You are on page 1of 42

ANTROPOLOGÍA DE LA ANTROPOLOGÍA DE LA

OBESIDAD OBESIDAD
Dr. Alberto Ysunza Ogazón
Jefe del Departamento
Estudios Experimentales y Rurales
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición
Salvador Zubirán
Abril, 2008
Congreso Nacional de Nutrición “Crece Sano”
Ciudad Victoria, Tamaulipas
1. 1. Transición Epidemiológica Transición Epidemiológica
Polarizada Polarizada
2. 2. Medicalización del proceso de Medicalización del proceso de
Salud Salud
3. 3. Perspectiva Antropológica de la Perspectiva Antropológica de la
Obesidad Obesidad
4. 4. Conclusiones Conclusiones
NUEVOS PROBLEMAS DE
SALUD Y/O DEGENERATIVOS
NUEVOS PROBLEMAS DE
SALUD Y/O DEGENERATIVOS
PROBLEMAS DE SALUD PROBLEMAS DE SALUD
PRIMARIOS
TRANSICION EPIDEMIOLOGICA POLARIZADA
PERFIL EPIDEMIOLOGICO:
Problemas Primarios de Salud Problemas Primarios de Salud
MORTALIDAD MORTALIDAD POBLACION INDIGENA POBLACION INDIGENA NIVEL NACIONAL NIVEL NACIONAL
Enfermedades transmisibles Enfermedades transmisibles 16% 16% 9% 9%
TB TB 9 / 100,000 habitantes 9 / 100,000 habitantes 4 / 100,000 habitantes 4 / 100,000 habitantes
Enfermedades diarreicas Enfermedades diarreicas 34 / 100,000 habitantes 34 / 100,000 habitantes 11 / 100,000 habitantes 11 / 100,000 habitantes
Mortalidad infantil Mortalidad infantil
< 1 año < 1 año 58.4 x 1000 58.4 x 1000 48.3 x 1000 48.3 x 1000
1 1 –– 5 años 5 años 19% 19% 12 % 12 %
6 6 –– 14 años 14 años 3.3% 3.3% 1.8% 1.8%
Morbilidad infantil por Morbilidad infantil por
malnutrición malnutrición
Talla/edad en menores de 5 Talla/edad en menores de 5
años años
44% 44% 17.7% 17.7%
Anemia < de 5 años Anemia < de 5 años 36% 36% 27% 27%
Deficiencia de Zn, Vit C, A Deficiencia de Zn, Vit C, A 50% 50% 12% 12%
Anemia en mujeres Anemia en mujeres
embarazadas y lactantes embarazadas y lactantes
40% 40% 26.4% 26.4%
Esperanza de vida 1995 Esperanza de vida 1995 Hombres 67.6 Hombres 67.6
Mujeres 71.5 Mujeres 71.5
Promedio 69.5 Promedio 69.5
Hombres 71.4 Hombres 71.4
Mujeres 76.0 Mujeres 76.0
Promedio 73.7 Promedio 73.7
(SSA, 2000)
Mortalidad por Mortalidad por
enfermedades no enfermedades no
transmisibles transmisibles
Población Indígena Población Indígena Nivel Nacional Nivel Nacional
Diabetes Diabetes
Cáncer Cáncer
Enfermedades del Enfermedades del
corazón corazón
SIDA SIDA
Obesidad Obesidad
Cáncer mamario Cáncer mamario
Cáncer de cervix Cáncer de cervix
Cirrosis Cirrosis
16 x 100,000 habitantes 16 x 100,000 habitantes
33 x 100,000 habitantes 33 x 100,000 habitantes
46 x 100,000 habitantes 46 x 100,000 habitantes
?? ??
35% en mujeres 35% en mujeres
oaxaqueñas* oaxaqueñas*
?? ??
Oaxaca: el más alto en Oaxaca: el más alto en
México México
?? ??
