You are on page 1of 22

Ayudas técnicas para miembros inferiores: Son fundamentalmente las ayudas para la deambulación.

Objetivo:
 

Aumentar la base de apoyo y conseguir el equilibrio necesario para la marcha. Conseguir la descarga total o parcial de un miembro inferior.

Clasificación:
o

o

o

Bastones y muletas: indicadas en los déficits funcionales de uno o ambos miembros inferiores, tanto en patología músculo-esquelética como neurológica. Andadores: son ayudas para la marcha, cuando existen alteraciones de la coordinación, que se manipulan con los dos miembros superiores y proporcionan una amplia base de sustentación. Con frecuencia se utilizan como paso previo a las muletas. Sillas de ruedas: se utilizan para el desplazamiento de un paciente que no puede hacerlo por otros medios. Pueden ser:  Manuales: aquellas que se impulsan por el propio paciente o son empujadas por un acompañante.  Eléctricas: que llevan incorporado algún dispositivo eléctrico que propulsa la silla.

AYUDAS TECNICAS PARA LA MARCHA Definición Según la Organización Internacional de Normalización, las ayudas técnicas son todos los productos, instrumentos, equipos o sistemas técnicos utilizados por una persona con discapacidad, fabricados especialmente, o disponibles en el mercado, para prevenir, compensar, mitigar o neutralizar una deficiencia, discapacidad o minusvalía. Las ayudas técnicas también se conocen como «dispositivos de asistencia» o «tecnologías de apoyo». Por tanto, las ayudas técnicas para la marcha se pueden definir como dispositivos que proporcionan, durante el desarrollo de la marcha, un apoyo adicional del cuerpo humano al suelo. Su objetivo final es permitir el desplazamiento y la movilidad de las personas discapacitadas, así como la bipedestación

Tipos Algunos autores han clasificado las ayudas técnicas para la marcha en ayudas de marcha fijas, que engloban los pasamanos y las barras paralelas, y en las ayudas de marcha móviles, en las que están incluidos los andadores, los bastones ingleses, los bastones comunes (muletillas) y las muletas. Debido a su mayor demanda en la farmacia-ortopedia nos vamos a centrar en éste último grupo. ANDADORES: Son dispositivos ortopédicos que permiten realizar la marcha apoyándose sobre éstos y sobre las extremidades. Aumentan considerablemente la base de sustentación y, por tanto, la estabilidad y el equilibrio del paciente. También es importante indicar que proporcionan una gran seguridad psicológica al paciente que los utiliza, ya que éste pierde el miedo a caerse.

Descripción del andador En un andador se distinguen cuatro partes

* Empuñadura, que suele ser, generalmente, de goma o de espuma y que debe permitir una sujeción confortable y segura de la mano. * Estructura, que tiene que ser resistente y para ello se utilizan materiales como el acero, el aluminio o el hierro. Frecuentemente es plegable. * Patas o pies de apoyo, que constituyen la parte del andador que está en contacto con el suelo. Normalmente son cuatro, aunque hay modelos con tres. Suelen ser regulables en altura. * Conteras de goma o caucho que amortiguan el impacto del andador con el suelo y que son antideslizantes. Se desgastan con el uso, por lo que hay que advertir al paciente que revise periódicamente su estado físico. Hay algunos modelos que en lugar de conteras llevan ruedas y que se encuentran situadas en la parte más distal de los pies de apoyo. Suelen ser de caucho y pueden ser dos, combinadas con otras dos conteras o bien cuatro, según los modelos. Adaptación al paciente La altura se regulará de tal manera que las manos realicen el apoyo aproximadamente a la altura de los trocánteres mayores. Es imprescindible que el paciente tenga un buen tono muscular e igualdad motora en ambos miembros superiores. Se debe valorar el equilibrio y la fuerza del paciente en las extremidades inferiores y superiores. BASTONES MODIFICADOS O MULTIPODALES: Su objetivo es proporcionar estabilidad al paciente, así como también una pequeña descarga de una de sus extremidades.

