You are on page 1of 9

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.

pe Autoridad Nacional del Agua  ASPECTOS HIDROGEOLÓGICOS DE LA QUEBRADA FERNANDEZ‐MÁNCORA  La zona delimitada por la quebrada Fernández y la planicie costera de Máncora se encuentra en el  flanco  costanero  Noroccidental  de  la  Cordillera  de  los  Andes,  dominado  por  formaciones  sedimentarias  originadas  en  fluctuaciones  marinas  (levantamiento  orogénico,  glaciaciones)  atribuibles al  ciclo dinámico de la tierra  (Huggett, 2007, 2010). Las características morfológicas del  área estudiada han sido influenciadas por la erosión marina y la depositación mixta, proveniente de  los cauces continentales (quebradas) y marina (en ciclos de transgresión‐regresión).  A  continuación  se  describen  las  principales  características  geomorfológicas,  la  geología  del  lugar  y  la hidrogeología, enfatizando la evolución del sistema dirigido a los procesos que dieron lugar a los  humedales presentes en la zona de Máncora.  GEOMORFOLOGÍA  El área de estudios tiene un pasado geológico marcado determinantemente por la influencia marina,  logrando inferirse hasta 4 procesos de invasión‐regresión desde el mar, habiendo ocurrido a lo largo  del Cuaternario Reciente hasta el Terciario, depositando materiales de naturalezas heterométricas  y  heterogéneas  en  las  áreas  de  planicie  costera,  en  los  tablazos  y  en  los  cauces  de  los  ríos,  estos  procesos  han  ido  formando  y  modelando  el  relieve  del  área,  relieve  que  facilita  la  presencia  de  procesos  de  erosión  depositación  a  través  de  las  unidades  geomorfológicas  y  los  procesos  atmosféricos, ver figura 1.  Así se pueden observar las siguientes unidades geomorfológicas:  a. Tablazos y Colinas Costeras  Unidad  caracterizada  por  la  presencia  de  zonas  elevadas,  alcanzando  cotas  menores  a  los  300  metros  sobre  el  nivel  del  mar,  ésta  abarca  más  del  70  %  del  área  de  estudio,  sus  pendientes  difícilmente superan los 10° de inclinación y se encuentran constituidos por rocas del Terciario, que  se  posan  sobre  unidades  intrusivas  del  Cretácico  que  han  sido  levantadas  progresivamente  por  levantamientos tectónicos.   Los  tablazos  y  colinas  costeras  se  encuentran  afectas  a  la  erosión  fluvial  y  marina,  es  por  ello  que  éstas se encuentran cortadas por cauces de quebradas y comúnmente en sus flancos y hacia la cima  se  pueden  observar  intercalaciones  de  depósitos  orgánicos  marinos  (bivalvos,  arena  fina  a  media)  con depósitos eólicos y aluvionales, esto es evidencia de fenómenos de invasión y retroceso marino  acaecidos desde el Terciario. Esta unidad se encuentra limitada hacia el Oeste con el Cordón Litoral  y el Océano Pacífico y hacia el Este con los Valles Fluviales y las Estribaciones de la Cordillera de los  Andes.  b. Borde Litoral  El Borde litoral abarca aproximadamente un 10% del área total de estudios y se caracteriza por sus  planicies,  con  inclinaciones  menores  a  los  10°,  éste  se  encuentra  en  las  inmediaciones  de  la  Localidad de Máncora y constituye la zona de entrada hacia el mar de la Quebrada Fernández, este  cordón tiene una marcada forma alargada y se dirige desde el Suroeste hacia el Noreste, infiriéndose  la  presencia  de  un  antiguo  delta  de  depositación  fluvial  que  fue  cortado  por  efectos  de  transgresiones recientes. 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  Esta unidad se caracteriza por el intercambio de fuerzas erosivas y de depositación entre los bordes  terminales  de  la  Quebrada  Fernández  y  el  Océano  Pacífico,  con  evidencias  de  recientes  invasiones  marinas  por  la  presencia  de  terrazas  de  depositación  en  las  que  se  intercalan  materiales  clásticos  grandes  y  restos  orgánicos  marinos  y  arenas  finas  a  medias,  junto  con  la  formación  de  un  cordón  litoral,  en  el  que  se  puede  observar  la  presencia  de  zonas  inundadas  desde  el  mar,  con  formas  alargadas.  c. Cauce Aluvional  Originados durante el recorrido de fuentes de agua superficial sobre las colinas y superficies planas,  éstos sirven de vía de movilización de quebradas estacionales y permanentes, cuyo rastro genético  se  remonta  a  las  partes  más  elevadas  del  área  de  estudio,  un  ejemplo  de  estos  es  el  cauce  de  la  Quebrada  Fernández,  que  recibe  aportes  estacionales  de  otras  quebradas,  tales  como  La  Capilla,  Cerro Negro y Serrano entre otras.  Esta unidad constituye el 15% del total superficial del área estudiada, se encuentra constituida por  zonas de inundación y llanuras de depositación de tipo fluvial‐aluvional, logrando extenderse hasta  los  1.3  km  en  el  sector  Barrancos  (Quebrada  Fernández)  y  finalmente  en  la  zona  de  playa,  éste  se  extiende a manera de un delta pequeño de 2 km de amplitud de cauce, lográndose una especie de  dendrificación  o  anastomosamiento  de  los  cauces  de  agua,  esto  por  pérdida  de  energía  de  transporte y la influencia del océano. 

