You are on page 1of 251

|

+JAE@
RESUMEN............................................................................................................................. 1
CAPITULO I ......................................................................................................................... 5
INTRODUCCION................................................................................................................. 5
1.1. UBICACION Y EXTENSION DEL AREA ESTUDIADA.................................... 5
1.2 ACCESO................................................................................................................ 5
1.3 MAPA TOPOGRAFICO ........................................................................................ 6
1. 4 ESTUDIOS ANTERIORES ................................................................................... 7
1.5 METODOLOGIA DEL TRABAJO ........................................................................ 8
CAPITULO II ..................................................................................................................... 11
GEOMORFOLOGIA........................................................................................................... 11
2.1 DESCRIPCION DE LAS UNIDADES GEOMORFOLOGICAS ........................ 11
2.1.1 ALTIPLANICIES ..................................................................................... 11
Meseta de Chinchaypujio. ....................................................................... 12
Depresión de Anta .................................................................................. 12
Depresión de Limatambo......................................................................... 13
Meseta de Saqsayhuamán ....................................................................... 14
Montañas de Cusco ................................................................................ 17
2.1.2 CORDILLERA ORIENTAL .................................................................... 17
2.1.2.1 CADENA DE NEVADOS ......................................................... 17
2.1.2.2 VALLES INTRACORDILLERANOS........................................ 19
2.1.2.3 MESETA DE COLQUEPATA.................................................... 20
2.1.3 VALLE DEL VILCANOTA URUBAMBA............................................... 21
2.1.4 ZONA SUBANDINA .............................................................................. 21
2.2 CLIMA Y VEGETACION.................................................................................... 22
CAPITULO III .................................................................................................................... 29
ESTRATIGRAFIA ................................................................................................................ 29
INTRODUCCION ..................................................................................................... 29
3.1 PALEOZOICO INFERIOR .................................................................................. 29
3.1.1 FORMACION OLLANTAYTAMBO: Cámbrico? (C-o) .......................... 29
|NOEMMEì
||
3.1.2 ORDOVICICO ........................................................................................ 35
3.1.2.1 FORMACION VERONICA:
Ordovícico basal (O-v) ........................................................................... 35
3.1.2.2 FORMACION SAN JOSE:
Arenigiano -Llanvirniano (Om-sj)............................................................. 36
3.1.2.3 FORMACION SANDIA: Caradociano (Os-s) ........................... 45
3.1.2.4 FORMACION ZAPLA: Ashgiliano (Os-z) ................................. 48
3.1.3 SILURO-DEVONIANO.......................................................................... 52
3.1.3.1 FORMACION PAUCARTAMBO: Siluro -Devoniano (SD-p) .... 53
3.2 PALEOZOICO SUPERIOR ................................................................................. 54
3.2.1 GRUPO COPACABANA: Pérmico inferior (Pi-c) ..................................... 58
3.2.2 GRUPO MITU:Pérmico superior-Triásico inferior (PsTi-m)........................ 60
3.2.2.1 FORMACION PISAC............................................................... 60
3.2.2.2 FORMACION PACHATUSAN ................................................ 61
3.3 MESOZOICO ...................................................................................................... 65
3.3.1 FORMACION HUAMBUTIO:
Kimmeridgiano -Berriasiano? (JsKi-hm) .................................................. 65
3.3.2 FORMACION HUANCANE: Neocomiano (Ki-hn) ................................. 70
3.3.3 GRUPO YUNCAYPATA: Albiano-Maestrichtiano .................................... 72
Formación Paucarbamba:
Albiano inferior? (Ki-pb) ......................................................................... 72
Formación Maras: Albiano medio (Ki-ma) ............................................... 77
Formación Ayavacas:
Albiano superior-Turoniano (Ki-ay) ......................................................... 78
Formación Puquín:
SenonianoMaestrichtiano (Ks-pu)............................................................ 80
3.4 PALEOGENO ...................................................................................................... 86
3.4.1 FORMACION QUILQUE:
Paleoceno inferior (Pp-qc)....................................................................... 86
3.4.2 FORMACION CHILCA:
Paleoceno superior -Eoceno inferior? (Pp-qc) .......................................... 88
3.4.3 GRUPO SAN JERONIMO:
Eoceno medio -Oligoceno inferior (Peo-sj) .............................................. 91
Formación Kayra .................................................................................... 91
Formación Soncco .................................................................................. 92
3.5 NEOGENO................................................................................................. 96
3.5.1 FORMACION ANTA: Mioceno medio (Nm-an) ...................................... 96
3.5.2 FORMACION CHINCHEROS: Plioceno (Np-cc) ................................... 98
3.5.3 FORMACION RUMICOLCA: Plio Cuaternario (Q-ru)........................... 98
3.6 CUATERNARIO ................................................................................................ 103
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
|||
3.6.1 FORMACION SAN SEBASTIAN: Pleistoceno inferior (Q-sa) .............. 103
3.6.2 DEPOSITOS GLACIARIOS: (Q-g) ....................................................... 104
3.6.3 DEPOSITOS ALUVIALES: (Q-al)......................................................... 104
3.6.4 DEPOSITOS FLUVIALES: (Q-f)........................................................... 104
3.6.5 DEPOSITOS PALUSTRES Y LACUSTRES : (Q-l)............................... 105
3.6.6 DEPOSITOS DE DESLIZAMIENTOS .................................................. 105
CAPITULO IV.................................................................................................................. 107
MAGMATISMO ................................................................................................................ 107
4.1 MAGMATISMO HERCINIANO ....................................................................... 107
4.2 MAGMATISMO PERMIANO ........................................................................... 108
4.2.1 PLUTONES ........................................................................................... 108
4.2.1.1 Edad ......................................................................................... 120
4.2.1.2 Naturaleza de las rocas .............................................................. 120
4.2.1.3 Geoquímica ............................................................................... 121
4.2.2 VULCANISMO ..................................................................................... 121
4.3 MAGMATISMO ANDINO ................................................................................ 122
4.3.1 CUERPOS GRANITOIDES................................................................... 123
4.3.2 STOCKS ................................................................................................ 126
4.3.3 DIQUES ................................................................................................. 131
4.3.4 OTROS DIQUES ANDINOS O PALEOZOICOS ................................ 135
4.3.5 Geoquímica ............................................................................................. 137
4.3.6 Evolución de las rocas ígneas del borde
norte del Batolito Andahuaylas-Yauri ................................................................. 145
4.3.7 Edad ....................................................................................................... 146
4.3.8 ORIGEN DE LOS MAGMAS................................................................ 151
4.3.9 VOLCANICOS...................................................................................... 152
4.3.9.1 Volcánicos Terciarios ................................................................. 152
4.3.9.2 Volcánicos Plio-Cuaternarios ..................................................... 152
CAPITULO V ................................................................................................................... 159
TECTONICA..................................................................................................................... 159
5.1 DESCRIPCION DE LAS ESTRUCTURAS A PARTIR DEL PLANO..................
GEOLOGICO Y ESTRUCTURAL ................................................................. 159
5.2 CRONOLOGIA DE FASES............................................................................ 169
5.3. DESCRIPCION GEOMETRICA DE LAS SECCIONES ESTRUCTURAS ... 170
5.4 EVOLUCION TECTONICA Y PALEOGEOGRAFICA ................................... 172
CAPITULO V I ................................................................................................................. 185
GEOLOGIA ECONOMICA............................................................................................. 185
|NOEMMEì
|v
INTRODUCCION ................................................................................................... 185
6.1 YACIMIENTOS METALICOS .......................................................................... 185
6.1.1 MINERALES RADIACTIVOS.............................................................. 185
6.1.1.1 AREA DE URUBAMBA.......................................................... 186
6.1.1.2 AREA LIMATAMBO-ANTA-CUSCO.................................... 191
6.1.1.4 AREA DE LUCUMAYO ......................................................... 194
6.1.2. MINERALIZACION DE COBRE PLATA PLOMO ............................. 194
6.1.2.1 AREA DE URUBAMBA.......................................................... 194
6.1.2.2 AREA LARES-AMPARAES-CALCA..................................... 197
6.1.2.3 AREA LIMATAMBO-ANTA-CUSCO.................................... 201
6.1.2.4 AREA DEL SALKANTAY ...................................................... 202
6.1.2.5 AREA DE SAN SALVADOR-HUANCARANI ....................... 203
6.1.3 MINERALIZACION DE ORO.............................................................. 204
6.1.3.1 AREA LARES.......................................................................... 204
6.1.3.2 AREA DE URUBAMBA.......................................................... 205
6.1.3.3 AREA DE LUCUMAYO ......................................................... 205
6.1.3.4 AREA DE PAUCARTAMBO................................................... 205
6.2 YACIMIENTOS NO-METALICOS................................................................... 206
6.2.1 SAL........................................................................................................ 206
6.2.1.1 AREA URUBAMBA................................................................ 206
6.2.2 YESO..................................................................................................... 207
6.2.2.1 AREA URUBAMBA................................................................ 207
6.2.2.2 AREA DE CALCA .................................................................. 208
6.2.2.3 AREA PAMPA DE ANTA ....................................................... 208
6.2.3 CALIZAS ............................................................................................... 208
6.2.4. ROCAS VOLCANICAS SHOSHONITICAS ...................................... 208
6.2.5 DEPOSITOS DE GRAVA Y ARENA..................................................... 209
6.3 METALOGENIA................................................................................................ 209
MINERALES RADIOACTIVOS.................................................................... 209
MINERALIZACIONES DE COBRE, PLOMO, ZINC, PLATA .................... 210
MINERALIZACION DE COBRE Y PLATA .................................................. 210
MINERALIZACION AURIFERA................................................................... 211
MINERALIZACION DE SKARN ................................................................. 212
CAPITULO VII
GEOLOGIA AMBIENTAL................................................................................................ 213
7.1 GEODINAMICA EXTERNA............................................................................. 213
7.1.1 Deslizamiento de Pisac............................................................................. 213
7.1.2 Deslizamientos de Paucartambo ............................................................... 214
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
v
7.1.3 Deslizamientos de Urubamba ................................................................... 214
7.1.4 Deslizamientos de Calca........................................................................... 216
7.1.5 Deslizamientos de Limatambo .................................................................. 216
7.1.6 Otras zonas de deslizamiento.................................................................... 217
7.2 NEOTECTONICA Y SISMICIDAD.................................................................. 217
7.2.1 Falla Zurite .............................................................................................. 218
7.2.2 Falla Tambomachay ................................................................................. 218
7.2.3 Falla Tamboray........................................................................................ 221
7.2.4 Falla Qoricocha ....................................................................................... 221
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS ................................................................................ 223
APENDICE PALEONTOLOGICO ................................................................................... 237
APENDICE PETROGRAFICO ......................................................................................... 243
1
MEGUNEM
Los Cuadrángulos de Urubamba y Calca abarcan parte de la Cordillera Oriental y de
las Altiplanicies, los que constituyen dos dominios morfoestructurales, limitados por un Do-
minio Intermedio, que en parte corresponde al Valle del Vilcanota-Urubamba.
En la Cordillera Oriental afloran rocas que van del Cámbrico hasta el Devónico, en el
Altiplano rocas meso-cenozoicas, mientras que en el Dominio Intermedio rocas paleozoicas
y meso-cenozoicas.
Las rocas más antiguas corresponden a la Formación Ollantaytambo (Cámbrico),
que parecen ser el resultado de la tectónica brasilide. Le sigue discordantemente una serie
conglomerádica de origen aluvial (Formación Verónica), atribuidos probablemente a efectos
de movimientos precursores en la formación de la cuenca subsidente que albergó los sedi-
mentos del Paleozoico inferior y medio: formaciones San José (Arenigiano-Llanvirniano),
Sandia (Caradociano) y Zapla (Ashgiliano). La Formación Paucartambo sobreyace
discordantemente, la mayoría de las veces, sobre el Caradociano, lo que explica una fuerte
erosión al final del Ordoviciano.
A finales del Devónico e inicios del Misisipiano la Tectónica Eoherciniana afecta las
rocas del Paleozoico inferior, produciendo anticlinorios y sinclinorios plurikilométricos NO-
SE asociados a una esquistosidad de plano axial y cabalgamientos con vergencia SO. Duran-
te el Permo-Carbonífero un evento distensivo muy importante creó la cuenca Copacabana,
estuvo controlada posiblemente por un alto estructural precursor del Umbral Cusco-Puno.
Una tectónica distensiva y muy intensa, desarrollada durante el Permo-Triásico originó la
individualización de la Cuenca Mitu. Esta cuenca que se encontraba limitada en su parte
occidental por el Umbral Cusco-Puno, presentaba variaciones transversales de espesor muy
importantes hacia el NE. Contemporáneamente, cuerpos graníticos son emplazados, posi-
blemente a través de las fallas normales entre el Dominio Intermedio y Cordillera Oriental.
|NOEMMEì
2
Durante el Kimmeridgiano? la depositación de la Formación Huambutío parece estar
ligada a eventos tectónicos, diferenciando mejor el Umbral Cusco-Puno. El Neocomiano
(Formación Huancané) corresponde a un período de calma tectónica y la sedimentación,
principalmente fluvial, estuvo controlada por las variaciones eustáticas del mar. En el período
comprendido entre el Albiano inferior (?) y el Turoniano (formaciones Paucarbamba, Maras
y Ayavacas) se desarrolla una sedimentación marina poco profunda, donde las Calizas
Yuncaypata o Ayavacas registran los efectos diacrónicos de la Fase Mochica de la margen
peruana. El Coniaciano-Maestrichtiano (Formación Puquín), parece marcar débilmente efectos
de los eventos tectónicos peruanos.
La Formación Quilque (Paleoceno inferior) descansa en discordancia sobre la For-
mación Puquín (Coniaciano-Maestrichtiano), la que podría estar relacionada a la crisis tectónica
del Cretácico superior-Paleoceno (Fase Laramiana). La discordancia entre la Formación
Chilca (Paleoceno superior-Eoceno inferior?) y la Formación Quilque, podría corresponder
a un efecto de la fase Inca 0 (»56 Ma). La Fase Tectónica Inca 1 »42-26 Ma) parece
manifestarse por un régimen compresivo que originó un frente tectónico, con posible vergencia
al NE. Al frente de este elemento estructural se desarrolló la sedimentación del Grupo San
Jerónimo (Eoceno medio-Oligoceno inferior). El juego de fallas de rumbo que controlaron en
parte la sedimentación, parecen ser accidentes paleogeográficos pre-mesozoicos. El empla-
zamiento del borde Norte del Batolito Andahuaylas-Yauri parece también relacionado a fa-
llas de rumbo que habrían jugado contemporaneamente al depósito del Grupo San Jerónimo.
El plegamiento que sucede al Grupo San Jerónimo, el desarrollo de pliegues por
flexión de falla, de vergencias NE y SO, y la posible reactivación de fallas de rumbo, estaría
explicado por la crisis tectónica del Oligoceno superior (Fase Quechua 0, »28-26 Ma). Los
cabalgamientos desarrollados en el Dominio Intermedio NE con una vergencia hacia el SE,
posiblemente empezaron a desarrollarse durante esta crisis tectónica, y parecen prolongarse
hasta la fase Quechua 3 (»7.6 Ma), manifestándose como un continuum de deformación. Es
muy probable que esta crisis tectónica Quechua 1 (»17 Ma) se manifieste por el inicio de la
sedimentación de la Formación Anta, la que estuvo controlada por una falla de carácter
regional.
La Fase Quechua 2 (» 9.5 Ma) se manifiesta por un continuum de deformación que
produce la propagación de los cabalgamientos ubicados en el Dominio Altiplánico. La Fase
Quechua 3 (7-6 Ma) se caracteriza por la propagación de los frentes de corrimiento, y
parece ser la actividad más importante que desplaza los cabalgamientos con vergencia SO
del Dominio Intermedio NE. Igualmente parece haber reactivado las fallas de rumbo del
Dominio Intermedio SO. La Fase Quechua 4 (»2.5 Ma) parece ser la responsable del plega-
miento N30° que afecta las estructuras anteriores y produce fallas de rumbo N-S y NE-SO.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
3
Un sistema de fallas activas atravieza la zona de estudio, es debido a una extensión
N-S, el sistema está caracterizado por escarpas pleistocenas y holocenas.
Desde el punto de vista económico se han reconocido bastantes prospectos por
minerales radioactivos, de Cu, Pb, Ag, Zn y por mineralización aurífera en veta y placeres de
oro.
|NOEMMEì
4
5
+)2167 1
¡MTMOOUCC¡OM ¡MTMOOUCC¡OM ¡MTMOOUCC¡OM ¡MTMOOUCC¡OM ¡MTMOOUCC¡OM
Este trabajo ha sido desarrollado dentro del plan de levantamiento sistemático de la
Carta Geológica Nacional a escala 1:100,000, llevado a cabo por el Instituto Geológico
Minero y Metalúrgico (INGEMMET), en convenio con la Universidad Nacional San Anto-
nio Abad del Cusco (UNSAAC).
4.4. UM¡CAC¡OM V EXTEMG¡OM OEL AMEA EGTU- 4.4. UM¡CAC¡OM V EXTEMG¡OM OEL AMEA EGTU- 4.4. UM¡CAC¡OM V EXTEMG¡OM OEL AMEA EGTU- 4.4. UM¡CAC¡OM V EXTEMG¡OM OEL AMEA EGTU- 4.4. UM¡CAC¡OM V EXTEMG¡OM OEL AMEA EGTU-
O¡AOA O¡AOA O¡AOA O¡AOA O¡AOA
Los cuadrángulos de Urubamba 27-r y Calca 27-s (1:100,000) se encuentran ubica-
dos en la Cordillera Oriental y en el borde Norte de las Altiplanicies, (Fig. 1), cubriendo
aproximadamente 5,950 km
2
.
El Cuadrángulo de Urubamba 27-r, tiene como coordenadas:
72°00’ a 72°30’ de Longitud Oeste, y
13°00’ a 13°30’ de Latitud Sur.
El Cuadrángulo de Calca 27-s, tiene como coordenadas:
71°30’ a 72°00’ de Longitud Oeste, y
13°00’ a 13°30’ de Latitud Sur.
Estos cuadrángulos abarcan parte de las provincias de Urubamba, Calca, Cusco,
Anta, Paucartambo y La Convención en el Departamento de Cusco (Fig. 1).
4.R ACCEGO 4.R ACCEGO 4.R ACCEGO 4.R ACCEGO 4.R ACCEGO
El acceso al área de estudio se realizan por las vías siguientes:
- Por la ruta asfaltada del circuito Valle Sagrado de los Incas: Cusco-Pisac-Calca-
Urubamba-Ollantaytambo y Urubamba-Chincheros-Cachimayo-Poroy-
|NOEMMEì
ó
Cusco. A partir de Ollantaytambo se puede seguir la carretera afirmada a
Quillabamba, que permite acceder a la parte NO de Cuadrángulo de Urubamba.
De Urubamba se puede seguir otro camino paralelo al río Vilcanota hasta la locali-
dad de Chilca. De Poroy, existe un tramo que bordea la Laguna de Piuray y se
dirige a Koricancha, para salir al Circuito Turístico, cerca a Cachimayo.
- Por la ruta asfaltada Cusco-Anta-Abra de Huilque, Limatambo. De Anta parten
carreteras afirmadas a Huarocondo, Pachar y Zurite. Igualmente parte otro desvío
a la Laguna de Huaypo, Chequerec, Maras. De Limatambo parten numerosas tro-
chas a diferentes comunidades. De Huilque sale una trocha a Casacancha,
Choquemarca.
- De Calca parte una carretera afirmada hacia Amparaes y Lares, las que se hallan
unidas y sirven de acceso al límite norte de los dos cuadrángulos.
- Existe otra ruta de penetración Cusco-Kosñipata, siendo asfaltada hasta Huacarpay,
de allí es afirmada y va por Huambutío, Huancarani, Viscachane, Paucartambo,
Acanaco, Buenos Aires, hasta Kosñipata. A partir de esta carretera existen varios
desvíos, una que va de Huambutío hasta Pisac, otra de Viscachane a Colquepata,
Paucartambo. De Paucartambo parten ramales tanto al sur como al norte siguiendo
el río Paucartambo. Al norte lo hacen hasta Chacllabamba, en tanto al sur hasta
Saucebamba.
- Otra ruta es la que parte de Pisac, siguiendo por Cuyo Grande hasta Colquepata.
De esta ruta parten pequeñas trochas a diferentes comunidades.
- Otra vía constituye la línea férrea Cusco, Izquchaca, Huarocondo, Pachar,
Ollantaytambo, Chilca, Machu Picchu, la que permite el acceso al sector oriental
del Cuadrángulo de Urubamba.
4.O NAP 4.O NAP 4.O NAP 4.O NAP 4.O NAPA TOPOOMAF¡CO A TOPOOMAF¡CO A TOPOOMAF¡CO A TOPOOMAF¡CO A TOPOOMAF¡CO
La base topográfica utilizada para la cartografía fueron planos topográficos a escala
1:25,000 del Ministerio de Agricultura, correspondientes a las hojas de Lares (27r-I NE),
Umasbamba (27r-I NO), Ollanta (27r-I SO), Ndo Chicón (27r-I SE), Urubamba (27r-II
NE), Maras (27r-II NO), Anta (27r-II SO), Pucyura (27r-II SE), Ollantaytambo (27r-III
NE), Salccantay (27r-III NO), Río Colorado (27r-III SO), Zurite (27r-III SE), Río Canchayoc
(27r-IV NE), Huamanpata (27r-IV NO), Qorywayrachina (27r-IV SO), Tanca (27r-IV
SE), todos del Cuadrángulo de Urubamba, y las Hojas (27s-I NE), Challabamba (27s-I
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
7
SO), Acanaco (27s-I SE), Paucartambo (27s-II NE), Colquepata (27s-II NO), Miqa (27s-
II SO), Huatoccto (27s-II SE), Paroparo (27s-III NE), Calca (27r-III NO), Coya (27s-III
SO), Pisac (27r-III SE), Totora (27s-IV SO) y Ttio (27-IV SE) del Cuadrángulo de Calca.
La parte norte de este cuadrángulo no tiene recubrimiento topográfico, por lo que la carto-
grafía se realizó sobre fotos aéreas de vuelo alto del IGN.
Posteriormente los datos de los planos 1:25,000 fueron pasados al plano a escala
1:100,000 del Instituto Geográfico Nacional, correspondiendo a las Hojas de Urubamba
(27r) y Calca (27s). Para la zona Norte de Calca, sin recubrimiento topogáfico, se utilizó la
imagen de Satelite Landsat J033-2544 a escala 1:100,000 de Paucartambo.
4. A EGTUO¡OG AMTEM¡OMEG 4. A EGTUO¡OG AMTEM¡OMEG 4. A EGTUO¡OG AMTEM¡OMEG 4. A EGTUO¡OG AMTEM¡OMEG 4. A EGTUO¡OG AMTEM¡OMEG
Existen numerosos trabajos que abarcan la zona de estudio, destacándose los de
Marocco (1974-1978), quien realizó el estudio de la Cordillera de Vilcabamba y de la región
Cusco-Machu Picchu. La Cordillera Oriental fue estudiada también por Fricker & Weibel
(1960), Heim (1948), Egeler & De Booy (1961). Igualmente destacan los trabajo de geolo-
gía regional, estratigrafía y tectónica realizados por V. Carlotto y colaboradores entre 1987-
1996. Dentro de los trabajos locales, se pueden mencionar los de Kalafatovich (1956-1977),
Córdova (1986), López (1986), Cabrera (1988), Carlier et al. (1990), Casos (1991), etc.
Actualmente el ORSTOM viene llevando a cabo varios proyectos de investigación
en la región de Cusco, los que comenzaron el año 1983. Estos tratan de la sedimentología, la
evolución tectónica y magmática. Los responsables del levantamiento de estos cuadrángulos
participan directamente en estos proyectos, por lo que gran parte de los resultados obtenidos
han sido puestos a disposición de esta publicación. Dos tesis de geología, encuadrados den-
tro estos proyectos, han sido realizados por Chávez (1995) y Herrera & Vallenas (1996)
dentro de la zona de estudio. Además, se ha contado con datos inéditos de la tesis doctoral
de Carlotto (en preparación), y los datos inéditos de geoquímica y dataciones radiométricas
de Carlier & Bonhomme (en preparación). Finalmente, se ha contado con la gran ayuda de
R. Marocco, en el reconocimiento de las secuencias del Paleozoico inferior de la zona estu-
diada.
Para la descripción de los principales yacimientos de minerales, además del trabajo
de campo, se realizó una síntesis bibliográfica, consultándose además los datos disponibles
de la Jefatura Regional de Minería de Cusco.
|NOEMMEì
8
4.O NETOOOLOO¡A OEL TMAMAUO 4.O NETOOOLOO¡A OEL TMAMAUO 4.O NETOOOLOO¡A OEL TMAMAUO 4.O NETOOOLOO¡A OEL TMAMAUO 4.O NETOOOLOO¡A OEL TMAMAUO
Se ha seguido la metodología propuesta por el INGEMMET, de acuerdo al contrato
suscrito con la UNSAAC, teniendo varias etapas de campo y gabinete. Gabinete 1, consistió
en la recopilación, análisis y sistematización de la bibliografía; igualmente en esta etapa se
hicieron las interpretaciones de fotos aéreas e imágenes de satélite. En la etapa de Campo 1
se realizó la cartografía de las unidades geológicas y las estructuras tectónicas a una escala
1:25,000, muestreo de rocas, minerales, fósiles y además muestreo de sedimentos para la
geoquímica regional. Seguidamente se midieron columnas estratigráficas, tipos de las princi-
pales unidades, las que permitieron establecer la estratigrafía regional, particularmente del
Paleozoico inferior. Además se identificaron y ubicaron las áreas con mineralizaciones. Final-
mente se identificaron y ubicaron áreas con problemas de geodinámica externa. Por motivos
de accesibilidad y problemas climáticos, se trabajó solamente la parte sur de los cuadrángulos,
en un porcentaje del 50% del área total. En la Parte de Gabinete 2 se realizó la reinterpretación
de las fotos aéreas del área cartografiada en Campo 1 y la elaboración del mapa geológico
preliminar de la zona sur de los cuadrángulos. Además, se realizaron las revisiones y descrip-
ciones de las muestras. La etapa de Campo 2 fue muy similar a la etapa de Campo 1, en este
caso abarcando la parte norte de los cuadrángulos. Gabinete 3 comprendió también la
reinterpretación de las fotos aéreas del área cartografiada en Campo 2 y la elaboración del
mapa geológico preliminar de la zona norte de los cuadrángulos. Campo 3 correspondió a la
supervisión del trabajo de campo a cargo de INGEMMET. En la Etapa de Gabinete 4 se
consideraron todos los aspectos relacionados con la finalización del trabajo, es decir, las
correcciones, acabado del Mapa Geológico a escala 1:100,000 y redacción del informe
final.
El trabajo se inició los primeros días del mes de Mayo de 1995 y debía terminar al
cabo de seis meses, pero por motivo administrativos se prolongó hasta el mes de Abril de
1996.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
º
|NOEMMEì
10
11
+)2167 11
OEONOMFOLOO¡A OEONOMFOLOO¡A OEONOMFOLOO¡A OEONOMFOLOO¡A OEONOMFOLOO¡A
En esta parte se han identificado las unidades geomorfológicas regionales y dentro de
éstas, las unidades locales, las que han sido descritas tomando en consideración su morfolo-
gía, litología y tectónica (Fig. 2).
R.4 OEGCM¡PC¡OM OE L R.4 OEGCM¡PC¡OM OE L R.4 OEGCM¡PC¡OM OE L R.4 OEGCM¡PC¡OM OE L R.4 OEGCM¡PC¡OM OE LAG UM¡O AG UM¡O AG UM¡O AG UM¡O AG UM¡OAOEG AOEG AOEG AOEG AOEG
OEONOMFOLOO¡CAG OEONOMFOLOO¡CAG OEONOMFOLOO¡CAG OEONOMFOLOO¡CAG OEONOMFOLOO¡CAG
Se han reconocido tres unidades geomorfológicas regionales: Las Altiplanicies, la
Cordillera Oriental y la Zona Subandina, y además las unidades locales que se hallan dentro
de éstas. El río Vilcanota-Urubamba define en grandes sectores el límite Cordillera Oriental-
Altiplanicies.
R.4.4 AL R.4.4 AL R.4.4 AL R.4.4 AL R.4.4 ALT¡PL T¡PL T¡PL T¡PL T¡PLAM¡C¡EG AM¡C¡EG AM¡C¡EG AM¡C¡EG AM¡C¡EG
Esta unidad corresponde a una zona con relieves relativamente planos cuyas altitudes
varían entre 4,200 y 4,300 msnm, presentando algunas cumbres que se alinean entre 4,200 y
4,400 msnm. Las Altiplanicies están mejor desarrolladas al sur de la zona de estudio
(cuadrángulos de Cotabambas y Cusco), en tanto que en los Cuadrángulos de Urubamba y
Calca se halla su borde norte, el que limita con la Cordillera Oriental. El límite es bastante
irregular y se hace a través de varias geoformas.
Se han diferenciado las siguientes geoformas: la Depresión de Anta, la Pampa de
Maras, las Montañas de Cusco y la Depresión de Limatambo. Las geoformas pueden estar
separadas, en algunos casos, por fallas NO-SE.
|NOEMMEì
12
Neeetæ Ue CH¡HcHæypuj¡o. Neeetæ Ue CH¡HcHæypuj¡o. Neeetæ Ue CH¡HcHæypuj¡o. Neeetæ Ue CH¡HcHæypuj¡o. Neeetæ Ue CH¡HcHæypuj¡o.
Constituye el borde Norte de las Altiplanicies propiamente dichas, ubicándose en la
parte más meridional de los Cuadrángulos. Constituye un relieve suave y truncado por una
superficie de erosión que queda a una altura de 4,200 y 4,300 msnm. Esta superficie de
erosión es la “Superficie Puna” descrita por Bowman (1916) y Mac Laughlin (1924).
La erosión que ha formado esta geoforma, se ha desarrollado sobre los conglomera-
dos de la Formación Anta y rocas volcánicas que sobreyacen a dicha formación. A los
bordes oriental y occidental de esta unidad, afloran areniscas y lutitas del Grupo San Jeróni-
mo y rocas intrusivas del Batolito Andahuaylas-Yauri, respectivamente.
Esta superficie ha sido disectada por la erosión esencialmente glaciar y fluvial.
Oepree¡dH Ue AHtæ Oepree¡dH Ue AHtæ Oepree¡dH Ue AHtæ Oepree¡dH Ue AHtæ Oepree¡dH Ue AHtæ
Es una depresión alargada de dirección ONO-ESE, que tiene una longitud aproxi-
mada de 30 km. Esta depresión es amplia en la parte central, donde alcanza los 10 km de
ancho, en tanto que hacia los extremos se angosta y se cierra. Es una zona bastante plana
situada entre los 3,300 y 3,400 msnm. El material de relleno es principalmente fluvio-lacustre
del Pleistoceno medio al Holoceno (Cabrera, 1988). Estas series se hallan afectadas por
algunas fallas reactivadas durante las fases tectónicas cuaternarias. Actualmente, constituye
una zona de pastizales y tierras de cultivo.
La depresión es atravezada por el río Cachimayo de sureste a norte y el río Pitumayo
de NO a SE, los que se juntan para formar el río Huarocondo, que se dirige al norte y
desemboca en el río Urubamba.
Esta unidad limita al sur con la Meseta de Chinchaypujio, al NE con la Pampa de
Piuray-Maras, al NO con las vertientes de las Montañas de Huayanay a través de una falla E-
O y al Oeste con la depresión de Limatambo.
La superficie plana de la depresión se halla interrumpida por algunas lomas interme-
dias donde destacan la de Catañiray, San Juan y Tambocancha. La loma de Catañiray está
constituída por afloramientos de lutitas y yesos del Grupo Yuncaypata y por un cuerpo volcá-
nico shoshonítico, en tanto que, la loma de San Juan, está compuesta por conglomerados de
la Formación Anta. La loma de Tambocancha se halla constituída por rocas de la Formación
Puquín, conglomerados de la Formación Anta y por algunos cuerpos intrusivos.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
13
Oepree¡dH Ue L¡wætæwÐo Oepree¡dH Ue L¡wætæwÐo Oepree¡dH Ue L¡wætæwÐo Oepree¡dH Ue L¡wætæwÐo Oepree¡dH Ue L¡wætæwÐo
Constituye el límite occidental entre las Altiplanicies y la Cordillera Oriental. Esta
depresión algo escarpada se halla recorrida por el río Colorado de NE a SO. Sus altitudes
dentro la zona de estudio varían entre 3,600 y 2,400 msnm.
Esta zona corresponde a una zona de fallas importantes que ponen en contacto las
rocas del Grupo Yuncaypata e intrusivos del Batolito Andahuaylas-Yauri sobre el Grupo San
Jerónimo. Los afluentes principales del río Colorado presentan un drenaje subparalelo a
dendrítico.
Pæwpæ Ue P¡uræy-Næræe Pæwpæ Ue P¡uræy-Næræe Pæwpæ Ue P¡uræy-Næræe Pæwpæ Ue P¡uræy-Næræe Pæwpæ Ue P¡uræy-Næræe
Se trata de un relieve algo plano que se halla a una altura mayor que la Depresión de
Anta, variando entre 3,600 y 3,750 msnm. Esta unidad limita al norte con el río Urubamba
(Foto 1) a través de una ladera escarpada en la parte oriental y una pendiente suave en el
sector occidental. Al este limita con las Montañas del Cusco por intermedio de fallas N-S los
que muestran reactivaciones cuaternarias y holocenas. Al sur limita con la Depresión de Anta
y lo hace de una manera progresiva. Al oeste, el límite es con las Montañas de Huayanay, a
través del valle del río Huarocondo. Esta Pampa está rellenada por secuencias caóticas, con
grandes bloques, de la Formación Chincheros de posible edad Pliocena y por series fluvio-
lacustres del Pleistoceno de la Formación San Sebastián. Además, en la Pampa de Piuray-
Maras afloran lutitas, calizas y evaporitas del Grupo Yuncaypata.
En esta unidad se ubican las lagunas de Piuray y de Huaypo, que muestran en las
fotografías aéreas, un retroceso, particularmente la Laguna de Piuray que abastece de agua a
la ciudad del Cusco.
En la pampa sobresalen algunas lomas intermedias, entre las que destacan el cerro
Yanaorcco (4,101 msnm), cerro Huanacaure (3,850 msnm), cerro Arhuayro (3,720 msnm),
cerro Llutopuquio (4000 msnm.) y el cerro Sacro (3,876 msnm). Estas lomas están princi-
palmente compuestas por afloramientos de areniscas del Grupo San Jerónimo; lutitas, calizas
y evaporitas de la Formación Puquín, y volcánicos shoshoníticos cuaternarios de la Forma-
ción Rumicolca.
La Pampa de Piuray-Maras se prolonga hacia los cuadrángulos de Calca y Cusco,
donde es conocida con el nombre de Mese
|NOEMMEì
14
Neeetæ Ue GæqeæyHuæw&H Neeetæ Ue GæqeæyHuæw&H Neeetæ Ue GæqeæyHuæw&H Neeetæ Ue GæqeæyHuæw&H Neeetæ Ue GæqeæyHuæw&H
Es una meseta que se halla entre los 3,600 y 3,800 msnm; presenta afloramientos de
lutitas, yesos y lentes de caliza del Grupo Yuncaypata y algunos cuerpos intrusivos pequeños
de Cenozoico. La presencia de sedimentos finos ha hecho que tenga un relieve algo plano y
tabular, donde sobresalen las calizas y los intrusivos. Limita al sur, con la Depresión de Cusco
(Cuadrángulo de Cusco) y al norte mediante la Falla Tambomachay, con las Montañas del
Cusco.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
15
|NOEMMEì

Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
17
NoHtæHæe Ue Cueco NoHtæHæe Ue Cueco NoHtæHæe Ue Cueco NoHtæHæe Ue Cueco NoHtæHæe Ue Cueco
Las Montañas de Cusco son una cadena de cumbres altas que se hallan al norte de
las Altiplanicies, al límite con la Cordillera Oriental. Dentro del Cuadrángulo de Urubamba se
ubica en la parte oriental y se prolonga hacia el Cuadrángulo de Calca. Estas montañas como
el Sencca (4,423 msnm), Hatunluicho (4,482 msnm), Unoraqui (4,377 msnm) y el Huaynapicol
(4,448 msnm) se han desarrollado sobre las areniscas y limolitas del Grupo San Jerónimo, las
que se hallan plegadas.
Las Montañas del Cusco, se hallan separadas cerca a la laguna de Piuray por la
prolongación de la Pampa de Piuray-Maras. Su límite norte es directamente con la Cordillera
Oriental mediante una falla NO-SE, o a través de algunas mesetas intermedias. Su límite sur
es con la Meseta de Saqsayhuamán mediante la Falla Tambomachay.
R.4.R COMO¡LLEMA OM¡EMT R.4.R COMO¡LLEMA OM¡EMT R.4.R COMO¡LLEMA OM¡EMT R.4.R COMO¡LLEMA OM¡EMT R.4.R COMO¡LLEMA OM¡EMTAL AL AL AL AL
Es una zona morfo-estructural fuertemente individualizada, que ocupa gran parte de
los cuadrángulos en su parte occidental y septentrional. Esta unidad está bordeada por fallas
NO-SE. Las partes más elevadas frecuentemente se hallan con glaciares (Foto 2), los que
muestran signos de retroceso y evidencias de anteriores glaciaciones. El límite inferior de las
nieves se halla por lo general a 4,800 msnm. Además de los glaciares se aprecian, circos,
valles en U y morrenas.
Las rocas que afloran en la Cordillera Oriental son metamórficas del Paleozoico
inferior y rocas volcánicas del Grupo Mitu (Permo-Triásico), las que se hallan cortadas por
rocas intrusivas del Permiano inferior. La tectónica se manifiesta por pliegues asociados a un
metamorfismo, fallas inversas y cabalgamientos.
La Cordillera Oriental en la zona de estudio comprende tres cadenas de nevados, la
Meseta de Colquepata y los Valles intracordilleranos:
R.4.R.4 CAOEMA OE MEV R.4.R.4 CAOEMA OE MEV R.4.R.4 CAOEMA OE MEV R.4.R.4 CAOEMA OE MEV R.4.R.4 CAOEMA OE MEVAOOG AOOG AOOG AOOG AOOG
CæUeHæ Ue MevæUoe MuæyæHæy-Pæ¡jæy CæUeHæ Ue MevæUoe MuæyæHæy-Pæ¡jæy CæUeHæ Ue MevæUoe MuæyæHæy-Pæ¡jæy CæUeHæ Ue MevæUoe MuæyæHæy-Pæ¡jæy CæUeHæ Ue MevæUoe MuæyæHæy-Pæ¡jæy
Se ubica al sur del río Urubamba, en el extremo occidental del cuadrángulo y está
conformada por los nevados de Huayanay (5,308 msnm), Cielo Rumiyoc (5,345 msnm),
Moyoc (5,210 msnm), Chaquile (5,090 msnm), Ocobamba (5,126 msnm), Esquina (5,024
msnm) y Paljay (5,125 msnm).
|NOEMMEì
18
Esta cadena está conformada por rocas intrusivas del Batolito de Machu Picchu,
rocas metamórficas del Paleozoico inferior y en su borde sur por rocas sedimentarias del
Grupo Yuncaypata y del Grupo San Jerónimo.
CæUeHæ Ue MevæUoe Ue P¡tue¡ræy - Læ CæUeHæ Ue MevæUoe Ue P¡tue¡ræy - Læ CæUeHæ Ue MevæUoe Ue P¡tue¡ræy - Læ CæUeHæ Ue MevæUoe Ue P¡tue¡ræy - Læ CæUeHæ Ue MevæUoe Ue P¡tue¡ræy - Læ
V VV VVerdH¡cæ erdH¡cæ erdH¡cæ erdH¡cæ erdH¡cæ
Esta cadena de dirección NO-SE, se halla al norte del río Urubamba y está confor-
mada por los nevados de Chaiñapuerto, Pitusiray (5,100 msnm), Canchacanchajasa (4,984
msnm), Chicón (5,530 msnm), Sirihuani (5,399 msnm), Capacsaya (5,044 msnm),
Pumahuancca (5,330 msnm), Halamcoma (5,367 msnm), Verónica (5,682 msnm),
Huajayhuillca (5,361 msnm) y el Bonanta (5,319 msnm).
Por el tipo de rocas, esta cadena, puede ser dividida en dos tramos: una al este, entre
los nevados de Pitusiray y Pumahuanca, desarrolladas sobre rocas intrusivas y rocas volcáni-
cas del Grupo Mitu, con laderas relativamente empinadas; y la otra al oeste, entre el Alacoma
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

