Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez nos descubren en este fascinante y ameno libro cómo surgió la vida sobre

la tierra y cómo fue evolucionando hasta que el mundo quedó tal y como lo conocemos ahora. Un relato que atra ar! a todos los lectores y los har! artíci es de la m!s e"traordinaria de las aventuras.

Amalur: Del átomo a la mente

Ignacio Martínez y Juan Luis Arsuaga

Ilustraciones de #iego $arcía%&ellido 'l contenido de este libro no odr! ser re roducido( ni total ni arcialmente( sin el revio ermiso escrito del editor. )odos los derechos reservados. * Ignacio Martínez Mendiz!bal( +,,+ * Juan Luis Arsuaga -erreras( +,,+

* 'diciones )emas de .oy( /. A. 0)...1( +,,+ 2aseo de 3ecoletos( 4. +5,,6 Madrid #ise7o de ortada8 3udesindo de la -uente Ilustraciones de cubierta8 &iblioteca .istórica Marqu9s de :aldecilla( ;ronoz y Jes<s )ablate Miquis Ilustraciones de interior8 #iego $arcía%&ellido 2rimera edición8 marzo de +,,+ I/&=8 54%54>,%6?6%? #e ósito legal8 M.5.4@>%+,,+ Aom uesto en '-AA( /.A. Im reso y encuadernado en Artes $r!ficas .uertas( /.A. 2rinted in / ain%Im reso en 's a7a

A nuestros rofesores y a nuestros alumnos

La )ierra con razón adquirió el nombre #e Madre( or haber sido criados )odos los seres or la misma )ierra. Tito Lucrecio Caro, «De la naturaleza de las cosas».BLa )ierra osee la fuerza vital que es base del reino vegetal( que vigoriza el organismo humano mediando ciertas fórmulas o gestos m!gicos y que asegura la conservación del ganado si se le ofrendan o sacrifican algunas reses.CJosé Miguel de Barandiarán, «Mitología vasca».

AGRADECIMIENT !

'n la elaboración de este libro hemos tenido la fortuna de contar con las sugerencias y o iniones de un buen n<mero de colegas( es ecialistas de distintos cam os( que han enriquecido el te"to y corregido ine"actitudes. 'l ca ítulo BUn oco de física y químicaC ha sido revisado or 3osa $onz!lez y Jes<s 29rez%$il( quien tambi9n ha corregido el ca ítulo BLos devoradores de luzC. Aarmen 3old!n( 2atricio #omínguez y #iego $arcía%&ellido revisaron el ca ítulo BLos rimeros de =osotrosC y Manuel Martín Loeches hizo lo ro io con B'l reloD de la reina AristinaC. 'l ca ítulo B'l origen de la vidaC se ha visto muy beneficiado or las valiosas sugerencias y a ortaciones de Juli $. 2eretó y -ederico Mor!n. =uestros com a7eros Ana $racia( Aarlos Lorenzo y =uria $arcía hicieron una lectura crítica del manuscrito original y sus o iniones han meDorado sustancialmente el contenido de este libro. Aarlos Lorenzo( adem!s( ha colaborado en la realización de algunas de las figuras. A María :ictoria 3omero y 2edro María Arsuaga les debemos el tiem o que nos han dedicado ara ro orcionarnos el im rescindible a oyo documental. Mención a arte se merece el ersonal de la &iblioteca .istórica de la Universidad Aom lutense de Madrid( Marqu9s de :aldecilla( or su ayuda a la hora de localizar muchas de las ilustraciones que acom a7an este te"to. -inalmente( tambi9n queremos e" resar nuestro agradecimiento a 'nrique &ern!rdez y 'rnest EelloFhair )o ah( director del GioFa )ribal Museum( or haber recu erado unas alabras erdidas en el tiem o.

'l desierto m!s e"tenso de nuestro laneta es de color azul. =o sólo la falta de lluvias( o la naturaleza arenosa o edregosa del suelo( ueden limitar el crecimiento de las lantas. /e trata del mar abierto. 'l color de la vida es el verde( no el azul. Así( la 3eal Academia define desierto como Bterritorio arenoso o edregoso que( or la falta casi total de lluvias( carece de vegetación o la tiene muy escasaC. HIu9 im ide( entonces( el crecimiento de las lantas en el oc9anoJ La res uesta est! en las sales minerales. 'l color azul del mar es el de la ausencia de la vida( es otro color del desierto. 2ara que la tierra y el agua sean f9rtiles es necesario que contengan nitrógeno( fósforo y azufre( entre . E ara un biólogo 9sa es la esencia de un desierto8 la ausencia o escasez de vida. La alabra desierto evoca en nosotros el color amarillento de la arena de las dunas. A arentemente( el mar es un lugar idóneo ara el crecimiento vegetal8 hay una ilimitada cantidad de agua( de dió"ido de carbono y de luz solar. Un desierto que no es edregoso ni arenoso( y en el que la vegetación no est! ausente or la escasez de las lluvias. )odos los agricultores( Dardineros y ro ietarios de macetas del mundo saben que ara que las lantas crezcan no es suficiente con que tengan luz y agua. 2orque allí donde las lantas no crecen los animales no medran. La gran mayoría de los seres vivos de nuestro laneta de ende ara subsistir de la ca acidad de determinados organismos 0b!sicamente las lantas y un conDunto heterog9neo de microorganismos que incluye a algas unicelulares( bacterias y cianobacterias1 de convertir el agua y el dió"ido de carbono en materia org!nica. #esde esta ers ectiva( hay m!s desiertos adem!s de los desiertos amarillos. 2ero desde el unto de vista de un biólogo sólo la ausencia o escasez de vegetación define realmente a un desierto. A esar del tó ico de que el mar es un aut9ntico vergel( la des ensa futura de la humanidad( el ro io color de los oc9anos delata su aut9ntica naturaleza. 2ara ello utilizan la energía de la luz solar en un roceso conocido como otosíntesis( cuya clave est! en una mol9cula llamada cloro ila 0en realidad( hay varios ti os de clorofilas1( que es de color verde.INTR D"CCI#N 'ste es un libro sobre la vida y fue concebido allí donde 9sta muestra toda su grandeza8 en un desierto. /i los oc9anos de nuestro laneta bulleran de vida su color debería ser verde( el verde de los organismos fotosintetizadores( el verde de la clorofila.

2odría ensarse que la falta de luz es el m!s fatal de los obst!culos ara la vida( ero esto no es cierto. 'l uso de fertilizantes se Dustifica( recisamente( or la necesidad de re oner estos nutrientes químicos en los cam os de labranza o en los Dardines. 2arte de ellas quedan disueltas en el agua marina( confiri9ndole su eculiar sabor salado( ero lo cierto es que la mayoría se de osita en el barro que cubre los rofundos fondos oce!nicos( a miles de metros de la soleada su erficie. La ausencia de luz es su denominador com<n y la causa de su esterilidad8 sin luz no hay fotosíntesis. /in ellos( los vegetales no ueden sintetizar la mayor arte de las sustancias que necesitan ara vivir. Al mar llegan anualmente miles de toneladas de sales minerales( acarreadas or los ríos( que las arrancan de las rocas de los continentes. 'n otras artes( son los ríos los que inundan sus desembocaduras de sales minerales. Aquí el factor que im ide la vida vegetal es el frío e"tremo. 's recisamente en estos araDes donde se concentran las actividades esqueras del ser humano. Auando( cada verano( removemos la arcilla que envuelve los huesos humanos enterrados( hace m!s de LM. H2uede tambi9n aquí ros erar la vidaJ 2or increíble que arezca( la res uesta es que sí. 'n esas condiciones la savia no uede circular y( or si no fuera bastante( el suelo mineral se encuentra fuera de su alcance( cubierto de una es esa ca a de im enetrable hielo( que en e"tensas zonas de $roenlandia o de la Ant!rtida uede alcanzar varios Kilómetros de es esor. Las lantas no ueden vivir allí donde el agua est! congelada. #e sus bocas ardientes surge un chorro de agua hirviente rica en com uestos minerales que determinadas bacterias utilizan como fuente de energía. 'n todos estos lugares el mar es verde y bulle de vida animal( ero estos oasis re resentan sólo una eque7a fracción del total de la su erficie oce!nica. /e trata del mayor desierto del laneta8 el desierto azul.. a7os( en la /ima de los . E 9stas( a su vez( son el asto de los invertebrados que habitan en las ro"imidades de las fumarolas.. 2ero en las cavernas no hay fumarolas que reem lacen el a el vital de la luz del sol.. Aon la cantidad de nutrientes que queda disuelta en el agua sólo ueden vivir unos ocos organismos en la zona iluminada( una tenue y dis ersa elícula verde que no uede cubrir el color azul del oc9ano( ni sustentar la vida animal. 'n determinadas regiones de los fondos marinos e"isten rós eros ecosistemas com uestos or bacterias e invertebrados que no encuentran su fuente de energía en la luz solar( sino en una es ecie de maná químico que surge de eque7os volcanes submarinos llamados fumarolas. Las lantas no ueden crecer en la oscuridad absoluta y eterna de las grutas o de los abismos oce!nicos. La luz solar se e"tingue con ra idez al atravesar el agua y a una rofundidad de alrededor de cien metros im era la oscuridad( donde la fotosíntesis no es osible.uesos de la Aueva Mayor de la . '"isten en nuestro mundo otras regiones que tam oco a arecen cubiertas or el manto verde de la vida( se trata de las regiones olares y las cimas de las altas monta7as8 los desiertos !lancos. Amarillo( azul y blanco son los colores de los desiertos que ueden distinguirse en nuestro mundo desde el es acio e"terior. 2or su uesto( hay lugares donde el mar es verde( donde los organismos fotosintetizadores ro orcionan la base ara una floreciente vida animal. -uera de ellos( en la mayor arte del mar( no es osible escar or la sencilla razón de que no hay eces. 'n algunas regiones( e"isten corrientes submarinas ascendentes que arrastran hacia la su erficie los nutrientes atra ados en el fondo..otras sales minerales. La vida de los organismos fotosint9ticos est! confinada a una estrecha ca a en la su erficie oce!nica. 2ero a<n queda un cuarto ti o de desierto que no es visible desde el aire8 los fondos oce!nicos y el interior de las cuevas( los desiertos negros.

'stamos tan acostumbrados a vivir rodeados de los rodigios de nuestra civilización tecnológica( que nuestra ca acidad de asombro est! entumecida. =uestro inter9s va m!s all! del conocimiento de nuestros ante asados m!s o menos directos. E si ermanecemos im asibles ante los milagros de la tecnología( mucho m!s desa ercibidas a<n nos asan las maravillas del mundo natural. 'sto( que arece tan obvio( no tendría or qu9 ser así. =uestro Universo odría ser caótico y sus fenómenos res onder a causas diferentes en cada ocasión. . Las tres maravillas Adem!s de tener la suerte de oder acercarnos al estudio de la vida desde nuestras investigaciones en el cam o de la evolución humana( tenemos otro rivilegio( quiz! a<n mayor./ierra de Ata uerca( a veces nos to amos con unos diminutos artró odos ciegos de color blanco que viven en la oscuridad de la cueva. Aunque( si 9sa fuera su naturaleza( nosotros no estaríamos aquí ara darnos cuenta de ello. E si al finalizar una cam a7a de e"cavación olvidamos un eque7o fragmento de madera en la cueva( al volver al siguiente a7o lo encontramos cubierto or un blanco sudario8 hongos que medran en la madera abandonada. #urante muchos a7os hemos tenido la ocasión de intercambiar ideas y e" eriencias sobre la docencia de la biología y de la aleontología( desde la ense7anza secundaria hasta la universitaria. E nuestros alumnos nos han restado( y nos restan( oDos siem re nuevos ante los vieDos roblemas. 2iensen or un momento que las cosas odrían ser de otro modo( en un Universo diferente del nuestro( y que la órbita de cada laneta odría res onder a causas distintas de las que determinaran las de los otros cuer os celestes. 'n rimer lugar( no deDa de maravillarnos el hecho asombroso de que la naturaleza se riDa or leyes. 2ero aun m!s sor rendente resulta el hecho de que muchas de esas leyes sean e"traordinariamente sim les. /in embargo( ara los oDos de un ni7o de cuatro a7os( nuestro mundo est! re leto de cosas e"traordinarias e increíbles 0tales como las escaleras mec!nicas( los mandos a distancia( o los coches teledirigidos1. 'n la famosa elícula de /teven / ielberg "ar#ue Jurásico se establece un duelo de ersonalidades entre un aleontólogo( el doctor Alan $rant( y un matem!tico( el doctor Ian Malcolm. 2or eDem lo( la atracción recí roca que sufren los cuer os debido a sus masas 0la conocida acción de la gravedad1( que determina sucesos tan dis ares como las mareas o los movimientos y trayectorias de los astros( se describe mediante una sim le ecuación matem!tica que no ofrece com licación alguna. /u alimento lo encuentran en cualquier artícula de materia org!nica que( or el medio que sea( llegue hasta su rofundo hogar.C 'sta fascinación or el fenómeno de la vida guía nuestras investigaciones. Aomo aleontólogos( lo que nos interesa es el ro io fenómeno de la vida8 su origen( evolución y diversificación. Ambos somos rofesores. imagine que la gravitación fuera un fenómeno tan intrincado que recisase de . La visión de estos tenaces habitantes de la oscuridad siem re nos ha im resionado hondamente( son el testimonio de la e"traordinaria ca acidad de los seres vivos ara ada tarse y cubrir cualquier fisura y recoveco de nuestro laneta. /in embargo( cada día de clase nosotros asistimos a la manifestación de un tri le rodigio. 2or descontado que nuestras sim atías est!n del lado del aleontólogo( ero hay en la elícula una frase del matem!tico que resume nuestros sentimientos al contem lar a esos moradores de las tinieblas8 BLa vida se abre camino.

/i resulta sor rendente que la naturaleza est9 constre7ida or leyes( si es im resionante que seamos ca aces de a rehenderlas( Hqu9 decir del hecho de que odamos transmitírnoslas los unos a los otros( sin m!s ayuda 0en la mayoría de las ocasiones1 que una izarra y una tizaJ La mente humana est! dotada de un instrumento e"traordinario( el lenguaDe( que nos faculta ara comunicarnos cualquier ti o de información. A nuestro Duicio( la ca ital a ortación que hizo #arFin a nuestro meDor conocimiento de la materia viva lo hace acreedor a esta distinción.com leDísimas ecuaciones ara ser descrito. . H=o les resulta sor rendenteJ E todos esos descubrimientos los han llevado a cabo ersonas( no m!quinas( ni ordenadores otentísimos. 'n el segundo ca ítulo se sigue e" oniendo la historia de las ideas y tiene un rotagonista or derecho ro io. Los ca ítulos del cuarto al s9 timo los hemos dedicado a aquellos as ectos de los seres vivos que m!s llaman nuestra atención8 el origen de la vida( el roceso de la fotosíntesis( las relaciones de los hongos con otros organismos( y la a arición y diversificación de los animales hasta los rimeros vertebrados. 2ara ello hemos seleccionado aquellos as ectos del conocimiento sobre la vida que a nosotros nos arecen m!s fascinantes. 'l rogreso en el conocimiento científico es( quiz!( la aventura intelectual 0y( a veces( tambi9n aventura a secas1 m!s a asionante y deslumbrante del ser humano. =uestra intención en este libro es la de trasladar este tri le rodigio fuera de las aulas. E or si esto fuera oco( la r!ctica de la docencia constituye( en sí misma( un milagro( la tercera de las maravillas. /e trata( como no odía ser menos( de #arFin( el adre de la moderna biología. 'ste instrumento no sólo incluye las distintas lenguas( sino tambi9n el idioma de la naturaleza( que hemos sido igualmente ca aces de a render8 las matem!ticas. E Dunto con este instrumento tan valioso( los seres humanos contamos con una enorme ca acidad de a rendizaDe( que nos ermite com render y asimilar aquello que nuestros mayores descubrieron antes que nosotros. =o nos hemos olvidado del tercer ca ítulo( ero 9ste( que se refiere a cuestiones del !mbito de la física y . =uestro conocimiento sobre algunos de los secretos fundamentales de la vida es tan rofundo que sentimos v9rtigo e inquietud ante nuestra ca acidad ara mani ularlos. /in duda( ha quedado fuera de las !ginas de este libro un buen n<mero de otros temas( tambi9n a asionantes. #esde lo infinitamente eque7o( hasta lo inimaginablemente grande( las ersonas hemos sido ca aces de enetrar en los secretos m!s recónditos de nuestro Universo. La segunda circunstancia asombrosa que suele asar desa ercibida es la e"traordinaria ca acidad del cerebro humano ara conocer y com render la naturaleza. /i es ca az de vislumbrar esas alternativas( com artir! con nosotros la maravilla de la ro ia e"istencia y la sim licidad de las leyes naturales.emos domesticado el fuego( la electricidad y( hasta cierto unto( la energía del !tomo. E hemos realizado el mayor esfuerzo ara e" licar todas las cuestiones de la manera m!s clara osible( intentando evitar la e"cesiva sim lificación. 2ero hemos referido rofundizar sólo en algunos de ellos antes que e"tendernos su erficialmente en muchos. )ambi9n hemos incluido( en todos los ca ítulos( una eque7a arte de la historia de algunos descubrimientos Dunto con nuestra visión sobre ciertos as ectos de la ersonalidad de sus rotagonistas. 'n el rimer ca ítulo hemos recogido una breve historia del desarrollo de la ciencia moderna( desde el &arroco hasta nuestros días. /omos ca aces de conocer( con un confortable nivel de certeza( acontecimientos que tuvieron lugar hace miles de millones de a7os( o que se roducen a miles de millones de Kilómetros de distancia. Iuiz! 9ste no resulte un libro f!cil( ero es eramos que sí sea asequible.

Una arte sustancial de lo tratado en este libro la hemos a rendido en otros libros( con los que estamos en deuda. La ro ia e"istencia de los seres vivos su one un 0a arente1 desafío a algunas de las leyes b!sicas de la física y muchos de los rocesos biológicos re resentan soluciones asombrosas a intrincados roblemas químicos. 'l fenómeno de la vida no uede ser com rendido y valorado sin conocer su base físico%química. 2or una vez( les hemos retirado el rotagonismo a esos vie$os amigos nuestros. E si alguno de los temas le ha interesado es ecialmente( tambi9n hallar! es l9ndidas lecturas ara rofundizar m!s. =o deDe de visitar( al final del libro( el a artado de bibliografía. La nuestra es una visión biológica del roblema y( or ello( artimos de la descri ción del sistema nervioso central y del an!lisis del com ortamiento de los animales ara abordar el es inosísimo tema de las bases biológicas de nuestro ro io com ortamiento. Iuiz! deberíamos incluir la recomendación de que si usted no es amante de la física y la química se salte este ca ítulo. Allí uede encontrar el monto de esa deuda. 2ero( adem!s( el conocimiento de las ro iedades físicas y químicas de la materia es( or sí mismo( a asionante. 2ara oder entender la sutileza de los rocesos biológicos fundamentales de la vida( es im rescindible conocer algunas ro iedades físicas y químicas de la materia que constituye a los seres vivos. 'n los siguientes ca ítulos( del s9 timo en adelante( nos hemos ocu ado de la naturaleza y el origen de algo muy difícil de definir ero que todos los humanos tenemos8 la mente.de la química( se merece un comentario a arte. 2ero m!s bien le aconseDamos lo contrario. 2or <ltimo( no busque muchos fósiles humanos en las !ginas de este libro. .

. Una de ellas es la famosa $ran #olina( con fósiles humanos de hace 5.uesos es largo y fatigoso 0en total se su era un desnivel de >. 'n todo lo alto del talud el suelo casi alcanza a tocar el techo. 'l 2ortalón est! situado( a su vez( al ie de una gran fisura o grieta de la ladera de la monta7a( que asa desa ercibida hasta que se est! literalmente encima.uesos finaliza en una ronunciada endiente formada or un cono de bloques. 'l camino desde la /ima de los . a7os( los rimeros obladores conocidos de 'uro aN otra de las cuevas 0llamada /ima del 'lefante1( la que tiene fósiles m!s antiguos de animales 0de hace m!s de un millón de a7os1( fue una de las entradas( hoy cegada( al sistema de cavidades de la Aueva Mayor. . 'n la rimavera y en el verano estos <ltimos a enas se distinguen de las rimerasN ero en el oto7o y el invierno sus hoDas se marchitan( a diferencia de las de las encinas( aunque no lleguen a erderlas del todo( y su erfil es inconfundible. Al fondo se divisa la vega del río Arlanzón( que est! limitada or un cortado. 'n rimer lano est!n las faldas de roca caliza de la /ierra de Ata uerca( cubiertas de un bosque de encinas y queDigos. Una vez que se su era el estrangulamiento se sale a una gran sala( conocida como el 2ortalón.CA$%T"L I La carta &e Dios Un mundo en orden 'l camino de regreso desde la /ima de los . 'l curso del río se adivina or la orla de cho os y de fresnos que lo recorre. Las e"cavaciones en curso lo dir!n alg<n día. 2ara salir a la ladera se sube or una em inada ero corta ram a encaDada entre aredes( que no deDa e"tenderse a la vista hasta que se llega arriba del todo. . 'ntre el río y las calizas se e"tienden los cam os de cereal( las rubias cebadas y los dorados trigos.. Los yacimientos que se est!n e"cavando en la )rinchera del -errocarril de Ata uerca son de ese ti o8 bocas de cueva colmatadas or muchas toneladas de sedimento. 's frecuente que los a ortes de materiales cieguen las entradas de las cuevas y las incomuniquen del resto del sistema K!rstico...ay allí numerosas huertas. metros1 ero el aisaDe que se ofrece a nuestra vista des u9s de tanta oscuridad es deslumbrador. 'l suelo es blando y est! cubierto or de ósitos de guiDos escalonados.. #el 2ortalón arte otro largo conducto( llamado la $alería del /íle"( que fue utilizado con fines funerarios or los hombres neolíticos y de la 'dad del &ronce. 2or eso es un lugar ideal ara refugiarse( fresco cuando el calor es inso ortable fuera( y c!lido en los meses m!s fríos. /i así hubiera llegado a suceder la Aueva Mayor y todas sus galerías no habrían sido descubiertas. /e tiene constancia de que la gente del =eolítico y la de la 'dad del &ronce habitó el lugar y es osible que tambi9n se ocu ara en el 2aleolítico. Aquí y all! se ven manchas de robles meloDos 0o rebollos1( que un día ocu aron todo el terreno hoy labrado.

Mirando en la dirección del río( hacia el sur( se ven los coches que asan or la carretera( atravesando el ueblo de Ibeas de Juarros( y( muy a lo leDos( se divisan dos grandes colinas( al ie de las cuales est! Aovarrubias. Al oeste se e"tiende la gran llanura castellana( y a lo largo del río Arlanzón se estira la ciudad de &urgosN se distinguen bien( en los días claros( las aguDas de su catedral. 2ero el aisaDe est! dominado or las altas cumbres de la /ierra de la #emanda( al este( con el ico de /an Mill!n destacando or encima de los dem!s. 'n la <ltima glaciación( la /ierra de la #emanda albergó eque7os glaciares en sus recuencos. 'l aisaDe que contem laban los agricultores y ganaderos neolíticos y de la 'dad del &ronce no debía ser muy diferente del actual( aunque sin duda el meloDar se e"tendía mucho m!sN nosotros mismos lo hemos visto retroceder en los <ltimos a7os. Las gentes del =eolítico fueron( no obstante( las rimeras que abrieron claros en el bosque ara a acentar sus ganados y cultivar sus granos. 'l hacha( el fuego y los dientes de las bestias dom9sticas fueron sus aliados. )am oco e"istían entonces las grandes concentraciones urbanas( ni( claro est!( los automóviles. Los hombres del 2leistoceno medio que hace LM,.,,, a7os se asomaban al e"terior de la Aueva Mayor veían sin embargo correr el agua mucho m!s cercaN a lo largo de los milenios el río ha ido e"cavando su cauce en los terrenos blandos y aleD!ndose de las duras calizas de la /ierra. 'n sus diversas fases de encaDamiento el Arlanzón de ositó las llanuras de cantos que hoy est!n convertidas en cam os de cultivo. 2or otro lado( en los tiem os aleolíticos el im acto del hombre en los ecosistemas era incom arablemente menor. 'n el suave cre <sculo de un día de finales de Dulio( un viento manso mueve las mieses y el aisaDe roduce una grata sensación de armonía y lacidez. 'sa im resión de estar ante un cuadro( erfecto( acabado( es la que e" resan los versos de todos los oetas que han cantado la serena belleza de la naturaleza. Aada cosa arece estar en su sitio( cum lir un destino. =os invade la az que ro orciona el orden. E esa idea( la de que la naturaleza est! ordenada( se ha em leado como una rueba de la e"istencia de un $ran Arquitecto del Aosmos. La ro ia alabra cosmos significa orden en griego. 'l estudio del cosmos( concebido como un todo ordenado( cuyo funcionamiento y naturaleza odían com renderse mediante la razón( fue el inter9s del que surgió la filosofía griegaN averiguar cu!l era el origen O ar$éO del mundo fue el rimer interrogante que se lantearon los filósofos. La belleza l!stica de la naturaleza im resiona con fuerza al hombre sensible( ero de todos modos no deDa de ser una emoción subDetiva( que sólo e"iste mientras haya alguien con sensibilidad ara ercibirla. La belleza necesita de un es ectador ara e"istir( y arece que nuestra es ecie ha desarrollado un sentido del que carecen los dem!s animales8 el sentido del Bbuen gustoC( que nos ro orciona los laceres est9ticos. 'n cambio el orden es una realidad obDetiva( inde endiente del es ectador( y or lo tanto im resiona la mente de los ensadores inquietos( de los filósofos( los amantes de la verdad. 'l amor a la verdad( Dunto con el amor a la belleza( son las dos cualidades que distinguen( or encima de todas las dem!s( al ser humano. 2or eso /anto )om!s de Aquino 06++M%6+@41( en su obra m!s famosa( la %uma teol&gica( resentaba el orden del mundo como la quinta rueba racional de la e"istencia de #ios. 's la rueba del designio 0o de la teleología18 uesto que la naturaleza constituye un sistema armonioso( en el que cada elemento se dirige al cum limiento de su función( tiene que tener or fuerza un artífice. /anto )om!s vivió en el siglo PIII( ero en los manuales escolares de religión el orden de la naturalez! sigue a areciendo como un

argumento incontestable a favor de la necesidad de un ;rdenador. 2ero Hdónde est! el orden en el aisaDe que se contem la desde la boca de la Aueva Mayor y cu!l es el designioJ 'l valle or el que discurre el río Arlanzón ha sido labrado or el correr de las aguas a lo largo de cientos de miles de a7os. 'l agua no ha seguido ara ello m!s que dos reglas8 la de la endiente general del terreno y la de la dureza del sustrato. )odas las aguas de la cuenca del #uero fluyen hacia el Atl!ntico( orque la meseta est! inclinada hacia el oeste de un tiem o a esta arte. Antes era una cuenca cerrada( donde se fueron acumulando los sedimentos que rocedían del lavado de las monta7as que la rodeaban or com leto. 'l río ha taDado esos sedimentos orque son m!s blandos que las calizas de la /ierra de Ata uerca( y or eso el Arlanzón se ha ido aleDando de ella. Los cantos que trans orta y de osita en el flanco de la /ierra de Ata uerca vienen de muy leDos( desde otra sierra( la de la #emanda( ya que los sedimentos blandos no ro orcionan rocas que uedan ser redondeadas y convertidas en guiDarros. 'n definitiva( el valle no fue dise7ado ara que or 9l corriera el río( sino que es el resultado de las leyes de la física que determinan el fluir de las aguas( del mismo modo que las rocas ulidas de las altas monta7as no se hicieron ara que or ellas resbalara meDor el hielo( sino que fueron los glaciares los que las desgastaron. )am oco los cantos son redondeados ara que uedan ser arrastrados con m!s facilidad or el fondo de los ríos8 fue el ro io arrastre lo que los redondeó. #etr!s de la im resión est9tica del aisaDe no hay intención( sino leyes. Las cumbres de las monta7as no tienen tam oco esos airosos icachos ara com etir en gracia con las aguDas de las torres de la catedral( sino que son el resultado de la erosión. E si es la erosión la que modela el aisaDe( es decir( la escultora( otras fuerzas( 9stas internas( crean el relieve al levantar las monta7as. La sensación de orden desa arece así( se borra( al com render los mecanismos que realmente han dado lugar a lo que vemos. /ubyace( eso sí( el orden de las leyes naturales( que verdaderamente uede emocionar al matem!tico( ero difícilmente al oeta( ya que el orden vuela hacia la mente( no hacia el corazón. #esde los descubrimientos de científicos como Ao 9rnico y $alileo( el Universo se nos resenta como una m!quina regida or leyes matem!ticas( mucho m!s frías e im ersonales que un roDo atardecer. 'n el aisaDe de la /ierra de Ata uerca del a7o +,,+ hay muchas m!quinas creadas or el hombre. 'stos obDetos artificiales sí res onden a un lan y tienen una función que cum lir. 'l tractor ha sido dise7ado ara las tareas agrícolas( y el coche ara el trans orte. Aada una de sus artes fue concebida ara algo en concreto y tiene asignado un cometido( una utilidad. 3ealiza( en definitiva( una restación8 los faros iluminan( el motor im ulsa( las ruedas giran( el arachoques absorbe los gol es( etc. Las herramientas que fabrica el ser humano son obDetos con un lan y con una finalidadN obDetos dotados de un royecto( como decía el remio =obel Jacques Monod 06?6,%6?@>1( o tambi9n obDetos teleol&gicos 0es decir( orientados a un fin1( utilizando una alabra m!s filosófica. Ea el hacha de iedra del hombre rehistórico de Ata uerca era un obDeto dotado de un royectoN cuando los investigadores nos enfrentamos al estudio de una iedra tallada nos reguntamos8 H ara qu9 servíaJ( Hcon qu9 ro ósito fue confeccionadaJ -alta a<n un com onente esencial del aisaDe or analizar( y es el com onente vivo. :emos lantas y vemos animales. Aomo las m!quinas construidas or el hombre( tambi9n se com onen de estructuras que realizan restaciones. Las raíces de las lantas( los vasos( las hoDas( est!n al servicio de la nutriciónN las flores son órganos re roductoresN las semillas dar!n lugar a nuevas lantas 0lo son ya de hecho1 y tambi9n se rodean de mecanismos que facilitan la dis ersión8 unas or el viento( otras en el estómago o en la iel de los animales.

=ada se deDa al azar. 'l aguilucho que sobrevuela los cam os a oca altura tiene una enorme su erficie alar ara oder flotar sobre las mieses con el mínimo gasto de energíaN su ico( sus garras( son las de una ra azN todos los sistemas y órganos de su cuer o cum len alguna función( todos tienen una utilidad( que es la de roducir una determinada restación. )odo arece calculado al milímetro( con una minuciosidad e"trema( lo mismo en un mamífero( que en un ave( un insecto o cualquier otro ti o de animal. )ambi9n el zoólogo se regunta cuando analiza las estructuras de un animal8 H ara qu9 sirvenJ( y la regunta est! tan Dustificada ante un oDo como ante una m!quina fotogr!fica. Las estructuras de los seres vivos son ada tativas( est!n aDustadas a su función( de la misma manera que se ada tan las herramientas al uso que se les quiere dar. Qsa es una diferencia radical entre el mundo de la biología y el de la geología8 las formas del relieve no cum len ninguna función( no est!n ada tadas8 una monta7a no est! dotada de un royecto. =o cabe reguntarse ante un valle8 H ara qu9 sirveJ Aolin 2ittendrigh ro uso que ara distinguirlos de los obDetos teleológicos que roduce el hombre 0como la c!mara de fotos1( los a aratos de los seres vivos 0como el oDo1 sean denominados a aratos teleon&micos. 'sta corres ondencia e"acta entre los obDetos dotados de un ro ósito que nosotros hacemos y los obDetos dotados de un ro ósito del mundo org!nico se e"tiende m!s all! de la utilidad( orque en ambos casos se fabrican de acuerdo con unos lanos que e"istían antes que los ro ios obDetos. 'n los seres vivientes la información que determina lo que van a ser est! en los genesN todas y cada una de las c9lulas de su cuer o tienen un Duego com leto. Los seres vivientes se autoensamblan( en vez de ser construidos or la mano humana. E or su uesto( aunque sus elementos constituyentes tengan ro ósito( en el sentido de que realizan restaciones( los individuos como tales no lo tienen8 no llevan a cabo ninguna restación y se limitan a sobrevivir y re roducirse( cada uno en su ambiente y a su manera. 2ara oder llegar a hacerlo necesitan ser eficaces y or eso 0que no 'ara eso1 han a arecido en 9l transcurso de la evolución las ada taciones. )an sólo los animales dom9sticos y las lantas cultivadas resentan rasgos que odríamos adDetivar ro iamente de teleológicosN la lana de las oveDas( las enormes ubres de las vacas lecheras y la es iga cargada de grano del trigo han sido seleccionadas recisamente con el ro ósito de servir al hombre. El Libro de la Naturaleza B'l mundo es la carta que #ios le escribió a la humanidadC( reza una frase atribuida a 2latón 0hacia 4+@%L4@ a. de A.1. La idea no es e"clusiva del mundo griego. 'n la &iblia 0(saías( L4( 41 se lee que el firmamento es un libro escrito or #iosN /an Agustín llegó incluso a asegurar que en alg<n unto del Universo se encuentra la irma divina Oen una novela titulada Contacto( el famoso astrofísico y divulgador Aarl /agan 06?L4%6??>1 la sit<a en el n<mero iN ya saben8 L(646M... etc.( etc.( etc.( y es des u9s de muchos( muchos( etc9teras( en un lugar al que todavía nadie ha llegado( donde se encontraría esa firma. 2ero esa carta Oo ese libroO se ha leído de diferentes maneras a lo largo de la historia de ;ccidente. La llamada 3evolución Aientífica del siglo P:II( que dio lugar al nacimiento de la física y de la química modernas( y sobre todo roduDo el método cientí ico que a<n usamos( consistió recisamente en hacer una lectura de la carta de #ios totalmente diferente a la de Aristóteles 0hacia L54%L++ a. de A.1 y a la de la filosofía medieval

escol!stica( la de /anto )om!s y otros autores( que se estudiaba en las universidades medievales y renacentistas. 2ara Aristóteles los movimientos de la naturaleza se roducen orque las cosas tienden hacia su lugar natural( donde al llegar ermanecen en re oso. Una iedra cae( o las llamas se elevan( orque su lugar es( res ectivamente( la )ierra y el cielo. 'l agua es otro elemento esado( como la )ierra( y el aire( en cambio( tiende a ascender como el fuego. 'sta e" licación sirve ara los movimientos naturales de las cosas( que son necesariamente en línea recta. 'l hombre uede violentar la naturaleza e im rimir a una iedra un movimiento ascendente( o aralelo a la su erficie de la )ierra( ero 9stos son movimientos artificiales( forzados. 2odemos encontrar trazas del ensamiento aristot9lico acerca de la diferente naturaleza de los elementos en un bellísimo soneto de Lo e de :ega 06M>+%6>LM1( a nuestro Duicio uno de los m!s hondos y emocionantes oemas de la lengua castellana. /e titula BA un caballero( llevando su dama a enterrar 9l mismoC y dice así8 Al hombro el cielo( aunque su /ol sin lumbre( E en ecli se mortal las m!s hermosas 'strellas( nieve ya las uras rosas( E el cielo( )ierra en desigual costumbre. )ierra( E así Iue /ísifo no es eran sois Atlante( ya or forzosamente esadumbre( a las heladas losas sus rendas lastimosas( otra incierta cumbre. si Amor se m!s esar( convertida en esa( centro agua y es que carga esar! atreve( -ernando( nieveJ e"halando leve8 llorando.

/u lícoos me dig!is( Hcu!ndo esó con o siendo fuego o Mas La La el materia nieve fuego a es no su

'l gran oeta Duega aquí con los dos significados de 'esar( el físico y el sentimental. 'n el rimer cuarteto describe al caballero trans ortando al hombro el cuer o sin vida 0el %ol sin lum!re1 de su amada 0el cielo1( cuyos oDos se han cerrado 0en ecli'se mortal las más )ermosas estrellas1 y cuyas meDillas han erdido el color 0nieve *a las 'uras rosas1. 's decir( el cielo se ha convertido en )ierra. 'n el segundo cuarteto se le dice al caballero que no es el gigante Atlas o Atlante( sobre cuyos hombros a oyaba la )ierra seg<n la mitología cl!sica( sino el desdichado /ísifo( condenado or Reus a em uDar una y otra vez un e7asco monte arriba. 'n el rimer terceto se com ara el eso de la dama en vida( cuando era fuego( con el de su cad!ver( helado como la nieve. E en el im resionante terceto final Lo e alude a la idea aristot9lica de que el fuego no esa y asciende la cielo( mientras que el agua es materia que tiende hacia el centro. 'l <ltimo verso( en el que se combinan los dos significados del verbo esar es( sim lemente( inolvidable. 'l -9ni" de los ingenios había a rendido con los Desuitas de Madrid en los estudios de /an Isidro 0creados en 6M4M1 y en la Universidad de Alcal!( adquiriendo( or lo que se ve( una sólida formación cl!sica 0los 'studios de /an Isidro se convirtieron en 6>,L en el

'l modelo ara la física y la química de Aristóteles era la biología. Un físico mucho m!s reciente( 'ugene Vigner 0 remio =obel en 6?>L1( e" resó así el oder de las matem!ticas ara e" licar el mundo natural8 BLa enorme utilidad de las matem!ticas en las ciencias naturales es algo que roza lo misterioso( y no hay e" licación ara ello. =o es en absoluto natural que e"istan Wleyes de la naturalezaX( y mucho menos que el hombre sea ca az de descubrirlas. 'n resumen( el ensamiento aristot9lico inter retaba los movimientos de las cosas como la realización de las otencialidades de sus elementos constituyentes( es decir( como si se cum lieran unas as iraciones o deseos que tienen los cuer os. Lo que hace de estos cinco cuer os formas ideales es que son los <nicos cuyas su erficies tienen lados y !ngulos iguales y cuyas aristas descansan sobre una esfera. =o admiten( en contra osición con los aristot9licos y escol!sticos( otras e" licaciones que no sean las mec!nicas( y as iran a e" resar el funcionamiento del mundo en lenguaDe matem!tico. #e hecho creen que( como ya había dicho 2latón( la carta de #ios est! escrita en caracteres matem!ticos. 'l milagro de lo a ro iado que resulta el lenguaDe de las matem!ticas ara la formulación de las leyes de la física es un regalo maravilloso que no com rendemos ni nos merecemos.C .U en función de su naturaleza aDustó su n<mero( sus ro orciones y la razón de sus movimientos..tro as ecto interesante de la ciencia moderna del &arroco 0todavía llamada iloso ía natural1 es que se recu era la idea de los atomistas cl!sicos 0#emócrito y Lucrecio1 de que la materia est! com uesta de cor <sculos( es decir( de eque7as artículas .Aolegio Im erial de Madrid y en 6>+4 obtuvieron el rango de universidadN un a7o des u9s asaron a llamarse 3eales 'studios de /an Isidro y( finalmente( acabarían fusion!ndose con la Universidad de Alcal! y los reales colegios de Medicina y Airugía y de -armacia en la actual Universidad Aom lutense de Madrid1. 'ste ti o de ensamiento se denomina teleológico( que como hemos visto quiere decir Borientado hacia un finC( ya que 9sa es la clave ara inter retar el com ortamiento de la totalidad de la naturaleza8 como tanto los obDetos inanimados como los seres animados as iran a alcanzar el estado de lenitud( no hay diferencia sustancial entre las e" licaciones que se dan ara unos y ara otros.C 'sos cuer os geom9tricos regulares son el tetraedro( el cubo( el octaedro( el dodecaedro y el icosaedro( que ara 2latón eran los símbolos de los cinco elementos del Universo8 fuego( )ierra( aire( 9ter( agua. 'st! escrito en el lenguaDe de la matem!tica y sus letras son tri!ngulos( círculos y otras figuras geom9tricasN sin estos medios es im osible que el ser humano ueda com render ni una sola alabra.C E otro sabio de la 9 oca( el astrónomo alem!n Johannes Ge ler 06M@6%6>L. 2ero sólo lo odemos leer si conocemos sus letras y a rendemos su lenguaDe. Aontra esa visión animista( a arentemente muy lógica( de la física y de la química es contra la que se rebelan los revolucionarios científicos del siglo P:II( que se califican a sí mismos de modernos.. 'n otras alabras( los cuer os eran tratados como si tuvieran voluntad( como si fueran seres vivos con intenciones. 'l italiano $alileo $alilei 06M>4%6>4+1 roclama en su obra el %aggiatore que la nueva filosofía natural debe e" resarse en lenguaDe matem!tico orque matem!tica es la estructura de la naturaleza8 BLa filosofía ha sido escrita en el enorme libro que tenemos ante los oDos( el Universo. Johannes Ge ler( en consecuencia( quiso relacionar los cuer os ideales con las esferas en las que su uestamente se inscribían los lanetas.1( afirmaba8 B'l Areador S timo M!"imo( al crear este mundo móvil y al dis oner el orden de los cielos se atuvo a los cinco cuer os regulares que han sido tan famosos desde los días de 2it!goras y 2latón hasta los nuestros y T.

La e"istencia de los cor <sculos no deDaba de ser una hi ótesis de trabaDo( orque nadie los había visto. /i el Libro de la =aturaleza era tan divino como las /agradas 'scrituras( H or qu9 no iba a ser legítimo que los filósofos naturales se a licasen a su lecturaJ M!"ime cuando la filosofía natural onía de manifiesto la grandeza del autor del dise7o de la gran m!quina universal.( 6+%6L1 que Josu9 mandó detenerse al /ol ara que no se hiciera la noche y continuar la batalla de $abaón hasta la victoria total( lo que robaba que era el /ol el que se movía8 B'l día en que Eahv9h entregó a los amorreos en oder de los hiDos de Israel( fue cuando Josu9 habló a Eahv9h diciendo a la vista de Israel8CY/ol( det9nte sobre $abaónNCy t<( Luna( sobre el valle de AyalónZXCE se detuvo el /ol(Cy se aró la Luna(Chasta que el ueblo se hubo vengado de sus enemigos.%6@. 'ra la regularidad del reloD lo que hacía que esta m!quina fuera tan adecuada ara servir como met!fora de los movimientos revisibles de los cuer os celestes.o elementos invisibles al oDo desnudo. La teoría co ernicana de que la )ierra y los lanetas giraban alrededor del /ol desafiaba a los sentidos( que arecían indicar lo contrario( y a la teoría geoc9ntrica de Alaudio )olomeo 0hacia 6. 'n 6M>6 los estatutos de esta universidad establecían que en el segundo a7o de la A!tedra de Astrología se odía leer a )olomeo( a $eber o a Ao 9rnico( seg<n decidieran los alumnos 0Bal voto de los oyentesC1( y los estatutos de 6M?4 ordenaban que en el segundo cuatrimestre se leyera a Ao 9rnico. 'n el siglo P:II estaban muy familiarizados con los autómatas( artefactos mec!nicos que re resentaban animales y humanos( sin que nadie ensara or ello que tenían sesos o deseos.1( que afirmaba que el /ol( la Luna y los lanetas rotaban alrededor de la )ierra. La nueva filosofía era ues mecanicista y cor usculista y as iraba a ser matematizada. Un reloD es un sistema muy com leDo de iezas ada tadas entre sí ara funcionar armónicamente 0aunque cada una tenga su movimiento ro io1 sin necesidad de atribuirles voluntad ni ro ósito. 2ero lo im ortante es que las cualidades de los cuer os 0color( sabor( tem eratura( fle"ibilidad1 y los cambios que e" erimentan esas cualidades en las cosas debían e" licarse en virtud de las características y movimientos( a ser osible descritos matem!ticamente( de los cor <sculos constituyentes. Adem!s( del mismo modo que el com ortamiento inteligente de la maquinaria de un reloD res ondía a un dise7o roducido or un ser inteligente( que era el constructor del reloD( tambi9n de la recisión del reloD universal se deducía la necesidad de un artífice sobrenatural. Los modernos imaginaban que el Universo era una gran m!quina( y encontraban en el reloD la meDor met!fora del funcionamiento del mundo. Lo que reclamaban los modernos era el derecho a leer la carta de #ios. E tambi9n a las /agradas 'scrituras( donde( or eDem lo( se lee 0Josué 6.C =o obstante( la teoría co ernicana tuvo cierto 9"ito inicialmente( y en 's a7a se e" licaba al sabio olaco en el 'studio de /alamanca. Las ideas animistas de la naturaleza de los aristot9licos odían llevar a algunos a ensar que todas las cosas de este mundo estaban animadas( una idea eligrosa( mientras que la met!fora del reloD reforzaba la doctrina ortodo"a de la se aración de la materia y el es íritu y de la inmortalidad del alma. $alileo defendía la teoría helioc9ntrica 0el /ol en el centro1 del olaco =icol!s Ao 9rnico 064@L%6M4L1 e" uesta en el libro De revolutioni!us or!ium 0 ublicado en el mismo a7o de la muerte de su autor1. 's osible que en /alamanca interesase m!s el lado r!ctico de las muy recisas tablas astronómicas de Ao 9rnico que su teoría helioc9ntrica( ero hubo un alumno de .. 'n consecuencia( la conce ción mecanicista de la naturaleza no se o onía a la doctrina cristiana( sino que m!s bien la reforzaba.

C La Iglesia( y es ecialmente sus enemigos Desuitas 0que se reocu aban( ara su desgracia( or los temas científicos1( advirtieron a $alileo de que se olvidase de las ideas de Ao 9rnico( cosa que hizo durante un tiem o( hasta que finalmente( en 6>L+( ublicó su Diálogo so!re los dos 'rinci'ales sistemas del mundo. 'n 's a7a la Inquisición tuvo durante el &arroco un efecto nefasto sobre la ciencia.U de todo corazón y con una fe sincera( abDuro( maldigo y detesto los indicados errores y hereDías. Aomo se sabe( la Inquisición condenó a $alileo en el c9lebre roceso del a7o siguiente 06>LL1( en el que se le forzó a rectificar su o inión de que la )ierra era un laneta que se movía alrededor del /ol( y $alileo fue obligado a ermanecer recluido en su casa de Arcetri 0cerca de -lorencia1.. Auriosamente( aunque ni Ao 9rnico( en vida( ni su libro habían tenido roblemas con la Iglesia( a artir de 6>6> desa areció de las ense7anzas( incluido el +studio de %alamanca.1( que intentó hacer com atibles las ideas de Ao 9rnico con la &iblia.'licatio de #ios. )oda desviación de la filosofía natural de Aristóteles era sos echosa y( en articular( la teoría helioc9ntrica no era admisible( ese a lo cual algunos autores recurrieron al . li!rorum 'ro)i!itorum( el nefasto índice de los libros rohibidos de la Iglesia que todavía mucha gente viva ha llegado a sufrir 0 ues duró de 6MM? a 6?451. #esgraciadamente( la Inquisición se atenía a la letra de la &iblia y en 6>6> el libro de Ao 9rnico entró en el (nde. 2ara los filósofos naturales del &arroco( el mundo era una teofanía( una manifestación o e. 'n el +clesiastés( /alomón afirma que Bla )ierra eternamente ermaneceC( ero no debe inter retarse como que est! inmóvil( orque si se lee la frase com leta se ve que es otro el significado8 BUna generación se va y otra generación viene( m!s la )ierra eternamente ermaneceC( lo que quiere decir sim lemente que la )ierra no cambia como los hombres y no que se est9 quieta. )ambi9n fue condenado el libro de R<7iga (n (o! Cornmentaria( or m!s que el mismo autor( en una obra osterior 0 ")iloso')ia( de 6M?@1( hubiera declarado im osible el movimiento de la )ierra8 BAsimismo( las cosas esadas que son arroDadas hacia lo alto con fuerza( aunque el tiro sea re etido mil veces( caen er endicularmente en el mismo lugar( ero si la )ierra se moviera con tanto ím etu( sustraería esto del lugar desde el que fue lanzado8 así( ues( la )ierra no se mueve./alamanca( un monDe agustino llamado #iego de R<7iga 06ML>%hacia 6>...C E cuenta la tradición que cuando se levantó dio un gol e con el ie en el suelo y musitó8 B+''ur si muove-C 0BE sin embargo se mueveZC1 2ara decir la verdad com leta( la Iglesia no encontraba roblem!tico el que se utilizase el modelo matem!tico de Ao 9rnico en astronomía( ero no ace taba que se roclamase que en realidad el /ol( y no la )ierra( ocu aba el centro. Qsta fue su abDuración de la idea del movimiento de la )ierra8 BEo( $alileo( hiDo de :incenzo $alilei( florentino( de edad setenta a7os( constituido ersonalmente en Dusticia( estando de rodillas ante vosotros( muy eminentes y muy reverendos cardenales( inquisidores generales de la Aristiandad contra la maldad de los hereDes T. 'n sus comentarios a Job 0 (n (o! Commentaria1 de 6M54( R<7iga defiende la su erioridad de Ao 9rnico frente a )olomeo a la hora de e" licar el curso y las osiciones de los lanetas( y or otro lado trata de demostrar que el movimiento de la )ierra no es incom atible con las /agradas 'scrituras. =o obstante( $alileo no retendía negar la verdad de fondo de la &iblia( sino sólo su literalidad( y sobre todo mantenía que la inter retación que el filósofo natural hacía de la alabra de #ios revelada en el Libro de la =aturaleza era tan v!lida( or lo menos( como la inter retación que hacía el teólogo a su manera a artir de la revelación contenida en las 'scrituras. el tolomeico * el co'ernicano .

2ara los filósofos naturales mecanicistas( la teoría de la orma sustancial de Aristóteles tambi9n olía a 'oderes ocultos. /in embargo( aunque no tuviera un car!cter mec!nico( la gravitación servía ara e" licar la realidad or medio de una ley matem!tica( y en ese sentido era moderna.subterfugio de considerar condenada su realidad( ero no su osibilidad teórica. A los modernos del siglo P:II tambi9n les arecía absurda la doctrina de Aristóteles y de los escol!sticos de las ormas sustanciales8 la idea de que los obDetos est!n constituidos de materia( ero que es la forma la que les hace ser lo que son( como en una escultura es la forma que le da el escultor lo que convierte al m!rmol ine" resivo en la efigie de una ersona.amlet a . 'sta teoría defendía que los cuer os se atraían o re elían or fuerzas que actuaban a distancia de manera misteriosaN la influencia de los leDanos cuer os celestes sobre los seres humanos( que daba fundamento a la astrología( era consecuencia de tales 'oderes ocultos.oracio( y los nuevos instrumentos ó ticos de los filósofos naturales modernos les ermitieron asomarse a mundos hasta entonces desconocidos or ser( o muy eque7os( o . La materia no cuenta ara Aristóteles( ues la causa de las ro iedades de las cosas est! en su forma. La ley de la gravitación universal de =eFton establecía la atracción de los cuer os or medio de una fuerza que actuaba a distancia( y or eso( aunque la gravitación se formulase de manera irre rochablemente matem!tica( =eFton fue acusado or filósofos como el alem!n $ottfried Vilhelm Leibnitz 06>4>%6@6>1 de recurrir a 'oderes ocultos( de naturaleza inmaterial.ay m!s cosas en el cielo y en la )ierra que las que sue7a tu filosofíaC( le dice . La orma no es materia( ero est! ligada íntimamente a ella de una manera misteriosa. 'l ro io =eFton encontraba falta de sentido la idea de que la gravedad es una fuerza que act<a a distancia( e intentó sin 9"ito encontrar una manera de que la fuerza en cuestión se transmitiera mec!nicamente a trav9s de un medio. Los modernos combatían tambi9n( y or la misma razón( una idea de la naturaleza que se había desarrollado inmediatamente antes( en el 3enacimiento( y que se basaba en los 'oderes ocultos. El cielo de Aristóteles B. Los científicos modernos de finales del P:II es a7ol( conocidos como novatores( no lo tuvieron ciertamente f!cil a la hora de rom er con los saberes tradicionales y construir un conocimiento nuevo( ero fueron la base de la ciencia es a7ola de la Ilustración. 'l calor( or eDem lo( se odía e" licar meDor or medio de los movimientos y choques de los diminutos cor <sculos que forman la materia que recurriendo a la misteriosa idea de las ormas sustanciales. Los obDetos de este mundo que llamamos caballos difieren entre sí 0no hay dos caballos e"actamente iguales1( ero com arten una misma orma sustancial que los hace ertenecer( ese a las diferencias individuales o accidentes( a la misma categoría de cosa y oseer una serie de cualidades que son ro ias de esa clase de cuer os que se llaman caballos. 'l mecanicismo como e" licación tenía sin embargo sus limitaciones( como ronto se com robó. 2ara los filósofos naturales modernos la doctrina aristot9lica era ininteligible( orque no odía ser entendida en t9rminos mec!nicos ni odía retender ser e" resada en el lenguaDe matem!tico. 'l ingl9s Isaac =eFton 06>4+%6@+@1 asa or ser el m!"imo e" onente de la 3evolución Aientífica( y sin embargo no udo e" licar toda la física en t9rminos mec!nicos.

CMacroso hos8 OAlto ahíZ HAómo aralelamenteJ 'so no uede ser. La esfera de las estrellas y las de los lanetas giraban necesariamente con movimientos circulares y los lanetas tenían que ser esferas sin defectos( orque el círculo y la esfera son las formas que re resentan la erfección absoluta que reina en el cielo. Jaun es un aldeano inteligente que desconfía de los te"tos cl!sicos y busca una verdad basada en hechos.muy grandes.este( y )olomeo marcó la osición de los dos untos e"tremos8 uno( el romontorio de 'aso( en el . Lo e de :ega hace alusión a esa visión geoc9ntrica del Universo. /u !lanca )ermana es la Luna( y las estrellas 0 diamantes de sus 'uros velos1 est!n fiDadas en la octava de las esferas que dan vueltas alrededor de la )ierra. )odo es inmutable y erfecto en el cielo a artir de la Luna( y sólo en la )ierra e"iste el cambio y la im erfección. 'l /ol da vueltas alrededor de la )ierra y recorre los aralelos en los que los sabios han dividido el laneta. 2ero no fueron los instrumentos la causa de la 3evolución Aientífica( sino la elaboración de un conDunto nuevo de normas ara construir el conocimiento( que se ha llamado( desde entonces( el método cientí ico.c9anoN y el otro( el tem lo de Afrodita( de 2ortus :eneris( en el Mediterr!neo. =ada est! m!s leDos de la mente de un científico que dar or buena( sin com robación( una idea de otro científico.CMacroso hos8 O.CMacroso hos8 O'strabón no se uede equivocar. Al dar )olomeo( en el siglo II( forma matem!tica al cielo( ara redecir los movimientos de los lanetas siguió el modelo de Aristóteles 0aunque( curiosamente( las trayectorias de los lanetas no se com ortaban como si estuvieran en esferas sometidas a rotación1.ay que ver qui9n tiene m!s restigio( si )olomeo o si 'strabón. 'l m9todo desafía de entrada el argumento de autoridad( el magister di. 'n el libro La le*enda de Jaun de . 2linio( el Antiguo( com rendió que los 2irineos van de 'ste a . Los im ostores y embaucadores artidarios de los en&menos 'aranormales y otras sim lezas achacan a la ciencia acad9mica un inmovilismo y cerrazón absurdos. Lo que sucede es que esos en&menos 'aranormales son( recisamente( incom robables.it( y es esa actitud crítica ante la verdad establecida la que caracteriza al científico moderno.CJaun8 O=oN hay que ver qui9n dice la verdad.CAhiqui8 O'strabón se equivoca.C Auando construyó su telesco io( $alileo se asomó a una nueva realidad que desafiaba las ideas establecidas. 'n +l 'eregrino en su 'atria se lee8 'l /ol mil veces discurriendo cuente #el cielo los dorados aralelos( E de su blanca hermana el rostro aumente( Iue los diamantes de sus uros velos( Iue viven fiDos en su otava esfera( =o han de igualarme aunque me maten celos. 'n el cielo que imaginaba Aristóteles había una esfera e"terior que contenía las estrellas y dentro de ella una serie de esferas encaDadas entre sí de sustancia trans arente 0de cristal( líquido o aire1 conteniendo los lanetas como cuer os visibles. 2ero $alileo enfocó su telesco io hacia la Luna y observó la irregularidad de sus .lzate( 2ío &aroDa 065@+%6?M>1 one un delicioso eDem lo de actitud desafiante frente al vieDo argumento de autoridad.CJaun8 O2ues se equivoca. 'n un asaDe del libro( Jaun y sus com a7eros fingen que salen volando del monte Larraun8 BAhiqui8 O:amos al Mediterr!neo( aralelamente a los 2irineos. 'strabón afirma que los 2irineos van de =orte a /ur( en dirección aralela al 3in.

'erimentales del mundo en el que or suerte o or desgracia vivimos.es cuan le..%6M?+1 observó en los cielos la nova de 6M@+( fenómeno que atribuyó erróneamente a la a arición de un cometa en lugar de a lo que era en realidad( una estrella que aumentó de ronto su brillo. 2ero estas observaciones no lograban convencer a todo el mundo( orque había gente que( como decía $alileo( Bantes que modificar algo en el cielo de Aristóteles( osarían negar lo que ven en el cielo de la naturalezaC. 'l astrónomo es a7ol Jerónimo Mu7oz 0hacia 6M+. 'l ingl9s -rancis &acon 06M>6%6>+>1 entendía or m9todo científico la inducción( es decir( la recolección del mayor n<mero osible de datos( de los que saldrían las leyes generales que gobiernan la naturaleza.bligado a elegir entre el resultado de sus observaciones y el modelo aristot9lico consagrado or la tradición( en el que todo el mundo creía y era la doctrina oficial( el astrónomo es a7ol( como buen científico que era( se quedó con lo que odía ver y medir. /ólo las matem!ticas ueden rescindir de las observaciones8 artir de unos rinci ios generales( que se ace tan sin discusión( de los que se van deduciendo or lógica una serie de conclusiones. Las mentes realmente libres en todas las 9 ocas han sido ca aces de rescindir de las anteoDeras de las teorías ree"istentes( y 9sa( la inde endencia de Duicio( es la base del rogreso en el conocimiento. 'n las rimeras no cabe el error( ero son las segundas las que nos . Adem!s( $alileo vio un cometa situado m!s all! de la Luna( en lugar de m!s cerca( donde debería estar si el cielo or encima de la Luna fuera inmutable y sin cambios.cr!teres( tan im erfectos en su circularidad como los de la )ierra. 'l m9todo que em leó fue el de calcular el aralaDe del cometa y concluir que era inferior al de la Luna( or lo que no odía ser un cuer o sublunar( es decir( situado m!s ac! 0el aralaDe es la diferencia entre las osiciones que en la bóveda celeste tiene un astro( seg<n desde donde se observeN cuanto mayor el aralaDe( menor la distancia( y cuanto menor el aralaDe( mayor la distancia1. 2ero eso es lo de menos( orque lo im ortante es que Mu7oz fue ca az de deducir que el cuer o de nueva a arición estaba m!s all! de la Luna( y que or lo tanto el firmamento no era inmutable 0incorru'ti!le1 como creía Aristóteles( sino suDeto a cambios como la ro ia )ierra y todo lo que contiene.Garl 2o er 06?.actas se ocu an de los mundos que odrían e"istir( y las ciencias conocidas como e. 2ero no todos los científicos han estado siem re de acuerdo en que de los casos articulares surDan sin m!s las regularidades( y muchos han referido enfrentarse a los hechos con una idea revia en la cabeza( es decir( asar de lo general a lo articular( e" licar los casos individuales or medio de leyes generales. * del lugar donde se )azen/ * como se vera 'or las "aralla.+%6??41 y otros filósofos en el siglo PP le han dado muchas vueltas a este roblema( ero todos los científicos estamos de acuerdo en que tiene que haber alg<n ti o de cone"ión entre ideas y hechos si se quiere construir el conocimiento verdadero sobre el mundo real.os están de Tierra * del "ronostico deste8 B2or tanto( habi9ndome hecho #ios merced de darme ingenio libre( bien inclinado y a areDado ara entender cualquier facultad( viendo la flaqueza de las razones de Aristóteles con que quiere robar ser el cielo eterno( y habiendo observado con instrumentos las mudanzas que hay en el cielo T. . 2ero las ciencias llamadas e. Qstas son las alabras de Jerónimo Mu7oz en su obra( de 6M@L( Li!ro del nuevo Cometa..C=o e"iste ro iamente un m9todo científico codificado como un conDunto de rocedimientos( aunque todo el mundo hable de 9l. E ues s9 que hay en ellos mudanza( y en ellos se encienden los cometas( he sido forzado or razones naturales y demostraciones geom9tricas conceder que hay en el cielo corru ción y incendios.U he entendido que es falso lo que dice( que es com<n o inión de todas las gentes que nunca ha habido en el cielo mudanza alguna( or lo cual los hace eternos.

ermiten leer la Carta de Dios de 2latón( el Li!ro de la 0aturaleza de $alileo. #entro del tubo no hay nada( mientras que fuera hay aire. #e hecho Aristóteles negaba que el vacío udiera llegar a e"istir( habida cuenta de cu!nto lo aborrece la naturaleza.5%6>4@1( a licó un rinci io mec!nico( el de balanza( a la solución del roblema. 'n la d9cada de 6>>. Una de las características de la filosofía natural moderna era el rigor en la recogida de datos( que no debía estar influido or los reDuicios. 2ero en 6>44 un seguidor de $alileo( el italiano 'vangelista )orricelli 06>. Mientras el cu7ado de 2ascal subía con un barómetro al 2uy%de%#[me( otro barómetro se quedó en un convento al ie de la monta7a. )orricelli diDo entonces8 B:ivimos en el fondo de un oc9ano del elemento aire( el cual( mediante una e" eriencia incuestionable( se demuestra que tiene eso. 2ara salir de dudas( 2ascal idió a su cu7ado -lorin 29rier en 6>4@ que llevase el barómetro de )orricelli hasta la cima del 2uy%de%#[me 0una monta7a que a algunos nos suena adem!s or ser una cima im ortante en el Tour de -rancia1.( el ingl9s 3obert &oyle 06>+@%6>?61( que quería com robar hasta qu9 unto era cierto el hecho( construyó en Londres un tubo de metal de diez metros rematado or uno de cristal ara a reciar bien la subida del agua. La columna de agua subió 6. Al a7o siguiente se hizo el e" erimento. La nueva filosofía natural deDaba a arte los valores morales y los intereses de los individuos( y as iraba a ser obDetiva y desa asionada.ay que a7adir que or hechos &acon entendía las observaciones fidedignas( realizadas or ersonas re aradas( y los e" erimentos adecuadamente lanificados. 'ntre estos esc9 ticos se encontraba al rinci io el gran matem!tico franc9s &laise 2ascal 06>+L%6>>+1.(+ metros. La altura que alcanza el agua en su ascenso es una medida del grado de horror que e" erimenta el agua or el vacío. )orricelli acababa( or otro lado( de inventar el barómetro( un instrumento que ermite medir linealmente( en centímetros de mercurio( algo tan abstracto como es la resión atmosf9rica. HAu!l sería la causa de ascenso del líquido or el tuboJ La res uesta odía estar en el horror al vacío que siente( seg<n el ensamiento aristot9lico( la naturaleza( y que llevaría al agua a intentar rellenar el tubo vacío..C Algunos ensaron( a esar de todo( que lo que )orricelli había medido no era otra cosa que la magnitud con la que el mercurio aborrece el vacío. Así se aseguraba de que no había 9rdidas de agua or filtración y de que la e" eriencia se realizaba en las debidas condiciones. Auando la bomba hace el vacío el agua sube or el tubo hasta alcanzar una determinada altura( que se había observado que se situaba sobre los 6. El experimento Un caso im ortante( en el que se recurría tradicionalmente al ensamiento animista ara encontrar una e" licación( era el del funcionamiento de las bombas as irantes que se usan ara e"traer agua de un ozo. /i el aire 'esa( y dentro del tubo no hay aire( entonces el eso del aire em uDar! al agua hacia arriba en el tubo( hasta que se equilibren el eso del agua de la columna con la resión que eDerce el aire sobre el líquido. Incluso odía ir contra el sentido com<n( como cuando se afirmaba que era la )ierra( y no el /ol( el astro que giraba( ese a que los sentidos nos digan lo contrario. Aomo hay menos atmósfera encima de las monta7as que al nivel del mar cabía es erar que( de ser cierta la teoría mec!nica de )orricelli( el mercurio . 'l mercurio es catorce veces m!s denso que el agua( y si )orricelli estaba en lo cierto cabía redecir que el mercurio subiría or el tubo hasta una catorceava arte de la altura que alcanza el agua en las bombas de succión( como así ocurrió8 la columna de mercurio ascendió @L centímetros. metros.

'l oc9ano de aire se com ortaba como el de agua( y el aire actuaba como si fuera un fluido.ooKe 06>LM%6@.M1. 'l matem!tico y filósofo franc9s 3en9 #escartes 06M?>%6>M.1 ensaba que los animales eran equivalentes a autómatas( y trató de e" licar su funcionamiento en t9rminos uramente mec!nicos. '" eriencias como 9stas fueron desacreditando la conce ción aristot9lica de la naturaleza( y oco a oco deDó de ensarse en t9rminos biológicos ara inter retar el com ortamiento de la materia inanimada y de los cuer os celestes. Aomo buen científico( 2ascal abandonó entonces la e" licación animista del horror al vacío y se convirtió a la causa mecanicista. 'n la ciencia aristot9lica la biología era el modelo ara la física y la química. 2ero si ermitía que entrase algo de aire en la cam ana de vacío( la columna subía un oco. /i los filósofos naturales modernos querían e" licar la naturaleza en t9rminos mec!nicos( en autómatas como el "a'amoscas y el Martinillo tenían un eDem lo erfecto de cómo e"tender esa e" licación tambi9n al mundo viviente. /in embargo se observan marcadas regularidades en ellos( y el descubrimiento y la descri ción matem!tica de las leyes de la física y de la química se convirtieron en el obDetivo de estas dos ciencias. 2ero adem!s de ese cambio de mentalidad( la nueva filosofía natural introduDo la observación cuidadosa y el e" erimento de laboratorio como modo de com robar una teoría( o ara decidir cu!l entre varias alternativas osibles era la doctrina verdadera. Las causas finales 'n la catedral de &urgos hay un autómata que se llama o ularmente el "a'amoscas( construido en la baDa 'dad Media. . 2ero el e" erimento definitivo vino de la mano de &oyle y la m!quina neum!tica que le había fabricado el tambi9n famoso científico ingl9s 3obert . &aDar el 9mbolo se hacía cada vez m!s difícilN cuando r!cticamente no quedaba aire en el interior de la cam ana( no había fuerza humana que lo consiguiera. -inalmente( cuando ya era im osible baDar el 9mbolo la columna de mercurio casi había desa arecido. Ahora ocurría al rev9s8 la física y la química se odían convertir en el modelo a a licar en la biología( una idea en la que todavía creen algunos científicos que son llamados or ello reduccionistas 0ya que reducen la biología a mera física y química1. Aada hora toca una cam ana y abre la boca 0de donde le viene el nombre1.subiría menos en la cima del 2uy%de%#[me( como así udo com robarse. 'sta m!quina o eraba con un 9mbolo y roducía el vacío en una cam ana de vidrio or medio de la e"tracción del aire en fases sucesivas( subiendo y baDando el 9mbolo. &oyle introduDo el barómetro de )orricelli en el interior de la cam ana y em ezó a maneDar el 9mbolo. Aon cada e"tracción de aire descendía la columna de mercurio( e"actamente como le sucedió al cu7ado de 2ascal cuando ascendió con el barómetro a la cumbre del "u*1 de1D2me. 'l roblema al que se enfrentó #escartes es el de cómo se odían relacionar el cuer o con el alma( siendo el uno material y el otro no. 'ste e" erimento equivale a ascender hasta el límite su erior de la atmósfera( la su erficie de ese oc9ano de aire del que hablaba )orricelli. A su lado una figura humana m!s eque7a( el Martinillo( da los cuartos ta7endo dos cam anas. 'stos com ortamientos no son com arables a las conductas de los seres vivos( y carecen de ro ósito. 'l ser humano era la e"ce ción( naturalmente( orque adem!s de tener el cuer o de un autómata albergaba una sustancia no material( el alma( que sentía( ensaba y decidía lo que iba a hacer el cuer o.

La siguiente vez que el mismo agente o to"ina vuelva a la carga( el organismo recordará la e" eriencia anterior( y la roducción de anticuer os o antito"inas ser! mucho m!s r! ida y m!s eficaz. /i nos e" onemos a la intensa luz del /ol en el verano( los melanocitos 0las c9lulas e iteliales con el igmento melanina1 hacen que nuestra iel se oscurezca ara evitar que ase demasiada radiación ultravioleta a la dermis( la ca a de teDido situada or debaDo de la e idermisN una radiación ultravioleta e"cesiva odría roducir un c!ncer de iel. /e trataba( como las osteriores leyes físicas y químicas que se fueron elaborando( de una e" licación acerca de c&mo funciona el mundo físico( ero no se retende saber 'or #ué es así y no de otra manera. Aomo el medio cambia( los organismos deben modificarse continuamente ara seguir siendo los mismos. La fórmula odría no ser así( ero es así. )odos los organismos 0y no sólo los animales1 a los que vemos modificarse( son sa!ios. 2or un lado ensaba que la causa de que la velocidad de los lanetas alcance su valor mínimo en el unto de su órbita m!s aleDado del /ol se debía al debilitamiento del oder del alma del laneta( ero or otro lado afirmaba que Bcuando mencion9 que la causa del movimiento de los lanetas disminuye con su distancia res ecto del /ol( concluí que esta causa debe ser algo cor oralCN or algo cor'oral Ge ler se refería a una e" licación de ti o físico%matem!tico( como la que =eFton encontró m!s tarde en la ley de la gravitación. 'l 9"ito de las vacunas est! en la memoria inmunológica del cuer o( y en algunos casos se necesitan de cuando en cuando dosis de . 'l ro io =eFton admitía que no tenía una e" licación ara la causa final de la gravedad( y no sabía cu!l era su razón.? 0libro histórico en el que se abandonaba el modelo de órbitas circulares de los lanetas y se sustituía or el de órbitas elí ticas1( estaba a caballo entre la visión animista y la mecanicista del Universo a la hora de e" licar la causa del movimiento de los lanetas( es decir( la razón or la que giran alrededor del /ol. /im lemente odía formularla matem!ticamente. /i nos rom emos un hueso( o nos abrimos una brecha en la carne( hay mecanismos naturales que re aran el da7o con sor rendente eficacia 0los toreros( or eDem lo( se recu eran en ocos días de tremendas cornadas que abren inmensos boquetes en sus m<sculos1. 'l c9lebre astrónomo Johannes Ge ler( autor de la . 'n la fórmula interviene una constante 0$1 que es universal( es decir( la misma inde endientemente de cu!les sean los cuer os en cuestión. Aomo hemos visto( lo que sobre todo animaba a los filósofos naturales modernos era la e"clusión de su ensamiento de toda noción de finalidad( es decir( la eliminación de la teleología.M!s adelante trataremos la soluci&n que encontró #escartes ara este roblema. 'n los reloDes( or muy erfecta que sea su maquinaria( así como en los autómatas( la sabiduría est! en el artífice( que es el reloDero o el ingeniero. 'n los seres vivos( la sabiduría est! en ellos mismos. 'sa sabiduría consiste en la ca acidad de ada tarse a los cambios en el ambiente( algo que un reloD no uede hacer( y recibe un nombre t9cnico8 )omeostasis. Aunque ara #escartes los seres vivientes odían ser com arados con las m!quinas( hay una distancia abismal entre los organismos( aunque sean tan sim les como una bacteria( y los autómatas como el "a'amoscas y el Martinillo de la catedral de &urgos. Auando llega el invierno y la intensidad de la luz solar baDa al mismo tiem o que nos cubrimos el cuer o con la ro a( desa arece el moreno de nuestra iel. H#e qu9 ti o era esa e" licaciónJ =eFton se limitó a ro orcionar una e" licación del movimiento de los cuer os que odía ser e" resada or medio de una ley matem!tica8 dos cuer os se atraen con una fuerza que es inversamente ro orcional al cuadrado de la distancia que los se ara( etc. /i un agente atógeno o una to"ina ingresa en nuestro cuer o( el sistema inmunitario identifica y neutraliza al agente o a la to"ina.stronomia nova de 6>.

La biología no avanzaba conce tualmente( se encontraba bloqueada. La concentración de sal en la sangre tambi9n es mantenida constante con gran eficacia or el ri7ón. La diferencia es que la noción de finalidad no uede ser e"cluida del mundo de la biología orque( como hemos visto( los organismos resentan dis ositivos y com ortamientos claramente orientados hacia un obDetivo8 son intencionales. La sangre se es esa or ello( y sube así el famoso )ematocrito que se investiga en los controles antido aDe en las com eticiones de ortivas( ya que el incremento de glóbulos roDos en sangre aumenta la eficacia en el trans orte de o"ígeno a los m<sculos 0aunque( eso sí( con im ortantes riesgos ara la salud1. M!s que una verdadera ciencia era un com endio de curiosidades bot!nicas y zoológicas8 una historia natural que informaba de las faunas y las floras de las diferentes tierrasN una actividad intelectual descri tiva( ero en modo alguno e" licativa. Aomo el resto de la naturaleza( tambi9n los organismos vivos ueden ser estudiados con m9todos físico%químicos( y así sabremos cómo funcionan.C La biología no odía or eso limitarse a tratar de entender cómo funciona el mundo vivo. Aomo hemos comentado( los organismos resentan dise7os( que adem!s de asombrarnos or su com leDidad( arecen haber sido creados ara realizar . 's decir( qu9 hay detr!s del dise7o. &oyle reconocía la necesidad de la noción de intencionalidad cuando se trataba de seres vivos8 B=o hay ninguna arte de la naturaleza( tal como la conocemos( en la que la consideración de las causas finales sea tan adecuada como en la estructura de los cuer os de los animales. )am oco los fósiles( cuyas utilidades ara datar y correlacionar las rocas se em ezaban a conocer( tenían una e" licación científica convincente. La disci lina biológica que se ocu a de ello se llama fisiología.recuerdo. Auando vivimos durante un tiem o a una elevada altitud( una gran monta7a o un alti lano( donde la concentración de o"ígeno es menor que al nivel del mar( aumenta el n<mero de )ematíes( los glóbulos roDos trans ortadores de o"ígeno. =ecesitaba saber 'or #ué es concretamente así( y no de otra manera. La razón del retraso conce tual de la biología era 9sta8 nadie sabía e" licar la 'er ecci&n de los seres vivos( es decir( que est9n dotados de estructuras( mecanismos y com ortamientos inteligentes. 2ero hay una diferencia fundamental entre la materia viva que estudia la biología y la materia no viva que investigan los físicos y químicos. CA$%T"L II Dar'in(E&i)o El oráculo de Delfos A mediados del siglo PIP la ciencia de la biología se encontraba muy retrasada con res ecto a la física y a la química( que habían dado un salto gigantesco con la 3evolución Aientífica del siglo P:II. Iui9n es su autor. =adie uede dudar de que los seres vivos tienen un dise7o cor oral que les ermite realizar eficazmente sus funciones( y mantenerse con vidaN adem!s( en el caso de los animales( hay un com ortamiento encaminado a cum lir sus fines de e"istir y re roducirse. 'n los animales llamados endotermos 0 o ularmente de Bsangre calienteC1 la tem eratura cor oral se mantiene constante dentro de ciertos límites a esar de los cambios en la tem eratura ambiente.

'l autor del dise3o es un mecanismo natural( ciego y sin obDetivos8 la selección natural. . de A. 'n el mito griego la ciudad de )ebas ermanecía sitiadaN la biología tambi9n estaba bloqueada en el siglo PIP orque no se resolvía el enigma de qui9n era el autor del dise7o. 'l aralelismo entre 'di o y #arFin va m!s all! a<n8 ambos sufrieron terriblemente orque buscaban afanosamente una verdad que( or otro lado( les dolía conocer. en otras alabras( el dise3o se ha roducido sin que nunca haya habido un dise3ador ni un designio.C 's decir( ning<n individuo o ser. La <nica causa osible de tal erfección era #ios( cuya mente( or definición( no uede ser conocida ni ser obDeto de estudio e" erimental.1 en su famosa tragedia +di'o re*. 'n cambio( como en el mundo de la física y de la química no hay estructuras que cum lan fines( el roblema del dise3o no e"istía( y or eso udieron rogresar sin trabas esas ramas de la ciencia. Auenta el mito que a sus uertas llegó un ser maligno( la 'sfinge Oun monstruo con cabeza de muDer( echo( atas y garras de león( cola de ser iente y alas de !DaroO( que detenía a los tebanos ara lantearles un enigma( que había a rendido de las Musas( devor!ndolos si no acertaban a resolverlo. /on como las m!quinas que fabricamos los humanos. La 'sfinge( enloquecida( se suicidó tir!ndose or un reci icio. #el mismo modo que 'di o acertó al resolver el enigma de la 'sfinge( Aharles #arFin solucionó el de qui9n era el misterioso dise3ador. Aomo diría m!s adelante Aharles #arFin( son asombrosamente idóneos Ben relación con los h!bitos de vidaC de los organismos( diferentes en cada es ecie. /u res uesta fue increíble y asombrosa8 B=adie. /i el dise3o en biología obedece a un designio divino( entonces es com etencia de los teólogos( y no de los biólogos. Un ersonaDe llamado 'di o llegó entonces a )ebas y encontró la solución8 era el ser humano( que de ni7o gatea( luego se yergue sobre sus iernas y finalmente( en la veDez( se a oya en un bastón. Al situar la causa de la 'er ecci&n de los seres vivientes fuera de la naturaleza( no odía ser obDeto de investigación científica( ya que la ciencia sólo se ocu a del Universo material. #e hecho( como ya hemos visto( la 'er ecci&n de la naturaleza era una de las vías de /anto )om!s ara e" licar la e"istencia de #ios. Qste consistía en averiguar cu!l es la criatura rovista de voz que camina a cuatro atas al amanecer( a dos al mediodía( y a tres durante la tarde.CAreonte8 :oy a decir( ues( la res uesta del dios. Un or!culo rediDo que )ebas se vería libre del monstruo cuando alguien resolviese el enigma. 2ero si se e"cluía a #ios( quedaba sin res onder la regunta de qui9n era el dise3ador( qu9 mente había sido ca az de crear tanta maravilla 0y tanta belleza1. 'di o recibió entonces la mano de Eocasta( viuda del anterior rey de )ebas( Layo( que había sido asesinado en oscuras circunstancias or un viaDero desconocido( y se convirtió en el nuevo rey de la ciudad. 'l rey A olo ordena de un modo claro que e" ulsemos de esta )ierra al miasma que de ella se est! alimentando( y que no aguantemos . Una vez convertido 'di o en rey( una misteriosa calamidad asola la ciudad y( 'di o( que desea liberar a )ebas de la terrible laga( envía a su cu7ado Areonte a consultar al or!culo del famoso santuario de A olo en #elfos( como nos cuenta /ófocles 0hacia 4?>%4. La situación era arecida a la de la ciudad de )ebas en la $recia cl!sica.meDor las actividades que les ermiten conservar la vida y ro agarla. Los organismos tienen estructuras( mecanismos y com ortamientos con 'ro'&sito( ero nadie los ha creado a 'ro'&sito.abla ante todos( orque siento m!s el dolor de ellos que el mío ro io. B'di o8 . Los roblemas de )ebas no han concluido al des e7arse la 'sfinge. 'sos dise3os cum len( or lo tanto( finesN tienen obDetivos.> a. =ing<n filósofo había encontrado una res uesta meDor en toda la historia.

/u adre lo envió en octubre de 65+M 0a los diecis9is a7os1 a estudiar Medicina a la Universidad de 'dimburgo( donde su hermano 'rasmus 0cinco a7os mayor1 estaba com letando los estudios. -inalmente sabe que 9l es quien mató a Layo( el cual( ara colmo de males( era su ro io adre. =unca m!s volví a asistir a una( ues ning<n estímulo hubiera sido suficientemente fuerte como ara forzarme a elloN esto era mucho antes de los benditos días del cloroformo... Los dos casos me tuvieron obsesionado durante muchos a7os.C'di o8 HAon qu9 urificacionesJ HIu9 medio nos librar! de la desgraciaJCAreonte8 #esterrando al cul able o urgando con su muerte el asesinato cuya sangre im urifica la ciudad. Lo que se busca es osible de encontrar( así como se nos esca a aquello que descuidamos. 2ero ni Aharles ni 'rasmus sentían inclinación or el eDercicio de la medicina y ambos la abandonaron( 'rasmus al cabo de un a7o( Aharles al a7o siguiente.C'di o8 H-ue en la ciudad( en el cam o o en e"tranDera )ierra donde Layo murió asesinadoJCAreonte8 /e fue( seg<n nos diDo( a consultar con el or!culo( y ya no volvió a casa. La madre de Aharles( /usanah( murió cuando 9l tenía sólo ocho a7os. U es e"tra7o( ero a enas uedo recordar algo de ella( e"ce to su lecho de muerte( su vestido de tercio elo negro y su mesa de costuraC.C La obra de /ófocles es rofundamente tr!gica( orque el asesino de Layo es el ro io 'di o( como sus averiguaciones lo llevan a descubrir. /u adre( 3obert Varing #arFin eDercía allí con 9"ito la rofesión de m9dico. Le escuch9 con silencioso estu or( y( or lo que recuerdo( sin que roduDera ning<n efecto sobre mis ideas. Al final del camino 'di o descubre que es un arricida( y su dolor no tiene límites.CAreonte8 2ues habiendo muerto asesinado( nos manda ahora manifiestamente el or!culo que se castigue a los homicidas.m!s un mal que es incurable. La pregunta Aharles 3obert #arFin nació el 6+ de febrero de 65. Uno de ellos fue el doctor $rant8 BUn día( mientras ase!bamos Duntos( e" resó abiertamente su gran admiración or LamarcK y sus o iniones sobre la evolución. 'ra el adre de Aharles #arFin una ersona enorme( de 6(?. Auanto m!s investiga m!s miedo siente( cuanto m!s se acerca a la verdad m!s teme dar con ella. =o obstante( es robable que el haber oído ya en mi Duventud a ersonas que sostenían y elogiaban tales ideas haya favorecido el que yo las a oyara( con una forma diferente( en mi +l origen de . 'l naturalista no guardaría r!cticamente ning<n recuerdo suyo8 BT. Eo había leído con anterioridad la 4oonomia de mi abuelo( en la que se defienden o iniones similares( ero no me había im resionado.C'di o8 HA qu9 hombre se refiere al mencionar ese asesinatoJCAreonte8 )eníamos aquí( Yoh rínci eZ( un rey llamado Layo( antes que t< gobernases la ciudad. m de altura y m!s de 6M.C'di o8 H#ónde est!n ellosJ HAómo encontraremos las huellas de un antiguo crimen tan difícil de robarJCAreonte8 'n esta )ierra( ha dicho.C'di o8 Lo s9( orque me lo han dichoN yo nunca lo vi.? en el ueblo ingl9s de /hreFsbury. Aharles #arFin nunca fue un buen estudiante en la escuela( ero siem re le interesó la naturaleza. Kg de eso( Bel hombre m!s grande que he vistoC( seg<n el ro io hiDo. B)ambi9n asistí en dos ocasiones Odice Aharles en su .uto!iogra íaO a la sala de o eraciones en el hos ital de 'dimburgo y vi dos o eraciones muy graves( una de ellas de un ni7o( ero salí huyendo antes de que concluyeran.C 'so no quiere decir que Aharles erdiera el tiem o durante los dos cursos que asó en 'dimburgo( orque( como siem re( se dedicó a las ciencias naturales e hizo varios contactos interesantes.

Auando su adre se lo ro uso Aharles #arFin sintió dudas8 B2erdí alg<n tiem o en considerarlo( ues( or lo oco que había oído o ensado sobre la materia( sentía escr< ulos en declararme fiel a todos los dogmas de la Iglesia Anglicana aunque( or otra arte( me agradaba la idea de ser cura rural. Al ver que no haría carrera en 'scocia( 3obert #arFin envió a su hiDo Aharles a la Universidad de Aambridge ara que estudiara ara cl9rigo( y allí estuvo durante tres cursos( los que van de 65+5 a 65L6 0entre los diecinueve y veintidós a7os de edad1.A. 'n aquel tiem o no me reocu 9 or las remisas de 2aley y( ace t!ndolas de buena fe( qued9 encantado y convencido or la rolongada argumentación. TBac)elor o . Los estudi9 a fondo( y estoy seguro de que odría haber transcrito el +vidences entero con erfecta corrección( aunque( or su uesto( sin el estilo claro de 2aley.C 'l abuelo de Aharles( llamado 'rasmus como su hermano mayor( fue m9dico( naturalista y oeta y escribió varias obras en versoN las m!s notables fueron T)e Botanical 5arden( T)e Tem'le o 0ature or t)e 6rigin o %ociet* y la 4oonomia or t)e La7s o 6rganic Li e. 'l estudio cuidadoso de estas obras( sin tratar de a render nada de memoria( fue la <nica arte del curso acad9mico que( como ensaba entonces y sigo creyendo ahora( sirvió algo ara la educación de mi mente.A.C 'n su 0atural T)eolog*( Villiam 2aley 06@4L%65.rtsU( re as9 mis cl!sicos( así como un oco de !lgebra y de 'uclidesN este <ltimo me ro orcionó un enorme lacer( como ya me había sucedido en la escuela.M1 usaba la analogía del reloD8 tanto el mundo como el reloD necesitan de un artífice. CAonsiderando la ferocidad con que he sido atacado or los ortodo"os( arece cómico que alguna vez ensara ser cl9rigo.+1 e" uso sus ideas evolutivas( que eran similares a las de LamarcK en el sentido de que ambos ensaban que los organismos eran los rotagonistas de la evolución( al modificarse activamente ara ada tarse meDor al ambiente. 2ara a robar el e"amen del &.las es'ecies. Aun así a robó los e"!menes corres ondientes8 BAsimismo( en mi <ltimo a7o trabaD9 con cierto ahínco ara el di loma final de &. #e todos los argumentos 0o vías1 em leados ara demostrar la e"istencia de #ios( el teleológico o del designio 0o ro ósito1 ha sido siem re el m!s o ular( or ser tambi9n . Las ideas científicas de 'rasmus no le gustaban a su hiDo 3obert( el adre de AharlesN or otra arte 'rasmus y 3obert no se llevaban bien. 'n la 4oonomia fue donde 'rasmus #arFin 06@L6%65. había que conocer tambi9n +vidences o C)ristianit* de 2aley( y la Moral ")iloso')* del mismo autor.C Aomo había ocurrido en 'dimburgo( la estancia en Aambridge fue muy rovechosa ara la futura carrera científica de #arFin( ero no ara su formación como cl9rigo. 'n aquella 9 oca yo admiraba muchísimo la 4oonomia( ero al leerla or segunda vez tras un intervalo de diez o quince a7os qued9 muy defraudado( orque el n<mero de las es eculaciones era des ro orcionadamente su erior al de los datos. La lógica de este libro y( uedo a7adir( la de su 0atural T)eolog*( me rocuró tanto deleite como 'uclides. E no es que yo renunciara e" resamente a esta intención ni al deseo de mi adre( dicha intención murió de muerte natural cuando( al deDar Aambridge( me uní al Beagle en calidad de naturalista. 2or consiguiente( leí con gran atención "earson on t)e Creed y otros libros de teología y( como entonces no dud9 lo m!s mínimo sobre la verdad estricta y literal de cada una de las alabras de la &iblia( me convencí inmediatamente de que debía ace tar nuestro credo sin reservas. 2aley defendía el llamado argumento teleológico o del designio ara demostrar la e"istencia de #iosN así( e" licaba las ada taciones de los seres vivos( que claramente reconocía( como rueba de la necesidad de un autor.

M %.C #urante su estancia en &rasil( #arFin anotó en su diario con res ecto al es lendor de la selva brasile7a8 B=o es osible dar una idea adecuada de los sentimientos de maravilla( admiración y devoción que llenan y elevan la mente.el m!s accesible y f!cil de entender. #arFin era entonces un licenciado en )eología or Aambridge( y no un científico de titulación( ero el inter9s or la naturaleza durante toda su vida anterior le habían re arado ara obtener el m!"imo artido de una o ortunidad tan e"ce cional. -ue en el viaDe del Beagle cuando #arFin em ezó a ensar or sí mismo sobre el origen de las es ecies( y el de sus ada taciones. El naturalista don Carlos La e" eriencia que marcó la vida de #arFin( en todos los sentidos fue el viaDe de cinco a7os 065L6%65L>1 alrededor del mundo que llevó a cabo en el bergantín 8.uto!iogra ía que8 BMientras estaba a bordo del Beagle era muy ortodo"o( y recuerdo que se carcaDeaban de mí varios oficiales 0aunque ellos eran tambi9n ortodo"os1 or citar la &iblia como una autoridad incontestable sobre alg<n tema moral. B#urante el viaDe del Beagle me había im resionado rofundamente el descubrimiento( en la formación de La 2am a( de fósiles de grandes animales cubiertos con armadura igual a la de los armadillos actualesN en segundo lugar( or la manera en la que animales em arentados estrechamente se reem lazaban unos a otros hacia el sur del continenteN y en tercer lugar( or el car!cter sudamericano de la mayor arte de las es ecies del archi i9lago de las $al! agos( y m!s en articular or la forma en la que difieren ligeramente en cada isla del gru o( ninguna de las cuales arece ser muy antigua en sentido geológico.C 2ero al final de su vida( en 65@>( #arFin escribiría en su . C'ra evidente que hechos como 9stos( así como muchos otros( sólo odían e" licarse con la su osición de que las es ecies se modificaron gradualmenteN y la idea me rondaba. #arFin cuenta en su . /u ongo que era la novedad del argumento lo que les divertía.C M!s adelante en su viaDe or Am9rica( el Doven #arFin descubrió otras cosas que le hicieron dudar de la inmutabilidad de las es ecies. 2ero era igualmente evidente que ni la acción de las condiciones ambientales( ni la voluntad de los organismos 0es ecialmente en el caso de las lantas1( odía e" licar los innumerables casos en que organismos de toda clase est!n maravillosamente N ada tados a sus h!bitos de vida O or eDem lo( un icamaderos o una rana saltadora ara tre ar or los .uto!iogra ía8 B'l estado mental que las grandes escenas e"citaban antes en mí( y que estaba íntimamente conectado con la creencia en #ios( no difiere esencialmente de lo que frecuentemente es llamado el sentido de lo sublimeN y a esar de lo difícil que ueda ser e" licar la g9nesis de ese sentimiento( no debe ser esgrimido como un argumento que demuestre la e"istencia de #ios( no m!s que el oderoso( ero vago( sentimiento similar que nos rovoca la m<sica. /e uede resumir en esta regunta8 si no odemos concebir una m!quina com leDa( como un reloD o una bicicleta( sin su autor( y el que sus iezas se hayan ensamblado or uro azar nos arece una idea ridícula( Hcómo ueden haber surgido es ont!neamente unas m!quinas biológicas tan erfectas como son los organismos si no hay un autorJN Hno est! claro que tiene que haber siem re una inteligencia detr!s de cada dise7oJ A contestar esa regunta dedicaría Aharles #arFin el resto de su vida( aunque entonces( en 65L6 y a la edad de veintidós a7os( eZ Doven #arFin a<n no lo sabía. Beagle.

2or oner un eDem lo de cu!l era su tem eramento( cuando el Beagle atracó en &ahía &lanca( #arFin decidió no seguir con el barco hasta &uenos Aires( y recorrer a caballo los >. BAbrí mi rimer cuaderno de notas en Dulio de 65L@. Aquel muchacho de veintitantos a7os arecía no detenerse ante nada en su af!n or conocerlo todo sobre los aíses que visitaba. La imagen de ese anciano de barba blanca( as ecto venerable y vida retirada y sedentaria que se suele asociar con #arFin no tiene nada que ver con la del activo e intr9 ido naturalista que fue durante cinco a7os. 'l Doven #arFin estaba lleno de energía( que se trasluce en las !ginas de su memorable Diario del via$e de un naturalista alrededor del mundo. #arFin contrató un gaucho ara que le acom a7ara en el camino..C Aon estas ideas rond!ndole la cabeza( #arFin volvió a su atria. #urante este eriodo de tres a7os y ocho meses de vida en Londres( #arFin em ezó a sufrir los achaques que le acom a7arían toda su e"istencia( or los que se recluyó ara siem re en su casa8 B2ocas ersonas habr!n vivido una vida m!s retirada que la nuestra. =o tengo en consecuencia nada que registrar del resto de mi vida( e"ce to la ublicación de mis diversos libros. 'l +. 'l 66 de se tiembre vieron una gran nube de olvo roducida or un gru o de Dinetes que se dirigía hacia ellos.C 'l Doven #arFin que navegó alrededor del mundo en el bergantín Beagle había sido una ersona realmente muy diferente del #arFin maduro que muchos a7os des u9s asaría a la historia or su teoría de la evolución or la selección natural. Kilómetros de distancia entre ambas ciudades or terreno desierto.. #arFin salió un 5 de se tiembre.este( lo que hacía muy eligroso el viaDe. Los Dinetes eran indios( lo que conocieron or sus largas cabelleras( ero afortunadamente se trataba de una tribu amiga. T. A lo largo del camino se fue uniendo a gru os de soldados que seguían la línea de ostas. /e casó el +? de enero de 65L? 0con treinta a7os1 y residió en Londres hasta que en se tiembre de 654+ se trasladó a su definitiva residencia en #oFn( en el cam o( donde asaría el resto de su vida. )rabaDaba sobre verdaderos rinci ios baconianos Tes decir( siguiendo el m9todo inductivo de -rancis &aconU( y recogía datos a gran escala sin ninguna teoría( m!s es ecialmente . /ólo or su Diario es seguro que el nombre de #arFin no se habría olvidado y seguiría figurando entre los cl!sicos de la literatura de viaDes. Auando llegaron el 6? de se tiembre a una casa de ostas el due7o les diDo que si no tenían asa orte no odían quedarse( ues los ladrones eran tan abundantes que no se fiaba de nadie. #arFin le mostró entonces su asa orte( que em ezaba con las alabras B'l naturalista don AarlosC( y fue admitido. 'l oficial tenía en su cuer o dieciocho heridas de lanza. Aomo naturalista de raza que era( durante todo el camino no deDó de anotar en su diario toda clase de datos sobre los m!s diversos temas. de se tiembre llegó a &uenos Aires.U Mi <nico lacer y e"clusivo quehacer a lo largo de la vida ha sido el trabaDo científico( y la e"citación de tal trabaDo me hace a veces olvidar( o casi aleDar( mis molestias e incomodidades diarias. 's 9ste un e"traordinario relato de viaDes que se lee como una novela de aventuras y que est! lleno de datos interesantes sobre las tierras y los ueblos que conoció. 'n aquella 9 oca( en La 2am a se desarrollaba una guerra sin cuartel contra los indios( en t9rminos muy arecidos a los que estamos acostumbrados a ver en las elículas del . /iem re me han im resionado mucho tales ada taciones( y hasta que no fueran e" licadas me arecía casi in<til esforzarse en robar indirectamente que las es ecies han sido modificadas. #arFin em ezó inmediatamente des u9s de volver de su viaDe a trabaDar sobre la transmutación de las es ecies. 'l 6M de se tiembre asaron or una osta donde los indios habían asesinado a cinco soldados..!rboles( una semilla ara dis ersarse or ganchos o or lumasO.

