You are on page 1of 2

Modelo sistema cardiovascular durante ejercicio

Planteamiento modelo sistema
cardiovascular durante ejercicio
De acuerdo a la literatura científica se
puede considerar que las principales
variables que se modifican durante el
estudio del sistema cardiovascular
sometido a ejercicio son la frecuencia
cardiaca, la resistencia sistémica y el
gasto cardiaco [1].
La frecuencia cardiaca (FC) en reposo de
un adulto saludable y activo se sitúa
aproximadamente entre los 60 u 80
lat/min [1]. El número máximo de
pulsaciones por minuto o frecuencia
cardiaca máxima que soporta un corazón
sano es del orden de "220 - edad (en
años)", el cual es el índice para calcular
los rangos de pulsaciones saludables de
acuerdo a la edad durante la actividad
física. Se puede considerar, de manera
general, la clasificación de la actividad
física como leve, moderada e intensa de
acuerdo con la FC: (1) actividad física
leve se considera cuando la FC es 55%
al 60% del número máximo de
pulsaciones, (2) moderado al realizado
entre el 60%-75% del número máximo
de pulsaciones, (3) e intenso al ejecutado
entre 75% y 85% [2].
Sin embargo estos índices de frecuencia
cardiaca durante ejercicio de forma
teórica, se alejan de la realidad debido a
que pasan por alto un sin número de
condiciones fisiológicas y adaptativas de
los individuos. Por ejemplo para una
persona de 40 años, la FC máx se
estimaría en 180 lat/min, sin embargo
algunos estudios han demostrado que en
personas de esa edad el 68 % tendrá una
Fc máxima entre 168-192 lt/min y el
95% 156-204 lat/min [3]. En general las
personas más saludable y activas tendrán
un FC máxima más elevada para su
grupo de edad, que irá acompañado de
mayor volumen sistólico mejor gasto
cardiaco y mayor consumo de oxigeno
máximo y absoluto.
De acuerdo a lo anterior para evaluar el
modelo se considerará una persona
saludable de 40 años, con una FC Máx de
182 lt/min tomando el valor medio del
rango 95% (156-204 lat/min). Para el
cual se calcularán cambios para actividad
física leve 60% de la FC máx., moderada
75% de la FC máx e intensa 85%.
Adicionalmente se encuentra
evidencia que la presión arterial sistólica
aumenta durante el ejercicio progresivo
por incremento necesario de gasto
cardiaco y el consumo de oxígeno,
mientas que la presión arterial diastólica
permanece relativamente igual o
aumenta ligeramente, por lo cual al
realizar la diferencia para encontrar la
presión de pulso la presión se mantiene
constante [3]. Principalmente, en
ejercicio aeróbico de personas saludables
se produce un aumento muy pequeño en
la presión arterial diferencial, por lo que
se debe dar lugar a una disminución de
la resistencia sistémica general, para
garantizar mayo riego sanguíneo y mejor
aporte de sanguíneo para los tejidos que
trabajan, principalmente de los músculos
[4].Dadas la modificaciones del gasto
cardiaco se encuentra en la literatura que
la resistencia sistémica puede disminuir
hasta un 50% de su valor normal [5].

Por lo cual se considerará para el modelo
una disminución de la resistencia de un
50% sobre el valor teórico estudiado
previamente de 17.5 mmHg/(lt/min)

I. BIBLIOGRAFÍA

[1] L. WanG, W. Su, B. Celler, G. Chan y T.
Cheng, «Assessing the human cardiovascular
response to moderate exercise: feature
extraction by support vector regression.,»
Physiol Meas., vol. 30, nº 3, pp. 227-44, 2009.
[2] WHO, «Estrategia mundial sobre regimen
alimentario, actividad Iisica y salud,» 2014.
|En linea|. Available:
www.who.int/dietphysicalactivity/physical¸ac
tivity¸intensity/es/ . [Último acceso: Febrero
2014].
[3] A. Pancorbo y E. Pancorbo, «Actividad fisica
en la prevencion y tratamiento de la
enfermedad cardiometabolica,» 2011. [En
línea]. Available:
http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/dep-
salud/actividad-fisica-en-la-prevencion-y-
tratamiento-de-la-enfermedad-
cardiometabolica.pdf. [Último acceso: Febrero
2014].
[4] EncuRed, «Fisiología del Ejercicio,» 2010.
[En línea]. Available:
http://www.ecured.cu/index.php/Fisiolog%C3
%ADa_del_Ejercicio. [Último acceso:
Febrero 2014].
[5] F. Hoppensteadt y C. Peskin, Modeling and
Medicine and the Life Sciences, New York:
Springer, 2010.