You are on page 1of 9

LA FUNCION DEL TEJIDO EN VARIOS CONTEXTOS SOCIALES Y POLITICOS

FORMACIONES ECONÓMICAS Y POLITICAS DEL MUNDO ANDINO: Teniendo como punto de inicio el estudio de la formación de los organismos politicos en la región andina, tenemos como requisitos indispensables para el funcionamiento de todo estado las rentas públicas la burocracia, una corte y demás funciones estatales.

Tomando como ejemplo el tawantinsuyo cuya entrada principal del presupuesto estatal la tuvo el esfuerzo productivo agrícola del campesino; este esfuerzo tenía dos dimensiones económicas: continuar la vida autosuficiente en el ayllu y, contribuir al estado con tiempo y energía principalmente. PRIMER VINCULO ECONOMICO ENTRE CIUDADANO Y EL TAWANTINSUYO CONSISTIA ENTONCES:   No solo en la obligación de trabajar las tierras del estado y de la iglesia oficial. Trabajar en la continuidad de sus derechos a cosechar sus propios cultivos en tierra del ayllu, sin deber nada de lo cultivado en tales tierras y manteniendo los patrones de la tradicional reciprocidad andina.

CONCLUSION: El ciudadano normal que habitaba en el tawantinsuyo tenia en obligación trabajar por su propia subsistencia pero no obstante tambien trabajar las tierras del estado para el mayor progreso a lo que llamamos el esfuerzo productivo agrícola la cual era la base del presupuesto estatal. Quiero aquí sugerir la existencia de un segundo vínculo, menos obvio al observador europeo del siglo XVI, pero que si parece tener importancia no solo en el pensamiento económico incaico, sino dentro de los hondos valores andinos de todas las épocas, pre y post incaicas.

Según fuentes etnohistóricas esta demostrado que en lo que corresponde a lo textil casi igualaba al trabajo agrícola. anual y repetida. un vínculo económico: toda unidad domestica entregaba tiempo y energía tejiendo para el estado. Esto se ve más detalladamente en los cronistas de origen andino como lo son Guaman Poma y Santa Cruz Pachacuti. CONCLUSION: Teniendo en cuenta que en lo textil corresponde en igual peso como el trabajo agrícola para el estado estatal del tawantinsuyo no debemos restarle importancia al contrario se debería brindar un mayor estudio debido al talento habilidad e ingenio de los antiguos tejedores al plasmar sus ideas y bueno ayudar tambien como soporte del imperio aunque cabe destacar que lo textil ya se practicaba con anterioridad.FUNCION DEL TEJIDO ANDINO: “Algunos de ellos ocupan alto lugar entre los más finos tejidos jamás hechos” (Bennett y Bird 1949). en forma regular. Podemos decir que en esta situación tambien se crea un vínculo con el estado. La arqueología demuestra que el intenso interes por la excelencia tanto como la técnica y la habilidad impregnada en los textiles andinos perduraron por milenios. iniciándose mucho antes del surgimiento del inca. .

Las fibras hiladas y tejidas en la región andina fueron el algodón en la costa y la lana de los auquénidos en la sierra. Su uso textil desde épocas muy tempranas alcanzo gran perfección y a lo largo de toda la historia costeña quedo como la fibra básica. hasta el punto que Bird llega a decir que”El arte textil peruano se basa en el uso del algodón y no en el de la lana o cualquier otra fibra” . El algodón se encuentra en algunas de las capas arqueológicas más antiguas. anteriores a la llegada del maíz a la costa.

La “ahuasca” un producto casero sencillo y de fácil manejo y rápida adquisición 2. la clasificación mas sistemática de telares y tejidos la encontramos en Cobo . 1.” como la seda”. Santillán nos habla de “algunos “serranos que cargaban en sus hombros ya que no tenían llamas. Hablando etnohistóricamente. . aunque Vivian en tierra fría sus ropas eran como una red hechas de fibra de cabuya. los europeos se contentaron con una sencilla clasificación. El ”cumbi” un tejido fino . fabricado en un telar especialTodos los observadores de la invasión europea están de acuerdo en que la ropa de cumbi era maravillosamente suave. de colores vivos o con ornamentos de plumas.Aunque cada tipo de tejido y técnica de tejer u ornamentar tenía su propio nombre.El uso del tejido de lana se extendió con la expansión incaica pero en 1532 todavía no había llegado a todas partes.

sentada y hasta caminando. tejiendo costales y “obra basta” según su fuerza y capacidad Es bastante asombroso que contando con tanta información sobre llamas y tejidos.La destreza en el hilado y tejido la adquirían en la niñez tanto los muchachos como las niñas. como símbolo de su condición femenina. En la práctica. inválidos y niños-ayudaban hilando y torciendo sogas. la división sexual del trabajo era menos rígida . de pie. hilando sin cesar. .Todos estamos familiarizados o tenemos estudio sobre la tantas veces mencionada la imagen de la mujer andina. nunca desocupada. Ella hilaba la fibra y tejía gran parte de la ropa que vestía su familia y el huso lo llevaba a la tumba. el estudio de la economía inca no pueda aclarar todavía la procedencia de las materias primas textiles que la mujer campesina usaba en la costa. correspondientes al bato serrano de alpacas. Los varones “reservados” de la mita -viejos. Hay poca información acerca de las practicas antiguas del cultivo del algodón ¿Qué acceso tuvo la unidad domestica a esa fibra? Es posible que hubiera algodonales de comunidad.

