You are on page 1of 5

México Distrito Federal 7 de Abril de 2014

A la Federación Mexicana de Futbol, a los Directivos, Dueños de Equipos, Medios de comunicación, Autoridades e instituciones Competentes y Sociedad en General: Con motivo de la reciente promulgación y extremadamente pronta aprobación de la Reforma a la Ley General de Cultura Física y Deporte, y de la Ley en Contra de la Violencia en los Estadios hacemos saber nuestro sentir por medio de este escrito ya que como grupos de animación, aficionados, mexicanos, pero antes que nada como seres humanos creemos que es un total y descarado atropello hacia nuestros derechos, individuales, constitucionales y de recreación. Donde a los grupos de animación como hoy nos presentamos, no como hooligans, hinchas, ultras o barras bravas, ya que esto es México y no Argentina ni Inglaterra, deseamos expresar nuestro descontento hacia esta ley que se votara y aprobara en calidad de “urgente” por las comisiones del Senado de Juventud y Deporte y de Estudios Legislativos, Primera. (Ya aprobada) Esta Ley estipula sanciones que van desde “establecer penas de hasta cuatro años y medio de cárcel para los aficionados que causen destrozos en recintos deportivos… así como crear un padrón donde se registre a las personas que incurran en conductas violentas de manera que las autoridades les impidan ingresar a inmuebles.” Sin tomar en cuenta que las agresiones y detonadores de la violencia dentro de los estadios concurrentemente son perpetrados por las mismas Fuerzas del Orden Público, quienes abusando del poder que el estado les ha otorgado hacen uso de la fuerza y violencia desmedida en contra de los antes mencionados. Muchas veces incluso sin tener un motivo o razón válida para accionar de esta manera. Una mala administración que incluye; planear, organizar, dirigir y controlar. De parte de Directivas, Seguridad Pública, Protección Civil y demás involucrados en eventos deportivos es el principal catalizador para que escenarios como el del pasado 22 de marzo en el estadio Jalisco sean propicios a suceder con continuidad, ya que sin negar nuestra parte de culpa en dichos hechos queremos hacer publica nuestra total disposición para que este tipo de escenas no vuelvan a repetirse. Tomando en cuenta que no todos los actos de violencia y demás que infrinjan los estatutos de la ley pueden ser achacados a los grupos de animación, ya que no somos los únicos asistentes a los eventos deportivos, ni nos podemos hacer responsables por los actos o forma de actuar de personas ajenas a nuestro movimiento. Pues en total acuerdo y en la misma línea que el Señor Carlos Alberto Puente, presidente de la Comisión de Juventud y Deporte del Senado, con el fin de erradicar la violencia en el deporte, a través de la prevención y la sanción de conductas indebidas queremos abrirnos a sus propuestas e ideas y sobre todo al dialogo pacifico, porque su mensaje recién emitido nos pareció social y deportivamente correcto:

