You are on page 1of 38

Psicología de las masas y análisis del Yo

Sigmund Freud

Sigmund Freud

Psicología de las masas y análisis del yo

INTRODUCCIÓN La oposición entre psicología individual psicología social o colectiva! "ue a primera vista puede parecernos mu pro#unda! pierde gran parte de su signi#icación en cuanto la sometemos a un m$s detenido e%amen& La psicología individual se concreta! ciertamente! al 'om(re aislado e investiga los caminos por los "ue el mismo intenta alcan)ar la satis#acción de sus instintos! pero sólo mu pocas veces (a*o determinadas condiciones e%cepcionales! le es dado prescindir de las relaciones del individuo con sus seme*antes& +n la vida anímica individual! aparece integrado siempre! e#ectivamente! ,el otro-! como modelo! o(*eto! au%iliar o adversario! de este modo! la psicología individual es al mismo tiempo desde un principio! psicología social! en un sentido amplio! pero plenamente *usti#icado& Las relaciones del individuo con sus padres 'ermanos! con la persona o(*eto de su amor con su m.dico! esto es! todas a"uellas "ue 'asta a'ora 'an sido o(*eto de la investigación psicoanalítica! pueden aspirar a ser consideradas como #enómenos sociales! situ$ndose entonces en oposición a ciertos otros procesos! denominados! por nosotros! narcisistas! en los "ue la satis#acción de los instintos elude la in#luencia de otras personas o prescinde de .stas en a(soluto& De este modo! la oposición entre actos anímicos sociales narcisistas /0leuler diría "ui)$s1 autísticos/ cae dentro de los dominios de la psicología social o colectiva& +n estas relaciones con sus padres 'ermanos! con el ser amado! el amigo el m.dico! se nos muestra el individuo (a*o la in#luencia de una 2nica persona o todo lo m$s! de un escaso n2mero de personas! cada una de las cuales 'a ad"uirido para .l una e%traordinaria importancia& 3'ora (ien! al 'a(lar de psicología social o colectiva! se acostum(ra a prescindir de estas relaciones! tomando solamente como o(*eto de la investigación la in#luencia simult$nea e*ercida so(re el individuo por un gran n2mero de personas a las "ue le unen ciertos la)os! pero "ue #uera de esto! pueden serle a*enas desde otros muc'os puntos de vista& 3sí! pues! la psicología colectiva considera al individuo como miem(ro de una tri(u! de un pue(lo! de una casa! de una clase social o de una institución! o como elemento de una multitud 'umana! "ue en un momento dado con un determinado #in! se organi)a en una masa o colectividad& Roto! así! un la)o natural! resultó a #$cil considerar los #enómenos surgidos en las circunstancias particulares antes se4aladas! como mani#estaciones de un instinto especial irreducti(le! del instinto social /'erd instinct! group mind/! "ue no surge al e%terior en otras situaciones& Sin em(argo! 'emos de o(*etar! "ue nos resulta di#ícil atri(uir al #actor num.rico importancia su#iciente para provocar por sí solo en el alma 'umana! el despertar de un nuevo instinto! inactivo en toda otra ocasión& Nuestra atención "ueda! de este modo! orientada 'acia dos distintas posi(ilidades5 a sa(er! "ue el instinto social no es un instinto primario e irreducti(le! "ue los comien)os de su #ormación pueden ser 'allados en círculos m$s limitados! por e*emplo! el de la #amilia& La psicología colectiva! no o(stante encontrarse a2n en sus primeras #ases! a(arca un n2mero incalcula(le de pro(lemas! "ue ni si"uiera aparecen todavía su#icientemente di#erenciados& Sólo la clasi#icación de las diversas #ormas de agrupaciones colectivas la descripción de los #enómenos psí"uicos por ellas e%teriori)ados e%igen una gran la(or de o(servación e%posición 'an dado origen a a una e%tensa literatura& La comparación de las modestas proporciones del presente tra(a*o con la amplitud de los dominios de la psicología colectiva! 'ar$ a suponer al lector! sin m$s advertencias por parte mía! "ue sólo se estudian en .l algunos puntos de tan vasta materia& 6 en realidad! es "ue sólo un escaso n2mero de las cuestiones "ue la misma entra4a! interesan especialmente a la investigación psicoanalítica de las pro#undidades del alma 'umana& II +L 3L73 COL+CTI83! S+9:N L+ 0ON

Sigmund Freud

Psicología de las masas y análisis del yo

;odríamos comen)ar por una de#inición del alma colectiva! pero nos parece m$s racional presentar! en primer lugar! al lector! una e%posición general de los #enómenos correspondiente escoger entre .stos algunos de los m$s singulares característicos! "ue puedan servirnos de punto de partida para nuestra investigación& Conseguiremos am(os #ines tomando como guía una o(ra "ue go)a de *usta cele(ridad! la ,;sicología de las multitudes-! de 9ustavo Le 0on& 3nte todo! convendr$ "ue nos 'agamos presente! con m$%ima claridad! la cuestión planteada& La psicología /"ue persigue los instintos! disposiciones! móviles e intenciones del individuo! 'asta sus actos en sus relaciones con sus seme*antes/! llegada al #inal de su la(or 'a(iendo 'ec'o la lu) so(re todos los o(*etos de la misma! vería al)arse ante ella! de repente! un nuevo pro(lema& <a(ría! en e#ecto! de e%plicar el 'ec'o sorprendente de "ue en determinadas circunstancias! nacidas de su incorporación a una multitud 'umana "ue 'a ad"uirido el car$cter de ,masa psicológica-! a"uel mismo individuo al "ue 'a logrado 'acer inteligi(le! piense! sienta o(re de un modo a(solutamente inesperado& 3'ora (ien1 ="u. es una masa> =;or "u. medios ad"uiere la #acultad de e*ercer una tan decisiva in#luencia so(re la vida anímica individual> =6 en "u. consiste la modi#icación psí"uica "ue impone al individuo> La contestación de estas interrogaciones! la(or "ue resultar$ m$s #$cil comen)ando por la tercera 2ltima! incum(e a la psicología colectiva! cu o o(*eto es! en e#ecto! la o(servación de las modi#icaciones impresas a las reacciones individuales& 3'ora (ien! toda tentativa de e%plicación de(e ir precedida de la descripción del o(*eto "ue de e%plicar se trata& De*aremos! pues! la pala(ra a 9ustavo Le 0on1 ,+l m$s singular de los #enómenos presentados por una masa psicológica! es el siguiente1 cuales"uiera "ue sean los individuos "ue la componen por diversos o seme*antes "ue puedan ser su g.nero de vida! sus ocupaciones! su car$cter o su inteligencia! el simple 'ec'o de 'allarse trans#ormados en una multitud le dota de una especie de alma colectiva& +ste alma les 'ace sentir! pensar o(rar de una manera por completo distinta de como sentiría! pensaría o(raría cada uno de ellos aisladamente& ,Ciertas ideas ciertos sentimientos no surgen ni se trans#orman en actos sino en los individuos constituídos en multitud& La masa psicológica es un ser provisional compuesto de elementos 'eterog.neos! soldados por un instante! e%actamente como las c.lulas de un cuerpo vivo #orman por su reunión un nuevo ser! "ue nuestra caracteres mu di#erentes de los "ue cada una de tales c.lulas posee-& ;ermiti.ndonos interrumpir la e%posición de Le 0on con nuestras glosas! intercalaremos a"uí la o(servación siguiente1 si los individuos "ue #orman parte de una multitud se 'allan #undidos en una unidad! tiene "ue e%istir algo "ue les enlace unos a otros! este algo podría mu (ien ser a"uello "ue caracteri)a a la masa& ;ero Le 0on de*a en pie esta cuestión! pasando a las modi#icaciones "ue el individuo e%perimenta en la masa! las descri(e en t.rminos mu con#ormes con los principios #undamentales de nuestra psicología de las pro#undidades& ,F$cilmente se comprue(a en "u. alta medida di#iere el individuo integrado en una multitud! del individuo aislado& Lo "ue a resulta m$s arduo es descu(rir las causas de dic'a di#erencia& ;ara llegar! por lo menos! a entreverlas! es preciso recordar! ante todo! la o(servación reali)ada por la psicología moderna! de "ue no sólo en la vida org$nica! sino tam(i.n en el #uncionamiento de la inteligencia desempe4an los #enómenos inconscientes un papel preponderante& La vida consciente del espíritu se nos muestra mu limitada al lado de la inconsciente& +l analista m$s sutil! penetrante o(servador! no llegan nunca a descu(rir sino una mínima parte de los móviles inconscientes "ue les guían& Nuestros actos conscientes se derivan de un ,su(stratum- inconsciente! #ormado! en su ma or parte! porin#luencias 'ereditarias& +ste su(stratum entra4a los innumera(les residuos ancestrales "ue constitu en el alma de la ra)a& Detr$s de las causas con#esadas

neo& Diremos! pues! "ue la superestructura psí"uica! tan diversamente desarrollada en cada individuo! "ue destruída! apareciendo desnuda la uni#orme (ase inconsciente! com2n a todos& De este modo! se #ormaría un car$cter medio de los individuos constituídos en multitud& .Una tercera causa! la m$s importante! determina en los individuos integrados en una masa! caracteres especiales! a veces mu opuestos a los del individuo aislado& 7e re#iero a la sugesti(ilidad! de la "ue el contagio antes indicado no es! adem$s! sino un e#ecto& .angustia social-& .n nuevas cualidades! de las cuales carecían antes! 'alla la e%plicación de este #enómeno en tres #actores di#erentes& .ero Le 0on encuentra "ue tales individuos muestran tam(i.La aparición de los caracteres peculiares a las multitudes se nos muestra determinada por diversas causas& La primera de ellas es "ue el individuo integrado en una multitud! ad"uiere! por el simple 'ec'o del n2mero! un sentimiento de potencia invenci(le! merced al cual puede permitirse ceder a instintos "ue! antes! como individuo aislado! 'u(iera re#renado #or)osamente& 6 se a(andonar$ tanto m$s gustoso a tales instintos cuanto "ue por ser la multitud anónima! en consecuencia! irresponsa(le! desaparecer$ para .l el sentimiento de la responsa(ilidad! poderoso constante #reno de los impulsos individuales-& Nuestro punto de vista nos dispensa de conceder un gran valor a la aparición de nuevos caracteres& 0$stanos decir! "ue el individuo "ue entra a #ormar parte de una multitud se sit2a en condiciones "ue le permiten suprimir las represiones de sus tendencias inconscientes& Los caracteres aparentemente nuevos "ue entonces mani#iesta son precisamente e%teriori)aciones de lo inconsciente individual! sistema en el "ue se 'alla contenido en germen todo lo malo e%istente en el alma 'umana& La desaparición! en estas circunstancias! de la consciencia o del sentimiento de la responsa(ilidad! es un 'ec'o cu a comprensión no nos o#rece di#icultad alguna! pues 'ace a muc'o tiempo! 'icimos o(servar "ue el nódulo de lo "ue denominamos conciencia moral era la .Una segunda causa! el contagio mental! interviene igualmente para determinar en las multitudes la mani#estación de caracteres especiales! al mismo tiempo! su orientación& +l contagio es un #enómeno #$cilmente compro(a(le! pero ine%plicado a2n "ue 'a de ser enla)ado a los #enómenos de orden 'ipnótico! cu o estudio emprenderemos en p$ginas posteriores& Dentro de una multitud! todo sentimiento todo acto son contagiosos! 'asta el punto de "ue el individuo sacri#ica mu #$cilmente su inter.arali)ada la vida cere(ral del su*eto 'ipnoti)ado! se convierte .ara comprender este #enómeno! es necesario tener en cuenta ciertos recientes descu(rimientos de la #isiología& Sa(emos 'o ! "ue un individuo puede ser trans#erido a un estado en el "ue 'a(iendo perdido su personalidad consciente! o(ede)ca a todas las sugestiones del operador "ue se la 'a 'ec'o perder cometa los actos m$s contrarios a su car$cter costum(res& 3'ora (ien! detenidas o(servaciones parecen demostrar "ue el individuo sumido alg2n tiempo en el seno de una multitud activa cae pronto! a consecuencia de los e#luvios "ue de la misma emanan o por cual"uier otra causa! a2n ignorada! en un estado particular! mu seme*ante al estado de #ascinación del 'ipnoti)ado entre las manos de su 'ipnoti)ador& .s personal al inter.ste en esclavo de todas sus actividades inconscientes! "ue el 'ipnoti)ador dirige a su anto*o& La personalidad consciente desaparece5 la voluntad el discernimiento "uedan a(olidos& Sentimientos pensamientos son entonces orientados en el sentido determinado por el 'ipnoti)ador& .neo se #unde en lo 'omog.s colectivo! actitud contraria a su naturale)a de la "ue el 'om(re sólo se 'ace suscepti(le cuando #orma parte de una multitud-& .rmino! lo 'eterog.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo de nuestros actos! e%isten causas secretas! ignoradas por todos& La ma or parte de nuestros actos cotidianos son e#ecto de móviles ocultos "ue escapan a nuestro conocimiento-& Le 0on piensa! "ue en una multitud! se (orran las ad"uisiciones individuales! desapareciendo así la personalidad de cada uno de los "ue la integran& Lo inconsciente social surge en primer t.

ero de cu$l> <emos de reconocer como una evidente laguna el 'ec'o de "ue uno de los principales t.erdidos todos sus rasgos personales! pasa a convertirse en un autómata sin voluntad-& <emos citado íntegros estos pasa*es! para demostrar "ue Le 0on no se limita a comparar el estado del individuo integrado en una multitud con el estado 'ipnótico! sino "ue esta(lece una verdadera identidad entre am(os& No nos proponemos contradecir a"uí tal teoría! pero sí "ueremos se4alar "ue las dos 2ltimas causas mencionadas de la trans#ormación del individuo en la masa! el contagio la ma or sugesti(ilidad! no pueden ser consideradas como de igual naturale)a! puesto "ue! a *uicio de nuestro autor! el contagio no es! a su ve)! sino una mani#estación de la sugesti(ilidad& 3sí! pues! 'a de parecernos "ue Le 0on no esta(lece una di#erenciación su#icientemente precisa entre los e#ectos de tales dos causas& Como me*or interpretaremos su pensamiento ser$! "ui)$! atri(u endo el contagio a la acción recíproca e*ercida por los miem(ros de una multitud unos so(re otros derivando los #enómenos de sugestión identi#icados por Le 0on con los de la in#luencia 'ipnótica! de una distinta #uente& =.or el solo 'ec'o de #ormar parte de una multitud! desciende! pues! el 'om(re varios escalones en la escala de la civili)ación& 3islado! era "ui)$s un individuo culto5 en multitud! es un instintivo! por consiguiente! un ($r(aro& Tiene la espontaneidad! la violencia! la #erocidad tam(i.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo .l! como en el 'ipnoti)ado! "uedan a(olidas ciertas #acultades pueden ser llevadas otras a un grado e%tremo de e%altación& La in#luencia de una sugestión le lan)ar$ con ímpetu irresisti(le! a la e*ecución de ciertos actos& ?mpetu m$s irresisti(le a2n en las multitudes "ue en el su*eto 'ipnoti)ado! pues siendo la sugestión la misma para todos los individuos! se intensi#icar$ al 'acerse recíproca-& ..@3sí! pues! la desaparición de la personalidad consciente! el predominio de la personalidad inconsciente! la orientación de los sentimientos de las ideas en igual sentido! por sugestión contagio! la tendencia a trans#ormar inmediatamente en actos las ideas sugeridas! son los principales caracteres del individuo integrado en una multitud& .rminos de esta identi#icación! a sa(er! la persona "ue para la multitud sustitu e al 'ipnoti)ador! no apare)ca mencionada en la e%posición de Le 0on& De todos modos! el autor distingue de esta in#luencia #ascinadora! "ue de*a en la som(ra! la acción contagiosa "ue los individuos e*ercen unos so(re otros "ue viene a re#or)ar la sugestión primitiva& Citaremos todavía otro punto de vista mu importante para el *uicio del individuo integrado en una multitud1 .Tal es! apro%imadamente! el estado del individuo integrado en una multitud& No tiene a consciencia de sus actos& +n .n los entusiasmos los 'eroísmos de los seres primitivos-& +l autor insiste luego particularmente en la disminución de la actividad intelectual "ue el individuo e%perimenta por el 'ec'o de su disolución en la masa& De*emos a'ora al individuo pasemos a la descripción del alma colectiva! llevada a ca(o por Le 0on& No 'a en esta descripción un solo punto cu o origen clasi#icación puedan o#recer di#icultades al psicoanalista& Le 0on nos indica! adem$s! por sí mismo! el camino! 'aciendo resaltar las coincidencias del alma de la multitud con la vida anímica de los primitivos de los ni4os& La multitud es impulsiva! vers$til e irrita(le se de*a guiar casi e%clusivamente! por lo inconsciente& Los impulsos a los "ue o(edece pueden ser! seg2n las circunstancias! no(les o crueles! 'eroicos o co(ardes! pero son siempre tan imperiosos "ue la personalidad e incluso el instinto de conservación desaparecen ante ellos& Nada! en ella! es premeditado& 3un cuando desea apasionadamente algo! nunca lo desea muc'o tiempo! pues es incapa) de una voluntad perseverante& No tolera apla)amiento alguno entre el deseo la reali)ación& 3(riga un sentimiento de omnipotencia& La noción de lo imposi(le no e%iste para el individuo "ue #orma parte de una multitud& .

s personal! "ue constitu e casi el 2nico móvil de acción del individuo aislado! no se muestra en las masas como elemento dominante! sino en mu contadas ocasiones& .tico individual como descender mu por de(a*o de .roes es la #uer)a e incluso la violencia& Auiere ser dominada! su( ugada temer a su amo@ Las multitudes a(rigan! en el #ondo! irreducti(les instintos conservadores! como todos los primitivos! un respeto #etic'ista a las tradiciones un 'orror inconsciente a las novedades suscepti(les de modi#icar sus condiciones de e%istencia-& Si "ueremos #ormarnos una idea e%acta de la moralidad de las multitudes! 'a(remos de tener en cuenta "ue en la reunión de los individuos integrados en una masa! desaparecen todas las in'i(iciones individuales! mientras "ue todos los instintos crueles! (rutales destructores! residuos de .or 2ltimo1 las multitudes no 'an conocido *am$s la sed de la verdad& Demandan ilusiones! a las cuales no pueden renunciar& Dan siempre la pre#erencia a lo irreal so(re lo real! lo irreal act2a so(re ellas con la misma #uer)a "ue lo real& Tienen una visi(le tendencia a no 'acer distinción entre am(os& +ste predominio de la vida imaginativa de la ilusión sustentada por el deseo insatis#ec'o 'a sido a se4alado por nosotros como #enómeno característico de la psicología de las neurosis& <allamos! en e#ecto! "ue para el neurótico no presenta valor .ara in#luir so(re ella! es in2til argumentar lógicamente& +n cam(io! ser$ preciso presentar im$genes de vivos colores repetir una otra ve) las mismas cosas& . punto est$ *usti#icada la identi#icación del alma de la multitud con el alma de los primitivos& +n las masas! las ideas m$s opuestas pueden coe%istir sin estor(arse unas a otras sin "ue sur*a de su contradicción lógica con#licto alguno& 3'ora (ien! el psicoan$lisis 'a demostrado "ue este mismo #enómeno se da tam(i.La ra)ón los argumentos no pueden nada contra ciertas pala(ras #órmulas& .stas con recogimiento ante las multitudes! 'acen pintarse el respeto en todos los rostros e inclinarse todas las #rentes& 7uc'os las consideran como #uer)as de la naturale)a o como potencias so(renaturales-& 3 este propósito (asta con recordar el ta(2 de los nom(res entre los primitivos las #uer)as m$gicas "ue para ellos se enla)an a los nom(res las pala(ras& .pocas primitivas! latentes en el individuo! despiertan (uscan su li(re satis#acción& .ronunciadas .n en la vida anímica individual5 así! en el ni4o en el neurótico& 3dem$s! la multitud se muestra mu accesi(le al poder verdaderamente m$gico de las pala(ras! las cuales son suscepti(les tanto de provocar en el alma colectiva las m$s violentas tempestades! como de apaciguarla devolverle la calma& .dula& Carece de sentido crítico lo inverosímil no e%iste para ella& . punto se adaptan a la realidad sus #antasías& Los sentimientos de la multitud son siempre simples e%altados& De este modo! no conoce dudas ni incertidum(res& Las multitudes llegan r$pidamente a lo e%tremo& La sospec'a enunciada se trans#orma ipso #acto en indiscuti(le evidencia& Un principio de antipatía pasa a constituir! en segundos! un odio #ero)& Naturalmente inclinada a todos los e%cesos! la multitud no reacciona sino a estímulos mu intensos& .s del sacri#icio por un ideal& +l inter.uede incluso 'a(larse de una morali)ación del individuo por la masa& 7ientras "ue el nivel intelectual de la multitud aparece siempre mu in#erior al del individuo! su conducta moral puede tanto so(repasar el nivel .n capaces de desinter.iensa en im$genes "ue se enla)an unas a otras asociativamente! como en a"uellos estados en los "ue el individuo da li(re curso a su imaginación sin "ue ninguna instancia racional intervenga par *u)gar 'asta "u.No a(rigando la menor duda so(re lo "ue cree la verdad o el error pose endo! adem$s! clara consciencia de su poderío! la multitud es tan autoritaria como intolerante@ Respeta la #uer)a no ve en la (ondad sino una especie de de(ilidad "ue le impresiona mu poco& Lo "ue la multitud e%ige de sus '.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo La multitud es e%traordinariamente in#luencia(le cr.ero (a*o la in#luencia de la sugestión! las masas son tam(i.l& 3lgunos rasgos de la característica de las masas! tal como le e%pone Le 0on! muestran 'asta "u.

