You are on page 1of 3

EVALUACION DE AXIOLOGIA. Nombre: Armando Bernal Z. Prof: Raul Villaroel. 1.

Condiciones modernas de surgimiento de la preocupación por la problemática de los valores. Para comprender la ciencia cuya problemática son los valores, mentamos en sus raíces o más bien en las condiciones que le otorgaron la posibilidad de llegar a constituirse auténticamente en tal. De estas condiciones decimos que fueron esencialmente modernas, si reconocemos que sin duda en la antigüedad la filosofía subordinó el problema de los valores al del ser (a lo ontológico), y fue (lo que en cierta forma podríamos llamar) su „emancipación de la metafísica‟ lo que permitió su constitución. Partimos de una base: en la época moderna se constituyeron las ciencias (y el concepto mismo de ciencia), una doctrina (metodológica) que estudia a su objeto determinado: aparece la noción de sujeto y objeto; con ello fue evidente que a la hora de hacer la pregunta por el valor se hiciera más que manifiesta la deficiencia en cuanto a su delimitación, y el mismo Kant será un representante de la evasión de esta problemática. No obstante, desde ese mismo siglo (hablamos del siglo XVIII) y el que le sigue, los exponentes de las teorías económicas como Locke, Smith, Ricardo, Marx se encargaron – si bien desde otra perspectiva – de darle un trato al valor y emplearlo en base a los fundamentos de la economía. En efecto, asumir „el valor como fruto del grado de utilidad‟, o bien como „factor constituyente de la mercancía‟ insta a concebirlo como reflejo de lo que alguna cosa representa para algo o alguien. Pero es precisamente en este punto en que el asunto guarda una estrecha relación con lo que señaló Lotze, que „los valores no son sino que valen‟: por ello tampoco en los autores de las teorías económicas hayamos una respuesta al qué del valor sino al cómo, es decir a la presencia del valor en la mercancía. Ahora es conveniente asentar la consecuencia que este hecho implicó en tanto condición de surgimiento: el plus radicó en un traslado del campo metafísico (como señalábamos anteriormente) al antropológico, y este último ciertamente conlleva el moral. Naturalmente esto condujo a un hecho que tocó en mayor grado al individuo, llevándolo un arduo estudio o revisión de la moral de occidente, labor que tuvo como máxima representante a la filosofía de Nietzsche. ¿No es curioso que la ciencia de los valores surgiera en la agonía de los máximos valores imperantes, en una época en que nada vale? Dejamos la pregunta planteada, mientras regresamos a un autor, exponente clave en el surgimiento de la ciencia en cuestión. En un contexto filosófico dominado por las filosofías del absoluto y el neokantismo, emerge quizá un pensamiento capital para la ciencia de la cual buscamos las condiciones de surgimiento, para las múltiples ciencias y corrientes intelectuales de finales del siglo XIX y del curso del XX: hablamos Brentano. Si bien con él todavía no se presenta una doctrina de los valores, con sus respectivas estructuras y su óptica propia, es seguro que el planteamiento del valor como punto de referencia de la intencionalidad del sujeto, sugirió tanto a Meinong como a Ehrenfels (quien tuvo contacto con las teorías económicas del valor) hacer sin rodeos la pregunta por el valor, autores en los cuales no concierne ahondarse, pues en ellos el valor ya se alza como objeto de estudio par excellence. Seguimos con la influencia de Bretano, cuya obra determinó de manera total -a Husserl para- el nacimiento de la fenomenología, una herramienta vitalísima para el proceder en estricto rigor a un examen, al „ir las cosas mismas‟, a los valores mismos, manifiesto en Scheler y Hartmann. Concluimos así con una malgama de condiciones de surgimiento que se resumen en: el pensamiento moderno (es decir el haber de la ciencia que tiene su objeto de estudio determinado o delimitado, como el valor no estaba delimitado esta ciencia no se constituyo de buenas a primera), las teorías económicas del valor (claves por el traslado de la problemática de un campo a otro), la obra de Brentano y la fenomenología (como consecuencia de la anterior).