“El mensaje que queremos dar a los padres de familia es que lleven a sus hijos a los eventos deportivos y a los estadios, que su seguridad va a estar debidamente garantizada, que todos los que asistan a un evento deportivo pasarán un momento agradable, sin ser agredidos o lesionados, sin correr ningún peligro” Y según con lo respectivo a la ley no tenemos prohibido seguir asistiendo a los eventos deportivos, específicamente partidos de futbol como grupos organizados siempre y cuando no se infrinja la ley con nuestros actos:
LEY GENERAL DE CULTURA FÍSICA Y DEPORTE Capítulo VI De la Prevención de la Violencia en el Deporte Artículo 137. Las disposiciones previstas en este Capítulo, serán aplicables a todos los eventos deportivos, sin perjuicio de dar cumplimiento a otros ordenamientos, que en la materia dicten la Federación, los Estados, el Distrito Federal y los Municipios. La CONADE, podrá asesorar en la materia, dentro del ámbito de su competencia, a los organizadores de eventos deportivos cuando así lo requieran. Artículo 138. Para efectos de esta Ley, de manera enunciativa y no limitativa, por actos o conductas violentas o que incitan a la violencia en el deporte se entienden los siguientes: I. La participación activa de deportistas, entrenadores, jueces o árbitros, espectadores, organizadores, directivos o cualquier involucrado en la celebración del evento deportivo en altercados, riñas, peleas o desórdenes públicos en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos, cuando tales conductas estén relacionadas con un evento deportivo que vaya a celebrarse, se esté celebrando o se haya celebrado; II. La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el evento deportivo; III. La entonación de cánticos que inciten a la violencia o a la agresión en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos. Igualmente, aquéllos que constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el evento deportivo; IV. La irrupción no autorizada en los terrenos de juego; V. La emisión de declaraciones o la transmisión de informaciones, con ocasión de la próxima celebración de un evento deportivo, ya sea en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte públicos en los que se pueda desplazar a los recintos deportivos, en cuya virtud se amenace o incite a la violencia o a la agresión a los participantes o asistentes a dichos encuentros, así como la contribución significativa mediante tales declaraciones a la creación de un clima hostil, antideportivo o que promueva el enfrentamiento físico entre los participantes en los eventos deportivos o entre asistentes a los mismos;

VI. La facilitación de medios técnicos, económicos, materiales o tecnológicos que den soporte a la actuación de las personas o grupos que promuevan la violencia, o que inciten, fomenten o ayuden a los comportamientos violentos, o la creación y difusión o utilización de soportes digitales utilizados para la realización de estas actividades, y VII. Las que establezca la presente Ley, su Reglamento, el Código de Conducta de cada disciplina y demás ordenamientos aplicables. Artículo 141. Dentro de los lineamientos que emita la Comisión Especial a que se refiere el artículo anterior deberán regularse, en lo concerniente al acceso a los eventos deportivos, entre otras medidas: I. La introducción de armas, elementos cortantes, punzantes, contundentes u objetos susceptibles de ser utilizados como tales, mismos que puedan poner en peligro la integridad física de los deportistas, entrenadores, directivos, árbitros y de espectadores o asistentes en general; II. El ingreso y utilización de petardos, bombas de estruendo, bengalas, fuegos de artificio u objetos análogos; III. La introducción de banderas, carteles, pancartas, mantas o elementos gráficos que atenten contra la moral, la sana convivencia o inciten a la violencia, así como cualquier elemento que impida la plena identificación de los espectadores o aficionados en general; IV. El establecimiento de espacios determinados, de modo permanente o transitorio, para la ubicación de las porras o grupos de animación empadronados por los clubes o equipos y registrados ante su respectiva Asociación Deportiva Nacional, y V. El ingreso de bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes o sustancias análogas; así como de personas que se encuentren bajo los efectos de las mismas. Artículo 142. Quienes en su carácter de asistente o espectador acudan a la celebración de un evento deportivo deberán: I. Acatar las disposiciones normativas relacionadas con la celebración de eventos deportivos que emita la Comisión Especial, así como las de la localidad en donde se lleven a cabo, y II. Cumplir con las indicaciones señaladas por el organizador, mismas que deberán contener las causas por las que se pueda impedir su entrada a las instalaciones donde se llevará a cabo dicho espectáculo. Con estricto respeto a las disposiciones y procedimientos previstos en las leyes u ordenamientos en materia de responsabilidades administrativas, civiles y penales aplicables de carácter federal, estatal, del Distrito Federal y municipal, los asistentes o espectadores que cometan actos que generen violencia u otras acciones sancionables al interior o en las inmediaciones de los espacios destinados a la realización de la cultura física, el deporte y en las que se celebren eventos deportivos en cualquiera de sus modalidades, serán sujetos a la aplicación de la sanción correspondiente conforme a los ordenamientos referidos por la autoridad competente.

