You are on page 1of 2

Escuela Ciencias de la Educación COMUNICACIÓN NO VERBAL Y CULTURA 401421 Lectura previa Reconocimiento de la Unidad Uno ¿Seguir dando la espalda

al gesto? “La expresión humana es primeramente expresión con todo el cuerpo: el hombre no empezó a escribir utilizando las letras de un alfabeto, no empezó a leer con textos hechos para ser recorridos sólo con la vista, no inició la explicación haciendo servir sólo sus labios.” (Fromont, 1981:62) Las diferentes maneras de expresar que poseemos los seres humanos no han de considerarse como fenómenos particulares, aislados los unos de los otros, sino que debemos entenderlos bajo una forma integrada y sistémica de dinámica de funcionamiento ya que es francamente imposible hablar sin producir ningún gesto, movimiento de ojos, sin ocupar un espacio o adoptar una determinada postura o un determinado tono muscular. Los diferentes lenguajes, con su potencial expresivo, utilizan y a su vez generan un sistema de signos peculiar; podríamos decir que incluso se sirven de una semiótica propia y específica que les dota la esencia de los productos que generan (plásticos, literarios, arquitectónicos, motrices, etc.) Nuestra civilización occidental entiende el cuerpo sometido al texto, es el relevo visible del verbo. El cuerpo emerge como fuente comunicadora entre los agujeros del discurso, es decir que acostumbramos a “verlo” justo en los momentos de silencio verbal cuando, en realidad, siempre está presente. Le hemos reservado un estatus inferior al del habla verbal aun a pesar de estar siempre en escena. Marta Castaler. Lleida. España. Se llama lenguaje a cualquier tipo de código semiótico estructurado, para el que existe un contexto de uso y ciertos principios combinatorios formales. Existen muchos contextos tanto naturales como artificiales donde aparecen animales. El lenguaje humano se basa en la capacidad de los seres humanos para comunicarse por medio de signos. Principalmente lo hacemos utilizando el signo lingüistico. Aun así, hay diversos tipos de lenguaje. El lenguaje

humano puede estudiarse en cuanto a su desarrollo desde dos puntos de vista complementarios: la ontogenia, que remite al proceso de adquisición del lenguaje por el ser humano, y la filogenia. El lenguaje animal se basa en el uso de señales sonoras, visuales y olfativas a modo de signos para referirse a un referente o un significado diferente de dichas señales. Dentro del lenguaje animal están los gritos de alarma, el lenguaje de las abejas, etc. Los lenguajes formales son construcciones artificiales humanas, que se usan en matemática y otras disciplinas formales, incluyendo lenguajes de programación. Estas construcciones tienen estructuras internas que comparten con el lenguaje humano natural, por lo que pueden ser en parte analizados con los mismos conceptos que éste.