You are on page 1of 12

BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA

Facultad de Medicina
DESARROLLO DE HABILIDADES EN EL USO DE LA TECNOLOGÍA, LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

Tarea 8: Ensayo

Las asesinas no son del todo malas: Células Natural Killer
PROFESORA: Gaona Osorio Lilian ALUMNO(A): León Sánchez Naxhelly Rocio

Matricula: 201212742

01 de abril del 2014
PRIMAVERA 2014

Los linfocitos NK y el cáncer en las buenas y en las malas.

RESUMEN Las células NK cumplen un rol de suma importancia en la defensa inmune, lisando células cancerosas, pero una baja producción de estos linfocitos, un déficit en la actividad citotóxica o una proliferación de estas células inmaduras representan un enorme riesgo para desarrollar cáncer en cualquiera de sus expresiones a consecuencia de una proliferación descontrolada de células carcinógenas. El linfoma de NK es un tipo poco frecuente de linfomas no hodgkinianos que se caracterizan por presentar marcadores celulares típicos de la célula NK, de los que el más específico es el CD56.

INTRODUCCIÓN A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a un sinfín de moléculas distintas a las nuestras, estas son reconocidas por nuestro organismo como agentes extraños a él, este reconocimiento puede desencadenar un mundo de padecimientos de acuerdo a su patogenicidad, ya sea por su estructura, composición química, tamaño, su capacidad para reproducirse, entre otras. Pero el organismo de los seres vivos contamos con lo que llamamos sistema inmunológico, compuesto por una serie de células que a través de distintos mecanismos nos proporcionan eficaces formas de defensa que disminuyen la incidencia de enfermedades y evitan la expresión de muchas de ellas. Entre las múltiples células que conforman el sistema inmunológico contamos con las Natural Killer, que hacen referencia a los linfocitos que al reconocer eliminan de forma espontánea células tumorales y células infectadas principalmente por virus, bacterias o protozoarios. Participan activa y

constantemente en las respuestas inmunes que nos protegen de dichos

padecimientos; lo anterior se debe a que desarrollan la capacidad de lisar células diana de forma natural y dependiente de anticuerpo. Además, secretan factores solubles que regulan las funciones de otras células del sistema inmune. Por lo que son consideradas tanto en la inmunidad natural y de la inmunidad adquirida como células efectoras. La lisis celular la llevan a cabo por medio de la secreción de gránulos que contienen proteínas formadoras de poros y proteínas que activan la apoptosis, esta citotoxicidad es selectiva y se da en la zona de contacto entre la NK y la célula diana reconocida como patógena. La pobre actividad o deficiencia de estas células está relacionada con padecimientos, pues las personas que expresan niveles bajos de actividad de las NK se han evidenciado susceptibles a muchas y distintas infecciones virales, e incluso se asocian a formaciones malignas en los tejidos (tumores), así como fatiga inmunológica en pacientes de cáncer después de la quimioterapia y radioterapia. Lo anterior señala la gran importancia que juegan en el papel de la inmuno-regulación (por su propiedad de sintetizar y liberar diversos tipos de citocinas de gran importancia en la regulación del sistema inmunitario), en la hematopoyesis y en la reproducción e interacciones neuroendocrinas.

Contrariamente la capacidad citotóxica excesiva de las NK se relacionan con la pérdida de la tolerancia normal y contribuir al desarrollo de enfermedades autoinmunes. Se piensa que pueden ser utilizadas en terapias anti-tumorales. Al extraerse del individuo se cultivan con interleucinas (2, 12 o 15), y posteriormente son reinyectadas en el enfermo en forma de células LAK ( citokyne activated lymphocytes). En enfermos con SIDA, también se está tratando de potenciar la respuesta inmune innata y en especial estas células NK, mediante la administración de IL-2, con resultados que son prometedores.

DESARROLLO 1. Las células NK: son linfocitos granulares grandes que se diferencian por su actividad citotóxica, pertenece a la inmunidad innata, constituyen del 5 al 10% de los linfocitos en la sangre periférica humana y también se encuentran en tejidos linfoides, mayormente en el bazo. Poseen la capacidad la capacidad de reconocer células tumorales o infectadas por virus a pesar de que carecen de receptores específicos de antígenos. No expresan las moléculas de membrana ni los receptores que distinguen a los linfocitos B y T. Constituyen la primera línea de defensa contra los virus, detectan y destruyen las células infectadas. Las formas de reconocimientos son distinguiendo anormalidades por medio de sus receptores o uniéndose a anticuerpos y destruyendo las células blanco. La lisis mediada por la NK elimina eficazmente la infección, o la mantiene bajo control hasta que se active el sistema inmunológico adaptativo y responda con los linfocitos T CD8 (citotóxicos) y anticuerpos específicos para el virus. Las células NK producen el interferón gamma que es un potente activador de macrófagos, y un importante regulador del desarrollo de las células Th, al establecer un enlace directo entre las NK y el sistema inmunológico adaptativo.

