You are on page 1of 24

I NTRODUCCI ÓN

C
on el térmi no cri si s se ha queri do
defi ni r a l a fami l i a moderna en
contraposi ci ón con el model o de
fami l i a tradi ci onal , caracteri zada por l a
estabi l i dad y conti nui dad de sus formas y
el ementos consti tuti vos. La fami l i a actual
atravi esa un l argo peri odo de cambi os
profundos y acel erados de tal envergadura
que ha produci do modi fi caci ones que afectan
no sól o a sus formas si no a sus el ementos
estructural es. Desde el punto de vi sta so-
ci ol ógi co hay que habl ar menos de fami l i a,
como model o úni co y general i zado y habl ar
más de fami l i as, como expresi ón que al ude a
l as di versas formas de fami l i as, que han ad-
qui ri do reconoci mi ento soci al . Son l as l l ama-
das fami l i as «postnucl eares» o «postmoder-
nas». ( Mei l , G., 1999. del Campo, 1991).
En ni ngún momento de l a hi stori a huma-
na se han experi mentado tantos cambi os en
tan corto peri odo de ti empo. Muchas soci eda-
des cambi an a tal vel oci dad, que sol o el ri tmo
tan acel erado con que se produce, consti tuye
uno de l os pr i nci pal es factor es de tensi ón
para l as fami l i as. En muchas soci edades, l as
nor mas r el aci onadas con l a cr i anza de l os
hi jos y l as rel aci ones entre l os cónyuges se
están vi endo desbancadas por otras nuevas
or i entaci ones y costumbr es en pr oceso de
establ eci mi ento, produci éndose una especi e
de anomí a en rel aci ón con l as normas gene-
ral mente aceptadas.
El confl i cto es un fenómeno consustanci al
a l as r el aci ones humanas. Las fami l i as no
escapan a esta l ey del confl i cto humano, con
sus potenci al i dades par a el cr eci mi ento y
para l a destrucci ón. Lo pecul i ar del confl i cto
fami l i ar en l as soci edades modernas se ci r-
cunscri be pri nci pal mente en el ámbi to de l a
pareja, aunque no se reduce a el l a, afectando
por l o general a l a fami l i a de procreaci ón y a
l as fami l i as de ori gen. La pareja, casada o no,
está en el núcl eo de l a fami l i a. «La pareja vi no
al centr o de l a vi da fami l i ar al mer mar el
papel económi co de l a fami l i a y converti rse el
amor, o el amor y l a atracci ón sexual , en l a
base de l os l azos matr i moni al es»(Gi ddens,
2.000, pp. 74) La comuni caci ón, l a i nti mi dad
y l a sati sfacci ón emoci onal se han converti do
en l a r azón par a establ ecer el ví ncul o y el
moti vo pri nci pal para l egi ti mar su conti nua-
31
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
¯ Doctor en Soclologia. lroíesor 1ltular de Unlver-
sldad. Unlversldad de Las lalmas
La medi aci ón fami l i ar. Un ejempl o de
apl i caci ón prácti ca: l a comuni caci ón
a l os hi jos de l a separaci ón de l os
padres. El papel del medi ador
FERMÍ N ROMERO NAVARRO
*
ci ón. Por el l o, el confl i cto se gesta pri nci pal -
mente en l os espaci os propi os de l a pareja y es
di r i mi do por l a mi sma, teni endo en cuenta
para su sol uci ón l a sati sfacci ón o i nsati sfac-
ci ón de l as di mensi ones emoci onal es y afecti -
vas y no tanto otros cri teri os externos a el l a
(Romero, 2001, pp. 369).
Cuando una pareja sal da sus confl i ctos con
l a separaci ón está tomando una de l as deci -
si ones más di fí ci l es que debe afrontar, si endo
con frecuenci a una experi enci a dol orosa, aun-
que tambi én l i beradora. La separaci ón gene-
ra, con mucha frecuenci a, una fuerte carga de
sufri mi ento en todas l as partes i mpl i cadas, l o
que se vi vi rá como frustraci ón, engaño, aban-
dono, etc. En funci ón de cómo se manejan
estos senti mi entos, se podrán canal i zar más o
menos adecuadamente o podr án i ncr emen-
tarse o i ncl uso desvi arse en una espi ral per-
versa del confl i cto.
Los confl i ctos y desacuer dos que sur gen
dur ante el pr oceso de r uptur a de l a par eja
conti enen tanto aspectos emoci onal es y afec-
ti vos, como aspectos l egal es y económi cos,
todos l os cual es deben ser contempl ados para
una adecuada sol uci ón. Estos úl ti mos aspec-
tos, sobre todo en el caso de parejas con hi jos,
serán si empre aspectos transi dos por el mun-
do de l as rel aci ones y emoci ones. El l o expl i ca
en gran medi da que el procedi mi ento conten-
ci oso no sea el más adecuado (y así l o confi r-
ma l a experi enci a) para afrontar di sputas con
una cl ara base rel aci onal y afecti va.
La cul tura ganador /perdedor pri ma en l os
escenari os de l os confl i ctos y, en el caso de l a
separaci ón y el di vorci o, hace que el si stema
l egal , a través de l os abogados, sea habi tual -
mente l a pri mera puerta de entrada para l a
sol uci ón, consol i dando l as di ferenci as entre
qui enes han de conti nuar r el aci onándose
como padres, dejándol os en una si tuaci ón de
enfrentami ento prol ongado, que ni el paso del
ti empo mi ti ga.
La medi aci ón, y en su caso l a medi aci ón
fami l i ar, requi ere y a l a vez promueve l a «cul -
tura del acuerdo», del consenso entre l as par-
tes en confl i cto, defi ni endo el confl i cto como
una di fi cul tad a resol ver por l as partes, ya
que l a sol uci ón adecuada al mi smo está en l as
manos de éstas y compr omete el futur o de
ambas par tes, que son pr i nci pal mente l os
hi jos.
Si l a pareja consi gue l l egar a acuerdos en
medi aci ón, puede trami tar su procedi mi ento
de separaci ón l egal por ví a consensual . Este
procedi mi ento ti ene l a ventaja de que puede
uti l i zar un mi smo abogado y procurador, l o
cual abarata el coste, di smi nuye l a duraci ón
del pr ocedi mi ento, el i mi na l a fi gur a del
adversari o repercuti endo de forma benefi ci o-
sa sobre el l os y sus hi jos, y evi tar agresi vi dad
y represal i as, tan frecuentes en estas si tua-
ci ones confl i cti vas.
La medi aci ón fami l i ar se enti ende como un
método que construye puentes entre partes
en confl i cto, generando capaci dad de consen-
so. Proporci ona a l a fami l i a un espaci o en el
que puedan tener cabi da todos aquel l os
temas sobr e l os que sus mi embr os deben
tomar deci si ones, tengan o no tengan r el e-
vanci a l egal (custodi a, vi si tas, régi men eco-
nómi co...), i ntegr ando de for ma ar moni osa
tal es deci si ones y l as emoci ones asoci adas a
éstas.
La medi aci ón fami l i ar ha entrado en l as
agendas de l as pol í ti cas soci al es de muchos
paí ses como un r ecur so que per mi te a l os
potenci al es usuari os de l as mi sma afrontar l a
separaci ón o l a di sol uci ón de l a pareja y l a
conti nui dad en l as funci ones parental es.
El Estado Español , a través del Mi ni steri o
de Trabajo y Asuntos Soci al es y de l as Comu-
ni dades Autónomas, tres de l as cual es han
publ i cado sus cor r espondi entes l eyes de
Medi aci ón Fami l i ar (Catal uña, Gal i ci a y l a
Comuni dad Val enci ana), así como l a i ni ci ati -
va pri vada a través de múl ti pl es organi zaci o-
nes, se han sumado a este nuevo movi mi ento
de l a medi aci ón fami l i ar, promovi endo y favo-
reci endo su i mpl antaci ón en el teji do soci al .
ESTu0í0S
32
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
La pr oducci ón l i ter ar i a sobr e l a medi a-
ci ón en gener al , y sobr e l as técni cas de nego-
ci aci ón y de l a medi aci ón fami l i ar en par ti cu-
l ar , consti tuye un i ndi cador más de l a i mpor-
tanci a que l a medi aci ón está adqui r i endo.
Gal deano (2000) ha confecci onado una sel ec-
ci ón parci al , que será compl etada, de 94 refe-
renci as bi bl i ográfi cas entre manual es y capí -
tul os de l i bros sól o en l engua español a, edi ta-
dos en l os úl ti mos años.
El presente artí cul o se estructura en dos
partes. En l a pri mera, de carácter i ntroducto-
ri o, se pretende desarrol l ar tres aspectos: l a
medi aci ón fami l i ar, l a cul tura del acuerdo y
l a medi aci ón y el campo de acci ón de l a
medi aci ón fami l i ar.
En l a segunda parte, a modo de ensayo,
tr ato de abor dar un tema par ti cul ar , per o
r ecur r ente y pr eocupante entr e l os padr es
que deci den separarse: l a comuni caci ón a l os
hi jos de l a separaci ón y, para fi nal i zar, trata-
ré el papel del medi ador fami l i ar respecto a
este aspecto.
PRIMERA PARTE
LA MEDI ACI ÓN FAMI LI AR
1. Contexto histórico
La medi aci ón fami l i ar se i ni ci ó en l a
segunda mi tad de l os años 70 en l os Estados
Uni dos de Améri ca, extendi éndose posteri or-
mente a otros paí ses de nuestro entorno. Para
el caso de Eur opa es par ti cul ar mente r el e-
vante l a Recomendaci ón número R(98)1 del
Comi té de Mi ni stros del Consejo de Europa a
l os Estados mi embr os. Recomi enda a l os
Estados mi embr os i nsti tui r y pr omover l a
medi aci ón fami l i ar o, en su caso, reforzar l a
medi aci ón fami l i ar exi stente. Subraya l a efi -
caci a de esta i nsti tuci ón y señal a entre otros
benefi ci os l a mejora de l a comuni caci ón entre
l os mi embros de l a fami l i a, l a reducci ón de l os
confl i ctos entre l as partes en desacuerdo, el
favor eci mi ento de conveni os ami stosos y el
manteni mi ento de r el aci ones per sonal es
entre padres e hi jos.
La medi aci ón no es un recurso nuevo para
l a r esol uci ón de l os confl i ctos. Ha exi sti do
si empre. La hi stori a está l l ena de ejempl os en
l os que al gunas personas de l a comuni dad,
como l os l í der es r el i gi osos o per sonas con
autor i dad e i nfl uenci a, actuaban como i ns-
tanci a di r ecta cuando se acudí a a el l os en
busca de l a resol uci ón de l os confl i ctos, cuan-
do estos se presentaban. En l a medi da en que
el Estado organi za y toma para sí l a funci ón
de i mparti r justi ci a, l a medi aci ón va perdi en-
do el papel rel evante que poseí a.
El í mpetu y desarrol l o de l a medi aci ón hay
que si tuar l o en el seno del movi mi ento de
Resol uci ón Al ternati va de Li ti gi os, conoci do
con l as si gl as ADR (Al ter nati ve Di spute
Resol uti on), sur gi do en Estados Uni dos a
i mpul sos de dos fenómenos: l a apari ci ón de
nuevas i nsti tuci ones ci vi l es como respuesta a
l as cri si s de representati vi dad (Gothei l J. Y
A. Schi ffri n, 1996) y el aumento en canti dad y
en compl eji dad de l os procesos judi ci al es, pro-
duci éndose l a i nvasi ón de l i ti gi os y l a i nefi ca-
ci a del si stema l egal para resol ver l os probl e-
mas (Si nger, 1996 pp. 11-21).
L a medi a ci ón v i en e a s oci a da , en l a
corri ente norteameri cana, a l a i dea de resol u-
ci ón de confl i ctos entre di ferenci as, tal como
i ndi ca Si x, 1997. Al l ado de esta cor r i ente
ameri cana exi ste otra, l a europea, para l a que
l a medi aci ón es consi derada como un trabajo
de regul aci ón constante de l as rel aci ones de
l as partes en confl i cto: «Se trata, entonces, en
l a medi aci ón, de poner en prácti ca si n cesar
l azos nuevos entre unos y otros, en una ver-
dadera creati vi dad; o de reparar l os l azos que
están fl ojos o que han sufri do al gún acci den-
te; o de gesti onar rupturas de l azos, de di fe-
renci as»(pp. 186). Gi ró Pari s (1997) prefi ere
habl ar de «gesti ón de confl i ctos»en vez de
«r es ol u ci ón de con fl i ctos » y ar gu men ta
di ci endo que «(...) El medi ador no es un sol u-
ci onador i ngeni oso de si tuaci ones a l as que
l os contrayentes no pueden hal l ar sal i da por
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
33
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
su fal ta de geni al i dad, si no un atento gestor
respetuoso con l a di námi ca i nterna del con-
fl i cto y de su transformaci ón»(pp.226)
2. En torno al concepto de mediación
Moore, 1995 estudi a l a medi aci ón dentro
de un conti nuo de métodos de admi ni straci ón
y r esol uci ón de confl i ctos, consti tui do por
nueve formas:
1) La evi taci ón del confl i cto.
