You are on page 1of 101

Índice

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, Rafael Rodríguez Castañeda; Vocales, Francisco Álvarez, Salvador Corro


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR EDITORIAL: Salvador Corro
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN EDITORIAL: Flor Hernández
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE ADMINISTRACIÓN: Laura Ávila
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
COORDINADORA DE RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Hugo Martínez, Juan Carlos Ortega
REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Marcela Turati,
Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Puebla,
María Gabriela Hernández,Tabasco, Ar man do Guz mán
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía Es pi tia, Jo sé Emi lio
Pa che co, Al ber to Pa re des, Niza Rivera Medina, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint, Rafael Vargas, Co-
lum ba Vér tiz de la Fuente; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John M. Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú, De ni se
Dres ser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi;
car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya y Juan Ricardo Robles de Haro
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
No. 1952 • 30 de marzo de 2014
VIOLENCIA
36 La delincuencia descubrió San Miguel de Allende
/Verónica Espinosa
39 En Chihuahua, pueblos fantasma
/Patricia Mayorga Ordóñez
41 El valle de Texas, contaminado de narcoviolencia
/Luciano Campos Garza
44 El caso Van Nierop, convertido en libro
/Sergio González Rodríguez
CORRUPCIÓN
46 Moreno Valle, ahora contra Cholula
/Gabriela Hernández
ANÁLISIS
50 INE gatopardo /Erubiel Tirado
51 Los Extras /Naranjo
52 De sirvientas a empleadas /Marta Lamas
53 Octavio Paz, hoy /Héctor Tajonar
INTERNACIONAL
54 Cumbre de Seguridad Nuclear: México,
el mal ejemplo /Témoris Grecko
Foto portada: Iván Méndez /Cuartoscuro
TELECOMUNICACIONES
8 El gran regalo presidencial a Televisa
/Jenaro Villamil
NARCOTRÁFICO
14 Proceso gana otra batalla contra la opacidad
/Arturo Rodríguez García
18 El secuestro de Álvarez Machain, ordenado
por la Casa Blanca /J. Jesús Esquivel
22 En Durango, gobernador y exgobernador
en pugna con aroma a narco
/Patricia Dávila y Rodrigo Vera
25 El Estado de México, con potencial más
explosivo que Michoacán /José Gil Olmos
LA CAPITAL
28 Línea 12: Ortega reparte culpas pero rechaza
las suyas /Raúl Monge
ECONOMÍA Y FINANZAS
32 El seguro de desempleo, benéfico para los ricos
/Jesusa Cervantes y Juan Carlos Cruz Vargas
28
22
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Karina
Valle, Norma Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña,
Fernando Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98.
Mónica Cortés, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
CON TA BI LI DAD: Edgar Hernández, contador; Ma ría Con cep ción Al va ra do, Rosa Ma. García, Ra quel
Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 37, No. 1952, 30 DE MARZO DE 2014
IM PRE SIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF

EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Concepción Villaverde, María Luisa
Vivas; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Armando Gutiérrez,
Juan Pablo Proal y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Saúl Díaz Valadez, desarrollador,Tel. 5636-2106
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2011-072215095900-102.
Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 23
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey,
Puebla y Xalapa: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso
57 HONDURAS: La violencia que llegó del norte
/Rafael Croda
61 PERÚ: Algo más que una primera dama
/Pablo Pérez Álvarez
HISTORIA
64 En la soledad política /Alejandro Gutiérrez
ENSAYO
66 A tres años del MPJD. Crónica de una justicia
y una paz incumplidas /Javier Sicilia
CULTURA
72 “Octavio Paz en su siglo”
/Christopher Domínguez Michael
76 El poderoso viento entero de su poesía
/Rafael Vargas
78 Inútil el homenaje, inútil el desagravio: Armando
Bartra /Judith Amador Tello y Armando Ponce
83 Estro Armónico /Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: Sexo, drogas, rock&roll...
/Blanca González Rosas
Teatro: Te haré invencible con mi derrota
/Estela Leñero Franco
Cine: Narco cultura /Javier Betancourt
Televisión: Telenovelas foráneas
/Florence Toussaint
FICG
87 La activista Norma Andrade inspira cinta
de ficción /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
90 Inoperancia policiaca y fanatismo salvaje
/Jorge Covarrubias
93 Nuevo León tiene ley antiviolencia, pero no
se aplica /Luciano Campos Garza
96 Palabra de Lector
98 Mono Sapiens /La oposición que yo soñé
/Helguera y Hernández
90 54
39
72
JENARO VILLAMIL
U
n enorme “regalo” en los ar-
tículos 264 y 276 de la inicia-
tiva presidencial sobre teleco-
municaciones y radiodifusión,
presentada el lunes 24 al Se-
nado, le permitirá a Televisa
no ser declarada “agente económico pre-
ponderante” en los servicios de televisión
restringida, donde la compañía de Emilio
Azcárraga Jean tiene ya casi 12 millones de
suscriptores, 61% de este sector.
La redacción ambigua y claramente
sesgada hacia Televisa en ambos artícu-
los le permitirá concretar la adquisición de
51% de la empresa Cablecom por 7 mil mi-
llones de pesos (545 millones de dólares),
con lo cual tendrá más de 65% del sector
de televisión restringida, según el Institu-

A
d
r
i
á
n

R
u
i
z

/

R
e
f
o
r
m
a
El gran
regalo
presidencial a Televisa
8

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
La mesa está puesta para que Televisa se despache con
el estilo que le caracteriza: a lo grande. Dos artículos de
la iniciativa presidencial de la Ley de Telecomunicaciones
y Radiodifusión le permitirán al consorcio de Emilio Az-
cárraga Jean no ser calificada de “preponderante” en el
servicio de televisión de paga, donde en realidad ya lo es,
y seguir en su proceso de eliminación de competidores.
Todo indica que la iniciativa de Enrique Peña Nieto será
aprobada sin problemas, pues la oposición de algunos le-
gisladores del PRD o del PAN es sólo coyuntural.
to Federal de Telecomunicaciones (IFT) y
los cálculos de la empresa Signals Telecom.
En enero Azcárraga creó la empresa
Televisa-Cablecom y ha presionado a los
programadores para romper los contratos
de distribución de contenidos que tienen
con PCTV, según fuentes consultadas por
Proceso. La idea de Grupo Televisa, advier-
te uno de los programadores quien habló
a condición del anonimato, es bajar de su
programación, a partir del lunes 31, todos
los canales del Network de PCTV, quitán-
dole fortaleza de ventas y distribución al
eliminar su presencia en los canales de
Cablemás, Cablevisión, TVI y posiblemen-
te Cablecom.
Entrevistado sobre este gran “regalo”
al monopolio televisivo, el senador panis-
ta Javier Corral explica a Proceso que “así
como en 2006, cuando se aprobó la Ley Te-
levisa, la nuez del negocio fue el artículo 28
de la reforma a la Ley Federal de Teleco-
municaciones, que le permitiría quedarse
con el espectro sobrante de la transición
digital sin pagar contraprestación alguna,
ahora el gobierno de Peña Nieto redacta
unas reglas de preponderancia que prote-
gen a Televisa en televisión de paga y le
imponen medidas absolutamente irrele-
vantes en televisión abierta”.
Corral advirtió que la redacción so-
bre la “preponderancia” en radiodifusión,
contenida en el artículo 260 y en espe-
cial en el 264 va contra lo establecido en
el artículo octavo transitorio de la reforma
constitucional aprobada en 2013.
En esa reforma se estableció que “se
considerarán como agentes económicos
preponderantes en los servicios de radiodi-
fusión o telecomunicaciones” a las compa-
ñías que tengan una “participación mayor
a 50%, medido este porcentaje ya sea por
el número de usuarios, suscriptores, por el
tráfico en sus redes o por la capacidad utili-
zada de las mismas de acuerdo con los da-
tos de que disponga el Instituto Federal de
Telecomunicaciones”.
La trampa, sentencia Corral, es que los
redactores de la ley secundaria cambiaron
la noción de “servicios” por el de “sector”
para la declaración de “agente económico
predominante”. De esta manera los servi-
cios que presta Televisa en televisión res-
tringida, medidos en usuarios, suscripto-
res y audiencia, claramente rebasan 50%,
pero no son considerados en la ley como
susceptibles de una declaración de agente
económico preponderante.
Esto le permitirá a Televisa continuar
con la operación de concentración y com-
pra de las compañías de televisión por ca-
ble, iniciada en 2006-2007 con la adquisi-
ción de Cablemás, TVI y tener el control
de 51% de las acciones de Cablecom, pro-
piedad ahora del enigmático financiero
de origen regiomontano David Martínez,
quien posee a través de Tenedora Ares
más de la mitad del control de Grupo Ca-
ble TV o Cablemás.
Incluso el legislador panista bauti-
za como “cláusula Cablemás” el siguiente
párrafo del artículo 276 sobre las medidas
de fomento a la competencia:
“Tratándose de la autorización de nue-
vas concesiones o de la concentración de
agentes económicos dentro de cada uno
de los sectores de telecomunicaciones y
radiodifusión, el instituto: a) Deberá consi-
derar la existencia o no de un agente pre-
ponderante en el sector determinado o con
poder sustancial.”
La única autorización pendiente de nue-
va concentración es la adquisición de Cable-
más por Grupo Televisa, anunciada desde
agosto de 2013 a la Bolsa Mexicana de Valo-
res, y se insiste en la palabra “sector” y no
“servicios”, tal como decía el texto original
de la reforma constitucional.
“Por la vía de la televisión de paga, Te-
levisa puede burlar todas las 23 disposi-
ciones que se establecen en el artículo 264
para el agente económico predominante
en radiodifusión”, sentencia Corral.
–¿Eso qué significa?
–Que podrá establecer barreras de en-
trada, bajar la programación de todos
aquellos canales de televisión restringida
que no sean de su propiedad, de sus filia-
les o de sus aliados y comercializar hasta
el exceso en los contenidos. Podrán quitar-
se a todos los competidores incómodos e
incluso ejercer un dominio sobre las otras
compañías de televisión abierta.
–¿Este es el único punto en donde se
observa favoritísimo a Televisa? –se le
pregunta.
–No. El trazo de Televisa en la Ley Pe-
ña son los criterios de preponderancia res-
tringida sólo a sectores y no a servicios, ex-
cluyendo así a la televisión restringida,
pero también las inútiles medidas asimé-
TELECOMUNI CACI ONES

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 9
tricas que se le imponen como preponde-
rante en televisión abierta, la indefinición
de la propiedad cruzada, la inexistencia
de límites a la concentración y la cláusu-
la Cablecom.
“Al no ser preponderante en televisión
de paga, se le hace un traje a la medida pa-
ra que Televisa pueda adquirir ya Cable-
com”, sentenció.
Corral considera una auténtica “bur-
la” algunas de las 23 disposiciones que el
artículo 264 establece contra la preponde-
rancia en radiodifusión. Por ejemplo, en el
numeral XVII se establece:
“Abstenerse de participar en socieda-
des que lleven a cabo la impresión de pe-
riódicos escritos de circulación diaria, ya
sea local, regional o nacional, según lo de-
termine el instituto”.
El legislador se cuestiona: “¿Por qué le
ordenan abstenerse en periódicos? Porque
no tiene ningún periódico. ¡Es un traje a la
medida! ¿Por qué no dice que debe abste-
nerse de participar en revistas, que sí tiene,
o en agencias de publicidad, que también
son suyas?”.
Hiperconcentración
En contraste con las medidas muy concre-
tas que se le imponen a América Móvil, el
agente económico predominante en tele-
comunicaciones que no podrá participar
en el mercado audiovisual hasta un míni-
mo de dos años y condicionado al cumpli-
miento de una serie de medidas conside-
radas como “correctas” por la mayoría de
los especialistas, en televisión de paga se
JENARO VILLAMIL
L
a noche del lunes 24, en un acto in-
sólito los presidentes del PAN, Cecilia
Romero, y del PRD, Jesús Zambrano,
leyeron un comunicado en el cual ex-
presaron la oposición de ambos partidos a la
iniciativa de ley del gobierno federal en ma-
teria de telecomunicaciones y radiodifusión,
presentada siete horas antes en el Senado.
Argumentaron que viola la reforma constitu-
cional de 2013 y demandaron una ley “de-
mocrática, antimonopólica, cultural y en de-
fensa de las audiencias y de los usuarios”.
La presentación de la iniciativa del pre-
sidente Enrique Peña Nieto molestó a las
dirigencias de ambos partidos. En el PRD
todos los grupos que integran las bancadas
en las dos cámaras se opusieron, con el
argumento de que era una clara violación
a la Constitución y confirmaba lo plantea-
do en los “borradores” de la iniciativa que
circularon desde febrero.
En el PAN, Santiago Creel y Juan Moli-
nar Horcasitas se reunieron con la presi-
denta interina del partido para analizar los
términos de la iniciativa la tarde del mismo
lunes 24. Ambos exintegrantes del Consejo
Rector del Pacto por México coincidieron
en que violaba lo acordado en la reforma
constitucional de abril de 2013.
Varias llamadas y mensajes entre Creel
y Molinar, del PAN, y Guadalupe Acosta
Naranjo y Jesús Zambrano, del PRD, afina-
ron los términos del comunicado conjunto y
la necesidad de publicarlo ese mismo día.
Mientras Romero y Zambrano leían en
el hotel Hilton de la Alameda el rompimiento
con la ley de Peña, el presidente de la Comi-
sión de Comunicaciones del Senado, Javier
Lozano Alarcón, descalificó esa posición. Dijo
que Romero había sido “mal informada”.
En su cuenta de Twitter el legislador pa-
nista, promotor de la campaña de Ernesto
le permitirá a Televisa tener prácticamen-
te todo el control.
Uno de los competidores más afecta-
dos sería PCTV, la compañía creada pa-
ra la producción y distribución de conte-
nidos en televisión por cable formada en
un inicio por compañías independientes
al control de Televisa.
Según uno de los programadores con-
sultados, la medida no es casual. Des-
de hace seis años PCTV creó el canal TVC
Deportes, que ha sido incómodo para la Fe-
deración Mexicana de Futbol, y sus audien-
cias han creado “fuertes dolores de cabeza
al canal TDN, propiedad de Grupo Televisa”.
El negocio de la posible desaparición de
PCTV será redondo porque desintegrará el
paquete básico de industria conocido co-
mo PBI que el propio PCTV genera para sus
asociados, ya que también “pretende elimi-
nar la compra conjunta de señales interna-
cionales que los programadores venden a
PCTV para comprarlos ahora ellos de mane-
ra directa y obtener beneficios individuales
en la adquisición de dichas señales”.
El “golpe final”, advirtió esta fuente, se-
rá propiciar “la muerte de 300 cableopera-
dores pequeños que ante un PCTV debilita-
do, sin canales propios y sin representación
global de las señales extranjeras, ausente
de distribución en el área metropolitana y
Lozano, como empleado
del consorcio
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Gamboa. Avasallar
10

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
Cordero por la dirigencia nacional del PAN,
afirmó: “Corrección: dirigentes que no han
leído el proyecto lo descalifican”.
El martes 25, Lozano en declaraciones
a los medios y en su cuenta de Twitter
afirmó: “Vaya confusión. Pretende @Gus-
tavoMadero dictar línea a los @Senadores-
delPAN sobre Reforma de #Telecomunica-
ciones. Ya no eres jefe nacional”.
Ningún otro legislador –ni siquiera del
PRI– ha defendido en estos días con tal
enjundia la iniciativa del Ejecutivo como
Lozano.
Incluso maniobró para que el jueves 27
se suspendiera la sesión con los integran-
tes de las comisiones unidas del Senado
–de Comunicación, presidida por él; de
Estudios Legislativos, encabezada por la
priista Graciela Ortiz, y de Radio y Televi-
sión, por la perredista Alejandra Barrales–
para que se tomara un acuerdo con Raúl
Cervantes Andrade, presidente de la Mesa
Directiva de la cámara alta para imponer un
calendario de consulta de foros, discusión
y aprobación de la iniciativa en comisio-
nes y en el pleno. La fecha límite para su
aprobación será entre el 23 y el 25 de abril,
anunció Lozano.
Su correligionario Javier Corral, con una
posición diametralmente opuesta, afirmó
que esa decisión era violatoria del regla-
mento del Senado porque sólo los inte-
grantes de las comisiones unidas pueden
tomar ese acuerdo. Barrales afirmó que ella
no avalaba el “acuerdo” dado a conocer
por Lozano y Ortiz y que este lunes 31 los
integrantes de su comisión votarían.
Presiones
La presión de Lozano por aprobar fast track
un documento rechazado por los propios
dirigentes del PAN y PRD ha molestado a
un sector de la bancada panista. Al menos
seis senadores que no están alineados
con Gustavo Madero ni con Cordero se
han reunido con especialistas de distintos
sectores y han coincidido en que el con-
tenido de la ley tiene elementos de anti-
constitucionalidad, está sesgada a favor de
Televisa y permite el control del gobierno
federal en el contenido de los medios y las
redes sociales.
El activismo de Lozano no es casual.
El PRI y el Partido Verde tienen 61 votos y
sólo necesitan “cuatro votos o cuatro au-
sencias” para aprobar por mayoría simple
de 65 votos la iniciativa de Peña Nieto.
Lozano ha asegurado tener entre 10 y 12
votos “amarrados” de su bancada, confia-
ron a Proceso varios legisladores. Incluso
prometió “uno o dos votos” del PRD.
Lozano fue uno de los cuatro redac-
tores de la iniciativa del Ejecutivo federal,
junto con el subsecretario de Comunicacio-
nes, Ignacio Peralta; el consejero jurídico
de la presidencia, Humberto Castillejos
Cervantes, y el estratega jurídico de Grupo
Televisa, Javier Tejado Dondé, amigo del
panista.
Oficialmente nadie ha reconocido que
estos cuatro personajes formaron parte del
war room que procesó, redactó y corrigió los
borradores que llegaron a la Secretaría de
Comunicaciones y Transportes (SCT) para
dar el toque final a una iniciativa polémica.
La presencia de Lozano entre el equipo
de redactores de la Ley de Telecomunica-
ciones fue una condición impuesta por el
grupo de Cordero –quien controla la ma-
yoría de los votos de la bancada del PAN
en el Senado– durante la aprobación de la
reforma constitucional en materia energéti-
ca en diciembre de 2013.
Testigos de esta negociación relatan a
Proceso que Cordero gestionó con Cas-
tillejos y con Luis Videgaray, secretario de
Hacienda, para que se incluyera a Lozano
en ese equipo.
Priista, panista, zedillista, calderonista
y ahora corderista, Lozano se ha caracteri-
zado en los últimos meses por su apoyo a
las campañas del Grupo Televisa contra la
sociedad entre Grupo Dish y Telmex, contra
el extitular de la Comisión Federal de Tele-
comunicaciones (Cofetel, ya desaparecida)
ciudades clave, e imposibilitado de bajar el
costo de señales por vía de la generación
de volumen de compra, dejaría a su suer-
te a los operadores del interior del país que
finalmente su única salida será vender sus
sistemas de cable a un operador grande lla-
mado justamente Televisa”.
No solamente serán afectados los ope-
radores independientes agrupados en
PCTV, sino los que forman parte de la Aso-
ciación de Redes de Telecomunicaciones
de México. Muchos han optado por ven-
der a Grupo Televisa ante la imposibilidad
de competir con el gigante.
De acuerdo con Signals Telecom, Te-
levisa tiene a través de sus filiales Cable-
más, Cablevisión y Cablevisión del Nor-
te (antes TVI) un control de 56.2% de los
suscriptores en cable y 38.4% de televisión
satelital con Sky. Sólo en este sector tie-
ne una competencia seria con Grupo Dish,
una sociedad de MVS con EchoStar y Tel-
mex, a la cual Grupo Televisa ha combati-
do frontalmente.
La operación de compra-venta de 51%
de Cablecom se anunció en agosto de 2013.
Esta empresa es considerada la tercera más
grande del país, con presencia en 16 entida-
des, y con 3 millones de suscriptores y 800
usuarios de triple play, sólo después de Me-
gacable, de la familia Yamuni, y de Cable-
visión, de Azcárraga Jean. Megacable ya es
socio de Televisa en la marca Yoo, pero Ca-
blecom estaba fuera de su dominio.
Las negociaciones empezaron meses
antes. En mayo de 2013, en plena negocia-
ción de la reforma constitucional de te-
lecomunicaciones, David Martínez, pro-
pietario del fondo de inversiones Fintech,
adquirió 95% de Tenedora Ares, poseedora
de 51% de Cablecom, con opción de com-
pra del 49% restante a un precio de aproxi-
madamente 9.3 veces la utilidad operativa
de los 12 meses precedentes a la fecha en
que se realice dicha operación.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Corral. Denuncia
TELECOMUNI CACI ONES

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 11
Martínez ha tenido con Televisa una
relación de amor-odio. Considerado uno
de los personaje más enigmáticos de Wall
Street, el dueño de Fintech apoyó el litigio
de Paula Cusi, última esposa de Emilio Az-
cárraga Milmo, contra Azcárraga Jean por la
sexta parte del legado del Tigre.
Experto en comprar y reestructurar
deudas de empresas y gobiernos, como el
de Argentina, Martínez ha pretendido in-
gresar al mercado de las telecomunicacio-
nes en México, pero tanto Televisa como
Grupo Carso lo han bloqueado.
En una jugada en apariencia astuta, Te-
levisa anunció en agosto de 2013 ante la
Bolsa Mexicana de Valores una inversión
Mony de Swaan y a favor de aprobar en
sus términos la iniciativa.
La cercanía de Lozano con el director
de Información y representante legal de
Grupo Televisa, Javier Tejado Dondé, le
permitió al consorcio de Emilio Azcárraga
acceder a información privilegiada durante
la elaboración de la iniciativa y defender
“los candados” a favor del monopolio tele-
visivo, tal como lo describió Proceso en su
edición 1944.
Lozano y Tejado no ocultan sus simpa-
tías y acuerdos. En sus cuentas de Twitter
ambos se tratan de “tocayos”, coinciden
en criticar a Gustavo Madero, al Pacto por
México (que ya desapareció como tal), en
el embate contra De Swaan y en identificar
a todos los críticos de Televisa como si
fueran pagados o enviados por Carlos Slim.
La sincronía entre Tejado y Lozano
también se evidenció cuando antes de que
el Instituto Federal de Telecomunicaciones
emitiera la declaración de “agente econó-
mico preponderante” contra América Móvil
y Televisa el viernes 7, presionaron para
que el organismo investigara un supuesto
acuerdo secreto de compra-venta entre
Carlos Slim y Joaquín Vargas, de MVS,
socios en Grupo Dish. Lozano impulsó en
el Senado un punto de acuerdo para iniciar
esta investigación.
Paradójicamente, como presidente de
la Cofetel de octubre de 1998 a marzo de
1999, Lozano fue favorable a la sociedad
que entonces tenían Televisa y Grupo Car-
so en Cablevisión, filial de Azcárraga. Carso
llegó a tener 49% de las acciones de esa
empresa. Entonces, según Lozano, Slim no
violaba la prohibición del título de conce-
sión de Telmex que le impedía participar en
el mercado de la radiodifusión.
Lozano también fue investigado por
la Auditoría Superior de la Federación
(ASF) en 2008 por otorgarle una segunda
prórroga a la empresa Unefon, cuando fue
presidente de la Cofetel (Proceso 1725).
El caso generó un agrio debate en-
tre Jorge Álvarez Hoth, quien había sido
subsecretario de Comunicaciones durante
el gobierno de Fox, y Lozano, entonces
secretario del Trabajo con Felipe Calderón.
Lozano acusó a Álvarez de haber per-
dido un litigio ante Unefon (ya propiedad
de Ricardo Salinas Pliego) que provocó el
pago de 550 millones de pesos a la em-
presa por “cobro indebido de intereses”,
multa impuesta en 1998. Ese pago se
realizó el último día de la gestión foxista.
de 7 mil millones de pesos para adquirir el
control de Cablecom, vía la compra de deu-
da convertible que le permitiría hacerse
del control de 95% de Tenedora Ares.
La autorización de esta adquisición
quedó suspendida en tanto se formaba la
nueva autoridad reguladora en competen-
cia económica del sector, el IFT, y se cono-
cían las nuevas disposiciones secundarias
a la reforma constitucional.
Si el órgano regulador reconoce que
con la adquisición de Cablecom, Televisa
posee más de 65% del mercado de televi-
sión restringida, esta ambiciosa operación
se viene abajo.
El “candado” a la participación del mag-
nate Carlos Slim en el mercado de la televi-
sión restringida se prolongará por dos años
más, según la iniciativa de Peña Nieto en-
viada al Senado.
Si América Móvil pudiera dar servicios
de televisión por cable, expertos calculan
que de golpe se incrementarían entre 6 y 9
millones los nuevos usuarios de este siste-
ma, lo que modificaría el esquema de con-
centración que actualmente tiene Televisa
en este mercado.
En su comunicado del jueves 27 Améri-
ca Móvil criticó duramente la iniciativa del
Ejecutivo federal y consideró que las dispo-
siciones “crean barreras de entrada a mer-
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Zambrano y Romero. Repudio compartido
Slim y Peña. Candados
12

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
Álvarez y la ASF establecieron que ese
pago fue consecuencia del otorgamiento
irregular de dos prórrogas consecutivas
aprobadas por Lozano (Proceso 1626,
1639 y 1642).
Como subsecretario de Comunica-
ciones y Transportes (1996-1997) y como
presidente de la Cofetel, Lozano también
abrió paso a la competencia en telefonía
móvil. Telefónica, empresa que dirigió
Francisco Gil Díaz, amigo y exjefe de Lo-
zano en la Secretaría de Hacienda, fue de
las compañías más beneficiadas.
La única empresa del sector que ha
expresado públicamente su beneplácito y
apoyo a la iniciativa Peña Nieto en teleco-
municaciones ha sido Telefónica.
Borrador modificado
La influencia y participación de Lozano y
Tejado fue clave en la confección final de
la iniciativa de la Ley de Telecomunica-
ciones. Hacia finales de octubre de 2013
había un borrador elaborado en la SCT
cuya redacción coordinó el subsecretario
Ignacio Peralta Sánchez.
Quienes conocieron ese documento
indicaron a este semanario que no había
un sesgo tan claro en ese primer borrador
a favor de Azcárraga. Buscaba una regu-
lación también de la empresa en el sector
de televisión restringida (Proceso 1944).
Peralta admitió en conferencia de
prensa en noviembre de 2013 que ya
estaba “muy avanzado” el borrador de la
iniciativa. A pregunta expresa de este re-
portero el funcionario admitió que el tema
más difícil era la figura de la “concesión
única” y no la regulación del “agente
económico preponderante”.
Pero fue ampliamente rebasado por
Lozano, Tejado y Castillejos, quienes
incorporaron los últimos cambios entre
febrero pasado y este mes.
No fue casual que el funcionario de la
SCT cediera en varias partes de los bo-
rradores. En el artículo 16 transitorio de la
iniciativa de Peña Nieto se rompió con el
acuerdo de la reforma constitucional para
que la fecha límite del “apagón analógico”
sea el 31 de diciembre de 2015. La SCT
incorporó que en algunos casos las trans-
misiones analógicas deberán finalizar “a
más tardar el 31 de diciembre de 2017”,
dos años más y vísperas de las elecciones
de 2018.
Por su parte Castillejos jugó un papel
fundamental en la elaboración y operación
de la iniciativa. El artífice legal de las re-
formas constitucionales de 2013 también
mantiene una buena relación con su primo
y presidente de la Mesa Directiva del Se-
nado, el priista Raúl Cervantes Andrade.
cados altamente concentrados, como lo
son el de radiodifusión y televisión restrin-
gida, protegiendo así al agente económico
preponderante en radiodifusión y con po-
der de mercado en televisión restringida”,
en clara referencia a Televisa.
“Segunda temporada”
Corral no duda que estamos “ante la se-
gunda temporada de la Ley Televisa”. “Re-
cordemos que en la primera hubo quienes
salieron abiertamente a defenderla y aho-
ra los volveremos a ver en legisladores tan-
to del PRI, del PAN como del PRD.
“También hubo actores que oponién-
dose, supuestamente, en realidad estaban
finteando, reclamando cambios en asuntos
meramente cosméticos con el argumento
de buscar alternativas racionales y no ra-
dicales”, dice.
–¿Observa lo mismo en este proceso?
–Va a haber actores en todos los partidos
políticos que, supuestamente, son oposito-
res a la ley, pero quieren distraer lo funda-
mental que es el enorme regalo que le darán
a Televisa, por cosas menores o aledañas.
–¿Quién encabeza ahora la defensa de
la ley?
–Sin duda el presidente de la Comisión
de Comunicaciones, Javier Lozano.
Coincidentemente, en esta “segun-
da temporada” también es un actor re-
levante el coordinador de la bancada del
PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón,
exsecretario de Comunicaciones y Trans-
portes, ampliamente reconocido como un
aliado de los concesionarios y en especial
de Televisa.
Hace ocho años Gamboa era su impul-
sor dentro de la bancada del PRI –enton-
ces coordinada por Enrique Jackson– y no
pudo evitar la fractura de su grupo. Once
legisladores del tricolor votaron contra la
Ley Televisa. De ellos sólo Manuel Bartlett,
actual coordinador de la bancada del PT,
está de nuevo en el Senado.
En la bancada del PRD, hasta donde se
han expresado las distintas corrientes, to-
dos están contra la iniciativa. Algunos del
PRD y del PAN han pedido cambios, sobre
todo relacionados con el control que se le
otorga a la Secretaría de Gobernación en
materia de contenidos.
Pragmático, Gamboa ya declaró que a
la iniciativa del Ejecutivo “tendrán que ha-
cerles cambios” para ser aprobada en co-
misiones y luego en el pleno.
“Ninguno de esos cambios que han
planteado van a la esencia del gran rega-
lo que Peña Nieto quiere darle a Televisa”,
sentencia Corral.
TELECOMUNI CACI ONES

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 13
Proceso gana
otra batalla
contra la opacidad
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
L
a opacidad de la Comisión Na-
cional de los Derechos Humanos
(CNDH) y su complacencia hacia
el gobierno de Felipe Calderón,
señaladamente con la gestión
de Genaro García Luna en la Se-
cretaría de Seguridad Pública (SSP), fueron
revertidas al menos en un caso por la jus-
ticia constitucional.
Hace casi cinco años, la SSP incurrió
en una serie de agravios contra Proceso al
exhibir diversos ejemplares de la revista
como parte de las pruebas periciales reca-
badas durante un operativo contra un cár-
tel del narco.
Por esos hechos, esta casa editorial in-
terpuso una queja ante la CNDH que fue
sustanciada por el quinto visitador, Fer-
nando Batista Jiménez, quien había sido
subordinado de García Luna y no sólo ex-
culpó a la dependencia encabezada por su
antiguo jefe, sino que reservó el expedien-
te con la anuencia del ómbudsman, Raúl
Plascencia Villanueva.
La resolución de la inconformidad 23/
2013 por el Décimo Quinto Tribunal Cole-
giado en Materia Administrativa del Pri-
mer Circuito fue dictada el pasado 15 de fe-
brero y obliga al ómbudsman a entregar el
expediente CNDH/5/2009/3486/Q. El 25 de
marzo Batista Jiménez notificó al director
general de Proceso, Rafael Rodríguez Cas-
tañeda, la disponibilidad de la información
solicitada.
Agravios de García Luna
La queja de Proceso se remonta a 2009,
cuando aún era presidente del órgano José
Luis Soberanes, aunque la resolución del
recurso y la persistencia en la vía judicial
por mantener el asunto bajo reserva ocu-
rrió durante la presidencia de Plascencia.
El 29 de julio de 2009, el entonces ti-
tular de la División Antidrogas de la SSP,
Ramón Pequeño, presentó a cinco presun-
tos integrantes de La Familia Michoacana,
entre ellos a Armando Quintero Guerra,
El Licenciado, supuesto operador financie-
Staff / Agencia Reforma
14

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

En un claro intento de criminalizar a este semanario, en 2009 la Secretaría de Seguridad
Pública de Genaro García Luna presentó cuatro ejemplares de Proceso entre la “docu-
mentación diversa” incautada a presuntos narcotraficantes. Cuando la revista recurrió
a la CNDH, el visitador Fernando Batista, excolaborador de García Luna, avaló a la SSP y
después negó al semanario el acceso al expediente con que se desahogó su recurso. El 15
de febrero pasado un tribunal colegiado resolvió que la CNDH debía entregar a Proceso
dicha documentación. El 25 de marzo Batista tuvo que informar de este revés –el precio
de su protección al gobierno calderonista–, pero ese día también apareció en la lista de
aspirantes a integrar el IFAI, órgano que garantiza la transparencia del Estado...
ro de Servando Gómez, La Tuta. Como era
frecuente en el sexenio de Felipe Calde-
rón, junto con los detenidos presentó las
“evidencias” aseguradas: armas, municio-
nes, equipos de comunicación... y cuatro
ejemplares de Proceso, a los que Pequeño
se refirió como el aseguramiento de “do-
cumentación diversa”.
Un día después la SSP difundió un vi-
deo, fragmento de un interrogatorio a
Quintero Guerra, que mencionaba el inte-
rés de La Tuta por leer la revista. En todo ese
sexenio el semanario trató ampliamente
los fracasos de las políticas de seguridad
calderonista y los tumbos de García Luna
como titular de la SSP (Proceso 1709).
Ante la evidente intención de la propa-
ganda calderonista de desprestigiar a es-
te medio periodístico –en la que reincidi-
ría tiempo después a través de la Secretaría
de la Defensa Nacional–, Rodríguez Casta-
ñeda presentó una queja ante la CNDH el 4
de agosto de 2009, por considerar que ha-
bía una vulneración de derechos humanos
y riesgos para la integridad y la vida de per-
sonal y directivos del semanario, además
de que podía constituir un acto de presión
o censura indirecta (Proceso 1701).
La respuesta de la CNDH se demoró
nueve meses y, aun cuando estaba fecha-
da el 31 de marzo de 2010, se notificó has-
ta el 27 de mayo siguiente (dos meses de
dilación adicional e injustificada) para só-
lo resolver que la SSP realizó “un acto de
difusión” legal que no causaba daño, pues
el Ministerio Público no les confirió carác-
ter de pruebas periciales o instrumentos
del delito a los ejemplares del semanario.
Aun cuando la presentación de pre-
suntos delincuentes en sí misma plantea
una posible vulneración de garantías y el
interrogatorio difundido formaba parte de
la averiguación previa integrada para sus-
tentar la acusación contra Quintero Gue-
rra y sus supuestos cómplices, la CNDH
avaló su difusión por la SSP, desechando
los argumentos del semanario por la cri-
minalización de la que fue objeto.
Proceso realizó una solicitud de acce-
so a la información para obtener el expe-
diente en el que se había desahogado la
queja, pero la CNDH lo negó. Su argumen-
to: que las actuaciones del expediente for-
maban parte de una averiguación previa.
En virtud de que la queja se presentó
en agosto de 2009, cuando la CNDH aún no
era sujeto obligado ante el IFAI, este sema-
nario debió recurrir al amparo para rever-
tir la reserva; la Suprema Corte de Justi-
cia de la Nación (SCJN) lo concedió el 6 de
febrero de 2013 por considerar que el he-
cho de mantener el secreto de la totalidad
de una averiguación previa impide el ejer-
cicio del derecho de acceso a la informa-
ción e incumple con el principio de máxi-
ma publicidad (Proceso 1893).
Con ese criterio, el Décimo Quinto Tri-
bunal Colegiado en Materia Administrati-
va del Primer Circuito obligó al ómbuds-
man a entregar el expediente CNDH/5
/2009/3486/Q. El cumplimiento de esta dis-
posición se encuentra en trámite.
Como ha ocurrido con otros casos re-
lacionados con la libertad de expresión y
el derecho a la información, la queja de
Proceso rompió una serie de paradigmas
a lo largo de casi cinco años, pues colocó a
debate la violación de derechos humanos
mediante el abuso de la difusión de accio-
nes gubernamentales; en el plano legisla-
tivo se planteó un exhorto del Congreso
de la Unión a la SSP para que garantiza-
ra al semanario, y en general a los medios
de comunicación, el libre ejercicio de las
libertades de prensa y expresión; y ade-
más propició que se rompiera el histórico
secreto absoluto de la averiguación previa
(Proceso 1710, 1712 y 1893).
Ante la orden judicial, el Comité de In-
formación de la CNDH sesionó el pasado
25 de marzo. Como único punto del orden
del día figuró la “revisión, discusión y, en
su caso, confirmación, modificación o re-
vocación” de la clasificación de reserva.
En realidad, todas esas opciones eran pro-
tocolarias, pues la resolución judicial fue
contundente y así se expresó en el Acta
01E/2014 de la CNDH:
“Se acuerda entregar al recurrente que-
joso la totalidad de la información requeri-
da, sin suprimir ningún dato, tal y como lo
ordena la autoridad jurisdiccional.”
Ómbudsman con tufo calderonista
Los señalamientos por la opacidad con
que se conduce la CNDH, y especialmen-
te la Quinta Visitaduría, se han acumula-
do en los últimos meses con quejas de or-
ganizaciones civiles y legisladores.
El pasado 29 de enero, cuando Raúl
Plascencia presentó su informe de activi-
dades ante la Comisión Permanente del
Congreso de la Unión, el diputado Ricardo
Mejía Berdeja, de Movimiento Ciudadano,
le dirigió una carta con 10 puntos en que
lo cuestionó por las omisiones, la opaci-
dad y el uso político del organismo.
Entre los cuestionamientos de Mejía
Berdeja a Plascencia está el relativo a la re-
comendación 45/2013 contra la UNAM por
diversas violaciones en contra de meno-
res de edad, resuelta en cinco meses, cuan-
do otras tres, dirigidas a la SEP por el mis-
mo motivo, tardaron entre 17 meses y dos
años. El legislador deslizó la posibilidad
de que en esas decisiones hubiera influi-
do que el abogado general de la UNAM,
Luis Raúl González Pérez, fue adversario de
Plascencia durante la elección de ómbuds-
man en 2009 y que la UNAM, en fechas pre-
vias a la recomendación, había decidido no
renovar la cátedra que impartía Plascencia.
Un caso desahogado por la Quinta Vi-
sitaduría fue objeto de varios de los cues-
tionamientos mencionados: el asesinato
de 72 migrantes en San Fernando, Tamau-
lipas. La CNDH tardó 40 meses en emitir
su resolución y lo hizo sin incluir los testi-
monios de familiares de las víctimas, pro-
vocando que la Fundación para la Justicia
y el Estado Democrático de Derecho inter-
pusiera una demanda de amparo.
Además, recordó el diputado, el caso de
los 72 migrantes no fue catalogado como
violación grave a los derechos humanos,
como ha ocurrido con otros asesinatos.
NARCOTRÁFI CO

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 15
Mejía Berdeja señaló también que, a
pesar de la dilación en sus recomendacio-
nes, Plascencia criticó a su homóloga ca-
pitalina por tardar mes y medio en resol-
ver el llamado “caso Góngora”. Y que el
ómbudsman nacional no investigó el caso
de la ciudadana francesa Florence Cassez
hasta marzo de 2013, siete años después de
que ocurrieron los hechos.
Entre otros casos, el legislador le re-
cuerda a Plascencia que, aun cuando es su
obligación pedir al Senado que llame a las
autoridades que no aceptan recomenda-
ciones, únicamente lo hizo por el caso de
la Normal de Ayotzinapa, no así al gober-
nador de Sonora por el proyecto Indepen-
dencia que vulneró los derechos de la na-
ción yaqui.
La CNDH tampoco intercedió para lla-
mar a las autoridades por la violación a
los derechos de consulta, uso y disfrute
de territorios indígenas, identidad cultu-
ral, medio ambiente sano, agua y derecho
a la salud de los huicholes en Wirikuta, ni
por el incumplimiento de la recomenda-
ción emitida por el caso del casino Royale
de Monterrey, entre otros.
El diputado de Movimiento Ciudada-
no incluso le reprochó a Plascencia que no
se haya pronunciado sobre las violaciones
a los derechos humanos en los operativos
policiacos contra los manifestantes en la
Ciudad de México, ni siquiera después de
la muerte de Juan Francisco Kuykendall
en enero pasado como consecuencia de la
represión del 1 de diciembre de 2012. Re-
saltó que, por el contrario, el ómbudsman
insistió en que en esos operativos se res-
petaron los derechos humanos.
En un desplegado que publicó en me-
dios impresos el 12 de marzo, fecha en que
Plascencia presentó su informe en Los Pi-
nos, Mejía Berdeja reclamó que no hubie-
ra respondido a los cuestionamientos de
su carta de enero y lo acusó de convertir
la CNDH en botín político pues, afirmó,
ha colocado en la Dirección de Atención
a Víctimas del Delito y en la Dirección Ge-
neral Contra la Trata de Personas a mili-
tantes del PAN cercanos a Mariana Gómez
del Campo, militante panista sobrina de
Margarita Zavala y Felipe Calderón.
De acuerdo con Mejía Berdeja, Mariana
Gómez es madrina de la hija del ómbuds-
L
as cámaras de video de Taco Inn
de calzada de Las Águilas 1890 no
mienten. Captaron al joven Jorge Va-
lentino Landa Coronado, a las 15:38
horas del 30 de agosto de 2010, cuando era
obligado por dos agentes vestidos de civil a
pararse de la mesa donde se disponía a co-
mer y tomarse un refresco. Los policías lo
secuestraron después de revisar si no traía
algo entre las ropas.
Pese a que el levantón está grabado,
tres horas después Landa aparecía falsa-
mente “capturado” en La Marquesa, según
el parte policial PF/DA/CICTA/418/2010
suscrito por seis agentes de la Secretaría de
Seguridad Pública Federal –su titular era Ge-
naro García Luna–, cuando dizque manejaba
un Ford Focus blanco y con una subame-
tralladora calibre .9 mm tipo HK-MP5 “a la
altura de su abdomen, con dos cargadores
abastecidos y con 48 cartuchos útiles”.
En vez de tacos, la magia del montaje
presentó al joven portando una letal arma
larga y en menos de tres horas la Policía
Federal había convertido al comensal
de Las Águilas en guardaespaldas de La
Barbie, Édgar Valdez Villarreal, en una
carretera.
Irrefutable prueba de prefabricación,
ese video no bastó para que Landa fuera
liberado. Sigue en prisión igual que Arturo
Iván Arroyo Salas, Carmela Triana Fernán-
dez, los hermanos Juan Antonio, Mauricio y
Maritzel López Reyes –ella de sólo 18 años
en 2010– y la madre de los tres, Marisela
Reyes Lozada.
El mismo García Luna que, auxiliado
por su brazo derecho Luis Cárdenas Palo-
mino, ordenó y organizó el show televisivo
de una supuesta captura en vivo de Floren-
ce Cassez e Israel Vallarta y la falsa libera-
ción de sus tres presuntos secuestrados
(Cristina Ríos Valladares y su hijo Christian,
de 11 años entonces, y del joven Ezequiel
Yadir Elizalde Flores), fue quien puso en
escena un falso convoy como si en realidad
hubiese acompañado a La Barbie.
Los delitos cometidos por la dupla de
funcionarios policiales federales no han
prescrito: jurídicamente es posible llamar-
los a cuentas y enjuiciarlos, e inclusive se
ordenó elaborar su consignación, reveló
una fuente de la Procuraduría General de la
República (PGR); pero políticamente están
protegidos, en tanto la administración de
Enrique Peña Nieto no perciba la necesidad
Las víctimas del montaje
contra “La Barbie”
JOSÉ REVELES
man, o sea que son compadres. Mencio-
na también que Plascencia colocó como
directora de área, en la Secretaría Técnica
del Consejo Consultivo, a Verónica Miran-
da Mondragón, sobrina de Isabel Miranda
de Wallace, quien fue candidata del PAN a
la jefatura del gobierno capitalino.
Por si fuera poco, la CNDH no hizo pú-
blico el informe de su presidente sino has-
ta el pasado 27 de febrero, esto es, cuatro
semanas después de que lo presentó en la
residencia oficial.
Consultado por este semanario, el legis-
lador considera que “a Raúl Plascencia no le
gusta la rendición de cuentas” y que carece
de ética para cumplir su encomienda.
Agrega que ante el cúmulo de irregula-
ridades y “la opacidad con la que opera la
CNDH”, el diputado ha enviado una serie
de informes y solicitudes al Senado para
que estos hechos se tomen en cuenta a fi-
nales de año, cuando se decida si Plascen-
cia permanece en el cargo o lo abandona.
La opacidad del visitador
Dos expedientes desahogados en la Quinta
de “ajustar cuentas” con los gobiernos
panistas que dejaron una prolongada e
impune saga de abusos y fabricación de
culpables.
Hay paralelismos inevitables:
Si Florence y su exnovio Israel Vallarta
(ella libre y en Francia y él con más de ocho
años en una prisión de alta seguridad sin
haber sido condenado o absuelto) fueron
capturados el 8 de diciembre de 2005
y hasta el día 9 no se les exhibió en las
principales cadenas de televisión, a estos
otros siete ciudadanos capturados al azar
en la zona de Las Águilas el 30 de agosto
de 2010, la misma Policía Federal los inco-
municó y presentó ante los medios al día
siguiente, el 31, en víspera del IV informe
de gobierno de Felipe Calderón.
El presidente no resistió entonces la
tentación de presentar este logro, que era
espurio en la medida en que había siete
inocentes “escoltando” a La Barbie sin
tener la mínima relación con el capo o con
la delincuencia organizada.
Las víctimas de esta “pesca milagrosa”
en el Distrito Federal –para presentarlos
como integrantes del convoy protector de
La Barbie en el Estado de México, cuan-
do fue arrestado con el absurdo pretexto
de que circulaba a exceso de velocidad,
aunque luego la policía corrigió y habló de
arduo trabajo de inteligencia de gabinete y
de campo– cumplieron ya tres años y siete
meses presos, pese a numerosas pruebas
que evidencian la fabricación del caso.
Nada de lo que los altos mandos fede-
rales decían a la prensa ese 31 de agosto
de 2010 era verdad.
16

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

Por eso se reía socarronamente La
Barbie, quien diría formalmente ante el
agente del Ministerio Público que lo del ex-
ceso de velocidad en la carretera a Toluca
fue un invento, porque lo habían rodeado
no menos de 120 policías armados en un
operativo específico y lo capturaron en una
casa campestre.
Lo querían asesinar, denunció, igual
que lo habían hecho en Cuernavaca con
Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, el 16 de
diciembre anterior. Le dispararon, narró el
capo, pero tuvo suerte de no ser alcanzado
por las balas.
La Barbie, nacido en Estados Unidos,
declaró sin rodeos ante la autoridad que no
conocía ni había visto en su vida a sus pre-
suntos acompañantes; que fue sorprendido
dentro de la casa en los rumbos de Salazar,
Estado de México; que lo traicionaron Gar-
cía Luna y Felipe Calderón, con quienes ha-
bía pactado protección, al igual que habría
sellado antes un pacto de impunidad con el
exsecretario de Gobernación Juan Camilo
Mouriño (muerto en 2008 al caer el Lear
Jet 45 en el cual viajó de San Luis Potosí al
Distrito Federal junto con el exzar antidro-
gas José Luis Santiago Vasconcelos).
Las reuniones para el pacto entre capos
de la droga y el gobierno fueron convoca-
das –detalló– por el enviado de Calderón, el
general Mario Arturo Acosta Chaparro, quien
terminaría asesinado el 20 de abril de 2012.
Farsa mal armada
La farsa –una de tantas a las que García
Luna tenía acostumbrados a los mexi-
canos, incluida la falsa “primera muerte”
de Nazario El Chayo Moreno, ideólogo y
fundador de Los Caballeros Templarios– se
evidencia de muchas maneras.
Además del irrefutable video de la
captura de Landa Coronado cuando comía
tacos, los careos prueban que los seis
policías que firman el reporte ni siquiera
participaron en las detenciones de los fabri-
cados “cómplices”, sino que se les obligó a
firmar el parte policial.
Por eso se equivocan al ubicar a la calle
Naceagua (una accidentada brecha de
terracería que conduce a la cabaña de Al-
férez donde fue arrestado Valdez Villarreal)
como una avenida pavimentada de dobles
carriles y con camellón.
A los escenógrafos de la Policía Federal
se les escapó otro detalle cuando difundie-
ron una foto de La Barbie sometido, pues
aparecen de fondo el césped y la cabaña
con una fuente, además de evidentes
sombras producto de un sol a plomo, al
mediodía, y no a punto de oscurecer. ¿Qué
hacía el capo a varios cientos de metros
lejos de la carretera donde se afirma fue
arrestado?
Hay siete inocentes que ya cumplieron
más de tres años y medio en la cárcel. Ni
siquiera estaban, como dice la trillada frase,
en el lugar, en el día y la hora equivocados,
sino que fueron colocados por la policía en
el poblado de Salazar como parte de una
escenografía absurda e innecesaria.
Tres vehículos (un Chevrolet Cruze, un
Chevrolet Malibú y el Ford Focus) se supone
que rebasaron a toda velocidad a una
patrulla de federales, quienes dieron alcance
al convoy y se toparon con Valdez Villarreal,
quien se entregó sin resistencia, pese a que
junto a él iba (según el parte policial) Mauri-
cio López Reyes, quien “portaba entre sus
piernas un arma larga tipo M-16, con dos
cargadores abastecidos y con aditamento
lanzagranadas, abastecida (sic) con una
granada calibre tipo .40 mm”.
Del caso, oculto para la gran mayoría
de los medios, están enterados los más
altos niveles de decisión de la PGR. Pero
nadie ha puesto remedio hasta hoy: tampo-
co los tribunales, la Comisión Nacional de
los Derechos Humanos o el órgano descen-
tralizado de las prisiones del país, que ha
ordenado segregación y cambio de penales
para algunas de las víctimas del montaje.
Fue tan teatral y explotada por los
medios la aparición de La Barbie que nadie
se acuerda de los supuestos cómplices del
fantasmal convoy. Son víctimas anónimas
que no han merecido el desistimiento del
gobierno priista y su PGR, la cual libera
generales pero no a gente común, convali-
dando así falsos y francamente delincuen-
ciales “logros” del panismo ya ido.
En actas, peritajes y fotos se demuestra
cómo La Barbie fue hecho prisionero en
una casa y no en la carretera, aunque mu-
chos analistas concluyen que en realidad
pactó su entrega o fue traicionado, pues
era un informante de la DEA incrustado
primero en el Cártel de Sinaloa y después
con los Beltrán Leyva, cuando éstos se
enemistaron a muerte con sus antiguos
socios Joaquín El Chapo Guzmán, Ismael
El Mayo Zambada y Juan José Esparragoza
Moreno, El Azul.
Visitaduría pusieron en evidencia la opaci-
dad con que se conduce su titular, Fernando
Batista Jiménez: los casos de Proceso y de
los 72 migrantes asesinados en San Fernan-
do, cuyos familiares han denunciado que ni
siquiera fueron recibidos por el visitador y
que ahora tramitan dos amparos contra la
recomendación 80/2013 de la CNDH.
Forzada por el amparo, la apertura del
expediente relativo al semanario se noti-
ficó en un contexto de crisis para el Insti-
tuto Federal de Acceso a la Información y
Protección de Datos (IFAI), que por estos
días debe ser renovado. Paradójicamente,
el cuestionado Batista Jiménez se registró
como aspirante a comisionado del órgano
garante de la transparencia.
Licenciado en derecho por el ITAM,
ocupó una dirección general adjunta en la
Subsecretaría de Prevención, Vinculación
y Derechos Humanos de la SSP desde 2007
hasta 2008, cuando el entonces presiden-
te de la CNDH lo designó director del Pro-
grama de Agravios a Periodistas y Defen-
sores Civiles.
Batista continuaba en ese cargo en
2012 cuando fue acusado por 35 organiza-
ciones de la sociedad civil de obstaculizar
el debate para la integración del Conse-
jo Consultivo Ciudadano del Mecanismo
de Protección de Defensores de Derechos
Humanos y Periodistas. Él se justificó di-
ciendo que sólo era moderador (La Jorna-
da, 15 de septiembre de 2012).
Al ser designado quinto visitador, Ba-
tista asumió el desahogo de la queja in-
terpuesta por Proceso y no sólo convali-
dó la actuación de la SSP bajo el mando
de su anterior jefe, Genaro García Luna,
sino que hizo todo lo posible para obs-
taculizar el acceso de este semanario al
expediente, incluidas las evidencias do-
cumentales que la revista había aporta-
do para integrar la queja. Similar actitud
adoptó con los familiares de los 72 mi-
grantes, a los que hasta ahora se les ha
cerrado el expediente.
No obstante, al ser la Quinta Visita-
duría la responsable de la atención de
violaciones de derechos humanos de
migrantes, Fernando Batista se ha con-
vertido en uno de los referentes de con-
sulta para la senadora panista Mariana
Gómez del Campo.
El 6 de agosto de 2013, acompañada
por Layda Sansores y Fernando Batista, Gó-
mez del Campo anunció en conferencia de
prensa su propuesta para que la Procura-
duría General de la República creara una
fiscalía especializada en atención a delitos
cometidos contra migrantes. Esa vez, la se-
nadora panista dijo:
“Fernando ha estado siempre muy ac-
tivo y proactivo, proponiéndonos muchas
cosas que podemos impulsar juntos desde
el Senado de la República y trabajando de
la mano junto con la comisión” (la CNDH).
A pesar de esos antecedentes de opaci-
dad y de no tener experiencia en temas de
acceso a la información ni en los de protec-
ción de datos personales, Batista Jiménez
ha decidido transitar en la alta burocracia
de los organismos ciudadanos autónomos
y aparece en el puesto 149 de la lista de as-
pirantes a comisionados del IFAI acepta-
dos en primera instancia por el Senado.
Es decir que el 25 de marzo, fecha en
que Batista tuvo que acatar la resolución
judicial contra su opacidad, el Senado lo
aprobó como candidato a comisionado
del IFAI.
NARCOTRÁFI CO