A lo cual las anteriores defienden y representan al público en general, pero quien nos protege y nos defiende a nosotros como grupos de animación y organizados? Quien alude a nuestros derechos? Quien nos garantiza el total cumplimiento de estas normas? Nosotros igualmente pagamos nuestro transporte, nuestro boleto y nuestro consumo dentro y fuera de los estadios. No somos delincuentes, salvajes o primitivos como lo hacen ver los medios sensacionalistas y amarillista que satanizan de manera deliberada y solo ven lo que quieren ver, pocos o nulos son los medio que realmente con un carácter ético y profesional cubren tales notas. En algunos Estados de la Republica Mexicana de una manera completamente Anti constitucionalista se prohíbe la entrada al territorio definido de cada estado a los grupos de aliento y animación por el simple hecho de ser ciudadanos residentes de alguna otra entidad federativa del país distinta a la que en la que se lleva a cabo el evento deportivo, y por ser pertenecientes identificados a un grupo definido animación, violando totalmente las garantías individuales:
TITULO PRIMERO CAPITULO I DE LAS GARANTIAS INDIVIDUALES “ARTICULO 9°. No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto licito…” “ARTICULO 11. Toda persona tiene derecho para entrar en la república, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes. El ejercicio de este derecho estará subordinado a las facultades de la autoridad judicial, en los casos de responsabilidad criminal o civil, y a las de la autoridad administrativa, por lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración y salubridad general de la república, o sobre extranjeros perniciosos residentes en el país. (REFORMADO POR DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 10 DE JUNIO DE 2011)…”

1.- el Congreso de la Unión no tiene facultades para definir las penas de un delito que no sea federal, como el de "violencia en eventos deportivos". En segundo, las conductas incluidas en él — como provocar riñas o arrojar objetos— ya están tipificadas en normas locales. Y en tercero, el padrón que se creará es violatorio de derechos humanos porque "estigmatizará" a las personas que sean inscritas en él. 2.-"El artículo 18 (de la Constitución) dice que quien comete un delito, el Estado tiene la obligación de reincorporarlo a la sociedad. Si tú cometiste un delito y ya te reincorporé a la sociedad, no tengo por qué estarte continuamente recordando que tú cometiste un delito" la creación de un padrón así implica riesgos para el derecho a la presunción de inocencia. Por el solo hecho de participar en estos actos violentos, conforme a la ley, uno pasaría a formar parte de un padrón y podría tener esta pena de que ya no podría asistir a cualquier espectáculo por determinado tiempo, con esta lista existe el riesgo de que se difunda información de ciudadanas y ciudadanos y con ello se viole su derecho a la privacidad. Pedimos también no se criminalice a la juventud ni a

los grupos organizados y si la ley llega a aprobarse también se castigue a los cuerpos de seguridad privados y públicos que infrinjan dicha ley al cometer actos de violencia hacia los aficionados también pedimos profesionalizar de dichas corporaciones en perspectiva juvenil, derechos humanos, protección civil, primeros auxilios, resolución pacífica de conflictos. Nos hacen ver como verdaderas amenazas a la sociedad, cuando sin darse cuenta podríamos tomar estos eventos como un reflejo de la putrefacción y desmoronamiento del tejido social mexicano al que todos pertenecemos tanto aficionados, directivos, policías, madres de familia, niños, funcionarios públicos, jugadores, etc., todos somos México y parte de la solución y el problema a la vez. Queremos volver aquel colorido y fiesta popular dentro y fuera de los estadios. Esperando una pronta respuesta y una solución bilateral, proactiva e inmediata GRUPOS DE ANIMACION Rafael Rubio Garcia Sangre Azul Cruz Azul Giovanni Cano Hinchada Popular y Familiar Unión Auriazul Pumas Eloy Chávez Club America de México Julio Garcia Legión 1908 DF Club Deportivo Guadalajara Marco Avalos La Banda del DF Atlante