Hedonismo

Es

la doctrina filosófica basada

en

la

búsqueda

del placer y

la

supresión

del dolor como objetivo o razón de ser de la vida.
  

El bien supremo es el placer. Epicuro Aristipo de Cirene

Las dos escuelas clásicas del hedonismo, formuladas en la Grecia antigua, son la escuela cirenaica y los epicúreos:

Escuela cirenaica: se plantea que los deseos personales se debían satisfacer de inmediato sin importar los intereses de los demás. Esta teoría fue expuesta por el grupo de los Cirenaicos.

Epicúreos: formulada por los epicúreos o hedonistas racionales, seguidores del filósofo Epicuro de Samos, quien vivió en Grecia entre 341 y 270 a. C.

Epicuro consideraba que la felicidad consiste en vivir en continuo placer, porque para muchas personas el placer es concebido como algo que excita los sentidos. Epicuro consideró que no todas las formas de placer se refieren a lo anterior, pues lo que excita los sentidos son los placeres sexuales. Según él, existen otras formas de placer que se refieren a la ausencia de dolor o de cualquier tipo de aflicción. También afirmó que ningún placer es malo en sí, solo que los medios para buscarlo pueden ser el inconveniente, el riesgo o el error.

Las escuelas clásicas del hedonismo Existen escritos de Epicuro y de sus seguidores que nos muestran sus doctrinas: entre los deseos, algunos son naturales y necesarios y otros ni naturales ni necesarios, solo consagrados a la opinión vana. La disposición que tengamos hacia cada uno de estos casos determina nuestra aptitud para ser felices o no.

Dentro de los deseos naturales y necesarios encontramos las necesidades básicas físicas, como alimentarse, calmar la sed, abrigarse y el sentido de seguridad.

   Los epicúreos sostenían que el placer verdadero es alcanzable tan solo por la razón. Podemos perseguir los deseos naturales innecesarios hasta la satisfacción de nuestro corazón. la gratificación sexual y las artes. Hay que guiarse moralmente buscando todo aquello que proporciona y favorece el bienestar de un mayor número de personas. Dentro de los deseos naturales e innecesarios están la conversación amena. se vivirán muchos momentos de felicidad. Existen placeres que a la postre traen infelicidad. Dentro de los deseos innaturales e innecesarios están la fama. El placer no es solamente la gratificación sensual o sexual. el poder político. se puede concluir que:       Todos los seres humanos nacen con la posibilidad de experimentar placer. el comportamiento humano debe tener como criterio final el bien social. El placer no es bueno. Si se aprende a distinguir verdaderamente lo que es placer. Todos los extremos son inconvenientes. el prestigio y los generados por las empresas. Hacían hincapié en las virtudes del dominio de sí mismo y de la prudencia. insatisfacción o contratiempos. Hay que evitar por completo los deseos innaturales e innecesarios pues el placer o satisfacción que producen es efímero. No debemos arriesgar la salud. ni malo. el exceso de placer se convierte en vicio. En los siglos XVIII y XIX. los filósofos británicos Jeremy Bentham. Por tanto. pues esto solo conduce a un sufrimiento futuro.   . como la popularidad o la fama. Según esta teoría. simplemente existe. Lo bueno o lo malo del placer reside en cómo se busca y hasta dónde llega. James Mill y John Stuart Mill hicieron la propuesta de una doctrina universal más conocida como utilitarismo. la amistad o la economía en la búsqueda de satisfacer un deseo innecesario. no más allá.  Epicuro formuló algunas recomendaciones con respecto a estas categorías:  Debemos satisfacer los deseos naturales necesarios de la forma más económica posible. El mayor placer para la especie humana debe girar en torno al servicio a los demás.