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 17
Continúan abriéndose las gavetas con los secretos del
asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena,
en 1985. En 1990 el doctor mexicano Humberto Álvarez
Machain fue secuestrado en Guadalajara y llevado a Es-
tados Unidos, en una operación ordenada directamente
por el presidente George H. W. Bush, a fin de juzgar al
médico como cómplice del crimen. El encargado de la ta-
rea fue el también agente antinarcóticos Héctor Berrellez,
quien ahora narra a Proceso paso a paso el desarrollo de
esa acción ilegal que, luego de causar un conflicto diplo-
mático, acabó en la exoneración del secuestrado.
J. JESÚS ESQUIVEL
C
ALIFORNIA.- El secuestro y tras-
lado de México a Estados Uni-
dos del médico mexicano
Humberto Álvarez Machain se
ordenó desde la Casa Blanca y
la administración antidrogas
estadunidense (DEA) le pagó 250 mil dó-
lares a una docena de exmilitares y poli-
cías mexicanos para que cumplieran con
la misión.
Quien sostiene lo anterior es Héctor
Berrellez, el agente que dirigió esa acción,
clasificada como “top secret”. Adscrito en-
tonces a la DEA y encargado de supervisar
la Operación Leyenda, cuyo propósito era
localizar a los autores del secuestro y ase-
sinato del agente antinarcóticos Enrique
Kiki Camarena –hechos ocurridos en fe-
brero de 1985–, cuenta por primera vez los
detalles del caso Álvarez Machain, respal-
dado con documentos. El plagio del médi-
co provocó una disputa entre los gobier-
nos de México y Estados Unidos.
A principios de febrero de 1990 Jack
Lawn, quien cumplía sus últimos días al
frente de la DEA, recibió instrucciones con-
fidenciales del entonces presidente George
H. W. Bush: a cualquier costo y sin importar
las consecuencias se tenía que llevar ante
la justicia de Estados Unidos al ginecólogo
mexicano que mantuvo vivo a Camarena
mientras lo sometían a tortura Rafael Ca-
ro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo y Mi-
guel Ángel Félix Gallardo, capos del Cártel
de Guadalajara.
Lawn debía cumplir la orden. Además
su jefe directo, Richard Thornburgh, pro-
curador general de Justicia, le pidió que
buscara a sus mejores hombres para lle-
var a cabo la operación y le exigió garan-
tías de que el gobierno mexicano no se en-
teraría de nada.
Un par de días después de recibir la
orden, Lawn se comunicó con Berrellez,
quien desde Los Ángeles dirigía la Opera-
ción Leyenda. Lo citó en su despacho en
Washington.
El
secuestro
de Álvarez Machain,
ordenado por la Casa Blanca
Archivo Procesofoto
18

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

Tres días después Berrellez acudió a la
cita junto con el subdirector de la Opera-
ción Leyenda, el agente Douglas Kuehl.
“Era un lunes por la mañana, nos pre-
sentamos en su oficina y Lawn nos dijo
que nos iba a pedir que hiciéramos un tra-
bajo muy especial. Que se trataba de sacar
de México a una persona implicada en el
asesinato de Camarena”, recuerda Berre-
llez en entrevista con Proceso.
Todavía sin decirle quién era el obje-
tivo, Lawn le preguntó a Berrellez si tenía
los contactos y las personas necesarias pa-
ra cumplir la misión. Berrellez le dijo que
sí e incluso bromeó al decirle a su jefe que
si quería, tenía incluso a la gente necesaria
para sacar al propio presidente de México.
“Le aclaré que todo dependía de cuánto es-
taría dispuesto a pagar por el trabajo el go-
bierno de Estados Unidos”, anota.
Lawn le explicó que por el dinero no
se preocupara: tendría todo el necesario.
Hasta entonces le reveló que el sujeto a
secuestrar era Álvarez Machain.
“Le respondí que eso era muy fácil; ha-
bía pensado que se planeaba secuestrar a
un subsecretario o secretario de Estado. Lo
de Álvarez Machain era como quitarle un
dulce a un niño”.
Lawn les explicó a Berrellez y a Kuehl
que la orden de secuestrar el ginecólogo
salió de la Casa Blanca y por lo tanto tenía
que ser una operación secreta, de la cual
ningún agente de la DEA en México debía
enterarse. Subrayó que eran instrucciones
de Bush y de Thornburgh.
“¿Se puede hacer sin la cooperación de
los agentes de la DEA en México?”, volvió a
preguntar Lawn. Berrellez respondió que sí.
El director de la DEA les pidió a los
agentes que se prepararan y lo mantuvie-
ran al tanto de todo, pues cuando cumplie-
ran la misión y la prensa se enterara, el go-
bierno de México seguramente protestaría
de manera muy escandalosa y severa “por-
que vamos a violar su soberanía y los esta-
tutos de los acuerdos de extradición”.
Lawn le preguntó a Berrellez cuánto
calculaba que costaría la operación. Éste
respondió que como máximo podría ser 1
millón dólares. Su jefe le dio luz verde.
Nacho Barragán
A su regreso a Los Ángeles, Berrellez se dio
a la tarea de ponerse en contacto con sus
conocidos en México. “Hablé con varios
generales y comandantes de la Policía Fe-
deral, pero me dijeron que no porque iba
a ser un problema muy grande en Méxi-
co”, sostiene.
No recuerda con exactitud los nombres
de todos los militares y comandantes con
quienes habló, pero dice estar seguro de
habérselo propuesto al general Jesús Gu-
tiérrez Rebollo y al comandante de la Poli-
cía Federal Jorge Castillo del Rey.
Ante la negativa de militares y poli-
cías, Berrellez se puso en contacto con Ig-
nacio Barragán Maldonado, exresguardo
aduanal mexicano.
Sostiene que éste aceptó de inmediato
la propuesta y presumió de tener “contac-
tos muy altos” para hacerlo sin que nadie
se diera cuenta, pues era sobrino del exse-
cretario de la Defensa y exgobernador de
Jalisco Marcelino García Barragán.
Berrellez fue a Ciudad Juárez, Chihua-
hua, donde vivía el exfuncionario adua-
nal, para ultimar detalles de la operación
secreta. Le advirtió que nadie debía ente-
rarse del caso y que la gente contratada
para efectuar el secuestro nunca debía sa-
ber que la orden venía de la DEA.
Entre la última semana de febrero y ca-
si todo marzo de 1990 Berrellez viajó varias
veces a Ciudad Juárez, hasta que Barragán
le dijo que ya tenía al grupo para el trabajo:
12 exmilitares y expolicías federales.
“Cuando me notificó esto viajé a Ciu-
dad Juárez para conocer los detalles. Me di-
jo que el trabajo me costaría 250 mil dóla-
res. Respondí que sí e inmediatamente le
informé que cuando habláramos del gru-
po por teléfono los mencionaríamos con el
nombre clave de Los Gansos Salvajes”.
Otra petición del entonces agente de
la DEA a Barragán fue que “armara muy
bien a Los Gansos”, que les diera el equipo
de espionaje necesario para vigilar a Ál-
varez Machain y le dio dinero para gastos.
Berrellez telefoneó a Lawn para de-
cirle que la operación estaba en marcha.
El administrador de la DEA le recordó las
condiciones y además le aclaró que él de-
jaría su cargo el 23 de marzo, por lo cual a
partir de ese día se debería coordinar con
Terrence Burke, quien sería su reempla-
zo interino.
Barragán se reportaba todos los días
con Berrellez para darle detalles de la ope-
ración. Los Gansos Salvajes seguían al gi-
necólogo las 24 horas; ya conocían sus há-
bitos y rutinas, pese a que, comenta el
exagente, sabía que lo buscaba la DEA:
“Dejó de ir a los clubes nocturnos de Gua-
dalajara. Sólo iba de su casa a la clínica,
donde tenía su consultorio, y de su con-
sultorio a su casa. Pero tenía una debili-
dad: le gustaban mucho las mujeres”.
Barragán le propuso a Berrellez que
contrataran “a dos viejas muy bonitas”
para que se hicieran pasar como pacien-
tes del doctor a fin de “engatusarlo y po-
der agarrarlo”. Éste estuvo de acuerdo y
contrataron a “dos hermosas señoritas de
Guadalajara”. Además Berrellez le advirtió
a Barragán que no querían a Álvarez Ma-
chain golpeado.
La trampa
Las dos mujeres contratadas por Barragán
–quienes según Berrellez tenían rostros
muy bellos y cuerpos esculturales– fue-
ron a la clínica, dijeron que eran primas y
por recomendación de amigos solicitaban
una cita “exclusivamente con el doctor Ál-
varez Machain”. La secretaria del médi-
co lo consultó con su jefe y éste, al ver-
las, inmediatamente respondió que sí. Les
dio cita para la mañana del miércoles 2 de
abril de 1990.
Según Berrellez las chicas ignoraban
que el objetivo era secuestrar al médi-
co; pensaban que era una broma de ami-
gos para divertir a Álvarez Machain en su
consultorio.
Cuando Barragán le informó a Berrellez
de la cita, éste notificó a Washington y envió
a Guadalajara un “monedero con un dispo-
sitivo especial”, para que cuando las dos jó-
venes estuvieran con Álvarez Machain a so-
las en su consultorio, una lo abriera y con
eso se diera la señal a Los Gansos Salvajes
para que entraran a capturarlo.
Barragán también se puso a trabajar.
Para el día de la cita de las jóvenes con
el doctor ya tenía contratado a un piloto
con una avioneta en una pista clandestina
en las afueras de Guadalajara. La aerona-
ve tendría que viajar sin escalas a El Paso,
Texas, en un vuelo de tres horas y media.
La mañana de ese miércoles 2 de abril,
Berrellez llegó a El Paso con dos agentes de
la DEA, Dal Salazar y Mario Martínez, pa-
ra preparar el terreno. Telefoneó a Burke
para que desde Washington se ordenara a
las autoridades aduanales, portuarias, de
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Bush. Revancha
NARCOTRÁFI CO

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 19
inmigración y de la Administración Fede-
ral de Aviación permitir el aterrizaje de la
avioneta sin problemas y también para de-
jarla despegar para volver a México. El ad-
ministrador interino de la DEA le notificó
que ya estaba todo arreglado.
En Guadalajara Los Gansos Salvajes
llevaron a las dos jovencitas al consulto-
rio y colocaron tres autos en la calle, uno
en cada esquina y otro al frente. La idea
era bloquear la llegada de la policía, en ca-
so necesario.
“Nacho me había dicho que todos Los
Gansos Salvajes tenían charola de la Poli-
cía Federal y que eso evitaría problemas”,
recuerda Berrellez.
A poco de haber entrado al consultorio,
una de las chicas abrió el monedero y en-
tonces irrumpieron Los Gansos Salvajes.
“En unos cuantos minutos entraron y
agarraron a Álvarez Machain; pero uno de
los médicos que tenía consultorio en la
misma clínica se puso bravo y entonces los
muchachos le tuvieron que poner una pu-
tiza para calmarlo”, recuerda Berrellez.
Los Gansos Salvajes metieron a Álva-
rez Machain en uno de los autos y, escol-
tado por los otros dos, lo llevaron a la pista
clandestina: “Cuando despegó la avioneta
de las afueras de Guadalajara, Nacho me
habló para decirme que ya venía en cami-
no mi regalo”.
En su informe a Berrellez, Barragán
contó que cuando subieron a Álvarez Ma-
chain a la avioneta, éste pensó que lo lle-
vaban a la Ciudad de México para ponerlo
a disposición de la Procuraduría General
de la República. Pero cuando se dio cuen-
ta de que volaban hacia el norte, se puso
nervioso y empezó a preguntar a dónde lo
llevaban.
Berrellez hace hincapié en que ni los
secuestradores ni el piloto portaban docu-
mentos de identidad ni mucho menos pa-
saporte y además iban “bien armados”, por
lo que su ingreso a Estados Unidos tam-
bién era una violación a las leyes federales.
La entrega
“Cuando la avioneta llegó a El Paso y ate-
rrizó, el piloto no paró el motor. De pronto
abrieron la puerta de la aeronave, de una
patada sacaron a Álvarez Machain y de in-
mediato despegaron para regresar a Méxi-
co. Yo no alcancé a ver ni a Los Gansos ni
al piloto”, asegura Berrellez.
Apoyado por los dos agentes con los
cuales llegó de Los Ángeles, más otros de la
oficina local de la DEA, Berrellez corrió ha-
cia donde estaba Álvarez Machain. Éste se
incorporó y quiso saludar de mano al su-
pervisor de la Operación Leyenda. “No le di
la mano; le grité que (él) tenía las manos
llenas de la sangre de Kiki”, recapitula.
Los agentes de la DEA intentaron es-
posar a Álvarez Machain, pero por ser tan
corpulento (pesaba más de 150 kilos) las
muñecas no le cabían en las esposas me-
tálicas, así que lo amarraron con esposas
de plástico. Lo sacaron del aeropuerto y lo
llevaron a las oficinas de la agencia en El
Paso, donde le tomaron las huellas digita-
les, más de 50 fotografías y video.
“Ahí también lo interrogué –comenta
Berrellez–. Le pregunté si había estado en
el cuarto de la casa en Guadalajara cuan-
do Kiki estaba agonizando. Me dijo que sí,
que fue a salvarle la vida.
“–Pero no se la salvaste.
“–Es que no pude, señor, porque no
me dejaron la gente de la DFS que lo tenía
ahí. Yo pedí que me lo dejaran llevar a un
hospital. Camarena ya estaba muy mal y
yo traté de darle auxilios, pero no tenía el
equipo necesario para salvarlo. Necesitaba
llevarlo a un hospital.
“–Sí, pero tú también lo torturaste.
“–Yo no lo torturé.
“Niega todo lo que quieras, le respon-
dí, y fue entonces cuando comenzó a de-
cir que se sentía mal; que sentía que le iba
a dar un paro cardiaco.”
Lo llevaron con un médico de El Paso.
Ese doctor “nos dijo que no tenía nada, que
Álvarez Machain como médico sabía fingir
muy bien los síntomas de un paro cardia-
co, pero estaba muy sano”, dice Berrellez.
De regreso en la oficina de la DEA, Be-
rrellez volvió a interrogarlo.
“–Cuando estuviste con Camarena tú
lo inyectaste para que no se muriera, des-
pués de que lo habían torturado.
“–Sí, pero le quería salvar la vida y no
me dejaron.”
Berrellez afirma que luego de esta de-
claración pensó que ya tenía al médico en
sus manos. Era suficiente con lo que ad-
mitía –haber inyectado a Camarena– por-
que además entre las evidencias recolec-
tadas en la casa donde torturaron a Kiki
en Guadalajara había una bolsa de plásti-
co con las huellas del ginecólogo.
“Le pasé el documento con sus decla-
raciones para que lo firmara y así lo hizo.
Con eso tendrían los fiscales para enjui-
ciarlo por su participación en el homicidio
de Camarena”, relata.
Tras firmar su declaración, Álvarez Ma-
chain fue llevado a un Centro de Detención
en El Paso, a cargo de los alguaciles federa-
les que habrían de llevarlo a California el
día que empezara su juicio.
Menos de una semana después de su
secuestro y traslado a Estados Unidos, Ál-
varez Machain fue llevado a California an-
te el juez federal Ed Rafeedie, quien le leyó
los cargos que se le imputaban por el se-
cuestro, tortura y asesinato de Camarena.
Ante el juez, Álvarez Machain gritó en
la sala que lo habían secuestrado los agen-
tes de la DEA, que lo habían torturado, le
habían dado toques eléctricos y le habían
quemado los pies, según el recuento de
Berrellez. Los reporteros tomaron nota, el
escándalo de la operación secreta salió a
la luz y causó una disputa entre México y
Estados Unidos.
El 8 de abril de 1990, con una nota di-
plomática el gobierno de México solicitó
a Washington información sobre la par-
ticipación de agentes de la DEA en el se-
cuestro de Álvarez Machain. En otra nota,
el siguiente 16 de mayo, el gobierno mexi-
cano denunciaba la violación del tratado
de extradición y pedía que Álvarez Ma-
chain fuera regresado a México. Y el 19 de
julio de 1990, en otra nota diplomática el
gobierno mexicano solicitó la extradición
de Berrellez y los demás implicados en el
secuestro.
Una vez desatado el escándalo, en Mé-
xico Los Gansos Salvajes y las dos chicas
que participaron en el secuestro fueron
amenazados y perseguidos. La DEA los
ayudó a huir de México y hasta la fecha vi-
ven en Estados Unidos acogidos al progra-
ma de testigos protegidos.
Poco después de conocerse el secues-
tro, cuenta Berrellez a Proceso, sus con-
tactos en México le notificaron que la Po-
licía Federal ubicó al piloto de la avioneta,
quien fue torturado hasta la muerte. Ade-
más las autoridades arrestaron a “amigos”
de Los Gansos Salvajes bajo la acusación,
carente de veracidad, de ser los responsa-
bles del secuestro. El 8 de agosto de 1991
Barragán fue asesinado en el centro co-
mercial Coloso Valle, en El Paso, y la pren-
sa reportó que había sido un ajuste de
cuentas entre narcos.
El martes 16 de diciembre de 1992 Ál-
varez Machain fue devuelto a México por
un fallo favorable del juez Rafeedie.
J
e
s
ú
s

E
s
q
u
i
v
e
l
Berrellez. Secuestrador
NARCOTRÁFI CO
20

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

gobernador y exgobernador
En la lucha por cuotas de poder que enfrenta al goberna-
dor duranguense, Jorge Herrera Caldera, con su antece-
sor Ismael Hernández Deras, el primero abrió una puerta
que ya no se pudo cerrar: dio pie a la creación de una
comisión para investigar presuntos desfalcos del ex-
mandatario. Y aunque luego el dirigente nacional priista
calmó las aguas, militantes de Movimiento Ciudadano
aprovecharon la coyuntura para hacer una denuncia for-
mal ante la PGR. A decir de los demandantes, la lista de
asuntos por investigar es amplia: va del enriquecimiento
ilícito a los nexos con El Chapo Guzmán.
PATRICIA DÁVILA Y RODRIGO VERA
P
or “enriquecimiento ilegítimo e
inexplicable” y por su “posible
vinculación con la delincuencia
organizada”, militantes duran-
guenses del Movimiento Ciu-
dadano interpusieron el martes
25 una denuncia penal ante la Procuraduría
General de la República (PGR) contra Ismael
Hernández Deras, exgobernador de Duran-
go y actual senador del PRI.
En las pesquisas que se sigan por esta
denuncia puede resultar implicado el tam-
bién priista Jorge Herrera Caldera, actual
gobernador de Durango y secretario de Fi-
nanzas durante el gobierno de Hernández
Deras.
Actualmente hay una lucha por cuo-
tas de poder entre el exgobernador y el go-
bernador, la cual hizo que el grupo del PRI,
encabezado por el mandatario, creara una
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
En Durango,
en pugna
con aroma a narco
22

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

comisión legislativa para investigar a su
antecesor. César Camacho Quiroz, dirigen-
te nacional del tricolor, intervino para des-
baratar la comisión y para que hicieran las
paces los dos políticos enfrentados.
José Ramón Enríquez y Efraín Rincón
Lira, de Movimiento Ciudadano y quienes
interpusieron la denuncia penal, aseguran:
“La actual pugna entre Ismael Hernández
y Jorge Herrera Caldera es intrascendente
para nosotros, pues finalmente ambos tie-
nen el mismo ADN priista y la misma red
de complicidades. Son la misma cosa. Du-
rante su gobierno Ismael puso a Herrera
como su secretario de Finanzas para que le
permitiera muchas ilegalidades. Después
lo hizo su sucesor para que le cuidara la co-
la salpicada y sucia. De modo que el gober-
nador Herrera Caldera también puede ver-
se implicado por nuestra denuncia”.
–¿Por qué denuncian a Hernández
Deras a cuatro años de haber dejado la
gubernatura?
–Desde que aún estaba en el gobierno
hemos pedido que lo investiguen. Y hará
unos tres años, se presentó una primera
denuncia contra Ismael en la delegación
de la PGR de Gómez Palacio. Esa denuncia
la interpuso el licenciado Cándido Adame
Aguirre. Pero no se atendió. Hoy volvemos
a insistir. Ojalá y el actual procurador ge-
neral de la República, Jesús Murillo Karam,
haga realmente una investigación.
“Detrás de nosotros hay un grupo de
ciudadanos duranguenses que nos impul-
sa y quiere ponerle un ‘ya basta’ a la impu-
nidad de Hernández Deras. Incluso pon-
dremos un número telefónico abierto a la
ciudadanía para que ésta nos proporcione
más información a fin de ampliar la denun-
cia al ser ratificada. También exigiremos
que Hernández Deras pida licencia como
senador para que enfrente la investigación.”
–¿Tendrán que investigarse sus pre-
suntos nexos con El Chapo Guzmán, de los
que tanto se habla?
–Por supuesto. Incluso no sabemos si
Hernández Deras también encabeza a un
grupo de delincuentes. Esto y su presunta
relación con El Chapo Guzmán tendrá que
aclararlo el Ministerio Público. Lo único
que sabemos hasta el momento es que su
gobierno dejó más de 3 mil muertes vio-
lentas, pero ningún detenido.
“Vínculos con el narco”
Dirigida a Murillo Karam, la denuncia pi-
de que el exgobernador sea investigado
principalmente por dos presuntos deli-
tos: “Enriquecimiento ilegítimo e inexpli-
cable” y “posible vinculación con la delin-
cuencia organizada”.
La denuncia aborda el primer punto en
un apartado que titula “bienes muebles e
inmuebles que pueden ser producto de ac-
tividades ilícitas”. Ahí enlista algunas pro-
piedades adquiridas por Hernández Deras
cuyo valor “no corresponde a los ingresos
obtenidos como gobernador del estado”.
Menciona, por ejemplo, a la Isla de la Pie-
dra, adquirida a través de un “prestanom-
bres” y situada frente al puerto de Mazatlán
(ciudad donde fue recapturado El Chapo). En
esa isla hay un “megaproyecto turístico que
de entrada tendría una inversión de por lo
menos 6 mil millones de pesos”.
Otra de sus adquisiciones fue el ran-
cho Atotonilco, en Cuencamé, “uno de los
cuatro más grandes del estado” con una
superficie de 40 mil hectáreas. Posee otro
rancho “con pista privada de aterrizaje”
en el municipio del Mezquital. En Man-
zanillo, Colima, compró un terreno de mil
500 hectáreas. Y en el extranjero “al pa-
recer tiene una ostentosa residencia” en
Vancouver, Canadá, donde fue a residir un
tiempo luego de dejar la gubernatura.
La denuncia menciona que Hernán-
dez Deras constituyó además “compañías
constructoras”, como Inmobiliaria Ko-
rean, para “el desarrollo de varios fraccio-
namientos en la ciudad de Durango, con
prestanombres con fuertes inversiones
que de ninguna manera corresponden al
peculio de tales personas”.
Abunda sobre otras propiedades: “El
caso del inmueble que ocupa la Procuradu-
ría General de la República, delegación Du-
rango, que se dice compró en 4 millones de
pesos y lo vendió en 22 millones de pesos,
además de la compra y constitución de los
fraccionamientos Loma Dorada Diamante,
Brisas Diamante, Haciendas del Campes-
tre, Parque Industrial Korean, Gardenias
Privadas Residenciales (dentro del fraccio-
namiento Colinas del Saltito) y Ciudad San
Isidro”.
Larga lista
Tras mencionar estas propiedades, la de-
nuncia aborda los posibles vínculos de
Hernández Deras con el crimen organiza-
do durante el tiempo en que fue goberna-
dor (2004-2010).
Su sexenio se caracterizó, dice el do-
cumento, por “el crecimiento inesperado y
sorpresivo de la violencia en Durango: crí-
menes dolosos, secuestros, desaparecidos
(...) 351 cuerpos enterrados clandestina-
mente en plena ciudad sin que nadie su-
piera nada”.
Alude a las muchísimas personas
desaparecidas durante su gobierno y so-
bre las cuales hasta la fecha no se ha sabi-
do nada, pues ni siquiera aparecieron sus
cadáveres en las fosas clandestinas des-
cubiertas en 2011.
También menciona el caso de los ve-
hículos del DIF-Durango utilizados para
traer contrabando de Estados Unidos y en
el cual estuvieron implicados su herma-
no Ricardo Hernández Deras y personal de
esa institución.
Refiere también el asesinato de quien
fuera su procurador de Justicia, Ramiro
Ortiz Aguirre, a quien horas antes del ho-
micidio le retiraron la escolta.
Está además la detención de su sub-
procurador de Justicia, Armando Reséndiz
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Herrera y Hernández. Pelea con trasfondo
NARCOTRÁFI CO

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 23
Martínez, por participar en el asesinato de
cuatro personas y por sus vínculos con El
Grande, miembro del Cártel de Sinaloa. Re-
séndiz actualmente está procesado.
La denuncia alude a los comandos de
delincuentes recluidos en el cereso de Gó-
mez Palacio, quienes formaban parte del
Cártel de Sinaloa y salían del penal por las
noches a realizar ajustes de cuentas y co-
meter matanzas, como las del bar Ferries,
Juanas Vip’s y Quinta Italia.
Y por último menciona a los hombres
armados que robaron urnas y mataron a
candidatos opositores durante las violen-
tas elecciones de julio de 2010 que lleva-
ron a Herrera Caldera a la gubernatura.
Ante esto la denuncia concluye: “La
conducta del acusado podría encuadrar en
el delito de enriquecimiento ilícito obteni-
do de la delincuencia organizada”.
Y la firman tres militantes de Movi-
miento Ciudadano en Durango: José Ra-
món Enríquez Herrera, actual coordina-
dor estatal de esa organización política y
quien durante 16 meses fue secretario de
Salud de Hernández Deras; Efraín Rincón
Lira, miembro de la comisión operativa y
expresidente del PRD estatal, y Agustín Ge-
rardo Gutiérrez Simental, responsable de
los círculos ciudadanos.
En entrevista los tres señalan que apro-
vecharon el reciente enfrentamiento en-
tre Hernández Deras y Herrera Caldera pa-
ra interponer la denuncia, pues esta pugna
interna hizo que el grupo priista del actual
gobernador llegara al extremo de crear una
comisión en el congreso local para investi-
gar al exmandatario.
Movimiento Ciudadano se integró a la
comisión –con el hermano del dirigente
estatal de este partido, el legislador Jesús
Enríquez– que, aunque luego se desbara-
tó, sirvió de plataforma para su denuncia.
El actual pleito comenzó el pasado 22
de febrero, durante la fiesta del cumplea-
ños 50 de Hernández Deras. Ahí el sena-
dor colocó carteles con mensajes ame-
nazantes dirigidos a su sucesor, quien
asistió al festejo como invitado de honor.
Decían los carteles: “Sea correcto…”, “Vá-
yale pensando…”, “¡Aguas, eh…!”, “Hasta
ahí…”, “Calcúlele…”
La antigua hacienda de Dolores Hidal-
go, en el municipio capitalino y propiedad
del empresario minero Jaime Gutiérrez,
apenas fue suficiente para albergar a los
4 mil asistentes y cerca de mil empleados
que asistieron a la dispendiosa fiesta, cu-
yo costo se estima en 10 millones de pesos.
El festejado ocupaba la larga mesa prin-
cipal junto con unos 80 comensales, entre
ellos su esposa, Gabriela López; el expresi-
dente Vicente Fox y Marta Sahagún; Herre-
ra Caldera y los exgobernadores Maximi-
liano Silerio Esparza y Héctor Mayagoitia
Domínguez. Pese a que el senador los invi-
tó, lo desdeñaron sus compañeros del Se-
nado y los integrantes del Comité Ejecuti-
vo Nacional del PRI.
El acto hubiera pasado inadvertido y co-
mo un exceso más del senador, de no ser por
los mensajes retadores al actual mandatario.
La respuesta de Herrera fue el cese, en
los días siguientes, de los funcionarios de
gobierno que participaron en la organiza-
ción del agasajo y están muy ligados al ex-
mandatario: su secretario privado, Francis-
co Cano Carrasco; el secretario del Medio
Ambiente, Adrián Valles Martínez; el direc-
tor de la Defensoría Pública, Jesús Alvarado
Cabrales; la asesora en programas especia-
les, Lourdes Nevárez, y del Tribunal Supe-
rior de Justicia, Lucía López Pescador.
La ofensiva
El lunes 10 Herrera cenó con los legisla-
dores del PRI, Partido Verde y Movimiento
Ciudadano y el Duranguense, con motivo
del informe de gobierno programado pa-
ra el martes 18.
Horas después, a la una de la madru-
gada del martes 11 fue detenido el exalcal-
de capitalino Adán Soria, personaje cerca-
no al exgobernador, por el delito de fraude
genérico por 20 millones de pesos cometi-
do contra el constructor Pedro Valencia de
la empresa Visión y Proyecto.
Ese mismo día, en la legislatura local
el diputado verde Alfredo Martínez Núñez
propuso un punto de acuerdo para la crea-
ción de una comisión especial que inves-
tigara la procedencia de los 10 millones
de pesos que costó la fiesta. Fue aprobado
por 25 diputados.
El mismo martes 11, en una visita a
Durango del secretario de Gobernación,
Miguel Ángel Osorio Chong, los legislado-
res le entregaron su solicitud de investi-
gación, que al día siguiente se publicó en
la prensa local: “Señor secretario, es sabi-
do por todos el enorme dispendio de di-
nero que hubo en la sonada comida. Va-
rios grupos musicales, bebida y platillos
caros para miles de asistentes y toda cla-
se de excesos que ofenden al pueblo de
Durango por la exagerada forma de gas-
tar dinero.
“… Reprobamos la burla al pueblo de
Durango del senador Ismael Hernández
Deras, pues mientras cientos de duran-
guenses viven en pobreza extrema, hizo un
despilfarro de 10 millones de pesos en una
fiesta para festejar sus 50 años.
“… Solicitamos su intervención para
que se aclare el origen de esos 10 millones
de pesos... pues se presumen actos de co-
rrupción que deben ser investigados has-
ta sus últimas consecuencias.”
Dos días después Hernández Deras y
Herrera Caldera fueron llamados por César
Camacho a sus oficinas del CEN del PRI en
la Ciudad de México. Ahí Camacho le exigió
al senador cero intromisión en la vida polí-
tica del estado y manifestar públicamente
su apoyo al actual mandatario. A cambio, al
gobernador le pidió aplacar el afán de los le-
gisladores por investigar el origen de los re-
cursos de la fiesta.
Por si fuera poco, el martes 18 Cama-
cho se presentó al informe de gobierno de
Herrera. El espaldarazo fue total. También
acudió la secretaria general del tricolor,
Ivonne Ortega, así como los representan-
tes de los tres sectores del partido y de cua-
tro exgobernadores de la entidad.
Al día siguiente Adán Soria quedó libre
de cargos al llegar a un acuerdo concilia-
torio con el constructor que lo demandó.
El viernes 21, en sesión del Congreso lo-
cal, Alfredo Martínez expuso que amigos
del actual senador entregaron una lista con
nombres de empresarios que patrocinaron
la fiesta. Pero no los mencionó argumentan-
do “protección de datos personales”.
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Fiesta y amenazas
24

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

NARCOTRÁFI CO
Al día siguiente, en la prensa local,
Hernández Deras hizo público su apo-
yo a Herrera Caldera en el desplega-
do “Unidad por Durango”. En él señala:
“Ratifico mi respeto absoluto a las ins-
tituciones del estado de Durango y mi
reconocimiento el liderazgo de nuestro
gobernador Jorge Herrera Caldera”.
Con ello, al menos externamen-
te concluyó la guerra por espacios de
poder político en la entidad. Entre és-
tos se incluyen la búsqueda de una di-
putación federal para la esposa de Her-
nández Deras, Gabriela López, y una
diputación local para su hija, Gabriela
Hernández, en las elecciones de 2016.
Sobre el pleito entre el exgoberna-
dor y el gobernador, Enríquez Herrera
comenta en entrevista: “Esta disputa in-
terna no servirá para enjuiciar al exgo-
bernador. Cuando los mismos priistas
intentaban investigar a Ismael llega Cé-
sar Camacho y les jala las orejas, des-
baratando a esa comisión del Congre-
so. ¡Todo quedó igual! ¡Cerraron filas!
No podía esperarse otra cosa pues has-
ta el presidente del Congreso local, Car-
los Contreras, es un ismaelista; fue el
segundo secretario de Finanzas de Her-
nández Deras. Ya se imaginará el grado
de complicidad entre los dos gobiernos.
“Y recalco: pese a sus disputas, Is-
mael y Jorge Herrera son parte del mis-
mo grupo político. Aquel designó por de-
dazo a éste. No hay ninguna diferencia
entre un sexenio y otro. Son finalmente
la misma cosa; tienen el mismo ADN au-
toritario y corrupto del PRI. Eso nos que-
da clarísimo a los duranguenses. De ahí
que hayamos recurrido a la denuncia
penal ante instancias federales.”
A fin de conocer sus posturas,
Proceso solicitó entrevistas con Her-
nández Deras y con Herrera Caldera.
Declinaron.
Secretario de Salud de Hernández
Deras durante 16 meses, su hoy denun-
ciante Enríquez Herrera indica que se
deslindó del entonces gobernador por
sus excesos. Sin embargo existe la ver-
sión de que lo destituyó porque sin su
consentimiento, Enríquez quería ser
candidato al Senado.
Ahora Enríquez también espera
que las declaraciones del Chapo en pri-
sión ayuden a esclarecer los supuestos
vínculos del narcotraficante con Her-
nández Deras: “Ojalá ayuden a destapar
la cloaca en la que está metido Ismael:
si es cierta su relación con El Chapo, en
qué ilícitos participó, por qué hubo tan-
ta violencia durante su gobierno... Aun-
que realmente hay muchas cosas que
no necesitan conocerse a través del
Chapo pues hay ciudadanos que las sa-
ben, sólo hace falta una verdadera in-
vestigación del caso”, concluye.
JOSÉ GIL OLMOS
C
UAUTITLÁN IZCALLI, MÉX.- Has-
ta no hace mucho tiempo es-
te municipio estaba lleno de
campos de cultivo, árboles,
milpas y zanjas de agua lim-
pia. La Facultad de Estudios
Superiores de la UNAM en los campos
Uno y Dos eran las principales construc-
ciones de la zona. Pero en un par de déca-
das se llenó de unidades habitacionales y
centros comerciales. Hoy es el municipio
más violento del Estado de México y es-
tá controlado por Los Zetas, aunque se los
disputa el Cártel del Golfo.
La guerra entre las bandas del crimen
organizado diezma a la población. Algu-
Los habitantes del Estado de México, desesperados ante la
ineficacia de sus autoridades para garantizarles seguridad,
empiezan a cuestionar a los alcaldes, a la policía y por su-
puesto a su gobernador, Eruviel Ávila. Amenazan ya con tomar
a su cargo el combate a la delincuencia porque no pueden ni
salir de sus casas. El senador Alejandro Encinas, alguna vez
candidato a gobernador del estado, advierte que ese alto nivel
de violencia, sumado a la densidad poblacional, los cinturo-
nes de pobreza, los conflictos entre las élites políticas y la
cercanía con la capital del país, hacen al coctel mexiquense
potencialmente más explosivo que el de Michoacán.
El Estado de México, con potencial
más explosivo
que Michoacán
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 25
nos vecinos confiesan que evitan salir de
sus casas, y cuando saben que hay violen-
cia piden sus alimentos por teléfono, pa-
ra no exponerse a robos, asaltos, extorsio-
nes o asesinatos.
“La gente ya no quiere ir al centro del
municipio a pagar sus servicios. Tampo-
co a las plazas, porque ahí roban los ca-
rros y atracan a la gente. Cuando tocan a
las puertas de nuestra casa para vender-
nos cualquier cosa, mejor no abrimos ni
contestamos porque luego nos asaltan. La
semana pasada mi hijo se fue a trabajar y
al llegar al Cedis –centro de distribución
de mercancías– vio que dejaron ahí cuatro
cabezas y mejor se regresó. Es un infier-
no”, dice una mujer, ama de casa, que pi-
de no publicar su nombre.
Ubica como las zonas más peligrosas
la unidad de Infonavit Norte, El Gallinero,
Cofradía, San Antonio, la Aurora, Tepoja-
co, San Martín Tepetlixpan y Perinorte. Re-
cuerda que el pasado 23 de febrero, en el
puente peatonal cercano a la unidad ha-
bitacional militar del Campo Uno, en el
centro del municipio, colgaron una man-
ta donde supuestamente el Cártel del Gol-
fo advertía a las autoridades que no que-
ría problemas con ellas, y aseguraba a la
ciudadanía que habían llegado para lim-
piar las calles de rateros, secuestradores,
violadores y extorsionadores.
Dice que por eso se formó la agrupa-
ción Vecinos Vigilantes, que corren las
alertas por teléfono o en las redes socia-
les, pero admite que esto no es suficiente.
Un hombre que vive en Cuautitlán Iz-
calli desde hace 25 años recuerda que des-
de hace seis la seguridad empezó a dete-
riorarse en el municipio, pero en los tres
últimos, y sobre todo el último año y me-
dio, la situación está fuera de control. Ya
no puede salir a bares, a restaurantes y a
veces ni al supermercado.
De acuerdo con un conteo periodístico,
hasta principios de marzo se registraron 31
ejecuciones en este municipio, dejando en
segundo lugar a Ecatepec (con 16), que antes
fue el más violento, así como a Nezahualcó-
yotl (14), Naucalpan (11) y Chalco (10).
El presidente municipal Karim Car-
vallo argumentó que los asesinatos, asal-
tos y extorsiones se deben a la pelea por
el territorio que libran los narcomenudis-
tas. Pero de acuerdo con los documentos
oficiales que consultó Proceso, la causa
de fondo es la que existe entre Los Zetas
y el Cártel del Golfo, las organizaciones
delictivas que también se pelean el con-
trol de Tamaulipas, Veracruz, Nuevo León,
Coahuila y Zacatecas.
De acuerdo con el diario Reforma, en el
Estado de México el primer bimestre de
2014 se han registrado 160 ejecuciones,
19.3% de ellas en Cuautitlán Izcalli.
Hacia la autodefensa
El jueves 27, una de las notas más difun-
didas en los medios de comunicación fue
sobre la muerte de un asaltante en Nau-
calpan. En el cruce de Periférico Norte y Jo-
selillo, los pasajeros de una camioneta de
transporte público se enfrentaron con un
par de atracadores; uno de ellos murió por
un disparo y el otro recibió una golpiza.
El día anterior, en la comunidad de San
José de los Leones, Naucalpan, los habi-
tantes encararon al alcalde David R. Sán-
chez Guevara y le reclamaron su ineficacia
en materia de seguridad. La representante
vecinal Verónica González advirtió que si
la autoridad no respondía pronto, los ciu-
dadanos formarían sus propios grupos de
autodefensa, como en Michoacán, y toma-
rían en sus manos la vigilancia.
El pasado 27 de febrero, en San Fran-
cisco Chimalpa, municipio de Naucalpan,
los habitantes detuvieron a dos presun-
tos extorsionadores que se presentaron
como miembros de La Familia Michoa-
cana ante el dueño de una tlapalería pa-
ra exigirle dinero. El afectado pidió auxi-
lio y la población se reunió, logró detener
a los dos sujetos y los hubiera linchado
si no los rescata la Policía Municipal. “Si
la policía no hace nada, nosotros sí”, gri-
taban los colonos enfurecidos, que blo-
quearon por cinco horas la carretera libre
Naucalpan-Toluca.
Raúl Chaparro, presidente de la Aso-
ciación de Empresarios y Ciudadanos del
Estado de México, encabezó el domingo 23
una manifestación en la explanada de las
Torres de Satélite, símbolo de esta zona de
clase media alta que habitan sobre todo
empresarios, profesionistas, funcionarios
de gobierno y comerciantes. Salieron a la
calle luego de que el hijo de un miembro
de la asociación fue secuestrado durante
más de una semana y sometido a tortu-
ra, hasta que se hizo el pago y sus capto-
res lo liberaron.
“Por eso salimos a hacer una manifes-
tación por la paz, la no violencia, contra
los robos, por la participación ciudadana
y para que nos dijeran la realidad de las
cosas. Sin embargo, algunos en el gobier-
no piensan que estamos en su contra, pe-
ro no estamos contra nadie: lo que quere-
mos es que nos tomen en cuenta, que nos
digan en qué podemos colaborar”, explica
Chaparro en entrevista.
Aunque colocaron en el puente peato-
nal unas mantas que traían para protes-
tar, tuvieron que quitarlas ante las ame-
nazas del presidente municipal Sánchez
Guevara de que las mandaría arrancar.
–¿La violencia ha empeorado con el
paso del tiempo?
–Claro, ha ido empeorando porque no
hacemos nada. Cuando mandaron a Alfre-
do Castillo como mediador de Michoacán,
yo pregunté por qué no tomó ese trabajo
la PGR, porque esa es labor del procurador.
Tuvieron que poner a alguien que sí tiene
los tamaños para enfrentar a la delincuen-
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e
Dos meses. 160 ejecuciones
Edomex. Territorio narco
26

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

cia. Aquí debe pasar lo mismo, eso hace
falta porque tememos que se dé el efecto
cucaracha: si están enfrentando a los cri-
minales en Michoacán, se van a venir acá.
–En Cuautitlán Izcalli hay gente que ya
no quiere salir a la calle.
–¡Claro! En ese municipio hay una es-
pecie de toque de queda por la situación
que se está viviendo. Pero si el presidente
municipal no acepta que se ha equivoca-
do en el manejo de la presunta seguridad
que prometió, no va a resolver nada. Por
eso está así el municipio, porque él no tie-
ne el valor de reconocer que necesita ayu-
da y capacitar a la gente.
No obstante, el empresario dice que es
igual de grave lo que ocurre en Naucalpan,
donde los índices de delincuencia se han
disparado en los últimos meses.
“Estoy preocupado por el índice tan alto
de delincuencia que existe en Satélite. To-
do el mundo tiene miedo, en todo momento
arriesgamos nuestras vidas. La inseguridad
ha aumentado muchísimo. En las 84 zonas
industriales que hay en el Estado de México
se ven muchos anuncios de venta, está ho-
rrible. La zona industrial de Cuautitlán Izca-
lli es un cementerio de empresas que anun-
cian: se renta, se vende, se traspasa.”
–Entre las cosas que el gobernador no
toma en cuenta están las voces de ustedes.
–Nosotros lo hemos invitado tres o
cuatro veces y no ha aceptado, no nos
considera sus aliados. Le pedimos que vi-
niera o nos recibiera en sus oficinas, pero
tampoco nos ha contestado. Pero cuando
estuvo en campaña sí nos tomó en cuen-
ta, hasta nos invitó.
La Asociación de Empresarios y Ciuda-
danos del Estado de México tiene 827 afi-
liados de la zona del valle de México, Me-
tepec, Lerdo, Toluca, Cuautitlán, Tultitlán,
Coacalco, Naucalpan, Tlalnepantla y Huix-
quilucan. Es una de las pocas organizacio-
nes que se han manifestado públicamen-
te en contra de la violencia en la entidad.
Su presidente, Raúl Chaparro, recono-
ce que tienen miedo, pero lo vencen por
la necesidad de manifestarse: “Esto es un
grito desesperado y ojalá comprendan el
gobernador y los presidentes municipa-
les que no estamos contra ellos, sino que
queremos ayudar”.
Como otro ejemplo de la inseguridad,
el empresario agrega: “En la calle donde vi-
vo, de 52 casas 90% han sido asaltadas, se
han cometido secuestros y robo de auto-
partes, todos con una historia diferente”.
“Peor que Michoacán”
Desde el pasado 5 de febrero el Ejército pa-
trulla algunas de las calles de Ecatepec. Ade-
más, la Policía Federal, la Estatal y la Muni-
cipal formaron una unidad de las Bases de
Operaciones Mixtas (BOM) en la colonia Ur-
bana Ixhuatepec, con lo que este municipio
es el único que tiene dos de estas agrupa-
ciones. A pesar de ello la lucha entre cárte-
les y por consiguiente la inseguridad con-
tinúa cobrando víctimas en este municipio
conurbado con el Distrito Federal.
Lo mismo ocurre en 32 municipios con
altos índices de delincuencia. Tres de ellos
–Ecatepec, Nezahualcóyotl y Toluca– re-
cibieron este año partidas especiales del
Programa Nacional de Prevención del Deli-
to: el primero, 55 millones; el segundo, 36, y
el tercero, 40 millones. Pero de nada sirvió.
Toluca, la capital del estado, es parte
de este torbellino de violencia. La Fami-
lia Michoacana y Los Caballeros Templa-
rios operan en barrios como El Coporo, el
mercado Palmillas y la colonia Seminario,
donde exigen cuotas a los comerciantes.
La calle Santos Degollado, justo detrás de
Palacio de Gobierno, es muy peligrosa por
los frecuentes asaltos, ante la complacen-
cia de las policías Estatal y Municipal.
Alejandro Encinas, senador del PRD y
excandidato a gobernador del Estado de
México, advierte que las condiciones de la
entidad “son más graves porque el impac-
to social, político, y el hecho de permitir
que lleguen a la zona metropolitana ese
tipo de grupos delictivos configuran un
coctel mucho más explosivo que el de Mi-
choacán, no solamente por la densidad
demográfica, sino por el perfil de la pobla-
ción que está ahí establecida: es gente en
condición de marginación y pobreza ex-
trema, desintegración familiar, que pue-
den optar por la actividad delictiva con
mucha facilidad”.
Añade: “Lo hemos visto hasta en las
zonas residenciales de Huixquilucan, pero
en lo particular creo que los focos de aten-
ción están en el oriente y en el corredor de
Tepotzotlán hasta Huehuetoca, Zumpan-
go, Coyotepec, Cuautitlán Izcalli y Tultit-
lán, que es donde se están registrando los
incrementos más significativos en los ín-
dices de delitos”.
Se le plantea a Encinas si lo que ocu-
rre en el Estado de México es para Enrique
Peña Nieto lo que le pasó a Calderón con
Michoacán, donde le declaró la “guerra” al
narcotráfico y la perdió.
Encinas acepta la comparación, pero
aclara que en el Estado de México también
tiene que considerarse el conflicto entre
los grupos políticos, como son el del Valle
de México, al que pertenece el gobernador
Eruviel Ávila, y el de Toluca, del que forma
parte Peña Nieto:
“Considero que a veces, como dicen, se
calienta la plaza por los diferendos que exis-
ten entre el propio PRI con el gobierno del es-
tado, entre el grupo Toluca y el grupo del Va-
lle de México. Esta diferencia alienta la falta
de coordinación y de operación del conjunto
del gobierno y las áreas de seguridad.”
El senador perredista advierte que por
cuestiones políticas la situación de vio-
lencia se agrava más, a pesar de que el go-
bernador aceptó esta semana la seriedad
del problema y pidió la ayuda del Ejérci-
to y la Policía Federal, como lo hizo Fausto
Vallejo, el gobernador de Michoacán, tam-
bién priista.
“Lamentablemente –dice Encinas–, si
vemos los indicadores del primer bimestre
respecto de los años anteriores, vemos que
se incrementan los índices delictivos, la di-
versificación de los delitos y el aumento en
otras regiones que antes no tenían el nivel
de conflicto como el año pasado.”
Y aunque reconoce que la violencia es
mayor en Tamaulipas, Durango, Sinaloa,
Chihuahua y Guerrero, sostiene que el in-
cremento de la misma en el Estado de Mé-
xico es un foco rojo que debe atenderse de
inmediato.
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Ávila. Cerrar los ojos
NARCOTRÁFI CO

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 27
28

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

RAÚL MONGE
O
cho meses después de re-
cibir la obra certificada por
una consultora internacional
–que la consideró “en condi-
ciones de operar con pasa-
jeros”–, y uno antes de que
Miguel Ángel Mancera ordenara el cierre
de 11 de las 20 estaciones de la Línea 12
del Metro por “inseguras”, el director del
Sistema de Transporte Colectivo (STC),
Joel Ortega, envió al entonces director
del Proyecto Metro del Distrito Federal
(PMDF), Enrique Horcasitas Manjarrez, un
reporte de las principales irregularidades
electromecánicas detectadas en dicho
tramo, que incidían en la operación diaria
del servicio y ponían en riesgo la seguri-
dad de los usuarios.
En el oficio 1000/0028/2014, fechado
el 12 de febrero de 2014, el titular del STC
hace notar a Horcasitas el “acelerado y
La suspensión del servicio en 11 de las 20 estaciones
de la línea dorada del Metro sigue levantando diversas
y encontradas voces en busca de los responsables. El
director del STC, Joel Ortega, reporta en un informe que
muchas de las fallas se evidenciaron durante la admi-
nistración de Marcelo Ebrard y que el consorcio cons-
tructor realizó un “mal diseño técnico” e incumplió el
contrato. A su vez, varios expertos dicen a Proceso que
una obra nueva de este tipo requiere de un manteni-
miento multifactorial y minucioso a lo largo de todo un
año. Dicho servicio se lo ofreció a Ortega a bajo costo el
mismo consorcio para todo 2014, pero el titular del SCT
lo rechazó.
Ortega reparte culpas pero
elude las suyas
LÍNEA 12:
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 29
acentuado desgaste” de rieles, particular-
mente en las curvas menores a 300 metros
de radio, el cual, de no corregirse lo antes
posible, “incrementa exponencialmente
el riesgo de accidentes”. Y anticipaba: “No
se descarta que en algún momento pueda
suspenderse el servicio”, como finalmen-
te sucedió el pasado 11 de marzo, cuan-
do se anunció el cierre parcial de la Línea
Dorada.
Según el diagnóstico realizado por
Joel Ortega Cuevas, la L-12 tiene 66 cur-
vas en ambas vías con diferentes radios,
pero aclara que el problema más crítico
se presenta en el sector elevado entre las
estaciones Tlaltenco y Atlalilco. “Este tra-
mo elevado tiene una longitud de más de
siete kilómetros, en los que se utilizaron
estructuras metálicas en la obra civil ge-
nerando vibraciones que se perciben muy
altas cuando los trenes se desplazan por
las vías”, reporta.
Tal situación, argumenta, obligó a re-
ducir la velocidad de los trenes hasta en
50% en algunos casos, y desde agosto de
2013 hasta febrero de 2014 la medida se
adoptó en las interestaciones Ermita-
Mexicaltzingo, Lomas Estrella-San Andrés
Tomatlán, Periférico Oriente-Calle 11,
Tlaltenco-Zapotitlán, Nopalera-Zapotitlán,
Olivos-Tezonco y Zapotitlán-Nopalera.
En su informe de 32 cuartillas, el ex-
secretario de Seguridad Pública capitalina
destaca que muchas de las fallas surgie-
ron durante la fase de pruebas, es decir,
todavía en la administración de Marcelo
Ebrard.
Por ejemplo, refiere que en septiembre
de 2012, un mes antes de la inauguración
oficial, se detectaron “fuertes desgastes
ondulatorios” en las curvas 11, 12, 15, 16,
17, 22, 27 y 28 del tramo elevado, los que
motivaron la sustitución de rieles de las
curvas 11 y 12 poco antes de la inaugura-
ción de la línea. Posteriormente este fe-
nómeno se incrementó hasta presentarse
actualmente en 38 curvas con radio me-
nor a 300 metros.
Las fisuras en los durmientes también
fueron descubiertas antes del 30 de octu-
bre de 2012, día en que se inauguró for-
malmente la obra. El consorcio sustituyó
4 mil 335 durmientes de mayo de 2013 al 4
de febrero último.
Además consigna que días después
de recibir la línea por parte del consorcio,
previa evaluación de las empresas certi-
ficadoras DB International GMBH, ILF Be-
ratende Ingenieure A.G., Tüv Rail GMBH y
Hamburg Consult GMBH, comenzaron a
manifestarse desgastes excesivos en apa-
ratos de cambio de vía, principalmente en
las terminales Tláhuac y Mixcoac.
Dichos desgastes, detalla, se presen-
tan en los cerrojos, agujas, contra-agujas,
rieles intermedios y piezas de cruzamien-
to, y explica su origen: “Este problema
es originado por la interacción entre los
trenes y la vía, agravado por defectos de
instalación y de mantenimiento repetida-
mente reportados por el STC”.
Prosigue Ortega: “Las fisuras en dur-
mientes, fracturas de placas de fijación de
rieles, daños a los cerrojos y agujas de los
aparatos de vía requieren atención defini-
tiva, ya que son elementos de alta segu-
ridad. Hasta el momento, los trabajos del
consorcio constructor (ICA-Alstom-Carso)
no han logrado evitarlos o reducirlos, lo
que implica que pueden seguir ocurrien-
do indefinidamente”.
Luego de atribuir al consorcio la res-
ponsabilidad de las deficiencias localiza-
das en la L-12, en parte por el “mal diseño
técnico” de la misma y en parte por el “de-
ficiente mantenimiento”, el director del
STC advierte al PMDF:
“Ante las fallas recurrentes y el as-
pecto sistémico (afecta el cuerpo entero,
en lugar de una sola parte o un solo ór-
gano), el Sistema de Transporte Colectivo
no puede garantizar la seguridad de los
usuarios (...).
“Como organismo operador del servi-
cio se ha consultado de manera directa a
asesores internacionales, coincidiendo en
que la operación (de la L-12) demanda una
pronta e inmediata resolución separando
los aspectos administrativos o contractua-
les que realiza el GDF con el consorcio. Sin
soslayar que la actuación del consorcio en
materia de mantenimiento está por deba-
jo del acelerado deterioro de la vía, lo cual
incrementa exponencialmente el riesgo de
accidentes de gran envergadura, pues la fa-
lla sistemática está lastimando la infraes-
tructura y las condiciones mínimas de
seguridad con las que debe operar la L-12,
considerando su reciente construcción.”
El consorcio dejó de prestar el servicio
de mantenimiento a la L-12 en octubre de
2013, y de ahí no se sabe a ciencia cierta si
el STC asumió esa tarea a pesar del riesgo
latente de un accidente fatal, como dicta-
minó la firma certificadora ILF Consulting
el 14 de noviembre de 2013 y confirmó el
propio Ortega en el oficio turnado a Enri-
que Horcasitas un mes antes de que éste
fuera destituido por el jefe de Gobierno,
Miguel Ángel Mancera.
Lo que no dice el titular del STC en su
documento es que en diciembre de 2013
el consorcio le presentó una propuesta
técnica y económica para continuar pres-
tando el servicio de enero a diciembre de
2014, con un costo de 385 millones 664 mil
808 pesos, y que la rechazó.
Según el organismo, el consorcio in-
cumplió con los términos del contrato y,
peor aún, se negó a dar “mantenimiento
extraordinario” al tramo elevado de la línea
de agosto a noviembre de 2013, cuando se
tomó la decisión de cerrar las estaciones
anticipadamente los fines de semana.
En atención al escrito de Joel Ortega, el
pasado 11 de marzo, el mismo día en que
el STC anunció el cierre de 11 de las 20 es-
taciones de la Línea Dorada, el entonces
titular del PMDF pidió al representante
común del Consorcio Ica-Alstom-Carso,
Ricardo Moscoso Morán, un programa de
ejecución para resolver la problemática
detallada por el director general del STC,
según consta en el oficio GDF/SOS/PMDF/
DDIE/0191/2014.
La respuesta del consorcio llegó al
PMDF una semana después, el 19 de mar-
zo, justo el día en que fue cesado Enrique
Horcasitas. En el oficio DGP-DEX-049/14,
Moscoso Morán establece que el consor-
cio está en plena disposición de colabo-
rar con el STC y el PMDF para examinar y
constatar el estado en que se encuentra la
L-12, así como para discutir y analizar las
alternativas de acción.
LA CAPI TAL
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Vida útil. Un año
30