Descripción de los bastones multipodales Este bastón está constituido por :

* Empuñadura. Sirve para coger el bastón de forma confortable y segura. Puede tener distintas formas, y en algunos casos consta de abrazadera y segmento de antebrazo, al igual que en los bastones ingleses. * Caña. Es el segmento vertical, generalmente regulable en altura, que transmite la carga a la base de apoyo. Sus materiales pueden ser de madera, aluminio, acero, fibra de carbono, etc. * Base. Es el elemento donde se sitúan los pies de apoyo del bastón. * Pies de apoyo. En número de 3-4, según los modelos. En general, están dispuestos de tal manera que permiten subir o bajar escaleras. * Conteras. Son los elementos más distales del bastón y se encargan de amortiguar el impacto con el suelo y evitar los deslizamientos.

Están indicados para períodos de transición entre las marcha en las paralelas o andadores y la deambulación con bastones ingleses o bastones simples (muletillas). Suelen utilizarlos pacientes geriátricos que han sufrido fracturas de cadera, amputados de miembro inferior para iniciar la marcha, hemipléjicos, pacientes amputados de miembro inferior y pacientes con secuelas paralíticas graves. Adaptación al paciente: La altura se regulará de tal manera que las manos realicen el apoyo aproximadamente a la altura de los trocánteres mayores. BASTONES INGLESES Se conocen también por los siguientes nombres: bastón tipo muleta, bastón canadiense, bastón o muleta Lofstrand, bastón antibraquial o muleta de antebrazo.

Sus funciones principales son facilitar la marcha aumentando la estabilidad, ampliar la base de sustentación y/o reducir la carga sobre una o ambas extremidades inferiores. Descripción de bastones ingleses Constan de cinco partes:

* Abrazadera del antebrazo. Confeccionada, por lo general, de materiales plásticos más o menos rígidos, almohadillados o no, para evitar roces y ulceraciones, fijas o articuladas. * Segmento del antebrazo. Une la abrazadera del antebrazo con la empuñadura. Presenta una inclinación de unos 30º sobre el eje vertical del bastón inglés. Puede ser regulable en altura. * Empuñadura. Está fabricada de materiales plásticos, cauchos o espumas. Debe permitir una buena sujeción de la mano, lo que proporcionará una sensación de confort y seguridad en su apoyo. Sus formas pueden ser variables: recta, anatómica, ergonómica, etc., y puede disponer de un tope para evitar el deslizamiento anterior en los casos en los que el paciente presenta debilidad muscular. Una variación al modelo anterior es la modificación de manera que el paciente se apoye con los codos flexionados a 90º y con el puño en posición vertical. Esto se hace necesario en pacientes poliartríticos o en parálisis importantes del tríceps braquial. * Caña. Es metálica y regulable en altura. Su función es transmitir la carga al suelo. * Conteras. Son los elementos más distales del bastón y son los encargados de amortiguar el impacto con el suelo y evitar los deslizamientos. Pueden ser de distintos materiales y formas para una mejor adaptación al terreno para el que vayan destinadas. Adaptación al paciente Requiere que el paciente presente una buena capacidad muscular, un amplio rango de movimiento en los miembros superiores, una buena capacidad de sujeción con las manos y un buen equilibrio del tronco para conseguir una marcha más segura. La regulación de la altura se realizará de manera que la abrazadera del antebrazo no bloquee la articulación del codo. Para ello, se situará en la parte posteroproximal del antebrazo a una distancia aproximada de 5 cm de la articulación del codo.

Salvo en excepciones o porque la prescripción facultativa indique lo contrario, cuando se usa sólo un bastón inglés, éste deberá llevarse en el lado contrario de la lesión. De esta manera, el paciente se apoyará mejor al descargar con mayor eficacia la extremidad afectada. BASTONES COMUNES (MULETILLAS): Son dispositivos de ayuda a la marcha muy utilizados y muy sencillos. Mejoran y/o mantienen el equilibrio, con lo que se amplía la base de sustentación del paciente. Además, pueden ayudar a descargar parcialmente los miembros inferiores. Descripción: Constan de tres partes bien diferenciadas, que son: empuñadura, caña y contera (fig. 8):

Consta de tres partes: * Empuñadura o parte proximal. Sirve para coger el bastón, de forma correcta y eficaz. Puede estar constituida de diferentes materiales, como hueso, plástico, madera, metal, etc. Las formas también pueden ser muy variadas, aunque la más frecuente es curva. Sin embargo, también podemos encontrar en forma de T, en cayado o culata, o en formas ergonómicas, que se adaptan mucho mejor a la anatomía de la mano del paciente. * Caña. Es el segmento central vertical del bastón y está situada entre la empuñadura y la contera. Es cilíndrica y puede estar constituida de distintos materiales como madera, caña de bambú o metales ligeros. Es la encargada de transmitir la carga al suelo. La longitud puede ser regulable o bien adaptable a las necesidades del paciente por medio de corte en materiales como la madera o la caña.