2ronto ercibí que la selección era la clave del 9"ito humano en roducir formas <tiles de animales y lantas. .. 'n consecuencia( recogí notas sobre el tema ara satisfacción ro ia y( durante mucho tiem o( sin intención alguna de ublicarlas.C La selección natural era la res onsable del origen y de las ada taciones de los seres vivos( incluidos los humanos( como acabó reconociendo #arFin8 B'n el a7o 65L@ o 65L5( tan ronto como llegu9 a la conclusión de que las es ecies eran roductos mutables( no ude evitar el convencimiento de que el hombre debía de estar sometido a la misma ley.U. 2ero cómo la selección odía a licarse a organismos que viven en estado natural durante alg<n tiem o fue un misterio ara mí. B'l vieDo argumento del ro ósito en la naturaleza( ofrecido or 2aley( que antes me areció tan concluyente( falla ahora que la ley de la selección natural ha sido descubierta. Ea no volvería #arFin a creer en el vieDo argumento del designio( que tanto le había convencido cuando leyó a los veintidós a7os la 0atural T)eolog* de Villiam 2aley. Uno de ellos es la vinchuca . /e trata de una tre anosomiasis( una infección roducida or un rotozoo( el Tr*'anosoma cruzi transmitido a los humanos or insectos chu adores de sangre. C'n octubre de 65L5( es decir( quince meses des u9s de que hube comenzado mi investigación sistem!tica( se me ocurrió leer( ara distraerme( el libro de Malthus %o!re la 'o!laci&n.C /e refiere al libro +l origen del 8om!re( ublicado en 65@6. Darwin !parricida" HIu9 fue lo que convirtió a un hombre intr9 ido y lleno de vitalidad( tal y como fue en el Beagle el Doven #arFin( en una ersona enfermiza y retraídaJ H)al vez contraDo alguna enfermedad grave e inca acitanteJ /e ha ostulado que el origen de los males de #arFin fue el llamado mal de Ahagas 0nombrado así en honor del m9dico brasile7o Aarlos Ahagas1. C2ero cuando descubrí que muchos naturalistas habían ace tado lenamente la doctrina de la evolución de las es ecies( me areció aconseDable dar forma a las notas que oseía y ublicar un tratado sobre el origen del hombre es ecíficamente.C La e" licación de este mecanismo( que llamaría la selecci&n natural( sería el hilo fundamental del libro de #arFin +l origen de las es'ecies( ublicado en 65M?.abría sido in<til( y erDudicial ara el 9"ito del libro( haber alardeado de mi convicción con res ecto a este origen( sin facilitar ninguna rueba.. Aun cuando en +l origen de las es'ecies no se e"amina la derivación de es ecie alguna en articular( ens9 que( con el obDeto de que ninguna ersona honrada me acusara de ocultar mis untos de vista convenía a7adir que or medio de la obra Bse aclararía el origen del hombre y su historiaC. 'l resultado de este hecho sería la formación de nuevas es ecies. 'staba bien re arado( gracias a una observación rolongada y continua de los h!bitos de los animales y las lantas( ara a reciar la lucha or la e"istencia( que se observa en todas artes( y me asaltó la idea de que( en esas circunstancias( las variaciones favorables tenderían a ser conservadas( mientras que otras menos rivilegiadas( destruidas. =o odemos argumentar or m!s tiem o que( or eDem lo( la bella charnela de la concha de un bivalvo ha tenido que ser hecha or un ser inteligente( como la bisagra de una uerta or el hombre.res ecto de las roducciones dom9sticas T. =o arece haber m!s ro ósito en la variación de los seres vivos( y en la acción de la selección natural( que en la dirección en la que so la el viento.

'n su e"celente biografía de #arFin( Julian .C 2ero( a decir verdad( lo <nico que hizo #arFin fue llevar hasta las <ltimas . 'n cierta ocasión( el famoso m9dico y aleoantro ólogo sudafricano 2hili )obias nos diDo que le arecía robable que #arFin hubiera adecido ese mal. 3esulta curioso que 3obert #arFin( el adre de Aharles( hubiese tenido a su vez una difícil relación con su no menos autoritario adre( 'rasmus( que era evolucionista como el nieto 0y tal vez 3obert no lo fuera como reacción frente a su adre1. Auando Aharles #arFin murió( el 6? de abril de 655+( veinte arlamentarios dirigieron una carta al de!n de la abadía de Vestminster ara que fuera enterrado allí al lado de =eFton. 'n el Diario del via$e de un naturalista alrededor del mundo( #arFin anota8 B=o ude descansar or haberme visto atacado 0em leo a ro ósito esta alabra1 or un numeroso y sanguinario gru o de las grandes chinches negras de las 2am as( ertenecientes al g9nero &enchuca( una es ecie de 3eduvius.0Triatoma in estans1( que #arFin conoció y adeció en su viaDe. )ras un eriodo de enfermedad aguda que em ieza una semana des u9s de la inoculación( el mal de Ahagas se uede llegar a convertir en una enfermedad crónica( que rovoca rinci almente arritmias cardíacas. 'l tío 'rasmus se suicidó a los cuarenta a7os.C 'l mal de Ahagas es una enfermedad end9mica en am lias regiones rurales de Am9rica central y del sur. Lo que adecía #arFin odría tambi9n ser una neurosis roducida or el choque ocasionado entre sus descubrimientos científicos( que le acercaban aso a aso a la verdad( y la figura aterna. A veces se roduce la muerte or fallo cardíaco( cuando el ar!sito infesta el m<sculo del corazón. #.u"ley y . 2ero hay autores que cuando utilizan la met!fora del arricidio er etrado 0 sicológicamente1 or #arFin a untan m!s alto.X Mi adre( que era el hombre m!s cari7oso que he conocido Dam!s( y cuya memoria adoro con todo mi corazón( debía estar enfadado y fue algo inDusto cuando utilizó estas alabras.C 's un hecho que el adre de Aharles era un hombre autoritario( como tambi9n arecen evidentes los sentimientos ambivalentes del hiDo hacia 9l. =o tiene cura. BMi adre me diDo una vez algo que me mortificó rofundamente8 W=o te gusta m!s que la caza( los erros y coger ratas( y vas a ser una desgracia ara ti y ara toda tu familia. 'l abuelo materno sufría de resiones nerviosas( y el hermano de su madre tenía de resiones con fuertes roblemas abdominales. GettleFel escriben8 B#e esta manera acabaron unidos los dos mayores científicos de la historia de Inglaterra8 =eFton( que había acabado con los milagros en el mundo físico y había reducido a #ios al a el de un creador del cosmos que el día de la creación había uesto en marcha el mecanismo del Universo( sometido a las leyes inevitables de la naturalezaN y #arFin( que había acabado no sólo con los milagros( sino tambi9n con la creación( des oDando a #ios de su a el de creador del hombre( y al hombre( de su origen divino. 'l adre hubiese desa robado sin duda la teoría de la evolución que Aharles estaba elaborando( lo que crearía el conflicto en su mente( que adem!s se vería agravado or las convicciones religiosas muy firmes y ortodo"as de su querida es osa 'mma( a la que or nada del mundo querría Aharles #arFin lastimar. 's im osible imaginarse algo m!s desagradable que sentir correr or el cuer o estos insectos( blandos y sin alas( de cerca de una ulgada de largos.. Aharles #arFin sentía hacia su enorme adre un gran a recio( ero tambi9n un cierto resentimiento. 2or cierto que el embaDador de 's a7a asistió a la ceremonia. 2ero hay otra e" licación m!s inquietante. 2or otro lado( Aharles #arFin tenía antecedentes familiares dignos de consideración en relación con su osible neurosis. &.

/in embargo( uesto que me lo ide( uedo afirmar que mi criterio fluct<a a menudo T.consecuencias el rograma de la 3evolución Aientífica del &arroco( que consiste en e" licar los fenómenos naturales or medio de causas naturales( sin e"cluir al ser humano. 'n materia religiosa( seg<n cuenta su hiDo -rancis( #arFin era muy reservado y creía que era 9sta una cuestión ersonal que ertenecía a la intimidad de cada uno. #olas de billar A artir de la ublicación de +l origen de las es'ecies en 65M?( la teoría de la evolución fue admitida universalmente en el mundo científico( y la biología se liberó de la esada losa que le im edía avanzar. 'n una carta de 65@? se ronuncia con franqueza acerca de sus sentimientos8 BAu!les sean mis ro ias o iniones es una cuestión que no im orta a nadie m!s que a mí.%6?@M1( nada tiene sentido en biología sin la evolución( hasta el unto de que todo lo descubierto antes de #arFin uede considerarse irrelevante. La diferencia fundamental de la biología de #arFin res ecto de la física de =eFton es que la biología sí uede ahora contestar a las reguntas del ti o 'or #ué( como H or qu9 e"isten los seres vivosJ( H or qu9 e"isten los humanosJ( H or qu9 las aves tienen alasJ( o H or qu9 los humanos oseen la facultad de ensarJ #esde #arFin( la res uesta a estas reguntas es histórica( est! en la evolución( y se uede contar en forma de una narración que describa cómo fueron surgiendo las diversas es ecies que hoy ueblan la )ierra( incluida la nuestra( y de qu9 modo a arecieron sus ada taciones. 'n mis fluctuaciones m!s e"tremas( Dam!s he sido ateo en el sentido de negar la e"istencia de un #ios... . Uno de ellos era el inalismo8 la evolución guiada or #ios. Aunque el finalismo no est! bien visto en el mundo acad9mico de la biología( no se uede decir que haya . #arFin no deseaba( adem!s( herir la sensibilidad de nadie( y or otro lado ensaba que no tenía nada que decir en un tema sobre el que no había refle"ionado suficientemente.U.tros mecanismos com etían con 9"ito con la selección natural. Aomo ha escrito un famoso biólogo evolucionista( )heodosius #obzhansKy 06?. 2ero( en contra de lo que suele ensarse( la gran a ortación de #arFin no fue el descubrimiento de la evolución( sino el mecanismo de la selección natural que la e" lica Oy de la que fue coautor inde endiente otro gran científico8 Alfred 3ussel Vallace 065+L%6?@M1.umanidad( ero( curiosamente( el mecanismo de la selección natural( la verdadera causa de la evolución( a enas era tenida en cuenta. 'n consecuencia( con su humildad característica( #arFin no consideraba que su o inión en materia de religión tuviera alg<n valor es ecial( ni que su autoridad científica se e"tendiese a ese cam o. A finales del siglo PIP( #arFin era ensalzado como uno de los grandes genios de la . 2ero nada de lo que la ciencia ha descubierto se o one a que el creyente ueda ensar que #arFin sólo com letó la tarea que se había ro uesto $alileo8 leer el li!ro de la naturaleza( encontrando que adem!s de en t9rminos matem!ticos( ese libro tambi9n estaba escrito en lenguaDe biológico.C La creencia en la e"istencia de #ios y su a el como creador del Universo est! fuera del terreno de la ciencia( y robablemente no uede ser demostrada ni descartada a artir de nuestro conocimiento( or muy erfecto que llegue a ser( del mundo material. Areo que en t9rminos generales 0y cada vez m!s( a medida que me voy haciendo m!s vieDo1( aunque no siem re( agnóstico sería la descri ción m!s correcta de mi actitud es iritual..

2osiblemente( decía( con el aso de las generaciones se atrofiar!n las e"tremidades inferiores hasta desa arecer( orque ser!n innecesarias en condiciones de ingravidez. /eg<n LamarcK la ada tación es la consecuencia de una actividad determinada desarrollada or un organismo8 la Dirafa( or eDem lo( tendría el cuello tan largo de tanto estirarlo ara comer los brotes m!s tiernos de los !rboles. '" licado . . 2ero( Hcómo odría roducirse esa evoluciónJ /eg<n el rinci io lamarcKiano( sim lemente or la falta de uso de las iernas. Los aleontólogos observaban en el registro fósil líneas evolutivas que seguían trayectorias rectas( que ellos e" licaban como resultado de inercias evolutivas. /e trataba de una teoría evolucionista anterior a la de #arFin( que había sido ro uesta or el franc9s Jean%&a tiste de Monet( barón de LamarcK 06@44%65+?1. E es que el finalismo( a diferencia del dar7inismo 0la teoría de la evolución or medio de la selección natural1( da un sentido a nuestra resencia en este mundo. Un aleontólogo finalista( el Desuita franc9s 2ierre )eilhard de Ahardin 06556%6?MM1( tuvo una gran acogida en nuestro aís en los a7os sesenta del siglo PP( aunque hoy a enas se lo mencione dentro de los círculos acad9micos. 2ero hay científicos que o inan en voz alta que la cuestión de si hay o no ro ósito en la evolución no es de car!cter científico( sino metafísico( y que est! fuera del alcance de la ciencia el descifrarlaN los que así dicen( lo confiesen o no( son todos finalistas. 'l ambiente era demasiado cambiante( decían( como ara roducir esas evoluciones lineales que detectaban los aleontólogos muy a menudo( y que denominaban tendencias evolutivas. Muchas ersonas instruidas( que admiten el hecho de la evolución( iensan en t9rminos lamarcKianos sin saberlo. Un catedr!tico de -isiología se reguntaba qu9 cambios se roducirían en el futuro en el hombre del es acio( que vivir! en ausencia de gravedad.tra fuente de discre ancia con el seleccionismo de #arFin era el lamarc9ismo. 'llo se debe al ti o de herencia biológica de los habitantes de la )ierra( que reside en los genes( que a su vez est!n en los cromosomas( dentro de las c9lulasN no hay forma de que los genes de los es ermatozoides y de los óvulos se enteren de qu9 m<sculos o de qu9 órganos usa m!s el individuo que los roduce.desa arecido( ni mucho menos( de las mentes de muchos ensadores y de las ideas de la gente normal. 'sos cambios eran heredados or los descendientes( que se beneficiaban de ellos. #esde el cam o materialista( tambi9n había autores que sostenían que la evolución obedecía a causas internas de los organismos( y no a la selección natural( que es la acción que eDerce el ambiente sobre los organismos oni9ndolos a rueba y deDando que subsistan sólo los m!s idóneos. Uno de estos días( leíamos en las !ginas de /alud de un eriódico es a7ol un re ortaDe sobre medicina aeroes acial. 's osible que haya un laneta donde las modificaciones que se roducen durante la e"istencia se hereden( y así los órganos m!s usados se desarrollen y los menos utilizados se atrofien( ero desde luego tal fenómeno no asa en nuestro mundo. 2ero la e" licación seg<n el mecanismo darFiniano es muy diferenteN consistiría en que muy ocos de los humanos nacidos en el es acio llegarían a re roducirseN los individuos que deDaran hiDos serían recisamente aquellos que tuvieran las iernas m!s cortas 0aunque es difícil imaginar or qu9 los astronautas aticortos habrían de tener m!s osibilidades de llegar a adultos y er etuarse en sus hiDosN si se mantienen los c!nones de belleza actuales m!s bien les sucedería lo contrario( y esta consideración no carece de im ortancia( orque seg<n #arFin adem!s de la selección natural que ada ta a los organismos a su medio tambi9n funciona en la naturaleza la selección se"ual( basada en la com etencia ara la re roducción1.

ay en el origen de los tetr! odos( de los mamíferos( de los rimates( de los homínidos o de los humanos un cambio en la conducta o .en t9rminos de ortivos( el lamarcKismo quiere decir que a fuerza de Dugar al baloncesto( generación tras generación( los Dugadores serían cada vez m!s altos gracias a sus esfuerzos or llegar al aro.U 'ste cambio inicial en los a eles e" uso la estructura a nuevas resiones selectivas( favoreciendo las mutaciones que consolidan una estructura en su nuevo a el. Ql creó así( como consecuencia de una modificación de com ortamiento( la resión de selección que debía desarrollar los oderosos miembros de los tetr! odos. HAcaso no es esto algo lamarcKiano en el sentido de que una innovación activa de la conducta( no gen9tica( sienta las bases ara reforzar la evoluciónJ HAcaso no iensa el darFinismo que el entorno es una es ecie de crisol de refinamiento y que los organismos son entidades asivas ante 9lJC E Genneth Gardong lo e" resa así8 B'l eDem lo del vuelo de las aves tambi9n nos recuerda que un nuevo a el biológico generalmente recede la a arición de una nueva estructura. 2rimero a arece la nueva conducta( a la que sigue el nuevo a el biológico. 'l lamarcKismo resulta or ello m!s atractivo que el darFinismo( orque tambi9n le da un cierto sentido a nuestros orígenes8 somos el resultado de los esfuerzos de nuestros ante asadosN ellos nos han creado. Aunque el lamarcKismo duro no tiene defensores( orque est! claro que los cambios roducidos durante la vida en el fenoti o 0el físico1 no se heredan 0no asan al genoti o1( ersiste su influencia en el cam o del evolucionismo en una forma !landa. 'stos autores creen que son las acciones de los organismos las que determinan el curso futuro de la evolución 0se entiende que nos referimos a com ortamientos no rogramados gen9ticamente( sino a los que a arecen es ont!neamente en un individuo o en varios1. 's f!cil imaginarse una evolución siguiente de la forma del ico ara hacer m!s f!cil el illaDe 0aunque robablemente se vea abortada or los cartones y el cese del re arto domiciliario1. T.C La discusión de qu9 fue antes( el cambio de com ortamiento o la mutación( arece la dis uta del huevo y la gallina( ero es verdaderamente im ortante cuando se trata de las grandes transiciones evolutivas( las que determinan la a arición de un ti o de organismo realmente nuevo( y no una mera variante de lo anterior( en un tiem o relativamente breve.. H)ambi9n en esos casos( que cambian el curso de la evolución( el cambio morfológico vino recedido de un cambio en el com ortamientoJ H. -inalmente se establece un cambio en una estructura ara llevar a cabo la nueva actividad.. /on muchos los que iensan que es la iniciativa de los organismos( m!s que la acción del medio sobre ellos( la rinci al fuerza de la evolución. Aon un cambio en los a eles( el organismo e" erimenta nuevas resiones selectivas en un nicho ligeramente diferente. Autores im ortantes como Jacques Monod y /te hen Jay $ould se niegan a ace tar que los organismos sean meras !olas de !illar en el Duego de la evolución( la arcilla que la selección natural moldea. 'n alabras de Jacques Monod8 B/i los vertebrados tetr! odos han a arecido y han odido dar la maravillosa e" ansión que re resentan los anfibios( los re tiles( las aves y los mamíferos( es orque en el origen( un ez rimitivo WeligióX el ir a e" lorar la )ierra donde no odía sin embargo des lazarse m!s que saltando dificultosamente.C /te hen Jay $ould ofrece una versión arecida del mismo fenómeno8 B'n un caso cl!sico reciente( varias es ecies de herrerillos a rendieron a abrir las botellas de leche inglesas y a beberse la nata. Mientras que en el darFinismo es el ambiente el rotagonista( en el lamarcKismo lo son los organismos. 'l darFinismo( en cambio( defiende que cuanto m!s alto sea antes de em ezar a Dugar al baloncesto un individuo 0 or constitución1( m!s osibilidades tendr! luego de llegar a ser figura en ese de orte.

'l neodarFinismo es la escuela hegemónica en el cam o del ensamiento evolutivo( ero en el <ltimo cuarto del siglo PP ha surgido entre aleontólogos 0=iles 'ldredge y /te hen Jay $ould son sus creadores1 una doctrina llamada el e#uili!rio 'untuado que one en duda el rotagonismo absoluto de la selección natural en la historia de la vida. Las grandes transiciones evolutivas se habrían roducido( seg<n los saltacionistas( de una sola vez( y la selección natural se las habría encontrado ya hechas.un cambio en el genoti oJ 'l im ortante aleontólogo $eorge $aylord /im son 06?. 2or decirlo de una manera un oco esquem!tica( las es ecies normalmente no evolucionan( y cuando lo hacen sólo es una eque7a arte de la es ecie la que cambiaN entonces es cuando a arece una es ecie%hiDa( como si fuera una yema en la rama de un !rbol. Los grandes descubrimientos de la nueva ciencia de la gen9tica en el rimer cuarto del siglo PP tam oco le eran favorables al darFinismo( ero en los a7os cuarenta se roduDo una convergencia entre gen9ticos y darFinistas que dio luz a una síntesis entre las a ortaciones de $regor Mendel 065++%65541 y de #arFin( que fue conocida como neodar7inismo o teoría sintética de la evoluci&n. 'n esencia( el equilibrio untuado viene a decir que mientras que la selección natural act<a sobre los individuos en el interior de las es ecies 0lo que se conoce como microevoluci&n1( la historia de la vida 0la macroevoluci&n1 es tambi9n consecuencia de algo arecido a una selección entre es ecies. 2ierde entonces todo su rotagonismo la selección natural( que deDa de ser esa aciente artesana que va cambiando muy oco a oco 0des acio ero sin ausa1 a los organismos a lo largo de muchísimo tiem o.5. HIu9 hace que las líneas evolutivas se dividan y que las es ecies se multi liquenJ #arFin no tenía una solución muy recisa ara este roblema( y lo resolvía su oniendo que la evolución tendía a ocu ar todas las formas de vida osibles( . 'l neodarFinismo tiende a ensar que las es ecies est!n evolucionando todo el tiem o( orque la selección natural es un mecanismo que nunca se detiene. Aunque en sus formas e"tremas el saltacionismo es incom atible con la gen9tica moderna( han erdurado hasta nuestros días versiones modificadas del saltacionismo. millones de a7os1. . 'sto se debe a que las es ecies a arecen de manera r! ida 0siem re en t9rminos de tiem o geológico( lo que su one miles de a7os1 y luego ermanecen sin grandes cambios( or lo que se com ortan como individuos( con su fecha de nacimiento( su fecha de defunción y la osibilidad( que no siem re se realiza( de deDar v!stagos en forma de es ecies%hiDas. 2ara el neodarFinismo las es ecies se est!n modificando ermanentementeN ara el equilibrio untuado el cambio se reduce al breve eriodo en torno a la a arición de una es ecie.tro enemigo mortal del darFinismo era el saltacionismo( la idea de que la evolución se roduce a base de grandes mutaciones. La historia de la vida no es sólo cambio( sino tambi9n diversificación..+%6?541 ensaba que era necesario que se roduDera rimero un cambio anatómico 0una 'reada'taci&n1N luego los individuos dotados de nuevas características odrían asar a com ortarse de modo diferente y ocu ar un nicho ecológico nuevo( viviendo de una manera diferente. 'l neodarFinismo tiende a ver la geometría de la evolución como esencialmente lineal( mientras que ara el equilibrio untuado redomina la ramificación( y de todas las ramas sólo algunas roducirían nuevos reto7os( mientras que la mayoría de las es ecies se e"tinguir! sin descendencia. A7os des u9s de descubrir el mecanismo de la selección natural( #arFin se dio cuenta de que si no hubiera actuado en el asado un roceso com lementario( sólo e"istiría hoy una es ecie sobre la )ierra( que habría ido cambiando a lo largo del tiem o desde que la vida a areció 0hace unos L.

'n alabras de #arFin8 B2ero en aquel tiem o as9 or alto un roblema de gran im ortanciaN y a no ser or el rinci io del huevo de Aolón( me resulta sor rendente cómo ude olvidar esta cuestión y su solución. /e trata de la teoría de la neotenia( que sostiene que somos seres inacabados orque nuestro desarrollo no se ha com letadoN dramatizando un oco8 enormes fetos con ca acidad re roductora. 2or oner un eDem lo( se han defendido actitudes racistas bas!ndose en ciertas conce ciones del roceso evolutivo. .todos los nichos ecológicos como se dice ahora. Ea que nada tiene sentido en biología sin la ers ectiva de la evolución( todo lo que se ha elaborado históricamente en relación con el origen del hombre( en articular( ha estado influido or las diferentes ideas que los autores tenían sobre cómo funciona la evolución en general. /eg<n algunos autores la selección natural al modo ordinario( es decir( tal y como su onía #arFin 0y luego los neodarFinistas1 que funcionaba( no sería la res onsable de algunas de nuestras características m!s im ortantes. 2ero los vieDos debates siguen todavía vigentes( y el a el que la selección natural( la causa de la evolución ara #arFin( ha tenido en nuestro origen y características es a<n materia de controversia. HIu9 hace( en realidad( que los descendientes de las es ecies que tienen 9"ito y se multi lican( tiendan a ada tarse a todos los nichos osibles y se diversifiquenJ Las retendidas tendencias de la naturaleza no son nunca e" licaciones científicas. Los rocesos de )eterocronía( es decir( las alteraciones en el desarrollo( odrían( seg<n algunos( e" licar nuestro gran cerebro( el cr!neo redondo y la cara eque7a( e incluso( seg<n otros( hasta la ostura bí eda y nuestra actitud inquisitiva e investigadora. Iue han llegado a diferenciarse mucho es obvio( or la manera en que las es ecies de todas las clases ueden ser clasificadas en g9neros( los g9neros en familias( las familias en subórdenes y así sucesivamente( y a<n recuerdo el lugar e"acto del camino en que( yendo en mi coche( y ara mi contento( se me ocurrió la soluciónN esto fue mucho des u9s de haber venido a #oFn.C 'ste 'rinci'io de divergencia de #arFin no es( a diferencia de la selección natural( un verdadero mecanismo( sino una vaga intuición. /e sabe que tiene que a arecer de alguna manera el aislamiento gen9tico( es decir( la im osibilidad de que los miembros de esa oblación uedan cruzarse con los de las dem!s oblaciones y tener descendientes f9rtiles. /i la selección natural es des iadada y favorece sólo a los m!s a tos en la com etición de unos individuos con otros( Hcómo es osible que haya evolucionado el altruismo en las sociedades animales( incluida la humanaJ Qsta es una regunta a la que debe enfrentarse el neodarFinismo( y lo ha hecho dando a luz a una es ecialidad llamada socio!iología que as ira a e" licar( or medio de la selección natural darFiniana( el . La solución( seg<n creo( es que los v!stagos modificados de todas las formas dominantes y crecientes tienden a ada tarse a los muchos y altamente diversificados lugares en la economía de la naturaleza. #e todos modos( se iensa que en la mayor arte de los casos la oblación que se convirtió en una nueva es ecie estaba reviamente aislada geogr!ficamente 0aunque( en cualquier caso( el aislamiento geogr!fico no sería la causa( sino un condición necesaria1. 'ste roblema es la tendencia en seres org!nicos descendientes del mismo tronco a divergir a medida que se modifican. )odavía no se entiende bien cómo se roduce habitualmente una nueva es ecie a artir de una oblación de la es ecie antecesora.ay ara ello varias osibilidades y se duda de cu!l es la m!s frecuenteN esta duda es com rensible orque los científicos todavía no hemos tenido tiem o de resenciar en directo cómo nace una es ecie 0hacen falta miles de a7os ara ello1.

Una gallina sería el medio que tiene un huevo de roducir otro huevo. Los cometas van y vienen. =uestro cerebro no evolucionó ara leer( escribir y hacer o eraciones matem!ticas( ni nuestra voz ara cantar ó era( como nuestras manos no evolucionaron ara tocar el ianoN esto es obvio( ero hay quien dice que nuestro cerebro ni siquiera evolucionó ara ensar 0 ara mani ular símbolos1( ni nuestra laringe ara hablar 0 ara comunicarse or medio de símbolos1( sino que la selección natural desarrolló estos órganos ara otros cometidos( aunque bruscamente( en nuestra es ecie( cambiaran de función. #e ahí sólo hay un aso a decir( como afirma #aFKins( que los genes utilizan a los cuer os en su beneficio ro io( no BdudandoC en sacrificarlos( ya que los genes son eternos y los cuer os meros vehículos tem orales. 'l m9todo de esta nueva escuela consiste en ado tar en el an!lisis la 'ers'ectiva del gen( una es ecie de gencentrismo que ha sido o ularizado or el ingl9s 3ichard #aFKins como la teoría del gen egoísta. Las gala"ias se est!n dis ersando a gran velocidad desde el momento inicial del Big Bang. =osotros artici amos de la idea de que el a el de la selección natural en la historia de la vida merece ser estudiado a fondo( y que algunas de las críticas al neodarFinismo( or eDem lo las rocedentes del cam o de la aleontología( tienen una buena base.tro desafío im ortante al rotagonismo de la selección natural lo tenemos en el origen de nuestra ro ia mente. . Vilson.. Lo que nos arece un acto altruista or arte de un individuo resulta ser egoísta en el nivel de los genes. Los oc9anos sufren el vaiv9n de las mareas( est!n surcados or grandes corrientes y su su erficie se agita en olas.com ortamiento social( que incluye el altruismo( la coo eración y las limitaciones a la agresión. La selección natural odría no constituir la totalidad de la e" licación. 'l creador de la sociobiología es el americano 'dFard . Aomo se discutir! am liamente m!s adelante( la sociobiología llevada al terreno del com ortamiento humano es obDeto hoy de críticas acaloradas orque muchos ven un error y un eligro en cualquier forma de determinismo de la conducta humana. Los lanetas giran alrededor de las estrellas o de otros lanetas. 'n esencia( la e" licación del altruismo consiste en negarlo. La )ierra rota sobre sí misma. La inteligencia humana no sería( ara toda una corriente de ensamiento 0que arranca del ro io Alfred 3ussel Vallace1( un resultado directo de la selección natural( sino uno colateral o indirecto. Los continentes se des lazan( se re<nen o se se aran( a lo largo de millones de a7os. 2ero no tenemos duda de que #arFin( como el 'di o del mito griego( liberó a la biología de la o resión de su articular enigma8 Hcómo es osible que haya dise7o sin dise7adorJ CA$%T"L III "n )oco &e *ísica y +uímica Lo $ue mueve al mundo Iuiz! la característica m!s destacada de la materia en el Universo es #ue se mueve. Las . Los ríos fluyen y el viento so la. 2or oner un eDem lo( uesto que una madre com arte la mitad de sus genes con cada hiDo( hay dos co ias com letas de sus genes en cuatro hiDos( or lo que en caso de eligro le resulta rentable a sus genes que la madre muera si a cambio se salvan los cuatro hiDos.

'n sus entra7as( los corazones bombean ríos de sangre( branquias y ulmones hacen correr el agua o el aire( el alimento es em uDado a lo largo de sus tubos digestivos.. /us tallos y ramas crecen constantemente( sus hoDas giran buscando la luz( las flores se abren y cierran( y en su interior la savia corre continuamente. )am oco los seres vivos ermanecen quietos. HIu9 es lo que mantiene activo este frenesí universalJ La res uesta es sim le y( a la vez( muy com licada8 la energía. =i siquiera las lantas conocen el re oso. 's evidente que los obDetos situados a m!s altura alcanzan mayor velocidad( al deDarlos caer( que los que est!n m!s baDos. )ambi9n la vida im lica movimiento. La energía cin9tica es la energía asociada al movimiento de la materia. dicho en t9rminos m!s sim les8 la energía es la ca acidad de mover o de cambiar el movimiento de las cosas. 'ntonces nos transmitirían una arte de su energía cin9tica( lanz!ndonos or los aires y deformando 0rom iendo1 nuestro cuer o. 2ero esta definición no nos lleva mucho m!s leDos de lo que ya sabíamos8 que la energía es lo que mueve al mundo..C #eteng!monos a observar los coches que circulan or nuestras calles. La muerte no es sino el fin del movimiento8 el descanso eterno.mol9culas se agitan incansablemente y( en su seno( los electrones no se detienen nunca. Lo cierto es que aunque no odamos ofrecer una definición m!s satisfactoria de la energía( al menos sí que conocemos bien algunas de sus ro iedades y manifestaciones. E esto es f!cil de com robar( bastaría con que nos inter usi9ramos en el camino de cualquiera de ellos. La energía es lo que mueve al mundo. Aunque uedan arecer fenómenos muy distintos( todas las formas de energía est!n estrechamente relacionadas entre sí y ueden transformarse unas en otras. =inguno de sus órganos est! arado. . 2ero Hqu9 es( e"actamente( la energíaJ La física define la energía como la ca acidad de im rimir una aceleración a una masa a lo largo de un es acio. /iguiendo con nuestra observación( nos enfrentaremos a un misterio8 Hqu9 ocurre cuando un coche frena y se detiene( a dónde ha ido a arar su energía cin9ticaJ La física nos asegura( en el "rimer "rinci'io de la Termodinámica( que la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma. La energía otencial de un cuer o es su ca acidad ara adquirir energía cin9tica debido a su osición en un cam o de fuerzas. dicho de otro modo( la ca acidad que tiene cualquier cuer o que se des lace ara mover( o deformar( a otro cuer o con el que choque. Así ues( Hen qu9 clase de energía se ha transformado la energía del movimiento del automóvil cuando 9ste se detuvoJ La res uesta es que en calor. .C =o le faltaba razón al usil!nime guerrero8 la energía cin9tica contenida en un cuer o cualquiera al des lazarse es directamente ro orcional al cuadrado de su velocidad. )ambi9n el conce to de energía otencial est! recogido or la sabiduría o ular8 BAuanto m!s alto( m!s dura ser! la caída. La energía se nos resenta de muy diversas maneras8 como energía mec!nica( calor( energía luminosa( energía el9ctrica( energía nuclear( energía química( etc. 'l conce to de energía cin9tica est! maravillosamente e" resado en un vieDo chiste( seg<n el cual un soldado comentaba8 BA mí no me dan miedo las balas( sino la velocidad que llevan. )odos tienen energía cin9tica debido a su movimiento. 2ara entender esta interrelación entre las distintas energías merece la ena que nos detengamos en la m!s f!cil de com render de todas ellas( la energía mec!nica( que uede resentarse de dos maneras8 como energía cinética o como energía 'otencial. Los microorganismos bullen( re itiendo a escala min<scula el aDetreo de la vida macroscó ica. 'n el caso del cam o gravitatorio( esa osición es la altura a la que est! situado el cuer o. . Los animales se ersiguen( buscan comida( areDa( cobiDo.

Utilizando la Derga t9cnica( odemos distinguir entre formas de energía de alta calidad y formas de energía de !a$a calidad. 'n cualquier caso( una arte de la energía química del combustible es transformada en energía mec!nica 0o sea( en movimiento1 en el motor del coche( y otra arte se convierte en calor( que hace aumentar tanto la tem eratura del motor que obliga a refrigerarlo continuamente. /i tenemos la suficiente aciencia y continuamos observando al automóvil que se detuvo( tendremos ocasión de enfrentarnos a otro enigma8 llegado el momento( el coche vuelve a onerse en marcha( adquiriendo de nuevo energía cin9tica. /i el cuer o es gaseoso( sus mol9culas se des lazan libremente( si es líquido lo hacen con mayor dificultad( y si est! en estado sólido se limitan a vibrarN ero no se est!n quietas. E cuando se roduce una combustión se libera una gran cantidad de energía. /i el cuer o 0gas( líquido o sólido1 est! muy caliente( sus mol9culas se mueven 0o vibran1 muy de risa( y si el cuer o est! frío( sus mol9culas se mueven m!s lentamente. El Universo en nuestra contra Aunque( como hemos visto( la energía uede resentarse de muy diversas formas y es osible transformar unas en otras( no debemos ensar que todos los ti os de energía son iguales. A la energía que se esconde en la materia combustible se la conoce como energía #uímica y volveremos sobre ella m!s adelante. 3eca itulemos. Aombustible quiere decir que uede hacer combustión( es decir quemarse. 2ero ara oder com render el misterio( y maravillarnos con 9l( a<n es necesario que conozcamos meDor algunas cuestiones físicas y químicas. 2ara ayudarnos a entender la diferencia entre ambas nos vamos a ermitir una . 'n realidad( el calor tambi9n es energía cin9tica. 2uesto que ya hemos deDado sentado que la energía no se crea Hde dónde ha obtenido el vehículo la energía necesaria ara volver a moverseJ La res uesta nos la uede facilitar cualquier ni7o8 del com!usti!le. 'l cómo la energía de la luz del /ol ha ido a arar a los de ósitos de carburante de nuestros vehículos es una historia sor rendente( en la que los seres vivos son los rotagonistas. La ro ia alabra nos ofrece una ista sobre la naturaleza de la energía que mueve al coche.istoria que se torna en asombrosa si tenemos en cuenta que tambi9n la luz solar es la que alimenta a casi todos los seres vivos del laneta. Las mol9culas que com onen los cuer os no est!n aradas sino que se agitan continuamente. La tem eratura de un cuer o no es otra cosa que la suma del movimiento de sus mol9culas. #e modo que la energía cin9tica del coche se convirtió( al frenar( en energía cin9tica de las mol9culas de los frenos( los neum!ticos y el asfalto. 'sta energía acaba siendo transformada en energía cin9tica( calor( energía el9ctrica y energía luminosa. . A su vez( la energía mec!nica generada en el motor sirve ara mover las ruedas del automóvil y onerlo en movimiento( y tambi9n ara hacer girar una dinamo y roducir energía el9ctrica( que en los faros se convierte en luz.Los frenos del coche( los neum!ticos( y el ro io asfalto han aumentado su tem eratura como resultado de la fricción que ha detenido al coche. 'sto tam oco es difícil de com robar( basta con quemar un a el( su combustión roduce calor y luz. 2ero a<n queda una regunta que debemos res onder8 Hcu!l es el origen de la energía química del combustibleJ La res uesta no es otra que la luz solar. La energía rimaria del coche es la energía química del combustible.

/iguiendo con la analogía( es evidente que tambi9n el valor económico uede resentarse en forma de distintos obDetos valiosos( como dinero( valores burs!tiles( bienes muebles( inmuebles( etc. 'l oro se invirtió en una ingente cantidad de mondadientes.licencia con el rigor científico ara lantear una analogía entre el conce to de energía y el de valor económico.. dicho de otro modo8 el valor de una cosa es su ca acidad de ro orcionar a su oseedor cierta cantidad de dinero o equivalente. 'n el eDem lo del automóvil( el combustible es una forma de energía de alta calidad( muy a rovechable ara roducir movimiento( u otra forma de energía( mientras que el calor generado or la fricción del frenazo es una forma de energía de baDa calidad( oco a rovechable ara roducir movimiento 0u otra forma de energía1. 'l diccionario de la 3eal Academia define el valor económico de un obDeto como Bcualidad de las cosas( en virtud de la cual se da or oseerlas cierta cantidad de dinero o equivalenteC. Al generar calor( la energía cin9tica del automóvil se disi ó al aumentar un oco la energía cin9tica de muchas mol9culas de los frenos( los neum!ticos y el asfalto. =o somos e" ertos en economía( ero el oro suele considerarse como un obDeto valioso de alta calidad( mientras que los mondadientes no arecen una inversión muy acertada. E( como ocurría con las formas de energía( los diferentes obDetos valiosos tambi9n ueden intercambiarse entre sí. /i recordamos que la energía tambi9n es una ca acidad( la de im rimir movimiento a la materia( veremos que ambos conce tos( valor económico y energía( tienen mucho en com<n. 'sto quiere decir que no es osible recu erar en forma de movimiento( o de otra forma de energía( la totalidad de la energía invertida en calentar un cuer o. 'ste rinci io( que uede ser 0y ha sido1 enunciado de muy diversas maneras( fue formulado or rimera vez or el físico y matem!tico alem!n 3udolf 'manuel Alausius 065++%65551. Los de alta calidad son aquellos que ueden ser convertidos en dinero 0o equivalente1 de manera eficiente( mientras que los de !a$a calidad no ermiten recu erar de manera eficaz el ca ital 0o equivalente1 invertidos en ellos. Uno uede tener su ca ital en acciones( en billetes( en lingotes de oro( en diamantes( en isos. 2ues bien( tambi9n aquí odríamos distinguir entre obDetos valiosos de alta calidad y obDetos valiosos de !a$a calidad. A artir de este sor rendente descubrimiento( que e"iste una forma de energía degradada( el calor( que no uede ser a rovechada ni transformada( se formuló la m!s desalentadora de las leyes científicas( conocida con el inocente nombre de %egundo "rinci'io de la Termodinámica.. 'n las rimeras( la ca acidad de generar movimiento ermanece concentrada( mientras que en las segundas( dicha ca acidad se disi a y no es a rovechable. #e este modo( el calor uede considerarse como una es ecie de sumidero ara las dem!s formas de energía. . -ue el científico franc9s =icolas L9onard %adi Aarnot 06@?>%65L+1 quien descubrió que el calor es una forma degradada de energía( ya que es im osible convertir en movimiento 0t9cnicamente en tra!a$o1 todo el calor generado en cualquier roceso. 'n el caso del oro( el valor ermanece concentrado( mientras que al invertir en mondadientes hemos disi ado el valor del millón de esetas. Aunque el oro y los mondadientes que ueden adquirirse or un millón de esetas tienen( en origen( el mismo valor( el oro mantiene su ca acidad de ser convertido con facilidad en un millón de esetas( o su equivalente( mientras que en el caso de los mondadientes eso es mucho m!s dudoso. Qsta es la clave ara entender el conce to de formas de energía de alta y baDa calidad. y cambiar de unos a otros. La formulación original de Alausius es realmente difícil de com render ara alguien que no est9 versado en termodin!mica( ero uede transcribirse al lenguaDe cotidiano 0y que nos erdonen los físicos y los químicos1 or algo así como que no .

es osible construir una nevera que adem!s de enfriar los alimentos genere( al mismo tiem o( energía el9ctrica.. 'n 6?4L( el remio =obel de -ísica austríaco 'rFin /chrodinger 0655@6?>61 llamó la atención sobre el hecho de que el fenómeno de la vida arece desafiar al /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica( ya que( desde sus orígenes( la materia viva ha ido adquiriendo una com leDidad cada vez mayor.C #e manera que en nuestro Universo la energía tiende a disi arse en forma de calor y la materia ugna or desordenarse. 'sta incor oración continua de energía y materia los convierte en sistemas abiertos( contra quienes el /egundo 2rinci io no tiene oder. Un eDem lo dram!tico 0y el que m!s nos interesa1 de las consecuencias del /egundo 2rinci io es el caso de los seres vivos( sistemas de materia altamente ordenada.. 'ste incremento del orden a lo largo del tiem o arece refutar la imagen de un Universo condenado al caos. /in embargo( esto sólo es una a arente contradicción8 los seres vivos no son sistemas cerrados. sea( que incor oramos materia muy ordenada y energía de alta calidad y e" elemos materia muy sim le y calor. 'sta visión de un Universo cayendo inevitablemente or la cuesta abaDo del desorden Dustificaría que el /egundo 2rinci io fuera rebautizado como el "rinci'io del "esimismo :niversal8 da igual lo que hagamos( lo que intentemos construir( todo tiende inevitablemente al caosN tenemos al Universo en contra. 2or otra arte( la energía de alta calidad la em leamos en generar calor y energía ara des lazarnos y mantener activas nuestras maquinarias biológicasN y esta energía tambi9n acaba convertida en calor. E un sistema cerrado es aqu9l en el que no hay entradas ni salidas de energía ni de materia. Los organismos( al alimentarse( est!n continuamente adquiriendo energía de alta calidad y materia. /i a un organismo se le convierte en un sistema cerrado( riv!ndole de su fuente de materia y energía( de su alimento( muere y se descom one en un montón de materia altamente desordenada8 B2olvo eres. 2ero aunque algunos mostremos una cierta tendencia a engordar( los seres vivos no arecen acumular toda la energía de alta calidad y la materia que asimilan. E lo que es eor( si el Universo( como afirman muchos científicos( es en sí mismo un sistema cerrado( resulta que tiende a desordenarse irremisiblemente. . Iue Alausius tenía razón nos lo certifica( cada dos meses( el recibo de la luz. HAdónde van a arar( entonces( dichas materia y energíaJ Lo cierto es que diariamente nos deshacemos de la mayor arte de la materia que asimilamos( en forma de dió"ido de carbono( de orina y de sudor. /in embargo( e"iste un rayo de luz en este anorama tan sombrío. La entro ía tambi9n uede ser considerada como una medida del desorden es acial y energ9tico de un sistema. '" licado de esta manera( el /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica no arece tan terribleN ero as9moslo a un lenguaDe m!s f!cil de entender. Y=os mantenemos ordenados a cambio de aumentar el desorden de la materia y de la energía e"ternasZ 'n realidad( los seres vivos reservamos nuestro e"traordinario nivel de orden gracias a un fluDo constante de materia y energía que nos atraviesa( aumentando su desorden al hacerlo. 'l conce to de entro ía e" resa la cantidad de energía que se convierte en calor en un sistema cerrado. 2ara decirlo t9cnicamente8 mantenemos baDa nuestra entro ía a costa . La idea de desorden energ9tico no significa otra cosa que el aso de energía de alta calidad a energía de baDa de calidad( mientras que el desorden es acial es( e"actamente( lo que entendemos habitualmente or desorden. &romas a arte( la formulación m!s habitual del /egundo 2rinci io nos asegura que en un sistema cerrado la entro'ía tiende irremisiblemente a aumentar con el tiem o.

. 2ero este roceso( que se describe de manera general con tanta facilidad( Hcómo tiene lugarJ( Hqu9 ti o de energía de alta calidad em lea la materia vivaJ( Hcómo la convierte en calor y en vidaJ 'l hilo del ovillo lo encontró hace mucho tiem o un hombre sabio.. Qse es el recio de la vida. =o somos otra cosa que aceleradores del caos. 2or su arte( Lucrecio no hacía sino e"tender las ideas del filósofo( físico y . /in saberlo( nuestro amigo había seguido una senda similar a la recorrida or el filósofo y oeta romano )ito Lucrecio Aaro 0hacia ??%MM a. de A. B's curioso OdiDo de re ente nuestro amigoO que las oveDas y las ersonas utilicemos el mismo agua ara beber. Una tarde de estío en la que volvíamos de los yacimientos( decidimos detenernos en una fuente de la que mana agua de las entra7as de la /ierra. B2ero lo m!s raro es que la hierba crece de la )ierra O rosiguióO( como si tambi9n estuvieran hechas de lo mismo..C :olvimos a mirarnos( ero ahora desconcertados or la agudeza del astor.1 en su libro De la naturaleza de las cosas ara argumentar que la materia del Universo estaba constituida or eque7ísimas artículas indivisibles 0!tomos( en griego1( todas constituidas or el mismo ti o de materia y que sólo diferían unas de otras or su forma y tama7o8 T.de aumentar la de nuestro entorno.C :olvió a detenerse y silbó a su errillo ara que acercara unas oveDas que se estaban aleDando( entonces nos miró fiDamente y nos reveló su descubrimiento8 B2ara mí que la )ierra( la hierba( las oveDas y nosotros estamos hechos de lo mismo( Hno les areceJC Atónitos( no udimos contestar. 'n realidad( los seres vivos no violamos el /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica( ya que al generar un desorden e"terno mayor que nuestro orden interno( el desorden total del Universo 0su entro ía1 aumenta.. Allí coincidimos con uno de los astores( conocido nuestro. =os saludamos e iniciamos una charla banal( mientras mir!bamos( distraídos( al reba7o bebiendo. E la cantidad de desorden que generamos es mayor que la del orden que conseguimos 0 iensen( or eDem lo( en la cantidad de calor y des erdicios que roducen nuestras ciudades1. Nosotros las ove%as & la 'ierba Los astores que conducen su ganado or las faldas de la /ierra de Ata uerca son ersonas observadoras y su conversación resulta( a menudo( enriquecedora.U E los rados risue7os se convierten 'n ganados( y en nuestros mismos cuer os )ransfórmase el ganado( y a menudo Aon nuestro cuer o aum9ntase los bríos #e alima7as y de aves carniceras.C Ante tama7a sim leza( nos miramos de soslayo e iniciamos una frase de des edida. 2ero los astores no suelen tener muchas ocasiones de comentar con alguien sus inquietudes( así que( desentendi9ndose de nuestra a arente risa or marcharnos( nuestro amigo continuó8 BLas ersonas nos odemos comer a las oveDas orque todos somos animales y estamos hechos de carne( ero Hcómo es osible que las oveDas coman sólo hierbaJ La hierba no es carne. C /e detuvo un momento( y enseguida reanudó sus refle"iones8 BA mí me arece que aunque la hierba y la carne arezcan distintas( deben de estar hechas de la misma cosa.

a. Las diferencias entre unos obDetos y otros sólo de endían del n<mero( forma y dis osición de tales !tomos. Los electrones fueron descubiertos or el ingl9s( remio =obel de -ísica( Jose h John )hom son 065M>%6?4.%@ milímetros.+64 billones de !tomos1 de hidrógeno ara obtener un eso de un gramo.matem!tico griego #emócrito 0hacia 4>. . La teoría de #emócrito incluía as ectos tales como que el es íritu tambi9n est! formado or un ti o es ecial de !tomos( que se re arten or todo el cuer o.%L@. de A. . La idea central de la teoría de #emócrito 0y Lucrecio1( el que toda la materia del Universo est9 com uesta or agregaciones de artículas infinitamente eque7as y constituidas or el mismo ti o de sustancia( resulta b!sicamente acertada a la luz de nuestro conocimiento actual de la estructura íntima de la materia.% L5. ti os distintos de ellas.oy día conocemos con recisión el tama7o e"acto de estos !tomos( que ha resultado ser realmente reducido.1 y de su seguidor el filósofo ' icuro 0hacia L46%+@. Los rotones fueron descubiertos veintidós a7os des u9s de los electrones( a artir de un e" erimento dirigido or el físico brit!nico 0nacido en =ueva Relanda1( y remio =obel de -ísica( 'rnest 3utherford of =elson 065@6%6?L@1.1. E lo rimero que descubrimos es que la elección del nombre no había sido muy afortunada.asta finales del siglo PIP no em ezamos a entender realmente la estructura íntima de los !tomos. de A. 'n dicho e" erimento( se e" uso a !tomos de nitrógeno a la acción de la radiactividad 0en concreto( a un bombardeo . de A. 2ero la ro iedad m!s im ortante de los electrones no es su tama7o( sino el hecho de que resentan carga el9ctrica negativa.1 /eg<n #emócrito todos los cuer os del Universo estaban formados or agregaciones distintas de estas artículas.+. La versión moderna de la teoría atómica fue iniciada or el científico brit!nico John #alton 06@>>%65441( quien( en 65. )am oco los !tomos resultan muy esados( hace falta reunir un oco menos de un trillón de !tomos 0en realidad( s&lo se necesitan >. Aomo ya hemos comentado( !tomo significa en griego indivisible ero hoy sabemos que aquello a lo que llamamos !tomo est!( a su vez( com uesto de artículas de materia a<n m!s diminutas. Los electrones son muy im ortantes en nuestra vida cotidiana( su tr!nsito a lo largo de un conductor constituye la corriente el9ctrica que alimenta nuestros electrodom9sticos( y las im!genes de las antallas de nuestros televisores se originan a artir de un haz de electrones. .5L5 electrones ara igualar el eso de un !tomo de hidrógeno( el !tomo m!s eque7o. Las artículas a las que nos referimos reciben el nombre de electrones y 'rotones.. sea( que en un milímetro caben( alineados( casi cuatro millones de !tomos de hidrógeno. 'l !tomo m!s eque7o( el de hidrógeno( tiene un di!metro de .@( ro uso que la materia del Universo estaba com uesta or un conDunto de !tomos( tantos como elementos químicos( que diferían entre sí en la masa ero no en la sustancia de la que estaban constituidos.(L@⨯6. E el que nuestro amigo astor llegase( or su cuenta( a conclusiones tan atinadas y arecidas a las de dos filósofos que vivieron hace m!s de dos mil a7os Dustifica nuestro asmo. a. Al arecer( la idea no era original de #emócrito( aunque 9l fue quien la desarrolló( sino de su maestro( el filósofo Leuci o 0hacia 4>. /in embargo( y afortunadamente ara el ro ósito de este libro( sólo dos ti os de artículas son las res onsables de las ro iedades químicas de los !tomos( que son las que determinan el modo en que unos !tomos se unen a otros ara formar agregados mayores( las mol9culas( de las que nos ocu aremos m!s adelante.1 en 65?@( y son tan eque7os que hacen falta alrededor de 6. a. A estas artículas las denominamos gen9ricamente 'artículas elementales y se conocen en la actualidad m!s de +.

Aomo resultado( se obtuvieron !tomos de o"ígeno y unas artículas con carga el9ctrica ositiva y casi dos mil veces m!s esadas que los electrones( los rotones. 'stas artículas resentan una masa sólo ligeramente su erior a la de los rotones ero( tal como indica su nombre( no tienen carga el9ctrica. 2uesto que en el seno del neutrón( que es una artícula el9ctricamente neutra( se encuentran un electrón 0que tiene carga el9ctrica negativa1 y un rotón 0con carga el9ctrica ositiva1( es f!cil deducir que las cargas de los electrones y los rotones son de la misma magnitud( aunque de signo contrario. /eg<n el modelo de &ohr( los electrones no ueden ocu ar cualquier osición del es acio en su movimiento en torno del n<cleo( sino que se dis onen ordenadamente en una serie de ca as definidas alrededor del n<cleo.de artículas al a1. 'l acierto de &ohr estuvo en integrar en su modelo el conce to de cuanto( ro uesto or el físico alem!n( y remio =obel de -ísica( Ma" Garl 'rnst LudFig 2lancK 065M5%6?4@1. La luz azul( or eDem lo( est! com uesta de cuantos de mayor energía que los de la luz roDa( y los cuantos de la luz ultravioleta son de una energía a<n mayor que los de la luz azul. /eg<n el ti o de energía emitida o absorbida( la cantidad de energía de los cuantos es mayor o menor. 'sta liberación de energía se hace en forma de radiaci&n electromagnética 0la luz es radiación electromagn9tica1. A un cuanto de energía en forma de radiación electromagn9tica se lo conoce como ot&n( or lo que tambi9n uede decirse que el electrón emite un fotón al . 's decir( que entre las ca as 6 y + hay un salto de energía menor que el e"istente entre las ca as + y L( que a su vez es menor que el e"istente entre las ca as L y 4( y así sucesivamente. 'n rimer lugar( que la mayor arte de la masa del !tomo est! concentrada en una región del es acio situada en su centro8 el n. 2ara que un electrón ueda asar de una ca a hasta la siguiente de mayor energía debe absorber una cantidad discreta de energía 0el cuanto de 2lancK1( que es liberada si el electrón hace el movimiento inverso y regresa a la ca a de menor energía. /in embargo( el modo en el que los electrones se dis onen alrededor del n<cleo no fue e" licado correctamente or el modelo de 3utherford( sino or el desarrollado( entre 6?6L y 6?6M( or el físico dan9s =iels &ohr 0655M%6?>+1( or el que recibió el remio =obel de -ísica de 6?++. A estos aquetes mínimos de energía( 2lancK los llamó cuantos. Ahora bien( esta diferencia va siendo cada vez mayor a medida que nos aleDamos del n<cleo.cleo. /eg<n 2lancK( la materia no emite o absorbe la energía de manera continua sino en forma de eque7as unidades discretas de energía. Un neutrón est! formado or la reunión de un electrón y un rotón 6 0y una tercera artícula( sin carga el9ctrica( y de la que se duda que tenga masa( llamada neutrino1. 2uesto que los electrones tienen carga negativa( 3utherford a7adió a su modelo que el n<cleo debía resentar una carga ositiva de la misma magnitud que la suma de las cargas negativas de sus electrones. 'l rimer aso hacia la com rensión de la estructura íntima de los !tomos lo dio 3utherford( quien estableció dos as ectos fundamentales. 3utherford ro uso( adem!s( que los electrones se encontraban describiendo órbitas libremente alrededor de este n<cleo. 2ero volvamos a la dis osición de los electrones. Aada una de estas ca as tiene distinto nivel energ9tico y la diferencia de energía entre dos ca as contiguas es de un cuanto. Adem!s de electrones y rotones( res onsables de las ro iedades químicas de los !tomos( hay una tercera artícula de gran inter9s ara com render su estructuraN son los neutrones( descubiertos en 6?L+ or otro físico brit!nico( tambi9n galardonado con el remio =obel de -ísica( James AhadFicK 065?6%6?@41. 'ste hecho resulta fundamental ara entender las ro iedades químicas de los !tomos.

'videntemente( em leamos una cantidad concreta de energía( que odríamos llamar 'aso( cada vez que subimos un elda7o( de manera que odemos decir que ascender al rimero de ellos nos cuesta un 'aso de energía( invertimos otro 'aso en asar del rimer al segundo elda7o( y así sucesivamente escalón tras escalón. Aunque le resulte difícil de creer( este ti o de energía( encerrada en la osición de los electrones alrededor del n<cleo atómico y que se libera cuando los electrones asan a niveles energ9ticos m!s baDos( es la que nos mantiene vivos( evitando que el /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica nos mate. Imaginen una escalera con elda7os rogresivamente m!s altos 0que equivaldrían a los niveles de energía( o ca as( en los que uede moverse el electrón alrededor del n<cleo1. (o esto& bien t) estás bien . #el mismo modo( un !tomo uede emitir fotones de mayor o menor energía seg<n la diferencia de energía e"istente entre las ca as or las que se des laza el electrón. Ahora iensen en que deseamos colocarnos 0haciendo el a el de un electrón1 en uno de esos escalones. Aomo los escalones son de distinta altura( el ruido que roduciríamos al caer sería mayor en los elda7os m!s altos. 'videntemente( la cantidad de energía liberada ser! mayor cuanto m!s aleDadas est9n del n<cleo las ca as entre las que se mueve el electrón. /i ahora decidimos descender or la escalera( cada vez que saltemos de un elda7o al siguiente liberaremos la energía corres ondiente a un 'aso( y esta energía se convierte en sonido al chocar con el escalón al que caemos 0en realidad( la energía que liberamos al caer se convierte en sonido y en calor( al friccionar nuestro cuer o con el aire y con el ro io escalón( ero admitamos que toda la energía de la caída entre dos escalones se convierte en ruido al tocar el escalón de abaDo1. 'l sonido que libera la energía de un 'aso al caer entre dos elda7os equivaldría( en nuestro eDem lo( al fotón emitido or un electrón al asar a una ca a de menor energía. 'ste conce to es tan im ortante ara entender el funcionamiento de los seres vivos que merece la ena que lo intentemos e" licar mediante una analogía. E de la misma manera que no odemos ermanecer sus endidos entre dos escalones( ni dar medios asos( tam oco los electrones ueden situarse entre las distintas ca as( ni absorber o emitir una cantidad de energía menor que un cuanto 0o fotón( si es en forma de radiación electromagn9tica1. Los fotones de baDa energía sólo ueden roducir movimientos en los electrones de las ca as m!s ró"imas al n<cleo( mientras que los de alta energía hacen osible los movimientos de los electrones situados en las ca as m!s aleDadas del n<cleo. #e este modo( si un electrón de las ca as m!s leDanas al n<cleo asa a una ca a de menor energía( liberar! un fotón de alta energía( del ti o de la luz ultravioleta( mientras que un electrón situado en una ca a de baDa energía 0o sea( m!s ró"ima al n<cleo1 que se mueva hacia otra ca a a<n m!s cercana al n<cleo emitir! un fotón de baDa energía( del ti o de la luz infrarroDa. E los electrones de ca as intermedias emiten fotones en el es ectro de la luz visible. 'stos 'asos de nuestro eDem lo son el equivalente de los cuantos de 2lancK.des lazarse hacia una ca a de energía m!s baDa. 's decir( que hay 'asos m!s largos que otros 0del mismo modo que hay cuantos con mayor energía que otros1. #el mismo modo( ara asar de ca as de baDa energía hacia otras de mayor energía( los electrones absorben fotones. Aomo cada escalón es m!s alto que el anterior( cada 'aso que damos 0al ir ascendiendo1 es m!s largo que el recedente.

ígeno 0al que 9l dio ese nombre( que significa generador de ácidos1 y confirmó el hallazgo( realizado a la vez 0aunque de manera inde endiente1 or los científicos brit!nicos .enry $Fyn Jeffreys Moseley 0655@%6?6M1. 'n ambos casos( el !tomo se ionizaN o sea( se convierte en un ion negativo 0ani&n1 o ositivo 0cati&n1. 'ntre sus m<lti les logros( se encuentra el descubrimiento de que la cantidad de materia se mantiene constante en las reacciones químicas. Aontribuyó decisivamente al descubrimiento del o.1 y James Vatt 06@L>%656?1( de que el agua est! formada or la combinación de dos sustancias diferentes8 el o"ígeno y otro gas( al que Lavoisier nombró como )idr&geno 0generador de agua1. La cantidad de neutrones que uede haber en el n<cleo de un !tomo es variable( sin . #alton ensaba que cada elemento estaba constituido or una misma clase de !tomos( que eran iguales entre sí( ero distintos a los !tomos de otro elemento. Aomo ya hemos visto en el a artado anterior( #alton artió de este conce to de elemento ara ro oner su teoría atómica de la materia. Auando un !tomo gana un electrón 0con su carga el9ctrica negativa1 se quiebra el equilibrio el9ctrico entre rotones y electrones y queda cargado negativamente( mientras que( a la inversa( si ierde un electrón se cargar! ositivamente. 3ecordemos que en un !tomo los rotones y neutrones est!n situados en el n<cleo y los electrones en la eriferia.'l 5 de mayo de 6@?4 es una fecha aciaga ara -rancia y ara la Aiencia. Así( el elemento m!s sencillo( el hidrógeno( tiene sólo un rotón en su n<cleo( el helio tiene dos( tres el litio y así sucesivamente hasta el elemento m!s com leDo conocido( el meitnerio con sus ciento nueve rotones.mero de 'rotones de su n. 'se día( la guillotina segó la vida de uno de los m!s grandes científicos de la historia( el adre de la química moderna( Antoine Laurent de Lavoisier 0nacido en 6@4L1. Ahora bien( mientras que los rotones se encuentran sólidamente situados en el n<cleo y no ueden ser e"traídos de 9l sin que el !tomo se escinda 0t9cnicamente( se fisione1( los electrones( al estar en la eriferia( ueden erderse o ganarse. Lavoisier formalizó el conce to de elemento #uímico como el de una sustancia sencilla( que no uede descom onerse en otras m!s sim les. )ambi9n le debemos la demostración de que el roceso conocido como combustión no es otra cosa que la combinación del o"ígeno con las sustancias combustibles 0u o. La diferencia entre los !tomos de los distintos elementos no se debía a que estuvieran com uestos or sustancias distintas( sino a que tenían masas desiguales. #alton acertó en arte( y en arte se equivocó8 todos los !tomos est!n constituidos del mismo ti o de materia 0en esto acertó1( electrones( rotones y neutrones( ero no se distinguen or su distinta cantidad de masa 0aquí se equivocó1 sino or el n<mero de rotones( neutrones y electrones que los com onen. )ambi9n habíamos establecido que los !tomos contienen( en condiciones normales( igual n<mero de electrones que de rotones. )ambi9n ro uso( con acierto( que la combinación de estos elementos( en m<lti les com uestos( era el origen del resto de las sustancias del Universo.enry Aavendish 06@L6%656. 2ero antes( ocu 9monos de los neutrones. 2ues bien( la diferencia sustancial entre los distintos elementos químicos radica en el n.idaci&n1( y el reconocimiento de que la res iración de los animales es un ti o de o"idación.cleo ( descubrimiento debido a los trabaDos del investigador brit!nico . #e manera que el hidrógeno tiene un electrón( el helio dos( el litio tres( hasta el meitnerio y sus ciento nueve electrones. 'nseguida veremos qu9 uede hacer que un !tomo gane o ierda electrones. Los iones de un !tomo siguen siendo el mismo ti o de elemento químico que el !tomo original. 's decir( que un !tomo de lomo no estaba com uesto de otra sustancia que uno de hidrógenoN sencillamente( era m!s denso.

@1. 'l n<mero de electrones de las sucesivas ca as va aumentando seg<n la regla +n+( donde n es el n<mero de ca a. 2ero no se trata de una sim le alineación de elementos( los ciento nueve elementos est!n ordenados en dieciocho columnas y nueve filas de diferentes longitudes.en&n y el rad&n. y sí( el laneta natal de /u erm!n tambi9n se llama Gri tón.. 2ero no tema( no es necesario conocer dicho orden ara entender or qu9 algunos !tomos tienden a erder electrones( mientras que otros 're ieren ganarlos. 'l !tomo m!s frecuente de hidrógeno no tiene ning<n neutrón en su n<cleo( ero hay !tomos de hidrógeno que tienen un neutrón( y es osible obtener artificialmente una variedad de hidrógeno con dos neutrones. 'sta organización( a arentemente ca richosa( de los elementos hace que aquellos que tienen el mismo n<mero de electrones en su <ltima ca a se encuentren situados en la misma columna. :olvamos ahora al caso de los electrones H2or qu9 habría un !tomo de ganar o erder un electrón( adquiriendo así una carga el9ctrica( ositiva o negativaJ La res uesta se encuentra en la eculiar forma en que se sit<an los electrones alrededor del n<cleo del !tomo. 2ero no olvidemos que tanto el hidrógeno normal 0sin ning<n neutrón1 como el deuterio y el tritio siguen siendo hidrógenos y tienen las mismas ro iedades químicas. 2ero no todas las ca as admiten el mismo n<mero de electrones.. &asta con recordar una regla8 que los !tomos alcanzan su m!"ima estabilidad cuando en su ca a m!s e"terna tienen e"actamente oc)o electrones. A las distintas variantes de los !tomos de un elemento( seg<n su n<mero de neutrones( se las llama is&to'os. Los elementos de la columna del helio se caracterizan or tener ocho electrones en . Aunque usted no lo recuerde( robablemente lo estudió en el bachillerato y seguro que consiguió a robar el corres ondiente e"amen. /us nombres no nos son del todo desconocidosN el neón( el argón y el Kri tón( or eDem lo( se em lean en la fabricación de tubos fluorescentes y bombillas. 2ara oder seguir avanzando( conviene que tengamos a mano un sistema 'eri&dico( que es un sistema de ordenación de los distintos elementos cuya formulación original se debe al químico ruso #imitri Iv!novich Mend9leiev 065L4%6?. 2or eDem lo( en la rimera ca a sólo caben dos electrones( en la siguiente uede haber un m!"imo de ocho electrones( en la tercera ca a dieciocho electrones( treinta y dos en la cuarta( y cincuenta( setenta y dos( y noventa y ocho electrones( en las ca as quinta( se"ta y s9 tima( res ectivamente. 2ara oder entender las cuestiones químicas fundamentales en las que se basa la vida no necesitamos com render las ro iedades de todos los elementos del sistema eriódico( basta con las de los dieciocho rimeros( aqu9llos situados en las tres rimeras filas. 'n el sistema eriódico los elementos est!n colocados en orden creciente seg<n el n<mero de rotones en su n<cleo. Los elementos cuyos !tomos tienen ocho electrones en su <ltima ca a son8 el ne&n( el argón( el 9ri't&n( el . Antes de roseguir( merece la ena que nos detengamos un momento y sim lifiquemos la e" licación. 2ero como en ella sólo caben dos electrones( el !tomo de helio tiene su <ltima ca a llena de electrones y es muy estable. Aomo ya hemos visto( el modelo atómico de &ohr nos asegura que los electrones se dis onen en ca as alrededor del n<cleo+. 'sta regla cuenta con una e"ce ción en el caso del helio( que sólo tiene dos electrones en su <nica ca a. #e modo que el rimero es el hidrógeno y el <ltimo el meitnerio. Los electrones siguen un orden bastante com leDo a la hora de ir situ!ndose en las distintas ca as.que or ello se convierta en otro elemento( es decir sin que cambien sus ro iedades químicas. 'l isóto o del hidrógeno con un neutrón recibe el nombre de deuterio y el isóto o artificial de dos neutrones se llama tritio.

'l o. /i erdieran estos tres electrones( el boro 0que tiene sólo dos ca as1 alcanzaría la configuración del helio 0dos electrones en una <nica ca a1 y el aluminio quedaría con ocho electrones en su <ltima ca a. La manera m!s directa de lograr esa situación es la de ca turar un electrón e"tra y reunir( así( ocho electrones en su ca a m!s e"terna. 'n ambos casos se cargarían con tres cargas ositivas.( y est!n deseando erderlos. Aon ello( el berilio conseguiría quedarse con una sola ca a con dos electrones 0como el helio1 y en el caso del magnesio( la en<ltima( que tiene ocho electrones( asaría a ser la m!s e"terior.su ca a m!s e"terna( m!s el helio con sus dos electrones en su <nica ca a.or y el cloro contiene siete electrones en su ca a m!s e"terna. 2ara alcanzar el n<mero de ocho electrones en esa ca a( deben ser ca aces de ca tar dos electrones adicionales( ero esto im lica una gran inestabilidad el9ctrica( ya que los !tomos se cargan con una doble carga negativa. Ante ellos se abre una doble osibilidad8 o bien ganar cuatro electrones( lo que les ermitiría sumar ocho electrones en su <ltima ca a( o bien erder los cuatro electrones de su ca a e"terna( lo que convertiría su en<ltima ca a en la m!s e"terna. 'l silicio tiene tres ca as 0una m!s que el carbono1 or lo que la 9rdida de los cuatro electrones convertiría a su segunda ca a( en la que tiene ocho electrones( en la <ltima. 'n esta situación( los res ectivos !tomos quedarían con dos cargas ositivas. La 9rdida de este electrón deDaría al sodio con ocho electrones en su <ltima ca a( al litio con la misma configuración que el helio y al hidrógeno sin ning<n electrón. La columna que incluye el !oro y el aluminio se caracteriza or tener tres electrones en su ca a e"terior. Los !tomos de !erilio y de magnesio tienen dos electrones en su ca a e"terna. Ambas situaciones son im osibles en condiciones naturales. 'sta situación no es del agrado de los !tomos( uesto que necesitan tener ocho electrones en su ca a m!s e"terna ara alcanzar la estabilidad. #esdichadamente ara ellos( al ace tar un electrón su ernumerario el n<mero de cargas negativas 0electrones1 sobre asa al de cargas ositivas 0 rotones1 y el !tomo se carga negativamente 0recordemos( se convierte en un ion1. #e manera que el conseguir la estabilidad que confiere la tenencia de ocho electrones en su ca a e"terna im lica la 9rdida de la estabilidad el9ctrica del !tomo.ígeno y el azu re son los elementos que nos interesan de la columna en la que los !tomos tienen seis electrones en su ca a m!s e"terna. La rimera alternativa 0ganar cuatro electrones1 rovocaría un su er!vit de cuatro electrones( con la corres ondiente carga negativa en los !tomos de estos elementos( mientras que la segunda osibilidad 0ceder cuatro electrones1 haría a arecer cuatro cargas netas ositivas. 'l carbono sólo tiene dos ca as de electrones( de manera que si erdiera los cuatro de la <ltima ca a alcanzaría una situación id9ntica a la del helio8 dos electrones en una <nica ca a. La columna encabezada or el l. 2or <ltimo encontramos el )idr&geno( el litio y el sodio( todos con un electrón en su <ltima ca a.. . La columna del car!ono y el silicio re resenta un dilema ara estos elementos( que oseen cuatro electrones en su ca a e"terna. Ea hemos visto que los !tomos de estos elementos tienen una gran estabilidadN es decir( no est!n dis uestos a ganar o a ceder ning<n electrón. 'ste roblema se agudiza en la columna del nitr&geno y el &s oro( ya que al tener cinco electrones en su <ltima ca a( necesitarían tres m!s ara conseguir ocho( y la ganancia de esos tres electrones determinaría que los !tomos se cargaran con tres cargas negativas netas. 's relativamente f!cil que estos elementos uedan erder el electrón que les sobra( aunque todos ellos( quedarían con una carga ositiva.

'ntre cada !tomo de hidrógeno y el o"ígeno se forma un orbital molecular integrado( cada uno de ellos( or el electrón de un hidrógeno y otro del o"ígeno. La idea es buena( ero im osibleN sencillamente( el o"ígeno no uede cargarse con dos electrones de m!s. 2ero ya hemos visto que esta situación no est! al alcance de cualquier !tomo( uesto que no todos ueden des renderse o ganar tantos electrones como recisan. 'n rimer lugar( que hay elementos cuyos !tomos 0fl<or( cloro( o"ígeno( azufre( nitrógeno y fósforo1 tienen tendencia a ganar electrones ara alcanzar una configuración m!s estable. 2or el contrario( otro gru o de !tomos 0hidrógeno( litio( sodio( berilio( magnesio( boro y aluminio1 muestra ro ensión a ceder electrones 0electro'ositividad1. 2or otra arte( el enlace iónico uede ser roto or el agua 0la sal se disuelve f!cilmente en agua1( or lo que no arece una solución muy duradera. HIu9 es lo que mantiene cohesionados a estos !tomosJ Iuiz! recuerden que el o"ígeno tiene seis electrones en su <ltima ca a( or lo que necesita dos m!s ara lograr el n<mero de ocho y alcanzar la estabilidad. La atracción el9ctrica reuniría a los dos !tomos de hidrógeno con el de o"ígeno( com ens!ndose las cargas. -inalmente( hay un tercer gru o( el del carbono y el silicio( indecisos entre ambas tendencias. Una mol9cula de agua est! formada or un !tomo de o"ígeno y dos de hidrógeno fuertemente unidos. =uestra sal de mesa se forma de este modo( un !tomo de cloro ace ta un electrón de un !tomo de sodio. A este ti o de unión se le denomina enlace i&nico( y a los com uestos que se forman de esta guisa( sales. La solución m!s f!cil ara el roblema del o"ígeno y del hidrógeno odría arecer la de que dos hidrógenos cedieran sus electrones a un !tomo de o"ígeno. Afortunadamente ara los !tomos( e"iste otra osibilidad8 el enlace covalente. 'n teoría( tambi9n odría ocurrir que el hidrógeno ganase un electrón y com letara su <nica ca a( ara adquirir la misma situación que el helio( ero el <nico rotón de su n<cleo no es lo suficientemente fuerte ara realizar tal haza7a. 2or su arte( el hidrógeno sólo tiene un electrón en su <nica ca a. 'stos electrones( com artidos y situados en cada orbital molecular( ya no se mueven alrededor del hidrógeno o del o"ígeno( sino alrededor de ambos. 2uesto que las cargas o uestas se ven atraídas( ambos !tomos quedan unidos or la fuerza de la atracción el9ctrica. Ahora el o"ígeno tiene . :eamos qu9 hemos sacado en claro de todo este lío de electrones y ca as. 'l cloro queda cargado negativamente y el sodio ositivamente. 'sta situación haría que cada hidrógeno adquiriese una carga ositiva y el o"ígeno dos negativas. 'l enlace iónico ayuda a algunos !tomos a conseguir la estabilidad que tanto ansían( ya que ermite neutralizar las cargas el9ctricas que a arecen cuando los !tomos ceden o toman los electrones que necesitan ara alcanzarla. La atracción el9ctrica hace que se unan en un com uesto llamado cloruro s&dico. 2ero al llevarla a cabo( el donante del electrón adquiere una carga ositiva( mientras que el ace tor queda con una carga negativa. 's relativamente f!cil ganar o erder un electrón( hacerlo con dos es bastante difícil( y resulta casi im osible des renderse o ca turar tres o m!s electrones. 'ntonces( Hcómo se mantienen unidos los dos !tomos de hidrógeno con el de o"ígenoJ 2uesto que la transferencia de electrones no es osible entre ellos( la solución es otra8 com'artir electrones. A esa tendencia se la denomina electronegatividad.'l caso del hidrógeno merece un comentario adicional. Auando un !tomo que est! dis uesto a ganar un electrón se encuentra con otro que desea erderlo se roduce una transferencia electrónica del segundo al rimero. 's im ortante destacar que algunos de estos !tomos no ueden satisfacer sus deseos de ganar o erder electrones.

/i tomamos como eDem lo a los seres humanos( nuestro cuer o est! constituido or un >L or ciento de hidrógeno( un +M(M or ciento de o"ígeno y un ?(M or ciento de carbono. 'ntre ellos( los m!s abundantes( con mucho( son el o"ígeno 04@ or ciento1 y el silicio 0+5 or ciento1. 'n el caso del agua( el o"ígeno atrae con mayor fuerza a los electrones que el hidrógeno( or lo que asan m!s tiem o cerca de 9l que de su c&n*uge molecular.(+ or ciento1 a enas hay trazas en la corteza terrestre.(+ or ciento1 y carbono 0. Así( el hidrógeno uede formar un enlace covalente( el o"ígeno y su com a7ero de columna del sistema eriódico( el azufre( ueden formar dos. 'l enlace covalente es muy fuerte 0el diamante( la sustancia m!s dura conocida( est! formada or carbonos firmemente unidos or enlaces covalentes1 y( adem!s( no se disuelve en agua como el enlace iónico. 2or cada electrón que un elemento necesite ganar o erder( uede formar un orbital molecular 0y or tanto un enlace covalente1 con otro socio dis uesto a com artir electrones. Aomo no sabe química( nuestro amigo no conoce que esa cosa( de la que todos estamos hechos( son los !tomos de los distintos elementos químicos. Los ladrillos de la vida )al como hemos visto( nuestro amigo astor acertó al afirmar que la tierra( la hierba( las oveDas y nosotros estamos hechos de la misma cosa. Ahora bien( las ro orciones en las que se encuentran los distintos elementos no son iguales en la tierra( or un lado( y en la hierba( la oveDa y nosotros( or el otro. 'sta <ltima ro iedad resulta muy <til ara formar cuer os que( como los de los seres vivos( est!n constituidos en su mayor arte or el líquido elemento. Juntos( estos tres elementos com onen el ?5 or ciento del total de !tomos de nuestro organismo. 'stas distintas ca acidades de establecer enlaces covalentes hacen que algunos !tomos uedan formar mol9culas mayores que otros( y e" lica su distinta im ortancia en la estructura molecular de los seres vivos. E si a ellos le a7adimos el nitrógeno 06(4 or ciento1( ya conocemos el ??(4 or ciento de nuestra com osición química( en lo que res ecta a los elementos. #e hidrógeno 0. E dos electrones en una <nica ca a es la configuración del helio. Aon todo( est!n meDor Duntos que or se arado. Mediante el rocedimiento de com artir electrones( los !tomos consiguen alcanzar la estabilidad or areDas. 'n cambio( los seres vivos estamos formados casi e"clusivamente or tres elementos. 'l siguiente elemento en im ortancia es el aluminio 05 or ciento1( al que siguen( or este orden( hierro 04(M or ciento1( calcio 0L(M or ciento1( sodio 0+(M or ciento1( otasio 0+(M or ciento1 y magnesio 0+ or ciento1.cuatro electrones en su <ltima ca a m!s otros cuatro 0dos suyos y otros dos a ortados or los dos !tomos de hidrógeno1 en los dos orbitales moleculares( com artidos uno con cada hidrógeno. 'l nitrógeno y el fósforo tres( mientras que el carbono y el silicio ostentan el r9cord de enlaces covalentes( udiendo formar hasta cuatro. . Al mismo tiem o( cada hidrógeno cuenta con dos electrones en su orbital molecular com artido con el o"ígeno. Aomo consecuencia( la mol9cula de agua resenta un oco de carga negativa en el lado del o"ígeno y algo de carga ositiva en cada hidrógeno. 2ero como ocurre con otras areDas( la situación no siem re es de igualdad. Auatro m!s cuatro( ocho. 'l ?5 or ciento de la corteza terrestre est! formado or distintas combinaciones de a enas ocho elementos.

=uestra eculiar com osición delata que los rocesos químicos de los seres vivos son claramente distintos de los que ocurren en la materia inerte de la su erficie del laneta. 'sta variedad de combinaciones se ve incrementada or el hecho de que el carbono( el o"ígeno y el nitrógeno ueden com artir enlaces sim les o dobles con los otros elementos. 'n un litro de agua de mar hay( en romedio( LM gramos de otros elementos químicos disueltos( y alrededor del ?. )odas las mol9culas de los seres vivos est!n formadas b!sicamente a artir de un esqueleto de carbonos unidos. or ciento de los !tomos de nuestro cuer o corres onde a hidrógeno y carbono( dos elementos que ya hemos visto que son escasos en la corteza terrestre. Aomo ya hemos visto( el hidrógeno uede formar un enlace covalente( el o"ígeno dos( tres el nitrógeno y el carbono cuatro. A fin de cuentas( Hqui9n ha dicho que tengamos que tener la misma com osición que la corteza terrestreJ 2uesto que la vida se originó en el mar( lo lógico es ensar que nuestra com osición química se arezca a la de los oc9anos( no a la de las rocas. veces m!s abundantes que en las rocas. 2ero ahí acaban los arecidos. /e trata de su com a7ero de columna en el sistema eriódico( el silicio. #e manera que los seres vivos no somos sim les fragmentos de corteza terrestre. Así ues( incluso cuando la com aramos con el medio en el que se originó la vida( la com osición química de los seres vivos sigue siendo muy diferente. 'fectivamente( nuestra com osición es muy similar a la del mar en un as ecto8 tanto los oc9anos como los seres vivos estamos constituidos rinci almente de agua 0entre el @. or ciento de esta cantidad est! constituido or cloro 0MM or ciento1( sodio 0L. or ciento de nuestra materia es agua1. Aomo el elemento que uede formar un mayor n<mero de enlaces es el carbono( hasta cuatro( resulta la ieza fundamental en este mecano molecular.6 or ciento1. Aomo estos cuatro elementos ueden reaccionar f!cilmente unos con otros y entre sí( e"iste una am lísima gama de combinaciones osibles que determina una gran cantidad de com uestos diferentes.(./or rendentemente( m!s del @. Una curiosidad referida al carbono. )ambi9n es llamativo que tengamos la mitad de o"ígeno y muchísimo menos silicio que la tierra en la que crece la hierba. &ueno( usted odría ensar que hemos errado en la com aración. /in embargo( e"iste otro elemento dis uesto a hacerle la com etencia al carbono. 'n concreto( en nuestro interior el hidrógeno y el carbono son( res ectivamente( +5> y M. y el ?. 'sto( sin contar la ingente masa de carbono encerrada en los de ósitos de carbón( gas y etróleo( que tambi9n fue acumulada or los seres vivos.(M or ciento1 y magnesio 0L(@ or ciento1N a enas hay carbono en el agua de mar 0menos del . #e hecho( el carbono es el elemento esencial en la química de los seres vivos( y no es de e"tra7ar que( a menudo( se identifique la vida con el carbono. La cantidad de carbono contenida en los seres vivos se estima en la bonita cifra de seiscientos mil millones de toneladas. La unión de !tomos de carbono uede formar cadenas lineales( redes( cadenas cerradas 0anillos1( o cualquier combinación de esas estructuras dando lugar a mol9culas de gran tama7o y com leDidadN y todavía le quedar!n enlaces libres ara unirse a !tomos de hidrógeno( o"ígeno y\o nitrógeno. Aomo al carbono( la estructura electrónica del silicio le ca acita ara formar tambi9n hasta cuatro enlaces . Los organismos actuamos como aut9nticos acumuladores de este elemento en el laneta. H2or qu9 estos elementos( hidrógeno( o"ígeno( carbono y nitrógeno( son tan abundantes en los seres vivosJ La res uesta la encontramos en la ca acidad de los !tomos de estos elementos ara formar enlaces covalentes. Adem!s( los com uestos formados de esta manera son muy estables( ya que los enlaces covalentes entre estos cuatro elementos se encuentran entre los m!s fuertes y estables.

. =o obstante( no todos los seres vivos son ca aces de fracturar la mol9cula de dió"ido de carbonoN esta gesta química sólo est! al alcance de los organismos aut&tro os( de los que nos ocu aremos m!s adelante. 'n rimer lugar( el silicio tiene menor ca acidad que el carbono ara combinarse consigo mismo. 's decir( que los enlaces covalentes entre los !tomos de silicio son menos estables que los que se forman entre los !tomos de carbono. La sílice y los silicatos forman rocas( lo que dificultaría su acceso a unos hi ot9ticos seres vivos de silicio. 'n resumen( los organismos somos e"traordinariamente e"quisitos a la hora de elegir los elementos químicos que intervienen en nuestra com osición. 2ero si esta o inión es acertada( Hcómo e" licar que en nuestro laneta la vida se originara a artir del carbono y no del silicio( que es mucho m!s abundanteJ 'n realidad( el silicio no es tan bueno como el carbono ara formar seres vivos debido a sus diferentes ro iedades químicas.+ 0un !tomo de carbono y dos de o"ígeno1. 2or su arte( las sales disueltas en el agua tambi9n roceden de las mol9culas de las rocas y ueden reci itar ara formar nuevas rocas. 'n las eru ciones volc!nicas estas mol9culas de las rocas se ueden combinar de diferente manera ara dar lugar a las mol9culas de la mayoría de los gases atmosf9ricosN con la e"traordinaria e"ce ción del o"ígeno( de la que tambi9n nos ocu aremos luego. Así las fórmulas res ectivas del ozono( el agua y el dió"ido de carbono son8 . 2ero si en cuanto a los !tomos somos tan e"igentes( nuestra eculiaridad es a<n mayor cuando se trata de mol9culas. La mol9cula de ozono consta de tres !tomos de o"ígeno( la de agua de dos !tomos de hidrógeno y uno de o"ígeno( y la de dió"ido de carbono de dos !tomos de o"ígeno y uno de carbono. HE las mol9culas de los seres vivosJ H)ambi9n son el mismo ti o de mol9culas que las de las rocasJ =o.covalentes. 2or el contrario( la unión del carbono con el o"ígeno roduce di&. L 0tres !tomos de o"ígeno1( . 2r!cticamente( solo em leamos o"ígeno( hidrógeno( carbono( un oco de nitrógeno y unas izcas de otros elementos 0sobre todo azufre y fósforo1. /e ha llegado a decir( incluso( que en otros lanetas odría haber seres vivos construidos de silicio en lugar de carbono. La resencia de carbono en el agua y en el aire facilita su acceso a los seres vivos. -inalmente( la unión entre el silicio y el o"ígeno es mucho m!s estable que la del carbono con el o"ígeno( or lo que aunque udieran acceder con facilidad a la sílice y a los silicatos( los hi ot9ticos organismos de silicio tendrían muy difícil su obtención( ya que no odrían arranc!rselo al o"ígeno. Las mol9culas son uniones de !tomos en cantidades determinadas y con ro iedades químicas y físicas muy concretas. )odos los diferentes ti os de rocas est!n constituidos or un n<mero relativamente reducido de clases de mol9culas. 'sta situación limita mucho la ca acidad del silicio ara formar cadenas( redes y anillos. 0dos !tomos de hidrógeno y uno de o"ígeno1 y A. 'ste hecho ha llevado a algunos a ro oner que tambi9n sería osible la vida basada en la química del silicio( tal como lo es a artir de la química del carbono. Aada ti o de sustancia est! constituido or una( o varias( clases es ecíficas de mol9culas. Aomo ueden ver( cada mol9cula tiene su ro ia receta( o &rmula at&mica( que e" resa cu!ntos !tomos de cada elemento intervienen en su com osición.ido de car!ono( un gas atmosf9rico soluble en el agua( o carbonatos que aunque ueden reci itar y dar lugar a rocas 0de hecho( hay monta7as enteras de carbonato en forma de roca caliza1( 9stas ueden ser disueltas or el agua. 2or su arte( la unión del carbono y el o"ígeno( en forma de dió"ido de carbono( uede ser rota( facilitando a los seres vivos una fuente de carbono.+. Adem!s( la unión entre el silicio y el o"ígeno( en forma de sílice o silicatos( no es soluble en el agua ni da lugar a ning<n ti o de gas.

'n condiciones normales( las c9lulas de nuestro cerebro <nicamente ueden recurrir a la glucosa como fuente de energía.'stamos constituidos or un conDunto de mol9culas que son e"clusivas de los seres vivos. La misión de los de ósitos de glucógeno en nuestro organismo es . Los gl<cidos com onen una familia de mol9culas químicamente muy homog9neas. La mayor arte de nuestras c9lulas no sólo ueden obtener energía a artir de la glucosaN como veremos enseguida( tambi9n ueden utilizar como combustible a los lí idos y a las roteínas. Los animales( y los hongos( almacenamos la glucosa en forma de un olisac!rido llamado gluc&geno que en nuestro caso se acumula en el hígado( sobre todo( y en los m<sculos. 'n realidad esto no es así( ero el nombre de hidratos de carbono ha erdurado y est! m!s e"tendido que el de gl<cidos. 2ero hay una e"ce ción a esta norma8 el teDido nervioso. 'stas su'ermoléculas( formadas or cientos o miles de mol9culas de glucosa( se denominan gen9ricamente 'olisacáridos. Adem!s( aunque no es e"clusiva de los seres vivos( tambi9n merece la ena que le dediquemos unas líneas al aguaN a fin de cuentas re resenta entre el setenta y el noventa or ciento de la com osición química de los organismos. =uestro cerebro es un incansable devorador de glucosa que requiere alrededor de 64. Aada mol9cula de glucosa uede unirse a otras or varios untos( lo que da lugar a diferentes ti os de cadenas lineales y\o redes tridimensionales( cada una con sus ro ias eculiaridades.cidos 0o az<cares1( lí'idos( 'roteínas y nucle&tidos. 2or ello( es reciso mantener un nivel constante de glucosa en la sangre 0alrededor de .(5 gramos de glucosa or cada litro de sangre1. #e entre los muchos ti os de gl<cidos e"istentes( en este libro sólo nos ocu aremos del m!s o ular( que tambi9n es el m!s im ortante ara los seres vivos8 la glucosa. 2or eDem lo( una cucharada eque7a de glucosa contiene la suficiente energía como ara elevar la tem eratura de un litro de agua en algo m!s de quince grados centígrados. gramos diarios de este gl<cido( lo que re resenta la energía necesaria ara elevar en un grado centígrado la tem eratura de una masa de YMLL litros de aguaZ 2or otra arte( las mol9culas de glucosa ueden unirse f!cilmente entre sí mediante enlaces covalentes. Los seres vivos em leamos la glucosa con dos ro ósitos rinci ales8 como combustible ara obtener energía y como material de construcción.>1. Algunos olisac!ridos sirven ara almacenar glucosa( a la es era de su uso como combustible( mientras que otros se em lean como material de construcción de determinadas artes de los seres vivos. Ahora bien( si las mol9culas que com onen los seres vivos sólo se encuentran en ellos mismos( Hde dónde obtuvo sus eculiares mol9culas el rimer ser vivoJ 2ara contestar a esa regunta 0que no deDa de ser una versión química del qui9n fue antes( si el huevo o la gallina1 es reciso que rimero se amos( a grandes rasgos( cu!les son esas mol9culas tan es eciales de las que estamos com uestos. /i la cantidad de glucosa en sangre disminuye hasta la mitad de dicho nivel a arecen disfunciones cerebrales( y si se reduce a la cuarta arte uede roducirse el estado de coma. La mol9cula de glucosa est! constituida or seis !tomos de carbono( doce de hidrógeno y seis de o"ígeno 0A>. &!sicamente( las mol9culas de la vida( o !iomoléculas( ueden agru arse en cuatro grandes clases8 gl. Las mol9culas de glucosa encierran una gran cantidad de energía química.6+. Auando se estableció su com osición química( se los denominó )idratos de car!ono orque or cada !tomo de carbono hay dos de hidrógeno y uno de o"ígeno( como si cada carbono estuviera unido a una mol9cula de agua.

