio Garza en lo político, Ramoncita Esparza y Noé Cuellar en lo mediático, José María Morales (+) en la clase obrera, Héctor Bolaños Calzado en el comercio internacional, José Manuel Suárez López en el transporte federal, Arnulfo Rodríguez en lo magisterial, Alberto Mancillas en lo restaurantero. Entre las nuevas condiciones de mercado, el impacto en la ciudad de un Tratado de Libre Comercio, los desacuerdos entre los Baby Boomers y la irrupción de los poderes fácticos en las mayorías de los sectores productivos de la ciudad, provocó que esa década se transfigurara todo. José Manuel Suárez López tomó el poder político pero disminuyó en el transporte federado; el atentado contra Horacio Garza Garza provocó su autoexilio aunque seguía moviendo los hilos del poder político con menor capacidad; los problemas legales y económicos que tuvo Ramoncita Esparza menguó su incidencia mediática así como la llegada de las dos cadenas nacionales de televisión y una regional; y la quiebra del sector restaurantero menguó a Alberto Mancillas. Tras la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para la Presidencia Municipal (2013-2016) movida por un golpe en el tablero del ajedrez, provocó una pérdida de liderazgos políticos y liderazgos del sector comercial. En enero de 2014 habían acordado Horacio Garza Garza, José Manuel Suárez López, Daniel Peña Treviño y Ramón Garza Barrios, unir esfuerzos para recuperar la Presidencia Municipal para el PRI, sin embargo, desde la desaparición de Benjamín Galván Gómez provocó que se replegaran y tras su deceso todo indica que el repliegue será por más tiempo. LIDERAZGOS VIGENTES EN 2014 Los liderazgos vigentes en Nuevo Laredo se mantienen sigilosamente pasivos, dadas las circunstancias socio-políticas de la ciudad. También es pertinente señalar que otros liderazgos que aparentan estar en la misma condición pasiva, en realidad están así por la pérdida de poder de ellos mismos o sus gremios. Se

podrán citar Horacio Garza Garza, José Manuel Suárez López, Daniel Peña Treviño, Ramón Garza Barrios, Alfonso Rojas González de Castilla, Mario Palos Garza, Orfelio Quintanilla Garza, Noé Cuéllar González, Ninfa Deándar Martínez, y Arnulfo Rodríguez. Con información de Carlos Manuel Juárez ⁄ Norberto Calvario Razo ⁄ David Dorantes