Descartes (racionalista): Busca encontrar, mediante el método de la duda, la verdad absoluta

,
indudable, una certeza (ideal de verdad no expuesto a duda) sobre la que se sustente la ciencia:
es falso todo aquello sobre lo que se pueda tener alguna duda.
La duda como método: recurso argumentativo que lleva al escepticismo a sus máximos lmites
con la intenci!n de refutarlo definitivamente (cuando se logra el ob"etivo el método de la duda
desaparece). #uestiona la racionalidad de la raz!n. Los sentidos me enga$an por lo que no son
enteramente ciertos e indudables pero las matemáticas o la geometra no. Las ideas matemáticas
son puestas en duda por la existencia de un %ios enga$ador: existe un verdadero %ios, soberano
de la fuente de verdad & un genio maligno, astuto & enga$ador, poderoso, que emplea su
'abilidad en enga$arme (duda 'iperb!lica).
(odas las sustancias creadas por %ios son de naturaleza incorruptible. )o 'a& ninguna duda de
que existo si me enga$a, no podra 'acerlo si &o no existiera, por lo que el c!gito escapa de toda
raz!n de duda: Yo soy, yo existo (pienso/dudo, por tanto existo); todo el tiempo en que &o
piense existiré. La mente, al suponer que no existe todo aquello de lo que duda, no puede admitir
que ella misma no existe. *l pensamiento es un atributo que me pertenece, no puede ser
separado de m (primera verdad a la que llega %escartes, por medio de la intuici!n).
+o so& una cosa que piensa, una sustancia pensante que conoce antes que cualquier otro ob"eto.
No admito más que el espíritu: no concebimos los cuerpos más que por la facultad de entender
que existe en nosotros (los conocemos por concebirlos mediante el pensamiento, no por los
sentidos). NO HY ND !"# $"%&' ()* %ONO%*+ ()* !& *#,-+&.), sin este es
imposi/le conce/ir cualquier o/0eto.
*l fin de los estudios debe ser la direcci!n del espritu para que emita "uicios s!lidos & verdaderos
de todo lo que se le presente.
La experiencia & la deducción son dos caminos para llegar al conocimiento. El error nunca se
origina de una mala inferencia sino de experiencias mal comprendidas. *ntonces se 'a de buscar
lo que podamos intuir clara & evidentemente o deducir con certeza pues la ciencia no se adquiere
de otra manera.
&ntuici1n Deducci1n
#oncepci!n de una mente pura, atenta, fácil & distinta que no
queda duda sobre aquello que entendemos. )ace de la raz!n &
por ser simple, es más fácil que la deducci!n. Es indudable para
la mente todas las ideas claras y distintas (matemáticas). #omo
ideas de extensi!n (de cosas materiales) & matemáticas
(independientes de la mente).
(odo aquello que se sigue de otras cosas
conocidas con certeza, los primeros
principios son s!lo conocidos por la
intuici!n mientras que las conclusiones
remotas lo son por deducci!n.
La idea de la esencia de %ios implica que se inclu&a entre sus atributos la existencia, es garanta
de conocimiento &a que todo depende de su existencia & no permite que me enga$e cuando
concibo claro & distinto.

- #rticas a la filosofa tradicional, escolástica, de .rist!teles por su método inadecuado para
avanzar en el conocimiento del mundo & su metafsica plagada de falsedad, inco'erencia &
conceptos vacos. Descartes introduce su ideal de unidad de todas las ciencias a través de un
método común: la matemática universal. /e propone una reforma metodol!gica que refunde la
metafsica & el resto de las ciencias. #istema meta2ísico por medio de 3meditaciones4 para
o/tener 2undamentos de la ciencia 5erdadera, demostrar la existencia de Dios y distin6uir
entre el alma (inmortal) y el cuerpo7
Las matemáticas estudian cosas simples & generales de las que no se puede dudar (aunque
%escartes busca un recurso argumentativo, la 'ip!tesis de %ios enga$ador, para no de"arlas
inmunes de duda).
&D*#: epresentaciones de cosas en nuestra mente! no son verdaderas ni falsas. "ueden ser
innatas (no inventadas por la mente)# adventicias (con origen en algo externo a la mente)# y
ficticias (con origen en nuestra mente). /on iguales entre s en tantos modos de pensamiento pero
no es sus realidades ob"etivas. 0erarqua de ideas seg1n la realidad ob"etiva (que representa la
realidad eminente): la idea de 2ombre (sustancia finita) es inferior a la idea de %ios (sustancia
finita).
*ncuentra solo una idea que no puede ser causada por la mente: la idea de Dios como
sustancia in2inita7 %ios existe porque sino no podra tener la idea de %ios en m: la causa primera
de mi ser es %ios. .anto la idea de Dios como la de yo son innatas. %ios existe & es veraz,
puedo confiar plenamente que cada vez que concibo algo claro & distintamente no me equivoco al
afirmar que es verdadero.
8ant: (rae consigo un nuevo examen crtico del poder de la raz!n 'umana & el rec'azo de la
metafsica racionalista que pretenda que el conocimiento 'umano poda encontrar una senda
trascendiendo los lmites de la experiencia.
3ara obtener conocimiento cientfico acerca de sucesos naturales se tratará de elaborar le&es
necesarias & universales que puedan subsumirlos mediante relaciones causales. &n5esti6ar
posi/ilidades de los su0etos de apre9ender o/0etos: en el acto de conocer los o/0etos se
con2orman a la estructura de la ra:1n del su0eto, a la capacidad del su0eto de determinarlos
a priori en tanto que o/0etos. .odo nuestro conocimiento comien:a con la experiencia.
$étodo para distinguir un conocimiento puro de otro emp%rico: &ecesidad y universalidad estrictas
son se'ales seguras de un conocimiento a priori (puro) y están inseparablemente unidas. La
filosofa necesita una ciencia que determine la posibilidad, principios & extensi!n de todos los
conocimientos 4a priori5. La matemática nos da un e"emplo de cuán le"os podemos ir en el
conocimiento a priori, independientemente de la experiencia.
*n la relaci!n entre su"eto & predicado:
0uicio analtico 6 "uicios de explicaci!n: *l
predicado pertenece al su"eto como algo
contenido en él. *nlace mediante la identidad.
0uicios sintéticos6 "uicios de ampliaci!n:
3redicado fuera del concepto de su"eto pero
enlazados (sobre la identidad). #omo los "uicios
de la experiencia
*n todas las ciencias te!ricas de la raz!n están contenidos "uicios sintéticos 4a priori5 como
principios. Los "uicios matemáticos son todos sintéticos, a priori no empricos, que llevan consigo
la necesidad no derivada de la experiencia. La metafsica consiste en proposiciones sintéticas a
priori.
La raz!n 'umana va impulsada por la necesidad propia, a cuestiones que no pueden ser
contestadas por ning1n uso emprico de la raz!n ni por principios sacados de la experiencia.
#rtica de la raz!n pura: (ciencia particular). 7az!n es la facultad del entendimiento que se ocupa
de estudiarse a s misma, sin apre'ender ob"etos exteriores. *s raz!n pura aquello que contiene
los principios para conocer algo a priori. 8n organon de la raz!n pura sera un con"unto de los
principios seg1n los que todos los conocimientos puros a priori pueden ser adquiridos &
establecidos.
La raz!n constitu&e ob"etos geométricos de modo universal & necesario, en tanto son producto de
su capacidad a priori intuirlos. (oda ciencia debera ofrecer un conocimiento ob"etivo & confiable,
contenido en enunciados de carácter a priori.
. la crtica de la raz!n pura pertenece todo lo que constitu&e la filosofa trascendental, no debe
entrar en ella ning1n concepto que contenga algo emprico, el conocimiento a priori es
enteramente puro. (a filosof%a trascendental es una filosof%a de la ra)ón pura! meramente
especulativa.
%os ramas del conocimiento 'umano, originadas en raz com1n: sensibilidad (nos son dados
ob"etos) & entendimiento (nos son dados ob"etos pensados). La sensibilidad contiene
representaciones a priori, pertenece a la filosofa trascendental.
El conocimiento es un *ec*o! un factum! algo de cuya realidad no puede dudarse. La crtica de la
raz!n pura busca establecer c1mo es posi/le el conocimiento, sus 2undamentos y límites; y
la posi/ilidad de una meta2ísica. /eg1n 9ant, las leyes que ri6en el comportamiento de los
2en1menos son 5álidas porque están determinadas por la estructura de la ra:1n, el mundo
que conocemos es producto del entendimiento y su acto supone un acto de construcci1n
de la realidad. #onocer es construir el ámbito de la ob"etividad & no 4refle"ar5 como son los
ob"etos. *l conocimiento es resultado de un proceso constitutivo en el que operan factores pasivos
& activos.
'a experiencia resulta un tipo de conocimiento que implica la presencia del entendimiento.
*l orden de los sucesos naturales responde a una serie de re6las supuestas en el su0eto
antes de que nin6;n o/0eto le sea dado, re6las de carácter a priori. )o es posible captar la
realidad en s misma como no1meno, sino tal como aparece entre nosotros, con el carácter de
fen!meno.
&dealismo (trascendental): nuestras 2acultades determinan la 2orma 6eneral del mundo tal
como se nos mani2iesta7
'a sensi/ilidad 9umana es una 2acultad que somete la intuici1n sensi/le a condiciones
2ormales presupuestas en la percepci1n: el espacio y el tiempo (2ormas puras de intuici1n).
/on las condiciones ba"o las cuales se nos aparecen los ob"etos. *l espacio, como forma sintética
unitaria es la condici!n sub"etiva de la sensibilidad ba"o la que es posible la intuici!n externa. *l
tiempo es la condici!n formal a priori de todos los fen!menos, la forma universal de toda intuici!n
'umana. *spacio & tiempo son moldes que impone el su"eto a todo material sensorial, todo
fen!meno los presupone como condici!n.
:tra condici!n fundamental a priori del conocimiento: capacidad del entendimiento de uni2icar
o reducir la multiplicidad de datos sensoriales. #onceptos puros son elementos a priori del
entendimiento que funcionan como unidades de enlace en todo "uicio. #in las cate6orías no 9ay
conocimiento empírico pero tampoco más allá de los límites de la experiencia, pues las
cate6orías tienen como ;nica 2inalidad uni2icar datos sensi/les que se dan en el espacio y
tiempo7 (oda determinaci!n de un ob"eto supone el entrelazamiento de formas puras de la
intuici!n con conceptos intelectuales puros. Las intuiciones sensibles no pueden servir de
elementos para la formaci!n del "uicio sin la mediaci!n de conceptos puros a priori, que dan
validez ob"etiva a "uicios. Los actos que dan unidad de enlace entre su"eto & predicado involucran
categoras o conceptos puros del entendimiento.
9ant ofrece un fundamento de la ob"etividad de la causalidad a partir de su concepci!n de la
actividad sintética del su"eto. /olo en el "uicio la relaci!n causal entre fen!menos (en mismo
espacio & de forma sucesiva o simultánea en el tiempo) es pensada como necesaria.
%os principios fundamentales, resultado de la temporalizaci!n de categoras de sustancia &
causalidad: 4La sustancia persiste en todo cambio de los fen!menos & su cantidad ni aumenta ni
disminu&e en la naturaleza5, 4todos los cambios se producen seg1n la le& del enlace de la causa &
del efecto5 (bases de la ciencia fsica).
$atemáticas y f%sica contienen verdades universales y necesarias! +uicios sintéticos a priori (con
valide) necesaria independiente de la experiencia). *n ellos el predicado no está contenido en el
su"eto & son capaces de proporcionar nuevos conocimientos.
El yo posee un carácter trascendental (no es un ob+eto de la experiencia)! es una condición
necesaria de la posibilidad de toda experiencia. *l &o es el su"eto epistémico necesario de todo
pensamiento, percepci!n o sentimiento, con funci!n activa (aplica reglas con las que se estructura
la experiencia). 8ant denomina al yo como 3la unidad trascendental de la apercepci1n4. *sta
%% trascendental es característica propia de todo su0eto, que compartimos cuando
ra:onamos en 2orma o/0eti5a. *l conocimiento que podemos obtener sobre el mundo nunca
puede ser absoluto. La facultad del 'ombre que tiende a la b1squeda de un conocimiento absoluto
se denomina raz!n en sentido estricto, que intenta captar lo incondicionado (ideas: ideas del
alma <unidad a/soluta del su0eto pensante=; del mundo <unidad a/soluta de la serie de
condiciones de 2en1menos= y la de Dios <unidad a/soluta de las condiciones de todos los
o/0etos del pensamiento en 6eneral=). 3ara que su conocimiento fuera posible se requiere una
intuici!n sensible de esos ob"etos, en el espacio & tiempo, a la que aplicar conceptos puros del
entendimiento. 'as ideas tienen la 2unci1n /ásica de orientar el conocimiento 9acia un 2in
inalcan:a/le, 9acia un conocimiento total y unitario que la ra:1n /usca y no o/tiene7
#on la filosofa trascendental ;antiana, el su"eto pasa a ser un protagonista activo en la
construcci!n de los ob"etos de conocimiento, capaz de ordenar el mundo fenoménico con la
raz!n. *l uso positivo de la crtica consiste en dar lugar a la esfera práctica para el tratamiento de
lo absoluto. La pregunta por la inmortalidad del alma se deriva de una disposici!n natural del
'ombre de sentirse insatisfec'o con las cosas temporales. #onciencia de la libertad como
resultado de la tensi!n entre deber e inclinaciones del 'ombre. *xistencia de %ios como resultado
de la contemplaci!n del orden & la belleza en la naturaleza que conducen a la idea de un creador
sabio & poderoso del mundo. *l análisis trascendental se extiende a todo el dominio de
posibilidades 'umanas. *l análisis ;antiano intenta mostrar que es posible la ob"etividad en el
terreno te!rico & en el terreno práctico gracias a la constituci!n trascendental de la raz!n de todo
su"eto.
*l idealismo gnoseol!gico trata de la relaci!n entre conciencia & realidad, es representado por
9ant: el &o emprico es el 1nico que puede tener creencias sobre las cosas fundamentales para la
vida práctica producidas por el 'ábito ante la con"unci!n constante de impresiones. *l su0eto
trascendental de 8ant esta/lece condiciones de posi/ilidad de los o/0etos, del
conocimiento y de la experiencia misma, es uni5ersal7 #in este su0eto no 9ay le6alidad en la
naturale:a7 Los objetos son los constituidos por el sujeto trascendental, los conforma,
condiciona y adapta a sus facultades por lo que solo conocemos lo que condicionamos.
>7'oc?e: .nte la esterilidad de disputas metafsicas pretende indagar 'asta donde llega la facultad
de conocimiento del 'ombre. #onocimiento como una relaci!n entre ob"eto & persona, conocemos
a través del entendimiento. 'a 2iloso2ía de 'oc?e duda so/re la posi/ilidad de alcan:ar un
conocimiento 5erdadero.
'as ideas, como en Descartes, son o/0eto de entendimiento, que están all & su existencia es
indudable, aunque seg1n su postura empirista llegaron all por la experiencia. *l su"eto
cognoscente es comparable con una 4tabla rasa5 en la que se inscriben las impresiones del
mundo externo. El entendimiento no posee ideas innatas pero si facultades innatas ,ue permiten
percibir! recordar y combinar el material ,ue viene de afuera.
La observaci!n puede dirigirse a ob"etos externos, fuente de la ma&or parte de ideas que
tenemos: la sensaci!n, o puede dirigirse a operaciones internas de nuestra mente: la reflexi!n
(comprensi!n que la mente efect1a sobre sus operaciones). #uando la reflexi!n indica la idea que
el alma tiene sobre su actividad, o conciencia de s misma, la reflexi!n significa autoconciencia.
3ara esto es necesario que la sensaci!n provea al alma del material con que 'acerlo. 'as ideas
producto de la sensaci1n son ideas simples y la com/inaci1n que la mente reali:a con ellas
6enera ideas comple0as producto de la acti5idad del alma7 Los ob"etos de conocimiento que
originan ideas en la mente son cosas materiales externas (ob"etos de la sensaci!n) o operaciones
internas de la mente (ob"etos de reflexi!n).
3ara Loc;e, los principios generales derivan de principios que proceden de representaciones
particulares, o lo compuesto de lo simple. (%escartes también acepta que lo compuesto deriva de
lo simple pero para el lo simple no es lo particular sino lo general, representaciones innatas).
- 'oc?e 5ersus innatismo: intenta refutar la noci!n de ideas innatas por medio de principios
etnográficos & psicol!gicos. .pela al sentido com1n para determinar que no existen 4principios
especulativos innatos5 puesto que en la medida en que el 9om/re posee el instrumental
necesario para adquirir conocimiento, no necesita principio innato al6uno. )o es plausible
atribuir verdades sobre la naturaleza a ning1n carácter innato. .l argumento del consentimiento
universal, existencia de ideas innatas como principios sobre los que se pone de acuerdo la
'umanidad, Loc;e opone un argumento de sentido com1n: es falso en la medida en que no 'a&
nada sobre lo cual toda la 'umanidad esté de acuerdo. /i aceptamos que los principios son
innatos, entonces debemos aceptar que tengan asentimiento universal, sera contradictorio
pretender que una verdad sea innata & no sea aceptada o sea desconocida. *stamos de acuerdo
en que se las verdades son innatas entonces deben tener asentimiento universal, comprobamos
que no tienen asentimiento universal, por lo tanto no son innatas (operaci!n deductiva).
-ormación de conceptos generales es el resultado de este proceso de captación emp%rica y de
abstracción: las ideas ,ue apre*enden los sentidos son particulares! la memoria selecciona o
retiene algunas de ellas! la mente efectivi)a la abstracción y gradualmente aprende el uso de los
nombres generales.
Loc;e establece tres tipos de conocimiento "erarquizados: el conocimiento por intuici!n sobre la
propia mente, el conocimiento por deducci!n sobre la matemática que puede recurrir a la intuici!n
& el conocimiento por sensaci!n que versa sobre los 'ec'os & la naturaleza. *l conocimiento
más importante es el deducti5o y el menos se6uro es el esta/lecido por la sensaci1n7
Loc;e distingue en el conocimiento de relaciones fundamentales los procesos intuitivo (se
combinan dos representaciones de manera inmediata) & demostrativo (se combinan
representaciones mediatamente por operaciones l!gicas del pensamiento). ,rincipios 6enerales
deri5an de la demostraci1n pero esta no puede ser inductiva puesto que es incompleta & exige,
como %escartes, una demostraci!n matemática indudable.
*l empirismo establece que nuestro conocimiento se 'alla fundado en la experiencia & es ella
quien da origen, legitimidad & validez del conocimiento. .dmite las verdades matemáticas
conclu&entes, el principio de causalidad como principio ob"etivo & a través de él, la existencia de
%ios & las substancias.
(oc.e mantiene una postura realista al admitir la substancia como supuesto! como un /nose ,ué
,ue existe0 para permitir la permanencia de la realidad. En cambio Berkeley se inclina al
idealismo ya ,ue ser es perci/ir o ser perci/ido: las mentes perciben cosas ,ue reducen su ser
a ideas de una mente, el mundo sensible sólo existe si es percibido por la mente. /e 'a criticado
'a Ber;ele& por solipsista, posici!n extrema del idealismo, &a que lo 1nico que existe es mi
conciencia. 3ero no es correcto esto, &a que admite que cuando las cosas no son percibidas por
ninguna mente entonces siguen existiendo por ser percibidas por la mente de %ios. 1l introducir
esta entidad trascendente disminuye su idealismo.
Hume. 8no de los temas centrales de su interés es el origen & el alcance del conocimiento
'umano. #on la filosofa moderna aspira a la reconstrucci!n total del pensamiento por el previo
análisis de estructuras & métodos de conocimiento.
2ume indaga conceptos básicos como los de substancia! yo y causalidad: el concepto de
causalidad cobra más importancia con el auge de las ciencias naturales, con el interés de
comprender & explicar la naturaleza, de expresar como le&es sus regularidades.
La mente se limita a relacionar ideas & 'ec'os. *s la experiencia (no las matemáticas) las que
proporciona un conocimiento sobre los 'ec'os, la naturaleza. *l problema es esclarecer el
conocimiento sobre los 'ec'os & la posi/ilidad de arri/ar a certe:as en las ciencias que se
ocupan de ellos. 'a ;nica 2undamentaci1n s1lida para la ciencia del 9om/re esta en la
experiencia y la o/ser5aci1n7 /e niega la legitimidad de ideas que excedan los lmites de la
experiencia. *l estudio del conocimiento 9umano de/e tener /ase experimental, apelar a
9ip1tesis simples y 2undadas en la experiencia (no especulati5as)7
,*+%*,%&ON*#: (odo lo que constitu&e un contenido en la mente, toda la actividad mental. 3ueden
ser simples (indivisibles) o comple"as (susceptibles a separaciones).