/e aseguran así de que sus embriones dis ongan de una buena rovisión de glucosa hasta que uedan conseguirla or sí mismos. Auando llega el invierno( estas lantas ierden sus tallos y hoDas ermaneciendo vivas las artes subterr!neas( que subsisten gracias a la glucosa almacenada en la buena estación. #e modo que( al ingerir la materia vegetal( los animales no hacen sino alimentar a los microbios de sus a aratos digestivos( quienes roliferan gracias al a orte de glucosa que obtienen de la celulosa. . Lo que sucede es que todos esos animales cuentan con la im agable ayuda de una serie de microorganismos que viven en n<mero ingente en sus tubos digestivos y que sí son ca aces de descom oner la celulosa en glucosa. E sin embargo( es así. Los humanos em leamos esta sustancia ara fabricar a el( cartón( etc. 2uesto que hay muchísimos animales que se alimentan e"clusivamente de raíces( tallos( hoDas e incluso madera( no arece que ueda ser cierto a la vez el que estos órganos vegetales est9n constituidos mayoritariamente de celulosa y que los animales no odamos digerirla. Aunque la diferencia m!s notable entre la celulosa( or una arte( y el glucógeno y el almidón( or otra( es de índole biológica8 los animales no somos ca aces de digerir la celulosa. Así( la celulosa es una sustancia bastante consistente y tambi9n un magnífico aislante t9rmico. Auando cesa la situación de estr9s( se retira el e"ceso de glucosa de la sangre( volviendo a formarse glucógeno. Iuiz!s est9 ensando que aquí hay algo que no encaDa. Los cereales son lantas de esta clase. 'l animal se limita a ir digiriendo a los microorganismos( Dunto con la glucosa obtenida or ellos. 2ero las lantas utilizan gran arte de su glucosa ara construir otro ti o de olisac!rido8 la celulosa( que es el com onente rinci al de raíces( tallos y hoDas. Las atatas son un buen eDem lo de este ti o de lanta. Aomo la vida de los vegetales es m!s a acible que la de los animales y( or otra arte( no tienen un cerebro que recise un a orte constante de glucosa( la misión del almidón no es la de mantener estable el nivel de glucosa en los teDidos vegetales. 'n estos casos( los enlaces entre las unidades de glucosa 0que com onen las mol9culas de glucógeno1 se escinden y 9stas son liberadas a la sangre.la de asegurar la rovisión de glucosa a los órganos( sobre todo al cerebro( en situaciones de estr9s( como el eDercicio intenso. 2or su uesto( siem re quedan en sus tubos digestivos suficientes microbios como ara encargarse de la . 'stas características son muy <tiles ara las c9lulas de los vegetales( que em lean la celulosa ara construir una ared que las rodea com letamente( ayud!ndolas a mantener su forma y aisl!ndolas del medio. Aunque la celulosa tiene la misma com osición química que el glucógeno y el almidón( la forma en que se unen entre sí las mol9culas de glucosa es distinta en cada caso. La mayor arte de la glucosa que llega a nuestro organismo rocede del almidón de las lantas( a trav9s de las atatas( del arroz y de otros cereales como el trigo 0con cuya harina( adem!s del an( se fabrican las astas alimenticias1. E esta diferencia determina sus articulares ro iedades físicas y químicas.tras veces( las lantas acumulan almidón en las semillas. 'l rinci al olisac!rido de reserva de las lantas es el almid&n. Las lantas acumulan almidón ara hacer frente a otras situaciones. 2or eDem lo( muchas lantas a rovechan las estaciones benignas ara fabricar la mayor cantidad osible de glucosa( que almacenan en sus órganos subterr!neos 0sí( las lantas fabrican su ro ia glucosa y m!s adelante veremos cómo lo hacen1. 'n dichas circunstancias( se dis ara el consumo de glucosa or arte de las c9lulas de nuestro cuer o( con el riesgo de que el nivel de glucosa en sangre baDe y la función cerebral se vea afectada.

ró"ima comida. Aunque no la odamos digerir( ni tam oco contemos con los microorganismos adecuados( la celulosa Duega un a el im ortantísimo en nuestra alimentación. Aonstituye la llamada i!ra vegetal( que facilita el trabaDo de nuestro intestino( y cuya carencia en la dieta uede acarrearnos trastornos graves. 'l segundo ti o de biomol9culas son los lí idos( res onsables de nuestra figura( y entre los que se incluyen los aceites y las grasas. 3esulta muy difícil definir químicamente a los lí idos( uesto que com onen una clase de mol9culas muy variadas( aunque todos com arten una ro iedad física8 su insolubilidad en el agua. Los lí idos cum len funciones dis ares en los organismos. Aonstituyen una fuente im ortantísima de energíaN or eDem lo( el teDido cardíaco obtiene la mayor arte de la energía necesaria ara hacer latir al corazón a artir de lí idos 0el @, or ciento( con el corazón a ritmo normal( o al oco tiem o de incrementar su actividad1. 2or otra arte( los lí idos son el com onente rinci al de las membranas celulares y en el heterog9neo gru o de los lí idos se encuentran algunas )ormonas 0como los andr&genos( hormonas se"uales masculinas( y los estr&genos( hormonas se"uales femeninas1 y vitaminas 0como la A( la ' y la G1. Adentramos en la gran dis aridad química de los lí idos y su olivalencia biológica desborda el ro ósito de este libro( ero hay un ti o es ecial de lí idos a los que merece la ena dedicarle algunas líneas. /e trata de los ácidos grasos. Aunque rara vez se encuentran libres en las c9lulas( son uno de los com onentes fundamentales de muchos ti os de lí idos. 'n función de su estructura química( hay dos clases de !cidos grasos8 los !cidos grasos saturados y los insaturados. La diferencia estriba en que( en los rimeros( los carbonos est!n unidos entre sí mediante enlaces covalentes sencillos( mientras que en los segundos hay carbonos ligados mediante enlaces covalentes dobles. /i sólo hay un doble enlace se habla de !cido graso monoinsaturado( y si resenta dos o m!s dobles enlaces recibe el nombre de 'oliinsaturado. Los animales roducimos grasas ricas en !cidos grasos saturados( mientras que las grasas vegetales son m!s ródigas en !cidos grasos insaturados. A esta norma se esca an los animales que viven a baDas tem eraturas( en cuyas grasas tambi9n hay redominio de los !cidos grasos insaturados. Los mamíferos somos ca aces de sintetizar la r!ctica totalidad de los !cidos grasos saturados y monoinsaturados que necesitamos ara vivir a artir de mol9culas m!s sencillas ingeridas en la dieta( ero somos inca aces de generar !cidos grasos oliinsaturados y debemos incor orarlos con los alimentos. /i a un animal de laboratorio se le riva de !cidos grasos oliinsaturados sufre numerosas atologías y acaba muriendo. La es ecial im ortancia de estos !cidos grasos( que debemos ingerir( Dustifica el que se los conozca como !cidos grasos esencialesN son el !cido linoleico y el !cido gamma1linolénico. Afortunadamente ara nosotros( estos !cidos grasos esenciales son muy abundantes entre las lantas. 'sta situación odría llevarnos a ensar que no es osible una dieta carente de alimentos vegetales or com leto. /in embargo( los esquimales se han encargado de demostrar lo contrario8 en sus ecosistemas no hay lantas a las que recurrir y or lo tanto el com onente vegetal est! ausente de su dieta 0 or lo menos hasta hace unos ocos a7os1. H#e dónde obtienen los esquimales sus !cidos grasos esencialesJ La res uesta est! en el antes re udiado y ahora ensalzado escado azul. 'ste ti o de vertebrado es ca az de sintetizar sus ro ios !cidos grasos oliinsaturados y los esquimales consumen este ti o de

escado( o a otros animales que son( a su vez( de redadores de estos eces. Adem!s( los !cidos grasos tambi9n son im ortantes ara nuestra salud or su relación con una mol9cula cuyo solo nombre nos hace temblar8 el colesterol( un lí ido que( aradóDicamente( resulta im rescindible ara el correcto funcionamiento de nuestro organismo. 'ntre otras misiones( el colesterol es un com onente fundamental de la membrana de las c9lulas animales y es recursor( entre otras mol9culas( de las sales !iliares y de las hormonas esteroides 0andrógenos y estrógenos1. /in embargo( y a esar de su gran im ortancia( el colesterol uede llegar a ser muy eligroso ara nuestra salud. Auando el nivel de colesterol en sangre rebasa determinado límite tiende a de ositarse en la ared interna de los vasos sanguíneos( colaborando en la formación de ateromas( que ueden llegar a im edir el riego sanguíneo del corazón o del cerebro. 'st! demostrado que e"iste una relación directa entre la cantidad de colesterol y de !cidos grasos saturados que se ingieren con la dieta y el nivel de colesterol en la sangre. 's decir( que los alimentos ricos en grasas animales( que contienen colesterol y !cidos grasos saturados( ueden rovocar el aumento del nivel de colesterol en la sangre si no se toman con moderación. 2or el contrario( se sabe que el incrementar la ro orción de !cidos grasos oliinsaturados en la dieta determina que el nivel de colesterol en la sangre descienda sensiblemente. 'stos descubrimientos han reivindicado la llamada dieta mediterr!nea( ródiga en grasas vegetales( y el escado azul( rico en !cidos grasos oliinsaturados. Las roteínas son el tercer gru o de biomol9culas y( Dunto con los !cidos nucleicos( las m!s notables. 'sta afirmación se basa en varios hechos. 'n rimer lugar( se trata de las biomol9culas m!s abundantes en las c9lulas( constituyendo alrededor de la mitad de su eso seco. Adem!s de otras muchas funciones( las roteínas intervienen en todas las reacciones químicas de los seres vivos( hasta el unto de ser las res onsables de sus características y funcionamiento. )an im ortantes son las roteínas ara los organismos( que la estructura de todas y cada una de ellas est! codificada en el material gen9tico de las c9lulas. #e manera que la información biológica( que se transmite de generación en generación( consiste b!sicamente en las recetas ara sintetizar las adecuadas roteínas. /e trata de mol9culas enormes( constituidas( a su vez( or la unión de otras mol9culas m!s eque7as llamadas aminoácidos. 'n la estructura química de cualquier amino!cido ueden distinguirse dos regiones8 una que es constante en todos ellos( y otra que es variable y que determina las ro iedades químicas de cada ti o de amino!cido. La región constante incluye un gru o amino 0un !tomo de nitrógeno unido mediante enlaces covalentes a dos hidrógenos1 y un gru o ácido 0un !tomo de carbono unido a dos !tomos de o"ígenoN a uno de ellos mediante un enlace covalente doble( y al otro( que a su vez est! unido a un hidrógeno( a trav9s de un enlace covalente sencillo1. 'l gru o amino de un amino!cido uede reaccionar con el gru o !cido de otro y quedar unidos covalentemente. #e este modo( los amino!cidos ueden unirse unos a otros( como los vagones de un tren( ara formar cadenas de longitud muy variable. La mayor arte de las roteínas est!n com uestas or un n<mero de entre 6,, y L,, amino!cidos( ero este n<mero uede ser muy su erior( llegando en algunas roteínas a cerca de +.,,, amino!cidos. /or rendentemente( el n<mero de clases diferentes de amino!cidos es muy reducido en los seres vivos. La inmensa mayoría de las decenas de miles de roteínas de los diferentes organismos son combinaciones de tan sólo veinte ti os distintos de amino!cidos. E sin embargo( los vertebrados no somos ca aces de sintetizar la totalidad de esos veinte ti os de amino!cidos. Así( los seres humanos necesitamos incor orar en los

alimentos diez de ellos( que reciben el nombre de amino!cidos esenciales<. #e 9stos( hay cinco ti os que son relativamente raros en los cereales y las leguminosas( lo que determina que las ersonas que decidan mantener una dieta estrictamente vegetariana deban lanear 9sta con sumo cuidado ara asegurarle al cuer o el debido suministro de amino!cidos esenciales. Las roteínas cum len una asombrosa variedad de funciones en los seres vivos. Aunque no es su misión rinci al( tambi9n son usadas or las c9lulas como uno de sus combustibles habituales. Aomo consecuencia de la degradación de las roteínas se roduce un residuo nitrogenado 0 rocedente del gru o amino de los amino!cidos1 que debe ser eliminado( fundamentalmente( en la orina 0en forma de urea( en los mamíferos terrestres1. 2or este rocedimiento( una ersona cualquiera uede eliminar diariamente entre > y +, gramos de nitrógeno. ;tra de las funciones que realizan las roteínas es la de servir de material de construcción ara diversos teDidos y estructuras. Los anuncios de cosm9ticos nos han familiarizado con algunas roteínas com rometidas en esta tarea( como son la #ueratina y el colágeno. La rimera es el com onente fundamental de las u7as( del elo y de la ca a su erficial de la iel. 'l col!geno se encuentra( sobre todo( en aquellos teDidos que necesitan( a la vez( resistencia y elasticidad8 la iel( los tendones( los ligamentos( o las aredes de los vasos sanguíneos( or eDem lo. Las roteínas tambi9n est!n involucradas en la defensa del cuer o contra los microorganismos 0las inmunoglo!ulinas1( en el trans orte de numerosas sustancias( como el o"ígeno 0la )emoglo!ina1( en la contracción muscular 0la actina y la miosina1( y en la función hormonal 0insulina y )ormona del crecimiento( or eDem lo1. 2ero la misión m!s característica de las roteínas es la de ser los !iocatalizadores de los seres vivos. Un catalizador es una sustancia que incrementa la velocidad de una reacción química sin intervenir en ella. 'l catalizador de los motores de los coches acelera la combustión de la gasolina( sin combinarse con el o"ígeno ni con la gasolina. 2ues bien( la r!ctica totalidad de las distintas reacciones químicas que tienen lugar en el interior de los seres vivos no se roducirían( o lo harían demasiado lentamente( si no estuvieran catalizadas or una familia de roteínas conocidas como enzimas. /e uede decir que las enzimas regulan y dirigen las reacciones químicas de los seres vivos. 2or lo tanto( no debemos e"tra7arnos de que la herencia biológica consista en transmitir a la descendencia la información necesaria ara sintetizar las roteínas que caracterizan a cada es ecie. #e esta misión( la transmisión de la herencia biológica( se encargan los !cidos nucleicos. Los gl<cidos y lí idos est!n com uestos de carbono( o"ígeno e hidrógeno. A estos elementos se a7ade el nitrógeno 0y algo de azufre1 en la com osición química de las roteínas. Los !cidos nucleicos a7aden un quinto elemento 0adem!s del carbono( o"ígeno( hidrógeno y nitrógeno1 a su com osición química8 el fósforo. Al igual que sucede con las roteínas( los !cidos nucleicos est!n constituidos or la unión de otras mol9culas menoresN en este caso( se trata de los nucle&tidos. Los nucleótidos son mol9culas bastante com leDas formadas( a su vez( or la reunión de otras tres mol9culas m!s sim les8 ácido os &rico( una !ase nitrogenada y un gl<cido de cinco !tomos de carbono. 'l gl<cido 0o az<car1 constituye la iedra angular de este trío químico8 a 9l se unen( siem re mediante enlaces covalentes( el !cido fosfórico y la base nitrogenada. A su vez( la mol9cula de !cido fosfórico se une al az<car de otro nucleótido( cuya mol9cula de !cido fosfórico est! unida al az<car de un tercer nucleótido( y así sucesivamente ara formar cadenas de varios cientos a varios cientos de millones de

nucleótidos( seg<n el ti o de !cido nucleico. )odos los nucleótidos resentan el mismo ti o de !cido fosfórico 0 ácido orto os &rico1( ero no ocurre lo mismo con la mol9cula de az<car( ni con las bases nitrogenadas. #e hecho( hay dos ti os de az<cares( que determinan dos clases diferentes de !cido nucleico( y cinco bases nitrogenadas distintas. Los dos az<cares son la ri!osa 0en realidad( la D1 ri!osa1 y su ariente químico la deso,irri!osa( similar a la ribosa ero con un !tomo de o"ígeno menos. Los nucleótidos formados con ribosa ueden unirse a cuatro ti os de bases nitrogenadas8 adenina( guanina( citosina y uracilo. 'stos nucleótidos constituyen un ti o de !cido nucleico llamado A3= 0de las iniciales de su nombre8 =cido >i!o0ucleico1. 2or su arte( los nucleótidos construidos con deso"irribosa ueden unirse a las mismas bases nitrogenadas que los com uestos con ribosa( e"ce to con el uracilo( en cuyo lugar interviene la quinta clase de base nitrogenada8 la timina. 'stos nucleótidos son los que com onen el A#= 0=cido Deso,irri!o0ucleico1. 'stas diferencias químicas son im ortantísimas uesto que determinan que el A#= y el A3= cum lan misiones muy diferentes en la transmisión de la información gen9tica. Los distintos nucleótidos( ero es ecialmente los que incluyen deso"irribosa y adenina( ueden formar otras mol9culas diferentes de los !cidos nucleicos con una misión bien distinta. Auando en su estructura incluyen tres mol9culas de !cido fosfórico( en vez de una sola( los nucleótidos no se unen unos a otros ara formar cadenas( sino que ermanecen aislados. 'stos nucleótidos con tres !cidos fosfóricos constituyen las unidades de almacenamiento energ9tico de las c9lulasN la m!s em leada( con mucho( or 9stas es el A)2 o tri os ato de adenosina. )ambi9n nos volveremos a encontrar m!s adelante con esta mol9cula y tendremos ocasión de entender su im ortante a el en la vida celular. Un <ltimo a unte en esta resentación de los !cidos nucleicos. Todos los seres vivos del laneta utilizan los mismos ti os de !cidos nucleicos( com uestos or las mismas mol9culas( de acuerdo con las mismas reacciones químicas. 'sto no es una casualidad( se trata de la evidencia m!s directa del origen com<n de todos ellos( la rueba almaria de la 'volución. =o deDa de resultar una aradoDa que a nuestro mundo( al que hemos bautizado con el nombre de la )ierra( lo a odemos el laneta azul( en referencia no a la )ierra sino al com onente que cubre la mayor arte de su su erficie8 el agua. 'l agua es una sustancia aut9nticamente singular( tanto or sus ro iedades físicas( como or sus características químicas. E uesto que sus articularidades determinan en gran arte las ro iedades de los seres vivos( merece la ena que( aunque no se trate de una biomol9cula( le dediquemos al agua las <ltimas líneas de este ca ítulo. Aomo ya tuvimos ocasión de comentar en el a artado dedicado al enlace covalente( una mol9cula de agua est! formada or un !tomo de o"ígeno unido covalentemente a dos de hidrógeno. )ambi9n e" licamos allí que el !tomo de o"ígeno tiene mayor afinidad or los electrones que intervienen en los dos enlaces de la mol9cula que los res ectivos !tomos de hidrógeno. 'n consecuencia( estos electrones se sit<an m!s cerca del o"ígeno que de los hidrógenos( rovocando la a arición de una eque7a carga el9ctrica negativa en el lado del o"ígeno y de una carga ositiva( tambi9n eque7a( en cada hidrógeno. Así( el agua es una mol9cula bi olarN es decir( con una arte ositiva y otra negativa. La vida se basa en un conDunto de reacciones químicas en las que los diferentes com uestos que intervienen en ellas han de oder acercarse o se ararse unos de otros ara

#e este modo( un buen n<mero de mol9culas de agua intentar!n atraer al sodio( mientras que otras har!n lo mismo con el cloro. 2ara ello( deben estar incluidos en un medio líquido. #e modo que el medio ideal ara las reacciones químicas es un líquido con ca acidad disolvente. Aomo consecuencia de la e"istencia de esta red de enlaces d9biles es difícil aumentar el movimiento de las mol9culas de agua al suministrarle calor. 'l sodio y el cloro ueden ermanecer se arados 0disueltos1 en el seno del agua orque sus cargas el9ctricas se ver!n com ensadas or la acción combinada de las cargas d9biles de las mol9culas del agua que las rodean. Adem!s( el agua no es ca az de disolver los enlaces covalentes( lo que ermite que se formen y se mantengan estables las diferentes biomol9culas. 3ecordemos que la tem eratura de un cuer o no es otra cosa que la cantidad de movimiento de sus mol9culas. 'l resultado ser! la ru tura del enlace iónico del cloruro sódico( que se se arar! en sodio y cloro( que quedar!n disueltos en el agua. Imaginemos una mol9cula de sal de mesa( formada or un !tomo de sodio unido mediante un enlace iónico a un !tomo de cloro. 'stos enlaces d9biles se est!n rom iendo y formando continuamente( lo que da como resultado que( aunque las mol9culas de agua ueden fluir libremente unas res ecto de otras( tambi9n est!n( al mismo tiem o( ligadas entre sí mediante una red de enlaces el9ctricos d9biles hidrógeno%o"ígeno. 'n el seno de un gas( los !tomos se des lazan con gran libertad( ero la densidad de 9stos es tan baDa que disminuye la robabilidad de encontrarse ara reaccionar. 2ues bien( si incluimos una mol9cula de cloruro sódico en agua( las mol9culas de 9sta se orientar!n de manera que las que est9n ró"imas al !tomo de sodio le ofrecer!n su lado negativo 0el del o"ígeno1( mientras que las mol9culas de agua cercanas al cloro girar!n ara enfrentarle su lado ositivo 0el de los hidrógenos1. La naturaleza bi olar de las mol9culas de agua tambi9n es res onsable de las eculiares ro iedades físicas de este líquido. Aomo resultado( el agua es . Iuiz! convenga recordar en este unto que el enlace iónico es un enlace debido a la atracción el9ctrica e"istente entre un !tomo cargado ositivamente( or haber erdido un electrón( y otro con carga negativa( or haber ace tado un electrón de m!s. La naturaleza bi olar del agua la convierte en un magnífico disolvente. Ambos se mantienen unidos or la fuerza de la atracción el9ctrica. 'n un medio sólido son muy ocas las reacciones químicas que se ueden roducir( ya que los !tomos no ueden des lazarse ara reaccionar unos con otros. 2ues bien( al calentar el agua( la energía suministrada se invierte( en su mayor arte( en rom er los enlaces el9ctricos entre las mol9culas de agua y sólo una arte de dicha energía uede dedicarse a incrementar el movimiento de las mol9culas. La ca acidad del agua ara disolver enlaces iónicos( así como ara mantener estabilizados a !tomos 0o mol9culas1 con cargas el9ctricas( es fundamental en la química de los seres vivos y convierte al agua en el so orte ideal de dichas reacciones. 'n cambio( los líquidos resultan ideales como so'orte de las reacciones químicas. Ahora bien( si el líquido es un disolvente muy fuerte( uede llegar a rom er los enlaces covalentes( im idiendo la formación de muchas de las biomol9culas im rescindibles ara los seres vivos. 'n su seno( los !tomos ueden des lazarse libremente y la densidad de los roductos uede ser muy elevada( aunque ara ello es reciso que est9n disueltos en el líquido. Los hidrógenos de cada mol9cula de agua( con su d9bil carga ositiva( se ven atraídos or la leve carga negativa de los o"ígenos de otras mol9culas de agua y se unen a ellos mediante enlaces el9ctricos d9biles.oder reaccionar. 'n la sal de mesa 0cloruro s!dico1 el sodio es el !tomo con carga ositiva y el cloro el que tiene la carga negativa.

'n el siguiente invierno se a7adirían nuevas ca as de hielo( que no odrían deshacerse durante el verano. Al llegar la estación c!lida( la radiación solar sólo alcanzaría a calentar la zona m!s su erficial( or lo que la ca a de hielo ermanecería inmutable en el fondo. Aomo consecuencia( el hielo flota sobre el agua. 'sta situación es e"ce cional( ya que lo habitual en otros com uestos es que ocurra lo contrario8 la fase sólida es m!s densa que la líquida y se hunde en ella. Al ser m!s densa( esta ca a helada se hundiría hasta el fondo( deDando una nueva ca a de agua en contacto con el aire helado. 'n realidad( este e ecto termostato del oc9ano act<a en el !mbito lanetario ya que el agua de las regiones c!lidas( cargada de calor( se mueve en forma de corrientes oce!nicas hacia las zonas m!s frías en donde libera dicho calor 0tambi9n hay corrientes frías que llevan agua a baDa tem eratura hacia las regiones c!lidas1. #urante el verano sólo se odría deshelar la ca a m!s su erficial( que absorbería el calor del /ol( im idiendo el deshielo de las zonas m!s rofundas. A este fenómeno se lo conoce como inercia térmica( y tambi9n ocurre en el sentido inverso8 el agua es ca az de ceder mucho calor disminuyendo oco su tem eratura. 'llo es debido a otra afortunada eculiaridad del líquido elemento8 su estado sólido 0el hielo1 es menos denso que el estado líquido. 'ste agua caliente discurre( en la llamada Aorriente del $olfo( a trav9s del Atl!ntico hacia el 'ste hasta alcanzar las costas de 'uro a occidental. Imaginemos lo que ocurriría en grandes zonas del oc9ano( y en muchos lagos situados en latitudes altas( si el agua se com ortase como la mayoría de los com uestos. 'l efecto de esta corriente c!lida sobre las costas euro eas es f!cil de com robar si re aramos en que la ciudad de 2arís( de clima tem lado( est! a la misma latitud que la g9lida 2enínsula del Labrador( en Aanad! 0 or cuyas costas discurre una corriente fría rocedente de $roenlandia1. 'sta eculiaridad del agua nos e" lica or qu9 las regiones costeras gozan de climas m!s suaves que las del interior. Incluso en las regiones en las que la tem eratura desciende durante algunos meses or debaDo del unto de congelación( el agua se resenta en estado líquido durante una buena arte del a7o. -inalmente( llegaría un invierno en el que los lagos y mares de las latitudes altas estarían com letamente congelados desde el fondo hasta la su erficie.tra ro iedad física del agua de gran inter9s es el hecho de que sus valores de congelación y ebullición est!n se arados or un gran intervalo de 6. Un botón como muestra.. 'n suma( que el agua se calienta y se enfría muy lentamente. #e nuevo se congelaría la ca a su erficial y nuevamente se iría a ique. Aomo gran arte de la su erficie de la )ierra resenta( a lo largo del a7o( una tem eratura com rendida entre dichos valores( la mayoría del agua del laneta ermanece en estado líquido( el idóneo ara la vida. Afortunadamente ara la vida en altas latitudes( ocurre Dustamente lo contrario. 'l lago( o el mar( se iría congelando desde abaDo hacia arriba y una gran cantidad de hielo se acumularía en el fondo. Así los veranos son menos calurosos y los inviernos m!s suaves. grados centígrados.ca az de absorber gran cantidad de calor aumentando muy oco su tem eratura. . #urante el invierno( el agua de la su erficie se helaría al ceder su calor al frío aire. 'n el $olfo de M9"ico el agua del oc9ano absorbe una enorme cantidad de calor. 'n la estación fría se hiela la ca a m!s su erficial( ero como el hielo es menos denso que el . 'l agua del mar 0y tambi9n la que est! en la atmósfera y determina la humedad ambiental1 es ca az de absorber mucho calor del aire durante el verano( ara ced9rselo( de nuevo lentamente( durante el invierno. #e este modo( el agua distribuye el calor solar or el laneta( favoreciendo las condiciones ara la vida.

)ambi9n distinguen( dentro de sus cong9neres( a machos de hembras y a los adultos de los inmaduros. /in . CA$%T"L I. 'n suma( que tambi9n ellas demuestran un gran conocimiento de la naturaleza. )anta es la im ortancia de estas ro iedades del agua ara los seres vivos que( Dunto a su gran abundancia en la su erficie terrestre( Dustificarían que( como dice la canción( cambi!ramos el nombre de nuestro laneta( de )ierra a Agua. . 'sta sabiduría es casi enciclo 9dica entre los animales que nos son m!s ró"imos en nuestra vida cotidiana8 aves y mamíferos. El origen &e la -i&a El conocimiento de la naturaleza Los seres vivos venimos al mundo dotados de grandes conocimientos en ciencias naturales. 3econocen cu!l es la estación idónea ara la re roducción y qu9 deben hacer ara llevarla a cabo. Muchos animales son ca aces de emigrar a lugares situados a enormes distancias( y conocen tanto el camino a seguir como el momento de em render el viaDe.ay aves que demuestran grandes conocimientos de arquitectura en la construcción de sus nidos y las ara7as odrían im artir cursos sobre el arte de teDer. /on ca aces de reconocer a los miembros de su es ecie de entre los dem!s animales. 'n el caso de las lantas( la cosa no es tan evidente. Al llegar el estío( el calor solar funde la ca a e"terna de hielo. Lo cierto es que se ueden escribir libros enteros dedicados al asombroso cono#e la naturaleza de las cosascimiento que tienen los animales de su entorno 0de hecho( ya est!n escritos y se siguen escribiendo cada día1 y nosotros nos ocu aremos m!s adelante de ello. )ambi9n son ca aces de distinguir la dirección en la que les llega la luz( o su osición es acial 0coloque una lanta en osición invertida y al cabo del tiem o ver! que el tallo ha girado ara recu erar la situación normal1. Los vegetales no arecen un eDem lo de ers icacia( y( sin embargo( tambi9n saben si es de día o de noche( reconocen el aso de las estaciones y act<an en consecuencia( llen!ndose de hoDas( flores y frutos( o des oD!ndose de todo ello. Aon la llegada del nuevo invierno comenzar! un nuevo ciclo de helada%deshielo( que sólo afecta a la ca a su erior de agua. 'n resumen( la estructura molecular del agua confiere a 9sta las características ideales ara contener la vida8 es un disolvente d9bil( contribuye a distribuir el calor solar or todo el laneta( y ermanece en estado líquido en la mayoría de regiones de nuestro mundo durante buena arte del a7o. /aben erfectamente qu9 cosas deben comer y cu!les no. )ambi9n cuentan con reclamos ara atraer a aquellos insectos que llevar!n su olen hasta otras lantas de su es ecie. #et9ngase a observar los gorriones de su barrio( o los erros y gatos 0 ro ios o aDenos1( su com ortamiento es muy com leDo y est! maravillosamente aDustado al entorno en el que viven. )an convencidos estamos los humanos de esta sabiduría( que es un tó ico generalmente ace tado el que los animales son ca aces de saber( antes que nosotros( cu!ndo va a ocurrir una cat!strofe natural. /us raíces reconocen el terreno y se dirigen hacia las zonas m!s ricas en nutrientes o en agua. Algunas( incluso( son ca aces de detectar la resencia de insectos y atra arlos.agua líquida( flota sobre ella y ermanece en la su erficie( aislando al agua m!s rofunda del aire frío y evitando su congelación.

. 2or otra arte( la sabiduría del resto de los organismos es( en su mayor arte( innata( mientras que la abrumadora mayoría de nuestros conocimientos los adquirimos a lo largo de nuestra vida( or e" erimentación o a rendizaDe. 2ues bien( este microbio es e"tremadamente e"quisito y sólo infecta a los glóbulos roDos de nuestra sangre. 2ero no siem re hemos hecho uso de ellas de la misma forma. 2ero en el caso de los humanos esto no es así. 'l agente causante de esta terrible dolencia es un microorganismo erteneciente al g9nero "lasmodium 0en realidad hay varias es ecies de "lasmodium que roducen distintas variantes de la enfermedadN el m!s letal de todos ellos es el "lasmodium alci'arum1. Aomo consecuencia( los dem!s seres vivos se com ortan de manera asiva ante la naturaleza( no tienen la ca acidad 0o es muy reducida1 de modificar las condiciones de su entorno ara ada tarlas a sus necesidades. M!s a<n( muchos microorganismos son ar!sitos de organismos luricelulares ero no atacan a todas las c9lulas de su desdichado anfitrión( sólo a las de determinados ti os. Las diferentes culturas han coincidido en la elaboración de mitos muy diversos ara e" licar los acontecimientos de la naturaleza8 los nacimientos( la muerte( la lluvia( la caída del rayo( el origen del mundo( de la vida. :enimos al mundo con sólo una eque7a arte de los conocimientos que adquiriremos a lo largo de nuestra vida. Aon las ventaDas y eligros que ello com orta.duda( 9ste es menor que en el caso de la mayoría de los animales( ero es que ara ganarse el sustento una lanta no necesita saber tanto de la vida como un animal. E uesto que( seg<n ese unto de vista( las causas de lo que ocurre en este mundo se sit<an fuera de 9l( las diferentes civilizaciones han ideado un sinfín de formas ara dirigirse al mundo sobrenatural e influirlo en la dirección . 's decir( que es ca az de reconocer un ti o celular concreto de entre los muchos que com onen nuestro cuer oN sin duda( es un microbio con grandes nociones de citología. 's decir( que los dem!s seres vivos ya nacen con casi todo 0o la totalidad1 de lo que necesitan saberN muchos de estos conocimientos est!n codificados en sus genes en forma de autas estereoti adas de com ortamiento 0 instintos( si hablamos de los animales1. Los seres humanos tambi9n tenemos un gran conocimiento del mundo natural( que se diferencia del que oseen el resto de los seres vivos tanto cuantitativa( como cualitativamente. )ambi9n ellos distinguen lo que es alimento de lo que no lo es( o reconocen erfectamente qu9 región de su entorno es m!s favorable ara su vida. 'l grueso de nuestra sabiduría no est! escrito en los genes sino en la mente de nuestros mayores y( m!s recientemente( en los libros. Mientras que el suyo carece de entendimiento sobre los fenómenos naturales( el de los humanos est! basado en la com rensión de dichos fenómenos. 2or el contrario( nuestro conocimiento sobre los mecanismos que rigen la naturaleza nos ermite actuar sobre ellos y modificar enormemente nuestro entorno. 'n rimer lugar( nuestro conocimiento es sustancialmente mayor que el de cualquier otro organismo( o que el de todos ellos reunidos.. 'stas dos cualidades tan humanas( facultad ara com render las leyes del mundo natural y ca acidad de mani ularlas( las solemos nombrar or se arado como ciencia y tecnología. 2odría arecer que los microbios no ueden incluirse entre los seres vivos con conocimientos( ero esto no es así.ay otra diferencia fundamental entre el conocimiento de la naturaleza que tienen los dem!s organismos y el nuestro. La enfermedad conocida como malaria 0o aludismo1 es una de las rinci ales causas de mortalidad 0sola o en asociación con otras atologías1 en los aíses del )ercer Mundo. #urante la mayor arte de la historia 0incluida la rehistoria1 el ser humano ha ensado que la e" licación de los fenómenos naturales era de ti o sobrenatural..

2uesto que el universo est! regido or leyes( que emanan de las ro iedades b!sicas de la materia( siem re que se den las mismas condiciones se deben de roducir los mismos efectos. )odavía es ronto( en este ca ítulo( ara ocu arnos del segundo de ellos( ero es el momento adecuado ara dirigir nuestra atención al rimero( al origen de la vida. #esde el &arroco( esta conce ción de un universo autosuficiente( que no recisa de fuerzas sobrenaturales ara ser e" licado( ha ido ganando batalla tras batalla( al ir dando cuenta de una arte cada vez mayor de la realidad a artir de las ro iedades elementales de la materia.. Qsta es una visión 'ro!a!ilística del mundo natural8 el resultado de un roceso no est! rígidamente determinado or las condiciones de artida( sino que e"isten m<lti les resultados osibles que tienen diferentes robabilidades de suceder. Ambas cuestiones se corres onden con dos fenómenos <nicos y de difícil e" licación desde el cam o de los que buscaban e" licaciones naturales8 el ro io origen de la vida y la a arición de la consciencia 0o del ser humano( si lo refieren1. Una mala noticia La conce ción cl!sica de la ciencia moderna est! basada en el convencimiento de que la naturaleza debe mostrar regularidades en sus manifestaciones. Iuiz! fue la revolución intelectual m!s im ortante de la historia de la humanidad. A este ti o de lanteamiento científico se lo conoce como determinismo8 el resultado de un roceso est! redeterminado or las condiciones de artida. /in embargo( desde finales del siglo PIP sabemos que e"isten muchos rocesos naturales que( artiendo de las mismas condiciones( ueden dar lugar a m<lti les resultados( siendo algunos m!s robables que otros. de A. #esde este unto de vista( el quehacer científico consiste en encontrar y com render dichas regularidades( mientras que la actividad tecnológica ersigue el controlar las corres ondientes condiciones ara conseguir los efectos deseados. 'l gran desarrollo de la biología a lo largo de los siglos PIP y PP nos ha ermitido confirmar que el funcionamiento de los seres vivos se rige or leyes naturales como el resto de la materia del universo. La idea nueva que nació entonces( y que cambió ara siem re el rumbo de la historia( es la de que los en&menos naturales tienen causas naturales. #es u9s de ello( sólo quedaron dos untos de debate entre quienes ensaban que la vida es un fenómeno natural y quienes sostenían su origen sobrenatural. Ambas afirmaciones se o onían a lo que todas las culturas habían ensado desde la noche de los tiem os( y son la base de nuestra conce ción moderna de la naturaleza( marcando el nacimiento de la ciencia y de la tecnología tal como las entendemos hoy.. 2ero hubo un momento y un lugar en los que surgió un ensamiento radicalmente distinto. 'n la conce ción robabilística se ace ta que en la naturaleza se . /in duda( uno de los hitos m!s trascendentales en nuestra com rensión del fenómeno biológico lo su uso la demostración inequívoca del roceso de la evolución y la ro uesta de un mecanismo natural que lo e" licaba. 2ero los antiguos griegos fueron m!s leDos a<n8 adem!s sostuvieron que dichas causas naturales odían ser entendidas or la inteligencia humana. A comienzos del siglo PIP sólo el fenómeno de la vida resultaba de difícil e" licación desde esta ers ectiva( or lo que constituyó el <ltimo reducto de quienes defendían la resencia de fuerzas sobrenaturales en el mundo natural. 'l lugar fue $recia y el momento alrededor del siglo :II a.deseada( mediante ritos( conDuros( sacrificios( encantamientos.

.1 quien( alrededor de 6@.arvey 06M@5%6>M@1( el ciruDano franc9s Ambroise 2ar9 06M6.roduzcan singularidades8 sucesos( que( or su baDa robabilidad de ocurrir( no suelen re etirse. 'n sus obras describe casos de a arición de insectos( crust!ceos( moluscos( eces y ratones a artir del barro. 3edi suele ser considerado como el rimer autor que desacreditó e" erimentalmente la teoría de la generación es ont!nea( ero lo cierto es que( al fracasar en su intento de e" licar el fenómeno de la a arición es'ontánea de insectos en el interior de unas e"crecencias de las lantas que se conocen como agallas( a 3edi no le quedó m!s remedio que ace tar un ti o es ecial de generación es ont!nea ara Dustificar dicho fenómeno. 'n su o inión( dichos gusanos eran la consecuencia de la inseminación de dicha materia or arte de otros seres vivos( en concreto las moscas( que de ositaban en ella sus uestas. 2ara Aristóteles la cuestión no admitía dudas. 2ara robarlo( 3edi realizó( en 6>>5( un e" erimento muy sencillo8 colocó en el interior de dos reci ientes materia org!nica en descom osición( a continuación ta ó la boca de uno de ellos con una gasa y deDó el otro abierto. La gran autoridad intelectual de Aristóteles contribuyó a que la generación es ont!nea fuera una idea ace tada sin cuestionar hasta mediados del siglo P:II. :an . #e hecho( fue a oyada or algunos de los grandes ensadores de la Iglesia como /an &asilio 0L+?%L@?1( /an Agustín y /anto )om!s de Aquino.U. 2ero no sólo el restigio de Aristóteles y de los santos Dugó a favor de la generación es ont!nea.( . #esde esta ers ectiva( odemos reguntarnos si la a arición de vida desde la materia inerte es un fenómeno regular o singular en la naturaleza. 2ersonalidades del mundo de la ciencia tan restigiosas en su 9 oca como el m9dico ingl9s Villiam . La generación es ont!nea de Aristóteles era una causa natural ara el fenómeno de la vida y se manifestaba regularmente. Al cabo de cierto tiem o( a arecieron gusanos en el interior del reci iente abierto ero no en el que estaba cubierto or la gasa. Adem!s( se trataba de un fenómeno que( a arentemente( era f!cil de com robar e" erimentalmente. /u seguidor )ito Lucrecio Aaro lo e" resó en los siguientes versos8 Así que vemos del hediondo cieno =acer gusanos vivos cuando ha sido 2odrida con las lluvias abundantes La h<meda )ierra T.elmont llegó( incluso( a ro oner una receta ara obtener ratones( en tres semanas( artiendo de unos granos de trigo y una camisa sucia reunidos en una caDa. Al ta ar el reci iente( 3edi había im edido el aso a las moscas y había evitado que usieran sus huevos en la materia utrefacta de su interior.elmont 06M@@%6>441 a oyaban la e"istencia de dicho fenómeno. 'l ro io Isaac =eFton ace taba la generación es ont!nea como un hecho..%6M?.. 2ara nombrar a este roceso( or el que la vida se origina desde la materia muerta( Aristóteles acu7ó la e" resión generaci&n es'ontánea. -ue el m9dico y biólogo italiano Antonio :allisnieri 06>>6%6@L. =o obstante( la credibilidad de la generación es ont!nea em ezó a resquebraDarse como resultado de los e" erimentos del m9dico de -lorencia -rancesco 3edi 06>+>%6>?51( que se ocu ó del caso de los gusanos que a arecen es'ontáneamente a artir de la materia org!nica en descom osición. Aunque sostenían una conce ción de la naturaleza muy diferente de la de Aristóteles( #emócrito y ' icuro( tambi9n ensaban que la vida es un fenómeno que se origina es ont!neamente a artir de la materia inerte. La vida se originaba normalmente a artir de la sustancia in!nime.1( o el m9dico belga Jean%&a tiste :an .

La lanta reaccionaba contra el cuer o e"tra7o que le había sido inoculado( la uesta del insecto( y generaba un ti o de crecimiento anómalo a su alrededor( las agallas. #e este modo( la ol9mica continuó a lo largo del siglo P:III. A arte de su maestría en la construcción de microsco ios( de los que fabricó m!s de trescientos( LeeuFenhoeK realizó im ortantes descubrimientos científicos( tales como la e"istencia de los microorganismos 0en 6>5L1( de los glóbulos roDos de la sangre( y de los es ermatozoides. 'l fenómeno había quedado restringido al !mbito de la vida microscó ica ero( a cambio( la evidencia arecía irrefutable( 2ara LeeuFenhoeK( estos resultados no eran concluyentes y sos echaba que los microorganismos que a arecían en los caldos de cultivo habían llegado hasta allí des u9s de su esterilización( rocedentes del aire. )ras la ebullición del caldo de cultivo( el reci iente abierto se llenaba r! idamente de microorganismos mientras que el que había estado cerrado ermanecía est9ril durante muchos días( ero cuando se abría los microbios a arecían en su interior al oco tiem o. 'l e" erimento de 3edi y los trabaDos de :allisnieri fueron un duro gol e ara la teoría de la generación es ont!nea( al que se fueron sumando observaciones cada vez m!s rigurosas sobre la a arición es'ontánea de otros invertebrados( que siem re acaban siendo e" licadas como consecuencia de uestas de organismos recedentes.demostró( sin ninguna duda( que los insectos de las agallas nacían a artir de uestas de individuos adultos de su misma es ecie. =adie ensaba que los microbios fueran ca aces de re roducirse mediante semillas o )uevos( or lo que su a arición en un medio en el que no estaban reviamente sólo odía deberse a que se habían generado es ont!neamente. Aunque el resultado del e" erimento arece concluyente en la dirección de las sos echas de LeeuFenhoeK( no resultó convincente ara una buena arte de los científicos de la 9 oca. Muchos consideraban que la com osición del aire del frasco cerrado había sido alterada or el rolongado calentamiento. #e hecho( un seguidor de LeeuFenhoeK( Luis Joblot 06>4M%6@+L1( realizó en 6@65 una e" eriencia( en cierto modo similar a la de 3edi( consistente en hervir durante quince minutos un medio de cultivo en dos reci ientes( uno abierto y otro cerrado. Qsta era la rueba concluyente de la generación es ont!nea( seg<n sus defensores. Junto a los trabaDos de 3edi y de :allisnieri( la evidencia a ortada or LeeuFenhoeK hizo abandonar la idea de la generación es ont!nea ara los animales com leDos( ero( aradóDicamente( ofreció a dicha teoría un es aldarazo ines erado con el descubrimiento de la e"istencia de los microorganismos. #e este modo( la teoría de la generación es ont!nea fue cayendo en el descr9dito. E la com robación de este fenómeno estaba al alcance de cualquiera8 se tomaba un líquido al que se había a7adido materia org!nica( se llevaba a ebullición( lo que debería liberarlo de la resencia de cualquier microbio( se deDaban asar unos días y al a licar el microsco io se descubría una rós era multitud de microorganismos. E esta alteración( se argumentaba( le hacía erder al aire su ca acidad de generar la vida( im idiendo la a arición es ont!nea de los microorganismos. LeeuFenhoeK contribuyó al des restigio de la generación es ont!nea al demostrar que animales como los meDillones( ulgas y gorgoDos no a arecen es ont!neamente de la arena( sino que roceden de diminutos huevos ree"istentes. 'ntre aquellos que se . /in embargo( no tardó en recu erarse gracias a los descubrimientos ro iciados or uno de los grandes inventos del siglo P:II8 el microsco io( que nos ermite ver aquello que or su eque7ez se esca a al oDo humano. Uno de los m!s afamados constructores de microsco ios de aquella 9 oca fue un comerciante holand9s( contem or!neo de 3edi8 Antonio van LeeuFenhoeK 06>L+%6@+L1.

'n su o inión( el tratamiento de =eedham era demasiado suave y no garantizaba la esterilización del caldo. 'l motivo era que ara la mayoría de los investigadores( y filósofos( el ser humano no formaba arte de la naturaleza. M!s a<n( al cerrar los frascos des'ués de la ebullición del líquido( =eedham había ermitido que los microorganismos del aire volvieran a contaminar los frascos. . La conclusión de =eedham fue que dichos microorganismos habían a arecido or generación es ont!nea( ya que el líquido del frasco había sido esterilizado y 9ste cerrado convenientemente.o onían a la generación es ont!nea( se encontraba el científico y sacerdote italiano Lazzaro / allanzani 06@+?%6@??1( un investigador olifac9tico entre cuyos logros est!n el haber logrado el rimer trans lante de cabeza de la historia. 'n ese a7o( #arFin ublicó su obra +l origen de las es'ecies( en la cual se demostraba de manera incuestionable el . 2ara robar su unto de vista( / allanzani hizo bullir durante cuarenta y cinco minutos un caldo de cultivo en el interior de frascos cerrados herm9ticamente. 'l ensamiento dominante era el de ace tar que el ser humano había a arecido or un acto de creación divina es ecial y diferente de la del resto de los organismos. 2ero esta situación cambió ara siem re en 65M?. =eedham obDetó que( como en el caso del e" erimento de Joblot( el tratamiento de / allanzani alteraba la ro ia naturaleza del aire or lo que no era osible que la generación es ont!nea tuviera lugar. #e modo que el que los microbios( o incluso los invertebrados( udieran o no a arecer de manera es ont!nea no deDaba de ser una dis uta acad9mica( desligada de la cuestión del origen de la humanidad. 2ero / allanzani no coincidía con =eedham en la inter retación de los hechos. =eedham era ac9rrimo defensor de la generación es ont!nea y realizó una serie de e" eriencias cuyos resultados resentó como evidencia indiscutible de dicho fenómeno8 tomó una serie de reci ientes en los que introduDo caldo de cordero y los hizo hervir durante dos minutos( a continuación los cerró y observó su interior al cabo de alg<n tiem o( encontrando en ellos gran n<mero de microorganismos. al menos no como los dem!s seres vivos.asta ese momento( el debate sobre la generación es ont!nea estaba relativamente e"ento de carga ideológica. #e este modo( a finales del siglo P:III y rinci ios del PIP( grandes biólogos como los franceses $eorges Louis Leclerc &uffon 06@. 'n los frascos de / allanzani no a arecían microorganismos.( entre caracoles( la inseminación artificial de una erra( y la demostración de que es en los teDidos de los animales donde el o"ígeno es transformado en dió"ido de carbono 0y no en los ulmones( como había ro uesto erróneamente Lavoisier1.@%6@551( Jean%&a tiste de Monet( barón de LamarcK( y $eorges Auvier 06@>?%65L+1( o el ingl9s 0y abuelo de #arFin1 'rasmus #arFin( se mostraban artidarios de la generación es ont!nea. La dis uta quedó en tablas ante la im osibilidad de encontrar un rocedimiento que ermitiese esterilizar los frascos sin que el aire de su interior se viera afectado or el roceso. 'l adversario de / allanzani en esta ol9mica fue otro sacerdote católico( el brit!nico John )urberville =eedham 06@6L%6@561.. 2aradóDicamente( una de las ersonalidades de la 9 oca que no ace taban la generación es ont!nea no rocedía del cam o de la biologíaN -ran]ois Marie Arouet( ?oltaire 06>?4%6@@51( ublicó en 6@>? un anfleto en el que satirizaba los trabaDos de =eedham y elogiaba los de / allanzani. 2ero el roblema de la generación es ont!nea y( sobre todo( su im ortancia sobre nuestra visión del mundo( iba a sufrir un giro decisivo a mediados del siglo PIP. 2or ello( era osible que dos sacerdotes católicos( / allanzani y =eedham( udieran alinearse( sin roblemas( en favor o en contra de la generación es ont!nea. .

A la edad de veintis9is a7os( había resentado un trabaDo ante la Academia de Aiencias de 2arís en el que daba cuenta del fenómeno de la isomería( o asimetría es acial de las mol9culas( seg<n el cual dos mol9culas con la misma com osición química e id9ntica estructura( ero que sean im!genes es eculares la una de la otra( resentan diferentes ro iedades físicas y biológicas.( un remio en met!lico a quien dilucidara la vieDa ol9mica. 3ecordemos que la clave del roblema( el nudo gordiano de la ol9mica( estribaba en conseguir un medio de esterilizar el caldo de cultivo y el aire del interior del reci iente que lo contenía( sin que el ro io aire sufriera el roceso de esterilización. 'n el momento de escribir esas líneas( 2asteur tenía treinta y ocho a7os y ya era un científico reconocido or sus descubrimientos relacionados con la química de los seres vivos. Ahora se dilucidaba el roblema del origen de la humanidad. #esde esta ers ectiva( la vieDa ol9mica de la generación es ont!nea adquiría un matiz com letamente distinto. 2oco odían imaginarse los acad9micos que la solución definitiva estaba a unto de ser alcanzada de la mano de un científico franc9s que en 65>. 's decir( que los seres humanos com artimos un ante asado com<n( cercano en el tiem o( con los rimates m!s arecidos a nosotros 0chim anc9s( orangutanes y gorilas1( un ancestro m!s aleDado del resto de mamíferos( otro( a<n m!s aleDado( con los dem!s vertebrados terrestres. /u autor fue el científico franc9s -9li" Archim^de 2ouchet 065. #e un lumazo( el ser humano asaba a formar arte del reino animal y la cuestión de nuestro origen quedaba ligada a la del resto de criaturas. 2or una aradoDa del destino( el mismo a7o en que a areció +l origen de las es'ecies( de #arFin( tambi9n vio la luz el tratado m!s e"tenso dedicado a robar la veracidad de la generación es ont!nea..fenómeno de la evoluci&n( seg<n el cual todos los seres vivos est!n relacionados or una serie de ante asados comunes( m!s leDanos en el tiem o cuanto mayor es la diferencia morfológica entre ellos. Así e" licado( el fenómeno de la isomería arece terriblemente com licado( ero . y así hasta llegar a un <nico ante asado com<n con el resto de organismos8 el rimer ser vivo. Ea hemos lanteado la dificultad t9cnica que entra7aba el realizar un e" erimento que satisficiera a ambas artes. 2ara los defensores del origen divino del ser humano sólo quedaban dos alternativas8 o bien #arFin se equivocaba y el origen del hombre no estaba relacionado con el del resto de los seres vivos 0en cuyo caso la cuestión de la generación es ont!nea seguiría siendo un tema académico1 o si or el contrario #arFin estaba en lo cierto( el origen de la vida 0y or tanto el del ser humano1 debía corres onder a un <nico acto de creación divina( incom atible con la generación es ont!nea. escribía a un amigo8 B's ero dar en breve un aso decisivo( resolviendo claramente la famosa cuestión de la generación es ont!nea. 2ara intentar salir del unto muerto en que se encontraba la cuestión( la Academia de Aiencias de 2arís ofreció( a comienzos de la d9cada de 65>.%65M?1( quien ofrecía en su obra los resultados de numerosos e" erimentos a favor de la e"istencia de la generación es ont!nea.. Lo cierto es que aunque la mayor arte de la comunidad científica se adhirió r! idamente a las ideas de #arFin( la cuestión de la generación es ont!nea ermanecía como un roblema de difícil solución. Algo que arecía im osible( hasta el unto que desde el e" erimento de Joblot 0en 6@651 nadie había acertado a encontrar la solución..C HIui9n era este científico que se atrevía a anunciar la solución definitiva de un debate que duraba ya casi doscientos a7osJ /e trataba de uno de los grandes genios de la historia de la ciencia( Louis 2asteur 065++%65?M1.

iensen en sus manos8 ambas tienen la misma com osición y estructura( ero cada una es la imagen es ecular de la otra 0es decir( que la mano derecha es como la imagen en un es eDo de la mano izquierda1( lo que determina diferencias funcionales entre ambas. 2asteur uso manos a la obra y a lo largo de tres a7os descubrió y aisló al agente causante de la enfermedad( ro oniendo un m9todo ara acabar con la e idemia. 'videntemente( las manos no son mol9culas( ero la analogía es buena ara entender el fenómeno de la isomería.odo. 'l agente atógeno( una bacteria conocida como Bacillus ant)racis( fue descubierto en 65>L or el científico franc9s Aasimir Jose h #avaine 0656+%655+14( siendo la rimera enfermedad microbiana en la que se estableció el agente atógeno. La carrera de 2asteur dio un giro de consecuencias e"traordinarias cuando( en 65@6( des lazó su atención desde los rocesos industriales hacia el cam o de la salud. 'n 65M@ había demostrado que el roceso conocido como fermentación( de enorme im ortancia industrial( era ocasionado or la acción de microorganismos 0levaduras y bacterias1. 2ero a<n faltaba la com robación definitiva en seres humanos. )anto es así( que muchos obDetos de uso cotidiano 0una buena arte de los ratones de ordenador( or eDem lo1 est!n fabricados ara ser usados es ecíficamente or la mano derecha 0si usted es zurdo( en este mundo de diestros( sabe a lo que nos referimos1. 'l restigio de 2asteur era tan grande en 65>M( que el 2arlamento franc9s le encomendó la misión de salvar de la ruina a otro im ortante sector de la economía francesa8 la industria de la seda( en eligro or una laga en los gusanos de seda conocida como 'e!rina. 's una de las enfermedades infecciosas de las que se tiene noticia desde m!s antiguo( ya que a arece descrita en el @. 'n su deses eración( la . 'n 65>5 la enfermedad se había erradicado y la industria de la seda francesa se había salvado del desastre. 2ero volvamos con 2asteur. Una vez logrado( 2asteur consiguió re arados con ce as cuya virulencia había sido atenuada y que eran susce tibles de ser usadas ara inmunizar a los acientes. #ebido a su e" eriencia con los microorganismos( 2asteur ro uso su teoría microbiana de la enfermedad( que sostiene que muchas enfermedades est!n causadas or la acción de microorganismos. A estas alturas( era ya reconocido como uno de los mayores científicos de su 9 oca y tenido or un h9roe nacional en -rancia. /iguiendo con su m9todo habitual( su rimer obDetivo fue identificar y aislar al agente causante de la enfermedad. =uevamente( los beneficios económicos de los descubrimientos de 2asteur fueron enormes. Aunque en ausencia de tratamiento el carbunclo uede llegar a ser mortal ara las ersonas( la tera ia con antibióticos es muy eficaz contra la enfermedad. 'sta <ltima enfermedad afecta rinci almente al ganado ovino y bovino( ero tambi9n uede transmitirse a los seres humanos. 2ero su 9"ito m!s es ectacular a<n estaba or llegar. 'sta idea fue recibida con gran esce ticismo( ero en 6556 2asteur logró demostrar sus ideas al desarrollar tratamientos an revenir dos graves enfermedades de los animales dom9sticos8 el cólera de las gallinas y el carbunclo 0tambi9n conocido como carbunco o !ntra" maligno1. La ocasión se resentó el > de Dulio de 655M( fecha en que tuvo lugar una de las escenas m!s dram!ticas de la historia de la medicina8 ese día( una muDer acude a 2asteur con su hiDo de nueve a7os al que acaba de morder un erro rabioso. 'n 65>M( con osterioridad a sus e" erimentos sobre la generación es ont!nea( 2asteur inventó un m9todo( conocido como 'asteurizaci&n( ara eliminar los microbios que avinagran el vino( evitando graves 9rdidas a una de las industrias m!s im ortantes de -rancia en aquel momento 0la asteurización tambi9n uede a licarse a otros líquidos como la leche( ermitiendo su conservación a largo lazo1. 'n 655+( a la edad de sesenta a7os( 2asteur comenzó a investigar una de las m!s terribles enfermedades de su 9 oca 0aunque de una incidencia muy baDa18 la rabia.

'ntonces deDó enfriar el caldo( sin cerrar el matraz. Am9n de los numerosos remios en met!lico( 2asteur recibió algunas de las m!s restigiosas condecoraciones de su tiem o. /eguidamente( hizo hervir el caldo hasta que comenzó a salir va or or el e"tremo del cuello del matraz. Una vez sentado que el aire contenía microbios( 2asteur realizó su segundo( y definitivo( e" erimento. 'se conserDe era Jose h Meister( el ni7o de nueve a7os a quien 2asteur salvó de la rabia. Al finalizar el tratamiento el ni7o no desarrolla la enfermedad( se ha salvado( y la rabia ha sido vencida. A continuación( disolvió el algodón con 9ter y encontró restos de numerosos microorganismos en la disolución. 'n alabras del rinci al valedor de #arFin( el ingl9s )homas . 2asteur comenzó sus investigaciones demostrando que el aire no estaba e"ento de microorganismos.rden de Isabel la Aatólica 0en 655+1. 3ecordemos que los defensores de la generación es ont!nea( como =eedham( creían que el ro io aire era ca az de generar or sí mismo la a arición de los microbios en los caldos de cultivo reviamente esterilizados.( las fuerzas de ocu ación alemanas idieron que les fuera abierta la cri ta en la que se encontraban los restos de 2asteur y de su muDer.madre viene a solicitar ayuda al gran hombre( quien accede a tratar al chiquillo. 2or eso descartaban los e" erimentos( como los de / allanzani( en los que el aire era sometido a elevadas tem eraturas( ya que 9stas alteraban al aire y le hacían erder su uerza vital.onor 0de la que obtuvo el grado de Aaballero en 65ML( el de Aomandante en 65>5( y la $ran Aruz en 65561 y el $ran Aordón de la . /eg<n el gran microbiólogo franc9s 3en9 #ubos( durante la invasión nazi( en 6?4. 2ero la rueba mayor( y m!s escalofriante( de agradecimiento or su labor udo haber tenido lugar des u9s de su muerte. A lo largo de diez días( 2asteur inocula a Jose h re arados( de virulencia cada vez mayor( con el agente causante de la rabia. 2asaron los días y no a areció ning<n microorganismo en el interior del caldo.C A arentemente( el e" erimento de 2asteur no difiere de los revios de Joblot o / allanzani8 hacer hervir un caldo de cultivo en el interior de un reci iente. 'l e" erimento era concluyente( 2asteur había demostrado la falsedad de la generación es ont!nea. 'ntre ellas( destacan la Legión de . La diferencia . 'l ueblo de -rancia le des idió con un funeral de 'stado en =otre%#ame( en una de cuyas ca illas fue enterrado hasta que( en 65?>( sus restos fueron trasladados a una cri ta del Instituto 2asteur.( re osan Dunto a 9l los restos de su es osa( Marie Laurent. Allí( desde 6?6. #e manera que lo que ara otro científico habría su uesto el mayor 9"ito de su vida rofesional( la solución del roblema de la generación es ont!nea( ara 2asteur no fue sino un Dalón m!s en su carrera.u"ley 065+M%65?M1( escritas el a7o de 65>L8 B2or mi arte( creo que( con los resultados de los e" erimentos de 2asteur frente a nosotros( no odemos evitar llegar a las mismas conclusiones que 9lN y que la doctrina de la generación es ont!nea ha recibido el cou' de gráce final. 'l conserDe encargado de las llaves se suicidó antes que franquear el aso a los ocu antes. 2ara ello( as iró aire a trav9s de un tubo de vidrio en cuyo interior había colocado( a modo de filtro( un ta ón de algodón reviamente esterilizado. 'l ni7o se llama Jose h Meister y ser! la rimera ersona en recibir el tratamiento de 2asteur contra la rabia. Aomo ya hemos mencionado( la obra de 2asteur fue am liamente reconocida durante su vida. 'stos microorganismos sólo odían roceder del aire que había asado a trav9s del tubo y que las fibras del algodón habían retenido. )omó un matraz de cuello de cisne 0esto es( un reci iente cuyo cuello es muy largo y delgado1 y lo llenó con un caldo de cultivo( doblando a continuación el cuello del matraz hacia abaDo y luego hacia arriba 0sometido a calor( el vidrio se dobla con gran facilidad1.enry .

Aunque 2ouchet intentó rebatir los resultados de 2asteur( la batalla estaba ya irremisiblemente erdida8 en 65>4 la Academia de Aiencias de 2arís admitió los resultados de 2asteur 02ouchet eludió el re etir sus e" erimentos y defender sus resultados frente a la comisión de e" ertos designada or la Academia1.. 'n los eriodos en los que el caldo es calentado hasta la ebullición desa arece la casi totalidad de las bacterias( e"ce to unas ocas que forman es oras. 2asteur volvió a entrar en liza( rinci almente contra . Al baDar la tem eratura del caldo( esas es oras se abren y vuelven a a arecer microorganismos allí donde( a arentemente( habían sido eliminados. =uevamente( en 65@@( la Academia de Aiencias de 2arís nombró una comisión de e" ertos( a la que ace taron someterse 2asteur y &astian. /i en ese . Al deDar enfriar el caldo( estas es oras se abren y las bacterias reanudan sus quehaceres habituales. 2oco des u9s( en 65>?( el científico ingl9s John )yndall 065+. Auando se hierve un caldo de cultivo que contiene dichas bacterias 0 or eDem lo( tal como hizo )yndall( un caldo de cultivo fabricado con heno como fuente de materia org!nica1( algunas de 9stas se enca sulan formando es oras que resisten la ebullición. )yndall descubrió que si los caldos de cultivo eran sometidos a eriodos breves de calentamiento intenso( se arados or intervalos en los que se deDaba descender la tem eratura hasta valores idóneos ara el crecimiento microbiano( la esterilización era total y no volvían a a arecer microorganismos en el medio de cultivo. =o obstante( y a esar del a el rotagonista de 2asteur en su abandono( es de Dusticia reconocer que en el definitivo arrumbamiento de la teoría de la generación es ont!nea tambi9n influyeron decisivamente los avances de otras ramas de la biología e" erimental( como la citología. La solución dada or 2asteur fue tan sim le como genial. 'l aire asaba libremente or el cuello del matraz( ero las artículas de olvo sus endidas en el aire( en donde se encuentran los microorganismos( quedaban retenidas en dicho codo.%65?L1( descubridor del efecto que lleva su nombre y que e" lica or qu9 el cielo tiene color azul( udo observar directamente que la utrefacción de la materia org!nica 0causada or la roliferación de microorganismos en ella1 no se roducía en resencia de aire libre de olvo en sus ensión( ero sí tenía lugar cuando el aire contenía artículas de olvo( lo que confirmaba los resultados de 2asteur. 2ero Hcómo es osible que al deDar entrar aire fresco en el matraz 9ste no se contaminara de microbiosJ La res uesta est! en el codo que 2asteur generó al doblar el cuello del matraz.enry Aharlton &astian 065L@%6?6M1 que sostenía que la generación es ont!nea era osible en condiciones muy determinadas. -ue )yndall el investigador que encontró la solución a este roblema( al descubrir que determinadas bacterias ueden enquistarse( encerr!ndose en c! sulas 0 es'oras1 que resisten la ebullición rolongada.fundamental es que el matraz de 2asteur estuvo a!ierto todo el tiem'o. )odavía hubo un rebrote de la ol9mica acerca de la generación es ont!nea durante la d9cada de 65@. Al hacerlo así( 2asteur ermitió que el aire de la habitación( que no había sido sometido a tratamiento alguno( enetrara en el reci iente des u9s de la cocción del caldo. E otra vez( como había ocurrido diez a7os atr!s con 2ouchet( 2asteur desacreditó los argumentos y ruebas de su o onente( que tambi9n en esta ocasión rehuyó la confrontación directa con 9l. E( como confirmación de sus resultados( cuando se rom ía el cuello del matraz y se eliminaba el codo que retenía el olvo del aire( el caldo de cultivo se llenaba de microorganismos. #e hecho( 2asteur no udo dar cuenta de e" eriencias en las que tras esterilizar un caldo de cultivo or ebullición rolongada( en frascos cerrados herm9ticamente( rea arecían( ine" licablemente( determinados microorganismos. Aon ello( eliminaba cualquier duda sobre la validez del e" erimento.

'n 65>4( 2asteur escribía 0la cursiva es nuestra18 BAhZ 's que yo la riv9 Ta la sustancia em leada en los caldos de cultivoU( es que yo la rivo ahora( en este momento( de la . 'sta t9cnica recibe el nombre de tindalizaci&n( en honor de su inventor.C 2ero la ostura de los dos gigantes del siglo PIP iba a cambiar con los a7os. El ruso & el americano Aomo ya hemos tenido ocasión de e" oner en !ginas recedentes( las mol9culas de las que est!n formados los seres vivos( las biomol9culas( son muy diferentes de las que com onen la materia inorg!nica. E ara aquellos que no querían renunciar a la idea de que la vida es un fenómeno natural( que uede e" licarse or causas naturales( sólo quedaba la desazón de no oder ofrecer ninguna e" licación. 'n 65@5( a enas un a7o des u9s de su triunfo definitivo sobre &astian( 2asteur escribió( refiri9ndose a la generación es ont!nea8 B=o creo que sea im osible. La crisis había asado( la ciencia volvía a mirar a la cara al roblema del origen de la vida. A comienzos del siglo PIP( estaba muy e"tendida en la comunidad científica la o inión de que las biomol9culas sólo ueden ser generadas or los ro ios organismos y .ooKer 0656@%6?6618 B's un dis arate hablar sobre el origen de la vidaN se odría hablar tambi9n del origen de la Materia. 'ntonces diDimos que dichas mol9culas sólo se encuentran en los ro ios organismos( lo que lanteaba el roblema del origen de las biomol9culas del rimer ser vivo. Ambos comenzaban a considerar las circunstancias en las que la vida odría surgir de la materia inerte. 3e itiendo el rocedimiento varias veces se logra la total eliminación de las bacterias.ooKer( que la vida udo surgir de manera natural Ben una eque7a charca caliente( en resencia de todo ti o de sales de amonio y de !cido fosfórico( de luz( calor( electricidadC. 'l fin de la teoría de la generación es ont!nea su uso una grave crisis en las investigaciones científicas sobre la vida. 'n a enas tres a7os 065M?%65>+1 los trabaDos de #arFin y 2asteur habían rovocado un giro co ernicano en el roblema del origen del hombre.C H2or qu9 se refería 2asteur a la vida como a Bla <nica cosa que no le ha sido dado al hombre roducirCJ /i el hombre no uede re etir las condiciones en las que la vida surgió or vez rimera Hno ser! orque dichas condiciones son de índole sobrenaturalJ /i 2asteur a untaba en la dirección del acto de creación( #arFin se alineaba entre los que referían no lantearse una regunta que( en ese momento( quedaba fuera del alcance de la ciencia. 'l rimero había demostrado su relación con el origen de los dem!s seres vivos y el segundo había refutado que dicho origen udiera roducirse de manera es ont!nea.nica cosa #ue no le )a sido dado al )om!re 'roducir ( yo la riv9 de los g9rmenes que flotan en el aire( la riv9 de la vida( ues la vida es el germen y el germen es la vida.C E cinco a7os m!s tarde( en 655L( reconoció su inter9s or crear vida artificialmente. HIu9 alternativa quedaba ara e" licar el origen de la vidaJ 2ara muchos( la res uesta estaba en un acto divino de creación. 2or su arte( #arFin manifestaba en 65@6( en otra carta a . Aunque des u9s de la rimera edición de +l origen de las es'ecies( #arFin no tuvo em acho( en el !rrafo final del libro( en atribuir al Areador el origen de la vida M( su aut9ntico unto de vista sobre el roblema lo lanteó en una carta de 65>L a su com atriota y amigo( el bot!nico Jose h #alton .momento se las somete a un nuevo calentamiento r! ido( sólo una eque7a fracción de esas ocas bacterias consigue enca sularse de nuevo.

'sta hi ótesis tuvo en el sueco( remio =obel de Iuímica( /vante Arrhenius 065M?%6?+@1 a uno de sus rinci ales valedores. /in embargo( esta idea fue refutada en 65+5( cuando el químico alem!n -riedrich V_hler 065. 'n los seres humanos( y en muchos mamíferos( la urea se sintetiza en el hígado( como roducto de desecho del metabolismo de los amino!cidos. .idante( algo incom atible con las reacciones químicas que han de roducirse ara que la materia inorg!nica se combine y d9 lugar a la materia org!nica( que est! altamente reducida. 2ara com render en qu9 circunstancias udo a arecer la vida en la )ierra( es reciso que volvamos sobre la com osición química de nuestro mundo. 2ara evitarlo( el gru o amino es incor orado a una mol9cula m!s com leDa y mucho menos tó"ica( la urea( que( convenientemente diluida en agua( se e"creta en la orina. 2or un lado( el conocimiento que se tenía de química org!nica( en general( y de bioquímica( en articular( era muy reducido 0tal como se7alaba .arry -rancis Aom ton AricK( el descubridor Dunto con James #eFey Vatson de la estructura tridimensional del A#=1( fundamentalmente orque coloca el roblema fuera del alcance de la ciencia e" erimental y orque es osible concebir teorías alternativas que sí sit<an el origen de la vida en nuestro laneta.u"ley8 B=o hace muchos a7os Oy no se debe olvidar que la química org!nica es una ciencia Doven( que sólo cuenta con unas ocas generaciones de antig`edad( y que no cabe es erar mucho de ellaO( no hace muchos a7os desde que se decía que era com letamente im osible sintetizar cualquier com uesto org!nicoN es decir( cualquier com uesto no%mineral de los que se encuentran en los seres vivos. =o obstante el innegable 9"ito de V_hler( que marcó el nacimiento de la química org!nica( la investigación científica del origen de la vida to aba a<n con dos serios roblemas en el siglo PIP. La idea del origen e"traterrestre de la vida ha contado con escaso a oyo 0aunque entre sus defensores se han alineado científicos de la talla del remio =obel de Medicina . La im ortancia del descubrimiento de V_hler fue glosada( en 65>L( or )homas . Así ha sido durante mucho tiem oN ero ya ha asado un buen n<mero de a7os desde que un distinguido químico e"tranDero consiguió roducir urea( una sustancia de car!cter muy com leDo( que forma arte de roductos de desecho de las estructuras animales..%655+1 fue ca az de sintetizar a artir de sales inorg!nicas 0cianato de lomo y amoniaco1 una mol9cula org!nica tí ica de los seres vivos8 la urea.u"ley en el !rrafo citado anteriormente1( lo que limitaba el lanteamiento de hi ótesis detalladas sobre los rocesos químicos que odrían haber originado la vida. Auando 9stos son degradados liberan sus gru os amino( que de quedar libres en la sangre o los teDidos darían lugar a amoniaco( una sustancia altamente tó"ica.que no se roducen es ont!neamente en la naturaleza. 2or otra arte( había otra cuestión de difícil solución8 si la materia org!nica odía generarse a artir de la materia inorg!nica( sin la intervención de los seres vivos( H or qu9 dichos rocesos no ocurrían en la actualidadJ 2ara algunos científicos( la res uesta a esta regunta era que la vida no se originó en la )ierra( sino que llegó a trav9s del es acio desde otro lugar en donde las condiciones físicas y químicas fueran m!s favorables ara su a arición. La gran cantidad de o"ígeno libre en la atmósfera confiere a 9sta un car!cter o. M!s adelante e" licaremos con m!s detalle los conce tos de o"idación y reducción( or ahora nos basta con considerar que un !tomo est! o"idado si se encuentra unido al o"ígeno y reducido si se halla enlazado con el hidrógeno.enry . La actual atmósfera terrestre est! dominada or la resencia de nitrógeno 0@@ or ciento1 y o"ígeno 0+6 or ciento1.C La urea es una mol9cula com leDa( am liamente distribuida entre los distintos organismos.

#e este modo( la atmósfera de J< iter es rica en mol9culas reducidas( como el metano 0A. 'l o"ígeno es altamente reactivo y tiende a unirse 0a o"idar1 a los dem!s elementos químicos( or lo que no debería hallarse libre( sino asociado a otros elementos en forma de ó"idos.La naturaleza o"idante de la actual atmósfera terrestre im ide la a arición es ont!nea de biomol9culas a artir de com uestos inorg!nicosN sin embargo( la atmósfera no siem re ha tenido la misma com osición. arin 065?4%6?5. 'ntre los que ensaban así se encontraba un bioquímico ruso( Ale"ander Ivanovich . arin estuvo muy influida or las ideas del filósofo alem!n( y uno de los adres del socialismo( -riedrich 'ngels 065+. -inalmente( estas mol9culas com leDas se se araron del medio( mediante rocesos físico%químicos( en eque7as vesículas 0coacervados1 a artir de las cuales a arecieron los rimeros seres vivos. arin se benefició de los mayores conocimientos de química org!nica de que se dis onía en las rimeras d9cadas de nuestro siglo. 'l hidrógeno es el elemento m!s abundante del universo y cabe ensar que tambi9n fue un constituyente mayoritario en la atmósfera rimordial. 's decir( que la resencia de o"ígeno en la atmósfera es osterior a la a arición de la vida. 2ero adem!s de estos conocimientos( la teoría de . arin( estas mol9culas se acumularon en los mares rimitivos y( a su vez( habrían seguido reaccionando y combin!ndose entre sí ara dar lugar a mol9culas cada vez m!s com leDas. 'n rimer lugar( es sor rendente la gran cantidad de o"ígeno libre en la atmósfera actual. 2ara esas fechas( se habían sintetizado artificialmente numerosos com uestos org!nicos y se conocían bien las bases químicas de dichos rocedimientos. +.1 liberando o"ígeno. arin tomó la idea de que la materia evoluciona a lo largo del tiem o( adquiriendo formas cada vez m!s com leDas que desembocan en la materia viva. . /eg<n la teoría de . 'n lanetas de eque7o tama7o( como es el caso de la )ierra( la fuerza de la gravedad no es ca az de retener a los !tomos eque7os Oy el hidrógeno es el menor de todosO que se van esca ando de su atmósfera a lo largo del tiem o. 2arece claro ues que la atmósfera en la que tuvieron lugar las reacciones químicas que dieron lugar a la vida carecía de o"ígeno( y no era tan o"idante como lo es en la actualidad. 'n cambio( los lanetas grandes( como J< iter( tienen un cam o gravitatorio lo suficientemente fuerte como ara retener los !tomos ligeros y or ello sus atmósferas mantienen una com osición química m!s arecida a la inicial. La hi ótesis de . 2or otra arte( es muy razonable su oner que la atmósfera rimitiva hubo de ser mucho m!s rica en hidrógeno de lo que lo es hoy día. arin tambi9n se basó en el desarrollo de las investigaciones sobre el origen de la )ierra y la osible com osición de su atmósfera rimitiva. La <nica e" licación ara la alta concentración de o"ígeno en la atmósfera resente es la acción de los organismos fotosintetizadores( que rom en las mol9culas de agua 0. 'sta idea es crucial( uesto que ermite concebir que el abismo e"istente entre la materia inorg!nica y los seres vivos uede ser cubierto en una serie de eta as de com leDidad .L1.1( que en 6?++ resentó a la /ociedad &ot!nica de Mosc< un trabaDo en el que ro onía que en el seno de una atmósfera de esas características 0sin o"ígeno( ero rica en agua( metano( y amoniaco1( sometida a intensa radiación ultravioleta y sacudida or descargas el9ctricas( se habrían roducido series de reacciones químicas cuyo resultado sería la a arición de todos los ti os de mol9culas org!nicas. #el rimero( . )omando la atmósfera de J< iter como modelo de lo que udo ser la rimitiva atmósfera terrestre( se ro uso que la atmósfera rimordial de la )ierra carecía de o"ígeno y era rica en mol9culas reducidas( como el metano y el amoniaco.41 y el amoniaco 0=.%65?M1( así como or las del ro io #arFin.

'n una celeb9rrima frase( el gran Albert 'instein 065@?%6?MM1 deDó clara su o inión sobre el a el del azar en el mundo natural8 B#ios no Duega a los dados. 2ero el roblema ca ital ara com render el origen de la vida( a artir de una serie de reacciones químicas de la materia inanimada( lo constituye el hecho de que dichas reacciones químicas se roducen de manera aleatoria en muchas direcciones. 'l verdadero descubrimiento de #arFin( la selección naturaZ( es un mecanismo que dirige la acción del azar( eligiendo lo meDor 0ada tado1 entre aquellas variantes roducidas aleatoriamente. HAómo udieron dichas reacciones encadenarse en la dirección adecuada( or sí solas( ara dar lugar a algo tan delicadamente ordenado y aDustado como es la materia vivaJ . 'ntonces( a comienzos de la d9cada de 6?M. dicho en t9rminos m!s sim les( Hcómo uede surgir el orden a artir del caosJ . Aquellos científicos no odían concebir que el e"traordinario dise7o que muestran los seres vivos en todas sus estructuras se debiera a un roceso en cuyas entra7as anidaba el m!s uro azar. -inalmente( de entre los elegidos se seleccionaron los que adquirieron la ca acidad de aumentar de n<mero al ser ca aces de dividirse sin erder sus ro iedades. Así( seg<n . arin 0y . arin.( un Doven estadounidense ensó en realizar un e" erimento ara contrastar la hi ótesis fundamental del científico ruso. arin encontró la res uesta en la genialidad de #arFin8 la selección natural. 'n el tiem o en que . #e manera inde endiente( cuando a<n no se conocían los trabaDos de . 2osteriormente( en 6?L>( a areció su obra m!s conocida y e"tensa8 +l origen de la vida so!re la Tierra. 2or ello( a menudo se re<ne a ambos autores y se habla de la teoría de . E de entre todos los que iban revaleciendo( triunfaron los que fueron ca aces de mantener durante m!s tiem o la adecuada combinación de mol9culas org!nicas( intercambiando materia y energía con el medio circundante. /in embargo( esas críticas carecían de fundamento. . #e este modo( de todos los coacervados que se formaron sólo subsistieron aquellos que contenían determinadas combinaciones de biomol9culas( cuyas reacciones químicas les conferían mayor estabilidad. #urante un cuarto de siglo( las ideas de .aldane. arin( la evolución química de la materia dio lugar a los coacervados( vesículas rellenas de mol9culas org!nicas reunidas azarosamente( y 9stos fueron seleccionados en función de su ca acidad ara erdurar. arin%.aldane1 fueron obDeto de ol9mica( sumaron adhesiones y suscitaron rechazos( ero la discusión se mantuvo en el lano estrictamente teórico.ccidente( uno de los científicos m!s olifac9ticos del siglo PP( John &urdon /anderson .abían nacido los rimeros organismos. 's relativamente frecuente en la historia de la ciencia que dos científicos hagan el mismo descubrimiento( o ro ongan la misma teoría( de manera inde endiente y casi simult!nea.aldane 065?+%6?>41( ublicó en 6?+5 una teoría sobre el origen de la vida muy arecida a la de . Antes de e" licar el e" erimento de Miller y su im ortancia( merece la ena comentar un as ecto sobre las circunstancias en las que lo realizó. arin en . 'ste Doven se llamaba 0y todavía se llama1 /tanley Miller y era un modesto estudiante de doctorado( de tan sólo veintitr9s a7os( de la Universidad de Ahicago cuando concibió y llevó a la r!ctica un sencillo e" erimento( cuyos resultados constituyen uno de los mayores descubrimientos científicos del siglo PP. 'l dado de #arFin no es el dado al que se refiere 'instein( el dado de #arFin est! cargado( trucado( or la selección natural8 aunque muchas cosas son osibles( sólo algunas ueden revalecer.creciente( y no en un <nico salto.C 'n la 9 oca de #arFin( muchos de sus críticos( es ecialmente desde el cam o de la aleontología( hacían la misma crítica a su teoría de la evolución 0suya y de Vallace1. arin ublicó en 6?+4 un libro de modestas dimensiones en el que detallaba su teoría. )ras su rimera comunicación de 6?++( .

Afortunadamente( el ro io Miller describió en 6?@4 las circunstancias que rodearon a su trabaDo y su relación con Urey. arin ara la atmósfera rimitiva( y com robar si a arecían o no biomol9culas( era es ecialmente atrevida ya que en dichas condiciones odía formarse una enorme cantidad de com uestos( cuyo an!lisis estaba fuera del alcance de un sim le estudiante de doctorado. arin( 9ste se mostró esc9 tico ante la idea. Urey le animó a hacerlo. /in embargo( e"iste otra versión( recogida or el científico franc9s Joal de 3ossnay( seg<n la cual la idea de Miller de recrear las condiciones ro uestas or . Miller se uso manos a la obra y( tras algunos ensayos reliminares( en a enas tres meses y medio consiguió resultados claros y es ectaculares.Miller efectuó su e" erimento era estudiante en el laboratorio del químico . 'n vez de eso( ro uso a Miller otro tema de investigación que le garantizaba la realización de una buena tesis doctoral. arin1( y no otro( era el tema al que quería dedicar su tesis. Aquello fue . 2ero Miller( con la tozudez ro ia de la Duventud( insistió en que 9se 0la contrastación e" erimental de las tesis de . 'l rofesor se mostraba reacio a embarcar a su alumno en una tesis doctoral de difícil eDecución y muy dudosos resultados. arin( en que la atmósfera rimitiva carecía de o"ígeno y era rica en metano( amoniaco y agua. Urey tambi9n era es ecialista en el tema de la com osición química de la atmósfera rimitiva y sus o iniones eran similares a las de . E entonces ocurrió una an9cdota que da cuenta de la aut9ntica talla moral de Urey. Lo que sucedió entonces fue tan e"ce cional que merece que deDemos a Miller que lo narre con sus ro ias alabras8 B'ntonces escribí un breve artículo incluyendo el nombre de Urey como co%autor y se lo llev9 ara su a robación. La mayor arte de los autores que describen dicho e" erimento tienen gran cuidado en se7alar que Miller lo llevó a cabo baDo la atenta dirección de Urey. 2or ello( Miller no habría realizado su e" erimento baDo la atenta mirada de su director( sino que lo habría llevado a cabo Ya escondidasZ Aunque la an9cdota recogida or #e 3ossnay es m!s divertida que la versión o icial del e" erimento de Miller( y cuadra muy bien con cierta mitología sobre las relaciones entre rofesores y estudiantes( lo cierto es que es falsa. 2recisamente fueron las lecciones de Urey las que induDeron a Miller a lantear su e" erimento. Una vez finalizado( y antes de enviarlo( Miller se lo resentó a Urey ara su a robación. /i transcurrido ese tiem o no había conseguido resultados claros( debería renunciar a su ro ósito y ace tar el tema de tesis que 9l le ro onía. Miller estuvo de acuerdo y entre am!os dise7aron el e" erimento y el a arato ara llevarlo a cabo. 'n o inión de Urey( el e" erimento ro uesto or Miller odía dar lugar a un sinn<mero de com uestos org!nicos( cuyo an!lisis requeriría mucho tiem o y esfuerzo. Aonvencido de que sus resultados eran de gran im ortancia( Miller idió ermiso a Urey ara escribir un artículo y enviarlo a la revista %cience. Lo rimero que me diDo es que retirara su nombre del artículo orque yo había realizado la mayor arte del trabaDo or mí mismo( y si su nombre a arecía en el artículo yo recibiría oco o ning<n cr9dito. Adem!s( y 9ste era el rinci al obst!culo que veía Urey( los resultados odrían no ser concluyentes en ninguna dirección. Ante la insistencia de Miller( Urey le ro uso concederle entre seis meses y un a7o ara que robara su idea. Los estudiantes de Urey conocían bien sus ideas( uesto que 9l mismo las defendía en los seminarios que im artía. 'fectivamente( cuando Miller ro uso a Urey la realización de un e" erimento ara contrastar las hi ótesis de .arold Alayton Urey 065?L%6?561( galardonado en 6?L4 con el remio =obel de Iuímica or el descubrimiento del deuterio 0Hse acuerdan del deuterioJ 's el isóto o del hidrógeno que tiene un neutrón en su n<cleo1 y uno de los adres de la bomba atómica.

A continuación hizo hervir el agua del matraz( con lo que generó una corriente de aire caliente y va or de agua. . 'l e" erimento comenzó cuando( tras haber racticado el vacío en el interior del circuito( Miller situó una mezcla de agua( hidrógeno( amoniaco y metano en el interior del matraz.ró mezclo amoniaco y gas cianhídrico con agua y los calentó a ?..e"traordinariamente generoso or su arte orque en química el director de la investigación casi siem re figura en los artículos resultantes de la tesis del estudiante. 2osteriormente( en 6?>L( logró sintetizar( tambi9n en condiciones similares a las de la rimitiva atmósfera( los gl<cidos ribosa y deso"irribosa( las otras biomol9culas constituyentes del A#=( el A3=( y el A)2. Aomo resultado( se han obtenido e" erimentalmente todos los ti os de biomol9culas de los seres vivos. Miller rocedió al an!lisis meticuloso de dicha sustancia naranDa y encontró en ella numerosas mol9culas org!nicas( entre las que se encontraba la urea y( sobre todo( algunos de los amino!cidos resentes en los seres vivos.ay datos que sugieren que la rimitiva atmósfera reductora fue substituida ronto( antes de que se dieran las condiciones .ró. 'l e" erimento de Miller fue un aldabonazo en las investigaciones sobre el origen de la vida y abrió el camino hacia su estudio e" erimental. Miller ublicó sus resultados en la revista %cience en 6?ML( el mismo a7o en que Vatson y AricK daban a conocer en 0ature la estructura tridimensional del A#=. #e este modo( la mezcla de agua( hidrógeno( amoniaco y metano 0que re resentaba la hi ot9tica atmósfera rimitiva1 circuló durante días or el circuito.ró ensó que se había equivocado. Las ideas de . Algunos de los 9"itos m!s resonantes en estas investigaciones los obtuvo Juan . grados( condiciones com atibles con las de la )ierra rimitiva( obteniendo adenina. 'n 6?>. /in embargo( estos 9"itos se han visto ensombrecidos en los <ltimos a7os al acumularse dudas res ecto de que la com osición original de la atmósfera terrestre fuera tan favorable a la a arición de las distintas biomol9culas. Aonstruyó un circuito cerrado que constaba de un matraz conectado( mediante un tubo de vidrio( a una cam ana en la que había situado dos electrodosN de esta cam ana surgía otro tubo que volvía al rimer matraz. Al asar or la cam ana con los electrodos( la mezcla era sometida eriódicamente a descargas el9ctricas de >. -rente a lo que teóricamente cabría es erar( a artir de las condiciones de artida( no se había formado una e"traordinaria cantidad de mol9culas muy diversas( sino que sólo había a arecido un n<mero limitado de ellas( entre las que se encontraban algunas de las biomol9culas esenciales de los seres vivos. 3ecordar!n que la adenina es uno de los com onentes de los !cidos nucleicos 0A#= y A3=1 y del A)2 0trifosfato de adenosina1( mol9culas fundamentales de los seres vivos. A su vez( este tubo había sido doblado en una arte de su trayecto ara formar un codo..C H'n qu9 consistió el e" erimento de Miller y cu!les fueron sus resultadosJ Miller recreó en el laboratorio las condiciones físicas y químicas que .( . Al cabo de una semana( un líquido anaranDado se había ido acumulando en el codo del tubo de vidrio.. voltios( que simulaban los rel!m agos de la atmósfera rimigenia. #esde entonces se han realizado una gran cantidad de e" erimentos( variando las condiciones de artida( bien las mol9culas originales( bien la fuente de energía. 'l hallazgo fue tan ines erado que( en un rimer momento( .. arin y su rofesor Urey defendían ara la rimitiva atmósfera terrestre. arin se habían visto es ectacularmente confirmadas or Miller8 en las condiciones su uestas ara la rimitiva atmósfera terrestre( los ladrillos de la vida habían a arecido a artir de la materia inorg!nica. /in duda( la cosecha de 6?ML fue e"celente ara la biología.

'n 6?55 la sonda 5iotto de la Agencia 's acial 'uro ea atravesó la estela del cometa 8alle*( revelando una insólita cantidad de materia org!nica. )al vez estemos ró"imos a la realización de un e" erimento 0quiz! se est9 llevando a cabo en estos momentos1 que( como el de Miller( nos alumbre en nuestro conocimiento sobre el origen de la vida. 'n 6?>? cayó en Australia( cerca de los cam os auríferos de Murchinson( un meteorito de este ti o que udo ser analizado oco des u9s de su caída( evitando la contaminación. T..ró en los a7os sesenta( eleva( una vez m!s( su vista hacia cielo( hasta el es acio e"terior. Los resultados del an!lisis son muy reveladores8 se hallaron seis de los veinte amino!cidos em leados or los seres vivos. 'stos amino!cidos habían a arecido igualmente en el e" erimento de Miller y en cantidades similares.U Auando encontremos la res uesta( ser! tan condenadamente sim le( que todos nos reguntaremos Hcómo no se me ocurrió a mí antesJC !*olos o acompa+ados" . #e modo que el e" erimento de Miller tiene una validez universal8 allí donde se den las condiciones adecuadas( a arecer!n las mol9culas de la vida. Uno de ellos a unta hacia ambientes de ti o volc!nico( como las fumarolas del fondo del oc9ano( en las que se dan a la vez altas tem eraturas( como fuente de energía( y mol9culas reducidas. 'n los <ltimos a7os hemos ido descubriendo que la resencia de biomol9culas en el es acio e"terior no es un suceso e"ce cional( sino relativamente frecuente. 2ero a<n carecemos de resultados e" erimentales que nos ermitan acotar significativamente el cam o de lo osible. #urante alg<n tiem o( no estuvo claro el origen de dichas biomol9culas( ues no odía descartarse que se tratara de contaminación de la ro ia atmósfera terrestre. 'n esas condiciones( la obtención de biomol9culas no es tan e"itosa. /in embargo( un suceso afortunado vino a des eDar las dudas. Mientras llega ese momento( cedemos( de nuevo( la alabra a Miller( quien a la regunta de si el origen de la vida es un roblema al alcance del conocimiento del ser humano contestó8 BAreo que no hemos dado todavía con el truco correcto. Los resultados del e" erimento de Miller recibieron un gran res aldo or el descubrimiento de biomol9culas de origen e"traterrestre. )ambi9n hemos detectado( merced a la radioastronomía( la resencia de biomol9culas en nubes de olvo gal!ctico y en el es acio interestelar. La segunda osibilidad( resentada or . #esde este unto de vista( la cuestión de si dichas mol9culas se formaron en la )ierra( o vinieron de fuera( tiene una trascendencia menor. 'n esta fase de las investigaciones hay numerosas líneas de trabaDo y se han formulado diferentes modelos contra uestos.ara el surgimiento de la vida( or otra de car!cter neutro.. #esde antiguo( se conoce la e"istencia de mol9culas org!nicas 0amino!cidos( bases nitrogenadas( y lí idos1 en un ti o es ecial de meteoritos conocidos como condritas car!onáceas. Mientras se debate la naturaleza y evolución de la ret9rita atmósfera terrestre( se han sugerido otros osibles escenarios ara el surgimiento de las biomol9culas( aun en una atmósfera no reductora. 'l rimer aso ya est! dado. Así nos lo confirman los an!lisis realizados en meteoritos reservados de la contaminación terrestre durante miles de siglos baDo el hielo ant!rtico. Lo realmente im ortante es que la materia inorg!nica uede generar es'ontáneamente la materia org!nica. La formación de biomol9culas a artir de la materia inorg!nica es un hecho incuestionable a día de hoy. Iuedan a<n or esclarecer las siguientes eta as en el camino hacia la vida8 cómo udieron las mol9culas org!nicas organizarse es ont!neamente ara dar lugar al rimer ser vivo.

dán( los alumnos de Auvier decidieron un día vengarse de su detestado rofesor( gast!ndole una broma es ecialmente . La carrera acad9mica de Auvier fue meteórica y hacia 65.oy día e"iste una rama de la biología que se encarga de determinar cu!les son esas características b!sicas de la vida( con el obDeto de buscarla e identificarla fuera de nuestro laneta. /in embargo( a Auvier( el adre de la aleontología( le odría corres onder el honor de haber sido el rimer y <nico 0hasta el momento1 e"obiólogo de la historia( ya que tuvo la ocasión de analizar a un ser que no era de este mundo.rg!nica de Auvier en nuestras reconstrucciones. 'ste 2rinci io sostiene que las diferentes artes de los seres vivos est!n tan delicadamente aDustadas( funcional y estructuralmente( las unas a las otras( que es osible deducir el modo de vida y la estructura com leta de un organismo a artir de algunas de sus artes. '"iste un eDem lo histórico de nuestra ca acidad ara reconocer como tales a seres vivos muy diferentes de los conocidos. =o im orta que los testigos de la resunta a arición sean numerosos( o que haya entre ellos ersonas intelectualmente bien re aradas( la incredulidad es la norma. Al arecer( seg<n recoge . Auentan que sus alumnos le odiaban. ..erbert Vendt en su libro Tras las )uellas de .oy día los aleontólogos( conscientemente o no( seguimos usando el 2rinci io de Aorrelación . &as!ndose en este rinci io( Auvier maravilló a la sociedad de su 9 oca reconstruyendo organismos e"tinguidos a artir de unos ocos fósiles. Auando alguien anuncia que ha resenciado una a arición de la :irgen( el esce ticismo( si no la burla( es la reacción m!s frecuente en la mayoría de los medios de comunicación. #e manera Docosa( se suele decir que la e"obiología es la <nica ciencia sin obDeto de estudio( uesto que no se conoce ning<n organismo e"traterrestre. 's tanta la seguridad que e"iste al res ecto( que casi se ha convertido en un dogma de fe( ro io de nuestros tiem os. 'sta situación contrasta vivamente con el !bulo que se concede al avistamiento de naves alienígenas( e incluso al contacto ersonal y directo con sus tri ulantes. /i alguien decide oner en duda <blicamente la e"istencia de la vida fuera de nuestro laneta corre el eligro de ser tratado de ignorante y recibir comentarios la idarios del ti o de BYAlaro que e"iste vida( ero diferente de la que conocemosZC o BYAómo vamos a ser los <nicos seres vivos del universoZC 'l rimer argumento no deDa de ser divertido( orque si la vida e"traterrestre es realmente tan distinta( Hcómo odríamos reconocerla aunque nos la to !ramos de brucesJ #e hecho( la <nica osibilidad que tenemos de reconocer la e"istencia de vida fuera de nuestro mundo estriba en que se 'arezca sustancialmente a la vida con la que estamos familiarizados.o!iología. /e trata de la e. 2ero su brillantez científica y acad9mica no estaba acom a7ada de encanto ersonal. Auando LeeuFenhoeK descubrió los microorganismos( en 6>5L( no tuvo dudas en catalogarlos como seres vivos( ese a que diferían enormemente de los organismos conocidos hasta la fecha.La gran mayoría de la o inión <blica est! firmemente convencida de la e"istencia de la vida e"traterrestre. La cinematografía y la literatura de nuestro tiem o est!n tan llenas de e"traterrestres que casi roduce e"tra7eza no encontr!rnoslos or la calle. M!s all! de la gran diferencia e"istente entre los microbios y los animales( LeeuFenhoeK ercibió una característica que 9l ensaba que era consustancial a los animales8 el movimiento autónomo.( con tan sólo treinta y un a7os( ya era catedr!tico del Aollege de -rance. Auvier fue el creador de uno de los instrumentos conce tuales m!s im ortantes ara el estudio de los fósiles8 el "rinci'io de Correlaci&n 6rgánica. .