26 x 100,000 habitantes 26 x 100,000 habitantes
53 x 100,000 habitantes 53 x 100,000 habitantes
69 x 100,000 habitantes 69 x 100,000 habitantes
3.5 x 100,000 habitantes 3.5 x 100,000 habitantes
52% 52%
4.8 x 100,000 habitantes 4.8 x 100,000 habitantes
14.5 x 100,000 habitantes 14.5 x 100,000 habitantes
El más alto del mundo El más alto del mundo
4ª causa demuerte 4ª causa demuerte
(SSA, 2000)
NUEVOS PROBLEMAS DE SALUD Y/O
DEGENERATIVOS
* CECIPROC, 1996
PROCESO DE MEDICALIZACIÓN PROCESO DE MEDICALIZACIÓN
DE LA SALUD DE LA SALUD
Definición del Modelo Médico Definición del Modelo Médico
Hegemónico Hegemónico
El modelo médico puede definirse como la
construcción social en la cual interviene el personal
de salud (médicos, enfermeras, nutricionistas, etc.) y
la sociedad hegemónica, lo mismo que los diferentes
sectores sociales que se constituyen en una
formación social. El Modelo médico supone a la
sociedad en que se construye como parte intrínseca
del mismo y de la forma en como se define el área
salud-enfermedad como algo estructural; dependerán
de él los modelos médicos que expresan los
caracteres fundamentales de dicha sociedad.
Menéndez, 1978
El abandono de la Lactancia Materna al El abandono de la Lactancia Materna al
final de la década de los setenta final de la década de los setenta
Comparado con diferentes países, México
ocupaba el 2° lugar a nivel mundial, sólo después
de los Estados Unidos de América, con la
proporción más alta del último hijo nacido vivo
que nunca fue amamantado.
Fuente: Encuesta sobre la prevalencia del uso de
anticonceptivos. (NSPUC, 1979)
Este abandono del amamantamiento se debió
básicamente a la influencia de los profesionales de la
salud (médicos, enfermeras, nutriólogas, etc.) y de las
instituciones de salud.
Ysunza, 1986.
Características estructurales del Modelo Médico
Hegemónico y su relación con el abandono del
amamantamiento en México.
1. Biologicista. 2. Individualista
3. Ahistórico 4. Asocial
5. Mercantilista
Ysunza, 1986
Niveles de Análisis del Modelo Médico
Hegemónico y su relación con el abandono del
amamantamiento en México.
• Económico-político
• Institucional
• Conocimiento y práctica médica
• Ideológico
Ysunza, 1986
Impronta Metabólica Impronta Metabólica
• Se dice que los nutrimentos actúan, en
tejidos o células sensibles, mediante
un mecanismo de programación sobre
diferentes vías metabólicas, que ocurren
en periodos de mayor vulnerabilidad o
en fases críticas de desarrollo y
transforman estructuras y producen
cambios permanentes en las células o
alteran la interacción entre sustratos,
hormonas y receptores.
(Madrigal, 2007)
Impronta Nutricional Impronta Nutricional
La textura, los sabores, la
frecuencia y la cantidad de los
alimentos en la alimentación
infantil dejan una “huella o
impronta” que determina en gran
medida las preferencias y las
actitudes frente a los alimentos.
PIAN/CCESC/INNSZ, 2007
Perspectiva Antropológica de la Perspectiva Antropológica de la
Obesidad Obesidad
Prevalencias de sobrepeso y obesidad en 1988, Prevalencias de sobrepeso y obesidad en 1988,
1999 y 2006 en mujeres mexicanas de 20 a 49 años 1999 y 2006 en mujeres mexicanas de 20 a 49 años
25
36.1 36.9
24.9
32.4
9.5
0
10
20
30
40
50
60
70
80
1988 1999 2006
Sobrepeso Obesidad
%
69.3
61.0
34.5
INSP: ENSANUT-2006
18.1
21.6
23.3
5.9
8.7
6.9
9.2
14.3
0
5
10
15
20
25
30
35
1999 2006 1999 2006
Sobrepeso Obesidad
%
20.2
26.8
28.5
32.5
Escolares (5-11 años) Adolescentes (12-19 años)
Prevalencia de sobrepeso y obesidad en niñas en edad
escolar y niñas adolescentes en 1999 y 2006
INSP: ENSANUT, 2006
En el estado de Oaxaca la estatura promedio de
las mujeres en edad reproductiva es de 1.46 m,
por lo que la mayor parte de ellas se encuentra
en riesgo perinatológico. Esto indica que las
mujeres en edad reproductiva de Oaxaca tienen
una fuerte evidencia de desnutrición
transgeneracional y crónica, que se manifiesta
como estatura baja y homeorresis derivada de la
alimentación precaria a la que se han tenido
que adaptar, posiblemente desde el vientre
materno.
