Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas

Issn 0718-9427

El mundo andino entre dos paradigmas: historiografía clásica y etnohistoria
The Andean world between two paradigms: the classic historiography and the ethnohistory

Germán Morong Escuela de Historia y Geografía, Universidad Bernardo O’Higgins
Resumen
La presente reflexión intenta determinar las posibilidades de aplicar al desarrollo de la historia, en particular el desarrollo disciplinario de la etnohistoria andina, las propuestas kuhneanas acerca de los cambios de paradigmas que han afectado a las ciencias a lo largo de la historia. Mi intención aquí es afirmar, a modo de un ejercicio analítico ampliamente discutido, que las revoluciones que han afectado a la ciencia, en la exégesis de Kuhn, los cambios paradigmáticos que implican la emergencia de anomalías que rompen las formaciones teóricas y que constituyen nuevos objetos y nuevos procedimientos experimentales son aplicables, a manera de una analogía, al desarrollo de las ciencias sociales y/o humanidades. Palabras claves: Historia, etnohistoria, mundo andino, paradigma, revolución científica.

93

Abstract
This research aims to determine the possibilities regarding the application of several claims proposed by Khun about how paradigm changes may not only affect what is mostly know as natural sciences but also historical science, specifically and for the purpose of this paper Andean ethnohistory. The intention of the author is to confirm –as analytic and widely discussed exercise- the way in which revolutions, that have affected natural sciences, as long as paradigmatic variations may be applied to the development of social sciences and humanities due to these paradigmatic changes not only may cause the birth of new anomalies but also finally break theories and beliefs. Key words: History, Ethnohistory, Andean World, Paradigm, Scientific Revolution.

SudHistoria, nº 4, enero-junio 2012

20-21. El orden del discurso (Barcelona: Tusquets. con o sin justificación. U. articulada con reglas. 2011 Aceptado: 9 de junio. 9-24. 2 Michel Foucault. de Chile. Se objetará. SudHistoria. Los discursos. intento revisar el cambio paradigmático de un tipo de historiografía a partir de la modificación de sus supuestos metodológicos y epistemológicos. 2000). en Los discursos sobre los otros (Una aproximación metodológica interdisciplinaria) (Santiago: Facultad de Filosofía y Humanidades. para la etnohistoria como campo de saber. enero-junio 2012 . 1 94 Thomas Kuhn. los supuestos sólidos sobre los que se constituye una teoría determinada. 1975). por José Luis Martínez 3 cuando advirtió un desplazamiento de un tipo de fuentes (las crónicas) hacia otras (las burocráticas) que implican una modificación del discurso disciplinario del investigador. 3 José Luis Martínez. en función de la naturaleza propia de la ciencia. Una reflexión desde la Etnohistoria”. “Documentos y Discursos. de modo radical. que la analogía propuesta no procede. La reflexión aquí propuesta toma como referencia aquella discusión planteada hace más de diez años. observaciones y cuantificaciones que “probarían” una verdad determinada.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Recibido: 7 de noviembre. Thomas Kuhn construye la lógica del movimiento epistemológico con el cual pueden entenderse los cambios que revolucionan.cl Issn 0718-9427 Introducción En La estructura de las revoluciones científicas1. Este tipo de reflexión ya había sido planteada. nº 4. 4 Martínez. 1981) 14. ha posibilitado un tipo de conocimiento que se ha ido construyendo sobre la irrupción y la discontinuidad 2 y no sobre la acumulación que asocia el desarrollo de una teoría en función de su evolución precedente desde un origen fundante. 2012 Correo electrónico: gmorong@docente. La estructura de las revoluciones científicas [1962] (México: Fondo de cultura económica.ubo. Tomando en consideración estas breves premisas. El carácter transitorio e histórico de una teoría científica tal. produciéndose a partir del cambio del tipo de documento una ruptura que él consigna como epistemológica4. aparatos metodológicos.