s! de la diversas clases de directores de multitudes de los medios con diversas clases de directores de multitudes de los medios con los "ue act2an so(re ellas& +n 2ltimo an$lisis! ve la causa de su in#luencia! en las ideas por las "ue ellos mismos se 'allan #ascinados& .ero adem$s! tanto a estas ideas como a los directores de multitudes! les atri(u e Le 0on un poder misterioso e irresisti(le! al "ue da el nom(re de .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo alguno la general realidad o(*etiva sí! 2nicamente! la realidad psí"uica& Un síntoma 'ist.ero si la multitud necesita un *e#e! es preciso "ue el mismo posea determinadas aptitudes personales& De(er$ 'allarse tam(i.rminos igualmente precisos 'ostiles! por otros autores repetida! desde las .+l prestigio es una especie de #ascinación "ue un individuo! una o(ra o una idea! e*ercen so(re nuestro espíritu& +sta #ascinación parali)a todas nuestras #acultades críticas llena nuestra alma de asom(ro de respeto& Los sentimientos entonces provocados son ine%plica(le! como todos los sentimientos! pero pro(a(lemente del mismo orden "ue la sugestión e%perimentada por un su*eto magneti)ado-& Le 0on distingue un prestigio ad"uirido o arti#icial un prestigio personal& +l primero "ue da con#erido a las personas! por su nom(re! sus ri"ue)as o su 'onora(ilidad! a las doctrinas a las o(ras de arte! por la tradición& Dado "ue posee siempre su origen en el pasado! no nos #acilita lo m$s mínimo la comprensión de esta misteriosa in#luencia& +l prestigio personal es adorno de "ue mu pocos go)an! pero estos pocos se imponen por el mismo 'ec'o de poseerlo! como *e#es! se 'acen o(edecer cual si pose eran un m$gico talism$n& De todos modos cual"uiera "ue sea su naturale)a! el prestigio depende siempre del .rico se #unda en una #antasía no en la reproducción de algo verdaderamente vivido& Un sentimiento o(sesivo de culpa(ilidad reposa en el 'ec'o real de un mal propósito *am$s llevado a ca(o& Como sucede en el sue4o en la 'ipnosis! la prue(a por la realidad sucum(e! en la actividad anímica de la masa! a la energía de los deseos cargados de a#ectividad& Lo "ue Le 0on dice so(re los directores de multitudes es menos satis#actorio no de*a transparentar tan claramente lo normativo& Opina nuestro autor! "ue en cuanto un cierton2mero de seres vivos se re2ne! tr$tese de un re(a4o o de una multitud 'umana! los elementos individuales se colocan instintivamente (a*o la autoridad de un *e#e& La multitud es un dócil re(a4o incapa) de vivir sin amo& Tiene una tal sed de o(edecer! "ue se somete instintivamente a a"uel "ue se erige en su *e#e& .%ito desaparece ante el #racaso& No puede por menos de o(servarse "ue las consideraciones de Le 0on so(re los directores de multitudes la naturale)a del prestigio no se 'allan a la altura de su (rillante descripción del alma colectiva& III OTR3S CONC+.CION+S D+ L3 8ID3 3N?7IC3 COL+CTI83 <emos utili)ado como punto de partida la e%posición de 9ustavo Le 0on por coincidir considera(lemente con nuestra psicología en la acentuación de la vida anímica inconsciente& 7as a'ora 'emos de a4adir! "ue en realidad! ninguna de las a#irmaciones de este autor nos o#rece algo nuevo& Su despectiva apreciación de las mani#estaciones del alma colectiva 'a sido e%presada a en t.prestigio-1 .pocas m$s remotas de la literatura! por un sinn2mero de pensadores! poetas 'om(res de +stado& Los dos principios "ue contienen los puntos de vista m$s importantes de Le 0on! el de la in'i(ición colectiva de la #unción intelectual el de la intensi#icación de la .n #ascinado por una intensa #e Ben una ideaC! para poder 'acer surgir la #e en la multitud& 3simismo! de(er$ poseer una voluntad potente e imperiosa! suscepti(le de animar a la multitud! carente por sí misma de voluntad& Le 0on 'a(la! despu.

tera& <a(ría adem$s de precisarse cu$nto de(en el pensador el poeta a los estímulos de la masa si son realmente algo m$s "ue los per#eccionadores de una la(or anímica en la "ue los dem$s 'an cola(orado simult$neamente& +n presencia de estas contradicciones aparentemente irreducti(les parece "ue la la(or de la psicología colectiva 'a de resultar est.s com2n! pero mu di#erentes unos de otros& +s innega(le "ue los caracteres de las masas revolucionarias! especialmente de las de la Revolución Francesa! 'an in#luído en su descripción& +n cam(io! las a#irmaciones opuestas se derivan de la o(servación de a"uellas otras masas esta(les o asociaciones permanentes! en las cuales pasan los 'om(res toda su vida "ue toman cuerpo en la instituciones sociales& Las multitudes de la primera categoría son! con respecto a las de la segunda! lo "ue las olas (reves! pero altas! a la inmensa super#icie del mar& 7c& Dougall! "ue en su li(ro .+l inter.n el alma colectiva es capa) de dar vida a creaciones espirituales de un orden genial! como lo prue(an! en primer lugar! el idioma! despu.rica de .n es posi(le oponerles otras mani#estaciones de las #ormaciones colectivas! contrarias por completo a ellos suscepti(les de sugerir una m$s alta valoración del alma de las multitudes& +l mismo Le 0on se nos muestra a dispuesto a conceder "ue en determinadas circunstancias! la moralidad de las multitudes puede resultar m$s elevada "ue la de los individuos "ue la componen! "ue sólo las colectividades son capaces de un gran desinter.s! los cantos populares! el #olDlore! etc.multitudBcroIdC& Sin em(argo! con#iesa "ue ning2n grupo 'umano puede llegar a #ormarse sin un cierto comien)o de organi)ación "ue precisamente en estas masas simples rudimentarias es en las "ue m$s #$cilmente pueden o(servarse algunos de los #enómenos #undamentales de la psicología colectiva& .or lo "ue respecta a la producción intelectual! est$! en cam(io! demostrado! "ue las grandes creaciones del pensamiento! los descu(rimientos capitales las soluciones decisivas de grandes pro(lemas! no son posi(les sino al individuo aislado "ue la(ora en la soledad& No o(stante! tam(i.ero a2n 'a m$s1 la descripción la apreciación "ue Le 0on otros 'acen del alma colectiva! no 'an permanecido li(res de o(*eciones& Sin duda! todos los #enómenos antes descritos del alma colectiva 'an sido e%actamente o(servados! pero tam(i.s les enlace a un mismo o(*eto! "ue e%perimenten los .multitudes-! a #ormaciones mu diversas! entre las cuales es necesario esta(lecer una distinción& Los datos de Sig'ele! Le 0on otros! se re#ieren a masas de e%istencia pasa*era! constituídas r$pidamente por la asociación de individuos movidos por un inter.BCam(ridge! EFGHC! parte de la mismacontradicción antes se4alada! la resuelve introduciendo el #actor .ril& Sin em(argo! no es di#ícil encontrar un camino lleno de esperan)as& .ara "ue los miem(ros accidentalmente reunidos de un grupo 'umano lleguen a #ormar algo seme*ante a una masa! en el sentido psicológico de la pala(ra! es condición necesaria "ue entre los individuos e%ista algo com2n! "ue un mismo inter.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo a#ectividad en la multitud! #ueron #ormulados poco tiempo antes por Sig'ele& 3sí! pues! lo 2nico privativo de Le 0on es su concepción de lo inconsciente la comparación con la vida psí"uica de los primitivos! aun"ue tampoco en estos puntos 'a a carecido de precursores& .ro(a(lemente se 'a con#undido (a*o la denominación gen.s personal! "ue constitu e casi el 2nico móvil de acción del individuo aislado! no se muestra en las masas como elemento dominante sino en mu contadas ocasiones-& Otros autores 'acen resaltar el 'ec'o de ser la sociedad la "ue impone las normas de la moral al individuo! incapa) en general de elevarse 'asta ellas por sí solo! o a#irman "ue en circunstancias e%cepcionales! surge en la colectividad el #enómeno del entusiasmo! el cual 'a capacitado a las multitudes para los actos m$s no(les generosos& .T'e 9roup 7ind.s un alto espíritu de sacri#icio& .organi)ación-& +n el caso m$s sencillo /dice/ la masa BgroupC no posee organi)ación ninguna o sólo una organi)ación rudimentaria& 3 esta masa desorgani)ada! le da el nom(re de .

uede decirse /opina 7c& Dougall/ "ue no e%isten otras condiciones en las "ue los a#ectos 'umanos alcancen la intensidad a la "ue llegan en la multitud& 3dem$s! los individuos de una multitud e%perimentan una voluptuosa sensación al entregarse ilimitadamente a sus pasiones #undirse en la masa perdiendo el sentimiento de su delimitación individual& 7c Dougall e%plica esta a(sorción del individuo por la masa atri(u .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo mismos sentimientos en presencia de una situación dada Bpor consiguiente! a4adiría oC "ue posean! en una cierta medida! la #acultad de in#luir unos so(re otros B.ndola a lo "ue .l denomina .ara .l! una tal masa es so(remanera e%cita(le! impulsiva! apasionada! vers$til! inconsecuente! indecisa al mismo tiempo inclinada a llegar en su acción a los ma ores e%tremos! accesi(le sólo a las pasiones violentas a los sentimientos elementales! e%traordinariamente #$cil de sugestionar! super#icial en sus re#le%iones! violenta en sus .el principio de la inducción directa de las emociones por medio de la reacción simp$tica primitiva-! esto es! a a"uello "ue con el nom(re de contagio de los a#ectos nos es a conocido a nosotros los psicoanalistas& +l 'ec'o es! "ue la percatación de los signos de un estado a#ectivo es suscepti(le de provocar autom$ticamente el mismo a#ecto en el o(servador& +sta o(sesión autom$tica es tanto m$s intensa cuanto ma or es el n2mero de las personas en las "ue se o(serva simult$neamente el mismo a#ecto& +ntonces! el individuo llega a ser incapa) de mantener una actitud crítica se de*a invadir por la misma emoción& .rgica es esta 'omogeneidad mental! m$s #$cilmente #ormar$n los individuos una masa psicológica m$s evidentes ser$n las mani#estaciones de un alma colectiva& +l #enómeno m$s singular al mismo tiempo m$s importante de la #ormación de la masa consiste en la e%altación o intensi#icación de la emotividad en los individuos "ue la integran& .no es muc'o m$s #avora(le "ue el de Le 0on& .some degree o# reciprocal in#luence (etIeen t'e mem(ers o# t'e group-C& Cuanto m$s en.ero al compartir la e%citación de a"uellos cu a in#luencia 'a actuado so(re .aullar con los lo(os-& O(edientes a la nueva autoridad! 'a(remos de 'acer callar a nuestra consciencia anterior ceder así a la atracción del placer "ue seguramente alcan)aremos por la cesación de nuestras in'i(iciones& No 'a(r$! pues! de asom(rarnos! "ue el individuo integrado en una masa realice o aprue(e cosas de las "ue se 'u(iera ale*ado en las condiciones ordinarias de su vida! e incluso podemos esperar "ue este 'ec'o nos permita pro ectar alguna lu) en las tinie(las de a"uello "ue designamos en la enigm$tica pala(ra .desorgani)adas.sugestión-& 7c& Dougall no niega tampoco el principio de la in'i(ición colectiva de la inteligencia en la masa& Opina "ue las inteligencias in#eriores atraen a su propio nivel a las superiores& +stas 2ltimas ven estor(ada su actividad por"ue la intensi#icación de la a#ectividad crea! en general! condiciones des#avora(les para el tra(a*o intelectual5 en segundo lugar! por"ue los individuos! intimidados por la multitud! ven coartado dic'o tra(a*o! en tercero! por"ue encada uno de los individuos integrados en la masa "ueda disminuída la consciencia de la responsa(ilidad& +l *uicio de con*unto "ue 7c& Dougall #ormula so(re la #unción psí"uica de las multitudes simples .l! aumenta a su ve) la de los dem$s! de este modo! se intensi#ica por inducción recíproca la carga a#ectiva de los individuos integrados en la masa& 3ct2a a"uí! innega(lemente! algo como una o(sesión! "ue impulsa al individuo a imitar a los dem$s a conservarse a tono con ellos& Cuanto m$s groseras elementales son las emociones! m$s pro(a(ilidades presentan de propagarse de este modo en una masa& +ste mecanismo de la intensi#icación a#ectiva "ueda #avorecido por varias otras in#luencias emanadas de la multitud& La masa da al individuo la impresión de un poder ilimitado de un peligro invenci(le& Sustitu e! por el momento! a la entera sociedad 'umana! encarnación de la autoridad! cu os castigos se 'an tenido por la "ue nos imponemos tantas restricciones& +s evidentemente peligroso situarse en#rente de ella! para garanti)ar la propia seguridad! de(er$ cada uno seguir el e*emplo "ue o(serva en derredor su o! e incluso! si es preciso! llegar a .

l una actitud a#ectiva con respecto a la totalidad de la masa& +n tercer lugar! es preciso "ue la masa se 'alle en relación con otras #ormaciones colectivas an$logas! pero di#erentes! sin em(argo! en diversos aspectos! e incluso "ue rivalicen con ella& La cuarta condición es "ue la masa posea tradiciones! usos e instituciones propias! relativas! so(re todo! a las relaciones recíprocas de sus miem(ros& .no organi)ada-& +sta tendencia a dotar a la multitud de los atri(utos del individuo! nos recuerda la pro#unda o(servación de J& Trotter! "ue ve! en la tendencia a la #ormación de masas! una e%presión (iológica de la estructura policelular de los organismos superiores& I8 SU9+STIÓN 6 LI0IDO <emos partido del 'ec'o #undamental de "ue el individuo integrado en una masa! e%perimenta! (a*o la in#luencia de la misma! una modi#icación! a veces mu pro#unda! de su actividad anímica& Su a#ectividad "ueda e%traordinariamente intensi#icada ! en cam(io! nota(lemente limitada su actividad intelectual& 3m(os procesos tienden a igualar al individuo con los dem$s de la multitud! #in "ue sólo puede ser conseguido por la supresión de las in'i(iciones peculiares a cada uno la renuncia a las modalidades .condiciones principales.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo *uicios! capa) de asimilarse tan sólo los argumentos conclusiones m$s simples e imper#ectos! #$cil de conducir conmover& Carece de todo sentimiento de responsa(ilidad respeta(ilidad! se 'alla siempre pronta a de*arse arrastrar por la consciencia de su #uer)a 'asta violencias propias de un poder a(soluto e irresponsa(le& Se comporta! pues! como un ni4o mal educado o como un salva*e apasionado no vigilado en una situación "ue no le es #amiliar& +n los casos m$s graves! se conduce m$s (ien como un re(a4o de animales salva*es "ue como una reunión de seres 'umanos& Dado "ue 7c& Dougall opone a esta actitud la de las multitudes "ue poseen una organi)ación superior! esperaremos con impaciencia averiguar en "u.ro(lemas intelectuales! para con#iarla a los individuos& 3 nuestro *uicio! la condición "ue 7c& Dougall designa con el nom(re de . consiste tal organi)ación cu$les son los #actores "ue #avorecen su esta(lecimiento& +l autor enumera cinco de estos #actores capitales! cinco .necesarias para elevar el nivel de la vida psí"uica de la multitud& La primera condición / la esencial/ consiste en una cierta medida de continuidad en la composición de la masa& +sta continuidad puede ser material o #ormal5 lo primero! cuando las mismas personas #orman parte de la multitud! durante un espacio de tiempo m$s o menos prolongado5 lo segundo! cuando dentro de la masa se desarrollan ciertas situaciones "ue son ocupadas sucesivamente por personas distintas& +n segundo lugar! es necesario "ue cada uno de los individuos de la masa se 'a a #ormado una determinada idea de la naturale)a! la #unción! la actividad las aspiraciones de la misma! idea de la "ue se derivar$ para .ste 'a perdido a consecuencia de su a(sorción por la multitud& +l individuo poseía! desde luego! antes de incorporarse a la masa primitiva! su continuidad! su consciencia! sus tradiciones costum(res! su peculiar campo de acción su modalidad especial de adaptación! se mantenía separado de otros con los cuales rivali)a(a& Todas estas cualidades las 'a perdido temporalmente por su incorporación a la multitud .or 2ltimo! la "uinta condición es "ue la multitud posea una organi)ación "ue se mani#ieste en la especiali)ación di#erenciación de las actividades de cada uno de sus miem(ros& +l cumplimiento de estas condiciones 'aría desaparecer! seg2n 7c& Dougall! los de#ectos psí"uicos de la #ormación colectiva& La disminución colectiva del nivel intelectual se evitaría "uitando a la multitud la solución de los .organi)aciónde la multitud! podría ser descrita! m$s *usti#icadamente! en una #orma distinta& Tr$tase de crear en la masa las #acultades precisamente características del individuo "ue .