Iuiz! le arezca que son unos c!lculos demasiado o timistas. #esde esta ers ectiva( la +cuaci&n 5reen Ban9 0modificada1 es como sigue8 N .66 lanetas <tiles ara la vida.(M1 y que( en romedio( cada sistema incluya dos lanetas con las condiciones adecuadas ara el surgimiento de la vida 0ne c +1. 'n rimer lugar( el que las estrellas tengan lanetas en órbita a su alrededor es una consecuencia inevitable del roceso de formación de 9stas. R / *) / ne / *l / *i / *c =o se asuste( la ecuación es bien sencilla.rg!nica has de ser herbívoro. 2ero 9ste( leDos de asustarse( abrió los oDos y( con gran sangre fría( contestó8 BIm osible( tienes cuernos y ezu7as. 2ero volvamos al caso de la vida e"traterrestre. La robabilidad de que la vida surDa en un laneta con las condiciones ro icias es f l. 'l coeficiente fi re resenta la robabilidad de que surDa la inteligencia y f c( es la robabilidad de que la vida inteligente desarrolle una civilización tecnológica. 'l n<mero romedio de lanetas adecuados ara la vida en cada sistema lanetario est! re resentado or el coeficiente ne.L4+ a7os. Aierta o no( la an9cdota de Auvier nos ilustra sobre un unto realmente interesante8 la aleontología tambi9n se enfrenta al roblema de estudiar seres vivos que no est!n en nuestro laneta. E como la e"obiología( tambi9n la aleontología intenta a rehender las cualidades b!sicas de la vida ara oder usarlas en sus estudios. 2ara que se hagan una idea de lo que re resenta ese n<mero( iensen que es un oco m!s que la distancia de la )ierra al /ol( e" resada en metros( o la cantidad de segundos que hay en >.esada.66. La estrella que meDor conocemos( el /ol( tiene su sistema lanetario( y se conocen m!s casos en la gala"ia. 's osible( ero tienen su razón de ser. Al arecer( es razonable su oner que la mitad de esas estrellas contengan sistemas lanetarios 0f c .cultos en las sombras de la habitación( el resto de com a7eros se relamían ensando en el terrible susto que le iban a ro inar a Auvier. 'l segundo de los argumentos 0BYAómo vamos a ser los <nicos seres vivos del universoZC1 tiene m!s enDundia y uede contem larse desde una ers ectiva científica. 'l tiem o( y no el es acio( se ara a los organismos que investiga la aleontología de los que conocemos hoy día. 2ero como nuestro inter9s or esta cuestión va m!s all! del momento resente( odemos modificar levemente dicha ecuación ara calcular cu!ntas civilizaciones e"traterrestres han surgido en toda la historia de la gala"ia. Aomo lo que aquí nos interesa es la e"istencia o no de vida e"traterrestre( rescindiremos de los <ltimos dos coeficientes fi y fc. /eg<n los astrónomos( el n<mero a ro"imado de estrellas en nuestra gala"ia 031 se acerca a +b6. 3 es el total de estrellas formadas en la gala"ia.C . Una noche( se deslizaron en su dormitorio y uno de ellos( convenientemente disfrazado de diablo( se acercó al dormido Auvier diciendo algo así como8 BY#es iertaZ /oy el #emonio y vengo a devorarte. = es el n<mero total de civilizaciones que ha habido en la gala"ia desde su formación. . 2or el 2rinci io de Aorrelación . 'sto nos deDa con la asombrosa cantidad de +b6. 'l factor f es la fracción de dichas estrellas que tienen sistemas lanetarios describiendo órbitas a su alrededor. 'n 6?>6( el astrofísico estadounidense -ranK #raKe construyó una ecuación( conocida como la A&rmula de 5reen Ban9( ara calcular cu!ntas civilizaciones e"traterrestres cabe es erar que e"istan( a día de hoy( en nuestra gala"ia.C )ras un segundo de silencio( una salva de a lausos llegó desde la oscuridad de la alcoba.

'l laneta est! demasiado frío y el agua se encuentra congelada. Iuiz! esos hi ot9ticos marcianos 0seguramente microbios1 se hayan e"tinguido( ero siem re quedaría la osibilidad de encontrar huellas de su e"istencia. #e hecho( recientemente se han encontrado en nuestro laneta bacterias y algas unicelulares que viven en condiciones similares baDo los hielos ant!rticos. =o hay ninguna razón ara su oner que los lanetas de los hi ot9ticos sistemas lanetarios tengan que estar concentrados en las ro"imidades de su corres ondiente estrella( donde la tem eratura sería muy elevada( o todos situados muy aleDados de ella( lo que im licaría tem eraturas demasiado baDas. Ambas alcanzaron la su erficie marciana en 6?@>( con un intervalo de un mes y medio( en untos se arados en cerca de >. 'sta sí que es una dificultad seria( ero no insalvable( ara el desarrollo de los seres vivos. Marte es sensiblemente m!s eque7o que la )ierraN en consecuencia( su cam o gravitatorio es m!s d9bil y su atmósfera m!s tenue... Ahora bien( el agua líquida uede servir como un eficiente filtro ara los rayos ultravioleta y la vida odría cobiDarse baDo una ca a rotectora de agua. 'n agosto .M. #esgraciadamente( en Marte no hay agua líquida. Una diferencia m!s im ortante estriba en el tama7o de nuestro vecino cósmico. Iue Marte est! considerado como un magnífico candidato ara albergar 0o haber albergado1 la vida( lo rueba el hecho de que se hayan enviado dos naves( las ?i9ing 6 y +( convenientemente ertrechadas de los m!s refinados ingenios ara detectar la resencia de seres vivos. 2ero esto es lo que ocurre en la actualidadN hay indicios muy firmes de que en el asado remoto Marte gozó de tem eraturas m!s benignas y de que el agua líquida circuló or su su erficie. Una atmósfera oco densa deDa asar hasta la su erficie una gran cantidad de radiación ultravioleta( letal ara cualquier ser vivo. y Marte. 'n un rimer momento( los resultados obtenidos en tales e" erimentos arecían a untar a la e"istencia de vida en Marte( ero an!lisis m!s detallados hicieron llegar a la conclusión de que se había tratado de un error de inter retación. 'n 6??> se avivó la es eranza de encontrar vida de origen e"traterrestre.( aunque siem re quedar! una sombra de duda.#e manera que su oner que la mitad de las estrellas ueden tener lanetas a su alrededor no es descabellado. 'stos lanetas son la )ierra. Lo razonable es ensar que el roceso de formación de las estrellas( y de sus lanetas acom a7antes( haya dado lugar a lanetas de distintas masas( em lazados a diferentes distancias de la estrella madre8 unos cercanos( otros situados a distancias intermedias y otros m!s aleDados. 'n cuanto a que cada sistema lanetario tenga( en romedio( dos lanetas confortables ara la vida( tam oco arece e"agerado.. #e ser así( la vida odría haber a arecido en Marte y ermanecer a<n relicta baDo la ca a de hielo de sus casquetes olares. )ambi9n es razonable su oner que un buen n<mero de estos lanetas tengan la suficiente masa como ara generar un cam o gravitatorio ca az de retener una atmósfera. 2or ello( dos lanetas susce tibles de generar y albergar la vida no arece un n<mero dis aratado.. Aunque( si eso es cierto( H or qu9 nuestro sistema solar( el <nico que conocemos con detalle( sólo contiene un laneta con vida( la )ierraJ H=o ser! que( finalmente( los c!lculos sí son demasiado o timistasJ Lo cierto es que en nuestro sistema solar hay al menos dos lanetas susce tibles de albergar la vida. Km( y llevaron a cabo una serie de e" erimentos destinados a detectar la resencia de vida en Marte. 'sta robabilidad abre el cam o a una nueva ciencia8 la e. 'l laneta roDo est! situado algo m!s leDos del /ol que el laneta azul ero la diferencia no es relevante en cuanto a las condiciones de Marte ara aloDar la vida.o'aleontología.

54. Un sistema est! en equilibrio termodin!mico cuando la energía y la materia del mismo est!n homog9neamente distribuidas en 9l.54. 2ara ello es reciso reguntarse cu!l es la robabilidad de que surDa la vida cuando todas las circunstancias est!n a su favor 0el coeficiente f l de la ecuación1.asta aquí la arte de la ecuación de 5reen Ban9 que com ete al mundo inorg!nico... . La vida es sólo uno de entre los muchos acontecimientos osibles con una robabilidad a 'riori de roducirse casi nula.6 est! fuera de toda duda( la naturaleza biológica de las resuntas biomol9culas es muy discutible.6( recogido en 6?54 en los hielos de la Ant!rtida se habían encontrado nódulos de carbonatos( cuya com osición química incluye mol9culas y estructuras org!nicas similares a las generadas or las bacterias terrestres.6 una rueba incuestionable de vida alienígena. )ras el gran alboroto inicial( una arte sustancial de la comunidad científica no considera la evidencia hallada en AL.. #esde el rimero de ellos se han ostulado modelos teóricos( que cuentan con base e" erimental( que reducen el cam o de acción del azar en el camino hacia la vida. a7os( rocedente de la su erficie marciana de donde fue arrancado hace 6> millones de a7os or el im acto de un gran asteroide contra Marte. 2ero si( como iensan otros( la vida es una singularidad( entonces la robabilidad de que a arezca es indistinguible de cero 0casi nunca ocurrir!1( y deberíamos ir haci9ndonos a la idea de que estamos solos.. 'sta distribución homog9nea es el estado m!s desordenado osible del sistema( or lo que el /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica nos asegura que todos los sistemas cerrados tender!n al estado de equilibrio or ser el de m!"imo desorden 0o( si lo recuerdan( de mayor entro ía1. #esgraciadamente( aunque el origen marciano de AL. 'l meteorito AL..6 llegó a la )ierra hace 6L. /i( como o inan algunos( la vida es una regularidad de la materia( entonces dicha robabilidad tomar! un valor ró"imo a 6 0suceder! con bastante frecuencia1 y el universo bullir! de vida. 2or otra arte( se ha descubierto que en los sistemas muy aleDados del equilibrio termodin!mico la materia se organiza es ont!neamente en estructuras muy ordenadas( llamadas estructuras disi'ativas. 2ero e"isten visiones alternativas a la de Monod( rocedentes del cam o de la biología molecular y de la rama de la física que estudia la termodin!mica de los sistemas aleDados del equilibrio. 'l aladín de la visión m!s esimista fue Jacques Monod( quien en su libro +l azar * la necesidad e" resó la convicción de que la vida es un fenómeno de tan baDa robabilidad que no cabe es erar que haya tenido lugar en otro lugar o en otro momento8 BLa antigua alianza ya est! rotaN el hombre sabe al fin que est! solo en la inmensidad indiferente del universo de donde ha emergido or azar.de ese a7o( se ublicó que en el interior de un modesto meteorito 0de algo menos de dos Kilogramos de eso1( que lleva la sigla de AL..54. 2ero ahora se trata de establecer en cu!ntos de los lanetas otencialmente f9rtiles se uede haber originado la vida.54. 'n cualquier caso( haya vida en 9l o no( Marte arece ser el otro laneta habitable que le corres onde a nuestro sistema solar seg<n la estadística. 'n síntesis( estos modelos ostulan que a artir de un conDunto de biomol9culas sencillas uede establecerse un fenómeno de evolución( regido or la selección natural( que desemboque en la a arición de sistemas moleculares com leDos con algunas de las características b!sicas de los seres vivos8 estabilidad físico%química( autorre licación eficaz( y ca acidad de evolucionar a lo largo del tiem o. .C /eg<n Monod( el fenómeno de la vida es una singularidad de origen naturalN es decir( com atible con las leyes que rigen el universo( aunque no es inevitable( ni siquiera redecible( a artir de 9stas..

$ran arte de esta energía llega en forma de luz( una forma de energía de alta calidad. E en esta situación asistimos a un rodigio8 el agua se one es ont!neamente en marcha y a arecen ríos en el seno del ro io mar. 'nfocado el roblema desde esta ers ectiva( que contem la a los seres vivos como estructuras disi ativas( la vida a arece como un fenómeno no sólo com atible con las leyes de la física( sino casi inevitable. Los organismos fotosintetizadores absorben una gran cantidad de luz del /ol( que de otra manera se refleDaría hacia el es acio e"terior. 2ero esta situación dura oco tiem o( el agua fría absorbe calor del agua caliente y enseguida se igualan las tem eraturas entre el agua del interior y del e"terior de la bolsa. #e manera que la biosfera 0el conDunto de seres vivos1 se mantiene viva transformando la luz en calor( acelerando el aumento del desorden en el Universo. $ran arte de esta energía es refleDada de vuelta al es acio e"terior y una eque7a orción es absorbida or las rocas y el agua de la su erficie( calent!ndose al hacerlo. 'stas corrientes oce!nicas son estructuras muy ordenadas( con billones de mol9culas traslad!ndose al unísono en una dirección determinada.C Aomo se uede ver( no e"iste acuerdo entre los científicos sobre la naturaleza de la vida( suceso azaroso e irre etible o inevitable y habitual en el universo. Los oc9anos terrestres est!n siendo calentados de forma distinta en el ecuador que en las regiones !rticas. La luz atra ada or dichos organismos es convertida en materia org!nica( que a su vez es usada como combustible ara obtener la energía con la que los seres vivos esca amos a la tiranía del /egundo 2rinci io. /on las corrientes oce!nicas( que trans ortan agua c!lida hacia las regiones frías y agua g9lida hacia las zonas calientes. 2ara decirlo con las alabras del investigador belga( de origen ruso( y remio =obel de -ísica( Ilya 2rigogine8 B2ero no arece descabellado considerar que el fenómeno vida es tan revisible como el estado cristalino o el estado líquido. =uestro laneta recibe una ingente cantidad de energía rocedente del /ol. /i nos detenemos a refle"ionar sobre las líneas anteriores( llegaremos a la conclusión de que la su erficie terrestre( inundada de luz( es un sistema muy aleDado del equilibrio en relación con el negro es acio e"terior. Las corrientes oce!nicas son un eDem lo muy sim le de estructura disi ativa( generada en un sistema aleDado del equilibrio. E en este roceso( toda la luz ca tada en la fotosíntesis es transformada en calor. 'n estas circunstancias( cabría es erar la a arición de estructuras disi ativas que acelerasen el roceso de conversión de la luz en calor. Ine"orablemente( debido a la forma esf9rica de la )ierra( la radiación solar mantiene al conDunto de los oc9anos en una situación aleDada del equilibrio termodin!mico. 'l calor se ha distribuido homog9neamente( se ha restablecido el equilibrio termodin!mico y el /egundo 2rinci io se anota un nuevo triunfo. #e manera que en el roceso se convierte luz( energía mu* ordenada( en calor( la forma m!s desordenada de la energía. 'videntemente( la e"istencia de las corrientes acelera el roceso de intercambio de calor entre las regiones frías y c!lidas y( or lo tanto( est!n al servicio del restablecimiento del equilibrio termodin!mico. 2or la noche( los obDetos calentados durante el día devuelven al es acio la energía absorbida en forma de radiaciones infrarroDas( una forma de energía de !a$a calidad. Ahora bien( hay situaciones en las que los sistemas est!n aleDados del equilibrio de forma ermanente. 'fectivamente( dichas estructuras disi ativas e"isten8 son los seres vivos. /in embargo( a .:eamos un eDem lo sencillo8 si usted llena la ba7era de agua fría e introduce a continuación una bolsa de agua caliente habr! creado una situación de desequilibrio termodin!mico( ya que el calor no est! distribuido homog9neamente or el sistema( hay una zona m!s caliente que otra.

2ero hay un as ecto del roblema( a untado or Monod( que sí nos ata7e como estudiosos de la vida del asado. M!s a<n( conocemos numerosos casos de &siles vivientes 0incluyendo ti os muy rimitivos de bacterias1( que son organismos re resentantes de gru os biológicos que florecieron en el asado y que luego fueron reem lazados or la com etencia con otras es ecies meDor ada tadas.oy en día materia como 9sa sería instant!neamente devorada o absorbida( lo cual no habría sido el caso antes de que las criaturas vivientes fueran formadas. /i la vida es el resultado inevitable de las ro iedades físico%químicas de la materia( Hno debería haber surgido m!s de una vez en un laneta tan hos italario como el nuestroJ La universalidad del código gen9tico nos garantiza que todos los seres vivos de nuestro mundo rocedemos de la misma forma de vida ancestral8 en nuestro mundo sólo hay una forma de vida. 'sta argumentación choca con lo que observamos en la biosfera actual( en donde la com etencia entre es ecies( la dis aridad de medios( y el aislamiento geogr!fico han roducido y mantenido a lo largo del tiem o una e"traordinaria diversidad biológica. #e este modo( se ha ro uesto que uno de los medios ideales ara la a arición de la vida serían charcas en las que la eva oración del agua rovocaría la adecuada concentración de biomol9culas. H#ónde est!n esas formas distintas de vida( cómo es que no han llegado hasta nosotrosJ 2uede argumentarse que tal vez a arecieron( ero que un osterior roceso de com etencia entre todas ellas ha seleccionado <nicamente a la que actualmente conocemos( or ser la m!s a ta. E si la vida es un suceso de alta robabilidad( tuvo que a arecer varias veces en algunas de aquellas charcas. =osotros no somos biólogos moleculares( ni biofísicos( ni es ecialistas en termodin!mica( or lo que no entramos a discutir esas cuestiones.ooKer de 65@6 que hemos mencionado m!s arriba1( la ro ia e"istencia de los seres vivos im ide la a arición de nuevas formas de vida8 B.decir verdad( la segunda de las osibilidades es la que goza hoy de m!s artidarios. H2uede alguien creer que en la )ierra rimitiva sólo e"istiera un ti o de medio ambiente( com<n a toda la su erficie del laneta y netamente favorable al <nico ti o de vida que conocemos en la actualidadJ H/e uede defender que entonces no e"istían barreras geogr!ficas entre los numerosos lugares( charcas o mares( en los que la vida udo originarse( y que se roduDo un fenómeno de com etencia a escala lanetaria de consecuencias tan devastadoras que liquidó totalmente a todas las formas de vida diferentes de la actual( sin deDar ni un solo re resentante de alguna de ellas en alg<n rincón del . #esde luego( las condiciones de nuestro mundo han cambiado mucho desde que a areció la vida( y no sólo en cuanto a com osición química o condiciones físicas. 'n aquellas condiciones( Hno deberían haberse originado varias formas diferentes de vida( distintas de la que conocemos en el momento resente( al menos en sus códigos gen9ticosJ 2ara que las biomol9culas que se formaban en la atmósfera rimitiva( e iban cayendo sobre la su erficie terrestre( udieran reaccionar unas con otras en el camino hacia la vida( era necesario que se cum lieran dos condiciones8 rimero( que se diluyeran en un medio acuoso y( segundo( que se encontraran en altas concentraciones dentro de dicho medio. /eg<n ese modelo( tuvo que e"istir un gran n<mero de tales charcas( aisladas unas de otras y re resentando( cada una de ellas( un medio ambiente diferente. /i la concentración fuera baDa( las robabilidades de que se encontraran y udieran reaccionar unas con otras disminuyen dr!sticamente.C /in embargo( como tambi9n a unta #arFin( este argumento no es a licable al momento inicial( cuando a<n no había seres vivos sobre la faz de la )ierra. )al como ya se7aló #arFin 0en la misma carta a . 'n esas condiciones( en cada charca se udo roducir el roceso de a arición de la vida.

. sea( un suceso afortunado. 'n determinados lugares de la su erficie del globo( el material ardiente del interior terrestre esca a de su encierro y( al contacto con el agua o el aire( se solidifica formando nueva litosfera. /obre esta banda de roca fluida se desliza la ca a rígida su erior( rovocando el movimiento de las masas continentales( reuni9ndolas o se ar!ndolas. millones de a7os.M. 'n cuanto a nuestra ro ia o inión sobre si la vida es un fenómeno de alta o baDa robabilidad( y e" res!ndolo en forma de res uesta a la regunta que da título a este ca ítulo( no es eramos que haya muchos inquilinos en este vecindario. Aomo ueden ver( hay argumentos a gusto de todos.. /ea un suceso revisible o azaroso( la vida es com atible con las leyes que rigen al universo. Los sedimentos originados or estos rocesos se acumulan en determinadas regiones y son com actados ara originar nuevas rocas8 las rocas sedimentarias. 'l calor generado or las desintegraciones radioactivas que tienen lugar en su seno hace que baDo los rimeros Kilómetros de rocas sólidas 0 litos era1 e"ista una gruesa ca a en la que las rocas est!n semifundidas 0astenos era1. Las rocas que forman los continentes son m!s ligeras que aquellas que com onen los fondos oce!nicos y or ello las masas continentales siem re ermanecen a lote( sin verse arrastradas hacia las zonas m!s rofundas del interior del laneta. /olamente el día en que se genere( mediante un mecanismo re etible( un ser vivo en un laboratorio( o encontremos evidencia de vida e"traterrestre( habremos resuelto el dilema a favor de los que o inan que la vida es un suceso de alta robabilidad en el universo. Mientras ese día llega( ya hemos avanzado un largo trecho en la com rensión del roceso que originó al rimer ser vivo. 2ero la su erficie de los continentes est! siendo denudada de manera im lacable or la acción del viento y( sobre todo( del agua( im ulsados or la energía del /ol. La vida de las rocas sedimentarias tam oco es a acible. )ambi9n e"isten lugares en los que buena arte de la fría y dura litosfera se hunde 0su!duce1 hacia el interior de la )ierra( en donde volver! a fundirse en arte. A esar de ello( los científicos est!n muy seguros de que nuestro laneta se formó hace algo m!s de 4.lanetaJ La e" licación alternativa es ace tar que sólo conocemos una forma de vida en nuestro laneta orque 9sta se originó una <nica vez( en un momento determinado y en un lugar concreto. 's f!cil com render que( sometida a este incesante aDetreo( la litosfera terrestre ha sido reciclada muchas veces desde que se formó nuestro mundo( y que ya no queda en 9l ninguna de las rocas que constituyeron su rimera iel. Iuiz! a<n no odamos saber cu!nto hubo de azar y cu!nto de necesidad en el origen de la vida( ero si hay una cosa de la que estamos seguros8 no es necesario invocar causas sobrenaturales ara e" licarlo. /ometidas al colosal em uDe de los continentes( en su eterno deambular( son legadas y fracturadas( originando así buena arte de las cadenas monta7osas de nuestro mundo( sobre las que vuelven a actuar las infatigables limas del viento y del agua. 'n otras ocasiones( los sedimentos son arrastrados Dunto con la corteza oce!nica sobre la que se de ositaron hacia los candentes abismos del interior terrestre( donde se funden y ermanecen hasta que uedan volver( en forma de lava( a la su erficie del laneta ara comenzar un nuevo ciclo. Alborada =uestro laneta es un mundo que est! mudando continuamente su iel de roca. .

2ero esto no es así( la Luna es menos densa que la )ierra( lo que sugiere una com osición distinta. 2ero ya hemos dicho que no cabe es erar encontrar en la actual litosfera terrestre ninguna roca del tiem o del origen del laneta. La descomunal energía liberada en el tit!nico im acto udo royectar hacia el es acio a una enorme cantidad de material que acabó concentr!ndose en la actual Luna. millones de a7os( lo que deDaba un enoDoso la so de tiem o de m!s de @. /i( como iensan la mayoría de los científicos dedicados a esta cuestión( la e"istencia de la Luna se debe a un suceso casual( cual es un choque entre lanetas( debemos felicitarnos or nuestra buena fortuna. La segunda osibilidad es que la Luna se originase inde endientemente( en el mismo lugar que ocu a actualmente( ero or un roceso similar al que dio lugar a la )ierra... . 'n su rimera formulación( esta hi ótesis sostenía que la fuerza centrífuga generada or la rotación terrestre udo haber causado el des rendimiento de arte de la masa de la )ierra( cuando 9sta a<n no estaba solidificada. 2or otra arte( la Luna carece de atmósfera y de agua líquida( or lo que no se roducen fenómenos de erosión como los terrestres. /in embargo( la com osición de la Luna es difícilmente com atible con esta hi ótesis. 'n este caso( ambos lanetas tendrían edades muy similares. La Luna es un laneta inerte( cuyo eque7o tama7o hace que su calor interno se disi e r! idamente hacia el es acio e"terior.. /i se hubiera originado en el mismo lugar( y or id9ntico roceso( que la )ierra( la Luna debería tener una com osición similar a la del laneta azul. Auriosamente( la hi ótesis que goza hoy de ace tación casi general fue ro uesta originalmente or el segundo hiDo de #arFin( $eorge . millones de a7os res ecto de las redicciones de los modelos teóricos.@.'sta cifra se deduce teóricamente a artir del roceso or el que se iensa que se originó nuestro sistema solarN seg<n esos c!lculos( los lanetas debieron de estar ya formados entre hace 4. y 4.oy día se iensa( m!s bien( en una colisión entre la )ierra rimigenia y un gigantesco cuer o celeste( de un tama7o intermedio entre el de la Luna y Marte.5. /i tal e isodio no hubiera ocurrido( si la Luna no e"istiera( las condiciones de nuestra querida )ierra serían bien diferentes de las que .M. 'n esas condiciones Hera osible contrastar el modeloJ La res uesta odía encontrarse en nuestra vecina( la Luna. /eg<n esta teoría( la Luna rocede de la ro ia )ierra.. millones de a7os. /eg<n los defensores de esta teoría( la mayor arte de los residuos royectados al es acio( y de los que se formó la Luna( rovinieron del ro io cuer o que im actó contra la )ierra( que sería mucho m!s obre en hierro que nuestro laneta( lo que e" licaría la menor densidad de nuestro sat9lite. 'n consecuencia( el interior lunar es uniformemente rígido( sin ca as fluidas. /in embargo( en los a7os sesenta del siglo PP la roca terrestre m!s antigua conocida tenía una edad de tan sólo L. #e modo que las rocas de la su erficie lunar no han sufrido un reciclaDe como el que e" erimentan las de la )ierra. 'n la Luna sí es es erable encontrar rocas tan vieDas como el ro io laneta. 'sta idea est! hoy abandonada orque es muy difícil de e" licar( físicamente( cómo udo roducirse la ca tura y estabilización( en una órbita tan cercana a nuestro laneta( de un cuer o celeste tan grande 0en relación con el tama7o de nuestro mundo1.oFard #arFin 0654M%6?6+1( en la <ltima d9cada del siglo PIP. La rimera defiende que se originó en otro lugar del universo y luego fue ca turada or el cam o gravitatorio terrestre. 2ero( Hcu!ndo se originó la LunaJ( Hocurrió antes o des u9s de la formación de la )ierraJ /e han ro uesto tres hi ótesis ara e" licar la formación de nuestro sat9lite.

. Las redicciones sobre la edad de la )ierra habían sido confirmadas.umanidad no estaría en la )ierra ara echarla de menos. 'l isóto o m!s famoso es el radioactivo Aarbono%64 064A1( muy raro( que se em lea ara realizar dataciones radiom9tricas. -inalmente( en el curso de la <ltima misión lunar( en diciembre de 6?@+( los astronautas del A olo 6@ 'ugene Aernan y . #e modo que la antig`edad de nuestro laneta arece estar firmemente establecida.. Allí hay estratos datados en alrededor de L. Una tras otra( las diferentes e" ediciones fueron trayendo rocas selenitas( cuyas antig`edades eran( ara frustración de los científicos( entre L. 'n esa idea los astronautas de las distintas misiones A olo recibieron el encargo de traer de vuelta muestras de rocas lunares ara establecer su edad. Ahora bien( lo que realmente nos interesa es saber cu!les son las rocas sedimentarias m!s vieDas( orque solamente en su seno odremos buscar los rastros de los rimeros seres vivos. 'n su interior( se han hallado microesferas de materia org!nica que se han resentado como fósiles de c9lulas rimitivas. 'l 6+A y el 6LA son isóto os establesN esto . millones de a7os.+. La diferencia entre los tres radica en el n<mero de neutrones de sus n<cleos8 el 6+A tiene > neutrones y los isóto os 6LA y 64A resentan( res ectivamente( @ y 5 neutrones en sus n<cleos. 'n cualquier caso( la hi ótesis sobre el origen lunar que m!s artidarios suma en la actualidad considera que la Luna es contem or!nea o oco osterior a la formación de la )ierra( or lo que sus rocas m!s antiguas son un buen indicador de la antig`edad terrestre.6. E el isóto o menos conocido es el Aarbono%6L 06LA1( que constituye oco m!s del 6 or ciento del carbono terrestre. 2ero la influencia m!s dram!tica que eDerce la Luna sobre nuestro laneta es la de estabilizar las variaciones en la inclinación del eDe de rotación de nuestro mundo. y 4.arrison /chmitt recogieron una muestra cuya antig`edad resultó ser de al menos 4.+@. /e trata de la ro orción entre los dos isóto os estables del carbono. Las rocas de Isua se formaron en un ambiente en el que había agua líquida( tem eraturas tro icales y fenómenos de vulcanismo. millones de a7os. 'sta inclinación determina el ciclo de las estaciones y sus variaciones hacen que cíclicamente( cada muchos miles de a7os( las estaciones sean m!s o menos marcadas. E entonces comenzó un aut9ntico t)riller científico. Uno de los lugares del mundo en donde ueden hallarse las rocas m!s veteranas de nuestro laneta se encuentra en el distrito de Isua( en la región occidental de $roenlandia. 'sta inter retación goza de oco cr9dito en la actualidad( ero hay un as ecto de la com osición química de las rocas de Isua que es realmente intrigante. millones de a7os..conocemos.. 2ara decirlo sencillamente( si la Luna no e"istiera la )ierra se habría visto sometida( a lo largo de su historia( a fluctuaciones clim!ticas muy r! idas y radicales( lo que habría su uesto un serio inconveniente ara el desarrollo de la vida. millones de a7os. Al estabilizar las variaciones en la o!licuidad( o inclinación( del eDe de rotación terrestre( la Luna im ide que se roduzcan fluctuaciones bruscas y muy am lias( actuando de estabilizador clim!tico de la )ierra. 'l isóto o del carbono m!s abundante en nuestro laneta es el Aarbono%6+ 0o 6+A1( que constituye algo menos del ?? or ciento del total.>. 'stos resultados han sido reforzados osteriormente or el hallazgo en nuestro laneta de cristales de circón 0incluidos en rocas sedimentarias m!s modernas1 con una antig`edad de 4.5. /i la Luna no estuviera en el cielo( seguramente la . 'sto es así orque la resencia de un cuer o celeste tan grande como la Luna( situado tan cerca de nosotros( frena la velocidad de rotación de nuestro mundo debido a la fricción de las mareas. 'n rimer lugar( el ciclo día\noche no sería de veinticuatro horas( sino mucho m!s corto( de alrededor de quince horas.

'sta referencia or el isóto o ligero hace que en sus c9lulas haya una leve des ro orción( a favor del 6+A( res ecto de la razón isotó ica resente en nuestro laneta. 2ero este criterio es enga7oso. /eg<n esta hi ótesis( el aso de la c9lula 'rocariota a la c9lula eucariota estuvo retenido or el baDo nivel de o"ígeno en la atmósfera y no orque la evolución sea tan arsimoniosa en sus tareas. #emasiado oco tiem o( en o inión de muchos( ara que los rocesos que originaron la vida hubieran odido tener lugar.?. millones de a7os re resentaban el catorce or ciento( largo( de la edad de la )ierra. millones de a7os. 2arece razonable admitir que hay mucha mayor distancia( en t9rminos de com leDidad( entre la materia inerte 0incluyendo cualquier combinación de biomol9culas1 y una humilde bacteria( que entre 9sta y el m!s com leDo de los seres vivos.5.. =o obstante( estas ruebas aleobioquímicas son difícilmente com atibles con otros ti os de evidencia. Ahora bien( como veremos enseguida no se conoce con e"actitud la tasa con la que se roduDo dicho incremento de o"ígeno( or lo que no es osible saber si los organismos eucariotas a arecieron oco o mucho tiem o des u9s de que se alcanzaran los valores adecuados ara su vida. =o obstante( muchos investigadores achacan el largo retraso en la a arición de las c9lulas eucariotas a que no se dis uso de la suficiente cantidad de o"ígeno en la atmósfera terrestre como ara sostener las reacciones químicas en las que se basa su vida. millones de a7os. Lo ideal es relacionar esa cifra con el roblema que nos interesa.. Los estudios llevados a cabo en la Luna indican que nuestro sat9lite 0y or tanto tambi9n la )ierra1 estuvo sometido a una intensa lluvia de meteoritos hasta hace alrededor de L. Lo que a nosotros nos interesa es que los seres vivos se muestran muy e"quisitos a la hora de elegir las mol9culas de dió"ido de carbono 0A. 'ntonces( si se ace tan los datos de Isua como evidencia de la e"istencia de organismos hace L. Antes de continuar( conviene que nos detengamos en un unto del mayor inter9s8 6.. millones de a7os la )ierra no asaba or sus meDores momentos ara originar la vida. Aunque no es del todo im osible que la vida udiera originarse en esas condiciones 0como discutiremos m!s adelante1( no cabe duda que hasta hace L.. millones de a7os. Auando la vida a areció( hace L.es( no sufren desintegración radioactiva. 2ues bien( el grafito 0un mineral formado e"clusivamente de carbono1 encontrado en las rocas de Isua est! tenuemente enriquecido en 6+A( lo que sugiere la actividad de organismos.5.. millones de a7os son un sus iro.?. millones de a7os( el la so tem oral en el que se originó la vida queda reducido a menos de 6. &usquemos( ues( otra manera de medir cu!nto re resentan 6. Lo <nico que arece seguro es que tardaron esos mil setecientos millones de a7os en hacerlo.. E es verosímil que algunos de ellos fueran lo suficientemente grandes como ara que el corres ondiente im acto udiera eva orar la mayor arte del agua de los oc9anos.. millones de a7os Hson mucho o oco tiem oJ 'n t9rminos relativos( sólo re resentan algo m!s del dos or ciento de la edad de nuestro laneta.. . millones de a7os 0si es que fue en la 9 oca de Isua1( 6. 2ues bien( a Duzgar or los datos del registro fósil( desde que surgió el rimer ser vivo 0que sería muy arecido a una bacteria1( hasta la a arición de las rimeras c9lulas eucariotas 0el ti o de c9lulas que com onen los animales( or eDem lo1( hubieron de asar cerca de mil setecientos millones de a7osN diecisiete veces m!s que los cien millones de a7os que le llevó al laneta originar la vida 0si se ace ta( re it!moslo de nuevo( la evidencia de Isua1. +1 con las que formar!n su ro ia materia org!nica( mostrando una ligera afinidad or aquellas que incluyen al isóto o 6+A( frente a las constituidas or 6LA.. A Duzgar or la velocidad a la que arece actuar la evolución biológica( 6.

)ambi9n se han encontrado bacterias termófilas en otros araDes no submarinos( como las charcas hidrotermales del arque EelloFstone. millones de a7os es oco tiem o ara el desarrollo de los rocesos que originaron la vida est! basada en la asunción de que dichos rocesos( la mayoría de naturaleza química( actuaban a la misma velocidad que la evolución biológica. 2ero( si esto es así( Hqu9 odemos saber de aquellos microorganismos que vivieron en esta zona del laneta .. La gran autoridad de Lazcano y Miller en estos temas nos induce a tomarnos muy en serio sus argumentos. )ambi9n hay rocas sedimentarias( de una antig`edad de casi L. /eg<n estos investigadores( la evoluci&n #uímica( que roduDo el rimer ser vivo a artir de biomol9culas aisladas( se roduDo a mucha mayor velocidad que la subsiguiente evolución biológica y habría bastado un la so tem oral de entre diez millones de a7os y diez mil a7os 0en los c!lculos m!s o timistas1( ara dar cuenta del roceso. Las bacterias termófilas no sólo son amantes de las altas tem eraturas( adem!s detestan el o"ígeno y <nicamente viven en ambientes carentes de 9l. 2or otra arte( el descubrimiento en la d9cada de los setenta de los ecosistemas establecidos alrededor de fumarolas( en regiones marinas abisales( ermite contem lar el roblema desde otro unto de vista. 'n la región noroccidental de Australia se encuentra un territorio que( a causa de su e"trema aridez( se conoce como =orth 2ole 02olo =orte1. 'l roblema adquiere una ers ectiva distinta si( como defienden dos de los m!s eminentes científicos en este cam o( Antonio Lazcano y el ro io Miller( no se ace ta de antemano esa remisa.M.. 2ero los estromatolitos de /harK &ay resentan una diferencia notable res ecto de los de VarraFoona8 se est!n roduciendo en la actualidad( or lo que ha sido osible averiguar cu!l es la causa de su formación. La gran resistencia al e"tremado calor e"istente en su h!bitat( con tem eraturas ró"imas a los 6. 's osible( ero no todos los es ecialistas est!n de acuerdo.>0 ri!os&mico1 hace que se incluya a algunas de estas bacterias termófilas en el gru o de bacterias considerado como el m!s rimitivo 0las llamadas . 2or otra arte( la estructura de uno de sus !cidos nucleicos 0el . Iuiz!( la materia org!nica de las rocas de Isua( con su des ro orción isotó ica( fue formada or organismos similares a los actuales termófilos( cuyos ante asados udieron haberse originado( mucho tiem o atr!s( en las grandes rofundidades marinas 0en las ro"imidades de fumarolas submarinas1( a salvo del bombardeo de meteoritos.. Allí se halla la formación geológica denominada VarraFoona( constituida en su mayor arte or lavas e" ulsadas en el seno de aguas oco rofundas. millones de a7os( que incluyen unas estructuras muy eculiares( denominadas estromatolitos( formadas or la su er osición de cientos de finas ca as de sedimentos ricos en carbonato c!lcico. grados centígrados( ha llevado a que se denomine term& ilas 0amantes del calor1 a estas bacterias. 'n estos lugares e"isten unas bacterias es eciales que utilizan com uestos reducidos de azufre( que se generan en estos eque7os volcanes submarinos( como fuente de energía ara roducir( de una manera similar a la em leada or los organismos fotosint9ticos( su ro ia materia org!nica. Al sudoeste de la región de VarraFoona se encuentra la &ahía del )iburón 0/harK &ay1( cuyos fondos a arecen cubiertos de estromatolitos similares a los de VarraFoona. 'n o inión de muchos científicos( los estromatolitos de VarraFoona tambi9n se formaron debido a la actividad de bacterias. Los estromatolitos de /harK &ay son el resultado de la actividad biológica de comunidades de bacterias que forman una ca a de ocos centímetros de es esor sobre el fondo de la bahía.r#ueo!acterias1./in embargo( la o inión de que 6.

Aunque no fueran los rimeros organismos sobre la faz de la )ierra( no debemos subestimar a las cianobacterias( ellas fueron las res onsables de la mayor alteración medioambiental de la historia del laneta. )ambi9n se han encontrado ruebas químicas que indican la resencia de microorganismos que realizaban el mismo ti o de fotosíntesis que las bacterias verdes y roDas 0la que libera azufre en vez de o"ígeno1. 2ero hay un as ecto que determina la vida en estos mundos diminutos8 el o"ígeno liberado or las cianobacterias es tó"ico ara los otros ti os de bacterias. Qse fue un suceso feliz ara nosotros( orque consistió en la acumulación de la gigantesca cantidad de o"ígeno que muestra la actual atmósfera de nuestro mundo. . 'l estudio de estos ta etes microbianos ha uesto de manifiesto que est!n constituidos or varios ti os de bacterias( que se alimentan de muy diversas maneras. millones de a7osJ .ay otros ti os de bacterias 0las bacterias roDas y las bacterias verdes1 que efect<an otra forma diferente de fotosíntesis( que no usa el agua ni roduce o"ígeno( sino que em lea el sul uro de )idr&geno 0. 2ues bien( en los estromatolitos de VarraFoona se han hallado estructuras microscó icas que han sido atribuidas a cianobacterias fósiles. Aunque no hay un acuerdo total( ara muchos investigadores los estromatolitos y microfósiles de VarraFoona( y no las rocas de Isua( constituyen la evidencia segura m!s antigua de vida en nuestro laneta. millones de a7os( los estromatolitos se volvieron relativamente abundantes en el laneta. Al gasear a sus com etidores( los eliminan de la zona m!s adecuada ara realizar la fotosíntesis8 la ca a su erior( y meDor iluminada( del manto microbiano. Unas( las ciano!acterias 0hasta hace oco conocidas como algas cianofíceas o algas azules1( realizan el mismo ti o de fotosíntesis que llevan a cabo las lantas8 utilizan el agua como materia rima y liberan o"ígeno como roducto de desecho. 'sto confiere una cierta ventaDa a las cianobacterias. La fotosíntesis( en cualquiera de sus versiones( es un roceso e"traordinariamente com leDo y refinado( del que debieron carecer los rimeros seres vivos. Ahora bien( es casi seguro que los microorganismos que formaron los estromatolitos de VarraFoona no fueron los rimeros seres vivos del laneta( sino unos descendientes muy evolucionados de aqu9llos. Ea hemos comentado anteriormente que nuestro laneta no de!ería tener o"ígeno libre en su atmósfera( o al menos no en la cantidad resente. Los aut9nticos ioneros( osiblemente bacterias del ti o de las termófilas( debieron vivir antes del tiem o de VarraFoona. Qste es el caso( or eDem lo( de los hallados en la -ormación -ig )ree de la región del )ransvaal 0/ud!frica1( cuya edad ronda los L.?. #e modo que los estromatolitos de VarraFoona udieron formarse or la acción de comunidades bacterianas similares a las que originan los estromatolitos actuales. E uesto que los datos a untan a que los organismos de VarraFoona ya em leaban diversos ti os de fotosíntesis 0la que roduce o"ígeno y la que genera azufre1 ara sintetizar su materia org!nica( no ueden considerarse como los rimeros seres vivos que a arecieron en nuestro laneta. E a artir de hace +. 2or otra arte( se conocen estromatolitos fósiles en otras regiones del mundo( cuyas antig`edades est!n muy ró"imas a la de VarraFoona...+/1 como materia rima y libera azufre. millones de a7os. 'n realidad( los mantos microbianos que generan los actuales estromatolitos son aut9nticos ecosistemas en miniatura..ay otros lugares en el mundo( entre los que se encuentra la desembocadura del 'bro( en los que ueden hallarse mantos microbianos como los de /harK &ay.M.hace L. )ambi9n hay bacterias que( sim lemente( se alimentan de los restos de las bacterias fotosint9ticas muertas. 2ara em ezar( no hay .4.

#e este modo( con su gesta a escala lanetaria( las cianobacterias determinaron la historia de la vida en nuestro mundo. 'n aquel momento( la atmósfera terrestre carecía de o"ígeno libre. A arte de los resuntos fósiles de cianobacterias de VarraFoona( que no todos los investigadores ace tan como tales( la evidencia segura m!s antigua de roducción biológica de o"ígeno se ha establecido en los estromatolitos de hace +. millones de a7os( ero sí est!n resentes en las rocas de ese ti o formadas antes de esa fecha. E ese su er!vit energ9tico es im rescindible ara que los organismos luricelulares uedan mantener su com leDa organización.L. La 'irita y la uraninita son dos minerales que no so ortan( sin descom onerse( la e" osición rolongada 0hablamos de siglos de e" osición1 a una atmósfera con niveles a reciables de o"ígeno. millones de a7os la cantidad de o"ígeno resente en la atmósfera terrestre era tan baDa que no era ca az de alterar las iritas y uraninitas( que asaban a formar arte de las rocas sedimentarias. La conclusión es evidente8 hasta hace +.. /in o"ígeno( los animales no odríamos vivir en este mundo. . Aomo ventaDa adicional( los organismos ca aces de em lear el o"ígeno obtienen mayor cantidad de energía que los que no lo usan. 2ero hace +. millones de a7os( tras un ulso de 4. 2ero( adem!s( el o"ígeno es muy reactivo con un gran n<mero de elementos químicos( or lo que cualquier mol9cula de o"ígeno que quede libre es r! idamente ca turada ara formar( sobre todo( sulfatos y ó"idos de hierro.L. #urante cientos de millones de a7os( el o"ígeno liberado or la acción de miles de millones de min<sculos microbios fue atra ado or las mol9culas de hierro disueltas en el agua marina y quedo enterrado en los sedimentos en forma de ó"idos de hierro. Allí se han hallado ruebas químicas de actividad fotosint9tica en ambientes muy obres en sulfuro de hidrógeno( or lo que sólo uede tratarse de fotosíntesis a artir de agua( la generadora de o"ígeno.L...L.. millones de a7os de la -ormación )umbiana( en el occidente de Australia. millones de a7os( los microorganismos comenzaron a doblar la mu7eca del laneta8 el o"ígeno comenzó a acumularse de manera atente en la atmósfera( hasta el unto de afectar a la com osición de las rocas sedimentarias.. =o es un gas que se libere en las eru ciones volc!nicas( y sólo en las ca as altas de la atmósfera se originan cantidades ínfimas de o"ígeno or la acción de los rayos ultravioletas sobre mol9culas de va or de agua. /e calcula que( en aquellos momentos( la cantidad de o"ígeno en la atmósfera terrestre había alcanzado un valor equivalente a la cent9sima arte del actual...@. A artir de ese momento( la acumulación de o"ígeno en la atmósfera se aceleró( alcanzando los niveles actuales hace entre >.. 2ues bien( estos minerales no se encuentran en rocas sedimentarias cuyo roceso de formación im lique largas e" osiciones a la acción de la atmósfera( m!s Dóvenes de +. y 4. millones de a7os. #e hecho( solamente el M or ciento del o"ígeno que se roduce en la actualidad or medio de la fotosíntesis queda libre en la atmósfera( el resto es atra ado y convertido( como ya queda dicho( en sulfatos y ó"idos de hierro.@. 'l o"ígeno es un elemento tó"ico ara los seres vivos y sólo aquellos que fueron ca aces de encontrar mecanismos ara tolerarlo y usarlo en sus ro ias reacciones químicas udieron e" andirse or el laneta. millones de a7os( la cantidad de o"ígeno en la atmósfera terrestre se incrementó hasta un nivel que im idió la ermanencia de esos minerales en las rocas sedimentarias. La cantidad de ó"ido de hierro resente en las rocas sedimentarias desciende notablemente a artir de hace 6.. Luego( hace +. millones de a7os( indicando que la roducción de o"ígeno ya había dado cuenta de la mayor arte del hierro disuelto en el agua de los oc9anos.mecanismos abióticos que roduzcan o"ígeno en grandes cantidades.

/i nos referimos a es ecies distintas conocidas a día de hoy( la res uesta es que su n<mero sobre asa largamente el millón y medio. &as!ndose en esos arecidos entre es ecies( los científicos las agru an en categorías cada vez m!s generales( siem re en función de sus semeDanzas. Los &e-ora&ores &e luz Las cinco caras de la vida .ay una vieDa canción de &ob #ylan cuyo estribillo 0B . 2ertenecen a la misma es ecie todos aquellos organismos ca aces de re roducirse en condiciones naturales y cuya descendencia sea tambi9n f9rtil.L1 se forma en las ca as altas de la atmósfera or la acción de los rayos ultravioletas sobre las mol9culas de o"ígeno 0.2ero( adem!s( el incremento del nivel de o"ígeno en la atmósfera tuvo un efecto colateral de e"traordinaria im ortancia ara el desarrollo de la vida en nuestro laneta 0es ecialmente ara el oblamiento de las tierras emergidas18 la a arición de la ca a de ozono. Qsta es una cuestión que admite m<lti les res uestas( seg<n el significado que le demos a la e" resión ti os diferentes de organismos. A . Los tigres( or eDem lo( son una es ecie cuyo nombre científico es "ant)era tigris y ertenecen( con leones( Daguares( anteras de las nieves( y leo ardos( al g9nero "ant)era. 'n realidad( el obDetivo de esta tarea no es otro que el de establecer el inventario de la biodiversidadN es decir( saber cu!ntos ti'os di erentes de organismos hay en nuestro laneta. )odos los felinos son muy semeDantes( y lo mismo odemos decir de los escarabaDos( o de los inos. 'l ozono 0. #e este modo( la inmensa mayoría de los organismos que ueblan nuestro mundo azul tiene contraída una deuda im agable con las humildes cianobacterias. Los !tomos de ozono forman una tenue ca a en la región su erior de la atmósfera que filtra la llegada de la radiación ultravioleta a la su erficie del laneta. 'sta radiación es letal ara los seres vivos( que en ausencia de la ca a de ozono sólo ueden vivir baDo el manto rotector del agua de los oc9anos. #e este modo( las es ecies arecidas se re<nen en géneros( 9stos en amilias( que a su vez se agru an en &rdenes( que com onen clases( que se re<nen en ilos 0del latín ilum( tronco1( y 9stos( finalmente( se integran en reinos. CA$%T"L . Aaballos y burros son dos es ecies diferentes orque aunque ueden cruzarse( el resultado( la mula( es est9ril. #istinguir las diferentes es ecies es una tarea que no resulta muy com licada en la mayoría de los casos y or eso cada es ecie reconocida y nombrada or los científicos tambi9n suele tener un nombre ro io en las distintas lenguas vern!culas 0aunque la corres ondencia no es siem re e"acta1.+1.l 'rinci'io Tde los tiem osU( el )om!re dio nom!re a los animalesC1 refleDa erfectamente uno de los trabaDos m!s im ortantes de los científicos naturalistas( que consiste( recisamente( en dar nombres a los seres vivos. /in embargo( no todas las es ecies son igual de diferentes entre sí( sino que hay gru os de es ecies que se arecen mucho unas a otras. 2arafraseando a Ahurchill( odríamos concluir afirmando que nunca los m!s grandes debieron tanto a los muy eque7os.

La familia de los f9lidos est! incluida en el orden Carnívora( al que tambi9n ertenecen( entre otras( las familias de los osos 0 :rsidae1( hienas 08*aenidae1 y de los erros y afines 0Canidae1.ongo( :egetal( o AnimalJ 'l rimer rasgo distintivo( que nos ermite dividir a los seres vivos en dos grandes gru os( es el nivel de organización8 los organismos ueden estar constituidos or una <nica c9lula autónoma( o formados or un conDunto de c9lulas que se relacionan entre sí funcionalmente( de manera que no son autosuficientes or se arado.ay c9lulas que son muy sencillas y que carecen de com artimientos internos 0orgánulos1 en donde las diferentes funciones uedan realizarse inde endientemente.su vez( este g9nero se integra en la familia Aelidae 0o f9lidos1 Dunto a gatos( linces( gue ardos( umas( etc. '"iste otro ti o de organización celular m!s com leDa( denominada eucariota( en la que el interior celular est! com artimentado en vesículas 0org!nulos1( en las que se realizan funciones diferentes. 'videntemente( e"iste una gran diferencia entre el nivel de organización unicelular y el luricelular( que Dustifica que se agru en or se arado unos y otros. Una de estas vesículas se ara el material gen9tico del resto del interior celular y recibe el nombre de n. La gran diferencia estructural y funcional que e"iste entre ambos ti os celulares queda de manifiesto si tenemos en cuenta que no hay ning<n organismo . =i siquiera el material gen9tico est! se arado del resto de los com onentes celulares.ongos( 2lantas y Animales. . #istintos es ecialistas defienden diferentes clasificaciones basadas en n<meros dis ares de reinos( ero lo que nadie discute es que la diversidad de los seres vivos( tal como la conocemos hoy( no uede ser resumida en sólo dos reinos. Iuiz! sea la <nica cuestión en la que e"iste consenso total. . 2or si es así( conviene comenzar diciendo que hoy día todos los biólogos est!n de acuerdo en que eso no es cierto. #e modo que( como uede ver( odemos formular la regunta8 HBAu!ntos ti os distintos de seres vivos hayJC a diferentes niveles8 HAu!ntas es ecies distintas hay en una familia determinadaJ o HAu!ntas familias en un ordenJ o HAu!ntos filos en un reinoJ o HAu!ntos reinos hay en el conDunto de los organismosJ 'sta <ltima regunta es( quiz!( la m!s interesante ya que uede traducirse or algo así como Hcu!ntos ti os distintos de seres vivos realmente diferentes hayJ Iuiz! usted haya estudiado en la escuela que sólo e"isten dos reinos 0es decir dos formas b!sicamente distintas de seres vivos18 el Animal y el :egetal. 'n resumen( las c9lulas rocariotas carecen de org!nulos( incluido el n<cleo( mientras que las eucariotas sí tienen org!nulos( entre ellos el n<cleo.tra diferencia ca ital entre los seres vivos hace referencia a la estructuración de las ro ias c9lulas. A los rimeros se los denomina unicelulares y a los segundos 'luricelulares. HAu!ntos reinos hay entoncesJ Aomo ya hemos adelantado e"isten diferentes untos de vista( ero el que quiz! goza de m!s a oyo( y el m!s f!cil de entender( es aquel que sostiene que los seres vivos ueden agru arse en cinco reinos distintos8 Monera( que incluye a bacterias y cianobacteriasN "rotista( en donde est!n los rotozoos( las algas unicelulares( etc. #e los cinco reinos( dos son unicelulares( Monera y 2rotista( y tres luricelulares( .cleo.N Aungi( formado or los hongosN Meta ita( que son las lantasN y Metazoa 0metazoos1( que est! constituido or los animales. A este ti o de c9lula( m!s sim le y rimitiva( se la denomina 'rocariota.( dicho de otro modo( Hen qu9 consiste eso de ser Monera( 2rotista( . 'l orden Carnívora es uno de los que com onen la clase de los Mamíferos( que ertenece al filo de los Aordados 0formado en su gran mayoría or los vertebrados1( que( a su vez( forma arte del reino Animal. HAu!les son las características que distinguen a los com onentes de cada reinoJ .

. /e trata de la otosíntesis( un rodigio que ermite convertir la materia inorg!nica en materia org!nica. )ambi9n diDimos entonces que dicha energía química rocedía( en <ltima instancia( de la luz solar y nos remitimos a !ginas osteriores ara aclarar estos untos. Llegados a este unto( ya conocemos las características que definen a los reinos Monera 0organismos unicelulares rocariotas1 y 2rotista 0organismos unicelulares eucariotas1( mientras que los reinos de los . A los organismos que( como nosotros( no son ca aces de generar su ro ia materia org!nica de manera autosuficiente( sino que em lean la fabricada or otros seres vivos( se los conoce como )eter&tro os.luricelular cuyas c9lulas sean rocariotasN es decir que el ti o de estructuración celular limita el nivel de organización. La diferencia entre hongos y animales reside en la diferente manera que tienen de ser heterótrofos.ongos( 2lantas y Animales1 est!n com uestos or organismos eucariontes 0es decir( constituidos or c9lulas de ti o eucariota1. #entro de los reinos Monera y 2rotista hay tanto organismos autótrofos( como heterótrofos. Aquellos otros organismos que son ca aces de sintetizar su ro ia materia org!nica a artir de mol9culas m!s sim les reciben el nombre de aut&tro os. La mayoría de los organismos autótrofos obtienen su energía a artir de la luz solar( a trav9s de un roceso que es una de las grandes maravillas de la vida. A arte de esa diferencia de tama7o( las mol9culas de la . La diferencia entre ambos combustibles se encuentra en su com osición química8 la rimera est! constituida or mol9culas org!nicas com uestas or entre cinco y diez !tomos de carbono( mientras que las mol9culas del segundo est!n formadas or un n<mero de !tomos de carbono que varía entre once y dieciocho. H'n qu9 se distinguen unos de otrosJ La clave est! en la diferente manera de conseguir el sustento que tienen los com onentes de cada uno de los reinos luricelulares. Ea habr! deducido que los tres reinos luricelulares 0.ongos( 2lantas y Animales com arten tanto el ti o de c9lula 0eucariota1( como el nivel de organización 0 luricelular1. 2ero dentro de los reinos de organismos luricelulares hay mucha m!s disci lina a la hora de ganarse el 'an8 las lantas son autótrofas( mientras que hongos y animales son heterótrofos. 2ero antes de e" licar en qu9 consiste( y ara oder com render el alcance de ese milagro( es reciso que volvamos( de nuevo( nuestra atención hacia la química. La econom. Unos em lean gasolina y otros recurren al gasóleo. Incluso se encuentran es ecies que ueden em lear ambos modos de vida( seg<n sean las condiciones ambientales. )ambi9n e"isten diversas formas de ser autótrofo( y de ellas nos ocu aremos en este ca ítulo( deDando ara m!s adelante a los heterótrofos. #e modo que las lantas se caracterizan or ser organismos luricelurares( eucariotas y autótrofos( mientras que hongos y animales se distinguen or ser luricelulares( eucariontes y heterótrofos. 'n rimer lugar( conviene recordar que no todos los automóviles usan el mismo ti o de combustible. sea( que las mol9culas de la gasolina son m!s eque7as que las que com onen el gasóleo.a de las mol-culas 'n el tercer ca ítulo de este libro vimos que la energía química encerrada en el combustible es la res onsable de que los automóviles se muevan y de que sus faros alumbren. #e los dos reinos de organismos unicelulares( uno( Monera( resenta la organización rocariota y el otro( 2rotista( la eucariota.

2or cierto( que cuanto mayor es dicha tendencia( menor es el rendimiento de la gasolina y m!s grande es el deterioro del motor. #eteng!monos un segundo ara analizar lo ocurrido. 'sta mol9cula est! com uesta or ocho !tomos de carbono y dieciocho !tomos de hidrógeno( unidos entre sí mediante enlaces covalentes sencillos. Aumentar el índice de octano de las gasolinas requiere rocedimientos de meDora 0t9cnicamente conocidos como re ormado1( que incrementan su recio. 's decir( y esto es lo realmente im ortante( que la reacción roducida en el seno del motor del coche ha consistido en rom er la mol9cula de trimetil entano ara unir todos sus !tomos con !tomos de o"ígeno.idaciones. 'n esto recisamente consisten todas las combustiones8 en combinar con el o"ígeno los !tomos de las mol9culas org!nicas.+1.+.gasolina y del gasóleo com arten una ro iedad esencial8 sólo est!n formadas or carbono e hidrógeno. )omemos( or eDem lo( el caso de la glucosa( que es uno de los combustibles rinci ales de nuestro organismo. )am oco todas las gasolinas son iguales( ni cuestan lo mismo. La com osición química de las distintas gasolinas es muy variable( ya que diferentes com onentes ueden dar lugar al mismo índice de octano. /in embargo( ara sim lificar( odemos ace tar que el ingrediente rinci al de las gasolinas de altos índices de octano es una mol9cula que recibe el sim !tico nombre de +(+(4%trimetil entano 0A5. /i no est! convencido( com are la fórmula de la o"idación del trimetil entano con la de la o"idación de la glucosa 0A>.651.6+. =o es de e"tra7ar que las combustiones formen arte de un conDunto m!s am lio de reacciones químicas conocidas como o. La res uesta est! en que nosotros y el resto de los seres vivos obtenemos nuestra energía de la misma manera que el motor del automóvil8 o"idando materia org!nica.+ d .>1@8 . 2or eso no es osible hacer arder un a el( una madera( o una cerilla en ausencia de o"ígeno( orque falta el elemento rinci al de la reacción química. 2or eso( las gasolinas con mayor índice de octano son de mayor calidad( y m!s caras. +. 'n el interior de nuestras c9lulas la glucosa es o"idada( em leando en ese roceso el o"ígeno que tomamos en la res iración( y transformada en agua y dió"ido de carbono( que e" ulsamos a trav9s de los ulmones. Aomo resultado de dicha reacción( son e" ulsadas al e"terior( or el tubo de esca e( mol9culas de agua 0. /i nos fiDamos detenidamente en la reacción( observaremos que todos los carbonos( que antes estaban unidos a otros carbonos y a hidrógenos( se han unido ahora a o"ígenos( y que todos los hidrógenos( que estaban enlazados a carbonos( tambi9n se han ligado a o"ígenos>8 A5. 'n el transcurso de este roceso se libera una gran cantidad de energía( que es la que em leamos ara realizar nuestras funciones y mantenernos con vida. Las mol9culas de trimetil entano son uestas en contacto con el o"ígeno atmosf9rico 0.65 d .+ ⇒ A. La diferencia fundamental entre unas y otras estriba en una ro iedad e" resada en el llamado índice de octano( que mide la tendencia a detonar de una gasolina8 al aumentar dicho índice( disminuye la tendencia a detonar de una gasolina. /eguramente( se estar! reguntando( a estas alturas( que relación tiene todo esto con los seres vivos.1 y de dió"ido de carbono 0A.+1 en el interior del motor del coche( roduci9ndose una reacción química( conocida como combustión( que libera una gran cantidad de energía.

)anto la o"idación del trimetil entano como la de la glucosa son reacciones químicas que liberan energía. 's evidente que si nuestras c9lulas o"idaran la glucosa de la misma manera que se o"ida el trimetil entano en el motor del coche( arderíamos como teas. =o obstante( e"iste una diferencia radical en la manera de llevar a cabo el roceso.A>. 2ero 9se es sólo un c!lculo teórico( en realidad necesitaríamos em lear m!s de un litro de gasolina ara conseguir esa cantidad de energía <til( ya que una buena arte de la energía suministrada se erdería en forma de calor y no odríamos em learla en el roceso 0 or cul a( como siem re( del malvado /egundo 2rinci io de la )ermodin!mica1. #e modo que los seres vivos y los automóviles obtenemos la energía de modo an!logo8 o"idando la materia org!nica. E lo que ocurre en las o"idaciones es que se rom en enlaces caros ara constituir enlaces baratos( quedando un remanente de dinero . /iguiendo con la com aración( se uede decir que los enlaces carbono%carbono y carbono%hidrógeno son m!s caros que los enlaces carbono%o"ígeno e hidrógeno%o"ígeno. 'l dinero em leado en la formación de un enlace ermanece invertido en dicho enlace( de manera que cuando se rom e recu eramos el dinero que nos costó establecerlo. /i( or eDem lo( quisi9ramos volver a combinar de nuevo las mol9culas de dió"ido de carbono y de agua ara roducir nuevamente gasolina 0trimetil entano1( o glucosa( necesitaríamos suministrar la misma cantidad de energía que se liberó al o"idarlas. #e este modo( cuando un enlace de alta energía 0carbono%carbono o carbono%hidrógeno1 se rom e ara dar lugar a nuevos enlaces de menor energía 0carbono%o"ígeno o hidrógeno%o"ígeno1 queda un sobrante de energía libre( que uede em learse ara mover el automóvil( o ara que nuestras c9lulas realicen sus funciones 0m!s la arte que ine"orablemente se convierte en calor1. )ambi9n hay reacciones que recisan absorber energía ara llevarse a cabo( a 9stas se las conoce como reacciones enderg&nicas. A este ti o de reacciones se les denomina reacciones e. 2ara aclarar estas ideas( volvamos a establecer la analogía entre energía y valor monetario( sustituyendo en el !rrafo anterior el conce to de energía or el de dinero.+.6+.erg&nicas. 2ero( H or qu9 se libera energía cuando se o"ida la materia org!nicaJ . La energía absorbida en la formación de un enlace ermanece latente en dicho enlace( de modo que cuando 9ste se escinde( la energía acumulada en el enlace se libera al medio.> d .+ d . 's decir( que ara roducir un litro de gasolina a artir del dió"ido de carbono y el agua que salen or el tubo de esca e de un automóvil( necesitaríamos la energía roducida or la o"idación 0combustión1 de un litro de gasolina. 'n los seres vivos( los rocesos de obtención de energía se llevan a cabo de una manera muy controlada( e"trayendo la energía oco a oco( a trav9s de numerosas reacciones químicas intermedias( de la misma manera que en una central nuclear se e"trae la energía del material radioactivo de manera controlada.( dicho de otro modo( H or qu9 se libera energía cuando el carbono y el hidrógeno deDan de estar enlazados entre sí y se unen al o"ígenoJ La res uesta est! en que los enlaces covalentes que se forman entre diferentes mol9culas requieren distinta cantidad de energía ara constituirse8 hay enlaces de mayor energía que otros.+ ⇒ A. Así( los enlaces entre carbonos( o entre un carbono y un hidrógeno( recisan m!s energía ara formarse que los enlaces entre el hidrógeno y el o"ígeno( o entre el carbono y el o"ígeno. #e este modo( odemos decir que los enlaces covalentes entre los distintos !tomos tienen recios diferentes( y que hay enlaces m!s caros que otros.

'l A)2 est! formado or la unión de una mol9cula m!s eque7a( la adenina( y tres mol9culas de !cido fosfórico. 'l segundo elemento en ca acidad de atraer electrones( el subcam eón de la o"idación( es el o"ígeno 0en dura ugna con el cloro1( que( adem!s de ser muy abundante( sí se encuentra aislado y listo ara o"idar la materia org!nica. 'n líneas anteriores hemos dado a entender que un !tomo se o"ida cuando se une al o"ígeno y que se reduce al unirse al hidrógeno( ero esto son sólo verdades a medias. 2or eso( el o"idante or antonomasia de la materia org!nica en nuestro mundo es el o"ígeno. Aada vez que en el roceso de o"idación de la glucosa se libera una fracción suficiente de energía( 9sta se invierte en establecer un enlace de alta energía entre una mol9cula de di os ato de adenosina 0esto es( una adenina unida a sólo dos mol9culas de !cido fosfórico1( o A#2( y una mol9cula de !cido fosfórico( dando lugar a una mol9cula de A)2. 'l fl<or ostenta el título de cam eón de la o"idación( siendo ca az de o"idar al mismísimo o"ígeno.libre( que uede ser em leado ara otras cuestiones. Aunque arezca muy rebuscado( este mecanismo ermite a rovechar al m!"imo la energía obtenida al o"idar la glucosa. 2or este rocedimiento( or cada mol9cula de glucosa que se o"ida en cualquiera de nuestras c9lulas se roducen treinta y ocho mol9culas de A)2( que quedan a dis osición de la c9lula ara ser em leadas donde y cuando sea necesario. Antes de terminar con este a artado( y ara tratar a la química con el debido res eto( conviene recisar el aut9ntico significado del t9rmino o"idación( y de su o uesto( reducci&n. 'n realidad( ni el carbono ni el hidrógeno ierden electrones al enlazarse con el o"ígeno. 'n la mayor arte de los casos esta ganancia( o 9rdida( es sólo relativa. #e hecho( si la energía roducida or la o"idación de la glucosa se liberara incontroladamente al medio celular( la c9lula se abrasaría. 'n rigor( un !tomo se o"ida cuando cede electrones y se reduce cuando los gana. 2ero mientras que la energía así roducida en la o"idación de la gasolina queda libre en el motor del coche( aumentando enormemente su tem eratura( no ocurre lo mismo en el seno de las c9lulas. Ea hemos comentado que la o"idación de la glucosa se realiza a trav9s de numerosas reacciones intermedias( delicadamente reguladas. /or rendentemente( en una unión o"ígeno%fl<or( Yel o"ígeno es el o"idado y el fl<or el reducidoZ Ahora bien( hay muy oco fl<or en nuestro laneta( y el oco que hay est! firmemente unido a otros elementos( or lo que no est! dis onible ara o"idar la materia org!nica. 'n el a artado dedicado al enlace covalente 0que( si lo recuerdan( consiste en com artir electrones1( ya e" licamos que la mayor arte de las veces uno de los !tomos atraía con m!s fuerza a los electrones com artidos y los a ro"imaba a su n<cleo( aleD!ndolos de su 'artenaire molecular. 's im ortante se7alar . #e entre todos los elementos( el mayor atractor de electrones es el fl<orN cualquier !tomo que se una al fl<or ver! cómo 9ste le retira sus electrones( o"id!ndolo. 'n algunos de estos asos se liberan eque7as cantidades de energía( que son inmediatamente invertidas en la formación de otro ti o de enlace de alta energía( en el seno de una mol9cula de la que ya hemos hablado anteriormente8 el trifosfato de adenosina o A)2. Aada vez que la c9lula requiera energía ara realizar cualquier roceso( utilizar! tantas mol9culas de A)2 como necesite8 al rom er sus enlaces 0dando lugar( de nuevo( a mol9culas de A#2 y !cido fosfórico1 recu erar! la energía que invirtió en formarlos. 'n este caso( el !tomo que consigue a ro"imar los electrones se reduce 0 orque los gana1( mientras que el !tomo cuyos electrones son aleDados de su n<cleo se o"ida 0ya que los 'ierde1. Los enlaces que mantienen unidas a estas mol9culas de !cido fosfórico entre sí( y al resto de la mol9cula de A)2( son enlaces de alta energía.

. Aomo ya hemos visto en anteriores ca ítulos( los seres vivos actuamos como transformadores energ9ticos( degradando la energía y roduciendo calor ara seguir vivos( de la misma manera que el fuego consume el combustible ara seguir ardiendo. La fotosíntesis constituye el roceso que mantiene la mayor arte de la vida de nuestro mundo y constituye un aut9ntico rodigio físico y químico. Qsta es la e" licación de or qu9 cuando el carbono est! unido al hidrógeno se encuentra reducido 0 orque el hidrógeno le cede sus electrones1 y de or qu9 se o"ida al enlazarse al o"ígeno 0 orque 9ste le retira sus electrones1. E en el corazón de este roceso( conocido como fotosíntesis( se encuentra una mol9cula( la clorofila( de color verde. Aunque desde su comienzo la vida se ha diversificado enormemente( no ha vuelto a originarse de nuevo. =o olvide tam oco que al asar de carbono reducido 0unido al hidrógeno o a otro carbono1 a carbono o"idado 0unido al o"ígeno1 se libera energía( mientras que la reacción inversa( de o"idado a reducido( absorbe energía. Los coches 0en realidad( los sufridos usuarios1 obtienen su combustible en las gasolineras( ero Hy los seres vivosJ( Hcu!les son y dónde est!n nuestras estaciones de servicioJ El fuego verde )odos los organismos de nuestro mundo descendemos del rimer ser vivo que a areció sobre la faz del laneta. novo. /i este galimatías electrónico le resulta muy com licado( basta con recordar que cuando el carbono se une al hidrógeno se reduce y que cuando se liga al o"ígeno se o"ida. 'n el otro e"tremo( el hidrógeno es el elemento que cede con mayor facilidad sus electrones a su com a7ero de enlace covalenteN es el cam eón de la reducción. E la energía que nos nutre( la que nos mantiene vivos( rocede en <ltima instancia de la luz solar( que algunos organismos son ca aces de convertir en energía química( en forma de mol9culas org!nicas. /omos distintas llamas de la misma hoguera.que el quinto elemento en la lista de o"idantes( or detr!s del nitrógeno( es el azufre. 'n cierto sentido( muy rofundo( todos los seres vivos seguimos siendo aquel rimer organismo. E como el o"ígeno tira con m!s fuerza que el carbono de los electrones del hidrógeno( 9ste se o"ida a<n m!s al cambiar carbono or o"ígeno. -ue el geólogo ruso :ladimir Ivanovich :ernadsKy 065>L%6?4M1 quien acu7ó la e" resión uego verde ara referirse al fenómeno de la vida. M!s adelante veremos la im ortancia de no olvidar esta ro iedad del azufre.oy la vida arde or doquier( en las tenebrosas rofundidades marinas( en las blancas cimas de las m!s altas monta7as( en las ínfimas fisuras del manto helado de la Ant!rtida( en la rofundidad de las cuevas( o en los resquicios de rocas situadas a decenas de Kilómetros de la su erficie del laneta. A artir de aquella rimera chis a( la llama de la vida fue cobrando fuerza hasta convenirse en un incendio colosal. Lo que :ernadsKy quería resaltar en tan bella met!fora es el hecho de que los seres vivos se com ortan como un ti o es ecial de energía( que se nutre( a su vez( de otra forma de energía ara mantener su e"istencia. E ara terminar con la com aración entre los automóviles y los seres vivos( re aremos en una cuestión ca ital. 2ara que uedan hacerse una idea de lo que re resenta la fotosíntesis( imaginen lo que su ondría el oseer un dis ositivo que convirtiera de nuevo en gasolina los gases que salen or el tubo de . #e ahí el t9rmino uego. Los seres vivos sólo somos transmisores de la vida de una generación a la siguiente( ero no la generamos e.

1( al que conoció en 6@>M( quien atraDo la atención de 2riestley hacia el fenómeno de la electricidad. Libre ensador insobornable( sus heterodo"as o iniones en religión y olítica le causaron numerosos sinsabores a lo largo de su vida. A<n aguantó tres a7os m!s en su atria( ero en 6@?4 2riestley marchó al e"ilio( hacia la reci9n nacida re <blica americana( donde fue calurosamente recibido( entre otros( or sus amigos )homas Jefferson 06@4L%65+>1 y John Adams 06@LM%65+>1. 'n ese conte"to( 2riestley se reocu ó del roblema de mantener otable el agua durante el mayor tiem o osible. La elección de 9ste como tercer residente de los 'stados Unidos( acaecida en 65. )ambi9n debido a sus o iniones religiosas( fue a artado del segundo viaDe de e" loración del ca it!n James AooK 06@. 'sta e" edición fue laneada con sumo cuidado ara evitar( en la medida de lo osible( las muertes debidas a enfermedades causadas or las rivaciones o la deficiente alimentación. 's decir( usando la energía de la luz solar( volver a combinar el dió"ido de carbono y el agua ara roducir o"ígeno y materia org!nica 0a artir de ahora( sim lificaremos sustituyendo el t9rmino materia org!nica or una de las biomol9culas8 la glucosa1. A lo largo de su vida( 2riestley se interesó or un am lio abanico de materias( como la gram!tica( la olítica( la teología( la educación( y la química. 'n el terreno olítico( 2riestley tambi9n nadó a contracorriente de las ideas dominantes de su sociedad. /u rimer trabaDo en este cam o estuvo relacionado con su fallida artici ación en el segundo viaDe del ca it!n AooK. Aon ese fin( concibió la manera de incor orar dió"ido de carbono al agua( en la idea de que así . Auando se roduDo el conflicto entre Jefferson y Adams( el incorregible 2riestley tomó artido en favor de Jefferson.%6@??1.1 en el que( originalmente( figuraba como astrónomo. )ambi9n deduDo correctamente( a artir de un e" erimento de -ranKlin( la relación cuadr!tica inversa que guarda la fuerza de atracción entre dos cargas el9ctricas con la distancia que las se ara 0aunque este descubrimiento asó desa ercibido en aquel momento1. /u rimer logro im ortante fue recisamente el descubrimiento 0en 6@>@1 de que el grafito conduce la electricidad. 2orque eso es( e"actamente( lo que son ca aces de llevar a cabo los organismos fotosintetizadores8 invertir el roceso de la res iración.41 y del holand9s Ian Ingenhousz 06@L. /u a oyo a esta <ltima le valió que el 64 de Dulio de 6@?6 0en el segundo aniversario de la toma de La &astilla1 una turba enfurecida destruyera su hogar y su laboratorio. 'ste royecto nunca llegó a realizarse.( hizo que los <ltimos a7os de 2riestley discurrieran( or rimera vez en su vida( en armonía con las autoridades olíticas. /in embargo( su inter9s derivó ronto( desde la naturaleza y ro iedades de la electricidad( hacia el roblema de la com osición química del aire( en donde realizó sus m!s im ortantes descubrimientos. 'l rimero de ellos( 2riestley( fue uno de esos e"traordinarios hombres que engendró el siglo P:III.esca e de nuestros automóviles.. 'n todas ellas estuvo a gran altura( aunque fueron sus trabaDos científicos los que le valieron el aso a la osteridad. 'n los 'stados Unidos le ofrecieron la A!tedra de Iuímica de la Universidad de 2ensilvania( ero 2riestley la rechazó ara fundar( Dunto con su muDer( una colonia de e"iliados de $ran &reta7a or causa de sus ideas religiosas.>%6@?. )an eficaces resultaron las recauciones que se tomaron que sólo un hombre( de una dotación de 66+( murió or enfermedad en un viaDe que duró tres a7os. -ue &enDamin -ranKlin 06@. /us creencias religiosas le im idieron acceder a la docencia universitaria( lo que le movió a fundar en 6@M5 una academia rivada( que llegó a ser la m!s restigiosa de $ran &reta7a.>%6@?. Así( fue uno de los ocos valedores( en Inglaterra( de las causas de la 3evolución Americana( rimero( y de la 3evolución -rancesa( des u9s. 2or una sim !tica coincidencia( la fotosíntesis fue descubierta en el /iglo de las Luces( gracias a las investigaciones del ingl9s Jose h 2riestley 06@LL%65.

)ras mantener encendida una vela en el interior de una cam ana de vidrio hasta la e"tinción de la llama( 2riestley observó que la introducción de una ramita de menta en dicha cam ana bastaba ara que( al cabo de algunos días( la llama udiera arder de nuevo. Una vez que el aire se saturaba de flogisto 0convirtiendose en aire flogisticado1( se detenía la combustión. A quien sí interesaba el funcionamiento de los vegetales era al m9dico y bot!nico holand9s Ian Ingenhousz.se evitaría su corru ción. La inter retación correcta de los resultados de 2riestley fue obra de Lavoisier( quien rechazó la e"istencia del flogisto y ro uso la de un gas 0el o"ígeno1 que se combinaba con otras sustancias en los rocesos de combustión y res iración. /e trata de un e" erimento que realizó buscando la manera de obtener aire desflogisticado 0o sea( rico en o"ígeno1. La mayoría de las biografías de 2riestley subrayan el descubrimiento del o"ígeno 0en 6@@41 como su logro científico m!s notable. /in embargo( la aternidad de tal descubrimiento es discutible ya que( en realidad( el rimero en aislar dicho gas fue el químico sueco Aarl Vilhelm /cheele 06@4+%6@5>1( aunque la ublicación de su descubrimiento a areció 0 or causas editoriales1 con osterioridad al trabaDo de 2riestley. 'n este conte"to( hay un as ecto de las investigaciones de 2riestley que nos interesa es ecialmente. Aon este e" erimento( 2riestley estableció que las lantas verdes roducen o"ígeno 0aire desflogisticado( en sus alabras1 y dio( sin saberlo( el rimer aso hacia el descubrimiento de la fotosíntesis. E del mismo modo que el aire flogisticado 0esto es( saturado de flogisto1 no sostenía la combustión( tam oco ermitía la res iración. 2ero la fisiología de las lantas no era el obDeto de inter9s de 2riestley( or lo que no continuó con esa línea de investigación. Mientras que 2riestley ensaba que sim lemente había liberado del flogisto al aire de la cam ana 0lo había des logisticado1( Lavoisier deduDo correctamente que( al ser calentado( el ó"ido de mercurio había liberado al aire de la cam ana un gas nuevo 0el o"ígeno1. /eg<n esta teoría( el flogisto era un fluido el!stico que formaba arte de la com osición de las sustancias inflamables. La ol9mica entre Lavoisier y 2riestley no cedió hasta la muerte de ambos. Así( aunque a 2riestley y /cheele les corres onde el m9rito de haber sido los rimeros en aislar el o"ígeno( fue Lavoisier quien realmente lo reconoció y estableció su e"istencia como elemento químico. /in embargo( ni /cheele ni 2riestley inter retaron correctamente su descubrimiento( debido a que ambos eran artidarios de la teoría( muy en boga en el siglo P:III( del logisto. 'n una admirable serie de . #e modo que el agua carbonatada 0o soda1( que es la base de gran arte de nuestros refrescos( fue invención de 2riestley. 'n cualquier caso( ambos realizaron el hallazgo inde endientemente. )anto 2riestley como /cheele estaban convencidos de la e"istencia de una sustancia( el flogisto( que intervenía decisivamente en los rocesos de combustión y de res iración. Los artidarios de la teoría del flogisto ensaban que( al igual que ocurría en la combustión( la res iración de los organismos liberaba flogisto al aire. #e hecho( al gas obtenido en su e" erimento( lo llamó aire des logisticado. Auando dichas sustancias ardían( el flogisto se liberaba y asaba a combinarse con el aire. #ecidan ustedes qui9n fue el aut9ntico descubridor de este gas. Lo que 2riestley realmente descubrió es que cuando se calienta ó"ido de mercurio en el interior de una cam ana con aire logisticado 0que no ermite la combustión ni la res iración1 se o era un cambio en la naturaleza de dicho aire( de modo que vuelve a ser osible que arda una llama o que res ire un animal. 2riestley inter retó lo sucedido como que el aire había sido des logísticadoN es decir( liberado del flogisto.

La luz( de la que obtienen las lantas la energía ara realizar la fotosíntesis( es un fenómeno com leDo cuya com rensión traDo de cabeza a los físicos durante m!s de doscientos a7os. . Auantas m!s olas asen en el tiem o determinado mayor ser! la frecuencia del oleaDe. 'videntemente( cuanto mayor sea dicha longitud de onda 0y or tanto m!s se aradas est9n las olas1 menos olas asar!n or su unto de referencia en cada unidad de tiem o. . . /i usted se sit<a en un unto de la costa y( ertrechado con un cronómetro( cuenta el n<mero de olas que asan or un unto de referencia en un tiem o determinado 0digamos un minuto1( establecer! un ar!metro fundamental de cualquier onda8 su recuencia. 2uesto que las lantas cesaban en la roducción de o"ígeno or la noche( ero no en su res iración( Ingenhousz alertó sobre el eligro que corrían aquellas ersonas que tuvieran lantas en sus dormitorios durante la noche.tra característica en la que uede re arar es en la distancia entre las crestas de las olasN es decir( la longitud de onda. E concluía a7adiendo que otra ersona que acom a7ara al durmiente consumiría mucho m!s o"ígeno que cualquiera de las lantas que solemos tener en nuestros hogares. 'n su o inión( 9stas vician el aire en las horas de oscuridad( oniendo en eligro a la incauta ersona que com arta alcoba con ellas.tro fenómeno de observación habitual( y tambi9n de gran inter9s( es el hecho de que la luz del /ol( que es de color blanco( se descom one en luces de varios colores al asar a trav9s de las gotas de agua. dicho de otro modo( la frecuencia y la longitud de una onda son inversamente ro orcionales8 cuanto mayor es la una menor es la otra.ombre iadoso( Ingenhousz ensaba que esta característica de las lantas res ondía a la sabiduría del Areador( que velaba or re oner la calidad del aire que los animales( y tambi9n las lantas en las horas de oscuridad viciaban a trav9s de la res iración. Aada una de esas diferentes luces que com onen la luz solar corres onde a una onda diferente( con su frecuencia y longitud de onda distinta y característica. A estas luces se las uede denominar( con m!s ro iedad( . . Así se forma el arco iris cuando la luz del /ol atraviesa las gotas de lluvia o aquellas otras lanzadas al aire or una catarata o un surtidor. Las olas del mar son un buen eDem lo de ondas( y de su observación odemos conocer algunas de las ro iedades b!sicas de este ti o de fenómenos.oy sabemos que com arte muchas de sus ro iedades con otros fenómenos físicos a los que reunimos baDo el nombre de ondas. . 'sta idea de que las lantas son nocivas durante la noche constituye el mayor 9"ito de la historia de la divulgación científica( uesto que hoy día( m!s de doscientos a7os des u9s de su formulación( sigue siendo un tó ico muy com<n( al menos en 'uro a. La e" licación de este hermoso fenómeno estriba en que la luz del /ol est! constituida or un haz de otras luces que se se aran al asar a trav9s de un cuer o trans arente 0debido al fenómeno físico conocido como re racci&n1. )an e"tendida se encuentra esta idea en nuestro continente( que en la sección dedicada a la ciencia del eriódico 0e7 Bor9 Times se dio res uesta 0el 6+ de se tiembre de 6??M1 a un lector que reguntaba si tenían razón sus amigos euro eos que le advertían del eligro de dormir con lantas en la habitación. La res uesta del es ecialista fue que sólo corren alg<n riesgo aquellas ersonas que duerman Dunto a una enorme cantidad de lantas en una habitación muy eque7a y mal ventilada.e" erimentos 0 ublicados en 6@@?1( Ingenhousz corroboró los resultados de 2riestley y estableció( de manera incuestionable( que es la luz del /ol( y no su calor( la res onsable de que las artes verdes de las lantas roduzcan o"ígeno 0al que Ingenhousz tambi9n denominaba aire desflogisticado1.

/in embargo( si se detiene un segundo a ensarlo descubrir! que la res uesta es evidente. La luz de color roDo es la que tiene mayor longitud de onda y( or tanto( tambi9n es la de frecuencia m!s baDa. M!s all! de la radiación infrarroDa se encuentran las ondas de radio y con frecuencias mayores que la de la luz ultravioleta est!n los rayos P. /i las artes de los vegetales que realizan la fotosíntesis son de color verde( es orque refleDan recisamente ese ti o de luz. 2or eso los rayos ultravioleta son ca aces de quemar nuestra iel( orque tienen asociada una gran cantidad de energía.6+. /i em learan la totalidad de las radiaciones que com onen la luz blanca( las lantas no refleDarían ninguna de ellas y serían negras. 2uesto que no todas las luces son iguales( cada una con sus fotones de diferente energía( odemos reguntarnos si todas ellas ueden ser a rovechadas or las lantas o si( or el contrario( 9stas se muestran e"quisitas a la hora de utilizar un ti o u otro de radiación. )ambi9n hay luces im erce tibles ara nosotros m!s all! del color violetaN es decir con una frecuencia mayor 0o( si lo refieren( una menor longitud de onda18 se trata de la luz( o radiación( ultravioleta. 'n adelante em learemos ambos t9rminos( luz y radiación( como sinónimos.> d . E si lo recuerda( los fotones eran el equivalente a los cuantos8 las cantidades de energía mínimas que la materia era ca az de absorber y\o emitir. El gran milagro 'n t9rminos generales( la fotosíntesis es el roceso contrario de la res iración y( or lo tanto( su fórmula general es8 A. 'n realidad( las lantas solamente em lean la luz visible.radiaciones electromagn9ticas. Aada una de estas luces contiene energía( en mayor cantidad cuanto m!s alta sea la frecuencia. /i nos fiDamos en el arco iris( odemos distinguir los diferentes colores 0luces o radiaciones1 que com onen la luz blanca8 del roDo( en un e"tremo( al violeta( en el otro. 2ero los colores del arco iris sólo son aquellos que el oDo humano uede ercibir. #e manera que cuando las lantas ca tan la energía de la luz solar ara realizar la fotosíntesis( en realidad est!n ca tando fotones( o unidades mínimas de energía en forma de luz. /eguramente( estar! recordando que no es 9sta la rimera vez que relacionamos energía y luz. 2or el contrario( la luz violeta resenta la frecuencia mayor y es la de menor longitud de onda. 'n la luz solar hay otras radiaciones cuya frecuencia es a<n menor 0y su longitud de onda mayor1 que la luz roDa8 es la luz( o radiación( infrarroDa. 'n el medio est! la virtud( y 9se es el rango de las radiaciones que com onen la luz visible.+ d .+ 's f!cil de deducir que lo que ocurre en la fotosíntesis es que las mol9culas de agua . d luz ⇒ A>. Las radiaciones infrarroDas contienen oca energía y las ultravioletas tienen demasiada. 'n el tercer ca ítulo ya comentamos que la luz roDa 0de baDa frecuencia1 estaba asociada a fotones de baDa energía( mientras que los fotones de la luz azul eran de alta energía. E la refleDan orque no la utilizan.+. Ahora bien( le ro onemos un acertiDo8 de entre las luces que com onen el es ectro visible( Hcu!l o cu!les son las referidas or las lantasJ La res uesta uede arecerle chocante8 todas menos la de color verde.

Aonviene que maticemos un oco m!s. 'n el transcurso del roceso quedan mol9culas de o"ígeno libres. 'n segundo t9rmino( es im ortante e" licar que los hidrógenos que viaDan desde las mol9culas de agua hasta las de dió"ido de carbono lo hacen de una manera muy es ecial. sea( que la fotosíntesis consiste en la rotura de una mol9cula de agua y en el traslado ordenado de los constituyentes del hidrógeno 0un electrón y un rotón or cada !tomo1 hasta los carbonos rocedentes del dió"ido de carbono. HAómo es osible rom er esta mol9cula tan estable y sustraerle dos electrones al tiránico o"ígenoJ La dificultad en conseguirlo es tan grande que( fotosíntesis a arte( 9ste es un roceso que a enas se roduce en la naturaleza. 'n rimer lugar( hay que aclarar que el o"ígeno que se libera a la atmósfera rocede( íntegramente( de las mol9culas de agua y no de las de dió"ido de carbono.+. Aomo los !tomos de hidrógeno normales sólo cuentan en su n<cleo con un solitario rotón 0recuerde que el isóto o del hidrógeno llamado deuterio tiene( adem!s( un neutrón en el n<cleo1( odemos decir que or cada mol9cula de agua fracturada se obtienen un !tomo de o"ígeno( dos electrones y dos rotones 0los dos n<cleos de hidrógeno1. A la rimera fase se la denomina ase luminosa( orque recisa de la luz ara llevarse a cabo( y a la segunda se la conoce como ase oscura( orque hasta hace oco se ensaba que era totalmente inde endiente de la luz.citada. Juntos( hidrógeno y o"ígeno( forman una areDa e"traordinariamente estable( reunidos or enlaces covalentes de baDa energía. Los cloro lastos cuentan con dos fotosistemas diferentes que cum len misiones distintas y se conocen como Aotosistema ( y Aotosistema ((. Auando se encuentra en esa situación( con un electrón romovido a un nivel energ9tico su erior( se dice que la mol9cula de igmento est! e. 'ste roceso tiene lugar en dos actos8 en el rimero se fractura la mol9cula de agua( y los electrones y rotones son llevados hasta su corres ondiente ace tor( en donde vuelven a reunirseN en la segunda arte de la fotosíntesis los hidrógenos son cedidos al carbono rocedente de mol9culas de dió"ido de carbono ara que se combinen y formen mol9culas org!nicas. . Los igmentos son mol9culas que or su eculiar estructura son ca aces de absorber un fotón y elevar uno de sus electrones hasta un nivel de energía su erior 0Hse acuerda de los niveles de energía en que se dis onen los electrones( que e" licamos con el eDem lo de los escalones de diferentes alturasJ1.+1( que( a su vez( se unen entre sí. Ambos est!n constituidos or un buen n<mero de roteínas 0muchas de las cuales son enzimas que catalizan las diferentes reacciones químicas1 y otras mol9culas conocidas como 'igmentos. .0.1 se escinden y sus hidrógenos acaban uni9ndose al carbono de las mol9culas de dió"ido de carbono 0A. 'n las lantas( ambas fases tienen lugar en un org!nulo celular llamado cloro'lasto( en donde se ca ta la luz del /ol y se realizan todas las reacciones químicas de la fotosíntesis. La clave de esta roeza se encuentra en un com leDo conDunto de mol9culas que recibe el nombre de otosistema. Así( la rotura de la mol9cula de agua roduce un !tomo de o"ígeno( dos n<cleos de hidrógeno y dos electrones. /i lo recuerda( el hidrógeno es el elemento que mayor facilidad tiene ara ceder sus electrones( mientras que el o"ígeno es el segundo elemento en cuanto a la avidez or ca tar electrones. Ahora bien( rom er la mol9cula de agua y arrancarle dos electrones es una haza7a química. /in embargo( 9sta es una descri ción muy grosera de un roceso que consta de numerosos asos intermedios. Auando se rom e el enlace entre los !tomos de hidrógeno y o"ígeno de una mol9cula de agua( los !tomos de hidrógeno quedan escindidos8 or una arte su n<cleo y or otra el electrón que intervenía en el enlace covalente.

.'l rinci al igmento de ambos fotosistemas es la cloro ila. 'n la fase oscura de la fotosíntesis se em lean esas mol9culas de A)2 y =A#2.iliares se lo denomina antena colectora 0hay una or fotosistema1. La otra alternativa consiste en ser trans ortado( a trav9s de la inevitable cadena de mol9culas intermediarias( hasta su ace tor final( una mol9cula que recibe el im resionante nombre de nicotinaminadenín dinucle&tido os ato( ero que se nombra habitualmente or sus iniciales8 =A#2d 0el símbolo d indica que se encuentra en su estado o"idado y que es ca az de ace tar un electrón1. La clorofila del -otosistema II es e"citada or la luz cuya longitud de onda es de >5. A este mecanismo se lo conoce como lu$o cíclico de electrones. Al llegar al =A#2d el electrón se re<ne de nuevo con un rotón ara volver a formar un !tomo de hidrógeno y asar a formar arte de una mol9cula de =A#2. . nanómetros de longitud de onda. 'n rimer lugar uede ser conducido de nuevo a la cadena trans ortadora de electrones ara volver a romover la formación de A)2. 'ste nombre resulta desconcertante ara los estudiantes de biología( orque el -otosistema II es el iniciador del roceso de la fotosíntesis y de manera intuitiva( or ser el rimero en actuar( arece que debería corres onderle el nombre de -otosistema I. Aquí termina la fase luminosa de la fotosíntesis( en el transcurso de la cual hemos asistido a la rotura de una mol9cula de agua( con el concurso de la energía luminosa( y a la transformación de 9sta en energía química( en forma de A)2 y =A#2. A artir de aquí( el electrón uede seguir dos vías. final indica que ahora la mol9cula tiene un !tomo de hidrógeno m!s1. /e trata del denominado -otosistema II. 'n realidad( sólo uno de los dos fotosistemas interviene en la rotura de la mol9cula de agua y en la liberación de los dos electrones de sus hidrógenos. La energía luminosa ha sido transformada en energía química. /in embargo( esta terminología tiene su lógica8 el -otosistema II recibe esta denominación orque a areció en segundo lugar a lo largo de la evolución. nanómetros 0un nanómetro es la mil millon9sima arte de un metro1( mientras que la del -otosistema I ca ta la luz de @. Auando la mol9cula de clorofila del -otosistema II es e"citada or un fotón( uno de sus electrones es tras asado a una cadena de mol9cula conocida como cadena trans'ortadora de electrones( que lo conducen hasta el -otosistema I. #e este modo( la energía de la luz que e"citó a la clorofila se ha invertido en formar los enlaces de alta energía del A)2. 'sta avidez de la clorofila or los electrones desencadena la ru tura de la mol9cula de agua ara arrebatarte los electrones corres ondientes a los hidrógenos 0a trav9s de un mecanismo com leDo conocido como relo$ otolítico del agua1. 'n ambos fotosistemas e"isten otros igmentos que son ca aces de absorber la energía de luces de otras longitudes de onda diferentes y canalizar dicha energía hasta las mol9culas de clorofila. 'stos electrones asan 0de uno en uno1 a la clorofila( que volver! a erderlos al absorber la energía de la luz 0un fotón or cada electrón1( iniciando un nuevo ciclo. Ahora( la clorofila del -otosistema II se encuentra con un electrón de menos y necesita ca tar otro ara recu erar la estabilidad química. 0la . Al conDunto de estos igmentos au. 'l tr!nsito del electrón or esta cadena trans ortadora genera energía con la que la c9lula es ca az de sintetizar una mol9cula de A)2 0a artir de A#2 y una mol9cula de !cido fosfórico1( que( como ya hemos visto( es la unidad energ9tica de los seres vivos. La llegada de un fotón e"cita la clorofila del -otosistema I y le hace erder al electrón que acababa de ace tar rocedente del -otosistema II. :olvamos al electrón que habíamos deDado a las uertas del -otosistema I( en donde es ca tado or la corres ondiente mol9cula de clorofila..