  Figura 1: Mapa de Geomorfología 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  LITOESTRATIGRAFÍA  La evolución geológica del área investigada se enmarca dentro de los últimos episodios orogénicos  de la Cordillera de los Andes, hechos que influenciaron en las fluctuaciones del nivel marino desde  el  Terciario  continuados  hasta  el  Cuaternario  (INGEMMET,  1995),  procesos  que  hoy  en  día  siguen  erosionando y depositando materiales, especialmente en aquellas zonas con la presencia de agentes  geomorfológicos activos, tales como los cauces fluviales, las planicies eólicas y la franja costera.  A  continuación  se  describen  a  las  principales  unidades  litoestratigráficas  presentes  en  el  área  de  estudio (ver Figura 2). 

  Figura 2: Unidades litoestructurales del área de estudios (INGEMMET, 2010)  Unidades del Terciario  Grupo Salinas (Tp‐s)  Esta  unidad  data  del  Eoceno,  se  encuentra  aflorando  hacia  el  margen  derecho  de  la  quebrada  Fernández, entre los sectores de Cerro Negro y Camotales y en la Quebrada Seca, aproximadamente  a 20 km hacia el Este de Máncora  Esta secuencia se encuentra constituida principalmente por areniscas de grano fino, intercalándose  con  secuencias  de  areniscas  de  grano  fino  y  conglomerados  denotándose  así  la  influencia  de  episodios de depositación marina y continental (aluviones y fluvioaluvionales). 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  Formación Talara (Tp‐t)  Originada  en  el  Eoceno,  esta  formación  se  encuentra  aflorando  en  la  zona  de  confluencias  de  las  quebradas Capilla y Fernández, hacia el este de Máncora. Esta formación se originó inicialmente en  un  ambiente  continental,  predominando  conglomerados  hacia  la  base,  posteriormente  se  produjo  una  invasión  marina,  por  la  predominancia  de  areniscas  en  su  tramo  medio  y  finalmente,  se  depositaron lutitas y limolitas intercaladas con areniscas finas.  Formación Chira Verdun (Te‐chv)  Esta formación también se originó en el Eoceno, aparentemente en un entorno regresivo‐volcánico,  por  lo  que  se  pueden  apreciar  depósitos  lutáceos,  areniscas  gruesas,  conglomerados  y  tobas.  La  evolución  de  la  cuenca  sugiere  un  entorno  marino  cercano  a  la  costa,  que  con  el  pasar  del  tiempo  fue  levantándose  y  afectado  por  un  fenómeno  volcánico  explosivo,  probablemente  como  consecuencia del tectonismo tardi‐Quechua.  La  formación  Chira‐Verdun  se  encuentra  cubriendo  gran  parte  de  la  superficie  investigada,  correspondiendo  a  casi  más  del  30%  del  total  de  la  zona,  aflora  en  el  cauce  medio  de  la  Quebrada  Fernández y se extiende hacia la Quebrada Seca hacia el Norte.  Formación Mirador (Te‐m)  Es la unidad litoestratigráfica consolidada más cercana a la zona de estudio, orientándose en rumbo  Suroeste  hacia  Noroeste  y  extendiéndose  desde  la  quebrada  Fernández  hacia  el  Noreste,  en  la  naciente de la quebrada Santos.  Esta  formación  está  constituida  por  cantos  heterométricos,  sugiriendo  un  origen  fluvioaluvional,  debido a su morfología subredondeada, encima de éstos se pueden ver arenas y lodolitas. Hacia el  tope de la formación se observan areniscas intercaladas con lutitas y limolitas, sugiriendo una nueva  etapa  de  invasión  marina,  acaecida  a  fines  del  Eoceno,  infiriéndose  además  un  periodo  entre  glaciaciones.  Formación Carpitas (Te‐c)  Acaecida en la etapa terminal de depositación del Chira, del Eoceno Superior, esta formación aflora  hacia  el  Noreste  de  Máncora,  hacia  el  margen  derecho  de  la  quebrada  Fernández,  orientándose  desde  el  Suroeste  hacia  el  Noreste,  al  igual  que  gran  parte  de  las  formaciones  originadas  en  el  Eoceno, lo que sugiere además la disposición de los principales sistemas de depositación, que como  en el caso de la Formación Carpitas, se orientaba de Sureste hacia el Noroeste.  