&!,+*#&ON*#: <ás fuertes & vivaces al ser sensaciones de
datos proporcionados por la experiencia actual. 3ueden ser
impresiones de sensaci!n, capta datos externos a los sentidos,
o de reflexi!n, capta un estado interno generado por un
recuerdo (ideas captan nuevas impresiones).
3ara que una impresi!n reaparezca en la mente puede
intervenir en la memoria, reproduciendo la impresi!n original
(ideas), o en la imaginaci!n (limitada por la experiencia que
proporciona el material sobre el que se realizan
combinaciones).
&D*#: 2uellas que impresiones
de"an en la mente & son más débiles.
/e derivan de impresiones, pueden
copiar las que están en la memoria o
combinarlas por medio de la
imaginaci!n. La mente 'umana puede
trasponer, combinar & componer
ideas, mientras ideas simples se
aseme"an a impresiones, las ideas
comple"as son imposibles de
identificar con éstas.
*n diferentes operaciones la mente se sirve de diferentes facultades: la raz!n, los sentidos, la
memoria, la imaginaci!n & el entendimiento. %riterio de 5erdad o le6itimidad de ideas: ,ara
determinar si una idea es le6ítima /asta con pre6untarse de que impresi1n se deri5a7
(odos los razonamientos sobre 'ec'os se basan en relaci!n de causa-efecto, conocerlo significa
saber cuáles son sus causas o efectos. .l adquirir la experiencia, se podrán establecer relaciones
causales entre los ob"etos: la relaci!n de causalidad se deriva de experiencias reiteradas en que a
ob"etos similares entre s le siguen otros. La relaci!n de causalidad es fundamental para la
comprensi!n de la naturaleza, supone conexiones necesarias entre fen!menos.
*stos dos 'ec'os: causa & efecto, son sucesivos en el tiempo & contiguos en el espacio & se
experimenta reiteradamente la aparici!n de ambos con esas mismas caractersticas se$aladas. La
conexi!n necesaria entre causa & efecto debe proceder del plano sub"etivo: 'ábito emprico
origina la conexi!n. *l experimentar re6ularmente 9ec9os seme0antes produce un 9á/ito
cuya 2uer:a 6enera un sentimiento de necesidad entre am/os7
/ubstancia: 2ume intenta determinar de ,ué impresión se deriva esta noción ,ue consiste en una
colección de cualidades particulares! ideas simples unidas por la imaginación# estas cualidades
son in*erentes a la substancia ( cuya impresión es desconocida). La imaginación guiada por la
costumbre procede a darles unidad a la sucesión de impresiones, asociando las que se
dan contiguas como inherentes a la cosa o substancia. 'as ideas de alma su/stancial o del
yo no tienen una impresi1n correspondiente o no 9acen re2erencia a entidad al6una7 *l &o
como un continuo fluir, una 'az de percepciones. La noci!n de substancia para 2ume sera
inteligible.
7espuesta escéptica a la posibilidad de un conocimiento necesario sobre los 'ec'os: no 9ay
conocimientos sino creencias. Despla)amiento *acia el su+eto! anticipa filosof%a idealista!
explica el origen de ideas de causalidad y substancia (su fundamento no las encuentra en la
naturale)a sino en creencias psicológicamente condicionadas).
Hume parte del 9ec9o de que 6uiados por los sentidos y sin ra:onamiento al6uno, todos
los 9om/res estamos predispuestos a creer que o/0etos del mundo exterior existen
independientemente de nuestra percepci1n. Los 'ombres no se percatan de que no acceden a
ob"etos en s sino a su imagen. *s indudable que tenemos solo percepciones, que no podemos
salir de nuestra mente ni modo de acceder a la existencia ob"etiva de los ob"etos referidos por la
percepci!n: )o 'a& manera de demostrar si percepciones de los ob"etos son causadas por ellos
mismos o por alguna otra cosa.
/obre las causas que nos inducen a creer en la existencia de los cuerpos: /i los ob"etos tienen
existencia continuada entonces son exteriores e independientes de nuestra percepci!n (&
viceversa). 2ume examina a que facultades (sentidos, raz!n e imaginaci!n) se debe el origen de
la creencia en la existencia continuada de ob"etos.
3uando *acemos una inferencia causal sobre la existencia continuada! otorgamos a las
percepciones mayor regularidad ,ue la proporcionada por la costumbre experimentada: la acción
de la imaginación es el otro principio ,ue coopera con la costumbre & por el cual atribuimos la
máxima regularidad a nuestras percepciones. 2ume destaca que la mente no finge creer sino que
verdaderamente cree en la continuidad &a que la vivacidad de impresiones se traslada a
relaciones de seme"anza & operaciones de la imaginaci!n, fluidas & fuertes (opini!n vulgar para
explicar el origen de nuestras creencias en la existencia continuada & distinta a los ob"etos). 3or
va de la raz!n es imposible llegar a una relaci!n causal tal que de una percepci!n infiramos la
existencia de un ob"eto, &a que en nuestra mente s!lo contamos con percepciones pero nunca
tenemos acceso directo a un ob"eto que pueda considerarse la causa de la percepci!n. 'a
ima6inaci1n nos dice que los o/0etos tienen existencia interrumpida contradiciendo a la
ra:1n (que di2erencia o/0etos de percepci1n)7
'a creencia es una idea con más 5i5acidad y 2uer:a que el resto de las ideas, lo que 'ace
que la suspensi!n del "uicio sea imposible de practicar. 'a naturale:a 9a dispuesto ciertas
ideas necesarias para la 5ida 9umana conce/idas en 2ormas de creencias: idea de
causalidad y de mundo exterior, ideas naturales a las que los 9om/res no pueden renunciar
y no dependen de su 5oluntad7 <uestra que operaciones de diferentes facultades de la mente
como el entendimiento! la ra)ón y los sentidos se aportan en la facultad de la imaginación! ,ue
opera en la producción de la creencia natural.
Hume muestra que el conocimiento cierto es imposi/le y que la pro/a/ilidad es a la ;nica
5ía posi/le para las ciencias (con"unciones constantes entre fen!menos producidos por el
'ábito), más allá de lo que la naturaleza le imponga a través de la creencia. (os conocimientos
,ue la ciencia puede alcan)ar están limitados por la falibilidad *umana por lo ,ue nunca son
ciertos sino probables. *s esc@ptico en cuento al conocimiento cientí2ico: practica el acto de
suspender el 0uicio y no pronunciarse7
*l fin de la crtica 'umeana del conocimiento es la construcci!n de una ciencia posible, un saber
libre de 4supersticiones metafsicas5, despo"ado de pretensiones que exageran verdaderas
capacidades que el 'ombre tiene para conocer la realidad. *n esta b1squeda se enfrentan raz!n
e instinto, donde la raz!n es derrotada por el instinto impuesto por la naturaleza para que los
'ombres conozcan a su modo como alcanzar ob"etivos vitales. No lle6amos a la 5erdad
a/soluta pero podemos seguir viviendo, adecuando medios de los que disponemos con nuestro
conocimiento limitado a fines que perseguimos (el escepticismo de 2ume es mitigado).
*s idealista, ya que considera que no existe nin6una entidad compro/a/le más allá del 2luir
de impresiones en la conciencia que rememora y ni siquiera el yo mismo es su/stancial7 La
idea de +o es una noci!n metafsica a la que la mente arriba como resultado de la costumbre pero
que carece de "ustificaci!n racional.
%on la modernidad emer6e la necesidad de 2undamentar nuestras a2irmaciones y
creencias. *l racionalismo & el empirismo son concepciones sobre el conocimiento. *l
conocimiento que se discute es el de la naturaleza en coincidencia con el desarrollo de las
ciencias prácticas, con nuevas concepciones de causa & efecto, experimentales, cu&o modelo lo
constitu&e la fsica. &o *ay discusión sobre el carácter cierto del conocimiento matemático: se
trata de un procedimiento deductivo ,ue procede por ra)onamientos deductivos en los ,ue dadas
las premisas se sigue necesariamente la conclusión.
7acionalismo como un sistema metafsico deductivo de verdades necesarias sobre la naturaleza.
*l *mpirismo sostiene la imposibilidad del conocimiento matemático deductivo sobre la
naturaleza, lo que se puede saber de la naturaleza, si fuese posible alg1n conocimiento sobre
éste, depende de la experiencia o la sensaci!n.
- (anto el idealismo metafsico & gnoseol!gico son exclusivos de la modernidad. *s necesaria
para éste la importancia fundamental en la conciencia! del pensamiento! de la sub+etividad, lo cuál
s!lo ocurre a partir del método cartesiano.
=dealismo metafsico: existencia de una realidad dependiente de la conciencia, el pensamiento o la
percepci!n. )o 'a& realidad por s misma: la conciencia constituye la realidad. *l realismo
metafsico corresponde a %escartes & 9ant, afirman la existencia de la realidad no depende de la
conciencia ni del pensamiento.
= *scuela de $ran?2urt: .eoría crítica que desarrolla las ideas de que las relaciones y
2uer:as de producci1n 2undamentan la superestructura constituida por el estado, el
ordenamiento 0urídico y las 2ormas de conciencia social, la ideolo6ía7 *sta constituida por
.dorno, 2or;'eimer, 2aberlas & <arcuse.
<arcuse: 2ombre unidimensional, el sistema tiene la capacidad de incorporar toda posici!n
adversa sin necesidad de una represi!n violenta: las sociedades avanzadas pierden dimensi!n
crtica.
- La posici!n de <arx (realista) se denomina materialismo dialéctico: no es la conciencia la que
determina al ser sino el ser social el que determina la conciencia, dependiente de las
relaciones sociales & econ!micas.
He6el. *l 'ombre es autoconciencia: conciencia de su dignidad 'umana & su realidad. *l 'ombre
toma conciencia de s mismo en el momento en que primera vez dice 4&o5. .l contemplar el
'ombre es absorbido por el ob"eto que contempla, perdiéndose en él & solo es 35uelto a sí
mismo4 por un deseo %% de un ser que lo constituye y re5ela en tanto yo7 *s en, por y en
tanto #) deseo que el 9om/re se constituye y re5ela como un Yo. El ser mismo del *ombre!
el ser autoconciente! implica y presupone un deseo.
La realidad 'umana se constitu&e & mantiene en el interior de una realidad biol!gica6animal:
aunque el deseo es condici!n necesaria para la autoconciencia, no es suficiente &a que por s solo
constitu&e nada más que el sentimiento de s.
*l deseo torna al 'ombre inquieto & lo empu"a a la acci!n que tiende a satisfacerlo mediante la
negaci!n, destrucci!n o transformaci!n del ob"eto deseado: toda acci!n es negativa7 *l Yo del
deseo es un 5acío, donde la acci1n ne6atri: que satis2ace el deseo al destruir, trans2ormar
y asimilar el no=yo deseado, constituye su contenido positi5o real7
3ara que 'a&a autoconciencia es necesario que el deseo se fi"e sobre un ob"eto no-natural, algo
que supere la realidad dada: el deseo mismo. El deseo ,ue conduce a otro deseo creará por la
acción negatri) y asimiladora ,ue lo satisface! un yo diferente al animal. *se +o será su propia
obra: es ese +o el que se revela a s mismo & a los otros en tanto autoconciencia.
3ara que 'a&a deseo 'umano es necesario que 'a&a una pluralidad de deseos animales: para
que la autoconciencia pueda nacer del sentimiento de sí, para que la realidad 9umana
pueda constituirse dentro de la realidad animal, es necesario que esa realidad sea
esencialmente m;ltiple7 La realidad 'umana se crea por la acci!n que satisface los deseos.
(anto el deseo 'umano como el animal se satisfacen por la acci!n negadora, transformadora,
asimiladora: el 'ombre se alimenta de deseos. ,ara que el 9om/re sea 5erdaderamente
9umano es necesario que su deseo 9umano pre5ale:ca so/re su deseo animal: el 9om/re
no se considera 9umano si no arries6a su 5ida (animal) en 2unci1n de su deseo 9umano7 *s
en & por ese riesgo que la realidad 'umana se crea, revela & reconoce en tanto realidad.
4odo deseo *umano generador de autoconciencia y realidad *umana! se e+erce en función del
deseo de /reconocimiento0. *l riesgo en funci!n de este deseo, es un riesgo en funci!n de la vida
por el cual se 4reconoce5 la realidad 'umana. *l ser 9umano no se constituye sino en 2unci1n
de un deseo diri6ido so/re otro deseo de reconocimiento que se en2rentan: el origen de la
autoconciencia es una lucha a muerte por el reconocimiento. 3ara que el ser 'umano pueda
realizarse & revelarse como autoconciencia no basta con una realidad naciente m1ltiple sino que
éste implique dos comportamientos 'umanos diferentes. 3ara que la realidad 'umana sea
realidad reconocida, ambos adversarios deben quedar con vida después de la luc'a. 8no de ellos
debe tener miedo al otro, ceder al otro & negar arriesgar su vida para satisfacer su deseo de
4reconocimiento5: abandona su deseo & satisface el del otro, debe reconocerlo sin ser reconocido
por el.
*l 'ombre no es "amás 4'ombre simplemente5, es siempre necesaria y esencialmente amo o
escla5o. La sociedad implica un elemento de dominio & de esclavitud, existencias aut!nomas &
dependientes por lo que 'ablar del origen de la autoconciencia es necesariamente 'ablar de 4la
autonom%a de la dependencia de la autoconciencia de la tiran%a y la esclavitud5. La interacci!n del
amo & el esclavo debe culminar en su 4supresi1n dial@ctica5.
La realidad 'umana no puede engendrarse & mantenerse en la existencia sino como realidad
4reconocida5. #1lo siendo 3reconocido4 por otro, por otros y por todos los otros, un ser
9umano es realmente 9umano, tanto para @l como para los otros. La autoconciencia existe en
& para s en la medida & por el 'ec'o de que existe para otra autoconciencia, ella sólo existe en
tanto entidad reconocida. %os autoconciencias que se enfrentan con miras al reconocimiento.
#ada individuo 'umano está sub"etivamente seguro de s mismo, pero no lo está del otro por lo
que su propia certeza carece a1n de verdad. La verdad de su certeza-sub"etiva no 'ubiera podido
ser otra cosa que el 'ec'o de que su propio ser-para-si se le 'a&a manifestado como ob"eto-
cosificado aut!nomo: que el ob"eto-cosificado se le 'a&a manifestado en tanto que esa certeza
sub"etiva pura de s misma, debe recuperar en la realidad exterior ob"etiva, la idea ntima que se
'ace de s misma.
*l 9om/re para ser 5erdaderamente 9om/re y sa/erse tal, de/e imponer a otros la idea que
se 2or0a de @l mismo: de/e 9acerse reconocer por otros. %ebe transformar el mundo en uno
donde el reconocimiento sea posible: acci!n.
La manifestaci!n del individuo-'umano consiste en el 'ec'o de mostrarse como negaci!n pura de
su modo-de-ser ob"etivo-o-cosificado. *sto determina una actividad doble, del otro & para m
mismo. *n la medida en que esa actividad es actividad del otro, cada uno persigue la muerte del
otro. *n la actividad del otro se encuentra la actividad para s mismo: esta acti5idad implica el
ries6o de la 5ida propia de quien act;a. (a relación entre dos autoconciencias esta
determinada de modo ,ue se reconocen por la luc*a de vida o muerte. #e 3reconocen4:
trans2orman en 5erdad o/0eti5a o uni5ersalmente 5álida y reconocida, la certe:a su/0eti5a
que cada uno tiene de su propio 5alor. *s s!lo por el riego de la vida que se comprueba el
'ec'o de que la autoconciencia no es otra cosa que puro ser-para-s. *l indi5iduo 9umano que
no 9a arries6ado su 5ida puede ser reconocido como persona 9umana, pero no 9a
alcan:ado la 5erdad de ese 9ec9o de ser reconocido como autoconciencia aut1noma. 3or
eso cada uno de los dos individuos 'umanos debe tener como fin la muerte del otro &a que la
entidad-otro no vale más que para él que él mismo. La entidad-otro es conciencia existe como un
ser dado & comprometido de manera m1ltiple & variada. 3ero debe contemplar su ser otro como
ser-para-si puro, como negatividad-negatriz absoluta.
"ara ,ue el reconocimiento pueda satisfacerlo debe saber ,ue el otro es un ser *umano: para
saber ,ue el otro revela más ,ue un aspecto animal! revela una realidad *umana! debe
comprender ,ue el otro también ,uiere *acerse reconocer y ,ue esta dispuesto a arriesgarse y
/negar0 su vida animal en una luc*a por el reconocimiento de su ser5para5s% *umano. /i los dos
adversarios perecen en la luc'a, la conciencia es suprimida completamente &a que el 'ombre
después de la muerte es un cuerpo inanimado. /i uno de los adversarios queda con vida pero
mata al otro no puede &a ser reconocido por él, el vencido muerto no reconoce la victoria del
vencedor. (a certe)a ,ue el vencedor tiene de su ser y de su valor permanece sub+etiva y carece
de verdad.
La acci!n mortal es la negaci!n abstracta, no efectuada por la conciencia que suprime guardando
& conservando la entidad suprimida por lo que sobrevive en el 'ec'o de ser suprimida. *sta
supresi!n es dialéctica: suprime conservando lo suprimido, que es sublimado en & por esta
supresi!n que conserva o esta conservaci!n que suprime. *l 9om/re en la luc9a de/e suprimir
dial@cticamente a su ad5ersario: de/e de0arle la 5ida y la conciencia y destruir s1lo su
autonomía; de/e someterlo, suprimirlo en tanto que se le opone y act;a contra @l7
*l 'ombre real & verdadero es resultado de su interacci!n con otros. %esde su 4primera5 luc'a aun
mortal, se establece en el 'ombre una autoconciencia pura (o abstracta6vencedor) & una
conciencia que, por ser vencido, existe no puramente para s sino también para otra conciencia (la
del vencedor), existe en tanto que conciencia existente como un ser dado, como conciencia que
existe en la forma concreta de la cosidad. *xiste dos formas concretas opuestas de la conciencia:
una conciencia aut1noma, para el que el ser para sí es la realidad esencial (el amo) y una
conciencia dependiente para la que la realidad esencial es la 5ida animal, el ser dado para
una entidad otra (el escla5o). *l amo es la conciencia existente para s, concepto abstracto de
conciencia & conciencia real que existe para s mediatizada con otra conciencia. 'a 3certe:a4 del
amo es su/0eti5a e inmediata y o/0eti5a y mediati:ada por el reconocimiento del otro, del
escla5o7 <ientras que el esclavo permanece un ser 4inmediato5, natural, bestial, el amo por su
luc'a &a es 'umano, mediatizado. *l amo se relaciona de manera inmediata con las cosas & el
esclavo & de manera mediatizada con cada uno de ellos por el otro: el amo se relaciona de
manera mediatizada con el esclavo por el ser-dado aut!nomo porque es con este ser-dado
aut!nomo que el esclavo se vincula. *l amo se relaciona de manera mediatizada con el ob"eto por
medio del esclavo. (omado como autoconciencia, el esclavo se vincula él también con la cosa de
manera negativa o negatriz & la suprime dialécticamente, pero para él la cosa es también
aut!noma & no 'ace más que transformarla por el traba"o. "ara el amo! la relación inmediata con
la cosa se constituye por la mediación (el traba+o del esclavo)! como negación pura del ob+eto
cosificado! en tanto ,ue goce: lo que no lo6ra/a en el deseo lo lo6ra como amo. *l 9om/re
consi6ue ir 9asta el 2in de la cosa y satis2acerse en el 6oce mediante el tra/a0o del escla5o7
)o es solamente el amo quien ve en el otro su esclavo, ese otro se considera a s mismo como
tal. (odo lo que 'ace el esclavo es actividad del amo, es el deseo del amo el que act1a en & por el
esclavo. 3ara que 'a&a reconocimiento auténtico, el amo debe 'acer contra s mismo lo que 'ace
contra el otro & que el esclavo 'aga contra el otro lo que 'ace contra s mismo. Es pues un
reconocimiento desigual y unilateral nacida de la relación de amo y esclavo. *l amo es
considerado como tal por él & el esclavo pero es un reconocimiento unilateral &a que no reconoce
la realidad & dignidad del esclavo: es reconocido por alguien a quien no reconoce. *ntonces el
amo 9a luc9ado y arries6ado su 5ida por el reconocimiento pero solo 9a o/tenido un
reconocimiento sin 5alor para @l ya que es satis2ec9o por el reconocimiento de aquel a
quien no acepta di6no de reconocerlo7 La actitud del amo es un obstáculo existencial, su
deseo no se 2i0a so/re una cosa y no so/re un deseo (9umano): el amo 'a errado el camino.