SudHistoria.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 95 5 6 Martínez. Es decir. en el sentido de constituir su práctica sobre los supuestos epistemológicos que tienen larga data: su objeto de estudio.se ha sostenido sin variaciones fundamentales desde el siglo XVI7 con los supuestos que he descrito. Sin embargo. los relatos cronísticos sobre Indias se construyen haciendo uso de procedimientos y reglas obligatorias declaradas para legitimar. 1985). un interpretador capaz de traducir y transliterar esa realidad pasada en una producción individual llamada texto5. la relación que esto último plantea para la elaboración de la propia narración histórica y la consideración de que la “verdad” histórica puede estar contenida. tanto en el documento como en el discurso del historiador. puedan aplicarse a la . Los Discursos. en una comunidad de lectores más especializados. es decir. considerando que sus formulaciones paradigmáticas rompieron con tradiciones precedentes muy sólidas y legitimadas en el sentido de un cambio que modificó los supuestos de base para la formulación de teorías y que reorientó la percepción científica de la realidad. La operación historiográfica -como la ha denominado Michel de Certeau6. “La operación histórica” . es posible que las definiciones que Kuhn da al concepto de “paradigma”. 7 Durante el siglo XVI. a partir de un cuidadoso análisis heurístico. nº 4. Podríamos sostener que el paradigma historiográfico no ha entrado en crisis en relación a los procedimientos normales que caracterizan a la disciplina histórica. la obra de un autor específico. Nuevos problemas. en Hacer la historia. el historiador sería un mediador. no habría sufrido una ruptura paradigmática estructural. El criterio que asume la veracidad de un texto se sustenta en la crítica externa e interna de las fuentes.entre un determinado documento o un conjunto de ellos y la “realidad” que parecieran referir. Con esto quiero señalar que la historiografía. tomo I. 21. Michel de Certeau. considero que tales presunciones pueden ser analizadas de otro modo. 3-41. que autorizaran la publicación de la obra por considerarla verosímil. el documento contiene una realidad que hay que saber extraer. Luego. con mayor o menor habilidad. enero-junio 2012 sometida a otro tipo de reglas que la constituyen. a pesar de haber experimentado transformaciones metodológicas sustanciales. la relación asumida -en los historiadores. editado por Jacques Le Goff y Pierre Nora (Barcelona: Taurus.

han . es clave la labor de los investigadores que. Aquí encontramos una tradición disciplinaria conocida como historia propiamente. luego establecer la emergencia de problemas que. abre un campo de análisis que no es reductible sólo al conocimiento científico. en forma de anomalías. reorientando la constitución y problematización del objeto de estudio. nº 4. imponen un cambio conceptual y metodológico al paradigma anterior. bien arraigadas en una comunidad disciplinaria específica. Quisiera situar el problema y el cambio paradigmático en la historiografía que ha constituido al mundo andino como objeto de estudio. a lo menos. Como en toda revolución paradigmática. La lectura que hago de Kuhn considera el supuesto de que su obra permite variadas lecturas y. El desarrollo de la obra. son extensivos al desarrollo histórico de disciplinas que tienen por objeto al hombre y su historicidad (considerando que la noción de hombre se ha venido cosificando y categorizando desde la ilustración. la aparición de una nueva nomenclatura disciplinaria y la constitución de un objeto de estudio desplazado o no necesariamente considerado al interior de la historiografía clásica de los incas. sino la naturaleza del objeto de estudio mismo. a modo de científicos. seguida por una etnohistoria que. Esto último me permite usar la noción de cambio paradigmático para la historia. Permítaseme ensayar un ejercicio analítico que determina los procedimientos epistémicos de un tipo de historiografía en la construcción de su objeto de estudio. Aquí operaría una revolución de las fuentes. ya que las lógicas de irrupción y de cambio. al igual que un objeto científico propio de las ciencias). particularmente un tipo de historia. cuestionó los principales supuestos epistemológicos del período anterior. en su posibilidad de seguir una historia de la ciencia. Creo que es posible determinar que la historia y. de determinación de reglas y principios teóricos.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 96 SudHistoria. tres definiciones de lo que entendemos por paradigma. en la medida en que el autor no clausura la posibilidad de hacer extensivo su campo conceptual más allá de las fronteras de la ciencia. desarrollada desde fines del XIX hasta mediados del siglo pasado. ha sufrido un cambio epistémico trascendente que afectó no sólo los procedimientos o instrumentos de análisis. en cuanto paradigma. enero-junio 2012 historiografía de acuerdo a la lógica con las cuales el autor explica los cambios o revoluciones que afectan a teorías y a tradiciones de saber.