* Conteras. Son los elementos más dístales del bastón y son los encargados de amortiguar el impacto con el suelo y evitar los deslizamientos. Pueden ser de distintos materiales y formas para una mejor adaptación al terreno para el que vayan destinadas. Adaptación al paciente La mano del paciente al sujetar la empuñadura quedará colocada en ligera flexión dorsal y con una flexión del codo del paciente de alrededor de 5-10º. Esta bastón, para ser eficaz, deberá situarse paralelamente al miembro inferior a unos 1020 cm del cuerpo y tendrá una longitud similar a la distancia entre el trocánter mayor y el suelo con el paciente calzado, siendo algo mayor si la marcha del paciente es pendular u oscilante. El paciente debe revisar las conteras periódicamente y comprobar que no está desgastada ni presenta un dibujo insuficiente que impida un agarre seguro y que pueda provocar caídas y resbalones. MULETAS: Son dispositivos ortopédicos que permiten realizar un apoyo directo sobre el tronco, lo que proporciona una gran estabilidad y equilibrio, dejando las manos libres al mismo tiempo. En general, los enfermos las aceptan con mucha dificultad. Hoy día, están en desuso por ser poco estéticas. Para realizar la marcha pendular son más efectivas que los bastones ingleses.

Descripción: Hay diferentes modelos en el mercado, pero las más frecuentes son la muleta axilar normal y la muleta axilar regulable que permite, a través de un sistema de regulación, ajustar tanto el apoyo de la mano como la altura total.

Constan de apoyo en la zona axilar, brazo, empuñadura, caña y contera (fig. 9):

* Apoyo axilar. Tiene forma cóncava, lo que le permite encajarse en la cara anterolateral del tórax. * Brazo. Es la zona de la muleta que une el apoyo axilar con la empuñadura y consta de dos barras regulables o no, que pasan por los laterales de la empuñadura. * Empuñadura. Es la zona de apoyo de la mano, que debe ser confortable y permitir un agarre seguro. Puede tener distintas formas y puede ser de distintos materiales. * Caña. Es el elemento que transmite las cargas al suelo y suele estar constituida de metales ligeros. Generalmente, es regulable en altura. * Conteras. Son los elementos más distales de la muleta y son los encargados de amortiguar el impacto con el suelo y evitar los deslizamientos. Pueden ser de distintos materiales y formas para una mejor adaptación al terreno para el que vayan destinadas. Adaptación En la adaptación de la muleta axilar hay que prestar especial atención a la zona axilar. Debe sujetarse entre la cara interna del brazo y la cara anterolateral del tórax, a una altura aproximada de 5 cm por debajo y discretamente por delante del hueco axilar. Este apoyo debe estar muy almohadillado con materiales como la gomaespuma, para impedir la compresión del nervio radial de la axila. El apoyo de la muleta debe realizarse contra el tórax, que soportará el peso, evitando realizarlo directamente en el hueco axilar, pues se producirá compresión nerviosa con parestesias, parálisis y pérdida de fuerza muscular. Para mantener el equilibrio, la contera debe quedar situada a unos 8-10 cm por delante y por fuera de la punta de los pies. Además, el paciente quedará con las manos en la empuñadura, las muñecas hiperextendidas y el codo flexionado aproximadamente unos

30º. Soportará el peso entre las manos y el tórax y avanzará el cuerpo con pequeños saltos.