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

SARA PANTOJA
U
na semana antes del anuncio del
cierre parcial de la Línea 12 del Me-
tro, Construcciones y Auxiliar de Fe-
rrocarriles (CAF), la empresa es-
pañola arrendadora de los 30 trenes que
operan en la polémica línea, puso en alerta a
Joel Ortega Cuevas, director del Sistema de
Transporte Colectivo (STC), por el desgaste
“anormal y acelerado” de las ruedas de los
vehículos.
En oficio fechado el martes 4, Javier A.
Viñolo Uriarte, coordinador general de la Lí-
nea 12 de CAF México, informó que los tre-
nes presentaban “movimiento anormal du-
rante el servicio comercial” y tenían “un
desgaste anormal en las ruedas en el cos-
tado izquierdo con respecto a la cabi-
na impar del tren (sentido de circulación
Tláhuac-Mixcoac)”.
Viñolo aseguró que en ambos casos
“alarmó” el deterioro de las ruedas porque
algunas presentaban un desgaste casi 10
veces mayor al promedio anual. Al realizar
luego un muestreo aleatorio en 10 de los 30
trenes se confirmaron sus sospechas: La si-
tuación es “generalizada”.
Encontraron situaciones críticas, “fue-
ra de los límites de operación segura de la
rueda” en al menos tres trenes y de inme-
diato los sacaron de circulación, “por con-
siderarlos fuera de los límites de seguridad
para la operación”.
Según el oficio, luego de reuniones con
personal del STC ambas partes acordaron
“girar el sentido de circulación de los trenes
como medida de mitigación y ‘aprovechar’
que en las ruedas derechas su desgaste
es normal, forzando a que éste se equipa-
re con las ruedas izquierdas”. Este procedi-
miento ya se había efectuado en toda la flo-
ta vehicular el 21 de febrero pasado.
La empresa explicó que las causas del
desgaste “crítico” y “acelerado” de las rue-
das son el resultado de la reducción de la ve-
locidad en curvas con radios menores a 200
metros, a la implementación de maniobra au-
tomática en las terminales de Mixcoac y Tlá-
huac y a “irregularidades generales en las
vías principales de la línea, manifestada des-
de la puesta en servicio de usuarios”, es de-
cir, el 30 de octubre de 2013.
Para remediarlo CAF recomendó a Or-
tega detener trenes hasta que las ruedas
se sometieran a un proceso de reperfilado,
Pero también deja en claro que no
reconocen vicios ocultos ni trabajos
pendientes de ejecutar en la obra que
inicialmente iba a costar 17 mil millones
y terminó en 22 mil millones, sin contar
los más de 3 mil que reclama el consorcio
por trabajos realizados fuera del proyecto
ejecutivo.
“La obra y trabajos materia del contra-
to fueron entregados a la contratante en
su oportunidad, recibidos jurídica y fác-
ticamente y puestos en funcionamiento
conforme a su naturaleza y destino”, re-
mata Moscoso Morán.
Faltó mantenimiento
Una de las voces que hasta ahora se
habían mantenido al margen de la po-
lémica es la de los técnicos del Metro,
CAF dio la voz de alerta
además de engrasar manualmente las zo-
nas críticas de curvas de las vías e incre-
mentar la velocidad de circulación en donde
se estaba disminuyendo.
Pero eso sí, la empresa se deslindó del
problema: “La afectación a la disponibili-
dad de los trenes no es nuestra responsa-
bilidad por considerarse externo al material
rodante”.
Anomalías inexistentes
Ese era el panorama “alarmante” de la
empresa especializada en trenes con ex-
periencia internacional. Sin embargo el
jueves 13 –una semana después del es-
crito dirigido a Ortega Cuevas y ya con
las críticas subidas de tono por la afecta-
ción a más de 435 mil usuarios y las sos-
pechas de corrupción– las anormalidades
se esfumaron.
“Los trenes no tienen problemas”, di-
jo en conferencia el director comercial de
CAF México, Román Aragón. Agregó que
el desgaste se advirtió desde noviembre de
2013 pero se atendió en su momento y aho-
ra “están en óptimas condiciones para su
operación”.
Agregó: “Los trenes se fabricaron bajo
las especificaciones del Sistema de Trans-
porte Colectivo. Durante todo el proce-
so de diseño, fabricación y pruebas fui-
mos acompañados por personal que se
algunos de ellos con más de 40 años de
experiencia. Según expertos del área de
Conservación del STC, toda línea nue-
va, sea neumática o férrea, requiere
durante su primer año mantenimiento
predictivo y preventivo hasta lograr su
asentamiento y pleno acoplamiento del
tren-vía.
Particularmente la línea férrea, se-
ñalan, porque al no tener pista de ro-
damiento ni barra guía reclama un
minucioso monitoreo y un mayor y me-
jor programa de mantenimiento a fin
de evitar daños, mala calidad, interrup-
ciones en el servicio y hasta un posible
descarrilamiento.
Con base en su experiencia profesio-
nal, explican que el periodo de asenta-
miento vía-tren toma de seis meses a un
año, y por esa razón resulta obligado rea-
lizar al menos las siguientes acciones de
monitoreo y mantenimiento:
–Es indispensable contar con cuatro
equipos desde la etapa de pruebas: uno,
para el monitoreo de perfil de la vía; otro
consistente en una máquina recompac-
tadora de balastro para vías férreas; un
torno rodero para ruedas de los trenes y
un lubricador de pestaña para los carros
cabina de los trenes.
–Semana a semana debe verificar-
se el perfil del trazo de las vías a lo largo
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Construcción. Fallas de origen

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 31
encargó de que se cumpliera con todas las
especificaciones”.
El lunes 24 Francisco Bojórquez, exdi-
rector del STC y encargado de la firma del
contrato con la empresa CAF por 15 años,
desmintió los señalamientos que días antes
hizo Ortega en el sentido de que parte de las
fallas de la línea se debía a que estuvo “mal
diseñada” y que los trenes no eran compati-
bles con las vías.
Ante integrantes de la Comisión de In-
vestigación de la Línea 12 de la Asamblea
Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Bo-
jórquez Hernández aseguró que los vehícu-
los contratados son de “la más alta y avan-
zada tecnología del mundo, garantizan la
seguridad de los pasajeros y son compati-
bles con los rieles”. Insistió: “Existe absoluta
compatibilidad”.
Cierto o no, la Contraloría General del
Gobierno del DF inició el pasado jueves 27
la investigación y toma de muestras de los
daños, tanto de trenes como de vías, ante el
notario público 58 del Distrito Federal, Ja-
vier Reinoso de Teresa, para deslindar res-
ponsabilidades y determinar sanciones.
Y mientras se realizan los estudios de la-
boratorio, esta semana se prevé la compa-
recencia de representantes de CAF, así co-
mo de las empresas ICA, Carso y Alstom
ante la Comisión de Investigación de la AL-
DF para que ofrezcan su versión.
El viernes 28 por la noche el Gobierno
del Distrito Federal informó que la empresa
francesa Triacaud Societé Organisé (TSO)
–especializada en la construcción, reno-
vación y mantenimiento de vías férreas de
todo tipo y perteneciente al grupo francés
NGE– realizará las acciones iniciales rela-
cionadas con la reparación de la Línea 12.
En un comunicado agregó que el con-
sorcio constructor –ICA, Carso, Alstom– así
como CAF fueron debidamente notifica-
das de la participación de TSO. Aclaró que
la Secretaría de Obras del gobierno capitali-
no coordinará todos los trabajos de repara-
ción de la línea.
de toda la línea con el equipo de cómpu-
to correspondiente, ya sea a bordo de los
trenes o utilizando un carrito Boogie es-
pecífico para esto, así como mediciones
directas en vía. Todo esto, principalmente
en las zonas de curvas y tramos de asen-
tamientos críticos.
–En horas fuera de servicio, es preciso
dar mantenimiento a los tramos críticos
para volver a recompactar el balastro, uti-
lizando la máquina recompactadora (esto
reduce hasta en 80% el tiempo de ejecu-
ción). Personal de campo debe apretar per-
nos, alinear rieles, acomodar durmientes
y verificar aparatos de vía a fin de resta-
blecer el perfil original del trazo de vía en
cuanto a niveles de rampas y pendientes,
radios de curvatura, peraltes en curvas y
trocha de vía.
–En relación con los trenes, todos tie-
nen que pasar a su reperfilado de ruedas
en el torno rodero al menos cada cuatro
meses durante el primer año, por la fric-
ción que sufren con el riel al circular todo
el día, con carga. Este procedimiento per-
mite adaptar la ceja de la rueda al perfil
del riel en las vías y lograr un desplaza-
miento confortable con el mínimo gol-
peteo y fricción, evitando así el desgaste
ondulatorio en el riel.
También hay que verificar perma-
nentemente el funcionamiento y recarga
de aceite en los equipos lubricadores de
pestaña que se encuentran en los carros
cabina y que, conforme a un programa
predeterminado o en las zonas de curva
y tramos críticos, inyectan aceite justo
en la parte del riel que tiene contacto con
la ceja de todas las ruedas del tren y en
ambos lados. Este procedimiento evita la
fricción y alarga la vida útil del riel y de las
ruedas, al mismo tiempo que evita que se
formen bordes ondulatorios en los rieles,
como sucedió con la L-12.
Los especialistas del STC lamentan que
las autoridades capitalinas hayan desa-
provechado la experiencia acumulada, a
sabiendas del trabajo que desarrollaron en
su momento en la construcción de la vía
férrea del Metro de la Línea ‘A’, que corre de
Pantitlán a Los Reyes La Paz, en el Estado
de México.
En su opinión, lo ocurrido en la L-12
es consecuencia de la “falta de manteni-
miento oportuno”.
La conclusión a la que llegan los ex-
pertos del Metro coincide con el dicta-
men que entregó la consultora alemana
ILF al PMDF y al STC en noviembre de
2013, en el sentido de que los daños en
las vías y en el material tienen que ver
con la “falta oportuna de mantenimien-
to preventivo y correctivo”. (Proceso
1950 y 1951.)
Funcionarios de las 24 mesas
En las 24 mesas especializadas de trabajo
que se conformaron para el seguimiento
y control de la L-12 participaron al menos
14 funcionarios del STC que siguen en
funciones y que en su momento avalaron
la entrega de la obra civil y de los sistemas
electromecánicos.
La lista es la siguiente: Salomón Solay
Zyman, subdirector general de Operación;
Martín Esquivel Rodríguez, director de
Mantenimiento de Material Rodante; Na-
hum Leal Barroso, director de Transporta-
ción; Horacio Pineda Aguilar, gerente de
las líneas 7, 8, 9 ‘A’ y 12; Francisco Echava-
rri, coordinador de la Línea 12; Francisco
J. Acevedo Venegas, subgerente de Man-
tenimiento Sistemático I; Miguel Arturo
Tamayo Lemus, gerente de Obras y Man-
tenimiento; Noé Rivera Flores, subgerente
de Proyecto, y Francisco de Jesús Román
Villalobos, gerente de Instalaciones Fijas.
También, José Antonio Ávila Mejía, ge-
rente de Ingeniería; Clemencio Escorcia
Bahena, coordinador de Mantenimiento
Tláhuac; Vicente López Serrano, coordi-
nador de Supervisión y Fabricación de
Trenes; Mario Francisco Arteaga Martínez,
subgerente de Instalaciones Mecánicas
y Vías, y Fermín Rafael Ramírez Alonso,
coordinador de Vías III.
LA CAPI TAL
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Daños. Reportes divergentes
JESUSA CERVANTES Y JUAN CARLOS
CRUZ VARGAS
H
ace 22 años, el entonces secre-
tario de Hacienda, Pedro Aspe
Armella, y el subsecretario de
esa dependencia, Guillermo
Ortiz Martínez, hicieron man-
cuerna desde el gobierno de
Carlos Salinas de Gortari para modificar
todo el esquema de retiro y jubilación del
país. Ahora sus caminos se cruzan nueva-
mente, pero como empresarios favoreci-
dos por el “seguro de desempleo”.
Autor intelectual de la individualiza-
ción del Sistema de Ahorro para el Retiro
(SAR) en el sexenio salinista, Pedro Aspe
pasó de “creador” de las afores a benefi-
ciario de ellas, pues su empresa Evercore-
Protego tiene capital invertido en la firma
Servicios Corporativos Javer, el mayor pro-
motor y constructor de vivienda social en
México, industria que crecerá por las mo-
dificaciones legales.
Guillermo Ortiz Martínez, presidente
de Grupo Financiero Banorte, espera que
su compañía capte la mayor cantidad de
aportaciones para la vivienda que el pa-
trón otorga a sus trabajadores.
La historia que Pedro Aspe inició en fe-
brero de 1992 con la creación del SAR tuvo
su más reciente capítulo el pasado mar-
tes 18 en la Cámara de Diputados. Ese día
y gracias a los votos de 46 legisladores del
PRD, el coordinador del grupo parlamen-
tario del PRI, Manlio Fabio Beltrones, cum-
plió un compromiso que Enrique Peña
Nieto asumió ante los empresarios: qui-
tar a los trabajadores 3% de su fondo de
vivienda, ponerlo en manos de la inicia-
tiva privada –lo que fortalecerá a bancos
y constructoras– y “achicar” el Infonavit.
Ese mismo día, el pleno de San Lázaro
aprobó con 205 votos del PRI, 26 del PVEM,
10 del Panal y 46 del PRD la creación del se-
guro de desempleo. Sin embargo, a diferen-
cia de lo que Peña Nieto aseguró en su men-
saje a la nación del 8 de septiembre –que
Miguel Dimayuga
El seguro de desempleo,
benéfico
para los ricos
Aspe Armella. De todas, todas
32

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

El seguro de desempleo recientemente aprobado por
la Cámara de Diputados será una gran ayuda… para
los banqueros y grandes empresarios, empezando por
quienes en 1992 crearon un entramado institucional
que ahora los beneficiará: Pedro Aspe, entonces titular
de la Secretaría de Hacienda, y Guillermo Ortiz Martí-
nez, subsecretario en la misma dependencia. En con-
traparte, los trabajadores tendrán menos posibilidades
de acceder a un crédito Infonavit.
los recursos saldrían del gobierno, lo que
explicaba el aumento de impuestos–, el di-
nero provendrá del ahorro del trabajador.
Actualmente el patrón aporta a sus
empleados 5% del fondo de ahorro para la
vivienda. Ese monto “se registra” en algu-
nas de las 12 afores bancarias que existen,
pero lo administra el Instituto del Fondo
Nacional para la Vivienda de los Trabaja-
dores (Infonavit). Ese 5% forma parte del
patrimonio del Infonavit y son los recur-
sos que usa para financiar créditos.
La ley del instituto establece que las
aportaciones del patrón al trabajador son
recursos propiedad del empleado y for-
man parte de su salario, por lo cual nadie
puede disponer de ellos. Sin embargo, Pe-
ña Nieto y los diputados federales cam-
biaron la norma para permitir que los em-
presarios “tomen” tres de los cinco puntos
porcentuales que aporta el patrón. Con
eso se creará un “fondo mixto” que ali-
mentará al seguro de desempleo.
Lo anterior implicará que el Infona-
vit reciba 3% menos recursos y, por lo tan-
to, tenga menos presupuesto para otorgar
créditos. Así que los trabajadores debe-
rán conseguir empréstitos de otro lado si
quieren una casa: La opción será pedir un
crédito al banco.
Miles de millones
De acuerdo con el Plan financiero 2014-
2018 del Infonavit, el instituto obtendrá
este año 157 mil 660 millones de pesos.
Esa cantidad provendrá de cuatro fuen-
tes: “recuperación de cartera, fuentes al-
ternas de financiamiento, otras entradas
y aportaciones patronales cotizantes sin
crédito”. Este último rubro es el mencio-
nado 5% que los patrones entregan a los
casi 51 millones de trabajadores formales
que hay en México.
Traducido, ese 5% representa 57 mil
399 millones de pesos. La diputada de Mo-
vimiento Ciudadana y abogada laboral Lui-
sa María Alcalde –quien votó en contra del
seguro– detalla que cada punto porcentual
equivale a 11 mil 479 millones de pesos.
ECONOMÍA Y FINANZAS

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 33
“Lo anterior significa que el 3% suma
34 mil 439 millones de pesos”, y amplía:
Lo aprobado por la Cámara de Diputados
permite que esos 34.5 mil millones vayan
a parar a las afores que hoy existen.
Así las cosas, de los 57 mil 399 millo-
nes de pesos que el Infonavit recibirá en
2014, para el siguiente año –cuando la ley
ya esté en vigor– sólo obtendrá 22 mil 960
millones de pesos.
Actualmente existen 12 afores banca-
rias: Afirme Bajío, Azteca, Banamex, Cop-
pel, Inbursa, Invercap, Metlife, Pensio-
nissste, Principal, Profuturo GNP, Sura y
XXI Banorte.
De acuerdo con el cuarto Informe Tri-
mestral de 2013 que la Comisión Nacional
del Sistema del Ahorro para el Retiro (Con-
sar) envió a la Cámara de Diputados, la afo-
re XXI-Banorte es la que concentra el ma-
yor número de cuentas de trabajadores:
17 millones 923 mil 276. Esto representa
35.22% del total. Le sigue Banamex de ma-
nera muy lejana, con 7 millones 774 mil
485. La tercera es Sura, con 6 millones 140
mil 956 cuentas. Y el resto se distribuye en-
tre las nueve afores restantes.
La diputada Luisa María Alcalde expli-
ca que así como sucedió en la transición
del SAR a las afores, hoy ese 3% del fondo
de vivienda puede ir a parar a cualquiera
de las 12 afores bancarias. “Esto es así por-
que las afores son muy seductoras. En 1992
Pedro Aspe determinó que se individuali-
zaría todo ese dinero en cuentas”. Ahora,
delinea, uno podrá decidir que ese 3% lo
siga manejando el Infonavit o que pase a
una afore, pero como éstas son tan seduc-
toras por ofrecer mayores rendimientos –
aunque no siempre lo cumplan– la gente
tenderá a trasladar su dinero.
La “suerte” de los exfuncionarios
Banorte tiene 35.22% de las cuentas de
quienes cotizan en el Instituto Mexicano
del Seguro Social. Cuando la reforma en-
tre en vigor, es lógico esperar que sus tra-
bajadores autoricen que Banorte también
administre el 3% mencionado.
Lo anterior implicaría dinero fresco
para ese banco por 12 mil 129 millones de
pesos. Así, Guillermo Ortiz Martínez reci-
biría la millonaria cantidad en el banco
que hoy preside.
El gran cúmulo de cuentas que dicha
institución bancaria administra se debe a
que en diciembre de 2011 compró la cartera
de afores del gobierno –llamada Siglo XXI– y
en enero de 2013 adquirió la de Bancomer.
Luisa María Alcalde insiste: “Ese 3% for-
ma parte de las conquistas logradas por el
trabajador. Ahora, cuando vaya a pedir un
crédito al Infonavit, la lista de espera pa-
ra que se lo autoricen será mayor, porque
el instituto tendrá 34 mil 439 millones de
pesos menos. Así, habrá menos créditos y
bierno 9 mil millones de pesos, y eso “só-
lo si no se alcanza a pagar el seguro con el
dinero del trabajador”, asevera la diputa-
da Alcalde.
El presupuesto gubernamental pro-
vendrá de un esquema bautizado co-
mo “fondo solidario”, el cual equivaldrá a
0.5% de un salario mínimo.
La legisladora puntualiza que para te-
ner derecho al citado seguro un trabajador
necesita tener 45 días desempleado. Se le
pagará sólo durante seis meses y podrá
pedirlo cada cinco años únicamente. Otra
restricción es que para acceder a la pres-
tación deberá haber trabajado de mane-
ra ininterrumpida al menos 114 semanas.
A lo largo de esos seis meses, porme-
noriza, al desempleado se le dará en el pri-
mer mes 60% de su salario base cotizado
en su último trabajo; el segundo mes se le
entregará 50% y, los cuatro meses restan-
tes, 40% en cada uno.
En caso de que lo ahorrado por el tra-
bajador en su “fondo mixto” no alcance a
cubrir los seis meses del seguro, el gobier-
no completará de su “fondo solidario”, y si
con esto tampoco se cubriera, entonces el
dinero se tomaría del presupuesto de la Fe-
deración, aunque no se ha especificado de
cuál partida.
Ningún empleado pagará el seguro de
otro, sino que será el propio despedido
quien lo haga, aclara la integrante de MC.
Comenta que si alguien ya pidió su crédito
Infonavit, “al quedar desempleado deberá
decidir si con el seguro de desempleo pa-
ga la mensualidad que debe al Infonavit,
si paga la renta o si paga la comida”.
Concluye: El esquema ideado es “una
burla” en la que colaboró la izquierda.
La tarde del 18 de marzo pasado el PRI,
el Panal y el PVEM sólo juntaban 241 votos
cuando se debatía el seguro en el Congre-
so. La cantidad no les alcanzaba: se que-
daban cortos por 10 sufragios.
En ese momento, los perredistas cerca-
nos a la fracción de Los Chuchos entregaron
mucho más que los 10 votos que faltaban:
46. Entre los que dieron su aval destacan
Silvano Aureoles, Amalia García y el pre-
sidente de la Comisión de Seguridad So-
cial, Javier Salinas, quien dos días después
de entregar su voto pidió “revisar las pérdi-
das de las afores”: Ocurre que en el último
año las afores perdieron 300 mil millones
de pesos debido a operaciones fallidas de
los bancos que las manejan.
La Ley de Seguro de Desempleo debe-
rá discutirse todavía en el Senado de la Re-
pública. Los legisladores priistas y líderes
gremiales Carlos Romero Deschamps, di-
rigente del sindicato petrolero; Joel Ayala,
de la FSTSE; Armando Neyra, de la CTM), e
Isaías González, de la CROC, ya dijeron que
los “senadores obreros” la rechazarán, pe-
ro eso no significa nada: los 39 “diputados
obreros” terminaron votando a favor.
ello llevará a un empleado a que acuda a
un banco para que le dé lo que le falta en
crédito; por ser clientes cautivos la tasa de
interés que el banco les cobre será siem-
pre mayor que lo que cobraría el Infonavit”,
enumera.
El hecho de que el Infonavit preste me-
nos dinero y los empleados tengan que ir-
se a constructoras y bancos, abunda, ha-
rá que varias empresas adquieran fuerza
financiera. “También para ellas será di-
nero fresco”, y así como en los sexenios
panistas crecieron Urbi, Casas Geo, Sa-
re, Ara y Homex –las cuales están hoy en
quiebra y han tenido que ser “rescatadas”
por el gobierno– ahora serán otras compa-
ñías las que se capitalicen gracias a un di-
nero que no debería tocarse.
Una de las firmas que podrían benefi-
ciarse es Evercore-Protego, propiedad del
creador de las afores, Pedro Aspe. Y es que
Evercore tiene “capital comprometido” en
nueve empresas, entre las que destacan
Volaris, Más Pharma, Grupo Axo y Servi-
cios Corporativos Javer, “el mayor promo-
tor privado de la vivienda en México”, se-
gún anunció el 18 de junio de 2013.
En el portal de internet de Javer se
anuncia que ayuda a “encontrar la mejor
opción de financiamiento” y para ello se
vincula con Infonavit, Bancomer, HSBC,
Scotiabank, Casa Mexicana, Santander
Serfín… y Banorte.
El que paga
En contraste con los 34 mil millones de
pesos que “se le quitarán” al Infonavit, el
seguro de desempleo sólo le costará al go-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Ortiz. Banquero siempre
34

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

ECONOMÍA Y FINANZAS
36

1952 / 30 DE MARZO DE 201
Ciudad declarada patrimonio cultural de la huma-
nidad y promovida como la más segura del mundo
para el turismo, San Miguel de Allende –lugar de
residencia de miles de extranjeros, especialmente
jubilados estadunidenses– ya perdió el encanto de
la vida tranquila y pacífica. A lo largo de los últi-
mos dos años el número de asaltos, extorsiones
y violaciones se disparó. Los afectados han em-
pezado a organizarse, pero las autoridades no les
brindan el apoyo necesario.
descubrió
San Miguel de Allende
La delincuencia
S
AN MIGUEL DE ALLENDE, GTO.- Los habi-
tantes de esta ciudad, promovi-
da como “la mejor del mundo”
en materia turística, no se han
salvado de las acometidas del
crimen organizado. Gran parte
de la comunidad extranjera –unos 10 mil
residentes, estadunidenses en su mayoría–
ha sido víctima en los últimos dos años de
delitos como robos violentos, extorsión y
abusos sexuales.
La situación descrita se corrobora con
datos publicados por el Secretariado Ejecu-
tivo del Sistema Nacional de Seguridad Pú-
blica (SNSP), el cual a su vez reproduce el
reporte de delitos denunciados ante la Pro-
curaduría General de Justicia de Guanajua-
to, instancia que se negó a proporcionar las
estadísticas solicitadas por Proceso.
VERÓNICA ESPINOSA “Esto para mí es como una plaga”, dice
Ruth Kear, residente de esta ciudad y cu-
yas propiedades han sido asaltadas cua-
tro veces en los últimos dos años.
Una de esas ocasiones, tres hombres
encapuchados y armados irrumpieron en
su estudio. Uno de ellos le encañonó la ca-
beza durante un largo tiempo. “¿Quieres la
bala? ¿La quieres?”, le dijo el asaltante re-
petidas veces hasta que los tres ladrones
huyeron con su botín: una computadora,
dinero y un celular.
“Ese hombre que me apuntaba estaba
tan cerca que podía olerlo... había mucho
viento y algo se movió, una puerta. Creí
que sería lo último que escucharía en mi
vida”, cuenta Kear a la corresponsal.
En otra, dos hombres –uno con más-
cara de payaso– entraron a su casa mien-
tras ella tomaba un baño. Su esposo fin-
gió sufrir un infarto y posiblemente eso
los salvó, aunque no se libraron de que los
ladrones hicieran destrozos y se llevaran
objetos de valor.
El sábado 15 Ruth Kear (de 60 años) es-
taba lavándose el pelo cuando escuchó la
alarma que tiene instalada en su casa. Co-
rrió a una ventana y desde ahí vio a dos
encapuchados correr hacia la bodega del
invernadero. Activó el botón de pánico,
aunque unos vecinos llegaron antes en su
auxilio. Dos policías municipales se pre-
sentaron minutos después, le pidieron al-
gunos datos, dieron un vistazo alrededor
de la propiedad y se retiraron.
Enamorada del campo sanmiguelense,
Kear vivió varios años entre esta comuni-
dad y su casa en San José de Gracia con toda
tranquilidad. Pero en los últimos meses, sus
vecinos y ella han sufrido estas irrupciones.
“Mi vecino tiene casi 15 años vivien-
do también en paz. Pero en los últimos dos
VI OLENCI A
años, cuatro veces han entrado en mi casa;
con mi vecino dos veces y a la de otro ve-
cino dos veces. ¡Es una plaga! Yo no puedo
estar sin el botón de pánico colgado, nece-
sito ponérmelo todas las mañanas, tengo
sueños horribles...”
Índices ascendentes
Para esta comunidad que se precia de ha-
ber estado literalmente “en ceros” en va-
rios renglones de la estadística delictiva
años atrás, salta el incremento de casi 80%
en violaciones sexuales entre 2012 y 2013.
En 2011 fueron presentadas 29 denuncias
por violación; al año siguiente bajaron a
23, pero en 2013 subieron a 41. En enero de
este año ya iban cinco denuncias.
Las víctimas de extorsión también son
más: pasaron de siete en 2011 a 19 en 2013
y 31 el año pasado.
Los datos del SNSP reflejan un incre-
mento que en números no parecería sig-
nificativo en comparación con otras re-
giones del país, pero sí en porcentaje: 40%
más robos con violencia a vehículos, tran-
seúntes y domicilios.
Entre 2012 y 2013 el número de de-
litos denunciados ante las agencias del
Ministerio Público del Fuero Común au-
mentaron casi 28%, al pasar de 2 mil 271
a 2 mil 901.
La situación llevó a la creación del mo-
vimiento Sanmiguelenses Unidos (SU). En
los últimos meses ésta se ha acercado a
diversas instancias municipales y estata-
les con la idea de que se atienda adecua-
damente a las víctimas de los delitos y pa-
ra ofrecer colaboración directa en materia
de prevención. Sus resultados han sido
desalentadores.
En noviembre del año pasado repre-
sentantes del grupo se reunieron con el
alcalde Mauricio Trejo Pureco (PRI-PVEM),
a quien le ofrecieron colaborar en lo nece-
sario para frenar el aumento de activida-
des delictivas.
“Nos pidió que lo ayudáramos para
que el Ministerio Público y los jueces no
soltaran a los delincuentes que capturaba
la policía y nosotros estuvimos de acuer-
do en eso”, dice a Proceso David Bossman,
otro extranjero residente de San Miguel.
Pero a medida que creció la agrupa-
ción se detectó una realidad: las comuni-
dades rurales –donde vive gran parte de
los extranjeros– y varias colonias de la pe-
riferia carecen de vigilancia, mientras la
mayor parte de los recursos de la Policía
Municipal se concentran en el Centro His-
tórico y las zonas turísticas.
“En el campo, San José de Gracia, La
Cieneguita, El Paraíso, no hay ninguna vi-
gilancia por parte de la Policía Municipal.
Ninguna de las víctimas con las que he-
mos hablado ha visto un policía rondan-
do, más que a veces alguna patrulla que
pasa con las luces encendidas y ya”, seña-
ló el vocero de SU, Javier Aguilar.
A finales del pasado febrero la agru-
pación solicitó formalmente una reunión
con el subprocurador de Justicia, René
Urrutia de la Vega; el secretario de Seguri-
dad Pública estatal, Álvar Cabeza de Vaca,
y el propio Trejo Pureco.
“Es nuestro deseo escuchar de su par-
te recomendaciones acerca de lo que no-
sotros como ciudadanos podemos aportar
a la comunidad para devolverle la tran-
quilidad y seguridad que todos anhela-
mos... Sanmiguelenses Unidos es una or-
ganización preocupada por la inseguridad
y ocupada en trabajar conjuntamente con
las autoridades de la mejor manera”, dice
el oficio que en esa ocasión dirigieron al
subprocurador Urrutia.
El encuentro fue acordado para el vier-
nes 7. La convocatoria de la agrupación se
hizo abierta a través de su página en Face-
book, pero el encuentro con los tres fun-
cionarios fue a puerta cerrada.
Los requerimientos de SU fueron: más
policías, más vigilancia y eficacia para pro-
cesar a los detenidos. El presidente muni-
cipal les informó que al menos este año no
podría contratar a más preventivos y lue-
go responsabilizó a los jueces de dejar en
libertad a los delincuentes.
“La policía agarra a los rateros, los en-
tregamos al Ministerio Público, éste empie-
za a levantar todo un expediente para lle-
varlo a un juez y ya luego ese juez es el que
decide si ese ratero sale o no sale, que es lo
que nos tiene indignados a todos los san-
miguelenses. El problema que hay es que
la Policía Municipal sí está atrapando a los
rateros y están saliendo por cuestiones de
la ley. Entendemos que así es la ley, sin em-
bargo creemos que los jueces pudieran ha-
cer aquí en San Miguel un poquito más,
un poquito más de análisis, ver reinciden-
cias”, señaló el alcalde en entrevista con al-
gunos medios al salir de la reunión.
Trejo pidió a los ciudadanos colaborar
en la seguridad a través del esquema de
Vecino Vigilante.
Insatisfacción
Una semana después del encuentro, en
entrevista un grupo de representantes
de la organización manifestó su frustra-
ción: “Estamos satisfechos con la atención
que tuvieron con nosotros, pero no con
el desempeño de la institución en gene-
ral. No estamos para nada satisfechos con
los resultados. El subprocurador no se qui-
V
i
o
l
e
t
a

M
e
l
o
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
g
o
o
g
l
e
.
c
o
m
.
m
x
Más seguridad. Exigencia

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 37
38

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
so comprometer a nada, sólo a trabajar lo
más que podía con los recursos con los
que cuenta”, dice Aguilar.
Para Bossman la negativa del alcal-
de a la contratación de más policías es
inaceptable: “Cuando hablamos por pri-
mera vez (con él), nos pidió que le ayu-
dáramos a presionar al Ministerio Pú-
blico para que mantuviera en la cárcel
a los delincuentes que la policía detu-
viera. Nosotros estuvimos de acuerdo,
le dijimos: ‘Está bien, pensamos que es
necesario tener más colaboración en el
Ministerio Público porque esta situación
de la actuación de los jueces no es bue-
na’. Pero le dijimos que necesitábamos
su colaboración también con más poli-
cías en la calle.
“Nos dijo: ‘No este año’. ¿Por qué? ¿Es
una cuestión de dinero? Encontró dinero
para la remodelación del teatro Ángela
Peralta, encontró dinero para construir
un nuevo aeropuerto. Sólo nos dan co-
mo opción entrar al programa Vecino Vi-
gilante, pero éste no va a funcionar sin la
policía”, añade.
En las reuniones del grupo y a tra-
vés de su página de Facebook (a la cual
se han adherido cerca de 2 mil 800 per-
sonas), SU ha llamado a sus integrantes
y a otros ciudadanos víctimas del deli-
to a presentar sus denuncias y acercar-
se a la organización a fin de que ésta los
apoye y haya un registro de los crímenes
“para poder exigir más y mejor protec-
ción a la policía”.
Pero algunas de las respuestas no
han sido muestras de simpatía o solida-
ridad, sino amenazas. Por una de ellas,
escrita en el propio muro de Facebook
del grupo y contra tres de sus integran-
tes, se presentó una denuncia penal el
jueves 20, la número 26078. Además se
dio aviso al consulado estadunidense en
San Miguel de Allende para enterarlo de
la intimidación.
“Es importante lo que quiero decir:
nadie va a intimidar a nuestra organiza-
ción; al contrario, crece más y más”, ad-
vierte Bossman, quien dejó en claro que
el propósito no es confrontarse con la au-
toridad, sino colaborar, incluso en gestio-
nes ante el gobernador, Miguel Márquez
Márquez.
Por su parte el mandatario panista
declaró brevemente sobre el intento de
amedrentar al movimiento de sanmigue-
lenses: “Que se siga con la averiguación,
que se investigue y tienen todo el respal-
do para que la paz y la tranquilidad de
San Miguel de Allende no se pierdan”.
Tras los mensajes amenazantes, SU
publicó este pronunciamiento el jueves 27:
“Anoche había decenas de perso-
nas en nuestra reunión, tanto mexica-
nos como extranjeros, para trabajar jun-
tos y encontrar soluciones verdaderas.
Otra vez le estrechamos la mano al go-
bierno municipal para decir claramente:
Vamos a trabajar con ustedes para po-
ner más policías en las calles de San Mi-
guel. Decir que no, ¡simplemente no es
una opción!
“Le agradecimos a la Policía Preventi-
va todo el buen trabajo que están hacien-
do. Entendemos que no es fácil, que no
ganan mucho, que trabajan largas horas
y que corren riesgos todos los días. ¡No-
sotros los apoyamos a ustedes! También
estamos trabajando para que tengan me-
jor sueldo y más apoyo (...) por favor, no
malinterpreten nuestro mensaje. Vamos
a trabajar juntos de manera pacífica pa-
ra lograr soluciones constructivas. Pero,
como grupo de residentes que representa
a casi 2 mil 800 mexicanos y extranjeros
que residen aquí en San Miguel, nos me-
recemos ser parte del proceso!
“Cuando ustedes consideran decisio-
nes que tienen que tomar relacionadas
con la seguridad, debemos... no, tenemos
que ser considerados. Nuestras vidas, ca-
sas, familias, todos nuestros futuros son
afectados directamente por la inseguri-
dad aquí. El turismo sí es importante en
San Miguel, pero ya estamos hartos de
sentir que importa más el confort de los
turistas que los derechos y la seguridad
de nosotros que vivimos aquí... Hemos
ayudado a hacer de San Miguel lo que es
hoy en día. Protéjannos como protege-
rían cualquier otra inversión en el futu-
ro. No podemos aceptar menos, cuando
se trata de nuestra seguridad.”
PATRICIA MAYORGA ORDÓÑEZ
C
HIHUAHUA, CHIH.- Sumida en el
miedo, la frustración y la impo-
tencia la familia Márquez Ríos
sobrevive a los embates del gru-
po delictivo asentado en Sauci-
llo, que ha obligado a otras fa-
milias a huir de la entidad, como ocurrió
con los Ponce Armendáriz el año pasado
(Proceso 1918).
Los dos hermanos que sostenían eco-
nómicamente a la familia Márquez Ríos,
Jesús Alberto y Lorena, fueron levantados
por esa mafia en diferentes fechas y per-
manecen desaparecidos.
La madre de los levantados, Dora Mar-
tha Ríos Alvídrez, acogió a los dos hijos de
Lorena y a los tres de Jesús Alberto en su
pequeña casa a orillas de la carretera, en
San Francisco de Conchos.
El ambiente en aquellas comunidades
del centro-sur de Chihuahua es tenso e in-
seguro, coinciden habitantes de Saucillo
y San Francisco de Conchos consultados
por la corresponsal; se saben vigilados por
halcones del crimen organizado. La convi-
vencia entre los vecinos ha cambiado. La
gente sale sólo a realizar actividades in-
E
s
p
e
c
i
a
l
Habitantes de San Miguel de Allende. Preocupación
J
e
s
ú
s

A
l
c
a
z
a
r
VI OLENCI A

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 39
dispensables; está secuestrada en su pro-
pio pueblo.
Apenas el domingo 2 un grupo de pis-
toleros asesinó a Víctor Manuel Chávez Re-
de, de 26 años, y a su padre Manuel Chávez
Martínez, de 60, en Saucillo. El joven era
novio de una de las hijas de Víctor Ponce,
miembro de la familia que debió huir del
estado acosada por la violencia.
Habitantes de Saucillo coinciden en
que el motivo del doble homicidio fue que
el muchacho visitó a su novia y al regresar
“pagó el precio” de mantener relación con
los Ponce Armendáriz.
Los Chávez fueron asesinados alrede-
dor de las 21:00 horas, de acuerdo con la
Fiscalía General del Estado, y en el lugar
quedaron 23 casquillos calibre .38, ocho de
9 milímetros, dos de R-15 y dos calibre .45.
Los Márquez
La pesadilla de la familia Márquez comen-
zó cuando Jesús Alberto Márquez Ríos –el
menor de tres hermanos y dueño de tres
ranchos nogaleros– se negó a pagar cuo-
tas al grupo delictivo que domina la zona.
Cuando la guerra contra el narcotráfi-
co llegó a Saucillo la mafia local, La Línea,
diversificó su negocio como en el resto del
país y la extorsión fue una de sus moda-
lidades. El empresario de 38 años se negó
a pagar derecho de piso. A principios de
septiembre de 2012 fue secuestrado por
un grupo de hombres armados quienes
pidieron por él un rescate de 80 mil pesos.
Su hermana Lorena, enfermera con
más de 20 años de antigüedad en el hospi-
tal regional de Camargo, se dedicó a bus-
carlo, encontró evidencias de quiénes
eran los secuestradores y exigió a las au-
toridades que los aprehendieran. Señaló a
los miembros de las familias locales Gan-
darilla (también implicados en el acoso a
la familia Ponce) y Escobedo.
Jesús Alberto Márquez tenía tres hijos:
uno de cuatro años, otro de 14 y uno más
de 20. El mayor estudiaba en la Escuela de
Educación Física de la Universidad Autó-
noma de Chihuahua; su tía Lorena lo apo-
yó tras el secuestro de su padre. Pero fi-
nalmente el muchacho tuvo que dejar la
escuela.
Lorena Márquez enfrentó a los delin-
cuentes y a las autoridades. Fue la encar-
gada de llevar los 80 mil pesos del resca-
te al lugar indicado por los plagiarios; aun
así su hermano no fue liberado y hasta la
fecha se desconoce su destino.
“Ella manejó la camioneta hasta la úl-
tima caseta de Ceballos (Durango). La Fis-
calía sabía, había puntos para vigilarla con
GPS”, dice un amigo de la familia Márquez
quien pide el anonimato.
El 28 de septiembre de 2012, días des-
pués del secuestro de Jesús Alberto, hu-
Las tragedias de las familias Márquez y Ponce ejempli-
fican el nivel absurdo que alcanzó la violencia del cri-
men organizado en la región centro-sur de Chihuahua.
Los homicidios, levantones, extorsiones y secuestros de
empresarios locales han obligado a muchos a huir de la
entidad; quienes deciden quedarse viven prácticamente
secuestrados en sus propios hogares... El temor de salir
a las calles es grande. Ante la indiferencia de las au-
toridades –el fiscal estatal asegura que la delincuencia
está prácticamente desaparecida– comunidades como
Saucillo y San Francisco de Conchos se parecen cada
vez más a pueblos fantasma.
En Chihuahua,
pueblos
fantasma
40

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
bo un enfrentamiento entre delincuentes
y policías ministeriales en Camargo, Chi-
huahua, que duró ocho horas; tuvo lugar
cuando los uniformados descubrieron una
casa de seguridad donde se presume que
estaba el secuestrado. El saldo fue de dos
policías y dos delincuentes muertos, así
como tres sicarios detenidos.
Luego del enfrentamiento el grupo de-
lictivo le exigió a Lorena Márquez que reti-
rara la denuncia por la desaparición de su
hermano. Ella no lo hizo, recuerda el ami-
go de la familia, quien se ha encargado de
dar seguimiento al caso.
La noche del 23 de abril de 2013 hom-
bres armados levantaron a Lorena Márquez
en calles de Camargo, frente a sus compa-
ñeros de trabajo. Sigue desaparecida.
Los hijos y la madre de la enfermera,
quien estaba a un par de años de jubilar-
se, dependían económicamente de ella y
ahora quedaron en el limbo: no pueden co-
brar la pensión ni la indemnización porque
no está demostrado que Lorena murió, pe-
ro tampoco cuentan con el ingreso que los
sostenía.
La única hija que le queda a Dora Mar-
tha Ríos trabaja en la pizca de nuez o don-
de puede para sostener a todos en su casa.
“El papá está inválido, la mamá está ope-
rada de la matriz, la hermana que queda
con ellos debe tomar pastillas porque tie-
ne problemas de salud. Los hijos adoles-
centes se descontrolaron”, relata a este
semanario una amiga de la familia quien
pide la reserva de su nombre.
Habitantes de San Francisco de Con-
chos aseguran que hay varios nogaleros –
la actividad económica preponderante en
la región es el cultivo de la nuez– afecta-
dos por los Gandarilla: les han quitado ran-
chos. Aunque actualmente sólo quedan en
el pueblo Félix (hermano de Abel) y su sobri-
no, Mario Gandarilla, indican que el prime-
ro cuida el rancho de Evaristo Rentería Ló-
pez, detenido en El Paso, Texas en febrero de
2013 por tráfico de cocaína, según el expe-
diente EP-13-CR-01723(1)-PRM.
Evidencias ignoradas
El 15 de agosto de 2013 detuvieron en Ciudad
Juárez a Joel Escobedo Meza, acusado de en-
cabezar una banda de secuestradores desar-
ticulada en Camargo el 28 de septiembre de
2012. La Fiscalía General del Estado informó
que ese día, el líder de los delincuentes ha-
bía huído momentos antes de que “reventa-
ran” una de sus casas de seguridad.
Una semana después de su captura
fue sentenciado a 35 años de cárcel en un
juicio abreviado. En una de las audiencias
confesó que a varias víctimas las incinera-
ron a muy altas temperaturas en una fun-
didora de piezas de tren.
En ese juicio trascendió que a Jesús Al-
berto Márquez probablemente lo mataron
en un rancho de Meoqui, en la zona norte
de Chihuahua.
“Aun así, cuando la hermana de los dos
(hermanos Márquez Ríos) acudía con el Mi-
nisterio Público para ver cómo iba el caso, le
decían: ‘No sé, ¿usted qué ha investigado?’,
con ese descaro”, relatan vecinos.
Aseguran que hay personajes públi-
cos que por ejemplo dirigen equipos de
beisbol y a la vez son líderes del cártel que
controla Delicias.
Durante su juicio Rentería confesó que
fue contratado por los Gandarilla, según
la causa penal 152/13, carpeta de investi-
gación 20321-12, y que actualmente Félix
Gandarilla se encarga de cuidar el rancho
del detenido.
La última persona que dio información
sobre el caso es Guadalupe Carlos Medina
Ramírez, presunto sicario al cual la Fisca-
lía presentó ante los medios (antes de con-
signarlo ante el juez), como multihomici-
da de Saucillo.
El acusado, de 29 años, atentó contra un
agente de la Policía Estatal Única el pasado
10 de enero. Aseguró pertenecer a un grupo
delictivo que opera en la región centro-sur
de Chihuahua encabezado Eleazar El Rojo,
quien a su vez trabajaba para Abel Ganda-
rilla (asesinado en febrero del año pasado);
ahora la zona es controlada por los herma-
nos de Abel, sobre todo Félix, aseguran en
el poblado.
Medina había sido detenido en marzo
de 2013 por portación ilegal de armas de
fuego, pero luego de unos meses fue libe-
rado. En esta ocasión aseguró que partici-
pó en los homicidios de un empresario en
Delicias y de otras cuatro personas en el
rancho El Gato Negro.
Por la fecha y la ubicación del asesina-
to se colige que el empresario era Sigifredo
Ponce Armendáriz, ejecutado en su nego-
cio, una tienda de abarrotes en la aveni-
da del Parque, Delicias, el 12 de marzo de
2013. Las cuatro personas asesinadas en el
rancho mencionado serían trabajadores de
Víctor Ponce.
En su declaración ante el Ministerio
Público dijo que había incinerado a diez
personas levantadas por el mismo grupo
delictivo.
Según el fiscal general del estado, Jorge
Enrique González Nicolás, luego de la cap-
tura de Medina “la inseguridad en Chihua-
hua empieza a ser historia. En Chihuahua
se inicia una nueva época respetando la
ley y quien la viola es sancionado”.
En conferencia de prensa explicó que
en la entidad operan dos grupos que se
disputan la plaza desde hace cuatro o cin-
co años.
“Sin embargo yo sí quiero decirle que
hoy por hoy los enfrentamientos son entre
ellos mismos o pequeñas células que no
tienen la misma capacidad de fuego que
tenían. Existen todavía estas bandas, por
eso tenemos que seguir trabajando, pero
fraccionadas, muy divididas y disminuidas
en su capacidad de fuego. No hay focos ro-
jos, ningún lugar está fuera de control en el
estado de Chihuahua”, aseguró.
Las autoridades ni siquiera reconocen
que hay un problema fuerte por la presen-
cia de grupos delictivos, el gobernador se
ha dedicado a presumir que los índices de
delincuencia han bajado.
n
o
t
i
f
a
m
a
l
a
g
r
a
n
d
o
t
a
.
b
l
o
g
s
p
o
t
.
c
o
m
Comunidades sometidas
VI OLENCI A

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 41
contaminado
de narcoviolencia
El valle de Texas,
E
s
p
e
c
i
a
l
Las tres ciudades del valle de Texas –Alamo, San Juan y
Pharr– padecen una guerra de pandillas por el control y la
venta de la mariguana que el Cártel del Golfo logra intro-
ducir a territorio estadunidense. Aunque el objetivo de los
traficantes es Houston, la droga que se queda en la fran-
ja fronteriza trastoca la vida cotidiana de esas poblacio-
nes, propicia tiroteos, invasiones de domicilio, robos de
autos... Y ahora policías locales temen que lleguen hasta
allá las reacciones del crimen organizado por la deten-
ción del Chapo Guzmán.
LUCIANO CAMPOS GARZA
S
AN JUAN, TEXAS.- Hasta hace poco
muchos consideraban a esta pe-
queña población fronteriza, de
alrededor de 26 mil habitantes,
como un refugio contra la vio-
lencia del lado mexicano, pe-
ro ya se convirtió en campo de batalla de
unas 30 pandillas que pretenden contro-
lar la venta de droga contrabandeada por
el Cártel del Golfo a través del río Grande
(el Bravo en México).
El jefe de la policía local, Juan Gonzá-
lez, considera que en el sur de Texas, co-
lindante con el turbulento estado mexica-
no de Tamaulipas, no hay por ahora región
con más actividad delictiva que San Juan.
Explica que a últimas fechas aquí pro-
lifera el delito de invasión de domicilio: los
pandilleros entran a una casa donde saben
o suponen que se guarda droga, golpean
a los moradores y roban la mercancía ile-
gal. A este problema se asocian delitos co-
laterales como el robo de coches. A decir
de González, 20 minutos después de apo-
derarse de un vehículo, el ladrón lo lleva al
otro lado del puente de Hidalgo y lo entre-
ga a sus contactos en Reynosa, Tamaulipas.
También se ha incrementado el tráfi-
co de personas, lo cual agudiza la insegu-
ridad en las calles.
Pero especialmente el allanamiento de
casas ha repuntado en esta zona del valle
de Texas, comprendida por las ciudades
de Pharr, San Juan y Alamo, vecinas de la
industrial y comercial de McAllen, y úni-
camente a 20 kilómetros de Tamaulipas.
Para González, en la franja fronteriza
con México la capital de la invasión de do-
micilio era Phoenix, Arizona, pero en los
últimos dos años la ha superado el valle
de Texas.
El también llamado Valle de río Gran-
de tiene una población aproximada de 1
millón 300 mil habitantes, 90% de origen
hispano. Tan sólo en San Juan se ha come-
tido un promedio de ocho allanamientos
o invasiones por mes, es decir, unos 100
por año.
Sus tres ciudades mencionadas se han
convertido en el punto más caliente, afir-
ma el sargento Rolando García, encargado
de operaciones especiales contra el narco-
tráfico, pandillas y robo de autos en la po-
licía de San Juan.
Indica que en una semana fueron ase-
gurados aquí 3 mil 500 indocumentados y
nueve toneladas (unas 20 mil libras) de ma-
42

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
riguana. La zona texana que le sigue es la de
Corpus Christi, 260 kilómetros al norte de la
frontera, que en el mismo lapso reportó me-
dia tonelada de mariguana (unas mil libras)
y ningún indocumentado detenido.
En Laredo, la puerta comercial a Latino-
américa, las cifras son menores. En la se-
mana de referencia fueron interceptados
860 kilos (mil 900 libras) de mariguana y mil
migrantes sin documentación. En El Paso se
incautaron mil 360 kilos (3 mil libras).
Dice el sargento García: “Te puedes dar
cuenta de la gran diferencia en la canti-
dad de mariguana y gente que pescamos
en esta área, nada más porque estamos
cerquita del río. También vemos, con es-
tos números, que quienes pasan por aquí
van hacia el norte. Como vemos, no los es-
tán agarrando allá”.
González coincide con él en que por
aquí pasa todo: indocumentados, drogas,
armas, invasiones de domicilio, robos de
cargamentos y hasta violaciones sexua-
les: “Cuando llegan a Corpus de aquel la-
do, ya no se observan muchos incidentes.
Nomás pasan el punto de revisión de Fal-
furrias (50 kilómetros al norte de la fron-
tera) y pueden más libremente mover dro-
gas y gente a diferentes lugares”.
El principal objetivo de los contraban-
distas es Houston, a 500 kilómetros de la
frontera, desde donde se distribuyen las
mercancías ilegales y los indocumentados.
Violencia ascendente
El oficial Juan González explica que el ne-
gocio de las drogas en San Juan es diferen-
te al de México. Aquí, dice, el Cártel del Gol-
fo envía la droga a través del río Grande. La
mercancía llega por el oeste del río a la zona
de Hidalgo, Texas, que colinda con Reynosa.
Y mientras en México hay tienditas que
distribuyen la droga al menudeo, aquí se
hace en puntos callejeros. No obstante, las
pandillas tienen casas adaptadas como
bodegas para la droga, y como la transpor-
tan en coche, se ha incrementado en los úl-
timos años el robo de las camionetas que
utilizan en el contrabando, explica Gonzá-
lez, que tiene 20 años de labor policiaca.
De acuerdo con el reporte de 2012 del
Departamento de Seguridad Pública de
Texas, en San Juan se denunciaron 67 ro-
bos de coches, en Alamo 81 y en Pharr 144.
Pero la estadística ha empeorado.
Los narcotraficantes utilizan los talle-
res mecánicos locales para hacer los “cla-
vos” o escondites de droga adaptados en
los autos. Así llevan las sustancias ilegales
de aquí a grandes ciudades como Dallas,
Houston, Los Ángeles y Nueva Jersey. Gon-
zález admite que también se trafica cocaí-
na, pero enfatiza que los mayores carga-
mentos son de mariguana.
De acuerdo con los servicios de inteli-
gencia de la policía local, las más activas
son Barrio San Juan, Bloods, East Side Pharr,
Gulf Cartel, Latin Kings, Loco Trece, Los Pe-
ligrosos, La Eme (Mafia Mexicana), Parti-
do Revolucionario Mexicano, Pharrolitos,
PO Boys, South Side Bandidos, South Side
Folk, Tango Blast, Valluco, Tri City Bombers,
Tri City Chicano y West Side Park.
La ciudad de San Juan tiene registros de
unos 260 pandilleros porque hace tres años
empezó a sistematizar información sobre
ellos, como sus datos generales y los tatua-
jes, que indican a cuál organización perte-
necen. Por supuesto, hay muchos más pan-
dilleros no registrados y además las bandas
no tienen liderazgos formales, lo que difi-
culta el arresto de los cabecillas.
También hay bandas de mujeres, co-
mo Bombitas, Pharrolitas y PO Girls. Un
policía asignado al combate a las pandi-
llas considera que ellas son igual de peli-
grosas que los hombres:
“De dos o tres años para acá, muchas
personas que transportan droga son mu-
jeres. Los oficiales pueden pensar que no
van a estar metidas en eso, pero la llevan.
A veces son novias de los pandilleros y
traen las armas y las drogas”, dice el agen-
te, que no dice su nombre.
Su jefe, González, describe cómo se lle-
van a cabo las invasiones de domicilio por
los delincuentes: “Estos individuos también
tienen sus servicios de inteligencia. Alguien
les dice donde están las casas con droga, y
son los mismos que están involucrados en
el crimen. Ellos venden la droga y le piden a
otra pandilla que haga la invasión”.
El problema, dice, es que a veces se
meten a casas de gente inocente.
La Constitución estadunidense le per-
mite a cualquier persona sin anteceden-
tes penales tener armas de fuego en su
casa, por lo que algunos civiles armados,
ajenos al negocio de las drogas, han mata-
do a intrusos que buscan estupefacientes.
Señala que en México, cuando una
banda invade domicilios para robar droga,
por lo general ejecuta a los habitantes. En
Texas es diferente, pues los ladrones en-
tran y generalmente se limitan a golpear a
los encargados para robarles los estupefa-
cientes. “Yo he visto eso allá (en México),
pero aquí está más controlado. Lo piensan
dos veces cuando entran, porque en Texas
la mayoría de las personas tiene pistolas
en sus casas y se defiende”.
Además, comenta, si un ciudadano
defiende su propiedad y mata al invasor,
no es común que los cómplices del falle-
cido tomen represalias. González trata de
explicarlo:
“Los que hacen los allanamientos son
pandillas o personas que no son naciona-
les. La mayoría, según veo, son gente que no
tienen papeles, y más mexicanos. (En Texas)
han golpeado a gente adentro de las casas,
pero recientemente no han matado a nadie.
Al contrario, en algunos incidentes los due-
ños matan a los que están invadiendo”.
Ocasionalmente hay tiroteos. El 20 de
González. Voz de alarma
E
s
p
e
c
i
a
l
E
s
p
e
c
i
a
l
Decomisos de droga
VI OLENCI A