s de treinta a4os de ale*amiento! vuelvo a apro%imarme al enigma de la sugestión! encuentro "ue nada 'a cam(iado en .ero recuerdo tam(i.ero el prestigio no se e%teriori)a precisamente sino por la #acultad de provocar la sugestión& Le endo a 7c& Dougall! pudimos e%perimentar! durante algunos momentos! la impresión de "ue su principio de la .sugestión-& Uno de estos autores /Tarde/ 'a(la de imitación! mas por nuestra parte suscri(imos sin reserva la opinión de 0rugeilles! "ue considera integrada la imitación en el concepto de sugestión! como una consecuencia de la misma& Le 0on reduce todas las singularidades de los #enómenos sociales! a dos #actores1 la sugestión recíproca de los individuos el prestigio del caudillo& .n 'a(er e%perimentado por entonces! una oscura animosidad contra tal tiranía de la sugestión& Cuando oía a 0ern'eim interpelar a un en#ermo poco dócil con las pala(ras1 ./me decía "ue a"uello constituía una in*usticia una violencia& +l su*eto poseía un evidente derec'o a .cuando se le intenta(a dominar por medio de sugestiones& +sta resistencia mía tomó despu.=Au.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo individuales personales de las tendencias& <emos visto "ue estos e#ectos! con #recuencia indesea(les! pueden "uedar neutrali)ados! al menos en parte! por una . 'ace usted> L8ous vous contresuggestionne)M.ero re#le%ionando m$s detenidamente! 'emos de reconocer "ue este principio no e%presa sino los conocidos #enómenos de la .C'ristop' trug C'ristum! C'ristus trug die gan)e Jelt! SagN! Io 'at C'ristop' Damals in den FuO gestellt> C'ristop'orus C'ristum! sed C'ristus sustulit or(em1 Constiterit pedi(us dic u(i C'ristop'orus> 3'ora! cuando despu.organi)ación.ndome a ella! la antigua pregunta c'istosa1 .imitación.l! salvo una 2nica e%cepción! "ue .permitía prescindir de la 'ipótesis de la sugestión& .ero! aun de*ando aparte todo esto! tampoco nos permite 7c& Dougall prescindir de la sugestión! pues como otros muc'os autores! nos dice "ue las masas se distinguen por una especial sugesti(ilidad& De este modo! "uedamos preparados a admitir "ue la sugestión Bo m$s e%actamente! la sugesti(ilidadC es un #enómeno primario irreducti(le! un 'ec'o #undamental de la vida anímica 'umana& 3sí opina(a 0ern'eim! de cu os asom(rosos e%perimentos #uí testigo presencial en EKKF& .contrasugestionarse.superior de las masas! pero esta posi(ilidad de*a en pie 'ec'o #undamental de la psicología colectiva! esto es! la elevación de la a#ectividad la coerción intelectual en la masa primitiva& Nuestra la(or se encaminar$! pues! a 'allar la e%plicación psicológica de la modi#icación psí"uica "ue la in#luencia de la masa impone al individuo& +videntemente! la intervención de #actores racionales! como la intimidación del individuo por la multitud! o sea la acción de su instinto de conservación! no (asta para e%plicar los #enómenos o(servados& 3"uello "ue #uera de esto nos o#recen! a título e%plicativo! las autoridades en sociología psicología de las masas! se reduce siempre! aun"ue presentando (a*o diversos nom(res! a la misma cosa! resumida en la m$gica pala(ra .s la #orma de una re(elión contra el 'ec'o de "ue la sugestión! "ue todo lo e%plica(a! 'u(iera de carecer por sí misma de e%plicación! me repetí! re#iri. nos entregamos siempre! en cam(io! al contagio! cuando #ormamos parte integrante de la masa> <a(remos de decirnos nuevamente! "ue es la in#luencia sugestiva de la masa la "ue nos o(liga a o(edecer a esta tendencia a la imitación e induce en nosotros el a#ecto& .o el .inducción a#ectiva primaria.contagio-! aun"ue acentuando decididamente el #actor a#ectivo& +s induda(le "ue e%iste en nosotros una tal tendencia a e%perimentar a"uellos a#ectos cu os signos o(servamos en otros! pero! =cu$ntas veces nos resistimos victoriosamente a ella! rec'a)ando el a#ecto e incluso reaccionando de un modo completamente opuesto> 6 siendo así! =por "u.

odría ro(ustecer esta a#irmación mediante an$lisis de las o(ras pu(licadas so(re la materia en los 2ltimos treinta a4os! pero prescindo de 'acerlo por constarme "ue en sector pró%imo al de mi actividad! se prepara una minuciosa investigación so(re este tema& +n cam(io! intentaremos aplicar al esclarecimiento de la psicología colectiva! el concepto de la li(ido! "ue tan (uenos servicios nos 'a prestado a en el estudio de la psiconeurosis& Li(ido es un t.ero so(re la esencia de la sugestión! esto es! so(re las condiciones en las cuales se esta(lecen in#luencias carentes de un #undamento lógico su#iciente! no se 'a dado aun esclarecimiento ninguno& .+ros.ampli#icado-! de donde resulta "ue los 'om(res no siempre toman en serio a sus grandes pensadores! aun"ue aparentemente los admiren muc'o& +stos instintos eróticos son denominados en psicoan$lisis a potiori en ra)ón a su origen!instintos se%uales& La ma oría de los 'om(res .BestímuloC& .va ad"uiriendo con el uso una signi#icación cada ve) m$s imprecisa pronto aca(ar$ por designar una in#luencia cual"uiera! como a sucede en ingl.s! idioma en el "ue las pala(ras .ero en cam(io! no separamos de tal concepto a"uello "ue participa del nom(re de amor! o sea! de una parte! el amor del individuo a sí propio! de otra! el amor paterno el #ilial! la amistad el amor a la 'umanidad en general! a o(*etos concretos o a ideas a(stractas& Nuestra *usti#icación est$ en el 'ec'o de "ue la investigación psicoanalítica nos 'a ense4ado "ue todas estas tendencias constitu en la e%presión de los mismos movimientos instintivos "ue impulsan a los se%os a la unión se%ual! pero "ue en circunstancias distintas son desviados de este #in se%ual o detenidos en la consecución del mismo! aun"ue conservando de su esencia lo (astante para mantener reconoci(le su identidad& B3(negación! tendencia a la apro%imaciónC& Creemos! pues! "ue con la pala(ra .rmino& No es esto! desde luego! nada super#luo! pues la pala(ra .#ister en interesantes tra(a*os! cuando el apóstol .rmino perteneciente a la teoría de la a#ectividad& Designamos con .cultos.na'elegen.'a visto en esta denominación una o#ensa 'a tomado vengan)a de ella lan)ando contra el psicoan$lisis la acusación de .+ros.corresponden a las nuestras .n o desde un principio! cosa "ue me 'u(iera a'orrado numerosas o(*eciones& .l la energía /considerada como magnitud cuantitativa! aun"ue por a'ora no mensura(le/ de los instintos relacionados con todo a"uello suscepti(le de ser comprendido (a*o el concepto de amor& +l nódulo de lo "ue nosotros denominamos amor se 'alla constituído! naturalmente! por lo "ue en general se designa con tal pala(ra es cantado por los poetas! esto es! por el amor se%ual! cu o 2ltimo #in es la cópula se%ual& .a(lo ala(a el amor en su #amosa .BincitarC .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo testimonia precisamente de la in#luencia del psicoan$lisis& O(servo! en e#ecto! en los investigadores! un empe4o particular por #ormular correctamente el concepto de la sugestión! esto es! por #i*ar convencionalmente el uso de este t.amor-! en sus m2ltiples acepciones! 'a creado el lengua*e una síntesis per#ectamente *usti#icada "ue no podemos 'acer nada me*or "ue tomarla como (ase de nuestras discusiones e%posiciones cientí#icas& Con este acuerdo 'a desencadenado el psicoan$lisis una tempestad de indignación! como si se 'u(iera 'ec'o culpa(le de una innovación sacrílega& 6 sin em(argo! con esta concepción .latón presenta! por lo "ue respecta a sus orígenes! a sus mani#estaciones a su relación con el amor se%ual una per#ecta analogía con la energía amorosa! esto es! con la li(ido! del psicoan$lisis! coincidencia cumplidamente demostrada por Nac'manso'n .rminos .panse%ualismo-& 3"uellos "ue consideran la se%ualidad como algo vergon)oso 'umillante para la naturale)a 'umana pueden servirse de los t.de .3nregung.ero no lo 'e 'ec'o por"ue no me gusta ceder a la pusilanimidad& Nunca se sa(e adónde puede llevarle a uno .sugestión.del amor! no 'a creado el psicoan$lisis nada nuevo& +l .to suggest.ampli#icada.+rotismo-! m$s distinguidos& 3sí lo 'u(iera podido 'acer tam(i.suggestion..lo sit2a so(re todas las cosas! lo conci(e seguramente en el mismo sentido .+pístola a los corintios.

neas! esto es! compuestas de individuos seme*antes! no 'omog.n relaciones amorosas Bo para emplear una e%presión neutra! la)os a#ectivosC& Recordemos "ue los autores 'asta a'ora citados no 'a(lan ni una sola pala(ra de esta cuestión& 3"uello "ue corresponde a estas relaciones amorosas aparece oculto en ellos detr$s de la sugestión& Nuestra esperan)a se apo a en dos ideas& .De cierto os digo! "ue en cuanto lo 'icisteis a uno de estos mis 'ermanos pe"ue4itos! a mí lo 'icisteis-& .neas5 naturales arti#iciales o necesitadas de una coerción e%terior5 primitivas di#erenciadas! con un alto grado de organi)ación& 7as por ra)ones "ue luego ir$n apareciendo! insistiremos a"uí particularmente en una di#erenciación a la "ue los autores no 'an concedido a2n atención su#iciente& 7e re#iero a la de a"uellas masas "ue carecen de directores las "ue! por el contrario! los poseen& 6 en completa oposición con la general costum(re adoptada! no elegiremos como punto de partida de nuestras investigaciones una #ormación colectiva relativamente simple! sino masas arti#iciales! duraderas altamente organi)adas& La Iglesia el +*.amor a los dem$s-& 8 DOS 73S3S 3RTIFICI3L+S1 L3 I9L+SI3 6 +L +PQRCITO .rcito! reina! cuales"uiera "ue sean sus di#erencias en otros aspectos! una misma ilusión1 la ilusión de la presencia visi(le o invisi(le de un *e#e BCristo! en la iglesia católica! el general en *e#e en el +*.or lo "ue respecta a la mor#ología de las masas! recordaremos "ue podemos distinguir mu diversas variedades! direcciones mu divergentes e incluso opuestas en su #ormación constitución& +%isten! en e#ecto! multitudes e#ímeras otras mu duraderas5 'omog. estas asociaciones precisan de seme*antes garantías no nos interesa por el momento! sí! en cam(io! la circunstancia de "ue estas multitudes! altamente organi)adas protegidas en la #orma indicada! contra la disgregación! nos revelan determinadas particularidades "ue en otras se mantienen ocultas o disimuladas& +n la Iglesia / 'a(r$ de sernos mu venta*oso tomar como nuestra la Iglesia católica/ en el +*.rimeramente! la de "ue la masa tiene "ue 'allarse mantenida en co'esión por alg2n poder& =6 a "u.l la necesidad de 'allarse de acuerdo con ellos no en oposición a ellos! esto es! por . poder resulta #acti(le atri(uir tal #unción sino es al +ros "ue mantiene la co'esión de todo lo e%istente> +n segundo lugar! la de "ue cuando el individuo englo(ado en la masa renuncia a lo "ue le es personal se de*a sugestionar por los otros! e%perimentamos la impresión de "ue lo 'ace por sentir en .rcito! en la medida en "ue la coerción e%terior lo permitiese& +l igual amor de Cristo por sus #ieles todos! aparece claramente e%presado en las pala(ras1 .rito ninguno en avergon)arme de la se%ualidad& La pala(ra griega +ros! con la "ue se "uiere velar lo vergon)oso! no es en #in de cuentas! sino la traducción de nuestra pala(ra 3mor& 3dem$s! a"uel "ue sa(e esperar no tiene necesidad de 'acer concesiones& Intentaremos! pues! admitir la 'ipótesis de "ue en la esencia del alma colectiva e%isten tam(i.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo tal camino5 se empie)a por ceder en las pala(ras se aca(a a veces por ceder en las cosas& No encuentro m.rcito son masas arti#iciales! esto es! masas so(re las "ue act2a una coerción e%terior encaminada a preservarlas de la disolución a evitar modi#icaciones de su estructura& +n general! no depende de la voluntad del individuo entrar o no a #ormar parte de ellas! una ve) dentro! la separación se 'alla su*eta a determinadas condiciones cu o incumplimiento es rigurosamente castigado& La cuestión de sa(er por "u.ara cada uno de los individuos "ue componen la multitud cre ente! es Cristo un (ondadoso 'ermano ma or! una sustitución del padre& De este amor de Cristo se derivan todas las e%igencias de "ue se 'ace o(*eto al individuo cre ente! el aliento democr$tico "ue anima a la Iglesia depende de la igualdad .rcitoC! "ue ama con igual amor a todos los miem(ros de la colectividad& De esta ilusión depende todo! su desvanecimiento traería consigo la disgregación de la Iglesia o del +*.

rcito alem$n! representa(an una protesta del individuo contra el papel "ue le era asignado en el +*.dito! las #ant$sticas promesas de los catorce puntos del presidente americano! los *e#es militares alemanes! artistas de la guerra! no 'u(iesen visto "ue(rarse entre sus manos el magní#ico instrumento de "ue disponían& <a(remos de tener en cuenta! "ue en las dos masas arti#iciales de "ue venimos tratando /la Iglesia el +*.rcito/ se 'alla el individuo do(lemente ligado por la)os li(idinosos5 en primer lugar! al *e#e BCristo o el generalC! adem$s! a los restantes individuos de la colectividad& 7$s adelante investigaremos las relaciones e%istentes entre estos dos órdenes de la)os! viendo si son o no de igual naturale)a valor cómo pueden ser descritos psicológicamente& .rcito& +n respuesta a tal o(*eción! alegaremos "ue se trata de un caso distinto muc'o menos sencillo de #ormación colectiva! "ue los e*emplos de grandescapitanes! tales como C.sar! Jallenstein Napoleón! demuestran "ue dic'as ideas no son indispensa(les para el mantenimiento de la co'esión de un +*.ntica participación en el amor divino& No sin una pro#unda ra)ón se compara la comunidad cristiana a una #amilia se consideran los #ieles como 'ermanos en Cristo! esto es! como 'ermanos por el amor "ue Cristo les pro#esa& +n el la)o "ue une a cada individuo con Cristo 'emos de ver indiscuti(lemente la causa del "ue une a los individuos entre sí& 3n$logamente sucede en el +*.rcito se o(*etar$! con ra)ón! "ue prescinde en a(soluto de las ideas de patria! de gloria nacional! etc&! tan importantes para la co'esión del +*.stos camaradas unos de otros& Desde el punto de vista de la estructura! el +*.rcito& 7$s tarde! trataremos (revemente de la posi(le sustitución del *e#e por una idea directora de las relaciones entre esta a"u.n un peligro pr$ctico& +l militarismo prusiano! tan antipsicológico como la ciencia alemana! 'a e%perimentado "ui)$ las consecuencias de un tal error! en la gran guerra& Las neurosis de guerra "ue disgregaron el +*.rcito& +l *e#e es el padre "ue ama por igual a todos sus soldados! ra)ón por la cual son .rcito! parece constituir! incluso en a"uellos casos en los "ue no es el 2nico "ue act2a! no sólo un error teórico sino tam(i.rcito! seg2n las comunicaciones de +& Simmel! puede a#irmarse "ue la rude)a con "ue los *e#es trata(an a sus 'om(res! constitu ó una de las principales causas de tales neurosis& Si se 'u(iera atendido m$s a la mencionada aspiración li(idinosa del soldado! no 'a(rían encontrado! pro(a(lemente! tan #$cil cr.rcito se distingue de la Iglesia en el 'ec'o de 'allarse compuesto por una *erar"uía de masas de este orden& Cada capit$n es el general en *e#e el padre de su compa4ía! cada su(o#icial! de su sección& La Iglesia presenta asimismo una tal *erar"uía! pero "ue no desempe4a a en ella el mismo papel económico! pues 'a de suponerse "ue Cristo conoce me*or a sus #ieles "ue el general a sus soldados se ocupa m$s de ellos& Contra esta concepción de la estructura li(idinosa del +*.n! "ue la esencia de multitud consiste en los la)os li(idinosos e%istentes en ella& +l p$nico se produce cuando una tal multitud comien)a a disgregarse se caracteri)a por el 'ec'o de "ue las órdenes de los *e#es de*an de ser o(edecidas! no cuid$ndose a cada individuo sino de sí mismo! sin atender para nada a los dem$s& Rotos así los la)os recíprocos! surge un miedo inmenso e .l& La negligencia de este #actor li(idinoso en el +*.ero desde a'ora creemos poder reproc'ar a a los autores no 'a(er atendido su#icientemente a la importancia del director para la psicología de la masa& +n cam(io! nosotros nos 'emos situado en condiciones m$s #avora(les! por la elección de nuestro primer o(*eto de investigación! creemos 'a(er 'allado el camino "ue 'a de conducirnos a la e%plicación del #enómeno #undamental de la psicología colectiva! o sea de la carencia de li(ertad del individuo integrado en una multitud& Si cada uno de tales individuos se 'alla ligado! por sólidos la)os a#ectivos! a dos centros di#erentes! no 'a de sernos di#ícil derivar de esta situación la modi#icación la limitación de su personalidad! generalmente o(servadas& +l #enómeno del p$nico! o(serva(le en las masas militares con ma or claridad "ue en ninguna otra #ormación colectiva! nos demuestra tam(i.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo de todos los #ieles ante Cristo de su id.

rcito invadido por el p$nico ante un peligro "ue no supera la medida ordinaria "ue 'a sido a#rontado otras veces con per#ecta serenidad& .group mind-! se llega a la parado*a de "ue este alma colectiva se disolvería por sí misma en una de sus e%teriori)aciones m$s evidentes! pues es induda(le "ue el p$nico signi#ica la disgregación de la multitud! teniendo por consecuencia! la cesación de todas las consideraciones "ue antes se guarda(an recíprocamente los miem(ros de la misma& La causa típica de la e%plosión de un p$nico es mu an$loga a la "ue nos o#rece Nestro en su parodia del drama .ero el caso m$s instructivo me*or adaptado a nuestros #ines es el de un Cuerpo de +*.miedo colectivo-! podremos esta(lecer una amplia analogía& +l miedo del individuo puede ser provocado por la magnitud del peligro o por la ruptura de la)os a#ectivos Blocali)aciones de la li(idoC& +ste 2ltimo caso es el de la angustia neurótica& Del mismo modo! se produce el p$nico por la intensi#icación del peligro "ue a todos amena)a o por la ruptura de los la)os a#ectivos "ue garanti)a(an la co'esión de la masa! en este 2ltimo caso! la angustia colectiva presenta m2ltiples analogías con la angustia neurótica& 8iendo! como 7c& Dougall! en el p$nico! una de las mani#estaciones m$s características del . el miedo 'a llegado a tomar proporciones tan gigantescas& +llo no puede atri(uirse a la magnitud del peligro! pues el mismo +*.rdida del *e#e /en cual"uier sentido/ para "ue sur*a el p$nico& Con el la)o "ue les liga(a al *e#e desaparecen generalmente los "ue liga(an a los individuos entre sí la masa se pulveri)a como un #ras"uito (olo4.de <e((el& +n esta parodia! grita un guerrero1 .s al "ue se le rompe la punta& La disgregación de una masa religiosa resulta a m$s di#ícil de o(servar& Recientemente! 'e tenido ocasión de leer una novela inglesa de espíritu católico recomendada por el o(ispo de Londres /.rcito "ue en un momento dado sucum(e al p$nico! puede 'a(er arrostrado imp$vido! en otras ocasiones pró%imas! peligros muc'o ma ores! la esencia del p$nico est$ precisamente! en carecer de relación con el peligro "ue amena)a! desencadenarse! a veces! por causas insigni#icantes& Cuando el individuo integrado en una masa en la "ue 'a surgido el p$nico! comien)a a no pensar m$s "ue en sí mismo! demuestra con ello 'a(erse dado cuenta del desgarramiento de los la)os a#ectivos "ue 'asta entonces disminuían a sus o*os el peligro& 3'ora "ue se encuentra a aislado ante .p$nico.+l *e#e 'a perdido la ca(e)a-! todos los asirios emprenden la #uga& Sin "ue el peligro aumente! (asta la p.ero esta e%plicación racionalista es a(solutamente insatis#actoria! pues lo "ue se trata de e%plicar es precisamente por "u.l! tiene "ue estimarlo ma or& Resulta! pues! "ue el miedo p$nico presupone el rela*amiento de la estructura li(idinosa de la masa constitu e una *usti#icada reacción al mismo! siendo errónea la 'ipótesis contraria de "ue los la)os li(idinosos de la masa! "uedan destruídos por el miedo ante el peligro& +stas o(servaciones no contradicen la a#irmación de "ue el miedo colectivo crece 'asta ad"uirir inmensas proporciones (a*o la in#luencia de la inducción BcontagioC& +sta teoría de 7c& Dougall resulta e%acta en a"uellos casos en los "ue el peligro es realmente grande no e%isten en la masa sólidos la)os a#ectivos! circunstancias "ue se dan! por e*emplo! cuando en un teatro o una sala de reuniones estalla un incendio& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo insensato& Naturalmente! se nos o(*etar$ a"uí! "ue invertimos el orden de los #enómenos "ue es el miedo el "ue al crecer desmesuradamente se impone a toda clase de la)os consideraciones& 7c& Dougall 'a llegado incluso a utili)ar el caso del p$nico Baun"ue no del militarC como e*emplo modelo de su teoría de la intensi#icación de los a#ectos por contagio Bprimar inductionC& .J'en it Ias darD-/! en la "ue se descri(e! con tanta destre)a a mi *uicio! como e%actitud! una tal eventualidad sus consecuencias& +l autor imagina una .no posee una determinación precisa e ine"uívoca& 3 veces se emplea para designar el miedo colectivo! otras es aplicada al miedo individual! cuando el mismo supera toda medida! otras! por! 2ltimo! parece reservada a a"uellos casos en los "ue la e%plosión del miedo no se muestra *usti#icada por las circunstancias& D$ndole el sentido de .Pudit' <olo#ernes.or cierto "ue la pala(ra .

Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo conspiración! urdida en nuestros días! por enemigos de la persona de Cristo de la #e cristiana! "ue pretenden 'a(er conseguido descu(rir en Perusal.l& .s de su entierro! el cad$ver de Cristo5 traslad$ndolo de su primer enterramiento a a"uel otro& +ste descu(rimiento ar"ueológico signi#ica la ruina de los dogmas de la resurrección de Cristo de su naturale)a divina trae consigo la conmoción de la cultura europea un incremento e%traordinario de todos los crímenes violencias! 'asta el día en "ue la conspiración tramada por los #alsarios es descu(ierta denunciada& Lo "ue aparece en el curso de esta supuesta descomposición de la masa religiosa! no es el miedo! para el cual #alta todo prete%to! sino impulsos egoístas 'ostiles! a los "ue el amor com2n de Cristo 'acia todos los 'om(res 'a(ía impedido antes mani#estarse& .or este motivo! toda religión! aun"ue se denomine religión de amor! 'a de ser dura sin amor para con todos a"uellos "ue no pertene)can a ella& +n el #ondo! toda religión es una tal religión de amor para sus #ieles en cam(io! cruel e intolerante para a"uellos "ue no la reconocen& .n un sepulcro con una inscripción en la cual con#iesa Pos. de 3rimatea 'a(er su(straído! por ra)ones piadosas! tres días despu.n si una tendencia o un deseo suscepti(les de ser compartidos por un gran n2mero de personas! no podrían constituir asimismo una tal sustitución& La a(stracción podría! a su ve)! encarnar m$s o menos per#ectamente en la persona de un director secundario! entonces se esta(lecerían! entre el *e#e la idea! relaciones mu diversas e interesantes& +l director o la idea directora podrían tam(i.ero aun durante el reinado de Cristo 'a individuos "ue se 'allan #uera de tales la)os a#ectivos1 a"uellos "ue no #orman parte de la comunidad de los cre entes! no aman a Cristo ni son amados por .or di#ícil "ue ello pueda sernos personalmente! no de(emos reproc'ar demasiado al cre ente su crueldad su intolerancia! actitud "ue los incr.l& 3sí! investigaríamos si las primeras no son las m$s primitivas per#ectas5 si en las segundas no puede 'allarse sustituído el director por una idea o a(stracción Blas masas religiosas! o(edientes a una ca(e)a invisi(le5 constituirían el tipo de transiciónC5 tam(i.n revestir un car$cter negativo! esto es! el odio 'acia una persona o una institución .RO0L+73S 6 ORI+NT3CION+S <asta a"uí! 'emos investigado dos masas arti#iciales 'emos 'allado "ue aparecen dominadas por dos órdenes distintos de la)os a#ectivos! de los cuales! los "ue enla)an a los individuos con el *e#e! se nos muestran como m$s decisivos /al menos para ellos/ "ue los "ue enla)an a los individuos entre sí& 3'ora (ien! en la mor#ología de las masas! 'a(ría a2n muc'o "ue investigar descri(ir& <a(ría "ue comen)ar por esta(lecer "ue una simple reunión de 'om(res no constitu e una masa mientras no se den en ella los la)os antes mencionados! si (ien tendríamos "ue con#esar! al mismo tiempo! "ue en toda reunión de 'om(res surge mu #$cilmente la tendencia a la #ormación de masa psicológica& <a(ríamos de prestar luego atención a las diversas masas! m$s o menos permanentes! "ue se #orman de un modo espont$neo estudiar las condiciones de su #ormación de su descomposición& 3nte todo! nos interesaríamos particularmente por la di#erencia entre las masas "ue ostentan un director a"uellas "ue carecen de .dulos los indi#erentes podr$n adoptar sin trope)ar con o(st$culo ninguno psicológico& Si tal intolerancia no se mani#iesta 'o de un modo tan cruel violento como en siglos anteriores! no 'emos de ver en ello una dulci#icación de las costum(res de los 'om(res& La causa se'alla m$s (ien en la induda(le de(ilitación de los sentimientos religiosos de los la)os a#ectivos de ellos dependientes& Cuando una distinta #ormación colectiva se sustitu e a la religiosa! como a'ora parece conseguirlo la socialista! surgir$! contra los "ue permane)can #uera de ella! la misma intolerancia "ue caracteri)a(a las luc'as religiosas! si las di#erencias e%istentes entre las concepciones cientí#icas pudiesen ad"uirir a los o*os de las multitudes una igual importancia! veríamos producirse! por las mismas ra)ones! igual resultado& 8I OTROS .

ero al 'acerlo así! se 'irieron recíprocamente con sus p2as! 'u(ieron de separarse& O(ligados de nuevo a *untarse! por el #río! volvieron a pinc'arse a distanciarse& +stas alternativas de apro%imación ale*amiento duraron 'asta "ue les #u.ara(eln-C ning2n 'om(re soporta una apro%imación demasiado íntima a los dem$s& .tnicos a#ines se repelen recíprocamente5 el alem$n del Sur no puede aguantar al del Norte5 el ingl.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo determinadas! podría actuar an$logamente al a#ecto positivo provocar la)os a#ectivos seme*antes& 3simismo! 'a(ríamos de preguntarnos si el director es realmente indispensa(le para la esencia de la masa! etc..s el espa4ol desprecia al portugu.tera! etc.s de los pro(lemas psicológicos #undamentales "ue la estructura de una masa nos plantea& 6 ante todo! surge en nosotros una re#le%ión "ue nos muestra el camino m$s corto para llegar a la demostración de "ue la característica de una masa se 'alla en los la)os li(idinosos "ue la atraviesan& Intentaremos representarnos cómo se comportan los 'om(res mutuamente desde el punto de vista a#ectivo& Seg2n la c. dado 'allar una distancia media en la "ue am(os males resulta(an mitigados-& Con#orme al testimonio del psicoan$lisis! casi todas las relaciones a#ectivas íntimas! de alguna duración! entre dos personas /el matrimonio! la amistad! el amor paterno el #ilial/ de*an un depósito de sentimientos 'ostiles! "ue precisa! para desaparecer! del proceso de la represión& +ste #enómeno se nos muestra m$s claramente cuando vemos a dos asociados pelearse de continuo o al su(ordinado murmurar sin cesar contra su superior& +l mismo 'ec'o se produce cuando los 'om(res se re2nen para #ormar con*untos m$s amplios& Siempre "ue dos #amilias se unen por un matrimonio! cada una de ellas se considera me*or m$s distinguida "ue la otra& Dos ciudades vecinas ser$n siempre rivales el m$s insigni#icante cantón mirar$ con desprecio a los cantones limítro#es& Los grupos .ero toda esta intolerancia desaparece! #ugitiva o duraderamente en la masa& 7ientras "ue la #ormación colectiva se mantiene! los individuos se comportan como cortados por el mismo patrón5 toleran todas las particularidades de los otros! se consideran iguales a ellos no e%perimentan el menor sentimiento de aversión& Seg2n nuestras teorías! una tal restricción del narcisismo no puede ser provocada sino por un solo #actor1 por el enlace li(idinoso a otras personas& +l egoísmo no encuentra un límite m$s "ue en el amor a otros! el amor a o(*etos& Se nos preguntar$ a"uí si la simple comunidad de intereses! no 'a(ría de (astar por sí sola sin la intervención de elemento li(idinoso alguno! para inspirar al individuo tolerancia consideración con respecto a los dem$s& 3 esta .s 'a(la despectivamente del escoc.arerga und . se enla)a una tan grande sensi(ilidad a estos detalles de la di#erenciación& +n cam(io! es innega(le "ue esta conducta de los 'om(res revela una disposición al odio una agresividad! a las cuales podemos atri(uir un car$cter elemental& .aralipomena-! Ga parte! RRRI! .ero todas estas cuestiones! algunas de las cuales 'an sido a estudiadas en las o(ras de psicología colectiva! no consiguen apartar nuestro inter.s& La aversión se'ace m$s di#ícil de dominar cuanto ma ores son las di#erencias de este modo 'emos cesado a de e%tra4ar la "ue los galos e%perimentan por los germanos! los arios por los semitas los (lancos por los 'om(res de color& Cuando la 'ostilidad se dirige contra personas amadas decimos "ue se trata de una am(ivalencia a#ectiva nos e%plicamos el caso! pro(a(lemente de un modo demasiado racionalista! por los numerosos prete%tos "ue las relaciones mu íntimas o#recen para el nacimiento de con#lictos de intereses& +n los sentimientos de repulsión de aversión "ue surgen sin dis#ra) alguno contra personas e%tra4as con las cuales nos 'allamos en contacto! podemos ver la e%presión de un narcisismo "ue tiende a a#irmarse se conduce como si la menor desviación de sus propiedades particularidades individuales implicase una crítica de las mismas una invitación a modi#icarlas& Lo "ue no sa(emos es por "u.+n un crudo día invernal! los puercoespines de una manada se apretaron unos contra otros para prestarse mutuo calor& .le(re par$(ola de los puercoespines ateridos BSc'open'auer .tera& .9leic'nisse und .

nero e%istente de enlace a#ectivo a otra persona o si 'a(remos de tener en cuenta otros mecanismos& 3'ora (ien! el psicoan$lisis nos revela precisamente la e%istencia de estos otros mecanismos del enlace a#ectivo al descu(rirnos las identi#icaciones! procesos aun insu#icientemente conocidos di#íciles de descri(ir! cu o e%amen va a mantenernos ale*ados durante alg2n tiempo! de nuestro tema principal! la psicología colectiva& 8II L3 ID+NTIFIC3CIÓN La identi#icación es conocida al psicoan$lisis como la mani#estación m$s temprana de un enlace a#ectivo a otra persona! desempe4a un importante papel en la pre'istoria del comple*o de +dipo& +l ni4o mani#iesta un especial inter.l derivada! de proteger todo lo "ue era grato al alma #emenina! como el amor dese%uali)ado! 'omose%ual su(limado! por otros 'om(res! amor "ue nace del tra(a*o com2n& 3sí! pues! cuando o(servamos "ue en la masa surgen restricciones del egoísmo narcisista! ine%istentes #uera de ella! 'a(remos de considerar tal 'ec'o como una prue(a de "ue la esencia de la #ormación colectiva reposa en el esta(lecimiento de nuevos la)os li(idinosos entre los miem(ros de la misma& +l pro(lema "ue a"uí se nos plantea! es el de cu$l puede ser la naturale)a de tales nuevos la)os a#ectivos& +n la teoría psicoanalítica de las neurosis! nos 'emos ocupado 'asta a'ora! casi e%clusivamente! de los la)os "ue unen a a"uellos instintos eróticos "ue persiguen a2n #ines se%uales directos! con sus o(*etos correspondientes& +n la multitud no puede tratarse! evidentemente! de tales #ines& Nos 'allamos a"uí ante instintos eróticos "ue sin perder nada de su energía! aparecen desviados de sus #ines primitivos& 3'ora (ien! a dentro de los límites de la #i*ación se%ual ordinaria a o(*etos! 'emos o(servado #enómenos "ue corresponden a una desviación del instinto de su #in se%ual los 'emos descrito como grados del estado amoroso! reconociendo "ue comportan una cierta limitación del 6o& +n las p$ginas "ue siguen! vamos a e%aminar con particular atención estos #enómenos del enamoramiento! con la esperan)a /#undada! a nuestro *uicio/ de deducir de ellosconclusiones aplica(les a los la)os a#ectivos "ue atraviesan las masas& 3dem$s! "uisi.s por su padre5 "uisiera ser como .nero! la tolerancia durar$ tan sólo lo "ue dure el provec'o inmediato producido por la cola(oración de los dem$s& .ramos creer! pues la e%periencia 'a demostrado! "ue aun en los casos de simple cola(oración! se esta(lecen regularmente entre los camaradas relaciones li(idinosas! "ue van m$s all$ de las venta*as puramente pr$cticas e%traídas por cada uno! de la cola(oración& +n las relaciones sociales de los 'om(res volvemos a 'allar a"uellos 'ec'os "ue la investigación psicoanalítica nos 'a permitido o(servar en el curso del desarrollo de la li(ido individual& La li(ido se apo a en la satis#acción de las grandes necesidades individuales elige! como primeros o(*etos! a a"uellas personas "ue en ella intervienen& +n el desarrollo de la 'umanidad! como en el del individuo! es el amor lo "ue 'a revelado ser el principal #actor de civili)ación! aun "ui)$ el 2nico! determinando el paso del egoísmo al altruísmo& 6 tanto el amor se%ual a la mu*er! con la necesidad! de .l reempla)arlo en todo& .ero el valor pr$ctico de esta cuestión es menor de lo "ue pudi.ramos averiguar si esta clase de #i*ación a un o(*eto! tal como la o(servamos en la vida se%ual! es el 2nico g.odemos! pues! decir! "ue 'ace! de su padre! su ideal& +sta conducta no representa! en a(soluto! una actitud pasiva o #emenina con respecto al padre Bo al 'om(re en generalC! sino "ue es estrictamente masculina se concilia mu (ien con el comple*o de +dipo! a cu a preparación contri(u e& Simult$neamente a esta identi#icación con el padre o algo m$s tarde! comien)a el ni4o a tomar a su madre como o(*eto de sus instintos li(idinosos& 7uestra! pues! dos órdenes de enlaces! psicológicamente di#erentes& Uno! #rancamente se%ual a la madre! una identi#icación con el padre! al "ue considera como modelo "ue imitar& +stos dos enlaces .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo o(*eción! responderemos! "ue en tal #orma no puede producirse una limitación permanente del narcisismo! pues en las asociaciones de dic'o g.

Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo coe%isten durante alg2n tiempo sin in#luirse ni estor(arse entre sí& .Fragmento del an$lisis de una 'isteria-! imita Dora la tos de su padreC! entonces 'a(remos de descri(ir la situación diciendo! "ue la identi#icación 'a ocupado el lugar de laelección de o(*eto! trans#orm$ndose .=No "uerías ser tu madre> 6a lo 'as conseguido& .ues (ien! esta identi#icación puede resultar de dos procesos distintos& .n cerca de la madre& La identi#icación es! adem$s! desde un principio! am(ivalente! puede concretar! tanto en una e%teriori)ación cari4osa como en el deseo de supresión& Se comporta como una rami#icación de la primera #ase! la #ase oral! de la organi)ación de la li(ido! durante la cual el su*eto se incorpora(a al o(*eto ansiado estimado! comi.ramos .or lo menos! a e%perimentas sus mismos su#rimientos-& Tal es el mecanismo completo de la #ormación de síntomas 'ist.or este motivo! la identi#icación es siempre posi(le antes de toda elección de o(*eto& Lo "ue a resulta muc'o m$s di#ícil es construir una representación metapsicológica concreta de esta di#erencia& Todo lo "ue compro(amos es "ue la identi#icación aspira a con#ormar el propio 6o an$logamente al otro tomado como modelo& +n un síntoma neurótico! la identi#icación se enla)a a un con*unto m$s comple*o& Supongamos el caso de "ue la 'i*a contrae el mismo síntoma patológico "ue atormenta a la madre! por e*emplo una tos pertina)& .sta! por regresión! en una identi#icación& Sa(emos a "ue la identi#icación representa la #orma m$s temprana primitiva del enlace a#ectivo& +n las condiciones "ue presiden la #ormación de síntomas! ! por lo tanto! la represión! (a*o el r.ricos& .n puede suceder "ue el síntoma sea el mismo de la persona amada Basí! en nuestro .ero tam(i.rselos! no se come sino a"uellos a "uienes ama desde este punto de vista& 7$s tarde! perdemos de vista los destinos de esta identi#icación con el padre& .rico! algunas de sus amigas! conocedoras de los 'ec'os! ser$n víctimas de lo "ue pudi.n e%tra4o! "ue en am(os casos! la identi#icación no es sino parcial altamente limitada! content$ndose con tomar un solo rasgo de la persona/o(*eto& +n un tercer caso! particularmente #recuente signi#icativo! de #ormación de síntomas! la identi#icación se e#ect2a independientemente de toda actitud li(idinosa con respecto a la persona copiada& Cuando! por e*emplo! una *oven alumna de un pensionado reci(e! de su secreto amor! una carta "ue e%cita sus celos a la cual reacciona con un ata"ue 'ist.gimen de los mecanismos de lo inconsciente! sucede! con #recuencia! "ue la elección de o(*eto deviene de nuevo identi#icación! a(sor(iendo el 6o las cualidades del o(*eto& Lo singular es! "ue en estas identi#icaciones! copia el 6o unas veces a la persona no amada! otras en cam(io! a la amada& Tiene "ue parecernos tam(i.ero a medida "ue la vida psí"uica tiende a la uni#icación van apro%im$ndose! 'asta aca(ar por encontrarse de esta con#luencia nace el comple*o de +dipo normal& +l ni4o advierte "ue el padre le cierra el camino 'acia la madre! su identi#icación con .uede ser! primeramente! la misma del comple*o de +dipo! signi#icando! por lo tanto! el deseo 'ostil de sustituir a la madre! entonces! el síntoma e%presa la inclinación erótica 'acia el padre reali)a la sustitución deseada! pero (a*o la in#luencia directa de la consciencia de la culpa(ilidad1 .uede suceder "ue el comple*o de +dipo e%perimente una inversión! o sea! "ue adoptando el su*eto una actitud #emenina! se convierta el padre en el o(*eto del cual esperan su satis#acción los instintos se%uales directos! en este caso! la identi#icación con el padre constitu e la #ase preliminar de su conversión en o(*eto se%ual& +ste mismo proceso preside la actitud de la 'i*a con respecto a la madre& No es di#ícil e%presar en una #órmula esta di#erencia entre la identi#icación con el padre la elección del mismo como o(*eto se%ual& +n el primer caso! el padre es lo "ue se "uisiera ser5 en el segundo! lo "ue se "uisiera tener& La di#erencia est$! pues! en "ue el #actor interesado sea el su*eto o el o(*eto del 6o& .l ad"uiere por este 'ec'o! un mati) 'ostil! terminando por #undirse en el deseo de sustituirle tam(i.ndoselo! al 'acerlo así! lo destruía& Sa(ido es "ue el caní(al 'a permanecido en esta #ase1 ama a sus enemigos! esto es! gusta de ellos o los estima! para com.