2) Las di scusi ones i nformal es.
3) La negoci aci ón.
4) La medi aci ón.
5) La deci si ón admi ni strati va.
6) El arbi traje.
7) La deci si ón judi ci al .
8) La deci si ón l egi sl ati va.
9) El método extral egal .
En l as cuatro pri meras formas, l a sol uci ón
del confl i cto está en l as manos de l a deci si ón
pri vada de l as partes, en l a qui nta y l a sexta
l a deci si ón está en l as manos de un tercero de
carácter pri vado, en l a sépti ma y octava l a
deci si ón queda en manos de un tercero auto-
ri zado, l egal (públ i co) y en l a novena l a sol u-
ci ón queda en l a deci si ón extral egal medi ante
l a coerci ón. Cuanto más se al eja l a sol uci ón
del confl i cto de l a parti ci paci ón pri vada de l as
partes, más aumenta el poder y l a coerci ón de
un tercero y l a probabi l i dad de un resul tado
basado en el bi nomi o gana-pi erde.
Con fr ecu en ci a s e s u el e con fu n di r l a
medi aci ón con arbi traje, negoci aci ón y conci -
l i aci ón. En el arbi traje i ntervi ene un tercero,
pero éste ti ene poder deci sori o. En l a negoci a-
ci ón no i ntervi ene un tercero. La negoci aci ón
se hace di r ectamente entr e l as par tes. La
conci l i aci ón se r eal i za ante un ter cer o con
poder coacti vo. La medi aci ón, por el contra-
ri o, el egi da vol untari amente por l as partes,
es un proceso ori entado a l a consecuci ón de
unos acuerdos de i nterés para l as mi smas y,
en el caso de l a medi aci ón fami l i ar, de i nterés
tambi én par a l os hi j os, conduci do por el
medi ador, cuya fi gura está dotada de i mpar-
ci al i dad, neutral i dad, confi denci al i dad y de
l a preparaci ón adecuada en técni cas de comu-
ni caci ón humana y de negoci aci ón.
Di fí ci l es preci sar en todos sus térmi nos
qué es l a medi aci ón, debi do a l os di ver sos
enfoques que al respecto ti enen l as escuel as.
Moore defi ne l a medi aci ón como «l a i nterven-
ci ón en una di sputa o negoci aci ón de un ter-
cero aceptabl e, i mparci al y neutral , que care-
ce de un poder de deci si ón, para ayudar a l as
partes en di sputa a al canzar vol untari amen-
te un arregl o aceptabl e mutuamente». (opus
ci t. pp. 44)
La medi aci ón es al go más que una habi l i -
dad que puedan usar el abogado o el psi cól o-
go. Es un método de gesti ón y de resol uci ón de
confl i ctos, que se desarrol l a en un proceso de
i nter acci ón humana, car gada de i nter eses
contrapuestos e i nfl uenci ada por l as emoci o-
nes y l os afectos de l os i mpl i cados. Está ori en-
tada a hacer que cada parte empati ce con el
punto de vi sta del otro y que a su vez ambas
sean l os protagoni stas del acuerdo, para todo
l o cual el medi ador uti l i zará l as técni cas de
comuni caci ón y de negoci aci ón adecuadas. En
otras pal abras, «l a medi aci ón debe contri bui r
a r establ ecer l os patr ones constr ucti vos de
comuni caci ón y negoci aci ón medi ante l a defi -
n i ci ón de ex pectati v as r azon abl es par a
ambas partes»(Fol berg y Tayl or, 1994, pp.
157).
La medi aci ón es una prácti ca que no ti ene
cor pus teór i co pr opi o, si no que se nutr e de
di versas fuentes, como son l a Soci ol ogí a, l a
Psi col ogí a, el Derecho y l as técni cas de comu-
ni caci ón y de resol uci ón de confl i ctos. De ahí
que su epi stemol ogí a sea i nterdi sci pl i nari a.
Como método de trabajo promueve l a acti tud
de devol ver a l as partes i mpl i cadas l as res-
ESTu0í0S
34
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
ponsabi l i dades y el control de l os confl i ctos.
Permi te que l as mi smas estructuren l as pro-
pi as rel aci ones y posi ci ones ante l os probl e-
mas, i denti fi quen l as ár eas de desacuer do,
desar r ol l en al ter nati vas par a r esol ver l os
confl i ctos y así l l egar a acuerdos y a sati sfacer
l os i ntereses de ambas partes.
La medi aci ón se consti tuye en un proceso
cr eador de sol uci ones or i gi nal es al l í donde
par ecí a que l as puer tas estaban cer r adas.
El l o supone l a premi sa bási ca de aceptar que
l as par tes, sal vo si tuaci ones excepci onal es,
ti enen recursos sufi ci entes para resol ver sus
confl i ctos. La medi aci ón es un escenari o en el
que, a modo de espejo, l as partes redescubren
sus capaci dades para afrontar sus confl i ctos.
La fe en sí mi smas, que faci l i ta el medi ador,
actuará de pal anca o aci cate. Entender así l a
medi aci ón i mpl i ca asumi r que el resul tado no
será úni camente el acuerdo consegui do si no,
sobre todo, el aprendi zaje que se adqui ere a l o
l argo de todo el proceso sobre l as i nteracci o-
nes necesar i as par a consegui r l o. Todo el l o
tendrá efectos posi ti vos en el proceso soci al i -
zador de l os hi jos, en cuanto se l es ofrece una
opor tu n i dad, u n a i magen , de cómo l os
padres, l os adul tos, resuel ven sus confl i ctos.
3. La mediación familiar
Respecto a l a medi aci ón fami l i ar, el Tri bu-
nal de Montreal l a expl i ca de l a si gui ente for-
ma: La medi aci ón fami l i ar puede ser defi ni da
como una i ntervenci ón en un confl i cto o una
negoci aci ón por parte de una tercera persona
aceptabl e a l as partes, i mparci al y neutral si n
ni ngún poder de deci si ón y que pretende ayu-
dar l es a que el l os mi smos desar r ol l en un
acuerdo (una «entente») vi abl e, sati sfactori o
y capaz de r esponder a l as necesi dades de
todos l os mi embros de una fami l i a, en parti -
cul ar l as de l os hi jos e hi jas».(Ri pol -Mi l l et,
2001. pp. 44).
La medi aci ón fami l i ar no es una fórmul a
más o menos efi caz. Es un pr ocedi mi ento
medi ante el cual l as partes hacen un recorri -
do en el que redefi nen un confl i cto i rresol ubl e
como r esol ubl e, compr endi éndose a sí mi s-
mas como competentes par a el l o. El l ogr o
fi nal no está tanto en l os acuerdos l ogrados
cuanto en el aprendi zaje vi venci al al canzado,
que l l eva a l a pareja a reajustar l as propi as
cr eenci as, l as expectati vas y l as r el aci ones
que ha de segui r manteni endo con el otro cón-
yuge. Así mi smo l e permi ti rá resol ver confl i c-
tos futuros de forma autónoma y efi caz. En
este senti do, l a medi aci ón consti tuye un pro-
ceso creador de sol uci ones ori gi nal es.
De entr e l as muchas vi r tual i dades que
ofrece l a medi aci ón fami l i ar, deseo subrayar
dos de el l as:
1) La medición familiar como ritual de la
separación (Romer o, 2001.) Así como
exi sten l os ri tos esponsal es, sean ci vi l es
o rel i gi osos, no exi sten ri tos que acom-
pañan a l os i ndi vi duos en el tránsi to de
l a separ aci ón. La medi aci ón fami l i ar
actúa a modo de ri tual de tránsi to. Es
un método que ofrece a l os mi embros de
l a par eja que se separ a un adecuado
tránsi to a través del cami no marcado
por el confl i cto, i ntegr ando de for ma
armoni osa l as deci si ones que l as partes
deben tomar, l as emoci ones asoci adas a
aquel l as y l os cambi os de status y rol es.
Favorece a que l a ruptura de l a pareja
se consti tuya en un paso haci a del ante
en el ci cl o evol uti vo de l a fami l i a, y no
en un obstácul o i nsal vabl e para cons-
trui r rel aci ones di ferentes entre todos
sus mi embros y con el entorno de éstos.
En l a vi da de cual qui er matri moni o con
hi jos confl uyen dos i nsti tuci ones, l a
par eja par ental y l a par eja conyugal ,
i mbr i cándose l a una en l a otr a en l a
vi da coti di ana, por l o que, al produci rse
l a separaci ón, se ori gi na una afecci ón
más o menos i mportante en l as funci o-
nes parental es, debi do al enfrentami en-
to de l a pareja conyugal . La medi aci ón
fami l i ar permi te real i zar este tránsi to,
desvi ncul ando ambas i nsti tuci ones y
redefi ni endo l as rel aci ones de padres en
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
35
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
si tuaci ón de separados, i ntegrando de
esta forma l a anti nomi a que subyace,
con el fi n de i ntroduci r el punto de vi sta
del mejor i nterés del hi jo.
2) La mediación familiar y la reorganiza-
ción familiar. Toda fami l i a, en mayor o
menor medi da, ti ene un orden o cohe-
renci a i nterna, arropado por l a cul tura
y l a i deol ogí a domi nante, por el que
establ ece ví ncul os que sopor tan l as
r el aci ones, di str i buye zonas de poder
entr e sus mi embr os y establ ece nor -
mas, estatus y rol es. De esta forma, l a
organi zaci ón fami l i ar real i za funci ones
especi al i zadas y tareas en su i nteri or,
mar cando l a di vi si ón y autonomí a de
sus mi embros. Toda separaci ón matri -
moni al supone en mayor o menor medi -
da un desajuste de esta jer ar quí a u
organi zaci ón fami l i ar, desfavoreci endo
o i mpi di endo que cada mi embro pueda
desar r ol l ar se como i ndi vi duo di fer en-
ci al mente de l os demás. Cuando l a
organi zaci ón fami l i ar persi ste en man-
tener el orden en l as rel aci ones fami l i a-
res, que l a ruptura conyugal ha pertur-
bado, se cuesti onan l as regl as para el
funci onami ento, se entra en un proceso
de cri si s y se producen esci si ones, segre-
gaci ones entre sus mi embros y si stemas
de excl usi ón. El obj eti vo fi nal de l a
medi aci ón es ayudar a r establ ecer l a
organi zaci ón fami l i ar desde una nueva
confi gur aci ón, ofr eci endo una nueva
i denti dad fami l i ar , donde l as fi gur as
fami l i ares adqui eren nuevos si gni fi ca-
dos, respecto a l a confi guraci ón fami l i ar
anteri or. De esta forma se favorece el
restabl eci mi ento de l as rel aci ones, aun-
que el l o será desde nuevos si gni fi cados.
4. Características básicas de la
mediación
Exi sten unas car acter í sti cas, r ecogi das
con frecuenci a por di versos autores, que son
consustanci al es a toda medi aci ón par a que
ésta funci one con efi caci a. (Ri pol -Mi l l et,
2001. Suares, M 1997).
a) La medi aci ón es un procesoque se desa-
rrol l a durante un ti empo cronol ógi co,
que más o menos se puede medi r , y
dur ante un ti empo psi col ógi co según
l as si ngul ari dades de cada pareja. Es
un proceso que empi eza de una deter-
mi nada for ma y va evol uci onando y
avanzando a través de fases con pasos
entr emezcl ados haci a del ante y haci a
atrás en funci ón de l as caracterí sti cas
de l as partes en confl i cto, hasta l l egar a
l os acuerdos sati sfactori os. En este pro-
ceso, l a pal abra y l a escucha, junto a l a
mutua confi anza que se va cr eando,
tendrán un l ugar pri vi l egi ado.
b) Neutralidad e imparcialidad. Son dos
caracterí sti cas que se mati zan entre sí y
que tocan de l l eno a l a fi gura del medi a-
dor. Si gni fi ca que el medi ador no podrá
tomar parti do por una de l as partes, ni
aun en el supuesto de que una de el l as
ocupe l a posi ci ón del débi l . En tal supues-
to, el medi ador tratará de equi l i brar el
poder entre l as partes medi ante el uso de
l as técni cas adecuadas de comuni caci ón.