esto nos indica la simultaneidad de tradiciones distintas en un mismo tiempo histórico y la compleja imbricación de teorías en una u otra tradición disciplinar. en realidad. los que hacen referencia a la aplicación de la teoría y a los modelos de solución de problemas8. y un partido político reúne a 8 9 Kuhn. varios aspectos. La estructura. La estructura. Kuhn. Antes de desarrollar la revolución kuhneana llevada al campo histórico. ontológicos y de creencias y. enero-junio 2012 . 34. expondré de forma general y sintética algunos de los planteamientos de Thomas Kuhn. Con este término quiere indicar. 33-4. no es más que un paradigma o un conjunto de éstos. lo que comparten sus miembros para explicar la relativa plenitud de su comunicación profesional y la relativa unanimidad de sus juicios profesionales. La etnohistoria ha convivido hasta hoy en una legitimidad epistémica que la comunidad de investigadores le ha otorgado. Una comunidad religiosa se reconoce a través de los dogmas específicos en los que cree. No obstante. SudHistoria. Por un lado. por otro. se afirma que la comunidad científica se construye a través de la aceptación de teorías denominadas “paradigmas”. que durante un tiempo determinado brindan un modelo de problemas y soluciones aceptables a aquellos que trabajan en un campo de investigaciones”9 97 Habiendo aislado una comunidad particular de especialistas. los resabios del antiguo paradigma siguen articulando una serie de investigaciones sobre el pasado prehispánico y colonial del hombre andino.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 cambiado las reglas del juego. en una verdadera coexistencia al paradigma de la etnohistoria. “con este término quiero indicar conquistas científicas universalmente aceptadas. Algunos supuestos kuhneanos y sus implicancias en la historia En La estructura de las revoluciones científicas (1962). enunciemos algunos: el término “paradigma” designa todos los compromisos compartidos por una comunidad de científicos. nº 4. los teóricos.

Sin embargo. resistiéndose a los asaltos reiterados de las suposiciones paradigmáticas. En resumen. que deja de existir cuando del crisol representado por aquel período desenfrenado de búsqueda que es la ciencia extraordinaria. Éstos son los síntomas de la crisis. Del mismo modo. reconocidas por alguna comunidad científica. en un momento determinado. se efectúan mediciones más exactas. se ponen en tela de juicio los dogmas y. la ciencia normal es acumulativa (se construyen instrumentos más potentes. que en virtud de los supuestos paradigmáticos -y en su interior. logra surgir un nuevo paradigma sobre el cual volverá a articularse la ciencia normal. los científicos pierden la confianza en aquella teoría que antes habían abrazado. durante cierto tiempo y utilizadas como fundamento para prácticas posteriores y redactadas en los textos científicos.) y el científico normal no busca la novedad. la novedad tendrá que aparecer necesariamente. provocan la crisis del paradigma. etc. Junto con ésta. enero-junio 2012 Por lo tanto. Todo esto explica aquellas anomalías que. pierden rigor las reglas que gobiernan la investigación normal. Kuhn describe el pasaje a un nuevo paradigma como una reorientación estructural: al abrazar un nuevo paradigma. y así sucesivamente. “Ciencia normal significa investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas pasadas. 33. una teoría paradigmática es la que instituye una determinada comunidad científica. El motivo es que la articulación teórica y empírica del paradigma aumenta el contenido informativo de la teoría y. ante las anomalías.llevará a cabo lo que Kuhn denomina ciencia normal. le expone al riesgo de verse desmentida. y después de un período de tiempo bastante largo. la que a su vez. llevará a nuevas anomalías. Esta definición plantea la naturaleza acumulativa de la ciencia normal” 10 98 10 Kuhn. La estructura. pero los coloca en una relación diferente a la anterior. . por tanto.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 sus miembros en torno a las finalidades y valores específicos. la comunidad científica maneja la misma cantidad de datos que antes. SudHistoria. por consiguiente. debe afrontar la comunidad científica y que. se amplía la teoría a otros terrenos. da comienzo un período de ciencia extraordinaria: el paradigma queda sometido a un proceso de desenfoque. nº 4.

permite entender la naturaleza convencional “de consenso” de un paradigma determinado. “Incluso los hombres que se encuentran en el mismo campo o en otros campos estrechamente relacionados y que comienzan estudiando muchos de los mismos libros y de los mismos logros pueden (…). bajo un mismo tipo de reglas científicas de amplia difusión. que la construcción de todos los supuestos que permiten el desarrollo de la ciencia y su terminología representacional sólo pueden ser entendidos en su propia historicidad. es la convicción kuhneana de que “pueden haber revoluciones tanto grandes como pequeñas. a partir de las rupturas epistemológicas que en el proceso de la historia han ido construyéndose a partir de las nuevas experiencias y frente a nuevos desafíos que impregnan la labor del investigador. química. el paradigma se constituye en algo así como una “discursividad” común. al igual que Feyerabend11. 12 Kuhn. Un último elemento a considerar. física o botánica). en prácticas de habla que homogenizan un tipo particular de discusión científica. incluso el descubrimiento de un fenómeno nuevo e inesperado puede ser revolucionario”12 99 Esta cita refuerza la impresión de que ciertas reglas explícitas son generalmente comunes a un grupo científico muy amplio. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento (Barcelona: Ariel. de relevancia para el siguiente análisis. la existencia en un mismo tiempo. pero no pude decirse lo mismo de los paradigmas. La estructura. SudHistoria. 89. reglas y paradigmas. nº 4. enero-junio 2012 . 11 Paul Feyerabend. 88. Más aún. para esos grupos. La estructura. adquirir paradigmas muy diferentes”13 La posibilidad de entender que los paradigmas son anteriores a la declaración de reglas definidas de amplia aceptación científica y que ellos pueden afectar a una subespecialidad del mismo tipo de ciencia (astronomía. Con todo. 13 Kuhn. Contra el método. de dos o más paradigmas complejiza la relación recíproca entre teorías. que algunas revoluciones afectan sólo a los miembros de una subespecialidad profesional y que.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 La propuesta del autor radica en considerar. 1975).