Encuesta Estatal Oaxaqueña
CECIPROC, 1996
0.4% 0.8%
45.9%
34.8%
15.2%
2.5%
0.4%
0%
5%
10%
15%
20%
25%
30%
35%
40%
45%
50%
Desnut. Grado
I
Desnut. Grado
II
Normal Sobrepeso Obesidad I Obesidad II Obesidad III

Situación Nutricia de las mujeres de la
Sierra y de la Costa
CECIPROC, 2007
Índice de Masa Corporal en mujeres afromexicanas
de la Costa de Oaxaca
43%
25%
6%
23%
3%
0
5
10
15
20
25
30
35
sobrepeso obesidad I Obesidad II normal bajo peso
Fuente: CECIPROC, 2007
n=77
Una buena parte de las razones
pragmáticas y simbólicas que
articulan la selección y el
consumo alimentario tratan de
reemplazarse por otras de
carácter nutricional en un proceso
de medicalización de la
alimentación contemporánea.
Gracia, 2007
Las prácticas de alimentación no
sólo responden a la necesidad de
cumplir con las necesidades
nutricionales del organismo humano,
sino a las condiciones materiales y las
representaciones simbólicas que
articulan las relaciones sociales en las
diferentes sociedades.
Vigarello, 2006
La larga tradición de la medicina
occidental de proveer información y
consejos sobre la cantidad y la
composición de la comida sana, la
regulación del peso y la prevención de
enfermedades ha contribuido a
privilegiar las funciones biológicas de los
alimentos a lo largo del tiempo.
Gracia, 2007
La aplicación de las normas
dietéticas pretendió sustituir
una buena parte de los motivos
pragmátios o simbólicos sobre
los cuales se articulan la
selección y el consumo
alimentario por otros de interés
médico.
Gracia, 2007
Que la interpretación biomédica
enfatice los aspectos fisiológicos en
detrimento de los sociales responde
a una lógica que se ha construido
al compás de la medicalización de
la alimentación.
Contreras, 1992
Prevenir la obesidad no fue jamás una prioridad
biomédica antes del siglo XX. Estar gordo no era
considerado patológico, la desnutrición sí.
Sontag, 1981
La biomedicina arremetió contra la obesidad
entendiéndola como patología y asociándola a las
nuevas formas de vida.
Las clases medias emergentes, el miedo a la patología
cardiovascular en los hombres y los cambios culturales en
el papel social de la mujer favorecieron una nueva
estética masculina y femenina. Las mujeres de clase
media y de la burguesía apostaron por todas las
propuestas publicitarias de fármacos adelgazamiento –
incluidas las anfetaminas -.
Es posible comer
en abundancia
como forma para
medir las propias
capacidades o
responder a los
apremios que la
cultura representa.
(Piddocke)
Hambre hay de muchos tipos:
•No hay nada o poco que comer.
(Inseguridad alimentaria)
•En ocasiones se deja de comer aun si
hay alimentos disponibles.
Gracia, 2007
Mintz, 1996
El hartazgo, el autoayuno ha
constituido una respuesta cultural a
situaciones concretas en contextos
determinados.
El ayuno por motivos religiosos, que
acataron las mujeres canonizadas
por el clero masculino durante la
Edad Media, era una práctica
razonable dentro de un alógica
ascética y una ideología que
sublimaba el rechazo de lo terrestre
como medio eficaz de acercarse a
Dios.
Bell, 1985
Parece importante precisar el
significado de estas prácticas
alimentarias: ¿poder, resistencia,
reivindicación, solidaridad,
purificación, sumisión?
Gracia, 2007
La comida constituía el
combustible que abastecía la
máquina humana y afirmar que
la dieta rica, es decir, la
consumida opíparamente por las
élites constituía el origen de
numerosas enfermedades y, por
tanto, había que modificarla.
Cheyne, 1733
En la actualidad, la normalización
dietética se ha concretado en torno a la
dieta equilibrada, esto es, un patrón
alimentario basado en la restricción o
promoción del consumo de ciertos
alimentos, qué y cuánto comer y la
prescripción de un conjunto de pautas
relativas a cómo, cuándo y con quién
hacerlo, cuyos objetivos son lograr una
nutrición sana exenta de riesgo para la
salud.