nesis del 'omose%ualismo! es! con muc'a #recuencia! la siguiente1 el *oven 'a permanecido #i*ado a su madre! en el sentido del comple*o de +dipo! durante un lapso ma or del ordinario mu intensamente& Con la pu(ertad! llega luego el momento de cam(iar a la madre por otro o(*eto se%ual! entonces se produce un s2(ito cam(io de orientación1 el *oven no renuncia a la madre! sino "ue se identi#ica con ella! se trans#orma en ella (usca o(*etos suscepti(les de reempla)ar a su propio 6o a los "ue amar cuidar como .n se 'a ocupado a! ocasionalmente! de los di#íciles pro(lemas de la psicosis! 'a podido compro(ar la e%istencia de la identi#icación en algunos otros casos! de di#ícil interpretación& +%pondremos a"uí! detalladamente! dos de estos casos! a título de material para nuestras ulteriores re#le%iones& La g.l 'a sido amado cuidado por su madre& +s .Internationale Veitsc'ri#t .n una secreta intriga amorosa aceptar! (a*o la in#luencia del sentimiento de su culpa(ilidad! el su#rimiento con ella enla)ado& Sería ine%acto a#irmar "ue es por simpatía por lo "ue se asimilan el síntoma de su amiga& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo denominar la in#ección psí"uica su#rir$n! a su ve)! un igual ata"ue& +l mecanismo al "ue a"uí asistimos! es el de la identi#icación! 'ec'a posi(le por la actitud o la voluntad de colocarse en la misma situación& Las dem$s pueden tener tam(i.n! "ue estamos a2n mu le*os de 'a(er agotado el pro(lema de la identi#icación "ue nos 'allamos ante el proceso denominado .pro ección simp$ticaB+in#U'lungC por la psicología! proceso del "ue depende! en su ma or parte! nuestra comprensión del 6o de otras personas& .ste un proceso nada raro! "ue puede ser compro(ado cuantas veces se "uiera "ue! naturalmente! no depende en a(soluto de las 'ipótesis "ue puedan construirse so(re la #uer)a impulsiva org$nica los motivos de tan s2(ita trans#ormación& Lo m$s singular de esta identi#icación es su amplitud& +l 6o "ueda trans#ormado en un orden importantísimo! en el car$cter se%ual! con#orme al modelo de a"uel otro "ue 'asta a'ora constituía su o(*eto! "uedando entonces perdido o a(andonado el o(*eto! sin "ue de momento podamos entrar a discutir si el a(andono es total o permanece conservado el o(*eto en lo inconsciente& La sustitución del o(*eto a(andonado o perdido! por la identi#icación con .or lo contrario! la simpatía nace 2nicamente de la identi#icación! prue(a de ello es "ue tal in#ección o imitación se produce igualmente en casos en los "ue entre las dos personas e%iste menos simpatía "ue la "ue puede suponerse entre dos condiscípulas de una pensión& Uno de los 6o 'a advertido en el otro una importante analogía en un punto determinado Ben nuestro caso se trata de un grado de sentimentalismo igualmente pronunciadoC5 inmediatamente! se produce una identi#icación en este punto! (a*o la in#luencia de la situación patógena! se despla)a esta identi#icación 'asta el síntoma producido por el 6o imitado& La identi#icación por medio del síntoma se4ala así el punto de contacto de los dos 6o! punto de encuentro "ue de(ía mantenerse reprimido& Las ense4an)as e%traídas de estas tres #uentes pueden resumirse en la #orma "ue sigue1 ES! la identi#icación es la #orma primitiva del enlace a#ectivo de un o(*eto5 GS! siguiendo una dirección regresiva! se convierte en sustitución de un enlace li(idinoso a un o(*eto! como por intro ección del o(*eto en el 6o5 TS! puede surgir siempre "ue el su*eto descu(re en sí! un rasgo com2n con otra persona "ue no es o(*eto de sus instintos se%uales& Cuanto m$s importante sea tal comunidad! m$s per#ecta completa podr$ llegar a ser la identi#icación parcial constituir así el principio de un nuevo enlace& Sospec'amos a "ue el enlace recíproco de los individuos de una masa es de la naturale)a de una tal identi#icación! (asada en una amplia comunidad a#ectiva! podemos suponer "ue esta comunidad reposa en la modalidad del enlace con el caudillo& 3dvertimos tam(i.ero 'a(iendo de limitarnos a"uí a las consecuencias a#ectivas inmediatas de la identi#icación! de*aremos a un lado su signi#icación para nuestra vida intelectual& La investigación psicoanalítica! "ue tam(i.l! o sea la intro ección de este o(*eto en el 6o! son 'ec'os "ue a conocemos! 'a(iendo tenido ocasión de o(servarlos directamente en la vida in#antil& 3sí! la .

n! "ue era la 'eredera del narcisismo primitivo! en el cual el 6o in#antil se (asta(a a sí mismo! "ue poco a poco i(a tomando! de las in#luencias del medio! las e%igencias "ue .'a pu(licado recientemente el caso de un ni4o! "ue entristecido por la muerte de un gatito! declaró! a poco! ser .amar-& .n en .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo #Ur .l a'ora dic'o animal comen)ó a andar en cuatro patas! neg$ndose a comer en la mesa! etc&& +l an$lisis de la melancolía! a#ección "ue cuenta entre sus causas m$s evidentes la p.n nosotros reunimos teóricamente (a*o tal concepto5 pero de*ando en duda si este amor es el genuino verdadero! se4ala toda una escala de posi(ilidades dentro de los #enómenos amorosos! escala "ue no 'a de sernos di#ícil descu(rir& +n un cierto n2mero de casos! el enamoramiento no es sino un revestimiento de o(*eto por parte de los instintos se%uales! revestimiento encaminado a lograr una satis#acción se%ual directa "ue desaparece con la consecución de este #in& +sto es lo "ue conocemos como amor corriente o sensual& .NOSIS +l lengua*e usual permanece siempre #iel a una realidad cual"uiera! incluso en sus capric'os& 3sí! designa con el nom(re de .BIc'idealC le adscri(imos! como #unciones! la autoo(servación! la conciencia moral! la censura onírica la in#luencia principal en la represión& Di*imos tam(i.n satis#ec'a no 'a(ía de tardar en resurgir! 'u(o de ser el motivo inmediato de la persistencia del revestimiento del o(*eto se%ual aun en los intervalos en los "ue el su*eto no sentía la necesidad de .ero estas melancolías nos muestran a2n algo m$s! "ue puede sernos mu importante para nuestras ulteriores consideraciones& Nos muestran al 6o dividido en dos partes! una de las cuales com(ate implaca(lemente a la otra& +sta otra es la "ue 'a sido trans#ormada por la intro ección! la "ue entra4a el o(*eto perdido& .ero tampoco la parte "ue tan cruel se muestra con la anterior nos es desconocida& +ncierra en sí! la conciencia moral! una instancia crítica locali)ada en el 6o "ue tam(i.ero antes de poder utili)ar estos materiales para la inteligencia de la organi)ación li(idinosa de una masa! 'a(remos de considerar algunas otras relaciones recíprocas entre el o(*eto el 6o& 8III +N37OR37I+NTO + <I.rdida real o a#ectiva del o(*eto amado! nos o#rece otro e*emplo de esta intro ección del o(*eto& Uno de los principales caracteres de estos casos es la cruel auto'umillación del 6o! unida a una implaca(le autocrítica a los m$s amargos reproc'es& +l an$lisis 'a demostrado "ue estos reproc'es estas críticas se dirigen en el #ondo! contra el o(*eto! representan la vengan)a "ue de .mu diversas relaciones a#ectivas! "ue tam(i.amor.ero no olvidamos a4adir "ue la distancia entre este ideal del 6o el 6o actual es mu varia(le! seg2n los individuos! "ue en muc'os de ellos! no so(repasa tal di#erenciación en el seno del 6o! los límites "ue presenta en el ni4o& .pocas normales se 'a en#rentado críticamente con el mismo! aun"ue nunca tan implaca(le e in*ustamente& 6a en otras ocasiones Bcon motivo del narcisismo! de la triste)a de la melancolíaC 'emos tenido "ue construir la 'ipótesis de "ue en nuestro 6o se desarrolla una tal instancia! "ue puede separarse del otro 6o entrar en con#licto con .ero sa(emos mu (ien! "ue la situación li(idinosa no presenta siempre esta carencia de complicación& La certidum(re de "ue la necesidad reci.l toma el 6o& La som(ra del o(*eto 'a caído so(re el 6o! 'emos dic'o en otro lugar& La intro ección del o(*eto es a"uí de una evidente claridad& .ste plantea(a al 6o "ue el mismo no siempre podía satis#acer! de manera "ue cuando el 'om(re llega(a a 'allarse descontento de sí mismo! podía encontrar su satis#acción en el ideal del 6o! di#erenciado del 6o& +sta(lecimos! adem$s! "ue en el delirio de autoo(servación! se 'ace evidente la descomposición de esta instancia! revel$ndosenos así su origen en las in#luencias e*ercidas so(re el su*eto por las autoridades "ue 'an pesado so(re .l! sus padres! en primer lugar& .ideal del 6o.l& 3 esta instancia le dimos el nom(re de .s c'oanal se.

ero este mismo 'ec'o contri(u e a orientarnos& Reconocemos! en e#ecto! "ue el o(*eto es tratado como el propio 6o del su*eto "ue en el enamoramiento pasa al o(*eto una parte considera(le de li(ido narcisista& +n algunas #ormas de la elección amorosa! llega incluso a evidenciarse "ue el o(*eto sirve para sustituir un ideal propio no alcan)ado del 6o& 3mamos al o(*eto a causa de las per#ecciones a las "ue 'emos aspirado para nuestro propio 6o "ue "uisi.tiernos-& Sa(ido es "ue las tendencias .or la parte correspondiente a los instintos de ternura coartados en su #in! puede medirse el grado del enamoramiento en oposición al del simple deseo sensual& Dentro de este enamoramiento! nos 'a interesado desde un principio el #enómeno de la .anteriores "uedan conservadas con ma or o menor intensidad en lo inconsciente! de manera "ue la corriente total primitiva perdura en un cierto sentido& Con la pu(ertad! surgen nuevas tendencias mu intensas! orientadas 'acia los #ines se%uales directos& +n los casos menos #avora(les perduran separadas de las direcciones sentimentales .n sensualmente a causa de sus e%celencias psí"uicas! cuando! por lo contrario! es la in#luencia del placer sensual lo "ue nos 'a llevado a atri(uirles tales e%celencias& Lo "ue a"uí #alsea el *uicio es la tendencia a la ideali)ación& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo La singular evolución de la vida erótica 'umana nos o#rece un segundo #actor& +l ni4o encontró! durante la primera #ase de su vida! #ase "ue se e%tiende 'asta los cinco a4os! su primer o(*eto erótico en su madre Bla ni4a en su padreC! so(re este primer o(*eto erótico se concentraron todos sus instintos se%uales "ue aspira(an a 'allar satis#acción& La represión ulterior impuso el renunciamiento a la ma oría de estos #ines se%uales in#antiles de*ó tras de sí una pro#unda modi#icación de las relaciones del ni4o con sus padres& +l ni4o permanece en adelante ligado a sus padres! pero con instintos a los "ue podemos cali#icar de .coartados en sus #ines-& Los sentimientos "ue desde este punto e%perimenta 'acia tales personas amadas! son cali#icados de .ramos a'ora procurarnos por este rodeo! para satis#acción de nuestro narcisismo& 3 medida "ue la superestimación se%ual el enamoramiento se van acentuando! va 'aci.tiernas-! permanentes! en calidad de corriente sensual& O(tenemos! entonces! a"uel cuadro cu os dos aspectos 'an sido tan #recuentemente ideali)ados por determinadas orientaciones literarias& +l 'om(re muestra apasionada inclinación 'acia mu*eres "ue le inspiran un alto respeto! pero "ue no le incitan al comercio amoroso! en cam(io! sólo es potente con otras mu*eres a las "ue no .ndose cada ve) m$s #$cil la interpretación del cuadro& Las tendencias "ue aspiran a la satis#acción se%ual directa pueden su#rir una represión total! como sucede! por e*emplo! casi siempre! en el apasionado amor del adolescente5 el 6o se 'ace cada ve) menos e%igente m$s modesto! en cam(io! el o(*eto deviene cada ve) m$s magní#ico precioso! 'asta apoderarse de todo el amor "ue el 6o sentía por sí mismo! proceso "ue lleva naturalmente! al sacri#icio voluntario completo del 6o& .uede decirse "ue el o(*eto 'a devorado al 6o& +n todo enamoramiento! 'allamos rasgos de 'umildad! una limitación del narcisismo la tendencia a la propia minoración! rasgos "ue se nos muestran intensi#icados en los casos e%tremos! 'asta dominar sin competencia alguna el cuadro entero! por la desaparición de las e%igencias sensuales& +sto se o(serva m$s particularmente en el amor desgraciado! no correspondido! pues en .se%uales.superestimación se%ual-! esto es! el 'ec'o de "ue el o(*eto amado "ueda su(straído en cierto modo a la crítica! siendo estimadas todas sus cualidades en un m$s alto valor "ue cuando a2n no era amado o "ue las de personas indi#erentes& Dada una represión o retención algo e#ica) de las tendencias sensuales! surge la ilusión de "ue el o(*eto es amado tam(i.ama-! estima en poco o incluso desprecia& .ero lo m$s #recuente es "ue el *oven consiga reali)ar! en una cierta medida! la síntesis del amor espiritual ase%ual con el amor se%ual terreno! apareciendo caracteri)ada su actitud con respecto al o(*eto se%ual! por la acción con*unta de instintos li(res e instintos coartados en su #in& .

a(andono.or otra parte! podemos tam(i.el o(*eto& La distinción siguiente recaer$! "ui)$! so(re puntos m$s esenciales1 en el caso de la identi#icación! el o(*eto desaparece o "ueda a(andonado! es reconstruído luego en el 6o! "ue se modi#ica parcialmente con#orme al modelo del o(*eto perdido& +n el otro caso! el o(*eto su(siste! pero es dotado de todas las cualidades por el 6o a costa del 6o& 7as tampoco esta distinción "ueda li(re de o(*eciones& =+s acaso induda(le "ue la identi#icación presupone la cesación del revestimiento de o(*eto> =No puede mu (ien 'a(er identi#icación conserv$ndose el o(*eto> 7as antes de entrar en la discución de estas espinosas cuestiones! presentimos a! "ue la esencia de la situación entra4a otra alternativa! la de "ue el o(*eto sea situado en el lugar del 6o o en el del ideal del 6o& Del enamoramiento a la 'ipnosis no 'a gran distancia! siendo evidentes sus coincidencias& +l 'ipnoti)ado da! con respecto al 'ipnoti)ador! las mismas prue(as de 'umilde sumisión! docilidad ausencia de crítica! "ue el enamorado con respecto al o(*eto de su amor& Compru.l& +l 'ipnoti)ador es para el 'ipnoti)ado el 2nico o(*eto digno de atención5 todo lo dem$s se (orra ante .rmino! a título de posi(le #in ulterior& .sta por a"u.or tal limitación del n2mero se distingue la 'ipnosis de la #ormación colectiva! como se distingue del enamoramiento por la ausencia de tendencias se%uales directas& De este modo! viene a ocupar un lugar intermedio entre am(os estados& .(ase asimismo! en am(os! el mismo renunciamiento a toda iniciativa personal& +s induda(le "ue el 'ipnoti)ador se 'a situado en el lugar del ideal del 6o& La 2nica di#erencia es "ue en la 'ipnosis! se nos muestran todas estas particularidades con ma or claridad relieve! de manera "ue parecer$ m$s indicado e%plicar el enamoramiento por la 'ipnosis no .l su m$s importante componente& De todos modos! un detenido e%amen nos lleva a compro(ar "ue esta descripción muestra oposiciones ine%istentes en realidad& Desde el punto de vista económico no se trata ni de enri"uecimiento ni empo(recimiento! pues incluso el estado amoroso m$s e%tremo puede ser descrito diciendo "ue el 6o se 'a .n decir! "ue la relación 'ipnótica es /si se nos permite la e%presión/ una #ormación colectiva constituída por dos personas& La 'ipnosis se presta mal a la comparación con la #ormación colectiva! por ser m$s (ien id.l& +l 'ec'o de "ue el 6o e%perimente como en un sue4o todo lo "ue el 'ipnoti)ador e%ige a#irma! nos advierte "ue 'emos omitido mencionar! entre las #unciones del ideal del 6o! el e*ercicio de la prue(a de la realidad& No es de e%tra4ar "ue el 6o considere como real una percepción cuando la instancia psí"uica encargada de la prue(a de la realidad se pronuncia por la realidad de la misma& La total ausencia de tendencias con #ines se%uales no coartados! contri(u e a garanti)ar la e%trema pure)a de los #enómenos& La relación 'ipnótica es un a(andono amoroso total con e%clusión de toda satis#acción se%ual! mientras "ue en el enamoramiento! dic'a satis#acción no se 'alla sino temporalmente e%cluída perdura en segundo t.ntica a ella& Nos presenta aislado un elemento de la complicada estructura de la masa1 la actitud del individuo de la misma con respecto al caudillo& .del 6o al o(*eto! "ue no se di#erencia a del a(andono su(limado a una idea a(stracta! desaparecen por completo las #unciones adscritas al ideal del 6o& La crítica e*ercida por esta instancia enmudece! todo lo "ue el o(*eto 'ace o e%ige es (ueno e irreproc'a(le& La conciencia moral cesa de intervenir en cuanto se trata de algo "ue puede ser #avora(le al o(*eto! en la ceguedad amorosa! se llega 'asta el crimen sin remordimiento& Toda la situación puede ser resumida en la siguiente #órmula1 el o(*eto 'a ocupado el lugar del ideal del 6o& La di#erencia entre la identi#icación el enamoramiento en sus desarrollos m$s elevados! conocidos con los nom(res de #ascinación servidum(re amorosa! resulta #$cil de descri(ir& +n el primer caso! el 6o se enri"uece con las cualidades del o(*eto! se lo .intro ectado.intro ecta.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo el amor compartido cada satis#acción se%ual es seguida de una disminución de la superestimación del o(*eto& Simult$neamente a este .seg2n la e%presión de Ferenc)i5 en el segundo! se empo(rece! d$ndose por entero al o(*eto sustitu endo por .

nero& La 'ipnosis nos revelaría #$cilmente el enigma de la constitución li(idinosa de una multitud si no entra4ase tam(i.ara poder durar! tiene "ue 'allarse asociado desde un principio a componentes puramente tiernos! esto es! coartados en sus #ines! o e%perimentar en un momento dado! una transposición de este g.demasiado per#ecta! las cualidades de un individuo& Una tal masa primaria es una reunión de individuos! "ue 'an reempla)ado su ideal del 6o por un mismo o(*eto! a consecuencia de lo cual se 'a esta(lecido entre ellos una general recíproca identi#icación del 6o& IR +L INSTINTO 9R+93RIO Nuestra ilusión de 'a(er resuelto con la #órmula "ue antecede! el enigma de la masa! se desvanece al poco tiempo& No tardamos! e#ectivamente! en darnos cuenta de "ue! en realidad! no 'emos 'ec'o sino retraer el enigma de la masa al enigma de la 'ipnosis! el cual presenta! a su ve)! muc'os puntos oscuros& .n es mu atendi(le el 'ec'o de "ue la conciencia moral de las personas 'ipnoti)adas puede oponer una intensa resistencia! simult$nea a una completa docilidad sugestiva de la persona 'ipnoti)ada& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo +s mu interesante o(servar! "ue precisamente las tendencias se%uales coartadas en su #in son las "ue crean entre los 'om(res la)os m$s duraderos& .stos en actos! todos estos caracteres otros an$logos! de los "ue Le 0on nos 'a tra)ado un cuadro tan impresionante! representan sin duda alguna! una regresión de la actividad psí"uica a una #ase anterior en la "ue no e%tra4amos encontrar al salva*e o a los ni4os& Una tal regresión caracteri)a especialmente a las masas ordinarias! mientras "ue en las multitudes m$s organi)adas arti#iciales! pueden "uedar! como a sa(emos! .n! por su parte! rasgos "ue escapan a la e%plicación racional intentada 'asta a"uí! seg2n la cual constituiría un enamoramiento carente de tendencias se%uales directas& +n la 'ipnosis 'a a2n! en e#ecto! muc'a parte incomprendida de car$cter místico& Una de sus particularidades consiste en una especie de par$lisis resultante de la in#luencia e*ercida por una persona omnipotente so(re un su*eto impotente sin de#ensa! particularidad "ue nos apro%ima a la 'ipnosis provocada en los animales por el terror& +l modo de provocar la 'ipnosis su relación con el sue4o no son nada transparentes! la enigm$tica selección de las personas apropiadas para ella! mientras "ue otras se muestran totalmente re#ractarias! nos permite suponer "ue en la 'ipnosis se encuentra reali)ada una condición a2n desconocida! esencial para la pure)a de las actitudes li(idinosas& Tam(i.ero esto se e%plica #$cilmente por el 'ec'o de "ue no son suscepti(les de una satis#acción completa! mientras "ue las tendencias se%uales li(res e%perimentan una de(ilitación e%traordinaria por la descarga "ue tiene e#ecto cada ve) "ue el #in se%ual es alcan)ado& +l amor sensual est$ destinado a e%tinguirse en la satis#acción& .ero esto proviene! "ui)$! de "ue en la 'ipnosis! tal como 'a(itualmente se practica! contin2a el su*eto d$ndose cuenta de "ue no se trata sino de un *uego! de una reproducción #icticia de otra situación de importancia vital muc'o ma or& Las consideraciones "ue anteceden nos permiten! de todos modos! esta(lecer la #órmula de la constitución li(idinosa de una masa! por lo menos de a"uella "ue 'asta a'ora venimos e%aminando! o sea de la masa "ue posee un caudillo no 'a ad"uirido a2n! por una .odemos decirnos "ue los numerosos la)os a#ectivos dados en la masa (astan ciertamente para e%plicarnos uno de sus caracteres! la #alta de independencia e iniciativa del individuo! la identidad de su reacción con la de los dem$s! su descenso! en #in! a la categoría de unidad integrante de la multitud& .organi)ación.ero esta 2ltima! considerada como una totalidad! presenta a2n otros caracteres5 la disminución de la actividad intelectual! la a#ectividad e%enta de todo #reno! la incapacidad de moderarse retenerse! la tendencia a transgredir todo límite en la mani#estación de los a#ectos a la completa derivación de .ero una nueva re#le%ión nos indica el camino "ue a'ora 'emos de seguir& .

