You are on page 1of 341

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE MADAGASCAR EN VISITA "AD LIMINA APOSTOLORUM

"
Viernes 28 de marzo de 2014

Queridos hermanos en el episcopado:
Es una alegría para mí encontrarme con vosotros con ocasión de vuestra visita ad limina. Agradezco a monseñor Désiré Tsarahazana, presidente de vuestra Conferencia episcopal, las cordiales palabras que me ha dirigido en vuestro nombre. A través de usted transmito mi más cordial saludo a los sacerdotes, a las personas consagradas, a los catequistas y a todos los fieles laicos de vuestras diócesis. Deseo que vuestra peregrinación a las tumbas de los Apóstoles sea para vosotros y para vuestras Iglesias locales la ocasión de una renovación espiritual y misionera, y también un signo de vuestra comunión con el Sucesor de Pedro y la Iglesia universal. Deseo ante todo dar gracias con vosotros por la vitalidad de la Iglesia en Madagascar, y agradeceros vuestro valiente y perseverante trabajo de evangelización. Saber que en esta obra, que realizáis en condiciones difíciles, Dios tiene siempre la iniciativa, «nos permite conservar la alegría en medio de una tarea tan exigente» (Evangelii gaudium, n. 12). Esta alegría tiene su origen en el encuentro personal con Cristo y en la acogida de su mensaje de misericordia. Es una exigencia primaria para los evangelizadores que tienen la misión de favorecer este encuentro del Señor con los hombres y las mujeres a los cuales son enviados. Queridos hermanos, vuestro país, desde hace muchos años, atraviesa un período difícil y vive graves dificultades socio-económicas. Vosotros habéis exhortado a toda la sociedad a recobrar fuerzas con el fin de construir un futuro nuevo. No puedo dejar de alentaros a ocupar todo vuestro espacio en este trabajo de reconstrucción, dentro del respeto de los derechos y los deberes de cada uno. Es importante que mantengáis relaciones constructivas con las autoridades de vuestro país. Os corresponde a vosotros buscar la unidad, la justicia y la paz para servir mejor a vuestro pueblo, rechazando toda implicación en disputas políticas en detrimento del bien común. Que vuestra palabra y vuestros actos manifiesten siempre vuestra comunión profunda. En esta perspectiva, deseo alabar el compromiso insustituible de vuestras diócesis en las obras sociales. De hecho, existe una íntima conexión entre evangelización y promoción humana. Esta se debe expresar y desarrollar en toda la acción evangelizadora (cf. Evangelii gaudium, n. 178). Os aliento, por lo tanto, a perseverar en la atención que prestáis a los pobres, sosteniendo, material y espiritualmente, a

todos los que se dedican a ellos, en especial a las congregaciones religiosas, a quienes doy las gracias de todo corazón por su abnegación y el testimonio auténtico que dan del amor de Cristo por todos los hombres. Os invito también a interpelar sin temor a toda la sociedad malgache, y en especial a sus responsables, sobre la cuestión de la pobreza, debida en gran parte a la corrupción y a una falta de atención al bien común. También la educación es para vosotros un campo que requiere considerables esfuerzos. Conozco todo el bien que hace la escuela católica a los jóvenes y a sus familias, a través de su acción evangelizadora. La aportación intelectual, cultural y moral que toda la sociedad de Madagascar recibe de ella es considerable. Es necesario, por lo tanto, tratar de que el mayor número posible de niños, comprendidos los de las familias más modestas, pueda ser escolarizado, al mismo tiempo que, por dificultades económicas, muchos padres ya no se lo pueden permitir. Del mismo modo, os invito a actuar a fin de que en los institutos públicos se pueda garantizar una presencia cristiana. Que los cristianos comprometidos en el mundo de la educación contribuyan en la formación de los valores evangélicos y humanos en las jóvenes generaciones, que serán, incluso, los dirigentes de la sociedad futura. En vuestro mensaje de clausura del Año de la fe, os habéis lamentado por la pérdida de la auténtica fihavanana, ese modo de vivir propio de vuestra cultura, que favorece la armonía y la solidaridad entre los malgaches. Los valores que el Creador infundió en vuestra cultura se deben seguir transmitiendo iluminándolos desde dentro con el mensaje evangélico. Así, la dignidad de la persona humana, la cultura de la paz, del diálogo y de la reconciliación podrán volver a encontrar su lugar en la sociedad con vistas a un futuro mejor. Vosotros habéis puesto en práctica, en vuestras diócesis, un programa de formación a la vida y al amor, ambicioso y muy dinámico. Os aliento a perseverar en este camino, incluso si ello parece ir a contracorriente respecto a la mentalidad actual. La preparación al matrimonio, siempre que sea posible, se debe profundizar. Numerosas amenazas pesan sobre la familia, célula vital de la sociedad y de la Iglesia, por lo cual «necesita ser protegida y defendida, para poder prestar a la sociedad el servicio que la misma espera de la familia, es decir, darle hombres y mujeres capaces de edificar un tejido social de paz y de armonía» (Africae munus, n. 43). Además, las familias tienen más necesidad que nunca de ser sostenidas en su camino de fe. Que puedan encontrar perseverancia y fuerza en la oración, en la escucha de la Sagrada Escritura y en los sacramentos. Ante los nuevos desafíos en ámbito interreligioso, me parece urgente desarrollar, e incluso a veces impulsar, un diálogo lúcido y constructivo, con el fin de mantener la paz entre las comunidades y favorecer el bien común. Os invito, sobre todo, a no dudar jamás del dinamismo del Evangelio y tampoco de su capacidad de convertir los corazones a Cristo resucitado y conducir a las personas a lo largo del camino de la salvación que esperan en lo más profundo de sí mismas.

Por lo tanto, es necesario que la fe, que los cristianos testimonian, se viva en la cotidianidad. La vida deber ser coherente con la fe a fin de que el testimonio sea creíble. Os invito también a suscitar en vuestras comunidades, a todos los niveles, un trabajo de profundización de la fe para vivirla de modo cada vez más vigoroso. Esta invitación se dirige sobre todo al clero y a las personas consagradas. El sacerdocio y la vida consagrada no son instrumentos de ascenso social, sino un servicio a Dios y a los hombres. Una atención especial se debe prestar al discernimiento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, tanto en las diócesis como en los diversos institutos de vida consagrada. La castidad y la obediencia se deben considerar con grandísima estima, y os corresponde a vosotros recordarlo constantemente. Estas virtudes deben ser presentadas y vividas sin ambigüedad por los formadores en los seminarios y en los noviciados. Lo mismo vale para la relación con los bienes temporales y la prudencia en su gestión. El antitestimonio en ese ámbito es particularmente desastroso por el escándalo que provoca, sobre todo ante una población que vive en la indigencia. Vosotros tenéis también el deber de estar cerca y de prestar gran atención a la vida y a la situación de cada uno de vuestros sacerdotes, cuyas condiciones de vida son algunas veces muy duras —a causa de la soledad, la falta de medios y la inmensidad de la tarea— y están especialmente expuestos. Les aseguro mi estima y mi aliento en su misión, a fin de que sean pastores según el corazón de Dios, cercanos a los fieles y deseosos de anunciarles la Palabra de vida. Queridos hermanos en el episcopado, amad a vuestros sacerdotes y ayudadles a vivir en unión íntima con Cristo. La comunión entre vosotros y con vuestro presbyterium es fuente de alegría y de fecundidad en el anuncio del Evangelio. Que el Señor siga derramando sobre vosotros sus gracias de luz, valor y fuerza. Por mi parte os exhorto a vivir siempre en la esperanza que nos viene de la presencia del Resucitado y os reitero mi afecto fraterno. Confío a cada uno de vosotros, así como a todos vuestros diocesanos, a la protección y a la intercesión maternal de la Virgen María y os imparto de todo corazón la bendición apostólica.

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LOS PARTICIPANTES EN EL CURSO ORGANIZADO POR LA PENITENCIARÍA APOSTÓLICA
Aula de las Bendiciones Viernes 28 de marzo de 2014

Queridos hermanos:
Os doy la bienvenida con ocasión del curso anual sobre el fuero interno. Doy las gracias al cardenal Mauro Piacenza por las palabras con las que ha introducido este encuentro.

Desde hace un cuarto de siglo la Penitenciaría apostólica ofrece, sobre todo a los neopresbíteros y a los diáconos, la ocasión de este curso, para contribuir a la formación de buenos confesores, conscientes de la importancia de este ministerio. Os agradezco este valioso servicio y os aliento a llevarlo adelante con compromiso renovado, teniendo en cuenta la experiencia adquirida y con sabia creatividad, para ayudar cada vez mejor a la Iglesia y a los confesores a desempeñar el ministerio de la misericordia, que es tan importante. Al respecto, deseo ofreceros algunas reflexiones. Ante todo, el protagonista del ministerio de la Reconciliación es el Espíritu Santo. El perdón que el sacramento confiere es la vida nueva transmitida por el Señor Resucitado por medio de su Espíritu: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos» (Jn 20, 22-23). Por lo tanto, vosotros estáis llamados a ser siempre «hombres del Espíritu Santo», testigos y anunciadores, gozosos y fuertes, de la resurrección del Señor. Este testimonio se lee en el rostro, se oye en la voz del sacerdote que administra con fe y con «unción» el Sacramento de la Reconciliación. Él acoge a los penitentes no con la actitud de un juez y tampoco con la actitud de un simple amigo, sino con la caridad de Dios, con el amor de un padre que ve regresar al hijo y va a su encuentro, del pastor que ha encontrado a la oveja perdida. El corazón del sacerdote es un corazón que sabe conmoverse, no por sentimentalismo o por mera emotividad, sino por las «entrañas de misericordia» del Señor. Si bien es verdad que la tradición nos indica el doble papel de médico y juez para los confesores, no olvidemos nunca que como médico está llamado a curar y como juez a absolver. Segundo aspecto: si la Reconciliación transmite la vida nueva del Resucitado y renueva la gracia bautismal, entonces vuestra tarea es donarla generosamente a los hermanos. Donar esta gracia. Un sacerdote que no cuida esta parte de su ministerio, tanto en el tiempo que le dedica como en la calidad espiritual, es como un pastor que no se ocupa de las ovejas que se han perdido; es como un padre que se olvida del hijo perdido y descuida esperarlo. Pero la misericordia es el corazón del Evangelio. No olvidéis esto: la misericordia es el corazón del Evangelio. Es la buena noticia de que Dios nos ama, que ama siempre al hombre pecador, y con este amor lo atrae a sí y lo invita a la conversión. No olvidemos que a los fieles a menudo les cuesta acercarse al sacramento, sea por razones prácticas, sea por la natural dificultad de confesar a otro hombre los propios pecados. Por esta razón es necesario trabajar mucho sobre nosotros mismos, sobre nuestra humanidad, para no ser nunca obstáculo sino favorecer siempre el acercamiento a la misericordia y al perdón. Pero muchas veces sucede que una persona viene y dice: «No me confieso desde hace muchos años, he tenido este problema, he dejado la Confesión porque he encontrado a un sacerdote y me ha dicho esto», y en lo que cuenta la persona se ve la imprudencia, la falta de amor pastoral. Y se alejan, por una mala experiencia en la Confesión. Si se tiene esta actitud de padre, que viene de la bondad de Dios, esto no sucederá jamás.

Es necesario evitar dos extremos opuestos: el rigorismo y el laxismo. Ninguno de los dos va bien, porque en realidad no se hacen cargo de la persona del penitente. En cambio la misericordia escucha de verdad con el corazón de Dios y quiere acompañar al alma en el camino de la reconciliación. La Confesión no es un tribunal de condena, sino experiencia de perdón y de misericordia. Por último, todos conocemos las dificultades que con frecuencia encuentra la Confesión. Son muchas las razones, tanto históricas como espirituales. Con todo, sabemos que el Señor quiso hacer este inmenso don a la Iglesia, ofreciendo a los bautizados la seguridad del perdón del Padre. Es esto: es la seguridad del perdón del Padre. Por ello es muy importante que, en todas las diócesis y en las comunidades parroquiales se cuide de manera especial la celebración de este sacramento de perdón y de salvación. Conviene que en cada parroquia los fieles sepan cuándo pueden encontrar a los sacerdotes disponibles: cuando hay fidelidad, los frutos se ven. Esto vale de modo particular para las iglesias confiadas a las comunidades religiosas, que pueden asegurar una presencia constante de confesores. Encomendamos a la Virgen, Madre de Misericordia, el ministerio de los sacerdotes y cada comunidad cristiana, para que comprendan cada vez más el valor del sacramento de la Penitencia. A nuestra Madre os encomiendo a todos vosotros y de corazón os bendigo. CELEBRACIÓN DE LA PENITENCIA RITO PARA LA RECONCILIACIÓN CON LA CONFESIÓN Y LA ABSOLUCIÓN INDIVIDUAL

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO
Basílica Vaticana Viernes 28 de marzo de 2014
Vídeo

En el período de la Cuaresma, la Iglesia, en nombre de Dios, renueva la llamada a la conversión. Es la llamada a cambiar de vida. Convertirse no es cuestión de un momento o de un período del año, es un compromiso que dura toda la vida. ¿Quién entre nosotros puede presumir de no ser pecador? Nadie. Todos lo somos. Escribe el apóstol Juan: «Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y la verdad no está en nosotros. Pero, si confesamos nuestros pecados, Él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia» (1 Jn 1, 8-9). Es lo que sucede también en esta celebración y en toda esta jornada penitencial. La Palabra de Dios que hemos escuchado nos introduce en dos elementos esenciales de la vida cristiana.

El primero: Revestirnos del hombre nuevo. El hombre nuevo, «creado a imagen de Dios» (Ef 4, 24), nace en el Bautismo, donde se recibe la vida misma de Dios, que nos hace sus hijos y nos incorpora a Cristo y a su Iglesia. Esta vida nueva permite mirar la realidad con ojos distintos, sin dejarse distraer por las cosas que no cuentan y que no pueden durar mucho, por las cosas que se acaban con el tiempo. Por eso estamos llamados a abandonar los comportamientos del pecado y fijar la mirada en lo esencial. «El hombre vale más por lo que es que por lo que tiene» (Gaudium et spes, 35). He aquí la diferencia entre la vida deformada por el pecado y la vida iluminada de la gracia. Del corazón del hombre renovado según Dios proceden los comportamientos buenos: hablar siempre con verdad y evitar toda mentira; no robar, sino más bien compartir lo que se posee con los demás, especialmente con quien pasa necesidad; no ceder a la ira, al rencor y a la venganza, sino ser dóciles, magnánimos y dispuestos al perdón; no caer en la murmuración que arruina la buena fama de las personas, sino mirar en mayor medida el lado positivo de cada uno. Se trata de revestirnos del hombre nuevo, con estas actitudes nuevas. El segundo elemento: Permanecer en el amor. El amor de Jesucristo dura para siempre, jamás tendrá fin porque es la vida misma de Dios. Este amor vence el pecado y dona la fuerza de volver a levantarse y recomenzar, porque con el perdón el corazón se renueva y rejuvenece. Todos lo sabemos: nuestro Padre no se cansa jamás de amar y sus ojos no se cansan de mirar el camino que conduce a casa, para ver si regresa el hijo que se marchó y se perdió. Podemos hablar de la esperanza de Dios: nuestro Padre nos espera siempre, no nos deja sólo la puerta abierta, sino que nos espera. Él está implicado en este esperar a los hijos. Y este Padre no se cansa ni siquiera de amar al otro hijo que, incluso permaneciendo siempre en casa con él, no es partícipe, sin embargo, de su misericordia, de su compasión. Dios no está solamente en el origen del amor, sino que en Jesucristo nos llama a imitar su modo mismo de amar: «Como yo os he amado, amaos también unos a otros» (Jn 13, 34). En la medida en que los cristianos viven este amor, se convierten en el mundo en discípulos creíbles de Cristo. El amor no puede soportar el hecho de permanecer encerrado en sí mismo. Por su misma naturaleza es abierto, se difunde y es fecundo, genera siempre nuevo amor. Queridos hermanos y hermanas, después de esta celebración, muchos de vosotros serán misioneros que propondrán a otros la experiencia de la reconciliación con Dios. «24 horas para el Señor» es la iniciativa a la que se han sumado muchas diócesis en todas las partes del mundo. A quienes encontraréis, podréis comunicar la alegría de recibir el perdón del Padre y de reencontrar la amistad plena con Él. Y les diréis que nuestro Padre nos espera, nuestro Padre nos perdona, es más, hace fiesta. Si tú vas a Él con toda tu vida, incluso con muchos pecados, en lugar de recriminarte hace fiesta: este es nuestro Padre. Esto debéis decirlo vosotros, decirlo a mucha gente, hoy. Quien experimenta la misericordia divina, se siente impulsado a ser artífice de misericordia entre los últimos y los pobres. En estos «hermanos más pequeños» Jesús nos espera (cf. Mt 25, 40); recibamos misericordia y demos misericordia. Vayamos a su encuentro y celebremos la Pascua en la alegría de Dios.

Cerrados en su presunción. Después que fue alejado del templo. el ciego curado se acerca a la fe. porque hay quienes no quieren ver la verdad. El evangelista Juan quiere atraer la atención sobre esto que ocurre incluso en nuestros días cuando se realiza una obra buena. y se postró ante Jesús. Su cerrazón a la luz llega a ser agresiva y desemboca en la expulsión del templo del hombre curado. ¡buenos días! El Evangelio de hoy nos presenta el episodio del hombre ciego de nacimiento. Mientras que el ciego se acerca gradualmente a la luz. y esta es la gracia más grande que le da Jesús: no sólo ver. sobre las discusiones que suscita. a quien Jesús le da la vista. El milagro lo narra Juan en apenas dos versículos. Tras las insistentes preguntas de los doctores de la ley. Al final. porque el evangelista quiere atraer la atención no sobre el milagro en sí. Incluso sobre las habladurías. Este es un pasaje del Evangelio que hace ver el drama de la ceguera interior de mucha gente. una obra de caridad suscita críticas y discusiones. creen tener ya la luz. por ello no se abren a la verdad de Jesús. los doctores de la ley. me lo untó en los ojos» (v. Señor» (v. así le dice. verlo a Él como «la luz del mundo» (Jn 9. A este punto el que había sido ciego exclamó: «Creo. revelándole la propia identidad: «Yo soy el Mesías». No conoce nada más sobre Él. muchas veces una obra buena.PAPA FRANCISCO ÁNGELUS Plaza de San Pedro IV Domingo de Cuaresma. al contrario. sino sobre lo que sucede después. 31). en cambio. tomando como excusa que Dios no obra en día de sábado. se hunden cada vez más en su ceguera interior. Jesús lo encuentra de nuevo y le «abre los ojos» por segunda vez. Hacen todo lo posible por negar la evidencia. . también la nuestra porque nosotros algunas veces tenemos momentos de ceguera interior. excluido de la sociedad. 17) y luego un hombre cercano a Dios (v. ponen en duda la identidad del hombre curado. 5). 11). 38). lo considera en un primer momento un profeta (v. El camino del ciego. en efecto dice: «Ese hombre que se llama Jesús hizo barro. llegan incluso a dudar de que ese hombre haya nacido ciego. El largo relato inicia con un ciego que comienza a ver y concluye —es curioso esto— con presuntos videntes que siguen siendo ciegos en el alma. Al ciego curado lo interroga primero la multitud asombrada —han visto el milagro y lo interrogan—. luego los doctores de la ley. e interrogan también a sus padres. es un itinerario en etapas. luego niegan la acción de Dios en la curación. que parte del conocimiento del nombre de Jesús. sino conocerlo a Él. 30 de marzo de 2014 Vídeo Queridos hermanos y hermanas.

. somos invitados a abrirnos a la luz de Cristo para dar fruto en nuestra vida. con la gracia de Cristo podamos «salir a la luz». ¡No olvidemos esto! A la Virgen María confiamos el camino cuaresmal. A veces. Estos doctores de la ley no tenían ni humildad ni paciencia ni misericordia. que se abrió a su gracia. Este sacramento nos conduce al corazón del designio de Dios. a imagen de Dios lo creó. comportamientos que son pecados. algunas veces. como el ciego curado. Preguntémonos: ¿cómo está nuestro corazón? ¿Tengo un corazón abierto o un corazón cerrado? ¿Abierto o cerrado hacia Dios? ¿Abierto o cerrado hacia el prójimo? Siempre tenemos en nosotros alguna cerrazón que nace del pecado.. para darnos más luz. PAPA FRANCISCO AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 2 de abril de 2014 Vídeo Queridos hermanos y hermanas. todos. que tiene su origen en el Bautismo. podamos comportarnos como «hijos de la luz» (Ef 5. con humildad. de los errores. es semejante a la del ciego que se abrió a la luz. Hoy. Os sugiero que hoy. que se abrió a Dios. para eliminar los comportamientos que no son cristianos.Nuestra vida. Por eso abandonará el varón a su padre y a su madre. Él nos espera siempre para hacer que veamos mejor. se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne» (Gn 1. Abrámonos a la luz del Señor. para que también nosotros. paciencia. misericordia. en efecto. eliminar estos comportamientos para caminar con decisión por el camino de la santidad. como nos recuerda san Pablo. Al inicio del libro del Génesis. hemos sido «iluminados» por Cristo en el Bautismo. 27. 2. toméis el Evangelio de Juan y leáis este pasaje del capítulo 9. algunas veces tenemos comportamientos no cristianos. ¡buenos días! Hoy concluimos el ciclo de catequesis sobre los sacramentos hablando del matrimonio. como coronación del relato de la creación se dice: «Dios creó al hombre a su imagen. incluso al Señor. No debemos tener miedo. que es un designio de alianza con su pueblo. porque así veréis esta senda de la ceguera hacia la luz y la otra senda nociva hacia una ceguera más profunda. Debemos arrepentirnos de esto. ir más adelante hacia la luz y renacer a una vida nueva. lamentablemente. es un poco como la de los doctores de la ley: desde lo alto de nuestro orgullo juzgamos a los demás. cuando volváis a casa. 24). Os hará bien. La imagen de Dios es la pareja . pero todos nosotros. un designio de comunión. el primer libro de la Biblia. de las equivocaciones. varón y mujer los creó. con todos nosotros. para perdonarnos. También nosotros. a fin de que. 9). todos nosotros somos cristianos.

matrimonial: el hombre y la mujer; no sólo el hombre, no sólo la mujer, sino los dos. Esta es la imagen de Dios: el amor, la alianza de Dios con nosotros está representada en esa alianza entre el hombre y la mujer. Y esto es hermoso. Somos creados para amar, como reflejo de Dios y de su amor. Y en la unión conyugal el hombre y la mujer realizan esta vocación en el signo de la reciprocidad y de la comunión de vida plena y definitiva. Cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por decirlo así, se «refleja» en ellos, imprime en ellos los propios rasgos y el carácter indeleble de su amor. El matrimonio es la imagen del amor de Dios por nosotros. También Dios, en efecto, es comunión: las tres Personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo viven desde siempre y para siempre en unidad perfecta. Y es precisamente este el misterio del matrimonio: Dios hace de los dos esposos una sola existencia. La Biblia usa una expresión fuerte y dice «una sola carne», tan íntima es la unión entre el hombre y la mujer en el matrimonio. Y es precisamente este el misterio del matrimonio: el amor de Dios que se refleja en la pareja que decide vivir juntos. Por esto el hombre deja su casa, la casa de sus padres y va a vivir con su mujer y se une tan fuertemente a ella que los dos se convierten —dice la Biblia— en una sola carne. San Pablo, en la Carta a los Efesios, pone de relieve que en los esposos cristianos se refleja un misterio grande: la relación instaurada por Cristo con la Iglesia, una relación nupcial (cf. Ef 5, 21-33). La Iglesia es la esposa de Cristo. Esta es la relación. Esto significa que el matrimonio responde a una vocación específica y debe considerarse como una consagración (cf. Gaudium et spes, 48; Familiaris consortio, 56). Es una consagración: el hombre y la mujer son consagrados en su amor. Los esposos, en efecto, en virtud del sacramento, son investidos de una auténtica misión, para que puedan hacer visible, a partir de las cosas sencillas, ordinarias, el amor con el que Cristo ama a su Iglesia, que sigue entregando la vida por ella, en la fidelidad y en el servicio. Es verdaderamente un designio estupendo lo que es connatural en el sacramento del matrimonio. Y se realiza en la sencillez y también en la fragilidad de la condición humana. Sabemos bien cuántas dificultades y pruebas tiene la vida de dos esposos... Lo importante es mantener viva la relación con Dios, que es el fundamento del vínculo conyugal. Y la relación auténtica es siempre con el Señor. Cuando la familia reza, el vínculo se mantiene. Cuando el esposo reza por la esposa y la esposa reza por el esposo, ese vínculo llega a ser fuerte; uno reza por el otro. Es verdad que en la vida matrimonial hay muchas dificultades, muchas; que el trabajo, que el dinero no es suficiente, que los niños tienen problemas. Muchas dificultades. Y muchas veces el marido y la mujer llegan a estar un poco nerviosos y riñen entre ellos. Pelean, es así, siempre se pelea en el matrimonio, algunas veces vuelan los platos. Pero no debemos ponernos tristes por esto, la condición humana es así. Y el secreto es que el amor es más fuerte que el momento en que se riñe, por ello aconsejo siempre a los esposos: no terminar la jornada en la que habéis peleado sin hacer las paces. ¡Siempre! Y para hacer las paces no es necesario llamar a las Naciones Unidas a que vengan a casa a hacer las paces. Es suficiente un pequeño gesto, una caricia, y adiós. Y ¡hasta

mañana! Y mañana se comienza otra vez. Esta es la vida, llevarla adelante así, llevarla adelante con el valor de querer vivirla juntos. Y esto es grande, es hermoso. La vida matrimonial es algo hermoso y debemos custodiarla siempre, custodiar a los hijos. Otras veces he dicho en esta plaza una cosa que ayuda mucho en la vida matrimonial. Son tres palabras que se deben decir siempre, tres palabras que deben estar en la casa: permiso, gracias y perdón. Las tres palabras mágicas. Permiso: para no ser entrometido en la vida del cónyuge. Permiso, ¿qué te parece? Permiso, ¿puedo? Gracias: dar las gracias al cónyuge; gracias por lo que has hecho por mí, gracias por esto. Esa belleza de dar las gracias. Y como todos nosotros nos equivocamos, esa otra palabra que es un poco difícil de pronunciar, pero que es necesario decirla: Perdona. Permiso, gracias y perdón. Con estas tres palabras, con la oración del esposo por la esposa y viceversa, con hacer las paces siempre antes de que termine la jornada, el matrimonio irá adelante. Las tres palabras mágicas, la oración y hacer las paces siempre. Que el Señor os bendiga y rezad por mí.

Saludos Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos venidos de España, Ecuador, México, Argentina, y otros países latinoamericanos. Invito a todos a dar gracias a Dios por tantas familias que animan nuestras comunidades cristianas, ofreciendo un hermoso testimonio de fe. Recemos también por los matrimonios en dificultad, para que el Señor les regale abundantemente su misericordia y los sostenga en medio de las pruebas. Muchas gracias.

CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
Plaza de San Pedro XXVII Jornada Mundial de la Juventud Domingo 1 de abril de 2012 [Vídeo] Galería fotográfica

¡Queridos hermanos y hermanas! El Domingo de Ramos es el gran pórtico que nos lleva a la Semana Santa, la semana en la que el Señor Jesús se dirige hacia la culminación de su vida terrena. Él va a Jerusalén para

cumplir las Escrituras y para ser colgado en la cruz, el trono desde el cual reinará por los siglos, atrayendo a sí a la humanidad de todos los tiempos y ofrecer a todos el don de la redención. Sabemos por los evangelios que Jesús se había encaminado hacia Jerusalén con los doce, y que poco a poco se había ido sumando a ellos una multitud creciente de peregrinos. San Marcos nos dice que ya al salir de Jericó había una «gran muchedumbre» que seguía a Jesús (cf. 10,46). En la última parte del trayecto se produce un acontecimiento particular, que aumenta la expectativa sobre lo que está por suceder y hace que la atención se centre todavía más en Jesús. A lo largo del camino, al salir de Jericó, está sentado un mendigo ciego, llamado Bartimeo. Apenas oye decir que Jesús de Nazaret está llegando, comienza a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí» (Mc 10,47). Tratan de acallarlo, pero en vano, hasta que Jesús lo manda llamar y le invita a acercarse. «¿Qué quieres que te haga?», le pregunta. Y él contesta: «Rabbuní, que vea» (v. 51). Jesús le dice: «Anda, tu fe te ha salvado». Bartimeo recobró la vista y se puso a seguir a Jesús en el camino (cf. v. 52). Y he aquí que, tras este signo prodigioso, acompañado por aquella invocación: «Hijo de David», un estremecimiento de esperanza atraviesa la multitud, suscitando en muchos una pregunta: ¿Este Jesús que marchaba delante de ellos a Jerusalén, no sería quizás el Mesías, el nuevo David? Y, con su ya inminente entrada en la ciudad santa, ¿no habría llegado tal vez el momento en el que Dios restauraría finalmente el reino de David? También la preparación del ingreso de Jesús con sus discípulos contribuye a aumentar esta esperanza. Como hemos escuchado en el Evangelio de hoy (cf. Mc 11,1-10), Jesús llegó a Jerusalén desde Betfagé y el monte de los Olivos, es decir, la vía por la que había de venir el Mesías. Desde allí, envía por delante a dos discípulos, mandándoles que le trajeran un pollino de asna que encontrarían a lo largo del camino. Encuentran efectivamente el pollino, lo desatan y lo llevan a Jesús. A este punto, el ánimo de los discípulos y los otros peregrinos se deja ganar por el entusiasmo: toman sus mantos y los echan encima del pollino; otros alfombran con ellos el camino de Jesús a medida que avanza a grupas del asno. Después cortan ramas de los árboles y comienzan a gritar las palabras del Salmo 118, las antiguas palabras de bendición de los peregrinos que, en este contexto, se convierten en una proclamación mesiánica: «¡Hosanna!, bendito el que viene en el nombre del Señor. ¡Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!» (vv. 9-10). Esta alegría festiva, transmitida por los cuatro evangelistas, es un grito de bendición, un himno de júbilo: expresa la convicción unánime de que, en Jesús, Dios ha visitado su pueblo y ha llegado por fin el Mesías deseado. Y todo el mundo está allí, con creciente expectación por lo que Cristo hará una vez que entre en su ciudad. Pero, ¿cuál es el contenido, la resonancia más profunda de este grito de júbilo? La respuesta está en toda la Escritura, que nos recuerda cómo el Mesías lleva a cumplimiento la promesa de la bendición de Dios, la promesa originaria que Dios había hecho a Abraham, el padre de todos los creyentes: «Haré de ti una gran nación, te bendeciré… y en ti serán benditas todas las familias de la tierra» (Gn 12,2-3). Es la promesa que Israel siempre había tenido presente en la oración, especialmente en la oración de los Salmos. Por eso, el que es aclamado por la muchedumbre como bendito es al mismo tiempo aquel en el cual será bendecida toda la humanidad. Así, a la luz de Cristo, la humanidad se reconoce

profundamente unida y cubierta por el manto de la bendición divina, una bendición que todo lo penetra, todo lo sostiene, lo redime, lo santifica. Podemos descubrir aquí un primer gran mensaje que nos trae la festividad de hoy: la invitación a mirar de manera justa a la humanidad entera, a cuantos conforman el mundo, a sus diversas culturas y civilizaciones. La mirada que el creyente recibe de Cristo es una mirada de bendición: una mirada sabia y amorosa, capaz de acoger la belleza del mundo y de compartir su fragilidad. En esta mirada se transparenta la mirada misma de Dios sobre los hombres que él ama y sobre la creación, obra de sus manos. En el Libro de la Sabiduría, leemos: «Te compadeces de todos, porque todo lo puedes, cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste;… Tú eres indulgente con todas las cosas, porque son tuyas, Señor, amigo de la vida» (Sb 11,23-24.26). Volvamos al texto del Evangelio de hoy y preguntémonos: ¿Qué late realmente en el corazón de los que aclaman a Cristo como Rey de Israel? Ciertamente tenían su idea del Mesías, una idea de cómo debía actuar el Rey prometido por los profetas y esperado por tanto tiempo. No es de extrañar que, pocos días después, la muchedumbre de Jerusalén, en vez de aclamar a Jesús, gritaran a Pilato: «¡Crucifícalo!». Y que los mismos discípulos, como también otros que le habían visto y oído, permanecieran mudos y desconcertados. En efecto, la mayor parte estaban desilusionados por el modo en que Jesús había decidido presentarse como Mesías y Rey de Israel. Este es precisamente el núcleo de la fiesta de hoy también para nosotros. ¿Quién es para nosotros Jesús de Nazaret? ¿Qué idea tenemos del Mesías, qué idea tenemos de Dios? Esta es una cuestión crucial que no podemos eludir, sobre todo en esta semana en la que estamos llamados a seguir a nuestro Rey, que elige como trono la cruz; estamos llamados a seguir a un Mesías que no nos asegura una felicidad terrena fácil, sino la felicidad del cielo, la eterna bienaventuranza de Dios. Ahora, hemos de preguntarnos: ¿Cuáles son nuestras verdaderas expectativas? ¿Cuáles son los deseos más profundos que nos han traído hoy aquí para celebrar el Domingo de Ramos e iniciar la Semana Santa? Queridos jóvenes que os habéis reunido aquí. Esta es de modo particular vuestra Jornada en todo lugar del mundo donde la Iglesia está presente. Por eso os saludo con gran afecto. Que el Domingo de Ramos sea para vosotros el día de la decisión, la decisión de acoger al Señor y de seguirlo hasta el final, la decisión de hacer de su Pascua de muerte y resurrección el sentido mismo de vuestra vida de cristianos. Como he querido recordar en el Mensaje a los jóvenes para esta Jornada – «alegraos siempre en el Señor» (Flp 4,4) –, esta es la decisión que conduce a la verdadera alegría, como sucedió con santa Clara de Asís que, hace ochocientos años, fascinada por el ejemplo de san Francisco y de sus primeros compañeros, dejó la casa paterna precisamente el Domingo de Ramos para consagrarse totalmente al Señor: tenía 18 años, y tuvo el valor de la fe y del amor de optar por Cristo, encontrando en él la alegría y la paz. Queridos hermanos y hermanas, que reinen particularmente en este día dos sentimientos: la alabanza, como hicieron aquellos que acogieron a Jesús en Jerusalén con su «hosanna»; y el agradecimiento, porque en esta Semana Santa el Señor Jesús renovará el don más grande que se puede imaginar, nos entregará su vida, su cuerpo y su sangre, su amor. Pero a un don

tan grande debemos corresponder de modo adecuado, o sea, con el don de nosotros mismos, de nuestro tiempo, de nuestra oración, de nuestro estar en comunión profunda de amor con Cristo que sufre, muere y resucita por nosotros. Los antiguos Padres de la Iglesia han visto un símbolo de todo esto en el gesto de la gente que seguía a Jesús en su ingreso a Jerusalén, el gesto de tender los mantos delante del Señor. Ante Cristo – decían los Padres – , debemos deponer nuestra vida, nuestra persona, en actitud de gratitud y adoración. En conclusión, escuchemos de nuevo la voz de uno de estos antiguos Padres, la de san Andrés, obispo de Creta: «Así es como nosotros deberíamos prosternarnos a los pies de Cristo, no poniendo bajo sus pies nuestras túnicas o unas ramas inertes, que muy pronto perderían su verdor, su fruto y su aspecto agradable, sino revistiéndonos de su gracia, es decir, de él mismo... Así debemos ponernos a sus pies como si fuéramos unas túnicas... Ofrezcamos ahora al vencedor de la muerte no ya ramas de palma, sino trofeos de victoria. Repitamos cada día aquella sagrada exclamación que los niños cantaban, mientras agitamos los ramos espirituales del alma: ―Bendito el que viene, como rey, en nombre del Señor‖» (PG 97, 994). Amén. SANTA MISA CRISMAL

HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
Basílica Vaticana Jueves Santo 5 de abril de 2012 Galería fotográfica (Vídeo)

Queridos hermanos y hermanas En esta Santa Misa, nuestra mente retorna hacia aquel momento en el que el Obispo, por la imposición de las manos y la oración, nos introdujo en el sacerdocio de Jesucristo, de forma que fuéramos «santificados en la verdad» (Jn 17,19), como Jesús había pedido al Padre para nosotros en la oración sacerdotal. Él mismo es la verdad. Nos ha consagrado, es decir, entregado para siempre a Dios, para que pudiéramos servir a los hombres partiendo de Dios y por él. Pero, ¿somos también consagrados en la realidad de nuestra vida? ¿Somos hombres que obran partiendo de Dios y en comunión con Jesucristo? Con esta pregunta, el Señor se pone ante nosotros y nosotros ante él: «¿Queréis uniros más fuertemente a Cristo y configuraros con él, renunciando a vosotros mismos y reafirmando la promesa de cumplir los sagrados deberes que, por amor a Cristo, aceptasteis gozosos el día de vuestra ordenación para el servicio de la Iglesia?». Así interrogaré singularmente a cada uno de vosotros y también a mí mismo después de la homilía. Con esto se expresan sobre todo dos cosas: se requiere un vínculo interior, más aún, una configuración con Cristo y, con ello, la necesidad de una superación de nosotros mismos, una renuncia a aquello que es solamente nuestro, a la tan invocada autorrealización. Se pide que nosotros, que yo, no reclame mi vida para mí mismo, sino que la ponga a disposición de otro, de Cristo. Que no me

pregunte: ¿Qué gano yo?, sino más bien: ¿Qué puedo dar yo por él y también por los demás? O, todavía más concretamente: ¿Cómo debe llevarse a cabo esta configuración con Cristo, que no domina, sino que sirve; que no recibe, sino que da?; ¿cómo debe realizarse en la situación a menudo dramática de la Iglesia de hoy? Recientemente, un grupo de sacerdotes ha publicado en un país europeo una llamada a la desobediencia, aportando al mismo tiempo ejemplos concretos de cómo se puede expresar esta desobediencia, que debería ignorar incluso decisiones definitivas del Magisterio; por ejemplo, en la cuestión sobre la ordenación de las mujeres, sobre la que el beato Papa Juan Pablo II ha declarado de manera irrevocable que la Iglesia no ha recibido del Señor ninguna autoridad sobre esto. Pero la desobediencia, ¿es un camino para renovar la Iglesia? Queremos creer a los autores de esta llamada cuando afirman que les mueve la solicitud por la Iglesia; su convencimiento de que se deba afrontar la lentitud de las instituciones con medios drásticos para abrir caminos nuevos, para volver a poner a la Iglesia a la altura de los tiempos. Pero la desobediencia, ¿es verdaderamente un camino? ¿Se puede ver en esto algo de la configuración con Cristo, que es el presupuesto de toda renovación, o no es más bien sólo un afán desesperado de hacer algo, de trasformar la Iglesia según nuestros deseos y nuestras ideas? Pero no simplifiquemos demasiado el problema. ¿Acaso Cristo no ha corregido las tradiciones humanas que amenazaban con sofocar la palabra y la voluntad de Dios? Sí, lo ha hecho para despertar nuevamente la obediencia a la verdadera voluntad de Dios, a su palabra siempre válida. A él le preocupaba precisamente la verdadera obediencia, frente al arbitrio del hombre. Y no lo olvidemos: Él era el Hijo, con la autoridad y la responsabilidad singular de desvelar la auténtica voluntad de Dios, para abrir de ese modo el camino de la Palabra de Dios al mundo de los gentiles. Y, en fin, ha concretizado su mandato con la propia obediencia y humildad hasta la cruz, haciendo así creíble su misión. No mi voluntad, sino la tuya: ésta es la palabra que revela al Hijo, su humildad y a la vez su divinidad, y nos indica el camino. Dejémonos interrogar todavía una vez más. Con estas consideraciones, ¿acaso no se defiende de hecho el inmovilismo, el agarrotamiento de la tradición? No. Mirando a la historia de la época post-conciliar, se puede reconocer la dinámica de la verdadera renovación, que frecuentemente ha adquirido formas inesperadas en momentos llenos de vida y que hace casi tangible la inagotable vivacidad de la Iglesia, la presencia y la acción eficaz del Espíritu Santo. Y si miramos a las personas, por las cuales han brotado y brotan estos ríos frescos de vida, vemos también que, para una nueva fecundidad, es necesario estar llenos de la alegría de la fe, de la radicalidad de la obediencia, del dinamismo de la esperanza y de la fuerza del amor. Queridos amigos, queda claro que la configuración con Cristo es el presupuesto y la base de toda renovación. Pero tal vez la figura de Cristo nos parece a veces demasiado elevada y demasiado grande como para atrevernos a adoptarla como criterio de medida para nosotros. El Señor lo sabe. Por eso nos ha proporcionado «traducciones» con niveles de grandeza más accesibles y más cercanos. Precisamente por esta razón, Pablo decía sin timidez a sus comunidades: Imitadme a mí, pero yo pertenezco a Cristo. Él era para sus fieles una «traducción» del estilo de vida de Cristo, que ellos podían ver y a la cual se podían asociar. Desde Pablo, y a lo largo de la historia, se nos han dado continuamente estas

en los que él nos muestra su rostro y su corazón. Y. entonces nuestra predicación será creíble. hasta los sacerdotes mártires del siglo XX y. varios Pastores. Nosotros. el (munus docendi). en modo alguno significa que yo no sostenga esta doctrina con todo mi ser y no esté firmemente anclado en ella. Los elementos fundamentales de la fe. basándose en su experiencia. En el encuentro de los cardenales con ocasión del último consistorio. que nunca leeremos y meditaremos suficientemente. Queridos amigos. que antes sabía cualquier niño. Esta ayuda la encontramos en primer lugar en la palabra de la Iglesia docente: los textos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica son los instrumentos esenciales que nos indican de modo auténtico lo que la Iglesia cree a partir de la Palabra de Dios. Y nos permiten comprender también que Dios no mira los grandes números ni los éxitos exteriores. En este contexto. Los santos nos indican cómo funciona la renovación y cómo podemos ponernos a su servicio. que es una parte de esa administración de los misterios de Dios. Pero esto. debemos saber qué es lo que Dios nos ha dicho. sino que remite sus victorias al humilde signo del grano de mostaza. sino que me doy a mí mismo. por último. siempre me vienen a la mente aquellas palabras de san Agustín: ¿Qué es tan mío como yo mismo? ¿Qué es tan menos mío como yo mismo? No me pertenezco y llego a ser yo mismo precisamente por el hecho de que voy más allá de mí mismo y. también forma parte de ellos todo el tesoro de documentos que el Papa Juan Pablo II nos ha dejado y que todavía están lejos de ser aprovechados plenamente. para entregarse a nosotros. hasta Ignacio de Loyola. sino la fe de la Iglesia. naturalmente. un intelectual. No hago publicidad de mí. de la cual somos servidores. naturalmente. que deberían inducirnos a reflexionar en este momento de la Iglesia y de nuestra propia vida. Juan María Vianney. Carlos Borromeo. Agustín y Gregorio Magno. Ante todo. de manera que estamos modelados por la fe y la vivimos. ha sido un ejemplo para nosotros en la configuración con Cristo.16). consigo insertarme en Cristo y en su cuerpo. los sacerdotes. lo sabemos. en la actividad y en el sufrimiento. son cada vez menos conocidos. este mensaje lo encontramos primaria y fundamentalmente en la Sagrada Escritura. el recuerdo de la apertura del Concilio Vaticano II hace 50 años. de manera que mueva verdaderamente nuestro corazón. el Papa Juan Pablo II que.«traducciones» del camino de Jesús en figuras vivas de la historia. que es la Iglesia. no era un docto. debe ser para nosotros una ocasión para anunciar el mensaje de la fe con un nuevo celo y con una nueva alegría. para poder amar a Dios y llegar por tanto a ser capaces de escucharlo del modo justo. nuestra razón y nuestro corazón han de ser interpelados por su palabra. han hablado de un analfabetismo religioso que se difunde en medio de nuestra sociedad tan inteligente. mediante la superación de mí mismo. que nos han precedido para indicarnos la senda: comenzando por Policarpo de Esmirna e Ignacio de Antioquia. pasando por grandes Pastores como Ambrosio. podemos pensar en una gran multitud de sacerdotes santos. El Cura de Ars. Pero para poder vivir y amar nuestra fe. Si no nos anunciamos a nosotros mismos e interiormente hemos llegado a ser uno con aquél que nos ha llamado como mensajeros suyos. como «don y misterio». quisiera mencionar brevemente todavía dos palabras clave de la renovación de las promesas sacerdotales. El Año de la Fe.1) y que nos corresponde el ministerio de la enseñanza. Todo anuncio nuestro debe confrontarse con la palabra de Jesucristo: «Mi doctrina no es mía» (Jn 7. el recuerdo de que somos –como dice Pablo– «administradores de los misterios de Dios» (1Co 4. Naturalmente. Pero con . No anunciamos teorías y opiniones privadas. Pero todos tenemos experiencia de que necesitamos ayuda para transmitirla rectamente en el presente.

Amén. La última palabra clave a la que quisiera aludir todavía se llama celo por las almas (animarum zelus). la palabra alma es considerada incluso un término prohibido. En algunos ambientes. sino también precisamente de las necesidades del alma del hombre: de las personas que sufren por la violación de un derecho o por un amor destruido. porque en ellos se lleva a cabo el misterio de nuestra Redención. a Pilato. forma parte también la soledad y el abandono de Jesús que. . Las personas han de percibir nuestro celo. Un sacerdote no se pertenece jamás a sí mismo. hacia la cual Jesús se dirige con sus discípulos. lo hacemos con celo. forma parte de este Jueves Santo la traición de Judas y el arresto de Jesús. Nos preocupamos por la salvación de los hombres en cuerpo y alma. Pero no sólo nos preocupamos de su cuerpo. Y. así como también la negación de Pedro. tratemos de comprender con más profundidad estos eventos. SANTA MISA EN LA CENA DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 5 de abril de 2012 Galería fotográfica (Vídeo) Queridos hermanos y hermanas El Jueves Santo no es sólo el día de la Institución de la Santa Eucaristía. lo atrae dentro de sí. porque él mismo había sido tocado en su corazón. el hombre es una unidad. Evidentemente. que sufren por la ausencia de verdad y de amor. En esta hora. pero que antes y después sólo nos pertenecemos a nosotros mismos. mediante el cual damos un testimonio creíble del evangelio de Jesucristo. Es una expresión fuera de moda que ya casi no se usa hoy. También forma parte del Jueves Santo la noche oscura del Monte de los Olivos. de las personas que se encuentran en la oscuridad respecto a la verdad. por así decir. nos preocupamos naturalmente por el hombre entero. también por sus necesidades físicas: de los hambrientos. destinada a la eternidad en cuerpo y alma. la acusación ante el Sanedrín y la entrega a los paganos. porque –se dice– expresaría un dualismo entre el cuerpo y el alma. va al encuentro de la oscuridad de la muerte. cuyo esplendor ciertamente se irradia sobre todo lo demás y.su anuncio llegaba al corazón de la gente. Y. como sacerdotes. los enfermos. en cuanto sacerdotes de Jesucristo. para que con gozoso celo podamos servir a su verdad y a su amor. los sin techo. Pero esto no puede significar que ya no tengamos alma. dividiendo falsamente al hombre. Nadie debe tener nunca la sensación de que cumplimos concienzudamente nuestro horario de trabajo. Pidamos al Señor que nos colme con la alegría de su mensaje. orando. un principio constitutivo que garantiza la unidad del hombre en su vida y más allá de su muerte terrena.

Él entra en la noche. Es el lenguaje de quien es verdaderamente «niño». él ha cantado con sus Apóstoles los Salmos de la liberación y de la redención de Israel. añadió aún: Todo es posible para ti. Habían escuchado cómo hablaba con ellos de su «éxodo» en Jerusalén. que ha sido conservada en la liturgia romana del Viernes Santo. Pero. en la más profunda unidad con él. como elemento de apoyo humano.18). Es el espacio en el que el mal. ¡qué palabra misteriosa!. Antes de reflexionar sobre el contenido de la petición de Jesús. Jesús entra en la noche para superarla e inaugurar el nuevo día de Dios en la historia de la humanidad. Jesús mismo es la luz y la verdad. A través de Cristo. de la pérdida definitiva de comunión y de vida. Son los tres que habían tenido la experiencia de su Transfiguración – la manifestación luminosa de la gloria de Dios a través de su figura humana – y que lo habían visto en el centro. debemos decir: su relación con Dios. que debe esconderse ante la luz. escucharon algunos fragmentos de las palabras de la oración de Jesús y observaron su actitud. la comunicación. Mc 14. Mateo y Marcos dicen que «cayó rostro en tierra» (Mt 26. de la extrema humillación que. hacia la que tiende el éxodo. Él está siempre en comunión con Dios. . nos dice que Jesús. Él. la noche de la liberación. en el cual debía cumplirse definitivamente el sentido de aquel drama histórico?. dice san Juan. Santiago y Juan. asume por consiguiente la actitud de total sumisión. a diferencia de lo acostumbrado. Pero no de la manera en que se usa habitualmente la palabra «padre». en definitiva. la pureza y la bondad.36). sin embargo. Ahora conocemos a Dios tal como es verdaderamente. No obstante. entre Moisés y Elías. tú lo puedes todo (cf. Esta confianza la podemos aprender de la oración de Jesús en el Monte de los Olivos. Como él hacía con frecuencia. que recuerdan la primera Pascua en Egipto. que es la bondad. Si nos preguntamos cuál es el elemento más característico de la imagen de Jesús en los evangelios. y ellos las transmitieron a los cristianos para siempre. es al mismo tiempo poder.Y esto significa – como ellos añaden – «Padre». puede prosperar. sino como expresión del lenguaje de los niños. Jesús llama a Dios «Abbá». conocemos verdaderamente a Dios. El ser con el Padre es el núcleo de su personalidad. Él es Padre. La noche significa falta de comunicación.39. El poder es bondad y la bondad es poder. una palabra afectuosa con la cual no se osaba dirigirse a Dios. «A Dios nadie lo ha visto jamás». ahora. pronto se durmieron. era el paso esencial para salir hacia la libertad y la vida nueva. los discípulos son testigos del primer tramo de este éxodo. ¿Qué aspecto tendría el éxodo de Jesús. de aquel que se encuentra en comunión con Dios. Ambas cosas se grabaron profundamente en sus almas. Durante este camino. una situación en la que uno no ve al otro. bondad absoluta a la que podemos encomendarnos. del ofuscamiento de la verdad. al apelativo «Abbá». El éxodo de Jesús en Jerusalén. Los discípulos. Es un símbolo de la incomprensión. quiere cerciorarse de que estén cerca tres discípulos: Pedro. Aquel «que está en el seno del Padre… lo ha dado a conocer» (1.Jesús sale en la noche. El evangelista Marcos. Hijo del Padre. es omnipotente. el éxodo de Israel de Egipto había sido el episodio de la fuga y la liberación del pueblo de Dios. entre la Ley y los Profetas.35). es símbolo de la muerte. cuya cercanía quiso Jesús en esta hora de extrema tribulación. La noche. debemos prestar atención a lo que los evangelistas nos relatan sobre la actitud de Jesús durante su oración. 14. cf. ahora se va a orar solo y hablar como Hijo con el Padre. que ha conservado los recuerdos de Pedro.

Así. si estamos unidos a Dios. ellos. Jesús dice: «Padre: tú lo puedes todo. y abierto el camino hacia la libertad. que oraban de rodillas: Esteban durante su lapidación.36). sino alienado de sí mismo. no desentendiéndonos de él o negándolo. Los cristianos. sino como tú quieres» (Mc 14. están de pie ante el mundo. sólo así seremos libres. el pecado primordial del hombre. el Señor ejerce el oficio del sacerdote: toma sobre sí el pecado de la humanidad. habla de los santos. en cuanto hijos. Amén. Sin embargo.Lucas. Jesús ha deshecho la falsa contradicción entre obediencia y libertad. de toda creatura viviente ante la presencia de la muerte. Entonces nos hacemos verdaderamente «como Dios». los cristianos nos arrodillamos y reconocemos su divinidad. están de rodillas ante el Padre. Pensamos ser libres y verdaderamente nosotros mismos sólo si seguimos exclusivamente nuestra voluntad. en cambio. Esta es la rebelión fundamental que atraviesa la historia. más aún. Pedro en el contexto de la resurrección de un muerto. La actitud de Adán había sido: No lo que tú has querido. afirma que Jesús oraba arrodillado. Esta soberbia es la verdadera esencia del pecado. En la amenaza del poder del mal. En Jesús. Por eso. por tanto. La voluntad natural del hombre Jesús retrocede asustada ante algo tan ingente. y la mentira de fondo que desnaturaliza la vida. él ensancha su mirada. no llega a ser libre. salvando de este modo al hombre. Pide que se le evite eso. Ve la marea sucia de toda la mentira y de toda la infamia que le sobreviene en aquel cáliz que debe beber. debemos prestar atención aún al contenido de la oración de Jesús en el Monte de los Olivos. que recae sobre él. se pone contra la propia verdad y. Dios. no oponiéndonos a Dios. pensamos nosotros. VIGILIA PASCUAL EN LA NOCHE SANTA HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI . sin embargo. abandona esta voluntad humana en la voluntad del Padre: no yo. en cuanto Hijo. En las noches del mal. Así. este momento de angustia mortal de Jesús es un elemento esencial en el proceso de la Redención. quiero ser dios yo mismo. y ora también por mí. Debemos liberarnos de él. aparta de mí ese cáliz. Lucas ha trazado una pequeña historia del orar arrodillados de la Iglesia naciente. Cuando el hombre se pone contra Dios. en cuanto arrodillados. Ante la gloria de Dios. Jesús forcejea con el Padre. haciéndonos verdaderamente libres. Únicamente somos libres si estamos en nuestra verdad. Y combate por nosotros. la Carta a los Hebreos ha definido el combate de Jesús en el Monte de los Olivos como un acto sacerdotal. pero. En esta oración de Jesús. Dios aparece como el antagonista de nuestra libertad. Es el estremecimiento del totalmente puro y santo frente a todo el caudal del mal de este mundo. Pero no sea como yo quiero. sino tú. Oremos al Señor para que nos adentre en este «sí» a la voluntad de Dios. a todos nosotros. se ponen en comunión con la oración de Jesús en el Monte de los Olivos. En los Hechos de los Apóstoles. Experimenta la angustia ante el poder de la muerte. se trata de algo más. al arrodillarse. Finalmente. Él también me ve. y nos conduce al Padre. En el forcejeo de la oración en el Monte de los Olivos. Pablo en el camino hacia el martirio. Esto es ante todo la turbación propia del hombre. impregnada de una angustia mortal. Con esto ha transformado la actitud de Adán. Combate consigo mismo. pero expresando también en este gesto nuestra confianza en que él triunfe.

que se presenta a la creación como una totalidad. creados por el Dios único. se lee el relato de la creación del mundo. ¿Qué quiere decir con esto el relato de la creación? La luz hace posible la vida. Hace posible la comunicación. En segundo lugar. Y. Por tanto. tuvo la audacia de escribir refriéndose a la resurrección de Cristo y a nuestra resurrección: «Carne y sangre. el acceso a la realidad. hay dos aspectos particularmente importantes. los priva premeditadamente del carácter divino. Ha asumido al hombre en Dios mismo. espacio para el encuentro y la libertad. La Pascua es el día de una nueva creación. ellos no son dioses en modo alguno. que es luminosidad y crea luminosidad. que en la Vigilia Pascual. Se ha abierto una nueva dimensión para el hombre. No. Los siete días son una imagen de un conjunto que se desarrolla en el tiempo. de la cual forma parte la dimensión del tiempo. Así. La narración de la creación los llama fuentes de luz. el ser es bueno en sí mismo. «Ni la carne ni la sangre pueden heredar el reino de Dios». Y el mal no proviene del ser. Hace posible el conocimiento. Por tanto. Con ello. que es creado por Dios. Son cuerpos luminosos. espacio del bien y del amor. La creación se ha hecho más grande y más espaciosa. El que Dios haya creado la luz significa que Dios creó el mundo como un espacio de conocimiento y de verdad. Hace posible el encuentro. El sol y la luna son creados sólo en el cuarto día. que Dios ha puesto en el firmamento del cielo. existe para que haya un espacio de respuesta a la gran gloria de Dios.Basílica Vaticana Sábado Santo 7 de abril de 2012 Galería fotográfica [Vídeo] Queridos hermanos y hermanas! Pascua es la fiesta de la nueva creación. sino que existe sólo en virtud de la negación. Como una señal. la luz es también una expresión del bien. En primer lugar. Jesús ha resucitado y no morirá de nuevo. el relato de la creación inicia con la creación de la luz.3). dice Pablo en la Primera Carta a los Corintios (15. el día de la libertad de todas las criaturas para con Dios y de las unas para con las otras. Es el «no». La materia prima del mundo es buena. para que aprendamos a comprender la nueva. Pero están precedidos por la luz. al principio de la Liturgia de la Palabra. El escritor eclesiástico Tertuliano. Están ordenados con vistas al séptimo día. tened confianza. un encuentro de amor y libertad. En el contexto de la liturgia de este día. Es el día en el que podemos actuar. que las grandes religiones les habían atribuido. . por la cual la gloria de Dios se refleja en la naturaleza de las criaturas. la creación está orientada a la comunión entre Dios y la criatura. a la verdad.50). hace posible la libertad y el progreso. pero precisamente por ello la Iglesia comienza la liturgia con la antigua creación. la Iglesia comienza escuchando ante todo la primera frase de la historia de la creación: «Dijo Dios: ―Que exista la luz‖» (Gn 1. en la Vigilia de Pascua. El mal se esconde. haciendo posible el conocimiento. gracias a Cristo habéis adquirido un lugar en el cielo y en el reino de Dios» (CCL II. Ha descerrajado la puerta hacia una nueva vida que ya no conoce ni la enfermedad ni la muerte. en el siglo III. 994).

la noche de la nueva creación. comienza la creación totalmente nueva. sino que son al mismo tiempo también amenazas que nos ponen en peligro. Pero. es llama que destruye el mal. es una irrupción de la luz de Dios en nuestro mundo. es la verdadera iluminación. la noche del sepulcro. Él nos lleva a todos tras él a la vida nueva de la resurrección. la luz. Por eso. La oscuridad acerca de Dios y sus valores son la verdadera amenaza para nuestra existencia y para el mundo en general. éste puede ver y examinar las cosas tangibles. Con la resurrección de Jesús. Y el fuego da calor. Cristo. Esta es una luz que vive en virtud del sacrificio. Él es el nuevo día de Dios. que exista la luz. el Señor ha construido un puente para nosotros. El amor es más fuerte que el odio. que nos muestra la luz de Dios. permanecen en la oscuridad. Pero esto no se refiere solamente a él. Antes había venido la noche del Monte de los Olivos. Queridos amigos. ni se refiere únicamente a la oscuridad de aquellos días. ya no lo conseguimos identificar. sabemos y podemos tanto. la Iglesia antigua ha llamado al bautismo photismos. Otro aspecto sobre el cual podemos reflexionar es que la luz de la vela es fuego. Jesús resucita del sepulcro. ¿Acaso no es esta una imagen de la problemática de nuestro ser ilustrado? En las cosas materiales. en la vida verdadera. Como reza una palabra de Jesús que nos ha llegado a través de Orígenes. Hoy podemos iluminar nuestras ciudades de manera tan deslumbrante que ya no pueden verse las estrellas del cielo. sí. quisiera por último añadir todavía una anotación sobre la luz y la iluminación. el eclipse solar de la pasión y muerte de Jesús. es fuego. en la mañana del primer día de la semana. Da luz dándose a sí misma. dice Dios. A partir de ahora él te apoyará y así entrarás en la luz. La verdad es más fuerte que la mentira. no son sólo progreso. «Que exista la luz». entonces todas las otras iluminaciones que nos dan un poder tan increíble. a nosotros y al mundo. La oscuridad de los días pasados se disipa cuando Jesús resurge de la tumba y se hace él mismo luz pura de Dios. El fuego es una fuerza que forja el mundo. la diferencia entre el bien y el mal. «y existió la luz». el Señor dice a aquel que lo recibe: Fiat lux. Dios y el bien. A dónde va nuestra propia vida. La vida es más fuerte que la muerte. pero no a dónde va el mundo y de dónde procede. ¿Por qué? La oscuridad amenaza verdaderamente al hombre porque. transformando así al mundo y a nosotros mismos. La luz de la vela ilumina consumiéndose a sí misma. a través del cual el nuevo día viene a nosotros. Dios vuelve a decir: «Que exista la luz». la luz misma vuelve a ser creada. y de este modo da mucha luz. una apertura de nuestros ojos a la verdadera luz. En el bautismo. ¿cómo puede suceder esto? ¿Cómo puede llegar todo esto a nosotros sin que se quede sólo en palabras sino que sea una realidad en la que estamos inmersos? Por el sacramento del bautismo y la profesión de la fe. pero lo que va más allá de esto. la Iglesia presenta el misterio de la luz con un símbolo del todo particular y muy humilde: el cirio pascual. El nuevo día. que vale para todos nosotros. un poder que transforma. En la Vigilia Pascual. El bien es más fuerte que el mal. Pero ahora vuelve a ser el primer día. Si Dios y los valores. Así.En Pascua. iluminación. el día de la vida indestructible llega también para nosotros. materiales. También en esto se hace nuevamente visible el misterio de Cristo. Y este . «quien está cerca de mí. y vence toda forma de oscuridad. Por eso la fe. está cerca del fuego». Cristo nos toma de la mano. Qué es el bien y qué es el mal. representa de manera maravillosa el misterio pascual de Cristo que se entrega a sí mismo.

en el Domingo de Ramos. según los Padres. Podemos ver así también en el cirio una referencia a nosotros y a nuestra comunión en la comunidad de la Iglesia. por toda la faz de la tierra y a través de todos los siglos. En este día. se debe principalmente a la labor de las abejas. Amén. la creación se convierte en portadora de luz. acompañarlo en su acenso. Jesús se había dirigido como peregrino hacia Jerusalén para la fiesta de la Pascua. con el fin de que. Tras la profesión de fe. el cirio. toda la creación entra en juego. debemos clarificar ante todo qué es lo que en realidad ha querido y ha hecho Jesús mismo.fuego es al mismo tiempo calor. Roguemos al Señor en esta hora que nos haga experimentar la alegría de su luz. El gran himno del Exsultet. 1). En el cirio. Lumen gentium. sino una luz en la que salen a nuestro encuentro el calor y la bondad de Dios. al santuario. que una bella tradición? ¿Tiene quizás algo que ver con la verdadera realidad de nuestra vida. La cooperación de la comunidad viva de los fieles en la Iglesia es algo parecido al trabajo de las abejas. Pero. ¿qué hacemos realmente cuando nos unimos a la procesión. Construye la comunidad de la luz. también hay una referencia implícita a la Iglesia. Nos recuerda que este objeto. de nuestro mundo? Para encontrar la respuesta. queridos jóvenes: Como cada año. Así. el esplendor del rostro de Cristo entre en el mundo (cf. muy calladamente. CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro XXVI Jornada Mundial de la Juventud Domingo 17 de abril de 2011 (Vídeo) Galería fotográfica Queridos hermanos y hermanas. que existe para que la luz de Cristo pueda iluminar al mundo. nos hace notar. jóvenes y gente de todas las edades lo aclaman gritando: ―¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!». no una luz fría. a través de la Iglesia. que Pedro había realizado en Cesarea de Filipo. y pidámosle que nosotros mismos seamos portadores de su luz. Pero. al cortejo de aquellos que junto con Jesús subían a Jerusalén y lo aclamaban como rey de Israel? ¿Es algo más que una ceremonia. nos conmueve subir junto a Jesús al monte. otro detalle más. en el extremo norte de la Tierra Santa. que el diácono canta al comienzo de la liturgia de Pascua. Es un .

está la fuerza de gravedad del amor de Dios: el ser amados de Dios y la respuesta de nuestro amor que nos atrae hacia lo alto. y todo depende del poder escapar del campo de gravedad del mal y ser libres de dejarse atraer totalmente por la fuerza de gravedad de Dios. ¿cómo podemos mantener el paso en esta subida? ¿No sobrepasa quizás nuestras fuerzas? Sí. hacia aquel lugar que aseguraba de modo particular a Israel la cercanía de Dios a su pueblo. la gravedad que nos abaja y nos aleja de la altura de Dios. En todos los descubrimientos del espíritu humano se busca en último término obtener alas. Precisamente la soberbia de querer hacerlo solos nos derrumba y nos aleja de Dios. como lo es Dios. está la fuerza que le atrae hacia abajo – hacía el egoísmo. memorial de la liberación de Egipto y signo de la esperanza en la liberación definitiva. Nuestra procesión de hoy por tanto quiere ser imagen de algo más profundo. hacia la mentira y hacia el mal. nos eleva. Desde siempre los hombres están llenos – y hoy más que nunca – del deseo de ―ser como Dios‖. y esto es lo que Cristo comenzó en la cruz. no ha crecido solamente el bien. el corazón es ese centro del hombre en el que se unen el intelecto. en el que voluntad. en los dones misteriosos del pan y del vino. Pero. y que él mismo ocupará el lugar de los corderos inmolados. Tras la Liturgia de la Palabra. Podemos vernos. hacia el momento del amor que se entrega. a la cual él quiere elevar al ser humano. se entregará para siempre a los suyos. la Iglesia nos dirige la invitación: ―Sursum corda – levantemos el corazón‖. el cuerpo y el alma. totalmente libre. También permanecen nuestros límites: basta pensar en las catástrofes que en estos meses han afligido y siguen afligiendo a la humanidad. escucharnos y hablar de un extremo al otro del mundo. También han aumentado las posibilidades del mal que se presentan como tempestades amenazadoras sobre la historia. para poderse elevar a la altura del Ser. les abrirá la puerta hacia un nuevo camino de liberación. Ese centro en el que el espíritu se hace cuerpo y el cuerpo se hace espíritu. comenzamos la peregrinación: por el camino elevado hacia el Dios vivo. imagen del hecho que. ofreciéndose así mismo en la cruz. El fin último de su peregrinación es la altura de Dios mismo. Este ―corazón‖ debe ser elevado. dice . Sabe que. El hombre se encuentra en medio de esta doble fuerza de gravedad. Dios mismo debe elevarnos. la fuerza de gravedad que nos tira hacía abajo es poderosa. Pero repito: nosotros solos somos demasiado débiles para elevar nuestro corazón hasta la altura de Dios. para ser independiente. al inicio de la Plegaría eucarística durante la cual el Señor entra en medio de nosotros. para elevarnos hacia Él. Ante todo. Los Santos Padres han dicho que el hombre se encuentra en el punto de intersección entre dos campos de gravedad. hacia la comunión con el Dios vivo. nos da la verdadera libertad. junto con Jesús. No somos capaces. Es un camino hacia la fiesta común de la Pascua. la voluntad y el sentimiento. hacia el Dios vivo. Por otro lado. Es un camino hacia la altura de la Cruz. que nos hace auténticos. Se trata de esta subida. está por encima de nuestras posibilidades. Él ha descendido hasta la extrema bajeza de la existencia humana. Según la concepción bíblica y la visión de los Santos Padres. de alcanzar esa misma altura de Dios.camino hacia el templo en la Ciudad Santa. Es el camino al que Jesús nos invita. Él sabe que le espera una nueva Pascua. Junto con nuestras capacidades. Se ha hecho humilde. sentimiento e intelecto se unen en el conocimiento de Dios y en el amor por Él. Son tantas las cosas que ha podido llevar a cabo la humanidad: tenemos la capacidad de volar. Sin embargo.

San Agustín. Amén. tuvo que reconocer que su respuesta no era suficiente. Y dijo que habría perdido la esperanza en sí mismo y en la existencia humana. el rechazo de la mentira. ha cuestionado siempre a la humanidad. Las grandes conquistas de la técnica nos hacen libres y son elementos del progreso de la humanidad sólo si están unidas a estas actitudes.hoy la segunda lectura. 6). aquel que nos eleva a la altura de Dios. si abandonamos la soberbia de querer hacernos Dios a nosotros mismos. desde Dios. Solamente así nuestra soberbia podía ser superada: la humildad de Dios es la forma extrema de su amor. a pesar de nuestra miseria: Jesucristo que. y nos dejamos tocar e interpelar por su amor. si nuestras manos se hacen inocentes y nuestro corazón puro. ser totalmente él mismo y verdaderamente semejante a Dios. ―que busca tu rostro. Dijo a sus representantes: reconoced por tanto que la fuerza del hombre y de todas sus purificaciones no bastan para llevarlo realmente a la altura de lo divino. a la altura de su divinidad. en busca de Dios mismo. Manifestemos al Señor nuestro deseo de llegar a ser justos y le pedimos: ¡Llévanos Tú hacia lo alto! ¡Haznos puros! Haz que nos sirva la Palabra que cantamos con el Salmo procesional. si no hubiese encontrado a aquel que hace aquello que nosotros mismos no podemos hacer. Tenemos necesidad de la humildad de la fe que busca el rostro de Dios y se confía a la verdad de su amor. en la fe– nos da la justa orientación y la fuerza interior que nos eleva. Le necesitamos. Su pregunta central era cómo encontrar medios de purificación. que la Iglesia nos propone como ―canto de subida‖ para la liturgia de hoy. la búsqueda del rostro de Dios. el corazón puro. buscamos el rostro de Dios. Ha sido discutida apasionadamente por los filósofos platónicos del tercer y cuarto siglo. buscamos la verdad. es decir que podamos pertenecer a la generación que busca a Dios. en su búsqueda del camino recto. mediante los cuales el hombre pudiese liberarse del grave peso que lo abaja y poder ascender a la altura de su verdadero ser. y en su amor crucificado. buscó por algún tiempo apoyo en aquellas filosofías. que con sus métodos no habría alcanzado realmente a Dios. indica algunos elementos concretos que forman parte de nuestra subida. Subimos con el Señor en peregrinación. SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Jueves Santo 21 de abril de 2011 . Él nos atrae hacia lo alto. Pero. si estamos en busca de la verdad. sosteniéndonos en sus manos –es decir. al final. Dios de Jacob‖ (Sal 23. Todos estos elementos de la subida son eficaces sólo si reconocemos humildemente que debemos ser atraídos hacia lo alto. ha bajado hasta nosotros. y este amor humilde atrae hacia lo alto. La cuestión de cómo el hombre pueda llegar a lo alto. y sin los cuales no podemos ser levantados: las manos inocentes. El salmo procesional 23. a la altura adecuada. nos toma de la mano y nos lleva hacia lo alto. Buscamos el corazón puro y las manos inocentes.

rezamos en el Dies irae. sobre las que ahora queremos reflexionar. para amarlo mejor. con la que se les establecía en su ministerio.(Vídeo) Galería fotográfica Queridos hermanos: En el centro de la liturgia de esta mañana está la bendición de los santos óleos. Los sacramentos son expresión de la corporeidad de nuestra fe. como hemos dicho. ¿Quiero reconocerlo? ¿Quiero que me conozca. ―Buscándome te sentaste cansado… que tanto esfuerzo no sea en vano‖. sino que quiero serlo. El Señor los ha elegido como portadores de su presencia. No quiero sólo llamarme cristiano. nos recuerden esta tarea inherente a la palabra ―cristiano‖. el Señor nos toca por medio de los elementos de la creación. que se recibe antes incluso del Bautismo. Dios está buscándome. tres óleos. Ordenación sacerdotal y Ordenación episcopal. Dios mismo se ha puesto a buscarnos. es ―ungida‖ de una manera única. que me encuentre? Dios ama a los hombres. Dios se ha encaminado hacia nosotros. El óleo de los catecúmenos nos dice: no sólo los hombres buscan a Dios. el de la unción de los enfermos y el crisma para los grandes sacramentos que confieren el Espíritu Santo: Confirmación. personas que pertenecen a Cristo y por eso participan en su unción. decía san Ignacio de Antioquía. Tenemos en primer lugar el óleo de los catecúmenos. que abraza cuerpo y alma. deberíamos permanecer siempre catecúmenos. y pidamos al Señor para que no sólo nos llamemos cristianos. un toque interior con el cual el Señor atrae a las personas junto a Él. y penetrada por el Espíritu Santo. No se debe apagar en nosotros la inquietud en relación con Dios. En este sentido. su criatura. en la comunión con el Espíritu Santo y. al hombre entero. En esta triada se expresan tres dimensiones esenciales de la existencia cristiana. al mismo tiempo. Lo que había sucedido en los reyes y sacerdotes del Antiguo Testamento de modo simbólico en la unción con aceite. El aceite es símbolo del Espíritu Santo y. Impulsado por su amor. con la inquietud de su mismo corazón. de la inquietud de nuestro preguntar y buscar. La humanidad de Jesús está insertada. ―ungidos‖. En la liturgia de este día se bendicen. para conocerlo mejor. Sale al encuentro de la inquietud de nuestro corazón. sino que lo seamos verdaderamente cada vez más. buscando a Dios. Nos llamamos ―cristianos‖. En los sacramentos. así. Este óleo muestra como un primer modo de ser tocados por Cristo y por su Espíritu. El que Él mismo se haya hecho hombre y haya bajado a los abismos de la existencia humana. por el Espíritu Santo. nos muestra lo mucho que Dios ama al hombre. mediante la unidad del Hijo con el Padre. El pan y el vino son frutos de la tierra y del trabajo del hombre. Dejemos que precisamente estos santos óleos. que lo induce a cumplir por nosotros el gesto extremo. Cuanto más nos unimos a Cristo. son tocadas por su Espíritu. nos recuerda a Cristo: la palabra ―Cristo‖ (Mesías) significa ―el Ungido‖. Mediante esta unción. más somos colmados por su Espíritu. sucede en Jesús en toda su realidad: su humanidad es penetrada por la fuerza del Espíritu Santo. nuestra mirada se dirige por tanto a las personas que se ponen en camino hacia Cristo – a las personas que están buscando la fe. hasta la noche de la muerte. . La unidad entre creación y redención se hace visible. que ahora son consagrados. el óleo para la unción de los catecúmenos. ―Buscad siempre su rostro‖. el estar en camino hacia Él.

las víctimas de la violencia en todos los continentes. maduró el amor cuidadoso a quien está afligido en el cuerpo y en el alma. Luisa de Marillac. con una alegría creciente. tal vez. El óleo para la Unción de los enfermos es expresión sacramental visible de esta misión. Pero precisamente este mismo anuncio debe ser un proceso de curación: ―…para curar los corazones desgarrados‖. porque todo lo que es temporal es demasiado poco. El conocer a Dios no se acaba nunca.4). Demos gracias ahora por esto al Señor. En tercer lugar. En la Iglesia. Cierto. también se trastorna todo lo demás.dice un salmo (105. Vicente de Paúl. Sí. si se trastorna la relación fundamental. Después está el óleo de los enfermos. Desde los inicios maduró en la Iglesia la llamada a curar. una mezcla de aceite de oliva y de perfumes vegetales. Agustín comenta: Dios es tan grande que supera siempre infinitamente todo nuestro conocimiento y todo nuestro ser. los perseguidos y los oprimidos. El anuncio del Reino de Dios. a su ausencia y tratamos de ser autosuficientes? No permitamos semejante reduccionismo de nuestro ser humanos. el crisma. Camilo de Lellis hasta la Madre Teresa –por recordar sólo algunos nombres– atraviesa el mundo una estela luminosa de personas. Por eso. A propósito de los primeros discípulos enviados por Jesús. los enfermos con todos sus dolores. la primera y fundamental curación sucede en el encuentro con Cristo que nos reconcilia con Dios y sana nuestro corazón desgarrado. según el ejemplo que Él mismo nos ha dado. tampoco podemos curarnos de verdad ni en el cuerpo ni en el alma. unción que enlaza con las grandes tradiciones de las unciones del Antiguo Testamento. si la orientación fundamental de nuestro ser está equivocada. Pero. para conocerlo cada vez más y amarlo cada vez más. el hombre está inquieto. san Lucas nos dice: ―Los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos‖ (9. Desde Isabel de Turingia. dando así. en virtud de la fe y del amor. Si se deteriora nuestra relación con Dios. ―Nuestro corazón está inquieto. este óleo sirve sobre todo para la unción en la Confirmación y en . de la infinita bondad de Dios. Pero además de esta tarea central.1). El curar es un encargo primordial que Jesús ha confiado a la Iglesia. en su añoranza. Es el óleo de la unción sacerdotal y regia. debe suscitar ante todo esto: curar el corazón herido de los hombres. Tenemos ante nosotros la multitud de las personas que sufren: los hambrientos y los sedientos. tenemos finalmente el más noble de los óleos eclesiales. hasta que descanse en ti‖. se ponen al lado de los que sufren. Sobre esto. Pero ¿es auténtica nuestra inquietud por Él? ¿No nos hemos resignado. nos dice hoy la primera lectura del profeta Isaías (61. Ésta es también una ocasión para agradecer al menos una vez a las hermanas y hermanos que llevan este amor curativo a los hombres por todo el mundo. dice Agustín al inicio de sus Confesiones. las personas con el corazón desgarrado. la tarea principal de la Iglesia es el anuncio del Reino de Dios. que tiene origen en el amor de Jesús por los que sufren y los enfermos. al ir por los caminos sanando a los enfermos. Sin hablar de Cristo. Demos gracias por esto a todos aquellos que. lo manifiestan. 2). El óleo para la Unción de los enfermos es signo de este óleo de la bondad del corazón. también forma parte de la misión esencial de la Iglesia la curación concreta de la enfermedad y del sufrimiento. Permanezcamos continuamente en camino hacia Él. que estas personas –junto con su competencia profesional– llevan a los que sufren. la relación con Dios. El hombre por su misma esencia es un ser en relación. en definitiva. Por toda la eternidad podemos. en la acogida siempre nueva de conocimiento y de amor. un testimonio de la bondad de Dios. continuar a buscarlo. sin mirar a su condición o confesión religiosa. sus esperanzas y desalientos.

has infundido tu Espíritu Santo sobre nosotros. para que demos testimonio de tu mensaje con alegría. por el contrario. proclamando: ―Vosotros. Junto a él pensemos al gran número de aquellos que él ha beatificado y canonizado. ahora sois pueblo de Dios. como un hombre lleno del Espíritu Santo. y que nos dan la certeza de que también hoy la promesa de Dios y su encomienda no caen en saco roto. que en gran parte no conocía a Dios. pensaremos en él llenos de gratitud como un gran testigo de Dios y de Jesucristo en nuestro tiempo. el próximo uno de mayo. aburridos de su propia historia y cultura. Amén. En la hora de la Última Cena el Señor ha instituido el sacerdocio de la Nueva Alianza. Con enorme gratitud por la vocación y con humildad por nuestras insuficiencias. En el mundo entero y para todo él. dirijamos en esta hora nuestro ―sí‖ a la llamada del Señor: Sí. los que antes erais no compadecidos. al mismo tiempo. nos has ungido con tu amor. Cuando hablamos de nuestra tarea común. dirán de vosotros: ‗Ministros de nuestro Dios‘‖ (61. ha aplicado dicho privilegio y cometido de Israel a toda la comunidad de los bautizados. Cuando sea beatificado. Los cristianos son un pueblo sacerdotal para el mundo. no hay razón para alardear. ha pedido al Padre para los Apóstoles y para los sacerdotes de todos los tiempos. debía ejercitar una función sacerdotal para el mundo. en cambio. un sacerdocio real. abrirlo a Él. un pueblo adquirido por Dios para que anunciéis las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa. una nación santa.‖ (1 P 2. No obstante toda la vergüenza por nuestros errores. se lo escondemos? Nosotros –el Pueblo de Dios– ¿acaso no nos hemos convertido en un pueblo de incredulidad y de lejanía de Dios? ¿No es verdad que el Occidente. 9-10). como bautizados. dan esperanza al mundo. queridos hermanos en el ministerio sacerdotal. la unción en el Bautismo y en la Confirmación es una unción que introduce en ese ministerio sacerdotal para la humanidad. SANTA MISA EN LA CENA DEL SEÑOR . Debía llevar el mundo hacia Dios. que los países centrales del cristianismo están cansados de su fe y. Israel debía ser como un santuario de Dios para la totalidad. Deberían hacer visible en el mundo al Dios vivo. El Bautismo y la Confirmación constituyen el ingreso en el Pueblo de Dios. testimoniarlo y llevarle a Él. Haz que te reconozcamos de nuevo. La liturgia de hoy vincula con este óleo las palabras de promesa del profeta Isaías: ―Vosotros os llamaréis ‗sacerdotes del Señor‘. ya no quieren conocer la fe en Jesucristo? Tenemos motivos para gritar en esta hora a Dios: ―No permitas que nos convirtamos en no-pueblo. El profeta retoma con esto la gran palabra de tarea y de promesa que Dios había dirigido a Israel en el Sinaí: ―Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa‖ (Ex 19. que también hoy hay personas que. renunciando a mí mismo… impulsado por el amor de Cristo. 17). el Papa Juan Pablo II. El Jueves Santo es nuestro día de un modo particular.las sagradas Órdenes. nos inquieta: ¿Somos verdaderamente el santuario de Dios en el mundo y para el mundo? ¿Abrimos a los hombres el acceso a Dios o. que abraza todo el mundo. Me dirijo finalmente a vosotros. en su gran catequesis bautismal. Sí. San Pedro. quiero unirme íntimamente al Señor Jesús. 6). ahora sois objeto de compasión. Eso es más bien una cuestión que nos alegra y. no debemos olvidar que también hoy existen ejemplos luminosos de fe. 6). sois un linaje elegido. Los que antes erais no-pueblo. Haz que la fuerza de tu Espíritu se haga nuevamente eficaz en nosotros. ―Santifícalos en la verdad‖ (Jn 17. mediante su fe y su amor.

pero la fe requiere el amor. distraídos. En el deseo de Jesús podemos reconocer el deseo de Dios mismo. ocupados totalmente en otras cosas? Por las parábolas de Jesús sobre los banquetes. no una parábola sino una realidad actual. Palabra y Sacramento. de lo contrario también como fe está muerta. indiferentes. nos espera. ella aguarda la manifestación de los hijos de Dios (cf. sabemos que él conoce la realidad de que hay puestos que quedan vacíos. Marcos y Lucas utilizan dos palabras para describir la oración de Jesús en el momento central de la Cena: «eucharistesas» y «eulogesas» -«agradecer» y «bendecir». como cumpliendo sólo una costumbre y con una orientación de sus vidas completamente diferente. pero sin ir vestidos con el traje de boda. ya desde hace tiempo. en cierto modo tienen fe. Mateo. son para nosotros. Pero les falta el traje nupcial del amor. Anhelaba en su interior ese momento en el que se iba a dar a los suyos bajo las especies del pan y del vino. en una de sus homilías se preguntaba: ¿Qué tipo de personas son aquellas que vienen sin el traje nupcial? ¿En qué consiste este traje y como se consigue? Su respuesta dice así: Los que han sido llamados y vienen. antes de la Pasión. Rm 8. Jesús propuso una vez más con insistencia los elementos fundamentales de su mensaje.15).HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 21 de abril de 2011 (Vídeo) Galería fotográfica «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros. en efecto. Con estas palabras. Esperaba aquel momento que tendría que ser en cierto modo el de las verdaderas bodas mesiánicas: la transformación de los dones de esta tierra y el llegar a ser uno con los suyos. antes de padecer» (Lc 22. que se nos regala en la Eucaristía? ¿O somos.19). El amor que aguarda el momento de la unión. fue también un lugar de anuncio. Las palabras de la . Jesús nos desea. el amor que quiere atraer hacia sí a todos los hombres. la respuesta negativa. Jesús comenzó la celebración de su última cena y de la institución de la santa Eucaristía. Quien vive la fe sin amor no está preparado para la boda y es arrojado fuera. un amor que espera. Jesús también tenía experiencia de aquellos invitados que vendrían. ese ser uno con él. Sabemos por los cuatro Evangelios que la última cena de Jesús. El movimiento ascendente del agradecimiento y el descendente de la bendición van juntos. sin alegría por su cercanía. su amor por los hombres. con o sin excusas. La comunión eucarística exige la fe. para transformarlos y comenzar así la transformación del mundo. San Gregorio Magno. Jesús tuvo grandes deseos de ir al encuentro de aquella hora. sí. el desinterés por él y su cercanía. ¿tenemos verdaderamente deseo de él? ¿No sentimos en nuestro interior el impulso de ir a su encuentro? ¿Anhelamos su cercanía. cumpliendo también así lo que la misma creación espera. Es la fe la que les abre la puerta. más bien. precisamente en aquellos países en los que había mostrado su particular cercanía. Los puestos vacíos en el banquete nupcial del Señor. Pero durante la Última Cena. mensaje y don están indisolublemente unidos. por su creación. Jesús sobre todo oró. Y nosotros.

en mí. La celebramos necesariamente juntos. y crea así a la vez la unidad visible. 20). sobre todo. Hoy comprobamos de nuevo con dolor que a Satanás se le ha concedido cribar a los discípulos de manera visible delante de todo el mundo. Y nombramos al Papa y al Obispo por su nombre: la unidad es totalmente concreta. sin embargo. cuando te hayas convertido. Padre. se hace visible la unidad. al mundo nuevo. Y sabemos que Jesús ora por la fe de Pedro y de sus sucesores. fe en su ser uno con el Padre y apertura a la unidad con él son esenciales. al mismo tiempo. místico. Fe y amor por Jesús. Él nos hace uno entre todos nosotros. a Juan sabemos que Jesús en su oración durante la Última Cena dirigió también peticiones al Padre. 16s). Digámoslo de nuevo: ella es el encuentro personalísimo con el Señor y. nunca es un mero acto de devoción individual. formamos un solo cuerpo. Así. La unidad de los cristianos sólo se da si los cristianos están íntimamente unidos a él. Él nos los da para que nosotros y el mundo seamos transformados. tiene nombres. que Pablo ha resaltado con claridad en la Primera carta a los Corintios: «El pan que partimos. 31s). súplicas que contienen al mismo tiempo un llamamiento a sus discípulos de entonces y de todos los tiempos. La Eucaristía apunta al hombre nuevo. ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo? El pan es uno. porque comemos todos del mismo pan» (1 Co 10. para que tu fe no se apague. Jesús repitió cuatro veces en su oración sacerdotal. Esta unidad no es algo solamente interior. Jn 17. sino expresión necesaria de la realidad eucarística misma. tal como éste puede nacer sólo a partir de Dios mediante la obra del Siervo de Dios.transustanciación son parte de esta oración de Jesús. recibimos el mismo cuerpo del Señor y eso significa: Él nos abre a cada uno más allá de sí mismo. en los que él ahora se da a sí mismo. ¡Cuánta angustia debió sentir en su interior! Esta oración sigue siendo de continuo su oración al Padre por nosotros: es la plegaria por la unidad. Esta transformación de su sufrimiento en amor posee una fuerza transformadora para los dones. Y tú. Pero . confirma a tus hermanos» (Lc 22. tan visible que constituya para el mundo la prueba de la misión de Jesús por parte del Padre. que va al encuentro del Señor a través de las aguas agitadas de la historia y está en peligro de hundirse. La Iglesia nace con la Eucaristía. El objetivo propio y último de la transformación eucarística es nuestra propia transformación en la comunión con Cristo. Gracias a Lucas y. Simón. Quisiera en este momento referirme sólo una súplica que. está siempre sostenido por la mano del Señor y es guiado sobre las aguas. mira que Satanás os ha reclamado para cribaros como trigo. La Eucaristía es sacramento de la unidad. San Lucas nos ha conservado un elemento concreto de la oración de Jesús por la unidad: «Simón. a Jesús. Pero es el mismo en todas las comunidades. forman parte necesariamente de la Oración eucarística de la Iglesia las palabras: «una cum Papa nostro et cum Episcopo nostro». Y. La Eucaristía es el misterio de la íntima cercanía y comunión de cada uno con el Señor. Todos nosotros comemos del mismo pan. según Juan. y así nosotros. Por eso. esa súplica tiene un sentido eucarístico escondido. Llega hasta el misterio trinitario. aunque somos muchos. y yo en ti. En cada comunidad está el Señor en su totalidad. Se ha de hacer visible. 21). para que el mundo crea» (Jn 17. Sabemos que Pedro. en ofrenda al Padre por los hombres. es la unión visible entre todos. Jesús transforma su Pasión en oración. Esto no es un añadido exterior a lo que sucede interiormente. Son palabras de plegaria. Pide que todos sean uno «como tú. Por eso. sino que apunta a todos los que creerán en él (cf. se convierte en signo para el mundo y establece para nosotros mismos un criterio concreto. Jesús dice explícitamente que esta súplica vale no sólo para los discípulos que estaban entonces presentes. Pero yo he pedido por ti.

En la presencia del Señor. Tenemos necesidad de la humildad del discípulo que cumple la voluntad del Maestro. ¿De qué ha tenido que convertirse Pedro? Al comienzo de su llamada. En este momento queremos pedirle que nos mire también a nosotros como miró a Pedro. continuamente. delante de la sierva afirmó que no conocía a Jesús. «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros». Pedro. él reconoce su insuficiencia. Todos tenemos necesidad de una conversión que acoja a Jesús en su ser-Dios y serHombre. de apacentar el rebaño de Jesús y de garantizar aquella unidad que se hace testimonio visible de la misión de Jesús de parte del Padre. para que el mundo crea. 8). Todos debemos aprender siempre a aceptar a Dios y a Jesucristo como él es. tienen necesidad de convertirse continuamente. En Cesarea de Filipo. En el Cenáculo no quiso aceptar que Jesús le lavase los pies: eso no se ajustaba a su imagen de la dignidad del Maestro. apártate de mí. Amén. Esto no era compatible con su imagen de Dios y del Mesías. VIGILIA PASCUAL EN LA NOCHE SANTA HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Sábado Santo 23 de abril de 2011 . de mí. excepto María. el convertido. y no como nos gustaría que fuese. Quería demostrar su valentía. En el Huerto de los Olivos blandió la espada. suscita también en nosotros el deseo de ti. fue llamado a confirmar a sus hermanos. Su heroísmo se derrumbó en un juego mezquino por un puesto en el centro de los acontecimientos. el Papa puede corresponder a su misión de confirmar a los hermanos. eso le parecía un pequeña mentira para poder permanecer cerca de Jesús. Fortalécenos en la unidad contigo y entre nosotros. tú tienes deseos de nosotros.después sigue un anuncio y un encargo. encontrar esta humildad. «Tú. es un gran consuelo para el Papa saber que en cada celebración eucarística todos rezan por él. Sólo gracias a la oración del Señor y de la Iglesia. Pedro no había querido aceptar que Jesús tuviera que sufrir y ser crucificado. No es un dato exterior que este cometido se le haya confiado en el Cenáculo. Así es llamado precisamente en la humildad de quien se sabe pecador y debe siempre. El servicio de la unidad tiene su lugar visible en la celebración de la santa Eucaristía. cuando te hayas convertido…»: Todos los seres humanos. También nosotros tenemos dificultad en aceptar que él se haya unido a las limitaciones de su Iglesia y de sus ministros. Tú has deseado darte a nosotros en la santa Eucaristía. que soy un hombre pecador» (Lc 5. También nosotros nos parapetamos detrás de pretextos cuando nuestro pertenecer a él se hace muy costoso o muy peligroso. y que nos convierta. Da a tu Iglesia la unidad. con sus ojos benévolos. Tampoco nosotros queremos aceptar que él no tenga poder en el mundo. Señor. Señor. asustado por el poder divino del Señor y por su propia miseria. Jesús predice la caída de Pedro y su conversión. Pedro había dicho: «Señor. Queridos amigos. de unirte a nosotros. que nuestra oración se une a la oración del Señor por Pedro. en el momento oportuno. En aquel momento. Sin embargo.

El número de las lecturas del Antiguo Testamento se ha fijado en siete. hasta el testimonio de los profetas. Si omitimos este comienzo del Credo. la profundidad y la muerte. al verdadero principio y fin de nuestro ser. Las del Nuevo Testamento han permanecido. La luz del cirio pascual. Sin embargo. Padre Todopoderoso. nos toman de la mano y nos conducen hacía Cristo. Permiten que la creación y la historia transparenten lo esencial. sino como una referencia a lo esencial. Pero se presenta después como agua de manantial. nos muestran la verdadera Luz. nos habla del Resucitado en el que la luz ha vencido a las tinieblas. de según las circunstancias locales. nos muestran el fundamento íntimo y la orientación de la historia. pero. disminuirla. Nuestra profesión de fe comienza con estas palabras: ―Creo en Dios. La historia que Dios ha fundado abarca incluso los orígenes. todas estas lecturas eran llamadas profecías. Creador del cielo y de la tierra‖. el fuego que se hace luz. la liturgia nos indica que también el relato de la creación es una profecía. con el que toda esta historia se orienta cada vez más claramente hacia Jesucristo. el misterio de la Cruz. De esta manera.(Vídeo) Galería fotográfica Queridos hermanos y hermanas: Dos grandes signos caracterizan la celebración litúrgica de la Vigilia pascual. las aguas del Mar Rojo. Aun cuando no son directamente anuncios de acontecimientos futuros. no sólo forman parte de la liturgia de la Vigilia Pascual los grandes signos de la creación. Podemos preguntarnos ahora: Pero. ¿es verdaderamente importante en la Vigilia Pascual hablar también de la creación? ¿No se podría empezar por los acontecimientos en los que Dios llama al hombre. No es una información sobre el desarrollo exterior del devenir del cosmos y del hombre. No entendían dicho relato como una narración del desarrollo del origen de las cosas. que en la procesión a través de la iglesia envuelta en la oscuridad de la noche se propaga en una multitud de luces. Antes de la reforma litúrgica había doce lecturas veterotestamentarias y dos neotestamentarias. tienen un carácter profético. Los Padres de la Iglesia eran bien concientes de ello. hasta la creación. pasando por la elección y la liberación de Israel. En la tradición litúrgica. En primer lugar. por una parte. que no conoce ocaso. el camino a través de los sendas de la Sagrada Escritura comienzan con el relato de la creación. no ver su verdadero orden de grandeza. nos habla de Cristo como verdadero lucero matutino. que nos hace partícipes de la muerte y resurrección de Jesucristo. como elemento que da vida en la aridez. desde la creación. a través de una gran visión panorámica por el camino de la historia de la salvación. pueden reducirse a tres. Característica esencial de la Vigilia es también el que ésta nos conduce a un encuentro profundo con la palabra de la Sagrada Escritura. toda la historia de la salvación queda demasiado reducida y estrecha. La Iglesia no es una asociación cualquiera que se ocupa de . forma un pueblo y crea su historia con los hombres sobre la tierra? La respuesta debe ser: no. Así. Omitir la creación significaría malinterpretar la historia misma de Dios con los hombres. Se hace así imagen del Sacramento del Bautismo. En la Vigilia Pascual. Nos recuerda. como la luz y el agua. La Iglesia quiere llevarnos. El segundo signo es el agua.

a través de la estructura del universo y a través de la naturaleza humana. o el principio del ser es más bien razón. la ausencia de libertad y la casualidad el principio de todo. podemos confiar plenamente en Él. Por eso. La alegría por la creación. ―palabra‖. para que de su muerte surgiera una vida nueva. con el principio de todas las cosas. Puesto que la creación pertenece a Dios. por eso mismo. al final. San Juan. es la libertad. por decirlo así. definitiva. como dice Juan utilizando un vocablo central de la lengua griega. ha sintetizado el significado esencial de dicho relato con una sola frase: ―En el principio existía el Verbo‖. El mundo es un producto de la Palabra. amor? ¿Corresponde el primado a la irracionalidad o a la razón? En último término. una gruesa línea oscura se extiende. puede darnos la vida eterna. No. encontrando en él su plenitud. ―sentido‖. ésta es la pregunta crucial. indica claramente este orden de la realidad. porque en el origen está la Razón buena. No es que en el universo en expansión. capaz de razonar y de tratar de encontrar en la creación una razón o dársela. sino Razón creadora que habla y se comunica a sí misma. el Sábado era el día en que todos podían participar del reposo de Dios. que el mundo es un producto de la Razón creadora. que hemos escuchado. no limita su cometido sólo a dicha asociación. Y porque Él es Creador. El relato veterotestamentario de la creación. Puesto que Dios ha creado todo. desde su principio y en la perspectiva de la eternidad. su vida estaría privada de sentido o sería incluso una molestia de la naturaleza.las necesidades religiosas de los hombres y. Por esto es bueno ser una persona humana. de parte de Dios que nos ama tanto que ha sufrido por nosotros. sino que el principio de todas las cosas es la Razón creadora. En efecto. la Razón creadora. y como de la libertad se puede hacer un uso inadecuado. es el amor. la creación como tal sigue siendo buena. en las primeras palabras de su Evangelio. El mensaje central del relato de la creación se puede precisar todavía más. Razón que es sentido y ella misma crea sentido. No es solamente razón. Para Israel. puede darnos vida y guiar nuestra vida. El relato de la creación nos dice. En el origen está la libertad. por tanto. Dios se nos muestra como Creador. en un pequeño ángulo cualquiera del cosmos se formara por casualidad una especie de ser viviente. porque ésta proviene del Creador. Ha estructurado el proceso de la creación en el marco de una semana que se dirige hacia el Sábado. “Logos” significa ―razón‖. libertad. divina. por tanto. Por eso podemos y debemos ponernos de parte de la razón. Nos encontramos aquí frente a la alternativa última que está en juego en la discusión entre fe e incredulidad: ¿Es la irracionalidad. Pero nos permite dar un paso más. Como creyentes respondemos con el relato de la creación y con san Juan: en el origen está la razón. la gratitud por la creación y la responsabilidad respecto a ella van juntas. Abraza al hombre en su totalidad. La vida en la fe de la Iglesia no abraza solamente un ámbito de sensaciones o sentimientos o quizás de obligaciones morales. ha creado también la libertad. la vida sigue siendo buena. Y con eso nos dice que en el origen de todas las cosas estaba no lo que carece de razón o libertad. el relato de la creación que hemos escuchado antes se caracteriza por la expresión que aparece con frecuencia: ―Dijo Dios…‖. saludable. Y puesto que es Razón. del Logos. y por esto tenemos una responsabilidad con la creación. ella conduce al hombre al encuentro con Dios y. Si el hombre fuese solamente un producto casual de la evolución en algún lugar al margen del universo. existe también aquello que es contrario a la creación. Nuestra responsabilidad llega hasta la creación. Pero no obstante esta contradicción. Pero no es así: la Razón estaba en el principio. Por eso el mundo puede ser salvado. de la libertad y del amor. el amor creador de Dios. .

De este modo. vislumbrar algo de la grandeza de Dios. amos y esclavos. creo en Dios. Sí. Inicia con el primer día como día del encuentro con el Resucitado. que se ha verificado inmediatamente al comienzo del desarrollo de la Iglesia. al mismo tiempo. una nueva dimensión de la creación. Después de seis días. tenía en sí algo de extraordinario. Como día de la asamblea litúrgica. el séptimo día como día del encuentro con Dios. El dramatismo de dicho cambio resulta aún más claro si tenemos presente hasta qué punto el proceso del trabajo hacia el día de descanso se corresponde también con una lógica natural. el Creador. el corazón del hombre que le responde es más grande y más importante que todo el inmenso cosmos material. en efecto. Sí. tocar por ellos. el Domingo. La alianza. está profundamente enraizado en el Antiguo Testamento. el cual nos deja. para participar en él del reposo de Dios. El primer día de la semana era el tercer día después de la muerte de Jesús. El primer día. La estructura de la semana se ha invertido. es sustituido ahora por el primer día. el Sábado es el día del descanso. Amén . Lo celebramos porque ahora. Dios ha hecho el mundo para que exista un lugar donde pueda comunicar su amor y desde el que la respuesta de amor regrese a Él. Y celebramos al Dios que se ha hecho hombre. el séptimo día. Se había inaugurado una nueva forma de vida. el amor más fuerte que la muerte. Pero en la Iglesia naciente sucedió algo inaudito: El Sábado. Este proceso revolucionario. Celebramos la victoria definitiva del Creador y de su creación. Aquel que había muerto vivía de una vida que ya no estaba amenazada por muerte alguna. Con ello celebramos a Dios. fue sepultado y resucitó. 31). Este encuentro. el cual en el primer día. se manifiesta definitivamente que la razón es más fuerte que la irracionalidad. la comunión entre Dios y el hombre no aparece como algo añadido. se sienta a la mesa con ellos. y a su creación. Nosotros celebramos el primer día. la alianza es la razón intrínseca de la creación así como la creación es el presupuesto exterior de la alianza. se deja. gracias al Resucitado. la comunión entre Dios y el hombre.en que los hombres y animales. Este cambio es un hecho extraordinario. por así decir. grandes y pequeños se unían a la libertad de Dios. Este encuentro ocurre siempre nuevamente en la celebración de la Eucaristía. en los que el hombre participa en cierto modo del trabajo de la creación de Dios. debemos dar aún un paso más. Ahora. instaurado posteriormente en un mundo cuya creación ya había terminado. está ya prefigurada en lo más profundo de la creación. es el día del encuentro con Dios mediante Jesucristo. En Pascua. Celebramos este día como origen y. se encontró con los suyos como Resucitado. porque sabemos que la línea oscura que atraviesa la creación no permanece para siempre. Celebramos el primer día. murió. El mundo había cambiado. como meta de nuestra vida. Ante Dios. el Sábado era expresión de la alianza entre Dios y el hombre y la creación. Lo celebramos porque sabemos que ahora vale definitivamente lo que se dice al final del relato de la creación: ―Vio Dios todo lo que había hecho. ciertamente. la verdad más fuerte que la mentira. es el día en que comienza la creación. El Sábado es el séptimo día de la semana. se ha convertido en el día de la nueva creación. si se considera que el Sábado. Así. sólo se explica por el hecho de que en dicho día había sucedido algo inaudito. después de que hallaran vacío el sepulcro. se ha convertido de un modo nuevo en el día de la creación. según el relato del Génesis. que padeció. Creador del cielo y de la tierra. donde el Señor se presenta de nuevo en medio de los suyos y se les entrega. Ya no se dirige hacia el séptimo día. Era el día en que Él se había mostrado a los suyos como el Resucitado. y partiendo de la experiencia pascual de los cristianos. y era muy bueno‖ (Gen 1.

en esta XXV Jornada mundial de la juventud. hacia la bondad que no se deja desarmar ni siquiera por la ingratitud. Jericó. Es el seguimiento. queridos jóvenes: El Evangelio de la bendición de los ramos. Él nos guía hacia lo que es grande. un caminar junto a Jesucristo. El hombre puede escoger un camino cómodo y evitar toda fatiga. Jesús camina delante de nosotros y va hacia lo alto. como el camino que lleva a la meta. que ser cristianos es un camino. que se realiza en el seguimiento de Cristo: es una subida a la verdadera altura del ser hombres. Pero este camino exterior es sobre todo una imagen del movimiento interior de la existencia. o mejor. dice que se trata de una subida. la Iglesia anticipa su respuesta al Evangelio. En primer lugar. Esto tiene ante todo un significado muy concreto. Guía hacia la disponibilidad a prestar ayuda. hacia la valentía que no se deja intimidar por la charlatanería de las opiniones dominantes. donde comenzó la última parte de la peregrinación de Jesús. hacia la paciencia que soporta y sostiene al otro. hacia la fidelidad que está de la parte del otro incluso cuando la situación se pone difícil. Nos lleva hacia el amor. mientras que Jerusalén —la meta del camino— está a 740-780 metros sobre el nivel del mar: una subida de casi mil metros. . nos guía hacia el aire saludable de las alturas: hacia la vida según la verdad. diciendo: "Sigamos al Señor". puro. comienza diciendo que "Jesús marchaba por delante subiendo a Jerusalén" (Lc 19. a una humanidad plenamente realizada y auténtica. Ser cristianos significa considerar el camino de Cristo como el camino justo para ser hombres. un caminar en la dirección que él nos ha indicado y nos indica. una peregrinación. 28). quiero repetir a todos los jóvenes. Puede hundirse en el pantano de la mentira y de la deshonestidad.CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro XXV Jornada Mundial de la Juventud Domingo 28 de marzo de 2010 (Vídeo) Imágenes de la celebración Queridos hermanos y hermanas. Pero ¿de qué dirección se trata? ¿Cómo se encuentra esta dirección? La frase de nuestro Evangelio nos da dos indicaciones al respecto. Así se expresa claramente el tema del domingo de Ramos. De modo especial. hasta lo vulgar. se encuentra a 250 metros bajo el nivel del mar. que hemos escuchado reunidos aquí en la plaza de San Pedro. Nos guía hacia la disponibilidad para con los que sufren. con los abandonados. nos lleva hacia Dios. En seguida al inicio de la liturgia de este día. También puede bajar.

Forma parte de él este acto de humildad: entrar en el "nosotros" de la Iglesia. Es el Dios al que buscan todos los hombres en lo más íntimo y al que. de alguna manera. estar totalmente con nosotros. 5-6. hasta ser hombres conformes al modelo del Hijo de Dios Jesucristo supera nuestras propias fuerzas. eligió a un hombre —Abraham— como punto de partida de esta historia. hasta la altura de Dios mismo: esta es la gran subida a la cual nos invita a todos. porque con su pasión él abrió la frontera entre cielo y tierra. Naturalmente. Nos introduce en esta comunidad. Él. Esta es la verdadera meta. macho. aferrarse a la cordada. también todos conocen. una subida permanente hacia la verdadera altura de nuestra llamada. es inmolado "como rito perenne" (cf. él nos guía en la tierra y más allá de la tierra. por tanto. Sabe que su cuerpo resucitado será el nuevo sacrificio y el nuevo Templo. no ir tras una idea equivocada de emancipación. es una condición esencial del seguimiento. que Dios dará. dice que Dios es uno solo en todo el mundo. con los ángeles y los santos. Porque el camino hasta la vida verdadera. es para celebrar con Israel la Pascua: el memorial de la liberación de Israel. Este lugar anuncia. por decirlo así. forma parte del seguimiento de Cristo. a la comunión con Dios. quiere sin embargo habitar entre nosotros. El humilde creer con la Iglesia. También forma parte de este ser llamados juntos a la cordada el no comportarse como dueños de la Palabra de Dios. es el Dios al que pertenece toda la creación. también ya en la tierra. que en torno a él. al estar-con-Dios. ante los ojos de los hijos de Israel. Su camino lleva más allá de la cima del monte del Templo. en la amplitud de la subida de Jesús se hacen visibles las dimensiones de nuestro seguimiento. Si Jesús junto con el Israel peregrino sube hacia Jerusalén. cuya unicidad debía aludir a la unicidad de Dios mismo. estar unidos en la cordada de la subida hacia Dios. Pero este Dios se ha dado un nombre. aceptar que no podemos hacerla solos. memorial que al mismo tiempo siempre es esperanza de la libertad definitiva. Se nos ha dado a conocer: comenzó una historia con los hombres. la responsabilidad de la comunión: no romper la cuerda con la testarudez y la pedantería. por último. La humildad de "estar-con" es esencial para la subida.14). la meta a la cual él quiere llevarnos: hasta las alturas de Dios. Integrarnos en esa cordada. Caminar junto con Jesús siempre es al mismo tiempo caminar en el "nosotros" de quienes queremos seguirlo. y la comunión con él es el camino. se formará la nueva Jerusalén que está en el cielo y. supera inmensamente todos nuestros lugares y tiempos. que él subirá hasta el trono de Dios y reconciliará a Dios y al hombre en su cuerpo. La comunión con él es estar en camino. Jesús sabe que su camino irá más allá: no acabará en la cruz. Si leemos estas palabras del Evangelio en el contexto del camino de Jesús en su conjunto —un camino que prosigue hasta el final de los tiempos— podemos descubrir distintos niveles en la indicación de la meta "Jerusalén". También forma parte de ella dejar siempre que el Señor nos tome de nuevo de la mano en .Jesús "marchaba por delante subiendo a Jerusalén". ante todo debe entenderse simplemente el lugar "Jerusalén": es la ciudad en la que se encuentra el Templo de Dios. Ex 12. sin embargo. Sabe que su camino rasgará el velo entre este mundo y el mundo de Dios. Y Jesús va hacia esta fiesta consciente de que él mismo es el Cordero en el que se cumplirá lo que dice al respecto el libro del Éxodo: un cordero sin defecto. Él permanece siempre con nosotros en la tierra y ya ha llegado a Dios. El Dios infinito es al mismo tiempo el Dios cercano. en una cordada con Jesucristo. que no puede ser encerrado en ningún edificio. dos cosas: por un lado. Y. este caminar también significa siempre ser llevados. Así. junto a él en la subida hacia las alturas de Dios. que al ocaso. Él tira de nosotros y nos sostiene. Nos encontramos.

por decirlo así. pensé que a nosotros nos podía suceder en esa ocasión lo que san Juan dice al inicio de su primera carta: lo que hemos oído. así. más aún. en la comunión de todos los santos de Dios. Y. debemos decir también: la cruz forma parte de la subida hacia la altura de Jesucristo. Por último. también vamos —y este es el segundo aspecto— como mensajeros de la paz. con la fuerte invitación. los cristianos. sino hacia la nueva ciudad de Dios que crece en medio de este mundo. Es conmovedor estar en Belén en el lugar donde el Verbo se hizo carne. al esfuerzo del aprendizaje. Así estamos en camino hacia la Jerusalén definitiva y ya desde ahora. por último. todo lo posible a fin de que llegue a ser verdaderamente un lugar de paz. 1). aunque estemos cansados. a hacer en aquel lugar. estar ante el sepulcro vacío. un elemento útil para ese viaje más grande. con la oración por la paz. en la comunión de la Iglesia. puede ser también para nosotros. La fe en Jesucristo no es una invención legendaria. de algún modo. Es conmovedor subir la escalera hacia el Calvario hasta el lugar en el que Jesús murió por nosotros en la cruz. dejarnos purificar y corroborar por él. de alguna manera lo podemos contemplar y tocar con nuestras manos (cf. La peregrinación hacia la Jerusalén terrestre. la cruz es expresión de lo que el amor significa: sólo se encuentra quien se pierde a sí mismo. Se funda en una historia que ha acontecido verdaderamente. Es conmovedor encontrarse en Nazaret en el lugar donde el ángel se apareció a María y le transmitió la misión de convertirse en la Madre del Redentor. que lleva en su nombre la palabra "paz". esperanza y amor. aceptar la disciplina de la subida. así el camino hacia la vida misma. Además. En último término. Resumiendo: el seguimiento de Cristo requiere como primer paso despertar la nostalgia por el auténtico ser hombres y. Ante todo. Requiere también entrar en la cordada de quienes suben. Nuestra peregrinación siguiendo a Jesucristo no va hacia una ciudad terrena. Seguir los caminos exteriores de Jesús debe ayudarnos a caminar con más alegría y con una nueva certeza por el camino interior que él nos ha indicado y que es él mismo. Así esta peregrinación es al mismo tiempo —como tercer aspecto— un aliento para los cristianos a permanecer en el país de sus orígenes y a comprometerse intensamente por la paz allí. nos encontramos allá. vino a habitar entre nosotros. Pero cuando vamos a Tierra Santa como peregrinos. Esta historia nosotros. 1 Jn 1. En el "nosotros" de la Iglesia entramos en comunión con el "tú" de Jesucristo y así alcanzamos el camino hacia Dios. y al igual que la alegría por un gran descubrimiento del conocimiento o por una verdadera capacidad operativa va unida a la disciplina. la podemos contemplar y tocar. dirigida a todos. pisar el terreno santo en el cual Dios quiso hacerse hombre y niño. despertar para Dios. . rezar donde su cuerpo inerte descansó y donde al tercer día tuvo lugar la resurrección. hacia la realización de la propia humanidad está vinculado a la comunión con Aquel que subió a la altura de Dios mediante la cruz. Al igual que en las vicisitudes de este mundo no se pueden alcanzar grandes resultados sin renuncia y duro ejercicio. se requiere escuchar la Palabra de Jesucristo y vivirla: con fe.los sacramentos. Yo mismo atribuí a mi peregrinación a Tierra Santa del año pasado tres significados. de la subida hasta la altura de Dios mismo. sin embargo.