Al conDunto de reacciones químicas 0m!s de una docena1 que com onen el roceso de síntesis de mol9culas de glucosa a artir del dió"ido de carbono se lo conoce como Aiclo de Aalvin 5( en honor de su descubridor( y remio =obel de Iuímica( Melvin Aalvin 06?66%6??@1. Al no escindir mol9culas de agua( los organismos que realizan estos otros ti os de fotosíntesis no liberan o"ígeno a la atmósfera( or lo que se habla de fotosíntesis ano. #e hecho( la mayor arte del o"ígeno roducido a lo largo de la historia de nuestro laneta( y del que se sigue roduciendo hoy en día( lo liberan esos modestos organismos unicelulares.+1 sino azufre elemental 0/1 y agua.1( igual que en la fotosíntesis o"ig9nica. 2ara em ezar( como ya diDimos en el ca ítulo dedicado al origen de la vida( e"isten otros ti os distintos de fotosíntesis. 2ues bien( en este ti o de fotosíntesis se em lea la energía de la luz ara rom er los enlaces entre el azufre y los hidrógenos y se utilizan los electrones y rotones de los hidrógenos liberados ara generar energía química 0A)21 y mol9culas trans ortadoras de hidrógeno 0=A#2.+/1.+1( distintas mol9culas org!nicas 0como el succinato o el malato1( e incluso el hierro 0en su forma reducida( o ferrosa1. Al igual que el o"ígeno( el azufre uede enlazarse covalentemente con dos !tomos de hidrógeno ara formar sulfuro de o"ígeno 0. Un buen eDem lo de fotosíntesis ano"ig9nica lo constituye el realizado or las bacterias roDas y verdes del azufre. /i la fotosíntesis de las lantas utiliza el agua como fuente de electrones 0y de rotones1( las diferentes fotosíntesis alternativas em lean una l9yade de otras mol9culas( que incluye diferentes com uestos de azufre 0como el sulfuro de hidrógeno8 . 'n rimer lugar( se diferencian en las mol9culas a las que les son arrancados los electrones 0o donantes de electrones1 merced a la energía de la luz. . 'stas otras fotosíntesis est!n circunscritas al mundo de las bacterias y resentan diferencias notables con la fotosíntesis estándar de lantas( algas y cianofíceas. /in embargo( a diferencia de 9sta( no se libera o"ígeno 0. 2or otra arte( aunque este ti o de fotosíntesis es un roceso deslumbrante( que genera la mayor arte de la materia org!nica( y or tanto de la vida( de nuestro mundo( no es la <nica manera que han encontrado los seres vivos( a lo largo de su historia( ara rocurarse autónomamente el sustento. Auando( en !ginas anteriores( nos detuvimos a e" licar qu9 elementos químicos eran buenos o"idantes 0o sea( ace tores de electrones o( si lo refiere( de hidrógenos1( mencionamos entre ellos al azufre.ara sintetizar las corres ondientes mol9culas org!nicas. 's f!cil a reciar que esta mol9cula es similar a la del agua 0.en)s alternativos La fotosíntesis( tal como la hemos descrito( no es un roceso que sea atrimonio e"clusivo de las lantas( sino que tambi9n lo llevan a cabo las cianobacterias y las algas.1. Aom are las fórmulas generales de ambos rocesos y odr! a reciar los arecidos y las diferencias8 -otosíntesis o"ig9nica8 . Los roductos de la fase luminosa 0A)2 y =A#2. 2ero el Aiclo de Aalvin no es el <nico roceso que tiene lugar en la fase oscura de la fotosíntesis. +.+/1( el hidrógeno molecular 0.igénica.igénica 0es decir( no roductora de o"ígeno1( en contra artida a la fotosíntesis que sí libera o"ígeno( que se denomina o.1 tambi9n se em lean ara roducir amoníaco y sulfuro de hidrógeno 0im rescindibles ara sintetizar los amino!cidos1 a artir de dos sales resentes en el suelo y el agua8 los sulfatos y los nitratos.

A estos organismos autótrofos que no em lean la fotosíntesis se les denomina como #uimiolitotro os.41 y las del hierro se sirven de la forma ferrosa de este elemento. 2ero las diferencias no acaban aquí. 'n esos rocesos( los organismos quimiolitotrofos obtienen( a la vez( los electrones y la energía que necesitan ara sintetizar su materia org!nica. nanómetros de la clorofila del -otosistema I1. )odavía quedan en nuestro mundo algunos microorganismos testigos de los tiem os de la a arición del -otosistema II.+ d .+ -otosíntesis ano"ig9nica 0bacterias del azufre18 A. Así( en resencia de o"ígeno( el hidrógeno se o"ida a agua( el sulfuro asa a sulfato( el amoníaco a nitritos y la forma ferrosa del hierro se transforma en la f9rrica.+/ d luz ⇒ A>. Al igual que los organismos fotosintetizadores( los quimiolitotrofos recisan de un donante de electrones y una fuente de energía ara convertir el dió"ido de carbono en materia org!nica. 2or oner un eDem lo( la clorofila del <nico fotosistema de las bacterias roDas del azufre absorbe fotones de la luz de una longitud de onda de 5@. A finales de la d9cada de 655.> d .6+. Aomo fuente de energía( estos organismos utilizan la que se libera al o"idar los donantes electrónicos. 'n rimer lugar( el agua es un com!usti!le mucho m!s abundante en nuestro mundo que cualquier otro donante de electrones alternativo y( adem!s( se encuentra universalmente distribuido. La a arición del -otosistema II( ermitió el em leo del agua como donante de electrones( lo que su uso dos grandes ventaDas. /eg<n como sean las condiciones ambientales( la cianobacteria 6scillatoria limnetica uede realizar la fotosíntesis o"ig9nica( con ambos fotosistemas trabaDando en cadena( o bien la ano"ig9nica( em leando <nicamente el -otosistema I 0de manera an!loga al fotosistema bacteriano1. . 'l fotosistema bacteriano es equivalente al -otosistema I y fue el rimero en a arecer en la evolución( aunque ronto a arecieron organismos 0las cianobacterias1 ertrechados de ambos fotosistemas. /eguramente( habr! re arado en que todos ellos necesitan de la resencia de o"ígeno libre ara llevar a cabo las reacciones de o"idación con las que obtienen su .+1( las incoloras del azufre utilizan el sulfuro de hidrógeno 0. Los organismos que realizan cualquier ti o de fotosíntesis ano"ig9nica sólo dis onen de un fotosistema en su maquinaria celular 0y no de dos( como en el caso de lantas( algas y cianobacterias1( cuya clorofila tam oco es e"actamente igual a la de los fotosistemas de las lantas.+.+/1( las nitrificantes usan el amoníaco 0=.> d / d . d luz ⇒ A>.( el gran microbiólogo ruso /ergei =icolaevitch VinegradsKy 065M>%6?ML1 realizó un descubrimiento sor rendente8 e"isten microorganismos 0bacterias1 que son ca aces de generar autónomamente su ro ia materia org!nica en ausencia de luz. 'l donante de electrones uede ser muy variado8 las bacterias del hidrógeno em lean recisamente ese elemento 0.asta ese momento se ensaba que todos los seres vivos de la )ierra de endían ara subsistir de la ca acidad de los organismos fotosint9ticos ara convertir la luz solar en materia org!nica.+ d ..6+.A.+. La segunda meDora consistió en que( al ser el o"ígeno un elemento de mayor oder de o"idación que el azufre( la rotura de la mol9cula de agua ermite generar mayor cantidad de energía química. nanómetros 0sensiblemente mayor que los @.

'sto es cierto. Qste es un trabaDo esencial que ermite reciclar la materia org!nica en los ecosistemas( y del que hongos y bacterias son los rinci ales rotagonistas.. E uesto que nuestros combustibles fósiles( carbón( gas y derivados del etróleo( se han formado a artir de los restos de miles de millones de organismos ret9ritos cuya materia org!nica fue sintetizada a artir de la energía de la luz( no olvide( la ró"ima vez que se detenga a llenar el de ósito de su automóvil( que( a fin de cuentas( lo que dis ensan en las gasolineras no es otra cosa que la luz del /ol. 'stos quimilitotrofos que no em lean el o"ígeno sí que son realmente inde endientes de cualquier ti o de fotosíntesis y de la luz solar. Las c9lulas de los hongos forman hileras( llamadas )i as( conectadas entre sí en un conDunto reticular que recibe el nombre de micelio. 'l micelio de un hongo sencillo recuerda mucho a una hilacha de algodón.oy día son muchos los es ecialistas que iensan que los rimeros seres vivos que a arecieron en nuestro laneta fueron organismos de este ti o. 2ero tambi9n lo es que hay organismos quimiolitotrofos que no necesitan o"ígeno ara o"idar a los donantes de electrones( sino que em lean otros o"idantes( m!s d9biles( como son el dió"ido de carbono( el azufre( los sulfatos( los nitritos( o el hierro en su forma f9rrica. CA$%T"L . Al carecer de órganos( los hongos no resentan tubo digestivo ni( en consecuencia( boca.I Los im)rescin&i0les 1ongos /uerra & paz 2ara muchas ersonas( los t9rminos hongo y seta son sinónimos. Los hongos que utilizan esta manera de ganarse la vida crecen( sobre el organismo hos edante o( muy . 2ero si el hongo no es la seta( Hcómo son entonces los hongosJ 3esulta un oco difícil de imaginar( uesto que los hongos no resentan teDidos ni órganos aut9nticos. #e hecho( sus c9lulas ni siquiera est!n com letamente se aradas unas de otras( como sí ocurre en el caso de lantas y animales. transformada en energía química.. . La mayor arte de los hongos obtienen sus mol9culas org!nicas descom oniendo artes muertas de otros seres vivos( como hoDas caídas( la corteza de los !rboles o la e idermis de los vertebrados terrestres. 2or lo tanto( los hongos no se tragan el alimento ara luego digerirlo en su interior( sino que cada c9lula( de manera inde endiente( libera sustancias que descom onen la materia org!nica en sus mol9culas elementales y luego las absorben. 2ero esto es un error( la seta sólo es una estructura generadora de es oras que forman algunos ti os de hongos en el momento de la re roducción. Adem!s del sa rofitismo( muchos hongos consiguen sus mol9culas org!nicas a trav9s de un rocedimiento mucho menos inocente8 el 'arisitismo. E como el o"ígeno libre es un roducto de la fotosíntesis o"ig9nica( odemos concluir que tambi9n estos organismos de enden de ese roceso( y or tanto de la luz solar( ara subsistir. 'sta acífica manera de ganarse el sustento recibe el nombre de sa'ro itismo. 'n cualquier caso( tal como ya hemos visto( la fotosíntesis o"ig9nica es el roceso res onsable de la formación de la mayor arte de la matería org!nica de nuestro mundo( tanto ahora como en el asado remoto.energía.

2or ello( a lo largo de muchos millones de a7os de evolución algunos hongos han encontrado formas de meDorar su relación con los organismos a los que arasitan. Aquellos hongos que( a lo largo de miles de generaciones( han llegado a favorecer de alguna manera a sus víctimas se aseguran un meDor suministro de alimento( aumentando con ello sus osibilidades de su ervivencia. =i siquiera los ro ios hongos est!n a salvo de sus cong9neres y hay es ecies mico ar!sitas ca aces de infectar a otros hongos y vivir a su costa. Los líquenes est!n formados or la reunión de dos seres vivos distintos que viven .frecuentemente( dentro de sus teDidos. 'ntre estos <ltimos se encuentra la es ecie Candida al!icans( que habitualmente vive en la boca( el tubo digestivo y la vagina de las ersonas. 'l hongo conocido como Aornezuelo del centeno 0 Clavice's 'ur'urea1( que infecta a esa gramínea( roduce una sustancia altamente tó"ica que causó estragos durante la 'dad Media entre las des revenidas ersonas que consumían este cereal. #urante mucho tiem o( se ensó que los líquenes eran un ti o de organismo similar a los vegetales. /in embargo( no es así. en Irlanda( cuando un ar!sito de las atatas 0")*to')tora in estans1 arruinó la cosecha de ese tub9rculo y ocasionó una tremenda hambruna que se saldó con millares de muertos 0hay quien estima en cerca de un millón la cifra de fallecimientos or esta causa1 y obligó a emigrar a una buena arte de la oblación. Los líquenes son unos seres vivos que crecen sobre el suelo desnudo( en las su erficies de las rocas( o sobre otros organismos 0en las cortezas de los !rboles( or eDem lo1. Incluso algunas de ellas( como es el caso de "enicillum vermiculatum( ueden llegar a causar la muerte de los hongos invadidos. 2or eDem lo( en la lucha contra las oblaciones de los mosquitos . Los hongos ar!sitos de los seres humanos son escasos( ero( algunos de ellos ueden ser muy molestos 0como el que roduce el ie de atleta( Tr*c)o')*ton interdigitale( o el causante de la ti7a de la cabeza( Micros'orum audoninii1( o incluso fatales. Allí es mantenido a raya or la com etencia que mantienen con esta es ecie otros microorganismos de la flora bacteriana. /i se as iran sus es oras y el hongo invade los ulmones uede llegar a ocasionar una grave dolencia( y hasta la muerte( si no se sigue el adecuado tratamiento. 2ero cuando el equilibrio de esta flora se quiebra( el hongo uede roliferar y ocasionar atologías( como el afta de los beb9s( vaginitis o infecciones cut!neas en a"ilas e ingles. /u as ecto uede ser escamoso( laminar o ramificado. .no')eles( ro agadores de la malaria( se em lean hongos del g9nero Caelom*ces que destruyen las larvas de esos nocivos insectos. Los hongos que son ar!sitos de las lantas constituyen una aut9ntica laga y se calcula que son los res onsables de alrededor del 5. #e este modo han a arecido( y se han erfeccionado( dos situaciones en las que los hongos benefician a los organismos que arasitan8 se trata de la formación de líquenes 0o li#uenizaci&n1 y de micorrizas. /in embargo( la muerte del hos edante nunca es un buen negocio ara el ar!sito orque su ro ia su ervivencia de ende de la de su víctima. Qsta es una circunstancia afortunada ara nosotros( orque las es ecies ar!sitas ueden ser em leadas en el control de lagas. or ciento del total de enfermedades sufridas or los vegetales. 'n este <ltimo caso( de las c9lulas del hongo brotan unas rolongaciones( llamadas )austorios( que se introducen en las c9lulas arasitadas y absorben de ellas los nutrientes. 'videntemente( esta forma de vam irismo celular es erDudicial ara las c9lulas que lo sufren( udiendo llegar a morir. 'l truco consiste en dar algo a cambio del arasitismo.tro eDem lo de las devastadoras consecuencias de los hongos ar!sitos de los vegetales cultivados ocurrió en 654. Los insectos sufren muchas m!s infecciones or hongos que los vertebrados.

'n el seno de un liquen( las hifas del hongo rotegen a las c9lulas del alga de la e"cesiva luminosidad y de la desecación. Los hongos tambi9n han a rendido a establecer sociedades de beneficio mutuo con las lantas( a trav9s de la formación de micorrizas. )ambi9n ueden encontrarse casos e"traordinarios de coo eración entre insectos y .íntimamente unidos8 un hongo y un organismo ca az de realizar la fotosíntesis 0un alga unicelular o una cianobacteria1. Adem!s( el hongo roduce hormonas de crecimiento ara su hos edante y lo rotege frente al ataque de microorganismos atógenos. A veces( un hongo determinado infecta a un liquen reviamente formado y( leDos de mostrarse amigable con el micobionte fundador( aca ara las atenciones del fotobionte hasta hacer desa arecer a su com etidor. 2ero nada es gratis en la naturaleza. Aunque hay numerosos casos en los que un ti o de hongo concreto selecciona siem re el mismo ti o de alga 0o de cianobacteria1( tambi9n es muy frecuente que en un mismo liquen ueda haber diversos micobiontes y fotobiontes. Aomo contra artida( el hongo se desvive ara meDorar las condiciones de vida de la lanta. #e sus c9lulas arten haustorios que se introducen en las c9lulas del alga y absorben las mol9culas org!nicas que el alga sintetiza mediante la fotosíntesis. Al hongo que forma arte de un liquen se le denomina mico!ionte( mientras que el organismo fotosintetizador recibe el nombre de oto!ionte. 'l hongo no se toma tantas molestias or el bienestar del alga or un motivo altruista. )ambi9n le a ortan diversos nutrientes que sus c9lulas son ca aces de absorber del sustrato. 'ste ti o de asociación est! muy e"tendido en el mundo de las lantas y ermite a muchas de ellas vivir en lugares en los que no odrían hacerlo sin contar con la ayuda del hongo. 'l fenómeno de la liquenización es muy beneficioso ara los dem!s organismos con los que com arten ecosistemas8 algunos ti os de líquenes 0en los que intervienen las cianobacterias como fotobiontes1 son los mayores roductores de sales de nitrógeno( a rovechables or las lantas( de muchos ecosistemas. Aumenta la ca acidad de la absorción de agua de las raíces y tambi9n facilita la incor oración de algunos nutrientes 0sales minerales1 indis ensables ara la lanta( como el sodio( el otasio( el nitrógeno y( sobre todo( el fósforo. 'n este caso( el hongo in ecta las raíces de sus hos edantes y e"trae de sus c9lulas los hidratos de carbono que la lanta roduce en el tallo y las hoDas a trav9s de la fotosíntesis. 2ero esta es ecie de romiscuidad celular no siem re cuenta con la tolerancia del micobionte. #ada su e"traordinaria sensibilidad a la olución atmosf9rica( los líquenes constituyen un magnífico bioindicador de la calidad del aire. 'ntre los ocos ambientes que les son hostiles a los líquenes( se encuentran las zonas donde el aire est! contaminado( como es el centro de las grandes urbes. A esta forma tan oco educada de com ortarse( los bot!nicos la han bautizado como cle'to!iosis. Adem!s( las c9lulas del hongo son ca aces de ca tar agua de la humedad ambiental y ced9rsela al alga. /e trata de una unión de conveniencia entre el hongo y el alga( ya que si el medio ambiente es favorable ara el crecimiento de cualquiera de los dos socios or se arado 0o de ambos1( la liquenización no se roduce. Aomo corres onde a organismos autónomos( hongo y alga se re roducen se"ualmente or se arado( aunque tambi9n han desarrollado un sistema de re roducción ase"ual conDunta( que consiste en des render fragmentos del liquen que contienen a ambos. #e hecho( los líquenes se e"tienden desde la regiones !rticas a las ant!rticas y son ca aces de ros erar tambi9n en las cimas de las altas monta7as y en los desiertos. 2roblemas de areDa a arte( lo cierto es que Duntos( micobionte y fotobionte( ueden vivir en ambientes e"tremos( en los que no odrían hacerlo or se arado.

La contra artida tiene lugar cuando las larvas del insecto salen del interior de los huevecillos. noctilio1 y el hongo . /us mayores com etidores en este cam o son las bacterias( a las que( como veremos enseguida( han a rendido a mantener a raya.hongos. Aomo uede ver( los hongos demuestran una gran sa!iduría a la hora de e" lotar los recursos de su entorno. 'ntonces( se encuentran con una buena rovisión de alimento en forma de la madera descom uesta or la acción de las hifas del hongo( que han roliferado antes del nacimiento de las Dóvenes avis as. Los seres humanos tambi9n estamos en guerra con las bacterias. 'n uno de ellos de ositan sus huevos y en los otros deDan caer las es oras del hongo. 'ntre los muchos investigadores que en el a7o 6?+6 se dedicaban a estudiar la biología de las bacterias( tratando de hallar alg<n m9todo eficaz de combatir contra ellas( se encontraba un científico de origen brit!nico llamado Ale"ander -leming 06556%6?MM1. La tarea era muy com licada( orque no es f!cil encontrar un veneno que ataque a un ti o de ser vivo 0las bacterias1 sin que tambi9n act<e sobre otro 0nuestras c9lulas1. E muchos de aquellos hongos que se ganan el an de cada día mediante el arasitismo han desarrollado estrategias basadas en la coo eración con sus víctimas( lo que ermite que el hongo y su hos edante uedan vivir en lugares que de otro modo les estarían vedados. No 'a& enemigo demasiado pe$ue+o Aomo ya hemos comentado( muchas bacterias son tambi9n sa rófitas( or lo que com iten con los hongos or la fuente de alimento. /e trata de una de las guerras químicas m!s antiguas de las que se tiene noticia. Adem!s( las bacterias tambi9n son las res onsables de las infecciones que siguen a las heridas 0en la guerra( el trabaDo( las intervenciones quir<rgicas( o los alumbramientos( or eDem lo1( que han sido la causa de la muerte de muchísimas ersonas.m*losterum areolatum mantienen una relación de la que ambos se benefician mutuamente. 'n sus relaciones con los otros seres vivos( los hongos han demostrado que ueden ser unos terribles enemigos o unos valiosísimos aliados. Las hembras de las avis as resentan unos rece t!culos es eciales( en forma de bolsa( en donde trans ortan es oras del hongo. 2or ello( los remedios que se elaboraban eran( a menudo( casi tan eligrosos como las ro ias enfermedades. La avis a de la madera 0%ire. Afortunadamente( hemos encontrado en los hongos un valiosísimo aliado. 'l modo de vida sa rófito les ermite acceder a un recurso or el que no com iten otros organismos como las lantas y los animales. 2or ello( muchos científicos han dedicado sus vidas a buscar sustancias que uedan acabar con las bacterias sin afectar a nuestras ro ias c9lulas. Auando realizan la uesta( las avis as taladran la madera de los !rboles ara construir eque7os t<neles. /on las causantes de muchas enfermedades contagiosas( cuyo solo nombre a<n nos hace estremecer( como la le ra( la tuberculosis( la sífilis( o la este bubónica. 'sta com etencia entre hongos y bacterias lleva ocurriendo desde hace muchos cientos de millones de a7os( en el transcurso de los cuales los hongos han descubierto una serie de mol9culas que( liberadas al medio e"terno( eliminan a sus com etidores bacterianos y ermiten al hongo disfrutar en solitario del banquete. Aon el adecuado medio de cultivo( las . /u m9todo de trabaDo consistía( b!sicamente( en cultivar bacterias en unos eque7os reci ientes redondos de fondo lano( denominados lacas de 2etri. 's evidente que la avis a favorece grandemente la dis ersión de las es oras del hongo.

/u mirada( entrenada durante muchos a7os en la observación de la m!s mínima alteración del crecimiento de las colonias bacterianas( quedó detenida en la zona de contacto entre la colonia del moho y la de la bacteria. 2ues bien( una de las re araciones del laboratorio de -leming no se había realizado con el suficiente cuidado y estaba contaminada or la resencia de un moho 0un ti o de hongo1 verdoso muy com<n8 el "enicillium notatum. 'n aquella tarde de se tiembre( -leming re aró en la laca de 2etri incorrectamente re arada. Alrededor de la rimera había un es acio en el que la bacteria no medraba. #eDando a un lado las dem!s investigaciones( -leming se concentró en intentar aislar la sustancia roducida or el hongo. -leming denominó lisozima a dicha sustancia. Algunos de ellos son los que echan a erder algunas frutas 0es ecialmente cítricos1 en nuestros frigoríficos y des ensas. /iete a7os m!s tarde( una tarde del mes de se tiembre de 6?+5( -leming volvió a to arse con una sustancia letal ara las bacterias( ero esta vez su eficacia resultó ser mucho mayor que en el caso de las lisozimas. )ambi9n son los res onsables del eculiar sabor de los quesos 3oquefort 0el "enicillium ro#ue orti1 y Aamembert 0"enicillium camem!erti1. Una vez encontrado un roducto tó"ico ara las bacterias( el siguiente aso es e" erimentar su efecto en los mamíferos y( finalmente( en los humanos. A7adiendo a los medios de cultivo de las lacas las sustancias con las que se desea e" erimentar( es f!cil reconocer si el crecimiento de la colonia bacteriana se ve alterado or la resencia de la sustancia en cuestión. 'videntemente( es mucho m!s sencillo de contar que de realizar. -leming deduDo correctamente que la mucosidad debía contener alguna sustancia que eliminaba las bacterias. 'ntonces tuvo una idea e"travagante ero cuyos resultados tuvieron( a la larga( una enorme trascendencia en la historia de la humanidad8 a rovechando que se encontraba resfriado( a7adió a uno de los cultivos arte de su ro ia mucosidad. )ambi9n udo com robar que la saliva y las l!grimas roducían un efecto similar. Los hongos que ertenecen al g9nero "enicillium se encuentran entre los m!s frecuentes en nuestra vida cotidiana. 2rocedió a retirar de la laca de 2etri la colonia del moho y la introduDo en un reci iente lleno de caldo de cultivo. /in duda( la sustancia resente en el moco tambi9n estaba en los otros fluidos cor orales y debía formar arte de un sistema natural de defensa contra las bacterias.bacterias roliferan en las lacas de 2etri hasta formar colonias coloreadas( erce tibles a sim le vista. La t9cnica de inseminación de los medios de cultivo de las lacas de 2etri es sencilla( ero requiere del necesario cuidado ara evitar que dichos medios se vean contaminados or las es oras de otros microorganismos( siem re resentes en el olvo del aire. #esgraciadamente( la lisozima sólo era eficaz contra unas ocas bacterias( ninguna de las cuales era res onsable de la terribles enfermedades e infecciones causadas or ellas. 'n relación con una investigación relacionada con el virus de la gri e1( -leming había sembrado varias lacas de 2etri con la bacteria %ta')*lococcus aureus( una inquilina habitual de la su erficie de la iel que es la causante de las infecciones en los dedos cuando se roducen eque7as heridas. Inmediatamente( -leming intuyó el significado de aquello8 el hongo debía de roducir alguna sustancia que eliminaba a la bacteria. )rabaDando de este modo( -leming buscaba sustancias que udieran destruir las colonias bacterianas y que al mismo tiem o resultaran inocuas ara el ser humano. Al cabo de oco tiem o el hongo había roliferado y el caldo de cultivo se había tornado de un color amarillento como resultado de la resencia de una sustancia sintetizada or el "enicillium( a la que . 'n contacto con ella( la colonia bacteriana desa arecía.

/u concentrado era mil veces m!s otente que el e"tracto obtenido or -leming. Las investigaciones dedicadas a conseguir que se roduDera enicilina masivamente se intensificaron y a finales de 6?4+ los rinci ales roblemas t9cnicos ya estaban resueltos. A continuación e" erimentaron con ratones y descubrieron que la enicilina era e"traordinamente eficaz contra muchos ti os de bacterias y que carecía de efectos tó"icos ara los mamíferos. y el aís se hallaba inmerso en la /egunda $uerra Mundial y no dis onía de medios ara dedicar a este ti o de investigaciones. )an sólo cinco meses desde su rimera observación( -leming dio a conocer su hallazgo en el Alub de Investigaciones M9dicas de Londres( ero la noticia no mereció la atención de sus colegas( or lo que -leming rocedió a conservar su e"tracto de enicilina y volvió a sus otras investigaciones.>%6?@?1. 'ntonces -lorey viaDó a los 'stados Unidos( que a<n no habían entrado en la guerra( y allí encontró el a oyo que recisaba. :isto de forma retros ectiva( odemos asombrarnos( e incluso indignarnos( ante la falta de ers icacia de la sociedad científica de aquella 9 oca. -lorey y Ahain buscaron ayuda y recursos en el $obierno y las industrias brit!nicas( ero corría el a7o de 6?4. 2ertrechados de medios t9cnicos m!s avanzados y siendo e" ertos en el cam o de la bioquímica( no tardaron en aislar y concentrar una eque7a cantidad de enicilina. 'n la 9 oca del descubrimiento de -leming las t9cnicas bioquímicas no habían alcanzado el gran desarrollo que tienen hoy día y la tarea de e"traer( urificar y concentrar grandes cantidades de enicilina quedaba fuera de su alcance. .oFard Valter -lorey 065?5%6?>51. /e trataba de 'rnst &oris Ahain 06?. )ras una estancia de dos a7os en la Universidad de Aambridge( Ahain recaló en la Universidad de . #e este modo( se interesaron or las investigaciones de -leming sobre las lisozimas y este inter9s les llevó a conocer su trabaDo con la enicilina. 2ero a<n quedaba el roblema t9cnico de la roducción de enicilina en grandes cantidades. 2ero la realidad es que una cosa es descubrir una sustancia con ro iedades tera 9uticas y otra muy diferente el ser ca az de roducirla en cantidades suficientes como ara que sea de utilidad.ubieron de asar once a7os antes de que la ciencia volviera a re arar en la e"istencia de la enicilina. 'n 6?LL( un brillante investigador en bioquímica se había visto obligado a abandonar su atria( Alemania( debido a su ascendencia Dudía y decidió emigrar a $ran &reta7a.-leming bautizó como 'enicilina. M!s a<n cuando el aís se vio involucrado en el conflicto( el $obierno declaró la enicilina roducto rioritario de guerra. 'so e" lica el a arente desinter9s en el que a la ostre resultó ser el mayor descubrimiento de la historia de la medicina. 'ntre otras líneas de trabaDo( se dedicaron a la investigación de sustancias bactericidas roducidas or otros microorganismos."ford donde comenzó a trabaDar con otro notable científico( de origen australiano8 . 'ntre los hallazgos que ermitieron aumentar es ectacularmente la roducción de enicilina estuvo el descubrimiento de otro ti o de hongo( el "enicillium c)r*sogenum( cuya roductividad era doscientas veces mayor que la del "enicillium notatum. Aon su e"igua rovisión de enicilina( que era de obtención muy laboriosa 0hacían falta dos mil litros de caldo de cultivo ara obtener la dosis necesaria ara tratar un solo caso1( atendieron a algunos acientes aqueDados de infecciones bacterianas y udieron com robar que el efecto de la enicilina era el mismo en los seres humanos que en los ratones. /us e" erimentos osteriores le mostraron que la enicilina era mortífera ara un gran n<mero de bacterias( incluso diluida muchos centenares de veces. 'ste y otros .

abía comenzado la era de los antibióticos. =uestro amigo comenzó a investigar baDo la hi ótesis de que habían sido los verdaderos KioFas quienes habían concedido a -leming la distinción y se encontró con que se trata de una lengua casi erdida de la que( aunque e"iste una gram!tica( no hay diccionario. 'l descubrimiento de la enicilina no sólo ermitió dis oner de un eficaz remedio ara enfermedades de elevadas tasas de mortalidad 0como la sífilis( la difteria( la escarlatina y la gangrena gaseosa( or oner algunos eDem los1( sino que abrió el camino ara el osterior descubrimiento de nuevas sustancias sintetizadas or los hongos( u otros organismos( igualmente eficaces en la lucha contra las mortíferas bacterias. Llevados or nuestra curiosidad de conocer el significado de esas alabras en KioFa( recurrimos a nuestro amigo 0y catedr!tico de Ling`ística de la Universidad Aom lutense de Madrid1 'nrique &ern!rdez( amante de las lenguas amerindias y conocedor de alguna de ellas como el navaDo.ay es ecies que tienen la fortuna de gozar del a recio generalizado 0los orangutanes( gorilas( linces( . Aunque los tres obtuvieron las m!s variadas distinciones y galardones( fue -leming quien recibió el m!"imo reconocimiento. #e manera que finalmente udimos conocer( rescatado del olvido( el significado del título con el que los KioFas quisieron honrar a -leming8 +l #ue encontr& la Medicina. miembros( de los que sólo unos mil( la inmensa mayoría ancianos( tienen nociones de su lengua. . A día de hoy( la tribu KioFa cuenta con alrededor de @. #esgraciadamente( el KioFa est! entre las lenguas cuya desa arición a corto lazo arece inevitable..Klahoma( y a una rama de los a aches( a los que tambi9n se llama KioFas( ero cuya lengua es totalmente distinta de la de los auténticos KioFas. /i a usted( como a nosotros( le resulta intrigante el significado de este <ltimo título 0Do*15ei1Tan1( no le im ortar! que deDemos un momento de lado a los hongos ara dedicar unas líneas a los indios americanos.. EelloFhair reunió a los ancianos de la tribu ara hacerles la consulta y( entre todos( dieron solución al enigma8 Do* quiere decir medicina y 5ei1 Tan significa encontr&. LeDos de desanimarse( nuestro amigo siguió indagando y se uso en contacto con el director del GioFa )ribal Museum( 'rnest EelloFhair )o ah 0que ignoraba la distinción que los ro ios KioFas habían otorgado a -leming1. 2ero el roblema de la traducción de Do*15ei1Tan era m!s eliagudo de lo que nosotros su oníamos. #ecidió entonces onerse en contacto con los ro ios KioFas y descubrió que casi nadie habla esa lengua en la actualidad.onorario Do*1 5ei1Tan de la tribu GioFa..onoris Aausa or m!s de treinta universidades de todo el orbe( y el nombramiento de Defe . -leming( Ahain y -lorey fueron honrados universalmente y sus m9ritos certificados or la concesión del remio =obel de Medicina de 6?4M. Los biólogos y asociaciones conservacionistas nos alertan a diario sobre la cat!strofe que su one la reducción de la biodiversidad como consecuencia de las actividades humanas. 'n la actualidad el nombre 9io7a se a lica a dos tribus diferentes8 a los KioFas ro iamente dichos( que viven mayoritariamente en el estado de .avances ermitieron incrementar la roducción de enicilina de tal manera que al finalizar la /egunda $uerra Mundial la industria farmac9utica suministraba la cantidad suficiente ara el tratamiento de siete millones de enfermos al a7o. #e la historia del hallazgo de la enicilina odemos e"traer una ense7anza de gran im ortancia en nuestros días8 ninguna es ecie est! de m!s en este laneta. 'ntre los títulos( condecoraciones y nombramientos que recibió destacan su nombramiento 0en 6?441 como sir 0caballero1( la $ran Aruz de Alfonso P el /abio 0en 6?451( el doctorado . .

. Lo que nos estaría vetado( si no dis usi9ramos de fósiles( es el conocimiento de la vida del asado. #eDando a un lado( no or menos im ortantes( los argumentos 9ticos ara frenar esta sangría en la biodiversidad de nuestro mundo( el caso de la enicilina nos ofrece un e"traordinario eDem lo de cómo cualquier ser vivo uede sernos de gran ayuda. /eamos Dustos con ellos y no lo dila idemos. Los mecanismos que im ulsan el roceso evolutivo( cambio aleatorio del material gen9tico y selección natural( tambi9n ueden estudiarse sin fósiles. E tal vez concebiríamos otra historia no menos tranquila sobre la e"tinción de los organismos intermedios entre las formas actuales. Aunque a<n no se amos cómo. CA$%T"L . Incluso sos echamos( con gran certeza( que hay es ecies que nunca conoceremos( orque las estamos haciendo desa arecer antes( incluso( de tener noticias suyas. Los fósiles nos ro orcionan una información valiosísima no sólo sobre los organismos que vivieron en el asado( y que ya no est!n entre nosotros( sino que adem!s nos ermiten saber cómo se desarrolló la historia de la vida. M!s a<n( las relaciones evolutivas entre los actuales seres vivos ueden ser establecidas con gran fiabilidad a artir de an!lisis anatómicos( embriológicos y moleculares( sin contar con el registro fósil.osos( elefantes( o ballenas( or oner unos eDem los1 y no hace falta argumentar la im ortancia de mantenerlas en este laneta. #e hecho( en la 9 oca de #arFin se conocían muchos menos fósiles que en la actualidad y su inter retación llevaba a algunos aleontólogos a negar el hecho evolutivo. La totalidad de los seres vivos de este laneta constituye nuestro atrimonio m!s valioso( ero tambi9n ertenece a los que est!n or venir. HAómo odríamos llegar a saber que hace m!s de sesenta y cinco millones de a7os e"istieron unos animales magníficos que oblaron los continentes( los mares y los aires y que luego desa arecieron ara siem re de la faz de la )ierraJ /eguramente sabríamos que los chim anc9s y los humanos estamos estrechamente em arentados 0m!s a<n que el gorila y el chim anc9 entre sí1 y que com artimos un ante asado com<n que vivió entre hace siete y cinco millones de a7os( ero Htendríamos alguna osibilidad de conocer el roceso or el que nos hemos hecho humanosJ( H odríamos acaso saber si ocurrió antes el aumento de tama7o del cerebro o la adquisición de la locomoción bí edaJ La res uesta es que no. La veracidad de la evolución uede ser demostrada a artir de nuestro conocimiento de las bases moleculares de la herencia( o con argumentos biogeogr!ficos 0esto es( la distribución geogr!fica de los organismos1 y de anatomía com arada( tal como hizo #arFin. 2ero hay otros organismos que no cuentan con nuestras sim atías( o a los que a enas llegamos a conocer orque los e"tinguimos casi a la vez que los descubrimos. /in fósiles( quiz! nos imaginaríamos que los diversos ti os de organismos que ueblan actualmente el laneta fueron a areciendo de forma gradual y aulatina.II Los )rimeros &e Nosotros /i no quedara en el laneta ning<n vestigio de los organismos que vivieron en el asado( si no e"istieran los fósiles( Hcómo nos imaginaríamos la historia de la vidaJ /in duda( el estudio de los organismos actuales nos habría llevado a descubrir el fenómeno de la evolución.

'n esa línea( #arFin a untó que8 B=o debemos olvidar que sólo conocemos rigurosamente una eque7a orción del mundo. E de entre todos ellos( quiz! el m!s fascinante sea el de la a arición de nuestro ro io reino. Ea hemos comentado que cuando #arFin ublicó +l origen de las es'ecies el registro fósil era muy reducido y que desde el cam o de la aleontología se alzaron voces en contra de lo defendido or #arFin y a favor de la inmutabilidad de las es ecies. Adem!s( en los fósiles c!mbricos ya era osible reconocer a los rimeros re resentantes de la r!ctica totalidad de filos que com onen el reino animal8 veintinueve de los treinta filos que se conocen en la actualidad( y que tienen registro fósil( ya est!n resentes en los estratos c!mbricos. Los fósiles nos ermiten conocer que la historia de la vida ha sido convulsa y est! Dalonada de acontecimientos e"traordinarios.Lo que seguramente no odríamos imaginar es la turbulenta historia que narran los fósiles. Uno de los argumentos de mayor eso que esgrimían los adversarios de #arFin era la a arición re entina del reino animal( hace unos M4M millones de a7os.abía quien argumentaba que esta a arición fulminante atestiguaba el momento de la creación de los animales( tal como se narra en la &iblia8 en un momento( y todos a la vez. 'n a oyo de esta idea( #arFin invocó( desde la cuarta edición de +l origen. 2ara una arte de los aleontólogos se trataba de un aut9ntico fósil( que atestiguaba la resencia de animales en el "recám!rico( mientras que otros muchos( entre ellos el es a7ol Juan :ilanova y 2iera 065+6%65?L1( o inaban que se trataba de un falso fósil( de origen mineral. . 2ero inde endientemente de cu!l fuera la naturaleza del +ozoon( el rinci al argumento de #arFin ara intentar Dustificar la ausencia de un am lio registro fósil anterior al A!mbrico era la im erfección del registro fósil. ' isodios tr!gicos de fulminantes e"tinciones masivas( ca ítulos gloriosos de roliferación s<bita de numerosas formas de vida dis ares y largos e isodios de calma( a enas alterados or un continuo goteo de a arición y e"tinción de es ecies. Aunque #arFin reconocía que Bno uedo dar una res uesta satisfactoria a la regunta de or qu9 no encontramos ricos de ósitos fosilíferos ertenecientes a esos eríodos que( resumiblemente( ocurrieron antes del sistema A!mbricoC( estaba seguro de que la vida animal debió de e"istir antes del A!mbrico..C #e . 'l rimer eriodo del -anerozoico recibe el nombre de Cám!rico. 'ste suceso sirve ara dividir la historia de la )ierra en dos grandes ca ítulos8 el "roterozoico 0o 9 oca anterior a los animales1 y el Aanerozoico 0o 9 oca de los animales visibles1. La cuestión fue solventada or Garl August M_bius 065+M%6?.. La teoría de la selección natural( formulada or #arFin( redice la a arición gradual de las diferentes formas de seres vivos y era difícilmente com atible con la a arición s<bita del reino animal( con toda su diversidad ya establecida desde el rinci io( tal como arecían registrar los fósiles. 'n el ca ítulo d9cimo de +l origen de las es'ecies #arFin se ocu ó de este roblema( reconociendo que se trataba de una cuestión de muy difícil e" licación y que B uede ser esgrimido con toda ro iedad como un argumento v!lido contra las ideas aquí e" uestasC.( la e"istencia de un fósil enigm!tico( llamado +ozoon canadiensis( que había sido hallado en 65M5 or Villiam 'dmond Logen 06@?5%65@M1 en rocas de edad rec!mbrica del oeste de Aanad!. /in embargo( la naturaleza de este resunto fósil era muy controvertida. 'n el tiem o de #arFin no se habían encontrado fósiles de animales en las rocas anteriores al A!mbrico 0es decir( 'recám!ricas1( mientras que en las rocas c!mbricas se encontraban en gran rofusión.51( quien demostró el origen inorg!nico del resunto fósil.

este modo( #arFin e" resó su es eranza de que tal vez se encontrarían fósiles rec!mbricos de animales cuando se conocieran meDor las vastas regiones entonces ine" loradas del laneta.>. La gran glaciación ?arangiense 0tambi9n conocida como La'landiense o Marinoense1( no sólo duró veinte millones de a7os( sino que adem!s afectó a la totalidad de las tierras emergidas( algo <nico en la historia de la )ierra. 'n las cercanías de la ciudad australiana de Adelaida se encuentra un araDe llamado 'diacara . millones de a7os. millones de a7os( en la localidad del centro de Australia conocida como &itter / rings.. millones de a7os( los acritarcos. #icho en otros t9rminos( #arFin es eraba que en el futuro se hallase( en alguna arte del mundo( la uente de la que había surgido el río del reino animal( que en el A!mbrico ya era muy caudaloso.. millones de a7os y se atribuye a un alga unicelular 0 5r*'ania s'iralis1. /in embargo( no hay fósiles de esa antig`edad que se uedan atribuir con seguridad a los gru os de rotistas heterótrofos( entre los que debieron estar los ante asados directos de los animales. Los estromatolitos se hicieron frecuentes desde hace alrededor de +. .ills( en donde est! enclavada una vieDa mina de lata abandonada. 's concebible que en el seno de dichos mantos se dieran las condiciones adecuadas ara la a arición de los rimeros rotistas( tanto heterótrofos 0que odrían alimentarse de las ro ias bacterias( o de sus restos1 como autótrofos.. millones de a7os tuvo lugar la que seguramente fue la mayor de todas las glaciaciones que ha sufrido nuestro laneta. Los rimeros fósiles seguros de rotistas heterótrofos roceden de estratos datados en unos 5M. y M?. /in embargo( incluso teniendo en cuenta esos factores( la historia que encontramos registrada en las rocas sedimentarias nos habla de un mundo dominado or los seres unicelulares. Un buen día de 6?4> el eminente geólogo australiano 3eginald Alaude / rigg 06?6?%6??41 se encontraba en aquel lugar realizando un estudio geológico relacionado con la minería( cuando decidió concederse un breve descanso ara almorzar. Aoincidiendo con el final de esta cicló ea glaciación a arecen registrados en los sedimentos las im rontas de un buen n<mero de organismos nunca antes vistosN entre ellos( los rimeros animales..?. /ea como sea( lo cierto es que( como si se tratara de una ó era Fagneriana( la a arición en el registro fósil de los rimeros animales estuvo recedida or un acontecimiento colosal a escala lanetaria. 'sto uede ser así orque los rimeros animales eran muy sencillos( com uestos quiz! or sólo unas ocas c9lulas( y no sintetizaban elementos duros susce tibles de fosilizar. )ambi9n se iensa que eran algas unicelulares los organismos que roduDeron unos fósiles relativamente abundantes hace 6.ace entre >6. )odavía hoy( el origen de los animales se ierde en la noche de los tiem os y( aunque es razonable su oner que debió ocurrir bastante antes de su irru ción re entina en el registro fósil( lo cierto es que a enas tenemos noticias de animales fósiles hasta cerca de >. Aunque ensaba que las rocas de 'diacara eran de comienzos del A!mbrico( ronto se estableció que en realidad . Lo cierto es que las algas unicelulares secretan una ared celular lo suficientemente es esa y resistente como ara favorecer su fosilización( mientras que muchos rotistas heterótrofos no lo hacen( or lo que sus osibilidades de fosilizar y de ser reconocidos or los investigadores son mucho menores.6. 'l rimer fósil del que se est! razonablemente seguro que ertenece a un rotista data de hace +. millones de a7os y los encontramos en zonas geogr!ficas muy dis ares( revelando el 9"ito de los mantos bacterianos que los originan. #e manera distraída comenzó a levantar laDas de roca con su martillo de geólogo y re aró en que en muchas de ellas a arecían tenues im resiones que / rigg reconoció como fósiles.

La es eranza de #arFin de que se encontraran fósiles de animales rec!mbricos en alg<n lugar recóndito del globo se había visto colmada. 'ste unto de vista cuadraba a la erfección con lo es erado or #arFin8 la a arentemente s<bita a arición de los animales en el A!mbrico había estado recedida de eta as intermedias en las que los distintos filos de animales habían ido surgiendo gradualmente. millones de a7os 0casi cincuenta millones de a7os m!s que las rocas c!mbricas m!s antiguas1. Adem!s( nosotros engullimos el alimento a trav9s de aberturas al e"terior 0la boca( fundamentalmente1. /in embargo( los fósiles de 'diacara( adem!s de ser muy numerosos( registran con ace table nitidez algunas de las estructuras de los animales que los roduDeron. Al conDunto de fósiles de todos estos yacimientos se los denomina habitualmente como auna ediacarense. #e modo que nuestras c9lulas absorben los nutrientes en el interior de una cavidad interna 0a arato digestivo1( en la que habitualmente el alimento es degradado or la acción de sustancias liberadas or c9lulas es ecializadas 0con la e"ce ción de las es onDas y algunos ti os de ar!sitos internos( cuya morfología ha variado mucho como resultado de su rofunda ada tación a ese ti o de vida1. Los organismos así enterrados morían y se descom onían( ero antes la forma de sus cuer os quedaba im resa en los sedimentos arenosos que constituían su sudario. E or una deliciosa coincidencia( el t9rmino 'diacara deriva de un vocablo de la lengua aborigen que significa manantial. 2or un lado( nuestras c9lulas est!n altamente es ecializadas en realizar distintas tareas y se organizan en teDidos. /eg<n /eilacher( los vendobiontes se a artan de los aut9nticos animales orque carecen de boca o cualquier otro orificio que les ermita ingerir el alimento( rasgo 9ste que es distintivo del reino animal. 2eriódicamente( las tormentas removían las arenas del fondo que( al de ositarse de nuevo( cubrían a sus habitantes. /in embargo( esta inter retación de los fósiles de 'diacara fue contestada or otra visión mucho m!s revolucionaria( ro uesta desde mediados de la d9cada de 6?5. 'l hallazgo de 'diacara im ulsó a muchos investigadores a buscar y registrar minuciosamente rocas de la misma antig`edad( lo que ermitió hallar cerca de una docena de nuevos yacimientos re artidos or varios continentes( confirmando y am liando el descubrimiento realizado or / rigg en 'diacara. Los fósiles de 'diacara no eran los rimeros que se conocían de 9 oca rec!mbrica( ya se habían roducido algunos descubrimientos ocasionales desde mediados del siglo PIP. #e hecho( se trata de organismos que carecían de cualquier ti o de esqueleto( y lo que se conserva es la im ronta de sus teDidos blandos( algo e"ce cional en el registro fósil. Los animales nos diferenciamos de los hongos( que tambi9n son criaturas luricelulares y heterótrofas( en dos rasgos fundamentales.eran m!s vieDas y ertenecían a finales del 2rec!mbrico( con una antig`edad de unos M?. Los organismos fosilizados en 'diacara vivían en el suelo de un mar oco rofundo. or el aleontólogo alem!n Adolf /eilacher( seg<n la cual muchos de los organismos fosilizados en 'diacara no se corres onden con aut9nticos animales( sino con un ti o diferente y nuevo de organismos luricelulares que bautizó como vendozoos o vendo!iontes 0en referencia al eriodo geológico( el :endiense( en que se encuentran sus fósiles1. A este <ltimo roceso se lo conoce . 2ero se trataba de hallazgos dis ersos de ocos fósiles de difícil inter retación( que no ermitían abordar el roblema del origen de los animales. Los rimeros estudios sobre estos organismos llevaron a la conclusión de que se trataba de formas rimitivas de algunos de los filos de animales conocidos desde el A!mbrico.

'ntre ellos est! un gusano tubícola( >i tia 'ac)*'tila( que vive en las inmediaciones de fuentes termales submarinas( llamadas humeros o fumarolas( a casi tres mil metros de rofundidad. 'n Dusta corres ondencia( las bacterias asan a su hos edador arte de las mol9culas org!nicas que sintetizan. /in embargo( en la biosfera actual hay animales que hacen e"actamente eso. E >i tia no es el <nico animal que utiliza a las bacterias del azufre ara subsistir. /in embargo( hay otros fósiles que sí se ueden relacionar con algunos de los filos conocidos del reino animal( como los 'orí eros 0o sea( las es onDas1( los cnidarios 0an9monas de mar( corales y medusas1( los e#uinodermos 0estrellas y erizos de mar( entre otros1( los artr&'odos 0el gru o m!s numeroso del reino animal que incluye( or eDem lo( a los insectos( cangreDos( ara7as( ciem i9s y al gru o . )ambi9n lo hacen otros moradores de las fumarolas abisales como son la almeDa Cal*'togena magni ica y el meDillón Bat)*modiolus t)ermo')*lus. Ea hemos visto que el sulfuro de hidrógeno uede ser em leado como fuente rimaria de energía ara sintetizar materia org!nica or un conDunto de bacterias quimiolitotrofas. 2uesto que carece de boca( o de cualquier otra abertura en su cuer o or la que oder ingerir la m!s eque7a artícula( Hcómo obtiene el alimento >i tiaJ La res uesta est! en un eculiar órgano que rellena buena arte del cuer o del animal8 el tro osoma( cuyas c9lulas se encuentran literalmente invadidas de un elevadísimo n<mero de bacterias ca aces de roducir materia org!nica a artir de la o"idación del sulfuro de hidrógeno.como digesti&n( y es e"clusivo de los animales. La ausencia de boca y la inca acidad de des lazarse hace difícil de imaginar cómo odrían obtener el alimento y ha hecho que /eilacher ro usiera que quiz! los vendobiontes absorbieran los nutrientes directamente del agua del mar( e incluso que incluyeran algas en sus teDidos y( al igual que los hongos en los líquenes( obtuvieran de 9stas arte de su alimento. Al igual que los vendozoos( >i tia no tiene boca ni tubo digestivoN <nicamente resenta( en el e"tremo de su cuer o que sobresale del tubo que constituye su hogar( un enacho de branquias a trav9s de las cuales res ira el animal. Ahí est! el secreto de la su ervivencia de >i tia8 este ingenioso gusano toma el sulfuro de hidrógeno del medio a trav9s de sus branquias y se lo hace llegar( or medio de su sistema circulatorio( a las bacterias que ululan en las c9lulas de su trofosoma. #e este modo( la coo eración entre el gusano y las bacterias ermite la su ervivencia de ambos. . 'stas chimeneas abisales roducen un chorro de agua caliente( rica en sulfuro de hidrógeno. 'sta idea de que udiera haber e"istido un ti o de organismo heterótrofo que obtuviese el alimento cultivando microorganismos en su interior( a los que haría llegar los nutrientes del medio e"terno( uede arecer e"travagante e incluso descabellada.oy día( muchos aleontólogos ace tan la inter retación de /eilacher ara una buena arte de los fósiles ediacarenses. A la falta de boca( u otros orificios( se uede a7adir que los vendobiontes eran organismos que carecían de la ca acidad de des lazarse autónomamente 0 or eso quedaron enterrados( orque no udieron huir1 y que sus cuer os resentaban una gran su erficie. #e manera que el modo de vida ro uesto ara los vendobiontes no es tan e"c9ntrico como odría arecer. La reconstrucción ideada ara algunas de estas e"tra7as criaturas( como las llamadas Dic9insonia y C)arniodiscus( las muestra como delgados colchones( divididos en com artimentos rellenos de líquido( en donde vivirían las algas que les ro orcionaban el sustento. 'sta forma de vida ha e"igido ada taciones muy com leDas en >i tia( que incluyen la resencia de un ti o de hemoglobina muy es ecial. )an e"tra7os resultan muchos de ellos( que hay quien ha llegado a ro oner que se trata de líquenes.

/i se eligen valores altos( es decir que el cambio sea r! ido( el reloD molecular arroDar! edades m!s Dóvenes que si se em lean valores baDos( o sea que se cambia des acio. 's decir( que los reloDes moleculares necesitan ser cali!rados a artir del registro fósil. A artir de ese momento la divergencia gen9tica( al igual que la diferencia morfológica( se va acrecentando con el discurrir del tiem o. A artir de los hallazgos realizados en los <ltimos a7os en este lugar( se ha ublicado recientemente que uno de los fósiles enigm!ticos de 'diacara( llamado Cim!erella( odría tratarse del ante asado directo de los moluscos 0filo que incluye( entre otros animales( a los ul os y afines( a los caracoles( y a los bivalvos( como el meDillón o las ostras1.. /i e"isten fósiles de ambas líneas evolutivas desde hace( or eDem lo( trece millones de a7os( est! claro que el rimer resultado es erróneo y debe mantenerse el segundo. HAómo saber cu!l de los dos resultados es el m!s acertadoJ La <nica manera osible de dar res uesta a esta regunta es utilizar el registro fósil. 'l em leo de dicha t9cnica resenta dos dificultades( de las que la m!s inmediata es la de establecer el ritmo de cambio gen9tico. 'n el caso que nos ocu a( el origen de los animales( tambi9n se han ensayado . . HAómo contrastar los resultados obtenidos em leando ritmos de cambio gen9tico distintosJ Imagine que em leando un ritmo de cambio determinado obtenemos( or eDem lo( que dos linaDes se se araron hace diez millones de a7os( mientras que si usamos otra tasa de cambio m!s arsimoniosa llegamos a la conclusión de que las mismas estir es se se araron hace quince millones de a7os. =o es lo mismo su oner que el cambio se roduce de una manera constante( que ensar que la tasa de cambio varía a lo largo del tiem o. sea( que hace cerca de >. 'ste hecho ha ermitido idear a los biólogos moleculares una ingeniosa manera( conocida como relo$ molecular( de estimar el tiem o transcurrido desde el momento de la se aración de cualquier conDunto de organismos actuales. E aun en el caso m!s sencillo( el del cambio constante( no es f!cil cuantificar el ritmo de cambio. La diferencia que las se ara todavía es muy eque7a y sólo afecta a una eque7ísima fracción de su material gen9tico 0las estir es de los seres humanos y de los chim anc9s se se araron hace alrededor de seis millones de a7os y todavía com artimos el ?? or ciento de nuestro material gen9tico1. dicho de otro modo8 Hcuándo a arecieron los rimeros animalesJ Ea hemos visto que el registro fósil no es de mucha ayuda ara la 9 oca que se e"tiende m!s all! de los tiem os de 'diacara. millones de a7os convivían los ante asados directos de algunos de los rinci ales ti os de animales 0en n<mero de es ecies1 Dunto con unas e"tra7as criaturas( los vendozoos( que ya no e"isten en la actualidad. millones de a7os( Hcu!ndo se roduDo su se araciónJ . Auando una determinada es ecie roduce( or evolución( dos es ecies descendientes( ambas com arten 0es decir( tienen igual1 la inmensa mayoría de sus genes. Aomo se uede ver( es osible alcanzar resultados muy dis ares seg<n se decida em lear una u otra tasa. H#ónde buscar entoncesJ La res uesta estriba en intentar leer la historia que los actuales animales llevan escrita en su ro io material gen9tico. 'l reloD molecular ha sido a licado a muchos casos( unas veces con mayor acierto que otras..e"clusivamente fósil de los trilobites1 y otros varios ti os( de as ecto vermiforme( que com<nmente agru amos baDo el nombre de gusanos. E aquí em ieza la segunda dificultad. 'ste unto de vista se ha visto reforzado en la <ltima d9cada del siglo PP tras el descubrimiento( en el norte de 3usia( del mayor yacimiento de fauna ediacarense del mundo. 'sta conclusión abre la uerta a una cuestión del m!"imo inter9s8 si se uede rastrear el origen de algunos de los rinci ales filos de animales hasta hace cerca de >.

2ero los gusanos son un ti o de animal que se merece el mayor de nuestros res etos( ya que fueron ellos quienes inventaron muchas de las características que vemos como ro ias de los animales. millones de a7os.. . 'l investigador $regory Vray y su equi o ublicaron en 6??> un estudio realizado a artir de las diferencias y similitudes halladas en un conDunto de siete genes resentes en todos los animales( que indicaba que el unto de divergencia de los metazoos 0es decir( el origen de los animales1 se roduDo entre hace mil y mil doscientos millones de a7os( muchísimo tiem o antes de 'diacara.distintos reloDes moleculares( que han roducido resultados dis ares. La evidencia a ortada or el registro fósil no nos ermite elegir( en rigor( entre los resultados ofrecidos or los diferentes reloDes moleculares. Aasi no hace falta decir que esta inter retación ha sido discutida y rebatida or otros autores.ay quien o ina que la fecha ro uesta or Ayala y sus colaboradores est! demasiado cerca de la de los fósiles ediacarenses y que no deDa tiem o suficiente ara que se hubiera roducido la diversificación que se observa en dicha fauna( ero tambi9n hay quien iensa que la fecha de >@. E ara com licar m!s el roblema( un a7o des u9s( en 6???( &lair .6. 'n este conte"to( cobra una es ecial relevancia un hallazgo ublicado en 6??5 or un gru o de aleontólogos liderado or /eilacher. millones de a7os ara la se aración entre los grandes gru os de animales es m!s com atible con la evidencia de los fósiles ediacarenses que las fechas m!s antiguas. 'stos científicos afirman haber encontrado evidencia fósil que acredita la e"istencia de un animal del ti o de los gusanos( en rocas del centro de la India datadas en cerca de 6. =o obstante( de confirmarse la e"istencia de este ti o de animales hace m!s de mil millones de a7os( con m!s y meDores fósiles( la suerte estaría echada en esta ol9mica y el origen de los animales se retrotraería en el tiem o mucho m!s all! de lo que #arFin Dam!s se hubiera atrevido a so7ar. 2ara oner a los gusanos en el sitio( elevado( que se .edges y sus colaboradores dieron a conocer los resultados de un estudio a<n m!s e"tenso( que reforzaban las conclusiones de Vray y su equi o( ya que situaban la se aración entre las líneas de los vertebrados 0deuteróstomos1 y de los insectos 0 rotóstomos1 en hace casi mil millones de a7os. 'ste hallazgo consiste en una estructura que ellos inter retan como el t<nel fosilizado que elaboró un gusano que e"cavaba en el sedimento en busca de su alimento en aquella remota 9 oca. millones de a7os( ara la se aración de los dos grandes gru os del reino animal8 los 'rot&stomos 0que incluyen( entre otros( a los filos de los moluscos y de los artró odos1 y los deuter&stomos 0en el que estamos ubicados los equinodermos y los vertebrados1. Espon%as medusas & gusanos Iuiz! le arezca un oco dece cionante el tener a un gusano #ue comía !arro en su !rbol genealógico. millones de a7os y es osterior a los untos de divergencia ro uestos or los distintos investigadores. /in embargo( este resultado fue cuestionado a enas dos a7os des u9s or otro estudio( encabezado or -rancisco Ayala( que( tras analizar las dis aridades resentadas or diversos animales en dieciocho genes( había obtenido una fecha mucho m!s reciente( hace alrededor de >@. Aunque las fechas no se referían e"actamente al mismo acontecimiento 0 uesto que la se aración entre rotóstomos y deuteróstomos fue osterior al origen de los animales1( y or tanto los resultados odían ser com atibles( la divergencia entre ambos estudios resultaba demasiado grande. La fauna ediacarense data de hace M?.

Justo en la base del flagelo( y rode!ndolo como un collarín 0 or el que reciben el nombre de c9lulas con collar o coanocitos1( se dis one una estructura que recuerda a una cestilla en cuyo entramado quedan retenidas las artículas que se encuentran en sus ensión en el agua y que constituyen el sustento de la es onDa. Las es onDas son los animales m!s sencillos que e"isten. -iltrar el agua tiene la ventaDa( adecuada a las limitaciones del encargo recibido( de que no hay que moverse ara buscar el alimento( basta con hacer circular el agua a trav9s de un filtro. 'n esencia( una es onDa no es otra cosa que un saco con una gran abertura 0o unas ocas1( llamada &sculo( y multitud de eque7os orificios o oros 0de donde les viene el nombre de oríferos1( denominados ostiolos. 'l esfuerzo necesario ara mover esa masa de agua queda fuera del alcance de los . A fin de cuentas( la vida est! siendo sometida a un roceso de refinamiento( rotagonizado or la selección natural( desde hace muchos millones de a7os( y seguro que uede encontrar alguna ins iración ara comenzar con su dise7o. 2ara ello( debe lantearse rimero cu!l es la manera m!s sencilla de obtener el alimento( uesto que( como buen animal( su criatura debe ser heterótrofa. &ien( usted necesita ahora dise7ar una bomba im ulsora y un filtro lo m!s sencillos osible. Antes de comenzar a idear un sistema de esas características( decide investigar en las soluciones encontradas or la naturaleza ara el mismo ro ósito. Aarecen de órganos es ecializados( son sésiles 0o sea( no se des lazan1( y est!n constituidas or unos ocos ti os b!sicos de c9lulas. E entonces( ara su asmo y maravilla( usted descubre las es onDas( que le ro orcionan( no una ins iración( sino el roblema resuelto. #es u9s de documentarse adecuadamente( llega a la conclusión de que la forma menos com licada de obtener los nutrientes es la de filtrar el agua ara retirar de ella los microorganismos y\o los restos org!nicos que se encuentran en sus ensión 0 rocedentes de la actividad de otros seres vivos1. Aomo ya habr! deducido( las es onDas se ganan la vida filtrando el agua( el trabaDo m!s sim le osible ara un animal. 2ero adem!s de estas microcorrientes( roducidas or el batir de los flagelos( las es onDas necesitan generar una corriente de agua ermanente que renueve el agua de su interior. Aomo rueba de la gran 'ro esionalidad de estos animales( est! el hecho de que se conozcan m!s de tres mil es ecies diferentes de es onDas. Las c9lulas de la ca a interna son es eciales orque en la cara que mira hacia la cavidad interior del saco resentan una larga rolongación arecida a un l!tigo 0y que recibe( recisamente( el nombre de lagelo1.merecen asemos revista al modo en el que los animales m!s sim les se ganaban 0y a<n se ganan1 la vida en los tiem os de 'diacara. Las aredes del saco est!n constituidas( b!sicamente( or dos ti os de c9lulas8 unas en la ared interna( denominadas c9lulas con collar o coanocitos( y otras en la ca a e"terna( que reciben el nombre de 'inacocitos. 2ara evitar que el agua ya filtrada se estanque en las ro"imidades de su estructura filtradora( los coanocitos baten el agua con sus flagelos( removi9ndola constantemente. 2ara cum lir con su encargo( usted decide eliminar la mayor cantidad osible de órganos y limitar el n<mero de estir es celulares al mínimo im rescindible. 2ero no nos deDemos enga7ar or su sencillez( las es onDas son un maravilloso dis ositivo biológico( que lleva funcionando eficientemente en este laneta( donde la com etencia es feroz( desde hace muchos cientos de millones de a7os. Imagine que es usted un ingeniero de seres vivos 0tal como se muestra en la elícula Blade >unner1 y que recibe el encargo de dise7ar un animal( lo m!s sencillo osible( ara oblar los fondos marinos de un laneta de condiciones similares a las de la )ierra. Los animales de anatomía m!s sencilla que conocemos en la actualidad son las es onDas.

2or un lado son los res onsables de sintetizar elementos esquel9ticos( que sirven ara mantener la forma del animal y evitar el cola so de las aredes de los canales. 'l rinci al ti o de estas c9lulas intermedias lo constituyen unas c9lulas que son ca aces de modificar la forma e"terna de su cuer o y de des lazarse en el seno del mesohilo8 los ame!ocitos. HAómo uede evitar la es onDa que se cola sen los finísimos canales( que conducen de los ostiolos al ósculoJ HAómo llega el alimento( ca tado or los coanocitos de la ca a interna( a los inacocitos de la ca a e"ternaJ HAómo les llega el o"ígeno a las c9lulas y cómo eliminan sus sustancias de desechoJ HAómo uede un animal s9sil defenderse de los osibles de redadores( ante los que arece una resa a etitosa y f!cilJ HAómo uede re roducirse un animal tan sencillo( si carece de órganos re roductoresJ 2ara estar seguro de que el dise7o funciona hay que cerciorarse de que esas reguntas tienen una adecuada res uesta. 2ero usted( que es ingeniero de seres vivos( no se deDa im resionar con facilidad. #e este modo( la es onDa se ve continuamente atravesada or una infinidad de eque7as corrientes de agua( que van confluyendo hacia el ósculo. La e"trema sencillez de las es onDas resenta muchos roblemas ara la adecuada realización de otras funciones y le asaltan numerosas dudas sobre la viabilidad de una estructura tan sim le. Usted conoce bien que no basta con asegurar la ca tación del alimento ara que un animal funcione correctamente.coanocitos y la es onDa se vale de un ingenioso truco ara hacer circular el agua a su trav9s. =o cabe duda de que se trata de un dis'ositivo muy eficaz. Las es onDas de ba7o ertenecen a este <ltimo gru o y lo que nosotros em leamos es( en realidad( el es#ueleto fibroso del animal. Los amebocitos 0o las c9lulas derivadas de ellos1 son unas c9lulas muy atareadas y se dedican a funciones muy dis ares. E estos diminutos ríos que corren a trav9s de la es onDa aseguran la rovisión constante de agua fresca que filtrar. La suma de los di!metros de todos los ostiolos es mucho mayor que el di!metro del ósculo 0o del conDunto de ósculos1. 'stos elementos ueden ser es inas 0llamadas es'ículas1 o fibras de una sustancia fle"ible rica en col!geno. 2or otra arte( las es onDas cuentan con sus es inas( algunas de gran tama7o( ara tener a raya a muchos de redadores. 'n el esqueleto de una es onDa de ba7o natural 0 ueden adquirirse en droguerías y farmacias1 se uede observar claramente la red de canalillos( así como los ostiolos y ósculos. A esta línea . 'sta ca a intermedia se llama meso)ilo y en ella habitan un conDunto de c9lulas que cum len funciones muy diversas. 'l que la es onDa est9 surcada de numerosas corrientes de agua asegura la adecuada renovación de la misma( con el a orte de agua nueva( o"igenada( y la retirada del agua cargada de sustancias de desecho. 'sta dis osición en embudo roduce un efecto de ventosa que arrastra el agua( haci9ndola circular desde la a ertura m!s ancha 0el conDunto de los ostiolos1 hacia la m!s estrecha 0el ósculo1. Los amebocitos tambi9n tienen a su cargo la distribución del alimento ca tado or los coanocitos. Una es onDa de las m!s sencillas( del g9nero Leuconia( con una altura de tan sólo diez centímetros y con un di!metro de un centímetro( bombea y filtra la res etable cantidad de ++(M litros de agua cada día 0es decir( que cada hora hace asar or su interior una cantidad de agua casi igual a cien veces su ro io volumen1. La res iración y eliminación de desechos corre a cargo de cada una de las c9lulas( que toman el o"ígeno directamente del agua y a ella liberan las sustancias de desecho. 'stos les asan( de c9lula a c9lula( las artículas que han tomado del agua y los amebocitos las distribuyen al resto de c9lulas de la es onDa 0como una es ecie de re artidores de 'izzas en miniatura1. La clave ara res onder a muchas de esas cuestiones se encuentra en una ca a gelatinosa que se dis one entre la ca a de inacocitos y la de los coanocitos del cuer o de una es onDa.

La rimera osibilidad to a con el roblema de que las víctimas ueden moverse libremente 0con la e"ce ción( claro( de las es onDas que en este as ecto se com ortan como lantas1 y or lo tanto esca ar. 'l o icio de de redador 0en un sentido am lio( que incluye como resas tanto a otros animales como a los vegetales1( lantea nuevos desafíos( a los que la sim leza estructural de las es onDas no uede dar res uesta. A fin de cuentas las es onDas se limitan a filtrar el agua( ero si quisi9ramos idear un animal que obtuviese su alimento devorando a otros seres vivos( como de hecho hacemos la inmensa mayoría de los animales( quiz! nos veríamos obligados a com licar enormemente su estructura. Las c9lulas re roductoras 0 gametos1 se forman( seg<n la es ecie( a artir de c9lulas del mesohilo 0 or lo general( amebocitos1 o de los coanocitos. dicho de otro modo( la comida no viene sola a la mesa. HAu!l de los dos modos de vida( carnívoro o vegetariano( admite una solución m!s sencillaJ La solución a este acertiDo nos la ro orciona otro gru o de animales fascinantes8 los cnidarios. Los es ermatozoides de una es onDa entran en el cuer o de otra a favor de la corriente de agua que enetra or los ostiolos. 'sta dificultad no e"iste en el caso de las lantas 0y es onDas1( el roblema aquí es Dustamente el contrario8 como las resas no se mueven( es el de redador el que tiene que ser ca az de des lazarse autónomamente ara encontrar y recoger el alimento.de 'icas( algunas es onDas a7aden la ca acidad de sintetizar sustancias urticantes o tó"icas. Adem!s( las es onDas tambi9n son ca aces de re roducirse se"ualmente. E en este unto se abre una disyuntiva8 tomar como resas a otros animales( o bien centrarse en los vegetales. La fecundación tiene lugar dentro de la es onDa y el embrión es retenido durante las rimeras fases de su desarrollo dentro del cuer o de la es onDa mamá 0que( recordemos( tambi9n act<a como es onDa 'a'á( ya que sus es ermatozoides fecundar!n a otras es onDas1. Iuiz! le recuerde algo eso de retener al embrión en el seno materno y alimentarlo activamente a trav9s de una estructura generada e"clusivamente ara ese fin. 'stos animales son hermafroditas ero nunca se autofecundan orque los es ermatozoides de una es onDa siem re van a arar a otras es onDas. 'n este eriodo( la es onDa adulta no sólo ofrece cobiDo al embrión( adem!s le alimenta a trav9s de una membrana es ecial. Los es ermatozoides son liberados a los canales que recorren el cuer o de la es onDa y llevados así hasta el e"terior( mientras que los óvulos ermanecen dentro de la es onDa. 'n . 'n líneas anteriores hemos tenido la ocasión de resentar brevemente a los cnidarios( entre los que se encuentran las medusas( las an9monas de mar( y los corales. Los mamíferos lacentados 0y otros muchos animales1 tambi9n lo hacemos( aunque de una manera com letamente distinta 0y que nada tiene que ver con el modo en el que lo llevan acabo las es onDas1. 2or un lado un mecanismo de ti o ase"ual( que consiste en la roducción de eque7os abultamientos 0o *emas1 en su su erficie( que contienen todos los ti os celulares y la organización de una es onDa. 'stas yemas crecen y ueden liberarse o ermanecer unidas a su rogenitora( lleg!ndose a formar( or este rocedimiento( masas de individuos unidos entre sí. Aomo uede ver( la gestación 0en sus diferentes formas1 es un invento muy vieDo en el reino animal. 2ara em ezar hay que ser ca az de ca turar a los organismos que ser!n convertidos en la ró"ima comida. 2ero intentemos ir algo m!s leDos en esta línea de armonizar sencillez estructural y com leDidad funcional. Las es onDas cuentan con dos ti os de re roducción. Así son las es onDas( una solución tan sim le como genial al roblema de dise7ar el animal m!s sencillo osible. .

'n realidad( lo que de verdad hace que unas y otros sean distintos( y lo que ca acita a los cnidarios ara ser de redadores( es un ti o es ecial de c9lula llamada cnido!lasto. 2ero ara alimentarse de otros animales no basta con matarlos. Las aredes de la bolsa est!n com uestas or sólo tres ca as8 una en la región e"terna 0tambi9n llamada ectodermo1 y otra en la arte interna 0o endodermo1 que est! en contacto con el cel9nteron. 'l veneno de los cnidarios es lo suficientemente otente ara aralizar o matar a sus resas( o ara roducir lesiones( e incluso la muerte( a animales mayores( tales como infortunados ba7istas. 3odeando a la boca( se distribuyen los tent!culos( que no son m!s que delgadas rolongaciones de la !olsa o región central del cuer o y tienen la misma estructura que 9sta. 'n la región del cnidoblasto que est! en contacto con el medio e"terno se dis one una vesícula que contiene dicho filamento( arrollado como un muelle. 2ero un animal( . Aomo ya hemos dicho( un óli o es( en esencia( una bolsita con una <nica abertura situada en su arte su erior. 'sta abertura se llama 'eristoma( y funciona como boca. =o arece mucha diferencia.realidad( las an9monas de mar y los corales son un ti o de animal muy similar conocido gen9ricamente como '&li'o( or lo que odemos decir que los cnidarios incluyen a los óli os y a las medusas. )al como ya hemos dicho( la anatomía de una medusa es b!sicamente la de un óli o en osición invertida( de modo que su arte su erior( donde est! la boca( queda dirigida hacia abaDo y su arte inferior( or la que el óli o se fiDa al sustrato( se sit<a ahora en la arte de arriba. Los cnidoblastos se dis onen( sobre todo( en la ca a e"terna del cuer o de los cnidarios y son mucho m!s abundantes en sus tent!culos. La cavidad interna de la bolsa recibe el nombre de celénteron( y hace las veces de a arato digestivo. . 'stas <ltimas son animales que todos conocemos y cuya forma general odría describirse como la de una !olsa con tentáculos. enicamente se uede destacar que la ared del cuer o de las es onDas est! erforada or numerosos canalillos( algo que no ocurre en los cnidarios( y que la boca de 9stos est! rodeada de tent!culos( que no e"isten en las es onDas. )ambi9n como ocurría en las es onDas( ambas ca as 0ectodermo y endodermo1 est!n se aradas or una ca a intermedia gelatinosa que en el caso de los cnidarios se denomina mesoglea. '"isten muchos ti os diferentes de este ti o de c9lula( ero todos com arten una característica fundamental8 son ca aces de descargar un filamento que( en la mayoría de ellos( inocula una sustancia tó"ica al animal que los haya rozado. &!sicamente( una medusa no es sino un óli o 'uesto al revés y que es ca az de flotar. Las es onDas ca tan del agua eque7os restos de materia org!nica que sus c9lulas son ca aces de digerir ara transformarlos en los nutrientes b!sicos 0gl<cidos( lí idos( roteínas( etc. 'sta vesícula est! conectada con una fina rolongación de la c9lula 0o cnidocilio1 que act<a de dis arador. #e este modo( cualquier animal( grande o eque7o( que toque los tent!culos de un cnidario rovocar! la descarga de una nutrida batería de esas min<sculas ballestas celulares. Aomo la mesoglea es menos densa que el agua( esta región su erior act<a como un flotador.1. 'n la región su erior la ca a de mesoglea est! muy e" andida roduciendo la característica forma de cam ana de las medusas.asta aquí no se advierten muchas diferencias entre la estructura b!sica de una es onDa y la de un cnidario. /i algo roza al cnidocilio( se roduce la descarga del filamento que erfora la ared del cuer o de la víctima y le inocula la sustancia tó"ica. 'n cambio( la morfología de los óli os es menos conocida. 2ues bien( un óli o tambi9n es una bolsa con tent!culos( aunque en este caso la bolsa est! fiDada al sustrato y los tent!culos se dirigen hacia arriba.

E ara que este modelo de re roducción resulte a<n m!s eculiar( cabe a7adir que los óli os generan a las medusas de manera ase"ual( mientras que las medusas( que son machos o hembras( em lean la re roducción se"ual en la generación de nuevos óli os.or eque7o que sea( no uede ser deglutido or una c9lula( es reciso digerirlo rimero. Qsa es e"actamente la función del cel9nteron8 servir de reci iente donde tiene lugar la digestión. 'ste asombroso mecanismo de re roducción se ha sim lificado en una buena arte de los cnidarios. 2ero( como en el caso de las es onDas( no es suficiente con com render cómo consigue un animal el alimento ara estar seguros de que ser! viable. Aon todo( la característica m!s notable de los cnidarios no es su eculiar forma de re roducción sino una ca acidad que todos los animales tenemos y de la que las es onDas carecen8 los cnidarios se mueven. Aomo ocurre con las es onDas( la res iración y e"creción las realizan cada una de las c9lulas inde endientemente( tomando el o"ígeno y liberando los roductos de desecho bien al agua que rodea al animal( o bien a la que rellena el cel9nteron. =uevamente odemos formularnos numerosas reguntas referidas a la manera de res irar( de eliminar las sustancias de desecho( y de re roducirse. E aquellos restos de la víctima que no uedan ser digeridos ser!n e" ulsados al e"terior a trav9s de la ro ia boca. Las grandes medusas que nos im ortunan en las layas( las an9monas de mar que descubrimos entre las rocas( o los óli os formadores de arrecifes coralinos( ertenecen a estas es ecies con re roducción sim lificada. /e hace reciso engullir la resa ara oder digerirla. 'n estas es ecies( los óli os sólo roducen óli os y las medusas generan unos óli os es eciales( reducidos y de vida muy corta( cuya <nica función es generar nuevas medusas. H/e imagina un ti o de re roducción en la que sus hiDos fueran un ti o de organismo diferente del suyo y que( a su vez( sus v!stagos engendrasen una generación de nietos que fueran de nuevo como ustedJ A7ada a ello el que mientras que usted tuvo que encontrar com a7ero 0o com a7era1 ara llevar a cabo la er etuación de la es ecie( sus hiDos roducen las crías en solitario( a artir de abultamientos de sus cuer os que crecen ara dar lugar a seres como usted. E esta digestión no uede realizarse en el medio e"terno( ya que la m!s suave corriente de agua se llevaría consigo lo que tanto trabaDo le ha costado ca turar al animal. E lo hacen en las dos ace ciones que reconoce el diccionario8 son ca aces de agitar artes de su cuer o y tambi9n de des lazarse. E a estas cuestiones odemos a7adir algunas otras nuevas8 Hcómo son ca aces de tragarse las resas los cnidariosJ H. Una vez transformada la resa en nutrientes sencillos( las c9lulas del endodermo ueden absorberlos y distribuirlos al resto de c9lulas del animal. Aunque e"isten diferencias muy marcadas en la re roducción en los distintos gru os de cnidarios( todos ellos ueden ser considerados como variantes de un atrón general que a<n se encuentra en muchas es ecies. La re roducción de los cnidarios es uno de los as ectos m!s sor rendentes del reino animal. La rinci al y m!s e"traordinaria característica de este ti o de re roducción estriba en un fenómeno conocido como alternancia de generaciones( en el que una generación de óli os da lugar a una role de criaturas diferentes( medusas( que( a su vez( engendran una nueva )ornada de óli os. Así( e"isten numerosas es ecies que han reducido 0o eliminado1 alguna de las eta as de la re roducción. #e nada le serviría a un cnidario el oder ca turar una resa( mediante la descarga de sus cnidoblastos( .ay diferencias entre el funcionamiento de los óli os( de vida sedentaria( y el de las medusas( que viven flotando librementeJ #eDemos ara el final la <ltima regunta y asemos revista a las otras cuestiones.

E tambi9n hay fibras en su cuer o( dis uestas tanto longitudinal como anularmente 0o sea( alrededor del cuer o1( que le ermiten realizar movimientos que colaboran en la deglución del alimento( o que le facultan al animal ara retraer el cuer o ante un eligro.si no fuera ca az de engullirla ara digerirla y absorber los nutrientes. Las medusas viven en un mundo tridimensional( mientras que el mundo de los óli os sólo tiene dos dimensiones. 2ero la libertad de movimiento de la que gozan las medusas las sit<a frente a una serie de roblemas que son inimaginables ara un óli o que vive ligado al sustrato. $racias a esta información( la medusa sa!e en todo momento cu!l es su situación es acial y si est! ca!eza1a!a$o o ca!eza1arri!a( udiendo corregir su osición. Auando la medusa se des laza( o es des lazada or el oleaDe( en una dirección determinada( la iedrecilla de la ro alia( que no est! unida rígidamente al cuer o de la medusa( se mueve m!s des acio or efecto de su inercia.e aquí un eDem lo de sistema inercial8 imagínese de ie en el . Adem!s( una medusa necesita res onder a una regunta que no tiene sentido ara un óli o8 BHAómo estoy situada( cabeza%arriba o cabeza%abaDoJC 0las medusas no tienen cabeza( ero ermítanos esta licencia1. . 'ste distinto movimiento de la iedrecita la lleva a entrar en contacto con una zona determinada de la ca a de c9lulas sensibles( que detecta la intensidad 0aceleración1 y dirección del movimiento. La coordinación de todos estos movimientos corre a cargo de una red difusa de c9lulas nerviosas que se hayan dis ersas or el cuer o y los tent!culos. 'n otra zona de la ro alia se encuentra un órgano muy eculiar llamado estatocisto( que consiste en una min<scula iedrecita de carbonato c!lcico rodeada de c9lulas sensoriales. Así( las medusas a rovechan su ca acidad de alterar la forma del cuer o ara generar una corriente de agua que utilizan ara im ulsarse. YIu9 com licado es ser móvilZ HAómo han resuelto las medusas todos estos roblemasJ La res uesta es sencilla8 gracias a la resencia de órganos de los sentidos. La e"istencia de fibras musculares y c9lulas nerviosas ha facultado a determinados ti os de cnidarios a abandonar los fondos marinos( de donde no ueden esca ar las es onDas( y les ha ermitido des lazarse libremente. Al des lazarse( las medusas sufren la acción de un fenómeno físico del que los óli os( que no se mueven a enas( no tienen noticia8 la aceleraci&n. 2or una arte( hay una eque7a foseta cuya ared est! ta izada de c9lulas es eciales ca aces de analizar la com osición química del agua de marN se trata de un aut9ntico órgano del olfato. E distintas combinaciones en la acción de las diferentes fibras ermiten a los óli os solitarios el realizar un am lio abanico de contorsiones( gracias a las cuales el animal uede des lazarse or el fondo. Los órganos de los sentidos son e"clusivos de los animales y nos ro orcionan información ca ital sobre el medio ambiente y de nuestra relación con 9l. /us finos tent!culos contienen fibras musculares longitudinales 0o sea( dis uestas a lo largo del tent!culo1 cuya contracción rovoca sus graciosos movimientos. 3odeando la boca( se encuentran otras fibras que ermiten al animal cerrarla y abrirla a su conveniencia. 'l órgano sensorial característico de las medusas recibe el nombre de ro'alia y en realidad est! constituido or la reunión de varias estructuras sensoriales. 'l estatocisto de la medusa es un aut9ntico sistema inercial de navegaci&n( muy similar al que ermite conocer a los ilotos( en cualquier momento( la osición y velocidad de los modernos aero lanos. 'ste fenómeno tan sim le( la deglución del alimento( requiere que el animal dis onga de c9lulas musculares ordenadas en fibras? y que 9stas trabaDen coordinadamente( gracias a la acción de c9lulas nerviosas( dos de los com onentes m!s característicos de los animales y que encontramos or rimera vez en los cnidarios.

Aunque la haza7a m!s es ectacular conseguida or los cnidarios se debe al trabaDo en equi o de millones de individuos de es ecies de tama7o mucho m!s modesto8 se trata de los óli os formadores de arrecifes. 2ero el colmo del asombro( en cuanto a órganos de los sentidos( nos lo ro orciona un ti o es ecial de medusas llamadas( debido a su eculiar forma( cu!omedusas. 2uesto que en el mar la luz siem re viene de arriba( los ocelos son tambi9n muy <tiles ara que una medusa se a hacia dónde va( o cómo est! situada en el es acio. 2ues bien( en este eDem lo( usted est! haciendo el mismo a el que la iedrecilla del estatocisto de una medusa( y las aredes del vagón( contra las que choca una y otra vez( son equivalentes a la ca a de c9lulas sensoriales. #e hecho( entre los organismos re resentados en .centro de un vagón de ferrocarril que no tiene ventanas. E tambi9n sabr! si el tren ha arrancado con mucha o oca aceleración seg<n la fuerza con la que sea arroDado hacia atr!s. /u obra m!s colosal es la $ran &arrera de Aoral( situada a lo largo de buena arte de la costa oriental de Australia( que uede distinguirse desde la Luna. 'stos animales tienen aut9nticos oDos( dotados de córnea( lente y retina( que les 'ermitirían ver de una manera muy similar a como lo hacemos nosotrosN es decir( formando im!genes del mundo e"terior. Usted sabr! inmediatamente cu!ndo se one el tren en marcha orque( or efecto de su inercia( se ver! lanzado hacia la arte osterior del vagón. Aomo uede a reciar( los cnidarios son unos animales a asionantes( ca aces de dar soluciones( desde su sencillez estructural( a roblemas muy com leDos. HAu!les la razón de que las cubomedusas tengan oDos( cuando no hay ning<n cerebro que ueda ver las im!genes que ellos ca tanJ La regunta es realmente intrigante ero( hasta la fecha( no hay res uesta ara ella. /ólo hay otra estructura construida or un animal de nuestro mundo que tambi9n sea visible desde nuestro sat9lite8 se trata de la $ran Muralla de Ahina. E decimos que les ermitirían orque las cubomedusas( como el resto de los cnidarios( no tienen sistema nervioso central donde la información ca tada or sus oDos ueda ser rocesada. 'ntre los cnidarios del ti o óli o( los ertenecientes al g9nero Branc)ioceriant)us( que habitan en grandes rofundidades de hasta tres mil metros( ueden alcanzar los tres metros de longitud. )ama7o nada des reciable ara un óli o solitario. 2or eDem lo( la es ecie C*anea arctica es una aterradora medusa que uede llegar a esar una tonelada y cuyos tent!culos ueden rebasar los tres metros de longitud( lo que la convierte en uno de los mayores invertebrados que Dam!s hayan habitado el laneta. E si el tren toma una curva ir! a arar a la ared contraria al sentido del giro. 's onDas y cnidarios son los animales m!s sim les que ueblan los mares de nuestro laneta( lo que( a rimera vista( los convierte en los candidatos idóneos ara ser tambi9n los animales m!s rimitivos( uesto que es razonable que lo m!s sim le anteceda a lo m!s com leDo en la historia de la vida. Adem!s de estos órganos de los sentidos( muchas medusas son tambi9n ca aces de ercibir la luz mediante unas c9lulas sensibles 0 otorrece'tores1 que se agru an( en el seno de la ro alia( en un órgano llamado ocelo. /i el tren se detiene( se ver! im elido hacia delante( de nuevo con una fuerza ro orcional a la intensidad del frenazo. 2ero no sólo las medusas y los modernos aviones est!n dotados de un sistema inercial8 en el interior de nuestro oído dis onemos de otro mecanismo muy arecido( que tambi9n nos ermite saber si nos estamos moviendo( hacia dónde y con qu9 intensidad lo hacemos. Antes de abandonarlos( ara dedicarnos a otros animales no menos fascinantes( no queremos deDar de mencionar algunas de sus glorias( que son realmente destacables.

Un tesoro en el fango La mayor arte de los animales que forman arte de nuestra vida cotidiana( y tambi9n aquellos que conocemos a trav9s de libros( documentales y museos( tienen una estructura general de su cuer o que nos resulta muy familiar. H2or qu9 unos animales est!n construidos de un modo y otros de manera diferenteJ E ara hacer la cuestión a<n m!s intrigante( cabe a7adir que los animales bilaterales tienen 0casi siem re6. . 'ste ti o de simetría( en la que el cuer o de un animal uede cortarse en mitades iguales a trav9s de muchos lanos de simetría 0que se cruzan en su centro1( recibe el nombre de simetría radial. E ara com licar m!s las cosas( entre los bilaterales se encuentran casos como las estrellas de mar( que tienen simetría bilateral en su fase larvaria ero que cambian de ti o de simetría en el estado adulto. /i cortamos un óli o seg<n un lano vertical que vaya desde uno de sus tent!culos hasta el tent!culo que se encuentra Dusto al otro lado del cuer o( obtendremos dos mitades semeDantes 0sim9tricas1 y( como el animal tiene muchos tent!culos( tambi9n resenta numerosos lanos de simetría que se cortan en su centro. 2or simetría bilateral entendemos que los organismos est!n construidos de manera que una mitad del cuer o es sim9trica res ecto de la otra mitad 0o sea( como su imagen en un es eDo1.1 cabeza( mientras que los no bilaterales carecen de ella. 'l ti o de simetría es un conce to de una gran im ortancia orque( como ya hemos dicho( los animales se dividen en dos grandes gru os8 los que resentan simetría bilateral y los que no la resentan. Insectos( lombrices( cangreDos( ul os( canguros( eces( !Daros( ranas o dinosaurios( todos tienen ca!eza y resentan simetría !ilateral. La clave de todo ello reside en el ti o de vida de unos y otros. Los animales no bilaterales 0es onDas y cnidarios1 aguardan a su alimento( no se des lazan hacia 9l.acia abaDo est! el sustrato( al que hay que aferrarse ara no ser arrastrado y desde donde no llega el alimento( mientras que hacia arriba se encuentran tanto el alimento . H'"iste alguna relación entre la resencia de cabeza y el ti o de simetríaJ E uesto que la cabeza es la arte de nuestro cuer o de la que nos sentimos m!s orgullosos los humanos( la res uesta a esas reguntas reviste ara nosotros un es ecial inter9s. 2or su uesto( la corres ondencia entre ambas artes del cuer o no siem re es e"acta 0todos tenemos una ierna levemente m!s larga que la otra( or eDem lo1( ero es tan llamativa que los biólogos dividen a los animales en !ilaterales 0con simetría bilateral1 y no !ilaterales.los fósiles ediacarenses se encuentran diversas formas de cnidarios. 2ara una es onDa o un óli o( sólo hay una dirección del es acio que resulte im ortante8 el eDe arri!a1 a!a$o. 'l conDunto de los no bilaterales es heterog9neo orque incluye animales sin ning<n ti o de simetría 0las es onDas( or eDem lo1 Dunto a otros con simetría radial 0los cnidarios1. La cabeza es f!cil de distinguir orque est! situada en la arte anterior del cuer o( incluye la boca y la mayor arte de órganos de los sentidos 0como los oDos1( y en su interior se alberga el enc9falo. 'l cuer o humano sólo tiene un lano de simetría 0como ocurre con todos los animales que tienen simetría bilateral1( mientras que el círculo tiene muchos lanos( que se cortan en su centro como los radios de una rueda 0de bicicleta( or eDem lo1. /in embargo( y a esar de su sencillez estructural( las es onDas y los cnidarios est!n demasiado es ecializados( en su anatomía y forma de vida( ara re resentar al ti o de animal que originó al resto.

2or su arte( la región osterior del cuer o es el lugar idóneo ara situar la salida del tubo digestivo( el ano( de manera que el alimento ya rocesado no vuelva a entrar or la boca. 'sta situación determina la necesidad de desarrollar una región anterior es ecializada en dos tareas rinci ales8 localizar y engullir el alimento.como los de redadores. E uesto que ara llegar hasta el alimento es reciso analizar la com leDa información rocedente de los órganos de los sentidos y reaccionar en consecuencia( resulta de gran utilidad concentrar una arte del teDido nervioso en esta región anterior. 2or ello las es onDas resentan oros or todo su cuer o y los cnidarios tienen tent!culos dirigidos hacia todas artes8 ninguna región del es acio es meDor que otra. #e modo que en el cuer o de los animales que buscan su comida se han roducido dos es ecializaciones en función de los eDes arriba%abaDo y delante%detr!s. 2ara cum lir adecuadamente ambas( es necesario que en la región anterior se concentren los órganos de los sentidos 0 ara dirigir al animal hacia el alimento1 y que en ella se dis onga la boca 0 ara tragar la comida1.a sido el ti o de vida activo( característico de la mayor arte de los animales( el que ha determinado la e"istencia de cabeza y de simetría bilateral( esos rasgos que nos son tan familiares. E en la mayoría de los casos( la arte inteligente 0donde va el conductor1 est! situada en la región anterior. . 'videntemente( tambi9n e"iste la osibilidad de buscar activamente el sustento. Adem!s del eDe arriba%abaDo 0que sigue siendo im ortante en los animales que se des lazan hacia la comida( orque( a fin de cuentas( el suelo no es lo mismo que el cielo1( ahora a arece otro de ca ital im ortancia ara la vida del animal8 el eDe delante1detrás. /i se detiene un momento a ensarlo( ver! que los animales no son los <nicos obDetos de nuestra vida cotidiana con simetría bilateral y ca!eza. 'l animal ya no es era que la comida ueda venir desde cualquier arte( ahora se dirige hacia ella( or lo que siem re la encontrar! hacia delante. Aasi todas las m!quinas que hemos dise7ado los humanos con el fin es ecífico de des lazarse activamente 0automóviles( camiones( autobuses( ferrocarriles( aviones( barcos. Así( la b<squeda activa del alimento tambi9n determina la a arición de la cabeza 0o roceso de ce alizaci&n1 una región es ecializada del cuer o( situada en su arte anterior( que incluye los órganos de los sentidos( la boca( y una concentración de teDido nervioso8 el encé alo. 2ero es erar el alimento no es la <nica forma de conseguirlo( sólo es el modo m!s sencillo de hacerlo. 2ara este ti o de vida la simetría radial no es la meDor solución( orque ahora no todas las direcciones del es acio son equivalentes. A arte de la diferencia entre arriba y abaDo( el resto de direcciones del es acio es similar desde el unto de vista de es onDas y cnidarios8 el alimento uede llegar desde cualquier arte. /i nuestras m!quinas tambi9n tienen . /i usted estuviera escando en una barca y tuviera varias ca7as( seguramente las dis ondría alrededor de la embarcación( orque los eces ueden venir desde cualquier lado. 2or eso( estos animales tienen una arte inferior distinta de su región su erior( cada una es ecializada en una tarea diferente 0esta situación vale igualmente ara las medusas( sólo que invirtiendo los t9rminos8 ara ellas el alimento est! hacia abaDo y el equivalente al sustrato hacia arriba( ya que son organismos flotantes1.. Las regiones del es acio que no est!n debaDo ni arriba( ni delante ni detr!s( siguen siendo equivalentes ara estos animales8 el alimento uede estar hacia la derecha o hacia la izquierda indistintamente y( or ello( no se establecen diferencias entre ambos lados( que ueden ser construidos de manera similar..1 est!n construidas a lo largo de un eDe delante%detr!s( con una arte anterior diferente de la osterior y con sus lados derecho e izquierdo iguales.

