You are on page 1of 3

Unidad 3.3. La Entrevista Familiar. Los dominios de observación. Interpretación y registro. Olga Silverstein TEXTO: L !O" TE# $%UTI& 'E OL( SIL!

E#STEI) *+rad,ord -eeny y Olga Silverstein.
I)T#O'U&&I/): las reflexiones de los terapeutas son conceptualizaciones sólo aproximadas, nunca coinciden totalmente con la experiencia clínica inmediata. Esta discrepancia entre la conducta y su explicación es inevitable. La terapia es una serie de interacciones en gran medida imprevistas, que se combinan para crear una realidad común entre el terapeuta y los pacientes. Hay que reconocer y aceptar permanentemente la antigua realidad de la familia. La gradual iniciación de la familia en una modalidad sist mica de pensamiento, que est! a cargo del terapeuta, es la estructuración "s#aping$ de una corriente de conocimientos id ntica entre aqu l y la familia. %oda palabra desencadena otra palabra, generando una red de perspectivas complementarias den cambio continuo. &n vivo, el nfasis de ponerse siempre en la selectividad y en la oportunidad de las intervenciones. Los fundamentos de mi intervención #an sido siempre de car!cter cognitivo' presto profunda atención al material que fluye de la familia y procuro ver cómo pueden incorporarse peque(os elementos de cambio. El xito de una sesión est! determinada en gran medida por el sentido inmediato que tiene el terapeuta de lo que es apropiado. )ada movida implica asumir un peque(o riesgo. El terapeuta mantiene una perspectiva serena y rotunda, basada en la información que la familia inyecta en el sistema. *poyarse demasiado en las reflexiones teóricas durante el proceso terap utico sería una desventa+a. La pauta de interacción surge naturalmente. El observador est! absorbido en una experiencia, a medida que se involucra m!s en la observación, comienza a perder conciencia de sí mismo. La opinión que la familia tiene de sí misma, su reacción ante mí mediada por sus expectativas respecto de la terapia, mi reacción ante la familia, mi propio enfoque de la terapia, mi sub+etividad natural, son los elementos que componen la interacción. -e conforma un tri!ngulo terap utico, en donde el terapeuta que estaba en la sala adoptaba una postura de promoción de cambio, la voz detr!s del espe+o se inclinaba por la estabilidad o el no.cambio. %oda terapia familiar es forzosamente un traba+o en colaboración. /i la pr!ctica clínica, ni las tentativas dirigidas a explicar sus bases teóricas pueden +am!s limitarse a un único punto de vista. 0 $ S TE/#I&OS: existen diferentes mapas teóricos b!sicos del enfoque de la terapia sist mica, L0- 102&/&0- 1E L* 03-E45*)&6/, L* 1E-)4&7)&6/ 8 L* &/%E/)&6/, las descripciones forman parte de distintos dominios de observación. Hay algunas descripciones que surgen de la conversación terap utica, en contraste con las descripciones acerca de la conversación terap utica. Las primeras #acen m!s referencia a un participante, y las segundas a un observador. Hay momentos en que un participante puede convertirse en observador de la conversación y viceversa. Hay diferencias en el dominio de las descripciones, DOMINIO OBSERVACIONAL POSICIÓN OBSERVACIONAL EN LA TERAPIA SISTÉMICA 7articipante en la conversación %erapeuta que #abla con el cliente 0bservador de la conversación )onsultor o miembro del equipo que se encuentra detr!s del espe+o 7articipante que observa su participación en una %erapeuta que advierte su propio comportamiento conversación mientras se #alla en su situación terap utica 0bservador que participa en su observación de una )onsultor que envía un mensa+e al terapeuta. conversación %odos los observadores pueden concebirse como formando parte de distintos contextos de descripción dentro de su dominio observacional. El marco de referencia sem!ntico es un dominio descriptivo dedicado primordialmente a la construcción de significado. La política pretende averiguar qui n.#ace.qu .a.qui n.cu!ndo.y.cómo' procura especificar la organización social de la conducta problema y el marco sem!ntico aclara el significado de esa conducta. 1entro de los marcos de referencia políticos se incluyen los destinados a construir una concepción de la organización secuencial de la conducta problema. 0tros pueden indicar coaliciones sociales y pautas de interacción. El vínculo entre los marcos de referencia sem!ntico y político puede verse confundido con otra distinción, que a veces se establece entre 9el contenido y la relación:, que se refiere a las características duales de un único mensa+e. )onocer el contexto conversacional de este mensa+e exige averiguar cu!l es su marco de referencia m!s amplio. Los marcos de referencia sem!ntico y político contextualizan las descripciones emanadas de cualquier dominio observacional. Las descripciones del observador indician un marco de referencia político, pero dentro del dominio observacional de las descripciones que #ace sobre sus propias observaciones. -i bien las descripciones de la propia experiencia afectiva son siempre m!s confiables, un observador externo es libre de formular sus propias #ipótesis acerca de los sentimientos y vivencias interiores del cliente o del terapeuta. Las

