Buenos días.

En esta comunicación me gustaría compartir parte de los primeros avances de la tesis doctoral que estoy tratando de llevar a cabo. Los temas sobre los que estoy trabajando giran en torno a cuestiones de filosofía y política ecológica así como su relación con el tópico contemporáneo de la justicia intergeneracional, y en un sentido más amplio con la responsabilidad por las generaciones futuras. La estructura que voy a seguir es mencionar en primer lugar las perspectivas ecologicas que se desprenden de la obra de Ortega y Gasset, añadiendo una idea que pienso que también es importante. En segundo lugar me gustaría referirme a la posible influencia de Ortega sobre un ecologista político contemporáneo como Andrew Dobson. En tercer y último lugar me gustaría mencionar de soslayo una propuesta de modernización ecológica planteada por Slavoj Zizek. Y como esta se enfrente a la propuesta tanto de Ortega como de Dobson. ----Para comenzar, explicaré que me ha llevado a vincular a Ortega y Gasset con el ecologismo contemporáneo. El hecho es que para abordar la problemática actual de la ecología radical con la justicia intergeneracional estoy trabajando sobre la obra del ya mencionado Andrew Dobson, con quién iniciaré una estancia a mediados de Junio en su universidad de Keele en Uk. En el proceso de investigación de su obra, me encontré con que durante los años 80 realizó una estancia investigadora en España. Dicha estancia dio como resultado la publicación del primer análisis sistemático del pensamiento filosófico y político de Ortega y Gasset en lengua inglesa. El caso es que esta investigación es llevada a cabo por Dobson antes de centrarse intelectualmente en lo que en parte gracias a él ha venido a conocerse como “pensamiento político verde”. Ello me ha conducido a pensar que la filosofía de Ortega y Gasset podría haber influido en el desarrollo de la política ecológica de Dobson. 1

Stuart Mill o Dilthey sobre la dinámica generacional y presenta una teoría sólidamente estructurada. mucha de la importancia de la contribución de este tema ha quedado oculta en su denostado “método histórico de las generaciones”. Desde mi punto de vista. el tópico actual de la responsabilidad por las generaciones futuras tiene un momento germinal en esta parte de la obra de Ortega. por dar un orden concreto a la exposición. me gustaría recordar el libro de Manuel Benavides Lucas (De la ameba al mosntruo propicio). en este sentido. para recordar los importantes estudios en torno a la idea de paisaje en Ortega realizados por Manuel Maceiras Fafián o Mª del Carmen Paredes Martín. En síntesis. que aporta un buen analisis de esta parte de la obra de Ortega. La clave es que Ortega se posiciona en contra del mecanicismo evolucionista Darwiniano y se vislumbra la posibilidad de dotar con instrumentos perceptivos a la filosofía bio-lógica que más adelante me gustaría sugerir. Ortega enlaza las ideas de Comte. he mencionado la relación de Ortega con los biólogos vitalistas como Uexkbüll. cuyas referencias encontrarán en el texto completo.Para vislumbrar brevemente esta cuestión. podemos volver al tema de las generaciones en Ortega y a recordar brevemente la incidencia que este ha tenido en el panorama filosófico nacional e internacional. comenzaré por recordar el contenido ambientalista presente en la obra de Ortega. Desgraciadamente. dejare un momento de lado esta cuestión. Ahora. y el eco que hace de biólogos anti-darwinistas como Jakob Von Uexkbüll. Driesch. Los temas clásicos que suelen abordarse en este momento son los concernientes a la idea de paisaje que Ortega nos ofrece. Además de esto. Como señala José Luis Moreno Pestaña. ambos autores coinciden en que el paisaje juega un papel fundamental en la constitución de la identidad humana para Ortega. Como segunda cuestión. y que por tanto es una circunstancia por excelencia que juega un papel clave en la comprensión completa de la realidad. ademas de Köller. Pero. Portmann o Buytendijk. me gustaría añadir una nueva conexión con el ecologismo contemporáneo que parte de la idea de las generaciones como motor dinámico de la historia en Ortega. 2 .