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 43
VI OLENCI A
febrero, en San Juan, Hugo Gerardo Rivas, de
46 años, recibió a tiros a tres o cuatro pan-
dilleros que intentaban entrar a su casa. No
hubo lesionados, pero al llegar la policía en-
contró mariguana en el domicilio. La vícti-
ma del asalto fue arrestada y enfrenta car-
gos por posesión de drogas y de arma, así
como de dar a la policía un nombre falso.
En Pharr, el pasado 28 de enero Rodol-
fo García, de 19 años, resultó herido y su
acompañante muerto cuando invadían
un domicilio para robar droga y fueron
baleados por el dueño. García enfrenta el
cargo de robo agravado.
En días pasados también hubo invasio-
nes violentas en McAllen. El 31 de enero se
registró una balacera en el Sportbar Game-
haus Gastropub, de la transitada avenida
Nolana.
Víctor Rodríguez, jefe de la policía de
McAllen, informó que poco después de la
media noche el personal de seguridad des-
alojó a unos nueve jóvenes que escandali-
zaban en el lugar.
En el estacionamiento hubo una discu-
sión. Uno de los muchachos disparó varias
veces y mató a Daniel Ávila, quien llegaba
al lugar y era ajeno a la riña. Su acompa-
ñante, René García, quedó herido.
De acuerdo con la página privada city-
data.com, que monitorea la actividad crimi-
nal en las ciudades de Estados Unidos, en
2012 Alamo era la ciudad del valle de Texas
con mayor incidencia delictiva, con una ta-
sa de 675.7 por cada 100 mil habitantes, ca-
si el doble de la media nacional (301.1).
Según la misma fuente, en San Juan el
crimen también ascendió. En 2008 se re-
gistraron 208 crímenes violentos por ca-
da 100 mil habitantes (menos de la media
nacional, que entonces era de 252). A par-
tir del año siguiente, esta ciudad superó el
promedio del país y en 2012 cerró con 356,
por encima de la media nacional de 214.
Pese a ello, la mayoría de los delitos son
patrimoniales. Entre 2001 y 2012 fueron re-
portados 14 homicidios en San Juan.
Alerta por “El Chapo”
El sargento Rolando García dice que la po-
licía de San Juan emplea fondos federales
para educar a las personas en la cultura
de la denuncia. Por ejemplo, ofrecen a los
ciudadanos pláticas para que detecten ca-
sas utilizadas por traficantes de migran-
tes indocumentados.
García argumenta que como las vícti-
mas les pagan a los coyotes, no los denun-
cian, así que la autoridad confía más en
que lo hagan los vecinos.
A su vez, González –quien fue entrena-
do por el FBI– indica que también han pro-
piciado la instalación de cámaras de vigi-
lancia fuera de las viviendas, de modo que
es más sencillo detener a quienes perpe-
tran las invasiones de domicilio. Los co-
mercios deben instalarlas por ley.
Como se trata de una zona fronteriza
con fuerte tráfico de drogas y de migran-
tes indocumentados, señala el sargento
García, la policía local tuvo que reforzar
las acciones preventivas y se les destina-
ron más recursos federales.
Agrega que el nivel de violencia en la
región es el más alto en los 20 años que tie-
ne en la corporación y provocó que los de-
partamentos de seguridad pública de Pha-
rr, San Juan y Alamo unieran sus fuerzas.
Y aunque han tenido que combatir de-
litos más frecuentes, como el robo de au-
tos, para el jefe de la policía de San Juan
lo más preocupante es que con el arresto
de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, pue-
den intensificarse el tráfico de droga y la
lucha entre criminales, pues otros narco-
traficantes pugnarán por ocupar su pues-
to en México y buscarán intimidar a sus ri-
vales con actos más agresivos.
“Ojalá que la violencia se quede allá en
México, pero cuando hay cambio de lideraz-
go (en un cártel), acá los trabajadores de la
droga siguen siendo los mismos. Pero los je-
fes van a querer subir y se mataran entre
ellos, se robarán los cargamentos para ser
los jefes del cártel”, concluye González.
44

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
E
ntre las decenas de mujeres asesi-
nadas en Ciudad Juárez se distin-
gue el caso de Hester van Nierop.
No sólo porque se trata de la
única extranjera en la larga lis-
ta, sino por el empeño de su fa-
milia y, en particular, de su madre Arsène,
quien ha podido registrar en detalle me-
diante una escritura de lucidez y dolor la
ineficacia de las autoridades mexicanas
en la investigación del crimen que le qui-
tó la vida a la joven holandesa.
La voz y tenacidad de una mujer va-
liente ha hecho posible mantener, 15 años
después del salvaje asesinato de su hija, el
reclamo de justicia y la denuncia contra las
fallas gubernamentales. El crimen perma-
nece impune, como tantos otros delitos.
En México, hay que recordarlo, existe
un índice de impunidad integral de todos
los delitos que se cometen: las propias au-
toridades del país estiman la impunidad
en 92 por ciento, otros organismos ratifi-
can 99 por ciento al respecto.
En tal adversidad se halla el origen de
una tragedia nacional, comunitaria e ínti-
ma en cada caso.
El caso Van Nierop,
convertido
en libro
“Muerta” es palabra demasiado conocida en el norte de Chihuahua.
Hace 15 años la holandesa Hester van Nierop fue una de las víctimas
de la irracionalidad que menudea en esa región. Ahora, su madre, Ar-
sène van Nierop, presenta el libro Un grito de socorro desde Juárez,
“una invocación a la vida, a la resistencia a la barbarie”, en palabras
del reportero Sergio González Rodríguez. Con permiso de la editorial
Grijalbo se publica aquí un fragmento del prólogo. El volumen comen-
zará a circular en los próximos días.
SERGIO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ
El libro Un grito de socorro desde Juárez,
de Arsène van Nierop, ofrece dos grandes
valores: el relato que documenta los he-
chos en torno del asesinato de Hester y las
consecuencias personales y familiares de
su desaparición.
Pocos testimonios resultan más im-
pactantes que la búsqueda de una expli-
cación ante una muerte injusta, como la
que padeció Hester a los 28 años de edad,
cuya historia alcanza un rango desgarra-
dor: la joven viaja de buena fe a México,
decide visitar Ciudad Juárez y, en pocas
horas, su cuerpo es hallado sin vida en la
habitación de un hotel turbio.
Sólo en un entorno de barbarie pudo
consumarse un crimen tan lleno de pregun-
tas sin respuesta, al igual que de sombras
y contradicciones. Responder algunas pre-
guntas y arrojar luz sobre las circunstancias
es también otra de las tareas que enrique-
cen Un grito de socorro desde Juárez
Desde el asesinato de Hester van Nie-
rop, la situación para las mujeres en Ciu-
dad Juárez persiste en un perfil alto de
barbarie. Sobre todo, porque la trama ins-
titucional y empresarial que sostiene a es-
ta urbe fronteriza continúa bajo el mismo
esquema desigual, de escasas perspectivas
de mejoría en la calidad de vida de las per-
sonas. El auxilio de los privilegiados a una
comunidad disminuida se limita a una vi-
sión asistencial o filantrópica.
Asimismo, los programas federales,
estatales y locales de impacto social que
diversos gobiernos han implantado pa-
ra atender problemas urgentes (seguridad
pública, violencia contra las mujeres, mar-
ginación, carencia de ofertas culturales,
etcétera) han tenido logros esporádicos y
parciales.
Ciudad Juárez es todavía una de las ur-
bes más violentas del mundo, y los ase-
sinatos contra mujeres se han acentua-
do en los últimos años. Al mismo tiempo,
se ha incrementado la negativa del poder
económico y político a reconocer el drama
de las asesinadas.
Cuando publiqué mi libro Huesos en el
desierto (2002) nunca imaginé que encon-
traría un rechazo a su contenido por par-
te de las clases dirigentes y los medios de
comunicación de la frontera, en particu-
lar, gran parte de la prensa local.
VI OLENCI A

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 45
La causa del desastre en Ciudad Juá-
rez hay que ubicarla en un trasfondo: el
rechazo a reconocer una corresponsabi-
lidad en los hechos de parte de las clases
dominantes y, de ahí, a sus empleados y
voceros, a los policías y funcionarios, o a
la inadvertencia de muchas personas que
los rodean. Arsène van Nierop pronuncia
una pregunta decisiva en su libro: “¿Có-
mo podría sanarse una sociedad tan co-
rrompida?”.
La animadversión contra quienes de-
nunciamos aquellos asesinatos sistemáti-
cos viene sobre todo de quienes detentan
el sistema de dominio que allá rige, e im-
plica a la industria ensambladora, uno de
los motores económicos en la frontera, y
la incidencia del narcotráfico en la econo-
mía local a través del blanqueo de dinero
u otras actividades criminales, por ejem-
plo, el contrabando. La molestia de los po-
derosos ante el tema del feminicidio ha
ratificado una voluntad de exterminio ba-
sada en la explotación de las personas y el
desprecio a la vida humana.
La manipulación de las cifras oficiales
sobre los asesinatos de mujeres, siempre
erráticas y contradictorias, ha sido una
apuesta indigna de quienes insisten en
negar hechos documentados no sólo por
investigadores independientes, sino por
organismos internacionales.
La Comisión Interamericana de Dere-
chos Humanos ya condenó al Estado mexi-
cano, entre otras cosas, por las cifras oficia-
les sobre la violencia contra mujeres allá.
En los últimos años, se han incremen-
tado los asesinatos y la desaparición de
niñas, menores y jóvenes en dicha fron-
tera. La situación para las mujeres en Ciu-
dad Juárez ha empeorado desde los años
del asesinato de Hester van Nierop, co-
mo lo muestra el informe del Colegio de la
Frontera Norte llamado “Comportamien-
to espacial y temporal de tres casos para-
digmáticos de violencia en Ciudad Juárez,
Chihuahua, México: el feminicidio, el ho-
micidio y la desaparición forzada de niñas
y mujeres (1993-2013)”.
Ahí se lee: “La justicia permanece au-
sente. Además, con la escalada de niñas
desaparecidas y mujeres desde 2008, y el
descubrimiento de esqueletos femeninos
en los años 2011, 2012 y 2013, podemos
decir que el compromiso de la erradica-
ción del feminicidio sigue sin cumplirse”.
Desde 20 años atrás, el gobierno de
Chihuahua se ha especializado en inven-
tar acusaciones, resolver con mentiras
múltiples casos y tejer historias inverosí-
miles con el fin de desviar la atención so-
bre su trabajo ineficiente y corrupto. Así,
maquinó la inculpación de personas sin
prueba alguna, como en el caso de Abdel
Latif Sharif Sharif, o la supuesta banda de
Los Choferes.
A principios de 2014, las autoridades
mexicanas anunciaron la captura de un
sujeto al que inculpan del asesino de Hes-
ter van Nierop. Para la familia de la vícti-
ma, la detención parece un consuelo, des-
pués de tanto tiempo de exigir justicia. Sin
embargo, como en muchos procesos judi-
ciales de asesinatos de mujeres en Ciu-
dad Juárez, persiste el cuestionamiento
sobre la veracidad y eficacia de las auto-
ridades de Chihuahua. Será necesario un
juicio debido en el que, sin lugar a duda
razonable, se demuestre con evidencias y
pruebas periciales que el sujeto detenido
es el culpable del crimen, más allá de se-
ñalar que sus características físicas coin-
ciden con las de un retrato hablado que se
elaboró 15 años atrás. ¿Por qué hasta aho-
ra se tuvo un supuesto resultado de las in-
vestigaciones?
Hay que recordar también que el Esta-
do y el gobierno mexicanos han incumpli-
do en su totalidad la sentencia (2009) de la
Corte Interamericana de Derechos Huma-
nos respecto de los casos del campo algo-
donero, acontecidos en 2001.
Más que nunca, se debe cuestionar a las
autoridades mexicanas, sobre todo, a las de
Chihuahua y de Ciudad Juárez, donde pre-
valece un entorno de explotación extre-
ma, donde la oligarquía local ha patrocina-
do la idea de que el feminicidio es un “mito”
o una “mentira”, que nunca se registraron
“asesinatos en serie” de mujeres, contra la
amplia documentación de los hechos.
Por desgracia, la violencia contra ni-
ñas, menores y mujeres en Ciudad Juárez
se ha multiplicado en todo el país.
Como lo narra en Un grito de socorro
desde Juárez, Arsène van Nierop pudo co-
nocer las carencias de la justicia mexi-
cana y también, como contraparte nece-
saria, la solidaridad de muchas personas
que la ayudaron a comprender la situa-
ción que sufrió su hija Hester y el contexto
de la violencia de la que fue víctima. Entre
ellas, la autora reconoce en un sitio espe-
cial a Esther Chávez Cano, pionera en la
defensa de las mujeres asesinadas a par-
tir de su organismo de apoyo Casa Amiga.
Tuve la fortuna de entablar comunicación
con Arsène van Nierop por correo electró-
nico cuando investigaba algunos datos so-
bre su hija Hester para incluir su caso en
un capítulo de Huesos en el desierto. Cuan-
do se publicó este libro, envié un ejemplar
a Arsène que, ahora descubro, nunca re-
cibió. Desde aquellos años, mis comuni-
caciones postales y electrónicas han sido
objeto de intercepciones, que se comple-
mentan con una vigilancia habitual a mi
persona: agentes que se mantienen aten-
tos a mis encuentros con periodistas, edi-
tores, o viajeros extranjeros en México. Así
lo registré en aquel libro.
Los asesinatos de mujeres de Ciudad
Juárez, “demasiado fuertes y complejos in-
cluso para el FBI”, como declaró un exjefe
policial, involucran no sólo aspectos crimi-
nales, sino que encubren intereses de al-
to nivel que trascienden la propia frontera,
de ahí las dificultades y los riesgos que ha
conllevado indagar a fondo el tema.
Ahora, el caso de Hester van Nierop es-
tá en manos del gobierno holandés, que lo
ha llevado en 2011 a la Comisión Interame-
ricana de Derechos Humanos, la cual en su
momento se pronunciará sobre la actua-
ción del gobierno mexicano, cuyos errores
y dolo al respecto han sido evidenciados
por organismos civiles desde años atrás.
Como un modo de contrarrestar la im-
potencia y enfado ante la ineptitud de las
autoridades mexicanas, Arsène van Nie-
rop decidió establecer la Fundación Hes-
ter, dedicada al apoyo de mujeres víctimas
de distintas formas de violencia. Se trata
de un organismo dedicado a honrar a Hes-
ter van Nierop, y que permite renacer el
espíritu generoso, abierto, de enorme cali-
dez humana que la caracterizó en su bre-
ve pero fructífera vida.
Un grito de socorro desde Juárez está lejos
de ser un libro común, y evita ser una obra
fúnebre, tampoco es un relato de nota cri-
minal. Por el contrario, ofrece una invoca-
ción a la vida, a la resistencia a la barbarie.
Y significa un testimonio de amplia cali-
dad humana que invita a la comprensión,
la solidaridad y el rechazo a toda violen-
cia, en especial, contra las mujeres. Entre
la infinidad de historias de las que el mun-
do actual dispone, la de Hester van Nierop,
por lo que implica el contraste de una vida
plena enfrentada a la crueldad más atroz,
está llamada a perdurar.
Este libro conmovedor es un monu-
mento a su memoria.
46

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

GABRIELA HERNÁNDEZ
S
AN PEDRO CHOLULA, PUE.- Uno de
los paisajes emblemáticos de
Puebla, la Gran Pirámide de
Cholula con el volcán Popo-
catépetl al fondo, podría ver-
se alterado por la insistencia
del gobernador de Puebla, Rafael Moreno
Valle, de construir un distribuidor vial a
menos de 500 metros de la zona arqueo-
lógica, advierten académicos y organiza-
ciones urbanas.
Como ocurrió con su planeado telefé-
rico, los opositores al proyecto confían en
que sean los juzgados federales los que,
en respuesta a cinco amparos interpues-
tos, pongan un alto a esta obra morenova-
llista iniciada el pasado 9 de febrero aun
sin autorización del Instituto Nacional de
Antropología e Historia (INAH).
Moreno Valle invertirá 196 millones
de pesos para construir un puente de 500
metros de largo por 20 de alto que desem-
bocará en las estrechas calles de San An-
drés Cholula y San Pedro Cholula, zonas
arqueológicas protegidas.
Docentes del INAH advirtieron en
una carta abierta publicada el domingo 9
que el subsuelo de la zona en la cual se
construye el distribuidor vial tiene vesti-
gios arqueológicos, como se comprobó en
2009 cuando se dañaron estructuras pa-
laciegas y murales policromados en unas
excavaciones en San Pedro Cholula.
El gobernador comenzó la construc-
ción sin respetar el decreto de 1993, que
declara Zona de Monumentos Arqueoló-
gicos a San Pedro y San Andrés Cholula y
el cual asienta que por ningún motivo se
puede obstruir “la visual” de la Gran Pirá-
mide, catalogada como la más grande del
mundo y coronada por el Santuario de la
Virgen de los Remedios.
Los mismos docentes denunciaron
además que el gobierno poblano inició es-
te distribuidor vial sin tener permiso del
Consejo de Arqueología del INAH y sin es-
Moreno Valle, ahora
contra Cholula
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
El gobernador de Puebla. Necedad

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 47
El gobernador poblano Rafael Moreno Valle esgrime las palabras
“modernidad” y “progreso” para defender su nuevo proyecto vial:
un puente que de edificarse dañaría la zona arqueológica de Cho-
lula, protegida por decreto. Como ocurrió con su plan de construir
un teleférico en la zona donde se libró la Batalla del 5 de Mayo, su
actual proyecto ya concitó el repudio generalizado de académi-
cos y organizaciones civiles. Sin embargo el mandatario estatal
sigue adelante con su idea e incluso compromete a la directora
del INAH, Teresa Franco, su exempleada.
CORRUPCI ÓN
tudios de prospección arqueológica, obli-
gatorios según el decreto de 1993.
El Comité Defensor del Patrimonio
Histórico, Cultural y Ambiental de Pue-
bla, la Fundación Manuel Toussaint y el
Colectivo de Ciclismo Urbano Cholula en
Bici se unieron para lanzar la campaña
Pueblo mágico sin tráfico, la cual además
denuncia que la obra en vez de resolver
problemas creará nudos vehiculares en
las estrechas calles de los Cholulas.
A la campaña se sumaron la Asociación
de Carnavaleros y los representantes de los
barrios que subsisten desde épocas prehis-
pánicas en Cholula, pues señalan que una
estructura de esa naturaleza aislaría los de
Jesús Tlatempa, Santiago Mixquitla y San
Matías Cocoyotla, y atentaría contra tradi-
ciones religiosas que los unifican y contra la
forma de vida de sus habitantes.
Reunida en Puebla del miércoles 26 al
viernes 28, la Asamblea de Arquitectos y
Restauradores del INAH firmó un desplega-
do en el que le exigen a la directora general
de la institución, Teresa Franco, suspender
la obra y fincar responsabilidades a los im-
plicados en su presunta autorización.
También le exigen a Moreno Valle res-
peto a la normatividad federal en la ma-
teria y que deje de agredir al patrimonio
cultural de Puebla con “proyectos absur-
dos e innecesarios”.
Los reveses
Las organizaciones agrupadas en la cam-
paña Pueblo mágico sin tráfico interpu-
sieron cinco amparos para tratar de parar
la construcción.
El año pasado dos de los grupos partici-
pantes en esta lucha lograron detener la ins-
talación de un teleférico que iría de la Zona
de los Fuertes, donde se libró la Batalla del 5
de Mayo, hasta el Centro Histórico de Puebla,
luego de comprobarse que el gobierno había
iniciado el proyecto sin permiso del INAH.
Lo que no pudieron evitar fue que las
autoridades estatales demolieran una ca-
sona protegida, del siglo XVII, lo cual afec-
tó drásticamente el paisaje del Barrio del
Artista, uno de los paseos tradicionales de
la capital poblana.
Ahora el gobierno está obligado a re-
construir el inmueble, aunque los acadé-
micos reconocen que el daño al patrimonio
cultural de Puebla ya es irreparable.
Tampoco lograron detener la inter-
vención del gobierno morenovallista en
la Zona de los Fuertes, que más que una
restauración ha sido calificada como una
“remodelación” del patrimonio histórico.
Grupos de la sociedad civil también
propinaron un revés a Moreno Valle cuan-
do evitaron que instalara una “megarrue-
da observatorio” en el Centro Histórico.
Finalmente este atractivo turístico tuvo
que instalarse en el área comercial Ange-
lópolis, en la periferia, donde ahora pre-
senta problemas de hundimiento.
El gobernador trata de minimizar las
protestas. Asegura que los inconformes son
“los mismos” que se opusieron al viaducto
Zaragoza, una de las obras iniciales de su
sexenio.
“Lo vamos a construir. Los demás ten-
drán derecho a expresar su inconformidad.
Sin embargo la decisión está tomada, está
apegada a derecho y así como lo hicimos
con el viaducto Zaragoza, vamos a concluir
este proyecto en beneficio de los ciudada-
nos”, dijo.
Incluso en el caso del viaducto Zarago-
za, fueron las presiones de los activistas
las que hicieron al INAH obligar al gobier-
no estatal a modificar dos de los puentes
de su proyecto que impactaban zonas
históricas.
Moreno Valle insiste en que el puente
de Cholula tiene permiso del INAH, pero
el único que se conoce hasta ahora fue
emitido por el delegado del centro INAH-
Puebla, Francisco Ortiz Pedraza.
Ante la presión de trabajadores del
propio instituto y de las organizaciones
civiles, el delegado acabó por asegurar
que lo firmado no fue un permiso, sino
G
a
b
r
i
e
l
a

H
e
r
n
á
n
d
e
z
Las obras. Sin autorización del INAH
48

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

una “preautorización”, que no faculta pa-
ra iniciar la obra.
El 17 de febrero el gobierno de Puebla
aseguró a medios locales que tenía el aval
del Consejo de Arqueología del INAH, pero
la organización civil Con los Ojos Abiertos,
formada por la Universidad Iberoamerica-
na-Puebla y el portal e-consulta, confirmó
que en los archivos del INAH y del consejo
no existe ninguna autorización de ese tipo.
“En los expedientes INAH/CI/010/14,
INAH/CI/011/14 e INAH/CI/012/14 quedó
asentada la inexistencia de permisos, li-
cencias o autorizaciones o de prefactibili-
dad para la construcción del distribuidor
vial de Cholula”, afirmó esa organización.
Pese a ello, el contrato OP/ADF/SI-
2013243 para la ejecución de la obra fue
otorgado a Productos y Estructuras de
Concreto (PYECSA), de Gustavo Cavazos
Marroquín, considerado cabeza del grupo
nuevoleonés Allende.
Hasta la semana pasada PYECSA con-
tinuaba las excavaciones para la cimen-
tación de los pilotes del distribuidor vial
en el tramo final de la recta a Cholula. Sin
embargo las organizaciones de la campa-
ña Pueblo mágico sin tráfico confiaban en
que de un momento a otro un juzgado fe-
deral dictamine la suspensión de la obra.
Investigadores del INAH relacionan la
pasividad de la Dirección General del Ins-
tituto con la cercanía que ha tenido Tere-
sa Franco con el gobierno de Moreno Valle.
Al inicio del sexenio Franco González
fue asesora de la Presidencia del Consejo
para la Cultura y las Artes de Puebla y del
Comité Técnico para el Rescate de la exfá-
brica textil La Constancia Mexicana.
En la supuesta “preautorización” de la
obra, el INAH nombró supervisores a los
peritos arquitectos Sergio Vergara Berdejo
y Jorge Salgado Tlahuis, quienes aparecen
en otros proyectos polémicos del gobierno
de Moreno Valle.
El pasado 24 de febrero Vergara fue
nombrado gerente del Centro Histórico
y Patrimonio Cultural del municipio po-
blano por el alcalde Antonio Gali Fayad,
quien como exsecretario estatal de In-
fraestructura estuvo a cargo de la mayoría
de los proyectos cuestionados.
La antropóloga Anamaría Ashwell ha-
bla abiertamente de la posibilidad de que
Moreno Valle haya ejercido presiones po-
líticas para que el INAH le firmara un per-
miso “a todas luces a modo e ilegal”.
“Sólo puedo asumir que el gobernador
ejerció presiones políticas sobre la Direc-
ción General del INAH y la Sección de Mo-
numentos aquí en Puebla para proseguir a
gastarse 200 millones de pesos del dinero
público en una obra innecesaria para re-
solver el tráfico de automóviles o para dar
ala a sus ambiciones políticas”, manifestó
Ashwell en conferencia de prensa.
De igual forma la historiadora Rosalva
Loreto, presidenta del Comité del Patri-
monio Histórico, Cultural y Ambiental de
Puebla, ha señalado que la actuación del
INAH debe ser cuestionada por permitir
que en México se violente la normativi-
dad de conservación internacional.
La Gran Cholollan
Ashwell advirtió que de llevarse a cabo, el
puente destruiría suelos arqueológicos de
las culturas indígenas del valle de la Gran
Cholollan, cuya extensión geográfica no se
CORRUPCI ÓN
limita a las inmediaciones de la pirámide y
ha sido parcialmente explorada desde 1969.
La zona, destacó, es de gran valor cul-
tural pues en su subsuelo se encuentra la
historia de cómo se edificaron asentamien-
tos prehispánicos, como la Gran Cholollan,
que en el clásico mesoamericano (600 d.C.)
rivalizó con Teotihuacan y a la cual Paul
Kirchhoff la llamó “gran ciudad sagrada”.
Explicó que los terrenos donde actual-
mente se hacen perforaciones son circun-
vecinos al manantial de San Juan, a menos
de 500 metros en la base de la pirámide, y
ahí está la historia de cómo los mesoame-
ricanos construían las grandes ciudades a
partir del almacenamiento del agua.
“Especialmente en estas tierras bajas
se drenaban y compactaban tierras para
usos agrícolas dando lugar a los primeros
asentamientos desde el preclásico tem-
prano en Cholula: en estas tierras fango-
sas bajas hubo 2 mil años de habitación
antes de la llegada de los españoles”,
mencionó la antropóloga.
“Puede ser que este subsuelo no con-
tenga la monumentalidad de la pirámide,
pero tiene las primeras construcciones
sedentarias, los primeros instrumentos
agrícolas, tiene los fabulosos sistemas de
riego y diques. ¿Vamos a perder toda esa
historia de los pueblos anteriores a los tol-
tecas-chichimecas del siglo XII para que
se suban coches a un viaducto?”
El distribuidor vial no sólo ha desata-
do protestas entre académicos. El Colec-
tivo de Ciclismo Urbano Cholula en Bici
promoverá también un amparo por el im-
pacto que tendría en el derecho de movi-
lidad de peatones, ciclistas y usuarios del
transporte urbano.
Giovanni Zayas, representante del co-
lectivo, ha dicho en distintas ocasiones
que mientras en otros países este tipo de
estructuras están siendo removidas, el go-
bierno de Puebla las presenta como símbolo
de modernidad y progreso. “Esto los urba-
nistas ya lo consideran obsoleto, no es una
solución de este siglo, es del siglo pasado”.
Aunque la agrupación ha pedido al go-
bierno estatal información sobre la obra,
hasta ahora la Secretaría de Infraestruc-
tura no ha probado que tenga estudios
que la sustenten ni una manifestación de
impacto ambiental.
El consultor en movilidad Jesús Sán-
chez también ha señalado que la pro-
puesta del gobierno de construir un
distribuidor vial en esa zona de Cholula
no parece sustentarse en ningún estudio
serio de ingeniería vial y más bien parece
basarse en “ocurrencias”.
En contraparte Cholula en Bici presen-
tó un proyecto alternativo consistente en
un sistema de tres “turbo-rotondas” que
agilizarían el paso de unidades y tomaría
en cuenta a peatones, ciclistas, motoci-
clistas y transporte urbano.
h
t
t
p
:
/
/
a
r
q
u
i
t
e
c
t
o
n
i
c
w
o
r
l
d
.
b
l
o
g
s
p
o
t
.
m
x
Zona arqueológica de Cholula. En peligro
50

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

E R U B I E L T I R A D O
En la historia política del país no ha-
bía ocurrido una reforma política supe-
ditada a una agenda de otras prioridades
del gobierno en turno. Producto de las
modificaciones constitucionales al siste-
ma electoral, el IFE muere para dar paso
al Instituto Nacional Electoral (INE), here-
dándole vicios y virtudes (la proporción
dependerá de las definiciones por venir).
Al sistema de cuotas partidistas hegemó-
nicas se suma la injerencia presidencial
con su óptica centralista de la reforma. El
resultado es preocupante y grave para el
país: simulación y antidemocracia con un
fuerte patrón de sometimiento político.
La integración y el desarrollo de los
trabajos del llamado Comité Técnico de
Evaluación, encargado de determinar la
calidad de candidatos a consejeros electo-
rales, muestran las novedades regresivas
del sistema: clientelismo y patronazgo
partidista y de intereses burocráticos for-
jados en los últimos lustros desde el IFE y
el Tribunal Federal Electoral (Trife).
En los últimos lustros, el IFE y el Tri-
fe forjaron un camino de inmunidades
(o impunidades, según sea el caso) en un
auténtico pacto no escrito con los parti-
dos y los gobiernos federal y/o estatales.
Lejos quedan las experiencias de un apa-
rato electoral que demostró eficiencia en
la organización procurando equidad en
las contiendas y voluntad por dejar atrás
un pasado de engaños y fraudes. La anu-
lación de comicios de gobernador y las
sanciones por financiamiento ilegal de
campañas presidenciales, como Pemex-
gate o Amigos de Fox, son ahora entele-
quias o meras referencias prehistóricas de
nuestra joven democracia institucional.
Un vicio de origen de la reforma com-
prende un conjunto claro de reglas no
escritas y de pactos políticos que antaño
fueron la norma de convivencia democrá-
tica por más de siete décadas. El primer
signo de las nuevas componendas fue la
creación del Comité de Evaluación que re-
cién propuso a los diputados las listas de
candidatos a consejeros. Las mismas fue-
ron conformadas a partir de una convo-
catoria y reglas a modo dictadas, incluso,
a contrapelo de las decisiones legislativas
por un comité ad hoc que, según fuera el
caso, operaba como corte marcial, jurado
de examen profesional o tertulia para los
predesignados.
Las reuniones del comité limitaron su
protocolo al mero uso de recursos de la
Cámara de Diputados: los encuentros fue-
ron privados, sin convocatorias, agenda
formalizada ni actas de sesiones y acuer-
dos. Su “apertura” máxima fue través de
“Comunicados de Cámara”. Sin reglas y
con la potestad de amplia discreciona-
lidad para cumplir su función (jurídica y
políticamente irresponsable), el comité
imprimió un sello de inconstitucionalidad
a sus trabajos y al resultado, pues no ob-
servó el nuevo principio de “máxima pu-
blicidad” que se introdujo con la reforma.
La conformación del comité fue otra
muestra del gatopardismo creativo de
nuestra clase política al pretender ob-
jetividad y calidad intelectual de sus
miembros, lo que terminó siendo una dis-
tracción. Estuvo lejos de tener una amplia
representación social desde el esquema
burocrático y político de quienes desig-
naron a sus integrantes. El resultado fue
asegurar desde el comité los intereses po-
líticos de los partidos y del gobierno en la
selección de candidatos. No importó dejar
al descubierto vicios de otro tipo, intere-
ses personales, académicos, profesionales
y aun clientelares por parte de más de un
miembro del comité con los candidatos. El
caso paradigmático fue el del subsecreta-
rio de Desarrollo Económico del Gobierno
del DF, Ricardo Becerra, cuya objetividad e
imparcialidad son más que cuestionables,
ya que participó en un proceso donde fi-
guran sus antiguos jefes, colegas-amigos
burocráticos y aun subordinados desde su
antiguo e influyente cargo de coordinador
de asesores del secretario ejecutivo.
Salvo verdaderas excepciones de pro-
fesionales que se han ocupado y preocu-
pado por la calidad de nuestra democracia
institucional, en la lista de candidatos
destaca un ejército de burócratas que han
transitado del IFE/Trife a la Segob panis-
ta, políticos priistas o perredistas disfra-
zados de académicos (y viceversa), y de
personalidades del pasado mítico del IFE,
reciclados y reconvertidos por los par-
tidos (exconsejeros electorales y un re-
lleno de consultores y asesores políticos
y estrategas de las pasadas elecciones
presidenciales).
No menos relevante fue la innovación
del “pase automático” y el trato de privilegio
en el proceso de evaluación (y ahora de de-
signación) de los consejeros actuales. Hubo
quienes ni siquiera entregaron el ensayo re-
querido por el comité y que supuestamente
fue el parámetro para el primer recorte de
aspirantes y la convocatoria a las entrevis-
tas (según el “Comunicado 5” del comité).
Benito Nacif, Marco Antonio Baños, Loren-
zo Córdova y María Marván, además de las
duras críticas que hicieron a la reforma
electoral, calificaron de “bizarro” al nuevo
órgano del que van a formar parte y que
incluso alguno presidirá. La integración de
las listas en términos de género (formato
ghetto o corralito) no se acerca en forma
Para Federico Campbell, quien
desentrañó el significado de la máscara
negra mexicana.
INE gatopardo

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 51
N A R A N J O
Los Extras
ANÁLI SI S
mínima a las buenas prácticas en materia
de postulación igualitaria que se observan
en otros sistemas electorales del hemisfe-
rio que, pese a las carencias económicas y
debilidades institucionales, resultan una
lección para México.
En realidad, con las listas y la fun-
cionalidad del comité se confirman las
cuotas partidistas en el amplio Consejo
General del INE, donde no interesa si hu-
bo escándalos presupuestales e inclusive
responsabilidad por la conducción del IFE
en los últimos años (ahí figuran quienes
ahora cobran los favores a los partidos y
se pondrán a sus órdenes). En suma, el
Consejo General del INE será el reflejo del
partidismo hegemónico en el Congreso: la
sociedad civil se encuentra ausente; RIP a
la ciudadanización de los órganos electo-
rales autónomos.
La eficiencia de nuestro sistema electoral
descansa en procedimientos más o menos
probados en lo general, tanto en la organi-
zación de la contienda como en la solución
judicial de los conflictos que se generan en
cada proceso. La paradoja mexicana radi-
ca en contar con marcos institucionales y
legales que buscan salvaguardar la equi-
dad de las contiendas electorales (ya sin
garantizar la pluralidad), pero que no se
aplican si se trata de actores y situaciones
de “alto impacto”. Las propuestas parti-
distas sobre el conjunto de leyes secun-
darias recién presentadas dicen mucho
al respecto en un país donde la norma
electoral no tardó (menos de una déca-
da) en hacerse parte de la letra muerta
de nuestro sistema jurídico, con algunas
brillantes definiciones pero alejadas ya de
los principios de transparencia, certeza,
legalidad, independencia, imparcialidad y
objetividad.
52

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

Antaño la servidumbre fue una
opción de sobrevivencia de las muje-
res; hoy en día el trabajo doméstico re-
munerado sigue siendo una actividad
casi exclusivamente femenina. Desde
hace varios años está en un proceso
de reestructuración interna, pues ha
experimentado una especie de flexi-
bilización en la cual la misma persona
puede ser contratada para desempeñar
múltiples tareas de distintas maneras
(por día, por horas, a destajo, por fun-
ción) e incluso para varios patrones/as.
No obstante dicha flexibilidad, al-
gunos aspectos negativos del trabajo
doméstico –la discriminación social, la
desvaloración de las actividades que
abarca, las condiciones laborales ad-
versas en las cuales se realiza (sin las
prestaciones señaladas por la ley y sin
seguridad social)– son más resistentes
al cambio. Por todo lo anterior, sumado
a las dificultades que este sector en-
frenta para organizarse y defender sus
derechos, resulta crucial la labor de la
Organización Internacional del Trabajo
(OIT) para impulsar el “trabajo decente”
para los trabajadores del hogar. Esta va-
liosa iniciativa de la OIT se concreta en
el Convenio 189, que ya México votó a fa-
vor, aunque todavía falta que el Senado
lo ratifique. Allí se establece que tienen
los mismos derechos básicos que los de-
más trabajadores.
La doctora Mary Goldsmith, profe-
sora en la UAM-Xochimilco, señala que
la terminología para hacer referencia
a las y los trabajadores del servicio do-
méstico ha sido tema de debate teórico
y político, pues las mujeres que realizan
asalariadamente labores domésticas
no quieren ser nombradas “sirvien-
tas”, y la palabra “doméstica” les gene-
ra incomodidad a algunas. Relata: “Por
ejemplo, muchas de las afiliadas a la
Confederación Latinoamericana y del
Caribe de Trabajadoras del Hogar (Con-
lactraho) han rechazado ser llamadas
domésticas, porque este término evoca
la noción de ser domadas, como anima-
les. En cambio unas cuantas organiza-
ciones utilizan el término ‘trabajadora
doméstica’ con el fin de ser entendidas
con facilidad por el resto de la sociedad.
Pero estas organizaciones dejan de lado
que dicho término no diferencia su con-
dición de la del ama de casa”.
Goldsmith, quien no sólo investiga,
sino que también ha acompañado desde
finales de los años setenta los procesos
de organización de estas trabajadoras,
cuenta: “En la Ciudad de México, en 2000,
se hizo una campaña para la dignifica-
ción del trabajo doméstico; esto abarcó
la búsqueda de un nombre propio de las
trabajadoras domésticas. En una consul-
ta a 2 mil 123 dedicadas a esta ocupación,
ganó el término empleada del hogar (498
votos), seguido por trabajadora del servi-
cio doméstico (421), trabajadora del hogar
(399) y empleada del servicio doméstico
(373)”. Agrega que, aunque algunas or-
ganizaciones gremiales han optado por
el término “trabajadora del hogar” para
subrayar su estatus como trabajadora, la
ventaja del término “empleada del ho-
gar” es que así no se produce confusión
con el ama de casa, que también es una
“trabajadora del hogar”.
El Convenio 189 plantea que tratar a
las empleadas del hogar igual que a las
de otros gremios u oficios implica que ha-
brá que definirles claramente condiciones
de empleo y horarios de labores, hacerles
contratos de trabajo, ingresarlas al Seguro
Social y otorgarles vacaciones pagadas.
¡Un cambio brutal en lo que han sido y si-
guen siendo los “usos y costumbres” de las
y los patrones en nuestro país! Además, la
ratificación del Senado supondrá alinear
la legislación, los programas y políticas
públicas. ¿Será por eso que el Senado se
está tardando tanto en cumplir su parte?
Hace ya cuatro décadas, en 1974, un
año antes de que se efectuara la Primera
Conferencia de la Mujer de la ONU, Lupi-
na Mendoza nos invitó a la Secretaría del
Trabajo a algunas feministas a revisar las
leyes laborales para eliminar la discrimi-
nación contra las mujeres. Cuando señala-
mos que había que reformar el artículo de
la Ley Federal del Trabajo, donde se otor-
gaba a los trabajadores domésticos sólo
“el tiempo necesario para tomar sus ali-
mentos y su descanso por la noche”, nos
miró con tristeza y dijo: “Eso no lo vamos a
poder cambiar, pues así es la costumbre”.
Años después (en 1980) Goldsmith y otras
feministas formarían el Colectivo de Ac-
ción Solidaria con las Empleadas Domés-
ticas (CASED), y en 1987 se crearía ATABAL,
otra organización similar. De ahí saldría
Marcelina Bautista en 2000 para fundar la
primera organización exclusivamente de
empleadas del hogar: el Centro de Apoyo
y Capacitación para Empleadas del Hogar
(CACEH).
Marcelina ha luchado para que se
respeten los derechos laborales de estas
trabajadoras, tanto en nuestro país como
en el continente latinoamericano. Por eso
llegó a ser la secretaria general de la Con-
lactraho. El lunes 31 de marzo, al día si-
guiente del Día Mundial de la Trabajadora
Doméstica, el Conapred le otorgará el Pre-
mio por la Igualdad y la No Discriminación
en la categoría nacional a Marcelina Bau-
tista. ¡Felicidades por este reconocimiento
más que merecido! Ojalá que el reconoci-
miento de Conapred sea un aliciente para
que finalmente el Senado ratifique. Hay
que saldar ya la deuda histórica con estas
trabajadoras.
De sirvientas a empleadas
MA R T A L A MA S

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 53
Figura señera de la historia cultural de
México, Octavio Paz creó una obra de pasmo-
sa diversidad temática nacida de la unión de
inteligencia, imaginación y pasión crítica. En
el centenario del poeta-pensador, la vitalidad
y vigencia de su legado se renuevan con la
lectura de sus ensayos y poemas, sin necesi-
dad de incienso ni bronce. Su defensa inde-
clinable de la libertad en el arte y la política,
la brillantez de su mente y la luminosidad de
su poesía lo situaron como protagonista de la
literatura y la cultura mundiales del llama-
do siglo corto, iniciado con el estallido de la
Primera Guerra Mundial en 1914 –fecha de
su nacimiento–, y que concluyó como pro-
ceso histórico en 1989 con la caída del Muro
de Berlín y la consecuente disolución de la
Unión Soviética. Ambos acontecimientos fue-
ron celebrados por el autor de Tiempo nublado
como un triunfo de la libertad.
Desde muy joven, Paz detectó y criticó la
raíz totalitaria del comunismo soviético. Fue
uno de los primeros escritores de lengua es-
pañola en denunciar la existencia de campos
de concentración en la tierra de Stalin, con-
denó la invasión a Checoslovaquia y criticó
el régimen de Fidel Castro. Todo ello le valió
animadversiones e insultos que culminaron
en la oprobiosa quema de su efigie frente a
la embajada estadunidense. Su voz libertaria,
fundamental en el proceso democratizador
de México, aún resuena dentro de la caverna
de una cultura política autoritaria que se nie-
ga a morir. La historia le dio la razón y se la
sigue dando.
Su compromiso con la libertad y la ética
guió también su propia creación poética, lo
acercó a las vanguardias literarias y artísticas
de Europa y América, convirtiéndolo en inter-
locutor privilegiado de los escritores, artistas y
pensadores más destacados de su época. Mu-
chos de ellos fueron colaboradores de las re-
vistas literarias que él impulsó, fundó o dirigió
(Barandal, Taller, El Hijo Pródigo, Plural y Vuelta).
Su participación en el movimiento surrealis-
ta y en el Congreso de Escritores Antifascistas
durante la Guerra Civil Española lo vacunó
contra el opio de las ideologías y estimuló el
espíritu crítico que inspiró su vida y su obra.
La portentosa vastedad de su horizon-
te intelectual, iluminado por la permanen-
te alianza de rigor y belleza, abarca desde el
arte precolombino hasta la poesía de Matsuo
Ba sho; del análisis crítico de la Revolución
Mexicana y del sistema político
que surgió de ella, a la condena de
los excesos del capitalismo; de la
exaltación del erotismo tántrico,
a la reflexión sobre la fraternidad
humana; del ensayo literario, a la
crítica de arte; del análisis sobre el
significado de ser mexicano, al mysterium tre-
mendum de la metáfora y la creación poética.
El lenguaje –“la visible invisibilidad del
espíritu”, como lo concibió Hegel– fue uno de
los centros del pensamiento poético paciano,
sustentado en la confluencia de creación y
reflexión. Todo lo humano es lenguaje y sig-
nificación, afirma Paz en El arco y la lira, obra
seminal de su poética. “La poesía es conoci-
miento, salvación, poder, abandono. Opera-
ción capaz de cambiar al mundo, la actividad
poética es revolucionaria por naturaleza; ejer-
cicio espiritual, es un método de liberación in-
terior. La poesía revela este mundo, crea otro.
Pan de los elegidos, alimento maldito… Locu-
ra, éxtasis, logos”.
Conocedor, como Heráclito, de la armo-
nía de opuestos que gobierna la existencia
humana, nuestro Premio Nobel de Literatura
emprendió una incesante búsqueda del ser
del hombre en toda su complejidad. Nada de
lo humano le fue ajeno: desde la grandeza de
la inspiración artística o el goce erótico, hasta
las miserias de la política o la mezquindad de
la envidia, esa “caries del alma”, como la lla-
mó María Zambrano.
El laberinto de la soledad está habitado por
un sentimiento dual hacia México, análogo
al expresado en un poema de Catulo: “Amo
y odio, ¿por qué?, no sé, pero lo siento y me
torturo”. Dicha dualidad crítica nutre también
otros ensayos clave: Posdata, El ogro filantrópico
y PRI: hora cumplida. La actualidad de esos y
otros de sus textos políticos se refuerza frente
al regreso del tricolor al poder, convirtiéndo-
los en lectura obligada ante el riesgo de un
renacimiento autoritario encubierto bajo el
manto de un laberíntico disimulo.
Así como Flaubert dijo en alguna oca-
sión: “Madame Bovary soy yo”, el autor de
Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe
tuvo una profunda admiración y afinidad
con la monja nacida en Nepantla, en 1648, a
quien considera uno de los mayores poetas
de nuestra lengua, “sólo comparable hasta
fines del siglo XIX, en la América hispana,
con Rubén Darío y, en la América de lengua
inglesa, con Whitman y Emily Dickinson”.
La obra de Paz y Sor Juana surgen de la
misma Fuente Castalia, de donde emanaba
la sabiduría en la mitología griega; pero con
una diferencia: Paz pensaba que religión y
poesía son dos tentativas por abrazar la otre-
dad, ambas son una revelación, pero la poesía
no tiene dogmas. Él tampoco los tuvo. Ni re-
ligiosos, ni mucho menos los surgidos de las
ideologías políticas, “esas formas inferiores
del pensamiento religioso”.
Acaso el tema primordial de su obra poé-
tica –para mí el más entrañable– es el del ero-
tismo y el amor. De los poemas incluidos en
Libertad bajo palabra (1935-1957) a los de Árbol
adentro (1987) se experimenta un tránsito del
erotismo blasfemo al amor como eucaristía.
Un itinerario similar se da entre su ensayo
Conjunciones y disyunciones (1969), nacido de
un prólogo escrito para Nueva picardía mexi-
cana, de Armando Jiménez, y La llama doble
(1993). Por falta de espacio, sólo puedo invitar
al lector a descubrir por sí mismo esa travesía
apasionada y apasionante.
Concluyo con una nota personal. Co-
nocí a Octavio Paz en 1974, después de una
conferencia sobre Sor Juana en El Colegio
Nacional. Me presentó con él y Marie Jo el
padre Julián Pablo. De ahí nació una relación
profesional y personal que me permitió di-
rigir dos series de televisión, Conversaciones
con Octavio Paz y México en la obra de Octavio
Paz, convertidas hoy en documentos histó-
ricos que nos reconcilian con ese medio de
comunicación. También tuve el privilegio
de ser testigo de la adoración que se profe-
saron él y Marie Jo, quien inspiró su poesía
amorosa a partir de Viento entero, publica-
do en 1965, un año después de su boda en
la India. El presente es perpetuo. Marie Jo es
Esplendor en el prodigioso poema en pro-
sa El mono gramático. A raíz de la lectura de
Maithuna (cópula, en sánscrito) y de otros
poemas contenidos en Ladera este (1962-
1968), he sido ferviente lector de sus textos.
El conocimiento de su persona y su obra ha
iluminado mi vida. Gracias, Octavio.
Octavio Paz, hoy
H É C T O R T A J O N A R
A Marie Jo, con profundo afecto.
ANÁLI SI S
La semana pasada La Haya fue sede de la tercera
Cumbre de Seguridad Nuclear, que habría transcurrido
prácticamente sin pena ni gloria de no ser por un caso
ventilado relativo a México. En diciembre último, en un
pueblo de Hidalgo fue robado un camión con una carga
de cobalto 60, material radiactivo que hasta ahora no
ha sido localizado y puede matar a varias personas por
el simple hecho de ser sacado de su contenedor. El “in-
cidente mexicano” fue muy comentado en la reunión,
sobre todo porque permitió dejar claro que los riesgos
nucleares no sólo se asocian al uso del uranio y el plu-
tonio, o a las grandes explosiones atómicas...
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
AP photo / Toussaint Kluiters
Cumbre de Seguridad Nuclear:
México,
el mal ejemplo
Carga de cobalto 60. Robo en Hidalgo
TÉMORIS GRECKO
México quedó como el centro del inte-
rés de los científicos, preocupados por las
vulnerabilidades que exhibió el caso del
cobalto 60, y de los diplomáticos holande-
ses para quienes el suceso de Tepojaco era
la única herramienta para darle un conte-
nido propio a la cumbre.
Pero el gobierno de Peña Nieto desta-
có por su silencio. En lugar del presidente
acudió Juan Manuel Gómez Robledo, sub-
secretario de Relaciones Exteriores, quien
apareció en la fotografía oficial acomoda-
do atrás, en una escalera, mientras en las
posiciones frontales sonreían monarcas,
presidentes y primeros ministros.
Laxitud
A la 1:30 horas del 2 de diciembre de 2013 un
camión que trasladaba equipo de radiotera-
pia en desuso fue asaltado luego de que el
chofer se detuvo a dormir en una gasoline-
ría en Tepojaco. Había recibido el material
en la Clínica 20 del IMSS en Tijuana el 28 de
noviembre y recorrido 2 mil 750 kilómetros
sin protección ni medidas de seguridad.
Al reportar el suceso al Organismo In-
ternacional de Energía Atómica (OIEA), Jai-
me Aguirre Gómez, director adjunto de la
Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y
Salvaguardas (CNSNS), aseguró que el ca-
bezal que contenía el compuesto quími-
co estaba “adecuadamente blindado” en
una carcasa “diseñada para no ser abierta
o perforada fácilmente”.
Por su parte el secretario de Protección
Civil de Hidalgo, Arturo Vilchis, dijo a la
prensa: “no hay peligro para la población,
no es este tipo de materiales como los ga-
ses, polvos, etcétera, que en un momento
se pueden dispersar; es una pieza sólida”.
No obstante, cuando el aparato fue lo-
calizado (los ladrones lo abandonaron en
Hueypoxtla, Estado de México) el 5 de di-
ciembre, Mardonio Jiménez, de la CNSNS,
admitió que el cabezal que contenía el co-
balto 60 había sido extraído y abierto.
La postura oficial, en cualquier caso, se
mantuvo: la “sustancia cancerígena” sólo
presenta “riesgo para quien la manipu-
le”, según explicó a la agencia DPA Miguel
García Conde, subsecretario de Protección
Civil de Hidalgo.
“Esa fuente de cobalto 60 es esencial-
mente lo que hubiera sido el corazón de
una bomba sucia”, explica a Proceso Ken-
neth Luongo, entrevistado en Ámsterdam
durante la Cumbre de Conocimiento Nu-
clear, celebrada el viernes 21 y el sábado 22,
previa a la Cumbre de Seguridad Nuclear.
“Si alguien pone dinamita alrededor y
la hace explotar en la Ciudad de México
contaminaría cuadras enteras con radia-
ción y no sería posible habitarlas. Mataría
personas, enfermaría a muchas”, añade.
Luongo, presidente del grupo Asocia-
ción para la Seguridad Global, muestra el
dedo pulgar y señala de la punta al nudi-
llo: “Esto es todo lo que hace falta para ha-
cer estallar. Ni siquiera necesitas dinami-
ta. Con explosivos plásticos es suficiente”.
Lo robado en Tepojaco fueron 2 kilos
300 gramos de cobalto 60 contenidos en un
cilindro del tamaño de una caja de zapatos.
Lo más alarmante es la facilidad con
que se produjo lo que fue, en realidad, un
accidente: no se trató de una compleja
operación montada por un grupo terroris-
ta o criminal, sino la suerte de ladronzue-
los oportunistas que asaltaron ese vehícu-
lo sólo porque estaba ahí.
En Nueva York, ejemplifica Luongo, el
traslado de estos materiales se realiza de
noche, con un vehículo blindado acompa-
ñado por una escolta armada. Luego un
grupo de personal calificado se encarga
de limpiar los sitios por donde pasó dicho
vehículo.
En el caso mexicano, en cambio, lo que
todos se apresuraron a lavar fueron las
manos: el IMSS aseguró el 4 de diciembre
que tenía el recibo donde le pasaba la cus-
todia a la empresa Asesores en Radiación,
la cual a su vez le entregó el equipo radiac-
tivo a la compañía Transportes Ortiz.
“Lo que ocurrió en México es un ejem-
plo de la laxitud en el sistema de seguri-
dad. Tenías un camión con una fuente
altamente radiactiva parado en una gaso-
linería, probablemente no mucho tiempo,
pero lo suficiente para que alguien se apo-
derara de él. Hemos visto otros inciden-
tes en Sudamérica y en India en los que se
abre una fuente radiactiva, escapa la radia-
ción y enferma a la gente del área cercana.”
Estándares
En el marco de la CSN en La Haya, William
Tobey, investigador de la Universidad de
Harvard y director de Antiproliferación Nu-
clear durante la presidencia de Bill Clinton,
dice a este semanario: “No veo razones pa-
ra creer que México es un problema espe-
cial en este aspecto. Ese incidente pudo ha-
ber ocurrido en muchos países. Espero que
los demás lo tomen en cuenta”.
Por separado, Luongo coincide: Lo que
muestra este caso “es que no puedes de-
cir: ‘Bueno, ya pusimos las vallas y ya está
bien’. Tienes que mantener una vigilancia
constante. Los estándares de seguridad de
México pueden ser mejorados”.
Pero el incidente mexicano ganó en im-
portancia debido al contexto en el que se
produjo. Las cumbres de Seguridad Nuclear
son un proyecto que propuso Barack Oba-
ma en 2009. Pese a la amplitud conceptual
del nombre, atienden una parte muy con-
creta del problema: el control de los mate-
L
A HAYA, HOLANDA.- Durante la ter-
cera Cumbre de Seguridad Nu-
clear (CSN) –el lunes 24 y mar-
tes 25 en esta ciudad– México
quedó exhibido al convertirse en
ejemplo de irresponsabilidad en
cuanto al manejo de materiales radiactivos
peligrosos. El motivo: la fallida actuación de
las autoridades tras el robo de una fuente
de cobalto 60 en Tepojaco, Hidalgo, el 2 de
diciembre último.
Pese al costo que este hecho tuvo pa-
ra la imagen de México, el gobierno de En-
rique Peña Nieto no mostró interés en la
cumbre –que reunió a líderes mundiales,
incluidos los presidentes de Estados Uni-
dos y de China–, a la cual envió una dele-
gación de rango menor.
Con todo, la cumbre no fue conclu-
yente. El primer ministro holandés, Mark
Rutte, no obtuvo nada semejante a una
“Declaración de La Haya” en la que se
plasmara el compromiso de los 53 países
presentes de establecer altos estándares
de seguridad para dificultarles las cosas a
quienes aspiren a convertirse en terroris-
tas nucleares.
No hubo más que un comunicado en
el cual, a consecuencia del llamado “in-
cidente mexicano”, la novedad fue poner
énfasis en la protección de materiales ra-
diológicos, antes poco resaltados en com-
paración con los que podrían provocar
una explosión atómica.
A fin de cuentas la atención estuvo en
otro lado: el martes 25 Rutte abrió la con-
ferencia de prensa de clausura de la cum-
bre destacando los modestos logros al-
canzados, antes de que las preguntas de
los periodistas reemplazaran el tema con
el de la crisis de los países de Occidente y
Rusia por la anexión de Crimea.
Rutte y Obama. Cumbre sin grandes acuerdos
I NTERNACI ONAL
/ ENERGÍ A NUCLEAR

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 55
RAFAEL CRODA
T
EGUCIGALPA.- Honduras es el país
centroamericano que vive con
mayor intensidad la violencia
generada por las organizacio-
nes criminales mexicanas.
Los cárteles de Sinaloa, del
Golfo y Los Zetas ejercen un control casi
total de las estructuras delictivas en esta
nación, por la cual pasa 80% de la cocaína
que llegará a México y Estados Unidos, se-
gún estimaciones de agencias antidrogas.
“Aquí los principales jefes de los grupos
delictivos están al servicio de los cárteles
mexicanos. Ningún grupo hondureño tiene
la capacidad de perder dos o tres toneladas
de droga y pagarla, así que no son socios de
los mexicanos en ningún sentido: Son sub-
alternos. Todo lo controlan los mismos cár-
teles, desde México hasta aquí, de la A a la Z.
El principal es el de Sinaloa”, dice a Proceso
el director de la Policía Nacional de Hondu-
ras, comisionado Ramón Savillón.
En ese contexto, las autoridades judicia-
les hondureñas consideran que México de-
bería asumir un compromiso mayor en ma-
teria de cooperación regional para combatir
el crimen organizado, algo que con frecuen-
cia se exige desde diferentes instancias
mexicanas al gobierno de Estados Unidos.
La coordinadora nacional de la Fiscalía
Especial contra el Crimen Organizado de
Honduras, Mariela Reyes Canales, sostiene
que a final de cuentas el aumento de la vio-
lencia en su nación está relacionado con la
guerra contra el narcotráfico que desató el
anterior presidente mexicano, Felipe Cal-
derón (2006-2012), la cual desplazó hacia
Centroamérica parte de las operaciones de
los grandes cárteles y produjo una coopta-
ción de las estructuras delictivas locales.
Reyes Canales asevera que, lejos de que
este hecho haya motivado una mayor coo-
peración de México con su país, se originó
una mayor lejanía a nivel institucional.
“Hemos visto un poco la barrera con
México. Entendemos que es un asunto de
seguridad y tal vez de desconfianza por to-
da la situación que ocurre en México, pero
sí, sentimos que necesitamos dar un paso
más allá, necesitamos ahondar esos lazos
de comunicación”, reflexiona la fiscal.
–¿Existe una barrera por parte de Mé-
xico para establecer un intercambio de co-
municación fluido en el combate contra el
crimen trasnacional? –se le pregunta.
–Sí, así lo hemos sentido. No sabemos
si es desconfianza o qué, pero sí vemos
esa barrera –asienta.
–¿Las autoridades mexicanas no les
proporcionan información cuando lo re-
quieren sus investigaciones?
–Claro, no fluye la información como
debería de fluir.
De acuerdo con la fiscal, el limitado ni-
vel de cooperación judicial entre Hondu-
riales que manejan industrias civiles, co-
mo la de la salud (para terapias contra el
cáncer), la alimentaria (esterilización) y la
petrolera (exploración).
La visión original de Obama era abrir
el tema con una cumbre, que tuvo lugar
en Washington en 2010, realizar otra de
evaluación en Seúl en 2012 y finalizar con
una más en 2014, en La Haya.
Pero los acuerdos no llegaron. Me-
ses antes quedó claro que la ciudad se-
de no le daría su nombre a un pacto defi-
nitivo y el evento quedaba en peligro de
intrascendencia.
Pero el robo del cobalto 60 echó luz
sobre una falta en las discusiones de
Washington y Seúl: el centro de la aten-
ción había estado siempre en las mil 390
toneladas de uranio altamente enrique-
cido (UAE) y las 490 toneladas de pluto-
nio que hay en el mundo, suficientes pa-
ra elaborar 20 mil bombas como la que
destruyó la ciudad japonesa de Nagasaki
o bien 80 mil como la que pulverizó Hiro-
shima en 1945.
En cambio poco se había dicho sobre
el cobalto 60 y el cesio, que sirven para
producir armas mucho menos letales
pero muy peligrosas.
En encuentros formales e informales
con la prensa durante la semana previa
a la CSN, diplomáticos holandeses insis-
tieron en la importancia de atender este
aspecto, y para ejemplificar recurrieron
siempre al “incidente mexicano”.
En conversación informal, un fun-
cionario de la embajada holandesa en
Washington recuerda que el cobalto 60
había partido de Tijuana, y pide imaginar
qué hubiera ocurrido “si lo hubiesen pa-
sado de contrabando a San Diego”, como
si su posible uso terrorista en México no
fuera importante.
Durante la Cumbre de Conocimien-
to Nuclear, en cambio, los expertos en-
tendían el alcance del problema. Deepti
Choubey, integrante del grupo Iniciati-
va sobre la Amenaza Nuclear –que ela-
bora un índice sobre la seguridad de los
materiales peligrosos en cada país, en el
cual México tiene calificaciones positi-
vas por su adhesión a los compromisos
internacionales y por haberse deshecho
de sus existencias de UAE–, señala a Pro-
ceso que, en cambio, donde el país tiene
problemas es en la categoría “ambiente
de riesgos”, la cual incluye dudas sobre
su estabilidad política y su buena gober-
nanza, especialmente por la corrupción.
“México cuenta con mecanismos pa-
ra la atención de crisis naturales o in-
tencionales”, responde Proceso, en un
cuestionario por escrito, el subsecreta-
rio Gómez Robledo. La pregunta preten-
día averiguar de qué manera se proponía
México evitar que un incidente como el
de Tepojaco se repita.
“El OIEA –dijo– reconoció la actua-
ción del país y la aplicación de sus pro-
tocolos de seguridad y de actuación
coordinada”.
Pero el “incidente mexicano” dejó mu-
chas dudas que convirtieron al país en
mal ejemplo durante la CSN. En un acto
que reunió a los líderes de Estados Unidos,
China, Alemania, Francia, Gran Bretaña y
muchas otras naciones, los únicos países
del Grupo de los 20 que no enviaron a sus
jefes de gobierno o por lo menos a sus can-
cilleres fueron Arabia Saudita y México.
–¿No se podría haber esperado que
el presidente Peña Nieto se presentara
a dar la cara y brindara certidumbre de
que el país se toma en serio lo ocurrido?
–se le pregunta al diplomático.
–La prueba de la importancia que Mé-
xico da a este proceso está en la partici-
pación misma del país en un foro político
en el que se participa de manera volunta-
ria –respondió Gómez Robledo.
Secretaría de Energía
56

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

Materiales radiactivos. Manejo inadecuado
La lucha contra el narcotráfico que desató Felipe Calderón empujó
hacia Centroamérica a los grandes cárteles mexicanos. Lo peor de
este fenómeno se vive en Honduras, donde hubo 36 mil asesinatos
en los últimos seis años y la violencia creció tras la captura de El
Chapo. Pese a esta situación, el gobierno mexicano apenas y cola-
bora con las autoridades de seguridad de ese país. A unos días de
que Enrique Peña Nieto visite Tegucigalpa, analistas y expertos de
aquella nación insisten en una obviedad: La lucha anticrimen sería
mucho más efectiva si México colaborara con Centroamérica.