rmino! el #actor de la sugestión recíproca& Llamados! así! a la modestia! nos inclinaremos a dar oídos a otra vo) "ue nos promete una e%plicación (asada en principios m$s simples& Tomamos esta e%plicación del interesante li(ro de J& Trotter so(re el instinto gregario! lamentando tan sólo "ue el autor no 'a a conseguido sustraerse a las antipatías desencadenadas por la 2ltima gran guerra& Trotter deriva los #enómenos psí"uicos de la masa! antes descritos! de un instinto gregario BgregariousnessC! innato al 'om(re como a las dem$s especies animales& +ste instinto gregario es! desde el punto de vista (iológico! una analogía como una e%tensión de la estructura policelular de los organismos superiores! desde el punto de vista de la teoría de la li(ido! una nueva mani#estación de la tendencia li(idinosa de todos los seres 'omog.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo considera(lemente atenuados! tales caracteres regresivos& +%perimentamos así! la impresión de 'allarnos ante una situación en la "ue el sentimiento individual el acto intelectual personal son demasiado d.n por cada uno de .neos! a reunirse en unidades cada ve) m$s amplias& +l individuo se siente .n las resistencias con las "ue el m.cuando est$ solo& La angustia del ni4o pe"ue4o sería a una mani#estación de este instinto gregario& La oposición al re(a4o! el cual rec'a)a todo lo nuevo desacostum(rado! supone la separación de .l es! por lo tanto! temerosamente evitada& +l instinto gregario sería algo primario no suscepti(le de descomposición BI'ic' cannot (e split upC& Trotter considera como primarios los instintos de conservación nutrición! el instinto se%ual el gregario& +ste 2ltimo entra a veces en oposición con los dem$s& La consciencia de la culpa(ilidad el sentimiento del de(er serían las dos propiedades características del animal gregario& Del instinto gregario emanan asimismo seg2n Trotter! las #uer)as de represión "ue el psicoan$lisis 'a descu(ierto en el 6o! por consiguiente! tam(i.dico tropie)a en el tratamiento psicoanalítico& +l lengua*e de(e su importancia al 'ec'o de permitir la comprensión recíproca dentro del re(a4o! constituiría! en gran parte! la (ase de la identi#icación de los individuos gregarios& 3sí como Le 0on insiste particularmente so(re las #ormaciones colectivas pasa*eras! tan características! 7c& Dougall so(re las asociaciones esta(les! Trotter concentra toda su atención en a"uellas asociaciones m$s generales! dentro de las cuales vive el 'om(re! ese )Ion politicon "ue no se entienden! e intenta #i*ar sus (ases psicológicas& Considerando el instinto gregario! como un instinto elemental no suscepti(le de descomposición! prescinde! claro est$! de toda investigación de sus orígenes! su o(servación de "ue 0oris Sidis lo deriva de la sugesti(ilidad! resulta por completo super#lua! a#ortunadamente para .tera& +l enigma de la in#luencia sugestiva se 'ace a2n m$s oscuro cuando admitimos "ue es e*ercida no sólo por el caudillo so(re todos los individuos de la masa! sino tam(i.stos so(re los dem$s 'a(remos de reproc'arnos la unilateralidad con "ue 'emos procedido al 'acer resaltar casi e%clusivamente la relación de los individuos de la masa con el caudillo! relegando! en cam(io! a un segundo t.l! pues se trata de una tentativa de e%plicación a rec'a)ada en general! por insu#iciente! siendo! a nuestro *uicio! muc'o m$s acertada la proposición inversa! o sea la de "ue la sugesti(ilidad es un producto del instinto gregario& Contra la e%posición de Trotter puede o(*etarse! m$s *usti#icadamente a2n "ue contra las dem$s! "ue atiende demasiado poco al papel del caudillo& +n cam(io! nosotros creemos imposi(le llegar a la comprensión de la esencia de la masa 'aciendo a(stracción de su .(iles para a#irmarse por sí solos! sin el apo o de mani#estaciones a#ectivas e intelectuales! an$logas! de los dem$s individuos& +sto nos recuerda cu$n numerosos son los #enómenos de dependencia en la sociedad 'umana normal! cu$n escasa originalidad cu$n poco valor personal 'allamos en ella 'asta "u. punto se encuentra dominado el individuo por las in#luencias de un alma colectiva! tales como las propiedades raciales! los pre*uicios de clase! la opinión p2(lica! etc.incompleto.

.nurser -! como e#ectos de las relaciones entre los ni4os sus padres precisamente a título de reacción a la envidia con la "ue el 'i*o ma or acoge en un principio la intrusión de un nuevo 'ermanito& +l primero suprimiría celosamente al segundo! ale*$ndole de los padres despo*$ndole de todos sus derec'os! pero ante el 'ec'o positivo de "ue tam(i.n este 'ermanito /como todos los posteriores/ es igualmente amado por los padres! a consecuencia de la imposi(ilidad de mantener sin da4o propio su actitud 'ostil! el pe"ue4o su*eto se ve o(ligado a identi#icarse con los dem$s ni4os en el grupo in#antil se #orma entonces un sentimiento colectivo o de comunidad! "ue luego e%perimenta! en la escuela! un desarrollo ulterior& La primera e%igencia de esta #ormación reaccional es la de *usticia trato igual para todos& Sa(ido es con "u.n los dem$s tengan "ue renunciar a ellas! o lo "ue es lo mismo! no puedan reclamarlas& +sta reivindicación de igualdad es la raí) de la consciencia social del sentimiento del de(er se revela tam(i.nesis del instinto gregario& +l miedo "ue el ni4o pe"ue4o e%perimenta cuando le de*an solo! "ue Trotter considera a como una mani#estación del instinto gregario! es suscepti(le de otra interpretación m$s verosímil& +s la e%presión de un deseo insatis#ec'o! cu o o(*eto es la madre m$s tarde! otra persona #amiliar! deseo "ue el ni4o no sa(e sino trans#ormar en angustia& +sta angustia del ni4o "ue 'a sido de*ado solo! le*os de ser apaciguada por la aparición de un 'om(re cual"uiera .n de un modo totalmente inesperado en la .e%tra4os-& 3dem$s! el ni4o no muestra durante muc'o tiempo signo ninguno de un instinto gregario o de un sentimiento colectivo& 3m(os comien)an a #ormarse poco a poco en la .l a la terminación de un concierto& Cada una de ellas podría e%perimentar *usti#icadísimos celos de las dem$s! pero dado su n2mero la imposi(ilidad consiguiente de acaparar por completo al 'om(re amado! renuncian todas a ello! en lugar de arrancarse mutuamente los ca(ellos! o(ran como una multitud solidaria! o#recen su 'omena*e com2n al ídolo e incluso se considerarían dic'osas si pudieran distri(uirse entre todas! los (ucles de su ri)osa melena& Rivales al principio! 'an podido luego identi#icarse entre sí por el amor igual "ue pro#esan al mismo o(*eto& Cuando una situación instintiva es suscepti(le de distintosdesenlaces /como sucede en realidad! con la ma or parte de ellas/ no e%tra4aremos "ue so(revenga a"uel con el cual apare)ca enla)ada la posi(ilidad de una cierta satis#acción! en lugar de otro u otros "ue creíamos m$s naturales! pero a los "ue las circunstancias reales impiden alcan)ar tal #in& Todas a"uellas mani#estaciones de este orden! "ue luego encontramos en la sociedad! así! el compa4erismo! el espíritu de cuerpo! etc&! se derivan tam(i.n! incontesta(lemente! de la envidia primitiva& Nadie de(e "uerer so(resalir5 todos de(en ser o(tener lo mismo& La *usticia social signi#ica "ue nos re'usamos a nosotros mismos muc'as cosas! para "ue tam(i. #uer)a "u.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo *e#e& +l instinto gregario no de*a lugar alguno para el caudillo! el cual no aparecería en la masa sino casualmente& 3sí! pues! el instinto gregario e%clu e por completo la necesidad de un dios de*a al re(a4o sin pastor& . solidaridad se mani#iesta en la escuela esta reivindicación& 6a "ue uno mismo no puede ser el pre#erido! por lo menos! "ue nadie lo sea& +sta trans#ormación de los celos en un sentimiento colectivo entre los ni4os de una #amilia o de una clase escolar parecería inverosímil si m$s tarde! en circunstancias distintas! no o(serv$semos de nuevo el mismo proceso& Recu.de los si#ilíticos! angustia a cu a inteligencia nos 'a llevado el psicoan$lisis! mostr$ndonos "ue corresponde a la violenta luc'a de estos desdic'ados contra su deseo inconsciente de comunicar a los dem$s su en#ermedad! pues =por "u.or 2ltimo! tam(i.rdese la multitud de mu*eres muc'ac'as rom$nticamente enamoradas de un cantante o de un pianista "ue se agolpan en torno de .n puede re#utarse la tesis de Trotter con a uda de argumentos psicológicos! esto es! puede 'acerse! por lo menos! verosímil! la 'ipótesis de "ue el instinto gregario es suscepti(le de descomposición! no siendo primario en el mismo sentido "ue los instintos de conservación se%ual& No es! naturalmente! nada #$cil! perseguir la ontog.del re(a4o-! es provocada o intensi#icada por la vista de uno de tales .angustia de in#ección.

s BWroegerC! pero estimo a mu 'onroso! para una 'ipótesis! el "ue como .sa el su o>.+ste deseo (asta al re para reconocer a la mu*er "ue 'a perdido a su 'i*o& 3sí! pues! el sentimiento social reposa en la trans#ormación de un sentimiento primitivamente 'ostil en un enlace positivo de la naturale)a de una identi#icación& +n cuanto podemos seguir el proceso de esta trans#ormación5 creemos o(servar "ue se e#ect2a (a*o la in#luencia de un enlace com2n! a (ase de ternura! a una persona e%terior a la masa& +stamos mu le*os de considerar completo nuestro an$lisis de la identi#icación! mas para nuestro o(*eto nos (asta 'a(er 'ec'o resaltar la e%igencia de una a(soluta consecuente igualdad& 3 propósito de las dos masas arti#iciales! la Iglesia el +*.n toda masa 'umana puede reconstituir la 'orda primitiva& <a(remos! pues! de deducir! "ue la psicología colectiva es la psicología 'umana m$s antigua& 3"uel con*unto de elementos "ue 'emos aislado de todo lo re#erente a la masa! para constituir la psicología individual! no se 'a di#erenciado de la antigua psicología colectiva sino m$s tarde! mu poco a poco! aun .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo 'an de padecer ellos solos la temi(le in#ección "ue tantos goces les pro'i(e! mientras "ue otros se 'allan sanos participan de todos los placeres> Tam(i. 'a de conservar .rcito! 'emos visto "ue su condición previa consiste en "ue todos sus miem(ros sean igualmente amados por un *e#e& 3'ora (ien! no 'a(remos de olvidar "ue la reivindicación! de igualdad #ormulada por la masa! se re#iere tan sólo a los individuos "ue la constitu en! no al *e#e& Todos los individuos "uieren ser iguales! pero (a*o el dominio de un caudillo& 7uc'os iguales! capaces de identi#icarse entre sí! un 2nico superior! tal es la situación "ue 'allamos reali)ada en la masa dotada de vitalidad& 3sí! pues! nos permitiremos corregir la concepción de Trotter! diciendo "ue m$s "ue un .animal gregario-! es el 'om(re un . la 'ipótesis de C'& DarIin! seg2n la cual! la #orma primitiva de la sociedad 'umana 'a(ría sido la 'orda sometida al dominio a(soluto de un poderoso mac'o& Intent.! por entonces! demostrar! "ue los destinos de dic'a 'orda 'an de*ado 'uellas im(orra(les en la 'istoria 'ereditaria de la 'umanidad! so(re todo! "ue la evolución del totemismo! "ue englo(a los comien)os de la religión! la moral la di#erenciación social! se 'alla relacionada con la muerte violenta del *e#e con la trans#ormación de la 'orda paterna en una comunidad #raternal& +sto no es sino una nueva 'ipótesis "ue agregar a las muc'as construídas por los 'istoriadores de la 'umanidad primitiva! para intentar esclarecer las tinie(las de la pre'istoria! una .uesto "ue mi 'i*o me 'a sido arre(atado por la muerte /piensa una de las mu*eres/ =por "u.n la (ella an.RI7ITI83 +n EFEG! adopt.cdota del *uicio de Salomón encierra igual nódulo& ..sta! se muestre apropiada para relacionar e%plicar 'ec'os pertenecientes a sectores cada ve) m$s le*anos& 3'ora (ien! las masas 'umanas nos muestran nuevamente el cuadro! a conocido! del individuo dotado de un poder e%traordinario dominando a la multitud de individuos iguales entre sí! cuadro "ue corresponde e%actamente a nuestra representación de la 'orda primitiva& La psicología de dic'as masas! seg2n nos es conocida por las descripciones repetidamente mencionadas /la desaparición de la personalidad individual consciente! la orientación de los pensamientos los sentimientos en un mismo sentido! el predominio de la a#ectividad de la vida psí"uica inconsciente! la tendencia a la reali)ación inmediata de las intenciones "ue puedan surgir/! toda esta psicología! repetimos! corresponde a un estado de regresión a una actividad anímica primitiva! tal como la atri(uiríamos a la 'orda pre'istórica& La masa se nos muestra! pues! como una resurrección de la 'orda primitiva& 3sí como el 'om(re primitivo so(revive virtualmente en cada individuo! tam(i.*ust so stor -! como la denominó c'anceramente un ama(le crítico ingl.animal de 'orda-! esto es! un elemento constitutivo de una 'orda conducido por un *e#e& R L3 73S3 6 L3 <ORD3 .

pro(a(lemente por el menor de sus 'i*os! "ue 'asta entonces 'a(ía sido un individuo de la masa! como los dem$s& De(e! pues! de e%istir una posi(ilidad de trans#ormar la psicología colectiva en psicología individual de encontrar las condiciones en las cuales puede e#ectuarse tal trans#ormación an$logamente a como resulta posi(le a las a(e*as 'acer surgir de una larva! en caso de necesidad! una reina! en lugar de una o(rera& La 2nica 'ipótesis "ue so(re este punto podemos edi#icar! es la siguiente1 el padre primitivo impedía a sus 'i*os la satis#acción de sus tendencias se%uales directas5 les imponía la a(stinencia! por consiguiente a título de derivación! el esta(lecimiento de la)os a#ectivos "ue le liga(an a . punto 'a(remos de recti#icar nuestras anteriores a#irmaciones& La psicología individual tiene! en e#ecto! "ue ser por lo menos tan antigua como la psicología colectiva! pues desde un principio de(ió de 'a(er dos psicologías1 la de los individuos componentes de la masa la del padre! *e#e o caudillo& Los individuos de la masa se 'alla(an enla)ados unos a otros en la misma #orma "ue 'o ! mas el padre de la 'orda permanecía li(re! aun 'all$ndose aislado! eran en.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo 'o en día! tan sólo parcialmente& Intentaremos todavía indicar el punto de partida de esta evolución& La primera re#le%ión "ue surge en nuestro espíritu! nos muestra en "u.rgicos e independientes sus actos intelectuales& Su voluntad no precisa(a ser re#or)ada por la de otros& Deduciremos! pues! "ue su 6o no se encontra(a mu ligado por la)os li(idinosos "ue am$ndose so(re todo a sí mismo! sólo ama(a a los dem$s en tanto en cuanto le servían para la satis#acción de sus necesidades& Su 6o no da(a a los o(*etos m$s "ue lo estrictamente preciso& +n los al(ores de la 'istoria 'umana! #u.uede decirse "ue les impuso la psicología colectiva "ue esta psicología no es! en 2ltimo an$lisis! sino un producto de sus celos se%uales su intolerancia& 3nte su sucesor! se a(ría la posi(ilidad de la satis#acción se%ual! con ella! su li(eración de las condiciones de la psicología colectiva& La #i*ación de la li(ido a la mu*er! la posi(ilidad de satis#acer inmediatamente sin apla)amiento las necesidades se%uales! disminu eron la importancia de las tendencias se%uales coartadas en su #in elevaron el nivel del narcisismo& +n el 2ltimo capítulo de este tra(a*o! volveremos so(re esta relación del amor con la #ormación del car$cter& <aremos a2n resaltar! como especialmente instructiva! la relación e%istente entre la constitución de la 'orda primitiva la organi)ación "ue mantiene asegura la co'esión de una masa arti#icial& 6a 'emos visto "ue el +*.ero esto no es sino la trans#ormación idealista de las condiciones de la 'orda primitiva! en la "ue todos los 'i*os se sa(en igualmente perseguidos por el padre! "ue les inspira a todos el mismo temor& 6a la #orma inmediata de la sociedad 'umana! el clan tot.mico! reposa en esta trans#ormación! "ue a su ve) constitu e la (ase de todos los de(eres sociales& La in"ue(ranta(le #ortale)a de la #amilia! como #ormación colectiva natural! resulta de "ue en ella es una realidad e#ectiva el amor igual del padre 'acia todos los 'i*os& .l en primer lugar! luego! los unos a los otros& .rcito la Iglesia reposan en la ilusión de "ue el *e#e ama por igual a todos los individuos& .ero esta re#erencia de la masa a la 'orda primitiva 'a de o#recernos ense4an)as a2n m$s interesantes& <a de e%plicarnos lo "ue de incomprendido misterioso "ueda a2n en la . el padre de la 'orda primitiva el super'om(re cu o advenimiento espera(a Niet)sc'e en un le*ano #uturo& Los individuos componentes de una masa precisan todavía actualmente de la ilusión de "ue el *e#e les ama a todos con un amor *usto e"uitativo! mientras "ue el *e#e mismo no necesita amar a nadie! puede erigirse en due4o se4or! aun"ue a(solutamente narcisista! se 'alla seguro de sí mismo go)a de completa independencia& Sa(emos a! "ue el narcisismo limita el amor! podríamos demostrar! "ue actuando así! se 'a constituído en un importantísimo #actor de civili)ación& +l padre de la 'orda primitiva no era a2n inmortal como luego 'a llegado a serlo pordivini)ación& Cuando murió tuvo "ue ser reempla)ado lo #u.