Y prosiguen con una aclamación que recuerda el mensaje de los ángeles en Navidad. el ordenamiento social (séptimo mandamiento) y. saben que ser lugar de paz forma parte de la esencia del cielo. Al final del Evangelio para la bendición de los ramos escuchamos la aclamación con la que los peregrinos saludan a Jesús a las puertas de Jerusalén. no declara superados e irrelevantes los diez mandamientos. Los peregrinos ven en Jesús al Esperado. más aún. por último. Siguen luego la santidad de la familia (cuarto mandamiento). Pero aunque san Pablo dice que las obras no pueden justificar al hombre. la opinión de que las buenas obras no forman parte del ser cristianos. a pesar de que habla del fin de la Ley. se había convertido en expresión de la esperanza mesiánica: "Bendito el que viene en nombre del Señor" (Sal 118. Y saben que el lugar de la paz es el cielo. presencia del cielo en la tierra. los mandamientos que no son sino reglas fundamentales del verdadero amor: ante todo y como principio fundamental la adoración de Dios. con esto no se opone a la importancia del obrar correcto y. 38). Los ángeles habían hablado de la gloria de Dios en las alturas y de la paz en la tierra para los hombres a los que Dios ama. Nos dicen: sin Dios no se logra nada como debe ser. Sin embargo. sino el complejo estilo de vida mediante el cual Israel se debía proteger contra las tentaciones del paganismo. según el Evangelio de san Lucas. esta aclamación es expresión de una profunda pena y. A ellos no se les impone esa forma de distinción. al venir de Dios. De una interpretación equivocada de san Pablo se desarrolló repetidamente. "Dar fruto con buenas obras": al inicio de la Semana santa pidamos al Señor que nos conceda cada vez más a todos este fruto. la inviolabilidad de la verdad (octavo mandamiento). No es necesario ahora reflexionar sobre toda la amplitud de la cuestión que interesaba al Apóstol. La Iglesia. que originariamente los sacerdotes proclamaban desde la ciudad santa a los peregrinos. Son palabras del Salmo 118. introducen una palabra más: "Bendito el que viene. 26. Forman parte de este amor los mandamientos leídos de un modo nuevo y más profundo a partir de Cristo. al que viene en nombre del Señor. Todo esto hoy reviste máxima actualidad y precisamente también en el sentido de san Pablo. Lc 19. de que en cualquier caso son insignificantes para la salvación del hombre. Pidamos al Señor que nos traiga el cielo: la gloria de Dios y la paz de los hombres. Que su realeza se convierta en la realeza de Dios. Así. A partir de la persona de Jesucristo sabemos quién es ese Dios y cómo es. la santidad de la vida (quinto mandamiento). pero lo modifican de una manera que hace reflexionar. mientras tanto. Los peregrinos en la entrada de la ciudad santa dicen: "Paz en el cielo y gloria en las alturas". pero que. la primacía de Dios. que expresan los primeros tres mandamientos. es oración de esperanza: que Aquel que viene en nombre del Señor traiga a la tierra lo que está en el cielo. Pero esto significa el amor a Dios y al prójimo y a todo lo que forma parte de ese amor. Para ellos la Ley es únicamente Cristo. a la vez. Este saludo alegre sigue siendo también hoy súplica y esperanza. Saben muy bien que en la tierra no hay paz. el ordenamiento del matrimonio (sexto mandamiento). Entendemos este saludo en el espíritu de la petición del Padre Nuestro: "Hágase tu voluntad en la tierra como . canta las palabras del Salmo con las que se saluda a Jesús antes de su entrada en la ciudad santa: saluda a Jesús como el rey que. antes de la consagración eucarística. ahora Cristo ha llevado a Dios a los paganos. el rey.Volvamos una vez más a la liturgia del domingo de Ramos. en nombre de Dios entra en medio de nosotros. a lo largo de la historia y también hoy. si leemos todas sus cartas. en nombre del Señor". Es importante observar que con el término "Ley" no entiende los diez mandamientos. En la oración con la que se bendicen los ramos de palma rezamos para que en la comunión con Cristo podamos dar fruto de buenas obras.

El vino evoca la fiesta. Sabemos que el cielo es cielo. como elemento básico y condición fundamental de toda vida. Los reyes y sacerdotes son ungidos con óleo. El aceite de oliva tiene un amplio significado. con el que se puede expresar de modo particular la alegría de los redimidos. por una parte. es el signo esencial del acto por el que nos convertimos en cristianos en el bautismo. al mismo tiempo. Y sabemos que la tierra no es cielo hasta que en ella se realice la voluntad de Dios. En estos tres elementos hay una nueva gradación. la palabra ―cristianos‖. Son una síntesis entre creación e historia: dones de Dios que nos unen siempre con aquellos lugares del mundo en los que Dios ha querido actuar con nosotros en el tiempo de la historia. Amén. El pan remite a la vida cotidiana. por lo general. Es el don fundamental de la vida diaria. porque allí reina totalmente la voluntad de Dios. embellece. la exquisitez de la creación y. Es alimento. saludemos a Jesús que viene del cielo y pidámosle que nos ayude a conocer y a hacer la voluntad de Dios. con los cuales se construye el cosmos de los sacramentos. Sacramento significa. Los elementos de la creación. medicina. . Nos remiten así al ambiente histórico concreto en el que el cristianismo se desarrolló. son cuatro: el agua. Por tanto. verdaderamente ha hecho historia con los hombres. que es signo de dignidad y responsabilidad. prepara para la lucha y da vigor. nos mira y nos conduce hacia él. que él toma a su servicio. por otra. sino que es Dios el que se anticipa y viene a nuestro encuentro con su actuar. Mientras que el agua. que no somos los hombres los que hacemos algo. es el elemento vital. en primer lugar. y también de la fuerza que procede de Dios. convirtiéndolos en instrumentos del encuentro entre nosotros y él mismo. dones de la creación pero. y hacerse uno de nosotros. lugar de la gloria y de la paz. Pero hay algo todavía más singular: Dios nos toca por medio de realidades materiales. El agua. El misterio del aceite está presente en nuestro nombre de ―cristianos‖. En efecto. el vino y el aceite de oliva. y representa el acceso común de todos al nuevo nacimiento como cristianos. Que la realeza de Dios entre en el mundo y así el mundo se colme del esplendor de la paz. están relacionados también con lugares de la historia de Dios con nosotros. Estos tres elementos son. los otros tres elementos pertenecen a la cultura del ambiente mediterráneo.en el cielo". Dios ha actuado en un lugar muy determinado de la tierra. a través de dones de la creación. el pan de trigo. del nacimiento a una vida nueva. SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Jueves Santo 1 de abril de 2010 (Vídeo) Imágenes de la celebración Queridos hermanos y hermanas El sacramento es el centro del culto de la Iglesia.

en los diversos grados del sacramento del orden y. se dirige. sino también el ramo de olivo y el aceite mismo. y más allá de la enfermedad. el óleo consagrado es siempre signo de la misericordia de Dios. Son consagrados por el Obispo en la catedral para todo el año. Obtengámoslo oportunamente del Señor. Ya desde la antigüedad. Ser cristiano quiere decir proceder de Cristo. En la lámpara de nuestra vida nunca debería faltar el óleo de la misericordia. que significa ―Ungido‖. que es la traducción griega de la palabra ―Mesías‖. De este modo. se transformaron en símbolo de la paz. En la Misa crismal del Jueves Santo los óleos santos están en el centro de la acción litúrgica. en la etimología popular se ha unido la palabra griega ―elaion‖. símbolo de la paz. remite a la curación definitiva. en el que Jesús aceptó interiormente su pasión. es omnipresente. de modo particular. con ello. la resurrección (cf. Significa pertenecer a Aquel que Dios mismo ha ungido. aceite.20-21). que nos debe fortalecer y consolar. St 5. y remiten a Cristo. al recibir los sacramentos. Mediante la historia de la paloma con el ramo de olivo. al mismo tiempo. Sabían que Cristo había vencido a la . anclado en el misterio del Jueves santo. garantizada por el Episcopado. Hch 11. finalmente. el restablecimiento de la paz de Dios con los hombres. precisamente por esto. expresan también la unidad de la Iglesia. En cuatro sacramentos. de su ―unción‖. Por último. evocan el Huerto de los Olivos.con la que se designaba a los discípulos de Cristo ya desde el comienzo de la Iglesia que procedía del paganismo.25). El aceite de oliva es de un modo completamente singular símbolo de cómo el Hombre Jesús está totalmente colmado del Espíritu Santo. como medicina de Dios. viene de la palabra ―Cristo‖ (cf. Este doble misterio del monte de los Olivos está siempre ―activo‖ también en el óleo sacramental de la Iglesia. no sólo la paloma. en el encuentro con su Palabra. y es por tanto el lugar de la redención: Dios no ha dejando a Jesús en la muerte. Por tanto. dan unidad a todo el año litúrgico. con la palabra ―eleos‖. en la que el signo sacramental del óleo se nos presenta como lenguaje de la creación de Dios. la unción para el sacerdocio significa también el encargo de llevar la misericordia de Dios a los hombres. Al mismo tiempo. pertenecer a Cristo. en la que el óleo se ofrece. de Aquel que nos hace partícipes de su sacerdocio. pero no con aceite material. el verdadero «pastor y guardián de nuestras almas». que Dios ha ungido Rey y Sacerdote. pero que. sino con Aquel al que el óleo representa: con su Santo Espíritu. permaneciendo junto a él en oración. a nosotros los sacerdotes: nos habla de Cristo. en sus diversas formas. Así.14). Jesús vive para siempre junto al Padre y. como lo llama san Pedro (cf. el óleo es signo de la bondad de Dios que llega a nosotros: en el bautismo. que anunciaba el fin del diluvio y. en nuestra ordenación sacerdotal. a Aquel al que Dios ha dado la realeza y el sacerdocio. en la confirmación como sacramento del Espíritu Santo. y está siempre junto a nosotros. Por último. en la unción de los enfermos. Los cristianos de los primeros siglos solían adornar las tumbas de sus difuntos con la corona de la victoria y el ramo de olivo. como la medicina que ahora nos da la certeza de su bondad. la Misa crismal. De hecho. Quisiera brevemente explicar el misterio de este signo santo en su referencia esencial a la vocación sacerdotal. El Huerto de los Olivos es también el lugar desde el cual ascendió al Padre. por decirlo así. al Ungido de Dios. en varios sacramentos. nos acompaña durante toda la vida: comenzando por el catecumenado y el bautismo hasta el momento en el que nos preparamos para el encuentro con Dios Juez y Salvador. el óleo. 1 P 2. misericordia.

te ha ungido con aceite de júbilo entre todos tus compañeros» (v. Con su autodonación en la cruz. estamos llamados a oponernos a la violencia y a fiarnos del poder más grande del amor. La alegría es fruto del amor. el ramo de olivo.muerte y que sus difuntos descansaban en la paz de Cristo. Así servimos precisamente a la paz y así nos encontramos siguiendo las huellas de Jesús. en su pasión no profería amenazas. Cargado con nuestros pecados subió al leño. sino en el hecho de que ellos estaban y están todavía dispuestos a sufrir por el bien. de que somos queridos y amados por Dios. de este modo. Como sacerdotes estamos llamados a ser. introduce su paz en el mundo. Vence superando el odio. al contrario. en la buena noticia de que Dios nos conoce. que anuncia el camino nuevo de Jesús. sino que es parte de él. es el signo de la victoria de Dios. que ha sido derramado sobre Cristo y por él llega a nosotros. personas que reconocen y viven el misterio de la cruz como misterio de reconciliación. Porque la verdad misma es buena. que les había prometido la paz que el mundo no era capaz de ofrecerles. hombres de paz. en la comunión con Jesucristo. al Dios verdadero. respetan el derecho y hacen lo que es justo y bueno. Cristo: «Has amado la justicia y odiado la impiedad: por eso el Señor.). personas de paz. tu Dios. . Vence mediante la fuerza más grande de su amor. Él mismo lleva. cuando se trata del asesinato de niños inocentes aún no nacidos. La cruz de Cristo expresa su ―no‖ a la violencia. Cristo ha vencido la violencia. Recordaban que la primera palabra del Resucitado a los suyos había sido: «Paz a vosotros» (Jn 20. Cristo derrama este júbilo sobre nosotros en su Evangelio. estaba esperándoles. La lucha de los mártires consistía en su ―no‖ concreto a la injusticia: rechazando la participación en el culto idolátrico. Ellos mismos estaban seguros de que Cristo. por Dios. a adorar personas humanas y su poder. 8). Al simbolismo del aceite pertenece también el que fortalece para la lucha. Esto no contradice el tema de la paz. Cristo? Los Padres no tenían ninguna duda al respecto: el aceite de júbilo es el mismo Espíritu Santo. Los Padres de la Iglesia estaban fascinados por unas palabras del salmo 45 [44]. También hoy es importante para los cristianos no aceptar una injusticia. sabemos que es algo bueno ser hombre. pues. Ya que conocemos a Cristo y. es el Espíritu Santo. que es el fundamento de la paz. vivamos para la justicia» (1 P 2. Él es nuestra paz.19). Es algo bueno vivir. En él se dice al Rey. La lucha de los cristianos consistía y consiste no en el uso de la violencia. que los cristianos releían como el salmo de bodas de Jesucristo. aunque sea retenida como derecho. El Espíritu Santo es el júbilo que procede de Dios. con su Iglesia. en la adoración del emperador. ¿Qué es el aceite de júbilo con el que fue ungido el verdadero Rey. Así sirvieron a la paz auténtica. El sufriente ha sido más fuerte que los poderosos. sino injusticia. de que él es bueno y de que su bondad es más poderosa que todos los poderes. que fue derramado sobre Jesucristo. porque somos amados. Consiste en que los cristianos. según la tradición el salmo nupcial de Salomón. el nuevo Salomón. muertos al pecado. para que.23s. Con su ―no‖ a la falsedad y a todas sus consecuencias han realzado el poder del derecho y la verdad. por así decir. sino por medio de la cruz. se ponía en manos del que juzga justamente. Cristo no triunfa por medio de la espada. no devolvía el insulto. Consiste en que rechazan lo que en los ordenamientos jurídicos vigentes no es derecho. El aceite de júbilo. por ejemplo. no aceptaban doblegarse a la falsedad. También hoy es importante que los cristianos cumplan el derecho. como buenos ciudadanos. Los cristianos deberían ser. del que san Pedro dice: «Cuando lo insultaban. el don del Amor que nos da la alegría de vivir. en Cristo. Y. Anuncia la bondad salvadora de Dios.

al menos. es ciertamente buena y agradable. salieron «contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús» (Hch 5. las palabras de Jesús se convierten en oración. al final. sin embargo. Pidamos que su júbilo nos invada cada vez más profundamente y que seamos capaces de llevarlo nuevamente a un mundo que necesita urgentemente el gozo que nace de la verdad. La alegría de los mártires era más grande que los tormentos que les infligían. Al inicio de dichos discursos aparece el lavatorio de los pies. o de si tal vez no habría sido mejor no haber existido. el aceite consagrado fue considerado de modo particular como signo de la presencia del Espíritu Santo. que se nos comunica por medio de Cristo. Amén. después de que el sanedrín los había mandado flagelar. en la mutua disponibilidad. gesto de humildad en el que se resume el servicio redentor de Jesús por la humanidad necesitada de purificación. en su justa medida. Él es el aceite de júbilo. La diversión.41). la duda de que la vida sea auténticamente buena. en el óleo consagrado. en cuyo trasfondo. Este júbilo es distinto de la diversión o de la alegría exterior que la sociedad moderna anhela. Como sacerdotes. El sentido de aquella fiesta y de sus ritos —la . el amor del Redentor. haciendo así perceptible. en su Oración sacerdotal. Nos da la capacidad de sufrir y. Pero la diversión no lo es todo. Siempre me hace reflexionar el episodio de los Hechos de los Apóstoles.En la Iglesia antigua. Este gozo. nos alcanza la bondad del Creador. experimenta una alegría más profunda. en el que los Apóstoles. Al final.24). de permanecer interiormente gozosos en el sufrimiento. precisamente así. sí. Nos da la capacidad de compartir el sufrimiento ajeno. En el fruto del olivo. pero que sin duda puede ir unido al sufrimiento. nos ofrece en su evangelio los discursos de despedida de Jesús. Es un gozo que nos proporciona alegría. Quien ama está siempre dispuesto a sufrir por el amado y a causa de su amor y. se halla el ritual de la fiesta judía de la Expiación. la luz y la bondad de Dios. y cuando quiere ser el todo se convierte en una máscara tras la que se esconde la desesperación o. El gozo que Cristo nos da es distinto. de modo más amplio que los otros evangelistas y con un estilo propio. como dice San Pablo. SANTA MISA EN LA CENA DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 1 de abril de 2010 (Vídeo) Imágenes de la celebración Queridos hermanos y hermanas San Juan. ha vencido y ha abierto a Cristo las puertas de la historia. según los exegetas. Es algo bueno poder reír. que son casi como su testamento y síntesis del núcleo esencial de su mensaje. «contribuimos a vuestro gozo» (2 Co 1. Es sólo una pequeña parte de nuestra vida.

Si es una relación en la verdad y en el amor. la destrucción de la relación que causa la muerte puede ser particularmente dolorosa. Para nuestra sorpresa. Sólo la relación con Aquel que es en sí mismo la Vida. verdadera y también eterna. El conocimiento de Dios se convierte en vida eterna. Así. entiende la vida auténtica. más aún. su reconciliación con Dios—. conocer a Cristo. a la que la muerte no puede dañar? Hemos escuchado la respuesta de Jesús: Esta es la vida verdadera. puede sostener también mi vida más allá de las aguas de la muerte. y la transforma en oración. puede llevarme a través de la noche de la muerte. porque nunca nos abandona quien es la Vida misma. En primer lugar tenemos aquella frase: «Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti. un dar y recibir. De este modo. una vida que es plenamente vida y por esto no está sometida a la muerte. intentemos conocerlo cada vez más. Vivamos en diálogo con él. que merece ser vivida.3). la hace bella. Piensa en el modo auténtico de la vida. Aprendamos de él la vida recta. puede cuestionar la vida misma. se cumple en el rezar de Jesús. que te conozcan a ti. en la relación con otro. debe comenzar aquí: sólo si aprendemos desde ahora a vivir de forma auténtica. a Jesucristo. Nuestra vida. siempre significa también amarlo. llena. si conocemos a Aquel que es la fuente de la existencia y de la vida. Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti y a tu enviado. No se refiere simplemente a la vida que viene después de la muerte. un rezar en el que. para llevar en sí la sustancia de la eternidad. Y así somos llevados por Aquel que es la Vida misma. tiene sentido la promesa de la eternidad. y a tu enviado.purificación del mundo. la resistencia a la muerte que. Jesucristo. Pero volvamos a las palabras de Jesús. el saber cuándo ha muerto un personaje famoso y cuándo se ha inventado algo. Al deseo de vivir. De este texto inagotable. Obviamente. Conocer a Dios. es ineludible. Ya en la filosofía griega existía la idea de que el hombre puede encontrar una vida eterna si se adhiere a lo que es indestructible. pues. y a tu enviado. seamos sus testigos. Desea una vida verdadera. Todo ser humano quiere vivir. Entonces seremos personas que aman y actúan de modo justo. que sea gozosa. Conocer. entonces da plenitud a la vida. si conocemos la vida que la muerte no puede arrebatar. verdadera. ¿cómo acontece esto? ¿Qué es realmente esta vida verdaderamente eterna. Pero solamente si la verdad es Persona. por ejemplo. Cuando Jesús habla de la vida eterna. quisiera ahora escoger tres palabras de Jesús que pueden introducirnos más profundamente en el misterio del Jueves santo. Pero. es llegar a ser interiormente una sola cosa con el otro. a la verdad que es eterna. la palabra de Jesús se convierte para nosotros en una invitación: seamos amigos de Jesús. se anticipa la pasión. En esta relación vivimos mientras atravesamos también la muerte. ante todo. Jesucristo» (Jn 17. por ―conocimiento‖ se entiende aquí algo más que un saber exterior. que vida es relación. puede conducirme vivo a través de ellas. pero que de hecho puede comenzar ya en este mundo. Precisamente por esto. . llega a ser una vida auténtica. no obstante. al mismo tiempo. Nosotros nos aferramos a Dios. en la participación de los discípulos en el sacerdocio del Señor. Esto significa. como. el Resucitado. una vida que valga la pena. La recibimos de otro. debía llenarse de verdad. Entonces viviremos de verdad. según la sagrada escritura. allí se nos dice que vida es conocimiento. llegar a ser de algún modo una sola cosa con él en virtud del conocer y del amar. único Dios verdadero. Nadie recibe la vida de sí mismo ni sólo para sí mismo. se hace visible también de un modo particular el misterio permanente del Jueves santo: el nuevo sacerdocio de Jesucristo y su continuación en la consagración de los apóstoles. se une al mismo tiempo. Dios. Por decirlo así. en la Oración sacerdotal.

ahora se revela plenamente. cuando Dios. es el Dios cercano que ama. que Dios. rezaba el profeta Isaías (45. ¿Qué pide aquí el Señor? Ante todo. porque él. esta oración es justamente un acto fundacional de la Iglesia. por tanto. son una sola cosa. Por esto. el infinito e inabarcable para nuestra razón. entra en el tejido de relaciones de los hombres. como tú. Se ha dicho que en el evangelio de Juan no aparece la Iglesia. Es uno de nosotros y. sale de sí mismo y llega a ser uno de nosotros. la presencia del Señor bajo las especies del pan y del vino es la mayor y más alta condensación de este nuevo ser-con-nosotros de Dios. por así decir. lo podemos llamar y él está cerca de nosotros. «Realmente. En ella. el Dios al que podemos conocer y amar. respondiendo a la pregunta de Moisés. El Señor se refiere aquí a la escena de la zarza ardiente. El Señor pide . como hombre. creen en Jesucristo y. el Dios de Israel». Dice el Señor: «No sólo por ellos ruego — esto es. los de entonces y los que vendrán. por decirlo así. el ―nombre‖. sino como el hecho del ser-con-nosotros de Dios. y es verdad que no hallamos el término ekklesia. «Les he dado a conocer y les daré a conocer tu Nombre. Dios no está encerrado en ningún espacio terreno. Jesús habla dos veces de la revelación del nombre de Dios: «He manifestado tu Nombre a los hombres que me diste de en medio del mundo» (v. debemos dejarnos invadir por la alegría y la gratitud. uno que está presente en medio de nosotros y para nosotros. tú eres un Dios escondido. el nombre de Dios en Israel no se ha visto sólo como un término rodeado de misterio. que en él Dios. Pero aquí aparece con sus características esenciales: como la comunidad de los discípulos que. mediante la palabra apostólica. El misterio eucarístico. La petición más conocida de la Oración sacerdotal es la petición por la unidad de sus discípulos.15). Esto es siempre verdad. cf. Su amor sale. reza por los discípulos de aquel tiempo y de todos los tiempos venideros. Este estar de Dios con su pueblo se cumple en la encarnación del Hijo. es el lugar en el que habita el nombre de Dios. Te has revelado a ti mismo y te has entregado en nuestras manos… En este momento. de sí mismo y entra en nosotros. alcanza plenamente su meta? Lo esencial de lo sucedido en el monte Horeb no fue la palabra misteriosa. Y que con esto él lleva a cabo la reconciliación. es el Dios eterno e infinito. sin embargo. Tú nos has revelado tu misterio y nos has mostrado tu rostro. que el amor con el que Dios ama a su Hijo en el misterio de la Trinidad. Pero. que ellos también lo sean en nosotros. Jesús quiso decir. de este modo. 20. 26). en mí y yo en ti. por tanto. Pero también podemos decir: realmente tú eres un Dios cercano. Comunicar el nombre significa entrar en relación con el otro. tú eres el Dios-connosotros. vv. 6). había entregado a Moisés como signo de reconocimiento. para que todos sean uno. como Aquel que quiere estar con nosotros. reveló su nombre. ¿qué significa exactamente que la revelación de la zarza ardiente llega a su término. Pero en el templo está presente para nosotros como Aquel que puede ser llamado. Padre. él está infinitamente por encima del mundo. que Dios. Ve sus peligros y encomienda esta comunidad al corazón del Padre. que él. según la sagrada escritura. que se había dado a conocer a Moisés. para que el amor que me tenían esté en ellos. Mira hacia delante en la amplitud de la historia futura. porque él se nos ha mostrado. llega ahora a los hombres en esa circulación divina del amor. 11 y 13). como también yo estoy en ellos» (v. se completa realmente lo que había comenzado ante la zarza ardiente: a Dios. que él lleva a cumplimiento lo que había comenzado junto a la zarza ardiente. Pide al Padre la Iglesia y su unidad. Así. por así decir. que es infinito y subsiste en sí mismo.En la Oración sacerdotal. La revelación del nombre divino significa. la comunidad de los discípulos reunida en el cenáculo— sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos. Jesús pide la Iglesia como una y apostólica. El templo. para que el mundo crea que tú me has enviado» (v.

Por tanto. y se entrega en nuestras manos y en nuestros corazones. y así le pedimos: Sí. para que el mundo crea. danos la fe en ti. queremos dejarnos alcanzar por su oración. debe ser una unidad que se vea. Pero esta oración es siempre también un examen de conciencia para nosotros. En este momento. en una unidad que se convierte en testimonio de la misión de Jesucristo. debemos también percibir el dolor de Jesús porque estamos en contraste con su oración. Concédenos vivir en tu amor y así llegar a ser uno como tú eres uno con el Padre. que dan a conocer el nombre de Dios e introducen a los hombres en la comunión de amor con Dios. una unidad que. y sigue siendo parte de su pasión que se prolonga en la historia. que eres uno solo con el Padre en el Espíritu Santo. porque nos resistimos a su amor. su cuerpo y su sangre. En este momento. es decir. que el anuncio de los discípulos continúe a través de los tiempos. Ella nace de la oración de Jesús y mediante el anuncio de los apóstoles. Jesús pide. que impide a los hombres el acceso al amor de Dios? Haber visto y ver todo lo que amenaza y destruye la unidad. 21). en comunión conmigo y. alejándote así de la fe? Y ¿no eres así tal vez culpable de la división que oscurece mi misión en el mundo. yendo más allá de lo que normalmente es posible entre los hombres. Señor. Queremos entrar nosotros mismos en su oración. pues. La oración de Jesús nos garantiza que el anuncio de los apóstoles continuará siempre en la historia. en comunión con Dios? O. Cuando meditamos la pasión del Señor. al amor. ha sido un elemento de la pasión histórica de Jesús. Amén. que dicho anuncio reúna a los hombres que. a partir de este estar en comunión con Dios. que vivan en la íntima comunión con Dios y con Jesucristo y que. en el que el Señor en la Santísima Eucaristía se da a sí mismo. reconozcan a Dios y a su Enviado. Por dos veces dice el Señor que esta unidad debería llevar a que el mundo crea en la misión de Jesús. gracias a este anuncio. Reza para que los hombres sean llevados a la fe y. mediante la fe. el Señor nos pregunta: ¿vives gracias a la fe.la Iglesia al Padre. VIGILIA PASCUAL EN LA NOCHE SANTA HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Sábado Santo 3 de abril de 2010 (Vídeo) Imágenes de la celebración . se cree la unidad visible. por tanto. el Hijo Jesucristo. llegue a ser un signo para el mundo y acredite la misión de Jesucristo. que siempre suscitará la fe y congregará a los hombres en unidad. ¿acaso no vives más bien para ti mismo. Pide al Padre que estos creyentes «lo sean en nosotros» (v. porque nos oponemos a la unidad. que debe ser para el mundo testimonio de su misión.

del Evangelio de Jesucristo era. Lo nuevo y emocionante del mensaje cristiano. En alguna parte —han pensado repetidamente los hombres— deberá haber una hierba medicinal contra la muerte. Úngelo con óleo . reflexionemos un momento: ¿qué ocurriría realmente si se lograra. No debería llevar sólo a prolongar indefinidamente esta vida actual. sino contra la verdadera fatalidad. Debería más bien transformar nuestra vida desde dentro. Pero. esto que se nos dice: sí. debería existir la medicina de la inmortalidad. El arcángel habría dicho que. después de 5. junto al árbol de la misericordia». Crear en nosotros una vida nueva. mandó a su hijo Set. de ofrecer una vida cada vez mejor y más longeva. «Entonces — prosigue el libro de Henoc — Dios dijo a Miguel: ―Toma a Henoc y quítale sus ropas terrenas. y que Adán tendría que morir. Se ha encontrado. Y también quien desea creer preguntará: ¿Es realmente así? ¿Cómo nos lo podemos imaginar? ¿Cómo se desarrolla esta transformación de la vieja vida. descenderá en las profundidades de la tierra y llevará a tu padre al Paraíso. no sólo contra esta o aquella enfermedad. Esta medicina se nos da en el Bautismo. Ante esto. Se apagaría la capacidad de innovación y una vida interminable. se deberá poder encontrar una medicina. transformarnos de tal manera que no se acabara con la muerte. En esta leyenda puede verse toda la aflicción del hombre ante el destino de enfermedad.Queridos hermanos y hermanas Una antigua leyenda judía tomada del libro apócrifo «La vida de Adán y Eva» cuenta que Adán. y ya no habría espacio para la juventud. de posponerla cada vez más. tal vez muchos. se cuenta cómo el antepasado Henoc fue arrebatado por Dios hasta su trono. de modo que se forme en ella la vida nueva que no conoce la muerte? Una vez más. responderán: ciertamente oigo el mensaje. Después de tantas oraciones y llanto de los dos en busca del árbol de la vida. algunos. sí de eliminar el mayor número posible de sus causas. Se pone en evidencia la resistencia que el hombre opone a la muerte. La verdadera hierba medicinal contra la muerte debería ser diversa. un antiguo escrito judío puede ayudarnos a hacernos una idea de ese proceso misterioso que comienza en nosotros con el Bautismo. Antes o después. de modo que le ungiesen con él y sanara. una vida nueva que madura en la fe y que no es truncada con la muerte de la antigua vida. Algunos lectores cristianos han añadido posteriormente a esta comunicación del arcángel una palabra de consuelo. Una vida nueva comienza en nosotros. contra la muerte. En él. si no de evitar propiamente la muerte. a la región del Paraíso para traer el aceite de la misericordia. tal vez no evitar la muerte. pero sí retrasarla indefinidamente y alcanzar una edad de varios cientos de años? ¿Sería bueno esto? La humanidad envejecería de manera extraordinaria. Cristo. Cristo. sólo que me falta la fe. no pudo contemplar el rostro de Dios. en su debilidad humana. junto con Eva. en la enfermedad que le llevaría a la muerte. Es accesible.500 años. este fármaco de inmortalidad existe. en vez de un paraíso. sería más bien una condena. el Hijo de Dios. También la ciencia médica actual está tratando. Pero él se asustó ante las gloriosas potestades angélicas y. vendría el Rey bondadoso. esta hierba medicinal contra la muerte. rico en amor. También hoy los hombres están buscando una sustancia curativa de este tipo. Entonces. y lo es aún. y ungiría con el óleo de su misericordia a todos los que creyeran en él: «El óleo de la misericordia se dará de eternidad en eternidad a cuantos renaciesen por el agua y el Espíritu Santo. dolor y muerte que se le ha impuesto. se les apareció el arcángel Miguel para decirles que no conseguirían el óleo del árbol de la misericordia. verdaderamente capaz de eternidad. En suma. sino que comenzara en plenitud sólo con ella. el Hijo de Dios. sino que sólo entonces sale plenamente a la luz.

En la Iglesia antigua. es decir. que se presentaba como placer y que. En él. en el que se sentía gusto viendo a personas vivas desgarradas por bestias feroces. comprensión. sectarismo. idolatría. el bautizando se volvía después hacia el oriente. II 524). impulsaba a la destrucción de lo mejor que tiene el hombre. Era un acto de liberación respecto a la imposición de una forma de vida. Naturalmente. me di cuenta de que era como uno de los seres gloriosos» (Ph. la suntuosidad del diablo. a la crueldad.19ss. El bautizando determina la nueva orientación de su vida: la fe en el Dios trinitario al que él se entrega. se indicaba el esplendor del antiguo culto de los dioses y del antiguo teatro. Miraba en esa dirección y pronunciaba un triple «no»: al demonio. «pompas». a sus pompas y al pecado. 22). servicialidad. envidias. partidismo. Así. tenemos el rito de las renuncias y promesas. que nos hace capaces de eternidad. del nuevo sol que surge. libertinaje. Y Miguel quitó mis vestidos. bondad. paz. orgías y cosas por el estilo» (Ga 5. rencores. son vestiduras de la muerte. con el vestido de la vida. Ante todo. y en los que se pone también de manifiesto su necesidad para el transcurso de nuestra vida. el bautizando se volvía hacia el occidente. este cambio de vestidura es un proceso que dura toda la vida. Inbild des Kosmos. enemistades. Lo que son estas «vestiduras» que dejamos y la promesa que hacemos. era un símbolo de la muerte que expresa toda la radicalidad de dicho despojo y del cambio de vestiduras. a la mentira. de la muerte y. amabilidad. Esta vida. En efecto. esta renuncia es una promesa en la cual damos la mano a Cristo. quitamos las «viejas vestiduras» con las que no se puede estar ante Dios. y este óleo era más que una luz radiante. Dicho mejor aún. del dominio del pecado. impureza. Con esta extraña palabra. Descendía en la fuente bautismal y se le sumergía tres veces. símbolo del nuevo sol de la historia. Cuando me miré. Lo que ocurre en el Bautismo es el comienzo de un camino que abarca toda nuestra existencia. el ser revestido con los nuevos indumentos de Dios. Esta renuncia —sin tantos gestos externos— sigue siendo también hoy una parte esencial del Bautismo. alegría. lo vemos claramente cuando leemos. Precisamente esto.suave y revístelo con vestiduras de gloria‖.). En el rito del Bautismo hay dos elementos en los que se expresa este acontecimiento. Con este «no» se rechazaba un tipo de cultura que encadenaba al hombre a la adoración del poder. símbolo de la luz.. que . En la Iglesia antigua.. es lo que sucede en el Bautismo. el bautizando era a continuación desvestido realmente de sus ropas. hechicería. En la Iglesia antigua. así nos dice la fe cristiana. al mundo de la codicia. sin embargo. Rech. del ocaso del sol. término que significa precisamente las viejas vestiduras que se han de abandonar. lealtad. borracheras. rivalidades. Pablo llama a estas nuevas «vestiduras» «fruto del Espíritu» y las describe con las siguientes palabras: «Amor. dominio de sí» (Ga 5. para que Él nos guíe y nos revista. símbolo de las tinieblas. contiendas. de manera que con el vestido de luz de Cristo podamos comparecer en presencia de Dios y vivir por siempre con él. en el quinto capítulo de la Carta a los Gálatas. celos. por tanto. Estas son las vestiduras que dejamos. lo que Pablo llama «obras de la carne». empezamos a despojarnos de ellas. Su esplendor se parecía a los rayos del sol. me ungió con óleo suave. Pablo las llama así: «fornicación. símbolo de Cristo. Dios mismo nos viste con indumentos de luz.

entre los peregrinos explotó espontáneamente la alegre certeza: Es él. Por eso cantaremos en esta noche de la resurrección. seguros de ser escuchados. que simbolizaba el reinado de David. En el curso de los siglos. Estamos ya cobijados para siempre en el amor de Aquel a quien ha sido dado todo poder en el cielo y sobre la tierra (cf. En la última etapa del camino. el canto de la alegría que no precisa palabras. Cuando a las puertas de Jerusalén Jesús montó en un borrico. la oración de tu pueblo y acepta sus ofrendas. con la oración sobre las ofrendas que la Iglesia eleva en esta noche: Escucha. y se deja llevar y levantar por Él a la vida nueva que lo transforma para la eternidad. Pablo puede decir a los Filipenses: «Estad siempre alegres en el Señor. había curado al ciego Bartimeo. entonces estamos en la vida. Por eso pedimos. Por eso.en todo caso está destinada a la muerte. y menos aún una acogida un tanto compleja en una nueva asociación. al salir de las aguas bautismales. de manera que estamos ya resguardados en Aquel que ha vencido a la muerte y nos guía a través de la muerte. los símbolos se han ido haciendo más escasos. renacimiento a la vida nueva. el Hijo de David. os lo repito: estad alegres» (Flp 4. CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro XXIV Jornada Mundial de la Juventud Domingo 5 de abril de 2009 Queridos hermanos y hermanas. Sólo se la puede dar. Si nos atenemos a Él. en el momento de recibir la santa comunión. para que aquello que ha comenzado con los misterios pascuales nos ayude. tomaba plenamente forma. Mt 28. Luego. Ahora que ya podía ver. Es muerte y resurrección. Y saludan a Jesús con la . Amén. que Dios mismo había encendido en ellos. Lo sabían.18). los neófitos eran revestidos de blanco. No se puede ordenar la alegría.4). el bautizando la entrega a la muerte. Jesús había subido a Jerusalén para la Pascua. cerca de Jericó. que ahora. Sí. el vestido de luz de Dios. de todo corazón. el aleluya. Cristo es el árbol de la vida hecho de nuevo accesible. la hierba medicinal contra la muerte existe. como medicina para la eternidad. habían obtenido el fármaco de la inmortalidad. Señor. En ella recibimos el Cuerpo del Señor resucitado y nosotros mismos somos incorporados a este Cuerpo. que lo había invocado como Hijo de David y suplicado piedad. y recibían una vela encendida como signo de la vida nueva en la luz. por obra tuya. queridos jóvenes: Junto con una creciente muchedumbre de peregrinos. No es solamente un lavacro. pero lo que acontece esencialmente en el Bautismo ha permanecido igual. junto con Cristo. El Señor resucitado nos da la alegría: la verdadera vida. se había sumado con gratitud al grupo de los peregrinos.

Ahora. entre los peregrinos que querían «adorar a Dios» durante la fiesta. que después vuelven a casa. Ante todo. Puesto que Jesús se entrega totalmente. en su Evangelio. Pienso que siempre hemos de aprender de nuevo ambas cosas. Y esto quiere decir: ahora no tiene importancia un coloquio más o menos breve con algunas personas. de modo que ellos. el de nuestro padre David! ¡Hosanna en el cielo!». recorre la inmensidad del mundo y de la historia. por eso nos hemos reunido aquí: Queremos ver a Jesús. El núcleo de su respuesta a la solicitud de aquellas personas es: «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere. ¿Qué dijo. Pero nosotros. los lejanos. La primera es que este Reino pasa por la cruz. Ciertamente. y añaden: «¡Bendito el reino que llega. Pero el objetivo esencial era éste: Queremos ver a Jesús. es decir. Vendré al encuentro del mundo de los griegos como grano de trigo muerto y resucitado. había también algunos griegos (cf. precisamente en su lengua. que se ha entregado por todos. como dice el profeta Zacarías (9. La verdadera meta de la peregrinación ha de ser encontrar a Dios. (Mc 11. abarca todo el mundo. Por tanto. aunque de modo diferente. Por su resurrección. Fijémonos en que el verdadero objetivo de estos peregrinos era adorar a Dios. un amor que responde al amor de Jesucristo. Como Resucitado. Felipe y Andrés. Ésta significa que nadie puede . Se cumple la antigua esperanza de Israel: esta realeza de David ya no conoce fronteras. ¿hemos entendido realmente el mensaje de Jesús. la catolicidad. Juan relata que.21). Sí. habrán puesto muchas ilusiones en esta peregrinación. da mucho fruto» (Jn 12. añade una serie de dichos de Jesús. con su vida están en camino hacia Dios. podemos reconocer dos características esenciales de este Reino. en su cultura. pero si muere. qué hizo Jesús en aquel momento ante esta petición? En el Evangelio no aparece claramente que hubiera un encuentro entre aquellos griegos y Jesús.9s). la palabra de Jesús irá avanzando y será entendida de un modo nuevo: así viene su Reino. No sabemos cómo se imaginaban exactamente los peregrinos entusiastas el reino de David que llega. mediante dos Apóstoles de lengua griega. Queridos amigos.aclamación mesiánica: «¡Bendito el que viene en nombre del Señor!». Los griegos están en busca de Dios. de manera totalmente nueva y por encima de los límites del momento. adorarlo.10). Esto concuerda perfectamente con lo que Jesús dice en la purificación del Templo: «Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos» (Mc 11. sino que se basa únicamente en la libre adhesión del amor. se convierten en cercanos y. se les manifiesta. queda infecundo.17). A simple vista podemos distinguir en estos textos tres imágenes diversas del reino en las que. Ante todo. va a los griegos y habla con ellos.20). Hijo de David? ¿Hemos entendido lo que es el Reino del que habló al ser interrogado por Pilato? ¿Comprendemos lo que quiere decir que su Reino no es de este mundo? ¿O acaso quisiéramos más bien que fuera de este mundo? San Juan. 12. la multiplicación de los panes que continúa hasta el fin del mundo y en todos los tiempos. Son palabras mayores.24). y así poner en el justo orden la relación de fondo de nuestra vida. Para eso han ido a Sydney el año pasado miles de jóvenes. hacen llegar al Señor esta petición: «Quisiéramos ver a Jesús» (Jn 12. Pero esto es posible sólo porque no es la soberanía de un poder político. En la sagrada Eucaristía recibimos el fruto del grano de trigo que muere. La segunda característica dice: su Reino es universal. se refleja el mismo misterio. Jesús supera los límites del espacio y del tiempo. después de narrar la entrada en Jerusalén. como Resucitado. Se extiende «de mar a mar». La vista de Jesús va mucho más allá. la universalidad. en los que Él explica lo esencial de este nuevo género de reino. como Resucitado puede pertenecer a todos y hacerse presente a todos.

27). Sin sacrificio. éste es precisamente quien pierde la vida. hemos de abandonar nuestro yo. hacia el otro. ampliamente descrito por los otros tres evangelistas: su terror ante el poder de la muerte. tengo que decir que precisamente los momentos en que he dicho «sí» a una renuncia han sido los momentos grandes e importantes de mi vida. Pero el gran «sí» del momento decisivo en nuestra vida —el «sí» a la verdad que el Señor nos pone delante— ha de ser después reconquistado cotidianamente en las situaciones de todos los días en las que. a continuación. siguen después dos súplicas de Jesús. quien quiere tener su vida para sí. La universalidad y la cruz van juntas. renunciar a algo personal. Aquí aparece el pavor de Jesús. en último término. no querer poseerse a sí mismo. el amor significa dejarse a sí mismo. Y por ello. se guardará para la vida eterna» (Jn 12. en la común Iglesia. este principio fundamental que el Señor establece es. También el sacrificio. como Job. Es decir. la verdad de la cruz y la resurrección. La palabra sobre el grano de trigo que muere sigue formando parte de la respuesta de Jesús a los griegos. es importante. entregarse. que define el camino del hombre. En Juan. simplemente idéntico al principio del amor. Como ser humano. es su respuesta. ante todo el abismo de mal que ve. esencial. san Juan ha recogido también en su relato de los dichos del Señor para el «Domingo de Ramos» una forma modificada de la oración de Jesús en el Huerto de los Olivos. engaña a la gente. una vez más. Ésta se vuelve tediosa y vacía. en el «sí» a la vida más grande. La primera formulada sólo de manera condicional: «¿Qué diré? Padre. Queridos amigos. lanzarse a la gran decisión fundamental. una y otra vez. El Señor sufre nuestras angustias junto con nosotros. son parte de una vida recta. la renuncia. la vida de Dios. Finalmente. sino de vivir su verdad. que es común. y el que se aborrece a sí mismo en este mundo. También nosotros podemos orar de este modo. aun cuando en el fondo quisiéramos más bien aferrarnos a nuestro yo. al gran «sí» que el Señor nos pide en un determinado momento de nuestra vida. hacia Dios y hacia los hombres que Él pone a mi lado. Quien promete una vida sin este continuo y renovado don de sí mismo. vivir sólo para él mismo. también Jesús se siente impulsado a rogar que se le libre del terror de la pasión. nuestra vida se ensancha y engrandece. en la entrega desinteresada del yo en favor del tú. tener todo en puño y explotar todas sus posibilidades. no basta una única gran decisión. Pero.25). y al cual debe bajar.27). Él formula una vez más la ley fundamental de la existencia humana: «El que se ama a sí mismo. La universalidad es siempre una superación de sí mismos. se pierde. presentarle todas las nuestras peticiones que surgen en nosotros frente a la injusticia en . la obediencia a la palabra de Jesucristo. Ante todo una afirmación: «Mi alma está agitada» (12. sino liberarse de sí: no replegarse sobre sí mismo —¡qué será de mí!— sino mirar adelante. Solamente en el abandono de sí mismo. a su cultura a su tiempo y su mundo como absoluto. En efecto. la superación de sí mismos. Sólo así se crea la paz. nos acompaña a través de la última angustia hasta la luz. no se trata simplemente de reconocer un principio. en la realidad concreta.considerarse a sí mismo. También nosotros podemos lamentarnos ante el Señor. al misterio de muerte y resurrección que encontramos en Cristo. La universalidad incluye el misterio de la cruz. Y este principio del amor. Y eso requiere que todos nos acojamos recíprocamente. Indudablemente. es una vez más idéntico al misterio de la cruz. Así. ponernos a disposición. Si echo una mirada retrospectiva sobre mi vida personal. no existe una vida lograda. tal vez sea relativamente fácil aceptar esto como gran visión fundamental de la vida. líbrame de esta hora» (12. Pero. renunciando a algo nuestro.

pero también profundamente bella y liberadora. en los pequeños gestos que forman parte de la gran decisión —. Quien quiere guardar su vida para sí mismo. como Jacob. Cuanto más renunciemos a algo por amor de la gran verdad y el gran amor — por amor de la verdad y el amor de Dios —. que mi vida se hace buena si aprendo a ajustarme a este orden. Avancemos con ella por su camino y así encontraremos nuestro camino. Esta es la verdad exigente. la gloria de Dios. el misterio de Jesucristo: el misterio de que Dios ha tanto amado al mundo. Pero luego viene la segunda petición de Jesús: «Glorifica tu nombre» (Jn 12. la única verdad realmente redentora. cuando la llevamos. Jn 3. La Cruz está en camino de una a otra parte del mundo. Al término de esta liturgia. en la que queremos entrar paso a paso durante el camino de la Cruz por los continentes. Vida. tanto más grande y rica se hace la vida. su señoría. su voluntad. este ruego se expresa así: «No se haga mi voluntad. la encuentra. a nosotros. de mar a mar. la tarde antes de su pasión. Cuando tocamos la Cruz.16). Al final.28). En la plegaria por los discípulos de todos los tiempos. más aún. De este modo se realiza su Reino. son para nosotros la garantía de que verdaderamente podemos fiarnos de Dios. Queridos amigos. sino la tuya» (Lc 22. En los sinópticos. Ante Él. los jóvenes de Australia entregarán la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud a sus coetáneos de España. Que el Señor bendiga este camino.20). «los que crean en mí por la palabra de ellos» (Jn 17. Y esto es lo esencial en nuestra oración y en nuestra vida: aprender este orden justo de la realidad. Orar siempre significa luchar también con Dios y. en un mundo ficticio. Amén.27). el hecho que sin el «sí» a la Cruz. Escuchemos lo que pide para los Doce y para los que estamos aquí reunidos: .el mundo y las trabas de nuestro propio yo.42). sin caminar día tras día en comunión con Cristo. podemos decirle: «no te soltaré hasta que me bendigas» (Gn 32. es decir. la pierde. aceptarlo íntimamente. la norma constitutiva de nuestra vida. es siempre más importante y más verdadera que mi pensamiento y mi voluntad. muerte y resurrección de Jesús. no hemos de refugiarnos en frases piadosas. Quien da su vida — cotidianamente. no se puede lograr la vida. Toquemos el misterio maravilloso del amor de Dios. Pero hagamos nuestra también la ley fundamental. Él nos ha visto también a nosotros y ha rezado por nosotros. confiar en Dios y creer que Él está haciendo lo que es justo. que su voluntad es la verdad y el amor. pero con la vista puesta al mismo tiempo en la comunidad de los discípulos de todos los siglos. Y nosotros la acompañamos. tocamos el misterio de Dios. que entregó a su Hijo único por nosotros (cf. SOLEMNE MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Pedro Jueves Santo 9 de abril de 2009 Queridos hermanos y hermanas: En el Cenáculo. el Señor oró por sus discípulos reunidos en torno a Él.

«Conságralos en la verdad»: ésta es la inserción de los apóstoles en el sacerdocio de Jesucristo. Ser entregados a Dios significa más bien ser puestos para representar a los otros. un «ser puestos a parte» para Dios. sacarlo del ámbito de lo que es nuestro e introducirlo en su ambiente. El Señor pide nuestra santificación. Es un salir del contexto de la vida mundana. por nosotros. desde Él. Y nos envía para continuar su misma misión. la institución de su sacerdocio nuevo para la comunidad de los fieles de todos los tiempos. sino suya. así los envío yo también al mundo. Él se hace a la vez sacerdote y víctima. ni pertenece a sí misma. Sólo Él es el auténtico y verdadero Santo en el sentido originario. pues. Me consagro. santificarse a sí mismo? Para entender esto. sino enteramente a Dios. Pero hay en esta súplica una palabra que nos llama la atención. para todos. El sacerdote es sustraído a los lazos mundanos y entregado a Dios. es decir. y precisamente así. como confesó Pedro en la hora decisiva en Cafarnaún (cf. Y por ellos me consagro yo. para que. Como tú me enviaste al mundo. La cosa o la persona ya no nos pertenece. que nos permite asomarnos a lo íntimo del corazón de Jesucristo. Pide que los sustraiga de sí mismos y los tome como propiedad suya. para que también se consagren ellos en la verdad» (17. Cuando Jesús dice «Yo me consagro». que corresponde sólo a Él. es participación en su modo de ser. ¿Qué quiere decir? ¿Acaso Jesús no es de por sí «el Santo de Dios». puedan desarrollar el servicio sacerdotal para el mundo.69)? ¿Cómo puede ahora consagrarse. Dice Jesús: «Por ellos me consagro yo». la Verdad y el Bien sin mancha. Bultmann tiene razón traduciendo la afirmación «Yo me consagro» por «Yo me sacrifico». de este modo. En ambos casos . Con ello se subrayan ahora las dos direcciones que forman parte del proceso de la santificación/consagración. Un privarse así de algo para entregarlo a Dios. ¿Comprendemos ahora lo que sucede cuando Jesús dice: «Por ellos me consagro yo»? Éste es el acto sacerdotal en el que Jesús —el hombre Jesús. sino que está inmersa en Dios. En el Antiguo Testamento. hemos de aclarar antes de nada lo que quieren decir en la Biblia las palabras «santo» y «santificar/consagrar». debe quedar disponible para los otros. es decir. lo llamamos también sacrificio: ya no será propiedad mía. Y ella contiene también el origen del sacerdocio de la Iglesia. se identifica con la Ordenación sacerdotal y. Esta oración de Jesús aparece dos veces en forma ligeramente modificada. su «santificación». Él es la Luz purísima. «Conságralos en la verdad»: ésta es la verdadera oración de consagración para los apóstoles. Por tanto.«Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad. Consagración es. Jn 6. de nuestro sacerdocio. nuestra consagración en la verdad. al seno de su santidad. la entrega de una persona a Dios. Es la expresión de que Él es al mismo tiempo sacerdote y víctima. a partir de Dios. Con el término «santo» se describe en primer lugar la naturaleza de Dios mismo. En ella se encierra todo el misterio de nuestra redención. consagrar algo o alguno significa dar en propiedad a Dios algo o alguien. me sacrifico: esta palabra abismal. Sólo ahora podemos comprender a fondo la súplica que el Señor ha presentado al Padre por los discípulos. Por tanto. que es una cosa sola con el Hijo de Dios— se entrega al Padre por nosotros. un ser sacado del mundo y entregado a Dios. su modo de ser del todo singular. un sacar del mundo y un entregar al Dios vivo. debería ser una y otra vez objeto de nuestra reflexión. se define también en qué consiste el sacerdocio: es un paso de propiedad.17ss). de modo que ya no pertenezca a lo nuestro. que nos parece poco comprensible. Pero precisamente por eso no es una segregación. divino. Cualquier otra santidad deriva de Él. El Señor pide que Dios mismo los atraiga hacia sí.

la alegría creciente de la amistad con Él. en la superficialidad de todo lo que frecuentemente se impone al hombre de hoy? ¿Nos dejamos realmente purificar en nuestro interior por la palabra de Dios? Nietzsche se ha burlado de la humildad y la obediencia como virtudes serviles. En su lugar. los discípulos son sumidos en lo íntimo de Dios mediante su inmersión en la palabra de Dios. Jesucristo mismo. La palabra de Dios es. si nuestra vida no se desarrolla entrando en la verdad del Sacramento. En la interpretación de esta frase podemos dar un paso más todavía. ¿Acaso no ha dicho Cristo de sí mismo: «Yo soy la verdad» (cf. Jn 14. a fin de cuentas. las promesas que hoy renovamos dicen que nuestra voluntad ha de ser orientada así: «Domino Iesu arctius coniungi et conformari. el sacerdocio de los discípulos sólo puede ser participación en el sacerdocio de Jesús. Y Jesús añade: «Tu palabra es verdad». vobismetipsis abrenuntiantes». Unirse a Cristo supone la renuncia. Y entonces. Pero hace falta cumplir día tras día este gran «sí» en los muchos pequeños «sí» y en las pequeñas renuncias. quiere decir. el baño que los purifica. en lo más hondo: hazlos una sola cosa conmigo. Si entramos en una verdadera familiaridad con Él. pero no soy yo. es Cristo quien vive en mí» (Ga 2. ha puesto el orgullo y la libertad absoluta del hombre.6)? ¿Y acaso no es Él mismo la Palabra viva de Dios. todos los . que disgregan toda comunidad y acaban en la violencia. Así. que no deseamos llegar a ser esto o lo otro. pues. Ésta se nos ha dado sustancialmente para siempre en el Sacramento.20). Por tanto. «Conságralos en la verdad». más que lo que pueda ser el pan y las cosas de este mundo? ¿La conocemos verdaderamente? ¿La amamos? ¿Nos ocupamos interiormente de esta palabra hasta el punto de que realmente deja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento? ¿O no es más bien nuestro pensamiento el que se amolda una y otra vez a todo lo que se dice y se hace? ¿Acaso no son con frecuencia las opiniones predominantes los criterios que marcan nuestros pasos? ¿Acaso no nos quedamos. que corresponde a la verdad de nuestro ser. sino que nos abandonamos a Él. En efecto. Este «sí» de los pequeños pasos. ¿cómo están las cosas en nuestra vida? ¿Estamos realmente impregnados por la palabra de Dios? ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos. hay caricaturas de una humildad equivocada y una falsa sumisión que no queremos imitar. a la voluntad de Dios? «Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad»: esta palabra de la incorporación en el sacerdocio ilumina nuestra vida y nos llama a ser siempre nuevamente discípulos de esa verdad que se desvela en la palabra de Dios. que en un primer momento pueden causar dolor. que en su conjunto constituyen el gran «sí». En el «sí» de la Ordenación sacerdotal hemos hecho esta renuncia fundamental al deseo de ser autónomos. al menos vagamente. Ponlos dentro de mí. pues. en último término hay un único sacerdote de la Nueva Alianza. entonces experimentamos en medio de las renuncias. nuestro ser sacerdotes no es más que un nuevo y radical modo de unión con Cristo. Ahora bien. Pero existe también la soberbia destructiva y la presunción. y esa obediencia que se somete a la verdad. Por tanto. San Pablo decía a este respecto: «Vivo yo. en efecto. por las cuales se habría reprimido a los hombres. Pero este nuevo sello del ser puede convertirse para nosotros en un juicio de condena. donde sea y del modo que Él quiera servirse de nosotros. la sublime realidad que se está operando aquí. A este propósito. a la que se refieren todas las otras palabras? Conságralos en la verdad. Y.debemos escuchar con mucha atención para empezar a entender. por decirlo así. ¿Sabemos aprender de Cristo la recta humildad. Cristo. el poder creador que los transforma en el ser de Dios. Comporta que no queremos imponer nuestro rumbo y nuestra voluntad. a la «autorrealización». Sujétalos a mí. sólo se podrá realizar sin amargura y autocompasión si Cristo es verdaderamente el centro de nuestra vida.

y está hablándome a mí. exponiendo ante Él nuestra vida cotidiana. Pero luego añade: «Y por ellos me consagro yo.pequeños. Pero para que eso no se convierta en una autocontemplación. Celebrar la Eucaristía quiere decir orar. si nos dejamos guiar y transformar por ellas. nuestros logros y fracasos. es importante aprender continuamente a orar rezando con la Iglesia. Si nos hacemos uno con Cristo. en Cristo. pensar. que transforma su ser. Pero todos estos ritos pueden quedarse en simples formalidades. en la santidad de Dios. Opone resistencia al mal. en Jesucristo. Ésta es la primera parte de aquel dicho de Jesús. abren paso a la plegaria de los fieles de hoy. que reconocen a sus hermanos y hermanas. como sacerdotes. entonces. sino que sea un verdadero convertirse en propiedad del mismo Dios. Y lo mismo . En las religiones del mundo hay múltiples modos rituales de «santificación». en los pobres. tampoco hemos de olvidar que. todos nos hacemos realmente «un cuerpo solo y una sola alma» con Cristo. experimentamos lo verdadera que es su palabra. y en ellos encuentran a Él mismo. es decir. Mis ojos se detuvieron en este pasaje: «Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad».19). «Quien se pierde a sí mismo. abrí la Sagrada Escritura porque todavía quería recibir una palabra del Señor para aquel día y mi camino futuro de sacerdote. Estar inmersos en la Verdad. se guarda». a ellos mismos. Cristo pide para los discípulos la verdadera santificación. estemos verdaderamente inundados de la luz de Dios. aceptar la fatiga de la verdad. aprendemos a reconocerlo precisamente en los que sufren. entonces nos convertimos en personas que sirven. contraponerse tanto en las cosas grandes como en las pequeñas a la mentira que hay en el mundo en tantas formas diferentes. para que en lo ordinario. Orar es un caminar en comunión personal con Cristo. en el amor verdadero. también los fieles tienen al alcance esas palabras. así. y a veces también grandes signos de su amor. día tras día. La víspera de mi Ordenación sacerdotal. verdaderamente. actuar. Si estamos unidos interiormente a las palabras de la oración. que nos llevan consigo por el camino hacia el Señor. Si nos arriesgamos a perdernos a nosotros mismos por el Señor. de consagración de una persona humana. en lo concreto de cada día. hace 58 años. puede ser también muy exigente. El amor verdadero no cuesta poco. Y. que continuamente nos da. con su oración. para que también se consagren ellos en la verdad» (Jn 17. Estar inmersos en Él significa afondar en su bondad. «Conságralos en la verdad». que no se quede en una forma ritual. es un proceso que forma parte de la oración en la que nos ejercitamos en la amistad con Él y también aprendemos a conocerlo: en su modo de ser. Celebramos correctamente la Eucaristía cuando entramos con nuestro pensamiento y nuestro ser en las palabras que la Iglesia nos propone. nuestras dificultades y alegrías: es un sencillo presentarnos a nosotros mismos delante de Él. se haga vida. Y. para llevar el verdadero bien al hombre. Entonces me dí cuenta: el Señor está hablando de mí. Pienso que esta segunda parte tiene un propio significado específico. para que su alegría más profunda esté presente en nosotros. También podríamos decir: Cristo ha pedido para nosotros el Sacramento que nos toca en la profundidad de nuestro ser. Pero también ha rogado para que esta transformación en nosotros. En ellas está presente la oración de todas las generaciones. en los pequeños de este mundo. en la celebración eucarística somos aquellos que. Estar inmersos en la verdad y. Cuando hablamos del ser consagrados en la verdad. verdad y amor son una misma cosa. también significa para nosotros aceptar el carácter exigente de la verdad.

transustanciación de nuestros dones de pan y vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. reconocemos que . que en griego. lo que en hebreo es una sola. Roguémosle que nos atraiga cada vez más dentro de sí. Pero es más aún. «…de manera que sea para nosotros Cuerpo y Sangre de tu Hijo amado. Amén. «Hoc est hodie». Pertenezco de un modo nuevo a Él y. Ha sido «hoy» cuando Él lo ha hecho: se nos ha entregado para siempre en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. la Liturgia romana ha dividido en dos palabras. «te dio gracias con la plegaria de bendición». tampoco se trata de palabras aisladas de autoridad. subrayando con ello la dignidad particular de este día. pridie quam pro nostra omniumque salute pateretur. berakha. en modo alguno se trata de un relato sencillamente insertado aquí. Jesucristo. Rezando en este momento central. En efecto. accepit panem. Así diremos hoy en el Canon de la Santa Misa. sino que empieza con un pronombre relativo: qui pridie. El baño en el que nos sumerge el Señor es Él mismo. para que nos convirtamos verdaderamente en sacerdotes de la Nueva Alianza. hombres de Dios. en cambio. Queridos amigos. De este modo. la Liturgia de la Iglesia quiere inducirnos a que prestemos gran atención interior al misterio de este día. en la Verdad. Es oración. Con el Canon entramos en este «hoy».me ocurrirá mañana. la Iglesia concuerda totalmente con el acontecimiento del Cenáculo. en esta hora de la renovación de las promesas queremos pedir al Señor que nos haga hombres de verdad. ya que el actuar de Jesús se describe con las palabras: «gratias agens benedixit». aunque haya necesidad de ellos. por tanto. nuestro Señor». Este «qui» enlaza todo el relato con la palabra precedente de la oración. y se hace él mismo oración. Y solamente en la oración se cumple el acto sacerdotal de la consagración que se convierte en transformación. Al agradecer. Nuestro hoy se encuentra con su hoy. Él hace esto ahora. Lo primero que nos sorprende es que el relato de la institución no es una frase suelta. aparece en los dos términos de eucharistía y eulogía. La Ordenación sacerdotal significa ser injertados en Él. que quizás interrumpirían la oración. el relato está unido a la oración anterior. a todo el Canon. Con esta expresión. hombres de amor. No somos consagrados en último término por ritos. «para que venga su Reino». a las palabras con que se expresa. a los otros. MISA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 9 de abril de 2009 Queridos hermanos y hermanas: Qui. hoc est hodie. Este «hoy» es sobre todo el memorial de la Pascua de entonces. La Liturgia del Jueves Santo incluye la palabra «hoy» en el texto de la plegaria. de escuchar de modo nuevo el relato de la institución. pues. tal y como la Iglesia lo ha formulado basándose en la Escritura y contemplando al Señor mismo. El Señor agradece. Con la palabra «hoy». Tratemos. la Verdad en persona.

Por tanto. La Iglesia orante se fija en las manos y los ojos del Señor. las vanidades. al huésped. En el pan partido. para llevar la bendición. El alimento que el hombre necesita en lo más hondo es la comunión con Dios mismo. Al agradecer y bendecir. Partir el pan es el gesto del padre de familia que se preocupa de los suyos y les da lo que necesitan para la vida. Sí. un mundo de Dios. por decirlo así. que es el verdadero «pan para la vida del mundo» (cf. En un himno de la Liturgia de las Horas pedimos al Señor que custodie nuestros ojos. Pidamos. para que no acojan ni dejen que en nosotros entren las ―vanitates‖. al amor hasta la muerte. en las manos con las que ha bendecido a los niños. encontrar la figura de Jesús. vuelve de Él bendecido y transformado. Después de bendecir. el Señor parte el pan y lo da a los discípulos. 51). que están esperando nuestra palabra y nuestra acción. Pero queremos pedir sobre todo que tengamos ojos que vean todo lo que es verdadero. Jn 17. transformado. Lo que ha sido puesto en las manos de Dios. hacia ti. quiere ser el comienzo de la transformación del mundo. Esta transformación. la Liturgia romana tiene razón al interpretar nuestro orar en este momento sagrado con las palabras: «ofrecemos». para que miremos el mundo con ojos de amor. Padre suyo todopoderoso‖. es unir. y ya no es pan terrenal lo que da. com-partir. El gesto del partir alude misteriosamente también a su muerte. «pedimos». a orientarnos hacia Dios en la oración y así elevar nuestro ánimo. reconociendo así a los hermanos y las hermanas que nos necesitan. para que fuesen manos de bendición. también a través de los sentidos. «acepta». el Canon usa luego las palabras: ―elevando los ojos al cielo. con los ojos de Jesús. A través del compartir se crea comunión. falsificando y ensuciando así nuestro ser. Ahora tenemos el encargo de hacer lo que Él ha hecho: tomar en las manos el pan para que sea convertido mediante la plegaria eucarística. Quiere casi observarlo. Del hombre nuevo y del mundo nuevo que comienzan en el pan consagrado. Nos fijamos en las manos con las que Él ha curado a los hombres. sin embargo. Jn 6. el Señor se reparte a sí mismo. Pero es también el gesto de la hospitalidad con que se acoge al extranjero. En la Ordenación sacerdotal. para poder recibirlo nuevamente de Él. 1). «Tomó pan en sus santas y venerables manos». transustanciado. Él se da a sí mismo. en las manos clavadas en la Cruz y que llevarán siempre los estigmas como signos de su amor dispuesto a morir. lo que sólo es apariencia. y se le permite participar en la propia vida. Pidamos que a través de los ojos no entre el mal en nosotros. para hacer presente su bondad. El Señor nos enseña a levantar los ojos y sobre todo el corazón. luminoso y bueno. sino la comunión consigo mismo. Agradecer se transforma en bendecir. «fruto de la tierra y del trabajo del hombre». Jesús transforma el pan. apartándola de las cosas del mundo. . en las manos que ha impuesto sobre los hombres. De la introducción a la Oración sacerdotal de Jesús (cf. Dios. se trata de transformación. para que seamos capaces de ver la presencia de Dios en el mundo. A levantar la mirada. «bendice esta ofrenda». Para que llegue a ser un mundo de resurrección. El Señor agradece. la banalidad. Hay otra particularidad en el relato de la institución del Canon Romano que queremos meditar en esta hora. Dividir.una cosa determinada es un don de otro. y de este modo restituye a Dios el pan. Pidamos al Señor ahora que nuestras manos sirvan cada vez más para llevar la salvación. Todo esto se oculta en la palabra eucharistia. nuestras manos fueron ungidas. desea percibir el gesto de su orar y actuar en aquella hora singular.

Los aliados se convierten en cierto modo en «hermanos de la misma carne y la misma sangre».Hemos dicho que partir el pan es un gesto de comunión. nos convierte verdaderamente en partner y se realiza el misterio nupcial del amor. superando cualquier distancia. de unir mediante el compartir. a través de este don de su amor Él. enfrente de mis enemigos. la Eucaristía es más que un banquete. aludiendo con ello al Salmo 23 [22]. calix praeclarus. ¿Podemos ahora hacernos al menos una idea de lo que ocurrió en la hora de la última Cena y que. Este cáliz es el nuevo Testamento. el misterio solemne de la boda se esconde bajo la expresión «novum Testamentum». 25). La alianza realiza un conjunto que significa paz (cf. las dos cosas se transforman en una. el Señor nos prepara la mesa en medio de las amenazas de este mundo. En el gesto de Jesús que parte el pan. se compenetran los significados de Eucaristía y amor. El Canon Romano designa el cáliz que el Señor da a los discípulos. Lo que nosotros llamamos nueva y antigua Alianza no es un acuerdo entre dos partes iguales. Pidamos en esta hora al Señor la gracia de aprender a vivir cada vez mejor el misterio de la Eucaristía. o bien acoger a alguien en la propia federación y entrar así en una comunión de derechos recíprocos». El Canon Romano interpreta esta palabra del Salmo como una profecía que se cumple en la Eucaristía. Al mismo tiempo vemos que la Eucaristía nunca puede ser sólo una acción litúrgica. a sí mismo. aunque no material. el ser agraciados por el Señor en el acto cultual y el cultivo del amor respecto al prójimo. es una fiesta de boda. hemos de escuchar más cuidadosamente aún las palabras de la Biblia y su sentido originario. cáliz glorioso. el cáliz rebosante del vino de su amor. Y ciertamente. Reconocemos la nueva multiplicación de los panes. Sí. el Salmo que habla de Dios como del Pastor poderoso y bueno. En las palabras de la última Cena de Jesús y en el Canon de la Iglesia. Los estudiosos nos dicen que. Y esta boda se funda en la autodonación de Dios hasta la muerte. Después del pan. que Pablo transmite en la segunda lectura de hoy (cf. En él se lee: «preparas una mesa ante mí. es amor hecho corpóreo. para expresar la indisolubilidad del vínculo nupcial de Dios con la humanidad. sino que entra en juego la infinita distancia entre Dios y el hombre. Así. En la palabra «agape». que deriva del morir del grano de trigo y continuará hasta el fin del mundo. En el culto cristiano. sino un mero don de Dios. el amor que se comparte ha alcanzado su extrema radicalidad: Jesús se deja partir como pan vivo. «ratificar una alianza» significaba «entrar con otros en una unión fundada en la sangre. 5). sino de Testamento. es que no se trata de dos contrayentes iguales quienes la establecen. si el agape litúrgico se convierte en amor cotidiano. El motivo por el cual las traducciones antiguas de la Biblia no hablan de Alianza. de la fiesta verdadera que todos anhelamos. de manera que comience así la transformación del mundo. ThWNT II 105-137). El Canon Romano añade: «de la alianza nueva y eterna». 1 Co 11. El cáliz significa la boda: ahora ha llegado «la hora» a la que en las bodas de Caná se aludía de forma misteriosa. que nos deja como herencia su amor. desde . Sí. De este modo se crea una consanguinidad real. en los tiempos remotos de que hablan las historias de los Patriarcas de Israel. como «praeclarus calix». …y mi copa rebosa» (v. el cáliz de la gran alegría. Para poder comprender lo que allí ocurre en profundidad. y nos da el cáliz glorioso. Jesús toma el cáliz de vino. En el pan distribuido reconocemos el misterio del grano de trigo que muere y así da fruto. Sólo es completa. en el gesto mismo se alude ya a la naturaleza íntima de la Eucaristía: ésta es agape. según la palabra de Jesús sobre el cáliz. «la nueva Alianza sellada con mi sangre».

Pero. Tú nos entregas hoy tu vida. La respuesta es que. Sin embargo. Él entrega su vida y la recupera en la resurrección para poderla compartir para siempre. ¿Acaso no nos sucede lo mismo a nosotros? La Navidad. también en comunión unos con otros. de san José y de los pastores.entonces. Amén. Jesús cumple lo que previamente había anunciado en el discurso sobre el Buen Pastor: «Nadie me quita la vida. ahora surge aún otra pregunta. sino que yo la entrego libremente. el nacimiento del Niño divino. ¿qué es? No entra en el ámbito de nuestra experiencia y.18). Señor. Haznos instrumentos de tu paz. hemos sido injertados en una consanguinidad muy real con Jesús y. En el Cenáculo. el mensaje muchas veces nos parece en cierto modo incomprensible. por decirlo así. La Iglesia trata de hacérnoslo comprender traduciendo este acontecimiento misterioso al lenguaje de los símbolos. Nadie puede quitarle la vida: la da por libre decisión. Él mismo en la totalidad de su persona. llenos de su paz y. el júbilo de los ángeles. la alegría de María. por tanto. discutían entre ellos sobre lo quería decir «resucitar de entre los muertos» (cf. Él ya lo lleva a cabo anticipadamente en la libertad de su amor. CELEBRACIÓN DE LA VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Pedro Sábado Santo 11 de abril de 2009 Queridos hermanos y hermanas: San Marcos nos relata en su Evangelio que los discípulos. Por la encarnación de Jesús. por su sangre derramada. en aquella hora. con Dios mismo. Pero ahora se preguntaban qué podía entenderse con el término «resurrección». Pero resurrección. Jn 10.10). Cristo entrega a los discípulos su Cuerpo y su Sangre. Podemos amar al Niño. nos resulta enseguida hasta cierto punto comprensible. así. podemos imaginar la noche de Belén. Antes. Pedro había protestado ante el anuncio de la muerte. se renueva cada vez que celebramos la Eucaristía? Dios. En aquella hora anticipa la crucifixión y la resurrección. el Dios vivo establece con nosotros una comunión de paz. en el que la vida divina y la humana se han hecho una cosa sola. se cumplirá físicamente en Él. de modo que lleguemos a ser realmente consanguíneos de Jesús. Él crea una ―consanguinidad‖ entre Él y nosotros. Tú mismo te nos das. así. Pidamos al Señor que comprendamos cada vez más la grandeza de este misterio. Llénanos de tu amor. está ante ellos. Lo que. ¿puede hacerlo? Todavía está físicamente presente entre ellos. Haznos vivir en tu «hoy». en los que podemos contemplar de alguna manera este acontecimiento . Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla» (cf. como una cosa del pasado. bajando del monte de la Transfiguración. La sangre de Jesús es su amor. más aún. es decir. el Señor les había anunciado su pasión y su resurrección a los tres días. Mc 9. Que Él despliegue su fuerza trasformadora en nuestro interior.

el Aleluya.105). los cristianos sabían que en Cristo está presente la Torah. más que el fenómeno físico de luz. Cristo separa la luz de las tinieblas. luminosidad y energía transformadora del fuego: verdad y amor van unidos. La resurrección de Jesús es un estallido de luz. lo que es la luminosidad y lo que es la oscuridad. como una comunicación de luz. se consideraba a la Torah como la luz que procede de Dios para el mundo y la humanidad. el agua y el canto nuevo. El Salmo 19 compara la Torah con el sol que. que es su contenido más profundo. Separa en la creación la luz de las tinieblas. Se hace de día. el sepulcro se abre de par en par. el Hijo de Dios ha surgido como Luz del mundo. como Sacramento de la iluminación. en la resurrección. viene la verdadera luminosidad al mundo. la luz de Dios se difunde en el mundo y en la historia. Le indica el bien. La Iglesia antigua ha calificado el Bautismo como fotismos. Él nos indica la senda. El cirio pascual arde y. Luz. Él nos hace reconocer la gloria de Dios de un confín al otro de la tierra. la Iglesia lee la narración de la creación como profecía. a los que. Donde hay luz. La creación de Dios —lo acabamos de escuchar en el relato bíblico— comienza con la expresión: «Que exista la luz» (Gn 1. Vida. Dios dice al bautizando: «Recibe la luz». en el Hijo. sobre todo las de los recién bautizados. el caos puede transformarse en cosmos. De la cruz. cuando Cristo vio a la gente que había venido para escucharlo y esperaba de Él una orientación. se les pone la luz de Cristo en lo más profundo de su corazón. En la Vigilia Pascual. Dios dice de nuevo: «Que exista la luz». al arder. la Iglesia representa el misterio de luz de Cristo con el signo del cirio pascual. En la Vigilia Pascual. y lo ha relacionado inseparablemente con la resurrección de Cristo. que hace surgir una nueva creación en aquella antigua. En la resurrección se realiza del modo más sublime lo que este texto describe como el principio de todas las cosas. Verdad. ¿Por qué Cristo es Luz? En el Antiguo Testamento. porque andaban como . El bautizando es introducido en la luz de Cristo. Jesucristo. de la autoentrega del Hijo. sintió lástima de ellos. es la luz verdadera. El simbolismo de la luz se relaciona con el del fuego: luminosidad y calor. La Palabra de Dios es la verdadera Luz que el hombre necesita.3). nace la luz. le muestra la verdad y lo lleva hacia el amor. Ahora. nace la vida. al surgir. A partir de la resurrección. Ahora. Esta Palabra está presente en Él. Ella es «lámpara para mis pasos» y «luz en el sendero» (cf. el día de Dios entra en la noche de la historia. Con Él surge en nosotros la luz de la verdad y empezamos a entender. Cristo es la gran Luz de la que proviene toda vida. Indica al hombre la vía justa para vivir verdaderamente. El Resucitado mismo es Luz. la luz del mundo. En la Vigilia Pascual nos indica el sentido de este día especialmente mediante tres símbolos: la luz. Se supera la muerte. podemos vivir en la luz. Sal 119. Con la resurrección. que la Palabra de Dios está presente en Él como Persona. Sólo esta Luz. En el Bautismo. se consume: cruz y resurrección son inseparables. Todos nosotros encendemos nuestras velas del cirio pascual. se difunde por toda la tierra. manifiesta visiblemente la gloria de Dios en todo el mundo. Además. avanzando. es decir.sobrecogedor. viviendo con Él y por Él. cuya llama es a la vez luz y calor. el bien del mal. en este Sacramento. En el mensaje bíblico. Una vez. Los cristianos entienden: sí. Él es el día de Dios que ahora. En Él reconocemos lo verdadero y lo falso. Primero la luz. y transforma el caos en cosmos. Tratemos de entender esto aún mejor. la luz es la imagen más inmediata de Dios: Él es todo Luminosidad. Él es la pura Luz: Dios mismo.

Impresiona la importancia que tienen los pozos en la Sagrada Escritura. La Iglesia antigua ha visto aquí un símbolo del Bautismo y la Eucaristía. sino que sea cada vez más grande y luminosa.. El segundo símbolo de la Vigilia Pascual — la noche del Bautismo — es el agua. 2. dice que. el agua de la vida verdadera. también san Pablo nos habla muy directamente. con el fin de que seamos con Él personas amanecidas. El otro modo en que aparece el agua es como un manantial fresco.5. Son lugares de donde brota la vida. Jn 4. Y por eso se convierte en la representación simbólica de la muerte en cruz de Jesús: Cristo ha descendido en el mar. De Él brota el gran río que fructifica y renueva el mundo en el Bautismo. Jesús se ha convertido Él mismo en el manantial. sino un nuevo nacimiento: con Cristo es como si descendiéramos en el mar de la muerte. salió sangre y agua (cf. que abre a la humanidad el pozo que ella espera: ese agua que da la vida y que nunca se agota (cf.ovejas sin pastor (cf. Pidamos al Señor que la llamita de la vela. En el Bautismo. El cristianismo de los comienzos entendió que esta visión se ha cumplido en Cristo. Él se manifiesta como el nuevo Jacob. Según el primitivo ordenamiento de la Iglesia. San Juan nos dice que un soldado golpeó con una lanza el costado de Jesús. 47. el Señor no sólo nos convierte en personas de luz. su Evangelio que fecunda la tierra. Es el elemento de la muerte. Él nos da la vida. Por un lado está el mar.1). ésta era una gran visión de esperanza. sin darles normas que tal vez no aguantan o exigirles algo que quizás no se les debe imponer? Él es la Luz.15). en medio de una generación tortuosa y convulsa. Todos nosotros conocemos personas de este tipo. Dice: «El que cree en mí . El profeta Ezequiel percibió en una visión el Templo nuevo del que brota un manantial que se transforma en un gran río que da la vida (cf. se debía administrar el Bautismo con agua fresca de manantial.15). pero al que Dios ha puesto un límite. que nos dejan en . Esto significa que el Bautismo no es sólo un lavacro. Por eso. y que del costado abierto. Y es la fuente de agua viva. astros para nuestro tiempo. que se manifiesta como el poder antagonista de la vida sobre la tierra. En la Carta a los Filipenses. Pero Jesús ha profetizado en un discurso durante la Fiesta de las Tiendas algo más grande aún. el gran río de agua viva.. que Él ha encendido en nosotros. Cristo anuncia a la Samaritana el pozo nuevo. de sus entrañas manarán torrentes de agua viva» (Jn 7. para resurgir como criaturas nuevas.38). ¿Dónde hemos de ir? ¿Cuáles son los valores sobre los cuales regularnos? ¿Los valores en que podemos educar a los jóvenes.34). el definitivo. los cristianos han de brillar como lumbreras del mundo (cf. o también como el gran río del que proviene la vida. El cirio bautismal es el símbolo de la iluminación que recibimos en el Bautismo. Aparece en la Sagrada Escritura y. como Israel en el Mar Rojo. Sin agua no hay vida. en esta hora. no sabían dónde ir. la delicada luz de su palabra y su amor.34).1-12): en una Tierra que siempre sufría la sequía y la falta de agua. que provienen del corazón traspasado de Jesús. En la muerte. como su amenaza constante. el Apocalipsis dice que en el mundo nuevo de Dios ya no habrá mar (cf. sino también en fuentes de las que brota agua viva. Junto al pozo de Jacob. Así. no se apague entre las confusiones de estos tiempos. también en la estructura interna del Sacramento del Bautismo en dos sentidos opuestos. Jn 19. del corazón traspasado. Mc 6. Resucitado de la muerte. en las aguas de la muerte. 21. que da la vida. Entre las corrientes contrastantes de su tiempo. por tanto. tras las cuales se esconde en realidad una gran desorientación. Él es el Templo auténtico y vivo de Dios. Cuánta compasión debe sentir Cristo también en nuestro tiempo por tantas grandilocuencias.

y el cántico del Cordero» (Ap 15. en el cual se armonizan la Antigua y la Nueva Alianza. y concierne al hombre mismo. se encuentra en el éxodo. año tras año. no puede guardársela para sí mismo. la primera mención de este cantar se encuentra después de la travesía del Mar Rojo. Está sobre las aguas de muerte de la historia y. a través del fuego y del frío? Considerándolo humanamente. que seamos siempre fuentes de agua pura. en medio del Mar Rojo. por el poder de Dios. a su imagen y al número que es cifra de su nombre: tenían en sus manos las arpas que Dios les había dado. Pidamos al Señor. su siervo» (cf. con la Verdad y con el Amor? Simplemente. personas que son como el agua fresca de un manantial. de otro modo. fresca. canta. fuera del alcance de la fuerza de gravedad de la muerte y del mal —una fuerza de la cual. Cantaban el cántico de Moisés. Pero. es a la vez hielo y fuego. o incluso envenenada. las encontramos continuamente también en nuestra vida cotidiana: personas que son una fuente. ¿qué sucede cuando el hombre se ve alcanzado por la luz de la resurrección y. que la mantiene sobre las aguas. Pero mientras aún camina por este Mar Rojo. Ciertamente. hemos sido rescatados del agua y liberados para la vida verdadera. de la verdad y del amor. caminar siempre sobre el mar. la Iglesia entona el canto de acción de gracias de los salvados. Antes del comienzo de las últimas siete plagas a las que fue sometida la tierra. Mientras que a fin de cuentas debería hundirse. sostenida y atraída por la nueva fuerza de gravedad de Dios. Cantando. conocemos también lo opuesto: gente de la que promana un vaho como el de un charco de agua putrefacta. entona el canto de alabanza de los justos: el canto de Moisés y del Cordero. La Biblia describe la reacción del pueblo a este gran acontecimiento de salvación con la expresión: «El pueblo creyó en el Señor y en Moisés. de este modo. La historia del canto de Moisés tras la liberación de Israel de Egipto y el paso del Mar Rojo. que se desprende de la primera como una especie de necesidad interior: «Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron un cántico al Señor». al vidente se le aparece «una especie de mar de vidrio veteado de fuego. es una situación contradictoria en sí misma. Francisco de Asís. Humanamente hablando. Tiene que expresarla. se agarra a la mano del Señor. Sigue a continuación la segunda reacción. con eso. por decirlo así. Tiene que cantar. Cuando un hombre experimenta una gran alegría. Está vivo y libre. la situación de la Iglesia en la historia de este mundo. tiene un paralelismo sorprendente en el Apocalipsis de san Juan. no podría escapar—. Y ¿no debe quizás la Iglesia. Es el cantar el canto nuevo. porque también nosotros.2s). debería hundirse. los cristianos entonamos después de la tercera lectura este canto.cierto modo sosegados y renovados. entra en contacto con la Vida misma. Gracias a Dios. no obstante. Por el momento. como Agustín. Es como si hubiera renacido. lo entonamos como nuestro cántico. que nos ha dado la gracia del Bautismo. Madre Teresa de Calcuta. Teresa de Ávila. saltarina del manantial de su verdad y de su amor.31). Por un lado. En la Vigilia Pascual. Ha salido de las profundidades amenazadoras del mar. Hablar no es suficiente. En un mar que. Ex 14. paradójicamente. el aleluya. transmitirla. que no basta hablar de ello. y así sucesivamente. Con esta imagen se describe la situación de los discípulos de Jesucristo en todos los tiempos. Israel se ha liberado de la esclavitud. El tercer gran símbolo de la Vigilia Pascual es de naturaleza singular. la Iglesia y . en la orilla estaban de pie los que habían vencido a la bestia. ya ha resucitado. No hemos de pensar sólo en los grandes personajes. Y sabe que. En la Biblia. personas por las que han entrado en la historia realmente ríos de agua viva. está sujeta. el siervo de Dios.

el canto nuevo de los resucitados: ¡aleluya! Amén. y así podemos cantar ya ahora el canto de los salvados. los moribundos que están bien vivos» (2 Co 6.. prescribía el rito de la inmolación del cordero. . El símbolo central de la historia de la salvación — el cordero pascual — se identifica aquí con Jesús. podemos decir que Jesús. un cordero por familia. Y puesto que Cristo. Resuena en este día la exclamación de san Pablo que hemos escuchado en la segunda lectura. ¿Acaso no es ésta realmente la situación de la Iglesia de todos los tiempos. 12 de abril de 2009 Queridos hermanos y hermanas: «Ha sido inmolado Cristo. Pero desde que Cristo ha resucitado. La Pascua judía. A partir de este nuevo sentido de la fiesta pascual. Eso formaba parte del recuerdo de lo que había pasado con los antepasados en el momento de su huída de Egipto: teniendo que salir a toda prisa del país. nuestra Pascua» (1 Co 5.7). llevaron consigo solamente panes sin levadura. En su pasión y muerte. San Pablo ha descrito así esta situación: «Somos. se comprende también la interpretación de san Pablo sobre los «ázimos». La mano salvadora del Señor nos sujeta. contiene en una síntesis impresionante —como es típico de algunas expresiones paulinas— la plena conciencia de la novedad cristiana.9). Pero. nuestra propia situación? Siempre se tiene la impresión de que ha de hundirse. Ahora. se ha sacrificado a sí mismo por nosotros. como el verdadero Cordero. poniéndose en el lugar —bajo las especies del pan y el vino— de los elementos rituales de la cena de la Pascua. «los ázimos» eran un símbolo de purificación: eliminar lo viejo para dejar espacio a lo nuevo. llamado precisamente «nuestra Pascua». la gravitación del amor es más fuerte que la del odio. no obstante. Jesús se revela como el Cordero de Dios «inmolado» en la cruz para quitar los pecados del mundo. SANTA MISA HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Domingo de Pascua. ha llevado a cumplimiento la tradición de la antigua Pascua y la ha transformado en su Pascua. al mismo tiempo. también nosotros. precisamente a partir del nuevo «éxodo» que es el paso de Jesús de la muerte a la vida eterna. según la ley mosaica. sus discípulos —gracias a Él y por medio de Él— podemos y debemos ser «masa nueva». y siempre está ya salvada. memorial de la liberación de la esclavitud de Egipto. como explica san Pablo. también esta antigua tradición adquiere un nuevo sentido. Así. la fuerza de gravedad de la vida es más fuerte que la de la muerte. lo había anticipado Él mismo durante la Última Cena. fue muerto justamente en la hora en que se acostumbraba a inmolar los corderos en el Templo de Jerusalén.. realmente. Un texto que se remonta a veinte años apenas después de la muerte y resurrección de Jesús y que.todos nosotros nos encontramos entre los dos campos de gravitación. El sentido de este sacrificio suyo. El Apóstol se refiere a una antigua costumbre judía. tomada de la primera Carta a los Corintios. según la cual en la Pascua había que limpiar la casa hasta de las migajas de pan fermentado.

se hizo casi palpable por los hombres. Ningún lugar puede contenerlo y. había subido desde la llanura de Galilea hacia la ciudad santa. el verdadero Dios. 11. Amén. hemos cantado: «Scimus Christum surrexisse / a mortuis vere» —sabemos que estás resucitado. el Señor allí aguarda.. había querido «fijar la morada» de su nombre (cf. Esta exhortación de san Pablo con que termina la breve lectura que se ha proclamado hace poco. aludiendo así.«ázimos». CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro XXIII Jornada Mundial de la Juventud Domingo 16 de marzo de 2008 Queridos hermanos y hermanas: Año tras año el pasaje evangélico del domingo de Ramos nos relata la entrada de Jesús en Jerusalén. acojamos la invitación del Apóstol. se hizo invocable. 14.. Como peldaños de esta subida. Él es nuestra esperanza. la muerte en ti no manda. cantémoslo sobre todo con el corazón y con la vida. 23). con un estilo de vida «ázimo». al mismo tiempo. Y si Jesús ha resucitado. abramos el corazón a Cristo muerto y resucitado para que nos renueve. pues. Jesús está en camino hacia el templo. . humilde. liberados de todo residuo del viejo fermento del pecado: ya no más malicia y perversidad en nuestro corazón. El Dios que creó el cielo y la tierra se dio un nombre. y por tanto está vivo. Él es la verdadera paz del mundo. resuena aún más intensamente en el contexto del Año Paulino. sin embargo. El Resucitado nos precede y nos acompaña por las vías del mundo. como haciendo eco a las palabras del Apóstol. los evangelistas nos han transmitido tres anuncios de Jesús relativos a su Pasión. hacia el lugar donde Dios. éste es precisamente el núcleo fundamental de nuestra profesión de fe. pueda ser venerado allí como Dios en medio de nosotros. como dice el Deuteronomio. o precisamente por eso. él mismo se da un lugar y un nombre. y fecundo de buenas obras. Cantémoslo con la boca. a la subida interior que se estaba realizando en esa peregrinación. más aún. éste es hoy el grito de victoria que nos une a todos. Junto con sus discípulos y con una multitud creciente de peregrinos. con los panes ázimos de la sinceridad y la verdad». celebremos la Pascua. para que nos limpie del veneno del pecado y de la muerte y nos infunda la savia vital del Espíritu Santo: la vida divina y eterna. para que él personalmente. simple. En la secuencia pascual. Sí. Queridos hermanos y hermanas. ¿quién podrá jamás separarnos de Él? ¿Quién podrá privarnos de su amor que ha vencido al odio y ha derrotado la muerte? Que el anuncio de la Pascua se propague por el mundo con el jubiloso canto del aleluya. Dt 12. «Surrexit Christus spes mea: / precedet vos in Galileam» — ¡Resucitó de veras mi esperanza! Venid a Galilea. «Así.

dice la carta a los Colosenses (cf. Contra el orden mal interpretado Jesús. gracias a ella también los "paganos". «La codicia es idolatría». Es la subida que la carta a los Hebreos describe como la subida hacia una tienda no fabricada por mano de hombre. a los ídolos también en el mundo de nuestra fe? ¿Estamos dispuestos a dejarnos purificar continuamente por el Señor. 11). 13. Y aunque los paganos no entraban. Jn 13. en la purificación del templo se trata de algo más que de la lucha contra los abusos. sin embargo en el atrio de la fe podían asociarse a la oración al único Dios. Todo esto también nos debe hacer pensar a los cristianos de hoy: ¿nuestra fe es lo suficientemente pura y abierta como para que. Y puesto que en el templo no se podían usar las monedas en las que estaban representados los emperadores romanos. su búsqueda. pero el ordenamiento mismo estaba corrompido. La subida hasta la presencia de Dios pasa por la cruz. Después. defiende el orden verdadero que se encuentra en la Ley y en los Profetas. llega al templo. legalizados por la autoridad competente que. hasta la presencia de Dios. cf. El Dios de Israel. su invocación. como su casa paterna. pero su recorrido va más allá: la última meta de su subida es la cruz. 9). Ahora está comenzando lo que Jesús . cf. y a Jeremías: «Pero vosotros estáis haciendo de ella una cueva de ladrones» (Mt 21. 1). por decirlo así. a su vez. que es el verdadero monte de Dios. Col 3. el Dios de Israel era precisamente el único Dios de todos los pueblos.Por el relato sobre Jesús a la edad de doce años sabemos que amaba el templo como la casa de su Padre. en el interior de la Revelación. Ciertamente. Pero en el espacio donde debía realizarse el encuentro entre Dios y el hombre halla a vendedores de palomas y cambistas que ocupan con sus negocios el lugar de oración. 5). 13. de acuerdo con su destino. el lugar definitivo del contacto entre Dios y el hombre. los animales que se vendían allí estaban destinados a los sacrificios para inmolar en el templo. va de nuevo a ese templo. permitiéndole arrojar de nosotros y de la Iglesia todo lo que es contrario a él? Sin embargo. Jr 7. Esta es la idolatría que Jesús encuentra y ante la cual cita a Isaías: «Mi casa será llamada casa de oración» (Mt 21. se asocien en los atrios de la fe a nuestra oración y con sus interrogantes también ellas quizá se conviertan en adoradores? La convicción de que la codicia es idolatría. Durante la entrada en Jerusalén. que estaban en contraste con el Dios verdadero. las personas que hoy están en búsqueda y tienen sus interrogantes. siempre esperaba también su oración. participaba en las ganancias de los mercaderes. con su gesto profético. Es la subida hacia «el amor hasta el extremo» (cf. la gente rinde homenaje a Jesús como Hijo de David con las palabras del Salmo 118 de los peregrinos: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!» (Mt 21. Se anuncia una nueva hora de la historia. de diversos modos. el Dios de todos los hombres. ¿llega también a nuestro corazón y a nuestro estilo de vida? ¿No dejamos entrar. Ahora. Pero todo esto se podía hacer en otro lugar: el espacio donde se hacía entonces debía ser. era necesario cambiarlas por monedas que no tuvieran imágenes idolátricas. 7). entonces predominaban allí los negocios. En efecto. el atrio de los paganos. Los vendedores actuaban correctamente según el ordenamiento vigente. En cambio. puedan vislumbrar la luz del único Dios. Is 56.

Sólo «el amor hasta el extremo». 21s). en el que se realiza la adoración correcta. un gesto de nostalgia del verdadero modo de adorar a Dios. la carta a los Hebreos puso como lema una frase del salmo 40: «No quisiste sacrificio ni oblación. como culmen de la entrada solemne de Jesús en Jerusalén. tal como salieron de labios de Jesús mismo. promesa del reino de la reconciliación y del amor que. sálvate a ti mismo» (Mt 27. es al mismo tiempo el signo de la ruina inminente del edificio y de la promesa del nuevo templo. los discípulos comprendieron que Jesús había hablado del templo de su cuerpo (cf. pero me has formado un cuerpo» (Hb 10. 5). el verdadero sacrificio. en el que el amor de Dios se derrama sobre los hombres. es el templo nuevo y vivo. en la comunión con Cristo. la hora de los sacrificios de animales. Sobre la vida y la obra de Jesús. porque así quiere el Padre que sean los que le adoren» (Jn 4. Ante Cristo colgado de la cruz. se pone él mismo. Se forma el nuevo templo: Jesucristo mismo. el templo es abandonado a su destrucción por la actitud de aquellos que. el fracaso de los hombres se convierte en ocasión para un esfuerzo aún mayor del amor de Dios en favor de nosotros. 61). el Señor respondió: «Destruid este templo y en tres días lo levantaré» (Jn 2. tras la purificación del templo. san Mateo. Ante la petición de un signo con el que Jesús debía legitimar esa acción. 40). No es Jesús quien destruye el templo. sólo el amor que por los hombres se entrega totalmente a Dios. Adorar en espíritu y en verdad significa adorar en comunión con Aquel que es la verdad. sino también para indicar el nuevo modo de actuar de Dios. algunos de los que se burlaban de él aluden a esas palabras. Al final del relato del domingo de Ramos. es el verdadero culto. en lugar de negocios. Los evangelistas nos relatan que. Jn 2. Desde siempre los sacrificios de animales habían sido sólo una sustitución. en su vida. refiere también dos pequeños hechos que tienen asimismo . se instaura más allá de toda frontera. Pero. gritando: «Tú que destruyes el templo y en tres días lo reconstruyes. 23). En lugar de los sacrificios cruentos y de las ofrendas de alimentos se pone el cuerpo de Cristo. recordando ese acontecimiento después de la Resurrección. Él. La versión exacta de las palabras. adorar en comunión con su Cuerpo. Él. que pasó por la cruz y resucitó. había quedado superada: si el Señor ahora expulsa a los mercaderes no sólo para impedir un abuso. lo transformaron en «cueva de ladrones». Ha terminado el tiempo en el que a Dios se inmolaban animales. La hora del templo de piedra. en el proceso contra Jesús. es el espacio vivo de espíritu y vida. cuyo evangelio escuchamos este año. 18 s).había anunciado a la samaritana a propósito de su pregunta sobre la verdadera adoración: «Llega la hora —ya estamos en ella— en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Así. en el que el Espíritu Santo nos reúne. San Juan añade que. como siempre desde la caída de Adán. se presentaron falsos testigos y afirmaron que Jesús había dicho: «Yo puedo destruir el templo de Dios y en tres días reconstruirlo»(Mt 26. la purificación del templo. nos la transmitió san Juan en su relato de la purificación del templo. de lugar de encuentro de todos los pueblos con Dios.

«Heme aquí». servir. Jesús muestra a Dios como el que ama. Dejémonos guiar por él hacia Dios. Él mismo. abraza al mundo. con la sagrada Eucaristía. la bondad que sana.un carácter profético y nos aclaran una vez más la auténtica voluntad de Jesús. como si Dios fuera nuestro competidor. a fin de que en nosotros y a nuestro alrededor crezca su reino. al que los prejuicios no obstaculizan y los intereses no deslumbran. el evangelista continúa así: «En el templo se acercaron a él algunos ciegos y cojos. Amén. su propia imagen. ahora nos asociamos a la procesión de los jóvenes de entonces. en los niños que con ese corazón libre y abierto lo reconocen a él la Iglesia ha visto la imagen de los creyentes de todos los tiempos. para llevarnos hacia Dios. no viene con la espada del revolucionario. y los curó». y a partir de él. Para reconocer a Dios debemos abandonar la soberbia que nos ciega. Jesús había dicho a sus discípulos que. que abraza al mundo entero. se hizo niño para salir a nuestro encuentro. además. san Mateo nos dice que algunos niños repetían en el templo la aclamación que los peregrinos habían hecho a su entrada de la ciudad: «¡Hosanna al Hijo de David!» (Mt 21. «Adsum». una procesión que atraviesa toda la historia. Para encontrar a Dios es necesario ser capaces de ver con el corazón. Con él demos gracias a Dios porque con Jesús. mensajeros de su paz. nos ha dado un espacio de paz y de reconciliación que. vamos al encuentro de Jesús. . Al comercio de animales y a los negocios con dinero Jesús contrapone su bondad sanadora. que quiere impulsarnos lejos de Dios. dijimos. y su poder como el poder del amor. Y están. Viene con el don de la curación. Se dedica a quienes. Así nos dice qué es lo que formará parte para siempre del verdadero culto a Dios: curar. a causa de su enfermedad. Además. Inmediatamente después de las palabras de Jesús sobre la casa de oración de todos los pueblos. Él no viene para destruir. adoradores en espíritu y en verdad. para entrar en el reino de Dios. son impulsados a los extremos de su vida y al margen de la sociedad. el Hijo de David. SOLEMNE MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Pedro Jueves Santo 20 de marzo de 2008 Queridos hermanos y hermanas: Cada año la misa Crismal nos exhorta a volver a dar un «sí» a la llamada de Dios que pronunciamos el día de nuestra ordenación sacerdotal. Invoquémoslo para que también nosotros lleguemos a ser con él. los niños que rinden homenaje a Jesús como Hijo de David y exclaman «¡Hosanna!». Juntamente con los jóvenes de todo el mundo. Queridos amigos. Es la verdadera purificación del templo. 14s). deberían hacerse como niños. Así. con un corazón joven. Debemos aprender a ver con un corazón de niño. para aprender de Dios mismo el modo correcto de ser hombres.

pues vivían de Dios y para Dios. «estar en presencia del Señor». debía vivir con la mirada dirigida a él. En el libro del Deuteronomio esa afirmación se debe entender en el contexto de la disposición anterior. De pie en la verdad. indica la Eucaristía como centro de la vida sacerdotal. 8). La palabra indicaba así. Dt 18. así él mantenía el mundo abierto hacia Dios. 2Co 4. de la que vivía también el sacerdote. En el himno de la liturgia de las Horas que durante la Cuaresma introduce el Oficio de lectura —el Oficio que en otros tiempos los monjes rezaban durante la hora de la vigilia nocturna ante Dios y por los hombres—. son dos las tareas que definen la esencia del ministerio sacerdotal: en primer lugar. según la cual los sacerdotes no recibían ningún lote de terreno en la Tierra Santa. 5. vivir para él. que probablemente fue redactado en Roma ya a fines del siglo II. una de las tareas de la Cuaresma se describe con el imperativo «arctius perstemus in custodia». con razón podemos verlo también como expresión de la misión sacerdotal y como interpretación correcta de las palabras del Deuteronomio: el sacerdote tiene la misión de velar. Debe mantener despierto al mundo para Dios. Su profesión era «estar en presencia del Señor». nos ha sido encomendado»? (cf. mirarlo a él. mediante las manos del obispo. en definitiva. Debe estar de pie frente a las corrientes del tiempo. que se alimente continuamente con la llama viva del Evangelio. entonces para nosotros eso indica que el Señor está presente. En la tradición del monacato sirio.como respondió Isaías cuando escuchó la voz de Dios que le preguntaba: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra?» (Is 6. describe la esencia del ministerio sacerdotal con las palabras que usa el libro del Deuteronomio (cf. No se dedicaban a los trabajos ordinarios necesarios para el sustento de la vida diaria. «estemos de guardia de modo más intenso». Pidamos hoy que se mantenga siempre encendido. Estar de pie equivalía a vigilancia. . 1). Al mismo tiempo. el Jueves santo nos brinda la ocasión de preguntarnos de nuevo: ¿A qué hemos dicho «sí»? ¿Qué es «ser sacerdote de Jesucristo»? El Canon II de nuestro Misal. nos impuso sus manos y nos consagramos a su misión. los monjes se definían como «los que están de pie». Debe estar en guardia ante las fuerzas amenazadoras del mal. Si esa expresión se encuentra ahora en el Canon de la misa inmediatamente después de la consagración de los dones. es decir. Del mismo modo que los demás cultivaban la tierra. 7) para describir la esencia del sacerdocio del Antiguo Testamento: astare coram te et tibi ministrare. por misericordia de Dios. Sucesivamente hemos recorrido caminos diversos en el ámbito de su llamada. Por tanto. tras la entrada del Señor en la asamblea reunida para orar. una existencia vivida en la presencia de Dios y también un ministerio en representación de los demás. «No disminuye nuestro celo». ¿Podemos afirmar siempre lo que escribió san Pablo a los Corintios después de años de arduo servicio al Evangelio marcado por sufrimientos de todo tipo: «No disminuye nuestro celo en el ministerio que. Luego el Señor mismo. De pie en el compromiso por el bien. Pero también el alcance de esa expresión va más allá. Lo que entonces se consideraba tarea de los monjes.

Ciertamente. de su amor. realizada con participación interior. en cierto modo se adopta ese significado litúrgico del término. se hace cargo de todos nosotros ante el Padre. otros dos aspectos. en lo más profundo. en este servicio. amarla y vivirla. Contra este acostumbrarse a la realidad extraordinaria.Estar en presencia del Señor también debe implicar siempre. dispuesto a sufrir incluso ultrajes por el Señor. Al utilizarse la palabra «servir» en el Canon. a su vez. hacerse cargo de los hombres ante el Señor que. una persona que está de pie. desarrollar una viva familiaridad con ella. por su naturaleza. el arte de celebrar. en la celebración de la Eucaristía. En el texto del Antiguo Testamento esta palabra tiene un significado esencialmente ritual: a los sacerdotes correspondía realizar todas las acciones de culto previstas por la Ley. Lo que el sacerdote hace en ese momento. El sacerdote debe ser una persona recta. eso significa también que la oración debe ser una realidad prioritaria que es preciso aprender sin cesar continuamente y cada vez más profundamente en la escuela de Cristo y de los santos de todos los tiempos. de su palabra. 41). es servir. impávido. realizar un servicio a Dios y un servicio a los hombres. por último. de acuerdo con la novedad del culto cristiano. Condicionados por todas las costumbres. como refieren los Hechos de los Apóstoles: estos se sentían «contentos por haber sido considerados dignos de sufrir ultrajes por el nombre de Jesús» (Hch 5. Así se explica con qué espíritu se debían llevar a cabo esas acciones. En este arte no debe haber nada artificioso. Pasemos ahora a la segunda expresión que la plegaria eucarística II toma del texto del Antiguo Testamento: «servirte en tu presencia». Así se apaga el temor reverencial. como un encargo de servicio. nueva y sorprendente realidad: él mismo está presente. Y debe ser hacerse cargo de él. Dado que la liturgia cristiana. también es siempre anuncio. El sacerdote debe insertarse en este culto. vigilante. «Servir al Señor»: precisamente el servicio sacerdotal significa también aprender a conocer al Señor en su palabra y darlo a conocer a todas aquellas personas que él nos encomienda. del servir forma parte ante todo la correcta celebración de la liturgia y de los sacramentos en general. El culto que Cristo rindió al Padre consistió en entregarse hasta la muerte por los hombres. Debemos aprender a comprender cada vez más la sagrada liturgia en toda su esencia. contra la indiferencia del corazón debemos luchar sin tregua. Nadie está tan cerca de su señor como el servidor que tiene acceso a la dimensión más privada de su vida. Pero realizar las acciones del rito se consideraba como servicio. «servir» significa cercanía. Esta familiaridad encierra también un peligro: el de que lo sagrado con el que tenemos contacto continuo se convierta para nosotros en costumbre. ya no percibimos la grande. El sacerdote debe estar de pie. requiere familiaridad. celebraremos del modo debido y será una realidad el ars celebrandi. Sólo entonces podremos explicarla de modo adecuado. Si la liturgia es una tarea central del sacerdote. nos habla y se entrega a nosotros. En este sentido. de Cristo. Si lo hacemos así. Así. Del servir forman parte. de forma que llegue a ser el alma de nuestra vida diaria. reconociendo siempre nuestra insuficiencia y la gracia que . de su verdad. debemos tener familiaridad con la palabra de Dios. la palabra «servir» implica muchas dimensiones. A todo ello se añade luego el servir.

contra la rebelión del corazón caído. Amén. con la humildad de su servir nos purifica de la enfermedad de nuestra soberbia. que como Hijo era y es el Señor. pero sobre todo significa también obediencia. MISA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI . de seguir sólo su propia voluntad y de considerar que sólo así seremos libres. que forma parte del ser del hombre. la verdadera «elevación» del hombre. en que quiso realizar su voluntad y no la de Dios. Es el abajamiento más profundo y. Su elevación es la cruz. se hace aún más concreta en el sacerdote: nosotros no nos anunciamos a nosotros mismos. Así. Este dejarse guiar a donde no queremos es una dimensión esencial de nuestro servir y eso es precisamente lo que nos hace libres. Así nos permite convertirnos en comensales de Dios. Quiso ser el servidor de todos. como amor llevado hasta el extremo. quiso convertirse en el Siervo de Dios que la visión del libro del profeta Isaías había previsto. La humanidad tiene siempre la tentación de querer ser totalmente autónoma. Nuestra obediencia es creer con la Iglesia. Él. a los múltiples modos del servicio del amor al prójimo. Pidamos al Señor. ser que no vive por sí mismo ni sólo para sí mismo. es a la vez el culmen de la elevación. precisamente. Con el gesto del amor hasta el extremo.implica el hecho de que él se entrega así en nuestras manos. resolvió la batalla decisiva contra el pecado. En el gesto del lavatorio de los pies quiso representar el conjunto de su sumo sacerdocio. Sólo anunciamos correctamente la palabra de Cristo en la comunión de su Cuerpo. Señor» (Is 6. la Eucaristía como presencia del abajamiento y de la elevación de Cristo remite siempre. servir con ella. como el verdadero sumo Sacerdote del mundo. El servidor debe cumplir las palabras: «No se haga mi voluntad. Servir significa cercanía. lava nuestros pies sucios. el don de poder decir nuevamente en ese sentido nuestro «sí» a su llamada: «Heme aquí. Jesús. experimentamos la novedad. la riqueza del amor de Dios. que puede ir contra nuestras ideas y proyectos. pensar y hablar con la Iglesia. «Servirte en tu presencia» significa ahora entrar en su llamada de Siervo de Dios. Esta libertad compartida sólo puede ser libertad verdadera si con ella entramos en lo que constituye la medida misma de la libertad. que no podemos idear por nuestra cuenta. 42). en el huerto de los Olivos. 18). «Servirte en tu presencia»: Jesucristo. dado que la verdad es que debemos compartir nuestra libertad con los demás y sólo podemos ser libres en comunión con ellos. También en esta obediencia entra siempre lo que Jesús predijo a Pedro: «Te llevarán a donde tú no quieras» (Jn 21. más allá de sí misma. en este día. Él se abajó. y la verdadera elevación del hombre se realiza ahora en nuestro subir con él y hacia él. Pero precisamente así nos ponemos contra la verdad. si entramos en la voluntad de Dios. 8). Con esas palabras. sino a él y su palabra. Envíame. En ese ser guiados. sino la tuya» (Lc 22. El pecado de Adán consistió. confirió a estas palabras una profundidad antes inimaginable. Esta obediencia fundamental. que sólo gracias a esa libertad sin límites el hombre sería completamente hombre.