En el caso de que el medi ador prevea que
l os acuerdos van a dañar a una de l as
partes, tendrá que i nterrumpi r l a medi a-
ci ón. La neutral i dad e i mparci al i dad del
medi ador permi ten que l as partes en con-
fl i cto se confronten entre el l as mi smas y
pasen de mantener posi ci ones a buscar
i nter eses comunes. Con esta posi ci ón
neutral e i mparci al el medi ador l es ayu-
da a descentrar el confl i cto de su posi ci ón
dual , de enfrentami ento cara a cara, y l es
abre un espaci o que no es ni de uno ni de
otro, si no que pertenece a ambos, donde
pueden ver el punto de vi sta del otro,
redefi ni r l as propi as posi ci ones y encon-
trar l os i ntereses comunes.
c) Confidencialidad. Tanto l as per sonas
en confl i cto como el medi ador se com-
ESTu0í0S
36
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
prometen a guardar secreto de todo l o
que se habl e en l as sesi ones, i ncl ui das
l as entrevi stas i ndi vi dual es, y a no uti -
l i zar l a i nfor maci ón, que en éstas se
pr oduzca, en un poster i or jui ci o o en
contra el uno del otro. Las excepci ones a
este secreto se refi eren a aquel l as si tua-
ci ones que dañan gravemente a un ter-
cero y sean consti tuti vas de del i to.
d) Voluntariedad. La vol untad mani festa-
da l i br emente en l a el ecci ón de un
medi ador expresa el deseo de l as partes
de resol ver el confl i cto. Es verdad que
l a vol untad que se requi ere no ti ene el
mi smo tono y l a mi sma transparenci a
en ambas par tes del confl i cto. Esta
vol untad pasa por un proceso de supe-
r aci ón de r esi stenci as que ser á más
agudo en uno que en el otro mi embro de
l a pareja y que el medi ador ha de ges-
ti onar en l a fase de premedi aci ón. La
vol untari edad junto con l a i mparci al i -
dad y neutr al i dad s on condi ci ones
i ndi spensabl es par a que funci one l a
medi aci ón. La vol untari edad i mpregna
de protagoni smo a l as partes, l as con-
vi er te en autor as de l as acci ones que
desarrol l an, de l os di scursos y narrati -
vas que construyen y l as responsabi l i za
de l as consecuenci as que ocurren en el
proceso y de l os acuerdos a l os que l l e-
gan o dejan de l l egar. La vol untari edad
afecta tambi én al medi ador en un dobl e
senti do:
– Legi ti ma el papel y el poder del
medi ador , otor gándol e el per mi so
para actuar como tal . Este permi so es
el que concede l a autonomí a necesa-
ri a para i ni ci ar l os pasos haci a una
l egi ti maci ón de l os i ntereses que defi -
nen el confl i cto.
– Per mi te al medi ador suspender l a
medi aci ón cuando l o consi dere opor-
tuno por moti vos que así se l o aconse-
jan.
e) Es un espacio de encuentro con funcio-
nes múltiples, en cuanto que l a pal abra
de l os i ntervi ni entes adqui ere un nuevo
val or, se redefi nen l as rel aci ones i nter-
personal es y ejerce efectos pedagógi cos
y terapéuti cos no di rectamente busca-
dos.
LA MEDI ACI ÓN Y LA CULTURA DEL
ACUERDO
A pesar de l a cul tura de l a sol i dari dad por
l a que hoy se aboga, vi vi mos en una soci edad
competi ti va, agr esi va y vi ol enta, en l a que
parece que se i mpone l a competi ci ón a l a col a-
bor aci ón, l a confr ontaci ón al consenso y al
acuerdo, l a di sputa al di ál ogo, el poseer al ser,
l os der echos i ndi vi dual es a l os col ecti vos,
resul tando que pri ma más el éxi to, el l ogro,
que l os medi os.
En l as macrohi stori as de l os puebl os en
confl i cto como en l as mi cr ohi stor i as de l os
pequeños gr upos humanos ha domi nado el
paradi gma ganador /perdedor, de tal forma
que, en vi r tud de su i nter nal i zaci ón en el
i nconsci ente col ecti vo e i ndi vi dual , ha perme-
abi l i zado l os esquemas mental es y acti tudi -
nal es con l os que l os seres humanos buscan l a
sol uci ón a l os confl i ctos. Hemos si do soci al i -
zados más en l a fuerza o razón del poder que
en el poder de l a razón. Este «model o cul tu-
ral »favorece y desarrol l a, desde una perspec-
ti va etnocéntri ca, el punto de vi sta personal
como el verdadero, el justo, el adecuado, el
con v en i en te. Como con s ecu en ci a, di ch o
model o promueve l a hosti l i dad frente al que
pi ensa de forma di sti nta, i ntensi fi ca l a resi s-
tenci a al cambi o y fomenta el confl i cto.
El uso de l a ví a contenci osa como medi o
par a r es ol v er l os con fl i ctos , ( l o qu e en
muchos asuntos es l a sol uci ón menos mal a),
ti ende a mantener y a reproduci r el esquema
ganador /perdedor, favoreci endo l a confron-
taci ón y l a i mposi ci ón en vi rtud de l a fuerza
del poder de qui en l o posea.
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
37
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
La fal ta de i nfor maci ón y el desconoci -
mi ento de l as al ternati vas de resol uci ón de
confl i ctos hacen que, en el caso de l as separa-
ci ones y di vorci os, l a mayorí a de l as parejas
en confl i cto deci dan i ni ci ar l a ví a judi ci al ,
acudi endo a un abogado que defi enda su caso
en vez de optar por l a medi aci ón fami l i ar.
La expectati va de vencer al otro, en vez de
r esol ver el confl i cto, di nami za y contagi a
todo el proceso jurí di co. Qui en acude a l a ví a
contenci osa se somete a l a deci si ón de un ter -
cero con poder, el veredi cto del juez, con el fi n
de que se l e adjudi que l a razón. Paradóji ca-
mente, el cami no el egi do l e i mpedi rá sol uci o-
nar el confl i cto, al menos durante el peri odo
que dure el proceso, en el mejor de l os casos,
y l e obl i gará a renunci ar al propi o protago-
ni smo.
La di námi ca que genera di cha expectati va,
trae consi go tres efectos i nterdependi entes:
l a radi cal i zaci ón de l as posi ci ones de ambos
mi embros de l a pareja y l a cri spaci ón de l a
rel aci ón i nterpersonal . De por sí , l as senten-
ci as judi ci al es no ponen de acuerdo a l as pare-
jas que se separ an y qui enes l uego han de
segui r tratándose como padres. En l a postse-
paraci ón suel e agrandarse más l a espi ral de
l a confr ontaci ón. El ter cer efecto ti ene que
ver, por una parte, con el aprendi zaje de l as
«ar mas l egal es»que ti ene l ugar dur ante el
l argo recorri do por el que puede pasar una
par eja: medi das pr ovi si onal es, separ aci ón,
di vorci o, ejecuci ón de sentenci a, modi fi caci ón
de medi das, apel aci ones, etc. y, por otra par-
te, con susti tui r l as normas que conducen l as
rel aci ones fami l i ares por l as normas l egal es,
generándose así una i ntermi nabl e dependen-
ci a judi ci al .
Las formas tradi ci onal es de regul aci ón de
l os confl i ctos están en cr i si s. Se pr eci sa de
una nueva cul tura, l a «cul tura del acuerdo»
que pri me el di ál ogo, l a vi si ón bi di recci onal
de l os puntos de vi sta, l a empatí a, l a conver-
genci a y el descubri mi ento de l os i ntereses
comunes, l a sal vaguar da de l as r el aci ones
i nterpersonal es, l a col aboraci ón, l a confi anza
i nter per sonal , el consenso y el acuer do.
Subrayar más aquel l os puntos que unen que
l os que separan. Los confl i ctos se resuel ven
con l os acuer dos y s e enqui s tan con l os
enfrentami entos.
En l a soci edad actual se están produci endo
una ser i e de condi ci ones que demandan y
hacen posi bl e l a cul tur a del acuer do, como
son, di cho de forma breve, l a mul ti pl i caci ón
de l os confl i ctos, l a i nadecuaci ón de l a res-
puesta judi ci al cl ási ca, l a i nci denci a de l a
compl eji dad y el i ncremento del val or de l a
pri vaci dad y del protagoni smo de l os i ndi vi -
duos frente a l as i mposi ci ones i nsti tuci ona-
l es. Además, en el caso de l as separaci ones y
di vorci os, l a cul tura del acuerdo demanda en
benefi ci o de l os hi jos una autonomí a creci en-
te de l os esposos, permi ti éndol es regul ar l os
efectos de l a separaci ón en aquel l os y prote-
ger l as funci ones parental es.
A l as condi ci ones i ndi cadas hay que añadi r
l a si tuaci ón de mul ti cul tural i dad a l a que se
abr en l as soci edades actual es. De model os
cul tural es uni formes, propi os de l as soci eda-
des tradi ci onal es, pasamos a model os soci al es
mul ti cul tur al es, (Lamo de Espi nosa, 1995;
Donati , 1997), en l os que no caben respuestas
de carácter segregaci oni stas o de asi mi l aci ón,
si no de car ácter i nter cul tur al , el l l amado
i nter cul tur al i smo, (Br otóns Val er o, 1994),
que aboga por el respeto a l a di ferenci a y el
enri queci mi ento en l a di versi dad. Este mul ti -
cul tural i smo no está l ejos del hecho fami l i ar.
Cada vez aumentan más l as l l amadas pare-
jas y matri moni os mi xtos, qui enes en si tua-
ci ón de separ aci ón y di vor ci o i nvocan sus
pecul i ari dades cul tural es y regí menes jurí di -
cos del paí s de ori gen. He aquí un nuevo reto
para l a soci edad en general y para l as nuevas
fami l i as en parti cul ar, que cada vez más se
está convi rti endo en objeto necesari o de estu-
di o.
La medi aci ón es esenci al mente cul tura del
acuerdo, en cuanto se basa en ésta, l a des-
arrol l a y l a potenci a. Medi ante l a defi ni ci ón
de expectati vas razonabl es para ambas par-
ESTu0í0S
38
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
tes, l a medi aci ón contri buye a restabl ecer l os
patr ones constr ucti vos de comuni caci ón y
negoci aci ón (Fol berg y Tayl or, 1984, pp.157;
Bush y Fol ger, 1994) descri ben su mediación
transformadora como un método en el que l a
reval ori zaci ón y el reconoci mi ento entre l as
partes en confl i cto forman parte esenci al de
ese cambi o que l es l l eva a pasar del enfrenta-
mi ento a l a col aboraci ón. Bol años (2000), por
su parte, estudi a l a medi aci ón como un espa-
ci o cooperati vo. La medi aci ón fami l i ar ofrece
l a creaci ón de un contexto donde l as partes
afectadas pueden encontrar y generar condi -
ci ones para un cambi o cul tural de perspecti -
va ante el confl i cto. Para Ri sol í a de Al caro
(1996) «un objeti vo bási co de l a medi aci ón
fami l i ar es l ograr no tanto un acuerdo si no l a
col abor aci ón a tr avés de un acuer do»(pp.
115-117).
La medi aci ón es, pues, transformaci ón de
acti tudes y val ores competi ti vos en acti tudes
y val ores cooperati vos. Conl l eva un aprendi -
zaje nuevo que afecta no sól o al confl i cto con-
creto, objeto de l a medi aci ón, si no a nuevas
formas de resol ver futuros confl i ctos, l o que
i nci di rá sal udabl emente en el teji do soci al .
La expansi ón y l a uti l i zaci ón de l a medi a-
ci ón en general y de l a medi aci ón fami l i ar en
parti cul ar se encuentran aún en l a soci edad
español a en un estado i nci pi ente. Por ahora l a
medi aci ón ha l l egado más a l os profesi onal es
que a l os usuari os potenci al es, y no porque sea
una necesi dad i nventada, si no porque al supo-
ner un cambi o cul tural , es una necesi dad no
expresada todaví a de forma expl í ci ta. Late en
l os espaci os de pr ofesi onal es sensi bl es a l a
medi aci ón una ci erta confrontaci ón por con-
ser var monopol i os y competi r con aquel l os
otros a l os que consi deran ajenos a esta mate-
ri a. Al i gual que ha sucedi do en otros paí ses,
que se han adel antado al movi mi ento de Al ter-
nati vas de Resol uci ón de Confl i ctos, en Espa-
ña está surgi endo una nueva profesi ón de ges-
ti ón y resol uci ón de confl i ctos, el medi ador,
que puede proceder de formaci ón de ori gen
di sti nta al l i cenci ado en derecho, y cuyo papel
no pertenece en excl usi vo a una di sci pl i na. Por
el contr ar i o, el ejer ci ci o pr ofesi onal de l a
medi aci ón exi ge una formaci ón mul ti di sci pl i -
nar e i nterdi sci pl i nar. La i nterdi sci pl i nari e-
dad será el reto a asumi r por parte de l os pro-
fesi onal es que se acercan a l a medi aci ón.
