Noemí Goldman (2008) INTRODUCCIÓN.

EL CONCEPTO DE SOBERANÍA En los últimos años la historiografía argentina e hispanoamericana promovió una reinterp retación global del proceso de independencia, prestando especial atención al uso de los conceptos políticos que singularizaron esa experiencia y que muchas veces fuer on considerados en forma anacrónica. El análisis de los conceptos políticos fundamenta les que constituía ciertamente una de las vías posibles de ingreso a una mejor compr ensión de ese complejo proceso, tuvo la virtud de condensar algunas de las cuestio nes más significativas, y de vincular la historia política con la historia sociocult ural. En efecto, al reexaminarse los empleos de vocablos básicos como ciudadano, n ación, opinión pública, pueblo o soberanía, pudo establecerse que los significados de es os términos no eran unívocos, ni se ubicaban necesariamente en una línea de continuida d con los significados que hoy se le atribuyen. No hubo un pasaje directo de la soberanía del rey a la soberanía de la nación, sino que surgieron otros sujetos político s que reclamaron el ejercicio de la soberanía: ciudades, pueblos, provincias. Asim ismo, una nueva reflexión sobre la cultura política pone hoy el acento sobre las fal las o aporías constitutivas de los propios modelos constitucionales modernos y sus usos selectivos por parte de los actores iberoamericanos, que sobre la falta de originalidad o inadecuación social de sus empleos en Hispanoamérica. Si bien la pol isemia es constitutiva del lenguaje político, la creciente inestabilidad semántica e n la producción conceptual del período constituye en sí misma una novedad que merece s er explicada. Se vincula, por un lado, con los cambios generales acaecidos a amb os lados del Atlántico con la crisis de la monarquía española de 1808, la acefalia rea l y el inicio de los procesos revolucionarios, que en el Río de la Plata se vieron precedidos por las invasiones inglesas y, luego de 1810, por una disputa entre diferentes concepciones de la soberanía que derivó en la indefinición de una organizac ión política para el conjunto de las provincias del ex virreinato. Esta circunstanci a coadyuvó, entre otros factores, a promover una singular coexistencia de términos d e naturaleza diversa, aunque con una impronta de los lenguajes del derecho natur al y de gentes. Por otro lado, la polisemia se relacionó con la circulación y los pr ocesos de apropiación/selección/traducción de nuevos modelos de organización política en f unción de las alternativas que a cada paso planteaba la acción política. No se tratará, pues, de buscar la definición adecuada de cada concepto sino de elucidar en cada m omento la relación entre el concepto y su contexto, teniendo en cuenta que los rit mos de uno y de otro no siempre fueron coincidentes. En el punto de intersección d el concepto con su contexto también se verá como asomaron reflexiones de los propios actores sobre los cambios conceptuales en curso y disputas por definir las pala bras, que constituyen en sí mismos valiosos indicativos de la incipiente concienci a político-lingüística de la experiencia del cambio histórico. La investigación se inscrib e dentro de las perspectivas y problemáticas inauguradas por el análisis de los leng uajes políticos, una de cuyas líneas más productivas se vincula con el estudio de los conceptos políticos y sociales en su devenir histórico. Desde hace algunos años, los e studiosos de la discursividad histórica han confluido en un foro de debate común y v ienen desarrollando encuentros internacionales de diálogo e intercambio metodológico , así como estimulando la inclusión de perspectivas cada vez más comparativas y transv ersales en el análisis de los conceptos políticos y sociales. Fuentes y cronología Para el estudio de cada uno de los conceptos se han incorporado fuentes de diver sa naturaleza, y desarrollado un abordaje cronológico con el propósito de desplegar los usos de los términos y sus evoluciones en diferentes contextos y espacios, int egrando al mismo tiempo sus nuevas funciones sociales. El ordenamiento cronológico seleccionado para el análisis de los conceptos se funda en la consideración de dos cuestiones sustanciales para comprender las conexiones entre los cambios socio-p olíticos y los conceptuales de la época: de un lado, la politización producida por la Revolución de Mayo y las guerras de independencia, del otro, las disputas y proble mas suscitados por la vacancia del poder real y la retroversión de la soberanía a lo s pueblos. Pero para hacer más claras las mutaciones conceptuales, así como para eva luar su impacto en el nuevo proceso histórico inaugurado por la Revolución, el análisi s se inicia en el período tardocolonial y concluye con la proclamación de la Constit ución de 1853 que cierra un ciclo histórico, aunque en muchos aspectos aún de manera p

que aparece frecuentemente a sociado o en tensión con el resto de los vocablos. El concepto de Soberanía El concepto de soberanía merece una consideración aparte al resto de los términos por constituir un verdadero concepto bisagra del período. por lo tanto. integrado al a nálisis de cada uno de ellos.rovisional. y. Antes que los conceptos de pueblo/pueblos y nación se asocien con el de 1 .

