JULIE KAGAWA

INCLUSO MOJADA, CANSADA Y ADOLORIDA, todavía tenía la energía para quedarme embobada. Poco después, mis ojos se sentían enormes e inflamados de mirar fijamente tanto tiempo sin parpadear. La tierra de este lado del rio era un lejano llanto del misterioso bosque gris de los duendes salvajes. Más que los colores se fueran atenuando y desapareciendo, todo era demasiado vibrante e intenso. Los arboles eran demasiado verdes, las flores escandalosamente coloridas. Las hojas brillaban, afiladas como una navaja en la luz, y los pétalos destellaban como joyas cuando recibían la luz del sol. Todo era muy hermoso, pero no me pude quitar un sentimiento de aprehensión mientras lo asimilaba. Todo se veía...falso de alguna manera, como si fuera un elaborado revestimiento sobre la realidad, como si no estuviera mirando el mundo real en absoluto. Mi hombro ardía, y la piel alrededor de él parecía hinchada y caliente. Cuando el sol se alzaba más alto en el cielo, el fuerte calor bajo por mi brazo y se extendió a mi espalda. El sudor corría por mi cara, haciendo que mis ojos picaran y que mis piernas temblaran. Al final colapsé bajo un pino, jadeando, mi cuerpo estaba caliente y frio al mismo tiempo. Grimalkin circuló alrededor mío y trotó hacia atrás, con la cola mantenida en alto en el aire. Por un momento había dos Grimalkins, pero después parpadee el sudor fuera de mis ojos y había solo uno. “Hay algo que está mal conmigo”, plantee mientras el gato me contemplaba con calma. Sus ojos salieron de su cara bruscamente y se deslizaron en el aire entre nosotros. Pestañee, fuertemente, y eran normales de nuevo. Grimalkin asintió. “Veneno de dreamlace,” dijo, para mi confusión. 121

“Alguien que pueda ayudar?” “Ahí es donde vamos. Seguí a Grimalkin por millas. y trata de ignorar todo lo demás. Cuando comienzan las alucinaciones. pero al final logré levantarme y mantener el balance lo suficiente para poder dar un paso. pero también tiende a desconfiar de los humanos. Me debe un favor. Saltando a una roca. humana.EL REY DE HIERRO “Los goblins envenenan sus lanzas y flechas. agitando sus ramas. me miró a la cara. Grimalkin se detuvo. o al menos eso es lo que oí sobre los bramidos de la roca. “Solo sigue caminando hasta que él se muestre a sí mismo. así que las posibilidades de que te ayude son 122 . “No hay algún antídoto?” susurré. Y otro. sin importar que vaya hacia ti. mirándome. ladeó la cabeza. Un ciervo se paró en medio del camino. ignorando el helecho que comenzaba a arrastrase hacia mí como una araña con hojas. ignorando los gritos indignados de la piedra de que se baje.” Grimalkin se quedo de pie. Mantén tus ojos en mi. Y después otro. Figuras lejanas hacían señas desde las sombras. llamando mi nombre. humana. me resultó difícil concentrarme.” Respire entrecortadamente. Casi perdí a Grimalkin varias veces. “No muy lejos. El suelo se convirtió en una retorcida masa de arañas y ciempiés.” Me tomó tres intentos volver a levantarme. arrastrándose por mis piernas. Después de que el primer árbol se me abalanzó. intentando cogerme con dedos de ramas. “Estás sola de aquí en adelante. y me pregunto la hora. o al menos eso pareció. no te queda mucho. mientras el paisaje se transformaba en terroríficas versiones de sí mismo.” dijo.

