You are on page 1of 2

elPeriodico

SUBSIDIOS AGRICOLAS: ¿por qué se resisten tanto a eliminarlos?

Hugo Cardona Castillo


hcastil@lsu.edu
Posterior a la segunda guerra mundial, las escenas de devastación y hambre que se vieron
en Europa clamaban por cualquier cosa para superarlas y prevenirlas.

En el área de la producción agrícola, los Estados Unidos y el resto del mundo vieron con
mucha complacencia el establecimiento de fuertes programas de subsidios a la agricultura en
Europa, puesto que la recuperación de la producción de alimentos se imponía. Surge de allí, la
Política Agrícola Común de la entonces Comunidad Económica Europea, que esencialmente
subsidiaba la producción de alimentos; política que cumplió rápidamente su propósito, dando lugar
más tarde a lo que ha dado en conocerse como las montañas de margarina y lagos de vino.

Como es ampliamente conocido, los subsidios a la producción desplazan hacia abajo y


hacia la derecha las curvas de costo marginal de los productores, mismas que por encima de los
costos variables promedio, representan sus curvas de oferta individual, que en forma agregada, a
su vez, representan la oferta global de un producto determinado. Es decir, como consecuencia de
un subsidio, se induce una sobre oferta de dichos productos, con sus obvias implicaciones.

La sobre oferta se explica principalmente por dos razones. Primero, ciudadanos que no
estaban en la producción agrícola, porque sus costos marginales en ese sector eran mayores que
el precio de mercado establecido en el mercado de los alimentos –es decir, eran ineficientes en
ese sector-, se dan cuenta que con los subsidios si podían entrar a producir, y así lo hicieron.
Consecuentemente, nuevos recursos fueron destinados a la producción de alimentos. La segunda
razón, y mucho más dramática: agricultores eficientes se dieron cuenta que con los subsidios,
podían producir más, mucho más que antes, pues su curvas de costos marginales se habían
desplazado hacia abajo. Entonces, agricultores anteriormente eficientes se desplazan hacia arriba
sobre su curvas de costos marginales originales, e invierten en más equipo agrícola, habilitan tierra
que antes no destinaban a la producción agrícola por lógica económica, arriendan tierras que antes
no podían arrendar; y, simplemente, produjeron más. Los agricultores eficientes habían sido
inducidos, a través de los subsidios, a entrar a la región de ineficiencia económica.

Si de la noche a la mañana esos subsidios son eliminados se estaría sacando de la


producción, no solo a los agricultores que originalmente eran ineficientes sino que, contrario a lo
que se pretendía, también a aquellos que eran eficientes. Es decir, al final del día, se está
afectando a todos los productores.
elPeriodico

Se puede dar el beneficio de la duda a los países que tienen altos subsidios a su
producción agrícola, respecto a su potencial voluntad para eliminarlos, pero no se puede ser
ingenuo, pretendiendo que eso va a suceder de un día para otro.