

Activar una Atenta Intención

Abraham González
-1-

-2-



Activar una Atenta Intención
Abraham González

-3-

© Abraham González Lara (2014)
© Ediciones QyDado (2014)
Si ese es tu deseo, distribuye este material sin cortapisas.
El autor busca toda la notoriedad y fama que pueda llegar a
conseguir en vida, aún supeditando a tan mezquinos fines la
sabrosa obtención del lucro y la fortuna que normalmente
debieran de acompañarlas, por lo que estaría pero que muy feo
lo de usar la totalidad o parte de su contenido, sin tener la
decencia de citarle. No por mucho trasnochar...

-4-

¿Prólogo?
1. Asombrar las sombras
2. Esclavos del miedo
3. Augurios de inocencia
4. Benéfica obstrucción
5. Amor y pragmatismo
6. Desierto
7. Oráculo eucarístico
8. La semilla del Ahora
9. La encrucijada de la acción
10. Portadores del susurro
A modo de Glosario
Referencias

7
13
19
23
33
39
43
47
55
61
67
71
81

I
Índice de continentes
-5-

-6-

Al amor de Pilar, que supo traerme
de regreso a la orilla más dulce de la vida.

P
¿Prólogo?
-7-

-8-

“Convence más una mentira creíble
que una increíble verdad.”
(Aristóteles, Poética)
“Le vrai peut quelquefois n'être point vraisemblable.”
(Nicolás Boileau-Despréaux, Traité du sublime 1674)
“Por paradójico que nos pueda parecer,
resulta de todo punto conveniente obtener
la experiencia de nuestra inmortalidad en vida.”
(Paracelso, Libro de los Prólogos)

A fuer de presumir de serlo tantas veces, siempre he
sentido debilidad por adentrarme en aquellos textos
proferidos por narradores poco fiables, sobre todo
cuando descubres su frágil solidez argumentativa al
final de aquella historia que deseaste creer a pies
juntillas. El abanico de escenarios disponible resulta
casi inagotable: delirios febriles, visiones en sueños,
proféticos arrebatos, eventos históricos anacrónicos o
sencillamente imposibles, ancestrales libros perdidos
que ocultaban en sí alguna clase de terrible poder. La
identidad narratoria transita en un arco de perfiles no
menos extenso que incluye caracteres tan variopintos
como el del pícaro o truhán, el sabio loco, el payaso o
bufón, el tonto lúcido o el irredento tergiversador.

-9-

Lo más encantador de este tipo de dudosos iniciadores
del alma no es que mientan, sino que dicen verdades a
medias, esto es, imitan mal pero con descaro, la
ineludible verdad oficial que pretender hacerse pasar
por realidad. La letra retrata así ante el desconcertado
lector algo que es cierto y falso al mismo tiempo, lo que
genera un desconcierto tan atractivo como irresistible
en el que, suprimiendo la incredulidad, optamos por el
placer de dejarnos engañar. Lo terrible es que tras en
embrujo auto infligido, sobrellevamos la resaca de
encontrar idéntica fragilidad en lo real, difuminando
las fronteras entre imaginación y verdad en una suerte
de realismo mágico del que, como nos ocurre con el
suspense, resulta casi imposible despertar.
El éxito de la maniobra distractora está así garantizado,
ya que este no sería en modo alguno posible sin la
interesada cooperación del lector por asumir aquellos
pormenores que, entre líneas, se le ocultan así de la
consciencia y necesita conocer, resolver la incómoda
ambigüedad de sentido que deriva de toda esperanza, a
saber, que todo, la misericordia y el rigor, resulta
posible. Atado a la certidumbre y desde la absoluta
posibilidad que ofrece la lectura de este engañoso
libro, disfrute nuestro lector, nuestra lectora, de aquí
en adelante y por su cuenta y riesgo, de su inquietantes
pormenores. Pormenores de los que, tras la lectura de
este adverso prólogo, irremediablemente, sabe ya a
ciencia cierta que forma parte. De lo contrario, tras su
ingesta lectora, no cabría sino encontrar una intrincada
amalgama de cabos sueltos, como la que encontramos
en nuestros mas íntimos sueños.
- 10 -

¿A caso también sueña que lee nuestro lector?
Si así fuera, esperemos que encuentre el modo cierto
de despertar. No le vaya a ocurrir como a William
Blake, con sus extravagantes visiones, ni sufra así la
perniciosa influencia amarilla de Carcosa sobre Robert
W, Chambers, ni las gelatinosas fantasmagorías que
acechaban a Howart P. Lovecraft desde el amenazante
umbral, ni llegue quizá a sentirse sobrepasado por la
emoción de sintonizar con una entidad metahumana,
como le ocurrió al pobre Crowley con Aiwass.
Más allá del tumultuoso universo sutil de aquellas
realidades parafísicas, tan adversas al frágil criterio del
espíritu crítico, de las oníricas garras tanto de la locura
egoica como de las de la hipnosis social, resulta
siempre muy difícil (a veces cobra más de una vida)
saber, querer y poderse despertar. Al menos, siempre
nos cabe la suave distracción de leer (y escribir)
dudosos libros, en cuyas burlonas sombras tratar de
arroparse y así deambular, conjurando al asombro,
mientras tanto.
No se adentre pues, incauto, entre las letales trampas
de palabras de estas páginas, quién no haya resuelto
dejar de tejer redes al alma, quien no haya renunciado
a construir nuevos cercos, sumar límites y fronteras, ni
tan siquiera quien, desde el mismo instante en que lee
esta antepenúltima frase del incierto prólogo, certero
aviso a navegantes, no haya abandonado aún y para
siempre la cárcel perpetua del sentido común.

- 11 -

- 12 -

1
Asombrar las Sombras
- 13 -

- 14 -

“Cuídate de aquellos embaucadores
que simulan representar potencias y principados
que no buscan sino explotar tus miedos,
tu avaricia, tu afán de fama y poder;
resguárdate así tanto de ángeles disfrazados
como de los falsos ángeles.”
(Jacob Böhme, Aurora)
“El secreto del Universo es demasiado grande
y tan a la vista como para tratar de ocultarlo.”
(Robert Anton Wilson)
“Errar es el más recóndito regalo
de la verdad.”
(Martin Heiddeger)

En la medida en que ocultamos al prójimo nuestros
verdaderos motivos e intenciones, arguyendo así otros
falsos que estimamos más acordes a la consecución de
nuestros intereses, todos actuamos tras una u otra
conveniente máscara, esto es, somos, mucho más por
naturaleza que por una mera presión circunstancial,
severamente hipócritas. Prueba de ello es que nos
gusta creer que sólo lo son los demás, sobre todo
cuando buscamos desestimar con premura aquellos
argumentos que juzgamos adversos a nuestra causa,
calificándolos –paradójicamente- de hipócritas.
- 15 -

Tienes ante ti una puerta más de cuantas habrán de
aguardarte a lo largo de la vida y sólo desvelará su
misterio, toda vez que te atrevas a abrirla y traspasar
su incierto umbral. A lo mejor, tras ella te cabe esperar
alguna ganancia: no te pierdas en esta victoria. A lo
peor, tras esta puerta en forma de libro sólo te aguarda
una pérdida de tiempo: eso que habrás ganado, al
descubrirlo. Quizá solo encuentres la muerte.
No caigas en el error de evitar leer desde ti mismo, al
tratar de fingir ser quien no eres. Arriésgate y pon en
juego toda tu atención, para no errar demasiado.
¿Quién pretenda liberar el futuro, requiere aniquilar la
presencia del pasado? No existimos sino en tanto nos
descubrimos artífices de una realidad tornada así
semántica, sumidos en un ominoso y agotador caudal
hipervinculante, paranoide, de sincrónicas resonancias
mórficas, en permanente memoria de un olvido que se
torna, instante tras instante, trasparente, imposible.
¿Quizá ya has experimentado el vértigo de descubrirte,
al observarlo con meticulosa atención, creador del
improbable discurrir cotidiano de los acontecimientos.
Todo sucede, una vez que descubres que no eres ajeno
a un mundo que aparenta ser extraño y que aborreces,
cuando en realidad te pertenece en lo más íntimo.
Todo se ilumina, toda vez que te adentras en el umbral
que delata cuánta locura y extravío se esconde tras una
cordura anclada al arbitrio de causas y efectos, allí
donde todo parece guardar íntima relación con todo.
- 16 -

Infinita procesión de almas distraídas que así fingen
deambular separadas, que dibujan y se protegen tras
efímeras fronteras, eterna comedia allende el espacio y
la sincrónica confusión de tiempos, rosario inaudito de
conciencias inertes que ni se solapan ni se desmienten.
Interminable viaje, pasajeras sombras sin asombro.
Sintoniza, dentro de tus posibilidades, con el propósito
misterioso de tu vida y abrázalo, aunque sientas que no
se corresponde con aquello que ingenuamente habías
imaginado. Sólo la muerte abre la puerta al nacimiento.
Encuentra así tu verdadera luz, a través de las grietas
de tus infinitos personajes:
“Las antorchas nos deben luz, ornato las joyas,
su sabor los manjares, la belleza su goce,
las hierbas su aroma, las plantas sus frutos,
lo que para sí crece del crecimiento abusa.
Siembra de siembra, lo bello cría lo bello;
engendrado fuiste, debes pues engendrar.”
(William Shakespeare)
(Final Capítulo 1)

- 17 -

- 18 -

2
Esclavos del miedo
- 19 -

- 20 -

“Siempre huyendo de cuanto necesitamos,
nuestro miedo encubre un esencial deseo,
el crucial anhelo de liberarnos.”
(Giordano Bruno, La cena de las cenizas)
“Doquiera experimentemos la menor dualidad
no cabe sino ahogarse en los dominios del miedo.”
(William Blake, Albión)

Únicamente aquellos seres sumidos en el letargo de lo
dual pueden ser gobernados por la estrategia del
miedo institucionalizado, perdidos entre la vida y la
muerte, asustados entre Dios y el Diablo, extraviados
entre el cielo y la tierra, vapuleados entre el azar y la
necesidad, únicas falsas alternativas que corresponde
suponer al esclavo. Cabe sin embargo incluir una
síntesis que, reparadora del abismo, restablezca así
unidad en la aparente polaridad desde la auto
regeneración espiritual de aquellos que se hallen así
dispuestos a someterse a la unidad esencial de lo real
como opción de vida, rescatados para siempre de la
onírica falacia, desengañados ad eternum del ensueño
divisorio, allí donde cada instante impregna el alma de
sutileza.
- 21 -

De otro modo, la vida no se entiende sino como un
permanente tropiezo, angustiosa inercia desprovista
de sentido, amenaza, irresoluble incógnita, absurdo
decreto, injusta condena, agónica e inútil lucha contra
la inevitable lucha. Quienes enfrentan así el miedo al
abismo, descubren con sorpresa como éste, cómplice
de su mirada, es quien escudriña cualquier atisbo de
duda en el alma, cerrando el paso al esclavo.
Cabe así orientar nuestra existencia desde un recato y
humildad genuinos, observar la continuidad y compleja
dinámica del universo como un ritual consciente que
sólo nuestra ignorancia prescribe incertidumbre, desde
una mirada condicionada a ver sólo desde la ceguera
impuesta por los amos placer y dolor.
Crecer significa comprender tras contemplar el sentido
del trayecto recorrido, dejar de dar vueltas1, asumir
nuestra responsabilidad creadora en la impermanencia
impuesta al rítmico devenir de sucesos desde el tapiz
que tejen las sombras del alma, allí donde el silencio es
escala ineludible de nuestra búsqueda, esto es, aquel
instante en el que nos dejamos dócilmente encontrar y
transformar en ese encuentro -al que ineludiblemente
estamos destinados a realizar y en el que no cabe sino
un gradual desaparecer- con lo sagrado.
(Final Capítulo 2)

1

Anthropos.

- 22 -

3
Augurios de la inocencia
- 23 -

- 24 -

“En tanto nos conduce a lo divino,
la manía supera con creces a la inerme cordura.”
(Aristóteles)
“Somos poseídos por y controlados desde el vínculo.”
(Ioan P. Culianu)

Como ya nos enseñó Epicuro, y reconoce a su pesar
también la pragmática meticulosidad del rigor que
conduce a la excelencia (aristotélico), no hay mejor
medio de quitarnos toda la fuerza vital que restringir
nuestro acceso a las diferentes formas de placer
previstas para enervar nuestros instintos, emociones e
íntimos pensamientos. Instituye así al dolor como el
más preciso instrumento de control del ser humano.
Qué lejos de considerar así al “epicureísmo” como una
tóxica doctrina de relajados viciosos, cuando no es sino
una clamorosa llamada a recuperar (liberar) la esencia
más íntima del alma humana. La perversidad alcanzada
por nuestra degenerada civilización se ha tomado un
gran esfuerzo por que olvidáramos identificar trabajo
(ergón) y orgasmo (cumplir con nuestro deber).
- 25 -

Por si alguien aún no se había dado cuenta, me veo en
la tesitura de recordar al lector o lectora que ya no
transitamos la otrora luminosa edad de Oro, estando
obligados a transitar así por cenagosas oscuridades
ornamentadas del pluriforme señuelo, del civilizado
brillo engañoso cuantos neones, leds, plasmas y pixels
nos distraen y circundan. Tal es el tamaño de nuestro
extravío, que hemos dejado el asunto energético en
manos de unos foráneos ministerios mucho más
preocupados en otros menos espirituales negocios.
Pero, le pese a quien le pese, el de la energía es un
asunto mucho más metafísico que físico, esto es,
circunscrito a un estricto orden espiritual, allí donde
los designios de “arriba”2 son luego canalizados y
materializados “abajo”3, toda vez que la causalidad
resulta eficiente, esto es, actúa como es debido4.
El alma, asunto bien olvidado en nuestros aciagos días
en los que deambulamos deslumbrados (cegados) por
lo tecnológico, resulta indispensable a la hora de estar
animados, esto es, disponer de un adecuado estado de
activación y motivación integral: física, emocional y
mental.
Usemos como simple hipótesis provisional de trabajo la
denominación “Sgr A*” como centro del SMBH de la
pentaespiral cosmogónica más próxima a nuestro periférico
enclave literario.
3 Su barrio.
4 La forma tradicional hindú tiene el término “apurva”, que fue
traducido por Renè Guènon con la inquietante y misteriosa
expresión de “acciones y reacciones concordantes”.
2

- 26 -

Un estado de conciencia cuya triple integración, a
diferencia del conjunto de disposiciones genéticas del
que venimos naturalmente dotados, no se olvida
fácilmente.5 Constituye de este modo una adquisición
casi inexpugnable, como el conocimiento, la salud6 o el
buen carácter, formando parte de nuestra constitución,
nos posee, nos habita7, toma cuerpo, se encarna en
nosotros, construye en nuestro ser más íntimo su
casa8. Como cualquier don, actúa y se canaliza9 a través
nuestro. Somos pues poseídos por nuestras verdaderas
posesiones, de ahí surge la necesidad de su meticuloso
y exquisito escrutinio vital. Ese y no otro es el origen
de la élite, de la virtud10 de excelencia de lo humano
frente al pasional subhumano.
Las diferentes partes11 que nos integran, organizadas
desde nuestra triple naturaleza12 se constituyen así en
acuerdo en tiempo, espacio, forma y potencia13.
Quizá por esa razón la hexis explica el vínculo de Mnemosine
con sus hijas que la automática diatesis
6 Ygiea (euhexia)
7 Hábito
8 “H σοφια ωκοδομησεν εαυτη οικον” (Proverbios 9,1)
9 Energeia
10 Areth, Qydado
11 Tomos
12 Claudio Naranjo, Cantos del despertar.
13 Sintaxis, sincronía, sintopía, sineidolia, dynamis conjunta,
esto es, simboleion, capaz de transformar la tau (propia de la
adición) en una xi multiplicadora, pese a contar con el mismo
número de elementos. Por eso señalaba el Gran Ptah que, a
pesar de lo que suele aparentar, la cruz de la suma en realidad
“divide”.
5

- 27 -

Nuestra posición14 frente a lo eterno actúa ahora (en
sinergia) como una divina disposición15. Disposición
virtuosa, en la medida que es conforme, ajustada, al
Universo,16 de tal suerte que no sólo hemos encontrado
el lugar o punto de partida sino, lo que es mucho más
importante, la orientación. O, como señalaba Epicuro
de Samos, alcanzada la episteme mediante la areth, la
energeia procura así, de modo inequívoco, “nuestra”
eudaimonía.
La hexis es, por tanto rectitud, en el sentido de que
nuestra actividad es aristocrática, esto es, por encima
de las confusiones modernas, conforme (sometida) a
la Virtud: Entonces (y sólo entonces es cuando y
verdaderamente puede afirmarse que) nobleza obliga.
No se puede soliviantar a la cabra sacrificial y procurar
su distérmico estertor impunemente, como ya nos
advirtió el de Queronea17. Plutarco nos recordaba que
todo cuanto hacemos sin esfuerzo y con presteza,
durar no puede ni tener belleza.

Tesis
15 Diatesis, (Aristóteles, Metafísica 5. 1022b)
16 Kath ‘ho kosmou (Aristóteles, Metafísica 5, 1022a)
17 Que tuvo el privilegio de dejar constancia del decadente
dulzor del etileno, hoy sustituido por el helio de los modernos
resonadores magnéticos, en la más prestigiosa de las sedes
mánticas griegas en sus “Diálogos pitios” (Vol. VI, Gredos),
pero nada nos contó acerca de las sales de Cesio sobre las
hojas del laurel délfico, solubles en agua, que eran las que
verdaderamente coronaban a Dionisos, brindándole así la
especular mirada a la Pitia que se asomaba a las Oras.
14

- 28 -

Es por ello que los premios de la coronación del
entusiasmo no pueden corresponder sino a quienes,
compitiendo, ganan. Es necesario18 entonces actuar y,
al actuar, hacerlo muy bien19, toda vez que se pretenda
acceder al selecto club olímpico. Todos estamos
llamados a ser felices, pero sólo algunos consiguen
serlo. La felicidad no sólo consiste en una poderosa
llamada. Ha de ser, sobre todo, autorrealización.20
Una autorrealización que siempre ha de ser convertida,
materializada en hábito, esto es, en ajustada al uso,
conforme a la costumbre, en distributiva ley21, en
normal mirada.
El gradual aprendizaje de la técnica y su ejercitación
transforma al aprendiz en maestro del Arte22 de unir y
reunir, en el propio ónfalos, el dionisiaco agua de la
fuente Casótide y el laureado verdor de Apolo Oysios,
meditando sobre la estabilidad simbólica del trípode
en el oscuro recogimiento del ádyton del manteion
délfico.
No me cansaré de repetirlo, libro a libro, página tras
página. El truco poético consiste en re-asombrar la
mirada para así despertarla de la ciega cárcel de la
costumbre. Mirada de chamán.

Praxis
Eu-praxis
20 “Ωκοδομησεν εαυτη”, Carta a los Hebreos 5, 14.
21 Nomos, nomesos (de donde procede Némesis, número)
22 Texné, órganon, maxomai.
18
19

- 29 -

Una palabra que –ábrete sésamo- rompe la brutal
hipnosis de la palabra. Tras la que nada vuelve a ser
igual, tras la que se descubre lo real infinito y eterno.
Una palabra tras la que sobran –también estas, por
supuesto, quizá las que más- todas las vanas palabras
que tejen los tóxicos velos que nos separan.
Mucho más fragmentada de lo que nos gusta creer y
aceptar, nuestra personalidad se metamorfosea
dependiendo de quién o quiénes tengamos delante de
nosotros, en cada ocasión, a cada instante. La quimera
de nuestra ilusoria individualidad apenas resiste el
embate vertiginoso de percepciones e impresiones
cambiantes con las que tratamos así de experimentar
el mundo, de llegar a controlarlo a partir de esa frágil
experiencia.
Sin embargo presentimos que tras todo esa normalidad
escenificada se esconden fuerzas mucho más terribles
de lo que podemos llegar a imaginar. No queremos
enfrentarnos a cuanto subyace a lo real, pero de algún
modo presentimos que lo numinoso, más allá de
nuestros vitales espejismos efímeros, está ahí para
quedarse. Nolens volens, seremos así consumidos en
recíproco sacrificio por aquello que, al ser consumido
en fraternal comunión, de manera irreparable nos
posee. Cuerpo de Cristo.
El cuerpo, insaciable dragón cuyo cotidianos instintos
nos devoran; las ardientes emociones, demonios que,
día si, noche también, nos someten y dominan; los
pensamientos, frías y psicopáticas voluntades que a
diario nos controlan.
- 30 -

Visto desde tan terrorífica perspectiva, ante entidades
tan hostiles, con intereses y vida propia autónoma, -y
tan ajena a nuestra alma-, poco o nada se puede hacer,
sentir o pensar para mejorar nuestra precaria posición.
No cabe así la posibilidad de parlamento ni diálogo
alguno ante una asimetría de poder tan brutal. Habrá
pues que, sin remedio, dócilmente entregarse.
Rendición incondicional. No es que estén, no. Más bien,
se diría que -al menos polarmente- así SON (parecen
ser) las cosas.

- 31 -

No, desde luego, desde la radical integridad del SER.
Será necesario, por tanto, desglosar la naturaleza de las
fronteras de la realidad. Sólo así se consigue saber lo
que piensan los demás o poder llegara a soñar con lo
que sucederá la próxima semana.
A simple vista, puede parecer algo muy divertido lo del
Corpus Christi. Pero créeme, no te engañes: en modo
alguno lo es. Aunque puede resultar de mal gusto, la
entereza implícita del mundo, augurio que rescata para
siempre la inocencia, está muy lejos de ser una broma.
“Un mágico placer arde en la pregunta;
un tibio desencanto en cada respuesta.”
(Martin Heidegger)
(Final Capítulo 3)

- 32 -

4
Benéfica obstrucción
- 33 -

- 34 -

“¡Hekà, hekâ este bebeloi!”
(Advertencia eleusina)
“Buenos pensamientos
traen buenos augurios.”
(Sentencia délfica)

Bien mirado, nuestro crecimiento, como el de la planta,
tiene lugar en y desde la adversidad gravitatoria cuyo
impulso estamos llamados a superar (vencer) así como
a entender (trascender). Así, en la transgresión de lo
material desde el anhelo espiritual, surte una suerte de
refinamiento que denominamos consciencia.
La consciencia experimenta gradualmente la polaridad
que abarca desde nuestra densidad instintiva a nuestra
sutileza mental, pasando por los agitados mares de
nuestra naturaleza emocional. Un proceso ascendente
donde el mismo acto de conocer lleva hasta el mismo
conocedor y se descubre así autoconocimiento. Desde
esta perspectiva, toda vida es ocasión, oportunidad de
encuentro y reconocimiento, si como tal no ha sido
desaprovechada.
¿Qué puede llegar a truncar tan natural proceso?
- 35 -

Una conciencia atrofiada, esto es, atrapada en alguna
de las etapas previas necesarias a su pleno desarrollo
evolutivo, describe siempre una órbita circular23, esto
es, se desplaza y consume todos los recursos hasta su
agotamiento para no llegar a ningún sitio. Es, en sí
misma, una errata, una persistente equivocación que se
resiste a alcanzar el objetivo para el que dio comienzo
su partida y en el cual debía de extinguirse24 como
recorrido. Una conciencia truncada, dormida, no es
consciente de estar así atrapada en su deambular
errático que ella prefiere llamar voluntad.
Sólo así se entiende que el descubrimiento de aquel
espejismo que llamamos existencia traiga aparejada la
inercia del sinsentido, la angustia del absurdo, la plena
constatación de haber errado el tiro, de incompresible
exilio, allí donde todo, absolutamente todo, nos llama a
regresar a casa, esto es, reclama nuestra atención.
Sólo desde la atención resulta posible el recuerdo que
resuelve la inercia, al tiempo que la desbarata. Sólo
desde la atención sabemos lo que tenemos que hacer
porque sólo desde la atención somos conscientes, otra
forma de decir que verdaderamente somos.
¿Sentiste alguna vez la llamada de tu atención?
¿Seguiste su impulso creador?
Tal vez te rescató la inercia y su letal atadura.
23
24

Gólgota, samsara.
Nirvana.

- 36 -

En descubrir la energía que oculta y la fuente de esa
atención está la clave. La llave que abre la cerradura
que te ata a esta inercia a la que tratas de edulcorar
llamando vida, es la misma que la libera. Decide por
tanto a qué estás dispuesto a prestar o restar atención.
Es tu atención sobre él la que materializa (crea) sobre
ti el espejismo del mundo que ahora te encarcela. Hay
en tu atención el más poderoso demiurgo creador.
Torpe demiurgo que se identifica con sus creaturas y
hace propias sus formas. Desmemoriado creador que,
distraído, ha olvidado ser origen de lo creado. Letal es
la trampa de la distracción.25 Prodigio distractor capaz
de atar toda la potencia de un Dios, allí donde la plena
consciencia se desvanece -mientras se recrea- en las
formas. Un asombro que, polarizado de sí, olvidó ser
creador de asombro.
Es a fuerza de sumar engaño tras desengaño, cuando la
conciencia se descentra de sus proyecciones y retorna
a su fuente. Es su descansar como inagotable creadora
y su reconocerse creatura lo que la libera, volviéndola
fiel servidora. La visión comienza toda vez que alma
deja de suponer un obstáculo y se convierte en limpia
herramienta, en la medida en que se trasparenta y hace
posible que todo cuanto sucede arriba sea fielmente
reflejado abajo.
Es entonces cuando sin proponérselo el verdadero
mundo se endereza ante nuestros incrédulos ojos y en
la estrenada mirada, por primera vez, resplandece.
25

Estrategias, QyDado (2012)

- 37 -

¿Qué hacer entonces con nuestro pasado? ¿Cómo hacer
frente a los errores cometidos? ¿Cómo llegar a asumir
tantos agravios realizados? ¿Cómo desandar lo andado
y rescatar los pasos perdidos? ¿Cómo iniciar la senda y
comenzar de nuevo? Sólo resta morir.
Y no hay mayor victoria que esa amorosa derrota del
que renuncia a luchar. Todo se ha ganado allí donde
todo –hasta la propia pérdida- se ha perdido. Esa
entrega radical que suelta las riendas es la que, de un
modo paradójico, nos arrastra a la vida, volviéndonos
así invulnerables. Por eso la compasión26, que no se
contamina, resulta en extremo contagiosa. Ella es la
fuente que saluda, y al tiempo que nos sana, nos salva
porque nos reúne.
Resulta inevitable.
¿Te acuerdas?
¡Vaya si te acuerdas!
(Final Capítulo 4)

26

Arxeios ths Ygieia, QyDado, (2011)

- 38 -

5
Amor y pragmatismo
- 39 -

- 40 -

“Dioses y estrellas no orbitan
sino dentro de nosotros.”
(Aleister Crowley)
“Si, como parece, todo se estructura en holograma,
la menor organización refleja íntegramente el Universo.”
(David Bohm)
“Eludir el combate no es sino
abrir un nuevo frente.”
(Napoleón Bonaparte)

Siempre sospeché que en la presunción de realismo del
pragmatismo mediocre había gato encerrado. Parece
como si la Realidad se me antojara mucho más abierta,
infinita y misteriosa de lo que pudiera llegar a soportar
la pereza simplificadora de los cobardes que incapaces
de confrontar la dureza del exilio tan necesario para
entender la gracia del retorno, han preferido en cambio
permanecer ciegos en la comodidad junto al padre.
Sólo el irrenunciable peregrinaje corona la reunión del
mundo natural con el sobrenatural, que hace posible el
reino de lo “real”. Aquel en el que sabes que no hay
ningún ser humano menos digno que otro y descubres
tu responsabilidad en el bienestar general.
- 41 -

¿Cómo cambiar el mundo sin cambiarnos justo antes a
nosotros? ¿Cómo, tras ese cambio, renunciar a cambiar
el mundo? Ambos cambios resultan el mismo, pues son
de todo punto simultáneos. Para entender el mundo es
conditio sine qua non antes amarlo. Mas ¿cómo amar
aquello que entendemos extraño, separado, hostil, esto
es, que no se entiende?
El amor es la mirada que reúne en una todas.
¡Qué práctico!
(Final Capítulo 5)

- 42 -

6
Desierto
- 43 -

- 44 -

“La verdadera enseñanza tiene menos que ver
con la transmisión de información que con
un asombro capaz de incendiar el corazón.”
(Claudio Naranjo)
“Allí donde la (pseudo) ciencia sueña razonar y modela,
llega y actúa la verdadera poesía.”
(Albert Einstein)

¿Basta con acumular suficientes dosis de sufrimiento y
autoengaño para emprender una apuesta esperanzada
por la liberación en el desierto?
Todo depende de si somos capaces de reconocer las
señales de aquellos que nos precedieron en la huida y
culminaron con éxito la gesta, y no nos desaniman ni la
tempestad de arena ni los desarmados esqueletos que
asoman entre las dunas.
Algo nos dice que ni el mejor de los oasis deja de ser
una estación transitoria y que habremos de perder la
vida si pretendemos traspasar libres la frontera.
- 45 -

Tras cada juego que parece que termina, un nuevo
juego quizá no tan evidente comienza. Así el infierno
llega cuando el mal de este mundo excede nuestra
creencia de poder llegar a conquistarlo. Altas cumbres,
vertiginosas simas: El ser humano es capaz de todo.

(Final Capítulo 6)

- 46 -

7
Oráculo Eucarístico
- 47 -

- 48 -

“Muy al contrario de lo que opina el vulgo,
el alma no es aquello que necesita ser llenado en nosotros,
sino lo que llena, con su placentero caudal de energía,
toda necesidad.”
(Aristóteles, Metafísica VIII-IX)
“Si el Sol y la Luna dudasen,
inmediatamente se apagarían.”
(William Blake)

Escribo estas líneas en la avergonzada España inmersa
en la agónica Europa de un convulso siglo XXI cuya
tecnocrática discivilización planetaria, pese a la suma
de adversos augurios pronosticados27, aún se resiste a
colapsar y cuyo nuevo orden mundial no termina de
nacer a gusto de todos (élites financieras, mayorías
subsidiadas o vegetativas, ni minorías productivas).
Empezando por la visionaria teorización de Toynbee,
Arnold J., ya desde 1961, sobre la necesaria decadencia
civilizatoria, que fue analizada en el duodécimo volumen de su
“A Study of History”, seguidos por una serie ininterrumpida
de ensayos clásicos desarrollados en los últimos veinticinco
años: Tainter, Joseph A. (1990); Wright, Roland (2004);
Diamond, Jared M. (2005); Greer, John Michael (2005);
Homer-Dixon, Thomas (2006); Weiss, V. (2007); y Welzer,
Harald (2008).
27

- 49 -

¿Cómo cabe imaginar que discurrirán las cosas, a tenor
de cómo se las vienen gastando los dioses, los últimos
seis milenios? Trataremos de improvisas unas breves
cuartetas, arriesgando algo más que Miguel de Nuestra
Dama en sus crípticos pronósticos.
Veo un dócil panorama futuro, en el que, programados
caos mediantes, nos habremos ya acostumbrado a una
estable inestabilidad, gracias a que la violencia de las
instituciones ha aprendido a saber gestionar y dosificar
(promover) eficazmente la violencia de las masas.
Así, todos los estallidos de violencia, catástrofes de tipo
natural o biotecnológico, revoluciones, genocidios y
epidemias, crisis y conflictos internacionales serán
bien planificados, esto es, oportunos.
La meticulosa dosificación de las complejas variables
medioambientales, sociales y culturales que rigen la
dinámica humana desde la perspectiva sobrehumana
(científica) habrá así alcanzado tales cuotas de alta
maestría, antaño reservadas a entidades divinas.
De un modo u otro, seguiremos al albur caprichoso de
los dioses, capaces de modelar a su antojo nuestra
conducta, administrando cuotas de rigor y regulando
nuestro acceso a las distintas formas de misericordia,
toda vez que el rebaño asume que ésta no resulta en
modo alguno renovable ad infinitum.
Los recursos, sobre todo si son humanos, han de ser
convenientemente administrados.
- 50 -

Hasta que podamos exportar nuestro sedentarismo a
territorios extra-planetarios, seguiremos depredando
los territorios “enemigos”, mermando su población
para favorecer la expansión sostenible de la nuestra, a
través de instituciones reguladoras tradicionales y una
estratificación donde los menos coagulan lo que solven
a los más, a fin de garantizarse la T.R.E.28
En resumen, nada nuevo bajo el sol. La pervivencia del
Espíritu está pues garantizada, pues, como ya viene
ocurriendo desde el origen de los tiempos, no faltarán
sujetos que deseen liberarse de los sufrimientos que
origina los problemas y soluciones a medida creados
por el eterno arbitrio divino.
Lo que algunos afamados autores del Renacimiento
han dado en denominar la Divina Comedia.
Habrá, por tanto, que seguir preservando (mantener a
salvo) y transmitir con absoluta discreción la humana
ciencia de librarse de la inhumana Ciencia Gestora de
los privilegiados Dioses.
Más de lo mismo. Vamos, lo de siempre: Tratar de
intuir quiénes, entre nosotros, por defender sus
miopes intereses egoicos, serán traidores a la sagrada
dignidad de lo verdaderamente humano.
Si es tu deseo, te damos la bienvenida al mundo de las
minorías creativas, capaces de amenazar y plantar cara
a las minorías dominantes.
28

Tasa de retorno energético

- 51 -

Este es el plan que determinará la agenda a seguir:
1. Esperar a que las minorías dominantes intenten
mantener por la fuerza sus privilegios heredados
inmerecidos.
2. Esperar a que la masas correspondan a las cuotas
de creciente injusticia con respectivas cuotas de
creciente resentimiento e indignación, al miedo
con el odio, a la violencia con más violencia.
3. Sustituir a la minoría dominante obsoleta por una
nueva minoría dominante creadora de un Estado
Universal, arropada por un proletariado interno
creador de una Iglesia Universal, mientras el resto
del proletariado externo se organiza en un grupo
de bandas guerreras bárbaras.
4. Esperar entonces a que el proletariado interno,
subordinado a la nueva minoría dominante, crezca
amargo; esperar también a que el proletariado
externo que, por rebelde, ha sido excluido del
Nuevo Orden Mundial, y es condenado así a la
pobreza y el caos, crezca envidioso.
En ese caldo de cultivo, en el que se cuece la sociedad
actual, prosperará el abandono, la autolimitación, el
absentismo y el martirio. La gente se polarizará entre
quienes idealicen el pasado, quienes idealicen el futuro,
y quienes deseen alienarse de la decadencia manifiesta
buscando diversas vías de consumo-escape.
- 52 -

Sólo una pequeña y disciplinada minoría creativa será
capaz de dar lo mejor de sí, para reanudar una nueva
oportunidad fallida de instaurar el Cielo en la Tierra.
Aún recordamos, bajo la forma idealizada de figuras
ancestrales o en “etiquetas míticas”29 a esos “grupodioses” que ponen su facultad creativa al servicio de
regenerar eón tras eón un Nuevo Paraíso, dejándolo
luego abandonado al libre albedrío de su degenerable
suerte. Esperanzadamente triste es la Memoria de la
Humana e Ingrata Condición.
¡Animo! Ya queda menos…
Veni Creator Espiritus30.
(Final Capítulo 7)

Recordamos así la lápida eucarística que supuestamente
encontró Evémero de Mesina (330-250 a.e.c.) en la isla de
Pancaya, según consta en los escasos fragmentos que del Iera
Anagraphé nos hicieron llegar Diodoro Sículo y Quinto Ennio,
sin olvidar los trabajos de Hecateo de Abdera (s. IV a.e.c.),
Pródico de Ceos (465-395 a.e.c.) y, más recientemente los del
padre del humanismo ateo, Ludwig Feuerbach (1804-1872).
30 Puede consultarse una personal versión completa en “Paz.
Vivir tras reflexionar”, QyDado, 2014, p. 74.
29

- 53 -

- 54 -

8
La semilla del Ahora
- 55 -

- 56 -

“Cuanto posees te posee.”
(Aristóteles, Metafísica 5.1022b)
“No alcanza grandes obras
quién entrega su atención a la pequeñas.”
(Plutarco de Queronea)
“La gente no siempre dice lo que piensa.
Se limita a evitar que prosperes en la vida.”
(Hannibal Lecter)

La mayor parte de cuantos transitamos entretenidos el
sendero, creyéndonos falsamente los buscadores, en
realidad no hemos sido sino los encontrados. Desde esa
retorcida lógica, ¿quién te dice que no es este libro el
que te está leyendo a ti?
Las personas que, siempre por razones muy diversas,
nos entregamos a dejar testimonio escrito en alguna de
las lenguas vivas (en ese momento) rara vez somos
autores de nada de lo que degusta la voracidad lectora
de cuantos realizan el esfuerzo de encontrar algún
sentido coherente e inteligible a nuestras palabras. Nos
limitamos a transmitir aquello que nos fue entregado
por otros para que el lector o lectora establezca sus
conexiones entre lo leído y vivido en primera persona.
Lo que resulte de tales conexiones, siempre bajo la
total y absoluta responsabilidad del interconectador o
interconectadora de turno, siempre resulta un misterio
y, como tal, impredecible.
- 57 -

En cualquier caso, reconocer una verdad no siempre
significa aceptarla de buen grado. Y, toda vez que una
verdad nos resulta inaceptable, solemos rehusar el
incorporarla en la balanza de nuestra vida y poner en
juego el frágil equilibrio que ya habíamos conseguido.
Juzga qué has decidido aceptar y qué desechar de
cuanto atravesó el tamiz de tu alma. Decide si algo de
lo que se te ofreció merece ser incorporado a tu mundo
interior, si guarda alguna relación con aquello que tú
andabas buscando, si lo incluirás entre tus previas
pertenencias íntimas, si llegará a formar parte de tu
provisional mapa personal.
Quizá haya incluso algo que desees compartir con otros
y transmitir de forma oral o por escrito, como en su día
me sucedió a mi y a tantos y tantos otros. Quizá sea una
lectura que merezca ser relegada al olvido distractor,
cosa improbable si no abandonaste la lectura antes de
llegar, abierto, hasta aquí.
Sea como fuere, tras la lectura (los ratos que dedicaste
a leer este o cualquier otro material que cayera en tus
manos y decidieras hacer pasar a través de tus ojos) la
vida, tu vida, tu experiencia prosigue, en una suerte de
ahora31 interminable. Un ahora que siempre guarda
una especial semilla. Una semilla a la que tu atención
será capaz de transformar en intención. Sólo tu
atención.

Invitamos al lector a indagar en la sección que, casi al final
de la obra, lleva por título “Sobre el título.”
31

- 58 -

Quizá si eres capaz de recordar esta sola idea y, de
cuando en cuando, ponerla en práctica cuando juzgues
que ello sea necesario, esta obra habrá cumplido su
mayor cometido: llamar (despertar) tu atención.
Lo creas o no, no se necesita más.

(Final Capítulo 8)

- 59 -

- 60 -

9
Encrucijada en la acción
- 61 -

- 62 -

“Chamán es quien ha visto el final.”
(Terence McKenna)
“Frente a los que consideran la consciencia
un mero exudado del funcionamiento del cerebro,
hemos de sostener que, más bien, sucede al contrario.”
(John Eccles)

Aunque no somos conscientes, los seres humanos, a
cada duda, en cada encrucijada decisoria en la que
barajamos dos o más alternativas de acción, somos
generadores de mundos y realidades alternativas,
dentro de las amplias posibilidades (o grados de
libertad) que nos otorga nuestro flexible multiverso.
Desconocemos si esta capacidad desaparece, esto es,
resulta bidireccional. A lo peor, arrepentirse de una
decisión resulta una nueva decisión fatal. A lo mejor,
destejer el sudario de Laertes, sólo detiene el tiempo,
dándonos la totipotente impresión (la alternativa) de
ser eternos.
Sea como fuere, parece que nuestra capacidad de crear
realidades potenciales no se limita a traspasar el
umbral de la acción. Contemplar la posibilidad de una
acción, pensarla correcta, sentirla benévola, expresarla
desde la bendición ya es más que suficiente para
crearla disponible.
- 63 -

La mirada, el pensamiento, la emoción y la dicción no
dejan de ser, antes al contrario, cruciales acciones.
Cada protónico instante está rodeado así de una casi
infinita órbita de potenciales electrones que habrán de
trazar el rumbo del siguiente instante. Próximo
instante significa de potencial infinito. El vértigo se
acrecienta, toda vez que asumimos que no elegir es
siempre elegir.
Se engaña quién cree así tener el poder de decidir
sobre el instante de otro, sobre el instante de
multitudes, de la humanidad entera. Desconoce la
verdadera naturaleza de ocurrencia de las cosas. Eligió
un instante más, desconocerla. No es de extrañar, muy
a menudo, a diferencia de lo que nos gustaría creer,
sucede. Sucede. Nos gusta llamar a esa negligente
actitud espejismo egocéntrico. Quizá bastase una
palabra: sueño.
No existe pues vida, cabe decir instante, irrelevante. No
conviene desdeñar un ápice32 de energía o anti-energía,
en la condensación de materia o anti-material
resultante.
Se equivoca así quién excluye de la ecuación del
multiverso la sutil conciencia. Sin la conciencia, Plank
mediante, no importa las divisas que se inviertan ni el
afinamiento sucesivo de los aceleradores de hadrones,
no salen las cuentas.
Recúrrase a aquella medida preferida, esté o no dentro del
paradigma físico o mainstream epistémico de moda, esto es, a
día de hoy, dominante.
32

- 64 -

En otras palabras, destruir un universo, no destruye
todas las posibilidades, es tan sólo una nueva
posibilidad más que, como todas, sucede en ti.
La misteriosa conciencia, a diferencia de nuestra
humana ignorancia, no tiene creador ni elección. Quizá
por ello soporta tanta responsabilidad.
Terminaste la página, lectora, lector. Se abren ante ti,
nuevas –y en modo alguno irrelevantes- encrucijadas,
en las que no tendrás, siempre que seas conciencia,
más responsabilidad ni libertad que la del instante.
Actúa. Crea, ya sin miedo, ahoras efímeros o eternos
universos. No puedes, por más que lo intentes, hacer
otra cosa.
“Toda pregunta, conduce siempre a otra;
el dolor de una búsqueda precede a un nuevo dolor.
Todo aparece igual, tras cada nuevo horizonte…
salvo nuestra mirada”
(Marcel Proust)
(Final Capítulo 9)

- 65 -

- 66 -

10
Portadores del susurro
- 67 -

- 68 -

“La perseverancia en la vigilia trae costumbre,
otorgando al silencio de aquella
una densidad natural.”
Hesiquio de Batos
“Inefable es mi conocimiento,
más elocuente su Sabiduría.”
Diadoco de Foticea

Buscando el modo de lograr nuestro anhelo, el ascenso
al desvelamiento del conocimiento espiritual –que
incluye y supera el ámbito del conocimiento racionaldescubrimos que se trata en realidad de un descenso,
por etapas, al propio corazón, allí donde el abismo de la
serena y apacible humildad se abre paciente al abismo
insondable de lo divino.
Nos adentramos en el misterio de la relación como
quien se adentra en la incertidumbre de los confusos
entresijos del laberinto, con sed y temblor. Mínimos
peajes para quién se adentra en el territorio sagrado de
lo posible, toda vez que descubre quién es, qué busca y
cuánto está dispuesto a poner en juego. Cuánto está
dispuesto a entregar a cambio de lo que obtenga.
Abrazados desde estas páginas que ya has hecho tuyas,
aceptaste el reto de su dolorosa y ardua lectura para
rehacerte, para de algún modo morir en ellas, para así
reencarnarte, arrojado a un incierto abismo de pérdida
y duelo tanto como de inquietantes descubrimientos
que esperan brotar de un yo renacido.
- 69 -

¿Qué cabe esperar de tu lectura? ¿Qué frutos habrán de
brotar del fértil limo de un corazón esperanzado?
Todo cuanto puedo legarte es un susurro, aquella sed
de belleza que antes recibí de otros, cuya fecunda y
voluntaria aceptación indisolublemente nos hermana.
Transmitido el eterno testigo del ahora, mi misión fue
cumplida. Tuya es ya la sagrada antorcha.

“Soy un hijo de la Tierra y el Cielo estrellado.
Tengo sed. Por favor, dadme de beber
de la Fuente de la Memoria.”

- 70 -

G
A modo de glosario
- 71 -

(Final Capítulo 10)

- 72 -

¡Dichosos atrasados griegos!
(Seguiré/mos actualizándolo)

Acrópolis: La agrupación cívica de los sabios, aquellos
cuya perspectiva a la hora de abordar los problemas
generales y delimitar el bien común es la más alta. Una
suerte de “ciudad” que cuida sobre la “ciudad”.
Adyton: Oscuro centro operativo (axial) del témenos.
Aedo: Sabio público y reconocido por su comunidad.
Agón: esfuerzo ciego, sin criterio definido ni tampoco
inteligencia, competición sin preparación, dar palos de
ciego, lucha final desesperada (agonía).
Ágora: Espacio axial, central, de encuentro, allí donde
el logos comunitario se dirime desde el equilibrio de la
mesura (mesoi), esto es, del bien común, mediante la
reunión (ekklesia).
Aletheia: Estado de conciencia que experimenta aquel
ser humano que han tenido la suerte de beber el agua
que brinda la diosa Mnemosine, madre de las Musas,
pudiendo así nuevamente recordar a qué vino a
encarnarse. Esto si que es tener buena memoria o
haber logrado despertar.

- 73 -

Antropos: Aquella persona que, dejando de dar vueltas
sobre su propio egoísmo, a través de profundizar en su
autoconocimiento personal y desarrollar una intensa y
continuada labor de superación de sus límites (espiral
centrípeta), ha alcanzado el más alto estadio de la
condición humana y puede así ayudar a otros (espiral
centrífuga) también a alcanzarlo desde la maestría.
Áreópago: colina o hemiciclo en el que se reunía el
aristocrático Consejo de Ancianos, designados para así
gobernar desde la propia virtud (areth).
Aristheia: Arrebato victorioso del combatiente griego,
que se perdía a sí mismo (excelencia, virtud) y entraba
en éxtasis durante la batalla exterior e interior.
Arxetipo: Modelo principial, divino, celeste, a cerca de
cómo debe ser (aproximarse, materializarse, tomar
arraigo) el devenir de las terrestres cosas. Simboliza la
unión de lo apolíneo y lo dionisiaco en la experiencia
humana. Lo que los latinos adoptaron luego en la figura
del bachilleratus (bacho laureatus). El más importante
es el que permite el modo de materializar el bien
común (demós) o theopolis, Gen Kainen, el Jardín, la
Tierra Nueva o paraíso terrenal.
Askesis: Ejercicio espiritual, esto es, orientado a la
katharsis o noble purificación del alma, que nos torna
verdaderamente humanos (anthropos). La danza
(gimnastiké) purifica el soma, el baño (nymphé) las
emociones y la música (mousiké) los pensamientos,
para que de ellos brote un alma capaz de afrontar los
desafíos del día solar, hasta que llegue de nuevo la
quietud reparadora del atardecer.
- 74 -

Ataraxia: liberación del sufrimiento emocional que
lleva aparejado cualquier dolor físico.
Basileio: Quién ha conseguido el auto-señorío sobre
sus pasiones, arrebatos emocionales y ambiciones,
pudiendo así desempeñar un cargo público.
Bolleion: Esfuerzo fértil, empuje en una dirección u
objetivo preciso, como el que se realiza por el varón
durante la copulación, con su enhiesto phallus o la
precisión con la que la hembra humana teje el embrión
en su histerón durante nueve pacientes menias.
Chtón: Ámbito sombrío de las tremendas fuerzas
oscuras (inconscientes) que habitan en el Anthropos y
ha de ser explorado (Apolo Oysios) para adquirir el
autoconocimiento verdadero.
Daimon: Personificación de lo espiritual particular en
cada ser humano. Sería el sello “subjetivo” de haberse
cristianizado, esto es, haber recibido la unción desde lo
divino.
Demos: Agrupación sobre un fin (bien) común. Dicho
bien común (Arxé) es el principio más sagrado.
Demokratos: Gobierno establecido bajo la premisa del
bien común. El “abuso” del término para justificar el
poder que atiende a intereses particulares, resulta más
que obvio en nuestros días. Su uso como eufemismo
para tranquilizar a los gobernados saqueados por el
poder, también.
Diké: Atención de la que depende todo juicio justo.

- 75 -

Dynamis: Energía que se genera cuando las partes de
un conjunto trabajan en la misma dirección, para
conseguir multiplicar resultados. Cuando nuestros
deseos (epithymiticon), emociones (thimiticon) y
pensamientos (logistikon) van aunados, somos seres o
grupos imparables, trabajando en unión (eros). Dicha
energía se desarticula o paraliza con la discordia o la
oposición de fines enfrentados (eris).
Dysnomia: corrupción, desorden, abuso de poder.
Egregor: Entidad supraindividual (institución) que
regula, vigila y actúa.
Ekstasis: Modificación (ampliación) del propio estado
de conciencia (latría). Cuando este no es estacional
(temporal) sino estable (estado), puede decirse que se
ha logrado adquirir la condición heroica.
Enkoimesis: Vela nocturna, donde se inmoviliza el
cuerpo, se aquietan las emociones y se suprime la fugaz
agitación de los pensamientos para prestar atención y
escuchar (metanoia).
Entheos genon: Aquello que tiene la virtud especial
(substancia-pharmakon o práctica-askhesis) de hacer
nacer (resucitar) lo más espiritual (nous, dios interior)
en nuestra alma (psyxé).
Epoptheia: Visión divina tras una experiencia de tipo
entheógena.
Erebos: particular momento de la noche (Nyx) donde
la oscuridad es radiante, especialmente luminosa.

- 76 -

Eukaristia: Buen rollo, estado de comunión emocional
compartida (sympatheia), allí donde nos sentimos
agradecidos de estar junto a nuestros iguales y poder
compartir un espacio, tiempo y alimento sagrados.
Eunomia: Buen gobierno, paraíso en la tierra, sistema
de organización social en el que no se permite a nadie
sobresalir por encima de los demás. Conseguirlo con
éxito requiere Oikós Nomos, esto es, la visión de un
proyecto o casa común, que ha degenerado en el actual
egoísmo interesado de la (mal llamada) economía.
Gnosis: Experiencia directa de lo divino. Aunque
alguno pretendemos que pueda llegar a ser meritoria,
los expertos sugieren que es gratuita.
Homoioi: ciudadanía, estatuto entre aquellos que se
tienen por iguales.
Hybris: Desvío de una porción de bien común para
beneficio propio, egoísmo, semilla de la disnomia. Lo
que llevó incluso a Grecia a perder su hegemonía y al
actual imperio anglo-americano. El olvido de aquella
Naturaleza que expresa el Kosmos.
Katharsis: Limpieza, esfuerzo purificador, pulimiento
interior encaminado a eliminar los excesos particulares
y emprender una acción mesurada (ritual), siempre
encaminada al sagrado bien común.
Kenosis: Vaciamiento interior, aquel olvido de sí, que
permite la eliminación de cualquier egoísmo personal
que dificulte el altruismo.

- 77 -

Kosmos: Orden implicado no aparente (divino). Así,
aquella acción encaminada a alinearse a dicho orden,
sería considerada sponde (ofrenda) ritual (“rito”:
término sánscrito, conforme al órden).
Latría: Perspectiva, enfoque, visión superior.
Logos: Interpretación humana de la voluntad divina.
Mantheion: Lugar donde se escrutan los designios de
la voluntad divina mítica (mythos) y se interpretan
(lógika) en un momento dado (oroskopos). Uno de los
más famosos estuvo situado en Delphos. La pitia actúa
de canal inefable (nohmata) con la divinidad y luego el
iatromante interpreta (traduce, traiciona, disfraza en
palabras) en bellos hexámetros griegos.
Maxia: Esfuerzo exitoso, bien dirigido, óptimo, propio
de la maestría en un campo. Lo contrario al agón, ya
que requiere una atención e intención sumamente
puras y desinteresadas, para materializar el resultado
final en la realidad. Mako o maxo es quién sabe lo que
se hace cuando hace o crea.
Metanoia: Máximo grado de atención, cuando se gira
de la dispersión ególatra al sagrado bien común.
Miasma: Contagio peligroso que atenta contra el bien
común, pone en peligro a la comunidad y debe ser
eliminado de forma radical y si n escatimar medios,
como en caso de disnomia.
Mitos: Interpretación colectiva de la voluntad divina.
Myste: Quién guarda absoluto silencio sobre su estado
y condición espiritual delante de otros. No presume.
- 78 -

Nous: Dimensión más espiritual del psiquismo humano
obtenida a través de la experiencia directa (gnosis) de
lo divino.
Omphallos: Centro operativo planetario móvil.
Ora: umbral, cualidad de la vivencia temporal, que
edifica, genera, renueva y mejora al ser humano, frente
al tiempo ciego (cuantitativo), kronos, que le degenera
y destruye cada día que se vive desde la ceguera.
Organon: instrumento, dirección de uso, sentido.
Oyranio Toxo: Vibración espacio-temporal que le
permite alcanzar al esfuerzo antropológico un estado
de conciencia sobrehumano (Tora), a partir del
conocimiento directo de lo sagrado. Si el alineamiento
es real (no simulado, como en la canalización) hay
predicción, acciones y reacciones concordantes.
Philokallos: amado por la mirada de Kallis, persona
sensible a la belleza sutil, no siempre evidente, en el
misterioso devenir de las cosas.
Philosophos: aquel ser humano que es bien amado
por Sophia, la sabiduría divina.
Physis: orden sagrado sensible, Naturaleza.
Polis: Foco colectivo, polo de intereses comunes sobre
los recursos de un mismo territorio que deben ser
defendidos frente aquellos otros (recién llegados) que
compitan por apropiarse de ellos.
Soma: Cuerpo dador y portador de vida, fértil, frente a
la inercia descompositiva y vampírica del tumoral
cadáver que la resta, la succiona (sarkos).
- 79 -

Symbolleion: Pacto, acuerdo conjunto, compromiso
que une a dos o más en un mismo sentido sagrado.
Techné: Aquello que se aprende e interioriza hasta
hacerse habitual, automático, un hábito.
Témenos: Espacio acotado, sagrado, templo.
Theoría: Contemplación del designio divino, profecía o
predicción.
Theophoros: Portador de divinidad.
Tyasos: Agrupación reducida o peña nocturna para
disfrutar de sagrados banquetes y juergas espirituales
diversas, siempre y cuando traigan paz (eirene). Se
suelen reunir en sus tugurios o guaridas (pholarkos)
preferidos.
Ygieia: Estado de máxima plenitud humana, a nivel
físico, emocional, mental, social y espiritual. Sólo el
conjunto de estos cinco ámbitos puede ser admitido
bajo la noción de higiene o salud. Polarizar cualquiera
de ellos en detrimento de los demás supone un grado
más o menos severo de enfermedad (hybris). Lograr
equilibrarlos es VIVIR (con mayúsculas) la VIDA.
Xaos: (Tb. Chaos), actuar profano desde el aegón, es
decir, desde el propio interés egocéntrico que se
excluye del témenos o ámbito del bien común (demós)
que marca (ordena, kosmos) la divinidad (arxé).
Xristos: Ungido (seleccionado) por la divinidad para
un cometido comunitario específico (don). Este don o
doña que precede a nuestro nombre cívico ha sido
brutalmente devaluado en nuestros días.
- 80 -

Índice de autores citados
Índice de personajes ¿ficticios?
Índice de ilustraciones
Sobre el autor
Sobre la editorial
Sobre el título
Sobre el estilo
Otras publicaciones de QyDado

83
85
86
87
89
91
92
95

R
Referencias
- 81 -

- 82 -

Personajes que parece que existieron
Proyecto Humano

Págs.

Alighieri, Durante
Aristóteles de Atenas

51
9, 25, n15, n16, 49, 57

Blake, William
Boileau-Despréaux, Nicolás
Bohm, David
Böhme, Jacob
Bonaparte, Napoleón
Bruno, Giordano
Castaneda, Carlos
Chambers, Robert W.
Crowley, Aleister
Culianu, Ioan P.

11, 21, 49
9
41
15
41
21
80
11
11, 41
25

Diadoco de Foticea
Diamond, Jared M.
Diodoro Sículo

69
49
53

Eccles, John
Einstein, Albert
Epicuro de Samos
Evémero de Mesina

63
45
25, 28
53, 74

Feuerbach, Ludwig

53

Germer, C.K.
Greer, John Michael
Guenon, Rene

81
49
n4

Hecateo de Abdera
Heiddeger, Martin

53
15, 32

- 83 -

Hesiquio de Batos
Homer-Dixon, Thomas

69
49

Lovecraft, Howart P.

11

McKenna, Terence
Miguel de Notredame

63
50

Naranjo, Claudio

n12, 35

Pablo de Tarsos
Paracelso
Pitágoras de Samos
Plutarco de Queronea
Pródico de Ceos
Proust, Marcel

n20
9
n13
28, 53
53
65

Quinto Ennio

53

Rubens, Pedro Pablo

81

Shakespeare, William
Siegel, R.D.

17
81

Tainter, Joseph A
Tolle, Eckhart
Toynbee, Arnold J.

49
81
49

Weiss, V.
Welzer, Harald
Wilson, Robert A.
Wright, Roland

49
49
15
49

(Nota: Mi respeto y eterno agradecimiento para todos ellos ya
que, cada uno a su manera, aportó algo significativo a mi
actual cosmovisión creciente de la realidad.)

- 84 -

Personajes ¿ficticios?
Personaje de Ficción

Págs.

Aiwass
Apolo Oysios

11
29

Cuerpo de Cristo

30, 32

Diablo
Dionisos
Dios

21
n28
21, 37

Espíritu Creador

53

Hannibal Lecter

57

Juan Matus

80

Laertes
Leviatán Global

62
84

Mnemosine

n5

Pitia

n28

Sentido común
Sgr A*

11
26

Ygieia

n9

(Nota: Según la tesis de Evémero, a lo mejor no son de ficción
sino que en calidad de su alta virtud, fueron elevados a la
categoría de mitos. Juzgue el lector según su criterio.)

- 85 -

Relación de gráficos e ilustraciones
Pág.
Port.
Port.
Pcap
31
46
59
70

Breve descripción y fuente
Máscara griega – AGL Factory
Logo editorial – AGL Factory
Portadas capitulares P.P. Rubens – AGL Factory
Centros corporales – Vía purgativa – AGL Factory
Integración anímica – Vía iluminatica – AGL Factory
Gnosis – AGL Factory
Camino del corazón

77 Foto del autor. Pilar Cuadra, 2011
Contp Anónimo medieval (detalle) - WP
(Nota: Agrupados por capítulos. Si no se indica lo contrario
WP=Wikipedia, AGLF= Archivo personal del autor.)

- 86 -

Sobre el autor

ABRAHAM GONZÁLEZ LARA
Vallisoletano, no convencido, desde 1964. Doctorado
en Psicología Clínica (UPSA, 1989) y especializado en
Informática Educativa (UPSA, 1988) y en las Técnicas
de Desarrollo Organizacional (UVA, 1990). Con más
de 25 años de intensa experiencia docente en su
haber, en la actualidad se gana la vida compaginando
su trabajo como consultor en innovación estratégica y
coaching de RRHH, con la formación puntera en
desarrollo de habilidades directivas y liderazgo. Su
gran pasión ha sido siempre el intentar adentrarse en
los complejos entresijos del alma y la cultura humana,
al encuentro de una ambiciosa quimera: la Tradición
Primordial.
Autor de obras memorables como “El pescador de
estrellas”, (1980) “La otra escena” (1992), “Cuentos
(1993)”, “Tus poemas” (1996), “Annus Domini”
(2002), “Septimania” (2003), “Amanece y anochece”
(2003) y “Simplemente ocurre” (2004).
- 87 -

De su etapa post-comunitaria, el lector encontrará
una exhaustiva relación de sus obras al final del libro,
entre las que, como ejercicio pleno de vanidad
también se encuentra aquella que, quizá en este
mismo momento, ha tenido a bien someter al fino
tamiz de su mejor discernimiento.
No se fíe empero de esta apresurada mini biografía,
por lo demás, descaradamente encaminada a tratar
de impresionar al ingenuo aventurado. Al alma del
autor se la conoce –sobre todo- cultivando su grata
compañía y adentrándose en el proceloso mar de sus
obras, que sólo a veces terminan siendo libros. En
cualquier caso, ya es de agradecer el gran interés que
se ha demostrado al acercarse a beber con generoso
afán del agua fresca y exigua de estas superfluas
líneas autobiográficas. Queda reconocido.

- 88 -

Sobre la editorial

La editorial QyDado (léase “cuidado”) es inexistente,
tan solo forma parte de la calenturienta fantasía del
autor y proporciona a sus ensayos literarios un aspecto
algo más creíble y profesional ¿Quién sabe si algún día
podremos engañar a una editorial de las de verdad
(Paidós, Olañeta o Atalanta serían estupendas) o quizá
este delirio literario llegue a cobrar forma empresarial
algún día. ¿Quién sabe?
La franja púrpura es como la que ya aparecía duplicada
y semi-escondida en los pliegues de la senatorial toga
pretexta, y refleja con claridad nuestra incondicional
admiración secreta por lo mejor del mundo clásico.
Sobre ella aparece un poderoso enigma geométrico, el
hexaedro regular, bajo la forma cotidiana de un dado
azul oscuro, cuyas caras opuestas suman siempre el
valor de siete, y que en este caso aparece acompañado
de una especie de pequeña esfera satélite, que se
aproxima al blanco “punto” solitario que está situado
en la cara superior, tan estratégicamente orientada.
No podemos negarlo. De un modo misterioso que aún
no comprendemos bien del todo, el cubo nos encanta,
aunque sea disfrazado de un simbolismo lúdico, de
andar por casa, que en esta ocasión -y como anillo al
dedo- nos viene dado.
- 89 -

El mensaje textual que bautiza a esta editorial
imaginaria, (no podría ser de otra forma) es una suerte
de paradoja ambivalente. Por un lado nos advierte a
que tomemos precauciones, no sé sabe muy bien sobre
qué clase de amenaza o peligro (así cada uno se
imagina a conveniencia su temor favorito).
Por otro lado es una diáfana invitación a tomarse con
esmero la propia construcción de nuestro mejor yo, un
asunto que debiéramos dedicar toda nuestra posible
atención y recursos, ya que requiere de nuestro mayor
cuidado. Nos llama a no ser negligentes. Y a hacerlo de
un modo impecable33.
Tampoco debemos tomarnos nunca demasiado en serio
las cosas que aún no hemos comprobado por propia
experiencia, ni tan siquiera a nosotros mismos. Esto
último ha de ser tomado muy en serio.
La Editorial QyDado, en su calidad de entidad
inexistente, no se hace responsable de ninguna de las
afirmaciones y extravagancias de los autores que, de
modo habitual, publican en ella. Muy al contrario,
recomiendan poner éstas en total cuarentena, más que
nada por lo que pudiera llegar a pasar sino, ponemos
en está delicada cuestión el suficiente cuidado. Aviso,
pues, a irreflexivos navegantes.
Debe de haber algunas otras dimensiones simbólicas
más, ocultas en este curioso logotipo editorial, pero
aún no hemos dado con ellas. ¿Alguna sugerencia? En
resumen, toda una declaración de intenciones.

Cómo ya recomendaba, a Carlos Castaneda en “El lado
activo del infinito” (1998), su maestro don Juan Matus.
33

- 90 -

Sobre el título de la obra
El título de la obra proviene del la expresión griega
TORA, que significa: “AHORA”. Aunque se trate de un
término puesto de moda por autores34 importantes de
la espiritualidad contemporánea, ya era un concepto
que preocupaba a los antiguos sabios griegos, que
trataban de penetrar el umbral secreto del tiempo y
gestaron las primeras prácticas de contemplación bajo
una espiral de creciente aceptación, capaz de quebrar
en mil pedazos el círculo vicioso de la inconsciencia.
Para ilustrar este concepto hemos elegido una máscara
griega, desprovista de instintos, carente de emociones,
ausente de pensamientos pero, por todo ello, donde
todos tienen su libertad de expresión posible.
Los detalle que aparecen reflejados en las portadillas
de los capítulos, han sido extraídos del tapiz de Rubens
“El triunfo de la Eucaristía”, que expresan la apacible
gratitud de quien ha sido, finalmente, liberado.
La contraportada cierra con una miniatura medieval de
autor desconocido, que representa con precisión la
mirada de quién actúa con pleno conocimiento y como
es debido, toda vez que conoce su particular destino.
Parece obligado citar a Eckhart Tolle: “El poder del ahora”,
“El silencio habla”, “Una nueva tierra”, “Practicando el poder
del ahora”; o la vertiente occidental del smrti hindú que está
siendo comercializada bajo la marca “mindfullness” por la
psicología moderna: Germer, C.K.; Siegel, R.D.
34

- 91 -

Sobre el estilo
Como ya viene siendo habitual en nuestros escritos de
los últimos doce años, el texto aparece intercalado de
algunas imágenes que pretenden esclarecer a la par
que oscurecer su verdadero sentido, por lo que no debe
menospreciarse en modo alguno su importancia.
También resulta relevante prestar a atención a las dos
o tres citas iniciales que coronan el reinado de cada
capítulo, pues instan al lector a que mueva su culo y
remiten sus ojos hacia el texto fuente. La sorpresa
suele estar garantizada. No se trata únicamente de
recursos eruditos corta y pega para impresionar.
Parte de los textos que han precedido a esta obra35,
pueden ser consultados, si se deseara aumentar la
información, según las necesidades del lector.
Como siempre ocurre en estos casos, será necesario
leer y releer más de una vez entre líneas, estar atento a
los numerosos guiños, detenernos y parar, cuando algo
no se entienda. Si ese algo aparece escrito en otra
lengua, sea muerta o no, seguro que se trata de algo
que merece una segunda consideración o que es de
algún modo importante o necesario para la correcta
culminación del Trabajo a realizar.
Hasta aquí el prefacio aclaratorio, honesto aviso para
navegantes. El resto del esfuerzo desinteresado corre a
cuenta del lector.

Rapto de Psique, http://abrahamgonzalezlara.blogspot.com
/20/11/11, “Como decíamos ayer…”
35

- 92 -

- 93 -

- 94 -

Cuando el sendero de la vida sea abrupto,
mantén la mente clara y, pase lo que pase,
no pierdas nunca la cuenta del Ahora.
El daimon benévolo que me inspiró esta obra, no puso
reparos en darla por terminada el 20 de Abril de 2014,
Domingo de Resurrección, permitiendo que se
adentrara en el vientre del Leviatán Global, el Lunes de
Aguas siguiente, 21 de ese mismo mes.
Quiera Dios que sirva para bien de las Almas y no para
la ira ni el extravió. En manos de ellas queda.


LAVS DEO
- 95 -

- 96 -

Otras publicaciones de

- 97 -

- 98 -



Simplemente ocurre
Advertencia al lector
Una carta imposible
La trampa del alma
Legado
El perfume infinito del Invierno
Albam Artuan
Vida Nueva
Fiebre y máscaras
Gaudeamus igitur
Naturaleza y espacio sagrado…
Contraportada
Saber cómo y sobre todo de qué ataduras tiene uno que liberarse,
ya es recorrer la mitad del camino liberador. Quien no se sabe
(reconoce) atado, no necesita “liberarse” y no digamos ya “ser
liberado”. La conciencia de problema es el primer paso, necesario,
aunque en modo alguno suficiente, hacia el diseño (encuentro) de
una (la) solución. La liberación es un estado que ofrece per se
muchas más posibilidades a quien lo disfruta, posibilidades fuera
del alcance de la imaginación del quién, estando atado, desconoce
su verdadera situación y “se entiende” libre.
Quizá la misma distancia que existe entre quien opera y quién sólo
cree operar cuando en realidad es alguien que está siendo
continuamente operado sin saberlo. La ignorancia, esto es, el
desconocimiento del mecanismo por el que se ata y opera a un
sujeto es lo que posibilita en sí misma la operatividad
“instrumental” de lo humano. Toda magia radica, pues, en la
necesidad de mantener oculto el “truco” del campo escalar para
así aparentar con éxito una solidez que es, de todo punto, irreal.
Como señalara con acierto el “oscuro” de Éfeso, la mayoría
prefiere vivir relegada a su “imaginario mundo”, incapaz de trazar
así alguna relación útil con la armoniosa penumbra de aquel
mucho más sutil que sí es real.

- 99 -

Vol. I
LA FUENTE DE LA VIDA
0 Prefacio
1 Iniciación
2 Amor de Hygieia desde Odio
3 ¿Mapas del tesoro?
4 Los preparativos del viaje
5 Las viandas
6 Una “Meditación Occidental”
7 Arte Real e irreal realidad
8 Una de templarios
9 Mago Blanco, Mago Negro

Contraportada
Entre bromas y veras, esta fantasía irá calando en el lector
muy poco a poco, con la malsana intención de irle preparando
lentamente el corazón. Algo parecido a lo que, en el increíble
reino mineral, ocurre con las piedra mediocres, que acaban
por ser rubíes. O, por seguir con el reino vegetal, con el frágil
brote trocado en el majestuoso árbol señorial que, de estación
en estación, se cuaja de hermosas flores, pletórico ante la
inminencia de esparcir el escrutinio de sus frutos.
La expresión “poco a poco” contiene magia. Y, ¿por qué no
desvelarlo cuanto antes?, este libro también. Ya casi se ha
perdido el arte de hacer libros así. Parece que el Eterno nunca
tiene prisa. Le gustan las cosas “poco a poco”, a fuego lento.
Siempre tan misterioso.
Vete desacostumbrándote a seguir así, como hasta ahora, eso
sí, siempre muy poco a poco. Tras la lectura de este mágico
libro descubrirás que Salud es ¡una diosa! Nada volverá a ser
como antes. Tu tampoco. Prometido. ¿Te atreves, poco a poco?

- 100 -

Vol. II
CONOCERÉIS LA VERDAD
0. Prefacio
1. Escondida en libros
2. Papá Pitufo
3. Connium maculatum
4. ¿Razón vs. Misterio?
5. Miedo a Ser Libres
6. Apocalípticos e Integrados
7. ¡Hazlo sagrado!
8. Los celos de Clitia
9. Nine

Contraportada
Puede que aún no hayas tomado conciencia de ello, pero
quizás seas el último ser humano que queda con vida sobre el
planeta Tierra. Todas esas personas con las que convives de
manera habitual o accidental, parecen humanas, pero no lo
son.
Has demostrado el valor suficiente para acercarte a leer este
libro, quizá porque sientes que hay algo en él, que te alude en
primera persona. De algún modo inexplicable sabes hay en ti
algo que desconoces, tan misterioso como innegable.
Mañana puede ser tarde. Cualquier día de estos estarás ya
muerto, lejos de este mundo diseñado desde la mentira y el
engaño. Mereces toda la verdad. Necesitas saber toda la
verdad, mientras se disipa la niebla. Ahora o nunca.

- 101 -

Vol. III
TIERRA NUEVA
0.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.

Prefacio
Hércules en la encrucijada.
Las arenas de Pancaya
Los Terapeutas
La coartada de Salomón
El Trono de Balkis
La muerte de Hilerno
Memorias de Isla Tortuga
Maestría Operativa

Contraportada
No hallarás aquí respuestas certeras, sino más bien trampas
que harán zozobrar tu cordura y laberintos infinitos en los
que extraviar tu vida en vano.
Encontrarás un sinfín de ponzoñosas ciénagas en las que
perder el paso y terminar tus días, si no vas armado de razón
suficiente y de un alma tan grande y desconfiada como
valerosa.
Aún estás a tiempo de abandonar tu empeño y tornar a
entretenerte en otras más importantes y necesarias cosas,
abandonar raudo la lectura de este libro letal cuyo veneno
sutil no conoce antídoto, antes de que sea para ti demasiado
tarde.
No habrá de soñarse traicionado quien con tanta claridad fue
advertido, antes de llegar a extraviarse en las amargas brumas
de estas páginas ociosas, para luego olvidarse –de forma ya
irreparable- de quién fue o creyó ser algún día. Avisado.

- 102 -

ARETÉ o LA VIRTUD
El arte de la excelencia cívica
Prólogo
1. ¿A quién le rezan los dioses?
2. Un folclórico fuego
3 Retrato arcoiris
4. El jarrón godo
5. Deus stochasticus
6. 22 y 6 + 1
7. Dodekatlos
8. Corona azúl y Corona rosa
9. Mushkenum disidentes
10. Virgo et Mater Dei
11. Memento Ars Moriendi
12. Areté (Virtud)
Contraportada
Quienes añoran poder regresar a un reconfortante pasado, o
aguardan temerosos la llegada inminente del amenazador
futuro, pertenecen así a una misma subclase de seres
infrahumanos: los cobardes.
Quienes habitualmente presumen de buscadores y dicen
hallarse muy preocupados por encontrarse con la verdad, el
conocimiento, la liberación interior o la luz... no lo están. Sólo
es una mera pose ficticia que encubre su verdadera condición:
la de unos vagos irredentos que busca una salida cómoda y
fácil de la cárcel de la existencia, sin hacer el menor esfuerzo.
Liberados de salón y pantuflas, que para escapar de la falacia
materialista se arrojan en manos de la falacia salvacionista. Y
viceversa. No engañan a nadie.
Este es un libro sólo dirigido a los héroes virtuosos: aquellos
que conocen la Yihad interior, y, como el virya real, nunca se
rinden. Nunca.

- 103 -

CONÓCETE A TI MISMO
Habla con el Vampiro (que llevas dentro)
1.

Prólogo
1. EL legado de Bram.
2. El banquete.
3. Sefer ha Madda.
4. No hay más cáscaras.
5. Tótila Albert Schneider.
6. Echo despreciada.
7. Carroza a Palacio.
8. Y los sueños...
9. La travesía de Nut.
10. El egrégor imaginario.
11.Tambores de guerra
12. Gnóscete Ipsum
Contraportada

A lo largo de su breve existencia, cada ser humano libra una
batalla en su interior... Una batalla entre dos lobos que anidan
dentro de todos nosotros. Uno de ellos se llama el Mal, y se
compone de la ira, la envidia, el extravío, los celos enfermizos,
la depresión, la codicia, la arrogancia, la autocompasión, el
resentimiento, la culpa, el sentimiento de inferioridad, las
mentiras, la falsedad, el orgullo, la soberbia y la mezquindad.
El otro lobo, es el Bien, pleno de alegría, paz, amor, esperanza,
serenidad, humildad, bondad, benevolencia, simpatía,
generosidad, verdad, valentía, coraje, compasión y fe.
¿Cual de los lobos gana? Sencillamente, aquel al que más se
alimenta. El problema es que, las más de las veces, dejamos
que decida el menú de cada lobo el aciago inquilino que nos
posee en la sombra, el vampiro que todos llevamos dentro y al
que hemos consentido usurpar el control de nuestras vidas.
Ese vampiro insaciable y tirano se llama ego. Atrévete a
desenmascararlo. Toma de nuevo las riendas. Decide quién
será esta vez el lobo al que harás ganador.

- 104 -

CANTOS DE SIRENA
Pormenores y vicisitudes en la Vía Iniciática
Prólogo 3ª Edición
Prólogo 1ª Edición
1. Traición y tradición unánime
2. Tiempo sagrado y destiempo
profano
3. Oscuro prurito de "jugar a los
ritos"
4. Indiscretos secretos
5. ¡Atenti al lupo!
6. De lapis philosopae et aurum
potabile
7. Exégesis maldita, hermenéutica
imposible
Contraportada
Esta obra intenta traza un campo de indagación y búsqueda
legítimo para ahondar en la inmensa riqueza cultural de
occidente, muy especialmente en la dimensión simbólica de lo
sagrado, sin temor a pasar revista a temas tales como el
gnosticismo, la alquimia, la cábala, el sufismo, la mitología, los
alcances espirituales de la metapsicología y la literatura,
moviéndose entre la precisión rigurosa del estudio académico
y la inspiración creativa del influjo espiritual que proporciona
el contacto con las fuentes, aunando ambos hemisferios.
Intentaremos encontrar -siquiera un esbozo- una expresión
contemporánea de esa clase de conocimiento visionario
surgido del peligroso encuentro con las profundidades de la
psique y que, trascendiendo la estrechez de miras del sentido
común, se abre al océano del “suprasentido”, allí donde cabe
la posibilidad de encontrar la apertura al misterio de la vida.

- 105 -

ESTRATEGIAS
Medios y Fines Perversos
Prólogo
1. Indicios del huésped.
2. Lecciones constructivas.
3. Traditio vivens.
4. Delenda est Anima!
5. Calidad humana.
6. Tremor et Ars Avaritia
7. Una realidad “sin nombre”.
8. Novo Tratactus Astrologicae

Contraportada
Una de las primeras cosas que aprende un psicólogo es la
prodigiosa fuerza del lenguaje, la que será su herramienta:
“quien cambia el lenguaje, cambia la realidad”. Atrapados por
la memoria, cada deseo no es sino el recuerdo del placer, cada
miedo, recuerdo del dolor. Es a través del recuerdo como
somos manejados por el “Orlá”, el huésped, sin casi darnos
cuenta. La memoria es su, por invisible, poderosa estrategia.
El horror sigue aún a nuestro lado. En un primer momento
logró aturdirnos y se fue colando como el veneno lentamente:
cada día mordisqueaba un pedacito de nuestro sentimiento
por la vida y los vivos. Poco a poco nos fue secando todo
cuanto quedaba de humano. Hoy, al igual que le ocurre al
enterrador, milagros de la técnica de la desensibilización
sistemática, removemos huesos mientras bostezamos junto a
las infinitas tumbas, ya “sin memoria”. El horror también tiene
sus funcionarios: 

- 106 -

ARCO CELESTE
Pactando bajo el miedo
Prólogo
1. Missi dominici
2. Desde el batallar del Alma
3. Burbujas y mundos sutiles
4. Desierto y clímax
5. Asamblea Sagrada
6. Amor y negocios
7. Rapto y rescate de Aeuropa
8. El sueño de Argos
9. Alzheimer Magistri
Índices y referencias

Contraportada
Esta obra pretende explicar uno de los mayores misterios de
la naturaleza, que hasta ahora no había visto la luz: ¿Por qué
los dioses, cuando caen en el olvido de lo que son, terminan
trasformados en unos patéticos y amedrentados seres que
piensan que, un día u otro, van a morir.
Es una obra, pues, para el recuerdo.

- 107 -

SOPHIA
Libro del Amado
Prólogo
1. El extravío de Enoch
2. Necesario proceso previo
3. Intentando un Comienzo
4. Un desierto sin caminos
5. Caminar acompasado
6. Visión Interior
7. Sonido sagrado
8. Siete maestros
9. Alcoba Real
10. Perfume del Amado
11. Sueño y pacto
12. La vara de Asclepios
13. Que me bese con sus besos
14. Humor con sentido
15. Acidosis y modernidad
16. ¿Vita Nuova?
17. Sinergia y teúrgia
18. Recapitulando
Referencias
Sólo quien se atreve a trascender el encantamiento de la
dicotomía aparente de lo material –trazos negros sobre fondo
blanco, cárcel en filigranas de tinta- es capaz así de adentrarse
al secreto universo que se esconde en este mismo preciso
instante entre líneas, aprehender lo inefable y leer la
eternidad.
Sabrás que tu centro vital se debilita, toda vez que tu alma
reclame retornar al sentido, a la esencia, a lo que espera de ti
el Eterno. Caminas al borde del abismo del olvido. Si vas en
serio en esta empresa de alcanzar tu anhelo, no lo olvides. No
lo olvides nunca.

- 108 -

NOHMATA
El secreto del mal
Prólogo
1. Semaphoros y morphos
2. Phos Ennoia
3. Hygieia
4. Aletheia
5. Gaia Ourania
6. Boleion Hybris
7. Kairos Témenos
8. Hipnos Thanatos
9. Erospsychia
10. Muein Logos
Conclusión
Contraportada
Sólo Edmund Husserl fue incapaz de demostrar con éxito lo
que a Jorge Luis Borges lo costó mucho menos. A saber, que el
mal, a diferencia del Bien, resulta imposible sin palabras.
Se me objetará que muchos malvados pueden ejercer con gran
eficacia su cometido lesivo en el más radical de los silencios.
Lo que olvidan mis detractores es que la palabra ya está en su
cabeza, en forma de perverso pensamiento silente. Requiere,
pues, de estructura verbal la alevosía.
¿Cómo erradicaremos el mal de la faz de la nueva tierra? Es
algo tan sencillo como utilizar su arma letal, la palabra, para
después abandonarla, haciendo posible así el verdadero libre
albedrío. ¿Imaginar cómo funcionaría un mundo sin palabras?
He ahí el mejor guardado secreto.

- 109 -

HP
Conciencia misteriosamente expandida
Prólogo
1. El viaje heroico
2. La llamada a la acción
3. Ayuda “extra”
4. Pruebas y desafíos
5. Morir y renacer
6. Tabórica metamorphosis
7. El tesoro
8. El retorno magistral
9. Mundus Imaginalis

Contraportada
Cuando todas las certezas se tambalean y la luz se vuelve niebla,
cuando nuestro corazón adormece su latido, inmune ya a las
distracciones, la pregunta sobre el ilusorio propósito aún perdura,
prevalece obstinada, allende la gravitatoria realidad. ¿Qué alma
pude cimentar su hogar sobre la duda? Perdida toda esperanza,
necesaria catarsis de todo lo humano, en pos de la senda de la
verdad ya no hay marcha atrás para la raza impecable en la caza,
en la guerra y la ciencia del imperio. Acecho y sacrificio, allí donde
la violencia desafía a la belleza.
Solo cabe morir a uno mismo, para expandir y renacer a una
conciencia más amplia, encontrar un modo letal de sobrevivir y
morir para despertar. Abandonarlo todo para ganar así todo.
Dorada transformación del alma errante, afrontando los terribles
desafíos sobre las aún tibias cenizas de los ancestros y las resecas
tumbas derruidas de los orgullosos dioses, para atravesar
definitivamente los umbrales del cerco mágico de la existencia: el
arte de la liberación del eterno retorno, quod ubique, quod ab
ómnibus et quod semper, tradicional camino que aguarda al
verdadero héroe que recuerda al fin su incondicional origen
creador.

- 110 -

CANTO HORARIO
Vocación, visión y misión
Prólogo
1. Hesperis
2. Dysis
3. Arktos
4. Anatolê
5. Mousikê
6. Mesembria
7. Spondê
8. Eletê II
9. Erytheia
Algunos kairo-mapas
Contraportada
Detente. Pero ¿qué haces? No leas ni una palabra más. Desiste.
Prosigue el ajetreo de tu propia vida sin más. No necesitas el lastre
innecesario de una nueva lectura con la que cansar tus ojos, un
texto vano más en el que arrastrar tu mirada buscando acallar
inútilmente el anhelo de tu sed. Cierra ya este libro y huye; pon a
salvo los frágiles resortes que aún preservan tu precaria cordura.
¿Por qué osas desoír la cautela de mi insistente ruego y estimas
inútiles todas estas advertencias que no buscan sino aumentar las
horas de tu bien?
Misterios de la psicología inversa, a menudo solemos adentrarnos
en la oscura tiniebla de procelosos mares, abandonando la certera
protección de la orilla, dando más crédito al súbito delirio de un
trastornado corazón frente a los cálculos más razonables del
sentido común, que nos garantizan seguridad y sosiego en el
previsible cotidiano. Sea pues, y zarpa, allá donde quiera que te
lleve la lectura, pues has decidido afrontar la aventura de tu
última hora, entre estas páginas. Ten por seguro que no saldrás
vivo de este libro. Si no, al tiempo…

- 111 -

AXIOMA
Nada es lo que parece
Advertencia al lector
26 Axiomas
Corolario

Contraportada
Piénsatelo dos veces, antes de despertar al misterio que duerme entre
las tapas de este peligroso libro. Hay cosas que es mucho mejor dejar
que permanezcan para siempre olvidadas en lo más recóndito y oculto
de nuestra alma.

- 112 -

PAZ
Vivir y reflexionar
Prólogo
1. OSAR CONOCERSE
La educación truncada
Los mercados del alma
La distracción virtual
2. QUERER SUPERARSE
Los instintos
Las emociones
Los pensamientos
3. SABER TRASCENDERSE
Un sabio y apacible no actuar
4. SERVIR Y CALLAR
Reconocimientos

Contraportada
Cuando se tiene el raro privilegio de reflexionar sobre los
fundamentos mismos de nuestro cotidiano saber y hacer, tales
hacer y saber necesariamente cambian. Por desgracia,
científicos, políticos, militares y financieros se hayan, como
nosotros, instalados en la cárcel de la ceguera y el
automatismo. Hemos sido programados al impulso de actuar,
ignorantes (obedientes) del proceso de haber sido
programados. Nacemos a la consciencia, tan pronto como
descubrimos que nuestras certezas fueron instaladas en
corazón por el ardid enemigo.
¿Cómo seguir entonces viviendo?

- 113 -

MAGIA
Esfuerzo garante del fruto
Pro Logia
1. Gato encerrado, libre liebre
2. Synkaironías
3. Villa Careggi
4. El secreto del roble
5. Coincidentia Oppositorum
6. Próspero en la encrucijada
7. Recuerdos en el Museo
8. Afán actor
9. Esoterichon Gamma
10. Novena novela nueva
Referencias

Contraportada
Quizá, mientras sientes como te invade el denso temor que
te inocula la lectura de estas palabras, ya has tomado
conciencia de hallarte inmerso en la que seguramente sea
la más terrible y brutal de las totalitarias dictaduras que
pudo imaginar nunca el ser humano. Del mismo modo que
sabes a ciencia cierta que ellos también lo saben. No te
queda más alternativa que aguardar a que lleguen allí
donde resistes escondido, o tal vez tratar de huir,
corriendo sobre el filo de tu destino. Quizá.
Resulta así más fácil imaginar un nuevo colapso
civilizacional que tolerar siquiera una sola mirada
liberada. You’d better run…

- 114 -

- 115 -

Más allá del tumultuoso
universo sutil de aquellas
realidades parafísicas, tan
adversas al frágil criterio del
espíritu crítico, de las oníricas
garras, tanto de la locura
egoica como de la hipnosis
social, resulta siempre muy
difícil saberse, quererse y
poderse despertar.
No se adentre pues, incauto,
entre las letales trampas de
estas páginas, quién no haya
resuelto dejar de tejer así
redes al alma, quien no haya
renunciado ya a construir
nuevos cercos, sumar límites y
fronteras, ni tan siquiera
quien no haya abandonado
aún y para siempre la cárcel
perpetua del sinsentido
común.
es

- 116 -