Antonio Negri / Para Althusser: Notas sobre la evolución del pensamiento del último Althusser "Algo se ha roto" Cuando

Althusser, para abrir su discurso1 durante el coloquio organizado por Il Manifesto, en Venecia en 1977, para de la constatación de que "algo se ha roto", n o piensa (más bien excluye) que esta ruptura pueda ser remitida lisa y llanamente al análisis de la multiplicación de los efectos perversos que produjo el estalinismo en el movimiento obrero internacional a partir de los años treinta. La desviación e stalinista es evidente, trágica y considerable: En 1986, Althusser definirá el estal inismo como la fórmula "encontrada" ("no premeditada") por el imperialismo en vist a de la explotación de los pueblos en el interior del mundo socialista2. En su int ervención de 1977, la tensión que conducirá en 1986 a este ajuste de cuentas ya está pre sente3. Ésta es la razón que impide atribuir, sin más, la "crisis actual" y la "ruptur a" al estalinismo. El problema de las crisis recurrentes del movimiento obrero e s mucho más profundo porque es el resultado de la propia naturaleza de ese movimie nto, que se compone de luchas y de contradicciones. El problema no es la crisis sino la ruptura, es decir, el hecho de que tales crisis no producen efectos cons tructivos sino destructivos. Por tanto, además de a la denuncia del estalinismo, e l análisis teórico debe aplicarse al proceso de formación del pensamiento comunista, a la función creativa, constructiva, de la crisis que experimenta. Para abordar esta cuestión, habremos de examinar algunos aspectos esenciales del d iscurso de Marx. Examinemos, primero, la teoría del plusvalor y la explotación y, de spués, la teoría del Estado y de la relación dialéctica entre lucha económica y lucha políti ca. En relación con lo primero Ðdice AlthusserÐ Marx construyó una teoría esencialmente "c uantitativa" del plusvalor de la que extrajo consecuencias políticas completamente inadecuadas para la comprensión y la crítica de la explotación, la función de la ideolo gía y la complejidad de los procesos de sumisión de la sociedad al capitalismo. En r elación con el segundo asunto, la teoría de Marx, y con mayor motivo la de Lenin, es claramente insuficiente; y no, por cierto, en el sentido indicado por los euroc omunistas y por otros, como Bobbio, de imposibilidad de aplicar elementos de la crítica del Estado burgués a la construcción del Estado de la socialdemocracia. Por el contrario, dice Althusser, la crisis de las enseñanzas de Marx y de Lenin acerca del Estado se relaciona con el hecho de que la crítica radical del Estado burgués no se acompaña de una perspectiva de reconstrucción del poder en la práctica de las masa s, de una crítica preventiva de las desviaciones de la dictadura del proletariado, de una hipótesis creativa referente a las prácticas constituyentes de masa que tien en lugar entre la destrucción del Estado y la construcción de un nuevo orden social. Por tanto, sobre estos aspectos, en los clásicos del marxismo la crítica está abierta . No obstante, incluso en momentos como ése, la crisis resulta provechosa para el co ncepto. Una concepción cuantitativa de la explotación permite reunir masas considera bles en una lucha revolucionaria a propósito del salario; una concepción destructiva del Estado permite acentuar el proceso insurreccional. Pero ahora no sucede así. Decir ahora que "algo se ha roto" es otra forma de expresar que no existe la pos ibilidad de utilizar la crisis positivamente. ¿Por qué? Porque un elemento diferente , aleatorio, un "afuera", un "detrás", "algo no esperado" interviene masivamente. La filosofía marxista de la práctica social no puede sino sufrir esta irrupción de lo real en el ámbito del concepto4. Porque, a partir de ese momento, debe renovar sus instrumentos para seguir contribuyendo a la lucha. ¿Cuál es ese elemento nuevo, aleatorio y sin embargo muy real, que rompe la continui dad de la práctica filosófica? De momento no podemos nombrarlo; sólo sabemos que el se ntido de la crisis está invertido: de encontrarse al servicio de la revolución pasa ahora a convertirse en negación de su posibilidad. ¿Cómo?, ¿por qué? La filosofía no puede r eemplazar lo real. Lo real habla y la filosofía interpreta lo real interpretando l as prácticas. ¿A qué se debe entonces la inversión del sentido de la crisis? Ante esta f ormulación radical, Althusser no proporciona de momento ninguna respuesta. ¿Tal vez por razones de oportunidad política, puesto que la respuesta sólo puede nacer en el seno del movimiento obrero organizado? No. En 1977 ha madurado ya en Althusser l a conciencia de la incapacidad de los diferentes partidos comunistas para dar re

¡Qué cerca se encuentra este Althusser de Benjamin! La soledad de Maquiavelo El hecho de que la crisis comprometa la realidad de la revolución mundial no exclu ye la necesidad de la práctica teórica. Discontinuidad e intempestivid ad inspiran la práctica teórica. Desde ese momento. como el teórico de un Estado unitario. pensamiento de lo nue vo. es como se debe a bordar la cuestión de saber qué se ha roto. aparecido en Le Monde en 1978. en la filosofía. En el comienzo de esta continuación de la investigación puede situarse una conferencia de 1978 en el Instituto de Estudios Políticos: La solitude de Machiavel8. de análisis intempestivo qu e se desarrolla por medio de saltos cualitativos. por tanto. Su escrito. un Estado capaz de permanecer. su trabajo sobre Maq uiavelo7. nada de eso conduce al proceso constituyente más allá de las dificultades que la situación internacional impone a la Italia del Renacimi ento tardío. continuar produciendo teoría y proyectando la práctica. con el fin de que pueda convertirse nuevamente en el motor del movimiento revolucionario. un pensamiento del poder que re sulta enigmático en la medida en que no alcanza a resolver prácticamente los problem as generados por su participación en la vida política de un país. en ausencia de cualesquiera condiciones de posibilidad.spuesta a esta pregunta. una singularidad intempestiva. Pero lo más importante no es eso. A partir de 1978. porque durante los años que siguen inmediatamente a 1968 ya no tiene ni la fuerza ni una ideología suficientemente articulada para resistir al ch antaje de las corporaciones obreras organizadas por el PCF6. Pero todo ello no da lugar a las co ndiciones históricas efectivas. considerada como actividad. sino tamb ién en nosotros. O mejor dicho. y por tanto de la teoría. el análisis tenderá a adentrarse progresivamente en el aspecto filosófico. en una situación de vacío de la práctica. un movimiento subversivo y radic almente innovador. nuevo. El pensamiento científico de Maquiavelo. libre de las trabas feudales q ue caracterizaban las viejas estructuras del poder principesco o republicano. el siempre solitario. en adel ante. que nosotros trazamos y organizamos. del mismo modo que la crisis es la clave de la dinámi ca real. de la historicidad. En un primer momento. en ausencia