La  Formación  Carpitas  se  encuentra  constituida  por  lutitas  con  presencia  de  arcilla  suelta  y  yeso,  junto con arenisca de grano medio en capas finas, siendo notable la fisibilidad y la influencia lutácea  de la secuencia.  Cuaternario  En el Cuaternario ocurrieron cambios en la morfología y la geodinámica externa de los entornos en  los  alrededores  Máncora,  hacia  el  Pleistoceno,  ocurrió  la  gran  última  invasión  marina  hacia  el  continente  (Pirazzoli,  1996),  logrando  depositar  amplias  plataformas  en  todo  el  sector,  originando  así  los  tablazos  y  sus  posteriores  superficies  de  erosión  (luego  de  la  regresión),  evidencias  de  esta 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  invasión  son  los  restos  orgánicos  de  bivalvos  en  las  partes  más  elevadas  (cotas  menores  a  los  300  msnm)  en  el  litoral,  siendo  posible  hoy  en  día  observar  los  Tablazos  de  Talara  y  Máncora,  hacia  el  Norte y el Sur respectivamente, de la zona estudiada.  Luego  de  esta  regresión  fueron  sucediéndose  procesos  de  depositación  de  tipo  continental,  los  cuales  tuvieron  como  gran  protagonista  a  los  cauces  fluviales  y  aluvionales,  originándose  así  un  conjunto  de  redes  de  drenajes  de  las  cuales  la  principal  y  centro  de  estudios  es  la  Quebrada  Fernández,  que  se  orienta  desde  el  Este  hacia  el  Oeste,  observándose  en  el  cauce  materiales  aluvionales  de  naturaleza  variada,  conglomerados,  arenas,  limos  y  bloques  gravosos,  como  producto de fenómenos de grandes avenidas cíclicas (Fenómeno de El Niño por ejemplo).  Así es posible encontrar las secuencias de depositación aluvional, diferenciándose las más antiguas  de  las  recientes  por  el  grado  de  compactación  entre  las  mismas,  estas  secuencias  pueden  encontrarse  a  lo  largo  del  cauce  de  las  Quebradas  Fernández  (hacia  Máncora)  y  Seca  (al  Norte).  El  paquete inferior se encuentra constituido por bloques rocosos de grandes tamaños, gravas, arenas  y conglomerados con un grado de  consolidación  medio; por otro lado, los materiales aluvionales y  fluvioaluvionales  más  recientes  poseen  morfologías  mucho  más  redondeadas  y  granulometrías  mejor  clasificadas  y  menores  (arenas  medias  a  finas,  cantos  rodados  y  gravas).  La  secuencia  aluvional hacia el sector de Máncora puede alcanzar los 2 km de ancho y los 100 metros de espesor  cerca de su contacto con el Océano Pacífico.  Hacia  el  borde  litoral,  se  pueden  encontrar  arenas  finas  a  medias,  como  producto  del  efecto  de  erosión,  transporte  y  depositación  del  mar,  que  en  la  actualidad  constituye  la  principal  fuente  de  depositación  del  borde  costanero,  estos  depósitos  intercalan  cuarzo  fino,  feldespatos  y  algunos  bordes de magnetita, en granulometrías menores a los 2 milímetros, con coloraciones beige claras,  a lo largo del borde litoral, el mar ha depositado esta secuencia originando una especie de barrera  natural, que hacia continente ha originado sectores de acumulación de aguas salobres, a manera de  pequeñas albuferas y humedales (ver Figura 3) 