Se i mpone, pues, un conjunto de medi das
de carácter múl ti pl e (cul tural es, académi cos,
soci o-profesi onal es, pol í ti cas...) encami nadas
a potenci ar l a i ntr oducci ón y el uso en l a
soci edad español a de l a medi aci ón en general
y de l a medi aci ón fami l i ar en par ti cul ar ,
super ando todo sectar i smo pr ofesi onal . La
i nformaci ón a l a ci udadaní a acerca de l a exi s-
tenci a de l a medi aci ón como recurso a usar en
si tuaci ones de confl i cto y l a formaci ón acadé-
mi ca de l os profesi onal es medi adores son pi e-
zas fundamental es para el desarrol l o adecua-
do de l a medi aci ón fami l i ar.
EL ÁMBI TO DE ACTUACI ÓN DE LA
MEDI ACI ÓN FAMI LI AR
El ámbi to de actuaci ón de l a medi aci ón
fami l i ar vi ene deter mi nado pr i nci pal mente
por dos si tuaci ones que afectan a l os procesos
de separ aci ón y a l as r el aci ones entr e l os
mi embros de l a uni dad fami l i ar: l a separaci ón
de l a pareja, sea o no casada, y sus efectos, y
l as si tuaci ones confl i cti vas entr e l os mi em-
bros de l a uni dad fami l i ar, sean éstas deri va-
das o no de l a separaci ón de l os cónyuges.
Estas dos si tuaci ones quedan acl aradas si
preci samos a conti nuaci ón l as dos cuesti ones
si gui entes:
a) En qué si tuaci ones medi ar.
b) Sobre qué medi ar, es deci r, cuál es el
conteni do de l a medi aci ón.
c) Fi nal i zaci ón y contr ai ndi caci ón de l a
medi aci ón
A) En qué situaciones mediar
Se ha de preci sar bi en cuál es el campo de
actuaci ón de l a medi aci ón para no confundi r-
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
39
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
l a ni con el asesorami ento jurí di co, ni con l a
ori entaci ón o consulting, ni tampoco con l a
ter api a psi col ógi ca. (Ri pol -Mi l l et, 2001, pp.
57). La medi aci ón supone haber tomado l a
deci si ón en fi rme de separarse, al menos por
una de l as dos partes de l a pareja. Supuesto
l o i ndi cado, señal amos l as si gui entes si tua-
ci ones en l as que se puede medi ar:
1. El i deal es que l a medi aci ón sea sol i ci -
tada antes de comenzar el proceso jurí -
di co, no obstante, l a medi aci ón ti ene
cabi da en cual qui er momento del ci tado
proceso: antes, en y después de l a sepa-
r aci ón, con l a sal vedad de que no se
puede real i zar l a medi aci ón si , en caso
de estar el proceso jurí di co en marcha,
no se paral i za previ amente. Nada i mpi -
de en el Ordenami ento jurí di co español
que el proceso de negoci aci ón, normal -
mente pr evi o a l a i nter posi ci ón de l a
demanda, prosi ga o se i ni ci e después de
comenzado el proceso.
2. Cuando l os cónyuges no están sati sfe-
chos con l as medi das establ eci das en l a
r esol uci ón judi ci al de l a separ aci ón y
sol i ci tan l a i ntervenci ón del medi ador
par a r epl antear l os y l l egar acuer dos
entre el l os.
3. Cuando el propi o juez consi dere oportu-
no i ndi car l a medi aci ón en benefi ci o del
menor, apoyándose en el art. 158.3 del
Códi go Ci vi l donde se di ce: «En general ,
l as demás di sposi ci ones que consi dere
oportunas a fi n de apartar al menos de
un pel i gro, o de evi tarl es perjui ci os». El
pel i gro del menor, al que se refi ere el
ci tado artí cul o, puede ser de í ndol e psi -
col ógi ca y proveni r del enfrentami ento
grave entre l os progeni tores, por l o que
puede ser recomendabl e l a medi aci ón.
4. Cuando una vez separados, l os padres
qui eren retomar y reel aborar l os acuer-
dos conteni dos en el conveni o r egul a-
dor, l o que puede suceder en uno de l os
tres supuestos si gui entes:
– Porque ha cambi ado al guna ci rcunstan-
ci a de uno o de ambos cónyuges.
– Porque l os acuerdos tomados ya no se
ajustan a l as nuevas ci rcunstanci as de
l os hi jos.
– Porque han surgi do aspectos puntual es
no previ stos en el conveni o regul ador.
5. En aquel l as si tuaci ones de confl i cto que
se gener an por di fi cul tades que bl o-
quean l os pr ocesos de acuer dos entr e
l os mi embr os de l a uni dad fami l i ar ,
como son entre otros l os si gui entes:
– Confl i ctos entr e her manos gener ados
por responsabi l i dades que han de com-
par ti r o de asumi r r especto a otr os
mi embros de l a uni dad fami l i ar, como
suel e ser el cui dado de enfermos, di smi -
nui dos psí qui cos o fí si cos, anci anos, etc.
– Confl i ctos der i vados por pr ocesos de
emanci paci ón no concl ui dos, como suce-
de con l os jóvenes adul tos que al argan l a
dependenci a de l os padres.
– Confl i ctos gener ados por moti vos de
herenci a que enfrentan a l os mi embros
de l a fami l i a.
– Fami l i as en si tuaci ón de acogentes o de
padres adopti vos que necesi tan l l egar a
acuerdos con l os padres o madres bi ol ó-
gi cos/as o con sus fami l i ares más di rec-
tos.
– Otras si tuaci ones.
B) Sobre qué mediar: el contenido de la
mediación
El conteni do de l a medi aci ón está en rel a-
ci ón con todos aquel l os aspectos que di fi cul -
tan o posi bi l i tan el desarrol l o armóni co y fl ui -
do de l as funci ones parental es, l as rel aci ones
entre padres, hi jos, hermanos y l as rel aci ones
de l a pareja en su condi ci ón de ex-esposos. En
ESTu0í0S
40
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
dos ámbi tos pr i nci pal es se concentr a l a
medi aci ón fami l i ar: l os aspectos jurí di cos –
económi cos y l os aspectos educati vos.
b.1. Aspectos jurídicos-económicos
Dada l a i mpor tanci a de l a fami l i a como
i nsti tuci ón soci al , el proceso de ruptura fami -
l i ar l l eva apar ejado i nevi tabl emente conse-
cuenci as judi ci al es. Su car ácter coer ci ti vo,
al i enado al esquema «gana/pi erde», l e otorga
un consi derabl e potenci al de escal onami ento
del confl i cto, por l o que consti tuye un área
pri ori tari a para l a medi aci ón, todo l o cual se
agudi za con l os aspectos económi cos y fi nan-
ci eros, como son l os si gui entes:
1) Pensi ón al i menti ci a para l os hi jos
2) Pensi ón compensatori a para el cónyuge
que l a sol i ci ta.
3) Guarda y custodi a
4) Patri a potestad (sal ud, oci o, educaci ón
i ntegral , ...)
5) Régi men de vi si tas.
6) Separaci ón de bi enes.
7) Li qui daci ón de bi enes.
8) Uso del domi ci l i o conyugal .
9) Cambi o de vi vi enda.
10) Cambi o de l ugar de resi denci a.
11) Obl i gaci ones fi scal es: decl araci ón con-
junta o separada de l a renta, de venta
de l os bi enes, etc.
Aspectos l egal es a tener en cuenta:
1) Patri a potestad comparti da.
2) Patri a potestad con excepci ones.
3) Separ aci ones de hecho no judi ci al es:
capi tul aci ones de bi enes ante notari o,
con remi si ón al Regi stro de Propi edad.
4) Prescri pci ones l egal es en rel aci ón con
l os cambi os de guar da y custodi a, y
régi men de vi si tas.
5) Aspectos que no pueden ser objeto de
medi aci ón:
• Vi ol enci a sexual
• Mal os tr atos: fí si cos y psí qui cos a
menores o entre adul tos.
• Abusos sexual es.
• Fal ta del l i bre consenti mi ento.
b.2. Aspectos educativos
Como se menci onó anter i or mente, otr o
obj eti vo pr i or i tar i o de l a medi aci ón es l a
reducci ón de l os posi bl es daños de l a separa-
ci ón en l os hi jos y el manteni mi ento de l as
responsabi l i dades parental es en l a tarea edu-
cati va. A conti nuaci ón se señal an al gunos de
l os aspectos rel aci onados con l a educaci ón de
l os hi jos que, en benefi ci o de estos, deben ser
objeto de acuerdo por parte de l os padres.
1) Pautas de autori dad a consensuar y a
respetar en l a si tuaci ón de separados.
2) Cl ari fi caci ón de l as fi guras paterna y
materna, de l as responsabi l i dades edu-
cati vas y del cui dado de l os hi jos en
rel aci ón con l a nueva si tuaci ón de sepa-
rados. Di stri buci ón de responsabi l i da-
des.
3) Cri teri os educati vos y pautas bási cas a
consensuar a favor de l a educaci ón de
l os hi jos según l as edades y ci rcunstan-
ci as.
4) Control de l a tendenci a exi stente a uti -
l i zar a l os hi jos como «por tavoces»o
«mercancí as»de cambi o o de chantaje
emoci onal por parte de l os padres.
5) Defi ni ci ón de l a rel aci ón con l as nuevas
fi guras paterno/materna y/o de herma-
nastros que se pudi eran dar en caso de
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
41
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
que uno de l os dos cr ear a una nueva
fami l i a, l o que a su vez conl l eva rel aci o-
nes con l a nueva fami l i a extensa.
6) Bl oqueos o r esi stenci as emoci onal es
que di fi cul tan l as rel aci ones armóni cas
entre padres e hi jos, entre hermanos y
entre otros mi embros.
7) Di námi ca de l a protecci ón y educaci ón
de l os hi jos que el padre no custodi o ha
de segui r durante el cumpl i mi ento del
régi men de vi si tas.
8) Cri teri os a consensuar para l a toma de
deci si ones ante si tuaci ones extr aor di -
nari as de l os hi jos: enfermedades, cam-
bi os de col egi o o de resi denci a estudi an-
ti l , etc.
9) Cri teri os a tener en cuenta para des-
ar r ol l ar conjuntamente l a educaci ón
i ntegral de l os hi jos: educaci ón moral ,
éti ca, r el i gi osa, el ecci ón de estudi os
profesi onal es o uni versi tari os, acti vi da-
des extraescol ares, etc.
10) Cri teri os que ori entan l a conveni enci a
de l a ayuda o i ntervenci ón de terceros
en l a cri anza, protecci ón, ayuda y edu-
caci ón de l os hi j os: abuel os, tí os u
otr as per sonas que se acer can a l a
nueva si tuaci ón de l a fami l i a.
11) Asi stenci a a l as reuni ones convocadas
por l os col egi os de l os hi jos.
C) Fi nal i zaci ón y contrai ndi caci ón de l a
medi aci ón
La fi l osofí a que ri ge l a medi aci ón resul ta
tan atr ayente que puede dar l ugar a una
vi si ón excesi vamente opti mi sta de l a mi sma,
l l egando al error de creer que l a medi aci ón es
l a panacea para l a resol uci ón de todos l os pro-
bl emas o confl i ctos fami l i ares. La medi aci ón
oper a esenci al mente par ti endo de l a l i br e
vol untad de l as partes, y es ahí donde se pue-
de encontrar medi ati zada por al guna ci rcuns-
tanci a, ya que l a medi aci ón ti ene sus l i mi ta-
ci ones. En este senti do, y a tenor de l o que se
i ndi có más arri ba, l a medi aci ón fami l i ar está
contrai ndi cada en l os si gui entes casos:
– Cuando al guno de l os mi embr os de l a
pareja no ejerza control sobre su vol un-
tad y, por l o tanto, sea i ncapaz de asu-
mi r compromi sos adqui ri dos, como suce-
de en l os casos de al cohol i smo, drogadi c-
ci ón, trastornos mental es graves y otras
patol ogí as psi cosoci al es.