pienso que Ortega pretende aportar claves para la acción ética y política concreta y esta sólo la pueden llevar a cabo lógicamente las generaciones presentes. Aunque.Con su legado. Por mi parte. y no deja de ser interesante reparar en como esto constituye un desplazamiento de la lucha de clases como motor de la historia para resituarlo en la dinámica intergeneracional. pero sin duda. por entendernos. en España. Esta afirmación es cierta. Esta es la tarea vital de las generaciones que deben accionar el cambio. En cualquier caso. aunque lo que no se nos debe escapar es que Ortega esta planteado la responsabilidad que tienen las generaciones presentes de configurar una realidad política y social con las tradiciones heredadas pero readaptandolas a las necesidades críticas del momento que les toca vivir. Trasladando esta filosofía al momento presente. ambos rechazan la curiosa estructura invariable que Ortega trata de encajar en la dinámica histórica intergeneracional. 3 . el desarrollo y las formulaciones parcialmente definitivas de esta noción de generaciones están reconocidos como una aportación española al panorama filosófico y sociológico internacional. sino que se centra sobre las generaciones presentes. quién llegara a encargase de la entrada sobre las generaciones en el diccionario internacional de sociología. La primera objeción que se puede formular es que Ortega no habla de las generaciones futuras. mas adelante trateré de vincular esta idea con lo que. podríamos llamar el presentismo que también practica en este sentido Andrew Dobson. De hecho. También Zubiri y posteriormente Aranguren abordaran el tema de las generaciones a través de las ideas germinales de Ortega. Pedro Laín Entralgo tratará de aplicar su método en el campo de las generaciones literarias. (En periodos de 15 años y en complicados cálculos para establecer generaciones coadyacentes). más importante será la continuación de Julián Marías. según el pensamiento de Ortega son las generaciones presentes las que deben asumir la tarea de reconfigurar el legado recibido para abordar los problemas de dicha crisis. está claro que si el tema de nuestro tiempo es la crisis ecológica.

técnicas y poco sistemáticas»2 para el cambio. 4 . sino la protección de nociones antropocentristas del desarrollo. El generacionismo futuro se basa en una especie de hipótesis de convergencia entre la protección de los intereses de las generaciones futuras y la protección holista de los 1 2 Ibídem. 3 Ibídem. p. el ambientalismo propone «aproximaciones administrativas. Dobson presentó en 1997 un análisis de las relaciones entre la justicia y el medioambiente basado en las diferentes concepciones de la sostenibilidad con las que funcionan las agendas políticas. 22. En los dos casos no se prima el valor intrínseco de los elementos del sistema ecológico. La conclusión a la que nos conduce esta obra es que no se puede dar por sentado el resultado radicalmente ecológico de los tópicos del “desarrollo sostenible” o de la “justicia ambiental” como paradigmas de la sostenibilidad mediambiental. Ibídem. Un ejemplo de esta actitud es lo que Dobson ha llamado el “generacionismo futuro”. Para Dobson el ecologismo radical «nos implica en un pensamiento crítico acerca de los presupuestos más ocultos de la actual vida social y política: más ocultos incluso que los que los ecologistas políticos afirman haber puesto de manifiesto»1.Pero veamos ya como se ha hecho cargo Andrew Dobson de estas ideas. Frente a esto. p. Andrew Dobson ha sido un autor fundamental en el desarrollo del ecologismo político. En otra vuelta de tuerca. Para clarificar todavía más lo insuficiente de las propuestas ambientalistas. [Fin de la cita]. A principios de los 90 resituó el ecologismo en el panorama político afirmando que el ecologismo constituye una ideología completa y por derecho propio. 33. p. y cree que los problemas «pueden ser resueltos sin cambios fundamentales en los actuales valores o modelos de producción y consumo»3. Dobson también trató de hacer una distinción entre el ecologismo radical y las propuestas meramente ambientales. El resultado es que la protección por las generaciones futuras se reduce a la protección exclusiva de las generaciones humanas y las porciones de la biodiversidad que les son útiles a estas. 13.