) ahora sólo permiten razonar sobre el ejercicio del poder y no . el uso de tiempo histórico. Estos readecuaron las reglas. El acontecimiento. causalidad. selección y relevancia. enero-junio 2012 Esto último nos hace entender que los procedimientos y reglas utilizados en el campo de la historia. nuevos sujetos aparecieron generando nuevas relaciones y nuevos problemas para el campo histórico. al interior de la tradición decimonónica positivista. Basta señalar. sobre los mismos documentos de archivo. hayan cambiado el objeto de estudio y logrado cambiar y reestructurar todo un campo conceptual que ha incidido en una modificación posterior de los propios procedimientos que se creían seguros y hasta donde se permitía cualquier tipo de reconstrucción del pasado. la pérdida de legitimidad. tratamiento del archivo. etc. a lo largo del siglo XX. Es así que podemos evidenciar. del valor asignado al acontecimiento y al documento como referente de realidad y su desplazamiento por paradigmas venidos de otras áreas epistémicas como lo fueron el marxismo. modificaciones paradigmáticas que han afectado a la ciencia histórica rompiendo con supuestos y procedimientos anteriormente aceptados. si bien no han cambiado y diversos historiadores las consideran como reglas de uso universales. etc. Es posible que en el caso de la historia. punto neurálgico de todo trabajo anterior de la historia. crítica documental. las relaciones internacionales. por ejemplo. fue sustituido por el de proceso y estructura.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 100 SudHistoria. Pero esto no ha impedido que en gran parte del desarrollo de la historiografía de occidente asistamos a verdaderas revoluciones epistemológicas que. Además. la historia cuantitativa. asignándoles operaciones teóricas que terminaron por modificar los supuestos que se creían seguros para alcanzar una “verda d del pasado”. no han evitado la existencia de paradigmas distintos y hasta contradictorios en la forma de entender y aplicar las reglas del método histórico. me refiero a la naturaleza de la reconstrucción historiográfica. usando las mismas herramientas en el taller del historiador. las reglas de uso de una comunidad general puedan considerarse como su naturaleza disciplinaria.). comunes a todo trabajo del historiador (el uso de fuentes. los Annales y el estructuralismo. comparación heurística. posición del autor en el relato. los niveles predilectos de análisis (la política. nº 4. posibilitaron la emergencia de categorías novedosas para la ciencia histórica.

a los menos. enero-junio 2012 . la pregunta esencial y por la que se agotaran esfuerzos metodológicos tiene que ver con la reconstrucción del mundo indígena anterior a la llegada hispana y el período colonial temprano. Emerge el lugar antropológico de la cultura y con ello una revolución metodológica de las fuentes. ¿qué procesos. Luego. construyendo. como la aparición de sujetos ignorados o silenciados que aportan una nueva dimensión epistemológica a la tarea de historiar. ya que los supuestos. de una que sufre variaciones sustanciales. Éste. a su vez. 101 SudHistoria. es decir. Incluso. reglas y procedimientos disciplinarios. descubrimientos y anomalías permiten generar una ruptura paradigmática al modo de una revolución epistemológica? Tomando en consideración que podríamos estar en presencia de dos matrices disciplinarias distintas o. Para ello. revisaré las condiciones de cambio que permiten la aparición de una nueva disciplina y de un nuevo campo conceptual. dentro de lo que se entiende por historia en sentido amplio. El Mundo Andino entre dos paradigmas: en torno a rupturas y discontinuidades Las explicaciones que he desarrollado son pertinentes a un campo más específico del trabajo histórico y que figuran como subespecialidades de la historia: la historiografía clásica de los incas y la etnohistoria del mundo andino. planteó como hipótesis. Para ambas tradiciones. Teniendo ambas tradiciones la misma obsesión reconstructiva me pregunto. un campo nuevo que demandaría el cuestionamiento de instrumentos. el nivel de conceptualización disciplinaria cambia. de su historicidad y de lo que podríamos denominar una “historia indígena” ha sido el objeto trascendente del nacimiento de estos tipos de historiografía. nº 4. El rescate de esa realidad. un nuevo objeto de estudio. Entre ellas. seguiré de cerca y usaré las reflexiones que José Luis Martínez ha considerado acerca del cambio paradigmático de la etnohistoria. a continuación determinaré los supuestos teóricos y procedimientos metodológicos de la antigua tradición historiográfica sobre el mundo indígena prehispánico y colonial. procedimientos y objeto de estudio se modifican.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 ser reflejo de una historia total. se ha producido en el siglo XX. una ruptura epistemológica que nos permitiría hablar de una revolución en el sentido kuhneano.