;

-ostiene que todo problema presentado se vincula con cada miembro de la familia de un modo tal que le trae consecuencias positivas y negativas. . que calibra todas las subsiguientes comunicaciones en la terapia. La etapa inicial implica para el terapeuta reunir datos referentes a ambos marcos de orden simple.. *mbos marcos corresponden al dominio de descripciones construido por el terapeuta y los clientes en una sesión. El significado de una acción simple o de una interacción se elabora a trav s de la rotulación o categorización de un marco político. <. especificadas en t rminos de una acción simple y de la interacción. se deber! traba+ar con su situación política. La etapa intermedia procurar! construir una concepción de las putas y los significados de interacción. )ada uno de los elementos de estas distinciones est! relacionado con el otro. 2ientras examinemos la terapia sist mica. El aborda+e de un marco sem!ntico constituye siempre una manera metafórica de obrar con miras a la política. 7odemos discernir una diversidad de dominios observacionales y descriptivos implicados en el an!lisis de una realidad terap utica.. la realimentación es la utilización de los resultados de las propias comunicaciones para contribuir a plasmar las comunicaciones subsiguientes. el terapeuta retomaría la realidad terap utica construida originalmente y le incorporaría el nuevo encuadre de la familia. La etapa final vincular! entre sí diversas pautas de interacción. El terapeuta sist mico debe utilizar las comunicaciones de su cliente como un medio de construir una manera de conocer las pautas de organización sist mica de orden superior. Los marcos políticos se consideran acoplados a sistemas de significado. y de influir en stas. 1ominios observacionales. La tarea de la terapia radica en organizar los elementos b!sicos de un modo distinto' y el resultado que se busca es que los clientes construyan significados y pautas políticas m!s adaptativos. ?na manera de definir el ob+etivo de la terapia sist mica consiste en decir que sta trata de cambiar las pautas de la coreografía social de un modo que conduzca a cambios m!s adaptativos en la organización "política$ y en el significado "sem!ntica$. ya puede darse de alta a la familia. especificados en función de la comprensión formal y la estrategia pr!ctica. 7ara conocer el marco de significado de un cliente e influir en l. que lleva a construir una concepción acerca de las pautas que conectan la conducta problem!tica de una persona con la conducta de otras personas. El encuadre sem!ntico de lo que previamente se denominaba 9conducta problem!tica: como una conducta que brinda una solución para la familia suele provocar un cambio en la política de esta última. El arte de esta terapia reside en utilizar los marcos sem!nticos y políticos como elementos b!sicos para la construcción de realidades alternativas que conduzcan a un cambio m!s adaptativo. L* )0/-%4?))&6/ 1E ?/* 4E*L&1*1 %E4*7@?%&)* -&-%@2&)*. -ilverstein considera todos los marcos sem!nticos presentados como formas que adopta la familia para referirse a sus pautas sociopolíticas de organización. se experimenta una realidad sist mica de orden incluso superior. ser! importante que no>s mantengamos con frecuencia sobre la pista de la tipificación lógica de las descripciones con que traba+amos. La índole dial ctica de esta relación es tal que la rotulación de un marco político lleva a adoptar una concepción de las pautas políticas de orden superior. organizando y calibrando sus comunicaciones futuras. El relato que conecta pasa a ser la realidad terap utica sist mica.descripciones acerca de la experiencia afectiva de cualquier dominio observacional pueden clasificarse como pertenecientes a un marco de referencia sem!ntico o político. pondr! el acento en la conexión existente entre la conducta problem!tica con otras pautas de interacción m!s abarcadores. 0rganizar! esto poniendo nfasis en aquellos elementos que le ofrecen una manera de construir una concepción de orden superior. El síntoma o conducta problema de un individuo establece venta+as y desventa+as sociales para cada uno de los restantes miembros de su familia. cada una de las cuales corresponde a un salto en la escala dial ctica entre la sem!ntica y la política. El relato construido por el terapeuta y por la familia continúa presente. La mayoría de los sistemas de clientes acuden a la terapia porque est!n estancados en una visión de orden simple sobre sus respectivas situaciones. 7autas de realimentación. =. La relación de la política con la sem!ntica es recursiva. -i en el futuro acudiera por algún otro problema. 1ominios intencionales. El cambio político puede llevar a establecer distintos marcos sem!nticos que prescriben otras pautas políticas alternativas. Los marcos políticos se refieren a las descripciones del proceso. El aborda+e de un marco político cualquiera es siempre una manera política de obrar con miras a la sem!ntica. La construcción de una realidad terap utica entra(a una dial ctica entre la sem!ntica y la política. El terapeuta debe construir una visión de la situación que sea de orden superior a fin de tener acceso a las pautas sist micas que organizan la conducta problem!tica. 1ominios pr!cticos. especificados en función del observador y del participante. Hay tres clases de dominios epistemológicos. < . )uando el terapeuta y el sistema familiar dan sentido a la trama compacta de este orden de realidad terap utica. la #istoria de la ciencia es el estudio de la manera como los marcos de referencia cambiantes se #an alimentado mutuamente. )uando se construye un relato o explicación #ipot tica que permite entramar estrec#amente entre sí las múltiples venta+as y desventa+as en un sistema interconectado. El terapeuta debe traba+ar con los significados si pretende conocer dic#a política e influir en ella. 9adaptativo: es el cambio que establece un me+or a+uste entre un sistema y su ambiente. 1 -iguiendo a 7ateson. 7uede considerarse que la terapia sist mica abarca una serie de etapas. Es posible distinguir las intenciones y finalidades del observador. especificados en función de los marcos de referencia sem!ntico y político. de modo de destacar la coreografía social de una ecología social general. cada encuadre surge a partir del otro. El cambio terap utico exige que los clientes alcancen alguna formal de 9introvisión "insig#t$ sist mica:.

