You are on page 1of 6

Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social,

Sentencia de 11 Feb. 2009, rec. 36/2009

Ponente: López-Tamés Iglesias, Rubén.


Nº de sentencia: 110/2009
Nº de recurso: 36/2009
Jurisdicción: SOCIAL

|
¯¯
PERSONAL LABORAL DE LA ADMINISTRACIÓN. CONTRATO DE
TRABAJO. Beca aparente que disfraza un contrato de trabajo en
prácticas, para la formación o en su caso un contrato ordinario de
trabajo. La utilidad del trabajo obtenido por la Administración
prevalece sobre el interés educativo, el beneficio propio de la
Administración sobre la finalidad primaria de estudio y formación
del becario, que apenas ocupó una semana y en materia de
protección de menores.
__|

En Santander, a Once de febrero de 2009


T.S.J.CANTABRIA SALA SOCIAL
SANTANDER

SENTENCIA: 00110/2009
Recurso núm. 36/09
Secretaria Sra. Colvée Benlloch
PRESIDENTE
Iltmo. Sr. D. Rubén López Tamés Iglesias
MAGISTRADOS
Iltma. Sra. Dª Mercedes Sancha Saíz
Iltma. Sra. Dª María Jesús Fernández García
EN NOMBRE DE SU MAJESTAD EL REY, la Sala de lo Social del Tribunal
Superior de Justicia de Cantabria compuesta por
los Iltmos.Sres. citados al margen ha dictado la siguiente
SENTENCIA
En el recurso de suplicación interpuesto por Don Octavio y Dª Angelina
contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número Tres de
Santander y Cantabria, ha sido nombrado Ponente el Iltmo. Sr. Don Rubén
López Tamés Iglesias quién expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Que según consta en autos se presentó demanda por Don


Octavio y Doña Angelina, sobre contrato de trabajo, siendo demandado el
Gobierno de Cantabria, y que en su día se celebró el acto de la vista,
habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia en fecha 10-11-
2008 , en los términos que se recogen en su parte dispositiva.

SEGUNDO.- Que como hechos probados se declararon los siguientes:


1º.-Por orden del gobierno de Cantabria de 13 de diciembre
de 2006>> /29/<<2006>> se convocaron dos becas de formación para
personas licenciadas en Derecho (Dirección General de Servicios Sociales
del gobierno de Cantabria).
El contenido íntegro de esta orden se tiene por reproducido.
2º.- Los demandantes participaron en esta convocatoria y fueron
seleccionados corno becarios mediante resolución del gobierno de Cantabria
de 31-1-07. Esta concesión o adjudicación está prorrogada hasta el 31-8-
2008.
3º. - Los demandantes han venido prestando sus servicios en dependencias
del gobierno de Cantabria (Dirección General de Servicios Sociales), horario
de 8.00 a 15.00 horas y a cambio de 1.000 euros brutos mensuales.
<<4>> º. - Los básicamente, extranjeros Cantabria. Las funciones sido
éstas:
- documentar a los menores extranjeros no acompañados. .instar ante
la Administración del Estado las autorizaciones de residencia y
trabajo de estos menores.
- prestar asesoramiento jurídico al Servicio de atención a la infancia
adolescencia y familia del gobierno de Cantabria.
- prestar asesoramiento jurídico a los menores extranjeros no
acompañados tutelados por el gobierno de Cantabria, así como a los
guardadores de los menores indicados.
- realizar estudios e informes sobre la protección de los menores
referidos.
- tramitación en el R. Civil de Santander (y otros) de la inscripción fuera
de plazo de estos menores.
- colaboración ocasional en la redacción de propuestas de constitución
de acogimientos familiares permanentes y preadoptivos de estos
menores.
- colaboración en el trabajo del Servicio de atención a la infancia,
adolescencia y familiar en materias ajenas a estos menores.
- elaboración de informes jurídicos en relación a recursos
administrativos.
- intervención con familias en caso de asunción de la tutela de sus hijos
por parte del gobierno de Cantabria.
5º.- La asesora jurídica del servicio de atención al menor del gobierno de
Cantabria ha formado a los demandantes en materia de protección de
menores.
6º.- Los demandantes no han periodo de la beca (31-1-07, en menores
extranjeros no acompañados.
7º.- Los demandantes son licenciados en Derecho.
8º.- El salario bruto mensual de un titulado superior del gobierno de
Cantabria asciende a 1.817,57 euros (12 pagas) más 1.844,07 euros (dos
pagas extraordinarias).
9º.- Se ha tramitado el oportuno expediente administrativo con el contenido
íntegro visto en autos.