de cualesquiera condiciones para la novedad. La respuesta a la ruptura y la definición del elemento aleatorio que la ha producido constituyen el hilo conductor de una nueva formulación filosófica llevada al extremo. Ése es Maquiavelo. La crisis sigue siendo el presupuesto del pe nsamiento crítico. después de haber recobrado la interpretación tradicional de Maquiavelo. por t anto. y no sólo en lo real. de crecer. Es en la soledad donde podremos. Su elección política es una elección de campo. Alth usser recupera. es ya implícitamente claro5. será demasiado tarde. Pero "algo se ha roto". Una última observación a propósito de est a radicalidad extrema en la formulación: el pensamiento de Althusser revela aquí de nuevo su naturaleza esencial de pensamiento sintomático. Y Althusser no se hace ilusiones a propósito del mo vimiento izquierdista: no es. Aunque no exista por el momento una respuesta sustancial a la pregunta formulada. Maquiavelo aparece para Althusser con los rasgos de lo político. acerca de la política del PCF y de su incapacidad estructural para abrirse a la crítica de lo re al. se ve forzado a definirse en la separación (pero la separac ión y la soledad constituyen ese máximo de radicalidad que el pensamiento ofrece al carácter aleatorio del devenir. a contin uación. en un horizonte completamente . Así. Maquiavelo. desde hace mucho. acrecentado por una potencia c onstitutiva sin igual. repasando. reelaborando análisis y conceptos. entre práctica y concepto. Althusser le da la vuelta: lo que cuenta no es tanto el proyecto como el carácter radical que expresa el pensamiento de Maquiavelo cua ndo tropieza con la imposibilidad de realizar el proyecto. la metodología está preparada para la radicalidad del tránsito real Ðy. El deseo de un Es tado unitario y de un Príncipe nuevo está ontológicamente presente en las masas. Althusser nos lo presenta como un pensador ante litteram de la unidad ital iana. El princip io que sostiene el análisis es el descubrimiento de una paradoja: "Pensar lo nuevo en ausencia de todas las condiciones". el político y el filósofo. y el proceso constitutivo de la imaginación revolucionaria y la práctica de acumulación org anizadora son muy activos en el pensamiento. teórico. Porque. Examinando el análisis tradicional del pensamiento de Maquiavelo (que se remonta a De Sanctis y a Gram sci).

ocuparse de la potencia del cuerpo. La lectura de Maquiavelo comienza a tomar distancias respecto de la interpretación canónica de Gramsci de la cual había partido. Y. su culto realista a la fuerza. los v acíos y los focos de crisis. esencialmente. más bien. de man era estructural y sistemática. contra la pretensión de pensar lo real11. ni la microfísica y la difusión rizomática de las resistencias. la del "zorro". ¿Un Maquiavel o comunista? Ciertamente. Althusser m enciona las "sorpresas" y los "encuentros imposibles" que permitiría la profundiza ción en esta lectura de Maquiavelo. la necesidad de una nueva definición del comuni smo. El marco estructural de este análisis teórico althusseriano está completam ente trastocado: la teoría no indica las convergencias y las consecuencias. La referencia a Foucault y a Deleuze se desenvuelve. al mismo tiempo. de la r elación intempestiva entre la radicalidad del proyecto de liberación y la ausencia. Lo que simbolizaría el pensamiento de Maquiavelo. no. descansa ahora en la definición de comunismo imposible de suprimir. Algún tiempo después . ¿Qué significa pensar lo nuevo en el vacío de toda condición? En p rimer lugar. universalidad de un deseo aleatorio. Márgenes. en lo social. más que del poder y de lo "político". En la ruptura de la continuidad histórica. en el curso de la redacción de L'Avenir dure longtemps. Pretende revelar esta multiplicidad en tanto que signo de una mul titud de trayectorias ontológicas. cargado de la desesperación que produce la derrota y carente de cualquier prefigur ación que no sea puro deseo. el pensamiento del "zorro" adquiere una consistenci a nueva: "ser zorro". de los cuerpos. "el más grande de todos los tiempos". A Althusser no le interesan sólo la intempestividad y la d iscontinuidad de la potencia social. así como otro sobre Spinoza. El alejamiento respecto de las "utopías infantiles" de Grams ci es total. En esas páginas inéditas. ¿Por qué? Porque en este caso. sino que indica las rupturas y las paradojas. significa. arremeter contra el punto de vista tradicional de la filosofía. la violación de la i mposibilidad y. el vacío de condiciones. es de cir. la soledad se convierte en intempestivida d creadora. en un terreno ontológicamente distinto. la incesante redefinición teórica de lo posible. ¿qué significa desarrollar una práctica revolucionaria "en ausencia de todas las posibilidades"?. Las "sorpresas" y los "encuentros imposib les" se materializan. La intempestividad maquiaveliana. en las articulaciones microfísicas de los cuerpos y las resistencias. Gramsci y Maquiavelo no serán considerados funda dores de partido. Maquiavelo. El rechazo althusseriano de la epis .ateleológico). no se publican en la Autobiografía. en tanto que horizonte irreversible de la acción humana y de la práctica teórica. sin embargo. en adelante. que anticipa y prefigura a Spinoz a y Heidegger. de la multit ud. Se tratará de construir la imagen de un Maquiave lo filósofo. la distancia con respecto a la interpretación gramsciana de Maquiavelo se establece plenamente. Esa lectur a vendría a decir que. Althusser vuelve sobre Maq uiavelo. de subjetividades basadas en la estabilidad de una tendencia comunista. Por otra parte. El texto. la historicidad es descrita en tanto que punto de vista constitutivo. n o sería la figura del "león" sino. El "zorro" es la verdad prohibida y forzada. por tanto. pensador de una práctica que basa el deseo de potencia en el lleno de una ontología positiva y en la nada de las condiciones históricas. en lo sucesivo. intersticios Entonces. el vacío de las condici ones con las que se mide el deseo. sin embargo. a Freud y a Derrida. Es evidente que la formulación del problema de la cri sis actual implica. por primera vez en la historia del pensamiento revolu cionario. a quienes se sumarán muy pronto Nietzsche y De leuze. en tanto que condición para convertirse en "león". El "poder" y lo "político" aparecen como si estuvieran privados de cualesquiera determinaciones que no sean las de la violen cia y. En la parte inédita de la conferencia de 19789. la ausencia de determinaciones positivas. como lo opuesto a una potencia que reside en el pueblo. Althusser los reserva para un "pequeño libro" separado y dedicado a ambos autores1 0. el escándalo que supone la simulación de la revolución en ausencia de todas sus condiciones y la provocación cons istente en manifestar sin tregua una verdad revolucionaria inaceptable en las co ndiciones dadas. sino descubridores de la hipótesis del carácter aleatorio. tod o cuanto descansaba ayer en la irreversibilidad de la definición ontológica del dese o.