J
o
r
g
e

C
a
b
r
e
r
a

/

R
e
u
t
e
r
s
La violencia
que llegó
del norte
I NTERNACI ONAL / HONDURAS

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 57
ras y México contrasta con el que tiene es-
te país con Estados Unidos y Colombia.
Detalla que la Unión Americana “ha
jugado un papel bastante importante a ni-
vel de cooperación en la lucha contra el
narcotráfico, y también nos hemos apo-
yado bastante en Colombia, en comunica-
ción, en contactos para temas de investi-
gación de delitos”.
A través de una estrategia denomi-
nada Diplomacia para la seguridad, Colom-
bia capacita cada año a cientos de poli-
cías y funcionarios judiciales hondureños
e intercambia información de inteligencia
con las autoridades locales.
El presidente hondureño, Juan Orlan-
do Hernández, estableció el pasado 15 de
marzo que su país requiere de más coo-
peración de los países norteamericanos
(México, Estados Unidos y Canadá) para
combatir el tráfico de drogas: “Necesita-
mos más y efectivas ayudas de países que
deberían colaborar más con nosotros en
la lucha contra el narcotráfico. Principal-
mente me refiero a países de allá, del nor-
te de América, que son los culpables de los
problemas que estamos viviendo”.
El próximo 1 de abril, Hernández reci-
birá en esta capital a su homólogo mexica-
no, Enrique Peña Nieto, con quien evalua-
rá la cooperación bilateral en seguridad.
Honduras es un territorio estratégico
para los traficantes de droga por sus 671
kilómetros de litoral en el Mar Caribe, por
el norte, y su extensa zona selvática en la
nororiental región de La Mosquitia, don-
de según estimaciones de la Agencia An-
tidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus
T
EGUCIGALPA.- El ministro hondureño
de Seguridad, Arturo Corrales, cele-
bra una noticia: De entre los países
que no están en guerra, su país de-
jó de ser el más violento del mundo. Ocupó
ese sitio durante los últimos cuatro años, se-
gún la Oficina de las Naciones Unidas contra
la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas
en inglés) y otras agencias internacionales.
El año anterior, Honduras registró una
tasa de 79 homicidios por cada 100 mil
habitantes, la más alta a nivel global junto
con la de Venezuela, pero en el transcurso
de 2014, según cifras del Ministerio de
Seguridad, los asesinatos se han reduci-
do 24.3% con respecto a 2013, y entre
enero pasado y el transcurso de marzo han
promediado 14 por día. De esta manera, la
tasa de homicidios en Honduras se ubica
en 59 por cada 100 mil habitantes, cifra
similar a la de 2008.
Corrales declara a Proceso: “La tasa
sigue reduciéndose. Con las 14 muertes
diarias promedio que tenemos ahora nos
acercamos a 50 homicidios por cada 100
mil habitantes. Entonces ya no somos el
país más violento del mundo, sin duda al-
guna. Al final de este año esperamos estar
de nuevo como estábamos en 2006 (46.2
por cada 100 mil habitantes)”.
En 2006 se desató en este país cen-
troamericano la cantidad de asesinatos
vinculados al narcotráfico. Las razones
fueron que la guerra anticrimen en México
empujó a los traficantes hacia el sur y los
éxitos de Colombia en el desmantelamiento
de sus cárteles.
La directora del Observatorio de la
Violencia de la Universidad Nacional
Autónoma de Honduras (UNAH), Migdonia
Ayestas, indica que, de acuerdo con sus
registros, en enero de 2014 bajó 18% el
número de homicidios respecto al mismo
mes de 2013 –pero al mismo tiempo se ha
producido un aumento de los asesinatos
múltiples por los ajustes de cuentas en el
mundo del hampa–.
“Este año tenemos más homicidios
selectivos, con una modalidad claramen-
te sicarial de ajuste de cuentas (el año
pasado, 13% de los asesinatos tuvieron
esta característica)”, señala la socióloga y
maestra en estudios sobre la violencia por
la Universidad de Lund, en Suecia.
Para Ayestas la violencia en Honduras
responde a causas estructurales, como
Degradación social
RAFAEL CRODA
la corrupción endémica en la policía y
el ejército, lo que “dio paso a que nos
convirtiéramos en un puente de la droga:
80% de la cocaína que va a Estados Uni-
dos llega aquí, por mar, por aire, a pistas
clandestinas que en muchos casos son del
conocimiento público; ahí hay corrupción
e involucramiento de la policía. Tenemos
un alto grado de impunidad. El 70% de las
muertes violentas ni siquiera se investiga.
Y a eso sume la llegada de los cárteles
mexicanos y bandas colombianas, que co-
menzaron a controlar territorio y a generar
más violencia”.
El punto más alto de la violencia crimi-
nal en el país se registró en 2011, cuando
ocurrieron 7 mil 104 homicidios, 86.5 por
cada 100 mil habitantes (uno cada 70 minu-
tos en promedio) y más de 80% con arma
de fuego. Ayestas precisa que el narcotráfi-
co es el principal factor de violencia.
Miedo
Wilfredo Méndez, director ejecutivo del
Centro de Investigación y Promoción de los
Derechos Humanos (Ciprodeh), señala que
la violencia genera un miedo colectivo, pero
si la inseguridad se prolonga produce indi-
ferencia e insensibilidad frente al crimen.
“Estamos acostumbrados a las masa-
cres y a ver que la gente se mate frente a
nuestros ojos. La falta de solidaridad es un
elemento que va avanzando, se van rom-
piendo el núcleo de convivencia y el tejido
F
o
t
o
:

P
r
e
s
i
d
e
n
c
i
a

d
e

l
a

R
e
p
ú
b
l
i
c
a
Hernández y Peña Nieto. Ausencia de cooperación
58

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

siglas en inglés) aterriza 75% de las avio-
netas que parten de América del Sur con
cocaína. De ahí, los cargamentos son
transportados por tierra hacia el occiden-
te hondureño para introducirlos a Guate-
mala y México.
Efecto dominó
En tres diferentes masacres ocurridas en-
tre el 3 y el 12 de este mes en la norocci-
dental San Pedro Sula –la segunda ciudad
más importante del país– se produjeron
11 muertes, entre ellas la de un mexica-
no identificado por la policía como Miguel
Torres Jiménez.
El ministro hondureño de Seguridad, Ar-
turo Corrales, explica en entrevista con es-
te semanario que desde la captura del jefe
del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guz-
mán, el pasado 22 de febrero en Mazatlán,
se ha observado un repunte en los ajustes
de cuentas entre bandas del crimen organi-
zado en el país centroamericano.
“Ocurrieron tres cosas casi al mis-
mo tiempo que exacerbaron los enfren-
tamientos entre los grupos delictivos al
interior de Honduras. Una de ellas fue
social”, detalla el activista humanitario y
experto en seguridad.
Las calles de Tegucigalpa –la capital del
país y donde ocurren más de tres homici-
dios al día– lucen semivacías durante el día
y desérticas cuando oscurece. Los espa-
cios públicos son casi inexistentes en la
ciudad. La recreación nocturna es mínima.
En los hoteles recomiendan a los visitantes
extranjeros no visitar el centro histórico por
el alto riesgo de ser atracados.
Según Méndez, existe “una ansiedad
en la gente y a nadie le importa quién
resuelva el problema de inseguridad, si es
la policía o los militares, o quien sea, hasta
los narcotraficantes que ofrecen ‘seguridad
alternativa’, con tal de que se resuelva”.
Para llegar a la oficina del Ciprodeh,
localizada en un barrio de clase media, hay
que cruzar dos retenes con barreras de me-
tal que bloquean la calle. Guardias privados
solicitan una identificación para levantar los
brazos de acero e ingresar al sector, en lo
que se supone es una calle de uso público.
Todos los barrios de la ciudad, excepto
los asentamientos populares donde más
florece el crimen, están cercados por este
tipo de vallas, las cuales pasaron a formar
parte de la normalidad citadina.
Lo mismo ocurre en la noroccidental
San Pedro Sula, la segunda ciudad más
importante de Honduras y la más violenta
del mundo en 2013, con 193 homicidios
por cada 100 mil habitantes, 12 veces más
que el promedio latinoamericano. También
en La Ceiba y en Yoro, donde la tasa de
asesinatos, en ambos casos, llegó a 140 el
año anterior.
Migdonia Ayestas dice que los eleva-
dos niveles de violencia y criminalidad han
generado un alto grado de “privatización
de la seguridad”. Explica que mientras la
policía cuenta con 12 mil 500 efectivos, los
guardias privados llegan a 80 mil, lo que
significa que estos últimos sextuplican a los
primeros.
“La seguridad en este país se ha con-
vertido en un bien privado”, considera la
directora del Observatorio de la Violencia
de la UNAH.
Corrupción
Méndez se pregunta cómo fue que su país
llegó a estos grados de violencia. “Hay que
irse a la raíces, y creo que lo que vamos a
encontrar ahí es la corrupción. Este factor
tiene un peso muy importante porque es el
origen de un proceso de degeneración de
pequeñas cosas que se convirtió en una
degradación social mucho mayor. Hay que
vincular corrupción y crimen para lograr
una explicación. Una sociedad no puede
degenerar tanto si no está capturada por
el crimen, y lo que posibilitó esto fue la
corrupción. Hay, desde luego, factores ex-
ternos muy importantes, pero antes estaba
ahí la corrupción”.
El ministro de Seguridad señala que
desde el año anterior se inició un programa
de fortalecimiento institucional en la policía
–que fue desincorporada de las fuerzas ar-
madas en 1997–, lo que busca aumentar la
capacidad profesional de los agentes. Este
programa, asienta, aumentó la aprobación
ciudadana de la corporación, de 30% en
2013 a más de 50% en la actualidad. En
diciembre pasado fue destituido como
director de la Policía Nacional Juan Carlos
Bonilla y su lugar es ocupado desde enton-
ces por el comisionado Ramón Sabillón.
Para el director ejecutivo del Ciprodeh,
otro fenómeno que ha detonado el explosi-
vo crecimiento de la violencia en Honduras
es la exclusión social. Estadísticas de la
Comisión Económica para América Latina
y el Caribe (Cepal) indican que esta nación
centroamericana es, después de Haití, la
más pobre del continente: 67.4% de la
población se encuentra en ese estado y
42.8% vive en la indigencia.
“Aquí requerimos de una estrategia
integral contra la inseguridad y la violencia,
que ataque las causas que la generen y que
refuerce la eficacia de la justicia y de la poli-
cía. Lo que tenemos ahora no ha funcionado.
Yo creo que uno está obligado a revisar
cuando algo sale mal varias veces, ¿no?; y
está comprobado que la estrategia que se ha
usado contra el narcotráfico no ha servido.
Por lo tanto hay que hacer un replanteamien-
to de inicio. Eso debería ser un punto de
partida, y no sólo en Honduras, porque esta
estrategia represiva contra el narcotráfico no
ha servido”, concluye.
la captura del Chapo Guzmán en México.
Dos, el rompimiento de una tregua entre
las maras (la Salvatrucha y Barrio 18) en
El Salvador. Y un tercer factor es que he-
mos reducido el área de confort y el con-
trol territorial a los grupos que delinquen.
No podemos decir cuál de los tres factores
tiene mayor influencia en estos ajusticia-
mientos, los tres gravitan sobre esa situa-
ción”, indica el ministro.
J
o
r
g
e

C
a
b
r
e
r
a

/

R
e
u
t
e
r
s
Honduras. Territorio sándwich
I NTERNACI ONAL / HONDURAS

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 59
De acuerdo con Corrales, la caída del
Chapo está reacomodando la estructura re-
gional del narcotráfico y los efectos se de-
jarán sentir desde México hasta Centro y
Sudamérica. Cree que, al final, siempre ha-
brá alguna organización delictiva dispues-
ta a traficar droga por las altas utilidades de
esa actividad criminal: Refiere por ejemplo
que un kilogramo de cocaína pura tiene un
precio de mil 500 dólares en las selvas co-
lombianas y de 20 mil dólares en la frontera
de México con Estados Unidos, lo que equi-
vale a una rentabilidad de 1,233 por ciento.
Señala que en Honduras operan “todos
los cárteles mexicanos”, en especial el de
Sinaloa y Los Zetas. El dominio territorial
y de negocios que ejerce cada uno de ellos
“es cambiante porque de repente uno lo-
gra pasar un barco y el otro logra pasar una
avioneta y el otro un submarino”.
Según estadísticas del Observatorio de
la Violencia validadas por la Policía Nacio-
nal, en 2006 ocurrieron en Honduras 49.9
homicidios por cada 100 mil habitantes,
mientras que en 2012 la cifra saltó a 85.5
por cada 100 mil, lo que significó un au-
mento de 85% en seis años. En total, duran-
te ese lapso se cometieron 36 mil 533 ho-
micidios en el país –la tercera parte de los
que ocurrieron en México, a pesar de que
la nación centroamericana tiene 14 veces
menos habitantes.
El ministro de Seguridad indica que en-
tre la guerra antinarco en México y la efecti-
vidad de la lucha colombiana contra ese de-
lito “Centroamérica se volvió un sándwich,
y más Honduras, porque estratégicamente
es el país mejor ubicado. Era la plataforma
ideal, y la institucionalidad centroamerica-
na no estaba preparada para ese huracán”.
–¿Cree usted que México debió haber
hecho más por ayudar a Centroamérica?
–se le inquiere.
–Es muy difícil para nosotros opinar
exactamente qué pasó en México. Lo que sí
le puedo asegurar es que seríamos mucho
más efectivos y tendríamos mayores resul-
tados si México estuviera tan bien coordi-
nado con nosotros en esta lucha como lo
están Colombia y los países centroameri-
canos. Si uno de los elementos falta, los re-
sultados, obviamente, no son los mejores.
Peña Nieto realizará una visita oficial a
Honduras el martes 1 de abril. Corrales sos-
tiene que uno de los propósitos de esa vi-
sita es sentar las bases para llevar la coo-
peración entre México y su país al mismo
nivel que la de este país con Colombia y Es-
tados Unidos.
–¿Afecta a Honduras el hecho de que
la colaboración de México no sea equipa-
rable a la que proporcionan a su país Co-
lombia y Estados Unidos?
–Sin duda alguna sí. No tener con Mé-
xico los mismos niveles de cooperación,
de entendimiento, de intercambio de in-
formación que se tienen con Colombia y
Estados Unidos es desperdiciar una enor-
me oportunidad y, políticamente, estraté-
gicamente, es un desacierto.
Este semanario solicitó una entrevista
sobre el tema con el embajador de México
en Honduras, Víctor Hugo Morales, quien
no contestó a los llamados.
Dominio estructural
En febrero pasado las autoridades hondu-
reñas, con el apoyo de la DEA, decomisa-
ron propiedades y empresas valuadas en
unos 500 millones de dólares a la banda
de Los Cachiros, un emporio criminal li-
derado por los hermanos Javier y Leonel
Rivera Maradiaga, a quienes la Policía Na-
cional vincula con el Cártel de Sinaloa y El
Chapo Guzmán en el trasiego de estupefa-
cientes y lavado de dinero. Cada vez que
en este país cae una banda vinculada al
narco, los partes policiacos suelen preci-
sar a qué cártel mexicano pertenece.
“Aquí los grupos delictivos se categori-
zan copiando lo de México. Ellos mismos di-
cen: ‘Este grupo pertenece al Cártel de Si-
naloa, a Los Zetas, al Golfo, al Pacífico’. Y es
que ningún grupo hondureño tiene la con-
notación y el dinero de un cártel mexicano.
Ellos siempre van a depender de la cadena
de mando de los cárteles mexicanos, el de
Sinaloa en primer lugar”, revela Savillón, el
director de la Policía Nacional de Honduras.
–¿Y usted ha detectado presencia aquí
en Honduras de mexicanos del Cártel de
Sinaloa?
–Claro. Hay gente que hemos descu-
bierto en procesos investigativos, alguna
con documentación falsa. Usted sabe que
aquí se puede identificar como “Juan José
Abarca”, y usted llama a México a que com-
prueben eso y no existe ese nombre allá.
Alguien de Sinaloa puede pasar aquí como
guatemalteco o salvadoreño, pasa fácil.
El director ejecutivo del Centro de In-
vestigación y Promoción de los Derechos
Humanos (Ciprodeh), Wilfredo Méndez,
sostiene que el “efecto cucaracha” desata-
do por la guerra de Felipe Calderón facili-
tó que los cárteles mexicanos lograran en
poco tiempo una “penetración estructural”
en Centroamérica, favorecida por la co-
rrupción que prevalece en las instituciones
estatales y los organismos de seguridad:
“Los cárteles mexicanos vinieron a for-
talecer estas estructuras criminales in-
ternas. Honduras fue más fácil para ellos
porque no existe un liderazgo unitario del
crimen organizado, sino liderazgos muy
dispersos que ellos cooptaron. Además en-
contraron un ambiente muy favorable en el
que militares, policías y políticos corruptos
los ayudaron a hacer florecer el negocio.”
El Ciprodeh realiza desde el año ante-
rior un estudio para identificar los lideraz-
gos políticos, económicos y sociales vin-
culados al crimen organizado.
“Con estos liderazgos el narcotráfico ha
logrado un extenso control del occidente
del país (en la frontera con Guatemala) y del
Caribe, en la costa norte, donde se concen-
tran las principales rutas marítimas, aéreas
y terrestres de la droga. Los narcotrafican-
tes se han ido apoderando de poblaciones,
de regiones, y pasaron de ser un poder in-
visible, un poder oculto, a convertirse en
un poder visible que, sin miedo alguno, po-
ne alcaldes que son narcoalcaldes. Por eso
el afianzamiento de los cárteles mexicanos
en Honduras es bastante fuerte. Ellos domi-
nan las estructuras locales del crimen y tie-
nen un alto nivel de articulación con grupos
hondureños”, delinea Méndez.
El ministro de Seguridad plantea que
existe un compromiso gubernamental pa-
ra combatir la corrupción. En la Policía Na-
cional, adscrita a ese ministerio, en los úl-
timos 10 meses han sido dados de baja
más de mil efectivos: 8% del total. La de-
puración, que incluye investigaciones pa-
trimoniales y el uso de polígrafos, alcanza
también a los fiscales. Para analistas in-
dependientes se trata de un esfuerzo muy
incipiente que ha sido empujado por la
presión ciudadana.
Blanqueo
Reyes Canales, la coordinadora nacional de
la Fiscalía Especial contra el Crimen Orga-
nizado, sostiene que esa institución docu-
mentó judicialmente “una fuerte presen-
cia de los cárteles mexicanos en Honduras;
el de Sinaloa, de los Nava Valencia (del Mi-
lenio) y Los Zetas, aunque éste ahora ha
mermado.
“Hemos visto también un crecimiento
económico muy importante de estos gru-
pos. Han constituido sociedades mercanti-
les y a través de esto han generado el la-
vado de activos, por lo que obviamente
estamos tratando de enfocar las investiga-
ciones de forma integral para ir contra los
bienes (mal habidos).”
Los Cachiros, recuerda, habían creado
una sofisticada red de empresas inmobi-
liarias, agrícolas, ganaderas, mineras y re-
creacionales. Los socios de El Chapo con-
taban hasta con un parque de diversiones
y un zoológico en la noroccidental Santa
Cruz de Yojoa.
El año anterior, una investigación del
Departamento del Tesoro de Estados Uni-
dos condujo a la captura del acaudalado
empresario hondureño José Chepe Handal,
quien fue señalado por esa institución co-
mo responsable de coordinar embarques
de cocaína colombiana para los cárteles
de Sinaloa y Los Zetas.
Para la fiscal Reyes Canales, Honduras,
un país que no es productor ni gran con-
sumidor de drogas, está pagando un pre-
cio muy alto por una guerra que le llegó
de afuera.
60

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

L
IMA.- Nadine Heredia, esposa del
presidente de Perú, Ollanta Hu-
mala, es una primera dama atí-
pica. Aunque oficialmente su
principal tarea es promover los
programas sociales –insignia del
actual gobierno, cuya prioridad declarada
es la inclusión social–, su injerencia en las
funciones ejecutivas hace tiempo provoca
polémica.
Hasta ahora ni Humala ni Heredia han
intentado ocultar que ella, con más caris-
ma, un discurso más articulado y mayor
popularidad que su marido, tenía un rol
importante en las decisiones del manda-
tario. Pero tras la renuncia a finales de fe-
brero del cuarto presidente del Consejo de
Ministros (en teoría el número dos del go-
Algo más
que una primera dama
El ambiente político peruano empezó a calentarse con
la mira puesta en las elecciones presidenciales de
2016, aunado a diversas crisis dentro del gabinete del
presidente Ollanta Humala. El episodio más reciente
lo protagonizó el premier peruano, César Villanueva,
quien renunció porque sus funciones las iba a cumplir
más bien otra persona: la esposa del mandatario. Ya la
oposición ha denunciado en varias ocasiones que Na-
dine Heredia, la primera dama, es en realidad quien go-
bierna Perú. Y no sólo eso, sino que pretende, aseguran,
suceder a su marido en la presidencia.
PABLO PÉREZ ÁLVAREZ
M
a
r
i
a
n
a

B
a
z
o

/

R
e
u
t
e
r
s
Heredia y Humala. “Gobierno familiar”
I NTERNACI ONAL /PERÚ

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 61
bierno) por las intromisiones de la prime-
ra dama, se han recrudecido las críticas
contra la pareja por no respetar la institu-
cionalidad del Estado.
Es más, según una encuesta reciente
casi dos tercios de los peruanos cree que
quien realmente manda es ella. Y los par-
tidos de oposición le reclaman su excesi-
vo protagonismo, el que dé órdenes a los
ministros y ejerza funciones de gobierno
sin tener ningún cargo oficial y, por lo tan-
to, ninguna responsabilidad, hasta el pun-
to de tener más poder que el presidente
del Consejo de Ministros.
El presidente del Consejo de Minis-
tros, premier o primer ministro, en teo-
ría es el segundo funcionario del país. Se
encarga de coordinar a los ministros, es
puente entre éstos y el presidente, y ejer-
ce como portavoz gubernamental. Pero
las injerencias de Heredia parecen haber-
lo devaluado a una función casi decora-
tiva. Así lo consideró César Villanueva,
quien se convirtió el pasado 23 de febrero
en el cuarto ministro en renunciar al car-
go en los poco más de dos años y medio
de Humala en el poder.
El segundo de ellos, Óscar Valdés, reco-
noció recientemente que cuando estaba
en el gobierno descubrió que algunos de
sus ministros despachaban directamen-
te con Heredia, por lo cual prohibió a los
miembros del gabinete hablar con la pri-
mera dama bajo amenaza de dimitir.
A Heredia se le acusa de aspirar a su-
ceder a su esposo en las elecciones de
2016, al estilo de Cristina Kirchner en Ar-
gentina, lo que fue llamado por la oposi-
ción “reelección conyugal”, algo prohibido
por la ley peruana.
Al analista político y exministro de In-
terior Fernando Rospigliosi, no le cabe du-
da de que esa es su meta: “Hay el temor
de que intenten usar el aparato del Esta-
do para perpetuarse. Ella podría tener un
enorme poder sin exhibirse públicamen-
te pero (...) aparece en las inauguraciones,
regala cosas, sonríe, se abraza con las se-
ñoras, besa a los niños... Eso es un políti-
co en campaña”.
Aunque las funciones de la primera
dama no están reconocidas formalmen-
te en Perú, las constantes declaraciones
de Heredia sobre otros aspectos del go-
bierno, su papel protagónico en un viaje a
Brasil acompañando a algunos ministros
y un lapsus al llamar “mis ministras” a las
titulares de las carteras de la Mujer, Edu-
cación, Salud e Inclusión Social desataron
las primeras críticas.
Para Rospigliosi, como para la mayoría
de los analistas, esta expresión no fue un
lapsus sino reflejo de una realidad: “Desde
el primer día Nadine Heredia entrevistaba
a los candidatos a ministros, los nombra-
ba y después despachaba con ellos. Nin-
guna primera dama ha tenido ese poder”,
afirma quien fue ministro de Interior en el
gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).
“Reelección conyugal”
La polémica se intensificó cuando se hi-
zo pública una conversación telefónica in-
terceptada al ministro de Defensa, Pedro
Cateriano, en la cual éste le dice a su in-
terlocutor que Heredia le ha dado “luz ver-
de” para unas licitaciones destinadas a la
compra de equipo militar.
Cateriano se justificó alegando que a
veces, al no poder hablar directamente
con el presidente, Heredia es la correa de
transmisión de sus decisiones.
Pero el plato ya estaba servido para que
la oposición redoblara sus ataques, parti-
cularmente la fujimorista Fuerza Popular
y el partido aprista, ávidos de argumentos
para golpear al gobierno debido a los apu-
ros judiciales de sus respectivos líderes:
Alberto Fujimori, quien busca insistente-
mente un indulto o la anulación de sus va-
rias condenas por las violaciones a los de-
rechos humanos y los actos de corrupción
en que incurrió durante su mandato (1990-
2000) y Alan García, investigado por irre-
gularidades durante su segundo gobierno
(2006-2011), como el indulto a varios cien-
tos de condenados por narcotráfico.
El premio Nobel de Literatura peruano,
Mario Vargas Llosa, siempre activo en po-
lítica aunque vive fuera del país, ha sido
uno de los pocos defensores de Heredia;
recientemente afirmó en una entrevista
en televisión que los ataques en su contra
“llegan a unos extremos de verdadera in-
justicia” y ella “ha funcionado dentro de lo
que es perfectamente aceptable para una
primera dama”.
Para el literato el motivo de las críticas
es “la enorme popularidad que ha tenido”
y la opinión pública “está muy manipula-
da por una oposición que cuenta con unos
medios que hoy día constituyen un oligopo-
lio. (...) La televisión, la radio, los principa-
les periódicos del país están dentro de esa
operación de demolición. No sólo de Nadine
Heredia, sino del gobierno y en última ins-
tancia de la democracia”.
De ser así, esos medios no se tienen
que esforzar mucho. Ella nunca rehúye a
los periodistas y responde solícita a sus
preguntas, pero a veces no mide bien las
consecuencias políticas de sus palabras o
no le importa ser vista como la gran opera-
dora del Ejecutivo.
Tampoco Humala parece inclinado a
dejar pasar el tema.
El 30 de octubre, en entrevista con el
periodista argentino Andrés Oppenhei-
mer para CNN en español, respondió con
un “no categórico” a la posibilidad de que
su esposa pudiera ser candidata presiden-
cial en 2016.
Con ello parecía zanjar de una vez el
tema de la “reelección conyugal”. Pero sólo
10 días después volvió a echar leña al fue-
go: “Trabajamos de la mano con Nadine co-
mo una familia, con hijos, porque creemos
que es mejor gobernar el país como familia
que como una sola persona”, declaró.
El mandatario siempre ha intentado
colgarse de su esposa para subir en las en-
cuestas, pues durante mucho tiempo ella
lo ha superado en aprobación. Con es-
tas declaraciones lo que consiguió fue in-
troducir un nuevo concepto para que sus
críticos lo utilicen como munición: el de
“gobierno familiar”. De paso, reforzó los ar-
gumentos de quienes desconfían del com-
promiso de Heredia de no buscar la presi-
dencia en 2016.
Hace tres meses Humala impuso a su
esposa como presidenta de su formación
política, el Partido Nacionalista Peruano,
de la que ambos son fundadores. De es-
M
a
r
i
a
n
a

B
a
z
o

/

R
e
u
t
e
r
s
Congreso peruano. Voto de castigo
62

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

te modo se ha tratado de justificar su rol
en el gobierno y su estrecha coordinación
con algunos ministros, pero no ha hecho
más que despertar nuevas críticas.
Heredia, con motivo de la celebración
del Día Internacional de la Mujer, el sába-
do 8, afirmó en una entrevista, también en
CNN en español, que su intención es “ser
una activista de los programas y políticas
de gobierno” y apoyar a Humala en lo que
le pida. “Me toca”, agregó, “ser el respaldo
para el presidente, ser el apoyo para exten-
derle un hombro, un brazo y todo el áni-
mo posible para que él continúe y dirija es-
te país”.
El último episodio de la telenovela de
la pareja presidencial, el de la renuncia de
César Villanueva, ha sido el más ruidoso
hasta ahora.
Villanueva, político independiente y
exgobernador de la región selvática de San
Martín, se convirtió a finales del pasado oc-
tubre en el cuarto presidente del Consejo
de Ministros de Humala.
Con fama de conciliador y una agen-
da encabezada por la descentralización del
poder –demasiado concentrado en Lima–
su nombramiento recibió la aprobación de
todo el espectro político. Pero también lle-
gó al puesto apremiado a hacer cambios en
el gabinete para poner a gente de su con-
fianza y asegurar su preeminencia. Pero los
cambios no llegaron con la excusa de espe-
rar a que se resolviera en la Corte Interna-
cional de Justicia de La Haya la disputa en-
tre Perú y Chile por la frontera marítima.
Justo la víspera de la esperada renova-
ción ministerial, el pasado 23 de febrero,
Villanueva renunció.
Todo empezó cuando luego de cuatro
meses casi ausente de los medios, el pre-
mier consiguió uno de los pocos titula-
res que protagonizó en ese periodo al afir-
mar, mientras Humala estaba de gira por
Oriente Medio, que el gobierno estudiaba
la posibilidad de aumentar el salario mí-
nimo, de 750 soles (unos 270 dólares).
Un día después Heredia le enmendó la
plana al asegurar que ese asunto “no está
en discusión en este momento”.
La respuesta de Villanueva no sólo era
más popular, sobre todo después de que
unos días antes el gobierno hubiera apro-
bado un aumento salarial a los altos fun-
cionarios, que llegaba a 100% en el caso de
los ministros. Además era cierta, como ha-
bía quedado constancia en El Peruano, diario
oficial del gobierno, unas semanas antes.
Aun así, el desaire al premier se redobló
cuando el ministro de Economía y Finan-
zas, Miguel Castilla, reiteró en entrevista
televisiva que el tema “no está en agenda”
y cuando había comentado el asunto con
Humala durante su gira, la declaración de
Villanueva los había sorprendido a ambos.
Ese mismo día el primer ministro
renunció.
Si bien al principio Villanueva achacó
su dimisión a las palabras de Castilla, un
hombre cercano a la esposa del presidente
y considerado uno de los hombres fuertes
del gabinete acabó afirmando que en reali-
dad había presentado su dimisión antes de
las palabras de su ministro y acusó a Here-
dia de “intromisión” en el gabinete.
El trato dispensado a Villanueva des-
pertó todo tipo de reproches contra la pa-
reja presidencial. Un congresista, Héctor
Becerril, de Fuerza Popular, sugirió incluso
evaluar la destitución de Humala por “in-
capacidad moral”, aunque nadie le prestó
mucha atención.
Popularidad a la baja
El incidente ratificó la idea de que Here-
dia ejerce un poder preponderante en el
gobierno. En un sondeo de la encuestado-
ra Datum publicada en el diario El Comer-
cio el domingo 9, 62% de los consultados
consideraba que quien realmente gober-
naba el país era Heredia, frente a 16% que
se decantó por Humala y 20% que dijo que
lo hacían juntos.
Además varios sondeos han reflejado
en las últimas semanas un drástico des-
censo en la aprobación popular de ambos,
en particular el de ella, algo atribuido por
los analistas al incidente con Villanueva, a
la impopular alza salarial a los ministros
y a la negativa a revisar el salario mínimo.
Ambos se sitúan ahora con un apoyo que
ronda 25%, su nivel más bajos desde el ini-
cio del mandato, en 2011.
La renovación ministerial del 24 de fe-
brero finalmente fue bastante limitada,
con pocas caras nuevas; para el puesto de
primer ministro fue nombrado quien era
titular de Vivienda, René Cornejo, hombre
del círculo de la esposa del presidente.
En vez de intentar rebajar la tensión,
Humala denunció que había una cam-
paña “grosera”, “abusiva” y “asquerosa”
contra su cónyuge. Lo hizo unos días an-
tes de que el nuevo gabinete se sometiera
al voto de confianza del Congreso, un re-
quisito más propio de sistemas políticos
parlamentarios.
En un voto de castigo a la pareja pre-
sidencial, la mayoría de los partidos, in-
cluidos algunos pequeños que en otras
ocasiones habían apoyado al gobierno, se
abstuvieron de ratificar al gabinete.
La situación era delicada, pues si el
Congreso rechaza dos veces consecuti-
vas el gabinete, el presidente queda habi-
litado para disolverlo y convocar a nuevas
elecciones.
A pesar de la reticencia del oficialismo a
admitir que Heredia haya ejercido una fun-
ción que no le corresponde, Cornejo tuvo
que declarar en un comunicado que “no se
va a permitir ningún tipo de intromisión” en
el gobierno. Así logró que un par de peque-
ños grupos parlamentarios y algunos con-
gresistas disidentes aportaran los votos ne-
cesarios para obtener la confianza.
Pero el gobierno salió de esta crisis de-
bilitado y los partidos que finalmente le
dieron su voto al gabinete, ya han avisado
que estarán alertas de que en efecto no se
produzcan nuevas intromisiones.
Aun así, el oficialismo insiste en de-
fender la actuación de Heredia. Instantes
después del voto de confianza al gabinete,
el presidente del Congreso, el oficialista
Fredy Otárola, reiteró: “Ella cumple su rol
constitucional. Es dirigente de un partido
y tiene libertad absoluta de expresión. (...)
Podemos opinar sobre temas del Ejecuti-
vo. (...) Es cosa distinta a ser parte y hablar
en nombre del Ejecutivo. Eso no debe ha-
cerse nunca y eso no lo ha hecho”.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Vargas Llosa. En defensa de Nadine
I NTERNACI ONAL / PERÚ

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 63
M
ADRID.- “España tar-
dó demasiado en re-
conocer y homenajear
los méritos de Adolfo
Suárez como una pieza
clave para que el país
transitara del Estado dictatorial a la de-
mocracia constitucional. Y sus últimos
años, antes de perder la conciencia por el
Alzhei mer, los vivió en la más absoluta so-
ledad política”, refiere el escritor y perio-
dista José Antonio Zarzalejos.
Esto contrastó con el interés que tuvie-
ron la clase política y los medios por enal-
tecer la figura de quien fue primer presi-
dente de la democracia española, desde el
momento en que su hijo, Adolfo Suárez Illa-
na, dio a conocer el viernes 21 que la muer-
te de su padre era “inminente”. El pronóstico
se cumplió. Iniciada la tarde del domingo 23
murió por un “deterioro neurológico severo”.
Para Zarzalejos, exdirector del diario
ABC y autor de varios libros, “Suárez se fue
con el cariño y reconocimiento de la opi-
nión pública que comprendió sus méritos
y entendió que no fue un hombre com-
prendido”, como se pudo ver en los miles
de españoles que acudieron a despedirlo a
la capilla ardiente instalada en el Congre-
so de los Diputados y “en el trayecto del
cortejo fúnebre por las principales calles
En la
soledad
Artífice de la transición de España a la democracia, Adolfo Suá-
rez murió el domingo 23. La clase política y los medios españo-
les se deshicieron en elogios hacia su figura pero pasaron por
alto que varias veces lo atacaron y abandonaron. Ello sucedió,
por ejemplo, en vísperas del intento del golpe de Estado del 23
de febrero de 1981, cuando los partidos políticos maniobraron
para derribar su gobierno y el propio rey Juan Carlos le retiró
su apoyo. “Esa es una actitud muy española: somos muy gene-
rosos en los obituarios, pero muy avaros en la vida”, dice José
Antonio Zarzalejos, escritor y periodista que investigó la vida y
obra del expresidente.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
de Madrid y de Ávila”, donde fueron de-
positados sus restos, con aplausos y gritos
de reconocimiento.
“Pero también su partida sacó a la su-
perficie la mala conciencia de los que fue-
ron sus compañeros de política y que lo
abandonaron –dice–, igual que muchos de
sus adversarios políticos, que lo atacaron
de forma inmisericorde hasta derribar-
lo (de la Presidencia). Cayeron en el elogio
hiperbólico, excesivo, exorbitante.
“No había necesidad de tantos califica-
tivos para enaltecer a Suárez: ‘El mito’, ‘El
forjador’, ‘El padre de la patria’, decían. Pero
eso pasa con la mala conciencia, lleva a des-
orbitar los calificativos de un elogio que se
convierte en desmesurado, hipócrita. Esa es
una actitud muy española, somos muy ge-
nerosos en los obituarios, pero muy avaros
en la vida”, afirma en entrevista.
El episodio del 23-F
En su opinión “la imagen que sintetiza la
historia de Adolfo Suárez” es la del presi-
dente sentado en su escaño el 23 de fe-
brero de 1981, mientras el hemiciclo del
Congreso de los Diputados es tomado por
guardias civiles rebeldes que añoran las
reglas de la dictadura, irrumpiendo y dis-
parando al techo.
Zarzalejos recurre al libro Anatomía de
un instante (Random House, 2009) para afir-
mar, tal como desmenuza el autor Javier
Cercas en su ensayo periodístico, que esa
“es la imagen que quedará para la histo-
ria de Adolfo Suárez, sentado en su escaño,
como también pasó con (el líder comunis-
ta) Santiago Carrillo y el vicepresidente, el
teniente general Manuel Gutiérrez Mella-
do, enfrentándose a los golpistas.
“Es la imagen de la soledad y de la dig-
nidad de un presidente del gobierno ante
el grupo de sublevados”, dice.
Como resumen de esa confabulación
para derrocar a Suárez, Cercas dice en su
libro:
“Es verdad que durante el otoño y el in-
vierno de 1980 la clase dirigente españo-
la se ha entregado a una serie de extra-
ñas maniobras políticas con el objetivo de
derribar del gobierno a Adolfo Suárez, pe-
ro sólo es verdad en parte que el asalto al
Congreso y el golpe militar sean el resul-
tado de esa confabulación universal. En el
golpe del 23 de febrero se engarzan dos co-
sas distintas: una es una serie de opera-
ciones políticas contra Adolfo Suárez, pero
no contra la democracia, o no en principio;
otra es una operación militar contra Adol-
fo Suárez y también contra la democracia.
Ambas cosas no son del todo independien-
política
64

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

tes, pero tampoco son del todo solidarias:
las operaciones políticas fueron el contex-
to que propició la operación militar; fueron
la placenta del golpe, no el golpe: el matiz
es capital para entender el golpe.”
En su artículo publicado el martes 25
(“La coalición negativa que derribó a Suá-
rez se refugia en el obituario”, diario di-
gital El Confidencial), Zarzalejos recordaba
la publicación en 2007, siendo director de
ABC, de una entrevista que Josefina Mar-
tínez del Álamo le hizo a Suárez en 1980,
dos meses antes de su dimisión, “una en-
trevista tan sincera y desgarradora que
los colaboradores del expresidente veta-
ron su publicación”.
En ella Suárez decía: “La clase política
le estamos dando un espectáculo terrible
al pueblo español” y agregaba que “nadie
intenta hacer crítica objetiva de las actua-
ciones políticas con independencia de los
partidos. (...) Yo no tengo vocación de es-
tar en la Historia. Además, creo que ya es-
taré, aunque ocupe una línea, pero eso no
compensa”.
Suárez criticaba que “los políticos es-
tán cada día más separados del pueblo...
porque han acabado todos cociéndose en
la gran cloaca madrileña”.
Y sobre él decía en un tono de abati-
miento: “Soy un hombre absolutamen-
te desprestigiado... yo sólo digo que me
juzguen por mis obras, que no son todas
deleznables”.
Zarzalejos sostiene que esta entrevis-
ta, que tardó 17 años en ser publicada, “es
buena muestra del estado de ánimo en el
que se encontraba en 1980. Por eso queda
claro que con su muerte se pone de mani-
fiesto que hay una historia pendiente de
contar, que es la historia de las traiciones
a Adolfo Suarez”.
Sin embargo, para Zarzalejos, pese al
estado de ánimo de Suárez, hay una anéc-
dota poco conocida que relata: “En algún
momento de la toma del Congreso los
guardias civiles rebeldes se llevan a Suá-
rez a unas dependencias situadas al lado
del hemiciclo y ahí se ven las caras el presi-
dente del gobierno y Tejero, y haciendo uso
de sus facultades de gobierno Suárez le or-
dena imperativamente a Tejero: ‘¡Cuádre-
se! ¡Ante mí, cuádrese!’. Esta reacción con-
funde a Tejero, que aunque no se cuadra,
opta por irse del sitio.
“Es una anécdota muy importante por-
que Adolfo Suárez no pierde de vista nun-
ca su condición de presidente del gobierno.
Y se comporta como tal, con todos los ries-
gos que eso implicaba. Si bien es un hecho
del que no hay imagen, sí es una anécdota
que lo enaltece”, sostiene.
El entrevistado recuerda que Suárez
anunció su dimisión el 29 de enero de
ese año, menos de un mes antes del gol-
pe, día en que iba a ser elegido su sucesor,
Leopoldo Calvo Sotelo.
La dimisión, explica, se suscita porque
había “una coalición negativa” contra él,
pero no solo desde fuera de UCD sino den-
tro del propio partido. De ahí se identifi-
can varias figuras que lo abandonan, como
Landelino Villa (ministro de Justicia y pre-
sidente del Congreso); Miguel Herrero y Ro-
dríguez de Miñón, Marcelino y Jaime Mayor
Oreja, entre otros. Antes había “roto con su
amigo y socio político, Fernando Abril Mar-
torell, una ruptura que le dolió mucho”.
A eso se añadió una medida de “cálcu-
lo político” del rey, que le retira la confianza.
“El monarca se da cuenta que en un de-
terminado momento Adolfo Suarez pier-
de el control y el orden dentro de su propio
partido, pero también cree que la monar-
quía necesita una legitimación de ejerci-
cio, no sólo la jurídico constitucional, sino
que necesita una legitimación de ejerci-
cio y esa legitimación se producía con un
hecho absolutamente inédito, que un rey
que tiene un origen de legitimación fran-
quista ostente la jefatura del Estado con un
gobierno del Partido Socialista Obrero Es-
pañol (PSOE), de tradición republicana. Y
efectivamente esto se produce en la elec-
ción de 1982, cuando Felipe González y el
PSOE consiguen una mayoría absoluta his-
tórica y se obtienen 202 de los 305 escaños
de la cámara baja del Congreso. Desde ese
año y hasta 1996, el rey mantiene una rela-
ción estrecha con Felipe González”.
Apunta: “El tiempo demostró que Adol-
fo Suárez fue un hombre instrumental del
rey, pero absolutamente indispensable, ade-
más que fue un hombre honesto y honrado
desde el punto de vista político y personal”.
En sus cinco años de gobierno (1976-
1981), explica, Suárez hizo unas elecciones
en 1977, en 1978 se aprobó la nueva Cons-
titución, y volvió a convocar nuevas elec-
ciones. Y ahí agotó todo su capital político.
Pero además tomó tres decisiones “que
provocaron muchos problemas con secto-
res de la sociedad que estaban muy próxi-
mas con el final del franquismo. Primero
fue la ley de Amnistía Política de 1977, que
sacó mucha gente de la cárcel pensando
que eso iba a extirpar el terrorismo de ETA
y de GRAPO. Pero no fue así, aunque sí sir-
vió para que algunos sectores de la banda
terrorista ETA dejaran las armas”.
Otra medida fundamental fue la lega-
lización del Partido Comunista, en abril de
1977 y la tercera, la restauración por de-
creto de la Generalitat de Cataluña en oc-
tubre del mismo año, reponiendo la presi-
dencia al que era el presidente en el exilio
desde 1954, Josep Tarradellas.
“Creo que estas tres decisiones fue-
ron verdaderamente críticas por parte de
Adolfo Suárez, sin las cuales probable-
mente no hubiese podido rodar la nego-
ciación de la Constitución y su puesta en
marcha”, sostiene.
“España llega tarde”
Zarzalejos asegura que el distanciamiento
institucional del rey –lo que fue detonante
de su salida del gobierno– no obstaculizó
que mantuvieran una relación amistosa.
“Y Suárez nunca hizo explícito su disgusto,
era de una fidelidad absoluta. El rey tam-
bién mantuvo la cercanía y su preocupa-
ción por la enfermedad del expresidente”.
El entrevistado sostiene que si bien el
rey lo hizo duque de Suárez, que implica
tener Grandeza de España, que es el máxi-
mo grado de nobleza que otorga el rey,
también por parte de la Casa Real hubo
tardanza en el reconocimiento a Suárez.
“Pasaron 14 largos años para que en
1996 se le diera el premio Príncipe de Astu-
rias de la Concordia. Fue muy tarde. Él aban-
donó la vida política en 1991. En 2003 se em-
pezó a manifestar su enfermedad al grado
de desconocer que había sido presidente.
“En 2007 el rey le otorgó el Toisón de
Oro, que es la máxima condecoración que
él entrega personalmente, cuando ya no
era capaz de darse cuenta por estar muy
afectado por el Alzheimer”. La entrega se
hizo en julio de 2008, cuando los monar-
cas visitaron al expresidente en su domi-
cilio, que su hijo Suárez Illana inmortalizó
con una fotografía del rey y su padre cami-
nando por los jardines de la casa familiar.
“Antes de que perdiera la memoria,
permanece en el olvido. Nadie le llama pa-
ra que forme parte de un consejo de ad-
ministración de alguna empresa ni para
una asesoría económica o para que presi-
da un órgano como el Consejo de Estado,
que podría ser un puesto para un expresi-
dente como él. Es terrible”, dice Zarzalejos.
Y remacha: “Es claro que España ha llega-
do tarde al homenaje y al reconocimiento
a Adolfo Suarez”.
F
o
t
o
:

E
F
E
Suárez. Incomprensión y abandono
HI STORI A

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 65
J A V I E R S I C I L I A
Crónica de una justicia
y una paz incumplidas
A tres años del MPJD
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Estela de Luz. Acto en memoria de las víctimas de la violencia

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 67
ENSAYO
1
de diciembre de 2006. Felipe Calderón llega a la Pre-
sidencia de la República en medio de un fuerte cues-
tionamiento sobre su legitimidad. Junto al mensaje,
digno de un delincuente, con el que reta a sus críticos
–“Hayga sido como hayga sido” –, decide, para legiti-
marse, emprender, auspiciado por el gobierno estadu-
nidense de George Bush, una guerra contra el narcotráfico. Saca
a las fuerzas armadas a las calles y comienza a descabezar a los
grandes capos. Su estrategia, lejos de controlar el flujo de la dro-
ga, aumenta la criminalidad y la violación de los derechos hu-
manos. Los ejércitos de sicarios, que recluta el narcotráfico, se
convierten, sin control alguno y bajo la corrupción de una buena
parte del Estado, en verdaderas células criminales que van ex-
tendiendo a lo largo y ancho del país la desaparición forzada, el
secuestro, la extorsión, la trata y el cobro de piso. El Ejército y la
Marina –hechos para la guerra y los estados de excepción– se-
cuestran, torturan y desaparecen gente.
Al mismo tiempo que crece el número de víctimas, crece tam-
bién su criminalización. Para la administración calderonista y la
clase política son sólo cifras, gente que se buscó su muerte o su
desaparición, criminales que se matan entre ellos o meras “bajas
colaterales”. Quien denuncia en una procuraduría es inmediata-
mente culpabilizado e incluso amenazado. A pesar de la lucha de
las organizaciones de víctimas y de actos de una inmensa dig-
nidad moral como el de Luz María Dávila, en Villas de Salvárcar,
Ciudad Juárez, donde fueron asesinados muchos inocentes, entre
ellos dos de sus hijos, el gobierno apenas si se inmuta. En medio
de la guerra y de la balcanización del país, el poder se erige sobre
la muerte, las fosas comunes, el desprecio y el miedo.
28 de marzo de 2011. En Morelos, siete personas, entre las que
se encuentra mi hijo Juan Francisco, son masacradas por células
de sicarios que, desde el asesinato de Arturo Beltrán Leyva por
fuerzas de la Marina, no han dejado de sembrar el horror. Tan-
to el gobierno federal como el estatal de Marco Antonio Adame
quieren, como lo han hecho durante cinco años, criminalizarlas.
No lo logran. La indignación cunde entre activistas, intelectuales,
periodistas y poetas que inmediatamente inician movilizaciones
y protestas. Un grito: “¡Estamos hasta la madre!”, una “carta abier-
ta a políticos y criminales”, publicada el 3 de abril en la revista
Proceso, que no ha dejado de cubrir las movilizaciones, y una in-
terpelación brutal al Estado, comienzan a gestar el Movimiento
por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD). Toda la reserva moral del
país se pone en marcha. Una tragedia personal se ha convertido,
por un extraño y horrendo milagro cívico que nunca nadie podrá
desentrañar por completo, en un reclamo de la nación. Detrás de
cuatro años de guerra hay hasta ese momento 40 mil muertos, 10
mil desaparecidos, 250 mil desplazados y una ciudadanía indig-
nada que busca la justicia y la paz. Por vez primera la izquierda, la
derecha, cientos de organizaciones sociales y muchos medios de
comunicación se unen en un mismo reclamo. El lenguaje, como
sucedió con el zapatismo, cambia. La poesía y los símbolos con los
que el MPJD se expresa deslocalizan los lenguajes unívocos y con-
sabidos de la política, y desconciertan. El 5 de mayo –después de
una gran movilización en Cuernavaca, el 7 de abril, que se replica
en varias partes de la República y en algunos países europeos –el
MPJD sale caminando de la Paloma de la Paz, en Cuernavaca, rum-
bo al Zócalo de la Ciudad de México. Lleva 200 personas, la Bande-
ra de México, un discurso político y una propuesta de seis puntos
–el mínimo indispensable para empezar a reconstruir la justicia y
la paz de la nación– consensados con muchas organizaciones. El
contenido se propone como un pacto nacional que deberá firmar-
se en Ciudad Juárez, Chihuahua, “el epicentro del dolor”, como,
desde entonces, lo llama el MPJD.
8 de mayo. El MPJD llega al Zócalo. Decenas de miles de ciuda-
danos y cientos de organizaciones, que los recibieron desde su
entrada a la Ciudad de México, están allí. Los zapatistas, en un
acto de solidaridad, movilizan a 20 mil de los suyos en San Cris-
tóbal de las Casas. En la UNAM, donde pernoctaron el 7 de mayo,
la Orquesta de la Escuela Nacional de Música, bajo la batuta de
Sergio Cárdenas, toca en la gran explanada de la UNAM el Réquiem
de Mozart. En el templete que se ha colocado en el Zócalo, frente
al Templo Mayor, como un símbolo de la necesidad que tiene la
nación de ser refundada, las voces de las víctimas suceden a la de
los poetas. Ese pueblo invisible, humillado y negado por los crimi-
nales y el Estado, desata su palabra.
El gobierno tiene miedo y busca el diálogo. El MPJD acepta,
pero después de la firma del Pacto en Juárez.
4 de junio. Quinientas personas, 13 autobuses y 22 automóviles
parten del Ángel de la Independencia con la Caravana del Con-
suelo. La esperanza de la justicia y de la paz va en el fondo de
cada paso, de cada kilómetro de esa caravana que –eso quiere
decir consuelo– va al encuentro de miles de soledades. Confor-
me avanzan por las zonas más adoloridas del país –Michoacán,
San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Nuevo León, Coahuila,
Chihuahua–, el paisaje, como una metáfora de la desolación
humana y de la indefensión, se va agostando hasta volverse
desértico. De todas partes, de los fondos más recónditos de los
Esta apretada narración es mi punto de vista –un punto de vista parcial
y limitado por el espacio de una revista– como víctima, protagonista y
testigo de un movimiento fundamental en la crisis que vive México. Hay
y habrá otras miradas que lo desaprueben, lo contradigan o lo comple-
menten –yo mismo escribo una larga narración sobre él–. La historia
de un movimiento es, como la vida misma, compleja, llena de hilos que
se cruzan, se entrecruzan y siempre, desde la memoria, se reescribe, se
interpreta y se enriquece, sin que nadie pueda dar cuenta absoluta de su
profunda inmensidad.
JAVIER SICILIA
68