Dapcich, 2004
Al definirla como una acumulación excesiva
o anormal de grasa, la obesidad se
considera, dado el incremento de su
prevalencia en todo el mundo, una
enfermedad de carácter carácter plurifactorial plurifactorial yy
epidémico epidémico,, que puede prevenirse con
estilos de vida saludables que procuren el
equilibrio entre las calorías ingeridas y las
calorías gastadas. Como si comer, de
manera absoluta, se tratara de una simple
operación matemática.
Gracia, 2007
Se ha instruido a toda la población –al
margen de su heterogeneidad biosocial-
para que procurara mantenerse en los
límites de su IMC mediante la vigilancia
estricta del peso, el seguimiento de la
dieta equilibrada y la práctica de
ejercicio físico. En general, se trata de
comer menos y moverse más porque en
la actualidad estar gordo se ha
convertido, en particular en los países
industrializados, en sinónimo de estar
enfermo.
La obesidad representa un
signo de transgresión normativa
y la consecuencia de aquello
que no debe hacerse: comer
mucho y ser ocioso.
Gracia, 2007
Numerosos facultativos
consideran que los
portadores de la anomalía
(el exceso de grasa) son
responsables de su
disfunción: “si usted está
obeso es porque no sabe o
no quiere comer bien”. En
el caso de que las personas
gordas sean niños, tal
responsabilidad se traslada
con facilidad a los
progenitores.
De Labarren, 2004; Crawfford, 1977
Aunque en el ámbito
sanitario hay nutricionistas
que intentan tratar al
paciente como un ser global
al adaptar sus consejos a su
particularidad biopsicosocial,
son muy frecuentes las
recriminaciones relativas a
las conductas alimentarias
en razón de sus dimensiones
morales; esto hace sentir a
los sujetos faltos de criterio –o
de competencias- y
responsabilidad.
El argumento defendido para la
educación nutricional en el caso de la
obesidad es triple:
1. Es posible vivir mejor si se observa una
dieta equilibrada.
2. Se trabaja más si se goza de una buena
salud.
3. Representa menos costos para la
colectividad.
Asher, 2005
C O N C L U S I O N E S
¿Es ¿Es cierto cierto que que no no se se sabe sabe comer? comer?
¿Es ¿Es verdad verdad que que los los comportamientos comportamientos
alimentarios alimentarios están están más más desestructurados desestructurados
que que en en épocas épocas anteriores anteriores yy que que dicha dicha
desestructuración desestructuración afecta afecta aa todos todos por por
igual? igual?
Si es así, sorprende que en estas
poblaciones haya aumentado la
esperanza de vida de forma vertiginosa y
ello se atribuya, en buena medida, a la
mejoría del estado nutricional de
determinados grupos sociales.
Gracia, 2007
Los objetivos para alcanzar los llamados estilos de
vida saludables continúan centrados en modificar
las conductas personales, tales como lograr un
equilibrio energético y un peso normal, mejorar los
conocimientos nutricionales y aumentar la
actividad física. Sobre estos ámbitos se trabaja
desde hace tiempo y, aún así, el éxito ha sido
modesto. Esto se debe, a que las acciones
propuestas no han tenido en cuenta la compleja
naturaleza del comportamiento alimentario ni de
la cultura.
Farré, 2005
Si se acepta que los hábitos alimentarios
de algunos grupos sociales han
empeorado, es decir, que desde un
punto de vista nutricional comen mal y
deben aprender a hacerlo bien, la razón
de ello debería buscarse en los cambios
registrados en la estructura social y la
organización económica de estas
sociedades. Porque son éstas las que
impiden otros modos de vida más
saludables.
Gracia, 2007
La eficacia del actual modelo de prevención e
intervención nutricional, es cuestionable en buena
medida por dos razones:
1. Porque apenas se ha comenzado a trabajar
sobre los factores estructurales que al parecer
explicarían el aumento de la prevalencia de esta
enfermedad.
2. Los tratamientos para abordarla se adaptan
poco a las particularidades biopsicosociales de
las personas obesas y se dirigen, sobre todo, a
modificar los denominados “estilos de vida” a
través del seguimiento disciplinado de dietas y
ejercicio físico.
Gracia, 2007
Este modelo medicalizado basa sus
preceptos en dotar de competencias
dietéticas y responsabilizar a los
individuos de su estado de salud sin
comprender, o cuando menos afrontar,
que la vida cotidiana es heterogénea
per se y está articulada por actividades
diversificadas y acontecimientos
irregulares a menudo incompatibles
con la rutina requerida por los apremios
dietéticos.
Gracia, 2007
¡ G R A C I A S !