y el Bonanta, que se hallan sobre rocas paleozoicas, principalmente del Ordoviciano, desa-
rrollando laderas bastante empinadas que forman el Cañón del Urubamba.
CæUeHæ Ue MevæUoe Ue T CæUeHæ Ue MevæUoe Ue T CæUeHæ Ue MevæUoe Ue T CæUeHæ Ue MevæUoe Ue T CæUeHæ Ue MevæUoe Ue Ter¡juæy er¡juæy er¡juæy er¡juæy er¡juæy-Çu¡¡¡oc -Çu¡¡¡oc -Çu¡¡¡oc -Çu¡¡¡oc -Çu¡¡¡oc
Se ubica en el extremo norte del Cuadrángulo de Urubamba y se halla separada de la
Cadena de Chicón-Verónica, por una zona intermedia relativamente más baja. Está confor-
mado por los nevados Terijuay (5,330 msnm) y Quilloc (4,990 msnm) que están sobre rocas
intrusivas. Estos nevados constituyen las estribaciones orientales de la Cordillera Oriental.
R.4.R.R V R.4.R.R V R.4.R.R V R.4.R.R V R.4.R.R VALLEG ¡MTMA ALLEG ¡MTMA ALLEG ¡MTMA ALLEG ¡MTMA ALLEG ¡MTMACOMO¡LLEMAMOG COMO¡LLEMAMOG COMO¡LLEMAMOG COMO¡LLEMAMOG COMO¡LLEMAMOG
V VV VVæ¡¡e Ue¡ rio P æ¡¡e Ue¡ rio P æ¡¡e Ue¡ rio P æ¡¡e Ue¡ rio P æ¡¡e Ue¡ rio PæucærtæwÐo æucærtæwÐo æucærtæwÐo æucærtæwÐo æucærtæwÐo
Este valle se desarrolla dentro la Cordillera Oriental, atravezándola en una dirección
NO-SE. Este valle tiene un piso algo plano y amplio. En las cabeceras de este valle, que
resulta de la confluencia de los ríos Mapacho y Quencomayo, la morfología es más encajona-
da. Las terrazas de este valle son algo amplias a partir de la localidad de Paucartambo, en
tanto que hacia la parte superior tienden a desaparecer. Las terrazas están compuestas por
gravas en una matriz limo-arenosa.
El valle de Paucartambo se ubica entre los 2,900 y 2,600 msnm, en la zona de
estudio, y se ha desarrollado sobre pizarras y esquistos de Paleozoico inferior, a lo largo del
eje de un anticlinal.
El valle del río Paucartambo en el Cuadrángulo de Calca tiene una evolución juvenil
en las cabeceras y madura en la parte baja.
V VV VVæ¡¡e Ue¡ rio Læree æ¡¡e Ue¡ rio Læree æ¡¡e Ue¡ rio Læree æ¡¡e Ue¡ rio Læree æ¡¡e Ue¡ rio Læree
Está ubicado en el extremo NE del Cuadrángulo de Urubamba, caracterizándose
por presentar un alineamiento general NNO-SSE que atravieza las rocas metamórficas del
Paleozoico inferior. Los afluentes de este río, presentan un drenaje subparalelo, los cuales
están alimentados por pequeños tributarios, con un drenaje generalmente rectangular, todo
esto controlado por la litología y la tectónica, ya que recorre algo paralela a una falla NO-SE.
|NOEMMEì
20
V VV VVæ¡¡e Ue¡ rio Lucuwæyo æ¡¡e Ue¡ rio Lucuwæyo æ¡¡e Ue¡ rio Lucuwæyo æ¡¡e Ue¡ rio Lucuwæyo æ¡¡e Ue¡ rio Lucuwæyo
Se halla situado en el extremo NO del Cuadrángulo de Urubamba, presentando un
alineamiento SE-NO, cuyos afluentes principales presentan un drenaje subparalelo. Este va-
lle está controlado principalmente por la tectónica y sus tributarios por la litología de la rocas
metamórficas del Paleozoico inferior e intrusivos.
V VV VVæ¡¡e Ue¡ rio OcoÐæwÐæ æ¡¡e Ue¡ rio OcoÐæwÐæ æ¡¡e Ue¡ rio OcoÐæwÐæ æ¡¡e Ue¡ rio OcoÐæwÐæ æ¡¡e Ue¡ rio OcoÐæwÐæ
Este valle resulta de la confluencia de los ríos Quelcanca, Yanamayo y Chulcuni, los
que se hallan controlados por la litología (contacto entre intrusivos y metamórficos) y las
fallas. La dirección general de este valle es ESE a ONO. El drenaje de los afluentes es
subparalelo controlados por la tectónica de fallas.
Otroe V Otroe V Otroe V Otroe V Otroe Væ¡¡ee æ¡¡ee æ¡¡ee æ¡¡ee æ¡¡ee
Dentro la Cordillera Oriental se encuentran otros valles importantes (Yanatili, Kosñipata
y otros), que la atraviezan en dirección algo paralela. La mayoría de estos valles son del tipo
juvenil con un declive importante y erosionando fuertemente su lecho, motivo por el cual es
frecuente observar problemas de geodinámica externa.
R.4.R.O NEGET R.4.R.O NEGET R.4.R.O NEGET R.4.R.O NEGET R.4.R.O NEGETA OE COLÇUEP A OE COLÇUEP A OE COLÇUEP A OE COLÇUEP A OE COLÇUEPA AA AAT TT TTA AA AA
Se trata de una zona con relieve algo suave en comparación con la Cordillera Orien-
tal propiamente dicha. Presenta lomas las que han resultado de la erosión glaciar, lo que ha
dado una penillanura entre 4,000 y 4,300 msnm. Esta meseta ha sido erosionada, formando
quebradas como las de Quesqamayo, Quencomayo y otras, separándolas de zonas más
altas.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
21
R.4.O V R.4.O V R.4.O V R.4.O V R.4.O VALLE OEL V¡LCAMOT ALLE OEL V¡LCAMOT ALLE OEL V¡LCAMOT ALLE OEL V¡LCAMOT ALLE OEL V¡LCAMOTA UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA
Considerado como un valle interandino, que en la zona de estudio, se puede dividir
en dos segmentos: el primero que va de San Salvador a Pachar, donde constituye el límite
entre las Altiplanicies y la Cordillera Oriental; en tanto, el segundo que va de Pachar a Machu
Picchu (Foto 3), corta la Cordillera Oriental separando la Cadena de Huayanay-Paljay de la
Cadena Verónica-Bonanta.
En el primer tramo el valle presenta una dirección preferencial SEE a NOO. El inicio
del valle en los cuadrángulos lo hace a una altitud de 3,000 msnm, con terrazas amplias, como
las de Pisac, Lamay, Arín, Huarán, Huayllabamba y Yucay; mientras que el segundo tramo
aparece a una altitud de 2,262 msnm.
El primer tramo corresponde a un valle ancho, que en algunos sectores sobrepasa los
1,000 m, mostrando una evolución madura cuyo cauce forma canales entrelazados. Las ver-
tientes son moderadamente suaves a empinadas. En los bordes se observan importantes
conos aluviales, como el de las quebradas Pumahuanca, Chicón, Calca, etc.
A partir de la localidad de Chilca hasta Santa Teresa (Cuadrángulo de Santa Teresa)
se desarrolla el Cañón de Urubamba, por donde el río atravieza rocas muy resistentes de la
Formación Ollantaytambo y el Batolito de Machu Picchu. Aquí las paredes del valle son
empinadas y elevadas.
Los principales afluentes del río Urubamba lo constituyen los ríos Jochoc, Huaynapata,
Carmen, Patacancha en su parte septentrional, mientras que en su parte meridional lo consti-
tuyen los ríos Pahuayoc, Huarocondo, Silque y Cusichaca, los que presentan un drenaje
subparalelo. Los afluentes de estos ríos secundarios, presentan un drenaje dendrítico.
R.4.A ZOMA GUMAMO¡MA R.4.A ZOMA GUMAMO¡MA R.4.A ZOMA GUMAMO¡MA R.4.A ZOMA GUMAMO¡MA R.4.A ZOMA GUMAMO¡MA
Ocupa el extremo NE del Cuadrángulo de Calca. Esta zona corresponde al
piedemonte de los Andes. Limita al oeste con la Cordillera Oriental y al este con la Llanura
Amazónica. En la zona del Cuadrángulo de Calca, aparece el borde occidental de la zona
subandina, caracterizada por ser una transición bastante abrupta, con relieves muy empina-
dos. Su altura es variable y comienza a los 3,000 msnm aproximadamente y va hasta los
1,800 msnm. La zona subandina de este sector, se prolonga hacia Kosñipata y el Pongo de
Coñec, para luego pasar al llano Amazónico.
|NOEMMEì
22
La zona Subandina en la zona de estudio, corresponde a rocas metamórficas del
Paleozoico inferior y cuerpos intrusivos, estos últimos resaltan en el terreno. Hacia el Pongo
de Coñec (fuera del Cuadrángulo de Calca) aparecen sedimentos Meso-Cenozoicos.
Las cabeceras de la zona subandina en la zona de estudio son recorridas principal-
mente por el río Kosñipata, que tiene una gradiente muy fuerte y provoca una fuerte erosión.
R.R CL¡NA V VEOET R.R CL¡NA V VEOET R.R CL¡NA V VEOET R.R CL¡NA V VEOET R.R CL¡NA V VEOETA AA AAC¡OM C¡OM C¡OM C¡OM C¡OM
El clima dentro los cuadrángulos de Calca y Urubamba muestra muchos contrastes,
pero en forma general está caracterizado por una alternancia de una estación seca (Abril a
Agosto), otra con precipitaciones fluviales incipientes (Setiembre a Diciembre) y finalmente
tres meses con mucha lluvia (Enero a Marzo). Del “Mapa Ecológico del Perú” Elaborado por
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
23
Tosi y Publicado por ONERN (1976) se pueden diferenciar en el área las siguientes zonas de
vida (Fig. 3):
4. Eetepæ Eep¡Hoeæ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4. Eetepæ Eep¡Hoeæ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4. Eetepæ Eep¡Hoeæ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4. Eetepæ Eep¡Hoeæ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4. Eetepæ Eep¡Hoeæ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡
[ee-NMG] [ee-NMG] [ee-NMG] [ee-NMG] [ee-NMG]
Ocupa el fondo de valle del Vilcanota, los alrededores de Urubamba y las laderas
que la rodean. Altitudinalmente, se extiende en la zona de estudio entre 2,875 a 2,930 msnm.
La biotemperatura media anual máxima es de 17.7 °C, en tanto que la media anual mínima es
de 12.8
o
C. El Promedio máximo de precipitación total al año es de 590.4 mm. y el promedio
mínimo es de 216.1 mm. Esta zona de vida de acuerdo al Diagrama de Holdridge, tiene un
promedio de evapotranspiración potencial total por año, variable entre 2 y 4 veces al valor de
la precipitación, que la ubica en la provincia de humedad: Semiárida.
R. Moeque Geco NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðe- R. Moeque Geco NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðe- R. Moeque Geco NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðe- R. Moeque Geco NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðe- R. Moeque Geco NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðe-
NMG] NMG] NMG] NMG] NMG]
Ocupa los valles interandinos de Vilcanota e intracordillerano de Paucartambo, te-
niendo un relieve plano en el fondo de los valles, propio de las terrazas e inclinado en las
laderas que encierran estos valles. Su altura varía entre 2,950 y 3,200 msnm. La biotemperatura
media anual máxima es de 18.1°C, en tanto que la media anual mínima es de 11.7 °C. El
Promedio máximo de precipitación total al año es de 1,124.7 mm y el promedio mínimo es de
216.1 mm. Esta zona de vida de acuerdo al Diagrama de Holdridge, tiene un promedio de
evapotranspiración potencial total por año, variable entre 1 y 2 veces al valor de la precipita-
ción, que la ubica en la provincia de humedad: Subárida.
O. Eetepæ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [e-NG] O. Eetepæ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [e-NG] O. Eetepæ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [e-NG] O. Eetepæ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [e-NG] O. Eetepæ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [e-NG]
Geográficamente se distribuye sobre la Pampa de Piuray-Maras y en la margen de-
recha del Vilcanota de la zona de Urubamba, siendo su topografía algo plana y empinada. Su
altura varía entre los 3,000 y 3,800 msnm. La biotemperatura media anual máxima es de
11.3°C y la mínima es de 7.1 °C. El promedio máximo de precipitación total al año es de
669.9 mm. y la mínima es de 226.5 mm. Esta zona de vida está ubicada en la provincia de
humedad: Subhúmeda.
|NOEMMEì
24
A. Moeque MOweUo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-G] A. Moeque MOweUo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-G] A. Moeque MOweUo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-G] A. Moeque MOweUo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-G] A. Moeque MOweUo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-G]
Se distribuye en la región de Selva alta del valle de Lucumayo y llega hasta los 2,000
msnm. Su morfología varía de ondulada a empinada. La biotemperatura media anual máxima
es de 24.5°C y la mínima es de 18.4 °C. El promedio máximo de precipitación total al año es
de 1,959 mm y la mínima es de 1,200 mm. Esta zona de vida está ubicada en la provincia de
humedad: Húmeda.
O. Moeque MOweUo NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque MOweUo NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque MOweUo NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque MOweUo NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque MOweUo NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡
[ÐH-NMG] [ÐH-NMG] [ÐH-NMG] [ÐH-NMG] [ÐH-NMG]
Ocupa las partes media y alta de los valles de Limatambo y Lares respectivamente,
en el Cuadrángulo de Urubamba; y parte del valle del río Paucartambo entre Challabamba y
la unión con el río Yavero, entre los 2,400 y los 3,000 msnm. La biotemperatura media anual
máxima es de 14.5°C y la mínima es de 12.4 °C. El promedio máximo de precipitación total
al año es de 1,063 mm. y la mínima es de 992 mm. Esta zona de vida está ubicada en la
provincia de humedad: Húmeda.
G. Moeque MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH- G. Moeque MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH- G. Moeque MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH- G. Moeque MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH- G. Moeque MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [ÐH-
NG] NG] NG] NG] NG]
Geográficamente ocupa una gran parte de los cuadrángulos de Urubamba y Calca.
Abarca las Altiplanicies con relieve moderadamente llano y parte de las laderas altas de los
valles interandinos del Vilcanota y de Paucartambo, los que presentan relieves dominantemente
empinados. Altitudinalmente varía entre los 2,800 y 3,800 msnm, y a veces llega hasta los
4,000 msnm. La biotemperatura media anual máxima es de 12.9°C y la mínima es de 6.5 °C.
El promedio máximo de precipitación total al año es de 1,119 mm y la mínima es de 410 mm.
Esta zona de vida está ubicada en la provincia de humedad: Húmeda.
V. Moeque wuy HOweUo NoHtæHo Mæjo V. Moeque wuy HOweUo NoHtæHo Mæjo V. Moeque wuy HOweUo NoHtæHo Mæjo V. Moeque wuy HOweUo NoHtæHo Mæjo V. Moeque wuy HOweUo NoHtæHo Mæjo
GuÐtrop¡cæ¡ [ÐwH-NMG] GuÐtrop¡cæ¡ [ÐwH-NMG] GuÐtrop¡cæ¡ [ÐwH-NMG] GuÐtrop¡cæ¡ [ÐwH-NMG] GuÐtrop¡cæ¡ [ÐwH-NMG]
Esta zona se distribuye en el flanco Nor-este de la Cordillera Oriental de los Andes
entre 1,900 y 3,000 msnm. Corresponde a las cabeceras de los ríos Kosñipata, Ocobamba
y Lucumayo. El relieve es bastante accidentado, con pendientes que pueden sobrepasar los
70 °C y con áreas con mucho disectamiento. La biotemperatura media anual es de 15.2 °C
y el promedio de precipitación total por año es de 1,889.5 mm. Corresponde a la provincia
de Humedad: Perhúmeda.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
25
|NOEMMEì

Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
27
O. Moeque Nuy MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque Nuy MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque Nuy MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque Nuy MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ O. Moeque Nuy MOweUo NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡
[ÐwH-NG] [ÐwH-NG] [ÐwH-NG] [ÐwH-NG] [ÐwH-NG]
Se distribuye en la Cordillera Oriental, en las partes más altas de los ríos Kosñipata y
Lares, y al Norte de Limatambo. Su altura varía entre los 2,800 y 3,800 msnm. El relieve es
bastante accidentado con laderas que sobrepasan los 60°C. La biotemperatura media anual
es 10.8 °C, y el promedio máximo de precipitación es de 1,694 mm, siendo el mínimo de
1,008 mm. Corresponde a la provincia de Humedad: Perhúmeda.
O. P&ræwo wuy MOweUo GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ O. P&ræwo wuy MOweUo GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ O. P&ræwo wuy MOweUo GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ O. P&ræwo wuy MOweUo GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ O. P&ræwo wuy MOweUo GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡
[pwH-GæG] [pwH-GæG] [pwH-GæG] [pwH-GæG] [pwH-GæG]
Ocupa un gran sector de los cuadrángulos de Urubamba y Calca. La topografía
corresponde a las zonas montañosas y altiplanicies, con relieves abruptos y ondulados res-
pectivamente, los que varían entre 3,900 y 4,500 msnm. Se presenta al norte de San Salva-
dor, Calca, Urubamba, al este de la laguna de Piuray y al norte de Huarocondo. La
biotemperatura media anual máxima es de 6.9 °C y la mínima es de 4.6 °C. El promedio
máximo de precipitación total al año es de 1,088.5 mm. y la mínima es de 513.4 mm. Esta
zona de vida está ubicada en la provincia de humedad: Perhúmeda.
4O. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4O. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4O. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4O. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡ 4O. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo Mæjo GuÐtrop¡cæ¡
[Ðp-NMG] [Ðp-NMG] [Ðp-NMG] [Ðp-NMG] [Ðp-NMG]
Se localiza entre los 1,600 y 1,900 msnm, ocupa un pequeño sector del Cuadrángulo
de Calca, en el valle del río Kosñipata y río Taquioe y corresponde a la clásica Ceja de
Montaña, en la zona Subandina. La configuración topográfica es extremadamente accidenta-
da. La biotemperatura media anual varía entre 12 y 17 °C y el promedio de precipitación
total por año varía entre 4,000 y 8,000 mm. Se ubica en la provincia de humedad: Superhúmeda
44. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðp- 44. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðp- 44. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðp- 44. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðp- 44. Moeque P¡uv¡æ¡ NoHtæHo GuÐtrop¡cæ¡ [Ðp-
NG] NG] NG] NG] NG]
Se distribuye en la vertiente oriental de los Andes, altitudinalmente se extiende entre
los 2,500 y 3,800 msnm, correspondiendo la parte baja de esta zona a la Ceja de Selva.
Aparece en el valle del río Kosñipata y en el valle de Lucumayo. El relieve es bastante
abrupto. La biotemperatura media anual varía entre 6 y 12 °C, siendo el promedio de preci-
pitación total por año entre 2,000 y 4,000 mm. Se ubica en la provincia de humedad:
Superhúmeda.
|NOEMMEì
28
4R. P&ræwo p¡uv¡æ¡ GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [pp- 4R. P&ræwo p¡uv¡æ¡ GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [pp- 4R. P&ræwo p¡uv¡æ¡ GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [pp- 4R. P&ræwo p¡uv¡æ¡ GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [pp- 4R. P&ræwo p¡uv¡æ¡ GuÐæ¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [pp-
GæG] GæG] GæG] GæG] GæG]
Se extiende sobre la Cordillera Oriental entre los 3,900 y 4,000 msnm. Abarca gran-
des áreas cordilleranas con un relieve que varía desde suave hasta algo abrupta. En los
cuadrángulos, se la ubica en las laderas bajas de todas las cadenas de nevados y en la zona
de divisoras de aguas de los valles de Yanatile-Lares y Paucartambo-Yavero. La biotemperatura
media anual máxima es de 5.2 °C y la mínima es de 3.9 °C. El promedio máximo de precipi-
tación total al año es de 1,342.4 mm. y la mínima es de 828 mm. Esta zona de vida está
ubicada en la provincia de humedad: Superhúmeda.
4O. TuHUræ P¡uv¡æ¡ A¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [tp-Ae] 4O. TuHUræ P¡uv¡æ¡ A¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [tp-Ae] 4O. TuHUræ P¡uv¡æ¡ A¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [tp-Ae] 4O. TuHUræ P¡uv¡æ¡ A¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [tp-Ae] 4O. TuHUræ P¡uv¡æ¡ A¡p¡Ho GuÐtrop¡cæ¡ [tp-Ae]
Ocupa un franja inmediata inferior del piso Nival, entre los 4,300 y 5,000 msnm, por
lo que corresponde a la parte proximal de las cadenas de nevados, con una morfología
abrupta que varía a ondulada en su parte más inferior. El modelaje glaciar y la presencia de
morrenas caracterizan esta zona. La biotemperatura media anual máxima es de 3.2 °C y la
media anual mínima es de 2.5 °C. Se ubica en la provincia de humedad: Superhúmeda.
4A. M¡væ¡ GuÐtrop¡cæ¡ 4A. M¡væ¡ GuÐtrop¡cæ¡ 4A. M¡væ¡ GuÐtrop¡cæ¡ 4A. M¡væ¡ GuÐtrop¡cæ¡ 4A. M¡væ¡ GuÐtrop¡cæ¡
Corresponde a todas las cadenas de nevados existentes en los cuadrángulos de
Urubamba y Calca, los que se extiende a lo largo de las crestas frígidas andinas con presencia
de nieves y glaciares. La configuración topográfica es bastante abrupta. La biotemperatura
media anual se encuentra por debajo de 1.5 °C y el promedio de precipitación total anual por
año a menudo es variable entre 500 y 1,000 mm.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

+)2167 111
EGTMA EGTMA EGTMA EGTMA EGTMAT¡OMAF¡A T¡OMAF¡A T¡OMAF¡A T¡OMAF¡A T¡OMAF¡A
¡MTMOOUCC¡OM
En la zona de estudio afloran rocas que van del Cámbrico al Cuaternario (Fig. 4). Se
ha realizado el levantamiento de columnas estratigráficas de la mayoría de la unidades
estratigráficas, mientras que para algunas se han tomado de trabajos ya publicados.
O.4 P O.4 P O.4 P O.4 P O.4 PALEOZO¡CO ¡MFEM¡OM ALEOZO¡CO ¡MFEM¡OM ALEOZO¡CO ¡MFEM¡OM ALEOZO¡CO ¡MFEM¡OM ALEOZO¡CO ¡MFEM¡OM
El Paleozoico inferior ha sido estudiado por Heim, (1948); Egeler & De Booy (1957,
1961); Fricker (1960), sin embargo, es Marocco (1977) quién realiza un trabajo más com-
pleto y una descripción clara del Paleozoico inferior de la Cordillera de Vilcabamba, acom-
pañando un plano geológico a escala 1:500,000. Son estos trabajos que nos han servido de
base para el estudio estratigráfico del Paleozoico inferior.
O.4.4 FOMNA O.4.4 FOMNA O.4.4 FOMNA O.4.4 FOMNA O.4.4 FOMNAC¡OM OLL C¡OM OLL C¡OM OLL C¡OM OLL C¡OM OLLAMT AMT AMT AMT AMTA AA AAVT VT VT VT VTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO: :: ::
C&wÐr¡co? [C C&wÐr¡co? [C C&wÐr¡co? [C C&wÐr¡co? [C C&wÐr¡co? [C- -- --o] o] o] o] o]
Marocco (1977, 1978) define una serie de rocas metamórficas que atribuye al
Cámbrico por su posición estratigráfica, al que denomina Serie Ollantaytambo. En el
Cuadrángulo de Urubamba, esta unidad aflora al pie de las ruinas incas de Ollantaytambo
(Foto 4) y se extiende hacia el norte hasta cerca del Abra de Málaga. Lateralmente sigue al
este, hasta proximidades del valle del río Patacancha, al oeste hasta el nevado Bonanta. El
límite inferior aparece cabalgando sobre la Formación San José (Arenigiano-Llanvirniano)
que se observa en Sisllajasa y quebrada de Silque.
|NOEMMEì
30
Al no tener evidencias de afloramientos Proterozoicos, la Formación Ollantaytambo
(azoica) constituye la unidad más antigua de los cuadrángulos. Infrayace a los conglomerados
de la Formación Verónica y a la Formación San José del Ordoviciano, por lo que se le
atribuye una edad Cámbrica.
La parte inferior está compuesta por 50 a 100 metros de brechas y conglomerados,
seguida por areniscas cuarcíticas, la que es suprayacida por 150 a 200 metros de andesitas
(ignimbritas), de color oscuro, que afloran al pie de las ruinas de Ollantaytambo, aquí se
observa una disyunción en láminas plegadas. Encima vienen lutitas verdes intercaladas con
bancos de cuarcitas y niveles cineríticos verdes, con un espesor aproximado de 700 a 800
metros. Todas estas rocas se hallan afectadas por la esquistosidad eoherciniana, donde los
niveles volcánicos cineríticos se encuentran como esquistos (Muestra P-60). El espesor aflorante
es de aproximadamente 1,000 metros (Fig. 5).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
31
|NOEMMEì
32
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
33
|NOEMMEì
34
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
35
Las rocas volcánicas y la abundancia de esquistos cineríticos verdes sugieren un
origen vulcano-sedimentario, depositado en un medio continental, posiblemente posteriores
a la tectónica Brasílida de 550-600 Ma (Marocco, 1978).
Estas series pueden ser correlacionadas con series similares del río Marañón
(Aricapampa-Pataz) que afloran a la base del Llanvirniano fosilífero, las que están compues-
tas por esquistos, calizas, cuarcitas y areniscas (Dalmayrac, 1977). Igualmente con series de
la región del río Choimacota, al NE de Huanta (Megard, 1973). Estas series podrían también
correlacionarse con el Grupo Limbo de Bolivia (Fraenkl, 1959) y ciertas series cambrianas
del Mato Grosso de Brasil (Beurlen et Sommer, 1957).
O.4.R OMOOV¡C¡CO O.4.R OMOOV¡C¡CO O.4.R OMOOV¡C¡CO O.4.R OMOOV¡C¡CO O.4.R OMOOV¡C¡CO
Heim (1948), Egeler y De Booy (1961), Von Braun (1967), mencionan la presencia
del Paleozoico inferior y medio, fosilífero, siendo Marocco (1977, 1978) quien reconoció
tres unidades litoestratigráficas dentro del Ordoviciano: Unidad Basal (Formación Verónica),
Arenigiano-Llanvirniano (Formación San José) y el Caradociano (Formación Sandia), que
en conjunto sobrepasan los 3,000 metros de espesor. Sin embargo, observaciones de campo
y revisiones bibliográficas, permiten considerar a la Formación Zapla como del Ordoviciano
terminal (Ashgiliano).
O.4.R.4 FOMNAC¡OM VEMOM¡CA: OrUovic¡co O.4.R.4 FOMNAC¡OM VEMOM¡CA: OrUovic¡co O.4.R.4 FOMNAC¡OM VEMOM¡CA: OrUovic¡co O.4.R.4 FOMNAC¡OM VEMOM¡CA: OrUovic¡co O.4.R.4 FOMNAC¡OM VEMOM¡CA: OrUovic¡co
Ðæeæ¡ [O-v] Ðæeæ¡ [O-v] Ðæeæ¡ [O-v] Ðæeæ¡ [O-v] Ðæeæ¡ [O-v]
Esta unidad ha sido reconocida en el Cuadrángulo de Urubamba, donde sobreyace
en ligera discordancia a la Formación Ollantaytambo.
Esta formación aflora en el nevado Verónica, de donde toma su denominación y se
prolonga hacia el este, pasando por la carretera Ollantaytambo-Abra de Málaga (Foto 5),
hasta cerca de la quebrada Patacancha. Al oeste del nevado Verónica, se halla truncada por
el Batolito de Machu Picchu.
Esta unidad no ha sido reconocida en ninguna otra parte de los cuadrángulos, ya sea
por el intenso fallamiento, o porque el frente superior del metamorfismo herciniano alcanza al
Ordoviciano (Marocco, 1978).
La Formación Verónica está constituída por 480 metros de conglomerados, los que
están compuestos casi exclusivamente por cantos de cuarcita bien redondeados, con matriz
|NOEMMEì

arenosa. Los cantos, cuyo diámetro mayor es de 15 cm muestran un alargamiento tectónico,
paralelo a la esquistosidad que afecta a los conglomerados. Esta formación presenta 3 se-
cuencias (Fig. 6). La primera secuencia empieza por intercalaciones de conglomerados con
lutitas (pizarras) negras; estas, son seguidas por bancos de conglomerados grano-estrato
crecientes. La segunda secuencia es también creciente y exclusivamente conglomerádica. La
tercera secuencia es grano-estrato decreciente, terminando con intercalaciones de conglo-
merados y cuarcitas blancas verdosas. La interpretación de los medios sedimentarios, es
difícil debido al metamorfismo que afectó estas rocas. Sin embargo, las secuencias descritas
anteriormente parecen corresponder a depósitos aluviales, relacionados a movimientos
epirogénicos Finicambrianos u ordovicianos, precursores de la constitución de la cuenca
marina subsidente del Paleozóico inferior (Marocco, 1977 y 1978).
Esta unidad es totalmente azoica, pero por su posición estratigráfica, bajo la Forma-
ción San José del Arenigiano-Llanvirniano, se le atribuye al Ordoviciano basal.
La Formación Verónica se puede correlacionar con los conglomerados de Huacar
(Dalmayrac, 1970) y Alcacocha (Megard, 1973) del centro del Perú y con series del Anticlinal
de Shira de la zona subandina (reportes petroleros inéditos, en Megard, 1973)
O.4.R.R FOMNAC¡OM GAM UOGE: AreH¡@¡æHo -
L¡æHv¡rH¡æHo [Ow-ej]
Sobreyace en aparente discordancia a la Formación Verónica. En el Cuadrángulo de
Urubamba aflora en el Abra de Málaga y se extiende hacia el este hasta el río Patacancha y
al oeste por la carretera Ollantaytambo-Quillabamba. Al norte del abra, en el sector de
Panticalla y cerro Silhuacocha, se encuentra en contacto fallado con la Formación Sandia
(Caradociano). Esta unidad también se encuentra presente en la quebrada Silque, Tintipata,
Huayllabamba y se prolonga hacia el sur del nevado Huayanay, hasta el norte de Limatambo.
Aflora también en el sector de Lares, prolongándose hacia el Cuadrángulo de Calca.
En el Cuadrángulo de Calca, estas rocas afloran al norte y sur de Amparaes (Foto 6),
haciendo parte del Anticlinorio de Colquepata, la que se prolonga hasta el borde SE del
Cuadrángulo de Calca. Otro afloramiento considerable, se encuentra ubicado al SO y NE de
Tres Cruces. Esta formación aquí, aparece por efecto de fallas inversas, las que son trunca-
das por el cuerpo intrusivo de Apocoñohuay.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
37
|NOEMMEì
38
En el Abra de Málaga la Formación San José ha sido dividida en 3 secuencias (Fig.
7): La secuencia inferior (350 m), está conformada por cuarcitas (areniscas sericíticas, Muestra
P-30) finas, rojizas, verdes y grises, seguida por pizarras micáceas (Muestra P-10) y esquistos
de estaurolita (Muestra P-20, Foto 7), de color verde o negro, y se termina por cuarcitas
grises intercaladas con pizarras. La secuencia intermedia (450 m) se caracteriza por su as-
pecto de microflyschs (lutitas bandeadas) (Muestra P-136), formados de niveles delgados
de areniscas finas de color claro, que pasan gradualmente a niveles de lutitas negras (Foto 8).
Encima de esta parte intermedia, afloran básicamente pizarras negras o filitas (Muestra 132,
Foto 9) (400 m). Las secuencias inferior e intermedia, lateralmente se hacen más finas, tal
como se observa al sur de los nevados Bonanta y Marconi. Estas secuencias se hallan fuer-
temente plegadas (Foto 10), lo que explica un aparente espesor mayor de la formación. El
origen de los sedimentos es marino poco profundo
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

|NOEMMEì
40
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
41
|NOEMMEì
42
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
43
|NOEMMEì
44
Marocco (1978), menciona los graptolitos Didymograptus sp.cf.D. nicholsoni
(Lapw) y el trilobites Megalaspidella sp.cf.M kayseri (Kobayashi), de edad Arenigiana
superior, encontrados al norte del Nevado Verónica. Egeler y De Booy (1961) indican en la
quebrada de Silque una asociación de graptolites que fueron determinados por Strachman
(Birmingham): Gliptograptus cf. dentatus, Glossograptus sp., Tetragraptus
quadribrachiatus y Didymograptus sp., que sugiere una edad Arenigiana. La existencia del
Llanvirniano está probada por las asociaciones de graptolites al sur del nevado Salkantay-
Paljay (Fricker, 1960) y al norte del nevado Moyoc (nevado Cara Cruz), donde en este
último lugar Egeler y De Booy (1961) encontraron: Phyllograptus cf. anna, Didymograptus
aff. bifidus, Glossograptus cf. holmi, Amplexograptus cf. confertus, Diplograptus aff.
priscus, Cryptograptus cf. tricornis var. schaeferi.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
45
Igualmente al norte de Limatambo, se encontraron algunos graptolites en regular es-
tado de conservación, que pertenecen a las especies Cryptograptus tricornis,
Gluyptograptus euglyphus Ruedemann, Glossograptus sp. Ampleoxograptus cf. confertus
Lapworth, Didymograptus murchisoni, Beck y Didymograptus sp., que dan una edad
Llanvirniana (Ramírez, presente trabajo).
Esta unidad es equivalente con la Formación San José de la región de Puno (Laubacher,
1974), por lo que se considera esta denominación para los presentes cuadrángulos. Se
correlaciona con los esquistos con graptolites de la región de Huacar (Dalmayrac, 1977),
también con la parte basal de la Formación Contaya de la zona Subandina y con la Forma-
ción Capinota del norte de Bolivia.
O.4.R.O FOMNAC¡OM GAMO¡A: CæræUoc¡æHo O.4.R.O FOMNAC¡OM GAMO¡A: CæræUoc¡æHo O.4.R.O FOMNAC¡OM GAMO¡A: CæræUoc¡æHo O.4.R.O FOMNAC¡OM GAMO¡A: CæræUoc¡æHo O.4.R.O FOMNAC¡OM GAMO¡A: CæræUoc¡æHo
[Oe-e] [Oe-e] [Oe-e] [Oe-e] [Oe-e]
La Formación Sandia constituye un nivel guía en la cartografía, ya que su composi-
ción principalmente cuarcítica y de gran espesor, permite diferenciarla de las otras unidades
Paleozoicas. En el Cuadrángulo de Urubamba, esta Unidad se presenta en el Abra de Mála-
ga, donde sobreyace a la Formación San José, y se prolonga hasta el norte de Canchayoc,
dibujando una serie de pliegues que son cortados por una falla inversa que hace repetir a la
Formación San José. Al este del Abra de Málaga, las rocas de esta unidad se prolongan
hasta la quebrada Ocoruruyoc.
En el Cuadrángulo de Calca, aflora en la parte media del Anticlinorio de Colquepata,
prolongándose hasta Lares a manera de sombreros que afloran en las cumbres de los cerros
a manera de sinclinales, sobreyaciendo a la Formación San José. Aflora también en el núcleo
del Anticlinal de Paucartambo (Foto 11). Al este de Challabamba la Formación Sandia se
encuentra en contacto fallado con el Siluro-Devoniano, prolongándose hacia los límites del
Cuadrángulo de Calca. Finalmente, esta unidad aflora en la zona de Tres Cruces y en la
Carretera que conduce a Kosñipata donde es cortada por un cuerpo intrusivo.
El paso de la Formación San José a la Formación Sandia, es en concordancia y
aparentemente continuidad estratigráfica, siendo difícil determinar el contacto exacto, por lo
que muchas veces solo se cartografía la parte superior cuarzosa de la unidad. La Formación
Sandia ha sido dividida en 4 secuencias (Fig. 8): La primera (200 m), está constituída por
pizarras negras (Muestra P-52), no diferenciándose claramente de la Formación San José.
La segunda (800 m) se caracteriza por ser lo esencial de la unidad y se compone de bancos
de cuarcitas intercaladas con niveles de pizarras negras o pizarras cuarcíticas (Muestra P-
125, Foto 12) más o menos gruesos. La tercera (500 m) es predominantemente más areno-
|NOEMMEì

sa. La cuarta (300 m) es una intercalación de pizarras negras o esquistos (Muestra P-45),
con capas delgadas de cuarcitas, con presencia de nódulos calcáreos. Es en esta secuencia
donde se han encontrado los trilobites del género Phacops (Ramírez, presente trabajo). Este
género se extiende desde el Ordoviciano superior hasta el Devónico. Sin embargo, por la
posición estratigráfica (bajo la Formación Zapla), consideramos que esta secuencia todavía
se encuentre dentro la Formación Sandia. El grosor de la serie es aproximadamente de 1,800
metros. En el Anticlinal de Paucartambo, no aflora la cuarta secuencia ni tampoco la Forma-
ción Zapla bajo las secuencias Siluro-Devonianas.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
47
Esta unidad posee las mismas características que las areniscas Caradocianas fosilíferas
de la Formación Sandia de la región de Puno (Laubacher, 1974; Marocco, 1977 y 1978),
por lo que tomamos esa denominación.
Además de correlacionarse con la Formación Sandia de la Cordillera Oriental de
Puno, esta unidad se correlaciona con la Formación Calapuja inferior del Altiplano, con parte
de la Formación Contaya del subandino y con la Formación Amutara del norte de Bolivia
(Laubacher, 1977).
|NOEMMEì
48
O.4.R.A FOMNA O.4.R.A FOMNA O.4.R.A FOMNA O.4.R.A FOMNA O.4.R.A FOMNAC¡OM ZAPL C¡OM ZAPL C¡OM ZAPL C¡OM ZAPL C¡OM ZAPLA AA AA: AeH@¡¡¡æHo : AeH@¡¡¡æHo : AeH@¡¡¡æHo : AeH@¡¡¡æHo : AeH@¡¡¡æHo
[Oe-z] [Oe-z] [Oe-z] [Oe-z] [Oe-z]
Estudios anteriores han considerado a la Formación Zapla de edad Siluriana, en base
a dataciones de quitinozoarios. Esta edad siempre estuvo en discusión. Las observaciones de
campo, particularmente el paso aparentemente progresivo de la cuarta secuencia de la For-
mación Sandia a las tillitas, la no existencia de la Formación Zapla y de la parte superior de la
Formación Sandia, en la parte nor-oriental del Cuadrángulo de Calca, nos indica que hubo
una fuerte erosión posterior a la Formación Zapla. Revisiones bibliográficas, indican que en el
Ordovícico terminal hubo una fuerte erosión bien reconocida en Argentina y Bolivia, donde el
Siluro-Devoniano reposa sobre diferentes niveles del Ordoviciano. Además, se sabe que
durante el Ordovícico superior hubo importantes glaciaciones. Finalmente, en la Formación
Zapla de Argentina (Monaldi & Boso,1987) y en la Formación Cancañiri de Bolivia (Toro et
al., 1992) encontraron la asociación de trilobites Dalmanitina-Eohomalonotus que indican
una edad Ashgiliana.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

|NOEMMEì
50
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
51
Esta unidad aflora en la carretera Calca-Amparaes, alcanzando grosores entre 100 y
300 metros. Estos afloramientos se prolongan hacia las lagunas de Suntucocha (Foto 13) y
Huascacocha dibujando sinclinales kilométricos en el núcleo de un gran anticlinal, que está
cerrado por cabalgamientos, tanto al NO como al SE. No se han reconocido otros aflora-
mientos de la Tillita Zapla, ya que ésta no siempre marca el paso entre el Caradociano y el
Siluro-Devoniano. Por criterios cartográficos en el Anticlinal de Suntucocha se ha graficado
como la Formación Zapla a la parte superior de la secuencia de pizarras con nódulos calcáreos
(cipolinos) (Muestra P-113) de la Formación Sandia y también a una secuencia fina que
puede corresponder al techo de esta unidad.
|NOEMMEì
52
La Formación Zapla que sobreyace en aparente concordancia estratigráfica a la cuarta
secuencia de la Formación Sandia (Fig. 9), está contituída hacia la base por bancos de are-
niscas cuarzosas intercaladas con pizarras (Secuencia 1), luego se tienen los niveles diamictíticos
(Secuencia 2), para luego pasar a unos bancos de microconglomerados cuarzosos con una
matriz arenosa, intercalados con bancos cuarcíticos y pizarras que se hacen predominates
hacia el techo (Secuencia 3).
Las diamictitas de la Formación Zapla, son niveles de microbrechas glaciares depo-
sitadas en el mar. Estas microbrechas se presentan sin ninguna clasificación, en la que los
elementos angulosos o subredondeados de cuarzo y esquistos flotan en una matriz areno-
pelítica oscura; los clastos pueden alcanzar el tamaño de 3 cm. Al microscopio (Muestra P-
100) se distingue esencialmente granos de cuarzo anguloso y esférico de todos los tamaños y
además sericitas, cloritas, plagioclasas y muscovitas detríticas.
Dávila y Pónce de León (1971) encontraron quitinozoarios en el sur del Perú. La
edad de esta formación, todavía en discusión, estaba basada en los descubrimientos de fósi-
les realizados esencialmente en Bolivia. Según los autores la Tillita Zapla tenía una edad Pre-
Llandoveriana superior (Berry & Boucot, 1972) a Llandoveriana superior-Wenlockiana
(Branisa et al., 1972). Sin embargo, los trilobites encontrados en Bolivia y Argentina permi-
ten precisar la edad de esta formación dentro del Ashgiliano (Monaldi & Boso,1987; Sempere,
1990; Toro et al., 1992).
Es importante indicar que, en los Andes Centrales (Perú-Argentina), Africa (Sahara-
Africa del Sur) y también en Europa, el límite Ordoviciano-Siluriano está marcado por una
glaciación (Laubacher, 1974).
O.4.O G¡LUMO-OEVOM¡AMO
El Siluro-Devoniano descansa en discordancia sobre La Formación Sandia y está
representado por la Formación Paucartambo.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
53
O.4.O.4 FOMNA O.4.O.4 FOMNA O.4.O.4 FOMNA O.4.O.4 FOMNA O.4.O.4 FOMNAC¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM PA AA AAUCAMT UCAMT UCAMT UCAMT UCAMTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO: G¡¡uro : G¡¡uro : G¡¡uro : G¡¡uro : G¡¡uro
-OevoH¡æHo [GO-p] -OevoH¡æHo [GO-p] -OevoH¡æHo [GO-p] -OevoH¡æHo [GO-p] -OevoH¡æHo [GO-p]
Aflora en el Anticlinal de Paucartambo y en el Anticlinal de Colquepata, donde
sobreyace en discordancia al Ordoviciano. Igualmente aflora al norte de la falla inversa que
saca al Paleozoico sobre el Permo-Triásico. Se trata de una secuencia bastante uniforme en
casi todos los afloramientos y consiste en pizarras y esquistos (Muestras P-130, P-133 y P-
123), algunas veces calcárea (Muestra P-114, Foto 14), grises a negros, sin estratificación
visible, intercaladas con escasos bancos pequeños de cuarcitas. Su grosor aproximado es de
3,000 a 4,000 metros. Hacia la parte superior se hace algo areniscosa (Muestras P-112 y P-
47), presentándose bancos potentes de hasta 200 metros de cuarcitas, tal como se observa
en la laguna Quesquay y en el cerro Morro Huicsa (Foto 15). Las cuarcitas son blancas y se
presentan en estratos gruesos de varios metros, formando una gruesa barra. Estas barras
también aparecen cerca a la falla inversa que saca al Paleozoico inferior sobre el Grupo Mitu,
cerca al Abra de Chaiña Puerto, y en las escamas paleozoicas que aparecen al seno de
formaciones Meso-Cenozoicas.
|NOEMMEì
54
En esta formación se han encontrado braquiópos de las especies Orthis sp. y
Metacryphacus sp. que indicarían el Devoniano (Ramírez, presente trabajo). Por correla-
ción con otros afloramientos, es posible asignarle una edad Siluro-Devoniano y podría co-
rresponder a las formaciónes Urcos y Ccatca del Cuadrángulo de Cusco (Mendívil & Dávila,
1994). La barra de cuarcitas sería equivalente a las Areniscas Huertas del Eifeliano (Laubacher,
1977).
Esta Unidad ha sido datada en la región de Potrero (oeste de la Cordillera de
Vilcabamba, cerca al límite con el Cuadrángulo de Urubamba) por un braquiópodo:
Schuchertella cf. agassizi Hartt, que indica una edad Devoniana inferior (Fricker, 1960).
Marocco (1977) ha recolectado quitinozoarios y escolenodontes Devonianos en Quillabamba
y en la carretera Quillabamba-Quellouno. Los quitinozoarios son: Lagenochitina macrostoma
Tang. et Jeck y Lagenochitina Grign. et Mont., Spherochitina hemispinosa, Chonochitina
sp. y Linochitina sp. En la Formación Urcos del Cuadrángulo de Cusco, se han encontrado
el fósil Tentaculitis sp. y un phacops (Mendívil & Dávila, 1994). El Siluriano no ha sido
datado, pero por la continuidad de los afloramientos y las relaciones estratigráficas equiva-
lentes sugieren la presencia del Siluriano.
Toda esta Unidad se correlaciona con secuencias similares conocidas en el río
Ichiquiato (Kalafatovich, 1964), con las lutitas que afloran en el Pongo de Coñec y Mainique,
además con las series Siluro-Devonianas del Altiplano y con la Formación Ananea de la
Cordillera Oriental de Puno (Laubacher, 1977).
O.R PALEOZO¡CO GUPEM¡OM
El Paleozoico superior descansa en discordancia angular sobre el Paleozoico inferior.
Esta discordancia se observa al norte de Limatambo, donde las calizas del Grupo Copacabana
se hallan sobre la Formación San José.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
55
|NOEMMEì

Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
57
|NOEMMEì
58
O.R.4 OMUPO COP O.R.4 OMUPO COP O.R.4 OMUPO COP O.R.4 OMUPO COP O.R.4 OMUPO COPA AA AACAMAMA CAMAMA CAMAMA CAMAMA CAMAMA: Pérw¡co ¡Hfer¡or : Pérw¡co ¡Hfer¡or : Pérw¡co ¡Hfer¡or : Pérw¡co ¡Hfer¡or : Pérw¡co ¡Hfer¡or
[P¡-c] [P¡-c] [P¡-c] [P¡-c] [P¡-c]
El Grupo Copacabana (Newell et al., 1949) aflora ampliamente en el Anticlinal de
Vilcanota y más escasamente, cerca a la laguna Azulcocha y sur de Queqayoc (Cuadrángulo
de Calca), al norte de Limatabambo (donde sobreyace en discordancia angular al Paleozoico
inferior), en la quebrada de Yanahuara y en los alrededores de Mascabamba (Cuadrángulo
de Urubamba).
El Grupo Copacabana está compuesto principalmente por calizas y lutitas marinas
(Foto 16). Las calizas son de varios tipos, de grano fino, oolíticas o nodulosas, de color gris
blanquecino a negro. Estas rocas se caracterizan por presentar fósiles silicificados de fusulinas,
braquiópodos, corales, etc. Las lutitas son negras y carbonosas, conteniendo restos de plan-
tas. Además entre Pisac y San Salvador (Morro Blanco) cerca a la base de los afloramientos,
aparecen bancos de areniscas cuarzosas blancas con laminaciones oblícuas, posiblemente de
medios litorales, intercaladas con lutitas y calizas fosilíferas. En el Anticlinal de Vilcanota, se le
asigna un grosor de 600 a 700 metros para este grupo. Es importante resaltar que en algunos
lugares de la zona de estudio, al techo del Grupo Copacabana aparecen niveles
conglomerádicos con clastos de cuarcitas y chert (Foto 17). Las calizas presentan abundan-
te contenido de cherts que permiten distinguirla de los conglomerados de la base del Grupo
Mitu.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