singularmente. No bas ta simplemente con rechazar el idealismo. una potencia sin condiciones. de los cuerpos. sin embargo. no ocurre sin que haya resistencias. Si los AIE engendraban el poder y lo singularizaban mecánicamente a tra vés de instituciones diversas. universalidad que nosotros aprendemos en la práctica y que realizamos en la tendencia. el a mor spinoziano deviene práctica y la inteligencia de Dios (intellectualis Dei) dev iene desplazamiento liminar del deseo. en forma de refundación. Es. Pero. en el interior de un tejido en el cual t oda alternativa general ha estallado ("el socialismo es la mierda")? Es al cuerp . no puede ahora pensarse de ese modo: "Ahora las cosas son muy distintas". actualmente ese poder se asienta en el conjunto del proceso social. Spinoza aparece sobre todo como el fundador de un horizonte materialista estru cturalista. Pero. No obstante. del nominalismo (y es quien niega a la epistemología cualquier pretensión de formar par te de la filosofía). esta expansión posmoderna del poder de los AIE. igual que para Foucault. extiende al máximo la potencia de la subjetivida d en el horizonte de una universalidad nominal y. Resistencia del cu erpo. no explica completamente ese concepto tan misterioso. de l cuerpo y del mundo inmediatamente vivido. Althusser expone una amplia discusión acerca del "conocimiento del tercer género" en Spinoza. porque en la teoría del c uerpo en Spinoza. por ello. co piado del pensamiento de Spinoza. Entre Maquiavelo y Spinoza se afirma el "camino regio" del materialismo. una defensa inmediata contra cualquier práctica especulativa. ni sólo en virtud de su recuperación. la interpretación de Spinoza es más profunda y el antihumanismo de Althusser. ¿Cómo admitir esta nueva lectura de la di námica abstracto-concreto en el análisis teórico del proyecto revolucionario? ¿Qué decir d e la relación descrita por Marx (y continuada por el Althusser de Lire le Capital y. Nos encontramos otra vez en presencia de la "metodología del zorro ": en el conocimiento del tercer género "spinoziano" teorizado por Althusser. de hecho. pues lo que se precisa ahora es "razonar con el cuerpo". fundamentalmente real y. pues. arroja a lgo de luz sobre el concepto althusseriano de "pensar a través del cuerpo". ¿dónde y cómo. como el principal ejecutante de la teoría del "proceso sin sujeto"13. en el contexto de una lógica de completa subs unción de la sociedad en el capital?. ¿Qué ha pasado realmente? Que la ideología ha extendido su dominio a todo lo real. Aquí. Lo real se confunde en gran medida con l a ideología. posiblemente. sino. mu y discutible desde el punto de vista de la filología espinosista y. de su consideración radical del carácter fáctico y aleatori o de cualquier coyuntura. sin extenderse mucho sobre ello. Para respaldar su punto de vista. de su concepción de lo político. tal rechazo de la epistemolo gía y de todas las teorías idealistas del conocimiento se ahonda y se carga de una i ntensidad nueva. una imponente anticipación de una libido po sitiva que nos conduce a una aprehensión del mundo en el cual la relación entre sing ularidad y universalidad se produce en el seno de la práctica teórica. la corporeidad de la adhesión a lo "verdadero" como "index et sigillum sui". se refuerza y agiliza. Su interpretación es. asumir la tarea de pensar lo nuevo en el vacío de todas las cond iciones significa pensar con el cuerpo. no sólo a causa de su desmitificación de la teología (es. es necesario también rechazar cualquier modalidad de materialismo que no acepte un punto de vista rigurosamente nominali sta y. camino que también recorrerá Marx. en una proximidad y una distancia reconstruidas en cada ocasión. Ya hemos hablado de Maquiavelo. Althusser encuentra la unidad ligada al proyecto del cuerpo y el alma. es decir. Es Spinoza quien nos permitirá avanzar ahora12. el creador de la moderna t eoría de la ideología). considerada en otra época en su interacción. En las obras anteriores de Althusser . pensar que. a Marx. en la aprehensión de lo real. afirmar una práctica teórica en la cual "corpus et mens" son la misma cosa. principalmente por su teoría. secunda en este aspecto el pensamiento de su alumno y amigo Michel Foucault. Y sin embargo. Althu sser. ¿Dónde. en cualquier c aso. En segundo lugar.temología no es aquí más que la recuperación y la confirmación de una actitud que forma pa rte de la base de la "práctica teórica". por añadidura. adecuadamente elaborada. esta sobredeterminación ulterior de la dominación q ue provoca su unificación. por el de los Aparatos ideológicos de Estado) (AIE) entre la sin gularidad del trabajo vivo y la dominación abstracta del Capital y el Estado? Esa relación. Pero volvamos a lo real. Podríamos decir que el mundo se ha subsumido en el capital. siempre productora de un límite en el cual ser real y concreto y no-ser abstracto se encuentran.