– Tampoco es aconsejabl e l a medi aci ón en
l os supuestos en l os que uno de l os
mi embros de l a pareja, o sus hi jos, sean
objetos de vi ol enci a fami l i ar fí si ca o psí -
qui ca gr ave. En tal es supuestos, l as
deci si ones estar í an i nevi tabl emente
condi ci onadas por el desequi l i br i o de
poder exi stente en l a pareja. La respon-
sabi l i dad del medi ador exi ge en estos
casos tomar l as precauci ones necesari as
par a gar anti zar en todo momento l a
seguri dad del sujeto objeto de agresi ón.
En sí ntesi s, no cabe l a medi aci ón fami -
l i ar en l as si tuaci ones si gui entes: Vi o-
l enci a sexual , mal os tratos fí si cos y psí -
qui cos a menores o entre adul tos, abu-
sos sexual es y l a fal ta del l i br e consen-
ti mi ento. La medi aci ón concl uye de di s-
ti nta for ma: por l a fi r ma de l os acuer-
dos, por l a i nter r upci ón de una de l as
par tes o por deci si ón del medi ador ,
cuando consi der e que se ha dado al guna
de l as contr ai ndi caci ones, antes men-
ci onadas.
SEGUNDA PARTE
I NTRODUCCI ÓN
Un tema r ecur r ente en l os pr ocesos de
separ aci ón tr atado en l a ter api a y en l a
medi aci ón fami l i ar es el que se refi ere a l a
comuni caci ón a l os hi jos acerca de l a separa-
ci ón de l os padres. Es un tema que genera
gr an pr eocupaci ón a l os padr es qui enes
ESTu0í0S
42
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
temen hacer daño a l os hi jos y perder el cari -
ño y el control sobre el l os.
El aci erto en l a forma de comuni car a l os
hi jos di cha deci si ón permi te amorti guar l os
efectos contraproducentes de l a separaci ón y
ori entar más fáci l mente el futuro de l os hi jos
después de l a mi sma.
Las parejas que se separan termi nan para-
dój i ca men te «tr a ba da s como pa r ej a s y
enfrentadas como padres». Cuando se l ogra
super ar l a par adoja, es deci r , separ ándose
efecti vamente como parejas, asumi endo l as
di ferenci as que no pueden superar y uni éndo-
se como padres en el ejerci ci o de l as funci ones
par ental es, se está en l a di sposi ci ón más
favorabl e de afrontar l a comuni caci ón a l os
hi jos sobre tal deci si ón.
El tema que nos ocupa en esta segunda
parte se desarrol l a en ocho puntos:
1. Consi deraci ones previ as sobre l a sepa-
raci ón conyugal .
2. Los i mpactos de l a separ aci ón en l os
hi jos.
3. Las posi ci ones de l os padres e hi jos ante
l a separaci ón.
4. La i mportanci a de l a comuni caci ón de
l a deci si ón de separarse.
5. La dobl e ví a de l a comuni caci ón fami -
l i ar.
6. Los condi ci onantes de l a comuni caci ón
de l a separaci ón.
7. Cuesti ones pr ácti cas: cuándo y cómo
comuni car a l os hi jos l a deci si ón de
separarse.
8. El papel del medi ador.
CONSI DERACI ONES PREVI AS SOBRE
LA SEPARACI ÓN CONYUGAL
La separaci ón de l a pareja no es un aconte-
ci mi ento que, por l o general , surge de súbi to
si n que previ amente se produjeran señal es de
avi so. Es un aconteci mi ento que se genera a
l o l ar go de un pr oceso, según el cual cada
mi embro de l a pareja, aunque con ri tmos di s-
ti ntos, l o va el aborando de al guna forma en
su foro i nterno como l a sol uci ón úl ti ma ante
una si tuaci ón probl emáti ca, que l a pareja no
l ogra resol ver.
Las energí as emoci onal es y l os i ntentos de
sol uci ón que se empl ean, l as expectati vas y
frustraci ones que se experi mentan en di cho
proceso adqui eren tal cal i bre que l os afecta-
dos se vuel ven muy agobi ados con i mportan-
tes di fi cul tades para responder con l uci dez y
sereni dad a l as necesi dades de l os hi jos. Ll e-
vados por l a angusti a, l os padres recurren a
l os hi jos, l as más de l as veces si n previ a refl e-
xi ón sobre sus efectos, en busca de apoyo y
ayuda, l o que supone agregar sobre l os débi -
l es hombr os de éstos una car ga demasi ado
pesada, y, cuando no, l os uti l i zan, unas veces,
como chi vos expi atori os sobre l os que descar-
gan toda su agresi vi dad y, otras, como puen-
tes par a envi ar a tr avés de l os mi smos, a
vuel ta de correo, l as facturas pendi entes, es
deci r, l as mutuas frustraci ones, decepci ones
y sol apados desqui tes.
Así pues, cuando l a pareja se desgarra en el
proceso de separaci ón o di vorci o, ofuscada por
l a si tuaci ón y per tur bada emoci onal mente,
ambos mi embros de l a mi sma entran en un
estado de ambi güedad o i ncerti dumbre por el
que osci l an entre ceder o retener, i mputarse o
comuni car se, agr edi r se con o si n vi ol enci a,
manejando estrategi as que aumentan l a con-
frontaci ón. En estas ci rcunstanci as, l os ni ños
son ví cti mas de un gran sufri mi ento e i ncerti -
dumbre. Se convi erten en testi gos de l a vi ol en-
ci a, que se di spara entre sus padres y en obje-
to de casti go y de monedas de cambi o. De el l os
se esper a, en l a mar aña del confl i cto, que
tomen parte en el i nterés de uno de l os dos.
Afr ontar una si tuaci ón de separ aci ón y
di vorci o suel e ser en l a mayorí a de l os casos
una experi enci a penosa y estresante para l a
vi da de l a fami l i a y l a propi a pareja. El ni vel
de estrés y de ansi edad que produce l a sepa-
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
43
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
raci ón está reconoci do por l os estudi osos den-
tro de l os más el evados que se puede experi -
mentar en l a bi ografí a de cual qui er persona.
Se ha constatado que l os tres aconteci mi entos
que producen más estrés son: l a muerte del
cónyuge o de un mi embr o de l a fami l i a, l a
separ aci ón conyugal y l a mudanza de una
casa. A l o i ndi cado hay que añadi r que el
ni vel de estr és que pr oduce l a separ aci ón
cor r el aci ona con un conjunto de var i abl es
como son l as si gui entes: el ti po de confl i cto
que ha generado l a separaci ón, el ti empo que
ha durado, l a edad de l os cónyuges, l os años
de convi venci a mari tal , el número de hi jos y
sus edades, y l os recursos que ti ene l a pareja
para afrontar l a si tuaci ón de separaci ón, etc.
La separaci ón matri moni al es un aconteci -
mi ento de múl ti pl es di mensi ones: jur í di ca,
éti ca, soci al , económi ca y pr i nci pal mente
emoci onal , psi col ógi ca.
Refi ri éndonos a l a di mensi ón psi col ógi ca,
convi ene señal ar que l a separaci ón supone un
proceso de redefi ni ci ón del si gni fi cado de l os
estatus y rol es de ambos mi embros de l a pare-
ja. Supone r edefi ni r al otr o cónyuge como
al gui en que ya no es «mi pareja», el compl e-
mento afecti vo par a el futur o; todo l o cual
entraña desandar el cami no del enamorami en-
to, el aborado durante el ti empo de convi venci a
habi do en l a pareja. Supone tambi én redefi ni r-
se a sí mi smo y entrar en otro estatus soci al , el
de «separado», «di vorci ado», es deci r, «no casa-
do», l o que i mpl i ca el aprendi zaje de nuevos
rol es y tareas. En fi n, se experi menta un nue-
vo estado de resoci al i zaci ón, no exento de di fi-
cul tades de adaptaci ón y aprendi zaje, en el que
hay que defi ni r nuevas funci ones parental es,
un nuevo ajuste personal y l a reconstrucci ón
de l as rel aci ones con l a red soci al . ( Navarro
Góngora y J. Perei ra, 2000, pp. 188).
LOS I MPACTOS DE LA SEPARACI ÓN
EN LOS HI JOS
Las tasas de separ aci ón y di vor ci o en
España han segui do una evol uci ón ascenden-
te desde l a aprobaci ón en 1981 de l a Ley por
l a que se regul an l as rupturas conyugal es.
Según l os datos del Consejo General del
Poder Judi ci al se ha pasado de 16.363 (6.880
separ aci ones y 9.483 di vor ci os) en 1981 a
59.463 (36.272 separaci ones y 23.191 di vor-
ci os) en 1990, al canzándose, en 1998, 92.909
r uptur as (56.837 separ aci ones y 36.072
di vorci os). Estas ci fras conti núan aumentan-
do en l os dos úl ti mos años contabi l i zados:
1999 y 2000, si endo r especti vamente como
si guen: año 1999: 96.580 (59.547 separaci o-
nes y 36.900 di vor ci os), año 2000: 103.548
(63.430 separ aci ones y 39.973 di vor ci os).
Compar an do es tos ú l ti mos datos con el
número de matri moni os que se cel ebran, se
puede afi rmar que por cada dos parejas que
se casan se rompe un matri moni o.
En España, el 90% de l as mujeres y hom-
bres que se separan ti enen hi jos. Más de l a
mi tad ti ene uno o dos hi jos. En un 25% de l os
casados hay tres o cuatro hi jos.
Respecto a l a edad de l os hi jos, uno de cada
tres hi jos de fami l i a separada ti ene menos de
ci nco años, y uno de cada ci nco ronda l a mayo-
rí a de edad o l a sobrepasa.
La bi bl i ografí a exi stente rel aci onada con
l os efectos de l a separ aci ón en l os hi jos es
muy ampl i a, l o que señal a l a gran i mportan-
ci a que l os i nvesti gadores conceden al estudi o
de l as repercusi ones (a ni vel emoci onal , cog-
ni ti vo y soci al ) de l a ruptura del núcl eo fami -
l i ar sobr e sus mi embr os más vul ner abl es
(Doménech, 1994). La mayorí a de l os trabajos
se centran en l os efectos a corto pl azo si endo
escasos l os que contempl an l os efectos a l argo
pl azo.
La mayorí a de l as parejas superan el pro-
ceso de separ aci ón fí si ca, psí qui ca, l egal y
económi ca entre el pri mer y segundo año de
l a ruptura. Por parte de l os hi jos, se ha obser-
vado que exi sten más probl emas de adapta-
ci ón en ni ños de fami l i a de padres separados
o di vor ci ados que en l as fami l i as i ntactas,
ESTu0í0S
44
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
aunque l os i nvesti gadores no se han puesto
de acuerdo en cuanto a l a extensi ón, grave-
dad y duraci ón de l os efectos en l os mi smos,
dada l a gr an var i edad de factor es i nter vi -
ni entes y l as di versas respuestas de l os meno-
res (Emery et al. 1994). Pi ttman, por su par-
te, señal a que l a mayor í a de l os hi j os de
padr es di vor ci ados vuel ve a l a nor mal i dad
transcurri do un año, que l a experi enci a del
di vorci o es terri bl e y deben estar preparados
para l o peor. No obstante son mi l es l as pare-
jas que se separan todos l os años y sobrevi -
ven. (1990).
Los efectos más i mpor tantes de l a separ a-
ci ón en l os ni ños se dan en l os pr i mer os años
poster i or es a l a separ aci ón, di smi nuyendo
con el paso del ti empo, aunque se pr ol onga-
r án si l os confl i ctos y tensi ones entr e l os pr o-
geni tor es conti núan. Sean como fuer en, l as
si tuaci ones de cr i si s fami l i ar en gener al , y
l as r uptur as matr i moni al es en par ti cul ar ,
suponen par a l os hi jos menor es de edad una
ser i e de eventos estr esantes y adaptati vos,
en cuyas ci r cunstanci as se hace i mpr esci n-
di bl e l a necesi dad de pr oteger y r espetar el
bi enestar de l os mi smos en consonanci a con
el momen to ev ol u ti v o por el qu e es tán
pasando.
Para el tema que nos ocupa y al hi l o de
estas obser vaci ones, convi ene que r epar e-
mos, aunque sea br evemente, acer ca de l a
percepci ón que l os hi jos pueden tener sobre l a
separaci ón de sus padres, l o que descri bi mos
en tres aspectos:
a) El senti mi ento de pri vaci ón: Los hi jos
si enten si n l ugar a dudas el mal estar
de sus padres y experi mentan el senti -
mi ento de l a pérdi da del progeni tor que
se separa o se va de casa, l o que sucede-
rá en mayor grado cuanto menor edad
tengan l os hi jos.
b) El senti mi ento de desasosi ego: Los
hi jos vi ven con frecuenci a di cho aconte-
ci mi ento con pr eocupaci ón y temor
fr ente a su futur o, pr oduci éndose a
veces conductas epi sodi os pr eocupan-
tes o i rregul ares.
c) La tri angul aci ón en el confl i cto paren-
tal . Se produce una tri angul aci ón en el
senti do de que el hi jo es converti do en
por tavoz de mensaj es y ar r egl os de
cuentas de sus padres, obl i gándol es a
tomar parti do por uno de l os dos.