se nos hace posible discernir las religiones étnicas y regionales de la jerarquía eclesiástica cuzqueña . cuando los destructores de huacas locales nos informan sobre su vandálica actividad. Lo que la civilización escoge como objeto de sacrificio es siempre un buen indicio de los valores de tal civilización. Pero en la región andina las funciones del tejido iban mucho más allá de tales denominadores comunes. es útil equiparar nuestro estudio de los rasgos u aspectos funcionales del tejido campesino con un examen de utilidades que el Estado obtenía de la ropa. por lo textil. tejidos y diversas prendas. y hasta de la obsesión.(evidente tanto en los restos arqueológicos como en las crónica) . casi todos expresaron su asombro ante el número y tamaño de estas instalaciones. Es indudable que la gente necesita vestirse a los tres mil y mas metros sobre el nivel del mar y que en toda sociedad el vestido siempre tiene su la do psicológico y ornamental. . Por ejemplo. En este nivel aparecen ciertas impresiones cuantitativas. Al buscar una mejor comprensión de tanto interes.Arraiga por ejemplo. Las culturas andinas siempre consideraron las prendas de vestir como uno de los sacrificios más preciados. Algunas contenían alimentos. Solo a principios del siglo XVII. se vanagloria de sus vagas actividades. El uso de precauciones mágicas en el hilar y el vestir ceremonial de ropa nueva sigue siendo aspecto integral del cambio de status hasta nuestros días. IMPORTANCIA DEL TEJIDO EN LA VIDA RELIGIOSA Los cronistas en su gran mayoría se limitan a describir los ritos y ceremonias del culto estatal. fueron los depósitos llenos de lana y algodón. otras armas o herramientas. pero el aspecto más típicamente andino. y por lo tanto extraño al observador europeo. las prendas de vestir aparecen como el regalo principal y preferido en todo momento de crisis del ciclo vital: los parientes regalaban ropa de primer corte de pelo y en el “warachikuy”.Sería un error dar por supuesto los usos a los que estaban sujetos los tejidos en la familia campesina andina. Los cronistas de la invasión vieron depósitos estatales en todo el reino.

como el ejército. todo tenía alguna relación con la tradición oral dinástica.Hemos notado arriba el interes por lo textil de las huacas locales y la frecuencia de sacrificios que incluían tejidos. Hasta la fecha es imposible determinar que sacrificios se hacían de cuales depósitos. pero algunas veces de los depósitos del Estado. Muchas de tales ofrendas provenían de los almacenes de la iglesia y de las varias huacas dinásticas. Si nos hemos detenido tanto es porque. deidades como el trueno parecen haber tenido los suyos propios. . tan firmemente enfardeladas que el “ídolo” quedaba parado por si mismo. CONCLUSION: Se ha estudiado el tejido andino sin preocuparse de su excelencia técnica. En esta represento un ingreso basico en el presupuesto estatal. ni estética. era gran consumidora d tejidos.Casi dos mil años atrás. formaban un elemento interesantísimo que no ha recibido todavía el estudio detenido que merece. Los colores.su evolución y la forma en cómo se fue perfeccionando de modo q a pesar de ser un ingreso servía para diferentes actividades como tributo . la ornamentación. ya que los continuos sacrificios necesarios para la protección mágica del Estado y del Inca. en la época de Mochica. La iglesia estatal compartía tal orientación: algunas las imágenes del sol o del trueno eran hechas con mantas gruesas. El caso concreto más interesante de que sabemos es el de la iniciación de los jovenes cuzqueños pertenecientes a los linajes reales. las telas usadas. encontramos otras pruebas de la importancia mágica y militar del tejido. asumidas por los parientes del candidato. Tan arraigada era esta preferencia que la encontramos vigente durante la conquista incaica y aun en la invasión europea: durante las guerras civiles. en la región andina y en la civilización inca en particular. sino tambien otros momentos de crisis en el ciclo vital. etc. Parte de la explicación de la importancia militar del tejido reside en su significado mágico-religioso . el uso simbólico del tejido acompaña no solo la transición de muchacho a varón. las tropas andinas que acompañaban tanto a un bando como a el otro tenían la creencia que era posible perjudicar o matar al enemigo quitándole su ropa y vistiendo con ella una imagen a la que ahorcaban. La corte y las “panaka” reales participaban en el consumo fastuoso y privilegiado del tejido. una tarea entre las obligaciones campesinas y tambien cabe decir el distintivo que tuvo el desarrollo textil en cada época . La iglesia. los tejidos integran muchos e inesperados contextos. como el matrimonio o la muerte.en la religión. otras eran de oro. Por suerte tenemos la descripción detallada de Cristóbal de Molina : en una ceremonia que duraba más de un mes el tejido y las obligaciones de reciprocidad textil . Escenas de batallas dibujadas en la cerámica retrataban prisioneros desnudos cuyas “ropas y armas despojadas las llevaba el vencedor”.