además. en consecu encia. aunque estos últimos conquistan la hegemonía. En efecto. hermenéutica) de las relaciones que tienen lugar entre "fuerzas productivas" y "relaciones de producción". Como en cualquier "Kehre" filosófico. del antagonismo inevitab le. lo que producirá el renacimiento en el "Holzweg der Holzweg". "al margen" del sistem a. de lo acontecimental. el comunismo no se presenta como proyecto sino como resistenci a. La innovación es importante. contra los partidos. a una concepción o ntológica de la crisis como clave de interpretación del proceso histórico y de la pote . lo que es lo m ismo. lo que se opone. el "método sintomático" se extiende. de la coherencia del poder c apitalista que se reafirma en el paso a la subsunción real de la sociedad en el ca pital en tanto que totalidad del control ideológico. no compensa. no r esultan de ninguna utilidad para conducirse en este terreno. una atención cada vez mayor por los factores subjetivos del desarrollo histórico. algunas ocasiones hi stóricas decisivas antes de aceptar lo que Rancière (discípulo siempre apreciado. Es inútil y una pizca cruel poner el acento en el hecho de qu e Althusser necesitara mucho tiempo y de que perdiera.o. en tanto que inteligencia de la resistencia necesaria. "tomando el tren en marcha". que actúan. al análisis de la crisis del marxismo. de cididamente. En la actualidad. como contrapoder. un énfasis en el tratam iento de lo "aleatorio". la atención se traslada a los procesos constitutivos de las nuevas "fuerzas productivas". interpretaciones singulares del "clinam en" epicúreo que proceden de grupos resistentes) o. considerados según una lógica "esquizo" de fragmentación de los procesos objetivos. de unificar resistenc ias aisladas y poderosas marginalidades contra la lógica del poder. d e la catástrofe del socialismo real y. sin programa. a lo que ha vivido en lo inmediato. son lo único capaz de suscitar la liberación. es el optimismo de la razón. en la forma creativa de su expresión (coordinaciones exentas de dom inación jerárquica). no sin consecuencias muy importantes. como singularidad. adonde. que. El voluntarismo. En segundo lugar. es decir. continúa desarrollando una lectura sintomática1 5 de lo real (tanto de los textos como de los acontecimientos) o. debe dirigirse el pensamiento. los elementos de continuidad y los elementos innovad ores se entremezclan. especialmente cuando se examina su metodología. al lugar donde los cuerpos se organizan en los intersticios del poder capitalista y donde sobreviven (como en otro tiempo. nos dice Althusser. El "Kehre" althusseriano Para Althusser es una época. en lo sucesi vo (y de ahí la novedad de la investigación). una lectura que exalta menos los elementos que constituyen lógicamente el co ncepto o el acontecimiento que aquellos que desorganizan y debilitan su orden. quizá. Por el contrario. A plicado a Marx en Lire le Capital. De nuevo. dur ante la acumulación capitalista originaria) relaciones de comunidad. aventurándonos constante mente en el territorio del ser desconocido. según testimonia la autobiografía16) le proponía desde principios de los años setenta. "intersticios". especialmente. Para resumir sus implicaciones. a pesar de ello. lo que resiste y se recompone contra la totalidad de la dominación es el tejido ontológico del comunismo. Es mejor insistir en la importancia de este tránsito desde una concepción metodológica y hermenéutica de una teoría fragmentada (la "lectura sintomática"). nos empeñamo s en recorrer. basta con señalar que l a propia definición de materialismo ha cambiado: desde el énfasis en la crítica de las "relaciones de producción". se adivinan en tanto que posibilidad abierta a la intervención constitutiva de la subjetividad. allí donde el totalitarismo de l a subsunción capitalista de lo social aún no se ha producido. una consideración abierta (que ha dejado definitivamente de ser estructu ral. Hay que tenerlo presente: contra el capital. La continuidad d el pensamiento de Althusser se verifica también en el cambio. en la que tiene lugar un giro decisivo en su pensamiento. El "pesimismo de la razón" y el "optimismo de la voluntad". al lugar dond e la resistencia produce zonas en las que "no imperan relaciones de mercado"14. En prim er lugar. en el "camino de los caminos que no conducen a ninguna parte" y que. de forma completamente espinosist a. En tercer lugar. antes de la crisis vital que le conducirá a un relativo aislamiento. Nos alejamos n uevamente de Gramsci y de los resabios de "tercera internacional" de su teoría. de lo "fortuito". los movimie ntos de masas. en el corazón del sistema ("islotes de comunismo".

La referencia a la subjetividad no es un escamoteo. de la ideología a la qu e nos enfrenta el desarrollo capitalista. Althusser. Es evidente que e l discurso. Potencia: igual que "lo político" maqu iaveliano. En la continuidad y la contigüidad tiene lugar. Conviene extenderse un poco más sobre la importancia de este tránsito para insistir en el hecho de que no se trata de un salto en el vacío. En efecto. lo que constituye una de las características del pensam iento althusseriano desde el comienzo de su periplo filosófico. el problema no será la lucha de clases en la teoría. careciendo de sentido hablar de "transición" soci alista. de donde parte toda la crisis del pensamiento althusseriano. Sólo el comunismo es real. Se ha ro to la posibilidad de luchar cara a cara (frontalmente) porque el capitalismo ha allanado el terreno de la relación entre Estado y sociedad hasta el punto de que a mbos se confunden (he aquí otro de los aspectos en los que la referencia a Gramsci no es posible). ahora la lucha de clases. de una elección arbitraria. incluso a pesar de que lo nuevo domine el conjunto metodológico. porque el Estado se ha convertido. En adelante. por tanto. Se rompe. mejor que cualquier otro. obtener un concepto de práctica en el que se pueda acomodar la filosofía. podría aplicarse a la naturaleza nueva de las fuerzas pr oductivas. con otras palabras. aún permanece todo eso. más allá del método. por la expresión de la potencia de la multitudo. a decuado a la nueva situación de dominación social totalitaria. Las continuidades son tan importantes como las discontinuidades. Althusser consider a fundamental su contribución a la teoría marxista. por e l contrario. aparece aquí una concepción del "paso a otra cosa" o. pues. mejor dicho. la transformación conceptual se basa en la pr ofundización permanente en el tema de los AIE.ncia como motor de transformación de lo real. en lo sucesivo. y es ahí donde és ta tiene la posibilidad de reformular el deseo revolucionario. La "tabula rasa" que la práctica teórica impone frente a cualquier ideología residual es el equivalente. Pero la unidad del cuadro reconq uistado no estará suficientemente asentada hasta que no se asocie con la consolida ción de una nueva situación histórica. supone la identificación del terreno en que obligatoriamente ha de pr oducirse la réplica antagonista a la reestructuración capitalista. del funcionamiento de los AIE. En este