Aunque( en realidad( lo sor rendente sería la situación inversa( es decir que los cuer os de los animales fueran macizos. La e" licación de las alternativas re resentadas or los acelomados y seudocelomados nos aleDaría mucho de nuestro argumento central y com licaría innecesariamente este ca ítulo y( adem!s( la mayoría de los animales son celomados. La mayor arte de ellos 0las orugas y los gusanos de seda( or eDem lo1 son( en realidad( estados larvarios de algunos ti os de insectos como las moscas( las mari osas( o las olillas. Adem!s( no quedaría es acio libre ara ubicar en el interior del organismo las redes de conductos que constituyen los sistemas res iratorios( vasculares( e"cretores y re roductores de los diferentes animales. )odavía hay otra característica que tenemos en com<n casi todos los animales( ero que es m!s difícil de ercibir orque se refiere a nuestro interior. Aomo ve( no todos los gusanos son iguales. /e trata del hecho sor rendente de que( a arte del tubo digestivo( que nos atraviesa de arte a arte 0en realidad( de boca a ano1( nuestro cuer o est! socavado or numerosos conductos y cavidades( hasta el unto de que( en buena arte( estamos huecos. E dado que( como ya hemos dicho( ni es onDas ni cnidarios son buenos candidatos ara ocu ar tal osición( Hhacia dónde mirarJ E es aquí donde a arecen los gusanos. Los latelmintos son un gru o de animales muy interesante( orque aunque tienen . )ambi9n incluimos en esa denominación a otros muchos ti os diferentes de animales( entre los que los m!s conocidos son los anélidos 0como las lombrices de tierra y de mar1 y los 'latelmintos 0como las tenias o solitarias1. 'n la mayor arte de los animales los conductos y cavidades est!n revestidos de un teDido es ecial y reciben el nombre general de celoma 0o cavidades y conductos celom!ticos1. &aDo el nombre de gusanos conocemos a un conDunto muy dis ar de invertebrados que sólo com arten su as ecto e"terior. Un aumento de la com leDidad requiere la e"istencia de huecos en el interior del cuer o. 2uesto que la mayoría de los animales somos celomados( tenemos cabeza y simetría bilateral( odemos su oner razonablemente que todos hemos heredado estas características de alg<n ti o concreto de animal( nuestro m!s remoto ante asado com<n.simetría bilateral y casi siem re ca!eza no es orque los ingenieros que las dise7aron quisieron co iar a los animales( sino orque es el meDor dise7o ara des lazarse activamente hacia alguna arte. 2or otro lado( ni es onDas ni cnidarios destacan en el mundo animal or su ca acidad ara doblar su cuer o( y los limitados movimientos de ese ti o que realizan los óli os y las medusas son convenientemente absorbidos or su ca a gelatinosa intermedia( la mesoglea. A decir verdad( no todos los animales necesitan es acios huecos en el interior de su cuer o. 'l celoma no es la <nica solución al roblema de conseguir es acios huecos en el interior del cuer o. 'n el caso de es onDas y cnidarios( su sencilla estructura( en sólo dos ca as( les ermite vivir sin necesidad de sistema res iratorio( vascular( ni e"cretor. Algunos gru os de animales 0bastante sim les en su anatomía1 han encontrado soluciones alternativas( y los biólogos los nombran 0seg<n el ti o de solución1 como acelomados 0es decir( sin celoma1 y 'seudocelomados 0o con falso celoma1. 'n ese caso( los órganos internos estarían a risionados y se verían sometidos a fuertes com resiones cada vez que nos dobl!ramos. Ea hemos visto de qu9 manera tan sim le llevan a cabo las funciones que en otros animales m!s com leDos desem e7an los órganos y sistemas internos. /in embargo( esta ausencia de es acios interiores <nicamente es osible en animales muy sim les.

La acom asada vibración de los miles de cilios de la e idermis im ulsa a los eque7os turbelarios( como si de los remos de una galera se tratase. Incluso este estilete es em leado ara acuchillar a las resas( una vez que 9stas se encuentran adheridas a su agresor. 'n la mayoría de ellos( los ocelos sólo distinguen sombras y luces ero en un eque7o gru o estos órganos son aut9nticos oDos que ueden llegar a formar im!genes im recisas. 'sta combinación de rasgos es muy rimitiva y hace que muchos científicos o inen que el rimer animal con simetría bilateral debió de ser muy arecido a alguno de los latelmintos actuales. /in duda( la resencia de cavidades y conductos es necesaria ara que uedan e"istir animales m!s com leDos que los turbelarios( ero Hcu!l fue la ventaDa inicial de oseerloJ( Hqu9 abrió el camino a la a arición de animales m!s com leDos( entre los que nos encontramosJ La evolución no es un roceso que act<e a largo lazo( las ventaDas de una estructura tienen que ser evidentes en el mismo momento en que a arece( la selección natural trabaDa en el resente( no en el futuro. 2ara ca turar la resa( los turbelarios dis onen de órganos adhesivos en la cabeza y en la región osterior del cuer o. /e han ro uesto diferentes res uestas a la cuestión de cu!l fue la ventaDa que el celoma confirió a unos animales tan sencillos como los actuales turbelarios.simetría bilateral y( en mayor o menor medida( cabeza( carecen de celoma. Muchos de ellos 0como la tenia1 se han ada tado a vivir como ar!sitos en el interior de otros animales y su anatomía se ha sim lificado e"traordinariamente( or lo que no son buenos candidatos ara re resentar al ante asado de los dem!s animales bilaterales. 'n algunas es ecies de turbelarios las hembras no resentan orificio co ulador( or lo que el ene de los machos tiene una estructura endurecida( denominada estilete( dedicada a erforar la ared del cuer o de las hembras e inyectarles el es erma. 2ara ello( cuentan con una am lia ano lia de órganos de los sentidos( que incluye #uimiorrece'tores 0o sea( sentido del olfato1( c9lulas t!ctiles 0tacto1 y ocelos. 'sta hi ótesis es muy razonable( uesto que los turbelarios consumen mucho m!s o"ígeno 0hasta diez veces m!s1 . A fin de cuentas( a los turbelarios no les va nada mal( sin contar con el celoma( en el mundo actual.ay quien o ina que dis oner de cavidades ermitió meDorar el trans orte de o"ígeno y dió"ido de carbono entre las c9lulas interiores del cuer o y el e"terior. La mayoría son carnívoros y ersiguen activamente a sus resas. . 2ero hay un gru o de latelmintos que es de vida libre y uede ayudarnos a entender cómo udo ser el animal bilateral ancestralN se trata de los tur!elarios. Los turbelarios se des lazan de una manera eculiar8 las c9lulas de la ca a m!s e"terna del cuer o( la e idermis( est!n dotadas de eque7as rolongaciones( como diminutos elos( que reciben el nombre de cilios 0Hse acuerda del cnidoblasto de los cnidariosJ( tambi9n ese ti o de c9lula tenía un cilio( denominado cnidocilio1. Los turbelarios son animales acu!ticos( su cuer o es cilíndrico o a lanado dorsoventralmente 0es decir( de arriba hacia abaDo1 y su tama7o se sit<a en torno a los cinco centímetros de longitud( aunque algunas es ecies se quedan en el medio milímetro y otras alcanzan hasta los sesenta centímetros. 'ntonces comienza una terrible lucha cuer o a cuer o en la que el de redador 0seg<n la es ecie1 uede tragar entera a su resa( consumirla oco a oco( o inyectar en su interior sustancias digestivas. Una vez localizada la resa( los turbelarios se adhieren a ella( or la cabeza( y al sustrato( or la región caudal. 2ero( como ya hemos comentado( este ti o de animales carece de celoma( lo que nos lleva a reguntarnos cómo udo a arecer el celoma a lo largo de la evolución. 'n los turbelarios odemos reconocer el modelo m!s sencillo de animal bilateral( erfectamente dotado ara llevar una vida libre y des lazarse hacia el alimento.

Las lombrices marinas del gru o de los nereidos son las que habitualmente usamos como cebo ara escar en el mar. /in embargo( la alabra esqueleto tiene un sentido m!s am lio en biología8 se trata sencillamente de alguna estructura que sirva ara sostener o conferir consistencia al cuer o de los animales( est9 com uesta( o no( or iezas duras.que animales m!s sim les y sencillos( como los cnidarios( y la e"istencia de un sistema circulatorio haría mucho m!s eficaz el trans orte de este gas. E allí van siendo . 2ero hay una hi ótesis a<n m!s sencilla ara e" licar la a arición del celoma8 las ventaDas de tener es#ueleto. )anto las artículas org!nicas que se encuentran en sus ensión en el agua( como todos los organismos que viven en ella 0nadando( flotando( arrastr!ndose( o fiDos al sustrato1( acaban yaciendo en el fondo del mar. /e trata de animales carnívoros que ca turan activamente a sus resas. =adan o se arrastran or el fondo gracias a los movimientos ondulatorios 0ser'enti ormes1 de su cuer o( originados en cambios de la dis osición del líquido que rellena las cavidades de su cuer o. Adem!s de cum lir fielmente esta misión( el esqueleto hidrost!tico resenta la ventaDa de que es fluidoN es decir( uede des lazarse de un lado a otro del cuer o del animal( ermiti9ndole cambiar de forma o de consistencia. Auando hablamos de esqueleto solemos ensar en un conDunto de artes duras que cubren o sostienen a los animales. 'l tramo anterior de su tubo digestivo( la aringe( se encuentra habitualmente invaginada hacia el interior 0como el dedo de un guante si lo em uDamos hacia dentro del mismo1. Una vez ca turado el alimento( desciende la resión sobre el líquido y la faringe es retirada de nuevo hacia dentro or la acción de los corres ondientes m<sculos( arrastrando la resa hacia el interior. 2ero el uso m!s dram!tico que hacen los nereidos de la gran versatilidad de su esqueleto hidrost!tico est! en la forma en que ca turan y engullen sus resas. /i una estructura biológica se rellena de un líquido a la suficiente resión( alcanza una gran consistencia( e incluso dureza. 'n este conte"to( tiene sentido hablar de es#ueleto )idrostáticoN es decir( constituido or un líquido. Aomo resultado( el esqueleto hidrost!tico funciona como una inza sobre la faringe y 9sta sale violentamente hacia el e"terior 0como el dedo del guante cuando so lamos con fuerza dentro de 9l1( con sus mandíbulas en el e"tremo. E aquí est! el cabo del ovillo8 Hqu9 ueden hacer los an9lidos( con su celoma 0que recordemos es su esqueleto hidrost!tico1( que est9 fuera del alcance de los turbelariosJ E la res uesta es cavar. )odos los ti os de animales que hemos visto hasta ahora son acu!ticos y buscan su alimento en el agua( bien se encuentre 9ste flotando en ella o sobre la su erficie del sustrato. 'n el e"tremo de la faringe se dis one la boca( que est! armada de un ar de im onentes mandíbulas rígidas que( en situación de re oso( se ocultan en el interior del animal. 2ara ello se valen de su esqueleto hidrost!tico que les habilita tanto ara des lazarse( como ara atra ar a sus víctimas. Auando el a arentemente inofensivo nereido quiere ca turar una resa( la musculatura de la ared del cuer o que rodea a la faringe se contrae y com rime al líquido que act<a como esqueleto hidrost!tico. Aunque a rimera vista ueda arecer que los líquidos no son un buen material ara conferir solidez a los cuer os de los animales( lo cierto es que son ideales ara tal fin. 2ero e"iste otra fuente otencial de comida en los ecosistemas marinosN se halla debaDo del fondo( en el fango. 2or es ectacular que arezca la estrategia cineg9tica de los nereidos( no debemos olvidar que tambi9n los turbelarios( que no tienen celoma 0ni( or tanto( esqueleto hidrost!tico1 se las a a7an muy bien ara des lazarse y ca turar el alimento( or lo que la a arición del celoma debió de servir ara algo diferente de aquello que los turbelarios son erfectamente ca aces de hacer.

'ste mundo a'aci!le desa areció abru tamente de la faz de la )ierra( hace cerca de MM. La a arición del celoma muy bien udo ser( originalmente( una ada tación ara cavar t<neles en el fango marino y( de este modo( acceder a un nuevo ti o de recurso.. Así ues( entre los modestos gusanos odemos encontrar a buenos candidatos ara ostentar el honor de haber sido los rimeros en desarrollar las características b!sicas que caracterizan a la mayoría de los animales8 cabeza( simetría bilateral( y celoma. E el meDor modo de hacerlo es des lazarse dentro del fango( engull9ndolo or la boca y e" ulsando los desechos or el ano. 2or otra arte( ya hemos visto que tam oco arece que su modo de vida estuviera basado en devorar al róDimo. La lombriz de tierra( or eDem lo( se gana la vida e"actamente de esta manera en el seno de nuestros cam os y Dardines. millones de a7os de antig`edad( estaríamos ante el indicio m!s antiguo de resencia de un animal con dichos atributos. Los an9lidos( con su esqueleto hidrost!tico( est!n erfectamente ca acitados ara horadar el sustrato y buscar en 9l su alimento. 'l mundo de 'diacara tambi9n incluía a otros seres igualmente acíficos( que buscaban su alimento filtrando el agua( trasegando el cieno del fondo( o 'astando en los abundantes mantos microbianos formadores de estromatolitos 0muy abundantes en aquella 9 oca1. Los mantos microbianos a<n siguieron floreciendo y roduciendo estromatolitos unos ocos millones de a7os m!s( Dunto a cnidarios y animales cavadores( ero sus horas 0o meDor( sus millones de a7os1 tambi9n estaban contadas y ronto declinaron bruscamente hasta quedar reducidos a la situación actual. La ausencia de elementos defensivos de cualquier ti o en la anatomía de los vendozoos( así como su limitada ca acidad de des lazamiento( nos sugieren la e"istencia de un mundo libre de de redadores que udieran inquietarles. E adem!s( y esto es lo m!s im ortante( ara erforar el fango hace falta que el cuer o sea consistenteN o sea( que tenga esqueleto. millones de a7os( con la e"tinción de los vendozoos.enterrados or una lluvia de sedimentos( que los ríos 0y en menor medida el viento1 arrastran hacia el mar. E este alimento est! a dis osición de quien ueda acceder a 9l. E Dusto cuando esto ocurría( a arecieron nuevos ti os de animales( que dis onían de . Los turbelarios cum len estas condiciones( ero su eculiar modo de des lazarse( mediante movimientos de cilios( es ino erante ara moverse en el interior del barro( que es mucho m!s denso que el agua. Unos tipos duros Las reconstrucciones que se hacen de la fauna de la 9 oca de 'diacara nos hablan a menudo de un mundo idílico( m!s sosegado y acífico que el de los tiem os que vinieron des u9s. E si se confirmara el descubrimiento anunciado or /eilacher y sus colaboradores de que han hallado un t<nel de gusano fósil( en rocas de hace 6. 'videntemente( esto requiere que el animal tenga forma alargada 0o sea( un eDe adelante%detr!s y( or tanto( simetría bilateral1 y que sea ca az de des lazarse activamente. 's cierto que debían de e"istir animales carnívoros( del ti o de los cnidarios y de los turbelarios( ero sus ca acidades redatorias estaban limitadas( al igual que hoy día( a resas de eque7o tama7o. #e este modo( una gran cantidad de materia org!nica va siendo acumulada baDo la su erficie de los fondos marinos.6. La manera m!s eficaz de e"traer la materia org!nica del cieno consiste en tragarlo y luego se arar el alimento de la arte no asimilable or el organismo.

una revolucionaria novedad8 estaban ertrechados de es#ueletos mineralizados. Aunque algo m!s variados( estos esqueletos seguían corres ondiendo a animales de muy eque7o tama7o. Los braquió odos tienen una concha e"terna formada or dos valvas( al igual que los !ivalvos 0berberechos y com a7ía1( y son tan arecidos e"ternamente a ellos( que a render a distinguirlos es una de las rimeras tareas de los estudiantes de aleontología. Adem!s( las iezas rígidas ofrecen magníficas lataformas ara la acción muscular( lo que ermite a los animales realizar actividades muy diversas de una manera mucho m!s eficaz. 'ntre ellos se encontraban las . 'ntre ellas se encuentra la locomoción y la ca acidad de atra ar y rocesar el alimento.tda!aniense1( a arecieron los rimeros artró odos8 los ostrácodos y los trilo!ites. 'ste ti o de esqueleto tambi9n es muy eficiente a la hora de dar consistencia a un animal( aunque( a diferencia del esqueleto hidrost!tico( no le ermite modificar su forma. 'n a enas diez millones de a7os 0un rel!m ago en la historia de la vida1( los mares se oblaron de animales nuevos( mayores que los anteriores( y rovistos de esqueletos muy variados. Un oco des u9s 0en el siguiente e isodio del A!mbrico( denominado . La rimera evidencia de este nuevo ti o de animales consiste en unos min<sculos conos de naturaleza calc!rea( denominados Cloudinia. Los equinodermos de entonces eran muy diferentes de los que ueblan hoy día nuestros mares. Aabe se7alar que seguramente no fueran 9stos 0ostr!codos y trilobites1 los rimeros ni los <nicos artró odos de comienzos del A!mbrico.ldanella( unas diminutas conchas arrolladas en es iral como las de los caracoles. Aon toda seguridad( los braquió odos se ganaban la vida filtrando el agua marina y( muy robablemente( 9se era tambi9n el modo de vida de la mayor arte de los rimeros equinodermos. 'n rimer lugar( los esqueletos mineralizados ermiten construir estructuras e"ternas que aíslan al animal del medio e"terno y le rotegen del ataque de eventuales de redadores. 'l esqueleto de los artró odos est! constituido or una sustancia de naturaleza org!nica( la #uitina( que aunque uede ser muy dura 0 iensen en el ca arazón de los escarabaDos o de las cucarachas1 se descom one f!cilmente al no estar mineralizada. Los esqueletos mineralizados est!n formados or iezas duras y rígidas( en cuya com osición intervienen sales minerales como el carbonato y el fosfato c!lcicos. 'stas lacas se sit<an or debaDo de la e idermis del animal( or lo que se trata de un esqueleto interno. =ada hacía resagiar el gran acontecimiento que estaba a unto de roducirse. A enas cinco millones de a7os des u9s( a comienzos del A!mbrico 0en el eriodo conocido como Tommotiense1( los animales con esqueleto se habían diversificado algo m!s. 2ero al igual que 9stos( los ret9ritos equinodermos tenían un esqueleto formado or lacas de carbonato c!lcico. /urgieron entonces( entre otros( los equinodermos( nuevas formas de moluscos( los !ra#ui&'odos( y los ar#ueociatos 0un gru o de animales afines a las es onDas y que fueron los rimeros formadores de arrecifes1. )odos los artró odos com arten la resencia de un esqueleto endurecido( que cubre su cuer o( ero en la mayoría de ellos no est! mineralizado or lo que su fosilización es muy im robable. . =o obstante( esta limitación est! com ensada con creces or otras ventaDas. Los animales con esqueletos rígidos entraron en escena de una manera tímida hace alrededor de M4M millones de a7os 0a artir de ahora( y salvo mención e" resa( denominaremos a los es#ueletos mineralizados sim lemente es#ueletos1. /ólo algunos artró odos 0como los trilobites( los ostr!codos o los actuales cangreDos1 a7aden sales minerales a su ca arazón quitinoso( facilitando así su fosilización.

's osible( adem!s( que algunos de ellos tambi9n se sustentaran de algas e( incluso( que hubiera formas de redadoras( aunque el estudio de la anatomía de su región bucal indica que estaban limitados a resas de eque7o tama7o y sin artes duras. 'l móvil es f!cil de com render. Ea hemos comentado que este ti o de esqueleto confiere dos grandes ventaDas8 la ca acidad de aislarse del medio( incluida la defensa contra los de redadores( y la otenciación de la acción muscular. =o es casualidad que los dos gru os de animales con esqueleto articulado 0artró odos y vertebrados1 sean los <nicos que hayan odido ada tarse lenamente a la vida en tierra( donde la resencia de atas es fundamental ara des lazarse. 2ero si esto fue así( si el móvil es tan evidente( el roblema de la ocasión se hace a<n m!s intrincado. A arentemente( los rimeros trilobites a rovecharon su gran ca acidad de movimiento( sobre todo( ara buscar su alimento en el fango. /i usted ha tenido alguna vez la ierna escayolada( conoce bien la diferencia entre un esqueleto articulado 0nuestros huesos1 y uno rígido 0la escayola1. 3esulta sencillo entender or qu9 la selección natural favoreció a aquellos organismos ca aces de dotarse de esqueleto. Los a 9ndices articulados convirtieron a los trilobites en unos animales todo terreno( diestros en la tarea de des lazarse or la su erficie del sustrato y tambi9n lenamente ca acitados ara enetrar en su interior. 'n la historia de la vida sólo han a arecido dos ti os de animales con atas8 los artró odos y los vertebrados terrestres. Una de las razones que se aducen ara e" licar or qu9 los animales no udieron desarrollar esqueletos hasta comienzos del A!mbrico es la insuficiente cantidad( hasta ese momento( de o"ígeno en la atmósfera del laneta. /u cuer o estaba cubierto de un esqueleto articulado 0algo así como las armaduras medievales1( en la cabeza tenían antenas y oDos com uestos 0como los de los insectos actuales1( y( lo que es m!s im ortante( tenían 'atas 0o( si refieren( a 9ndices articulados1. 's concebible que la a arición de esqueleto mineralizado en alg<n gru o concreto aumentara la resión de selección en favor de estas estructuras y catalizara así su a arición en otros ti os de animales. La ventaDa de que el esqueleto de las e"tremidades est9 articulado estriba en que ermite la movilidad relativa de sus artes.2ero los aut9nticos rotagonistas de los mares c!mbricos fueron los trilobites. /u a arición fue casi s<bita( en unos ocos millones de a7os( y aconteció en varios gru os distintos de animales casi al mismo tiem o. 'stos animales recuerdan en su anatomía e"terna a los actuales cangreDos%cacerola. Ea hemos comentado que el esqueleto ofrece una magnífica lataforma de sustentación a los m<sculos ara eDercer su actividad( lo que facilita la realización de movimientos vigorosos. Ea hemos comentado anteriormente que la atmósfera rimitiva de la )ierra carecía de o"ígeno libre y que 9ste se fue acumulando . /i es cierto que el oseer esqueleto mineralizado es tan ventaDoso( si su resencia en un gru o determinó su a arición en muchos otros( H or qu9 no ocurrió antesJ La res uesta que encuentran los aleontólogos a esta regunta es que los esqueletos a arecieron en cuanto las condiciones físico%químicas de los oc9anos lo ermitieron. Aomo si de un crimen se tratara( los científicos se reguntan or el m&vil 0es decir( la ventaDa que determinó su a arición1 y or la ocasi&n 0o sea( or qu9 ocurrió cuando ocurrió y no antes o des u9s1 de la a arición de los esqueletos mineralizados. 'l advenimiento de los esqueletos mineralizados constituye uno de los e isodios m!s enigm!ticos de la historia de la vida. E mucho m!s intensamente a<n si los com etidores( los de redadores( o las resas( tambi9n dis onían de esta ada tación. /i no ocurrió antes fue( sencillamente( orque no era osible. Las atas son a 9ndices que est!n sostenidos or la resencia de un esqueleto rígido 0e"terno o interno1( dividido en segmentos articulados entre sí.

Aunque es relativamente sencillo constatar el aumento gradual de este gas en la atmósfera terrestre a lo largo de miles de millones de a7os 0a artir del estudio de las rocas y minerales de origen sedimentario1( es mucho m!s difícil conocer con recisión cu!nto o"ígeno hubo en cada momento en nuestra atmósfera. La relación entre el nivel de o"ígeno en la atmósfera y la resencia de esqueletos mineralizados est! en la res iración. =o obstante( hay indicios 0conchas erforadas y fósiles de trilobites con marcas de haber sido . /eg<n los defensores de la )i'&tesis del o. 'stas erturbaciones( unidas a la mayor cantidad de o"ígeno disuelto en el agua( udieron favorecer los rocesos bioquímicos formadores de esqueletos 0el coste energ9tico de roducir y mantener un esqueleto mineralizado en condiciones químicas adversas es rohibitivo ara cualquier animal1. /i los niveles de o"ígeno 0atmosf9rico y( or ende( del agua de mar1 son muy baDos( los animales necesitan em lear una gran su erficie ara realizar con eficiencia el intercambio gaseoso con el medio e"terno 0ca tar o"ígeno y ceder dió"ido de carbono1.lentamente como consecuencia de la actividad fotosint9tica de unas diminutas )eroínas( las cianobacterias. Los defensores de este unto de vista arguyen que la resencia de nuevos y m!s letales de redadores im ulsó la roliferación de esqueletos duros como elementos defensivos. E a<n queda otra e" licación( 9sta uramente biológica( ara aclarar la multi licación de los esqueletos mineralizados en los albores del A!mbrico. #e hecho( em lean toda la su erficie cor oral ara este menester8 res iran a trav9s de la iel.tra hi ótesis que se ha resentado ara res onder al 'ro!lema de la ocasi&n( atiende a la com osición química de los oc9anos. enicamente cuando la cantidad de o"ígeno disuelto en el agua su era un valor crítico es osible cubrir la su erficie cor oral con elementos esquel9ticos( tras asando la misión de res irar a una arte concreta del cuer o( es ecializada en tal menester. '"isten distintos modelos sobre el incremento de o"ígeno en la atmósfera que sustentan diferentes untos de vista acerca de cu!nto o"ígeno había en cada momento. /e trata de la acción de los de redadores. Así( la gran cantidad de calcio disuelto en los mares de finales del 2rec!mbrico udo favorecer que algunos organismos desarrollaran mecanismos ara reci itar esta sal en forma de carbonato c!lcico y no morir into"icados. 'n rimer lugar( no resuelve satisfactoriamente el 'ro!lema de la ocasi&n( ya que no e" lica or qu9 esas condiciones no se dieron anteriormente. Algunos de estos modelos redicen que la cantidad de o"ígeno atmosf9rico no fue lo suficientemente alta como ara ermitir la a arición de los esqueletos mineralizados hasta comienzos del A!mbrico. 'sta e" licación es brillante ero desgraciadamente( como ya hemos comentado( no e"iste consenso sobre los niveles de o"ígeno en la atmósfera de aquella 9 oca.ígeno la cantidad de o"ígeno resente en la atmósfera no habría rebasado ese valor crítico hasta comienzos del A!mbrico. 'n estas condiciones( el animal no uede revestir la su erficie de su cuer o con una cubierta aislante 0concha( lacas o escamas1( so ena de morir sofocado. 'ste lanteamiento choca con dos inconvenientes. 2or otra arte( y siguiendo con la terminología olicial( entre los sedimentos de comienzos del A!mbrico no a arecen animales sos echosos de ser los terribles de redadores que ro one esta hi ótesis. Ea hemos visto que ni los braquió odos( ni los equinodermos( ni los trilobites se aDustan a ese erfil. La cantidad de o"ígeno disuelto en el agua marina( lugar donde vivían todos los animales en aquella remota 9 oca( de ende directamente de la cantidad de este gas resente en la atmósfera. #iversas investigaciones realizadas en el <ltimo cuarto del siglo PP han uesto de manifiesto que a finales del 2rec!mbrico la com osición química del agua marina sufrió fuertes alteraciones( con cambios marcados en las ro orciones de algunas sales minerales( entre las que destacan el magnesio( el calcio y el fósforo. .

Las osteriores convulsiones de la corteza terrestre hicieron retroceder el mar y elevaron aquellos terrenos hasta la cota que ocu an en la actualidad. 'l ro io #arFin aducía la im erfección del registro fósil ara e" licar or qu9 9ste no contenía la totalidad de formas de transición que su visión de la evolución redecía8 se trataba de esla!ones 'erdidos 0es decir no conservados en el registro fósil1. #esgraciadamente 9sta es una situación frecuente en la aleontología. E ara em eorar m!s las cosas( ni tan siquiera sabemos cu!ntos( ni cu!les( de aquellos animales nos faltan.atacados1 de que en aquellos remotos mares hubo de redadores que no han quedado fosilizados.umanidad en 6?5. Los rimeros fósiles de este yacimiento fueron hallados en las laderas del Monte /te hen en 655>. Uno de estos lugares maravillosos( declarado 2atrimonio de la .( es el yacimiento canadiense de &urgess /hale. /in embargo( desde #arFin hacia ac! el trabaDo de generaciones de aleontólogos ha ido incrementando e"traordinariamente la documentación fósil y muchos de aquellos eslabones erdidos han ido a areciendo en los estratos de rocas sedimentarias. A finales del siglo PIP la Aanadian 2acific 3ailFay construyó una línea f9rrea que discurría or esos mismos araDes.nomalocaris canadensis 0que quiere decir algo así como e. Aunque hoy día se encuentra en las alturas de las Monta7as 3ocosas( en el Bo)o 0ational "ar9 0Aolumbia &rit!nica1( a m!s de dos mil metros sobre el nivel del mar( las rocas y los fósiles de &urgess /hale son de origen marino. =o todos los organismos que vivieron en el asado han quedado registrados en forma de fósiles. #e vez en cuando( los aleontólogos encuentran yacimientos e"ce cionales( aut9nticas ventanas hacia el asado que nos ermiten conocer con recisión un momento concreto del tiem o( sin las limitaciones habituales del registro fósil.ace a ro"imadamente M6M millones de a7os una rós era comunidad de invertebrados medraba en los fondos fangosos y tranquilos de un mar somero y c!lido( al ie de un gigantesco arrecife. 'l tren facilitó el acceso a este intoresco lugar y ro ició la afluencia de turistas que continuaron descubriendo fósiles. Los animales morían y eran cubiertos or el ro io fango que constituía la avalancha submarina.%6?+@1( a la sazón secretario del %mit)sonian (nstitute. La carrera científica de Valcott fue realmente e"traordinaria( si tenemos en cuenta que aunque no cursó estudios universitarios y( muy robablemente( ni siquiera acabó el bachillerato( llegó a ser residente de la Academia =acional de Aiencias de los 'stados Unidos( director del $eological /urvey de los 'stados Unidos y secretario del /mithsonian . Los trabaDadores del ferrocarril encontraban con frecuencia fósiles de trilobites y otros animales entre las rocas removidas or las obras y los bautizaron como !ic)os de las rocas. #e este modo( quedó registrada una comunidad biológica com leta de mediados del A!mbrico. A veces( los descubrimientos aleontológicos son m!s am lios que el hallazgo de algunos fósiles 0 or im ortantes que 9stos sean1. 2eriódicamente( arte del lodo se deslizaba or el em inado escar e del arrecife hacia fondos m!s rofundos( se ultando a sus habitantes. 'stos rimeros hallazgos consistían en varios eDem lares de trilobites y otros fósiles enigm!ticos que fueron bautizados como . La noticia de estos hallazgos llegó hasta el mayor es ecialista en trilobites del momento( y uno de los m!s grandes aleontólogos americanos( Aharles #oolittle Valcott 065M.tra3a gam!a del Canadá1( un e"traordinario animal sobre el que volveremos m!s adelante. . 'l enterramiento s<bito y la finura de los sedimentos que los se ultaron ermitieron que las artes blandas de los cuer os de los animales quedaran delicadamente im resas en su estuche de cieno.

2ara entonces( ya era uno de los m!"imos es ecialistas mundiales en fósiles c!mbricos. #e vuelta a la granDa( Valcott descubrió restos fósiles que odrían incluir( recisamente( a los tan buscados a 9ndices de los trilobites. A lo largo de siete veranos Valcott y su equi o( que incluía a su familia( recu eraron alrededor de >M... /in embargo( el descubrimiento m!s e"traordinario tuvo lugar el L. =acido en Utica( =ueva EorK( Valcott quedó hu9rfano de adre a los dos a7os de edad. .. 'n aquel momento no se conocía ning<n a 9ndice fósil( que son de ca ital im ortancia en el estudio de estos artró odos. 'se día( Valcott se había des lazado a ins eccionar las laderas del Monte Va ta( situado frente al Monte /te hen. La recolección y venta de fósiles se convirtió en una tarea muy rovechosa ara Valcott y 3ust( que llegaron a vender al eminente aleontólogo Jean Louis 3odol he Agassiz 065. Allí encontró nuevos eDem lares que ublicó al a7o siguiente. Lo que Valcott no odía imaginar es que esta venta iba a cambiar su ers ectiva sobre los fósiles y el rumbo de su vida. Valcott intentó localizar el lugar de rocedencia de aquellas rocas( ero el verano tocaba a su fin y en los ocos días que a<n ermaneció en aquellos araDes sólo udo localizar una zona que mostraba indicios de ser el origen de los fósiles. #e este modo( en 65@>( udo demostrar fehacientemente la e"istencia de a 9ndices articulados en los trilobites.@%65@L1 una colección de fósiles or el equivalente de algo m!s de setenta y ocho mil euros de nuestros días 0trece millones de esetas1. de agosto de 6?.arvard ayudando a desembalar y ordenar la colección que acababa de vender( Valcott quedó im resionado or la im ortancia que Agassiz 0que moriría a enas dos meses des u9s1 otorgaba al estudio de los a 9ndices de los trilobites.Institute. A artir de ese momento la carrera científica de Valcott fue vertiginosa( llegando a la dirección del $eological /urvey en 65?4. eDem lares.@.all 06566%65?51 y en 65@? ingresó en el $eological /urvey de los 'stados Unidos 0en esas fechas 9l y 3ust vendieron otra colección de fósiles al hiDo de Agassiz( Ale"ander( or la bonita cifra de noventa mil euros( o quince millones de esetas( de hoy1. Valcott volvió al Monte Va ta al siguiente verano y udo localizar( monte arriba( el lugar e"acto del que rocedían los e7ascos des rendidos. Atraído or las noticias de los hallazgos de fósiles( Valcott se llegó hasta las laderas del Monte /te hen en el verano de 6?. 'se mismo a7o em ezó a trabaDar como asistente del ilustre aleontólogo James .bsesionado desde eque7o con la b<squeda de fósiles( al cum lir los veinte a7os Valcott entró a trabaDar como ayudante en la granDa de Villiam 3ust( con quien com artía la afición a los fósiles. 'n se tiembre de 65@L( mientras se encontraba en el Museo de Roología Aom arada de . Intrigado or la im ortancia científica del hallazgo( m!s que or su faceta comercial( Valcott em rendió la tediosa tarea de realizar secciones seriadas de los fósiles ara estudiar su anatomía. . Auando se hallaba baDo la cresta que une las cimas del Monte Va ta y del Monte -ield 0en realidad( un romontorio del ro io Monte Va ta1( Valcott re aró en unas rocas que habían rodado desde lo alto de la ladera. &autizó a este lugar como &urgess /hale( or la ro"imidad del Monte &urgess 0nombrado así en 65>> en honor del olítico canadiense Ale"ander McGinnon &urgess1( e inició las e"cavaciones 0en Dusta contra artida( uno de los icos del Monte &urgess fue bautizado en 6??> como Valcott 2eaK1. Llevado or la costumbre de muchos a7os de b<squeda de fósiles( Valcott artió con su martillo de geólogo alguna de las e7as que acababa de remover. #elicadamente registrados en las entra7as de la iedra( a arecieron ante su vista unos fósiles maravillosamente reservados( incluyendo los teDidos blandos.?.

Adem!s de ese tesoro( de incalculable valor científico( Valcott nos legó una e"tensa obra científica sobre los fósiles c!mbricos( de los que describió la tercera arte de todos los conocidos en aquella 9 oca. 2ero los hallazgos de yacimientos de edad y estado de reservación de los fósiles similares a los de &urgess /hale no se han visto confinados a ese sector de la geografía canadiense( ni siquiera al continente americano. #e gol e( nuestra visión de la historia de la vida se vio sacudida hasta sus cimientos. 'sta idea fue recogida or el c9lebre aleontólogo americano /te hen Jay $ould( quien( en su famoso libro La vida maravillosa( la hizo llegar al <blico general. 2ara 9l( todas las formas re resentadas en los estratos de &urgess /hale corres ondían a variantes( m!s o menos rimitivas( de los ti os conocidos de animales8 la fauna de &urgess /hale constituía un antecedente de la actual( no una novedad. $racias al trabaDo del equi o del >o*al 6ntario Museum se han descubierto m!s de una docena de nuevos yacimientos en la zona( a cerca de veinte Kilómetros del yacimiento e"cavado or Valcott. Los an!lisis realizados( a lo largo de catorce a7os( or Vhittington y su equi o les llevó a ro oner una revolucionaria inter retación de los fósiles de &urgess /hale. /in embargo( este unto de vista iba a ser rebatido or los investigadores que sucedieron a Valcott en el estudio de los fósiles de &urgess /hale. Aon la e"ce ción de cam a7as aisladas en 6?L. 'n o inión de $eorge $aylord /im son( uno de los m!s grandes aleontólogos de todos los tiem os( el trabaDo de sus colegas consiste en encontrar fósiles y estudiarlos.arry Vhittington y sus estudiantes de doctorado #ereK &riggs y /imon AonFay%Morris( reinició el estudio de la colección de fósiles de &urgess /hale. Aunque el yacimiento 0o meDor( el conDunto de yacimientos1 m!s im ortante fue hallado en 6?54 en el munici io de AhengDiang( de la rovincia china de Eunnan. A comienzos de la d9cada de los setenta del siglo PP( un equi o de científicos de la Universidad de Aambridge( formado or . )ambi9n se han encontrado yacimientos arecidos en 'stados Unidos( Australia( y $roenlandia. /e inició entonces una ardua ol9mica( que sigue hasta nuestros días( sobre la inter retación de esos fósiles roblem!ticos de &urgess /hale. #esde ese unto de vista( no cabe duda de que aquel ni7o que vagabundeaba or las afueras de Utica buscando fósiles llegó a convenirse en uno de los m!s grandes aleontólogos de la historia. #e manera similar a lo ocurrido con los fósiles de 'diacara( la inter retación de los fósiles de &urgess /hale ha variado desde los rimeros estudios de Valcott. &uenos eDem los de esta .ntario Museum( dirigido or el aleontólogo #esmond Aollins 0y del que forma arte un Doven aleontólogo es a7ol( #iego $arcía%&ellido( que es el ilustrador de este libro1. /eg<n ellos( muchos de esos fósiles no odían atribuirse a ninguno de los grandes ti os conocidos de animales( sino que re resentaban formas de animales desconocidas hasta ese momento.asta ese momento( se ensaba que la biodiversidad en formas b!sicas de animales 0esto es( el n<mero de filos diferentes1 había ermanecido constante 0o se había visto levemente incrementada1 desde los tiem os del A!mbrico( y lo que los estudios de Vhittington y sus colegas ro onían era e"actamente lo contrario8 que dicha biodiversidad había sido mucho mayor en aquellos remotos mares y que desde entonces hasta nuestros días sólo había decrecido. .( 6?>>###BOT_TEXT###gt;@( y 6?@M( los trabaDos sistem!ticos de e"cavación en la zona de &urgess /hale se reanudaron en 6?56( a cargo de un equi o del 3oyal . millones de a7os de antig`edad( est!n tan bien reservados como los del yacimiento canadiense y( en ocasiones( m!s com letos. Los fósiles de AhengDiang son a<n m!s antiguos que los de &urgess /hale( alrededor de ML.

Ea hemos visto que entre los rimeros fósiles hallados en el Monte /te hen se encontraban algunos eDem lares de . Aomo en 9ste( su cuer o es alargado y en sus laterales a arecen e" ansiones a lanadas. Un caso en el que sí se ha alcanzado un alto grado de acuerdo sobre su inter retación es el de 8allucigenia s'arsa( inter retado or Valcott 0que lo nombró como Canadia s'arsa1 como un an9lido del ti o de las lombrices marinas.nomalocaris en vida( Aollins ha bautizado a esta nueva clase( con fino sentido del humor( como dinocáridos( lo que traducido viene a ser algo así como gam!as terri!les 0el t9rmino dinosaurio quiere decir lagarto terri!le1. Los rimeros en darse cuenta de que los fósiles de .nomalocaris fue un de redador( el mayor de los mares c!mbricos. cm de longitud1. Lo e"traordinario de 6'a!inia reside en sus cinco oDos( dos areados y uno en el centro de la cabeza( y( sobre todo( en la resencia de un largo a 9ndice( arecido a una trom a( situado sobre la boca y rematado or una corona de es inas a modo de órgano rensil.nomalocaris Dustifica su inclusión dentro del filo de los artró odos.nomalocaris 0alrededor de 6. Algunos lo consideran un artró odo 0de un ti o muy rimitivo( tal como ensaba Valcott( o como arte de los dinoc!ridos( tal como o ina Aollins1 y otros creen( Dunto a Vhittington y &riggs( que no se trata de un aut9ntico artró odo sino que ertenece a un filo nuevo. 2ara acoger a .nomalocaris fue el mayor de todos los habitantes marinos de su 9 oca( con una longitud de hasta sesenta centímetros 0aunque en AhengDiang se han hallado eDem lares que su eran el metro de longitud1. 'n realidad( no se trataba de es ecímenes com letos( sino( como luego se demostró( de los a 9ndices alimentarios de un gran animal.nomalocaris y "e*toia corres ondían( en realidad( a distintas artes del mismo animal 0a 9ndices y a arato masticador( res ectivamente1 fueron Vhittington y &riggs( quienes mantuvieron el nombre de . /u cuer o estaba flanqueado de rolongaciones a lanadas( oseía dos oDos rominentes y un ar de largos y oderosos a 9ndices articulados a los lados de la boca( que contaba con la resencia de un otente a arato masticador. Las e"cavaciones dirigidas or Aollins han ro orcionado algunos eDem lares com letos de este sor rendente animal( confirmando la reconstrucción hecha or Vhittington y &riggs. AonFay%Morris realizó el rimer estudio detallado de este animal y fue 9l quien lo nombró como 8allucigenia s'arsa. 'l m!s estrambótico morador de los mares de &urgess /hale recibe el nombre de 6'a!inia regalis. /e trata de un animal de m!s modestas dimensiones que . 'n lo que sí est!n todos de acuerdo es en ace tar que . $racias a los nuevos fósiles sabemos que . . /eg<n estos autores( esta criatura no odía atribuirse a ninguno de los filos reviamente conocidos del reino animal.nomalocaris y a otros animales afines( todos ellos de redadores( Aollins ha creado una nueva clase dentro de los artró odos. Muy osiblemente( 6'a!inia utilizaba su e"tra7a robóscide ara atra ara sus resas. #ebido a su naturaleza de carnívoros( y dado el aterrador as ecto que debió tener . 'n 6?66( el ro io Valcott descubrió un fósil eculiar que atribuyó a un cnidario debido a su simetría radial( y al que llamó "e*toia nat)orsti.controversia lo constituyen los casos de .nomalocaris. A diferencia de Vhittington y &riggs( Aollins iensa que la resencia de a 9ndices articulados en .oy día no e"iste consenso sobre la clasificación de 6'a!inia.nomalocaris( 6'a!inia y 8allucigenia( algunos de los fósiles m!s emblem!ticos de &urgess /hale. 'n su o inión( 8allucigenia no se trataba de un an9lido( tal como había aseverado Valcott( sino que ertenecía a un nuevo filo del reino animal desconocido .nomalocaris ara el nuevo animal.

Aunque los cefalocordados 0 an io. $eneralmente( los onicóforos se consideran como un ti o de animal evolutivamente intermedio entre los an9lidos y los artró odos.. es ecies de cordados 0de las que la mayoría ertenecen a una de sus divisiones8 los verte!rados1( siendo el cuarto gru o m!s numeroso del reino animal. 'n uno de sus lados resenta una doble hilera de siete rominentes es inas( mientras que en el lado o uesto se dis onen siete cortos tent!culos situados en una <nica fila. /in embargo( esta hi ótesis chocaba con el hecho de que los onicóforos no resentan una <nica fila de tent!culos en su vientre( sino dos 0que hacen las veces de 'atitas en estos animales18 una fila derecha y otra izquierda.. #e modestas dimensiones 0dos centímetros de longitud1 el cuer o de 8allucigenia a arece rematado( en uno de sus e"tremos( or una rotuberancia.hasta entonces. :erdaderamente( el as ecto del animal arecía Dustificar tanto el nombre como la inter retación de AonFay%Morris. #entro del filo de los cordados se incluye( adem!s de a los vertebrados( a un conDunto( a arentemente muy heterog9neo( de animalillos marinos que se re arten en dos gru os8 urocordados y ce alocordados 0o sea( que el filo cordados est! com uesto or tres subfilos8 vertebrados( urocordados y cefalocordados1.os o eces lanceta1 no son muy conocidos en nuestro aís( son abundantes en mares de otras latitudes y son obDeto de . Listos & feroces Los seres humanos formamos arte de un gru o rós ero dentro del reino animal( ya que en la biosfera actual se conocen alrededor de M. 'sta nueva inter retación de 8allucigenia inter retaba la fila de tent!culos como a 9ndices locomotores( similares a los de los onicóforos. 'n su región dorsal 0la es alda1( 6n*c)odict*on muestra una doble hilera de cortas es inas( algo muy arecido a 8allucigenia( lo que llevó a los autores del descubrimiento a sostener que( al colocar las es inas sobre el vientre del animal( AonFay%Morris había reconstruido a 8allucigenia Dusto al rev9s. /e trata de un eque7o organismo( con as ecto de gusano( que uede considerarse uno de los rimeros re resentantes de nuestro ro io filo( los cordados. 2or delante de nosotros( en cuanto a n<mero de es ecies( est!n los moluscos( con cerca de 6. #entro de los urocordados( los animales m!s conocidos son las ascidias 0o Deringas de mar1( que viven fiDos en el fondo y se dedican a filtrar el agua..oy día( nadie duda que 8allucigenia s'arsa sea otra cosa que un onicóforo rimitivo... 2ara salir de dudas( Lars 3amsKold( uno de los descubridores de 6n*c)odict*on( reestudió el fósil original de 8allucigenia s'arsa de &urgess /hale y encontró la segunda fila de tent!culos( que había ermanecido oculta en el interior de la roca que contiene al fósil.( similar a 8allucigenia s'arsa y claramente asignable al filo de los onic& oros( que son un gru o de animales hoy día oco numerosos y restringidos a bosques tro icales( cuyo re resentante actual m!s conocido es el g9nero "eri'atus. .. )odavía queda otra es ecie fósil de &urgess /hale que merece nuestra atención. /in embargo( esta inter retación comenzó a ser uesta en duda or el hallazgo en AhengDiang de un fósil( 6n*c)odict*on ero. /eg<n la reconstrucción de AonFay%Morris( el animal caminaba sobre el fondo fangoso a oy!ndose en la doble hilera de es inas( mientras que conseguía el alimento a trav9s de los siete tent!culos situados en una <nica fila sobre su es alda.... es ecies( los nemátodos( con alrededor de medio millón de es ecies( y los artró odos( que sobre asan largamente el millón de es ecies.

2ara com render bien la morfología( e im ortancia( de estos caracteres merece la ena que nos detengamos un oco en cada uno de ellos. /i se com aran las ascidias( los anfio"os y cualquier vertebrado( es difícil advertir las características que esos animales tan diferentes tienen en com<n y que hacen que los biólogos los agru en en el mismo filo. 'n los urocordados y cefalocordados esta estructura es una varilla el!stica constituida or un n<cleo de c9lulas y líquido recubierto or una vaina de teDido fibroso. 'sta misma situación se encuentra en los embriones de los vertebrados 0y en los mi. Adem!s de esta diferente situación en el cuer o( el cordón nervioso de cordados e invertebrados difiere en otro as ecto fundamental8 mientras que en los segundos 0los invertebrados1 se trata de un cordón macizo( en los rimeros est! hueco 0 or lo que en vez de cordón nervioso( se suele denominar tubo nervioso1. =o obstante( en los cordados no vertebrados 0y en muchas formas rimitivas de 9stos1 las hendiduras faríngeas no est!n relacionadas con la res iración sino con la alimentación8 a su aso or las hendiduras faríngeas el agua se encuentra con estructuras que la filtran y e"traen de ella las artículas alimenticias. 'l obDeto de esta circulación es hacer asar el agua a trav9s de las branquias situadas en estas hendiduras.e" lotación or arte de los seres humanos. A artir de la rimera hendidura faríngea de nuestros embriones se desarrollan los conductos y cavidades del oído e"terno y medio. /in embargo( en los cordados el cordón nervioso se encuentra en la región dorsal( or encima del tubo digestivo 0es nuestra m9dula es inal1. Los anfio"os tienen forma de eces de eque7o tama7o( carecen de oDos y viven semienterrados en el fango del fondo marino( en donde encuentran su sustento. A fin de cuentas( nuestro oído medio est! conectado con nuestra garganta a trav9s de . 'n los animales que no son cordados 0los que habitualmente reunimos baDo la denominación de inverte!rados1( este cordón nervioso discurre or la región ventral de su cuer o( or debaDo del tubo digestivo. La notocorda 0o la columna vertebral( en nuestro caso1 no sólo sostiene el cuer o( adem!s resta inserción a una oderosa musculatura que es la res onsable de los movimientos ondulatorios( del cuer o y de la cola( que im ulsan al animal. /i se est! reguntando en dónde est!n nuestras hendiduras faríngeas( la res uesta estriba en que estas estructuras a arecen en las rimeras fases de nuestro desarrollo embrionario y luego se cierran. )odas e"ce to una. 'n muchos animales el enc9falo est! conectado con un cordón nervioso que recorre su cuer o ara inervar los distintos órganos. 'stos rasgos( com artidos or todos ellos( son b!sicamente cuatro8 resencia de notocordaN e"istencia de un cordón nervioso que recorre la región dorsal 0la es alda1 del animal 0lo que se conoce t9cnicamente como e'ineuria1N en la faringe 0la garganta1 del animal se a recian una serie de aberturas que est!n conectadas con el e"terior 0)endiduras aríngeas1N or detr!s del ano se sit<a una rolongación musculosa del cuer o8 la cola. 'stos animales hacen asar una corriente de agua or la boca hasta su faringe( desde donde es e" ulsada de nuevo al e"terior a trav9s de las hendiduras faríngeas.ines( unos vertebrados relativamente arecidos a las lam'reas1( aunque a lo largo del desarrollo embrionario va siendo sustituida or una serie de segmentos endurecidos 0las v9rtebras1 que dan lugar a la columna vertebral. La notocorda es algo así como una gran viga central( situada en la región dorsal( que sostiene el cuer o de los cordados. 'sta diferencia es ca ital orque deriva del diferente modo en que este cordón\tubo se origina durante el desarrollo embrionario en unos y otros. Las hendiduras faríngeas se denominan con mucha frecuencia 0y erróneamente1 como )endiduras !ran#uiales( en referencia a los órganos res iratorios que( en muchos vertebrados( tienen aquí su em lazamiento.

Los cefalocordados y los vertebrados com artimos( adem!s( un car!cter que no resentan los urocordados8 la resencia de m<sculos segmentarios 0 mi&meros1 unidos a la notocorda 0o a la columna vertebral1.un finísimo tubo llamado Trom'a de +usta#uio y con el e"terior or el conducto auditivo e"terno. Los conodontos son fósiles de muy eque7o tama7o( hace falta una otente lu a o un microsco io ara estudiarlos( y consisten en eque7as iezas esquel9ticas que recuerdan 0unas m!s que otras1 a los dientes de los vertebrados. #urante mucho tiem o( el origen de los vertebrados( y de los cordados( ha sido una es ina clavada en el costado de los zoólogos( en general( y de los aleontólogos( en articular. Una buena arte de los vertebrados resenta esqueleto mineralizado( debido a la formación de hueso 0aunque hay muchos vertebrados( como los mi"ines( las lam reas( los tiburones( o las rayas( que no roducen hueso sino cartílago1. 'n rimer lugar( tal como ya hemos mencionado( las v9rtebras 0de ahí( el nombre de vertebrados1 y en segundo lugar 0 ero igual de im ortante1 un conDunto de iezas que recubren el enc9falo y los rinci ales órganos de los sentidos de la cabeza8 el cr!neo 0muchos biólogos refieren em lear el t9rmino craneados ara referirse al conDunto formado or los vertebrados menos los mi"ines( que no tienen v9rtebras1. /in embargo( y contrastando con esa situación( los cordados a arecían mucho m!s tarde en el registro fósil( a finales del A!mbrico( de la mano de unos fósiles enigm!ticos( denominados conodontos 0en realidad( nos referimos a los euconodontos1( que algunos inter retaban como los rimeros cordados. Una vez familiarizados con los distintos ti os de cordados y con sus características b!sicas( odemos asar a ocu arnos de su origen y( ara ello( hemos de volver a los yacimientos de &urgess /hale y AhengDiang. -inalmente( tambi9n es im ortante destacar que los vertebrados tenemos corazón mientras que los cefalocordados carecen de 9l.bservar! entonces que la carne del animal se des rende en lascas. 'l meDor eDem lo de esta dis osición lo uede encontrar usted la ró"ima vez que coma escado 0la trucha resulta ideal ara este ro ósito1. A comienzos de la d9cada de los setenta del siglo PP( el registro fósil conocido de los rinci ales filos del reino animal se remontaba a los comienzos del A!mbrico 0o incluso antes( desde el 2rec!mbrico1. 'n los seres humanos( la cola ha quedado reducida a un conDunto de diminutas v9rtebras( el co. . 'ste esqueleto 0sea de hueso o cartílago1 tienen dos estructuras características. Aada una de ellas es un miómero y el conDunto de todas ellas forma la musculatura segmentaria.is. La cola musculosa es un car!cter a arente de la anatomía e"terna de los cordados y constituye un es l9ndido a 9ndice im ulsor. 'ste ti o de musculatura recibe el nombre de segmentaria orque est! constituida or una serie de aquetes musculares re etidos en serie. La mayoría de los urocordados 0las ascidias1 sólo resentan algunas de estas características durante la fase larvaria y las ierden en el estado adulto( mientras que otros 0el gru o de los larváceos( or eDem lo1 las mantienen durante toda su vida. 'n los vertebrados isciformes 0los eces1( la cola sigue desem e7ando la función rimitiva( ero en los vertebrados terrestres este órgano ha sufrido m<lti les ada taciones a las m!s vario intas funciones( llegando incluso a reducirse casi or com leto. 2ero no es su forma( sino su . -inalmente( los vertebrados nos distinguimos de los cefalocordados en otros rasgos. La resencia de cr!neo delata otra característica muy im ortante de nuestro gru o biológico8 el gran desarrollo de la cabeza y de sus órganos asociados8 enc9falo y órganos de los sentidos 0como los oDos1.

La nueva inter retación de "i9aia fue bien acogida or la mayoría de los investigadores y esta es ecie asó a ser generalmente considerada como el cordado m!s antiguo. 2ara algunos( se trataba del rimero de nosotros. )odos estos caracteres a untan claramente a que Cl*dagnat)us 0y or e"tensión todos los conodontos1 es un cordado y( quiz!( un vertebrado. 'stos fósiles habían sido reunidos originalmente or Valcott en la es ecie "i9aia gracilens( que 9l inter retaba como un an9lido. /e trata del fósil de un animal de cerca de cuatro centímetros de longitud que cuenta con una serie de conodontos situados en la región anterior del cuer o 0en donde se su onía que debían estar si( como muchos su onían( formaban arte del a arato alimentario del animal1N tambi9n resenta una serie de estructuras que han sido inter retadas como notocorda( miomeros y cola( y se ha sugerido que Cl*dagnat)us tiene dos grandes oDos laterales. 2ara entonces( AonFay%Morris ya había ro uesto a unos fósiles de &urgess /hale 0y or tanto mucho m!s antiguos que cualquiera de los conodontos1 como candidatos al título de 'rimer cordado. Antes de continuar( y debido a lo enrevesado que ueden arecer algunos de los nombres de las es ecies que vienen a continuación( conviene que nos detengamos un . 'l escenario de estos descubrimientos est! muy leDos de &urgess /hale( tanto en el es acio como en el tiem oN el foco de atención se ha des lazado a Ahina y ha retrocedido cerca de quince millones de a7os( a los tiem os del A!mbrico inferior que quedaron registrados en las rocas de AhengDiang. Los descubrimientos de nuevos animales de conodontos se han sucedido desde entonces( encontr!ndose algunos de ellos en 9 ocas osteriores como el /il<rico y el Aarbonífero. 'sta <ltima osibilidad se basa( sobre todo( en la resencia de oDos laterales( algo sobre lo que no e"iste consenso. =o obstante( la confirmación de la ertenencia de los conodontos a los cordados llegó tarde al debate sobre el origen del gru o. La o inión que gozaba de m!s defensores era la de inter retar a los conodontos como iezas del a arato bucal de un cordado rimitivo( cuyo cuer o( al no tener ninguna otra arte mineralizada( no se conservaba fósil. Ahora bien( nadie veía en los fósiles de "i9aia otra cosa que un cefalocordado rimitivo( or lo que la regunta que a<n quedaba en el aire era Hcu!ndo a arecieron los rimeros vertebradosJ Algunos o inaban que ese uesto debía ser ocu ado or los animales de conodontos( como Cl*dagnat)us( ero otros no estaban tan seguros. 'n el <ltimo lustro de la centuria asada se han sucedido hallazgos de fósiles e"traordinarios( que nos ermiten acercarnos con m!s recisión a nuestro ro io origen. /in embargo( el nuevo estudio efectuado or AonFay%Morris re aró en una serie de rasgos de gran im ortancia8 sobre la tenue im resión del cuer o del animal se odían distinguir marcas de lo que AonFay%Morris inter retó como musculatura segmentaria y notocorda( caracteres que( ya hemos visto( son tí icos de algunos cordados 0en concreto( de cefalocordados y vertebrados1.com osición química( lo que movía a muchos aleontólogos a relacionar a los conodontos con los cordados. 'l enigma se resolvió definitivamente en 6?5L( cuando un equi o encabezado or &riggs anunció el descubrimiento( largamente es erado( del rimer fósil com leto de un animal de conodontos( al que nombraron como Cl*dagnat)us 7indsorensis. /in embargo( tambi9n había quien ensaba que esa inter retación era demasiado aventurada y carecía de fundamento. #urante d9cadas( los conodontos constituyeron uno de los mayores enigmas de la aleontología( y como tal se e" licaban en las aulas. 'n 6??M( un equi o de científicos chinos( encabezado or Ahen Jun%Euan( anunció el hallazgo del fósil m!s antiguo atribuible a un cordado8 Bunnanozoon lividum.

Las características de este fósil 0musculatura segmentaria y notocorda1 ermitían asignarlo( con bastante seguridad( al gru o de los cefalocordados. La ciudad m!s im ortante de la región en la que se enclavan los fósiles es . Aomo muchos de los fósiles a los que nos vamos a referir a continuación tienen nombres que hacen alusión a lugares concretos de la geografía china( merece la ena que nos detengamos un momento en ella. 'n realidad( el nombre de AhengDiang no hace referencia a un <nico yacimiento( sino que se refiere a un conDunto de ellos( en los que se encuentran rocas de la misma edad y que contienen el mismo ti o de fósiles. #ecíamos que la es ecie Bunnanozoon lividum 0el animal lívido de Eunnan1 había sido ro uesta or Ahen y sus colegas como el cordado m!s antiguo conocido. Aomo ven( nombrar una es ecie nueva no es cosa de broma. 'sta afirmación encendió una a asionante ol9mica( uesto que otro equi o de investigadores( liderado or /hu #egan 0y del que forma arte AonFay%Morris1( atribuía esta es ecie a otro gru o de animales cercano 0 ero no igual1 al de los cordados8 los )emicordados 0o dicho en castellano( los mediocordados o casicordados1. 'ste código e"ige que los nombres sean latinos o latinizados y ueden hacer referencia a m<lti les motivos( como el lugar donde fue hallada la es ecie( el nombre de una ersona( o determinadas características de la es ecie denominada.aiKou( 8ai9ouic)t)*s( encontrado en 'rcaicun( ercaicunensis1. 'n leno debate sobre la naturaleza de Bunnanozoon( /hu y sus colegas anunciaron( en 6??>( el hallazgo de otro fósil rocedente de AhengDiang y que( en su o inión( era meDor candidato que Bunnanozoon ara ser considerado como el cordado m!s antiguo. Una vez ertrechados de estos conocimientos sobre to onimia china odemos continuar con los fósiles.us1( /hu y sus com a7eros e" resaban su deseo de encontrar m!s y meDores fósiles de este ti o de animal. 'sta serie de normas recibe el nombre de C&digo (nternacional de 0omenclatura 4ool&gica 0 ara los animales1 y e"iste un comit9 internacional que vela or su correcta a licación. Ea hemos comentado anteriormente que estos yacimientos se encuentran en la rovincia china de Eunnan 0de ahí Bunnanozoon8 animal de Eunnan1( cuya ca ital es Gunmimg. E así fue( uesto que a enas tres a7os des u9s ublicaron el hallazgo de dos nuevas es ecies de cordados fósiles8 M*llo9unmingia eng$iaoa 0que es una mezcla de vocablos griegos y chinos que significa8 el hermoso( eng$iaoa( ez de Gunming( M*llo9unmingia1 y 8ai9ouic)t)*s ercaicunensis 0de difícil traducción( ero quiere decir algo así como el ez de . 'sta vez /hu y su . 'l fósil en cuestión fue bautizado or los científicos con el lindo nombre de Cata*m*rus diade.us 0que quiere decir( en griego( anguila china( Cata*m*rus( de la buena suerte( diade. Una tercera o inión es la del aleontólogo es a7ol 2atricio #omínguez( es ecialista en estas faunas( que sostiene que Bunnanozoon es un vertebrado muy rimitivo. 2or ello( se han establecido unas normas internacionales ara determinar cómo y en qu9 condiciones deben nombrarse las es ecies nuevas.aiKou( aunque hay otras oblaciones m!s eque7as( como la ro ia AhengDiang 0que da nombre al conDunto de yacimientos1 y 'rcaicun. =ombrar una es ecie nueva es algo muy serio ara un científico naturalista. Aon frecuencia( se establecen acalorados debates entre científicos sobre cu!l es el nombre correcto de una es ecie y qui9n fue su descubridor 0o sea( el que le dio nombre or rimera vez1. Aon su mención a la buena fortuna 0diade. A lo largo del te"to( hemos ido facilitando el significado de algunos de los nombres de las es ecies mencionadas( con el fin de hacer m!s inteligible la $erga de los científicos.momento en la cuestión de cómo onen los científicos nombre a las es ecies.us1.

a llegado el momento de reguntarnos en qu9 unto se halla la vieDa ol9mica sobre la a arición de la mayoría de filos de animales. 2ara los que mantienen esta o inión( los fósiles de la fauna ediacarense nos dicen claramente que en aquella 9 oca a<n no e"istían la mayoría de los filos de animales de la biosfera actual y que( or tanto( debieron originarse en el corto la so de tiem o com rendido entre el final de las faunas de 'diacara y los tiem os de AhengDiang( en donde encontramos ya diversificados a la mayoría de estos filos 0incluidos los cefalocordados y vertebrados1.aiKou y or su forma lanceolada1 cuyas características 0 resencia de corazón( oDos laterales y enc9falo desarrollado1 le convertían tambi9n en uno de los rimeros vertebrados. )odavía es demasiado ronto ara valorar en rofundidad la im ortancia y significado de estos hallazgos 0los de unos y otros1 ero lo que sí arece claro es que ya había cordados a comienzos del A!mbrico. =o cabe duda que desde los tiem os de +l origen de las es'ecies los aleontólogos se han ganado el sueldo. . E si el hallazgo de Ahen y sus colegas no odía batir al de /hu y sus com a7eros en antig`edad 0ambos roceden de los mismos estratos de AhengDiang1( sí( al menos( en calidad y cantidad( ya que su descubrimiento no se ce7ía a un <nico eDem lar sino Ya m!s de trescientosZ( treinta de los cuales est!n com letos. Algunos o inan que( ahora que conocemos bien los estratos de finales del 2rec!mbrico( ha quedado demostrado que la mayor arte de los filos del reino animal no tienen raíces largas que se hundan rofundamente en el tiem o.tros aleontólogos mantienen la o inión contraria y no creen que los fósiles de 'diacara uedan usarse como argumento ara negar la e"istencia de los distintos filos de . H/e han cum lido las es eranzas de #arFin y contamos hoy con un rico registro de animales rec!mbricos que atestig`e que la diversificación del reino animal fue un roceso gradual( que se dilató a lo largo de mucho tiem o( o se ha reforzado la idea de que se trató de un acontecimiento s<bito y e" losivoJ Aunque no e"iste consenso( arece que la mayor arte de las investigaciones sobre el material gen9tico de los animales actuales se alinean en la dirección de lo ro uesto or #arFin8 la diversificación del reino animal tuvo lugar hace mucho tiem o. A lo largo del <ltimo siglo se han sucedido los hallazgos de yacimientos y fósiles e"traordinarios que nos han ayudado a llenar el tremendo vacío que tenía el registro fósil en tiem os de #arFin. /u afirmación est! basada en que( en su o inión( en estos fósiles es osible distinguir características ro ias de los vertebrados( como son restos de cr!neo 0en 8ai9ouic)t)*s ercaicunensis1 y de la cavidad donde se aloDa el corazón 0en ambos1. Aum liendo sus e" ectativas( se han e" lorado aquellas regiones de las que no se conocía su geología( y los frutos obtenidos han sobre asado todas las revisiones. /in embargo( en el cam o de la aleontología la cuestión no arece tan clara. E si tuvi9ramos que a ostar nuestro dinero sobre si alguno de estos fósiles 0o todos1 re resentan al rimer vertebrado( y a Duzgar or el material ublicado( ondríamos nuestras fichas en la casilla de 8ai9ouic)t)*s ercaicunensis.equi o fueron m!s leDos( uesto que su inter retación de estos fósiles es que se trata de los rimeros vertebrados aut9nticos. 2ero la buena suerte decidió sonreír tambi9n al equi o de Ahen ya que a enas un mes des u9s de la ublicación sobre esos fósiles( a areció un artículo suyo en el que resentaban otra nueva es ecie 0nombrada como 8ai9ouella lanceolata en honor( nuevamente( de la ciudad de . . Al mismo tiem o( los aleontólogos han llevado a cabo e"haustivos estudios sobre los nuevos fósiles descubiertos.

La mayor arte de los vertebrados sin mandíbula sólo odían encontrar su alimento filtrando el agua o el barro del fondo. CA$%T"L . A artir de ese momento( y ertrechados con sus vieDas ada taciones que los convertían en es l9ndidos nadadores( los vertebrados comenzaron a e" lotar intensamente su nueva ca acidad de de redación. 'n esa misma 9 oca o oco des u9s( a comienzos del . A finales del A!mbrico( los vertebrados ya contaban entre sus filas con formas de redadoras( como algunos euconodontos y( quiz!( los ante asados remotos de las actuales lam reas. La necesidad de ercibir y rocesar la mayor cantidad de información osible se hizo erentoria y( como consecuencia( los com ortamientos se volvieron cada vez m!s com leDos.animales mucho m!s all! del A!mbrico.rdovícico( les llegó a los vertebrados el tiem o de descu!rir el esqueleto mineralizado y comenzaron a sintetizar huesos( que em learon ara cubrirse con es esas corazas óseas. -ue la 9 oca de los ostracodermos( o 'eces acorazados.abía comenzado el roceso que( cientos de millones de a7os des u9s( alumbraría la inteligencia.III El relo2 &e la reina Cristina . 'n su o inión( los rimeros re resentantes de los diferentes filos carecerían de esqueletos mineralizados( lo que haría muy difícil su fosilización. 'n este conte"to( se acentuaron las resiones selectivas que romovieron el desarrollo y erfeccionamiento de otras dos de las características rimigenias de los vertebrados8 los órganos de los sentidos y el sistema nervioso central 0el enc9falo1. Aon anterioridad( los vertebrados carecían de iezas móviles en la boca con las que rocesar el alimento( lo que limitaba el ti o de recursos al que odían acceder. Adem!s( cuanto m!s retrocedamos en el tiem o( cuanto m!s vieDas sean las rocas( cabe es erar que est9n m!s alteradas or los rocesos geológicos( internos y e"ternos( or lo que sólo un milagro haría osible el encontrar los fósiles de los aut9nticos rimeros animales. 'n cualquier caso( lo que sí arece claro a día de hoy es que cuando el reino animal irrum ió de manera decidida en el registro fósil( los cordados( y muy robablemente tambi9n los vertebrados( ya est!bamos en este mundo. Los vertebrados mandibulados 0t9cnicamente( gnatostomados1 dis onen 0dis onemos1 de un instrumento muy eficaz en las tareas de ca turar y tragar las resas.nomalocaris.rdovícico( hace alrededor de 4M. Los mares se llenaron de nuevas y muy diversas formas de vertebrados que se erseguían unos a otros 0y a los otros animales1 en una animada danza de de redadores y resas. . Aunque la ada tación crucial en nuestra historia evolutiva tardó un oco m!s en llegar8 a finales del . Aomo ven( un siglo y medio des u9s de #arFin( y tras el descubrimiento de cientos de miles de fósiles nuevos( las osturas se mantienen casi en el mismo lugar entre los que iensan que el registro fósil es lo suficientemente com leto como ara conocer las fases m!s antiguas de la historia de la vida y quienes o inan lo contrario. La combinación de eDe rígido dorsal 0la notocorda1( musculatura bien desarrollada( y órgano ro ulsor 0la cola1( que resentan nuestros remotos ante asados nos ermite saber que estuvieron entre los m!s !giles nadadores de los mares c!mbricosN lo que les serviría( sin duda( ara eludir a de redadores tan eficaces como . millones de a7os( a arecieron los rimeros vertebrados con mandíbula. 'sta situación cambió radicalmente con la a arición de la mandíbula.

Los n<cleos nerviosos que hay en 9l son esencialmente la . La función rimordial del cordón nervioso es ermitir el arco re le$o( es decir( la res uesta inmediata frente a un estímulo( como cuando nos inchamos un dedo. 'ntre las neuronas sensitivas( que informan acerca del ro io cuer o 0desde los m<sculos y tendones1 y del e"terior 0desde la iel y los órganos de los sentidos1( y las neuronas motoras( que transmiten im ulsos a las fibras musculares y a las gl!ndulas( generalmente se inter onen en el sistema nervioso central unas neuronas que se llaman de asociaci&n o interneuronas. Adem!s( controla en arte la actividad ulmonar. -inalmente a arecen los centros de asociación con funciones de a rendizaDe( memoria( y en nuestra es ecie tambi9n consciencia. Los cordados del ti o del anfio"o a<n mantienen como sistema nervioso central un cordón sim le( sin que se a recie en su región anterior m!s que un ligero ensanchamientoN sus órganos de los sentidos est!n a enas desarrollados. )odos los nervios craneales( menos los dos rimeros 0que van a la nariz y oDos1( arrancan del enc9falo osterior o de la arte contigua del enc9falo medioN los doce ares de nervios craneales son nervios sensitivos( motores( o las dos cosas( y se corres onden con diferentes regiones de la cabeza y de la faringe. 'l enc9falo osterior contiene al !ul!o ra#uídeo( que es la rolongación de la m9dula es inal( ero engrosada. 'n los eces( anfibios y re tiles 0los llamados vertebrados in eriores1( el enc9falo uede dividirse f!cilmente en tres artes( anterior( media y 'osterior( cada una de las cuales se asocia a un sentido 0olfato( vista y oído( res ectivamente1. 2ero no sólo intervienen tres neuronas en un arco refleDo( ya que las terminaciones de las neuronas ueden dividirse en varias ramas( lo que hace que el n<mero de combinaciones osibles entre neuronas sensitivas y motoras a trav9s de las neuronas de asociación se haga muy grandeN de este modo( un <nico estímulo sensorial le llega a muchas neuronas motoras( y una neurona motora es estimulada or muchas neuronas sensitivas. 'n osición dorsal66( las tres artes del enc9falo desarrollan una e"crecencia con una corteza de materia gris( formada or cuer os de c9lulas neuronales estratificados 0dis uestos en ca as1. 2recisamente la función del enc9falo es la misma que la de la m9dula es inal( sólo que mucho m!s e"agerada8 se trata de inter oner una cantidad mayor de neuronas entre la neurona que recibe el estímulo sensorial y la que activa la fibra muscular( de modo que la res uesta sea m!s elaborada y tenga tambi9n en cuenta las e" eriencias asadas. /urge or ello una serie de centros en el enc9falo que van rogresivamente asumiendo el control del com ortamiento( que es cada vez menos autom!tico.'n los rimeros cordados el sistema nervioso central se reducía a un cordón hueco( el origen de nuestra m9dula es inal( situado en la arte dorsal del cuer o( al que llegaban fibras sensitivas 0o a erentes1 y del que salían fibras motoras 0o e erentes1. 'l enc9falo osterior 0o rom!oence alo1 es una im ortante región que atraviesan( o en la que terminan( las fibras sensoriales 0o aferentes1 que suben desde la m9dula es inal( y las fibras motoras 0o eferentes1 que se dirigen a los m<sculos del cuer o( de cuello ara abaDo. 2ero en los vertebrados( incluso los eces( la res uesta a la información que rocede del ambiente se elabora mucho m!s en el enc9falo( que se sit<a en el e"tremo anterior del cordón nervioso orque ahí est!n los órganos de los sentidos. 'n los mamíferos( que son los animales con el cerebro m!s desarrollado( a<n uede reconocerse la estructura tubular de la arte m!s antigua del enc9falo( que recibe el nombre de tallo o tronco cere!ral.

)ambi9n llega información del oído( de la línea lateral 0en los eces1( de la nariz y de las regiones sensitivas som!ticas 0o del cuer o1( y se originan res uestas motoras. =o es f!cil encontrar el modo de averiguar si los animales e" erimentan sensaciones y emociones( orque el meDor m9todo sería hablar con ellos( e"actamente igual que cuando le reguntamos a otra ersona8 H)e dueleJ( Hest!s contentoJ . Iuiz! valga la ena se7alar aquí que la naturaleza de la sensación e" erimentada( auditiva( visual( ro ioce tiva( olfativa( del equilibrio( t!ctil( etc. 'l cerebelo uede alcanzar un gran tama7o en aves y mamíferos 0los vertebrados m!s móviles1( y es un órgano fundamental ara la coordinación motora y ara la conservación del equilibrio( que se realiza de forma autom!tica. 'n los mamíferos( las fibras de los nervios ó ticos van a arar a los hemisferios cerebrales( y en lugar de los lóbulos ó ticos hay cuatro tub9rculos 0llamados cuadrigéminos1( los dos anteriores relacionados con refleDos oculares 0ya no llegan sensaciones visuales1N los dos osteriores son estaciones de relevo ara los estímulos auditivos en ruta hacia los hemisferios cerebrales. Las fibras de los nervios ó ticos van a arar a dos bultos( los l&!ulos &'ticos( situados en el techo del cerebro medio 0o tectum1.( no de ende de las fibras que la transmiten( sino del centro nervioso su erior al que llegan( que es donde se convierten los im ulsos en sensacionesN en esos centros se asa 0de alguna manera1 de la química a la sicología( y se roduce la e" eriencia subDetiva( que en nosotros uede ser( adem!s( vivencia consciente. 2ero or encima de todos los n<cleos se encuentra un !rea muy interesante( que recibe estímulos del oído( y en los eces tambi9n de la línea lateral 0que es un sistema sensorial com artido con las larvas acu!ticas de los anfibios y que registra vibraciones del agua1. =o todos los autores( em ezando or el filósofo #escartes( han admitido que los animales e. 'l bulbo y el uente corres onden al tallo o tronco cerebral( y or encima se desarrolla el cere!elo. La cone"ión entre el oído y el enc9falo osterior uede resultar chocante( ero tiene una e" licación evolutiva8 en los eces el oído interno informa b!sicamente de la osición del cuer oN la información que le llega al cerebelo rocede de los m<sculos y tendones 0lo que se conoce como sensaciones 'ro'ioce'tivas1 y del oído interno y de la línea lateral( asando or la mencionada !rea acusticolateral de la arte alta del bulbo. 'l techo es el rinci al órgano de coordinación nerviosa en los eces y anfibios( su verdadero cere!ro( ero en los re tiles tiene que com etir con unos hemisferios cerebrales algo desarrollados( que en las aves ya son m!s im ortantes en el control de la actividad del cuer o que el tectum.rolongación de las cuatro columnas de materia gris que recorren toda la m9dula es inal a cada lado( dos columnas sensitivas arriba y dos motoras abaDo.1.'erimenten nada en su sistema nervioso centralN odrían ser <nicamente m!quinas con sistemas de control del movimiento que res onden a estímulos e"ternos o del interior del cuer o 0hambre( sed( im ulso se"ual( calor( frío( una resa( un de redador( etc. 'n t9rminos militares el cerebelo uede com ararse con el estado mayor de un eD9rcito( que asiste al general en Defe inform!ndole de la osición y estado de todas las unidades y haci9ndoles llegar a 9stas las órdenes del mando. 'st! asociado en los vertebrados inferiores con la visión. 'n los mamíferos( el bulbo se hincha en su arte anterior formando la 'rotu!erancia o 'uente. 'n los mamíferos llegan tambi9n im ulsos desde la corteza cerebral asando or el uente. #ifícilmente uede considerarse a eces y anfibios( sin a enas hemisferios cerebrales( como otra cosa que autómatas biológicos. 'l enc9falo medio 0o mesencé alo1 es el que menos ha cambiado en la evolución.

ace sólo seis millones de a7os que nuestro camino evolutivo se se aró del de los chim anc9s( que es oco tiem o com arado con los L. 'n resumen( uede usted ensar( en contra de #escartes( que su gato o su erro dom9stico tiene e" eriencias subDetivas 0 ero nada le autoriza a creer que el animal en cuestión sabe que las tiene1. millones de a7os com artidos. /u im ortancia aumenta al desarrollarse mucho la corteza cerebral en los mamíferosN los estímulos rocedentes de la iel y del oído hacen relevo en los n<cleos tal!micos dorsales( y las fibras del nervio ó tico que atraviesan en los dem!s vertebrados el dienc9falo rumbo al techo del enc9falo medio( en los mamíferos han sufrido un cortocircuito en su gran mayoría y se relevan en el t!lamo ara dirigirse a la corteza cerebral. #escartes era un filósofo dualista( que ensaba que la mente era una sustancia no material y ensante 0res cogitans1 de naturaleza com letamente diferente de la sustancia del cuer o 0res e. 'n resumen( toda la información sensorial que llega a la corteza cerebral( salvo la olfativa( lo hace a trav9s del t!lamo. =os arece ahora difícil de admitir que e"ista un abismo tal entre el 8omo sa'iens y el resto de los mamíferos que haga que ellos sean uras m!quinas y nosotros criaturas con e" eriencias subDetivas. 'n las aredes del dienc9falo se desarrolla el tálamo( en cuya arte dorsal hacen relevo las vías sensitivas que ascienden hacia los hemisferios cerebrales. A fin de cuentas( sólo nos se ara entre el uno y el dos or ciento de nuestros genes de chim anc9s y gorilas( y no mucho m!s de orangutanes y dem!s rimates cercanos. .tensa1( que ocu a es acioN 9sta sería la <nica que tendrían los animales. 'n la base del dienc9falo se sit<a la )i'& isis o glándula 'ituitaria( que es la rinci al gl!ndula de secreción internaN roduce hormonas tan im ortantes como la del crecimiento o la rolactina. 'l descubrimiento de nuestro origen a artir de es ecies e"tinguidas que odríamos calificar de animales lo cambia todo.. 'n la orción dorsal del dienc9falo se desarrolla la e'í isis o glándula 'ineal( que en los vertebrados inferiores es sensible a la luz al estar conectada a un aut9ntico tercer oDo 0con cristalino y retina1. .5. $racias a #escartes( la gl!ndula ineal tiene un sor rendente rotagonismo en la historia de la filosofía. 2ero en el ser humano la información que entra or los sentidos se convierte en re resentaciones mentales conscientes( y nuestros deseos son obedecidos or el cuer o./in embargo( cuando #escartes afirmaba que los animales son meros autómatas sin sensibilidad( a diferencia del hombre que entraría en una categoría com letamente diferente( se ignoraba el hecho de la evolución. La nueva envuelta pensante 'l enc9falo anterior 0o 'rosencé alo1 se divide en dos artes8 el telencé alo( la m!s adelantada( y el diencé alo( or detr!s. HAómo se comunicaría entonces la mente con el cuer oJ 2ara #escartes era en este eque7o órgano im ar del enc9falo( la gl!ndula ineal( donde se roducía el encuentro8 a trav9s de la e ífisis los estímulos del cuer o roducían sensaciones conscientes en la mente( y las órdenes originadas en la mente eran transmitidas al cuer o y se convertían en movimiento. 'n nosotros segrega una hormona( la melatonina( que tambi9n controla los ritmos circadianos 0el ciclo vigilia\sue7o1N or eso se ha uesto de moda recientemente ara aliar el $et lag. E aunque en esos <ltimos ocos millones de a7os el enc9falo cambió mucho( como veremos( sigue siendo en gran arte el mismo que en el resto de los mamíferos. 2or eso tiene la función de regular los cambios fisiológicos noche\día.

/u función es la de relacionar las e"citaciones sensitivas entre sí y con los centros motoresN de un modo general odríamos decir que es el so orte de las funciones cognitivas su eriores y en los humanos de la inteligencia. Lo m!s anterior del rosenc9falo de los vertebrados son los bulbos olfativos( a donde llegan los nervios olfativos con las fibras de las c9lulas sensitivas de la nariz. A arte del aleo alio y del neo alio e"iste otra orción de la materia gris de los hemisferios llamada ar#ueo'alio 0situada en osición dorsal y media( es decir( en la arte alta e interna de los hemisferios1 que es e"tensa en los anfibios y re tilesN en los mamíferos se transformó en una estructura interna( el )i'ocam'o( im licada en los as ectos emocionales de la conducta. A arte de los mencionados centros rimarios hay mucha su erficie que se ha venido llamando de asociaci&n. 'n la neocorteza de los hemisferios de los mamíferos se reconocen !reas es ecializadas( llamadas centros rimarios sensoriales y motores8 uno relacionado con la erce ción visual se localiza en la arte occi ital o osterior( hay una zona auditiva en el lóbulo tem oral( y en el centro se sit<an dos regiones Duntas8 la anterior es motora som!tica y envía haces de fibras a los m<sculos del cuer oN la osterior es sensitiva som!tica y recibe estímulos desde la iel y los m<sculos del cuer o. La envuelta antigua 0'aleo'alio1 forma el llamado lóbulo olfatorio 0o 'iri orme1 y e"iste todavía en nosotros( ero est! oculta en el suelo de los hemisferios cerebrales.cleos !asales( que forman el cuer'o estriado de los mamíferos( y est!n unidos al t!lamo en los dos sentidos or haces de fibras. =os hemos convertido en mamíferos audiovisuales. . Un <ltimo elemento im ortante del cerebro son los n. 'n los re tiles( sin embargo( a arece una nueva región en la su erficie de los hemisferios cerebrales( destinada a funciones cognitivas su eriores. . /e conoce como neo'alio y terminar! or constituir en los mamíferos la mayor arte de los hemisferios. 'n cambio( en los mamíferos los n<cleos b!sales se encuentran en el interior de los hemisferiosN la corteza gris del neo alio ha asumido las funciones directrices que tienen los n<cleos b!sales o el techo del enc9falo medio en los otros vertebrados. Los bulbos olfativos son una estación de camino hacia los hemisferios cerebrales( cuya función en eces y anfibios es e"clusivamente olfativa.'l telenc9falo tiene un gran desarrollo en los mamíferos y articularmente en el hombre y consiste en los hemisferios cerebrales y los !ul!os ol ativosN es lo que llamamos en es a7ol ro iamente cerebro. /e sabe que la arte anterior 0o 're rontal1 del cerebro( sin que se le asigne una función <nica muy es ecífica( es im ortante ara la lanificación( la motivación( la iniciativa y otras ca acidades mentales que nos hacen humanos. 2ero no se uede dividir toda la corteza cerebral en !reas es ecializadas. 'n las aves los hemisferios cerebrales son m!s grandes que en los re tiles( ero ello se debe sobre todo a los n<cleos b!sales( que son muy im ortantes en ellas como centros de asociación.ay en estas dos regiones sendas re resentaciones detalladas del cuer o humano( aunque no guardan la ro orción real8 unas artes ocu an m!s su erficie que otras. 'l resultado es que ensamos con un órgano( el telenc9falo( que surgió en relación con el sentido del olfato( lo que no debería e"tra7arnos orque el olfato es el sentido m!s im ortante de los mamíferos y el que m!s información les a orta sobre la realidad del mundo e"terior( aunque los rimates lo hayamos abandonado un tantoN en las ramas de los !rboles donde se desarrollaba la vida de nuestros ante asados es mucho m!s im ortante el sentido de la vista que el del olfato( tanto ara comer y no ser comido como ara calcular con recisión la osición del asidero que aguarda al final del salto.

2recisamente estas regiones no es ecializadas son las que han am liado su su erficie en la evolución que desde los rimeros mamíferos conduDo al ser humano a lo largo de muchos millones de a7os. 'ntre los surcos destacan la cisura de %ilvio y la cisura central o de >olando( que ermiten delimitar tres lóbulos cerebrales8 el rontal( or delante de la cisura de 3olando( el 'arietal( or detr!s( y el tem'oral( or debaDo de la cisura de /ilvio. Las modernas t9cnicas de an!lisis funcional del cerebro nos est!n ermitiendo conocer qu9 arte de la corteza se activa cuando la ersona realiza una tarea mental concreta. . 'n esa 9 oca comienza la talla de la iedra( y el enc9falo aumenta de tama7o( como si la cultura y los genes estuvieran BcoevolucionandoC 0en e" resión de 'dFard ... 0o neocorteza8 la corteza del neo alio1 es bastante m!s liso. Un nuevo aumento se roduce hace algo menos de dos millones de a7os( ero como tambi9n crece el cuer o 0hasta las ro orciones actuales1 no hay a enas aumento relativo del enc9falo 0nuestros ante asados anteriores no eran mucho mayores que los chim anc9s1. 'l crecimiento en volumen conduDo a que los hemisferios cerebrales cubrieran or com leto el dienc9falo( el enc9falo medio y en gran arte tambi9n el cerebelo( que est! com letamente or debaDo del lóbulo occi ital en el cr!neo humano. Vilson1. La arte m!s anterior del sistema nervioso central( en un rinci io destinada a la identificación de mol9culas en el agua o en el aire nos ha llevado a la tecnología y a la consciencia. 2ues hace algo menos de dos millones de a7os el cerebro de nuestros ante asados no llegaba a ser dos veces m!s esado.. 'n el <ltimo medio millón de a7os se ha roducido una gran aceleración en el ritmo de crecimiento encef!lico( con el resultado de que a arecieron dos formas humanas muy encefalizadas( o meDor muy telencefalizadas( es decir( con enormes hemisferios cerebralesN esas dos clases de humanos eran los neandertales 0e"tinguidos hace a enas nada( sólo L. Aon la e" ansión del neo alio en los catarrinos aumentó la com licación de la corteza( que se fue cubriendo de surcos y circunvoluciones.. Los rimeros mamíferos tenían enc9falos bastante similares a los de los l9mures actuales de Magadascar( aunque m!s eque7os. a7os1 y somos nosotros.tras funciones cognitivas a arecen en cambio menos localizadas de lo que se ensaba antes. 2recisamente la cisura de 3olando se ara las mencionadas !reas sensitiva som!tica 0 or detr!s1 y motora som!tica 0delante1. .ace dos millones y medio de a7os nuestros ante asados tenían un enc9falo a enas mayor que el de un chim anc9( lo que no es oco orque nuestros arientes m!s cercanos destacan or su gran enc9falo en el reino animal. Los a asionantes resultados que se van obteniendo confirman a veces lo que se había deducido de los suDetos con lesiones cerebrales8 or eDem lo( que la mayoría de los humanos tenemos centros en el hemisferio izquierdo que son cruciales ara la roducción y com rensión del lenguaDe( oral o escrito. 'n la mayor arte de la evolución humana( que duró seis millones de a7os o oco m!s( no hubo mucho rogreso en la ence alizaci&n. 'l l&!ulo occi'ital ocu a la región osterior del cerebro y lo delimita or delante la cisura 'er'endicular.. /i com aramos el tama7o de nuestro enc9falo con el que tendría un catarrino o latirrino cualquiera que hici9ramos crecer 0o menguar1 hasta nuestro mismo eso( resulta que nuestro enc9falo es unas tres veces m!s esado que el de ese mono teórico 0y unas siete veces si la com aración la hacemos con un mamífero est!ndar de nuestro mismo eso1. Aon esta breve descri ción de la anatomía del sistema nervioso central( . 'n estos rimates el lóbulo olfativo y el bulbo olfativo son ro orcionalmente m!s grandes que en los rimates antro oideos( el gru o que incluye a los monos latirrinos o de Am9rica y a los catarrinos o del :ieDo Mundo( Adem!s en los l9mures el neoc&rte.

'n cambio( la selección natural act<a modificando lo anterior ara roducir nuevas funciones en vieDos órganos retocadosN hay or eso muchos as ectos de los organismos que sólo ueden ser entendidos conociendo su historia. Luego e"iste un ser inteligente que dirige todas las cosas naturales a su fin( y a 9ste llamaremos #ios. 2ero la mayor arte de los animales son activos y se mueven( y sus com ortamientos tambi9n realizan restaciones( tambi9n est!n dotados de ro ósito( y ante ellos tambi9n odemos reguntarnos H ara qu9 sirvenJ 'n sus m<lti les variantes todos los . La quinta es la que nos interesa m!s( orque se refiere a la finalidad interna que e"iste en la naturaleza8 B:emos( en efecto( que cosas que carecen de conocimiento( como los cuer os naturales( obran or un fin( como se com rueba observando que siem re( o casi siem re( obran de la misma manera ara conseguir lo que m!s les convieneN or donde se com rende que no van a su fin obrando al acaso( sino intencionadamente. La razón es que los organismos no son m!quinas erfectas reci9n salidas de la mesa de dibuDo de un taller de ingeniería. #ebemos llevar cuidado( de todos modos( en esta investigación orque no todas las 'iezas de los seres vivos sirven ara algoN no todas son ada taciones.es ecialmente del enc9falo( nos hacemos una idea de cómo la evolución dotó a los vertebrados de la ca acidad de regular su com ortamiento( y en el caso del hombre( de hacerlo conscientemente. La conducta como adaptación Ea hemos dicho que en la %uma teol&gica( /anto )om!s de Aquino desarrollaba cinco vías ara demostrar la e"istencia de #ios.C 'n los animales no sólo tienen finalidad las estructuras o las funciones fisiológicas. Ahora bien( lo que carece de conocimiento no tiende a un fin si no lo dirige alguien que entienda y conozca( a la manera en que el arquero dirige la flecha. #e hecho( el trabaDo del biólogo consiste( como se7ala #aniel #ennett( en hacer un eDercicio de ingeniería inversa. #el mismo modo que en el es ionaDe industrial o militar el a arato dise7ado or una com a7ía rival o or un oder enemigo se desmonta ara ver cómo funciona( y ara qu9 sirven sus artes( los biólogos deconstru*en los organismos ara oder entenderlos( tanto al nivel estructural como al funcional. La bombilla no desciende de la vela( ni el avión a reacción del aero lano a h9lice( orque los ingenieros crean nuevos dise7os sin contar ara nada con los anteriores. 2odemos reguntarnos H ara qu9 sirveJ lo mismo ante un ico( un diente( un ala o un colmillo que ante un órgano interno como el ri7ón o el cerebro. 2ero hay una forma distinta de abordar este mismo roblema que se resentar! en las !ginas que siguen de este ca ítulo y del siguiente8 desde la ers ectiva de la conducta animalN es decir( investigando la evolución deZ com ortamiento y las leyes que lo regulan. 'n este trabaDo de ingeniería inversa no sólo interesan los elementos constituyentes aislados y est!ticos( que son el obDeto de las ciencias morfológicas( sino cómo funcionan en el ser vivo( y 9ste es el cometido de la fisiología. Aomo ya hemos comentado anteriormente( la selección se arece mucho m!s a la labor de un aficionado al bricolaDe que a la de un ingeniero( como nos ense7a el remio =obel -ran]ois Jacob. 'sta investigación se lleva a cabo en varios niveles de organización8 el de las estructuras( el de las c9lulas y el de las mol9culas. 'n otras alabras( desandan el camino de la evolución. 2or eso el biólogo tiene que tratar de estudiar la com licada ma#uinaria biológica sin que se detenga su funcionamiento.

Iuiere decirse que a arecen modificaciones en las estructuras y en los com ortamientos de los seres vivos como consecuencia de mutaciones al azar( or errores de co ia en la transmisión de genes entre generaciones. 'l genoma es la memoria de la es ecie orque es consecuencia de las vicisitudes or las que han asado los ante asados( aunque no or la vía directa de la herencia de lo a rendido( como ensaba LamarcK( sino al modo de #arFin( o sea( or la vía de la selección natural. =o es cierto que( como afirmaban los filósofos em iristas( vengamos al mundo como una hoDa en blanco( cual ta!ula rasa( sin ning<n dato sobre el mundo. 2or eso( hasta la segunda generación 0y siguientes1 no se sabr! si la mutación ha sido o no un 9"ito. Muchos científicos han creído tambi9n que el hombre era la <nica es ecie que carecía de instintos( e"ce to algunos instintos elementales en los rimeros momentos de la vida( relacionados sobre todo con la lactancia.com ortamientos 0e"actamente igual que los órganos cor orales1 est!n encaminados a asegurar la su ervivencia del individuo y la de su descendencia( ero ara conseguirlo realizan muchas funciones diferentes( es ecialmente en los gru os con un sistema nervioso central bien desarrollado. /eg<n esta filosofía todo conocimiento rocede de los sentidos 0de la e" eriencia1. Lo im ortante ahora es destacar dos cosas8 la rimera( que los individuos tienen mecanismos innatos 0nacen con ellos1 de reconocimiento de se7ales( y la segunda( que la . )ambi9n cualquier forma de vida móvil 0es decir( que se des laza or sí misma y no es arrastrada asivamente1 necesitar! de este dis ositivo elemental ara e" lorar el es acio( valorarlo y actuar consecuentemente 0tomar decisiones1( ya que los animales no se limitan sim lemente a observar. =o se trata( en rigor( de un verdadero roceso de a rendizaDe( orque no se roduce durante la vida del individuo y no se basa en su e" eriencia( sino que el individuo nace ya con el conocimiento( o sin 9l. Aomo mínimo necesitar! distinguir entre el ambiente favorable y el ambiente desfavorable( y dis oner de medios mec!nicos de res uesta ara quedarse\avanzar 0en el rimer caso1( o ara huir en sentido contrario 0en el segundo1. #e hecho( la utilidad del conocimiento en cuestión no se uede a reciar hasta la siguiente generación. )odo esto arece muy com licado( ero no lo es tanto. 'l genoma almacena( en efecto( información sobre el mundo e"terior( que se ha ido acumulando or el lento mecanismo de la selección natural. Aualquier m!quina que se mueva de forma autónoma 0a diferencia del coche o del tractor( que or muy com leDos que sean necesitan de un conductor( o la nave es acial teledirigida1( tiene que ser sensible a la información que rocede del medio en el que se desenvuelve. /i no fuera así ning<n animal odría sobrevivir de forma autónoma. 'l com ortamiento tambi9n est! arcialmente lanificado en los genes( y tambi9n es teleonómico( es decir( ada tativo y roducto de la evolución. Así ues( los animales 0y el ser humano entre ellos1 nacen dotados de algunos conocimientos del mundo e"terior esenciales ara su su ervivencia. HAómo han alcanzado ese conocimiento( y dónde se guarda la informaciónJ La información se almacena en el sistema gen9tico( el genoma( que es( seg<n -ran]ois Jacob( uno de los tres sistemas de memoria con los que cuentan los animales 0los otros dos son el sistema inmunitario y el sistema nervioso central1. 'se razonamiento vale tanto ara las estructuras como ara los com ortamientos. Las variantes g9nicas favorables son( or definición( las que hacen que los suDetos que las ortan 0los mutantes1 se re roduzcan m!s. Así que( en realidad( cuando el animal se enfrenta or rimera vez en su vida al estímulo se odría decir que lo reconoce y act<a con sentido 0de otro modo no serviría de nada el reconocimiento1. 'l com ortamiento animal uede descom onerse en una serie de categorías. 2or el contrario( los animales y el hombre nacen sabiendo.