Al Grupo Copacabana, en el sur y centro del Perú, se le asigna una edad compren-
dida entre el Wolfcampiano inferior (Sakmariano) y el Leonardiano inferior (Artinskiano), es
decir del Pérmico inferior a medio (Newell et al., 1949; Doubinger & Marocco, 1981).
Newell et al., (1949) reconocieron 4 zonas de fusulinas para el Grupo Copacabana:
-Zona de Silvaseptopora (parte basal del Wolfcampiano:Sakmariano)
-Zona de Triticites opimus (Wolfcampiano medio).
-Zona de Pseudoschwagerina uddeni (Wolfcampiano superior).
-Zona de Parafusulina (Leonardiano inferior: Arstinskiano).
|NOEMMEì
ó0
Doubinger y Marocco (1981) mediante estudios palinológicos, confirman la edad
Leonardiana inferior para la parte superior del Grupo Copacabana. Sin embargo, entre San
Salvador y Pillahuara (Cuadrángulo de Calca) sólo se ha encontrado la zona de Triticites
opimus. En esta biozona además de la especie tipo se han encontrado Triticites pillahuarensis,
Triticites patulus, Triticites titicacaensis, Pseudofusulina rasuvilcensis, etc. (Newell et
al., 1949). Esto indica la fuerte erosión a que estuvo sometida la región después de los
movimientos Tardihercinianos, ya que falta la parte superior de esta unidad. Esta observación
también es válida para los pequeños afloramientos del Grupo Copacabana, al norte de
Limatambo y en la quebrada Yanahuara.
El Grupo Copacabana es conocido con el mismo nombre en el norte de Bolivia, en la
Cordillera Oriental, en la zona Subandina y centro del Perú.
O.R.R OMUPO N¡TU:Pérw¡co euper¡or O.R.R OMUPO N¡TU:Pérw¡co euper¡or O.R.R OMUPO N¡TU:Pérw¡co euper¡or O.R.R OMUPO N¡TU:Pérw¡co euper¡or O.R.R OMUPO N¡TU:Pérw¡co euper¡or- -- --Tr¡&e¡co Tr¡&e¡co Tr¡&e¡co Tr¡&e¡co Tr¡&e¡co
¡Hfer¡or [PeT¡-w] ¡Hfer¡or [PeT¡-w] ¡Hfer¡or [PeT¡-w] ¡Hfer¡or [PeT¡-w] ¡Hfer¡or [PeT¡-w]
El Grupo Mitu (Mc Laughlin, 1924) sobreyace en discordancia erosional al Grupo
Copacabana. Aflora ampliamente en la porción nor-oriental del Cuadrángulo de Urubamba,
y en el extremo occidental del Cuadrángulo de Calca.
En el Cuadrángulo de Calca, aflora a lo largo del Anticlinal del Vilcanota, desde San
Salvador hasta Calca y en el Cuadrángulo de Urubamba entre Arín y Patacancha, donde
desaparece bruscamente en contacto con un accidente N-S. En el Grupo Mitu se diferencian
dos unidades litoestratigráficas, bien reconocidas entre San Salvador y Lamay, en tanto que
a partir de Calca hasta el valle de Patacancha, aparece en forma casi masiva y exclusivamente
como paquetes volcánicos de gran espesor.
Las unidades litoestratigráficas del Grupo Mitu definidas en el Cuadrángulo de Cal-
ca, son las formaciones Pisac y Pachatusan (Candia & Carlotto, 1985; Carlotto et al., 1988)
.
O.R.R.4 FOMNAC¡OM P¡GAC O.R.R.4 FOMNAC¡OM P¡GAC O.R.R.4 FOMNAC¡OM P¡GAC O.R.R.4 FOMNAC¡OM P¡GAC O.R.R.4 FOMNAC¡OM P¡GAC
La Formación Pisac (Gabelman & Jordan, 1964), aflora en al Anticlinal de Vilcanota,
descansando en discordancia sobre el Grupo Copacabana, por intermedio, o no, de un nivel
volcánico. Posteriormente se tienen secuencias grano-estrato crecientes de brechas y con-
glomerados (Foto 18), intercalados con areniscas y limolítas rojas. Los conglomerados con-
tienen clastos de calizas con fusulinas, volcánicos y cuarcitas, estas secuencias han sido inter-
pretadas como conos aluviales (Fig. 10), relacionadas a una tectónica sinsedimentaria intra-
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
ó1
Mitu (Carlotto et al., 1988). Escasamente aflora en Yanahuara a la base de la Formación
Pachatusan y cerca a la quebrada de Patacancha.
O.R.R.R FOMNA O.R.R.R FOMNA O.R.R.R FOMNA O.R.R.R FOMNA O.R.R.R FOMNAC¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM PA AA AACMA CMA CMA CMA CMATUGAM TUGAM TUGAM TUGAM TUGAM
La Formación Pachatusan (Gregory, 1916) está constituída por brechas, aglomera-
dos y coladas volcánicas de basaltos, riolitas e ignimbritas. Estas rocas volcánicas (Foto 19)
se intercalan con rocas sedimentarias, caracterizándose por su color rojo violáceo “concho
de vino” que permite reconocerlas rápidamente en el campo.
|NOEMMEì
ó2
Las rocas volcánicas, las tobas, lapilli y coladas de color rojo violeta, generalmente
están descritas como andesitas, ignimbritas y basaltos.
Los afloramientos volcánicos de esta formación, son muy extensas en la parte este
del Cuadrángulo de Urubamba y en la parte norte del Anticlinal de Vilcanota.
La base de esta unidad en el Anticlinal de Vilcanota, entre el sur de San Salvador y
Pillahuara, sobreyace a una barra gruesa de conglomerados que resalta en los afloramientos
y está representada por riolitas con textura fluidal (NE de Pisac). Las andesitas parecen
constituir el grueso de la formación, las que están acompañadas de tobas y brechas. Es muy
común la presencia en los volcánicos, de vacuolas rellenadas con zeolitas. Niveles espilíticos
se observan al norte de Vichos, ignimbritas al NE del Anticlinal de Vilcanota y norte de
Urubamba. La Formación Pachatusan se caracteriza por la presencia de conglomerados de
conos aluviales y areniscas cuarzosas fluviales intercalados en las rocas volcánicas.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
ó3
|NOEMMEì
ó4
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
ó5
El espesor de esta unidad es variable, siendo el mayor en el Cuadrángulo de Urubamba
(mayor a 2,000 m), y disminuyendo hacia la zona de Coya-San Salvador (cuadrángulos de
Calca y Cusco), donde alcanza de 600 a 1,000 metros.
El alto grosor del Grupo Mitu en la zona de estudio, parece deberse a la repetición
tectónica, ya que se ha reconocido fallas inversas, que sufrieron inversiones tectónicas y que
parecen haber controlado la sedimentación y el vulcanismo Permo-Triásico (Carlotto et al.,
1988; Chávez, 1995).
En cuanto a la edad del Grupo Mitu en el Perú, se le considera del Permiano medio
al Triásico inferior, por infrayacer a las Calizas Pucará (Ante-Ladiniano) del centro del Perú y
sobreyacer al Grupo Copacabana del Permiano inferior. Dentro del Grupo Mitu se ha encon-
trado niveles marinos fosilíferos, que indican una edad aproximada Permiana. Lo más cerca a
nuestra región es el descubrimiento del braquiópodo Marginifera capasi d’Orbigny en las
intercalaciones marinas del Grupo Mitu de la Cordillera de Vilcabamba (Fricker & Weibel,
1960), fósil que indica una edad Permiana. Reportes radiométricos Rb/Sr sobre las vulcanitas
en el SE del Perú hechos por Kontak et al. (1984), dan edades que varían de 250 a 270 Ma,
que coincide con las dataciones de Mc Bridge et al. (1983), que dan edades entre 280 y 245
Ma en el NE de Bolivia. En conclusión, para nuestra zona de estudio, la edad asumida para
el Grupo Mitu, es Permiana media-superior al Triásico.
O.O NEGOZO¡CO
La estratigrafía mesozoica de la región de Cusco ha sido establecida, por Carlotto y
colaboradores entre 1989 y 1995. Anteriormente sólo se conocía a las formaciones Huancané
y Yuncaypata, pero de manera general (Kalafatovich, 1957; Marocco, 1978).
O.O.4 FOMNAC¡OM MUANMUT¡O: M¡wwer¡U@¡æHo O.O.4 FOMNAC¡OM MUANMUT¡O: M¡wwer¡U@¡æHo O.O.4 FOMNAC¡OM MUANMUT¡O: M¡wwer¡U@¡æHo O.O.4 FOMNAC¡OM MUANMUT¡O: M¡wwer¡U@¡æHo O.O.4 FOMNAC¡OM MUANMUT¡O: M¡wwer¡U@¡æHo
-Merr¡æe¡æHo? -Merr¡æe¡æHo? -Merr¡æe¡æHo? -Merr¡æe¡æHo? -Merr¡æe¡æHo? [UeM¡-Hw]
La Formación Huambutío ha sido definida por Carlotto (1989) y Carlotto et al.,
(1991). Bajo esta denominación aparece descrita en del Cuadrángulo de Cusco, una secuen-
cia de areniscas cuarcíticas, limolitas rojas y yesos, (Mendívil & Dávila, 1994). Esta secuen-
cia así descrita corresponde a la Formación Huancané y base del Grupo Yuncaypata, que
aflora en los alrededores de Huambutío.
La Formación Huambutío sobreyace en discordancia erosional o débil discordancia
angular al Grupo Mitu (Permo-Triásico) (Foto 20) y aflora en los alrededores de Huambutío,
|NOEMMEì
óó
Huayllabamba (Huancarani), Vilcabamba, Andahuaylillas (Cuadrángulo de Cusco),
Paucarbamba, sur de Ollantaytambo, Muyomayo, Questa (sur del nevado Huayanay) y al
norte de Limatambo (Cuadrángulo de Urubamba). En el Cuadrángulo de Calca solo se ha
reconocido al NO de Pisac.
Esta unidad ha sido dividida en 3 miembros (Carlotto et al., 1991): Miembros Infe-
rior, Medio y Superior.
La Formación Huambutío en Paucarbamba (Fig. 11) está compuesta por conglome-
rados, microconglomerados, brechas, y areniscas feldespáticas, de color rojo violáceo, por
lo que frecuentemente es confundida con el Grupo Mitu. Los conglomerados están principal-
mente constituídos por clastos de rocas volcánicas, provenientes de la erosión del Grupo
Mitu y en algunos niveles se han encontrado clastos de cuarcitas y pizarras paleozoicas. El
espesor varía entre 0 y 140 metros. Esta secuencia corresponde al Miembro Inferior.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
ó7
|NOEMMEì
ó8
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
óº
El Miembro Medio está representado por lutitas rojas y niveles delgados de calizas,
que afloran en Huayllabamba-Huancarani, cerca al límite sur del Cuadrángulo de Calca.
Al Sur de Ollantaytambo y en la zona de Muyomayo y Questa, aparece una secuen-
cia roja de areniscas finas y limolitas infrayaciendo en débil discordancia angular a la Forma-
ción Huancané y sobreyaciendo también en discordancia angular al Paleozoico inferior. Esta
secuencia podría corresponder al Miembro Superior de la Formación Huambutío. Este miem-
bro frecuentemente se halla incompleto por efectos erosivos.
El Miembro Medio está representado por lutitas rojas y niveles delgados de calizas,
que afloran en Huayllabamba-Huancarani, cerca al límite sur del Cuadrángulo de Calca.
Al Sur de Ollantaytambo y en la zona de Muyomayo y Questa, aparece una secuen-
cia roja de areniscas finas y limolitas infrayaciendo en débil discordancia angular a la Forma-
ción Huancané y sobreyaciendo también en discordancia angular al Paleozoico inferior. Esta
secuencia podría corresponder al Miembro Superior de la Formación Huambutío. Este miem-
bro frecuentemente se halla incompleto por efectos erosivos.
La Formación Huambutío no ha proporcionado fósiles por lo que, Carlotto et al.,
(1991), realizó correlaciones de esta unidad con otras similares del sur del Perú y de Bolivia.
Los Miembros Inferior, Medio y Superior son correlacionables con las formaciones Chupa,
Sipin y Muni del Altiplano sur del Perú, atribuyéndoles una edad Kimmeridgiana-Berriasiana.
La discordancia basal de la Formación Huambutío, el funcionamiento de conos del Miembro
Inferior y la presencia de estructuras tectónicas sinsedimentarias, son interpretados como el
resultado distal de la fase Araucana, de edad Kimmeridgiana del norte de Chile y de Argen-
tina (Stipanic & Rodrigo, 1969; Sempere et al., 1988). Los niveles calcáreos del Miembro
Medio parecen representar la transgresión marina asociada a un levantamiento eustático del
nivel del mar a finales del Tithoniano inferior. La discordancia de erosión observada en la
parte superior de la Formación Huambutío, está interpretada como el resultado de un levan-
tamiento regional (Jaillard, 1994).
|NOEMMEì
70
O.O.R FOMNAC¡OM MUAMCAME: Meocow¡æHo O.O.R FOMNAC¡OM MUAMCAME: Meocow¡æHo O.O.R FOMNAC¡OM MUAMCAME: Meocow¡æHo O.O.R FOMNAC¡OM MUAMCAME: Meocow¡æHo O.O.R FOMNAC¡OM MUAMCAME: Meocow¡æHo
[M¡ -HH] [M¡ -HH] [M¡ -HH] [M¡ -HH] [M¡ -HH]
La Formación Huancané (Newell, 1949) reposa en discordancia erosional o en débil
discordancia angular sobre la Formación Huambutío, o directamente sobre el Grupo Mitu o
el Paleozoico inferior (Foto 21).
La Formación Huancané en el Cuadrángulo de Urubamba aflora entre Paucarbamba,
quebrada Silque y el sector de Muyomayo-Questa (sur del nevado Huayanay), suprayaciendo
a la Formación Huambutío, al Grupo Mitu o al Paleozoico inferior. Igualmente aflora al norte
del río Urubamba en la quebrada de Cancha Cancha y al norte de Limatambo. En el
Cuadrángulo de Calca aflora desde las partes altas de San Salvador-Huanca hasta Calca, en
los flancos del Anticlinal de Vilcanota sobreyaciendo a su basamento o repetidas a manera de
escamas tectónicas. Otro afloramiento se halla al norte de Calca, el que se extiende hacia el
NO hasta Cancha Cancha donde está en discordancia erosional, sobre los volcánicos del
Grupo Mitu e infrayaciendo a la Formación Paucarbamba. En el abra que forman los neva-
dos Shirihuani y el Chicón, la Formación Huancané es mucho menos gruesa y sobreyace a
rocas intrusivas del macizo de Urubamba.
Cuando aflora constituye un nivel guía en el cartografiado tanto por el color, así como,
formar acantilados. El grosor es pequeño y varía entre 30 y 150 metros.
La Formación Huancané (Fig 12) está dividida en dos miembros (Candia & Carlotto,
1985). El Miembro Inferior está compuesto por conglomerados, areniscas conglomerádicas
y areniscas cuarzosas de color blanco, donde la base de los bancos presenta canales y la
granulometría es decreciente, correspondiendo a secuencias de origen fluvial (Carlotto, 1992).
El Miembro Superior está constituído localmente, por un nivel calcáreo (Queqayoc, parte
alta de Huancalle y norte de Pisac) o por niveles finos de lutitas rojas o negras. La segunda
unidad se compone principalmente de barras arenosas masivas con laminaciones oblícuas
que presentan la particularidad de ser contínuas sobre decenas de kilómetros y que son
interpretadas como el resultado de la superposición y unión de varios sistemas fluviales entre-
lazados de procedencia NE, es decir del Escudo Brasileño (Carlotto, et al 1995a). Las
secuencias verticales de facies de la Formación Huancané son interpretadas con la ayuda del
modelo de secuencias de Posamentier et al., (1988), en el que la sedimentación fluvial es
controlada por las variaciones del nivel del mar (Carlotto et al., 1995 a).
En la localidad de Huambutío (Cuadrángulo de Cusco), un horizonte de lutitas negras
al techo de la unidad inferior, contiene plantas mal conservadas que han dado una microflora
que presentan las formas del género Callialasporites sp, Cicatricosisporites australians y
Appendicisporites sp., que juntos, más la ausencia del polen de Dicotylédones, sitúan esta
asociación indiscutiblemente en la base del Cretácico (Doubinger & Marocco, 1976).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
71
La base de la Formación Huancané corresponde al arribo de areniscas procedentes
del Escudo Brasileño, las que se encuentran en todas las regiones del Perú, bajo la forma de
depósitos marinos o continentales. En la Cuenca Occidental sur Peruana los depósitos
neocomianos son conocidos con el nombre de Formación Hualhuani y Formación Murco
(Benavides, 1962) o Formación Soraya (Pecho, 1981), en la zona Subandina, Grupo Orien-
te o Formación Cushabatay y en la Cuenca Occidental del Perú central es conocida como
Formación Goyllarisquizga. En Lima sobre la costa, la Formación Salto del Fraile (equivalen-
te de la base de la Formación Huancané) está datada del Valanginiano inferior (Rivera at al.,
1975). Para Wiedmann (1981) los depósitos de esta Formación podrían comenzar después
del Berriasiano superior. En la Cuenca Oriental del norte del Perú, la base de la Formación
Cushabatay está datada del Valanginiano inferior a medio (Tarazona, 1985). En consecuen-
|NOEMMEì
72
cia, la discontinuidad de base de estas formaciones Neocomianas, está comprendida entre el
Berriasiano superior y el Valanginiano inferior, mostrando un diacronismo, ya que en la Cuen-
ca Oriental, la base de la Formación Cushabatay puede ser de edad Aptiana (Jaillard, 1995).
Este hecho puede indicar que la base de la Formación Huancané estaría entre el Berriasiano
y el Aptiano. En cuanto al límite superior de la Formación Huancané, se le puede considerar
como de edad Aptiana o Albiana, pues la Formación Goyllarisquizga del Perú central es
sobreyacido por formaciones marinas datadas del Aptiano y Albiano (Benavides, 1956;
Wilson, 1963; Jaillard, comunicación escrita).
O.O.O OMUPO VUMCA O.O.O OMUPO VUMCA O.O.O OMUPO VUMCA O.O.O OMUPO VUMCA O.O.O OMUPO VUMCAVP VP VP VP VPA AA AAT TT TTA AA AA: A¡Ð¡æHo : A¡Ð¡æHo : A¡Ð¡æHo : A¡Ð¡æHo : A¡Ð¡æHo- -- --
Næeetr¡cHt¡æHo Næeetr¡cHt¡æHo Næeetr¡cHt¡æHo Næeetr¡cHt¡æHo Næeetr¡cHt¡æHo
Anteriormente definido como Formación Yuncaypata (Kalafatovich, 1957), esta uni-
dad no presenta una columna completa, debidos a que comporta varios niveles de despegue.
El nombre deriva de la localidad de Yuncaypata que se ubica a 5 km al norte de Cusco.
Posteriormente, Carlotto et al., (1991) lo elevan al rango de grupo.
El Grupo Yuncaypata aflora en el sector sur de los cuadrángulos de Calca y Urubamba.
Este grupo ha sido dividido en varias secuencias estratigráficas (Carlotto el al., 1991, Carlotto,
1992). Estas secuencias han sido cartografiadas a la escala 1:25,000. Sin embargo, para
utilizar la nomenclatrura estratigráfica hemos dividido al Grupo Yuncaypata en 4 formaciones
cartografiables a la escala 1:100,000: Formación Paucarbamba, Formación Maras, Forma-
ción Ayavacas y Formación Puquín.
F FF FForwæc¡dH P orwæc¡dH P orwæc¡dH P orwæc¡dH P orwæc¡dH PæucærÐæwÐæ: A¡Ð¡æHo ¡Hfer¡or? æucærÐæwÐæ: A¡Ð¡æHo ¡Hfer¡or? æucærÐæwÐæ: A¡Ð¡æHo ¡Hfer¡or? æucærÐæwÐæ: A¡Ð¡æHo ¡Hfer¡or? æucærÐæwÐæ: A¡Ð¡æHo ¡Hfer¡or?
[M¡-pÐ] [M¡-pÐ] [M¡-pÐ] [M¡-pÐ] [M¡-pÐ]
La Formación Paucarbamba (Chávez, 1995; Carlotto, en preparación), reposa
concordantemente sobre la Formación Huancané (Foto 20), indicando un cambio importan-
te en el medio de depósito, así de la sedimentación fluvial se pasa a una sedimentación marina
poco profunda areno-pelítica y luego a una sedimentación carbonatada (Formación Ayavacas).
Aflora en Paucarbamba, prolongándose hasta la quebrada Silque, y además en los alrededo-
res de Cancha Cancha (Cuadrángulo de Urubamba). En el Cuadrángulo de Calca aflora en
casi todos los lugares donde lo hace la Formación Huancané, del que se distingue claramente
por su coloración rojiza.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
73
|NOEMMEì
74
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
75
|NOEMMEì

Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
77
Esta formación está constituída por una alternancia de areniscas calcáreas, margas,
lutitas amarillas, rojizas y verdes, formando secuencias grano-estrato crecientes depositados
en una plataforma litoral (Chávez, 1995). Los primeros depósitos de la Formación
Paucarbamba reposan sobre la superficie de oxidación que afecta la última barra arenosa de
la Formación Huancané (Carlotto, en preparación). Hacia el techo parece pasar progresiva-
mente a las lutitas y yesos de la Formación Maras (Fig. 13). El grosor medido en Paucarbamba
es de 50 metros, pero esta puede variar lateralmente, alcanzando hasta los 300 metros.
La Formación Paucarbamba sobreyace a la Formación Huancané e infrayace a la
Formación Maras no datada, esta última bajo la Formación Ayavacas o calizas Yuncaypata
de edad Albiana-Turoniana. Por correlaciones regionales y por sobreyacer a la Formación
Huancané se le asignaba una edad comprendida entre el Aptiano superior-Albiano inferior.
Esta formación se puede correlacionar con la Formación Pariahuanca del centro del Perú,
considerada de edad Aptiana superior-Albiana inferior (Wilson, 1963) y las formaciones
Huambo y Mara de la cuenca occidental del sur del Perú (Jaillard, 1994). Sin embargo,
Jaillard (comunicación escrita), sugiere solamente una edad Albiana inferior para la Forma-
ción Pariahuanca, en base a revisiones recientes de ammonites; por lo que la edad de la
Formación Paucarbamba sería del Albiano inferior o del Albiano medio, esto debido al
diacronismo de las transgresiones (E. Jaillard, comunicación escrita).
Forwæc¡dH Næræe: A¡Ð¡æHo weU¡o [M¡-wæ]
Sobreyace concordantemente a la Formación Paucarbamba (Foto 20). Sin embar-
go, esta unidad, nunca ha sido observada en forma completa ya que la presencia de yesos le
ha permitido actuar como nivel de despegue. Estas secuencias afloran en la Pampa de Maras-
Piuray, en la zona de Cachijata (sur de Ollantaytambo) y al norte de la zona Limatambo-
Zurite (Cuadrángulo de Urubamba). Igualmente aflora en la meseta de Saqsayhuamán (norte
de Cusco) y la zona de Patabamba-Raranniyoc (Cuadrángulo de Calca). En estos sectores
los afloramientos se presentan de manera caótica, es decir una mezcla de yesos, lutitas y
escasamente calizas, producto de deformaciones diapíricas. Por razones de cartografía, se
ha considerado como Formación Maras, a todos los afloramientos caóticos de yesos y lutitas
que aparecen dentro del Grupo Yuncaypata, incluso los yesos que han sufrido removilizaciones
por efectos tectónicos. Es por esta razón, que en el mapa geológico del Cuadrángulo de
Urubamba, esta unidad aparece cartografiada cortando de manera irregular a secuencias
posteriores.
|NOEMMEì
78
La Formación Maras está compuesta básicamente por yesos, intercaladas con lutitas
rojas y más escasamente lutitas verde y algunos niveles de calizas de grosores delgados (3 a
7 metros). Las lutitas serían de origen lacustre o marino poco profundo, los yesos de sabkha
y las calizas indicarían máximos transgresivos (Carlotto, 1992).
El grosor total de esta unidad es difícil calcular, pero se puede estimar entre 100 y
200 metros, aunque en algunos lugares pueden sobrepasa los 400 metros debido a efectos
diapíricos y tectónicos.
La edad Albiana media de la Formación Maras es asumida, en base a su posición
estratigráfica y por correlaciones; ya que infrayace a las calizas de la Formación Ayavacas del
Albiano superior-Turoniano.
F FF FForwæc¡dH A orwæc¡dH A orwæc¡dH A orwæc¡dH A orwæc¡dH Ayævæcæe: A¡Ð¡æHo euper¡or yævæcæe: A¡Ð¡æHo euper¡or yævæcæe: A¡Ð¡æHo euper¡or yævæcæe: A¡Ð¡æHo euper¡or yævæcæe: A¡Ð¡æHo euper¡or- -- --
TuroH¡æHo [M¡-æy] TuroH¡æHo [M¡-æy] TuroH¡æHo [M¡-æy] TuroH¡æHo [M¡-æy] TuroH¡æHo [M¡-æy]
La Formación Ayavacas o Calizas Yuncaypata (Kalafatovich, 1957) afloran también
de manera caótica, nunca se las encuentra en una secuencia completa dentro del Grupo
Yuncaypata. En muchas zonas no aparecen dentro del Grupo Yuncaypata y en otros casos lo
hacen de manera abundante, tal como se observa en Chincheros, Koricancha y al sur de
Ollantaytambo (margen izquierda del río Urubamba). Igualmente en Saqsayhuamán y en la
zona de Raranniyoc-Patabamba (Cuadrángulo de Calca).
Estas calizas se hallan frecuentemente dolomitizadas, sin embargo, se ha podido re-
conocer facies margosas gris oscuras, facies mudstone bioturbadas o no, facies wackestone-
packstone más o menos bioclásticas y menos frecuentemente facies grainstone con oolitos
de bioclastos o granos de cuarzo. Algunas facies aparecen con figuras de emersión (disolu-
ción), con aspecto de brechas y figuras de estructuras de tipo slump.
El análisis de las facies le ha permitido a Carlotto (1992), Carlotto et al., (1992),
determinar que las Calizas Yuncaypata pertenecen a una plataforma carbonatada poco pro-
funda. Los medios varían de infratidal a intertidal, hasta emergentes. La sedimentación ha
sido controlada por las variaciones eustáticas del mar.
La repartición de facies y las discontinuidades sedimentarias han permitido definir 4
secuencias trangresivas-regresivas (Carlotto, 1992; Carlotto, et al., 1992) (Fig. 14), las que
pueden correlacionarse con las secuencias bien datadas de la margen peruana.
• La Secuencia I, de color negro y gris, traduce la primera instalación de la plataforma
carbonatada en la región. Esta sería equivalente de la Formación Yumagual del norte del Perú
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

del Albiano superior-Cenomaniano inferior (Jaillard, 1987).
· La Secuencia II, es de color esencialmente gris y correlacionable con la Formación Mujarrón
(Benavides, 1956; Jaillard, 1987). La edad sería Cenomaniana media.
· La Secuencia III, de color amarillo, sería del Cenomaniano superior y equivalente de la For
mación Romirón del norte del Perú (Jaillard, 1987). Cerca al extremo sur del Cuadrángulo de
Calca, en las ruinas incas de Quenqo, Kalafatovich (1957) encontró ammonites de la espe
cie Neolobites sp., los que posiblemente se hallen dentro de esta secuencia.
· La Secuencia IV, de color gris y rosado, se puede correlacionar con las formaciones Coñor
y Cajamarca del Cenomaniano terminal (?) y Turoniano (Jaillard, 1987).
Por consiguiente la Formación Ayavacas o Calizas Yuncaypata representaría el inter-
valo Albiano superior-Turoniano de la margen peruana (Carlotto, 1992; Carlotto et al., 1992).
Las diferencias de espesores, la presencia de fallas normales sinsedimentarias, slumps
y los niveles de brechas sugieren que el relieve era ligeramente accidentado (Carlotto, 1992)
y que durante la sedimentación ocurrían deslizamientos importantes. Esto sería una de las
explicaciones, por que las calizas se hallan concentradas solamente en algunos lugares. Fenó-
menos similares han sido descritas en las Calizas Ayavacas de la región de Sicuani (Audebaud,
1971).
La Formación Ayavacas o Calizas Yuncaypata, se correlacionan con las Calizas
Ayavacas de Puno, con las formaciones Ferrobamba y Arcurquina de la Cuenca Occidental
sur peruana, con la Formación Jumasha del Perú Central y en parte con la Formación Agua
Caliente y la Formación Chonta inferior de la Cuenca Oriental. Finalmente, parecen
correlacionarse con la Formación Sangarará definidas en el Cuadrángulo de Cusco por
Mendívil & Dávila (1994). Al sur del Abra de Huilque afloran calizas metamorfizadas que, en
realidad, pertenecen a la Formación Ferrobamba (Herrera & Vallenas,1996).
|NOEMMEì
80
F FF FForwæc¡dH PuquiH: GeHoH¡æHoNæeetr¡cHt¡æHo orwæc¡dH PuquiH: GeHoH¡æHoNæeetr¡cHt¡æHo orwæc¡dH PuquiH: GeHoH¡æHoNæeetr¡cHt¡æHo orwæc¡dH PuquiH: GeHoH¡æHoNæeetr¡cHt¡æHo orwæc¡dH PuquiH: GeHoH¡æHoNæeetr¡cHt¡æHo
[Me-pu] [Me-pu] [Me-pu] [Me-pu] [Me-pu]
La Formación Puquín (Carlotto et al 1991; Carlotto, 1992, Mendívil & Dávila, 1994)
sobreyace a la Formación Ayavacas, pero en general el contacto corresponde a un nivel de
despegue.
La Formación Puquín es subdividida en 3 megasecuencias o miembros llamados M1,
M2 y M3 (Fotos 22 y 23). Anteriormente, Carlotto et al., (1990), Carlotto (1992), había
denominado solamente como Formación Puquín a la Megasecuencia M3, pero, por conve-
niencia en la nomenclatura estratigráfica, en la cartografía y en las correlaciones ahora abar-
camos con esta denominación a las 3 megasecuencias.
La Formación Puquín aflora ampliamente en el núcleo del Anticlinorio de Piuray, al
sur de Koricancha, al norte de Limatambo-Zurite y al este de Corao. Se ha tomado como
referencia el corte tipo del sector de Puquín (Carlotto et al., 1991; Carlotto, 1992) y además
una columna levantada cerca a Koricancha (Fig. 15).
El Miembro M1 (30 m) no aflora en forma completa en la zona de estudio, sin em-
bargo, en el sector de Puquín (Carlotto, 1992), está constituída por lutitas rojas, yesos lami-
nados, nodulosos o en mallas y por brechas con elementos pelíticos, que indican un medio de
sabkha continental. Hacia la parte superior se observan dolomitas laminadas, intercaladas
con yesos de medio intertidal.
Esta unidad no ha reportado fósiles, pero por comparaciones regionales se le asigna
una edad Coniaciana-Santoniana.
El Miembro M2 (180 m) aflora ampliamente en el Anticlinal de Piuray, donde forma
el núcleo de la estructura. Está compuesta por dos secuencias de orden inferior: AM2 (100 a
150 m) y BM2 (30 a 60 m) (Fig. 15), que son transgresivas a la base (marinas poco profun-
das y confinadas) y regresivas al techo (lacustre).
Las secuencias basales están compuestas por calizas, margas, lutitas negras ricas en
materia orgánica y pirita, mientras que la parte media y superior por lutitas verdes y rojas
asociadas a yesos laminares, nodulosas y en mallas.
Las secuencias basales de las capas AM2 y BM2 son asignadas al Santoniano y
Campaniano medio respectivamente a partir de correlaciones regionales. La parte lacustre
de BM2 contiene Platychara perlata y Feistiella ovalis (Carlotto et al., 1992; Jaillard et
al.,1994), que indican una edad Campaniana media-Maestrichtiana.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
81
|NOEMMEì
82
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
83
|NOEMMEì
84
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
85
|NOEMMEì

El Miembro M3 (170 m) aflora en el Anticlinal de Piuray, donde sobreyace a la
secuencia M2, sin embargo, en este mismo sector se halla erosionada. Así, la Formación
Quilque del Paleoceno reposa muchas veces sobre M2 o sobre la parte basal de este miem-
bro.
Esta megasecuencia es esencialmente arenosa y globalmente más detrítica que las
precedentes. Este miembro comienza con bancos arenosos fluviales, seguidas por
intercalaciones de lutitas, margas y calizas lacustres e intertidales, en tanto que la parte media
y superior grano-estrato creciente está representada por areniscas feldespáticas de color
rojo y de origen fluvial de procedencia sur. La presencia de carofitas Feistiella gildemeisteri
y de Platychara grambastii (Carlotto et al., 1992; Jaillard et al., 1994) indicaría el
Maestrichtiano.
Por sus características sedimentológicas y estratigráficas, los tres miembros M1, M2
y M3 de la Formación Puquín son correlacionables con las formaciones Vilquechico inferior,
medio y superior del Grupo Vilquechico de la región de Puno (Jaillard et al., 1993). El Miem-
bro M1, es atribuido al Coniaciano-Santoniano, por que reposa sobre las Calizas Yuncaypata
y además por que está correlacionado con la Formación Aroifilla de edad Santoniana de
Bolivia (Sempere, 1994). Además se correlaciona con la Formación Chilcane de Arequipa.
En el Miembro M2, la base marina de AM2 está considerada de edad Santoniana por corre-
lación con la Formación Querque inferior de Arequipa, que contiene el ammonite Tissotia
steinmanni (Hosttas, 1967). Además se correlaciona con la Formación Omoye de la región
de Moquegua-Arequipa y con la Formación Chaunaca inferior de Bolivia. La secuencia BM2
está datada como del Campaniano medio-Maestrichtiano inferior por la presencia de carofitas.
Esta unidad se puede correlacionar con la Formación Querque superior y Omoye superior
de la región de Arequipa y con la Formación Chaunaca superior de la región de Bolivia. La
megasecuencia M3 está datada del Maestrichtiano superior por la presencia de carofitas y se
correlaciona con la Formación Uchurca de Arequipa, la Formación Anta Anta de Abancay y
la Formación Areniscas de Azúcar de la Cuenca Oriental.
O.A P O.A P O.A P O.A P O.A PALEOOEMO ALEOOEMO ALEOOEMO ALEOOEMO ALEOOEMO
O.A.4 FOMNAC¡OM ÇU¡LÇUE: Pæ¡eoceHo ¡Hfe- O.A.4 FOMNAC¡OM ÇU¡LÇUE: Pæ¡eoceHo ¡Hfe- O.A.4 FOMNAC¡OM ÇU¡LÇUE: Pæ¡eoceHo ¡Hfe- O.A.4 FOMNAC¡OM ÇU¡LÇUE: Pæ¡eoceHo ¡Hfe- O.A.4 FOMNAC¡OM ÇU¡LÇUE: Pæ¡eoceHo ¡Hfe-
r¡or [Pp-qc] r¡or [Pp-qc] r¡or [Pp-qc] r¡or [Pp-qc] r¡or [Pp-qc]
Definida por Gregory (1916) y Carlotto (1992), se trata de capas rojas (Foto 24)
que reposan en discordancia sobre la Formación Puquín.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
87
Estas secuencias afloran al sur de los nevados de Ocobamba y Moyoc, suprayaciendo
al Grupo Yuncaypata e infrayaciendo al Grupo San Jerónimo. También aflora al E y NE de la
laguna de Piuray, donde se observa que conforma flancos del Anticlinorio de Piuray a la base
del Grupo San Jerónimo y en el núcleo de un sinclinal. Otro afloramiento de la Formación
Quilque se encuentra al norte de la localidad de Yucay (cerro Condortiana), la quebrada San
Juan y el cerro Sayhua, donde se adelgaza por efecto de la falla que la corta en sus secuencias
superiores. Igualmente aflora al sur de la localidad de Koricancha, formando el núcleo de un
sinclinal. En la localidad de Pucamarca (al norte de la laguna Koricocha) la Formación Quilque
aflora ampliamente, presentándose en flancos y núcleos de pliegues de direcciones E-O.
Finalmente aflora al este de Corao a la base del Grupo San Jerónimo.
Es un conjunto de 150 metros (Fig. 16) grano-estrato creciente de lutitas, areniscas
de color rojo y conglomerados, estos últimos formados por la erosión de costras calcáreas.
Los bancos areno-conglomerádicos son canalizados y presentan laminaciones oblícuas cur-
vas. La evolución vertical indica que las facies pelíticas lacustres y de llanura de inundación,
|NOEMMEì
88
pasan gradualmente a las facies areno-conglomerádicas de un sistema fluvial debilmente en-
trelazado de procedencia SO. La presencia de carofitas de la especie Nitellopsis supraplana
(Carlotto et al., 1992; Jaillard et al., 1994), indicaría una edad Paleocena inferior. La discor-
dancia de base de la Formación Quilque sobre la Formación Puquín, pone en evidencia la
existencia de eventos tectónicos en el límite Maestrichtiano-Paleoceno.
La Formación Quilque, puede ser correlacionable con la Formación Santa Lucía
(Paleoceno) de Bolivia.
O.A.R FOMNAC¡OM CM¡LCA: Pæ¡eoceHo euper¡or O.A.R FOMNAC¡OM CM¡LCA: Pæ¡eoceHo euper¡or O.A.R FOMNAC¡OM CM¡LCA: Pæ¡eoceHo euper¡or O.A.R FOMNAC¡OM CM¡LCA: Pæ¡eoceHo euper¡or O.A.R FOMNAC¡OM CM¡LCA: Pæ¡eoceHo euper¡or
-EoceHo ¡Hfer¡or? -EoceHo ¡Hfer¡or? -EoceHo ¡Hfer¡or? -EoceHo ¡Hfer¡or? -EoceHo ¡Hfer¡or? [Pp-qc]
Esta unidad se encuentra en los mismos lugares donde aflora la Formación Quilque,
aunque en la mayoría de los casos se halla erosionada. Esta formación se encuentra en dis-
cordancia erosional sobre la Formación Quilque y bajo el Grupo San Jerónimo. Por razones
de escala, esta unidad está cartografiada como una sola unidad, junto con la Formación
Quilque.
Este conjunto (Fig. 16) de más de 100 metros de espesor, está constituída por lutitas
rojas con laminas de yeso, margas y areniscas calcáreas de medios lacustres o Sabkha, que
pasan gradualmente a areniscas rojas feldespáticas de un sistema fluvial de canales entrelaza-
dos, indicando una progradación de procedencia NE. La parte inferior y media de esta for-
mación contiene las carofitas de la especie Nitellopsis supraplana. (Carlotto et al., 1992;
Jaillard et al., 1994).
La Formación Chilca se puede correlacionar con la Formación Cayara (Paleoceno-
Eoceno) de Bolivia
En vista que las formaciones Quilque y Chilca tienen el mismo contenido fósil, se ha
recurrido a las observaciones de campo (discordancias) y las correlaciones estratigráficas,
de donde podemos asumir una edad Paleocena inferior para la Formación Quilque, en tanto
que la Formación Chilca sería del Paleoceno superior-Eoceno inferior?. La discordancia
observada entre las formaciones Chilca y Quilque parece corresponder a un efecto del even-
to tectónico del Paleoceno bien conocido en Bolivia, entre las formaciones Santa Lucía y
Cayara (Marocco et al., 1987) y en la zona costera del sur del Perú.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co