LAS POSI CI ONES DE LOS PADRES E
HI JOS ANTE LA SEPARACI ÓN
Para poder responder a l a pregunta cómo
ori entar a l os padres a l a hora de comuni car a
l os hi jos l a deci si ón de separ ar se, convi ene
reparar en l as posi ci ones bi en di sti ntas que
adoptan l os padres y l os hi jos, aunque todo
está condi ci onado por el conjunto de vari abl es
arri ba i ndi cadas:
· Entre l os adul tos podemos destacar dos
posi ci ones:
a) Consi der ar l a separ aci ón como una
sol uci ón a l os confl i ctos y en muchos
casos como una l i beraci ón del otro cón-
yuge confl i cti vo.
b) Defi ni r l a separaci ón, al menos por una
de l as partes, como una sol uci ón pro-
bl emáti ca no deseada, ya sea porque va
en contra de l as condi ci ones o i ntereses
de una de l as partes o porque va en con-
tra de l as actual es condi ci ones de l os
hi jos, al esti marse que de esa forma su
futur o ex per i mentar á i mpor tantes
ri esgos.
· Los hi jos, por su par te, y cuanto más
ni ños son, pr esi enten l a separ aci ón de
sus padres como una amenaza a su futu-
ro, es deci r, como una rotura de su vi da.
En este estado de cosas se di sparan en
l os ni ños un conjunto de reacci ones que
van desde el mi edo a perder el amor de
sus padres a l as fabul aci ones que cons-
truyen sobre estos, como son l as posi bl es
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
45
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
reconci l i aci ones, l a vuel ta a l a si tuaci ón
anteri or, etc.
LA I MPORTANCI A DE LA
COMUNI CACI ÓN DE LA DECI SI ÓN
DE SEPARARSE
El capí tul o referi do a l a i mportanci a acer-
ca de l a adecuada comuni caci ón a l os hi jos de
l a deci si ón de separarse, vi ene determi nado
por múl ti pl es factores. Aquí nos vamos a refe-
ri r a dos: por l a rel aci ón, que en el caso de l os
hi jos menores, ti ene con la construcción de la
identidad de éstos, y por el sentimiento de
padres «fracasados»que di cha comuni caci ón
puede generar en l os padres.
La construcci ón de l a i denti dad es un pro-
ceso que pasa por una seri e de etapas, unas
más i mportantes que otras, si endo deci si vas
para cual qui er hi jo l as fases más tempranas.
En di cha construcci ón juegan un papel pri -
mordi al l os agentes soci al i zadores si gni fi cati -
vos, que en el presente caso son l os padres.
El proceso de construcci ón de l a i denti dad
pasa por l a el aboraci ón del autoconcepto y de
l a autoestima. El pri mero hace referenci a al
conjunto de percepci ones que cada i ndi vi duo
ti ene de sí mi smo. Es un constructo mental
formado por l as múl ti pl es percepci ones, sen-
ti mi entos, acti tudes, val oraci ones y expecta-
ti vas que cada persona va el aborando de sí
mi smo en l os espaci os i nteracti vos donde se
desarrol l a, pri nci pal mente en l os grupos pri -
mar i os , uno de l os cual es es l a fami l i a.
(Machargo, 1991). El segundo, l a autoesti ma,
hace r efer enci a al val or que l os i ndi vi duos
deposi tan en el yo que perci ben. Es un aspec-
to bási co del autoconcepto, en cuanto i mpl i ca
un jui ci o val orati vo del yo. (Pal aci os e Hi dal -
go, 1999). Así pues, el pr i mer concepto se
refi ere a l os aspectos cogni ti vos, a l a percep-
ci ón e i magen que cada uno ti ene de sí mi smo,
el segundo concepto, l a autoesti ma, señal a l os
aspectos eval uati vos y afecti vos, es deci r ,
cómo se val ora y se acepta una persona.
La construcci ón de l a i denti dad es una rea-
l i dad di námi ca que se i ni ci a desde l os pri me-
ros años de l a vi da y se i rá consol i dando posi -
ti va o negati vamente, dependi endo de múl ti -
pl es condi ci ones. Así mi smo, es una real i dad
mul ti di mensi onal en cuanto que abarca tres
áreas bási cas: el área sexual , el área soci al y
el área profesi onal . El área sexual i mpl i ca l a
i denti dad y aceptaci ón del propi o sexo y de
l as consecuenci as fí si cas, psi col ógi cas y soci a-
l es del hecho sexual humano. Es deci r, supo-
ne l a real i zaci ón del potenci al sexual huma-
no. El área soci al comprende l a construcci ón
de l a i denti dad fami l i ar , naci onal , étni ca,
rel i gi osa, así como tambi én l a asunci ón del
patri moni o cul tural al que l os i ndi vi duos se
adhi eren en l os mi cro y macrogrupos huma-
nos, l o que en el caso de l os hi jos l e vendrá por
l a ví a paterna y l a ví a materna. El área pro-
fesi onal comprende l as di ferentes competen-
ci as, recursos y habi l i dades que permi ten a
l os i ndi vi duos desar r ol l ar se y el abor ar su
futur o val or económi co y soci al con el que
i ntegrarse en l a soci edad l o mejor equi pado
posi bl e: el orden escol ar, el orden profesi onal
y el orden soci orel aci onal .
Las funci ones parental es están ori entadas
a ofrecer l as bases de l a construcci ón de l a
personal i dad de l os hi jos con l a que estos se
i nsertan en l a soci edad, favoreci endo l a mejor
soci al i zaci ón posi bl e, previ endo sus di fi cul ta-
des, protegi éndol es, ofreci éndol es seguri dad
y for tal eci éndol es ante l as di fi cul tades que
l es supone real i zar el cami no de l a autonomí a
personal , l a necesari a emanci paci ón.
En este contexto se comprende l a i mportan-
ci a de l a comuni caci ón a l os hi jos de l a deci si ón
de separarse, de tal manara que di cha comu-
ni caci ón al tere l o menos posi bl e el proceso de
construcci ón de l a i denti dad de l os hi jos, se
pr evea l os posi bl es i mpactos negati vos, y
ambos padres refuercen y conjunten l a ori en-
taci ón y el ejerci ci o de sus funci ones soci al i za-
doras en un proyecto común de estabi l i zaci ón.
Una segunda razón de l a i mportanci a de l a
comuni caci ón a l os hi jos de l a deci si ón de
ESTu0í0S
46
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
separarse vi ene requeri da por el senti mi ento
de fracaso como padres que puede asal tar al
áni mo de l a pareja que deci de separarse.
La exper i enci a cl í ni ca y de medi aci ón
fami l i ar i n di ca al r es pecto qu e mu ch os
padr es, cuando se pl antean ser i amente l a
comuni caci ón de l a separaci ón a l os hi jos, l o
vi venci an con tal angusti a y desasosi ego que
se ven asal tados por l os senti mi entos de cul -
pa y de padres fracasados. Todo el l o l es l l eva
a repl antearse si procede o no l a separaci ón, o
si es el momento oportuno. Tal es supuestos
l es pueden generar o una acti tud posi ti va de
r efl exi ón y de r evi si ón, o una si tuaci ón de
pseudoreconciliación. (Navar r o Góngor a y
J. Per ei r a, 2000, pp.182) Tal condi ci ón no
supondrí a otra cosa que al argar el confl i cto
que han de resol ver, empeorándose l as rel a-
ci ones y profundi zándose di chos senti mi en-
tos negati vos.
Un a adecu ada comu n i caci ón s u pon e
encauzar l as perspecti vas de l os hi jos respec-
to al hecho de l a separaci ón, di si pando dudas,
temores, i ncerti dumbre, etc., y faci l i tando l a
asunci ón de l a separaci ón y l a adaptaci ón a
sus consecuenci as. Todo el l o di smi nui r á l a
confusi ón l ógi ca de l os hi jos ante l os aspectos
penosos de l a separaci ón.
LA DOBLE VÍ A DE LA
COMUNI CACI ÓN FAMI LI AR: LA
EXPLÍ CI TA Y LA I MPLÍ CI TA
La comuni caci ón que l os padres hacen a sus
hi jos acerca de l a deci si ón de separarse es al go
más que un acto transi tori o e i mpuesto por l a
preci pi taci ón de l os hechos, aunque no exento
de preocupaci ón e i ncerti dumbre. Di cha comu-
ni caci ón se ha de si tuar en un contexto mucho
más ampl i o, dentro de un model o educati vo
fami l i ar omni comprensi vo, que permi ta sati s-
facer l as necesi dades bási cas de segur i dad,
protecci ón y desarrol l o i ntegral de l os hi jos.
Así como exi ste una educaci ón o currí cul o
formal , expl í ci to, y una educaci ón i mpl í ci ta o
currí cul o i nformal , tambi én exi ste una dobl e
comuni caci ón fami l i ar: l a expl í ci ta y l a i mpl í -
ci ta.
Por comuni caci ón fami l i ar expl í ci ta se
enti ende aquel l a por l a que l os padres trans-
mi ten a sus hi jos de manera expresa cual qui er
cri teri o educati vo, norma, prohi bi ci ón, conse-
jo, deseo, senti mi ento, expectati va, deci si ón,
etc. Cuanto mayor i mportanci a concedan l os
padr es al conteni do de su comuni caci ón,
mayor ti empo dedi carán a buscar l as mejores
ci r cunstanci as y el mejor modo de hacer l a,
pues de todo el l o dependerá el efecto deseado.
La comunicación implícita o i nformal se
da cuando no se uti l i zan l os canal es expl í ci tos
si no que se r ecur r e a múl ti pl es for mas y
estrategi as como son l as frases de dobl e sen-
ti do, frases con supuestos no expl i cados, que-
jas y desautori zaci ones respecto al cónyuge,
etc. Es deci r, tal comuni caci ón se arti cul a a
través de l as múl ti pl es y di versas frases con
dobl e senti do, si gnos oral es y gestual es que
i mpl i can un «meta – l enguaje»y otros.
Se puede afi r mar de maner a anal ógi ca,
que así como l os model os educati vos fami l i a-
res están sustentados por «teorí as i mpl í ci tas»
(Rodor i go Rodr í guez, A. y Mar r er o, 1993.
Rodri go y Correa, 1999), tambi én l a comuni -
caci ón i nformal a l os hi jos de l a separaci ón de
l os padres está i nfl ui da por teorí as i mpl í ci -
tas. Éstas se construyen medi ante l a recol ec-
ci ón espontánea de experi enci as en escena-
r i os i nter per sonal es, conti enen conceptos,
i deas, sobre el ori gen y causas de l os confl i c-
tos y de l a separaci ón y faci l i tan l a compren-
si ón, l a toma de deci si ones frente a l a ruptu-
ra de l a pareja, l a predi cci ón del comporta-
mi ento de l os otros y l a organi zaci ón de l as
propi as acci ones.
Este ti po de comuni caci ón suel e ser i ncon-
trol ado e i rrefl exi vo por parte de l os padres,
si n reparar en l os i mpactos que pueden pro-
duci r en l os hi jos, ya que, con este ti po de
comuni caci ón y a causa de l os estados de áni -
mo que ori gi na l a separaci ón, se corre el ri es-
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
47
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
go de hacer ante l os hi jos proyecci ones nega-
ti vas e i ncul patori as respecto al cónyuge.
Con frecuenci a sucede que l os hi jos prevén
y saben de antemano de l a separaci ón de sus
padres antes de que estos se l o di gan expl í ci -
tamente. De al guna forma, l os padres ya l a
han tr ansmi ti do i nfor mal mente y l os hi jos,
por su parte, l a deducen y a veces l a prefi e-
r en, supuesta l a hi stor i a de confl i cti vi dad
habi da entre l os padres.
Cuando l a comuni caci ón de l a separaci ón
se hace a l os hi jos de maner a i nfor mal , se
acreci entan en el l os el senti mi ento de desaso-
si ego y de i ncerti dumbre, pues no saben en
qué condi ci ones van a quedar después de l a
separaci ón y cómo van a ser sati sfechas sus
necesi dades. Estos senti mi entos se traduci -
rán en conductas negati vas que a l os padres
l es resul tan di fí ci l es de control ar.