de Wedin respecto que los resultados de los estudios 14 15 Martínez. porque se trata siempre de utilizar el inerte testimonio e introducirlo en una reconstrucción recreadora y dinámica. Prescott. Cita tomada en Martínez. SudHistoria. desde una posición del paradigma de la etnohistoria. siglos XIX y XX Desarrollada desde finales del siglo XIX y las primeras cuatro décadas del siglo XX. 13. 16 Martínez. 10. Los discursos. los documentos-fuentes. exclusivamente. desarrollada con mayor o menor habilidad. Toda la producción de la historiografía clásica sobre los incas (Means. como la historia de los avatares y fluctuaciones del valor asignado al testimonio”15 102 En esta perspectiva -siguiendo a Martínez16-. la historiografía clásica se inserta en la tradición positivista que. Pórras-Barrenechea. nº 4. Los discursos. por ejemplo. Markham. la historia de la historiografía aparece. Araníbar) descansó sobre este supuesto epistemológico. las afirmaciones. son secundarios al interés del investigador y lo primordial es lo que ellos nos pueden decir o nos permitan saber. Wedin. manifestó las siguientes anomalías indicativas de la imposibilidad de dar cuenta de una “realidad indígena”: a) Un criterio que ha sido un procedimiento básico para la construcción de la historiografía: el criterio que concibe el documento como una fuente que remitiría a una supuesta “realidad”. enero-junio 2012 .Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 que “hay una relación entre la forma como un determinado grupo de estudiosos concibe los documentos con los cuales trabaja y la forma que adquiere el discurso de ese quehacer”14. en cierto sentido. Es decir. en tanto textos y discursos o narración. La historiografía clásica del mundo andino como paradigma en crisis. 13. Los discursos. Por tanto. privilegiando. el documento escrito. Así señalaba Carlos Araníbar en 1963: “Pero. tradujo los siguientes supuestos epistemológicos esenciales y. para obtener un conocimiento sobre algo que siempre está más allá de él. el documento como un continente de informaciones que deben ser extraídas.

constituye procesos de significación de la realidad de acuerdo a la tradición occidental. Una de las conclusiones que se derivan de esta forma de aproximación. la historiografía clásica de los incas (incluso parte de los estudios de la etnohistoria) no incluyó como preocupación esencial el traspaso del conocimiento fijado en la oralidad.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 sobre lo incaico “dependen. heredera del mundo clásico. ej. nº 4. 19 Martínez. Los discursos. Esta verdadera revolución en los modos de expresar el conocimiento que impuso la conquista hispana. 21. Martínez señala: “Se entienden en cuanto los documentos son percibidos como un me dio o una herramienta que nos permite desplazarnos más allá de ellos. pues la narrativa de la historia. al conocimiento fijado en la escritura. en su “condición” paradigmática durante el siglo XVI. . propia de las sociedades andinas prehispánica. su formalidad. Martínez. contenido en el documento escrito. la sociedad incaica). que se desprenden de esa relación directa. en tanto reflejos más o memos directos de una realidad de la que (supuestamente) son resultado y expresión a la vez. positiva. los documentos determinan los límites de nuestro conocimiento de la realidad estudiada”18 103 17 18 Cita tomada en Martínez. Los discursos. b) La posición que asume a los documentos como recipiente. para alcanzar una realidad de la que son el testimonio (en el caso de esta historiografía. Los discursos. 13. de la progresiva publicación de fuentes”17. 13. Esto conduce a un problema epistemológico mayor que tiene directa relación con la naturaleza del relato. 22 SudHistoria. 20 Martínez. enero-junio 2012 Un límite no percibido o intencionalmente omitido por los historiadores de esta comunidad. naturalmente. es la de que. la voz indígena se ha castellanizado (lingüística y semánticamente. c) Al constituir los documentos escritos como base de la reconstrucción de lo indígena. Rey=Inca)20. Esto último permite ciertos elementos de análisis: 1) El problema de las traducciones y las diferencias culturales. conlleva también otro tipo de consecuencias: la de permitir únicamente determinadas formas del conocimiento. entre documento y realidad19. ha cuestionado la premisa de hallar la “voz indígena” en todas las fuentes escritas. Los discursos.