|NOEMMEì
º0
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
º1
O.A.O OMUPO GAM UEMOM¡NO: EoceHo weU¡o - O.A.O OMUPO GAM UEMOM¡NO: EoceHo weU¡o - O.A.O OMUPO GAM UEMOM¡NO: EoceHo weU¡o - O.A.O OMUPO GAM UEMOM¡NO: EoceHo weU¡o - O.A.O OMUPO GAM UEMOM¡NO: EoceHo weU¡o -
O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or [Peo-ej]
Una gruesa serie roja de origen continental de más de 6000 metros de grosor cono-
cida como Grupo San Jerónimo (Córdova, 1986), aflora ampliamente en la región de Cusco
y Sicuani, abarcando también los cuadrángulos de Urubamba y Calca. El Grupo San Jeróni-
mo ha sido dividido en 3 formaciones: Kayra (3000 m), Soncco (1600 m) y Punacancha
(1700 m) (Córdova, 1986). Sobreyace en discordancia erosional a las formaciones Chilca y
Quilque.
Las formaciones Kayra y Soncco forman un conjunto que está principalmente
constituído, por areniscas feldespáticas intercaladas con limolitas y algunos bancos de con-
glomerados, todos de origen fluvial.
En los cuadrángulos de Urubamba y Calca, el Grupo San Jerónimo se presentan
bajo un sólo conjunto que corresponde a las formaciones Kayra y Soncco. Fotogeológicamente
y cartográficamente, son fáciles de distinguir ya que su alternancia areniscas-limolitas resaltan
en la topografía, formando secuencias, las que se hallan plegadas. Afloran ampliamente al
norte de Limatambo y Huarocondo (Foto 25), prolongándose hasta la parte sur de la Cade-
na de nevados Huayanay-Paljay. Otra zona donde se presenta es, al norte de la Falla de
Tambomachay hasta las lagunas de Piuray y Koricocha donde forma el Anticlinorio de Piuray
(Casos, 1991; Carlotto et al., 1994). Estos últimos afloramientos se prolongan hacia la parte
norte de Urubamba, formando el Sinclinal de Antalquilca (Chávez, 1995). En su límite oeste
está en contacto con un cuerpo diapírico (Diapiro de Maras), el cual trunca a estas secuen-
cias sedimentarias.
Estratigráficamente Córdova (1986) y López (1986), dividen el Grupo San Jeróni-
mo en tres formaciones, sin embargo, Chávez et al.. (1992-1994) separan la Formación
Punacancha de la evolución sedimentológica del Grupo San Jerónimo, esta última formación
no aflora en ninguno de los dos cuadrángulos estudiados.
F FF FForwæc¡dH Mæyræ orwæc¡dH Mæyræ orwæc¡dH Mæyræ orwæc¡dH Mæyræ orwæc¡dH Mæyræ
Descrita por Córdova (1986), está esencialmente constituída por areniscas
feldespáticas, intercaladas con niveles de lutitas rojas (Foto 26). Este conjunto se desarrolló
en un medio fluvial entrelazado y llanura de inundación. La parte media-superior es más
gruesa y está compuesta por areniscas y microconglomerados con clastos volcánicos y
cuarcíticos de un medio fluvial altamente entrelazado. La formación acaba con facies areno-
pelíticas de llanura de inundación y canales divagantes. Las paleocorrientes indican una pro-
cedencia de aportes del S y SO.
|NOEMMEì
º2
Esta formación al norte de la Falla Tambomachay, ha sido dividida en 8 secuencias
de tercer orden grano-estrato crecientes (López, 1986) (Fig. 17). Se trata de areniscas rojas
intercaladas con lutitas marrones de origen fluvial y llanura de inundación; hacia la parte supe-
rior aparecen niveles de microconglomerados y conglomerados, presentando clastos de dife-
rente naturaleza, principalmente cuarcita.
F FF FForwæc¡dH GoHcco orwæc¡dH GoHcco orwæc¡dH GoHcco orwæc¡dH GoHcco orwæc¡dH GoHcco
La Formación Soncco (Córdova, 1986) sobreyace concordantemente a la Forma-
ción Kayra. La parte inferior está compuesta, por lutitas rojas de llanura de inundación,
intercaladas con niveles de areniscas finas (con mineralización de cobre), mientras que la
parte superior está compuesta por areniscas con clastos blandos y conglomerados con clastos
volcánicos de un sistema fluvial altamente entrelazado de procedencia S y SO.
Estudios anteriores habían considerado a las Capas Rojas del Grupo San Jerónimo,
de edad Cretácica superior-Terciaria (Marocco, 1978; Córdova, 1986). La edad
Maestrichtiana dada a las formaciones Kayra y Soncco estaba basada, primero en la presen-
cia de carofitas cerca a la base del Kayra, que indican el Maestrichtiano y luego por la
presencia de “huellas de dinosaurios” al techo de la Formación Soncco (Córdova, 1986;
Noblet et al., 1987). La Formación Punacancha sería más bién Terciaria, esta se halla discor-
dante sobre la Formación Soncco. Estudios recientes (Carlotto, 1992) han mostrado que el
Grupo San Jerónimo reposa sobre secuencias datadas paleontológicamente, como del
Paleoceno-Eoceno inferior? (formaciones Quilque y Chilca), por lo que, para explicar esta
supuesta superposición anormal se consideró la existencia de napas de cabalgamiento (Carlotto,
1992; Jaillard et al., 1993)
Los trabajos de campo, el análisis de cortes tectónicos y las correlaciones
estratigráficas pusieron en duda la existencia de las napas, por lo que era importante hacer
una revisión y buscar otras formas de datación en las Capas Rojas.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
º3
|NOEMMEì
º4
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
º5
|NOEMMEì
ºó
Al sureste de la ciudad de Cusco, en el flanco SO del anticlinal de Lucre-Saylla, se
tiene la sección tipo del Grupo San Jerónimo, donde tobas volcánicas que se hallan por
debajo de las “huellas de dinosaurios”, fueron muestreadas para ser sometidas a una datación
radiométrica. Estas muestras dieron una edad K/Ar, sobre plagioclasas, de 29.9 ±1.4 Ma.
(Carlotto et al., 1995b), la que se ha llevado a cabo en los laboratorios del Servicio Geológico
de Chile.
Las formaciones Kayra y Soncco del Grupo San Jerónimo, tal como fueron defini-
dos por Córdova (1986), son considerados actualmente como del Eoceno medio-Oligoceno
inferior (Carlotto et al., 1995b) y correlacionables con el Grupo Chitapampa (Mendívil &
Dávila, 1994).
O.O MEOOEMO O.O MEOOEMO O.O MEOOEMO O.O MEOOEMO O.O MEOOEMO
O.O.4 FOMNA O.O.4 FOMNA O.O.4 FOMNA O.O.4 FOMNA O.O.4 FOMNAC¡OM AMT C¡OM AMT C¡OM AMT C¡OM AMT C¡OM AMTA AA AA: N¡oceHo weU¡o : N¡oceHo weU¡o : N¡oceHo weU¡o : N¡oceHo weU¡o : N¡oceHo weU¡o
[Mw-æH] [Mw-æH] [Mw-æH] [Mw-æH] [Mw-æH]
Denominación dada por Carlotto (en preparación) para describir los afloramientos
conglomerádicos de la región de Anta-Limatambo que infrayacen al “Grupo Tacaza” (Marocco,
1978).
Aflora ampliamente en el borde norte de la Meseta de Chinchaypujio, entre Anta y
Limatambo y se prolonga más al sur, en los cuadrángulos de Cotabambas y Cusco. Esta
unidad sobreyace en discordancia, indistintamente sobre el Grupo Yuncaypata, las formacio-
nes Quilque y Chilca, el Grupo San Jerónimo o sobre intrusivos del Batolito Andahuaylas-
Yauri.
Esta formación está compuesta por conglomerados con clastos esencialmente volcá-
nicos (Foto 27), intercalados con areniscas feldespáticas, limolitas rojas y además algunos
niveles de brechas y aglomerados volcánicos. Está dividida en 4 secuencias (Fig. 18). La
primera secuencia (170 m) es decreciente y está compuesta por conglomerados de conos
aluviales con clastos de volcánicos, que llegan a los 40 cm. La Segunda secuencia (400 m) es
grano decreciente y está compuesta de conglomerados en la base de secuencias menores,
que gradan a areniscas feldespáticas; se trata de depósitos fluviales. La tercera secuencia
(500 m) y la cuarta secuencia (250 m) son también decrecientes y muy parecidas a la segun-
da secuencia. La particularidad de estas tres últimas secuencias, es que globalmente se hacen
crecientes hacia el techo. Internamente se han encontrado discontinuidades y discordancias,
que son interpretados como efectos tectónicos sinsedimentarios. El espesor total de la unidad
es mayor a 1,300 metros.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
º7
Respecto a la edad, esta formación no ha proporcionado fósiles y sus relaciones con
las rocas suprayacentes e infrayacentes son relativamente claras, pero estas últimas tampoco
se hallan bien datadas o el espacio de tiempo es amplio, por lo que trataremos de inferir a
partir de correlaciones regionales. La Formación Anta muy posiblemente es posterior a la
Formación Punacancha, por lo que su edad sería del Mioceno medio y estaría en relación
con el evento tectónico Inca Quechua 1 (Chávez, 1995). Encima de las secuencias
sedimentarias, aparecen coladas volcánicas que han sido asumidas al Grupo Tacaza en el
Cuadrángulo de Cotabambas. Sin embargo, estas coladas deben ser más recientes (Mioceno
medio-superior), posiblemente correlacionables con los volcánicos de la Formación Tinajani
inferior (parte superior) (Audebaud & Vatin Perignon, 1974), con la Formación Maure (par-
te media), los Volcánicos Chuntacala y la parte superior del Grupo Tacaza s.l.(Vatin Perignon
et al., 1982).
|NOEMMEì
º8
O.O.R FOMNAC¡OM CM¡MCMEMOG: P¡¡oceHo [Mp- O.O.R FOMNAC¡OM CM¡MCMEMOG: P¡¡oceHo [Mp- O.O.R FOMNAC¡OM CM¡MCMEMOG: P¡¡oceHo [Mp- O.O.R FOMNAC¡OM CM¡MCMEMOG: P¡¡oceHo [Mp- O.O.R FOMNAC¡OM CM¡MCMEMOG: P¡¡oceHo [Mp-
cc] cc] cc] cc] cc]
La Formación Chincheros (Cabrera, 1988), está formada por secuencias fluvio
torrenciales. Se ha podido distinguir estos depósitos en la zona de Chincheros, en la falda sur
del cerro Sencca, en los alrededores de la laguna de Huaypo y en las faldas del cerro
Moyontuyoc.
La Formación Chincheros por su composición litológica y color es a veces confundi-
da, con un conjunto caótico bastante deformado del Grupo Yuncaypata. Está constituída de
brechas que tienen una matriz arcillo-arenosa. En general, los diferentes elementos clásticos
que componen la Formación Chincheros provienen de la erosión del Grupo Yuncaypata, es
decir calizas, yesos y lutitas de diferentes colores.
Esta unidad reposa sobre una topografía diferenciada y en discordancia angular so-
bre el Grupo Yuncaypata (alrededores de la laguna de Huaypo y localidad de Chincheros) y
sobre las Capas Rojas del Grupo San Jerónimo (localidad de Sencca).
La Formación Chincheros presenta un grosor variable con un máximo de 200 metros
y está compuesta por secuencias grano decrecientes y estrato decrecientes de segundo or-
den (Cabrera, 1988) (Fig. 19).
Esta secuencia evoluciona de, secuencias torrenciales interestratificadas con brechas
en la parte intermedia, a secuencias fluvio-torrenciales con elementos ligeramente redondea-
dos en la parte superior.
A esta formación Cabrera (1988), le asigna una edad Neógena posiblemente Miocena
o Pliocena. Sin embargo, la evolución estratigráfica muestra que esta formación sería sobre
todo Pliocena.
Esta unidad ha sido llamada en Cusco como Formación Pumamarca (Córdova, 1988).
O.O.O FOMNAC¡OM MUN¡COLCA: P¡¡o O.O.O FOMNAC¡OM MUN¡COLCA: P¡¡o O.O.O FOMNAC¡OM MUN¡COLCA: P¡¡o O.O.O FOMNAC¡OM MUN¡COLCA: P¡¡o O.O.O FOMNAC¡OM MUN¡COLCA: P¡¡o
CuæterHær¡o [Ç-ru] CuæterHær¡o [Ç-ru] CuæterHær¡o [Ç-ru] CuæterHær¡o [Ç-ru] CuæterHær¡o [Ç-ru]
Se denomina Formación Rumicolca (Mendívil & Dávila, 1994) a un conjunto de
cuerpos volcánicos de dimensiones pequeñas que afloran a lo largo del límite entre la Cordi-
llera Oriental y las Altiplanicies, en particular en la zona de estudio.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
ºº
|NOEMMEì
100
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
101
|NOEMMEì
102
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
103
Estos cuerpos volcánicos se les puede identificar en las fotografías aéreas por su
textura rugosa, por formar pequeños cuerpos y por sobresalir en el relieve. Se han identifica-
do los cuerpos de Pisac, Koricocha, Huchuyqosqo, Huarocondo, SE de Ancahuasi, Moray,
Maras, Huilque, Limatambo, Cerro Achaco, etc.
Estos cuerpo se hallan marcando una zona de fallas activas (Cabrera, 1988), al límite
entre la Cordillera Oriental y las Altiplanicies. Este volcanismo, está caracterizado por cola-
das de lavas de dimensiones pequeñas (0.5 a 5 km
2
) y raros conos de escorias. Todos estos
cuerpos volcánicos han sido descritos como andesitas, siendo su litología muy similar de un
afloramiento a otro. Sin embargo, por la geoquímica han sido clasificadas como shoshonitas.
Estas rocas son consideradas de edad Plio-Cuaternaria en base a criterios estratigráficos y
dataciones radiométricas.
O.G CU O.G CU O.G CU O.G CU O.G CUA AA AATEMMAM¡O TEMMAM¡O TEMMAM¡O TEMMAM¡O TEMMAM¡O
O.G.4 FOMNAC¡OM GAM GEMAGT¡AM: O.G.4 FOMNAC¡OM GAM GEMAGT¡AM: O.G.4 FOMNAC¡OM GAM GEMAGT¡AM: O.G.4 FOMNAC¡OM GAM GEMAGT¡AM: O.G.4 FOMNAC¡OM GAM GEMAGT¡AM:
P¡e¡etoceHo ¡Hfer¡or [Ç-eæ] P¡e¡etoceHo ¡Hfer¡or [Ç-eæ] P¡e¡etoceHo ¡Hfer¡or [Ç-eæ] P¡e¡etoceHo ¡Hfer¡or [Ç-eæ] P¡e¡etoceHo ¡Hfer¡or [Ç-eæ]
La Formación San Sebastián fue definida por Gregory (1916), en la Depresión de
Cusco. En el Cuadrángulo de Urubamba se la ha reconocido en la Pampa de Piuray-Maras,
existiendo también en la Depresión de Anta. Estas presentan una superficie bastante plana
sobreyaciendo generalmente a la Formación Chincheros.
Esta unidad está caracterizada por formar dos secuencias (Cabrera, 1988) (Fig. 19):
la primera grano decreciente, está constituída por secuencias de areniscas fluviales de canales
entrelazados deltaicos, y lutitas lacustres o palustres. Niveles diatomíticos y calcáreos carac-
terizan la parte superior. La segunda grano creciente, está compuesta por conglomerados y
areniscas de conos-terrazas fluvio-torrenciales, que indican el cierre de la cuenca. Este cierre
está mostrado por la presencia de estructuras compresivas sinsedimentarias (Cabrera, 1988).
A 2 km. al norte de la localidad de Anta (Ramírez, 1958) encontró dientes y femures de las
familias Equido y Meghatherido, en tanto que Cabrera (1988) halló la columna vertebral de
un perezoso gigante y el maxilar de un equino. Todos estos fósiles más los estudiados en la
cuenca Cusco, sugieren una edad Pleistocena inferior para la Formación San Sebastián.
|NOEMMEì
104
O.G.R OEPOG¡TOG OL O.G.R OEPOG¡TOG OL O.G.R OEPOG¡TOG OL O.G.R OEPOG¡TOG OL O.G.R OEPOG¡TOG OLA AA AAC¡AM¡OG: [Ç-@] C¡AM¡OG: [Ç-@] C¡AM¡OG: [Ç-@] C¡AM¡OG: [Ç-@] C¡AM¡OG: [Ç-@]
Los depósitos glaciares (morrenas), se ubican al pie de la cadena de nevados obser-
vados en la Cordillera Oriental de la zona de estudio. Se ha cartografiado las morrenas de
mayores dimensiones, no así las pequeñas por razones de escala.
Kalafatovich (1956) hace una descripción de la glaciación pleistocénica del norte de
Urubamba, basado en el estudio de las quebradas Yucay, Chicón, Pumahuanca y Yanahuara,
las que son definidas desde el punto de vista fisiográfico como “quebradas de glaciación” por
que han sido modelados por la acción erosiva de los antiguos glaciares pleistocenos, habien-
do quedado las impresiones en las rocas in situ y en el modelado topográfico de dichas
quebradas.
En Urubamba, los glaciares colgantes de la zona cordillerana tienen su límite inferior
a altitudes que oscilan entre 4,700 a 4,800 metros. Todos ellos enclavados en pequeños
circos glaciarios alargados.
O.G.O OEPOG¡TOG ALUV¡ALEG: [Ç-æ¡] O.G.O OEPOG¡TOG ALUV¡ALEG: [Ç-æ¡] O.G.O OEPOG¡TOG ALUV¡ALEG: [Ç-æ¡] O.G.O OEPOG¡TOG ALUV¡ALEG: [Ç-æ¡] O.G.O OEPOG¡TOG ALUV¡ALEG: [Ç-æ¡]
Dentro de estos depósitos, hemos considerado los conos tanto aluviales como los de
deyección. Estos conos están adosados principalmente a la desembocadura de las quebra-
das adyacentes al valle del río Vilcanota-Urubamba, de los ríos Lucumayo, Ocobamba y
Lares (Cuadrángulo de Urubamba) y los ríos Paucartambo, Yanatili y Kosñipata (Cuadrángulo
de Calca), producto de un cambio repentino de pendiente. Dentro de los conos resaltan las
quebradas de Pumahuanca, Chicón, Yanahuara, Calca y Hualancay; los que están conforma-
dos por grandes bloques de granitos, cuarcitas, rocas volcánicas, etc., envueltos por una
matriz areno-arcillosa.
O.G.A OEPOG¡TOG FLUV¡ALEG: [Ç-f] O.G.A OEPOG¡TOG FLUV¡ALEG: [Ç-f] O.G.A OEPOG¡TOG FLUV¡ALEG: [Ç-f] O.G.A OEPOG¡TOG FLUV¡ALEG: [Ç-f] O.G.A OEPOG¡TOG FLUV¡ALEG: [Ç-f]
Estos depósitos han sido reconocidos en el fondo de los valles particularmente del
Vilcanota-Urubamba, de los ríos Lucumayo, Ocobamba y Lares (Cuadrángulo de Urubamba)
y los ríos Paucartambo y Yanatili. (Cuadrángulo de Calca), donde están constituídos por
bancos de gravas y arenas, formando una o varias terrazas.
En el mapa geológico, no se han considerado muchos de los depósitos fluviales pe-
queños, debido a razones de escala.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
105
O.G.O OEPOG¡TOG P O.G.O OEPOG¡TOG P O.G.O OEPOG¡TOG P O.G.O OEPOG¡TOG P O.G.O OEPOG¡TOG PAL AL AL AL ALUGTMEG V L UGTMEG V L UGTMEG V L UGTMEG V L UGTMEG V LA AA AACUGTMEG : CUGTMEG : CUGTMEG : CUGTMEG : CUGTMEG :
[Ç-¡] [Ç-¡] [Ç-¡] [Ç-¡] [Ç-¡]
En los alrededores de la laguna de Piuray y Huaypo se evidencian en las fotografías
aéreas, depósitos palustres y lacustres subactuales que evidencian el retroceso de estas lagu-
nas. Los depósitos lacustres subactuales están compuestos por arcillas intercaladas con
diatomitas y niveles de turba.
O.G.G OEPOG¡TOG OE OEGL¡ZAN¡EMTOG O.G.G OEPOG¡TOG OE OEGL¡ZAN¡EMTOG O.G.G OEPOG¡TOG OE OEGL¡ZAN¡EMTOG O.G.G OEPOG¡TOG OE OEGL¡ZAN¡EMTOG O.G.G OEPOG¡TOG OE OEGL¡ZAN¡EMTOG
Se han cartografiado los deslizamientos más importantes del cuadrángulo, resaltando
el del cerro Yahuarmaqui en Urubamba, el deslizamiento de Huarocondo en la zona de
Yanahuara, el deslizamiento de Pisac y los deslizamientos del valle del río Paucartambo.
El deslizamiento del cerro Yahuarmaqui, que se produjo en 1678, cuenta con relatos
históricos, debido a que produjo el represamiento del río Urubamba, con la consiguiente
destrucción de varias poblaciones y pérdida de vidas humanas.
|NOEMMEì
10ó
107
+)2167 18
NA NA NA NA NAONA ONA ONA ONA ONAT¡GNO T¡GNO T¡GNO T¡GNO T¡GNO
Los productos magmáticos, esencialmente plutónicos ocupan una gran superficie,
particularmente en el Cuadrángulo de Urubamba. Al norte y NE de este cuadrángulo, se
tienen cuerpos intrusivos Permo-Triásicos; en tanto que al sur aflora el borde norte de Batolito
Andahuaylas-Yauri. Las rocas volcánicas están representadas, sobre todo, por los aflora-
mientos de la Formación Pachatusan del Grupo Mitu y muy escasamente por coladas que se
encuentran sobre la Formación Anta. Son frecuentes los stocks y diques que cortan tanto a
rocas paleozoicas o meso-cenozoicas. Las últimas manifestaciones magmáticas, están repre-
sentadas por varios edificios volcánicos cuaternarios con afinidad shoshonítica (Formación
Rumicolca).
A.4 NA A.4 NA A.4 NA A.4 NA A.4 NAONA ONA ONA ONA ONAT¡GNO MEMC¡M¡AMO T¡GNO MEMC¡M¡AMO T¡GNO MEMC¡M¡AMO T¡GNO MEMC¡M¡AMO T¡GNO MEMC¡M¡AMO
El plutonismo Herciniano está representado por el Domo de Amparaes (Marocco,
1977). Se trata de una estructura anticlinorial, con orientación N 50°, que afecta las rocas
metamórficas de la base de la Formación San José o rocas más antiguas, en la prolongación
del Anticlinorio de Ninamarca. Aflora en el Cuadrángulo 26-r, cerca a los límites de los
cuadrángulos de Urubamba y Calca. El núcleo de la estructura está constituído por un ortogneís
granítico. A lo largo de la carretera Amparaes-Quellouno (fuera de la zona de estudio),
muestra la charnela anticlinorial, sucesivamente: micaesquistos, mármoles y rocas calco-
magnesianas), paranfibolitas (Muestras, P-54, P-61, P-105: Foto 28) y el ortogneis granítico
(Muestra P-116). En el borde NO del Cuadrángulo de Calca, solo se observa un pequeña
parte de los micaesquistos. El Domo de Amparaes es un granito contemporáneo de la tectónica
eoherciniana, que determinó en su caja una aureola de termometamorfismo en ambiente com-
presivo. Esto es ratificado por los estudios de campo y laboratorio (Marocco, 1977-1978;
Marocco & Pastor, 1982), particularmente por la datación radiométrica del ortogneís reali-
zado en circones por el método U/Pb, que da una edad de 330±10 Ma (J. Lancelot, en
Marocco, 1978).
|NOEMMEì
108
A.R NA A.R NA A.R NA A.R NA A.R NAONA ONA ONA ONA ONAT¡GNO PEMN¡AMO T¡GNO PEMN¡AMO T¡GNO PEMN¡AMO T¡GNO PEMN¡AMO T¡GNO PEMN¡AMO
La mayor parte de las intrusiones en la Cordillera Oriental de la zona de estudio, se
desarrollaron durante el Permiano superior, después de los movimientos Tardihercinianos. El
vulcanismo está representado por los volcánicos del Grupo Mitu.
A.R.4 PLUTOMEG A.R.4 PLUTOMEG A.R.4 PLUTOMEG A.R.4 PLUTOMEG A.R.4 PLUTOMEG
La Cordillera Oriental está atravezada por algunos batolitos o macizos que intruyen
rocas del Paleozoico inferior y más escasamente rocas del Paleozoico superior. Estos cuerpo
son generalmente de gran tamaño y alargados en una dirección ONO-ESE, existiendo tam-
bién cuerpos mas pequeños. Estos macizos en ambos cuadrángulos constituyen las zonas
más altas de la Cordillera Oriental.
Además de los plutones grandes y medianos de composición granítica a granodiorítica,
se encuentran también stocks y cuerpos más pequeños de naturaleza sienítica a gabroide.
Mæto¡¡to Ue V¡¡cæÐæwÐæ o NæcHu P¡ccHu Mæto¡¡to Ue V¡¡cæÐæwÐæ o NæcHu P¡ccHu Mæto¡¡to Ue V¡¡cæÐæwÐæ o NæcHu P¡ccHu Mæto¡¡to Ue V¡¡cæÐæwÐæ o NæcHu P¡ccHu Mæto¡¡to Ue V¡¡cæÐæwÐæ o NæcHu P¡ccHu
Está ubicado en el extremo nor occiental del Cuadrángulo de Urubamba (Foto 29).
Se trata de un enorme cuerpo intrusivo de forma triangular, con una superficie de 460 km
2
. Su
vertice SE aflora en la zona de estudio donde tiene una superficie de 230 km
2
, desde el
nevado Huayanay hasta el nevado Bonanta, saliendo de los límites del cuadrángulo. El borde
NE, corta las rocas metamórficas de las formaciones San José, Verónica y Ollantaytambo,
no mostrando zonas amplias de matamorfismo de contacto. En tanto el borde SO, está en
contacto fallado con la Formación San José.
Se ha podido recolectar varias muestras, a las que se realizaron secciones delgadas
(Muestras: P-56, P-23, P-24, P-140 y P-141) y además se ha tomado los estudios de
Gamarra (1983), considerando las descripciones de las muestras S-1, S-2, S-3, S-5, S-7,
S-8, S-9 y S-10. Las facies petrográficas más frecuentes son los granitos y menos frecuentes
las sienitas, granodioritas y las cuarzo monzodioritas (Fig. 20).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
10º
|NOEMMEì
110
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
111
|NOEMMEì
112
Los granitos pueden ser porfiríticos, con cristales de ortosa fuertemente maclados
(carlsbad). Presentan texturas pertítica y poikilítica de cuarzo y biotita. En algunas muestras
se observan casos de corrosión y disolución al interior de los cristales debido posiblemente a
esfuerzos tectónicos. Los cuarzos son generalmente anhedrales, presentando una fuerte ex-
tinción ondulante y frecuentemente de forma microgranular por trituramiento, por lo que se le
observa microfracturado, este mineral también presenta textura poikilítica de plagioclasa y
biotita. Las plagioclasas (An20 y An14), están a veces zonadas y presentan maclas tanto de
carlsbad y polisintética. Las lamelas de las maclas en algunos casos presentan distorsiones o
flexuras debido a esfuerzos dinámicos. Finalmente existen biotitas y hornblendas. Los grani-
tos generalmente presentan alteraciones de tipo hidrotermal, especialmente sericitización.
Es importante destacar dentro de la textura de los minerales los efectos tectónicos
nítidos, la deformación, elongación y flexura de los componentes. Aparece también un leve
efecto cataclástico en el cuarzo, esto ya había sido descrito por Gamarra (1983).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
113
Mæto¡¡to Ue Neeæ Pe¡æUæ Mæto¡¡to Ue Neeæ Pe¡æUæ Mæto¡¡to Ue Neeæ Pe¡æUæ Mæto¡¡to Ue Neeæ Pe¡æUæ Mæto¡¡to Ue Neeæ Pe¡æUæ
Una parte del Batolito de Mesa Pelada, se ubica en el extremo N-NO del Cuadrángulo
de Urubamba, a la que localmente la denominamos macizo de Quelcanca (Foto 30). Este
batolito tiene una dimensión total de 526 km
2
, pero la parte que aflora en la zona de estudio
es de sólo 322 km
2
; tiene una dirección ONO-ESE. El contacto del intrusivo es neto, lo que
ha provocado la formación de una aureola de esquistos “manchados” en las rocas de la
Formación Sandia y además pliegues de flujo, todo esto en su borde SO. En el borde E-SE,
corta a las rocas volcánicas del Grupo Mitu. En tanto que el borde NE está en contacto con
las rocas del Paleozoico inferior, cerca a una falla inversa que las hace repetir.
Desde el punto de vista petrográfico (Muestras, P-103, P-26, P-32, P-59, P-17)
(Fig. 20), se trata esencialmente de granitos y en muchos casos de granitos pegmatíticos o
pórfidos de granito con cristales de microclina que pueden alcanzar los 2 cm, las que presen-
tan textura pertítica y poikilítica de apatito y cuarzo. El cuarzo es anhedral y llega a tener 1
cm. de diámetro, notándose que esta se halla fracturada. Las plagioclasas (Ab76, Ab80) se
hallan macladas y zonadas. Las biotitas llegan a tener 0.5 cm. de tamaño. Los minerales de
estas rocas también presentan rasgos de efectos tectónicos.
|NOEMMEì
114
Næc¡zo Ue UruÐæwÐæ Næc¡zo Ue UruÐæwÐæ Næc¡zo Ue UruÐæwÐæ Næc¡zo Ue UruÐæwÐæ Næc¡zo Ue UruÐæwÐæ
Parece constituir, la prolongación del Batolito de Mesa Pelada. Se ubica a 5 km. al
norte de la ciudad de Urubamba, formando los nevados de Chicón y Capacsaya. Su forma
es algo globular, ligeramente ONO-ESE, con una superficie de 83 km
2
. En forma general
intruye a los volcánicos del Grupo Mitu, formando una aureola débil de metamorfismo de
contacto. Su borde sur está en parte afectado por un cabalgamiento de edad Terciaria. Su
borde NE se halla parcialmente cubierto en discordancia erosional por la Formación Huancané
(Neocomiano). Este cuerpo se halla recortado por numerosos diques de aplitas y cuarzodioritas.
Macroscópicamente se observa una gran variedad de granitos: porfiríticos,
pegmatíticos o micrograníticos. En este cuerpo es frecuente las vetas de cuarzo, hematita y
escasamente malaquita.
Petrográficamente (Muestras P-25 y P-108) (Fig. 20) se trata de granitos y
cuarzosienitas. La composición mineralógica esta dada por microclinas pertíticas, de forma
anhedral, las que se hallan macladas, conteniendo a la plagioclasa y apatito-turmalina. Igual-
mente está compuesto por cuarzo anhedral y biotitas anhedral asubhedrales. Las plagioclasas
se encuentran ligeramente alteradas a sericita y caolín, la biotita alterada a óxidos de hierro.
Næc¡zo Ue ApocoHoHuæy Næc¡zo Ue ApocoHoHuæy Næc¡zo Ue ApocoHoHuæy Næc¡zo Ue ApocoHoHuæy Næc¡zo Ue ApocoHoHuæy
Ubicada al NE del Cuadrángulo de Calca, y más específicamente al norte de Tres
Cruces (Foto 31). El borde sur se sigue por la carretera a Kosñipata, particularmente a partir
de la zona del Puente 2 de Mayo. Tiene una forma globular alargada, en dirección E-O. Su
extensión en el cuadrángulo es de 160 km
2
, pero se prolonga más al norte. Intruye a rocas de
las formaciónes San José y Sandia, produciendo metamorfismo de contacto. Se han analiza-
do las siguientes muestras, P-42, P-44 y P-46 y P-126 (Fig. 21).
Se trata de granitos y cuarzomonzonitas de biotita (Fig. 21). Presentan textura grano-
sa de grano grueso y pegmatítica, esta última con fenocristales de ortoclasa (1 a 4 cm), en una
matriz de grano grueso. Estas rocas están compuestas de cuarzo anhedral limpias o agrieta-
das conteniendo a la hornblenda. El cuarzo también presenta extinción ondulante. Además,
están compuestas por microclinas y ortoclasas. Las microclinas son pertíticas anhedrales con
con texturas poikilíticas conteniendo a granos de plagioclasa. La Ortoclasa (Muestra P-46)
es anhedral y se presenta a manera de fenocristales, con tendencia a ser porfiroidea. Las
plagioclasas sódicas (Ab75-Ab80) están macladas y zonadas. También se han reconocido
biotitas, que están ligeramente alteradas a magnetitas y algunas veces a clorita.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
115
Sin embargo, la Muestra P-44, muestra estructuras gnéisicas, ligeramente milonitizadas,
con bandas de cuarzo y feldespatos, alternados con bandas de micas y anfíboles.
Este macizo se halla cortado por diques de cuarzodiorita.
Otroe cuerpo pequeHoe Otroe cuerpo pequeHoe Otroe cuerpo pequeHoe Otroe cuerpo pequeHoe Otroe cuerpo pequeHoe
CæcH¡cætæ CæcH¡cætæ CæcH¡cætæ CæcH¡cætæ CæcH¡cætæ
Es un cuerpo pequeño de aproximadamente 2 km
2
, que se ubica a 5 km. al SO del
pueblo de Ollantaytambo. Este cuerpo es muy famoso por constituir una importante cantera
inca. En efecto, las construcciones monumentales de la parte principal de las ruinas de
Ollantaytambo, han sido construidas con rocas de este macizo. Actualmente se observa grandes
bloques tallados, que estaban en proceso de transporte entre esta cantera y las ruinas de
Ollantaytambo
|NOEMMEì
11ó
Este cuerpo de dirección más o menos ONO-ESE, corta a rocas de la Formación
Ollantaytambo y parece sellar un cabalgamiento de vergencia SO, que pone en contacto a la
Formación Ollantaytambo sobre la Formación San José. Sin embargo, este cuerpo se halla
cubierto en discordancia erosional por la Formación Huancané (Neocomiano).
Macroscópicamente son rocas porfiríticas de color rojo violáceo, con presencia de
fenocristales de cuarzo, plagioclasa y biotitas (1 a 3 mm), en una pasta afanítica.
Microscópicamente, se trata (Muestra P-5) de un tonalita (dacita) porfirítica de biotita, de
color rojo violáceo, que presenta fenocristales de cuarzo, plagioclasa sódica, biotita y opa-
cos. El cuarzo es anhedral, limpio, a veces conteniendo al apatito y el circón. La plagioclasa
sódica (oligoclasa) es subhedral, se halla maclada y está ligeramente alterada a sericita. Tam-
bién se halla biotita, ortoclasas y opacos.
Cuerpos más pequeños a manera de apófisis que cortan a rocas de la Formación
Ollantaytambo, se observa frente al Puente Pachar, en la Carretera Urubamba-Ollantaytambo
(Muestra P-107). Se trata de una dacita porfirítica de grano fino (mm). Microscópicamente
presenta una textura pórfida criptocristalina, con fenocristales de plagioclasa y cuarzo (Foto
32) en una matriz de grano fino de micas, cuarzo y feldespatos con ligero paralelismo. La
plagioclasa sódica es subhedral, maclada, zonada; se encuentra medianamente alterada a
sericita y caolín. El cuarzo es anhedral y se presenta como fenocristales y también en la matriz
con feldespatos y sericitas.
PæwpæcæHuæHæ PæwpæcæHuæHæ PæwpæcæHuæHæ PæwpæcæHuæHæ PæwpæcæHuæHæ
Este pequeño cuerpo se encuentra cerca a la comunidad de Pampacahuana, al sur
del nevado Paljay, donde corta a las rocas de la Formación San José. Se trata de una
cuarzomonzonita (Muestra P-137) (Fig. 20), que es una roca de color blanco, de grano
medio a grueso, con textura granular. Presenta cristales anhedrales de microclina pertítica y
plagioclasa sódica con cristales subhedrales las que están macladas y zonadas. El cuarzo es
anhedral y la biotita subhedral. Las plagioclasas se encuentran ligeramente alteradas a sericita
y la biotita a clorita y óxidos de hierro.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
117
|NOEMMEì
118
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
11º
CHæc¡¡æÐæwÐæ CHæc¡¡æÐæwÐæ CHæc¡¡æÐæwÐæ CHæc¡¡æÐæwÐæ CHæc¡¡æÐæwÐæ
A lo largo del río Paucartambo y a la altura de Chacllabamba afloran, varios cuerpos
intrusivos de dimensiones pequeñas (stocks y diques), los que cortan a las pizarras de la
Formación Paucartambo. El cuerpo que aflora a 1.5 km. al sur de Pilco Grande a un costado
del río Paucartambo, es un stock intrusivo (Muestra P-128) (Fig. 21) de cuarzosienita de
biotita que consiste en una roca de grano grueso, pegmatítica, con cristales mayores a 3 mm.
El mineral más abundante y de mayor tamaño lo constituye la microclina pertítica (45%) que
es anhedral y presenta extinción ondulante, conteniendo a la biotita. La plagioclasa sódica
(Ab-80) es subhedral y se presenta maclado. Además presenta biotita subhedral (25%) que
a veces contiene microgranos de cuarzo de segunda generación. El cuarzo (6%) es anhedral
e intersticial. Las plagioclasas se hallan medianamente alteradas a sericita y caolín, la microclina
ligeramente alterada a sericita y la biotita medianamente alterada a clorita y óxidos de hierro.
Al NO de Chacllabamba, afloran cuerpos muy pequeños de cuarzosienita (Muestra P-124)
(Fig. 21) muy parecidos al intrusivo de Pilco Grande.
|NOEMMEì
120
Otro cuerpo mayor que el anterior lo constituye la cuarzomonzonita de Chacllabamba
(P-121), que es de color blanco rosaceo, con textura granular de grano medio. Está com-
puesta por plagioclasas sódicas subhedrales, las que se hallan macladas y con estructura
mirmequítica. Además, existe microclina pertítica anhedral, con textura poikilítica, contenien-
do plagioclasa, cuarzo y apatito. Las hornblendas verdes se hallan macladas. El cuarzo gene-
ralmente se le aprecia en estructura mirmequítica. Finalmente, la biotita es anhedral conte-
niendo circón. Las plagioclasas están incipientemente alteradas y las biotitas medianamente a
cloritas y óxidos de hierro. Estos cuerpos se hallan cortados por diques de dioritas (Muestra
P-120) y cuarzomonzodioritas (Muestra P-122).
A.R.4.4 EUæU A.R.4.4 EUæU A.R.4.4 EUæU A.R.4.4 EUæU A.R.4.4 EUæU
Estos cuerpos intrusivos cortan en general a rocas del Paleozoico inferior y localmen-
te a rocas del Paleozoico superior. Algunos de estos se hallan cubiertos en discordancia por
la Formación Huancané (Neocomiano). Estos argumentos nos indican, que los cuerpos se
habrían emplazado entre el Paleozoico superior y el Jurásico. Sin embargo, es conocido que
a lo largo de la Cordillera Oriental del centro, sur del Perú y Bolivia, se han emplazado
grandes cuerpos durante el Permo-Triásico. En efecto, una muestra datada por Priem (en
Egeler y De Booy, 1961) por el método Rb/Sr en biotitas, da una edad de 246±10 Ma. Esta
muestra se ubica en el límite de los cuadrángulos de Urubamba-Santa Teresa y pertenece al
Batolito de Vilcabamba.
El Batolito de Quillabamba, ubicado al NO del Cuadrángulo de Urubamba, ha sido
datado en 257±3 Ma, por el método U/Pb sobre circones (Lancelot et al., 1978).
Todos estos datos nos permiten asumir, que los cuerpos intrusivos descritos anterior-
mente, pertenecen a los macizos Permo-Triásicos de la Cordillera Oriental, por consiguiente,
las dataciones radiométricas en la región de Cusco, indican que estos cuerpos se habrían
emplazado en el Permiano superior.
A.R.4.R Mæturæ¡ezæ Ue ¡æe rocæe A.R.4.R Mæturæ¡ezæ Ue ¡æe rocæe A.R.4.R Mæturæ¡ezæ Ue ¡æe rocæe A.R.4.R Mæturæ¡ezæ Ue ¡æe rocæe A.R.4.R Mæturæ¡ezæ Ue ¡æe rocæe
Los plutones permianos de la zona estudida, muestran una gran homogeneidad de
composición mineralógica. Se trata básicamente de rocas leucócratas de grano grueso fre-
cuentemente porfiríticas y pegmatíticas. Localmente, pueden tomar una coloración rojiza
(Cachicata). Son más frecuentes los granitos, presentándose también granodioritas, sienitas y
cuerpos más pequeños de tonalitas y cuarzo monzonitas.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
121
Estos cuerpos que cortan generalmente los terrenos paleozoicos, han provocado
aureolas de metamorfismo de contacto en la roca encajonante, de ancho variable. Las piza-
rras del Paleozoico inferior, han sido metamorfizadas pasando a esquistos manchados, donde
se observa frecuentemente las siguiente paragénesis: biotita-andalucita y biotita-cordierita, la
turmalina se halla presente (Marocco, 1978). En las cercanías de los cuerpos intrusivos se
notan pliegues de flujo en la caja, esto se ve claramente al norte de Urubamba (cerro
Tarucacancha) y en el cerro Puncuyoc, al sur de Yanamayo.
A.R.4.O Oeoquiw¡cæ A.R.4.O Oeoquiw¡cæ A.R.4.O Oeoquiw¡cæ A.R.4.O Oeoquiw¡cæ A.R.4.O Oeoquiw¡cæ
Dos análisis geoquímicos (P537 y P434) han sido realizados por Marocco (1977),
en muestras que se hallan, una al oeste del límite del Cuadrángulo de Urubamba (Machu
Picchu), y otra al borde SO del Batolito de Mesa Pelada, dentro de la zona estudiada. Estos
datos geoquímicos de elementos mayores, mostrados en la figura 22, son comparados con
otros datos geoquímicos de la Cordillera de Vilcabamba, tomados de Fricker & Weibel
(1960) y Marocco (1978).
Estos análisis han sido llevados al diagrama (Na
2
O+K
2
O/SiO
2
) donde se observa
que las rocas analizadas caen dentro de las series alcalinas y calco-alcalinas. Además, la
relación K
2
O+Na
2
O/Si0
2
es elevada y la relación K
2
O+Na
2
O es superior a uno. Los por-
centajes de CaO
2
, pueden ser relativamente fuertes. De todo esto se concluye que se trata de
granitoides alcalinos con tendencia calco-alcalina (Marocco, 1978).
A.R.R VULCAM¡GNO A.R.R VULCAM¡GNO A.R.R VULCAM¡GNO A.R.R VULCAM¡GNO A.R.R VULCAM¡GNO
Un conjunto de rocas volcánicas afloran ampliamente en la Cordillera Oriental al Este
del Cuadrángulo de Urubamba y se prolonga hasta el límite sur del Cuadrángulo de Calca,
donde constituye los flancos del Anticlinal de Vilcanota.
Las rocas volcánicas del Grupo Mitu están compuestas por tobas, lapilli y coladas de
color rojo violeta que generalmente están descritas como andesitas, riolitas, ignimbritas y
basaltos. Las andesitas en algunos casos son porfiríticas, con fenocristales de plagioclasa en
una matriz microlítica. Las plagioclasas (andesina y labradorita) están corroidas, además ra-
ramente se presentan biotitas, illmenita y cuarzo. Las riolitas estan compuestas por ortoclasa,
cuarzo corroido y plagioclasas alteradas. Niveles espilíticos, que se localizan al norte de
Vichos, está compuesta por plagioclasas alteradas, cloritas, serpentina y ópalo. Las ignimbritas
pardo rojizas afloran al NO de Huasac y NE de Siusa, detrás de las fallas inversas que hacen
repetir al Grupo Mitu.
|NOEMMEì
122
Estas descripciones en realidad constituyen una descripción de campo (Carlier et al.,
1982). Von Braun (1967) y posteriormente Vivier et al. (1976), definen por medio de la
geoquímica la existencia de dos tipos de magmas incompatibles. Uno de ellos representado
por flujos espilíticos que parecen haber venido de una fuente profunda, que ha producido una
pequeña diferenciación basáltica de tendencia tholeítica. Estas espilitas se manifiestan en dos
episodios, uno inicial y otro terminal (Dalmayrac et al., 1977). La otra, mucho más abundante
es representada por tobas soldadas, ignimbritas, riolitas y andesitas, que son alcalinas y ricas
en potasio, y parece ser la manifestación de una fusión de la corteza (Vivier et al., 1976).
Los afloramientos volcánicos del Grupo Mitu forman la denominada Cadena Volcá-
nica Mitu, cuyo emplazamiento (Dalmayrac et al., 1977), se relaciona con un período de
rifting que afecta la Cordillera Oriental, lo que es compatible con los datos geoquímicos de
Vivier et al. (1976), con el tipo de sedimentación detrítica descrita como Formación Pisac,
ligadas a una fase de distensión. Esta hipótesis explica igualmente la génesis y ascensión del
plutonismo Pérmico, con el cual parece genéticamente ligado el vulcanismo Mitu.
Reportes radiométricos sobre las vulcanitas en el SE del Perú, son más o menos
sincrónicos con los plutones, lo que sería un argumento más en favor de la relación vulcanis-
mo-plutonismo Permo-Triásico.
A.O NA A.O NA A.O NA A.O NA A.O NAONA ONA ONA ONA ONAT¡GNO AMO¡MO T¡GNO AMO¡MO T¡GNO AMO¡MO T¡GNO AMO¡MO T¡GNO AMO¡MO
En el extremo SO del Cuadrángulo de Urubamba, aflora un cuerpo intrusivo el que
se localiza desde Limatambo hasta Zurite. Este cuerpo tiene características petrográficas,
geoquímicas, relaciones de contacto y edades diferentes a los plutones permianos. Este cuer-
po es una parte pequeña del Batolito Andahuaylas-Yauri, que aflora en una superficie mayor
de 3,000 km
2
, siguiendo la Deflexión de Abancay cerca al límite entre las Altiplanicies y la
Cordillera Oriental. La actividad magmática en esta zona está caracterizada por varias intrusiones
plutónicas. Las últimas manifestaciones magmáticas, están representadas por varios edificios
volcánicos cuaternarios con afinidad shoshonítica (Lefevre, 1973; Carlier & Carlotto, 1990).
Para el estudio de esta parte del Batolito Andahuaylas-Yauri, se han realizado varias
secciones delgadas, además se han tomado como referencia los trabajos de Herrera & Vallenas
(1996). En este acápite se tratará algunos aspectos sobre la petrografía y geoquímica de
elementos mayores de algunos cuerpos ígneos dentro de la zona de estudio, para lo cual se ha
tomado como base y como correlación el trabajo realizado por Ligarda (1989) en el sector
de Curahuasi. Además se cuenta con análisis geoquímicos de elementos mayores, que fueron
proporcionados por G. Carlier (ORSTOM).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
123
Las observaciones de campo y de secciones delgadas, en el área de Limatambo y
Abra de Huilque-Zurite, indican que este batolito se formó por múltiples intrusiones donde
resaltan las cuarzomonzonitas y las cuarzomonzodioritas. En general son rocas leucócratas
de grano medio a fino que intruyen a rocas sedimentarias mesozoicas (Grupo Yuncaypata,
específicamente las formaciones Paucarbamba o Mara y Ayavacas o Ferrobamba) produ-
ciendo metamorfismo de contacto, evidenciado por el cambio de color, recristalización y por
la existencia de skarn de magnetita (cerca a la Quebrada Chamancaya). También se han
reconocido stocks al borde norte del batolito (Zurite) y al NE de Poroy. Además, existen
numerosos diques de monzodioritas y cuarzomonzodioritas cuyos espesores son de varios
metros.
A.O.4 CUEMPOG OMAM¡TO¡OEG A.O.4 CUEMPOG OMAM¡TO¡OEG A.O.4 CUEMPOG OMAM¡TO¡OEG A.O.4 CUEMPOG OMAM¡TO¡OEG A.O.4 CUEMPOG OMAM¡TO¡OEG
Son parte del borde norte del Batolito Andahuaylas-Yauri, conformado por cuerpos
que intruyen al Grupo Yuncaypata. Su extensión en el Cuadrángulo de Urubamba es de 39.5
km
2
.
Las cuarzomonzonitas (Muestra P-138 y Li-2: Herrera & Vallenas, 1996) (Fig. 23)
afloran en el sector de Choquemarca, Pistebamba y Querobamba, al límite sur del Cuadrángulo
de Urubamba. Constituyen la mayor parte de los afloramientos de rocas intrusivas, desarro-
llando metamorfismo de contacto con las Calizas Yuncaypata que aparecen a manera de
techos colgantes. Son rocas de grano medio a grueso, con textura granular a poikilítica
subhedral, de grano medio, con una ligera tendencia a ser porfírítica, teniendo cristales gran-
des de microclina. Son de color gris verdoso o gris blanquesino. Se observan plagioclasas
zonadas y algunas con maclas polisintéticas y de carlsbad. Las plagioclasas son ligeramente
más abundantes que las ortoclasas. Las plagioclasas presentan cristales de 0.5-1.5 mm., son
euhedrales a subhedrales y están débilmente alteradas. La microclina se encuentra en forma
anhedral a subhedral, así como el cuarzo que presenta extinción ondulante. Existe abundancia
de minerales máficos, como la hornblenda que se halla en cristales euhédricos de 0.5 a 2 mm.
y en algunos casos se presentan maclados. Las biotitas presentan cristales subhedrales de 0.8
a 1.0 mm. de tamaño y están mayormente dispersas y algo alteradas. Los opacos son abun-
dantes y se presentan en cristales anhedrales de 1.5 a 1.2 mm. de tamaño, la mayor parte
corresponden a la magnetita.
Las cuarzomonzodioritas (Muestras P-38, P-98, Li-3: Herrera & Vallenas, 1996)
(Fig. 23) se ubican entre el Abra de Huilque y Cerro Querobamba (Foto 33), donde parcial-
mente se hallan cubiertos por los conglomerados de la Formación Anta. Los afloramientos
están constituídos por cuerpos masivos y se hallan cortados por diques. Tienen una tonalidad
verduzca pálida, debido a que están afectadas por alteraciones, así lo muestran las observa-
|NOEMMEì
124
ciones microscópicas en las cuales se determinó la presencia de sericita, caolín y epídota.
Estas alteraciones son constantes en casi todas las rocas muestreadas. En general son rocas
leucócratas de grano fino a medio, poseen una textura fanerítica. Las plagioclasas sódicas
vienen a ser los minerales más abundantes (Foto 34) y grandes con tamaños de 1 a 2.5 mm.,
generalmente presentan cristales subhedrales desarrollados, algunas con zonación oscilatoria,
otros con macla polisintética y en su mayoría con doble macla (carlsbad-periclina). La varie-
dad de la plagioclasa es la andesina. La ortosa con una ligera alteración, se presenta en
granos anhedrales a subhedrales menores a 1 mm., a veces poikilítica conteniendo cuarzo y
opacos. El cuarzo se manifiesta en cristales anhedrales menores a 0.5 mm. y en forma intersticial,
ocupando menos del 10%. Presenta minerales máficos principalmente hornblenda y biotita.
