You are on page 1of 13

PABLO BARROS DE LA TORRE Saber Social Escuela de Ciencias Sociales UPB

ERASMO DE ROTTERDAM
(Desiderio Erasmo de Rotterdam; Rotterdam, 1466 - Basilea, 1536 (disentería)) Humanista neerlandés de expresión latina. Clérigo regular de san Agustín (1488) y sacerdote (1492), pero incómodo en la vida religiosa (que veía llena de barbarie y de ignorancia), se dedicó a las letras clásicas, consiguió dejar el monasterio como secretario del obispo de Cambrai (1493). Cursó estudios en París (1495) y, tras dos breves estancias en Países Bajos (1496 y 1498), decidió llevar vida independiente. En tres ocasiones visitó Inglaterra.

Erasmo estudió en la Universidad de París, lugar donde en el que estaba radiando con fuerza el Renacimiento de la cultura de Grecia y Roma. de ahí que sea en esta etapa donde se encuentren los comienzos del pensamiento humanista de Erasmo, que convirtieron al joven en un pensador libre y profesor de ideas independientes para su tiempo.

Con las ideas de sus amigos de los monasterios agustinos y algunas otras ideas de John Colet, comenzó a analizar detenidamente los libros más importantes de las antiguas civilizaciones griega y romana, tratando de modernizar sus contenidos e intentando aplicarlos a la vida de la sociedad en la que él vivía, tratando de extraer lo más significativo de esos textos antiguos pero brillantes, para que cualquier persona pudiera entenderlas, penetrar en su significado. Nunca dejó de luchar contra la cárcel espiritual que él observaba en todas partes, en todas las instituciones educativas, intelectuales, políticas y sociales de su época. Esto le acarrearía numerosos problemas a lo largo de su carrera.

SU FAMA
Sus ideas sobre la elevación intelectual y religiosa comenzaron a conocerse y discutirse, no todos simpatizaban con Erasmo, pues había quienes rechazaban las ideas que tenía, y estos opositores comenzaron a criticarlo tanto en público como en privado. Puede que esta fuera la causa por la que el erudito abandonó Italia y se trasladó a Basilea. No sabemos cuál de las tres instituciones educativas en las que estuvo internado Erasmo fue la causante del profundo rechazo que sintió toda su vida hacia la autoridad. Pudo ser la escuela primaria en su juventud, el convento agustino en su adolescencia o la Universidad de París.

Para unos hereje (que preparó el terreno a la Reforma), para otros racionalista solapado u hombre de letras ajeno a la religiosidad (un Voltaire humanista) y para otros gran moralista y lúcido renovador cristiano, Erasmo quiso unir humanismo clásico y dimensión espiritual, equilibrio pacificador y fidelidad a la Iglesia; condenó toda guerra, reclamó el conocimiento directo de la Escritura, exaltó al laicado y rehusó la pretensión del clero y de las órdenes religiosas de ostentar el monopolio de la virtud.

Las polémicas de Erasmo contra la Iglesia han sido malinterpretadas con frecuencia. Erasmo estaba de acuerdo con la doctrina católica y con la forma de organización de la Iglesia. Lo que le molestaba eran la rutina, las supersticiones, la ignorancia. Pues Erasmo quería utilizar su formación universitaria y su capacidad para transmitir ideas, para aclarar las doctrinas católicas y hacer que la Iglesia permitiera más libertad de pensamiento. Estos dos objetivos no eran compartidos por los obispos del siglo XVI.

SUS CRÍTICAS
Llegó a la conclusión de que tanto los colegios como las Universidades y, en general, la misma Iglesia, impedían pensar libremente. Lo que nadie podía prever era que la voluntad de Erasmo se resistiría a ser “quebrada” hasta el mismísimo día de su muerte. Por otra parte, se enfurecía al ver la “disciplina” que se aplicaba con los niños, mientras los monjes disfrutaban relajadamente contrariando los propios principios que enseñaban

Preparación para la muerte, 1534. La enseñanza firme pero amable de los niños, 1529. Elogio de la locura, 1511 (2007). Manual del caballero cristiano, 1503. Adagios del poder y de la guerra, 1503.

ALGUNAS FRASES CÉLEBRES
"Si prescindes del nombre y de la señal de la cruz, peleamos turcos contra turcos”. "...si lo que dices ni es necesario, ni provechoso, ni apacible, ¿para qué lo dices?”. "La Guerra sólo es buena para aquellos que no la han experimentado”.

"Finalmente se llegó al extremo de introducir todo Aristóteles en el corazón de la teología y de forma tal que su autoridad es casi más venerable que la de Cristo”. "Hace uno bien en alabarse a sí mismo, cuando no encuentra otro apologista”.

ELOGIO A LA LOCURA
"Únicamente al público corresponde juzgarme; no obstante, si el amor propio no me ciega en exceso, me parece que al hacer el elogio de la locura no estaba yo loco por completo." "Se puede ser todo lo loco que se quiera con tal de reconocerlo”. "¡Cuánta ingratitud veo en los hombres que son mis más fieles seguidores, cuando se avergüenzan ante el mundo de mi nombre hasta el punto de arrojarlo a la faz del otro como grave ofensa!”.

FRASES “DE MODA”
"Llorar lágrimas de cocodrilo". "Más vale prevenir que curar". "En el país de los ciegos, el tuerto es el rey".