SILLAS DE RUEDAS:

PRÓTESIS DE MIEMBRO INFERIOR En el caso de las prótesis para miembro inferior, el objetivo principal será el de realizar el apoyo durante la bipedestación y su contribución en dinámica para llevar a cabo actividades como la marcha o la carrera. Además, como objetivos secundarios se pretende con este tipo de prótesis conseguir una correcta amortiguación de impactos, y fuerzas del peso corporal, lograr la estabilidad del miembro, conseguir la progresión del centro de gravedad durante la marcha y una correcta alineación de los miembros inferiores. Con estos objetivos se conseguirá la consecución de otras AVDs como las transferencias, cambios de posición, y la sedestación por ejemplo. Una amputación de miembro inferior provoca la pérdida de todos los mecanismos empleados a lo largo del ciclo de la marcha (capacidad de frenado, de impulso, de propulsión…), por lo que se tratará de recuperarlos con la finalidad de optimizársete tipo de tarea. Al igual que en el miembro superior, los objetivos son tanto estéticos como psicológicos como funcionales. Para ello se deberá atender a las condiciones de comodidad, poco peso, resistencia a impactos, confort, etc. Por todo ello, las funciones principales que deberá ofrecer la prótesis de miembro inferior serán: - Capacidad de apoyo estático y dinámico. Lo que requiere de la posibilidad de transferencias del peso corporal desde el muñón a la prótesis en sí. - Flexión de la prótesis durante la fase de oscilación parecida a la que acontece fisiológicamente para evitar el arrastre del pie en el suelo. Para que esto ocurra será necesario que se realice correctamente el anclaje el acoplamiento y suspensión de la prótesis al organismo - Suplir la función de las articulaciones perdidas (en función del nivel de amputación). - La capacidad de control del movimiento o interacción entre el paciente y la prótesis permitiendo la contracción muscular del muñón. Además de proporcionar cierta función sensitiva o de propiocepción. - Capacidad de amortiguación de impactos durante las actividades propias del miembro inferior. - El reestablecimiento del equilibrio/simetría de la masa corporal perdida con la amputación de la extremidad para conseguir una correcta redistribución del cdg. Clasificación de las prótesis 1. Prótesis para amputación de dedos del pie. La principal ventaja de este tipo de amputaciones es que se puede utilizar un zapato normal. La amputación de dedos puede ser total o parcial. En este tipo de amputaciones hay diferentes opciones protésicas: - La prótesis de relleno, en el que se rellena el espacio dejado en el interior del zapato con un material elástico y flexible, de modo que se evita el desplazamiento del pie en los huecos dejados por la amputación.

- La plantilla flexible con relleno. En ésta se construyen los elementos complementarios, al igual que antes de relleno de los huecos dejados, además de elementos que puedan ayudar a evitar deformidades del pie derivadas de la amputaciones (tales como supinaciones, aumento del arco plantar, etc.) - Dedos moldeados en goma-silicona que se incorporan como material de relleno a una plantilla semirrígida. En el caso de que se amputen también los radios del pie, se utilizará el mismo mecanismo que en la amputación de dedos.

2. Prótesis para amputación transmetatarsiana Las prótesis transmetatarsianas se realizan normalmente con material flexible que aumenta la funcionalidad del pie y sea más tolerable. Las prótesis más frecuentes para estas amputaciones se realizan sobre una plantilla semirrígida que se adapta a la forma de la base del calzado. Se rellena el espacio libre al igual que antes, con material elástico. Entre este material y la zona distal del muñón se coloca una almohadilla de poliuretano para evitar el roce y conseguir la flexión necesaria para la marcha.

3. Prótesis para la amputación de Lisfranc Se emplea en la amputación a nivel tarso-metatarsiano del pie. Se realiza también con material flexible, aunque sobre una plantilla semirrígida adaptada a la forma del calzado, que rellena el hueco dejado tras la amputación. Entre el relleno y el muñón se utiliza una almohadilla buscando los mismos objetivos especificados anteriormente.

4. Prótesis para amputación de Chopart Se utiliza en casos de la articulación a nivel mediotarsiana del pie. En este caso existen varias opciones según el tipo de pacientes y la actividad a realizar. - Hemivalva plástica laminada anterior. Asciende desde el punto más distal del muñón del pie, por la parte anterior de la pierna, hasta la base de la rótula apoyándose sobre el tendón rotuliano. En la parte distal de esta prótesis se adapta un antepié protésico. - Férula antiequino, formada por una hemivalva posterior que asciende hasta el tercio proximal de la pantorrilla. Esta prótesis se une en el extremo distal a un relleno elástico o antepié que ayuda al despegue del pie.