La teoría del placer de los fines. de acuerdo con los dos significados que tiene el término placer. el epicureísmo escapa a la objeción precedente: mientras el placer y el bien mayor son de hecho lo mismo. C. habrá dos formas de hedonismo llamadas hedonismo absoluto y hedonismo mitigado. o superior. En esta forma. y al placer espiritual. sino en considerar que el placer es el único y supremo bien. Con base en la afirmación de Sócrates de que la felicidad es uno de los fines de la acción moral. El hedonismo no consiste en afirmar que el placer es un bien. . o inferior. sostiene que el placer personal es el fin último y único de una persona.) fue fundada por Aristipo de Cirene. o «hedonismo psicológico del futuro». Por lo que se refiere al hedonismo psicológico.Las dos escuelas difieren en lo siguiente: La escuela cirenaica (siglos IV y III a. Así mismo afirmaba que a veces por tener placeres momentáneos intensos se sacrifica el bienestar posterior. Hedonismos Dentro del hedonismo en sentido estricto se pueden distinguir dos formas del mismo. Éste designa al placer sensible. Fue una de las más antiguas escuelas socráticas y enfatizaba solo un lado de las enseñanzas de Sócrates. moderada. Enfatizaba que no era bueno hacer algo que a uno le haga sentir bien si después de experimentarlo denigraría las experiencias posteriores y no le permitiría sentirse bien. Aristipo mantenía que el placer era el bien superior. El epicureísmo identificaba el placer con la tranquilidad y enfatizaba la reducción del deseo sobre la adquisición inmediata del placer. En consecuencia. Epicuro argumentaba que el placer más alto consiste en una vida simple. son varias las doctrinas existentes según la determinación temporal del placer. o eudemonismo. ya que dicha afirmación ha sido admitida por otras muchas doctrinas éticas muy alejadas del hedonismo. complementada con discusiones filosóficas entre amigos. Epicuro entendía por placer la ausencia de dolor.

que es un consumidor. que desea sin que lo esclavice su deseo. que gestiona lo que sucede sin despreciarse por lo que nunca sucedió. que hace de su cuerpo su aliado y no su prisión. salir del nicho y darse gusto.. Ser hedonista no es promulgar la vagancia. hay que desarrollar comportamientos orientados a crear y potenciar nuevos reforzadores. que reivindica la valentía sobre el miedo. 1. que emplea su tiempo más que su dinero[. No es algo malo y sucio. Lograr una presencia real en el mundo. Decidir darse gusto La búsqueda del placer es una condición del ser humano. Sacar tiempo para el disfrute. pero sí por una modificación del comportamiento. primitivo y sórdido. y disfrutar jubilosamente de la existencia: oler mejor. no donde se busca. Forma parte de nosotros como algo natural. del tener. sino una inversión para la salud mental. gustar.] El hedonista ejerce el difícil arte de establecer la paz consigo mismo». que respeta la materialidad y cuestiona el espíritu. Los momentos de descanso. la .Hedonismo contemporáneo Dentro de la filosofía contemporánea se destaca la figura de Michel Onfray como abierto proponente del hedonismo. Es una filosofía vital que prima al instante sobre el devenir.1 Otra figura destacable en defensa de este planteamiento hedonista es la escritora Valérie Tasso. de la riqueza. que sabe que lo suficiente es suficiente.2 EL ESTILO DE VIDA HEDONISTA Para comenzar a modificar ciertos hábitos insanos promotores de sufrimiento y estrés. que aprecia la lógica de la vida y cuestiona la lógica de la muerte. 2. romper la autoperpetuación y crear un ambiente motivacional menos negativo. quien manifiesta en una entrevista que «se cree que el hedonista es aquel que hace el elogio de la propiedad. no estar enojado con el cuerpo y considerar las pasiones y pulsiones como amigos y no como adversarios». Su libro Antimanual de sexo intenta abordar desde esta perspectiva el fenómeno de la sexualidad humana con declaraciones como la siguiente: «El hedonismo es una actitud ante la vida. del ser en vez del tener.. que busca el placer donde está. Vemos cuatro opciones. No hagamos de la responsabilidad una obligación extenuante y dogmática. escuchar mejor. es mejor echarle una pizca de diversión. Eso es un hedonismo vulgar que propicia la sociedad. la recreación y las vacaciones no son un "desperdicio de tiempo". que no pasa por el dinero. No posterguemos tanto la satisfacción esperando el día: la autoestima es para todos los días. Yo propongo un hedonismo filosófico que es en gran medida lo contrario.