*s una conciencia dependiente la que existe para el amo. La conciencia aut!noma es la
conciencia servil que aparece como existiendo fuera de s & no como siendo la verdad de la
autoconciencia. *n tanto que conciencia comprimida en s misma, la esclavitud 'a de penetrar en
su propio interior & se transformará & se falseará 'asta el devenir la autonoma verdadera.
,ara la escla5itud, el dominio es la realidad esencial. *l esclavo reconoce desde el principio al
amo, le bastará con imponerse a él, 'acerse reconocer por él, para que se establezca el
reconocimiento mutuo & recproco, que s!lo puede realizar & satisfacer al 'ombre plena &
definitivamente. 3ara que esto sea as el esclavo debe cesar de ser esclavo: debe trascenderse,
suprimirse en tanto esclavo. /i el amo no tiene ning1n deseo de 4suprimirse5 en tanto que amo, el
esclavo tiene más interés en de"ar de ser esclavo.
*l amo esta petrificado en su dominio: 'a arriesgado su vida para ser amo. *l dominio es para él
el valor supremo dado que no puede superar. *l esclavo en cambio, no 'a querido ser esclavo,
quiere trascenderse por negaci!n de estado dado. (iene un ideal positivo para alcanzar: el ideal
de la autonoma, del ser-para-si que encuentra en el origen mismo de su servidumbre, encarnado
en el amo. *se elemento constitutivo del ser-para-s existe también para la conciencia servil pues
en el amo, el ser-para-s es un ob"eto cosificado.
#in el sentimiento de potencia, sin la an6ustia ni el terror inspirado por el amo, el 9om/re
no sería 0amás escla5o y no podría alcan:ar la per2ecci1n 2inal7
El deseo del amo se *a reservado el acto de negar el ob+eto consumiéndolo y se *a reservado el
sentimiento de s% y de su dignidad no me)clada (experimentada en el goce). *s por el tra/a0o y
s1lo por el tra/a0o que el 9om/re se reali:a o/0eti5amente en tanto 9om/re. *s después de
producir un ob"eto artificial que el 'ombre es él mismo real & ob"etivamente & otra cosa que un ser
natural & es solo en ese producto real & ob"etivo que el toma verdaderamente conciencia de su
realidad 'umana sub"etiva. . través del traba"o el 'ombre llega a ser un ser sobrenatural, real &
conciente de su realidad, éste forma o educa al 'ombre & lo rescata del animal: el 9om/re
2ormado y educado, reali:ado y satis2ec9o por su reali:aci1n es entonces necesariamente
escla5o. 3ero no 'a& esclavo sin amo, el amo es catalizador del proceso 'ist!rico. *l tra/a0o
crea un mundo real o/0eti5o y li/era al escla5o de la an6ustia que lo li6a/a a la naturale:a
dada y a su propia naturale:a innata de animal7 *s por el tra/a0o e2ectuado en la an6ustia,
al ser5icio del amo que el escla5o se li/era de la an6ustia que lo sometía al amo7
*l 'ombre que traba"a reconoce en el mundo efectivamente transformado por su traba"o su propia
obra: revela a los otros la realidad ob"etiva de su 'umanidad, de la idea abstracta & sub"etiva que
él se forma de s mismo. *l traba"o liberador es pues necesariamente, el traba"o forzado de un
esclavo que sirve de un amo omnipotente, que detenta todo el poder real.
El *ombre ,ue no *a experimentado la angustia de la muerte no sabe ,ue el mundo natural dado
le es *ostil! ,ue tiende a matarla o destruirlo. *l mundo dado donde vive pertenece al amo & en
ese mundo es necesariamente esclavo. *s la supresi!n dialéctica, revolucionaria del mundo que
puede liberarlo, satisfacerlo. 3ero esta transformaci!n revolucionaria del mundo presupone la
negaci!n, la no aceptaci!n del mundo dado en su con"unto. *l origen de esta negaci!n absoluta
reside en el terror absoluto inspirado por el mundo dado, o por aquel que domina el mundo por el
amo de ese mundo. *l 9om/re no puede li/erarse del mundo dado que no lo satis2ace sino a
condici1n de que ese mundo pertene:ca a un amo, el amo no puede nunca desprenderse
del mundo en el que 5i5e7 #olo el escla5o es capa: de trascender el mundo dado y no
perecer: puede transformar el mundo que lo forma & lo fi"a en la servidumbre & crear un mundo
formado por él en el que será libre. *l escla5o solo lle6a a eso por el tra/a0o 2or:ado y la
an6ustia soportada en ser5icio del amo. .l transformar el mundo mediante el traba"o, el esclavo
se transforma a s mismo & genera las condiciones ob"etivas nuevas que le permiten retomar la
luc'a liberadora para el reconocimiento que re'us! al comienzo por temor a la muerte. *s la
conciencia en un principio ser5idora y ser5il la que reali:a y re5ela el ideal de la
autoconciencia aut1noma y que expresa así su 5erdad7
marx7 *l planteo de <arx sobre la filosofa precedente es que 'a descuidado, omitido, el aspecto
material del mundo, son formas ideol!gicas de ver el mundo. 3retende oponer a esta ideologa
una filosofa de la praxis que reinvidique la acci!n material de los 'ombres en el traba"o como
generadora de diferentes formas de conciencia que esos 'ombres tienen de s mismos. 2ay ,ue
explicarse esta conciencia por contradicciones de la vida material! por el conflicto entre fuer)as
productivas sociales y relaciones de producción.
La filosofa de la praxis es una filosofa que al comprender la situaci!n material en la que se 'allan
los 'ombres, al generar una teora como interpretaci!n del mundo material, pretende cambiar esa
situaci!n. .l ser una filosofa que da cuenta del mundo real, se constitu&e en teora cientfica, de"a
de ser 4filosofa de contemplaci!n5 para pasar a ser 4de transformaci!n5.
La primera premisa de la 'istoria 'umana es la existencia de individuos 'umanos vivientes, su
organizaci!n corp!rea & su comportamiento 'acia la naturaleza. *l 'ombre se diferencia de los
animales a partir del momento en que comienza a producir sus medios de vida, condicionado por
su organizaci!n corporal. .l producir sus medios de vida, el 'ombre produce indirectamente su
vida material.
'o que los 9om/re son depende de condiciones materiales de su producci1n; se 9allan
condicionados por 2uer:as producti5as y el intercam/io que le corresponde. *sta producci!n
solo aparece al multiplicarse la poblaci!n & presupone un intercambio entre los individuos
condicionado por la producci!n.
(oda nueva fuerza productiva trae como consecuencia un nuevo desarrollo de la divisi!n del
traba"o, donde cada etapa determina las relaciones de los individuos entre s en lo material,
instrumental & producci!n de traba"o. (a organi)ación social y el estado brotan del modo de vida
de determinados individuos, que se presentan tal & como son realmente, act1an & producen
materialmente, & desarrollan sus actividades ba"o determinados limites, premisas & condiciones
materiales, independientes de su voluntad.
'a acti5idad material de los 9om/res da ori6en a ideas y representaciones de la conciencia.
'a conciencia y el len6ua0e (su mani2estaci1n material) son producto de las relaciones
sociales & su aparici!n ocurre en la 'istoria. Las representaciones, pensamientos, comercio
espiritual de los 'ombres se presentan como emanaci!n directa de su comportamiento material.
No es la conciencia la que determina la 5ida sino la 5ida la que determina la conciencia7 La
producci!n de medios indispensables para la satisfacci!n de necesidades, la producci!n de la
vida material misma es condici!n fundamental de la 'istoria.
"roceso *istórico conformado por cuatro fases: la producción de medios para satisfacer
necesidades básicas# el *ombre asegura su propia supervivencia para generar su mundo# en la
satisfacción de la primera necesidad el *ombre ad,uiere nuevas necesidades# los *ombres
producen y se reproducen. 6e generan las relaciones sociales! mutua cooperación entre
individuos! modos de cooperación entre s% ,ue son fuer)as productivas! condicionan el estado
social. 8n determinado modo de producci!n o fase industrial lleva apare"ada un determinado
modo de cooperaci!n, que es a su vez fuerza productiva.
#onexi!n materialista de los 'ombres entre s, condicionada por necesidades & el modo de
producci!n.
La conciencia del 'ombre no es de antemano pura. *l lengua"e es la conciencia práctica, real, que
existe también para los otros & que comienza a existir también para mi mismo. *l len6ua0e como
la conciencia, nace de la necesidad, del intercam/io con demás 9om/res7 'a conciencia es
de antemano un producto social y lo será mientras existan seres 9umanos7
*l 'ombre es en primera instancia conciencia, no tiene conciencia de lo inmediato como de las
relaciones con otros & de la naturaleza como totalidad. *sta conciencia primitiva, se desarrolla &
se 'ace comple"a por tres causas: el aumento de producci1n, de necesidades y de po/laci1n.
*sta comple0i:aci1n de la conciencia trae consi6o la separaci1n del tra/a0o 2ísico del
intelectual: la 5erdadera di5isi1n del tra/a0o7 *s la conciencia emancipada la que constitu&e la
falsa conciencia, invertida de la realidad, que le da existencia real a las ideas con el desarrollo
social. *s la que genera el idealismo que nos oculta el ser del 'ombre: el individuo es
considerado un producto de sus propias ideas ocultando su verdadero papel como creador de las
mismas.
(a conciencia ,ue se autoconcibe pura! se imagina ,ue representa realmente algo sin representar
algo real: proceso imaginario ,ue constituye la ideolog%a. >enera una visi!n distorsionada de la
realidad & se configura como elemento de dominio: la ideologa es el con"unto de ideas
dominantes, ideas de la clase dominante. 3roductos de la conciencia s!lo pueden disolverse por
derrocamiento práctico de relaciones sociales reales.
*n cada una de las fases de la 'istoria se encuentra un resultado material, una suma de fuerzas
de producci!n, una relaci!n 'ist!ricamente creada con la naturaleza & entre individuos que cada
generaci!n transfiere a la que sigue, una masa de fuerzas productivas, capitales & circunstancias
que serán modificados por la nueva generaci!n.
*n el desarrollo de fuerzas productivas, se llega a una fase en la que surgen fuerzas productivas &
medios de intercambio que, ba"o relaciones existentes, s!lo son fuente de males, son más bien
fuerzas de destrucci!n & surge una clase condenada a soportar todos los inconvenientes de la
sociedad sin gozar sus venta"as, formada por la ma&ora de los miembros de la sociedad & de la
que nace la conciencia de que es necesaria una revoluci!n radical. (as condiciones en ,ue
pueden emplearse determinadas fuer)as de producción son las condiciones de dominación de
una determinada clase de la sociedad cuyo poder social! emanado de su ri,ue)a! encuentra su
expresión. *s necesaria una transformaci!n en masa de los 'ombres, conseguida solo mediante
un movimiento práctico, una revoluci!n. La clase dominante no puede ser derrocada de otro modo
& por medio de ella logra la clase que derriba salir del lugar donde está 'undida & volverse capaz
de fundar la sociedad sobre nuevas bases.
La transformaci!n de poderes (relaciones) personales en materiales por obra de la divisi!n del
traba"o puede revocarse 'aciendo que los individuos sometan de nuevo a su mando estos
poderes materiales & supriman la divisi!n del traba"o.
<arx intenta, mediante las tesis de ?euerbac', revelar sus propias concepciones e intentar una
sntesis entre materialismo clásico & moderno de tipo mecanicista e idealismo ob"etivo de 2egel.
<arx pretende superar estas posiciones tradicionales con un recurso a la práctica.
/e opone contra el materialismo & el idealismo pero también se$ala en lo que acierta cada uno. *l
materialismo precedente se equi5oca al considerar la cosa real y sensi/le como o/0eto de
contemplaci1n (y no como acti5idad o práctica 9umana su/0eti5a)7 La realidad permanece
estática, inmutable, fuera de la 'istoria: el materialismo no acepta el valor sub"etivo de la realidad,
distingue entre pensamiento & realidad como independientes entre ellas & de cualquier forma de
conciencia.
<arx entiende que el idealismo de 2egel 'a desarrollado el aspecto activo, dinámico & sub"etivo
en la concepci!n de una naturaleza que se transforma. 3ero este dinamismo es para 2egel el del
espritu que se identifica con la naturaleza por lo que 'a& naturaleza desarrollada de manera
dependiente. 3ero no está reconociendo la actividad sensorial & real, teniendo en su contra la no
distinci!n entre ob"etos sensoriales & del pensamiento. *ntonces el materialismo acierta donde
el idealismo 2racasa: la sensi/ili:aci1n e independencia de la realidad, pero 2racasa donde
el idealismo acierta: el dinamismo trans2ormador de la naturale:a7 'o in5erso ocurre con el
idealismo: acierta con el dinamismo de la realidad pero 2racasa en su concepci1n de una
realidad puramente espiritual y dependiente7
<arx advierte sobre lo que el idealismo & el materialismo no, la importancia de la actividad
'umana sensorial, de la práctica en la transformaci!n de la realidad, de la 'istorizaci!n sensible
de la naturaleza. 'a praxis es para !arx re5olucionaria, dinami:adora de la naturale:a,
trans2ormadora de lo real y crítica7 Es en la práctica donde el *ombre demuestra la verdad! la
realidad y el poder%o! la terrenalidad de su pensamiento. /on los 'ombres los que 'acen que
cambien las circunstancias & de la actividad 'umana s!lo puede concebirse & entenderse
racionalmente como práctica revolucionaria. #on esto <arx cree 'aber realizado la sntesis entre
el materialismo e idealismo & fundado el materialismo dialéctico.
?euerbac' no concibe la sensoriedad como actividad sensorial 'umana práctica, propone un
individuo 'umano abstracto, aislado. ,ero el sentimiento reli6ioso es tam/i@n un producto
social y el indi5iduo a/stracto que @l anali:a pertenece a una determinada 2orma de
sociedad. )o llega a contemplar diferentes individuos dentro de una sociedad civil. 3ara el
antiguo materialismo es la sociedad civil & para el nuevo es la sociedad 'umana o 'umanamente
socializada. 'a 5ida social es, en esencia, práctica.
- /artre realiza una crtica de la raz!n dialéctica reivindica desde el aspecto sub"etivo una
dialéctica de la praxis, acci!n transformadora del 'ombre. 3ara él, la auténtica dialéctica, la
'ist!rica, se subsume en la concepci!n de *ngels en la dialéctica de la naturaleza, se reduce a
ella.
- <arx, rec'aza el supuesto en que se basa la concepci!n del mundo del idealismo. *l idealismo
intenta explicar la realidad natural y 9umana por el desen5ol5imiento de las ideas7 *n He6el
las ideas co/ran realidad, adquieren entidad propia e independiente: 3cosi2icaci1n4 de
ideas7 /e presenta el producto del 'ombre como su productor, se oculta al 'ombre concreto ba"o
una abstracci!n. *l n;cleo del idealismo es un punto de 5ista so/re el mundo, una
representaci1n 6eneral dentro de la cual se pueden encontrar di2erentes teorías. *s una
disposici!n mental de ver el mundo & al 'ombre de determinada manera, que suele inducir o
adoptar una manera o 4estilo5 de pensar que puede expresarse en esferas variadas de actividad
intelectual.
*l 2undamento de la crítica al idealismo sería: el 9om/re 9ace las ideas y no 5ice5ersa. *l
'ombre no es un ente abstracto sino un ente concreto, en sociedad & *stado.
(anto <arx como los "!venes 'egelianos tratan de liberar las mentes del dominio ena"enante de
las ideas 4cosificadas4& recuperar la condici!n del 'ombre como libre productor & amo de sus
propias creencias. 3ero los "!venes 'egelianos, a diferencia de <arx, creen ,ue la realidad
depende de las ideas (piensan ,ue transformando las ideas se transforma la realidad). (anto los
"!venes como los vie"os 'egelianos coinciden en la creencia en el dominio de la religi!n, de los
conceptos sobre el mundo existente (aunque unos combaten ese dominio como usurpaci!n &
otros los feste"an como legitimo). *ntre los "!venes 'egelianos, representaciones, pensamientos,
conceptos & los productos de la conciencia aparecen como auténticas cadenas de los 'ombres,
as como entre vie"os 'egelianos se mostraban como verdaderos vnculos de la sociedad 'umana.
Los "!venes 'egelianos establecen el postulado moral de transformar su conciencia actual en una
conciencia 'umana, crtica o egosta & franquean as sus limitaciones. (a cr%tica de los +óvenes
*egelianos es insuperable no por ser cr%tica sino por ser radical! por no percatarse ,ue se levanta
sobre el mismo supuesto ,ue critica.
La crtica de ?euerbac' se refiere al aspecto aislado de la ena"enaci!n religiosa: considera al
'ombre religioso abstrado de circunstancias 'ist!ricas, reducido a un proceso de conciencia &
piensa ,ue! al cambiar esa conciencia también desaparece la ena+enación. ?euerbac' 'izo una
abstracci!n del proceso 'ist!rico, fi"o en s el sentimiento religioso & presupuso un individuo
'umana, abstracto &a aislado. 3ara que desaparezca la ena"enaci!n religiosa 'a& que transformar
a los 'ombres mismos, en sus relaciones concretas.
La crtica a la ideologa consiste en mostrar que esas concepciones religiosas, filos!ficas,
"urdicas, econ!micas, etc., se levantan & depende en su validez sobre creencias básicas no
"ustificadas. Esa creencia! es un modo o estilo de pensar ,ue no puede aducir ningún fundamento
racional de su verdad. 'a ideolo6ía es el supuesto /ásico no demostrado de esas
concepciones te1ricas. (a cr%tica a la ideolog%a es mostrar una creencia no +ustificada! supuesta
en varias concepciones teóricas.
- #onciencia falsa: la ideolo6ía es una creencia in0usti2icada (no se acompaAa de una
2undamentaci1n su2iciente) y 2alsa (que no corresponde a la realidad), una conciencia
in5ertida de la realidad7 /!lo suponiendo una creencia contraria que si le corresponda puedo
asegurar que el modo de pensar ideol!gico es falso. La verdadera crtica a concepciones
ideol!gicas no puede compartir su supuesto sino que tiene que levantarse sobre un supuesto
contrario, una manera de ver que corresponda a la realidad. %omo la mentalidad ideol16ica era
el supuesto de la especulaci1n 2ilos12ica idealista, la mentalidad contraria sienta el
supuesto de una teoría cientí2ica de la 9istoria y de la sociedad (puede ser el primer paso
9acia un sa/er cientí2ico). /obre ese supuesto puede levantarse la teora que explique la
ideologa misma.
Es la vida la ,ue determina la conciencia. Los individuos reales se encuentran inmersos en
relaciones sociales de las que son inconscientes & act1an sobre condiciones materiales,
determinadas, independientes de su voluntad. Las representaciones mentales de los individuos
son la expresi!n conciente de sus relaciones reales & la conformaci!n de su producci!n, comercio
& organizaci!n poltica & social: el representar, pensar, el comercio espiritual de los 'ombres son
producto de su comportamiento material.
3ara <arx lo ideal no es nada más que lo material traducido & transpuesto a la mente del 'ombre:
cambio al método dialéctico. La inversi!n del método deriva del abandono del supuesto implcito
de él, la manera de ver ideol!gica. .l poner en cuesti!n el punto de vista ideol!gico, se adopta un
punto de vista contrario, s!lo as se revela el primero como una inversi!n de la realidad. *l mostrar
la falsedad de la ideologa depende de esa adopci!n & s!lo puede 'acerse a partir de ese nuevo
punto de vista no ideol!gico. ?rente a la confianza de la filosofa crtica en liberar a los 'ombres
mediante la transformaci!n de las conciencias, la concepci1n no ideol16ica reconocerá que el
cam/io de las conciencias s1lo será el resultado de una trans2ormaci1n 9ist1rica7
(a revolución de las relaciones sociales ena+enantes es la reali)ación de los ob+etivos ,ue
persigue la filosof%a cr%tica! por,ue es la ,ue permite abolir las condiciones ,ue dan lugar al
pensamiento ideológico.
La noci!n de ideologa como forma de conciencia falsa no puede desligarse de la misma teora
que la explica. *s un concepto descriptivo & explicativo de un modo de pensar, da raz!n de ese
modo de pensar falso, para ello, debe formar parte de una teora que explique la ideologa. El
término ideolog%a se refiere a un estilo de pensar ,ue puede estar supuesto en muc*as creencias
y doctrinas diferentes. %onnota un modo de pensar y una conciencia 2alsos pero no cualquier
concepci1n 2alsa es ideol16ica, sino un tipo de 2alsedad 3in5ertida47
La misma teora que muestre la falsedad de la ideologa debe explicar porque se llega creer en
ella. #reencias ideol!gicas condicionadas por relaciones sociales & funci!n social que cumplen.
3or una parte, las ideas son emancipaciones o productos de la relaci!n social & por otra, cumplen
una funci!n en ella.