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

pueblos y de las ciudades por donde pasan, las víctimas, como
una muchedumbre que se arrastrara en el infierno, llegan rom-
piendo su soledad, al llamado de la Caravana. Cada vez son más,
cientos, miles. Suben a los templetes en busca de una bocanada
de aire y de un lugar donde gritar y reclamar su dolor. Son Las
Suplicantes de Eurípides que no se han ido o que, transcurridos
casi 2 mil 500 años, vuelven, en otro lugar, en busca de la justicia.
Calderón, en un intento de despresurizar al Movimiento, crea,
sin consensarla con las organizaciones de víctimas, la Procura-
duría de Atención a Víctimas (Províctima).
10 de junio –día de las víctimas de la guerra sucia–. Ciudad
Juárez hierve. Pero el pacto no se cumple. Los malentendidos
y cierta izquierda dura –esa, cuya ideología, hecha no de crítica
sino de consignas, vela la realidad; esa que no conoce la íntima
relación entre medios y fines; esa que en la apuesta por el todo
o nada divide y termina en el fracaso– revientan las mesas. Los
seis puntos se vuelven un galimatías de demandas absurdas. No
hay manera de controlar el desastre. Al día siguiente, en El Paso,
Texas, con la comunidad latina y las asociaciones estaduniden-
ses que nos apoyan, Emilio Álvarez Icaza y yo nos desdecimos: el
pacto no es ese conjunto de disparates que se firmó en Ciudad
Juárez, sino, como se había pactado, los seis puntos.
Hay turbulencias en el MPJD y en algunas izquierdas duras.
Pero la fuerza moral, la visibilización, el clamor de las víctimas y
el realismo de los seis puntos son más fuertes.
Volvemos. Comienzan los preparativos para el diálogo con el
Ejecutivo. Frente a un gobierno, exhibido en lo que es, el MPJD
pone sus condiciones: El diálogo será de cara a la nación, con la
prensa, los medios alternativos de comunicación, y en el Museo
de Antropología –símbolo de la génesis del hombre y de la na-
ción–. El gobierno, luego de aceptar, se desdice. El Museo de An-
tropología lo aterra. No le teme al símbolo. Su estupidez no sabe
de poesía. Es la vulnerabilidad del lugar: una explanada abierta
que –de ese tamaño son su miedo y su culpa– lo pone en riesgo.
Ofrece, como una continuación de la estupidez, el Campo Mili-
tar o el Castillo de Chapultepec. El primero es una afrenta; el se-
gundo, el símbolo del imperio. Hay tensión. Cedemos el lugar –el
Castillo, sitio no del imperio, sino de la firma de los acuerdos de
paz en El Salvador–, pero no los términos del diálogo.
24 de junio. Se abre el diálogo. Los sectores duros de la izquierda,
que no digieren el deslinde del MPJD en El Paso, lo ven con recelo.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Aunque ponderan el diálogo como el rostro de la democracia,
cuando se ejerce lo desprecian. Tienen sus razones. La historia
del país es la historia de la traición. Pero el MPJD, que es la de-
manda de las víctimas y que trata de rescatar el suelo democrá-
tico, no tiene otra opción. La deuda, a pesar de que no hemos
dejado de señalar que el Estado está podrido, es del Estado, y es
el Estado el que debe responder y reformarse.
El MPJD habla claro, duro, fuerte. Los seis puntos del pacto
fracasado siguen siendo el eje. La esquizofrenia de Calderón es
inmensa: reconoce la deuda con las víctimas, pero no lo equí-
voco de su estrategia, que continúa produciéndolas. Manotea,
levanta la voz. Pero el rostro de las víctimas y el reclamo moral
de la nación son inequívocos: el rostro de la profunda tragedia y
de la emergencia nacional que vive el país; el rostro de un Estado
fallido, roto, delincuencial y cómplice del crimen. Frente a esas
presencias, las abstracciones y los cálculos políticos se estrellan.
Se manda a hacer la Ley de Atención a Víctimas al Inacipe, se
abren mesas de trabajo con la Secretaría de Gobernación para
atender los seis puntos, y se convoca a un segundo diálogo de
seguimiento para el 14 de octubre.
Los sectores duros de la izquierda se desconciertan más. Mi
narrativa los confunde. La poesía es siempre inaudita. En un país
donde las diferencias son enemistades, el abrazo, el beso y la
entrega de un rosario al adversario es sinónimo de traición. En
vano explico a una tradición basada en el “descontón”, el insul-
to, la trampa y la violencia política –una continuación, por otros
medios, de la violencia que nos azota– mis orígenes evangélicos
y gandhianos, y mis raíces que se hunden en el lago insondable
de la mística. En vano explico el acto democrático que hay en un
beso; en vano los remito a la conspiratio de las primeras liturgias
del cristianismo, el rostro que marca, más allá del mundo griego,
la verdadera democracia. El racionalismo nos ha castrado para
entender la tradición poética.
No hay, sin embargo, ruptura, pero sí distanciamiento.
5 de agosto. Llamamos al Poder Legislativo al diálogo en el mis-
mo Castillo de Chapultepec. En vísperas de las elecciones, el
diálogo con ellos es de su parte obsequioso. Frente a lo duro del
discurso y del reclamo de las víctimas, todos quieren agradar.
Compiten entre ellos por tomar el camino de la justicia y de la
paz y mandan también a hacer una Ley de Víctimas a la UNAM.
10 de agosto. Llamamos al Poder Judicial al diálogo. Ese poder
opaco, corrupto hasta la médula, se niega. Insistimos. Aceptan,
pero lo quieren en su casa. Nos negamos. No podemos tratar a
ningún poder de manera distinta a como hemos tratado a los
demás. Las conversaciones, en medio de las mesas de trabajo
con el Ejecutivo, de la caravana que preparamos para ir al sur del
país y del segundo diálogo, se empantanan. Somos pocos, somos
pobres y no podemos darnos abasto frente a lo que se ha desen-
cadenado. Nunca logramos ese diálogo. Lo lamento. Ese poder
debe grandes explicaciones al país y a las víctimas.
1 de septiembre. El MPJD marcha hacia el sur. La Caravana del
Consuelo ahora toma el nombre “de la Paz”; 15 autobuses y 600
personas. Vamos a Guerrero, a Oaxaca, a Chiapas, a Tabasco, a la
frontera con Guatemala, a Veracruz y a Puebla, a visibilizar no
sólo a las víctimas de la guerra, sino de nuevo, en un acto de
solidaridad con el zapatismo y los pueblos indios, a las víctimas
estructurales que a partir de 1994 se visibilizaron y fueron trai-
cionadas en los Acuerdos de San Andrés Larráinzar. El desprecio
del gobierno hacia ellas es el antecedente del infierno que ahora
vivimos.
El sur es la misma desgarradura, pero es distinto. Allí, las or-
ganizaciones sociales y los pueblos son fuertes.
Sicilia y Le Barón en Cuernavaca. Tragedia en común, la misma lucha

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 69
ENSAYO
Quien ahora está molesta es la derecha que nos miraba con
distancia. A su ideología, hecha de inmensos prejuicios, le es-
panta cualquier cosa que tenga que ver con la izquierda.
Al igual que en el norte, las víctimas de la violencia llegan a
los templetes; a diferencia de arriba del país, vienen acompa-
ñadas por las organizaciones y su enorme lección de dignidad
y de vida. Son, igual que en el norte, miles. Cierta prensa, colu-
dida con la derecha y el gobierno, empieza a desmontarnos y a
atacarnos. Buscan borrarnos; buscan reducir de nuevo todo al
silencio.
Las organizaciones del sur y la izquierda pensante quieren,
sin embargo, crear a partir de ese momento un Movimiento de mo-
vimientos. No entiendo cómo piensan articularlo y creo que es un
absurdo: si el zapatismo, que es una organización profundamen-
te pensada, no pudo crear ese Movimiento de movimientos, mucho
menos nosotros, que hemos ido construyendo un movimiento
sobre el camino y a partir de la intuición. Por lo demás, aunque
tengo profundos vínculos con la teología de la liberación y, por lo
mismo, con la izquierda, hace mucho que dejé de creer en el de-
venir histórico y en el mesianismo. No creo en ninguna interpre-
tación ascendente de la historia. Para mí el reino o la democracia
están allí, donde aparecen, y no en un futuro incierto y abstracto.
Hay otra cosa. Desde el asesinato de mi hijo estoy en una coli-
sión interior. Todas mis certezas, con excepción del amor, están
rotas y me niego a asumir las expectativas de nadie. Desde que
se inició todo, trato simplemente de ser fiel a mi corazón y a lo
que la oscuridad de mi noche interior –una extraña manera de
la luz y de la poesía– me dicta; trato de mantenerme, por lo mis-
mo, en una íntima posesión de mí, de mi libertad y de mi amor.
Siento que los decepciono. Pero también siento que no me han
entendido ni saben quién soy. Creo que ni siquiera me han leído
y que, si lo han hecho, lo hicieron sin atención. Las expectativas
y las ilusiones que proyectan sobre mí no les permiten verme.
9 de septiembre. Entramos por la frontera de Ciudad Hidalgo a
Guatemala. Del otro lado del río Usumacinta, las organizaciones
de los migrantes centroamericanos nos aguardan. Vamos, en un
acto de diplomacia ciudadana, a pedir perdón a nuestros her-
manos centroamericanos por las masacres y desapariciones que
sufren en nuestro territorio. Es un señalamiento más a las in-
mensas responsabilidades del Estado y del gobierno de Calderón.
Pocos atienden el símbolo y la profundidad política del acto.
Una buena parte de la prensa no sólo lo ignora, sino que conti-
núa atacándonos.
14 de octubre. Todo está listo para el segundo diálogo con el Eje-
cutivo. Los malos entendidos, las incomprensiones, los golpeteos
de ciertas izquierdas duras y de la izquierda de López Obrador,
que pretenden tener el monopolio de la moral; los ataques de la
derecha y el desmonte que quieren hacer del MPJD, comienzan a
restarle fuerza movilizadora, pero no fuerza ni presencia moral.
Los duros del gobierno quieren también desmontarnos. Han
buscado, contra el compromiso establecido con Calderón, igua-
larnos con las organizaciones cómodas, es decir, con aquellas
que se han sometido a su juego. Nos negamos. La prensa ho-
nesta nos respalda. Me encaro con José Francisco Blake Mora, el
secretario de Gobernación: “No somos iguales a ninguna de las
organizaciones con las que quiere sentarnos. Nosotros represen-
tamos a todas las víctimas del país que ustedes han negado”. La
tensión es dura. Emilio Álvarez Icaza acuerda dos rondas. Una
con el MPJD y otra con las organizaciones que ellos quieren. Los
doblamos, pero nos hostigan. La subida al Castillo está llena de
militares disfrazados de civiles, y a la entrada un equipo de se-
guridad quiere revisar las bolsas de las víctimas e impedir que
entren con las fotografías de sus seres queridos. Detengo la en-
trada del MPJD al Castillo. La tensión crece. Emilio Álvarez Icaza
logra que bajen el nivel de hostigamiento y que las víctimas en-
tren con sus fotografías. El diálogo vuelve a ser duro, ríspido. Las
mesas que se habían establecido para dar salida a los seis puntos
no han llegado a nada y lo único que existe es la Ley General de
Víctimas.
El PRD, hijo bastardo del PRI, nos ofrece a Julián Le Barón y a
mí un par de senadurías. Las rechazamos. No sólo no han enten-
dido nada, sino que, entrampados en su reduccionismo político,
han sido incapaces de tomar la agenda del Movimiento.
Estamos cansados, desgastados, golpeados y hay poco que
hacer. Por un lado, Calderón está al final de su sexenio y, fiel a su
pequeñez moral y política, buscará salir de la misma manera en
que llegó, como un criminal: El 28 de noviembre, Nepomuceno
Moreno, quien busca a su hijo y ha mostrado al presidente su
caso, es asesinado en Hermosillo por los policías que desapa-
recieron a su hijo. El 7 de diciembre es asesinado Trinidad de la
Cruz, don Trino, en la comunidad de Ostula, y los 18 miembros
del MPJD que lo acompañan son amenazados y hostigados. El 8
de diciembre, Eva Alarcón y Marcial Bautista son desaparecidos
en Guerrero. Los diálogos, como siempre, como lo había anuncia-
do la izquierda dura, fueron una larga simulación. Por otro lado,
las elecciones están a las puertas y las organizaciones, que ha-
bían comenzado ya a desertar del MPJD, se preparan para ellas.
Se va Julián Le Barón.
Nos lanzamos a buscar la aprobación de la Ley, y yo a pro-
mover el voto en blanco. Creo que es el único acto de resistencia
civil que nos queda frente al fracaso de los seis puntos. Llamar
a la nación a no ir a las urnas es, para mí, la única manera de
presionar a los partidos a un cambio profundo que nos dé jus-
ticia y paz. Ese llamado, por lo demás, está en consonancia con
el discurso político leído el 8 de mayo: “No aceptaremos más
una elección si antes los partidos políticos no limpian sus filas
de esos que, enmascarados en la legalidad, están coludidos con
el crimen y tienen al Estado cooptado e impotente (…) Si no lo
hacen, y se empeñan en su ceguera, no sólo las instituciones se
convertirán en lo que ya comienzan a ser, instituciones vacías de
sentido y de dignidad, sino que las elecciones de 2012 serán las
de la ignominia, una ignominia que hará más profundas las fo-
sas en donde, como en Tamaulipas, están enterrando la vida del
país”. Igualmente, con el punto seis que pide una gran reforma
política. Se los recuerdo. Pero los estragos están hechos. Pocos
quieren acompañarme en ese llamado. Me acotan. La mayoría
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Los familiares. Abandonados por el Estado
70

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

70

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

quiere ir a las urnas. No entiendo esa
desmemoria y me pregunto si real-
mente entendimos, más allá de la
defensa de las víctimas, el programa
político que estábamos defendiendo
para la justicia y la paz. El Alzheimer
social es más hondo del que me ha-
bía imaginado. Me acoto y promuevo
el voto en blanco a título personal.
Pero pido al MPJD que tengamos un
último diálogo en el Castillo con los
candidatos. Hay que ponerlos de ca-
ra a sus crímenes y a sus omisiones.
Y, a la nación, de cara a la ignominia
anunciada de esas elecciones.
26 de marzo de 2012. Logramos la
aprobación de la Ley de Víctimas por
unanimidad en la Cámara, pero Cal-
derón, empeñado en pasar a la his-
toria como un criminal, la entrampa
en una controversia constitucional.
28 de mayo. Vamos al diálogo con
los candidatos. No sólo los discursos
son duros, certeros, fuertes, sino que
a cada candidato le hemos puesto
delante las víctimas que correspon-
den a los estados que sus partidos gobiernan. Sus omisiones, sus
crímenes, sus corrupciones y su estrechez política son la mues-
tra inequívoca de la descomposición y la corrupción del Estado.
Es evidente que hay que dar la espalda a las elecciones. Quien
gane –no dejo de decirlo– sólo llegará a administrar el infierno.
Es inútil. Muy pocos están dispuestos a asumir esa verdad que se
mide en muertos y desaparecidos, y se ilusionan con la idea de
que aún hay un Estado y una democracia. Se va Emilio Álvarez
Icaza como secretario de la Comisión Interamericana de Dere-
chos Humanos. Aparece el YoSoy132, que retoma parte del punto
6 del pacto fallido, y se entrampa en las elecciones.
Yo quiero evitar que al movimiento le suceda eso y, con las
personas que lo comprenden, convocamos, junto con Global Ex-
change, organizaciones de migrantes y asociaciones de izquier-
da de EU, a una caravana por ese país. Para mí y otros es claro que
la guerra y el horror que vive México tienen su contraparte del
otro lado de la frontera. Son ellos los que en 1971 crearon la gue-
rra contra las drogas; son ellos los que producen las armas que
arman tanto al Ejército como al crimen organizado; son ellos los
que en complicidad con las esferas corruptas de México lavan
dinero; son ellos también los responsables, junto con México, del
sometimiento y la destrucción de los migrantes. A los seis pun-
tos que, a pesar de la ceguera política y del fracaso, siguen siendo
vigentes, sumamos esa agenda bilateral.
12 de agosto. Una vez realizadas las elecciones que, como se ha-
bía anunciado, resultan ignominiosas y llevan a la administra-
ción del infierno al PRI y a Enrique Peña Nieto, la Caravana de
la Paz parte de Tijuana rumbo a Washington con cien personas,
la mayoría víctimas, dos autobuses y una cámper. Es la prime-
ra vez que una caravana binacional entra a territorio estaduni-
dense con demandas tan duras. El trayecto es largo: un mes de
viaje y 22 ciudades visitadas, durmiendo, al igual que lo hicimos
en las otras, en pisos de iglesias y escuelas, y alimentándonos
con la generosidad de nuestros anfitriones. A pesar de nuestros
golpes mediáticos y de nuestros diálogos con los gobiernos, pa-
ra la prensa nacional estadunidense somos nada; para México,
un show que ya no da para más y
que, junto con el de las elecciones,
ayuda al rating. Atrapados en la ig-
nominia electoral, pocos atienden
la agenda que llevamos y sus vín-
culos profundos con nuestra lucha
en México y la demanda de los seis
puntos.
12 de septiembre. Volvemos. El
cansancio, las incomprensiones,
las rupturas, el Alzheimer social y
la atomización que han generado
las elecciones obligan al repliegue.
Lo único que nos queda es que Pe-
ña Nieto, como lo prometió en el
diálogo con los candidatos, termine
con la controversia constitucional,
promulgue la Ley de Víctimas y cree
un centro de acopio de la memoria.
Yo me retiro a la comunidad del Ar-
ca, en Francia, donde están parte de
mis raíces espirituales y mi hija y mi
nieto. Necesito mirarme en la sole-
dad. Desde allá, con el Arca y otras
organizaciones no-violentas, visibi-
lizamos en la embajada de México
a dos víctimas extranjeras –Rodol-
fo Cázares y Olivier Chumy– y presionamos para que Peña Nieto
cumpla su palabra.
9 de enero. Peña Nieto promulga la Ley, asume la deuda con las
víctimas y cambia el discurso belicista. No le creemos, pero la
nobleza nos obliga a darle un año, como pidió a la nación, para
ver resultados.
28 de marzo de 2013. La realidad, como lo señalamos quienes
llamamos a no ir a las urnas, sigue siendo la misma. Los nuevos
administradores del infierno no sólo quieren volver a borrar a
las víctimas –como si su fugaz reconocimiento y la sola existen-
cia de la Ley hubiesen resuelto el problema–, sino que la guerra,
que continúa, sigue acumulándolas en un olvido ominoso. Los
muertos son ahora 100 mil, el número de desaparecidos rebasa
los 30 mil, y el de los desplazados es de casi 300 mil. Sobre sus su-
frimientos se han hecho un conjunto de reformas estructurales
cuya lógica depredadora abona al crimen.
Contra el pudrimiento y la sordera del Estado y de los par-
tidos, contra el crimen organizado que continúa balcanizando
al país y sumiéndolo en el horror, comienzan a surgir por todas
partes policías comunitarias y autodefensas. El descontento es
semejante al que hace tres años unió a la nación. Pero ahora,
como antes de aquel 28 de marzo, estamos fragmentados y mu-
chos han tomado las armas. ¿Cómo unirnos de nuevo? Esa es
la gran pregunta, cuya respuesta sólo podemos darla cuando,
dejando nuestras diferencias, volvamos a tomar desde abajo el
camino común de la justicia y de la paz. Mientras ese día llega,
nuestra vela, junto con las de miles, continúa encendida para
que las tinieblas que nos envuelven no sean absolutas.
Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San An-
drés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM
del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas
de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, li-
berar a los presos de Atenco, hacerle juicio político a Ulises Ruiz,
cambiar la estrategia de seguridad y resarcir a las víctimas de la
guerra de Calderón.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Mayo de 2011. Los inicios del movimiento
72

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

en su siglo”
“ Octavio Paz
R
i
c
a
r
d
o

S
a
l
a
z
a
r
72

1952 / 30 DE MARZO DE 2014


1952 / 30 DE MARZO DE 2014 73
CULTURA
sueños del 68 francés ignorados en las ur-
nas por el elector de a pie; la huida des-
esperada, hacia 1980, de miles y miles de
personas de los paraísos victoriosos de
Vietnam y Cuba, y un largo etcétera que
termina donde comienza, en El archipiéla-
go Gulag.
Ese testimonio, quizá, a diferencia de
las doctas disquisiciones heterodoxas
que Paz devoraba en Partisan Review o es-
cuchaba a través de Víctor Serge o Kostas
Papaioannu, escapaba a “la cárcel de con-
ceptos” del marxismo. Solzhenitsyn no
explicaba por qué había fracasado el comu-
nismo ni discutía qué clase de sociedad era
aquella según la patrología marxista. Sólo
detallaba el horror sufrido por millones
desde que los comisarios tocaban la puer-
ta en la madrugada, un horror que no per-
donó a nadie, empezando por los propios
verdugos y terminando con los héroes, que
como Solzhenitsyn mismo venían de de-
rrotar a los nazis.
Tras despedirse de Lenin (a quien le
dice adiós con un extravagante elogio de
El Estado y la Revolución que juzga anarqui-
zante) y de Trotski (muerto en contrición,
nos dice, por haber destruido a los parti-
dos revolucionarios no bolcheviques), Paz
examina, en El ogro filantrópico (1979), la
tradición cristiana eslava, antigua pero no
primitiva como Rusia misma, de Lev Shes-
tov y Vladimir Soloviev a Czeslaw Milosz y
Joseph Brodsky, comparando la excentri-
dad acrítica de los mundos ruso e hispa-
noamericano, hermanos en la ausencia de
la Ilustración. Todo ello para discrepar del
cristiano Solzhenitsyn, prefiriendo entre
los disidentes soviéticos al socialdemó-
crata Roy Medvedev y al liberal Andrei Sa-
rajov, ambos presentes en la revista Plural
tanto como Howe, lector neoyorkino de El
archipiélago Gulag: estos tres últimos más
cercanos a la tradición en la cual Paz aca-
bó por reconocerse, la de Herzen.
Del cristianismo de Solzhenitsyn, que
no encuentra dogmático ni inquisitorial,
le conmueve la búsqueda de la verdad y
el ejercicio de la caridad, virtudes que en-
contrará en José Revueltas, a quien recor-
dará como “el verdadero cristiano” de la
literatura mexicana por haber roto con el
“clericalismo marxista” y espiritualmente
superior al persignado José Vasconcelos,
quien “terminó abrazando el clericalismo
católico”.
1
CHRISTOPHER DOMÍNGUEZ MICHAEL
R
eleo El archipiélago Gulag, de
Alexander Solzhenitzin, en
busca de aquello que los
franceses llaman “el efec-
to Gulag”. ¿Por qué ese libro
fue la pieza decisiva ya no
en el desencanto sino en la execración fi-
nal del bolchevismo por tantos intelectua-
les occidentales, como Octavio Paz?
La relatoría histórica es evidente, par-
tiendo (para ya no insistir en Trotski, los
procesos de Moscú o las denuncias de la
hambruna genocida en Ucrania tras la co-
lectivización de la tierra) del XX Congreso
del partido soviético en 1956 y su denun-
cia a puerta cerrada de los crímenes de
Stalin; Budapest en aquel año y Praga en
68; Pasternak y El doctor Zivago; la inter-
nación psiquiátrica de los disidentes; el
fracaso de la ilusión rival, la China, cuyo
maoísmo resultó, en la estadística del ge-
nocidio aun más devastador que la sovié-
tica; el caso Padilla en Cuba; la suerte del
trotskismo, que como la Reforma, se dis-
persó en decenas de sectas, algunas de
ellas preocupadas en la correlación en-
tre la Revolución mundial y los extrate-
rrestres (no es broma); la disipación de los
Este lunes 31 se cumple el centenario del nacimiento
del poeta y ensayista Octavio Paz. Resulta abrumado-
ra la cantidad de actividades que prácticamente todas
las instituciones académicas y oficiales han organiza-
do para conmemorarlo. Aquí se consignan las publica-
ciones que dará a luz su casa editorial, el Fondo de Cul-
tura Económica, y se remite a los actos organizados por
el comité coordinador del aniversario, encabezado por
Conaculta. Pero también se reseña uno de los poemas
emblemáticos de Paz, Viento entero, recién aparecido en
edición facsimilar. Asimismo, se informa del homenaje
que los diputados le rindieron la semana pasada para
“desagraviarlo”. Por otra parte, a solicitud de Proceso,
el crítico literario Christopher Domíngez Michael entre-
gó un avance de la biografía que prepara para la edito-
rial Aguilar: El efecto Gulag.
74

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

el fin de su esperanza en la Revolución
de octubre–, episodio al cual acabó por
enfrentarse, según Daniel Bell, todo in-
telectual de izquierda.
5
A la casa del crítico Harry Levin, la Na-
vidad de 1974, cuando llegó Brodsky, sopló
“una ráfaga blanca y negra, como si hu-
biese entrado con los visitantes la noche
y sus torbellinos de nieve.” El poeta ruso
venía en el plan de Solzhenitsyn, lanzan-
do diatribas contra la sociedad estaduni-
dense, “su hedonismo y su vacío interior”.
A Levin le sorprendió lo mucho que apa-
recía, en Brodsky, la palabra alma, deste-
rrada de las universidades regidas por “el
cientismo, el empirismo y el positivismo
lógico” según se quejaba el ruso, alegre de
que el poeta mexicano sí lo comprendiese,
lector como era Paz de Shestov y Berdiá-
yev, los filósofos cristianos rusos. Treinta
años atrás, en la posguerra parisina, a Paz,
el romántico, le había encantado compar-
tir esas lecturas con el rumano Cioran, a
quien acaba de conocer mientras que al
Paz liberal que estaba germinando, al fin,
en Cambridge, le incomodaba que Bro-
dsky, otro grande, lo creyese de acuerdo
con él sólo por haber reconocido “un eco
de Shestov”. Paz se presentará en 1978 di-
sintiendo de los disidentes: “el regreso a
la antigua sociedad, en caso de que fuera
posible, significaría la substitución de una
ortodoxia por otra”.
6
Aunque el cuento de las dos revolu-
ciones, la rusa y la mexicana, distaba,
para Paz, de haber llegado a su desenla-
ce, es notorio que El ogro filantrópico, escri-
to desde Plural, significó para él un alivio
moral. Esa doble vida fantasmal de la dé-
cada canalla terminaba con la lectura de
El archipiélago Gulag, como había termina-
do, con el 2 de octubre, su “servidumbre
voluntaria” del ogresco y filantrópico ré-
gimen de la Revolución mexicana. Ganó
en 1977 el Premio Jerusalén de Literatura
y en la Ciudad Santa abogaría por dos Es-
tados, uno para los israelíes y otro para los
palestinos.
Ese año fue el último en que hizo su
visita anual (otoño-invierno) a Harvard,
pues en agosto se enfermó gravemente
su madre doña Pepita, de 85 años. Ya no
quiso arriesgarse a que ella sufriese un
nuevo percance estando él ausente, se-
gún le explicó por carta a Levin, su jefe
en el departamento de literatura com-
parada.
7
Las estancias en los Estados
Unidos habían aireado su universo inte-
lectual, que pese a los años de la Segun-
da Guerra en San Francisco y Nueva York,
seguía siendo hasta los setenta, muy lati-
no. Ese período le permitió alegrarse, por
ejemplo, en una carta a Perre Gimferrer,
de que los franceses al fin descubrieran
a Karl Popper, un buen tónico para que se
curaran de su ya antigua intoxicación de
hegelianismo.
8
Y desde principios de la década hizo
en Harvard amistades entrañables, como
la de la poeta Elisabeth Bishop, que se-
gún sabemos gracias a la publicación de
su exhaustivamente chismosa correspon-
dencia con Robert Lowell, al principio le
interesaba más la “glamorosa” Marie-Jo-
sé que Octavio, cuya poesía no le gusta-
ba mucho y a quien consideraba un poco
parlanchín. Esas reservas desaparecieron
pronto y en 1974 considerara a los ma-
ravillosos Paz “un par de soles en mi de-
primente cielo”. En 1975, Bishop visitó
México invitada a Cuernavaca por los Paz
y apareció con él en un programa de TV
junto con Alvaro Mutis, Brodsky y el poeta
yugoeslavo Vasko Popa.
9
Tenía, desde el 1 de diciembre de 1976,
una revista propia, independiente: Vuelta,
y fue libre hasta de enfermarse de cierta
gravedad. En febrero de 1977, tras descu-
brir que orinaba sangre, se le extirpó un
tumor maligno en el riñón acaso relacio-
nado con el cáncer en los huesos que lo
mató casi veinte años después. Según le
contó a Donald Sutherland, camino del
quirófano se consoló pensando en Plo-
tino;
10
ante la cercanía de la muerte en
Octavio siempre imperó el pagano. Pero a
mediados de marzo ya estaba recuperado
y tenía ánimo para continuar su corres-
pondencia con Gimferrer, con quien es-
taba preparando la edición de 1979 de su
Obra poética en Seix Barral:
“La famosa convalecencia que uno
tiende a idealizar pensando en las de la
infancia –el sol tibio entrando por la ven-
tana, el lento despertar del cuerpo, el so-
ñar con los ojos abiertos y el sueño sin
sueños– es bien distinta a la crudeza
postoperatoria.”
Incómodo, víctima por primera vez de
una operación seria, le decía al amigo ca-
talán, “el aburrimiento del enfermo es algo
así como la acedia de los monjes –inmovi-
lidad del cuerpo y agitación del espíritu”.
11
“Además, no todo es negro y hay mo-
mentos magníficos” como dormir bien
(“¿Por qué diablos los clásicos compara-
ron el sueño con la muerte? Los román-
ticos tenían razón: el sueño es la otra
vida?”); “oír –pero realmente oír– un poco
de música, sobre todo del siglo XVIII”; leer
cuentos fantásticos chinos.
12
Tres años después, en 1980, Octavio
y Marie-José se cambiaron de departa-
mento, en el misma colonia Cuauhtémoc
contigua al emblemático Ángel de la Inde-
pendencia, del 143-601 de la calle de Río
Lerma a Paseo de la Reforma 369-104, es-
quina con Río Guadalquivir. Estrenaron
A Paz, de Solzhenitsyn, “el valeroso y
el piadoso”, le molesta su ignorante arro-
gancia, hija de “cierta indiferencia impe-
rial, en el sentido lato de la palabra, ante
los sufrimientos de los pueblos humilla-
dos y sometidos de Occidente”. Lo cual
me lleva a unas líneas poco citadas del
Octavio pagano y anticlerical, las cua-
les algunas pocos, quizá, suscribimos,
cuando se detiene y dice disentir de Sol-
zhenitsyn porque, en realidad, “los cris-
tianos no aman a sus semejantes. Y no
los aman porque nunca han creído real-
mente en el otro. La historia nos enseña
que cuando lo han encontrado, lo han
convertido o lo han exterminado.” En la
esencia de los cristianos, “como entre sus
descendientes marxistas, percibo un te-
rrible disgusto de sí mismos que los hace
detestar y envidiar a los otros, sobre todo
si los otros son paganos”, lo cual sería la
“fuente psicológica” de todas las inquisi-
ciones y crímenes que comparten cristia-
nos y marxistas.
2
Ese mismo Octavio descreído y agnós-
tico agregaba, un poco antes, que quienes
creyeron de buena o de mala fe en el comu-
nismo cometieron algo más que “meros
errores o fallas en nuestra facultad de juz-
gar. Ha sido un pecado, en el antiguo sen-
tido religioso de la palabra: algo que afecta
al ser entero. Muy pocos entre nosotros po-
drían ver frente a frente a un Solzhenitsyn
o a una Nadezhda Mandelstam. Ese pecado
nos ha manchado y, fatalmente, ha man-
chado también nuestros escritos. Digo esto
con tristeza y con humildad”.
3
Para paliar esa tristeza, en ese mismo
número de Plural, el 30, Paz no sólo publi-
caba su primer ensayo sobre Solzhenitsyn
sino “Aunque es de noche”, aquel poema
que dice “Alma no tuvo Stalin tuvo histo-
ria”.
4
Creo entender por qué entre quie-
nes consideran ocasionales las ideas
políticas de Paz y condenadas a desapa-
recer, sus páginas de prosa menudean al-
gunos de ellos queridos amigos míos, los
hombres de izquierda, justo aquellos que
parecen reconocer haber errado y fallado
pero no haber cometido pecados. Insisto:
sin Trotski y sin Stalin y sin Zapata, la poe-
sía de Paz, a mí, me sería irreconocible.
No sólo la lectura de El archipiélago
Gulag hizo creer a Paz que cerraba un
capítulo, sino fue decisivo un encuen-
tro personal, con el poeta y disidente
soviético Brodsky, que ganaría el Pre-
mio Nobel de Literatura tres años antes
que él. Al fin podía abrazar, en Brodsky,
a un disidente soviético de carne y hue-
so. Para Enrique Krauze aquello fue, para
Paz, uno de sus Kronstadt –la represión
bolchevique de los marinos anarquis-
tas en 1921 que para muchos simbolizó

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 75
CULTURA
1 Octavio Paz: Obras completas III. Genera-
ciones y semblanzas. Dominio mexicano. Sor
Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe,
Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores.
Barcelona, 2001, p. 475.
2 Paz, Obras completas, VI. Ideas y costumbres.
Usos y símbolos. La letra y el cetro, Galaxia
Gutenberg/Círculo de lectores, p. 208.
3 Ibid., p. 207.
4 Paz: Obras completas, VII. Obra poética
(1935–1998), Galaxia Gutemberg/Círculo de
lectores, Barcelona, 2004, pp. 731-733.
5 Enrique Krauze: Redentores. Ideas y poder en
América Latina, Debate, México, 2011, p. 247.
6 Paz: Obras completas, VI. Ideas y costumbres.
La letra y el cetro. Usos y símbolos. Op. cit.,
pp. 260–262.
7 Jaime Perales Contreras, Octavio Paz y su
círculo intelectual, ITAM/Ediciones Coyoa-
cán, México, p. 264.
8 Paz, Memorias y palabras. Cartas a Pere Gi-
mferrer 1966–1997; Seix Barral, Barcelona,
1999, p. 155.
9 Elizabeth Bishop/Robert Lowell: Words in
Air. The Complete Correspondence. Edi-
ción de Thomas Travisano y Saskia Hamil-
ton, Farrar, Strauss & Giroux; Nueva York,
2008, pp. 699, 706, 717, 768 y 781
10 Perales Contreras: Octavio Paz y su círculo
intelectual. Op. cit, p. 265.
11 Paz: Memorias y palabras. Cartas a
Pere Gimferrer 1966–1997. Op. cit., pp.
146–147.
12 Ibid, pp. 147-148 y 155.
un espacioso departamento con un patio
interior que aislaba la biblioteca del resto
de la casa. Hasta la fecha allí es donde se
conservan los libros de Paz.
Entre la renuncia a la embajada en
Nueva Delhi en octubre de 1968 y la pu-
blicación de El ogro filantrópico en febre-
ro de 1979, Paz había sido ese “peregrino
en todas partes”, como lo llamó su leal
adversario Carlos Monsiváis. Por su pa-
tria había peregrinado, yendo en viaje
poético a la memoria del joven que fue
y demostrando la energía pública de la
que era capaz no sólo el director de Plu-
ral sino, por primera vez en la historia de
México, un poeta.
El peregrino miraba de frente al ogro.
1952 / 30 DE MARZO DE 2014 75
ARMANDO PONCE
L
a carta, enmarcada, protegida por un
cristal, está a la vista de la acogedora,
cómoda, bien surtida y muy visitada bi-
blioteca del Colegio Williams, donde Octavio
Paz concluyó su primaria en los años 20.
Proceso recorre el magnífico edificio ba-
jo la conducción de su director académico, el
licenciado Juan Williams Muldoon, y por la di-
rectora de Difusión Cultural, Oralia Castillo Ná-
jera. Era la casa de campo del ministro de Ha-
cienda de Porfirio Díaz, José Ives-Limantour.
En 1899 se fundó la escuela.
Como Paz no escribió una biografía, Gui-
llermo Sheridan y Gustavo Suárez Jiménez hi-
cieron un montaje en base a recuerdos del
poeta que publicaron en 1994, titulado “Octa-
vio Paz por él mismo. 1014-1924”. Ahí se lee:
“Una tarde, al salir corriendo del colegio,
me detuve de pronto; me sentí en el centro del
mundo. Alcé los ojos y vi, entre dos nubes, un
cielo azul abierto, indescifrable, infinito. No su-
pe qué decir: conocí el entusiasmo y, tal vez, la
poesía.”
El 12 de marzo de 2003, a cinco años del
fallecimiento de Paz, su viuda Marie-José, co-
mo consignó Columba Vértiz en Proceso, fue
invitada por la escuela en un homenaje para el
cual los alumnos participaron en un concurso
donde le dedicaron poemas. Incluso se instau-
ró una beca con el nombre del poeta. Ahí la se-
ñora Tramini contó que el niño Paz no pudo se-
guir en la secundaria Williams debido a la falta
de recursos.
En 1995, el exalumno, ya de 81 años, ha-
bía sido invitado para una ocasión similar,
pero no pudo asistir. El 20 de septiembre en-
vió entonces la carta que los directivos en-
señan con orgullo, membretada en su parte
superior con su dirección, Paseo de la Re-
forma 169-104, 06500, México, D.F.:
A los alumnos del Colegio Williams
Queridos amigos:
Una repentina indisposición me impide es-
tar con ustedes este día. Lo siento muchísimo.
¡Cómo me hubiera gustado recorrer con uste-
des y sus profesores los salones de clase y los
campos deportivos de mí viejo y amado Cole-
gio Williams!
Sus cartas y sus mensajes me han con-
movido. Vienen de muy lejos, de mi niñez y de
mi adolescencia… y vienen de muy cerca, del
edificio del Colegio Williams, que no ha cam-
biado de sitio desde hace más de medio siglo.
Allá estudié, como ustedes ahora, la aritmé-
tica, la geometría, la gramática, la historia de
México y la del mundo. También aprendí a ju-
gar footbol y basquetbol. Recuerdo con emo-
ción a mis maestros, al profesor De la Mora, al
profesor Saucedo; también al de inglés, el se-
ñor Vega y al más popular de todos, Charley
Williams, nuestro iniciador no sólo en el saber
de los libros sino en el de los deportes. Tam-
bién recuerdo a nuestro querido Director Jo-
hnny Williams, una persona que supo hacerse
estimar y que logró algo aún más difícil: hacer-
se querer. En el Colegio Williams aprendimos
a adiestrar nuestras mentes y nuestros cuer-
pos. Aprendimos asimismo algo más precio-
so: a cultivar al alma y fortificar el carácter. Así
comenzamos, como ustedes ahora, ese lar-
go aprendizaje que no termina nunca: el de ser
hombres y mujeres cabales.
Con estas líneas les envío un abrazo y mis
mejores augurios,
Octavio Paz
Carta a los alumnos
del Colegio Williams
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Orgullo del plantel
76

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

viento entero
RAFAEL VARGAS
L
as ediciones facsimilares tie-
nen siempre un aire de reli-
quia: son, sin serlo, objetos
venerables. Para quienes no
podemos darnos el lujo de
padecer esa costosa adicción
llamada bibliofilia, el facsímil es nuestra
oportunidad más cercana de tener entre
las manos maravillosos y raros ejemplares
de obras legendarias, como el Perseo venci-
do, de Gilberto Owen, que el Instituto Na-
cional de Bellas Artes reprodujo hace diez
años siguiendo en todo la edición hecha
en 1948 por la peruana Universidad de San
Marcos, o como Muerte sin fin, de José Go-
rostiza, cuya primera edición (realizada por
Rafael Loera y Chávez en 1939) fue dupli-
cada fielmente por la Secretaría de Relacio-
nes Exteriores en el 2001.
Quizá no a todo mundo le parezca ne-
cesario o importante conocer ese tipo de
obras como las conocieron sus primeros
lectores, pero quienes ade-
más del aprecio por la obra
en sí –el contenido– sien-
ten curiosidad e interés
por la historia de esa obra
y desean ver cuáles eran
sus características físicas
–el continente–, saben que
la edición facsimilar es un
modesto tesoro, pero te-
soro al fin y al cabo.
Ahora el Consejo Na-
cional para la Cultura y
las Artes pone a circular, por medio de su
Dirección General de Publicaciones, un fac-
similar de Viento entero, el poema con el que
Octavio Paz celebró su reencuentro con
Marie-José Tramini en 1964, después de lo
que parecía una separación definitiva.
Paz conoció a Marie-José en 1962, en la
India, durante una recepción diplomáti-
ca. Hubo una poderosa corriente de atrac-
ción entre los dos. Ella era muy joven, pero
ya era esposa de un funcionario de la em-
bajada francesa. Volvió con su marido a
Francia sin dejar a Paz el menor dato de su
paradero.
Pasó el tiempo. En un breve viaje a París
para arreglar asuntos en la editorial Galli-
mard, él se alojó en el Hotel Pont-Royal, en
el número 7 de la calle Montalambert. Pa-

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 77
CULTURA
sible. En aquellos años Kabul, por ejem-
plo, era una ciudad cosmopolita, en la que
una tienda de ropa británica como Marks &
Spencer tenía cabida. Cincuenta años más
tarde Kunduz se había convertido en un
bastión talibán.
De cualquier manera, aun entonces,
aun en la calidad de embajador que Paz
ostentaba, un viaje de esa naturaleza era
arriesgado, y dice mucho del espíritu au-
daz de la pareja, que como ocurre a todos
los viajeros también enfrentaron momen-
tos de angustia.
Mientras transitaban por una de esas in-
creíbles carreteras que los afganos han tra-
zado al borde de algún desfiladero –como la
de Jalalabad– en las que la belleza del paisa-
je va aparejada con la peligrosidad del ca-
mino, el auto se descompuso, y se quedaron
varados un largo rato. Su situación era de-
licada, no sólo porque corrían el riesgo de
ser asaltados, sino porque en la región la
temperatura baja tanto por la noche que
quien queda a la intemperie puede sufrir
indeciblemente.
Tras unas horas apareció un camión
con una veintena de hombres. Marie-José
se ocultó donde pudo y los hombres ayu-
daron a echar a andar el coche. “Llegaron
cantando. Cantando ayudaron a arreglar
el carro y cantando se fueron”, recuerda
Marie-José. Por fortuna, toparon con gen-
te noble.
Ese espíritu de vitalidad y audacia
permea el poema, que abre nuevas pers-
pectivas en la obra de Paz. No por el uso
simultáneo de tiempos y planos, recurso
que ya había empleado en Himno entre rui-
nas (siguiendo al Guillaume Apollinaire de
“Zona”, que de un verso a otro pasa de una
calle de París a un mercado de Marsella a
una posada de Praga, y al José Juan Tablada
de “Nocturno alterno”, que funde median-
te una sola luna la noche de Nueva York y
la de Bogotá), sino por la amplitud y hondu-
ra de la mirada que despliega para asir una
realidad distinta, tan distinta de él como la
mujer con la que viaja y a la que contempla
hechizado, idéntica al paisaje, alma, motor
del mundo. Es la mirada con la que comien-
za a gestarse otro de los más célebres poe-
mas de Paz: Blanco.
Con absoluto tino señala Guillermo
Sucre que Viento entero es un “Libro de la
fascinación y también de una felicidad
profunda: traduce una suerte de mística
del cuerpo y del lenguaje, del espacio y del
tiempo.”
2
El facsimilar que ahora se pone al al-
cance de los lectores reproduce el ejemplar
número 27 de un total de 197 ejemplares
impresos en octubre de 1965. Si se consi-
dera que buena parte de ellos circuló fuera
de México, entre amigos europeos, asiáti-
cos, latinoamericanos y estadunidenses de
Octavio y Marie-José Paz, es fácil calcular
que sólo la mitad o menos llegó a nuestro
país, y que hasta ahora poquísimas perso-
nas han tenido la suerte de ver la hermo-
sa edición de 24 páginas impresa con tipos
Perpetua de 24 puntos que él preparó con
la colaboración de Om Parkash, propietario
de The Caxton Press.
Acompañan la reproducción del libro
cuatro textos: una “Nota general” de Paz
acerca del poema (bastante distinta de
las notas que redactó cuando Viento ente-
ro se incluyó en el conjunto de Ladera Este),
descubierta por Eliot Weinberger entre los
papeles del poeta Paul Blackburn
3
y pre-
sentada por el propio Weinberger (constan-
te y siempre acertado traductor de Paz); un
extenso y bien informado ensayo de Con-
rado Tostado –“Jardines para Viento entero–
que sitúa muy bien el poema dentro de la
trayectoria vital de Paz y explica de manera
detallada muchos puntos cuya compren-
sión permite disfrutar mejor el poema, y
un epílogo de Eduardo Vázquez Martín en
el que hace un sucinto recuento de la bio-
grafía de Paz.
Aunque quizá Viento entero no es uno de
los poemas que la crítica considera entre
las cimas de la obra de Octavio Paz, es un
poema de veras entrañable, lleno de luz y
color, de versos maravillosos como
Hoy comienza el verano
Dos o tres pájaros
Inventan un jardín
que han de acompañar al lector de ma-
nera definitiva. ¿Es exagerado decir que se
trata de una epifanía? Cuando uno lo lee
siente que sopla en la página el viento en-
tero de la poesía.
_______________________
1 Según lo asienta Eusebio Rojas Guzmán
en Reinvención de la palabra (La obra poé-
tica de Octavio Paz), Costa Amic Editores;
México, 1979, p. 22.
2 Guillermo Sucre: “La fijeza y el vértigo”,
pp. 47-72, Revista Iberoamericana, núm.
74, enero-marzo de 1971; Universidad de
Pittsburgh, Pennsylvania, EE.UU. El ensa-
yo de Sucre es una de las mejores lecturas
del conjunto de poemas que Paz escribió
inspirado por la India.
3 Paul Blackburn (1926-1971) hizo una ex-
celente versión en inglés de Viento entero,
y su traducción del título es también muy
buena: Wind From All Compass Points.
gaba la cuenta de su alojamiento en la re-
cepción del hotel cuando volvió la vista y, a
través de uno de los ventanales, vio pasar
a Marie-José. La alcanzó en la calle. Ambos
vieron en ese azar un signo definitivo. La
fatalidad de la atracción dio paso a la liber-
tad de la elección. Ella se divorció, regresó a
la India y no volvieron a separarse.
Pero ése es sólo uno de los hechos que
el poema celebra.
“Viento entero” es un término maríti-
mo para referirse a cualquiera de los cuatro
vientos correspondientes a los puntos car-
dinales (norte, sur, este, oeste) o a uno de
los cuatro puntos intermedios entre estos
(noreste, noroeste, sureste y suroeste). Son
vientos que soplan con fuerza e hinchan
las velas y ayudan a que las naves lleguen
a buen puerto. En este caso cabe conjetu-
rar que el viento entero al que Paz alude en
el título es el que llega desde el Este y lleva
a la pareja de amantes que protagoniza el
poema en un viaje que comienza con la sa-
lida del sol en el oriente (la luz que acaba de
nacer) hasta el crepúsculo (“soles destaza-
dos”) y la “noche de yerbas que andan so-
bre los muertos”.
Todos los espacios y los tiempos con-
viven en el poema de manera simultánea.
Los siglos XVIII, XIX y XX. Los amantes se
encuentran al mismo tiempo en Asia y en
Europa. El poeta que escribe es un hombre
enamorado, azorado ante el mundo y un
niño que sueña.
Ese viaje los hace atravesar juntos “los
cuatro espacios los tres tiempos”, como
dice uno de los versos, siempre sobre el eje
de una misma fecha: el 21 de junio, solsti-
cio de verano en el hemisferio boreal, “día
del comienzo”, propicio para el matrimo-
nio y la fertilidad, en que se disfruta del
mayor periodo de luz del calendario, mo-
mento especialmente apto para cosechar
la miel de las colmenas, tras el cual el pri-
mer plenilunio es llamado, por extensión,
“luna de miel”.
Se ha dicho muchas veces, con razón,
que Paz fue un gran viajero.
Viento entero es fruto de un viaje por ca-
rretera desde Nueva Delhi a Kabul, capital
de Afganistán, y de allí hasta Kunduz, ciu-
dad al norte de ese país, cerca de la frontera
con Tajikistán.
1
Un total de dos mil seis-
cientos kilómetros (ida y vuelta) que Octa-
vio Paz y Marie-José recorrieron a solas. De
acuerdo con las fechas que Paz apunta al
final del poema (del 21 de junio al 6 de ju-
lio de 1965) el poema fue redactado a lo lar-
go de quince días en el trayecto de Kabul a
Kunduz (trescientos kilómetros).
Hoy una jornada similar sería impo-
78

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

El jueves 20 la Cámara de Diputados ofreció un homena-
je en memoria de Octavio Paz al que asistió su viuda, Ma-
rie-José Tramini. Ella y los diputados oradores menciona-
ron que tal homenaje era un “desagravio”. ¿Desagravio
de qué?, fue la pregunta que se escuchó en el ámbito cul-
homenaje,
Inútil el
inútil el desagravio:
Armando Bartra
gg
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 79
CULTURA
1952 / 30 DE MARZO DE 2014 79
CULTURA
JUDITH AMADOR TELLO
Y ARMANDO PONCE
S
i bien breve, el discur-
so de Marie-José Trami-
ni durante el homenaje
que la Cámara de Diputa-
dos rindió al poeta Octa-
vio Paz el pasado jueves
20 de marzo, con motivo del centena-
rio de su nacimiento a celebrarse este
lunes 31, fue categórico:
“Hoy se le desagravia”, subrayó la
viuda del autor sin precisar el agravio
al cual se refería.
Incluso Rafael Tovar y de Tere-
sa, presidente del Consejo Nacional
para la Cultura y las Artes (Conaculta)
–a quien algunos medios atribuyeron
las palabras–, no pudo dar pormeno-
res cuando la prensa le preguntó al fi-
nal del acto si acaso Paz necesitaba un
desagravio:
“Yo creo que es algo muy personal
de Marie-Jo respecto a los recuerdos
que tenga en este tema de las palabras
de Octavio Paz y el modo en que ella lo
contempla.”
El funcionario leyó el discurso de
Tramini debido a una indisposición en
la garganta, en el cual ella asentó que
el poeta y ensayista “apostó por la plu-
ralidad y el contrapunto y esa decisión
JUDITH AMADOR TELLO
S
i bien aclara que Marie-José Trami-
ni es quien debe aclarar a qué agravio
se refirió en su discurso en el homenaje
a Octavio Paz en la Cámara de Diputados, el
escritor y editor Ricardo Cayuela, director ge-
neral de Publicaciones del Consejo Nacional
para la Cultura y las Artes (Conaculta) y coor-
dinador del programa conmemorativo del cen-
tenario del poeta, descarta que fuese por sus
discrepancias con la izquierda:
“No creo que tenga que ver con eso, pero
quien tiene que responder es Marie-Jo. Ese
discurso lo escribió Marie-Jo y lo dijo en boca
de Rafael Tovar (presidente del Conaculta),
porque ella no podía hablar. Creo que lo sano,
lo lógico es que cualquier discusión de esas
palabras le corresponda a Marie-Jo, yo no soy
su vocero ni su intérprete.”
En la Cámara se ponderó también la idea de
que se reivindicaba la figura del poeta y ensayista
como un hombre que luchó por la democracia y
defendió la pluralidad. Se le pregunta a Cayuela
si en su opinión hubo algún agravio:
“Yo creo que hubo incomprensión de la di-
mensión de su osadía intelectual. Y eso es in-
evitable en alguien que está tan avanzado, si
uno lee hoy sus opiniones –incluso las más po-
lémicas– descubre hasta qué punto estaban
equivocados sus polemistas y no él.”
Cita como ejemplo el discurso de Frankfort
de 1984 cuando le dan el Premio de la Paz los
libreros alemanes:
“Él le pide a Estados Unidos que no inter-
vengan Centroamérica y le pide a los sandi-
nistas que se abran al diálogo y convoquen a
elecciones. ¡Dime qué está mal de eso! Y sin
embargo en su momento, significó incluso ma-
nifestaciones, que se hiciera un monigote con
su rostro y se le prendiera fuego en el Paseo de
la Reforma.
“También era una época de una gran pola-
rización, y cuando uno lee a Paz hoy, a la luz de
esa época, descubre que los extremos y la vio-
lencia ideológica estaba fuera de los textos de
Paz, no en Paz.”
En Cayuela recae la responsabilidad de
coordinar el programa general conmemorativo
del centenario del poeta, dado a conocer hace
ya un mes en el Palacio de Bellas Artes, y en
el cual participan diversas instituciones como
el Conaculta, El Colegio Nacional, el Fondo de
Cultura Económica y la Secretaría de Cultura
de la Ciudad de México.
En entrevista con Proceso en sus oficinas
de Paseo de la Reforma, el exjefe de re-
dacción de la revista Letras Libres desde su
fundación en 1999 hasta diciembre de 2012,
destaca que las conmemoraciones tienen
como fin honrar la memoria de Paz y no hacer
“algo grandilocuente, marmoleo, sino al servi-
cio del festejado, de su obra, de su legado, de
su lectura y no de los políticos que organiza-
mos el centenario. Eso me parece muy impor-
tante y siento que vamos muy bien”.
A decir suyo los dos eventos más fuertes
hasta hoy han sido en la Cámara de Diputados,
el pasado jueves 20 de marzo, y la presen-
tación del libro Octavio Paz. Itinerario crítico.
Antología de textos políticos, compilado por
Armando González Torres, y la inauguración
del Auditorio Octavio Paz en la de Senadores:
“Los diputados se declararon en sesión so-
lemne y se le rindió un homenaje. La idea fue
que la pluralidad por la que tanto luchó Paz tuvo
un punto de acuerdo, ese punto de acuerdo fue
celebrar el centenario de Octavio Paz. Es decir
que los siete grupos parlamentarios se sumaron
al festejo y eso me parece muy valioso.
“Paz luchó mucho por la democracia de
este país, y por hacer efectivo el título de su
célebre revista Plural y entonces fue como si se
cerrara un círculo virtuoso, como una especie
de punto de reencuentro entre la pluralidad de
México y quien más había luchado por ella.”
Consulte las actividades del programa
conmemorativo, en www.octaviopaz.mx/
No es un homenaje
petrificante: Cayuela
A
r
t
u
r
o