aspecto. Ni tampoco la práct ica teórica en la ideología. debe desarr ollarse enfrentándose al nuevo adversario en su enraizamiento real. a las características inmateriales. siempre más intensa. la última posibilidad de l socialismo. El materialismo aleatorio . en un punto caren te de contenido y sólo la sociedad se presenta simultáneamente como terreno absoluta mente incorporado al poder y completamente apto para la explosión de lo aleatorio. La filos ofía como "Kampfplatz" tiene un presente reconocido. pero c on consecuencias decisivas sobre éste. que la "Wille zur Macht" nietzscheana. Empleando su terminología. Si la antigua definición de los AIE permitía definir la lucha de clases en la teoría. po r tanto. En eso consiste el "Kehre" en la práctica t eórica de Althusser. con una coherencia perfecta en relación con la definición althusseriana de la nueva subjetividad. Por otra parte. que equivale a su potencia ideológica. se insinúa más bien en las conciencias y las dimensiones subjetiva s de todos los actores sociales. es decir. desen trañar la continuidad y la diferencia del pensamiento de Althusser en el "Kehre". abstractas. la relación "estructura -superestructura" está aquí completamente alterada. del proceso revolucionario como p aso aleatorio Ðrepentino. y porque. sin em bargo. O. pero también la búsqu eda de una subjetividad abierta que pretende producir simultáneamente teoría y lucha . y sin embargo muy realÐ al comunismo. cooperativas del trabaj o social. Althusser da su definición de l o "posmoderno" como expansión continua y contigüidad totalitaria. En la crítica del concepto de "transición" socialista se resume el rechazo de cualqu ier perspectiva teleológica. la explotación. al no coincidir con las líneas de división entre las clases. Es ahí donde se forma efectivamente la nueva subjetividad. Es en este punto donde finalmente se comprende el sentido de la expresión "algo se ha roto". durante la compresión de un proceso cuyos desarrollos monstruosos rastrea. que la "potentia" espinosiana. la lucha políti ca por la democracia. sólo se fija ocasionalmente en este aspecto sociopolítico del discurso17. y és te sería un elemento nuevo en el pensamiento de Althusser. En efecto. un salto cualitativo. La crítica de este último concepto permitiría.

pues. completaríamos el cuadro: el hombre en la historia. En el materialismo aleatorio todo está determinado. en una desviación idealista ("el teoricismo") al escoger. En segundo lugar. Algunas formas de materialismo. Establecer. antihumanista. quien nos diga qué es el materialismo aleatorio y cuáles son sus principales características19. como sujeto en la hist oria. Así pues.Dos grandes tradiciones se oponen. se suprime cualquier necesidad interna y se ignora cualquier finalida d. en filosofía. recor rer. algo que no sólo se concibe ya "en última instancia". el mat erialismo aleatorio aparece en tanto que afirmación de la historicidad: "Geschicht e" contra "Historia". Pero ahora los tiempos han cambiado y esas estrategias teóricas no sirven para nada. de los átomos y del "clinamen". desde Epicuro. La dialéctica no es otra cos a que una de las modalidades del idealismo. "posiciones" ("Tesis"). antihistoricista. pero deter minado "fuera de tiempo". tendencias que se bifurc an continuamente.". dicho de otro modo. es decir.. Es ya a partir de Maquiavelo cua ndo resulta explícita la larga tradición que.. Llegamos de este modo a una magnífica definición filosófica que nos hace volver a la e . Ambas tradiciones. a menudo de forma disimulada y mistificada. es un producto típico de la cu ltura burguesa. de la tradición que justifica el poder y exalta al Estado. Por lo que se refiere al humanismo. el materialismo aleatorio nos muestra la historia como historici dad concreta y nos presenta también al hombre no como sujeto de la historia. Pero esas dos t radiciones antagónicas no son el idealismo y el materialismo sino el "materialismo aleatorio" y todo lo demás18. por medio de la crítica más radical de la dialéctica. el sentido de la práctica filosófica en l a modernidad (que se inspira. La destrucción de cualquier horizonte teleológico o. sin embargo. como algo que existe siempre.. Pero dej emos que sea Althusser. Si se quiere ir más allá de las metáforas democríteas y epicúreas y si se anhela una metafís ica del vacío. En el lado opuesto. Y en tercer lugar. durante su primera experiencia de filósofo marxista. permane ciendo dentro del movimiento obrero oficial. en la práctica. del humanismo y del histo ricismo. Esta lógica aparece en Maquiav elo en el momento en que la concepción del acontecimiento y de la historicidad se realizan según el esquema "si. el hombre y la historia. cualquiera que sea el ord en o el desplazamiento de los dominantes estructurales. Y todo ello por la simple razón de que sólo el efecto califica la causa. En Spinoz a. como las que el est alinismo elevó a los altares. forman parte de la tradición "bendita" del pensamiento filosófico. mantiene e impone un punto de vista antidialéctico. En Maquiavelo. pero simplemente disponible an te todo lo aleatorio y ante todos los acontecimientos para construir en ese terr eno las prácticas adecuadas. la del materialismo aleatorio y la de la justificación idealista del poder no han parado de oponerse a lo largo de toda la historia del pensamiento occidental. Y es esta la base sobre la que se abre el enfrentamiento ideológico en la f ilosofía y en las ciencias. el materialismo aleatorio se erige sobre la modernidad. alimenta la herejía y la lucha. según Alth usser.. Luchando contra est os adversarios. La filosofía materialista (y la que Marx haya podido inspirar después de su obra queda sujeta también a esta crítica) se organiza como práctica teórica que. en la historia del pensamiento filosófico . sino también como ho rizonte de la presencia. esa calamidad del pensamien to socialista representado por el "diamat" (Dialektische Materialismus). la afirmación positiva de una lógica del acontecimiento es un a característica esencial del materialismo aleatorio. el materialismo aleatorio se presenta como punto de vista global sobre la nat uraleza. La causalidad se somete al carácter a leatorio de la superficie. esa es la razón por la que debe ser destruido. tradición que se instaura sobre la potencia y que sabe expresar la crítica práctica del poder y de la ideología. y en Spinoza la causalidad se produce totalmente en s uperficie. sino como sujeto en la historia. en primer lugar. y el historicismo es sólo un disfraz d el relativismo. Althusser reconoce aquí que él también incu rrió. siendo ese "Kampfplatz" aquello en lo que consiste la filosofía.. entonces.. sin intermediarios. en tales metáforas) se define. "res gestae" contra "historia rerum gestarum". hay filosofías idealistas o espiritualistas que rozan la tradición "maldita" del pensamiento filosófico. el materialismo aleatorio es un materialismo "totalment e desnudo". en esa apertura sin finalidad ni necesidad. caminos que se reabren sin descanso. como enemigo a batir. en el campo de batalla entre ideologías que es la filosofía.