Los hedonistas. El hedonismo es una doctrina de la filosofía que considera al placer como la finalidad o el objetivo de la vida. No me refiero a subestimar la importancia del pensamiento. las endorfinas se activan. Cuando estemos bien y contentos. obstaculizamos su fluidez. En nuestra cultura. perdemos el motor. Intentar estar bien es una responsabilidad vital ineludible.irresponsabilidad o los vicios que afecten la salud. no hagamos como las personas encapsuladas que se asfixian a sí mismas. la manera de pensar tiene influencia sobre el tono afectivo. "sin pensar". por lo tanto. tiene muy claro que lo inaudito puede estar en la gente más sencilla y en las cosas aparentemente más simples. Esta procede del término hedonismos que se conforma por dos partes claramente diferenciadas: hedone que es sinónimo de placer y el sufijo ismos que puede definirse como cualidad o doctrina. intentando evitar el dolor. vibrar con las cosas que nos gustan y exaltar un poco más la sensibilidad. buscar. El hedonista responsable es un incansable investigador de lo increíble y lo prodigioso (que no necesariamente debe ser un récord Guinnes). el humor se convierte en "buen humor". juicios de valor y opiniones. El problema ocurre cuando sobrestimamos la razón. el culto al análisis es tanto que no somos capaces de oír. mirar o tocar. por eso. cuando le quitamos alas a la capacidad de fisgonear. Las defensas se incrementan. . No hay bienestar psicológico sin curiosidad. la gastritis molesta menos. viven para disfrutar de los placeres. Es vivir intensamente y ejercer el derecho a sentirnos bien. El estilo de vida hedonista inteligente. Explorar. de hecho. Si no es dañino para uno ni para los demás. donde el placer sano se incluye como un aspecto vital de lo cotidiano. Si la fe mueve montañas. Los aspectos placenteros de la realidad están a la espera para que los aprovechemos. No racionalizar tanto las emociones agradables. Si intentamos racionalizar más de la cuenta los sentimientos. la piel mejora. 3. no nos enfrasquemos tanto en los por qué. 4. En el griego es donde podemos encontrar el origen etimológico de la palabra hedonismo. el sexo se exacerba más y la mirada se hace más vasta y profunda. y nada hay más falso. A veces. simplemente aceptemos el disfrute con agradecimiento. irracionalmente. la curiosidad mueve al universo. crea inmunidad psicológica. pensamos que no merecemos la alegría y que la actitud ascética es necesaria para crecer como ser humano. los inhibimos. indagar. el pelo brilla más. Hay una tendencia clara a "ubicar" la emoción en categorías conceptuales. de indagar y escudriñar el ambiente externo e interno. les quitamos su valor funcional.

en cambio. oler. por lo general. y no en obtener placer de manera inmediata. es muy importante la escritora y sexóloga Valerie Tasso quien parte también del hedonismo para explicar la vida. gustar. todo lo que el hombre hace es un medio para conseguir otra cosa. creada por Aristipo de Cirene. La religión católica. por ejemplo. En su caso concreto. fue impulsada por el filósofo griego Epicuro de Samos. La escuela epicúrea.Se trata de un conjunto de teorías morales que destacan que. intelectuales con ideas muy diferentes suelen ser incluidos dentro del grupo de los hedonistas. El principal énfasis de esta doctrina se encontraba en reducir el deseo. y también en la etapa más actual.C. Entre las escuelas clásicas del hedonismo. las letras y las artes. es lo único que se busca por sí mismo. En este sentido.). asociaba al placer con la paz y la calma. que se divida al hedonismo en ético y psicológico. Es frecuente. El placer. que establece como objetivo de la vida el placer de los sentidos. En la época contemporánea la figura más relevante dentro del hedonismo es el filósofo francés Michel Onfray que apuesta por el hecho de que hay que darle más importancia al ser que al tener. se destacan la decisión y voluntad para darse gustos. En concreto esta filosofía. que haya que satisfacer de manera moderada las necesidades que tenga su cuerpo. de todos modos.C y que estableció que la meta máxima de cualquier ser humano debe ser el conseguir la felicidad. ya que privilegia el placer por encima del amor al prójimo e incluso a Dios. el amor. el hecho de preservar tiempo para realizar actividades que generen un disfrute y la intención de gozar de las emociones placenteras sin racionalizarlas. dice que dicha filosofía es la que deja patente que nuestra existencia debe ser tomada como la búsqueda del placer en la que el cuerpo es un aliado y en la que el tiempo es más importante que el dinero. en cambio. Ello supone. que deba buscar los bienes materiales que le dan seguridad y que cultive la amistad. quien sostenía que no hay bien superior al placer y resaltaba el placer del cuerpo en lugar de los placeres mentales. por tanto. que vivió en el periodo comprendido entre los siglos IV y III a. sostiene que el hedonismo atenta contra los valores de su dogma. Cabe destacar que diversas religiones condenan al hedonismo por considerar que carece de moral. Dado que la idea de placer es subjetiva. Entre los principales preceptos de la vida hedonista. por un lado se encuentra la escuela cirenaica (que se desarrolló entre los siglos IV y III A. y apostar por las pasiones. Eso supone disfrutar de las pequeñas cosas de la vida tales como escuchar. .