L
ó
p
e
z
Cayuela. Al frente de la comisión
80

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

80

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

ROBERTO PONCE
A
80 años de la fundación del Fondo de
Cultura Económica (FCE), y para con-
memorar el centenario de Octavio Paz
el lunes 31 de marzo, día de su nacimiento, se
presentarán al mediodía en la Unidad de Se-
minarios Jesús Silva Herzog del FCE volúme-
nes honrando al Nobel mexicano, de los cuales
destacan las 220 páginas Al calor de la amis-
tad. Correspondencia 1950-1984 con más de
60 cartas que intercambiaron Paz y José Luis
Martínez, director de dicha casa editorial entre
1977 y 1982, para Tezontle.
“Es José Luis Martínez carteándose con
Octavio Paz, fundamentalmente con textos de
Paz muy diversos que van desde una postal o
un telegrama y la redacción propia de esos es-
pacios, hasta cartas más personales e incluso,
documentos oficiales”, señala en torno a esta
novedad literaria Tomás Granados Salinas, ge-
rente editorial del FCE y responsable de La Ga-
ceta, cuyo número 519 de este mes apareció el
jueves 27 dedicado al poeta en su integridad.
“Lo interesante para el libro, yo creo, es
que se dan como todas esas bambalinas de
los hombres públicos y en ningún caso hay
aquí una revelación inesperada; pero muestran
cómo se van cocinando proyectos, se tejen
complicidades, se recomiendan actividades
como desde publicar el libro de algún conoci-
do, reeditar otro, organizar una exposición, ese
tipo de cosas. Hay ciertos temas recurrentes
sobre el tiempo para escribir, sobre lo que se
está publicando en México.”
Llama la atención el tono de camaradería
“pues bromean entre ellos, y José Luis Martí-
nez dice en cierto momento que se siente feo;
Paz lo chulea, le responde que es la opinión
frecuente que tienen las mujeres cuando ha-
blan de José Luis Martínez, tienen esos guiños,
por mencionar sólo uno...
“Otro tema que aparece un par de veces
es el divorcio de Paz con Elena Garro… A mí lo
que más me gusta es que Paz fuera de México
estuviese tan informado de la producción lite-
raria y estimulando acciones acá… Cuando se
publica un libro de Carlos Monsiváis, Paz hace
un elogio en tres líneas diciendo que ha naci-
do un gran crítico, cosas así…Y hay una bonita
carta de la cual desearía citar un fragmento, fe-
chada el 6 de junio de 1968, cuando Paz elogia
la narrativa del momento”:
Los poetas jóvenes no han sido insensibles
a las conquistas de la novela. La poesía cuen-
ta, relata, más exactamente, presenta en una
forma que no es esencialmente distinta a la de
la novela, fusión de géneros… Fuentes y antes
Rulfo representan un cambio radical. Son los
primeros que conciben a la novela como un or-
ganismo verbal regido con leyes propias aun-
que análogas a los del poema lírico.
Granados ríe.
“Es la vida cotidiana de dos amigos que
tienen preocupaciones comunes. Este libro se
publica por primera vez, aun cuando quizá se
hayan reproducido por ahí cartas dispersas;
pero para nosotros se dan como en un aniver-
sario doble pues como estamos festejando los
80 años del FCE, ahí tenemos también a José
Luis Martínez (cuyo cargo al frente de la afama-
da casa editorial mexicana ocupa ahora José
Carreño Carlón).”
…Y otras sorpresas
FCE presentará asimismo el lunes 31 Tam-
bién soy escritura. Octavio Paz cuenta de sí,
para la colección Vida y Pensamiento de Méxi-
co, primera edición de 128 páginas que Tomás
Granados Salinas valora así:
“Quisiera verlo como libro inesperado. La
idea surge de un primer experimento que hi-
zo Guillermo Sheridan cuando dirigió la Funda-
ción Octavio Paz, mientras la hubo. Sheridan,
quien también tiene varios libros sobre Paz,
realizó un experimento que resultó afortunado:
“Cortando y pegando textos autobiográfi-
cos o de sus conversaciones para la prensa y
le costó que los poderes lo miraran con re-
celo, que no supieran qué hacer con sus
disensos y su defensa de la libertad”.
“Hoy –agregó– se le honra en la Cáma-
ra de Diputados y el círculo se cierra: su voz
puede sonar aquí y allá como la del indivi-
duo libre y valiente que siempre fue.”
Los discursos de los diputados fue-
ron en el mismo sentido. La presidenta
de la Comisión Especial para Conmemo-
rar el Centenario del Natalicio de Octavio
Paz, Sonia Rincón Chanona, llamó al ho-
menaje una reivindicación del poeta, “que
ejerció la crítica sin concesiones, sin im-
portarle que sus cuestionamientos pro-
vocaran la reacción de los fanáticos”. Y
enfatizó que el poeta “no fue defensor del
régimen político, por el contrario, fue au-
tor de las más severas y profundas críticas
al autoritarismo, a las prácticas patrimo-
niales…” y que “no titubeó para poner en
juego todo su prestigio literario y su auto-
ridad moral para criticar al régimen y des-
encadenar la democracia en México”.
Por su parte, el presidente de Nueva
Alianza, Luis Castro Obregón, celebró que
las etiquetas que le pusieron, como ser “in-
telectual de la derecha” o “defensor del régi-
men”, “han caído con el peso de la historia”.
Las reacciones en el medio cultural no
se hicieron esperar, pero prácticamente
no trascendió a la prensa. El lunes 24 en
el diario Excélsior, el periodista Humberto
Musacchio tituló su columna justamente
“¿Desagravio?”, cuestionó que Paz hubiera
sido agraviado, y puso en tela de juicio la
aseveración respecto de su apuesta por
la libertad. En su opinión nada hay más le-
jos de la realidad pues Paz combatió des-
de joven y en forma poco comedida las
ideas que no estuvieran de acuerdo con
las suyas. Enumeró varios ejemplos de los
“agravios que –él sí– propinó tan injusta-
mente”, entre ellos:
El caso Rubén Salazar Mallén de 1937, la
“soez intolerancia” contra Gregorio Selser,
las descalificaciones a Elías Trabulse, Jorge
Alberto Manrique, Edmundo O’Gorman…
Y discrepó acremente con la idea de
que los poderes miraron a Paz con recelo:
“¿A él, a quien llenaron de honores
y de dinero? Recuérdese el generoso
financiamiento de la entonces naciente
Fundación Octavio Paz, a la que Ernesto
Zedillo lambisconamente entregó la Casa
de Alvarado y 12 magnates de la iniciativa
privada le entregaron un millón de dólares
por cabeza. Ésos son los hechos.”
Pleitos
¿A qué agravio pudo referirse Marie-
José Tramini? ¿tal vez a la negativa de
los diputados, a 10 años de la muerte
del poeta, en 2008, a que su nombre se
inscribiera en letras de oro en San Lázaro?
la propuesta venía de los panistas.
En los corrillos se manejó si fue la que-
ma de su efigie en la marcha de octubre de
1984 frente a la Embajada de Estados Uni-
dos, en protesta tras aquel famoso discur-
so ante los libreros de Francfort, Alemania,
cuando condenó al régimen sandinista en
Nicaragua; ello como como parte de su
continua discrepancia con la izquierda,
Los 100 años de Paz
en los 80 del Fondo de Cultura
80

1952 / 30 DE MARZO DE 2014


1952 / 30 DE MARZO DE 2014 81
CULTURA
1952 / 30 DE MARZO DE 2014 81
CULTURA
con poemas de Paz, trató de contar su vida co-
mo si fuera OP quien hiciera un recuento auto-
biográfico en unas cuantas cuartillas. Ya des-
pués Julio Hubard multiplicó ese experimento
y logra una ‘autobiografía falsa’ porque Paz
nunca escribió su autobiografía; pero este li-
bro se lee como si lo fuera. Es un libro realmen-
te sabrosísimo…”
–¿Qué siente el FCE al tener en casa a un
tótem literario como Paz?
–Siguiendo la figura del tótem, hay que te-
nerle devoción pero al mismo tiempo, un ra-
zonable desenfado. Yo quisiera y esa es mi in-
tención personal, desde luego, que no nos
quedemos con la escultura pública del escritor,
sino con el hombre de letras, con su escritura.
Es una gran responsabilidad y hay que ser muy
serios, pero ojalá podamos gozar sobre todo lo
que escribió Paz.
“Este libro de ‘la autobiografía falsa’ pre-
senta a un Paz que es mucho menos la imagen
pública que solemos tener de él; para decirlo
de un modo común: es el Paz humano, el señor
que escribía poemas, más que ese tótem.”
Los demás volúmenes son: la reedición
de los dos primeros tomos de ocho con sus
Obras completas para Letras Mexicanas del
FCE (“más accesible y como objeto, mucho
más manejable; más ligera, menos voluminosa
y además, más barata”) y un par de libros que
Granados califica de “hermanitos”: La compi-
lación Las palabras y los días. Una antología in-
troductoria para la Colección Popular del FCE,
y Una introducción a Octavio Paz en Breviarios,
de Alberto Ruy Sánchez.
–¿Es Octavio Paz un best seller?
llamativa, irrepetible, envidiable en ocasiones;
porque qué bueno que salga un billete de lote-
ría, pero esto es lo de menos. Que la gente se
tope con Paz porque lo lee, ¿no?”
En sus 80 años de vida, el FCE continuará
publicando novedades literarias del Nobel de
Mixcoac, como la iconografía de Paz por Ra-
fael Vargas (http://www.fondodeculturaecono-
mica.com/subdirectorios_site/libros_electro-
nicos/Gacetas/mar_2014/files/mar_2014.pdf).
Además de los homenajes oficiales en México,
España realizará con nuestro país actividades
en el centenario a lo largo del año (ver progra-
ma completo en red: http://ep00.epimg.net/de
scargables/2014/03/21/46a1f5fa878753ad6b8
1c4ca181da7e2.pdf).
–El laberinto de la soledad es un best seller.
Todos los años es uno de nuestros títulos más
vendidos. Tiene que ver que lo estudien las
preparatorias, pero también se leen mucho Las
Trampas de la fe y El arco y la lira.
–¿Como editor piensa que Paz interese a
las nuevas generaciones?
–Yo creo que sí, y yo esperaría que el resul-
tado neto de todo este año de celebraciones
es que podamos, por decirlo de algún modo,
olvidar al personaje público y quedarnos más
con el escritor. Paz fue omnipresente, hasta en
su muerte fue una presencia contundente; pe-
ro si logramos concentrarnos en el escritor, en
el poeta deslumbrante, creo que el acierto se-
ría fantástico. Y eso que la vida de Paz es muy
que desencadenó una fuerte polémica en
el encuentro internacional “El siglo XX: La
experiencia de la libertad”, que se vio más
como el festejo de la caída del comunismo
que como la crítica al neoliberalismo, or-
ganizado en agosto de 1990 por la revista
Vuelta que dirigía el poeta. O incluso a las
respuestas a sus ensayos críticos, algunos
de ellos compilados ahora en el libro Octa-
vio Paz. Itinerario crítico. Antología de textos
políticos, selección de Armando González
Torres, coeditado por el Conaculta y el Se-
nado de la República, y presentado la se-
mana pasada en el marco del centenario.
En el primer caso, el de Nicaragua, el
periodista Federico Campbell dio cuenta
en Proceso (415) de las enconadas y múl-
tiples reacciones, con un balance “abru-
madoramente desfavorable para Octavio
Paz”, generadas por aquel discurso, El diá-
logo y el ruido (recogido en dicho libro).
En un reportaje publicado en la agencia
apro los días 6 y 11 de noviembre de 2006 se
relata que cuando Paz recibió ese premio
de los libreros de Francfort, la noticia fue
difundida ampliamente por los medios, y
“muy en particular por Televisa. Este des-
plante televisivo generó gran indignación
en los medios intelectuales universitarios
y periodísticos del país”. Y destaca que el
escritor utilizó el apoyo de la televisora
para criticar a los países socialistas y con
especial dureza a los sandinistas.
“Desde el principio los dirigentes sandi-
nistas buscaron inspiración en Cuba –dijo
entonces Paz–; y han recibido ayuda militar
y técnica de la Unión Soviética y sus aliados.
Los actos de régimen sandinista muestran
su voluntad de instalar en Nicaragua, una
dictadura burocrática militar según el mo-
delo de La Habana; así se ha desnaturali-
zado el sentido original del movimiento
revolucionario. La oposición no es homogé-
nea; en el interior es muy numerosa, pero
no tiene medios de expresarse; en Nicara-
gua sólo existe un diario independiente La
Prensa. Otro segmento de la oposición vive
aislada en regiones inhóspitas, la minoría
indígena que no habla español y ve amena-
zada su cultura y sus formas de vida y que
ha sufrido despojos y atropellos bajo el régi-
men sandinista.”
Campbell consignó diversas reac-
ciones: Roger Bartra lo consideró “tre-
mendamente parcial”; el poeta de origen
guatemalteco Carlos Illescas sentenció
que “en su caso la lucidez se pone al ser-
vicio de la mayor oscuridad”; José Joaquín
Blanco afirmó que “el proceso de derechi-
zación de Octavio Paz es cada vez más ace-
lerado y ya no existe la menor diferencia
entre su inspiración poética y la inspira-
ción de la Kirkpatrick”; en el Congreso de
la Unión se acusó a Paz “de corrupto y de
vendido a intereses de los Estados Unidos
y sus filiales en México”; y así por el estilo.
En su libro El pensamiento político de Oc-
tavio Paz: las trampas de la ideología (UNAM,
1996), Xavier Rodríguez Ledesma cuen-
ta que unos días después del discurso,
algunos grupos aprovecharon la manifes-
tación contra la visita a México del secre-
tario de Estado de Estados Unidos, George
Shultz, para mostrar su desacuerdo con el
poeta, “pero la única forma que se les ocu-

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 81
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Granados. “Gozar de su escritura”
82

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

82

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

rrió fue la más carente de imaginación,
inteligencia y espíritu plural: quemar a
Octavio Paz aunque fuera en efigie”.
Pero, y según el reporte de Campbell, de
acuerdo a una foto aparecida en la prensa,
“un militante del PSUM sostiene un moni-
gote que representa a Octavio Paz durante
la marcha de repudio a la visita de Shultz”.
Sigue Rodríguez Ledesma: En el Colo-
quio de Invierno de 1992 organizado por
Conaculta, la revista Nexos y la UNAM, que
motivó otro pleito con Octavio Paz, se dio
“una agria discusión entre Sergio Ramí-
rez, alto dirigente sandinista, y el escritor
mexicano Alberto Ruy Sánchez quien con
el texto en la mano, demostró que ningu-
na de las cosas que se afirmaba que Paz
había dicho eran ciertas”.
Páginas más adelante el escritor evoca
el Encuentro: La experiencia de la libertad,
en el cual Paz “se sumó al clamor genera-
lizado entre los invitados al encuentro y
afirmó que hoy en día se asistía al fin del
socialismo real y del marxismo”.
Hubo respuestas. Rodríguez Ledes-
ma evoca las de Carlos Monsiváis y Arnal-
do Córdova, quienes coincidieron en que
el manejo del tiempo televisivo, “a con-
veniencia de los intereses ideológicos de
los organizadores”, les impidió desarrollar
sus disertaciones, por lo cual debieron re-
currir a los medios escritos.
Y cita que el politólogo Lorenzo Me-
yer “señalaría más tarde que si bien es vá-
lida y necesaria la crítica del socialismo
real, para nuestros países es más necesa-
ria hacer la crítica del neoliberalismo real,
ya que al final de cuentas es bajo ese ré-
gimen en el que vivimos y las verdades
que se puedan decir sobre el socialismo
real siguen siendo muy alejadas de las vi-
vencias cotidianas de nuestros pueblos,
éstos tienen bastante con los gravísimos
problemas, brutalidades y deficiencias
del capitalismo inspirado en el neolibera-
lismo que se está imponiendo a nuestras
sociedades, por lo que era necesario que
los plurales organizadores del Encuen-
tro ‘Vuelta’, hicieran gala de esa vocación
plural y democrática y organizaran tam-
bién un evento que analizara esa propues-
ta política”.
No lo hicieron. En la crónica “El día
que se lo dieron”, publicada en el especial
44 de Proceso, Octavio Paz. Voz que no ca-
lla. Luz que no se apaga, actualmente en cir-
culación, se consigna que Paz, junto con
el entonces presidente Carlos Salinas de
Gortari y el dueño de Televisa Emilio Azcá-
rraga, apadrinaron el enorme despliegue
de 400 actividades culturales de México a
lo largo de cuatro meses en Nueva York,
hacia octubre de 1990, como marco de en-
trada para las negociaciones del Tratado
de Libre Comercio con América del Norte.
La nota aparecida en el semanario el
1º. de octubre de 1990 consignaba:
“Caballo de Troya del empeño mexi-
cano por irrumpir como país moderno
en Estado Unidos, el arte nacional invade
Nueva York. (…) Gobierno e iniciativa pri-
vada quieren poner de moda al país. Su
puerta de entrada, el Museo Metropolita-
no, que los neoyorquinos llaman MET.”
Ahí recibió Paz la noticia de que se le
otorgaba el Nobel de ese año. Y en un en-
cuentro con la prensa evocó:
“Cuando vino el incidente de mi dis-
curso en la Feria del Libro de Frankfort,
me pareció que me condenaron sin oír-
me. Eso sucede con frecuencia, las críticas
de la izquierda son siempre apasionadas
y excesivas.”
Proceso le señaló:
–Usted también es un apasionado.
–Sí, pero mis pasiones son racionales y
razonables. He manifestado siempre res-
peto por mis adversarios. Nunca ha sido
la mía una razón que se pretendía absolu-
ta. He sido, sí, firme, pero mi pasión nun-
ca ha sido superior a mis argumentos ni
a los de mis adversarios. Aunque esta po-
lémica ya ha sido resuelta por la histo-
ria misma. Una parte de los intelectuales
mexicanos sostienen lo que ya nadie sos-
tiene en el mundo. En lugar de que defen-
dieran otras causas, o las causas buenas,
debieran pensar cómo debemos organizar
una nueva sociedad.
Imagen impoluta
¿Cuál es la causa por la cual Paz tendría
que ser desagraviado?, se le pegunta aho-
ra vía telefónica al filósofo y sociólogo de
izquierda Armando Bartra, quien lo con-
sidera un personaje fundamental en la
cultura de México del cual no se puede
prescindir, puesto que aborda a lo largo de
su obra “una cantidad de temas con una
penetración extraordinaria”, ya sea como
poeta o ensayista.
“Está fuera de discusión: Los persona-
jes culturales de estas dimensiones –a me-
nos que los hayan fusilado, encarcelado u
ofendido realmente– no tienen por qué ser
desagraviados; tendrían que ser leídos, re-
valorados, enjuiciados críticamente.
“Me parece completamente inútil al-
gún tipo de desagravio. Y también me pa-
rece completamente inútil un cierto tipo
de homenaje que no llama la atención so-
bre su obra –la cual habría que seguir revi-
sitando y discutiendo, sin duda– sino que
trata de construir el tipo de intelectual
que conviene a la derecha.”
Pone en duda que Paz estuviera hoy
satisfecho con ese uso político de su per-
sonalidad, y expresa su molestia porque
“ahora ya muerto él” sigan cuidando de su
imagen, como él mismo lo hizo a lo largo
de su vida, al hablar de su pluralidad.
“Me parece que se debe ser un poqui-
to más descuidado de la propia imagen,
aceptar que de vez en cuando uno dice
tonterías, admitir que uno tiene errores,
contradicciones y desacuerdos consigo
mismo, y esto es parte de una trayectoria
y será la historia la que lo valore.”
Pero Paz, añade, tenía una obsesión por
construirse “una imagen impoluta, una
trayectoria incuestionable” y reaccionaba
de manera muy virulenta ante cualquier
señalamiento, lo cual no le quita su talen-
to, penetración y capacidad de análisis.
Fue contradictorio y en un momento
dado se movió hacia posturas de la dere-
cha, afirma:
“Y cuando uno se afilia a una postu-
ra, hay la tendencia natural, pero que uno
debe cuidar cuando la padece, a encon-
trar argumentos tramposos a favor de tu
interpretación.”
Eso no debe hacerse, y menos de ma-
nera consciente, como lo hizo Paz, sostie-
ne Bartra. Y pone el ejemplo del discurso
sobre Nicaragua, donde el poeta asegura
que la oposición no tiene medios para ex-
presarse pues sólo existe un diario inde-
pendiente, La Prensa, cuando existían sólo
dos periódicos en el país.
Confiesa también molestia por las re-
flexiones del autor ganador del Premio No-
bel de Literatura en 1990 sobre el perfil y la
identidad del mexicano, expresadas en El
laberinto de la soledad. Si bien las califica de
grandes y juzga necesario revisitarlas, reco-
mienda una lectura desde una perspectiva
de género pues considera que son sexistas:
“No sólo él, en realidad casi todos los del
grupo Hiperión que hacen el análisis psico-
filosófico y socio-ontológico del mexicano,
lo hacen de ‘el mexicano’ porque ‘la mexi-
cana’ es la esposa del mexicano, y en el caso
de Octavio Paz, la chingada madre del mexi-
cano, si me permiten el agravio.”
Es curioso, sigue el investigador, que
cuidara tanto su imagen y definiera al
mexicano varón en relación con su madre
míticamente violentada por la Conquis-
ta. Y hay más ejemplos con los cuales “po-
dríamos divertirnos mucho viendo cómo
un hombre que pretendía tener una tra-
yectoria sin mácula, tenía sus resbalones.
“Pero es lo de menos, uno se los echa-
rá en cara a una figura cuando la figura
está rascando la manchita chiquitita en la
manga de la camisa para que no salga en
la fotografía. Creo que habría que olvidar-
la, en uno y otro sentido, y enorgullecer-
nos de tener a un pensador, a un poeta, a
un escritor de los tamaños de Octavio Paz.
Lo demás son mezquindades de la inte-
lectualidad que sigue haciendo canibalis-
mo con sus muertos.”
CULTURA

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 83
Arte
“Sexo, drogas,
rock & roll…”
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
C
on un título mucho más
atractivo que el concepto
y narrativa curatorial de
la muestra, el Museo Universi-
tario del Chopo de la Ciudad
de México exhibe la muestra
Sexo, drogas, rock & roll. Arte
y cultura de masas en México
1963-1971.
Comisariado por Daniel
Garza y Esteban King, el pro-
yecto no cumple el objetivo que
difunde en su discurso: “exami-
nar los cambios radicales que
sufrió el arte y la cultura visual
en México durante la década
de los sesenta, principalmen-
te entre un sector joven de la
población”.
Organizada a partir de los
tres núcleos temáticos mencio-
L
a concepción más difundida
sobre el director de orquesta
asesta que es un individuo
que especula con el mutismo de sus
movimientos escénicos y que abordó
el oficio después de haber fracasa-
do como músico, mejor dicho, que
suele ser un sujeto que careció de la
aptitud suficiente para desarrollarse
como instrumentista y que, gracias a
sus buenos manejos en las relacio-
nes sociales o a su fortuna personal,
accede a un puesto de mando donde
ejerce la simulación profesional.
Sin embargo, el quehacer del di-
rector genuino es la suma de muchos
saberes y capacidades, tales que de-
ben situarlo a la cabeza de un conglo-
merado humano al que conduce para
darle vida a las partituras. En éstas ha
de verter su propia visión interpreta-
tiva, unificando las del colectivo que
tiene a su cargo. E, idealmente, su vi-
sión personal ha de surgir merced a
un exhaustivo estudio analítico.
El caso del insigne Miguel Sal-
mon del Real (1978) recae en la figura
del director mexicano cuyos méri-
tos humanos, musicales y académi-
cos refutan el cliché descrito, amén de haberle
deparado la sólida trayectoria que ya define
su perfil curricular en cuanto a logros concre-
tos. Huelga decir que jamás hubo embutes o
dedazos para la consecución de sus planes,
sino las únicas virtudes que la música deman-
da: talento, arrojo y honradez artística. Para
conocer más a fondo las particularidades de
su labor, Proceso se trasladó a Morelia, don-
de el joven músico ha fijado su residencia de-
bido a la titularidad de la Orquesta Sinfónica
de Michoacán que detenta. Teniendo a la vis-
ta el hermoso acueducto de la ciudad,
la charla discurre con camaradería y
afecto recíprocos.
–Estro armónico: Supe a través
de varios de miembros de tu orques-
ta que obtuviste el codiciado puesto
por la valía de tu trabajo y que ellos, en
aplastante mayoría, se inclinaron a tu
favor. Eso es un caso atípico en nues-
tra realidad patria, donde el empirismo
solapa la torpeza y donde la torpeza se
encubre con los amiguismos que ema-
nan del poder. Cuéntame bien cómo
inició tu relación con la orquesta...
–Salmon del Real: Ya que lo men-
cionas debo confesar que es algo de
lo que estoy discretamente orgulloso.
Me presenté ante la orquesta en agos-
to de 2012 como participante del con-
curso nacional para cubrir la vacante
y, como ya lo has dicho, resulté elec-
to tiempo después por las autoridades
respectivas. Creo que fue decisivo, no
sólo para dichas autoridades, que me
presentara con una propuesta concisa
y, por supuesto, que se verificaran las
credenciales necesarias en un consen-
so que agrupó a músicos, críticos, co-
municadores y funcionarios.
–Me he enterado también que a partir de
tu arribo a Morelia, la orquesta ha expandido
su actividad y que ha acrecentado su impacto
público. ¿A qué lo atribuyes y cuáles son los
números que te respaldan?
–Me parece que ha sido atinada la fór-
Estro Armónico
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Miguel Salmon del Real,
avezado nadador en
,
torrentes melódicos
López Loza, El sol fuente de vida (1968)
84

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

nados en su título, la exhibición
se reduce a la presentación dis-
crecional de algunas pinturas,
fotografías, esculturas, objetos
y referencias cinematográfcas
vinculadas directa o indirecta-
mente con el sexo, las drogas y
el rock & roll.
Lo primero que destaca
es la homogeneización de las
prácticas creativas de los jó-
venes de esa época. Diversa
y oscilante entre el conserva-
durismo, el colonialismo cultu-
ral estadunidense, el negocio
rockanrolero y la rebeldía con-
tracultural, la juventud clase-
mediera mexicana de los años
sesenta no se limita a cuestio-
nables estéticas psicodélicas,
fotografías de hippies estadu-
nidenses e indígenas en Huaut-
la, reinterpretaciones actuales
de películas de Jorge Rivero o
testimonios visuales del Festival
de Avándaro.
El capítulo más forzado de
la exposición corresponde al
vínculo entre drogas, psicode-
lia y arte. Integrada con relieves
en op-art de Ernesto Mallard,
pinturas de Arnaldo y Arístides
Coen –de este último una pie-
za de 1973–, y dibujos de for-
mas orgánicas de Nakatani y
Luis López Loza, la sección no
aborda la identidad de la crea-
ción en estados alterados de
conciencia. Vivir en un contexto
neoyorquino durante los años
sesenta como es el caso de
López Loza, no produce au-
tomáticamente experiencias y
poéticas psicodélicas.
En lo que corresponde al
sexo, el conocido objeto pic-
tórico de Arnold Belkin de
1970 remite más a las estéti-
cas geométricas y los campos
cromáticos del expresionismo
estadunidense que a una trans-
formación de la sexualidad
corporal. Emplazados museo-
gráfcamente en la transición
entre el sexo y el rock & roll, los
logotipos de las Olimpiadas de
1968 y las piezas de la gráfca
del movimiento estudiantil no
corresponden con los plantea-
mientos del guión.
mula de combinar, con cierta proporción,
música desconocida e inédita con las gran-
des obras de la literatura sinfónica y con-
certística. Sin embargo, lo esencial no es el
repertorio sino la excelencia con que se in-
terpreta. Además de eso me he abocado al
rescate de composiciones mexicanas, y al
encargo y ejecución de mucha música de
nuestro tiempo. Junto al estreno, por ejem-
plo, del poema sinfónico Diluvio de fuego
del compositor michoacano Paolino Pare-
des (1913-1957), llevamos a cabo la integral
de las sinfonías y los conciertos de Beetho-
ven, y estamos próximos a realizar el ciclo
de los conciertos para piano de Rachmani-
noff. Sobre los encargos a compositores vi-
vientes puedo decirte que he puesto mucho
interés en dedicarles el espacio justo dentro
de nuestros programas. Por cuenta propia se
originó la creación y estreno de 24 miniaturas
sinfónicas de 24 compositores mexicanos vi-
vos de diversas generaciones. Con respecto
a la numeralia, baste decir que en los prime-
ros catorce meses de mi gestión tocamos al-
rededor de 60 conciertos para un estimado
de 70 mil personas. Contamos con la partici-
pación de más de medio centenar de solistas
y de nueve directores invitados de varias na-
cionalidades. En suma, creo que el resulta-
do es halagüeño, aunque no hemos olvidado
un ápice lo referente a las nuevas formas de
gestión por medios electrónicos.
–Se ha dicho, y con razón, que tanto la
poesía como la buena música ya no le intere-
san a nadie, ¿qué estás haciendo para la for-
mación de nuevos públicos?
–Ese es un punto medular en el que no es-
catimo esfuerzos. Ante todo, me he ocupado
en sacar a la orquesta de su ámbito habitual,
ya que hemos tocado en muchos municipios
del Estado y he realizado innumerables con-
ciertos para públicos infantiles. También hi-
cimos una extensa gira al sureste del país.
Mas debo decir que en los conciertos para
niños he recurrido a solistas que los repre-
senten, es decir, he invitado a infantes que es-
tán en grado de tocar un concierto para que,
al verlos, se plasme en la memoria y el áni-
mo del público en ciernes, la proyección de sí
mismo por medio de un ejemplo virtuoso. Ha
sido muy gratificante la reacción de los niños
y sus familias para quienes era ajena la músi-
ca de concierto. Estamos sembrando semi-
llas de esta índole y lo seguiremos haciendo
con la convicción de sabernos imprescindi-
bles para el desarrollo de la civilidad que nos
toca abanderar.
1
–Leyendo tu curriculum me ha sorprendi-
do la vastedad de tu preparación musical y el
calibre de los maestros con los que te has for-
mado. Ahonda por favor en esto…
–Bueno, fui alumno de la Escuela Carde-
nal Miranda del D. F. donde tomé clases, du-
rante seis años, de dirección coral, piano,
musicología, dirección orquestal, composi-
ción e idiomas, casi todas bajo la guía del in-
olvidable Xavier González, mejor conocido
como el Padre Xavier, quien me becara y me
obsequiara su batuta de oro. También asis-
tí a los cursos humanísticos de Ernesto de
La Peña y al taller de estudios polifónicos de
Humberto Hernández-Medrano. Justo al con-
cluir mis cuatro licenciaturas surgió la posi-
bilidad de trasladarme a Holanda donde fui
aceptado como estudiante de composición
del Conservatorio de La Haya. La estancia
en esta ciudad fue muy provechosa puesto
que logré ampliar mis vislumbres del queha-
cer compositivo gracias a los cursos de com-
posición algorítmica que dictaba Paul Berg y
a los de psicoacústica de Bert Kraipoel. Ter-
minados los estudios en La Haya pensé en
inscribirme en alguna maestría en dirección
orquestal y, para mi fortuna, logré ser admiti-
do en la que se imparte en el Conservatorio de
Amsterdam, donde fui depositario de las en-
señanzas de Lucas Vis, quien fuera asistente
de Bruno Maderna quien, a su vez fuera discí-
pulo de Hermann Scherchen. Paralelamente
a los estudios en Holanda, pasé dos veranos
en la Academia del Festival de Lucerna, Suiza,
donde recibí clases de Pierre Boulez y Ber-
nard Haitink. En aquel momento creí dar por
terminados mis estudios formales, sin embar-
go luego me surgió la inquietud de hacer un
doctorado para ampliar lo conseguido en la
maestría, y en esas ando todavía, tratando de
combinar mi trabajo como director con la in-
vestigación y la academia.
–Imagino que hubiste de redactar una te-
sis para la maestría con su consecuente de-
fensa, ¿sobre qué tópico versó?
–Me adentré en la obra de Julián Carri-
llo, uno de los compositores mexicanos cuyo
nombre entre más pronunciado es menos en-
tendido . La tesis la escribí en inglés, así que
su título es: A review of old new ideas in music
composition. Classic innovations along time:
Julián Carrillo and his mind.
–¡Caray! En menuda faena te metiste y te
felicito por la valentía. El caso de Carrillo es
uno de los que mejor retratan los estragos de
nuestros prejuicios. En él se condensan las
fracturas de nuestra rasposa mexicanidad con
su inacabable cauda de ambivalencias y des-
figuros. Dada la trascendencia del personaje,
te propongo que emplacemos para un futu-
ro cercano la discusión de tus hallazgos. Para
despedirnos te pediría que eligieras alguna di-
visa que nos aliente…
–Con mucho gusto; la música es un de-
tonador psicológico que agita emociones,
sentidos y sentimientos. Si nos postramos
dócilmente ante su poderío se nos concede la
facultad de percibir el fluir de un tiempo que
es, a la vez, eterno y efímero, así como el fluir
de nuestra espiritualidad...
1 Se recomienda la visita a la página proceso.
com.mx para degustar varios vínculos que ha-
cen patentes las dotes de director de orquesta y
compositor del entrevistado.
CULTURA

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 85
Cine
“Narco Cultura”
JAVIER BETANCOURT
S
omos sanguinarios locos
bien ondeados, nos gusta
matar, canta con brío y
bazuka al hombro El Koman-
der, rey del corrido, en una de
las tocadas que exhibe Narco
cultura (E.U. 2013), documental
del israelita Shaul Schwarz. Du-
rante tres años, él y su equipo
reunieron testimonios y material
gráfco sobre el impacto que
ha tenido la guerra del narco
en la vida de los habitantes de
Ciudad Juárez, así como de
la llamada narco-cultura que
se ha desarrollado tanto en el
norte del país como en gran
parte de la población mexicana
de los Estados Unidos.
Morgues, cadáveres,
cabezas, torrentes de sangre
que escurren hacia el desagüe,
gente destrozada de dolor por
la pérdida de sus seres queri-
dos; imágenes insoportables
por su realismo, y aún más por
su trivial cotidianidad. Pero
mente para mostrar la frustra-
ción/locura ante la incapacidad
interpretativa de la intérprete
dada su enfermedad.
Tanto por ser una artista to-
talmente autorreferencial como
por su atracción hacia el sufri-
miento, se empata con la pinto-
ra Frida Khalo, cuyas lesiones
en el cuerpo fueron la huella de
su obra. Angélica Liddell, por su
parte, dialoga escénicamente
con Jacqueline du Pré, desde
la muerte, y sintoniza su terror
a la vejez con la depresión, casi
suicida, de Jacky.
Sobre esta violonchelis-
ta se han hecho ya un par de
películas como la dirigida por
Andrei Konchalovsky en 1986
e Hilary y Jackie en 1998, pro-
tagonizada por Rachel Griffths
y Emily Watson y la dirección
de Anand Tucker, la cual se
enfocaba principalmente a
la relación de la violonchelis-
ta y su hermana con un amo
compartido. En teatro, el autor
inglés Tom Kempinski escri-
bió en 1980 Duet for one que
en España se ha representado
en varias versiones, pero sin
lugar a dudas la propuesta de
Angélica Liddell –inspirada en
la fgura de la infortunada Jac-
queline du Pré– es una obra
poderosísima que surge de
las entrañas y deja ver a par-
tir de la imagen, la acción, los
sonidos y la palabra, el pro-
fundo dolor que esta mujer
vivió y que por sus cualidades
artística Angélica Liddell nos
transmite desde la piel hasta
nuestro centro.
Y por último, lo mejor y más
frustrante de toda la exposi-
ción: la mínima presencia de los
Tepetatles. Conformado como
un irreverente e inteligente con-
junto rockero encabezado por
Alfonso Arau, el grupo, contra-
tado para actuar en el conven-
cional centro nocturno El Quid,
contó con letras de Monsivais y
diseños de Vicente Rojo y José
Luis Cuevas.
Por su importancia como
testimonio de las contradiccio-
nes culturales y juveniles de los
sesenta, la película 5 de cho-
colate y 1 de fresa, basada en
un guión de José Agustín y con
la actuación de Angélica María
como una novicia que al ingerir
hongos alucinógenos se con-
vierte en una descarada roc-
kanrolera minifaldera, es la gran
ausente de la exposición.
Teatro
“Te haré invencible
con mi derrota”
ESTELA LEÑERO FRANCO
A
ngélica Liddell, crea-
dora de espectáculos
y performances donde
ella es el objeto y sujeto de
estudio, horada en un mundo
lleno de dolor, odio y resen-
timiento. Son poderosas las
imágenes y acciones que desa-
rrolla en solitario, en un espacio
por el que va y viene, utilizando,
poco a poco, los objetos que
ahí se encuentran. Toca la sen-
sibilidad de los espectadores ya
sea por rechazo o la impresión
que ocasiona el ver cómo ella
misma se lacera, destruye ob-
jetos, dispara, berrea, fuma y
bebe sin descanso.
Te haré invencible con mi
derrota es una propuesta que
Angélica Liddell presentó den-
tro del XXX Festival México
Centro Histórico que actual-
mente encabeza Cristina King,
y el Teatro Hidalgo fue habitado
por más de dos horas por jóve-
nes deseosos de ser testigos
de las acciones físicas que ella
lleva a cabo. Acciones de las
cuales es difícil quedar impa-
sible; cortarse con una navaja,
clavarse alfleres en los dedos,
rayar un violonchelo o apagar
en él su cigarro. Acciones que
rebasan los planteamientos
existenciales y nos colocan en
el acto mismo del dolor. Con
pocas palabras transmite su
mensaje de desolación y furia
y nos deja ver la relación que
estableció ella, como artista y
mujer, con la virtuosa violon-
chelista inglesa Jacqueline du
Pré que murió a los 42 años de
esclerosis múltiple, pero que
catorce años antes tuvo que
dejar de tocar.
Angélica Liddell se relaciona
empáticamente con esta artista
y le pregunta; la representa, la
odia y la compadece. Se inspi-
ra en un ritual espiritista, para
traerla a escena, tomar pose-
sión de su espíritu y llorar sin
descanso un rato larguísimo,
arrastrarse por el piso mostran-
do su sexo ausente de vello pú-
bico, jugar con una peluca rubia
puesta en su cabeza o dispa-
rarle a su fotografía.
Las acciones que la teatris-
ta española usa son de gran
alcance, y su espectáculo se
acerca más al performance,
aunque la multidisciplina sería
una de sus características. Los
actos que ejecuta van desde
un simple transitar, derretir con
paciencia una mano o comer
palomitas, hasta tocar frenéti-
camente el violonchelo, rayarlo,
y romper uno y otro, como en
un concierto de rock, segura-
Obra poderosísima
Desaliento ante la impunidad
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
86

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

la fuerza dramática proviene
sobre todo de dos tipos antité-
ticos que el director acompaña
y permite que se desarrollen
a lo largo del documental: El
perito Richi Soto recogien-
do evidencias y cuerpos de
víctimas, valiente a sabiendas
de que la honestidad en el
trabajo y el amor a su ciudad
natal puede costarle la vida; y
el cantante Edgard Quintero,
de la banda de los Buknas de
Culiacán, admirador del narco
poder y entusiasta porque lo
entiende.
En la entrevista de Colum-
ba Vértiz (Proceso, agosto
del 2013), Schwarz revela que
decidió no rastrear tráfco de
drogas y de crímenes. Narco
cultura no es propiamente un
documental de denuncia. La
breve declaración de la perio-
dista Sandra Rodríguez, quien
interpreta que la popularidad
del narco-corrido como sínto-
ma de derrota de la sociedad
mexicana, condensa el mensa-
je político de desaliento ante la
impunidad.
Con todo y su pesimismo,
producto de ver cómo caen
uno tras otro sus compañeros,
Richi Soto sostiene la espe-
ranza de que algún día las
cosas cambien, o por lo menos
la idea de que alguien tiene
que hacer un trabajo honesto,
¿si no, quién? A la pedante
declaración de Calderón de
la guerra contra el narco, se
contrapone la lastimosa y
terrible queja de una mujer,
madre de un joven asesinado,
maldiciendo al expresidente
por su torpeza; la secuencia es
devastadora.
Pero lo que verdaderamen-
te conmociona al espectador
es la vitalidad y el entusiasmo
de Edgar Quintero, estadu-
nidense de nacimiento, que
anhela visitar Culiacán, para
él ciudad mítica del nar-
co, codearse con la gente,
escuchar el habla, adquirir
material de inspiración para
sus corridos. O esa jovencita
a la que le gustaría tener un
novio narco. Muchos jóve-
nes, aquí y del otro lado de la
frontera admiran el triunfo del
narco, su poder, su juego con
la muerte. La secuencia del
lujoso cementerio de narcos,
algunos enterrados hasta con
sus camionetas, es alucinante.
El mito que revela Narco
cultura no acaba de nacer, está
en pleno apogeo. Abruma pen-
sar que explicaciones económi-
cas y políticas suenan trilladas
ante ese abismo de vida y
muerte, como si se requiriese
una nueva antropología para
entenderla, y nuevos dioses a
los que encomendarse.
Televisión
Telenovelas foráneas
FLORENCE TOUSSAINT
A
pesar de que México
continúa siendo, des-
pués de Brasil, la prin-
cipal productora de telenovelas
del continente, en los últimos
tres años su cuota ha bajado
levemente lo mismo que la po-
pularidad de sus melodramas.
De acuerdo con Obitel
2013, sólo una telenovela de
Televisa, Abismo de pasión,
estuvo entre las diez más vistas
y se colocó en el último lugar
de la decena. En cambio Brasil
obtuvo los 8 primeros lugares,
pues sus telenovelas mismas
son de muy buena calidad y las
exporta a todo vapor.
Pese a que TV Azteca pro-
duce obras melodramáticas,
en estas semanas está al aire
Avenida Brasil, realizada por
TV Globo y difundida por Ca-
nal 13 a las 9.30 de la noche.
Se trata de una historia muy
similar a las que se crean en
nuestro país: confictos entre
padres e hijos, amores secre-
tos, familias desintegradas,
vendettas y mucho pero mu-
cho odio. Dobladas al espa-
ñol las palabras de los actores
suenan exageradas, a veces
falsas. Es inevitable: tanto en
la lengua como en su tonali-
dad, expresiones, ritmo, se en-
cuentra la cultura de un grupo,
el doblaje traiciona más que la
traducción. Si tuviera subtítu-
los quizá las interpretaciones
abandonarían ese supuesto
perfl distorsionado.
De cualquier manera es
evidente que estamos frente
al mismo género presentado
en registros diferentes. Abun-
dan los exteriores, la ciudad
es Sao Paulo retratada desde
varios ángulos de clase social:
la burguesía, la clase media, la
barriada. Calles llenas de basu-
ra, casuchas mal construidas,
avenidas amplias abarrotadas
de autos, mansiones cursimen-
te decoradas. Los persona-
jes y los diálogos son mucho
más frescos y verosímiles que
los que suelen entregarnos TV
Azteca o Televisa. No así las
acciones de ciertos caracteres
enloquecidos.
La otra empresa televisi-
va que está difundiendo una
telenovela foránea es Cadena
Tres. El Canal 28 se ha nutrido
siempre de series y telenovelas
extranjeras ya que no produce
fcción. También tiene una ba-
rra que la compañía Argos ocu-
pa en horario estelar. En estos
meses se proyecta a las 8 de
la noche El secreto de Lucía,
producida por Venevisión. La
temática gira en torno al mun-
do de la delincuencia: drogas,
narcotráfco, secuestros, ex-
torsiones, policías y cárceles.
Sabemos que está situada en
Caracas por las imágenes del
periférico siempre atestado de
coches y motocicletas. Los es-
cenarios interiores son la pri-
sión, el juzgado y las casas, los
automóviles. En esta como en
la mayoría de las narraciones
el teléfono celular es un prota-
gonista importante. Gracias a
su existencia los movimientos,
acuerdos y secrecías pueden
tener lugar.
La factura de la telenovela
está más próxima a las mexi-
canas. Incluso la actúan in-
térpretes del elenco nacional.
Ninguna novedad da realce
a una pieza muy similar a los
cientos de títulos que han po-
blado la pantalla casera.
"Avenida Brasil". Brasil, primero

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 87
FI CG FI CG
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
G
UADALAJARA, JAL.- Co-
nocida por los impactan-
tes documentales Ni una
más, Bajo Juárez: la ciudad
devorando a sus hijas y Ag-
nus Dei: cordero de Dios, Ale-
jandra Sánchez debuta en el género de
ficción con la película Seguir viviendo, don-
de se representan a sí mismos los niños
Jade y Kaleb García, nietos de la fundadora
de la organización Nuestras Hijas de Re-
greso a Casa, Norma Andrade.
La fuerza y la valentía de los ahora dos
jóvenes después de vivir el secuestro y
asesinato de su mamá, Alejandra García,
hacia 2001 en Ciudad Juárez, y el atenta-
do contra su abuela Norma Andrade (hi-
riéndola de cinco balazos) también en esa
ciudad fronteriza, en diciembre de 2011,
impulsó a la cineasta chihuahuense para
escribir el guión junto con Samuel Sosa:
“Surge a partir de una situación muy
personal. Un día en mí casa me habló por
teléfono el abogado de Norma Andrade,
David Peña. Me sorprendió con la noticia
de que a la maestra de primaria la habían
baleado”, rememora en entrevista Alejan-
dra Sánchez.
“Norma es una mujer muy fuerte y se
puso a luchar con su agresor y, por suerte,
aunque la puso en riesgo de muerte, no le
tocó ningún órgano del cuerpo; eso permi-
tió que su convalescencia fuera positiva y
saliera adelante. Mientras ella se recupe-
raba en el hospital, David me pidió el fa-
vor de atender a Jade y Kaleb, a quienes no
conocía, pero sentía un compromiso muy
fuerte con Norma porque había filmado el
caso de su hija, y no podía decir que no.”
Seguir viviendo se titula la nueva película de la documentalista Alejandra
Sánchez, quien incursiona en el género de ficción para evocar dos trage-
dias que sacudieron a México durante la última década: el asesinato de
Alejandra García, madre de los niños Jade y Kaleb García, y el posterior
atentado contra su abuela, Norma Andrade, fundadora de la organiza-
ción Nuestras Hijas de Regreso a Casa en Ciudad Juárez.
La activista
Norma Andrade
88

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

88

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
G
UADALAJARA, JAL.- Armando Casas
rueda su segundo largometraje plaga-
do de humor negro y un curioso pareci-
do con la realidad actual de México: Familia Gang.
Casas relata a este semanario que en
el país ocurren situaciones tan absurdas
(¿surrealistas?) como las mismas que han
servido de alimento a su filme fársico:
“Tal es el caso del cuerpo de El Lazca,
máximo líder del cártel de Los Zetas que robó
un grupo armado de la funeraria tras ser aba-
tido por la Marina de México. Me llamó mucho
la atención el hijo de El Señor de los Cielos, Vi-
cente Carrillo Leyva, que cuando lo atrapó la
Policía Federal lucía unos pants deportivos
blancos, bien peinado y con lentes, no parecía
un criminal.
“Igual, la Marina presentó a un chavo bajo
de estatura como el mayor de los sicarios, La
Ardilla, jefe regional de Los Zetas y autor de
cientos de muertes en Tamaulipas, y era evi-
dente que un muchacho así tuviera ese curri-
cular de asesinatos porque su complexión lo
obligaba a ser más terrible que los otros. Él de-
bía demostrar que podía hacer lo que los de-
más no se atrevían.”
Casas abunda:
“Y bueno, también llama la atención aque-
lla sonrisa de La Barbie; la presentación del
cuerpo del narco Arturo Beltrán Leyva con los
calzones abajo; que Rafael Caro Quintero, pre-
so 28 años por haber asesinado al agente de
la DEA Enrique Camarena, resulta que no ul-
timó al policía estadounidense; que El Chayo,
máximo líder templario, fue declarado muer-
to en 2010 por el gobierno de Felipe Calderón,
¡y resultó que estaba vivo, cuando las fuerzas
federales lo mataron el pasado 9 de marzo! Fi-
nalmente, lo de El Chapo Guzmán, que lo apre-
saron sin ningún tiro, en fin.”
El también realizador de Un mundo raro
acepta que Familia Gang, proyectada por pri-
mera vez en la 29 edición del Festival Interna-
cional de Cine de Guadalajara, refleja dichas
situaciones irónicas:
“Nos documentamos con textos muy
importantes pues Proceso cuenta con re-
portajes muy serios sobre el mundo del nar-
cotráfico y también consultamos la obra de
Anabel Hernández, Roberto Saviano, etcé-
tera. Me parecía que el proyecto necesita-
ba bastante seriedad como telón de fondo,
yo no quise que hubiese ningún elemen-
to inventado o sacado de otras películas.
La cinta es una gran metáfora de cómo se-
ría nuestro país en más de algún sentido y
esto se ve desde la familia, que es el núcleo
esencial.”
El guión fue realizado por el reconocido
dramaturgo Luis Ayhllón; los productores Álva-
ro González Kuhn y Sandro Halphen invitaron
a Casas a rodar la historia de Familia Gang que
interpretan Humberto Bustos, Elpidia Carrillo,
Jorge Adrián Espíndola, Ernesto Gómez Cruz,
Rafael Inclán, Julián Pastor y Giovanna Zaca-
rías, entre otros.
Aquí, un alto funcionario del sistema polí-
tico mexicano decide fingir la captura y muer-
te de El Coyote, “enemigo público número uno
de México”. Para hacerlo, pacta con su familia
y les informa que requiere un doble de cadáver.
Y el sicario es el encargado de llevar a cabo el
plan. Pero el abogado de El Coyote suelta la in-
formación, a cambio de dinero, para todos los
cárteles. Se le pregunta al ex director del Cen-
tro Universitario de Estudios Cinematográficos
(CUEC) por qué aceptó dirigir el largometraje
y contesta que le atrajo el núcleo de la esencia
para el proyecto:
“Una familia en una situación casi absurda
de un padre que es pistolero de un narco, y que
se reencuentra con su esposa, y de su hijo al
que había abandonado años atrás. Me interesó
el tono de la trama. Luis Ayhllón planteaba una
ironía, eso es lo que me interesó más y fue lo
Afrima que luego del estreno mun-
dial del filme en la sección Premio Mezcal
de la 29 edición del Festival Internacional
de Cine en Guadalajara (FICG), ella pen-
só: “Voy a recibir a dos adolescentes que
seguro están en shock”, porque Jade había
presenciado el atentado.
“Entonces, me dije: ‘¡A ver de a cómo nos
toca!’. David me preguntó si quería escolta,
pero le respondí que no, porque no deseaba
que supieran que estaban en mi casa, en el
D.F.; que yo sola me las arreglaba. Les com-
pré un balón y una patineta, me los lleva-
ba a mi trabajo y andaban ahí, jugando… En
realidad fue una relación de dos meses muy
entrañable que se dio entre los tres.”
En la trama de Seguir viviendo se apre-
cia a los dos niños Jade y Kaleb quienes
huyen de Ciudad Juárez por amenazas de
muerte, y a una periodista que perdió a su
hijo en un accidente automovilístico. Así
surge entre ellos un cariño solidario tras
viajar juntos. Durante ese largo camino
todo girará alrededor del temor a la muer-
te, entre un frágil universo del amor y lo
que acorrala a la vida. Aparecen imáge-
nes reales de los niños cuando eran muy
pequeños, y fotos de su mamá (Alejan-
dra García), cuando ella se casó. También
actúan Moisés Arizmendi, Nora Huerta y
Tito Vasconcelos.
Sanando heridas
Alejandra Sánchez relata que una vez es-
crito el guión de la historia, ella fue a
inscribirlo al Fondo para la Producción Ci-
nematográfica de Calidad (Foprocine) en el
pensamiento de que no la apoyarían pues
había surgido en un tiempo muy breve, “si
bien me reconfortaba que lo redacté pen-
sando que era mi primer ejercicio de ficción
y ahí se acababa, ¡pero me dieron el apoyo!”.
Realizó un casting para más tarde es-
coger a los chicos parecidos a Jade y Ka-
leb (“me vi obligada a tomar la decisión
de que se representaran a sí mismos, eso
fue muy difícil y además, no tenía pensa-
do incluir imágenes reales como se hace
en un documental”). Y entonces, todo fue
fluyendo: “los ensayos, los ejercicios, los
momentos de expresar sus emociones, a
“Familia Gang”,
narcosátira a la mexicana
88

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

R
e
f
u
g
i
o

R
u
i
z
Sánchez. Violencia extrema

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 89
FI CG
1952 / 30 DE MARZO DE 2014 89
FI CG
se puede una acercar a esos asuntos tan com-
plicados y dolorosos”. Desde luego, hay simili-
tudes con lo que sucede en nuestro país, pero
alienta a que el público vaya a ver la farsa con
un: “Se van a divertir.”
Rafael Inclán apunta:
“En Family Gang no tratamos el narcotrá-
fico, sino la vida de un pistolero y la atmosfe-
ra de ese mundo del narco. Ya no creemos en
nada, nos hemos vuelto un pueblo escéptico
pues nos siguen dando motivos para ello, ¡ya
no es difícil que digamos que al que apresaron
sea un doble del Chapo!”
Humberto Bustos une su comentario:
“Todos estamos hartos de esa tomadu-
ra de pelo; de cómo los medios de comunica-
ción han participado en shows con los narcos y
el gobierno, eso se ve en la película. ¡Está terri-
ble la situación y si no se pudiera ironizar se in-
tensificaría más porque vivimos una etapa muy
convulsionada, todo está complicado por cual-
quier lado y no hay manera de cambiar! Por-
que todo empieza en el núcleo más íntimo: la
familia.”
que traté de fortalecer por sobre todo. El guión
tenía muchas posibilidades de tratamiento; pero
la ironía era clarísima, es un humor inteligente y
eso es algo a lo cual desde niño le tengo espe-
cial afecto… Además, es un filme realizado con
honestidad e investigamos mucho.”
–¿Cómo no caer en la comedia frívola?
–Yo me siento cómodo en el terreno de la
ironía, es algo que creo conocer bien. Tengo re-
ferentes que son importantes. Respeto y me
gusta mucho la comedia y entiendo lo que pre-
guntas pues resulta muy fácil crear comedia
barata o inmediata, o el chiste fácil. De entra-
da me tomo muy en serio mi trabajo, huyo de
todo lo que tiene que ver con lo chistoso; eso
lo elimino por completo desde el guión y con
los actores.
Relata que sus acuerdos con ellos se dan
con plena certeza y precisión, “pues labora-
mos algo muy en serio para que no tenga na-
die ninguna confusión o la tentación de jugar
de otra manera”.
Por razones mercadotécnicas, Familia
Gang se ofrece como una comedia, pero el di-
rector aclara que “no es una cinta que provo-
que la carcajada continua a partir de lo que
está sucediendo”, sino que debe generar “más
bien el entendimiento, la risa cómplice, cul-
pable que provoca cierta morbosidad y sar-
casmo”. Pero subraya que los personajes de
Familia Gang “no son caricaturas”.
La mexicana Elpidia Carrillo, quien ha he-
cho su carrera en Estados Unidos, se le ubi-
ca como La Reina del Pacífico. Expone que
con sus actuaciones busca “hablar de la so-
ciedad”, y que para poder reflejar la mala si-
tuación de México “no hay mejor manera que
hacerlo a través de una sátira”, ya que “sólo así
Giovanna Zacarías resalta que el largome-
traje es para que la gente se divierta; pero que
la realidad no deja de infiltrase:
“En la historia se ve a un señor que traba-
ja para los narcotraficantes y le encomiendan,
junto con mi novio, encontrar un cuerpo que
tenga una cara muy parecida al Coyote, que
es el narco mayor como podría ser el Chapo.
Encuentran un muerto similar y le hacen una
operación facial para que aparezca el cuerpo
muerto del criminal.”
Cuando atraparon al Chapo, Giovanna Za-
carías escribió en las redes: “¡No crean eso!,
mejor vean Familia Gang” y lo hizo “porque no
confío en las autoridades, he llegado a pensar
que todo lo del Chapo es un montaje, mi país
me ha vuelto escéptica”. Concluye, entonces:
“Familia G ang es una película para que se
rían del escepticismo, y desgraciadamente,
también se rían de la tragedia que vive el país.”
Al final del largometraje aparecen las fotos
de la familia Arellano Félix y a partir de ellos,
las figuras de los líderes más poderosos de los
cárteles de México.