La hornblenda presenta cristales subhedrales, seudohexagonales y otros prismáticos con ta-
maños de 1 a 3 mm.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
125
|NOEMMEì
12ó
De las observaciones microscópicas y por las relaciones con observaciones de rocas
ígneas del sector de Curahuasi (Ligarda, 1989), se puede deducir que la plagioclasa en gene-
ral es el mineral más abundante, donde los porcentajes varían de 40 a 50 %. Las plagioclasas
son sódicas de la variedad oligoclasa, se presenta en dos generaciones: la primera con crista-
les grandes que dan a la roca un aspecto porfiroide, cuya característica fundamental es su
maclado y zonamiento lo que proporciona evidencias de cambios rápidos de nivel dentro de
la cámara durante la cristalización, la segunda corresponde a una fase intersticial con peque-
ños cristales subhedrales-anhedrales de plagioclasa que se disponen en forma de
glomerocristales asociado al cuarzo. La Ortosa es el mineral siguiente en abundancia, donde
sus porcentajes varían de 20 a 35 %, estos feldespatos son de microclina pertítica, que
presentan las mismas características que la plagioclasa. El cuarzo es intersticial y anhedral, en
algunos casos se nota extinción ondulante, debido a una ligera deformación. La hornblenda
es uno de los minerales máficos más importantes en abundancia que varía de 10 a 15 %,
presenta fenocristales euhedrales a subhedrales y se hallan en casi todas las rocas. La augita
se presenta en menor proporción que la hornblenda, esporádicamente en fenocristales y
cristales pequeños. La biotita es un mineral poco abundante solamente se observó en algunas
muestras y algo alteradas. La sericita se manifiesta como alteración de las plagioclasas en
forma de diminutos agregados escamosos micropulverulentos. La clorita se origina más por
la cloritización de la hornblenda. Las magnetitas muestran cristales anhedrales de color rojo.
A.O.R GTOCMG
En el borde norte del Batolito Andahuaylas-Yauri se emplazan pequeños stocks,
particularmente en la zona de Zurite (Muestra P-101), Tambo Real, NE de Poroy (Foto 35),
Cerro Rumiorjo (Muestra P-35) y en la zona de Sujapampa (Muestra P-36). En todos estos
casos los cuerpos cortan a las lutitas y yesos del Grupo Yuncaypata. Se trata de cuerpos
pequeños con diámetros que varían entre 0.5 y 1.5 km. El estudio petrográfico muestra que
se trata de cuarzomonzodioritas (Fig. 23) de colores verdosos a grises debido a la alteración.
Tienen una textura granular de grano fino, con fenocristales de plagioclasa y hornblenda, en
una matriz microgranuda de plagioclasa, ortoclasa y cuarzo. La plagioclasa con cristales menores
a 3 mm. es sódica con porcentajes que sobrepasan el 50%, presentando cristales subhedrales,
maclados y zonados. Las ortoclasas son de menor tamaño y de forma anhedral. El cuarzo
con extinción ondulante está ligeramente agrietado y se encuentra generalmente dentro de las
plagioclasas (estructura mirmequítica). Las hornblendas se presentan en cristales anhedrales
con inclusiones de opacos. Las plagioclasas se hallan fuertemente alteradas a caolín, sericita
y epídota, en tanto que la hornblenda se halla sustituida por augita y por óxidos de hierro.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
127
|NOEMMEì
128
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
12º
|NOEMMEì
130
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
131
A.O.O O¡ÇUEG A.O.O O¡ÇUEG A.O.O O¡ÇUEG A.O.O O¡ÇUEG A.O.O O¡ÇUEG
Estos cuerpos que tienen espesores aproximados de 5 a 10 metros, cortan a las
cuarzomonzonitas, cuarzomonzodioritas y a las lutitas del Grupo Yuncaypata e incluso a los
conglomerados de la Formación Anta.
La monzodiorita (Muestra P-139) (Fig. 24) ubicada en la quebrada Sinquillay corta
a las lutitas de la Formación Paucarbamba o Mara. Estos diques tienen una tonalidad verde
oscura debido a que están afectadas por una intensa alteración. Es masiva, de color gris
oscura a verde, de grano fino y textura afanítica y se halla meteorizada. En sección delgada la
textura de la roca es poikilítica y la matriz microfelsítica con componentes mineralógicos
siguientes: plagioclasa, hornblenda, cuarzo, biotita y opacos. Presenta fenocristales de
plagioclasa, hornblenda y biotita, las cuales se encuentran alteradas. La plagioclasa (oligoclasa)
presenta cristales subhedrales a anhedrales, maclados, tabulares y prismáticos de 1.5 a 1.0
mm de tamaño y se encuentran parcialmente caolinizados y sericitizados, con apariencia
micropulverulenta. Las ortosas son subhedrales a anhedrales, con desarrollo de 1.0 mm,
estando alterados a caolín. Presentan un grado de alteración de medio a alto. La hornblenda
es euhedral a subhedral, con fenocristales de 3 mm. (esporádicos) y en su mayoría abundan
de 1.5 a 1.0 mm. Se le observa en partes frescas y también en zonas alteradas a minerales
ferromagnesianos, principalmente magnetita (opacos). La biotita muestra cristales subhedrales
tabulares con desarrollo de 1.5 a 1.0 mm, está alterada y reabsorvida a minerales opacos.
|NOEMMEì
132
Las cuarzomonzodiorita, monzodioritas y cuarzodioritas (Muestras, P-102, Li-5, Li-
6, P-72, P-102) (Fig. 24), son diques irregulares con espesores variables de 5 a 20 metros
de espesor. Se ubican entre Querobamba y San Juán, al sur de Huilque Grande. Cortan a los
intrusivos del Batolito Andahuaylas-Yauri y a la Formación Anta. Son rocas de color gris
pero por alteración meteórica llega ha tener un color rojo oscuro debido a la descomposición
de minerales ferromagnesianos. La textura es porfirítica (Foto 36) con una matriz constituída
por una pasta felsítica. La plagioclasa (sódica) está representada por fenocristales euhedrales
a subhedrales de 3 a 1.5 mm. Estas corresponden a la variedad de oligoclasa y andesina,
presentando maclas polisintéticas y de carlsbad, se hallan ligeramente alterados a sericita y
caolín, debido probablemente a un efecto hidrotermal. La ortosa que es esporádica muestra
granos euhedrales a subhedrales de 2.5 a 1.0 mm, presentando extinción recta, se hallan
parcialmente caolinizadas y sericitizadas. El cuarzo es anhedral y se encuentra en cantidades
mínimas rellenando espacios intersticiales, hallandose también con la pasta. La hornblenda es
el máfico más abundante de la roca, con cristales tabulares euhedrales de 3 a 1 mm y se
presentan ligeramente alterados a óxidos de hierro.
De acuerdo a las observaciones microscópicas y correlaciones con los diques de
Curahuasi (Ligarda, 1989), se plantea que la cristalización se desarrolló en etapas de acuer-
do al ascenso del magma de niveles semiprofundos hacia la superficie, por lo tanto, la ocu-
rrencia de fenocristales zonados. Los fenocristales están formados por plagioclasas parcial-
mente sericitizadas y la hornblenda alteradas a minerales ferromagnesianos, que presenta
cristales bien desarrollados y euhedrales dentro de una matriz microfélsica, que está en mayor
proporción que los fenocristales. La presencia de microlitos es mínima, en especial en la
muestra Li-5. La sericita se observa en los bordes de los fenocristales de plagioclasa las
cuales dan un apariencia de pequeños cristalitos escamosos. La clorita se manifiesta como
agregados fibrosos de la hornblenda y la biotita, su abundancia es un factor para que tomen
una coloración verdosa a gris. Otros asociados a la caolinización, son los minerales
ferromagnesianos (opacos).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
133
|NOEMMEì
134
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
135
A.O.A OTMOG O¡ÇUEG AMO¡MOG O A.O.A OTMOG O¡ÇUEG AMO¡MOG O A.O.A OTMOG O¡ÇUEG AMO¡MOG O A.O.A OTMOG O¡ÇUEG AMO¡MOG O A.O.A OTMOG O¡ÇUEG AMO¡MOG O
P PP PPALEOZO¡COG ALEOZO¡COG ALEOZO¡COG ALEOZO¡COG ALEOZO¡COG
Diques de dimensiones variables de 1 a 15 metros de espesor y pequeños stocks se
hallan distribuidos ampliamente en la Cordillera Oriental cortando esencialmente a las piza-
rras del Paleozoico inferior y a intrusivos de posible edad Permo-Triásica. Estos diques pue-
den hallarse paralelos a la esquistosidad o a la estratificación (sills) produciendo una aureola
de metamorfismo de contacto, muchas veces bastante alterada con mineralización de limonitas
y hematitas. También en estos contactos se observan zonas de brecha mineralizada con cuar-
zo bastante alterado.
Estos cuerpos han sido agrupados en varios grupos
. El primer grupo esta dado por diques de diabasa, andesitas basálticas, dioritas de biotitas
y andesitas porfiríticas. La andesita basáltica (Muestra P-48) que corta a las rocas de la
Formación San José, se trata de una roca gris verdosa, fina subofítica, con fenocristales
de piroxenos en una matriz donde la augita envuelve ligeramente a los feldespatos y es
|NOEMMEì
13ó
intersticial parcialmente. También presenta apatito y posiblemente olivino. Las plagioclasas
están ligeramente sericitizadas y la augita alterada a magnetita y hematita. La dolerita o
diabasa (Muestra P-119) se halla a 1 km. al SE de Chihuar, cortando a las pizarras Siluro-
Devonianas produciendo un ligero metamorfismo de contacto. Son rocas gris verdosas de
grano fino y ofíticas. Presenta como minerales esenciales a la plagioclasa sódica o subcálcica
(55%) que es euhedral y se presentan en listones y está medianamente alterada a sericita,
caolín y calcita. La augita (36%) es anhedral y se halla maclada, con fracturas, también se
halla alterada ligeramente a óxidos de hierro. Además, se presentan el cuarzo y la actinolita.
Es importante resaltar su alto contenido de opacos (7%), que corresponde a piritas, las
que se observan macroscópicamente. La diorita de biotita (Muestra P-120) corta a las
cuarzomonzonitas de Chacllabamba y se caracterizan por ser de color gris blanquecina,
de grano medio, compuesto por plagioclasa sódica (Ab-68-72) subhedral, maclado y
zonado, a veces alterados a sericita. Además por biotita anhedral zonada , hornblendas,
augita y escasamente cuarzo.
· El segundo grupo (Fig. 25) es el más numeroso, está compuesta por cuarzomonzodioritas
representadas por stocks, como la muestra P-111, que se ubica a un km al norte de
Totora; y diques ubicada a 6 km al SE de Totora (Muestra P-96); cerca al Abra de
Málaga (Muestra P-118), de Chacllabamba (Muestra P-122) y cerca a Panticalla (Mues-
tra P-51). En general, todos los diques de este grupo cortan a rocas del Paleozoico infe-
rior, en tanto que la muestra P-122, corta a los intrusivos de Chacllabamba. Se tratan de
cuarzomonzodioritas de color gris verdosa que pueden ser de grano fino o granonular
porfiroidea. Presenta fenocristales de plagioclasa en una matriz criptocristalina o vítrea e
intergranular con tendencia ofítica. La plagioclasa sódica varía de 40 a 56%, se trata de
andesinas, Ab
68-70
, Ab
70
y Ab
76-78
, son subhedrales, maclados y zonados. La ortoclasa
varía entre 8 y 10% mientras que el cuarzo de 5 a 10%. La hornblenda cuando existe
alcanza hasta el 22%. La biotita puede estar o no presente. Las plagioclasas están ligera a
fuertemente alteradas a epídota y caolín, las hornblendas se hallan alteradas a minerales
asbestiformes (crisotilo).
· El tercer grupo (Fig. 25) está representada por cuarzodioritas de augita o no. La muestra
(P- 53), que se halla a 5 km. al NE de Amparaes corta las pizarras de la Formación San
José. En tanto que la muestra P-129, se sitúa a 7 km. al este de Totora y se halla dentro las
cuarcitas de la Formación Zapla. Además se tienen otros diques que se hallan entre el km
140 y 143 de la Carretera Paucartambo-Kosñipata (Muestras P-127 y P-43), cortando
a rocas de la Formación Sandia. Finalmente se tiene la muestra P-40 que corta también a
la Formación San José. Son rocas de color gris oscura con textura granosa o porfirítica
con fenocristales de grano fino de plagioclasas, biotita y hornblenda, en una matriz
microgranosa de plagioclasa, cuarzo y ortoclasa. Las plagioclasas sódicas (Ab
66
, Ab
62
,
Ab
72-76
) (Foto 37) varían entre 43 y 58%, son subhedrales y se encuentran zonadas y
macladas. El cuarzo varía de 3 a 8%, siendo anhedral, con extinción ondulante. La biotita
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
137
(P-53 y P-127) es subhedral y contiene circón. La augita (P-129) es subhedral y con
fracturas transversales. Las plagioclasas están mediana a fuertemente alteradas a sericita y
caolín, mientras que los ferromagnesianos están sustituídos por clorita y óxidos de hierro.
Todos estos cuerpos cortan a rocas del Paleozoico inferior y rocas del Permo-Triásico,
por lo que es difícil definir su edad. Es posible que se hayan emplazado en varios periodos
pero pensamos que sean sobre todo de edad Cenozoica, no descartándose una edad
Paleozoica para algunos diques.
A.O.O Oeoquiw¡cæ
Para esta parte se ha contado con 4 análisis químicos de elementos mayores en
forma de óxidos, realizados en el laboratorio de petrología de la Universidad Pierre y Marie
Curie (Francia), que han sido proporcionados por G. Carlier (ORSTOM). Estos datos se
presentan en el cuadro de análisis geoquímicos de elementos mayores de las rocas ígneas de
Zurite, Tambo Real, Abra de Huilque y Limatambo (Cuadro 1). Igualmente se ha contado
con los análisis químicos de la zona de Curahuasi (Ligarda, 1989), los que han servido como
referencia y como parámetro para el presente estudio.
C¡æe¡f¡cæc¡dH Çuiw¡cæ C¡æe¡f¡cæc¡dH Çuiw¡cæ C¡æe¡f¡cæc¡dH Çuiw¡cæ C¡æe¡f¡cæc¡dH Çuiw¡cæ C¡æe¡f¡cæc¡dH Çuiw¡cæ
Para determinar la clasificación geoquímica se han utilizado diferentes diagramas,
basados sobre todo en los porcentajes de los elementos alcalinos sodio y potasio, los que
fueron estudiados por Herrera & Vallenas (1996).
1. Diagrama (K
2
O + Na
2
O)/SiO
2
(Kuno, 1966)
Las rocas intrusivas de la zona de estudio (Fig. 26), se ubican en el campo calco-
alcalino. Comparando con los datos geoquímicos de Curahuasi (Cuadrángulo de Abancay),
los elementos alcalinos aumentan en relación directa al incremento de sílice, fruto de la dife-
renciación magmática (Ligarda, 1989).
|NOEMMEì
138
2. Diagrama K
2
O/SiO
2
(Peccerillo y Taylor, 1976)
Este diagrama permite diferenciar las series calco-alcalinas, tholeíticas y shoshoníticas.
Las rocas tomadas del batolito en el tramo estudiado, caen dentro de las series calco-alcalinas.
Sin embargo, una muestra de Limatambo cae dentro de la serie tholeítica, posiblemente por
una concentración local de máficos (Fig. 27).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
13º
|NOEMMEì
140
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
141
|NOEMMEì
142
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
143
|NOEMMEì
144
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
145
3. Diagrama A-F-M
Propuesto por Tilley (1950), que permite conocer la evolución de componentes quí-
micos (álcalis, hierro y magnesio). En este diagrama, las series tholeíticas y calco-alcalinas
son nítidamente diferenciadas. Las muestras que pertenecen a una serie tholeítica muestran un
enriquecimiento marcado en hierro en los términos básicos (Curva I: Fenner Trend del diagrama
AFM) (Fig. 28). Contrariamente las rocas típicas de una serie calco-alcalina, muestran una
tendencia al enriquecimiento de álcalis en el mismo dominio de composición (Curva II: Bowen
Trend ) (Fig. 28).
Las muestras de Limatambo y de Curahuasi (Fig. 28), en general se ubican en el
campo de las rocas calco-alcalinas a excepción de las muestras de Zurite y Tambo Real que
se hallan al límite con la serie y los términos más básicos de los gabros. Sin embargo en este
último caso, estas series tholeíticas son ricas en álcalis, lo que es interpretado como caracte-
rísticos de las series calco-alcalinas.
En conclusión, las muestras de Curahuasi-Limatambo-Zurite, corresponden a un pro-
ceso de evolución calco-alcalina.
A.O.G Evo¡uc¡dH Ue ¡æe rocæe i@Heæe Ue¡ ÐorUe A.O.G Evo¡uc¡dH Ue ¡æe rocæe i@Heæe Ue¡ ÐorUe A.O.G Evo¡uc¡dH Ue ¡æe rocæe i@Heæe Ue¡ ÐorUe A.O.G Evo¡uc¡dH Ue ¡æe rocæe i@Heæe Ue¡ ÐorUe A.O.G Evo¡uc¡dH Ue ¡æe rocæe i@Heæe Ue¡ ÐorUe
Horte Ue¡ Mæto¡¡to AHUæHuæy¡æe- Horte Ue¡ Mæto¡¡to AHUæHuæy¡æe- Horte Ue¡ Mæto¡¡to AHUæHuæy¡æe- Horte Ue¡ Mæto¡¡to AHUæHuæy¡æe- Horte Ue¡ Mæto¡¡to AHUæHuæy¡æe-V VV VVæur¡ æur¡ æur¡ æur¡ æur¡
Para el área de estudio, se ha tomado como referencia el trabajo de Ligarda (1989),
sobre el que se ha graficado los análisis de las muestras de la zona de estudio. Así, se han
utilizado los diagramas de óxidos versus MgO de Harker (1909) (Fig. 29).
La dispersión de los puntos dentro de cada diagrama sugiere la evolución de los
elementos. Así, los elementos de los gabros de Curahuasi, muestran una evolución lineal. La
tonalita solo en algunos casos se ajusta a la línea evolutiva, por lo que sus relaciones genéticas
con los gabros requiere más estudio (Ligarda, 1989).
Las muestras de la zona de estudio, muestran en general, caracteres muy parecidos a
las tonalitas de Curahuasi, ya que se hallan distribuidas cerca a estos, en una misma ubicación
estructural. Además se hallan entre las tonalitas y las microdioritas de Curahuasi. Los diagramas
de TiO
2
y P
2
O
5
, sobre MgO, sugieren que las series magmáticas del área Curahuasi-
Limatambo-Zurite (Fig. 29), no pertenecen a la misma línea evolutiva magmática.
Ligarda (1989) en la zona de Curahuasi, muestra que los elementos químicos tanto
de las microdiorita, tonalita, familia de las granodioritas, se hallan fuera de la línea evolutiva
del gabro, demostrando con ello que no son co-magmáticos, es decir no proceden del mismo
|NOEMMEì
14ó
magma sino que hubo varias pulsaciones magmáticas, lo que se asume para los magmas de
Limatambo-Zurite.
A.O.V EUæU A.O.V EUæU A.O.V EUæU A.O.V EUæU A.O.V EUæU
Hemos tomado una edad radiométrica de Carlier & Bonhomme (inédito) de la
cuarzomonzodiorita de Zurite (Muestra P-101). El mineral utilizado para la datación fue la
plagioclasa y el método K/Ar, dando una edad de 29.7±O.7 Ma (Fin del Oligoceno inferior).
Sin embargo, actualmente se tiene dos muestras, en preparación para ser sometidas a datación,
una del Abra de Huilque y otra del SO de Limatambo. Las consideraciones de edad, además
de la única datación, están basadas en trabajos regionales del Batolito Andahuaylas-Yauri.
Carlier et al., (1989), para todo el Batolito Andahuaylas-Yauri reconoce dos grandes
etapas para el emplazamiento del batolito:
1. La primera etapa, constituye la parte principal del batolito, muestra por lo menos
3 eventos de intrusiones:
a) La intrusión de una serie del gabro, diorita, cuarzodiorita, tonalita, cuya edad podría ser
Cretácica superior. Esta primera etapa constituye el 80 % del volúmen del batolito (Carlier
et al., 1989). Conformada por cumulados básicos y son rocas calco-alcalinas típicas, con
contenido medio de potasio. Los gabros de Curahuasi pertenecen a este primer evento
(Ligarda, 1989).
b) El emplazamiento de macizos kilométricos de gabros, monzogabros y cuarzo monzogabros.
Uno de estos macizos da una edad de 37.0±1.5 Ma (Bonhomme et al., 1985). Son rocas
calco-alcalinas ricas en potasio.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
147
|NOEMMEì
148
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
14º
|NOEMMEì
150
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
151
c) La intrusión de pequeños macizos o diques de sienitas y cuarzosienitas. Parecen emplazarse
al borde norte del batolito, cerca al límite con la Cordillera Oriental.
Los gabros, dioritas, cuarzodioritas del primer evento y los gabros, monzogabros,
cuarzomonzogabros del segundo evento, desarrollan al contacto con las calizas Albo-
Turonianas de la Formación Ferrobamba, skarn de magnetita y/o calcosilicatos (granates).
Un caso parecido pero de pequeñas dimensiones se observa al sur de la quebrada de
Chamancalla, cerca al Abra de Huilque.
2. La segunda etapa, se caracteriza por el emplazamiento de pequeños stocks
subvolcánicos. La primera manifestación de este tipo se caracteriza, por pórfidos
cuarzomonzoníticos y granodioritas. Son portadores de una mineralización cuprífera. Todos
los yacimientos de cobre reconocidos en el Batolito de Andahuaylas-Yauri, pertenecen a este
evento magmático, como los yacimientos de Tintaya, Atalaya, Coroccohuayco, etc. Dataciones
radiométricas de estos cuerpos (Tintaya) dan edades entre 38 y 27 Ma (Carlier & Bonhomme,
inédito).
Los cuerpos intrusivos de nuestra zona de estudio, parecen pertenecer a esta etapa,
lo que es confirmado por la datación radiométrica de Zurite, es decir de 29.7±0.7 (Carlier &
Bonhomme, inédito).
Posteriormente se emplazan los diques que afectan a las rocas anteriores.
En conclusión, pensamos que los gabros de Curahuasi que son las rocas más anti-
guas, podrían ser Cretácicas superiores, tal como lo considera Carlier et al. (1989). El segun-
do evento, caracterizado por los granitoides sería mas bien Eoceno superior a Oligoceno, tal
como lo muestran las dataciones radiométricas. Finalmente, los diques pueden corresponder
a varios eventos, así, las monzodioritas de la zona de estudio podrían ser los diques más
antiguos y los otros diques, de cuarzomonzodiorita, particularmente de Querobamba que
corta a la Formación Anta, serían posteriores.
A.O.O OM¡OEM OE LOG NAONAG A.O.O OM¡OEM OE LOG NAONAG A.O.O OM¡OEM OE LOG NAONAG A.O.O OM¡OEM OE LOG NAONAG A.O.O OM¡OEM OE LOG NAONAG
De acuerdo a los datos geoquímicos, los magmas del borde norte del Batolito
Andahuaylas-Yauri son del tipo calco-alcalino y su origen está relacionada a la zona de
subducción de la placa Nazca, bajo la placa Sudamericana.
|NOEMMEì
152
A.O.O VOLCAM¡COG A.O.O VOLCAM¡COG A.O.O VOLCAM¡COG A.O.O VOLCAM¡COG A.O.O VOLCAM¡COG
A.O.O.4 V A.O.O.4 V A.O.O.4 V A.O.O.4 V A.O.O.4 Vo¡c&H¡coe T o¡c&H¡coe T o¡c&H¡coe T o¡c&H¡coe T o¡c&H¡coe Terc¡ær¡oe erc¡ær¡oe erc¡ær¡oe erc¡ær¡oe erc¡ær¡oe
Los eventos volcánicos andinos se desarrollaron particularmente en el borde sur del
Cuadrángulo de Urubamba. Se trata de coladas volcánicas que sobreyacen en discordancia
a la Formación Anta. Estas secuencias fueron cartografiadas dentro del Cuadrángulo de
Cotabambas, como Volcánicos Tacaza (Marocco, 1975). Sin embargo, a partir de las
superposiciones estratigráficas, parecen tratarse de eventos volcánicos más jóvenes.
Por encontrarse exactamente al límite sur del Cuadrángulo de Urubamba y sobreyacer
a la Formación Anta, se le ha cartografiado dentro de esta unidad.
Una muestra estudiada, P-134, indica que se trata de una andesita latítica de color
blanco violácea. La plagioclasa sódica (Ab68-70) es subhedral y se halla maclada con am-
pollas de otro feldespato. La hornblenda es subhedral al igual que la biotita, la que se encuen-
tra mediana a fuertemente alterada a clorita y óxidos de hierro. La matriz está compuesta por
cuarzo y feldespatos micro a criptocristalinos, acompañados de óxidos de hierro y esferulitas
de plagioclasas.
Por sobreyacer a la Formación Anta, le consideramos de posible edad Mioceno
medio a superior. Actualmente se viene realizando la datación radiométrica de estos volcáni-
cos.
A.O.O.R V A.O.O.R V A.O.O.R V A.O.O.R V A.O.O.R Vo¡c&H¡coe P¡¡o o¡c&H¡coe P¡¡o o¡c&H¡coe P¡¡o o¡c&H¡coe P¡¡o o¡c&H¡coe P¡¡o- -- --CuæterHær¡oe CuæterHær¡oe CuæterHær¡oe CuæterHær¡oe CuæterHær¡oe
Un conjunto de cuerpos volcánicos de dimensiones pequeñas, afloran a lo largo del
límite entre la Cordillera Oriental y las Altiplanicies (Foto 38), en particular en los cuadrángulos
de Urubamba y Calca (Fig. 30).
En la zona de estudio afloran varios cuerpos volcánicos, resaltando los de Pisac,
Koricocha, Huchuyqosqo, Huarocondo, SE de Ancahuasi, Moray, Maras, Huilque,
Limatambo, Cerro Achaco, etc.
Petrográficamente estas rocas son descritas como, andesitas de hornblenda
(Huarocondo, P-110; SE Ancahuasi, P-2; Cerro Achaco, P-12 y Huilque, P-39). La litología
de estas rocas volcánicas (Carlier & Carlotto, 1990) es más o menos similar en todos los
afloramientos, tanto del Cuadrángulo de Urubamba, como regionalmente. Al microscopio
muestran una textura microlítica-fluidal-porfirítica (Foto 39), donde los ejes mayores de los
microlitos y fenocristales se acomodan según el sentido en que fluyó la lava. Los fenocristales
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
153
están compuestos por hornblenda, augita, biotita, flogopita, plagioclasa y cuarzo. Los microlitos
son principalmente de plagioclasa, cuarzo, biotita, flogopita y opacos. Los fenocristales y
microlitos están envueltos en una masa de pasta y vidrio. Las plagioclasas sódica están
englobando plagioclasas zonadas con un débil borde de reacción y otros fenocristales marro-
nes (anfíboles). Existen los dos tipos de hornblenda (basáltica y hornblenda común), tiene un
color marrón alterandose a opacos y además presenta bordes de reacción.
|NOEMMEì
154
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
155
|NOEMMEì
15ó
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
157
Estas rocas están alineadas dentro la provincia de rocas volcánicas recientes de la
región de Cusco-Apurímac-Ayacucho. Pertenecen a manifestaciones volcánicas Plio-
Cuaternarias de afinidad shoshonítica (Bonhomme, et al. 1988; Carlier & Carlotto, 1990),
emplazados en una zona de fallas activas normales (Cabrera, 1988), al límite entre la Cordi-
llera Oriental y las Altiplanicies, entre Ayacucho y Sicuani. Este vulcanismo, está caracteriza-
do por coladas de lavas de dimensiones pequeñas (0.5 a 5 km
2
) y raros conos de escorias.
Todos estos cuerpos volcánicos están situados al este del arco calco-alcalino andino.
Los análisis químicos, y particularmente la relación SiO
2
/K
2
O, indican que las rocas
volcánicas de la región Cusco-Apurímac, incluídas las que afloran dentro de los cuadrángulos,
corresponden a las series shoshoníticas (absarokitas, shoshonitas s.s., banakitas y latitas
shoshoníticas) (Carlier & Carlotto, inédito).
Las shoshonitas constituyen una de las asociaciones magmáticas encontradas encima
de las zonas de subducción. Aparecen localmente en las partes internas de los arcos insulares
y de las márgenes continentales activas. Las rocas shoshoníticas están caracterizadas por sus
leyes altas en Al
2
O
3
, K
2
O, Rb, Ba, Sr, P, Pb, tierras raras ligeras y leyes bajas en Ti. El origen
y la evolución de las asociaciones shoshoníticas no están claramente establecidas. La textura
y la composición química de rocas y minerales de dos edificios volcánicos, uno de Quimsachata
y el otro de Oroscocha (Sicuani), sugieren el origen de las shoshonitas del sur del Perú, por
mezclas de magmas lamprofíricos y peraluminosos posiblemente ligados a la subducción del
Escudo Brasileño bajo la Cordillera Oriental (Carlier & Carlotto, 1990).
Estas rocas son posteriores a la red hidrográfica, en la que provocaron perturbacio-
nes: el volcán de Rumicolca represó el río Huatanay, formando la laguna de Lucre (Marocco,
1978) (Cuadrángulo de Cusco), en tanto que la laguna Koricocha al sur del Cuadrángulo de
Calca, parece haberse represado por los volcánicos shoshoníticos que se emplazaron en ese
lugar. Existen algunas dataciones radiométricas en zonas aledañas al cuadrángulo, que indican
edades de .7 Ma. para las rocas de Rumicolca (Kaneoka et al., 1984); 0.59±0.25 Ma para
Huambutío (Bonhomme et al., 1985), y 0.025 Ma para Quimsachata (Kaneoka et al., 1984).
Las formaciones fluvio-lacustres pleistocénicas de la cuenca de Chincheros (Formación San
Sebastián), sobreyacen a la Formación Chincheros de posible edad Pliocena, las que son
contemporáneas con coladas shoshoníticas (Cabrera, 1988). Por lo tanto, se asume una
edad Plio-Cuaternaria para las lavas shoshoníticas de la región.
|NOEMMEì
158
15º
+)2167 8
TECTOM¡CA TECTOM¡CA TECTOM¡CA TECTOM¡CA TECTOM¡CA
En este capítulo se hace una descripción de las estructuras a partir de los planos
geológicos y esquema estructural (Fig. 31), que permiten establecer una cronología relativa
de fases; luego se describen las 4 secciones estructurales, para finalmente presentar la evolu-
ción tectónica y paleogeográfica del área de estudio.
O.4 OEGCM¡PC¡OM OE LAG EGTMUCTUMAG A PAMT¡M
OEL PLAMO OEOLOO¡CO V EGTMUCTUMAL
La zona de estudio se puede dividir en tres dominios estructurales, cada una caracte-
rizada por un estilo tectónico propio: Dominio NE, Dominio SO y Dominio Intermedio, que
aproximadamente corresponde al río Vilcanota.
4. Oow¡H¡o ME [CorU¡¡¡eræHo] 4. Oow¡H¡o ME [CorU¡¡¡eræHo] 4. Oow¡H¡o ME [CorU¡¡¡eræHo] 4. Oow¡H¡o ME [CorU¡¡¡eræHo] 4. Oow¡H¡o ME [CorU¡¡¡eræHo]
Corresponde a la Cordillera Oriental, donde afloran rocas del Paleozoico inferior y
cuerpos intrusivos del Pérmiano superior. Este dominio se caracteriza por presentar pliegues
kilométricos de dirección NO-SE, con planos axiales verticales a subverticales. Dentro de
estos pliegues resaltan el Anticlinal de Paucartambo, el Anticlinorio de Colquepata y de
Suntucocha, en el Cuadrángulo de Calca y el Sinclinorio de Yanacocha en el Cuadrángulo de
Urubamba. Todas estas estructuras se hallan afectadas por cabalgamientos y fallas inversas
que tienen una vergencia hacia el SO.
El Anticlinal de Paucartambo tiene una dirección NO-SE. El núcleo, está constituído
por la Formación Sandia y los flancos por la Formación Paucartambo, no encontrándose la
Formación Zapla que se halla erosionada. En ambos flancos contiene pliegues menores para-
lelos a la estructura principal, los que están asociados a una esquistosidad de plano axial
vertical a subvertical.
|NOEMMEì
1ó4
· Una segunda fase, que deforma la primera fase con dirección NE-SO, también son plie-
gues de plano axial, asociado a una esquistosidad. Es de menor importancia y se caracte-
riza algunas veces, por pliegues en chevron y knick de escala métrica a decimétrica, muy
características en la Formación San José.
El metamorfismo esta representado por rocas metamórfica como las cuarcitas
micáceas, esquistos sericíticos y cloríticos, pizarras, etc. Estas rocas indican esencialmente un
metamorfismo epizonal (Marocco, 1978).
R] Oow¡H¡o GO [A¡t¡p¡&H¡co]. R] Oow¡H¡o GO [A¡t¡p¡&H¡co]. R] Oow¡H¡o GO [A¡t¡p¡&H¡co]. R] Oow¡H¡o GO [A¡t¡p¡&H¡co]. R] Oow¡H¡o GO [A¡t¡p¡&H¡co].
Este dominio se halla en el sector SO de los cuadrángulos de Urubamba y Calca.
Aquí afloran rocas de edad Meso-Cenozoica, particularmente del Grupo Yuncaypata, las
formaciones Quilque y Chilca, el Grupo San Jerónimo y La Formación Anta. Este dominio se
puede dividir en 3 sectores: Sector este, Sector oeste y Sector central.
· En el Sector este, se pueden observar pliegues plurikilométricos de dirección ONO-ESE
a NO-SE, con plano axial ligeramente inclinado hacia el sur y que ha desarrollado una
esquistosidad de pliegue. Resalta el Anticlinal de Piuray (Casos, 1991; Carlotto et al.,
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1ó5
1994) que en realidad es una estructura anticlinoria cuyo núcleo está conformado por la
Formación Puquín y la Formación Quilque, en tanto que en los flancos se tiene al Grupo
San Jerónimo. En el núcleo aparecen dos anticlinales separados por un sinclinal, todos
algo asimétricos, donde, el que se localiza en la parte septentrional se halla cortado por
una falla inversa. En este sector el Grupo San Jerónimo se halla en débil discordancia
angular sobre la Formación Quilque. En la parte norte del anticlinorio, se aprecia un sincli-
nal que afecta al Grupo San Jerónimo al que se denomina Sinclinal de Antalquilca (Chávez,
1995). El flanco sur de este sinclinal se halla invertido, en tanto su flanco norte se halla
afectado por una falla de rumbo con orientación NO-SE.
El flanco sur del Anticlinorio de Piuray, está constituído por las Capas Rojas del
Grupo San Jerónimo, que buzan al sur. Este flanco se halla cortado por la Falla Tambomachay,
que hace repetir al Grupo Yuncaypata.
El límite oeste del anticlinorio está afectada por fallas inversas N-S y NO-SE, que
parecen estar asociadas a diapiros evaporíticos, por lo que, los contactos son bastante irre-
gulares.
• En el Sector oeste, se tiene una zona ubicada al norte de Limatambo y del Abra de
Huilque, la que está caracterizada por la presencia de secuencias meso-cenozoicas. Afloran
rocas de los grupos Yuncaypata y San Jerónimo, las que se hallan plegadas. Los pliegues
son principalmente de dirección NE-SO, los mismos que están cortados por fallas inver-
sas y por diapiros evaporíticos. Los pliegues parecen haberse formado por propagación
de fallas inversas, que tienen una vergencia norte. Igualmente estos pliegues han debido
estar controlados por juegos de rumbo sinestral (Falla Zurite-Limatambo), durante la se-
dimentación del Grupo San Jerónimo (Carlotto, et al., 1996). Al sur de esta zona aparece
la parte norte del Batolito Andahuaylas-Yauri, que cabalga al NE.
• En el Sector central, se aprecia claramente los afloramientos evaporíticos del Grupo
Yuncaypata, los que han sido denominados como Domo de Maras (Marocco, 1978). En
esta zona los yesos parecen provenir principalmente de la Formación Maras. Esta estruc-
tura forma un cuerpo más o menos elongado de 25 a 30 km de longitud y 15 km de ancho.
Parece cortar a las estructuras NO-SE del Anticlinorio de Piuray e igualmente afecta a los
pliegues NE-SO del subsector este.
Sobre este domo, aparecen algunos afloramientos aislados de areniscas y lutitas del
Grupo San Jerónimo tales como de la laguna de Huaypo, del cerro Sacro y al SE de Maras,
las que están controladas por fallas inversas con vergencia norte (por ejemplo la falla de
Huaypo). Estas fallas son las que han expulsado los yesos, y las hacen repetir, lo que explica
el gran espesor de los mismos. Posteriormente, estas fallas inversas han jugado como fallas
normales controlando el emplazamiento de los cuerpos volcánicos shoshoníticos que afloran
sobre las evaporitas (Chávez, 1995).
|NOEMMEì
1óó
O] Oow¡H¡o ¡HterweU¡o O] Oow¡H¡o ¡HterweU¡o O] Oow¡H¡o ¡HterweU¡o O] Oow¡H¡o ¡HterweU¡o O] Oow¡H¡o ¡HterweU¡o
Este dominio puede subdividirse en dos: uno NE y otro SO que corresponde aproxi-
madamente a los flancos del Anticlinal de Vilcanota (Foto 41). Este Anticlinal de dirección
NO-SE, tiene como núcleo aflorante al Grupo Copacabana. El Dominio Intermedio, se trun-
ca al NO con un accidente paleogeográfico NE-SO (accidente de Patacancha), que parece
haber controlado y limitado el desarrollo del Grupo Mitu, e igualmente su segmento sur pare-
ce haber controlado la sedimentación del Grupo San Jerónimo.
Las rocas que afloran en este dominio corresponden principalmente al Paleozoico
superior y Meso-Cenozoico. Sin embargo, hacia la Cordillera Oriental y en zonas de esca-
mas tectónicas, afloran rocas del Paleozoico inferior.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1ó7
• La parte NE corresponde a varios sistemas de cabalgamientos NO-SE con vergencia al
SO (Fotos 42 y 43) que hace repetir al Grupo Mitu sobre la Formación Paucarbamba y
la Formación Paucartambo sobre el Grupo Mitu, todo esto en el flanco NE del Anticlinal
de Vilcanota.
Se pueden distinguir dos sistemas de cabalgamientos NO-SE con vergencia al SO, relativa-
mente importantes, uno ubicado entre Cancha Cancha, Machacancha, norte de Pisac y
que se prolonga hasta el norte de San Salvador, que hace repetir al Grupo Mitu a través
de la Formación Huancané y la Formación Paucarbamba. El otro, que viene desde el
borde SE del Cuadrángulo de Calca y se extiende hacia la zona de Lares, está compuesto
por varias escamas de Mitu y de la Formación Paucartambo, pero que su importancia
esta dada por que pone en contacto al Paleozoico inferior sobre el Permo-Triásico. Estos
sistemas están genéticamente ligados.
• La parte SO se caracteriza por la existencia pequeños cabalgamientos NO-SE con
vergencia NE que hacen repetir al Grupo Mitu sobre la Formación Huancané por inter-
medio de la Formación Paucarbamba y sobre todo por la presencia de fallas de rumbo
con dirección andina (NO-SE), que en la zona de estudio, se extiende desde las lagunas
de Totoracocha, pasando por Uchuyccosco hasta el norte de Urubamba y Yanahuara,
hasta truncarse con el accidente de Patacancha. Esta falla pone en contacto a manera de
escamas rocas del Paleozoico inferior con rocas del Paleozoico superior y del Meso-
Cenozoico particularmente del Grupo San Jerónimo. Se trata de un sistema posiblemente
dextral que saca al afloramiento rocas antiguas del Palezoico inferior a manera de estruc-
turas en “flor” tal como se observa en Uchuyccosco, en la quebrada de Sutuc y el laguna
de Totoracocha. A lo largo de este sistema de fallas de rumbo, se emplazan varios cuer-
pos shoshoníticos cuaternarios.
Paleogeográficamente este dominio intermedio correspondería a un alto estructural
(Umbral Cusco-Puno) (Carlotto, 1992).
Las estructuras descritas anteriormente en el dominio Altiplánico e Intermedio co-
rresponde a la tectónica andina, ya que afectan a rocas meso-cenozoicas. Además todas
estas se hallan afectadas por un plegamiento aproximadamente N30
o
, que afecta a los tres
dominios estructurales. El Sinclinal Antalquilca se halla afectado por pliegues N30
o
, que tam-
bién afectan a las falla de rumbo del Dominio Intermedio SO, tal como se puede ver en el
plano geológico y estructural. En el Dominio Intermedio NE sobresale el Anticlinal de Calca,
que es una estructura que afecta a los volcánicos del Grupo Mitu y a las fallas inversas que
hacen repetir a esta unidad
|NOEMMEì
1ó8
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1óº
Un sistema de fallas de rumbo de pequeño desplazamiento, afecta a las estructuras
anteriores resaltando en la zona de estudio una que se halla cerca a la comunidad de Totora
y que desplaza el cabalgamiento del mismo nombre. Esta falla tiene un comportamiento dextral
y desplaza aproximadamente de 1 a 2 km. Otra falla NE-SO lo constituye la que se halla
cerca de Uchuyccosco y que desplaza a la Formación Huancané y también a la falla de
rumbo del Dominio Intermedio. Esta falla también es dextral y tiene un desplazamiento de
aproximadamente 1 km. Este sistema de fallas es bastante frecuente pero por razones de
escala y su poco desplazamiento no permite ubicarlos en el plano geológico.
O.R CMOMOLOO¡A OE F O.R CMOMOLOO¡A OE F O.R CMOMOLOO¡A OE F O.R CMOMOLOO¡A OE F O.R CMOMOLOO¡A OE FAGEG AGEG AGEG AGEG AGEG
A partir del análisis de la carta geológica y estructural de la zona de estudio podemos
deducir la siguiente cronología de fases, teniendo en cuenta los diferentes dominios estructu-
rales.
Las deformaciones más antiguas están representadas por los anticlinorios y sinclinorios
plurikilométricos NO-SE de la Cordillera Oriental, las que parecen ser pliegues de propaga-
ción de fallas que pudieron desarrollarse durante la fase eoherciniana. Una segunda fase de
deformación eoherciniana con pliegues menores NE-SO afectan a las estructuras anteriores.
Pliegues en chevron parece desarrollarse en esta segunda fase. El accidente de Patacancha
corresponde a una falla NE-SO, que parece haber jugado durante el Permo-Triásico y con-
trolado la cuenca Mitu. Además parece haberse reactivado antes de Neocomiano, ya que la
Formación Huancané sella esta estructura en su sector norte.
El sistema de pliegues NO-SE y NE-SO del Dominio Altiplánico (Anticlinorio de
Piuray o pliegues del norte de Limatambo-Zurite) que en realidad constituyen pliegues de
propagación de fallas, se han originado en primer lugar en el Dominio SO.
Posteriormente se han formado las fallas y cabalgamientos con vergencia SO del
Dominio Intermedio norte. Es posible que los cabalgamientos eohercinianos se reactivaron
en esta época.
El sistema de fallas de rumbo del Dominio Intermedio sur, han jugado posteriormente
sin embargo, este sistema es más antiguo, puesto que han controlado la sedimentación y la
deformación sinsedimentaria de las Capas Rojas del Grupo San Jerónimo.(Chávez, 1995;
Carlotto et al., 1996).
Posteriormente un plegamiento NE-SO, afecta a los tres dominios estructurales. Fi-
nalmente las fallas N-S, NE-SO, parecen ser las últimas estructuras en formarse.
|NOEMMEì
170
Esta cronología de fases es solamente a partir de las interpretaciones de las cartas
geológicas, las que serán integradas a la interpretación de las secciones estructurales, para
establecer el calendario de las deformaciones y la evolución tectónica y sedimentaria de los
cuadrángulos.
O.O. OEGCM¡PC¡OM OEONETM¡CA OE L O.O. OEGCM¡PC¡OM OEONETM¡CA OE L O.O. OEGCM¡PC¡OM OEONETM¡CA OE L O.O. OEGCM¡PC¡OM OEONETM¡CA OE L O.O. OEGCM¡PC¡OM OEONETM¡CA OE LAG GEC AG GEC AG GEC AG GEC AG GEC- -- --
C¡OMEG EGTMUCTUMAG C¡OMEG EGTMUCTUMAG C¡OMEG EGTMUCTUMAG C¡OMEG EGTMUCTUMAG C¡OMEG EGTMUCTUMAG
Los tres dominios estructurales reconocidos en el plano geológico y estructural, tam-
bién son diferenciados en las secciones estructurales.
Gecc¡dH Eetructuræ¡ A-M-C
En esta sección estructural, se puede diferenciar solo dos dominios, el Altiplánico y el
Oriental. El Dominio Altiplánico se caracteriza por una vergencia estructural al NE, las es-
tructuras se emplazan principalmente en rocas meso-cenozoicas. El Dominio Oriental pre-
senta una vergencia estructural al SO, y afecta principalmente a rocas del Paleozoico inferior.
Las estructuras desarrolladas en el Dominio Altiplánico, se caracterizan por presen-
tar pliegues suaves, cabalgamientos y un diapirismo evaporítico. Los flancos de los pliegues
se encuentran en contacto fallado con cuerpos diapíricos. En el extremo SO de la sección, un
cabalgamiento importante afecta a rocas del Paleozoico y del Mesozoico (Falla de Limatambo-
Zurite) y aparentemente correspondería a la reactivación de fallas normales (inversión tectónica).
En la parte anterior de este cabalgamiento, se presenta la Formación Anta. Al frente de esta
estructura, se tiene el emplazamiento de una cuña intercutánea que flexiona un cuerpo diapírico
(Formación Maras). Estas estructuras, son originadas por pliegues por flexión y propagación
de fallas.
El Dominio Oriental, se caracteriza por presentar plegamientos suaves que afectan a
unidades ya deformadas del Paleozoico inferior (Tectónica Herciniana). Estos pliegues por
propagación y flexión de falla, corresponden a reactivaciones posiblemente andinas de fallas
normales pre-existentes (inversiones tectónicas).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
171
Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-E-F Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-E-F Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-E-F Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-E-F Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-E-F
Los tres dominios estructurales han sido identificados en esta sección.
El Dominio Altiplánico, corresponde al emplazamiento del Domo de Maras (Marocco,
1978). Este domo, es originado por la expulsión de niveles evaporíticos al frente de
cabalgamientos ciegos. Al igual que en la sección (A-B-C), la Formación Anta, también se
desarrolló en la parte anterior de un cabalgamiento mayor (Falla Limatambo-Zurite), el que
corresponde a la reactivación en compresión de fallas normales. El borde oriental de este
domo, es afectado por una cuña intercutánea, la que deforma rocas paleozoicas, mesozoicas
y paleógenas.
En el Dominio Intermedio, se puede evidenciar la existencia de una falla de rumbo
que pone en contacto al Grupo San Jerónimo con las formaciones Chilca y Quilque. Este
movimiento de rumbo, origina la reactivación inversa de antiguas fallas normales que contro-
laron el emplazamiento del Grupo San Jerónimo.
En la zona que corresponde al Dominio Oriental, se puede observar la repetición del
Grupo Mitu, estas fallas corresponden a inversiones tectónicas de la cuenca permo-triásica.
Esto es evidenciado por la variación de espesores importantes del Grupo Mitu hacia el NE
de dichas fallas. En la porción NE del Dominio Oriental, se tiene el emplazamiento del
Paleozoico inferior (Formación Paucartambo) sobre el Permo-Triásico (Grupo Mitu), esta
superposición corresponde a una falla inversa (inversión tectónica), mientras que el contacto
entre la Formación San José y la Formación Paucartambo correspondería a un cabalgamien-
to. Las unidades del Paleozoico inferior se presentan afectadas por pliegues con flancos
invertidos los que son originados por fallas profundas relacionadas a la Tectónica Herciniana