En esta línea podemos encontrar muchas influencias en la constitución política que Dobson hace del ecologismo. 5 . cuando tratamos de prospectivizar estos intereses nos introducimos en un campo de conocimiento aporético en el que difícilmente hayamos respuestas concluyentes. humanas y no humanas.ecosistemas. dado que las generaciones futuras están interesadas y necesitan la biodiversidad. Según el autor de esta hipótesis. El problema es que a las generaciones futuras únicamente les interesa la biodiversidad que les interesa. Por eso Dobson advierte que funcionar con esta premisa deja sin protección a todo el resto del mundo natural al que no se le haya adjudicado una función antropológica. es necesario entonces hacer un análisis más profundo y reparar en algunas perspectivas filosóficas de Ortega que presumiblemente pueden haber influenciado a Dobson. centrándonos en la protección de sus intereses estaremos protegiendo por el mismo precio los niveles de biodiversidad y complejidad natural. y que parecen resonancias de la obra de Ortega. Brian Norton. En la monografía de Dobson sobre Ortega es cierto que no encontramos alusiones a sus potencialidades ambientalistas del último. y para colmo. pero su consideración execede el tiempo dedicado. Por eso ahora más bien me gustaría señalar algunas de las influencias que podemos observar. Por ejemplo. Pero mi interés en esta comunicación es mostrar más bien la parte hermenéutica de la investigación a través de la revitalización de la obra de Ortega y su influencia en un autor ecologista contemporáneo. En este punto es donde comienza el cometido de la parte de mi tesis que trata de elaborar los fundamentos para una justicia intergeneracional que alcance a todas las generaciones futuras. desde mi punto de vista es importante como Dobson destaca positivamente el carácter perspectivista de Ortega y Gasset y como después su propia aportación se basa en un despliegue analítico y reflexivo de las distintas perspectivas que abordan el objeto de conocimiento de las políticas y filosofías ambientalistas.

En otro plano. La reflexión a la que podemos llegar es que tanto en Dobson como en Ortega. 6 . Es decir. en términos similares. Por ejemplo. respecto a su relación con los biólogos. abrió paso para posteriores desarrollos en biosemiótica. me parece percibir esbozos de un existenciario naturalista. Se sabe que la obra del biólogo antidarwinista J. Ortega adopto una postura vitalista. cuando señala el déficit de la democracia contemporanea en cuanto a escucha y comunicación con la naturaleza. la critica de Dobson hacia el generacionismo futuro. y que si rechaza trascender al campo de las generaciones futuras es para dar mayor concreción y accionabilidad a su mensaje.Voy entonces a dirigirme directamente a los tópicos que en el momento de Ortega he sugerido por ser los más representativos para su rastreo en el ecologismo de Dobson. situándose lejos del mecanicismo evolucionista y estableciendo el ser radical como la vida misma. recibe cambios inesperados en su propia naturaleza. el medio o el paisaje. En ambos casos. De hecho. Von Uexküll. este tema ha sido parte de la obra más reciente de Dobson. o cuanto menos. Respecto a la idea de la relación definitiva del carácter por el paisaje. lo que desde mi punto de vista tiende un puente hacia una bioretórica como en la actualidad se está trabajando o incluso hasta una ética de la biomímesis como Jorge Riechmann ha propuesto. es parte intrínseca e ineludible de la configuración de nuestra propia identidad. quién causo gran impacto en Ortega. Dobson ha presentado en sus argumentaciones al mundo natural no humano como una precondición existencial que además tiene un efecto reactivo sobre la propia existencia humana. desde mi punto de vista. de una concepción de la existencia en la que la naturaleza en un sentido holístico y relacional juega un papel fundamental. que cuando el ser humano modifica intencionadamente la naturaleza extensa. De la misma manera hemos visto como Ortega se dirige principalmente a las generaciones presentes. redirige el objeto de la responsabilidad hacia los elementos del presente. Ambas serían sin duda las condiciones perceptivas y comunicativas necesarias para una política que escuchara y se comunicara positivamente con el mundo natural no humano.