LOS CONDI CI ONANTES DE LA
COMUNI CACI ÓN DE LA
SEPARACI ÓN
La comuni caci ón expl í ci ta, o en el peor de
l os casos l a i mpl í ci ta, que l os padres hacen a
l os hi jos acerca de l a separaci ón, que ya han
deci di do, o que van a deci di r, no se l i mi ta de
ordi nari o a un momento hi stóri co concreto,
determi nado por un comi enzo y un fi nal , car-
gado si n duda de tensi ón e i ncer ti dumbr e,
si no que se i nserta en un contexto psi cosoci al
más ampl i o, consti tui do por un conjunto de
el ementos psi cosoci al es, rel aci onados con l os
si gui entes factores o condi ci ones:
a) Las condiciones socioeconómicas de l a
uni dad fami l i ar . És tas pr oduci r án
mayor o menor desasosi ego e i nseguri -
dad, dependi endo de l a sol venci a o pre-
cari edad de l a fami l i a en general y de l a
pareja en parti cul ar. Cuando tal es con-
di ci ones son o se prevé que serán más
desfavorabl es para una de l as partes, y
debi do a l os efectos negati vos que esto
pueda produci r en l os hi jos, l a comuni -
caci ón que se l es transmi ta acerca de l a
separaci ón estará teñi da de un di scurso
acusatori o y basado en l a queja, para l o
que se uti l i zan frases como l as si gui en-
tes: «tu padre o tu madre te abandonó»;
«si él qui si era a sus hi jos no harí a l o que
está haci endo»; «yo no tengo di ner o,
pí desel o a tu padre»; «no sé qué ha vi sto
en esa mujer que yo no tenga», «yo he
dado mi vi da por él y por ustedes», «tu
madre nos abandonó», etc.
b) Condi ci ones psi co-personal es de l a
pareja. La di scr eci ón de j ui ci o par a
di ferenci ar entre l os i mpul sos emoti vos
y l a r aci onal i dad par a tomar deci si o-
nes, l a capaci dad para asumi r l as con-
secuenci as de l as propi as deci si ones, l a
fortal eza y estabi l i dad de áni mo para
afrontar l as di fi cul tades, son el ementos
que revel an l a consi stenci a y madurez
per sonal , necesar i as par a que cual -
qui er pareja pueda afrontar l a confu-
si ón y el estado de ci erto caos o debacl e
que i rremedi abl emente si guen de ordi -
nari o a l a ruptura del matri moni o. Las
parejas que vi ven l a experi enci a de l a
separ aci ón con escasa consi stenci a o
madurez personal suel en adoptar al gu-
na de l as si gui entes acti tudes, l o que a
su vez va a di fi cul tar l a comuni caci ón a
l os hi jos:
1) Negar lo ocurrido durante un l argo
ti empo. Esto i mpedi r á r econocer ,
aceptar y super ar l as emoci ones
abrumadoras que i nvaden el estado
de áni mo de l a pareja afectada. Tal
di sposi ci ón l l evará a uti l i zar el l en-
guaje del engaño para expl i car a l os
hi jos l a ausenci a del otro cónyuge.
2) Adoptar la postura autodestructiva.
Ésta se da cuando l a pareja en cues-
ti ón se estanca en l os senti mi entos
de angusti a y tr i steza pr ofunda,
para así dar a conocer a través de l os
epi sodi os de enfermedad o de soma-
ti zaci ones di versas que el causante
ESTu0í0S
48
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
de su estado de deteri oro es su ex –
par eja que se ha separ ado y l e ha
abandonado.
3) Uso de la venganza. En esta catego-
r í a o di s pos i ci ón s e en cu en tr an
aquel l as per sonas que, moti vadas
por el resenti mi ento haci a sí mi smos
o haci a su pareja, se l anzan a una
l ucha por l a custodi a de l os hi jos,
movi dos más por el deseo de vengan-
za que por el temor a perderl os. En
tal es ci rcunstanci as l os hi jos se si en-
ten cuando menos mani pul ados y
forzados a tomar parti do a favor de
uno y en contra del otro progeni tor.
4) La huída hacia delante. Esta acti tud se
da en aquel l as par ejas que, huyendo
del cal vari o que l es supone l a separa-
ci ón, prefi eren abandonar y hui r de l as
responsabi l i dades, cayendo en el al co-
hol o en l as drogas. En tal es personas se
produce un proceso de deteri oro, l o que
a su vez se convi er te en un mensaje
subl i mi nal por el que se l es transmi te a
l os hi jos una i magen negati va y genera-
dora de compasi ón.
c) Los estilos educativos. Muchos autores
defi enden l a hi pótesi s según l a cual l os
model os educati vos que pr esi dí an l os
cri teri os y normas educati vas previ as a
l a separaci ón, conti nuarán después de
l a mi sma. La comuni caci ón a l os hi jos
acer ca de l a separ aci ón de l os padr es
ti ene su ubi caci ón natural en l os esti l os
educati vos de l os padres. Estos esti l os
se mueven entr e dos par ámetr os que
caracteri zan l os esti l os de soci al i zaci ón
fami l i ar: el control de l os hi jos y el apo-
yo parental . El pri mero se refi ere al eje
que di scurre entre l a permi si vi dad y l a
coacci ón, l a l i bertad de acci ón y l a vi gi -
l anci a. El segundo, rel ati vo al soporte
emoci onal que l os padres bri ndan a sus
hi jos, se arti cul a a l o l argo de un conti -
nuum que va desde l a cal i dez afecti va a
l a hosti l i dad. Del énfasi s que l os padres
pongan en estos ejes educati vos depen-
derá l a forma con l a que comuni can a
sus hi jos l a deci si ón de separarse y el
control sobres l os posi bl es efectos.
CUESTI ONES PRÁCTI CAS: CUÁNDO
Y CÓMO COMUNI CAR A LOS HI JOS
LA DECI SI ÓN DE SEPARARSE
No se trata de ofrecer un recetari o, pues
son l os padr es qui enes bi en conocen a sus
hi jos y saben cuándo y cómo l l egar a el l os y
darl es una noti ci a que ya presi enten o saben,
aunque no ofi ci al mente. Se trata de ofrecer-
l es l a pal abra para permi ti rl es así expresar
su vi venci a, su vi si ón de l a si tuaci ón confl i cti -
va, a veces dr amati zada por sus efectos
devastadores, y acl ararl es l a i ncerti dumbre
de su futuro que l es produce l a separaci ón de
sus padr es, par a l o cual pr oponemos unas
ori entaci ones basadas en cuatro pri nci pi os:
Primero: El ajuste emoci onal de l os padres.
Los hi jos no sufren tanto por l a separaci ón de
sus padres cuanto por l a mal a o i nadecuada
r el aci ón que éstos mani fi estan ante el l os.
Cuanto más cordi al , control ada y coordi nada
sea l a rel aci ón de l os padres, mayor sereni dad
y estabi l i dad generan en l os hi jos a pesar de l a
separaci ón. El éxi to de l os hi jos en su adapta-
ci ón a l a separaci ón o di vorci o de sus padres
«se l i ga di rectamente a l as posi bi l i dades de
ajuste emoci onal de l os padres y a l as posi bi l i-
dades de ambos de comparti r, desde l a di stan-
ci a, l a funci ón parental »(Navarro Góngora y
J. Perei ra, 2000, pp. 188).
Segundo: La par ej a ya separ ada debe
anteponer l as necesi dades de l os hi jos a l as
suyas propi as. Los padres han de estar aten-
tos a sati sfacer l as necesi dades bási cas que
de forma especi al revi ven l os hi jos en estas
ci rcunstanci as de cri si s: seguri dad de afecto y
de protecci ón, previ si ón de su futuro, l i bera-
ci ón de posi bl es senti mi entos de cul pabi l i dad
con rel aci ón a sí mi smo y con rel aci ón a sus
progeni tores, educaci ón i ntegral , etc.
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
49
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
Tercero: Dar una i magen establ e y compac-
ta de padr es uni dos, mani festando de esta
forma cri teri os educati vos y normas coi nci -
dentes y acor dadas con l as que or i entan el
proceso educati vo de l os hi jos.
Cuarto: Adaptarse a l as edades y caracte-
rí sti cas de l os hi jos. Son l os padres l os que
mejor saben cuál es son estas ci rcunstanci as.
El l o i mpl i ca conocer l as reacci ones y compor-
tami entos propi os, al menos a grandes ras-
gos, de cada etapa, para poder contextual i zar
y ori entar l as reacci ones de l os hi jos.
De l a mano de estos presupuestos podemos
responder, a tí tul o ori entati vo, a l as si gui en-
tes preguntas:
• ¿Cuándo comunicar a los hijos la
separación?
La respuesta i deal es que sea cuando l a
deci si ón de l a separaci ón se haya tomado en
fi r me por ambas par tes de l a par eja, y no
antes, para así no dar l ugar a que se di sparen
en l os hi jos fabul aci ones, sol apadas al i anzas
o l a apari ci ón de epi sodi os preocupantes y así
l os padres, por su parte, no cedan a pseudore-
conci l i aci ones, que l as reacci ones de l os hi jos
l es puedan provocar.
• ¿Quién o quiénes han de comuni-
carlo?
Han de ser l os dos mi embros de l a pareja,
acor dando el conteni do y l a for ma, par a l o
cual es necesari o empl ear un ti empo de refl e-
xi ón y de di ál ogo. El pr oceso de medi aci ón
fami l i ar ofrecerá si n duda un espaci o pri vi l e-
gi ado, un cl i ma adecuado y moti vos que i ns-
pi ran y ori entan este di ál ogo.
• ¿Cómo comunicarlo?
La r espuesta al cómo vi ene dada por l a
i nfl uenci a del ambi ente que l os pr opi os
padres creen expl í ci tamente en el proceso de
comuni caci ón, al que deben de darl e un ti em-
po conci enzudo de preparaci ón. Este ambi en-
te debe estar al i mentado por l os si gui entes
mensajes, que han de ser mani festados con
gran cl ari dad y senci l l ez:
– Mani festar a l os hi jos l a i ncondi ci onal i -
dad del amor y pr otecci ón de ambos
padres. Los padres segui rán si endo l os
protectores y responsabl es del futuro de
sus hi jos, pase l o que pase. El l os no han
de temer por su bi enestar pr esente y
futuro.
– Dosi fi car l a expl i caci ón según l o preci -
san l a edad de l os hi jos u otras ci rcuns-
tanci as de éstos. No deci r o expl i car más
de l o que l os hi jos necesi tan y qui eren
saber.
– No dramati zar l a si tuaci ón, ni ocul tar
l as di fi cul tades exi stentes entr e el l os
como pareja, l o que será para l os padres
un aci cate para una mayor y mejor dedi -
caci ón entre el l os a favor de l os hi jos.
– Evi tar toda cul pabi l i zaci ón tanto con
r el aci ón a cada mi embr o de l a par eja
como en rel aci ón con l os hi jos. El l o per-
mi ti rá que no se i nstal e el senti mi ento
de cul pa y como consecuenci a no se bl o-
queen l as rel aci ones.
– No dar pi e a encuentros o a conversaci o-
nes con l os hi jos que l es sugi er an l a
esperanza de l a vuel ta o del reencuen-
tro. El di vorci o, en pri nci pi o, es perma-
nente.
– Proyectar a l os hi jos el mensaje de que
l a deci si ón de l a separ aci ón es de l os
padres y no de el l os. A l os hi jos no se l es
debe permi ti r que tomen parti do al res-
pecto ni darl es pi e para que esto suceda.
– No provocar ni admi ti r que l os hi jos se
convi ertan en portavoces para hacer l l e-
gar mensajes al otro padre.
Es necesari o:
– Transmi ti r a l os hi jos que l os cri teri os
educati vos y normas a segui r conti nua-
rán si endo de deci si ón de l os dos.
ESTu0í0S
50
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
– Evi tar pautas de autor i dad que sean
bási camente di sti ntas y contradi ctori as
cuando l os hi jos están con el otro proge-
ni tor, que observa el régi men de vi si tas.
– Mantener con l os hi jos l as cel ebraci ones
r i tual es al uso: cumpl eaños, al gunas
fi estas, comi das, sal i das, etc.
– Mantener r egul ar mente por par te del
padre no custodi o el régi men de vi si tas
que l e toca observar, sobre todo cuando
l os hi jos ti enen pocos años, prol ongando
l as mi smas pautas de conducta que el
otro progeni tor si gue de ordi nari o.
– Evi tar expresar ante l os hi jos l as quejas
que se pueda tener del otro progeni tor y
no dar pi e a que cual qui era de l os hi jos
se crea en el deber de supl i r l a fi gura del
padre o madre ausente.