Así recibimos la redención. dirá a los discípulos en el discurso sobre la vid (Jn 15. su ser hombre. 3). El paso es una transformación. ahora simplemente partiera y volviera al Padre. estando con él. metabasis) y amor (agape). Transforma la cruz. después de una breve visita al mundo. una condición a la que tendemos con toda nuestra existencia. la cruz se convierte en metabasis. En esta transformación Cristo nos implica a todos. el hecho de darle muerte a él. Ha llegado la «hora» de Jesús. «Vosotros ya estáis limpios gracias a la palabra que os he anunciado». en el que ahora está siempre con el Padre y al mismo tiempo con los hombres. «Antes de la fiesta de la Pascua. los amó hasta el extremo» (Jn 13. «todo está cumplido» (Jn 19. hacia la que se orientaba desde el inicio todo su obrar. Mediante su amor. queda como fundido y transformado en un nuevo modo de ser. que purifican al hombre ritualmente. transformación del ser hombre en el ser partícipe de la gloria de Dios. Sí. Lleva consigo su carne. En él Jesús pone de relieve con un gesto concreto precisamente lo que el gran himno cristológico de la carta a los Filipenses describe como el contenido del misterio de Cristo. al entregarse a sí mismo. mediante el don de sí mismo. de sabiduría reducida y alterada. habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. se ciñe el «vestido» de la humanidad y se hace esclavo. nuestra vida se convierte en «paso». Jesús se despoja de las vestiduras de su gloria. de palabras vacías.Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 20 de marzo de 2008 Queridos hermanos y hermanas: San Juan comienza su relato de cómo Jesús lavó los pies a sus discípulos con un lenguaje especialmente solemne. No es como si Jesús. Lava los pies sucios de los discípulos y así los capacita para acceder al banquete divino al que los invita. de amor hasta el extremo. 30). arrastrándonos dentro de la fuerza transformadora de su amor hasta el punto de que. Esas dos palabras se explican mutuamente: ambas describen juntamente la Pascua de Jesús: cruz y resurrección. En la cruz. Nos lava siempre con su palabra. Día tras día nos cubrimos de muchas clases de suciedad. una múltiple semi-falsedad o falsedad abierta se infiltra . en transformación. 1). de prejuicios. sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre. En el lavatorio de los pies este proceso esencial de la hora de Jesús está representado en una especie de acto profético simbólico. pero dejándolo tal como está. de oración y de fe. las palabras de Jesús. Con la expresión «hasta el extremo» san Juan remite anticipadamente a la última palabra de Jesús en la cruz: todo se ha realizado. si las acogemos con una actitud de meditación. crucifixión como elevación. el ser partícipes del amor eterno. como un «pasar» de este mundo al Padre. desarrollan en nosotros su fuerza purificadora. San Juan describe con dos palabras el contenido de esa hora: paso (metabainein. En lugar de las purificaciones cultuales y externas. como «paso» a la gloria de Dios. en un acto de entrega. casi litúrgico. se realiza un baño nuevo: Cristo nos purifica mediante su palabra y su amor.

desde la encarnación hasta la cruz y la resurrección. no sólo nos dejó palabras. podemos descubrir en el episodio del lavatorio de los pies dos aspectos diversos. Jn 19. no debemos ser sólo destinatarios pasivos de la bondad divina. Todo ello ofusca y contamina nuestra alma. el acto central del ser cristianos es la Eucaristía: la gratitud por haber recibido sus dones.continuamente en nuestro interior. ante todo. Para referirse a estos dos aspectos del lavatorio de los pies. Que. de la «capacidad para Dios». en el momento de nuestra conversión. el Señor se arrodilla siempre ante nuestros pies y nos purifica. los santos Padres utilizaron las palabras sacramentum y exemplum. En los santos sacramentos. Con todo. El . Dios sigue siendo siempre el que da. es característico para la naturaleza del cristianismo en general. no da algo. Lo primero no es nuestro obrar. Por eso. la alegría por la vida nueva que él nos da. Se entrega a sí mismo. del hombre interior. 34). del costado de Jesús no sólo salió agua. El evangelio del lavatorio de los pies nos invita a dejarnos lavar continuamente por esta agua pura. Jesús no sólo habló. Dios nos ofrece sus dones como a interlocutores personales y vivos. Nos ofrece continuamente sus dones. realizan un auténtico lavado. al final del relato del lavatorio de los pies: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. El amor que nos da es la dinámica del «amar juntos». Nos precede siempre. a dejarnos capacitar para participar en el banquete con Dios y con los hermanos. 6. 1 Jn 5. que encontramos en el pasaje del lavatorio de los pies. El lavatorio de los pies de los discípulos es. El cristianismo es ante todo don: Dios se da a nosotros. Este conjunto es la fuerza sanadora y santificadora. Su palabra es algo más que un simple hablar. El cristianismo no es una especie de moralismo. en la que les da el don de la pureza. una purificación del alma. en la tarea de hacer lo mismo unos con otros. 51). es carne y sangre «para la vida del mundo» (Jn 6. El binomio don y ejemplo. nuestra capacidad moral. Las palabras de Jesús. nuestra transformación en una nueva forma de ser. Pero el don se transforma después en un ejemplo. Pero. Así comprendemos las palabras que dice Jesús a sus discípulos. Pero este nuevo ser que él nos da simplemente. hasta la cruz. 8). Pidámosle que el baño sagrado de su amor verdaderamente nos penetre y nos purifique cada vez más. sino también sangre (cf. con su entrega «hasta el extremo». 34. quiere ser en nosotros vida nueva a partir de Dios. nos amenaza con la incapacidad para la verdad y para el bien. así os améis también vosotros los unos a los otros» (Jn 13. Si escuchamos el evangelio con atención. sacramentum no significa uno de los siete sacramentos. y a todos nosotros. se da a sí mismo. la fuerza transformadora para los hombres. es nuestra metabasis. después del golpe de la lanza del soldado. después en nosotros debe transformarse en la dinámica de una nueva vida. En este contexto. Nos lava con la fuerza sagrada de su sangre. Y eso no sólo tiene lugar al inicio. sin mérito nuestro. como yo os he amado. simplemente una acción de Jesús. si las acogemos con corazón atento. sino el misterio de Cristo en su conjunto. en la apertura a Dios y en la comunión con él. un simple sistema ético. es decir.

Jesús alude a un baño que los discípulos ya habían hecho. Si tenemos eso en cuenta. Su concepto de Mesías implicaba una imagen de majestad. En cualquier caso. En ella se lee: «Si decimos que no tenemos pecado. Pero. un hecho que cambia profundamente nuestra vida. ¿A qué aluden? No lo sabemos con certeza. lavara los pies. que consiste precisamente en abajarse. su amor hasta el extremo. porque sistemáticamente deseamos un Dios de éxito y no de pasión. para la comunión con Jesús en el banquete. que nos purifica y nos hace capaces de Dios. no necesita lavarse excepto los pies» (Jn 13. Cuando el Señor dice a Pedro que si no le lava los pies no tendrá parte con él. Jesús entonces pronuncia unas palabras misteriosas: «El que se ha bañado. 8). Jesús. Debía aprender continuamente que la grandeza de Dios es diversa de nuestra idea de grandeza. tengamos presente que el lavatorio de los pies. por último. 10). contrastaba totalmente con su temor reverencial hacia Jesús. su servicio de salvación. nos engañamos y la verdad no está en . Precisamente por eso. de grandeza divina. dice a Jesús con su acostumbrada vehemencia. que el maestro. En el pasaje evangélico del lavatorio de los pies. ¿De qué se trata? Me parece que la primera carta de san Juan nos da la clave para comprenderlo. en la radicalidad del amor hasta el despojamiento total de sí mismo. con su concepto de relación entre maestro y discípulo. naturalmente. mediante su purificación. Pedro no quería dejarse lavar los pies por el Señor. con la distinción entre baño y lavatorio de los pies. Parece claro que el baño que nos purifica definitivamente y no debe repetirse es el bautismo. esas palabras encierran un sentido muy profundo. para participar en el banquete sólo les hacía falta lavarse los pies. que el amo realizara la tarea del esclavo. que hasta entonces no existía. que se demuestra con el amor. «No me lavarás los pies jamás» (Jn 13. queremos pedirle con más insistencia al Señor que. en la humildad del servicio. sino también la cabeza y las manos. la conversación de Jesús con Pedro presenta otro aspecto de la práctica de la vida cristiana. nos haga maduros para el mandamiento nuevo. según el sentido de todo el capítulo. y cuán poco damos a la humanidad el ejemplo de amar en comunión con su amor. percibimos cuán lejos estamos a menudo con nuestra vida de esta novedad del Nuevo Testamento. aquí. Esta inversión del orden. Con todo. Pero también en la permanencia de esta nueva identidad. si no la arrojamos como hizo Judas. Lo nuevo es el don que nos introduce en la mentalidad de Cristo. Y también nosotros debemos aprenderlo sin cesar. Pedro inmediatamente pide con ímpetu que no sólo le lave los pies. no indica un sacramento concreto. sino el sacramentum Christi en su conjunto. necesitamos el «lavatorio de los pies». se puede descubrir también una alusión a la vida en la comunidad de los discípulos. es decir. a la vida de la Iglesia. su abajamiento hasta la cruz. la atención. Así no le damos la prueba de credibilidad de la verdad cristiana. dándonos una nueva identidad que permanece. dada por el bautismo.«mandamiento nuevo» no consiste en una norma nueva y difícil. en el que quiero centrar. porque no somos capaces de caer en la cuenta de que el Pastor viene como Cordero que se entrega y nos lleva así a los pastos verdaderos. por el que somos sumergidos en la muerte y resurrección de Cristo. En un primer momento.

fiel y justo es él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia» (1Jn 1. Mt 18. os he lavado los pies. que el Señor nos ha hecho. Oremos al Señor. vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros» (Jn 13. el Señor y el Maestro. El Jueves santo es un día de gratitud y de alegría por el gran don del amor hasta el extremo. 28). Pero en el caso de Jesús existe una novedad única que cambia el mundo. . Su muerte es un acto de amor. Amén. en una forma de presencia que llega hasta lo más profundo y no acaba nunca. Jesús. Con su muerte entra en el amor del Padre. Jn 13. 8-9). Pero de este modo también asumen un sentido nuevo las palabras con las que el Señor ensancha el sacramentum convirtiéndolo en un exemplum. En nuestra muerte el partir es algo definitivo. Precisamente al irse. regresa. no hay retorno. dice de su muerte: «Me voy y vuelvo a vuestro lado». En él el Señor nos lava sin cesar los pies sucios para poder así sentarnos a la mesa con él. en cambio. Aunque el cuerpo del difunto aún permanece. para poder así participar juntos en el banquete de Dios. Ahora bien. el amor es inmortal. Pero debemos lavarnos los pies también en el sentido de que nos perdonamos continuamente unos a otros. él personalmente se marchó hacia lo desconocido y nosotros no podemos seguirlo (cf. Necesitamos el «lavatorio de los pies». en un don. Si reconocemos —si confesamos— nuestros pecados. Morir es partir. 21-35). necesitamos la confesión de los pecados. El Jueves santo nos exhorta a no dejar que. necesitamos ser lavados de los pecados de cada día. 36). de la que habla san Juan en esta carta. por eso. Jesús anunció a los discípulos su inminente muerte y resurrección con una frase misteriosa: «Me voy y vuelvo a vuestro lado» (Jn 14. siempre es infinitamente más grande que todas las deudas que los demás puedan tener con respecto a nosotros (cf. CELEBRACIÓN DE LA VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Pedro Sábado Santo 22 de marzo de 2008 Queridos hermanos y hermanas: En su discurso de despedida. Debemos reconocer que incluso en nuestra nueva identidad de bautizados pecamos. Debemos lavarnos los pies unos a otros en el mutuo servicio diario del amor. lavándonos los pies los unos a los otros. Su marcha inaugura un modo totalmente nuevo y más grande de su presencia. Por este motivo su partida se transforma en un retorno.nosotros. en un servicio al hermano: «Si yo. 14). Necesitamos la confesión tal como ha tomado forma en el sacramento de la Reconciliación. perdonándonos mutuamente de corazón. Nos exhorta a purificar continuamente nuestra memoria. La deuda que el Señor nos ha condonado. en lo más profundo. el rencor hacia el otro se transforme en un envenenamiento del alma. en esta hora. para que la gratitud y la alegría se transformen en nosotros en la fuerza para amar juntamente con su amor.

así se pone de manifiesto que las palabras misteriosas que pronunció Jesús en el Cenáculo ahora —mediante el bautismo— se hacen de nuevo presentes para vosotros. Sin embargo. . introduciéndoos en el fuego vivo de su amor. en la misma fe. Entonces experimentamos que el fundamento de nuestra vida es el mismo. Ciertamente. Él atraviesa todas estas puertas. está libre de esas barreras y límites. Él viene también hoy y abraza todos los tiempos y todos los lugares. Su yo cerrado se abrió. el Resucitado. La corporeidad pone límites a nuestra existencia. en el día de su entrada solemne en Jerusalén. un grupo de griegos pidió verlo. Su partida se convierte en un venir en el modo universal de la presencia del Resucitado ayer. la puerta cerrada entre el ayer y el hoy. queda la barrera infranqueable de que somos diversos. 19). En el bautismo el Señor entra en vuestra vida por la puerta de vuestro corazón. Ef 2. 28). Pueden separarnos continentes. Queridos amigos. Jn 20. en la existencia del otro. san Pablo obtuvo una identidad nueva. resultan secundarias. No podemos estar simultáneamente en dos lugares diferentes. No sólo es capaz de atravesar las puertas exteriores cerradas. de modo que ellos pudieran verlo y tocarlo por la fe. como nos narran los Evangelios (cf. tiene que morir. Entre el yo y el tú está el muro de la alteridad. estructuras sociales o también distancias históricas. Ahora vive en comunión con Jesucristo en el gran yo de los creyentes que se han convertido —como él afirma— en «uno en Cristo» (Ga 3. hoy y siempre. Ahora puede superar también el muro de la alteridad que separa el yo del tú. por el amor podemos entrar. En cambio. viene. 20). Esto sucedió a san Pablo. De ese modo predijo su propio destino: no quería limitarse a hablar unos minutos con algunos griegos. En realidad. tanto más podréis experimentar la verdad de estas palabras. Jesús. En un primer momento esto puede parecer muy teórico y poco realista. Jesús respondió con la parábola del grano de trigo que. pues estamos unidos en el Señor (cf. de su muerte como el grano de trigo. de su partida. Pero cuando nos encontramos nos conocemos en el mismo Señor. Pero cuanto más viváis la vida de bautizados. que nos conforman. entre el pasado y el porvenir. Formáis una unidad. Nosotros no estamos ya uno junto a otro o uno contra otro. Los creyentes no son nunca totalmente extraños el uno para el otro. de algún modo. culturas. Experimentamos que en lo más profundo de nosotros mismos estamos enraizados en la misma identidad. Con la llegada del Resucitado. También puede atravesar la puerta interior entre el yo y el tú. a partir de la cual todas las diversidades exteriores. sois uno con él y de este modo sois uno entre vosotros. sí. como todos nosotros. estaba sujeto a las condiciones externas de la existencia corpórea: a un lugar determinado y a un tiempo determinado. viene a vosotros y une su vida a la vuestra. Así la fe es una fuerza de paz y reconciliación en el mundo. que por el acto de amor ha sido transformado totalmente. Esta es la realidad del bautismo: él. la lejanía ha sido superada. para dar mucho fruto. Nuestro tiempo está destinado a acabarse. que describe el proceso de su conversión y su bautismo con las palabras: «Ya no vivo yo. en el mismo amor. 13). A través de su cruz.En su vida terrena Jesús. Estamos en comunión a causa de nuestra identidad más profunda: Cristo en nosotros. es Cristo quien vive en mí» (Ga 2. las personas bautizadas y creyentes nunca son extrañas las unas para las otras. Cuando. llegaría realmente a los griegos. en la misma esperanza. por más grandes que sean.

Ahora nos eleva de las aguas de la muerte a la vida verdadera. pues. Hb 13. En segundo lugar está el símbolo de la luz y del fuego. en el que el corazón de Dios y el corazón del hombre se han entrelazado. Por esto. fue sacado de las aguas. Con la radicalidad de su amor. por su relación con el Antiguo Testamento. En segundo lugar viene la luz. En este contexto podemos recordar que Moisés fue colocado por su madre en una cesta en el Nilo. San Gregorio de Tours. Ser bautizados significa que el fuego de esta luz ha penetrado hasta lo más íntimo de nosotros mismos. Jesús descendió por nosotros a las aguas oscuras de la muerte. del mar (cf. Esta frase guarda relación con unas palabras del libro de Isaías. de tomar el fuego nuevo para la celebración de la Vigilia pascual directamente del sol a través de un cristal: así se recibía la luz y el fuego nuevamente del cielo para encender luego todas las luces y fuegos del año. Jesús se presenta ahora como el nuevo y definitivo Pastor que lleva a cabo lo que Moisés hizo: nos saca de las aguas letales del mar. desde la profundidad de la muerte. El elemento fundamental del bautismo es el agua. en virtud de su sangre fue arrancado de la muerte: su amor se unió al del Padre y así. Pero. Reflexionemos brevemente sobre estos dos elementos. Él ha traído la luz. como nos dice la carta a los Hebreos. narra la costumbre. qué somos y para qué existimos. de las aguas de la muerte. Así también sabemos cómo están las cosas con respecto al hombre. Pase lo que pase. No queremos dejar que se apague esta luz de la verdad que nos indica el camino. y ahora sabemos quién es Dios y cómo es Dios.Esta naturaleza íntima del bautismo. nos conduce por el camino que atraviesa el Mar Rojo de este tiempo y nos introduce en la vida eterna. Sí. en el siglo IV. que se ha mantenido durante mucho tiempo en ciertas partes. así nos convertimos nosotros mismos en hijos de la luz. Se trata de un símbolo de lo que celebramos en la Vigilia pascual. 11). En el último capítulo de la carta a los Hebreos se encuentra una afirmación sobre Cristo en la que el agua no aparece directamente. esto es lo que ocurre en el bautismo: él nos atrae hacía sí. que en la liturgia de la Vigilia pascual destaca con gran eficacia. La . en las que Moisés es calificado como el pastor que el Señor ha hecho salir del agua. Luego. Queremos protegerla frente a todas las fuerzas que pretenden extinguirla para arrojarnos en la oscuridad sobre Dios y sobre nosotros mismos. es representada por la Iglesia en el sacramento a través de elementos sensibles. 20). nos atrae a la vida verdadera. como don de una nueva identidad. pudo subir a la vida. llevado de la muerte a la vida. Apretemos su mano. y así —salvado él mismo de las aguas de la muerte— pudo conducir a los demás haciéndolos pasar a través del mar de la muerte. En el bautismo nos toma de la mano. por providencia divina. por la senda que conduce a la vida. al bautismo se le llamaba también el sacramento de la iluminación: la luz de Dios entra en nosotros. en la vida verdadera y justa. no soltemos su mano. pero que. Caminemos. a menudo tan oscuro. en la Iglesia antigua. en cuyas confusiones y peligros frecuentemente corremos el riesgo de hundirnos. Allí se lee: «El Dios de la paz hizo volver de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas en virtud de la sangre de la alianza eterna» (cf. Jesucristo ha tomado verdaderamente la luz del cielo y la ha traído a la tierra: la luz de la verdad y el fuego del amor que transforma el ser del hombre. Is 63. deja traslucir el misterio del agua y su sentido simbólico. Nos conduce por el mar de la historia.

de vez en cuando. la verdad y la vida. creo que el mundo y mi vida no provienen del azar. Siempre hemos de ser «convertidos». Con ambas exclamaciones se nos exhorta de alguna manera a renovar nuestro bautismo. haz que nos convirtamos en personas pascuales. porque en virtud de la fuerza de su palabra y de los santos sacramentos nos indica el itinerario correcto y atrae hacia lo alto nuestro corazón. Señor. que en él Dios está presente entre nosotros. de nuestra distracción. en su cruz y resurrección. Donde. nos une y nos conduce hacia nuestra meta. Además. encendemos nuevamente año tras año esta luz: sí. en los que tan a menudo nos movemos con nuestro pensamiento y nuestras obras. Creo que en la comunión de la Iglesia nos convertimos todos en un solo Cuerpo con el Señor y así caminamos hacia la resurrección y la vida eterna. por decirlo así. hacia el Amor eterno. Sí. En la Iglesia antigua existía la costumbre de que el obispo o el sacerdote. Sí. sino que quiere transformar nuestro corazón. llenos del fuego de tu amor. El Señor nos ha dado la luz de la verdad. Siempre tenemos que dirigirnos a él. antes del Canon. que lo atrae hacia abajo. en la dirección por donde sale el sol como signo de Cristo que vuelve. de nuestros deseos. eso no era posible. puede parecer cómoda. hacia el Dios vivo. Levantad vuestro corazón. fuerza de Dios. después de la homilía. vuestra interioridad. «Volveos ahora hacia el Señor». sino de la Razón eterna y del Amor eterno. hacia la luz verdadera. hombres y mujeres de la luz. en su encarnación. Al mismo tiempo esta luz es también fuego. Conversi ad Dominum: siempre debemos apartarnos de los caminos equivocados. que es el camino. creo que en Jesucristo. dirigían su mirada a la imagen de Cristo en el ábside o a la cruz. Pero nosotros no hemos sido llamados a las tinieblas. han sido creados por Dios omnipotente. «Levantemos el corazón». a cuyo encuentro vamos en la celebración de la Eucaristía. se ha manifestado el Rostro de Dios. Puedo esconderme y pasar mi vida durmiendo. para que seamos realmente hombres de Dios y para que su paz actúe en este mundo. exhortara a los creyentes exclamando: «Conversi ad Dominum». Y lo pedimos así: Sí. se dirige a la comunidad creyente: «Sursum corda». fuera de la maraña de nuestras preocupaciones. En esta hora damos gracias al Señor. Eso significaba ante todo que ellos se volvían hacia el este. y levantarlo interiormente hacia lo alto: hacia la verdad y el amor. para orientarse interiormente hacia el Señor. sino a la luz. En las promesas bautismales. dirigir toda la vida a Dios.oscuridad. creo que el Espíritu Santo nos da la Palabra de verdad e ilumina nuestro corazón. se hacía también otra exclamación que aún hoy. en definitiva. de ese modo. de dirigir nuestra alma hacia Jesucristo y. Y siempre tenemos que dejar que nuestro corazón sea sustraído de la fuerza de gravedad. Porque. por alguna razón. Amén CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI . de nuestras angustias. una fuerza que no destruye. se trataba de este hecho interior: de la conversio.

El contenido fundamental de esta profesión era ir con el maestro. En el evangelio de san Lucas. toda su vida. Sí. acompañan al Señor en su entrada en Jerusalén. ante todo. el sentido era muy sencillo e inmediato: significaba que estas personas habían decidido dejar su profesión. según el modelo del rito de coronación con el que. 1 R 1. Significaba emprender una nueva profesión: la de discípulo. Significa aceptar día a día su palabra como criterio válido para nuestra vida. ¿En qué consiste? ¿Qué quiere decir en concreto "seguir a Cristo"? Al inicio. Por eso. reconocemos a Jesús como el Hijo de David. para ir con Jesús. con los primeros discípulos. la narración del inicio del cortejo cerca de Jerusalén está compuesta en parte. induce a hombres y mujeres a hacer el bien a los demás. Nos sometemos a él. Pero esta alegría del inicio es también expresión de nuestro "sí" a Jesús y de nuestra disponibilidad a ir con él a dondequiera que nos lleve. el Rey de la paz y de la justicia. porque su autoridad es la autoridad de la verdad. muy interior. con gran alegría. hemos dicho. Salomón fue revestido como heredero de la realeza de David (cf. Así. La procesión es. para difundir en el mundo la verdad. la exhortación inicial de la liturgia de hoy interpreta muy bien la procesión también como representación simbólica de lo que llamamos "seguimiento de Cristo": "Pidamos la gracia de seguirlo". Significa ver en él la autoridad a la que nos sometemos. alabamos al Señor aclamándolo por todos los prodigios que hemos visto. el seguimiento era algo exterior y. porque podemos conocer a Jesús. Reconocerlo como rey significa aceptarlo como aquel que nos indica el camino. el verdadero Salomón. El aspecto exterior era . al mismo tiempo. un testimonio gozoso que damos de Jesucristo. la procesión de Ramos es también una procesión de Cristo Rey: profesamos la realeza de Jesucristo. porque él nos concede ser sus amigos y porque nos ha dado la clave de la vida. La procesión de Ramos es —como sucedió en aquella ocasión a los discípulos— ante todo expresión de alegría. Como ellos. cómo da a hombres y mujeres la valentía para oponerse a la violencia y a la mentira. La expresión "seguimiento de Cristo" es una descripción de toda la existencia cristiana en general. 33-35). cómo. en el que se nos ha hecho visible el rostro de Dios y gracias al cual el corazón de Dios se nos ha abierto a todos. en secreto. como dice el primer libro de los Reyes. sus negocios.Plaza de San Pedro XXII Jornada Mundial de la Juventud Domingo 1 de abril de 2007 Queridos hermanos y hermanas: En la procesión del domingo de Ramos nos unimos a la multitud de los discípulos que. literalmente. aquel del que nos fiamos y al que seguimos. a suscitar la reconciliación donde había odio. Así. dejarse guiar totalmente por él. a crear la paz donde reinaba la enemistad. también nosotros hemos visto y vemos todavía ahora los prodigios de Cristo: cómo lleva a hombres y mujeres a renunciar a las comodidades de su vida y a ponerse totalmente al servicio de los que sufren.

no contentarse con lo que todos piensan. y nos explica una vez más lo que significa subir con Cristo. Me exige que ya no esté encerrado en mi yo. un corazón transparente como el agua de un manantial. Requiere que me entregue libremente a Otro. como podemos comprobarlo de modo muy claro en algunas escenas de los evangelios. pregunta el Salmo.. el deseo de conocerlo a él. su rostro. El salmo 24. "¿Quién puede subir al monte del Señor?". Siguiéndolo a él. el deseo de lo que es más grande. e indica dos condiciones esenciales. por la verdad. El Salmo interpreta la subida interior. que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el . que ya no tenía sus puntos de referencia en los negocios. que habla de la subida. Los que suben y quieren llegar verdaderamente a lo alto. Perdiéndome. buscando su rostro.! La otra condición muy concreta para la subida es esta: puede estar en el lugar santo "el hombre de manos inocentes y corazón puro". me encuentro. en Jesucristo se han convertido en persona. con sobornos. considerando mi autorrealización como la razón principal de mi vida. hasta la altura verdadera. sino que se abandonaba totalmente a la voluntad de Otro. por Dios que.caminar detrás de Jesús en sus peregrinaciones por Palestina. ¡cuán importante es hoy precisamente no dejarse llevar simplemente de un lado a otro en la vida. desprenderse de sí mismo. Eso implicaba renunciar a lo que era propio. Estar a su disposición había llegado a ser ya una razón de vida. un corazón cuyo amor es verdadero y no solamente pasión de un momento. en el oficio que daba con qué vivir. En ella la liturgia prevé como canto el Salmo 24.. escrutar a Dios y buscar a Dios. subimos y encontramos las purificaciones que nos llevan verdaderamente a la altura a la que el hombre está destinado: la amistad con Dios mismo. Pero esto también pone claramente de manifiesto qué significa para nosotros el seguimiento y cuál es su verdadera esencia: se trata de un cambio interior de la existencia. personas que escrutan en torno a sí buscando a Dios. Se trata de la decisión fundamental de no considerar ya los beneficios y el lucro. porque no tiene dobleces. Manos inocentes y corazón puro: si caminamos con Jesús. Son manos que no se ensucian con la corrupción. no dejar que el interrogante sobre Dios se disuelva en nuestra alma. Volvamos a la liturgia y a la procesión de Ramos. dicen y hacen. entro al servicio de la verdad y del amor. termina con una liturgia de entrada ante el pórtico del templo: "¡Portones!. Se trata de la opción entre vivir sólo para mí mismo o entregarme por lo más grande. que también en Israel era un canto procesional usado durante la subida al monte del templo. Manos inocentes son manos que no se usan para actos de violencia. deben ser personas que se interrogan sobre Dios. en la voluntad personal. el interior era la nueva orientación de la existencia. me precede y me indica el camino. Y tengamos muy presente que verdad y amor no son valores abstractos. Es puro un corazón que no se extravía en la embriaguez del placer. alzad los dinteles. en Jesucristo. Corazón puro: ¿cuándo el corazón es puro? Es puro un corazón que no finge y no se mancha con la mentira y la hipocresía. la carrera y el éxito como fin último de mi vida. por amor. de la que la subida exterior es imagen. Queridos jóvenes amigos. sino de reconocer como criterios auténticos la verdad y el amor.

Dios realizó el sacrum commercium. que volvía del campo. tu Señor y tu Dios. Este es el llamamiento que en esta hora dejamos penetrar en nuestro corazón. SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Jueves Santo 5 de abril de 2007 Queridos hermanos y hermanas: El escritor ruso León Tolstoi. En la antigua liturgia del domingo de Ramos. y tomó la condición de esclavo. Pero también desde el otro lado. Ahora ya está abierta. 6 ss). el sacerdote. pasando por uno de tantos. Entonces el rey quiso saber al menos qué es lo que hacía Dios. el rey accedió y entregó sus vestiduras reales al pastor y él se vistió con la ropa sencilla de ese pobre hombre. renunció a su esplendor divino: "Se despojó de su rango. Como dicen los santos Padres. en un breve relato. ha llamado desde el lado del mundo a la puerta de Dios.Rey de la gloria". Los sabios no fueron capaces de cumplir ese deseo. Con la cruz. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte" (Flp 2. Era una hermosa imagen para ilustrar el misterio de Jesucristo mismo que. para que él. el Señor llama con su cruz: llama a las puertas del mundo. llamaba fuertemente con el asta de la cruz de la procesión al portón aún cerrado. En efecto. al Dios que sufre por ti. con la fuerza de su amor que se entrega. Que el Señor nos ayude a abrir la puerta del corazón. el Dios vivo. actuando como un hombre cualquiera. Y nos dice más o menos lo siguiente: si las pruebas que Dios te da de su existencia en la creación no logran abrirte a él. que personalmente padece contigo. En ese momento recibió como respuesta: "Esto es lo que hace Dios". mira que sufro por amor a ti y ábrete a mí. Jesús ha abierto de par en par la puerta de Dios. El pastor dijo al rey que sus ojos no bastaban para ver a Dios. Entonces un pastor. con el madero de su cruz. se ofreció para realizar la tarea de los sacerdotes y los sabios. que con tanta frecuencia y en tan gran número están cerradas para Dios. a las puertas de nuestro corazón. Con cierto recelo. "Para responder a esta pregunta —dijo el pastor al rey— debemos intercambiarnos nuestros vestidos". el Hijo de Dios. desde el lado de un mundo que no lograba encontrar el acceso a Dios. Amén. la puerta entre Dios y los hombres. entonces mírame a mí. pero impulsado por la curiosidad para conocer la información esperada. la puerta del mundo. Y así. si la palabra de la Escritura y el mensaje de la Iglesia te dejan indiferente. que a continuación se abría. pueda llegar en su Hijo a nuestro tiempo y cambiar nuestra vida. narra que había un rey severo que pidió a sus sacerdotes y sabios que le mostraran a Dios para poder verlo. Dios verdadero de Dios verdadero. . al llegar ante el templo.

la Iglesia nos hace visible y palpable. 15). el cansancio. hablad con verdad cada cual con su prójimo. Para nosotros. una nueva comunión existencial con Cristo. Lo que expone en la carta a los Gálatas como simple "hecho" del bautismo —el don del nuevo ser—. revestirnos de los ornamentos debe ser algo más que un hecho externo. esta realidad de los "vestidos nuevos" al revestirnos con los ornamentos litúrgicos. en cuanto a vuestra vida anterior. del hombre viejo. para que tú puedas disponer de mí. En los sagrados misterios el sacerdote no se representa a sí mismo y no habla expresándose a sí mismo. se compenetran mutuamente. así también en el sacerdocio se da un intercambio: en la administración de los sacramentos el sacerdote actúa y habla ya "in persona Christi".el sagrado intercambio: asumió lo que era nuestro. el "revestirnos de Cristo". se renueva continuamente en cada misa cuando nos revestimos de los ornamentos litúrgicos. Eso es precisamente lo que sucede en el bautismo: nos revestimos de Cristo. San Pablo. lo que expresamos con nuestro "Adsum" —"Presente"— durante la consagración sacerdotal: estoy aquí.. presente. 22-26). un intercambio de destinos. De la misma manera que en el bautismo se produce un "intercambio de vestidos". todas nuestras angustias hasta la muerte. Ponernos a disposición de Cristo significa identificarnos con su entrega "por todos": estando a su disposición podemos entregarnos de verdad "por todos". el hambre.) y revestiros del hombre nuevo. que su ser y el nuestro confluyen. In persona Christi: en el momento de la ordenación sacerdotal. Así. no pequéis" (Ef 4. Cristo se ha puesto nuestros vestidos: el dolor y la alegría de ser hombre. para que los que viven ya no vivan para sí" (2 Co 5. Esta teología del bautismo se repite de modo nuevo y con nueva insistencia en la ordenación sacerdotal. Y nos ha dado sus "vestidos". el miedo a la muerte. entregarnos a él como él se entregó a nosotros. Con ese gesto externo quiere poner de manifiesto el acontecimiento interior y la tarea que de él deriva: revestirnos de Cristo. sino que habla en la persona de Otro. 27). creado según Dios. 20) el acontecimiento de su bautismo. Por tanto. . sino que es Cristo quien vive en mí": así describe san Pablo en la carta a los Gálatas (Ga 2. en la justicia y santidad de la verdad. implica renovar el "sí" de nuestra misión. (.. san Pablo nos lo presenta en la carta a los Efesios como un compromiso permanente: "Debéis despojaros. el "ya no soy yo" del bautismo que la ordenación sacerdotal de modo nuevo nos da y a la vez nos pide. la sed. refiriéndose a lo que acontece en el bautismo. que no son algo externo. las esperanzas y las desilusiones. para que nosotros pudiéramos recibir lo que era suyo. usa explícitamente la imagen del vestido: "Todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo" (Ga 3. Nos ponemos a disposición de Aquel "que murió por todos. Este acontecimiento. él nos da sus vestidos. Si os airáis. Significa que entramos en una comunión existencial con él. pues somos miembros los unos de los otros. incluso externamente. en los sacramentos se hace visible de modo dramático lo que significa en general ser sacerdote. desechando la mentira. ser semejantes a Dios. "Ya no soy yo quien vivo. de Cristo.

lo que. de cuánta suciedad hay en nuestra vida. del que habla la parábola del banquete de Dios. son una profunda expresión simbólica de lo que significa el sacerdocio. Nuestro corazón debe abrirse dócilmente a la palabra de Dios y recogerse en la oración de la Iglesia. que estamos allí "en la persona de Otro". Comencemos por el amito. lo que hace veraz e ilumina nuestra alma obscurecida. simbolizando así la disciplina de los sentidos y del pensamiento. Cuando yo era niño me decía: pero algo que se lava en la sangre no queda blanco como la luz. La respuesta es: la "sangre del Cordero" es el amor de Cristo crucificado. podemos considerar también el vestido nupcial. Pero además de pensar en el vestido de luz que el Señor nos ha dado en el bautismo y. Nuestros pensamientos no deben divagar por las preocupaciones y las expectativas de nuestra vida diaria. que está en medio de nosotros: eso es lo que significa ars celebrandi. y a nosotros mismos. y sólo porque su amor es más grande que todos mis pecados. los sentidos no deben verse atraídos hacia lo que allí. Evocan el vestido festivo que el padre dio al hijo pródigo al volver a casa andrajoso y sucio. atraigo también a la gente hacia la comunión con él. En el pasado —y todavía hoy en las órdenes monásticas— se colocaba primero sobre la cabeza. tal como se han desarrollado a lo largo del tiempo. Los textos de la oración que interpretan el alba y la estola van en la misma dirección. Por eso. Si estoy con el Señor. Este amor es lo que blanquea nuestros vestidos sucios. Y la mirada del corazón se debe dirigir hacia el Señor. para que nuestro pensamiento reciba su orientación de las palabras del anuncio y de la oración. puedo representarlo y ser testigo de su luz. En las homilías de san Gregorio Magno he encontrado a este respecto una reflexión digna de tenerse en cuenta. según las cuales las vestiduras de los ciento cuarenta y cuatro mil elegidos eran dignas de Dios no por mérito de ellos. nos transforma a nosotros mismos en "luz en el Señor". En otros tiempos. El Apocalipsis comenta que habían lavado sus vestiduras en la sangre del Cordero y que de ese modo habían quedado tan blancas como la luz (cf. de modo nuevo. queridos hermanos. Al revestirnos del alba deberíamos recordar: él sufrió también por mí. el modo correcto de celebrar. al revestirse de los ornamentos sacerdotales se rezaban oraciones que ayudaban a comprender mejor cada uno de los elementos del ministerio sacerdotal. San Gregorio distingue . necesaria para una digna celebración de la santa misa. casualmente quisiera secuestrar los ojos y los oídos. hablar y actuar in persona Christi. 14). que quieren ilustrar precisamente lo que significa "revestirse de Cristo". Así. las oraciones recuerdan también las palabras del Apocalipsis. en la ordenación sacerdotal.El hecho de acercarnos al altar vestidos con los ornamentos litúrgicos debe hacer claramente visible a los presentes. Sólo él puede darnos un traje de fiesta. Ap 7. hablar y actuar. en este Jueves santo quisiera explicar la esencia del ministerio sacerdotal interpretando los ornamentos litúrgicos. Los ornamentos sacerdotales. hacernos dignos de presidir su mesa. entonces al escuchar. en el interior de la iglesia. todos caemos en la cuenta de cuán lejos estamos de él. a pesar de todas nuestras tinieblas. de estar a su servicio. Cuando nos disponemos a celebrar la liturgia para actuar en la persona de Cristo. como una especie de capucha.

La parte más importante. se preguntó por qué Dios quiso hacerse hombre. en apariencia pesado. la versión que nos transmite san Mateo trataría de la anticipación de este banquete nupcial en la liturgia y en la vida de la Iglesia. lo que se nos exige. de las que habla el Evangelio. Ahora. Y recuerda las palabras de Jesús. la debilidad. lo único que nos puede embellecer?". toda la oscuridad. mirándolo a él que lo soportó todo. ¿qué les falta aún? ¿Qué vestido nupcial debe añadirse aún?". La oración tradicional cuando el sacerdote reviste la casulla ve representado en ella el yugo del Señor. Homilía XXXVIII. es muy pesado en este mundo". más aún. Y entre esa multitud encuentra también un huésped sin vestido nupcial. deberíamos preguntarnos si llevamos puesto este vestido del amor. mientras que. Las tinieblas exteriores. puede conocer directamente en sí mismo lo que nosotros experimentamos. 8-13). 29). son sólo el reflejo de la ceguera interna del corazón (cf. Estar siempre dispuestos a seguir su ejemplo. de su respuesta es: "Dios quería darse cuenta de lo que significa para nosotros la obediencia y quería medirlo todo según su propio sufrimiento. es decir. la humildad de Dios que se manifiesta al hacerse hombre. que nos invita a llevar su yugo y a aprender de él. Y cuanto más lo amamos a él y cuanto más amamos como él. De él debemos aprender la mansedumbre y la humildad. Pero luego. Entonces san Gregorio se pregunta: "pero. a los que había dado el vestido nuevo. si no llevamos puesto el vestido nupcial. por desgracia. y sólo en san Mateo. el vestido blanco del nuevo nacimiento. tanto más ligero nos resulta su yugo. ¿qué clase de vestido le faltaba? Todos los fieles congregados en la Iglesia han recibido el vestido nuevo del bautismo y de la fe. 6). en san Mateo. al disponernos a celebrar la santa misa. me referiré brevemente a la casulla. entonces dejamos de lamentarnos. En efecto. esta invención de su amor por nosotros. San Gregorio Nacianceno. el dolor. De este modo. que nos libre de todo sentimiento de autosuficiencia. entre sus huéspedes. Su yugo consiste en amar como él. el rey encuentra algunos que no llevaban el vestido color púrpura del amor a Dios y al prójimo. Llevar el yugo del Señor significa ante todo aprender de él. Entonces. Disc.entre la versión de la parábola que nos ofrece san Lucas y la de san Mateo. en cierta ocasión. El Papa responde: "El vestido del amor". Pidamos al Señor que aleje toda hostilidad de nuestro interior. Está convencido de que la parábola de san Lucas habla del banquete nupcial escatológico. que se nos impone a los sacerdotes. Por último. según él. . para mí tu yugo no es ligero. que luego es arrojado fuera a las tinieblas. A veces quisiéramos decir a Jesús: "Señor. el amor. En el interior de una persona sin amor reina la oscuridad. Teol. IV. calculando nuestra debilidad según su sufrimiento" (Discurso 30. que es "manso y humilde de corazón" (Mt 11. "¿En qué condición queremos entrar en la fiesta del cielo —se pregunta el Papa—. Y. y para mí más conmovedora. que experimentó en sí la obediencia. la indulgencia que merecemos. para que seamos personas luminosas y no pertenezcamos a las tinieblas. y que de verdad nos revista con el vestido del amor. el rey acude a la sala llena para ver a sus huéspedes. de lo contrario no estarían en la Iglesia.

La acción de gracias y la bendición de Dios alcanzaban su momento culminante en la berakha. La ofrenda hecha a Dios vuelve al hombre bendecida. no pudo celebrar personalmente la cena pascual. En las narraciones de los evangelistas hay una aparente contradicción entre el evangelio de san Juan. Jesús celebró con los suyos esta cena de múltiples significados en la noche anterior a su pasión. que él nos dio en la santa Eucaristía. Jesús murió en la cruz precisamente en el momento en el que. El recuerdo agradecido de la acción de Dios en el pasado se convertía al mismo tiempo en súplica y esperanza: Lleva a cabo lo que has comenzado. para Israel se había transformado en una fiesta de conmemoración. SANTA MISA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo. Teniendo en cuenta este contexto. por una parte. san Marcos y san Lucas.Pidámosle que nos ayude a amar como él. ordenada según determinadas normas litúrgicas. de esperanza. Danos la libertad definitiva. para experimentar cada vez más cuán hermoso es llevar su yugo. Él. y lo que por otra nos dicen san Mateo. Por este motivo. En su origen. que acabamos de escuchar. Todo esto levantaba un puente desde el pasado hasta el presente y hacia el futuro: aún no se había realizado la liberación de Israel. Según san Juan. 5 de abril de 2007 Queridos hermanos y hermanas: En la lectura del libro del Éxodo. en el templo. se inmolaban los corderos pascuales. podemos comprender la nueva Pascua. En el centro de la cena pascual. Pero esto significa que murió en la víspera de la Pascua y que. Al menos esto es . Israel no debía olvidarse de Dios. al mismo tiempo. por tanto. La nación sufría todavía como pequeño pueblo en medio de las tensiones entre las grandes potencias. de acción de gracias y. puede haber sido una fiesta de primavera de los nómadas. el Dios misterioso y escondido. Sin embargo. En el rito de la conmemoración abundaban las palabras de alabanza y acción de gracias tomadas de los Salmos. que en griego se dice eulogia o eucaristia: bendecir a Dios se convierte en bendición para quienes bendicen. había sido más fuerte que el faraón. Israel no debía olvidar que Dios había tomado personalmente en sus manos la historia de su pueblo y que esta historia se basaba continuamente en la comunión con Dios. Amén. se describe la celebración de la Pascua de Israel tal como la establecía la ley de Moisés. estaba el cordero como símbolo de la liberación de la esclavitud en Egipto. Su muerte y el sacrificio de los corderos coincidieron. con todo el poder de que disponía. el haggadah pascual era parte integrante de la comida a base de cordero: el recuerdo narrativo de que había sido Dios mismo quien había liberado a Israel "con la mano alzada".

El gesto nostálgico. esa sangre sí puede salvar. y sin embargo no lo hizo sin cordero y sin templo. el cordero sólo podía ser un símbolo y. Sólo de este modo la antigua Pascua alcanzaba su verdadero sentido. en el centro de la nueva Pascua de Jesús se encontraba la cruz. en la que podemos celebrar con los Apóstoles a lo largo de los siglos la nueva Pascua. a la hora de la inmolación de los corderos. el descubrimiento de los escritos de Qumram nos ha llevado a una posible solución convincente que. Jesús derramó realmente su sangre en la víspera de la Pascua. tener poder contra la muerte? De hecho —sigue diciendo—. en cuya forma tradicional él introdujo la novedad de la entrega de su cuerpo y de su sangre. que quita el pecado del mundo" (Jn 1. Moisés? ¿Que la sangre de un cordero purifica a los hombres? ¿Que los salva de la muerte? ¿Cómo puede purificar a los hombres la sangre de un animal? ¿Cómo puede salvar a los hombres. Jesús celebró la Pascua sin cordero y sin templo. Mientras tanto. y en el que nosotros podemos encontrarnos con Dios y adorarlo. yo la doy voluntariamente" (Jn 10. se presenta como muy probable. En el momento en que entregaba a sus discípulos su cuerpo y su sangre. escribió en cierta ocasión: ¿Qué dices. Jesús celebró la Pascua sin cordero. al menos un día antes: la celebró sin cordero. De ella procedía el nuevo don traído por él. no. en sus catequesis eucarísticas. Su sangre. Él mismo entregó su vida. es decir. uno de nosotros. sino que había optado por una fecha simbólica para hacer así evidente la verdad más profunda: Jesús es el nuevo y verdadero cordero que derramó su sangre por todos nosotros. celebró la Pascua con sus discípulos probablemente según el calendario de Qumram. como la comunidad de Qumram. el amor con el que él se entrega libremente por nosotros. el templo vivo. según los tres evangelios sinópticos. el amor de Aquel que es al mismo tiempo Hijo de Dios y verdadero hombre. es lo que nos salva. Y así la cruz permanece siempre en la santa Eucaristía. La mayoría de los exegetas pensaba que san Juan no había querido comunicarnos la verdadera fecha histórica de la muerte de Jesús. como lo había anunciado Juan Bautista al inicio del ministerio público de Jesús: "He ahí el Cordero de Dios. 18). entregó su cuerpo y su sangre. en cierto sentido sin eficacia. Sin embargo. cumplía realmente esa afirmación. Así anticipó su muerte como había anunciado: "Nadie me quita la vida. Y él mismo es el verdadero templo. Hasta hace pocos años. Él mismo era el Cordero esperado. 29). esta contradicción parecía insoluble. por tanto. si bien todavía no es aceptada por todos. el verdadero. Por el contrario. no sin cordero: en lugar del cordero se entregó a sí mismo. Así. Por consiguiente. De la cruz de . Ahora podemos decir que lo que san Juan refirió es históricamente preciso. la expresión de la expectativa y de la esperanza en Alguien que sería capaz de realizar lo que no podía hacer el sacrificio de un animal. Su amor. en el que habita Dios. San Juan Crisóstomo. la última Cena de Jesús fue una cena pascual. de la inmolación del cordero inocente e inmaculado encontró respuesta en Aquel que se convirtió para nosotros al mismo tiempo en Cordero y Templo. que no reconocía el templo de Herodes y estaba a la espera del nuevo templo.lo que parece.

El haggadah pascual. allí te encuentro. Así se ha hecho realidad la visión del Salmo. la berakha. la noche es clara como el día‖ (Sal 138 [139]. para entregarse en ellos a sí mismo. allá estás tú. que sólo puede venir de quien es el camino. Pidámosle que nos atraiga cada vez más hacia sí mismo con la sagrada Comunión. se ha convertido en nuestra celebración eucarística. si me acuesto en el abismo. el pan y el vino. en la que el Señor bendice nuestros dones. en el cual tienen inicialmente un sentido diferente. Este Salmo es un canto de asombro por la omnipotencia y la omnipresencia de Dios. Esas palabras están tomadas del Salmo 138. ¿qué le sucederá? ―Si escalo el cielo. VIGILIA PASCUAL EN LA NOCHE SANTA HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Sábado Santo 7 de abril de 2007 Queridos hermanos y hermanas: Desde los tiempos más antiguos la liturgia del día de Pascua empieza con las palabras: Resurrexi et adhuc tecum sum . después de volver de la noche de la muerte al mundo de los vivientes. allí me alcanzará tu izquierda. resucitar. me agarrará tu derecha. En la oscuridad .he resucitado y siempre estoy contigo. sino a entregársela a él y así actuar junto con él. un canto de confianza en aquel Dios que nunca nos deja caer de sus manos. a fin de que los hombres encuentren la vida. tú has puesto sobre mí tu mano. La liturgia ve en ello las primeras palabras del Hijo dirigidas al Padre después de su resurrección. y así Él ha podido levantarse. en él.8-12). la verdad y la vida. "Nadie me quita la vida. a amarlo cada vez más a él mismo. yo la doy voluntariamente". ni la tiniebla es oscura para ti. Ahora él nos la ofrece a nosotros. Pidamos al Señor que nos ayude a comprender cada vez más profundamente este misterio maravilloso. Si vuelo hasta el margen de la aurora. El suplicante imagina un viaje a través del universo. a amarlo cada vez más y. 9s). la vida verdadera. sino que nos atrae hacia la presencia del amor de Cristo.Cristo procede el don. una memoria que no es un mero recuerdo del pasado. se ha convertido en memoria de la cruz y de la resurrección de Cristo. si emigro hasta el confín del mar. Amén. la oración de bendición y de acción de gracias de Israel. En la Carta a los Efesios leemos que Él había bajado a lo profundo de la tierra y que Aquél que bajó es el mismo que subió por encima de los cielos para llenar el universo (cf. Pidámosle que nos ayude a no tener nuestra vida sólo para nosotros mismos. La mano del Padre lo ha sostenido también en esta noche. la conmemoración de la acción salvífica de Dios. Y sus manos son manos buenas. 4. Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra…». Así. En el día de Pascua la Iglesia nos anuncia: Jesucristo ha realizado por nosotros este viaje a través del universo.

Él nos toma consigo. allí te espero yo y para ti transformo las tinieblas en luz. con toda su insuficiencia. Él que es la Vida misma. En efecto. A un lado y otro del confín de la muerte él está con Cristo. el Bautismo es más que un baño o una purificación. sería lo mejor. Pero si quedo en esta vida.impenetrable de la muerte Él entró como luz. Siempre estoy en tus manos‖. caerás en mis manos. acogidos por Él en su amor. Tanto antes como después de la muerte estamos con Cristo y por esto. ésta es la novedad del Bautismo: nuestra vida pertenece a Cristo. Queridos catecúmenos que vais a ser bautizados. Si nos entregamos de este modo. ¿Qué ocurrió entonces? Ya que no conocemos el mundo de la muerte. he hecho el viaje hasta lo más profundo de la tierra. ellas nos ayudan a entender algo del misterio. alzad los . Un nuevo inicio de la vida. En el Bautismo nos abandonamos nosotros mismos. para que ya no vivamos para nosotros mismos. depositamos nuestra vida en sus manos. En el Credo decimos respecto al camino de Cristo: ―Descendió a los infiernos‖. Dondequiera que tu caigas. Él nos abraza y nos lleva. dondequiera que vayamos. para que vivamos con Él y así para los demás. la muerte ya no es un verdadero confín. sino que estamos con Aquél que vive siempre.. sólo podemos figurarnos este proceso de la superación de la muerte a través de imágenes que siempre resultan poco apropiadas. Es más que la entrada en una comunidad. pero. dice con palabras misteriosas que en el Bautismo hemos sido como ―incorporados‖ en la muerte de Cristo. ya no hay una verdadera diferencia. con Él y en Él.. y las tinieblas se volvieron luz. leídas como coloquio del Resucitado con nosotros. 1. . la noche se hizo luminosa como el día. Estoy presente incluso a las puertas de la muerte. aceptando una especie de muerte de nuestro yo. Donde nadie ya no puede acompañarte y donde tú no puedes llevar nada. En el Bautismo. si muero) es una ganancia.7s).. Así me encuentro en este dilema: partir —es decir. que hemos escuchado ahora. todavía puedo llevar fruto. pero no soy yo. ya hemos hecho el viaje cósmico hasta las profundidades de la muerte.. En el Bautismo nos entregamos a Cristo. junto con Cristo. Sin embargo. A los Romanos escribió Pablo: ―Ninguno… vive para sí mismo y ninguno muere por sí mismo… Si vivimos.. Si puedo estar junto a Él (es decir. quedarme en esta vida es más necesario para vosotros‖ (cf. ser ejecutado— y estar con Cristo. sino gracias a Él. entonces eso significa también que el confín entre muerte y vida se hace permeable. Mi mano te sostiene. si morimos.21ss). El fragmento de la Carta a los Romanos. ya no más a nosotros mismos. Pero estas palabras del Resucitado al Padre se han convertido también en las palabras que el Señor nos dirige: ―He resucitado y ahora estoy siempre contigo‖. es verdad: ―Sobre los hombros y de frente tú me llevas. Volvamos de nuevo a la noche del Sábado Santo. más aún. son al mismo tiempo una explicación de lo que sucede en el Bautismo. y ahora he resucitado y estoy agarrado para siempre de tus manos‖. Pero sí. somos del Señor‖ (14. Es un nuevo nacimiento. Pablo nos lo dice de un modo muy claro en su Carta a los Filipenses: ―Para mí la vida es Cristo. es Cristo quien vive en mí‖. Pero precisamente por esto ya no estamos solos ni siquiera en la muerte. de modo que podamos decir con san Pablo: ―Vivo yo. Acompañados por Él. somos liberados del miedo. dice a cada uno de nosotros. hasta el abismo de la muerte y he llevado la luz. La liturgia aplica las palabras del Salmo 23 [24] a la bajada de Jesús en la noche de la muerte: ―¡Portones!. Por esto la Iglesia puede considerar justamente la palabra de agradecimiento y confianza como palabra del Resucitado dirigida al Padre: ―Sí. Estas palabras del Salmo. desde aquel momento en adelante.

que nos hace bajar y precisamente así subir contigo! Amén. porque el hombre está de modo singular en la memoria y en el amor de Dios. Que es más fuerte que la muerte. como personas que aman. llevados sobre las alas del amor. . Nosotros vivimos agarrados a su Cuerpo. se ha hecho hombre para poder morir. nadie puede volver atrás desde allí.‖. Pidamos. sus padecimientos se han convertido en fuerza. que claman hacia ti desde el vientre del infierno! ¡Ayúdanos a llevarles tu luz! ¡Ayúdanos a llegar al ―sí‖ del amor. Él carga verdaderamente la oveja extraviada sobre sus hombros y la lleva a casa. con Adán. al mismo tiempo. las tinieblas son como luz‖ (cf. Y sólo así se vence la muerte. El amor de Cristo que. las puertas irrevocables. es de por sí inmortal desde la creación. Pero su fuerza no basta para elevarse hacia Dios. Baja también en las noches y a los infiernos de nuestro tiempo moderno y toma de la mano a los que esperan. Sólo Cristo resucitado puede llevarnos hacia arriba. la radicalidad de su amor es la llave que abre estas puertas. pero anhela ir hacia arriba: ―Desde el vientre del infierno te pido auxilio. Y sin embargo. sabiendo que precisamente así subimos también con Él. ¡Llévalos a la luz! ¡Estate también conmigo en mis noches oscuras y llévame fuera! ¡Ayúdame. sin embargo. en el que realiza aquel acto extremo de amor descendiendo a la noche de la muerte. Su Cruz abre las puertas de la muerte. a todos los hombres que esperan y los lleva a la luz. y escuchó mi clamor‖ (Jon 2. tiene esta llave. ayúdanos a bajar contigo a la oscuridad de quienes esperan. incluso después de su caída. ¿qué novedad ha traído Cristo? Sí. más fuerte que el mal. bajamos con Él a las tinieblas del mundo. Él lleva a cabo el camino de la encarnación. Cristo. pues. Una eternidad sin esta unión con Dios sería una condena. hasta donde no pueden llegar nuestras fuerzas. este amor tiene la fuerza para abrir las puertas. Por medio de la resurrección de Jesús el amor se ha revelado más fuerte que la muerte. nada puede satisfacer eternamente al hombre si no el estar con Dios. Ahora. somos liberados y nuestra vida es esperanza. hasta la unión con Dios. precisamente. porque Dios es luz. ―La noche es clara como el día. Éste es el júbilo de la Vigilia Pascual: nosotros somos liberados. Este amor es más fuerte que la muerte. Sal 138 [139].dinteles. Éstas ahora ya no son insuperables. en esta noche: Señor. en cambio. El hombre no logra llegar arriba. se puede preguntar: ¿Pero qué significa esta imagen? ¿Qué novedad ocurrió realmente allí por medio de Cristo? El alma del hombre. Su Cruz.12). A la vista de ellos parece como si se oyera la súplica de Jonás: ―Desde el vientre del infierno pedí auxilio. No tenemos alas que podrían llevarnos hasta aquella altura.. Los iconos pascuales de la Iglesia oriental muestran como Cristo entra en el mundo de los muertos. El Hijo de Dios en la encarnación se ha hecho una sola cosa con el ser humano. Su vestido es luz. No hay una llave para estas puertas de hierro. La fuerza por medio de la cual nos lleva consigo. son amor que vence la muerte. siendo Dios. y en comunión con su Cuerpo llegamos hasta el corazón de Dios. Él encuentra a Adán y a todos los hombres que esperan en la noche de la muerte.. Jesús que entra en el mundo de los muertos lleva los estigmas: sus heridas. A través de su muerte Él toma de la mano a Adán. El amor lo ha hecho descender y. que se alcen las antiguas compuertas!‖ Las puertas de la muerte están cerradas. el alma es inmortal.3). es la fuerza con la que Él asciende. Unidos con su amor. Pero sólo en aquel momento. demuestra también hoy que el amor es más fuerte que el odio.

gracias al Papa Juan Pablo II. también nosotros le cantamos con alegría. testimonian nuestra adhesión firme al misterio pascual que celebramos *** Queridos hermanos y hermanas: Desde hace veinte años. es importante un detalle. el domingo de Ramos ha llegado a ser de modo particular el día de la juventud. deseando acompañarlo en sus ciudades y en sus pueblos. él es quien nos ha hablado del Dios invisible. con los que ahora aclamaremos a Jesús como Mesías.CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro XXI Jornada Mundial de la Juventud Domingo 9 de abril de 2006 Introducción a la celebración: "Hermanos y hermanas queridos. Hermanos y hermanas. . después de la Pascua. Pero si queremos ir al encuentro de Jesús y después avanzar con él por su camino. repasaron con una mirada nueva aquellas jornadas agitadas. no sólo para aquella hora. signo del martirio. sigamos a Cristo: los ramos de olivo. don de la vida a Dios y a los hermanos. muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. sólo meditando con asiduidad la Palabra de Dios aprenderéis a amar a Jesucristo. y los ramos de palma. debemos preguntarnos: ¿Por qué camino quiere guiarnos? ¿Qué esperamos de él? ¿Qué espera él de nosotros? Para entender lo que sucedió el domingo de Ramos y saber qué significa. jóvenes aquí presentes y jóvenes del mundo entero: con esta asamblea litúrgica entramos en la Semana santa para vivir la pasión. como el que viene en el nombre del Señor. signo de la paz mesiánica. para que esté en medio de nosotros y pueda instaurar su paz en el mundo. él es la Palabra hecha carne. y confesamos nuestra fe: él es la Palabra única y definitiva de Dios Padre. el día en que los jóvenes en todo el mundo van al encuentro de Cristo. Amadísimos jóvenes. sino para toda época. que también para sus discípulos se transformó en la clave para la comprensión del acontecimiento. sólo en él conoceréis la verdad y la libertad. cuando. sólo participando en su Pascua daréis sentido y esperanza a vuestra vida. Del mismo modo que los discípulos aclamaron a Jesús como Mesías.

y además un asno que no le pertenece. cumplía los anuncios de los profetas. presupone sobre todo estar libres interiormente de la avidez de posesión y del afán de poder. sino en un asno prestado. en un primer momento. debemos recordar que sólo . de las almas creyentes y humildes que encontramos en torno a Jesús. en el sentido que le da Jesús -el sentido de los profetas-. a la violencia con otra violencia. cf. San Juan nos relata que. que prosigue así: "El destruirá los carros de Efraím y los caballos de Jerusalén. ni a caballo. Uno puede ser materialmente pobre. Para comprender el significado de la profecía y. se trata de la purificación del corazón. poniéndose bajo la mirada de Dios y dejándose guiar por Cristo que. romperá el arco de combate. romperá los arcos y anunciará la paz. 10). en cierto modo. y él proclamará la paz a las naciones. pero tener el corazón lleno de afán de riqueza material y del poder que deriva de la riqueza. 2 Co 8. hará desaparecer los carros de guerra y los caballos de batalla. La libertad interior es el presupuesto para superar la corrupción y la avidez que arruinan al mundo. Es el arco roto. sólo puede hallarse en la paciencia de las renuncias diarias. en su corazón. es decir. es la cruz. siendo rico.que en el profeta Zacarías se lee: "No temas. Al rey que nos indica el camino hacia esta meta -Jesús. se hizo pobre por nosotros (cf. signo del amor que es más fuerte que la muerte. que Jesús pone en nuestras manos. se entiende en el sentido de los anawin de Israel. Ante todo. Se trata de una realidad mayor que una simple repartición diferente de los bienes. en este caso. que su actuación derivaba de la palabra de Dios y la realizaba. de la misma actuación de Jesús. de perdón. en la perspectiva de la primera bienaventuranza del Sermón de la montaña.lo aclamamos el domingo de Ramos. Desea cambiar la repartición de los bienes. esta libertad sólo puede hallarse si Dios llega a ser nuestra riqueza. como tarea con respecto a los demás. 15. los discípulos no lo entendieron. En la figura de Jesús esto se hace realidad mediante el signo de la cruz. pobre entre los pobres y para los pobres. Precisamente el hecho de que vive en la envidia y en la codicia demuestra que. gracias a la cual se reconoce la posesión como responsabilidad. dice que será rey de los pobres. pertenece a los ricos. mira que viene tu Rey montado en un pollino de asna" (Jn 12. como los grandes del mundo. al actuar así. 9). La nueva arma. le pedimos que nos lleve consigo por su camino.Jesús entra en la ciudad santa montado en un asno. signo de reconciliación. el profeta nos muestra que este rey será un rey de paz. debemos escuchar todo el texto de Zacarías. En segundo lugar. Za 9. en consecuencia. La pobreza. Sólo después de la Pascua cayeron en la cuenta de que Jesús. Así afirma el profeta tres cosas sobre el futuro rey. sino que pide prestado para esta ocasión. el nuevo y verdadero arco iris de Dios. La pobreza. pero para llegar a estar él mismo en la situación de los ricos de antes. En primer lugar. Su dominio irá de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra" (Za 9. que se limitaría al campo material y más bien endurecería los corazones. que une el cielo y la tierra y tiende un puente entre los continentes sobre los abismos. Cada vez que hacemos la señal de la cruz debemos acordarnos de no responder a la injusticia con otra injusticia. No llega en una suntuosa carroza real. Recordaron -dice san Juan. hija de Sión. en las que se desarrolla como libertad verdadera. en el animal de la gente sencilla y común del campo. 9).

la cruz se ha convertido en el centro de las Jornadas mundiales de la juventud. Cristo domina convirtiéndose él mismo en nuestro pan y entregándose a nosotros. paz y universalidad. Este nexo resulta totalmente claro en la otra frase del Antiguo Testamento que caracteriza y explica la liturgia del domingo de Ramos y su clima particular. la expresión "el que viene en nombre del Señor" se había convertido desde hacía tiempo en la manera de designar al Mesías. con palmas en las manos. delante de Jesús. La multitud aclama a Jesús: "Hosanna. viene a nuestro encuentro de un modo nuevo. están también unidos entre sí en un único cuerpo. uniendo así en la paz de Dios los confines de la tierra. él crea unidad en la multiplicidad de las culturas. Entramos en su reino de paz y. En efecto. hecha a Abraham y a los Padres. sigue siendo siempre Aquel que debe venir. se pondría inevitablemente contra los otros países. trajo la gloria de Dios a la tierra. así como al esplendor de las catedrales. Atravesando con la mirada las nubes de la historia que separaban al profeta de Jesús.podemos vencer al mal con el bien. en comunión con él. Esta experiencia de la universalidad forma parte esencial de la Eucaristía. Estas palabras forman parte del rito de la fiesta de las tiendas. que luego se separaría de los demás y. nosotros salimos de nuestros particularismos exclusivos y entramos en la gran comunidad de todos los que celebran este santo sacramento. La cruz habla de . Este grito de esperanza de Israel. y así todos los orantes reunidos. en quien ve a Aquel que viene en nombre del Señor. se sustituye aquí con una nueva visión: el espacio del rey mesiánico ya no es un país determinado. bendito el que viene en nombre del Señor (Mc 11. Su país es la tierra. Ahora la gente grita eso mismo. Él llega a todas las culturas y a todas las partes del mundo. con razón. Dado que el Señor viene. y jamás devolviendo mal por mal. el Único. La tercera afirmación del profeta es el anuncio de la universalidad. ha llegado a ser con razón en la Iglesia la aclamación a Aquel que. en la Eucaristía. Hubo un período -que aún no se ha superado del todoen el que se rechazaba el cristianismo precisamente a causa de la cruz.) hasta los confines de la tierra". Superando toda delimitación. Zacarías dice que el reino del rey de la paz se extiende "de mar a mar (. Saludamos a Aquel que vino y. De este modo construye su reino. en cierto modo. Saludamos a Aquel que en la Eucaristía viene siempre de nuevo a nosotros en nombre del Señor. Por doquier él es el mismo. 9. La antigua promesa de la tierra.. esta aclamación a Jesús durante su entrada en Jerusalén. en carne y sangre. 25). una red de comunidades que constituyen el "reino de la paz" de Jesús de mar a mar hasta los confines de la tierra. para llegar a ser verdaderamente un reino de paz en este mundo desgarrado. adondequiera.. Por eso. sin embargo. En Jesús reconocen a Aquel que verdaderamente viene en nombre del Señor y les trae la presencia de Dios. Con el grito "Hosanna" saludamos a Aquel que. Sal 118. el mundo entero. durante el cual los fieles dan vueltas en torno al altar llevando en las manos ramos de palma. Las tres características anunciadas por el profeta -pobreza. a las chozas miserables y a los campos pobres. a todo el mundo. saludamos en él también a todos nuestros hermanos y hermanas a quienes él viene. mirto y sauce. por tanto. vemos cómo desde lejos emerge en esta profecía la red de las comunidades eucarísticas que abraza a la tierra.se resumen en el signo de la cruz.

Simbólicamente es el camino indicado por el profeta.sacrificio -se decía-. al mismo tiempo. en 2008. y nosotros. ante todo. que precisamente la cruz es el verdadero árbol de la vida. nos da la paz y nos transforma en portadores de la reconciliación y de su paz. SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Pedro Jueves santo 13 de abril de 2006 Queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio. Doy las gracias a los jóvenes que ahora llevarán por los caminos del mundo esta cruz. el nuevo culto se funda en el hecho de que. nos toque a nosotros y abra nuestro corazón. Queremos vivir. desde el río hasta los confines de la tierra. así se decía y se sigue diciendo todavía. es el lenguaje de la serpiente. Sin embargo. queridos hermanos y hermanas: El Jueves santo es el día en el que el Señor encomendó a los Doce la tarea sacerdotal de celebrar. que nos dice: "¡No tengáis miedo! ¡Comed tranquilamente de todos los árboles del jardín!". nosotros queremos la vida entera. llegamos a ser suyos: la creación vuelve al Creador. El amor es entregarse a sí mismo. No hallamos la vida apropiándonos de ella. y por eso es el camino de la verdadera vida. el domingo de Ramos nos dice que el auténtico gran "sí" es precisamente la cruz. Es el camino de Aquel que. la juventud del mundo quiere reunirse nuevamente en torno a Cristo para construir con él el reino de paz. queremos riqueza y plenitud. que estuvo en el centro de la última Jornada mundial de la juventud. con el signo de la cruz. un camino a través de los continentes y las culturas. con el pan y el vino. un camino a través de un mundo desgarrado y atormentado por la violencia. En cambio. la cruz es signo de negación de la vida. sino donándola. Todo esto parece convincente y atractivo. En lugar del cordero pascual y de todos los sacrificios de la Antigua Alianza está el don de su Cuerpo y de su Sangre. sin restricciones y sin renuncias. de mar a mar. en la que casi podemos tocar el misterio de Jesús. simbolizada por la cruz. donde. Pidámosle que. Desde Colonia hasta Sydney. colmados por este don. Así. No nos dejamos limitar por mandamientos y prohibiciones. a fin de que siguiendo su cruz lleguemos a ser mensajeros de su amor y de su paz. Amén. el don de sí mismo. Hoy la cruz. sólo vivir. en Colonia. Dios nos hace un don a nosotros. Del mismo modo también el . se entrega a una delegación para que comience su camino hacia Sydney. el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre hasta su regreso.

un nuevo modo de ser profeta. sino que vive por Aquel con vistas al cual el mundo ha sido creado. dona al mundo una nueva realeza. con el que Jesucristo tomó posesión de mí.sacerdocio se ha transformado en algo nuevo: ya no es cuestión de descendencia. Para que la rutina diaria no estropee algo tan grande y misterioso. reflexionemos nuevamente en los signos mediante los cuales se nos donó el Sacramento. los hombres. que es el signo del Espíritu Santo y de su fuerza. el mundo para nosotros. necesitamos ese recuerdo específico. lo recordamos de modo particular en el Jueves santo. por lo general. Si en el evangelio de hoy Jesús se presenta como el Ungido de Dios. necesitamos volver al momento en que él nos impuso sus manos y nos hizo partícipes de este misterio. El Señor nos impuso las manos y ahora quiere nuestras manos para que. Tú quedas custodiado en el hueco de mis manos y precisamente así te encuentras dentro de la inmensidad de mi amor. por tanto. poniéndose al servicio de su amor. Este signo sacramental resume todo un itinerario . sin duda. Jesucristo quiere ejercer su sacerdocio por medio de nosotros. entonces las manos ungidas deben ser un signo de su capacidad de donar. el Cristo. que en cada celebración del Sacramento nos vuelve a impresionar. de la creatividad para modelar el mundo con amor. se transformen en las suyas. un nuevo sacerdocio. El misterio del sacerdocio de la Iglesia radica en el hecho de que nosotros. es el símbolo de su capacidad de afrontar el mundo. de esta manera. de "dominarlo". Jesucristo es siempre el que hace el don y nos eleva hacia sí. en el mundo. Por eso. en el que se pone a disposición de alguien que es mayor que él. tenemos necesidad del Espíritu Santo. seres humanos miserables. Recordemos. en virtud del Sacramento podemos hablar con su "yo": in persona Christi. diciéndome: "Tú me perteneces". el profeta. entonces quiere decir precisamente que actúa por misión del Padre y en la unidad del Espíritu Santo. sino que transmitan su toque divino. Tú estás bajo la protección de mi corazón. la técnica como poder de disponer del mundo. el sacerdote hace y dona más de lo que deriva de él mismo. Si las manos del hombre representan simbólicamente sus facultades y. Quiere que sean instrumentos para servir y. En cierto modo. Esta es mi Sangre". y para eso. expresión de la misión de toda la persona que se hace garante de él y lo lleva a los hombres. Sólo él puede decir: "Esto es mi Cuerpo. asimismo. En el centro está el gesto antiquísimo de la imposición de las manos. para tomar posesión de él. que nuestras manos han sido ungidas con el óleo. Pongamos hoy de nuevo nuestras manos a su disposición y pidámosle que nos vuelva a tomar siempre de la mano y nos guíe. En el Antiguo Testamento la unción es signo de asumir un servicio: el rey. Permanece en el hueco de mis manos y dame las tuyas". que no se busca a sí mismo. Pero con ese gesto también me dijo: "Tú estás bajo la protección de mis manos. ¿Por qué precisamente las manos? La mano del hombre es el instrumento de su acción. Este conmovedor misterio. está expropiado de sí mismo en función de un servicio. sino que es encontrarse en el misterio de Jesucristo. Quiere que ya no sean instrumentos para tomar las cosas. y que. En el gesto sacramental de la imposición de las manos por parte del obispo fue el mismo Señor quien nos impuso las manos.

Señor. Una de mis oraciones preferidas es la petición que la liturgia pone en nuestros labios antes de la Comunión: "Jamás permitas que me separe de ti". sino que nos pondremos al servicio de la vida que es más fuerte que la muerte.existencial. nos encomienda a sí mismo. como Pedro. nos tomó de la mano. En cierta ocasión. Y. de su Palabra. Dejemos que su mano nos aferre. caminando sobre las aguas al encuentro del Señor. ante la grandeza de la tarea y ante la insuficiencia de nuestra pobre persona. Y luego. "in persona Christi capitis". con el que nos transmite su misterio más profundo y personal.. no caer nunca fuera del misterio eucarístico. manifestaciones de esa palabra: la imposición de las manos. Yo estoy contigo. Pero luego él. Hijo del Dios vivo. Ya no os llamo siervos.. mirando hacia atrás y preguntándonos si ese era realmente nuestro camino. porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer" (Jn 15. La fe en Jesús. El Señor nos hace sus amigos: nos encomienda todo. Pedimos que él no suelte nunca nuestra mano. gritamos: "Señor. es decir. así no nos hundiremos. en el fondo. que soy un hombre pecador" (Lc 5. Pedimos no caer nunca fuera de la comunión con su Cuerpo.. nos atrajo hacia sí y nos dijo: "No temas. Él nos sostiene. de forma que podamos hablar con su "yo". Y tú no me abandones a mí". con Cristo mismo. y al servicio del amor que es más fuerte que el odio. sino amigos: en estas palabras se podría ver incluso la institución del sacerdocio. que él nos encomienda. porque el siervo no sabe lo que hace su amo. a vosotros os he llamado amigos. ¡sálvame!" (Mt 14. y pone en nuestras manos la llave para abrir la puerta de la casa del Padre. No te abandono. la entrega del libro. sino amigos. Este es el significado profundo del ser sacerdote: . con gran bondad. 8). 30). ¿cómo podíamos atravesar las aguas fragorosas y espumantes del siglo y del milenio pasados? Pero entonces miramos hacia él.. ¡Qué confianza! Verdaderamente se ha puesto en nuestras manos. Ya no os llamo siervos. Tal vez al inicio lo seguimos con vacilaciones. El Señor nos impuso sus manos. es el medio por el cual volvemos a aferrar siempre la mano de Jesús y mediante el cual él aferra nuestra mano y nos guía. Todos los signos esenciales de la ordenación sacerdotal son. nos da la mano que sostiene y lleva. y él nos aferró la mano y nos dio un nuevo "peso específico": la ligereza que deriva de la fe y que nos impulsa hacia arriba. Volvamos a fijar nuestra mirada en él y extendamos las manos hacia él. todos nosotros nos encontramos con el Señor y escuchamos su invitación: "Sígueme". El significado de ese gesto lo explicó con las palabras: "Ya no os llamo siervos. nos hemos sentido sobrecogidos ante su grandeza. la entrega del cáliz. como sucedió a los primeros discípulos. Al levantarse la tempestad. Y tal vez en algún punto del recorrido vivimos la misma experiencia de Pedro después de la pesca milagrosa. Tal vez en más de una ocasión a cada uno de nosotros nos ha acontecido lo mismo que a Pedro cuando. 15). repentinamente sintió que el agua no lo sostenía y que estaba a punto de hundirse. hasta el punto de querer dar marcha atrás: "Aléjate de mí. De todo ello forma parte también el poder de absolver: nos hace participar también en su conciencia de la miseria del pecado y de toda la oscuridad del mundo.

sino también una comunión de sentimientos y de voluntad. en resumidas cuentas. leyendo la sagrada Escritura de un modo no académico. animada por su Señor. La lectura de la sagrada Escritura es oración. amistad con los suyos. El núcleo del sacerdocio es ser amigos de Jesucristo. El tiempo que dedicamos a esto es realmente un tiempo de actividad pastoral. con su activismo frenético. y por tanto también del obrar. El sacerdote debe ser sobre todo un hombre de oración. La amistad con Jesús siempre es. gracias al Señor. El simple activismo puede ser incluso heroico. queda sin fruto y pierde eficacia si no brota de una profunda e íntima comunión con Cristo. viviendo con él. Flp 2. la Biblia se fragmenta en escritos a menudo heterogéneos y así se transforma en un libro del pasado. como nos dice san Pablo en la carta a los Filipenses (cf. Sin la Iglesia. delante de él y con él. palabra viva y actual. 2-5). aunque nuestra lejanía interior de Cristo no puede poner en peligro la validez del Sacramento. Amistad significa comunión de pensamiento y de voluntad. El mundo tiene necesidad de Dios. Eso significa que debemos conocer a Jesús de un modo cada vez más personal. en la frondosa vid de la Iglesia. del Dios que se hizo carne y sangre. sino amigos. Este Dios debe vivir en nosotros y nosotros en él. que resucitó y creó en sí mismo un espacio para el hombre.se retiraba "al monte" para orar a solas. por antonomasia. Sólo así podemos desempeñar nuestro servicio sacerdotal. y esto cada vez más con toda nuestra existencia. debe brotar de la oración y llevar a la oración. sino espiritual. el monte interior que debemos escalar. a sufrir y a obrar con él y por él. Por esta amistad debemos comprometernos cada día de nuevo. Sólo en ella la sagrada Escritura es. Pero la actividad exterior. de actividad auténticamente pastoral. En esta comunión de pensamiento con Jesús debemos ejercitarnos. . En el presente sólo es elocuente donde está la "Presencia". Sólo así podemos hablar verdaderamente in persona Christi. sólo así podemos llevar a Cristo y su Evangelio a los hombres. Esta es nuestra vocación sacerdotal: sólo así nuestro ministerio sacerdotal puede dar fruto. Sólo así se desarrolla la amistad. escuchándolo. estando con él. Así lo reconocemos y salimos de la ignorancia de los simples siervos. También nosotros necesitamos retirarnos a ese "monte". Debemos razonar y reflexionar. ser sacerdote significa. Sólo podemos ser amigos de Jesús en la comunión con el Cristo entero. Y esta comunión de pensamiento no es algo meramente intelectual. con la cabeza y el cuerpo. es decir. Ya no os llamo siervos. por tanto. ser hombre de oración. el sujeto vivo que abarca todas las épocas. Debemos escucharlo en la lectio divina. Así aprendemos a encontrarnos con el Jesús presente que nos habla. Así aprendemos a vivir. Ser sacerdote significa convertirse en amigo de Jesucristo. a menudo pierde la orientación. El mundo.llegar a ser amigo de Jesucristo. Los evangelistas nos dicen que el Señor en muchas ocasiones -durante noches enteras. no de un dios cualquiera. el monte de la oración. sino del Dios de Jesucristo. donde Cristo sigue siendo contemporáneo nuestro: en el cuerpo de su Iglesia. debe ser oración. Ser amigo de Jesús. que nos amó hasta morir por nosotros. en sus palabras y en su manera de actuar. Su actividad y sus capacidades resultan destructivas si fallan las fuerzas de la oración. de las que brotan las aguas de la vida capaces de fecundar la tierra árida.

Así se revela todo el misterio de Jesucristo. Dios ama a su criatura.Quisiera concluir esta homilía con unas palabras de don Andrea Santoro. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI Basílica de San Juan de Letrán Jueves santo 13 de abril Queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio. Se arrodilla ante nosotros y desempeña el servicio del esclavo. el cardenal Cè nos las refirió durante los Ejercicios espirituales. Son las siguientes: "Estoy aquí para vivir entre esta gente y permitir que Jesús lo haga prestándole mi carne. que se entrega totalmente a nosotros. Baja hasta la extrema miseria de nuestra caída. Jesús asumió nuestra carne. los amó hasta el extremo" (Jn 13. como hizo Jesús". debemos compartir el dolor. el hombre mismo. El baño que nos purifica es él mismo. hasta el extremo: baja de su gloria divina. el sacerdote de la diócesis de Roma que fue asesinado en Trebisonda mientras oraba. Así resulta manifiesto lo que significa redención. absorbiéndolo en nuestra propia carne hasta el fondo. para que podamos ser admitidos a la mesa de Dios. queridos hermanos y hermanas: "Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. no es algo pequeño. nos lava los pies para que podamos sentarnos a su mesa. por esto. para hacernos dignos de sentarnos a su mesa. creado por el amor eterno. Dios desciende y se hace esclavo. Dios no es un Dios lejano. Sólo el amor tiene la fuerza purificadora que nos limpia de nuestra impureza y nos eleva a la altura de Dios. puede interesarse también de las cosas pequeñas. algo que por nosotros mismos no podríamos ni deberíamos hacer jamás. Se desprende de las vestiduras de su gloria divina y se viste con ropa de esclavo. es poder purificador y sanador. el alma del hombre. lava nuestros pies sucios. Dado que es grande. lo ama también en su caída y no lo abandona a sí mismo. es poder de amor y. Sólo seremos capaces de salvación ofreciendo nuestra propia carne. . Lleva su amor hasta el final.. sino que es grande y digno de su amor. La santidad de Dios no es sólo un poder incandescente. el hombre. Démosle nosotros la nuestra. 1). El baño con que nos lava es su amor dispuesto a afrontar la muerte. Él ama hasta el fin. ante el cual debemos alejarnos aterrorizados. Debemos cargar con el mal del mundo. demasiado distante y demasiado grande como para ocuparse de nuestras bagatelas. desde lo más profundo de su sufrimiento y de su muerte.. Amén. para que de este modo pueda venir al mundo y transformarlo. Dado que es grande.

Nos invita -por más perdidos que podamos sentirnos. Es la soberbia que no quiere confesar y reconocer que necesitamos purificación. volver a comenzar juntos siempre de nuevo. Es la soberbia que cree que no necesita purificación. En los sacramentos de la purificación -el Bautismo y la Penitencia. pero no todos": ¿Qué es lo que hace impuro al hombre? Es el rechazo del amor. a tratar de vivirla. uno que vive en la mentira y así pierde el sentido de la verdad suprema. más importante que Dios y su amor. con Dios mismo. el amor no cuenta. En Judas vemos con mayor claridad aún la naturaleza de este rechazo. el no querer ser amado. de Dios. es un servicio como lavar los pies. 15).. se hace incapaz de conversión. Reflexionemos sobre otra frase de este inagotable pasaje evangélico: "Os he dado ejemplo. dice el Señor (Jn 13. "Vosotros estáis limpios. aunque pueda parecer inútil.él está continuamente arrodillado ante nuestros pies y nos presta el servicio de esclavo." (Jn 13. En esta frase se revela el gran don de la purificación que él nos hace. que con la historia de Judas se hace presente y debe hacernos reflexionar precisamente en el Jueves santo. el no amar.a volver a casa y a permitir a su bondad purificadora que nos levante y nos haga entrar en la comunión de la mesa con él. "Pero no todos": existe el misterio oscuro del rechazo. que hace doble juego y rompe con la verdad. El Señor limpia nuestra impureza con la fuerza purificadora de su bondad. del confiado retorno del hijo pródigo. Lavarnos los pies unos a otros significa sobre todo perdonarnos continuamente unos a otros. pero no todos". "Vosotros estáis limpios. que se cierra a la bondad salvadora de Dios. El Señor hoy nos pone en guardia frente a la autosuficiencia. De este modo se endurece.Él es continuamente este amor que nos lava. y también a estar dispuestos a aceptar el rechazo. llega realmente hasta el extremo. "Vosotros estáis limpios. pero el hombre puede ponerle un límite. 14). purificarnos unos a otros dándonos recíprocamente la fuerza santificante de la palabra de Dios e introduciéndonos en el Sacramento del amor divino. Su amor es inagotable. Y es avaro: para él el dinero es más importante que la comunión con Jesús. Pero hay una dimensión aún más profunda. 10). "También vosotros debéis lavaros los pies unos a otros" (Jn 13. y arruina su vida. nos hace capaces de Dios. Significa purificarnos unos a otros soportándonos mutuamente y aceptando ser soportados por los demás. el día en que Jesús nos hace el don de sí mismo. a aprender la humildad y la valentía de la bondad. especialmente en favor de los que sufren y los que son poco apreciados. de convertirse en nuestro alimento. El amor del Señor no tiene límites. el servicio de la purificación. Nos invita a imitar su humildad. ¿En qué consiste el "lavarnos los pies unos a otros"? ¿Qué significa en concreto? Cada obra buena hecha en favor del prójimo. pero no todos". . que pone un límite a su amor ilimitado.. porque desea estar a la mesa juntamente con nosotros. Juzga a Jesús según las categorías del poder y del éxito: para él sólo cuentan el poder y el éxito. Así se transforma también en un mentiroso. actuando a pesar de ello con bondad y perseverando en ella. a dejarnos "contagiar" por ella. El Señor nos invita a bajar.

algo en lo que no creía– sería a fin de cuentas irrelevante para nosotros porque. no al de los muertos. que se haya producido jamás en la larga historia de la vida y de sus desarrollos: un salto de un orden completamente nuevo. Pero. vemos la resurrección tan fuera de nuestro horizonte. sino también hoy y por la eternidad (cf.. el que solamente una vez alguien haya sido reanimado. Hb 13. y a encontrar así también nosotros el camino de la vida. que. entrando en nosotros mismos. el salto más decisivo en absoluto hacia una dimensión totalmente nueva. no nos concierne. el crucificado? No está aquí. Él vive y. Y lo mismo nos dice también a nosotros el evangelista en esta noche santa: Jesús no es un personaje del pasado. Pero. estos. En efecto. ha resucitado» (Mc 16. a las mujeres que buscaban el cuerpo de Jesús en el sepulcro. vestido de blanco. 10). Así dijo el mensajero de Dios. Cuando Jesús habló por primera vez a los discípulos sobre la cruz y la resurrección. no está aquí». huéspedes del banquete nupcial eterno. su cuerpo no ha conocido la corrupción. tan extraña a todas nuestras experiencias. Por tanto. camina delante de nosotros. Es –si podemos usar por una vez el lenguaje de la teoría de la evolución– la mayor «mutación». Amén. continuamos con la discusión de los discípulos: ¿En qué consiste propiamente eso de «resucitar»? ¿Qué significa para nosotros? ¿Y para el mundo y la historia en su conjunto? Un teólogo alemán dijo una vez con ironía que el milagro de un cadáver reanimado –si es que eso hubiera ocurrido verdaderamente. Pidámosle que nos conceda a todos la gracia de poder ser un día. como ser viviente. Él . Está en una vida nueva del todo.. 15 de abril de 2006 «¿Buscáis a Jesús el Nazareno. y nada más. 8). En Pascua nos alegramos porque Cristo no ha quedado en el sepulcro. no fuera un Yo cerrado en sí mismo. que nos afecta y que atañe a toda la historia. mientras bajaban del monte de la Transfiguración. justamente. por esto nos atrevemos a acercarnos a su mesa. para siempre. VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI Basílica Vaticana Sábado Santo.El Señor nos purifica. ¿cómo pudo ocurrir eso? ¿Qué fuerzas han intervenido? Es decisivo que este hombre Jesús no estuviera solo. pertenece al mundo de los vivos. y existe por tanto. no sólo ayer. 6). el viviente. para el mundo en su conjunto y para mí personalmente? Ante todo: ¿Qué sucedió? Jesús ya no está en el sepulcro. «Ha resucitado. una cosa distinta. se preguntaban qué querría decir eso de «resucitar de entre los muertos» (Mc 9. en cierto modo. la discusión comenzada con los discípulos comprendería las siguientes preguntas: ¿Qué es lo que sucedió allí? ¿Qué significa eso para nosotros. ¿de qué modo debería afectarnos? Pero la resurrección de Cristo es precisamente algo más. nos alegramos porque Él es –como proclamamos en el rito del cirio pascual– Alfa y al mismo tiempo Omega. nos llama a seguirlo a Él..

Él anticipó la muerte y la transformó en el don de sí mismo. ¿cómo ocurre esto? ¿Cómo puede llegar efectivamente este acontecimiento hasta mí y atraer mi vida hacia Él y hacia lo alto? La respuesta. Su propia vida no era solamente suya. Así. podría interesarnos desde el punto de vista histórico. La resurrección fue como un estallido de luz. era una comunión existencial con Dios y un estar insertado en Dios. sino un salto cualitativo de la historia universal que llega hasta mí. sino que abarcaba y penetraba su ser. es Cristo quien vive en mí» (2. un abrazo no solamente emotivo. Pablo no describe una experiencia mística cualquiera. y este amor es la verdadera potencia contra la muerte. Es realmente muerte y resurrección. Concluye con las palabras que contienen también el núcleo de dicha biografía: «Vivo yo. Inauguró una nueva dimensión del ser. y por eso no se le podía quitar realmente. . pero precisamente transformado. renacimiento. hacia un mundo nuevo que. pero «no» más yo. No. la identidad esencial del hombre –de este hombre. en un primer momento quizás sorprendente pero completamente real. tomándome para atraerme. Pablo– ha cambiado. pero justamente así destruyó el carácter definitivo de la muerte.era uno con el Dios vivo. en el que adquiere su nuevo espacio de existencia. Ha atravesado un «no» y sigue encontrándose en este «no»: Yo. abierto por la inserción en el otro. de manera transformada. Su comunión existencial con Dios era concretamente una comunión existencial con el amor de Dios. lo transforma y lo atrae hacia sí. está de nuevo mi yo. Por eso el Bautismo es parte de la Vigilia pascual. Se encontraba. que tal vez podía habérsele concedido y. es más fuerte que la muerte. Expresemos una vez más lo mismo desde otro punto de vista. unido talmente a Él que formaba con Él una sola persona. El Bautismo significa precisamente que no es un asunto del pasado. Él era una cosa sola con la vida indestructible. partiendo de Cristo. También es más que una simple limpieza. El yo mismo. Se me quita el propio yo y es insertado en un nuevo sujeto más grande. Él pudo dejarse matar por amor. de manera que ésta brotó de nuevo a través de la muerte. pero no soy yo. en un mismo abrazo con Aquél que es la vida misma. 20). pero ya no soy yo. entra ya continuamente en este mundo nuestro. y a través de la cual surge un mundo nuevo. de un ritual un poco fuera de moda y complicado para acoger a las personas en la Iglesia. porque en Él estaba presente el carácter definitivo de la vida. bruñido. esta frase es la expresión de lo que ha ocurrido en el Bautismo. Su muerte fue un acto de amor. Está claro que este acontecimiento no es un milagro cualquiera del pasado. transformación en una nueva vida. El Bautismo es algo muy diverso de un acto de socialización eclesial. Con estas palabras. es la siguiente: dicho acontecimiento me llega mediante la fe y el bautismo. una explosión del amor que desató el vínculo hasta entonces indisoluble del «morir y devenir». Pero. como se subraya también en esta celebración con la administración de los sacramentos de la iniciación cristiana a algunos adultos de diversos países. Pablo nos explica lo mismo una vez más bajo otro aspecto cuando. por así decir. si acaso. pues. en la que también ha sido integrada la materia. En la última Cena. Él todavía existe y ya no existe. cuya realización podría ser en el fondo indiferente para nosotros. de la vida. Es un salto cualitativo en la historia de la «evolución» y de la vida en general hacia una nueva vida futura. Vivo. ¿Cómo lo podemos entender? Pienso que lo que ocurre en el Bautismo se puede aclarar más fácilmente para nosotros si nos fijamos en la parte final de la pequeña autobiografía espiritual que san Pablo nos ha dejado en su Carta a los Gálatas. una especie de purificación y embellecimiento del alma.

sino uno. Goce también la tierra».. Esta liberación de nuestro yo de su aislamiento. Ga 3. Pero. abriendo precisamente así el camino a la alegría verdadera y duradera. La mera indestructibilidad del alma. brilla sereno para el linaje humano. Yo. El gran estallido de la resurrección nos ha alcanzado en el Bautismo para atraernos.. por estar insertos en Él. 19) a sus discípulos. habla de la «promesa» diciendo que ésta se dio en singular. Es la fórmula de contraste con todas las ideologías de la violencia y el programa que se opone a la corrupción y a las aspiraciones del poder y del poseer. en medio de las tribulaciones de nuestro tiempo. es Dios mismo. la fórmula de la resurrección en el tiempo. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de abril de 2006 . De este modo. Yo. A ella. La vida eterna. del ser cristiano. La resurrección no ha pasado. responde Pablo (cf. dice Jesús en el Evangelio de San Juan (14. y así nos damos la mano unos a otros.en el tercer capítulo de la Carta a los Gálatas. es decir. a uno solo: a Cristo. un único. por sí sola. mediante la comunión existencial con Aquél que es la Verdad y el Amor y. tu hijo resucitado. y asocia el uno con la otra. Sólo él lleva en sí toda la «promesa». Yo. pero no más yo: ésta es la fórmula de la existencia cristiana fundada en el bautismo. ¿qué sucede entonces con nosotros? Vosotros habéis llegado a ser uno en Cristo. no la tenemos por nosotros mismos ni en nosotros mismos. pero no más yo: ésta es la vía de la Cruz.. llenos de gozo.. Viviremos mediante la comunión existencial con Él. nos viene del vivir con Él y del amar con Él. Y podemos proclamar también con el Exultet: «Cristo. 28). Quedamos así asociados a una nueva dimensión de la vida en la que. podemos cantar con la Iglesia en el Exultet: «Exulten por fin los coros de los ángeles. La vida nos llega del ser amados por Aquél que es la Vida. Nos agarramos a su mano. sino por una relación. pero no más yo: si vivimos de este modo transformamos el mundo. porque yo sigo viviendo». nos sujetamos. por tanto. es eterno. «Viviréis. la vía que «cruza» una existencia encerrada solamente en el yo. este encontrarse en un nuevo sujeto es un encontrarse en la inmensidad de Dios y ser trasladados a una vida que ha salido ahora ya del contexto del «morir y devenir». a nosotros. que comprende cielo y tierra. estamos ya de algún modo inmersos. no podría hacerla una vida verdadera. la resurrección nos ha alcanzado e impregnado. y sabemos que también Él nos sostiene firmemente cuando nuestras manos se debilitan. que es la vida misma. La resurrección es un acontecimiento cósmico. Ésta es la alegría de la Vigilia pascual. es decir al Señor resucitado. Vivir la propia vida como un continuo entrar en este espacio abierto: éste es el sentido del ser bautizado. nos convertimos en un sujeto único y no solamente en una sola cosa. y vive y reina glorioso por los siglos de los siglos». la inmortalidad beatífica. no podría dar un sentido a una vida eterna. Amén. un único sujeto nuevo. No sólo una cosa.

del Viernes santo y de la solemne Vigilia pascual. Con la ayuda de los ritos sagrados del Jueves santo. como recuerda la sagrada Escritura. Y durante el Viernes santo también nosotros queremos fijar nuestra mirada en el corazón traspasado del Redentor. mientras que por medio de la fe y de la esperanza realizamos aquello de lo que es símbolo la sepultura y la resurrección" (Epistola 55. "están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia" (Col 2. a la que siguió. en este día santo se conmemora la ofrenda total que Cristo hizo de sí mismo a la humanidad en el sacramento de la Eucaristía. También hoy el Señor nos dice a nosotros: "Quedaos aquí y velad conmigo". Son días que pueden volver a suscitar en nosotros un deseo más vivo de adherirnos a Cristo y de seguirlo generosamente. 24). Jueves santo. eso lo haremos mañana por la mañana también aquí. Y también nosotros.del amor fraterno realizando el conmovedor gesto del lavatorio de los pies. que evoca grandes misterios. En la misma noche en que fue entregado. reviviremos el misterio de la pasión. Este día singular. 37). de los enfermos y del Crisma. muerte y resurrección del Señor. en el corazón de la noche. Esa fue para Jesús la hora del abandono y de la soledad. embargado de tristeza y angustia. en el . con la misa vespertina "In cena Domini". discípulos de hoy. que es el fulcro de todo el Año litúrgico. 14. en el que. más aún.El Triduo pascual Queridos hermanos y hermanas: Mañana comienza el Triduo pascual. Como narra el evangelio. aunque por la mañana normalmente se tiene otra significativa celebración litúrgica. durante la cual todos los presbíteros de cada diócesis. en recuerdo de la agonía del Señor en el huerto de Getsemaní. conscientes de que él nos ha amado hasta dar su vida por nosotros. renuevan sus promesas sacerdotales y participan en la bendición de los óleos de los catecúmenos. En las iglesias se proclama el relato de la Pasión y resuenan las palabras del profeta Zacarías: "Mirarán al que traspasaron" (Jn 19. la sepultura y la resurrección del Señor. totalmente orientado a la contemplación de Cristo en la cruz. concluye con la Adoración eucarística. nos dejó el "mandamiento nuevo" -"mandatum novum". el prendimiento y el inicio del doloroso camino hacia el Calvario. dispongámonos a celebrar el Triduo pascual acogiendo la exhortación de san Agustín: "Ahora considera atentamente los tres días santos de la crucifixión. Jesús. Por consiguiente. como escribe san Pablo. que recuerda el humilde servicio de los esclavos. en San Pedro. la misa Crismal. Además de la institución del sacerdocio. El Triduo pascual comienza mañana. 38). centrado en el misterio de la Pasión. es un día de ayuno y penitencia. 3). El Viernes santo. a menudo dormimos. pero los discípulos se durmieron. En efecto. De estos tres misterios realizamos en la vida presente aquello de lo que es símbolo la cruz. los acontecimientos que nos vuelve a proponer el Triduo santo no son sino la manifestación sublime de este amor de Dios al hombre. congregados en torno al obispo. pidió a sus discípulos que velaran con él permaneciendo en oración: "Quedaos aquí y velad conmigo" (Mt 26.

la violencia y la incapacidad de reconciliarse para volver a comenzar nuevamente con un perdón sincero. 12). para una fructuosa celebración de la Pascua. los sufrimientos y los dramas de la injusticia. 340-342). Es verdad: la cruz revela "la anchura y la longitud. escribe en el siglo V el Papa san León Magno. 6-8: PL 54. este es su sentido. deseándoos que os preparéis con fe y devoción para las ya próximas fiestas pascuales. donde el cuerpo del Hijo de Dios yace inerte como en una condición de descanso después de la obra creadora de la Redención. porque nos ofrece la posibilidad de volver a comenzar nuestra vida y tener realmente un nuevo inicio en la alegría del Resucitado y en la comunión del perdón que él nos ha dado. 1-13). Por eso el Apóstol puede afirmar con decisión que no quiere saber "nada más que a Jesucristo. permanece en oración junto al sepulcro.que "reside corporalmente toda la plenitud de la divinidad" (Col 2. sabemos que el mal no tiene la última palabra. que es una especie de muerte y resurrección para cada uno de nosotros. y este crucificado" (1 Co 2. uniéndose espiritualmente a María. el mal no tiene la última palabra. queridos hermanos y hermanas. y nos hace apóstoles de paz en un mundo donde por desgracia continúan las divisiones. las condiciones históricas han cambiado. En la antigua comunidad cristiana. Conscientes de que somos pecadores. 18-19). porque quien vence es Cristo crucificado y resucitado.y nos llena "hasta la total plenitud de Dios" (cf. 2). realizada con su muerte (cf. y su triunfo se manifiesta con la fuerza del amor misericordioso. Ya entrada la noche comenzará la solemne Vigilia pascual. al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical" (Deus caritas est. En el Sábado santo la Iglesia. el Jueves santo se tenía el rito de la Reconciliación de los penitentes. pero prepararse para la Pascua con una buena confesión sigue siendo algo que conviene valorizar al máximo. podremos comprometernos con más valentía y entusiasmo para que nazca un mundo más justo. presidido por el obispo. Sostenidos por esta certeza. Desde luego. pero confiando en la misericordia divina. feliz porque Cristo ha resucitado y ha vencido a la muerte. El perdón que nos da Cristo en el sacramento de la Penitencia es fuente de paz interior y exterior. Sin embargo. "es fuente de todas las bendiciones y causa de todas las gracias" (Discurso 8 sobre la pasión del Señor. Os . la altura y la profundidad" -las dimensiones cósmicas. durante la cual en cada Iglesia el canto gozoso del Gloria y del Aleluya pascual se elevará del corazón de los nuevos bautizados y de toda la comunidad cristiana.de un amor que supera todo conocimiento -el amor va más allá de todo cuanto se conoce. el odio. La cruz de Cristo. Queridos hermanos y hermanas. En el misterio del Crucificado "se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo. 9). Ef 3. Formulo de corazón este augurio para todos vosotros. la Iglesia pide a los fieles que se acerquen durante estos días al sacramento de la Penitencia. Su resurrección nos da esta certeza: a pesar de toda la oscuridad que existe en el mundo. dejémonos reconciliar por Cristo para gustar más intensamente la alegría que él nos comunica con su resurrección. Hb 4.

que.acompañe María santísima. Dejaos reconciliar por Cristo. que comenzó con el miércoles de Ceniza. la cual siguió fielmente a su Hijo en su pasión y compartió la alegría de su resurrección. llevad en vuestro corazón el amor de Cristo como vuestro mayor tesoro. especialmente a los del apostolado de los Agustinos Recoletos y a los de la Obra de la Iglesia. Queridos hermanos. a los enfermos y a los recién casados. . (En polaco) Estos días de la Semana santa nos presentan los misterios salvíficos de la pasión. compartió el gozo de su resurrección. Preparaos a las fiestas de pascua con una buena confesión. Saludos Queridos hermanos y hermanas. Queridos amigos. (En lengua croata) Nuestro Salvador. y a los estudiantes de Barcelona y Quito. saludo a los peregrinos de España y América Latina. saludo cordialmente a los jóvenes. la liturgia del Miércoles santo ya nos introduce en el clima dramático de los próximos días. os acompañe. Que María santísima. después de haber seguido a su Hijo divino en la hora de la pasión y de la cruz. con su muerte en la cruz. nos ha perdonado los pecados y con su resurrección nos ha dado nueva vida. Su perdón es fuente de paz y os hace apóstoles de paz en el mundo. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 4 de abril de 2007 El Triduo sacro Queridos hermanos y hermanas: Mientras concluye el camino cuaresmal. a fin de encontrar en la contemplación de la muerte y resurrección de Cristo la luz que os permita caminar fielmente tras las huellas del Redentor. También a los de Valladolid. muerte y resurrección de Cristo. (En italiano) Por último. disponed vuestro corazón para celebrar con profunda participación el Misterio pascual. Ojalá que sean para todos vosotros un tiempo de gracia y de conversión. Os deseo una digna preparación para la Pascua y un encuentro gozoso con Cristo resucitado. León y Chile.

de nuestras culpas y responsabilidades. Se trata. "¿Acaso soy yo. si queremos revivir con provecho espiritual el Misterio pascual. . mientras las tinieblas del abandono y del odio se condensan alrededor del Hijo del Hombre. renuevan las promesas formuladas el día de la ordenación sacerdotal. se intensifica la oscuridad en su corazón —es una noche interior—. en la que el Señor se nos entregó a sí mismo. La respuesta del Señor es lapidaria: "Sí. que constituye el fulcro central de nuestra fe. nos dio el sacramento de la Eucaristía. Por la tarde. la comunidad cristiana revive en la misa in Cena Domini lo que sucedió durante la última Cena. El inicio del Triduo pascual es el Jueves santo. el desconcierto se apodera del espíritu de los demás discípulos —también ellos van hacia la noche—. y el santo crisma. sus discípulos. tú lo has dicho" (cf. Con el lavatorio de los pies se repite el gesto con el que él. En efecto. rodeados por el pueblo de Dios. Durante la misa Crismal. conscientes de nuestra "noche". entre la Vida y la Muerte. si queremos llegar a la luz del corazón mediante este Misterio. el pastor diocesano y sus colaboradores más cercanos. pregunta el traidor del divino Maestro. habiendo amado a los suyos. de la Eucaristía y del mandamiento nuevo del amor ("agapé"). Luego se bendicen los óleos para la celebración de los sacramentos: el óleo de los catecúmenos. los amó hasta el extremo (cf. este acto de humildad. de un momento de intensa comunión eclesial. entrega libremente su vida. reviviendo la agonía de Jesús en Getsemaní. que se dispone a consumar su sacrificio en la cruz. el óleo de los enfermos. Es un día que toca el corazón de todos nosotros. 14-25). Por su parte. la liturgia invita a los fieles a permanecer en adoración del santísimo Sacramento. al entrar en el Triduo pascual. Y para cada sacerdote es un momento conmovedor en esta víspera de la Pasión. Así podemos comprender mejor el misterio del Jueves santo. dormimos. como su distintivo. que había anunciado: "Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará". En esta noche sagrada de Getsemaní. en la liturgia de hoy el evangelista san Mateo propone a nuestra meditación el breve diálogo que tuvo lugar en el Cenáculo entre Jesús y Judas. Mt 26. el amor hasta la muerte. queremos permanecer en vela. Y vemos cómo los discípulos se durmieron.impregnados del recuerdo de la pasión y muerte de Cristo. 1) y dejó a los discípulos. 30). con frecuencia. nosotros. que abarca el triple sumo don del sacerdocio ministerial. También nosotros debemos situarnos en este contexto. que puede considerarse el preludio del Triduo sacro. ofrece el don definitivo de sí mismo a la humanidad. Jn 13. Rabbí?". dejando solo al Señor. También hoy. pero significativas palabras: "Era de noche" (Jn 13. Después de la misa in Cena Domini. año tras año. En el Cenáculo el Redentor quiso anticipar el sacrificio de su vida en el Sacramento del pan y del vino convertidos en su Cuerpo y en su Sangre: anticipa su muerte. Cuando el traidor abandona el Cenáculo. nos dio el sacerdocio. no queremos dejar solo al Señor en esta hora. san Juan concluye la narración del anuncio de la traición de Judas con pocas. los presbíteros. que pone de relieve el don del sacerdocio ministerial que Cristo dejó a su Iglesia en la víspera de su muerte en la cruz. En los próximos días conmemoraremos el enfrentamiento supremo entre la Luz y las Tinieblas. mañana.

La asamblea cristiana. Seguidamente. que sin embargo precisamente así se realiza. Luego dirige al Padre celestial una larga "oración de los fieles". Animados por una fe más sólida. San Juan Crisóstomo. de su caída nuestra resurrección. para prepararse mejor a la Vigilia pascual. nos ha librado del error. En muchas comunidades se organizan retiros espirituales y encuentros de oración mariana. antes era símbolo de condena. configurándonos así interiormente con él. de participación en la pasión del Señor. entre las que se encuentran las conocidas procesiones del Viernes santo. nos ha hecho sus familiares. nos enseña a "contemplar con los ojos del corazón a Jesús crucificado para reconocer en su carne nuestra propia carne" (Sermón 15 sobre la pasión del Señor). De su muerte procede nuestra vida. de avanzar con Cristo por este camino. el cofre de nuestro tesoro" (De cruce et latrone I. de ayuno. de enemigos de Dios. que abarca todas las necesidades de la Iglesia y del mundo. El Sábado santo es el día en el que la liturgia calla. afirma: "Antes la cruz significaba desprecio. con los sugerentes ritos que se repiten todos los años. de su descenso nuestra elevación" (Anónimo Cuartodecimano). que conmemora los acontecimientos que van desde la condena a muerte hasta la crucifixión de Cristo. Por último. nos ha hecho sus vecinos: esta cruz es la destrucción de la enemistad. con frecuencia difícil de cultivar en nuestro tiempo. la historia de la infidelidad humana al designio divino. Se ha convertido verdaderamente en manantial de infinitos bienes. con la ayuda de la palabra de Dios y de los gestos litúrgicos. que durante todo el año nos ofrece la posibilidad de imprimir cada vez más profundamente en nuestro espíritu el misterio de la cruz. comentando el Viernes santo. el manantial de la paz. para unirse a la Madre del Redentor. 1. y vuelve a escuchar la narración conmovedora de la dolorosa pasión del Señor. el "vía crucis". el día del gran silencio. "Dios crea prodigios incluso en lo imposible —escribe un autor antiguo— para que sepamos que sólo él puede hacer lo que quiere. vuelve a recorrer. ha disipado nuestras tinieblas. Pero hay un ejercicio de piedad. Así experimentaremos . la comunidad adora la cruz y recibe la Comunión eucarística. de extranjeros. que queremos aprender siguiendo el vía crucis del Viernes santo en el Coliseo. consumiendo las especies sagradas conservadas desde la misa in Cena Domini del día anterior. y hoy es esperanza de salvación. pero hoy es algo venerable. Precisamente en esto consiste la verdadera sabiduría del cristiano. que espera con trepidante confianza la resurrección de su Hijo crucificado. en la hora establecida. 4). nos ha reconciliado con Dios. la tradición cristiana ha dado vida a numerosas manifestaciones de religiosidad popular. en el corazón de la Vigilia pascual acogeremos a los recién bautizados y renovaremos las promesas de nuestro bautismo. de sus llagas nuestra curación. en la Vigilia pascual el velo de tristeza que envuelve a la Iglesia por la muerte y la sepultura del Señor será rasgado por el grito de victoria: ¡Cristo ha resucitado y ha vencido para siempre a la muerte! Entonces podremos comprender verdaderamente el misterio de la cruz. Podríamos decir que el vía crucis. Para vivir de una manera más intensa la pasión del Redentor.El Viernes santo. en el que se invita a los cristianos a mantener un recogimiento interior. de oración. es un día de penitencia. utilizando una expresión de san León Magno.

Después del gesto humilde del lavatorio de los pies. tras haber resucitado. Con fe firme y amor fiel. su vida se convierte en nuestra vida (cf. de la verdad y del amor. ¡Feliz Pascua de resurrección para todos! (En polaco) En estos días hemos recordado el segundo aniversario de la muerte del amado Juan Pablo II. porque está fundada sobre Cristo que. no tiene la última palabra. es una realidad actual: también hoy Cristo vence con su amor al pecado y a la muerte. amar a los demás como él nos ha amado. ya no muere nunca más. os invito a celebrar estos días santos. que siempre es bella y santa. Saludos Saludo cordialmente a los visitantes de lengua española. ¡Cómo me gusta . En esta certeza se basa y se edifica nuestra existencia cristiana. os deseo a todos que participéis con fervor en el Triduo pascual para experimentar la alegría de la Pascua juntamente con todos vuestros seres queridos. conscientes de que Cristo ha dado su vida por cada uno de nosotros. dadle gracias. es decir. Como nos recordará san Pablo en la Vigilia pascual. Invocando la intercesión de María santísima. no es sólo recuerdo de una realidad pasada. él nos dice: "También vosotros debéis lavaros los pies unos a otros: os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros. Os agradezco a todos la constante oración ante su tumba. si con él estamos dispuestos a sufrir y morir. El triunfo final es de Cristo. El mal. Queridos hermanos y hermanas. Sobre todo. con su muerte en la cruz. participantes en el encuentro internacional de la UNIV. y de otros colegios de España. os deseo que estos días en Roma sean para todos ocasión de una intensa experiencia eclesial.que la Iglesia está siempre viva. Rm 6. con su dolorosa pasión. (En italiano) Doy una cordial bienvenida a los peregrinos de lengua italiana. y con su gloriosa resurrección. que siguió a Jesús por el camino de la pasión y de la cruz y lo abrazó antes de ser sepultado. Queridos amigos. saludo al numeroso grupo que participa en la UNIV 2007. que siempre rejuvenece. os saludo a vosotros. de Madrid. vosotros también lo hagáis". en todas sus formas. el misterio pascual. Me alegro con vosotros por el progreso de su causa de beatificación. organizado por la prelatura del Opus Dei. a fin de que volváis a casa animados por el deseo de servir más generosamente a Cristo y a los hermanos. A todos os deseo una intensa experiencia espiritual durante esta Semana santa y durante las alegres fiestas pascuales. que el Triduo sacro nos hará revivir. Que la enseñanza del Siervo de Dios cambie la vida de todos los polacos y la vida de todas las familias polacas. Queridos jóvenes. (A un grupo de fieles croatas) En estos días santos experimentad la grandeza del amor que nos ha demostrado el Hijo de Dios con la institución de la Eucaristía y el sacerdocio. "Servicio. 9). En especial al grupo de estudiantes universitarios del CEU. En particular.

un manantial de esperanza y de consuelo. a mirar a la cruz a fin de encontrar en ella luz para caminar fielmente siguiendo las huellas del Redentor. Estas diferentes apariciones de Jesús constituyen también para nosotros una invitación a profundizar el mensaje fundamental de . para el acostumbrado encuentro del miércoles. yo soy el Cordero inmolado por vosotros. constituya siempre. queridos jóvenes. Que para vosotros. y añadía: "Vamos a confiar al Señor nuestra decisión de aprender a realizar esta tarea de servicio.esta palabra!". Yo os mostraré al Padre". 182). aleluya". Por último. 102-103). Melitón de Sardes. interpretando con realismo las palabras y el pensamiento del Resucitado (Sobre la Pascua. yo soy vuestra resurrección. queridos enfermos. reunidos incrédulos en el Cenáculo. después de las solemnes celebraciones de la Pascua. Os invito a vosotros. porque sólo sirviendo podremos conocer y amar a Cristo. En estos días la liturgia recuerda varios encuentros que Jesús tuvo después de su resurrección: con María Magdalena y las demás mujeres que fueron al sepulcro de madrugada. la pasión del Señor. decía san Josemaría Escrivá. especialmente en los momentos de prueba. el día que siguió al sábado. con Tomás y los demás discípulos. Y vosotros. a todos repite: "Yo soy la Pascua de la salvación. a los enfermos y a los recién casados. Así se expresa un escritor del siglo II. A los pecadores dice: "Recibid el perdón de los pecados. Os agradezco vuestra presencia en tan gran número y doy gracias al Señor por el hermoso sol que nos da. que nos hará revivir los misterios centrales de nuestra salvación. Ahora es él mismo quien nos habla: "No moriré —proclama—. para que vuestra existencia se transforme cada día en una entrega recíproca. disponed vuestro corazón a celebrar con intensa participación el misterio pascual. abierta al amor fecundo en bien. seguiré vivo". yo soy vuestra vida. yo soy vuestra salvación. con los Apóstoles. En la Vigilia pascual resonó este anuncio: "Verdaderamente. Ante todo deseo renovaros a cada uno mi más cordial felicitación pascual. y darlo a conocer y lograr que otros más lo amen" (Es Cristo que pasa. yo soy vuestro rey. yo soy vuestro rescate. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 11 de abril de 2007 La octava de Pascua Queridos hermanos y hermanas: Hoy nos volvemos a reunir. Saludo cordialmente a los jóvenes. pues yo soy vuestro perdón". ha resucitado el Señor. yo soy vuestra luz. queridos recién casados. Mañana entraremos en el Triduo sacro. que culminó con el triunfo glorioso de la Pascua.