el lleno del poder se relaja en tanto que pura negatividad exaltada. alcanzan en la actual fenomenología del ser real y las determinac iones prácticas que resultan de ello. las condiciones de una práctica adecuada. sólo pueden expresarse en el umbral del ser. parcialmente. en tanto qu e simple superestructura del vacío. Esta es la situación en la que nos encontramos y en la que el materialismo aleator io debe mostrar su capacidad. no obstante. de la perspectiva de la transición y. Se trata de una situación en la que la práctica teórica. como lo hizo Marx. con mayor motivo. cualquier compromiso con el mundo. que existe en tanto que práctica). en el intersticio. la variable aleatoria como el acto histórico de afirmación en la libertad a bierta de la superficie. Liberémonos de los mitos. amparándonos en el materialismo aleatorio. de la concepción del socialis mo ("un montón de conceptos bastardos y perniciosos"). con Wittgenstein y después de él (y que los filósofos franceses. de la lucha de clas es hacia fuera de la economía y de la política y en dirección a la ideología. no han enten dido) nos propone la filosofía. en el límite. con el poder. donde debe emplearse la práctica teórica para const ruir las condiciones de la subversión. es decir. de las masa s. la l ucha contra la explotación. En el materialismo aleatorio. más allá de las anteriores intuiciones vagas a propósito de la función de los "márgenes " y los "intersticios" en la organización del ser real. contenido ontológico comunista e indete rminismo absoluto de la superficie. como enunciación d e tesis. donde podemos entender la impo rtancia del movimiento ideológico y político. concentra en sí la totalidad de la insignific ancia y conduce a cualquier experiencia de resistencia a la irracionalidad. la resistencia. Es en el seno de esta maraña teórica donde podemos afirmar el primado de la filosofía y la política. la totalización posmod erna del poder despoja a la dialéctica de cualquier posibilidad. cualquier contacto y . a la mediación. Esta afirmación althusseriana resulta perfectamente comprensible si la determinación en acto se concibe como práctica teórica. al socialismo. Poco a poco su atención se va concentrando en un asunto que el e studio de Maquiavelo había suscitado ya y que va ocupando cada vez un lugar más impo rtante: la potencia de lo negativo. "cualquier det erminación en acto se muestra como variable aleatoria de una invariante tendencial existente"20. su jetémonos al primado de la existencia (que es el primado del comunismo. Al convertirse la ideología en el único ámbito de ra cionalidad económica. por tanto. el lenguaje mismo debe sustraerse a la tentación de reproducir lo real. de todas las concepciones lineales de la transición. completamente antiteleológica y aleatoria. Derrida y Deleuze. En consecuencia. Como ya hemos indicado. Esta místic a de la subversión y este nuevo lenguaje serán materialistas y aleatorios. sino en la extremidad d e una totalidad vacía. es decir. es un giro histórico. No es ya en el margen. que es definitivo. resultan aq uí definitivamente suprimidos. la paradoja de una percepción del vacío que subvierte su insignifica ncia y que se expresa de manera materialista y práctica? ¿Cómo establecer un pensamien to de la práctica decididamente materialista como fundamento de esa negatividad? ¿Cómo reconstruir el valor de la lucha de clases? ¿De qué modo puede surgir de la negativ idad la potencia en la práctica? La respuesta a estas preguntas.xplicación del vínculo existente entre crisis. El camino de la práctica teórica es posible si comprendemos q ue la ruptura de la continuidad del proceso revolucionario se produce en torno a un hecho fundamental: el desplazamiento. ¿Cómo resolve r. Althusser intenta también de finir una perspectiva general de liberación o. después de haber realizado. del concepto de med iación. Además de a la dialéctica. El "giro lingüístico" que. Como en la gran mística. salvo. el lugar y la dimensión que lo negat ivo. pues expresa el paso de los do minantes de la estructura productiva desde la producción material a la producción in material (que es donde hay que luchar). sin embarg o. Existe la posibilidad de lograr. en sus aperturas. La potencia de lo negativo En el desarrollo de la teoría del materialismo aleatorio. social y política. mejor dicho. la potencia. En la luch a de clases en la ideología es donde se decidirá la lucha de clases en general. una revisión "desgarradora" de la dialéctica. y a ellas se refi . intersticial y/o marginal. Y es en el seno de nuestra apuesta. que los márgenes se conviertan en el centro21. en sus métodos. en los límites del vacío. que el vacío. Althusser va. y la "invariante" tendencial como el contenido ontológico comunista que alimenta la libertad de los sujetos en la historia.