)na condici1n para la aparici1n de la ideolo6ía está en la di5isi1n del tra/a0o7 %esde ese
momento la conciencia puede realmente imaginar que es algo diferente a la conciencia práctica
existente & que representa relacionalmente algo sin representar algo real.
La universalizaci!n de las ideas en una situaci!n 'ist!rica particular se refiere a enunciados que
expresan le&es generales & enunciados de valor. /e consideran válidos universalmente, tipos de
relaci!n social 'ist!ricamente determinados & valores universales para todo 'ombre que rigen
para un grupo en una situaci!n particular, como modelo universal válido para todos. *sta
universalizaci!n de las ideas responde al interés de clase, obligada a presentar su interés como
com1n de todos los miembros de la sociedad, para expresarlo de manera ideal. *s una operaci!n
inconsciente & el ide!logo act1a con la firme convicci!n de que mane"a conceptos universalmente
válidos. Los verdaderos impulsos que lo mueven permanecen desconocidos para él, de lo
contrario no seria tal proceso ideol!gico.
/7nterés de clase0 es lo ,ue efectivamente le favorece para lograr o conservar una situación de
poder en la sociedad! en un momento *istórico determinado. 'a ideolo6ía se expresa entonces
por una 2alsa 6enerali:aci1n por la que se presentan como uni5ersalmente 5álidos ciertos
conceptos so/re la realidad, 5alores que ri6en en una 2ormaci1n social dada, cuya 5i6encia
corresponde al inter@s de dominio de una clase7 'a ideolo6ía (esta 2alsa 6enerali:aci1n)
2a5orece el dominio de una clase. Las ideas dominantes de cada época son ideas de clase
dominante. 'a ideolo6ía es instrumento de dominio: resultado de una necesidad social porque
mantiene relaciones materiales existentes & el dominio de clase.
*l concepto estricto de ideologa re1ne dos connotaciones vinculadas de 'ec'o: estilo de pensar
in5ertido que sir5e al dominio de una clase (concepto gnoseol!gico), & una 2usi1n social que
cumplen estas creencias al ser comunicadas (concepto sociol!gico). 'a ideolo6ía e2ect;a
una 2alsa 6enerali:aci1n de conceptos que corresponden a condiciones sociales
particulares y expresan intereses de una clase.
'a ideolo6ía act;a como o/stáculo para la comprensi1n cientí2ica. 'a crítica a la ideolo6ía
corresponde a la re2lexi1n cientí2ica. La crtica a la ideologa conducira a la desaparici!n de
doctrinas filos!ficas.
#i la concepci1n ideol16ica sir5e de instrumento de dominio de una clase (en la medida en
que presenta como uni5ersalmente 5álidos conceptos y 5alores particulares), la crítica
contra esa concepci1n sir5e de instrumento de li/eraci1n contra ese dominio7 Libera al
proletariado de la conciencia falsa que sirve para dominarlo, permite acceder a un pensamiento
"ustificado racionalmente. 'a crítica contra la ideolo6ía permite despe0ar creencias no
0usti2icadas que se oponen a que a la ciencia alcance la realidad detrás de las apariencias.
6uperestructura: $odo de pensar! concepción de vida! sensibilidad. 3onfigurada por la clase!
modos generales de pensamiento en los ,ue participa un amplio grupo! se convierten en
convenciones socialmente compartidas! constituyen el baga+e de la tradición y son transmitidos
por la educación social. <arx parece darle aqu a la ideologa un sentido más amplio, parece
referirse a todas las formas intelectuales de una sociedad. #onservara a1n un sentido estricto:
frente al conocimiento cientfico, 1nico, verdadero & "ustificado, el resto de las formas intelectuales
en una sociedad dividida en clases constitu&e una manera invertida, falsa, de pensamiento.
&deolo6ía se re2eriría a toda la superestructura intelectual que no 2uera ciencia.
/eg1n *ngels, en ning1n caso la ideologa se confunde con la superestructura de una formaci!n
social: siempre se refiere a un estilo de pensar falso (invertido) & que cumple funci!n de dominio.
/in embargo, posteriormente, la 3superestructura4 social se identi2ica con la 3es2era
ideol16ica4: el concepto de ideolo6ía se re2iere a cualquier con0unto de creencias (no solo
2alsas) que responden a una situaci1n social dada. 3ero un concepto tan general es
indeterminado e in1til. *l concepto amplio de ideologa no tiene nada que ver con la verdad o
falsedad, "ustificaci!n de las creencias. La conciencia puede formar parte de la superestructura sin
ser falsa. 3ero entonces o bien la ideologa no designa toda la superestructura (concepto estricto)
o no toda ideologa 4distorsiona5 la realidad (concepto amplio). *stablecer que una conciencia no
sea cientfica no es condici!n suficiente para establecer falsedad.
La ampliaci!n del concepto de ideologa da lugar a un problema: la relaci!n entre ciencia e
ideologa. 'o que puede ser ideol16ico no es la ciencia misma sino creencias /ásicas que
acompaAan teorías cientí2icas, valoraciones, sobre enunciados cientficos, proposiciones acerca
de la utilizaci!n & aplicaci!n de los conocimientos cientficos, etc. /i ideol!gica es toda la
superestructura, la crtica a la ideologa es ella misma ideol!gica: todo pensamiento tiene una
validez relativa a la clase o situaci!n social. *l concepto amplio de ideologa, al poner el énfasis en
la determinaci!n social de todas las creencias, parece conducir al pseudo-problema de la
relatividad de toda forma de pensamiento.
*l proceso de inversi!n ideol!gica consiste en una mentalidad inconsciente que predispone a
pensar de cierta manera & que puede manifestarse en muc'as doctrinas diferentes: disposici!n a
concederle a los procesos mentales funciones explicativas o determinantes de la realidad & a
"uzgar de las relaciones reales por las relaciones entre los conceptos que nos formamos de ellas.
*l ras6o más distinti5o de la mentalidad ideol16ica es la tendencia de dotar a las ideas de
sustancialidad seme0ante a las de las cosas reales, de carácter social. 'a ;nica 2orma de
luc9ar por li/erarnos del pensamiento ideol16ico es trans2ormar relaciones que
condicionan el pensamiento ideol16ico y nuestra mentalidad condicionada por ellas7
La crtica a la ideologa consiste en disolver la influencia perturbadora del pre"uicio ideol!gico & en
oponer a ese pre"uicio creencias contrarias. La conciencia se convierte en la palestra en esa
luc'a.
*l materialismo dialéctico puede tener funci!n ambigua: funciona como crtica liberadora contra
las ideologas de dominio de sociedades capitalistas. 3ero mientras se transforma en un sistema
especulativo, que participa de un modo de pensar ideol!gico puede funcionar como aparato
ideol!gico de dominio en manos del nuevo estado.
- Niet:sc9e: #rtica a la metafsica occidental. /u obra se divide en tres perodos para una
comprensi!n más sistemática:
@- @ABC6@ACC: *xplica su concepci!n de realidad fundamental utilizando categoras estéticas
vinculadas a la interpretaci!n de la tragedia griega. La verdadera naturaleza de la realidad se
concibe como un antagonismo entre dos instintos artsticos: apolneo & dionisiaco.
D- @ACA6@AAD: +a no será el arte el camino para la comprensi!n de la realidad sino la ciencia que,
como reflexi!n crtica, permitirá ver que los ideales están determinados por instintos y
necesidades 9umanas disimuladas.
E- @AAE6@AAF: )ietzsc'e va a desarrollar los temas del eterno retorno & la muerte de %ios a los
que suma la postulaci!n del super'ombre. /e perfila aqu como el gran negador moral occidental
que remite a dos mil a$os de metafsica.
)os concentraremos en la crítica a la ra:1n como capacidad uni5ersal para darnos un acceso
infalible a verdades absolutas del mundo.
La ciencia 0o5ial (@AA@-@AAD) se constru&e como una vivencia dado que encarna contradicciones,
intranquilidad, ambigGedades. )ueva manera de entender la actividad filos!fica como actividad
liberadora que conoce de modo libre & nos obliga a ascender 'asta nuestra 1ltima profundidad & a
apartar de nosotros toda confianza, benignidad, encubrimiento, clemencia, mediana, entre las
que 'abamos asentado nuestra 'umanidad. /upone entender a la tarea 2ilos12ica como
dia6n1stico del presente y experiencia de trans2i6uraci1n7
)ietzsc'e sospec'a que 'asta a'ora nunca se 'a tratado de la verdad en el filosofar, lo que
concluira en el escepticismo. /in embargo, como sabedores del presente, afirma la posibilidad de
construir una nueva manera de pensar que consiste en preguntar con más dureza & maldad.
$iloso2ía como arte de trans2i6uraci1n por medio de la cual el 2il1so2o rec9a:a lo
esta/lecido como 5erdadero7
*l sentido 'ist!rico de la tarea del fil!sofo consiste en pensar un punto de partida completamente
nuevo & extra$o a la 'istoria que permita repensar categoras 'eredadas desde un perspectivismo
radical. *l diagn!stico del presente 'a acabado por brindar a la filosofa una nueva tarea, la de ver
la existencia en su carácter perspectivstico tal como se afirma en la ciencia "ovial.
*l mundo se nos 'a vuelto infinito en la medida en que inclu&e en s infinitas interpretaciones. *sto
supone que no 'a& nada primigenio que interpretar, no 'a& 'ec'os solo interpretaciones. *l
principio de toda interpretaci1n es un 3quien4 de modo que la nue5a ima6en de la 2iloso2ía
de Niet:sc9e o/li6a al 2il1so2o a pre6untar qui@n es el que interpreta y no ya la esencia de
las cosas7
=ntento nietzsc'eano por develar lo que quiere el que dice conocer la verdad. 3ara esto critica la
teoría de la 5erdad por correspondencia, que supone que las proposiciones que pretenden
a2irmar 9ec9os del mundo se corresponden con una estructura o/0eti5a e independiente de
los seres 9umanos7 #uando )ietzsc'e 'abla de 4verdad5 lo 'ace en estos términos & afirma que
todo es falso, dando a entender que es ilegtimo proponer una adecuada correspondencia entre
proposiciones de las teoras & la realidad. #uando en el orden de la moral niega la existencia de
un con"unto de valores ob"etivos, válidos para todos los seres 'umanos, es s!lo un caso más
general contra cualquier teora que afirme la existencia de un orden 1nico en el mundo. %ualquier
con0unto de a2irmaciones que esta/le:ca la existencia de un orden ;nico en el mundo sería
un error pero sin el cual los seres 9umanos no 9u/iesen podido 5i5ir.
*l error es la condici1n para la preeminencia de la especie ya que nos permite anticipar y
esta/lecer re6ularidades7 .oda tendencia por parte de la ra:1n por de2inir lo real como
aquello que es 2i0o, inmuta/le, eterno, que su/yace a lo que de5iene pero que es separa/le
de todo de5enir es la tendencia 2ilos12ica occidental en ne6ar los sentidos, el cuerpo, la
existencia animal. )ietzsc'e contradice la raz!n solo cuando se opone a los sentidos o pasiones,
en cuanto se instala como 1nico árbitro que determina qué es lo real & cuál es la descripci!n
correcta de lo real.
.s como se establece una crtica a la teora de la verdad por correspondencia, encontramos una
crtica a la versi!n racionalista de la ciencia sustentada en nociones como identidad, sustancia,
causalidad. 3ara )ietzsc'e la ciencia crea un mundo 3real4 a partir de la reducci1n de ras6os
cam/iantes del mundo aparente, aparte de eso no 9ay nin6una realidad. Lo que los fil!sofos
tradicionalmente 'an llamado realidad, consiste en reducir toda diferencia & desigualdad entre
cosas. *l concepto de igualdad como uno de los principios de la raz!n es producto de una
tendencia il!gica, pues en s mismo no existe nada igual.
Nuestros conceptos de causa y e2ecto están constituidos en 2unci1n de la ima6en que nos
2ormamos a partir del reconocimiento de con0unciones constantes. #ausa & efecto: dualidad
de este tipo no existe, es de la misma manera como percibimos un movimiento, siempre & nada
más que como puntos aislados, & por consiguiente no lo vemos sino que lo inducimos.
*n sentido estricto, )ietzsc'e dice que estas 5erdades que el 9om/re denomina i6ualdad,
sustancia, causa y e2ecto, no son más que errores irre2uta/les del 9om/re, artículos de 2e,
ya que no corresponden a nin6una identidad real, que resisten la prue/a de la experiencia
en tanto demuestran ser ;tiles para el control y mientras sir5an para predecir y esta/lecer
re6ularidades que nos permiten conser5arnos como especie.
#onocimiento al servicio de una energa cu&o ob"etivo central es el control & que denomina
voluntad de poder, defiende 4la fuerza de la vida5 & del papel central que ocupa el ser 'umano una
vez establecida la perdida de lo 4real5 más allá de las apariencias.
.quellas caractersticas que la ciencia ad"udica al mundo & que identificamos con causa & efecto,
sustancia, igualdad, son producto de aplicar al mundo las categoras del lengua"e con que
'ablamos. #1lo 9ay realidad desde y para nosotros constituida por el len6ua0e, no 9ay
realidad independiente de nuestras 2ormulaciones lin6Bísticas, basta crear nuevos nombres
para crear nuevas cosas & basta descubrir esto para aniquilar lo que la filosofa 'asta a'ora 'a
considerado que es lo real. %e a' que el conocimiento para Niet:sc9e tiene carácter
constructi5ista &, en la medida en que esa construcci!n se relaciona con el prop!sito 'umano de
la preeminencia de la especie, podemos entenderlo como perspecti5ista. No 9ay conocimiento
independiente de todo prop1sito 9umano. Las categoras que le imponemos al mundo son
a"enas a él, no 'a& relaci!n de continuidad, seme"anza, entre el conocimiento & las cosas por
conocer, la fuerza del conocimiento reside entonces en su antigGedad. (oda creencia en la
existencia de entidades concretas es el producto de confundir caractersticas generales del
lengua"e con caractersticas genéricas de la existencia, de la realidad.
'a características que la ciencia 9a ad0udicado al mundo se 9an promo5ido so/re la /ase
de tres errores 2undamentales: la 5inculaci1n de la ciencia a Dios, a la moral y a la
inocencia. )ietzsc'e desenmascara éstos por medio de argumentos: la crítica a la pretensi1n
de neutralidad y o/0eti5idad de la ciencia con respecto a la moral, la crítica a la necesidad
de mantener a Dios como 6arantía del conocimiento y la relaci1n de los conocimientos con
los instintos.
(a ciencia descansa sobre una creencia! no existe ciencia sin supuestos. .unque )ietzsc'e
reconoce que la ciencia esta constituida por 'ip!tesis, entiende que no se puede comenzar a
'acer 'ip!tesis sino se asumen ciertas convicciones previas.
#uando decimos que la ciencia tiene como ob"etivo la verdad, decimos que en los cientficos 'a&
presente una voluntad de verdad (entrando en el plano de la moral). )ietzsc'e 'a pasado del
plano epistemol!gico al plano moral al traducir 4verdad5 como 4voluntad de verdad5. .l referirse a
lo que los cientficos creen que la ciencia es, denuncia a una fe sostenida por la tradici!n moderna
que el conocimiento tiene como componente crucial el dar acceso a la verdad del mundo, una
profunda convicci!n de no querer enga$ar. *sa convicci!n ética no puede provenir del mundo, la
vida o la naturaleza porque ninguno de esos ámbitos posee una dimensi!n ética, por lo que
)ietzsc'e asume que provienen de una metafsica. La fe en la ciencia es otra cara de una fe
muc'o más amplia que cree que una cierta divinidad garantiza el supuesto acercamiento de la
ciencia a la verdad. *ntonces, para )ietzsc'e, la ciencia no opera solo con 5alores
epistemol16icos sino tam/i@n con 5alores @ticos que deri5an de supuestos meta2ísicos que
opacan la supuesta pretensi1n de o/0eti5idad del conocimiento. )ietzsc'e no parece 'aber
sido consecuente & 'a violado el principio que él mismo 'aba admitido, que no es posible decir
como es exactamente el mundo.
#on respecto al tercer error, la idea de que la ciencia posee un carácter inofensivo en la que no
participa los instintos del 'ombre. *l curso de los pensamientos & conclusiones l!gicas a las que
'a arribado la ciencia corresponde a un proceso & luc'a de instintos que se desarrollan de modo
rápido & oculto.
No 9ay apetito de conocimiento que est@ pre5iamente delineado en el comportamiento
9umano. 4*l conocimiento es simplemente el resultado del 0ue6o, del en2rentamiento, del
encuentro, de la luc9a y del compromiso entre los instintos5. *s precisamente debido a que
los instintos c'ocan entre s, se baten & llegan al término de sus batallas que 'a& un compromiso &
que el conocimiento se produce. *l origen de nuestro conocimiento es una especie de reacci!n
frente al temor que nos lleva a subsumir lo extra$o a formas & a conocidas de pensamiento.
Desaparece en Niet:sc9e el su0eto como unidad, se puede 'ablar de una divisi!n del su"eto en
tanto no 'a& condiciones, estructuras o esencia 'umana universales que se correspondan con el
conocimiento, éste 1ltimo es un acontecimiento, una reacci!n frente a los instintos.
*l conocimiento cientfico a1n retiene un carácter positivo, sigue siendo un conocimiento
privilegiado capaz de efectuar me"ores o peores proposiciones que nos permiten organizar de una
manera más 1til las experiencias. Niet:sc9e su6iere que la ciencia entendida 9asta el
momento puede ser superada por una ciencia 0o5ial: que prescinda de la se5eridad de la
&lustraci1n, que de0e en suspenso la idea de que s1lo es posi/le un conocimiento del
mundo desprendido del de5enir de las apariencias, 6aranti:ado por una ra:1n o/0eti5a,
uni5ersal e in2ali/le7 )na ciencia que lle5e al extremo la sospec9a de que en todo 2iloso2ar
nunca se 9a tratado de la 5erdad, que se ocupe de todo lo que 'asta a'ora carece de 'istoria,
de la 'istoria de las contingencias.
yer7 43ositivismo l!gico5 como punto de vista de un grupo de fil!sofos, 'ombres de ciencia &
matemáticos denominados el 4#irculo de Hiena5. *n cierto modo, todos son analistas pero el
ámbito de la filosofa analtica es mu& extenso, permite desacuerdos graves sobre procedimientos
técnicos & puntos te!ricos importantes, inclu&endo el método & el prop!sito de análisis mismo.
3opper no era miembro del crculo & no quera que se lo clasificara como positivista pero guarda
ciertas afinidades con éstos a pesar de sus divergencias.
+ec9a:o 6eneral a la meta2ísica, respeto por el m@todo cientí2ico, supuesto de que mientras
los pro/lemas 2ilos12icos sean a/solutamente aut@nticos se pueden resol5er por análisis
l16ico, por una actitud 2ilos12ica empírica en el sentido político. #e descon2ía de las
6enerali:aciones, se multiplican e"emplos particulares & se procede con ellos a una disecci!n
minuciosa, se 'ace el intento de aclarar todos los aspectos de un problema antes que forzar una
soluci!n.
(e!ricamente, el positivismo en todos los sentidos se encuentra en oposici!n con el marxismo. *s
caracterstica de los fil!sofos la tendencia a discrepar sobre la soluci!n a determinados
problemas, sobre la naturaleza de su materia de estudio & sobre métodos con que se debe
investigar. Los miembros del crculo de Hiena pensaron que eso se poda & deba remediar,
pensaron triunfar donde 9ant 'aba fracasado encontrando un modo de poner a la filosofa en la
senda segura de una ciencia. )o se 'a logrado este ob"etivo pero puede 'aber progreso en la
filosofa gracias al movimiento positivista.
'os positi5istas l16icos pretendieron incorporar los descu/rimientos de la l16ica
contemporánea, pensaron que el sim/olismo l16ico les sería ;til: dividan proposiciones
significativas en proposiciones formales como las de la l!gica o la matemática (tautol!gicas) & en
proposiciones fácticas (verificables empricamente). Estas clases sosten%an todas las
proposiciones posibles! si una oración no expresaba ninguna de estas dos clases se dec%a ,ue no
era una proposición en absoluto! literalmente carec%a de sentido. <uc'os discursos filos!ficos
caan en esta 1ltima categora (eran metafsicos) & para que la filosofa constitu&a una rama
auténtica deba emanciparse de la metafsica. 'a meta2ísica 5iola las re6las que un enunciado
de/e satis2acer si 9a de ser literalmente si6ni2icati5o.