. Algo en lo que como vimos. S.……… Para ir concluyendo. es decir. pues no son más que propuestas del mismo mercado camufladas en un formato positivo. (…) los países desarrollados están ayudando constantemente a los no desarrollados (…). cit. y según parece también con la de Ortega. «la caridad es hoy parte del juego. Violencia. la crisis ecológica podría venir a sustituir la idea de Dios.. la ecología ha alcanzado tanta importancia porque proporciona una explicación para las catástrofes actuales. 105. y curiosamente algunos de los planteamientos van relativamente en paralelo a los de Andrew Dobson. No obstante. Zizek por supuesto también ha opinado respecto de la cuestión ecológica. De hecho. en tanto máscara humanitaria que oculta la explotación económica subyacente. cuando Zizek apela a desvincularse de los llamados institucionales a la solidaridad. Para Zizek. Podemos también identificar nociones de radicalidad similares a las que Dobson aplica al ecologismo como ideología. su COMPLICIDAD y su corresponsabilidad en la situación miserable de estos últimos»4. evitando así el problema clave. existe un punto de segregación fundamental que rompe completamente con la propuesta de Dobson. y al hilo de la importancia del paisaje. Dobson coincide. atribuyendo sus potencialidades a la naturaleza y constituyéndose legitimamente como una ideología completa. me gustaría mencionar algunas ideas del filósofo esloveno Slavoj Zizek. 7 . En palabras de Zizek. Rápidamente sugeriré algunos de los puntos en los que podemos señalar una convergencia. p. 4 Zizek.

pues según él. es interesante. La idea de posibilitar un espacio para un tipo diferente de actividad. los auténticos ecologistas deben amar los entornos artificiales si realmente aman al mundo con todas sus contingencias negativas. como solución.. el hábitat óptimo son esas grandes ciudades en las que millones viven juntos: aunque produzcan muchos desperdicios y contaminación. Zizek propone algo chocante: «…el único medio de permanecer abiertos a la oportunidad revolucionaria es renunciar a los llamados fáciles a la acción directa. p.. lejos de plantear la posibilidad de llenar este espacio de una renaturalización de la humanidad.Por su parte. su contaminación per cápita es mucho menor que la de una familia contemporánea con conciencia ecológica que vive en el campo»6. Dobson también ha redirigido la responsabilidad de la crisis ecológica hacia todos aquellos actos que tienen complicidad con las causas de la degradación ecológica. Zizek recomienda cortar completamente los vínculos con la naturaleza. y es necesario optimizar los procesos de metabolismo ecológico humano. “no hacer nada” y. que necesariamente nos involucran en una actividad en la que las cosas cambian para que la totalidad siga siendo la misma. Zizek piensa que lo único que el hombre puede hacer es aceptar de lleno el estructural desarraigo que lo separa de la naturaleza. (…) si sucumbimos a la urgencia de “hacer algo” directamente (…) estaremos contribuyendo a la reproducción del orden existente. En esto no le falta razón a Zizek. pero desde mi punto de vista hierra totalmente al proponer que la solución de continuidad para la brecha ontológica es un giro hacia formas de vida más sintéticas basadas en el plástico y cosas por el estilo. En este sentido. en su desarrollo de una ciudadanía ecológica en 2003. Fín de la cita. 8 . abrir el espacio para un tipo diferente de actividad»5. «Para un ecologista sincero. Text. p. Ibídem. por ejemplo más reflexiva. El único modo de sentar las bases para un cambio verdadero y radical es apartarnos de actuar. Pero tristemente. 5 6 Zizek. S. 157. cit. Por eso. 64. Violencia. así.

9 . En realidad. es un campo minado de aporías. Muchas gracias. y por tanto existencial.Esto podría suponer en términos Orteguianos un ‘arrancarnos’ de nuestro paisaje. Nos hallamos inmersos en una crisis ambivalente que es ecológica. o hacia el abandono total de nuestro carácter natural en el caso de Zizek. Las propuestas aportadas desde la modernización ecológica nos conducen hacia un vacio ético respecto de la naturaleza extensa. ------Como conclusión y sumario me gustaría tratar de dar sentido al título de la comunicación. Sino el llamado que desde Ortega se hace a las generaciones presentes a encargarse de su responsabilidad. que ha sido planteado como solución de continuidad para el problema ecológico. En este sentido. un ‘desarraigamiento’ absoluto del ser humano respecto del mundo natural que alteraría nuestro carácter esencial. creo que es necesario recuperar la esencia de Ortega para continuar manejando nuestra condición ineluctable de “centauros ontológicos” sin convertirnos en “hombres sin paisaje”. El tópico de la justicia intergeneracional. como en el caso del generacionismo futuro de Norton. la parte más importante en el plano ético de la expresión “responsabilidad por las generaciones futuras” no son “las generaciones futuras”.