)uando un intercambio de relatos se estructura en t rminos de realimentación. modificar o perfeccionar su línea de indagación en ese momento. un intercambio de relatos. y se edifica sobre la comprensión de que sta se encuentra comprendida primordialmente dentro del dominio epistemológico de la descripción. (Estabilidad/Cambio)1 /R ido si!"i#i$ati%o & (Estabilidad/Cambio)' Las consecuencias sociales positivas de una conducta problema suministran la base racional para prescribir la estabilidad. Las funciones m!s comunes de ruido significativo derivan de la #istoria familiar. La terapia de -ilverstein culmina con la creación y mantenimiento de un relato o explicación sist micos bien elaborados acerca de la situación familiar. En los #ec#os. El sistema se topa con alguna fuente de aleatoriedad y adem!s dispone de algún proceso de selección capaz de operar sobre esta aleatoriedad. El terapeuta se refiere con creciente frecuencia al 9dilema: de la familia. es preciso subrayar su aporte a la estabilidad' pero al mismo tiempo.-ilverstein construye una realimentación entre los marcos de referencia sem!ntico y político de orden simple. El único material que el terapeuta tiene para traba+ar son las #istorias que vive la gente. se vuelven posibles la autocorrección y el cambio adaptativo. ?n marco sem!ntico brindado por un miembro de la familia precipitar! con frecuencia una pregunta de -ilverstein vinculada con el marco político que es contextualizado por aqu l. 94uido significativo: designa los ingredientes del proceso estoc!stico que est!n en la base de todo cambio y aprendiza+e adaptativos. el marco sem!ntico introducido por un miembro de la familia encamina las preguntas del terapeuta referidas a un marco político. sus desventa+as sugieren la necesidad del cambio. El ruido significativo se refiere al modo como el terapeuta proyecta su explicación para prescribir estos aspectos complementarios. La terapia sist mica de 0lga -ilverstein #ace pleno uso de la estructura retórica de la terapia. 7ara alcanzar dic#a transformación el sistema debe encontrar una fuente de 9ruido significativo:. en tanto que las negativas pueden vincularse con la prescripción del cambio. En la terapia sist mica lo que surge son relatos que revelan de qu manera la gente construye su mundo y proporcionan indicios para conocer sus premisas epistemológicas. así como de relatos de otros clientes. la +erga psicológica. Luego. Los marcos sem!nticos suministran un indicio en cuanto al tipo de ruido que ser! significativo para ellos. La fuente de ruido significativo implica aprovec#ar los marcos sem!nticos que los propios clientes ya #an presentado. la estabilidad. los mitos culturales. las met!foras religiosas. La construcción de las intervenciones terap uticas. )omo la conducta problem!tica proporciona venta+as sociales. ?n sistema que sufre una perturbación procura cambiar del modo cono lo #ace con el ob+etivo de alcanzar una forma de estabilidad m!s adaptativa. la respuesta de la familia es utilizada por el terapeuta sea para suprimir. La terapia es una conversación. las intervenciones terap uticas sist micas se dirigen a tres aspectos generales. El terapeuta debe abordar la relación complementaria entre la estabilidad y el cambio. el cambio y una fuente de ruido significativo. así como los relatos que crean acerca de tales #istorias. El camino terap utico es la transformación del procedimiento de un sistema para alcanzar la estabilidad a trav s del cambio. = . El contexto de esta dial ctica es una conversación entre el terapeuta y sus clientes. por lo que el cambio terap utico se expresa así. La resistencia es el desenlace natural de un sistema que #a sido de tal modo provocado. que terminó solicitando que se tuvieran seriamente sus requerimientos de estabilidad.