- Citt6enstein: existen enunciados elementales en el sentido de que si son 5erdaderos
corresponden a 9ec9os simples7 /!lo son significativos si dan una imagen, verdadera o falsa,
de los 'ec'os 4at!micos5 primarios. "or regla general! se encontrará ,ue un enunciado concuerda
con unas distribuciones de verdad y difiere de otras# sin embargo *ay dos casos extremos: a,uel
,ue un enunciado concuerda con toda distribución de verdad (el enunciado es verdadero en
cual,uier circunstancia 5tautolog%a5) y a,uel en ,ue difiere de todas (es falso en toda circunstancia
5contradicción5). 3ero ninguna puede decir algo acerca del mundo: el ;nico modo en que
pueden aumentar nuestro conocimiento es permitiendo deri5ar un enunciado de otro. Las
tautologas, como concuerdan con todo posible estado de cosas, nada afirman sobre 'ec'os. Las
contradicciones, al estar en discrepancia con todo estado posible de cosas también esta
descalificado para proporcionar informaci!n alguna. Las tautologas & contradicciones son casos
degenerados de enunciados fácticos.
2irmaciones meta2ísicas carecen de sentido porque no tienen relaci1n con los 9ec9os, no
están 2ormadas a partir de nin6;n enunciado elemental.
3opper sugiri! que lo que se debe requerir a un enunciado fáctico es poder ser desmentirlo &,
concordaba más con el método cientfico &a que los 'ombres de ciencia formulaban 'ip!tesis que
someten a prueba buscando e"emplos contrarios: cuando se descubre un e"emplo contrario se
desec'a la 'ip!tesis o se la modifica.
'os positi5istas l16icos optaron por darse satis2ec9os con un criterio que exi6ía que un
enunciado sea capa: de ser con2irmado o re2utado por la o/ser5aci1n, sino era un
enunciado elemental, tenía que ser de tal índole que lo pudieran apoyar enunciados
elementales7
*l si6ni2icado de una proposici1n consiste en su m@todo de 5eri2icaci1n7 3ero este principio
de verificaci!n no es verificable por s mismo.
*l crculo de Hiena tendi! a ignorar este problema, adoptaba al principio de verificaci!n como algo
convencional, sus miembros propugnaban una definici!n de sentido que concordara con el uso
com1n que se$alase condiciones que satisfacen los enunciados, considerados como
empricamente informativos. (ambién su manera de tratar los enunciados a priori se diriga a
proporcionar una informaci!n sobre el modo como realmente funcionan esos enunciados ('asta
aqu su obra fue descriptiva). /e volvi! preescriptiva al sugerir que s!lo los enunciados de esas
dos clases podan ser verdaderos o falsos & que s!lo los enunciados que podan ser verdaderos o
falsos se consideraran literalmente significativos.
Los positivistas vieneses se interesaron por ciencias formales & naturales, no identificaron a la
filosof%a con la ciencia pero deb%a contribuir al progreso del conocimiento cient%fico por lo ,ue
condenaban a la metaf%sica por no satisfacer esta condición. Esperaban! eliminada la metaf%sica!
superar la teor%a del conocimiento pero se enga'aron: los primeros problemas surgieron de la
noción de enunciados elementales. (anto su carácter como naturaleza se pusieron en discusi!n.
'a 5erdad de un enunciado solo se podía compro/ar directamente mediante la persona
cuya experiencia se re2ería. + no s!lo su "uicio era soberano sino también infalible. #omo uno
puede mentir, el propio enunciado puede ser falso, pero uno no puede dudar o errar sobre la
verdad propia, si es falso uno sabe que lo es. 8na forma en que se expresa este punto consiste
en decir que los enunciados son 4incorregibles5 pero si cada uno esta obligado a interpretar todo
enunciado como descripci!n de sus propias experiencias, es difcil comprender como podemos
comunicarnos.
En un principio se pensó ,ue la dificultad en la comunicación se pod%a resolver *aciendo una
distinción entre el contenido de las experiencias y su estructura: observamos que aplicamos
palabras iguales en mismas ocasiones. 'o que importa es que la estructura de nuestros
mundos respecti5os sea su2icientemente parecida para que yo pueda con2iar en la
in2ormaci1n que el me da. /!lo en este sentido tenemos un lengua"e com1n. /i 'a&
proposiciones que (como en la ciencia) tienen un significado intersub"etivo, se pueden interpretar
como descripciones de estructura.
#on la tesis del fiscalismo, los enunciados elementales &a no eran incorregibles, su verdad (como
la de otros enunciados fsicos) quedaban siempre su"eta a discusi!n. 3ero esta teora del
fiscalismo esta errada: los enunciados sobre experiencias de otras personas no pueden ser
l!gicamente equivalentes a los enunciados sobre su conducta manifiesta, en tanto que afirmar
que los enunciados que uno formula acerca de sus propias experiencias equivalga a enunciados
acerca del estado & cuerpo propios.
/ubsisten dificultades que esa tesis debiera resolver, dificultades que surgen de la aceptaci!n de
dos supuestos falsos: para que un lengua"e sea p1blico tiene que referirse a ob"etos p1blicos &, al
'acer un enunciado emprico siempre 'a de referirse uno a experiencias propias. *nunciados
p;/licos de/en re2erirse a experiencias, en el sentido en que de/en ser 5eri2icadas, sin que
la re2erencia pueda circunscri/irse a las experiencias de una persona cualquiera, en cuanto
opuesta a otra, aunque reconozco que este intento de 4neutralizar5 el principio de verificaci!n,
encuentra s!lo considerables problemas.
.firmar que "uicios morales no son "uicios fácticos es decir que no operarán como los argumentos
l!gicos o cientficos. 3arte del desagrado que la teora emotiva & el positivismo l!gico en general
producen se debe a que las personas se inclinan a buscar en la filosofa una gua para su vida,
cuando esa funci!n se les niega o se les niega penetrar el velo de la apariencia & de explorar las
profundidades de la realidad, piensan que se la está convirtiendo en trivial.
*l tractatus no de01 lu6ar para las proposiciones 2ilos12icas; el discurso si6ni2icati5o se
cu/ri1 con enunciados 2ormales y empíricos7 Nada queda/a que pueda tratar la 2iloso2ía,
Citt6enstein sostu5o que la 2iloso2ía no era una teoría sino una acti5idad7
*l logro más importante de la 4escuela del lengua"e ordinario5 fue el examen & la disecci!n de los
usos 4no cientficos5 del lengua"e.
%iencia y meta2ísica: la caracter%stica de la modernidad es tomar la conciencia como punto de
partida para plantear los problemas fundamentales del pensamiento y la acción. *n la filosofa
contemporánea se produce un giro lingGstico, reempla:o de la su/0eti5idad por el análisis del
len6ua0e & se renuevan criterios de distinci!n entre ciencia & metafsica (no ciencia).
'os positi5istas l16icos propusieron un criterio de si6ni2icati5idad de las proposiciones
para distin6uir la ciencia de la meta2ísica. Las proposiciones significativas (todas las
proposiciones posibles), se clasifican en formales: por su estructura analtica son verdaderas o
falsas, & fácticas: con estructura sintética donde su significatividad depende de su verificaci!n
emprica, son contingentes, la decisi!n sobre su verdad o falsedad depende de otras
proposiciones protocolares o de observaci!n. Las proposiciones protocolares son proposiciones
at!micas que enuncian algo observable acerca de un 'ec'o, son precisas en cuanto a locaci!n
espacio temporal & caractersticas del 'ec'o que se describe. Los registros de experiencia que
son las proposiciones protocolares deben poder comprobarse intersub"etivamente. (a clasificación
de proposiciones neopositivistas sigue la postulada por 2ume ,uien manten%a una subdivisión de
proposiciones: las referidas a relaciones de ideas (verdades necesarias) y las de cuestiones de
*ec*o (verdades contigentes), la verdad de las proposiciones ,ue relaciona ideas se establece
demostrativamente! con independencia de elementos emp%ricos! mientras ,ue la verdad o
falsedad de las proposiciones sobre *ec*os debe establecerse apelando a la experiencia.
%e la distinci!n neopositivista de proposiciones se sigue una clasificaci!n de las ciencias formales
(proposiciones analticas) & fácticas (proposiciones sintéticas) que utilizan también proposiciones
analticas como auxiliares para realizar transformaciones lingGsticas de sus proposiciones.
,rincipio de 5eri2ica/ilidad: la compro/aci1n empírica constituye para los positi5istas el
punto crucial para demarcar los límites del conocimiento cientí2ico7 El análisis lógico de
proposiciones metaf%sicas *a demostrado ,ue la constituyen pseudo5proposiciones ya ,ue no
satisfacen re,uisitos m%nimos para constituir proposiciones significativas.
.anto Citt6enstein como %arnal sostienen que la 2iloso2ía no es una teoría ni un sistema
sino una acti5idad o m@todo del análisis l16ico. *l criterio 5eri2icacionista del si6ni2icado
no es solamente un criterio de 5erdad o cienti2icidad, es /ásicamente un criterio para
decidir si al6o es una proposici1n o no lo es.
*n el contexto de los nuevos desarrollos en la filosofa de la ciencia, 3opper no ob"eta las teoras
metafsicas ni las considera sin significado &a que las teoras cientficas se 'an inspirado en
concepciones metafsicas. *l concepto positi5ista de 3si6ni2icado4 o 3sentido4 es
inadecuado para permitir la demarcaci1n entre ciencia y meta2ísica ya que no es necesario
que la meta2ísica care:ca de si6ni2icado para que no pueda ser ciencia. *l criterio de
demarcaci1n sostenido por ,opper es un criterio de cienti2icidad (re2uta/ilidad o
2alsa/ilidad) pero no de si6ni2icati5idad.
La dificultad de "ustificar inductivamente enunciados universales, planteado por 2ume, radica en la
imposibilidad de fundamentar l!gicamente un principio de inducci!n. ,ero si es posi/le
demostrar l16icamente concluyente la 2alsedad de un enunciado uni5ersal: /asta para ello
un solo caso que lo contradi6a. 3or tanto, dice 3opper, toda nueva teora debe implicar una
pro'ibici!n, tiene que ser incompatible con ciertos 'ec'os, una teora cientfica es una con"etura
cu&o origen o contexto de descubrimiento es irrelevante para determinar su cientificidad, lo que
cuenta es la capacidad de la teoría de ser expuesta a la posi/ilidad de ser 2alseada: debe
estar dise$ada de modo que no prote"a a ning1n enunciado de la falsaci!n o refutaci!n. *ntonces,
las teorías no son resultado de la o/ser5aci1n sino que son in5enci1n de carácter incierto
que 9a de ponerse a prue/a contrastándola con 9ec9os, es la teoría la que 6uía las
o/ser5aciones.
*l criterio para delimitar teorías cientí2icas y meta2ísicas es su re2uta/ilidad o testa/ilidad:
una teoría no re2uta/le no pertenece a la ciencia, aunque no por ello carece de
si6ni2icaci1n. El desarrollo cient%fico sigue una secuencia de con+eturas! intentos por descubrir la
verdad! refutaciones y nuevas con+eturas! de modo ,ue la última incorpora y explica refutaciones
anteriores. *l progreso de la ciencia, en el intento de obtener me"ores explicaciones, responde a
una suerte de dinámica de ensa&os de 'ip!tesis, error & formulaci!n de nuevas 'ip!tesis, aunque
sin alcanzar nunca la esencia de la realidad.
- Citt6enstein: apunta a una aclaraci!n del lengua"e dominada por la l!gica proposicional &
pretende 'aber resuelto todos los problemas filos!ficos por 'aber establecido condiciones &
necesarias & suficientes para que una proposici!n sea significativa. Luego 'ará una crtica radical
a la tesis del tratactus l!gico-p'ilosop'icus (donde apunta estas ideas). 'os pro/lemas
2ilos12icos no son pro/lemas 6enuinos sino que sur6en de una idea incorrecta so/re el
2uncionamiento del len6ua0e por lo que serán disueltos si se muestra la incomprensi!n en la que
se basan.
*l lengua"e ocupa el lugar central en la filosofa de Iittgenstein: llama la atenci!n sobre la
diversidad de los e"emplos que 'a& que considerar en relaci!n con la cuesti!n, & en se$alar sus
matices & particularidades. *spera aclarar nuestra visi!n del lengua"e mediante la observaci!n del
modo en el que normalmente lo usamos en situaciones cotidianas.
%estaca la multitud de prop1sitos con los que se usa el len6ua0e: caracterizados como un
40ue6o de len6ua0e5, una expresi!n que destaca que 'ablar un lengua"e es participar en una
actividad & una 4forma de vida5. 8n "uego de lengua"e se distin6ue de otro en sus re6las y
prop1sitos & estos a un tercero. *l concepto del lengua"e tiene una estructura de 4parecido de
familia5.
*xplicaciones ostensi5as: mostrando un ob"eto al que se le aplica la palabra cu&o significado
deseamos explicar. 3arece subsanar las deficiencias de la explicaci!n verbal, sirviendo como
1ltimo término en las explicaciones. <ostrando casos podramos establecer un vnculo s!lido
entre nuestras palabras & las cosas en el mundo.
La combinaci!n de explicaciones ostensivas o verbales avala la idea tradicional del lengua"e: el
lengua"e se adquiere a través de explicaciones, parece que las explicaciones se dirigen a una
persona capaz de comprender & de pensar pero no de 'ablar. 3ero en esto se filtra nuestra
tendencia a pensar a los ni$os como peque$os adultos con alg1n problema de expresi!n o
comunicaci!n. Citt6enstein seAala que no adquirimos el len6ua0e por explicaciones sino por
adiestramiento7
%ificultades de las definiciones ostensivas: *s buen mecanismo para mostrar la definici!n de una
palabra pero no suficiente para ense'ar el significado de /esto0!0es0! /all%0. /e cuestiona la imagen
demasiada simple de las explicaciones ostensivas. La definici!n ostensiva puede ser interpretada
de maneras diferentes: dado que los ob"etos tienen m1ltiples o infinitas caractersticas, determinar
la que interesa al proporcionar es un asunto delicado. 3ero la posibilidad de ser malentendido no
implica que siempre que existe la posibilidad uno va&a a ser mal comprendido. (ampoco implica
que para ser comprendido 'a&a que eliminar cualquier posibilidad de incomprensi!n.
J*n que casos diramos que el su"eto 'a comprendido la explicaci!nK, J#uándo 'a captado o
apre'endido el significadoK %uando 9a 5isto lo que los di2erentes e0emplos de un o/0eto
tienen en com;n, al 2ormar una ima6en que reten6a los ras6os comunes a los di2erentes
casos. La comprensi!n es un fen!meno determinado que ocurre cuando la persona ve el rasgo o
elemento com1n a los diferentes e"emplos presentados. 3ara Iittgenstein, 9a/er entendi1 la
explicaci1n quiere decir tener en mente un concepto (muestra o 2i6ura) de lo explicado. Las
cualidades son como elementos de las cosas & los conceptos son los nombres de esos
elementos.
- 4!@todo de la exteriori:aci1n de los procesos mentales5 (una imagen mental tiene que poder
ser ex'ibida como imagen externa). <étodo que ideo para contrarrestar la fascinaci!n que la idea
de la mente o procesos mentales ocultos & nuestra tendencia a atribuirles poderes misteriosos,
e"erce sobre nosotros. 3ropone tratar con palabras pronunciadas o escritas & con procesos de
mirar imágenes. #omprensi!n como proceso de captar o agarrar un ob"eto mental.
*xteriori:aci1n reali:a una comparaci1n que muestra que no 9ay e2icacia o poder que
puedan tener el 5er, oír o decir mentales que est@ ausente en el 5er, oír o decir reales7
La comprensi!n no puede consistir en la captaci!n del rasgo com1n, no se puede aclarar como
una forma de ver o contemplar. 3ara evitar todo equvoco, la muestra tendr%a ,ue ser una muestra
tal ,ue posea únicamente caracter%sticas a mostrar o destacar.
%emos las explicaciones que demos, en alg1n momento debe 'ablar la práctica. 'o decisi5o en
la comprensi1n es el modo en que se aplica a la realidad el o/0eto captado: tener un
concepto consiste en sa/er 9acer determinadas cosas. El modo en ,ue el alumno
efectivamente toma la explicación ostensiva! el modo en ,ue interpreta o comprende nuestra
explicación! solo puede apreciarse por la manera en ,ue aplica la palabra! la aplicación es el
criterio de la comprensión.
- diestramiento: el aprendiza"e de la lengua materna ocurre por instrucci!n o adiestramiento. )o
damos explicaciones a quien no está capacitado para pedirlas o comprenderlas. *l adiestramiento
es novedad basado en gestos & expresiones & dirigido a producir comportamientos o acciones,
conecta con algunas tendencias innatas a proseguir de determinados modos. *l resultado de éste
es un con"unto de capacidades.
- %omprensi1n: %efiniciones ostensivas pueden entenderse como la provisi!n de un paradigma &
este como una regla 4primitiva5. La aplicaci!n de una palabra no está absolutamente delimitada
por reglas. (oda interpretaci!n puede interpretarse de diferentes maneras: no existe ninguna
formulaci!n gráfica o verbal de la regla que no pueda entenderse de diferentes maneras. ,ara
9a/lar de comprensi1n necesitamos, además de contemplar la muestra o la re6la, sa/er
aplicarla. 3or lo que Iittgenstein se$ala que el si6ni2icado de un t@rmino es el uso: la
comprensi!n esta ligada a una actividad, al uso de las palabras en diferentes "uegos de lengua"e
&, no podramos discernir cuándo un su"eto 'a comprendido o captado el significado si no 'ubiera
un uso establecido, una costumbre ligado a aquello que intentamos se$alar. 'a comprensi1n
consiste en la capacidad de 9acer al6o & esta puede caracterizarse me"or como una disposici!n
que como un estado. *l 'ec'o de que podamos 'ablar de correcto o incorrecto depende de que
mi uso de una palabra concuerde con el uso establecido, con la costumbre, con el uso pasado &
con el uso que están dispuestos a 'acer el resto de los miembros de mi comunidad.
,opper. 3ositivista. *mpirista l!gico. 7edefinici!n del concepto cientfico 'ipotético. .firma que
sabemos demasiada cantidad de cosas pero nuestra ignorancia es limitada & decepcionante,
evidencia de que todo es inseguro & vacilante. #onocimiento e ignorancia en contradicci!n por
tener significados diferentes. 2a& una relaci!n entre nuestro conocimiento asombroso & creciente
& nuestra convicci!n de que no sabemos nada: la l16ica del conocimiento 9unde sus raíces en
la tensi1n entre i6norancia y conocimiento.
*l conocimiento comienza con problemas: con la tensi1n entre sa/er y no sa/er. *l punto de
partida de todas las ciencias será siempre el problema, & la observaci!n se convierte en el punto
de partida cuando devela un problema, cuando nos muestra que algo en nuestro conocimiento no
esta en orden.
*l m@todo de toda ciencia radica en ensayar posi/les soluciones para sus pro/lemas. *n el
caso de que un ensa&o de soluci!n no resulte accesible a la crtica ob"etiva se lo exclu&e
provisionalmente como no cientfico, si s resulta accesible se lo intenta refutar porque toda crtica
consiste en intentos de refutaci!n. /i el ensa&o de soluci!n es refutado por la crtica se busca otro,
pero si resiste se lo acepta provisionalmente como digno a seguir siendo discutido & refutado.
*l m@todo de la ciencia es el de ensayo y error, tentativa de soluci!n, ensa&o de soluci!n
sometido al estricto control crtico. 'a o/0eti5idad de la ciencia radica en la o/0eti5idad del
m@todo crítico: no 'a& teora sin 4crtica5 & los medios l!gicos usados por la crtica son ob"etivos.
(ensi!n entre conocimiento e ignorancia lleva al problema & a los ensa&os de soluci!n. La 1nica
forma de "ustificaci!n de nuestro conocimiento radica en la crtica, en que nuestros ensa&os
resistieron la crtica más acertada. )uestros ensa&os de soluci!n son calificados como criticistas.
#ientificismo metodol!gico6 )aturalismo: exige ,ue ciencias sociales aprendan de las ciencias de
la naturale)a el método cient%fico. (as ciencias naturales llevan a ciencias sociales la ob+etividad
pero esto e,uivale a una neutralidad valorativa dif%cil de alcan)ar para el cient%fico social ,ue no
logra emanciparse de sus valores8posición social. 8na especialidad cientfica es un conglomerado
delimitado & construido de problemas & ensa&os de soluci!n. Lo que realmente existen son los
problemas & tradiciones cientficas. 3osibilidad de observarnos6examinarnos entre nosotros.
7elaci!n entre sociologa & antropologa lleva al triunfo de un método basado en la observaci!n,
descriptivo, más ob"etivo & cientfico natural. La sociologa del conocimiento 'a pasado por alto la
teora de la ob"etividad cientfica.
#abe dividir argumentos en grupos correspondientes a los que en determinados sectores &
épocas son aceptadas como válidas e inválidas. *lemento temporal visible en el 'ec'o de que
ciertos argumentos que acepta un grupo de discusi!n como el presente, pueden atacarse
posteriormente.