21 22 Martínez. 24. enero-junio 2012 . No obstante esa táctica metodológica. SudHistoria. Todo ello ha permitido la metodología de los filtros documentales. empeñándose en la búsqueda de fragmentos testimoniales que den cuenta de una situación etnográfica. económico y político en las instituciones y prácticas indígenas. ya que ha permitido diferenciar los relatos hispanos de acuerdo a su tipología. que dan cuenta los trabajos de Wachtel y Gruzinski y más tarde los de Julien y Fossa. Los discursos. se refieren a la relación esencial entre documento-fuente y la realidad que ellos parecieran referir. Martínez. “han intentado transformar el documento en un informante etnográfico. que traduce un nuevo conjunto de anomalías. La interrogante crucial es ¿qué información reproduce el relato el que habla o el que escribe? Este punto es crucial para los estudios etnohistóricos más recientes. en tanto enigmas. herramientas en las cuales se presupone una capacidad de penetración del discurso hispano en las escrituras”22 Esta técnica ha incorporado el tratamiento documental: la heurística histórica. es que la historiografía clásica y algunos etnohistoriadores. d) Otra consideración. 24. articulados por las reglas del paradigma en cuestión. 3) La existencia de fórmulas textuales que modifican la información de los relatos orales (propias de las tipologías que diferencian a relaciones de crónicas o a memoriales de visitas administrativas). nº 4. Aquí operaría la llamada “teoría del espejo” en la cual la descripción escritural permitiría leer lo que el español es capaz de ver culturalmente21. siguiendo las proposiciones de Martínez. Para ello ha desplegado el principio metodológico de los filtros documentales. La naturaleza del dato etnográfico presencial. las interrogantes cruciales que no han podido ser resueltas. en función de la pertinencia en el rescate de la andinidad presente en los textos hispanos. no es comparable a la naturaleza del relato cronístico operado por un español del siglo XVI. Los discursos.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 104 2) Las categorías descriptivas y culturales: el re-conocimiento de los hispanos de sus propios modelos de organización social. al amparo de un aparato metodológico del campo propio de la etnología.

b) Se utilizó como principio crítico la heurística y el análisis interno y externo del documento para establecer su veracidad. c) se siguió la 23 105 Martínez. 14. la etnohistoria y la emergencia de un nuevo paradigma Creo que son los procedimientos analizados más arriba. del mismo modo. En síntesis. enero-junio 2012 . se diferenciaban para crear una historia de los incas. considerados desde la propuesta kuhneana. nº 4. que expresan la crisis que sufre el paradigma de la comunidad de investigadores asociados a la historia clásica de los incas.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 John Murra. Esto diferenciaría tipos de relatos que por su naturaleza constituyen o significan al indígena de forma diferenciada: la crónica que reconstruye históricamente al inca de la visita administrativa que con criterios sustentados en el control político y el sistema tributario entrega una información probablemente más “étnica”. Esta revolución paradigmática fue impulsada por John Murra. producidos mayoritariamente entre 1550 y 1580. la historia de las sociedades andinas fue dirigida y construida a partir de los siguientes presupuestos: a) Se trató de una reconstrucción historiográfica de carácter positivista que utilizó las crónicas y homologó bajo este epíteto una serie de relatos que. a la construcción de un nuevo objeto de estudio al interior del mundo indígena andino-peruano. antropólogo rumano-norteamericano. la etnohistoria ha escapado del determinismo de la crónica como documento exclusivo sobre la realidad andina y ha incorporado fuentes como las visitas y los informes oficiales. Los discursos. hasta las investigaciones de John Murra (1955) y Tom Zuidema (1964). y tras la revolución metodológica que impuso John Murra. desde su estructura formal narrativa. las fuentes escritas fueron consideradas en función de su tipología y de las necesidades propias de la burocracia hispana para dar cuenta de lo andino. los que están detrás de la gran revolución de las fuentes en la que se sustenta el desarrollo contemporáneo de la etnohistoria andina 23. siguiendo la lógica de la forma de hacer historia propia del siglo XIX y mitad del XX. Desde Murra. asumiendo que el documento es portador en sí mismo de verdad. SudHistoria. al que debemos una de las mayores contribuciones a la renovación de las metodologías y. y como parte del anterior paradigma. Desde los años 70’.