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 89
partir de sensaciones”. Se le pregunta qué
tan arduo fue para Jade y Kaleb actuar y
responde:
“Yo nunca intenté someterlos a situa-
ciones de estrés. Por ejemplo, cuando se
filmó el atentado contra su abuelita, Jade
ni siquiera está presente… No quería que
revivieran el día del atentado. No obstan-
te, ha sido una película que nos ha en-
señado mucho. A los chicos se les dio el
chance no sólo de contar su historia, sino
también de sanar sus heridas y entender
que este mundo es difícil, que contiene la-
dos oscuros y miserables…”
Su intención fue ofrecerles una expe-
riencia placentera, “y aunque el largome-
traje contaba con poco presupuesto, había
muchos riesgos en términos de producción
porque era una road movie (película cuyo
argumento se desarrolla durante una tra-
vesía) así que no fue fácil”. Con un equipo
de 60 personas, Alejandra Sánchez se de-
clara satisfecha con el resultado:
“Lamentablemente México es un país
con una situación de violencia extrema.
A veces no me explico cómo podemos se-
guir viviendo así… Las cosas no han cam-
biado. El país está hundido en una crisis
de violencia y ya son muchos años… Pero
me asombré cómo dos seres cómo estos
niños y el propio personaje de la actriz
Nora Huerta, se reconstruyen a sí mismos
tras una tragedia.”
Para la propia Huerta, el que se haya
trasportado este caso a la ficción es una
manera de reconocer la valentía de dos jó-
venes y de Norma Andrade:
“Alejandra se quedó muy conmovida
por la garra y la dignidad de estos dos jó-
venes al enfrentar su vida después de salir
huyendo de su casa, víctimas de la violen-
cia y después de perder casi por segunda
vez a una madre. El filme es un homena-
je para ellos. Engloba un asunto complejo
entre el documental y la ficción, los hechos
verdaderos y la parte ficcionada; pero es
un documento que permanece para seguir
siendo portavoz de tragedias como las que
estamos viviendo en nuestro país.”
Tito Vasconcelos redondea:
“Aunque los niños no son actores pro-
fesionales, su verdad es tal que traspasa
la pantalla. Realmente es fantástico como
abordaron la representación de ellos mis-
mos en el transcurso del filme. La película
ofrece esta posibilidad que la naturaleza
nos brinda porque siempre hay un impul-
so para seguir viviendo.”
La productora Cecilia Iturriaga opina:
“¡A los niños los ves actuar con unas
ganas…! Son muy simpáticos. Jade ve que
su abuela es una guerrera y que aun lue-
go de los cinco balazos, ella continúa lu-
chando y denunciando los femenicidios.
¡La pequeña ya se atreve a hablar en con-
gresos! A mí me preocupaba hacerlos re-
vivir su tragedia, pero ellos mismo creen
que su historia se debe conocer en todo el
mundo. ¡Me encanta su postura!”
La película Seguir viviendo dura 81 mi-
nutos y estuvo financiada, asimismo, por
Pepa Films y Los Cuates Films. Alejandra
Sánchez confiesa que tras la experiencia,
ahora tiene ganas de rodar otra nueva cin-
ta de ficción.
El elenco de la farsa surrealista
90

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 90

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
JORGE COVARRUBIAS
G
UADALAJARA, JAL.- En
medio de una turba que
vocifera enardecida, un
hombre trata de refugiarse
pero policías antimotines
de Guadalajara lo sacan a
golpes. Cae al suelo y se lo llevan arrastran-
do. Sus compañeros tratan de evitar que lo
arresten y arrojan a los oficiales vasos lle-
nos de líquido. Los insultan…
Aun así, los elementos de seguridad se
llevan al barrista. Lo patean mientras es-
tá en el piso; éste se incorpora dificultosa-
mente pero es derribado con un macana-
zo. La sangre brota de su rostro.
Las imágenes corresponden a un vi-
deo subido al portal del exfutbolista y actual
narrador de TV Azteca Luis García Postigo
(www.luisgarcia.mx), y fueron tomadas casi al
final del partido que disputaron las Chivas y
el Atlas el sábado 22 en la noche. La graba-
ción sugiere que ése fue el inicio de la gresca
que dejó 21 policías y 30 civiles heridos.
En fotografías publicadas por el diario
Mural se ve a un policía con una pistola en
la cintura, a pesar de que los agentes tie-
nen prohibido ingresar a espectáculos pú-
blicos con armas de fuego.
Aficionados y uniformados que estu-
vieron cerca de la zona alta del inmueble
–donde estalló la trifulca– cuentan a Pro-
ceso que de pronto vieron cómo los po-
rristas de las Chivas despojaban a los gra-
naderos de sus escudos y toletes y con
esos artefactos comenzaban a golpearlos.
Bajo la condición del anonimato, uno
de los oficiales lesionados se queja del
fracaso de la estrategia instaurada por el
director operativo de la Secretaría de Se-
guridad Pública de Guadalajara, Alfredo Ji-
ménez Sánchez. Es más: señala que éste
abandonó a su suerte a los elementos que
enfrentaron a los barristas, aun cuando en
varias ocasiones le hicieron llamados de
auxilio a través de radiocomunicadores.
Ya otros agentes antimotines habían
denunciado ese abandono, el cual se evi-
denció por el hecho de que cada guardia
reaccionó como quiso o como pudo.
Los policías refieren que Jiménez Sán-
chez llegó al partido vestido de civil, con una
playera amarilla y pantalón de mezclilla. “Así
vestido de civil no nos sirve de nada”, dicen.
El policía entrevistado añade que el
día del altercado su grupo fue comisiona-
do para vigilar la zona poniente del esta-
dio. Sin embargo, de improviso, su grupo
recibió la orden de dirigirse a la Puerta 6
porque cientos de aficionados de las Chi-
vas habían roto el cerco de seguridad e in-
gresado sin revisión.
La vigilancia de ese acceso originalmen-
te estaba a cargo del equipo de seguridad pri-
vada que contrató la directiva del Atlas, pe-
ro como tenía pocos miembros no pudieron
contener a las porras. Además, los policías ya
no llegaron a tiempo para ubicar y sacar a los
colados, así que el juego prosiguió.
Casi al finalizar el partido los fanáticos
encendieron bengalas. La refriega comenzó
cuando los agentes trataron de arrebatar-
les las luces. La barra se separó dejando un
hueco en el centro de la gradería. Los ele-
mentos golpeados quedaron en medio, y no
pudieron escapar. “Nos invadieron y prácti-
camente éramos uno contra 30 o 40 sujetos.
Jamás los íbamos a poder controlar”.
Mural publicó el jueves 27 que la orden
de apagar las bengalas provino de Ricardo
Villarreal, escolta del gobernador del esta-
do, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz (PRI),
quien en ese momento presenciaba el en-
cuentro en un palco junto con el dueño
del Atlas, Ricardo Salinas Pliego.
El rotativo menciona además que, sin
estar en el inmueble, Alfredo Jiménez ins-
truyó al supervisor operativo de la policía,
José de Jesús de Anda, a que enviara al me-
nos 10 elementos a la zona donde se desa-
tó la gresca.
El guardia consultado cuestiona el
desempeño del titular de la Secretaría de
Seguridad Pública de Guadalajara, Carlos
Mercado Casillas: “Yo lo veo nada más que
está dando evasivas, que ‘está analizan-
do’, que ‘está haciendo diagnóstico’. ¿Qué
analizas? ¿Qué diagnosticas cuando tie-
nes gente herida?”
“Los enviaron al matadero”, secunda
uno de sus compañeros.
R
e
f
u
g
i
o

R
u
i
z

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 91
DEPORTES

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 91
En declaraciones a la prensa el lunes
24, Mercado Casillas admitió: “Del portazo
ni nos enteramos”. Sólo se comprometió a
hacer un análisis del material disponible
para determinar si hubo responsabilidad
del personal a su mando.
El fiscal general del estado, Luis Carlos
Nájera, también responsabilizó del caos a
Mercado Casillas, así como al supervisor
operativo y responsable directo de la se-
guridad en el estadio Jalisco, Jesús de Anda
Zambrano. Ambos funcionarios, junto con
Alfredo Jiménez Sánchez, inspector opera-
tivo de las Fuerzas de Seguridad Ciudadana
de Guadalajara, fueron destituidos de sus
cargos el viernes 28 por el presidente mu-
nicipal Ramiro Hernández García.
El portal Aristegui Noticias divulgó el
martes 25 una carta de Adrián Oropeza
Martínez, integrante de La Banda de Chi-
vas, quien asegura que los hechos violen-
tos fueron provocados por elementos de la
policía, quienes se “enfocaron a hostigar,
insultar y golpear a la afición rojiblanca,
(y) simplemente llegó el momento en que
no se toleró más tanto abuso y violencia.
(…); sin justificar a la afición involucrada,
ésta sólo respondió a las agresiones”.
En ese escrito, Oropeza Martínez re-
salta que los policías también golpearon
a mujeres, y después del encuentro des-
ataron una cacería en los linderos de la
Fuente Olímpica. Afirma que ahí se con-
cretaron detenciones arbitrarias de jóve-
nes por el solo hecho de traer una playe-
ra rojiblanca.
A favor de las barras
El martes 25 los directivos de Clubes Uni-
dos de Jalisco se reunieron a puerta cerrada
con el alcalde Hernández García y su equi-
po de seguridad pública para discutir las lí-
neas de acción a seguir en futuros partidos.
La encerrona duró más de cinco horas, sin
que se explicaran oficialmente los motivos
del alargamiento de la reunión.
Versiones extraoficiales sostienen que
lo anterior obedeció a que Gabriel Sau-
cedo, director administrativo del Atlas –
ahora propiedad de Televisión Azteca–, se
opuso a la desaparición de las barras roji-
negras, medida que aceptó el resto de los
directivos.
Saucedo argumentó que la tradicional
Barra 51 se comportó a la altura del evento
y no intervino en las agresiones a los cuer-
pos de seguridad. “Nosotros como institu-
ción estamos en contra de toda la violen-
cia que se ha generado, específicamente en
nuestro último partido. No quiere decir que
nosotros apoyemos a los grupos de anima-
ción, a las barras; sin embargo, durante el
partido anterior, el grupo de animación del
Atlas mantuvo una compostura buena y no
creemos que en este momento sea la solu-
ción cortar de tajo las barras”.
Por Clubes Unidos de Jalisco asistieron a
La gresca en el estadio Jalisco durante el clásico tapatío
volvió a despertar a los monstruos del futbol mexicano: la
violencia, la estupidez y la pésima organización. La pelea
del sábado 22 dejó más de 50 heridos y evidenció que las
agresiones en los principales estadios del país no sólo no
disminuyen, sino que están aumentando. Mientras el fe-
nómeno campea, las autoridades trabajan más duramente
para eludir la responsabilidad que para ofrecer soluciones.
DEPORTES
esa junta el presidente en turno y dirigente
de los Leones Negros de la Universidad de
Guadalajara, José Alberto Castellanos Gu-
tiérrez; el subdirector de Administración de
Chivas, José Luis Suárez; por el Atlas, el di-
rector operativo, Gabriel Saucedo Torres, y el
director jurídico, Héctor Lara López, y por el
Club Jalisco, Jesús Rangel Díaz de León.
En declaraciones a la prensa, el alcalde
Ramiro Hernández García admitió que hu-
bo fallas en el protocolo para contener a los
fanáticos que encendieron luces de benga-
la y subrayó que los policías golpeados ni si-
quiera debieron acercarse. De su equipo de
seguridad –al que los uniformados culpan
por haberlos puesto en riesgo– no dijo nada.
El ayuntamiento impuso una multa de
2.2 millones de pesos al Atlas. Y fue el pre-
sidente municipal quien anunció las medi-
das que se adoptarían para evitar hechos
violentos en el estadio Jalisco: Se exigi-
rá a los clubes locales y visitantes que en-
treguen un padrón de sus aficionados con
nombre, domicilio y copia de su identifica-
ción oficial, se modificará el sistema de in-
greso y se negará la entrada a toda persona
que haya participado en actos vandálicos.
Clubes Unidos de Jalisco se compro-
metió a instalar torniquetes en los puntos
de acceso; mejorar y ampliar el sistema
de videovigilancia y a conectar su señal
de video, en tiempo real, con el Centro de
Comunicación y Observación Electrónica.
Refirió entonces que los guardias que
contrató el club local pertenecen a Se-
promex, una empresa de seguridad priva-
da que suele reclutar personal carente de
preparación. A cada vigilante le paga 150
pesos por partido.
Historia roja
No es la primera vez que ocurre una tra-
gedia en el coloso de calzada Independen-
cia. En enero de 2003, mientras las Chivas
jugaban contra los Jaguares de Chiapas, el
aficionado Sergio Pérez, de 21 años, reci-
bió el impacto de una pieza de metal que
le penetró la cabeza por el ojo izquierdo. El
joven perdió el globo ocular tras varias ci-
rugías en el Centro Médico de Occidente.
Gabriel Saucedo, el directivo del Atlas, ti-
tubeó al explicar los motivos por los que la
vigilancia contratada no reportó a la policía
el ingreso masivo de aficionados en la Puer-
ta 6: “Tenemos la información de que en ese
momento los elementos de seguridad priva-
da son derribados por el grupo de animación
de Chivas, son atropellados, pierden sus ar-
tefactos de comunicación y les es imposible
comunicarse con los cuerpos de policía”.
Y mientras el presidente municipal de
Guadalajara asegura que se pagó la jornada
correspondiente a los elementos que cus-
todiaron el estadio, el policía entrevistado
manifiesta que eso es falso. Sostiene que ya
se ha hecho costumbre que las autoridades
y fanatismo
salvaje
92

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 92

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
RAÚL OCHOA
N
ueve meses después de que se
publicara en el Diario Oficial de
la Federación, la Ley General de
Cultura Física y Deporte –que fue
aprobada fast-track el 7 de junio de 2013 y to-
davía carece de reglamento– ya sufrió reformas
y adiciones para combatir la violencia en los
espectáculos deportivos.
El jueves 27, el pleno de la Cámara de
Diputados avaló en lo general el dictamen que
ordena sancionar hasta con seis años de pri-
sión y multas de hasta 250 días de salario mí-
nimo a quienes se comporten agresivamente
en los estadios. Las medidas modifican los ar-
tículos 2, 5, 41, 139, 140, 151, 152 y adicionan
los artículos 41 bis, 154 y 155 de la Ley Gene-
ral de Cultura Física y Deporte.
En el fondo, la renovada y hasta ahora ino-
perante ley deportiva criminaliza a los aficiona-
dos y deja sin responsabilidad a actores nunca
tocados: dueños de clubes y de estadios, di-
rectivas, cuerpo técnico y jugadores, árbitros, la
Federación Mexicana de Futbol, la Liga Mx…
Rapidito
La iniciativa recién aprobada comenzó su re-
corrido legislativo en octubre pasado, cuando
la presentaron el coordinador del grupo par-
lamentario del PRI, Manlio Fabio Beltrones; el
excomentarista de Televisa y secretario de la
Comisión del Deporte de la Cámara de Dipu-
tados, Gerardo Liceaga Arteaga; José Alberto
Rodríguez Calderón y Héctor Humberto Gutié-
rrez, todos ellos priistas. Fue turnada a las co-
misiones unidas de Justicia y Deporte.
El 19 de febrero esos organismos le dieron el
den público y consumido droga en al me-
nos cinco estadios del país.
Mencionó que los ocho consignados
están acusados de homicidio en grado de
tentativa, lesiones, pandillerismo, robo
y agresiones contra la autoridad. Las pe-
nas, según la fiscalía, podrían llegar has-
ta los 20 años de cárcel. Los detenidos son
Manuel Alejandro Rodríguez Durán, de 21
años; Daniel Guzmán García, de 20; Luis
reforma al vapor
Ley al vapor,
reforma fue turnada al Senado para que la rati-
fique o modifique.
Los cambios
Entre las modificaciones de calado se encuentra
la del inciso X del artículo 41 Bis, que exime a la
Comisión Especial para la Prevención de la Vio-
lencia (CEPV) de capacitar “a los cuerpos poli-
ciacos y demás autoridades encargadas de la
seguridad, en el uso apropiado de sus atribucio-
nes, así como en técnicas y tácticas especiales
para resolver conflictos y extinguir actos de vio-
lencia que puedan suscitarse en este sentido”.
La CEPV, que existe desde 2003, está bajo
la lupa. De acuerdo con la vigente Ley General
de Cultura Física y Deporte, debe ser presidida
por el director de la Comisión Nacional de Cul-
tura Física y Deporte (Conade), que actualmen-
te es Jesús Mena. Empero, el funcionario no ha
convocado a una sola sesión en lo que va de su
encargo. Por ello, Gerardo Villanueva, legislador
de Movimiento Ciudadano (MC) e integrante de
la Comisión de Deporte de la Cámara de Dipu-
tados, señala a este organismo y a su titular co-
mo uno de los principales responsables por la
violencia en los escenarios deportivos.
En entrevista, el legislador revela a Proceso
que el propio presidente de la Comisión de De-
porte en San Lázaro, Felipe El Tibio Muñoz, in-
tentó excusar a Mena al argumentar que la CE-
PV no ha sesionado por la falta de reglamento
a la ley que el propio director de la Conade pro-
movió a través del Senado.
Como parte del paquete de reformas, Ge-
rardo Liceaga, diputado y extrabajador de Tele-
visa, impulsó la creación de una base de datos
donde se compendien los nombres de aficio-
nados violentos. Será manejada por el Sistema
Nacional de Seguridad Pública.
Esta propuesta había sido desechada el
año pasado. Liceaga la promovió a inicios de
sexenio, pero El Tibio Muñoz lo frenó: La indica-
ción era apoyar de manera unánime la propues-
cobren el servicio a los clubes por adelanta-
do y les paguen a sus elementos hasta tres
meses después de sucedido el encuentro.
También denuncia que, por cada ele-
mento enviado, el municipio cobra a los
clubes mil 800 pesos, aunque a los agentes
sólo les entrega 500 pesos, y en ocasiones
les permuta el pago por descansos.
La consignación
El fiscal general del estado, Luis Carlos Ná-
jera, informó que de las 19 personas dete-
nidas, 11 quedaron en libertad por falta de
pruebas y ocho a disposición del juez quin-
to en materia penal por participar en los
actos violentos. Tres de ellas ya contaban
con antecedentes de violencia y de otra
más se sabía que ya había alterado el or-
visto bueno y la remitieron a la Mesa Directiva de
San Lázaro, para que ésta calendarizara la discu-
sión en el pleno. El jueves 27 fue el día escogido
para presentarla a debate y votación. Sin embar-
go, el dictamen que se entregó a los legislado-
res era un documento diferente al que habían
sancionado las comisiones. La nueva versión ni
siquiera había sido leída por los diputados. Pe-
se a ello, el presidente de la Cámara, el panista
José González Morfin, permitió que se debatie-
ra el nuevo texto. Esto desencadenó la ira de la
oposición, que le reprochó permitir que el priis-
mo hiciera lo que quisiera a la hora de modificar
el proyecto.
En una sesión que se prolongó por más de
cuatro horas, la izquierda intentó evitar la apro-
bación de los artículos 154 –que establece penas
de tres a seis años de prisión, multas a los que
provoquen la violencia en un recinto deportivo y
suspensión del derecho de asistir a estadios– y
el 155 –que dispone crear un padrón de aficiona-
dos, en el cual se fichará a quienes hayan come-
tido actos violentos. La izquierda argumentó que
se estaba creando legislación redundante res-
pecto del Código Penal. Aunado a ello, arguyó,
el Distrito Federal ya tiene la Ley para Prevenir la
Violencia en los Espectáculos Deportivos, vigen-
te desde el 3 de mayo de 2006.
El dictamen, sin embargo, se sometió a vo-
tación y fue aprobado. Obtuvo 317 votos a fa-
vor de parte de los legisladores del PRI y sus
aliados, PAN, PVEM, Panal e incluso un sector
del PRD. Se contaron 34 votos en contra de los
diputados de Movimiento Ciudadano, PT y una
parte del PRD, y 17 abstenciones. Después, la
DEPORTES
R
e
f
u
g
i
o

R
u
i
z
Bengalas. “Casus belli”

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 93
Nuevo León tiene ley antiviolencia,
pero no se aplica
En 2007 la Femexfut fue invitada a conocer y difundir una
ley –surgida en Nuevo León– enfocada en el combate de
la violencia en los estadios. El organismo rector del balom-
pié nacional a todo dijo que sí, pero no dijo cuándo y termi-
nó abandonando las pláticas. Ahora que las broncas entre
porras y la discriminación contra jugadores han repuntado
en las canchas mexicanas, autoridades deportivas y gu-
bernamentales se quiebran la cabeza para hacerle frente al
problema de manera jurídica. Hacer valer la normativa que
ya existe en la materia es otro de los retos.
ta de Mena para crear una nueva ley deporti-
va –aprobada el 7 de junio de 2013.
Sin embargo, el sábado 22 por la noche
hubo una gresca en el estadio Jalisco duran-
te el juego Atlas contra Chivas, que dejó medio
centenar de heridos. Esa coyuntura permitió
que Liceaga reviviera su proyecto: “Agradez-
co la confianza y el apoyo absoluto a este dic-
tamen de mi coordinador parlamentario, Man-
lio Fabio Beltrones, que desde el día que le
comenté este tema finalmente nos dio esa
oportunidad”.
Durante el debate en el pleno, el coordina-
dor de MC, Ricardo Monreal, argumentó que
la reforma enfoca mal el problema de la vio-
lencia en los estadios: “Me parece una equi-
vocación lo que están haciendo. El futbol, y
cualquier deporte, es reflejo de lo que pasa en
la sociedad en la que vives. El futbol es parte
de nuestra idiosincrasia. El futbol no es vio-
lencia. Aquí los organizadores, la avaricia, el
desdén, la acumulación de riqueza y de dinero
para vender más cervezas, más vino, más co-
mida chatarra en los estadios, es lo que tiene
a la sociedad en la violencia y postrada en es-
te grupo de hooligans parlamentarios”.
El experredista añadió que no debe legis-
larse de manera reactiva, apresurada o par-
cial. “No puede sólo acudirse a agravar penas.
Se requiere de un análisis profundo. Por ejem-
plo les pregunto: ¿Qué responsabilidad tienen
los dueños de los equipos, los patrocinado-
res, los dueños de los medios de comunica-
ción, sus voceros?...”.
El diputado Gerardo Villanueva coincide
con su coordinador y anticipa el fracaso de
la reforma: “No hay ninguna voluntad de re-
solver el problema de las barras porque es un
negocio de los clubes y es lo que ayuda a ge-
nerar un ambiente artificial para mantener el
consumo de cervezas y comidas en los esta-
dios. Es lo que de fondo no se quiere atacar.
De nada servirá. Al contrario, están asumien-
do que va a empeorar y por eso el incremen-
to de las penas. Están apostando que la CE-
PV tampoco va a funcionar”.
Antonio Jiménez Moreno, de 28; Daniel
Manríquez Pacheco, de 21; Miguel Ángel
González Pérez, de 24; César Adrián Mar-
tínez Solís, de 20; Roberto Fabián Cabrera
Cervantes, de 21, y Juan Miguel Quintero
Hernández, también de 21, quienes fue-
ron enviados al complejo penitenciario de
Puente Grande.
El miércoles 26, la Fiscalía General de-
tuvo a otros cuatro aficionados. Uno de
ellos fue rastreado a través de Facebook,
donde se jactaba de la golpiza que le pro-
pinaron a un policía. Se trata de Ernesto
Navarrete López, de 23 años.
Los demás sospechosos están identi-
ficados como Alejandro Buenrostro Villa-
grana, de 28 años, y Anthony Ismael Her-
nández y Diego Armando Rosales Romero,
ambos de 18 años.
h
t
t
p
:
/
/
i
n
f
o
7
.
m
x
94

1952 / 30 DE MARZO DE 2014
LUCIANO CAMPOS GARZA
M
ONTERREY, NL.- Nuevo
León se convirtió en el
primer estado de la Re-
pública en promulgar,
en 2007, una ley para
sancionar la violencia
en los espectáculos deportivos. La inicia-
tiva, presentada por el entonces diputado
local panista Gregorio Hurtado Leija, bus-
caba contener las cada vez más numero-
sas peleas que se desataban durante los
partidos de los equipos Tigres y Rayados,
en las que hubo lesionados, expresiones
discriminatorias y hasta un homicidio.
La norma terminó contemplando de
uno a cuatro años de prisión contra quie-
nes incurran en actos violentos en los es-
tadios; también prevé que esas personas
sean boletinadas para que se les impida
entrar a los campos deportivos por man-
dato de un juez.
A la discusión de la ley fue invita-
da la Federación Mexicana de Futbol (Fe-
mexfut), que se contactó con los legisla-
dores nuevoleoneses a través de su jefe de
seguridad e inspectores, Héctor Canchola.
El directivo se comprometió a presentar
la propuesta de Nuevo León al pleno del
máximo órgano rector del balompié mexi-
cano, para que desde ahí fuera impulsada
en cada estado del país.
Sin embargo, la Femexfut suspendió el
diálogo, según refiere en entrevista Hurta-
do Leija, actualmente contralor del muni-
cipio de Monterrey.
Palabra muerta, oídos sordos
El 23 de mayo de 2007, la fracción panis-
ta en el Congreso de Nuevo León presen-
tó una iniciativa para incluir en el Código
Penal estatal una serie de artículos que se
conocieron como Ley contra la Violencia
en los Estadios (LVE).
El 21 de agosto de ese año fueron apro-
bados los agregados que dicen:
“Artículo 331 bis.- Comete el delito de
Violencia en Espectáculos Deportivos y se
castigará con prisión de uno a cuatro años
y multa de 10 a 80 cuotas, sin perjuicio de
las sanciones a que se haya hecho acree-
dor por la comisión de diverso delito, a
quien en un evento deportivo, encontrán-
dose en el interior de un estadio o recinto
utilizado para ese fin o en los espacios de
estacionamiento o calles circundantes in-
mediatas al mismo, cometa por sí o inci-
te a otros a cometer actos que produzcan
lesiones a terceros o daños a bienes mue-
bles o inmuebles.
“Artículo 331 bis 1.- Además de las
sanciones previstas en este capítulo, a jui-
cio del juez se podrá prohibir al inculpado
asistir a estadios o recintos de espectácu-
los deportivos por un término de seis me-
ses a cuatro años, en cuyo caso se orde-
nará la publicación especial de sentencia.”
Al exponer los motivos de la LVE, Hur-
tado detalló una situación que no ha men-
guado desde entonces: “Existen deportes
en los que el público resulta ser más sus-
ceptible al cambio radical de su estado de
ánimo, deformando en segundos al aficio-
nado en fanático, provocando la violencia.
(…) Lamentablemente estas reacciones de
las personas no son casos aislados, se re-
gistran grupos entre la multitud que asis-
te a espectáculos deportivos y las pasio-
nes se desbordan con más facilidad en el
futbol soccer”.
Ese 2007 había sido un mal año para el
futbol profesional de Nuevo León: El 9 de
mayo –días antes de que la iniciativa fue-
ra presentada– fue apuñalado Luis Carlos
Hernández González, de 15 años, en el ex-
terior del estadio Universitario después de
un juego de cuartos de final entre Tigres y
Chivas. El muchacho falleció a raíz de las
heridas que le provocaron.
En el proceso de discusión de la ley,
Hurtado encabezó reuniones de diputados
con directivos de Tigres, Rayados y Santos
de Torreón; con los de Sultanes, en beisbol,
y Fuerza Regia, en basquetbol; asistieron
a ellas jefes policiacos del estado y mu-
nicipales de la zona conurbada. También
fueron informados los directivos de la Fe-
mexfut. Todos los convocados expresa-
ron su acuerdo para legislar sobre las con-
ductas antisociales de los fanáticos en los
estadios.
Entrevistado el 3 de abril de 2007, el
panista se mostró entusiasmado con la
respuesta de los empresarios. “Los direc-
tivos se manifestaron a favor y señalaron
que enviarían comentarios para enrique-
cer la propuesta. La Federación Mexicana
de Futbol ya está viendo la posibilidad de
aplicar esto mismo en otros estadios, por-
que esta ley no existe en el país”.
En entrevista con Proceso, Gregorio
Hurtado Leija –quien tiene maestría en
derecho constitucional y gobernabilidad
por la Universidad Autónoma de Nuevo
León– afirma que el Congreso nuevoleo-
nés envió a sus similares de los estados en
toda la República copias certificadas para
que estudiaran el articulado y lo tomaran
como modelo.
“Se lo dimos a conocer a todos. Fuimos
pioneros, porque no sólo manejábamos es-
tos asuntos como objeto de sanción admi-
nistrativa, sino que fuimos más allá, di-
mos el paso siguiente y lo incluimos en
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Hurtado. Ley efectiva
h
t
t
p
:
/
/
p
a
s
i
o
n
d
e
p
o
r
t
i
v
a
.
m
x
Estadios. Marco jurídico borroso

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 95
el Código Penal para tipificarlo como
delito.”
Sin embargo, sostiene, la respuesta fue
tibia, pues sólo un par de estados se comu-
nicaron con los legisladores para solicitar
más informes, lo que a la larga se estancó.
El panista asegura que él tuvo comu-
nicación directa con la Federación Mexi-
cana de Futbol, vía telefónica. “Hablamos
con ellos y con los clubes. En ese entonces
hubo un consejo donde participaban los
equipos de deporte profesional de la zo-
na norte, de futbol, beisbol y basquetbol.
Incluso vino gente de Torreón, de Santos”.
Héctor Canchola fue su interlocutor
con la federación, según se desprende de
una nota periodística publicada entonces.
Canchola se encarga actualmente de Segu-
ridad y Comisarios en la Liga MX, de acuer-
do con el directorio que se publica en la pá-
gina web del organismo.
En un partido efectuado el sábado 3
de marzo de 2007 en el estadio Tecnológi-
co entre Rayados y Pumas, algunos aficio-
nados con camisetas de la UNAM se que-
jaron de que no les permitieron el acceso
por su aspecto de “chilangos”.
El martes siguiente, Justino Compeán,
presidente de la Femexfut, felicitó a Raya-
dos bajo el supuesto de que con esa ex-
clusión se evitaría la violencia en los es-
tadios. En el caso de La Pandilla, declaró:
“La gente de Monterrey también detuvo
a 16 aficionados de ellos; no les permitió
entrar al juego. Personalmente hablé con
Jorge Urdiales (entonces presidente de
Rayados) y me dijo que fueron detenidos
cuatro aficionados del equipo de Pumas y
16 de Monterrey.
Ley no aplicada
Si bien la LVE tiene más de seis años de
haber sido promulgada, no se aplicó en
el sexenio pasado, cuando gobernaba el
priista José Natividad González Parás.
Hurtado Leija recapitula: En ese an-
tonces, pese al apremio social de conte-
ner las conductas antisociales en los esta-
dios, la procuraduría de Nuevo León optó
por ignorar la ley.
“En aquel tiempo tuve conocimiento
de un solo procesado por ese delito y ya no
supe en qué concluyó. No le pude dar se-
guimiento, sólo supe que estaba en etapa
de pruebas. Lo cierto es que en esos años
la procuraduría (estatal) no le puso la su-
ficiente atención para que redundara en
algo que fuera ejemplar para los hinchas.
Se fueron más por los delitos de lesiones
y daño en propiedad ajena, pero no le die-
ron importancia a esto”, lamenta.
La actual administración estatal, en-
cabezada por el también priista Rodrigo
Medina, decidió reactivar la LVE apenas
este año, cuando en el estadio Tecnológico
se vivió una racha de incidentes violentos
provocados por el mal desempeño de Ra-
yados, lo que arrojó un aficionado herido
de gravedad y 10 procesados.
Hurtado Leija asegura que actualmen-
te “hay una propuesta para incluir en la
legislación federal” un artículo contra los
desmanes en los escenarios deportivos.
Considera benéfica la iniciativa, aunque
afirma que más bien debería ser aterriza-
da en cada uno de los estados –que son
los encargados de procesar a quienes in-
curren en delitos del fuero común.
A propósito de la riña ocurrida en el
estadio Jalisco el sábado 22 de marzo du-
rante el clásico tapatío entre Atlas y Gua-
dalajara, considera que es un buen mo-
mento para que el Congreso de la Unión
aborde el problema: “Todavía estamos en
tiempo de actuar. No es tarde para tomar
cartas en el asunto. Lo peor sería que no
hiciéramos nada, que dejáramos que es-
to creciera y que mañana lamentemos un
caso más grave”.
La ley nuevoleonesa está diseñada pa-
ra que los delitos que en ella se consignan
sean perseguidos de oficio. Esto significa
que las autoridades pueden iniciar las in-
dagatorias basándose en simples videos
de televisoras o aficionados.
En esta temporada Clausura 2014, los
aficionados de Rayados protagonizaron
tres incidentes violentos en los primeros
cuatro partidos en casa. En un juego que-
maron gradas y fueron demandados. En
otro se enfrentaron con la policía y, en un
tercero, tres personas hirieron gravemen-
te a un aficionado de Tigres afuera del es-
tadio Tecnológico.
El procurador Adrián de la Garza apli-
có la LVE para procesar a Ricardo Calderas,
de 19 años, quien golpeó a un joven que
portaba la camisa de Tigres, identificado
como Cruz Alvizu. Le fracturó la mandíbu-
la y lo envió al hospital, donde fue interve-
nido quirúrgicamente.
El agresor subió fotos de la agresión a
su cuenta de Facebook. Ese atrevimiento
permitió a la procuraduría estatal identifi-
carlo. El joven fue detenido, junto con dos
cómplices, identificados como Juan Carlos
Pérez Morales, Cirilo, de 23 años, y Miguel
Ángel Garza Prieto, Alone, de 27.
La mala racha del equipo siguió. Monte-
rrey fue a Tijuana y cayó 2-1 con Xolos. Lue-
go Rayados perdió 2-0 ante León. La gen-
te, enardecida, se metió al terreno de juego
y se enfrentó con policías estatales. Como
saldo de la reyerta fueron detenidas nueve
personas, entre ellas dos menores de edad.
El procurador de Justicia, Adrián de la
Garza Santos, anunció que todas ellas se-
rían boletinadas para que no pudieran in-
gresar a los juegos de Rayados mientras se
les enjuiciaba por los delitos de lesiones,
daño en propiedad ajena y violencia en
espectáculos deportivos.
Al día siguiente, un juez ordenó poner
en libertad a los aficionados detenidos de-
bido a que la policía los detuvo por la tar-
de del sábado y los entregó al Ministerio
Público, indebidamente, la madrugada del
domingo.
DEPORTES
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
u
a
n
l
m
e
x
i
c
o
.
m
x
De la Garza. Primeros pasos
96

1952 / 30 DE MARZO DE 2014

Tras sus célebres discursos,
“el desenlace estaba marcado”
Señor director:
P
or la oportunidad del aniversario y la indig-
nación que me produjo la capitalización que
del asesinato de Colosio hizo el PRI, me permito
enviarle el siguiente artículo o carta que quisiera
titular Colosio se topó con Salinas.
No es posible imaginar siquiera el grado de
mezquindad y vileza que tuvo que haberse dado por
quien decidió aprovechar el vigésimo aniversario del
asesinato de Luis Donaldo Colosio para lucrar par-
tidariamente con el proditorio crimen. Desde donde
se le vea, aquí está el reinicio de la línea de matones
en la política y el pernicioso ejemplo para incitar a la
violencia a las nuevas generaciones con el imperio
de “la ley del más fuerte”.
No pocos han reaccionado a ello señalando
que, al fin y al cabo, Colosio era uno de tantos
priistas estándar y que, por su trágica muerte,
se le quiere idolatrar para, como siempre, poner
“sobre el muerto las coronas”, cuando en vida
no se le tuvo respeto ni a su propio derecho a
vivir. Lo único cierto es que dentro de su partido
nunca lo consideraron “como uno de tantos”,
capaz de acoplarse y someterse a la disciplina
del sistema, subordinándose a sus antecesores.
Por el contrario, Colosio les significaba un riesgo
inminente de ruptura con la inercia abusiva y
corrupta del poder, tal como lo dijo en el discurso
del 6 de marzo de 1994 en el Monumento a la
Revolución.
Colosio nunca fue de la simpatía de Salinas:
la distancia moral era abismal. En el segundo ter-
cio del sexenio de De la Madrid, Salinas, enton-
ces secretario de Programación y Presupuesto,
quiso imponer en la LIII Legislatura (85-88) como
presidente de la Comisión de Programación
de la Cámara de Diputados a su incondicional
Sócrates Rizzo. Fue justamente a él a quien
el PRI registró como candidato por el XXXVIII
Distrito Electoral del Distrito Federal, por el que a
mi vez fui postulado por el PAN en la fórmula de
mayoría relativa y, simultáneamente, como enton-
ces era posible, por la vía plurinominal.
En el curso de la campaña Sócrates Rizzo
incurrió en toda clase de excesos, acarreos e in-
cluso inauguró obras públicas con la complicidad
del delegado de Álvaro Obregón. El día de las
elecciones sacó a votar por compañías, sin cre-
dencial de elector, a los cadetes de la Academia
de Policía del Desierto de los Leones, llevándolos
casilla por casilla a sufragar, con un simple es-
crito del director de la institución dirigido a los
presidentes de las mismas, instruyéndolos para
que recibieran el voto de los jóvenes, algunos de
los cuales no tenían edad para sufragar.
Al impugnar la validez de dicha elección, y ya
en mi calidad de diputado plurinominal, reconoci-
do por la Comisión Federal Electoral en virtud de
la alta votación obtenida por encima del porcen-
taje necesario en la circunscripción, fui nombrado
coordinador de los diputados del PAN ante el
Colegio Electoral, que constituía la última instancia
Colosio se topó con Salinas:
Jesús González Schmal
y en el pleno me llevó a considerarlo como parla-
mentario con visión y dominio en la materia econó-
mica y presupuestaria. A Sócrates Rizzo, Salinas
lo mandó a gobernar Nuevo León, donde no pudo
acabar su sexenio (fue relevado por corrupción).
Colosio, por su propio impulso, llegó a ser
coordinador de su bancada en la Cámara de
Senadores, presidente del PRI y secretario de
Desarrollo Social para terminar en 1994 como
candidato a la Presidencia de la República. En la
integración de la Cámara de Senadores (88-94) du-
rante el Colegio Electoral, competía yo con Porfirio
Muñoz Ledo por el reconocimiento de la mayoría.
Luis Donaldo Colosio se abstuvo de votar a favor
de mi contrincante, al igual que más de una tercera
parte del PRI, porque no se aceptó reabrir las casi-
llas para el recuento de votos que yo solicitaba.
La última vez que lo vi, cuando con un grupo
de destacados panistas abandonamos ese partido
por su alineamiento con Salinas, el apoyo al TLC
y la aceptación del subsidio oficial, fue en el mes
de enero de 1994, en su casa de campaña de la
Ciudad de México. El día anterior había pronun-
ciado un discurso requiriendo el cambio genera-
cional de los dinosaurios sindicales (directo a Fidel
Velázquez y Gamboa Pascoe); lo felicité y me con-
fesó su temor por la reacción dentro de su partido.
El desenlace estaba marcado.
Atentamente
Jesús González Schmal
Inutilizan a su hijo por gasa en
el cerebro; no le hacen justicia
Señor director:
L
e solicito hacer del conocimiento público la
infamia que enseguida relato.
A la edad de un año ocho meses, mi hijo
Akin Jautzi Rodríguez Salgado fue diagnosticado
con un tumor cerebral e hidrocefalia secundaria,
y entre julio y septiembre de 2007 fue atendido
por los médicos Juan Carlos Chalita Williams,
Jaime Torres Corzo y Roberto Rodríguez della
Vecchia en el Hospital Central “Ignacio Morones
Prieto”, de San Luis Potosí.
Sólo tuvo algunos días de “mejoría”, que
resultó ser transitoria, pues luego empeoró y, con
mentiras y omisiones por parte de los galenos,
fue dado de alta. Como pasado un tiempo no
mejoraba, viajé a la Ciudad de México y conseguí
que se le tratara en la Unidad Médica de Alta
Especialidad Centro Médico Nacional Siglo XXI,
Hospital de Pediatría.
El 4 de octubre del mismo año, se ordenó
su hospitalización en el servicio de Oncología
Pediátrica. El día 8 se le realizó un estudio de re-
sonancia magnética, se le diagnosticó un aparen-
te residual tumoral cerebral y se le programó para
que el día 11 tuviera una resección del mismo.
Al término de la operación, el neurocirujano
me preguntó si hubo incidentes de importancia e
inesperados de los cuales me hayan informado
en San Luis Potosí. Le respondí que quienes lo
atendieron me aseguraron que había sido una
cirugía exitosa y sin complicación alguna.
El neurocirujano repuso que en el cerebro
de mi hijo había encontrado algo que se deshila-
chaba como algodón y que era ajeno al cerebro.
Ya visto en el servicio de Anatomopatología, el
aparente residual tumoral resultó ser un “cuerpo
extraño, textiloma, fragmento de gasa (gasas)”.
Tales gasas dejadas en el cerebro de Akin
causaron múltiples cirugías cerebrales posterio-
res, tratamientos completamente invasivos e infi-
nidad de complicaciones que hasta el día de hoy
le han ocasionado catastróficas secuelas irrever-
sibles, como son: atrofia severa auditiva, atrofia
visual, trastorno psicomotriz, inmenso daño
neurológico, atrofia de lenguaje, enormes males
musculoesqueléticos, así como dependencia to-
tal y absoluta para realizar todas sus actividades
diarias. Inclusive no puede comer por sí mismo.
Todo esto me motivó a buscar la procuración
de justicia y el deslinde de responsabilidades de
quienes cometieron esta aberrante y mala praxis.
Así, en agosto de 2008 presenté una denuncia
ante la PGJESLP, de la cual se desprende la AP/
PGJE/SLP/I/526/VIII/2008, al igual que una queja
ante la CEDH (expediente CEDH-Q607/8). Tras una
exhaustiva investigación, ésta emitió la recomenda-
ción 11/2010, que hasta la fecha no ha sido acep-
tada por los Servicios de Salud del estado ni por el
Hospital Central “Ignacio Morones Prieto”, a cargo
del doctor Octavio Alfredo Castillero González.
De la misma manera, presenté formal queja ante
la Comisión Estatal de Arbitraje Médico (CEAM), que
mostró parcialidad hacia los médicos mencionados,
al punto de que el doctor Alberto Rodríguez Jacob,
quien fungía como comisionado estatal, trató de
incitarme ofensivamente a recibir una cantidad de
dinero, como si estuviera yo vendiendo a mi precio-
so y amado hijo, a lo cual no accedí. De ese modo,
quedó como concluida y sin efecto mi queja, pese a
las evidentes omisiones cometidas.
Debido a todos estos deplorables compor-
tamientos institucionales, particularmente de la
Procuraduría de Justicia, pues no ha hecho prác-
ticamente nada tras cinco años de haber presen-
tado mi denuncia, manifesté mi inconformidad
del proceso y en donde se calificaban los distritos
impugnados, como fue el caso del XXXVIII del DF.
En dichas sesiones exhibí fotografías de los
grupos de cadetes de la policía llevados por sus
superiores con órdenes de votar por el PRI. Aporté
la fe notarial que daba cuenta de los hechos y
del oficio que se presentaba a los presidentes de
casilla para consumar el ilícito. Al debatirse el caso
en el Colegio Electoral, fue contundente la com-
probación de la maniobra fraudulenta, y no obs-
tante la aplanadora del PRI aprobó “el triunfo” de
Sócrates Rizzo. El desprestigio frente a lo ocurrido,
que fue del dominio público, le hizo imposible a
Salinas imponerlo en la Presidencia de la Comisión
de Programación y Presupuesto, por lo que Luis
Donaldo Colosio tuvo la oportunidad de entrar
como “emergente al bat”, ocupando la menciona-
da presidencia de la que entonces era, sin duda, la
comisión más importante del Congreso.
Fue en ese cargo donde pude conocer a Luis
Donaldo, y con todo y las confrontaciones que
tuve con él en materia legislativa y política, su
capacidad de interlocución y dialogo para llegar a
decisiones democráticas en el seno de la comisión

1952 / 30 DE MARZO DE 2014 97
PALABRA DE LECTOR
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su au-
tor, una identifcación fotocopiada o esca-
neada (de preferencia credencial de elector,
por ambos lados), dirección y, en su caso,
teléfono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx.
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
con el subprocurador general de Averiguaciones
Previas, quien dispuso remitir la averiguación
previa a la Mesa III de Asuntos Relevantes (nú-
mero AP/PGJE/SLP/UEAR/MIII/14/IV/2013). Al
continuar con la dilación, omisiones y no línea
de investigación, presenté formal queja contra
la PGJESLP en la CEDH el 7 de agosto de 2013
(expediente 1VQU-448/2013) por la dilación, las
omisiones y una escueta línea de investigación.
Deseando una favorable respuesta de las au-
toridades correspondientes a la brevedad posible,
por la situación que guarda dicha averiguación,
aclaro que todo lo mencionado consta en autos
y que cuento con la documentación que avala lo
antedicho. (Carta resumida.)
Atentamente
Jorge Enrique Rodríguez Herrera
(044/55/2334-7221)
akinjautzi2013@gmil.com
Mujer embarazada pide ayuda para
que no la despidan de la Sedesol
Señor director:
L
e solicito publicar la siguiente denuncia.
Desde octubre de 2011 vengo prestando mis
servicios por honorarios en la Dirección de Sistemas
de Información y Padrones de la Secretaría de
Desarrollo Social (Sedesol), sin percibir prestación al-
guna y renovando contratos el día de su vencimien-
to. El último lo firmé en diciembre de 2013.
A partir del pasado día 11, estoy siendo
víctima de un despido injustificado, ya que José
Luis Uribe Arzate, director general adjunto de
Operación de Programas, nos mandó llamar a
cuatro compañeros y a mí para advertirnos que el
31 de marzo dejaríamos de prestar nuestros ser-
vicios, por órdenes “superiores” de la directora
general de Políticas Sociales, Flora Martha Angón
Paz, y que teníamos 20 días para buscar trabajo,
porque las plazas son requeridas por ella. (Se
rumora que están entrando personas allegadas a
estos funcionarios.)
Quiero aclarar que no tengo plaza pero tra-
bajo en las instalaciones de la secretaría, que
llevo cinco meses de embarazo, que soy madre
soltera y que el puesto de enlace que me fue
asignado lo he desempeñado con responsabili-
dad y profesionalismo. No he sido una persona
faltista ni incumplida.
En suma, además de que no creo ser mere-
cedora de lo que pretenden hacerme, considero
que la Sedesol está obligada, puesto que se de-
dica a apoyar causas justas, a proporcionar a sus
trabajadores un trato digno.
No sé a quién acudir, pero pido públicamente
que alguien me ayude a que la justicia se impon-
ga ante las arbitrariedades de funcionarios que,
valiéndose de sus puestos en el gobierno federal,
pisotean la dignidad de personas como yo. (Carta
resumida.)
Atentamente
Marlén Solís Alós
Pide información que no le ha
dado el Museo de Bellas Artes
Señor director:
L
e solicito publicar esta carta en la sección
Palabra de Lector, dirigida a la coordinadora
de Artes Plásticas del INBA, Magdalena Zavala
Bonachea. 
Licenciada Zavala: El 30 de enero del pre-
sente año, el director del Museo del Palacio de
Bellas Artes (MPBA), Miguel Fernández Félix, me
informó que dicha institución “ha finalizado la
compleja labor de evaluación y selección de pro-
yectos para el periodo 2014-2018”.
Esta información la recibí en una carta como
“respuesta negativa” para un proyecto de expo-
sición que propuse para el año 2016 en las salas
José Clemente Orozco, Rufino Tamayo, David
Alfaro Siqueiros y Guillermo González Camarena.
De acuerdo con esta respuesta, solicité al
señor Fernández Félix la siguiente información:
1. Descripción y explicación de los criterios
empleados para desarrollar la “compleja labor
de evaluación y selección de proyectos para el
periodo 2014-2018”.
2. Nombres de las personas responsables
que realizaron la evaluación y selección que él
menciona, así como los criterios con los cuales
fueron designadas para efectuar esta tarea.
3. La lista detallada de los proyectos se-
leccionados para realizarse durante el periodo
2014-2018.
Debido a que hasta la fecha no he recibido
ninguna respuesta por parte del director del
MPBA, hago pública y extensiva la solicitud de
esta información a las autoridades del INBA
como ciudadana y artista visual, ejerciendo mi
derecho y responsabilidad de conocer la voca-
ción y misión que se le ha adjudicado al Museo
del Palacio de Bellas Artes para este sexenio.
Considero necesaria la participación demo-
crática y colegiada de los creadores en la evalua-
ción y selección de los proyectos museísticos del
país. Esto, además de lograr que la excelencia
del arte contemporáneo se ubique en los espa-
cios adecuados para ello, dará a los ciudadanos
la posibilidad de experimentar la obra que en
muchas ocasiones se realiza con financiamiento
proveniente de sus recursos.
Atentamente
Ma. Teresa Velázquez Gutiérrez
Impugna los trámites de becas
estudiantiles en Veracruz
Señor director:
M
ucho agradeceré la publicación de la
presente carta en la sección Palabra de
Lector, dirigida al gobernador de Veracruz,
Javier Duarte de Ochoa, para denunciar lo
siguiente.
Después de que la Dirección General del
Sistema Estatal de Becas (DGSEB) publicó la con-
vocatoria de becas por el alto rendimiento escolar,
registré mi solicitud el 31 de enero. Al finalizar el
trámite, el sistema me indicó que acudiese el 5 de
febrero a Xalapa para presentar los documentos
que avalaran mis datos académicos y personales.
Como pude, llegué el día señalado y, al
consultar el resultado en el portal web de la
DGSEB el 25 de febrero, se me informó que ha-
bía sido aprobatorio. Cuando me comuniqué a
la Dirección de Becas, me citaron a sus oficinas,
otra vez en Xalapa, antes del 4 de abril para reco-
ger la tarjeta de depósitos.
Señor gobernador: Estoy seguro de que,
al igual que yo, muchos jóvenes de excelencia
académica no podrán acudir a recibir tan impor-
tante apoyo por vivir en áreas muy distantes de la
capital del estado. Incluso algunos ni siquiera se
inscribieron por ser una convocatoria discriminato-
ria, contradictoria, excluyente y selectiva, pues ha-
bitantes de municipios como Pánuco, Zongolica,
Benito Juárez, Tlachichilco o Álamo carecen de
recursos para realizar los traslados que exigen.
A mi juicio, podría eficientarse el trámite con
la coordinación de la entrega-recepción de docu-
mentación y apoyo en los ayuntamientos locales,
o en su caso crear una plataforma web donde
puedan mantenerse los archivos escaneados.
Ahí es adonde Fernando Yunes Márquez,
Héctor Yunes Landa o José Yunes Zorrilla debe-
rían acercar estas convocatorias y los medios de
gestión, en vez de hacer sus llamados de “aca-
rreo” a actos proselitistas prematuros de precam-
paña por la gubernatura del estado. Ahí es en
donde deberían llevarse el “carro completo” en
materia educativa.
He llegado a la conclusión de que la DGSEB
es cínica y mentirosa, pues en sus lineamientos
de “Política de Calidad” señala: “…estamos com-
prometidos en proporcionar becas para satisfa-
cer las necesidades de estudiantes de excelente
aprovechamiento escolar o que viven en situacio-
nes de marginación o discapacidad…”, cuando
en su actuar los marginados no tienen cabida.
Parece ser que en Veracruz es más fácil
tramitar y otorgar un partido político que tramitar
una beca para emprender el camino educativo.
Señor gobernador: menos burocracia, más
eficiencia, fin a la corrupción y mayor educación.
Confío en usted. (Carta resumida.)
Atentamente
Kevin Jair Juárez Cruz
Ciudad Álamo,Veracruz
Teléfono celular: 553-41-38-3705ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847195004cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2