  Figura 3. Modelo de formación de Playa en Máncora (Modificado de Bird, 2008) 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  ASPECTOS HIDROGEOLÓGICOS  La ubicación de los Humedales de Máncora son indicadores de zonas de alimentación subsuperficial,  existiendo la posibilidad de alimentación desde dos frentes, el primero y con mayores indicios, es el  mar, que se encuentra apenas a 100 metros como distancia máxima, además de haber formado una  especie  de  cordon  litoral  como  producto  del  transporte  y  depositación  de  arena  desde  sectores  hacia el Norte hasta la zona de Máncora; la segunda posibilidad, con menos evidencias proviene de  la  descarga  de  acuíferos  continentales  hacia  el  mar,  desde  continente,  siguiendo  el  cauce  de  la  Quebrada Fernández, en orientaciones Suresteeste hacia el Noroeste.  Modelo Hidrogeológico Conceptual  Unidades Hidrogeológicas  Se  ha  logrado  clasificar  a  las  unidades  rocosas  aflorantes  en  el  entorno  Máncora  y  Quebrada  Fernández  en  función  a  sus  características  hidrodinámicas  y  litogenéticas   en  tres  tipos  (ver  Figura  4).  a. Acuífero Detrítico  Constituido por sedimentos inconsolidados del Cuaternario Reciente, siendo que el mayor volumen  de  ellos  se  acumula  a  lo  largo  del  cauce  de  la  Quebrada  Fernández  y  se  amplifica  conforme  se  aproxima a la zona de desembocadura en el Océano Pacífico, intercalándose con depósitos marinos.  Estos  depósitos  constan  de  bloques  subredondeados,  limos,  arcillas  y  arenas  medias  (depósitos  fluvioaluvionales) y arenas y limos de grano medio a fino (depósitos marinos) desde la base hacia la  suma, en espesores que superan los 60 metros de espesor y los 2 km de ancho.  En  esta  unidad  se  emplazan  los  humedales  en  estudio  y  en  proporción  de  recarga  volumétrica,  reciben mayor cantidad de agua desde el nivel del mar que desde continente. Es necesario precisar  también  que  esta  unidad  constituye  el  15  %  del  área  total  investigada  pero  almacena  el  100%  del  agua para los fines de investigación de los humedales de Máncora, las características de porosidad  y permeabilidad son bastante afines y tienen clasificación primaria.  b. Acuífero Fisurado  Se emplaza en el sector Sursuroccidental de Máncora, constituido en los tablazos y colinas costeras  en  las  unidades  de  depositación  Cuaternaria  del  Eoceno  y  Pleistoceno.  Estos  materiales  tienen  grados  de  compactación  medios  a  altos  e  intercalan  arenas,  limos,  lutitas,  areniscas  y  conglomerados  como  efecto  de  las  fluctuaciones  del  nivel  del  mar.  Los  volúmenes  capaces  de  almacenar agua son centros aislados de areniscas y arenas y conglomerados, constituyendo casi el  50  %  del  volumen  total.  El  resto  de  esta  unidad  tiene  afinidad  hidrodinámica  limitada  a  los  bordes  fisurados  y  fallados  orientados  preferentemente  de  Sureste  hacia  el  Noroeste  y  en  las  interconexiones  entre  las  fisuras  con  las  zonas  de  valle.   Los  valores  de  permeabilidad  y  porosidad  son regularmente afines y son primarios y secundarios.  c. Acuitardo  Esta  unidad  constituye  superficialmente  más  del  70  %  del  área  en  investigación,  siendo  que  sus  características hidrodinámicas la hacen poco permeable, cabiendo la posibilidad de almacenar agua 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  solamente  en  los  volúmenes  fisurados  del  entorno  (casi  un  10%  del  total  volumétrico  de  las  rocas  estudiadas) y la capacidad de transmitir se limita a las interconexiones entre las rocas y las fuentes  de agua superficial o los contactos fisurados que se orientan desde el Suroeste hacia el Noreste.  Esta  unidad  se  encuentra  constituida  por  depósitos  sedimentarios  consolidados  pertenecientes  a  ciclos diagenéticos acaecidos desde el Cretácico Superior hasta el Cuaternario (Pleistoceno) y consta  de  areniscas,  conglomerados,  tobas,  limolitas  y  lutitas,  como  consecuencia  del  eustatismo  de  la  cuenca y de procesos volcánicos sin y epitectónicos. En esta unidad los valores de permeabilidad y  porosidad no son afines y son de tipo secundarios. 