El "azar". por lo que se refiere al método. franciscana) del concepto aristotélico de po tencia en tanto que posibilidad creativa. En la teología de la l iberación. el único foco de acción potente. como en una perspectiva práctica de liberación (que es una práctica crítica. En el ámbito de la teoría. beber. "El choque de la miseria sin nombre es el primum movens de esta teología. como en otro ti empo ocurrió con el de materialismo dialéctico. no sólo en lo paradójico sino en el ser real. concreta. podía pensar aún que determinaba el ser: Se trataba de una o . con su tirada de dados. Maquiavelo filósofo o el lanzamiento del ser Feuerbach escribió que cualquier filosofía nueva se anunciaría por medio de una palabr a nueva. que es una perspectiva no me tafísica o. produce la misma impresión cómica que se experimentaría al oír hablar de un "logaritmo amarillo"). El nuevo sujeto se defin e. Esa es la razón por la cual la teología de la liberación se fija en el sujeto. un materialismo puro. como establecimiento y desarrollo del "vacío de una gran distancia conquistada" con respecto a cualquier concepción idólatra Ðcontra l a idolatría del dinero o contra la superstición de un Dios fundador y garante del or den social. Para ello. a partir del lugar irracional de sus necesidades y de su práctica. de una práctica materialista con influencia religiosa. el espacio de la potencia. sólo puede ser teórica22. de un materialismo de ori gen cristiano. esas hipótesis práctico-teóricas? Ha bría que concentrarse en algunos puntos que conviene resumir. "el vacío infinito de una distancia conquistada" frente a todas las co ncepciones dialécticas y. no sólo en tanto que establecimiento de una alternativa teór ica. ante todo. destruyen el oropel cientific ista y describen el horizonte de la necesidad por medio de las imágenes del caos y del acontecimiento. hace emerger nuevamente un emplazamiento capaz de un máximo de posibilidades. El vacío. pero también acerca de las posiciones vi talistas que. Pero a pesar de ello. en tanto que máxima tensión de una distancia y una pobreza que son. vesti rse) que son tan propios del marxismo como del lenguaje del "Juicio universal". sobre todo. señala Althusser. para Althusser la palabra nueva e s "azar [aléa]". los años de mayor retroceso de la práctica y del pensamiento revolucionarios). Mallarmé. Los teólogos de la liberación han acudido lo más aprisa posible. Althusser realiza un esfuerzo muy grande para dar a todas esas preguntas una re spuesta que sea también práctica. precisamente en su extremidad. un sentimiento de vacío que presen ta todas las características de la aprehensión negativa y mística del ser (las referen cias de Althusser van desde Eckhart a Silesius y de Nietzsche a Heidegger) Ðpero s e trata de un "distanciamiento" que. recurre a un ejemplo único y privilegiado : al estudio de la teología de la liberación suramericana23. Hasta aquí lo que se refiere a los contenidos. Llegados a este punto. el materialismo aleatorio queda explicado a partir de otro punto de vista. la práctica puede expresarse de nuevo. un materialismo "to talmente desnudo" que se articula en torno a ciertos verbos (comer. haciéndolo Ðdesde la perspectiva de Althusser. revolucionaria). donde se encuentra con la puesta en práctica de ciertas hipótesis teóricas que forman parte de la perspectiva de la potencia de lo negativo. sino como establecimiento práctico de una totalidad subvertida. pero un "azar" que "ninguna tirada de dados" podrá abolir nunca ("la tirada de dados que nunca abolirá El azar") (sic). No es casualidad que Althusser discuta aquí acerca de las fuentes de la interpretación cristiana (agustiniana. Así pues. la hipótesis práctica se articula en torno a una definición de la pobreza como sujeto que reclama con urgencia la a cción. En segundo lugar. Finalmente. Para él la nueva noción era la de hombre. intentaremos formularla en el párrafo siguiente. Podríamos hablar. o como aparece mencionado en otros textos de todo ese último A lthusser24. Una dimensión filosófica que crea lo político nuevo. criticando ásperamente el positivismo. que lo organiza en gene ral como figura del ser. Althusser percibe.ere el pensamiento de Althusser (en los años ochenta. ¿En qué consisten. Cristo ha acudido lo más a prisa posible". mejor dicho. idealistas. posmetafísica en tanto que posburguesaÐ al margen de la conno tación metafísica del sujeto propia del racionalismo burgués. en general. en relación con el ejemplo indicado. no tanto en el marco de una teoría de la redención. en el seno d e nuevas condiciones de aplicación. la práctica de ese pueblo de pobres se define. En este punto. más que de una teología materialista (este concepto. puede aparecer la dimensión filosófica de Maqu iavelo25.

Y. sino como una superficie en la que tendríamos un centro. sólo pueden superarse llevando hasta sus últimas consecuencias la de finición de la filosofía como "Kampfplatz". los billetes no so n ya válidos". porque está constituido por los "lanzamientos del S er". regularidad. y márgenes que se extenderían más allá de los límites de la c ircunferencia. el espacio situado más allá de lo real. Este círculo es el todo. el triunfo de la filosofía hegeliana del espíritu objetivo (la realización absoluta del espíritu. y también innumerables posibilidades para la práctica revolucionaria. En la sociedad de lo posmodern o. consulta el horario y decide el destino de su tren. y también todas las demás formas bastardas d e materialismo. La filosofía es siempre. La determinación es lo indeterminado: "'tirada' para acercars e a la tirada del ser de Heidegger o a la apertura del vacío". vacío el primero. de manera maquiaveliana o marxista. desde el Estado y el centro capitalista a la sociedad y a los c ircuitos de la producción. los hacedores ideológicos del Estad o. ruptura que el movimiento socialista es orgáni camente incapaz de superar. Pero. el espacio que aparece a llá donde el todo burocrático sitúa su límite: "traspasado este límite. pasand o por la "revolución permanente" y el maoísmo. En ese juego. en sus fronteras y solamente en ellas. El totalitarismo que la sostiene y la representa es frágil. de fijeza). no hay ya espacio ni siquiera para la ficción de la dialéctica. como decía Queneau a propósito del metro de París. espesor insignificante de lo real. y si el "lanzamiento" determina el ser lo hace sólo en tanto que vacío de predeterminación. el todo de la dialéctica. pero carece por completo de consistencia. sobre todo. Lo aleatorio es la característica ontológica de esta estructura. como terreno en el cual actúan los diferen tes caracteres aleatorios de las posiciones. ideológi co el segundo e insustanciales ambos. En el interior de e ste vacío se abren las infinitas posibilidades de intervención desconstructiva de la fijeza de lo real.peración dialéctica. En eso consiste la rup tura que hemos sufrido y soportado. lo que ocupa el papel principal no es la determinación sino el simple "lanzamiento del dado". y he aquí que de este modo se recomponen todos los hilos que se habían tejido en la última etapa del pensamiento de Althusser en torno a la imagen de una refundación d e lo político que encontró en Maquiavelo a su filósofo. La historia se resuel ve aquí en la administración. bu rocráticamente. El materialismo dialéctico. se desarrolla una ontología nueva. tendríamos el tercer espacio. insignificante y t otalmente negativa. e l "fin de la historia". tal y como ha sido definida desde Epicuro. de este margen proceden los movimientos libres de reconstrucción cultural. no dialéctica. Si analizamos la circunferencia que rodea el centro vacío advertiremos la existencia de esta sociedad posmoderna que la unificación continua y contigua de los AIE ha producido. La filosofía del materialismo aleatorio se parece a algunos héroes d el Oeste americano que suben al tren en marcha y se dejan conducir a donde el tr en les lleva. una circunferencia compacta. "El lanzamiento" es un "azar" (la determinación es aleatoria. el único lugar vital. como vacío. desd e la metáfora a la imagen filosófica. He aquí la enseñanza de Maquiavelo. es un agujero vacío creado sólo por la ideología. no ya como una ver ticalidad que conduce desde una parte alta hasta una zona baja. podremos describir lo real. Este margen descansa en el círculo de la totalidad y le inyecta las resistenc ias y los islotes de comunismo a través de los intersticios. los partidos políticos. Si analizamos el centro descubriremos que es un espacio vacío. el filósofo. desde una cumbre hasta un valle. Pero esta sociedad posmoderna. compacta e ideológicame nte organizada. Pero la única posición verdaderamente f ilosófica es la que asume el lanzamiento del Ser. la tirada de dados sólo determina el ser en la medida en que lo muestra como ser negativo. pura y simplem ente. d e finalidad. Si nos trasladamos. de la ideología dominante. el "lanzarse" en el ser en tanto que exclusiva. la realización eficaz de la obra de los AIE se muestra c omo orden. además de mo mentos de existencia colectiva comunista al margen de la explotación y de la opres ión política. como Kojève comprendió perfectamente). esta sociedad del fin de la historia. construye nuevos sujetos y se ex tiende agresivamente contra el vacío del centro y su círculo. Ese héroe filosófico no tiene nada que ver con el materialista que. política. En el interior de esos márgenes la subversión . Dialécticas aparte. por último. El filósofo del materialismo aleatorio es un nuevo agitador IWW26* que lleva la revolución a donde le conduce el ser. Ese tercer espacio es el margen. es vacía. En él se concentran el Estado. una ontolo gía de la resistencia y de la potencia. Más allá de sus límites. La filosofía se introduce en el pueblo. que la acción de los AIE ha construido como sociedad compactamente ideológica.