y Andina.
Gecc¡dH Eetructuræ¡ O-M-¡
Al igual que en las dos secciones anteriores, se puede evidenciar los tres dominios
estructurales .
En el Dominio Altiplánico, el borde SO y la porción central, se caracterizan por el
emplazamiento del Grupo San Jerónimo; y el borde NE por las unidades cretácicas y
paleógenas. Estas unidades litológicas, se presentan limitadas al sur por el Domo de Maras,
que deforma en pliegues suaves a las formaciones Puquín, Quilque y Chilca. Al igual que la
sección A-B-C, un nivel de despegue se ubica a la base de la Formación Paucarbamba y
expulsa los cuerpos evaporíticos al frente de estos corrimientos (Río Cachimayo-Tamboracay
y Umasbamba-río Vilcanota). Esta expulsión es reforzada por la sobrecarga sedimentaria.
|NOEMMEì
172
El Dominio Intermedio, corresponde a fallas de rumbo que originan repeticiones de
la Formación Huancané a manera de estructura en “flor”, y limitan en ambos flancos al Anticlinal
de Vilcanota.
El limite SO del Dominio Oriental se caracteriza por inversiones tectónicas de las
cuencas permo-carbonífera y permo-triásica. Una erosión importante post-Copacabana y
pre-Mitu, es interpretada en esta zona, ya que el Grupo Mitu sobreyace en discordancia
erosional al Siluro-Devoniano. La presencia de niveles de la Formación Zapla, limitada por
dos fallas que definen un antiguo graben, explicaría una erosión importante hacia ambos flan-
cos (antiguos horsts) del graben y la ausencia de estas unidades hacia el extremo NE. Las
unidades del Paleozoico inferior que afloran en la parte central y NE del Dominio Oriental, se
encuentran afectadas por inversiones tectónicas y flexionan estas unidades ya deformadas
por la Tectónica Herciniana.
Gecc¡dH Eetructuræ¡ U-M Gecc¡dH Eetructuræ¡ U-M Gecc¡dH Eetructuræ¡ U-M Gecc¡dH Eetructuræ¡ U-M Gecc¡dH Eetructuræ¡ U-M
Solo dos dominios estructurales son observados en esta sección, el Dominio Inter-
medio y el Dominio Oriental.
El Dominio Intermedio se caracteriza por el Anticlinal de Vilcanota, el que es origina-
do en profundidad por un pliegue por flexión de falla, que aparentemente define esta estruc-
tura. El flanco NE del anticlinal está afectado por fallas inversas (antiguas fallas normales
reactivadas), que hace repetir al Grupo Mitu.
El Dominio Oriental se caracteriza por el emplazamiento del Paleozoico inferior y
corresponde, tanto en la parte SO y NE a la reactivación en compresión de fallas normales
paleozoicas (inversiones tectónicas), las que se van haciendo verticales en profundidad. Estas
fallas flexionan las unidades del Paleozoico inferior ya deformadas por la Tectónica Herciniana.
O.A EVOLUC¡OM TECTOM¡CA V O.A EVOLUC¡OM TECTOM¡CA V O.A EVOLUC¡OM TECTOM¡CA V O.A EVOLUC¡OM TECTOM¡CA V O.A EVOLUC¡OM TECTOM¡CA V
P PP PPALEOOEOOMAF¡CA ALEOOEOOMAF¡CA ALEOOEOOMAF¡CA ALEOOEOOMAF¡CA ALEOOEOOMAF¡CA
LevæHtæw¡eHto y Eroe¡dH AHte- LevæHtæw¡eHto y Eroe¡dH AHte- LevæHtæw¡eHto y Eroe¡dH AHte- LevæHtæw¡eHto y Eroe¡dH AHte- LevæHtæw¡eHto y Eroe¡dH AHte-OrUov¡c¡æHæ OrUov¡c¡æHæ OrUov¡c¡æHæ OrUov¡c¡æHæ OrUov¡c¡æHæ
Una gruesa serie metamórfica (Formación Ollantaytambo) sin contenido de fósiles,
infrayace posiblemente en discordancia al Ordoviciano (Formación Verónica). La presencia
de rocas volcánicas y la abundancia de cineritas verdes sugieren un origen vulcano sedimentario
y un medio de sedimentación probablemente continental (Marocco, 1977). Estas rocas po-
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
173
drían corresponder a molasas vulcano-sedimentarias posteriores a la tectogénesis brasilide
(550-600 Ma), entonces es posible atribuir estas molasas al Cambriano.
T TT TTectdH¡cæ U¡eteHe¡væ y/o GuÐe¡UeHc¡æ Ue¡ ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ y/o GuÐe¡UeHc¡æ Ue¡ ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ y/o GuÐe¡UeHc¡æ Ue¡ ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ y/o GuÐe¡UeHc¡æ Ue¡ ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ y/o GuÐe¡UeHc¡æ Ue¡
CæwÐr¡æHo tærUio CæwÐr¡æHo tærUio CæwÐr¡æHo tærUio CæwÐr¡æHo tærUio CæwÐr¡æHo tærUio- -- --OrUovic¡co tewpræHo OrUovic¡co tewpræHo OrUovic¡co tewpræHo OrUovic¡co tewpræHo OrUovic¡co tewpræHo
Una serie sedimentaria metamórfica conglomerádica de origén aluvial (Formación
Verónica), infrayacente a depósitos del Ordovícico inferior (Formación San José). Estos
pueden ser atribuidos probablemente a movimientos epirogénicos y podrían corresponder a
los depósitos precursores de la formación de la cuenca subsidente, que albergó los sedimen-
tos del Paleozoico inferior y medio (Marocco, 1977).
Poe¡Ð¡ee ev¡UeHc¡æe Ue ¡æ T Poe¡Ð¡ee ev¡UeHc¡æe Ue ¡æ T Poe¡Ð¡ee ev¡UeHc¡æe Ue ¡æ T Poe¡Ð¡ee ev¡UeHc¡æe Ue ¡æ T Poe¡Ð¡ee ev¡UeHc¡æe Ue ¡æ TectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ TæcdH¡cæ æcdH¡cæ æcdH¡cæ æcdH¡cæ æcdH¡cæ
Se ha considerado a la Formación Zapla de edad Ashgiliana, que sobreyace en apa-
rente concordancia a la Formación Sandia del Caradociano. La Formación Zapla solo aflora
en el Anticlinorio de Suntucocha. En otros sectores de los cuadrángulos, la Formación
Paucartambo. sobreyace a la Formación Sandia, lo que explica una fuerte erosión posible-
mente al final del Ordoviciano. Este fenómeno estaría en relación con la denominada fase
Tacónica, la que se habría manifestado en la zona de estudio por movimientos verticales y
erosiones importantes.
T TT TTectdH¡cæ Merc¡H¡æHæ ectdH¡cæ Merc¡H¡æHæ ectdH¡cæ Merc¡H¡æHæ ectdH¡cæ Merc¡H¡æHæ ectdH¡cæ Merc¡H¡æHæ
Se llama Tectónica Herciniana, al conjunto de deformaciones que han afectado los
depósitos Paleozoicos entre fines del Devónico y el Triásico medio. La Tectónica Herciniana,
presenta 3 principales etapas de deformación (Dalmayrac et al., 1977):
TectdH¡cæ EoHerc¡H¡æHæ
Representada por una compresión que originó un plegamiento polifásico, entre el
Devónico superior y el Misisipiano inferior. Está fosilizada por una discordancia angular entre
los depósitos Permo-Carboníferos y las series plegadas del Paleozoico inferior (Dalmayrac
et al., 1977). Esta discordancia se observa al norte de Limatambo donde el Grupo Copacabana
sobreyace sobre la Formación San José.
|NOEMMEì
174
El plegamiento Eoherciniano (Audebaud, 1973, Marocco, 1978; Carlotto et al., 1988)
es polifásico. En la Cordillera Oriental, se distingue:
a.- Un sistema de pliegues con dirección (N120
o
en promedio) de una primera fase F1 que
pliega por primera vez las series del Paleozoico inferior. Estos pliegues están acompaña-
dos por una esquistosidad de plano axial vertical. En algunos casos y cerca a fallas poste-
riores (andinas) el plano axial y esquistosidad originalmente verticales, se inclinan parale-
lamente a las fallas posteriores, por efecto de éstas (norte del Anticlinal de Vilcanota).
Esta fase que viene a ser la más visible adquiere direcciones estructurales que varían de
oeste a este. Los anticlinorios y sinclinorios que afectan a la cordillera Oriental correspon-
derían a esta primera fase, Estas estructuras en parte serían de propagación de Falla. El
estilo de deformación varía en función de la litología. Las series pizarro-esquistosas mues-
tran generalmente una deformación más intensa que las que afectan a las barras
conglomerádicas o cuarcíticas. Dentro de las zonas bien tectonizadas, con litología monó-
tona, las megaestructuras son invisibles, mientras que las zonas poco tectonizadas con
litología diferenciada son más favorables para observar las grandes estructuras.
b.- También han sido reconocidas estructuras más pequeñas de dirección NE-SO que cor-
tan a las anteriores, se trata de pliegues en chevron de escala centimétrica (Fotos 10 y 40)
Esta fase es menos importante que la anterior, no se ve claramente en las porciones más
tectonizadas de la cadena herciniana. Esta segunda fase, reorienta las estructuras de la
primera fase, siguiendo las direcciones que varían de N30
o
a N60
o
y se caracteriza por
pliegues y planos axiales verticales acompañados de una esquistosidad. No se han reco-
nocido grandes estructuras de esta segunda fase.
Una de las características principales de la Cadena Eoherciniana, es la verticalidad
de las estructuras, dentro de las zonas bien tectonizadas, donde los pliegues de la primera
fase son sub-isoclinales y afectados de una esquistosidad, la pendiente de los planos axiales
nunca es inferior a los 50-60°, y es difícil observar la influencia exacta de la Tectónica Andina
sobre las estructuras hercinianas.
O¡eteHe¡dH Perwo-CærÐoHiferæ e ¡HU¡v¡Uuæ¡¡zæ-
c¡dH Ue¡ UwÐræ¡ Cueco-PuHo
Durante el Permo-Carbonífero un evento distensivo muy importante creó la cuenca
Copacabana. Esta cuenca, aparentemente se encontró restringida a la Cordillera Oriental, y
su límite occidental correspondería al Altiplano. En efecto, la posible ausencia del Grupo
Copacabana en la parte denominada Altiplánica, y su presencia hacia el Dominio Oriental
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
175
(Cordillera Oriental), puede explicar la existencia de una zona positiva que controló y limitó
de alguna manera la cuenca Permo-Carbonífera. Esta zona positiva pudo entonces constituir
el elemento estructural precursor del Umbral Cusco-Puno y se extendía más o menos en una
dirección NO-SE (Chávez, 1995).
T TT TTectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ T ectdH¡cæ TærU¡Herc¡H¡æHæ ærU¡Herc¡H¡æHæ ærU¡Herc¡H¡æHæ ærU¡Herc¡H¡æHæ ærU¡Herc¡H¡æHæ
Una tectónica distensiva y muy intensa, desarrollada durante el Permo-Triásico origi-
nó la individualización de la Cuenca Mitu. Esta cuenca que se encontraba limitada en su parte
occidental por el Umbral Cusco-Puno, presentaba variaciones transversales de espesor muy
importantes hacia el NE, mientras que el alto estructural que la limitaba, aparentemente se
mantenía estable (Chávez,1995). Las fallas inversas que cortan los flancos del Anticlinal de
Vilcanota, han actuado durante la fase Tardiherciana como fallas normales sinsedimentarias
(Carlotto et al., 1988). Esto explica las variaciones de espesor del Grupo Mitu cuando apa-
rece repetido sobre estas fallas.
Contemporáneamente, cuerpos graníticos se emplazan, posiblemente a través de las
fallas normales del Dominio Intermedio NE y Dominio Oriental, e intruyen a rocas del Grupo
Mitu y del Paleozoico inferior, dejando en algunos casos afloramientos colgados del Mitu
(Quelcanca).
Nov¡w¡eHtoe MevæU¡æHoe Nov¡w¡eHtoe MevæU¡æHoe Nov¡w¡eHtoe MevæU¡æHoe Nov¡w¡eHtoe MevæU¡æHoe Nov¡w¡eHtoe MevæU¡æHoe
Una discordancia observada al techo del Grupo Mitu y sellada por la Formación
Huambutío podría ser interpretada como consecuencia de una tectónica Nevadiana, ya que
solo se puede precisar que ocurrieron posteriormente al emplazamiento del Grupo Mitu y es
fosilizado por el arribo de la Formación Huambutío.
La ausencia de depósitos pertenecientes al Triásico superior-Jurásico medio, mani-
fiesta una laguna sedimentaria de más de 50 Ma. La ausencia de estos depósitos pueden
indicar una erosión muy intensa o un levantamiento a escala regional durante todo este lapso
de tiempo. Esta surrección regional pudo haber sido ocasionada por flexuramiento, producto
del inicio del establecimiento de una zona de subducción en la margen peruana (Chávez,
1995).
|NOEMMEì
17ó
T TT TTectdH¡cæ U¡eteHe¡væ Ue¡ Uur&e¡co euper¡or ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ Ue¡ Uur&e¡co euper¡or ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ Ue¡ Uur&e¡co euper¡or ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ Ue¡ Uur&e¡co euper¡or ectdH¡cæ U¡eteHe¡væ Ue¡ Uur&e¡co euper¡or- -- --
Cret&c¡co tewpræHo. Cret&c¡co tewpræHo. Cret&c¡co tewpræHo. Cret&c¡co tewpræHo. Cret&c¡co tewpræHo.
Otro evento distensivo, que origina el basculamiento de bloques y en consecuencia
registra discordancias erosivas, es puesto en evidencia por el emplazamiento de la Formación
Huambutío. La progradación estrato creciente de los conos del Miembro Inferior de la For-
mación Huambutío, deben estar ligados a eventos tectónicos que produjeron el rejuveneci-
miento de relieves (Carlotto, 1992).
En al zona de estudio, en la localidad de Pachar-Paucarbamba (Cuadrángulo de
Urubamba), Carlotto et al., (1991); describen una discordancia en la base y tope de la For-
mación Huambutío, que estaría relacionada a estos movimientos. Estas discordancias parece
seguirse hacia Silque y Muyomayo, donde la Formación Huancané descansa en débil discor-
dancia erosional a un nivel delgado de limolitas que son atribuidas a la Formación Huambutío.
Es posible correlacionar estos eventos distensivos con la fase Virú del norte de Perú
(Jaillard, 1994) que comprende: un evento Kimmeridgiano probablemente relacionado a la
fase Araucana del norte de Chile y Bolivia (Stipanic & Rodrigo, 1969; Sempere at al., 1988);
una fase Tithoniana relacionada a la acreción de bloques (terranes) a lo largo de la margen
norte de los Andes, produciendo una cuenca pull-apart (Cuenca Chicama) y a una repentina
extensión a lo largo de la margen peruana; y a un evento en el Berriasiano muy probablemente
originado por un rifting incipiente del Atlántico sur (Jaillard, 1994).
EetæС¡¡UæU tectdH¡cæ Ue¡ Cret&c¡co ¡Hfer¡or EetæС¡¡UæU tectdH¡cæ Ue¡ Cret&c¡co ¡Hfer¡or EetæС¡¡UæU tectdH¡cæ Ue¡ Cret&c¡co ¡Hfer¡or EetæС¡¡UæU tectdH¡cæ Ue¡ Cret&c¡co ¡Hfer¡or EetæС¡¡UæU tectdH¡cæ Ue¡ Cret&c¡co ¡Hfer¡or
[Meocow¡æHo]. [Meocow¡æHo]. [Meocow¡æHo]. [Meocow¡æHo]. [Meocow¡æHo].
Un período de calma tectónica, es registrado durante la depositación de la Forma-
ción Huancané, según Carlotto (1992), y Carlotto et al., (1995a), sugieren que la sedimenta-
ción de la Formación Huancané estuvo controlada por cambios eustáticos del nivel del mar.
Las estructuras sinsedimentarias (fallas normales) y cambios no importantes de espesor, se-
rían originados por fenómenos de subsidencia diferencial entre el umbral y las cuencas.
Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee NocH¡cæ. Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee NocH¡cæ. Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee NocH¡cæ. Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee NocH¡cæ. Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee NocH¡cæ.
Dentro de las calizas de la Formación Ayavacas se ha podido comprobar la existen-
cia de estructuras sinsedimentarias (fallas normales, slumps, karstificaciones, etc.). Los slumps
pueden explicar, en muchos lugares la ausencia en la pila sedimentaria, y en otros lugares, la
abundancia de calizas con deformaciones sinsedimentarias. Todo esto es interpretado como
efectos de la fase Tectónica Mochica del Perú central (Audebaud, 1973; Carlotto, 1992).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
177
El plegamiento Albiano del Grupo Casma ha sido llamado fase Mochica por Megard
(1984). Jaillard (1994), propone extender este nombre a varios eventos registrados durante
el período Aptiano superior-Cenomaniano inferior-medio. De acuerdo a Jaillard (1994), el
período Mochica comienza entonces por eventos precursores tensionales y volcánicos
(Aptiano superior-Albiano temprano); esta continúa con efusiones de centros volcánicos de
arco o tras arco de la costa, en extensión, que alterna con crisis compresivas (Albiano inferior
a medio). Este período termina con la acreción y deformaciones del sistema arco, tras-arco
(Albiano superior-Cenomaniano inferior a medio) (Jaillard, 1994).
Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee PeruæHæ Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee PeruæHæ Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee PeruæHæ Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee PeruæHæ Efectoe tectdH¡coe Ue ¡æ fæee PeruæHæ
En la zona de estudio se ha podido comprobar efectos de la fase Tectónica Peruana,
la cual se presenta con cambios litológicos y ligeras discordancias, que se describen más
adelante. Bajo esta denominación ha sido reagrupada una serie compleja y todavía mal cono-
cida de varios eventos tectónicos. Tres eventos pueden ser probablemente agrupados (Jaillard,
1994): Límite Turoniano-Coniaciano, Coniaciano superior-Santoniano basal, Campaniano
superior.
EveHto TuroH¡æHo CoH¡æc¡æHo [F EveHto TuroH¡æHo CoH¡æc¡æHo [F EveHto TuroH¡æHo CoH¡æc¡æHo [F EveHto TuroH¡æHo CoH¡æc¡æHo [F EveHto TuroH¡æHo CoH¡æc¡æHo [Fæee P æee P æee P æee P æee Peruæ- eruæ- eruæ- eruæ- eruæ-
Hæ 4, OO-OO Næ] [Uæ¡¡¡ærU,4OOA]. Hæ 4, OO-OO Næ] [Uæ¡¡¡ærU,4OOA]. Hæ 4, OO-OO Næ] [Uæ¡¡¡ærU,4OOA]. Hæ 4, OO-OO Næ] [Uæ¡¡¡ærU,4OOA]. Hæ 4, OO-OO Næ] [Uæ¡¡¡ærU,4OOA].
Este fenómeno es conocido en los cuadrángulos, donde la sedimentación marina
poco profunda (Caliza Yuncaypata o Formación Ayavacas) da paso a una sedimentación
detrítica fina (Secuencia M1 de la Formación Puquín, Carlotto, 1992). Aparentemente esta
sedimentación detrítica sobrepasa el Umbral, llegando a instalarse hasta el Dominio Interme-
dio NE, lo que evidenciaría un levantamiento regional de las zonas más occidentales
(Chávez,1995).
En la Cuenca Occidental y la zona costera del Sur del Perú, el límite Turoniano-
Coniaciano está caracterizado por un cambio paleogeográfico regional. Por una parte, la
regresión de los depósitos calcáreos Albiano-Turonianos y por otra parte, por una irrupción
de material detrítico fino, lo que es interpretado (Jaillard, 1994) como el efecto del levanta-
miento de la zona costera (Cordillera de la Costa).
|NOEMMEì
178
EveHto CoH¡æc¡æHo euper¡or-GæHtoH¡æHo Ðæeæ¡
[Fæee PeruæHæ R, OV-OG Næ] [Uæ¡¡¡ærU, 4OOA]
Dentro de los cuadrángulos se observan, localmente, bancos arenosos a la base de
lutitas y calizas negras del Santoniano (Base de M2 de la Formación Puquín) (Carlotto, en
preparación) lo que podría corresponder a un levantamiento restringido, preferentemente al
limite Sur del Dominio Altiplánico (Chávez, 1995). Esto indicaría una surrección del límite
oriental de la Cuenca Occidental y en consecuencia un ligero aislamiento del Umbral con
relación al mar abierto, lo que explicaría el ambiente restringido de la sedimentación (Jaillard,
1994).
En el Coniaciano superior, la zona de Arequipa, muestra depósitos fluviales grano
creciente, asociados con discordancias progresivas locales (formaciones Querque y Omoye,
Vicente, 1981), interpretadas como cuencas de antepaís incipientes resultadas del inicio del
cabalgamiento Cincha-Lluta (Jaillard, 1994). En la región de Puno, un banco arenoso debajo
de las calizas marinas del Santoniano (base de la parte media de la Formación Vilquechico
medio), podrían representar un eco de dicha tectónica. La zona de estudio es muy probable
que se comportaba como la parte distal de la cuenca de antepaís que se desarrollaba en la
región de Arequipa.
EveHto CæwpæH¡æHo euper¡or [F EveHto CæwpæH¡æHo euper¡or [F EveHto CæwpæH¡æHo euper¡or [F EveHto CæwpæH¡æHo euper¡or [F EveHto CæwpæH¡æHo euper¡or [Fæee P æee P æee P æee P æee Peruæ- eruæ- eruæ- eruæ- eruæ-
Hæ O, VG-VO Næ] Hæ O, VG-VO Næ] Hæ O, VG-VO Næ] Hæ O, VG-VO Næ] Hæ O, VG-VO Næ] [Uæ¡¡¡ærU, 4OOA]
El arribo brusco de areniscas cuarzosas blancas de la base de la Formación Puquín
podría interpretarse como un efecto de la fase del Campaniano superior (Carlotto, en prepa-
ración). La ausencia de estos depósitos hacia el Dominio Intermedio, involucraría también
una mayor erosión y levantamiento hacia estas zonas.
Este evento corresponde a una fase tectónica mayor y está bien marcada en la región
de Arequipa, por el funcionamiento del sobreescurrimiento de Cincha-Lluta (Vicente et al.,
1979), aunque este ya había empezado a funcionar anteriormente.
La Fase Peruana comenzó en la margen peruana durante el Coniaciano basal y culmino
en el Campaniano superior. La existencia de potentes series rojas de origen continental, con-
sideradas de edad Cretácica superior por la existencia de “huellas de dinosaurios” era inter-
pretada como relacionada a la fase tectónica peruana (Córdova, 1986; Noblet et al., 1987),
sin embargo, recientemente Carlotto et al. (1995b) han datado el techo de las Capas Rojas
en 29.9±1.4 Ma, por lo que, estas han sido relacionadas al evento tectónico Inca.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
17º
Fæee Læræw¡æHæ [Cret&c¡co euper¡or-Pæ¡eoceHo]
En la región de Cusco (Carlotto, 1992) pone en evidencia la existencia de una dis-
cordancia erosional entre la Formación Quilque del Paleoceno y la Formación Puquín del
Maestrichtiano, que podría estar relacionada con esta crisis tectónica. Es posible que este
fenómeno haya funcionado con mayor incidencia en Dominio Altiplánico NE. En efecto, en el
Anticlinorio de Piuray la Formación Quilque sobreyace sobre la Megasecuencia M3 o M2
de la Formación Puquín (Chávez, 1995).
Esta fase tectónica es bien conocida en Chile y sospechada en el sur del Perú (Vi-
cente, et al 1979). En el centro del Perú Bussel (1983-1985) muestra la existencia de fallas
de rumbo dextrales en el seno del Batolito de la Costa, datadas entre 69 y 65 Ma.
F FF FFæee T æee T æee T æee T æee TectdH¡cæ ¡Hcæ [P ectdH¡cæ ¡Hcæ [P ectdH¡cæ ¡Hcæ [P ectdH¡cæ ¡Hcæ [P ectdH¡cæ ¡Hcæ [Pæ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or- -- --
O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or] O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or] O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or] O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or] O¡¡@oceHo ¡Hfer¡or]
Dos crisis tectónicas se deben distinguir, la primera del Paleoceno superior (Inca 0,
≈56 Ma) y la segunda del final del Luteciano (Inca 1, ≈42 Ma). El período que va del Eoceno
superior (42 Ma) al Oligoceno superior (26-27 Ma) parece por el contrario caracterizado
por una calma tectónica (Soler, 1991). Las observaciones a nivel de Cusco parecen ser
diferentes, ya que ahora se considera una edad Eocena media-Oligocena inferior para las
Capas Rojas, cuya interpretación sobre el origen de la cuenca y la sedimentación parece
estar en relación a esta fase tectónica (Carlotto et al., 1995b).
Cr¡e¡e T Cr¡e¡e T Cr¡e¡e T Cr¡e¡e T Cr¡e¡e TectdH¡cæ Ue¡ P ectdH¡cæ Ue¡ P ectdH¡cæ Ue¡ P ectdH¡cæ Ue¡ P ectdH¡cæ Ue¡ Pæ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or æ¡eoceHo euper¡or
[¡Hcæ O, [¡Hcæ O, [¡Hcæ O, [¡Hcæ O, [¡Hcæ O, ≈ OG Næ] [Go¡er, 4OO4]
En la región de Cusco (Carlotto, 1992) muestra la existencia de una discordancia
erosional entre las formaciones Chilca (Paleoceno superior-Eoceno inferior?) y Quilque del
Paleoceno inferior, que podría corresponder a la fase Inca 0. Es posible que esta erosión sea
mas importante hacia la parte NE de la zona de estudio, puesto que la Formación Quilque
presenta menores espesores.
La existencia de una crisis tectónica en el Paleoceno superior está fuertemente sos-
pechada en el Perú por diferentes geólogos, pero solamente está demostrada en Bolivia
(Marocco et al., 1984) y al norte de Chile donde es denominada como fase “tardi-laramiana”
(Zentilli, 1974; Aguirre, 1985). En Bolivia, Marocco et al., (1987) muestra que la discordan-
cia angular entre la Formación Cayara continental, del Paleoceno terminal-Eoceno inferior y
|NOEMMEì
180
las formaciones el Molino y Santa Lucia; es del Paleoceno medio a superior, lo que coincidi-
ría con lo observado en la zona de estudio.
Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ f¡H Ue¡ EoceHo weU¡o Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ f¡H Ue¡ EoceHo weU¡o Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ f¡H Ue¡ EoceHo weU¡o Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ f¡H Ue¡ EoceHo weU¡o Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ f¡H Ue¡ EoceHo weU¡o
[¡Hcæ 4, [¡Hcæ 4, [¡Hcæ 4, [¡Hcæ 4, [¡Hcæ 4, ≈ AR Næ]
Las discordancias progresivas definidas dentro de las Capas Rojas del Grupo San
Jerónimo (Sinclinal de Antalquilca), posiblemente aparte de haber tenido un control tectónico,
también parecen haber sido originadas por fenómenos diapíricos (Chávez, 1995). Cabe la
posibilidad que los eventos tectónicos y el diapirismo que originaron las discordancias pro-
gresivas hayan funcionado sincrónicamente (Secciones A-B-C y G-H-I).
La sedimentación del Grupo San Jerónimo, corresponde a cuencas pull-apart, con-
troladas por fallas de rumbo (Córdova, 1986; Noblet, 1987). En la zona de estudio el siste-
ma de fallas de rumbo del Dominio Intermedio ha controlado la sedimentación de las Capas
Rojas. Otras fallas que parecen haber controlado la sedimentación del Grupo San Jerónimo,
son la prolongación sur del accidente de Patacancha, al norte de Limatambo, y la falla de
Limatambo-Zurite. Esta última estructura ha jugado como una falla sinestral, formando pe-
queñas subcuencas NE-SO (Carlotto et al., 1996) En la región de Cusco, Córdova (1986)
muestra que la evolución sedimentológica del Grupo San Jerónimo estuvo controlada por un
régimen de compresión constante, lo que había sido interpretada como relacionado a la fase
tectónica Peruana (Córdova, 1986). Sin embargo, la edad radiocronológica obtenida por
Carlotto et al., (1995b), indica más bien que la creación de la cuenca del Grupo San Jeróni-
mo y la actividad tectónica sinsedimentaria estaría en relación con la fase tectónica Inca 1, y
que esta no se hubiese comportado solamente como una crisis de corta duración (lo que se
admite hasta ahora), sino más bien como un continuum tectónico (Carlotto et al., 1995b;
Carlotto et al., 1996). El borde norte del Batolito Andahuaylas-Yauri corresponde a un even-
to magmático casi contemporáneo a los depósitos del Grupo San Jerónimo, cuyo emplaza-
miento parece relacionado a la fallas de rumbo NE-SO (rampas laterales) que parecen haber
creado una distensión por donde salieron estos magmas (Herrera & Vallenas, 1996).
La estructuración mayor de la Cordillera Occidental y de las Altiplanicies en el Perú
Central corresponde a la crisis tectónica Inca 1 del fin del Eoceno medio (44-42 Ma). Esta
provocaría el mayor acortamiento por pliegues y fallas inversas, cabalgamientos e incluso por
napas de poca amplitud, entre el borde este del Batolito de la Costa y la zona montañosa de
la Cordillera Occidental (Soler, 1991).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
181
F FF FFæee T æee T æee T æee T æee TectdH¡cæ ÇuecHuæ ectdH¡cæ ÇuecHuæ ectdH¡cæ ÇuecHuæ ectdH¡cæ ÇuecHuæ ectdH¡cæ ÇuecHuæ
La tectónica Quechua cubre el período que va del Oligoceno superior al Cuaternario.
Este período corresponde a la estructuración de los Andes tal como lo conocemos actual-
mente. Este período está caracterizado por una intensa actividad magmática efusiva e intrusiva.
(Soler, 1991).
Cinco crisis tectónicas compresivas pueden ser distinguidas (Soler, 1991):
Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ O¡¡@oceHo euper¡or Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ O¡¡@oceHo euper¡or Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ O¡¡@oceHo euper¡or Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ O¡¡@oceHo euper¡or Cr¡e¡e tectdH¡cæ Ue¡ O¡¡@oceHo euper¡or
[ÇuecHuæ O [ÇuecHuæ O [ÇuecHuæ O [ÇuecHuæ O [ÇuecHuæ O ≈RO-RG Næ]
El plegamiento que sucede a la depositación del Grupo San Jerónimo, el desarrollo
de pliegues por flexión de falla de vergencias al NE y SO, la expulsión de cuerpos evaporíticos
y la posible reactivación de fallas de rumbo, estaría explicado por la crisis tectónica del
Oligoceno superior. Igualmente parece evidenciado por la repetición de las series paleozoicas,
mesozoicas y paleógenas e incluso afecta el borde norte del Batolito Andahuaylas-Yauri
entre Limatambo y Zurite. Esto debido a que la Formación Anta no se encuentra afectada
por las escamas tectonicas (Herrera & Vallenas, 1996) . Estas escamas podrían correspon-
der al frente tectónico reactivado, en cuyo antepaís se había desarrollado anteriormente la
cuenca del Grupo San Jerónimo. Una sedimentación muy gruesa parece haberse instalado en
la parte anterior de los frentes de corrimiento (Hinterland) y estaría representada en el
Cuadrángulo de Cusco, por la Formación Punacancha (Oligoceno superior-Mioceno infe-
rior) (Chávez, 1995).
Aparentemente los pliegues por propagación de falla tendrían un nivel de despegue
común localizado hacia la base del Paleozoico.
Los cabalgamientos desarrollados en el Dominio Intermedio NE con una vergencia
hacia el SE, posiblemente empezaron a desarrollarse durante esta crisis tectónica, y parecen
prolongarse hasta la fase Quechua 3 (≈ 7.6 Ma.), manifestándose como un continuum de
deformación. En el Cuadrángulo de Cusco, el inicio de la sedimentación de la Formación
Punacancha, parece estar ligada a esta fase tectónica, al frente del cabalgamiento Anyarate-
Rondocan (Chávez, 1995).
|NOEMMEì
182
Esta crisis tectónica es importante puesto que en Bolivia marca el inicio del funciona-
miento tectónico de la Zona Subandina y de la Cordillera Oriental, la cuenca del Altiplano
pasa de un tipo de cuenca de antepaís a cuenca intramontañosa (Sempere et al., 1989 y
1990). Esta crisis corresponde al último crecimiento del orógeno hacia el este (Soler, 1991).
Anteriormente, efectos menores de esta crisis tectónica habían sido identificados en el ante-
arco (discordancia de la Formación Caballas sobre la Formación Paracas: cuenca Pisco,
Machare et al., 1986; Machare, 1987; discordancia de la formación Moquegua superior
sobre la formación Moquegua inferior, Lavenu & Marocco 1984) y localmente en la Cordi-
llera Occidental del sur del Perú (discordancia de la Formación Tacaza sobre la Formación
Pichu y cuya edad podría ser Oligocena: Audebaud et al., 1976; Vatin-Perignon et al., 1982;
Lavenu & Marocco, 1984). En el Altiplano boliviano, las discordancias progresivas obser-
vadas al seno de los conglomerados de la Formación Coñiri (Sempere et al., 1989 y 1990)
pueden ser interpretadas como un registro de la crisis tectónica Quechua 0, a lo largo de la
falla Coñiri.
Cr¡e¡e tectdH¡cæ ÇuecHuæ 4 [≈4V Næ] 4V Næ] 4V Næ] 4V Næ] 4V Næ]
Es muy probable que esta crisis tectónica se manifieste por el inicio de la sedimenta-
ción de la Formación Anta (Secciones A-B-C y D-E-F), la que estuvo controlada por una
falla de carácter regional (Falla Limatambo-Zurite) que desplaza también al Grupo San Jeró-
nimo y en cuyo frente de cabalgamiento se desarrollan fallas inversas que repiten sucesiva-
mente a las formaciones Maras y Puquín. La base de la formaciones Paucarbamba y Maras
constituyen un buen nivel de despegue de los horizontes evaporíticos, los cuales se extienden
al frente de estos elementos estructurales. En la parte anterior de este cabalgamiento mayor
(Hinterland), se desarrolló la Formación Anta, que es evidenciado por una discordancia
erosional bajo esta unidad.
Esta crisis es la más intensa de la Cordillera Occidental, donde reactiva las estructu-
ras de la fase Inca (Soulas, 1977; Megard, 1978; Sebrier et al., 1988). Esta afecta igualmen-
te la Altiplanicies y la Cordillera Oriental hasta la zona Subandina. En la región de Ayacucho
y Huancavelica, McKee & Noble (1982) y McKee et al. (1986), sur del Perú y que está
situada entre 17.6 y 14.2 Ma (Tosdal et al., 1981; Vatin-Perignon, et al., 1982). En la región
de Arcata esta deformación se situaría entre 19 y 16 Ma. (Sebrier, inédito, tomado de Soler
1991).
183
F FF FFæee ÇuecHuæ R [ æee ÇuecHuæ R [ æee ÇuecHuæ R [ æee ÇuecHuæ R [ æee ÇuecHuæ R [≈ O.O Næ] O.O Næ] O.O Næ] O.O Næ] O.O Næ]
En la zona de estudio esta fase tectónica se manifiesta por un continuum de defor-
mación que produce la propagación de los cabalgamientos ubicados en el Dominio Altiplánico.
En el Cuadrángulo de Cusco es posible que el Grupo Paruro haya podido registrar
los efectos de esta fase tectónica (Jaimes & Romero, en preparación).
Esta fase parece de importancia menor y está marcado por pliegues al límite de las
Altiplanicies y la Cordillera Oriental (Cuenca Ayacucho) y en el borde este de la Cordillera
Occidental donde ha sido datada entre 8.5 y 9.5 Ma (Megard, 1984). En estos dos sectores
la tectónica asociada es solamente casante (Soulas, 1977). En el piedemonte Pacífico del sur
del Perú esta fase esta datada entre 9.4 y 10.8 Ma (Huamán, 1985).
F FF FFæee ÇuecHuæ O [ V-G Næ] æee ÇuecHuæ O [ V-G Næ] æee ÇuecHuæ O [ V-G Næ] æee ÇuecHuæ O [ V-G Næ] æee ÇuecHuæ O [ V-G Næ]
Esta fase también se manifiesta en la zona de estudio por la propagación de los
frentes de corrimiento (cabalgamientos), y parece ser la actividad más importante que des-
plaza los cabalgamientos con vergencia SO del Dominio Intermedio NE. Igualmente parece
haber reactivado las fallas de rumbo del Dominio Intermedio SO.
Esta fase tectónica hace sentir sus efectos sobre el conjunto de la Cadena Andina del
Perú. Es la fase mayor de la estructuración andina de la Cordillera Oriental y de la Zona
Subandina. En el Perú Central (Ucchucchua) esta pliega coladas dacíticas de edad 5.6±1.7 y
5.2±1.0 Ma (Romani, 1982), y es anterior a los depósitos ignimbríticos del Bosque de Pie-
dra (Valle de Fortaleza).
F FF FFæee ÇuecHuæ A [ æee ÇuecHuæ A [ æee ÇuecHuæ A [ æee ÇuecHuæ A [ æee ÇuecHuæ A [≈R.O Næ] R.O Næ] R.O Næ] R.O Næ] R.O Næ]
En la zona de estudio esta fase tectónica parece ser responsable del plegamiento
N30° que afecta las estructuras anteriores y fallas de rumbo N-S y NE-SO.
En la región de Cusco, Cabrera (1988) muestra una extensión sinsedimentaria de
dirección E-O atribuida al Plioceno y que sería contemporánea de una actividad volcánica.
En el Pleistoceno inferior las secuencias fluvio-lacustres de la Formación San Sebastián son
afectadas por una compresión sin y post-sedimentaria; ella se encuentra caracterizada por
direcciones de acortamiento (E-O y N-S) y traduce una deformación frágil y de plegamiento
en la cobertura (Cabrera, 1988). Sin embargo, esta compresión E-O no sólo habría defor-
|NOEMMEì
184
mado la cobertura, sino también el substrato, tal como lo muestran los pliegues NE-SO
(Chávez, 1995).
Del Pleistoceno medio al actual, la región de Cusco es afectada por una extensión de
dirección N-S contemporánea de la actividad volcánica shoshonítica y de depósitos de terra-
zas, conos torrenciales y morrenas (Cabrera, 1988). Un sistema de fallas activas de 100 km.
de longitud, que atraviesa la zona de estudio, es debido a una extensión N-S, el sistema está
caracterizado por escarpas Pleistocenas (≈ 400 m) y por pequeñas escarpas Holocenas de 2
a 20 metros de altura (Cabrera, 1988), tal como se observan al Norte de Taucca, Oeste del
cerro Sencca.
Esta fase identificada por Soulas (1977) reactiva ciertas fallas y provoca flexuras,
aunque globalmente aporta un acortamiento mínimo, a excepción de la zona Subandina del
Sur del Perú, de Bolivia y norte de Argentina. Esta fase se sitúa en el Plioceno terminal y
corresponde a un acortamiento aproximado de N80°, seguido de un acortamiento N-S en el
Cuaternario Antiguo. En el Perú central este episodio es posterior a las últimas manifestacio-
nes magmáticas datadas de 3 Ma (Soler, 1992).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
185
+ ) 2 1 6 7 8 1
OEOLOO¡A ECOMON¡CA
¡MTMOOUCC¡OM
En base al análisis bibliográfico tomados de la Jefatura Regional de Minería-Cusco y
otras fuentes bibiográficas se han ubicado los principales prospectos, yacimientos metálicos y
no metálicos (Fig. 32). Durante el trabajo de campo se ha visitado mucha de estas zonas,
alguna de las cuales han sido muestreadas para su estudio mineragráfico.
Se han agrupado las áreas mineralizadas, indicando los prospectos y minas las que se
acompañan enumeradas en el plano geológico. Luego de una descripción, se agrupan estos
yacimientos en base a su mineralogía y posiblemente a su origen, relacionándolos con las
características geológicas.
A pesar de las extensas evidencias de minerales no se ha alcanzado el desarrollo
minero, la causa principal es posiblemente el poco interés de los inversionistas o de la poca
accesibilidad a muchos de ellos. En esta parte tratamos de mencionar la mayoría de minas y
prospectos de la zona estudiada.
G.4 V G.4 V G.4 V G.4 V G.4 VA AA AAC¡N¡EMTOG NET C¡N¡EMTOG NET C¡N¡EMTOG NET C¡N¡EMTOG NET C¡N¡EMTOG NETAL¡COG AL¡COG AL¡COG AL¡COG AL¡COG
G.4.4 N¡MEMALEG MAO¡ACT¡VOG G.4.4 N¡MEMALEG MAO¡ACT¡VOG G.4.4 N¡MEMALEG MAO¡ACT¡VOG G.4.4 N¡MEMALEG MAO¡ACT¡VOG G.4.4 N¡MEMALEG MAO¡ACT¡VOG
La Comisión de Energía Atómica, durante los años 50 y 60 ha realizado estudios y
trabajos de exploración por minerales de uranio en Vilcabamba y área del nevado Salkantay.
Se presenta una síntesis de estos trabajos.
|NOEMMEì
18ó
G.4.4.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.4.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.4.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.4.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.4.4 AMEA OE UMUMANMA
4 ÇOM¡MU 4 ÇOM¡MU 4 ÇOM¡MU 4 ÇOM¡MU 4 ÇOM¡MUA AA AAVMA VMA VMA VMA VMACM¡MA CM¡MA CM¡MA CM¡MA CM¡MA
Se ubica en el paraje Soteluyoc, provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°15’S,
72°08’O. Las rocas volcánicas del Grupo Mitu se encuentran a 1.5 km. del margen del
macizo de Urubamba.
Una veta NO-SE y buzamiento 80° contiene óxidos de hierro y manganeso. Cox
(1959) (en Velasco, 1963) encontró varias anomalías de 10 a 20 veces la cuenta de fondo.
La mineralización es de muy baja temperatura, aparentemente similar al de Huayonay y del
área de Cusco-Anta. El área es favorable debido a su aislamiento zonal y a la ocurrencia de
Uranio o anomalías cercanas (Gabelman & Raymond, 1962).
R ÇUEMMAOA ÇUEMOCAMCMA R ÇUEMMAOA ÇUEMOCAMCMA R ÇUEMMAOA ÇUEMOCAMCMA R ÇUEMMAOA ÇUEMOCAMCMA R ÇUEMMAOA ÇUEMOCAMCMA
Ubicada en el paraje Qorihuayrachina, provincia de Urubamba, con coordenadas:
13
o
17’S, 72°07’O. Aqui se descubrieron anomalías radioactivas (Jordán & Goyburu, 1959:
en Gabelma & Jordán, 1964).
La ubicación mencionada por Jordán & Goyburu (1959), cae en areniscas del Gru-
po San Jerónimo (Eoceno medio-Oligoceno inferior). Ellos observaron cuerpos como tubos
de débil argilitización y piritización que parecen no estar relacionadas a estructuras mayores,
estos tubos contienen radiactividad débil anómala de 2 a 3 veces la cuenta de fondo (Gabelman
& Raymond, 1962). Nosotros observamos, algunos indicios de cobre, y vetas de cuarzo de
dirección paralelos a la esquistosidad S1 (NO-SE) que afecta al Grupo San Jerónimo, las
que pueden estar relacionadas con la presencia de minerales radioactivos.
O T¡OMANMA O T¡OMANMA O T¡OMANMA O T¡OMANMA O T¡OMANMA
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°19’45"S, 72°08’45"O.
Es un yacimiento tipo breccia pipe, en el Grupo Yuncaypata, con mineralización radiactiva y
otros (Gabelman & Jordán, 1962).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1º1
A UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA A UMUMANMA
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°18’48"S, 72°08’30"O.
Es un yacimiento tipo breccia pipe, en el Grupo Yuncaypata, con mineralización principal de
uranio. (Gabelman & Jordán, 1964).
G.4.4.R AMEA L¡NA G.4.4.R AMEA L¡NA G.4.4.R AMEA L¡NA G.4.4.R AMEA L¡NA G.4.4.R AMEA L¡NAT TT TTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO- -- --AMT AMT AMT AMT AMTA AA AA- -- --CUGCO CUGCO CUGCO CUGCO CUGCO
O MU O MU O MU O MU O MUA AA AAV VV VVOMA OMA OMA OMA OMAV VV VV
Ubicada en la provincia de Anta, con coordenadas: 13o19’56"S, 72o23’24"O. La
mineralización de uranio sobre la pendiente sur del nevado Huayonay, se presenta en pizarras
de la Formación San José. Las rocas están localmente argilitizadas silicificadas y piritizadas.
En dos áreas aisladas pequeñas, muchas fracturas están mineralizadas con pirita y posible-
mente con uraninita en ganga de cuarzo; probablemente sean depósitos reticulares mineralizados
(Gabelman & Raymond, 1962). La oxidación es mínima debido a la glaciación reciente. Las
anomalías alcanzan un máximo de 500 veces la cuenta de fondo. Ocampo (1959, en Gabelman
& Raymond, 1962) encontró anomalías superiores a 0.8 MR/HR verificándose la presencia
de Uranio. Es considerada uno de los depósitos más importantes de uranio de la zona.
G CA G CA G CA G CA G CACM¡NA CM¡NA CM¡NA CM¡NA CM¡NAV VV VVO OO OO
Ubicada en la provincia de Anta, con coordenadas: 13°28’S, 72°4.35’. Gabelman
& Jordán (1958) (en:Gabelman & Jordán, 1964) descubrieron anomalías radiactivas, los
que fueron estudiadas posteriormente por Jordán & Goyburu (1962) (en:Gabelman & Jordán,
1964). Se hace una descripción basada en los estudios mencionados anteriormente. En el
área afloran areniscas intercaladas con yesos del Grupo Yuncaypata. La mineralización es
hipotermal de contacto metamórfico, asociado a pequeños stocks de diorita
(cuarzomonzodioritas) e intrusiones cilíndricas, depositando epídota, turmalina, garnierita y
cuarzo en áreas restringidas. La mineralización está asociada con las estructuras alimentadoras
de los tubos de brecha, sostenidas por la cuenca de yeso, y los no sostenidos no contienen
mineral. En menor proporción, están asociadas con las fallas, desde las cuales se han distri-
buido selectivamente dentro de las areniscas permeables en distancias superiores a 1 km. La
mineralización fue muy débil y de baja temperatura. Los productos de mineralización incluyen
calcita, clorita, arcilla, cuarzo, pirita, minerales de selenio, escasos minerales de cobre, y
minerales radiactivos. El selenio es conocido por la planta Astragalus garvancillo, indicadora
de este mineral. El uranio está indicado por la radiactividad anómala y un solo análisis químico
que proporcionó 0.006 % de uranio elemental. La oxidación y lixiviación son fuertes (Gabelman
& Jordan, 1964)
|NOEMMEì
1º2
V PUCVUMA V PUCVUMA V PUCVUMA V PUCVUMA V PUCVUMA
Ubicada en la Provincia de Anta, con coordenadas: 13°28’18"S, 72°07’12"O. La
mineralización radioactiva se encuentra dentro de las rocas del Grupo Yuncaypata, y tiene
características similares al área de Cachimayo.
O UUMCCA Mro. 4 O UUMCCA Mro. 4 O UUMCCA Mro. 4 O UUMCCA Mro. 4 O UUMCCA Mro. 4
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°28’21"S, 72°09’00"O.
El yacimiento es radiactivo. La ubicación encontrada en la archivos de la Jefatura Regional de
Minería-Cusco, indica que esta se halla sobre areniscas del Grupo San Jerónimo.
G.4.4.O AMEA OE L G.4.4.O AMEA OE L G.4.4.O AMEA OE L G.4.4.O AMEA OE L G.4.4.O AMEA OE LAMEG- AMEG- AMEG- AMEG- AMEG-ANP ANP ANP ANP ANPAMAEG- AMAEG- AMAEG- AMAEG- AMAEG-CALCA CALCA CALCA CALCA CALCA
O AL O AL O AL O AL O ALTOG OE MU TOG OE MU TOG OE MU TOG OE MU TOG OE MUANAMOA ANAMOA ANAMOA ANAMOA ANAMOA
Ubicado en el paraje Quishuarani, provincia de Calca, con coordenadas: 13°10’02"S,
72°06’03"O. Contiene vetas de cobre, Co, Ni y Fe y evidencias deminerales radioactivos.
La mayoría de las vetas se encuentran en la quebrada Quishuarani, cateadas desde la época
incaica. En esta zona afloran rocas del Grupo Mitu intruidas por el Macizo de Urubamba.
Más al NE el Paleozóico inferior se encuentra en contacto fallado con el Mitu. El área está
también cortada por diques máficos. Las vetas Quishuarani cortan filitas en varios kilómetros
del contacto del macizo y contienen bornita, chalcopirita, enargita, eritrita, carbonatos de
cobre, y limonita de ambiente epitermal. En relación a intrusivos estructuras y mineralogía, las
vetas son similares a Vilcabamba. La radiactividad varía entre 0.1 a 0.45 MR/HR. La cuenta
de fondo normal para la región es de 0.008 MR/HR. Así, las vetas de Quishuarani tendrían
de 10 a 45 veces la cuenta de fondo. (Gabelman & Raymond, 1962).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1º3
4O MUANAMOA 4O MUANAMOA 4O MUANAMOA 4O MUANAMOA 4O MUANAMOA
Ubicada en la provincia de Calca, con coordenadas: 13°6.7’S, 72°00’O. La
mineralización de cobre, cobalto, níquel, hierro y anomalías radiactivas se encuentran en
vetas subverticales. En el área afloran pizarras intercaladas con areniscas de la Formación
San José, que contienen pirita en los planos de esquistosidad.
44 EGP¡M¡TU TMA 44 EGP¡M¡TU TMA 44 EGP¡M¡TU TMA 44 EGP¡M¡TU TMA 44 EGP¡M¡TU TMAV¡EGO V¡EGO V¡EGO V¡EGO V¡EGO
Ubicada en el paraje Quishuarani, distrito de Lares, provincia de Calca. Con coor-
denadas 13°07’30"S, 72°02’24"O. El área está compuesta de pizarras y esquistos que oca-
sionalmente han sido intruidos por diversos diques. La mineralización está constituída princi-