el piso alfombrado por flores. Desafortunadamente. 123 . el es el único que te puede curar ahora.” El gato ladeó la cabeza y me dio una mirada escrutadora. Confusamente. llenando el aire con polen. si lo encuentras. alguna parte de mi se dio cuenta que había parado de respirar. Me recosté contra un árbol y observe las luces pululando a través del aire. Un rayo de luz de la luna se escapo de los árboles y se deslizó hacia mí. rompiendo el suelo. “Todavía eres virgen. Grimalkin se escabulló antes que pudiera preguntarle algo más. Ellas voltearon sus pequeños rostros hacia mí y gritaron. pero al resto de mi realmente no le importaba. La oscuridad se arrastró en la periferia de mi visión. tratando de entender sus palabras. “Sabrás lo que quiero decir cuando lo encuentres. Alejando con la mano un enjambre de avispas que circulaban por mi cabeza. Los árboles bailaban. y pequeñas luces se movían rápidamente a través del aire. Me senté y me encontré en una arboleda iluminada por la luna. las rocas se reían de mí. pero zumbaban como moscas y no podía comprender. y yo estuve repentinamente muy cansada. cierto?” Decidí que esa última parte era producto del delirio. Me caí.” Fruncí el ceño. “De que estás hablando?” pregunté.JULIE KAGAWA como 50-50. dejándome confusa y desorientada. Mis miembros se encontraban adormecidos. para aterrizar en una cama de flores amarillas. me tropecé en busca de él. Una enredadera me alcanzó y se engancho en mi pie.

“Hola. Meghan Chase. Y dile a Grimalkin que elijo ayudar. “Ahora. y mis parpados se cerraron.” La criatura de luz de la luna dio un paso adelante y respiró. Un cuerno de luz creció en su cabeza. sabiendo que era una alucinación. algunas veces pareciendo un ciervo.” “Ah.” respondí. princesa. agitando una cola como de león. a pesar de que mis labios no se movieron y no tenía aliento para hablar. que camino tomarás. Los catalizadores siempre brillan con más fuerza. no como un favor. “No es tu destino morir aquí. titiló y cambio de forma.” “Hola. Ahora.” Lo considere. como si me contemplara con antiguos ojos dorados. mi princesa. mis pensamientos se arremolinaban en mi cabeza. “Estoy muerta?” “No todavía. otras veces una cabra o un poni. y tu luz brilla como ninguna que haya visto antes. Tu padre te espera. “Aquellos que vemos el cielo hemos visto tu llegada por mucho tiempo.” La criatura de luz de la luna se río suavemente. y como elegirás gobernar? “No entiendo. agitando su melena.” 124 . duerme. “Como sabes quién soy?” La criatura bufó.” “No se supone que lo hagas. Mientras se acercaba. La próxima vez que me visite será la última. la única pregunta pendiente es. sino por mis propias razones. Meghan Chase. Un aire de plata me baño.EL REY DE HIERRO Lo miré sin interés.

una criatura hecha de hielo y luz de luna. aquí estaba mi mochila—mohosa y mojada. Me sentía bien ahora—mejor que bien. Confundida. un ciervo que hablaba. como también mi linterna y la aspirina. Abriendo el bolsillo del costado. pero el cuerno de la criatura toco mi pecho. La arboleda iluminada por la luna había desaparecido. Algo de eso debe haber sido real. y que era simplemente efecto del delirio. Quién podría haberla traído aquí desde el campamento de los goblin? No creía que Grimalkin hubiera ido por ella. la abrí. por supuesto.JULIE KAGAWA Yo no quería dormir. 125 . Jadee y abrí mis ojos. arrugada en una pelota y empapada. saqué mi empapado IPod. Abrí mi boca para preguntar sobre mi padre. pero estaba aquí. Y entonces recordé algo más. Me pregunté que era real. Tomándola rápidamente. La comida ya no estaba. Algo que me hizo estremecerme. el alto pasto ondeando en el viento. miré la mochila. Los últimos rastros de un extraño sueño revolotearon en mi mente: arboles que se movían. un débil brillo rosado iluminaba el horizonte. Una pradera me rodeo. pero mi ropa extra estaba ahí. Al menos la ropa se secaría. un naranjo fuerte en contraste con el verde. como si algo se deslizara detrás de mí. zumbando e insistentes. enviando una ráfaga de calor a través de mi cuerpo. De repente la hierba crujió. Pero. Me di vuelta y vi mi mochila a unos pies de distancia. Especialmente porque eso hubiera significado cruzar el rio de nuevo. Preguntas se arremolinaban en mi mente.