EL PAPEL DEL MEDI ADOR
Con mucha frecuenci a el medi ador se ve
abor dado por l as pr eguntas de l os padr es
sobre cómo transmi ti r a l os hi jos l a deci si ón
de separ ar se. La medi aci ón fami l i ar es un
espaci o pri vi l egi ado para pl antear esta cues-
ti ón y converti rl a en conteni do de l os acuer-
dos de l a pareja. El papel del medi ador puede
ser descri to en l os si gui entes térmi nos:
a) Fortal ecer el equi po parental , ayudan-
do a l os progeni tores a conservar o en
su caso a r ecuper ar l a competenci a
como padres y a contraponerl a y di fe-
renci arl a de l a rel aci ón de ex – cónyu-
ges. No es fáci l pr eser var aquel l a al
mi smo ti empo que se di suel ve ésta.
Qui enes l o consi guen demuestran pose-
er una capaci dad de domi ni o de sus
desavenenci as, sobre l as que es posi bl e
trabajar. La pareja parental y l a conyu-
gal se han i mbri cado en l a vi da ordi na-
r i a. Un tr abaj o de medi aci ón ha de
estar ori entado, a través de l os acuer-
dos, a desl i ndar l a una de l a otra, favo-
reci endo el di stanci ami ento en rel aci ón
con aquel l a si tuaci ón en l a que ambos
padres permanecen cerrados, pi l l ados
en l a trampa de rencores recí procos. El
medi ador debe faci l i tar l a asi mi l aci ón
de l a separaci ón y l a adopci ón de nue-
vos rol es y permi ti r a l os dos padres ser
l os actor es de l as modal i dades de su
separaci ón, pasando por un trabajo de
i ntegraci ón psí qui ca de su ruptura, que
se i ni ci a con el proceso de duel o. Con
esta condi ci ón se dará l ugar a l a refl e-
xi ón y al anál i si s de l as buenas condi -
ci ones que atañen a l os hi jos y a l as que
l a pareja ha de l l egar a acordar, para
segui r actuando como padres.
b) Manejar adecuadamente el pr opósi to
expl í ci to que l os padr es ti enen de no
hacer daño a sus hi jos, devol vi éndol es
esta vol untad como el mejor i nstrumen-
to para actuar posi ti vamente a l a hora
de comuni car a l os hi jos l a deci si ón de
separarse.
c) Ayudar a l os pr ogeni tor es a pasar de
una paterni dad/materni dad i nteresada
en el di sfrute personal del hi jo/a a una
paterni dad/materni dad centrada en el
menor , l o que si gni fi ca tener un fi no
senti do de l a r esponsabi l i dad y de l a
generosi dad.
d) Ayudar a l a pareja a pri ori zar sus deci -
si ones y actuaci ones en funci ón de l a
sati sfacci ón de l as necesi dades bási cas
que ti enen l os hi jos como son: seguri -
dad de afecto y protecci ón, previ si ón del
futur o y l i ber aci ón de posi bl es senti -
mi entos de cul pabi l i dad, ya sea en rel a-
ci ón consi go mi smo, ya sea en rel aci ón
con sus progeni tores.
e) Ayudar a l a pareja a que di sti nga y con-
tr ol e l a comuni caci ón i mpl í ci ta de l a
separaci ón de l a comuni caci ón expl í ci ta.
f) Tener en cuenta l a necesar i a pr even-
ci ón a cerca de l as posi bl es i nterferen-
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
51
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
ci as de terceros, fami l i ares, ami gos, que
puedan di storsi onar l os mensajes acor-
dados que l os padres transmi ten a sus
hi jos en estas ci r cunstanci as en que
deci den separarse.
g) Pl antear en el proceso medi ador, como
objeto de acuer do entr e l as par tes, l a
forma de real i zar l a comuni caci ón a l os
hi jos sobr e l a deci si ón de separ aci ón,
concr etando, según l as edades de l os
hi jos y otras ci rcunstanci as rel evantes,
el conteni do, el cuándo y el cómo hacer
esa comuni caci ón. Con rel aci ón a estos
acuer dos cabe suger i r l as si gui entes
di sposi ci ones:
– Preservar l a buena i magen de ambas
fi gur as par ental es a l os ojos de l os
hi jos.
– Preservar, en l a comuni caci ón ordi na-
ri a con l os hi jos, un espaci o neutral
para que no se vean i nduci dos a tomar
parti do por uno de sus progeni tores,
ni i mpl i carl es en un posi bl e confl i cto
judi ci al .
– Transmi ti r con cl ari dad y fi rmeza a l os
hi jos menor es, que exi sten l í mi tes y
que l as resol uci ones judi ci al es son de
obl i gado cumpl i mi ento tambi én para
el l os.
– Observar expl í ci tamente l as posi bl es
conductas que l os hi jos puedan tener
como reacci ón ante l a deci si ón de l os
padres de separarse, para así poder
actuar en consecuenci a.
BI BLI OGRAFÍ A
BERNAL, T. (1998): La mediación familiar.
Una solución a los conflictos de ruptura de
pareja. Col ex. Madri d.
BOLAÑOS, I . (2000): La construcci ón de un
espaci o cooperati vo en medi aci ón fami l i ar.
En Apuntes de Psi col ogí a. Revi sta del
Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía
Occidental. Vol umen 18. nº 2-3 (255 – 265).
BROTONS VALERO, M. (1994) : Educaci ón
i nter cul tur al en l a escuel a, en r evi sta
Documentación Social, nº 97, págs. 129 –
145.
BUS, R. A. y FOLGER, J.P. (1994): La pro-
mesa de mediación. Grani ca. Barcel ona.
CAPLAN, G. (1989): Popul ati on ori ented
Psychiatry. Human Press. New York, 1989.
CARPENTER, J. y TREACHER, A. (1993):
Problemas y soluciones en terapia familiar
y de pareja. Pai dós. Barcel ona.
CASTEL, P. (1997): Separación y divorcio.
Efectos psicológicos en los hijos. Pl aneta.
Madri d.
DEL CAMPO, S. (1991): La «nueva» familia
española. Eudema. Madri d
DONATI , P. (1997). El desafí o del uni versa-
l i s mo en u n a s oci edad mu l ti cu l tu r al .
Revista I nternacional de Sociología, terce-
r a época, númer o 17, mayo-agosto, págs
15-75.
DOMÉNECH, A. (1994): Mujer y divorcio: de
la crisis a la independencia. Promol i bro.
Val enci a.
EMERY et al. (1994): Parental divorce and
children´s. Well-being. Cambri dge Uni ver-
si ty Press.
FLAQUER, LL. (1993): La soci al i zaci ón en l a
fami l i a: teorí as, model os e i nteracci ones,
en Garcí a de León et. al. (1993) Sociología
de la Educación. Bar cel ona. Temas uni -
versi tari os.
FOLBERG, J. y TAYLOR, A (1984): Media-
ción. Resolución de conflictos sin litigio.
D.F. Li musa,. Méxi co
FOLGER, J.y TRI CI A S. JONES. (1997):
Nuevas direcciones en mediación. I nvesti-
gación y perspectivas comunicacionales.
Pai dós. Barcel ona.
GALDEANO, J. (2002): Sel ecci ón bi bl i ográfi -
ca sobre «Medi aci ón»en l engua español a,
en revi sta Familia. Revista de Ciencias y
Orientación Familiar. Uni versi dad Ponti -
fi ci a de Sal amanca.
ESTu0í0S
52
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
GI DDENS, A. (2000.): Un mundo desbocado.
Los efectos de la globalización en nuestras
vidas. Taurus. Madri d pp.72.
GI RÓ PARI S, J. Epí l ogo: «Los fundamentos
de l a medi aci ón a debate», en Si x, J.F.
(1997): Dinámica de la mediación. Pai dos
I béri ca. Barcel ona
GOTHEI L J . y A. SCHI FFRI N (1996):
Mediación. Una transformación en cultu-
ra. Pai dós. Barcel ona
LAMO DE ESPI NOSA, E. (1995): Fronteras
cul tur al es. en Culturas, Estados, Ciuda-
danos. Una aproximación al multicultura-
l i smo en Europa. Al i an za Edi tor i al .
Madri d
MACHARGO, J. (1991): El profesor y el auto-
concepto de los alumnos. Edi tori al Escuel a
Español a. Madri d
MEI L, G. (1999): Postmodernización de la
familia española. Acento. Madri d.
MOORE (1993): El proceso de medi aci ón.
Métodos y prácticas para la resolución de
conflictos. Grani ca. Buenos Ai res
NAVARRO GÓNGORA, J. y J. PEREI RA.
(2000): Parejas en situaciones especiales.
Pai dós Terapi a Fami l i ar. Barcel ona
PALACI OS, J. (1999). La familia y su papel
en el desarrollo afectivo y social. Sí ntesi s.
Madri d.
PI TTMAN Li i , F. S. (1990): Momentos decisi-
vos. Tratamiento de familias en situacio-
nes de crisis. Pai dós. Barcel ona.
RI PO-I LLET, A. (2001): Familias, trabajo
social...y mediación... Pai dós. Barcel ona.
RI SOLÍ A DE ALCARO, M. (1996): Medi aci ón
Fami l i ar : el medi ador y l os i nter eses en
juego en l a medi aci ón en Gothei l , J. y Shi f-
fri n, A (di rectores) Mediación: Una trans-
formación en la cultura. Pai dos I bér i ca,
S.A. Barcel ona.
RODRI GO, M.J., RODRÍ GUEZ, A y MARRE-
ORO, J. (1993): Las teorías implícitas: una
aproximación al conocimiento cotidiano.
Vi sor. Madri d
RODRI GO, M.J. y CORREA. N. (1999): Teo-
rías implícitas, modelos mentales y cambio
educativo. En Pozo y C. Monereo (eds). El
apr en di zaj e es tr atégi co.: San ti l l an a.
Madri d.
ROMERO, F. (2001): La medi aci ón fami l i ar,
un nuevo r i tual par a l a separ aci ón y el
di vor ci o en l as soci edades actual es, en
Estructura y cambio social. CI S. Madri d.
SI NGER, L.R. (1996): Resolución de conflic-
tos. Técnicas de actuación en los ámbitos
empresarios, familiar y legal. Pai dos. Bar-
cel ona
SI X, J.F. (1997): Dinámica de la mediación.
Piados I bérica. Barcel ona pp.185-186
WOODY, J.D. (1.981): Transi ti on from mari -
tal therapy to di vorce adjustment, en A.S.
Gur man, Questi ons and Answer i n the
practice of Family Therapy. Brunner and
Mazel . New York.
FERMÍh R0MER0 hAVARR0
53
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
ESTu0í0S
54
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJ O Y ASUNTOS SOCIALES 40
RESUMEN: El confl i cto es un fenómeno consustanci al a l as rel aci ones humanas. Las fami l i as no escapan
a esta l ey del confl i cto humano, con sus potenci al i dades para el creci mi ento y para l a destruc-
ci ón. Lo pecul i ar del confl i cto fami l i ar en l as soci edades modernas se ci rcunscri be pri nci pal -
mente en el ámbi to de l a pareja, aunque no se reduce a el l a. Cuando una pareja sal da sus con-
fl i ctos con l a separaci ón está tomando una de l as deci si ones más di fí ci l es que debe afrontar,
si endo con frecuenci a una experi enci a dol orosa para l a fami l i a de procreaci ón y l as fami l i as de
ori gen. La «cul tura ganador /perdedor»pri ma en l os escenari os del confl i cto y, en el caso de l a
separaci ón y el di vorci o, hace que el si stema l egal , a través de l os abogados, sea habi tual men-
te l a pri mera puerta de entrada para l a sol uci ón, consol i dando l as di ferenci as entre qui enes
han de conti nuar rel aci onándose como padres, dejándol os en una si tuaci ón de enfrentami ento
prol ongado. La medi aci ón, y en su caso l a medi aci ón fami l i ar, requi ere y a l a vez promueve l a
«cul tura del acuerdo», del consenso, entre l as partes en confl i cto, defi ni endo el confl i cto como
una di fi cul tad a resol ver por l os mi embros de l a pareja. El presente artí cul o se estructura en
dos partes. En l a pri mera, de carácter i ntroductori o, desarrol l a tres aspectos: l a medi aci ón
fami l i ar, l a cul tura del acuerdo y l a medi aci ón y el campo de acci ón de l a medi aci ón fami l i ar.
En l a segunda parte, a modo de ensayo, se aborda un tema parti cul ar, pero recurrente y preo-
cupante entre l os padres que deci den separarse: l a comuni caci ón a l os hi jos de l a separaci ón de
l os padres y, para fi nal i zar, se estudi a el papel del medi ador fami l i ar respecto a este punto.

Related Interests