5. Prótesis para la amputación de Syme Se utiliza para reemplazar el segmento del miembro inferior ausente a nivel de la articulación del tobillo. El muñón en este tipo de amputaciones tiene forma bulbosa por lo que las prótesis tienen el inconveniente de que resultarán más voluminosas en su parte distal (en los maleolos). En este tipo de prótesis, el encaje se realiza en plásticos laminados con resinas acrílicas y reforzado de fibras de carbono. El extremo distal cubre hasta los cóndilos femorales, aunque por la parte posterior deja libre el hueco poplíteo para permitir la flexión de rodilla. La parte terminal la sustituye un pie protésico.

6. Prótesis tibiales PTB. PTS y KBM Se utilizan para el reemplazamiento del segmento del miembro inferior ausente a nivel transtibial (debajo de la rodilla). El encaje aloja en su interior al muñón y consta normalmente de dos partes, un encaje duro o externo y otro blando que cumple con las funciones de amortiguación de impactos y reducción de fuerzas de fricción y cizalladura.  En la PTB (Patellar Tendon Bearing) el encaje logra su apoyo en el tendón rotuliano a la vez que sobre toda la superficie del muñón, buscando el contacto total en las zonas blandas liberando prominencias óseas y tendones. La suspensión en esta prótesis se realiza con el “efecto pinza” entre el apoyo subrotuliano y el contraapoyo en la pared posterior y por el estrecho contacto de la prótesis con el muñón.

 En la PTS (Prótesis Tibial supracondílea) es una variante de la PTB. Su encaje se presenta una suspensión adicional para proporcional mayor estabilidad al muñón mediante unas tiras elásticas en la zona posterior proximal de la prótesis.

 En la KBM (Kondylen Bettung Munster) se ofrece una mayor estabilidad mediolateral respecto a los anteriores. La pared anterior del encaje llega a la interlínea articular de la rodilla apoyándose en el tendón rotuliano. Las paredes laterales rodean la rótula para asegurar la estabilidad medio-lateral. El apoyo se realiza por tanto en el tendón rotuliano, así como también en toda la superficie del muñón. La suspensión es de tipo pinza gracias a las aletas condilares, y también gracias a una cuña que se introduce, una vez colocada la prótesis, entre el encaje duro y el blando En cada una de ellas, se cuenta con un segmento intermedio que sirve de conexión entre la rodilla y el pie protésico.

El segmento distal o mecanismo protésico articular de tobillo-pie es el componente distal que proporciona el contacto con el suelo. Hay distintos tipos: - Pie no articulado. Simula cierta flexión plantar del tobillo con el apoyo del talón por la deformación del material viscoelástico. - Pie articulado. Permite cierto grado de flexión plantar o dorsal del tobillo. Se basan en una serie de topes elásticos que limitan ese movimiento articular. - Pie almacenador de energía. Consiguen un mayor impulso en el despegue debido a laacumulación de energía durante la fase de apoyo.

7. Prótesis tibial con encaje 3S (silicone suction suspensión) Es utilizada también en amputaciones a nivel transtibial. El encaje, en este caso, utiliza un “forro de silicona” en contacto directo con la piel del paciente, lo que evita rozaduras. Por encima se recubrirá, según las necesidades del paciente, por un encaje duro. En este tipo de prótesis, a diferencia de las anteriores, no existen puntote de presión-apoyo, y el sistema de suspensión lo da la silicona. El segmento intermedio, es al igual que en las anteriores, el mecanismo que une el

encaje con el pie protésico, y es en éste en el que se deberá prestar especial atención a las tareas de alineación.