y más perturbador. y orejas como goblin. No era bueno. Se borró fuera de vista. tenía largos y delgados brazos.” Suspiré. Algo se acuclillaba en las ramas.EL REY DE HIERRO “Maldición. Era muy pequeño para eso. justo antes que desapareciera. los ahorros de un año por el desagüe. Ya no podría escuchar a Aerosmith en la Tierra de las Hadas. Lo agité y escuché agua chapoteando dentro. como la imagen en la pantalla de un computador. parecía inteligente. Estaba por ir a buscar a Grimalkin cuando una risita sobre mi cabeza me hizo mirar hacia arriba. mirándome con brillantes ojos verdes. Con tristeza. mirándolo. Sólo para estar segura. Ni siquiera un zumbido. Como esa cosa que vi en el laboratorio de computación. Encontré a Grimalkin asoleándose sobre una roca. 126 . ronroneando profundo en su garganta. Nada. La pantalla estaba borrosa y deformada. Solo que no era un goblin. puntiagudos y afilados como una navaja. El monstruo me observó mirándolo y me ofreció una lenta sonrisa. Entreabrió un ojo mientras yo me acercaba apresurándome. Estaba bien y verdaderamente muerto. lo volví a colocar en el bolsillo y volví a cerrar el cierre. con los ojos cerrados. le conecté los audífonos y lo prendí. Vi el perfil de un vigoroso cuerpo. centelleaban con fuego azul-neón. Algo pequeño y deforme. Sus dientes. totalmente arruinado. Y no me refiero a que haya huido o se haya desvanecido como un fantasma. Definitivamente hace tiempo.

encogiéndome en mi mochila. Exasperantemente. hojas. la Corte de Verano. Con un siseo. nixie. incluso troncos de árboles se movían y cambiaban de forma. “Arcadia. “Recuerda. rascándose las orejas. se deslizó fuera del sendero y desapareció en un terreno de helechos .” Brincó de la roca al sueño. ramas. nunca mirando atrás para ver si lo seguía.” Grimalkin bostezó. achatando las orejas. levante los ojos para ver un par de jinetes acercándose. y la enorme luna azul estaba en lo alto. “Tú me vas a llevar donde Puck. voy a rescatar a Ethan. me debes una pequeña deuda cuando encontremos a tu Puck. mirándome solemnemente. está cerrada. y extrañas luces parpadeaban y se movían abruptamente en la distancia. Me quedé quieta. asegurándose que cada pelo estuviera en su lugar. La risa se hizo eco desde el firmamento por lo alto. resplandeciendo 127 . será muy pronto. y nos iremos a casa. a pesar de que sabía que probablemente estaría despedazada para ese entonces. Nada de esto molestaba a Grimalkin. que trotaba por el sendero del bosque con la cola arriba. sólo para ver el mismo más allá en el camino. “Reclamaré mi precio tan pronto como lo hayamos encontrado. Descendió la noche. queriendo agarrarlo por el pescuezo. estirándose. A veces pasaba por un árbol o arbusto.” le dije. cait sith o lo que sea. a través de un bosque que parecía estar constantemente cerrándose sobre nosotros. No lo olvides. se tomó su tiempo para levantarse. tratando de alcanzarme. Y si nunca veo un goblin. casi bailando con la impaciencia. Sorprendida.JULIE KAGAWA “Nos vamos.” Caminamos por horas.” dijo Grimalkin cuando por fin se considero listo para comenzar. cuando Grimalkin se detuvo. bostezando. En la periferia de mi visión.

No tenía sentido tratar de sobrepasar a cazadores a caballo. derecho hacia mí. sus rasgos demasiado finos y delicados para ser reales. su voz alta y clara como una flauta. Señor de la Corte de Verano. Tragué. “Sí. vi a los jinetes: altos y elegantes. Sobre sus monturas. Sus monturas eran grises y plateadas. nos ha enviado por ti. y los cascos no tocaban el piso mientras frenaban a medio galope. con rasgos marcados y cabello cobrizo atado en una cola. “Eres Meghan Chase?” preguntó uno de ellos. Cuando se acercaron más. Sus ojos resplandecían. Me quedé parada mientras se acercaban.” 128 . Los caballos me rodearon. su aliento suspendido en el aire como nubes.EL REY DE HIERRO brillantes en la oscuridad. resoplando vapor.” “Vas a venir con nosotros. Su Alteza el Rey Oberón. delgadas espadas a sus costados. los caballeros me miraron con belleza poco natural. Ellos usaban cotas de malla plateadas que resplandecían bajo la luz de la luna. el color del cielo en verano. y llevaban consigo.

Related Interests