palmente por cobaltita, se presentan en una ganga de baritina en forma de venas irregulares
de 5 a 10 cm de espesor, que ocurren dentro de fracturas de 10 a 50 cm de ancho y de 5 a
20 metros de longitud, estando separadas por distancias de 20 a 100 metros.
Varios crestones de pirrotita, ocurren en esta misma área entre las vetas de cobalto,
con dimensiones que varían de 1 a 10 metros de ancho y de 100 a 300 metros de longitud,
donde las muestras dan trazas de niquel (Velasco, 1963).
4R NACMACAMCMA 4R NACMACAMCMA 4R NACMACAMCMA 4R NACMACAMCMA 4R NACMACAMCMA
Ubicado en el paraje de Machacancha, provincia de Calca, con coordenadas
13°16’00"S, 71°55’22"O. En esta zona afloran rocas volcánicas del Grupo Mitu, cerca a
una falla inversa que hace repetir a esta unidad. El agua del único orificio de las aguas termales
de esta zona no deposita travertinos y tiene una radiactividad de tres veces la cuenta de fondo
(Gabelman & Raymond, 1962).
4O CCOLLP 4O CCOLLP 4O CCOLLP 4O CCOLLP 4O CCOLLPAMU AMU AMU AMU AMUA AA AAVCO VCO VCO VCO VCO
Proximo a los baños de Machacancha, a 1.5 km al SO. Sus coordenadas son:
13°16’00"S, 71°55’03"O. Se tiene una pequeña área de alteración pirítica que tiene el doble
de la cuenta de fondo de Machacancha (Gabelman & Raymand, 1962).
|NOEMMEì
1º4
G.4.4.A AMEA OE L G.4.4.A AMEA OE L G.4.4.A AMEA OE L G.4.4.A AMEA OE L G.4.4.A AMEA OE LUCUNA UCUNA UCUNA UCUNA UCUNAV VV VVO OO OO
A CMA A CMA A CMA A CMA A CMAULL ULL ULL ULL ULLA AA AAV VV VV
Ubicado en el paraje Huamanmarca, provincia de La Convención con coordenadas:
13°01’00"S, 72°28’00"O. Las rocas regionales son pizarras de la Formación San José, con
un sistema de pliegues pequeños y fallas de dirección E-O. Sosa y Goyburu (1958) mencio-
nan la mineralización en las fracturas o vetillas de pirita, cuarzo, yeso, limonita, jarosita y
pirolusita . La radioactividad es más elevada en las márgenes de las áreas piritizadas y co-
múnmente es dos veces la cuenta de fondo.
G.4.R. N¡MEMAL¡ZA G.4.R. N¡MEMAL¡ZA G.4.R. N¡MEMAL¡ZA G.4.R. N¡MEMAL¡ZA G.4.R. N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE COMME PL C¡OM OE COMME PL C¡OM OE COMME PL C¡OM OE COMME PL C¡OM OE COMME PLA AA AAT TT TTA PLO A PLO A PLO A PLO A PLO- -- --
NO NO NO NO NO
G.4.R.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.R.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.R.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.R.4 AMEA OE UMUMANMA G.4.R.4 AMEA OE UMUMANMA
4O EGCAMAMAUO ¡ 4O EGCAMAMAUO ¡ 4O EGCAMAMAUO ¡ 4O EGCAMAMAUO ¡ 4O EGCAMAMAUO ¡
Ubicado en el paraje Mantanioc, provincia de Urubamba, con coordenadas:
13°12.5’S, 72°10.3’O. Se hace una síntesis modificada de Cornejo & Valdivia (1986).
Este yacimiento se halla dentro las andesitas del Grupo Mitu, la que se encuentra en
el contacto con los cuerpos mineralizados y metamorfizados. Los minerales de mayor fre-
cuencia son la esfalerita y magnetita que generalmente se hallan unidos, observándose a veces
la sustitución de la esfalerita por la magnetita. Además se halla pirita como agregaciones. La
alteración hidrotermal está constituída esencialmente por silicificación y en forma subordina-
da propilitización (cloritización) que da una coloración gris verdosa a las andesitas. Se obser-
va también una fuerte piritización fina, indicando una temperatura de formación intermedia
(veta principal y cuerpos).
Es evidente el control estructural E-O que posiblemente conjugado con un cambio
de rumbo a una dirección favorable norte haya originado una abertura tensional, determinada
por el emplazamiento del mineral. El control litológico, lo constituyen la andesita que por
zonas ha favorecido el remplazamiento metasomático que es la causa de la formación de los
cuerpos. El control mineralógico importante es la presencia de la magnetita y pirita.
El ensamble mineralógico, la mineralogía económica, alteraciones hidrotermales, las
relaciones texturales y la secuencia paragenética generalizada, indican que las características
son propias de un yacimiento de plomo-zinc de origen hidrotermal, fase mesotermal; en cuanto
a origen respecto a la roca de caja es epigenético; morfológicamente corresponde a rellenos
de fisuras y a sustitución de minerales de roca preexistente.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1º5
4G CAMCMA CAMCMA 4G CAMCMA CAMCMA 4G CAMCMA CAMCMA 4G CAMCMA CAMCMA 4G CAMCMA CAMCMA
Ubicada en el paraje Cancha Cancha, provincia de Urubamba (Calca), con coorde-
nadas: 13°13’00"S, 72°02’27"O. Se halla en los volcánicos del Grupo Mitu, cerca a una falla
inversa que hace repetir esta unidad. Aquí se observan chapas de oligisto (Dueñas, 1907), las
que se hacen más importantes en las inmediaciones de la laguna Suyrococha (Azulcocha)
donde además se tiene una ganga de mangano-calcita teñida de rojo. El depósito tiene un
rumbo NO-SE.
4V N¡MA AGUMC¡OM [CM¡GTO AGCEMC¡OM] 4V N¡MA AGUMC¡OM [CM¡GTO AGCEMC¡OM] 4V N¡MA AGUMC¡OM [CM¡GTO AGCEMC¡OM] 4V N¡MA AGUMC¡OM [CM¡GTO AGCEMC¡OM] 4V N¡MA AGUMC¡OM [CM¡GTO AGCEMC¡OM]
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°08’36"S, 72°10’11"O.
Las vetas se encuentran en pizarras y esquistos de la Formación San José, que contienen
mineralización de calcopirita, bornita, cobre nativo y malaquita en una ganga de cuarzo y
limonita (Velasco, 1963).
4O V 4O V 4O V 4O V 4O VAMANAMCM¡ AMANAMCM¡ AMANAMCM¡ AMANAMCM¡ AMANAMCM¡
Ubicada en el cerro Yanamanchi, distrito de Ollantaytambo, con coordenadas
13°08’45"S, 72°20’13"O. Se encuentra en afloramientos de la Formación San José en una
zona de cizallamiento, cuyo ancho fluctúa entre 5 y 20 metros y se extiende 500 metros.
Dentro de este afloramiento se encuentra varias vetillas de calcopirita, limonita y cuarzo sepa-
rados por distancias de hasta 10 metros. Los ensayos de las muestras dan 2% de cobre.
Existe otra veta, que contiene galena argentífera (Velasco, 1963).
4O N¡MAGM¡VOC 4O N¡MAGM¡VOC 4O N¡MAGM¡VOC 4O N¡MAGM¡VOC 4O N¡MAGM¡VOC
Ubicada en el cerro Minasniyoc, distrito de Ollantaytambo, con coordenadas:
13°09’16"S, 72°15’00"O. Se halla también dentro de la Formación San José. Parece ali-
nearse a un sistema de vetas que se registran también en las minas Alianza Victoria y Varela.
Contiene calcopirita dentro de las pizarras y cuarcitas.
|NOEMMEì
1ºó
RO TONAG V RO TONAG V RO TONAG V RO TONAG V RO TONAG VAMEL AMEL AMEL AMEL AMELA AA AA
Ubicado a 15 km al norte de Ollantaytambo, con coordenadas 13°08’23"S,
72°14’57"O. La veta corta la Formación Sandia, tiene 2 km de longitud y un ancho de 0.80
m, que contiene calcopirita y corre con un rumbo de N100°, buzamiento de 70°SO, a través
de pizarras y cuarcitas (Velasco, 1963).
R4 AL¡AMZA V¡CTOM¡A R4 AL¡AMZA V¡CTOM¡A R4 AL¡AMZA V¡CTOM¡A R4 AL¡AMZA V¡CTOM¡A R4 AL¡AMZA V¡CTOM¡A
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°07’47"S, 72°15’56"O.
La mineralización principal es de cobre y plata, desarrolladas en vetas que cortan las pizarras
y cuarcitas de la Formación Sandia.
RR P RR P RR P RR P RR PA AA AAT TT TTA AA AACAMCMA CAMCMA CAMCMA CAMCMA CAMCMA
Ubicada en el paraje Patacancha, provincia de Urubamba, con coordenadas:
13°09’39"S, 72°10’14"O. En la zona se observan rocas volcánicas del Grupo Mitu y piza-
rras verdes y negras de la Formación San José, las que se hallan en contacto fallado N-S. En
las pizarras se observan inyecciones de cuarzo blanco. Al SSO del paraje de Patacancha
corre una veta encajonada entre las pizarras, formando un filón capa con rumbo de E-O y
buzamiento 70°S siendo su potencia de 80 cm. El relleno es de cuarzo blanco, plata, óxidos
de pirita, trazas de oro
.
OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG
Otros prospectos muy similares a los descritos anteriormente son:, Escarabajo II
(23) (13
o
12’12"S, 72
o
08’ 33"O), Escarabajo VI (24) (13
o
10’ S, 72
o
09’ O), Occororuyoc
(25) (13° 08’ 00"S, 72
o
12’ 17"O), Siracusa (26) (13°15’35"S, 72° 00’ 23" O) , El Ciervo
(27) (13° 12’ 47" S, 72° 02’ 48" O), Mina Raul Antero (28) (13° 09’ 42" S,72° 13’ 24"O)
presentan mineralización de cobre y plata.
El prospecto: Niño Perdido (29) (13
o
06’ 48" S, 72
o
15’ 30" O), presenta una
mineralización de plata, plomo y cobre.
Los prospectos: Berta (30) (13°11’S, 72°15.5’O), Cantuta (31) (13°18’16"S,
72°16’06"O), Don Fernando (32) (13°12’03"S, 72°06’20"O), José Varela (33) (13°08’56"S,
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1º7
72°10’55"O), Juanita (34) (13°07’46"S, 72°06’45"O), Huillos (35) (13°09’04"S,
72°11’17"O), presenta evidencias de mineralización de cobre.
Los prospectos: Josempe (36) (13°14’20"S, 72°12’25"O), María de Fátima (37)
(13°15’36"S, 72°05’10"O), San Félix (38) (13°15’00’S, 72°04’45’O), muestran una
mineralización de plomo y plata.
Los prospectos: Marcelo I (39) (13°09’08"S, 72°06’15"O), Marcelo II (40)
(13°09’22"S, 72°09’10"O), presentan mineralización de cobre y plomo.
El prospecto Yucay (41) (13°13’22"S, 72°04’47"O), presenta evidencias de hematita.
G.4.R.R AMEA L G.4.R.R AMEA L G.4.R.R AMEA L G.4.R.R AMEA L G.4.R.R AMEA LAMEG- AMEG- AMEG- AMEG- AMEG-ANP ANP ANP ANP ANPAMAEG- AMAEG- AMAEG- AMAEG- AMAEG- CALCA CALCA CALCA CALCA CALCA
AR GAM C¡PM¡AMO AR GAM C¡PM¡AMO AR GAM C¡PM¡AMO AR GAM C¡PM¡AMO AR GAM C¡PM¡AMO
Ubicada en el cerro Muñayccasa, distrito de Lares, con coordenadas: 13°05’39"S,
71°59’28"O. El área en general está compuesta de pizarras y filitas carbonosas de la Forma-
ción San José. La mineralización se encuentra en dos yacimientos separados por una distan-
cia de 5 km. El más grande San Cipriano N° 2, ocurre en una zona de brechas de aproxima-
damente de 200 metros de largo por 100 metros de ancho que contiene fragmentos de
pizarras intensamente alteradas por soluciones hidrotermales. La mineralización forma un
gran número de pequeñas vetas y lentes que contienen cuprita, malaquita y calcopirita dentro
de una ganga de cuarzo, pirita y pirrotita. Son vetas de poca extensión y numerosas, variando
de 1 a 20 cm, las cuales arrojan una ley de 2 a 18% de cobre, de 0.08 a 4.0 oz /ton de plata.
y trazas de 2.0 gr/ton de oro, indicando que la mineralización no es homogenea, también cabe
mencionar la presencia de 0.01 a 0.05 oz/ton de platino (Velasco, 1963). Los trabajos rea-
lizados en este prospecto son solo superficiales, por lo que no es posible hacer una interpre-
tación cabal de su estructura, quedando aun pendiente de saber, si se trata de una chimenea
de brecha ( breccia pipe) o simplemente de una zona de brechas suprayacentes a alguno
stocks o diques básicos que afloran en los alrededores de esta zona (Velasco, 1963).
Bellido y De Montreuil (1972), De Montreuil, (1980) (Tomado de Mundo Minero,
1995) describen el yacimiento que se halla en un cuerpo de gabro que intruye pizarras
carbonosas oscuras del Paleozoico inferior. En todos los contactos la pizarra está
metamorfizada a hornfels de cordierita y de biotita-muscovita-albita. La cordierita está par-
cialmente alterada a clorita y sericita. El contacto entre el gabro es gradacional y confuso. La
mineralización de segregación magmática que se observa, está constituída principalmente por
lentecillos, ojos y finas diseminaciones de pirrotita en la roca básica, en menor proporción se
observa calcopirita y limonita. Específicamente no se conoce al mineral de platino y es proba-
|NOEMMEì
1º8
ble que ocurra como inclusiones en la pirrotita. Los análisis han reportado hasta 23.65 gr. de
Pt, 2.33 gr. de Au, 54.0 gr. de Ag y 12.9% de Cu . Sin embargo, estos valores parecen
demasiado altos.
AO CAMC¡O MU AO CAMC¡O MU AO CAMC¡O MU AO CAMC¡O MU AO CAMC¡O MUANAMP ANAMP ANAMP ANAMP ANAMPA AA AAT TT TTA AA AA
Ubicada en el paraje Pampallacta, distrito y provincia de Calca, con coordenadas:
13°25’07"S, 71°54’06"O. Aflora una secuencia de pizarras ferruginosas y areniscas alta-
mente silicificada de la Formación Paucartambo, entrecruzadas por vetillas de cuarzo lecho-
so de distribucion irregular, con un rumbo predominante N25°-35°E y buzamiento 15°-20°SE,
contiene puntos de oxidación superficial de minerales de hierro (pirita y marcasita) (Medina,
1973).
AA PAMOMANMA-N¡MA NAOOALEMA
Ubicada en la provincia de Calca, con coordenadas: 13°05.1’S, 72°00.5’O. La
mineralización se encuentra en las pizarras intercaladas con las cuarcitas de la Formación
Sandia. Cerca se observan diques de andesitas. Los minerales de mena son: enargita, galena,
chalcopirita, y como ganga siderita y hematita. Los minerales de la actividad hidrotermal
están emplazadas en fallas brechadas (Foto 44) E-O (85°S) de edad Post-Herciniana. En los
cerros vecinos se observan vetas que siguen los planos de fallas E-O con 85°S; existen
también fallas dextrales que cortan las vetas N-S con 85°E (Pastor, 1988).
AO ÇU¡GMUAMAM¡
Ubicada en la provincia de Calca, con coordenadas: 13°11’45"S, 71°56’37"O. Los
filones mineralizados se hallan dentro de esquistos de la Formación Paucartambo, intruidos
por diques básicos de naturaleza dolerítica. La mineralización está constituída por bornita,
calcopirita, enargita, eritrina (flores de cobalto) y linnaíta (sulfuro de cobalto) (Pastor, 1988).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
1ºº
AG EL MEMOE Mro.4
Ubicada en el paraje Matinga, provincia de Calca, con coordenadas:
13°02’44’’0.Afloran pizarras de la Formación San José, que tienen rumbo NO-SE. Las
pizarras son de color gris ferruginosas y silisificadas por la influencia de un pequeño cuerpo
granodiorítico que aflora al norte del denuncio. Las venillas de cuarzo lechoso siguen los
planos de estratificación. La mineralisación pricipal es de cobre gris y galena argentífera
(Medina,1972).
AV PMGEVEMAC¡A
Ubicada en el cerro Lucumarca, provicia de calca, con
coordenadas:13°03’33’’S,72°00’51’’0.Las rocas predominantes son hornfels, esquisitos
|NOEMMEì
200
cristalinos oscuros y cuarcitas de la Formación Sandia. En los alrededores aparece una roca
volcánica verdosa o gris (hornfels-pizarra cristalina por metamorfismo). Se trata de fracturas
rellenadas con cuarzo macizo o en lentes de 10 cm. a 1 metro. Dentro del cuarzo pegada en
una de las cajas se presentan galena, pirita y tetrahedrita; así mismo se tiene óxidos ferruginosos,
carbonato de plomo y trazas de minerales oxidados de cobre. (Robilliard, 1961).
AO N¡MA AZUL AO N¡MA AZUL AO N¡MA AZUL AO N¡MA AZUL AO N¡MA AZUL
Ubicada en el paraje Tiobamba, distrito y Provincia de Calca, con coordenadas:
13°16’20"S, 71°55’40"O. En el área afloran rocas volcánicas del tipo andesítico del Grupo
Mitu, que cabalga sobre la Formación Huancané. Se observan esporádicamente venillas
angostas e irregulares, de 2 ó 3 cm. rellenas con minerales de cobre, principalmente bornita y
chalcopirita (Tello, 1970).
OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG
Los prospectos: Huancarcocha I (49) (13°14’00"S, 71°53’33"O), Huancarcocha II
(50) (13°13’59"S, 71°53’45"O), Ampa 7 (51) (13°01’50"S, 71°59’00"O), Ampa 8 (52)
(13
o
01’16"S, 71°59’16"O), Parobamba I (53) (13°00’13"S, 71°54’07"O), Parobamba II
(54) (13°01’05"S, 71°54’06"O), se trata de mineralizaciones tipo breccia pipe, donde re-
saltan los prospectos de Parobamba que tienen mineralización de galena, chalcopirita, covelita,
cobre gris y magnetita. Cerca a estos prospectos, se hallan minas abandonadas (fuera del
cuadrángulo) que parecen haber agotado sus reservas, o en el momento no son rentables.
Los prospectos: Cerro Llactamarca (55) (13°05’50"S, 72°02’42"O), El Ciervo N°1
(56) (13°08’45"S, 72°02’57"O), Calqueñita (57) (13°09’12"S, 72°01’10"O), 21 de Mayo
(58) (13°04’10"S, 72°01’20"O), San Carlos (59) (13°03’21"S, 72°02’11"O), 29 de Junio
(60) (13°03’50"S, 72°02’21"O), Esperanza Primera (61) (13°00’56"S, 72°08’51"O), San
Isidro (62) (13°14’52"S, 71°57’27"O), Mandraque (63) (13°03’44"S, 72°01’11"O), Per-
1 (Foto 45) (115) (13°10’15"S, 71°54’39"O). Presenta mineralización de cobre, plata, plo-
mo, y otros, resaltando el Cerro Llactamarca, que tiene además, molibdeno; y San Isidro que
tiene mineralización de oro.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
201
G.4.R.O AMEA L¡NA G.4.R.O AMEA L¡NA G.4.R.O AMEA L¡NA G.4.R.O AMEA L¡NA G.4.R.O AMEA L¡NAT TT TTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO- -- --AMT AMT AMT AMT AMTA AA AA- -- --CUGCO CUGCO CUGCO CUGCO CUGCO
En este área se tiene una gran abundancia de prospectos por minerales de cobre, los
que se hallan ubicados dentro las areniscas del Grupo San Jerónimo, a manera de lentes
mineralizados o diseminados con ojos y vetillas de enriquecimiento, paralelos a la estratifica-
ción. Estos son menores a 2 metros de potencia y algunas veces reducidos a algunos centí-
metros. La extensión varía del orden métrico a decamétrico. Las leyes de cobre es de 3 a 8%
de cobre y alrededor de 3 onzas de plata. El tipo de mineralización está representada por la
malaquita, bornita, chalcocina y algo de tetrahedrita. La mayor parte de estos prospectos
muestran algun trabajo artesanal. Dentro de estos destacan: La Fortuna (64) (13°20’27"S,
72°20’58"O), Sinai 2 (65) (13°19’55"S, 72°20’33"O), Sinai 1 (66) (13°19’43"S,
72°19’32"O), Chillipahua (67) (13°20’51"S, 72°20’00"O), Gran San Cristóbal (68)
(13°25’54"S, 72°15’47"O), Muyomayo (69) (13°19’10"S, 72°02’17"O), Yanacocha (70)
(13°25"50"S, 72°20’34"O), Rosa Mercedes (71) (13°25’10"S, 72°19’21"O), Rosa Mer-
cedes N° 2 (72) (13°25’40"S, 72°19’20"O), Rodas N°2 (73) (13°26’10’S, 72°19’20"O),
Huarocondo I (74) (13°24’30"S, 72°14’30’O), Sr. de la Raya (75) (13°18’30"S,
72°17’08"O), Minas Rodas 5 (76) (13°18’47"S, 72°17’21"O), San Salvador de Pucyura
(77) (13°29’57"S, 72°03’45"O), Ollantaytambo (116) (13°28’30"S, 71°57’33"O).
Además existe un prospecto: Leonor (78), que se ubica en el distrito de Limatambo,
Provincia de Anta, con coordenadas: 13°22’13"S, 72°26’47"O. Este también se encuentra
en las Capas Rojas del Grupo San Jerónimo. Son vetas rellenadas por cuarzo y panizo que
contienen granos diseminados de calcopirita y cuyos afloramientos tienen un recorrido de 1
km, con un ancho de 0.50 metros, el mineral escogido tiene una ley de 26% de cobre, existen
también lentes de galena argentífera dentro de una franja de 40 metros de ancho por 150
metros de longitud, que contienen hasta 1.5 kilogramos de plata y 60% de plomo (Velasco,
1963). Es posible que la mineralización primaria, haya sufrido removilizaciones importantes,
por efectos tectónicos, para tener altas concentraciones de cobre y plata.
Prospectos con mineralización de cobre y plata, en otro tipo de rocas se localizan en
la Formación Anta. Esta mineralización se halla diseminada dentro de los conglomerados de
esta formación. Destacan: Idea 2000 (79) (13°27’10"S, 72°22’54"O), Mejorada 1 (80)
(13°27’20"S, 72°22’39"O), Mina Atillo (81) (13°27’43"S, 72°23’10"O).
Cobre en las pizarras de la Formación San José son descritos en los prospectos:
Nevado esquina (82) (13°17’30"S, 72°22’21"O), Sayllapata (83) (13°17.5’S, 72°21.5’O),
Quebrada Quesjamayo (84) (13°18’22"S, 72°24’36"O)
|NOEMMEì
202
Finalmente en este área se tienen skarns de magnetita, producto del metasomatismo
de contacto entre las cuarzomonzodioritas del borde norte de Batolito Andahuaylas-Yauri y
las Calizas Yuncaypata o Ferrobamba. Además, en la zona de contacto se han encontrado
granate y piroxenos. Es posible que dentro la magnetita se hallen diseminaciones de oro,
como en la zona de Livitaca (Carlier et al., 1989). Se tiene el prospecto La Narigada (85),
ubicado cerca al abra de Huilque, en la provincia de Anta, con coordenadas: 13°27’05"S,
72°21’35"O.
G.4.R.A AMEA OEL GALMAMT G.4.R.A AMEA OEL GALMAMT G.4.R.A AMEA OEL GALMAMT G.4.R.A AMEA OEL GALMAMT G.4.R.A AMEA OEL GALMAMTA AA AAV VV VV
OG TOMOCAP OG TOMOCAP OG TOMOCAP OG TOMOCAP OG TOMOCAPAMA AMA AMA AMA AMA
Ubicada en la quebrada de Choquetira, distrito de Limatambo, con coordenadas:
13°25’15"S, 72°29’53"O. La veta principal es de un filón de cuarzo de 0.70 metros de
ancho que corre a través de los esquistos y pizarras de la Formación San José, los cuales
contienen hematita, limonita y vetillas de calcopirita. Su afloramiento en superficie es seguida
en una distancia de 500 metros.(Velasco, 1963).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
203
OV GOMAP OV GOMAP OV GOMAP OV GOMAP OV GOMAPA AA AAT TT TTA AA AA
Ubicada a dos kilometros al Sur de Torocapana, distrito de Limatambo, con coorde-
nadas: 13°26’18"S, 72°29’53"O. Se encuentra en rocas metamórficas de la Formación San
José, en un área de 150 m. de largo por 10 de ancho. se presentan lentes de galena argentífera,
esfalerita y pirita en una ganga de cuarzo. Estas vetas son irregulares y pequeñas pero de
buena ley (Velasco, 1963).
G.4.R.O AMEA OE GAM GAL G.4.R.O AMEA OE GAM GAL G.4.R.O AMEA OE GAM GAL G.4.R.O AMEA OE GAM GAL G.4.R.O AMEA OE GAM GALV VV VVAOOM AOOM AOOM AOOM AOOM- -- --
MUAMCAMAM¡ MUAMCAMAM¡ MUAMCAMAM¡ MUAMCAMAM¡ MUAMCAMAM¡
OO ELGA OO ELGA OO ELGA OO ELGA OO ELGA
Ubicada en el paraje Jatuntuno, distrito de Cay Cay. Con coordenadas: 13°28’34"S,
71°41’54"O. Este yacimiento se halla en la Formación Paucartambo y la mineralización en
fracturas de plomo-zinc, parece estar ligada a un dique de diabasa. Se puede apreciar la
presencia de cuarzo, pirita, galena y blenda. Esta mineralización esta en forma de clavos de
riqueza mineralizada, con fuerte alteración en las pizarras (Díaz, 1967).
OO GAMT OO GAMT OO GAMT OO GAMT OO GAMTA AL¡C¡A A AL¡C¡A A AL¡C¡A A AL¡C¡A A AL¡C¡A
Ubicada en la región denominada Hatuntuno, distrito de Cay Cay. Con coordenadas:
13°29’30"S, 71°42’20"O. Afloran abundantes pizarras obscuras, interestratificadas con al-
gunos horizontes de cuarcitas blancas de la Formación Paucartambo. El rumbo general veta
es de N160 y buzamiento de 70°NE. La mineralización cerca de la superficie está constituída
por siderita, limonitas, galena, blenda y cuarzo. A pocos metros de profundidad se presentan
más nitidamente pirita, cuarzo, galena y blenda. Un intrusivo de composición riolítica aflora a
poca distancia (Rosas, 1979)
OO MUAMCAMAM¡ OO MUAMCAMAM¡ OO MUAMCAMAM¡ OO MUAMCAMAM¡ OO MUAMCAMAM¡
Ubicada en el paraje Totorapata, distrito de Cay Cay, con coordenadas 13°28’51"S,
71°39’28"O. Es un yacimiento tipo breccia pipe, con mineralización principal de magnetita,
malaquita y posiblemente oro, ya que en los alrededores existen los lavaderos de oro de
Churo.
|NOEMMEì
204
OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG
En el Cerro Pachatusan, al sur de San Salvador y Huanca existen minas abandona-
das de cobre, plata y plomo. No teniendo muchos datos, la mineralización de estos depósitos
parece producto de circulaciones hidrotermales en zona de brecha, dentro del Grupo Mitu.
Se conocen las minas abandonadas: Señor de Huanca (91) (13°29’47"S, 71°48’45"O) y
María (92) (13°29’21"S, 71°49’36"O).
G.4.O N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE OMO G.4.O N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE OMO G.4.O N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE OMO G.4.O N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE OMO G.4.O N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE OMO
G.4.O.4 AMEA L G.4.O.4 AMEA L G.4.O.4 AMEA L G.4.O.4 AMEA L G.4.O.4 AMEA LAMEG AMEG AMEG AMEG AMEG
OO COLÇUENAMCA OO COLÇUENAMCA OO COLÇUENAMCA OO COLÇUENAMCA OO COLÇUENAMCA
Ubicada en la confluencia de los ríos Sicllamayo y Lares, provincia de Calca, con
coordenadas: 13°03’06"S, 72°02’51"O. Las estructuras de mineralización son de tipo
boudinage paralelos a la fase S1 que afecta a la Formación San José. Las vetas de cuarzo
tienen una orientación de N120° y 80°S, que contienen valores auríferos, y mineralización de
sulfuros de cobre y molibdeno.
OA N¡MA P OA N¡MA P OA N¡MA P OA N¡MA P OA N¡MA PA AA AACUL CUL CUL CUL CULA AA AAV VV VV
Ubicada en la provincia de Calca, con coordenadas: 13°04’44"S, 72°02’56"O. Es
un filón capa que se ubica entre las pizarras negras de la Formación San José. El filón de
cuarzo blanco, está teñido exteriormene por suelos de hierro y ocre terroso, con potencias de
10 a 20 cm tiene indicios de oro (Boletín del Cuerpo de Ingenieros de Minas).
OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG OTMOG PMOGPECTOG
Otros prospectos por oro en esta zona localizados en rocas del Ordoviciano son:
Gris I (95) (92) (13°01’48"S, 72°01’21"O) y Gris II(96) (13°01’15"S, 72°01’30"O).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
205
G.4.O.R AMEA OE UMUMANMA G.4.O.R AMEA OE UMUMANMA G.4.O.R AMEA OE UMUMANMA G.4.O.R AMEA OE UMUMANMA G.4.O.R AMEA OE UMUMANMA
OV CU¡P OV CU¡P OV CU¡P OV CU¡P OV CU¡PAM AM AM AM AM
Ubicada en el paraje de Quelcanca (Ndo. Terejuay), provincia de Urubamba, con
coordenadas: 13°00’58"S, 72°12’27"O. En el granito se ven fracturas NO a SE, casi verti-
cales, encontrándose la roca alteradas por acción epigénicas. El grosor de las vetas varían de
0.60 m a 2 metros con relleno de cuarzo blanco gris y lustre ceroso con pirita, arsenico y
antimonio. La veta está atacada por aguas, hallándose en las cajas y el relleno mismo, esque-
letos cristalinos cavernosos teñidos de ocre de hierro, donde se ve cristales de turmalina
negra que fueron confundidos con casiterita, tiene indicios de oro (Dueñas, 1907).
G.4.O.O AMEA OE L G.4.O.O AMEA OE L G.4.O.O AMEA OE L G.4.O.O AMEA OE L G.4.O.O AMEA OE LUCUNA UCUNA UCUNA UCUNA UCUNAV VV VVO OO OO
OO NAM¡A AMOEL OO NAM¡A AMOEL OO NAM¡A AMOEL OO NAM¡A AMOEL OO NAM¡A AMOELA AA AA
Ubicada en la provincia de Urubamba, con coordenadas: 13°02’50"S, 72°29’00"O.
Las evidencias de mineralización de oro se halla dentro las pizarras de la Formación San
José.
G.4.O.A AMEA OE P G.4.O.A AMEA OE P G.4.O.A AMEA OE P G.4.O.A AMEA OE P G.4.O.A AMEA OE PA AA AAUCAMT UCAMT UCAMT UCAMT UCAMTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO
OO M¡O P OO M¡O P OO M¡O P OO M¡O P OO M¡O PA AA AAUCAMT UCAMT UCAMT UCAMT UCAMTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO
Ubicado en la provincia de Paucartambo. A lo largo de este río, existen varios lava-
deros de oro de dimensiones relativamente pequeñas, la más importante en las coordenadas
13°26’09"S, 71°30’30"O. Los bancos auríferos están compuestos de grava aluvial y mate-
rial detrítico de origen glacial (Velasco, 1963).
4OO M¡O CMUMO 4OO M¡O CMUMO 4OO M¡O CMUMO 4OO M¡O CMUMO 4OO M¡O CMUMO
Ubicada en la quebrada de Churo, provincia de Paucartambo. Río arriba en las
minas Incacancha y Chiripuquio afloran muchas vetas de cuarzo aurífero que por lo general
son de corto recorrido y muy irregulares, llegando su potencia hasta 10 cm. En la quebrada
se tienen numerosos aventaderos auríferos (Velasco, 1963).
|NOEMMEì
20ó
4O4 L 4O4 L 4O4 L 4O4 L 4O4 LA AA AAV VV VVAOEMOG OE CMA AOEMOG OE CMA AOEMOG OE CMA AOEMOG OE CMA AOEMOG OE CMACLL CLL CLL CLL CLLAMANMA AMANMA AMANMA AMANMA AMANMA
Ubicada en la provincia de Paucartambo, con coordenadas: 13°08’48"S, 71°47’42"O.
Se tiene lavaderos de oro
G.R V G.R V G.R V G.R V G.R VA AA AAC¡N¡EMTOG MO C¡N¡EMTOG MO C¡N¡EMTOG MO C¡N¡EMTOG MO C¡N¡EMTOG MO-NET -NET -NET -NET -NETAL¡COG AL¡COG AL¡COG AL¡COG AL¡COG
Los depósitos no metálicos más importantes que existen en el área son los yesos, la
sal, las calizas, rocas volcánicas shoshoníticas, gravas y arenas del valle del río Vilcanota.
Todos estos materiales son explotadas actualmente con relativo éxito, ya que se encuentran
comunicados con buenas vías de acceso, y distancias cortas de las vías principales, a excep-
ción de Lares. Aguas termales que se ubican en la localidad de Lares, Calca y Chimor, son
utilizados como baños termales medicinales.
G.R.4 GAL G.R.4 GAL G.R.4 GAL G.R.4 GAL G.R.4 GAL
G.R.4.4 AMEA UMUMANMA G.R.4.4 AMEA UMUMANMA G.R.4.4 AMEA UMUMANMA G.R.4.4 AMEA UMUMANMA G.R.4.4 AMEA UMUMANMA
4OR GAL¡MAG OE NAMAG 4OR GAL¡MAG OE NAMAG 4OR GAL¡MAG OE NAMAG 4OR GAL¡MAG OE NAMAG 4OR GAL¡MAG OE NAMAG
Ubicado en el distrito de Maras, provincia de Urubamba, con coordenadas:
13°18’10"S, 72°09’21"O. Los depósitos salinos de Maras se encuentran localizados en la
Quebrada Salineras, margen izquierda de la quebrada Salineras. Se trata de emanaciones de
aguas saladas, cuyo origen se debe a la disolución de cuerpos salinos por aguas subterráneas,
las que a su vez transportan el material en disolución a la superficie y que luego son precipita-
dos por la evaporación de las aguas (Foto 46). Las rocas de la zona están compuestas por
calizas, lutitas, yesos y sal de la Formación Maras.
4OO GAL¡MAG P¡CM¡MOOTO 4OO GAL¡MAG P¡CM¡MOOTO 4OO GAL¡MAG P¡CM¡MOOTO 4OO GAL¡MAG P¡CM¡MOOTO 4OO GAL¡MAG P¡CM¡MOOTO
Ubicada en el distrito y provincia de Urubamba, margen izquierda del río Urubamba
y desembocadura de la quebrada las Salinas, con coordenadas: 13°17’27"S, 72°09’48"O.
Son filtraciones provenientes de Maras, formándose una costra de material mezclado de sal
y yeso, con una potencia de 0.01 a 0.10 metros. Tiene un alto contenido de sulfatos, por lo
que no es apto para el consumo humano (Philips, 1965).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
207
G.R.R VEGO G.R.R VEGO G.R.R VEGO G.R.R VEGO G.R.R VEGO
Los yesos que son utilizados como material de construcción provienen en gran parte
de la Formación Maras del Grupo Yuncaypata, por eso la mayoría de ellos se ubican en el
área de Urubamba. Posiblemente se trate de yesos originados en medios de Sabkha,, las que
parecen ligados a transgresiones Albianas que ingresaron a la región. También, los yesos se
encuentran en los afloramientos de la Formación Puquín, pero son de menor calidad y canti-
dad que los provenientes de la Formación Maras. Los yesos que se explotan se presentan en
forma masiva, son de alta pureza y buena calidad.
G.R.R.4 AMEA UMUMANMA G.R.R.4 AMEA UMUMANMA G.R.R.4 AMEA UMUMANMA G.R.R.4 AMEA UMUMANMA G.R.R.4 AMEA UMUMANMA
En Urubamba se tienen las siguientes canteras: Obras Viales (104) (13°16’48"S,
72°10’45"O), Yesera Aguilar (105) (13°17’ 10"S, 72°10’45"O), Bellavista (106)
|NOEMMEì
208
(13°18’41"S, 72°06’30"O), Bellavista II (107) (13
o
18’40"S, 72°07’15"O), Yeso Yanahuara
(108) (13°16’24"S, 72°11’51"O), San Jerónimo de Huarocondo (109) (13°18’51"S,
72°14’10"O), Patria de Rosaspata (110) (13°18’10"’S, 72°14’19"O).
G.R.R.R AMEA OE CALCA G.R.R.R AMEA OE CALCA G.R.R.R AMEA OE CALCA G.R.R.R AMEA OE CALCA G.R.R.R AMEA OE CALCA
Morro Blanco (111) (13°27’29"S, 71
°
49’24"O), en la carretera Pisac San Salvador,
existen yesos tabulares emplazados dentro de las areniscas cuarzosas de la base del Grupo
Copacabana.
G.R.R.O AMEA P G.R.R.O AMEA P G.R.R.O AMEA P G.R.R.O AMEA P G.R.R.O AMEA PANP ANP ANP ANP ANPA OE AMT A OE AMT A OE AMT A OE AMT A OE AMTA AA AA
Se explotan en pequeñas canteras, los yesos provienen del Grupo Yuncaypata. Re-
saltan: Yeso Cimatauca (112) (13°27’48"S, 72
°
03’53"O), Cimatauca (113) (13°27’18"S,
72°03’51"O), Yeso Mahuaypanta (114) (13°22’42"S, 72°09’51"O)
G.R.O CAL¡ZAG G.R.O CAL¡ZAG G.R.O CAL¡ZAG G.R.O CAL¡ZAG G.R.O CAL¡ZAG
Las calizas que se utilizan como material de construcción provienen principalmente
de los afloramientos de las Calizas Yuncaypata o Formación Ayavacas. Estas se presentan
como lentes aislados y son de gran importancia por la cantidad y calidad de afloramientos.
Estas calizas afloran principalmente cerca a Chincheros, en los Alrededores de Patabamba,
Pampa de Anta, etc., donde algunos cuerpos son explotados. Las calizas son utilizadas ac-
tualmente como material de construcción, caliza chancada; también como argamasa, para la
obtención de mortero. Este material también puede ser utilizado como materia prima en la
fabricación de diversos tipos de cementos hidráulicos, fertilizantes, refractarios, cal viva, etc.
Las calizas del Grupo Copacabana casi no son utilizados por que presentan abun-
dantes nódulos de cherts, y los afloramientos no son sitios adecuados para la explotación.
G.R.A. MOCAG VOLCAM¡CAG GMOGMOM¡T¡CAG G.R.A. MOCAG VOLCAM¡CAG GMOGMOM¡T¡CAG G.R.A. MOCAG VOLCAM¡CAG GMOGMOM¡T¡CAG G.R.A. MOCAG VOLCAM¡CAG GMOGMOM¡T¡CAG G.R.A. MOCAG VOLCAM¡CAG GMOGMOM¡T¡CAG
En la zona de estudio afloran varios cuerpos volcánicos shoshoníticos de la Forma-
ción Rumicolca.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
20º
Estos cuerpos volcánicos shoshoníticos constituyen excelentes materiales de cons-
trucción, por que presentan buenas características de resistencia a la carga y al intemperismo;
así mismo, es de fácil labrado debido a sus bondades de textura, estructura y ornamentación.
La explotación no es muy complicada. Todos estos aspectos los hacen como preferidas para
su explotación desde la época de los Incas. Se sabe que gran parte de la ciudad de Cusco
incaico y otras ciudades incas fueron construidos con material shoshonítico. Sin embargo, en
muchos de estos afloramientos, existen evidencias de construcciones incas, por lo que son
áreas reservadas, tales como Pisac, Moray, etc.
Las rocas shoshoníticas son utilizadas en las cimentaciones, enlucidos, enchapados
de monumentos, adoquinado de calles, etc.
G.R.O OEPOG¡TOG OE OMA G.R.O OEPOG¡TOG OE OMA G.R.O OEPOG¡TOG OE OMA G.R.O OEPOG¡TOG OE OMA G.R.O OEPOG¡TOG OE OMAV VV VVA V AMEMA A V AMEMA A V AMEMA A V AMEMA A V AMEMA
En el valle del río Vilcanota se pueden encontrar material fluvial formando grandes
bancos en las terrazas. Este material es explotado en algunos lugares, Se extrae grava y
arena. La grava consiste principalmente en clastos de cuarcitas, volcánicos, granitos, etc.
Estos están clasificados como buenos materiales de construcción para hormigón,
permeabilización, etc. Las arenas algunas veces se hallan con algo de limos y arcillas, siendo
necesario la eliminación de estos mediante el lavado.
G.O NET G.O NET G.O NET G.O NET G.O NETALOOEM¡A ALOOEM¡A ALOOEM¡A ALOOEM¡A ALOOEM¡A
N¡MEMALEG MAO¡OACT¡VOG N¡MEMALEG MAO¡OACT¡VOG N¡MEMALEG MAO¡OACT¡VOG N¡MEMALEG MAO¡OACT¡VOG N¡MEMALEG MAO¡OACT¡VOG
La mineralización de uranio de la zona Cusco, Anta y parte de Urubamba, que se
hallan dentro de las lutitas, calizas y areniscas del Grupo Yuncaypata, parecen estar relacio-
nadas a brechas (breccia pipe) verticales a subverticales sociados a stocks subvolcánicos
pequeños de cuarzomonzodioritas que afloran en la zona. Los pipes parecen haber resultado
de la explosión de emanaciones ígneas dentro de una cavidad. El interior del pipe está
selectivamente mineralizado por calcita, clorita, pirita, cuarzo, escasos minerales de cobre y
minerales radiaoactivos, resaltando el selenio, que se ha evidenciado por la presencia de la
planta Astragalus Garvancillo, y el uranio evidenciado por la radioactividad anómala.
Otro grupo de prospectos de minerales radioactivos se hallan en las rocas volcánicas
del Grupo Mitu, particularmente al norte de Urubamba, las que se encuentran en vetas con
contenido de óxidos de hierro y manganeso y brechas con débil argilitización y piritización. El
área de Huayanay, presenta formas reticulares mineralizadas con pirita, y posiblemente uraninita
|NOEMMEì
210
con ganga de cuarzo, dentro de las pizarras paleozoicas. En la zona de Lares las evidencias
de radioactividad están ligadas posiblemente a vetas y estas a diques básicos. No existe
estudios detallados del origen de las fuentes radioactivas en estas zonas, sin embargo, la
mayoría de ellos parecen ligados, en general a estructuras tipo breccia pipe, como en la zona
de Anta, y Urubamba. Otras evidencias de minerales radioactivos, se presentan en las arenis-
cas del Grupo San Jerónimo, las que parecen ligadas a la mineralización de cobre.
N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZAC¡OMEG OE COMME, PLONO C¡OMEG OE COMME, PLONO C¡OMEG OE COMME, PLONO C¡OMEG OE COMME, PLONO C¡OMEG OE COMME, PLONO, Z¡MC, , Z¡MC, , Z¡MC, , Z¡MC, , Z¡MC,
PL PL PL PL PLA AA AAT TT TTA AA AA
Las mineralizaciones en las zonas de Lares, Amparaes, Calca, Urubamba, San Sal-
vador, Huancarani, etc., que se emplazan en rocas del Paleozoico, en la mayoría de los casos
son yacimientos de filones hidrotermales que varían de hipotermal a epitermal, siendo la
mineralización de Cu, Zn, Pb y Ag.
La mineralogía se puede dividir en dos grupos: filones de cuarzo lechoso con sulfuros
metálicos y otro por filones de sulfuros metálicos con ganga de calcita.
Los filones de sulfuros metálicos, parecen relacionados a la gran cantidad de diques
de color gris verdoso, con contenido de pirita, en las que destacan las doleritas (dioritas)
cuarzo dioritas y cuarzomonzodioritas. No se ha distinguido cual de estos grupos sean los
portadores de mineralización, sin embargo se reporta en los informes, que las diabasas (dioritas)
están asociadas a algunos prospectos, como Quishuarani, Elsa, etc.
En el área de Salkantay dentro de los intrusivos de granito que forman parte del
batolito de Vilcabamba o en contacto con las pizarras del Paleozoico que en algunos casos
están cloritizados ocurren vetas mineralizadas de cobre, molibdeno, plomo y zinc. Los pros-
pectos en está zona son principalmente la Toroccapana y Sorapata (Velasco, 1963). Es
posible que estos cuerpos se relacionen a diques de dioritas y cuarzodioritas.
N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZA N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE COMME V PL C¡OM OE COMME V PL C¡OM OE COMME V PL C¡OM OE COMME V PL C¡OM OE COMME V PLA AA AAT TT TTA AA AA
Un gran número de prospectos de la zona de estudio corresponde a mineralizaciones
cupríferas, las que se hallan a manera de depósitos singenéticos dentro de las areniscas del
Grupo San Jerónimo. Gramont (1980), describe los aspectos relacionados al origen de estos
yacimientos, el que presentamos a continuación. La mineralización está representada por
bornita, chalcosina, malaquita y tetrahedrita. La mineralización primaria está relacionada a
condiciones de reducción durante la sedimentación. Los niveles de mineralización aparecen
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
211
en las zonas de descargas detríticas abundantes, que corresponden a las estructuras de cana-
les sedimentarios. Esto hace que los niveles mineralizados tengan formas lenticulares, con
espesores menores a 2 metros y generalmente de algunos centímetros. La extensión de estos
lentes varía del orden métrico a decamétrico y raramente son del orden hectométrico. Los
minerales cupríferos resultan de la impregnación fina del cemento de las areniscas y también
del reemplazamiento de materia orgánica (tallos, hojas) que se hallan en los canales. Este
hecho, aunado a que el cobre aparece en niveles negros o verdosos indican las condiciones
de sedimentación reductoras. También se puede notar, que muchos afloramientos, que el
cobre se halla removilizado posiblemente por efectos tectónicos
El Cobre posiblemente proviene de la erosión de rocas volcánicas o sedimentarias,
enriquecidas en cobre. El entrampamiento del cobre, está ligada a períodos de decantación,
que siguen a crecidas importantes sobre las llanuras de inundación con vegetación, ya que la
asociación del cobre con la acumulación de plantas, es una característica del depósito (Noblet,
1985).
Es posible, que las mineralizaciones de cobre que se hallan diseminados en la Forma-
ción Anta, tengan un origen muy parecido al de las Capas Rojas del Grupo San Jerónimo.
N¡MEMAL¡ZAC¡OM AUM¡FEMA N¡MEMAL¡ZAC¡OM AUM¡FEMA N¡MEMAL¡ZAC¡OM AUM¡FEMA N¡MEMAL¡ZAC¡OM AUM¡FEMA N¡MEMAL¡ZAC¡OM AUM¡FEMA
Dentro de las pizarras y cuarcitas del Ordoviciano en las zonas de Lares, y eventual-
mente en los granitos Permianos del norte de Urubamba (Quelcanca), se observan algunos
filones de cuarzo con valores de oro. Estos filones pueden estar asociados a óxidos de hierro
(Huamanga, Quishuarani, Parobamba), o con pirita, arsénico y antimonio (Mina Cuipan,
Dueñas, 1907).
Los filones de cuarzo al norte de Lares y en grandes sectores del Paleozoico inferior,
forman estructuras boudinage, estando paralelas a la fase S1 y afectados por S2. Esto nos
indica que la mineralización es muy antigua, posiblemente de edad Ordoviciana, ya que se
hallan dentro de estas rocas, afectadas por la fase Eoherciniana. En efecto en el Altiplano sur
peruano y Bolivia el oro ocurre en mantos de cuarzo que siguen el rumbo de la estratificación
y tambien en vetas y vetillas perpendiculares a ese rumbo. La potencia de las vetas varía del
mm al metro. El oro se puede encontrar como granos de oro libre en los mantos y vetas de
cuarzo y como accesorio en microinclusiones dentro de los sulfuros. El oro se ubica mayor-
mente en cuarzo gris azulado, mientras que las vetas de cuarzo blanco lechoso, parecen, más
tardías.
En el área de Paucartambo, hacia los límites con el Cuadrángulo de Ocongate afloran
rocas del Paleozóico inferior que contienen cuarzo aurífero y algunas veces galena argentífera.
|NOEMMEì
212
Estas vetas que son irregulares en extensión y potencia se encuentran entre los planos de
estratificación o rellenando fracturas.
En conclusión, parecen existir dos epocas de mineralización de oro, la primera de
posible edad Ordoviciana y la segunda posterior. Los terrenos pizarrosos de la zona de
estudio están cortados por rocas andesíticas (diabasas) y monzodioritas de color verde y
también es notable la frecuencia de vetillas de cuarzo blanco que contienen pirita y suele a
veces ser esteril en oro. Los filones auríferos de Paucartambo y Quispicanchis, Calca y
Urubamba tienen poco contenido de oro; son de forma lenticular de poca extensión.
Existen también lavaderos, principalmente en los río Paucartambo, Churo, y un afluente
del Paucartambo (Chacllabamba), donde la explotación es muy restringida.
N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE GMAMM N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE GMAMM N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE GMAMM N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE GMAMM N¡MEMAL¡ZAC¡OM OE GMAMM
Al SO del Cuadrángulo de Urubamba se emplaza el borde norte del Batolito
Andahuaylas-Yauri, que en este sector está compuesto principalmente por
cuarzomonzodioritas, que han desarrollado al contacto con las calizas Ayavacas o Ferrobamba
skarns de magnetita y/o silicocálcicos. Son skarns de magnetita masiva con hematita o con
granate-piroxeno. Es posible que dentro la magnetita se halle diseminaciones de oro, como
en la zona de Livitaca (Carlier et al., 1989). Además, Vetas de cuarzo aurífero parecen estar
también asociadas a estas rocas. Esta zona es muy importante para las exploraciones por oro
y magnetita.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
213
+)2167 811
OEOLOO¡A ANM¡EMTAL
En este capítulo se trata de los problemas geológicos que inciden en los aspectos
ambientales. Resaltan los problemas de geodinámica externa y geodinámica interna (sismos)
los que son descritos a continuación:
V.4 OEOO¡MAN¡CA EXTEMMA V.4 OEOO¡MAN¡CA EXTEMMA V.4 OEOO¡MAN¡CA EXTEMMA V.4 OEOO¡MAN¡CA EXTEMMA V.4 OEOO¡MAN¡CA EXTEMMA
Uno de los fenómenos de geodinámica externa más importantes son los deslizamientos,
existiendo también las inundaciones, huaycos, etc.
La zona de estudio se encuentra en una área geográfica de rasgos topográficos varia-
bles y heterogéneos, donde los fenómenos de geodinámica externa, se desarrollan amplia-
mente. Las diferencias litológicas, más las características estructurales aunadas a la topogra-
fía, tienen ingerencia en el rompimiento de la estabilidad de taludes.
En esta parte describiremos brevemente los principales deslizamientos observados
en los cuadrángulos.
V.4.4 Oee¡¡zæw¡eHto Ue P¡eæc V.4.4 Oee¡¡zæw¡eHto Ue P¡eæc V.4.4 Oee¡¡zæw¡eHto Ue P¡eæc V.4.4 Oee¡¡zæw¡eHto Ue P¡eæc V.4.4 Oee¡¡zæw¡eHto Ue P¡eæc
Se ubica a 2 km al este de Pisac entre Chacatayoc y Cuyo Chico. Consiste en un
resbalamiento de una masa de lodo, pendiente abajo. La superficie de deslizamiento es de
configuración compleja, donde la parte superior es vertical, para luego pasar a ser curva. Los
materiales sueltos provenientes de la erosión de las pizarras del Paleozoico inferior, al ser
saturados de agua conforman una masa fluída de gran densidad que se desplaza con mayor
velocidad. Este comportamiento es debido a los factores físico-geográficos, en especial al
relieve del terreno y a las condiciones hidrológicas, como climáticas de la región, lo que
implica sistemáticamente el quebrantamiento de la estabilidad del talud. Una gran importancia