8. Prótesis endoesquelética para la desarticulación de rodilla Estas prótesis están indicadas para amputaciones de pie, tobillo y rodilla. También para amputaciones femorales, pero únicamente con muñón largo capaz de soportar cargas y con los músculos mayormente intactos con una reinserción distal. El encaje en esta prótesis tiene forma cuadrangular para impedir la rotación del muñón. El borde superior llega hasta 2-3cm por debajo del periné y el extremo distal envuelve completamente el muñón, utilizándose materiales blandos y ajustables. El sistema de suspensión la proporciona el mismo contacto íntimo del encaje. Esta prótesis, por el nivel de amputación cuenta con una rodilla protésica. Estas rodillas deben proporcionar las siguientes funcionales: - Ofrecer una estabilidad en la fase de apoyo con la finalidad de evitar la flexión durante la carga. Para ello se utilizan sistemas de frenado durante el apoyo, sistemas de bloqueo manual voluntario o con articulaciones policéntricas (en las que va cambiando el eje instantáneo de rotación según la angulación de la rodilla). - Proporcionar una flexión similar a la fisiológica en cuanto a su cinemática durante la fase de oscilación y que se ajuste a los cambios de velocidad. Esto se consigue mediante un mecanismo de control de la oscilación (mecánico, hidráulico o neumático) que realiza la acción del cuádriceps evitando la flexión excesiva de rodilla y la de los isquiotibiales, evitando el impacto final en extensión. - Lograr una estética aceptable. Pueden ser de distintos tipos: - Mecanismos articulares convencionales: alargan el segmento del muslo y acortan la pierna (no es demasiado estético). - Mecanismos policéntricos específicos: suelen tener 4 barras que permiten que el centro instantáneo de rotación varía de forma parecida a como lo hace una articulación sana. Además de conseguir que, durante la flexión la pierna se

deslice, evitando tener que alargar la longitud del muslo. El segmento intermedio o caña conecta el encaje y el pie protésico. El segmento distal o mecanismo protésico articular tobillo-pie es el componente más distal de la prótesis que permite el contacto con el suelo y que ha sido descrito en apartados anteriores.

9. Prótesis femoral con encaje CAT-CAM Indicada para amputaciones a nivel femoral. El encaje CAT-CAM (Contoured Adducted Trochanteric Controlled Alignment Method), o de control isquiático, tiene como principal objetivo la estabilización mediolateral. Desde una perpectiva zenital, tiene una forma ovoidea siendo el diámetro sagital más largo. Aunque no existe soporte isquiático, éste es contenido, por la parte posterior, por el encaje para evitar su rotación. Por el borde lateral, la prótesis envuelve el trocánter mayor. Este mecanismo envolvente proporciona mayor estabilidad para tolerar las fuerzas de fricción. La suspensión habitual en esta prótesis es de tipo ventosa o succión. En la parte distal del encaje se encuentra un orificio por el cual, mediante una válvula, se extrae el aire residual una vez introducido el muñón. No obstante, existen otros tipos de suspensión: - En caso de muñones cortos e irregulares se utilizan sistema de suspensión de tipo bandolera, pasando un tirante por encima del hombro. - En caso de necesitar ayuda para controlar la rotación de la prótesis durante la bipedestación, se usa el cinturón silesiano el cinturón del cual se sujeta por un lado a la cara lateral proximal del encaje en el trocánter, rodeando la pelvis y uniendo por el otro lado la pared supero-anterior del encaje - Para conseguir una buena suspensión y control rotacional, se usa el cinturón de suspensión elástico total (TES) realizado con neopreno que rodea la parte proximal de la prótesis y se extiende hacia la cintura. - Cinturón pélvico que presenta dos barras con eje móvil entre las misma que permite realizar la abducción-adducción de la cadera. La barra superior se fija a una banda metálica que se desplaza dentro del cinturón y la inferior se fija en la pared lateral del encaje. El resto de componentes de la prótesis (rodilla protésica, segmento intermedio y segmento distal) son iguales a la comentada en el punto 8.

10. Prótesis femoral con encaje cuadrangular La sección transversal de este tipo de prótesis es cuadrilateral, siendo mayor su diámetro en el plano frontal que en el sagital. Los cuatro lados del encaje no son rectos, sino que presionan ciertas zonas de tejidos blandos y liberan las zonas más sensibles. La pared medial discurre 1,5cm por debajo del periné uniéndose con la pared posterior a la mima altura. En los 2/3 de la longitud total de la pared posterior empieza a ascender protegiendo el trocánter y bajando otra vez en la pared anterior. El apoyo se realiza en la tuberosidad isquiática y con la musculatura glútea y los sistemas de suspensión son los mismos que los comentados anteriormente. El resto de componentes de la prótesis (rodilla protésica, segmento intermedio y segmento distal) son iguales a la comentada en el punto 8.