[Noemí Goldman. se presenta desde el comienzo del proceso independentista como un a cuestión en disputa. 2008. El concepto de revolución adquiere durante la década de 1810 dos connotaciones. En consecuencia. El concepto de soberanía con relación al de constitución permite explicar porque el debate constitucional de la primera mitad del siglo XIX fue ante todo una disputa relativa a las formas de gobierno por s obre los derechos o la división de poderes que derivaba. también. ªIntroducción. pp. Junto a su creciente politización al calor de la Revolu ción. convirtió a los pobladores vecinos-ciudadanos de cada provincia en sujetos de soberanías locales con derechos propios. Rousseau. mantiene el plural de pueblos para defender los recuperados derechos de los mismos frente al Monarca. una positiva. una vez fracasado el primer intento de organización nacional de 1816-18 19. 1780-1850. J. En esta segunda ac epción se vincula con la cuestión irresuelta de la soberanía y sus concepciones contra puestas. en Noemí Goldman (editora). 9-18] . Prometeo. Otro caso ilustrativo es el de república. el poder vuelve a sus depositario s originarios. como mito de orígenes irrecusables. Por último. Cabe recordar. La sinónima entre r epública y pueblo soberano surge con claridad de una representación del Cabildo de J ujuy al gobierno revolucionario. a saber si es indivisibl e o escindida. por el contrario. la discusión de los términos liberal/liberalismo se vinculó con el concepto de soberanía cuando la may or difusión de los sintagmas ªsistema liberalº. de la indefinic ión del sistema político. que se acentuará con la crisis de 1820 y el surgimiento de soberanías provinciales. La difu sión de la voz en el Río de la Plata se vincula con la crisis de soberanía abierta por los acontecimientos peninsulares de 1808. la creación de los Estados autónomos a parti r de 1820. que buena parte de los asistentes al decisivo Cab ildo Abierto del 22 de mayo de 1810 invocó el concepto de reasunción del poder por p arte de los pueblos. se mantendrá la acepción de patria como lugar de nacimiento. y en particular con la necesidad de d otar de nueva legitimidad al naciente gobierno criollo. En la ªSoberanía del Puebloº se fundó el otorgamiento de los prime ros derechos de ciudadanía por medio del Estatuto Provisional de 1815. Pero si bien Moreno introduce claramente el pacto de sujeción basándose en el Con trato Social de J. Mariano Moreno había preferido frente al ªpacto de sujeciónº el con cepto de ªsoberanía popularº que permitía fundamentar el derecho a la emancipación de Améric a. suspendida la autoridad del monarca. y la otra negativa como desencadenante de conflictos no deseados. a su vez. Conceptos políticos clave en el Río de la Plata. Buenos Aires. así como el factor decisivo en l a aparición de las dos tendencias que predominaron durante la primera mitad del si glo XIX: la que sostuvo al existencia de una única soberanía como base para la creac ión de un Estado unitario opuesta a la que defendía la creación de tantas soberanías com o pueblos había en el Virreinato. ambos sentidos conv ivieron durante toda la época considerada. q ue adquiere un nuevo sentido cuando empieza a ser invocada por los pueblos en el contexto de la retroversión de la soberanía luego de la Revolución. El concepto de soberaníaº. El concepto de opinión pública tampoco es ajeno al de soberanía. Pero curios amente la asociación entre vecindad y ciudadanía no dio paso en el Río de la Plata a u na ciudadanía nacional. ªprincipios liberalesº o ªinstituciones libe ralesº coincidió con la creación de las soberanías provinciales y el inicio de la implem entación de regímenes representativos. Si bien la figura de la ªretroversión de la soberaníaº fue explícitamente i nvocada para preservar los derechos del rey cautivo de manera que la soberanía que daba transitoriamente en ªdepósitoº en la Junta hasta tanto se reuniese la asamblea o congreso de los pueblos que decidiese sobre la suerte del conjunto. desde 181 0 el concepto de soberanía es a la vez indicador de la demanda y del ejercicio de hecho de nuevos poderes por parte de los pueblos. Patria constituye uno de los conceptos de mayor difusión social y connota ción positiva del siglo XIX. el hecho es que éstos fundaron desde el principio en la ªretroversiónº sus pretensiones soberanas an te la Junta de Buenos Aires.soberanía en las disputas referidas a la posibilidad de crear nuevas entidades polít ico-territoriales autónomas y/o independientes luego de 1810. Lengua je y revolución. El problema de la soberanía. los Borbones habían da do amplia difusión a la teoría según la cual el rey recibía la soberanía en forma directa de Dios. noción que remite a la antigua doctrina del ªpacto de sujeciónº por la cual. donde se le solicita su separación de la intenden cia de Salta.

2 .