TERCERO.- Que contra dicha sentencia anunció el recurso de suplicación


por la parte demandada, siendo impugnado por la parte contraria,
pasándose los autos al Ponente para su examen y resolución por la Sala.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Se alega la infracción, por indebida aplicación de los artículos


1.1, 5.3 y 10 de la Orden SAN/29/<<2006>> , de 13 de diciembre , por la
que se establecen las bases y convocatoria de dos becas de formación para
personas licenciados en Derecho en la Dirección General de Servicios
Sociales.
Las becas de formación en general están dirigidas a la aplicación del campo
de conocimiento del interesado, titulado o no, de manera que se le
proporciona ayuda para el seguimiento de sus estudios. Tienen entonces
una finalidad docente en beneficio del perfeccionamiento, formación y
ampliación de conocimientos del becario. La distinción respecto del contrato
de trabajo sólo depende de la primacía que el concreto vínculo analizado
tiene la finalidad formativa que, en principio, motivo la concesión de toda
beca.
Si no es así, como sucede en el supuesto actual, nos encontramos ante una
beca aparente que disfraza un contrato de trabajo en prácticas, para la
formación o en su caso un contrato ordinario de trabajo. Es decir, aunque la
propia convocatoria establezca en su artículo 5.3 que la concesión, y
disfrute de la beca "no supondrá vinculación funcional, laboral o contractual
alguna entre la persona adjudicataria de la beca y la Administración de la
Comunidad Autónoma de Cantabria, cláusula a la que le someten los
adjudicatarios de la beca conforme al artículo 10 de la convocatoria, dicha
declaración no puede tener eficacia porque el trabajo, su finalidad formativa
(artículo sexto), se ha efectuado con la dependencia y afinidad
características de la relación laboral.
Como expresa la <<STS>> 13 junio 1988 (RJ 1988, 5270) aunque "las
becas son en general retribuciones dinerarias o en especie orientadas a
posibilitar el estudio y formación del becario, dichos estudio y formación
pueden en no pocas ocasiones fructificar en la realización de una obra, y así
no son escasas las becas que se otorgan para la producción de
determinados estudios o para el avance en concretos campos de la
investigación científico". Lo decisivo, sin embargo, es que "estas
producciones, o la formación conseguida en los becarios, nunca se incorpora
a la ordenación productiva de la institución que otorga la beca, por ello si
bien el perceptor de una beca realiza una actividad, y actividad que puede
se entendida como trabajo percibe una remuneración en atención a la
misma, por el contrario aquel que concede la beca y la hace efectiva no
puede confundirse nunca con la condición propia del empresario ya que no
incorpora el trabajo del becario a su patrimonio, circunstancia esencial a la
figura del empresario, cuya actividad si bien puede carecer de ánimo de
lucro, lo que siempre es subjetivo, no carece nunca de lo que en este
aspecto puede denominarse de lucro en la actividad que ejerce". En el
mismo sentid, <<STS>> 26 de junio 1995 (RJ 1995,5365) y STSJ Cataluña
de 28 enero 1994 (AS 1994, 180).
De este modo, aunque el becario deba "cumplir ciertas tareas, no las realiza
en línea de contraprestación, sino de aportación de un mérito para hacerse
acreedor de la beca y disminuir así la carga de onerosidad que la beca
representa, por lo que con ésta se materializa un compromiso que adquiere
el becario y que no desvirtúa la naturaleza extralaboral de la relación
existente. De ahí que la clave para distinguir entre beca y contrato de
trabajo sea que la finalidad perseguida en la concesión de becas no estriba
en beneficiarse de la actividad del becario, sino en la ayuda que se presta
en su formación".
Por ello, "el rasgo diferencial de la beca como percepción es su finalidad
primaria de facilitar el estudio y la formación del becario y no la de
apropiarse de los resultados o frutos de su esfuerzo o estudio, obteniendo
de ellos una utilidad en beneficio propio" <<STS>> 7 julio 1998 (RJ
1998,6161). Otra cosa es que "la realización de los trabajos encomendados
pueda tener un efecto de formación por la experiencia, que es inherente a
cualquier actividad profesional" <<STS>> 22 noviembre 2005 (RJ 2005,
10049). La verdadera beca es, en definitiva, un "acto de liberalidad
conectado a un objetivo básico de carácter formativo"; y, por tanto, "la
contratación laboral debe prevalecer cuando no cabe en principio apreciar
en la actividad becada un interés educativo con relevancia para definir la