en circunstancias normales. sabemos que Epicuro escribió un libro titulado "Sobre opción y abstinencia". Considerar esta persecución como un fin en sí mismo. Su gran perspicacia para satisfacer este fin consistía en identificar el límite de nuestra habilidad para experimentar el placer en cualquier momento. Epicuro una vez escribió: "Yo no sé cómo puedo concebir lo bueno. "Ningún placer es algo malo en sí". la tensión sexual.El Hedonismo y la Vida Feliz: La teoría epicúrea del placer Por Erik Anderson Epicuro abogaba por una vida de continuo placer como clave para la felicidad—el objetivo de sus enseñanzas morales. algunos son naturales y necesarios. que es placentero por sí mismo. y elimino las emociones placenteras causadas por la visión de una hermosa forma". Él denominó a esta experiencia punta como ataraxia—palabra griega que significa "imperturbabilidad". Epicuro clasificó a los placeres sensuales como placeres en movimiento. por más estimulante que sea este proceso. sino más bien en la búsqueda de una saciedad perdurable. "pero los medios que producen algunos placeres conllevan alteraciones que muchas veces son mayores que los mismos placeres". ellas pueden ser satisfechas de manera más bien fácil. Esta es una importante definición. Epicuro escribió su epigrama de mayor notoriedad: . sí contamos con otros trabajos suyos (junto con los comentarios de otros seguidores del epicureísmo a través de la historia). Epicuro continua diciéndonos en sus Doctrinas Principales. por contraste. si elimino los placeres del gusto. Para Epicuro la presencia del placer es sinónimo de ausencia de dolor. ellos nos mueven a su vez hacia otro tipo de placer: el estado de ataraxia. Sin embargo. Nuestra disposición hacia cada uno de estos casos determina si estamos aptos para intensificar o minar nuestra felicidad a través del tiempo. y otros ni naturales ni necesarios. aunque es probable que las sensaciones que sostienen este dichoso pináculo del placer varíen continuamente. sólo consagrados a la opinión vana". Él estipuló que a partir de un determinado nivel máximo no es posible que el placer tenga un incremento de intensidad. Afortunadamente. más bien. etc. sirve como buen punto de partida: "Entre los deseos. pero este manuscrito no ha llegado a nosotros. la relación adecuada entre los tipos de placer. sin embargo. tomada de las Doctrinas Principales. Estas incluyen nuestras necesidades físicas básicas—principal entre ellas está la alimentación (con respecto a esto. Para ayudar a la especie humana a escoger sabiamente sus placeres. La clase de los deseos "naturales y necesarios" es la de aquellas ansias que necesariamente conducen a mayores penas si no son satisfechas. sino establecer. Él no urgió a sus estudiantes a embarcarse precipitadamente en una persecución interminable de la estimulación transitoria. inevitablemente nos conduciría a las ansiedades de la adicción. y elimino los placeres del oído. o de cualquier tipo de aflicción: el hambre. Una máxima que ha llegado hasta nosotros. el aburrimiento. Esta propuesta no significaba desestimar la sensualidad como vicio. algunos naturales y no necesarios. suficientes para capacitarnos en la reconstrucción de sus buenos consejos. toda vez que la noción de placer es comúnmente concebida como la de algo que excita los sentidos—pero este no es siempre el caso. y elimino los placeres del amor. El proceso de eliminar estos problemas ciertamente conlleva placeres sensuales. se trata sólo de un medio para perseguir un fin: la satisfacción.