enero-junio 2012 . al menos). así como también ocurre con el concepto de documento o fuente”25 Con Murra se ha hablado de una verdadera “ruptura paradigmática” sobre el estudio de las sociedades andinas 24 25 Cita tomada en Martínez. f) Los principios de esta forma de hacer historia se pueden sintetizar en las obras de Carlos Araníbar. La pista original puede provenir de una fuente escrita. la historia. pero pronto el estudio se convierte en el esfuerzo coordinado de varias tácticas de investigación que por mucho tiempo se han ejercido separadamente”24 Según Martínez. d) en el imperio Inca se incluyó la historia de las sociedades andinas en general. Por tanto.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 misma lógica de la narrativa histórica de la colonia temprana para describir y crear un relato historiográfico del pasado incaico de forma cronológica. como una visita. por una parte. se creó un espacio donde los bordes de los discursos (con los cuales cada una de esas disciplinas había abordado individualmente y con anterioridad estos estudios). se hacía historia pero no etnohistoria. etc. pero por otra parte y mucho más importante aún. nº 4. Los discursos. no considerando un diálogo fértil con la antropología. obviando las diferencias étnicas de las comunidades del centro sur andino. la lingüística. Los discursos. la arqueología. y de Ake Wedin. “A partir de esta proposición de Murra se abrió un espacio en el que confluyen. El concepto de lo incaico y las fuentes (1966). 12. SudHistoria. ¿Qué impusieron las perspectivas analíticas de John Murra? En 1975 John Murra señalaba. metodologías y aproximaciones diferentes (las de la antropología. Algunos problemas heurísticos en las crónicas de los siglos XVI-XVII (1963). 11. 106 “La etnohistoria ya no necesita mantenerse dentro de una definición técnica: el uso de las fuentes de archivo para el estudio de grupos étnicos no europeos. se tornan difusos. la arqueología. Martínez. imponiendo a los incas la misma estructura secuencial de la historia europea que instala un orden genealógico (relato lineal). e) los instrumentos de análisis provenían de la historia.

enero-junio 2012 prehispánicas y coloniales que tuvo como consecuencia analítica el siguiente desplazamiento: a) Da cuenta de un proceso de discusión interdisciplinaria. En tanto que las crónicas. 21. Este desplazamiento. SudHistoria. los incas pasan a ser “inkas”. Los discursos. una nueva construcción disciplinaria. etc. Lo anterior nos plantea un problema de cómo se construye el discurso del historiador. paralelamente. en consecuencia. Se propone una perspectiva teórica desde la etnología. ahora al interior de las sociedades coloniales. Pero no implica solamente el surgimiento de nuevos temas y sujetos. produce el surgimiento de otro discurso. con todo el uso discursivo que implica esta disciplina: el campo de la etnicidad y sus niveles de análisis 26. Hay todo un rescate de un léxico indígena y de categorías analíticas que hasta ese momento no habían operado en el campo de la historiografía. 28 Martínez. b) El concepto de “mundo andino” y su singularidad desplazan al incario o Tawantinsuyu.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 107 26 27 Martínez. básicamente. las fuentes burocráticas permiten generar una visión de continuidades. las burocráticas. Los discursos. Martínez. El paso desde el “inkario” a “lo andino”. puesto que se trata de percibir a través de los mismos informantes indígenas una información que consiente distinguir qué elementos prehispánicos siguen funcionando. . 12. permitiendo. desde el dominio de la historiografía hacia la etnohistoria. 12. nº 4. aparece un nuevo sujeto histórico: el hombre andino que reemplaza al indígena 27. De allí que eso permita plantear la continuidad como un paradigma 28. permitiendo asimismo una transformación en el lenguaje utilizado: el “inkario” pasa a llamarse “Tawantinsuyu”. los “mitayos” pasan a ser “mitmaqkuna”. c) Se produce el desplazamiento desde textos tales como las crónicas hacia otro tipo de fuentes. como textos que sustentaban básicamente una noción de ruptura. es un cambio que se sustenta en el desplazamiento de los documentos utilizados. Asimismo. Los discursos. puesto que no se trata tan solo de introducción de nuevas palabras.