  Figura 4. Unidades Hidrogeológicas identificadas en el entorno de Máncora (Modificado de  INGEMMET, 2010)  Hidrodinámica Subterránea  Estudios  desarrollados  en  función  a  la  litología  de  la  zona,  el  análisis  de  precipitaciones  y  recarga  superficial y la presencia de una fuente de recarga extensa (el Océano Pacífico) propician la hipótesis  de  que  la  recarga  principal  de  los  humedales  en  la  zona  de  Máncora  se  originan  desde  el  mar,  aprovechando  los  valores  de  permeabilidad  medios  de  las  arenas  costeras,  recargando  las  superficies planas de estos sectores y aprovechando la ausencia de recargas continentales mayores  (acuíferos extensos y unidades hidrogeológicas productivas) (ver Figura 5). 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  La  recarga  originada  en  el  Océano  Pacífico  tiene  distintos  frentes  direccionales,  siendo  que  para  efectos de los Humedales de Máncora, gran parte del volumen de agua se dirige ortogonal hacia el  borde  continental,  es  decir  desde  el  Noroeste  hacia  el  Sureste,  otras  direcciones  dinámicas  de  recarga  sugieren  flujos  subterráneos  desde  el  mar  de  Noreste  hacia  el  Sursuroeste  y  de  Suroesteoeste  hacia  el  Nornoreste;  por  otro  lado,  una  proporción  proveniente  de  la  recarga  continental  a  través  de  la  Quebrada  Fernández  y  el  acuífero  que  se  moviliza  en  su  cauce,  sugiere  una  orientación  de  recarga  desde  el  Este  hacia  el  Noroeste  y  lo  mismo  para  el  cauce  y  los  flujos  provenientes de la quebrada Seca, con orientaciones Noreste hacia el Sursuroeste (ver Figura 5). 

  Figura 5: Modelo Hidrogeológico Conceptual  FUENTES BIBLIOGRÁFICAS  Análisis Hidrogeoquímico de la Cuenca del Río Mishca. Castañeda, M. Universidad Nacional Mayor  de San Marcos. 2011.  Applied Hydrogeology of Fractured Rocks. Singhal, B. Gupta, S. Springer. 2010  Boletín A‐54 ‐ Geología de los cuadrángulos de Paita, Piura, Talara, Sullana, Lobitos, Quebrada Seca,  Zorritos, Tumbes y Zarumilla (11‐a, 11‐b, 10‐a, 10‐b, 9‐a, 9‐b, 8‐b, 8‐c, 7‐c). INGEMMET.1995  Coastal Geomorphology. Bird, E. Wiley. 2008  Fundamentals of Geomorphology. Huggett, R. Routledge. 2007 

Marko Eduardo Castañeda Zavaleta mcastaneda@ana.gob.pe Autoridad Nacional del Agua  Geología General. Rivera H. UNMSM. 2005  Groundwater in the Environment: An Introduction. Younger, P. Wiley‐Blackwell. 2006  Inventario de Fuentes de Agua Subterránea en el Valle Medio y Bajo Piura. Intendencia de Recursos  Hídricos. INRENA. 2005  Land and Marine Hydrogeology. Taniguchi et al. Elsevier Science. 2003  Mapa Hidrogeológico Regional de Perú. INGEMMET. 2010  Sea Level Changes: The Last 20 000 Years. Pirazzoli, P. Wiley. 1996