2. Un poco de historia: En 1965 E. Moller describió un fenómeno citotóxico, en las células del bazo de ratones no sensibilizados eran capaces de lisar células tumorales y se les denomino CCDA. Su primera descripción como células NK fue después de observarlas en el año de 1976 de forma accidental, cuando médicos especializados en inmunología median la actividad in vitro de células especificas (tumorales) obtenidas de ratones con tumores. Ratones normales no inmunizados y ratones con tumores no relacionados sirvieron como testigos negativos. Para sorpresa de los investigadores, los testigos sufrieron lisis considerables de células tumorales. La caracterización de esta destrucción inespecífica de células tumorales reveló que dependía de una población de linfocitos granulosos grandes.

3. Implicaciones médicas: son importantes para el control de las enfermedades virales y el control de tumores. Las células NK se relacionan a múltiples padecimientos entre los que podemos destacar el linfoma de Células NK que es una forma de cáncer poco común producido por la proliferación de linfocitos NK inmaduros extra ganglionarmente siendo la cutánea la forma más frecuente. Otros estudios han relacionado a estas células con el VIH-1 en su control; las beta quimiocinas que secretan los linfocitos NK inhiben de forma competitiva la unión de la glicoproteína de envoltura gp120 del VIH-1 al correceptor CCR5.

4. NATURAL KILLER Y EL CÁNCER: Las células cancerosas poseen un aspecto distinto a las propias del tejido al que pertenecen, generalmente la diferencia se ve en su forma distinta o en el tamaño de los núcleos que se expresan más grandes o pequeños a los habituales, lo que las incapacita para realizar las funciones que le corresponden, también se caracterizan porque su reproducción es rápida y carecen de un control en el mecanismo de control del crecimiento. Al formarse un gran número tienden a

amontonarse, presionan o bloquean a otros órganos y les impiden que realicen óptimamente sus funciones.

Las células cancerosas se caracterizan por presentar neo-antigenicidad, y son sus antígenos tumorales los que provocan un rechazo inmunológico e incluyen proteínas tumorales que son presentadas por moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad de la clase I presentes en las células cancerosas.

Los antígenos de neoplasias malignas originan respuestas tanto humorales como celulares. En experimentos in vitro, los anticuerpos hacen posible la activación del sistema de complemento y también el mecanismo ADCC (citotoxicidad mediada por anticuerpos) por parte de células NK. Las células Natural Killer parecen ser las células efectoras de la primera línea en la vigilancia inmunológica y en la

respuesta inmune efectora a células cancerosas. Las células NK detectan la presencia de células cancerosas en forma precoz, eliminándolas por un mecanismo citotóxico (degranulación) antes de que se acumulen y conformen neoplasias. Pero cuando las células cancerosas crean un tumor, las células NK pueden ejercer citotoxicidad directa de una manera similar a la de los linfocitos T citotóxicos o bien, en conjunto con anticuerpos, pueden lisar células cancerosas por citotoxicidad mediada por anticuerpos. En la respuesta anterior se necesita la

participación de citocinas con la capacidad de activar la capacidad tumoricida de los linfocitos NK (interferones, factor de necrosis tumoral e Il-2). Existen neoplasias relacionadas a NK y estas pueden ser localizadas o diseminadas en su presentación inicial y la mayoría se comporta de forma agresiva. La presentación linfomatosa o leucémica sugiere que comprenden un espectro de enfermedades (virus de Epstein – Barr). La OMS divide estas neoplasias en:    Leucemias de células NK agresivas Linfoma extra nodal NK/T de tipo nasal Linfoma blástico de células NK (neoplasia hematodérmica CD56+) Ya estudiamos la importancia que tienen las células NK en contra de la formación de tumores, pero qué sucede si el problema se debe a las mismas células, la proliferación de células NK inmaduras favorecen el desarrollo del linfoma NK blástico que es un tipo infrecuente de linfoma (cáncer que inicia en las células del sistema inmunitario), reconocido como entidad independiente dentro de los linfomas de células T y NK. Se manifiesta inicialmente con afectación extra ganglionar (fundamentalmente cutánea), cursa a menudo con esplenomegalia y pancitopenia, y responde inicialmente bien a la quimioterapia, aunque el pronóstico a medio plazo suele ser malo. La OMS incluye como una entidad independiente al linfoma/leucemia de células NK blástico, que también ha sido publicado bajo el término de neoplasia hematodérmica agranular CD4+ CD56+. Es un tipo de linfoma poco conocido e infrecuente que puede presentarse a cualquier edad y suele debutar como enfermedad diseminada con frecuente CD4+,

afectación extra ganglionar (principalmente cutánea) y seguir un curso clínico agresivo, a pesar de haberse descrito una buena respuesta inicial con la quimioterapia. Caso clínico: “Paciente varón de 55 años con antecedentes de hipertensión arterial, diabetes mellitus no insulín-dependiente, bebedor de más de