HAómo se las arreglan ara seleccionar en cada caso el estímulo a ro iado y res onder con un com ortamiento coherente 0que llamaríamos l&gico1J 2odría contestarse que con la e" eriencia 0como harían los em iristas1( ero hay multitud de observaciones que demuestran que la asociación estímulo\res uesta es a menudo innata. La selectividad del M#I reside( seg<n los e" erimentos( tanto en los órganos de los sentidos como en el sistema nervioso central. fuera" 'n el caso m!s sim le osible( el animal sólo ercibe y sólo reacciona ante un determinado ti o de estímulo 0sea de tem eratura( luz( humedad( acidez( etc. E esos com ortamientos fiDos( anteriores a toda e" eriencia( no son e"clusivos de animales que odrían arecernos in eriores 0o con sistemas nerviosos centrales m!s sim les1 como las aves. /ólo cuando se roducen determinadas situaciones estimulantes( el M#I libera esos com ortamientos re rimidos. Algunas aves canoras nacen sabiendo estrofas com letas del canto del adulto( como se ha com robado en e" erimentos de aislamientoN tam oco los atos necesitan a render los rituales de corteDo( que se manifiestan es ont!neamente cuando el animal alcanza la madurez se"ual. )ambi9n se dan entre los mamíferos. Así( un ollo de ato criado or una gallina correr! hacia el agua nada m!s salir del cascarón( ara deses eración de su madre ado tiva( y nadar!( buscar! en el fango su comida y se engrasar! las lumas como un atito normal em ollado or una ata. Los et&logos 0estudiosos de la conducta animal1 han se7alado la necesidad de admitir la e"istencia de un a arato( una maquinaria fisiológica( que realice el filtrado de los innumerables estímulos que llegan hasta el organismo desde el mundo e"terior. . !0a& alguien a'. 2odemos hacer el e" erimento de criar una ardilla en una Daula( en condiciones de aislamiento total( y alimentarla tan sólo con líquidos.1. 'ste a arato es el denominado Mecanismo Desencadenador (nnato 0M#I1 y su función consiste en dis arar una determinada auta de conducta en resencia de un estímulo clave 0en el su uesto m!s sencillo1 o de una com leDa combinación de estímulos que le llegan or m<lti les canales. Un solo ti o de se7al y un solo ti o de res uesta.e" eriencia del individuo no se transmite or la vía de los genes a sus descendientes. 2ara ello( dis onen de órganos de los sentidos que les ro orcionan una visión muy rica 0muy com leDa1 del mundo. 'n el oto7o( una ardilla saciada almacenar! las nueces que encuentre a artir de ese momento enterr!ndolas al ie de un !rbol. E así odríamos oner infinidad de eDem los de com ortamientos innatos. /in embargo( los animales dotados de un sistema nervioso central bien desarrollado 0en articular( algunos moluscos como los ul os( los artró odos y los vertebrados1 son ca aces de reaccionar ante muchos ti os de se7ales diferentes( y con com ortamientos muy variados. )ambi9n nosotros dotaríamos de rogramaciones de este ti o a una m!quina que retendi9ramos que fuera autónoma 0y no quisi9ramos que fuera destruida antes de llegar a adquirir suficiente e" eriencia1. 'n realidad( m!s que desencadenar un com ortamiento( sería m!s ro io hablar de liberarlo( orque los etólogos creen que los com ortamientos surgen directamente del ro io sistema nervioso central de forma endógena 0es ont!nea1( aunque normalmente est!n inhibidos. La rimera vez que se le d9 una nuez intentar! escarbar y enterrar el fruto baDo un barrote de su Daula. #e nada le servir! el eDem lo de sus hermanos ado tivos que icotean los granos alrededor de la gallina.

HIu9 es la vidaJ Una ilusión( una sombra( una ficción( y el mayor bien es eque7o( que toda la vida es sue7o( y los sue7os sue7os son. Aomo dice /egismundo8 HIue quiz! so7ando estoy( aunque des ierto me veoJ =o sue7o ues toco y creo . Una consecuencia im ortante de todo lo e" uesto es que desautoriza tanto a la filosofía em irista como a la idealista. 'l m!s im ortante de todos los etólogos( el remio =obel Gonrad Lorenz 06?. 'l em irismo es su rival8 la e" eriencia es ara los em iristas la <nica fuente de conocimientoN toda sabiduría verdadera es( en consecuencia( osterior a la e" eriencia. 'n unos celeb9rrimos versos el obre /egismundo est! confundido y no sabe cu!ndo est! des ierto y cu!ndo est! so7ando( es decir( si lo que ve est! dentro de su mente o fuera8 HIu9 es la vidaJ Un frenesí.%6>561 en su rofundo drama La vida es sue3o. 'stas cadenas son denominadas coordinaciones hereditarias o movimientos instintivos. 'l idealismo roclama que toda la realidad es b!sicamente subDetiva( es decir( que es un roducto de nuestra mente( y que no hay forma de saber qu9 es lo que hay ahí fuera. 'sa duda mortificante sobre lo que es verdad y lo que es ilusión en lo que nos rodea y en nuestra ro ia e"istencia es un tema recurrente de la literatura y el cine( ero lo trató meDor que nadie don 2edro Aalderón de la &arca 06>. La selección natural ha hecho que los organismos dis ongan de formas de ca tar información e"terior( si no toda( al menos la que es relevante ara la su ervivencia del individuo. 2or eso( el com ortamiento se estructura or medio de cadenas de gestos que son fiDas e innatas 0est!n rogramadas gen9ticamente1 y han sido adquiridas a lo largo de la evolución../e entiende aquí or com ortamiento( en su ace ción m!s fisiológica( una determinada secuencia fiDa de gestos( un movimiento instintivo. 'l M#I ro io de cada es ecie selecciona luego una serie de se7ales que tienen que e"istir or fuerza 0obDetivamente1( orque si no fuera así las autas de com ortamiento que libera carecerían de sentido y conducirían al desastre. /in embargo( la teoría de la evolución sostiene que los órganos de los sentidos y el sistema nervioso est!n ada tados a la realidad e"trasubDetiva( la que e"iste a)í uera 0vemos tanto con los oDos como con el cerebro( que elabora la información que( en forma de im ulsos nerviosos( le llega desde la retina or medio del nervio ó tico1.L%6?5?1( consideraba el descubrimiento de la coordinación hereditaria( verdadero es#ueleto del com'ortamiento( como la rimera iedra de todo el edificio teórico de la etología. Los animales que oseen esqueleto endurecido( es decir los vertebrados( con esqueleto interno de hueso( y los artró odos( con esqueleto e"terno de quitina( est!n muy limitados en sus movimientos( que no son infinitos orque estos organismos no son de goma8 es muy difícil oner de acuerdo a las diez atas de un cangreDo( coordinar el vuelo de un ave o el galo e de un caballo( y los animales no tienen que ensar a cada aso qu9 van a hacer a continuación 0tambi9n nuestros vehículos( ese a sus increíbles restaciones de velocidad y carga( est!n muy limitados en sus osibilidades de movimientos( como descubrimos cada vez que tenemos que estacionar el coche en fila si el hueco es eque7o1.

. Ariando a los animales en condiciones de aislamiento se aseguran los investigadores de que las reacciones son innatas( siem re que se roduzcan ante la rimera a arición del estímulo en la vida del animal. 'l macho se distingue de la hembra orque tiene un abdomen de color roDo( mientras que el de la hembra es abultado. 2odría decirse que el obDeto de la agresión no es ro iamente el !Daro rival( sino( literalmente( las lumas roDas de su echo. 'n los e" erimentos de laboratorio los machos no atacaban a modelos 0simuladores1 de machos de gasterósteos que eran en todo r9 licas erfectas( ero que no tenían el abdomen roDo( mientras que atacaban casi a cualquier modelo( or burdo que fuera( siem re que tuviera la arte ventral roDa( aunque careciera de aletas y colaN ero si se invierte el modelo y asa a tener la arte dorsal roDa( ya no se desencadena la agresividad del macho. Así que el vieDo debate filosófico entre idealismo y em irismo encuentra su su eración gracias a la teoría de la evolución8 cada es ecie tiene su ro ia visi&n del mundo( que de ende de unos mecanismos biológicos con los que se nace y que tienen que ser anteriores a toda e" eriencia( recisamente ara que sea osible cualquier e" eriencia. 2ero no es necesario un !Daro entero ara desencadenar el ataque( sino que el com ortamiento agresivo del ro ietario del territorio se dis ara igualmente ante un enacho de lumas roDas( y( or el contrario( no habr! dis uta si el animal disecado es un Doven sin las lumas roDas del echo características del adulto 0y que dan nombre a la es ecie1. 'ste filósofo ensaba que el conocimiento humano era el resultado de una mente activa que convertía las e" eriencias sensoriales 0las intuiciones( como 9l las llamaba1 en ideasN ara ello la mente contaba con una serie de formas y categorías a riorísticas 0es decir( revias a la e" eriencia1( como las de es acio y tiem o 0las dos ormas de intuici&n1( cantidad( cualidad( relación y modalidad 0las categorías1( que ermitían elaborar la información sensorial 0dar forma a lo informe1.41. 'ste a arato biológico de ca tación de la realidad obDetiva constituye las ga as que definen la manera en que nosotros vemos el mundo( y se corres onden bastante bien( al decir de Gonrad Lorenz( con el lanteamiento del im ortantísimo filósofo alem!n Immanuel Gant 06@+4%65. Aomo dice -ran]ois Jacob( Bsi la re resentación que se hace el mono de la rama sobre la que quiere saltar nada tuviera que ver con la realidad( deDaría de haber monos.lo que he sido y lo que soy. E si lo mismo nos ocurriese a nosotros( ya no estaríamos aquí ara hablar de ello. Algunos as ectos tan sólo( ues es evidente que nuestra erce ción del mundo e"terior sufre un filtrado masivoC. Los etólogos realizan muchos e" erimentos con los animales simulando los estímulos llave y combin!ndolos de diferentes maneras8 a veces sus efectos se suman( otras se restan. Las lumas roDas son un desencadenador.ablando de los estímulos su ernormales( se uede com robar que algunos !Daros refieren incubar un huevo cuatro veces mayor que los suyos ro ios( ese a que no ueden . Incluso se uede conseguir una reacción m!s intensa del animal e"agerando el estímulo( es decir( con un estímulo artificial m!s otente que el natural. 'llas son( y no or eDem lo el ico( las que e"citan la agresividad. Los eces gasterósteos machos tambi9n son muy territoriales. Los machos de los etirroDos son muy territoriales y si introducimos un !Daro disecado en el territorio de un macho( 9ste recibir! inmediatamente icotazos. E or el contrario( un modelo tambi9n muy sencillo( ero con la arte inferior abultada( estimula al macho al corteDo. 2ercibir algunos as ectos de la realidad es una e"igencia biológica.

literalmente onerse encima or su enorme tama7o. /olemos hacer un e" erimento muy sencillo en clase 0tomado de Gonrad Lorenz1 que ilustra hasta qu9 unto estímulos muy sim les son inmediatamente com rendidos 0instintivamente( odríamos decir1. #es iertan estas figuras sim atía en nosotros or la misma razón que lo hacen los cachorros de los erros y gatos y nuestros ro ios ni7os8 orque estamos rogramados ara amarlos y rotegerlos( del mismo modo que los hocicos largos y las enormes oreDas y colmillos del eludo Lo!o eroz lo convierten en el malo de los cuentos. 2or asociación con e" resiones de la cara humana el camello nos resulta altanero y el !guila noble. 'l com ortamiento es ecífico de res uesta no se habría roducido 0o al menos no con la misma intensidad1 si el urogallo macho no se hubiera e"hibido( si los ollos no tuvieran la garganta roDa o el etirroDo adulto el echo roDo( si el lobo derrotado no hubiera ofrecido sumisamente el cuello( si la se7al ac<stica del mono hubiera sido la de Y eligro( un !guilaZ( o si la hembra de chim anc9 no tuviera la cons icua hinchazón. 's un roblema 0meDor8 un desafío1 ara la teoría evolutiva el que se hayan llegado a establecer estas asociaciones entre emisores y rece tores8 la hembra del urogallo que res onde ante el avoneo del machoN los adres que ceban al ollo que les muestra su roDa gargantaN el etirroDo que ataca al macho invasorN el lobo dominante que frena su furia cuando el lobo de rango inferior esconde el rabo entre las atas y agacha las oreDas( o en leno aro"ismo de la elea( le ofrece su cuello o se tumba boca arribaN el mono tota que sube al !rbol cuando otro miembro del gru o emite la se7al de Y eligro( ser ienteZN el chim anc9 macho que reconoce en la roDa hinchazón erineal de la hembra su rece tividad ara la có ula( etc. Los animales que se utilizan como Duguetes ara los ni7os( lo mismo que los ersonaDes de los dibuDos animados( tienen ro orciones infantiles8 cabezas grandes en relación con el cuer o( hocicos cortos y oreDas reducidas( oDos enormes( frente abombada( etc. Lorenz ha denunciado tambi9n cómo la ublicidad consigue hacernos atractiva una droga mortal( el tabaco( asoci!ndola a la imagen de lo Doven y de lo vital( o sea( aradóDicamente de lo sano. Aomo los artró odos y los vertebrados( las m!quinas dotadas de movilidad que fabricamos los humanos 0los robots1 tienen tambi9n limitados sus movimientos( recisamente ara ser m!s <tiles. 'n el hombre tambi9n act<an( sin duda( los mecanismos desencadenadores innatos ante determinados estímulos desencadenadores que est!n erfectamente sintonizados con ellos( y 9ste es un hecho que conoce a la erfección la industria. /i dibuDamos un círculo que contiene dos untos y debaDo una arco abierto hacia arriba( todo el mundo lo inter reta como una cara sonriente( ero si el arco se abre hacia abaDo la cara nos arece triste. Incluso una m!quina autónoma que nos ro usi9ramos construir tendría que tener selectividad ante los estímulos y unas autas fiDas de movimientos de sus estructuras( que odemos imaginar m!s o menos rígidas y articuladas. HIu9 fue antes( el huevo 0el emisor de se7ales1 o la gallina 0el rece tor1J Aabe razonablemente ensar que todo organismo viviente medianamente com leDo( sea de este laneta o de cualquier otro( ha de estar dotado de un M#I y de coordinaciones hereditarias. . #e este modo se desarrollan órganos que funcionan como emisores de se7ales 0ó ticas( ac<sticas u olfativas1 que son ca tadas or otros individuosN el ro io com ortamiento es tambi9n una se7al. 'n aquellos animales que cuidan de la role y en los animales sociales( la necesidad de filtrar los estímulos que roceden de los dem!s es muy im ortante. Los estímulos clave ueden roceder de individuos de otras es ecies( que son sus de redadores o sus resas( y tambi9n de la misma es ecie( orque los animales se re roducen se"ualmente y necesitan contar al menos con otro eDem lar de diferente se"o a la hora de rocrear.

Movidos or estos resortes( los animales se muestran inquietos y tensos y no se relaDa la tensión hasta que se ha satisfecho la ulsión. 'l organismo tiene sensores internos ara reconocer que sus niveles de líquido o de glucosa son baDos( o ara detectar una elevada tasa de determinada hormona en sangre.( m!s las conductas sociales( odrían funcionar de esta manera. Un estornino que criaba Gonrad Lorenz y que estaba bien alimentado( aunque nunca tenía la o ortunidad de cazar( daba un corto vuelo de vez en cuando( realizaba el movimiento de ca turar un insecto( volvía a su alo( hacía como si lo matase y se lo tragase( y se quedaba luego m!s tranquilo. 2ara cazar una rata( el gato acecha( rastrea( ersigue( ataca y mata a su resa( y cada de una de estas actividades es en cierto modo inde endiente( aunque normalmente se desarrollen encadenadas( de modo que si el gato asa largo tiem o sin eDercer alguno de esos movimientos instintivos desarrollar! un com'ortamiento a'etitivo( que consiste en la b<squeda de un estímulo desencadenador es ecífico ara tal acto8 acechar( erseguir( matar o lo que seaN la misma rata uede servir ara liberar cada uno de . /i lo que queremos es que la m!quina haga algo( tendremos que decirle8 Y's abila( mu9vete y vete a buscar el estímuloZ Las pulsiones Los animales est!n efectivamente im ulsados( desde dentro( ara buscar los estímulos que ermitan desencadenar los com ortamientos que hace tiem o que no se eDercitan. . La forma m!s dram!tica de demostrarlo es observando que los animales de redadores que viven en cautividad necesitan satisfacer eriódicamente sus necesidades de cazar( aunque nunca les falte la comida( y or eso buscan deses'eradamente una resa( sea real o imaginaria. Algunos mecanismos internos de im ulsión son bien conocidos8 el hambre( la sed( las hormonas.2ero si no a7adimos ning<n mecanismo m!s( la m!quina ermanecer! est!tica hasta que se cruce or delante un estímulo clave ara desencadenar un movimiento.ay adem!s rioridades entre los instintos( seg<n la situación8 uede revalecer la necesidad de beber( o la de comer( o la de corteDar( o la de agredir( o la de roteger a las crías( o la de huir. 'n efecto( muchos de los com ortamientos que realizan los animales8 buscar el alimento( esconderlo o almacenarlo( construir la madriguera o el nido( corteDar a la areDa y a arearse( cuidar de las crías( defender el territorio( etc. 2ero los etólogos descubrieron adem!s algo sor rendente8 arece e"istir una fuente interna de im ulsión de las conductas que radicaría directamente en gru os de c9lulas motoras del sistema nervioso central que acumulan tensión 0en forma de in#uietud motora1 hasta que se lleva a cabo la actividad que coordinan esas c9lulas. 'sta motivación del animal( que lo lleva a buscar activamente el estímulo( se denomina com'ortamiento de a'etencia. #e hecho( conforme asa el tiem o( la intensidad del estímulo necesario ara desencadenar la auta 0el llamado um!ral1 va siendo cada vez menor 0el umbral baDa1( hasta que la auta se dis ara sin que haya ning<n estímulo resente( como si el animal se lo imaginara. E a<n hay m!s. 's interesante observar que cada com ortamiento des ierta en su debido tiem o( madurando como si fuera un órgano m!s8 hay autas de conducta infantil y otras que sólo son ro ias de los adultos( como las relacionadas con el territorio( el corteDo( el cuidado de la role( etc.

2ero en esta atrevida hi ótesis se tendría que dotar al autómata de un medio de transferir a su ro ia r9 lica la información acerca de cómo crear otra co ia. 'ntre las variantes de autómatas que surgirían or mutaci&n a lo largo de enormes eriodos de tiem o odría actuar la selección natural( ya que llegados a un cierto grado de multi licación del n<mero de individuos tal vez no hubiera recursos ara que todos obtuvieran la energía necesaria ara funcionar o los materiales que se recisan ara hacer m!s r9 licas. Los nuevos autómatas sustituirían adem!s a los que se hacen vieDos or el uso y van funcionando cada vez eor hasta que se vuelven ino erantes y mueren. 'sa roducción de e"citación nerviosa central que genera la necesidad de movimiento arece diferente seg<n los h!bitos de vida de cada una de las es ecies( de donde se deduciría que es una ada tación roducto de la evolución. )ambi9n nosotros rogramaríamos así a un autómata que quisi9ramos que hiciese algo8 el autómata es un obDeto teleológico que no tiene fines ro ios 0sino los del constructor1( or lo que odríamos sim lemente indicarle que buscase determinada se7al y que una vez que diera con ella liberase el movimiento rogramado( y que hiciera esto( digamos( dos veces al mesN entretanto odría buscar otras se7ales y realizar otras actividades que tambi9n nos interesa que haga 0acumular energía ara futuras acciones( or eDem lo1. 'l modelo ro uesto es de re roducción ase"ual( y cabe reguntarse ara qu9 sirve la re roducción se"ual( que hace necesario que se ongan de acuerdo dos individuos . #e este modo multi licaríamos el n<mero de m!quinas circulando a su aire or ahí( y este truco nos odría servir si las envi!ramos a otro laneta( donde nosotros no odemos ir a construir r9 licas. #e otro modo la cadena se terminaría con el rimer descendiente. 2or eDem lo( los leones( que normalmente no necesitan erseguir durante mucho tiem o a sus resas en la naturaleza( son bastante tranquilos en cautividad( mientras que los lobos( zorros o must9lidos del ti o de la gardu7a( o comadreDa( que necesitan ser muy activos ara conseguir el alimento( muestran una gran necesidad de moverse en un zoológico( y eso aunque no tengan hambre. 2ero forzando la imaginación odríamos so7ar con un autómata que estuviera rogramado ara obtener materiales del medio y construir co ias de sí mismo. /e establecería entonces una com etencia or los recursos ara la que no todas las variedades estarían igualmente re aradas( y unas revalecerían sobre otras. )endríamos entonces todos los requisitos recisos ara una evolución de esos autómatas. El problema de la regresión infinita La diferencia fundamental entre el autómata y el ser vivo no estaría tanto en sus actividades( y el ti o de mecanismo que las romueve( sino en el hecho de que los autómatas no se re roducen( y or lo tanto no evolucionan. /i en el roceso de co iado de esa información 0el rograma de generación de r9 licas1 e"istiera la osibilidad de que se roduDeran errores( tendríamos algo arecido a una mutación. &ien mirado es 9sta una forma muy eficaz de rogramar la conducta de un animal y asegurar su su ervivencia y la de sus genes. Adem!s( cada una de estas conductas tiene su ro io ritmo8 hay que alimentarse varias veces al día( ero basta con hacer el nido una vez al a7o. 'n vez de e" licarle todo lo que tiene que hacer a lo largo de su e"istencia( con elos y se7ales( sus genes rograman al animal ara buscar determinados estímulos( muy es ecíficos( que desencadenar!n las conductas a ro iadas ara vivir y re roducirse.esos com ortamientos or se arado.

2ero( en definitiva( el caso es que tam oco or esa vía de los autómatas autorre licantes nos han llegado ruebas de que haya alguien más.. a7os luz1. M!s a<n( 9ste es un argumento en contra de que haya otras inteligencias( como la nuestra o su eriores( en nuestra gala"ia o m!s all!. /i e"istieran( Hcómo es que no nos han llegado todavía sus autómatas autorre licantesJ )al vez sólo sea una cuestión de tiem o( aunque( or otro lado( las distancias interestelares marean. '" licar este hecho( o intentar hacerlo( nos llevaría muy leDos( ero se sabe que la re roducción se"ual roduce m!s variación que la ase"ual( y la variación es la materia rima con la que trabaDa la selección natural. Auanta m!s variación( m!s osibilidades tiene la selección natural de dar con nuevos dise7os que su ongan una meDora im ortante. 's cierto que hay miles de millones de gala"ias donde odría alentar la vida( ero la mayor arte del Universo est! vacío( con avorosos es acios de soledad entre un sistema solar y otro..emos asado muy de risa or la ca acidad de autorre licación 0o autorre roducción1 de un autómata creado or el hombre( como si fuera algo sencillo de hacer.. 'l ca it!n del barco que lo llevó a 'stocolmo en se tiembre de 6>4? se asombró de los conocimientos n!uticos del gran . . Al ritmo al que viaDa( una nave tardaría unos >. /e sabe ya que hay( adem!s del /ol( otras estrellas con lanetas describiendo órbitas a su alrededor en nuestra gala"ia. millones de a7os en la )ierra em ezaban a emerger los organismos com leDos( constituidos or muchas c9lulas. 'l filósofo natural 3en9 #escartes era un hombre de am lísimos saberes.ace >... La realidad es que todavía no hemos conseguido roducir ninguno que destaque. )al vez la evolución fue m!s r! ida en otros lanetas( de otros sistemas solares. Algunos autores de ciencia ficción adelantan que el de los autómatas autorre licantes ser! el <nico medio a nuestro alcance de e" lorar( y e" lotar( el resto del Universo( dadas las enormes distancias que e"isten com aradas con la brevedad de cada generación humana. a7os en llegar allí1. /i or el camino se detuvo en alguna escala( el viaDe a<n sería m!s largo.. ..M.. Los autómatas descritos obtienen la energía y los materiales que recisan del medio y odrían( or com aración con los organismos( ser llamados aut&tro os( como las lantas.. La sonda ?o*ager 6 ha salido ya al es acio e"terior( fuera de nuestro sistema solar( ero su velocidad es escasa 06@(+4 Kilómetros or segundo1... Una inteligencia su erior a la nuestra odría acortar el viaDe( desde luego( o tal vez habite m!s cerca( or eDem lo en el sistema de tres estrellas Alfa AentauriN la m!s ró"ima al /ol de las tres( llamada 2ró"ima Aentauri( est! a tan sólo 4(L a7os luz 0el ?o*ager 6 tardaría unos @@. 2ero odría surgir una variedad de autómatas que obtuviera la energía y los materiales de otros autótrofos( a los que les arrebataría la vida 0los desmontaría1 y los odríamos considerar )eter&tro os( como a los animales. La res uesta es que no sirve ara nada( en el sentido de que la re roducción se"ual no ersigue ning<n obDetivoN sim lemente ocurre que las líneas evolutivas que se re roducen se"ualmente( al menos en el laneta )ierra( han tenido a la larga m!s 9"ito que las que se re roducen ase"ualmente( aunque haya organismos de los dos ti os.abía ido allí invitado or la reina Aristina de /uecia 06>+>%6>5?1( un ersonaDe histórico que ha dado mucho que hablar.ara roducir un tercero. Las gala"ias tienen di!metros de decenas de miles de a7os luz( y se suelen agru ar en racimos con distancias entre unas y otras de un millón o m!s de a7os luz.. millones de a7os en llegar hasta nuestro laneta desde el centro de la $ala"ia( situado a unos LL. /us <ltimos cuatro meses los asó en 'stocolmo( donde murió como consecuencia de una neumonía en 6>M. . La se aración entre los racimos es muchísimas veces mayor. a7os luz 0el di!metro de la :ía L!ctea es de 6.

La solución sería que el arquitecto hubiera hecho un lano de su estudio que contuviera todos los elementos del mismo incluyendo un lano del ro io estudio. E or otro lado que udiera ser co iada sin inter retación( o sea( transcrita literalmente. 2ero una vez construido el nuevo estudio( nadie odr! hacer otro igual basado en 9l( orque no contiene un arquitecto dentro que haga lanos. #e hecho( los robots han sustituido a los humanos en las cadenas de montaDe de las f!bricas de automóviles y otras m!quinas com leDas( ero los brazos automatizados que act<an res onden a una rogramación reviaN el vehículo que resulta no contiene en ninguna arte una autodescri'ci&n( or lo que no uede re roducirse a sí mismo 0Yqu9 m!s quisi9ramos que los automóviles se multi licaran en los garaDes como los caballos en las cuadrasZ1.ar! entonces unos lanos que le servir!n al constructor como descri ción de lo que desea. 'l roblema es que ara que un autómata construya otro igual a sí mismo( necesita de una descri ción a la que atenerse. Aomo hemos visto( #escartes ensaba que los animales eran meros autómatas( y se dice que un día la reina Aristina le mostró un reloD y le diDo8 B.C E es que( en efecto( la ca acidad de autorre licación es un atributo e"clusivo de la vida( que a<n no nos ha sido osible imitar. 2ara que ueda haber una m!quina bisnieta la rimera m!quina 0la bisabuela1 tiene que tener una autodescri ción de la autodescri ción de la autodescri ción. Ahora bien( a artir de la m!quina nieta no hay forma de roducir una m!quina bisnieta( orque 9sta ya no contiene una autodescri ción..filósofo. 2oco tiem o des u9s( en 6?ML( James Vatson y -rancis AricK descubrieron la estructura de la mol9cula de la herencia biológica( el A#=( que goza de esas dos ro iedades. Los o erarios odrían seguir sin dificultad las instrucciones ara fabricarla.. La dificultad de los autómatas autorre licativos es recisamente la de la autodescri ción8 Hcómo uede una m!quina contenerla y tras as!rsela a otra m!quina ara que a su vez construya una terceraJ /ería necesario ara ello que la autodescri ción de la m!quina incluyera tambi9n una autodescri ción( es decir( que describiera las artes de la m!quina y adem!s describiera una autodescri ción. La solución a este enrevesado asunto se le ocurrió al famoso matem!tico John von =eumann 06?. 2ara roducir las roteínas el A#= de nuestras c9lulas es . 'sta dificultad lógica se conoce como el roblema de la regresi&n in inita. 2or una arte la de servir como instrucciones ara re roducir una m!quina( es decir( que udiera ser inter retada( o traducida. /u ongamos que un arquitecto quiere que los obreros le construyan un estudio igual al suyo en todo. 2ongamos otro eDem lo. .L%6?M@1N consistía en que la autodescri ción tuviera una doble función. Un lano de ingeniería o de arquitectura es una descri ción de una m!quina o de un edificio( y sin ese modelo esquem!tico de lo que se desea obtener no hay forma de que los o erarios se ongan manos a la obra ara fabricar la m!quina o construir la casa( orque no saben lo que tienen que hacer. /ería como si dis usi9ramos de unos lanos ara hacer una m!quina con autodescri ción 0es decir( una m!quina con los lanos de sí misma dentro1. Los obreros construirían entonces un nuevo estudio que tendría mesas( sillas( l!m aras. 'stos o erarios imaginarios no tienen ninguna idea en la cabeza y necesitan instrucciones( ero como la m!quina hiDa contiene una autodescri ción 0sus ro ios lanos1 sería osible roducir una tercera bas!ndose en ella.aga que esto se re roduzca. E or cada generación que a7adamos se necesita una autodescri ción m!s en la m!quina inicial. y un lano dentroN este lano odría ser la base de un tercer estudio( ero ahí se terminaría la cadena. )ambi9n odríamos rogramar robots ara hacer otros robots( ero 9stos serían inca aces de hacer nada si no los volvemos a rogramar.

transcrito en A3= mensaDero 0A3=m1( y 9ste a su vez traducido en roteínas. Adem!s( cuando se roduce la mitosis o división celular el A#= se re lica. Incluso admitiendo que e"istieran unas autas de agresión innatas( si sólo se desataran frente a determinadas se7ales( como si fueran actos refleDos( bastaría con eliminar los estímulos desencadenantes de nuestro entorno ara su rimir la agresión del futuro de la humanidad. 'l discí ulo es Irenfus 'ibl%'ibesfeldt y co iamos a continuación un !rrafo suyo( esclarecedor or la rotundidad con que e"tiende los rinci ios de la etología al ser humano8 BMuchos eDem los indican que el hombre tambi9n est! sometido( en muchos as ectos de su com ortamiento( a una roducción de e"citación que difícilmente . /in embargo( estas teorías tan o timistas se han estrellado siem re con la cruda realidad8 si es verdad que no hay agresividad alguna en la naturaleza humana( Hcómo es que nos resulta tan difícil erradicarla en la r!cticaJ H2or qu9 hay un remio =obel de la 2azJ H/ería suficiente con su rimir la frustración de la educaciónJ HAoncederles a los ni7os todo lo que iden no los volver! luego m!s intolerantes ante las frustraciones inevitables de la vida adultaJ H's verdad que la solución a la violencia es la de rohibir los Duguetes b9licosJ H. Los errores de co ia en la re licación son recisamente las mutaciones que hacen osible la evolución. =ada uede( en consecuencia( hacer que desa arezca totalmente. El buen salva%e La e"istencia de ulsiones es ont!neas e innatas es una hi ótesis de los etólogos que no se habría asomado fuera del circuito científico si no fuera orque entre las ulsiones animales hay una que sólo con mencionarla se nos onen los elos de unta8 la ulsión agresiva. Gonrad Lorenz se ganó muchas críticas or admitir la ulsión agresiva en nuestra es ecie( una ulsión que ha reiterado un discí ulo suyo es ecialista( recisamente( en etología humana. Al menos no sin agar un alto recio8 ya el famoso siquiatra austríaco /igmund -reud 065M>%6?L?1 mostró los trastornos que roduce la re resión de las ulsiones que ugnan( desde el inconsciente( or aflorar y realizarse( y sin embargo son devueltas al inconsciente. =o se trataría( en consecuencia( sólo del resultado de una educación re resiva y frustrante( como o inan algunos filósofos( sicólogos( edagogos o sociólogos 0y roclaman muchos olíticos( ya que la hi ótesis contraria( la de que los hombres no son recisamente !ngeles( no es o ular1. /i la hi ótesis de la ulsión es cierta( entonces la agresividad no es una mera consecuencia del ambiente( sino que es innata en los animales( incluyendo 0al menos en rinci io1 al hombre. Aon este ti o de autodescri ciones bivalentes ser! osible roducir alg<n día eficazmente m!quinas 0robots1 autorre licantes( y hay quien se regunta si no tendremos que enfrentarnos entonces a un enemigo mortal. 2uede ser controlada hasta cierto unto( como la ulsión se"ual( ero nunca re rimida or com leto. HLuchar! alg<n día nuestra es ecie contra legiones de robots mutantesJ H/e volver!n contra nosotros nuestras m!quinasJ 2ero en vez de asustarnos or el da7o que odrían hacer en el futuro leDano nuestros hiDos artificiales m!s nos valdría reocu arnos or el que somos ca aces de hacer nosotros los humanos.acen los Duguetes b9licos agresivos a los ni7os o( m!s bien( a los ni7os les gustan los Duguetes b9licos orque desfogan con ellos su agresividad naturalJ La hi ótesis de la ulsión da una res uesta a todos estos interrogantes8 la ulsión agresiva 0como todas las dem!s ulsiones1 es innata en los animales y surge desde dentroN no necesariamente viene del e"terior.

'n su libro Más allá del 'rinci'io del 'lacer ro uso un nuevo mecanismo im ulsor de la conducta humana.ay una forma de averiguar cu!l de estas dos osturas( la de -reud y Lorenz( o la de 3ousseau( es la m!s correcta. Aunque no se uede sostener científicamente que la materia tenga la voluntad de abolir la vida( odemos quedarnos con la idea de que -reud creía que había algo siniestro en la naturaleza del ser humano.istoria han sostenido que el hombre es or naturaleza bueno destaca el franc9s Jean%Jacques 3ousseau 06@6+%6@@51. 2robablemente esto es lo que ocurre con el instinto de agresión( que normalmente encuentra muy ocas ocasiones de descargarse en la sociedad humana actual. 's difícil( no obstante( manifestarse rotundamente sobre este unto( orque una cosa . 'ste filósofo reacciona frente a las ideas de la Ilustración francesa( que achacaba a la ignorancia todos los males de los hombres y ro ugnaba su salvación or la ciencia y el rogreso. /e ha defendido que algunos ueblos 'rimitivos no han conocido la violencia( como los esquimales 0o inuit( en su ro ia lengua1 y los bosquimanos 0tambi9n conocidos como /an( aunque 9ste es un nombre des ectivo uesto or sus vecinos los nama1. Iuiz!s encontremos entre ellos al !uen salva$e( acífico y feliz. 's un tema de discusión casi eterno entre los antro ólogos culturales el de si la violencia se da en todas las culturas conocidas( inde endientemente de su ti o de economíaN entendemos aquí or violencia la agresi&n intraes'ecí ica( es decir entre humanos.uede controlar( ya que su origen es central e inconsciente( y que esta roducción de e"citación( Dunto con otros factores motivadores( determinan decisivamente su dis osición interna a la acción. =o ensaba igual -reud des u9s de haber conocido la 2rimera $uerra Mundial.C 'sta im licación tan desagradable de la etología ha hecho que muchos la miren con anti atía( como si la hi ótesis 0o sus valedores1 tuviera la cul a de la agresividad humana. 2or <ltimo( echaremos un vistazo al com ortamiento de nuestros m!s ró"imos arientes( los grandes monos( ara ver si e"iste la violencia en sus vidas. Adem!s( -reud era Dudío( y conoció en sus ro ias carnes hasta dónde uede llegar la maldad humana 0tuvo que emigrar or causa de sus com atriotas nazis y murió en Londres1. )ambi9n odemos estudiar el asado de la humanidad( ara tratar de descubrir cu!ndo a areció la violencia( y si ya e"istía en la 2rehistoria. 'l inconsciente no sólo busca el lacer( como había sostenido hasta entonces( sino que en esos sótanos de la mente habita tambi9n el instinto de muerte( que ersigue la disolución de la vida( la vuelta a lo inanimado. 2odemos estudiar a los ueblos que han llegado hasta nuestros días racticando la caza y la recolección de roductos animales( sin oseer bienes ni haber sido ilustrados y corrom idos or la educación( en lena armonía con la naturaleza. 3ousseau( or el contrario( creía que la educación ilustrada en vez de hacer a los hombres m!s felices los corrom ía( y or eso reclamaba una vuelta a la naturalezaN su lema sería8 lo rimigenio es lo aut9ntico. . Aomo vimos m!s arriba( Gonrad Lorenz e Irenfus 'ibl%'ibesfeldt arecen ronunciarse or la universalidad de la ulsión agresiva en el ser humano( o al menos consideran que nadie ha demostrado que haya un solo gru o humano donde no se roduzca ninguna forma de agresión. H#ebe la ciencia( ara eludir críticas( deDar de lado este cam o de investigación sólo orque sus conclusiones no gusten( y convertir las raíces biológicas de la violencia en un tema tab< 0o deDarlo en manos de los que es eculan sin base científica alguna1J /eguro que no( ya que si la ciencia soslaya las cuestiones fundamentales( Hcu!l es entonces su a elJ 'ntre los ensadores que a lo largo de la .

es la agresividad como ulsión y otra las formas en las que 9sta uede manifestarse( que van desde la ofensa de alabra hasta la de obra. Los ache han vivido a lo largo del siglo PP en ermanente conflicto armado con sus vecinos araguayos( que invadían sus tierras ara cultivarlasN 9sta es una situación que se ha dado casi inevitablemente entre todos los ueblos cazadores y recolectores y sus vecinos con economías roductivas. Canibalismo pre'istórico 'ntre los fósiles humanos se encuentran eDem los de traumatismos( que odrían ser resultado de accidentes de caza o de otro ti o( y tambi9n roducto de agresiones de otros humanos( incluso de humanos de otras es ecies. #e todos modos( eran muchos los ache que morían a manos de otros ache8 el ++ or ciento de todas las muertes eran asesinatos internos( una cifra que arecería es eluznante incluso en el barrio m!s marginal de cualquier gran ciudad occidental. #e todos modos( hay que tener resente que muchos de los homicidios entre los ache son infanticidios( muertes de lactantes roducidas or cualquiera de los dos adres o or otros adultos 0generalmente con la intención de acom a7ar a un adulto en la tumba1N el infanticidio de origen aterno o materno es una r!ctica que tambi9n es conocida entre los yanomamo( aunque quiz! no se registró suficientemente en los cóm utos de estos indios. /in embargo( en la colección del yacimiento de la /ima de los . Adem!s( m!s de la mitad 0el >. or ciento de las muertes se roducía or causas violentas8 asesinato o accidenteN entre los yanomamo la cifra era el +.uesos( en la /ierra de Ata uerca( que contiene los restos de . A arentemente( los bosquimanos tienen las mismas ulsiones agresivas que los dem!s seres humanos ero han a rendido a controlarlas. Aon estas dos consideraciones las cifras de asesinatos intragru ales de los ache y los yanomamo se acercan mucho m!s. or ciento1 de los muertos or mano humana entre los ache fue roducida or sus vecinos agricultores y ganaderos. La m!s directa( desde luego( es la de causar da7o físico a otra ersona y la verdad es que hay muy ocos estudios de ti o estadístico en los ocos ueblos de economías no roductivas que han llegado mal que bien casi hasta nuestros díasN las economías no roductivas son las que no roducen el alimento( sino que lo recolectan o cazan. 3es ecto de los bosquimanos( 'ibl%'ibesfeldt( uno de los autores que m!s rofundamente ha estudiado su com ortamiento( llegó a la conclusión de que se trata de un ueblo realmente acífico( aunque la violencia no les es desconocida. Los bosquimanos( como se ha comentado( son considerados muy acíficos( y los yanomamo( or el contrario( muy agresivos. )enemos algunos datos( no obstante( de los ache del 2araguay( de los ZKung del Galahari 0el gru o m!s conocido entre los bosquimanos1 y de los indios yanomamo o yanomami( aunque 9stos son adem!s de cazadores y recolectores eque7os horticultores y cultivan arcelas de selva que luego abandonan. 'n cifras( cuando los ache vivían aislados en el bosque( antes de ser contactados en 6?@6( el @. or ciento y tan sólo el 66 or ciento entre los ZKung. 2ara los bosquimanos las estadísticas de muerte violenta no distinguen entre muerte accidental y or agresión( ero la suma de ambas categorías da un n<mero a<n inferior al de los yanomamo8 de haber homicidios nunca serían muchos. 'n los ache y los yanomamo se conocen numerosos casos de muerte or asesinato( aunque( sor rendentemente( los indios yanomamo( tenidos or muy agresivos( resentan frecuencias de homicidios bastante m!s baDas que las de los ache.

una treintena de individuos( sólo se conoce un caso de fractura de hueso que luego se haya soldado y deDado un callo óseo como se7al. )al vez la frecuencia de huesos rotos no fuera tan alta como se había su uesto. 2ensamos que nuestros amigos de la /ima de los .uesos formaron arte de una misma colectividad( y es osible que vivieran Duntos y murieran casi al mismo tiem o 0hace unos LM,.,,, a7os1. 2or ese motivo la muestra fósil de la /ima es e"ce cional ara hacer estudios de oblaciones muy antiguas. /in llegar a la fractura( hay en los fósiles humanos de la /ima muchos eque7os gol es que han deDado marcas en el cr!neo. 'n el caso de un ni7o( el gol e fue muy fuerte y de rimió arte del frontal a la altura de la ceDa izquierda. )al vez el obre chico quedara tuerto( ero sobrevivió un tiem o orque hay trazas de regeneración del hueso. #esgraciadamente( en este caso( como en los dem!s fósiles humanos( es im osible saber si el gol e se lo ro inó otro humano. .ay( sin embargo( un ti o de se7ales en los huesos que no deDan dudas sobre su autor8 se trata de las marcas de canibalismo. 'l aleontólogo estudia acontecimientos que no ha resenciado( or lo que basa sus conclusiones en indicios( como los detectives. 'n su diversidad( los aleontólogos se ocu an de muchos as ectos de la vida en el asado( generalmente nada relacionados con las esquisas de los olicías. /in embargo( cuando el aleontólogo es es ecialista en fósiles humanos y se interesa( adem!s( or los casos de muerte y canibalismo en la rehistoria( se convierte en detective or artida doble. E hablando de aleontólogos y de detectives( viene a cuento un lema que se atribuye a la olicía francesa( y que dice que sólo se ve aquello que se mira( y sólo se mira aquello que ya se conoce. Lo que en nuestro articular caso( se traduce en que a la hora de identificar casos de canibalismo en yacimientos rehistóricos( conviene reguntarse rimero qu9 ti o de istas( reveladoras de esa r!ctica( deben buscarse. 2ara ello es <til analizar tambi9n qu9 motivaciones 0m&viles1 ueden im ulsar a unos seres humanos a comerse a otros. Así el canibalismo odría dividirse( a grandes rasgos( en8 a1 canibalismo ritual( cuando se trata de una r!ctica funeraria de car!cter simbólico( que consiste en consumir res etuosamente los cuer os de los miembros fallecidos del gru o 0en una es ecie de comuni&n m!s o menos mística1N b1 canibalismo alimenticio( que consiste en matar y comer a los miembros de otros gru os( con ro ósitos meramente alimenticios 0es decir( como si se tratara de resas animales1N c1 canibalismo de miembros del ro io gru o( vivos o muertos( en circunstancias e"ce cionales de e"trema necesidad. 'n cuanto a los indicios( 9stos ueden encontrarse en los ro ios fósiles o en su conte"to 0evidencia directa o evidencia circunstancial en el lenguaDe de las elículas olicíacas1. 'n muchas ocasiones( las ruebas que se han aducido ara resentar un caso de canibalismo se basan en la forma en que a arecen rotos los huesos humanos. 2ero estas fracturas ueden obedecer a m<lti les causas( de origen humano o naturales. 2or eDem lo( los cr!neos de los famosos 8omo erectus de RhouKoudian 0cerca de 2eKín( en Ahina1 o de Java( resentan rota la base del cr!neo( lo que se inter retó como rueba de la e"tracción del cerebro or otros humanos. /in embargo( hoy est! claro que la 9rdida de la base del cr!neo se debe a que es una región fr!gil( que muy raramente se conserva. ;tras causas de rotura de huesos ueden ser las actividades de los animales antes del enterramiento natural de los fósiles 0 isoteo( dis ersión o consumo1( el eso del sedimento sobre los fósiles o la caída de rocas 0en cuevas1( el trans orte or el agua( y otros muchos agentes no biológicos. Un ti o de indicio a rimera vista concluyente sería encontrar sobre restos humanos marcas de corte como las que se encuentran sobre los herbívoros comidos or los humanos. 2ara se arar la carne de los huesos( los hombres rehistóricos utilizaban el filo de sus

utensilios de iedra( que se a licaban en lugares determinados( es ecialmente en los tendones( deDando marcas de descarnamiento sobre los huesos. Marcas muy similares a 9stas ueden roducirse tambi9n naturalmente( or lo que sólo es convincente un conDunto de tales huellas que refleDen un trabaDo sistem!tico en las inserciones musculares o ortunas. E ni siquiera en este caso quedaría robado el canibalismo( orque el descarnamiento odría tener otro obDetivo( or eDem lo alg<n ti o de rito de re aración o lim ieza de esqueletos. Un magnífico eDem lo de los roblemas con los que nos tro ezamos en la b<squeda de remotos caníbales es el ofrecido or el yacimiento de Gra ina 0Aroacia1. 's 9ste un abrigo donde se acumularon har! unos 6L,.,,, a7os restos de m!s una veintena de neandertales( e"cavados entre 655? y 6?,M. A su descubridor( #ragutin $orDanovic%Gramberger 065M>%6?L>1( le areció que los huesos humanos rocedían de festines caníbales a Duzgar or el ti o de fracturación que resentaban( el que algunos huesos estuvieran quemados y la e"istencia de marcas de carnicería( entre otros as ectos. Aunque algunos autores modernos est!n de acuerdo( otros atribuyen las fracturas a causas naturales o a los m9todos de e"cavación de la 9 oca 0con ersonal local contratado( y utilización de t9cnicas tan e" editivas como icos( alas y e" losivos1. =o obstante( hay( arece( genuinas marcas de descarnamiento de origen humano en Gra ina( que no necesariamente im lican canibalismo( como ya se ha comentado 0 ueden deberse a re aración ritual de huesos1. ;tros casos de descarnamiento los ro orcionan el cr!neo de &odo 0'tio ía1 de hace unos >,,.,,, a7os y un resto craneal m!s fragmentario de Glasies 3iver Mouth 0/ud!frica1 de hace entre >,.,,, y 5M.,,, a7os. 2articularmente instructivo es el caso del cr!neo neandertal 'ngis +( que muchos autores creyeron víctima de los caníbales( ero cuyas su uestas marcas de descarnamiento fueron en realidad roducidas en el laboratorio or los re aradores del fósil( e incluso algunas or los investigadores con sus instrumentos de antro ología. 'l autor que m!s rigurosamente ha estudiado cómo quedan los huesos des u9s de un banquete caníbal es )im Vhite( de la Universidad de Aalifornia en &erKeley( quien ha investigado esqueletos de gru os de indios norteamericanos recolombinos que habían sido consumidos or otros indios( y no recisamente de forma ritual. 'l mismo atrón se da en el yacimiento franc9s en cueva de Moula%$uercy de hace 6,,.,,, a7os( donde al menos seis neandertales 0uno era un ni7o de seis a7os y los dem!s adultos1 fueron asto de los caníbales. 2ues bien( las características observadas or Vhite se encuentran en los fósiles humanos de la $ran #olina( en la /ierra de Ata uerca( con una antig`edad de alrededor de 5,,.,,, a7os. =umerosos restos resentan marcas de corte y atrones de desmembramiento y fracturación similares a los de los herbívoros consumidos allí mismo. =o arece que se tratara de una r!ctica ritual( orque los huesos fueron abandonados des u9s del banquete Dunto con los restos óseos de las resas habituales. M!s bien arece un caso de canibalismo alimenticio( y es muy osible que los antro ófagos no consumieran cad!veres humanos abandonados( ni a los cong9neres muertos or otras causas( sino que los mataran ara com9rselos. 'ntre la víctimas( seis or lo menos( hay dos ni7os de unos cuatro a7os( otro de diez y otro de unos catorce a7os. )odo esto arece muy negativo( y da la im resión de que los seres humanos somos realmente muy malos( m!s que cualquier otra es ecie animal. H'n verdad somos tan violentos los humanosJ 'm ecemos or distinguir entre violencia intraes ecífica 0dentro de

la misma es ecie1 y violencia interes ecífica 0entre es ecies1. '"iste la falsa creencia de que los animales vegetarianos( que no matan a los animales de otras es ecies ara com9rselos( son acíficos con sus semeDantes( y de ahí deducen algunos que los humanos vegetarianos tambi9n lo ser!n. 2ues no es así. Los animales vegetarianos( em ezando or la aloma( el símbolo de la az( ueden ser muy intolerantes con sus semeDantes( llegando a causarles la muerte( mientras que habitualmente no detectamos mucha agresividad en un gru o de leones tumbados tranquilamente al sol. 2ara no irnos tan leDos en el reino animal( observemos a nuestros arientes m!s ró"imos8 los otros monos. Algunos( como los gibones( forman unidades sociales mínimas constituidas or un solo macho y una sola hembra( que conviven en erfecta armonía y fidelidad mutua eDem lar Dunto con sus críasN eso sí( las areDas son territoriales y defienden muy agresivamente su es acio vital contra otras areDas. ;tras es ecies( caso de los gorilas( viven en gru os formados or un solo macho y muchas hembras. )ambi9n ahí reina la armonía( aunque el macho im ide violentamente que cualquier rival se a ro"ime. =i uno ni otro son nuestro caso( orque los humanos vivimos en gru os formados or muchos machos y muchas hembras. 'n este ti o de gru os se establecen a veces rígidas Derarquías entre los machos( que se asan todo el día amenaz!ndose y agredi9ndose. Mucha gente se ara en el foso de los a iones del zoológico de Madrid( orque hay escaramuzas constantes entre machos y tambi9n entre hembras 0que tienen su ro ia Derarquía1( adem!s de las agresiones de los machos a las hembras. 'ntre los chim anc9s las agresiones no son tan frecuentes( aunque tambi9n las hay. /i nos com aramos con los a iones del zoológico( nuestro com ortamiento es muy amigable. )odos los días convivimos en la calle y en el trabaDo hombres y muDeres( y la violencia( e incluso la amenaza( es muy rara. #e hecho( si hubiera que definir socialmente al 8omo sa'iens diríamos que es una es ecie e"traordinaria que forma gru os muy am lios de machos y de hembras que conviven sin a enas roces( y eso que muchas veces se re<nen individuos que no se conocían antes entre sí. Adem!s nos Duntamos en areDas ara re roducirnos y cuidar de las crías8 la nuestra es una sociedad con dos niveles( el familiar y el gru al. Auando Gonrad Lorenz y los otros etólogos em ezaron a estudiar científicamente el com ortamiento animal observaron que en el seno de los gru os la agresividad tenía frenos8 los individuos m!s d9biles y los vencidos emiten se7ales de a aciguamiento que im iden que los m!s fuertes y los vencedores en los combates acaben con su vida. A menudo basta con ado tar una ostura infantil ara inhibir la agresividad( orque las crías no suelen ser atacadas. Lorenz y sus com a7eros se reguntaban qu9 ha asado en la evolución humana ara que las agresiones se consumen y se roduzca tan a menudo la muerte. H.abremos erdido nuestros rituales de a aciguamientoJ 'studios recientes han demostrado dos cosas que contradicen las observaciones de los etólogosN rimero( el resenciar en los animales un acto de agresión con da7o sólo es cuestión de horas de observación8 antes o des u9s terminan or roducirseN segundo( cuando se hace una verdadera estadística de agresiones cruentas y de crímenes( la ro orción or n<mero de habitantes es menor en los eores barrios de =ueva EorK que en las manadas de lobos o en los bandos de las alomas. .ay sin embargo una tram a en ese razonamiento( que tal vez el lector haya advertido. La estadística de muertes or habitante es baDa en eriodos normales( ero se dis ara hasta el infinito si contamos las guerras. )odos los animales sociales y territoriales defienden su casa frente a otros gru os( tanto si se trata de las es ecies carnívoras como de

las vegetarianas. Les va en ello mucho orque el territorio contiene los recursos. Los machos de chim anc9s( inocentes comedores de frutas y hoDas( son feroces hasta el e"terminio con los machos de las comunidades vecinas. 2ero en los conflictos entre animales se sigue la regla de la sangre( o de los genes( y los arientes se unen entre sí tanto m!s cuanto m!s ró"imos est!n. =uestra es ecie es en esto claramente un caso es ecial( orque en las grandes confrontaciones ideológicas los que no se conocen se unen entre sí ara matar a los hermanos carnales. /omos una es ecie que elabora símbolos( que forma gru os que basan su identidad en símbolos com artidos( m!s que en los genes com artidos( y que se vincula emocionalmente a esos símbolos. Así nos ha hecho la evolución( y el resultado es que somos demasiado f!ciles de mani ular8 quien mueve los símbolos tambi9n maneDa nuestras emociones. El aprendiza%e 'l filósofo em irista escoc9s #avid .ume 06@66%6@@>1 encontró que había una distancia insalvable entre el sentido com<n y la lógica. 'l rimero nos ermite establecer relaciones entre dos acontecimientos cuando a uno de ellos le sucede inmediatamente el otro. /abemos que el /ol saldr! de nuevo des u9s de la noche( y que la iedra que enviamos al aire volver! a caer. 's revisible que una bola de billar lanzada contra otra la onga en movimiento al recibir el gol e. M!s a<n( adem!s de asociar eventos( somos ca aces de establecer relaciones causales en algunas ocasiones( siem re que dos hechos se den en el mismo lugar y cercanos en el tiem o( y uno 0la causa1 receda inmediatamente al otro 0la consecuencia1. 2ero( or mucho que se re itan esas secuencias de acontecimientos( y estemos hartos de verlas( no hay ninguna razón lógica( ensaba .ume( ara estar seguros de que a la noche le seguir! necesariamente el día( de que la iedra caer! inevitablemente o de que la bola que recibe el gol e saldr! des edida. )endemos( or costumbre o h!bito( a establecer asociaciones entre hechos que se resentan sucesivamente en el mismo lugar( y eso es todo. =o se trata de verdades de raz&n( como las deducciones matem!ticas que se hacen a artir de unos a"iomas( sino verdades de )ec)o. =o es im osible( en ura lógica( que ma7ana no salga el /olN or el contrario( dos m!s dos son necesariamente cuatro. La consecuencia es que lo que afirmamos conocer es sólo una creencia( orque no es fruto de la lógica sino de la intuición basada en las re eticiones que observamos con nuestros sentidos. Las verdades matem!ticas son innegables( ero or desgracia se refieren a un mundo abstracto que no es la realidad. 'sta de endencia de los sentidos( que no de la razón( a la hora de conocer el mundo que nos rodea es muy grave( orque los sentidos son la uerta necesaria al entendimiento. 2ara los em iristas brit!nicos como John LocKe 06>L+%6@,41 y #avid .ume la mente de un reci9n nacido es como una hoDa en blanco o ta!ula rasa( or lo que no hay nada en la mente que no haya sido reviamente ercibido or los sentidos 0B 0i)il est in intellectu #uod non ante uerat in sensuC1. #e este modo( al igual que el idealismo m!s radical termina or negar la osibilidad de alcanzar un conocimiento verdadero de la realidad( con .ume el em irismo tambi9n acabó cayendo en la rofunda sima del esce ticismo. -rente a este esce ticismo de .ume( Gonrad Lorenz se rebela diciendo que( gracias a la evolución( los organismos vienen al mundo con un conocimiento verdadero de lo que les rodea( ya que de otro modo no habrían sobrevivido sus ante asados. =o nacemos cual

'se conocimiento est! grabado en los genes. 'l erfecto aDuste entre los organismos y su medio 0que incluye tambi9n a los dem!s organismos1( es decir( la ada tación( hace que e"ista una corres ondencia e"acta entre el oDo y la luz( el tím ano del oído y las ondas sonoras( el ala y el aire( la aleta y el agua( la es iritrom a de la mari osa y el c!liz de las flores que liba. 'l m9todo del genoma ara a rehender conocimiento no se basa en modificarse durante la vida( sino que( al contrario( la información adquirida es el resultado de la selección natural8 los organismos que se com ortan adecuadamente sobreviven( los que no lo hacen mueren( del mismo modo que los que dis onen de estructuras <tiles tienen 9"ito y los que nadan( vuelan o digieren mal tienen menos hiDos. 'n algunas ocasiones( las instrucciones ara adquirir conocimiento son muy rígidas en los animales. -ran]ois Jacob( como vimos( se refería al genoma como un sistema de memoria( y Lorenz lo considera un a arato ara la adquisición de conocimiento( un a arato cognitivo. 'n el hombre( el conocimiento viaDa de una generación a otra or la vía de la cultura( de modo que no muere con el individuo( y en algunos animales hay tambi9n cierta transmisión de información or esta vía e"tragen9tica. Los chim anc9s( or citar a nuestros arientes m!s ró"imos( tienen tradiciones locales( que asan de adres a hiDos( en el uso de instrumentos( y tambi9n en algunas es ecies de aves canoras se conocen dialectos regionales en el canto. 'sa estam ación tiene lugar durante un eriodo sensible concreto( y es adem!s irreversible. Un ato macho criado con gallinas( con gansos o con atos de otras es ecies y liberado luego( . /i el obDeto que se encuentra normalmente cerca de un ganso cuando sale del cascarón es su madre( Hqu9 necesidad hay de inscribir gen9ticamente en el ollo un atrón com leDo de reconocimiento de una gansa adultaJ -ue Gonrad Lorenz quien descubrió estos rocesos innatos de a rendizaDe( que se arecen a im resiones fuertes grabadas durante la infancia( y los llamó im'rontas. A diferencia del individuo( que a rende tanto de sus errores como de sus 9"itos( el genoma sólo a rende de sus é. Auando un ganso viene al mundo est! rogramado ara reconocer como madre a cualquier obDeto grande que se mueva cerca de 9l( aunque se trate de una ersona o de una elota. )ambi9n nosotros los humanos dotaríamos de instrucciones del mismo ti o a unos hi ot9ticos autómatas autorre licantes que lanz!ramos a la conquista del es acio. A veces se roduce la im ronta de un obDeto( como le sucede al ganso reci9n nacido.itos. /in embargo( ese conocimiento innato( anterior a toda e" eriencia( no uede rever todas las circunstancias de la vida de un animal. 2ero estas culturas animales se diferencian de las humanas en que no se transmiten or la vía del lenguaDe( es decir( de la comunicación or medio de símbolos( y or es son incom arablemente m!s obres. 's muy conveniente que el animal acumule e" eriencia ara no re etir sus errores( ero el genoma ya no se uede cambiar una vez que un nuevo ser ha sido concebido. 2ero hay una cosa que los genes sí ueden hacer or el individuo8 le ueden dotar de la ca acidad de acumular tem oralmente conocimiento en su sistema nervioso. 'ste ti o de rogramaciones son sencillas y muy <tiles( y evitan com leDas descri ciones.ta!ula rasa. 'se conocimiento no ser! transmitido en los genes( ero ayudar! al individuo a transmitir sus genes. Aomo dice Lorenz( mientras que en el ser humano es mucha m!s la información que se hereda or la vía cultural que la que nos llega or la vía gen9tica( en todos los animales( sin e"ce ción( sucede e"actamente lo contrario8 hay muchos m!s !its en los genes heredados que en los com ortamientos a rendidos de los adres.

'l hecho de que estemos vivos se e" lica orque en nuestro genoma tenemos dos Duegos de genes( heredados de cada uno de nuestros adres. La misma robabilidad se da en las relaciones adre\hiDa y madre\hiDo( donde tambi9n se com arte la mitad de los genes( y or eso tambi9n se e"tiende el tab< del incesto a esas situaciones( que no son consideradas moralmente ace tables en la generalidad de las culturas. Ea -reud a reció las consecuencias que ueden tener en las edades rimeras y m!s sensibles de la vida todo lo que rodea al ni7o( em ezando or sus adres. 'dFard . /eg<n algunos c!lculos los humanos somos ortadores( or lo general( de uno o m!s genes letales recesivos en cualquier lugar de nuestros veintitr9s ares de cromosomas. Los genes letales recesivos sólo roducen la muerte cuando se Duntan dos( uno or cada vía. 's curioso observar que la im ronta es bastante concreta8 sólo act<a como desencadenadora de determinada reacciónN una hembra de graDilla criada or Lorenz lo refería a 9l como adre o como 'artenaire se"ual( ero no como com a7ero social( y se asociaba ara volar con otras graDillas de su es ecie. La aversión al incesto( que sería un sentimiento natural( habría sido reforzada culturalmente or medio de leyes que lo rohíben y elevan su evitación a la categoría de norma moral. La im ronta del canto ya no se les borrar! nunca. La im ronta no necesariamente determina qui9n uede ser el com a7ero se"ual el día de ma7ana( sino tambi9n qui9n no uede serlo. 2ues bien( como com artimos la mitad de nuestros genes( en romedio( con cada uno de nuestros hermanos( hay un riesgo cierto de que si nos re roducimos con cualquiera de ellos en alguno de nuestros hiDos se Dunten dos genes letales y el ni7o muera. HIu9 e" licación natural tiene el rechazo del incestoJ La de evitar el riesgo de tener descendientes con graves roblemas a causa de la consanguinidad. /i sólo heredamos uno 0de la madre o del adre( da igual1( el gen letal recesivo no se e" resa. 'sa robabilidad es de un octavo( si hablamos de un gen letal en un <nico sitio de los veintitr9s ares de cromosomas( ero sube a un cuarto si ortamos dos genes letales 0en dos sitios diferentes1. Aunque se aísle a los inzones del a7o en el mes de se tiembre( es decir( mucho antes de que em iecen a cantar( les basta con lo que ya han oído de ollos ara re roducir sin roblemas el canto de la es ecie en la siguiente rimavera. Los suDetos que fueran menos dados a mantener relaciones se"uales con consanguíneos se verían menos castigados en su descendencia( y así habría . 2or su uesto( hay e"ce ciones( como or eDem lo en los egi cios cl!sicos donde el matrimonio entre hermanos estaba rescrito( no roscrito( ara conservar la ureza de la sangre en la familia de los faraones 0 ero tambi9n se daba en el ueblo1N y es que dada la enorme diversidad de las culturas humanas asadas y resentes es difícil( quiz! im osible( encontrar alg<n rasgo universal. HAómo habría odido evolucionar y hacerse dominante la evitación del incestoJ 'n el com ortamiento instintivo( como en cualquier otro rasgo con una base gen9tica( hay variaciones individuales. /i bien los eDem los de im ronta comentados roceden de es ecies de aves( donde se conocen muy bien y adem!s son muy atentes( tambi9n se da el a rendizaDe or la im ronta en los mamíferos( incluyendo los rimates y osiblemente incluso el ser humano..referir! como com a7ero se"ual a un miembro de la es ecie con la que ha crecido antes que a uno de la suya ro ia. Vilson( el sociobiólogo( encuentra recisamente en el tab< del incesto la rueba m!s concluyente de que tambi9n en los humanos e"isten los instintos( aunque no necesariamente en forma de rogramas rígidos de com ortamiento que no admiten modificación( sino m!s bien como redis osiciones innatas. Adem!s de un obDeto la im ronta uede ser de una auta motora( es decir( una secuencia de movimientos como los que roducen el canto.

La aversión instintiva al incesto se ha odido constatar en situaciones donde ni7os no em arentados conviven como hermanos desde muy Dovencitos. . Adem!s( en los mamíferos sociales es frecuente que los hiDos o las hiDas abandonen el gru o cuando llegan a la madurez se"ual 0las hembras lo hacen en el caso de los chim anc9s1. y or lo tanto -reud estaba aquí equivocado. Un caso bien estudiado en el que esto sucede es el de los 9i!!utz de Israel( en los que los ni7os son educados en com<n( y donde no se roducen matrimonios entre com a7eros ese a que los adres no se o onen a esas relaciones 0no tendrían ninguna razón ara hacerlo1. 's evidente que el animal sa!ía que a esa hora odía conseguir comida en ese lugar( igual que sa!ía e" lotar otras fuentes de alimento en diferentes momentos y lugares 0caza( carro7as( basura( etc.. Auriosamente( -reud sostenía un unto de vista diametralmente contrario( ya que basaba el edificio de su teoría en el llamado com'le$o de +di'o( que consiste en que el ni7o se enamora de su madre en su m!s tierna infancia( y mira a su adre como un rival desde entonces. Un hombre y una muDer no se sienten( or lo general( atraídos se"ualmente si uno de los dos tenía menos de trece meses cuando se conocieron. 'n las e"cavaciones de Ata uerca tuvimos un a7o un zorro Doven que se acercaba a vernos 0los individuos inmaduros siem re son m!s curiosos( m!s e" loradores( que los adultos1. La lógica humana( no es( des u9s de todo( m!s que otra manera 0an!loga1 de crear ne"os causales entre hechos.ume( en esa ca acidad de establecer asociaciones entre eventos que tienen los animales( orque ha sido la selección natural la res onsable de que e"ista.1. 's como si naci9ramos con la instrucción de no re roducirnos con alguien con quien hayamos convivido desde que era muy eque7ito( y cuya im ronta quedar! estam ada ara siem re en nosotrosN esa marca ya no se odr! borrar Dam!s.ay eDem los arecidos en otras clases de culturas. La resentación de comida a un erro . :arias semanas des u9s de acabada la cam a7a volvimos al yacimiento casualmente a la hora del bocadillo( y allí nos es eraba el sim !tico zorrito. )odo esto hace ensar que la aversión al incesto res onde a una redis osición gen9tica a evitar el contacto se"ual con las ersonas con las que convivimos desde que son muy eque7as. /in embargo( el incesto se evita tambi9n en los animales( incluidos los monos( donde no es corriente( en condiciones naturales( que las madres co ulen con sus hiDos( o que lo hagan los hermanos entre sí. 2ero los animales tambi9n dis onen de la ca acidad de establecer asociaciones entre acontecimientos( es decir( de a reciar las regularidades de la naturaleza. A ellas odríamos a7adir la de que el incesto est! rohibido orque los humanos sabemos( racionalmente y no or instinto( que no es conveniente 0aunque lo cierto en que muchas culturas que rohiben el incesto no arecen ser conscientes de sus consecuencias erniciosas1. H's el incesto algo a lo que tendemos con todas nuestras fuerzas o algo que aborrecemosJ =o uede haber dos hi ótesis m!s incom atibles. 2odemos confiar( a esar de .. H2ero cómo( es decir( or qu9 mecanismo( lo habría a rendidoJ 'n un famoso e" erimento el fisiólogo ruso Ivan 2avlov 0654?%6?L>1 descubrió que los animales realizan asociaciones entre estímulos. 'm ezamos a echarle sobras de comida a la hora del bocadillo( y conseguimos en seguida que nos visitara recisamente en ese momento del día. La razón or la que hay leyes que rohíben el incesto es( argumentaba -reud( recisamente orque es un deseo latente contra el que la sociedad se rotege.llegado a e"tenderse a toda la oblación el instinto de aborrecer el incesto.

Aunque las facultades en cuestión se e" liquen necesariamente una detr!s de otra( no forman una secuencia histórica( ya que no . 'stos eventos ueden ser( bien los estímulos que reciben 0 remio( castigo o un estímulo neutro1( bien sus ro ias autas motoras o res uestas. /im lemente( la frecuencia con que se re ite una auta de conducta aumenta con la recom ensa y( al rev9s( la robabilidad de que se roduzca disminuye con el castigo. Los due7os de animales dom9sticos 0y m!s a<n los rofesionales que los adiestran1 saben muy bien que una conducta determinada se uede favorecer or medio de la recom ensa o( al contrario( su rimir a base de castigo.4%6??. sea( saben que una actividad determinada roducir! una recom ensa o un castigo( y que determinado estímulo anuncia algo bueno o algo malo. Así consiguió que la reacción fisiológica que re ara al animal ara recibir la comida se roduDera con el solo sonido de la cam ana( sin necesidad de alimento alguno. 'ste ti o de mecanismo( llamado condicionamiento instrumental( sería ara el sicólogo americano &urrhus -rederic /Kinner 06?. 2avlov hacía sonar una cam ana a la vez que le onía la comida al obre erro del laboratorio. CA$%T"L I3 Las mara-illosas a-enturas &el 0ar4n &e Munc1ausen La fulguración Gonrad Lorenz observó que en los animales se dan una serie de facultades asombrosas( cada una de las cuales est! resente en el hombre( ero que en nosotros se integran ara roducir la mente racional. E a<n hay m!s cosas sor rendentes que saben hacer. 'sas ca acidades que( en menor o mayor grado( tienen los animales( constituyeron en la evolución una condición necesaria ara que en un momento de la historia de la vida surgiera( como una fulguración( el ensamiento humano.1 la clave ara entender el com ortamiento animal y tambi9n el humano. La moderna 'sicología cognitiva( que ha sustituido a la sicología behaviorista de /Kinner cree( or el contrario( que los animales se forman( de alg<n modo desconocido( re resentaciones internas de eventos. =os adentramos ya en un terreno mucho m!s com leDo que el de las im rontas( y nos resulta muy difícil imaginar cómo odríamos dotar a una m!quina autorre licativa de algo arecido a esas re resentaciones internas( así como de la osibilidad de establecer asociaciones entre ellas. -ueron las raíces del ensamiento abstracto. 'sta asociación entre dos estímulos( uno la comida y otro el ta7ido de la cam ana( se conoce como refleDo condicionado. /in embargo se encuentran tales ca acidades en animales con sistemas nerviosos realmente muy sim les. Auando erciben que en el mundo e"terior hay una relación de de endencia entre dos estímulos( o entre un estímulo y una res uesta 0o( al rev9s( entre un com ortamiento y un estímulo1( forman de alg<n modo asociaciones entre las re resentaciones internas de esos eventos. Los animales( seg<n /Kinner y la escuela !e)aviorista o conductista que encabezó( no sa!rían en realidad nada( ni entenderían nada. .hambriento 0o a una ersona1 le hace roducir saliva y estimula la actividad de los Dugos g!stricos.

'sta visión binocular 0con los dos oDos1 heredada de nuestros ante asados arborícolas hace que tengamos tambi9n los humanos una rica erce ción del es acio. 3esulta realmente difícil( en la r!ctica( conseguir tal roeza( orque de lo que se trata es ni m!s ni menos que de dotar a la m!quina de la ca acidad de reconocer la esencia del erro( la que se encuentra siem re en todos y cada uno de los erros. /in embargo( es 9sta una ca acidad de abstraer( de obDetivar( de crear categorías que 0aunque no sea conscientemente1 tienen multitud de animales.e aquí esas facultades animales sobre las que se asienta el ensamiento humano. La rueba la tenemos en la cantidad de veces que utilizamos en el lenguaDe( ara e" resar cualquier idea( los adverbios y otras alabras que indican osición o movimiento en el es acio 0como cuando se dice que el ensamiento abstracto es una ca acidad su'erior que adquirimos cuando ascendimos en la evolución( y que no tenían los ante asados que deDamos atrás1. =o nos llama la atención que los animales distingan a sus enemigos( o a sus cong9neres( o su alimento( ese a que ueden resentarse de muchas formas distintas. -inalmente clava la mirada en un unto8 ya se ha decididoN odemos redecir a dónde va a ir a arar mientras sus m<sculos se contraen como un resorte y la vista no se desvía ni un milímetro de su obDetivo. La encontramos tambi9n en los ni7os m!s eque7os cuando ante cualquier erro( de cualquier raza 0mastín( galgo o caniche1( dicen Bguau%guauC. #esde allí contem la el resto de la habitación( dirigiendo la mirada de una arte a otraN la ventana( la mesa( la silla( el a arador( la cama( el suelo( etc. 'n los monos del :ieDo y del =uevo Mundo 0 catarrinos y 'latirrinos1( los oDos se han situado en osición anterior( ro orcionando así al animal un am lio cam o de visión tridimensional 0o estereosc&'ica1. 'sta facultad est! m!s desarrollada en las es ecies donde el es acio resenta m!s com leDidad( or eDem lo en los mamíferos arborícolas. . Los animales son( sor rendentemente( ca aces de se arar lo sustancial de lo accidental en los obDetos que forman su mundo. 3esulta difícil ace tar que hubiera odido a arecer el ensamiento abstracto en una es ecie que no se re resentara el mundo en im!genes( sino que lo hiciera( como la mayoría de los mamíferos( en olores. 'ntre ellos destacan los rimates( que deben aferrarse a las ramas de los !rboles con recisión cuando se mueven or sus co as. )odo ensamiento humano como tal sólo uede ser concebido cual un Wacto en el es acio imaginadoX cuyo desarrollo tiene lugar en el sistema . 2arece meditar sobre el siguiente salto que va a dar( calculando la distancia que le se ara de los osibles destinos.a arecieron sucesivamente sino que surgieron inde endientemente y funcionaron de forma se arada hasta que se unieron en los rimeros ensadores. #e su asociación emergió algo mucho m!s im ortante que su mera sumaN a arecieron ro iedades nuevas que no e"istían en el nivel inferior8 una mente consciente y simbólica( y un lenguaDe. Gonrad Lorenz imagina que en los mamíferos B robablemente se consuma una Wacción internaX en el Wes acio imaginadoX( es decir( el es acio re resentado como modelo dentro del sistema nervioso central. =uestro familiar gato dom9stico se ha subido a lo alto de un armario. Imaginemos que queremos crear un dis ositivo ara que una m!quina reconozca un ti o de animal( or eDem lo un erro( en las m<lti les osturas y vistas diferentes que se ueden dar( y baDo la enorme gama osible de iluminaciones.( son obDeto de su investigación. Auando algunos ti os de animales observan a su alrededor antes de eDecutar alguna acción se diría que tantean con la mirada el es acio( reuniendo información suficiente antes de actuar. Muchos animales tienen( asimismo( una ca acidad muy llamativa ara orientarse en el es acio gracias a la visión.

Incluso las ortentosas e"hibiciones de las escuelas de equitación de :iena o de Jerez se quedan en nada com aradas con la versatilidad deZ mono. Imagina osibles futuros( y elige uno de ellos. 'n el delicioso Li!ro de la selva de 3udyard Gi ling 065>M%6?L>1( los monos 0los Bandar1 log1 son obDeto del des recio de los animales $uiciosos( como &aloo( el oso( o &agheera( la antera. Antes de lanzarse a la acción( el animal dotado de tales ca acidades 0como tambi9n hace el hombre1( lleva a cabo una simulación interna de lo que ocurriría en las diferentes o ciones que se le ofrecen. 2ara -ran]ois Jacob Dustamente en el es'acio imaginado est! una de las claves ara entender al ser humano. La curiosidad( el com ortamiento inquisitivo( es otra de las condiciones ara el ensamiento abstracto. 'sas imágenes memorizadas de las que habla -ran]ois Jacob tienen que almacenarse en alg<n lugar ara oder ser luego recombinadas y así crear royectos de futuro. 'n cambio( los animales que viven en medios des eDados no la requieren. Los mamíferos en general( y desde luego los monos( son muy cotillas( es ecialmente en sus 9 ocas m!s tem ranas( y el hombre lo es toda la vida. 'sa base de datos ermanece como dormida( en estado latente( y sólo se recurre a ella en los momentos de crisis. 'n ese sentido somos ermanentemente ni7os. La información que acumula sobre los secretos de su territorio un animal durante sus . =adie sabe qu9 roduce esa a etencia de información que su one el af!n e" lorador( ero est! claro que sólo es osible cuando el animal est! rela$ado( es decir( cuando no est! sometido a una tensión m!s seria en relación con la caza( la huida( la re roducción( el cuidado de las crías( etc. La tendencia a investigar cuando uede hacerse( es decir( cuando no hay una reocu ación m!s erentoria( su one una forma enormemente eficaz de acumular información sobre el mundo que nos rodea. 'n la inmensidad del mar el ca it!n de un barco sólo necesita graduar la velocidad 0frenar o acelerar1 y maneDar el timón 0trazar el rumbo1. Un caballo( animal ada tado a la ancha este a( uede caminar al aso( al trote o al galo e( ero hace falta una gran aciencia ara que realice los sencillos movimientos de los concursos de doma cl!sica. 'n un medio lleno de obst!culos de nada serviría la ca acidad e" loratoria de la visión binocular si no fuera acom a7ada de una gran variedad de movimientos( de una enorme fle"ibilidad motora. La facultad de re resentarse la realidad en forma visual ermite que Blas im!genes memorizadas de acontecimientos asados uedan fragmentarse en sus distintos com onentes ara ser osteriormente recombinadas y roducir re resentaciones hasta entonces desconocidas y situaciones nuevasN de ahí la ca acidad no sólo de conservar las im!genes de acontecimientos asados( sino de imaginar acontecimientos osibles y( or ende( de inventar el orvenirC. 's decir( realiza e" erimentos mentales. :olvemos( otra vez( a encontrarnos con el mono. 'm iezan muchos royectos con grandes retensiones( ero cualquier nimiedad( como la caída de un coco( los distrae y les hace olvidar su lan.nervioso centralC. Intentan arecerse a los humanos( y formar sociedades con Defes( ero no lo consiguen orque son inca aces de mantener una idea en la cabeza. /e des rende de todo lo dicho que el a rendizaDe y la memoria constituyen una base insoslayable ara el ensamiento abstracto( y así lo considera Gonrad Lorenz. 'n esas circunstancias no se est! 'ara !romas( ero luego( cuando asa la urgencia( cabe la b<squeda de cosas nuevas y tambi9n el Duego. Las canoas del descenso del /ella recisan( Dustamente al contrario( de una gran maniobrabilidad ara sortear los obst!culos y los remolinos del río. La cabeza no debe estar )ueca( sino que debe conservar la información( al menos durante cierto tiem o.

/ólo con el movimiento de ara7ar con una ata( la rata en una Daula de /Kinner uede casualmente abatir un edal y obtener al momento comida o una descarga el9ctrica. #e este modo vislumbraron nuestros ante asados su ro ia e"istencia( su realidad como un obDeto m!s de su medio ambiente. E or <ltimo( Gonrad Lorenz se7ala tambi9n como re%requisito ara la fulguración de la que nació el ensamiento abstracto( la e"istencia de tradición( es decir la osibilidad de transferencia de información de una generación a otra.vagabundeos sin obDeto fiDo le uede salvar la vida cuando en un momento determinado tenga que huir( sin tiem o ara 'ensar( acosado or un de redador. E tanto Gonrad Lorenz como -ran]ois Jacob razonan que ver la mano rensil Dunto al obDeto( y recibir tanto las sensaciones de la mano como las im!genes que la muestran Dunto con aquello( una fruta or eDem lo( cuyo tacto le llega( es lo que ermitió a un ante asado nuestro identificar a su ro io cuer o como un obDeto m!s del mundo real. 'l Duego( si se mira bien( es lo contrario del condicionamiento o erante. 'n nuestro caso( nunca abandonamos or com leto las ganas de Dugar. E cuando el mono coge entre sus manos la del cong9nere a recia hasta qu9 unto son iguales( y de esta manera se ve refleDado en el otro y se descubre a sí mismo como si estuviera frente a un es eDo. 'l descubrimiento de la naturaleza obDetiva del ro io cuer o fue otra remisa ara el ensamiento abstracto( y al arecer tambi9n la cum len los chim anc9s que( de acuerdo con ciertos e" erimentos( se reconocen a sí mismos ante el es eDo. . /e dan entre las aves que tienen que a render a cantar eDem los de dialectos regionales( y de nuevo conocemos entre los rimates( y en articular en los macacos Da oneses y en los chim anc9s( es l9ndidos casos de cultura( entendida en el sentido am lio de transmisión de h!bitos or una vía diferente de la de los genes 0en el sentido restringido de er etuación de ideas( la cultura sólo e"iste entre nosotros( orque se necesita ara ello comunicación simbólica( es decir( lenguaDe1. HAómo uede ser esoJ 2ues orque el rimate tiene la mano situada dentro del cam o visual cuando se aferra a una rama o maneDa un obDeto. 'n 9ste se rueba un movimiento sencillo 0una coordinación hereditaria sim le1 con diferentes obDetos( hasta que se roduce el refuerzo or la recom ensa o la aversión or el castigo. 2ero en los monos( siem re en los monos( la e" loración no se limita al mundo e"terior( sino que incluye el ro io cuer o( y se convierte en autoe" loración. 'sa acción de baDar el edal ser! a artir de entonces re etida con mucha frecuencia o abandonada.tra base necesaria ara que surgiera el lenguaDe sería la ca acidad de imitación( que tan desarrollada est!( una vez m!s( en los monos( ero que tambi9n se encuentra en algunas aves que han de adquirir or imitación su canto 0totalmente o a artir de una auta innata1. 2ero en el Duego se ractican muchos ti os de coordinaciones hereditarias com leDas en r! ida sucesión y ante el mismo obDeto( como cuando un gato simula rimero la conducta de la caza( luego la de la lucha con otro gato( m!s tarde la de defensa frente a un erro( etc. La conciencia de uno mismo( considerado como un obDeto( le ro orciona al ser humano la osibilidad de imaginarse dentro de su ro io es'acio imaginado( de verse desde uera. 's or lo tanto el Duego algo diferente del condicionamiento o erante( y su one un entrenamiento muy im ortante 0y or eso lo ractican sobre todo los individuos m!s Dóvenes1 ara las situaciones serias de la vida adulta. ' incluso le abre la osibilidad estremecedora de no verse( de imaginar un tiem o anterior o osterior a nuestra e"istencia. . )ambi9n uede la rata a render a encontrar el remio que se esconde al final de un laberinto sim lemente movi9ndose or 9l.

A continuación( #arFin asa a ocu arse de Bemociones y facultades m!s intelectuales( que forman la base del desarrollo de las a titudes mentales su erioresC. 'ntonces( alguien que lo ha leído recientemente cae en la cuenta y nos lo recuerda8 Y'so ya lo diDo #arFinZ Aomo #arFin se ocu ó del origen del hombre en un libro de 65@6 0con ese título1( resulta que algunas de las ideas de Lorenz tambi9n ueden encontrarse ahí( concretamente en el ca ítulo titulado BAom aración entre las facultades mentales del hombre y de los animales inferioresC.C #arFin se regunta sobre las m!s elevadas facultades mentales8 la abstracción( las ideas generales( la conciencia ro ia( la individualidad mental. (a lo di%o Darwin 'n cuestión de evolución es frecuente encontrarse con que( m!s o menos elaboradas( las ideas que se le ocurren a uno ya las había ensado antes #arFin. Un lanteamiento( como uede verse( muy similar al de Gonrad Lorenz. 'ntre estas a titudes mentales su eriores se cuentan la curiosidad y el af!n de investigación que caracterizan a muchos mamíferos( el es íritu de imitación( la atención y ca acidad de concentración 0y one como eDem lo al gato que va a saltar sobre su resa1( la memoria( la imaginación y el raciocinio. #arFin se7ala la comunidad entre el hombre y los animales en los instintos de Bconservación( el amor se"ual( el afecto de la madre al reci9n nacido( la ro ensión de la cría a mamar( y así otrosC( ero tambi9n en las emociones elementales como el lacer y el dolor( la felicidad y la desgracia( e incluso en otras m!s com leDas que #arFin a recia en forma de rudimentos en los animales( como los celos( la verg`enza( el amor ro io( la vanidad y el sentido Docoso o ganas de Dugar 0en cuya e"istencia( or humanas que arezcan( muchos due7os de animales dom9sticos estarían bastante de acuerdo1. Une or esta facultad( inde endientemente de la voluntad( im!genes e ideas asadas creando así nuevos y brillantes efectos. 2ero bien claro resulta que cuando un erro ve a otro erro a distancia se ..U 'l valor de los roductos de nuestra imaginación de ende desde luego del n<mero( recisión y claridad de las im resiones que tengamos( de nuestro Duicio y gusto en elegir y rechazar las combinaciones involuntarias y( hasta cierto unto( de nuestra habilidad y fuerza ara combinarlas voluntariamente..'ntre los chim anc9s salvaDes se conocen treinta y nueve atrones de com ortamiento 0que se refieren al uso de herramientas( al aseo y al corteDo1 que son habituales en unas comunidades y est!n com letamente ausentes en otras de la misma es ecie. 'sas diferentes costumbres no ueden ser e" licadas or las circunstancias ecológicas ro ias de cada comunidad( sino que se deben sim lemente a que de cuando en cuando surge una auta de com ortamiento nueva y los miembros de la comunidad la ractican y transmiten el h!bito de adres a hiDos. 3es ecto de la imaginación( #arFin escribe en t9rminos muy similares a los de -ran]ois Jacob( que hemos visto m!s arriba8 BLa imaginación es una de las rerrogativas m!s elevadas del hombre. T. 2iensa que es muy difícil saber hasta qu9 unto e"isten indicios de ellas en los animales( ero argumenta de manera arecida a la de Lorenz en relación con la abstracción en los animales8 BLa mayor arte de los estudios recientemente ublicados or diversos autores su onen carencia total en los animales de la facultad de abstracción( esto es( de la a titud ara formar conce tos generales.

C 3es ecto al raciocinio( que considera( de todas las facultades mentales( la rimera sin discusión( se trataría de la ca acidad de asociar acontecimientos( que encuentra muy desarrollada en los mamíferos( ero que tambi9n e"iste en otros vertebrados in eriores.a ercibe en lo abstracto de que la figura que divisa es la de un cong9nere suyo( y cuando llega cerca de ella cambia re entinamente todo su as ecto si es un erro amigo. /e odría decir que esas criaturas no estaban com letamente terminadas en el nacimiento( sino que eran susce tibles de ser modificadas or las circunstancias de la vida. #ice un escritor que en semeDantes casos a enas es otra cosa que una su osición aseverar que el acto mental no es de la misma naturaleza en el animal que en el hombre. 'stos organismos no su onen mucho avance en la torre de com leDidad ascendente( ero algunas de estas formas dis onían adem!s 0como siem re or ura casualidad( es decir( or sim le mutación y recombinación1 de un mecanismo que reforzaba los com ortamientos que tenían 9"ito 0las llaves que abrían cerraduras1 y( or el contrario( ese mecanismo hacía que los movimientos que conducían al fracaso 0al desastre m!s o menos com leto1 se re itieran oco o nada. Las criaturas darFinianas sólo tienen un ti o de res uesta 0una llave cada una1 ante un roblema 0la cerradura18 unas aciertan y otras no( ero no e"iste ninguna lasticidad en el com ortamiento( que no se uede modificar en absoluto durante la vida del individuoN la llave con la que uno nace ermanece siem re igual. 'stas criaturas darFinianas tienen diferentes ti os de com ortamiento ante un roblema dadoN es como si fueran llaves distintas que intentan abrir una misma cerradura. La selección natural favoreció una de las variantes( y 9sta se multi licó. Unas y otras versiones de llave a arecieron or el mecanismo ciego de la mutación y recombinación de genes. 'n otras alabras( la ró"ima vez que una de esas criaturas se encuentre ante la misma cerradura( lo m!s robable es que ruebe rimero con la llave que tuvo 9"ito la vez anterior. 'l modelo de #ennett es una torre de com leDidad ascendente( en la que unos ti os de mentes son isos que se construyen sobre otros inferiores menos eficaces. Ante el mismo roblema 0la cerradura1 estos seres ensayarían ciegamente diferentes ti os de res uestas 0distintas llaves1 hasta que una funcionara 0abriera la cerradura1. 'l iso m!s baDo es el que ocu an las que #ennett llama criaturas dar7inianas( que muestran las formas de com ortamiento m!s sim les( y que fueron las rimeras. 'sta forma de a render( como se recordar!( es diferente de la de los genesN 9stos sólo a renden de sus 9"itos 0las criaturas darFinianas que tienen las llaves que abren cerraduras sobreviven( las otras mueren1( mientras que las criaturas sKinnerianas tambi9n a renden de sus fracasos8 las llaves que no . Aon el tiem o a arecieron criaturas con un com ortamiento 0un enoti'o en definitiva1 m!s fle"ible. 'sos organismos a renden de sus e" eriencias( y #ennett los denomina criaturas s9innerianas orque su conducta es el resultado del mecanismo de refuerzo o aversión or el remio o castigo que seg<n /Kinner est! en la base de todo roceso de a rendizaDe8 es lo que 9l llamaba el condicionamiento o'erante o instrumental. De llaves & cerraduras #e una forma inde endiente or com leto( el filósofo #aniel #ennett ha elaborado algunas ideas sobre el origen de nuestra mente que tienen muchos untos en com<n con el ensamiento de Gonrad Lorenz 0y con el de #arFin1.

/eg<n #ennett sólo los invertebrados( y quiz!s no todos( odrían ser criaturas uramente sKinnerianas. 'sa re resentación interna del mundo e"terno uede meDorarse a7adiendo las e" eriencias que se van acumulando durante la vida( y( a ser osible( las e" eriencias acumuladas or otros. 'n las simulaciones cerebrales de cómo resolver roblemas se ueden incluir tambi9n las herramientas( de manera que una llave real uede ser robada con una cerradura dentro de nuestra cabeza. 'n cambio( la criatura o eriana rueba en rimer lugar la o ción que ha tenido 9"ito en su simulación cerebral y que or eso ha sido reseleccionada.abren la cerradura son eliminadas sin que muera el organismo que las roduce. Los seres humanos somos criaturas dar7inianas a veces( y tambi9n odemos ser criaturas s9innerianas( ero dis onemos de un tercer sistema ara dar con el com ortamiento adecuado. 2or medio de la cultura heredamos las herramientas que fabricaron ersonas que han muerto hace mucho tiem o( y lo mismo hacen los animales que las usan( como los chim anc9s. =o hace falta e" licar que el mundo interior no es una casa de mu7ecas( no es una maqueta del mundo real. /omos criaturas 'o''erianasN 9ste es el nombre del tercer iso en la torre de #ennett( que hace honor al famoso filósofo Garl 2o er( ara quien nuestro dise7o B ermite que mueran nuestras hi ótesis en vez de nosotrosC. 'n lugar de e" erimentar en el es acio e"terior( el hombre y tambi9n otras es ecies animales tienen la ca acidad de e" erimentar en un es acio imaginado( que es un es acio interior donde se ueden robar las diferentes llaves sin riesgo. La cultura( entendida en su sentido m!s am lio como una forma no gen9tica de transferir información de una generación a otra( sigue el mecanismo de LamarcK en lugar del mecanismo de #arFinN es decir( gracias a la cultura se transmiten los conocimientos adquiridos( que no van en los genes. La siguiente vez todo ser! m!s f!cil gracias al condicionamiento o erante( ero el animal uede salir tan mal librado de la e" eriencia que es osible que no haya una ró"ima vez. E adem!s cuentan con la osibilidad de adquirir conocimiento e ir meDorando y com letando durante la vida esa re resentación interior del mundo e"terior con la que nacen. 'l rimer intento de una criatura sKinneriana ante un roblema 0cerradura1 es una o ción cualquiera( elegida al azar( entre las diferentes osibilidades 0llaves1 de que dis one. La forma en la que se a ro ian unos animales del conocimiento de otros es la imitación( y gracias a ella e"iste la tradición. 2ara ello se necesita una cierta ca acidad de re roducir internamente( y con suficiente fidelidad( el medio e"terno y de crear así una es ecie de ambiente interno. 'n otras alabras( en contra de los filósofos que argumentaron que venimos al mundo sin conocimiento alguno del mundo real 0como una hoDa en blanco1( e incluso que no tenemos ca acidad de adquirirlo( la realidad es que las criaturas o erianas nacen con un modelo interno( bastante e"acto or la cuenta que les trae( de lo que hay m!s all! de sus cerebros. #e este modo se incor ora al modelo interno de la . Los vertebrados son( sin e"ce ciones( criaturas o erianas. /i hay mala suerte una criatura sKinneriana uede tardar mucho antes de dar con la llave correcta( ya que las va robando todas en cualquier orden. Aomo dice #ennett( no se trata de imaginar que tenemos dentro de la cabeza una estufa imaginaria tan caliente que quema el dedo imaginario que onemos encima. 'n otras alabras( es maravilloso 0casi m!gico1 que las m<lti les ruebas ante una cerradura de las diferentes clases de llaves no se hagan en el es acio real( donde cada fracaso es un gol e recibido y tal vez la muerte. 2ero así y todo hay suficiente información en esa re resentación interior como ara que cum la con su función de evitarnos que nos quememos el dedo real en la estufa real del mundo real.