naturaleza del vínculo, siendo, por el contrario, clara la utilidad que del
trabajo obtiene la (empresa) y, consiguientemente, la finalidad retributiva
de ese trabajo que cumplen las cantidades abonadas como
beca" <<STS>> 12 <<abril>> 1989 (RJ 1989,2967). La misma doctrina
en STSJ Madrid 19 mayo 2003 (AS 2003).
El rasgo diferencial de la beca como percepción es su finalidad primaria de
facilitar el estudio y formación del becario, y no la de incorporar los
resultados o frutos del estudio o trabajo de formación al patrimonio de la
persona que la otorga (STSJ de Madrid de 19 mayo de 2003 [AS 2003,3423],
Recurso 1681/2003,Ponente: Cea Ayala).
También es preciso destacar el caso analizado por la STSJ Cataluña de 3 de
octubre de 2000 (AS 2001, 888) (Rec. 3175/2000, Ponente: Azón Vilas). El
Tribunal entiende que en el caso enjuiciado se trataba de una relación
laboral pura y simple, pues es evidente que la becaria demandante tan sólo
obtiene como beneficio una pequeña retribución y ningún tipo de formación
o práctica profesional, mientras que la recurrente recibe un servicio que, de
no ser desempeñado por becarios, requeriría contratación laboral.
Hay que resaltar de la doctrina ya consolidada que el rasgo diferencial de la
beca como institución jurídica es su conexión a un objetivo básico de
carácter formativo, en beneficio del perfeccionamiento y capacitación
teórica y práctica del beneficiario. La vinculación de la beca a la realización
de un servicio dentro de la esfera de actuación de la entidad otorgante, no
corresponde a la naturaleza y objeto de esa figura cuando la finalidad
formativa tiene carácter accesorio y la función primordial es el
aprovechamiento por la entidad que la otorga del trabajo realizado por el
becario, prevaleciendo así el beneficio de aquélla sobre el provecho de éste.
La figura de la beca no puede servir entonces como pantalla para encubrir
una relación laboral mal remunerada, aprovechándose de la necesidad real
de los posibles perceptores.
Datos como una cierta contraprestación en el sentido de prestación de
algún servicio por el becario, horario, sujeción a un cierto control o
disciplina, remuneración, etc., que normalmente deben ser tomados como
indicios de laboralidad, ex artículo 8.0 ET no son suficiente per se, sino que
deben estar subordinados al "principio del beneficio".
Por ello la citada <<STS>> 13 junio 1988 (RJ 1988,5270) concluyó que
eran becarios y no asalariados los colaboradores becados por un
Ayuntamiento habida cuenta que no hay prueba ni indicio de que la
actividad que realizaron bajo la tutela de un Arqueólogo "tuviera otro objeto
que el propio perfeccionamiento y capacitación de los actores, fijando ellos
el horario del grupo y la distribución de las cantidades asignadas". E
igualmente, aunque la solución sea mucho más cuestionable, la <<STS>> ,
22 junio 1988 (RJ 1988, 6030), llegó a la conclusión de que eran objeto de
una beca los servicios facultativos de planificación sanitaria y atención
hospitalaria prestados para una Comunidad Autónoma, "obteniendo una
experiencia profesional y recibiendo una cantidad mensual bajo el concepto
de beca, sin oponer el menor reparo u objeción a la tarea desempeñada
como, tampoco, a la forma en que era retribuida, encuadrada, sin duda, en
las facultades de ámbito administrativo del Organismo demandado. No
puede, según lo ya razonado, operar la presunción que establece el art. 8.1
del Estatuto de los Trabajadores”.
Sin embargo, la <<STS>> 26 junio 1995 (RJ 1995,5365) calificó como
laboral la relación del becario cuyos trabajos de investigación y servicios de
dirección de estudios y de control de calidad de productos se realiza
durante muchos años por cuenta y en provecho de la entidad empleadora
(Fundación de Gestión Sanitaria de un hospital). Y la más
reciente <<STS>> 22 noviembre 2005 (RJ 2005,10049), seguida
por <<STS>> <<4>> <<abril>> <<2006>> (RJ <<2006>> ,2325),
también considera que es trabajador asalariado el becario de formación del
Centro de Informática y Comunicaciones de Centro de la Universidad Pablo
Olavide de Sevilla que desde 2001 vino desarrollando las más variadas
funciones en el citado centro con una dedicación de 35 horas semanales.
En el motivo de otras Salas como la STSJ País Vasco 18 marzo 2003 (AS
2003, 2567), califiquen como trabajadores a unos licenciados que prestaron
servicios como becarios en la Universidad del País Vasco y Juntas Generales
de Álava. Igualmente, la STSJ Madrid 19 mayo 2003 (AS 2003,3424) declara
que es relación laboral una aparente beca de prácticas establecida por
Telefónica España para alumnos de la Fundación Universidad Europea.

SEGUNDO.- En el supuesto actual, sin perjuicio de que la realización de


los trabajos encomendados pudiera tener el efecto de formación inevitable,
a través de la experiencia, que es inherente a cualquier actividad
profesional, como indica la <<STS>> de 22-11-2005 , antes referida, la
utilidad del trabajo obtenido por la demandada prevalece sobre el interés
educativo, el beneficio propio de la Administración sobre la finalidad
primaria de estudio y formación del becario, que apenas ocupó una semana
y en materia de protección de menores.
Como se expresa con valor de hecho probado, (ordinal sexto), los
demandantes no han sido formados durante el período de beca (31-1-2007
en adelante) y en materia de menores extranjeros no acompañados.
Vinieron a ocupar un ámbito necesario en la actividad del Gobierno de
Cantabria y motivado por la realidad social que representaba la avalancha
de pateras. Es decir, una necesidad de la demandada obligó a buscar
asesoramiento en materia tan específica asumiendo los becarios unos
cometidos que prolijamente se describen en el ordinal cuarto de los hechos
probados (asesoramiento jurídico, estudios e informes, tramitación,
documentación, intervención con familias, etc). En definitiva, el
aprovechamiento de la actividad eminentemente practica fue para el
Gobierno de Cantabria y los actores la "realización de las tareas propias del
proceso productivo sin prevalecer el provecho formativo de los becarios,
datos fundamentales según SSTS de 26 de junio 1995 (RJ 1995, 5365); de
13 de <<abril>> de 1989 (RJ 1989,2967); de 22 de junio 1988 (RJ
1988,6030); En el mismo sentido, SSTSJ del País Vasco de 21 de junio .
No se satisface de esta manera el sentido de "las actividades, trabajos y
estudios" destinados, según el artículo 1 de la Convocatoria a la "formación
y colaboración"). Se cumplía además un horario semanal (de ocho a quince
horas) y en el ámbito o dependencias del Gobierno de Cantabria (hecho
probado tercero), asumiendo los actores una labor esencial para el
funcionamiento de la empresa y que responde a una labor habitual y
continuada, circunstancias poderosamente indiciarias a tenor de SSTS de 13
de <<abril>> de 1989 (RJ 1989,2967); de 12 de mayo de 1989 (RTCT
1989,3297); de <<4 de julio de 1988 (RJ 1988, 5739); SSTSJ País Vasco de
25 de marzo de 1997 (AS 1997, 1778), de Cataluña de 15 de febrero de
1994 (AS 1994,573; de Madrid de 8 de febrero de 1994 (AS 1994,834).
En resumen, no hay beca cuando tales servicios cubren o satisfacen
necesidades que, de no llevarse a cabo por aquellos, tendrían que
encomendarse a tercero (STSJ de Madrid de 5-6-2003. AS 2003. 3525), de
manera que el servicio, de no ser desarrollado por los becarios, exigiría la
contratación laboral.
A tenor entonces del "principio del beneficio", principal criterio, principal en
la empresa, secundario el de los trabajadores (formación en los primeros
días, sobre menores, incidencia de la practica) los datos aportados, servicios
y horarios, remuneración, etc., son circunstancias que deben ser tomadas
como indicios de laboralidad, en aplicación de la presunción del artículo 8.1
del Estatuto de los Trabajadores, no desvirtuada.

TERCERO.- Conforme al artículo 233 de la Ley Procedimiento Laboral,


procede hacer expresa imposición de costas a la parte recurrente.
Por todo lo anterior, procede la desestimación del recurso.
Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación,

FALLAMOS
Desestimar el recurso formulado por el Gobierno de Cantabria interpuesto
frente a la Sentencia número 483/2008, dictada por el Juzgado de lo Social
número Tres de Santander en autos 569/08 , el 10 de noviembre de 2008 y
en consecuencia debemos confirmar y confirmamos la misma en todos sus
pronunciamientos.
Condenamos a la parte recurrente a abonar al letrado de la parte
impugnante honorarios por importe de 600 €.
Notifíquese esta Sentencia a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior
de Justicia, previniéndoles de su derecho a interponer contra la misma,
recurso de casación para la unificación de doctrina, ante la Sala de lo Social
del Tribunal Supremo, dentro de los diez días hábiles contados a partir del
siguiente a su notificación.
Devuélvanse, una vez firme la Sentencia, los autos al Juzgado de
procedencia, con certificación de esta resolución, y déjese otra certificación
en el rollo a archivar en este Tribunal.
Así, por esta nuestra Sentencia la pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución
por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy
fe.
DILIGENCIA:
Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior
resolución. Doy fe.