ste en una actividad en la "ue el mundo tiene "ue parecerle desprovisto de todo inter.mana.'a pasado a su persona& La 'ipnosis puede ser provocada! asimismo! por otros medios /'aciendo #i*ar al su*eto la mirada en un o(*eto (rillante o escuc'ar un ruido monótono/ esta circunstancia 'a inducido a muc'os en error! dando ocasión a teorías #isiológicas insu#icientes& +n realidad! estos procedimientos no sirven m$s "ue para desviar #i*ar la atención consciente& +s como si el 'ipnoti)ador! di*ese al su*eto1 .cnico! pues su 2nica consecuencia sería arrancar al su*eto de su disposicióninconsciente e%citarle a la contradicción consciente& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo #ormación colectiva! a"uello "ue se oculta detr$s de los enigm$ticos conceptos de 'ipnosis sugestión& Recordemos! "ue la 'ipnosis lleva en sí algo in"uietante "ue este car$cter indica siempre la e%istencia de una represión de algo antiguo #amiliar& Recordemos igualmente! "ue la 'ipnosis es un estado inducido& +l 'ipnoti)ador pretende poseer un poder misterioso "ue despo*a de su voluntad al su*eto& O lo "ue es lo mismo1 el su*eto atri(u e al 'ipnoti)ador un tal poder& +sta #uer)a misteriosa a la "ue aun se da vulgarmente el nom(re de magnetismo animal! de(e ser la misma "ue constitu e! para los primitivos! la #uente del ta(25 a"uella misma #uer)a "ue emana de los re es de los *e#es "ue pone en peligro a "uienes se les acercan B.or medio de estos procedimientos! despierta! pues! el 'ipnoti)ador! una parte de la 'erencia arcaica del su*eto! 'erencia "ue se mani#estó a en su actitud con respecto a sus progenitores especialmente en su idea del padre! al "ue 'u(o de representar como una personalidad omnipotente peligrosa! con relación a la cual no ca(ía o(servar sino una actitud pasiva maso"uista! renunciando a toda voluntad propia considerando como una arriesgada audacia el 'ec'o de arrostrar su presencia& Tal 'u(o de ser! induda(lemente! la actitud del individuo de la 'orda primitiva con respecto al padre& Como a nos lo 'an mostrado otra reacciones! la aptitud personal para la resurrección de tales situaciones arcaicas varía muc'o de unos individuos a otros& De todos modos! el individuo puede conservar un conocimiento de "ue en el #ondo! la 'ipnosis no es sino un *uego! una .l& Cree! adem$s! distinguir dos clases de 'ipnosis1 una! acariciadora apaciguante! otra! amena)adora& La primera sería la 'ipnosis maternal5 la segunda! la 'ipnosis paternal& 3'ora (ien1 la orden de dormir no signi#ica! en la 'ipnosis! sino la invitación a retraer todo inter.ero mientras "ue el 'ipnoti)ador evita atraer so(re sus intenciones el pensamiento consciente del su*eto cae .mana-C& +l 'ipnoti)ador! "ue a#irma poseer esta #uer)a! la emplea ordenando al su*eto "ue le mire a los o*os& <ipnoti)a! de una manera típica! por medio de la mirada& Igualmente es la vista del *e#e lo "ue resulta peligroso e insosteni(le para el primitivo! como m$s tarde la de Dios para el cre ente& 7ois.todos indirectos del 'ipnotismo producen! pues! como algunas t.l& Los m.s! sucede "ue! en realidad! concentra inconscientemente toda su atención so(re el 'ipnoti)ador! entrando en estado de trans#erencia con .3'ora se va usted a ocupar e%clusivamente de mi persona5 el resto del mundo carece de todo inter.s del mundo e%terior concentrarlo en la persona del 'ipnoti)ador& 3sí la entiende! en e#ecto! el su*eto! pues esta desviación de la atención del mundo e%terior constitu e la característica psicológica del sue4o! en ella reposa el parentesco del sue4o con el estado 'ipnótico& .s-& Claro est$ "ue este discurso! pronunciado realmente por el 'ipnoti)ador! 'a(ría de ser contraproducente desde el punto de vista t.n sucede al intermediario de los primitivos! una parte del .s se ve o(ligado a servir de intermediario entre Pe'ov$ su pue(lo! por"ue este 2ltimo no puede soportar la vista de Dios! cuando vuelve del Sinaí! resplandece su rostro! pues como tam(i.cnicas del c'iste! el e#ecto de impedir determinadas distri(uciones de la energía psí"uica! "ue pertur(arían la evolución del proceso inconsciente! conducen! #inalmente! al mismo resultado "ue las in#luencias directas e*ercidas por la mirada o por los .pases-& Ferenc)i 'a deducido acertadamente! "ue con la orden de dormir intimada al su*eto al iniciar la 'ipnosis! se coloca el 'ipnoti)ador en el lugar de los padres de a"u.

sugestivamente-! esto es! por identi#icación& Reconocemos "ue nuestra contri(ución al esclarecimiento de la estructura li(idinosa de una masa se reduce a la distinción entre el 6o el ideal del 6o a la do(le naturale)a consiguiente del ligamen /identi#icación su(stitución del ideal del 6o por un o(*eto e%terior/& La 'ipótesis "ue postula esta #ase del 6o "ue! como tal! constitu e el primer paso del an$lisis del 6o! 'a(r$ de 'allar poco a poco su *usti#icación en los sectores m$s diversos de la psicología& +n mi estudio . la impresión de una #uer)a considera(le una gran li(ertad li(idinosa! para "ue la necesidad de un en.Introducción del narcisismo.rgico caudillo le salga al encuentro le revista de una omnipotencia a la "ue "ui)$ no 'u(iese aspirado *am$s& 3"uellos otros individuos! cu o ideal del 6o no encuentra en la persona del *e#e una encarnación por completo satis#actoria! son arrastrados luego .ndose a su ideal del 6o& La 'ipnosis puede ser designada como una #ormación colectiva de sólo dos personas& .'e intentado reunir los datos patológicos en los "ue puede apo arse la distinción mencionada! todo nos lleva a esperar! "ue un m$s pro#undo estudio de la psicosis 'a de 'acer resaltar .tera! puede! adem$s! elevarse 'asta un cierto grado de originalidad e independencia& Tales #ormaciones colectivas permanentes duraderas producen e#ectos uni#ormes! "ue no se imponen tan intensamente al o(servador como las mani#estaciones de las masas pasa*eras! de r$pida #ormación! "ue 'an proporcionado a Le 0on los elementos de su (rillante característica del alma colectiva! precisamente en estas multitudes ruidosas e#ímeras! superpuestas! por decirlo así! a las otras! es en las "ue se o(serva el milagro de la desaparición completa! aun"ue pasa*era! de toda particularidad individual& <emos intentado e%plicar este milagro! suponiendo "ue el individuo renuncia a su ideal del 6o! troc$ndolo por el ideal de la masa! encarnado en el caudillo& 34adiremos! a título de recti#icación! "ue el milagro no es igualmente grande en todos los casos& +l divorcio entre el 6o el ideal del 6o! es en muc'os individuos poco marcado& 3m(as instancias aparecen a2n casi con#undidas el 6o conserva todavía su anterior contento narcisista de sí mismo& La elección del caudillo "ueda considera(lemente #acilitada en estas circunstancias& 0astar$ "ue el mismo posea! con especial relieve! las cualidades típicas de tales individuos "ue d.ara poder aplicar esta de#inición a la sugestión 'a(remos de completarla! a4adiendo "ue en dic'a colectividad de dos personas! es necesario "ue el su*eto "ue e%perimenta la sugestión posea un convencimiento no (asado en la percepción ni en el ra)onamiento! sino en un la)o erótico& RI UN3 F3S+ D+L 6O Cuando pasamos a e%aminar la vida del individuo de nuestros días! teniendo presentes las diversas descripciones complementarias unas de otras! "ue los autores nos 'an dado! de la psicología colectiva! vemos surgir un c2mulo de complicaciones mu apropiado para desalentar toda tentativa de síntesis& Cada individuo #orma parte de varias masas! se 'alla ligado! por identi#icación! en mu diversos sentidos! 'a construído su ideal del 6o con#orme a los m$s di#erentes modelos& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo reviviscencia ilusoria de a"uellas impresiones antiguas! conocimiento "ue (asta para 'acer surgir una resistencia contra las consecuencias demasiado graves de la supresión 'ipnótica de la voluntad& +l car$cter in"uietante coercitivo de las #ormaciones colectivas! "ue se mani#iesta en sus #enómenos de sugestión! puede ser atri(uído! por lo tanto! a la a#inidad de la masa con la 'orda primitiva! de la cual desciende& +l caudillo es a2n el temido padre primitivo& La masa "uiere siempre ser dominada por un poder ilimitado& Xvida de autoridad! tiene! seg2n las pala(ras de 9ustavo Le 0on! una inagota(le sed de sometimiento& +l padre primitivo es el ideal de la masa! este ideal domina al individuo! sustitu .articipa así! de muc'as almas colectivas! las de su ra)a! su clase social! su comunidad con#esional! su estado! etc.

ero! de*ando a un lado esta cuestión! pasaremos a la aplicación de nuestros resultados& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo particularmente su importancia& 0asta re#le%ionar "ue el 6o entra! a partir de este momento! en la relación de un o(*eto con el ideal del 6o por .n! lo cómico! de(en de ser considerados desde este punto de vista& Todo conocedor de la psicología de la neurosis recordar$ #$cilmente numerosos e*emplos an$logos! aun"ue de un menor alcance& .odemos admitir per#ectamente! "ue la separación operada entre el 6o el ideal del 6o! no puede tampoco ser soportada durante muc'o tiempo 'a de e%perimentar! de cuando en cuando! una regresión& 3 pesar de todas las privaciones restricciones impuestas al 6o! la violación periódica de las pro'i(iciones constitu e la regla general! como nos lo demuestra la institución de las #iestas! "ue al principio no #ueron sino períodos durante los cuales "ueda(an permitidos por la le todos los e%cesos! circunstancias "ue e%plica su característica alegría& Las saturnales de los romanos nuestro moderno carnaval coinciden en este rasgo esencial con las #iestas de los primitivos! durante las cuales se entregan los individuos a orgías en las "ue violan los mandamientos m$s sagrados& +l ideal del 6o englo(a la suma de todas las restricciones a las "ue el 6o de(e plegarse! de este modo! el retorno del ideal al 6o tiene "ue constituir para .l! para 'allar de nuevo! en el sue4o! nuestro anterior estado de impasi(ilidad aislamiento del mundo e%terior& +ste retorno al estado anterior resulta! ciertamente! tam(i.ste! "ue encuentra de nuevo el contento de sí mismo! una magní#ica #iesta& La coincidencia del o con el ideal del o produce siempre una sensación de triun#o& +l sentimiento de culpa(ilidad Bo de in#erioridadC puede ser considerado como la e%presión de un estado de tensión entre el o el ideal& Sa(ido es! "ue 'a individuos cu o estado a#ectivo general oscila periódicamente! pasando desde una e%agerada depresión a una sensación de e%tremo (ienestar! a trav.l sa(emos "ue la esta(ilidad de esta nueva ad"uisición se 'alla e%puesta a incesantes conmociones& +n el sue4o en la neurosis! dic'o 6o desterrado! intenta! por todos los medios! #or)ar las puertas de la consciencia! protegidas por resistencias diversas! en el estado de salud despierta! recurrimos a arti#icios particulares! para acoger en nuestro 6o! lo reprimido! eludiendo las resistencias e%perimentando un incremento de placer& +l c'iste! el 'umorismo! en parte! tam(i.n! de unaadaptación al mundo e%terior! el cual! con la sucesión periódica del día la noc'e! suprime por un tiempo determinado! la ma or parte de las e%citaciones "ue so(re nosotros act2an& Un segundo caso de este g.nero! m$s importante para la patología! no aparece sometido a ninguna limitación an$loga& +n el curso de nuestro desarrollo! 'emos reali)ado una di#erenciación de nuestra composición psí"uica en un 6o co'erente un 6o inconsciente! reprimido! e%terior a .s de un cierto estadio intermedio& +stas oscilaciones presentan amplitudes mu diversas! desde las m$s impercepti(les 'asta las m$s e%tremas! como sucede en los casos de melancolía manía! estados "ue .l desarrollado! "ue pro(a(lemente! todos los e#ectos recíprocos desarrollados entre el o(*eto e%terior el 6o total! con#orme nos lo 'a revelado la teoría de la neurosis! se reproducen a'ora dentro del 6o& No me propongo e%aminar a"uí sino una sola de las consecuencias posi(les de este punto de vista! con ello! proseguir la aclaración de un pro(lema "ue en otro lugar 'u(e de de*ar ine%plicado& Cada una de las di#erenciaciones psí"uicas descu(iertas representa una di#icultad m$s para la #unción anímica! aumenta su inesta(ilidad puede constituir el punto de partida de un #allo de la misma! esto es de una en#ermedad& 3sí! el nacimiento representa el paso desde un narcisismo "ue se (asta por completo a sí mismo! a la percepción de un mundo e%terior varia(le al primer descu(rimiento de o(*etos& De esta transición! demasiado radical! resulta "ue no somos capaces de soportar durante muc'o tiempo el nuevo estado creado por el nacimiento nos evadimos periódicamente de .

n ignoramos el mecanismo por el "ue una manía se sustitu e a una melancolía& 3sí! serían .n verosímil! es "ue la miseria del melancólico constitu a la e%presión de una oposición mu aguda entre am(as instancias del 6o! oposición en la "ue el ideal! sensi(le en e%ceso! mani#iesta implaca(lemente su condena del 6o! con la manía del empe"ue4ecimiento de la auto'umillación& Tr$tase 2nicamente de sa(er si la causa de estas relaciones modi#icadas entre el 6o el ideal del 6o de(e ser (uscada en las re(eldías periódicas de "ue antes nos ocupamos! contra la nueva institución! o en otras circunstancias& La trans#ormación en manía no constitu e un rasgo indispensa(le del cuadro patológico de la depresión melancólica& +%isten melancolías simples! de un acceso 2nico! melancolías periódicas! "ue no corren *am$s tal suerte& 7as por otro lado! 'a melancolías en las "ue las ocasiones e%teriores desempe4an un evidente papel etiológico5 así! a"uellas "ue so(revienen a la p.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo atormentan o pertur(an pro#undamente la vida del su*eto atacado& +n los casos típicos de estos estados a#ectivos cíclicos! no parecen desempe4ar un papel decisivo las ocasiones e%teriores& Tampoco encontramos en estos en#ermos motivos internos m$s numerosos "ue en otros o di#erentes de ellos& 3sí! pues! se 'a tomado la costum(re de considerar estos casos como no psicógenos& 7$s adelante trataremos de otros casos! totalmente an$logos! de estados a#ectivos cíclicos! "ue pueden ser reducidos con #acilidad a traumas anímicos& Las ra)ones "ue determinan estas oscilaciones espont$neas de los estados a#ectivos son! pues! desconocidas& Tam(i.rdida de un ser amado! sea por muerte! sea a consecuencia de circunstancias "ue 'an o(ligado a la li(ido a desligarse de un o(*eto& Del mismo modo "ue las melancolías espont$neas! estas melancolías psicógenas pueden trans#ormarse en manía retornar luego de nuevo a la melancolía! repiti.stos! los en#ermos a los cuales podría aplicarse nuestra 'ipótesis de "ue su ideal del 6o se con#unde periódicamente con su 6o! despu.ndose este ciclo varias veces& La situación resulta! pues! 'arto oscura! tanto m$s! cuanto "ue 'asta a'ora! sólo mu pocos casos #ormas de la melancolía 'an sido sometidos a la investigación psicoanalítica& Los 2nicos casos a cu a comprensión 'emos llegado a! son a"uellos en los "ue el o(*eto "ueda a(andonado por 'a(erse demostrado indigno de amor& +n ellos! el o(*eto "ueda luego reconstituído en el 6o! por identi#icación! es severamente *u)gado por el ideal del 6o& Los reproc'es ata"ues dirigidos contra el o(*eto se mani#iestan entonces (a*o la #orma de reproc'es melancólicos contra la propia persona& Tam(i.s de 'a(er e*ercido so(re .n una melancolía de este 2ltimo g.l un riguroso dominio& Con el #in de evitar toda oscuridad! 'a(remos de retener lo siguiente1 desde el punto de vista de nuestro an$lisis del 6o! es induda(le "ue en el maníaco! el 6o el ideal del 6o se 'allan con#undidos! de manera "ue el su*eto! dominado por un sentimiento de triun#o de satis#acción! no pertur(ado por crítica alguna! se siente li(re de toda in'i(ición al a(rigo de todo reproc'e o remordimiento& 7enos evidente! pero tam(i.nero puede trans#ormarse en manía! de manera "ue esta posi(ilidad representa una particularidad independiente de los dem$s caracteres del cuadro patológico& No veo ninguna di#icultad en introducir en la e%plicación de las dos clases de melancolía! las psicógenas las espont$neas! el #actor de la re(elión periódica del 6o contra el ideal del 6o& +n las espont$neas! puede admitirse "ue el ideal del 6o mani#iesta una tendencia a desarrollar una particular severidad! "ue tiene luego! autom$ticamente por consecuencia! su supresión temporal& +n las melancolías psicógenas! el 6o sería incitado a la re(elión por el maltrato de "ue le 'ace o(*eto su ideal en los casos de identi#icación con un o(*eto rec'a)ado& RII CONSID+R3CION+S SU.L+7+NT3RI3S +n el curso de nuestra investigación! llegada a"uí a un #in provisional! 'emos visto .

ara cada uno de estos 'i*os constitu ó el padre el ideal a la ve) temido venerado! #uente de la noción ulterior del ta(2& 7as un día! se asociaron! mataron al padre le despeda)aron& Sin em(argo! ninguno de ellos pudo ocupar el puesto del vencido! si alguno intentó 'acerlo! vió al)arse contra .s de la supresión del padre& 3 título de compensación! reconoció! "ui)$! entonces! las divinidades maternales! servidas por sacerdotes "ue su#rían la castración! para garantía de la madre con#orme al e*emplo dado antes por el padre& Sinem(argo! la nueva #amilia no #u.n el descontento general! del cual surgió una nueva evolución& .rcito la Iglesia cristiana& +s evidente "ue el soldado convierte a su superior! o sea! en 2ltimo an$lisis! al *e#e del +*. sino una som(ra de la antigua! pues siendo muc'os los padres "ueda(a limitada la li(ertad de cada uno por los derec'os de los dem$s& +l descontento provocado por estas privaciones pudo decidir entonces a un individuo a .ndole1 .oco a poco! los miem(ros de la masa #raternal! se apro%imaron al resta(lecimiento del antiguo estado con#orme a un nuevo plan& +l 'om(re asumió otra ve) la *e#atura! pero sólo la de una #amilia! aca(ó con los privilegios del r. elevado m$s tarde a la categoría de Creador del mundo! elevación plenamente *usti#icada! puesto "ue #u.(il criatura! no puede pretender elevarse a la grande)a de alma a la capacidad de amor de Cristo& .l& <a de identi#icarse con Cristo amar a los dem$s cristianos como Cristo 'u(o de amarlos& La Iglesia e%ige! pues! "ue la disposición li(idinosa creada por la #ormación colectiva sea completada en dos sentidos& La identi#icación de(e acumularse a la elección de o(*eto el amor a la identi#icación& +ste do(le complemento so(repasa evidentemente la constitución de la masa& Se puede ser un (uen cristiano sin 'a(er tenido *am$s la idea de situarse en el lugar de Cristo e%tender! como .ara aclarar esta a#irmación 'a(remos de volver r$pidamente so(re el mito cientí#ico relativo al padre de la 'orda primitiva! cual #u.ero la Iglesia e%ige m$s de .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo a(rirse ante nosotros diversas perspectivas mu prometedoras! mas para no desviarnos de nuestro camino principal! 'emos tenido "ue de*arlas ine%ploradas& +n este 2ltimo capítulo de nuestro estudio! "ueremos volver so(re ellas someterlas a una r$pida investigación& 3&/ La distinción entre la identi#icación del 6o la sustitución del ideal del 6o por el o(*eto! 'alla una interesantísima ilustración en las dos grandes masas arti#iciales "ue antes 'emos estudiado1 el +*.LJie er rYuspert und Iie er spucDt! Das 'a(t i'r i'm glUcDlic' a(gegucDtM-& No sucede lo mismo en la Iglesia Católica& Cada cristiano ama a Cristo como su ideal se 'alla ligado por identi#icación a los dem$s cristianos& .ero este nuevo orden de cosas provocó tam(i.gimen matriarcal! instaurado despu.mica! cu os miem(ros go)a(an todos de los mismos derec'os se 'alla(an sometidos a las pro'i(iciones tot.l! la misma 'ostilidad! renov$ndose las luc'as! 'asta "ue todos se convencieron de "ue tenían "ue renunciar a la 'erencia del padre& +ntonces! constitu eron la comunidad #raternal tot.micas! "ue de(ían conservar el recuerdo del crimen e imponer su e%piación& .Jallenstein.de Sc'iller! se (urla el soldado de ca)adores del sargento de ca(allería! dici.rcito! en su ideal! mientras "ue! por otro lado! se identi#ica con sus iguales deduce de esta comunidad del 6o las o(ligaciones de la camaradería! o sea el au%ilio recíproco la comunidad de (ienes& .l! su amor a todos los 'umanos& +l 'om(re! d.ero este desarrollo de la distri(ución de la li(ido en la masa! es pro(a(lemente el #actor en el cual #unda el cristianismo su pretensión de 'a(er conseguido una moral superior& 0&/ Di*imos "ue era posi(le determinar! en el desarrollo psí"uico de la 'umanidad! el momento en el "ue el individuo pasó desde la psicología colectiva a la psicología individual& .ero si intenta identi#icarse con el *e#e! no conseguir$ sino ponerse en ridículo& 3sí! en la primera parte del . "uien engendró a todos los 'i*os "ue compusieron la primera multitud& .