Alguien( o algo( desde fuera( tuvo que crear la inteligencia y la vida( orque sería im ensable que la materia no viva se autoorganizara ara roducir la vida( o que un ser no racional tuviera un hiDo que lo fuera. 2or el contrario( los homínidos que a rendieron a fracturar un hueso con una iedra accedieron al rico tu9tano que contiene. 'n el de $ottfried August &urger de 6@55 0 Las aventuras del !ar&n de MDnc))ausen1 se cuenta la siguiente historia.C Los dos grandes roblemas de la historia de la vida son la a arición del rimer ser y el nacimiento de la mente racional. 'l resultado de incor orar las herramientas mentales a nuestro es'acio imaginado y de $ugar con ellas combin!ndolas de infinitas formas diferentes fue( con el tiem o( la mente humana. BAllí hubiera acabado irremisiblemente si la fortaleza de mi brazo no me hubiera sacado tirando de mi ro ia coleta( Duntamente con mi caballo( al que suDet9 firmemente entre mis iernas. Emergencias 'l barón de Munchausen 0Garl -riedrich . Munchausen alcanzó en vida una gran fama como contador de historias fant!sticas( que finalmente se ublicaron en diversos libros. Una vez quiso salvar el barón un antano de un salto( ero descubrió hacia la mitad del viaDe que había calculado mal( or lo que( estando ya en el aire( se volvió al unto de artida ara tomar nuevo im ulso. #ennett iensa que la clave la da el ro io $regory8 entre las m!s im ortantes herramientas est!n las )erramientas mentales( es decir( las alabras. HAómo odrían las letras Duntarse ara escribir +l Eui$ote o las notas encadenarse en una sinfoníaJ 'n otras alabras( sólo una Inteligencia odría roducir la inteligencia. Auanta m!s inteligencia se uso en el dise7o del <til( m!s inteligencia 'otencial se confiere a quien la use. Las criaturas que tienen tradición son llamadas or #aniel #ennett criaturas gregorianas( esta vez en honor del sicólogo brit!nico 3ichard $regory.realidad no sólo el mundo de los obDetos naturales( sino tambi9n el de los obDetos fabricados( es decir( el es'acio dise3ado. 'ste autor observó que un ar de tiDeras no sólo son resultado de la inteligencia( sino que ro orcionan inteligencia adicional a quien las usa. 'l fusil tiene m!s dise7o( m!s inteligencia incor orada( que un alo aguzado en su e"tremo. Las herramientas son inteligencia 'otencial. Los gru os de chim anc9s que no saben re arar alitos ara 'escar termitas 0 orque no est! en su tradición1 se ierden esta im ortante fuente de roteínas. Lo contrario sería ensar que es osible levantarse en el aire como lo hacía el imaginativo Munchausen8 tir!ndose uno . Una refle"ión com<n es la de que algo no uede salir de la nada( es decir( que de donde no hay no se uede sacar 0y los olmos no dan eras1. Mucho mayor es la diferencia entre quienes dis onen de armas de fuego y quienes usan lanzas de madera. Afortunadamente su fuerza y su ingenio le salvaron una vez m!s de un mal trago. 's evidente que sólo una criatura gregoriana odía convertirse en un ser humano( ero eso no quiere decir que sea f!cil saber cómo lo hizo. )al cosa arece lógicamente im osible. 'n su segundo salto se quedó tambi9n corto y se hundió en el antano hasta el cuello( no muy leDos de la otra orilla. E tambi9n gracias a esta oderosa herramienta( esta vez al servicio de la comunicación( fue osible a render no sólo de los errores ro ios( sino tambi9n de los errores de los dem!s. y 6@?@ y combatió en el eD9rcito del Rar contra los turcos( alcanzando el grado de ca it!n de caballería.ieronymus &aron von M`nchhausen1 fue un ersonaDe histórico que vivió entre 6@+.

2ero esas ulguraciones( en e" resión feliz de Gonrad Lorenz( no son milagrosas( ya que resultan de la integración de elementos re%e"istentes 0Lorenz refería el t9rmino ulguraci&n a evoluci&n( orque en origen evoluci&n significaba desarrollo revisible( y la ulguraci&n es siem re algo ines erado1.mismo hacia arriba del eloN sería elevar las maravillosas 0 ero fant!sticas e irreales1 aventuras del barón de Munchausen al rango de aradigma científico. Utilizamos gr<as todos los días en la construcción( ero no ganchos celestes. 2ero hay un mecanismo alternativo ara subir8 se trata de las gr<as. Aada salto de nivel( desde el origen de la vida hasta la mente humana( requeriría de la intervención de uno de estos ganchos celestes. . 'l lenguaDe( or eDem lo( sería una gr<a que habría acelerado la evolución de la mente humana. =o a areció( or su uesto( ara hacer avanzar m!s de risa la evolución( y adem!s a los organismos no les im orta nada el futuro a tan largo lazo. #os m!s dos a veces suman cinco( o cinco mil. 2ero el caso es que los linaDes que siguieron or esa vía terminaron diversific!ndose y multi lic!ndose m!s que los que mantuvieron el sistema rimitivo de re roducción ase"ual. 'n efecto( tanto la vida como la refle"ión re resentan saltos cualitativos( que entra7an la a arición de ro iedades nuevas de la materia( hasta ese momento desconocidas or com leto en el laneta. )ambi9n fue una gr<a biológica( hace mucho tiem o( la re roducción se"ual. 2ero ambos acontecimientos son tan raros que han ocurrido una sola vez en la )ierra( y no est!bamos allí entonces ara observarlos. =o es necesario sin embargo recurrir a un agente sobrenatural ara e" licar científicamente el origen de la vida y de la consciencia( orque sí es osible concebir que ambas ro iedades surgieran solas a artir( en un caso( de mol9culas org!nicas( y( en el otro( de animales no conscientes.ay or lo tanto manera de encaDar la emergencia de la vida y de la mente simbólica en el marco de la ciencia moderna( de la que se ha ido eliminando( desde la revolución del &arroco( toda retensión de finalidad. La solución que ro one Gonrad Lorenz ara e" licar los cambios de nivel es algo diferente. /in duda fueron sucesos muy singulares. . Una gr<a no es una solución m!gica com arable a la del barón de Munchausen de tirarse de la coleta. sea( vida y conciencia no re resentan sim lemente la suma de los elementos anteriores a su a arición( sino algo m!s. La moderna biología ha renunciado a cualquier forma de animismo o de vitalismo. 2or gr<a entiende #ennett la a arición de una ro iedad nueva 0 or el mecanismo darFiniano ordinario de la selección natural1 que( aunque no haya a arecido ara ser utilizada como gr<a( sin embargo hace que la evolución se acelere y conquiste es acios nuevos de dise7o. 'ste aradigma científico( que ha ermitido a la biología rescindir en sus e" licaciones de las uerzas oscuras( se llama organicismo. 'n la sociedad contem or!nea estamos asistiendo a la a arición de gr<as 0como el c)i' de silicio1 que( casi or arte de magia( aceleran la evoluci&n tecnol&gica y crean nuevas m!quinas antes im ensables. 'l filósofo #aniel #ennett lo e" lica así8 hay gente que refiere creer que e"isten ganc)os celestes que ermiten elevarse a los organismos en la torre de la com leDidad creciente a la que nos hemos referido antes. E la cultura es una gr<a ara fabricar gr<as. Ahora bien( or ese algo más no se entiende ninguna clase de fuerza misteriosa( intangible y et9rea. Aada ro iedad nueva( or es ectacular que sea( emerge de la reorganización de los elementos dis onibles en el nivel de organización inferior8 es una 'ro'iedad emergente. )odo lo que odemos hacer en este momento es tratar de conocer cada vez meDor en qu9 circunstancias y a artir de qu9 bases surgieron la vida y la concienciaN estamos muy leDos( hoy or hoy( de ser ca aces de roducir una vida artificial o una inteligencia artificial .

2ero a<n faltaba otro gol e( esta vez un gol e baDo( y se roduDo en los a7os 6?@M y 6?@>.que uedan considerarse verdaderamente an!logas a la vida e inteligencia del mundo org!nico. 's decir( m!quinas es ecializadas( muy eficaces en lo suyo( y no seres artificiales que saben hacer un oco de todo como los organismos( que en realidad ara lo que est!n dotados or la naturaleza es ara vivir y re roducirse( no ara realizar alguna función rentable ara el hombre. /í es osible( y se est! haciendo( fabricar artefactos que tomen decisiones y que resuelvan roblemas or nosotros( orque lo hacen meDor y m!s r! ido. 'n la rimera fecha 'dFard . Auando una abeDa nos ica y muere or ello est! com ort!ndose( en a ariencia( de la forma m!s contraria a sus intereses 0y a los de sus genes1 que se ueda imaginar. La e" licación de tan absurdo com ortamiento 0 or muy admirable que nos arezca una abeDa KamiKaze1 est! en el ti o de re roducción de estos insectos( donde las hembras tienen dos Duegos de genes 0son di'loides como nosotros( con un Duego de cromosomas rocedente del adre y otro de la madre1. Aomo resultado de este singular sistema de herencia gen9tica resulta que una . CA$IT"L 3 5Li0res o escla-os6 El cuarto golpe /igmund -reud se consideraba el autor del gol e definitivo que había derribado al hombre del edestal en el que creía estar. Las abeDas y otros insectos himenó teros sociales( como las hormigas( y tambi9n las termitas 0que est!n evolutivamente m!s aleDadas1( viven en colonias 0colmenas( hormigueros( termiteros1 donde sólo se re roduce un individuo( que es la reina. Vilson cree que sobre esta base tan sencilla se uede construir toda una ciencia del com ortamiento social8 la sociobiología. Las obreras renuncian a tener hiDos ro ios( y a cambio se sacrifican 0hasta la muerte1 or las otras hiDas de la reina( sus hermanas( o( en definitiva( or la colonia entera. 's muy dudoso que se consiga alg<n día( ero no a causa de ninguna im osibilidad metafísica( sino orque no van or ahí las investigaciones. 'l rimer gol e lo ro inó Ao 9rnico cuando afirmó que la )ierra no era el centro del Universo.. 'l segundo fue el descubrimiento or #arFin de que descendemos del mono( y el tercero( el gol e que habría asestado el ro io -reud( había sido baDar a los sótanos de la conciencia ara descubrir que all! abaDo( en el subconsciente( es donde se cuecen 0sin que lo se amos1 nuestros deseos m!s inconfesables( los que de verdad nos im ulsan en la vida. =o es interesante en absoluto construir un robot que imite al ser humano8 Y ara eso ya nos tenemos a nosotros mismosZ Lo que merece la ena desarrollar es m!quinas que simulen algunas ro iedades <tiles 0 ara los humanos1 de la vida y de la inteligencia humana( incluso en un grado m!s alto que las criaturas naturales. 2ero( or su uesto( los criterios de decisión los onemos los humanos. 'n cambio( los machos sólo tienen un Duego 0son )a'loides1. Vilson ublicó el libro titulado %ocio!iologíaF la nueva síntesis( y en la segunda a areció el libro de 3ichard #aFKins +l gen egoísta. La esencia de ambos lanteamientos es 9sta8 las relaciones con nuestros semeDantes est!n reguladas or el grado de arentescoN cuanto m!s consanguíneos seamos mayor ser! nuestra dis osición a ayudar a otras ersonas.

H2ero ueden tratarse los rasgos de la conducta humana como si fueran características anatómicas( rasgos físicosJ H#ebemos hablar del com ortamiento humano como de un todo o odemos descom onerlo en unidades de com ortamiento cada una de ellas determinada 0o co%determinada1 or un gen distintoJ H. 'n el caso de estos insectos sociales 0que son la es ecialidad de Vilson1 arece que todo cuadra.amilton el verdadero autor de este razonamiento( ero Vilson va m!s leDos y sostiene que esta regla del arentesco tambi9n sería a licable a los dem!s animales( e incluso en una osible sociobiología humana. Aomo el com ortamiento es tambi9n una forma 0y muy im ortante1 de ada tación( la conducta tambi9n habría sido obDeto de selección en los animales. Muchos iensan que hay ersonas m!s dotadas que otras ara el a rendizaDe de los idiomas( como se com rueba a diario en clase( o ara los de ortes. /e cum liría así el sue7o de integrar las ciencias sociales en la teoría de la evolución 0versión neodarFinista1.( etc. Gamin gritan a voz en cuello8 YYY=.abeDa obrera com arte m!s genes con su hermana 0las tres cuartas artes1( que con sus ro ios hiDos 0la mitad1( o que con su hermano 0la cuarta arte1.ZZZ 2ero todos los que tenemos mal oído o oca ma7a ara las manualidades estamos convencidos de que es algo gen9tico y de que no hay nada que hacer or mucho que vayamos al Aonservatorio o a la -acultad de &ellas Artes. 'dFard .ay genes concretos ara cada una de nuestras aficiones( o inclinaciones( o vocaciones( o ca acidades( o referencias se"ualesJ -rente a la tendencia de los sociobiólogos a contestar afirmativamente a esta <ltima regunta( otros científicos( como 3ichard A. 2or eso van a veces en contra de la conveniencia de los individuos que los ortan( y les obligan a restar favores a otros individuos( o incluso a dar la vida or ellos. . 's como si nosotros sólo fu9ramos los vehículos que los trans ortan en su viaDe eterno a trav9s del tiem o. #esde que se conoce la e"istencia de los genes se sabe que ellos determinan en una gran arte el fenoti o de los individuos( incluyendo en el fenoti o no sólo la a ariencia física( sino tambi9n el com ortamiento. 's como si nos usaran. 2ero si lo que hace que ractiquemos el altruismo con nuestros arientes es que tenemos muchos genes en com<n( H or qu9 no olvidarnos directamente de los individuos y razonar sólo en t9rminos de genesJ 2odemos elaborar entonces( como hace 3ichard #aFKins( la met!fora del gen egoísta8 son en realidad los genes quienes tienen intereses e intenciones. 'ste a arente altruismo es en realidad forzado( y no una aut9ntica libre elección. 'sa desmedida afición al bricolaDe( o a la cocina( o a la caza( o al coleccionismo( o al f<tbol( o al baile( o a las muDeres( o a los hombres( etc.. 2or eso( en lugar de tener hiDos las obreras tienen hermanas. Vilson y 3ichard #aFKins son neodarFinistas uros( orque est!n convencidos de que es la selección natural el motor 0<nico1 de la evolución y la res onsable de las ada taciones de los seres vivos. 's como si se sirvieran de nosotros ara roducir co ias de sí mismos( o ara favorecer a sus co ias que son ortadas or otros cuer os( incluso con sacrificio de nuestras vidas si fuera necesario. 'n realidad fue el gen9tico Villiam #. 'l ca it!n del barco cree que est! al mando de la nave orque ordena las maniobras( ero el rumbo lo trazan otros8 los genes( unos asaDeros muy( muy eque7os.( . HIu9 adres no darían su vida or sus hiDosJ E finalmente8 H or qu9 no su rimir el como si y afirmar directamente que estamos al servicio de nuestros genesJ 'l gol e baDo de la sociobiología y de la met!fora del gen egoísta al orgullo humano consiste en su oner que son los genes( y no la mente( quienes tienen el control. 's como si los genes mani ularan nuestros deseos en sus ro ios beneficios. 2ara los neodarFinistas la mayor arte de las características de los organismos son ada taciones. LeFontin( /teven 3ose y Leon J.

( que observamos en nuestros conocidos 0y en nosotros1( Hcu!nto tiene de innatoJ H's verdad que a los ni7os les gustan( de forma natural( los soldaditos y las ni7as refieren las mu7ecasJ HIu9 hay de cierto en que los hombres se maneDan meDor con los ma as y lanosJ /i esto es así( Hestaremos m!s seguros si el avión lo ilota un hombre que si lo hace una muDerJ H/on las muDeres generalmente meDores en el trato y en la comunicación verbal( es decir( en los trabaDos de cara al <blicoJ Los óvulos de los mamíferos son mucho m!s valiosos que los es ermatozoides( or la sencilla razón de que en una oblación la ro orción de unos y de otros est! tremendamente desequilibrada. E la regunta de aut9ntico significado moral es 9sta8 si es verdad que hay genes es ecíficos detr!s de muchos de los rasgos de nuestra ersonalidad( y dado que se avanza a toda velocidad en el conocimiento del genoma( Hse llegar! alg<n día( quiz! no muy leDano( a conocer qu9 genes son 9sosJ /i es así( Hser!n los seres humanos clasificados( y algunos discriminados( or su constitución gen9ticaJ Qstas son graves cuestiones( que merecen que les dediquemos un oco de atención. HIuiere eso decir que el hombre busca( or instinto( el oder y la muDer al oderosoJ /i no es verdad que el varón sea or naturaleza m!s romiscuo que la muDer( Hcómo se e" lica que la clientela de la rostitución y de la ornografía sea( universalmente( masculinaJ H's sim lemente una cuestión de educación y de culturaJ =o se trata con estas reguntas( or su uesto( de Dustificar el machismo( sino de ver si tiene una base biológica( sea grande o eque7aN ero en todo caso( y esto debe quedar muy claro( la biología no ser! nunca la diosa que decrete nuestra escala de valores. E d!ndole la vuelta al argumento( los ricos 0 ersonas y ueblos1 serían( en virtud de haberse im uesto a los d9biles( los m!s fuertes( los meDor ada tados. El darwinismo social Los que se o onen a la sociobiología temen ver resucitado el fantasma del darFinismo social( esto es( la idea de que or el bien de la es ecie se Dustifica la lucha entre clases sociales( o entre ueblos. H's tambi9n 9sa una ó tica adecuada ara los humanosJ HTiende el varón a fecundar el mayor n<mero de muDeres osible( mientras que la muDer en cambio as'ira a la estabilidad y la seguridad 0inde endientemente de que luego ambos act<en( m!s o menos a rega7adientes( de acuerdo con las convenciones de su cultura1J 'ntre los mamíferos sociales hay con frecuencia una relación muy directa entre el estatus Durídico del macho y el tama7o de su rogenieN cuanto m!s alto est9 un macho en la Derarquía del gru o m!s robabilidades tendr! de acceder a hembras con óvulos re arados ara ser fecundados. 2or ese motivo los com ortamientos se"uales de machos y de hembras de mamíferos res onden a intereses distintos( y se estudian desde el unto de vista del distinto valor del óvulo y del es ermatozoide.etc. 'n muchas culturas humanas tambi9n se da o se ha dado esta regla. E si los rasgos de la conducta humana est!n tan rígidamente rogramados( Hser!n los socialmente triunfadores los meDores en inteligencia( tem eramento y moralidadJ . Adem!s( tiene que asar un largo eriodo de tiem o hasta que una hembra de mamífero ortadora de un óvulo fecundado 0o varios en las es ecies con m<lti les crías1 vuelva a estar en condiciones de ser fecundada de nuevo. Aada uno tiene su res uesta a estas y otras reguntas or el estilo( ero muchos iensan que or lo menos algunos rasgos de la ersonalidad se heredan. )ambi9n sabemos que( desgraciadamente( tambi9n son hereditarias en alg<n grado ciertas enfermedades mentales( como la esquizofrenia.

Aomo la inteligencia( la moral tambi9n había evolucionado( y no todos 0los ueblos( las ersonas( los se"os1 habían alcanzado el mismo nivel."ford y de Aambridge eran( ya antes de entrar en la universidad( los meDores y los m!s virtuosos.L1( con lo que quedó como Bla lucha or la vida o la su ervivencia de los meDor ada tadosC.'l darFinismo social se reocu aba or las ne astas consecuencias que tendría ara la es ecie el que se relaDara la selección natural( y se ermitiera que los eor dotados se re roduDeran tanto o m!s que los miembros su eriores de la raza humana. La su uesta diferencia natural entre unos humanos y otros no sólo era de orden intelectual( sino tambi9n moral.obbes se a artaba del m9todo de &acon( que 0como vimos1 consistía en la e" erimentación y en la inducción sin modelo revio.obbes 06M55%6>@?1( autor del libro Leviatán 06>M61. /i nos llegaran a gobernar los menos evolucionados en moral e inteligencia( Hqu9 sería de nosotrosJ 'n su rimera edición de +l origen de las es'ecies( de 65M?( Aharles #arFin definía la selección natural como Bla lucha or la vidaC.%6?. Anunciaba que de la lucha entre los individuos saldrían los meDores( los líderes que deberían guiar a la sociedad en beneficio de todos. 2roclamaba la igualdad de o ortunidades y el laissez aire como doctrina olítica. La vida de las clases y ueblos inferiores estaba m!s gobernada or sus desordenadas baDas asiones( sin a enas freno moral( que or su razón. . Al ado tar un unto de artida matem!tico( . M!s adelante com letó la definición de la selección natural con la frase Bla su ervivencia de los meDor ada tadosC acu7ada en 65>4 0en "rinci'les o Biolog*1 or el sociólogo y filósofo ingl9s . Un caballero no era <nicamente m!s listo que su criado o que un salva$e( sino que tambi9n era( or naturaleza( m!s valiente( m!s Dusto( m!s honrado y m!s decente. Los alumnos de .ubo un im ortante filósofo ingl9s y teórico olítico muy anterior a #arFin que tambi9n inter retó las sociedades humanas como resultado de las luchas entre los individuos. =i que decir tiene que ayudar a los erdedores en la lucha or la vida sería o onerse a la acción de la selección natural( y or lo tanto significaría ir contra natura. 'l unto de vista de . =o se trataba de que todos los ni7os tuvieran el mismo ambiente ara desarrollar sus a titudes y ver qui9n era meDor( sino que se daba or hecho que esa com etencia ya había ocurrido en el asado( y que las clases y ueblos dominantes ya habían demostrado suficientemente su a lastante su erioridad.erbert / encer 065+. 2ero el darFinismo social era en realidad una tram a. .obbes es similar al razonamiento mecanicista que utiliza . -ue esta e" resión de / encer 0Bsurvival o t)e ittestC1 la que ermitió trasladar el darFinismo a la sociología( or lo que debería hablarse de s encerismo social meDor que de darFinismo social T or cierto que / encer defendió la evolución de las es ecies antes que #arFin( ero su ensamiento era lamarcKistaN des u9s de +l origen de las es'ecies( / encer ace tó igualmente la selección natural como 0otro1 mecanismo e" licativo de la evoluciónU. /e trata de )homas .obbes estaba im resionado or el m9todo de $alileo 0a quien trató en 6>L> en Arcetri1 de reducir un sistema a sus elementos y de e" licarlo mec!nicamente en t9rminos de movimientos de los cuer os( y así lo quiso hacer con la sociedad humana( que descom uso en individuos ara luego oder entender el conDuntoN es decir( la m!quina social odía ser estudiada del mismo modo que la física estudiaba la m!quina celeste. 2ero en realidad no se deseaba que se roduDera esa selección natural en igualdad de o ortunidades( or eDem lo en el terreno de la educación. 'l roducto de tan larga y beneficiosa actividad de la selección natural no odía echarse a erder en oco tiem o con igualitarismos antinaturales que odrían oner en eligro el futuro de la humanidad.

'l Leviat!n 0la common7ealt) en ingl9s( civitas en latín( o 'stado1 es como un hombre artificial( aunque de mayor tama7o y fuerza ara que ueda restar las funciones de rotección y defensa ara las que fue creado.obbes( al arecer( no estaba en buenas relaciones con ninguna de las dos artes en el conflicto8 el rey Aarlos I y los constitucionalistas 0el rimero erdió su cabeza en 6>4?1.obbes es un su erorganismo( una m!quina com uesta or todos los individuos agru ados. )odas estas manifestaciones de la violencia humana udieron influir en su ensamiento. . Así es como se roduce la selección natural de #arFin( y como se garantiza la su ervivencia de los meDor ada tados que defendía / encer. )homas nació rematuramente or la im resión recibida or su madre al ver entrar tro as enemigas en el ueblo( y una arte im ortante de su vida la asó en el destierro a causa de la 3evolución Inglesa.$alileo ara e" licar los sistemas naturales( orque ara .obbes y Malthus( el darFinismo o s encerismo social arece haber hecho el camino a la inversa( y trasladar los rinci ios de la biología a la sociología. 'l Leviat!n de . .obbes las manifestaciones sociales son sim lemente una consecuencia de las interacciones entre los individuosN no est!n en la naturaleza de los ro ios individuos( tomados de uno en uno( sino que resultan de sus relaciones. 'n la naturaleza el !ellum omnium contra omnes 0la lucha de todos contra todos1 de . 'l ro io adre de )homas .obbes arte de la su remacía del derecho 0$us1 del individuo( es decir( su libertad( sobre la ley 0le. 'm ecemos ara ello or reguntarnos8 He"istenJ Los circuitos integrados del cerebro 2ara los sicólogos conductistas( con /Kinner a la cabeza( todo lo que hay que investigar en los animales y en los humanos son los acontecimientos que modifican la . Los individuos no tienen en rinci io inter9s en vivir en sociedad 0y carecen de conce tos morales1( ero se ven forzados a ello a causa de la limitación de los recursos( ya que todos as iran a las mismas cosas y no hay suficiente cantidad dis onible.1( o sea( la obligaciónN ero ara oder vivir con seguridad( los hombres deciden vivir en sociedad 0status civilis1 y ara ello llegan libremente al acuerdo de transferir sus derechos al estado absoluto( que se convierte así en un monstruo de oderes ilimitados com arable al Leviat!n( una bestia bíblica. 'ntonces nace la agresión( la inseguridad( la desconfianza y el odio. 'so hace que forzado or las circunstancias el ser humano se convierta( en estado natural 0 status naturae1( en un lobo ara los dem!s humanos 0)omo )omini lu'us1( aunque no sea or sí mismo com etitivo. /i en el origen de las teorías evolucionistas hay influencia de filósofos y sociólogos como .obbes es inevitable( no or inclinación de los individuos( sino or la escasez de los recursos. Intentemos des oDar de toda ideología a nuestra em resa científica de buscar las bases biológicas en la conducta humana. 'l filósofo socialista alem!n -riedrich 'ngels era darFinista( ero ello no le im idió observar el eligro de este razonamiento de ida y vuelta( en el que determinadas teorías olíticas individualistas son convertidas en leyes de obligada a licación a las sociedades humanas des u9s de su aso or las ciencias naturales.obbes( un !rroco anglicano( era un hombre violento que mató a u7etazos a otro eclesi!stico a la uerta de la iglesia( or lo que se vio obligado a marcharse abandonando a sus tres hiDos al cuidado de su hermano. La Aorona sería como un alma artificial( que le da vida y movimiento al cuer o social.

robabilidad de las res uestas. 'l com ortamiento de un individuo sería ara esta escuela ambientalista sólo el resultado de los refuerzos o debilitamientos de las res uestas voluntarias que ha e" erimentado el suDeto a lo largo de su vida a causa de los remios y castigos que ha recibido. /omos <nicamente el roducto de nuestras biografías( orque nacemos sin ninguna rogramación de la conducta8 es la vida misma la que nos rograma( y la educación basada en la recom ensa y en el castigo 0o en la ausencia de recom ensa1. 'l e"tremo o uesto 0del que se acusa a algunos sociobiólogos radicales1 sería el de que todos los as ectos relevantes de la conducta animal( y de la 'ersonalidad en el caso de las 'ersonas( est!n condicionados en mayor o menor medida or los genes. :endríamos así al mundo con unas rogramaciones bastante rígidas de la conductaN estaríamos b!sicamente re% rogramados. Un oco entre ambos e"tremos se sit<an los etólogos. 2ara 9stos e"isten re% rogramaciones en la forma en la que los animales conocen el mundo. Los datos de la realidad e"tra%subDetiva 0el mundo llamado real1 les llegan filtrados( de modo que sólo son ercibidos aquellos que tienen inter9s ara el suDeto. Algunos estímulos motivadores desencadenan reacciones inmediatas en el individuo( ero tambi9n e"isten im ulsos internos 0 ulsiones1 que los llevan a buscar los estímulos necesarios ara que se roduzcan determinados com ortamientos 0sobre todo cuando 9stos llevan largo tiem o sin eDecutarse1. Adem!s( e"isten rogramas gen9ticos que ermiten el a rendizaDe y lo encauzan. =o todo se asimila( sino sólo lo o ortuno ara la su ervivencia y la re roducción del individuo. 'n algunos casos muy llamativos el a rendizaDe toma la forma de una estam ación( y el animal queda marcado ara siem re or una es ecie de im ronta que recibe en un momento sensible de la vida. 2ero( Hcómo saber si todas estas re% rogramaciones e"isten tambi9n en el ser humanoJ 'ibl%'ibesfeldt ha estudiado los universales humanos( es decir( las autas que se dan en todas las culturas( incluso en aqu9llas tan remotas que nunca habían sido contactadas or los occidentales. Algunos de estos com ortamientos se encuentran tambi9n en lactantes y en ni7os sordomudos y ciegos( que desgraciadamente a enas ueden relacionarse con otras ersonas. Adem!s( a veces se observan tambi9n en otros rimates. 'stas autas universales son( robablemente( innatas8 se nace con ellas. /eg<n las investigaciones de los etólogos humanos e"isten re% rogramaciones en el ser humano no muy diferentes de las de los animales que nos son m!s cercanos. 2ara em ezar( muchas de nuestras e" resiones 0el lenguaDe del cuer o1 son innatas( como ya había observado el ro io #arFin. .ay tambi9n un com onente gen9tico en la agresividad humana( es ecialmente frente al e"tra7o. La Derarquía y el territorio son( como en otras es ecies de animales sociales( fuente de conflicto. 2ero en modo alguno quiere esto decir que la agresión sea inevitable y se deba ace tar con fatalismo como una lacra ermanente y eterna. 2or el contrario( somos una es ecie or lo general bastante oco agresiva e"ce to( como ya se ha comentado( cuando intervienen las ideologías. #e hecho( e"isten inhibiciones muy fuertes en los humanos en contra del asesinato. Igual que dis onemos de un re ertorio de gestos agresivos( se dan en nuestra es ecie( como en otras es ecies sociales( gestos de saludo y de a aciguamiento que bloquean al agresor 0 ero que( naturalmente( no ueden actuar cuando se mata a tanta distancia que no se llega a ver a la víctima1. 2or su uesto( no hay nada meDor ara acabar con la agresión que la educación ara la convivencia basada en el conocimiento mutuoN así es como el e"tra7o 0 or e"tranDero o or diferente1 deDa de roducir miedo o ira( y se rom e la igualdad e"tra7o c enemigo.

Aomo decía el gen9tico J. &. /. .aldane( si no odemos evitar referir al hermano y desconfiar del forastero( lo meDor ser! redicar la fraternidad universal( como hacen las religiones. /i nos convencemos de que todos somos hermanos ser! m!s f!cil que nos llevemos bien. E hay un e" erimento muy reciente que alimenta nuestras es eranzas de conseguirlo. Los investigadores que lo han llevado a cabo son 3obert Gurzban( John )ooby y Leda Aosmides( del Aentro de 2sicología 'volucionista de la Universidad de Aalifornia en /anta &!rbara. La sicología evolucionista es una rama de la sicología que a lica la lógica de la teoría de la evolución como herramienta ara abordar los roblemas. Los investigadores californianos estaban interesados en las categorías b!sicas en las que los seres humanos clasifican( de manera autom!tica e im erativa( a sus semeDantes cuando se encuentran con ellos or rimera vez. )radicionalmente se consideraba que las tres dimensiones 'rimitivas o 'rimarias que usamos ara categorizar ersonas desconocidas eran se"o( edad y raza. 'stas tres dimensiones serían inde endientes entre sí y suficientes( es decir( nuestra mente las com utaría sin necesidad de a7adir ninguna otra informaciónN or eDem lo( nos servirían ara recordar que la nueva vecina es una muDer Doven negra. #urante mucho tiem o se han buscado las condiciones en las que la raza no sea tenida en cuenta ara categorizar 0 ara codificar1 a las ersonas( ero sin 9"ito. /i fuera una realidad innegable que la raza es una categoría natural ara nuestros cerebros habría razones ara reocu arse( orque el sim le acto de clasificar individuos en dos gru os 0nosotros y ellos1 redis one a los seres humanos en favor del gru o ro io y en contra del aDeno. Aun así tendríamos la obligación moral de combatir con todas nuestras fuerzas el racismo( incluso en contra de nuestra maquinaria neurocom utacional. 2ero( Hseguro que es así de difícilJ Los mencionados sicólogos de la evolución se reguntaban or qu9 la raza es una dimensión rimaria del ser humano. La razón or la que nuestra mente estaría re% rogramada ara establecer estas tres categorías es la de que son buenos indicadores ara redecir el com ortamiento de un e"tra7o( y or lo tanto tienen valor ada tativo en el medio social en el que el ser humano tiene que valerse. 'n otras alabras( sabemos( m!s o menos( qu9 odemos es erar de un ni7o0a1( de un adulto0a1 o de un anciano0a1( ero Hqu9 valor redictivo tiene conocer la razaJ /obre todo teniendo en cuenta que nuestra es ecie es tan oco variable que no uede hablarse ro iamente de razas( ya que la mayor arte de la variación gen9tica se da dentro de las oblaciones y no entre las oblaciones. E considerando adem!s que esos ligeros cambios que e"isten en la a ariencia humana se suceden de una manera muy gradual en la geografía 0la igmentación( or eDem lo( no asa bruscamente del blanco de los escandinavos al negro de los subsaharianos( sino que hay tonos intermedios en las tierras situadas entre una y otra región1. -inalmente( dado que la movilidad de las oblaciones rehistóricas sería necesariamente limitada( Hqu9 robabilidad tendría entonces una ersona de encontrarse con otra de as ecto realmente distintoJ 'n consecuencia( estos autores lantearon la hi ótesis de que ninguna arte de la arquitectura cognitiva humana estaba ada tada ara codificar la raza( y que las observaciones que anteriormente arecían indicar que la raza era una categoría que se codificaba autom!ticamente( querían decir en realidad otra cosa. Los cazadores y recolectores rehistóricos vivían en bandas( y las bandas entrarían en conflicto unas con otras con cierta frecuencia 0algo que se ha observado en oblaciones humanas modernas con este ti o de economía y que tambi9n les ocurre a los chim anc9s1. )endría or ello mucho valor ada tativo la ca acidad de detectar las alianzas( y así habría surgido or

evolución una maquinaria neurocognitiva que com uta la ertenencia de un e"tra7o a una u otra alianza en orden de redecir su com ortamiento. 'n consecuencia( sería el gru o y no la raza la categoría a codificar. Los resultados obtenidos en los e" erimentos cl!sicos que a untaban a que la raza era una dimensión rimaria se debían a que en los dise7os e" erimentales la raza coincidía con el gru o( algo que sin duda tambi9n ocurriría en la rehistoria en algunas regiones fronterizas en las que coincidieran dos oblaciones humanas diferentes 0como los esquimales y los indios en la actualidad( or eDem lo1( ero que no sería la situación m!s frecuente. /i esta hi ótesis fuera cierta se debería oder demostrar e" erimentalmente que la ertenencia a un gru o tiene m!s fuerza a la hora de catalogar a las ersonas desconocidas que las diferencias en el color de la iel u otros rasgos raciales. Gurzban y sus colegas llevaron a cabo una serie de e" erimentos encaminados a robar su hi ótesis( que en esencia consistían en hacer que unos suDetos resenciaran una discusión entre dos gru os de ersonas. 'n ambos equi os había blancos y negros( y la ertenencia a un equi o u otro se hacía e" lícita or se7ales inequívocas de varios ti os. A continuación se interrogaba a los observadores acerca de la discusión con reguntas del ti o Bqui9n diDo qu9C. /i los observadores categorizaran or raza( los errores de atribución de una frase a una ersona equivocada se roducirían entre individuos de la misma raza( ero lo que se demostró fue lo contrario. Las confusiones se daban m!s frecuentemente entre ersonas del mismo equi o. 'l resultado final del e" erimento fue que habían bastado menos de cuatro minutos ara que las barreras raciales se borraran y afloraran las identidades de gru o. 'l color de la iel y dem!s rasgos que diferencian a las oblaciones no establecen categorías naturales a la hora de clasificar a los seres humanos( como no lo es el color del elo o la forma de la nariz entre es a7oles. 'l cerebro sí toma( en cambio( buena nota de qui9n 0sea moreno( elirroDo o rubio1 va con qui9n en el Duego de la vida. /in necesidad de recurrir a refinados e" erimentos( creemos que los de ortes de equi o demuestran que la rivalidad entre razas sólo e"iste cuando los equi os son homog9neos racialmente( ero en cambio nadie 0afortunadamente1 re ara en el color de la iel del Dugador que marca el gol si es de su equi o y lleva sus colores. .ay como vemos argumentos que a untan a que e"isten ciertas re rogramaciones en la categorización de e"tra7os( ero( adem!s( arecen e"istir re% rogramaciones im ortantes en el a rendizaDe humano( en articular en el del lenguaDe. /eg<n el ling`ista =oam AhomsKy todos los idiomas tienen una base com<n( orque e"isten unas reglas universales del lenguaDe. Los ni7os nacen con estructuras neuronales en su cerebro que les ermiten a render muy tem rano algo tan difícil como un idioma( mucho antes de que se an multi licar( or eDem lo. /e diría que el lenguaDe es algo natural en ellos y en cambio la aritm9tica no lo es. 2ero esas rogramaciones est!n abiertas( y no codifican qu9 idioma en concreto hablar! el ni7oN sólo determinan la estructura b!sica( que es( seg<n AhomsKy( com<n a todos los idiomas. #arFin discurría( mucho antes( en t9rminos no muy diferentes de los de AhomsKy8 B;bserva .orne )ooK( uno de los fundadores de la insigne ciencia de la filología( que el lenguaDe es un arte( lo mismo que la destilación de la cerveza o el cocimiento del anN meDor hubiera sido com ararlo con la escrituraN ero ciertamente no es un instinto( orque el lenguaDe tiene que a renderse. /e a arta mucho( no obstante( de todas las artes ordinarias orque el hombre muestra tendencia instintiva al habla( como vemos en el balbucear de nuestros hiDos( que( en cambio( no acusan ninguna tendencia instintiva a destilar cerveza( a

cocer an o a escribir.C La teoría elaborada or el ling`ista AhomsKy en los a7os cincuenta del siglo PP recibió ronto a oyo or arte del neurólogo 'ric Lenneberg( quien observó que en algunos ni7os que tenían deficiencias en el lenguaDe arecía haber un com onente notable de herencia( orque ciertos casos se re etían en determinadas familias. La im ortancia de estos estudios estaba en que sugerían la e"istencia de algo así como un &rgano 'ara el lengua$e( es decir( unas redes de neuronas que ya est!n formadas antes de que el ni7o em iece a hablar 0 recisamente ara hacer osible que a renda un idioma1. 'sta re% rogramación sería innata o( dicho de otro modo( ertenecería al )ard7are y no al so t7are del cerebro. La hi ótesis contraria es la de que la ca acidad ara el lenguaDe no es una facultad inde endiente sino que forma arte de un conDunto m!s am lio de destrezas que odemos denominar inteligencia general( y que uede ser medida or tests sicológicos como el famoso cociente de inteligencia 0AI1. 3ecientemente se han obtenido unos resultados que odrían darle la razón a AhomsKy. 'n 6??, se descubrió una familia am lia en la que se resentaba( a lo largo de tres generaciones( un ti o es ecial de dificultad ara el lenguaDe( tanto a la hora de roducirlo como a la de entenderlo. Los afectados arecen ser inca aces de a licar algunas reglas elementales del lenguaDe que un ni7o normal lleva a cabo sin ensarloN no es sólo un roblema de habla. 'n total se estudiaron gen9ticamente veintisiete individuos 0de un total de treinta y siete1 de los cuales quince resentaban trastornos ling`ísticos. La dificultad ara el lenguaDe de la familia en cuestión no uede ser tam oco la consecuencia de una inteligencia baDa( orque algunos de los afectados obtenían untuaciones en los tests de inteligencia que entraban dentro de la normalidad( y que eran su eriores a las untuaciones de otros miembros no afectados de la misma familia. 'n 6??5( los investigadores relacionaron el defecto en el lenguaDe de esa familia con un eque7o segmento del cromosoma @ 0un cromosoma autos&mico o no se"ual1( que nombraron como /2A.6. -inalmente( en octubre del a7o +,,6 un equi o encabezado or Aecilia /. L. Lai y /imon '. -isher hacía <blico el descubrimiento del gen res onsable del roblema ling`ísticoN la identificación se udo hacer gracias a que el mismo roblema lo tenía un miembro de otra familia que resentaba una alteración cromosómica que artía ese gen 0una translocaci&n1. /e trata del gen -;P2+ y el trastorno se debe a una mutación que afecta a una base 0adenina en lugar de guanina1 de la cadena de nucleótidos del gen 0y en una sola hebra de la doble h9lice del A#=1. 'l resultado es el cambio en un elemento en la cadena de amino!cidos de la roteína ara la que codifica el gen -;P2+( que osiblemente altera su función. 'l gen arece e" resarse fuertemente en el desarrollo fetal del cerebro 0entre otros lugares1 y se sabe ositivamente que el gen homólogo de los ratones se e" resa en el desarrollo de la corteza cerebral en embriones. La conclusión a la que llegan los investigadores es que los efectos de la mutación tienen lugar en un momento crucial de la embriog9nesis( roduciendo el desarrollo anormal de estructuras neuronales que son im ortantes ara el lenguaDe y el habla. .ay or lo tanto razones ara sos echar que la mutación no acarrea sim lemente trastornos cerebrales generales que afectan tam!ién al lenguaDe( sino que en realidad im ide que se com lete la formación del su uesto &rgano 'ara el lengua$e de AhomsKy. 'l 2royecto $enoma .umano em ieza ues a dar sus frutos en el cam o de la genética cognitiva. 2ronto veremos hasta dónde es osible llegar or esta vía en el conocimiento de las bases biológicas de la mente humana.

nculo 0una miniatura de hombre1 en nuestro cigoto( sino que nos fuimos formando a lo largo de la embriog9nesisN en esto tenían razón los e igenetistas.%6@?L1( / allanzani elaboró una versión ro ia de la teoría de la reformación.Cómo fre. Un organismo no uede construir otro igual a sí mismo si no cuenta con un lano sobre el que trabaDar( en el que est9 dibuDado el dise7o final hasta el <ltimo detalle. 'n lugar de un dibuDo( la autodescri ción odría estar contenida en un te"to( aunque entonces la cantidad de a el utilizado tendría que ser mayor( orque ya se sabe que una imagen vale or mil alabras. 'l científico italiano Lazzaro / allanzani estudió con mucho detalle el mundo de las c9lulas y( como ya hemos visto( fue un recursor de Louis 2asteur en su o osición a la teoría de la generación es ont!nea. 'sto es cierto ara las osibles m!quinas autorre licantes del futuro( ero en el caso de los seres vivos con re roducción se"ual( sean lantas o animales( el roblema es bastante distinto. HAómo es osible el milagro del desarrolloJ Una antigua teoría que lo e" licaba era la de la 're ormaci&n( que consistía en que en el cigoto o c9lula huevo de un animal estaba contenido com leto el individuo adulto con todas sus características( sólo que en versión microscó icaN literalmente( el cigoto cobiDaría una miniatura del adulto con todas sus artes. Los nuevos individuos que nacen se desarrollan a artir de un huevo que e"iste desde el rinci io de los tiem os 0aunque el semen del adre ro orciona( or contacto( un estímulo ara el desarrollo1. Junto con su amigo el naturalista y filósofo suizo Aharles &onnet 06@+.r un par de 'uevos Auando en un ca ítulo anterior nos ocu amos del asunto de la autorre licación( hicimos referencia al roblema rinci al que resenta( esto es( la autodescri ción. 'n otras alabras( cada hembra contiene dentro de sus c9lulas se"uales una serie infinita de individuos reformados( lo que garantiza la inalterabilidad de las . 'l roceso del desarrollo sería en realidad una sim le e" ansión del cigoto( un mero cambio de escala 0los reformacionistas llamaban evoluci&n a este des liegue1. A la doctrina de la reformación se enfrentaba la de la e'igénesis que sostenía que el embrión no est! reformado en el huevo( sino que se configura 0 artiendo de una masa informe1 a lo largo de una serie de eta as en las que va tomando el as ecto del adulto. 'fectivamente( no había un )om. 'se desarrollo ordenado era roducido or una fuerza llamada vis essentialis( que tenía que ser necesariamente distinta ara cada es ecie. =o se trata ahora de que un individuo albergue en su interior una descri ción en la que se ueda basar ara hacer una co ia de sí mismo( sino que nos encontramos ante otra situación8 una c9lula se"ual masculina y otra femenina se unen ara formar una c9lula huevo o cigoto que contiene en su n<cleo toda la información necesaria ara construir un adultoN es decir( el nuevo individuo se ensamblar! a sí mismo a artir de su rimera c9lula en un roceso que se denomina desarrollo. La moderna biología del desarrollo ha demostrado que ambas escuelas estaban en arte en lo cierto y tambi9n arcialmente equivocadas. 2ero( en su contra( no e"iste una fuerza e"terior o vis que encauce la embriog9nesis ara roducir un adulto humano( o de mono( o de rana( sino que el desarrollo ordenado se debe a un elemento reformado( el rograma gen9tico del A#=. A / allanzani le interesaba entender el a el que tenían en la re roducción los es ermatozoides( que habían sido descubiertos en 6>@@ or el holand9s Antoine van LeeuFenhoeK. /eg<n ella( los g9rmenes de todos los seres vivos asados( resentes y futuros( fueron creados or #ios y encerrados en la rimera hembra de cada es ecie.

.. Aada gen se corres ondería con un rasgo( del mismo modo que cada detalle del lano se traduce en una arte del edificio o de la m!quina. 'n otras alabras( como en las mu7ecas rusas( el rimer autómata tiene que ortar los huevos 0encaDados unos dentro de otros1 de todos los autómatas que vayan a e"istir 0tantos como generaciones est9n revistas hasta el final de la serie de autómatas1. La suma de todos los genes de todas las c9lulas se"uales que han . 'l desarrollo sería( or lo tanto( un roceso de lectura y eDecución de esos lanos con la m!"ima fidelidad osible. 'n el caso de los seres vivos ya se habría ocu ado el Areador de que nuestro huevo estuviera dentro del huevo de nuestra madre( que a su vez estaba dentro del de nuestra abuela( que estaba dentro del de nuestra bisabuela( y así hasta 'va. &onnet y / allanzani sorteaban así el obst!culo de la regresión infinita( que tan eliagudo nos resultaba cuando nos lante!bamos cómo se odrían construir autómatas autorre licantes.(. millones de ersonas1 cabrían f!cilmente en un reci iente de un galón de ca acidad 0menos de cuatro litros1. Auando se afirma que heredamos del adre o de la madre determinado rasgo de nuestra ersonalidad o de nuestro físico estamos imaginando que la herencia biológica es del mismo ti o que la herencia de las leyes humanas( que regulan la transmisión de bienes de adres a hiDos. J.es ecies en el futuro.6M miligramos. Muller( citado or #obzhansKy( calculaba que todos los óvulos que dieron lugar a la humanidad com leta e"istente 0que era entonces de +. 'se min<sculo autómata aumentaría de tama7o hasta hacerse un autómata adultoN ero entonces Hcómo odría haber una tercera generación de autómatasJ La solución es 9sta8 el autómata hiDo tambi9n contiene un huevo con autómata( y 9ste a su vez otro( etc. /abemos ahora que el cigoto contiene tanto los genes del adre como los de la madre( ero en la base de la idea de que la ersonalidad se hereda en todos sus detalles( yace el modelo reformacionista( el de que en la rimera c9lula est! un adulto en miniatura. 2ero( a7adía #obzhansKy( las leyes de la herencia biológica no son como las leyes que regulan la herencia humana. 'n los t9rminos de &onnet y / allanzani( el autómata tendría que contener un huevo con otro autómata en miniatura dentro. dicho de otro modo8 todo lo que est! en el resultado est! en el royecto( y todo lo que est! en el royecto se hace realidad. . 'l factor or el que hay que multi licar el eso de un óvulo ara obtener el de una ersona adulta normal es asombroso8 unos cincuenta mil millones.(6 milímetros( y esa . =o recibimos nuestras características como nos llega una silla o un cuadro que fueron del abuelo. . /i eso fuera así( nuestros rasgos de car!cter y nuestros talentos estarían totalmente determinados desde la cuna 0desde el cigoto( en realidad1( y no odríamos ser libres.. 'l n<mero corres ondiente de es ermatozoides ocu aría un volumen mucho menor( Yinferior al de una as irinaZ 'n el cigoto( los es ermatozoides y los óvulos( ese a su gran diferencia de tama7o( a ortan la misma cantidad de genes. Al heredar un gen del adre o de la madre estaríamos heredando( al mismo tiem o( el rasgo ara el que el gen codifica.M. 'l gran gen9tico ruso )heodosius #obzhansKy e" licaba de otra manera el mismo erróneo conce to. Un óvulo humano tiene un di!metro de . =o or su uesto con una forma de adulto que ueda ser reconocida mirando or el microsco io( ero sí en forma de lanos( que a fin de cuentas describen con todo detalle el dise7o del edificio o de la m!quina que se quiere construirN un lano es un royecto de algo( como un cigoto lo es de un adulto. 'n definitiva( desde que se constituye un nuevo ser( en el mismo cigoto( ya estarían resentes 0 're ormados1 e inalterables todos los rasgos( heredados( que van a configurar al adulto.

dado lugar a la totalidad de la oblación 0los +. 2or eso( el genoma no uede ser una autodescri ción del ti o de un lano( sino que ha de arecerse m!s a una receta( es decir( un conDunto de instrucciones que dice cómo utilizar cosas que est!n en el ambiente ara llegar a un resultado que est! revisto sólo hasta cierto unto.. .rtega( a una crisis arecida. . 'l nacimiento de la 'dad Moderna en los siglos P: y P:I no se roduDo sin dolores de arto( y el siglo PP asistiría( seg<n el maestro .rtega ensaba en su tiem o que se había cerrado un largo ciclo de fe en la razón que se inició a finales del siglo P:I( y que a su vez cancelaba la fe religiosa que había caracterizado la 'dad Media y que se fundaba en la creencia de que la revelación bastaba ara entender el mundo. La fe en la razón del &arroco no conocía límites( y la solución a todos los roblemas se consideraba a su alcance.rtega y $asset 0655L%6?MM1( escribió !ginas rofundas sobre el car!cter del ser humano. 'l 9"ito del 'lato final de ende que se sigan adecuadamente los asos que hay que dar( en la secuencia correcta y con los materiales a ro iados( a esar de lo cual no hay dos latos iguales de huevos fritosN el resultado varía con el ti o de huevos( de atatas( de aceite( la cantidad de sal( etc. millones de a7os de evolución( y la base ara el futuro de nuestra es ecie. 2ero la vida no nos es dada hecha( ya terminada( sino que tenemos que hac9rnosla cada uno de nosotros( or lo que la vida es quehacer. /ólo a artir de esas convicciones uede el hombre referir una acción a otra( y uesto que vivir es decidir( gracias a sus convicciones uede el hombre vivir. 2ara aumentar de eso cincuenta mil millones de veces( el cigoto tiene que fabricarse un cuer o obteniendo los recursos del ambiente( y tambi9n la energía necesaria ara crecer y ara vivir. 2or ese motivo ni siquiera los gemelos que roceden del mismo óvulo y del mismo es ermatozoide 0y or lo tanto son clónicos1 son iguales físicamente. millones de humanos de la 9 oca de Muller1 cabrían Yen una c! sula de vitaminasZ 2ues bien( esa eque7ísima masa es el atrimonio gen9tico de la humanidad( la herencia de unos L. E or calidad del am!iente no se entiende sólo el sustento material( sino tambi9n el es iritual.1.5. La razón 'istórica de don 1os=uestro meDor filósofo( Jos9 .. La receta ara un ar de huevos fritos con atatas no es lo mismo que una foto de un lato de huevos fritos con atatas( sino que es una descri ción muy mec!nica de una secuencia de movimientos 0su onemos que no hace falta e" licarlos. Aunque la receta genética encauza el desarrollo( y lo hace osible( no entra en los infinitos detalles que se refieren a los materiales que son necesarios ara asar del óvulo fecundado al adulto. Lo que asa es que cualquier decisión le es im osible al hombre si no osee algunas convicciones sobre lo que son las cosas( los otros hombres( y 9l mismo. )am oco los gemelos son sicológicamente clónicos. 2ara 9l la vida nos es dada orque no nos la debemos a nosotros mismos( sino que nos encontramos un día ante ella..M.. La calidad del ambiente influye en el fenoti o que se construye a artir del genoti o. )enemos que estar siem re haciendo algo 0la vida se conDuga en gerundio1( y nos vemos obligados a decidir continuamente. 0m!s otros muchos factores uramente aleatorios que afectan tambi9n al resultado1. =ing<n o erario va a leer un lano contenido en el genoma ara hacer un cuer o( sino que los genes tienen que funcionar como un rograma de desarrollo( es decir( un conDunto de instrucciones ara el crecimiento.

rtegaJ 2ues que las ciencias( tanto las naturales como las sociales( habían fracasado en su intento de com render la naturaleza humana. 2ero adem!s Lorenz reconocía la e"istencia de otro filtro a trav9s del cual vemos la realidad( otro a arato cognitivo que estaría formado or la cultura que adquirimos cuando nos socializamos. )ambi9n la cultura( roducto de la historia 0como se7alaba . 2ero . Gonrad Lorenz estudió a lo largo de muchos a7os cómo trabaDa el a arato cognitivo con el que nacemos( que est! formado or los órganos de los sentidos y el sistema nervioso centralN ese sistema biológico es res onsable de nuestra re resentación interna del mundo( que desde luego no es una co ia del mundo real. 3ichard #aFKins no sólo formuló la teoría del gen egoísta( que concede el rotagonismo en la e"istencia de los individuos a unos re'licantes 0o re'licadores1( los genes( que anidan en el interior de sus c9lulas.rtega el hombre tiene que estar siem re en alguna creenciaN las creencias constituyen el suelo de nuestra vida. /e trata de lo que este autor llamó los memes 0 alabra que es un híbrido entre imitador y gen1. .rtega1 nos hace ver unas cosas y nos oculta otrasN tambi9n es un filtro de estímulos 0su er uesto al biológico1. /olemos decir que tenemos determinadas ideas( B ero nuestras creencias( m!s que tenerlas las somosC. La atrevida idea de #aFKins es que los memes se co ian como los genes( y saltan así( igual que ellos( de unos cuer os a otros( er etu!ndose.rtega iensa que( como ocurriera antes con la razón religiosa( la razón física y la razón biológica tam oco tienen nada que decir sobre el hombre( or lo que se im one construir una razón vital e histórica.rtega escribía en momentos de sufrimientos es antosos de la humanidad y la inca acidad de la ciencia ara onerles coto debía de atormentarle como a tantos otros ensadores del terrible siglo PP 0sin que( or cierto( arece que vayan a cambiar mucho las cosas en este siglo PPI reci9n nacido1. 'l ambientalismo radical de .HAu!l sería la causa de esta desazón que contem laba . Auando alguien lanta un meme en otro cerebro( literalmente lo in ecta( convirtiendo ese cerebro en un vehículo de ro agación del meme.ccidente cree que el mundo tiene una organización racional que coincide con la estructura del intelecto humano y que uede ser e" resada matem!ticamente. /i la fe en la ciencia fue desmedida( eso no quiere decir que no se haya avanzado mucho( muchísimo( en el conocimiento de la naturaleza humana que tiene( ensamos( una arte im ortante de biología. La causa ara . /on eDem los de memes que one #aFKins las Btonadas o sones( ideas( consignas( modas de vestir( formas de fabricar vasiDas o de construir arcosC. 2or meme se entiende cualquier elemento cultural susce tible de ser imitado.rtega de que ninguna de las ciencias haya conseguido enetrar en la naturaleza humana es bien sencilla8 el hombre no tiene naturaleza( sino que tiene historia.rtega arece hoy e"cesivo( ero acertaba el maestro cuando decía que las ideas condicionan nuestra manera de ercibir el mundo( de entendernos y de entender a los dem!s hombres. =uestros com ortamientos no est!n condicionados or nuestros genes( sino or el devenir histórico en el que se han ido fraguando las convicciones con las que ahora ensamos y que antes ensaron otros. 'l fundamento de la fe en la razón del &arroco est! en que el hombre de . E 9sa es la realidad a la que tenemos que enfrentarnos8 seg<n . Los memes son( si se quiere( hu9s edes de nuestros cerebros. 'l m9todo científico( que ado taron la física( la química y m!s tarde la biología( se sustenta sobre esa base( que es la misma que asimilaron luego las llamadas ciencias del es íritu. 2ara nosotros( los humanos( #aFKins concibió otra met!fora no menos inquietante( que se refiere a unos re licantes que habitan en nuestros cerebros. .

)ambi9n los genes se seleccionan or su e" resión y no or sí mismos( ya que obviamente la selección natural no uede ver la secuencia de nucleótidos que constituyen la sinta"is del gen. Auantas m!s co ias roduzca m!s f!cil ser! que siga e"istiendo y re roduci9ndose en m!s y m!s cerebros. 2roliferan orque los a reciamos( no como los genes( que nos vienen dados en herencia cuando nacemos( y contra los que no odemos . 2ero lo realmente reocu ante no es que los memes se introduzcan y se co ien en los cerebros humanos( sino que uedan tener intereses diferentes de los intereses de las ersonas que colonizan.a habido ideas que han llevado a muchos humanos a inmolarse( or diferentes causas 0como estamos viendo estos mismos días en los atentados suicidas1( o a morir antes que renegar de ellas 0como en el caso de los rimeros cristianos1( o( sim lemente( a no re roducirse. Ea vimos cómo el meme de sacar las 'lantas 'or la noc)e del dormitorio se viene multi licando infinitas veces desde que fue creado( en este caso orque la e" resión del conce to de que las lantas res iran o"ígeno or la noche se reviste de un com onente de temor que hace que la idea sea muy enetrante.ay( de todos modos( una diferencia im ortante entre los genes y los memes8 la de que( a fin de cuentas( los memes que entran en nuestra cabeza son aquellos que nosotros encontramos atractivos( y que deDamos asar./e trata de algo muy arecido a lo que sucede con los virus que arasitan las c9lulas( y que no ueden re roducirse sin ellas( o or oner un eDem lo m!s actual( los memes se com ortan como los virus de los ordenadores. 'l roblema con los memes es que los hay beneficiosos( erDudiciales y neutros. #e un cerebro a otro los memes ueden viaDar de muchas maneras( em ezando or la conversación y la observaciónN y or su uesto( los modernos medios de comunicación 0escritos( audiovisuales( digitales1 han am liado enormemente su ca acidad y ra idez de e" ansión. /i es verdad que las lantas re resentan un eligro ara los ni7os( el meme de sacar las 'lantas 'or la noc)e del dormitorio es beneficioso( como tambi9n lo es el de vacunar a los ni7os contra la tuberculosis. . /i los organismos son seg<n #aFKins meras Bm!quinas ara la su ervivencia de los genesC( los humanos somos tambi9n 0y esto es lo que nos hace diferentes1 má#uinas 'ara la su'ervivencia de los memes. 'n todos estos casos( los genes 0y las ersonas1 se ven erDudicados or los memes( a esar de que esos destinos 0la muerte o el celibato1 son elegidos libremente. 2ero los memes erDudiciales se multi lican a esar de serlo orque su fenoti o es atractivo( o orque est!n asociados a otros memes que tienen buena imagenN ya se ocu an los fabricantes de alcohol o de tabaco de que sus roductos se asocien mentalmente a la salud 0 recisamente lo que m!s sufre or su cul a1. . Lo que hace que un meme se re lique es su e" resión( el efecto que roduce( tanto o m!s que el conce to que contieneN hablando en lenguaDe biológico( lo que cuenta es su enoti'o( del mismo modo que un gen es una unidad de información que se materializa en el fenoti o. )ambi9n ueden ermanecer durmientes en muchos ti os de so ortes( como el a el de los libros( la iedra de una inscri ción( la cinta de video( la elícula fotogr!fica( el disco com acto( el ordenadorN ero ara re licarse tienen necesariamente que acceder a una mente humana. 'n realidad la duración de la e"istencia de un meme no de ende tanto de su longevidad( es decir( de lo que resista inscrito en un mismo so orte( sea un a el( una iedra( un ordenador o un cerebro( sino de su fecundidad( o sea( de la eficacia a la hora de re licarse. La analogía con el gen egoísta es aquí clara( orque del mismo modo que los genes ueden servirse de los cuer os ara su ro ia su ervivencia y roliferación( tambi9n los memes odrían resultar erDudiciales ara las ersonas in estadas( y a esar de eso ro agarse 0com ort!ndose como verdaderos ar!sitos1.

$racias a la ca acidad de simular en nuestra cabeza el futuro somos los <nicos seres que odemos desobedecer a los re licantes 0sean genes o memes1. H=o odremos confiar en que la evolución( que nos ha hecho humanos( nos haya dotado de la ca acidad de se arar lo beneficioso de lo erDudicialJ =osotros creemos que la res uesta es sí. m!s humano.. 2odemos( incluso( asociarnos y coo erar con otras má#uinas de su'ervivencia ara com artir costes y beneficios. 2ero( oni9ndose en lo eor( los humanos somos al menos ca aces( gracias a nuestras ca acidades mentales( de ser unos egoístas con visión de futuro( y de com render que a veces es meDor renunciar al beneficio inmediato con el fin de obtener m!s tarde un remio mayor 0o ara evitar los efectos erniciosos de un osible bien moment!neo1. 'so quiere decir que nuestra manera de ser no est! determinada de forma rígida or nuestros genes( y que si educamos a nuestros hiDos ara que sean autónomos( tolerantes( acíficos y sabios( ser!n ca aces de a render a vivir en az y ros eridad en un mundo m!s Dusto.hacer nada 0todavía( ero no or mucho tiem o1. =uestra o inión es que no hay que tener miedo de lo que vayamos a encontrar. #aFKins es era que otra cualidad <nica de los humanos sea la osibilidad de que se ueda dar un altruismo verdadero( no sólo a arente( y totalmente desinteresado. CA$%T"L Gaia 3I 'l químico brit!nico James '. =osotros somos( en consecuencia( los <nicos seres libres. LovelocK y la bióloga americana Lynn Margulis ercibieron que e"istía una estrecha relación entre la vida y el marco físico en el que se desarrolla( y elaboraron una hi ótesis llamada $aia 0el nombre de la diosa griega de la )ierra1( que ha alcanzado una gran o ularidad( llegando a adquirir casi la condición de una . 2ero( dice #aniel #ennett( cuando #aFKins habla de que nosotros somos libres( Hqui9nes somos nosotrosJ8 recisamente los memes que habitan nuestro cerebro y que han construido nuestra mente( que son nuestra mente. 2ensamos que se descubrir! al final que los genes nos rograman ara ser libres. 2ero lo que los beneficia en un momento determinado uede ser su ruina al cabo del tiem o. Los memes( los otros re licadores( act<an generalmente igual( y tam oco son ca aces de rever el futuro( orque son unos re licadores muy sim les( inconscientes y ciegos.. 'stas refle"iones( que amenazan con hacernos erder el Duicio( son las mismas que hace muchos a7os llevaran a . /u razonamiento es 9ste8 los genes egoístas no calculan a largo lazo( sino que act<an en función de sus intereses al m!s corto lazo osible.rtega y $asset a afirmar que las ideas las tenemos( ero que en las creencias estamos. H's 9sta la salvación de nuestro libre albedríoJ 3ichard #aFKins termina su libro +l gen egoísta con un canto en honor de la libertad humana. 'stas investigaciones llevar!n a7os( y el resultado est! aun or ver. E es en este Dusto momento cuando volvemos la mirada deses erada hacia las bases biológicas de la conducta humana( tan denostadas or algunos autores en favor de la cultura. 's bueno que contin<en las investigaciones sobre la gen9tica del com ortamiento humano 0la gen9tica cognitiva1. /abremos meDor cómo enfrentarnos a los trastornos de la convivencia cuando las conozcamos bien.

Al contrario( todos los que as iramos a una cada vez mayor comunicación entre las ciencias de la vida y de la )ierra les estamos reconocidos a LovelocK y Margulis or su ocurrencia. /abemos que los sistemas que est!n or debaDo del nivel de individuo son artes de un todo( es decir( son a su vez elementos de un sistema su erior organizado. 'sa masa de vida que rodea el laneta a rovecha la energía y los nutrientes que encuentra a su alrededor.asta aquí todos de acuerdo. Los sistemas biológicos se contienen unos a otros como las mu7ecas rusas8 c9lula( teDido( órgano( sistema 0otra vez1( organismo 0hasta aquí no hemos salido a<n del terreno de la ura biología1( y( or <ltimo( ecosfera 0el m!s grande de todos los sistemas vivos del laneta( que tambi9n interesa a la $eología1N nos saltamos a ro ósito el nivel del ecosistema orque sólo re resenta una región de la ecosfera. Ace temos que $aia tiene una historia8 no es el roducto de las circunstancias que se dan en un momento determinado( sino que es algo que ermanece a lo largo del tiem o. H)iene $aia( como buen organismo( )omeostasis( es decir( se autorregulaJ HAnte un cambio del medio reacciona con un mecanismo de eed!ac9 . La hi ótesis $aia debe mucho a un científico ruso oco conocido or el gran <blico( un geólogo de /an 2etersburgo llamado :ladimir Ivanovich :ernadsKy. /eg<n este modelo( la vida que alienta en nuestro laneta formaría con el aire( el suelo y el agua un <nico sistema( muy com leDo( que uede ser visto como un <nico organismo que tiene la ca acidad de hacer de nuestro laneta un lugar adecuado ara la vida. Los sistemas tienen ro iedades emergentes 0el ro io adDetivo tiene resonancias inquietantes1. HE qu9 nombre ondremos a ese su erorganismoJ LovelocK y Margulis ro usieron 9ste8 $aia. Las ro iedades emergentes no sólo de enden de los elementos que constituyen los sistemas( sino de cómo aqu9llos se relacionan entre sí. Ql fue quien acu7ó el t9rmino !ios era y quien concibió or rimera vez la totalidad de la vida como una unidad que forma una fina elícula en el e"terior del laneta )ierra( aunque se condense en seres individuales físicamente se arados( que era lo que hasta ese momento se había observado8 los !rboles no deDaban ver el bosque.religi&n 'ara ateos. La biosfera tiene relación con las otras esferas( or su uesto8 la litosfera( la hidrosfera( la atmósfera. La idea esencial de la hi ótesis gaiana es la de que la vida no ha evolucionado en la )ierra( sino que ha evolucionado con la )ierraN dicho de otro modo( a lo largo del tiem o vida y )ierra han co%evolucionado( influy9ndose mutuamente. 2odemos ir incluso m!s leDos sin rom er el consenso. La alabra ecosfera osee adem!s otro significado muy im ortante8 es un sistema( un conDunto de elementos interrelacionados. 2ara ermanecer tiene que cambiar( o ada tarse( orque las circunstancias cambian. )enemos ahora una versión de $aia que es en general bienvenida y no des ierta ol9mica. . 2or eso( la biosfera es m!s bien ecosfera( un conce to m!s am lio que incluye la totalidad de la vida del laneta 0la !iota1 m!s artes de las otras esferas con las que es notorio que los organismos intercambian materiales( y 9se es el rinci al m9rito de la hi ótesis $aia8 oner de manifiesto que )ierra( mar( aire y vida tienen una historia y un destino com<n. 'l abismo em ieza ahora. Un aso m!s y llegaremos al borde mismo del abismo8 ace temos que la vida no se ha limitado a ada tarse a los cambios del laneta( sino que ella misma es la fuente del cambio en ocasionesN dicho en otros t9rminos8 la vida es un agente geológico. H2or qu9( entonces( no su oner que los individuos son artes de un sistema del mismo ti o que un organismo 0aunque de nivel m!s alto1J HE cómo llamaremos a ese sistema intregrador de todo lo viviente y( al mismo tiem o( del medio físico que lo rodeaJ8 su erorganismo.

H'sa es ecie de anteísmo( el sentimiento de formar arte de algo m!s grande y m!s duradero 0$aia1 le consuela del hecho que est! condenado a morir como lo est!n( una tras otra( las c9lulas de su cuer oJ 'n rinci io $aia no es un ser consciente 0aunque luego lo discutiremos1( ero eso no quiere decir que no ueda e"istir y tener sus ro ios intereses. 'l relieve no se ada ta( los icos y los valles no cum len funciones( no tienen dise7o ni royecto.ay( sin embargo( un as ecto de $aia que inquieta mucho m!s8 9se es su osible car!cter teleol&gico. Los aleontólogos a<n discuten si ha habido una tendencia de fondo 0 ero con altibaDos1 al aumento de la cantidad y diversidad de la vida marina desde( ongamos( el A!mbrico( hasta la actualidad. 'sas homeostasis se roducen en ciclos tan largos tem oralmente que no es f!cil contrastarlas. Lo mismo( casi( le asa a la noción de rogreso en la com leDidad de la biosfera. Las estructuras teleonómicas son las que distinguen una abeDa de una monta7a. /i udiera ensar( una c9lula de su iel le consideraría inmortal com arado con su muy corta vida.0retroalimentación1J /i algo falta en el medio 0 ara la vida( se entiende1( H$aia lo roduce 0 eed!ac9 ositivo1JN y si algo sobra( Hlo reduce 0 eed!ac9 negativo1J M!s a<n( HmeDora $aia a lo largo del tiem o las condiciones ara la ro ia vidaJ Iuien conteste afirmativamente a estas reguntas uede considerarse en línea con la versión m!s radical o dura de $aia( la de sus creadores. Aomo #aniel #ennet ha escrito recientemente( lo que #arFin ro uso fue un algoritmo que de una manera mec!nica( y sin ro ósito alguno( realiza com licadísimas o eraciones de c!lculo 0toda la ingeniería y !iotecnología de los animales1. 2ero si $aia es un su erorganismo( Hdónde est!n esas estructuras ada tativas( o teleonómicas( que caracterizan a todos los individuos que reconocemos como talesJ =o es f!cil reconocer en la biosfera la e"istencia de algo equivalente a las ada taciones( orque aunque las ada taciones tienen funciones( esas funciones est!n subordinadas al bien general del organismo. La estructura teleonómica que es el oDo no se uede concebir inde endientemente( no odría sobrevivir aisladaN de hecho( ni siquiera . Al igual que nuestras m!quinas artificiales 0em ezando or el hacha de iedra1( las estructuras teleonómicas son obDetos dotados de dise7o( de royecto( de intenci&n. . La gran revolución de #arFin fue la de mostrar cómo odían surgir las estructuras teleonómicas en el curso de la evolución sin necesidad de que nadie las royectara( gracias al mecanismo de la selección natural. La Luna roduce las mareas( ero a nadie se le ocurre ensar que 9sa es su funciónN sim lemente la Luna e"iste y las mareas son su efecto. 'sas estructuras realizan restaciones( razón or la cual est!n ada tadas a sus fines. 'l conce to im ortante no es el de teleología( sino el de teleonomía( una variante del t9rmino que ha sido utilizada or autores como Jacques Monod( Gonrad Lorenz y muchos otros ara referirse a las estructuras de los organismos que cum len funciones( que son <tiles. H)iene $aia un telos( un ro ósito( un obDetivo ro ioJ HAómo se siente usted al ensar que sólo es un elemento( entre muchos( de un organismo m!s am lio( algo así como si usted fuera una c9lula de su ro io cuer o( y que ese su erorganismo que se llama $aia va a lo suyo desde hace mucho tiem o y seguir! haci9ndoloJ 'n su cuer o( el de usted( las c9lulas de los teDidos mueren y son reem lazadas 0salvo( en general( en el sistema nervioso1 or otras sin que usted se entere( orque su cuer o se est! reconstruyendo ermanentemente ara seguir vivo. )odos los organismos tienen un telos8 mantenerse vivos 0y transmitir la vida1( sin que admitir eso su onga ninguna forma de vitalismo( ni tengan que ser or ello las lantas( los animales o las bacterias conscientes. 'l ensamiento teleológico 0intencional1 no se a lica fuera de la biología.

/i el gen altruista ha sido reem lazado or el gen egoísta( Hcómo vamos a creer que todos los individuos de la biosfera reman en la misma direcciónJ Aon consideraciones como 9stas la idea científica de $aia se va a!landando y oco a oco desciende 0o asciendeJ1 al territorio de la met!fora.aldane y siguen con Villiam #.C -ue el geólogo adre $audefroy quien animó a )eilhard a que leyera la 5eo#uímica de :ernadsKy( orque el ruso tambi9n as iraba a hacer una sola ciencia de todos los fenómenos de la vida y de la )ierra.vemos con los oDos8 lo hacemos con el cerebro 0una ersona que tenga una im ortante lesión en el !rea visual rimaria de la corteza cerebral( en el lóbulo occi ital( es ciega( aunque su oDo no haya recibido el m!s mínimo da7o1. 'n cierto modo 9sa odría considerarse tambi9n la conclusión rinci al de la obra de Ahardin8 YIu9 cerca quedan sus . #e su relación no salió $aia( ero ahora( tres cuartos de siglo des u9s( odríamos ensar que uestas las dos esferas Duntas 0su'er'uestas1 tendríamos una biosfera con noosfera( una aut9ntica $aia consciente.. &. /. H'"isten en la biosfera artes de las que se ueda decir que su e"istencia sólo se entiende al servicio del bienestar del conDuntoJ 'n un sistema tan com leDo como la biosfera unas artes no ueden e"istir sin las otras( eso es cierto( H ero odemos decir con ro iedad que las lantas e"isten 'ara hacer osible que haya seres que no tienen la ca acidad de la fotosíntesis como nosotrosJ H=o su one $aia la vuelta a una visión de un mundo inteligentemente ordenado como el que resenta /anto )om!s en su quinta víaJ H's $aia una versión científica de la idea de la armonía naturalJ 2or otro lado( si $aia es un su erorganismo dotado de un telos( Hcómo se habría constituido históricamenteJ 2odríamos considerar que los organismos colaboran unos con otros en la homeostasis del sistema ara mantener las condiciones de la vida constantes( y aun ara meDorarlasN odríamos imaginar incluso que han evolucionado ara coo erar m!s eficazmente( ero( Hcómo odrían coo erar los organismos si la razón or la que han evolucionado es recisamente orque com iten entre sí en la luc)a 'or la vida( seg<n e" resión de #arFinJ 'l altruismo que se le reconoce a las es ecies en favor de $aia merece un comentario a arte( orque sí es verdad que se observan com ortamientos llamados altruistas o coo erativos entre los individuos de determinadas es ecies. 'n otras alabras( el telos de la ada tación 0su obDetivo( su fin( su ro ósito( su sentido( su restación1 est! su editado al telos general del organismo 0que es la er etuación1.amilton( John Maynard /mith( 3ichard #aFKins y 'dFard . Ahardin acu7ó hacia 6?+M la alabra y la noción de noosfera siguiendo el modelo de la biosfera de :ernadsKy 0la envuelta viva de la )ierra1( y la em leó or rimera vez en LG)ominisation 02arís( > de mayo de 6?+M1. Una esfera que( or cierto( se ha hecho realidad con la >ed8 miles de millones de cerebros conectados y trabaDando Duntos y conscientemente( que van convergiendo hacia una es ecie de mente universal omnisciente. . 'n un tiem o se diDo que tal altruismo se realizaba or el !ien de la es'ecie( noción que ha sido( como vimos( sustituida or la del bien de los genes 0en una serie de teorías que comienzan con J. Ahardin( el descu!ridor de la noosfera( y :ernadsKy( el de la biosfera( se trataron e influyeron mutuamente( seg<n cuenta el ro io Ahardin en una carta8 B:ernadsKy estaba en 2arís en esa 9 oca y yo lo he visto con frecuencia. E ya que ensamos en t9rminos de esferas( H or qu9 no acudir a una met!fora a<n m!s atrevidaJ 'l aleontólogo y Desuita franc9s 2ierre )eilhard de Ahardin inventó el conce to de noos era( la envuelta ensante del laneta. Así que dos científicos visionarios que so7aban con elaborar una síntesis total se frecuentaban en 2arís hacia 6?+M. . :ernadsKy tenía entonces sesenta y dos a7os y Ahardin cuarenta y cuatro a7os. Vilson1.

..( y /cheneider( /te hen .%+>. 'n el !rrafo final de +l origen de las es'ecies Aharles #arFin intenta hacernos com render que la idea científica de la evolución es m!s maravillosa que cualquier mito o met!fora sobre nuestros orígenes8 B.( BLa evolución de la )ierraC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0diciembre 6??41( . $. +.1( /antander( +. Anguita( -rancisco( y Arsuaga( Juan Luis( B's $aia una teoría adelantada a su tiem o o una broma vitalistaJC( en8 Documentos del H( %im'osio so!re la +nse3anza de la 5eología 0PI L'..malur( la Madre )ierra.C A ese laneta que nos ha dado a luz los griegos lo sacralizaron como la diosa 5aia( que es la Terra Mater de los romanosN los vascos lo llaman .( . 7I7LI GRA8%A Ale"o oulos( Aonstantine J.ideas de la mística que late en el fondo de la idea de $aia( de la luz que brilla en la u ila de los gaianosZ $aia es una bella met!fora( ero no es necesaria.ay grandeza en esta conce ción de que la vida( con sus diferentes fuerzas( ha sido alentada en un corto n<mero de formas o en una sola( y que( mientras este laneta ha ido girando seg<n la constante ley de la gravitación( se han desarrollado y se est!n desarrollando( a artir de un rinci io tan sencillo( infinidad de formas( las m!s bellas y ortentosas.mega( &arcelona( 6?5M.( y Mins( Aharles V( (ntroducci&n a la Micología( . L>%4M. All^gre( Alaude J..

Arsuaga( Juan Luis( y Martínez( Ignacio( La es'ecie elegida. >%6L.( y -aDer( 'ric #. Moléculas. Ahen( Jun%Euan( .. #eacon( J. O( Diario del via$e de un naturalista alrededor del mundo( Aal e( Madrid( 6?+6. @55M. Materia. V( (ntroducci&n a la Micología moderna( Limusa( M9"ico #.+C( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0marzo 6??+1( .( -elbecK( .o ( 'diciones Ib9ricas( Madrid( 6?>>. #aFKins( 3ichard( +l gen egoísta( /alvat( &arcelona( 6?5M. O(+l enigma de la +s inge.( 3zhetsKy( Andrey( y Ayala( -rancisco( B.uang( #i%Eing( y Li( Ahia%Vei( BAn early cambrian craniate%liKe Ahordateg( en8 0ature( 4.uto!iogra ía * cartas escogidas( Alianza 'ditorial( Madrid( 6??@.rigin of the metazoan hyla8 Molecular clocKs confirm aleontological stimatesC( en8 "roceedings o t)e 0ational .( y Aastro( Albert J. La larga marc)a de la evoluci&n )umana( )emas de .( Euímica orgánica !ásica( Alhambra( Madrid( 6?@>.( BLa vida de las lantas en un mundo enriquecido en A.ntigDedad )asta nuestros días ( G_nemann( Aolonia( .+ 06???1( . Ahildress( James J...'( 6?55. Ayala( -rancisco J. O( +l origen del 8om!re * la selecci&n en relaci&n al se. &onner( Villiam A. Aohen( 3ichard( 8istor* o Li e 0+h 'dition1( &lacKFell /cientific 2ublications( Londres( 6??..>%>66.( ?M 06??51( .oy( Madrid( 6??5.%. Cam!io( . M65%M++.mega( &arcelona( 6??5.oy( Madrid( 6???. el curso * el 'ro'&sito de la evoluci&n ( Aret9( &arcelona( +.cadem* o %ciences o :.6. &azzaz( -aKhri A. #elius( Ahristo h( $atzemeier( Matthias( /ertcan( #eniz( y V`nscher( Gathleen( 8istoria de la Ailoso ía. Las grandes eta'as de su evoluci&n ( )aurus( Madrid( 6?>@. Au9not( Alaude( "ierre Teil)ard de C)ardin. Desde la . +n !usca de los 'rimeros 'ensadores ( )emas de . #arFin( Aharles( +l origen de las es'ecies 'or medio de la selecci&n natural ( Aal e( Madrid( 6?+6.( B/imbiosis en las rofundidades marinasC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0Dulio 6?5@1( . AtKins( 2eter( y Jones( Loretta( Euímica.Arsuaga( Juan Luis( +l collar del neandertal. >. O( .orsts( y /omero( $eorge =. Las causas.

M9t9orologie o ulaire( 2arís( 6555.erman &lume( Madrid( 6?5L.( Iglesias( Alberto A.. ?%44.( 2odest!( -lorencio '. 66?%64+.( BAómo (nvestigaci&n * Ciencia 0abril 6??.1( .. O( La atm&s era. Los grandes en&menos de la naturaleza ( Montaner y /imón( &arcelona( 6?.+. O( +l 'ulgar del 'anda( ... #obzhansKy( )heodosius( T)e Biological Basis o 8uman Areedom( Aolumbia University 2ress( =ueva EorK( 6?M>. La :niversidad de %alamanca ( Universidad de /alamanca( /alamanca( 6??6( .%M@. 'ldredge( =iles( >einventing Dar7in.. #ubos( 3ene J. $ould( /te hen Jay( Desde Dar7inF re le. $ovindDee y Aoleman( Villiam J. M. -lammarion( Aamille de( LGatmos')Ire. $onz!lez( #aniel .( BMetabolismo fotosint9tico del carbono en lantas su erioresC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0abril 6?5?1( . O( Ti'os de mentes( #ebate( Madrid( +. O( +l )om!re 're'rogramado( Madrid( Alianza 'ditorial( 6?@@.. #ennett( #aniel A.idalgo( -. T)e great de!ate at t)e )ig) ta!le o evolutionar* t)eor*( Viley( =ueva EorK( 6??M. $arcía%Alcalde( Jenaro L. .+. 'ibl%'ibesfeldt( Irenfus( +tología. -ern!ndez Alvarez( Manuel( 8istoria.ermann &lume( Madrid( 6?5L. $illis ie( Aharles Aoulston 0editor1( Dictionar* o %cienti ic Biogra')*( Aharles /cribneris sons( =ueva EorK( 6?5. (ntroducci&n al estudio com'arado del com'ortamiento( &arcelona( .mega( 6?@4.iones so!re )istoria natural( .. roducen o"ígeno las lantasC( en8 .( Louis "asteurF ree lance o science( Little( &roFn and Aom any( &oston( 6?M. @>%5L. O( La vida maravillosa( Arítica( &arcelona( 6??6.( La 'eligrosa idea de Dar7in( $ala"ia $utemberg%Aírculo de Lectores( &arcelona( 6???.( y Andreo( Aarlos /. Jorge( La nueva Materia( /ervicio de ublicaciones de la Universidad de '"tremadura( A!ceres( 6??6..( B'volución biótica y geogr!fica en el 2aleozoico inferior y medioC( en8 >egistros &siles e 8istoria de la Tierra ( 'ditorial Aom lutense( Madrid( 6??@( ..

O( BLa ciencia en la 's a7a del &arrocoC( .. L. M6?%M++. arin8 a untes ara una biografía intelectualC( 6rígenes de la vida. B)he age of the carbonates in martian meteorite AL.. .u"ley( Julian( y GettleFel( .( Dar7in( /alvat( &arcelona( 6??4. Crítica del racismo !iol&gico( $riDalbo Mondadori( &arcelona( 6??>.organ( John( B'n el rinci io.61( . Lehninger( Albert L. Jacob( -ran]ois( +l $uego de lo 'osi!le( $riDalbo Mondadori( &arcelona( 6?5+...( BLa edad de oro de la evolución animalC( (nvestigaci&n * Ciencia 0enero 6??L1( .( /hih( Viesmann( .%@@. 64?%6@>. 6M. ?.( :ertebrados.mega( &arcelona( 6?56.%?. La cultura en tiem'os de Aeli'e ((( * Aeli'e (?( Ministerio de 'ducación y Aultura( :alladolid( 6???( .61( .( B'l final del 'ón roterozoicoC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0diciembre 6??61( .( :argha%Ghadem( -araneh( y Monaco( Anthony 2.( =yquist( Larry '.( . LeFontin( 3ichard A. #. Gardong( Genneth :.61( . Gurzban( 3obertN )ooby( John( y Aosmides( Leda( BAan race be erasedJ Aoalitional com utation and social categorizationC( en8 "roceedings o t)e 0ational .enry( y Eoung( 3eese. LasKar( Jacques( BLa Luna y el origen del hombreC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0Dulio 6??41( .( 3ose( /teven( y Gamin( Leon J. . Levinton( Jeffrey /.C en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0abril 6??61( 5. 6M%L?.. 44%ML.( BA forKhead%domain gene is mutated in a severe s eech and language disorderC( en8 0ature( 46L 0+.L?+.6C( en8 %cience( +5> 0+. evoluci&n( Mc$raF%...rte * %a!er.. Ló ez 2i7ero( Jos9 María( Ciencia * técnica en la sociedad es'a3ola de los siglos H?( * H?((( Labor( &arcelona( 6?@?.natomía com'arada.%?4. Lars( &org( Aonnelly( James =. @. +n el centenario de . unci&n. Janvier( 2hili e( BAatching the first fishC( en8 0ature( 4.. Lai( Aecilia /. &.. .%.ill( Madrid( 6???. +6%++.( Bio#uímica( .L5@6M.le9sandr (vanovic) 6'arin ( editorial Aom lutense( Madrid( 6??M( .( Ahi%E..( 0o está en los genes. Gnoll( AndreF .+ 06???1( .( -isher( /imon '.( B.( ?5 0+.54. Lezcano( Antonio y Ale"ander I.cadem* o %ciences o :. . +>%4@..urst( Jane A.

rgel( Leslie '. Meglitsch( 2aul A.ermann &lume( Madrid( 6?@5. .sí es la Biología( #ebate( Madrid( 6??5. 2eretó( Juli $."ford University 2ress( .rtega y $asset( Jos9( 8istoria como sistema( 's asa%Aal e( Madrid( 6?@6.1.I. Montero( -rancisco( y otros( +voluci&n 're!i&ticaF el camino )acia la vida( 'udema 0'diciones de la Universidad Aom lutense de Madrid1( Madrid( 6??L.-. .rganic Aom ounds under 2rimitive 'arth AonditionsC( T)e 8eritage o Co'ernicusF T)eories ."ford( 6??5. ++5%+4+. H?(1 H?(((( 2re%)e"tos( :alencia( 6?@>.all( Madrid( 6??5. .( 6rígenes de la evoluci&n !iol&gica( 'udema 0'diciones de la Universidad Aom lutense de Madrid1( Madrid( 6??4. Margaleff( 3amón( +cología 0M. Mac hail( 'uan M.( +l origen de la vida( 'ditores Me"icanos Unidos( M9"ico #.( Materiales 'ara la )istoria de las ciencias en +s'a3aF %. 'l origen de la vidaC( 6rigen * +voluci&nF desde el Big Bang a las sociedades com'le$as( -undación Marcelino &otín( 6???( .( y 2ortela Marco '. O( La otra cara del es'e$o( Aírculo de Lectores( &arcelona( 6??.oy( M? 0octubre\noviembre( +.Ló ez 2i7ero( Jos9 María( =avarro &rotons( :.( B.( T)e +volution o Consciousness( . Monod( Jacques( +l azar * la necesidad( ..rigen de la vida sobre la )ierraC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0diciembre 6??41( . Montero( -rancisco( B'volución rebiótica.. 4>%MM. 6??%+MM. Lorenz( Gonrad( %o!re la agresi&nF el 'retendido mal( /iglo PPI( &ilbao( 6?@+. Miller( /tanley L. "leasing to t)e Mind ( )he M.( B)he -irst Laboratory /ynthesis of . . Madigan( Michael )( MarlinKo( Jonh M. 2asteur( Louis( BAcerca de las generaciones es ont!neasC 0transcri ción de la conferencia ronunciada el @ de abril de 65>4 en La /orbona( traducida or Miguel de As<a1( en8 Aiencia .( 4oología de inverte!rados( .( 6?@>. edición1( 2laneta( &arcelona( 6??+. 2ress( Aambridge( Massachusetts( 6?@4( . arin( Ale"ander I.( Broc9 Biología de los Microorganismos 05%edición1( 2rentice .rbis( &arcelona( 6?5M..). Mayr( 'rnst( .( y 2arKer( JacK.

61( .6.%M@.. O( .( y . E.( 2fl`ger( -. Vang( #. )aylor( $.( Rhang( P. /hu( #egan $. Vhite( )im #. 64%+L. 6>L%6@6. 3on( 'ugenia( y /obota( )om!s 0editores1( Manual de Botánica( A#%3om( Universidad Aom lutense de Madrid( Madrid( +.natomía com'arada. /ha in( /teven( La revoluci&n cientí ica. :na inter'retaci&n alternativa( 2aidós( &arcelona( +. . 5..( BLa autorre licación de las m!quinasC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia( octubre( . 2rigogine( Ilya( y /tengers( Isabelle( La nueva alianza. 6+%6?. 3omer( Alfred /. /hen( Eanan( y otros( BIsoto ic evidence for microbial sul hate reduction in the early Archaean eraC( en8 0ature( 46.( B)ri loblastic animals more than 6 billion years ago8 trace fossil evidences from Indiag( en8 %cience +5+ 06??51( .( B2rehistoria del canibalismoC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0octubre +.. @@%56. G. >+%>?.. :ega( Lo e de( >imas )umanas * otros versos 0'dición y estudio reliminar de Antonio Aarre7o1( Arítica( &arcelona( 6??5.. ?erte!rados( Interamericana( M9"ico( 6?@L. Metamor osis de La ciencia ( Alianza Universidad( Madrid( 6?5L. /agan( Aarl.edges( /.61( 4>M%4>>.( Man and t)e ?erte!rates( 2enguin( . . Jeffrey( B'l legado del royecto A oloC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0se tiembre 6??41( .( Gumar( /.. M. 4+%4>. /i er( Moshe( y 3eggia( James A..2inKer( /teven( B)alK of genetics and viceversaC( en8 0ature 46L 0+. Vendt( . 2art & &iological /ciences ++ 06???1( .%5L.( y AonFay Morris( /imon( BLoFer cambrian vertebrates from /outh AhinaC( en8 0ature 4.%L. 0+. &lair( B#ivergence time stimates for the early history of animal hyla and the origin of lants( animal and fungiC( en8 "roceedings o t)e >o*al %ociet* o London.+ 06???1( .61( . 3osnay( Joel de( 6rígenes de la vida( 'diciones Martínez 3oca( &arcelona( 6?@.dánF la novela del origen del )om!re ( =oguer( &arcelona( 6?@L.( BLa b<squeda de vida e"traterrestreC( en8 (nvestigaci&n * Ciencia 0diciembre 6??41( .armondsFoth( 6?M4.. /ceilaher( Adolf( &ose( 2.erbert( Tras las )uellas de . A.

%6?+@1C( en8 5%. Vilson( Jean #. 'sto es así orque hay algunos amino!cidos de los denominados esenciales que sí somos ca aces de sintetizar autónomamente( aunque en eque7as cantidades.( B-rom farmer%laborer to famous leaderN Aharles #. M8 /i bien en el Aa ítulo :III( dedicado al instinto( #arFin advertía que Bdebo sentar la remisa de que no me ocu o del origen de las facultades mentales( de igual modo que tam oco lo hago del origen de la vida mismaC.ill( Madrid( 6??+.arrison. M>5%M@L. =o obstante( ara com render los roblemas que tratamos en este libro( odemos tomarnos la licencia de imaginarnos las ca as situadas conc9ntricamente alrededor del n<cleo. 0editor1( . La unidad del conocimiento( $ala"ia $utemberg\Aírculo de Lectores( &arcelona( 6???. 5%?. +8 'n realidad( los electrones no se dis onen alrededor del n<cleo en ca as conc9ntricas( ni como ensaba &ohr( sino que tienen una distribución es acial mucho m!s com licada( que fue descrita osteriormente or /chr_dinger. =o obstante( cuando se escinde un neutrón se liberan un rotón y un electrón( or lo que odría decirse( con m!s ro iedad( que es como si estuviera formado or un rotón y un electrón.( %ocio!iologíaF La nueva síntesis( .. 48 'l descubrimiento de #avaine no fue ace tado hasta que( en 65@>( el gran microbiólogo alem!n 3obert Goch 0654L%6?6.1 aisló la bacteria y documentó su ciclo vital. . O( Aonsilience.. Toda* > 06??>1( . notes 68 'n realidad( el neutrón no est! formado or la unión de un electrón y de un rotón. Interamericana%Mc$raF%. 'n esas condiciones se desborda nuestra ca acidad de síntesis de esos amino!cidos y debemos obtenerlos a artir de los alimentos. L8 A lo largo de la vida( disminuye el n<mero de amino!cidos que necesitamos incor orar en la dieta.( BMolecular evidence for dee recambrian divergences among Metazoan hylaC en8 %cience +@4 06??>1( . 'n realidad( reaccionan dos mol9culas de trimetil entano con veinticinco mol9culas de o"ígeno( ara dar diecis9is mol9culas de dió"ido de carbono y dieciocho de agua. >8 2ara sim lificar la e" licación( hemos resentado la reacción sin aDustar.Vilson( 'dFard . #urante el crecimiento( el organismo necesita un gran a orte de amino!cidos ara construir teDidos nuevos. Eochelson( 'llis L.( Levinton( Jeffrey( /.mega( &arcelona( 6?5. /eg<n este modelo( los electrones no se sit<an en órbitas o ca as estables alrededor del n<cleo( sino que se encuentran con mayor robabilidad en regiones determinadas del es acio( de forma muy com leDa y variable( alrededor del n<cleo. Valcott 065M. "rinci'ios de medicina interna( Vray( $regory( A..( y /ha iro( Leo .

II #arFin

di o AA2j)UL.#UAAIS= AA2j)UL. Ta0le o* Contents Amalur8 #el !tomo a la mente Ignacio Martínez y Juan Luis Arsuaga A$3A#'AIMI'=). : Los devoradores de luz . ?8 Las fibras musculares de los cnidarios difieren de la musculatura del resto de los animales tanto en su estructura( como en su origen en el desarrollo embrionario. 668 'n la orientación de las estructuras anatómicas seguimos el modelo de un animal cuadr< edo( en el que la cabeza es anterior 0y no su erior( como en las ersonas( que somos bí edos1( la es alda es su erior 0y no osterior( como en los humanos1 y el vientre es inferior 0y no anterior1.@8 )am oco en este caso hemos resentado la reacción aDustada. III Un oco de física y química AA2j)UL. Así( or eDem lo( los bivalvos( que son el gru o que incluye a meDillones( vieiras( berberechos( ostras y afines( constituyen un ti o de animal que resenta simetría bilateral ero no cabeza( aunque sus ante asados directos sí que la tenían. I: 'l origen de la vida AA2j)UL. La reducción de 9sta en los bivalvos es una ada tación a su modo de vida./ I=)3. Aada mol9cula de glucosa reacciona con seis mol9culas de o"ígeno( roduciendo seis mol9culas de dió"ido de carbono y otras seis de agua. 6.8 'n biología( casi todas las normas tienen sus e"ce ciones. 58 'n realidad( el Aiclo de Aalvin roduce mol9culas de gliceraldehído L fosfato 0de tres carbonos cada una1( que ueden usarse como unto de artida ata la síntesis( tanto de glucosa( como de otras biomol9culas como los lí idos y los amino!cidos. I La carta de #ios AA2j)UL.

:II Los rimeros de =osotros AA2j)UL. :I Los im rescindibles hongos AA2j)UL.$3A-jA . P HLibres o esclavosJ AA2j)UL. PI $aia &I&LI. :III 'l reloD de la reina Aristina AA2j)UL.AA2j)UL. IP Las maravillosas aventuras del barón de Munchausen AA2I)UL.

Related Interests