A María Magdalena el Señor le dijo: "Suéltame. También nosotros. al contrario. Esforcémonos realmente por llevar a Jesús en el corazón. sus ojos se abrieron. Jn 20. desconsolados por la muerte de su Maestro. . el que tuvo con los dos discípulos de Emaús (cf. hacia el sepulcro (cf. más aún. Por eso —añade— "ahora Cristo ha pasado verdaderamente a una vida nueva" (cf. le pidieron que se quedara con ellos. En realidad. Los Padres de la Iglesia vieron en esa carrera hacia el sepulcro vacío una exhortación a la única competición legítima entre los creyentes: la competición en busca de Cristo. 3). Jn 20. lo conocemos. si buscamos al Señor con sencillez y sinceridad de corazón. Y concluye: "Tener a Cristo en nuestro corazón es mucho más que tenerlo en la casa. como Lázaro. Mientras volvían a casa. sino que "cruzó una frontera hacia una condición más gloriosa". apareciéndoseles durante cuarenta días" (Hch 1. lo reconocieron cuando desapareció. pues todavía no he subido al Padre" (Jn 20. Más aún. 13-35). sobre todo si se compara con lo que sucedió al incrédulo Tomás. "después de su pasión. 27). será él quien saldrá a nuestro encuentro. El evangelista Juan narra que Pedro y él mismo.la Pascua. nueva y definitiva. lo partió y se lo dio" (Lc 24. Es sorprendente esta frase. porque Jesús no volvió a la situación anterior. 17). Jn 20. lo encontraremos. Hay que entender bien: cuando el autor sagrado dice que les dio pruebas de que vivía no quiere decir que Jesús volvió a la vida de antes. la liturgia nos invita a meditar en otro encuentro singular del Resucitado. La Pascua que celebramos —observa san Bernardo— significa "paso" y no "regreso". Por tanto. él "tomó el pan. fue el Resucitado quien presentó las manos y el costado al Apóstol para que los tocara y así obtuviera la certeza de que era precisamente él (cf. los cuales. Si creemos. En el prólogo de los Hechos de los Apóstoles. hicieron arder el corazón de los dos discípulos. 30). al oír la noticia que les dio María Magdalena. al comentar las Escrituras que se referían a él. 11-18). Lc 24. Hoy. el Señor se hizo su compañero de viaje sin que lo reconocieran. pronunció la bendición. en el Cenáculo. nos llamará por nuestro nombre. 3 ss). se dejará reconocer. corrieron. Ellos tenían a Cristo a su mesa. nos estimulan a recorrer el itinerario espiritual de quienes se encontraron con Cristo y lo reconocieron en esos primeros días después de los acontecimientos pascuales. Entonces nosotros no podemos decir que no conocemos a Cristo. los dos episodios no se contradicen. nosotros lo tenemos en nuestra alma". VII. se les presentó (a los Apóstoles). uno ayuda a comprender el otro. si creemos. Cuando. al llegar a su destino. 7). Comentando este episodio evangélico. lo tenemos. permanece junto a la tumba vacía con el único deseo de saber a dónde han llevado a su Maestro. es decir. miércoles de la octava de Pascua. casi como en una competición. Sus palabras. dándoles muchas pruebas de que vivía. Lo vuelve a encontrar y lo reconoce cuando la llama por su nombre (cf. al final. san Lucas afirma que el Señor resucitado. Discurso sobre la Pascua). Pero en ese mismo instante Jesús desapareció de su vista. Allí. san Agustín afirma: "Jesús parte el pan y ellos lo reconocen. pues nuestro corazón es más íntimo para nosotros que nuestra casa" (Discurso 232. Y ¿qué decir de María Magdalena? Llorando. nos hará entrar en la intimidad de su amor.

sino para hacerla inolvidable también en el futuro. para que. Que la Virgen María nos ayude a gustar plenamente la alegría pascual. os exhorto a todos a fundamentar sólidamente vuestra vida sobre la roca de la indefectible palabra de Dios.María Magdalena quería volver a tener a su Maestro como antes. Jesús le muestra sus heridas no para olvidar la cruz. Es lo que aconteció a Tomás. a los recién casados y a los jóvenes. os sirvan de estímulo a uniros cada vez más al Señor crucificado y resucitado. Por eso. El discípulo tiene la misión de testimoniar la muerte y la resurrección de su Maestro y su vida nueva. sino entablar una relación totalmente nueva con él: era necesario ir hacia adelante. la vida nueva que ha ganado para nosotros.. Sin embargo. Lo subraya san Bernardo: Jesús "nos invita a todos a esta nueva vida. como María Magdalena. estamos llamados a ser testigos de la muerte y la resurrección de Cristo. Cristo resucitado os . considerando la cruz como un dramático recuerdo que era preciso olvidar. sostenidos por la fuerza del Espíritu Santo. Para encontrarse con él no había que volver atrás. en especial al grupo del seminario de Pamplona. en cada persona y en el mundo entero. y os impulsen a participar con generosidad en la misión de vuestras respectivas comunidades cristianas. de Madrid. Las fiestas pascuales. seamos capaces de difundirla a nuestra vez dondequiera que vivamos y actuemos. a la Agencia para la reeducación y reinserción. Una vez más: ¡Feliz Pascua a todos vosotros! Saludos Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. en especial a los numerosos adolescentes procedentes de la archidiócesis de Milán. así como a los grupos de las diversas parroquias y colegios de España. que hemos celebrado solemnemente. la mirada ya está orientada hacia el futuro. Invito a todos a dejar que Cristo resucitado entre en vuestros corazones y nazca así. Jesús invita a su amigo incrédulo a "tocarlo": lo quiere convertir en testigo directo de su resurrección. Queridos hermanos y hermanas. No podemos guardar para nosotros la gran noticia. Mi pensamiento va. Debemos llevarla al mundo entero: "Hemos visto al Señor" (Jn 20. Tomás y los demás discípulos. para anunciarla con fidelidad a los hombres de nuestro tiempo. ya no era posible una relación meramente humana con el Resucitado. a los enfermos. como a los primeros discípulos. también a vosotros. Por tanto. No veremos a Cristo volviendo la vista atrás" (Discurso sobre la Pascua). también nosotros. por último.. 24). a este paso. que acompañaban a sus obispos con ocasión de la visita "ad limina") Queridos hermanos y hermanas. Queridos jóvenes amigos. Gracias por vuestra visita y una vez más: ¡Felices Pascuas! (A los fieles de las diócesis de Basilicata. y a los demás peregrinos de Argentina y otros países latinoamericanos.

la Iglesia hace memoria de la última Cena. Que para vosotros. también yo os envío. Queremos volver a despertar en nosotros la memoria viva de los sufrimientos que el Señor padeció por nosotros y prepararnos para celebrar con alegría. Por la tarde. como dice el Prefacio para el día de Pascua en el rito ambrosiano. instituyó el sacramento de la Eucaristía. el óleo de los enfermos y el santo crisma. reunida en torno a su pastor. haced operante la presencia del Resucitado en vuestra familia con la oración diaria. fuente y cumbre de la vida cristiana.. queridos recién casados. aunque ya en íntima relación con él. «la verdadera Pascua. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 19 de marzo de 2008 El Triduo pascual Queridos hermanos y hermanas: Hemos llegado a la vigilia del Triduo pascual. Jueves santo. que la sangre de Cristo ha cubierto de gloria. la resurrección de Cristo sea fuente inagotable de fortaleza. la Pascua en la que la Iglesia celebra la fiesta que constituye el origen de todas las fiestas». que alimente vuestro amor conyugal. también nosotros nos disponemos a entrar en el mismo clima que Jesús vivió entonces en Jerusalén. durante la cual el Señor. en la víspera de su pasión y muerte. como medicina de inmortalidad: es el misterio de la Eucaristía. la muerte y la resurrección de Jesucristo. Respondedle con alegría y con amor. así como de la vida de la Iglesia.repite: "Como el Padre me envió. Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20. Jesús nos dejó el mandamiento nuevo. único sumo y eterno Sacerdote.. en la misa in Cena Domini se hace memoria de la última Cena. También se bendicen los óleos para la celebración de los sacramentos: el óleo de los catecúmenos. En este sacramento de salvación. En esa misma noche. Al final del itinerario cuaresmal. y seréis por doquier testigos auténticos de su alegría y de su paz. el próximo domingo. reafirma su unidad y su fidelidad a Cristo. y el del sacerdocio ministerial. el mandamiento del amor fraterno. cuando Cristo se nos entregó a todos como alimento de salvación. queridos enfermos. Con el gesto humilde pero sumamente . nos remiten de nuevo al núcleo esencial de la fe cristiana: la pasión. agradecidos por el inmenso don de la fe. durante la cual el obispo y los sacerdotes del presbiterio diocesano renuevan las promesas de su ordenación. Son días que podríamos considerar como un único día: constituyen el corazón y el fulcro de todo el año litúrgico. Es un momento muy importante para la vida de cada comunidad diocesana que. Y vosotros. mañana por la mañana tendrá lugar en cada comunidad diocesana la misa Crismal. Mañana. Los próximos tres días se suelen llamar "santos" porque nos hacen revivir el acontecimiento central de nuestra Redención. 21-22). el Señor ha ofrecido y realizado para todos aquellos que creen en él la unión más íntima posible entre nuestra vida y su vida. mandatum novum. Antes de entrar en el Triduo santo. consuelo y esperanza.

a la luz de la palabra de Dios y con la ayuda de conmovedores gestos litúrgicos. consumiendo las especies eucarísticas conservadas desde la misa in Cena Domini del día anterior. adora la cruz y recibe la Eucaristía. la liturgia de la Iglesia no prevé la celebración de la santa misa. desemboca en la Vigilia pascual. esta renovación de nosotros mismos. Junto al cirio pascual resuena en la Iglesia el gran anuncio pascual: Cristo ha resucitado verdaderamente. la tradición cristiana ha dado vida a diferentes manifestaciones de piedad popular. la muerte ya no tiene poder sobre él. orientadas a imprimir cada vez más profundamente en el corazón de los fieles sentimientos de auténtica participación en el sacrificio redentor de Cristo. luz de la humanidad. disipa las tinieblas del corazón y del espíritu e ilumina a todo hombre que viene al mundo. Después de escuchar el relato de la pasión de Cristo. En este día. Cristo. de reconciliación. El Sábado santo se caracteriza por un profundo silencio. rezando y meditando. práctica de piedad que a lo largo de los años se ha ido enriqueciendo con múltiples expresiones espirituales y artísticas vinculadas a la sensibilidad de las diferentes culturas. de la liberación definitiva de la antigua esclavitud del pecado y de la muerte. han surgido en muchos países santuarios con el nombre de "Calvario" hasta los que se llega a través de una cuesta empinada. Como invitación ulterior a meditar en la pasión y muerte del Redentor y para expresar el amor y la participación de los fieles en los sufrimientos de Cristo. para recordar. procesiones y representaciones sagradas. permitiendo a los fieles participar en la subida del Señor al monte de la Cruz. en las fuerzas del mal y en la gran fuerza del bien que brota de la pasión y de la resurrección del Señor. Este Sábado de silencio. Con su muerte.expresivo del lavatorio de los pies. En este día se da gran importancia a la participación en el sacramento de la Reconciliación. ha derrotado el mal para siempre y ha donado a todos los hombres la vida misma de Dios. al monte del Amor llevado hasta el extremo. contenida en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. de meditación. Según una hermosa tradición. de perdón. crucifixión y muerte de Jesús. Al menos una vez al año necesitamos esta purificación interior. mientras aguardan el gran acontecimiento de la Resurrección. hace falta un día de silencio para meditar en la realidad de la vida humana. pero la asamblea cristiana se reúne para meditar en el gran misterio del mal y del pecado que oprimen a la humanidad. en el Calvario. anticipando también así el sacrificio supremo de su vida que se consumará al día siguiente. Las iglesias están desnudas y no se celebra ninguna liturgia. los sufrimientos del Señor que expían este mal. que recuerda el camino doloroso de la Pasión. símbolo de Cristo que resucita glorioso. Entre esas manifestaciones destaca el vía crucis. En efecto. que introduce el domingo más importante de la historia. se nos invita a recordar lo que el Señor hizo a sus Apóstoles: al lavarles los pies proclamó de manera concreta el primado del amor. un amor que se hace servicio hasta la entrega de sí mismos. perseveran con María en la espera. Así. Los creyentes. . la comunidad ora por todas las necesidades de la Iglesia y del mundo. El Viernes santo es el día en que se conmemora la pasión. En la oscuridad de la noche. con el fuego nuevo se enciende el cirio pascual. La Iglesia vela junto al fuego nuevo bendecido y medita en la gran promesa. el domingo de la Pascua de Cristo. los fieles concluyen el Jueves santo con una vigilia de oración y adoración eucarística para revivir más íntimamente la agonía de Jesús en Getsemaní. camino indispensable para purificar el corazón y prepararse para celebrar la Pascua íntimamente renovados.

Desde la esplendorosa noche de Pascua. como hizo Jesús con el sacrificio de la cruz. En este compromiso. llevemos en nuestra oración el dramatismo de hechos y situaciones que en estos días afligen a muchos hermanos nuestros en todas las partes del mundo. El amor es más fuerte que el odio. que acompañó a su Hijo divino por el camino de la pasión y de la cruz. Por tanto. el silencio impregnado de oración del Sábado santo y la solemne Vigilia pascual nos brindan la oportunidad de profundizar en el sentido y en el valor de nuestra vocación cristiana. hasta la entrega generosa de nuestra existencia. . un enriquecimiento cultural y un intercambio fecundo de las experiencias hechas por vuestra asociación con centros y actividades de formación cristiana patrocinados por el Opus Dei en vuestras respectivas ciudades y naciones. las divisiones y la violencia no tienen nunca la última palabra en los acontecimientos de la historia. Por tanto. en la justicia y en el amor. durante la Vigilia pascual. Estos días vuelven a suscitar en nosotros la gran esperanza: Cristo crucificado ha resucitado y ha vencido al mundo. orientemos decididamente la vida hacia una adhesión generosa y convencida a los designios del Padre celestial. del Viernes santo. en el cumplimiento de su designio salvífico. De este modo. ha vencido y debemos asociarnos a esta victoria del amor. a vuestros seres queridos y a vuestras comunidades. y de concretizarla en el fiel seguimiento de Cristo en toda circunstancia. Los sugestivos ritos del Jueves santo. la luz y la paz de Cristo se difunden en la vida de los fieles de toda comunidad cristiana y llegan a todos los puntos del espacio y del tiempo. la alegría. en el que todos estamos implicados. renovemos nuestro "sí" a la voluntad divina. os expreso ya desde ahora mis mejores deseos de una feliz y santa Pascua a todos vosotros. convencidos de que lo que celebramos es realidad viva y actual.Según una antigua tradición. Con estos sentimientos. Saludos Palabras del Santo Padre a los jóvenes del UNIV en la basílica de San Pedro Queridos amigos: Os doy una cordial bienvenida a todos los que habéis venido a Roma de diferentes países y universidades para celebrar juntos la Semana santa y para participar en el congreso internacional UNIV. Sabemos que el odio. en estos días singulares. y participó. debemos recomenzar desde Cristo y trabajar en comunión con él por un mundo basado en la paz. dejémonos guiar por María. que brota del Misterio pascual. como hizo él. los catecúmenos reciben el bautismo para poner de relieve la participación de los cristianos en el misterio de la muerte y de la resurrección de Cristo. Hacer memoria de los misterios de Cristo significa también vivir en adhesión profunda y solidaria al hoy de la historia. podréis realizar momentos de oración común. Queridos hermanos y hermanas. con la fuerza de la fe.

(A los fieles polacos) Entramos en el Triduo pascual. sólo se agravan. que ilumine las mentes de todos y dé a cada uno valentía para escoger el camino del diálogo y la tolerancia. además. El cristiano sabe que hay un nexo inseparable entre verdad. Ha vencido al mundo. Os invito a uniros a mí en la oración. cultivando una intensa amistad con él a través de la oración y de la contemplación. al servicio de la cual ha de ponerse la propia libertad personal. nos ayuda a ser particularmente sensibles a su situación. Toda expresión cultural auténtica contribuye a formar la conciencia y estimula a la persona a superarse a sí misma a fin de que pueda mejorar la sociedad. rezar por las situaciones que afligen a la humanidad y anunciar la gran esperanza: ¡Cristo crucificado ha resucitado y ha vencido al mundo! Felices Pascuas.Vosotros sabéis que con un serio compromiso personal. de ser inconformistas en la universidad. Queridos jóvenes del UNIV. es posible responder adecuadamente a los grandes interrogantes del tiempo presente. que nunca dejó de contemplar el rostro de su Hijo Jesús. 19). el esfuerzo de ir contracorriente. Con la violencia no se resuelven los problemas. Segunda parte de la audiencia en la sala Pablo VI Saludo a los peregrinos de lengua española. El misterio de la pasión y muerte de Jesús. En estos días santos podéis profundizar en el sentido de vuestra vocación cristiana. a veces sin darse cuenta. no tengáis miedo. que revivimos en esta Semana santa. sed levadura de esperanza en este mundo que anhela encontrar a Jesús. ética y responsabilidad. mientras de corazón os deseo una feliz Pascua. Para mejorarlo. inspirado en los valores evangélicos. especialmente acercándoos al sacramento de la Penitencia y participando asiduamente en la celebración de la Eucaristía. recordando las palabras del Señor: estáis en el mundo pero no sois del mundo (cf. cuando sea necesario. *** . muerte y resurrección de nuestro Señor. Uno se siente así responsable ante la verdad. fuente de luz. Os encomiendo a cada uno de vosotros y a vuestras familias a María. Invoco sobre cada uno de vosotros la protección de san Josemaría y de todos los santos de vuestras tierras. ¡Feliz Pascua! Llamamiento en favor del cese de la violencia en el Tíbet Sigo con gran preocupación las noticias que en estos días llegan del Tíbet. Pidamos a Dios todopoderoso. De nuevo reviviremos el acontecimiento central de la historia de la redención: la pasión. Jn 15. Por tanto. en el colegio y en todas partes. Mi corazón de Padre siente tristeza y dolor ante el sufrimiento de tantas personas. Estos días reavivan en nosotros la esperanza: Cristo ha muerto y ha resucitado. esforzaos ante todo por cambiar vosotros mismos con una vida sacramental intensa. Se trata ciertamente de una misión comprometida y para realizarla el cristiano está llamado a seguir a Jesús. Ser amigos de Cristo y dar testimonio de él allí donde nos encontremos exige.

no era suficiente la muerte para demostrar que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios. en el «santísimo Triduo de Cristo crucificado. misterio de sufrimiento transfigurado por el amor. Cada año. Cada domingo. En efecto. En la Iglesia todo se comprende a partir de este gran misterio. a los cuales en especial felicito por la Pascua. a los enfermos y a los recién casados. y también sigue vivo su Evangelio. el paso de Jesús de la muerte a la vida. . la meditación de la pasión de Jesús. os conforte y consuele. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 26 de marzo de 2008 La resurrección de Cristo clave de bóveda del cristianismo Queridos hermanos y hermanas: «Et resurrexit tertia die secundum Scripturas». A vosotros. Toda la liturgia del tiempo pascual canta la certeza y la alegría de la resurrección de Cristo. Los Hechos de los Apóstoles lo explican claramente: «Dios dio a todos los hombres una prueba segura sobre Jesús al resucitarlo de entre los muertos» (Hch 17. 31). queridos recién casados. existe un tiempo litúrgico en el que esta realidad central de la fe cristiana se propone a los fieles de un modo más intenso en su riqueza doctrinal e inagotable vitalidad. las etapas conclusivas de la vida terrena de Jesús: su condena a muerte. «La fe de los cristianos —afirma san Agustín— es la resurrección de Cristo». que ha cambiado el curso de la historia y se hace actual en cada celebración eucarística. Queridos hermanos y hermanas. Sin embargo. incluso cuando os invita a recorrer con él el camino difícil de la cruz. Que a vosotros. renovamos nuestra profesión de fe en la resurrección de Cristo. porque en Cristo resucitado se nos da la certeza de nuestra resurrección. al «tercer día». la muerte y la resurrección del Señor renueve la alegría y el compromiso de vuestra alianza nupcial. acontecimiento sorprendente que constituye la clave de bóveda del cristianismo. «Resucitó al tercer día según las Escrituras». su sacrificio por nuestra salvación y su sepultura. en el que se realizan en plenitud las antiguas profecías. para que la redescubran cada vez más y la vivan cada vez con mayor fidelidad: es el tiempo pascual. debemos renovar constantemente nuestra adhesión a Cristo muerto y resucitado por nosotros: su Pascua es también nuestra Pascua. Y en vosotros. en el Credo. La noticia de su resurrección de entre los muertos no envejece y Jesús está siempre vivo. el Mesías esperado. la subida al Calvario llevando la cruz. la Iglesia recorre. Luego.Mi pensamiento va ahora a los jóvenes. la Iglesia revive su resurrección: es la Pascua. en un clima de oración y penitencia. os deseo que no tengáis miedo de seguir a Cristo. queridos enfermos. como lo llama san Agustín. queridos jóvenes. muerto y resucitado».

De modo especial en esta octava de Pascua. se habían dirigido al sepulcro. al alba del tercer día. 14). 13-35). La muerte del Señor demuestra el inmenso amor con el que nos ha amado hasta sacrificarse por nosotros. volvían a casa desconsolados. Por ejemplo. Por el contrario. hoy. Después de la crucifixión de Jesús. pero sólo su resurrección es «prueba segura». 20). 18). hasta el fin del mundo» (Mt 28. como consecuencia. Los miembros de la Iglesia primitiva. el testimonio de los creyentes. es certeza de que lo que afirma es verdad. todo se paraliza. iluminados por el Espíritu Santo. San Pablo escribe en la carta a los Romanos: «Si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos. todo se derrumba. aunque hoy. la adhesión de corazón y de mente a Cristo muerto y resucitado cambia la vida e ilumina la existencia de las personas y de los pueblos. no faltan quienes de formas diversas la ponen en duda o incluso la niegan. El Señor está con nosotros. han consagrado su vida a una causa considerada justa y han muerto! Y han permanecido muertos. hasta el fin de los tiempos. serás salvo» (Rm 10. invadidos por la tristeza y la decepción. como en el pasado. y nosotros podemos encontrarnos con él. si falla en la Iglesia la fe en la Resurrección. Y este anuncio. la liturgia nos invita a encontrarnos personalmente con el Resucitado y a reconocer su acción vivificadora en los acontecimientos de la historia y de nuestra vida diaria. en el decurso de la historia.¡Cuántos. —decía el apóstol san Pablo— es vana nuestra predicación y es vana también nuestra fe» (1Co 15. con su Iglesia. En efecto. Jesús siguió estando presente entre sus amigos. Es importante reafirmar esta verdad fundamental de nuestra fe. Pero ¡resucitó! El anuncio que en estos días volvemos a escuchar sin cesar es precisamente este: ¡Jesús ha resucitado! Es «el que vive» (Ap 1. transmitiéndose de generación en generación. 9). comenzaron a proclamar el anuncio pascual abiertamente y sin miedo. el día siguiente al sábado. ¿No es la certeza de que Cristo resucitó la que ha infundido valentía. el Padre lo glorificó. como se encontraron con él las mujeres que. que desde los inicios del cristianismo siguen dejándolo todo para seguirlo y poniendo su vida al servicio del Evangelio? «Si Cristo no resucitó. y como se encontraron con él muchos otros testigos en los días que siguieron a su resurrección. miércoles. Incluso después de su Ascensión. como por lo demás había prometido: «He aquí que yo estoy con vosotros todos los días. entonces se les acercó Jesús. como se encontraron con él los discípulos. Al resucitarlo. cuya verdad histórica está ampliamente documentada. Lc 24. Durante el camino conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado en aquellos días en Jerusalén. audacia profética y perseverancia a los mártires de todas las épocas? ¿No es el encuentro con Jesús vivo el que ha convertido y fascinado a tantos hombres y mujeres. sorprendidos y desconcertados por lo que les habían referido las mujeres. se puso a conversar con ellos y a . para todos los tiempos. nos propone el episodio conmovedor de los dos discípulos de Emaús (cf. El debilitamiento de la fe en la resurrección de Jesús debilita. que vale también para nosotros. ha llegado hasta nosotros y resuena cada año en Pascua con una fuerza siempre nueva.

luminosa y consoladora. celebrada en el contexto de la última Cena. les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras. en el encuentro con su Palabra. 31). Y ellos. comentaron: «¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?» (Lc 24. Los discípulos de Emaús lo reconocieron y se acordaron de los momentos en que Jesús había partido el pan. el Señor está en camino con nosotros y nos explica las Escrituras. Fue precisamente en ese momento cuando se abrieron los ojos de los dos discípulos y lo reconocieron. y de modo especial en la Semana santa y en la semana de Pascua. también nosotros reconocemos su presencia. Jesús parte el pan también con nosotros y para nosotros. nos hace comprender este misterio: todo habla de él. En la santa Eucaristía. Queridos hermanos y hermanas.enseñarles: «¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?» (Lc 24. Sobre todo. La enseñanza de Jesús —la explicación de las profecías— fue para los discípulos de Emaús como una revelación inesperada. donde Jesús partió el pan y así anticipó su muerte y su resurrección. dejémonos conquistar por la fascinación de su resurrección. Cada domingo la comunidad revive así la Pascua del Señor y recibe del Salvador su testamento de amor y de servicio fraterno. En todo el año litúrgico. 25-26). Esto también debería hacer arder nuestro corazón. también nosotros podemos encontrar y conocer a Jesús en la mesa de la Palabra y en la mesa del Pan y del Vino consagrados. «pero él desapareció de su lado» (Lc 24. tomó el pan. Que María nos ayude a ser mensajeros de la luz y de la alegría de la Pascua para muchos hermanos nuestros. pronunció la bendición. Y este partir el pan nos hace pensar precisamente en la primera Eucaristía. le pidieron que se quedara a cenar con ellos. Saludos . llenos de asombro y alegría. Y él aceptó y se sentó a la mesa con ellos. así hoy. cuando se puso a la mesa con ellos. que la alegría de estos días afiance aún más nuestra adhesión fiel a Cristo crucificado y resucitado. 30). 32). Como los dos discípulos reconocieron a Jesús al partir el pan. El evangelista san Lucas refiere: «Sucedió que. de forma que se abran igualmente nuestros ojos. Jesús daba una nueva clave de lectura de la Biblia y ahora todo quedaba claro. precisamente orientado hacia este momento. lo partió y se lo iba dando» (Lc 24. El Señor está con nosotros. Conquistados por las palabras del caminante desconocido. empezando por Moisés y continuando por todos los profetas. se nos da a sí mismo y abre nuestro corazón. se hace presente con nosotros en la santa Eucaristía. dándose a sí mismo a los discípulos. De nuevo os deseo a todos una feliz Pascua. al partir el pan. Luego. nos muestra el camino verdadero.

En particular. Que la alegría de la resurrección de Cristo haga más profunda y fiel vuestra vida cristiana. sed protagonistas entusiastas en la Iglesia y en la sociedad. y de otros países latinoamericanos. Que la gracia divina abra nuestro corazón para que comprendamos el don inestimable que es la salvación que nos ha obtenido el sacrificio de Cristo. Vosotros. de revivir el Misterio pascual. con la misa in Coena Domini. al mismo tiempo que os animo a ser. fulcro de todo el año litúrgico. ¡Felices Pascuas! (En portugués) Que el Dios de todo consuelo bendiga vuestros hogares y el trabajo de cada uno. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 8 de abril de 2009 El Triduo pascual Queridos hermanos y hermanas: La Semana santa. Desde mañana por la tarde. nos brinda la oportunidad de sumergirnos en los acontecimientos centrales de la Redención. empeñaos en construir la civilización del amor. haciéndolo fecundo en beneficio de toda la humanidad. la muerte y la resurrección del Señor en los días del santo Triduo pascual. El Salvador. a los jóvenes. que murió y resucitó por todos. para que seáis portadores de paz y alegría en la esperanza de la feliz resurrección en el día del Señor. México. el gran Misterio de la fe. España. todo el misterio de la historia de la salvación aludiendo a la soberbia de Adán que. sacad cada día del misterio pascual la fuerza para un amor sincero e inagotable. Saludo también a los distintos grupos de estudiantes y peregrinos venidos de Argentina. Queridos jóvenes y especialmente vosotros. fundada en Cristo. por último. que para nosotros los cristianos es la semana más importante del año. aunque no era Dios. que hacéis este año la «profesión de fe». con la ayuda de María. Queridos enfermos. mensajeros de la luz y la alegría de la Pascua para todos vuestros hermanos. Y vosotros. quería ser . muchachos y muchachas que habéis venido en tan gran número de parroquias y oratorios de la archidiócesis de Milán. a los alumnos del seminario mayor iberoamericano de los Padres de Schönstatt. queridos recién casados. Flp 2. Puerto Rico. que en Cuaresma hemos meditado muchas veces. 6-11). Este don inmenso lo encontramos admirablemente narrado en un célebre himno contenido en la carta a los Filipenses (cf.Saludo cordialmente a los visitantes de lengua española. (En italiano) Saludo. a los enfermos y a los recién casados. los solemnes ritos litúrgicos nos ayudarán a meditar de modo más vivo la pasión. de un modo tan esencial como eficaz. que la luz de la Resurrección ilumine y sostenga vuestro sufrimiento diario. El Apóstol recorre.

en el cielo. que he convocado con ocasión del 150° aniversario de la muerte del santo cura de Ars y que comenzará el . escribe: "Siendo Dios y Dios por naturaleza. san Pablo usa un verbo griego muy rico de significado para indicar la kénosis. la verdadera gloria. la muerte. que —como decía— comenzará mañana con los sugestivos ritos vespertinos del Jueves santo tiene como preludio la solemne Misa Crismal. Y la muerte a la que se encaminó —añade san Pablo— fue la muerte de cruz. Esto —dice san Pablo— vale para Jesucristo.como Dios. al hacerse hombre. en todo menos en el pecado. Es un gesto de gran valor. A este respecto. en la tierra y en el abismo. 23). la gloria del amor que llegó hasta el extremo. por amor compartió nuestra condición. Este compartir radical y verdaderamente nuestra naturaleza. no quiso utilizar su naturaleza divina. ocultando sus méritos. que todos sentimos un poco en nuestro ser. A este abajamiento hasta lo más profundo de la pasión y de la muerte sigue su exaltación. no dudó en tomar sobre sí todas las debilidades del ser humano. por nuestros límites humanos y por la muerte. A este propósito. excepto el pecado. Al contrario. Jesús. el abajamiento de Jesús. en su humildad. una libre elección suya. no consideró esto algo grande. Y a esta soberbia del primer hombre. sorprendente es este misterio! Nunca podremos meditar suficientemente esta realidad. por la pobreza. su dignidad gloriosa y su poder. a pesar de su condición divina. "se despojó de su rango". sino que. Por eso es justo —como dice san Pablo— que "al nombre de Jesús toda rodilla se doble. es decir. Él. no hizo alarde de su categoría de Dios como propiedad exclusiva. que toda rodilla se doble ante mí en los cielos y en la tierra (cf. y llegó hasta la profundidad de la muerte. La forma (morphé) divina se ocultó en Cristo bajo la forma humana. por generosa adhesión al plan de salvación del Padre. Pero todo esto no fue fruto de un mecanismo oscuro o de una fatalidad ciega: fue. como instrumento de triunfo y signo de distancia con respecto a nosotros. en la verdadera grandeza de su amor. la de todo hombre y toda mujer. que los ha elegido como ministros suyos. Con estas palabras san Pablo hace referencia a una profecía de Isaías donde Dios dice: Yo soy el Señor. una ocasión muy propicia en la que los sacerdotes reafirman su fidelidad a Cristo. bajo nuestra realidad marcada por el sufrimiento. 6-7). Todo esto el Señor del universo lo hizo por amor a nosotros: por amor quiso "despojarse de su rango" y hacerse hermano nuestro. eligió la humildad más profunda y tomó la forma de un ser humano" (Comentario a la carta a los Filipenses 2. Is 45. Teodoreto de Ciro. como hacen aquellos que han recibido algún honor por encima de sus méritos. 10-11). siendo igual a Dios. más bien. ¡Qué maravilloso y. es realmente el Señor del mundo y ante él toda rodilla se dobla realmente. porque es casi una preparación para el Año sacerdotal. contrapone la humildad del verdadero Hijo de Dios que. Este encuentro sacerdotal asume además un significado particular. y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!" (Flp 2. El Triduo pascual. a la vez. asumiendo la miserable y débil condición humana. un gran testigo de la tradición oriental. lo condujo hasta la frontera que es el signo de nuestra finitud. que por la mañana celebra el obispo con su presbiterio y en el curso de la cual todos renuevan juntos las promesas sacerdotales pronunciadas el día de la ordenación. la más humillante y degradante que se podía imaginar.

En la misa de la tarde. el sacerdocio ministerial y el mandamiento nuevo de la caridad. llamada in Coena Domini. Como escribe con razón Blaise Pascal. Con estos ritos se significa simbólicamente la plenitud del sacerdocio de Cristo y la comunión eclesial que debe animar al pueblo cristiano. para reafirmar nuestra esperanza y la valentía de llevar cada uno nuestra cruz con humildad. Jesús quiso ofrecer su vida en sacrificio para el perdón de los pecados de la humanidad. Por tanto. Por eso. San Pablo ofrece uno de los testimonios más antiguos de lo que sucedió en el Cenáculo la víspera de la pasión del Señor. lo partió y dijo: "Este es mi cuerpo. hacedlo en memoria mía"" (1 Co 11. Lo mismo que sucede ante la Eucaristía. Asimismo. basándose en un texto que recibió del entorno del Señor mismo— en la noche en que iba a ser entregado. Mc 14. pero al mismo tiempo es un día propicio para renovar nuestra fe. 553). Cuantas veces la bebiereis. después de cenar. reunido para el sacrificio eucarístico y vivificado en la unidad por el don del Espíritu Santo. que se derrama por muchos" (cf. recordando la hora triste que Jesús pasó en soledad y oración en Getsemaní antes de ser arrestado y luego condenado a muerte. la Iglesia anima. que Jesús dejó a sus discípulos. manifiestan con claridad la voluntad de Cristo: bajo las especies del pan y del vino él se hace presente con su cuerpo entregado y con su sangre derramada. sin distinción de raza y de cultura. llenas de misterio. Cada año. ofrecida a todos. que se da por vosotros. que entrega a la Iglesia como prueba suprema de su amor. "Jesús estará en agonía hasta el fin del mundo. el odio y la violencia que aún hoy ensangrientan la tierra. haced esto en memoria mía". después de la celebración de la santa Misa. tomó pan. La muerte de Cristo recuerda el cúmulo de dolor y de males que pesa sobre la humanidad de todos los tiempos: el peso aplastante de nuestro morir. el Jueves santo constituye una renovada invitación a dar gracias a Dios por el don supremo de la Eucaristía. la Iglesia conmemora la institución de la Eucaristía. a sus discípulos y a cuantos proseguirán su ministerio a lo largo de los siglos. sino que además muere por el hombre. Es el sacrificio de la alianza nueva y definitiva. Y Jesús constituye ministros de este rito sacramental. no hay que dormir en este tiempo" (Pensamientos. situándonos en silencio ante Jesús colgado del madero de la cruz. Así llegamos al Viernes santo. tomó el cáliz diciendo: "Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre. Estas palabras. a velar en presencia del santísimo Sacramento. La pasión del Señor continúa en el sufrimiento de los hombres. que hay que acoger con devoción y adorar con fe viva. y después de dar gracias. constatamos cuán llenas de amor están las palabras pronunciadas por él la víspera. con todas las necesidades del hombre. confianza y . 24). sucede ante la pasión y muerte de Jesús en la cruz: el misterio se hace insondable para la razón. en la última Cena: "Esta es mi sangre de la alianza. Estamos ante algo que humanamente podría parecer absurdo: un Dios que no sólo se hace hombre. que no sólo sufre para salvar al hombre cargando sobre sí toda la tragedia de la humanidad. También en la Misa Crismal se bendecirán el óleo de los enfermos y el de los catecúmenos. día de la pasión y la crucifixión del Señor. y se consagrará el Crisma. 23-25). "El Señor Jesús —escribe san Pablo al inicio de los años 50. El Viernes santo es un día lleno de tristeza.próximo 19 de junio.

seguros de su apoyo y de su victoria. (A los grupos de peregrinos húngaros) En estos días santos sentid la grandeza del amor que nos ha manifestado el Hijo de Dios . "madre de todas las vigilias". esperanza única!". En este día las iglesias están desnudas y no se celebran ritos litúrgicos particulares. parroquias y comunidades. participando con gran pena en su sacrificio. Muchas gracias. velaremos idealmente junto a Cristo muerto aguardando con esperanza el alba del día radiante de la resurrección. que siguió en silencio a su Hijo Jesús hasta el Calvario. para poder participar. Esta esperanza se alimenta en el gran silencio del Sábado santo. 25-27). en las fiestas pascuales. En esta perspectiva. spes unica". realmente renovados. para participar cada vez más profundamente en el misterio de Cristo. os expreso desde ahora a todos mis mejores deseos de una feliz y santa Pascua. y la Iglesia se llenará de júbilo en el encuentro con su Señor. México. oh cruz. en particular a las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación. Queridos hermanos y hermanas. junto con vuestras familias. deseándoles que estos días en Roma les ayuden a renovar su amistad con Jesucristo y a seguirlo como Maestro de vida. Una vez más. Puerto Rico y otros países latinoamericanos. (En polaco) En el umbral del Triduo pascual os deseo que el vivir en la fe los misterios de la pasión. favoreciendo la meditación y la reconciliación. cooperando así al misterio de la redención y convirtiéndose en Madre de todos los creyentes (cf Jn 19. Saludos Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española. se anima a los fieles a acercarse al sacramento de la Penitencia. en espera de la resurrección de Jesús.abandono en Dios. dispongámonos a vivir intensamente el Triduo santo. En este itinerario nos acompaña la Virgen santísima. ave. Juntamente con ella entraremos en el Cenáculo. de la vida sobre la muerte. a los grupos venidos de España. cuando prorrumpirá en todas las iglesias y comunidades el canto de alegría por la resurrección de Cristo. Así entraremos en el clima de la Pascua de Resurrección. así como a los participantes en el Congreso universitario internacional univ 2009. La liturgia de este día canta: "O Crux. se proclamará la victoria de la luz sobre las tinieblas. Justamente se recomienda conservar durante todo el día un clima de oración. parroquias y comunidades. muerte y resurrección de Cristo os permita a todos experimentar el amor de Dios y despierte la esperanza de participar en su gloria. compartiendo sus mismos sentimientos de dolor y confianza en Dios. El recogimiento y el silencio del Sábado santo nos llevarán en la noche a la solemne Vigilia pascual. Deseo a todos una feliz y santa Pascua. "¡Salve. La Iglesia vela en oración como María y junto con María. junto a vuestras familias. permaneceremos al pie de la cruz.

la Pasión del Señor. en cuanto me sea posible. que nos hará revivir los misterios centrales de nuestra salvación. constituya siempre una fuente de esperanza. Y vosotros. os exhorto a responder con alegría a la llamada del Señor para dar un sentido pleno a vuestra vida: en el estudio. Sabed que el Papa ora por todos. queridos recién casados. queridos jóvenes. haced que vuestra existencia se transforme en un don recíproco. que ha provocado muchas víctimas. a los enfermos y a los recién casados.con su dolorosa pasión. espero ir a encontrarme con vosotros. las fuerzas del orden. 755). viviendo el Misterio pascual. para que se manifieste en vosotros la fuerza portentosa del Resucitado. (A los participantes en el Congreso internacional univ) Queridos amigos. Una vez más deseo decir a esas queridas poblaciones que el Papa comparte su pena y sus preocupaciones. (En italiano) Por las víctimas del terremoto de L'Aquila Renuevo mi cercanía espiritual a la querida comunidad de L'Aquila y de las demás poblaciones duramente golpeadas por el violento fenómeno sísmico de los días pasados. a encontrar en la cruz la luz necesaria para caminar tras las huellas del Redentor. Saludo a los jóvenes. Queridos hermanos. en la familia y en la sociedad. queridos enfermos. los voluntarios y otras personas están socorriendo a estos hermanos nuestros demuestra cuán importante es la solidaridad para superar juntos pruebas tan dolorosas. Que para vosotros. implorando para los difuntos la misericordia del Señor. En estos días se renovará ante nuestros ojos el misterio del amor crucificado. y para los familiares y los supervivientes el consuelo maternal de María y el apoyo de la esperanza cristiana. Dadle gracias con fe cierta y con amor fiel. La solicitud con que las autoridades. en las relaciones con vuestros compañeros. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de abril de 2009 . con su muerte en la cruz y con su gloriosa resurrección. dependen muchas cosas grandes" (Camino. Os invito a vosotros. numerosos heridos e ingentes daños materiales. (A los peregrinos croatas) Jesús nos amó hasta el extremo. Seguid al Señor con corazón confiado y dadle gracias con fe cierta y con amor fiel. que culmina en el triunfo de la Pascua. "De que tú y yo —decía san Josemaría Escrivá— nos comportemos como Dios quiere. no lo olvides. Mañana entraremos en el Triduo sacro.

con el fin de evidenciar este misterio de salvación que afecta a nuestra vida diaria. "El Señor de la vida había muerto. Lo afirmamos con fuerza porque. La novedad conmovedora de la resurrección es tan importante que la Iglesia no cesa de proclamarla. histórico. como por ejemplo Lázaro. como nuevas y científicas. visto desde la resurrección. La Resurrección se sitúa en otra dimensión: es el paso a una dimensión de vida profundamente nueva. sabiendo que precisamente así entraban en esta nueva dimensión de la vida. para nuestra fe y para nuestro testimonio cristiano es fundamental proclamar la resurrección de Jesús de Nazaret como acontecimiento real. una apertura de nuestro mundo hacia la vida eterna. cambió la existencia de los testigos oculares. El via crucis. estos sentimientos típicos de la Pascua. en la solemne Vigilia pascual se transformó en el consolador via lucis. atestiguado por muchos y autorizados testigos. Así pues. vivo. no sólo se prolongan durante esta semana. que introdujo una nueva dimensión de vida. Este acontecimiento. es camino de luz y de renacimiento espiritual. la resurrección no fue para Jesús un simple retorno a la vida anterior. Más aún. Es un anuncio que generaciones enteras de hombres y mujeres a lo largo de los siglos han acogido con fe y han testimoniado a menudo al precio de su sangre. porque es un gozo que brota de la certeza de que Cristo. En efecto. sino que se extienden también a lo largo de los cincuenta días que van hasta Pentecostés. el gozo que ningún sufrimiento ni pena pueden borrar. no falta quien trata de negar su historicidad reduciendo el relato evangélico a un mito. pues en ese caso se trataría de algo del pasado: hace dos mil años uno resucitó. Ciertamente. de paz interior y de firme esperanza. ha triunfado definitivamente sobre el mal y sobre la muerte. cada domingo es "día del Señor" y Pascua semanal del pueblo de Dios. retomando o presentando antiguas teorías. también en nuestro tiempo. Podemos decir que todo este camino de sufrimiento. a la historia y al universo. podemos decir que el misterio de la Pascua abarca todo el arco de nuestra existencia. Nuestros hermanos orientales. al que siguió el silencio lleno de espera del Sábado santo. después del desconcierto del Viernes santo. En este tiempo litúrgico son realmente numerosas las referencias bíblicas y los estímulos a la meditación que se nos ofrecen para profundizar el significado y el valor de la Pascua. como lo demuestran los relatos evangélicos y los demás escritos del Nuevo Testamento. que afecta a toda la familia humana. con su muerte y su resurrección. en lengua rusa llaman al domingo "día de la resurrección" (voskrescénje). "¡Cristo ha resucitado. aleluya!". . pero ahora. al alba del "primer día después del sábado" resonó con vigor el anuncio de la Vida que ha derrotado a la muerte: "Dux vitae mortuus regnat vivus". a una "visión" de los Apóstoles. que en el Triduo sacro recorrimos con Jesús hasta el Calvario reviviendo su dolorosa pasión. canta la Iglesia en fiesta. volvió a su vida anterior. triunfa". la octava de Pascua. prolongando su recuerdo especialmente cada domingo.Queridos hermanos y hermanas: La tradicional audiencia general de los miércoles hoy está impregnada de gozo espiritual. Y este clima festivo. ya desgastadas. que nos toca también a nosotros. Después del llanto.

Comienza con una afirmación casi perentoria: "Os recuerdo. más aún.También este año. podemos encontrar una expresión autorizada de ese "Credo" esencial. que habéis recibido y en el cual permanecéis firmes. cuyo éxito era aún incierto. En los versículos que siguen el Apóstol se refiere a la resurrección del Señor. En el misterio pascual se cumplen las palabras de la Escritura. Is 53. La fe en Cristo crucificado y resucitado es el corazón de todo el mensaje evangélico. porque nos introduce en un nuevo futuro. Este es uno de los textos del . la segunda: "según las Escrituras" (v. el Evangelio que os prediqué. Es verdad: la resurrección de Jesús funda nuestra firme esperanza e ilumina toda nuestra peregrinación terrena. muerto en la cruz. donde el Salmista proclama: "No me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción" (v. incluido el enigma humano del dolor y de la muerte. En él. Si no. Hasta ese momento la muerte de Cristo había permanecido casi como un enigma. porque ha derrotado el poder de la muerte. una lógica: la muerte de Cristo atestigua que la Palabra de Dios se hizo "carne". el núcleo central de nuestro "Credo". Dice que Cristo "resucitó al tercer día según las Escrituras". "historia" humana. e intercediendo por los "rebeldes" pudo obtener el don de la reconciliación de los hombres entre sí y de los hombres con Dios: su muerte es. Esta es la victoria de la Pascua. contenido en la primera carta a los Corintios (1 Co 15. La expresión "según las Escrituras" pone el acontecimiento de la muerte del Señor en relación con la historia de la alianza veterotestamentaria de Dios con su pueblo. para responder a algunos miembros de la comunidad de Corinto que paradójicamente proclamaban la resurrección de Jesús pero negaban la de los muertos —nuestra esperanza—. nuestra salvación. Pablo. Con estas palabras el texto paulino parece retomar la profecía de Isaías contenida en el cuarto canto del Siervo de Dios (cf. nos hace comprender que esa historia recibe de ella su lógica y su verdadero significado. En un conocido pasaje paulino. en Pascua resuena inmutable y siempre nueva. 12). esta muerte realizada "según las Escrituras" es un acontecimiento que contiene en sí un logos. por el cual también sois salvados. en un texto tan escueto. 1-2). ha resucitado y vive glorioso. ¡De nuevo "según las Escrituras"! No pocos exegetas ven en la expresión "resucitó al tercer día según las Escrituras" una alusión significativa a lo que se lee en el Salmo 16. por tanto. o sea. habríais creído en vano" (vv. Y a continuación viene el pasaje que hemos escuchado al inicio de nuestro encuentro. El Siervo de Dios —así dice el canto— "indefenso se entregó a la muerte". y nos hace comprender que la muerte del Hijo de Dios pertenece al entramado de la historia de la salvación. esta buena nueva: Jesús. el camino de la cruz lleva a la Resurrección. Inmediatamente añade que ha transmitido lo que él mismo había recibido. podemos cantar con san Agustín: "La resurrección de Cristo es nuestra esperanza". si lo guardáis tal como os lo prediqué. Así pues. una muerte que pone fin a la muerte. hasta el fondo. 10). el Apóstol. ha introducido al ser humano en una nueva comunión de vida con Dios y en Dios. había recibido de la primera comunidad apostólica sobre la muerte y la resurrección del Señor. 3-8). transmite fielmente lo que él. Cómo y por qué sucedió eso se comprende gracias a la otra añadidura que san Pablo hace: Cristo murió "por nuestros pecados". hermanos. 3). San Pablo presenta ante todo la muerte de Jesús y. llevó "el pecado de muchos". pone dos añadiduras a la noticia de que "Cristo murió": la primera: murió "por nuestros pecados". en todos los rincones de la tierra.

Acojámoslo con fe y adhirámonos generosamente a su Evangelio. Dado que según la interpretación judía la corrupción comenzaba después del tercer día. en definitiva. en el cristianismo primitivo. México. se apareció a los discípulos. No podemos tener sólo para nosotros el anuncio de esta Verdad que cambia la vida de todos. (En lengua croata) El Señor resucitado. De buen grado os bendigo. antes de que comience la corrupción. este clima de alegría pascual. dejémonos iluminar por el esplendor del Señor resucitado. . San Pablo. Argentina y otros países latinoamericanos. (A los peregrinos eslovacos) Hermanos y hermanas. porque Cristo resucitado es nuestra resurrección".Antiguo Testamento que. y en nuestro entorno. que resucita al tercer día. Queridos hermanos y hermanas. Siempre es Pascua. san Pablo. Con humilde confianza oremos: "Oh Jesús. se solía citar a menudo para probar el carácter mesiánico de Jesús. Me complace concluir con una exclamación que solía repetir Silvano del Monte Athos: "Alégrate. llenos de alegre esperanza. Una vez más. subraya que la victoria de Cristo sobre la muerte se produce por el poder creador de la Palabra de Dios. como hizo. Este poder divino trae esperanza y alegría: este es. que vuestra visita a Roma en la octava de Pascua sea para cada uno de vosotros ocasión de auténtica renovación espiritual. nosotros creemos en ti". seáis testigos de esta gozosa verdad que cambia nuestras vidas. algunos años después. Que la Virgen María nos ayude a cultivar en nosotros. Os aliento a todos a que. ¡feliz Pascua a todos! Saludos Saludo cordialmente a los fieles de lengua española aquí presentes. que se encontró con el divino Maestro de un modo extraordinario en el camino de Damasco. No tengáis miedo en creerle y consagrarle vuestra vida. alma mía. para ser testigos del Amor divino en todas las situaciones de nuestra vida. que venció a la muerte y nos dio la vida. como hicieron los Apóstoles. En la Pascua Dios se revela a sí mismo y revela el poder del amor trinitario que aniquila las fuerzas destructoras del mal y de la muerte. el contenido liberador de la revelación pascual. transmitiendo fielmente la enseñanza de los Apóstoles. que resucitando de entre los muertos has anticipado nuestra resurrección. El Señor resucitado os acompañe con su paz. En particular a los peregrinos venidos de España. acojáis con fe el misterio de la resurrección de Cristo y. Os deseo a todos unas felices Pascuas. como hicieron los testigos privilegiados de su resurrección. los confirmó en la fe y los convirtió en sus testigos. las palabras de la Escritura se cumplen en Jesús. compartiendo con él vuestra felicidad y vuestras dificultades. es decir.

(A los fieles y peregrinos polacos) El Señor ha resucitado y nosotros somos sus testigos. Os deseo que la luz de la mañana de la resurrección ilumine todas las tinieblas y que perdure en vosotros la alegría pascual de testigos del amor de Dios. Que Dios os bendiga. (En italiano) (A un grupo de diáconos de la Compañía de Jesús y a grupos de seminaristas de varias diócesis italianas) A todos y a cada uno os deseo que la resurrección del Señor sea una invitación profunda a renovar vuestra vida poniéndola al servicio del Evangelio.

Os saludo a vosotros, queridos jóvenes, entre los que recuerdo particularmente a los de la archidiócesis de Milán que se preparan para su profesión de fe, etapa que sigue al sacramento de la Confirmación. El Señor os acompañe en vuestro camino. Os saludo a vosotros, queridos enfermos, y por último a vosotros, queridos recién casados. A cada uno de vosotros deseo de corazón que os dejéis iluminar por la luz de Cristo resucitado para poder experimentar la alegría de su presencia en vosotros. BENEDICTO XVI

AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro Miércoles 31 de marzo de 2010 [Vídeo]

El Triduo pascual Queridos hermanos y hermanas: Estamos viviendo los días santos que nos invitan a meditar los acontecimientos centrales de nuestra redención, el núcleo esencial de nuestra fe. Mañana comienza el Triduo pascual, fulcro de todo el año litúrgico, en el cual estamos llamados al silencio y a la oración para contemplar el misterio de la pasión, muerte y resurrección del Señor. En las homilías, los Padres a menudo hacen referencia a estos días que, como explica san Atanasio en una de sus Cartas pascuales, nos introducen "en el tiempo que nos da a conocer un nuevo inicio, el día de la santa Pascua, en la que el Señor se inmoló" (Carta 5, 1-2: pg 26, 1379).

Os exhorto, por tanto, a vivir intensamente estos días, a fin de que orienten decididamente la vida de cada uno a la adhesión generosa y convencida a Cristo, muerto y resucitado por nosotros. En la santa Misa crismal, preludio matutino del Jueves santo, se reunirán mañana por la mañana los presbíteros con su obispo. Durante una significativa celebración eucarística, que habitualmente tiene lugar en las catedrales diocesanas, se bendecirán el óleo de los enfermos, de los catecúmenos, y el crisma. Además, el obispo y los presbíteros renovarán las promesas sacerdotales que pronunciaron el día de su ordenación. Este año, ese gesto asume un relieve muy especial, porque se sitúa en el ámbito del Año sacerdotal, que convoqué para conmemorar el 150° aniversario de la muerte del santo cura de Ars. Quiero repetir a todos los sacerdotes el deseo que formulé en la conclusión de la carta de convocatoria: "A ejemplo del santo cura de Ars, dejaos conquistar por Cristo y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz". Mañana por la tarde celebraremos el momento de la institución de la Eucaristía. El apóstol san Pablo, escribiendo a los Corintios, confirmaba a los primeros cristianos en la verdad del misterio eucarístico, comunicándoles él mismo lo que había aprendido: "El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: "Esto es mi cuerpo, entregado por vosotros; haced esto en memoria mía". Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: "Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre. Haced esto cada vez que bebáis, en memoria mía"" (1 Co 11, 23-25). Estas palabras manifiestan con claridad la intención de Cristo: bajo las especies del pan y del vino, él se hace presente de modo real con su cuerpo entregado y con su sangre derramada como sacrificio de la Nueva Alianza. Al mismo tiempo, constituye a los Apóstoles y a sus sucesores ministros de este sacramento, que entrega a su Iglesia como prueba suprema de su amor. Además, con un rito sugestivo, recordaremos el gesto de Jesús que lava los pies a los Apóstoles (cf. Jn 13, 1-25). Este acto se convierte para el evangelista en la representación de toda la vida de Jesús y revela su amor hasta el extremo, un amor infinito, capaz de habilitar al hombre para la comunión con Dios y hacerlo libre. Al final de la liturgia del Jueves santo, la Iglesia reserva el Santísimo Sacramento en un lugar adecuadamente preparado, que representa la soledad de Getsemaní y la angustia mortal de Jesús. Ante la Eucaristía, los fieles contemplan a Jesús en la hora de su soledad y rezan para que cesen todas las soledades del mundo. Este camino litúrgico es, asimismo, una invitación a buscar el encuentro íntimo con el Señor en la oración, a reconocer a Jesús entre los que están solos, a velar con él y a saberlo proclamar luz de la propia vida. El Viernes santo haremos memoria de la pasión y de la muerte del Señor. Jesús quiso ofrecer su vida como sacrificio para el perdón de los pecados de la humanidad, eligiendo para ese fin la muerte más cruel y humillante: la crucifixión. Existe una conexión inseparable entre la última Cena y la muerte de Jesús. En la primera, Jesús entrega su Cuerpo y su Sangre, o sea, su existencia terrena, se entrega a sí mismo, anticipando su muerte y transformándola en acto de amor. Así, la muerte que, por naturaleza, es el fin, la destrucción de toda relación, queda transformada por él en acto de comunicación de sí, instrumento de salvación y proclamación de la victoria del amor. De ese modo, Jesús se convierte en la clave para comprender la última Cena que es anticipación de la

transformación de la muerte violenta en sacrificio voluntario, en acto de amor que redime y salva al mundo. El Sábado santo se caracteriza por un gran silencio. Las Iglesias están desnudas y no se celebran liturgias particulares. En este tiempo de espera y de esperanza, los creyentes son invitados a la oración, a la reflexión, a la conversión, también a través del sacramento de la reconciliación, para poder participar, íntimamente renovados, en la celebración de la Pascua. En la noche del Sábado santo, durante la solemne Vigilia pascual, "madre de todas las vigilias", ese silencio se rompe con el canto del Aleluya, que anuncia la resurrección de Cristo y proclama la victoria de la luz sobre las tinieblas, de la vida sobre la muerte. La Iglesia gozará en el encuentro con su Señor, entrando en el día de la Pascua que el Señor inaugura al resucitar de entre los muertos. Queridos hermanos y hermanas, dispongámonos a vivir intensamente este Triduo sacro ya inminente, para estar cada vez más profundamente insertados en el misterio de Cristo, muerto y resucitado por nosotros. Que nos acompañe en este itinerario espiritual la Virgen santísima. Que ella, que siguió a Jesús en su pasión y estuvo presente al pie de la cruz, nos introduzca en el misterio pascual, para que experimentemos la alegría y la paz de Cristo resucitado. Con estos sentimientos, desde ahora os deseo de corazón una santa Pascua a todos, felicitación que extiendo a vuestras comunidades y a todos vuestros seres queridos.

Saludos
(En español)

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, de modo particular a los numerosos jóvenes que participan en el encuentro universitario internacional UNIV 2010, al grupo de consagrados de la Obra de la Iglesia, así como a los fieles venidos de España, México, Argentina y otros países latinoamericanos. Os invito a todos a que tengáis muy presentes en vuestras oraciones a los sacerdotes que mañana, en la Misa crismal, renovarán sus promesas sacerdotales junto a sus obispos. Pidamos para que, creciendo cada día más en fidelidad y amor a Cristo, sean en medio de sus hermanos mensajeros de esperanza, reconciliación y paz. A todos os deseo una santa y feliz Pascua de resurrección. Muchas gracias por vuestra visita. (En italiano) (A los participantes en el UNIV 2010)

Queridos amigos, habéis venido a Roma con ocasión de la Semana santa para una experiencia de fe, amistad y enriquecimiento espiritual. Os invito a reflexionar sobre la importancia de los estudios universitarios para formar la "mentalidad católica universal" que san Josemaría describía así: "Amplitud de horizontes y una profundización enérgica, en lo perennemente vivo de la ortodoxia católica". Que crezca en cada uno de vosotros el deseo de encontraros personalmente con Jesucristo, para dar testimonio de él con alegría en todos los ambientes.

(A los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados) Que la contemplación de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, queridos jóvenes, os confirme cada vez más en el testimonio cristiano. Vosotros, queridos enfermos, sacad de la cruz de Cristo la fuerza diaria para superar los momentos de prueba y desconsuelo. Que a vosotros, queridos recién casados, el misterio pascual, que contemplamos en estos días, os estimule a hacer de vuestra familia un lugar de amor fiel y fecundo. BENEDICTO XVI

AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro Miércoles 7 de abril de 2010 [Vídeo] La Octava de Pascua Queridos hermanos y hermanas: Hoy, la habitual audiencia general de los miércoles se ve inundada por la alegría luminosa de la Pascua. En estos días la Iglesia celebra el misterio de la Resurrección y vive el gran gozo que deriva de la buena nueva del triunfo de Cristo sobre el mal y la muerte. Una alegría que no sólo se prolonga durante la Octava de Pascua, sino que se extiende durante cincuenta días hasta Pentecostés. Después del llanto y la consternación del Viernes santo, y después del silencio cargado de espera del Sábado santo, he aquí el anuncio estupendo: "¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!" (Lc 24, 34). En toda la historia del mundo, esta es la "buena nueva" por excelencia, es el "Evangelio" anunciado y transmitido a lo largo de los siglos, de generación en generación. La Pascua de Cristo es el acto supremo e insuperable del poder de Dios. Es un acontecimiento absolutamente extraordinario, el fruto más hermoso y maduro del "misterio de Dios". Es tan extraordinario, que resulta inenarrable en aquellas dimensiones que escapan a nuestra capacidad humana de conocimiento e investigación. Y, aun así, también es un hecho "histórico", real, testimoniado y documentado. Es el acontecimiento en el que

se funda toda nuestra fe. Es el contenido central en el que creemos y el motivo principal por el que creemos. El Nuevo Testamento no describe cómo tuvo lugar la Resurrección de Jesús. Refiere solamente los testimonios de aquellos a los que Jesús en persona se apareció después de haber resucitado. Los tres Evangelios sinópticos nos narran que ese anuncio —¡Ha resucitado!"— lo proclamaron inicialmente algunos ángeles. Es, por tanto, un anuncio que tiene su origen en Dios; pero Dios lo confía en seguida a sus "mensajeros", para que lo transmitan a todos. De modo que son esos mismos ángeles quienes invitan a las mujeres — que habían ido al sepulcro al amanecer— a que vayan en seguida a decir a los discípulos: "Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis" (Mt 28, 7). De este modo, mediante las mujeres del Evangelio, ese mandato divino llega a todos y cada uno, para que a su vez transmitan a otros, con fidelidad y con valentía, esa misma noticia: una noticia hermosa, alegre y fuente de gozo. Sí, queridos amigos, toda nuestra fe se basa en la transmisión constante y fiel de esta "buena nueva". Y nosotros, hoy, queremos expresar a Dios nuestra profunda gratitud por las innumerables generaciones de creyentes en Cristo que nos han precedido a lo largo de los siglos, porque cumplieron el mandato fundamental de anunciar el Evangelio que habían recibido. La buena nueva de la Pascua, por tanto, requiere la labor de testigos entusiastas y valientes. Todo discípulo de Cristo, también cada uno de nosotros, está llamado a ser testigo. Este es el mandato preciso, comprometedor y apasionante del Señor resucitado. La "noticia" de la vida nueva en Cristo debe resplandecer en la vida del cristiano, debe estar viva y activa en quien la comunica, y ha de ser realmente capaz de cambiar el corazón, toda la existencia. Esta noticia está viva, ante todo, porque Cristo mismo es su alma viva y vivificante. Nos lo recuerda san Marcos al final de su Evangelio, donde escribe que los Apóstoles "salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban" (Mc 16, 20). La experiencia de los Apóstoles es también la nuestra y la de todo creyente, de todo discípulo que se hace "anunciador". De hecho, también nosotros estamos seguros de que el Señor, hoy como ayer, actúa junto con sus testigos. Este es un hecho que podemos reconocer cada vez que vemos despuntar los brotes de una paz verdadera y duradera, donde el compromiso y el ejemplo de los cristianos y de los hombres de buena voluntad está animado por el respeto de la justicia, el diálogo paciente, la estima convencida de los demás, el desinterés y el sacrificio personal y comunitario. Lamentablemente, también vemos en el mundo mucho sufrimiento, mucha violencia, muchas incomprensiones. La celebración del Misterio pascual, la contemplación gozosa de la Resurrección de Cristo, que vence al pecado y la muerte con la fuerza del amor de Dios es ocasión propicia para redescubrir y profesar con más convicción nuestra confianza en el Señor resucitado, que acompaña a los testigos de su palabra obrando prodigios junto con ellos. Seremos verdaderamente y hasta el fondo testigos de Jesús resucitado cuando dejemos que se transparente en nosotros el prodigio de su amor; cuando en nuestras palabras y, más aún, en nuestros gestos, en plena coherencia con el Evangelio, se pueda reconocer la voz y la mano de Jesús.

El Señor nos manda, por tanto, a todas partes como testigos suyos. Pero sólo lo seremos a partir y en referencia continua a la experiencia pascual, la que María Magdalena expresa anunciando a los demás discípulos: "He visto al Señor" (cf. Jn 20, 18). En este encuentro personal con Cristo resucitado están el fundamento indestructible y el contenido central de nuestra fe, la fuente fresca e inagotable de nuestra esperanza y el dinamismo ardiente de nuestra caridad. Así nuestra vida cristiana coincidirá completamente con el anuncio: "Es verdad. Cristo Señor ha resucitado". Por tanto, dejémonos conquistar por el atractivo de la Resurrección de Cristo. Que la Virgen María nos sostenga con su protección y nos ayude a gustar plenamente el gozo pascual, para que sepamos llevarlo a nuestra vez a todos nuestros hermanos. Una vez más, ¡Feliz Pascua a todos!

Saludos (En ruso) Me alegra enviar, a través de la agencia Itar-Tass, mi cordial saludo y mi felicitación a todos los rusos, tanto a los que viven en la patria como a los que se encuentran en otras partes del mundo. Que la solemnidad de la santa Pascua, que este año los católicos y los ortodoxos hemos tenido la alegría de celebrar juntos, sea ocasión de una renovada fraternidad y de una colaboración cada vez más intensa en la verdad y en la caridad. (En español) Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular a los numerosos grupos de colegios y parroquias venidos de España, así como a los procedentes de México y otros países latinoamericanos. Con la ayuda de la Virgen María, anunciad que Cristo ha resucitado. Reitero a todos mi felicitación pascual, con el ruego de que la hagáis llegar a vuestros familiares y amigos. (En italiano) Saludo a los jóvenes presentes, especialmente a los adolescentes de la diócesis de Cremona, y a los numerosos grupos de muchachos y muchachas que este año hacen su profesión de fe. Queridos amigos, sed siempre fieles a vuestro Bautismo: vivid con plenitud vuestra consagración bautismal y sed testigos de Cristo muerto y resucitado por nosotros. También os dirijo un saludo afectuoso a vosotros, queridos enfermos: que la luz de la Pascua os ilumine y os sostenga en vuestro sufrimiento. Y vosotros, queridos recién casados, encontrad en el misterio pascual la valentía para ser protagonistas en la Iglesia y en la sociedad, contribuyendo con vuestro amor fiel y fecundo a la construcción de la civilización del amor. BENEDICTO XVI

a fin de beber más profundamente en este manantial de gracia. mañana. todo cristiano está invitado a celebrar el sacramento de la Reconciliación. brota precisamente del Misterio pascual de Cristo. llegando a ser en todo semejante a nosotros. afrontar por amor a nosotros la pasión y la cruz. a acoger este misterio de salvación. Hb 4. comienza efectivamente el Triduo Pascual. por la tarde. para consagrarse totalmente a Cristo en el ejercicio del sagrado ministerio al servicio de los hermanos. en la que se bendicen el santo Crisma. tiene lugar también la renovación de las promesas sacerdotales. Desde el Triduo Pascual y durante todo el año litúrgico. Os exhorto. aceptó cumplir hasta el fondo su voluntad. transmitida por los signos sacramentales. bebemos en esa misma fuente salvífica. conmemorando la liberación de los israelitas de la esclavitud de Egipto. fulcro de todo el año litúrgico y momento de gracia especial para todo cristiano. Durante la Misa Crismal. El Jueves Santo es el día en que se conmemora la institución de la Eucaristía y del sacerdocio ministerial. en la que Jesús instituyó el Memorial de su Pascua. el óleo de los catecúmenos y el óleo de los enfermos. para hacernos partícipes de su resurrección. En todo el mundo. a participar intensamente en el Triduo pascual. muerte y resurrección de Jesús. estos óleos se usarán para los sacramentos del Bautismo. congregada en la iglesia catedral en torno a su obispo. El Hijo de Dios. Acompañemos a nuestros sacerdotes con nuestra oración. cada sacerdote renueva los compromisos que asumió el día de su Ordenación. al hacerse hombre por obediencia al Padre. cada comunidad diocesana. con la memoria de la Última Cena. Por la mañana.AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 20 de abril de 2011 [Vídeo] Triduo Pascual Queridos hermanos y hermanas: Hemos llegado ya al corazón de la Semana Santa. celebra la Misa Crismal. la Confirmación. consciente de su muerte inminente. y la Unción de los enfermos. culmen del camino cuaresmal. excepto en el pecado (cf. Al respecto. para poder participar con mayor fruto en la santa Pascua. por tanto. hemos sido redimidos con su muerte y resurrección y. mediante los sacramentos. cumpliendo así el rito pascual judío. Mañana entraremos en el Triduo Pascual. en el Cenáculo. así. . Jesús. En efecto. 15). os invito a buscar en estos días el recogimiento y la oración. a fin de que en él y por él podamos vivir para siempre en la consolación y en la paz. así se evidencia que la salvación. los tres días santos en los que la Iglesia conmemora el misterio de la pasión. momento de especial adhesión a la muerte y resurrección de Cristo. come el cordero asado. con vistas a las festividades inminentes. El Jueves Santo. cada familia judía. De acuerdo con la tradición. las Ordenaciones sacerdotal y episcopal. reunida en torno a la mesa en la fiesta de Pascua.

se hace realmente presente con su cuerpo entregado y con su sangre derramada. debería ser precisamente el momento para hacernos reflexionar sobre la somnolencia de los discípulos. el terror de la nada. en la que llegará el traidor. mientras deberíamos velar para hacer el bien. Además de la muerte. 7). para luchar por la fuerza del bien. Jesús les lava los pies (cf. 1 Co 5. en presencia del Padre. dando la vida por ellos. recordando la agonía del Señor en el huerto de Getsemaní. Es insensibilidad ante Dios: esta es nuestra verdadera somnolencia. esta insensibilidad ante la presencia de Dios que nos hace insensibles también ante el mal. de los defensores de Jesús. Los tres apóstoles —Pedro. Los Evangelios narran que. este miedo natural a la muerte. no queremos ver toda la fuerza del mal. siente una gran angustia y la cercanía de la muerte. Repitiendo este gesto en la liturgia.verdadero Cordero pascual. aceptar el mal del mundo. sino que es el problema de toda la historia. Luego. Santiago y Juan— duermen. de la que habla el Señor? Mi voluntad es «que no debería morir». el Señor comienza a orar. el estar velando con el Señor. solo. Al salir del Cenáculo. se concluye con la adoración eucarística. En esta situación aparece también un elemento de gran importancia para toda la Iglesia. un sufrimiento tal que le hizo sudar sangre (cf. todo el pecado. porque la somnolencia de los discípulos no sólo era el problema de ese momento. Jesús experimentó una gran angustia. Siente que todo esto es el cáliz que debe beber. Yo diría que la somnolencia de los discípulos a lo largo de la historia consiste en cierta insensibilidad del alma ante el poder del mal. Y no es sólo insensibilidad ante el mal. que tenemos esta aversión natural contra la muerte. Es un mensaje permanente para todos los tiempos. y Cristo siente. por último. Y esta invitación a la vigilancia atañe precisamente a este momento de angustia. Y podemos entender que Jesús. siente también todo el sufrimiento de la humanidad. la aversión contra Dios. esta amenaza del sufrimiento. El Jueves Santo. Jn 13. que no vemos. No sentimos a Dios —nos molestaría— y así naturalmente no sentimos tampoco la fuerza del mal y permanecemos en el camino de nuestra comodidad. en ese momento de comunión profunda. es la voluntad humana. Y siente el abismo del mal más que nosotros. en qué consistiría la vigilancia a la que el Señor nos invita. pensamos que tal vez no sea tan grave. La adoración nocturna del Jueves Santo. sienta terror ante esta . por el amor al prójimo y a Dios. 1-25). queremos olvidarlas. de la naturaleza humana. 38). sino la tuya». de amenaza. que debe obligarse a beber. Nosotros no queremos dejarnos turbar demasiado por estas cosas. con toda la conciencia de su ser. por la presencia de Dios en el mundo. y olvidamos. y que no queremos entrar en su pasión por el bien. también nosotros estamos llamados a testimoniar efectivamente el amor de nuestro Redentor. todo lo que es terrible. Jesús dice a los suyos: permaneced aquí y velad. invitándolos a amarse los unos a los otros como él los ha amado. Jesús se retiró a orar. Durante la Última Cena los Apóstoles son constituidos ministros de este sacramento de salvación. ¿Qué es mi voluntad? ¿Qué es tu voluntad. Al pronunciar la bendición sobre el pan y sobre el vino. pero también concierne a toda la historia de la Iglesia. Consciente de su muerte inminente en la cruz. La cuestión es en qué consiste esta somnolencia. pero alguna vez se despiertan y escuchan el estribillo de esta oración del Señor: «No se haga mi voluntad. se ofrece a sí mismo por nuestra salvación (cf. anticipa el sacrificio de la cruz y manifiesta la intención de perpetuar su presencia en medio de los discípulos: bajo las especies del pan y del vino. el abismo de la muerte. que se le evite ese cáliz del sufrimiento. con su alma humana. la vida. una insensibilidad ante todo el mal del mundo. de los apóstoles. Mt 26. de nosotros.

7 ss). a la voluntad del Padre. padre. Hay otro elemento de esta oración que me parece importante. esta autonomía está equivocada y este entrar en la voluntad de Dios no es oponerse a sí mismo. que nunca se había usado refiriéndose a Dios. lágrimas. Dice: estas lágrimas de Jesús. Aquí vemos la intimidad de Jesús. sino la tuya». donde parece que ya no está presente la fuerza de Dios. en realidad. Y Jesús tira de nuestra voluntad. no es una esclavitud que violenta mi voluntad. opone su propia autonomía a la heteronomía de seguir la voluntad de Dios. . Y la carta a los Hebreos dice: con todos estos gritos. oraciones. Este es el drama de nuestra redención. Hb 5. de conformación de la voluntad natural humana a la voluntad de Dios. pero es decisiva la voluntad del Padre. porque el Sumo Sacerdote debe llevar al ser humano. de sentirse libre sólo si es autónomo. de tener la intención de seguir su propia voluntad. a la voluntad de Dios. sino que es entrar en la verdad y en el amor. Vemos el misterio trinitario: el Hijo que habla con el Padre y redime a la humanidad. él transforma la humanidad y nos redime. El hombre de por sí siente la tentación de oponerse a la voluntad de Dios. Precisamente así se convierte realmente en el Sumo Sacerdote de la humanidad y así abre el cielo y la puerta a la resurrección. Pero esta fórmula. Y nos invita a entrar en este movimiento suyo: salir de nuestro «no» y entrar en el «sí» del Hijo. En esta transformación del «no» en un «sí». esta angustia. toda nuestra aversión contra la voluntad de Dios. el Señor ha llevado nuestra realidad a Dios (cf. en el bien. que busca autonomía. Este es todo el drama de la humanidad. contra su misión de morir por nosotros. esta oración. y nuestra aversión contra la muerte y el pecado. que es el término técnico para indicar lo que debe hacer el Sumo Sacerdote: ofrecer. Precisamente así realiza la función del Sumo Sacerdote. tira de nuestra voluntad hacia lo alto. todo esto no es simplemente una concesión a la debilidad de la carne. «Abbá». Pero. que es también la verdadera voluntad del Hijo. habla verdaderamente como Hijo con el Padre. y la une a la voluntad del Padre: «No se haga mi voluntad. lo llamó: «Abbá». en esta inserción de la voluntad de la criatura en la voluntad del Padre. la aversión contra el cáliz. pero mi voluntad está subordinada a tu voluntad. transforma la aversión natural. estos gritos de Jesús. de este drama de Getsemaní. en esta oración. alzar sus manos. que Jesús eleva hacia lo alto nuestra voluntad. Y usa de nuevo la palabra técnica para ordenar sacerdote. Así Jesús. Precisamente en este drama de Getsemaní. una forma que sólo se usa en familia. sufrimientos. Los tres testimonios han conservado —como se puede constatar en la Sagrada Escritura— la palabra hebrea o aramea con la que el Señor habló al Padre.realidad. con todos sus problemas y sufrimientos. se perfecciona como sacerdote. es una forma familiar del término padre. que habla en familia. que se opone a la voluntad de Dios. La carta a los Hebreos nos ha dado una profunda interpretación de esta oración del Señor. que percibe en toda su crueldad: mi voluntad sería no beber el cáliz. Jesús realiza la función del Sumo Sacerdote. porque esta es la verdad y el amor. Y dice además que en este acto de obediencia. en un «sí» a la voluntad de Dios. transforma esta voluntad natural suya en voluntad de Dios. es decir. como se podría decir. Y usa la palabra griega prospherein. Mi voluntad está allí. Otra observación. a la altura de Dios. hacia la voluntad de Dios.

en la noche del Sábado Santo celebraremos la solemne Vigilia Pascual. participaremos en sus sufrimientos con la penitencia y el ayuno. pero la misión de Jesús era otra. dispongámos a acoger también nosotros en nuestra vida la voluntad de Dios. Estas son algunas observaciones para el Jueves Santo. adoraremos a Cristo crucificado. en la que se nos anuncia la resurrección de Cristo. Queridos amigos. su victoria definitiva sobre la muerte. como a una fuente. su misión era llevar en sí todo nuestro sufrimiento. esta decisión de corresponder a su amor lo impulsó a abrazar. recibimos su Espíritu. Gracias. Podemos admirar a este filósofo.Si reflexionamos sobre este drama de Getsemaní. Ap 19. el proyecto del Padre. que hasta ahora el hombre ha cerrado contra Dios. y la transforma según la voluntad de Dios. conscientes de que en la voluntad de Dios. Que la Virgen Madre nos guíe en este itinerario. y el gran filósofo Sócrates. en la noche central de todo el año litúrgico. en el que también nosotros hemos sido sepultados con Cristo. podremos acudir a su corazón desgarrado. aunque parezca dura. nuestra pobreza. Por último. Y esto parece lo ideal. para reconducir a él todas las cosas. de donde mana el amor de Dios para cada hombre. del que brota sangre y agua. Al revivir el Triduo santo. hemos tratado de comprender el estado de ánimo con que Jesús vivió el momento de la prueba extrema. Y así abre las puertas del cielo. Saludos (En lengua italiana) . de ese corazón. El Viernes Santo conmemoraremos la pasión y la muerte del Señor. 7-9). en contraste con nuestras intenciones. 37). queda abierta por este sufrimiento y obediencia de Jesús. conmemoraremos nuestro Bautismo. abre el cielo: esta tienda del Santísimo. Al participar en esta santa Vigilia. y nos obtenga de su Hijo divino la gracia de poder entregar nuestra vida por amor a Jesús. Su misión no era esa total indiferencia y libertad. de ser uno con el Padre y de serle fiel. para descubrir lo que orientaba su obrar. para poder resucitar con él y participar en el banquete del cielo (cf. el camino de la vida. por tanto. todo el drama humano. con su sufrimiento. dejémonos guiar por él hasta la cruz. Acompañemos. Jn 19. para nuestra celebración de la noche del Jueves Santo. en toda circunstancia. que permanece tranquilo y no se turba ante la muerte. Él lleva en sí nuestro sufrimiento. Y por eso precisamente esta humillación de Getsemaní es esencial para la misión del hombre-Dios. al servicio de nuestros hermanos. se encuentra nuestro verdadero bien. podemos ver también el gran contraste entre Jesús con su angustia. a hacer suyo el designio de amor que le encomendó para recapitular en él todas las cosas. El criterio que guió cada opción de Jesús durante toda su vida fue su firme voluntad de amar al Padre. «Mirando al que traspasaron» (cf. que nos invita a ser en él hombres nuevos. también nosotros a Jesús que sube al Calvario. recibamos la ofrenda de su cuerpo inmolado.

Colombia. Que la Virgen María nos enseñe a todos a acompañar en estos días a su Hijo. España. organizado por la Prelatura del Opus Dei. constituya siempre una fuente de esperanza y de consuelo. Os invito a vosotros. a los enfermos y a los recién casados) Saludo cordialmente a los jóvenes. en los momentos decisivos de su misterio redentor. para que vuestra existencia se convierta cada día en un don recíproco. queridos recién casados. participantes en el encuentro internacional del UNIV. México y otros países latinoamericanos. muchachos de la «Lega Nazionale Dilettanti». que nos hará revivir los misterios centrales de nuestra salvación. Ecuador. (A los jóvenes. En particular os saludo a vosotros. (En español) Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española. Mañana entraremos en el Triduo sacro. estamos todavía llenos de la lozanía y de la alegría nueva que las celebraciones litúrgicas han traído . Que para vosotros. a los enfermos y a los recién casados. a fin de que podáis volver a casa animados por el deseo de testimoniar la misericordia del Padre celestial. y de modo especial a vosotros. abierto al amor fecundo en bien. así como a los venidos de Argentina. queridos enfermos. que se prolonga hasta Pentecostés. queridos jóvenes. a través de vuestra vida se cumplirá lo que deseaba san Josemaría Escrivá: ―Ojalá fuera tal tu compostura y tu conversación que todos pudieran decir al verte o al oírte hablar: este lee la vida de Jesucristo‖ (Camino. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 27 de abril de 2011 [Vídeo] La Octava de Pascua Queridos hermanos y hermanas: En estos primeros días del tiempo pascual. Así. 2)». a mirar a la cruz y hallar en ella luz para caminar fielmente siguiendo las huellas del Redentor. la pasión del Señor. Y vosotros. que culmina en el triunfo glorioso de la Pascua. os deseo que estas jornadas romanas sean para todos vosotros ocasión para redescubrir la persona de Cristo y para hacer una fuerte experiencia eclesial. disponed vuestro corazón a celebrar con intensa participación el Misterio Pascual.Doy una cordial bienvenida a los peregrinos de lengua italiana. especialmente a los participantes en el encuentro UNIV. Queridos amigos. n.

sino que es algo completamente nuevo y distinto. Pero. como desde un centro luminoso. corazón del misterio cristiano. que el cristiano debe buscar y gustar. al leer este texto. De la Pascua se irradia. podría parecer que el Apóstol quiere favorecer el desprecio de la realidad terrena. En la resurrección de Jesús comienza una nueva condición del ser hombres. toda la liturgia de la Iglesia. de los cuales debe cuidarse. pues toda bondad. para la hija de Jairo o para el joven de Naím. al egoísmo. que es una idolatría» (3. la impureza. basta no separarlas de su contexto. no a los de la tierra» (3. 16. Atañen a lo que pertenece al «hombre nuevo». sois luz por el Señor. justicia y verdad son fruto de la luz» (Ef 5. Dar muerte en nosotros al deseo insaciable de bienes materiales. la pasión. para captar el sentido verdadero de estas afirmaciones paulinas.20). Entonces. Por ello. incandescente. El Apóstol de los . que el cristiano debe buscar. como lo fue para Lázaro. Por tanto. pero que siempre necesita renovarse «a imagen de su Creador» (Col 3.a nuestro corazón. La celebración litúrgica de la muerte y resurrección de Cristo no es una simple conmemoración de este acontecimiento. para nuestra vida. Por tanto. aspirad a los bienes de arriba. Vivid como hijos de la luz. La resurrección de Cristo es el paso hacia una vida que ya no está sometida a la caducidad del tiempo. come escribía san Pablo a los primeros creyentes: «Antes sí erais tinieblas. invitando a olvidarse de este mundo de sufrimiento. para revestirse de Cristo. para vivir anticipadamente en un paraíso celestial. claramente quiere dar a entender que eso pertenece al «hombre viejo» del cual el cristiano debe despojarse. En este caso. para la vida de todo cristiano y de toda comunidad eclesial. 1 Co 15. sino que señala también cómo se debe vivir el misterio pascual en la cotidianidad de nuestra vida. una vida inmersa en la eternidad de Dios. donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. A primera vista. El Apóstol precisa muy bien lo que entiende por «los bienes de allá arriba». 5-6). san Pablo dice: «Si habéis resucitado con Cristo. pero ahora. y «los bienes de la tierra». de injusticias. La fe en Cristo resucitado transforma la existencia. la codicia y la avaricia. actuando en nosotros una resurrección continua. En la carta a los Colosenses. Del mismo modo que explicó claramente cuáles son los bienes en los que no hay que fijar el propio corazón. que ilumina y transforma nuestro camino de cada día y abre un futuro cualitativamente diferente y nuevo para toda la humanidad. de pecados. 10). que se ha revestido de Cristo una vez para siempre en el Bautismo. hoy quiero reflexionar brevemente con vosotros sobre la Pascua. sino su actualización en el misterio. todo tiene su inicio aquí: Cristo resucitado de entre los muertos es el fundamento de nuestra fe. ¿cómo podemos hacer que la Pascua se convierta en «vida»? ¿Cómo puede asumir una «forma» pascual toda nuestra existencia interior y exterior? Debemos partir de la comprensión auténtica de la resurrección de Jesús: ese acontecimiento no es un simple retorno a la vida precedente. es decir. En efecto. el pensamiento del «cielo» sería una especie de alienación. con la misma claridad san Pablo nos señala cuáles son los «bienes de arriba». Los «bienes de la tierra» que es necesario evitar son ante todo: «Dad muerte —escribe san Pablo— a todo lo terreno que hay en vosotros: la fornicación. cuando el Apóstol invita a los cristianos a desprenderse con decisión de los «bienes de la tierra». sacando de ella contenido y significado. 8-9). buscad los bienes de allá arriba. 1-2). raíz de todo pecado. san Pablo no sólo vincula de manera inseparable la resurrección de los cristianos a la de Jesús (cf.

La luz de la resurrección de Cristo debe penetrar nuestro mundo. paciencia. humildad. sino una Persona que vive con nosotros. Cristo ha resucitado verdaderamente! No podemos retener sólo para nosotros la vida y la alegría que él nos ha donado en su Pascua. 12-14). debemos ser los testigos luminosos de esta vida nueva que la Pascua ha traído. 5). para poder actuar en cada situación. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro (. como demuestran los testimonios de los santos de todas las épocas y todos los lugares. con la gracia de Cristo. animada por el amor. Ap 21. Son numerosas también las expectativas de nuestro tiempo: nosotros. con la fe y la esperanza. Testimoniar cada día la alegría del Señor resucitado significa vivir siempre en «forma pascual» y hacer resonar el gozoso anuncio de que Cristo no es una idea o un recuerdo del pasado. según la lógica de Dios. a evadirse del mundo en el que Dios nos ha puesto. en la cumbre está la caridad. representa la gran regla de vida del cristiano y define su naturaleza profunda. nos trae la novedad de un cambio profundo y total de una vida sujeta a la esclavitud del pecado a una vida de libertad. Y por encima de todo esto. La Pascua.. y con él. san Pablo está muy lejos de invitar a los cristianos. El Apóstol nos recuerda cuáles son las virtudes que deben acompañar a la vida cristiana. entregándose sin reservas en favor de las causas más urgentes y más justas. por tanto. bondad. creyendo firmemente que la resurrección de Cristo ha renovado al hombre sin sacarlo del mundo donde construye su historia. a cada uno de nosotros. con un respeto profundo de la dignidad propia de cada uno. Esta es nuestra tarea y nuestra misión: hacer resucitar en el corazón del prójimo la esperanza donde hay desesperación. los cristianos. fuerza que derriba toda barrera y construye una nueva armonía en el propio corazón y en la relación con los demás y con las cosas. Así pues. La Pascua es un don que se ha de acoger cada vez más profundamente en la fe. revestíos de compasión entrañable. Este es el camino no sólo para transformarnos a nosotros mismos.. que es el vínculo de la unidad perfecta» (Col 3. si vive la experiencia de este paso a la resurrección. para nosotros y en nosotros. sino también para transformar el mundo. Es verdad que somos ciudadanos de otra «ciudad». pero el camino hacia esta meta debemos recorrerlo cada día en esta tierra. no puede menos de ser fermento nuevo en el mundo. sino que debemos donarla a cuantos están cerca de nosotros. Queridos amigos: ¡Sí. la lógica del amor.gentiles describe así esos «bienes de arriba»: «Como elegidos de Dios. el amor. en el corazón de la ciudad terrena. para él y en él podemos hacer nuevas todas las cosas (cf. La caridad resume y compendia «los bienes del cielo»: la caridad que. debe llegar como mensaje de verdad y de vida a todos los hombres a través de nuestro testimonio de todos los días. . para dar a la ciudad terrena un rostro nuevo que favorezca el desarrollo del hombre y de la sociedad según la lógica de la solidaridad. Participando desde ahora en la vida de Cristo resucitado debemos vivir como hombres nuevos en este mundo. con la cual todas las demás están relacionadas encontrando en ella su fuente y fundamento. la alegría donde hay tristeza. Todo cristiano.). la vida donde hay muerte. donde está nuestra verdadera patria. de la bondad. mansedumbre. así como toda comunidad. santos y amados.

Les animo a que con el testimonio cotidiano de vida irradien la luz de la resurrección de Cristo. Muchas gracias. que penetra el mundo. y el cuarto centenario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre en la República de Cuba fueron las ocasiones de mi peregrinación. así como a los grupos provenientes de España. como signo del abrazo cordial de todo un pueblo. que quedarán impresos en mi corazón. El bicentenario de la independencia de México y de otros países latinoamericanos. Doy las gracias de corazón a los arzobispos de León. en particular a los sacerdotes y alumnos del Seminario Conciliar de Barcelona. México. sobre el que quiero reflexionar hoy. Surge espontáneamente en mi alma la acción de gracias al Señor: en su providencia. quiso que fuera por primera vez como Sucesor de Pedro a esos dos países. Argentina y otros países Latinoamericanos. La primera etapa fue León. en el Estado de Guanajuato.Saludos Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. que con deferencia y cortesía me dieron su bienvenida. el vigésimo aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede. así como a las demás autoridades. que conservan un recuerdo indeleble de las visitas realizadas por el beato Juan Pablo II. y se hace mensaje de verdad y amor para todos los hombres. . que me acogieron con gran afecto. Allí una gran multitud en fiesta me dispensó una acogida extraordinaria y entusiasta. de Santiago de Cuba y de La Habana. invitando a todos a vivir juntos en la esperanza y en el compromiso concreto de caminar unidos hacia un futuro mejor. Expreso mi agradecimiento a los señores presidentes de México y de Cuba. centro geográfico de México. y a los demás venerados hermanos en el episcopado. Guinea Ecuatorial. Con ella quise abrazar idealmente a todo el continente. de las personas consagradas y de los fieles laicos. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 4 de abril de 2012 [Vídeo] Viaje apostólico a México y República de Cuba Triduo Pascual Queridos hermanos y hermanas: Siguen vivas en mí las emociones suscitadas por el reciente viaje apostólico a México y a Cuba. Desde la ceremonia de bienvenida pude apreciar la fe y el calor de los sacerdotes. así como a sus colaboradores y a todos los que se prodigaron generosamente por mi visita pastoral. Perú. Fueron días inolvidables de alegría y de esperanza.

entre los que destaca la libertad religiosa. de poder vivir en paz. y en su adhesión convencida al Evangelio reconocí una vez más signos consoladores de esperanza para el continente. con los obispos mexicanos y los representantes de los Episcopados de América. y mi gratitud por los que siembran el Evangelio en situaciones complejas y a menudo con muchas limitaciones. suscitando por doquier comunión sincera y adhesión cordial a la enseñanza de la Iglesia. que no dejé de deplorar y a cuyas víctimas dirigí un conmovido pensamiento. de antiguos y nuevos conflictos. adonde fui ante todo para sostener la misión de la Iglesia católica. en esos rostros alegres. manifestada con ruidosos cantos y músicas. sin dejar de evidenciar las buenas relaciones existentes entre el Estado y la Santa Sede. Además. esperanza que permaneció encendida en los corazones a pesar de los difíciles momentos de violencia. Luego dejé la amada tierra mexicana. la celebración de las vísperas en la catedral de Nuestra Señora de la Luz. especialmente de los que sufren por la limitación de la libertad. Exhorté a todos a confiar en la bondad de Dios omnipotente que puede cambiar desde dentro. Los mexicanos respondieron con su fe ardiente. asegurando mi cercanía a quienes sufren a causa de plagas sociales. . que son el futuro de la nación y de la Iglesia. La primera santa misa que tuve la alegría de celebrar en tierra cubana se situaba en el contexto del IV centenario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre. segunda ciudad de la isla. estimulé al pueblo mexicano a permanecer fiel al Señor y a su Iglesia. expresaban el fuerte deseo de todos los muchachos de México. las situaciones insoportables y oscuras.En presencia de los exponentes de las instituciones. y pude confortar personalmente a algunas. Al día siguiente comenzó la segunda parte de mi viaje apostólico con la llegada a Cuba. de América Latina y del Caribe. En esas manos tendidas en señal de saludo y de afecto. la alegría de pertenecer a su Iglesia. recordé la necesidad del reconocimiento y de la tutela de los derechos fundamentales de la persona humana. Su inagotable alegría. de numerosos obispos y de representantes de la sociedad. bien anclado en sus raíces cristianas. con serenidad y armonía. así como sus miradas y sus gestos. aseguré que el Papa lleva en el corazón las preocupaciones y las aspiraciones de todos los cubanos. donde experimenté una devoción y un afecto especiales al Vicario de Cristo. desde el corazón. Esto lo quise subrayar al llegar a Santiago de Cuba. Antes de partir. en esos gritos de alegría constaté la tenaz esperanza de los cristianos mexicanos. Los discípulos del Señor deben incrementar la alegría de ser cristianos. De esta alegría nacen también las energías para servir a Cristo en las situaciones difíciles y de sufrimiento. Ese mismo día me encontré con muchísimos niños y adolescentes. Recuerdo con profunda gratitud la fila interminable de gente a lo largo de las calles. Los animé a ser pastores celosos y guías seguros. de la corrupción y de la violencia. comprometida a anunciar con alegría el Evangelio. Manifesté mi cercanía a su compromiso frente a los diversos desafíos y dificultades. orientadas al servicio de la presencia viva y constructiva de la Iglesia local. en una sociedad más justa y reconciliada. también en León. para que la religión pueda prestar su servicio espiritual y formativo en el ámbito público de la sociedad. Recordé esta verdad a la inmensa multitud que se reunió para la celebración eucarística dominical en el parque del Bicentenario de León. El último evento de mi visita a México fue. a pesar de la pobreza de medios y las dificultades que todavía quedan por superar. que me acompañó con entusiasmo.

culmen de todo el Año litúrgico. Los jóvenes. llevando el mensaje de esperanza y de paz del Evangelio a todos los ambientes de la sociedad. me despedí de los cubanos exhortándolos a reavivar la fe de sus padres y edificar un futuro cada vez mejor. este momento culminante de la misión de Jesús se llama su «hora». A los católicos cubanos que. abarrotada de gente. En el Evangelio de san Juan. para celebrar el Misterio central de la fe: la pasión. esperan un futuro cada vez mejor. fundando su vida en Jesucristo: únicamente él puede disipar las tinieblas del error. fueron los principales protagonistas de la exuberante acogida en el itinerario hasta la nunciatura. con la valentía del perdón y de la comprensión. Antes de dejar Santiago de Cuba me dirigí al santuario de Nuestra Señora de la Caridad en El Cobre. En el momento de dejar Cuba. La peregrinación de la imagen de la Virgen de la Caridad entre las familias de la isla suscitó gran entusiasmo espiritual. gracias a Dios. Por esto. sólo pide poder proclamar y celebrar también públicamente la fe. donde tuve ocasión de reunirme con los obispos del país para hablar de los desafíos que la Iglesia cubana está llamada a afrontar. Que el pueblo mexicano y el cubano obtengan de él abundantes frutos para construir en la comunión eclesial y con valentía evangélica un futuro de paz y de fraternidad. decenas de miles de cubanos salieron a las calles para saludarme. como testigo de Jesucristo. pero con un testimonio vivo de caridad y de presencia activa en la vida de la gente. junto a toda la población. el mundo se transforma en un lugar inhóspito para el hombre. consciente de que la gente la mira con creciente confianza. A la Virgen santísima encomendé sobre todo a las personas que sufren y a los jóvenes cubanos. Manifestando aprecio por los pasos dados hasta ahora en ese sentido por las autoridades cubanas. donde haya cada vez más espacio para Dios porque. La segunda etapa cubana fue La Habana.patrona de Cuba. ayudándonos a derrotar el mal y todo lo que nos oprime. en particular. tan venerada por el pueblo cubano. con la santa misa in cena Domini. Al día siguiente presidí la santa misa en la plaza principal de La Habana. Se trató de un momento de fuerte intensidad espiritual. mañana por la tarde. Asimismo. Queridos amigos. En la ceremonia de despedida recordé que en la actualidad los diversos componentes de la sociedad cubana están llamados a un esfuerzo de sincera colaboración y de diálogo paciente para el bien de la patria. pero que estos cambios sólo se producirán si cada uno se abre a la verdad integral sobre el hombre. a pesar de la fuerte lluvia. quiso ser un estímulo a abrir las puertas del corazón a él. entraremos en el Triduo pascual. mi presencia en la isla. El . signo de una Iglesia que viene de situaciones difíciles. con la participación atenta y orante de miles de personas. capital de la isla. representando un significativo evento de nueva evangelización y una ocasión de redescubrimiento de la fe. logró el anhelado éxito pastoral. presupuesto imprescindible para alcanzar la libertad. subrayé que es necesario proseguir en este camino de libertad religiosa cada vez más plena. a la construcción de una sociedad abierta y renovada. muerte y resurrección de Cristo. Este viaje a México y a Cuba. En esta perspectiva. que es fuente de esperanza y de fuerza para hacer que crezca el bien. A todos recordé que Cuba y el mundo necesitan cambios. que se abre con la última Cena. les dirigí una invitación a dar nuevo vigor a su fe y a contribuir. y decide sembrar en su entorno reconciliación y fraternidad. cuando se excluye a Dios. quise reafirmar que la Iglesia no pide privilegios.

Y vosotros. a cuyas víctimas. a los enfermos y a los recién casados) La contemplación de la pasión. separado de Dios y de la vida eterna. Invito a todos a participar con devoción en las celebraciones litúrgicas de la pasión. los cuales. queridos enfermos. sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre. 1).evangelista lo introduce así: «Antes de la fiesta de la Pascua. como dijo el beato Juan Pablo II. (A los jóvenes. Saludos Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. hasta la entrega total de sí mismo en la cruz. colmada de los dones de Dios. México. os estimule a hacer de vuestra familia un lugar de amor fiel y fecundo. 28 de febrero de 1999). muerte y resurrección de Jesús. es decir. Os invito. A vosotros. dejémonos transformar. Toda la vida de Jesús está orientada a esta hora. Llamamiento Hoy se celebra la Jornada internacional para la sensibilización sobre el problema de las minas antipersona. por tanto. de modo que Jesús trasciende los límites de la condición humana marcada por el pecado y supera la barrera que mantiene prisionero al hombre. En efecto. Muchas gracias. cuando gritó: «Está cumplido» (Jn 19. el Espíritu del que Jesús está colmado. Deseo a todos una Santa Pascua. os haga cada vez más firmes en el testimonio cristiano. Colombia. Puerto Rico y otros países Latinoamericanos. queridos recién casados. se nos invita a vivir esta transformación obrada por el agape. caracterizada por dos aspectos que se iluminan recíprocamente: es la hora del «paso» (metabasis) y es la hora del «amor (agape) hasta el extremo». Dejémonos abrazar por este amor. expreso mi cercanía. queridos jóvenes. Aliento a todos los que se esfuerzan por librar a la humanidad de estos terribles e insidiosos artefactos. a vivir con intensidad el Triduo pascual y deseo a todos una santa Pascua. muerte y resurrección de Cristo. Gracias. Participando con fe en las celebraciones litúrgicas del Triduo pascual. el que obra esta transformación. 30). que en estos días contemplamos. en particular a los grupos provenientes de España. así como a sus familiares. con ocasión de la entrada en vigor de la Convención para su prohibición. el amor. y lo hace salir al «espacio» nuevo de la resurrección. los amó hasta el extremo» (Jn 13. para dejarnos alcanzar y transformar por su amor. es precisamente el amor divino. habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. para que se realice de verdad en nosotros la resurrección. el que hace «pasar» a Jesús mismo a través del abismo del mal y de la muerte. encontrad en la cruz de Cristo el apoyo diario para superar los momentos de prueba y desconsuelo. impiden a los hombres «caminar juntos por las sendas de la vida sin temer las insidias de destrucción y de muerte» (Ángelus. . que el misterio pascual. Cada uno de nosotros ha sido amado por Jesús «hasta el extremo». Es el agape.

Entonces. Partimos de la tarde del día de la Resurrección. El Maestro ya no está. al encuentro de la vida. para que haga renacer la esperanza. Y así. 18) y esto lo dice también a nosotros. porque produce un cambio interior. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde» (Jn 14. 19). renuevo a cada uno de vosotros un cordial deseo pascual: que en todas las casas y en todos los corazones resuene el anuncio gozoso de la Resurrección de Cristo. volveré a vosotros» (Jn 14. Jn 20. En esta catequesis quiero mostrar la transformación que la Pascua de Jesús provocó en sus discípulos. signos de lo que sucedió y que nunca se borrará: su humanidad gloriosa permanece «herida». Aunque el cielo esté gris. Ante todo. También a nosotros nos dice: «No se turbe vuestro corazón ni se acobarde» (Jn 14. sin embargo. la certeza de la Resurrección de Cristo. en el encuentro con el Resucitado. En este día de Resurrección. mi paz os doy. en certeza de victoria. El miedo oprime el corazón e impide salir al encuentro de los demás. Jesús muestra a los discípulos las llagas de las manos y del costado (cf. incluso en tiempos grises: «No os dejaré huérfanos». La tristeza y las llagas . los discípulos captan el sentido salvífico de su pasión y muerte. en el corazón llevamos la alegría de la Pascua. Jn 20. 1). 19). La paz que Jesús trae es el don de la salvación que él había prometido durante sus discursos de despedida: «La paz os dejo. Es un saludo común que. nuestro encuentro de hoy está impregnado de alegría espiritual. Después de este saludo. Este gesto tiene como finalidad confirmar la nueva realidad de la Resurrección: el Cristo que ahora está entre los suyos es una persona real. 20). él la da en plenitud y esa paz se convierte para la comunidad en fuente de alegría. que triunfó definitivamente sobre la muerte. ahora adquiere un significado nuevo. en la luz deslumbrante de la Pascua. está en medio de ellos y les da la paz que tranquiliza: «Paz a vosotros» (Jn 20. El recuerdo de su Pasión alimenta la incertidumbre. 27). no os la doy como la da el mundo. Entra a pesar de estar las puertas cerradas. Esta situación de angustia de los discípulos cambia radicalmente con la llegada de Jesús. Los discípulos están encerrados en casa por miedo a los judíos (cf. Pero Jesús ama a los suyos y está a punto de cumplir la promesa que había hecho durante la última Cena: «No os dejaré huérfanos. en seguridad por apoyarse en Dios. de la tristeza y el miedo pasan a la alegría plena. es el saludo pascual. el mismo Jesús que tres días antes fue clavado en la cruz.BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 11 de abril de 2012 [Vídeo] Queridos hermanos y hermanas: Después de las solemnes celebraciones de la Pascua. que hace que los discípulos superen todo miedo.

27). rencores. Jesús se une a los dos discípulos y camina con ellos. Entra donando alegría y paz. Ciertamente. y al mismo tiempo es una consigna: esta paz. conocido y amado. con paciencia. de la Ley. había transformado su vida. y no habiendo encontrado su cuerpo. aunque a veces las puertas están cerradas. Y todo eso no había bastado para convencerlos. Es un don. Jesús resucitado ha vuelto entre los discípulos para enviarlos. es decir. el Viviente. pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro. así también os envío yo» (ib. y habían descubierto una nueva realidad. Por eso realiza el gesto de soplar sobre ellos y los regenera en su Espíritu (cf. reúna a todos sus hijos de la dispersión. 20). Ya es evidente que no se trata sólo de un saludo. indiferencias. Es lo que experimentaron los dos discípulos que el día de Pascua iban de camino desde Jerusalén hacia Emaús (cf. Pero ahora estaba muerto y parecía que todo había acabado. sobre sus propios comportamientos. Jn 5. 22). pueblo que testimonia la verdad de la resurrección. sobre sus propias relaciones. enemistades. Con el envío de los discípulos en misión se inaugura el camino del pueblo de la nueva alianza en el mundo. dones que necesitamos para nuestro renacimiento humano y espiritual. desconfianzas. en la que el perdón y el amor ya no eran sólo palabras. Sólo él puede correr aquellas piedras sepulcrales que el hombre a menudo pone sobre sus propios sentimientos. adquirida por Cristo con su sangre. Jesús de Nazaret lo había hecho todo nuevo. el don que el Resucitado quiere hacer a sus amigos. El sentido de todo. es para ellos pero también para todos nosotros. su incertidumbre y su melancolía. Entonces Jesús. Esta novedad de una vida que no muere. les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras» (v. 24). Él ya ha completado su obra en el mundo. pero son incapaces de reconocerlo.mismas se convierten en fuente de alegría. envidias. traída por la Pascua. Él les dice de nuevo: «Paz a vosotros» (v. sino que tocaban concretamente la existencia. El Resucitado explica a los discípulos la Sagrada Escritura. Sin embargo. 39-47). Habían dejado su aldea para seguir a Jesús con sus amigos. ofreciendo su clave de lectura fundamental. puede dar sentido a la existencia y hacer que reemprenda su camino el que está cansado y triste. y los discípulos deberán llevarla a todo el mundo. de los Profetas y . también hoy el Resucitado entra en nuestras casas y en nuestros corazones. pueblo que cree en él y en su obra de salvación. vida y esperanza. añade: «Como el Padre me ha enviado. Lc 24. de la presencia de Dios y de su amor que vencen al pecado y a la muerte. él mismo y su Misterio pascual: de él dan testimonio las Escrituras (cf. La alegría que nace en su corazón deriva de «ver al Señor» (Jn 20.). Hablan de Jesús. de improviso. vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles. pero su «rostro triste» (cf. piedras que sellan la muerte: divisiones. sino tres las personas que caminan. Pero Jesús sabe que en los suyos hay aún mucho miedo. Con el don del Espíritu Santo que proviene de Cristo resucitado comienza de hecho un mundo nuevo. han escuchado las voces sobre la resurrección. 22-23). ya no son dos. siempre. el desconfiado y el que no tiene esperanza. de hecho le refieren: «Algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado. pues «a él no lo vieron» (v. 13-35). 21). ahora les toca a ellos sembrar en los corazones la fe para que el Padre. que dicen que está vivo» (vv. 17) expresa sus esperanzas defraudadas. «comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas. Jn 20. para que las espinas del pecado que hieren el corazón del hombre dejen lugar a los brotes de la Gracia. v. De hecho. Queridos amigos. Sólo él. este gesto es el signo de la nueva creación. se debe difundir por doquier.