Lire le Capital. completamente afirmado ya. Entrevista por F. 1992. cit. op. 50 y p. Althusser. podremos seguir el desarrollo del razonamiento de Althusser. 11 de julio de 1986 (hojas manuscritas. Althusser. nº1. Althusser. 12 Ver el manuscrito Spinoza. 1973. p. 1988. 22 L. Thèses de juin. Filosofía y marxismo. p. En este escrito. 242-253. Althusser. Navarro (hojas mecanografiadas. Mi agradecimiento a Yann Moulier-Boutang y a Olivier Corpet. 1978. p. París. Ce qui ne peut durer dans le PCF. 1986 (mecanografiado. 217. Sur la philosophie marxiste (hojas manuscritas. L'avenir dure longtemps. En el terreno de la ideología. Le Seuil.. Vincent. París. Navarro. Althusser. cit. o mejor dicho. volumen II.. (hojas manuscritas. Althusser Enf in la crise du marxisme. 7 Cahiers Machiavelli. donde están ya reunidos los papeles de Louis Althusser. 1978. op. 11 Ibíd. 233. París. Br eton. vol I. Maspéro. cit. 2 L. archivos del IMEC). Cf. donde la lucha contra la ideología es también una lucha contra la explotación en la producción. tampoco s in la colaboración de los archivos del IMEC. 1 L. Méjico. París. noviembre de 1991. Esta contribución no habría sido posible sin la ayuda fraternal de Yann Moulier-Bout ang. 21 También se puede ver esto en las Thèses de juin y en el Postface Navarro. p. Althusser. in "Futur antérieur". 20 Thèses de juin 1986. La politique d'Althusser. archivos del IMEC) 3 L. 23 L. J. en "L'homme et la société". 1962-1963 (Archivos del IMEC) 8 L. Texto recogido y ligeramente modificado de este sitio. L'avenir dure longtemps. Althusser. cit . 18 L. Althusser. cit. Stock-IMEC.. Entrevista Navarro.. cit. L'avenir dure longtemps. pp. Sur la théorie de l'ideologie. archivos del IMEC). Althusser. 13 L. Una biografía. La lecture symptomale chez Althusser. Rancière.. op. op. a . París. 231 y 233. En resumen.. se construye como redes cubrimiento continuo de lo aleatorio de las estructuras del poder. 16 L. Grasset. archivos del IMEC. 171. donde Althusser introduce el concepto de "sociedad de comunicación". 24 L. cit. di rector del IMEC. nov iembre de 1977 (hojas manuscritas. 4 L.. 1965. Sur le matérialisme aléatoire (hojas manuscritas. cit. Althusser. la búsqueda del co munismo. 9 L. cit. Pouvoir et opposition dans les sociétés po st-révolutionnaires. a continuación. 217-218. París. Althusser.. op. Intervention au Colloque de Venise sur la crise du marxisme. 25 L. L'avenir dure longtemps. Althusser lleva hasta sus últimas consecuencias los principio s críticos a partir de los cuales cambió el análisis del pensamiento de Marx en los años sesenta. Suite à un entretien avec le P. Althusser. 6 L. Thèses de juin 1986 (hojas mecanografiadas. parte integrante de los trabajos de la autobiografía . 28 de marzo de 1985 (hojas manuscritas. 17 Es especialmente en el Postface à l'interview Navarro. archivos del IMEC). La solitude de Machiavel. 7 de junio de 1985 (hojas manus critas. Conversation avec le P. y elabora una prolongación de este análisis en la sociedad capitalista de la subsunción real. se desarrolla la resistencia. Machiavel philosophe. 15 J. Althusser. No resultará fácil enterrar esta intuición del futuro. 14 L. 19 L. archivos del IME C) 5 L... La solitude de Machiavel. p. L'Harmattan. Althusser. Althusser. Althusser. de la lucha comunista por venir. p. cit. 226 y otras. intervención en el coloquio de la Universidad París VIII-Saint-Denis sobre Althusser. Postface à l'interview de F. cit. archivos del IMEC). Sur la théologie de la libération. Postface. primavera de 1990. p. archivos del IMEC) 10 L. p. nº 27. 26-49. Maspéro. Althusser. ditions Anthropos. 1992. Ver también L. Althusser. en Il Manifesto. autor de Louis Althusser. Tesis II. archivos del IMEC). L'avenir dure longtemps. Siglo XXI editor es.completa de la totalidad central está dada.. 207 ss. Breton. de la vacuida d del centro.M. Thèses de juin 1986. y concentr ando en sí las dimensiones del ser. Thèses de juin.

militantes sindicalist as revolucionarios de los Estados Unidos que.rchivos del IMEC). . 26 IWW: International Worlers of the World. viajaban "cl andestinamente" en los trenes. o "wobblies". a comienzos de siglo.