80 g de alcohol al día y con un episodio previo de pancreatitis aguda alcohólica dos años antes, que acudió a consultas por la presencia de nódulos dolorosos en la espalda y pérdida de 6 Kg de peso de mes y medio de evolución. A la exploración se observaron múltiples lesiones nodulares distribuidas en tronco y espalda, de aspecto infiltrado, así como varias adenopatías latero cervicales e inguinales de hasta 2,5 cm, hepatomegalia sangre periférica mostró una pancitopenia. Se realizó una biopsia en ojal de 15 mm de piel de región escapular derecha, que al estudio histopatológico mostró una infiltración de hábito linfoide de todo el espesor dérmico de predominio profundo, sin afectación epidérmica. La celularidad era de talla mediana, con un pleomorfismo discreto, núcleos de cromatina fina con ocasionales nucléolos pequeños, siendo frecuentes las figuras de mitosis”. Al paciente se le diagnosticó linfoma NK blástico en piel y ganglio, siendo también positiva la biopsia de médula ósea, en base a un infiltrado linfoide de patrón mixto nodular e intersticial. y esplenomegalia. El estudio de

FUNCIÓN EN LA TERAPÉUTICA: La idea de las terapias celulares es muy interesante, curar las células con organismos vivos, es decir utilizando nuestro propio sistema inmunológico para combatir el cáncer es un revolucionario hallazgo de los médicos quienes buscan potenciar la actividad de las células NK que detectan patrones en membranas celulares anómalas y las destruyen; su rapidez, especificidad y eficacia las hacen protagonistas en las investigaciones para el desarrollo de cura del cáncer. Las

terapias con células son el foco de investigación para combatir el cáncer, los estudios están encaminados principalmente contra el cáncer infantil que la mayoría de los casos se expresa por factores genéticos, a diferencia del cáncer en los adultos en los que entran en juego otros factores, como la alimentación, el estado de vida, el medio ambiente, entre otros. El tratamiento se divide en dos etapas: en la primera los pacientes recibirían un trasplante de células de sus padres y después de treinta días, recibirían una infusión de las células Natural Killer. El proyecto que realizan en el IRB en Francia, está dirigido hacia varias terapias para el tratamiento del cáncer hematológico (leucemia), con la idea de que en un futuro pueda ser aplicado a otros tipos de cánceres. Los estudios se centran en las NK .Los experimentos se realizan gracias a las donaciones de cordones umbilicales cuyos linfocitos no han interactuado con antígenos y su los resultados de su manipulación son más exactos. CONCLUSIÓN: Las células Natural Killer son de suma importancia en la inmunidad innata, su buen funcionamiento previene y controla un sinfín de infecciones virales así como el desarrollo de cáncer, al ser la primera línea de defensa contra ellos. Pero es necesario que reconozcamos que alguna alteración en la producción en estas células tiene consecuencias considerables; como la expresión de algunas formas de cáncer. Tenemos que reconocer la importancia que está ganando en el mundo de la terapéutica con su uso experimental contra el cáncer. El uso de estas

células podría cambiar la forma en que percibimos el cáncer, dejando de ser un padecimiento altamente mortal a un padecimiento curable; reduciendo en gran medida la mortandad por dicha enfermedad.

BIBLIOGRAFÍA Abbas, Abul K.. (2012). Inmunología Celular y Molecular. Madrid: Interamericana Mc Graw-Hill. Thomas J. Kind, Richard A. Goldsby, Barbara A. Osborne. (2007). Inmunología de Kuby. Madrid, España: Mc Graw Hill. Mario Cesar Salinas Carmona. (2011). Inmunología en la Salud y la Enfermedad. México: Panamericana. Antonio M. Ron, Miguel Artime y Javier Peláez. (16/03/2011). Asesinas contra el cáncer. 15/03/14, de Quo Sitio web: http://www.quo.es/naturaleza/asesinas-contrael-cancer Brendan Nora, Aquino Esperanza José, Aispuru Gualberto. (2012). Células Citotóxicas Naturales. 13/03/2014, de Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Medicina Sitio web: http://med.unne.edu.ar/catedras/bioquimica/nk.htm Valentín Quiroga J., Fernández Casanova L. , Génesis Martín I., Nuñez Martín F., Pérez Martínez A.. (2012). Kill the Killers: terapia con células Natural Killer en pacientes pediátricos con cáncer refractario. 15/03/14, de SCIELO: Sanidad Militar Sitio web: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1887-

85712012000300003 Juan José Borrero Martín, Gloria Muñoz Arias, José Carlos Diéguez Otero, M.ª Carmen Suárez Marrero, Virginia Porras Hidalgo. (2004). Linfoma NK blástico.

09/02/14,

de

Revista

Española

de

Patología

Sitio

web:

http://www.patologia.es/volumen37/vol37-num2/37-2n09.htm