roe "ue 'a de reali)ar una magna empresa /generalmente el 'i*o menor! "ue ante el su(rogado del padre se 'a #ingido! muc'as veces! idiota! esto es! ino#ensivo/ no consigue llevarla a ca(o sino con a uda de una multitud de animalitos Ba(e*as! 'ormigasC& +stos animales no serían sino la representación sim(ólica de los 'ermanos de la 'orda primitiva! del mismo modo "ue en el sim(olismo del sue4o! los insectos los par$sitos representan a los 'ermanos 'ermanas del su*eto Bconsiderados despectivamente como ni4os pe"ue4osC& 3dem$s! en cada una de las empresas de "ue 'a(lan los mitos las #$(ulas puede reconocerse #$cilmente una sustitución del 'ec'o 'eroico& 3sí! pues! el mito constitu e el paso con el "ue el individuo se separa de la psicología colectiva& +l primer mito #u.roe "ue en el #ondo! no es sino . seguramente de orden psicológico! el mito del '.roe la 'a)a4a "ue 'u(o de ser o(ra de la 'orda entera& .roe/ dios padre& .Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo separarse de la masa asumir el papel del padre& +l "ue 'i)o esto #u.roe se enla)a pro(a(lemente a la personalidad del m$s *oven de los 'i*os! el cual! pre#erido por la madre protegido por ella contra los celos paternos! era el "ue sucedía al padre en la .pico! el progreso en cuestión no se reali)ó sino en su #antasía& +ste poeta trans#ormó la realidad en el sentido de sus deseos! e inventó así el mito 'eroico& +l '.roe era a"uel "ue sin au%ilio ninguno! 'a(ía matado al padre! el cual aparece a2n en el mito! como un monstruo tot.ero los o entes sa(en comprender al poeta pueden identi#icarse con el '.ero 'asta la elevación del padre primitivo! *am$s olvidado! no ad"uirió la divinidad los rasgos "ue 'o nos muestra& C&/ <emos 'a(lado con #recuencia en el curso del presente tra(a*o! de instintos se%uales directos de instintos se%uales coartados en su #in! esperamos "ue esta disposición no 'a a 'ec'o surgir en el lector demasiadas o(*eciones& Sin em(argo! creemos conveniente volver a"uí so(re ella! m$s detenidamente! aun a riesgo de repetir lo a e%puesto en otros lugares& +l primero m$s aca(ado e*emplo de instintos se%uales coartados en su #in nos 'a sido o#recido por la evolución de la li(ido en el ni4o& Todos los sentimientos "ue el ni4o e%perimenta por sus padres guardadores! perduran sin limitación alguna! en los deseos "ue e%teriori)an sus tendencias se%uales& +l ni4o e%ige de estas personas amadas! todas las ternuras "ue le son conocidas5 "uiere (esarlas! tocarlas contemplarlas5 a(riga la curiosidad de ver sus órganos genitales asistir a la reali)ación de sus m$s íntimas #unciones5 promete casarse con su madre o con su ni4era! cual"uiera "ue sea la idea "ue se #orme del matrimonio5 se propone tener un 'i*o de su padre! etc& Tanto la o(servación directa como el e%amen analítico ulterior de los restos in#antiles no de*an lugar a dudas so(re la coe%istencia de sentimientos tiernos celosos e intenciones se%uales nos .ero seg2n 'a o(servado RanD! la le enda conserva 'uellas mu claras de la situación real! po.tica de las realidades de estas .mico& 3sí como el padre 'a(ía sido el primer ideal del adolescente! el poeta creó a'ora! con el '.poca primitiva& La ela(oración po.pocas! trans#ormó pro(a(lemente a la mu*er! "ue no 'a(ía sido sino el premio de la luc'a la ra)ón del asesinato! en instigadora cómplice activa del mismo& +l mito atri(u e e%clusivamente al '.roe "ue aspira a suplantar al padre! el primer ideal del 6o& La idea del '.ticamente des#igurada& Sucede en ella con #recuencia! e#ectivamente! "ue el '.roe& +l mito e%plicativo de la Naturale)a no surgió sino m$s tarde& +l poeta "ue dió este paso se separó así! imaginativamente! de la multitud! sa(e! sin em(argo! 'allar! en la realidad! seg2n otra o(servación de RanD! el retorno a ella! endo a relatar a la masa las 'a)a4as "ue su imaginación atri(u e a un '.roe& +s mu posi(le "ue el '.roe por .l inventado! '.roe divini)ado sea anterior al dios/padre! constitu a el precursor del retorno del padre primitivo como divinidad& Las divinidades se 'a(rían! pues! sucedido en el siguiente orden cronológico1 diosa madre /'. el primer poeta .l mismo& De este modo! retorna el poeta a la realidad elevando a sus o entes a la altura de su imaginación& .roe merced al 'ec'o de compartir su actitud! llena de deseos irreali)ados! con respecto al padre primitivo& La mentira del mito 'eroico culmina en la divini)ación del '.

n la pro%imidad corporal la vista de la persona amada! pero con un amor de sentido .de 7oliZreC& +l nacimiento mismo de estos enlaces a#ectivos! nada intencionados al principio! a(re un camino mu #recuentado a la elección se%ual de o(*eto& +n .La piedad del conde de Vin)endor#-! 'a mostrado . punto 'ace el ni4o! de la persona amada! el o(*eto de todas sus tendencias se%uales! a2n mal centradas& +sta primera #orma "ue el amor reviste en el ni4o "ue se relaciona íntimamente con el comple*o de +dipo! sucum(e! como a sa(emos! al iniciarse el período de latencia! (a*o el imperio de la represión! no "uedando de ella sino un enlace a#ectivo! puramente tierno! a las mismas personas! enlace "ue a no puede ser cali#icado de .odemos ver en esta desviación del #in un principio de .s de 'a(er surgido de ellos& Sa(ido es con cu$nta #acilidad las relaciones a#ectivas de car$cter amistoso #undadas en el reconocimiento la admiración /así las "ue se esta(lecen entre el maestro las discípulas o entre el artista sus admiradoras/ se trans#orman! so(re todo en la mu*er! en deseos eróticos Brecu.de los instintos se%uales! o tam(i.n ale*ar a2n m$s los límites de estos 2ltimos& Los instintos se%uales coartados presentan una gran venta*a #uncional so(re los no coartados& No siendo suscepti(les de una satis#acción total resultan particularmente apropiados para crear enlaces duraderos! mientras "ue los instintos se%uales directos pierden! despu.a la persona correspondiente o su representación sim(ólica BimagoC& Desde luego! es necesaria una investigación especial para compro(ar si en un caso dado su(siste a2n esta corriente se%ual anterior en estado de represión o si 'a desaparecido por completo& O precisando m$s1 est$ demostrado "ue dic'a corriente e%iste a2n como #orma posi(ilidad es suscepti(le de ser activada en cual"uier momento a consecuencia de una regresión5 tr$tase 2nicamente de sa(er / no siempre lo conseguimos/ cu$les son su carga su e#icacia actuales& +n esta investigación 'a(remos de evitar por igual! dos escollos1 la estimación insu#iciente de lo inconsciente reprimido la tendencia a aplicar a lo normal el criterio "ue aplicamos a lo patológico& 3nte la psicología! "ue no "uiere o no puede penetrar en las pro#undidades de lo reprimido! se presentan los movimientos a#ectivos de car$cter tierno como e%presión de tendencias e%entas de todo car$cter se%ual! aun"ue 'a an surgido de otras cu o #in era la se%ualidad& .rdese el .sensual.pauliniano-& .se%ual-& +l psicoan$lisis! "ue ilumina las pro#undidades de la vida anímica! demuestra sin di#icultad! "ue tam(i.stos despu.+m(rasse) moi pour lNamour du grec.s de cada satis#acción! una gran parte de su energía! en el intervalo entre esta de(ilitación su renacimiento por una nueva acumulación de li(ido! puede ser el o(*eto reempla)ado por otro& Los instintos coartados pueden me)clarse en cual"uier medida con los no coartados retornar a .or otro lado! la trans#ormación de tendencias se%uales directas! e#ímeras de por sí! en la)os duraderos simplemente tiernos! es un 'ec'o corriente! la consolidación de los matrimonios contraídos (a*o los auspicios de un apasionado amor reposa casi por completo en esta trans#ormación& No e%tra4aremos averiguar "ue las tendencias se%uales coartadas en su #in surgen de las directamente se%uales cuando o(st$culos interiores o e%teriores se oponen a la consecución de los #ines se%uales& La represión "ue tiene e#ecto en el período de latencia .odemos a#irmar con todo derec'o! "ue tales tendencias 'an sido desviadas de dic'os #ines se%uales! aun"ue resulte di#ícil descri(ir esta desviación del #in con#orme a las e%igencias de la metapsicología& De todos modos! estos instintos coartados en su #in conservan a2n algunos de sus #ines se%uales primitivos& +l 'om(re a#ectivo! el amigo el admirador (uscan tam(i.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo muestran 'asta "u.su(limación.n los enlaces se%uales de los primeros a4os in#antiles contin2an su(sistiendo! aun"ue reprimidos e inconscientes! nos autori)a a a#irmar "ue todo sentimiento tierno! constitu e la sucesión de un enlace plenamente .#ister con un e*emplo impresionante "ue no es seguramente el 2nico! la #acilidad con "ue un intenso ligamen religioso se trans#orma en ardiente deseo se%ual& .

ero re#le%ionando m$s detenidamente! 'allamos "ue esta o(*eción no es en el #ondo sino una con#irmación& Una de las reacciones provocadas por el parricidio #u.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo es uno de tales o(st$culos interiores& Di*imos antes! "ue el padre de la 'orda primitiva! con su intolerancia se%ual! condena(a a todos sus 'i*os a la a(stinencia! imponi.ste a la limitación del amor a dos personas /una cum uno/! limitación "ue parece prescrita por la modalidad del #in genital& Las inclinaciones polig$micas 'u(ieron de contentarse con la sucesiva sustitución de un o(*eto por otro& Las dos personas reunidas para lograr la satis#acción se%ual constitu en! por su deseo de soledad! un argumento viviente contra el instinto gregario el sentimiento colectivo& Cuanto m$s enamoradas est$n! m$s completamente se (astan& La repulsa de la in#luencia de la masa se e%teriori)a como sentimiento de pudor& Las violentas emociones suscitadas por los celos sirven para proteger la elección se%ual de o(*eto contra la in#luencia "ue so(re ella pudiera e*ercer un ligamen colectivo& Sólo cuando el #actor tierno por lo tanto! personal! de la relación amorosa! desaparece por completo ante el #actor se%ual! es cuando se 'ace posi(le el p2(lico comercio amoroso de una pare*a o la reali)ación de actos se%uales simult$neos dentro de un grupo! como sucede en la orgía& .terose%ual! pues la masa no se 'alla di#erenciada seg2n los se%os 'ace a(stracción! particularmente! de los #ines de la organi)ación genital de la li(ido& Las tendencias se%uales directas conservan un cierto car$cter de individualidad aun en el .ero con ello se e#ect2a una regresión a un estado anterior de las relaciones se%uales! en el cual no desempe4a(a a2n papel ninguno el amor propiamente dic'o se da(a igual valor a todos los o(*etos se%uales! apro%imadamente en el sentido de la maligna #rase de 0ernard S'aI1 .ero con esto nos 'emos apro%imado a la discusión de un nuevo tema1 a la relación de los instintos se%uales directos con la #ormación colectiva& D&/ Las dos 2ltimas o(servaciones nos de*an a entrever! "ue las tendencias se%uales directas son des#avora(les para la #ormación colectiva& +n el curso de la evolución de la #amilia! 'a 'a(ido ciertamente relaciones se%uales colectivas Bel matrimonio en grupoC! pero cuanto m$s importante se #u.mica! la pro'i(ición de todo contacto se%ual con las mu*eres de la #amilia! amadas desde la ni4e)& De este modo! se operó una escisión entre los sentimientos tiernos los sentimientos sensuales del 'om(re! escisión cu os e#ectos se 'acen sentir a2n en nuestros días& 3 consecuencia de esta e%ogamia se vió o(ligado el 'om(re a satis#acer sus necesidades se%uales con mu*eres e%tra4as a .n la oposición entre el amor se%ual el ligamen colectivo se 'a(ría desarrollado tardíamente& +sta 'ipótesis puede parecer a primera vista! incompati(le con nuestro mito de la #amilia primitiva& Seg2n .+star enamorado signi#ica e%agerar desmesuradamente la di#erencia entre una mu*er otra-& +%isten numerosos 'ec'os "ue testimonian "ue el enamoramiento no apareció sino (astante tarde en las relaciones se%uales entre el 'om(re la mu*er! resultando así! "ue tam(i. la institución de la e%ogamia tot. 'aciendo para el 6o el amor se%ual m$s capa) de amor el individuo! m$s tendió .ndoles! así! enlaces coartados en su #in! mientras "ue! por su parte! se reserva(a el li(re placer se%ual permanecía! deeste modo! independiente de todo ligamen& Todos los enlaces en los "ue reposa la masa! son de la naturale)a de los instintos coartados en su #in& .rcito! no e%iste lugar ninguno para la mu*er como o(*eto se%ual& La relación amorosa entre el 'om(re la mu*er "ueda #uera de estas organi)aciones& Incluso en las multitudes integradas por 'om(res mu*eres! no desempe4an papel ninguno las di#erencias se%uales& Carece de todo sentido preguntar si la li(ido "ue mantiene la co'esión de las multitudes es de naturale)a 'omose%ual o '.l "ue no le inspira(an amor ninguno& +n las grandes masas arti#iciales! la Iglesia el +*.l! la 'orda #raternal 'u(o de ser incitada al parricidio por el amor 'acia las madres las 'ermanas! es di#ícil representarse este amor de otro modo "ue como un amor primitivo completo! esto es! como una íntima unión de amor tierno amor se%ual& .

nesis de la li(ido 'umana5 la 'ipnosis 'a(ría su(sistido como disposición! la masa! adem$s! como supervivencia directa& La sustitución de las tendencias se%uales directas por las coartadas #avorece en estos dos estados! la separación entre el 6o el ideal del 6o! separación "ue se inició a en el enamoramiento& La neurosis se separa de esta serie& Tam(i.n ella reposa en una particularidad de la evolución de la li(ido 'umana1 en la do(le articulación de la #unción se%ual directa! interrumpida por el período de latencia& +n este aspecto! comparte con la 'ipnosis la .utico esta oposición entre la neurosis la #ormación colectiva& Incluso a"uellos "ue no lamentan la desaparición de las ilusiones religiosas en el mundo civili)ado moderno convendr$n en "ue mientras tales ilusiones conservaron su #uer)a! constitu eron! para los "ue vivían (a*o su dominio! la m$s en.odemos completar esta #órmula! a4adiendo1 estos síntomas pueden tam(i.uede decirse "ue la neurosis es! para las multitudes! un #actor de disgregación en el mismo grado "ue el amor& 3sí! o(servamos inversamente "ue siempre "ue se mani#iesta una en.n el amor 'a inducido a muc'os eclesi$sticos a salir de la Iglesia& Del mismo modo! el amor a la mu*er rompe los la)os colectivos de la ra)a! la nacionalidad la clase social lleva así a ca(o una importantísima la(or de civili)ación& .ndole de las #ormaciones colectivas 'a(ituales& .arece indiscuti(le "ue el amor 'omose%ual se adapta me*or a las la)os colectivos incluso allí donde aparece como una tendencia se%ual nocoartada! 'ec'o singular cu a e%plicación nos llevaría mu le*os& +l e%amen psicoanalítico de las psiconeurosis nos 'a ense4ado "ue sus síntomas se derivan de tendencias se%uales reprimidas! pero "ue permanecen en actividad& .n derivarse de tendencias se%uales coartadas en su #in! pero coartadas de un modo incompleto o "ue 'ace posi(le un retorno al #in se%ual reprimido& +sta circunstancia e%plica el "ue la neurosis 'aga asocial al individuo! e%tra .rgica tendencia a la #ormación colectiva se aten2an las neurosis e incluso llegan a desaparecer! por lo menos durante alg2n tiempo& Se 'a intentado! pues! *usti#icadamente! utili)ar con un #in terap.rgica protección contra el peligro de la neurosis& No es tampoco di#ícil reconocer en todas las ad'esiones a sectas o comunidades místicorreligiosas o #ilosó#icomísticas! la mani#estación del deseo de 'allar un remedio indirecto contra diversas neurosis& Todo esto se relaciona con la oposición entre tendencias se%uales directas tendencias se%uales coartadas en su #in& 3(andonado a sí mismo! el neurótico se ve o(ligado a sustituir las grandes #ormaciones colectivas! de las "ue se 'alla e%cluído! por sus propias #ormaciones sintom$ticas& Se crea su propio mundo imaginario! su religión su sistema de delirio reproduce así las instituciones de la 'umanidad en un aspecto des#igurado! "ue delata la poderosa contri(ución aportada por las tendencias se%uales directas& +&/ 3ntes de terminar! es(o)aremos! situ$ndonos en el punto de vista de la li(ido! un cuadro comparativo de los diversos estados de "ue nos 'emos ocupado1 el enamoramiento! la 'ipnosis! la #ormación colectiva la neurosis& +l enamoramiento reposa en la coe%istencia de tendencias se%uales directas tendencias se%uales coartadas en su #in! atra endo a sí el o(*eto una parte de la li(ido narcisista del 6o& +n este estado no ca(en sino el 6o el o(*eto& La 'ipnosis comparte con el enamoramiento la limitación a tales dos personas /el o(*eto el 6o/ pero reposa totalmente en tendencias se%uales coartadas en su #in coloca el o(*eto en el lugar del ideal del 6o& La masa multiplica este proceso! coincide con la 'ipnosis en la naturale)a de los instintos "ue mantienen su co'esión en la sustitución del ideal del 6o por el o(*eto! pero agrega a ello la identi#icación con otros individuos! #acilitada! "ui)$! primitivamente! por la igualdad de la actitud con respecto al o(*eto& +stos dos 2ltimos estados! la 'ipnosis la #ormación colectiva son residuos 'ereditarios de la #ilog.Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo individuo a(sor(ido por la masa& Cuando esta individualidad so(repasa un cierto grado! la #ormación colectiva "ueda disgregada& La Iglesia católica tuvo los me*ores motivos para recomendar a sus #ieles el celi(ato e imponerlo a sus sacerdotes! pero tam(i.

Sigmund Freud Psicología de las masas y análisis del yo #ormación colectiva el car$cter regresivo! del "ue carece el enamoramiento& Se produce siempre "ue el paso de los instintos se%uales directos a los instintos se%uales coartados no 'a podido e#ectuarse totalmente! corresponde a un con#licto entre los instintos acogidos en el 6o "ue 'an e#ectuado tal evolución las #racciones de dic'os mismos instintos "ue desde lo inconsciente reprimido / al igual de otros movimientos instintivos totalmente reprimidos/ tienden a su satis#acción directa& La neurosis posee un contenido mu rico! pues entra4a todas las relaciones posi(les entre el 6o el o(*eto! tanto a"uellas en las "ue el o(*eto es conservado como a"uellas en las "ue es a(andonado o erigido en el 6o! porotro lado! las relaciones emanadas de con#lictos entre el 6o el ideal del 6o& Libros Tauro 'ttp1[[Li(ros&.ort\&com .