=ngenua & equivocada idea de la ob"etividad de la ciencia que sub&ace a todo ese estilo de
pensamiento: con"etura que la ob"etividad de la ciencia depende de la ob"etividad del cientfico
pero no, es err!neo creer que el cientfico de la naturaleza es más ob"etivo que el cientfico social.
'a o/0eti5idad cientí2ica radica ;nica y exclusi5amente en la tradici1n crítica.
*n la discusi!n crtica distinguimos: el problema de la verdad de una afirmaci!n, su relevancia,
interés & significado respecto a los problemas que en ese momento nos ocupan, &, en relaci!n con
diferentes problemas extracientficos. Lo caracterstico de la ciencia es la diferenciaci!n entre
aquellos intereses que no pertenecen a la b1squeda de la verdad & el interés cientfico de la
verdad. 3ero 'a& valores positivos & negativos, cientficos & extracientficos. *xcluir 5aloraciones
extracientí2icas de los pro/lemas concernientes a la 5erdad constituye una de las tareas de
la crítica de la discusi1n cientí2ica. La ob"etividad & neutralidad valorativa constitu&en en s
valores: como la neutralidad es un valor en s, la exigencia de una total ausencia de valores, de
una comple"a neutralidad valorativa es parad!"ica.
'a l16ica deducti5a es la teoría de la 5alide: del ra:onamiento l16ico o de la in2erencia
l16ica: si las premisas de un ra:onamiento 5álido son 5erdaderas, entonces la conclusi1n
9a de ser 5erdadera. La l!gica deductiva es la teora de la transferencia de la verdad de las
premisas a la conclusi!n. (a función mas importante de la lógica deductiva es la de constituir un
órgano de la cr%tica. La l!gica deductiva es la l!gica de la retransferencia de la falsedad de la
conclusi!n.
3remisas H L =nferencia H L #onclusi!n H (si en la inferencia H la conclusi!n es ?, alguna premisa
debe ser ?).
'16ica deducti5a: teoría crítica racional que muestra que de la tesis criticada se
desprenden consecuencias inacepta/les7 8na teora o sistema deductivo constitu&e un ensa&o
de explicaci!n & un intento de solucionar un problema cientfico. )n enunciado es 5erdadero si
coincide con los 9ec9os o si las cosas son tal y como @l las representa7 *ste es el concepto
a/soluto u o/0eti5o de la 5erdad.
*M3L=#.#=N) #.8/.L: 8n problema teorético radica en encontrarle una explicaci!n, aquello
que pretendemos explicar recibe el calificativo de explicandum. *ste intento de soluci!n (la
explicaci!n) radica en una teora (sistema deductivo) que nos permite explicar el explicandum
relacionándolo l!gicamente con otros 'ec'os. 8na explicaci!n totalmente explcita radica en la
derivaci!n l!gica (o derivalidad) del explicandum a partir de la teora "ustamente con las
condiciones iniciales. *ntonces el esquema l!gico básico de toda explicaci!n radica en una
inferencia l!gica deductiva, cu&as premisas están constituidas por la teora & condiciones iniciales,
cu&a conclusi!n es el explicandum. Los conceptos de 4verdad5 & explicaci!n dan lugar al
desarrollo l!gico de nuevos conceptos como la aproximaci!n a la verdad & el de la fuerza
explicativa o el del contenido explicativo de una teora. #onceptos l!gicos de la verdad de una
proposici!n & del contenido de una proposici!n & del contenido de ésta. /on relativas.
No 9ay nin6una ciencia puramente o/ser5acional sino s1lo ciencias que más o menos
concientes y críticamente ela/oran teorías. La psicologa es una de las ciencias sociales &a
que nuestro pensamiento & conocimiento dependen de las relaciones sociales: la psicologa
presupone conceptos sociol!gicos. La sociologa complementa la psicologa explicando lo social
que la psicologa no puede explicar. La sociologa es aut!noma porque puede & debe
independizarse de la psicologa, es lo que a menudo lamamos 4sociologa comprensiva5.
2a& un método puramente ob"etivo de las ciencias sociales: el m@todo o/0eti5amente
comprensi5o o de l16ica de la situaci1n. *s la ciencia social ob"etivamente comprensiva,
consiste en analizar la situaci!n de los 'ombres que act1an para explicar su conducta a partir de
la situaci!n misma. La comprensi!n ob"etiva de nuestra conciencia de que la conducta era
ob"etivamente adecuada a la situaci!n: la situaci!n queda analizada con la suficiente amplitud
como para que momentos de inicial apariencia psicol!gica 'a&an quedado convertidos en
momentos de la situaci!n. *l método de análisis situacional es pues un método individualista pero
no psicol!gico &a que exclu&e elementos psicol!gicos sustitu&éndolos por elementos situacionales
ob"etivos (l!gica de la situaci!n). *xplicaciones de la l16ica de la situaci1n son
reconstrucciones racionales te1ricas, 2alsas7 El concepto lógico de aproximación a la verdad
es indispensable a las ciencias sociales anal%ticas. La l!gica de la situaci!n se 'ace cargo del
mundo fsico en el que ocurren nuestros actos, del entorno social.
#omo problemas básicos de la sociologa te!rica puede ser aceptados la l!gica general de la
situaci!n & la teora de las instituciones & tradiciones. Lo cual acogera problemas como: las
instituciones no act1an, solo los individuos en o para las instituciones. +, una teora de las
consecuencias institucionales, buscadas & no buscadas de las acciones efectuadas con vistas a
fines.
'a teoría del conocimiento es importante para las ciencias y la 2iloso2ía: su malestar,
consecuencia del descu/rimiento de que no sa/emos nada, de que nunca podremos
0usti2icar racionalmente nuestras teorías7
= Disputa del positi5ismo en la sociolo6ía alemana. ,opper redefine el concepto del
conocimiento cientfico como 'ipotético. Llama la atenci!n sobre la contradicci!n entre el
desarrollo de la ciencia moderna & la convicci!n de que no sabemos nada. 8na teora de
conocimiento adecuada debe dar cuenta de esta contradicci!n: el conocimiento comienza con
problemas, todo problema surge del descubrimiento de que algo no esta en orden en nuestro
saber.
8nificaci!n del método cientfico, monismo metodol16ico que implica que no 'a& dos métodos
diferentes. #aracterizaci!n del m@todo cientí2ico como 9ipot@tico deducti5o, propone un
criterio de marcación ,ue denomina falsabilidad. 'as teorías cientí2icas son 9ip1tesis a partir
de las que se propone deducir enunciados compro/a/les por o/ser5aci1n, si @stas re5elan
como 2alsos esos enunciados, la 9ip1tesis es re2utada7 #i una 9ip1tesis supera el es2uer:o
de demostrar su 2alsedad, puede ser aceptada al menos con carácter pro5isional7 3ara
3opper la ob"etividad de la ciencia no depende del cientfico sino del método por lo que no 'abra
diferencia entre la ob"etividad del cientfico de la naturaleza & el social.
)o podemos privar al cientfico de sus valoraciones o destruirlas sin destruirlo como 'ombre &
cientfico. )uestras motivaciones e ideales cientficos, como el ideal de la b1squeda de la verdad,
'unden sus races en valoraciones extracientficas. (anto la ob"etividad como la neutralidad
valorativa son en s valores por lo que no se pide su eliminaci!n sino la toma de conciencia sobre
ellos. *l conocimiento es posible mientras se siga del método cientfico, conocimiento provisorio
pero progresivo como marca de las ciencias.
Ha/ermas, miembro de la escuela de ?ran;furt, ataca la idea del positivismo de que la ciencia & la
investigaci!n moderna son ob"etivas. 3ara el, la ciencia y la tecnolo6ía están re6idas por
5alores e intereses que /urocrati:an la sociedad y despoliti:an a los ciudadanos: ra:1n y
ciencia como 9erramientas de dominaci1n más que de emancipaci1n7 3ropone una 4raz!n
comunicativa5 cu&o fundamento seria el carácter intersub+etivo y consensual de todo saber, & que
devolviera a la sociedad el control crtico & la orientaci!n conciente de fines & valores respecto de
sus propios procesos.
*l método de la ciencia debe estar determinado por el ob"eto de estudio & no por una idea
preconcebida o ideal de cientificidad por lo que no puede ser el mismo método para estudiar la
legalidad de la naturaleza & la de la sociedad. 'os m@todos no dependen del ideal
metodol16ico sino de la cosa.
/i para 3opper los problemas que están a la base de la ciencia son una contradicci!n entre
nuestro conocimiento & los 'ec'os, para .dorno el problema está en la contradicci!n que es la
sociedad capitalista, en el plano de los 'ec'os. ,ara dorno no es posi/le un mecanismo
metodol16ico, puesto que los ob"etos de estudio determinan el método. *n el caso de la
sociedad su carácter contradictorio impide que el m@todo est@ /asado en la l16ica 2ormal:
se puede entender la sociedad si se respeta su categora de totalidad & se entiende el concepto
de raz!n más allá de la l!gica formal.
(a sociedad como ob+eto se caracteri)a por ser una totalidad en sentido estricto dialéctico de
acuerdo con el cual! el todo no puede ser interpretado orgánicamente. La totalidad sin embargo
tampoco es una clase de extensi!n l!gica determinable mediante la agregaci!n de cuantos
elementos comprende. .s, el concepto dial@ctico de totalidad des/orda los límites de la
l16ica 2ormal. La teora crtica tiene una concepci!n de la l!gica más amplia que la de 3opper:
las ciencias sociales cu&o ob"eto en la sociedad se encuentran con datos siempre estructurados
en el contexto general de la totalidad social. La relaci!n entre la sociedad & datos particulares s!lo
resultan cognoscibles en su reciprocidad: este es el 1nico camino 'acia la inteligibilidad de lo
social (mientras que para 3opper sera un crculo vicioso).
.dorno criticará la racionalidad instrumental (analtica) & promoverá una extensi!n 'acia una
racionalidad dial@ctica. La racionalidad analtica, positivista, se basa en la distinci!n entre
'ec'os & decisiones. /obre 'ec'os tratan las ciencias naturales que buscan descubrir
regularidades de los fen!menos, con lo que sus 'ip!tesis pueden considerarse válidas o inválidas
en funci!n de su concordancia con los 'ec'os. *n cambio, normas o preceptos ,ue regulan la
conducta *umana son producto de decisiones! de +uicios de valor. 3ero esta visi!n de"a los
problemas prácticos como cientficamente indecibles & fuera del ámbito de controversias
racionales. *n el dominio de las ciencias experimentales dados unos fines es posible una
racionalizaci!n de la elecci!n de los medios pero la fi"aci!n de los fines depende de la aceptaci!n
de normas & no resulta cientficamente contable. )o puedo obligar a nadie a basar sus creencias
básicas en argumentos & experiencias & no puedo probar a nadie con a&uda de éstos que 'a&a de
comportarme as: primero 'a& que asumir una posici!n racionalista & s!lo a partir de a' puedo
prestar atenci!n a argumentos & experiencias, de donde se deduce que dic'a posici!n de base no
puede ser fundamentada en cuanto tal mediante argumentos & experiencias. *sta es la posici1n
de ,opper que Ha/erman crítica, en tanto que todo conocimiento está inserto en una praxis
5ital, siempre esta determinado por intereses y decisiones, incluso el conocimiento
empírico o t@cnico. 2a& que alcanzar un consenso acerca del sentido del dominio técnico a este
lado del dintel 'ist!rico & cultural sin la menor dificultad principal.
La elecci!n de medios en funci!n de determinados fines sera lo su"eto a racionalidad &
ob"etividad, pero los fines quedan afuera, frente a ellos se propone una indiferencia axiol!gica.
.s, la relaci!n entre fin & medios en dominios técnicos de la naturaleza 'a probado ser exitosa,
pero respecto a las sociedades es problemático.
. los medios les es tan inmanente la pertenencia respecto de unos determinados fines como a los
propios fines una conformidad respecto a determinados medios. La racionalidad dialéctica o total
debe incluir medios, fines & consecuencias prácticas. 'a ra:1n dial@ctica de/e dar cuenta de
que el su0eto del conocimiento 2orma parte del o/0eto de estudio, el in5esti6ador social no
puede 9acer a/stracci1n de su pertenencia a la sociedad7 *l o/0eto modi2ica la teoría en la
medida en que la trama social de la 5ida como una totalidad determina la propia
in5esti6aci1n7
.dorno está en contra de la equiparaci!n del método cientfico al ensa&o & error &a que esta mu&
ligado a la tradici!n naturalista de la ciencia. La refutaci!n, base del método 'ipotético deductivo,
es fructfera s!lo como crtica inmanente: convicci!n de que la ma&ora de los pensamientos
esenciales son irrefutables & no por ellos de"an de tener un contenido de verdad concreto.
El método *ipotético deductivo aplicado a lo social parte de la problemática premisa de ,ue los
*ombres son capaces de orientar racionalmente su propio destino con la ayuda de técnicas
sociales. La fuerza de sentido com1n que posee es el problema, su evidencia no nos permite ver
cuanto del ide!logo 'a& en la creencia. La ciencia es una relaci!n de producci!n social.
'a neutralidad 5alorati5a (que solo tiene sentido en la racionalidad instrumental) es
imposi/le en las ciencias sociales en tanto que el prop1sito de reali:ar una sociedad 0usta
no es un 2in axiol16icamente neutro o el resultado de una decisi1n optati5a. La neutralidad
en el dominio de valores termina por subordinarse, de manera no reflexiva a lo que entre los
positivistas recibe el nombre del sistema vigente de valores. (a experiencia del carácter
contradictorio de la realidad social no puede ser considerada como un punto de partida más entre
los varios posibles! sino ,ue es el motivo constituyente de la posibilidad de la sociolog%a en cuanto
tal.
8un97 /3iencia normal0 como investigación basada en reali)aciones cient%ficas pasadas! ,ue
alguna comunidad cient%fica particular reconoce como fundamento posterior. Los traba"os de
.rist!teles, (olomeo, )eOton, ?ran;lin, Lavoisier, L&ett, sirvieron implcitamente por un tiempo,
para definir los problemas & métodos legtimos de un campo de la investigaci!n para generaciones
sucesivas de cientficos. #ompartan dos caractersticas esenciales: su logro careca de
precedentes como para atraer a un grupo duradero de partidarios, ale"ándolos de los aspectos de
competencia de la actividad cientfica. *ran lo bastante incompletas para de"ar muc'os problemas
para ser resueltos por el redelimitado grupo de cientficos. Las realizaciones que comparten estas
dos caractersticas son los paradi6mas, término que se relaciona estrec'amente con la ciencia
normal. %ebido a que se re1ne con 'ombres que aprenden las bases de su campo cientfico a
partir de los mismos modelos concretos, su práctica subsiguiente raramente despertara
desacuerdos sobre los fundamentos claramente expresados.
'os 9om/res cuya in5esti6aci1n se /asa en paradi6mas compartidos están su0etos a
mismas re6las y normas para la práctica cientí2ica. *ste compromiso & el consentimiento
aparente que provoca son requisitos previos para la ciencia normal, para la génesis & la
continuaci!n de una tradici!n particular de la investigaci!n cientfica.
La adquisici!n de un paradigma es un signo de madurez en el desarrollo de cualquier campo
cientfico dado. 'a transici1n sucesi5a de un paradi6ma por otro por medio de una
re5oluci1n es el patr1n usual de desarrollo de una ciencia madura.
La 'istoria muestra que el camino 'acia un consenso firme de investigaci!n es mu& arduo. 1 falta
de un paradigma! todos los *ec*os ,ue pudieran ser pertinentes para el desarrollo de una ciencia
dada tienen probabilidades de parecer igualmente importantes. 3uesto que cualquier descripci!n
debe ser parcial, la 'istoria natural tpica con frecuencia omite de sus informes circunstanciados
aquellos detalles que cientficos posteriores considerarán como fuentes importantes de informes
esclarecedores. 3uesto que quien re1ne datos casuales raramente posee tiempo a la preparaci!n
para ser crtico, 'istorias naturales &uxtaponen descripciones. *stas son caractersticas de las
primeras etapas del desarrollo de una ciencia.
La 'istoria natural debe interpretarse con cierto caudal implcito de creencias metodol!gicas &
te!ricas entrelazadas, que permiten la evaluaci!n & la crtica: /i este caudal de creencias no se
encuentra implcito en los 'ec'os, deberá ser proporcionado del exterior, por lo que no es extra$o
que, en las primeras etapas del desarrollo de cualquier ciencia, diferentes 'ombres ante la misma
gama de fen!menos los describan e interpreten de modos diferentes. Lo que es sorprendente es
que esas divergencias iniciales puedan llegar a desaparecen en gran parte alguna vez. 6u
desaparición es causada *abitualmente! por el triunfo de una de las escuelas anteriores al
paradigma! ,ue a causa de propias creencias y preconcepciones caracter%sticas! *ace *incapié
solo en alguna parte especial del con+unto de informes.
,ara que una teoría sea considerada como paradi6ma, de/e parecer me0or que sus
competidoras, pero no necesita explicar todos los 9ec9os que se pueden con2rontar con
ella.
*n el desarrollo de una ciencia natural, cuando un individuo o grupo produce una sntesis capaz
de atraer a la ma&ora de los profesionales de la generaci!n siguiente, las escuelas más antiguas
desaparecen gradualmente, su desaparici!n se debe a la conversi!n de sus miembros al nuevo
paradigma. 3ero 'a& siempre 'ombres que se aferran a alguna de las vie"as opiniones & se les
exclu&e de la profesi!n que pasa por alto sus traba"os. *l nuevo paradigma implica una definici!n
nueva & más rgida del campo. Puienes no deseen o no sean capaces de a"ustar su traba"o a ella
deberán continuar en aislamiento o unirse a alg1n otro grupo. #uando un cientfico particular
puede dar por sentado un paradigma, no necesita tratar de reconstruir su campo, desde sus
principios, & "ustificar el uso de cada concepto presentado.
- *l pensamiento de #artre puede denominarse existencialismo: filosofa centrada en el 'ombre,
en el existente 'umano, su libertad & condicionamientos. (res nociones fundamentales: el /er-en-
s (plenitud de ser, dotado de una esencia establecida, facticida & carente de libertad, las cosas
pero no el 'ombre), el /er-para-s (el 'ombre, porque es existencia, trascendencia, va más allá de
s mismo, libertad & no posee esencia establecida por lo que la existencia precede a la esencia) &
el /er-para-otro (la mirada del otro me devuelve a m mismo ob"etivado). Nin6;n acto de la
conciencia puede tratarse sin un correlato o/0eti5o: siempre pienso, percibo o imagino algo.
Los valores no valen por s mismos sino que valen porque nosotros los valoramos.
/astre se colocaba del lado de la libertad (presentada en situaci!n) & sub"etividad.
3ondicionamientos influyen sobre la constitución de la personalidad pero no la determinan por,ue
lo ,ue importa es el modo en ,ue el *ombre se conduce ante estos! sigue predominando la
libertad.
)o 'a& 4la5 filosofa sino que 'a& diferentes filosofas, las diferentes épocas tienen una filosofa
dominante & pensamientos accesorios. *n cambio, la ideolo6ía es un pensamiento parásito
que se acopla a una 2iloso2ía dominante, la estudia y desarrolla aspectos que @sta no 9a
considerado: el existencialismo efect1a la crtica de la raz!n dialéctica en 2egel, <arx & *ngels &
desarrolla la importancia de la sub"etividad.
/e advierten diferencias significativas entre /artre & el marxismo sobre todo sobre le&es de la
naturaleza (establecida por nuestra ra)ón para los racionalistas! el entendimiento como facultad
legisladora del su+eto trascendental para 9ant! el desarrollo *acia la autoconciencia del esp%ritu
absoluto para 2egel! o una legalidad propia de la naturale)a en s% misma de caracter%sticas
cient%ficas para Engels.)