El culmen de este camino. Después de este encuentro. Este episodio nos indica dos «lugares» privilegiados en los que podemos encontrar al Resucitado que transforma nuestra vida: la escucha de la Palabra. habían llegado a la aldea. que les abrió el corazón a una alegría incontenible. es decir. el amor de Dios. tomó el pan. De hecho. probablemente a la casa de uno de los dos. siempre está presente en medio de nosotros. En Jerusalén escuchan la noticia de la resurrección de Jesús y. 29). el amor a la comunidad. entonces como hoy. permite a los discípulos reconocerlo. 32). El forastero viandante «simula que va a seguir caminando» (v. de hacernos renacer como hijos de Dios. que estaban diciendo: ―Era verdad. Dejémonos encontrar por Jesús resucitado. los dos discípulos «se volvieron a Jerusalén. que el Tiempo pascual sea para todos nosotros la ocasión propicia para redescubrir con alegría y entusiasmo las fuentes de la fe. animados por el poder del Espíritu Santo. en comunión con Cristo. . La presencia de Jesús. repentinamente se abre y resulta claro a sus ojos. Gracias. y pueden sentir de modo nuevo lo que habían experimentado al caminar con él: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» (v. la presencia del Resucitado entre nosotros. capaces de creer y de amar. siempre de nuevo. 33-34). para abrirnos los ojos. 45). renace en ellos el entusiasmo de la fe. Como dice san Pedro. El Maestro ha resucitado y con él toda la vida resurge.de los Salmos. Verbum Domini. inflamada de amor al Resucitado. fueron regenerados para una esperanza viva» (cf. «Sentado a la mesa con ellos. la experiencia de los discípulos nos invita a reflexionar sobre el sentido de la Pascua para nosotros. y el partir el Pan. testimoniar este acontecimiento se convierte para ellos en una necesidad ineludible. 3). Él. dos «lugares» profundamente unidos entre sí porque «Palabra y Eucaristía se pertenecen tan íntimamente que no se puede comprender la una sin la otra: la Palabra de Dios se hace sacramentalmente carne en el acontecimiento eucarístico» (Exhort. 31). ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón‖» (vv. 54-55). La fe en él transforma nuestra vida: la libra del miedo. para renovarnos. 1 P 1. a su vez. es la Comunión eucarística: en la Comunión Jesús nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre. pronunció la bendición. camina con nosotros para guiar nuestra vida. 28). lo partió y se lo iba dando» (v. que tiene el poder de dar la vida. ap. La alusión a los gestos realizados por Jesús en la última Cena es evidente. postsin. con insistencia: «Quédate con nosotros». la hace animada por lo que da pleno sentido a la existencia. Mientras tanto. la necesidad de comunicar la buena nueva. caminar con el Señor y dejarse abrir los ojos al verdadero sentido de la Escritura y a su presencia al partir el pan. pero luego se queda porque se lo piden con insistencia: «Quédate con nosotros» (v. Se trata de realizar el mismo itinerario que Jesús hizo seguir a los dos discípulos de Emaús. En conclusión. Lc 24. «mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. primero con las palabras y luego con el gesto de partir el pan. le da una firme esperanza. Queridos amigos. cuentan su propia experiencia. a través del redescubrimiento de la Palabra de Dios y de la Eucaristía. vivo y verdadero. Confiemos en el Resucitado. donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros. Jesús había abierto su mente a la inteligencia de las Escrituras (cf. 30). «A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron» (v. También nosotros debemos decir al Señor. para estar presente en nuestra vida.

los exhorté a ser discípulos fieles de Cristo. Deseo nuevamente a todos una Feliz Pascua de Resurrección. 38). que "se nos presenta como Aquel que (. Este año tiene por tema: "Queremos ver a Jesús" (Jn 12. Así pues. la misma multitud lo rechazará con gritos hostiles: "¡Que lo crucifiquen. en nombre del Señor!" (Lc 19.) libera al hombre de lo que limita. Que resuene en vuestros corazones el anuncio glorioso de la victoria de Cristo sobre la muerte. al concluir el Año santo de la redención. disminuye y casi destruye esta libertad en sus mismas raíces. 21). que caracteriza el domingo de Ramos. lo verán. 32). entregué a los jóvenes la gran cruz de aquel jubileo. 2. como verdadero Cordero inmolado por la salvación del mundo. México y otros países latinoamericanos. 3. atraeré a todos hacia mí" (Jn 12. Jesús muere por cada uno y cada una de nosotros. la petición que dirigieron a los Apóstoles "algunos griegos" (Jn 12. esta es su respuesta: todos los que buscan al Hijo del hombre.Saludos Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. La liturgia del domingo de Ramos nos hace revivir estos dos momentos de la última semana de la vida terrena de Jesús. la cruz es el signo más grande y elocuente de su amor misericordioso. en particular a los grupos provenientes de España. celebramos la XIX Jornada mundial de la juventud. En aquella ocasión. Por eso.. que lo crucifiquen!" (Lc 23. MISA DEL DOMINGO DE RAMOS XIX JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Domingo 4 de abril de 2004 1. En la cruz. para descubrir con alegría las fuentes de la fe y la esperanza. Nos sumerge en aquella multitud tan voluble. que en pocos días pasó del entusiasmo alegre al desprecio homicida. 20) que habían acudido a Jerusalén para la fiesta de Pascua.. velado de tristeza. Argentina. Muchas gracias. 21). aclamándolo como rey de Israel. "¡Bendito el que viene como rey. algunos días más tarde. Sin embargo. en la fiesta de Pascua. en el alma del . Rey crucificado. el único signo de salvación para todas las generaciones y para la humanidad entera. Con estas palabras. En el clima de alegría. la población de Jerusalén acogió a Jesús en su entrada en la ciudad santa. Ante la multitud que se había congregado para escucharlo. Hace veinte años. Cristo proclamó: "Cuando yo sea elevado sobre la tierra.

en su corazón. 4. al mismo tiempo. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. celebrando el vigésimo aniversario del inicio de esta extraordinaria aventura espiritual. ha sido transportada de un país a otro. como preparación para las Jornadas mundiales de la juventud. os ayude a seguir a Cristo crucificado y a descubrir en el misterio de la cruz el sentido pleno de la vida. queridos jóvenes. 22 de abril de 1984: L'Osservatore Romano. 8 de abril de 2004 1. ha recorrido los continentes: como antorcha que pasa de mano en mano. 12). p. "Pontífice de la alianza nueva y eterna". la Virgen de los Dolores y testigo silenciosa del gozo de la Resurrección. y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado está la salvación y la redención" (Clausura del Año jubilar de la Redención. Pero vosotros. Así se nos presenta Jesús. 6. Por eso Dios lo exaltó" (Flp 2.. ¡Alabado sea Jesucristo! SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves santo. Queridos jóvenes. en esta santa misa Crismal. permitidme que os renueve la misma consigna de entonces: "Os confío la cruz de Cristo. Durante sus peregrinaciones. Cristo es el sumo sacerdote de la nueva alianza.. edición en lengua española. amadísimos jóvenes. Queridos hermanos y hermanas. el mensaje que la cruz comunica no es fácil de comprender en nuestra época. 8-9). 12). se ha convertido en el signo luminoso de la confianza que impulsa a las jóvenes generaciones del tercer milenio. tened siempre presente esta consoladora verdad. ¡no tengáis miedo de proclamar en toda circunstancia el evangelio de la cruz! ¡No tengáis miedo de ir contra corriente! 5. de modo singular. en su conciencia" (Redemptor hominis. Desde entonces.hombre. que manifiesta el profundo vínculo que existe entre la Eucaristía y el sacerdocio ministerial. en la que se proponen y buscan como valores prioritarios el bienestar material y las comodidades. La pasión y la resurrección de Cristo constituyen el centro de nuestra fe y nuestro apoyo en las inevitables pruebas diarias. la cruz sigue recorriendo numerosos países. El admirable himno de la carta de san Pablo a los Filipenses acaba de recordarnos que la cruz tiene dos aspectos inseparables: es. dolorosa y gloriosa. y una muerte de cruz. que anunció ya el . El sufrimiento y la humillación de la muerte de Jesús están íntimamente unidos a la exaltación y a la gloria de su resurrección. 29 de abril de 1984. Hoy se encuentra en Berlín. María. Llevadla por el mundo como señal del amor de nuestro Señor Jesucristo a la humanidad. "Cristo. Ciertamente.

el "Ungido del Señor". llenos de la unción del Espíritu Santo. que asumió nuestra fragilidad humana y la hizo instrumento de salvación universal. ¿Cómo no volver. con un título especial. precisamente al iniciar su vida pública (cf. Queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio. Es realmente extraordinario el "don y misterio" que hemos recibido. en cada diócesis. 21). que constituye un auténtico preludio del Triduo pascual. resucitando al tercer día. con el pensamiento colmado de emoción. destaca el don del sacerdocio ministerial. Si la misa in cena Domini subraya el misterio de la Eucaristía y la entrega del mandamiento nuevo del amor. buen Pastor. precisamente con ocasión del Jueves santo. A imagen suya. de manera singular. Queridos hermanos y hermanas. para esta misa Crismal el pueblo cristiano se reúne. 1-3). 21). como él mismo proclama en la sinagoga de Nazaret. a la comunidad de los salvados. todos los creyentes. nos llama a seguir su ejemplo y a ofrecer día tras día la vida por la salvación de la grey que ha encomendado a nuestra solicitud. inaugurará la vida que ya no conoce la muerte.profeta del exilio babilónico (cf. Quienes se encuentren con nosotros deben poder experimentar. Is 61. sumo sacerdote. os saludo a todos con afecto y os agradezco vuestra numerosa presencia y vuestra devota participación. Dentro de poco renovaremos las promesas sacerdotales. dando gracias a Dios por el don de nuestro sacerdocio. El "hoy" evangélico se renueva. 2. la que estamos celebrando. in persona Christi. durante la cual se bendicen el santo crisma y los óleos de los enfermos y de los catecúmenos. Y. en esta misa Crismal. Lc 4. les he dirigido. al entusiasmo del primer "sí". que cooperó íntimamente en la obra de la redención. La experiencia diaria nos enseña que es necesario conservarlo. la imagen de su hijo Jesús. alimentada con una oración constante. conscientes de que hemos sido enviados a servir. renovaremos el firme propósito de ser imagen cada vez más fiel de Cristo. respondimos a Cristo. "¡Presente!". como "hombres de oración". el amor fiel y misericordioso de Dios. he querido reafirmar esa íntima unidad que existe entre Eucaristía y sacerdocio. son "consagrados" para convertirse en sacrificio agradable a Dios. debemos repetir cada día. Al mismo tiempo. llamada misa Crismal. Madre de Cristo sumo sacerdote. El Mesías prometido. Él. que nos llamaba a trabajar por su reino. El pueblo cristiano quiere vernos. "Hoy se cumple esta Escritura" (Lc 4. En la Carta a los sacerdotes que. Este rito invita a contemplar a Cristo. Que ella ayude a todos los cristianos a tomar cada vez mayor conciencia de la vocación a la que ha llamado a cada . Se trata de una celebración solemne y significativa. En él se cumple la antigua profecía. 3. en nuestra existencia y en nuestro servicio eclesial. gracias a una indefectible adhesión a Cristo. nos ayude a los sacerdotes a reproducir de forma cada vez más fiel. tanto en nuestras palabras como en nuestra conducta. La Eucaristía y el sacerdocio son "dos sacramentos que nacieron juntos y que están indisolublemente unidos hasta el fin del mundo" (n. 3). que pronunciamos el día de la ordenación sacerdotal? "¡Presente!". en torno a su obispo y a todo el presbiterio. 4. ante todo. La Virgen María. llevará a cabo en la cruz la liberación definitiva de los hombres de la antigua esclavitud del maligno.

quiso tener necesidad . 9). la pasión y la muerte de Cristo revelan el sentido profundo del nuevo mandamiento que dio a los Apóstoles: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 13. Esto lo comenzó a hacer la comunidad cristiana desde los inicios. Así pues. para amar como él amó. proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva" (1 Co 11. dijo dos veces. "Os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros. "Haced esto en conmemoración mía" (1 Co 11. el cual repite sobre ellos las palabras pronunciadas en aquella ocasión por Cristo. es necesario alimentarse de su Cuerpo y de su Sangre. Es el ágape. vosotros también lo hagáis" (Jn 13. en el sentido más hermoso y puro. Al mismo tiempo. para que la Iglesia. distribuyendo el pan convertido en su Cuerpo y el vino convertido en su Sangre. 34). Por consiguiente. para permanecer en él como sarmientos unidos a la vid. quiso grabar en la mente de los Apóstoles el sentido de lo que sucedería poco después. se convierten realmente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. alimentada con la Palabra y santificada por los sacramentos. Al decir a los Apóstoles: "Haced esto en conmemoración mía". En particular. como hemos escuchado en el testimonio de san Pablo: "Cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Basílica de San Pedro. 15). había recomendado poco antes. En efecto. 26). Jesús les lavó los pies. 3. La misma lógica de amor motiva la encarnación del Verbo en el seno de María y su presencia en la Eucaristía. Para mantenerse fieles a esta consigna. Jueves santo 8 de abril de 2004 1. la pasión y la muerte constituyen el servicio de amor fundamental con el que el Hijo de Dios libró a la humanidad del pecado. el Señor unió la Iglesia al memorial vivo de su Pascua. por la acción del Espíritu Santo. Jesús pidió insistentemente a sus discípulos que permanecieran en este amor suyo (cf. Con un gesto que normalmente correspondía a los esclavos. 2. tras haber lavado los pies a los Apóstoles. "Los amó hasta el extremo" (Jn 13. Aun siendo el único sacerdote de la nueva alianza. 1). Jn 15. que se entrega para ser alimento del hombre en su peregrinación terrena. Antes de celebrar la última Pascua con sus discípulos. 25). el amor.uno. la Eucaristía es memorial en sentido pleno: el pan y el vino. siga cumpliendo con plenitud su misión en el mundo. la cáritas. los cristianos saben que deben "hacer memoria" de su Maestro prestándose recíprocamente el servicio de la caridad: "lavarse los pies unos a otros". saben que deben recordar a Jesús repitiendo el "memorial" de la Cena con el pan y el vino consagrados por el ministro. 24.

que celebramos solemnemente esta tarde. desde la creación hasta el acontecimiento culminante de la salvación. pues ambos brotaron del Corazón de Cristo durante la última Cena. a la vez que fijamos nuestra mirada en Cristo que instituye la Eucaristía. Sal 138. que es la muerte y resurrección de Cristo. recordando la páginas . actuaran en íntima unión con su Persona. Sólo una Iglesia enamorada de la Eucaristía engendra. "Una noche de guardia en honor del Señor". tomemos nuevamente conciencia de la importancia de los presbíteros en la Iglesia y de su unión con el Sacramento eucarístico. Por eso. la "madre" de todas la vigilias del año litúrgico. santas y numerosas vocaciones sacerdotales. En esta noche la Iglesia entera vela y medita las etapas importantes del la intervención salvífica de Dios en el universo. 4.42). como canta varias veces el Pregón. Por un lado. 2. Supliquémosle que no cese de llamar al servicio del altar a sacerdotes según su corazón. es memoria orante de las mirabilia Dei.20) vuelve "clara como el día" (cf. más aún. Y lo hace mediante la oración y el testimonio de santidad. 5.. distribuyendo el Pan de vida. dado especialmente a las nuevas generaciones.12) esta noche memorable. que el sacerdocio es don y misterio. En la escuela de María. En ella. VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DE JUAN PABLO II Sábado. se recorre el camino de la humanidad. la primera. a su vez. En esta noche santa celebramos la vigilia Pascual. por todas las generaciones" (Ex 12. adoremos a Jesús realmente presente en las humildes especies del pan y del vino. considerada justamente el "corazón" del año litúrgico. Que la Virgen santísima nos ayude a redescubrir con asombro que toda la vida cristiana está unida al mysterium fidei. La luz de Aquél que "resucitó de entre los muertos: el primero de todos " (1 Co 15. consagrados por el Espíritu Santo.. 10 de abril de 2004 1.de hombres que. "Esta misma noche será una noche de guardia en honor del Señor. "mujer eucarística". tan rica de símbolos acompañados de una extraordinaria abundancia de textos bíblicos. Doble es el significado de la solemne Vigilia Pascual. Pidamos al Señor que nunca falte al pueblo de Dios el Pan que lo sostenga a lo largo de su peregrinación terrena. En la Carta que he escrito a los sacerdotes para este día santo he querido repetir que el Sacramento del altar es don y misterio.

Junto con vosotros. no temeréis entonces ninguna dificultad ni obstáculo alguno. la liturgia invita a todos nosotros aquí presentes a renovar las promesas de nuestro Bautismo. Amén. que os preparáis para recibir los sacramentos de la iniciación cristiana. Gn 12. "un cielo nuevo y una tierra nueva" (2 P 3. 4. cf. sin fronteras de raza. lengua y cultura.17. Saludo con particular afecto a cada uno de vosotros. 66. el paso del Mar Rojo y la promesa de la nueva Alianza. la aurora gloriosa de la resurrección. de Togo y del Japón: vuestro origen pone de manifiesto la universalidad de la llamada a la salvación y la gratuidad del don de la fe. el sacrificio de Isaac. hasta el fin del mundo" (Mt 28. esta noche. Gracias al Bautismo entraréis a formar parte de la Iglesia. esta vigilia sugestiva es espera confiada del pleno cumplimiento de las antiguas promesas. algunos catecúmenos. queridos hermanos y hermanas. La memoria de la acción de Dios culmina en la resurrección de Cristo y se proyecta hacia el acontecimiento escatológico de la parusía. sumergidos con Jesús en su muerte.20).principales de la Sagrada Escritura: la creación. Aquí también. operado por el Espíritu Santo. el alba del día que no se acaba. la comunidad cristiana puso la celebración del Bautismo en el contexto de la Vigilia de Pascua. Desde el principio. amigos y a cuantos han colaborado en vuestra preparación. 3. Por otra parte. en esta noche pascual. Se renueva así el prodigio del misterioso renacimiento espiritual. que es un gran pueblo en camino. que inaugura la vida nueva. El Señor nos pide que le renovemos la expresión de nuestra plena docilidad y de la total entrega al servicio del Evangelio. Teniendo su misma fe Ella os mostrará. resucitarán con Él a la vida inmortal. Is 65. como estuvo presente entre los Apóstoles. Su Palabra os iluminará. Vosotros venís de Italia.1-3). ¡Queridos hermanos y hermanas! Si esta misión a veces os puede parecer difícil. Ap 21. un pueblo llamado a la fe a partir de Abraham y destinado a ser bendición entre todas las naciones de la tierra (cf. Vislumbramos así.1). más allá de la noche del mundo. el día de Cristo resucitado.13. CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS . saludo a vuestras familias. temerosos y desorientados en el momento de la prueba. Junto con aquéllos que dentro de poco serán bautizados. recordad las palabras del Resucitado: "Yo estoy con vosotros todos los días. Convencidos de su presencia. su Cuerpo y su Sangre serán vuestro alimento y apoyo en el camino cotidiano hacia la eternidad. Junto a cada uno de vosotros estará siempre María.22. que incorpora los neófitos al pueblo de la nueva y definitiva Alianza ratificada por la muerte y resurrección de Cristo. Permaneced fieles a Aquél que os ha elegido y entregad a Él con generosa disponibilidad toda vuestra existencia.

que en cada comunidad diocesana celebran la XVIII Jornada mundial de la juventud. Os saludo con gran afecto. 9). guerra y deportación. canta. Saludo a los numerosos responsables de la pastoral juvenil. 3. queridos jóvenes de Roma. se alegra la ciudad en la que se conserva el recuerdo de David. el Rey de la paz. modesto y cabalgando en un asno.. hija de Sión. 2. especialmente en el dramático inicio del tercer milenio que estamos viviendo. como escribió hace cuarenta años en la encíclica . aclamando y agitando con júbilo ramos de olivo y de palmas.HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II 13 de abril de 2003 XVIII Jornada mundial de la juventud 1.. que es nuestro "rey": rey de verdad. Por eso. "Alégrate. anticipa la "hora" en la que el Mesías deberá sufrir mucho. Hoy estamos de fiesta. Hoy lo acogen los jóvenes del mundo entero. fueron al encuentro de Cristo los niños y los jóvenes de Jerusalén. En cierto modo. Resuenan consoladoras las palabras del profeta Zacarías: "Alégrate. 9). hija de Jerusalén. muchos de los cuales sufrieron allí el martirio por la verdad. que a lo largo de los siglos ha conocido violencia. organizado por el Consejo pontificio para los laicos.) mira a tu rey que viene a ti" (Zc 9.. Mt 16. La liturgia del domingo de Ramos es casi un solemne pórtico de ingreso en la Semana santa. mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso. "Bendito el que viene en nombre del Señor" (Mc 11. dictará la paz a las naciones" (Zc 9. la ciudad de la paz. la entrada triunfal y la aparente derrota de la muerte en la cruz. en Tierra Santa y en muchas otras regiones del mundo? Hoy acogemos con fe y con júbilo a Cristo. lo matarán y resucitará al tercer día (cf. el "Hosanna" festivo y el grito repetido muchas veces: "¡Crucifícalo!". porque entra en Jerusalén Jesús. hija de Sión. que participan en el congreso sobre las Jornadas mundiales de la juventud. Estos son los cuatro "pilares" sobre los que es posible construir el edificio de la verdadera paz. y nos prepara para vivir con plenitud el misterio pascual. Al acoger a Jesús. 21). (. la ciudad de los profetas. Asocia dos momentos opuestos entre sí: la acogida de Jesús en Jerusalén y el drama de la Pasión. Jerusalén puede considerarse la ciudad símbolo de la humanidad. Entonces.) Romperá los arcos guerreros. 9-10). y también a los que habéis venido en peregrinación de diversos países. de justicia y de amor. de libertad. Así.. ¿Y cómo no expresar solidaridad fraterna a vuestros coetáneos probados por la guerra y la violencia en Irak. los ritos del domingo de Ramos cobran una elocuencia particular. a lo largo de la bajada del monte de los Olivos. (.

desempeñando su ministerio materno. 27). Así seréis "bienaventurados". A lo largo de los siglos. 39). es decir. elegí como tema del Mensaje para la Jornada mundial de la juventud de este año las palabras de Cristo moribundo: "He ahí a tu Madre" (Jn 19. sólo él cambia la vida y la historia del mundo. es necesario subir con el divino Maestro hasta el Calvario. El vínculo íntimo con la Madre del Señor llevará al "discípulo amado" a convertirse en el apóstol del Amor que él había tomado del Corazón de Cristo a través del Corazón inmaculado de María. A vosotros. María os lleve a responder generosamente a la llamada del Señor y a perseverar con alegría y fidelidad en la misión cristiana. el primero en proclamar que ese hombre "era el Hijo de Dios". De cuanto vio brota el sorprendente testimonio del soldado romano. Fiel hasta el extremo. Jn 19. plenamente actual: leedlo. que precisamente al pie de la cruz nos fue dada como madre en el apóstol fiel. este hombre era el Hijo de Dios" (Mc 15. nos has arrancado de la muerte con tu muerte. Y en esta subida. meditadlo y esforzaos por ponerlo en práctica. Tú. Hemos vuelto a escuchar la clara profesión de fe del centurión. queridos amigos. "Realmente. Aceptando este testamento de amor. "He ahí a tu Madre". porque "ella. os educa y os modela hasta que Cristo sea formado plenamente en vosotros" (Mensaje. san Juan? Para ayudar a los jóvenes a descubrir esta maravillosa realidad espiritual. 9).Pacem in terris el beato Papa Juan XXIII. Mt 5. también nosotros hemos "visto" cómo has padecido y cómo has muerto por nosotros. Con tu cruz nos ha redimido. 5. os entrego idealmente este histórico documento. la acogió en su vida. eres testigo silenciosa . ¡cuántos jóvenes han aceptado esta invitación y cuántos siguen haciéndolo también en nuestro tiempo! Jóvenes del tercer milenio. También a vosotros os pide que acojáis a María como madre "en vuestra casa". que la recibáis "entre vuestros bienes". compartiendo con ella una cercanía espiritual completamente nueva. Madre dolorosa. 4. 27). Juan acogió a María en su casa (cf. 6. Para conseguirla eficazmente. ¡no tengáis miedo de ofrecer vuestra vida como respuesta total a Cristo! Él. 39). La paz es don de Cristo. ¿quién puede guiarnos mejor que María. jóvenes del mundo entero. por ser auténticos hijos del Dios de la paz (cf. "al ver cómo había expirado" (Mc 15. 3). María. Señor Jesús. Jesús os dirige estas palabras a cada uno de vosotros. que nos lo obtuvo con el sacrificio de la cruz.

Pontífice de la alianza nueva y eterna por la unción del Espíritu Santo". En ella se bendicen los óleos y el crisma. que escucharemos dentro de poco en el Prefacio. donde Jesús. la mañana del Jueves santo. mediante estos signos sacramentales. concluyendo: "Hoy se cumple esta Escritura" (v. Amén. contribuyen de forma eficaz a la renovación de la vida de la Iglesia a través de los sacramentos. 21). representan una adecuada catequesis sobre el sacerdocio de Cristo. 18). El Espíritu Santo. desfigurado por el dolor. El pasaje evangélico que se acaba de proclamar en nuestra asamblea nos remonta a la sinagoga de Nazaret. Él es el sumo Pontífice de los bienes futuros. comienza a leer: "El Espíritu del Señor está sobre mí. Ayúdanos a abrazarlo y a confiar en él. la imagen del Resucitado glorioso. se reúnen los presbíteros con su obispo en torno al altar. 21). para consolar a los enfermos y para conferir la Confirmación y el Orden sagrado. Danos tus ojos para reconocer en el rostro del Crucificado. en la que. en cierto sentido constituye la "introducción" al santo Triduo pascual. después de desenrollar el libro del profeta Isaías. a los que ha encomendado la tarea de predicar el Evangelio y celebrar los sacramentos de la salvación. "Constituiste a Cristo. Ayúdanos a serle fieles hoy y durante toda nuestra vida. tu Hijo. porque él me ha ungido" (Lc 4. . para que seamos dignos de sus promesas. no cesa de santificar al pueblo cristiano. "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír" (Lc 4. 17 de abril de 2003 1. Se aplica a sí mismo el oráculo del profeta. Esta sugestiva celebración. que ha querido perpetuar su sacerdocio en la Iglesia a través del servicio de los ministros ordenados. Los óleos y el crisma. íntimamente unidos al Misterio pascual. 2. que servirán para ungir a los catecúmenos.de aquellos instantes decisivos para la historia de la salvación. Estas palabras. SANTA MISA CRISMAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves santo.

un misterio profundo. con la mente y el corazón. Señores cardenales. 4. especialmente de la misericordia de Dios en el sacramento de la confesión y del pan de vida en la Eucaristía. Este rito nos hace remontarnos. en la misa in Cena Domini firmaré la encíclica titulada: Ecclesia de Eucharistia. 6). La Virgen María. al día inolvidable en el que asumimos el compromiso de unirnos íntimamente a Cristo. Toda vocación al ministerio sacerdotal es un don extraordinario del amor de Dios y.Cada vez que la asamblea litúrgica se congrega para celebrar la Eucaristía. Hoy. Amén. modelo de nuestro sacerdocio. "Anunciaré tu fidelidad por todas las edades" (Antífona de comunión). Acogedla como un don particular con ocasión del vigésimo quinto año de mi ministerio petrino y dadla a conocer a las almas encomendadas a vuestra solicitud pastoral. y nos haga dignos de su Hijo Jesús. amadísimos sacerdotes. Cristo nos ha llamado. conmemoramos esta gran verdad que nos atañe directamente. al mismo tiempo. memorial vivo de la muerte y resurrección de Cristo. movidos no por intereses humanos. sino sólo por el amor a Dios y al prójimo. Cada vez que en la asamblea litúrgica se celebra el sacrificio eucarístico. Flp 1. ¿hemos permanecido fieles a estas promesas? Que no se apague en nosotros el entusiasmo espiritual de la ordenación sacerdotal. A esta luz comprendemos mejor el valor de nuestro ministerio sacerdotal. mujer "eucarística". con especial emoción. a participar en su sacerdocio. esta tarde reviviendo la última Cena del Señor. 2 Tm 1. que concierne a los inescrutables designios divinos y a los abismos de la conciencia humana. Es lo que haremos. se renueva la "verdad" de la muerte y resurrección de Cristo. de una manera peculiar. se actualiza este "hoy". venerados hermanos en el episcopado. Se hace presente y eficaz el misterio de Cristo único y sumo Sacerdote de la alianza nueva y eterna. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" . Con el alma llena de gratitud. queridos sacerdotes. El Apóstol nos invita a reavivar incesantemente el don de Dios recibido con la imposición de las manos (cf. con la santa misa Crismal. amadísimos fieles. para que sean atentos dispensadores de los dones de la gracia divina. que llevó en su seno al Verbo encarnado e hizo de sí una ofrenda incesante al Señor. 6). "Cantaré eternamente las misericordias del Señor" (Estribillo del salmo responsorial). que he querido dirigiros en particular a vosotros. sumo y eterno Sacerdote. nos conduzca a todos a una comprensión cada vez más profunda del inmenso don y misterio que es el sacerdocio. en lugar de la tradicional Carta del Jueves santo. renovaremos dentro de poco las promesas sacerdotales. orad por los sacerdotes. 3. sostenidos por la consoladora certeza de que Aquel que inició en nosotros esta obra la llevará a término hasta el día de Cristo Jesús (cf. Queridos hermanos en el sacerdocio. y de ser fieles dispensadores de los misterios de Dios. Y vosotros. os saludo con afecto. Para subrayar la actualidad del gran memorial de la redención.

dispongámonos. Sólo después será invitado a reproducir a su vez lo que ha hecho el Maestro. 17 de abril de 2003 "Los amó hasta el extremo" (Jn 13. También durante la Cena. Mientras están cenando. Pedro. Y es una "memoria" que se sitúa en el marco de una cena. "Haced esto en conmemoración mía" (1 Co 11. Jesús se levanta de la mesa y comienza a lavar los pies a los discípulos. sabiendo que ya había llegado su "hora". Realmente aquí se manifiesta el testimonio de un amor llevado "hasta el extremo" (Jn 13. 24-25). que constituye la síntesis de todo el Evangelio (cf. una vez más. 1). Jueves santo. Así pues. al principio. el lavatorio de los pies y el sacramento de la Eucaristía son dos manifestaciones de un mismo misterio de amor confiado a los discípulos "para que -dice Jesús. 2. diciendo: "Esto es mi cuerpo". 3. el Señor Jesús quiso reunir en torno a sí. La iniciativa es suya: su amor es lo que nos hace capaces de amar también nosotros a nuestros hermanos. luego lo distribuye a los Apóstoles. 1. También él deberá "lavar los pies" a sus hermanos. La "memoria" que el Señor nos dejó aquella noche se refiere al momento culminante de su existencia terrena. Una vez más se pone de relieve la "lección" que debemos aprender: lo primero que hemos de hacer es abrir el corazón a la acogida del amor de Cristo. comprende y acepta. Jesús se da como alimento a los discípulos para llegar a ser uno con ellos. a acoger el gesto y el don que ha preparado para esta última cita. abriendo el corazón para acoger la iniciativa de su amor. lo mismo hace con el cáliz: "Esta es mi sangre". a sus Apóstoles para dejarles las últimas consignas y darles el testimonio supremo de su amor. en la que Jesús se da a sus Apóstoles bajo las especies del pan y del vino. luego.lo que yo he hecho con vosotros. Mysterium fidei! Así proclama el celebrante después de pronunciar las palabras de la . 24). el momento de su ofrenda sacrificial al Padre por amor a la humanidad. es decir. Entremos también nosotros en la "sala grande en el piso de arriba. 1-20). la cena pascual.HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Basílica de San Pedro. arreglada con divanes" (Mc 14. en particular. 15) y dispongámonos a escuchar los pensamientos más íntimos que quiere comunicarnos. Jn 13. También a nosotros se nos invita a comprender: lo primero que el discípulo debe hacer es ponerse a la escucha de su Señor. 15). vosotros también lo hagáis" (Jn 13. En la víspera de su pasión y muerte. Jesús bendice y parte el pan. 1). como su alimento en el camino hacia la patria del cielo. Y les manda: "Haced esto en conmemoración mía" (1 Co 11. traduciendo en gestos de servicio mutuo ese amor. se resiste.

"O sacrum convivium. adiuva me! VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DE JUAN PABLO II . confortada por ti. pero sumamente luminoso para los ojos de la fe. al Señor que se hizo alimento para nosotros. para que ellos. Precisamente desde esta perspectiva deseo que los donativos que se recojan durante esta celebración sirvan para aliviar las urgentes necesidades de los que sufren en Irak por las consecuencias de la guerra. Que nuestra vida sea una alabanza sin fin al Todopoderoso. que evoca la última Cena. a su vez.es también la mesa de la fraternidad concreta. he querido entregar a toda la comunidad de los creyentes una encíclica. 4. ayúdanos a vivir el misterio eucarístico con el espíritu del Magníficat. Dentro de poco tendré la alegría de firmarla durante esta celebración. Y la asamblea litúrgica responde expresando con alegría su fe y su adhesión. que en la Eucaristía edificas. oh admirable sacramento de la presencia de Aquel que amó a los suyos "hasta el extremo". Adoro te devote. in quo Christus sumitur". a los sacerdotes. llena de esperanza. la difundan para bien de todo el pueblo cristiano. peregrinos en el tiempo. latens Deitas! Te adoramos..consagración. sea cada vez más solícita para enjugar las lágrimas de los que sufren y sostener los esfuerzos de los que anhelan la justicia y la paz! Y tú. Hoy estamos todos invitados a celebrar y adorar. ¡Oh divina Eucaristía. mujer "eucarística". latens Deitas. Te damos gracias. 5. en primer lugar. Adoro te devote. Un corazón que ha experimentado el amor del Señor se abre espontáneamente a la caridad hacia sus hermanos. que se ocultó bajo la humildad de los signos eucarísticos. El mensaje que brota de ella es demasiado claro como para ignorarlo: todos los que participan en la celebración eucarística no pueden quedar insensibles ante las expectativas de los pobres y los necesitados. cuando Jesús nos dejó a sí mismo como supremo testamento de amor. que ofreciste tu seno virginal para la encarnación del Verbo de Dios. llama del amor de Cristo. La encomiendo desde ahora. Precisamente para que se preste una atención cada vez más profunda al sacramento de la Eucaristía.. La Eucaristía es un gran don para la Iglesia y para el mundo. cuyo tema central es el misterio eucarístico: Ecclesia de Eucharistia. Señor... hasta muy entrada la noche. María. dándonos su carne y su sangre.. Adoro te. haz que la Iglesia. ¡Misterio realmente grande es la Eucaristía! Misterio "incomprensible" para la razón humana. que ardes en el altar del mundo. congregas y vivificas a la Iglesia. La mesa del Señor en la sencillez de los símbolos eucarísticos -el pan y el vino compartidos.

"No os asustéis.20). quedan turbadas a la vista de un "joven vestido con una túnica blanca".45). Las mujeres.) de un edificio espiritual indestructible. El mismo pecado de nuestros primeros padres es cantado en el Pregón pascual como "felix culpa".6). rápidamente había sido envuelto en una sábana y depositado en el sepulcro. Él.27). Ha resonado una vez más en esta Vigilia pascual. 3. 2. que expresa el significado del antiguo éxodo. En esta noche de Resurrección todo vuelve a empezar desde el "principio". crucificado el viernes. que les anuncia: "No está aquí. las vendas. como narra el Evangelio.31). Donde abundó el pecado. y se está difundiendo en estas horas por toda la tierra. "¡feliz culpa que mereció tal Redentor!". En esta Noche Santa ha nacido el nuevo pueblo con el cual Dios ha sellado una alianza eterna con la sangre del Verbo encarnado. De Él sólo quedan las señales de la sepultura: la tumba vacía. la sábana. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno. desde entonces sigue resonando de generación en generación: anuncio antiguo y siempre nuevo.Sábado. Al alba del primer día después del sábado.. habrían perdido su sentido. Cristo. Al comienzo de la creación "Vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno" (Gn 1. Esta desconcertante noticia. . Es como un nuevo comienzo de la historia y del cosmos. primicia de todos los que han muerto" (1 Co 15. recorriendo las etapas de todo el designio salvífico. ahora sobreabundó la Gracia y "la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular" (Salmo resp. y haré que caminéis. cuando "el Señor salvó a Israel de las manos de Egipto" (Ex 14. Se ha repetido uno de los cantos más antiguos de la tradición hebrea. la creación recupera su auténtico significado en el plan de la salvación. pero no lo encuentran: ya no está donde había sido sepultado.18). crucificado y resucitado. Lo buscan. Pero Tú. "el último Adán". Ha resucitado" (Mc 16.30). A Abrahán había prometido: "Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia" (Gn 22. en cierto modo. Siguen cumpliéndose en nuestros días las promesas de los Profetas: "Os infundiré mi espíritu. se ha convertido en "un espíritu que da vida" (1 Co 15.. Ha resucitado". 19 de abril de 2003 1. porque "Cristo ha resucitado. madre de todas las vigilias. ¡Oh sublime misterio de esta Noche Santa! Noche en la cual revivimos ¡el extraordinario acontecimiento de la Resurrección! Si Cristo hubiera quedado prisionero del sepulcro. sin embargo. el crucificado? No está aquí. destinada a cambiar el rumbo de la historia. algunas mujeres van al sepulcro para embalsamar el cuerpo de Jesús que. la humanidad y toda la creación." (Ez 36. ¡has resucitado verdaderamente! Entonces se cumplen las Escrituras que hace poco hemos escuchado de nuevo en la liturgia de la Palabra.

5. También nosotros. De diversas Naciones la divina Providencia os ha traído aquí. estando nuestro hombre viejo crucificado con Cristo. a quienes dentro de poco la Madre Iglesia comunicará el gran don de la vida divina. Sostenidos por la fuerza del Espíritu Santo. ¡Aleluya! DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II 24 de marzo de 2002 1. Esta exhortación va dirigida especialmente a vosotros. Algunos fariseos querían que Jesús los hiciera callar. portantes ramos olivarum. Así canta la antífona litúrgica que acompaña la solemne procesión con ramos de olivo y de palma en este domingo. personas que "viven para Dios. hay un gran número de jóvenes aquí. dentro de unos instantes. la Confirmación y la Eucaristía. ayude a todos a caminar "en una vida nueva". que montado en un pollino entraba en Jerusalén. para que. Rm 6. gracias a Dios. Queridos hermanos y hermanas aquí presentes. nos uniremos a los catecúmenos para renovar las promesas de nuestro Bautismo.fuimos sepultados con Él en la muerte. llevando ramos de olivo. Se entra a formar parte del pueblo de los redimidos mediante el Bautismo.11). así también nosotros andemos en una vida nueva" (Rm 6. Entráis así en la Casa del Señor. debemos considerarnos y comportarnos como hombres nuevos. salieron al encuentro del Señor". También hoy. testigo gozosa del acontecimiento de la Resurrección. sois consagrados con el óleo de la alegría y podéis alimentaros con el Pan del cielo. así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre. Amén. perseverad en vuestra fidelidad a Cristo y proclamad con valentía su Evangelio. había muchísimos niños. Que María. queridos catecúmenos. en Jesucristo" (cf. que haga a cada uno consciente de que.4).. Hemos revivido lo que sucedió aquel día: en medio de la multitud llena de alegría en torno a Jesús. en la plaza de San . llamado precisamente de Ramos y de la Pasión del Señor. Volveremos a renunciar a Satanás y a todas sus obras para seguir firmemente a Dios y sus planes de salvación. pero él respondió que si ellos callaban. "Por el bautismo -nos ha recordado el apóstol Pablo en su Carta a los Romanos. 4. para recibir los Sacramentos de la iniciación cristiana: el Bautismo. Lc 19. gritarían las piedras (cf. 39-40). Expresaremos así un compromiso más fuerte de vida evangélica. Los niños hebreos. "Pueri hebraeorum. junto a la tumba de San Pedro..4.

En la hora de la prueba. que se celebrará en Toronto. Nosotros somos hoy los contemporáneos del Señor y. este es precisamente el tema de la próxima Jornada mundial de la juventud. La cruz es el centro de esta liturgia. silenciosa y sufriente. Por eso Dios lo levantó sobre todo. en contraste con la infidelidad humana. Allí ya se encuentra la Cruz de los jóvenes. que es también nuestra madre. que hace un año. 2. La imagen de la sal "nos recuerda que. acabamos de elevar nuestra aclamación antes del comienzo de la narración de la Pasión. lenguas y culturas. mostráis que no os avergonzáis de la cruz. 3. todo nuestro ser ha sido profundamente transformado. como la gente de Jerusalén. los jóvenes italianos entregaron a sus coetáneos canadienses. Queridos jóvenes. ciudad canadiense. oh Cristo. como los discípulos y las mujeres.Pedro. La verdadera fuerza del hombre se ve en la fidelidad con la que es capaz de dar testimonio de la verdad. "sal de la tierra" y "luz del mundo" (Mt 5. vivo en la Iglesia. No teméis la cruz de Cristo. resistiendo a lisonjas y amenazas. a incomprensiones y chantajes. se renueva la gran escena en la que se decide el drama definitivo. Con la entrega total de sí. Como sabéis. que reviviremos durante los días de la Semana santa. Queridos jóvenes. por el bautismo. estamos llamados a decidir si estamos con él o escapamos o somos simples espectadores de su muerte. e incluso a la persecución dura y cruel. él permanece fiel. Por este camino nuestro Redentor nos llama para que lo sigamos. incluido Pedro. Es más. La narración de la Pasión pone de relieve la fidelidad de Cristo. y le concedió el nombre que está sobre todo nombre" (Aclamación antes del Evangelio). nuestro Salvador venció definitivamente el pecado y la muerte. Con estas palabras del apóstol san Pablo. sino para toda la humanidad y para cada persona. 4)" (Mensaje para la XVII . El misterio pascual. Pero la fe en Cristo jamás se da por descontada. ¡sed bienvenidos! Os dirijo a cada uno mi más cordial saludo. porque ha sido "sazonado" con la vida nueva que viene de Cristo (cf. Sólo si estáis dispuestos a hacerlo. Esta cita nos proyecta hacia la próxima Jornada mundial de la juventud. dispuesto a derramar su sangre para cumplir la misión que le confió el Padre. Vosotros. Mt 26. "Cristo por nosotros se sometió incluso a la muerte. precisamente con la cruz. la amáis y la veneráis. una de las más cosmopolitas del mundo. también los discípulos. durante la Semana santa. mientras todos. aprended de Jesús y de su Madre. Por eso aclamamos con júbilo: "Gloria y alabanza a ti. y una muerte de cruz. llegaréis a ser lo que Jesús espera de vosotros. Expresan nuestra fe: la fe de la Iglesia. Todos los años. Los "jóvenes hebreos" se han convertido en muchachos y muchachas de todas las naciones. queridos jóvenes. La lectura de su Pasión nos sitúa ante Cristo. Junto a él permanece María. 56). 13-14). Quien cree en Jesús crucificado y resucitado lleva la cruz en triunfo. porque con tu cruz has redimido al mundo". con ocasión del domingo de Ramos. Rm 6. es decir. es siempre actual. abandonan a Jesús (cf. como prueba indudable de que Dios es amor. porque es el signo del Redentor muerto y resucitado por nosotros. 4. que ya han resonado en la segunda lectura. no sólo para una generación. con vuestra participación atenta y entusiasta en esta solemne celebración.

meditando constantemente el misterio pascual: que la cruz sea vuestra escuela de sabiduría. se reúne en cada diócesis todo el presbiterio en torno a su Pastor. espero que cada uno de vosotros participe de esta alegría. Mt 27. ante todo. Sabéis a quién habéis elegido seguir: a Cristo crucificado. que nace del dolor de la Pasión. dispuesta a interceder por todo hombre que viene a esta tierra. 46). esta mañana del Jueves santo. nadie. ¡no perdáis vuestro sabor de cristianos. Queridos jóvenes amigos. Estas palabras del profeta Isaías representan el motivo dominante de la misa Crismal.Jornada mundial de la juventud. que tiene lugar antes del inicio del Triduo pascual. excepto él. porque el Señor me ha ungido" (Is 61. "El Espíritu del Señor está sobre mí. Dentro de poco "padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día" (Lc 24. a Cristo muerto por vosotros. que verdaderamente este hombre es el Hijo de Dios! (cf. se bendicen los óleos. MISA CRISMAL EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves Santo. Aquí está el secreto de la alegría pascual. Aquel a quien habéis elegido como Maestro no es un mercader de ilusiones. a la misión mesiánica de Jesús. para la cual. la paz y la vida eterna que anhela profundamente vuestro corazón. 5. 1). missa Chrismatis. Queridos jóvenes. consagrado por virtud del Espíritu Santo y convertido en sumo y eterno Sacerdote de . La liturgia nos invita a subir hacia Jerusalén con Jesús aclamado por los muchachos hebreos. ¡Dichosos vosotros. no es un poderoso de este mundo. San Pablo nos ha recordado que Jesús "se despojó de sí mismo tomando condición de siervo" (Flp 2. 2). a Cristo resucitado por vosotros. De aquí brota el verdadero manantial de la paz y de la alegría para cada uno de nosotros. Estas palabras se refieren. En efecto. Y la Iglesia os asegura que no quedaréis defraudados. en cualquier circunstancia. Durante este solemne rito. que llevarán el bálsamo de la gracia divina al pueblo cristiano. el sabor del Evangelio! Mantenedlo vivo. Que os guíe y acompañe María. jóvenes. 28 de marzo de 2002 1. ni un astuto y hábil pensador. "El Señor me ha ungido". sino sólo de esta sublime cátedra de verdad y amor. Madre del Verbo encarnado. 39). si sois fieles discípulos de Cristo! ¡Dichosos vosotros si estáis dispuestos a testimoniar. 7) para obtenernos la gracia de la filiación divina. No os enorgullezcáis de ninguna otra cosa. puede daros el amor.

la misión encomendada por el Maestro a sus Apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos. Amadísimos hermanos. Están llamados a vivirla en el servicio al sacerdocio común de los fieles. "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír" (Lc 4. Jesús nos convirtió en ministros de su presencia sacramental entre los hombres. a lo largo de esta celebración. ¡Qué grande es para nosotros este día! El Jueves santo. Acogiendo la llamada del Padre a asumir la condición humana. 15) es "el primogénito de entre los muertos" (Col 1. sellada con su sangre. en la sinagoga de Nazaret. 20). confiando en el poder de su gracia. Así comenta Jesús. los presbíteros están llamados a compartir su oblación de modo especial. 4. no podemos por menos de confesar nuestras infidelidades. recordé que "todos nosotros -conscientes de la debilidad humana. Todas las prefiguraciones del sacerdocio del Antiguo Testamento encuentran su realización en él. del presbiterado y del diaconado. y nos hizo el regalo de su sacerdocio para siempre. ¡Para siempre! Además de dar gracias por este don misterioso. tenemos la mirada fija en el Redentor. El Maestro divino nos ha encomendado. que nos hace percibir que nuestra vida está vinculada indisolublemente a la suya. 11). 3. a quien el Padre ha enviado para traer a los hombres la liberación de sus pecados y anunciar la buena nueva a los pobres y a los afligidos. Así pues. trae consigo el soplo de la vida nueva y da la salvación a todos los que creen en él. la celebración de su sacrificio. hoy tomamos conciencia particular de este ministerio peculiar que se nos ha conferido. 2. que conlleva los grados del episcopado. "primogénito de toda la creación" (Col 1. en la carta a los Colosenses. quise enviar a los sacerdotes para esta ocasión especial. Él es el que ha venido para proclamar el tiempo de la gracia y de la misericordia. y. le reafirmamos todos juntos nuestra fidelidad y nuestro amor. En la carta que. como las personas presentes en la sinagoga de Nazaret. 21). Si recurrimos a esta fuente de perdón y . llamándonos así a su especial seguimiento. en la Eucaristía. es el sacramento del ministerio apostólico. Si cada bautizado participa de su sacerdocio real y profético "para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios" (1 P 2. Por eso. gracias al sacramento del Orden. renovamos las promesas que hicimos el día de nuestra ordenación. el anuncio profético de Isaías. También nosotros.estamos llamados a abrazar el "mysterium crucis" y a comprometernos aún más en la búsqueda de la santidad" (n. Puso en nuestras manos su perdón y su misericordia. 6).la nueva Alianza. pero confiando en el poder salvador de la gracia divina. 18). no olvidemos el valor y la importancia del sacramento de la Penitencia en nuestra existencia. Amadísimos hermanos. afirma que Cristo. "Todos los ojos estaban fijos en él" (Lc 4. Afirma que él es el ungido del Señor. como todos los años. Está íntimamente unido a la Eucaristía y nos transforma en dispensadores de la misericordia divina. que "ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre" (Ap 1. El Apóstol. único y definitivo mediador entre Dios y los hombres. Por consiguiente. 5). Tu es sacerdos in aeternum! Resuena en nuestra alma esta llamada.

Pienso. "Habiendo amado a los suyos. con su testimonio y su sabios consejos. la Madre del sumo y eterno Sacerdote. ante todo. oremos por los que han sido instrumentos valiosos de la llamada divina con respecto a nosotros. Congregados en torno al altar. Oremos por todos los presbíteros. recogidas en el pasaje evangélico que se acaba de proclamar. recordemos a los que. nuestro Maestro y hermano. Además. no permitirá que nos falte su gracia y la alegría de seguirlo. Nos acompañe y sostenga María. Estas palabras. sino "amigos". Ap 1. con su fe.reconciliación. nos enseñaron a estar atentos y disponibles a la voz del Señor. A Jesús. nos insertaron en el pueblo de la salvación y. nos han guiado en el discernimiento de nuestra vocación. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves Santo. 28 de marzo de 2002 1. Amén. y tengamos un recuerdo especial por los que han pagado con la sangre su fidelidad a Cristo. al darnos la vida y al pedir para nosotros la gracia del bautismo. 1). . ante la tumba del apóstol san Pedro. 23) y nos estimulan a participar con intensa e íntima gratitud en el solemne rito que estamos realizando. los amó hasta el extremo" (Jn 13. 5. Cristo. los cuales. que nos ha elegido para una misión tan sublime. Oremos por aquellos hermanos nuestros que no han cumplido los compromisos asumidos con su ordenación sacerdotal o que atraviesan un período de dificultad y de crisis. en nuestros padres. por los que trabajan en medio de grandes dificultades o sufren persecuciones. que estaban en el mundo. 6). subrayan muy bien el clima del Jueves santo. podremos ser auténticos ministros de Cristo e irradiar en nuestro entorno su paz y su amor. de modo singular. Nos permiten intuir los sentimientos que experimentó Cristo "la noche en que iba a ser entregado" (1 Co 11. que no llamó a sus Apóstoles "siervos". "Cantaré eternamente las misericordias del Señor" (Estribillo del Salmo responsorial). tanto en el Tabor como en el camino de la cruz. a la vez que damos gracias por el don de nuestro sacerdocio ministerial. gloria y poder por los siglos de los siglos (cf. Y ¿qué decir de los numerosos fieles laicos que nos han acompañado en nuestro camino hacia el sacerdocio y siguen estando cerca de nosotros en el ministerio pastoral? A todos les recompense el Señor.

Cada vez que participamos en la Eucaristía. La tradición de la Iglesia siempre ha puesto de relieve el vínculo existente entre la Eucaristía y el sacramento de la Reconciliación. La Eucaristía es un gran don. insiste en la necesidad de estar limpios para participar en el banquete y sacrificio de la Eucaristía. sino para servir. el confesor puede introducir .Esta tarde entramos en la Pascua de Cristo. 3. y tomó la condición de esclavo" (Flp 2. ante Pedro que se resiste a dejarse lavar los pies. y tomó sobre sí los dramas y las esperanzas de los hombres de todos los tiempos. El amor es la herencia más valiosa que él deja a los que llama a su seguimiento. Por consiguiente. que nos compromete a acoger y a servir a nuestros hermanos. transformándonos en imagen concreta y transparente de Aquel que "se despojó de su rango. "lavar los pies" de nuestros hermanos. 15). y los dispone a recibir dignamente la Eucaristía. Anticipando místicamente el sacrificio de la cruz. 2. 7). Quise reafirmarlo también yo en la Carta a los sacerdotes para el Jueves santo de este año. 29). Jesús concluye la institución del Sacramento del altar. que constituye el momento dramático y conclusivo. nos invita a imitarlo: "Os he dado ejemplo. que nos compromete a repetir su gesto. Jesús. es lo que esta tarde se ofrece a la humanidad entera. No se puede separar la participación en la mesa del Señor del deber de amar al prójimo. durante el cual también nosotros aprenderemos del único "Maestro y Señor" a "tender las manos" para ir a donde nos llama el cumplimiento de la voluntad del Padre celestial. compartido por sus discípulos. "Quien come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor. para que lo que yo he hecho con vosotros. el Sacramento puede responder a la exigencia de comunicación personal. "Haced esto en conmemoración mía" (1 Co 11. y el mandamiento del amor. de la existencia terrena del Verbo de Dios. El sacramento de la Penitencia devuelve a los bautizados la gracia divina perdida con el pecado mortal. Así nos comprometemos a hacer lo que Cristo hizo. También al terminar el lavatorio de los pies. pero también una gran responsabilidad para quien la recibe. y encomendó a los Apóstoles y a sus sucesores la misión y el poder de perpetuar la memoria viva y eficaz del rito eucarístico. Sólo así podrán luego ayudar a descubrirlo a los fieles encomendados a su solicitud pastoral. Con este mandato. durante mucho tiempo preparado y esperado. De este modo establece una íntima correlación entre la Eucaristía. Con su labor iluminada y paciente. 24-25). Además. come y bebe su propio castigo" (1 Co 11. también nosotros pronunciamos nuestro "Amén" ante el Cuerpo y la Sangre del Señor. en el Cenáculo quiso quedarse con nosotros bajo las especies del pan y del vino. esta celebración nos implica místicamente a todos y nos introduce en el Triduo sacro. en el coloquio directo que implica su celebración ordinaria. que hoy resulta cada vez más difícil a causa del ritmo frenético de la sociedad tecnológica. invitando ante todo a los presbíteros a considerar con renovado asombro la belleza del sacramento del perdón. Su amor. también lo hagáis vosotros" (Jn 13. Jesús vino a nosotros no para ser servido. sacramento del don de su sacrificio.

representa la restauración y la culminación de aquel comienzo primero. nuestro Redentor. proclamamos que su muerte ha redimido del pecado a la humanidad.al penitente en la comunión profunda con Cristo que el Sacramento devuelve y la Eucaristía lleva a plenitud. anunciamos tu muerte. real y sustancial. “Y dijo Dios: Que exista la luz. se expresa de la siguiente manera: ―Él todo lo creó para que subsistiera. hace presente el sacrificio de Cristo de un modo verdadero. "Habiendo amado a los suyos. gustamos ya la alegría de tu resurrección. si el destino del primer Adán fue volver a la tierra de la que había sido . nos comprometemos a vivir en la espera de tu vuelta gloriosa. Dios no ha creado la oscuridad. 5). Y la luz existió” (Gn 1. se alimenta nuestra fe. que la palabra de Dios sacó de la nada. la noche de la creación. que estaban en el mundo. Una explosión de luz. En unión con toda la Iglesia. Esta tarde. haciendo memoria de la última Cena. 14). VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DE JUAN PABLO II Sábado. Repitiendo los gestos de Cristo. Nos reunimos con fe en torno al altar del Señor. Ojalá que el redescubrimiento del sacramento de la Reconciliación ayude a todos los creyentes a acercarse con respeto y devoción a la mesa del Cuerpo y la Sangre del Señor. Todos los cristianos están llamados a servir con humildad y solicitud a sus hermanos para colaborar en su salvación. Llenos de gratitud. Y el libro de la Sabiduría. sino la luz. En aquella primera noche de la creación hunde sus raíces el misterio pascual que. y sigue abriendo la esperanza de un futuro de salvación para los hombres de todas las épocas. las criaturas del mundo son saludables. en Jesús. Como dice el apóstol Juan: ―Dios es Luz. en él no hay tiniebla alguna‖ (1 Jn 1. en un silencio lleno de misterio. 1). Todo creyente tiene el deber de proclamar con su vida que el Hijo de Dios ha amado a los suyos "hasta el extremo". los amó hasta el extremo" (Jn 13. Señor. tras el drama del pecado. La Palabra divina ha llamado a la existencia a todas las cosas y. Rebosantes de confianza. no hay en ellas veneno de muerte ni imperio del Hades sobre la tierra‖ (Sab 1. oh Cristo. 30 de marzo de 2002 1. 3). 4. Hoy y siempre. A los sacerdotes corresponde perpetuar el rito que. rompió la primera noche. hasta el fin de los tiempos. Volvemos espiritualmente al Cenáculo. bajo las especies del pan y del vino. Amén. Y. se ha hecho carne para salvarnos. revelando claramente que la obra de Dios tiene siempre una finalidad positiva.

que somos israelitas según el espíritu. de tal manera que. “El Señor hizo soplar durante toda la noche un fuerte viento del este que secó el mar y se dividieron las aguas. China. Como el nuevo Moisés. la noche de la resurrección. una mamá japonesa y otra china. 19). Muertos con Jesús. ―¡Qué noche tan dichosa! Sólo ella conoció el momento en que Cristo resucitó de entre los muertos‖. Jn 3. las madres serán bautizadas junto con sus hijos. ha llegado finalmente la noche que precede el “tercer día”. cuando el ―poder de las tinieblas‖ (cf. mientras que las aguas formaban muralla a derecha e izquierda”(Ex 14. al comienzo de esta Vigilia solemne. Así se ha cantado en el Pregón pascual. 2. después del gran silencio del Sábado Santo. cuyo relato se lee cada año en la solemne Vigilia pascual. Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto. encontró reposo en el misterio del Padre y llevó su mensaje de vida a los abismos de la muerte. descendientes de Abraham por la fe (cf. la noche del éxodo. Polonia y República Democrática del Congo. Cristo nos ha hecho pasar en su Pascua de la esclavitud del pecado a la libertad de los hijos de Dios. queridos Hermanos y Hermanas catecúmenos provenientes de diversos países: de Albania. resucitamos con Él a un vida nueva. 4. ―En esta noche de gracia‖. . el Señor habría de resucitar. Hay otra noche como acontecimiento fundamental de la historia de Israel: la salida prodigiosa de Egipto. Su Bautismo se ha convertido en el nuestro. como Él mismo había preanunciado varias veces a sus discípulos. Esta es la tercera noche. en el cual Cristo. 16). madre de todas las Vigilias. También recibiréis este Bautismo. 53) parecía prevalecer sobre Aquel que es ―la luz del mundo‖ (Jn 8. Italia. en la misma celebración. Dos de vosotros. cumplida su misión en la tierra. 1 Co 15. 47). Japón. 3. 12). en la que Cristo ha resucitado de entre los muertos. de la justicia y de la paz. Esta es la segunda noche. se realiza en vosotros un ―éxodo‖ espiritual: dejáis atrás la vieja existencia y entráis en la ―tierra de los vivos‖. 13. primicia de la nueva humanidad (cf. por la fuerza del Espíritu Santo. Lc 22. 21-22). que engendra el hombre a una vida nueva.hecho (cf. según las Escrituras. vosotros. en el que. Rm 4. lo humano y lo divino!‖ (Pregón pascual). el último Adán ha bajado del cielo para volver a él victorioso. El pueblo de Dios ha nacido de este ―bautismo‖ en el Mar Rojo. Después de la noche trágica del Viernes Santo. llevan consigo también a su hijo. ―¡Qué noche tan dichosa en que une el cielo con la tierra. La profecía del libro del Éxodo se cumple hoy también en nosotros. cuando experimentó la mano poderosa del Señor que lo rescataba de la esclavitud para conducirlo a la anhelada tierra de la libertad. Gn 3.

La palma del triunfo y la cruz de la Pasión: no es un contrasentido. atisban el alba de la resurrección. 1. Mientras todo está sumido en la oscuridad. la gente de Jerusalén. Por tanto. por los siglos de los siglos. Dios – la Luz – vela. gritada dos veces con creciente vehemencia. la multitud reclama del gobernador romano la condena del acusado que.5. nuestra celebración comienza con un "¡Hosanna!" y concluye con un "¡Crucifícale!". y la aceptó con la obediencia libre del Hijo y con infinito amor a los hombres: "Sabiendo que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre. agitando ramos de palma. Esta es la noche por excelencia de la fe y de la esperanza. Así encontraremos. Escrutando la voluntad del Padre. no fue oprimido por fuerzas mayores que él. el centro del misterio que queremos proclamar. más allá del velo denso de las tinieblas. gritadas probablemente por la misma multitud a pocos días de distancia. aunque de un modo diverso de como lo esperaban sus contemporáneos. en un arrebato de entusiasmo. en la plenitud de la luz y de la vida. ¡Oh María!. . Hoy contemplamos a Jesús que se acerca al término de su vida y se presenta como el Mesías esperado por el pueblo. creyendo y esperando en la palabra del Señor. habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. esta es por excelencia tu noche. Con estas dos palabras. más bien. ¡Aleluya! XVI JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo de Ramos 8 de abril de 2001 . primicia de los resucitados. los amó hasta el extremo" (Jn 13. tu corazón también vela. acoge a Jesús que entra en la ciudad montado en un borrico. Madre. a Cristo. Afrontó libremente la muerte en la cruz. Con la palabra: "¡Crucifícale!". 1). Tu fe y tu esperanza miran hacia delante. comprendió que había llegado la "hora". 2. Vislumbran ya detrás de la pesada losa la tumba vacía. y en la muerte triunfó. está de pie en el pretorio. "¡crucifícale!". se podría resumir el significado de los dos acontecimientos que recordamos en esta liturgia dominical. Jesús se entregó voluntariamente a la Pasión. que reina con el Padre y el Espíritu Santo. haz que también velemos en el silencio de la noche. "¡Hosanna!". Con la aclamación: "Bendito el que viene". que fue enviado por Dios y vino en su nombre a traer la paz y la salvación. en silencio. Con Él velan todos los que confían y esperan en Él. Mientras se apagan las últimas luces del sábado y el fruto de tu vientre reposa en la tierra. es.

no se rebeló ni se echó atrás. en las diferentes Iglesias particulares. De esta forma. el proceso en presencia de Pilato. se acerca con emoción y confianza a este misterio. asumió la condición de siervo. no se cansa de aclamarlo con la alabanza y la adoración. La luz de la Pascua hace descubrir la gran enseñanza que encierra la Pasión: la vida se afirma con la entrega sincera de sí hasta afrontar la muerte por los demás. celebran hoy la XVI Jornada mundial de la juventud. el beso de Judas. La lectura de la página evangélica ha puesto ante nuestros ojos las escenas terribles de la pasión de Jesús: su sufrimiento físico y moral. destruyó nuestra culpa. desde hace años. no se limita a considerar únicamente los sufrimientos de Jesús. . como había dicho el profeta. fuimos justificados" (Prefacio). o como voluntad de dominio sobre los demás. al Siervo de Dios que. en esta celebración expresamos nuestra gratitud y nuestro amor a Aquel que se sacrificó por nosotros. amadísimos jóvenes. Dios mío! ¿por qué me has abandonado?".La obra de salvación y de liberación realizada por Jesús perdura a lo largo de los siglos. ofreció la espalda a los que lo golpeaban. que cree con firmeza que él está presente aunque de modo invisible. 5. A todos y a cada uno reafirmo una vez más con fuerza que la cruz de Cristo es el camino de vida y salvación. ¿Por qué todo esto? El inicio de la plegaria eucarística nos dará la respuesta: "El cual (Cristo). Jesús no entendió su existencia terrena como búsqueda del poder. el sufrimiento más misterioso: "¡Dios mío. Al contrario. y al resucitar. Is 50. al morir. nuestra asamblea proclama una vez más: "¡Hosanna! Bendito el que viene en nombre del Señor". vuestra jornada. los insultos y escarnios. el abandono de los discípulos. Un fuerte grito. encabezada por el arzobispo de Toronto. Así pues. pero si muere. Y así dejó a sus discípulos y a la Iglesia una enseñanza muy valiosa: "Si el grano de trigo no cae en tierra y muere. da mucho fruto" (Jn 12. y luego la muerte. el camino para llegar a la palma del triunfo en el día de la resurrección. 24). Por este motivo la Iglesia. Saludo en particular a los jóvenes de la delegación canadiense. y no ocultó su rostro a insultos y salivazos (cf. Por consiguiente. 3. como afán de éxito y de hacer carrera. que habéis venido de las diversas parroquias de la diócesis de Roma y de otras partes del mundo. siendo inocente. y obedeció al proyecto del Padre hasta la muerte en la cruz. que se encuentran entre nosotros para acoger la cruz en torno a la cual se reunirán los jóvenes de los cinco continentes durante la próxima Jornada mundial de 2002. 4-7). por Dios. la Jornada mundial de la juventud. saludo con afecto y esperanza también a vuestros coetáneos que. queda él solo. Por último. 4. la condena. haciéndose semejante a los hombres. sabiendo que su Señor ha resucitado. se entregó a la muerte por los pecadores. El domingo de Ramos se celebra también. Juntamente con vosotros. la primera del nuevo milenio. al leer el relato de la Pasión. cardenal Ambrozic. Pero la Iglesia. y aceptó la injusticia de ser contado entre los criminales. renunció a los privilegios de su igualdad con Dios. la vía dolorosa y la crucifixión.

que ha vencido a la muerte. "Spiritus Domini super me. Señor nuestro" (Rm 8. el óleo de los enfermos y el crisma. Jn 14. si sufrimos con él. Verbo de Dios. ¡Gloria y alabanza a ti. reinaremos con él" (2 Tm 2. 6). No le han quebrantado ningún hueso (cf. eo quod unxerit Dominus me El Espíritu del Señor está sobre mí. Amadísimos jóvenes. Jesús murió y resucitó. 24). tomados del libro de Isaías. la entregó "por nosotros" (Jn 10. la verdad y la vida (cf. En estos versículos. porque el Señor me ha ungido" (Is 61. 53). 6. desde hace dos mil años. Entonces. mientras entramos confiados en el nuevo siglo y en el nuevo milenio. aunque esté clavado al madero. Sal 34. está ahora ante nosotros crucificado. 12 de abril de 2001 1. dado que dentro de poco bendeciremos el óleo de los catecúmenos. se halla contenido el tema central de la misa Crismal. porque vino para reunir a todos los hijos de Dios que estaban dispersos por el pecado (cf. 1). Queridos jóvenes. a pesar de la inscripción que anuncia el motivo de su condena. 52). 21). Su cuerpo no será enterrado. Porque sólo Jesús es el camino. No han rasgado su túnica (cf. porque no puede sufrir corrupción el cuerpo del Señor de la vida. el Hijo Dios que se hizo hombre para que el hombre vuelva a Dios. Jn 19. sino puesto en un sepulcro excavado en la roca (cf.¿Qué vemos en la cruz que se eleva ante nosotros y que. 18). sin pecado. Lc 23. Gracias a su muerte y a su resurrección el Evangelio triunfó y nació la Iglesia. 3839). Pero nadie se la quitó. Es libre. viviremos con él. y ahora vive para siempre. . ¿quién nos separará del amor de Cristo? El Apóstol dio la respuesta también por nosotros: "Estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. porque es la columna fundamental de un mundo nuevo. salvador del mundo! SANTA MISA CRISMAL EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO HOMIÍLIA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves Santo. Por medio de su cruz hemos recibido la vida. Es inocente. Jn 11. oh Cristo. Nuestra atención se concentra en la unción. el mundo no deja de interrogar y la Iglesia de contemplar? Vemos a Jesús. Él. el Papa os repite las palabras del apóstol san Pablo: "Si morimos con él. Dio su vida. 11).

Todo bautizado está llamado a alabar y dar testimonio del amor misericordioso de Dios con una vida santa. Es fiesta del pueblo de Dios. que en la última Cena se consagra a sí mismo.porque yo soy santo" (Lv 19.Esta mañana vivimos una fiesta singular "con óleo de alegría" (Sal 45. en la Iglesia. quise destacar el hecho de que la vocación sacerdotal es "misterio de misericordia" (ib. que marca la vida de todo cristiano. 40). de todos nosotros. hemos entrado en el tercer milenio llevando en el corazón y en los labios las palabras del Salmo: "Cantaré eternamente las misericordias del Señor". .. del Cenáculo. 6). Y el concilio Vaticano II precisa: "Todos los fieles. 8). es decir. Oración Colecta). concluida hace poco. 2). amadísimos sacerdotes. en particular. para que el pueblo de Dios que os ha sido confiado sea santo. los obispos. Ciertamente. En la Carta que. 7). Como Pedro y Pablo. he escrito: este "día especial de nuestra vocación. "Sed santos -dice el Señor. Jn 12. he dirigido a los sacerdotes con ocasión del Jueves santo. del misterio de Cristo sacerdote. sabemos que somos indignos de un don tan grande. la estimula y la alimenta. Antes que a nuestro "obrar". Celebramos la misa Crismal en el umbral del Triduo pascual. ib. ordenados presbíteros para el servicio del pueblo cristiano. nos atañe ante todo a nosotros. por decirlo así. nos invita ante todo a reflexionar sobre nuestro "ser" y. Asimismo. 3). de manera especial. están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad" (Lumen gentium. la santidad de la grey no deriva de la del pastor. que es preciso traducir en prioridades pastorales. pero se podría añadir: sed santos. interpela a nuestro "ser". Representáis al presbiterio romano y. El Espíritu divino difunde su místico perfume en toda la casa (cf. Os doy gracias cordialmente por vuestra numerosa presencia en torno al altar de la Confesión de San Pedro. "Misericordias Domini in aeternum cantabo Cantaré eternamente las misericordias del Señor" (estribillo del Salmo responsorial). pero no cabe duda de que la favorece. Íntimamente renovados por la experiencia jubilar. Este sugestivo rito recibe su luz. en cierto sentido. como todos los años. "Esta es la voluntad de Dios -escribe san Pablo-: vuestra santificación" (1 Ts 4. centro y cumbre del Año litúrgico. Es fiesta. ante Dios no cesamos de experimentar asombro y agradecimiento por la gratuidad con que nos ha escogido. el cual contempla hoy el misterio de la unción.. y a vosotros. de cualquier estado o condición. De esto es de lo que surge después también el impulso apostólico" (n. al presbiterio de todo el mundo. desde el día de su bautismo. y lo mismo se puede decir de toda comunidad cristiana. y a los sacerdotes en especial los hace partícipes de la misma consagración de Jesús (cf. por la confianza que deposita en nosotros y por el perdón que nunca nos niega (cf. anticipando el sacrificio cruento del Gólgota. 6). amadísimos y venerados hermanos en el sacerdocio. Por eso. 2. sobre nuestro camino de santidad. 3). Esta verdad fundamental. es decir. De la Mesa eucarística desciende la unción sagrada.

siguiendo el ejemplo de Cristo. profética y real por obra del Espíritu Santo. y de los presbíteros entre sí: es un signo que el pueblo cristiano espera y aprecia con fe y afecto. Jesús transmite a sus discípulos la unción recibida del Padre. en las circunstancias ordinarias de la vida y del ministerio. Con este espíritu. los pastores debemos dar un testimonio coherente. es decir. al que el Señor nos ha llamado por la senda del sacerdocio. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves Santo. así su misterio de salvación extiende su eficacia hasta los confines de la tierra. esta manifiesta mejor el vínculo de comunión que existe entre el obispo y los presbíteros. 12 de abril de 2001 . En efecto. también es verdad que cada uno puede y debe llegar a serlo con y para los demás. la Iglesia nos brinda la consoladora oportunidad de unirnos y sostenernos unos a otros en el momento en que repetimos todos a una: "Sí. seremos ministros fieles de su Evangelio. "ministros de nuestro Dios" se os llamará" (Is 61. Todo ello se ha realizado en Cristo con la nueva Alianza. al mismo tiempo. 43). Es un camino que cada uno recorre de manera personalísima. la gracia de llenarnos de la unción divina. renovamos nuestro compromiso de difundir siempre y por doquier el perfume de Cristo (cf. En este sentido. Así se dirige el profeta Isaías a los israelitas. Les comunica el mismo Espíritu. En efecto. el "bautismo en el Espíritu Santo" que lo constituye Mesías y Señor. dicetur vobis Vosotros seréis llamados "sacerdotes del Señor". profetizando los tiempos mesiánicos. 4. Madre de los sacerdotes. amadísimos hermanos. frágiles vasijas de barro. quiero". Amén. María nos obtenga a nosotros.3. Hoy. oración después de la comunión). Siempre. "Vos autem sacerdotes Domini vocabimini. amadísimos hermanos en el sacerdocio. que debe preceder y acompañar las iniciativas concretas de caridad? (cf. ¿Acaso la santidad personal no se alimenta de la espiritualidad de comunión. Nos sostenga la Madre de Cristo. el cual escruta y penetra los corazones. recordamos de buen grado la unción sacramental que hemos recibido y. aunque es verdad que nadie puede hacerse santo en lugar de otro. entre las celebraciones del Año litúrgico. a la que las letanías se dirigen con el título de "Vaso espiritual". Con todo. en la liturgia de hoy. Nos ayude a no olvidar nunca que el Espíritu del Señor nos "ha enviado para anunciar a los pueblos la buena nueva". la misa Crismal tiene una elocuencia extraordinaria. Se trata de un rito que cobra su pleno valor y sentido precisamente como expresión del camino de santidad. cuando todos los miembros del pueblo de Dios recibirían la dignidad sacerdotal. Para educar en ella a los fieles. Dóciles al Espíritu de Cristo. Novo millennio ineunte. 6). ministri Dei nostri. Esta solidaridad fraterna no puede por menos de transformarse en un compromiso concreto de llevar los unos la carga de los otros. renovaremos dentro de poco las promesas sacerdotales. sólo conocida por Dios.

. 5). real y sustancialmente" en el Cuerpo y la Sangre del Señor. anunciáis la muerte del Señor. La Eucaristía no es la simple memoria de un rito pasado. san Pablo añade un comentario suyo: "Cada vez que coméis de este pan y bebéis de este cáliz. quien nos recordó lo que Jesús hizo "en la noche en que iba a ser entregado".1. La institución de la Eucaristía guarda relación con el rito pascual de la primera Alianza.. La Iglesia sigue repitiendo las palabras de Jesús. podemos proclamar: "Tantum ergo sacramentum veneremur cernui Veneremos. Forman casi un tríptico: presentan la institución de la Eucaristía. pero el pan y el vino se convierten.. . tocamos cada día con nuestras manos en la santa misa. por esta luz que ilumina nuestros pasos también en la noche de la duda y la dificultad. encuentra paz en las palabras de Cristo. según la feliz expresión del concilio de Trento. descrito en la página del Éxodo que acabamos de proclamar: habla del cordero "sin defecto. también nosotros permanecemos en conmovida y silenciosa adoración. En virtud de esas palabras se realiza un cambio admirable: permanecen las especies eucarísticas. 13). hasta que venga" (1 Co 11. en la que Jesús nos dejó el admirable sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. 2. se da con sus propias manos como alimento para los Doce". Fue el apóstol san Pablo. inaugurado en la Pascua. "verdadera. recumbens cum fratribus En la noche de la última Cena. el verdadero pan en su carne". Cuando yo vea la sangre pasaré de largo ante vosotros. Sostenidos por esta fe. postrados tan gran sacramento". cuyo sacrificio liberaría al pueblo del exterminio: "La sangre será vuestra señal en las casas donde moráis. Numerosos interrogantes asaltan al corazón del creyente. "Verbum caro. panem verum verbo carnem efficit El Verbo encarnado transforma. sacerdotes. en la primera carta a los Corintios. El mensaje del Apóstol es claro: la comunidad que celebra la Cena del Señor actualiza la Pascua. La mente queda desconcertada ante un misterio tan sublime. "Et si sensus deficit. a pesar de ello. Esta experiencia no puede por menos de impulsar a la comunidad cristiana a convertirse en profecía del mundo nuevo. 26). Además del relato del hecho histórico. pues. su prefiguración en el Cordero pascual. recostado a la mesa con los hermanos. con su palabra. Las lecturas que acabamos de proclamar ilustran su sentido profundo. 3. y sabe que está comprometida a hacerlo hasta el fin del mundo. macho. y su traducción existencial en el amor y el servicio fraterno. y no habrá entre vosotros plaga exterminadora" (Ex 12. basta sólo la fe para confirmar al corazón recto". ad firmandum cor sincerum sola fides sufficit Aunque fallen los sentidos. Contemplando esta tarde el misterio de amor que la última Cena nos vuelve a proponer. "In supremae nocte Cenae. Con estas palabras el sugestivo himno "Pange lingua" presenta la última Cena. de un año" (Ex 12. que. Es el prodigio que nosotros. sino la viva representación del gesto supremo del Salvador.

ha resucitado" (Lc 24. 1). Se encuentra en el relato del evangelista san Juan. Amén. En la Eucaristía se ofrecen la salvación y el amor a toda la humanidad. "¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí. Sí. Es un amor que supera el corazón del hombre. que en la muerte en cruz y en la resurrección de Cristo encuentra su clave de lectura y su explicitación máxima. Por eso. Una gloria igual sea dada al que de uno y de otro procede". con espíritu de agradecimiento. en el Espíritu. Hemos escuchado las palabras del Maestro divino: "Si yo. laus et iubilatio Al Padre y al Hijo sean dadas alabanza y júbilo. Llegados a este punto. el cual nos presenta la escena conmovedora del lavatorio de los pies. No podemos por menos de quedar fascinados por este misterio. por el Hijo.El himno de santo Tomás comenta: "Et antiquum documentum novo cedat ritui Y la antigua ley ceda el puesto al nuevo sacrificio". amor que sostiene nuestro camino hacia la plena comunión con el Padre. La auténtica participación en la misa no puede por menos de engendrar el amor fraterno tanto en cada creyente como en toda la comunidad eclesial. 15). para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros" (Jn 13. que con su sangre libremente derramada en la cruz estableció una Alianza nueva y definitiva. 4. la fe nos lleva al asombro y a la adoración. Hagamos nuestras las palabras de santo Tomás de Aquino: "Praestet fides supplementum sensuum defectui La fe supla la incapacidad de los sentidos". poder y bendición. HOMILIA DEL SANTO PADRE EN LA VIGILIA PASCUAL Sábado Santo. La Eucaristía constituye el signo perenne del amor de Dios. vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros" (Jn 13. . salud. nos sentimos inmersos en el océano de amor que brota del corazón de Dios. Con ese gesto Jesús recuerda a los discípulos de todos los tiempos que la Eucaristía exige dar testimonio de ella mediante el servicio de amor hacia los hermanos. 14 de abril de 2001 1. 14). honor. Es un nuevo estilo de vida que deriva del gesto de Jesús: "Os he dado ejemplo. con razón. La Eucaristía es precisamente presencia sacramental de la carne inmolada y de la sangre derramada del nuevo Cordero. "Los amó hasta el extremo" (Jn 13. el himno de acción de gracias del pueblo de los redimidos: "Genitori Genitoque. En este acto de servicio humilde la fe de la Iglesia ve el desenlace natural de toda celebración eucarística.5-6). nuestra mirada se ensancha hacia el tercer elemento del tríptico que forma la liturgia de hoy. los textos bíblicos de la liturgia de esta tarde orientan nuestra mirada hacia el nuevo Cordero. Hagamos nuestro. el Señor y el Maestro. y al meditar en el misterio de la última Cena. os he lavado los pies. El lavatorio de los pies se presenta como un acto paradigmático. 5. Durante la adoración de esta noche al santísimo Sacramento.

Enseguida cantaremos en el Prefacio que Cristo "muriendo destruyó la muerte y resucitando restauró la vida. pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús" (24. durante la que la Iglesia entera permanece en espera junto a la tumba del Mesías. Jesús "no está aquí. Extraordinaria Vigilia de una noche extraordinaria. No podían saber que ellas. 2. Se cambia totalmente la perspectiva de la historia: la muerte da paso a la vida. Exulte el coro de los Ángeles"!. aquel mismo amor que las llevó a seguirlo por las calles de Galilea y Judea hasta al Calvario. que manifiestas el corazón mismo de nuestra existencia cristiana! Esta noche todo se resume prodigiosamente en un nombre. 2) Así lo narra el evangelista Lucas. 3). en cambio. resuena con inalterada elocuencia en la Iglesia. madre de todas las Vigilias. "entraron. sino el fulgor de una luz repentina. justo ellas. habían experimentado la tristeza y el extravío. La espera y la oración se convierten entonces en un canto de alegría: "Exultet iam angelica turba caelorum. Habían vivido los acontecimientos trágicos culminados con la crucifixión de Cristo en el Calvario.. Van a escondidas al lugar donde Jesús había sido enterrado para volverlo a ver todavía y abrazarlo por última vez. Vida que no muere más. habían sido los primeros testigos de la resurrección de Jesús. que expresas en plenitud el sentido del misterio! ¡Oh Vigilia rica en símbolos. La Iglesia espera y reza. "Encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro". en la hora de la prueba. 3. el nombre de Cristo resucitado. a su Señor. ." He aquí la verdad que nosotros proclamamos con palabras. Aquel que las mujeres creían muerto está vivo. En un instante todo cambia. Oh Cristo. ¿cómo no darte las gracias por el don inefable que nos regalas esta noche? El misterio de tu muerte y tu resurrección se infunde en el agua bautismal que acoge al hombre antiguo y carnal y lo hace puro con la misma juventud divina. Vigilia. escuchando las Escrituras que recorren de nuevo toda historia de la salvación.Estas palabras de dos hombres "con vestidos resplandecientes" refuerzan la confianza en las mujeres que acudieron al sepulcro. No habían abandonado. muy de mañana. Su experiencia se convierte en la nuestra. pero sobre todo con nuestra existencia. que irrumpe con el anuncio sobrecogedor de la resurrección del Señor. ¡Oh Vigilia penetrada de esperanza. en el curso de esta Vigilia pascual. ha resucitado.. sacrificado en la Cruz." Este anuncio que cambió la tristeza de estas piadosas mujeres en alegría. Las empuja el amor. ¡Mujeres dichosas! No sabían todavía que aquella era el alba del día más importante de la historia. Pero en esta noche no son las tinieblas las que dominan. (Lc 24. y añade que.

También para vosotros. que ha revelado definitivamente al mundo el poder de Cristo. en esta noche la muerte cede el paso a la vida. Y no temáis ante las pruebas. añadimos: "Benedictus qui venit in nomine Domini. de los Estados Unidos de América y del Perú. qui venit in nomine Domini. os saludo con gran cordialidad. Sal 118. 4. queridos Hermanos y Hermanas. Las volvemos a escuchar cada vez que durante la misa cantamos el Sanctus. y en nombre de la Comunidad eclesial os acojo con fraterno afecto. 5. la Confirmación y la Eucaristía. "Benedictus. . El pecado es borrado y se inicia una existencia totalmente nueva. He aquí el regalo de esta noche. "Haec dies quam fecit Dominus: exsultemus et laetamur en ea . la muerte ya no tiene poder sobre él" (Rm 6.9). cf.. en él se sumergirán especialmente los seis catecúmenos. Esta Vigilia nos introduce en un día que no conoce el ocaso. Sí.En tu misterio de muerte y resurrección nos sumergiremos enseguida. Perseverad hasta el final en la fidelidad y en el amor. porque "Cristo. 26). como para cada bautizado. Vuestra presencia en esta Plaza de San Pedro expresa la multiplicidad de las culturas y los pueblos que han abierto su corazón al Evangelio. Después de decir: "Pleni sunt coeli et terra gloria tua". de Italia. de Albania. Queridos Hermanos y Hermanas catecúmenos. Día de la Pascua de Cristo. llega hasta nosotros el eco del entusiasmo con el que los habitantes de Jerusalén acogieron a Jesús para la fiesta de la Pascua. de China. Vosotros provenís de diversas naciones: del Japón. que nos fue dada como Madre a los pies de la Cruz. que recibirán el Bautismo. Hijo de la Virgen María. Para siempre. Hosanna in excelsis". Jesús está vivo y nosotros vivimos en Él. Al escuchar estas palabras. que inaugura para la humanidad una renovada primavera de esperanza." ¡Alleluya! CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II XV Jornada Mundial de la Juventud Domingo 16 de abril de 2000 1. 9.Éste es el día que ha hecho el Señor: regocijémonos y exultemos de alegría.. ya no muere más. renovando las promesas bautismales. una vez resucitado de entre los muertos. Bendito el que viene en nombre del Señor" (Mt 21.

que se produjo algunos días antes de la entrada en Jerusalén. "a pesar de su condición divina. 9). Pero. cuya primera parte está tomada del profeta Isaías (cf. vivió a la espera del Mesías. Mc 15. se despojó de su rango. a la pregunta explícita sobre su posible identidad mesiánica. luego. a quien algunos consideran casi como un evangelista de la antigua Alianza. para gloria de Dios Padre" (Flp 2. y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!. naturalmente. 3). al pueblo de la Alianza. remitiendo a Jesús a cuantos le preguntaban. ¡Hosanna en el cielo!" (Mt 21. Is 50. primero por el testimonio del Bautista y después gracias a las palabras y a los signos realizados por Jesús y. Aquí. que. nos abren la perspectiva del drama ya inminente. en la segunda. ¿por qué me has abandonado?". como todos los años. 9-11). Por eso la muchedumbre. pasando por uno de tantos. Y así. desde hace algunos años. Se prosigue. ésta es la clave para penetrar en la admirable economía de Dios. nos presentan la imagen de un condenado flagelado y abofeteado (cf. están presentes numerosos jóvenes en esta solemne liturgia? En efecto. de la que habla el evangelio de hoy. de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo. El convencimiento de que los tiempos mesiánicos ya habían llegado fue creciendo en el pueblo. El estribillo del Salmo responsorial: "Dios mío. 34). durante siglos y generaciones. en la tierra y en el abismo. lo acoge con una explosión de alegría: "Bendito el que viene en nombre del Señor. Sin embargo. 6). Algunos creyeron ver en Juan Bautista a aquel en quien se cumplían las promesas. y tomó la condición de esclavo. nos permite contemplar la agonía de Jesús en la cruz (cf. Dios mío. que prosiguen así: "Por eso Dios lo exaltó sobre todo. También las otras lecturas nos introducen en el misterio de la pasión y muerte del Señor. y una muerte de cruz" (Flp 2. y le concedió el nombre que está sobre todo nombre. actuando como un hombre cualquiera.En este himno. Is 6. el domingo de Ramos se ha convertido en la fiesta anual de los jóvenes. en 1984. al contrario. 2. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. En la austera liturgia del Viernes santo volveremos a escuchar estas palabras. pero. ¿Por qué. que acabamos de revivir en la narración del evangelista san Marcos. el apóstol san Pablo. se caracterizan como liturgia "de pasión" en sentido pleno. año de la juventud. expresando la alegría y la acción de gracias de la asamblea por el cumplimiento de las promesas mesiánicas: "Bendito el que viene en nombre del Señor. no hizo alarde de su categoría de Dios. en la segunda lectura. cuando Jesús llega a la ciudad montado en un asno. a causa de la resurrección de Lázaro. En efecto. como sabemos. 6-8). Las palabras del profeta Isaías. 3. al mismo tiempo. el Precursor respondió con una clara negación. Los ritos del domingo de Ramos reflejan el júbilo del pueblo que espera al Mesías. y en cierto sentido Año . ¡Hosanna en el cielo!". que se realiza en los acontecimientos de la Pascua. nos introduce en el análisis más profundo del misterio pascual: Jesús. La humillación y la exaltación: esta es la clave para comprender el misterio pascual. se exalta a Dios "tres veces santo". Nuestro pensamiento va. de modo especial.

os acompañe en este itinerario de conversión y progresiva intimidad con su Hijo divino. la motivación más profunda. Contempladlo con renovado impulso de fe. que se abajó hasta la muerte de cruz y fue exaltado en la gloria a la diestra del Padre. especialmente. ¡Qué cercanas a nuestra existencia están estas palabras! Vosotros. Cristo. MISA CRISMAL EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves santo. "Por nosotros Cristo se hizo obediente hasta la muerte. se puede identificar en lo que nos revela la liturgia de hoy: el misterioso plan de salvación del Padre celestial. Manila y París. Así pues. queridos jóvenes. a veces incluso llenos de angustia. os invita a seguir su ejemplo exigente. Y os interrogáis sobre el sentido de la existencia. de los jóvenes. 14). pasando por Buenos Aires. a vuestros numerosos interrogantes y problemas. sobre vuestra relación con vosotros mismos. Sin embargo. Jesucristo. y una muerte de cruz. que. 4. De hecho. con los demás y con Dios. no existe ninguna otra respuesta tan sencilla. ¡Seguidlo! Él no promete una felicidad ilusoria. completa y convincente. la fiel discípula del Señor. Sí. y una muerte de cruz. volverá a Roma el próximo mes de agosto para la Jornada mundial de la juventud del Año santo 2000. Esta es la respuesta a los interrogantes y a las inquietudes fundamentales de todo hombre y de toda mujer y. Cristo. Queridos jóvenes. Jesús se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Czestochowa. al parecer. 20 de abril de 2000 . y cargó con nuestras culpas para redimirnos con su sangre derramada en la cruz. haciendo vuestras sus comprometedoras elecciones. se ofrece a sí mismo como única respuesta válida. gracias por vuestra participación en esta solemne liturgia. comienza el camino de amor y de dolor de la cruz. Santiago de Compostela. oh Cristo!". ¿por qué tantos jóvenes se dan cita para el domingo de Ramos aquí en Roma y en todas las diócesis? Ciertamente. "se hizo carne y habitó entre nosotros" (Jn 1. comenzó la peregrinación de las Jornadas mundiales de la juventud.jubilar de los jóvenes. quien. Denver. A vuestro corazón sediento de verdad y paz. con su entrada en Jerusalén. Por eso Dios lo exaltó". comenzáis a experimentar el carácter dramático de la vida. para que logréis la auténtica madurez humana y espiritual. por nosotros Cristo se hizo obediente hasta la muerte. que se realiza en la humillación y en la exaltación de su Hijo unigénito. al contrario. Siervo sufriente y humillado. como recuerda el tema de la próxima Jornada mundial de la juventud. que subyace en todas las otras. María. son muchas las razones y las circunstancias que pueden explicar este hecho. "¡Gloria y alabanza a ti.

a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos" (Ap 1. la afirmación de que Dios "ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes" se refiere a los sacerdotes ordenados como ministros. que "son consagrados como casa espiritual y sacerdocio santo para que ofrezcan. 5-6). Con la bendición de los óleos. que compromete a los bautizados a vivir su oblación a Dios mediante la participación en la Eucaristía y en los sacramentos. con referencia a todos los bautizados. En otro nivel. Todo cristiano es sacerdote. con el supremo acto sacerdotal. ib. estas palabras nos conciernen de modo directo. oleum infirmorum.. en el testimonio de una vida santa. Entendemos esta expresión en dos niveles." (Lc 4. Con viva emoción hacemos memoria del don recibido de Cristo. 10). es decir. ib. "Ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes". con amor de hermano. llamados a formar y dirigir al pueblo sacerdotal. 18). para que. a través de las obras propias del cristiano. en la abnegación y en la caridad activa (cf. 3. y en particular del santo crisma. Queridos sacerdotes. Escuchamos estas palabras del libro del Apocalipsis en esta solemne misa Crismal.). Me ha enviado. 2.. de la muerte y resurrección de Cristo. en el día en que. por la ordenación presbiteral.). Por eso la Iglesia sitúa este rito en el umbral del Triduo sacro. Al mismo tiempo que damos gracias en nombre de cuantos van a recibir estos . Antes de celebrar los misterios centrales de la salvación. que se ha convertido en parte de nuestra herencia (cf. el Hijo de Dios hecho hombre se ofreció al Padre como rescate por toda la humanidad.. "Ave sanctum oleum: oleum catechumenorum. oleum ad sanctum crisma". ha elegido a hombres de este pueblo. Se trata aquí del sacerdocio llamado "común". El primero.) ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre. sino también. que son instrumentos de la salvación en los diversos sacramentos: bautismo. que nos ha llamado a una participación especial en su sacerdocio. La eficacia de estos signos de la gracia divina deriva del misterio pascual. Es un signo de fuerza interior. cada comunidad diocesana se reúne esta mañana en torno a su pastor para la bendición de los santos óleos.. que el Espíritu Santo concede a todo hombre llamado por Dios a particulares tareas al servicio de su Reino. que precede al sagrado Triduo pascual. y hoy renovamos juntos las promesas sacerdotales comunes. Estamos llamados. la misa "Crismal" hace memoria solemne del único sacerdocio de Cristo y expresa la vocación sacerdotal de la Iglesia. orden sagrado y unción de los enfermos. "A aquel que (. a compartir la misma misión de Cristo. "El Espíritu del Señor está sobre mí. Así. Sal 15. 5). queremos dar gracias por la unción sacramental. participen de su sagrada misión" (Prefacio IV de la Pasión del Señor). como recuerda también el concilio Vaticano II.1. por la imposición de las manos. Nos lo recordará dentro de poco el Prefacio: Cristo "no sólo confiere el honor del sacerdocio real a todo su pueblo santo. confirmación. y a ofrecer en su nombre el sacrificio eucarístico a Dios en la persona de Cristo (cf. sacrificios espirituales" (Lumen gentium. en particular del obispo y de los presbíteros unidos a él. porque él me ha ungido.

35. Cristo. Como recordé en la carta dirigida a los sacerdotes con esta ocasión. encuentre la debida disponibilidad a cumplir la misión para la que fuimos "ungidos" el día de nuestra ordenación. Lc 1. La existencia terrena de Cristo. "que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre" (Ap 1. rey de eterna gloria". Dispongámonos a realizar la intensa peregrinación pascual siguiendo las huellas de Jesús. Has venido a nosotros para predicar el año de gracia del Señor (cf. sigamos a Cristo. Lc 4. oramos para que la fuerza sobrenatural que actúa a través de ellos obre incesantemente también en nuestra vida. cuyo bimilenario celebramos en este Año jubilar. 22). Sigámoslo y proclamemos juntos: "Gloria a ti. el sacerdocio de Cristo está intrínsecamente unido al misterio de la Encarnación. "Está inscrito en su identidad de Hijo encarnado. su "paso" por la historia. desde que fue concebido en el seno de la Virgen María hasta que ascendió a la diestra del Padre. sumo y eterno Sacerdote. Comencemos con estos sentimientos el Triduo pascual. rey de eterna gloria". aunque el jubileo de los sacerdotes de este Año santo está previsto para el próximo 18 de mayo.santos signos. Sostenidos por la fe de María. eres el mismo ayer. "Gloria a ti. en cierto sentido. 4. que abre de par en par a todo hombre la plenitud del amor salvífico. 3. que se ha posado sobre cada uno de nosotros. Hoy nos encontramos de modo especial con Cristo. hoy y siempre. una celebración jubilar casi connatural. oh Cristo. 20 de abril de 2000 . Por eso esta sugestiva liturgia del Jueves santo constituye para nosotros. 19). y cruzamos espiritualmente esta Puerta santa. sacerdote y víctima. y de modo particular el ministro ordenado. que padece. Y está totalmente marcado por la "unción" del Espíritu Santo (cf. culmen del año litúrgico y del gran jubileo. así también el bautizado. muere y resucita. Que el Espíritu Santo. Amén. Tú. MISA "IN CENA DOMINI" EN LA BASÍLICA VATICANA HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Jueves santo. constituye un único acontecimiento sacerdotal y sacrificial. 7). debe sentirse comprometido a realizar su consagración sacerdotal en el servicio humilde y fiel a Dios y a sus hermanos. oh Cristo. 5-6). de Hombre-Dios" (n. Del mismo modo que Cristo fue dócil a la acción del Espíritu en la condición de hombre y siervo obediente.

hasta que vuelva" (1 Co 11. Desde esta perspectiva. Lo mismo hizo con el cáliz. 14). las recordamos volviendo espiritualmente al Cenáculo.. tomada de la primera carta a los Corintios. 15). 23-26). y el bastón en vuestra mano. "la noche en que iban a entregarle. cuando su cuerpo. antes de padecer" (Lc 22. Hemos escuchado lo que dice de él san Pablo en la segunda lectura. 11-13). porque conservo en mis ojos y en mi corazón las imágenes del Cenáculo. con ocasión de mi reciente peregrinación jubilar a Tierra Santa. con estas palabras. En este texto. El texto sagrado prescribía que se untara con un poco de sangre del cordero las dos jambas y el dintel de las casas. bajo la guía de Moisés. para todos los siglos.. agradecido al Señor por la libertad recuperada. se recuerda que Jesús.. tomó pan y. calzados vuestros pies. Esta tarde las revivo con emoción particular. y lo celebraréis como fiesta en honor del Señor" (Ex 12. 15). en memoria mía". antes de padecer" (Lc 22. pues en el Cenáculo Jesús infundió un nuevo contenido a las antiguas tradiciones y anticipó los acontecimientos del día siguiente. don divino y compromiso humano siempre actual. la memoria de la institución de la Eucaristía. que se suele considerar como la más antigua descripción de la cena del Señor. (.) de prisa. que se entrega por vosotros. pronunciando la acción de gracias. pero da a este rito un contenido nuevo.) Yo pasaré esa noche por la tierra de Egipto y heriré a todos los primogénitos. que está a punto de celebrar con los discípulos en el Cenáculo de Jerusalén. el significado profético de la cena pascual.. diciendo: "Este cáliz es la nueva Alianza sellada con mi sangre. (. La emoción es más fuerte aún porque este es el año del jubileo bimilenario de la Encarnación. después de cenar. Cristo. Por eso.. la liturgia ha puesto de relieve cómo la Pascua de Jesús se inscribe en el contexto de la Pascua de la antigua Alianza. tomada del libro del Éxodo. Con ella. "Este será un día memorable para vosotros. en este día.. los israelitas conmemoraban la cena consumada por sus padres en el momento del éxodo de Egipto. "Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros. El recuerdo de un acontecimiento tan extraordinario se convirtió en una ocasión de fiesta para el pueblo. Con la sangre del cordero los hijos e hijas de Israel obtienen la liberación de la esclavitud de Egipto. lo partió y dijo: "Esto es mi cuerpo. Cristo da a conocer. Cada año. la Pascua de la nueva Alianza! . proclamáis la muerte del Señor. cada que vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz.1. celebra la cena pascual con los Apóstoles. de la liberación de la esclavitud. ¡Es la Pascua del Señor! ¡La Pascua de la antigua Alianza! 2. "Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros. cumpliendo las prescripciones de la antigua Alianza. Con estas palabras solemnes se entrega. y no habrá entre vosotros plaga exterminadora" (Ex 12. la celebración que estamos viviendo adquiere una profundidad especial. Con la primera lectura. En el Cenáculo. Y añadía cómo había que comer el cordero: "Ceñidas vuestras cinturas. Cuando yo vea la sangre pasaré de largo ante vosotros. (. sería inmolado y su sangre sería derramada para la redención del mundo. cuerpo inmaculado del Cordero de Dios. Haced esto en memoria mía". haced esto cada vez que bebáis. donde tuve la alegría de celebrar la Eucaristía.) La sangre será vuestra señal en las casas donde moráis. La Encarnación se había realizado precisamente con vistas a este acontecimiento: ¡la Pascua de Cristo.

y decís bien. os he lavado los pies. se pusieron soldados de guardia para que nadie pudiera robarlo (Mt 27. "Tenéis guardias. Cristo. . el Maestro y el Señor. vestido y sentado nuevamente a la mesa. 62-64). pero el Maestro lo convence. 26). el sacerdocio y el mandamiento nuevo del amor. el supremo sacramento de la Iglesia. en servidores de todos los que van a participar de este don y misterio tan grandes. como los demás discípulos. Se convierten. La Eucaristía. Con la institución de la Eucaristía. inclinado y arrodillado. El Apóstol nos exhorta a hacer constantemente memoria de este misterio. 65). a su vez. destinado a perpetuarse hasta el fin del mundo. en virtud de la cual él. Jesús explica el sentido de su gesto: "Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor". el sacerdocio de la Alianza nueva y eterna. La tumba de Jesús fue cerrada y sellada. Pero ¿cómo hacer memoria de este acontecimiento salvífico? ¿Cómo vivir en espera de que Cristo vuelva? Antes de instituir el sacramento de su Cuerpo y su Sangre. Según la petición de los sumos sacerdotes y los fariseos. porque lo soy. 1). está unida al sacerdocio ministerial. hasta que vuelva" (1 Co 11. Al mismo tiempo. nuestra Pascua! HOMILIA DEL SANTO PADRE EN LA VIGILIA PASCUAL Sábado Santo. al inicio. Pues si yo. habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. al mismo tiempo. como don del gran amor de Jesús. lava en el Cenáculo los pies a sus discípulos.3. en espera de su vuelta gloriosa. Estas palabras. 12-14). 22 de abril de 2000 1. Lo vemos de nuevo mientras realiza este gesto. que en la cultura judía es propio de los siervos y de las personas más humildes de la familia. ¡Este es el memorial vivo que contemplamos en el Jueves santo! "Haced esto en memoria mía": ¡esta es la Pascua de la Iglesia. se convierten en ministros de este excelso misterio de la fe. y al final también él se deja lavar los pies. los amó hasta el extremo" (Jn 13. proclamáis la muerte del Señor. La Eucaristía. Este es el acontecimiento del que parte la liturgia de la Vigilia Pascual. nos invita a vivir diariamente nuestra misión de testigos y heraldos del amor del Crucificado. Jesús comunica a los Apóstoles la participación ministerial en su sacerdocio. pueden considerarse propedéuticas de la institución del sacerdocio ministerial. como un esclavo. Los Apóstoles. inmediatamente después. Pedro. es siempre y por doquier artífice y ministro de la Eucaristía. se opone. "Cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz. también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros" (Jn 13. aseguradlo como sabéis" (Mt 27. Pero. que unen el misterio eucarístico al servicio del amor. que nació también en el Cenáculo. y sólo él. Id. que "sabiendo que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre.

La variedad de vuestras naciones de origen pone de relieve la universalidad de la salvación traída por Cristo. Dios vela sobre el mundo. En esta Noche. recuerda el mismo de Dios. que lleva a cumplimiento aquella del Nacimiento del Señor. 2. los Apóstoles y algunas mujeres. confieren a esta singular celebración una dimensión cósmica. con ella. madre de todas las vigilias.8). queridos Hermanos y Hermanas que dentro de poco recibiréis los sacramentos de la iniciación cristiana: el Bautismo.. Camerún.. y revive las etapas fundamentales de la historia de la salvación. 16). Esta misma noche será la noche de guardia en honor de Yahveh . También el pasaje que estamos viviendo entre el segundo y el tercer milenio está guardado en el misterio del Padre. la Confirmación y la Eucaristía. en cierto modo. 3.. La solemne liturgia que estamos celebrando es una expresión de este "vigilar" que.Vigilaban junto al sepulcro aquellos que habían querido la muerte de Cristo. para que todo el que crea en él no perezca. Vela la Iglesia. 42). Albania e Italia. En la vigilia pascual.. 63). seréis insertos íntimamente en el misterio de . para sacarlos de la tierra de Egipto. Todo el universo creado está llamado a velar en esta noche junto al sepulcro de Cristo.. desde el éxodo a la Alianza en el Sinaí. Tenían aún impresa en el corazón la imagen perturbadora de hechos que acaban de ocurrir.. cada hombre puede reconocer también la propia historia de salvación. considerándolo un "impostor" (Mt 27. a tu diestra. tu sombra. queridos. Dentro de poco. de la antigua a la nueva y eterna Alianza. al que se refiere el Libro del Éxodo: "Noche de guardia fue ésta para Yahveh. que tanto amó al mundo "que dio a su Hijo único. por todas sus generaciones" (Ex 12. Canta el salmista: "Yahveh es tu guardián. Él "obra siempre" (Jn 5. de manera muy especial. 7) por la salvación del mundo y. Yahveh. Toda la "obra" del Gran Jubileo del año 2000 está. él guarda tu alma. 4. Venís de diversos Países del mundo: Japón. Te guarda Yahveh de todo mal. De día el sol no te hará daño. en todos los rincones de la tierra. 4-5. guía a su pueblo de la esclavitud a la libertad. En su amor providente y fiel. vuestra experiencia. por decirlo así. Pasa ante nuestros ojos la historia de la salvación. que tiene su punto fundamental en el renacer en Cristo mediante el Bautismo. En esta noche santa se cumple el proyecto eterno de Dios que arrolla la historia del hombre y del cosmos. Belén y el Calvario remiten al mismo misterio de amor de Dios. no muy lejos de allí. ni la luna de noche. sino que tenga vida eterna" (Jn 3. Su deseo era que Él y su mensaje fueran enterrados para siempre. China. desde la creación a la redención. Esta es. la Iglesia. en su velar. mediante el Hijo hecho hombre. María y. se centra sobre los textos de la Escritura. que supera el tiempo y el espacio. que trazan el designio divino de salvación desde el Génesis al Evangelio y que. esta noche. desde ahora y por siempre" (Sal 120. gracias también a los ritos del agua y del fuego. Velan. inscrita en esta noche de Vigilia.

1). es. Hijo y Espíritu Santo. Jn 10. "Surrexit Dominus de sepulcro. Pero no se trata de un contrasentido. La celebración de la Semana santa comienza con el «¡Hosanna!» de este domingo de Ramos. y llega a su momento culminante en el «¡Crucifícalo!» del Viernes santo. para que la alegría que nos embarga llegue a tantos otros corazones. Con ellas descubrimos que la piedra sepulcral ha sido retirada y el cuerpo ya no está allí. Él mismo. Mc 16. anuncia el Ángel. más bien. alleluya DOMINGO DE RAMOS HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II XIV Jornada mundial de la juventud 28 de marzo de 1999 1. Sí. para ungir el cuerpo sin vida de Jesús (cf. escrutando la voluntad del Padre.amor de Dios. Lo gritamos al mundo. Padre. antes del alba. muerto y sepultado". 6). Allí está espiritualmente presente toda la Comunidad eclesial de cada rincón de la tierra. mostrando el árbol la Cruz. 9). "donde estuvo clavada la salvación del mundo". que por nosotros fue colgado a la cruz. Su diligencia es nuestra diligencia. . Alleluia!" Ha resucitado del sepulcro el Señor. 5. Que vuestra existencia se haga un canto de alabanza a la Santísima Trinidad y un testimonio de amor que no conozca fronteras. Cristo ha resucitado. in quo salus mundi pependit: venite adoremus!" Esto ha cantado ayer la Iglesia. "Fue crucificado. qui pro nobis pependit in ligno. recitamos en el Credo. «Cristo se humilló. comprendió que había llegado su hora. El sepulcro. el centro del misterio que la liturgia quiere proclamar: Jesús se entregó voluntariamente a su pasión. y muerte de cruz» (Flp 2. Cristo ha resucitado verdaderamente y nosotros somos testigos de ello. 18). "Ecce lignum Crucis. haciéndose obediente hasta la muerte. encendiendo en ellos la luz de la esperanza que no defrauda. "No está aquí". Mc 16. La muerte ya no tiene poder sobre Él (cf Rm 6. El lugar donde lo habían puesto (cf. y la aceptó con la obediencia libre del Hijo y con infinito amor a los hombres. ¡Cristo ha resucitado! Anuncia al final de esta noche de Pascua la Iglesia. Es un anuncia de verdad y de vida. no se vio obligado por fuerzas superiores a él (cf. 8). mostrando el sepulcro vacío y las vendas por tierra. Estamos también nosotros con las tres mujeres que se acercan al sepulcro. que ayer había proclamado la muerte de Cristo en la Cruz.

9).) tome su cruz y sígame. como sucedió con Cristo. Podemos preguntarnos: ¿qué quiere de nosotros? Quiere que. que se convirtieron así. sino a Barrabás. 7). en «heraldos» del Mesías. tomó sobre sí lo que el hombre no podía soportar: la injusticia. esperada durante siglos por Israel. Porque quien quiera salvar su vida. Buscan al Señor en el centro del misterio pascual. el pecado. el sufrimiento y. reunidos con sus pastores. «Si alguno quiere venir en pos de mí. Hijo del hombre humillado y sufriente. y los renueva cada persona que. la fe y el testimonio cristiano: no debemos desalentarnos por las derrotas. La primera parte de la celebración de hoy nos ha hecho revivir la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. . 3. Is 53. El misterio de la cruz gloriosa se convierte para ellos en el gran don y. la muerte. se celebra desde hace ya catorce años la Jornada mundial de la juventud. la única victoria es la fidelidad a la misión recibida del Padre: «Por eso Dios lo exaltó sobre todo y le concedió el nombre que está sobre todo nombre» (Flp 2. la perderá. Comprendieron que aquella era la hora de Dios.Jesús llevó nuestros pecados a la cruz. ¡Crucifícalo!». para compartir con él la resurrección. la hora anhelada y bendita. por último. confirman y renuevan su compromiso en la urgente tarea de la nueva evangelización. En Cristo. En este momento nos vienen a la memoria las palabras que Jesús dijo a sus discípulos: «El cáliz que yo voy a beber. que buscaba al responsable del delito que le había contado Natán. (.. 32). vemos como en un espejo los sufrimientos de la humanidad. el hijo de David. el profeta le responde: «Tú eres ese hombre» (2 S 12. el proceso y la pasión de Jesús continúan en el mundo actual. se interrogan sobre sus aspiraciones más profundas. A David. ¿Quién intuyó. el Salvador esperado y prometido? Fue el pueblo. y nuestros pecados llevaron a Jesús a la cruz: fue triturado por nuestras culpas (cf. experimentan la comunión eclesial. para recoger este mensaje del Padre que nos ama. Nos encontramos aquí. llevando ramos de olivo y de palma.. 39). 24-25). esta mañana. ni exaltarnos por las victorias. Dios ama a todos. durante la cual los jóvenes. en el signo de la madurez de la fe. aunque no tenía pecado. el odio. Cristo. era el Mesías. Continuando espiritualmente ese acontecimiento. La palabra de Dios nos responde lo mismo a nosotros. aceptemos seguirlo en su pasión. en cierto modo. también vosotros lo beberéis y seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado» (Mc 10. que nos preguntamos quién hizo morir a Jesús: «Tú eres ese hombre». que Jesús de Nazaret. el mal. el Maestro que hablaba con autoridad (cf. Al contemplar a Jesús en su pasión. proclamaron el triunfo de Jesús. prolonga el grito: «No a éste. y. en aquel día fatídico. El «Hosanna» y el «Crucifícalo» se convierten así en la medida de un modo de concebir la vida. 5). perdona a todos y da el sentido último a la existencia humana. al contemplar a Jesús. y los más entusiastas y activos en medio del pueblo fueron los jóvenes. Lc 4. En efecto. 2. porque. cayendo en el pecado. la encontrará» (Mt 16. al mismo tiempo. así como nuestras situaciones personales. profesan y proclaman con alegría su fe en Cristo. pero quien pierda su vida por mí.

como vuestros coetáneos de aquel día lejano. el salvador. el maestro. 4. el Redentor y el Salvador del hombre. de belleza. Jn 2. 25). acogido y reconocido como «hermano» y «hermana». Precisamente en virtud del misterio pascual. han recorrido el mundo como una larga peregrinación hacia el nuevo milenio? ¿Cómo no alabar a Dios. sea una fuerte experiencia de fe y de comunión eclesial. puede proclamar ante el mundo. que transforma los corazones y la sociedad. ¿queréis también vosotros. reviste una importancia singular. ¿Cómo no dar gracias al Señor por las Jornadas mundiales de la juventud. Mt 11. con la contribución de todos. que en verdad es exigente hasta el sacrificio. siguiendo la «cruz del Año santo». sólo él lo capacita para un amor gratuito a su prójimo.Con su cruz. que la engendra. sólo él le enseña a abrirse al misterio y a llamar a Dios con el nombre de Padre. pero que. que empezaron en 1985 precisamente en la plaza de San Pedro y que. Los jóvenes de Jerusalén aclamaban: «¡Hosanna al Hijo de David!» (Mt 21. última de este siglo y de este milenio. amigos míos. Cristo guía a los jóvenes del mundo a la gran «asamblea» del reino de Dios. salid con gozo al encuentro de Cristo. 25). el amigo de vuestra vida? Recordad: sólo él conoce a fondo lo que hay en todo ser humano (cf. al mismo tiempo. el guía. Queridos jóvenes. símbolo universal del amor. El mundo contemporáneo os abre nuevos senderos y os llama a ser portadores de fe y alegría. En vísperas del nuevo milenio. por todos los frutos de bien y de testimonio cristiano que ha suscitado esta feliz iniciativa? Esta Jornada mundial de la juventud es la última antes de la gran cita jubilar. durante la Semana santa. Ojalá que. de amistad y de amor. de bondad y de paz. en el misterio pascual. que alegra vuestra juventud. Vivid con él en la fidelidad a su Evangelio. HOMILÍA DEL PAPA JUAN PABLO II DURANTE LA MISA CRISMAL Jueves Santo. 11). ésta es vuestra hora. 1 de abril de 1999 . El Señor Jesús está con vosotros y os acompaña. Amadlo en el rostro de vuestro hermano necesitado de justicia. de ayuda. símbolo de una nueva primavera de gracia. es la única fuente de esperanza y de auténtica felicidad. «Abbá». ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna! Amén. reconocer a Jesús como el Mesías. conmemorando la muerte y la resurrección del Señor. 5. Jóvenes. con las palabras y las obras de sus hijos: «Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre» (Flp 2. Es el Señor del tiempo y de la historia. ¡Sí! Jesucristo es el Señor. Todos los años la Iglesia entra con emoción. que revela a los jóvenes los secretos de su reino (cf. 9). Buscadlo y encontradlo en la adhesión a su palabra y a su misteriosa presencia eclesial y sacramental. como expresan los ramos de palma y de olivo que lleváis hoy en las manos. por eso.

y hecho sacerdotes de Dios. «Nos ha (. todos los altares se despojarán y quedarán envueltos en un gran silencio: ninguna misa se celebrará en el momento en que haremos la memoria anual del único sacrificio. el Sacerdote de la alianza nueva y eterna. ha entrado por medio de su sangre en el santuario celestial. Cristo no sólo realizó personalmente el sacrificio redentor. «Nos ha convertido en un reino. durante la cual renuevan las promesas sacerdotales. 6). uniéndolo indisolublemente al sacrificio eucarístico. tiene el aroma de la unción sagrada con que hemos sido consagrados a imagen de aquel que es el Consagrado del Padre. y en particular al cardenal vicario. precisamente. También el presbiterio de la Iglesia que está en Roma se congrega en torno a su Obispo. nos ha librado de nuestros pecados por su sangre. En cambio.1. el día en que conmemoramos de modo especial el sacerdocio que Cristo instituyó en la última cena. En el umbral del Triduo santo. «Aquel que nos amó. a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. El Jueves santo es la gran fiesta de los presbíteros. su Padre. 5-6). . participamos íntimamente en el sacerdocio de Cristo. a los obispos auxiliares y a los demás prelados presentes. en el único y eterno sacerdote. también los que lo atravesaron» (Ap 1. Amén» (Ap 1. Es grande mi alegría al volver a encontrarme con vosotros en este día que. Nos ha hecho partícipes de su único sacerdocio. 2). «Cantaré eternamente las misericordias del Señor» (Sal 88. Cristo. el perdón de los pecados de toda la humanidad.. para nosotros. tal como nos los transmiten los evangelios. Mañana. a los cardenales concelebrantes. 7). con su sangre. También instituyó el sacerdocio como sacramento de la nueva alianza. «Él viene en las nubes. antes del gran día. la liturgia solemne de esta mañana es una singular acción de gracias a Dios por parte de todos nosotros que. Todo ojo lo verá.) hecho sacerdotes». la liturgia del Viernes santo actualizará para nosotros lo que dice el autor del Apocalipsis. Esta tarde renovaremos el memorial de la institución del sacrificio eucarístico. según la cronología de los acontecimientos pascuales. después de realizar. nos ha convertido en un reino. por un don que es a la vez misterio. ofrecido de modo cruento por Cristo sacerdote en el altar de la cruz.. Cada uno de nosotros hace suyas las palabras del salmo: «Misericordias Domini in aeternum cantabo». bajo las especies del pan y del vino. ministros ordenados. los sacerdotes de todas las Iglesias particulares del mundo se reúnen con sus obispos para la solemne Misa crismal. que quita el pecado del mundo y glorifica de forma perfecta al Padre. y hecho sacerdotes» (Ap 1. En este día santísimo de la pasión y muerte de Cristo. de una vez para siempre. con las palabras que acabamos de proclamar. 2. amadísimos hermanos en el sacerdocio. para que el único sacrificio ofrecido por él al Padre de modo cruento pudiera renovarse continuamente en la Iglesia de modo incruento. Os saludo cordialmente a cada uno de vosotros. El Jueves santo es. para que pudiera renovarse en todos los altares del mundo y en todas las épocas de la historia el sacrificio cruento e irrepetible del Calvario. en el que la liturgia recuerda cómo Cristo se convirtió.

mediante nuestro ministerio sacramental. cada uno de nosotros puede repetir con Cristo las palabras del profeta Isaías proclamadas en el evangelio: «El Espíritu del Señor está sobre mí. «Adoro te devote. 4. un servicio singular y específico. y a los ciegos la vista. en los sacerdotes. latens Deitas. que es la Iglesia. a estar completamente disponibles al don misericordioso que Dios Padre quiere dispensar con abundancia a todo ser humano. El Año santo ya cercano nos llama a todos nosotros. . para difundir entre los pobres la buena nueva de la salvación! Amén. queremos recibirlo de nuevo. Éste es el último Jueves santo antes del año 2000. para que el pueblo cristiano y los hombres de toda raza y cultura experimenten el amor que Dios les tiene y lo sigan con fidelidad. porque me ha ungido. Queremos renovar en nosotros la certeza de ese don. a fin de que su sacerdocio único e irrepetible pueda vivir y actuar siempre en la Iglesia para el bien de los fieles. 23). Servimos al pueblo cristiano. Me alegra entregar idealmente a los presbíteros del todo el mundo la Carta que les he dirigido para esta circunstancia. nuestro sacerdocio sacramental es un ministerio. Me ha enviado para dar la buena nueva a los pobres. 18-19). la paternidad de todo sacerdote. Para dar libertad a los oprimidos. reflejo de la del Padre celestial. Que el próximo jubileo sea para todos ocasión propicia para experimentar el amor misericordioso de Dios. poderosa energía espiritual que renueva el corazón del hombre. En el año dedicado al Padre. con especial intensidad. el gran jubileo. de modo particular. Queridos hermanos. Hoy. y. En efecto. El Padre busca este tipo de sacerdotes (cf. 1 de abril de 1999 1. quienes. Durante esta solemne celebración eucarística pidamos al Señor que la gracia del gran jubileo madure plenamente en todos los miembros del cuerpo de Cristo. ¡Ojalá que los encuentre rebosantes de su santa unción. participan de manera cada vez más profunda en la redención de Cristo. Servimos a Cristo. a nuestros hermanos y hermanas. En cierto sentido. HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II EN LA MISA «IN CENA DOMINI» Jueves Santo.3. Jn 4. ya nos encontramos cerca del umbral de un extraordinario año de gracia. debe ser cada vez más evidente. en el que celebraremos el bimilenario de la Encarnación. «Un año de gracia del Señor». para orientarlo hacia un ulterior servicio. para anunciar a los cautivos la libertad. ministros ordenados. para anunciar el año de gracia del Señor» (Lc 4.

hacedlo en memoria mía» (1 Co 11. en la primera carta a los Corintios. que hunde sus raíces en la historia del pueblo de Israel y encuentra su realización plena en Jesucristo. El apóstol Pablo. las palabras y los gestos de Cristo se renuevan siguiendo el camino de la Iglesia. nos dejó el sacrificio eucarístico de su Cuerpo y de su Sangre. Sí. iluminado por el Espíritu Santo.quae sub his figuris vere latitas». proclamamos tu resurrección. Sacrosanctum Concilium. «O memoriale mortis Domini! Panis vivus. En efecto. para ofrecer el pan de vida a los hombres de todas las generaciones: «Esto es mi cuerpo. pan vivo que das la vida al hombre». memorial de su muerte y su resurrección. a lo largo de una cadena ininterrumpida que comienza en el cenáculo. cuantas veces lo bebáis. Después de la consagración. cada vez que comemos de este pan y bebemos del cáliz. 24-25). por último. en cuanto renovación sacramental del sacrificio de la cruz. instituido por Jesús en el cenáculo antes de su pasión. La Iglesia vive de la Eucaristía. proclamamos la muerte del Señor. signo de unidad y vínculo de caridad (cf. Se trata de la Pascua del Señor. hasta que vuelva (cf. «Te adoro con devoción. sacramento de piedad. El libro del Éxodo nos transmite el documento sacerdotal que fija las prescripciones para la celebración de la pascua judía. 26). que es fuente de vida para todo hombre. sintetiza el sentido profundo del sacrificio de Cristo en el gesto del «lavatorio de los pies».. la mesa y el banquete fraterno. Señor Jesús!». transmite a la Iglesia el testimonio más antiguo sobre la nueva cena pascual cristiana: es el rito de la alianza nueva y eterna. 2. La Eucaristía. y la asamblea responde: «Anunciamos tu muerte. durante la cual el divino Salvador. constituye la culminación de la obra redentora: proclama y actualiza ese misterio. y la sencillez de los símbolos eucarísticos. que se entrega por vosotros. 1 Co 11.) Éste es el cáliz de la nueva alianza sellada con mi sangre. Dios escondido. Gracias al ministerio de los Apóstoles y de sus sucesores. Haced esto en memoria mía. la noche en que fue entregado. hoy podemos comprender de modo especial que es verdaderamente grande el «misterio de la fe». Y. el evangelista san Juan. Todas las lecturas de esta celebración hablan de ritos y gestos destinados a imprimir en la historia el designio salvífico de Dios. oculto verdaderamente bajo estas apariencias». vitam praestans homini!». (. «Memorial de la muerte del Señor. 47). .. el sacerdote proclama: «Mysterium fidei!». Cordero de Dios inmolado por nuestra salvación. Revivimos esta tarde la última cena. 3. ¡Ven. el pan y el vino. exalta mucho más su profundidad.

». verum corpus. ésta es la nueva creación. Sí. Amén. en el que hallan su plenitud todas las víctimas de la ley antigua. Fuerza vivificadora de la muerte de Cristo. Ésta es la fe de la Iglesia. ¡Oh Jesús dulce! ¡Oh Jesús piadoso! ¡Oh Jesús. «incomprensible» para el ser humano. hijo de María!». implorando: «Pie Pellicane. inmolado en la cruz por el hombre (. Fuerza purificadora de la sangre de Cristo. que obtiene el perdón de los pecados para los hombres de todos los tiempos y lugares. Esta tarde. nacido de María Virgen. Éste es el misterio pascual. «Señor Jesús.). verdaderamente atormentado. se ofrece completamente en el sacramento de la Eucaristía. visu sim beatus tuae gloriae».. En silencio. bondadoso pelícano. a quien ahora veo oculto. con tu sangre. el pueblo cristiano está invitado a inclinarse ante él en adoración silenciosa: «Iesu. te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que. inmundo.La muerte del Hijo de Dios se transforma para nosotros en fuente de vida. al mirar tu rostro cara a cara.. JUAN PABLO II . cuerpo verdadero. La Iglesia confiesa esta fe con las palabras de santo Tomás de Aquino.. límpiame a mí. 4. Iesu Domine. oro. Ésta es la fe de cada uno de nosotros ante el sublime misterio eucarístico. cuius una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere». quem velatum nunc aspicio. fiat illud quod tam sitio: ut. «Ave. Este misterio de amor. sea yo feliz viendo tu gloria». me immundum munda tuo sanguine. te revelata cernens facie. Sublimidad del sacrificio redentor. que cesen las palabras y quede la adoración. «Salve. «Jesús.. de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero». hasta la medianoche. natum de Maria Virgine.

para contar las hazañas del Señor" (Sal 117. al mismo tiempo.3-4). en cuyo contexto cobran la plenitud de su significado. sino de alguna manera su matriz. por todas las generaciones" (Ex 12. se edifica la existencia cristiana de cada uno de nosotros. mientras el hijo yace muerto en .16-17). Por el bautismo fuimos sepultados con Él en la muerte. para que. 2. es ahora la piedra angular" (Sal 117. que dentro de poco renaceréis del agua y del Espíritu Santo (cf. Credo). En efecto.. viviré. Sin embargo. Francia. Esta Vigilia es no sólo el centro del año litúrgico. la noche de Pascua. es la gran "noche de vigilia" del Padre? Las dimensiones de esta "vigilia" de Dios abarcan todo el Triduo pascual. como sólido fundamento. China. Estas palabras del Libro del Éxodo concluyen la narración de la salida de los Israelitas de Egipto.. Que vuestra vida permanezca inmersa constantemente en este misterio pascual. Cabo Verde. En esta noche santa la Iglesia repite estas palabras de acción de gracias mientras confesa la verdad sobre Cristo que "padeció y fue sepultado.. queridos Catecúmenos. fuimos incorporados a su muerte. Marruecos y Hungría. a partir de ella se desarrolla toda la vida sacramental.. "La piedra que desecharon los arquitectos. ¿cómo no recordar que esta noche. reúne. es excelsa. Y es por esto que el Salmo responsorial nos ha exhortado a dar gracias: "Dad gracias al Señor porque es bueno. queridos catecúmenos. Con el Bautismo os convertiréis en miembros del Cuerpo de Cristo. Jn 3. Resuenan con una elocuencia singular durante la Vigilia pascual.42). porque es eterna su misericordia. el Padre "vela" de manera particular durante el Sábado Santo.. 3 de abril de 1999 1.22). La diestra del Señor. En este año dedicado a Dios Padre.HOMILÍA DEL SANTO PADRE Vigilia Pascual. sino también todos los bautizados están llamados esta noche a hacer en la fe una experiencia profunda de lo que poco antes hemos escuchado en la Epístola: "Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo. y resucitó al tercer día" (cf. No he de morir. Esta noche. Ser cristianos significa participar personalmente en la muerte y resurrección de Cristo. Con gran gozo os saludo y saludo.5). así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del padre. partícipes plenamente de su misterio de comunión. 3. la liturgia nos habla con la abundancia y la riqueza de la palabra de Dios. Pienso directamente en vosotros..1-2. No sólo vosotros. de manera particular. a quienes han de recibir el Bautismo. Podría decirse que está preparada abundantemente la mesa en torno a la cual la Iglesia reúne esta noche a sus hijos. así también nosotros andemos en una vida nueva" (Rm 6. "Noche en que veló el Señor. a los Países de donde venís: Albania. Esta participación es realizada de manera sacramental por el Bautismo sobre el cual. de modo que seáis siempre auténticos testigos del amor de Dios.

Ésta es nuestra fe. no desaparece el Espíritu Santo que.. es ahora la piedra angular". cuando aún estaba oscuro" (Jn 20. XIII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo de Ramos. crucificado y resucitado. El domingo de Ramos nos hace revivir la entrada de Jesús en Jerusalén. oyeron la voz del ángel: "No temáis. Rm 1. 4. con los signos que había realizado. llegaron a su punto culminante las expectativas de Israel con respecto al Mesías.1). 38). Puede decirse que. constituyéndolo Hijo de Dios con poder y gloria (cf. Lo pudieron constatar las mujeres que "el primer día de la semana. ya sé que buscáis a Jesús el crucificado. Mt 28. aquel día. . El pasaje evangélico nos lo ha presentado mientras entra en la ciudad rodeado por una multitud jubilosa. ha sido un milagro patente" (Sal 117. cuando se acercaba la celebración de la Pascua. La vela del Padre explica la resurrección del Hijo: incluso en la hora de la muerte. fueron al sepulcro para ungir el cuerpo del Señor y encontraron la tumba vacía. "¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor!" (Lc 19. Su infinita compasión llega a su culmen en la hora de la pasión y de la muerte: la hora en que el Hijo es abandonado. "Es el Señor quien lo ha hecho.. para que los hijos puedan volver a la vida. se ha convertido en la piedra angular para la vida de la Iglesia y de cada cristiano.el sepulcro. para que los hijos sean encontrados. "La piedra que desecharon los arquitectos. 5 de abril de 1998 1. A la luz de la Resurrección de Cristo. Eran expectativas alimentadas por las palabras de los antiguos profetas y confirmadas por Jesús de Nazaret con su enseñanza y. es ahora la piedra angular" (Sal 117. derramado por Jesús moribundo en la cruz.1-5). Amén. no desaparece la relación de amor en Dios. llena de luz las tinieblas del mal y resucita a Cristo. ¡cómo sobresale en plenitud esta verdad que canta el Salmista! Condenado a una muerte ignominiosa. el Hijo muere. el Hijo del hombre. Ésta es la fe de la Iglesia y nosotros nos gloriamos de profesarla en el umbral del tercer milenio. hoy y siempre.4). ayer. El misterio de la victoria de Cristo sobre el pecado del mundo está encerrado precisamente en el velar del Padre. especialmente.22).23). Esto sucedió en esta noche santa. Él "vela" sobre toda la misión terrena del Hijo. No está aquí: ha resucitado" (cf. porque la Pascua de Cristo es la esperanza del mundo. Así se cumplieron las palabras proféticas del Salmista: "La piedra que desecharon los arquitectos.

Señor Jesús!". Las lecturas de la celebración de hoy aluden al sufrimiento del Mesías y llegan a su punto culminante en la descripción que el evangelista san Lucas hace en la narración de la pasión. en la celebración eucarística. el domingo de Ramos se ha convertido en una esperada cita para la celebración de la Jornada mundial de la juventud. Este inefable misterio de dolor y de amor lo proponen el profeta Isaías. esta cruz ha peregrinado con los jóvenes de un país a otro. 19). dentro de poco. ¡Ven. porque. un grupo de jóvenes franceses entregará a una representación de la juventud de Roma y de Italia. Desde hace más de diez años. a las paredes del templo de Jerusalén. Queridos jóvenes. jóvenes cristianos. La Iglesia. y Jesús hacía referencia a ese recuerdo. de Manila a París. Así como el antiguo templo de Jerusalén fue destruido y reconstruido. 9). y sobre todo. ¿por qué me has abandonado?". sino una corona de espinas. que seréis los adultos del tercer milenio. los jóvenes. Jesús les respondió: "Si estos callan. y le concedió el nombre sobre todo nombre" (Flp 2. Vuestra opción. la muerte y la resurrección del Señor: "Anunciamos tu muerte —dicen los fieles después de la consagración—. 3. de un continente a otro. de Santiago de Compostela a Czéstochowa. de Jasna Góra a Denver. se sometió incluso a la muerte. En la Vigilia pascual añadiremos: "Por eso. Dios mío. por nosotros. sin embargo. sino también. Flp 2. Y no sólo porque hace dos mil años fueron los jóvenes —pueri Hebraeorum— quienes acompañaron con júbilo a Cristo en su entrada triunfal en Jerusalén. De Roma a Buenos Aires. a vosotros se os propone nuevamente hoy el mensaje de la cruz. de Denver a Manila. Dios lo levantó sobre todo. en particular. . Lo repite san Pablo en la carta a los Filipenses. así también el templo nuevo y perfecto del cuerpo de Jesús debía morir en la cruz y resucitar al tercer día (cf. muy elocuente. guiados por su sensibilidad y por una certera intuición. cuando afirmaba: "Destruid este templo y en tres días lo levantaré" (Jn 2. que el júbilo de la multitud lo introduce en el corazón del "misterio" de la salvación. A vosotros. al cabo de veinte siglos de historia cristiana.A los fariseos. en la que se inspira la aclamación que nos acompañará durante el "Triduo sacro": "Cristo. Se refería. Jesús sabe. Es consciente de que va al encuentro de la muerte y no recibirá una corona real. todos los días conmemora la pasión. Jn 2. se os encomienda esta cruz que. el Salmo responsorial y el estribillo que acabamos de cantar: "Dios mío. El hecho de que la Iglesia dirija precisamente en este día su particular atención a los jóvenes es. 2. 21-22). proclamamos tu resurrección. gritarán las piedras" (Lc 19. que le pedían que hiciera callar a la multitud. de por sí. 8). construido con vistas a la venida del Mesías y reconstruido con gran esmero después de haber sido destruido en el momento de la deportación a Babilonia. El recuerdo de la destrucción y reconstrucción del templo seguía vivo en la conciencia de Israel. Al entrar en Jerusalén. es clara: descubrir en la cruz de Cristo el sentido de vuestra existencia y la fuente de vuestro entusiasmo misionero. 40). y una muerte de cruz" (cf. descubren en la liturgia del domingo de Ramos un mensaje dirigido a cada uno de ellos. de Buenos Aires a Santiago de Compostela. considerado como el evangelista del Antiguo Testamento.

oh cruz santa! En ti viene a nosotros aquel que en Jerusalén. oh Cristo. fue aclamado por otros jóvenes y por la multitud: "Bendito el que viene en nombre del Señor". dentro de poco. ¡Cómo no dar gracias a Dios por esta singular alianza que une a los jóvenes creyentes! En este momento quisiera dar las gracias a todos los que. hace veinte siglos. Los que fueron ungidos en la antigua alianza. 18). Ave crux! ¡Alabado sea Jesucristo! MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 9 de abril de 1998 1. en cierta medida. repitiendo: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Sí! Bendito eres tú. «El Espíritu del Señor está sobre mí. lo fueron con vistas a una sola persona. que se celebrará aquí. permitid que el Obispo de esta ciudad exclame con la liturgia: Ave crux. La . mostrando de ese modo que la cruz camina con los jóvenes. y que los jóvenes caminan con la cruz. de la que brota la salvación del mundo. Y bendita es tu santa cruz. ayer. han contribuido a la gran peregrinación de la cruz por los caminos del mundo. reanudará su camino por el mundo entero. el único y definitivo «consagrado». que falleció recientemente. con la llegada del nuevo milenio. hoy y siempre. profetas y reyes. Estas palabras del libro del profeta Isaías. Recuerdo con afecto y gratitud especialmente al amadísimo cardenal Eduardo Pironio. 4. el «ungido» por excelencia. y hace visible su bendición para el cumplimiento del encargo que les confía. con ocasión del gran jubileo. guiando a los jóvenes en esta iniciativa providencial. spes unica! ¡Te saludamos. en Roma. hasta la Jornada mundial de la juventud del año 2000.A partir de hoy peregrinará por las diócesis de Italia. aparecen varias veces en la liturgia crismal de hoy y. que también hoy vienes a nosotros con tu mensaje de amor y de vida. porque en la historia del pueblo elegido se repite durante la consagración de sacerdotes. constituyen su hilo conductor. Que el Señor lo colme de las recompensas celestiales prometidas a los servidores buenos y fieles. Aluden a un gesto ritual que en la antigua alianza tiene una larga tradición. Mientras. el que debía venir: Cristo. la cruz pasará idealmente de París a Roma. Luego. Con el signo de la unción. Todos nos unimos a este canto. Dios mismo encomienda la misión sacerdotal. porque me ungió » (Lc 4. real y profética a los hombres que ama. Estuvo presente y presidió muchas celebraciones de la Jornada mundial de la juventud. referidas por el evangelista san Lucas.

Mientras nos disponemos a entrar en los días santísimos en que conmemoraremos la muerte y resurrección del Señor. para poner en libertad a los oprimidos. Desde ese momento. y llegamos a ser partícipes de la unción sacerdotal de Cristo. nos hallamos congregados en la basílica de San Pedro para meditar en ese acontecimiento: como los consagrados de la antigua alianza. Hoy celebramos la particular «unción» que en Cristo se hizo también nuestra. su pueblo: allí vivió y trabajó muchos años en el humilde taller del carpintero. 37). En esas dos dimensiones. Hoy. el primogénito de entre los muertos. el Jueves santo conmemora la manifestación sacramental instituida por Jesús en el cenáculo. nos hallamos reunidos esta mañana en torno a la mesa eucarística en el día santo en que conmemoramos el nacimiento de nuestro sacerdocio. me envió a predicar a los cautivos la libertad. la inauguración y el cumplimiento de la misión del Verbo encarnado. este sacrificio marca el principio de la «nueva» unción del Espíritu Santo y representa la prenda de la venida del Paráclito sobre los Apóstoles y sobre la Iglesia. 3. Al dar su vida para librarnos del pecado (cf. nos redime mediante la cruz. 18-19). Ahora el Hijo está presente en la sinagoga de Nazaret. 5). en cierto sentido. Queridos hermanos en el sacerdocio. nos reveló su «gran amor». La declaración no deja lugar a dudas: él es el «ungido». transformó para siempre nuestra vida. por la fuerza del Espíritu Santo. Con todo. Del supremo acto de amor consumado en el Gólgota. pronuncia unas palabras que dejan asombrados a sus oyentes: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír» (Lc 4. también nosotros dirigimos nuestra mirada a Aquel que el libro del Apocalipsis llama «el testigo fiel. recibió la investidura solemne del Espíritu. para anunciar un año de gracia del Señor» (Lc 4.encarnación del Verbo revelará el misterio de Dios Creador y Padre que. ¡Cómo no sentirnos deudores con respecto a él. En él se cumple la promesa del Padre. mientras que el Viernes santo pone de relieve su aspecto histórico. hoy está presente en la sinagoga de una manera nueva: en las riberas del Jordán. 13). a los ciegos la recuperación de la vista. envía al mundo a su Hijo unigénito. derramada sobre nosotros. 2. Y ahora se presenta a sus paisanos con las palabras de Isaías: «El Espíritu del Señor está sobre mí. respectivamente. la fuerza del Espíritu Santo. 18). queremos renovar nuestra gratitud al Espíritu Santo por el inestimable don que nos hizo con el sacerdocio. porque me ungió» (Lc 4. celebra hoy su nacimiento. el príncipe de los reyes de la tierra» (Ap 1. después de una pausa. porque me ungió para evangelizar a los pobres. Cuando. En el Calvario se cumplen plenamente las palabras: «El Espíritu del Señor está sobre mí. Aquí concluye Jesús su lectura y. dramático y cruento. Esa fuerza divina perdura en nosotros y nos acompañará hasta el final. Jn 19. que quiso asociarnos a tan admirable dignidad! Ojalá que este sentimiento nos lleve a . que lo impulsó a comenzar su misión mesiánica en cumplimiento de la voluntad salvífica del Padre. al que alude el profeta Isaías. el obispo nos ungió las manos con el santo crisma. nos convertimos en ministros de los signos sagrados y eficaces de la redención. por eso. Contemplamos al que fue traspasado (cf. el «consagrado». Esta consagración y el sacrificio de la cruz constituyen. 21). durante el rito de nuestra ordenación. Jn 15. Jueves santo. se manifestó como el verdadero y definitivo consagrado con la unción que. después del bautismo de Juan. a través de la unción del Espíritu Santo. que.

porque lo soy.»: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros» (Jn 13. hecho carne. y decís bien. 7). os he lavado los pies. Estas poéticas palabras de santo Tomás de Aquino convienen perfectamente a esta liturgia vespertina «in cena Domini». el Maestro les propone una actitud de servicio: «Vosotros me llamáis Maestro y Señor. a Dios y a sus hermanos. Hoy es el día en el que recordamos la institución de la Eucaristía. don del amor y manantial inagotable de amor. como ella. convierte el pan en su cuerpo y el vino en su propia sangre. siendo vuestro Señor y Maestro. los amó hasta el extremo» (Jn 13. 34).. nos dejemos llevar por el Espíritu para seguir a Jesús hasta el final de nuestra misión terrena.. panem verum. Sancte Spiritus! Amén. Su Espíritu divino nos sostiene y nos guía. para que. Con esta perspectiva y con esta esperanza prosigamos con confianza en el camino que el Señor nos prepara cada día. Al lavar los pies a los Apóstoles. entre en el océano de luz de la Trinidad» (n. 1). ». pidiendo humildemente perdón por nuestras infidelidades. bajo la guía del mismo Espíritu. Verbo carnem efficit. «Con su palabra. Nos sostenga María.. 2. invocado confiadamente durante el itinerario humano y sacerdotal. En la Carta de este año a los sacerdotes escribí: «Acompañado por María. sin reservas. El amor alcanza su cima en el don que la persona hace de sí misma.. En el evangelio leemos: «Sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre. y nos ayudan a entrar en el núcleo del misterio que celebramos.dar gracias al Señor por las maravillas que ha realizado en nuestra existencia y nos ayude a mirar con firme esperanza nuestro ministerio. vosotros también debéis lavaros los . Veni. JUAN PABLO II Homilía del Vicario de Cristo el Jueves santo por la tarde en la basílica de San Juan de Letrán HOMILÍA 9 de Abril 1998 1. habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. es suficiente la fe». el sacerdote sabrá renovar cada día su consagración hasta que. En ella está escrito y enraizado el mandamiento nuevo: «Mandatum novum do vobis. el Verbo. «Verbum caro. Pues si yo. aunque fallen los sentidos.

ha hecho por nosotros. instituyó el sacramento que perpetúa su ofrenda en todos los tiempos. La Eucaristía. Domine. Con este gesto. la Iglesia conmemora ese evento histórico decisivo. Sólo desde esta perspectiva podemos comprender plenamente el acontecimiento de la última cena. haciéndose como él solícito en el servicio a los demás. La liturgia define el Jueves santo como «el hoy eucarístico». 23). cuya institución hoy celebramos y veneramos. que se entrega por vosotros» (1 Co 11. «manduca vitam. «Pange. Acojamos en cada celebración eucarística este don. esta tarde. sigue siendo ante todo y sobre todo un don. su Hijo. En efecto. 25). ante el altar. siempre nuevo. Avivemos en nuestro corazón el profundo y ardiente sentido del inmenso don que constituye para nosotros la Eucaristía. es decir. la Iglesia vive mediante la Eucaristía. la invitación de san Agustín: ¡Oh Iglesia amadísima. Jueves santo de 1998. El ministerio sacerdotal. La Eucaristía contiene en sí la suma de la fe pascual de la Iglesia. Adoremos este «mysterium fidei». La Iglesia lo ha recibido de Cristo y al celebrar este sacramento da gracias al Padre celestial por lo que él. al introducir el relato de la última cena con estas palabras: «Yo recibí del Señor lo que os he transmitido» (1 Co 11. el gran «misterio de la fe».. 3. Con profunda emoción el sacerdote se inclina. del que se alimenta incesantemente la Iglesia. Jesús revela un rasgo característico de su misión: «Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve» (Lc 22. lingua. bibe vitam: habebis vitam. Desde aquel Jueves santo de hace casi dos mil años hasta esta tarde. 3). el día en que «nuestro Señor Jesucristo encomendó a sus discípulos la celebración del sacramento de su Cuerpo y de su Sangre» (Canon romano para el Jueves santo). la solicitud por las necesidades del prójimo. 24) y luego sobre el cáliz: «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre» (1 Co 11. Así pues. solamente es verdadero discípulo de Cristo quien lo imita en su vida. proclamamos tu resurrección.. constituye la esencia de todo poder bien ordenado: reinar significa servir.. et integra est vita!»: «come la vida. En cada santa misa. algo que hemos «recibido». ». y los fieles responden: «Mortem tuam annuntiamus. 4. y sigue celebrándola hasta que vuelva su Señor. Señor Jesús!». Aceptemos. 1). Lo reafirma san Pablo. «Mysterium fidei» canta el sacerdote después de la consagración. gloriosi Corporis mysterium Sanguinisque pretiosi. sobre todo con respecto a los más necesitados. que estamos conmemorando. Antes de ser inmolado en la cruz el Viernes santo. supone una actitud de humilde disponibilidad. se deja formar por la Eucaristía. 13-14). Y avivemos también la gratitud. el servicio. 2 Co 1. en Jesús.pies unos a otros» (Jn 13. vinculada al reconocimiento del hecho de que nada hay en nosotros que no nos haya dado el Padre de toda misericordia (cf.»: «Anunciamos tu muerte. 27). bebe la vida: tendrás la vida y esa vida es íntegra» (Sermón 131. ¡Ven. I. . dejemos que su fuerza divina penetre en nuestro corazón y lo haga capaz de anunciar la muerte del Señor hasta que vuelva. también con sacrificio personal. sobre los dones eucarísticos. para pronunciar las mismas palabras de Cristo «la víspera de su pasión». y repite sobre el pan: «Este es mi cuerpo..

Adquieren su pleno significado durante la quietud del Sábado Santo. 5. aquel "hombre" es el "Hombre Nuevo. a través del silencio de la Palabra: aquella "luz" es luz nueva. JUAN PABLO II HOMILÍA DEL SANTO PADRE VIGILIA PASCUAL (Sábado Santo. de la que Jesús tomó el cuerpo. "faciamus hominem": estas palabras del Génesis revelan toda su verdad cuando pasan por el crisol de la Pascua del Verbo (cf. el mismo cuerpo que esta tarde compartimos fraternalmente en el banquete eucarístico. Sí. Entonces seremos introducidos también nosotros en la morada donde Cristo. "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gn 1. y todo se hace perfectamente bueno. en esa hora suprema que nos introducirá en la luz de tu eternidad: «O Iesu dulcis! O Iesu pie! O Iesu. "Creó Dios el hombre a su imagen. Lo celebramos y lo recibimos a fin de encontrar en él la fuerza para avanzar por el camino de la existencia esperando el día del Señor. a imagen de Dios lo creó. Una vez más nuestra atención se concentra en el misterio del hombre. en la justicia y santidad de la verdad" (Ef 4.27).También esta tarde damos gracias al Señor por haber instituido este gran sacramento. verdadero cuerpo. "Fiat lux". creado según Dios. 7). En el misterio de la muerte y resurrección de Cristo todo es redimido. «Esto nobis praegustatum mortis in examine»: «Concédenos pregustarte en el momento decisivo de la muerte». en particular. que se manifiesta plenamente en Cristo y por medio de Cristo. verum corpus. así reza hoy la Iglesia. el hijo pródigo que ha malgastado el bien precioso de la libertad en el pecado. En esta Vigilia Pascual la liturgia proclama el primer capítulo del Libro del Génesis. En esta «espera de su venida». 11 de abril de 1998) 1. natum de Maria Virgine»: «Salve. nos acompañe María. nacido de María Virgen». según el designio original de Dios. fili Mariae!». Sal 12. La nueva creación se realiza en la Pascua. que evoca el misterio de la creación y. la creación del hombre.26). recupera su dignidad perdida. tómanos de la mano. oh Jesús eucarístico. ya ha entrado mediante el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre. "Faciamus hominem ad imaginem et similitudinem nostram". que no conoce ocaso. «Ave. sumo sacerdote. Sobre todo el hombre. ¡Qué profundas y verdaderas suenan estas palabras en la noche de Pascua! Y qué . 24). hombre y mujer los creó" (Gn 1.

recordando las grandes obras realizadas por Dios en la Antigua Alianza. Leemos en él: "Realmente. Es . En efecto. que. Queridos hermanos y hermanas. se ha unido. en cierto modo. crezca en vosotros hasta alcanzar su plenitud. Nosotros os deseamos que la vida nueva.. vuestra Pascua. Padeciendo por nosotros. 4. fortalecido por la esperanza.15) es el hombre perfecto. siguiendo una antiquísima tradición de la Iglesia. y seréis hijos en el Hijo. el sacramento de vuestra redención. del Concilio Vaticano II. Lo proponen en particular a vosotros. el primer hombre. no sólo nos dio ejemplo para que sigamos sus huellas.. llevando consigo frutos abundantes de amor. el Hijo de Dios. configurado con la muerte de Cristo. se restaura internamente todo el hombre hasta la 'redención del cuerpo' (Rm 8... que 'es prenda de la herencia' (Ef 1. manifiesta un íntimo carácter pascual. [El cristiano] asociado al misterio pascual. A este propósito. era figura del que había de venir (cf. 3.. El hombre cristiano.. 14). recibe 'las primicias del Espíritu' (Rm 8.. durante el éxodo de los Israelitas de Egipto. deformada desde el primer pecado. pero también tan confuso muchas veces sobre el sentido auténtico de su existencia. frutos de vida eterna. sino que también instauró el camino con cuyo seguimiento la vida y la muerte se santifican y adquieren un sentido nuevo.14).. canta la Iglesia en el Pregón pascual. que recibiréis como don en esta santísima noche. de Cristo. Rm 5. Vosotros venís de varias naciones del mundo: Canadá. el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado. muy acordes con la admirable sinfonía de las lecturas de la Vigilia pascual. en un sentido muy especial. recuerdo algunos párrafos de la Constitución pastoral Gaudium es spes. tan consciente de sus posibilidades de dominio sobre el universo.. de gozo y de paz.11). Polonia.. Cristo. que es el Primogénito entre muchos hermanos. Pues Adán. 22). conformado con la imagen del Hijo." (n. tanto en el contenido como en su inspiración originaria. 2.indecible actualidad tienen para el hombre de nuestro tiempo. India. vais a recibir el santo Bautismo durante esta Vigilia santa. que restituyó a los hijos de Adán la semejanza divina. "O vere beata nox!". queridos Catecúmenos. este documento conciliar. gracias al cual podréis llamar a Dios con el nombre de "Padre". el que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos dará también vida a vuestros cuerpos mortales por virtud de su Espíritu que habita en vosotros' (Rm 8. Por medio de este Espíritu. Colombia.. ?que es imagen de Dios invisible' (Col 1. Os saludamos con afecto y os agradecemos vuestro testimonio. leído con atención. Sudáfrica. de vuestro renacer en Cristo por la fe y por la acción del Espíritu Santo.23): 'Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros. el Señor. con todo hombre. en la cual ya no sabe reconocer las huellas del Creador. llegará a la resurrección. es decir. China. Él mismo.23). Italia. con su encarnación. Estas palabras del último Concilio nos proponen de nuevo el misterio de la vocación de cada bautizado. el Bautismo es.

Jesús entra en Jerusalén montado en un borrico.el anuncio profético del éxodo del género humano de la esclavitud de la muerte a la vida nueva por medio de la Pascua de Cristo. según las palabras del profeta: «Decid a la hija de Sión: Mira a tu rey que viene a ti. Y cuando Jesús entra en Jerusalén. 9-10). casi sin notar esta expresión de humildad. saludan a Cristo con palabras llenas de emoción: «¡Hosanna al Hijo de David!» «¡Bendito el que viene en nombre del Señor!» «¡Hosanna en las alturas!» (Mt 21. Estas aclamaciones de la multitud.. Ahora se encamina hacia Jerusalén para afrontar la prueba que le espera. acompañan la entrada de Cristo y de los Apóstoles en la ciudad santa. venciendo la muerte en esta santa noche. o quizá reconociendo en ella un signo mesiánico. 9). hijo de animal de carga» (Mt 21. las multitudes reunidas en Jerusalén. mírate a ti mismo! ¡Reconoce tu dignidad y tu vocación! Cristo. En el principio Dios lo creó a su imagen y semejanza. . toda la ciudad esta alborotada. que ha proclamado con el canto el pregón pascual. La gente se pregunta: «―¿Quién es éste?‖». cuando la multitud quería aclamarlo triunfalmente. sino de la de un rey manso y humilde de corazón. «¡Bendito el que viene en nombre del Señor! (. Por obra de Cristo crucificado y resucitado. por eso se había alejado de ese entusiasmo. Pero Jesús sabia que su reino no era de este mundo. ¡Hosanna en el cielo!» (Mc 11. 10-11). en un pollino. Ya había sucedido después de la multiplicación milagrosa del pan. contemplando el misterio universal del hombre a la luz de la resurrección de Cristo. el profeta de Nazaret de Galilea‖» (Mt 21. 5). Haciendo eco al diácono. esta semejanza ofuscada por el pecado ha sido renovada y llevada a su culminación. humilde. Sin embargo. montado en un asno. reunida para la fiesta de Pascua en Jerusalén. Y algunos responden: «―Es Jesús. El animal elegido indica que no se trata de una entrada triunfal. No era la primera vez que la gente reconocía en Cristo al rey esperado.). abre ante ti las puertas de la vida y de la inmortalidad.. "O vere beata nox!". repitamos con el himno pascual. Podemos repetir con un autor antiguo: ¡Hombre. repito con alegría: Annuntio vobis gaudium magnum: surrexit Dominus vere! Surrexit hodie! ¡Amén! CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II XII Jornada Mundial de la Juventud Domingo 23 marzo de 1997 1.

se esboza el momento de la flagelación y la coronación de espinas. los encuentros mundiales han tenido lugar sucesivamente. de modo que. en cambio. A partir de ese hecho. domingo de Ramos. 2). Desde 1984. y tomó la condición de esclavo (. quien. en Denver (Estados Unidos). toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!. se despojo de su rango. Se refieren. poco antes de la consagración. Desde ese día. Las repite con particular énfasis hoy. 2. que también resuena durante la procesión de los ramos. al nombre de Jesús (.. en un lugar elegido para todo el mundo.. resuenan hoy como una antítesis evidente. La Iglesia proclama el evangelio de la pasión del Señor según uno de los sinópticos: el apóstol Pablo. El texto paulino encierra en sí el anuncio de la resurrección y de la gloria. en las parroquias y diócesis y. ¿por qué me has abandonado?» (Sal 21. las más conmovedoras. pasando por el Viernes santo.Es consciente de que va allí por última vez. y en Manila (Filipinas).. a lo largo de los años se han desarrollado las Jornadas mundiales de la juventud. Fueron los jóvenes mismos los que abrieron ese camino: desde el comienzo de mi ministerio en la Iglesia de Roma. Sale al encuentro de todo esto con plena disponibilidad. cada dos años. Las lecturas litúrgicas nos presentan al Mesías que sufre. cada dos años: en Roma. Dios mío. Las repite cada día al celebrar la Eucaristía. «a pesar de su condición divina. en Santiago de Compostela (España). Tanto la primera lectura como el Salmo responsorial hablan de ella. nos acompañaran durante todo el Triduo sacro. para una semana «santa». Desde hace algunos años. qué pronuncio Jesús desde la cruz en la hora de la agonía. desde el domingo de Ramos. sabiendo que así se cumple en él el designio eterno del Padre. la cruz y la muerte. citadas de modo progresivo en un antiguo responsorio. ante todo.. en Buenos Aires (Argentina). la Iglesia extendida por toda la tierra repite las palabras de la multitud de Jerusalén: «¡Bendito el que viene en nombre del Señor!». Las palabras de la carta a los Filipenses. . Por eso Dios lo levanto sobre todo y le concedió el nombre que está sobre todo nombre. las más emotivas. en el Salmo se describe. Este himno de inestimable valor teológico presenta una síntesis completa de la Semana santa. al contrario. En el texto. con impresionante realismo. hasta el domingo de Resurrección. en la carta a los Filipenses nos ofrece una síntesis admirable del misterio de Cristo. pero la liturgia de la Palabra del domingo de Ramos se concentra ante todo en la pasión. El próximo mes de agosto la cita es en París (Francia). al final de la cual afrontara la pasión. que se celebran en toda la Iglesia.). 3. 6-11). Estas palabras. no hizo alarde de su categoría de Dios. el domingo de Ramos se ha convertido en la gran Jornada mundial de la juventud.). para gloria de Dios Padre» (Flp 2. expresada en voz altar de aquel «Hosanna». que forma parte de los llamados «cantos del Siervo de Yahveh». la dolorosa agonía de Cristo en la cruz: «Dios mío. a sus padecimientos y a su humillación. en Czestochowa-Jasna Góra (Polonia). en este día miles y miles de jóvenes se reunían en la plaza de San Pedro.

sus protagonistas. trayendo la paz a la tierra y la gloria en las alturas. para proclamar el año de gracia del Señor» (Is 61. para proclamar la amnistía a los cautivos y a los prisioneros la libertad. 1-2). En la lectura tomada del libro del profeta Isaías leemos: «El espíritu del Señor está sobre mí. El lugar de los «pueri hebraeorum» ha sido ocupado por jóvenes de diversas lenguas y razas. miserere nobis. cuando Cristo entró en la ciudad santa. bendecimos el sagrado crisma. junto con el óleo de los catecúmenos y el de los enfermos. llevando ramos de olivo. Redentor del mundo! ¡Hosanna! HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II DURANTE LA MISA CRISMAL Basílica de San Pedro Jueves santo. aclamando: ¡Hosanna al Hijo de David!» (Antífona). Lo que cantaron los ángeles la noche de Navidad sobre la cueva de Belén. como nos lo ha recordado el pasaje del evangelio. en la que Jesús se dispone a cumplir su misión mesiánica. Me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren.». ¡Gloria a ti. resuena hoy con un gran eco en el umbral de la Semana santa. año tras año recordamos ese acontecimiento. Pontifex quem Pater unxit Spiritu Sancto et virtute. signo visible del don invisible del Espíritu Santo. el orden y la unción de los enfermos. la confirmación. A estas palabras de Isaías se referirá el Señor Jesús en la sinagoga de Nazaret. realizando la redención del mundo mediante la cruz y la resurrección. en su Triduo sacro. durante la celebración del domingo de Ramos.. Nos vienen a la memoria estas palabras de las letanías a Cristo sacerdote y víctima. Jesús se . porque el Señor me ha ungido. el año pasado.Por esta razón. 27 de marzo de 1997 1. Jesu. La liturgia recuerda que «pueri hebraeorum.. Todos. en su cruz y en su resurrección. los representantes de los jóvenes de Filipinas entregaron a sus coetáneos franceses la cruz peregrinante de la «Jornada mundial de la juventud». mientras celebramos la santa misa crismal del Jueves santo. Este gesto tiene una elocuencia particular: es casi un redescubrimiento del significado del domingo de Ramos por parte de los jóvenes que son. «los niños hebreos. oh Cristo. Saben que él es el «bendito» que «viene en nombre del Señor». Las lecturas de la liturgia de hoy hablan de la unción. Ese día. Se puede decir que la primera «Jornada mundial de la juventud» fue precisamente la de Jerusalén. que se distingue por su peculiaridad e intensidad. portantes ramos olivarum. al inicio de su misión mesiánica. para sanar los corazones desgarrados. Estos óleos servirán después para conferir los sacramentos del bautismo. como sus predecesores en Tierra Santa. salieron al encuentro del Señor. efectivamente. Durante esta liturgia. desean acompañar a Cristo y participar en su semana de pasión.

que hacen presente el misterio pascual de Cristo. junto con ella. los tres días santos. sino pan y vino. hizo presente hasta el final de los tiempos el sacrificio de su muerte en la cruz La Iglesia renueva continuamente de modo incruento el sacrifico cruento de su Señor. saben que toman parte místicamente en el sacrificio de la cruz. Oremos para que la gracia de esa unción no nos abandone nunca. Todos los que participan en la Eucaristía. Amadísimos hermanos sacerdotes. el que es. Le entregaron el volumen del profeta Isaías. No ofrecía como sacrificio seres vivos. Todos los pueblos de la tierra harán duelo por su causa» (Ap 1. mirando con los ojos de la fe. El Jueves santo es el día de la institución de la Eucaristía y. Melquisedec era rey y sacerdote del Dios altísimo.) según el rito de Melquisedec» (Hb 5. 37). proclamamos tu resurrección. Jesús las leyó y. «Anunciamos tu muerte. Esta doxología se dirige a Cristo. cuando recibimos la unción del Espíritu Santo. siendo fieles a Cristo que nos ha llamado. Lo desenrolló y encontró el pasaje donde estaban escritas las palabras que acabamos de escuchar. el Jueves santo es un día particular para nuestro sacerdocio. concelebran la liturgia eucarística con los presbíteros de sus comunidades. el que era y el que viene» (Ap 1. bajo las especies del pan y del vino. que han resonado en la segunda lectura: «Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre. Amén. Amén» (Ap 1. MISA " IN CENA DOMINI" HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II 27 de marzo de 1997 .. Debemos aplicar ese «hoy» de Nazaret al Jueves santo. Esto es lo que parecen indicar de modo particular las palabras del Apocalipsis. diciendo: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír» (cf. sirvamos con celo apostólico al pueblo cristiano y lleguemos vigilantes y activos hasta el fin de nuestros días. Lc 4. para que nos acompañe cada día de nuestro ministerio a fin de que. En este día. hoy todos los obispos. esparcidas por todo el mundo. 8). 16-21). También lo hace el Obispo de Roma. haciéndose eco del profeta Zacarías. que culminó cuando un soldado romano traspasó el costado de Cristo. En el cenáculo. 3. Con el corazón lleno de gratitud renovemos juntos las promesas que hicimos el día de nuestra ordenación. a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. San Juan. 5-6).levantó para leer. 7). del sacramento del sacerdocio. Es la fiesta de su institución. más aún. y en el Apocalipsis: «Todo ojo lo verá. la inmolación de su cuerpo y de su sangre. después. y nos consuele. Cristo. «sacerdote (. Cristo instituyó la Eucaristía en la que. también los que lo atravesaron. tú eres «el Alfa y la Omega. enrolló el volumen y lo devolvió al ministro. escribe en el evangelio: «Mirarán al que traspasaron» (Jn 19. que estamos celebrando. con la santa misa in Cena Domini. Por eso. la Iglesia inicia el Triduo sacro. ¡Ven. 6). en sus respectivas diócesis. 2.. Señor Jesús! ».

El gesto de Cristo lo representa en vivo ante la mirada de los Apóstoles: "Había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre". no hay Iglesia sin Eucaristía. El Evangelio de Juan presenta a nuestra consideración la resistencia de Pedro ante la humillación del Maestro y la enseñanza con la que Jesús ha comentado su propio gesto: "Vosotros me llamáis «el Maestro» y «el Señor». del que la Iglesia vive incesantemente. Estamos convocados para revivir este acontecimiento. como incesante acción de gracias por todos los bienes que recibimos de Dios. Eucaristía quiere decir acción de gracias. Cristo afirma la necesidad del servicio. 1). y que la liturgia conmemora como siempre actual en el día de hoy. El pueblo debía ser liberado de la . Estamos. La celebración eucarística in Cena Domini nos lo recuerda con singular elocuencia. por los bienes de la creación y de la redención. también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros: os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros. en el Cenáculo de Jerusalén. pero. la institución del Sacramento admirable. Acuden fieles de Roma y de todo el mundo para renovar el recuerdo de aquel acontecimiento que se realizó un jueves de hace muchos años en el Cenáculo. y decís bien. La redención se ha realizado mediante el Sacrificio de Cristo. el mandamiento del amor: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15. Cada año esta Basílica de san Juan de Letrán acoge a la asamblea reunida para el solemne Memorial de la Última Cena. ha de continuar haciendo presente sacramentalmente este Sacrificio.1. los amó hasta el extremo" (Jn 13. que anuncia la redención y vive de la redención. Presentamos sobre el altar las ofrendas del pan y del vino. No hay Eucaristía sin Iglesia. el lavatorio de los pies. Todo esto culmina en la Última Cena. 13). evoca el momento de la historia del pueblo de la Antigua Alianza en el que con más fuerza ha estado prefigurado el misterio de la Eucaristía: se trata de la institución de la Pascua. Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. En la hora del banquete eucarístico. Estamos convocados para repetir ante todo el gesto que Cristo hizo al comienzo de la Última Cena. convocados para expresar de nuevo la memoria viva del mayor de los mandamientos. 12). os he lavado los pies. el Maestro y el Señor. Por esto hemos rezado con el salmo responsorial: "¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? (Sal 115. 13-15). pues. del Sacramento que constituye la Iglesia en su realidad más auténtica y profunda. "El Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan. la hora del sumo amor: "Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. 3. porque lo soy. Pues si yo. vosotros también lo hagáis" (Jn 13. La Iglesia. antes aún. Lo prolonga como Sacramento del Altar. La primera lectura. del cual debe sacar fuerza para ser ella misma. 45). Lo prolonga como Eucaristía. sino para servir y dar su vida en rescate por todos" (Mc 10. esto es. 2. del libro del Éxodo.

y con él se enciende el cirio pascual. los catecúmenos. quien. ofrece el primer anuncio. participemos con fe en este gran misterio y aclamemos junto con toda la Iglesia convocada en asamblea eucarística: "Anunciamos tu muerte.esclavitud de Egipto. Aquel cordero de la Antigua Alianza ha encontrado plenitud de significado en la Nueva Alianza. Al empezar se bendice el "fuego nuevo".4). al ver a Jesús de Nazaret que venía al río Jordán para recibir el bautismo. Esta noche santa se convierte pues en una extraordinaria manifestación de aquella vida que es la luz de los hombres. . acompañado por las palabras del Génesis. en cierto modo. hasta el momento en que. Dios dice: "Que exista la luz". que es llevado en procesión hacia el altar. Precisamente en esta hora será desvelado el misterio del Cordero de Dios. las cuales son un elocuente motivo central de esta admirable celebración. proclamamos tu resurrección. Señor Jesús!" VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Sábado Santo. En el Prólogo de su Evangelio. 29). "¡Que exista la luz!" (Gn 1. 2. El cirio entra y avanza primero en la oscuridad. Nos lo recuerdan las lecturas de la santa Misa de la Cena del Señor para indicar que con este vivo Memorial entramos en la hora de la Pasión de Cristo. y la vida era la luz de los hombres" (Jn 1. y el rito de la luz. se ilumina toda la Basílica. ¡Ven. Se trata. la liturgia proclama estas palabras del Libro del Génesis.3) Durante la Vigilia pascual. 29 de marzo de 1997 1. san Juan dice que el Verbo se hizo carne: "En la Palabra había vida. que durante esta Vigilia reciben el Bautismo. Abramos nuestros corazones. No es casual que estas palabras se hayan colocado en el centro de la liturgia eucarística. Las palabras pronunciadas por el Bautista junto al Jordán se cumplirán así claramente. del primer paso hacia la vida. Cristo será crucificado. Con este fondo resuena la narración bíblica de la creación. exclamó: "Este es el Cordero de Dios. después de cantar el tercer "Lumen Christi". de modo especial. debía dejar la tierra de esclavitud y el precio de este rescate era la sangre del cordero. En esta manifestación participa toda la Iglesia y. Como Hijo de Dios aceptará la muerte para liberar al mundo del pecado. Esto se ha realizado también mediante el ministerio profético de Juan Bautista. De este modo están unidos entre sí los elementos de las tinieblas y de la luz. que quita el pecado del mundo" (Jn 1. de la muerte y de la vida. En esta noche debe realizarse el singular paso de la muerte a la vida.

4. es figura y casi anticipación del Bautismo que libera de la esclavitud del pecado. "Annuntio vobis gaudium magnum. Junto al sepulcro esperamos el acontecimiento sucedido hace dos mil años. Países que están viviendo horas dramáticas de su historia. no puede entrar en el Reino de Dios" (Jn 3. Los múltiples motivos que en esta liturgia de la Vigilia de Pascua encuentran su expresión en las Lecturas bíblicas. escucha nuevamente. así también nosotros andemos en una vida nueva" (Rm 6..6-7). ahora id a decir a sus discípulos y a Pedro: El va por delante de vosotros a Galilea. Mirad el sitio donde lo pusieron. es el comienzo del paso a la vida. Nadie vio con sus propios ojos la resurrección de Cristo. es decir. proclamada hace poco: "Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo. Dos de vosotros provienen de Albania y dos del Zaire. durante toda esta noche. La muerte de Cristo. llegadas a la tumba. así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre. amadísimos hermanos y hermanas. "Os anuncio una gran alegría. en esta asamblea representáis las primicias de la nueva humanidad redimida por Cristo.. Primeros testigos de este suceso extraordinario fueron las mujeres de Jerusalén. "Si hemos muerto con Cristo —prosigue san Pablo—. la muerte redentora. pues sabemos que Cristo. . Las mujeres. congregada por la Vigilia pascual. este testimonio y manifiesta después su gran alegría. Allí lo veréis. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte. en silenciosa espera. manifestado en la resurrección. del santo Bautismo. fueron las primeras en constatar el acontecimiento ya sucedido. El paso de los Israelitas a través del Mar Rojo. para que seáis siempre fieles testigos de su Evangelio. Ellas llegaron al lugar donde Jesús había sido depositado el Viernes Santo y encontraron la tumba vacía. Estas palabras nos llevan al centro mismo de la verdad cristiana. Ruego por cada uno de vosotros y de vosotras que. La Iglesia. como os dijo" (Mc 16. ¡Aleluya!". que dentro de poco seréis bautizados en Cristo nuestra Pascua.8-9). La hemos escuchado anunciar hace poco por el diácono.5). fuimos incorporados a su muerte. que es la materia del sacramento del renacer. Ha resucitado. y el elemento agua. convergen y se interrelacionan así en una imagen unitaria. Del modo más completo es el apóstol Pablo quien presenta esta verdad en la Carta a los Romanos. la liberación de la esclavitud de Egipto. una vez resucitado de entre los muertos. el crucificado? No está aquí. ¡Que el Señor se digne escuchar el grito de los pobres y guiarlos en el camino hacia la paz y la libertad! Otros proceden de Benin.3-4). que da la luz. 3. creemos que también viviremos con él.La Basílica de san Pedro en esta solemne celebración os acoge a vosotros. la Iglesia que celebra la Vigilia pascual se detiene como ante un último umbral. "El que no nazca de agua y de Espíritu. Al llevar en las manos la antorcha de la Palabra de Dios. para que.". Una voz les sorprendió: "¿Buscáis a Jesús el Nazareno. El elemento fuego. es decir. Se detiene en gran espera. China y Taiwán. ya no muere más. Cabo Verde. Las lecturas litúrgicas de la Vigilia pascual unen entre sí los dos elementos del fuego y del agua. la muerte ya no tiene dominio sobre él" (Rm 6.

En este día y en esta semana. En el momento en que cruzamos este umbral.Acojamos con corazón abierto este anuncio y participemos juntos en la gran alegría de la Iglesia. 2.. en la ultima cena del Jueves santo. humanamente hablando. En efecto. de la kénosis de Dios— encierra la revelación de la santidad de Dios. así también representa constantemente el umbral del misterio eucarístico. Más aún. 31 de marzo de 1996 1. a revelación radical e integral de la santidad de Dios: «Sanctus. Mirando este día en clave de espiritualidad litúrgica. la fuerza para alcanzar la cumbre de su propio ser y de su. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria». Hosanna en el cielo». como realidad redentora. nos acercamos al centro del mysterium fidei. «Hosanna al Hijo de David. presente en toda celebración eucarística. ministro de la Eucaristía. santo. el umbral mismo de la liturgia. santo. ―Santo. como sacramento. «Santo. Cristo sumo y eterno Sacerdote. podemos considerarlo. en cierto modo. Precisamente esta semana —que. «Bendito el que viene en nombre del Señor». en el que la Iglesia hace memoria de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. esta completamente llena del sufrimiento. sanctus Dominus Deus Sabaoth». El domingo de Ramos.. propio destino. el sacrificio de la nueva alianza: primero. así como en su momento constituyó el umbral de los acontecimientos de la semana pascual de Cristo. en una palabra.). culmen de la historia del mundo. después. como don. Cristo celebra y realiza este mysterium. Su venida es una revelación. santo es el Señor. en el Calvario. ¡Cristo ha resucitado verdaderamente! ¡Aleluya! CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II XI Jornada Mundial de la Juventud Domingo de Ramos. sanctus. el hombre recibe. . Dios del universo. Bendito el que viene en nombre del Señor» (Antífona de entrada). llega a Jerusalén para realizar su único sacrificio. santo (. es como un solemne pórtico que introduce en la Semana santa. «siempre y en todo lugar». de la humillación y del anonadamiento. mediante el servicio del sacerdote. Del fondo de la humillación redentora de Cristo.

los pueblos y las culturas. Salieron a saludarlo y a acogerlo con las palabras del salmo: «Bendito el que viene en nombre del Señor» (Sal 117. y llevad esta palabra de vida por los senderos del mundo. 26). es un gesto muy elocuente. Zc 9. en el domingo de Ramos se celebra la Jornada mundial de la juventud. y nosotros hemos creído que precisamente tu cruz es palabra de vida eterna. manso y humilde. Y también los jóvenes saben ser fieles a quien les da confianza. sino que nos dice: «Si alguno quiere venir en pos de mí (. converge en un gran encuentro internacional. Recuerda todo lo que sucedió entonces. el Hosanna en el cielo encuentra la plenitud de su significado.que con razón se llama Santa. como la vida. Desde hace once años. Como la juventud. Señor. 9). puede decirse que la «jornada de la juventud» comenzó a ser tal ya desde el principio. y encierra la verdad fundamental para la vida: sólo por el amor se realiza el hombre. Es como decir: Señor. Amadísimos jóvenes. Id. y el apóstol Juan. Sí. 4. tome su cruz y sígame» (Mc 8. en particular. La cruz de Cristo es la esperanza del mundo. Los jóvenes vuelven. entre la inolvidable etapa de Manila y la prevista para París en agosto de 1997. y no hay amor sin sacrificio. cuando los jóvenes de Jerusalén salieron al encuentro de Cristo que entraba en la ciudad. queridos jóvenes. 34). cada dos años. Se trata de un camino siempre en acto. que ya se aproxima al tercer milenio. Doy una calurosa bienvenida a cuantos han venido de lejos y. 68). año tras año. montado en un asno. 3.. queremos acompañarte en el camino de la cruz. desde el día que hoy conmemoramos. según la profecía de Zacarías (cf. . Amadísimos jóvenes presentes hoy en la plaza de San Pedro. Cristo no olvida. os dirijo mi saludo especial. sino que. como hicieron María. construyendo puentes de fraternidad y de esperanza entre los continentes. no queremos permanecer contigo solamente en el momento de los hosanna. Abrazar este día la cruz. bien sabéis que el Señor no os engaña con falsos espejismos de felicidad. a los jóvenes filipinos. En cierto sentido. empezó una peregrinación que atraviesa las diócesis del mundo entero y.. pero sincero. que dentro de poco pasarán la cruz de la Jornada mundial a las manos de sus amigos franceses. Así. nacido de su incontenible entusiasmo por Jesús y por el Evangelio. Este año. Este lenguaje es duro. y pasarla de mano en mano. con tu ayuda. el itinerario del pueblo joven vuelve a detenerse hoy en las Iglesias particulares. Cristo es fiel. por decirlo así. Madre tuya y nuestra. enriquecido también de la peregrinación europea a la Santa Casa de Loreto. a este encuentro. a mitad de camino. porque «Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6. Y también los jóvenes recuerdan.).

Esa primera peregrinación lo implicó profundamente en la misión que marcaría toda su vida. acompañado por muchos otros peregrinos. como peregrino. Jóvenes de Roma y del mundo. Y nosotros. En el Antiguo Testamento. en la plaza de San Pedro. cuando los israelitas se establecieron en la patria que Dios les había asignado. Los judíos solían ir en peregrinación a Jerusalén en diversas ocasiones. lo saludamos como al peregrino santísimo. reunidos aquí. 1. Lc 2. habiendo llegado a la ciudad santa en compañía de su madre y de José. X JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Domingo de Ramos. Llegas a Jerusalén para la tiesta de Pascua. cuando María y José lo encontraron en el templo. para la fiesta de Pascua. También Jesús acudió allí como peregrino algunos días antes de la Pascua: peregrino del domingo de Ramos. de Nazaret a Jerusalén. Después. sobre todo. como los «los niños hebreos» que. Señor Jesucristo. a lo largo de un camino que duró cuarenta años. que da un sentido definitivo a nuestro peregrinar. cuando tenía 12 años. 46) a los doctores acerca de las cosas de Dios. «llevando ramos de olivo. Moisés hizo salir a su pueblo a través del mar Rojo y. el pueblo al que Dios sacó de la esclavitud de Egipto al servicio del Señor (cf. respondiera de modo significativo al reproche que le dirigió su madre: «¿No sabíais que yo debía ocuparme de las cosas de mi Padre?» (Lc 2. pero. 38). 9 de abril de 1995 «¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor! » (Lc 19. 2. el recuerdo de la peregrinación por el desierto se convirtió en parte viva y dinámica de su culto. Por eso. La primera peregrinación de Jesús. bajo la guía de Moisés. . salieron al encuentro del Señor. lo guié hasta la tierra prometida. Fue una experiencia constitutiva para Israel. Cristo os llama: salid a su encuentro. Hoy. deseamos saludarte. ¿no anunciaba ya ese cumplimiento? Por aquel entonces. 49). domingo de pasión o de Ramos. 1-11). Israel conservó siempre grabada en su memoria la peregrinación a través del desierto. los jóvenes desempeñan un papel de protagonistas. no ha de extrañarnos el hecho de que. aclamando: ―Hosanna en el cielo‖» (Antífona de la procesión). Salieron al encuentro del Señor. Jesús se sintió llamado a detenerse en el templo para «escuchar y preguntar» (cf.En la liturgia del domingo de Ramos. Dt 26.

en la que se cumplieron los oráculos de los profetas. por haber reconocido en él al enviado del Señor. después de haberse despojado completamente de sí mismo. acudió allí por última vez. cantando con entusiasmo palabras de fe y esperanza: «¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor!» (Lc 19. arrojaban palmas y ramos de olivo. como peregrino. el domingo de Ramos se ha convertido en el punto de referencia central de la grande y articulada peregrinación de los jóvenes cristianos en todo el mundo. Precisamente por eso. ¿No está precisamente en Cristo la dimensión plena y definitiva de toda peregrinación humana? 4. que comenzamos hoy. 28). único! Su peregrinación no se mide con categorías geográficas. ¡Esta es la justa dimensión de su peregrinación! Y la Semana santa. Pocos días después. Za 9.Durante los años que siguieron a ese acontecimiento misterioso. primero cuando era adolescente y luego siendo ya hombre maduro. 22). crucifícale!» (Lc 23. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre». con todo hombre» (Gaudium et spes. Sabemos que hoy Jesús de Nazaret sube a Jerusalén por última vez. la altura y la profundidad» (Ef 3. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre» (Jn 16. Eso sucedió antes de la fiesta de Pascua. peregrino santísimo. y muerte de cruz. Existen importantes motivos para que la Iglesia considere este domingo como la «Jornada de los jóvenes». 18) de la peregrinación de Cristo. la peregrinación del domingo de Ramos fue una peregrinación mesiánica en sentido pleno. «unido. peregrino que camina en nuestra historia. Él mismo habla de ella con su lenguaje misterioso: «Salí del Padre y he venido al mundo. ¡Es un peregrino extraordinario. Por esta razón. 9). en el camino que Jesús estaba recorriendo. desde hace diez años. Sube para humillarse y hacerse obediente hasta la muerte. que habían acompañado la entrada de Cristo peregrino a la ciudad santa. en cierto modo. Fueron ellos los que extendieron sus mantos y ramos en medio de la calle y le cantaron: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!» (Mt 21. revela toda la «anchura y la longitud. En efecto. con razón. el día que hoy celebramos. y para experimentar. en particular el de Zacarías. santa: encierra la realización del misterio de Cristo. 21). 9) y rodeado por la multitud que lo aclamaba. También por eso lo saludamos. montado en una cría de asna (cf. 3. Acabamos de escuchar el relato de la pasión del Señor según san Lucas. En todo el año litúrgico sólo a esta semana se la llama. los discípulos y la gente extendían sus mantos. Jesús. Por esa razón. . 38). Sube a Jerusalén para que se cumplan en él todas las profecías. Flp 2. 8-9). y lo saludaban. subió muchas veces a Jerusalén como peregrino. se transformarían en un grito rabioso: «¡Crucifícale. ¿se puede decir algo más iluminador que esto acerca del sentido del peregrinar del hombre?: «Salí del Padre y he venido al mundo. Fueron los jóvenes quienes corrieron al encuentro de Jesús cuando se dirigía a Jerusalén para la fiesta de Pascua. que anunciaba la entrada del Mesías en Jerusalén. Hasta que. la exaltación por parte de Dios (cf. de modo particular. las aclamaciones de júbilo.

que se suele celebrar solamente en las iglesias catedrales. En efecto. en torno al pastor de la diócesis. Delante de ti extendemos palmas y ramos de olivo. caminas con nosotros en peregrinación a través de la historia. continental y mundial. Éste es el motivo. nos espera la celebración de la XII Jornada mundial. 5. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 13 de abril de 1995 1. rey de los siglos!». El Jueves santo es la fiesta del sacerdocio. oh Cristo. de generación en generación. por el que los jóvenes dirigen su mirada hacia a ti. saludo a los jóvenes de todo el mundo. Yo celebraré esta tarde la liturgia de la cena del Señor en la basílica de San Juan de Letrán. 6). os saludo a todos y. en la plaza de San Pedro. la verdad y la vida» (Jn 14. Filipinas. Es un peregrinaje que se articula en múltiples niveles: parroquial. Movidos por un mismo impulso de fe y esperanza. nacional. dice: Salí del Padre y he venido al mundo. que eres el camino. Te saludamos. mostrando de esta forma la meta de nuestro camino siguiendo sus pasos. están sobre todo los jóvenes de la diócesis de Roma. "Ave sanctum chrisma!". en 1997. que en tantos rincones de la tierra. en comunión con nosotros. bajo el signo de la cruz itinerante. Hijo del Dios vivo. los conduce por los senderos de la civilización del amor. queridos hermanos en el sacerdocio. cuando. y. también nosotros exclamamos: «¡Gloria a ti. . en París. Al final del segundo milenio cristiano. no puedo menos de evocar la experiencia extraordinaria del encuentro mundial de la juventud que se celebró hace tres meses en Manila. celebran la Jornada mundial de los jóvenes. siguen experimentando hasta hoy: Jesús es «el camino. junto con vosotros. se congregan los sacerdotes que forman el presbiterio. y con estas palabras indica el comienzo de ese itinerario. Te saludamos. la verdad y la vida. Luego añade: Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre. peregrino santísimo de la historia de los hombres. iglesia catedral del obispo de Roma. Contemplándoos a vosotros. para la liturgia de la mañana del Jueves santo. Es él quien da el sentido definitivo a la peregrinación terrena del hombre. descubrimiento que. como los hijos y las hijas de Israel hicieron un día en Jerusalén. dado que Cristo instituyó este sacramento precisamente en este día. como hombre. Amadísimos jóvenes. diocesano. Peregrino divino. por los caminos del mundo. más allá todavía. Nos hallamos aquí reunidos. Hoy. durante la última cena. han emprendido una gran peregrinación que. Nuestra mirada se dirige también a la peregrinación de la juventud europea a Loreto. programada para el próximo mes de septiembre. que te hiciste hombre y.Los jóvenes manifestaron así el entusiasmo de su descubrimiento juvenil. oh Cristo.

por eso. Para dar libertad a los oprimidos. "El Espíritu del Señor está sobre mí. En la liturgia de hoy Cristo se nos presenta en su triple unción de profeta. 1). que servirán para la unción de los catecúmenos en el bautismo. sacerdote y rey mesiánico. 21). 18-19). para edificar la Iglesia como comunidad de amor. en la historia de las naciones cristianas con respecto a los reyes cristianos. y esa costumbre se mantuvo también. el salmo responsorial recuerda la consagración de David con el óleo. porque él me ha ungido" (Is 61. de los candidatos al sacerdocio y al episcopado en el momento de su ordenación. de los bautizados con ocasión de la confirmación. David no fue sacerdote. que acabamos de escuchar en la primera lectura. y a los ciegos. para velar por la celebración de la eucaristía. 1 8) recoge esas palabras del profeta Isaías. como sacramento de la comunidad eclesial romana. encontró el pasaje donde estaba escrito: "El Espíritu del Señor está sobre mí. con razón. 2. la vista. que todo sacerdote recibe para celebrar la eucaristía. el Mesías. de acuerdo con la tradición. Nuestro saludo no se dirige tanto a los santos óleos. que acabáis de oír.Ahora. Lucas recuerda el momento en que Jesús. nos encontramos aquí reunidos para anticipar. por último. porque el Señor me ha ungido. se presentó por primera vez ante la comunidad para leer la palabra de Dios. la liturgia vespertina y poner de relieve la realidad del sacerdocio de nuestro numeroso presbiterio. También el pasaje evangélico de hoy (cf. durante mucho tiempo. de los enfermos en su enfermedad. Me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres. La unción significa el poder del Espíritu Santo. Sabemos que. realmente. se ha cumplido hoy" (Lc 4. acudió un sábado a la sinagoga y. Le fue entregado el libro del profeta Isaías. y. Y. en cambio. mediante la unción. en la que se anuncia y realiza la buena nueva mediante ese múltiple ministerio. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Así pues. Todos nosotros tenemos parte en su unción. Las palabras de la Escritura se han cumplido. para anunciar el año de gracia del Señor" (Le 4. para sanar en el sacramento de la reconciliación. participamos del sacerdocio de Cristo. Ese día el obispo nos ungió con óleo las palmas de las manos y. porque en medio de vosotros está el ungido. "Ave sanctum oleum! Ave sanctum chrisma!". Esperaban su comentario que. en cierto sentido. reverenciamos con fe profunda estos santos óleos. para anunciar a los cautivos la libertad. el que viene en virtud del Espíritu del Señor: el ungido y el enviado de Dios. a Cristo Señor. en la consagración episcopal. Al abrir el rollo. Dijo: "Esta Escritura. que en nosotros se . cuando tenía ya treinta años. fue muy breve.Ave sanctum chrisma! En el día de la fiesta de nuestro sacerdocio recordamos la unción que recibimos en el momento de nuestra ordenación sacerdotal. para enseñar y consolar. 3. 4. La tradición de la unción de los profetas y los reyes se había consolidado en el Antiguo Testamento. Lc 4. Después de haberlas leído —observa el evangelista—. El obispo recibe el poder del Espíritu Santo para presidir la Iglesia de Dios. Jesús devolvió el rollo al ministro y se sentó. sino profeta y rey. cuanto al ungido. la frente.

Amén. que era y que va a venir. Cualquiera que se encuentre en las cumbres de los montes. Después de la bendición del crisma y de los santos óleos. el testigo fiel de los misterios de la divinidad. el primogénito de entre los muertos. aquel que es. oh Cristo. llevando en sí las heridas de la crucifixión: "Todo ojo le verá. Los fieles reunidos en esta basílica esperan la renovación de nuestras promesas.prolonga en el sacerdocio ministerial. rey de eterna gloria". Sobre este telón de fondo cobra particular elocuencia la segunda lectura. su grito. el testigo fiel.. La elocuencia. En efecto. para que seamos fieles a la vocación que recibimos de Cristo para el bien de la Iglesia. El Apóstol se dirige a nosotros y a toda la Iglesia: "Gracia y paz a vosotros (. su Padre. 8). lo percibe. el primogénito de toda la creación. Ap 1. "Alabanza a ti. habla a ese Cristo que ya está en la gloria del Padre. Son mudas. 27 de marzo de 1994 1. pero que se encuentra siempre presente en la historia de la Iglesia y de la humanidad. Esas promesas deben afianzamos en el camino escogido por obra del Espíritu Santo. tomada del Apocalipsis de san Juan. El dirá: " Yo soy el alfa y la omega. pero tienen una elocuencia particular. IX JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo de Ramos. hasta los que le traspasaron. Y hoy. acontecimientos que serán superados inmediatamente por la luz de la resurrección. Vosotros. que nos ama y nos ha librado de nuestros pecados mediante su sangre. sabéis que las piedras gritan. 4-5). que estamos celebrando.) de parte de Jesucristo. San Juan primero saluda a Cristo. para que sirvan a la celebración de los santos sacramentos. 40). luego. Mientras nos escuchan renovar las promesas formuladas en el sacramento del orden. habla a Cristo. Habla a Cristo. en la resurrección Cristo se manifestará como el Hijo de la misma sustancia que el Padre. «Gritarán las piedras» (Lc 19. los jóvenes. deben volver a encender en nosotros el deseo del servicio sacerdotal en favor de todo el pueblo de Dios. el primero y el último. que ha hecho de nosotros un reino y sacerdotes para Dios. donde quiera que el Espíritu Santo nos envíe a desempeñar nuestro ministerio. el Todopoderoso" (cf. se dirige a él en la perspectiva del misterium altum. 7). los sacerdotes.. y por él harán duelo todas las razas de la tierra" (Ap 1. por ejemplo en las de los Alpes o el Himalaya. 5. el príncipe de los reyes de la tierra" (Ap 1. con la mirada fija en el divino Mesías. Las palabras de san Juan nos introducen así en los acontecimientos del Viernes santo. nuestros hermanos y hermanas en la fe oran por nosotros. desean llevarlos a sus parroquias. el grito de esos imponentes . deseamos renovar las promesas hechas al Señor el día de la ordenación.

hoy. en el que vosotros. . subamos a Jerusalén. formando cadenas de altas montañas.macizos es emocionante y hace que el hombre caiga de rodillas. os reunís en La plaza de San Pedro para repetir: «¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!». que el Señor confió a Moisés en el Sinaí. 2. Por eso. Cristo respondió: «Si éstos callan. porque junto a sus piedras se reúnen los hijos de Israel. gritarán las piedras». porque exploráis su misteriosa elocuencia realizando excursiones a las montañas más altas. para traer la cruz peregrina y entregarla a vuestros coetáneos de Filipinas. recordando la grandeza del antiguo santuario. los jóvenes. por décima vez. desde Denver. La piedra encierra una gran energía. llamado Muro de las Lamentaciones. donde el Hijo del hombre será entregado a la muerte y crucificado. Hoy. Vosotros lo sabéis y por eso Cristo dice de vosotros: «Si éstos callan. mientras algunos fariseos trataban de hacer que callara a esos jóvenes que gritaban: «¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!» (Mc 11. en esta misma plaza. En ella se manifiestan las fuerzas de la naturaleza. con ocasión del domingo de Ramos. De él sólo ha quedado un pequeño fragmento. Hoy. o en ciertos edificios sagrados del lejano Oriente. los jóvenes. en las obras del Renacimiento. en las catedrales góticas. 40). en las que se revela el misterio de la creación. amadísimos jóvenes. lo impulsa a volver a entrar en sí mismo y a dirigirse al Creador invisible. saludando «al que viene en nombre del Señor »: «¡Hosanna al Hijo de David!». gritarán las piedras» (Lc 19. Fue arrasado en el año 70 después de Cristo. os invito a visitar espiritualmente un templo específico: el templo del Dios de la alianza en Jerusalén. domingo de Ramos. «Gritarán las piedras». 9). además de las rocas de las montañas. suscitó la idea de la Jornada mundial de la juventud. desde hace diez años. cuando los hijos e hijas de Israel proclamaron la gloria de Dios. Con esas palabras. Así pues. que en el momento de la muerte de Cristo se rasgó de arriba abajo: signo conmovedor de la presencia del Dios de la alianza en medio de su pueblo. La piedra puede constituir una fuerza amenazadora. Nuestro encuentro de 1984. Dios mediante. y el espacio vacío del Santo de los santos guardaba en su interior las tablas del Decálogo. se celebrará el nuevo encuentro mundial de los jóvenes: Manila 1995. ese Muro de las Lamentaciones es tan elocuente para los hijos de Israel. nos recuerda y hace presente la entrada de Jesús en Jerusalén. Vosotros. Este año habéis llegado aquí también vosotros. a fin de realizar un esfuerzo que os sirva para emplear vuestras energías jóvenes. porque sabemos que en ese templo Dios estableció realmente su morada. amigos americanos. en enero del año próximo. sin embargo. que elevan la corteza terrestre. para resucitar al tercer día. Pero. Se trata de un desafío que se renueva. La fiesta de hoy. lo sabéis mejor que los demás. y también para nosotros. donde. Jesús os ha lanzado un desafío. Esas piedras mudas hablan. hay también piedras que sirven al hombre para las obras de su talento. Basta pensar en todos los templos del mundo. como esta basílica de San Pedro. Ese lugar santísimo estaba separado del resto del templo por un velo. Lo dice en el momento de su entrada mesiánica en Jerusalén. Y vosotros lo habéis aceptado. esa idea se hace realidad. en el que Dios habitó y que fue objeto de un sano orgullo por parte de todo Israel.

gracias a su testimonio. que es Cristo. Vosotros esperáis que os envíe. con el que habéis destruido los tópicos según los cuales se os quería ver y juzgar. Así lo dije el jueves pasado a los jóvenes de Roma. que os confíe su Evangelio. ya estamos en el siglo veinte»: así cantaban en Polonia los jóvenes. 20). y luego volveremos de nuevo al cenáculo para encontrarnos con el Resucitado. Hablan a voz en grito. También vosotros os alegraréis viéndolo entre vosotros vivo. queridos amigos. escribe el evangelista Juan. No dejan que hablen sólo las piedras. «Ven conmigo a salvar al mundo. Os alegraréis oyendo las palabras que os dirigirá. hoy quiera hablaros con el mensaje que Cristo dejó a los Apóstoles en su misterio pascual. amadísimos jóvenes no os sorprenda que.3. subiremos al Gólgota. y por eso se tomaron las debidas precauciones. Cristo desea encontrarse con vosotros y comprometeros en la gran misión que el Padre le confió. Se calculaba que eso iba a suceder. Un testimonio vivo. Hablan en los diversos lugares de la tierra. Contemplamos con asombro cómo gritan. la vida humana se hace roma y polvorienta. Para vosotros. que nos repetirá lo que dijo a los Apóstoles. los jóvenes. también yo os envío». los jóvenes discípulos de Jesús son para muchos una sorpresa. y su voz se ha de oír. que no pudo triunfar sobre él. no permiten que los templos del Dios vivo se conviertan en frías piezas de museo. se preveían excesos juveniles. alegres por su presencia: «Como el Padre me envió. Así sucede que. El hombre debe tener la conciencia de ser enviado. Iremos a Jerusalén. «Si éstos callan. Jasna Góra y Denver. 21). Santiago de Compostela. los jóvenes no callan. Eso aconteció precisamente el año pasado en Denver. gritarán las piedras». Colorado. esperado por todos. En realidad. esperáis precisamente eso. porque tiene tanta confianza en vosotros que os dice. pero aún incompleta. y . fue un desafío. Es una misión que sigue viva y actual en el mundo. Os alegraréis porque se fía de vosotros. Ser enviado quiere decir estar al servicio de una causa suprema. Por eso. que os encomiende la salvación del mundo. Sin esa conciencia. al cenáculo del Jueves Santo. después de las experiencias de Buenos Aires. donde. Vuestros corazones jóvenes esperan oír del Redentor precisamente esas palabras. «Los discípulos se alegraron de ver al Señor» (Jn 20. Y vuestra voz ha resonado en la metrópoli americana que está al pie de las Montañas Rocosas. nos detendremos ante el sepulcro. Y lo aceptasteis y respondisteis con vuestro testimonio. en los tiempos tan difíciles de la lucha por la verdad y la vida. Vosotros. con ocasión de una reunión tan numerosa de jóvenes de todo el mundo. o incluso casos de violencia y atropello. una tarea comprometedora. Habéis manifestado lo que de verdad sois y deseáis. Ser enviado quiere decir abrir los caminos a un bien grande. Estamos entrando en la Semana Santa. en el silencio de la Vigilia pascual. por medio de vuestros pastores: «Como el Padre me envió. de forma que tanto las cumbres de esas montañas como las gigantescas construcciones modernas debieron de asombrarse al oíros y veros como sois de verdad. también yo os envío » (Jn 20. Ser enviado quiere decir tener una tarea por desempeñar. con lo que se hubiera dado más bien un antitestimonio. siempre por realizar hasta el último día. 4. vencedor sobre la muerte.

por el camino que él señala (cf. en el siglo veintiuno. el momento en que todos los sacerdotes forman unidad en torno a su obispo. como confirmación de que murió de verdad (cf. 8). se convertirá. Decid a todos vuestros coetáneos que él los espera y que únicamente él tiene palabras de vida eterna (cf. De. 7. 6). y muerte de cruz. En estos momentos sentimos más fuerte que nunca esta gracia. Con esta eucaristía entramos plenamente en el sagrado Triduo pascual. 37. en holocausto para la redención del mundo. saldrá del sepulcro. "Mirarán al que traspasaron". Pero. Jn 6. forma especial. ungido con la plenitud del Espíritu Santo. Za 12. Su costado será traspasado por una lanza. Jn 14. . Y Cristo es «el mismo ayer. Hoy damos gracias con más intensidad que nunca por esta participación. Este futuro os pertenece a vosotros. La carta que el Papa dirige con ocasión del Jueves Santo a todos sus hermanos en el ministerio sacerdotal pone de relieve esa comunión. "aquel que es. para que los hombres vean y crean que "la muerte no tiene ya señorío sobre él" (Rm 6. cf. 33-34). 2. mientras este siglo veinte se acerca a su fin. que era y que va a venir. hoy y siempre» (Hb 13. Ap 1. Una comunión que manifestamos celebrando juntos la eucaristía. "Videbunt in quem transfixerunt" (Jn 19. Sois los hombres y las mujeres del mañana. Amén. Nos ha hecho partícipes de su sacerdocio. Decidlo a todos vuestros coetáneos. Ésta es nuestra verdadera fiesta. ante los ojos de los hombres. al tercer día. 8). en el tercer milenio. 9). será humillado hasta la muerte. 10) Amadísimos hermanos en el sacerdocio: 1. Hoy. El es el alfa y la omega. ¡Qué expresivas son las palabras del evangelista Juan! En ellas se halla encerrado todo el misterio de estos tres días. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 31 de marzo de 1994 . Deseamos estar juntos como presbiterio de la Iglesia. de forma que pudieron ser testigos fidedignos de la vida nueva que hay en él para la salvación del mundo. Y ahora deseamos más que nunca estar con él. la celebración de hoy hace actual ese don. El que vino a nosotros. Jn 19. debemos pensar en el futuro. 68). Los Apóstoles lo vieron con sus propios ojos. El futuro os pertenece. el todopoderoso" (Ap 1.

han estado presentes en el camino de nuestra llamada. Estad seguros de que vuestra recompensa será Cristo mismo. Quiera Dios que se sientan corresponsales activos de la gran causa que constituye la familia en la Iglesia y en el mundo. El que dijo a los Apóstoles: "No os llamo ya siervos (. Queridos hermanos. desde este altar. a los que han contribuido. por la solicitud y el amor con que los abraza a todos. queremos dar gracias también a la Congregación para el clero por el bien que hace a los sacerdotes. Botticelli. « Creo en un solo Dios. ante todo. pero también de Perugino. que todos los años se entrega con ocasión del Jueves Santo.En este momento. Junto con la carta. A vosotros os he llamado amigos" (Jn 15. de manera especial. a tan noble empresa. un corazón que ahora.). el Año de la familia ha de convertirse en "el año de gracia del Señor" (cf. 15). de todo lo visible y lo invisible ». Pinturicchio y otros. Amén" (Hb 13. en todas los que. 2). Se trata de un bien cultural . en nuestros hermanos y hermanas. Ojalá que toda familia vea este corazón de Cristo. Chirlandaio. Is 61. desde nuestros primeros años de vida. el Viernes Santo. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA CON MOTIVO DE LA INAUGURACIÓN DE LA RESTAURACIÓN DE LOS FRESCOS DE MIGUEL ÁNGEL HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II 8 de abril de 1994 1. el Obispo de Roma desea hoy. Al finalizar estos delicados trabajos de restauración. Al renovar las promesas sacerdotales. recordemos con gratitud a las familias en que hemos nacido y en que surgió nuestra vocación al sacerdocio ministerial. ¿Puede haber don mayor que la amistad de nuestro Redentor? A él "sea la gloria por los siglos de los siglos. de varios modos. Padre todopoderoso. creador del cielo y de la tierra. es traspasado en la cruz. Son obras de los más grandes maestros del Renacimiento: de Miguel Ángel. 21).. los sacerdotes reciben este año la "Carta a las familias". que tanto nos amó. 4. os repite esas mismas palabras. Así. Entramos hoy en la capilla Sixtina para admirar sus frescos admirablemente restaurados. así como en todos aquellos hacia quienes nos sentimos deudores. dar gracias a cada uno de vosotros por todo lo que sois y por todo lo que hacéis. deseo daros las gracias a todos y. Toda familia debe sentirse abrazada por nosotros con el mismo amor con que Cristo la abrazó en el momento de la institución del sacramento del amor. Pensemos en todos. Pensemos en nuestros padres. 3. tanto en los que viven como en los que están ya en la casa del Señor.. en la Iglesia.

el Juicio universal suscita en nosotros el vivo deseo de profesar nuestra fe en Dios. Lo atestiguan los innumerables peregrinos que de todas las naciones del mundo vienen a visitar este lugar para admirar la obra de ilustres maestros y reconocer en esta capilla una especie de admirable síntesis del arte pictórico. El hecho de estar reunidos aquí durante la octava de Pascua se puede considerar una circunstancia muy propicia. todopoderoso y misericordioso. nos impulsa a reafirmar nuestra adhesión a Cristo resucitado. El Antiguo Testamento prohibía cualquier imagen o representación del Creador invisible. creador y juez de todos los hombres. de un bien que reviste carácter universal. Cristo. creador de todo lo visible y lo invisible.de valor incalculable. De esas verdades el talento humano ha sacado inspiración. La Santa Sede expresa a todos su cordial gratitud por el espléndido resultado obtenido. a quien el Padre confió la causa de la redención humana. se ha podido contar con la labor de expertos especialmente cualificados en el arte de la restauración. Nos encontramos ante un Cristo insólito. que en cierto sentido difiere de las representaciones pictóricas tradicionales. El Antiguo Testamento permaneció fiel a esta tradición. único mediador entre Dios y los hombres. en el centro de la cuestión teológica. que creen en un Dios invisible. es ahora la piedra angular » (Sal 197. Sobre todo por ese motivo. En la historia de la humanidad. En efecto. cuyo reino no tendrá fin. nos hallamos frente a la gloria de la humanidad de Cristo. así. nos habla en la dramática escena del Juicio universal. Estamos. pues existía el peligro de que el pueblo. que es inimaginable dado que está por encima de toda imaginación y entendimiento del hombre. al mismo tiempo. penetrando en las profundidades de las conciencias humanas y revelando el poder de su redención. Por eso. 3. Los frescos que contemplamos aquí nos introducen en el mundo del contenido de la Revelación. de la que dice el salmista: « La piedra que desecharon los arquitectos. se detuviera en su culto a una imagen de Dios. Posee en sí una belleza antigua. rey de los siglos. que vendrá el último día como juez supremo de vivos y muertos. no puede ser desechada. En efecto. Además. ése era el mandato que había recibido Moisés en el monte Sinaí (cf. 4). Jesucristo vendrá en su humanidad para juzgar a vivos y muertos. A esa tradición se atienen los miembros de la religión musulmana. Ante todo. Precisamente este Hijo eterno. por consiguiente. Cristo es la verdadera piedra angular. expresa en sí mismo todo el misterio de la visibilidad del Invisible. 2. Apasionados cultivadores de la belleza han demostrado su sensibilidad con la notable aportación concreta que han dado para que la capilla Sixtina recobrara sus hermosos colores originales. los cuales han llevado a cabo sus trabajos sirviéndose de la tecnología más avanzada y segura. Alma socia Redemptoris. Las verdades de nuestra fe nos hablan desde todas partes. Desde el gran fresco nos revela ante todo el misterio de su gloria. 22). inclinado a la idolatría. Ante esta obra maestra confesamos a Cristo. Y. . vinculado a la resurrección. esforzándose por revestirlas de formas de belleza inigualable. y no admitió ninguna representación del Dios vivo ni en las casas de oración ni en el templo de Jerusalén. Ex 20. Esta piedra. junto a él encontramos a su Madre. Desde la capilla Sixtina.

En la expresión humana de los misterios divinos ¿no es. Y Jesús le responde: « ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí. Probablemente nos hallamos ante una insólita osadía del arte. 5. y el Moisés en la basílica de San Pietro in Vincoli. Abraham. transmite esa belleza visible y corpórea al mismo Creador invisible. Ante esas tres personas. como. el icono no es sólo una obra de arte pictórico. confirmando la legitimidad de la costumbre de expresar la fe mediante figuraciones artísticas. Cristo es la visibilidad del Dios invisible. leemos en san Pablo que Cristo «se despojó de sí mismo tomando . partícipe— se alegra de la visibilidad del Invisible. En él se refleja de modo siempre nuevo el misterio del Verbo encarnado. Mientras el Verbo eterno es la imagen invisible del Padre. Adán fue creado a imagen y semejanza de Dios (cf. al igual que la del juez. acaso. ¿No fue el mismo Cristo quien puso las bases de esa alegría espiritual? « Señor. pues al Dios invisible no se le puede imponer la visibilidad propia del hombre.. muéstranos al Padre y nos basta ». 26). ha visto al Padre »? Miguel Ángel tuvo el valor de admirar con sus propios ojos a este Padre en el momento en que pronuncia el fiat creador y llama a la existencia al primer hombre. es difícil no reconocer en el Creador visible y humanizado al Dios revestido de majestad infinita. pues en él se hace presente el misterio de la Encarnación. y el hombre —autor y. de otra manera. al igual que las tres personas de que nos habla la Biblia se sentaron a la mesa y comieron con Abraham. ¿No acogió Abraham al mismo Dios invisible en la admirable visita de tres misteriosas personas? « Tres vidit et Unum adoravit » (cf. [. El cuerpo es. Más aún. experimentó de modo profundo la presencia del Dios único. el Padre penetra toda la creación y el Dios invisible se hace presente entre nosotros y se comunica con nosotros. En cierto sentido. ¿No sacó también Miguel Ángel conclusiones precisas de las palabras de Cristo: « El que me ha visto a mí. la víspera de su pasión.] ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?» (Jn 14. con gran audacia. Miguel Ángel trata de devolver a esa visibilidad de Adán. Es más. Gn 1. la « kénosis » de Dios.. de oración y de ayuno. 194). el último de la Iglesia unida. Por medio de él. ciertamente. necesaria la « kénosis ». Gn 18. es conmovedora y unívoca la Piedad en la basílica vaticana. La majestad del Creador. ha visto al Padre. 4. nuestro padre en la fe. que rechazó de modo definitivo la doctrina de los iconoclastas. aquí se ha expresado todo lo que se podía expresar. el hombre-Adán es su imagen visible. 6. Ese encuentro se convertirá en el tema del incomparable icono de Andrei Rublev. a su corporeidad.Pero Dios mismo salió al encuentro de las exigencias del hombre. Así. En efecto. 8-10). ¿No sería una blasfemia? Ahora bien. hablan de la grandeza divina: palabra conmovedora y unívoca. pide Felipe a Cristo en el cenáculo. Todo eso fue aceptado por el segundo concilio de Nicea. culmen de la pintura rusa. en la medida en que lo permite la imagen con sus límites intrínsecos. como consumación de lo corporal y visible? Esa consumación ha entrado profundamente en la tradición de los iconos cristianos orientales. los rasgos de la antigua belleza. al mismo tiempo. es también como un sacramento de la vida cristiana. que lleva en su corazón el ardiente deseo de poderlo ver. Rublev fue uno de los santos artistas cuya creatividad era fruto de profunda contemplación. A través de su obra se manifestaba la gratitud del alma al Dios invisible que concede al hombre representarlo de modo visible.

Stefan Wyszynski. 20). se reúnen los cardenales. con respecto a la creación del hombre. . pido al Espíritu del Señor que no deje de estar presente y de actuar en la Iglesia. Sabemos que la Transfiguración constituye una de las fuentes principales de la devoción oriental. esperando la manifestación de la voluntad de Cristo con respecto a la persona del sucesor de san Pedro. es precisamente el santuario de la teología del cuerpo humano. Invoco a Cristo. en el monte Tabor. en este lugar sagrado. te suplico que no lo rechaces. admirando. creador del cielo y de la tierra. Jean Villot. la esperanza de un mundo transfigurado. se ha convertido.. conservando intacto su esplendor y su belleza. para que esté con todos nosotros hasta el fin del mundo. a su modo. la capilla Sixtina expresa también. los sometidos a eterna condena. antes aún. el sacrificio de la santa misa en esta misma capilla. En este lugar el cardenal primado de Polonia. Siguiendo esa lógica. se dejó guiar por las sugestivas palabras del Génesis que. la capilla Sixtina. declarando al cardenal camarlengo. para que lo divino pueda manifestarse. confesando: « Creo en un solo Dios [. Y aquí. Miguel Ángel. los cuerpos glorificados y. y constituye de modo particular al que debe ser Obispo de Roma y Sucesor de Pedro. por tanto. varón y mujer. de todo lo visible y lo invisible ».condición de siervo» Flp 2.. Al dar testimonio de la belleza del hombre creado por Dios varón y mujer. por obediencia a Cristo y encomendándome a su Madre. me dijo: Si te eligen. es también verdad que Dios es la fuente de la belleza integral del cuerpo. De esta forma. el mundo que inauguró Cristo resucitado y. en el ámbito de la luz que proviene de Dios. Señor de la historia. 25). es un libro elocuente para los místicos. Aquí escuché de labios de mi rector de otro tiempo. en el decimosexto año de mi servicio a la Sede apostólica. Si ante el juicio universal quedamos deslumbrados por el esplendor y el miedo.]. Si se lo separa de esa dimensión. también el cuerpo humano conserva su esplendor y su dignidad. como fue un libro abierto para san Francisco el Cristo crucificado que contempló en el monte de la Verna. Al celebrar hoy. que estaba dispuesto a servir a la Iglesia. Si es verdad que el cuerpo representa la kénosis de Dios y que en la representación artística de los misterios divinos debe expresarse la gran humildad del cuerpo. acepté la elección hecha por el Cónclave. 7. comprendemos también que toda la escena está profundamente penetrada por una única luz y una única lógica artística: la luz y la lógica de la fe que la Iglesia proclama. pero no se avergonzaban uno del otro » (Gn 2. pues sólo ante los ojos de Dios el cuerpo humano puede permanecer desnudo y descubierto. La capilla Sixtina es un lugar que. Le pido que la introduzca felizmente en el tercer milenio. las significativas palabras: Magister adest et vocat te. como prometió: « Ego vobiscum sum omnibus diebus usque ad consummationem saeculi » (Mt 28. Al parecer. advierte: « Estaban ambos desnudos. en cierto modo. el cardenal Maximilien de Furstenberg. que con facilidad se envilece. La capilla Sixtina. por un lado. Precisamente aquí. en el lugar de la acción del Espíritu Santo que constituye en la Iglesia a los obispos. una vez más. si se puede hablar así. para todo Papa. en cierto modo se convierte en objeto. ante toda la comunidad católica. 7). Para mí se trata del 16 de octubre de 1978. por otro. encierra el recuerdo de un día particular de su vida.

si tanto lo quiere‖» (Sal 22.. en los que la verdad plena sobre Cristo-Mesías encontrará su total cumplimiento. 23).. yendo como peregrino junto con los demás para la fiesta de Pascua. Esta era la verdad sobre él. que lo libere. fuerza mía. «Al verme se burlan de mí. según las palabras del salmista. Cristo. ¿por qué me has abandonado?» (ib. que le ponga a salvo. de la situación de esclavitud. ven de prisa a socorrerme» (Sal 22. 3. 17-20). es acogido como el que viene en el nombre del Señor. Este pueblo espera la nueva venida de Dios. no te quedes lejos. Precisamente estas palabras del salmista se encuentran de nuevo en su boca cuando va a morir. En Jesús de Nazaret se realiza el cumplimiento de sus esperanzas. al mismo tiempo —en este salmo— el abandonado. Después. él dice de sí mismo. Señor. Zc 9. menean la cabeza: ―Acudió al Señor. Pero tú. el castigado. Dios mío.VII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo de Ramos. Se reparten mi ropa. Pero la intuición colectiva tiene sus límites. Sorprendente profecía! Estas palabras nos transportan ya al Gólgota. que ha venido a Jerusalén para la fiesta de Pascua. . En toda Jerusalén resuena la gloria del nombre de Dios. También el signo del rey que tenía que llegar «montado en un asno» (cf. echan a suerte mi túnica. Aquel que. «Anunciaré tu nombre a mis hermanos» (Sal 22. viene para «anunciar el nombre de Dios a sus hermanos» es. Cuando Cristo se acerca a Jerusalén. 12 de abril de 1992 1. Todos han captado con exactitud los signos que muestran que se han cumplido los anuncios de los profetas. hacen visajes. 9) había sido profetizado. como si hablara entre sí: «Me taladran las manos y los pies.. el escarnecido. 8-9). Hoy las palabras del salmo se cumplen de una manera particular. ha leído hasta sus últimas consecuencias la verdad contenida en los salmos y en los profetas. puedo contar mis huesos. canta: «Hosanna». Ha venido para cumplir esta verdad hasta sus últimas consecuencias. «Dios mío. Del Dios que hizo salir a su pueblo de Egipto. participamos en la agonía de Cristo en la cruz. Mediante el evento del Domingo de Ramos se abre la perspectiva de los acontecimientos ya cercanos. 2). exultando. El pueblo. 2.

¡Jesucristo es Señor!» para gloria de Dios. y una muerte de cruz. Es necesario que vosotros asumáis hoy esta verdad salvífica sobre Cristo crucificado y resucitado. Estas mismas palabras del Redentor del mundo van dirigidas hoy a todos los jóvenes de Roma y de toda la Iglesia. era Hijo de Dios» (Mt 27. Sobre este compromiso. 54). 15): esta es la consigna que os dirige el mismo Cristo. al contrario. Este es el misterio del amor que salva. Pero este hombre «realmente. Los eventos tienen el carácter humano. Pertenecen a la historia del hombre. ¿Cuál será vuestra respuesta? Que cada uno de vosotros sepa hacer suyas las palabras del salmista: «Anunciaré tu nombre a mis hermanos». Padre» (Flp 2. que constituye el tema de la VII Jornada mundial de la juventud. Sí. «Id por todo el mundo y proclamad la buena nueva» (Mc 16. Esta es la verdad de Dios.… se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. 4. que la verdad salvífica del Evangelio sea asumida hoy por vosotros como. fue asumida la verdad sobre el Hijo de David («el que viene en nombre del Señor») por los hijos e hijas de la ciudad santa. habéis reflexionado y orado. y se convierten en el hilo conductor de la Jornada mundial de la juventud de este año. Es necesario. contenida en los eventos de esta Semana Santa de Pascua. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 16 de abril de 1992 . se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo. y viviendo intensamente de ella os esforcéis por llegar al corazón del mundo contemporáneo. Cuando. después de la resurrección.Aquel que «a pesar de su condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios. 6-9.. Los eventos humanos descubren el inescrutable misterio de Dios.. Dios lo levantó sobre todo. hace veinte siglos. 15). 11). 12). en ese momento les da el mandato de predicar precisamente este misterio. Todo bautizado es llamado por Cristo a convertirse en su apóstol en el propio ambiente en que vive y en todo el mundo. Cristo dice a los Apóstoles: «Id por todo el mundo y proclamad la buena nueva» (Mc 16.. y le concedió el ―nombre sobre todo nombre‖. Se trata de un compromiso que os afecta personalmente a cada uno. Por eso. 5. cuya plenitud ha sido alcanzada en los acontecimientos de la Pascua de Jerusalén. ¡Tu nombre! Pues de ningún otro nombre bajo el cielo nos viene la salvación (cf.. Hch 4. queridísimos jóvenes. Amén.

cada vez más profundamente. En este ministerio nos ha confiado una responsabilidad especial para la Iglesia. deseamos expresar nuestra gratitud por esta amistad. Todo lo que había que decir con las palabras. 5). Esta fuerza la debemos a Cristo. Día tras día. 2. pueblo real. 4. Sólo un amigo la puede acoger como suya.1. Él ha hecho de nosotros los sujetos del sacerdocio ministerial de su Iglesia. A través de ella se manifiesta la fuerza del Espíritu de Dios injertada en el corazón humano. confirmando y renovando las promesas que han acompañado el nacimiento sacramental del sacerdocio en cada uno de nosotros. Hoy el presbiterio de la Iglesia que está en Roma se une a todos los hermanos en la vocación y en el ministerio sacerdotal. comprendemos lo que hace nuestro Señor. Ha madurado en el contexto de la perspectiva. El último Sínodo de los obispos ha puesto de relieve que la conciencia sacerdotal de nuestra generación ha madurado. "O Redemptor!". a fin de que esta conciencia halle un espacio cada vez más pleno en la vida de las generaciones que vienen a nosotros y en las de aquellas que vendrán. Tenemos una parte especial en esta amistad con la que Cristo abrazó a sus Apóstoles. "Os he llamado amigos" (Jn 15. 15). esparcidos por el mundo. del misterio de la Iglesia y de la realidad de la Iglesia. Año tras año. Comprendemos especialmente lo que ha hecho en este triduo pascual: triduo de la redención del mundo. Deseamos responder a ella. ya se ha dicho. Pero sólo un amigo puede comprender esta palabra definitiva. profunda e integral. la palabra de la Pascua de Cristo. 15). pueblo sacerdotal. pueblo profético. La palabra de la cruz y de la resurrección. más que en cualquier otro tiempo. La palabra de la Eucaristía. . 13). sacerdote de la nueva y eterna alianza de Dios con la humanidad. Hb 5. y este saber es desconcertante. Cristo dirige estas palabras a los Apóstoles reunidos en el cenáculo. para todo el pueblo santo. oremos a Cristo. estas promesas plasman cada vez más nuestra vida. Ahora sólo queda pronunciar una última palabra: la palabra de la cruz y de la resurrección. porque "nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15. "Os he llamado amigos. pueblo del que hemos sido elegidos y para el que hemos sido constituidos (cf. Al renovar hoy las promesas vinculadas con nuestra vocación sacerdotal. porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer" (Jn 15. la víspera de su pasión. Hoy volvemos al cenáculo y volvemos también a estas palabras que tienen para nosotros un significado fundamental. "que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados" (Ap 1. Esta palabra será la mayor prueba de amistad. Lo comprendemos. que se nos ha confiado a fin de que vivamos de él y reavivemos a los otros mediante nuestro ministerio. 1) "Os he llamado amigos". Hoy. entre diversas experiencias y pruebas. Esta unción es el signo de una amistad especial. Una es la unción que hemos recibido del Espíritu Santo. 3. La conciencia del misterio divino.

al contrario.. Junto con vosotros aquí. y tomó la condición de esclavo. 6-9). pasando por uno de tantos. lo que proclama san Pablo en la liturgia de hoy. El permanece en esta su venida. V JORNADA MUNDIAL E LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Plaza de San Pedro Domingo de Ramos. actuando como un hombre cualquiera. 8 de abril de 1990 1. para que. se despojó de su rango.Bendito "aquel que es. Amén. que era y que va a venir" (Ap 1. Este es en especial su día.. ―¡Viva el Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!. y al mismo tiempo en tantos otros lugares de la tierra donde la Iglesia celebra la liturgia del Domingo de Ramos— como vuestra fiesta particular. 8). Hoy viene Jesús a Jerusalén. mientras va al encuentro de su ―hora‖.. glorifica a tu Hijo. no hizo alarde de su categoría de Dios.. Entre la muchedumbre están los jóvenes. 2. Como Obispo de Roma salgo junto con vosotros al encuentro de Cristo que viene. Y sólo una vez se cumplió lo que los próximos días confirmarán. ―A pesar de su condición divina. ¡He aquí que la gran muchedumbre se extiende a través de las naciones y los continentes! Esta muchedumbre está en torno a Cristo. ha llegado la hora. . Mientras se acerca a su misterio pascual. Y así. Jesús de Nazaret hizo sólo una vez su ingreso solemne en Jerusalén para la Pascua. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. Por eso Dios lo levantó sobre todo‖ (Flp 2. ―¡Bendito el que viene en nombre del Señor!‖. al mismo tiempo. 1-2). y junto con todos vuestros coetáneos en todas las partes del mundo. mientras entra en Jerusalén. y una muerte de cruz. una vez para siempre. Y ha escrito en la historia de la humanidad. 9). Pero. Este es vuestro día. Viva el Altísimo‖ (Mt 21. Me uno espiritualmente también a aquellos casos en los que la fiesta de la juventud se celebra en otro día del año litúrgico. Y hoy es el día que la liturgia recuerda una semana antes de la Pascua. queridísimos jóvenes —que estáis aquí en la plaza de San Pedro. Este es vuestro día. "Padre. dé también vida eterna a todos los que tú le has dado" (Jn 17. Hoy es el día en el que las multitudes rodean a Jesús.

Perdura en la Iglesia y.Jesucristo —el Hijo de Dios de la misma sustancia del Padre— se humilló como hombre. mediante la Iglesia. es el mayor oprobio. Profesamos. Esa es la medida del ser humano. Cuando entra en Jerusalén. Todos nosotros. el hombre existe entre el limite de la humillación y del despojo a través de la muerte y el del insuprimible deseo de la exaltación. y de este despojo.. profesamos. Abraza toda esta dimensión de la existencia humana. y le ha dado a conocer su altísima vocación (cf. Y al mismo tiempo la supera.. 11). 3. Ese es el sentido de su irrenunciable dignidad y el fundamento de todos sus derechos. el Padre ofrece a todos los hombres. Y en este misterio —en el misterio pascual de Cristo— el hombre ha sido revelado plenamente. ―Yo soy la resurrección y la vida. entramos con Cristo. 25). que exalta. que da la vida eterna. El va al encuentro de la exaltación que. Efectivamente. pues. vivirá‖ (Jn 11. aunque muera. anunciamos y proclamamos el misterio de esta humillación. el que cree en mí. en El. se despojó de su rango. ―Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre‖ (Flp 2. 22). que. El va al encuentro del propio sufrimiento —y al mismo tiempo. En el misterio pascual Cristo entra en esta medida del ser humano. . Así. anunciamos y proclamamos el misterio pascual de Cristo que perdura. aceptando la muerte en la cruz. Esa es la dimensión de sus exigencias terrenas. Cristo ha revelado basta el fondo el hombre al hombre. va al encuentro del sufrimiento de todos los hombres— para revelar no tanto la miseria de ese sufrimiento cuanto más bien su poder redentor. En El la historia del hombre y del mundo tienen una medida divina. La confirma. en la humanidad y en el mundo. Cuando entra en Jerusalén. de la dignidad y de la gloria. en Jerusalén. Dios mismo lo exaltó y unió la exaltación del Hijo a la de la historia del hombre y del mundo. que estamos aquí presentes en la plaza de San Pedro o en cualquier otro lugar de la tierra. nosotros que entramos con Cristo en Jerusalén.. La toma toda en sí. Dios que es amor. ―Bendito el que viene en nombre del Señor‖. En este misterio —en el misterio pascual de Cristo— Dios se ha revelado plenamente. 4. En ese despojo Jesucristo fue exaltado por encima de todo. Gaudium et spes. humanamente hablando.

En este misterio se encierra de modo especial la medida del hombre.. para celebrar juntos la VI Jornada mundial de la Juventud. ¡Hosanna! *** Anuncio a los jóvenes reunidos en la plaza de San Pedro Sigue todavía vivo en todos nosotros el recuerdo del gran encuentro en Santiago de Compostela el verano pasado y. llevad a vuestras familias y a vuestros coetáneos el afectuoso saludo del Papa. en el santuario de la Virgen de Czestochowa. que es ―la vid‖ (cf. culturas y generaciones. En efecto. Todos llevamos en nosotros a Cristo. En la época que estamos viviendo. Como recuerdo de este encuentro. nuestros ojos miran ya a la próxima etapa de esta peregrinación espiritual hacia el tercer milenio. de la que germina la historia del hombre y del mundo. somos la Iglesia que habla con las lenguas de tantos pueblos. invito a vosotros. 15). marcada por profundos cambios sociales. El tema para este encuentro lo constituirán las palabras de san Pablo a los Romanos: "Recibisteis un espíritu de hijos" (Rm 8. porque revela las raíces profundas de la dignidad del hombre y la grandeza de su vocación. Decid sobre ...Caminando junto con El. a reunirnos todos juntos. que desde hace más de 600 años constituye el corazón de la historia del pueblo polaco.. en agosto del año 1991. En este misterio la medida del hombre resulta penetrada por el poder divino. este espíritu de hijos de Dios constituye el verdadero elemento propulsor de la historia de los pueblos y de la vida de las personas. naciones. ¡Que os enseñe María a vivir como verdaderos hijos de Dios Padre! *** Saludos al final de la Misa A los numerosos jóvenes de España y América Latina deseo agradecer su ferviente presencia en esta V Jornada mundial de la Juventud. Bendito el que viene. A Cristo. jóvenes de todos los continentes. Por tanto. que es la perenne levadura de la nueva vida en Dios. Jn 15. ella anuncia en todas las lenguas el mismo misterio de Jesucristo: el misterio pascual. por el poder más grande que es el amor. mientras hoy se celebra la V Jornada mundial de la Juventud en todas las diócesis del mundo. 5).

Que la participación espiritual en la Semana Santa y en la resurrección de nuestro Señor os dé esperanza para la verdadera vida aquí y en la eternidad. Sólo así daréis frutos abundantes para la expansión del Reino de Dios y para la edificación de un mundo nuevo. ―Yo soy la vid. Queridos amigos: os animo a seguir el camino del Señor Jesús con alegría y a compartir su amistad con todos los que os encontráis. sobre todo a los de mi diócesis de Roma. ¡Que el Señor os acompañe en vuestro camino! Doy una cordial bienvenida a todos los jóvenes del mundo que se han reunido en Roma para celebrar la Jornada mundial de la Juventud con el Papa. llena da gracia! Queridos jóvenes de lengua francesa. vosotros los sarmientos‖. Repito estas palabras a todos los jóvenes aquí presentes y a todos los jóvenes polacos que me escuchan a través de la radio y la televisión. les invita a seguirlo. deseo dirigir a todos los jóvenes de lengua italiana. conscientes de vuestra importante misión en la Iglesia. MISA CRISMAL . en la amistad con Cristo. os saludo muy cordialmente. El siempre está presente en el camino de la vida. Al concluir esta solemne ceremonia. ¡Que Dios os bendiga a vosotros y a vuestras familias y os mantenga siempre unidos a El! Saludo cordialmente a los jóvenes de lengua portuguesa: ¡Os deseo todo bien! Que la venida a Roma os proporcione gran alegría y os haga crecer en la fe. Queridos jóvenes. Cada uno de vosotros recibe de Dios su vida y puede corresponderle entregándose a El. en quien está injertada la nueva humanidad. Un saludo particular a los numerosos peregrinos alemanes que se encuentran estos días en la Ciudad Eterna. De corazón os imparto la bendición apostólica. Un saludo muy cordial a todos los jóvenes de lengua alemana que han venido a Roma con ocasión de la Jornada mundial de la Juventud. Os digo: estad unidos a Cristo como los sarmientos a la vid. que es la Vida. Cada uno de vosotros puede y debe tener su lugar en la Iglesia. ¡Os imparto mi bendición deseándoos una bendita Pascua. Con mi bendición. un saludo especialmente afectuoso.todo a los alejados o indiferentes que Cristo. en la V Jornada mundial de la Juventud y os manifiesto mi aprecio por vuestro vivo testimonio de fe. os doy las gracias por vuestra participación. que extiendo complacido a vuestros seres queridos y a todos vuestros compañeros. aquí en la plaza de San Pedro. Que cada uno se convierta en mensaje vivo para sus coetáneos y familiares de la satisfacción de ser Iglesia.

27). 28). 5). ¡Venerables y queridos hermanos en la vocación episcopal y sacerdotal! ¡Y vosotros todos. Y solamente El tiene el poder de perdonar y devolver todo esto y a nosotros. El "testigo fiel" ha dado testimonio del Padre. san Ireneo. nos habla de nuestra especial vocación a darnos a los demás.). Solamente El "conoce al Padre" y solamente El sabe que todo debe someterse al Padre y Creador. Dirijamos los ojos de nuestra fe hacia Jesucristo. Redención de Cristo. Por su voluntad y mediante su gracia somos administradores de los misterios de Dios" (cf.HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 12 de abril de 1990 1. Jesucristo. para que el hombre viviente sea la gloria de Dios (cf. Y nuestra expiación está llena de confianza. de la que hemos sido hechos participes. 20). Col 1. A este fin se ha . la liturgia de los Oleos sagrados. queridos hermanos en el ministerio episcopal y en el sacerdotal. Adversus haereses. Y la última palabra de este testimonio es el Triduo Sacro: el evento pascua! En este evento El mismo. el Príncipe de los reyes de la tierra (Ap 1. "el testigo fiel" (ib. Y al mismo tiempo venimos a pedir perdón por toda nuestra dignidad y pecaminosidad. Ellos nos recuerdan nuestra unción sacerdotal: la efusión del Espíritu Santo por la ilimitada abundancia de la. ni puede ver. "para que El sea todo en todos‘ (1 Co 15. La liturgia. Y esto que nosotros.del Dios que es Amor (cf. participar en su sacerdocio. dirijamos los ojos de nuestra fe hacia el misterio pascual de Cristo. el testigo de que el hombre y todo el cosmos son criaturas. /n 1. los hombres. 16). en estos días fijemos de modo especial nuestros ojos en Cristo. nosotros que recibimos en herencia de los Apóstoles el sacramento del servicio salvífico. El sacerdocio existe en El. indignos. Sólo en El está la sabiduría del sacerdocio. 1 Jn 4. 1 Co 4. Todo nuestro sacerdocio deriva de El. 7). a Dios. 18). a la vez que nos recuerda el don recibido el día de nuestra ordenación sacerdotal. 20. el Señor. 5). "Gracia y paz a Vosotros de parte de Jesucristo" (Ap 1. heredamos de los Apóstoles el sacerdocio sacramental del servicio jerárquico deriva todo de El. El testigo de la infinita Majestad del Padre. ha dado testimonio de aquel Dios al que nadie ha visto Jamás (cf. . Todos nosotros. IV. Hoy venimos a dar gracias de modo especial por habernos concebido a nosotros. El ha reconciliado al mundo con Dios mediante la sangre de su cruz (cf. como Hijo que conoce al Padre (cf. El. 2. Celebramos la liturgia del Crisma. Efectivamente. se ha revelado como "el Primogénito de entre los muertos. que esta en el seno del Padre. que tiene su expresión litúrgica en los próximos días del Triduo Sacro. 1). amados hermanos y hermanas! Al participar en la liturgia matutina del jueves Santo. queridos hermanos. Mt II. 3. el Unigénito Hijo. El es "el testigo fiel" de nuestro sacerdocio.

gritarán las piedras» (Lc 19. 28). Esto sucedió después de la milagrosa multiplicación de los panes. si éstos callan. no impide a la multitud que lo salude aclamando: ―¡Hosanna!‖. que nos ha librado de nuestros pecados con su sangre. . En otra ocasión Jesús se había alejado entre la multitud. Al mismo tiempo les pedimos a ellos —a nuestros queridos hermanos y hermanas— oraciones para que nos sea concedido servirlos digna y fructuosamente. que habían ido con El a Jerusalén: ―Reprende a tus discípulos‖ (Lc 19. 5-6). Sabe que ya ha ―llegado su hora‖. Ap 1. Buen Pastor. Aquel que nos ama. replica a los fariseos: ―Si éstos callan. llevando los otros el peso de los otros (cf. el testigo fiel. IV JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo de Ramos 19 de marzo de 1989 1. Jesús no los reprendió. el Primogénito de entre los muertos. Ahora Jesús no se aleja de ellos. No hace callar a los que gritan. Más aún. en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en lo alto‖ (Lc 19. 37). gritarán las piedras‖. Esta vez los peregrinos pascuales ―se pusieron a alabar a Dios a gritos por todos los milagros que habían visto‖ (cf. «Os digo que. además del de los diáconos. Jesús sabe que ha llegado el momento de que se deje oír este grito ante las puertas de Jerusalén. que quería proclamarlo rey. Amén (cf. No hace prohibiciones. nos ha confiado. Lc 19. el Príncipe de los reyes de la tierra. cerca de Cafarnaún. No impide que alfombren el camino con sus mantos. Jesús. 39). mientras bajaba del Monte de los Olivos. oremos al unísono por todos los que El. que ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Pudre El. 4. 40). Reavivando hoy la gracia del sacramento del sacerdocio y confirmando nuestra total dedicación a Cristo en el celibato. He aquí a Cristo. 2). A El la gloria y el poder por los siglos de los siglos.instituido en la Iglesia el ministerio de los obispos y de los presbíteros. Así respondió Jesús cuando se le pidió que hiciera callar a sus discípulos. ―¡Bendito el que viene como rey. Ga 6.

3. por Abraham. al Ungido de Dios. El Señor pasó por Egipto e Israel salió de la casa de la esclavitud. ―Es‖ con el pueblo que ha elegido. Y después a través de Moisés. Dios ha entrado en la historia de Israel corno Aquel que “Es” (cf. así como Israel está inscrito en esta historia: ¡El pueblo elegido! ―Bendito el que viene como rey. Se ha convertido en el Dios de la Alianza. ¿Acaso no viene de Dios Aquel que ha manifestado en medio de ellos tantos signos del poder de Dios? ¿Aquel que tinos días antes resucité a Lázaro? ¡Bendito! . Este es el Dios que libera. ¿Y acaso también el reino terreno? ¿Y acaso también la liberación de la esclavitud de Roma? Los hombres que cantan: ―Bendito el que viene como rey. Ex 3. 14). Yahvé —Aquel que ―Es‖— hizo salir a su pueblo de Egipto. de la casa de esclavitud y de opresión. Por la noche del éxodo. Este pueblo espera al Mesías. Dios ha entrado en su historia.2. Y está también inscrita en la historia de la humanidad. Y ―Es‖ con el hombre. Esta hora —su hora— está inscrita eternamente en la historia de Israel. una nueva liberación. en nombre del Señor‖. ―Bendito el rey que viene en el nombre del Señor‖. Mostró de forma visible el invisible ―poder de su derecha‖. Este pueblo ha fijado en su memoria el paso de Dios. Para alabar a Dios por el milagro de la noche pascual en Egipto. El Mesías tenía que significar la plenitud del reino de Dios entre los hombres. Creador y Señor de todas las cosas. el mayor de los cuales fue David: el rey-profeta. comenzando por los patriarcas. el Dios-Salvador. Los peregrinos que se dirigen a Jerusalén —y entre ellos Jesús de Nazaret— van allí para las fiestas pascuales. en nombre del Señor‖. en quien está la plenitud del reino de Dios entre los hombres. Este reino lo habían representado en la historia los reyes terrenos de Israel y de Judá. dan testimonio de la verdad. No es sólo el Dios lejano de majestad infinita. ¡Estas palabras las pronuncian los labios de los hijos y de las hijas de Israel! Este pueblo espera una nueva venida de Dios. ―Es‖ en medio de todo lo que pasa.

4. Precisamente a través de este escarnio. Jesús sabe que ésta es precisamente su ―hora‖. En su humillación. Es comienzo del reino de Dios en la tierra. 7)— debe ―rebajarse hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz” (cf. —―Aquel que es‖— pasará por la historia del hombre. Pasará mucho más de cuanto haya pasado la noche del éxodo de la esclavitud de Egipto. tomando la condición de esclavo. Luz de Luz‖. en su cruz. pasando por uno de tantos‖ (cf. Jn 12. . de modo aún más definitivo que la noche de la primera pascua en Egipto.Dan testimonio de la verdad. que lleva la inscripción: ―Este es Jesús. pasará Aquel que es. Va hacia su ―hora‖. Si éstos callasen. Flp 2. Jesús conoce bien el camino que conduce a El. Dios. En efecto. los labios de los hombres anuncian la verdad. Esta será la liberación del mal fundamental que. ―Bendito el que viene como rey. Y. 5. las voces de los jóvenes dan testimonio de la verdad. Mt 27. 37). El mismo lleva dentro de Sí esta plenitud. 7). ―a pesar de su condición divina‖ (Flp 2. Esto sucederá —dentro de unos días— cuando el Rey será coronado de espinas y lo verán agonizando en la cruz. Por lo tanto. en nombre del Señor‖. Pasará mucho más. precisamente para ella —para esa ―hora‖— El ha ―venido al mundo‖ (cf. 27). El sabe que. 6). y al mismo tiempo verdadero hombre ―y actuando como un hombre cualquiera‖ (Flp 2. en la que se revela la plenitud del reino de Dios en la historia del hombre. El mismo Padre le dio este signo. debe permanecer y crecer en toda la familia humana. ―Dios de Dios. No podía faltar este testimonio. Que esta ―hora‖ ya está cerca. entonces gritarían las piedras. mejor aún: liberará. Flp 2. 8). Jesús entra en Jerusalén al son de este testimonio. el rey de los judíos‖ (cf. Precisamente por medio de esa obediencia filial hasta la muerte: liberará. a través de este oprobio. Ese reino debe crecer por El y para El entre los hombres. Sabe que El —Hijo de la misma substancia del Padre. en su muerte oprobiosa. pesa sobre el hombre como pecado y como muerte. a partir de la ―desobediencia‖ originaria. tenía que ―despojarse de su rango.

donde nos volveremos a encontrar juntos para ese importante acontecimiento eclesial. desde su Resurrección Cristo vive. hoy. será también un anuncio de la que queréis oír —estoy seguro— el próximo mes de agosto. ―viene en el nombre del Señor‖ a las generaciones humanas siempre nuevas. hasta el fin del mundo. gritarán las piedras! Vuestra voz. con su misterio pascual. Cristo sigue su ―hora‖. ―Bendito el que viene.. Todos vosotros que estáis reunidos en la Pascua de la Nueva y Eterna Alianza —sobre todo vosotros. Es bueno que estéis aquí para ―alabar a Dios‖ en el misterio de su paso pascual a través de la historia del hombre. Es bueno que se deje oír vuestra voz. Dios. 6. y le concedió el ―Nombre-sobre-todo-nombre‖» (Flp 2. la voz de los hombres vivos.. Y. en otros peregrinos de la fe cristiana. el Dios Vivo. si vosotros calláis. en la que depositarán al Crucificado. queridos jóvenes. Realmente en este signo se encierra la misma plenitud divina de su reinado.Pasará por la tumba. espera vuestra voz.. ¡Aquel que Es. jóvenes— estad junto a Jesucristo a lo largo de la Semana Santa. aquí en Roma. A lo largo de estos próximos días que contienen dentro de sí una especial memoria de ―su hora‖. hoy empezará.. Y se revelará en el signo más grande: en el signo de la muerte vencida por la Vida. en nombre del Señor‖. 27 de marzo de 1988 . la voz de los jóvenes! III JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Plaza de San Pedro Domingo de Ramos. con ocasión de la Jornada mundial de la Juventud. Así. 9). En El permanece. en cierto modo. ese ―camino de Santiago‖ que habrá de convertiros a vosotros. en el santuario de Santiago de Compostela. Es la hora de la exaltación: «Por eso Dios lo levantó. la venida de Dios: de Aquel que es. ¡Realmente. Desde entonces.

echan a suerte mi túnica‖ (Sal 21/22. La pasión y la muerte de Cristo emergen de los textos del Antiguo Testamento para confirmarse como la realidad decisiva de la Nueva y Eterna Alianza de Dios con la humanidad. no faltaron los jóvenes. la mejilla a los que mesaban mi barba. lamá sabactaní?) (Mt 27. que se sienten como llamados por el acontecimiento que se conmemora este día. Hemos escuchado esta descripción. Pueri: es decir. Se reparten mi ropa. El Domingo de Ramos reúne todos los años en esta plaza a muchos jóvenes. Cantaron ―Bendito el que viene en nombre del Señor‖ (Mt 21. Son una síntesis del misterio pascual. allí donde estéis y cualquier día que os reunáis para celebrar vuestra fiesta. 2). Hemos escuchado también las palabras del Profeta Isaías. jóvenes. como había proclamado el Salmista —también él desde la profundidad de los siglos—: ―Me taladran las manos y los pies. Efectivamente. Sólo Tú.. Todos vosotros. el Domingo de Ramos sucede lo mismo: Los jóvenes van al encuentro de Cristo. El texto es conciso. los jóvenes hebreos. Celebramos la liturgia del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro. 3. Obviaverunt: es decir. Esta es también la Jornada internacional de la Juventud. fue también así. ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna‖. Elí. 2. entre los que gritaban ―Hosana al Hijo de David‖. 6). El himno litúrgico canta: ―Pueri hebraeorum portantes ramos olivarum obviaverunt Domino‖. Así sucede aquí en Roma. donde pude celebrar la Jornada de la Juventud especialmente con los jóvenes de América Latina. puedo contar todos mis huesos. Dios mío. Así fue. como en otros lugares del mundo. Cada año. 17-19). «Señor.1. Hemos escuchado finalmente las palabras impresionantes del Apóstol Pablo en la Carta a los Filipenses. Y aún más. 68). como había previsto el Profeta. Sal 21/22. durante la entrada de Jesús en Jerusalén. 46. De hecho fue precisamente así. No oculté el rostro a insultos y salivazos‖ (Is 50. cantan el himno mesiánico. Las palabras con que el Profeta (David) comienza su Salmo estuvieron en los labios de Cristo durante la agonía en Getsemaní: ―Dios mío. Las “palabras de vida eterna” nos describen hoy la pasión y la muerte de Cristo según el Evangelio de San Marcos. para saludar a Aquel que viene en el nombre del Señor. enarbolan las palmas. fueron al encuentro de Cristo. El año pasado fue así en Buenos Aires. Y.. ¿por qué me has abandonado?‖ (¿Elí. sentiréis la necesidad de repetir las palabras de Pedro: ―Señor. ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6. pero al mismo . como varón de dolores: ―Ofrecí la espalda a los que me golpeaban. que desde las profundidades de los siglos preanuncia al Mesías. 9).

como ser creado a imagen y semejanza de Dios. Mt 27. Al mismo tiempo el hombre. se ha convertido en la Iglesia desde hace algunos años en la ―fiesta de los jóvenes‖?: Jornada de los jóvenes. 37). En Cristo —crucificado y resucitado— buscáis precisamente esa fuerza y esa sabiduría. Por eso Dios lo levantó. San Pablo nos lleva al límite mismo de lo que en la historia de la creación comenzó a suceder entre Dios y el hombre. pasando por uno de tantos. En definitiva. no hizo alarde de su categoría de Dios.. Fueron una realidad tremenda entre Aquel que ―Es‖ ab aeterno. 24). 5. como lo es el misterio. y este despojo sin límites? ¿Si no hubiera finalmente gritado en la cruz: ―Por qué me has abandonado?‖ (cf. espera las palabras de vida eterna. Así ―las palabras de vida eterna‖ fueron pronunciadas por medio de la cruz y de la muerte. Con este hecho. 6-9). Domingo de Ramos. ¿acaso no queráis hacer ver vosotros mismos que buscáis a Cristo en el centro de su misterio? Lo buscáis en la plenitud de esa verdad que es El mismo en la historia del hombre: ―Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad‖ (Jn 18. Vosotros buscáis a Cristo en la palabra definitiva del Evangelio. ¿Podría revelarlo “plenamente” si no hubiera pasado también este sufrimiento. Es cierto que esta jornada de la juventud se celebra en cada país y en ambientes y períodos diversos. que no pasa. no cesa de manifestar “plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación. y una muerte de cruz. No eran sólo teoría. para el que está establecido que debe morir una sola vez. como confirmó la resurrección. pues. que es ―fuerza de Dios y sabiduría de Dios” (1Co 1. se despojó de su rango. que desde hace años peregrináis a Roma precisamente para celebrar este día (y esto se realizó especialmente el Año de la Redención y el Año dedicado a la juventud). . y que encontró su culmen y su plenitud en Jesucristo. actuando como un hombre cualquiera. y aquel que pasa. ¿A quién iremos? Cristo es Aquel que ―en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor‖. Cristo revela plenamente el propio hombre al hombre —cada uno de nosotros—.. Esto dice el Concilio Vaticano II en la Constitución pastoral Gaudium et spes (22a). 46).tiempo tiene un contenido insondable. Se confirman de forma definitiva en su muerte y resurrección. Jesucristo ―a pesar de su condición divina.‖ (Flp 2. como lo hizo el Apóstol Pablo: En la cruz. Y así. Las encuentra en el Evangelio de Cristo. pero el Domingo de Ramos queda siempre para ella como un punto central de referencia. 4. ¿Por qué? Parece que los mismos jóvenes dan a esta pregunta una respuesta espontánea. ¿Por qué. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. al contrario. en la cruz y resurrección. revelando el misterio del Padre y de su amor‖. Una respuesta así la dais todos vosotros. y tomó la condición de esclavo. precisamente este día.

Y es necesario que la maduréis constantemente para darle vuestra respuesta. pues. Y de este modo da testimonio de ―la sublimidad de su vocación‖ (cf. El análisis de esta llamada se encuentra en la Carta enviada a los jóvenes y a las jóvenes del mundo en el año 1985.El campo de la experiencia del hombre es limitado. no dudó en fijar esta palabra en todas las dimensiones de la temporalidad humana. 22). 6. 9. Señor. para gloria de Dios Padre‖ (cf. perpetuar en la Iglesia su único sacerdocio" (Prefacio). darte gracias siempre y en todo lugar. esta ―Jornada para los jóvenes‖ queda en la Iglesia como un momento elocuente de vuestra “peregrinación a través de la fe”. ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Inefable es también el cúmulo de sus sufrimientos. nos enseña que nos precede a todos en el camino: Va delante en la peregrinación ―de la fe. ningún sufrimiento o despojo. 35): De ese amor que está en Jesucristo.. Flp 2. ―Jesucristo es el Señor. Venerados y queridos hermanos en el Episcopado y en el sacerdocio: . "En verdad es justo y necesario. Rm 8. Dios todopoderoso y eterno: Que constituiste a tu único Hijo Pontífice de la Alianza nueva y eterna por la unción del Espíritu Santo. Ya que Cristo dice siempre de nuevo a los jóvenes. pueden separarnos del amor de Dios (cf. Por eso. descubran todas las profundidades escondidas en el misterio de Cristo. siguiendo las iniciativas de la Tradición. El que tiene “palabras de vida eterna”. Es necesario que sintáis esta llamada. Padre Santo. de la caridad y de la unión perfecta con Cristo‖ (cf. presente también en la agonía del Gólgota. como dijo en el Evangelio: ―Sígueme‖ (Lc 18. En este Año mariano deseo a todos los jóvenes que. Lumen gentium. Allí precisamente se encuentra el punto culminante de la peregrinación de María. Este año dirigimos nuestra mirada a la Madre de Dios presente en el misterio de Cristo y de la Iglesia. 63). mirando a María como ―modelo‖. II). es nuestro deber y salvación.. HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II DURANTE LA MISA CRISMAL CONCELEBRADA CON LOS PRESBÍTEROS DE ROMA Basílica de San Pedro Jueves Santo 31 de marzo de 1988 1. ―Señor. 22): ninguna dificultad. Gaudium et spes. y determinaste en tu designio salvífico. de la que el Concilio. ―Por eso Dios lo levantó‖. Así.

Siervo de los destinos eternos del hombre en Dios. por la imposición de las manos. con amor de hermano. Miremos al que. lo alimentan con la Palabra y lo santifican con los sacramentos. y preguntémonos: ¿Sabemos hacernos de verdad siervos? 6. 1). elige a hombres de este pueblo. Fijémonos. 3. Todos los pueblos de la tierra se lamentarán por su causa" (Ap 1. por medio de la ordenación hemos recibido una participación especial en el sacerdocio del mismo Cristo. se arrodilló ante los Apóstoles para servirles y para lavarles los pies. "Tus sacerdotes. 4. "Todo ojo lo verá.Estamos aquí reunidos en acción de gracias. El no sólo ha conferido el honor del sacerdocio real a todo su pueblo santo. De la palabra de la cruz y de la resurrección. De modo particular está dedicada a nosotros que. 8). Miremos. 15). Ella está dedicada a todos. Toda la liturgia de la mañana nos debe hacer tomar conciencia sobre cómo vive la iglesia. por la que se concentra toda la fuerza del Paráclito en Cristo-Mesías. sobre cómo se desarrolla por la fuerza del Espíritu Santo desde el misterio pascual del Redentor. antes de la Cena pascual. 7). La Buena Noticia ha de revestirse de la palabra de la Pascua de Cristo. sino también. ¡Qué grandes son los misterios de Dios! Nosotros somos sus ministros junto con todo el pueblo redimido. durante el Triduum de la Pascua en nuestro Señor que se ha hecho siervo. 2. Continua el Prefacio: -. Mirad al Hijo que ha venido del Padre: "El Espíritu del Señor está sobre mi: me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres" (Is 61. al que "traspasaron": "Todos los pueblos de la tierra se lamentarán por su causa". Hoy está ya cerca el final de su misión en la tierra. La participación ministerial. con que inicia el Sagrado Triduo Pascual. pues. Nuestros pensamientos y nuestros corazones se abren ya al soplo espiritual de la última Cena. al entregar su vida por ti y por la salvación de los hermanos. Así es: El es siervo. y se participa a los hombres una y otra vez mediante la Palabra y los sacramentos de nuestra fe. Ellos sirven diligentemente a tu pueblo. 8). también los que lo atravesaron. Miremos al que "es. siervo de la redención del mundo. Señor. Nos faltan las palabras para expresar la profundidad del misterio que se abre ante nosotros: Mirad a Aquel que nos amó. 6). Precisamente por eso la liturgia de la mañana del Jueves Santo lleva el nombre de "Missa Chrismatis". y han de darte así testimonio constante de fidelidad y amor" (Prefacio). En su nombre los sacerdotes renuevan el sacrificio. . "Christus factus est pro nobis oboediens" (Flp 2. en la última Cena. Amén. Nos hemos reunido en esta concelebración para renovar nuestra disponibilidad sacerdotal a servir. Mirad a Aquel "que ha convertido a todo el pueblo de la Nueva Alianza en un reino de sacerdotes para su Dios y Padre" (cf. con el que Jesucristo redimió a los hombres. !Dios-Siervo! En el Cenáculo dirá: "Os he dado ejemplo" (Jn 13. Ap 1. para que. el que era y el que viene" (Ap 4. y que por medio de su Sangre nos liberó de nuestros pecados. 5. pues. Somos sacerdotes al servicio de todos los que en Cristo y por Cristo son un "reino de sacerdotes" de la Nueva Alianza. y preparan a tus hijos e hijas el banquete pascual. van con figurándose a Cristo. participen de su sagrada misión". sobre cómo vive esta unción. Miremos con los ojos de la fe los acontecimientos pascuales que comienzan hoy.

VIAJE APOSTÓLICO A URUGUAY. sentado sobre un asno. multitud de jóvenes de distintos países y continentes acudieron en peregrinación a Roma. La Iglesia llama a este día Domingo de Ramos. en recuerdo de los ramos que extendieron los habitantes de Jerusalén y los peregrinos. que aparecen en esos cantos como protagonistas de la aclamación popular al Hijo de David.). . 9). La Iglesia repite hoy en toda la tierra estas palabras con las que la multitud –congregada en Jerusalén para las fiestas pascuales– aclamó a Jesús de Nazaret. que volvimos a revivir el año siguiente. Buenos Aires Domingo 12 de abril de 1987 ―Nosotros hemos reconocido y creído en el amor que Dios nos tiene‖ (1Jn 4. Jesús. entra en la Ciudad Santa montado sobre un asno. con ocasión del Año Internacional de la Juventud. 1. al pasar Jesús. En el Año Santo de la Redención 1983-1984. de modo particular. 5). ―¡Hosanna al Hijo de David!‖ (Mt 21. Fue una jornada maravillosa e inolvidable. presentes en aquella primera entrada jubilosa de Cristo en Jerusalén. quisieran acompañarlo para siempre de manera especial. singularmente vuestra. También en esta ocasión. 2. sobre un borrico. Los cantos litúrgicos de este domingo nos recuerdan que la juventud participó. hijo de burra de carga‖ (Mt 21. saludado con todo entusiasmo por la multitud. el Domingo de Ramos. Parece como si los jóvenes. rodeado por sus discípulos. como subraya el Evangelista. se cumple en Jesús lo anunciado por el Profeta: ―Decid a la hija de Sión: he aquí que viene a ti tu Rey con mansedumbre. CHILE Y ARGENTINA SANTA MISA DEL DOMINGO DE RAMOS Y SEGUNDA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Avenida 9 de Julio. en todo el mundo. para celebrar aquel Jubileo conmigo. 16). Desde entonces el Domingo de Ramos ha sido proclamado como Jornada de la Juventud para la Iglesia. ―¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!‖ (Ibíd. cada vez que la Iglesia celebra esta fiesta. de aquel entusiasmo: son los ―pueri Hebraeorum‖ –los jóvenes hebreos–.

Desde la capital de la República Argentina. Cuando del texto emerge la figura del hijo del hombre sometido a interrogatorios y torturas. 3. sólo hallarán una respuesta completa si siguen sus pasos durante los días decisivos de su muerte y resurrección. una vez más han suscitado un hondo sentimiento en nosotros. en el significado que aquella entrada tuvo en la vida de Cristo y. mirando a Cristo muerto y resucitado. Y. en Buenos Aires. de cada joven. en la vida de cada hombre. o bien cualquier otro día del año. Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos. ya sea el Domingo de Ramos. junto a sus Pastores. adquieren plena realidad y elocuencia. adecuado a la situación y a las circunstancias locales. También vosotros. y que se remontan a muchos siglos antes de que los hechos se cumplieran. entre los que se cuentan delegaciones de jóvenes de Roma. las palabras del Profeta propuestas por la liturgia de hoy. arzobispo de Córdoba y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina. de vuestra vocación. que es la diócesis del Papa. Añadid. se fija. Gracias por vuestra presencia. . Hoy hemos escuchado la narración. jóvenes. venidos de países próximos y lejanos para acompañar a los jóvenes de sus diócesis y celebrar junto al Papa esta Jornada de particular significado eclesial. señalando la presencia de los jóvenes en el Hosanna gozoso que saludó a Cristo cuando entraba a la Ciudad Santa. Al unir la Jornada de la Juventud al Domingo de Ramos. a través de El. al cardenal Raúl Francisco Primatesta. organismo que prepara estas Jornadas mundiales. Sí. Saludo también a los sacerdotes. centro de la Iglesia universal. esta fiesta anual. al natural atractivo que Cristo despierta en vuestros corazones –y que aquellos jóvenes de Jerusalén expresaron con el entusiasmo de su Hosanna– la consideración atenta y reposada de los acontecimientos de la Semana Santa. arzobispo de Buenos Aires. donde el Señor ha querido que naciera esta fiesta de la juventud: y también nos sentimos muy unidos a los jóvenes de todos los lugares de la tierra que celebran. Al mismo tiempo. al cardenal Eduardo Francisco Pironio. La liturgia de hoy nos recuerda que la entrada solemne de Jesucristo en Jerusalén fue el preludio o la introducción a los sucesos de la Semana Santa. la Iglesia no se fija solamente en el entusiasmo de la juventud de todos los tiempos. Saludo especialmente a los obispos. que de esos hechos hace San Mateo en su Evangelio. y a todos aquellos que han acompañado a los jóvenes en esta peregrinación. jóvenes de toda la Argentina. Saludo afectuosamente a todos los que formáis parte de la gran comunidad juvenil de todo el mundo. sobre todo. mi saludo se dirige a los Pastores de la Iglesia aquí presentes: al cardenal Juan Carlos Aramburu.Este año la vivimos juntos aquí. y de diversas asociaciones y movimientos internacionales. están los que han venido de los diversos países de América y de otras partes del mundo. Con vosotros. pues. Aquellos que al ver a Jesús preguntaban: ―¿Quién es éste?‖. alcanzaréis la comprensión plena del significado de vuestra vida. aunque sus palabras no sean nuevas. nos unimos en espíritu con la basílica de San Pedro y con Roma. a los religiosos y religiosas.

. 19)–. hasta casi en los menores detalles. todas nuestras respuestas sobre Jesús serían . ―Pasó haciendo el bien. a todos. Mientras Jesús hace su entrada en Jerusalén montado sobre un borrico. el Profeta escribe como si fuera testigo de aquellas escenas.Isaías escribía del futuro Mesías: ―Di mi cuerpo a los que me herían. Entonces se cumplirán también las palabras del Salmista que describen las llagas de Cristo –―Horadaron mis manos y mis pies. puesto que le ama ‖ (Sal 22 [21]. Son palabras que el texto evangélico confirmará. 1). como lo haría seguramente aquella muchedumbre que le rodeaba: ¿Qué ha hecho Jesucristo en su vida? Vienen entonces a nuestra memoria aquellas síntesis de su actividad misionera. líbrele. sin embargo. haciéndose semejante a los hombres‖ (Flp 2. al narrar la crucifixión de Jesús en el Gólgota. 38)... el texto conciso de la segunda lectura. 8-9).. Por eso. Y no obstante. Ibíd. en el trasfondo de los acontecimientos de la Semana Santa. 6). no retiré mi rostro de los que me injuriaban y me escupían‖ (Is 50. habiendo asumido la naturaleza humana. se anonadó a Sí mismo tomando la forma de siervo. 46). 17-18)– y la división de sus vestiduras –― Se repartieron mis vestiduras y sobre mi túnica echaron suertes‖ (Ibíd. 5. ¿Quién es Jesucristo? podríamos preguntarnos de nuevo. y mis mejillas a los que mesaban mi barba. se hizo hombre. Por el contrario.. la liturgia de hoy quiere introducirnos más profundamente en el misterio pascual de Jesucristo. muerto en la cruz.. Comparando sus palabras con los trágicos sucesos entre la noche del jueves y la mañana del viernes. tomado de la Carta de San Pablo a los Filipenses. el cual. el Salmo de la liturgia de hoy preanuncia los sufrimientos de Cristo: ― Todos los que me veían. pueden contar todos mis huesos‖(Ibíd. / tuercen los labios y mueven la cabeza: / Esperó en el Señor. 4.‖ (cf. hicieron burla de mí. no consideró como presa codiciada el ser igual a Dios. Vivió sobre esta tierra como Hijo del hombre. 6-7). precisamente en cuanto Hijo del hombre. Y en El. la plena dimensión del misterio divino. la semejanza es asombrosa. como aquellos que lo vieron entrar en Jerusalén. que nos ofrecen los textos inspirados: ―Hacía y enseñaba‖ (cf. ―siendo de naturaleza divina. tuvo cumplimiento la figura del Siervo de Yavé. queda puesto en un sepulcro de piedra. nosotros nos seguimos preguntando. densas en su brevedad. Con igual precisión. 10. Y. El relato de la pasión del Señor nos acompaña hoy hasta el momento en que el cuerpo de Jesús. Jesucristo.. Hijo de Dios. / sálvele. anunciado por Isaías. ―¡Jamás un hombre ha hablado como habla este hombre!‖ (Jn 7. Hch 1. Jesucristo es por tanto verdadero Dios. es clave para descubrir.

para dar con su muerte un nuevo inicio a la vida: ―Ya que así como la muerte vino por un hombre. 9-11). el Apóstol proclama al mismo tiempo su exaltación. también por un hombre debe venir la resurrección de los muertos. Cristo se hace libremente obediente hasta la muerte de cruz. Al misterio pascual pertenecen tanto la muerte como la resurrección gloriosa de Cristo. y toda lengua confiese: ¡Jesucristo es el Señor!. para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos. se ha convertido en vuestra Jornada? Esto ha ocurrido poco a poco: desde hace tiempo. nace y vive entre los hombres. 21-22). 6. haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz‖ (Flp 2. como Varón de dolores–. sino también el trono glorioso de Dios hecho hombre. el texto de San Pablo responde bien a la pregunta antes formulada: ―Mostrándose igual que los demás hombres. se humilló a Sí mismo.incompletas. Y su exaltación comienza ya en la cruz. No es lícito medir la muerte de Cristo con la medida corriente de la debilidad y limitación humanas. en la cruz. El centro de toda la vida de Cristo es su muerte en la cruz: ése es el acto fundamental y definitivo de su misión mesiánica. Jesucristo es el Señor. 7-8). . para morir por nosotros. En la cruz la vida de Cristo cobra todo su sentido: la muerte es el acto fundamental de la vida de Cristo. este día atraía y reunía. Es importante subrayar la afirmación paulina: Cristo ―se humilló a Sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte‖. Lo exalta en el horizonte de toda la historia del hombre sometido a la muerte. su exaltación. Por eso. Cristo muerto nos obtiene la verdadera vida: en la cruz. Junto al infinito anonadamiento de Cristo. Queridos jóvenes amigos: ¿Por qué este día. Hijo consubstancial del Padre –como hombre. 7. Su muerte no es sólo el término de la vida. En esta muerte se cumple ―su hora‖ (cf. que se ha entregado a Sí mismo por nosotros en la cruz. que es no sólo el patíbulo. Y así como en Adán mueren todos. Creemos en Jesucristo nuestro Señor. como Siervo de Yavé. en la tierra y en los abismos. Cristo vence el pecado y la muerte. Sí. sobre todo en Roma. Cristo toma nuestra carne. si no habláramos de su muerte en la cruz. para la gloria de Dios Padre‖ (Flp 2. y esta exaltación es de dimensión cósmica. así también todos serán vivificados en Cristo‖ (1Co 15. a muchos jóvenes peregrinos. 37). Debe mirarse con la verdadera medida de la obediencia salvífica. San Pablo escribe: ―Por eso Dios lo ha exaltado y le ha dado un nombre que está sobre todo nombre. Domingo de Ramos. Jn 18. Por eso Dios exalta a Cristo.

. Bendito el que viene en nombre del Señor!‖. acogiendo en vuestros corazones el don del amor de Dios: ―Me ha amado y se ha entregado por mi‖ (Ga 2. En cambio. y en el que se reconfirma plenamente la verdad de las palabras y de las obras de Jesús de Nazaret. siendo igual al Padre. ―pueri hebraeorum‖. 8). a las que concurrís en gran número. llenos de devoción a la Madre de Dios. rescatado con el precio de la Sangre del Hijo de Dios. Así se expresa San Juan en el texto que meditaremos como lema de esta Jornada mundial de la Juventud. 1Jn 4. y a la vez. Redentor del hombre! Ese es el sentido que tiene vuestra presencia en la plaza de San Pedro en Roma. es El quien os llama. y penetraréis en la dimensión nueva del amor que Cristo nos ha manifestado. Guiados por el ―sentido de la fe‖ seguid.. 4. Alabando al Profeta de Galilea. ¡Venid. El Domingo de Ramos nos introduce en el misterio total de Jesucristo. Así seréis capaces de entender la lógica divina. la voz de aquello que en el corazón humano y en la conciencia es lo más profundo y lo más noble.. Habéis querido asumir su entusiasmo. proclamáis a la vez vuestra fe en Jesucristo Dios y Hombre. el entusiasmo dura poco. Esta es la verdadera razón por la que venís a celebrar este día. como meta de vuestras peregrinaciones anuales. que asistieron a la llegada de Jesús para las fiestas. En este misterio se revela también hasta qué punto ―Dios es amor‖ (cf. y hoy en esta gran avenida de la capital argentina. en el misterio total de Jesucristo: en su entrega hasta la muerte en la cruz por obediencia al Padre. en el misterio pascual. en el anonadamiento del Hijo que. Redentor del hombre y del mundo. adquiere ante el misterio pascual todo su significado. jóvenes! ¡Acercaos a Cristo. 20). precedido por los ―pueri hebraeorum‖ y expresado también con el ―¡Hosanna. 8. Se podría decir que los jóvenes habéis sido atraídos por la cruz de Cristo. comprometed vuestras energías juveniles en la construcción de la civilización del amor. que vuestro entusiasmo. al mismo tiempo. Empapados por la fuerza divina del amor.. Queridos jóvenes: Celebrad siempre en vuestra vida el misterio pascual de Jesús. Sí. el Domingo de Ramos nos introduce en todos los sucesos de la Semana Santa. Jesús de Nazaret. y destinado a vivir eternamente con El en su amor. adquirimos conciencia de la verdadera dignidad del hombre. Puede acabarse en un solo día. ha asumido la condición de siervo hasta sus últimas consecuencias. en el que todas las cosas alcanzan su culminación. Sé muy bien todo lo que Nuestra Señora de Luján significa para vosotros. que se expresaba en las palabras ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Sin embargo. ―Nosotros hemos reconocido y creído en el amor que Dios nos tiene‖ (Ibíd. es decir. 16). de aquello que corresponde a la verdad interior del hombre y de su dignidad.Quizá de este modo habéis querido sumaros a los jóvenes y a las jóvenes de Jerusalén. jóvenes argentinos. Es Cristo quien os atrae. nuestra Madre Santa María. capaces de superar las pobres razones humanas. Y junto a Jesucristo. que ha venido desde su santuario de Luján para estar con nosotros. A Ella os encomiendo al final de esta celebración. con manifiesta generosidad y esperanza.

A todos me dirijo y a todos os digo: Dejaos abrazar por el misterio del Hijo del hombre. Para el hombre. que el misterio pascual actúe en vosotros. en vuestra conciencia. Sólo acogiendo el misterio pascual en vuestras vidas podréis ―responder a cualquiera que os pida razón de la esperanza que está en vosotros‖ (1P 3. saber cuál es su vocación. el mundo esperan el testimonio de vuestras vidas. en vuestra sensibilidad. y especialmente para el joven. fundadas en la verdad que Cristo nos ha revelado! ¡Jóvenes: El Papa os agradece vuestro testimonio. cuál es el significado de su existencia. en vuestras vidas. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 16 de abril de 1987 . Sólo acogiendo a Cristo. sólo desde Cristo muerto y resucitado puede el hombre comprender su vocación divina y alcanzar su destino último y definitivo. Sólo desde el misterio de Cristo puede entenderse plenamente al hombre. Aquel que se entregó a Sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte de cruz. podréis responder a los grandes y nobles anhelos de vuestro corazón. en vuestros corazones. Más aún: aprended a ser Cristo mismo. 9. su verdadero valor. de su vida. ¡Jóvenes: Cristo. muerto y resucitado. 10. ¡Dejaos abrazar por el misterio pascual! Dejad que este misterio penetre. saber cuál es su valor. pues. sembradores de esperanza y constructores de paz! ―Señor. por el misterio de Cristo muerto y resucitado. El solo tiene palabras de vida eterna. Edificad vuestras vidas teniendo siempre presentes las palabras y la vida de Cristo. Dejad. Acoged sus palabras. de modo que dé el verdadero sentido a toda vuestra conducta. la Iglesia. 68). A todos ellos nos unimos en espíritu. Aprendedlas. El misterio pascual es misterio salvífico. hasta el fondo. identificados con El en todo. y os anima a que seáis siempre testigos del amor de Dios.Veo en vosotros a todos vuestros coetáneos: a los jóvenes y a las jóvenes con los que he tenido la dicha de reunirme en tantas partes del mundo. y también a aquellos otros con los que nunca he podido estar. para invitarles a acercarse a Cristo en este día santo. es esencial conocerse a sí mismo. creador. ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna‖ (Jn 6. Sólo así puede definir el sentido de su propia vida. 15).

Muestran la estrecha unión entre la fuerza del Espíritu y la misión del Hijo. que hoy va al encuentro del Nuevo Testamento con su propia Sangre. y todo el contenido de la misma. en el misterio pascual. ¡n 19. Ellas hablan del Mesías. Este es Cristo: Aquel al que atravesaron. nos llevan aún más allá. Y todo esto ha sido realizado. cuya misión entera está impregnada del Espíritu Santo. Las lecturas se concentran en Cristo. del Ungido. así como de las perspectivas. ligada a la bendición de los óleos. 5). 5). La liturgia de la mañana del Jueves Santo se concentra en torno a este símbolo. que se abren con ella en la historia de la salvación. . Cristo "trae" en la fuerza de su misterio pascual. Por ese Espíritu que "eleva" al Mesías en medio del pueblo. 2. por el Espíritu Santo. La Palabra de Dios de la liturgia de la mañana. El Apocalipsis habla de él cómo del "testigo fiel" y al mismo tiempo como del "Primogénito de entre los muertos" y del "Príncipe de los reyes de la tierra" (cf. Un símbolo de esta fuerza es la "unción". Pero las lecturas de la liturgia de hoy. El "día después del sábado. El Redentor es enviado a transferir. del Consolador. porque el Señor me ha ungido: me ha enviado para dar la Buena Noticia. que comienza hoy con la Misa "in Cena Domini". Ap 1. Cristo que "nos ha librado de nuestros pecados por su sangre" (Ap 1. Cristo. Como "Primogénito de entre los muertos" lo trae como testimonio de su propia Pascua. Así las lecturas de la liturgia de hoy se concentran en el Espíritu Santo. Todo esto lo ha realizado Cristo. Redentor del mundo. al mismo tiempo. 37). da cumplimiento a las palabras del Profeta Isaías. para proclamar la amnistía. después. "El Espíritu del Señor está sobre mi. Su venida se realiza con la potencia del Espíritu Santo. 1-2). 3. del Consagrado con la unción. para vendar los corazones desgarrados. "El Señor me ha enviado para vendar los corazones desgarrados" (Is 61. ese mismo Espíritu que. Cristo. Aquel por el que todos los pueblos de la tierra se batirán por su causa (cf. Ap 1. para proclamar el año de gracia del Señor" (Is 61. 1). contiene en sí una especie de síntesis concisa del misterio pascual. opera el descendimiento del Paráclito. 7). la Pascua del Crucificado será el primer testimonio del poden vivificante del Espíritu. Verdaderamente verán al que traspasaron (cf. La liturgia de la mañana del Jueves Santo es una introducción al "Triduum Sacrum". Y su marcha.Queridos hermanos en el episcopado y en el presbiterado: 1. Cristo. con la propia Sangre (Sangre de la nueva y eterna Alianza) la fuerza del Espíritu Santo a todos los "corazones desgarrados". Redentor del hombre.

Verdaderamente: Verán al que traspasaron. El Buen Pastor. nos ha dado el amor como don. Año tras año. del óleo de ¡os catecúmenos y del de los enfermos. como por ejemplo de David. mirarán atentamente a la Iglesia que nace del costado del Esposo. de los profetas y de los reyes. que estáis celebrando conmigo la Eucaristía de hoy. haciéndonos una "nueva creación": hombres nuevos y nuevo pueblo. 5. para que. Por esto. para que podamos. mediante el "Triduum Sacrum". Nuestras manos fueron ungidas en la ordenación presbiteral. la "unción" se convierte en un signo de la participación en el poder santificante del Espíritu. Este poder es múltiple. "In persona Christi. la Iglesia como "sacramento" de la salvación en Cristo crucificado y resucitado. Sí. podamos celebrar su Sacrificio. Está cerca "su Hora". 5-6). en la liturgia de la mañana del Jueves Santo se lleva a cabo la bendición del crisma. para que podamos participar en la misión del que es la Cabeza de su Cuerpo. El nos ama y con su sangre anos ha convertido en un reino de sacerdotes para su Dios y Padre" (cf. En la Nueva Alianza es un signo del Espíritu que actúa con la fuerza de la redención de Cristo. Ap 1. para que podamos alcanzarlo. de su muerte y resurrección. queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio. Redentor y Esposo. en la perspectiva pascual. Al servicio de este pueblo de la Nueva Alianza hemos sido ungidos también nosotros. traspasado en la cruz. Amén. con la fuerza del Espíritu de Cristo. 4. viene. "proclamar el año de gracia" y de la salvación! Mirad que el que nos ama. "llevar la Buena Noticia". del Esposo. Sancta sancte! ¡Renovemos hoy en nuestros corazones el recuerdo de nuestra ordenación! ¡Renovemos la gracia del sacramento! ¡Renovemos las promesas y los compromisos. Sancta sancte!". El que nos ama. Estamos ungidos de modo particular.Por obra de Cristo. junto con Cristo. Pastor. DOMINGO DE RAMOS PRIMERA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD . La unción servía en el Antiguo Testamento para la consagración de los sacerdotes. Junto a todos estos signos del poder del Espíritu Santo se manifiesta. precisamente. El Redentor es Esposo. Nuestras cabezas fueron ungidas en la consagración episcopal. y múltiple es también la participación en él por medio de los signos sacramentales. "vendar los corazones desgarrados".

Doy cordialmente la bienvenida y saludo a todos los que habéis venido no sólo de Roma y de Italia. Estas palabras se han proclamado precisamente hoy. Os agradezco el hecho de haberos preparado a este domingo. aquí en Roma. con espíritu de recogimiento y oración. Este testimonio ha sido particularmente significativo en los dos últimos años: el Año del Jubileo. todo el grupo . para que Jesús pudiera estar sentado. 2. esta plaza de San Pedro. La participación de los jóvenes en el acontecimiento del Domingo de Ramos es ya una tradición. Por tanto. la tradición de la jornada de la Juventud. el Rey de Israel! ¡Hosanna en el cielo!‖ (Antífona de entrada). Estas palabras fueron pronunciadas con entusiasmo por los hombres que habían ido a Jerusalén para la fiesta de Pascua. que le dio su unigénito Hijo‖ (Jn 3. ―¡Bendito el que viene en nombre del Señor. de Alemania. como había ido también Jesús para celebrar su Pascua. Este misterio revela del modo más profundo a Dios: Dios que es Amor: Dios que ―tanto amó al mundo. el día en que la Iglesia celebra. en su dignidad y su vocación. pero que hoy —o en cualquier otro día del año. Al mismo tiempo este misterio permite al hombre comprenderse totalmente a sí mismo: hombre. El punto de referencia para esta jornada sigue siendo. de Suiza. por consiguiente. de Austria y de otros diversos países. Queridos jóvenes amigos: Hoy estáis de nuevo aquí para comenzar en Roma. Saludo a todos los aquí presentes. todos nosotros miramos a Cristo —este Cristo— que (según la predicción del Profeta). Hoy. a cuya celebración ha sido invitada toda la Iglesia. como cada año. Y cuando se encontraba cerca de la bajada del Monte de los Olivos.HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Domingo 23 de marzo de 1986 1. como nos enseña el Concilio Vaticano II. vinculado a la cruz y a la resurrección. De ello da testimonio también la ciudad de Roma y. meditando el misterio pascual de Cristo. estás palabras fueron proclamadas de modo particular por los jóvenes: ―pueri hebraeorum‖. Los Apóstoles han puesto sus vestidos encima. especialmente. cada año. Y al mismo tiempo en vosotros saludo a todos los que no están aquí. sino también de España. en la plaza de San Pedro. deseo saludar ahora a todos los que en todas partes —en cualquier país de los cinco continentes— celebran la Jornada de la juventud. el Domingo de Ramos. viene a Jerusalén montado sobre un pollino. de Yugoslavia. Según dice el texto litúrgico. de la Redención y el Año Internacional de la Juventud. según la costumbre del lugar. según las diversas circunstancias— manifiestan esta unidad que es la Iglesia de Cristo en la comunidad de los jóvenes. 16). 3. de Francia. este recuerdo: el Domingo de Ramos.

sin embargo. aun cuando esta Palabra resultase. Efectivamente. Y enseñaba actuando: haciendo el bien. gritarán las piedras‖ (Lc 19. Entre las palabras pronunciadas por Jesús de Nazaret se encuentra también una dirigida a un joven. 9) en la perspectiva de la Semana Santa. que viene a Jerusalén. por ejemplo. incomprensible. 39). preparaba en sus corazones el camino para la aceptación de la Palabra. Y de ella recogerán este misterio las mujeres y los apóstoles. Qué expresiva es la respuesta de Jesús: ―Os digo que. que el entusiasmo será sofocado dentro de poco. 40). Lc 19. Haciendo el bien a todos. El mismo Hijo del hombre se verá obligado al silencio de la muerte. Y las mujeres que irán a la tumba. 37). Ya entonces ―algunos fariseos de entre la gente le dijeron: Maestro.de los discípulos. por los prodigios que había visto (cf. Proclamará el misterio pascual de Jesucristo. pondrán una piedra a la entrada del mismo y sellarán la piedra. Tal era y tal permanece. hoy contemplamos a Jesús de Nazaret. Igualmente los Apóstoles. a través de las generaciones. Sin embargo.. Sabemos. lo depositarán en un sepulcro. pues. e incluso cuando esta Palabra era exigente. pues. ―gritarán las piedras‖. Revelaba a Dios como Padre. qué rico de contenido y qué fundamental es. comenzó a alabar a Dios a voces. la encontrarán vacía. Contemplamos. a las mujeres y a los niños. ―¡Hosanna al Hijo de David!‖ (Mt 21. Y la víspera del sábado. por ejemplo. particularmente de los últimos días de la Semana Santa. Y así. a insultado. Lo manifestaba con las obras y la palabra. a un joven rico. que lo llevarán con sus labios por las calles de Jerusalén. exultante. contiene pocas palabras. y escarnecido.. y después de haberle azotado le quitarán la vida. Gritará. 9). ―Mirad. por lo tanto. Jesús había conseguido ya llegar con la Buena Nueva a mucha gente.. pues. subimos a Jerusalén y. de modo particular a los pobres y a los que sufren. se acallarán los gritos de la muchedumbre del Domingo de Ramos. su llegada está acompañada con el entusiasmo de los peregrinos. Estos acontecimientos tienen su .‖ (Lc 18. el primer anuncio de la Eucaristía. 4. Así. cuando todos callen. 5. en un primer momento. ¿Qué es el misterio pascual de Jesucristo? Son los acontecimientos de estos días. sobre la indisolubilidad del matrimonio.. tres días más tarde esta piedra será removida. Así. y escupido. a los ancianos y a los jóvenes. el Hijo del hombre será entregado a los gentiles. y más adelante por los caminos del mundo de entonces. Es un diálogo conciso. si éstos callan. Así. ―al que viene en nombre del Señor‖ (Mt 21. A este coloquio he hecho referencia en la Carta del pasado año a los jóvenes y a las jóvenes. como lo fue. reprende a tus discípulos‖ (Lc 19. lo bajarán de la cruz. en su tierra natal. a muchos hijos a hijas de Israel. 31-33). esa ―piedra removida‖ gritará. pero qué denso.

no hizo alarde de su categoría de Dios. el misterio pascual es la única realidad divina de la Encarnación y de la Redención. a su plenitud. su dimensión divina. se despojó de su rango. Continúa hablando San Pablo en la liturgia de hoy: ―Actuando como un hombre cualquiera. Mediante este servicio del Hijo del hombre. 10-11). de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble —en el cielo. Introducida en el corazón y en la conciencia de cada uno de nosotros. . que de generación en generación conduce a la muerte. Al tercer día esta piedra será removida por la potencia divina y comenzará a “gritar”: comenzará a hablar acerca de lo que San Pablo expresa con estas palabras de la liturgia de hoy: «Por eso Dios lo levantó sobre todo. y le concedió el ―Nombre-sobre-todo-nombre‖. y precisamente en ella se manifiesta el misterio. 7-8). 6-7). se hace siervo de Dios: Siervo de Yavé. sometida a la muerte a causa de la herencia del pecado. Escribe concisamente San Pablo: ―Cristo. la obediencia hasta la muerte de cruz compensa con creces la desobediencia hacia el Creador y Padre contenida en el pecado del hombre desde el principio. pues. Mediante estos acontecimientos el misterio pascual se sitúa en la historia del hombre. Por encima de la muerte está la perspectiva de la vida. La obediencia del Hijo del hombre. la economía divina de la salvación llega a su ápice. No lo cierra la gran piedra puesta a la entrada del sepulcro tras la muerte en el Gólgota. La exaltación. tales acontecimientos tienen. en el abismo—. Esta dimensión del misterio divino se llama Encarnación. en la tierra. como tal. Esta dimensión del misterio divino se llama Redención. pasando por uno de tantos‖ (Flp 2. es decir. la vida está en Dios. se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. en la existencia humana. Redención significa también exaltación. la resurrección de Cristo abre una perspectiva absolutamente nueva en la historia del hombre. Cada uno de nosotros está presente en este misterio mediante la herencia del pecado. como dan testimonio de ello las narraciones de la pasión del Señor en los Evangelios. a la vez. La muerte forma parte de la dimensión del mundo visible. introducida en la historia de la humanidad. 6. como dice el libro de Isaías. El Hijo de la misma sustancia del Padre se hace hombre y. Así.dimensión humana. al contrario. en la historia de la humanidad. y tomó la condición de esclavo. y toda lengua proclame: ―¡Jesucristo es Señor!”. El misterio pascual de Jesucristo no se agota en el despojo de Cristo. Sin embargo. a pesar de su condición divina. para gloria de Dios Padre» (Flp 2. y una muerte de cruz‖ (Flp 2. Cada uno de nosotros encuentra en ella la fuerza para la victoria sobre el pecado.

Sí. vosotros jóvenes habéis venido junto a los sepulcros de los Apóstoles. La última palabra del Evangelio. 7. Entró en la historia del hombre. No quedaron decepcionados los que gritaron: ―¡Bendito el que viene en nombre del Señor!‖. Rm 5. Precisamente en estos días. mediante el misterio pascual. Cristo dirige a cada uno de nosotros la llamada: ―Sígueme‖. Ha de ser complementada con su pasión. ha hablado de nuevo la ―piedra removida‖ (―gritarán las piedras‖). cargado con la herencia del pecado. Ha de convertirse en respuesta a los interrogantes más fundamentales del hombre. En Jesucristo Dios entró definitivamente en la historia del hombre. este día está vinculado a la esperanza que no decepciona (cf. Y por esto celebramos en este día la Jornada de la Juventud. quien mediante la cruz ha venido a ser ―el Señor. debéis encontrarlo los primeros. Justamente esta palabra está contenida en el misterio pascual de Jesucristo. Llega. donde Pedro y Pablo hace casi dos mil años dieron testimonio de Cristo. Esta es la última palabra de su Revelación. muerte y resurrección. Hemos decidido celebrar en la Iglesia la Jornada de la Juventud precisamente en este domingo. Todas las expectaciones del hombre. En efecto. Dux vitae mortuus — regnat vivus. a los tres días. Debes encontrarlo constantemente.El Dios de la vida nos habla con la cruz y con la resurrección de su Hijo. No quedaron decepcionados. 5). Aquí. Tampoco quedaron decepcionados los jóvenes: ―pueri hebraeorum‖. para gloria de Dios Padre‖. El viernes por la noche todo parecía testimoniar la victoria del pecado y de la muerte. . pero entonces la verdad sobre Él (sobre Cristo) no había sido aún revelada en su plenitud. Las generaciones que siempre se renuevan necesitan esta esperanza. Ha de revelarse en su totalidad en estos días. Vosotros jóvenes. La dirigió al joven del Evangelio en el camino de su peregrinación mesiánica. Ha de convertirse en desafío de la inmortalidad. Realmente no quedaron decepcionados los que durante la entrada de Jesús en Jerusalén gritaban: ―¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!‖. La necesitan cada vez más. 8. Mediante la cruz y la resurrección. Sin embargo. han sido completamente superadas. Y no quedaron decepcionados.

y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra». y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra» (Lc 1. la Madre de Dios. bajo la presidencia del Papa Pablo VI. Nació el día de Pentecostés. la Madre de Dios. Esta verdad ha sido expresada por el Concilio en el último capítulo de la Constitución Lumen gentium. «El Espíritu Santo vendrá sobre ti.“La Jornada de la Juventud” significa precisamente esto: salir al encuentro de Dios. los padres conciliares. — y luego. porque deseamos en cierto modo coronar los trabajos del Sínodo Extraordinario. como a su «prototipo». SOLEMNE CONCLUSIÓN DE LA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Solemnidad de la Inmaculada Concepción Domingo 8 de diciembre de 1985 1. . Entró en ella de manera irreversible. porque celebramos la liturgia de la solemnidad de la Inmaculada Concepción. Sígueme. y. A la luz de estas palabras del Evangelio de hoy. la Iglesia nació también en la historia de la humanidad mediante la venida del Espíritu Santo. este mismo día 8 de diciembre. al mismo tiempo. que entró en la historia del hombre mediante el misterio pascual de Jesucristo. el fruto de su trabajo de cuatro años. por medio del corazón de la Inmaculada. jóvenes. La Iglesia mira a María. 35). Y a cada uno quiere decir: ―Sígueme‖. que se ha reunido en Roma con ocasión del XX aniversario de la conclusión del Concilio Vaticano II. El tema central del Concilio había sido la Iglesia. ¿no aparece tal vez como el modelo y la figura de la Iglesia? Efectivamente. Amén. para protegerlos de sus debilidades. cuando el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles. ofrecían a la Santísima Trinidad. la verdad y la vida. Hoy una vez más somos conscientes de esta verdad: — ante todo. reunidos en el Cenáculo con María. Hace veinte años. Y quiere encontraros antes a vosotros. Yo soy el camino. de la contradicción que ocasionaría el mensaje evangélico: la verdad sobre Cristo crucificado y resucitado. «El Espíritu Santo vendrá sobre ti.

Hoy. Yavé Dios dice al que se esconde bajo la figura de una serpiente: «Establezco hostilidades entre ti y la mujer. la Madre «de la divina gracia». María escucha: «Alégrate. Te ha elegido. La liturgia de la Inmaculada Concepción nos lleva al mismo tiempo dentro de este misterio. De esta manera la Inmaculada Concepción es presentada mediante este contraste. Por esto.4). Más aún. la expresión de la elección «en los cielos. 3. entre tu estirpe y la suya. En el Evangelio de Lucas. Te ha elegido. en el misterio de la Encarnación. Te ha elegido en consideración de Cristo. La Virgen de Nazaret oye: «Salve. en Cristo». que puede ser llamado el misterio del Principio. el Hijo de Dios encontrase a la Madre del «beneplácito divino» en toda su plenitud. y estas palabras le vienen. Este contraste es el pecado: el pecado original. llena de gracia». . el Mensajero dice «llena de gracia». en la solemnidad de la Inmaculada Concepción. «El nos eligió en la persona de Cristo —antes de crear el mundo— para que fuésemos santos e irreprochables ante El» (Ef 1. a través de tus padres humanos. En efecto. 15). del eterno pensamiento de Dios. te ha elegido. Está inscrito también en él el Proto-Evangelio: el primer anuncio del Redentor. como indica la Carta a los Efesios. En el contexto del «misterio del Principio» está inscrito el pecado del hombre. cuando tu le hieras en el talón» (Gén 3. para que seas inmaculada desde el primer momento de tu concepción. la primera lectura está tomada del libro del Génesis. para que. para que tu seas santa e inmaculada. llena de gracia» (Lc 1. la liturgia nos induce a volver al principio de la historia de la creación y de la salvación. «antes de la creación del mundo». hija de Israel. el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.2. nos pide remontarnos a antes de este principio. La Inmaculada Concepción significa la libertad de la herencia de este pecado. y estas palabras hablan de su particular elección en Cristo: En El. La liberación de los efectos de la desobediencia del primer Adán. ella te herirá en la cabeza. 28). Estas palabras son la expresión del eterno Amor.

en la restauración de la vida sobrenatural de las almas.. La Iglesia dirige pues la mirada hacia la figura virginal y a la vez materna. que el Concilio proclamó en el primer capítulo de la Constitución Lumen gentium. veinte años después de aquella fecha ya histórica. Al contrario. María —la Inmaculada— se encuentra al pie de la cruz: «padeciendo con su Hijo . contrapone el «príncipe de las tinieblas» y «padre de la mentira».. la esperanza y la encendida caridad. Sin embargo. Sin la comunión divina. de la caridad y de la unión perfecta con Cristo. Y por esto la Madre de Dios «está también intima mente unida con la Iglesia. el pecado y la muerte en el transcurso de la historia. como una transferencia suya hacia afuera de todos los que han recibido como herencia el pecado de sus primeros padres. Esta no existiría sin el eterno «amor del Padre». 4. la Inmaculada Concepción no significa solamente una elevación de María. tanto de la virgen como de la madre» (ib. la comunión creada. la fe. en el curso de la historia del hombre. presentándose de forma eminente y singular como modelo. 5. que con razón es llamada también madre y virgen. Esta comunión de la que el Concilio habla en muchos lugares. 63).. «es tipo de la Iglesia en el orden de la fe. no existiría aquí. en virtud de la muerte redentora de Cristo. Como ya enseñó San Ambrosio . en la tierra.. sino sobre todo en importancia. «de esta enemistad» que. significa una inserción en el mismo centro de la lucha espiritual. cuando tú le hieras en el talón». En efecto. Así enseña el Concilio. al mismo tiempo. que es la Iglesia. 61). Cristo consigue la victoria sobre Satanás. cooperó en forma del todo singular. Precisamente por este precio. primero no sólo en el orden cronológico. . humana. sin «la gracia de nuestro Señor Jesucristo». la muerte espiritual del pecado no atañe a la Madre del Redentor en el primer instante de su existencia terrena. en este eterno misterio está contenido el origen del ser mismo de la Iglesia. «Ella te herirá en la cabeza. Por tal motivo es nuestra Madre en el orden de la gracia» (Lumen gentium.La liberación viene como precio de la obediencia del segundo Adán: Cristo. La vemos en el momento culminante de esta «enemistad»: bajo la cruz de Cristo en el Calvario. por la obediencia. A través de las palabras del libro del Génesis vemos a la Inmaculada con todo el realismo de su elección. Como precio del anonadamiento de sí mismo. Escuchando las lecturas de la liturgia de hoy llegamos de nuevo al misterio de la Iglesia.. Pues en el misterio de la Iglesia.. trinitaria. Mira también a través del prisma de la Inmaculada Concepción. precedió la Santísima Virgen. sin «la comunión del Espíritu Santo». Y así lo hacemos también nosotros. Así lo hicieron los padres del Concilio Vaticano II el 8 de diciembre de 1965. a la Mujer y a su descendencia.

pues. El nos eligió —en la persona de Cristo— antes de crear el mundo . y —por gracia de Dios— no le teme. Pero la historia de la gracia está vinculada. Así. 3-6). En el Evangelio de hoy. . María dice de Sí misma: «Aquí está la esclava del Señor. 2). tenemos que postramos en actitud de adoración y repetir: «Bendito sea Dios. que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo. roto el poder del demonio. con sus afanes. que los cristianos creen fundado y conservado por el amor del Creador esclavizado bajo la servidumbre del pecado. Padre de nuestro Señor Jesucristo. Así. de manera dramática en la vida de la humanidad. En este sentido el hombre es la vía de la Iglesia (cf. respondiendo al anuncio del ángel. redunde en alabanza suya» (Ef 1. el mundo. Está impregnada de la fuerza de la redención. Forma parte de la vocación de la Iglesia participar en esta liberación fundamental realizada por Cristo. al final de esta Asamblea sinodal. pero liberado por Cristo. pronunciado durante la Anunciación a la Inmaculada. crucificado y resucitado. y nos ha destinado en la persona de Cristo —por pura iniciativa suya— a ser sus hijos. porque pertenece a la vocación del hombre. Del mismo modo que participó la Inmaculada: «la que creyó». 14). sufre aquella «enemistad» de la que habla el proto-Evangelio. Participar con humildad y confianza.. resuena con eco incesante también en el alma de la Iglesia: la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos nosotros. fracasos y victorias. 7. Y en ella vence a la «fuerza del maligno». pues.. el Concilio funda su enseñanza sobre la misión de la Iglesia en el mundo (actual) en el misterio del principio de la humanidad. 6. para que la gloria de su gracia. El Concilio dijo muchas cosas sobre este tema. para que el mundo se transforme según el propósito divino y llegue a su consumación» (Gaudium et spes. Toda la Iglesia se apoya sobre el fundamento de este misterio. Redemptor hominis. Vive de ella. el mundo. la Iglesia.. La gracia pertenece al misterio de la Iglesia. el Concilio profesa en toda su plenitud y profundidad el misterio de la redención —del mundo y del hombre en el mundo— realiza mediante la muerte y resurrección de Cristo..Escuchando pues las palabras de la liturgia de hoy.. hágase en mí según tu palabra» (Lc 1. especialmente en la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual. Al mismo tiempo. con la historia del pecado. Por lo tanto. como si leyese el fragmento del libro del Génesis de la liturgia de hoy. teatro de la historia humana. la verdadera Iglesia de Cristo. el saludo «llena de gracia». Al comienzo de ella leemos: «El mundo que (el Concilio) tiene ante sí es la entera familia humana .. 38).

las enseñanzas y las directrices del Concilio Vaticano II. que es «camino. con la luz de Cristo vivo. que vendrá sobre vosotros. Saliendo del Sínodo deseamos ofrecer a toda la humanidad. de forma coherente y generosa. Deseamos pues salir del Sínodo para servir a la causa a la que ha estado totalmente dedicado. con renovada fuerza de persuasión. La Iglesia mira a María como a su «modelo y figura» en el Espíritu Santo. verificar y promover el Concilio. Estas son las palabras que escucha María en la Anunciación. 8. verdad y vida» para el hombre de nuestro tiempo y de todos los tiempos. 35). el anuncio de fe. con coherencia y amor. Salimos del Sínodo con el intenso deseo de difundir cada vez más en el organismo eclesial el clima de aquel nuevo Pentecostés que nos animó durante la celebración del Concilio y que en estas dos semanas hemos experimentado felizmente una vez más. en toda Judea. queridos hermanos en el ministerio episcopal. esperanza y caridad que la Iglesia saca de su perenne juventud. El Sínodo ha logrado los objetivos para los que fue convocado: celebrar. Abrigo la esperanza de que este mensaje toque los corazones. Al final de esta celebración eucarística será proclamado en varias lenguas el Mensaje que los padres sinodales dirigen a la Iglesia y al mundo. por esto el santo que va a nacer. Con estos deseos e intenciones nos encontramos en esta gran solemnidad de la Iglesia: la Inmaculada Concepción. . en la conducta de vida de todos los miembros del Pueblo de Dios. y seréis mis testigos en Jerusalén. Hoy deseamos aplicar estas palabras a nosotros mismos. se llamará Hijo de Dios» (Lc 1. Al salir del Sínodo deseamos intensificar los esfuerzos pastorales para que el Concilio Vaticano II sea más amplia y profundamente conocido. Estas son las palabras que los Apóstoles escucharon de Jesús resucitado y constituyen el preanuncio del nacimiento de la Iglesia el día de Pentecostés. 8). del mismo modo que hace veinte años salimos del Concilio. «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra. Recibiréis el poder del Espíritu Santo. y a todos vosotros que habéis participado en el Sínodo con ocasión del vigésimo aniversario del Vaticano II.Estas expresiones han entrado profundamente en el vocabulario de la Iglesia. reforzando el empeño de todos para llevar a cabo. en Samaria y hasta el extremo de la tierra» (Act 1. para que las orientaciones y las directrices que nos ha dado sean asimiladas en la intimidad del corazón y traducidas.

porque El me ha ungido. cuando los Apóstoles perseveraban unánimes en la oración junto con María en el Cenáculo de Jerusalén (cf. es también sacramento de la unidad de todo el género humano (cf.En este final del segundo milenio después de Cristo. 14). Act 1. y a los ciegos. mientras la misión publica del Mesías sobre la tierra llega a su término. presentándonos a Jesús en la sinagoga de Nazaret y el Libro del profeta Isaías. En efecto. para anunciar a los cautivos la libertad. 21). Señor" (Lc 4. en Cristo. Lumen gentium. Amén. Una profecía mesiánica. . desde el principio ellos contaron en su comunidad con Aquella que «es la Inmaculada Concepción». Dice Jesús en Nazaret: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír" (Ib. 2. y. Jesús lee: "El Espíritu del Señor está sobre mí. 1). para anunciar el año de gracia del. 19 de abril de 1984 1. Para dar libertad a los oprimidos. Al final del segundo milenio la Iglesia desea vivamente ser «la Iglesia del mundo contemporáneo». de tal manera. desea con todas sus fuerzas servir. que la vida humana sobre la tierra sea cada vez más digna del hombre. la Iglesia es consciente —quizás más que nunca— de que puede realizar este ministerio solamente en la medida en que es. La profecía mesiánica se cumple en El. 18-19). El Mesías es ungido con el Espíritu Santo. sacramento de la íntima unión con Dios y. Y la miraban como a su modelo y figura. . las palabras del Evangelio según San Lucas nos llevan de nuevo al comienzo. Pero al mismo tiempo. Hoy. En Jesucristo. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo. la Iglesia desea ardientemente una sola cosa: ser la misma Iglesia que nació del Espíritu Santo. Por obra del Espíritu de la Verdad. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres. por ello. la vista.

. Hoy la Iglesia bendice los óleos que se emplean en la unción.y en la Iglesia y mediante la Iglesia desea sacar de esta plenitud inagotable del Espíritu Santo para enriquecer a todos y cada uno de los que se abran a la. naciones y generaciones. Y únicamente Cristo.que Cristo. para cada hombre. El símbolo de la infusión del Espíritu Santo es la unción. el óleo de los catecúmenos y el óleo de los enfermos. de esta plenitud va sacando para enriquecer continuamente una y otra vez a la Iglesia . Sólo anunciando a Jesús podía David exclamar de este modo. 27). En El se cumplen las palabras del Salmista referidas directamente al rey David.Tiene la plenitud del espíritu. posee la plenitud del Espíritu Santo. Con esta liturgia matutina especial del Jueves Santo. Tiene esta plenitud en la Iglesia para la humanidad entera.en particular la Iglesia desea sacar de esta plenitud del Espíritu Santo de Cristo para enriquecer a todos y cada uno con la administración de los sacramentos.crisma. concretamente: el santo crisma.están destinados al ministerio sacramental de la Iglesia.en cuanto Hijo consustancial con el Padre .está unido a El en el Espíritu Santo.que concelebramos hoy esta Eucaristía matutina del Jueves Santo . al ser enviado del Padre. . Mi Roca salvadora" (Sal 88/89. / por mi nombre crecerá su poder. Dice Dios por boca del Salmista: "Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán. Posee esta plenitud en cuanto Redentor de la Iglesia qué es su Cuerpo. óleo de los catecúmenos y óleo de los enfermos . signos de salvación y gracia. Los santos óleos . porque es el Hijo de Dios. poseyendo la plenitud del Espíritu Santo por ser Hijo de Dios y Redentor del mundo. 4. / mi Dios. Nosotros los sacerdotes . 25. / El me invocará: Tú eres mi Padre. . potencia de su redención. la Iglesia desea confesar. Eterno y Único Sacerdote de la Nueva Alianza. Sólo Cristo . para todos los pueblos. 3. porque únicamente Cristo puede decir a Dios: "Tú eres mi Padre".desearnos confesar que cada uno de nosotros tenemos una parte especial en esta plenitud del Espíritu Santo que hay en Cristo.

PRIMERA AUDIENCIA GENERAL DEL AÑO SANTO EXTRAORDINARIO DE LA REDENCIÓN HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II DURANTE LA LITURGIA DE LA PALABRA Miércoles 30 de marzo de 1983 . a través de nuestra participación sacerdotal en la Unción mesiánica de Jesucristo.El Jueves Santo es recuerdo de la institución del Sacrificio eucarístico. En este Año Santo hemos querido renovar en nosotros la gracia del sacramento del sacerdocio. 6). Al ser dispensadores de la Eucaristía nos hemos transformado en servidores peculiares de Cristo ante todo el Pueblo de Dios. 5. Se nos ha confiado la remisión de los pecados y el ministerio de los demás sacramentos junto con la enseñanza de la fe. nosotros somos sus sacerdotes ante el Pueblo de Dios. . 6. Gloria eterna a Cristo que "nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes de Dios. miramos a Cristo que posee la plenitud total del Espíritu Santo en favor de la humanidad entera. . al servicio de este Pueblo. . Por medio de esta "parte".y cada uno de nosotros tenemos nuestra "parte con El". Hoy. de cuya plenitud todos hemos recibido . Deseamos permanecer y perseverar en él al servicio de la salvación humana. miramos con amor particular a Aquel a quien el Padre "consagró con la unción y envió al mundo". Damos gracias por este sacramento que crece sobre el fundamento del "sacerdocio universal" de todos los bautizados como sacramento del servicio salvífico.a Cristo. Agradecemos nuestro sacerdocio ministerial a Quien lo ha injertado en nuestras almas. Jueves Santo. su Padre" (Ap 1. Para celebrar este Santísimo Sacrificio hemos sido ungidos en el sacramento del sacerdocio. Juramos nuestra fidelidad sacerdotal a Aquel que nos ama y nos ha liberado de nuestros pecados con su sangre . El Jubileo extraordinario de la Iglesia con motivo del Año de la Redención toca a su fin.

y a las cuales. psicológico.. Salmo 68. En realidad la cruz pertenece a nuestra condición existencial. se diría que tiene sus raíces en la misma esencia de las cosas creadas. con una piedad más tierna y. espiritual. incluida la época del primer Año Santo. La cruz es la enseña de Cristo a la que nosotros veneramos y cantamos. A nosotros.. con una fe más viva. por qué el dolor. 5-9. incluso de grupos humanos y de pueblos enteros subyugados por fuerzas prepotentes que parecen señalar en el mundo el triunfo de la maldad. nosotros la adoramos como por una extensión del culto que reservamos al Hombre-Dios.: esta atribución tradicional de la "santidad" a realidades del espacio y del tiempo atestigua que en ellas el alma popular. un título de "consagración". Christe. haremos litúrgicamente el Viernes Santo) es adorar a Cristo mismo: Adoramus Te. pues. sufrimiento.. Puerta Santa. el valor sacro de estos días santos nos viene de la memoria de la pasión y muerte de Cristo. pero que continúan planteándose de nuevo en la realidad de la vida. Más aún. a la vez. pero también de los límites. passus et sepultus est. Año Santo. o incluso pecado. es dolor. según el designio del Padre. austera y consciente.. De aquí el problema del mal que. cristianos. et benedicimus Tibi.(Lectura: Isaías 50. de los niños.. ante tantas cruces? . a veces de modo dramático. se pueden dar respuestas parciales de orden teórico. sobre todo cuando se trata del dolor de los inocentes. o incluso la Iglesia. por su función de instrumento de nuestra redención estrechamente unido. como nos demuestra la experiencia de cada día. transmitido de generación en generación. con el que fue suspendido en ella como en un patíbulo.. por qué esta cruz humana que parece coesencial con nuestra naturaleza.. tan absurda? Se trata de preguntas que atormentan desde siempre la mente y el corazón del hombre. con la propia identificación litúrgica y espiritual en ese misterio de la redención expresado en el Credo de cada día: Crucifixus etian pro nobis. por lo tanto. En realidad adorar la cruz (como. los días en que sube espontáneamente a los labios de los cristianos el antiguo himno litúrgico. El hombre es consciente de los valores. Más aún. ¿Quién de nosotros no siente una herida en el corazón ante tantos hechos dolorosos. los días de la cruz. versículos 47-50) 1. quizá. y repetido por millones de creyentes en todos los tiempos. ¿Por qué el mal. capítulo 26. evangelio de san Mateo. y sin embargo. Semana Santa. descubren y reconocen un vínculo especial con Dios y. quia per sanctam Crucem tuam redemisti mundum! 2. en determinadas condiciones de desconcierto físico. convocado por el Papa Bonifacio VIII el año 1300: Vexilla Regis prodeunt / fulget Crucis mysterium. que en ellos celebramos. Lugares Santos. en muchos casos. Estos son.

del mal. a nuestra vez. de solidaridad. de bondad. Estamos invitados a unirnos a la Iglesia. No siempre logramos descubrir en este designio el porqué de los dolores que marcan el camino de nuestra vida. Y nosotros. signo e instrumento de Cristo Redentor. cuando se siente impulsado a preguntar a Dios: ¿Por qué? Más aún. La cruz es. pues. para muchos el problema del mal y del dolor es una objeción contra la Providencia de Dios. que nos amó primero. Sin embargo. estamos llamados a participar en este misterio que es ciertamente de pasión. A Dios. tiende a fundirse en la única cruz. a veces terrible hasta la tragedia! 3. e incluso a veces contra su existencia.Es verdad que la experiencia universal enseña también los benéficos efectos que en muchos hombres produce el dolor. Él que comprende la cruz. porque reconocemos en ella la prueba experimental del amor omnipotente y misericordioso que Dios tiene por el hombre. comienza un camino muy distinto del camino del proceso y de la contestación a Dios: encuentra. podemos llegar a la certeza de que se trata de un designio de amor. en la cruz el motivo de una nueva ascensión a Él por la senda de Cristo. nosotros podemos darle. Pero esta constatación deja sin resolver el problema de fondo y no elimina la tentación de Job. quiere infundirnos una conciencia más viva del misterio de la redención. precisamente en esa hostia de expiación y pacificación ha colocado el principio de la restauración universal y sobre todo de la redención humana: redención del pecado y. con la experiencia de nuestro dolor cotidiano. en el cual toda la inmensa gama de las cruces. más bien. para nosotros una garantía de vida. de sabiduría. de resurrección y de salvación. de comprensión. que será en la eternidad la manifestación gloriosa de la victoria que Cristo nos ha traído con su pasión y su muerte. La cruz con Cristo es la gran revelación del significado del dolor y del valor que tiene en la vida y en la historia. y ésta es la razón fundamental del Jubileo. del dolor y de la muerte. grandes y pequeñas. de tal manera que se ha podido hablar de la fecundidad del dolor. La realidad de la cruz se convierte entonces en un escándalo. la cual. . Según San Pablo. porque se trata de una cruz sin Cristo: ¡La más pesada e insoportable. La cruz es la prueba de un amor infinito que. Saludamos en la cruz. En estos días de Semana Santa y del Año Santo estamos invitados a mirar a Cristo que nos ha amado hasta morir en la cruz por nosotros. 4. el camino de la cruz. pero también de gloria. al fundamento de nuestra esperanza. sostenidos por la fe. porque contiene en sí y comunica a los creyentes la fuerza renovadora de la redención de Cristo. como generador de madurez. Pero la cruz nos invita a responder al amor con el amor. que se asoma también al espíritu del cristiano. el que la abraza. que es precisamente el Vía Crucis. especialmente con la celebración de los misterios conclusivos de la vida terrena de Cristo. al menos en raíz. en ella es una realidad ya adquirida incluso la futura resurrección y glorificación celeste. el signo de nuestra íntima participación en su designio de salvación.

A todos os aliento a seguir con valentía y perseverancia ese camino. esto nos pide Jesús desde la cruz: una apertura mayor a su redención con el arrepentimiento de los pecados y la aspiración a la santidad.Nos dirigimos a la cruz y a Cristo crucificado en este "tiempo de pasión": tiempo no sólo litúrgico. tantas "pasiones" y. Mi saludo va en primer lugar a las religiosas Siervas de Jesús de la Caridad. así como a los grupos procedentes de América Latina. y sobre todo a los estudiantes de diversos colegios de España que son los más numerosos. En cambio esta mañana. a unirnos con espíritu de fe al dolor redentor de Cristo que es también esperanza de resurrección. a los miembros de las varias parroquias. Esta es la finalidad del Ano Jubilar. 16). El principio del Ano Santo y la celebración de la Semana Santa que conmemora los misterios centrales de la Redención. el Evangelio según Lucas nos lleva a Nazaret donde Jesús "se había criado" (Lc 4. Saludos Amadísimos hermanos y hermanas: En esta primera Audiencia general del Ano Santo. Nos recuerda el día en que Jesús se presentó por vez primera ante los de su tierra cuando estaban reunidos en la sinagoga y les leyó el texto mesiánico del libro del Profeta Isaías. son para nosotros una fuerte llamada a buscar la gracia que nos salva. que conceda a su Iglesia y a toda la humanidad la gracia del Año Santo. en nombre de su cruz. Esta tarde iremos con Cristo al Cenáculo a través de la liturgia in Cena Domini. en el que vemos agolparse sobre el mundo tantos dolores. Después de leerlo. los dones de conversión y de santidad que tanto necesitamos. saludo con afecto a todos los presentes de lengua española. Jesús se sentó y . por desgracia ¡tantas cruces sin Cristo! Pidamos al Redentor. Conocemos bien este texto. sino histórico. social y espiritual. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Jueves Santo 31 de marzo de 1983 1. Esto quiere el Año Santo. a purificarnos de nuestros pecados y vivir cada día más intensamente el misterio de salvación en Cristo. y a todos os doy mi Bendición.

Y tal. el Santo Sacrificio. nos ha convertido en un reino. por vez primera después de la ordenación. meses y años de nuestra vida sacerdotal con este único "Hoy" litúrgico del Jueves Santo. Y queremos también renovar las promesas con que nos vinculamos a Cristo el día de nuestra ordenación mediante éste sacramento. 3. «El Padre había puesto todo en sus manos» (Jn 13. que a toda nuestra existencia junto con el sacramento del presbiterado se da una dimensión particular ¡que es la dimensión de la eternidad! 4. Y cada uno de‘ nosotros se puso a hablar delante: de aquellos hombres —vecinos y paisanos nuestros— con un lenguaje que antes no poseía: el lenguaje del siervo y del ministro de la Eucaristía. su Padre. pues. Heb 5. 21). vez sea preciso que volvamos a nuestra parroquia natal en la que celebramos solemnemente. / y lo he ungido con óleo sagrado. nos ha librado de nuestros pecados por su sangre. / pava que mi mano esté siempre con el / y mi brazo lo haga valeroso" (Sal 88 [89]. Esta fue nuestra "Nazaret" donde se manifestó ante los hombres —los vecinos y los paisanos—. nos transmitió la dignidad y poder vinculados al sacramento del presbiterado. 2a). 2. deseamos renovar en nosotros la gracia del sacramento del orden. Y por esto hoy precisamente en este "Hoy" litúrgico del Jueves Santo. queridos y venerados hermanos. Sacerdote de la Alianza Nueva y Eterna: "Aquel que nos amó. 1). Acaso convenga que volvamos a la catedral o iglesia en que años atrás el obispo nos impuso las manos y. un nuevo. sacerdote elegido de entre los‘ hombres y constituido para los hombres (cf. "Encontré a David. mi siervo. 21-22). Tiempo se cumplió en nosotros la palabra dé la llamada de Dios. Es preciso que confrontemos todos los días. 5-6). Se aúnan todos en este único "Hoy" litúrgico: el Jueves Santo es el día de nuestro nuevo nacimiento en Cristo por el sacramento del orden. SANTA MISA "IN CENA DOMINI" HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 8 de abril de 1982 1. A El la gloria y el poder por los siglos de los siglos" (Ap 1. . Amados y venerados hermanos: Quizá sea necesario que vayamos cada uno con el pensamiento al lugar en que hace. que volvamos con el pensamiento y el corazón a aquellos lugares y aquellos días.comenzó a hablar a los allí presentes que tenían la vista fija en El. He aquí. Deseamos repetírselas a El solo: a Cristo. Es necesario. Entonces les dijo: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír" (Lc 4. 3). Es necesario que proclamemos con el Salmista: "Cantaré eternamente las misericordias del Señor" (Sal 88 [89]. y hecho sacerdotes de Dios.

De su institución habla la lectura de hoy del Exodo: «Lo comeréis así: la cintura ceñida. «El Padre había puesto todo en sus manos». Cristo actúa con plena conciencia de la opción ya realizada.. pero no se haga mi voluntad sino la tuya» (Lc 22. La última Cena: todo lo que en ella se cumplirá tiene su origen en la perfecta libertad del Hijo respecto del Padre. ». . Y en Getsemaní la cumplirá una vez más al aceptar en el dolor toda la inmensidad del sufrimiento vinculado a esta opción.gado a su libertad perfecta. lo guardaréis hasta el día catorce del mes y toda !a asamblea de Israel lo matará al atardecer.11. «tomando el pan. porque es la Pascua del Señor». el Padre lo ha entre. las sandalias en los pies. Tomaréis la sangre y rociaréis las dos jambas y el dintel de la casa donde lo hayáis comido . 19). un sufrimiento de dimensiones inconcebibles para nosotros. el Verbo encarnado. Sólo tal conciencia explica el hecho de que El. Esta es la Pascua de la Antigua Alianza. El recuerdo del Paso por Egipto de la mano purificadora del Señor. Es libre con toda la plenitud de la libertad que goza el Hijo del hombre. Mediante la opción de Cristo. Cristo ya ha hecho la opción. o «mi sangre del Nuevo Testamento que será derramada por muchos» (Mt 26. Pero durante la última Cena la opción estaba ya hecha. Entonces aceptará el sufrimiento que caerá sobre El y que es al mismo tiempo objeto de una opción. Todo. Es libre con una libertad tal que no es propia de ningún otro hombre. el designio completo de la salvación. mediante su libertad perfecta y su amor perfecto. 42).. Y después de cenar tomó el cáliz diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre».5-7.25). un bastón en la mano. como refiere San Pablo (1 Cor 11. en la cena pascual la figura del cordero pascual llegó al culmen de su significado. y no habrá entre vosotros plaga exterminadora cuando yo hiera al país de Egipto» (Ex 12. 2..Antes de la Cena pascual Cristo tiene conciencia clara de que el Padre le ha puesto todo en las manos.. aparta de mí este cáliz. 24).12-13). lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros» (Lc 22. Mc 14. La ha hecho hace tiempo. y os lo comeréis a toda prisa. si quieres. Al pronunciar estas palabras en el Cenáculo. Dentro de poco llevará esta libertad suya a Getsemaní y dirá: «Padre.. «Será un animal sin defecto . Cuando yo vea la sangre pasaré de largo ante vosotros.. 28. Ahora la realiza de nuevo. 20). dio gracias. «Yo pasaré esta noche por la tierra de Egipto . Y a su amor perfecto. mientras los Evangelistas puntualizan: «en mi sangre que es derramada por vosotros» (Lc 22.

el Cordero más inocente. los amó hasta el extremo» (Jn 13. Y desea esta pureza a todos. 3. «Los suyos que estaban en el mundo». Entonces. Amó a todos «los suyos». mediante el Cuerpo que será entregado. Por su parte Cristo celebra con los Apóstoles la última Cena. en la historia de la humanidad. no tienes nada que ver conmigo» (Jn 13. la hora «de pasar de este mundo al Padre». Por vosotros y por todos (cfr. a los que estaban en el Cenáculo A Pedro. Es alimento de vida eterna. . les deseó pureza. éste es el cáliz de mi sangre que será derramada por vosotros. Mt 26. 26-28.El recuerdo de la salvación mediante la sangre del cordero inocente. «habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo. 19-20) . el primero. el Cordero de Dios. El amor le obliga a desear pureza a todos y en todos los sitios. En el marco de estas palabras aparece ya el cumplimiento de la figura del cordero de la Antigua Alianza. en el momento de su primera Eucaristía. Sucedió «antes de la fiesta de Pascua». Entra a través de la muerte que libera de la esclavitud de la muerte del pecado. A todos desde el principio del mundo hasta el fin. a todos los que iba a redimir. El día catorce de Nisán de cada año. 8). Aquella fue la hora de Cristo. En aquella hora. ¿acaso solamente los que estaban con El en la hora de la última Cena? No sólo ellos. A todos y en todos los sitios. éste es mi cuerpo. de cuanto había pensado Pedro. «Si no te lavo. El recuerdo de la liberación de la esclavitud. Y entonces les lavó los pies. mediante la Sangre que será derramada. Y Cristo dice sobre el pan: Tomad y comed. entra el Cordero de la Nueva Alianza. que ha sido entregado por vosotros. Entra mediante su Cuerpo y Sangre. Después dice sobre el vino: Tomad y bebed. una pureza mayor de cuanto ellos mismos habían pensado. Meditan sobre la liberación de la esclavitud mediante la sangre del cordero inocente.1). Y de pronto. desea la comunión. Lc 22. El sacramento de la última Cena es el signo visible de esta vida. celebra todavía Israel la Pascua. en la historia de la salvación. Entra a través de la muerte que da la vida. En la Eucaristía Cristo desea compartir su vida conmigo.

montado en un asno. a Aquel "que viene en nombre del Señor". se ve que esa muchedumbre ya está madura para acoger al Ungido. Mira que viene a ti tu rey. con un reino terreno. El desea la comunión con el hombre y desea la pureza del alma humana.En la perspectiva de esta comunión con el hombre. pues. al rey. no tanto como soberano o rey. 9). los testigos del acontecimiento quisieron arrebatarlo para hacerle rey (cf. La hora del grande e ilimitado deseo de su corazón. Más bien. no hay en este grito asociación de ideas con un poder temporal. al Mesías. el Profeta Zacarías se expresa con estas palabras: "Alégrate con alegría grande. Esta es. humilde. La hora de Cristo. Jesús se ocultó de ellos. y. más bien. hija de Jerusalén. a quien el Eterno inscribió en los corazones y en las expectativas del pueblo de Israel. Jn 6. ¿Por qué Jesús quiso entrar en Jerusalén sobre un borriquillo? ¿Por qué el Domingo de Ramos está al comienzo de la Semana Santa. 15). 4). 9). Y ante todo no se refieren al soberano. cuando después de la milagrosa multiplicación de los panes. Una vez. Justo y salvador. Sin embargo. efectivamente. . estas palabras que pronuncia la muchedumbre con relación a El: "¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!" (Mt 21. ¿Acaso podemos rehuir este deseo? CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Domingo 12 de abril de 1981 1. David fue rey. en un pollino hijo de asna" (Zac 9. Así viene precisamente: manso y humilde. como el Ungido. que es la Semana de la Pasión del Señor? La respuesta que el Evangelio de San Mateo da a esta pregunta es sencilla: "Para que se cumpliese lo que dijo el Profeta" (Mt 21. hija de Sión. Pero ahora les permite gritar: "¡Hosanna al hijo de David!". desea la pureza de su alma. la hora de la última Cena. esto es. Salta de júbilo. En realidad. cuanto.

que entra en Jerusalén sobre un asno. Hijo de Dios. La liturgia nos habla también de esto. que no indica dominio sobre los pueblos. porque quiere que de este modo se manifieste la verdad mesiánica sobre el reino. el día de hoy es sólo una introducción. y la que le restituye Cristo. Y los hombres que le siguen. gritan: "Hosanna en las alturas". el Mesías debía revelarse precisamente como este rey: manso. en lugar de las aclamaciones de bendición. da sus frutos. de Verdad. más aún. más provocadora. sino que revela la realeza del hombre: esa verdadera dignidad que le ha dado. hacen visajes. menean la cabeza: Acudió al Señor. En las últimas palabras el escarnio llega a la profundidad. Sin embargo. 8-9). Dios Creador y Padre. todo el que es de la verdad oye mi voz" (Jn 18. nos hace escuchar ya hoy las voces de escarnio. en el poder del Espíritu. Estamos dispuestos a tender nuestros mantos en el camino por el que viene a nuestra comunidad Jesús de Nazaret. parecen cercanos a este reino: al Reino que no es de este mundo. Jesús de Nazaret acepta esta liturgia nuestra. que lo libre si tanto lo quiere" (Sal 21 [22]. a la vez. es una verificación y una confirmación de que el Evangelio. Repetimos las mismas palabras que entonces —en la entrada en Jerusalén— pronunció la muchedumbre. para dar testimonio de la verdad. que le ponga a salvo. como aceptó espontáneamente el comportamiento de la muchedumbre de Jerusalén. Tenemos las palmas en las manos. a partir del bautismo en el Jordán. desde el principio. Es la liturgia de la pasión: es el Domingo de la Pasión del Señor. Parecen ser precisamente aquellos que han escuchado su voz y que "son de la verdad". que cabalga sobre un borrico. 37). Este rey. Apenas constituye el preludio de los acontecimientos. un borriquillo hijo de asna. habla sobre todo de esto. Y este preludio exteriormente es diferente de lo que traerán consigo los días sucesivos de la semana. Hoy. especialmente los últimos. que la Iglesia desea vivir de modo particular y excepcional en el curso de la Semana Santa. Por esto el Salmo responsorial.2. es precisamente tal rey. anunciado por El durante todo este tiempo. Asume la forma más dolorosa y. igual que entonces entró en Jerusalén. un rey que dirá de sí mismo: "Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo. Domingo de Ramos. En efecto. y de los gritos de "Hosanna". Al mismo tiempo. . que comenzarán la noche del Jueves Santo y alcanzarán su culmen en el Calvario: "Al verme se burlan de mí. 3. también nosotros hemos venido para revivir litúrgicamente ese acontecimiento profético. La entrada en Jerusalén es un testimonio de la heredad profética en el corazón de ese pueblo que aclama a Cristo. Efectivamente. llenas de entusiasmo.

abriese el Reino de Dios mediante su exaltación por obra del Padre: ese Reino al que están llamados todos los que confiesan su nombre. No oculté el rostro a insultos y salivazos" (Is 50. ese penetrante Salmo 21 describe (desde la perspectiva de los siglos) los acontecimientos de la pasión del Señor. 6). la descripción completa de los acontecimientos de esta Semana. y una muerte de cruz. la mejilla a los que mesaban mi barba. 17-19). ese Reino de la expectación definitiva de los corazones humanos y de las conciencias. en la tierra. también nosotros llevamos las palmas en la procesión y cantamos: "¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!" (Mt 21. añade: "Mi Señor me ayudaba. Cristo permitió que en el umbral de los acontecimientos de su pasión. 16 de abril de 1981 . por eso ofrecí el rostro como pedernal. Y como si desde el Gólgota respondiese al escarnio más doloroso. y añade: "De modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble —en el cielo. Y por esto. se resume en las palabras de San Pablo: Cristo Jesús «se rebajó hasta someterse incluso a la muerte. completa lo demás: "Ofrecí la espalda a los que me golpeaban. Lo hizo en el momento en que todo estaba ya dispuesto para que El mismo. Se reparten mi ropa. y sé que no quedaré avergonzado" (Is 50. que es la voluntad de vida y salvación. en el abismo—. y le concedió el "Nombre-sobre-todo-nombre"». para gloria de Dios Padre" (Flp 2. Por eso Dios lo levantó sobre todo. 8-11). de esa prueba de obediencia hasta la muerte. mediante su radical confianza en la voluntad del Padre. 4. echan a suerte mi túnica" (vv. Así. en la que nos introduce el Domingo de hoy. mediante su entrega absoluta al Padre. precisamente hoy. con la propia humillación y la obediencia hasta la muerte y muerte de cruz. Cristo sale victorioso en el espíritu. el Profeta Isaías. Por esto. por eso no quedaba confundido. se delinease ante los ojos del pueblo de elección divina. tal como si los viese de cerca: "Me taladran las manos y los pies. 7). puedo contar mis huesos. y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Basílica de San Pedro Jueves Santo. 9).Y a continuación. Domingo de Ramos. Y el gran "evangelista del Antiguo Testamento".

celebran la liturgia de la bendición del crisma.1. su Padre. Los cardenales y los obispos. Y nosotros hemos venido para preparar la Pascua de la Iglesia de la cual toma inicio. tal como dijo de El. separó el día. Todo lo que había precedido a esta muerte del Ungido. encontrando en El siempre de nuevo el principio de la vida del Espíritu y de la Verdad. ¡Los cristianos son uncti ex Uncto! Nos hemos reunido aquí para preparar. está en el final de su misión terrena. . Venerables y queridos hermanos: No fue demasiado largo el tiempo que. la Pascua de Cristo en la Iglesia: para preparar la Pascua de la Iglesia en cada uno de ‗los que participan en su misión. hasta el venerable anciano gravemente enfermo que se acerca al fin de su vida. acompaña. Cada uno participa en la misión consignada a toda la Iglesia por el Padre. Nosotros también nos hemos reunido hoy. el Profeta Isaías: "El Espíritu del Señor está sobre mí. del día en que comenzó a cumplirse en El la misión suprema de Ungido. cada año. mediante la fe y la liturgia. que vive en la Iglesia. de acuerdo con el carácter de nuestro ministerio. desde el niño recién nacido. Suenan ya las horas de los días espantosos y. en la mañana del Jueves Santo. fue solamente una preparación a esta única Pascua. juntamente con el Obispo de Roma. para preparar la Pascua. 1). y hecho sacerdotes de Dios. porque el Señor me ha ungido." (Is 61. santos. La liturgia matutina del Jueves Santo constituye la preparación anual a la Pascua de Cristo. Y la Iglesia lo hace. La unción y la misión son propias de todo el Pueblo de Dios. el último Paso del Señor. en el curso de los cuales la Iglesia. 21). "A Aquel que nos amó. el Ungido: Aquel que viene en la plenitud del Espíritu del Señor. siempre de nuevo. que está en El mismo. Cristo. o el Enviado. el Hijo y el Espíritu Santo. Pascha Domini. en la vida de Jesucristo. Me ha enviado. nos ha convertido en un reino. He aquí: el Ungido. en que El pronunció por vez primera estas palabras en la sinagoga de Nazaret. comunicando a todos la plenitud de su unción. la unción y la misión de todo el Pueblo de Dios.. a El la gloria y el poder por los siglos de los siglos" (Ap 1. 5-6). 2. nos ha liberado de nuestros pecados por su sangre. a la vez. misión suscitada por obra del misterio pascual de Jesucristo.. comunicando a todos esa plenitud del Espíritu Santo. los presbíteros y los diáconos. del óleo de los catecúmenos y del óleo de los enfermos. "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír" (Lc 4. de la Vida que debía revelarse sólo mediante la muerte.

queridos hermanos. Así dice el Señor: "Les daré su salario fielmente y haré con ellos un pacto perpetuo. aquí juntos en la comunidad de la concelebración. de la Ciudad Eterna. 6). a la solicitud apostólica por todas las Iglesias (sollicitudo omnium Ecclesiarum). Pero. los humildes adoradores e indignos administradores del misterio pascual de Jesucristo. Uncti ex Uncto! ¡Qué inestimable es para nosotros este día! Qué especial es la fiesta de hoy: el día en el que hemos nacido todos y ha nacido cada uno de nosotros como sacerdote ministerial por obra del Ungido Divino. "Por lo demás. y hecho sacerdotes de Dios. pues. para renovar los compromisos de nuestra fidelidad presbiteral. para prepararnos a descender juntos con El al "abismo de la pasión". puesto que el Espíritu Santo ha elegido a algunos de entre nosotros y los ha llamado a presidir a la Iglesia. 2). Estamos aquí. 6). servidores de la incesante Pascua de la Iglesia. lo que en los dispensadores se busca es que sean fieles" (1 Cor 4. con Aquel "que nos ha convertido en un reino. Estamos. ¡Somos uncti ex Uncto! Hemos sido ungidos. de todo el mundo. y sus vástagos entre los pueblos. que se abre con el Triduum Sacrum. Nosotros. su Padre" (Ap 1. para sacar de nuevo fuera de este abismo el sentido de nuestra indignidad y la infinita gratitud por el don. igual que todos nuestros hermanos y hermanas. Queridísimos hermanos: Que se cumplan estas palabras en cada uno de nosotros y sobre nosotros. Estamos juntos nosotros. 8-9). con el Sacerdote eterno. además de esto. Y han sido ungidas también nuestras cabezas. Recemos también por aquellos que han roto la fidelidad a la alianza con el Señor y a la unción de las manos sacerdotales.3. "Vosotros os llamaréis sacerdotes del Señor. Estamos presentes para renovar el vínculo vivificante de nuestro sacerdocio con el único Sacerdote. . elegidos por la gracia de Dios. con las cuales debemos renovar su propio Sacrificio sobre tantos altares de esta basílica. con la gracia del bautismo y de la confirmación. dirán de vosotros: ministros de nuestro Dios" (Is 61. Estamos presentes. del que participa ‗cada uno de nosotros. Así se expresa el Profeta Isaías en la primera lectura. Su estirpe será célebre entre las naciones. Los que les vean reconocerán que son la estirpe que bendijo el Señor" (Is 61. también han sido ungidas nuestras manos.

Oremos pensando en aquellos que. el día de Jueves Santo. 1). se convirtió en el Cuerpo y en la Sangre del Hijo de Dios Encarnado. después de nosotros. Precisamente entonces. Nos hemos reunido. en esta venerable basílica. Que se desvele ante nosotros el misterio escondido antes de los siglos en el seno de la Santísima Trinidad. 14). que es la catedral del Obispo de Roma. Decretaréis que sea fiesta para siempre" (Ex 12. 1). deben asumir la unción y la misión. y para comenzar juntamente con El nuestro Triduum Paschale del año del Señor 1981. para estar con Jesús en esta hora de su "pasar". 16 de abril de 1981 1. 2. He aquí que nos hemos reunido de nuevo. y llama a esa hora. ¡Abramos nuestros corazones. agudicemos la vista interior de la fe.. Que lleguen de diversas partes y entren en la viña del Señor. El Evangelista dice que esto fue "antes de la fiesta de la Pascua" (Jn 13. al atardecer. "Había llegado su hora" (Jn 13. Uncti ex Uncto! Amén. MISA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo. pues. ¡He aquí el gran misterio de la fe! Esa "hora" que llegó —entonces y en este momento— es ante todo el cumplimiento de la profecía hecha al Pueblo de Dios de la Antigua Alianza: el hacer salir a los hijos de Israel fuera de la esclavitud de Egipto mediante la sangre del Cordero: "Este será un día memorable para vosotros y lo celebraréis como fiesta en honor del Señor. 1). día de la liberación del Pueblo de Dios de la esclavitud mediante la sangre del Cordero. . de generación en generación. agudicemos el oído interior de la fe! Que nos hablen las voces y los acontecimientos cargados del más grande contenido. en el tiempo establecido. llegó su hora. y vino a habitar entre nosotros bajo las especies del pan y del vino en la última Cena. misterio que. ¡Abramos nuestros corazones. para estar con Cristo cuando ha llegado su hora. sin tardar y sin mirar atrás. cuando —según la recomendación del libro del Éxodo— Jesús juntamente con los Apóstoles comenzó a celebrar ese día. como "la hora de pasar de este mundo al Padre" (Jn 13. que había llegado.

en cierto sentido. que repetiremos como rito litúrgico dentro de poco. 8). Ha llegado. después de haber cenado. no tienes nada que ver conmigo" (Jn 13. que pasan en El. lo hacemos también porque esta hora dura incesantemente y colma todas las horas de la historia de la Iglesia y del mundo. cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz. en la que se reunieron. Y he aquí que. 6. Si hoy recordamos de modo especial la hora de la última Cena. significa esa disponibilidad. 9). la hora de Jesucristo. Así dicen estas palabras en la versión hecha por San Pablo en la primera Carta a los Corintios (11. de una vez por todas. la hora de su pasar de este mundo al Padre. el hombre debe ser puro. en memoria mía". Y. lo restituye a Dios. esa hora dura y colma todas las horas hasta el fin del mundo. para tener después parte en su pasar de este mundo al Padre: para transformar juntamente con El al mundo y restituirlo al Padre. que se entrega por vosotros. 1). con El y por El. 26). La Eucaristía es el sacramento de nuestro pasar de este mundo al Padre. lo partió y dijo: "Esto es mi cuerpo. Es la disponibilidad de transformar el mundo y restituirlo al Padre. Debe ser puro con esa pureza que le da Cristo: "Si no te lavo. Por lo tanto. durante la cena. Es el tiempo de la Nueva Alianza. los amó hasta el extremo" (Jn 13. porque Cristo "habiendo apiado a los suyos que estaban en el mundo. proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva" (1 Cor 11. Mediante la Eucaristía el hombre —el hombre que lleva en sí. que se ha revelado a Sí mismo en Jesucristo: "El que me ha visto a mí ha visto al Padre" (Jn 14. Mediante su Cuerpo y su Sangre. Es necesario confesar antes la propia indignidad y aceptar la purificación que da Cristo. 24-25). Ha llegado la hora de su pasar. Escribe el Apóstol: "Por esto. Haced esto en memoria mía". tomó también el cáliz diciendo: "Este cáliz es la nueva Alianza sellada con mi sangre. Ese hombre lleva en sí al mundo y. El tomó el pan y.3. Se ha acercado el tiempo de la liberación del Pueblo de Dios mediante su Sangre. Para pasar mediante la Eucaristía. . Desde que llegó. a todo el mundo visible— pasa al Padre. pues. el Cordero de Dios. Se transforma al mundo —verdaderamente se transforma al mundo— mediante el amor. la hora de Cristo. "¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?" (Sal 115 [116]. Cordero de Dios. de este mundo al Padre. haced esto cada vez que lo bebáis. en Cristo. 4. 12). 5. El lavatorio de los pies. Y esta hora perdura a lo largo de los siglos y de las generaciones. dando gracias. en cada una de las horas de la historia se renueva y se realiza de nuevo su pasar de este mundo al Padre en sus miembros.

después de haber lavado los pies a los discípulos. Por tanto. pues.. ¡Crucificado! Antes del sábado fue condenado a muerte y expiró en la cruz clamando: "Padre. pues... según el rito litúrgico. Nosotros. reunidos en esta célebre catedral. . y para que pudiese transformar al mundo. que pasa de este mundo al Padre. Lavar los pies quiere decir servir. 15). 34). en tus manos entrego mi espíritu" (Lc 23. Cordero de Dios. todo ha sido cumplido. deja a sus discípulos este mandamiento: "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 13. La muerte del Hijo no tiene precio. Ha llegado. su hora: la hora del Cordero de Dios. 5). "al alborear el primer día de la semana" (ib. que repetiremos aquí. 46). vosotros también lo hagáis" (Jn 13. Sólo aquel que verdaderamente sirve. 1). Es la pregunta que oirán las mujeres cuando. para que este Sacrificio pudiese permanecer en la historia del hombre. transforma verdaderamente al mundo para restituirlo al Padre. 12-13.Jesús. en la vida de la Iglesia. Efectivamente. 28. "¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación. Cristo en la última Cena. Ha sido hecho puro. VIGILIA PASCUAL HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Sábado Santo. lleguen al sepulcro. Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles" (Sal 115 [116J. tras pocos instantes. 7. La disponibilidad a transformar el mundo mediante el amor se manifiesta en este lavatorio de los pies. "¿Buscáis a Jesús el crucificado?" (Mt 28. dijo: "Os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros. para que pudiese realizarse el Sacrificio del Cuerpo y de la Sangre. 15). deseamos hacer todo para comenzar el sagrado Triduum de la Pascua de Jesucristo. 18 de abril de 1981 1. invocando su nombre.

pues. pasó el sábado pascual y comenzó la segunda noche. aquí. aun cuando la noche es profunda y el sepulcro está sellado. en el que nadie había sido enterrado todavía. para que descienda a nuestras almas y a nuestros corazones la noche santa: la noche después del sábado. en esta noche única junto a la tumba sellada de Jesús de Nazaret. ya entrada la noche. para cumplir la norma de la ley religiosa. pues. pues. cuando ellas con gran estupor vieron y oyeron: "No está aquí. luego. debían comenzar la fiesta. hijos e hijas de la Iglesia que está en Roma. pronunciando con los labios del diácono el "Exsultet" de la Vigilia. Y escuchamos las lecturas sagradas que comparan a esta noche única con el día de la Creación. Y proclamamos nuestra alabanza a esta noche maravillosa. la sangre del cordero salvó a los hijos primogénitos de Israel de la muerte y los hizo salir de la esclavitud de Egipto. en el momento en que se renovaba la amenaza. la Pascua de los judíos. durante la cual. Hemos venido. el Señor los condujo por medio del mar a pie enjuto. igual que tantos hermanos y hermanas nuestros en la fe. Buscamos a Jesús crucificado. . para velar junto a su tumba. Velamos. Se alejaron todos. Es la luz de Cristo: Lumen Christi. Os encontráis. que precedió a la llegada de las mujeres al sepulcro. Efectivamente. y se alejaron. con prisa.. 2. a Jesús en un sepulcro.. a los diversos templos en todo el globo terrestre. y sobre todo. 6). aquí. Luego. Velamos. huéspedes y peregrinos. pronto. Juntos hemos vivido el Viernes Santo: el vía crucis entre los restos del Coliseo —y la adoración de la cruz hasta el momento en que una gran piedra fue puesta a la puerta del sepulcro— y en ella fue colocado un sello. pues. Y he aquí que hemos venido todos a este templo. y que la obra de la redención del hombre llegará esta noche a su cénit. conscientes de que todo lo que ha sido anunciado por la Palabra de Dios en el curso de las generaciones se cumplirá esta noche. ¿Por qué habéis venido ahora? ¿Buscáis a Jesús el crucificado? Sí." (Mt 28. Lo buscamos esta noche después del sábado. hijos e hijas de la Iglesia extendida por los diversos países y continentes. confesamos que ya se ha encendido en ella la luz y avanza a través de las tinieblas de la noche y de la oscuridad de la muerte. el recuerdo del éxodo de la esclavitud de Egipto: la noche antes del sábado. Y. y.Colocaron. Para celebrar la Vigilia pascual. en un sepulcro prestado por un amigo. con la noche del éxodo.

6.. 6). 6.. 10). 4). que los ve reunidos aquí en la plena luz de Cristo: Lumen Christi. hasta ahora eran catecúmenos. nuestra Madre. 14). Y vela el mundo. 6. efectivamente: "Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para siempre.. Son nuestros nuevos hermanos y hermanas en la fe y en la comunidad de la Iglesia. 8). así también nosotros andemos en una vida nueva" (ib. Los saludamos cordialmente y proclamamos con alegría el "Exsultet" en honor de la Iglesia. Y juntamente con ellos proclamamos la alabanza del agua bautismal. 4. descendió la potencia del Espíritu Santo: la potencia de la vida nueva que salta hasta la eternidad. Nigeria. Japón. que es: una... Vela la Iglesia.. porque creemos que "si hemos muerto con Cristo. porque: "Nuestro hombre viejo ha sido crucificado con El. que sumerge en Cristo. para que.. hemos venido aquí para buscar a Jesús crucificado. Ruanda. también viviremos con El" (ib. hasta la vida eterna (cf. Jn 4. Son nuestros nuevos hermanos y hermanas en la fe. 9). lo estará también en una resurrección como la suya" (ib. porque: "Por el bautismo fuimos sepultados con El en la muerte... porque: "Si nuestra existencia está unida a El en una muerte como la suya.. 6. hace tiempo. tanto nosotros que. santa. hemos recibido ya el bautismo. y provienen de diversos países y continentes: Corea. para que. así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre. no seamos más esclavos del pecado. por obra de la muerte de Cristo. SANTA MISA DEL DOMINGO DE RAMOS .. 5).3. porque nosotros nos consideramos "muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús" (ib. Senegal y Togo. católica y apostólica. 5." (Rom 6. Precisamente por esto estamos aquí. a la cual. una vez resucitado de entre los muertos.. ya no muere más. como también los que recibirán el bautismo esta noche. Así. y porque creemos que "Cristo. Por esto velamos junto a su tumba. la muerte ya no tiene dominio sobre El" (ib. y esta noche podemos saludarlos en la comunidad de la Iglesia de Cristo. Holanda. 6. todavía antes de que despunte el alba y las mujeres lleguen a la tumba de Jerusalén. La hora de la victoria de Cristo sobre la muerte es la hora más grande de su historia. Italia. 11). Hemos venido para sumergirnos en su muerte. 6. y su vivir es un vivir para Dios" (ib..

. se puede considerar. de la que ya lleva en sí la dimensión más profunda. hasta ahora nadie ha montado sobre él. sentado sobre el borrico. En un especial rito litúrgico repetimos y reproducimos todo lo que hicieron y dijeron los discípulos de Jesús —tanto los cercanos como los más lejanos en el tiempo— en ese camino. Les da las indicaciones precisas: dónde encontrarán al animal y cómo deben responder a los que pregunten por qué lo hacen. 31). Jesús realiza el último trecho del camino hacia Jerusalén.HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Plaza de San Pedro Domingo 30 de marzo de 1980 1. el simple hecho de Jesús. este viaje. Hoy celebramos el Domingo de Ramos. y además una muchedumbre: "Toda la muchedumbre de los discípulos". según la redacción del Evangelio de Lucas. pocos días antes de la Pascua. asume claramente un significado mesiánico. Paz en el cielo y gloria en las alturas" (Lc 19. El borrico es joven. normal. Por este motivo. se cambia en una verdadera "entrada solemne en Jerusalén". demuestran que en él se cumplen las profecías. junto con sus discípulos. se acerca a Jerusalén. pues. Cristo. la cual hacía comprender sin equívocos que veía en El al Mesías. Demuestran también que. tenernos en las manos los ramos de olivo y decimos —o mejor. precedente a la Pascua. hijos e hijas de Israel. El Domingo de Ramos abre la Semana Santa de la pasión del Señor. que llevaba desde el Monte de los Olivos a Jerusalén. 38). Estas palabras. Jesús se acerca a Jerusalén desde el Monte llamado de los Olivos. dicen así: "Bendito el que viene. les responden: "El Señor tiene necesidad de él" (Lc 19. y esta respuesta es suficiente.. Le seguían los más cercanos. en nombre del Señor. Jesús será el primero. Los detalles que forman el marco del acontecimiento. Jesús es uno de tantos. van a Jerusalén. cantamos— las palabras de veneración que ellos pronunciaron. en su desarrollo externo. 37). A los que preguntan por que desatan al borrico. como dice el Evangelista Lucas (19. que en esta semana. Este acontecimiento. Jesús logró convencer a muchos hombres sencillos en Israel. que nos recuerda y hace presente esta "entrada". que junto con los discípulos sube hacia Jerusalén para la cercana solemnidad de la Pascua. los Doce. Los discípulos siguen escrupulosamente las indicaciones. en ese momento de su misión pública. Lo hace como los demás peregrinos. leemos toda la descripción de la pasión del Señor según Lucas. el Rey. Así. Igual que ellos. que en sí nada tenía de extraordinario. y por lo tanto viniendo de las localidades de Betfagé y de Betania. Sin embargo. Allí da orden a dos discípulos de traerle un borrico. pues. 2. En estas circunstancias. desde cierto momento.

Jesús. La entrada en Jerusalén fue el cumplimiento de la Escritura. Cristo. que subían a Jerusalén con Jesús. Todo cuanto hace. Esta plenitud permaneció velada tanto a "la muchedumbre de los discípulos". 37). Se reparten mi ropa. . sólo El. puedo contar mis huesos. pues. que le preparan los representantes de los ancianos de Israel. no me echo atrás" (Is 50. alabando "a Dios a grandes voces por todos los milagros que habían visto" (Lc 19. echan a suerte mi túnica" (Sal 21 [22]. Las lecturas litúrgicas de las últimas semanas lo demuestran de manera clara: la "entrada solemne en Jerusalén" constituye un paso nuevo y decisivo en el camino hacia la muerte. hacen visajes. que El sólo ha comprendido en toda su plenitud. como a esos Doce más cercanos a El. Por lo demás. se burlan de mí. para Jesús las palabras de los Profetas son claras hasta el fin. me taladran las manos y los pies. todo lo que enseñaba. De este modo la liturgia del Domingo de Ramos contiene ya en sí la dimensión plena de la pasión: la dimensión de la Pascua. que ha previsto cada uno de los momentos de su Pascua. 6). "Al verme. A estos últimos. menean la cabeza. Jesús de Nazaret se revela. No reduce nada. al subir en ese momento hacia Jerusalén. como doctrina de su Padre. Cristo. no podían menos de reforzar las inquietudes del Sanedrín y de apresurar la decisión final. cine a lo largo del camino hacia Jerusalén cantaban "Hosanna". 8-17-19). Encuentra en ellas la voluntad del Padre. conoce hasta el fondo la verdad de su misión. y El mismo se abre ante esta verdad con toda la profundidad de su espíritu. "El Señor Dios me ha abierto los oídos. y se le revelan con toda la plenitud de su verdad. La acepta totalmente. mis mejillas a los que me arrancaban la barba. Y no escondí mi rostro ante las injurias y los esputos" (Is 50. proclaman y confiesan en El al Mesías. En cambio. sólo El. según las palabras de los Profetas. lo hace con esta conciencia. "He dado mis espaldas a los que me herían. con las palabras de los Profetas. y yo no me resisto. siguiendo las palabras de la Escritura. recordemos cómo en una ocasión dijo Pedro: "Esto no te sucederá jamás" (Mt 16. 5). se había revelado desde ya hacía tiempo. al confirmar con los milagros todo lo que proclamaba y al enseñar. el amor por Cristo no les permitía admitir un final doloroso. En las palabras de los Profetas encuentra el significado justo de la vocación del Mesías: de su propia vocación. Las palabras que dice "toda la muchedumbre" de peregrinos. He aquí la liturgia del Domingo de Ramos: en medio de las exclamaciones de la muchedumbre. se revela a Sí mismo completamente ante aquellos que preparan el atentado contra su vida.. 22). El Maestro es plenamente consciente de esto. lee hasta el fondo lo que sobre El han escrito los Profetas.. 3. del entusiasmo de los discípulos que.

. Esta es la entrada "interior" de Jesús en Jerusalén. Que las piedras no hagan ruborizarse a los hombres. llena de gracia y de verdad. un beso interior de paz y de redención. 4. Y permanece en este abajamiento. Hijo del hombre. En este beso. será flagelado. rechazado por el propio pueblo. En cierto momento. de su divinidad y de su humanidad. Jesucristo. del mundo antiguo. que es de naturaleza divina. con este aniquilamiento y expoliación. Entre la voluntad del Padre. según las dimensiones externas del tiempo. y la voluntad del Hijo hay una profunda unión plena de amor. condenado a muerte. en su "entrada en Jerusalén". insultado. Ya en este cortejo triunfal. aniquilamiento revistan precisas formas exteriores: recibirá salivazos. escarnecido.Y todo lo que han dicho y escrito se cumple en El con la verdad interior de su alma. va. se despoja a Sí mismo y toma la condición de siervo. que hace su entrada en Jerusalén. hacia los acontecimientos que se cumplirán. que se realiza dentro de su alma en el umbral de la Semana Santa. que lo ha enviado. humillándose a Sí mismo (cf. está ya en todo lo que. 6-8). El es "obediente hasta la muerte y muerte de cruz" (Flp 2. citando su abajamiento. reprende a tus discípulos". le queda todavía por delante. con la voluntad y el corazón. 8). 39-40). entregando el espíritu en las manos del Padre. El. en esta expoliación de su fulgor externo. expoliación. Que nuestros corazones y nuestras conciencias griten más fuerte que éllas. se le acercan los fariseos que no pueden soportar más las exclamaciones de la muchedumbre en honor de Cristo. y dicen: "Maestro. . Flp 2. crucificado. gritarían las piedras" (Lc 19. Jesús contestó: "Os digo que si ellos callasen. El. Comenzamos hoy la Semana Santa de la pasión del Señor en Roma. hasta que pronuncie el último: "todo está cumplido". MISA CRISMAL CON LOS SACERDOTES RESIDENTES EN ROMA HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Basílica de San Pedro Jueves Santo 3 de abril de 1980 Queridos hermanos: Venimos hoy a la basílica de San Pedro y se encuentra así en torno a este altar la totalidad de nuestra comunidad sacerdotal: el presbyterium de la Iglesia de Roma. En esta ciudad no faltan las piedras que hablan de cómo ha llegado aquí la cruz de Cristo y de cómo ha echado sus raíces en esta capital. en este abandono sin límites.

"El espíritu del Señor. ya que. es decir. He aqüi que viene de nuevo Cristo —el Ungido de Dios Eterno— para promulgar todavía un "nuevo" año de gracia. del Ungido —de Aquel a quien el Padre ha ungido con el Espíritu Santo y con la gracia. que nos une a los sacerdotes de todo el mundo. "el testigo fiel. del Paso. son. Su día —primero de esos tres. que se manifestó al mundo el día de la creación. para estar desde la mañana con El. los inescrutables misterios de Dios. El Jueves Santo es. el día de Jesucristo. para anunciar la libertad a los cautivos y la liberación a los encarcelados. Para publicar el año de gracia de Yavé" (Is 61. el día de la Pascua. conscientes de la importancia del día. 1-2a). somos sacerdotes de Cristo con todo nuestro ser. 3. sino también con todo nuestro ser. único día. . Es el día de Jesucristo. que ningún otro corazón humano está en disposición de comprender profundamente. en la mañana del Jueves Santo. del Padre. queremos anunciar. cuando El se pondrá a la mesa con los Apóstoles para la cena prescrita por el rito de la Antigua Alianza. los presbíteros de todas las Iglesias. mediante él.Venimos. ante todo. me ha enviado para predicar la buena nueva a los abatidos y sanar a los de quebrantado corazón. el día de nuestra redención. 5). En el atardecer de este día El comenzará a dar el último testimonio de Aquel que lo ha enviado. En este mismo día —Jueves Santo— igual que nosotros. Yavé. por decirlo así. de todo el globo terrestre. y ha enviado al mundo. que constituyen el único día de la Pascua— comenzará en el atardecer del Jueves Santo. Y lo anunciamos no sólo con las palabras. Efectivamente. 2. Comenzará a dar el testimonio de un amor y de un sufrimiento tales. Nosotros nos reunimos ya ahora. para anunciar —celebrando juntos la Eucaristía— lo que también nosotros. Y lo anunciamos con la liturgia —esta única y excepcional liturgia del Jueves Santo— que acoge en sí nuestro ser humano y sacerdotal. Comenzará a dar el testimonio de Santidad Eterna. Todos estos días constituyen. hoy. se unen en torno a sus obispos en todo el mundo las comunidades de sacerdotes. El día de Jesucristo. Es el primero de sus tres Días Santos: Triduum Sacrum. Cristo-Ungido. pues Yavé me ha ungido. del Paso. un conjunto indivisible. esto es. el príncipe de los reyes de la tierra" (Ap 1. en este excepcional. esto es. para proclamar. por la gracia de Dios. está sobre mí. la gracia es sobre todo El mismo en el misterio de su Pascua. en cierto sentido. el primogénito de los muertos.

todo lo creado desde el principio hasta el fin: "Yo soy el Alfa y la Omega". Comenzará. Efectivamente. su Padre. al mismo tiempo. y hoy nos invita de nuevo. sangre de la Alianza nueva y eterna. Cristo —el testigo fiel— a dar el testimonio de la Santidad de Dios en esa Alianza con el hombre. Viene el "testigo fiel". — que El ha grabado de modo particular en nuestros corazones. es nuestro día particular. Y después tornó el cáliz llen de vino. "He aquí que viene". Efectivamente. El se anonadará a sí mismo. aun cuando haya sido rota en el corazón del primer hombre y luego innumerables veces por los pecados de los demás hombres.. Venimos hoy a confesar nuestra fidelidad y nuestro amor. lo partió. en espera de este día y de esta hora de Cristo. Nos ha invitado en la persona de los Doce. — que El ha grabado en el corazón del hombre. que estuvieron con El aquella tarde. y nos ha hecho reyes y sacerdotes de Dios. lo dio y dijo: "Esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros". Ante ellos tomó el pan. no ha cesado. y nos ha absuelto de nuestros pecados por la virtud de su sangre. y en cierto sentido en el corazón de todo lo creado. "testigo fiel". pues. la nueva semejanza con Dios. según el designio eterno de Dios. nuestra indignidad y nuestro abandono en "Aquel que nos ama. Es la fiesta de los sacerdotes. haciéndose obediente hasta la muerte —para poder imprimir en las almas de los hombres. que comenzará el Jueves Santo —esta tarde—de modo incruento. para llenar con su sacerdocio los corazones de los hombres y.. y que. . para dar gracias a Cristo por el sacerdocio. 4. que deberá ser instituida definitivamente a precio del sacrificio.Comenzará a dar el testimonio de la Alianza. Y al final añadió: "Haced esto en conmemoración mía". lo dio a sus discípulos y dijo: "Este es el cáliz de mi sangre. y se realizará mediante su Sangre y su Muerte en el calvario. que Dios Santísimo hizo con el hombre desde el principio. En este día venirnos con toda nuestra comunidad. mediante su único sacerdocio: para hacer de todos nosotros "un reino de sacerdotes"— y de este modo dar testimonio de la dignidad del hombre y de la dignidad de todo lo creado. señor de lo creado. que será derramada por vosotros y por todos los hombres"." (Ap 1. nos ha invitado a la Ultima Cena. El día de hoy —el día de Jesucristo— Jueves Santo. 5-6).

Al Cenáculo de la Eucaristía de Cristo: Vayamos allá. Somos sacerdotes de este sacrificio. Finalmente. Leamos en lo profundo de su corazón el mensaje pascual de la salvación. que fue el lugar histórico de la Cena del Señor. cada uno de sus gestos. particularmente en esta tarde es cuando todos estos lugares quieren ser un Cenáculo: el lugar de la Ultima Cena. los sacerdotes de su Sacerdocio. a fin de que todos. Observemos cada uno de sus movimientos. mediante el sacrificio que realizamos en virtud de su potencia. que El ofreció con su Cuerpo y con su Sangre sobre la cruz y bajo las especies de pan y vino en la Ultima Cena. nos convirtamos en "un reino de sacerdotes". pues. Escuchemos con el recogimiento más profundo las palabras del Señor y de sus Apóstoles. Y todos los que se reúnen en estos lugares van con el recuerdo y el corazón a ese único Cenáculo. Venerados y queridos participantes en la liturgia del Jueves Santo: Esta tarde toda la Iglesia se reúne en el Cenáculo: vuelve al Cenáculo para confesar y dar testimonio de que quiere permanecer allí constantemente. y ofrezcamos sacrificios espirituales en unión con su sacrificio. Por lo cual nuestro lugar está hoy junto a El: junto a Cristo. y nuestros labios y corazones quieren renovar el voto de la fidelidad a Aquel que es el "testigo fiel" de nuestro sacerdocio ante el Padre. Vayamos allá con amor y con humildad. en muchos lugares del orbe terrestre. del que vive incesantemente la Iglesia.Somos. el sacramento de la Nueva y de la Antigua Alianza. Somos también los sacerdotes "para los hombres". finalmente. MISA VESPERTINA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 3 de abril de 1980 1. sin abandonarlo jamás. pero. Recibamos. Sin embargo. El Cenáculo está en Jerusalén. Sometamos nuestros pensamientos y nuestros corazones al acontecimiento y al misterio. al mismo tiempo. somos sacerdotes para siempre. es la catedral del Obispo de Roma. también nosotros. desde hace siglos. reunidos en este templo que. . y vivamos de este amor que tiene aquí su fuente inagotable para la vida eterna. Dejémonos captar por la grandeza de estos momentos únicos en la historia de la salvación del mundo. el de la cruz y el del Cenáculo. pues.

Ordenó también que se asociasen en familias y comieran la carne asada al fuego. como yo os he amado" (Jn 13. no tendrás parte conmigo" (Jn 13. calzados . Es la pureza que sólo El puede traer a los corazones. Y ahora toma el cáliz. la fuerza del sacrificio que transforma al hombre desde dentro. mediante él. en cualquier cenáculo del mundo— recuerde constantemente y haga recordar que las condiciones para la comunión con el Señor son éstas: la pureza interior. puede lavar los pies y purificar las conciencias humanas. 8). cf. Pedro. Esto sucedió cuando el Señor decidió hacer salir a este Pueblo de la condición de esclavitud que tenía en Egipto. 24. por que para esto es necesaria la fuerza de la redención. y signar con su sangre los postes y el dintel de las casas en las que habitaban. puede realizar en ti. con las caderas ceñidas. para lavarlos. tú no lo sabes ahora. nacido dentro del año. El Señor responde a tu corazón impulsivo: "Lo que yo hago. Pedro. lo sabrás después" (Jn 13. Precisamente entonces Dios le ordenó inmolar un cordero. en el prójimo. por esto. Primero "tomando el pan. dio gracias. El Señor. grabado en el corazón del hombre como un beso misterioso del amor. Inútilmente. El Señor. El Cáliz de la Alianza es la Sangre del Redentor. Y. que será entregado por vosotros" (Lc 22. la humildad de corazón. pasajes paralelos). de las que nos da ejemplo el Señor mismo.cuando se inclina a los pies de sus discípulos. esto es.2. Para esto es necesario el sello del Cordero cíe Dios. 34). He aquí que Jesús se inclina a los pies de los Apóstoles. . pensando en sí con soberbia. te opones. Es necesario. Es la condición de esta comunión y de esa humildad y disponibilidad para servir a los demás. esa pureza con la que debe resplandecer tu corazón en su banquete.. el Señor te dice: "Si no té lavare. lo partió y se lo dio. pues. para establecer. Pedro.He aquí que se acerca el momento en que el Señor tomará este cáliz en sus manos. y sólo el Señor. la Alianza con el Padre por medio de su Sangre. En este gesto quiere expresar la necesidad de la pureza especial que debe reinar en los corazones de quienes se acercan a la Ultima Cena. elegido entre las ovejas o entre las cabras. 3. y sólo el Señor. 7): Y cuando sigues protestando. fueron vanas las protestas de Simón Pedro. 19. La purificación es condición para la comunión con el Señor. sin disponibilidad para servir. y en vano presentas tus razones al Maestro. para que el Señor no le lavase los pies. disponible para servir al prójimo y. pasajes paralelos). "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. para lavarlos como un siervo. pues. He aquí "mi sangre de la Alianza. cf. vanas las palabras de sus explicaciones. diciendo: Esto es mi cuerpo. que la Iglesia —dondequiera se reúna. a Dios. con la conciencia pecaminosa. ¿que será derramada por muchos" (Mc 14. Que nadie se acerque a esta Cena con un corazón falso. Antes ya había revelado Dios al Pueblo de la Antigua Alianza la Pascua mediante la Sangre del Cordero.

y aun cuando solamente lo comprenderán más tarde. Quizá ya mañana. porque ésa era la tarde de la Pascua. En el Cenáculo la generación de Israel de entonces —aquella en la que se había cumplido definitivamente el anuncio del Mesías— realizó el rito de la Pascua de la Antigua Alianza. ahora que de nuevo ha llegado para nosotros el Jueves Santo: efectivamente. 5 de abril de 1980 . el Cordero al que Juan había ya señalado en la orilla del Jordán. Comprenderán esas palabras de manera particular. el Cordero de Dios. sin embargo. esto es. descienda sobre ellos el Espíritu Santo. Levanta el cáliz lleno de vino. El toma en sus manos el pan pascual. pero las comprenderán más tarde. Ex 12). también en la Ultima Cena: junto con la Eucaristía del Cenáculo. señalado allá junto al Jordán. Y este rito lo presidió. 3). en la familia de sus Apóstoles. "¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?" (Sal 115 [116]. Los Apóstoles escuchan las palabras. esto es. en el mismo Cenáculo del Jueves Santo. que en aquel momento no comprenden plenamente. Por esto nuestros corazones están colmados del santo estremecimiento de la veneración y del amor. 4. Jesús mismo. Su Sangre será derramada en remisión de los pecados.los pies. He aquí que pronuncia las palabras que revelan el misterio del Cordero. Así. el bastón en la mano. cuando El resucite. del Paso del Señor y el comienzo de la liberación de su Pueblo de la esclavitud que tenía en Egipto (cf. que Él mismo prometió junto con el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre. ácimo. cuándo. en el Cenáculo del Jueves Santo se realizó lo que elles debían comprender y que desde entonces debían hacer en memoria de El. nos hemos reunido aquí para participar en la liturgia de la Ultima Cena. del Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. la Pascua de la Nueva Alianza. o quizá todavía más tarde. VIGILIA PASCUAL EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Sábado Santo. y se encuentre de nuevo con ellos. ya en ese momento. Los Apóstoles escuchan estas palabras y participan en el acontecimiento. Y todo esto también nosotros lo hemos recibido de ellos y de sus sucesores. pues. el Espíritu del Señor. cuando el Señor sea flagelado hasta derramar sangre y clavado en la cruz. también dentro del Cenáculo. Su Cuerpo será entregado por nosotros. y luego lo ofrece y distribuye a los Apóstoles.

verá solamente los lienzos (Lc 24. llevando consigo "los aromas que habían preparado" (cf. engendrado por El antes de todos los siglos. para ungir tu cuerpo que había sido puesto en el sepulcro anteayer. resonó la palabra: "¡Ha resucitado!" (Lc 24. Somos muchos. Juana y María de Santiago. junto a tu tumba. Entonces velamos a media noche. Queremos estar aquí. en esa tumba vacía. Somos muchos. lo mismo que nos reunimos. la fe nacida de tu resurrección. nacida de tu Pascua. tu Iglesia. cuando llegaron a la tumba y encontraron removida la piedra del sepulcro. velamos. acogiendo con alegría la Buena Nueva de que habías venido al mundo desde el seno de la Virgen-Madre. Hijo del Dios vivo. y ser crucificado. que eres "Dios de Dios. y a todos nos une la fe. Por esto velamos. . Aquí estamos nosotros. e introducidos por los pastores en la gruta de tu nacimiento. 1). reunidos en esta Basílica. no hallaron el cuerpo del Señor Jesús" (Lc 24. Ya fue una noche santa la noche de Belén. 2. Por esto estamos aquí ahora. velamos. de tu Paso a través de la muerte a la nueva vida. 12). Velamos. el Cuerpo de tu Cuerpo y de tu Sangre derramada en la cruz. en la que anteayer fue colocado tu cuerpo. Nos reunimos en muchos lugares de la tierra esta noche de la Santa Vigilia. estamos aquí. Queremos preceder a las mujeres y a los Apóstoles. tu Iglesia. "¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. para preceder a aquellas mujeres. Velamos para estar junto a tu tumba. tu Iglesia: el Cuerpo de tu Cuerpo y de tu Sangre. tú. diciendo que el Hijo del hombre había de ser entregado en poder de los pecadores. que. y resucitar al tercer día" (Lc 24.1. cuando fuimos llamados por la voz de lo alto. Somos tu Cuerpo. ha resucitado. Acordaos cómo os habló estando aún en Galilea. Somos tu Pueblo. Y había ocurrido lo que habían escuchado las mujeres: María Magdalena. de que venga aquí Pedro traído por las palabras de las tres mujeres. Cristo. "que muy de mañana" fueron a la tumba. antes de que venga Pedro. Hoy estamos de nuevo aquí nosotros. 3). Queremos estar contigo. Lc 24. 12). no creado como cada uno de nosotros. la noche de tu nacimiento. estamos junto a tu sepulcro. y volverá a los Apóstoles "admirado de lo ocurrido" (Lc 24. antes. de que te habías hecho hombre semejante a nosotros. cuando la sagrada liturgia de esta noche haga presente tu victoria sobre la muerte. 6). 57). Luz de Luz". inclinándose. en Belén. sino "de la misma naturaleza que el Padre". En ese momento por vez primera. nosotros. "y entrando.

durante el curso de tantas generaciones. Es la misma alegría que han vivido los discípulos y los confesores de Cristo en la noche de la resurrección. por ti y contigo. al mismo tiempo. Cristo. Nos une la esperanza de la resurrección. El bautismo que nos sumerge en Jesucristo (cf. 46). a quien el Padre ha glorificado con la resurrección y con la vida. para que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre. Sí. En tu muerte has devuelto al Padre nuestra muerte humana. al que en el momento de la muerte. 3. 5-6). En tu muerte has devuelto al Padre el ser de cada uno de nosotros. . "Porque si hemos sido injertados en El por la semejanza de su muerte. Rom 6. juntamente contigo. en medio de la historia del hombre. que está signado por la muerte. en que queremos permanecer con Jesucristo. Con misma vida y. junto a tu sepulcro. en tus manos" (Lc 23. Y contigo nos has confiado también a todos nosotros. En la resurrección es glorificado el Padre. y tú serás glorificado en el Padre. Padre de todos" (cf. te has confiado hasta el fin. Somos muchos. esta vida que le habías confiado hasta el fin. Tu resurrección revela la gloria del Padre. Tú eres el Cristo. esta noche. A todos nos une "una sola fe. un solo Dios. Estamos muchos velando. 4). Nos alegramos por esta Noche Santa junto con aquellos que han recibido el bautismo. entregando tu espíritu con estas palabras: "Padre. al morir en la cruz como Hijo del Hombre: nuestro Hermano y Redentor. y la gracia de la unión con Cristo en su muerte y resurrección. el Hijo del Dios vivo. Mediante este bautismo "que nos sumerge en tu muerte". 3). y a todos nos une un solo bautismo. es la gloria del Padre. así también nosotros vivamos una vida nueva" (Rom 6. en la Vida nueva. 5). también lo seremos por la de su resurrección" (Rom 6. Resucitas de entre los muertos gracias a la gloria del Padre. La alegría de los catecúmenos sobre los cuales se ha derramado el agua del bautismo. He aquí que el Padre te devuelve a ti. Hijo del hombre. Cristo. nueva. Con la Vida nueva. un solo bautismo. que está signada por la necesidad de la muerte. Ef 4. Tu" resurrección. al que has confiado hasta el fin tu vida en la muerte: eres glorificado con la Vida."Esta noche es santa para nosotros". le has devuelto el ser de cada uno de los hombres. para que en tu resurrección cada uno pudiera adquirir de nuevo la conciencia y la certeza de entrar. que brota de la unión de la vida. la vida de cada uno de los hombres. hemos sido sepultados "en la muerte.

la liturgia quiere ser estrictamente obediente a la sucesión de los acontecimientos. nuestro Padre! ¡Hosanna en las alturas!" (Mc 11. El domingo de hoy permanece estrechamente unido con el acontecimiento que tuvo lugar cuando Jesús se acercó a Jerusalén para cumplir allí todo lo que había sido anunciado por los Profetas. 9). En efecto.Es la alegría de la vida que en la noche de la resurrección compartimos recíprocamente entre nosotros como el misterio más profundo de nuestros corazones y la deseamos a cada uno de los hombres. Precisamente en este día los discípulos. hija de Sión. la Semana de la Pasión del Señor. "La diestra del Señor es poderosa. que llevamos en nosotros. viviré. Nosotros repetimos estas palabras en cada Misa cuando se acerca el momento de la transustanciación. justo y victorioso. Resucitado Tú. por orden del Maestro. Precisamente los acontecimientos. para contar las hazañas del Señor" (Sal 117 [118] 16-17). después de haber solicitado poderlo tomar prestado por cierto tiempo. No he de morir. grita exultante. que sólo Tú puedes dar al corazón humano: Tú. también la gente que se trasladaba a Jerusalén con motivo de las fiestas —la gente que veía los hechos que Jesús realizaba y escuchaba sus palabras— manifestando la fe mesiánica que El había despertado. que se desarrollaron en Jerusalén hace poco menos de dos mil años. en un pollino de asna" (9. montado en un asno. He aquí que viene a ti tu Rey. humilde. . así dice el Profeta Zacarías: "Alégrate sobremanera. Hijo del Dios vivo. le llevaron un borriquillo. Entonces. la diestra del Señor es excelsa. acepta de nosotros esta Santa Vigilia en la noche pascual y concédenos esa alegría de la vida nueva. nuestra Pascua DOMINGO DE RAMOS HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Plaza de San Pedro. deciden que ésta sea la Semana Santa. 8 de abril de 1979 1. hija de Jerusalén. gritaba: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino que viene de David. Cristo. 9-10). Durante la próxima semana. Y Jesús se sentó sobre él para que se cumpliese también aquel detalle de los escritos proféticos.

sino señalándolo con el dedo. En medio de esta alegría que precede a las solemnidades pascuales. de su tradición. En esta semana estamos llamados a una solidaridad particular con Jesucristo: "Varón de dolores" (Is 53. Así. de su culto. Es difícil conocer estos sucesos de otro modo. pero su pensamiento está fijo en las palabras de Juan junto al Jordán: "He aquí el que quita el pecado del mundo" (Jn 1. precisamente hacia el Mesías. Jesús siente el grito de la multitud el día de su entrada en Jerusalén. Es plenamente consciente de que el encuentro de los corazones humanos con la eterna Elección no sucederá mediante los "hosannas". esta historia es difícil. Y ahora. y desea que esta descripción permanezca en nuestra conciencia y en nuestro corazón. según Marcos. había encontrado su alianza con Dios-Yavé. Antes de que viniese a Jerusalén. Pero Juan. En ella está la descripción completa de los acontecimientos que se irán sucediendo en el curso de esta semana. 8). Y en cierto sentido. que desde los tiempos de Abraham. Fue precisamente Juan Bautista en el Jordán. siempre volvemos a escucharlos con el mismo recogimiento. cuando vio a Jesús. La multitud parece estar más cercana al cumplimiento de la promesa de la que habían dependido tantas generaciones. acompañado por la multitud de sus paisanos. El reino de David representa el punto culminante de la prosperidad y de la gloria terrestre del pueblo. 29). otro lo había dado a conocer y había definido su puesto en medio de Israel. El pueblo de Israel mira a Jesús con los ojos de la propia historia. Los gritos: "¡Hosanna!" "¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!". Nos detenemos con recogimiento ante esta narración. no cesa de leer nuevamente la narración de la Pasión de Cristo. que quita el pecado del mundo" (Jn 1. no gritó "hosanna". a través de todos los caminos de su espiritualidad. Recuerdo con qué atención escuchaban los niños cuando siendo yo todavía joven sacerdote les contaba la Pasión del Señor. Aunque los sepamos de memoria. 3. sino mediante la cruz. pues. dijo: "He aquí el Cordero de Dios. Era siempre una catequesis completamente distinta de las otras. . Hoy leemos la narración de la Pasión del Señor. que ha marcado desde el comienzo el sentido de su historia? Jesús entra en Jerusalén sobre un borriquillo que le habían prestado. Al mismo tiempo. constituyen su programa. en el camino hacia la Ciudad Santa. otros cortaban follaje de los campos" (Mc 11. cerca de la entrada de Jerusalén. surge ante nosotros la escena del triunfo entusiasmante: "Muchos extendían sus mantos sobre el camino. ¿cerrará esta alianza de manera definitiva? ¿O acaso perderá de nuevo este hilo de la vocación. ésta es la historia que llevaba al pueblo elegido. pues. 3).2. La Iglesia. varias veces. pero también más de una vez la había roto. al que esperaba. parecían ser expresión del encuentro ahora ya cercano de los corazones humanos con la eterna Elección. Jesús está recogido y silencioso. peregrinos para las fiestas de Pascua. 29).

en Aquel cuya pasión debemos renovar. que parecía haber alcanzado ya con la propia fe en el momento de la entrada en Jerusalén. de modo particular. de modo particular por Isaías: «He dado mis espaldas a los que me herían. más aún. consciente del misterio de la redención. He aquí la verdadera figura del Mesías.. que el Israel de la Antigua Alianza esperaba y. en el umbral de este triduo sagrado. pero el que es sometido a la más terrible prueba: «Búrlanse de mí cuantos me ven. para realizar la figura del "Siervo de Yavé". 67). El "Siervo de Yavé": el Mesías. Sabernos que después estos ramos se secarán. Jesús con esta figura entraba en Jerusalén. Hoy. La descrita por los Profetas. del Siervo de Yavé. junto a la figura de este Mesías. Pablo. deseamos profesar. había revelado la intención de Dios. en quien "la palabra de la cruz" ha encontrado un camino particular. sino precisamente mediante la obediencia hasta la muerte. habla Pablo. 8-9). nuestra fe en Cristo. debía realizarse el designio eterno del amor.. sálvele.. da testimonio de quien "existiendo en forma de Dios. del Ungido.4. sino el Apóstol. sabiendo que no sería confundido» (Is 50. hecho obediente hasta la muerte.. cantaban: "Hosanna". pero en quien se cumple el "hosanna" del pueblo. 5. se humilló. líbrele. que lo acompañaban por el caminó. para que . tomando la forma de siervo. se anonadó. 68). hecho hombre. Con su ceniza cubriremos nuestras cabezas el próximo año. Y he aquí que habla ahora no ya el Profeta. pues. el descendiente de David... ocho siglos antes. la liturgia de hoy nos presenta al mismo tiempo otra figura. aceptó la muerte humana para merecernos la Vida. Cristo viene a Jerusalén para que se cumplan en El estas palabras... mediante la cruz.. cuando los peregrinos. para recordar que el Hijo de Dios. y muerte de cruz" (Flp 2. En cambio.. pues dice que le es grato» (Sal 21. mediante la cual el Profeta. Y nosotros hoy llevamos en nuestras manos los ramos de olivo. no mediante la "liberación" del oprobio. MISA CRISMAL HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Basílica de San Pedro Jueves Santo 12 de abril de 1979 1. Así. Y extendían sus mantos y los ramos de los árboles en el camino por el que pasaba. del hijo de Dios. en el espíritu de la Iglesia.

el que era. He aquí a Cristo "que me amó y se entregó por mí" (Gál 2. He aquí a Cristo: en el que viene Dios a la humanidad como Señor de la historia: "Yo soy el alfa y la omega. por los hombres mediante los sacramentos de la fe. el que es. una redención eterna" (Heb 9. en la víspera de la liberación de la esclavitud de Egipto. con la fuerza de la unción del Espíritu Santo. en virtud de su sacerdocio real. en la oración y acción de gracias. Queremos preparar hoy a la Iglesia para el nuevo año de gracia. el Mesías. Recibirán esta unción por segunda vez en el sacramento de la confirmación. y sólo en El. serán ungidos los catecúmenos durante el bautismo.. Jn 1. obispos.). Durante estos días. La recibirán también —si fueren llamados a esto—. 10). al precio de la pasión y muerte. presbíteros. como enseña el Concilio Vaticano II: ". 29.todos dirijan "la mirada al que traspasaron" (Jn 19. He aquí que el Cordero de Dios está entre nosotros. mi roca. Así clamará por sí y por nosotros. Ex 12. mi Dios. con la abnegación y la caridad operante" (Lumen gentium. 37). mi fuerza salvadora. para poder ser ungidos después con el santo crisma. En el sacramento de los enfermos.. el signo de la fuerza del Espíritu que ha recibido de su Redentor y Esposo. los diáconos. voz de humillación. Todos los sacramentos. Cristo: el "Ungido". y ha enviado al mundo (cf. 1-14). de cruz: "Señor. signó las puertas de las casas con la sangre del cordero (cf. a quien me acojo. que hay en El. fortaleza mía.. es participada. Israel. 2 y s. Durante la ordenación. Con este óleo sagrado. en los umbrales de estos días santos. 14). mediante el testimonio de una vida santa. Una vez. mi roca.los fieles. todos los enfermos recibirán la unción con el óleo de los enfermos (cf. Cristo que vino para obtenernos "con su propia sangre.. y la generación actual de los habitantes de la tierra llore sobre El (cf. Sant 5. mi asilo" (Sal 17 [18]. de anonadamiento. con la fuerza de la plenitud de la santidad que hay en El. Esta fuerza del Espíritu: gracia y santidad. Act 10. Celebramos hoy la liturgia del crisma. Así se construye continuamente el Pueblo de Dios.. Lc 23. 36-38). 12). mi libertador. clamará a Dios "con gran voz" (Lc 23. los . 8). Aquel a quien el mismo Padre ha ungido con poder y con el Espíritu Santo. mi escudo. que tienen su centro en la Eucaristía.. para la administración de los sacramentos de la fe. óleo de los catecúmenos. el que viene" (Ap 1. 27). mi ciudadela. mediante el cual la Iglesia quiere renovar.. 20). 2. concurren a la ofrenda de la Eucaristía y lo ejercen en la recepción de los sacramentos. el Mesías. 46). Cristo: el "Ungido".

significan una participación eficaz en la fuerza de Aquel a quien el mismo Padre había ungido y enviado al mundo (cf. como la penitencia y el matrimonio. en la primera Eucaristía. 4. MISA «IN CENA DOMINI» HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II Basílica de San Juan de Letrán Jueves Santo 12 de abril de 1979 .. Pidamos también que la gracia de la vocación sacerdotal caiga sobre el terreno de muchas almas juveniles. como su Cuerpo y Sangre para la salvación del mundo. Lc 4. deseamos además renovar las promesas que cada uno de nosotros hizo el día de la propia ordenación. 6). mediante todo esto. 28). a través de la obediencia hasta la muerte. Conscientes de la grandeza de esta gracia.había dicho el Profeta Isaías: "Vosotros seréis llamados sacerdotes del Señor. que hemos sacado del cenáculo como herencia transmitida por los Apóstoles. el testigo veraz. Celebramos hoy. Unámonos a ellos más ardientemente aún mediante la fraternidad en la fe y en la vocación.que tienen el signo de la unción. 6). Al renovarlas. 3. Cristo nos ha merecido la gracia: "Con vosotros sean la gracia y la paz. 18). como siervos del Pueblo de Dios. 8). donde Cristo. como discípulos y amantes de los que se ha hecho obediente hasta la muerte. porque. Hoy sentimos el deseo vivísimo de encontrarnos junto al altar para esta concelebración eucarística y dar gracias por el don particular que el Señor nos ha conferido. y que allí eche raíces como semilla que da fruto centuplicado (cf. Como está previsto. que alcanzó su plenitud en las debilidades del Viernes Santo. y los que se administran sin este signo. 5). 19). la liturgia de esta fuerza. Mt 20. nos ha hecho también "reyes y sacerdotes" (Ap 1. Y he aquí que se cumplió lo que mucho tiempo antes. instituyendo así el sacramento del sacerdocio. hacen hoy lo mismo los obispos en sus catedrales en todo el mundo juntamente con los sacerdotes renuevan las promesas hechas el día de la ordenación. y nombrados ministros de nuestro Dios" (Is 61. el príncipe de los reyes de la tierra" (Ap 1. dijo: "Haced esto en memoria mía" (Lc 22. Lc 8. de Jesucristo. A través de su abandono en el Padre. poniéndolas en las manos del obispo. Hoy hablan de nuevo a nuestros corazones los misterios del Cenáculo. pidamos la gracia de la fidelidad y de la perseverancia. el primogénito de los muertos. Lo proclamó el día solemne en que compartió con los Apóstoles el pan y el vino. Precisamente hoy estamos llamados a vivir este día: fiesta de los sacerdotes.. que no ha venido al mundo para ser servido. en los tormentos de su pasión y agonía. sino para servir (cf. Perseveremos en esta gran comunidad sacerdotal. Jueves Santo.

Ha amado a los "suyos" —a los que entonces estaban con El— y a todos los que debían heredar de ellos el misterio: — Las palabras que ha pronunciado sobre el 'pan. Cordero de Dios. En este día se debía manifestar cuánto amó Dios al mundo. 1). Sin embargo. Comienza el triduo sacro. nos ha amado hasta el fin. que ha venido a ser principio de la nueva venida: de la resurrección a la parusía. que es "sustrato" de una nueva vida. Viernes Santo. en el amor. En la donación mediante la muerte. que era sólo la "sombra de los bienes futuros" (Heb 10. El Jueves Santo. comenzando por esta Misa. La Eucaristía es fruto de esta muerte. La última Cena es precisamente testimonio del amor con que Cristo. 3. al punto de "dar a su unigénito Hijo" (Jn 3. Hora de su paso de este mundo al Padre. "hasta que El venga". La recuerda constantemente. La muerte. es la preparación última. fiel a la tradición. esto es. Mas allá de la muerte. para Cristo. "hasta el fin" significa más allá del último aliento. La muerte no es su fin. se manifestaba lo que quiere decir: "Amó hasta el fin". En efecto. Este es precisamente el significado de la Eucaristía. sólo la "figura" de la Nueva Alianza. 1). La renueva de continuo. amar mediante la muerte y más allá de la barrera de la muerte: ¡Amar hasta los extremos de la Eucaristía! 4. La significa siempre. la última Cena nos muestra que. 26). y cómo. Ha llegado la "hora" de Jesús. 2. La muerte. durante la última Cena. anunciáis la muerte del Señor hasta que El venga" (1 Cor 11. Precisamente Jesús ha amado así en esta última Cena. 16). el día de la última Cena. el prólogo de esta donación. En esta tarde los hijos de Israel comían el cordero. La Eucaristía comienza en la muerte. única durante el año. "los amó hasta el fin" (Jn 13. se ha llegado al límite extremo de la donación. pensamos justamente que amar hasta el fin signifique hasta la muerte. según la prescripción antigua dada por Moisés en la víspera de la salida de la esclavitud de Egipto. El amor del Padre se reveló en la donación del Hijo. de la nueva Ley.1. ¿Qué significa "los amó hasta el fin"? Significa: hasta el cumplimiento que debía realizarse mañana. La proclama. Precisamente el Jueves Santo. . se reviste de su aspecto litúrgico. Amar "hasta el fin" significa. como enseña San Pablo: "Cuantas veces comáis este pan y bebáis este cáliz. Jesús hace lo mismo con los discípulos. Después de haber amado a los suyos que estaban en el mundo. para Jesús. El misterio pascual. 13). sino su comienzo. pues. en cierto sentido. que lleva el nombre de "Cena del Señor". En ese día Cristo ha mostrado que no hay "amor mayor que éste de dar uno la vida por sus amigos" (Jn 15. como cada año. Y en cierto modo lo que se cumplía en este día va ya más allá de tal donación. hasta el último aliento. es.

12)? VIGILIA PASCUAL . 10). Así. y a través de la misma muerte se prepara a permanecer. sino sirviendo! 6. "Porque yo os he dado el ejemplo. El le convenció para que le dejara hacer. `"Eucaristía" significa también "servicio". 5. De ahora en adelante. ¿No bastaría aun sólo el contexto de la última Cena para dar a Jesús el "derecho" de decirnos a todos: "Este es mi precepto: que os améis unos a otros como yo os he amado" (Jn 15. De esta forma la muerte se ha convertido en el fruto maduro del amor: nos amó "hasta el fin". esta purificación en orden a la comunión de la que habrían de participar desde aquel momento. de una vez para siempre. para que vosotros hagáis también como yo he hecho" (Jn 13. Por lo tanto. se ha repartido a Sí mismo! Antes aún de darse a Sí mismo en la cruz. ¡son precisamente la revelación del amor a través del cual. Jesús no dudó en arrodillarse delante de los Apóstoles para lavar sus pies. distribuyéndose a Sí mismo en la comunión eucarística. pues. ¿no se abajará continuamente al nivel de tantos corazones humanos? ¿No los servirá siempre de este modo? "Eucaristía" significa "agradecimiento". Era necesario. lleno de vino. el tenderse hacia el hombre: el servir a tantos corazones humanos. 15). ¡No podemos ser dispensadores de la Eucaristía. era una exigencia particular de la grandeza del momento Era necesario este lavatorio de los pies. Cristo mismo sintió la necesidad de humillarse a los pies de sus discípulos: una humillación que nos dice tanto de El en ese momento. es la última Cena. Cristo se prepara a irse a través de la muerte.— las palabras que ha pronunciado sobre el cáliz. Efectivamente. Así El "amó hasta el fin". como "Cordero que quita los pecados del mundo". para todos los tiempos y hasta el fin de los siglos. Cuando Simón Pedro se opone a ello. — las palabras que nosotros repetimos hoy con particular emoción y que repetimos siempre cuando celebramos la Eucaristía. se ha repartido a Sí mismo como comida y bebida: pan y vino para que "tengamos vida y la tengamos en abundancia" (Jn 10.

Desde aquella noche y más aún desde la mañana siguiente. La piedra que había separado al Muerto de los vivos.HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II Basílica de San Pedro Sábado Santo 14 de abril de 1979 1. El silencio que surgió después de ella llenó la tarde del viernes y todo el día siguiente del sábado. nadie se había trasladado al lugar de la sepultura. no hablarán de la muerte. la piedra límite de la vida. ha resucitado. sino de la piedra. Esta piedra. durante tantas generaciones. de las que habla el Evangelio de hoy. ¡Alleluia: es el grito que expresa la alegría pascual! . Precisamente por esto la vigilia pascual —el día siguiente al Viernes Santo— no es ya sólo el día en que se pronuncia en voz baja la palabra "muerte". después del período de Cuaresma. que alcanza su cumbre. 2. se haya acostumbrado de algún modo a la realidad inevitable de la muerte. Las mujeres no son capaces de pronunciar una palabra. El contenido litúrgico de la Vigilia se expresa mediante las distintas horas del breviario. la palabra fundamental. según las prescripciones de los judíos. Es la Vigilia Pascual: el día y la noche de la espera del día que hizo el Señor. Al llegar al sitio. sin embargo resulta siempre desconcertante. para concentrarse después con toda su riqueza en esta liturgia de la noche. Las palabras de la resurrección eran para ellas. en la que pensaban y de la que hablarían al día siguiente yendo al sepulcro. los discípulos de Cristo han aprendido a pronunciar la palabra "resurrección". Deben volver a la ciudad y anunciar a los discípulos que El ha resucitado y que lo verán en Galilea. Las mujeres. 6). recuerdan muy bien la pesada piedra con que habían cerrado la entrada del sepulcro. desde luego. ¡Lo han buscado en vano! "No está aquí. La palabra "muerte" se pronuncia con un nudo en la garganta. Este es el día en que actuó el Señor. según lo había dicho" (Mt 28. Las tres mujeres. difíciles de comprender. La muerte de Cristo había penetrado profundamente en los corazones de sus más allegados. 22-24). Es el Señor quien lo ha hecho. No encontrarán a Jesús en el sepulcro. En este día. Ha sido derribada. la palabra central. ha sido un milagro patente. en el que se recuerdan los últimos momentos de la vida del Muerto: es el día de una gran espera. Difíciles de repetir. que al amanecer del día después del sábado van al sepulcro. tanto ha influido la realidad de la muerte en el pensamiento y en el corazón del hombre. en el primer "Alleluia". Aunque la humanidad. Todo se confirma y se construye de nuevo: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. La noticia de la muerte se pronuncia en voz baja. el peso de la muerte. ¡Sea nuestra alegría y nuestro gozo!" (Sal 117/118. comprobarán que la piedra no cierra ya la entrada del sepulcro. Y ha venido a ser la palabra más importante en su lenguaje. Todo toma nuevamente origen de ella. en la conciencia de toda Jerusalén. simboliza también el peso que había aplastado sus corazones.

La exclamación que resuena todavía en la mitad de la noche de la espera y lleva ya consigo la alegría de la mañana. Lleva consigo la certeza. de la resurrección. Lo que, en un primer momento, no han tenido la valentía de pronunciar ante el sepulcro los labios de las mujeres, o la boca de los Apóstoles, ahora la Iglesia, gracias a su testimonio, lo expresa con su Aleluya. Este canto de alegría, cantado casi a media noche, nos anuncia el Día Grande. (En algunas lenguas eslavas, la Pascua se llama la "Noche Grande", después de la Noche Grande, llega el Día Grande: "Día hecho por el Señor"). 3. Y he aquí que estarnos para ir al encuentro de este Día Grande con el fuego pascual encendido; en este fuego hemos encendido el cirio —luz de Cristo— y junto a él hemos proclamado la gloria de su resurrección en el canto del Exultet. A continuación, hemos penetrado, mediante una serie de lecturas, en el gran proceso de la creación, del mundo, del hombre, del Pueblo de Dios; hemos penetrado en la preparación del conjunto de lo creado en este Día Grande, en el día de la victoria del bien sobre el mal, de la Vida sobre la muerte. ¡No se puede captar el misterio de la resurrección sino volviendo a los orígenes y siguiendo, después, todo el desarrollo de la historia de la economía salvífica hasta ese momento! El momento en que las tres mujeres de Jerusalén, que se detuvieron en el umbral del sepulcro vacío, oyeron el mensaje de un joven vestido de blanco: "No os asustéis. Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado; ha resucitado, no está aquí" (Mc 16, 5-6). 4. Ese gran momento no nos consiente permanecer fuera de nosotros mismos; nos obliga a entrar en nuestra propia humanidad. Cristo no sólo nos ha revelado la victoria de la vida sobre la muerte, sino que nos ha traído con su resurrección la nueva vida. Nos ha dado esta nueva vida. He aquí cómo se expresa San Pablo: "¿O ignoráis que cuantos hemos sido bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados para participar en su muerte? Con El hemos sido sepultados por el bautismo para participar en su muerte, para que como El resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una nueva vida" (Rom 6, 34). Las palabras "hemos sido bautizados en su muerte" dicen mucho. La muerte es el agua en la que se reconquista la vida: el agua "que salta hasta la vida eterna" (Jn 4, 14). ¡Es necesario "sumergirse" en este agua; en esta muerte, para surgir después de ella como hombre nuevo, como nueva criatura, como ser nuevo, esto es, vivificado por la potencia de la resurrección de Cristo! Este es el misterio del agua que esta noche bendecimos, que hacemos penetrar con la "luz de Cristo", que hacemos penetrar con la nueva vida: ¡es el símbolo de la potencia de la resurrección! Este agua, en el sacramento del bautismo, se convierte en el signo de la victoria sobre Satanás, sobre el pecado; el signo de la victoria que Cristo ha traído mediante la cruz, mediante la muerte y que nos trae después a cada uno: "Nuestro hombre viejo ha sido

crucificado para que fuera destruido el cuerpo del pecado y ya no sirvamos al pecado" (Rom 6, 6). 5. Es pues la noche de la gran espera. Esperemos en la fe, esperemos con todo nuestro ser humano a Aquel que al despuntar el alba ha roto la tiranía de la muerte, y ha revelado la potencia divina de la Vida: El es nuestra esperanza. JUAN PABLO II

AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 18 de abril de 1979

El misterio pascual de Cristo 1. ―Este es el día que hizo el Señor‖ Todos estos días, entre el Domingo de Pascua y el segundo domingo después de Pascua, in albis, constituyen en cierto sentido el único día. La liturgia se concentra sobre un acontecimiento, sobre el único misterio. ―Ha resucitado, no está aquí‖ (Mc 16, 6) Cumplió la Pascua. Reveló el significado del Paso. Confirmó la verdad de sus palabras. Dijo la última palabra de su mensaje: mensaje de la Buena Nueva, del Evangelio. Dios mismo que es Padre, esto es, Dador de la Vida, Dios mismo no quiere la muerte (cf. Ez 18, 23. 32), y ―creó todas las cosas para la existencia‖ (Sab 1, 14), ha manifestado hasta el fondo, en Él y por Él, su amor. El amor quiere decir vida. Su resurrección es el testimonio definitivo de la Vida, esto es, del Amor. ―La muerte y la vida entablaron singular batalla. El Señor de la vida, muerto, reina vivo‖ (Secuencia). ―Este es el día que hizo el Señor‖ (Sal 117 [118], 24): ―más sublime que todos, más luminoso que los demás, en el que el Señor resucitó, en el que conquistó para Sí un pueblo nuevo... mediante el espíritu de regeneración, en el que ha llenado de gozo y exultación las almas de todos‖ (San Agustín, Sermo 168, in Pascha X, 1; PL 39, 2070). Este único día corresponde, en cierto modo, a todos los siete días de que habla el libro del Génesis, y que eran los días de la creación (cf. Gén 1-2). Por esto los celebramos todos en este único día. En estos días, durante la octava, celebramos el misterio de la nueva creación. Este misterio se expresa en la persona de Cristo resucitado. El mismo es ya este misterio y constituye para nosotros su anuncio, la invitación a él. La levadura. En virtud de esta invitación y de esta levadura somos todos en Jesucristo la ―nueva creatura‖.

―Así, pues, festejémosla, no con la vieja levadura..., sino con los ácimos de la pureza y la verdad‖ (1 Cor 5, 8). 2. Cristo, después de su resurrección, vuelve al mismo lugar del que había salido para la pasión y la muerte. Vuelve al Cenáculo, donde se encontraban los Apóstoles. Mientras estaban cerradas las puertas, Él vino, se puso en medio de ellos y dijo: ―La paz sea con vosotros‖. Y añadió: ―Como me envió mi Padre, así os envío yo... Recibid el Espíritu Santo; a quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos‖ (Jn 20, 19-23). ¡Qué significativas son estas palabras de Jesús después de su resurrección! En ellas se encierra el mensaje del Resucitado. Cuando dice: ―Recibid el Espíritu Santo‖, nos viene a la mente el mismo Cenáculo en el que Jesús pronunció el discurso de despedida. Entonces profirió las palabras cargadas del misterio de su corazón: ―Os conviene que yo me vaya. Porque, si no me fuere, el Abogado no vendrá a vosotros; pero si me fuere, os lo enviaré‖ (Jn 16, 7). Así dijo pensando en el Espíritu Santo. Y he aquí que ahora, después de haber realizado su sacrificio, su ―partida‖ a través de la cruz, viene de nuevo al Cenáculo para traerles al que ha prometido. Dice el Evangelio: ―Sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo‖ (Jn 20, 22). Enuncia la palabra madura de su Pascua. Les trae el don de la pasión y el fruto de la resurrección. Con este don los plasma de nuevo. Les da el poder de despertar a los otros a la Vida, aún cuando esta Vida esté muerta en ellos: ―a quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados‖ (Jn 20, 23). Pasarán cincuenta días desde la Resurrección a Pentecostés. Pero ya en este único día que hizo el Señor (cf. Sal 117 [118], 24) están contenidos el don esencial y el fruto de Pentecostés. Cuando Cristo dice: ―Recibid el Espíritu Santo‖, anuncia hasta el fin su misterio pascual. ―Esta es una realidad misteriosa y escondida, que nadie conoce sino quien la recibe, y no la recibe sino el que la desea, y no la desea sino quien está inflamado en el fondo de su corazón por el Espíritu Santo que Cristo envió a la tierra‖ (San Buenaventura, Itinerarium mentis in Deum, cap. 7, 4: Opera omnia, ed. min. Quaracchi, 5, pág. 213). 3. El Concilio Vaticano II ha iluminado de nuevo el misterio pascual en la peregrinación terrestre del Pueblo de Dios. Ha sacado de él la imagen plena de la Iglesia, que siempre hunde sus raíces en este misterio salvífico, y de él saca jugo vital. ―El Hijo de Dios, en la naturaleza humana unida a Sí y venciendo la muerte con su muerte y resurrección, ha redimido al hombre y lo ha transformado en nueva creatura (cf. Gál 6, 15; 2 Cor 5, 17). Pues comunicando su Espíritu a sus hermanos congregados de entre todos los pueblos, los constituyó místicamente su Cuerpo. En este Cuerpo, la vida de Cristo se comunica a los creyentes, que están unidos a Cristo paciente y glorioso, por los sacramentos, de un modo arcano pero real‖ (Lumen gentium, 7). La Iglesia permanece incesantemente en el misterio del Hijo que se ha realizado con la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.

¡La octava de Pascua es día de la Iglesia! Viviendo este día, debemos aceptar juntamente con él, las palabras que resonaron por vez primera en el Cenáculo donde apareció el Resucitado: ―Como me envió mi Padre, así os envío yo‖ (Jn 20, 21). Aceptar a Cristo resucitado quiere decir aceptar la misión, así como la aceptaron los que en aquel momento estaban reunidos en el Cenáculo: los Apóstoles. Creer en Cristo resucitado quiere decir tomar parte en la misma misión salvífica, que Él ha realizado con el misterio pascual. La fe es convicción de la ponente y del corazón. Tal convicción adquiere su pleno significado cuando de ella nace la participación en esta misión, que Cristo aceptó del Padre. Creer quiere decir aceptar consiguientemente esta misión de Cristo. Entre los Apóstoles, Tomás estaba ausente cuando Cristo resucitado vino por vez primera al Cenáculo. Tomás, que declaraba en voz alta a sus hermanos: ―Si no veo... no creeré‖ (Jn 20, 25), se convenció con la venida siguiente de Cristo resucitado. Entonces, como sabemos, se desvanecieron todas sus reservas, y profesó su fe con estas palabras: ―Señor mío y Dios mío‖ (Jn 20, 28). Junto con la experiencia del misterio pascual, reafirmó su participación en la misión de Cristo. Como si, ocho días después, también llegasen a él estas palabras de Cristo: ―Como me envió mi Padre, así os envío yo‖ (cf. Jn 20, 21). Tomás vino a ser testigo maduro de Cristo. 4. El Concilio Vaticano II enseña la doctrina sobre la misión del Pueblo de Dios, que ha sido llamado a participar en la misión del mismo Cristo (cf. Lumen gentium, 10-12). Es la triple misión. Cristo —Sacerdote, Profeta y Rey— ha expresado totalmente su misión en el misterio pascual, en la resurrección. Cada uno de nosotros en esta gran comunidad de la Iglesia, del Pueblo de Dios, participa de esta misión mediante el sacramento del bautismo. Cada uno de nosotros está llamado a la fe en la resurrección como Tomás: ―Alarga acá tu dedo y mira mis manos, y tiende tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino fiel‖ (Jn 20, 27). Cada uno de nosotros tiene el deber de definir el sentido de la propia vida mediante esta fe. Esta vida tiene formas muy diversas. Nosotros mismos tenemos que darle una forma determinada. Y precisamente nuestra fe hace que la vida de cada uno de nosotros esté penetrada en alguna parte de esta misión, que Jesucristo; nuestro Redentor, ha aceptado del Padre y ha compartido con nosotros. La fe hace que alguna parte de misterio pascual penetre la vida de cada uno de nosotros. Una cierta irradiación suya. Es necesario que captemos este rayo para vivirlo cada día durante todo este tiempo, que ha comenzado de nuevo en el día que hizo el Señor.

Saludos (A los muchachos y muchachas presentes) Un saludo particularmente afectuoso a los muchachos y muchachas, a todos los jóvenes que han venido en tan gran número a alegrar esta audiencia general. Queridísimos: De corazón os doy las gracias por esta presencia vuestra tan significativa y por el gozo que me proporcionáis con el don de vuestra juventud y vuestra fe en Jesucristo resucitado. En este tiempo pascual os diré con el Apóstol: "Si fuisteis, pues, resucitados con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios: pensad en las cosas de arriba, no en las de la tierra" (Col 3, 1-2). Queridos jóvenes: ¡Arriba los corazones y adelante siempre en el nombre del Señor? (A los enfermos y a los recién casados) Una palabra, acostumbrada ya pero siempre nueva y fuertemente sentida, deseo dirigir a cuantos sufren de entre vosotros. Las llagas gloriosas de Cristo resucitado sirvan para dar luz a las vuestras y sanarlas, las físicas y las morales, aún abiertas y dolorosas. Recordad la máxima ascética: Per crucem ad lucem, es decir, a través de los sufrimientos de la cruz se llega a la felicidad de la luz. Sabed que con su resurrección Cristo ha rescatado y redimido el dolor, qua así ha adquirido su dignidad al ser llamado a dejar su inutilidad y transformarse en fuente positiva de bien y signo luminoso de una esperanza no falaz. Os conforte siempre mi bendición apostólica especial. A los recién casados deseo que el gozo pascual resplandeciente estos días en nuestros corazones, les acompañe toda la vida y les ayude a vencer los peligros del egoísmo siempre en acecho, egoísmo que es el gran mal de la vida familiar. Os acompañe a lo largo del curso de la vida también el canto del Alleluia que resuena estos días en nuestras iglesias. Este canto litúrgico que significa "Alabad al Señor", resuene siempre en vuestras casas y en vuestros corazones en testimonio de alegría cristiana. Os bendigo de corazón. *** Un coro polaco interpretó una canción en su lengua y el Papa comentó no sin cierto humor: Todos han entendido lo que han dicho en polaco... Ahora ya el polaco es una lengua mucho más internacional. Todos han entendido, sobre todo cuando la letra era la la la la... ***

(Oración por los que sufren) Una palabra más para invitaros a orar. Hemos gozado juntos por la victoria de Cristo sobra la muerte saboreando la abundancia de gracia y de vida que El nos ha comunicado. Pascua es realmente una fiesta de gozo y de vida. Pero no podernos olvidar el dolor y la tristeza que han invadido. precisamente en estos días, con pérdida de vidas humanas y con sufrimientos y privaciones de toda clase, a las poblaciones de algunas regiones del mundo: sea a causa de un cataclismo repentino como el terremoto que afectó la mañana de Pascua a numerosos centros habitados de Yugoslavia y Albania; sea también al agudizarse algunas tensiones políticas y sociales, y luchas armadas en Rodesia, Uganda, Nicaragua; o porque han surgido de nuevo oleadas punitivas, secuela dolorosa de revueltas anteriores. Quisiera que la oración que elevamos juntos al Señor, por intercesión de María Reina de los cielos, obtuviese paz para los muertos, alivio a los heridos y a los que se han quedado sin casa, protección a las poblaciones amenazadas da incursiones o represalias, humanidad para los prisioneros y clemencia para los vencidos, perdón y reconciliación para todos. (Después del rezo del Padrenuestro y del "Regina Coeli") Debernos dar gracias al cielo porque hemos podido celebrar la audiencia aquí en la plaza, pues esta mañana llovía, me parece. Felices Pascuas, otra vez. Pido a los focolarinos que canten. ¡Alabado sea Jesucristo? JUAN PABLO II

AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 9 de abril de 1980 Encuentro con Jesús resucitado 1. "Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo" (Sal 117 [118], 24). Con estas palabras la Iglesia expresa su alegría pascual durante toda la octava de Pascua. En todas las jornadas del curso de esta octava, perdura ese único día que hizo el Señor; día que es obra de la potencia de Dios, manifestada en la resurrección de Cristo. La resurrección es el comienzo de la nueva vida y de la nueva época; es el comienzo del nuevo hombre y del nuevo mundo. Dios Creador, creó el mundo de la nada, introdujo en él la vida y dio comienzo al tiempo. Creó también al hombre a su imagen y semejanza; varón y mujer los creó, para que sometieran el mundo visible (cf. Gén 1, 27).

Nosotros hemos tenido la misma experiencia. la muerte y la resurrección de Cristo Como Obispo de Roma os agradezco cordialmente vuestra presencia. 14). ha sido sometido a la muerte. del Jueves Santo. habéis meditado —en la sede apostólica. yendo de madrugada al monumento. en la liturgia del Domingo de Ramos. ¡Qué Preciosa es esta meditación! Somos progenie y herederos de aquellos que participaron los primeros en los acontecimientos de la Pascua de Cristo. cómo le entregaron los príncipes de los sacerdotes y nuestros magistrados para que fuese condenado a muerte y crucificado. mientras conversaban "de todos estos acontecimientos" (Lc 24. que nos han transmitido los testigos oculares en toda la sorprendente sencillez y autenticidad de la narración evangélica. sometido al pecado y a la muerte. desde la concepción del hombre hasta su muerte.Este mundo. y el tiempo se ha convertido en el metro de la vida. fue crucificado. quienes. la resurrección de la carne y la vida eterna".. Este día es la levadura de la nueva vida.. el día nuevo. describe y medita con gratitud en esta octava 2. que la Iglesia profesa y al que conduce al hombre mediante la fe. En el curso de este día hemos meditado todo lo que se refiere a Jesús Nazareno. el día que hizo el Señor. y no lo reconocieron.. Como. el perdón de los pecados. por ejemplo. . fue sepultado y al tercer día resucitó de entre los muertos". pero a Él no le vieron" (Lc 24. de la Vigilia pascual. queridos participantes en este encuentro. en el curso de estos días. jornada tras jornada. 19-24). que debe crecer en el hombre sobrepasando en él el límite de la muerte. La resurrección injerta en este mundo.. días y años. con todo. al visitar en este período como peregrinos la Iglesia de Roma. Nosotros hemos seguido del mismo modo. que fue "profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo. vuestra participación en la plegaria. cada uno de los detalles de esos acontecimientos. Mas. por obra del hombre. se encontraron con Cristo. y vinieron diciendo que habían tenido una visión de ángeles que les dijeron que vivía. en el camino de Emaús. del Viernes Santo. junto a las tumbas de San Pedro y San Pablo y de tantos mártires— la pasión. ha sufrido la corrupción del pecado. El fundamento de esta fe es Cristo. hacia la eternidad en Dios mismo. Y precisamente este tercer día —tercer día entre los del triduo sacro— se ha convertido en el "Día del Señor": el día que canta la Iglesia en el curso de toda la octava y que. del Domingo de Resurrección y de la octava. que "padeció bajo Poncio Pilato.. que mide horas. Algunos de los nuestros fueron al monumento y hallaron las cosas como las mujeres decían. Ciertas mujeres de las nuestras. En este miércoles pascual. deseo dirigirme a vosotros. Este día es el comienzo del futuro definitivo (escatológico) del hombre y del mundo. van ya tres días desde que esto ha sucedido. no encontraron su cuerpo. "la comunión de los santos. murió. esos dos discípulos que —según leemos hoy en el Evangelio de la Santa Misa—.

como aquellos peregrinos que iban de Jerusalén a Emaús. . 24. tome el pan. La resurrección es la entrada de Cristo en la gloria. junto a aquellos que siempre pertenecen a esta Iglesia a los peregrinos de tantas naciones. Y que Dios sea bendito por este día. 1 Tes 2. Y que entonces se abran los ojos de cada uno. 3. pues el día ya declina" (Lc. La Iglesia de Roma se alegra por la presencia de todos. Nos dice también a cada uno de nosotros que estamos llamados a su gloria (cf. cuando debemos regresar a nuestras casas. a vuestro obispos y sacerdotes. puesto que hoy me es dado. lenguas y continentes. Os deseo que llevéis en vosotros este "Día que hizo el Señor". En esta felicitación se encierra también un deseo ardiente y cordial. ¿No era preciso que el Mesías padeciese esto y entrase en su gloria?" (Lc 24. pronuncie las palabras de la bendición. sobre todos los textos de la sagrada liturgia. a vuestras patrias. hablaros una vez más. en el que todos somos recíprocamente miembros y hermanos sin distinción de nacionalidad y de raza. que "el Señor en verdad ha resucitado y se ha aparecido a Simón" (Lc 24. que ha hecho para nosotros. antigua Sede de San Pedro. Redentor del hombre. porque ve en ellos la universalidad y la unidad del Cuerpo de Cristo. queridos hermanos y hermanas. mediante vuestra estancia en Roma. se repita perfectamente en cada uno de vosotros lo que sucedió a lo largo del camino de Emaús. cuando lo reconozca "en la fracción del pan" (Lc 24. que saca su contenido del acontecimiento de la liturgia de hoy. 12). Os deseo que. sin saber con quién caminaban: "Quédate con nosotros. a quien ofrece constantemente su servicio Por tanto. a donde quiera que lleguéis. permitid que exprese sobre todo una ferviente felicitación a todos vosotros y a cada uno personalmente.Y ahora. que anunciéis. Sed realmente en el mundo de hoy testigos de la resurrección de Cristo con vuestra fe sólida y con vuestro compromiso generoso de vivir auténticamente el cristianismo. La Sede de San Pedro late casi con la plenitud de la vida de todo el Cuerpo y de toda la comunidad del Pueblo de Dios. a vuestras parroquias. por vuestra presencia tan numerosa en el curso de estos días! La Semana Santa y la octava de Pascua unen aquí. 29). Cada uno invite a Cristo como aquellos discípulos que caminaban con Él por ese camino. Que se quede Jesús. 35). El misterio pascual actúe en vuestros corazones y en vuestra mente. países. deseamos meditar una vez más sobre todos los detalles. lo parta y lo distribuya. de lengua o de cultura. Llevad a todos mi saludo y mi felicitación: a vuestras familias. Deseo de corazón que regreséis de aquí a vuestras casas con un nuevo conocimiento de Jesucristo. 25-26). ¡Cómo se alegra la Iglesia de Roma. 34). examinando si nuestros corazones están más dispuestos para "creer todo lo que vaticinaron los profetas.

religioso y pastoral. queridísimos fieles presentes en esta audiencia. de . cuyo carácter universal captáis mejor aquí. de deportistas y de sus educadores de la Federación internacional católica de educación física y deportiva. de militares belgas. si Dios quiere. deteniéndome sobre todo en París. Será un viaje rápido durante el cual tendré en el corazón y en los deseos de mi ánimo las aspiraciones de todos los habitantes de la querida y noble nación francesa. vuestra ayuda. para dirigir allí mi palabra. que quiere ser como todos los otros exclusivamente apostólico. que en esta audiencia los grupos de lengua francesa son numerosos. sino también la vida de El. su vida divina. haré una breve visita pastoral a Francia. es decir. para servirles. de la ciencia y de la cultura.Os acompañe y sostenga mi bendición Saludos Deseo anunciaros ahora que. como también las altas • finalidades que persigue la UNESCO en el campo de la educación. sea rico en los frutos deseados. acogedlo sin temor. (En francés) Hoy. Pero he notado la presencia de muchos jóvenes de liceos y colegios. También vosotros. de estudiantes provenientes de Madagascar. como también a una invitación semejante expresada por el Señor Presidente de la República Francesa. que es vuestra especialidad. en particular de Estrasburgo. no puedo saludar a todos como quisiera. Saludo asimismo a las personas de la tercera edad de las diócesis de Cambray y de Lila: ¡Que la fidelidad de Cristo sea vuestra fuerza y vuestra paz! Y también a los participantes en el congreso de la Sociedad internacional francófona de Uro-Dinámica: Tratáis de hacer progresar la ciencia médica y su aplicación en el punto preciso de la urología. ¡Que Dios bendiga vuestros trabajos y vuestro servicio al hombre! . A todos estos jóvenes digo: Sentíos felices de ser miembros de la Iglesia. No construyáis vuestra vida sin Cristo. Corresponderé así a la invitación que me han hecho el Presidente de la Conferencia Episcopal de dicha nación y el cardenal arzobispo de París. a cuya sede iré el lunes 2 de junio. vida en abundancia. Cristo ha venido para que tengáis vida. ayudadme con vuestra oración para que este viaje. y con El volveos a todos los que tienen necesidad de vuestro gozo. no sólo una vida humana exuberante con todos los dones de Dios y la amistad de los demás. y a la del Director General de la UNESCO. desde la tarde del viernes 30 de mayo hasta el lunes 2 de junio por la noche.

Considerar vuestra tarea como un servicio. con las que os enfrentáis vosotros más que nadie. destinada a cristianos de varias partes de Gran Bretaña e Irlanda. Pido al Señor que os ayude. Os deseo en primer lugar que tengáis el consuelo de ver reconocido vuestro servicio como útil y necesario. a familiarizaros con su verdad y a ser testimonios de su amor a todos. primeramente en la sociedad que buena necesidad tiene de vosotros para garantizar el bien común de la seguridad. al igual que en la del centurión del Evangelio o de los soldados que acudían a ver a Juan el Bautista. en una justa libertad. para mayor gloria de Dios. y bendigo complacido a vuestras personas y vuestras familias. Os felicito por vuestra iniciativa. de la delincuencia. de ser acogidos con simpatía —por no decir con amor—. con vuestros sacerdotes y vuestro diácono permanente. sin duda alguna. Os deseo igualmente que os prestéis mutuamente. tratar de vivir las exigencias del Evangelio en vuestras funciones de guardianes de la paz o de miembros de la policía judicial. Que esta experiencia os ayude a seguir siempre a Cristo resucitado. No sólo han organizado esta peregrinación. Poned vuestra vida bajo la ley del Evangelio. y también en la Iglesia: la fe cristiana puede y debe vivirse en vuestra profesión. garantizar cueste lo que cueste el respeto de la dignidad de los demás y también de vosotros mismos. sino que se reúnen periódicamente para respaldarse unos a otros en su vida humana y cristiana. cumplirla lo mejor posible. Vuestra visita a Roma y al Papa os pone en contacto con la vitalidad de la Iglesia universal. Queridos amigos:. las tentaciones de endurecimiento u otras que os acechan. de las miserias o enfermedades de nuestra sociedad. que es ley de amor. centros de irradiación del amor de Cristo. (En italiano) . Que el calor de su amor nos acerque cada vez más a todos en El. Así vuestra vida estará llena de sentido para vosotros mismos y enriquecerá al prójimo. (En inglés) Dedico un saludo cordial a los participantes en la reunión organizada por el Movimiento de los Focorales.Tengo el gusto de saludar a un grupo cristiano muy particular: el de los policías franceses. Que Dios os bendiga a todos a través de Cristo. y orar juntos. con El y para El. agrupados bajo: el nombre de "Policía y humanismo". los desalientos. la ayuda amistosa y el estímulo cristiano que os ayuden a superar el aislamiento. (A los peregrinos procedentes de Holanda y Flandes) Me complazco en saludar en su propia lengua a los grupos que han venido de Holanda y Flandes. Confío en que vuestra estancia en Roma hará de vuestros corazones. dar testimonio abierto de vuestra fe en vuestro ambiente: he aquí una obra de evangelización en la que tiene interés la Iglesia y quisiera ver extendida. en las fronteras de la violencia. De todo corazón imparto mi bendición apostólica a todos vosotros y a vuestros seres queridos. pues es difícil asegurar como conviene el orden público y vivir tantas veces en medio de conflictos sociales.

me gozo por vuestra venida. la guía de vuestras acciones. 18). Ánimo. mi cercanía espiritual en vuestro anhelo de intensa preparación al sacerdocio. hijos amados. a los enfermos y a los recién casados) Hoy merecen un saludo particular los numerosos grupos de jóvenes y de niños aquí presentes. muerto y resucitado. (A los jóvenes. recién casados. después de una larga experiencia de tribulaciones de todo género. Os acompañe en vuestros propósitos generosos mi bendición apostólica. amadísimos hijos. de luz y de fortaleza. Y finalmente un saludo a vosotros. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 7 de abril de 2004 El Triduo pascual . Y os exhorto a ser testimonio del gozo pascual y de la resurrección de Cristo por las sendas del mundo. Por tanto. a fin de que Cristo. en vuestras ciudades y en vuestros ambientes de estudio y de juego. la orientación de vuestros programas de ministerio sagrado. para vosotros tengo un recuerdo en la oración. sea el objetivo principal de vuestro estudio. la del Apóstol Pablo. esta visita vuestra brinda al Papa ocasión de invocar sobre vosotros y sobre vuestra naciente familia la abundancia de los dones divinos para un porvenir sereno. Queridos hijos: A vosotros que estáis en la flor de los años os deseo de corazón que recorráis todo el camino de la vida con la misma fortuna de los dos caminantes de Emaús. Os doy las gracias por vuestra presencia. Este. valiente e impregnado de espíritu cristiano auténtico y de sincera bondad evangélica. escribiendo a la comunidad cristiana de Roma. de mérito y de santificación. También a los enfermos que toman parte en esta audiencia quisiera ofrecer el consuelo de una palabra preciosa. Os bendigo a todos muy de corazón. con el que os comprometéis a edificar el Pueblo de Dios. Quiero aseguraros. que Cristo Eterno Sacerdote y luz de vuestras mentes. A todos mi bendición cordialísima. que imparto a vosotros y a vuestras familias. en vuestras familias. les confía esta convicción suya: "Tengo por cierto que los padecimientos del tiempo presente no son nada en comparación con la gloria que ha de manifestarse en nosotros" (Rom 8.Me da alegría dirigir un saludo afectuoso al nutrido grupo de seminaristas reunidos estos días en el centro del Movimiento "Focolares" de Rocca di Papa. En prenda de ello os doy mi bendición especial. sea para vosotros manantial de serenidad y de esperanza.

constituyen una meditación que nos introduce en las celebraciones del Triduo pascual. la tradición cristiana ha dado vida. ayudan a recorrer las diversas etapas de la Pasión...) de cruz.. que han recorrido un largo itinerario de preparación. él anticipó el sacrificio supremo del Calvario. La asamblea cristiana es invitada a meditar sobre el mal y el pecado que oprimen a la humanidad y sobre la salvación llevada a cabo por el sacrificio redentor de Cristo. Entre ellas destacan las procesiones penitenciales del Viernes santo y el ejercicio piadoso del vía crucis.. . se enciende el cirio pascual. "Cristo Jesús (. en todas las comunidades diocesanas el obispo celebra. La comunidad eclesial. en el cielo. En el Viernes santo. para reconocer el señorío de Cristo. Es una vigilia de oración singular. al mismo tiempo. y resuena jubiloso el gran anuncio del Exsultet. por la mañana. nos disponemos a revivir en los próximos días el gran misterio de nuestra salvación. en la tierra y en el abismo. que se vincula a la agonía de Cristo en Getsemaní.1. se preparan para el gran acontecimiento de la Resurrección. que comienza mañana. La palabra de Dios y algunos ritos litúrgicos sugestivos. los fieles permanecen en adoración ante la Eucaristía hasta bien entrada la noche. Por tanto.. 10-11). poniéndose a la escucha de la palabra de Dios.) se rebajó hasta someterse incluso a la muerte (. Al anochecer del Sábado santo comienza la solemne Vigilia pascual. De acuerdo con una piadosa tradición. la misa Crismal. El lavatorio de los pies recuerda que. imitando a María. Después de bendecir el fuego nuevo. de modo esencial y eficaz. (. Dios lo exaltó" (Flp 2.) Por eso. no están previstas liturgias particulares en este día de espera y de oración. que ayudan a interiorizar mejor el misterio de la cruz. nos permiten vislumbrar la gloria de la Pascua de resurrección. como la adoración de la cruz. la Iglesia hace memoria de la pasión y muerte del Señor. como subraya el himno paulino que hemos tomado como punto de partida para estas reflexiones: "Al nombre de Jesús toda rodilla se doble. y nos dejó como nueva ley "mandatum novum". el de los enfermos y el santo crisma. con este gesto realizado por Jesús en el Cenáculo. el misterio de la pasión y muerte de Jesús.. en este día. símbolo de Cristo que ilumina a todo hombre. En efecto. Nos presentan. y toda lengua proclame "¡Jesucristo es el Señor!"" (Flp 2.su amor. En las iglesias reina un silencio total. Acabamos de escuchar estas palabras del himno contenido en la carta a los Filipenses. Jueves santo. Siguen los ritos del bautismo y la confirmación para los catecúmenos. Amadísimos hermanos y hermanas. 3. después de los ritos de la misa in cena Domini. mientras los fieles. 2. Un gran silencio caracteriza el Sábado santo. en la que se bendicen los óleos: el óleo de los catecúmenos. 4. a varias manifestaciones de piedad popular. Además. Por la tarde se hace memoria de la última Cena con la institución de la Eucaristía y del sacerdocio. la "madre de todas las vigilias". medita la gran promesa de la liberación definitiva de la esclavitud del pecado y de la muerte. 8-9). El anuncio de la Resurrección irrumpe en la oscuridad de la noche y toda la creación se despierta del sueño de la muerte. juntamente con sus presbíteros. Mañana.

5. Amados hermanos y hermanas, estos días son muy oportunos para hacer más viva la conversión de nuestro corazón a Aquel que por amor murió por nosotros. Dejemos que sea María, la Virgen fiel, quien nos acompañe; con ella vayamos al Cenáculo y permanezcamos junto a Jesús en el Calvario, para por último encontrarnos con él resucitado el día de Pascua. Con estos sentimientos, os expreso mis mejores deseos de una gozosa y santa Pascua a vosotros, aquí presentes, a vuestras comunidades y a todos vuestros seres queridos.

Saludos Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular al grupo del colegio Pureza de María, de Barcelona. Invito a todos a vivir intensamente estos días santos, junto con la santísima Virgen, para encontrar a Jesús resucitado el día de Pascua. ¡Feliz y santa Pascua para vosotros, vuestras familias y comunidades! (A los peregrinos lituanos) Que la pasión de Cristo, que meditamos durante esta semana, os ayude a comprender cada vez más el infinito amor de Dios a la humanidad. Os bendigo a todos de corazón. (A los peregrinos croatas) Amadísimos hermanos, en los próximos días volveremos a vivir el misterio pascual del Señor. La santísima Virgen os acompañe en la oración, en la meditación y en la participación en la liturgia de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, y os obtenga la abundancia de su gracia y misericordia. Os imparto la bendición apostólica a vosotros y a vuestras familias. (En italiano) A vosotros, queridos jóvenes, os deseo que no tengáis miedo de seguir a Cristo, incluso cuando os pida abrazar la cruz. A vosotros, queridos enfermos, os sirva de consuelo la meditación de la pasión de Jesús, misterio de sufrimiento transfigurado por el amor. Y en vosotros, queridos recién casados, la muerte y la resurrección del Señor renueven la alegría y el compromiso de la alianza matrimonial. JUAN PABLO II

AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 14 de abril de 2004

El tiempo de Pascua

1. La Secuencia pascual recoge y repite el anuncio de esperanza que resonó en la solemne Vigilia pascual: "Muerto el que es la Vida, triunfante se levanta". Estas palabras guían nuestra reflexión en este encuentro, que se sitúa en el clima luminoso de la octava de Pascua. Cristo triunfa sobre el mal y sobre la muerte. Este es el grito de alegría que, en estos días, brota del corazón de la Iglesia. Jesús, vencedor de la muerte, dona la vida que ya no tiene fin a todos los que lo acogen y creen en él. Por consiguiente, su muerte y su resurrección constituyen el fundamento de la fe de la Iglesia. 2. Los relatos evangélicos refieren, a veces con gran riqueza de detalles, los encuentros del Señor resucitado con las mujeres que acudieron al sepulcro y, a continuación, con los Apóstoles. Como testigos oculares, serán precisamente ellos quienes proclamarán primero el Evangelio de su muerte y su resurrección. Después de Pentecostés, sin miedo, afirmarán que en Jesús de Nazaret se cumplieron las Escrituras relativas al Mesías prometido. La Iglesia, depositaria de este misterio universal de salvación, lo transmite de generación en generación a los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares. También en nuestra época es necesario que, gracias al compromiso de los creyentes, resuene con vigor el anuncio de Cristo muerto que, por la fuerza de su Espíritu, ahora está vivo y triunfa. 3. Para que los cristianos puedan cumplir plenamente este mandato que les ha sido dado, es indispensable que se encuentren personalmente con el Crucificado resucitado, y se dejen transformar por la fuerza de su amor. Cuando esto sucede, la tristeza se convierte en gozo y el miedo cede el lugar al celo misionero. El evangelista san Juan nos relata, por ejemplo, el conmovedor encuentro del Resucitado con María Magdalena, la cual, yendo muy de mañana al sepulcro, lo encuentra abierto y vacío. Teme que hayan robado el cuerpo del Señor y por eso llora desconsolada. Pero, repentinamente, alguien, que ella al inicio confunde con el "jardinero", la llama por su nombre: "María". Entonces lo reconoce como el Maestro -Rabboni- y, superando pronto el desconsuelo y la desorientación, corre inmediatamente a llevar con entusiasmo este anuncio a los Once: "He visto al Señor" (cf. Jn 20, 11-18). 4. "Resucitó de veras mi esperanza". Con estas palabras, la Secuencia pone de relieve un aspecto del misterio pascual, que la humanidad actual necesita comprender más a fondo. Los hombres, sobre los que se ciernen amenazas de violencia y de muerte, buscan a alguien que les infunda serenidad y seguridad. Pero, ¿dónde encontrar paz si no es en Cristo, el inocente, que reconcilió a los pecadores con el Padre? En el Calvario la misericordia divina manifestó su rostro de amor y de perdón para todos. En el Cenáculo, después de su resurrección, Jesús encomendó a los Apóstoles la misión de ser ministros de esta misericordia, fuente de reconciliación entre los hombres. Santa Faustina Kowalska, en su humildad, fue elegida para anunciar este mensaje de luz particularmente adecuado al mundo actual. Es un mensaje de esperanza que invita a abandonarse en las manos del Señor. "Jesús, confío en ti", solía repetir esa santa.

Que María, mujer de esperanza y Madre de misericordia, nos obtenga encontrarnos personalmente con su Hijo muerto y resucitado. Que ella nos ayude a ser agentes incansables de su misericordia y su paz.

Saludos Saludo con afecto a los peregrinos y familias de lengua española. En especial a los sacerdotes de Valencia que celebran sus bodas de oro, a los seminaristas de Barcelona, Getafe y Valencia, a los miembros del "Grupo de amistad judeocristiana", así como a los fieles de Sueca, de Tijuana, de Cuautitlán, y a todos los alumnos de diversos colegios aquí presentes. A todos os invito a ser constructores incansables de la paz que nos trae el Resucitado. ¡Feliz Pascua! (A nueve diáconos jesuitas del colegio internacional del "Gesù") Sed siempre testigos gozosos del Señor resucitado y servidores humildes del pueblo de Dios. (En polaco) El domingo y la octava de Pascua es un tiempo de particular alegría cristiana. Esta alegría, que brota de la fe en la Resurrección, os acompañe siempre. El próximo domingo celebraremos la solemnidad de la Divina Misericordia. Juntamente con los peregrinos que acudan al santuario de Lagiewniki y con todos los devotos de la Divina Misericordia, repito la jaculatoria de santa Faustina: "Jesús, en ti confío". Encomiendo, sin cesar, a Jesús misericordioso a Polonia y al mundo entero. Que Dios os bendiga. (En italiano) Os invito, queridos jóvenes, especialmente a vosotros, tan numerosos, procedentes de diversas parroquias de la archidiócesis de Milán y que este año hacéis vuestra "profesión de fe", a renovar vuestra fe en el Salvador resucitado. Sed sus testigos entusiastas en la Iglesia y en la sociedad. Queridos enfermos, la luz de la Resurrección, que es consuelo y apoyo para quien cree, ilumine y haga fecunda vuestra vida diaria. Y vosotros, queridos recién casados, sacad diariamente del Misterio pascual la fuerza espiritual para alimentar y hacer crecer espiritualmente a vuestra familia.

AUDIENCIA GENERAL DE JUAN PABLO II
Miércoles 23 de abril de 2003

La paz de Cristo

1. En estos días de la octava de Pascua es grande el júbilo de la Iglesia por la resurrección de Cristo. Después de sufrir la pasión y la muerte en cruz, ahora vive para siempre, y la muerte ya no tiene ningún poder sobre él. La comunidad de los fieles, en todas las partes del mundo, eleva al cielo un cántico de alabanza y acción de gracias a Aquel que ha librado al hombre de la esclavitud del mal y del pecado mediante la redención realizada por el Verbo encarnado. Es lo que expresa el salmo 135, que se acaba de proclamar y que constituye un espléndido himno a la bondad del Señor. El amor misericordioso de Dios se revela de forma plena y definitiva en el Misterio pascual. 2. Después de su resurrección, el Señor se apareció en repetidas ocasiones a los discípulos y se encontró muchas veces con ellos. Los evangelistas refieren varios episodios, que ponen de manifiesto el asombro y la alegría de los testigos de acontecimientos tan prodigiosos. San Juan, en particular, destaca las primeras palabras dirigidas por el Maestro resucitado a los discípulos. "¡Paz a vosotros!", dice al entrar en el Cenáculo, y repite tres veces este saludo (cf. Jn 20, 19. 21. 26). Podemos decir que la expresión: "¡Paz a vosotros!", en hebreo shalom, contiene y sintetiza, en cierto modo, todo el mensaje pascual. La paz es el don que el Señor resucitado ofrece a los hombres, y es el fruto de la vida nueva inaugurada por su resurrección. Por consiguiente, la paz se identifica como "novedad" introducida en la historia por la Pascua de Cristo. Nace de una profunda renovación del corazón del hombre. Así pues, no es el resultado de esfuerzos humanos, ni se puede conseguir sólo gracias a acuerdos entre personas e instituciones. Más bien, es un don que hay que acoger con generosidad, conservar con esmero y hacer fructificar con madurez y responsabilidad. Por más complicadas que sean las situaciones y por más fuertes que sean las tensiones y los conflictos, nada puede resistir a la eficaz renovación traída por Cristo resucitado. Él es nuestra paz. Como leemos en la carta de san Pablo a los Efesios, él con su cruz derribó la enemistad "haciendo las paces, para crear, en él, un solo hombre nuevo" (Ef 2, 15). 3. La octava de Pascua, impregnada de luz y alegría, se concluirá el domingo próximo con el domingo in Albis, llamado también domingo de la "Misericordia divina". La Pascua es manifestación perfecta de esta misericordia de Dios, "que se compadece de sus siervos" (Sal 135, 14). Con la muerte en cruz, Cristo nos ha reconciliado con Dios y ha puesto en el mundo las bases de una convivencia fraterna de todos. En Cristo el ser humano frágil, y que anhela la felicidad, ha sido rescatado de la esclavitud del maligno y de la muerte, que engendra tristeza y dolor. La sangre del Redentor ha lavado nuestros pecados. Así hemos experimentado la fuerza renovadora de su perdón. La misericordia divina abre el corazón al perdón de los hermanos, y con el perdón ofrecido y recibido es como se construye la paz en las familias y en todos los demás ambientes de vida. Renuevo de buen grado mi más cordial felicitación pascual a todos vosotros, a la vez que os

encomiendo, juntamente con vuestras familias y vuestras comunidades, a la protección celestial de María, Madre de la Misericordia y Reina de la paz.

Saludos Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española; en especial a los fieles del arciprestazgo de Alise, así como a las corales de Medina de Rioseco y de Tortosa, y a los alumnos de los distintos colegios. A todos renuevo mi felicitación pascual y os confío a la protección de la Virgen María, Madre de la misericordia y Reina de la paz. (A los peregrinos de Croacia) Deseando vivamente que la alegría pascual llene vuestros corazones e inspire vuestros pasos, invoco sobre cada uno de vosotros y sobre vuestra patria la bendición del Señor resucitado. (En polaco) El domingo próximo desde hace algunos años se vive en la Iglesia como fiesta de la Divina Misericordia. Que este domingo, en el que peregrinamos espiritualmente al santuario de Lagiewniki y a los demás santuarios para pedir a Dios la misericordia para nosotros y para todo el mundo, sea el día de alabanza al Señor, que ha hecho maravillas. A todos los compatriotas, pero en particular a los jóvenes aquí reunidos, deseo que la luz de la Resurrección les acompañe siempre y sea la fuente de la paz y de la firme esperanza. (En italiano) Queridos jóvenes, y especialmente vosotros, que habéis venido en gran número de diversas parroquias de la archidiócesis de Milán y que este año hacéis vuestra "profesión de fe", renovando la fe en el Salvador resucitado, sed entusiastas testigos suyos en la Iglesia y en la sociedad, para que con vuestra fidelidad al Evangelio contribuyáis a la construcción de la civilización del amor. Queridos enfermos, la luz de la Resurrección, que es consuelo y apoyo para quien cree, ilumine vuestra existencia diaria y la haga fecunda para bien de la humanidad entera. Y vosotros, queridos recién casados, sacad cada día del Misterio pascual la fuerza espiritual para alimentar vuestra familia con un amor sincero e inagotable.

AUDIENCIA GENERAL DE JUAN PABLO II
Miércoles 16 de abril de 2003

La victoria definitiva es de Cristo 1. Comienza mañana por la tarde, con la santa misa in Cena Domini, el Triduo pascual, fulcro de todo el Año litúrgico. En estos días la Iglesia se recoge en silencio, ora y medita el

misterio de la pasión, muerte y resurrección del Señor. Participando en los ritos del Jueves santo, del Viernes santo y de la Vigilia pascual, recorreremos las últimas horas de la vida terrena de Jesús, al final de la cual resplandece la luz de la Resurrección. En el cántico que acaba de proclamarse hemos escuchado que Cristo se hizo "obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por eso, Dios lo exaltó" (Flp 2, 8-9). Estas palabras sintetizan el misterioso designio de Dios, que reviviremos en los próximos días, misterio que da sentido y plenitud a la historia humana. 2. Mientras la santa misa Crismal, que se celebra por lo general en la mañana del Jueves santo, pone especialmente de relieve el sacerdocio ministerial, los ritos de la santa misa in Cena Domini son una apremiante invitación a contemplar la Eucaristía, misterio central de la fe y de la vida cristiana. Precisamente para subrayar la importancia de este sacramento, he querido escribir la carta encíclica Ecclesia de Eucharistia, que tendré la alegría de firmar durante la misa in Cena Domini. Con este texto deseo entregar a todo creyente una reflexión orgánica sobre el sacrificio eucarístico, que contiene todo el bien espiritual de la Iglesia. Juntamente con la Eucaristía, en el Cenáculo el Señor instituyó el sacerdocio ministerial, para que se actualice a lo largo de los siglos su único sacrificio: "Haced esto en conmemoración mía" (Lc 22, 19). Luego nos dejó el mandamiento nuevo del amor fraterno. Con el lavatorio de los pies enseñó a sus discípulos que el amor debe traducirse en servicio humilde y desinteresado al prójimo. 3. El Viernes santo, día de penitencia y ayuno, recordaremos la pasión y la muerte de Jesús, permaneciendo absortos en adoración de la cruz. "Ecce lignum crucis, in quo salus mundi pependit": "Mirad el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo". En el Calvario, el Hijo de Dios cargó sobre sí nuestros pecados, ofreciéndose al Padre como víctima de expiación. Desde la cruz, fuente de nuestra salvación, brota la vida nueva de los hijos de Dios. Después del drama del Viernes viene el silencio del Sábado santo, día preñado de espera y esperanza. Con María, la comunidad cristiana vela en oración junto al sepulcro, esperando que se cumpla el acontecimiento glorioso de la Resurrección. En la Noche santa de la Pascua todo se renueva en Cristo resucitado. Desde todos los rincones de la tierra se elevará al cielo el canto del Gloria y del Aleluya, mientras la luz disipará las tinieblas de la noche. En el domingo de Pascua exultaremos con el Resucitado recibiendo de él el saludo de paz. 4. Preparémonos, amadísimos hermanos y hermanas, a celebrar dignamente estos días santos, y a contemplar la obra maravillosa realizada por Dios en la humillación y en la exaltación de Cristo (cf. Flp 2, 6-11). Hacer memoria de este misterio central de la fe conlleva también el compromiso de actualizarlo en la realidad concreta de nuestra existencia. Significa reconocer que la pasión

también en nuestro tiempo siguen afligiendo a tantos hombres y mujeres en todas las partes de la tierra. Entremos en el clima espiritual del Triduo sacro. Al invitaros a celebrar devotamente estos días santos. deseo de corazón a todos una serena y santa Pascua. nos acompañe en el camino de la pasión y de la cruz hasta el sepulcro vacío. por desgracia. . y al grupo folclórico del Vendrell. de España y de México. Vivid intensamente estos días. De buen grado os bendigo a vosotros y a vuestras familias en la patria. y muerte de cruz". Os imparto de buen grado mi bendición apostólica a vosotros y a vuestras familias. el misterio de la cruz y de la Resurrección nos asegura que el odio. Os deseo vivamente que este tiempo sea para vosotros también ocasión propicia para profundizar aún más vuestra fe. para encontrar a su Hijo divino resucitado. la violencia. Con estos sentimientos. (A los peregrinos eslovacos) Queridos hermanos. confirmad vuestra fe y sed testigos del Evangelio de Cristo. llamada precisamente Semana santa o grande. La victoria definitiva es de Cristo y desde él debemos recomenzar. dejándonos guiar por ella. Y en el domingo de Pascua nos alegraremos con Cristo que resucita y nos abre las puertas del cielo. en particular a las Hermanas Dominicas de la Presentación. Saludos Saludo cordialmente a los visitantes de América Latina. La Virgen. mañana entraremos en el Triduo sacro. "se humilló a sí mismo. justicia y solidaridad. (En polaco) Participando en la liturgia de estos días. como dice san Pablo. A todos mis compatriotas deseo una bendita y serena solemnidad de Pascua. la esperanza y la caridad. Con todo. muerte y resurrección del Señor. que cooperó íntimamente en el designio salvífico. que. (A los peregrinos croatas) El carácter sagrado de esta semana.de Cristo prosigue en los dramáticos acontecimientos que. la sangre y la muerte no tienen la última palabra en las vicisitudes humanas. haciéndose obediente hasta la muerte. Que este tiempo particular acreciente en nuestros corazones la fe. si queremos construir para todos un futuro de auténtica paz. nos invita a un recogimiento particular y a una intensa oración. os deseo a todos con afecto una feliz Pascua de Resurrección. de Barcelona. contemplaremos el rostro del Hijo de Dios. que conmemora los misterios centrales de la salvación. al colegio Pureza de María. a los peregrinos de Madrid. para que celebréis con mayor intensidad el misterio de la pasión.

a los que expreso una especial felicitación pascual. en particular a las Hermanas Dominicas de la Presentación. En la Cena del Señor se contempla la institución de la Eucaristía. incluso cuando os pide recorrer con él el difícil camino de la cruz. invitando a reflexionar sobre la riqueza de este gran Sacramento de nuestra fe. Con la Eucaristía. queridos enfermos. os conforte y consuele. todo se renueva en Cristo resucitado y se expresa con el alegre canto del Gloria y del Aleluya. queridos recién casados. muerte y resurrección de Cristo . En la Misa crismal del Jueves Santo se pone de relieve el sacerdocio ministerial. Queridos hermanos y hermanas: Con el Triduo pascual la Iglesia nos invita a meditar sobre la pasión. en oración con María esperaremos la Resurrección. misterio de sufrimiento transfigurado por el amor. El Sábado Santo. A vosotros. a los peregrinos de Madrid. queridos jóvenes. El lavatorio de los pies nos enseña que este amor debe traducirse en un servicio humilde al prójimo. Al invitaros a celebrar devotamente estos días santos. día de clara esperanza. En la Noche Santa de Pascua.(En italiano) Mi pensamiento va ahora a los jóvenes. A vosotros. Para subrayar su importancia. con la adoración de la Cruz. os deseo que no tengáis miedo de seguir a Cristo. Y en vosotros. Cristo nos dejó el mandamiento nuevo del amor fraterno. muerte y resurrección de Jesús. la meditación de la pasión de Jesús. *** Saludo cordialmente a los visitantes de América Latina y de España. a los enfermos y a los recién casados. al Colegio Pureza de María de Barcelona y al grupo folclórico del Vendrell. este año he escrito la encíclica Ecclesia de Eucharistia. os deseo a todos con afecto una ¡Feliz Pascua de Resurrección! JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 30 de marzo de 1994 Revivir los misterios de la pasión. celebramos la pasión y muerte de Jesús. la muerte y la resurrección del Señor renueven la alegría y el compromiso de vuestra alianza matrimonial. El Viernes Santo.

su resurrección. somos teóforos. Así entró Jesús como redentor nuestro en el templo del Dios vivo. la institución de la Eucaristía y. Este es el misterio que constituye nuestra vida cristiana. Revivimos este misterio de su pasión. y en especial el Viernes Santo. el Hijo de Dios. donde Él. a través del Espíritu Santo consagrado a Dios por toda la eternidad. en todo el año.(Lectura: evangelio de san Juan. cargó con los pecados del mundo y con estos pecados fue aceptado por el Padre como sacrificio perenne. Éste es el misterio del que nos habla también la carta a los Hebreos que hemos leído durante el período de la Semana Santa. in quo salus mundi pependit. en que recordamos de modo particular al Hijo de Dios que se hizo semejante a nosotros. en Roma. sacrificio espiritual. Nos alimenta con su cuerpo y nos alimenta con su sangre. Jesús. la Iglesia vive la humillación de su Señor que lava los pies a los Apóstoles a fin de prepararlos a ellos y a todos nosotros para la institución de la santísima Eucaristía. versículos 23-24) Amadísimos hermanos y hermanas: Habéis venido aquí para la Semana Santa. El Jueves Santo es el día de los sacramentos. sobre todo bendiciendo los santos óleos para todos los sacramentos. capítulo 12. Sobre esta cruz Él. De esta forma. contemplamos a Cristo crucificado. viernes y sábado. donde se celebra siempre el Vía crucis. en el Coliseo. de los que vive la Iglesia. de su muerte. Jueves Santo: el Hijo de Dios se hace nuestro servidor El jueves. En este viernes domina sobre todo la cruz: Ecce lígnum crucis. Este año usaremos en el Vía crucis el texto preparado por el patriarca de Constantinopla: se trata de una gran promesa ecuménica. actúa su pasión. éste es el madero de la cruz. Lo contemplamos también aquí. en la historia del mundo. como alimento. y nos hace vivir su vida. la institución de todos los sacramentos. de su resurrección en esta semana. se hace nuestro servidor como pan. se hizo obediente hasta la muerte de cruz. como siervo de Yahveh. el Triduum sacrum: jueves. ésta es la cruz en que Jesús salvó al mundo. al mismo tiempo. pero de manera especial durante los tres últimos días. porque Cristo actúa en estos sacramentos. sobre todo gracias a la Eucaristía. Viernes Santo: contemplamos a Cristo crucificado El viernes es el día de su pasión. La Iglesia se prepara con gran esmero para este encuentro pascual con su Señor. instituida el Jueves Santo en el cenáculo durante la última cena. Ésta es la única semana. más aún. . Somos cristóforos.

en esta gran liturgia de los tres días sagrados. Jesús ha sido sepultado. con devoción y con fruto. y todo el mundo espera el momento en que ese sepulcro se abra y Él salga vencedor de la muerte. A todas las personas. Saludos Amadísimos hermanos y hermanas: Saludo ahora con todo afecto a los peregrinos y visitantes de lengua española. de la muerte espiritual. el sábado. Sábado Santo: el mundo espera que se abra el sepulcro Luego. la muerte del pecado. Bilbao. Logroño. tiempo de la Cuaresma y. familias y grupos de los distintos países de América Latina y de España imparto de corazón la bendición apostólica. Este gran misterio. los tres días del Triduum sacrum. a los numerosos grupos de jóvenes de colegios e institutos: de Segovia. en que Cristo resucitado es nuestra Pascua. misterio que abraza todos los tiempos. colocado en el sepulcro. se hace realidad siempre en un tiempo privilegiado: el tiempo de la salvación. a acudir al Coliseo para el Vía crucis. especialmente en la Semana Santa. Murcia. especialmente a los romanos y a los peregrinos. capítulo 16. Islas Canarias y de tantos otros lugares de España. Debemos pasar. Cristo sale resucitado. a la vida en Dios. Igualmente a la peregrinación procedente de Querétaro (México). Os invito a todos. En particular. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 6 de abril de 1994 (Lectura: evangelio de san Marcos. a participar. Pascua quiere decir paso. el domingo de Resurrección. versículos 1-12 y 5-7) . Os invito amadísimos hermanos. Así comienza el domingo de Pascua. en Él. Las palabras ¡Ha resucitado! resonarán desde dentro del sepulcro en que fue colocado el cuerpo de Jesús. vivimos la Vigilia.A todos os invito a ir a la basílica de San Pedro para la adoración de la cruz.

Se dirigieron al sepulcro para ungir a Jesús. Cuando los dos discípulos lo escucharon. Continuaron su conversación. No sabían quién era. Lo decían algunas mujeres. en cambio. Era la primera revelación de Jesús resucitado en persona. por primera vez se reveló como vivo a esta mujer. El domingo. los grandes. los segundos fueron los dos discípulos de Emaús. Cuando comprendieron que ese peregrino con quien hablaban era Jesús. ¿Qué quería decir eso? Si el sepulcro está vacío. encontró a una persona que confundió con el jardinero y le dijo: «Tal vez tú lo has robado y lo has puesto en otro lugar. los fariseos. lo habían crucificado. Vieron la gran piedra retirada y el sepulcro vacío. Fueron y comprobaron lo mismo: que el sepulcro estaba vacío y el cuerpo no se encontraba. Eran Pedro y Juan. debía liberar a toda la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte. según Isaías y según otros profetas. María Magdalena. después de su muerte. después del sábado. Jesús les dijo: «¿No habéis entendido lo que han dicho los profetas sobre el Mesías? El Mesías no debía librar a Israel en sentido político. esta mañana se difundió la noticia de que la tumba estaba vacía. Jesús. Antes de ellos. Cada día recitamos el mismo Haec est dies. decidieron ir a comprobarlo. volvieron . Eso es lo fue pensó María Magdalena: alguien robó el cuerpo. María Magdalena comprendió que se trataba de Jesús. Pero Jesús la llamó por su nombre: «María». y les dijeron: «Alguien ha robado el cuerpo de Jesús. sobre todo acerca del gran evento que había conmovido a toda Jerusalén: los jefes del pueblo. se les acercó un peregrino. Ésta fue la primera constatación: el. coronado de espinas y después crucificado. y en la liturgia se lee el relato de san Lucas sobre los dos discípulos que iban a Emaús. sepulcro vacío. el cuarto día de esta octava. Los Apóstoles no les creyeron. llegaron primero tres mujeres de nombre María. En ese momento. Dínoslo». Después de ella. significa que alguien ha robado el cuerpo. Hoy es miércoles. Eran discípulos de Jesús y probablemente huían de Jerusalén para evitar el peligro. habían crucificado a Jesucristo. Estos discípulos hablaban acerca de los acontecimientos de los últimos días. porque el sepulcro se halla vacío». Dos de ellos. el Mesías.Celebramos el día que se convierte en una octava. Moriría. los acontecimientos se habían desarrollado así: muy de madrugada. el día en que Cristo resucitó de madrugada. Con esta noticia las mujeres fueron a los Apóstoles. Sería azotado. A los dos discípulos de Emaús se apareció por la tarde. dijeron: «Es verdad. Había muerto y estaba sepultado. Entonces. los sacerdotes. aunque algunos de nosotros. A María se apareció muy de mañana. pues les preguntó por qué estaban tristes. Nos encontramos en el día del domingo. que se hallaban reunidos en el cenáculo por miedo a los judíos. es decir. los discípulos. fueron a la tumba». Y estaban tristes a causa de ese acontecimiento. naturalmente. Se esperaba que iba a liberar a Israel de la esclavitud. Y cuando volvió por segunda vez al sepulcro vacío. y. Nos encontramos en la tarde del domingo. pero luego resucitaría». gran profeta. Pero no sabemos cómo ha sucedido. ella llevó la noticia a los discípulos: «Yo lo he visto». Y cuando le explicaron su preocupación. Pedro y Juan.

el Santo Padre añadió: Antes de pasar a la bendición foral. Los encontraron en el cenáculo y éstos les dijeron: «Ya ha estado aquí». caminar hacia el futuro con un proyecto de muerte sistemática de los niños por nacer. la cronología del primer día de la Resurrección. Y lo repito durante esta gran audiencia en la semana pascual. como ha hecho la ONU. La familia es la primera y fundamental comunidad del amor y de la vida. Estamos ya en el cuarto día de la octava. y os deseo una vez más Felices Pascuas. y os digo: Haec dies quam fecit Dominus. porque produce realmente alegría esta noticia de la resurrección de Jesús: nos dice que la vida vence a la muerte. y les dio el poder de perdonar los pecados. Los saludó: «La paz este con vosotros». pero también a los presidentes de las Conferencias episcopales. porque la Pascua nos habla de la victoria de la vida sobre la muerte. y nosotros estamos destinados en Cristo Jesús a vencer nuestros pecados y nuestra muerte y a participar en su resurrección. el encuentro con los discípulos de Emaús. es decir. No podemos. Porque el domingo por la tarde Jesús se apareció a los Apóstoles en el cenáculo. a proteger y a defender de verdad a la familia. Nosotros protestamos. sobre todo a los Presidentes de los Estados. el domingo. para invitarlos a reflexionar. Al final de la audiencia. y se celebra en toda comunidad civil. se convirtieran verdaderamente en proyectos de la Conferencia mundial en El Cairo. y antes de cantar el Regina caeli. si estos proyectos. Os saludo a todos muy cordialmente. durante el Año de la familia. Y podría convertirse fácilmente en un año contra la familia. Yo he escrito a todos los presidentes del mundo. más o menos. Accipite Spiritum Sanctum. Nosotros estamos tratando de que este Año de la familia no se convierta en un año contra la familia. la importancia del encuentro de El Cairo. que tendrá lugar en septiembre. Esta es. a los demás Apóstoles.inmediatamente a Jerusalén para buscar a los demás discípulos. yo también os envío». Y luego les dio a todos esta gran misión: «Como el Padre me ha enviado. debemos subrayar. que la gracia vence al pecado. Este año la Iglesia lo dedica a la familia. Saludos Amadísimos hermanos y hermanas: . pero leemos cada día un pasaje cronológico de estos acontecimientos del primer día. Podemos caminar sólo con una civilización del amor que acoja la vida. recibid el Espíritu Santo. a los que ya se ha dado respuesta. una vez más. Hoy hemos leído el cuarto acontecimiento.

la pasión y muerte de Jesús en la cruz. . que. El Jueves santo comienza con la misa crismal. Esta misa. ofrecido al Padre como supremo acto de adoración y amor filial. además.Me es grato dar mi cordial bienvenida a todos los visitantes de lengua española. celebra por lo general en la catedral de la diócesis. de Guadalajara. la institución de la Eucaristía. ¡Feliz Pascua! JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de abril de 1995 Sentido del Triduo sagrado Amadísimos hermanos y hermanas: 1. y se consagra el crisma. igualmente saludo a la Parroquia San Juan de la Cruz. que cada obispo. que celebra al Señor Jesús. durante el tiempo pascual. al numeroso grupo de peregrinos mexicanos de Monterrey. que nos prepara inmediatamente para la celebración de la Pascua. sacerdote de su mismo sacrificio. y su resurrección gloriosa. reviviremos de manera intensa y sugestiva. es significativo que en esta fiesta tan singular del sacerdocio de Cristo y de sus ministros. 2. de León. ante el pueblo cristiano. gracias a la sagrada ordenación. Por tanto. por último. De España. En particular. saludo con afecto al grupo de niños. la semana central del año litúrgico. Hoy quisiera detenerme a meditar con vosotros en el misterio pascual que. en el que se conmemoran los acontecimientos fundamentales de la fe cristiana: la institución de la Eucaristía. y. Por eso se conmemora con profunda veneración y con gran participación espiritual el acontecimiento de la última cena: se hace memoria del sacrificio de Jesús en el Calvario y se redescubre la dignidad del sacerdote. junto con su presbiterio. se medita en el mandamiento nuevo del amor evangélico y del servicio a los hermanos. El Jueves santo recuerda. jóvenes y padres pertenecientes a la Asociación Protectora de Minusválidos Psíquicos. actúa in persona Christi como ministro de salvación. Que todos podáis descubrir. así como a los ― Peregrinos Romeros ‖ de Panamá. desde mañana y hasta el domingo. los presbíteros renueven juntos. Durante esta liturgia se bendice el óleo de los enfermos y el de los catecúmenos. llamada precisamente crismal. Mañana comenzará el Triduo sagrado. los compromisos y las promesas sacerdotales. Estamos en la Semana santa. es la manifestación solemne de la Iglesia local. la riqueza espiritual que brota de Jesús resucitado.

la comunidad cristiana. con humilde y alegre disponibilidad hacia los hermanos. con la bendición de la fuente sagrada. que debe constituir el corazón de la existencia de los sacerdotes y de las persona