ciertos investigadores han continuado desarrollando los supuestos básicos de la historiografía clásica en relación al uso e interpretación de los documentos para construir la realidad indígena. como en el cuestionamiento de la naturaleza del documento en tanto soporte de realidad. El cambio del lenguaje de investigación es un claro ejemplo del surgimiento de una nueva matriz disciplinar que ha caracterizado una comunidad científica de estudio. al mismo tiempo. La información no puede ser desprendida del contexto textual del cual ha sido organizada.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 A modo de conclusión Los presupuestos que he señalado. de la historiografía hacia la etnohistoria. partiendo de las anomalías detectadas por la crítica de Murra. sobre todo. 29 108 Martínez. El nuevo paradigma de la etnohistoria se sustenta en el intento de reposicionar. cuestionar la idea de un progreso o evolución monolítica del conocimiento. 16-17. enero-junio 2012 . una discursividad particular. terminó por generar una crisis que el paradigma anterior no pudo solucionar. No obstante. a los documentos en el centro del análisis. permitieron una revolución epistemológica que. Los discursos. cuestión que a la crítica documental más clásica parece no interesarle. SudHistoria. sobre un mismo objeto trascendente de estudio han operado con lógicas distintas y entre ambas se ha producido una revolución paradigmática. difusos y coexistentes. Eso permite afirmar el carácter simultáneo de paradigmas distintos al interior de una comunidad de investigadores que comparten el mismo objeto de estudio y. antes que reflejos o recipientes de una realidad. una compleja operación de producción de significación”29. se ha sustentado en el desplazamiento de los documentos analizados. un tipo de publicaciones validadas en un renovado campo de investigadores que legitiman su práctica y su mirada hasta la emergencia de una nueva crisis. en donde la realidad indígena desaparece en la enmarañada red del episteme occidental. nº 4. Ambos paradigmas. como primer paso. asumiendo que éstos son creadores de sentido. El paso de un paradigma a otro. como constituyentes de una nueva práctica al interior de la etnohistoria. “Que lo que tenemos ante nosotros es.

Lima: Fondo de cultura económica. Tecnologías de la Palabra . editado por Eliseo Verón. “La operación histórica”. 109 Foucault. México: Fondo de cultura económica. 2000. En Comunicaciones: Lo verosímil. 1975. 1995. En Los discursos sobre interdisciplinaria). 1963. Feyerabend. 1970. México: Fondo de cultura económica. El orden del discurso. Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo. 2006. Pease. 1987. SudHistoria. Gruzinski. Serge. nº 4. Julio. Murra. Siglos XVI-XVIII. Reading Inca history. Yuri.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 Bibliografía Araníbar. Formaciones económicas y políticas del mundo andino . José Luis. Una reflexión desde la los otros (Una aproximación metodológica Luis Martínez. 1995. Roland. 1986. Etnografía teórica. 1981. Thomas. Paul. “El efecto de realidad”. Carlos. tomo I. Iowa: University of Iowa Press. Lima: IEPPUCP. Ong. 1975. Los incas bajo la pluma española . y Discursos. U. Julien. En Hacer la historia. John. Barcelona: Ariel. 2001. Bromley. enero-junio 2012 . Franklin. Contra el método. México: Fondo de cultura económica. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento. La estructura de las revoluciones científicas [1962]. Moscú: Editorial Nauta. Narrativas problemáticas. de Chile. Sociedades y occidentalización en el México español. Nuevos problemas. Certeau. Lima: IEP. Fossa. Oralidad y Escritura. Barthes. Michel de. editado por Jacques Le Goff y Pierre Nora. La investigación histórica: Teoría y Método. Aróstegui. editado por José Filosofía y Humanidades. PUCP. “Documentos Etnohistoria”. Barcelona: Tusquets. Algunos problemas heurísticos en las crónicas de los siglos XVIXVII. Martínez. Lima: Nueva Corónica 1. 1985. Catherine. La colonización de lo imaginario. Las crónicas y los Andes . 1975. Barcelona: Crítica. Lydia. Santiago: Facultad de 2000. Barcelona: Taurus. Walter. Michel. Kuhn.

White. discurso y representación histórica. nº 4. 110 SudHistoria. enero-junio 2012 . 1966. El contenido de la forma.Germán Morong El mundo andino entre dos paradigmas Issn 0718-9427 Wedin. El concepto de lo incaico y sus fuentes. Uppsala: Studia Histórica Gothoburgencia VII. 1992. Hayden. Barcelona: Paidós. Ake. Narrativa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful