You are on page 1of 7

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD FERMÍN TORO BARQUISIMETO-EDO.

LARA

El tercer lado en los medios de resolución de conflictos

Estudiante: Yohanna Montes C.I 14.512.931

Barquisimeto, Abril del 2014

El tercer lado en los medios de resolución de conflictos. Es muy común en la actualidad, ver que los individuos presenten diferencias en sus ideologías o preceptos, lo cual pueden generar conflictos, pero ¿qué es verdaderamente un conflicto? ¿Estos realmente pueden resolverse?, para dar respuesta a estas interrogantes se hace imprescindible observar en líneas próximas lo que objetivamente es una disputa, y que estas influyen en otras personas cercanas al mismo, que las controversias siempre van a existir, que no son buenas ni malas, sino naturales, lo importante es como se encara dicha situación y la forma como se aprendizaje. Por lo tanto, se hace necesario definir en primer lugar este vocablo, el cual proviene de la palabra latina “conflictus”, que significa combatir, luchar, pelear. El autor Peña O. (1999) lo define como “una incompatibilidad de conductas, cogniciones, que incluyen metas y/o afectos entre individuos o grupos que pueden o no conducir a una expresión agresiva de su incompatibilidad social”. Por lo citado anteriormente, se puede afirmar que un conflicto es busca su cambio eficaz, que permita el crecimiento y

entonces, una situación que se produce cuando las personas se encuentran en desacuerdo respecto a una materia, donde las partes no ceden, y si esto no se transforma puede llevar a hechos graves, como lo son las manifestaciones de violencia, que particularmente van en ascenso, por la no canalización adecuada de las disputas. Como ejemplo, de controversias se pueden suscitar los hechos acontecidos en tierra venezolana los últimos tres meses, “las protestas”, generadas por exigencias del derecho a la seguridad ciudadana, denuncias de altos índices de criminalidad y violencia en las universidades, rechazo a la escasez de alimentos, crisis en hospitales, garantía del derecho a la vida, a la libertad e integridad personal, libertad

de expresión y participación política,

esto deja en evidencia que la

mayoría de los venezolanos están en desacuerdo con el modelo político implantando desde hace ya 15 años, por considerar que esto ha afectado negativamente al país en todas las áreas. Además, años atrás, William Ury visitó Venezuela y estableció que existían señales potenciales para ese entonces de llegar a la guerra: Falta de respeto, muchos casos de intimidación, uso de la fuerza física, porte y adquisición de armas, población atemorizada, medios de comunicación politizados, desconfianza, y lo peor los rumores; es por ello que si se desea construir la paz, debe actuarse rápidamente porque las protestas que se viven hoy día, se han convertido en un foco de agresividad. Ahora bien, es de destacar la afirmación de Touzard H. (1977) “todo conflicto de cualquier manera entra en una fase de resolución del mismo, debido a que el conflicto, tanto para las partes como para el sistema en que estén insertos, se convierten en una situación muy costosa, que provoca un desgaste personal y emocional de las partes involucradas”, este autor confirma lo establecido al inicio de este texto y es que justamente la controversia no sólo produce daño a los dos lados implicados, sino a un tercer lado que sufre los efectos progresivos de la altercación, porque cuando este escala, cada uno de los lados

enfrentados tiende a involucrarse cada vez más a su propia red de relaciones. Siguiendo con este orden de ideas, es pertinente indicar ¿Qué es el tercer lado?, según William Ury, es cuando un tercero interviene ante la presencia de un conflicto, es decir, que el núcleo próximo a la controversia conforma este rol, ya sean familiares, grupo de trabajo e incluso vecinos, que pueden: buscar entender ambos lados del conflicto, promover un proceso de negociación cooperativa y apoyar una solución

sabia, una que de manera justa atienda las necesidades esenciales de las partes. Por su parte, indica Lederach J. (1998) que “resolver conflictos generalmente apunta a soluciones al problema más visible y no necesariamente cambia el contexto relacional, por esto identificar quien es el tercer lado en un conflicto es vital, para así contribuir a que se catalice el conflicto”, esto significa que es menester conocer quienes son las personas cercanas al debate para que más que solucionarlo, se logre una transformación. Pero, ¿Quiénes intervienen para lograr resolver la controversia?, el tercer lado tiene ciertos integrantes, cada uno de ellos cumplen con un rol a saber: proveedor, maestro, constructor de puentes, testigo, juez de campo, guardián de paz, sanador, árbitro, mediador y equilibrador. Dentro de este marco, el proveedor se encarga de proporcionar a los individuos de ciertas exigencias, ya que los conflictos generalmente se originan por necesidades no satisfechas, como el amor, el respeto, seguridad, identidad, entre otros; por ejemplo a un adolescente se le puede dar libertad, cuando se le propone que tome sus propias decisiones. Es de indicar, que el maestro es aquel que enseña valores,

perspectivas y habilidades para reaccionar ante otro cuando surge una diferencia, buscando siempre la forma más armoniosa de resolver los desacuerdos, mientras que al constructor de puentes, le corresponde la tarea de facilitar el diálogo, esto se debe a que los conflictos se intensifican por la falta de comunicación, confianza y el no relacionarse. Por otra parte, el testigo puede descubrir signos de advertencia y actuar, de manera tal que, puede prevenir la violencia, así como puede inducir a las partes a concluir su lucha. El juez pauta los límites, para que las reglas sean justas.

Cabe señalar, que los guardianes de paz, proporcionan protección a la sociedad, y promueven la paz. Mientras que el sanador ayuda al proceso de curar heridas emocionales, como el miedo, la humillación, porque si las heridas se mantienen luego de resuelto un conflicto, este puede resurgir. Debe mostrarse, que el mediador, ayuda a conciliar los intereses entre las partes, apoya a los individuos en la búsqueda de una solución y, a veces, para asegurar que el acuerdo alcanzado por las partes sea respetado por sus signatarios, un mediador facilita el desarrollo de un arreglo y puede inclusive hacer sugerencias para llegar al mismo, pero son los negociadores de cada lado los que crean el arreglo. En cambio el árbitro, decide lo que es correcto, por lo que corre con el riesgo de forzar aún más la relación entre las partes, en el arbitraje los actores en disputa usualmente tienen un involucramiento pequeño en el diseño de la solución, mientras que en la mediación se le da un gran énfasis a los actores mismos en conflicto para crear la solución. Y el equilibrador, mantiene el equilibrio del poder, para que se pueda negociar una solución justa. Es de considerar, que cuando las disputas no se transforman, pueden convertirse en violencia, es por ello que se hace necesario enseñar como alternativa la tolerancia, que consiste en la actitud que se toma, para respetar las opiniones, ideales de los demás, aunque no coincidan con los propios, para afirmar esta aseveración John Kennedy cito “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas” Debido a lo expuesto, es importante promover la utilización del tercer lado, como mecanismo eficaz para resolver conflictos en la sociedad venezolana, dados los conflictos suscitados en la actualidad, que por no transformarse, se ha convertido en violencia, y esto justamente por la carencia de tolerancia de los ideales políticos que cada individuo tiene,

por el simple hecho de no respetarse, entonces ¿cómo se promueve? mediante espacios de participación y protagonismo de la sociedad civil, de este modo se logra el diálogo democrático de las mayores divergencias, en la más alta diversidad, con ello se construye un clima de acciones coherentes en pro de la convivencia pacífica. Resulta claro, que los venezolanos y fundamentalmente los que se ubican en ese tercer lado, no pueden ser indiferentes, se hace necesario un tercer lado valiente, comprometido contra la intolerancia, las divisiones sociales, el odio, la impunidad; se hace preciso el trabajo en red, el compromiso y la organización en cada barrio, cada calle, cada urbanización, para intervenir en la reconstrucción del país. En este sentido se comprende que, en definitiva toda actuación del tercer escenario en el caso venezolano debe sustentarse, en consonancia con el decálogo tercerista en: 1) la Verdad u honestidad en el diagnóstico 2) que no puede haber marcha atrás en los cambios profundos que requiere el país 3) y en la participación en las acciones prácticas que lleven a su ejecución. Sólo así se lograría una efectiva resolución del conflicto, sólo así se aseguraría la paz. En conclusión, el tercer lado promueve la resolución de conflictos, mediante el diálogo, la tolerancia, la cooperación, en la búsqueda de

transformar el conflicto destructivo a un conflicto constructivo, en edificar la paz, sin dudas que queda claro como vía pacífica en situaciones conflictivas, afirma Ury, W. (2000), que “el tercer lado construye la paz, al ser eficaz para canalizar el conflicto, ayudando a administrarlo para abrir caminos alternativos al enfrentamiento violento; la existencia y la fortaleza del tercer lado puede garantizar la paz”.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Cabanellas, Guillermo. (1974). Diccionario de Derecho Usual. Buenos Aires, Argentina. Editorial Heliasta, Diccionario de la Real Academia Española. (2001). España, Ediciones. Madrid, Ovejero, A. (2004). Técnicas de Negociación. Como Negociar Eficaz y Exitosamente. Madrid, España. Editorial Mc Graw Hill. Ury, William (1993). De la Negociación al Acuerdo: Claves para Superar cualquier Negociación. Barcelona, España. Editorial Parramon.

REFERENCIAS ELECTRÓNICAS

http://www.thirdside.org/roles.cfm?Language=Spanish#roles