11. Prótesis para la desarticulación de cadera y hemipelvectomía Se utilizan cuando se debe reemplazar el miembro inferior a nivel de la cadera o bien cuando el muñón femoral es muy corto. Hay dos tipos de prótesis para este nivel de amputación: 1. La prótesis convencional Indicado para pacientes obesos y personas mayores. El encaje se realiza con termoplástico o cuero reforzado con bandas metálicas que se extienden desde la línea media anterior a la media posterior y hasta la cresta iliaca (no por encima). El paciente se apoya en con tuberosidad isquiática y la parte lateral de la pelvis (mediante una almohadilla). La suspensión se consigue mediante un cinturón

ancho o cinchas que pasan por el lado contralateral de la pelvis. 2. Prótesis Canadiense Es el más utilizado. Su encaje se conforma sobre las prominencias óseas, sobre todo la EIAS y posterior y las apófisis espinosas de las vértebras y se extiende alrededor de la hemipelvis del lado amputado. El apoyo se encuentra en la tuberosidad isquiática y el resto de la musculatura glútea del lado amputado. El sistema de suspensión se consigue mediante el sistema de contacto toral y por el anclaje del encaje sobre el muñón y sobre las crestas ilíacas. En el caso de una Hemipelvectomía, el encaje cubre la cavidad abdominal distribuyendo el peso sobre su superficie. El borde superior llega a la altura de la décima costilla. El apoyo se consigue con la tuberosidad isquiática del lado normal y en los tejidos blandos del lado amputado. El resto de mecanismos son iguales a los descritos anteriormente. La articulación protésica de la cadera se ubica por delante de la línea de carga y por debajo del pliegue inguinal.

12. Prótesis tibial exoesquelética PTB, PTS, KBM Se utiliza para reemplazar el segmento del miembro inferior ausente desde el nivel transtibial. No son las más frecuentes, ya que las que se utilizan habitualmente son las endoesqueléticas, pero algunas personas prefieren utilizarlas. En este caso la prótesis cuenta con un encaje y un pie protésico con pieza de tobillo. La diferencia de estas prótesis exoesqueléticas con sus homólogas endoesqueléticas es que no cuenta con un segmento intermedio de unión entre el encaje y el pie, sino que éste se atornilla directamente con la pieza de tobillo de madera. Además, externamente la prótesis exoesquelética no lleva funda, siendo su acabado de plástico laminado.

13. Prótesis exoesquelética para desarticulación de rodilla Se utiliza habitualmente para reemplazar la ausencia del miembro inferior a nivel de la articulación de rodilla. La diferencia con su homóloga endoesquelética radica, al igual que en la anterior en que no presente un segmento intermedio de unión de encaje con el pie, sino que tiene un componente denominado “prefabricado rodilla-pantorrilla”. Este sistema, fabricado normalmente en madera, reproduce la mecánica de la articulación y se une, en su parte superior con el encaje y en la inferior con el pie protésico prefabricado.

14. Prótesis femoral exoesquelética con encaje cuadrangulares Se utiliza para reemplazar la ausencia del miembro inferior a nivel del muslo, por encima de la rodilla. La prótesis exoesquelética se diferencia con la endoesquelética en que, no cuenta con un segmento intermedio sino que, al igual que en la Prótesis exoesquelética para desarticulación de rodilla, lleva un prefabricado rodilla-pantorrilla y un pie protésico prefabricado.

http://www.ortopediacentroamericana.com/protesis.htm http://www.ortotecsa-rehabilitacionyfisioterapia.com/es/comprar-tiendacatalogo/productosarticulos/167-clasificacion-ayudas-tecnicas.html http://zl.elsevier.es/es/revista/offarm-4/ayudas-tecnicas-marcha-13096647farmacia_practicafichas-ortopedia-200 http://www.uv.es/mpisea/5f54656d615f365f5072c3b37465736973.pdf