tienen las precipitaciones pluviales. Al frente de este deslizamiento se localiza una población,
|NOEMMEì
214
donde las construcciones y la carretera que conduce a las ruinas de Pisac muestran
agrietamientos y desplazamientos.
V.4.R Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue PæucærtæwÐo V.4.R Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue PæucærtæwÐo V.4.R Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue PæucærtæwÐo V.4.R Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue PæucærtæwÐo V.4.R Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue PæucærtæwÐo
En ambas márgenes del río Paucartambo, se aprecian evidencias de deslizamientos
antiguos. Muchos de los cuales sufren reactivaciones, produciendo problemas a los poblado-
res que habitan en esta región. La causa principal de la reactivación está dada por la topogra-
fía, la litología (pizarras esquistosas), por la intensa precipitación pluvial y por la erosión que
produce el cauce del río Paucartambo.
Un deslizamiento que constantemente ocasiona problemas es el deslizamiento del
cerro Papaura, que en 1972, por efecto de las intensas lluvias, parte del material deslizado
produjo la obturación del río Mapacho, que desbordó e inundó parte del área urbana de la
población de Paucartambo.
V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue UruÐæwÐæ V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue UruÐæwÐæ V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue UruÐæwÐæ V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue UruÐæwÐæ V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue UruÐæwÐæ
En la zona de Urubamba se han reconocido varios deslizamientos, los que en gran
parte han sido estudiados por Kalafatovich (1977). Destacan los deslizamientos del sector
Huayllabamba-Pachar. Las escarpas y las zonas deslizadas son claramente visibles en cada
uno de estos deslizamientos. El único deslizamiento que tiene una zona de depósito en la
margen derecha del río Urubamba es el deslizamiento del cerro Yahuarmaqui. Este depósito
consiste de varios montículos de lodo, bloques de yeso, calizas y grava (Kalafatovich, 1977)
(Foto 47). Todos los deslizamientos se hallan dentro los yesos y lutitas de la Formación
Maras (Domo de Maras ). Los coronamientos, escarpas y en general las zonas de arranque
de los deslizamientos se hallan a alturas entre 150 y 450 metros del río Urubamba. Los
deslizamientos pueden tener escarpas pronunciadas, lo que indica que son más jóvenes
(Kalafatovich, 1977), en comparación con las otras escarpas ya desgastadas por la erosión.
La gran mayoría de estos deslizamientos se deben al exceso de humedad, por esta razón
estos ocurren casi siempre durante la temporada de lluvias o poco después. Los deslizamientos
del sector de estudio son de los que se pueden denominar secos, raros y excepcionales, ya
que la resistencia al esfuerzo cortante del material que componen los cerros disminuye por
cambios químicos o más específicamente por la transformación de la anhidrita (Kalafatovich,
1977). Este fenómeno químico de hidratación ocurre debido a la infiltración del agua de lluvia
que llega a las capas de anhidrita, lo que provoca el aumento de su volumen en forma consi-
derable, ocasionando presiones enormes sobre las rocas adyacentes. Sin embargo, los blo-
ques de yeso y en general las rocas arcillosas experimentan contracciones por desecación
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
215
debido a la pérdida de humedad durante la época de sequía. Por este hecho los sedimentos
pierden estabilidad y se deslizan súbitamente ladera abajo, bajo el impulso de fuerzas de
gravedad. Esta al parecer es la razón porque los deslizamientos que ocurren casi anualmente
en el cerro Yahuarmaqui tienen lugar en los meses de agosto a octubre (Kalafatovich, 1977).
Es posible que el deslizamiento principal del cerro Yahuarmaqui de 1678, posiblemente ha
tenido también el mismo origen. Este deslizamiento, cuenta con relatos históricos, debido a
que produjo el represamiento del río Urubamba, con la consiguiente destrucción de varias
poblaciones y pérdida de vidas humanas.
|NOEMMEì
21ó
Candia & Carlotto (1985), también describen brevemente estos deslizamientos de la
zona de Urubamba y relacionan a fenómenos de geodinámica externa, cambios físico-quími-
cos que operan en las rocas y minerales. Así la presencia de calizas, yesos, anhidritas, sal y
arcillas en el área predisponen en comportamiento heterogéneo e inestable, en principio por
la condición hídrica del yeso que aunada a la de la arcilla, rompe el estado de reposo del talud
en la zona. Estos autores piensan también que probablemente la intrusión de diapiros de
Maras y Racchi, actúen directa o indirectamente en la movilización de los depósitos
suprayacentes, que como resultado producen deslizamientos continuos, este fenómeno es
notorio en la carretera asfaltada Urubamba-Chincheros, que está sufriendo el proceso de
agrietamiento, hundimiento y en parte abombamiento.
V.4.A Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue Cæ¡cæ V.4.A Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue Cæ¡cæ V.4.A Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue Cæ¡cæ V.4.A Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue Cæ¡cæ V.4.A Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue Cæ¡cæ
En el sector de Unuraqui (Calca), se produjo un gran represamiento del río Vilcanota
formando una laguna que posiblemente alcanzó hasta Pisac. La actual ex-hacienda Urco, se
halla sobre material del frente de este deslizamiento en la margen derecha del río Vilcanota.
La escarpa de este deslizamiento, se ubica a 3,900 metros y se ha desarrollado sobre los
volcánicos de Grupo Mitu que se hallan fuertemente fracturados.
V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue L¡wætæwÐo V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue L¡wætæwÐo V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue L¡wætæwÐo V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue L¡wætæwÐo V.4.O Oee¡¡zæw¡eHtoe Ue L¡wætæwÐo
En La zona de Limatambo se han identificado dos zonas de deslizamiento (Herrera &
Vallenas, 1996):
4. Oee¡¡zæw¡eHto Ue CæHUorpætæ
Este deslizamiento se ubica en la laderas del cerro Candorpata de la comunidad de
Pampaconga del distrito de Limatambo, donde se observan una serie de pequeñas escarpas
de deslizamientos que afectan a la cubierta coluvial y parte de afloramientos de rocas de las
Formaciones Chilca y Anta. Las dimensiones son de 1 km. de largo por 500 metros de
ancho. El fisuramiento y fracturas de los afloramientos rocosos, es un factor importante en el
comportamiento del macizo rocoso. En la parte superior del deslizamiento se observa, el
coronamiento, escarpas principales y secundarias, grietas longitudinales-oblícuas. En base a
una observación detenida del fenómeno, se puede considerar como elemento principal del
desarrollo y formación de los deslizamientos a la escorrentía subterránea, precipitaciones
pluviales y a las infiltraciones, que penetran en las grietas y fisuras de la parte superior del
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
217
fenómeno, saturando los suelos con el consiguiente aumento de presiones de los poros y
disminuyendo la resistencia. Otro factor importante que influye en este fenómeno es la cons-
trucción de la carretera Limatambo-Cusco, particularmente el ensanchamiento de la vía.
R.-Oee¡¡zæw¡eHto Ue Pucæcæeæ
Está ubicado al suroeste del cerro Huascatin (ladera del cerro Pucaccaja) de la co-
munidad de Mamaco. Se halla en el flanco occidental del Cordillera Oriental, y se emplaza
dentro de la Formación Huambutío y el Grupo Copacabana. Las geoformas menores definen
como una ladera de fuerte pendiente, intercaladas con pequeñas terrazas naturales. Se ob-
servan, escarpas principales y secundarias, grietas semicirculares y longitudinales
El desgaste y modelación de la superficie del área del deslizamiento, está relacionada
a la tectónica, por estar dentro de escamas de fallas, así también a la acción hídrica causada
por las lluvias que saturan estos suelos
Formado por material rocoso fracturado y suelos no consolidados eluviales y
coluviales. Las rocas están conformadas por conglomerados, areniscas y limolitas pertene-
cientes a la Formación Huambutío. La parte de la cobertura, tiene espesores muy delgados
que son productos de la meteorización de las rocas (terrenos de cultivo).
V.4.G Otræe zoHæe Ue Uee¡¡zæw¡eHto V.4.G Otræe zoHæe Ue Uee¡¡zæw¡eHto V.4.G Otræe zoHæe Ue Uee¡¡zæw¡eHto V.4.G Otræe zoHæe Ue Uee¡¡zæw¡eHto V.4.G Otræe zoHæe Ue Uee¡¡zæw¡eHto
Otros deslizamientos importantes son los del Cerro San Cristóbal en Huarocondo,
que afecta el canal de irrigación. Este deslizamiento se ha desarrollado sobre las lutitas y
areniscas del Grupo San Jerónimo. Al SE de Chaquil se presenta otro deslizamiento que se
desarrolla sobre las rocas del Grupo Yuncaypata.
V.R MEOTECTOM¡CA V G¡GN¡C¡OAO V.R MEOTECTOM¡CA V G¡GN¡C¡OAO V.R MEOTECTOM¡CA V G¡GN¡C¡OAO V.R MEOTECTOM¡CA V G¡GN¡C¡OAO V.R MEOTECTOM¡CA V G¡GN¡C¡OAO
La región de Cusco, se encuentra caracterizada por una evolución tectóno-
sedimentaria plio-cuaternaria, localizada a lo largo del sistema de fallas que limita las Altipla-
nicies de la Cordillera Oriental. Este sistema de fallas activas es producido por una extensión
N-S y está caracterizado por escarpas pleistocenas (400 metros de altura) y por pequeñas
escarpas holocenas (2-20 m. de altura)(Cabrera, 1988). La región de Cusco, caracterizado
por una importante actividad sísmica cortical, presenta muchos sectores de fallas normales
|NOEMMEì
218
activas. Se considera como activa una falla que ha experimentado una o varias reactivaciones
holocenas (es decir, en los últimos 10,000 años).
Las fallas activas de la región han sido divididas en dos sectores denominados: Siste-
ma Cusco y Sistema Vilcanota (Cabrera, 1988). Dentro del Sistema de Fallas Cusco se han
reconocido las fallas de Tambomachay, Tamboray, Qoricocha, Zurite, Pachatusan y Zurite.
Dentro del Sistema de Fallas Vilcanota se tienen las fallas de Pomacanchis, Pampamarca y
Langui. También se tiene un sistema de fallas activas en la zona de Ausangate en la cuenca de
Ocongate.
Dentro de los cuadrángulos de Urubamba y Calca se encuentran gran parte del
Sistema de fallas activas de Cusco (Fig. 33), resaltando las de Zurite, Tambomachay, Qoricocha
y Tamboray, las que describiremos brevemente.
V.R.4 F V.R.4 F V.R.4 F V.R.4 F V.R.4 Fæ¡¡æ Zur¡te æ¡¡æ Zur¡te æ¡¡æ Zur¡te æ¡¡æ Zur¡te æ¡¡æ Zur¡te
Es una falla E-O, que separa la depresión de Anta con la Cordillera Oriental. El
bloque norte está compuesto por las rocas del Grupo San Jerónimo y el sur por la cobertura
Meso-Cenozoica, que es el bloque hundido. Esta falla ha jugado antiguamente como falla de
rumbo sinestral e inversa, pero durante el Cuaternario como normal. Pequeños escarpes de
dirección N100-N115° y de buzamiento 60 a 70°S, caracterizan la actividad reciente de la
falla (Cabrera, 1988).
V.R.R F V.R.R F V.R.R F V.R.R F V.R.R Fæ¡¡æ T æ¡¡æ T æ¡¡æ T æ¡¡æ T æ¡¡æ TæwÐowæcHæy æwÐowæcHæy æwÐowæcHæy æwÐowæcHæy æwÐowæcHæy
Se ubica al norte de la Ciudad del Cusco y separa la Meseta de Sacsayhuamán de las
Montañas del Cusco, es decir que pone en contacto las formaciones del Grupo Yuncaypata
con las del Grupo San Jerónimo. Esta falla es muy parecida a la falla de Zurite, puesto que
anteriormente jugó como falla inversa y actualmente tiene evidencias de un juego cuaternario
antiguo (400 metros) y reciente (2 metros). que indican que se trata de una falla activa (Foto
48).
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
21º
|NOEMMEì
220
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
221
V.R.O Fæ¡¡æ TæwÐoræy
Es una falla de dirección N-S que separa las Altiplanicies de las Montañas de Cusco.
Se extiende en una longitud de 3.5 km a una altitud promedio de 4,000 metros. Esta falla está
subrayada por un escarpe de 2 a 4 metros, que indican movimientos recientes. Al igual que
las fallas anteriores, se trata de fallas normales.
V.R.A F V.R.A F V.R.A F V.R.A F V.R.A Fæ¡¡æ Çor¡cocHæ æ¡¡æ Çor¡cocHæ æ¡¡æ Çor¡cocHæ æ¡¡æ Çor¡cocHæ æ¡¡æ Çor¡cocHæ
De orientación E-O; está situada a 10 km. al norte de la Falla Tambomachay y tiene
una longitud de 3 km. Está caracterizada por pequeños escarpes de orientación similar y
muestran un juego normal. Esta falla afecta los depósitos sedimentarios cuaternarios y los
volcánicos Plio-Cuaternarios shoshoníticos. Las observaciones neotectónicas hechas por
Cabrera (1988), indican claramente que el sismo del Cusco del 5 de mayo de 1986, se debe
a la reactivación de un segmento de la Falla Koricocha.
|NOEMMEì
222
El análisis de trincheras o calicatas realizadas por Cabrera (1988), permite determi-
nar las características paleosísmicas de las fallas activas. El número de reactivaciones Holocenas
está en relación con los diferentes paleosuelos afectados. Estas reactivaciones relacionadas
con las dataciones radiométricas, conducen a determinar el tiempo de retorno de sismos
mayores, tomando en cuenta como base los 10,000 años del período Holoceno.
En Conclusión , el gran sistema de fallas activas de la región de Cusco define una
zona estrecha de 10 km de ancho y más de 200 km de largo, con direcciones que varían
entre NO-SE y E-O. Las fallas están señaladas en algunos lugares por la presencia de escarpas
que cortan el substratum e indican multiplicidad de reactivaciones, tanto Pleistocenas como
Holocenas. En general, al mínimo, dos reactivaciones holocenas mayores son observadas en
el Sistema de Fallas Cusco, estas indican un tiempo máximo de recurrencia de alrededor
5,000 años. Sin embargo, en el sector de Falla Chincheros-Koricocha, al mínimo tres
reactivaciones holocenas han sido observadas, lo que sugiere un tiempo de recurrencia de
alrededor 3,300 años. Cada reactivación está asociada a un fuerte paleosismo que está ca-
racterizado por un desplazamiento en superficie de 1 a 2 metros, que localmente puede
alcanzar 5 metros. La magnitud de Cada paleosismo calculado a partir del método de Mo-
mento Sísmico, ha sido evaluado entre 5.5 y 7.2 para profundidades de fallas comprendidas
entre 1 y 20 km (Cabrera 1988). En términos de riesgo sísmico, la magnitud (Mw) para un
sismo mayor producto de la reactivación de un sector de fallas activas de la región de Cusco,
puede ser evaluado esencialmente entre 6 y 7.2 (Cabrera, 1988). El análisis estructural de las
principales fallas normales activas de la región de Cusco, muestra una extensión de dirección
N-S. El sistema de fallas activas parecen corresponder a un reajuste entre la Cordillera Oc-
cidental (Comprendiendo las Altiplanicies) que está compensada y la Cordillera Oriental
subcompensada. Esta última se levanta más que su equilibrio isostático a causa de la compre-
sión que actua en su borde oriental.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
223
MEFEMEMC¡AG M¡ML¡OOMAF¡CAG MEFEMEMC¡AG M¡ML¡OOMAF¡CAG MEFEMEMC¡AG M¡ML¡OOMAF¡CAG MEFEMEMC¡AG M¡ML¡OOMAF¡CAG MEFEMEMC¡AG M¡ML¡OOMAF¡CAG
AGUIRRE, L. (1985). The Southern Andes. In: The ocean basins and margins, vol. 7A, The Pacific
Ocean (A.E.M. Naion, F.G. Stehli & S. Uyeda, eds.) Plenum Press, p. 265-
376.
AUDEBAUD, E. (1971). Mise au point sur la stratigraphie et la tectonique des calcaires cénomaniens
du Sud-Est péruvien (Formation Ayavacas). C.R. Acad. Sc. Paris, t. 272, 1059
- 1062 p.
AUDEBAUD, E. (1973). Geología de los Cuadrángulos de Ocongate y Sicuani. Instituto de Geo-
logía y Minería, Bol. 25, 72 p. Lima.
AUDEBAUD, E. & VATIN PERIGNON, N. (1974). The volcanism of the northern part of the
Peruvian Altiplano and of the Oriental Cordillera on a traverse Quincemil-Sicuani-
Arequipa. Proceedings of the Symposium on Andean and Arctic Volcanology.
5-37. Santiago, Chile.
BENAVIDES, V. (1956). Cretaceous system of Northern Peru. American Museum of Natural
History Bulletin, New York, 108, 352-494.
BENAVIDES, V. (1962). Estratigrafía pre-Terciaria de la región de Arequipa. Bol. Soc. Geol.
Peru. 38: p. 5-63.
BERRY, W. & BOUCOT, A. (1972). Correlation of the South American Silurian Rocks, Geol.
Soc. Amer., spec. pap. 133, 59p.
BEURLEN, K. & SOMMER, F. (1957). Observacoes estratigraficas e paleontologicas sobre o
Calcario Corumba. Dep. Nac. Prod. Min., D.G.M., 101, Rio de Janeiro.
|NOEMMEì
224
BONHOMME, M.G.; AUDEBAUD, E. & VIVIER, G. (1985). K-Ar ages of hercynian & neogene
rocks along an east-west cross section in southern Peru. Comunicaciones 35.
BONHOMME, M.G.,FORNARI, M.,LAUBACHER, G., SEBRIER, M. & VIVIER,.G. (1988).
New Cenozoic K-Ar Ages on volcanic rocks from the Eastern high Andes,
Southern Peru. Jour. South Amer. Earth Sci. Gr. Brit, 1, 2: 179-183 p.
BOWMAN, I. (1916). The Andes of Southern Peru. Geographical reconnaissance along the 73
meridian. Am. Geogr. Soc. Special public., n1, 336 p., New York.
BRANISA, L.; CHAMOT, G.; BERRY, W. & BOUCOT, A. (1972). Silurian of Bolivia, in
correlation of the South American Silurian Rocks. Geol. Soc. Amer., spee. paper
133, p. 21-31.
BUSSELL, M.A. (1983). Timing of tectonic and magmatic events in the Central Andes of Peru.
Jour.Geol.Soc. London, 140,2,p.279-286.
BUSSELL, M.A. (1985). The centred complex of the Rio Huaura: a study of magma mixing and
differentiation in high level magma chambers. In: Magmatism at a plate edge. The
peruvian Andes. W.S. Pitcher et al. eds., Blackie, 1985, p. 128-155.
CABRERA, J. (1988). Néotectonique et Sismotectonique su niveau de la Subduction Perou. These
Dr. Universidad Paris.XI-Orsay-Francia, 275 p.
CANDIA, F. & CARLOTTO, V.(1985). Estudio Geológico de la zona de Huambutío-Lamay
(Dpto. Cusco). Tésis Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco,78p.
CARLIER, G.; GRANDIN, G.; LAUBACHER, G.; MAROCCO, R. & MEGARD, F. (1982).
Present Knowledge of The Magmatic Evolution of the Eastern Cordillera of
Peru. Earth Sci. Rev. Amsterdam.
CARLIER, G.; CARLOTTO, V.; LIGARDA, R.& MANRIQUE, E.(1989). Estudio
Metalogenético de la Subprovincia cupro-ferrífera Tintaya-Bambas. Informe fi-
nal UNI-ORSTOM, p 143-248.
CARLIER, G. & CARLOTTO, V. (1990). Evidence for the origin of a shoshonitic suite by mixing
of peraluminous and ultrapotassic magmas: the oroscocha and quimsachata
quaternary volcanoes , Sicuani provice, southern Peru. ISAG. 353-356.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
225
CARLIER, V., CARLOTTO, V., LIGARDA, R.& CANO, V. (1994). Los volcánicos shoshoníticos
Pliocuaternarios de la región de Cusco-Apurímac: Algunos apuntes arqueológi-
cos. VIII Cong. Peruano de Geología Lima 1994. Vol. de resúmenes extendi-
dos T. I, 205-208
CARLOTTO, V.(1989). Formación Huambutío: Nueva unidad estratigráfica, marcador del even-
to tectónico-sedimentario Infraneocomiano. Workshop sobre el Cretáceo en el
Perú, Res. p. 5, Lima.
CARLOTTO, V. (1992). Relation entre sedimentation, paleogeographie et tectonique dans la région
de Cuzco (Sud de Pérou) entre le Jurassique superieur et le Paleocene. DEA
Univ. Grenoble, 43 p. inédito.
CARLOTTO, V. (en preparación).Le raccourcissement Andin au Niveau de Cuzco (Perou): Con-
troles paléogéographiques, chronologie, évolution cinématique. Tesis Doctor.
Universidad de Grenoble. Francia.
CARLOTTO, V.; CORDOVA, E.; DELFAUD J. & MAROCCO R. (1987). La transgresión
Marina Mesozoica en la Región del Cusco: Las areniscas litorales de la Forma-
ción Huancané (Neocomiano). VI Congreso Peruano de Geología, Lima.
CARLOTTO, V.; CANDIA, F. & MAROCCO, R. (1988). Estudio geológico de Anticlinal de
Vilcanota-Cusco. Bol. Soc. Geol. del Perú Nro. 78: 137-147. Lima.
CARLOTTO, V.; JURADO, J.; MIRANDA, C.; CARLIER,G. & JAILLARD E. (1990). Evolu-
ción tectónica sedimentaria de la Formación Yuncaypata (Aptiano superior?-
Campaniano). Segundo Workshop sobre el Cretáceo en el Perú, 4p., Lima.
CARLOTTO, V.; CARDENAS, J.; GIL, W.; CHAVEZ, R.; JAILLARD E. & CARLIER G.
(1991). Estratigrafía de la Formación Huambutío (Kimmeridgiano-Berriasiano)
Cusco-Perú. VII Cong. de Geol. Res. T-II, 591-597 p. Lima.
CARLOTTO, V.; JAILLARD, E.; CARLIER, G. & CARDENAS J. (1991). Evolución
estratigráfica Mesozoica de la región de Cusco. VII Cong. de Geol., Res. 599-
604 p., Lima.
CARLOTTO, V.; JAILLARD, E.& MASCLE G.(1992). Relación entre sedimentación,
paleogeografía y tectónica de la región de Cusco (Sur del Perú) entre el Jurásico
superior y Paleoceno. Bol. Soc. Geol. del Perú, 83, 1-20.
|NOEMMEì
22ó
CARLOTTO, V.; JAILLARD, E.; CARDENAS, J.; GIL, W.& CHAVEZ, R. (1994). El Anticlinal
de Napa de Piuray, VIII Cong. de Geol. 163-166 p., Lima.
CARLOTTO, V.; CARDENAS, J.; GIL, W.& CHAVEZ, R. (1995a). Sedimentología de la For-
mación Huancané (Neocomiano) de la región de Cusco y su relación con las
variaciones del nivel del mar. Bull. Inst. fr. études andines, 24 (1): 1-121.
CARLOTTO, V.; CARLIER, G.& CARDENAS, J., (1995b). La edad de las Capas Rojas del
Grupo San Jerónimo (Región de Cusco y su significado geológico). Res. Semi-
nario Taller: Evolución de la litósfera en los Andes Peruanos y sus márgenes. 2p.
Lima.
CARLOTTO, V.; CARLIER, G.; CARDENAS, J.; GIL, W.; CHAVEZ, R. (1996). The Red
Beds of San Jeronimo Group (Cuzco-Peru) Marker of the Inca 1 Tectonic Event.
International Symposium on Andean Geodinamics, Saint-Malo. ORSTOM
ed.(por aparecer).
CASOS G. (1991). Estudio Geológico, geotécnico para la conservación de suelos y aguas (Cuen-
ca de Piuray, Urubamba-Cusco). Tesis UNSAAC. 134 p.
CORDOVA, E. (1986). Un bassin intramontaneux andin péruvien. Les Couches Rouges du bassin
de Cuzco (Maestrichtien-Paléocene). Tesis 3er ciclo, Univ. Pau., 272p.
CORDOVA, E. (1990).Estudio de Areas de Expansión Urbana de la Ciudad del Cusco. IIUN,
13 p. Cusco.
CORNEJO, N. & VALDIVIA, M. (1986). Tesis de Ingeniro de Minas. Universidad Nacional
San Antonio Abad del Cusco.
CHAVEZ, R. (1995). Geología, estratigrafía y tectónica de la región Calca-Urubamba. Tesis Univ.
San Antonio Abad del Cusco. 143 p.
CHAVEZ, R.; MAMANI, S.; SOTOMAYOR, M.P.& CIPRIAN, W. (1992). Sedimentología y
estratigrafía de la Formación Punacancha. Seminario-UNSAAC. 35p. Cusco.
CHAVEZ, R; GIL, W.; MAMANI, S.; SOTOMAYOR, M.; CARDENAS, J.& CARLOTTO,
V. (1994). Sedimentología y Estratigrafía de la Formación Punacancha (Eoceno?)
en la Región de Cusco. VIII Congreso Peruano de Geología. 171-173 p.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
227
DALMAYRAC, B. (1970) Precisión sobre una sección típica del Paleozoico de los Andes Cen-
trales peruanos (Quebrada de Chaupihuaranga). Comunicación I
o
Cong.
Latinoamer, Geol., Lima.
DALMAYRAC, B.; LAUBACHER, G. & MAROCCO, R. (1977). Geologie des Andes
Peruviennes, Caracteres Generaux de L’evolution geologique des Andes
Peruviennes. These Universite des Sciences et Techniques du Languedoc. 361
p.
DAVILA, J. & PONCE DE LEON V. (1971). La Sección del Río Inambari en la Faja Subandina
del Perú y la Presencia de sedimentitas de la formación Cancañiri (Zapla) del
Silúrico. Re. Tec. Yac. Petrol. Fisc. Bolivia,I (1), p. 67-85.
DIAZ, H. (1967). Informe técnico Nro.45/67. Banco Minero del Perú, 12p.
DOUBINGER, J. & MAROCCO, R. (1976). Découverte d’une microflore Wealdienne
(Néocomien) dans la région de Cuzco (Sud du Pérou). Premiere datation de
gres Huancané. Sciences Géologiques Bull. 29, 1, 79-89, Strasbourg.
DOUBINGER, J. & MAROCCO, R. (1981). Contenu Palynologique du Groupe Copacabana
(permien Inférieur et Moyen) sur la Bordure Sud de la Cordillere de Vilcabamba,
Région de Cuzco (Pérou). Sonderdruck aus der Geologischen Rundschau Band
70. 1086 -1097.
DUEÑAS E. (1907). Aspectos mineros del Departamento de Cusco. Bol. Cuerpo de Ings. de
Minas del Perú, Nro. 53, 1-163. Lima.
EGELER, C. & DE BOOY, T. (1957). De geologisch-Alpinistische Exploratie in de cordillera
Vilcabamba en cordillera Veronica, Zuidoost Perú. Tijdsch. Kon. Nederland
Aardrijkskd. Genoot.,Nro. 2, 120-136p.
EGELER, C. & DE BOOY T. (1961). Preliminary note on the geology of the Cordillera Vilcabamba
(SE Peru), with emphasis on the essentially pre Andean origin of the structure.
Geol. en Mijnb. 40, p. 319-325.
FRAENKL, E. (1959). La Formación Limbo, Bol. Tec. Yac. Petr. Fisc. Bol., 1, (5), p.29-38, La
Paz.
FRICKER P. & WEIBEL M. (1960). Zur Kenntnis der Eruptive gesteine in der Cordillera
Vilcabamba (Peru). Schweiz. Miner. Petrog. Mitt., 40, p. 359-382, Zürich.
FRICKER P. (1960). Zur Geologie der Cordillera Vilcabamba. Alpen, Nro. 36, p. 58-66.
|NOEMMEì
228
GABELMAN, J. (1962). Vilcabamba Uranium deposits, Cuzco Departament, Peru. U.S. Atomic
Energy Commission Division of Raw Materials, Washington D.C.-Junta de Con-
trol de Energía Atómica, Lima, 10p.
GABELMAN, J.& JORDAN, V. (1964). Geology of the Cuzco-Anta-Urubamba area, Cuzco
Departament, Peru. U.S. atomic energy commission division of raw materials,
Washington D.C., 94p.
GABELMAN J. & RAYMOND R. (1962). Uranium in Peru: U.S. Atomic Energy Comm. RME.-
4581
GAMARRA, S. (1983). Estudio petrográfico de las rocas ígneas del Batolito de Machu Picchu.
Tesis Bachiller en Ingeniería Geológica-UNSAAC. 60 p. Cusco.
GRAMONT, X. (1980). Compte-rendu sommsire d’etude des gres cupriferes du bassin de Sicuani
(Dept. du Cuzco). Bureau de recherches géologiques et minières, 119, 10 p.
GREGORY, W. (1916). Geologic reconnaissance of the Cuzco Valley, Perou. American Journal of
Science. Fourth series, Vol. II, n. 241.
HARKER,.A. (1909). The Natural History of Igneous Rocks. Macmillan ed., New York, N.Y.,
384 p.
HEIM, A. (1948). Geología de los ríos Apurímac y Urubamba. Bol. Ins. Geol. Perú, Nro. 10, p.
1-25, Lima.
HERRERA G. & VALLENAS V. (1996). Estudio geológico de Limatambo-Mollepata. Tesis
Univ. San Antonio Abad del Cusco. 103 p.
HOSTTAS, E. (1967). Estudio geológico del túnel terminal entre Huambo y Querque. Tesis Uni-
versidad Nacional San Agustín Arequipa, 107p.
HUAMAN,.D. (1985). Evolution téctonique cénozoique et néotectonique du piémont Pacifique
dans la région d’Arequipa (Andes du Sud Pérou). Tesis de 3er. Ciclo, Universi-
dad. Paris Sud Orsay. 220p.
JAILLARD, E. (1987). Sedimentary evolution of an active margin during middle and upper
Cretaceous times: the North Peruvian margin from late Aptian up to Senonian.
Geologische Rundschau, Stuttgart, 76, 677-697.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
22º
JAILLARD, E. (1994). Kimmeridgian to Paleocene Tectonic and Geodinamic Evolution of the
Peruvian (and Ecuador) Margin. In Cretaceous tectonics of the Andes, J.A.
Salfity (ed), Earth Evolution Science, Monograph Series, Vieweg Publication,
Wiesbaden, 101-167.
JAILLARD, E. (1995). La sedimentación Albiana-Turoniana en el Sur del Perú (Arequipa-Puno-
Putina). Soc. Geol. del Perú. Vol. Jubilar Alberto Benavides: pp. 135-157, Lima.
JAILLARD, E. & SEMPERE, T. (1989). Cretaceous sequence stratigraphy of Peru and Bolivia.
en: Contribuciones de los Simposios sobre el Cretácico de América latina. A:
Eventos y registro sedimentario, 1-27, Buenos Aires.
JAILLARD, E. & SEMPERE, T. (1991). Las secuencias sedimentarias de la formación Miraflores
y su significado estratigráfico. Revista técnica de YPFB-Vol.12(2).257-264.
JAILLARD, E. ; ARNAUD-VANNEAU, A. (1993) The Cenomanian-Turonian transition on the
Peruvian margin. Cretaceous Research. 585 - 605.
JAILLARD, E.; CARLOTTO, V.; CARDENAS, J.; CHAVEZ, R.& GIL, W. (1993). La “Nappe
des Couches Rouges” de Cuzco (Sud du Pérou): mise en évidence stratigraphique,
interpretations tectoniques et paléogéographiques. C. R. Acad. Sci. París, t.316,
serie II. 379 - 386p.
JAILLARD, E.; CAPPETTA, H.; ELLENBERGER, P.; FEIST, M.; GRAMBAST-FESSARD,
N.; LEFRANC, J.P.& SIGE, B. (1993). Sedimentology, Paleontology,
biostratigraphy and correlation of the late Cretaceous Vilquechico Group of
Southern Perú. Cretaceous Research. 14, 623 - 661.
JAILLARD, E.; GRAMBAST-FESSARD, N.; FEIST, M.& CARLOTTO, V. (1994). Senonien-
Paleocene charophyte succession of the Peruvien Andes. Cretaceous Research,
445 -456.
JAIMES, F. & ROMERO, D. (en preparación). Las Cuencas sin-orogénicas de la región del
Cusco: La Cuenca Paruro (Mioceno?). Tesis de Ingeniero geólogo. UNSAAC.
KALAFATOVICH, C. (1956). La Glaciación Pleistocénica en Urubamba, Rev. Univ. Nro. 112,
Cusco.
|NOEMMEì
230
KALAFATOVICH C. (1957). Edad de las Calizas de la Formación Yuncaypata Cuzco. Socie-
dad Geológica del Perú. Primer Congreso Nacional de Geología, Analisis-parte
II Tomo 32 Pag. 125-139.
KALAFATOVICH, C. (1964). El Paleozóico superior en el Perú. Rev. Univ. Cusco, 126-129, 9-
44. Cusco.
KALAFATOVICH, C. (1977). Deslizamientos en el Valle del río Urubamba, sector entre
Huayllabamba y Pachar, Dep. Cusco. Separata Revista Universitaria Nro. 131
- UNSAAC 48p.
KANEOKA, I.& GUEVARA, C. (1984). K-Ar age determinations of late Tertiary and Quaternary
Andean volcanic rocks, Southern Perú. Geochemical Journal, Vol. 18. 233-
239p.
KONTAK, D.J. ; CLARK, A.H.& FARRAR, E. (1984). The Magmatic Evolution of the Cordi-
llera Oriental, Southeastern Peru. In “Andean Magamtism: Chemical and isotopic
costraints”, Harmon and Barreiro eds., London: 203-219p.
KUNO, H. (1966). Lateral variation of basalts magma across continental margin and island arcs.
In: W.H. Poole ed., Soc. Geol. Canada, 66, 15: 317-336.
LANCELOT, J.R., LAUBACHER,G., MAROCCO, R. & REANAUD,U. (1978). U/Pb
radiochronology of two granitic plutons from the Eastern Cordillera (Peru)-Extent
of Permian magmatic actuvity and consequences. Geol. Rdsch., 67, 1, p. 236-
243.
LAUBACHER, G. (1974). Le Paléozoique inférieur de la Cordillère Orientale du sud-est du Pérou.
Cahiers ORSTOM, sér. Géol., vol. 6, n1, p. 29-40.
LAUBACHER, G. (1977). Géologie de l’Altiplano et de la Cordillere Orientale au Nord et ou
Nord du Lac Titicaca (Pérou).Tesis. USTL. Montpellier. 117p..
LAVENU, A. & MAROCCO, R. (1984). Sédimentation continentale et tectonique d’une chaine
liée à une zone de subduction: l’exemple des Andes centrales (Pérou-Bolivia)
pendant le Tertiaire. Bull. Centre Rech. Explor.-Prod. Elf-Aquitaine, 8, 1, p. 55-
70.
LEFEVRE, C. (1973) Les caracteres magmatiques du volcanisme plio-quaternaire des Andes
dans le Sud du Pérou. Contr. Mineral.Petrol, 41, p. 259-272.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
231
LIGARDA, R. (1989). Estudio Geológico del Cuadrángulo de Curahuasi (Departamento de
Apurímac). Tesis de Geología, Universidad de Cusco UNSAAC, 183 p.
LOPEZ R. (1986). Geología del Cretáceo superior-Eoceno en los alrededores del Cusco. Tesis
UNSAAC. 98p.
MACHARE, J. (1987). La marge continentale du Pérou: régimes tectóniques et sédimentaries
cénozoiques de l’avant arc des Andes Centrales. Thèse Doctoral, Universidad
de Paris Sud, Orsay.
MACHARE, J.; SEBRIER, M.; HUAMAN, D. & MERCIER, J. (1986). Tectónica Cenozoica
de la margen continental peruana. Bol. Soc. Geol. del Perú. 76, p. 45-78.
MAC BRIDGE, S.; ROBERTSON, R.; CLARK, A. & FARRAR, E. (1983). Magmatic and
metallogenetic episodes in the northern tin belt, Cordillera Real, Bolivia:
Geologische Rundschau, Bd. 72 p.
MAC KEE, E.H. & NOBLE, D.C. (1982). Miocene volcanism and deformation in the western
cordillera and high plateaus of south-central Peru. Geol. Soc. Amer. Bul., 93, p.
657-662.
MAC KEE, E.H.; NOBLE, D.C. & VIDAL. C. (1986). Timing of volcanic and hidrothermal
activity, Huancavelica mercurt district, Peru. Econ. Geol., 81, p. 489-492.
MAC LAUGHLIN, D. (1924). Geology and physiography of the Peruvian Cordillera, Departments
of Junin and Lima. Geol. Soc. Amer., bull. n 35, p. 591-632.
MAROCCO, R. (1975). Geología de los Cuadrángulos de Andahuaylas, Abancay y Cotabambas.
Boletín del Instituto de Geología y Minería, 27,51 p., Lima.
MAROCCO, R. (1977).- Un segment de la Chaîne des Andes Péruviennes: la déflexion d’Abancay.
Etude géologique de la Cordillère Orientale et les Hauts Plateaux entre Cuzco et
San Miguel-Sud du Pérou (12
o
30 S á 14
o
00).Tesis. USTL. Montpellier. 141 p.
MAROCCO, R. (1978). Estudio Geológico de la Cordillera de Vilcabamba . INGEOMIN. Bol.
4.Serie D. 157 p.
MAROCCO, R. & GARCIA ZABALETA, F. (1974). Estudio Geológico de la región entre Cusco
y Machu Picchu. Bull. Inst. fr. études andines, III, N
o
2, 1-27.
|NOEMMEì
232
MAROCCO, R.& PASTOR, R. (1982). Una intrusión contemporánea de la tectónica Herciniana:
El Ortogneis de Amparaes, Cordillera oriental del Sur del Perú. Quinto Congre-
so Latinoamericano de Geología, Argentina, Actas III, 427-439p.
MAROCCO, R.; SEMPERE, T.; CIRBIAN, M.& OLLER, J. (1987). Mise en évidence d’une
déformation Paléocene en Bolivia du Sud. Sa place dans l’évolution géodynamique
des Andes Centrales, Comptes Rendus de l’Académie des Sciences, Paris, t.
304:1139-1142.
MEDINA, G. (1972). Informe técnico Nro. 203/72-Banco Minero del Perú, 6p.
MEDINA, G. (1973). Informe técnico Nro. 024/73. Banco Minero del Perú, 10p.
MEGARD, F. (1973). Etude geologique d’une transversale des Andes du niveau du Perou Cen-
tral. These doct. Sci. Nat. Montpellier.
MEGARD, F. (1978). Etude geologique des andes du Perou central. Mem. ORSTOM, 86, 310
P. Paris.
MEGARD, F. (1984). The Andean orogenic period and its major structures in Central and Northern
Peru. J. Geol. Soc. London. 141,p. 893-900.
MENDIVIL, S. & DAVILA, D. (1994). Geología de los cuadrángulos de Cuzco y Livitaca. Bol.
Ins. Geol. Min. Met. 52. 115 p. Lima.
MONALDI, C. & BOSO, M. (1987). (Dalmatina) Subandina nov. sp. (trilobita) en la Formación
Zapla del Norte argentino. IV Cong. Latinoam. Paleont., 1:149-157. Santa Cruz.
NEWELL, N. (1949). Geology of the lake Titicaca region, Peru. Geol. Soc. Amer.,memoir 36,
111 p.
NEWELL, N.; CHRONIC, J.& ROBERTS T. (1949). Upper Paleozoic of Peru. Univ. Serv.
Bure. Columbia University, 276 p.
NOBLET C. (1985). Etude des bassins intramontagneux andins. Analyse Sédimentologique des
couches rouges sud Péruviennes. VSNA-ORSTOM. 51p.
NOBLET, C., MAROCCO, R. & DELFAUD, J. (1987). Analyse sédimentologique des “Couches
Rouges” du bassin intramontagneux de Sicuani (Sud du Pérou). Bulletin de
l’Institut Francais d’Etudes Andines, 16: 55-78, Lima.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
233
ONERN (1976). Mapa ecológico del Perú. Lima
PASTOR, R. (1988). Contexto geológico de las mineralizaciones de Pb-Zn-Mo-Ni, en la región
de Amparaes (Cusco). Tesis Bach. Ing. Minas. Pontificia Universidad Catolica
del Perú, 198p.
PECCERILLO, A., TAYLOR, S. (1976). Geochemistry of Eoceno cal-alkaline volcanic rock
from the Kastamanou area. Northern Turkey. Centr. Miner. Petrol. 58, p. 63-
81.
PECHO V. (1981). Geología de los Cuadrángulos de Chalhuanca, Antabamba y Santo Tomás.
Bol. Inst. Geol.. Min. Met.:35, 67 p.
PHILLIPPS, C. (1965). Yacimientos de sal en el Cusco y posibilidades de su aprovechamiento.
Banco Minero del Perú, 13p.
POSAMONTIER, H.W., JERVEY,M.T. & VAIL,P.H. (1988) Eustatic controls on clastic deposition
I. Conceptual Framework. in: Sea-Level Changes-An integrated Approch,
(Wilgus, C.K., Hastings, B.S., Kendall, C.G.St.C., Posamentier, H.W., Ross,
C.A. & Wagoner, J.C., ed.) .The Society of Economic Paleontologists and
Mineralogists. Spec. Publ. 42
RAMIREZ, J.A.(1958). Mamíferos fósiles del Departamento de Cusco. Tesis Doctoral, UNSAAC.
87 p.
RIVERA, R.; PETERSEN, G.& RIVERA, M. (1975). Estratigrafía de la Costa de Lima. Bol.
Soc. Geol. del Perú, 45: 159-196.
ROBILLIARD, R. (1961). Informe técnico Mina Perseverancia. Banco Minero del Perú, 16p.
ROMANI,.M. (1982). Géologie de la région minière Uchucchacua-Hacienda Otuto, Pérou. Tesis
de 3er. Ciclo. Universidad de Grenoble, 176p.
ROSAS, C. (1979). Informe técnico Nro. 101/79. Banco Minero del Perú, 13p.
SEBRIER, M., LAVENU, A.,FORNARI, M., SOULAS, J. (1988). Tectonics und uplift in Cen-
tral Andes (Peru, Bolivia and Northern Chile) from Eocene to present.
Geodinamique, 3 (1-2): 85-106.
|NOEMMEì
234
SEMPERE, T. (1990). Cuadros estratigráficos de Bolivia: Propuestas nuevas. Revista Técnica de
YPFB, Cochabamba, v. 11, p. 215-227.
SEMPERE, T. (1994). Kimmeridgian? to Paleocene tectonic evolution of Bolivia. En Cretaceous
tectonics of the Andes, J.A. Salfity (ed), Earth Evolution Science, Monograph
Series, Vieweg Publications, Wiesbaden.
SEMPERE, T.; OLLER, J. & BARRIOS, L. (1988). Evolución Tectosedimentaria de Bolivia
durante el Cretácico. Actas del 5to. Congreso Geológico de Chile, 3: H37-
H65, Santiago.
SEMPERE, T., HERAIL, G., OLLER, J., & BABY, P.(1989). Geologic structure and tectonic
history of the Bolivian orocline, 28 Cong. Geol. Intern. Washington, Abstracts.
SOLER, P. (1991). Contribution à l’étude du magmatisme associé aux zones de subduction.
Pétrographie, géochimie et géochimie isotopique des roches intrusives sur un
transect des Andes du Pérou Central. Implications géodynamiques et
métallogéniques. Thèse de Doctorat es-Sciences. Universidad Pierre et Marie
Curie, Paris, 950p.
SOULAS, J.P. (1977). Las fases tectónicas del Terciario superior en Perú, corte Pisco-Ayacucho.
Bol. Soc. Geol. 57?58, p. 59-72.
STIPANIC, P.& RODRIGO, F. (1969). El diastrofismo Jurásico en Argentina y Chile. Actas 4
o
Jorn. Geológicas Argentina, 2, 353-368. Buenos Aires.
STRECKEISEN, A. (1976). To each plutonic rock its proper name. Earth Science Reviews, 12,
33p.
TARAZONA, A. (1985). Palinología de la Formación Cushabatay de Pongo de Tiraco, Oriente
peruano. Primer Symposio Nacional del Carbón, 35, 20p. Lima.
TELLO, M. (1970). Informe técnico Nro. 81/70. Banco Minero del Perú, 7p.
TILLEY, C.E. (1950). Some aspects of Magmatic Evolution. Q.J. Geol. Soc. London. 106: 37-
62.
TORO, M.; VARGAS, C. & BIRHUET, R. (1992). Los trilobites, Ashgillianos de la Formación
Cancañiri región de Milluni-Cordillera Real. Dpto. La Paz. X Cong. Geol. Boli-
viano. p 188-190. La Paz.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
235
TOSDAL,.R. M., FARRAR, E. & CLARK,A.M. (1981). K-Ar geochronology of the late Cenozoic
volcanic rock of the Cordillera Occidental, southernmost Peru. Jour. Volcanol.
Geother. Res., 10, p. 157-174.
VATIN-PERIGNON, N.; VIVIER, G.; SEBRIER, M.& FORNARI, M. (1982). Les derniers
événement andins marqués par le volcanisme cénozoique de la cordillere
occidentale sud-péruvienne et de son piémont pacifique entre 15g45 et 18g S.
Bull. Soc. geol. France. 649-650p.
VELASCO, F. (1963). Informe sobre los recursos minerales del departamento del Cusco. Banco
Minero del Perú, 78p. Lima. Inedito.
VICENTE, J.; SEQUEIROS, F.; VALDIVIA, M. & ZAVALA, J. (1979). El sobreescurrimiento
de Cincha-Lluta: Elemento del accidente mayor andino al NO de Arequipa. Bol.
Soc. Geol. Perú, Lima, 61:67-99.
VICENTE, J.C. (1981). Elementos de la Estratigrafía Mesozoica sur-peruana. en Volkheimer y
Musacchio, eds., cuencas sedimentarias del Jurásico y Cretácico de América
del Sur, 1. p. 319-351. Buenos Aires.
VIVIER, G., AUDEBAUD, E. & VATIN-PERIGNON,N. (1976). Le magmatisme tardi-hercynien
et andin le long d’une transversale sud-péruvienne. RAST, Paris, 1976.
VON BRAUN, E. (1967). Gelogie und Lagerstatten im Gebiet von Vilcabamba (S-Perú). Geol.
Jb, 84: 215 - 259.
WIEDMANN, J. (1981). El límite Jurásico-Cretácico: Problemas y soluciones. 1er. Cong. Lati-
noamericano de Paleontología, Buenos Aires 1978, Coll: Límite Jurásico-
Cretácico, 5:103-119.
WILSON, J.J. (1963). Cretaceous stratigraphy of central Andes of Peru. American Association
of Petroleum Geologists Bulletin, 47: 1-34.
ZENTILLI. M. (1974). Geological evolution and metallogenetic relationship in the Andes of Northern
Chile between 26
o
and 29
o
South. These Ph. D., Quenn’s University, Kingston,
Canada.
|NOEMMEì
23ó
237
APENDICES
APEMO¡CE P APEMO¡CE P APEMO¡CE P APEMO¡CE P APEMO¡CE PALEOMTOLOO¡CO ALEOMTOLOO¡CO ALEOMTOLOO¡CO ALEOMTOLOO¡CO ALEOMTOLOO¡CO
FOMNAC¡OM GAM UOGE FOMNAC¡OM GAM UOGE FOMNAC¡OM GAM UOGE FOMNAC¡OM GAM UOGE FOMNAC¡OM GAM UOGE
Referencia: Egeler y De Booy (1961)
Ubicación: Quebrada de Silque
Fósiles: graptolites, determinados por Strachman (Birmingham)
Gliptograptus cf. dentatus,
Glossograptus sp.,
Tetragraptus quadribrachiatus y
Didymograptus sp.
Edad: esta asociación sugiere una edad Arenigiana.
Referencia: Egeler y De Booy (1961)
Ubicación: norte del nevado Moyoc o Cara Cruz
Fósiles: graptolites
Phyllograptus cf. anna,
Didymograptus aff. bifidus,
Glossograptus cf. holmi,
Amplexograptus cf. confertus,
Diplograptus aff. priscus,
Cryptograptus cf. tricornis var. schaeferi.
Edad: Llanvirniano
Referencia: Marocco (1978)
Ubicación: norte del Nevado Verónica (Carretera Abra de Málaga-Carrizales)
Fósiles: graptolitos y trilobites determinados por R. Suárez
|NOEMMEì
238
Didymograptus sp.cf.D. nicholsoni (Lapw)
Megalaspidella sp.cf.M kayseri (Kobayashi)
Edad: Arenigiana superior
Referencia: Ramírez, (presente trabajo)
Ubicación: norte de Limatambo
Fósiles: graptolites
Cryptograptus tricornis,
Gluyptograptus euglyphus Ruedemann,
Glossograptus sp.
Ampleoxograptus cf. confertus Lapworth,
Didymograptus murchisoni, Beck y
Didymograptus sp
Edad: Llanvirniana
FOMNAC¡OM GAMO¡A FOMNAC¡OM GAMO¡A FOMNAC¡OM GAMO¡A FOMNAC¡OM GAMO¡A FOMNAC¡OM GAMO¡A
Referencia: Ramírez (presente trabajo)
Ubicación: NE de Tastayoc (Abra de Málaga)
Fósiles: trilobites del género Phacops
Edad: Ordoviciano superior-Devónico.
FOMNA FOMNA FOMNA FOMNA FOMNAC¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM P C¡OM PA AA AAUCAMT UCAMT UCAMT UCAMT UCAMTANMO ANMO ANMO ANMO ANMO
Referencia: Ramírez (presente trabajo)
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
23º
Ubicación: Laguna Saracocha (Oeste de Hda. Manzanares) y C Mistipucara
(Sur de Hda. Umamarca)
Fósiles: braquiópos
Orthis sp. y
Metacryphacus sp.
Edad: Ordovicico-Devoniano
OMUPO COP OMUPO COP OMUPO COP OMUPO COP OMUPO COPA AA AACAMAMA CAMAMA CAMAMA CAMAMA CAMAMA
Referencia: Newell et al., (1949)
Ubicación: Pillahuara-San Salvador
Fósiles: fusulinas
Triticites opimus.
Triticites pillahuarensis,
Triticites patulus,
Triticites titicacaensis,
Pseudofusulina rasuvilcensis,
Edad: Wolfcampiano medio (Permiano inferior).
FOMNAC¡OM MUAMCAME FOMNAC¡OM MUAMCAME FOMNAC¡OM MUAMCAME FOMNAC¡OM MUAMCAME FOMNAC¡OM MUAMCAME
Referencia: Doubinger & Marocco (1976)
Ubicación: Huambutío (Cuadrángulo de Cusco), cerca al límite sur del
Cuadrángulo de Calca
Fósiles: microfloras
Callialasporites sp,
Cicatricosisporites australians y
|NOEMMEì
240
Appendicisporites sp.,
Edad: Neocomiana.
FOMNA FOMNA FOMNA FOMNA FOMNAC¡OM A C¡OM A C¡OM A C¡OM A C¡OM AV VV VVA AA AAV VV VVA AA AACAG O CAL¡ZAG VUMCA CAG O CAL¡ZAG VUMCA CAG O CAL¡ZAG VUMCA CAG O CAL¡ZAG VUMCA CAG O CAL¡ZAG VUMCAVP VP VP VP VPA AA AAT TT TTA AA AA
Referencia: Kalafatovich (1957)
Ubicación: Cerca al extremo sur del Cuadrángulo de Calca, ruinas de Quenqo,
Fósiles: ammonites
Neolobites sp.,
Edad: Cenomaniano medio-superior
FOMNAC¡OM PUÇU¡M FOMNAC¡OM PUÇU¡M FOMNAC¡OM PUÇU¡M FOMNAC¡OM PUÇU¡M FOMNAC¡OM PUÇU¡M
NEOAGECUEMC¡A NR NEOAGECUEMC¡A NR NEOAGECUEMC¡A NR NEOAGECUEMC¡A NR NEOAGECUEMC¡A NR
Referencia: Carlotto, 1992; Jaillard et al., 1994 (Determinaciones de
M. Feist & N. Grambast-Fessard)
Ubicación: Quebrada Puquín (Cuadrángulo de Cusco), Laguna de Piuray,
C Tamborakay (N de Poroy)
Fósiles: carofitas
Platychara perlata y
Feistiella ovalis
Edad: Campaniana media-Maestrichtiana.
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
241
NEOAGECUEMC¡A NO NEOAGECUEMC¡A NO NEOAGECUEMC¡A NO NEOAGECUEMC¡A NO NEOAGECUEMC¡A NO
Referencia: Carlotto, 1992; Jaillard et al., 1994 (Determinaciones de
M. Feist & N. Grambast-Fessard)
Ubicación: Quebrada Puquín (Cuadrángulo de Cusco), Laguna de Piuray,
C Tamborakay (N de Poroy)
Fósiles: carofitas
Feistiella gildemeisteri y
Platychara grambastii
Edad: Maestrichtiana.
FOMNAC¡OMEG ÇU¡LÇUE V CM¡LCA FOMNAC¡OMEG ÇU¡LÇUE V CM¡LCA FOMNAC¡OMEG ÇU¡LÇUE V CM¡LCA FOMNAC¡OMEG ÇU¡LÇUE V CM¡LCA FOMNAC¡OMEG ÇU¡LÇUE V CM¡LCA
Referencia: Carlotto, 1992; Jaillard et al., 1994 (Determinaciones de
M. Feist & N. Grambast- Fessard)
Ubicación: Quebrada Puquín (Cuadrángulo de Cusco), Laguna de Piuray,
Laguna Koricocha, C Tamborakay (N de Poroy).
Fósiles: carofitas
Nitellopsis supraplana
Edad: Paleocena-Eocena inferior.
|NOEMMEì
242
243
APEMO¡CE PETMOOMAF¡CO
|NOEMMEì
244
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
245
|NOEMMEì
24ó
Oec|cg|o oe |cs cuoo|óngu|cs oe d|ucomco y Co|co
247
|NOEMMEì
248