pues los contemplamos „de una vez en su integridad‟ (O. debiese existir en otra dimensión. Desde esta base. una filosofía sucesora en cuanto al tema de los valores. más bien él o su moral depende de ellos. ¿Pero a razón de qué? Meinong dirá por el agrado. sino más bien por una facultad intuitiva o emocional. individualismo v/s colectivismo. algo análogo podemos hallar en el caso de la axiología. Vemos que la posición de ambos se manifiesta como un relativismo v/s universalismo. representado por Scheler. donde se alzaron dos facciones. en síntesis: siempre valedera. el objetivismo refuta señalando que el individuo contempla los valores (a priori). para ser el fundamento esencial de los bienes. consistente en el „haber de cosas que no existen. .) sin la opacidad de la mirada a posteriori: aquí es evidente el empleo del método fenomenológico. aquél hace una valoración. es vital el concepto de “ética material”. sin duda fomento el fortalecimiento y consolidación de una auténtica doctrina. que no se manifiestan materialmente en el mundo‟. o viceversa) en diversas ramas del pensamiento. por así decirlo). ambas absolutamente influidas por Brentano: es posible decir que ambas optaron por hacer una continuación de sus caminos. consistente como: para poder clasificar y jerarquizar los valores (tal como ellos se manifiestan y no como el sujeto quiera). Ehrenfels. pero no en sí mismo. para efectos de un estudio de los valores. ¿Pero si las circunstancias cambian. pero que sin duda – podríamos decir . Por ejemplo si no hay concordancia valórica entre dos sociedades es por la falta de visibilidad de la que carece una o la otra para contemplar los valores (Scheler lo explica a través de la „estrechez de la conciencia valorativa‟. Consiste básicamente en concebir a los valores no como formales o carentes de contenido (refutación a Kant). valiendo éste en sí mismo. Por su parte. La discordia que se generó. guardan estrecha relación con estados psicológicos. más allá de toda diferencia siempre se debe tener presente el punto que las reúne: la filosofía de Brentano. es decir: existe en el sujeto. pues si hay una independencia del valor. por el desear: así. Pues bien. y G. es decir „reconocer un valor residente en el objeto‟ (O. con ello el objeto manifiesta una propiedad que refleja plenamente como lo valora el sujeto. supratemporal. ya constituida la axiología. ya que en esta no se tenía una noción de este tipo como en aquella – existe una suerte de dialéctica de la perspectiva (si el agente activo es el sujeto y el pasivo el objeto. Hartmann y Ortega y Gasset (bajo el nombre de “Estimativa”). para ser en definitiva una fundamentación ética universal. aunque no por medio de lo intelectual. De ello se sigue que valor y valoración no sean coincidentes. Siguiendo el hilo conductor. por ejemplo. El subjetivismo axiológico es representado por Meinong y Von Ehrenfels. el contacto con los valores se da de manera transparente. su tipo de entidad es trascendental (siendo independiente del sujeto y del objeto.tienen su haber en el sujeto por medio de la intencionalidad de la conciencia. el objetivismo axiológico. no convendrá estar acorde a ellas? Si ello es lo que conviene.3. y G. para poder captarlos emocionalmente. Así mediante los fundamentos de ambas podemos extraer las patentes confrontaciones: mientras el subjetivismo plantea que el sujeto valora y otorga (desde su perspectiva) valor al objeto. Y tal como es característico de la modernidad – más que en la antigüedad. Entonces si éste último es el agente activo que determina el qué del objeto. fundamentalmente afirma la existencia del valor como independiente del sujeto y del objeto en que se manifiesta: existen en sí. por lo tanto el acceso a ellos no puede ser sino por un conocimiento a priori tal como en las matemáticas. en cuanto a la perspectiva de determinación de los valores. Meinong sostuvo la tesis de la intencionalidad no verídica. que por cierto no dependen de él. Así. pues por ejemplo cada individuo o sociedad tiene sus valores debido a su vivencia (a posteriori). en la teoría del conocimiento. A grandes rasgos este pensamiento plantea que el valor vale para el sujeto y no per se. sino con un contenido material. se sigue que el sujeto cambiará sus anteriores determinaciones para actualizarlas y ponerlas en correspondencia con la contingencia.). Caracterización teórica general de la polémica entre objetivismo y subjetivismo axiológico. no tiene sentido que el sujeto valore o haga valer vulnerando lo que en sí de verdad vale.