es también esencial para mejorar nuestro sentido de seguridad. Epicuro recomienda las siguientes estrategias: [1] Deberíamos intentar satisfacer los deseos necesarios de la forma más económica posible. El estudio de la naturaleza del universo. Estos apetitos son aquellos de naturaleza recreativa: la gratificación sexual. pero actúa así para ganar aún más placer en el futuro. Es más. especialmente en el comer y el beber). la riqueza opulenta atrae a ladrones y políticos (o a los recolectores de impuestos). tal es el caso de la fama. [2] Nuestra eficiencia al enfrentar lo anterior nos da más libertad y recursos para explorar la gran variedad de deseos "naturales e innecesarios". . La clase de deseos "naturales e innecesarios" son aquellas ansias que no necesariamente conducen a mayor sufrimiento si no son satisfechas."la felicidad comienza en el estómago". sin embargo. la riqueza extraordinaria y otras ambiciones que conllevan los atavíos del prestigio. no sea que interferamos con nuestros objetivos establecidos en [1]. Él puede abstenerse de ciertos placeres. un dicho que originó la imagen de Epicuro. [3] Finalmente. El mensaje epicúreo. una morada modesta puede adecuadamente proveer bienestar físico. nunca deberíamos arriesgar nuestra salud. la clase de deseos "innaturales e innecesarios" corresponden a aquellas ansias que no necesariamente conducen a un mayor sufrimiento de no ser satisfechas. una vez más. la conversación placentera. Así. de manera alguna para desechar el placer en sí mismo. nuestras amistades. su satisfacción pudiera obtenerse fácilmente. el poder político. para los cuales el consejo de Epicuro es inequívoco : deberíamos evitarlos por completo. Al tratar con cada una de las clases de deseos. Podemos. Cuando un epicúreo contempla el placer lo hace ponderando más ampliamente el cómo lograr que éste se maximice. y las buenas amistades mucho servirán para ayudarse mutuamente en tiempos de infortunio. hasta el punto del placer máximo — pero no más allá. si nos molestamos en hacer una pausa en busca de un momento de introspección — todos estamos calificados para convertirnos en nuestros propios intérpretes morales. históricamente imprecisa. aunque. los viajes. etc. paladear los logros de la fama. como conocedor culinario y dio origen a que en el idioma Inglés se acuñase la palabra "epicure" para referirse a una persona de gustos refinados. los deportes. el abrigo y el sentido de seguridad también pertenecen a esta categoría. El poder político atrae a usurpadores y asesinos. de forma tal que podamos confiadamente rechazar los absurdos de las supersticiones. tiene más fuerza para resistir. El placer producido por la satisfacción de deseos innaturales es demasiado efímero para ser digno de nuestra persecución cuando se les compara con el largo alcance de los respectivos costos. Finalmente. en nuestro siglo ya lo sabemos. aunque duren sólo quince minutos luego puede que tengamos que soportar a los cazadores de noticias por un larguísimo tiempo. una dieta predominantemente simple y nutritiva satisfará el hambre y la salud. Podemos perseguir esto hasta la satisfacción de nuestro corazón. con su enfoque sobre el placer como base natural de la moralidad. es decir. No es novedad alguna que una máxima epicúrea sentencie: "¡Vive en el anonimato!". llegamos a los deseos "innaturales e innecesarios". Ante tal coyuntura lo mejor es desviar nuestra atención hacia algún otro deseo en esta abundante categoría a fin de no admitir que nuestros placeres se mezclen con las perspectivas de un sufrimiento futuro. cualquiera de nosotros puede entrar en contacto con nuestros sentimientos en cualquier situación. por ejemplo. La salud. las artes. sin embargo. Por ejemplo. nuestras finanzas o nuestra condición legal por perseguir un deseo innecesario. antes bien se materializan al precio de una carga permanente.