%on He6el, el idealismo lle6a a la expansi1n del espíritu so/re la naturale:a y a la identidad
entre espíritu y naturale:a independiente del 9om/re7
*ngels admite le&es que están dadas antes de la aparici!n del 'ombre & la praxis social & una
dialéctica que se presenta antes de la vida misma. /artre rec'aza la dialéctica de la naturaleza &
el pensamiento de *ngels: es 2undamental la noci1n de praxis como tra/a0o social en las
relaciones sociales entre los 9om/res en la trans2ormaci1n de la naturale:a. (a dialéctica
tiene un fundamento en esta praxis. 3ara /artre no 'a& dialéctica de la naturaleza porque ésta se
desarrolla más allá de la praxis, independientemente del 'ombre & de la 'istoria & la dialéctica, por
lo que la praxis carece del valor especfico de <arx. *n cambio, el materialismo 'ist!rico
fundamenta la 'istoria de una dialéctica econ!mica apo&ada en la praxis social, por lo que /artre
admite una dialéctica 'ist!rica: el ;nico modo por el que acepta una dial@ctica de la
naturale:a, es cuando la naturale:a es trans2ormada por la praxis 9ist1rica. Dial@ctica de la
naturale:a precedida por dial@ctica 9ist1rica de la que depende7
#artre7 9ier;ergaar influ&e por su concepci!n de la angustia, la importancia de la existencia & la
crtica al sistema 'egeliano: no se va a ocupar de la totalidad de un sistema sino del 'ombre
concreto, exigente, que se angustia & de su relaci!n con %ios. 9ier;egaard influ&e en /astre & el
existencialismo por esa preocupaci!n por la existencia, por el 'ombre concreto, que se angustia,
que se preocupa por su relaci!n con %ios.
La cuesti!n de la dialéctica es uno de los temas centrales de /artre que tiene dos periodos: el
primero es el periodo del ser & la nada & el segundo periodo es el de la crtica a la raz!n dialéctica,
o sea que en los a$os QBR /artre emprende una modificaci!n de su posici!n. 3ara /artre la raz!n
predominante en nuestro tiempo es la raz!n dialéctica, por lo tanto 'ace una crtica a ésta.
- %os influencias fundamentales sobre /artre: la de 2usserl & la de 2eidegger. /artre tiene una
concepci!n de la conciencia que proviene de 2usserl quien desarrolla la fenomenologa. La
fenomenologa 'ace una descripci!n de los 2en1menos (lo que se presenta ante la
conciencia): le da fuerte importancia a la conciencia, describe los fenómenos presentes ante la
conciencia para después tratar de captar su esencia. %escartes 'aba establecido que la
conciencia era una sustancia, una cosa que tenia un atributo que era el pensamiento, 2usserl se
opone a esta concepci!n (&a modificada por 2ume que disolva la idea de &o en un fluir de
impresiones) diciendo que la conciencia en sí misma no es nada, la conciencia es siempre
conciencia de al6o, en ese sentido la conciencia es 3trascendente4 (sale de sí, 5a mas allá
de sí). 4(oda conciencia es conciencia de algo5 técnicamente para 2usserl & para /artre se
denomina 3intencionalidad4. 'a intencionalidad es esta propiedad de la conciencia de ser
siempre conciencia de al6o, & 4trascendente5 no es 4trascendental5 (4trascendental5 es para 9ant
las condiciones de posibilidad del conocimiento por medio del estudio de una facultad),
trascendente es 3más allá de4, un salir de sí, y esa es la propiedad /ásica de la conciencia,
la intencionalidad7 /artre explica que en realidad tenemos una conciencia mundo (conciencia=
Dios=mundo). 4(a conciencia es un estallido! por,ue no tiene nada en si mismo! está siempre
saliendo de s%5, todos los actos de la conciencia 9an de tener siempre un correlato
intencional7
(odos los actos de la conciencia son intencionales porque la conciencia es intencional, & por lo
tanto tiene un correlato ob"etivo: que 2usserl admira a %escartes por 'aber descubierto el c!gito
pero quiere describir las caractersticas especificas de la conciencia & en ese sentido darle
importancia a la sub"etividad, con lo cual desde el punto de vista de 2eidegger, 2usserl viene
como a culminar toda la metafsica moderna. 2usserl no cree que la conciencia sea una cosa, una
substancia: el c!gito, 2usserl dice: 4todo acto de la conciencia tiene ,ue ir necesariamente
acompa'ado de su correlato! entonces yo no pienso! pienso algo! y de lo ,ue pienso estoy tan
seguro como ,ue pienso5, esa es la gran diferencia entre 2usserl & %escartes: para %escartes &o
solo esto& seguro de que pienso, pero no de lo que pienso, en cambio, para Husserl yo estoy
se6uro de que pienso pero, además, de lo que pienso. 3orque &o siempre pienso algo, &o
siempre siento algo, &o siempre percibo algo, &o siempre imagino algo: no tengo el acto separado
de su correlato, los tengo enlazados. . 2usserl no le interesa si lo que &o pienso o percibo
coincide o no con la realidad sino los fen!menos, lo que se presenta a la conciencia.
3ara 2usserl la filosofa es una ciencia sin supuestos, que no acepta nada por sabido, una ciencia
estricta lograda mediante el método fenomenol!gico. *l método fenomenol!gico traba"a con la
noci!n de reducci1n 2enomenol16ica: 4poner entre paréntesis5 pre"uicios, tradiciones, doctrinas,
opiniones previas, etc., &a que 2usserl quiere describir el fen!meno tal como se presenta a la
conciencia. 3ero 2usserl da un paso más & 'ace lo que se llama una 4reducci1n trascendental5
(acá tenemos una cuesti!n sobre lo universal, 2usserl pretende una ciencia universal): pone
entre par@ntesis la existencia y realidad misma de las cosas, por ende se limita a descri/ir
lo que aparece ante la conciencia: los 2en1menos. *ste método fenomenol!gico fue mu&
desarrollado por /artre e influ&! en su concepci!n de la conciencia & en el método con que
estudia diferentes problemas filos!ficos & artsticos. *sa es la in2luencia 2undamental, la
2enomenolo6ía: tratar de descri/ir los 2en1menos, /uscar su esencia, poner entre
par@ntesis todos los pre0uicios, doctrinas pre5ias, psicolo6ía y además la existencia misma
de las cosas, tratar de descri/ir los 2en1menos en /usca de una intuici1n intelectual que
me d@ la esencia de ese 2en1meno7
:tro gran fil!sofo que influ&o en /artre fue 2eidegger. 3ara ambos, 4existencia5 es un término
reservado exclusivamente para el 'ombre. #ualquiera de nosotros como 'ombres, un árbol, una
silla, etc., todos somos entes, 3un ente4 es al6o que es; todos somos entes pero el ;nico ente
que existe es el Hom/re. *ntonces desde 2eidegger & /artre la pala/ra 3existencia4 queda
reser5ada para el 9om/re, el ente que existe; las demás cosas son, pero el que existe es el
9om/re7
La preocupaci!n fundamental para 2eidegger es la del ser & para /artre la existencia. 2eidegger
'ace el análisis de la existencia para tratar de comprender al ser, porque el 'ombre que existe es
el 1nico ente que tiene una comprensi!n del ser. *n cambio, /artre se detiene a estudiar & pensar
la existencia. 2eidegger critica a la metaf%sica de la presencia o de la sub+etividad! fundada en un
error ,ue es el olvido del ser. La metafsica de la sub"etividad es propia de la época moderna, de
%escartes en adelante, pero el olvido del ser es propio de los tiempos antiguos (3lat!n &
.rist!teles). La filosofa tiene que salir del olvido del ser & de la metafsica de la presencia, tiene
que 'acerse una pregunta extraordinaria & pensar el ser. La filosofa es pensar el ser & se 'ace
esa extraordinaria pregunta por lo extraordinario, la pregunta por el ser: 4D,or qu@ 9ay al6o y no
mas /ien nadaE5. #ualquier cosa nuestra nos remite al universo: somos seres que tenemos
siempre como 'orizonte al universo.
(enemos que distinguir bien entre 3ser4 & 3ente4. )n ente es al6o que es y lo que 9ace que
ese ente sea es el ser: la metafsica se ocupa de los entes & no de lo que 'ace que los entes
sean, el ser. *sa 'a sido la confusi!n que 'a llevado al olvido de ser. La época moderna es la
época de la metafsica de la sub"etividad, de la importancia del su"eto, de privilegiar la relaci!n de
conocimiento entre su"eto & ob"eto: la conciencia pasa a ser el ente privilegiado acentuándose
cada vez más la sub"etividad & el olvido del ser. 2eidegger establece una relación entre este
olvido del ser y la transformación técnica! el predominio de la técnica! por eso su posición frente a
la tecnolog%a es cr%tica y ve como su consecuencia del olvido del ser.
(o ,ue dice 2eidegger sobre la existencia es lo que mas influ&! sobre /artre porque la existencia
(propia del 'ombre) es libertad, & para /artre la libertad es fundamental. 'a existencia es
trascendencia, li/ertad, sale mas allá de sí constantemente es existencia=mundo. *l mundo
es el 'orizonte de posibilidades de los existentes, porque el existente es posibilidad & no tiene
una esencia predeterminada. 4*sencia5 significa: una cosa cualquiera tiene un con"unto de
propiedades, pero 'a& algunas propiedades sin las cuales esa cosa de"a de ser lo que es, esos
son los atributos esenciales. 'a esencia de una cosa es lo que 9ace que una cosa sea lo que
es, y no otra cosa, el con0unto de propiedades 2undamentales tal que si las quitamos se
aca/1 esa cosa. 3ero el 'ombre no tiene una esencia predeterminada, el 'ombre existe, el
'ombre es posibilidad, & lo que el 'ombre llegue a ser depende de su libertad. /artre va a decir
que 4en el 9om/re la existencia precede a la esencia5, el 'ombre no tiene una esencia
predeterminada, sino que es existencia, posibilidad, libertad & él decide lo que va a ser, & solo se
puede 'ablar de la esencia del 'ombre cuando muere, pero 'asta ese entonces no la podemos
determinar, las cosas son lo que son & no pueden de"ar de ser eso & por siempre son & son
totalidad de ser, en cambio el 'ombre no, el 'ombre es posibilidad. 3ara 2eidegger, el 'ombre no
solo es el 1nico ente que existe sino también el 1nico ente que muere.
.parece otra noci!n que es importante, que tiene un sentido en 2eidegger & otro sentido en /artre
que es la nada. 3ara 2eidegger la nada es como una especie de minimizaci!n, o como si se
oscureciesen o tapasen todos los entes & uno tuviese la posibilidad de descubrir lo que 'ace que
los entes sean, descubrir al ser. La nada es nada de entes, como una especie de oscurecimiento
de la presencia de los entes, entonces se puede tener una experiencia de lo que 'ace que los
entes sean (del ser). La nada, está ligada a la posibilidad de una experiencia del ser en
2eidegger. *n cambio, en #artre la nada es la an6ustia ante la li/ertad (tiene un sentido más
referido al 'ombre). *l 'ombre para /artre es fundamentalmente libre, pero lo que le produce
angustia es su libertad, el tener que decidir6 elegir, con toda las responsabilidad que eso supone.
3ara /artre el existente 'umano está condenado a la libertad, no puede no decidir.
- *l /artre del primer periodo es el del periodo existencialista, toma la noci!n de conciencia de
2usserl, la noci!n de existencia de 2eidegger, & sostiene que lo mas importante es la libertad, que
el 'ombre es existente & es libre, está condenado a la libertad (no puede no elegir ). /artre
distingue tres nociones:
F) ser en sí; 4son las cosas porque tienen esencia, determinadas, son siempre lo mismo (no
pueden ser otra cosa), son plenitud o totalidad de ser, a' no 'a& ning1n vaci!, no 'a& nada, no
'a& libertad: la cosas, los entes menos el existente.
G) ser para si: es el existente, el 'ombre, esa contraposici!n entre 'ombre & cosas. *s
posibilidad, libertad, & por el 'ombre viene la nada al mundo, el existente es el ser para si porque
el 'ombre es libertad, posibilidad, no tiene esencia predeterminada.
H) ser para otro: tiene que ver con el análisis que 'ace /artre de la mirada (al mirar es como si
ob"etiváramos al otro, como si los cosificáramos). *sta relaci!n de 4ser para otro5 se refiere a la
relaci!n de un existente con otro existente cuando lo ob"etiva, lo entifica, o cosifica.
3or el 'ombre viene la nada al mundo: para /artre el 9om/re es li/ertad, no está o/li6ado a
repetir su pasado o a se6uir siendo lo que es porque es li/ertad. /artre dice: &o no so& el que
fui, a no ser que &o quiera, entre lo que &o fui & lo que &o so& se interpone la libertad & la base de
ésta es la nada. 'a nada se instala en la conciencia, entre lo que 2uimos y lo que somos,
nosotros no tenemos una esencia & podemos decidir o e"ercer nuestra libertad. *sa nada que
apoya la li/ertad nos inspira an6ustia, es an6ustia ante la li/ertad, porque tenemos que
decidir, estamos condenadas a decidir, no podemos no decidir. #uando nosotros invocamos
motivos para "ustificar nuestros actos & no asumir que es nuestra libertad, no 'aciéndonos
responsable por lo que decidimos, que no somos nosotros los que elegimos, /artre llama a esto
4mala fe5.
O/0eti5ismo axiol16ico/ su/0eti5ismo axiol16ico: 4axiologa5 es el estudio de los valores: las
cosas valen. 'a cuesti1n para #artre es si los 5alores 5alen porque yo los 5aloro o yo 5aloro
a los 5alores porque los 5alores 5alen en si mismos. 3ara /artre los valores valen porque &o
decido que valgan, porque los eli"o, valoro, no 'a& valores que valgan por s mismos, &o eli"o que
esto es valioso e importante. La posici!n de /artre se llama Ssu/0eti5ismo axiol16icoS, una
posici!n sub"etivista de los valores en consecuencia con toda su postura de la importancia de la
libertad & la decisi!n. %iferente a la posici!n que dice que existen valores ob"etivos que están
dados & &o los tengo que aceptar, una posici!n filos!fica de Sob"etivismo de los valoresS.
- *l se6undo período de #artre: #rtica a la raz!n dialéctica. /artre esta en contra de toda forma
de determinismo & de positivismo, cree en la libertad & no cree que nosotros podamos estar
determinados, que nuestros actos pueden estar determinados por distintos factores. 3ero a
medida que avanza se da cuenta que existen condicionamientos antropol!gicos de la conciencia &
la libertad.
/artre rec'aza al estructuralismo porque lo considera una forma de positivismo & de
determinismo. Lo fundamental no son las relaciones sino la libertad. 3ero no puede de"ar de
considerar esos condicionamientos. De eso se trata la crítica de la ra:1n dial@ctica: de la
relaci1n entre los condicionamientos y la li/ertad7 /in embargo, lo importante no es lo que se
'ace en el 'ombre (los condicionamientos) sino lo que se 'ace de él, lo importante no son
nuestros condicionamientos sino lo que nosotros 'acemos. 'o importante siempre 5a a ser la
li/ertad.
3ara /artre en este segundo perodo no 'a& la filosofa, 'a& filosofas: en cada época 'a 'abido
una filosofa dominante & todas las demás giran en torno de ésta.
*l existencialismo es una ideologa, pero esta no tiene nada que ver con la noci!n de ideologa de
<arx (la ilusi!n que una clase se 'ace sobre s misma, una visi!n invertida o falsa de las cosas,
de la realidad, de acuerdo con los intereses de clase & las condiciones de producci!n). 'a
ideolo6ía para #artre es una especie de 2iloso2ía parásita o de pensamiento parásito que se
a6re6a a la 2iloso2ía dominante para desarrollar los aspectos que está 2iloso2ía no 9a
desarrollado; ese es el caso del existencialismo. *l marxismo no 'a desarrollado
suficientemente la importancia de la sub"etividad & de la libertad, lo que a'ora es funci!n del
existencialismo. *ntonces se trata de 'acer una crtica de la raz!n dialéctica porque la filosofa
dominante es la filosofa dialéctica.
/artre advierte dos cosas: una dialéctica de la 'istoria que se debe admitir, &, una dialéctica de la
naturaleza que se debe rec'azar. La dialéctica de la naturaleza de *ngles está fundamentada en
el evolucionismo: sostiene que 'a& le&es dialécticas en la naturaleza desde antes de la aparici!n
del 'ombre. Lo fundamental en el marxismo es la noci!n de praxis, del traba"o social de los
'ombres, son los 'ombres los que constru&en su 'istoria: s!lo puede 'ablarse de le&es dialécticas
cuando está el traba"o de los 'ombres. La 'istoria la 'acen en los 'ombres por su traba"o social &
as transforman la naturaleza, en la medida en que los 'ombres transforman la naturaleza puede
'ablarse de una dialéctica de la 'istoria & de una dialéctica de la naturaleza (es una naturaleza
transformada por los 'ombres). *ntonces para /artre al no depender de la praxis o del traba"o
social 'umano no es posible aceptar esa dialéctica de la naturaleza.
2a& otro problema importante: si &o considero que 'a& una dialéctica de la naturaleza & una
dialéctica de la 'istoria, las le&es de la naturaleza están dadas desde antes que aparezca el
'ombre, desde antes del origen de la vida & la dialéctica de la 'istoria no 'ara sino desenvolverse
sobre la base de esas le&es que &a están dadas, las le&es en la dialéctica &a estaran dadas. *sto
a /artre no le gusta pues considera que lo que se 'ace as es convertir a la 'istoria & al traba"o del
'ombre que son lo fundante en un apéndice de la dialéctica de la naturaleza que &a está dada,
subsumir, meter la dialéctica de la 'istoria dentro de la dialéctica de la naturaleza. (endramos la
dialéctica (dada por la naturaleza) & la 'istoria que mu& dudosamente pueda tener alg1n carácter
especfico, para #artre es la praxis y la 9istoria la que 2unda toda dial@ctica posi/le y si yo
puedo 9a/lar de al6una dial@ctica de la naturale:a es s1lo por la trans2ormaci1n del
9om/re. #artre no admite la dial@ctica de la naturale:a sino la de la 9istoria7
- %rítica de la ra:1n dial@ctica: 8na filosofa se constitu&e para dar expresi!n al movimiento
general de la sociedad & mientras vive sirve de medio cultural a los contemporáneos. /e
caracteriza la filosofa como un método de investigaci!n & explicaci!n, es práctica: el método es
un arma social & poltica. 'a 2iloso2ía si6ue siendo e2ica: mientras se mantiene 5i5a la praxis
que la 9a en6endrado, que la lle5a y que ella ilustra7
&de1lo6os: 2ombres de cultura que siguen grandes desarrollos & que tratan de arreglar los
sistemas o de conquistar con los nuevos métodos territorios mal conocidos, dan funciones
prácticas a la teora & se sirven de ella como si fuera una 'erramienta para construir o destruir.
&deolo6ía: *s un sistema parásito que 5i5e al mar6en del sa/er, al que en un primer
momento se opuso y con el que 9oy trata de inte6rarse7
La más amplia totalizaci!n filos!fica es el 'egelianismo: el saber está elevado a su más eminente
dignidad. El esp%ritu se ob+etivi)a! se aliena y vuelve a s% sin cesar! se reali)a a través de su propia
*istoria. *l 'ombre se extiende & pierde en las cosas. )o solo somos sapientes sino que en el
triunfo de la conciencia aparece que somos sabidos, el saber nos atraviesa de una a otra parte &
nos sit1a antes de disolvernos, quedamos integrados vivos en la totalizaci!n suprema. *l 'ombre
existente no puede ser asimilado por un sistema de ideas, el sufrimiento escapa al saber en la
medida en que esta sufrido en s mismo, por s mismo, & en que el saber es imponente para
transformarlo. La vida sub"etiva, en la medida en que es vivida, nunca puede ser el ob"eto de un
saber, escapa al conocimiento por principio & la relaci!n del cre&ente con la trascendencia s!lo
puede ser concebida ba"o la forma de la superaci!n. esta interioridad que pretende a2irmarse
contra toda 2iloso2ía en su estrec9e: y pro2undidad in2inita, a esta su/0eti5idad encontrada
más allá del len6ua0e como la a5entura personal 2rente a los otros y 2rente a Dios, a eso es
a lo que 8ier?e6aard llama la existencia7 *l dolor, la necesidad, la pasi!n, la pena de los
'ombres son una serie de realidades que no pueden ser ni superadas ni cambiadas por el saber.
'a existencia 8ier?e6aardiana es el tra/a0o de nuestra 5ida interior opuesto directamente al
conocimiento intelectual. )o basta conocer la causa de una pasi!n para suprimirla sino que 'a&
que vivirla, 'a& que oponerla a otras pasiones, combatirla: traba"arla.
<arx & 9ier;egaard versus 2egel: 3ara <arx, 2egel 'a confundido la ob"etivaci!n (exteriorizaci!n
del 'ombre en el universo) con la alienaci!n, que 'ace que la exteriorizaci!n se vuelva contra el
'ombre. La ob"etivaci!n sera una apertura, le permitira al 'ombre que produce & reproduce su
vida sin cesar & que se transforma cambiando la naturaleza, 4contemplarse a s mismo en un
mundo que él 'a creado5.