La Metrie) y los utilitaristas ingleses (J. entre los griegos. El /bien y el /valor hay que buscarlo exclusivamente en el placer. el placer es entendido por Aristipo en un plano totalmente subjetivista y sensista. Bentham. ambas enhebradas por el materialismo. ESBOZO HISTÓRICO. sino a nivel existencial. tres posturas dialécticamente enfrentadas (las de Antístenes. la búsqueda ávida del placer y el refinamiento. pues. En el cínico Antístenes hay una postura de rechazo: «Prefiero volverme loco a gustar el placer». Stuart Mill). Holbach. En dirección diametralmente opuesta se mueve la escuela cirenaica. en la cual impera el hedonismo. el hedonismo una base epistemológica sensista. «Sólo lo expresado por nosotros como afección o pasión es evidente o manifiesto». En un momento de la filosofía griega. y más expresamente a los cirenaicos y epicúreos. Hedonismo significa. no sólo a nivel teórico. . en la actualidad. tema de siempre.. concretamente en el placer que se percibe en la impresión sensible. de nuestros días? Carlos García Gual afirma que. Además. además del dinero»2. así como ir alcanzando progresivamente cotas más altas de bienestar. hedonismo y permisividad son los dos nuevos pilares sobre los que se apoyan las vidas de aquellos hombres que quieren evadirse de sí mismos y sumergirse en el caleidoscopio de sensaciones cada vez más sofisticadas y narcisistas. evidente. a Demócrito. Se suele citar como hedonistas.. tanto en la vida humana individual como en la colectiva. es decir. Tiene. entonces. sin ningún otro planteamiento. Además. apuntan.. Así pues. que la máxima del comportamiento es el placer por encima de todo. I. por eso las dos notas más peculiares de nuestro tiempo son el hedonismo y la permisividad. hacia la búsqueda del placer y del bienestar a toda costa. como fin supremo de la vida.HEDONISMO El hedonismo (del griego hedoné: placer) es la doctrina que proclama. se ha considerado que han defendido una moral hedonista los neoepicúreos (Gassendi. contemplan la vida como un goce ilimitado. Es un tema antiguo y actual. Valla). En la época moderna. y toma por verdadero y real lo que personalmente él siente». su código es la permisividad. cueste lo que cueste. la prosecución o búsqueda de placer. si prescindimos de las considerables diferencias entre los diversos pensadores hedonistas. porque se trata ahí de una afección sensible presente. a ciertos sofistas. El hombre de hoy sólo vive para sí mismo y para el placer. como lo entendía Protágoras: «Cada cual tiene en sí mismo la medida del valor y del bien. que tiene su punto de arranque en Aristipo de Cirene. Aristipo de Cirene y Platón) pueden dar luz sobre este antiguo y actual tema del placer.. Y el psiquiatra Enrique Rojas escribe: «Los retos y esfuerzos (del hombre actual). ¿Y qué decir respecto de nuestra época. Y de este tipo es precisamente para Aristipo el placer. los materialistas del siglo XVIII. «la adopción del lema básico del hedonismo (que el placeres el bien supremo en un mundo intrascendente) evoca en nuestro entorno la pervivencia de la lección de Epicuro». especialmente los materialistas franceses (Helvecio.

Salamanca 1993. abre sin cesar nuestro propio infierno. el placer y la felicidad que le acompañan. pues perdida la vinculación con cosas o personas. Madrid 1978. para el cual el goce es el más elevado y exclusivo fin de la vida.II. ya que su temática se concentra en la concienciación de sus estados cambiantes subjetivados. desde el vínculo del amor. La inmersión desinteresada. REFLEXIÓN SISTEMÁTICA.. . Tratado del carácter. no nos extrañemos de sufrir la experiencia de encontrarnos resbalando reiteradamente por la inercia de un hedonismo que.. Barcelona 1971. III. MOUNIER E. El hombre light. sólo una revolución (personal-estructural) puede sacarnos de esta espiral invertida de autoinfernación a que nos lleva el hedonismo. CONCLUSIONES TEÓRICAS Y PRÁCTICAS. Las leyes. eternizándolo individual y colectivamente.. 113. y además es gozosa. — 2 E. es un valor. en la idolatración del placer por sí mismo como único fin del hombre. LERSCH P. dado el medioambiente que nos rodea y empapa. en modo alguno. La estructura de la personalidad. Razón y fe. encarcelado dentro de los muros de su subjetividad egoísta. y brota como consecuencia de una relación interpersonal. sólo queda la búsqueda de placer en un sujeto replegado sobre sí. que esta era consecuencia de un bienestar exclusivamente material y hedonista: «La situación moral de la Europa libre me parece tan grave como nuestra penuria económica y nuestra falta histórica de libertades». del retorno a lo bueno.. Lo negativo radica en la actitud hedonista. LERSCH. Le sens du dialogue. En esa desvinculación con cosas y personas radica la negatividad de la actitud hedonista considerada en sí misma y en sus consecuencias. La estructura de la personalidad. Madrid 1988. Alexander Solzhenitsin decía. sino que. El hombre light. comparando el totalitarismo soviético con la decadencia occidental. ni atiende a los vínculos con las personas y las cosas. Scientia. esto es. El hedonista no conoce el compromiso. En el hedonista fallan las tendencias transitivas. BIBL. paradójicamente. Neuchatel 1955. WOJTYLA K.. y en el cual la aspiración al goce se transforma y degenera en una pasión absorbente. hemos de afirmar que la tendencia al goce es una disposición natural de la persona. descubre a las personas y las mismas cosas. usando la terminología de Max Scheler. LACROIX J. a una vida desde el amor. NOTAS: 1 PLATÓN. ni asume responsabilidad alguna ni obligaciones frente a ellos3. es el resultado natural de una vida humana sana. Alianza. En efecto. Baconniere. Madrid 1993.: GARCÍA CUAL C. — 4 E.a. MOUNIER. — 3 P. Lejos de cualquier planteamiento maniqueo y rigorista. En consecuencia. de ser conscientes del reduccionismo del mundo en que vivimos. Temas de hoy. Amor y responsabilidad. Epicum. algo negativo. El placer no es. Sígueme. 663. amorosa en lo real. Pero. ROJAS E. ROJAS. en Obras completas Il. Hemos. pues. en una manía enfermiza. 166. Es la revolución de lo obvio. Tratado del carácter. Pero esta tendencia al goce adquiere un significado especial en la actitud del hombre hedonista.. 17.

tal cual es el capitalismo. siendo esta última a la que avocaremos nuestro análisis. En esencia los hedonistas postulaban con su doctrina del Clinamen. Estas escuelas a las que nos referimos. cambia irremediablemente dejando al hombre en un estado de perplejidad ante si mismo. la cual en el ejercicio de su libertad. en un sistema económico en el cual uno de sus pilares principales es precisamente esta relación a la que nos referimos. los Estoicos y los Hedonistas. Esta relación costo – beneficio o placer – dolor. y conforme a esta escuela. las cuales inexplicablemente se desorbitan. Pero cuanto más seguro se siente el hombre de sus sistemas sociales. el meollo de todo este asunto. Esto da lugar al pragmatismo. las cuales buscaban dar parámetros de comportamientos a fin de orientar la vida del hombre hacía su felicidad. por cuanto esto es el único esfuerzo que sería un fin en si mismo. a lo . El cual se nos presentó luego de la caída del marxismo. se ve el dolor como un obstáculo del hombre a la hora de encontrar la felicidad. como el flamante triunfador y capaz de resolver los problemas del hombre y por lo mismo sus postulados básicos se encuentran profundamente arraigado en el conjunto social. Por el contrario. específicamente en el tema de las drogas y en general en las diversas adicciones que conocemos. Posiblemente una de las grandes constantes a las que me refiero. son los Escépticos. por cuanto señalan que la mejor decisión que puede adoptar el hombre es aquella que sea más satisfactoria para culminar una necesidad y esta conducta que me parece más satisfactoria es aquella que le proporciona al hombre más placer. luego ¿qué conducta debo adoptar en mi vida? La respuesta hedonista a esta interrogante es fundamental a la hora de entender el modo de obrar de la sociedad moderna. es decir compara beneficio versus costo. realidades presentes en el conciente colectivo y aceptadas ampliamente por el núcleo social. Extrapolando esto a la persona humana se puede decir que el hombre tiene una determinada rutina. Al respecto podemos señalar que en la antigua Grecia había 3 grandes escuelas morales. a mi parecer. Primero cabe preguntarse de donde nace este pensamiento en el cual se busca exaltar el placer sensitivo y a su vez tratar de erradicar el sufrimiento de la vida del hombre. con mayor énfasis se manifiesta la debilidad del mismo. los hedonistas dan una serie de pautas de conducta siendo una de ellas. formando una nueva órbita. que existen determinadas órbitas que tienen una ruta estándar. Cuando pienso en como hoy en día el hombre busca tener una mayor gama de libertades sin hacerse responsable por estas y en como rehúsa y escapa constantemente de los sufrimientos y problemas que lo aquejan sin enfrentarlos.POR SYME Existen grandes constantes a lo largo de la historia de la humanidad. encontró desde luego un nido perfecto donde asentarse. Luego de formular estos postulados. es como el hombre ha buscado huir del sufrimiento y a su vez buscar una felicidad al corto plazo o estado de éxtasis. de suerte tal que no sabe a que atenerse. Ya que se señala que son preferibles los placeres que tienen menos costo de dolor a los que tienen más costo de dolor. En estas breves líneas veremos como esto tiene graves consecuencias en la sociedad.

6. no una invitación a ser masoquistas.Si aprendemos a distinguir verdaderamente lo que es placer.Lo bueno o lo malo del placer reside en cómo se busca y hasta dónde llega.El placer no es bueno.. Esta es pues. ni malo. insatisfacción o contratiempos. 2. 10.. 7. 5. podremos vivir muchos momentos de felicidad.Hay que huir de los placeres innecesarios. 8.... para arrancar de sus problemas o simplemente para encontrar un estado de éxtasis momentáneo pero que a la mañana siguiente lo dejan con el mismo vacío y problema que lo aquejaba la noche anterior.cual podemos añadir elevadas tasas de depresión juvenil y de suicidio. Todo esto los lleva con frecuencia en buscar diversos medios para evadirse a si mismo. si no por el contrario ser verdaderos con nosotros mismos. 4. Pensemos en nuestra vida cotidiana. . 9.. borrarnos mediante el alcohol o cualquier droga en general para poder así aplacar el dolor que nos aqueja. me parece esto mucho más lógico que ―patear‖ el problema constantemente.. El uso inmoderado del alcohol o de cualquier droga o psicotrópico en general es una manifestación de esto.. cuando un gran problema o sufrimiento nos aqueja lo primero que se nos cruza por la mente es evadirnos.Todos los seres humanos hemos nacido con la posibilidad de experimentar placer. el exceso de placer se convierte en vicio.Todos los extremos son inconvenientes.Existen placeres que a la postre traen infelicidad.Hay placeres tan simples y deliciosos como comerse un pedazo de tarta. Lo que de verdad deberíamos hacer es precisamente enfrentar este problema o dolor y buscar una solución pertinente aunque esto signifique que tengamos que sufrir.El placer no es solamente la gratificación sensual o sexual como piensan la mayoría de las personas. simplemente existe. El Hedonismo se enmarcaba en una serie de verdades: 1. por ejemplo la popularidad o la fama. o mirar la última alineación planetaria.. 3. manifestándose lo expuesto anteriormente respecto de la relación placer versus dolor o costo – beneficio.. pues el resultado obtenido es efímero y las consecuencias desagradables.El mayor placer para el género humano debe girar entorno del servicio de los demás. creo poder decir con propiedad que la búsqueda egoísta del placer individual y escapar del dolor no fue la solución para todas estas personas que se refugian en un neo-hedonismo preponderante actualmente.