$uer:as producti5as en con2licto con relaciones de producci1n, el tra/a0o creador esta
alienado, el 9om/re no se conoce en su propio producto y su la/or aparece como una
2uer:a enemi6a7 #omo la alienaci1n sur6e como resultado de este con2licto, es una realidad
'ist!rica & perfectamente irreducible a una idea, para que los 'ombres se liberen de ella & para
que su traba"o se convierta en pura ob"etivaci!n de ellos mismos, no basta con que la conciencia
se piense a s misma sino que 'ace falta el traba"o material & la praxis revolucionaria. ,rioridad
de la acci1n so/re el sa/er y su 9etero6eneidad. *l 9om/re se de2ine por sus necesidades,
por condiciones materiales de su existencia y por la naturale:a de su tra/a0o, por su luc9a
contra cosas y 9om/res7
!arx es el primero en a2irmar la especi2icidad de la existencia 9umana y toma con He6el al
9om/re concreto en su realidad o/0eti5ada. <arx escribe que las ideas de la clase dominante
son las ideas dominantes. *l marxismo como 4filosofa devenida mundo5 segua en el marco de
las 4ideas dominantes5.
J3or qué 'a mantenido su autonoma el existencialismo & porque se 'a disuelto del marxismoK *l
materialismo 9ist1rico nos da la ;nica interpretaci1n 5álida de la 9istoria y el
existencialismo era la ;nica aproximaci1n concreta a la realidad. *l marxismo se 'a detenido
porque quiere cambiar al mundo, porque trata de alcanzar el 4devenir-mundo de la filosofa5
porque es & quiere ser práctica, se 'a 'ec'o en ella una auténtica escisi!n que 'a de"ado a la
teora por un lado & a la praxis por el otro. *l pensamiento concreto tiene que nacer de la praxis &
tiene que volverse sobre ella misma para iluminarla, & no al azar & sin reglas, sino conforme a
unos principios & aquella en un saber puro & estancado. /e someta a priori los 'ombres & las
cosas a las ideas, si la experiencia no confirmaba las previsiones, no tena raz!n. El marxismo
como interpretación filosófica del *ombre y la *istoria! ten%a ,ue refle+ar necesariamente las ideas
preconcebidas de la planificación: ésta imagen fi+a del idealismo y de la violencia e+erció sobre los
*ec*os una violencia idealista.
3ara <arx los 'ec'os no son nunca aspiraciones aisladas, si se producen "untos siempre lo son
dentro de la unidad superior de un todo, están unidos entre s por lazos internos & la presencia de
uno modifica al otro en su naturaleza profunda. *l marxismo a/orda el proceso 9ist1rico con
esquemas uni5ersali:adores y totali:adores. La teora 'aba determinado la perspectiva & el
orden del acontecimiento, estudiaba tal proceso general dentro del marco de un sistema general
en evoluci!n. *l marxismo vivo es 'eurstico: en relaci!n con su b1squeda concreta, sus principios
& su saber anteriores aparecerán como reguladores. )unca se encuentran entidades en <arx: las
totalidades están vivas, se definen por s mismas en el marco de la investigaci!n.
2o& la experiencia social e 'ist!rica del saber queda fuera del saber. *l marxismo tiene
fundamentos te!ricos, abarca a toda la actividad 'umana pero &a no sabe nada: sus conceptos
son di;tats su fin es constituirse a priori en saber absoluto. $rente a esta do/le i6norancia, el
existencialismo 9a renacido y mantenido porque se6uía a2irmando la realidad de los
9om/res.
*xistencialismo y marxismo pretenden alcan:ar el mismo o/0eto, pero el se6undo 9a
rea/sor/ido al 9om/re en la idea y el primero lo /usca donde quiera que est@, en su
tra/a0o, en su casa, en la calle. .mbos abordan la experiencia para descubrir en ella sntesis
concretas: el existencialismo no puede concebir estas sntesis más que en el interior de una
totalizaci!n en movimiento & dialéctica, la 'istoria el 4devenir-mundo-de-la-filosofa5. *s una
totali:aci1n que se totali:a sin parar, los 9ec9os particulares no si6ni2ican nada, no son ni
5erdaderos ni 2alsos en cuanto no están re2eridos por la mediaci1n de di2erentes
totalidades parciales a la totali:aci1n en marc9a.
(os ,ue *acen la *istoria son los *ombres! pero en un medio dado ,ue les condiciona! en base a
unas condiciones reales anteriores entre las cuales las condiciones económicas no de+an de ser
las condiciones determinantes.
*n cuanto exista para todos un margen de la libertad real más allá de la producci!n de la vida, el
marxismo 'abrá vivido, ocupará su lugar una filosofa de la libertad. 3ero no tenemos ning1n
medio ni instrumento intelectual, ninguna experiencia concreta que nos permita concebir esta
libertad ni esta filosofa.
Hermen@utica 2ilos12ica. 42ermenéutica5 es una corriente filos!fica que a lo largo del siglo MM
tuvo gran impacto en distintas áreas del saber. #rtica al supuesto alcance universal de la noci!n
moderna de raz!n, a la idea de que todo puede ser sometido a un examen racional : rede2ine
nociones de interpretaci1n y comprensi1n, en2ocándolas como prácticas constituti5as de
toda acti5idad 9umana.
Hermen@utica (teoría, m@todo de la interpretaci1n) & exégenesis (comentario, interpretaci!n
particular) define a la 'ermenéutica clásica. La 'ermenéutica fue en un principio la teora o el
método seg1n el cual se produce & "ustifica una interpretaci!n. ,aso lue6o a desi6nar una
disciplina que estudia m@todos para alcan:ar el si6ni2icado correcto, adecuado o aut@ntico.
La 'ermenéutica clásica se diversific! en un con"unto de 'ermenéuticas particulares aplicables a
diferentes campos del saber que intentaban reglas o principios para la interpretaci!n de los textos
seg1n los prop!sitos de diferentes disciplinas. La 'ermenéutica clásica acab! inclu&endo otros
materiales resultantes de la actividad 'umana como ob"eto de la práctica interpretativa.
= #c9leirmac9er: /e enfrento a este con"unto de 'ermenéuticas especializadas con el prop!sito
de desarrollar una 'ermenéutica entendida como arte general de comprensi!n. =ntent!
caracterizar sistemática & met!dicamente la comprensi!n general. #omprender un texto implica
reproducir el proceso creativo Tla experiencia mental- de su autor.
- Dilt9ey: se propuso dar fundamentos epistemológicos a las ciencias *istóricas! dar un método
,ue permita ,ue las ciencias *istóricas se conviertan en conocimiento ob+etivo cient%fico. 3odemos
llegar a un conocimiento ob"etivo de la 'istoria si consideramos que los 4datos5 del conocimiento
'ist!rico son la manifestaci!n vital que se cristaliz! en ellos. /igue a /c'leirmac'er al otorgar un
papel importante a la reconstrucci1n del mundo de experiencia de otra persona u otro
momento 9ist1rico. %omprender consiste en despo0arse del propio presente y re5i5ir, tener
la 5i5encia que estu5o detrás de una mani2estaci1n cultural. %e este modo sera posible un
conocimiento ob"etivo & estable del pasado, el investigador vera otro mundo 'ist!rico desde una
perspectiva interna a ese mismo pasado, tendra acceso al pasado 'ist!rico en s mismo.
'a 9ermen@utica así entendida desi6na un m@todo7 La interpretaci!n & comprensi!n tienen que
ver con una operaci!n de conocimiento en ámbitos especficos. =nterpretamos mientras nos
dedicamos a estas actividades cognoscitivas & que luego podemos 4volver5 a nuestra vida
cotidiana. /upone que para interpretar tenemos que despo0arnos de nuestras peculiaridades,
porque nuestras creencias, disposiciones, pre2erencias y estados de ánimos podrían
a2ectar la o/0eti5idad de la interpretaci1n7
La 'ermenéutica contemporánea o filos!fica, se ale"a de estos presupuestos metodol!gicos,
después de que Heide66er describiera que la interpretaci1n es una manera de ser
2undamental del 9om/re: re2ormulaci1n conocida como 3Iiro ontol16ico de la
9ermen@utica4, todo lo que es el 9om/re tiene un componente 2undante de interpretaci1n7
/eg1n 2eidegger, interpretar & comprender son algo que más allá de nuestro querer & 'acer,
'acemos siempre. 'a relaci1n del 9om/re con las cosas ya es interpretaci1n no
necesariamente conciente o re2lexi5a. (oda reflexi!n supone un tipo de interpretaci!n
prerreflexiva que apunta a un poder 'acer. Lo que percibimos & podemos 'acer esta determinado
por esta interpretaci!n previa o precomprensi!n.
'a relaci1n primaria del 9om/re con el entorno es el trato con las cosas, relaci!n básica
llamada 4estar-a-la-mano5 contrastada con la relaci!n te!rica su"eto6ob"eto dominante en la
filosofa tradicional llamada 4estar-ante-los-o"os5. La separaci!n su"eto6ob"eto que se realiza
paradigmáticamente en la modernidad es una 4abstracci!n5 sobre la que se erige el modelo
cientfico, pero no es la relaci!n originaria del 'ombre con las cosas. ,ara Heide66er siempre
9ay una pre=comprensi1n, pre5ia, no intelectual, que puede ser temati:ada parcialmente
so/re el 2ondo de otras creencias o interpretaciones, pero que no puede ser a/sor/ida o
reducida a un conocimiento 3puro4. 4oda referencia a una cosa particular se encuentra
conectada a la totalidad de cosas ,ue tienen un significado determinado! ,ue ya están
interpretadas.
>adamer afirma que estamos constituidos por nuestra situaci!n 'ist!rica, por nuestras creencias,
por nuestros 4pre"uicios5. /e opone a la confianza ingenua en el poder de la raz!n & de la reflexi!n
para el conocer en general & para determinar cursos de acci!n en la vida 'umana. /ostiene que la
'ermenéutica solo destaca el carácter 'ist!ricamente situado, finito & limitado, de la reflexi!n & la
crtica, que entra$a presupuestos no examinados. )o 'a& una conciencia o raz!n 4infinita5 que
pueda examinarlo todo & des'acerse de creencias previas como %escartes. (al pretensi!n es
desmentida & fracasa. .oda re2lexi1n es situada y depende de un lec9o de creencias pre5ias7
)o podemos des'acernos de nuestras creencias e interpretaciones previas porque todo e"ercicio
activo de reflexi!n e interpretaci!n se apo&a &a en una interpretaci!n determinada, situada,
'ist!rica, que nos constitu&e. /era como querer volver a 4ver5 el mundo de manera 4pura5 & para
la 'ermenéutica esto no es posible.
*l ideal de la ra:1n implica lle6ar a una certe:a a/soluta, inapela/le, lo que requiere
eliminar o examinar todas las creencias pre5ias que un su0eto sostiene7 ,ero esto no puede
lo6rarse7 'a idea de una ra:1n a/soluta es una ilusi1n7 /e debe contar siempre con la
posibilidad de que la creencia contraria pueda tener raz!n, &a sea en el ámbito individual o social.
.punta a la necesidad de reempla:ar el ideal de ra:1n 32uerte4 por una racionalidad
dial16ica, /asada en el intento de persuadir al otro mediante el diálo6o. *l diálogo &
discusi!n, puede llevar a descubrir la propia 4estructura de pre"uicios5 con la que uno carga. /!lo
si admitimos que podemos estar equivocados, que no somos poseedores de una raz!n infalible, el
diálogo puede ser fructfero. 3uedo persuadir a mi interlocutor pero también ser persuadido, o que
ambos podramos tener que reformular posiciones llegando a una tercera que expresa
pretensiones de ambas posturas: 4$usi1n de 9ori:ontes5. /e trata de 4poner en "uego5 propios
intereses & creencias & ver cuáles se sostienen & cuáles no. U#1lo quienes asumen que pueden
tener una parte de la 5erdad tienen un inter@s 6enuino en la construcci1n colecti5a de
consensos y en la discusi1n democráticaV.
3ara que pueda 'aber diálogo, el tema en cuesti!n debe ser comprensible para todos los
participantes de la discusi!n, se necesita una re5alori:aci1n y desarrollo de la ret1rica. *l
diálogo & la ret!rica podran "ugar un rol clave: no podemos conocer al detalle los mecanismo de la
ciencia & tecnologa pero podemos parafrasearlos, redescribirlos, de modo que sean
comprensibles para los ciudadanos no expertos.
:adamer rec*a)a la idea de ,ue la interpretación pueda reali)arse por medio del desprendimiento
del mundo de las propias creencias (%ilt'e& & /c'leirmac'er). %ado el carácter situado, 'ist!rico &
limitado de todo intérprete, pretender lograr una interpretaci!n absolutamente 4correcta5 o
4completa5 de un texto o 'ec'o 'ist!rico es una ilusi!n. Las propias preconcepciones son
productivas & creativas de nuevas interpretaciones: 4conciencia de estar afectado por la 'istoria5 o
4'istoria de efectos5.
La experiencia es un saber con capacidad práctica, que efectivamente poseemos si tenemos
suficiente experiencia. #e trata de una capacidad o 9a/ilidad práctica que se aprende
socialmente, en un proceso de 2ormaci1n 9ist1rico=cultural. *ste conocimiento nada tiene que
ver con la l!gica o raz!n analtica pero no es menos real ni relevante para la vida 'umana.
Los desarrollos de la 'ermenéutica filos!fica, la crtica a la noci!n moderna de racionalidad llevan
a restringir el poder que le atribuimos a la interpretaci!n & a recontextualizar sus funciones.
+ede2inir nociones como 3interpretaci1n4, completar su uso con otras capacidades
9umanas y lle5ar el diálo6o a un lu6ar central7
$oucault7 7ealiza una reflexi!n metodol!gica, punto de convergencia de tres o cuatro
investigaciones existentes &a exploradas, para confrontarlas & reunirlas en una investigaci!n
renovadora.
@- 8na investigaci!n 'ist!rica sobre como se formaron dominios de saber a partir de prácticas
sociales. *l su"eto de conocimiento & la verdad misma poseen una 'istoria, la relaci!n del su"eto
con el ob"eto. *n el siglo MM un cierto saber del 'ombre, de la individualidad, 'izo nacer un tipo
absolutamente nuevo de su"eto de conocimiento. 2istoria de los dominios de saber en relaci!n
con las prácticas sociales, excluida la preeminencia de un su"eto de conocimiento dado
definitivamente.
D- 4ema metodológico de investigación! análisis de los discursos. *l discurso es un con"unto
regular de 'ec'os lingGsticos en determinado nivel, & polémicos & estratégicos en otro.
E- 7eelaboraci!n de la teora del su"eto. #!mo se produce la constituci1n 9ist1rica de un
su0eto de conocimiento que no esta dado de2initi5amente sino que se constituy1 en el
interior mismo de la 9istoria y que, a cada instante es 2undado y 5uelto a 2undar por ella (a
través de un discurso tomado como con"unto de estrategias que forman prácticas sociales). *ntre
las prácticas sociales en las que el análisis 9ist1rico permite locali:ar la emer6encia de
nue5as 2ormas de su/0eti5idad, están las prácticas 0udiciales7
2ip!tesis: 2a& dos 'istorias de verdad: la interna, que se corrige partiendo de sus propios
principios de regulaci!n: 'istoria de la verdad tal como se 'ace en o a partir de la 'istoria de las
ciencias, *ay otros sitios donde se forma la verdad y se definen reglas de +uego! a partir de las
,ue nacen ciertas formas de sub+etividad! dominios de ob+etos! tipos de saber: una *istoria
externa! exterior! de la verdad.
'as prácticas 0udiciales son al6unas de las 2ormas empleadas por nuestra sociedad para
de2inir tipos de su/0eti5idad, formas de saber & relaci!n entre el 'ombre & la verdad que
merecen ser estudiadas.
*n Niet:sc9e se encuentra un tipo de discurso en el que se 'ace el análisis 'ist!rico de la
formulaci!n misma del su"eto, del nacimiento de un cierto tipo de saber, sin admitir la
preexistencia de un su"eto de conocimiento. /u idea de que el tiempo & el espacio no son formas
de conocimiento, de que pueden preexistir al conocimiento & son como rocas primordiales sobre
las que viene a fi"arse el conocimiento, es una idea absolutamente inadmisible.
3ara )ietzsc'e el conocimiento fue inventado, no tuvo origen, no está en absoluto inscrito en la
naturaleza 'umana. *l conocimiento esta relacionado con los instintos que c9ocan ente si,
se /aten y lle6an al t@rmino de sus /atallas donde 9ay un compromiso y el conocimiento se
produce. *l conocimiento es de la misma naturaleza que los instintos, es su refinamiento. *l
conocimiento tiene por fundamento, base o punto de partida a los instintos, encima o en medio de
ellos, los comprime, traduce un cierto estado de tensi!n o apaciguamiento entre los instintos. *l
conocimiento es contra=instinti5o y contra=natural, esta emparentado por un derec'o de
origen con un mundo a conocer. (enemos una naturaleza 'umana, un mundo & entre ambos el
conocimiento, no 'abiendo entre ellos ninguna afinidad, seme"anza o lazo de naturaleza.
El conocimiento se relaciona con un mundo sin orden y no *ay nada en él ,ue lo *abilite a
conocer! si es natural a la naturale)a ser conocida. *ntre el conocimiento y el instinto 9ay una
relaci1n de luc9a, dominaci1n, su/ordinaci1n, compensaci1n. *l conocimiento solo puede ser
una violaci!n de cosas a conocer & no percepci!n, reconocimiento, identificaci!n con ellas.
2a& en el análisis de )ietzsc'e una doble ruptura con la tradici!n de la filosofa occidental : si es
verdad que entre el conocimiento & los instintos 'a& s!lo ruptura, relaci!n de dominaci!n &
subordinaci!n, de poder, desaparece el su"eto en su unidad & soberana (no %ios). #i es cierto
que por un lado están los mecanismos del instinto, 0ue6os del deseo, en2rentamientos entre
mecánica del cuerpo y 5oluntad y por otro, en un ni5el de naturale:a distinta, el
conocimiento, entonces una unidad del su0eto 9umano ya no es necesaria7 ,odemos
admitir su0etos o /ien que el su0eto no existe.
)ietzsc'e dice que s!lo comprendemos porque 'a& como fondo del comprender el "uego & la
luc'a de tres instintos, mecanismos o pasiones que son re%r! deplorar y detestar. .odos estos
impulsos en la raí: de conocimiento tienen en com;n el distanciamiento del o/0eto,
5oluntad de ale0arse de @l y de ale0arlo, de destruirlo: maldad radical del conocimiento. La
raz!n por la que estos impulsos producen conocimiento es que luc'an entre s, se confrontan,
combaten, intentan per"udicarse unos a otros. *l conocimiento es un efecto o acontecimiento
colocado ba"o el signo de conocer, no es una facultad o estructura universal. *s siempre una
relaci!n estratégica en la que el 'ombre se sit1a.
<i prop!sito es demostrar que a tra5@s de condiciones políticas o econ1micas se 2orman los
su0etos de conocimiento y relaciones de 5erdad. !odelos de 5erdad producto de
estructuras políticas constituti5as del su0eto7
- #ociedad contemporánea como disciplinaria: por reforma & reorganizaci!n del sistema
"udicial & penal. #rimen o infracci!n penal en ruptura con la le& civil establecida por el lado
legislativo del poder poltico. 3ara que 'a&a infracci!n es preciso que 'a&a un poder poltico, una
le& efectivamente formulada que represente lo 1til para la sociedad7 *l crimen es al6o que
damni2ica a la sociedad, un daAo social, pertur/aci1n, incomodad7 (a idea del criminal como
enemigo interno ,ue rompe el pacto teóricamente establecido con la sociedad es una definición
nueva y capital en la *istoria de la teor%a del crimen y la penalidad. La le& penal debe reparar el
mal o impedir que se cometan males seme"antes contra el cuerpo social.
#uatro tipos posibles de castigo: exilio del criminal, aislamiento dentro del espacio moral,
psicol!gico, p1blico constituido por la opini!n (vergGenza & 'umillaci!n), reparaci!n del da$o
social o traba"o forzado, 'acer que el da$o no pueda ser cometido nuevamente (pena de tali!n).
*stos pro&ectos de penalidad fueron sustituidos por el encarcelamiento, la prisi!n. 6urge en el
siglo ;7; como institución de *ec*o casi sin +ustificación teórica. 'a le6islaci1n penal se irá
des5iando de la utilidad social para a0ustarse al indi5iduo7 .oda penalidad del si6lo J&J
pasa a ser un control so/re lo que los indi5iduos pueden, son capaces y están dispuestos a
9acer.
:rtopedia social: ?orma de poder, sociedad disciplinaria por oposici!n de sociedad estrictamente
penal. *s la edad del control social. Hivimos en una sociedad en la que reina el panoptismo:
forma de saber que se apo&a en el examen. La indagaci!n es un procedimiento por el que se
procuraba saber lo que 'abra ocurrido. +a no 'a& más indagaci!n sino vigilancia: total & sin
interrupci!n. %onstituir un sa/er or6ani:ado alrededor de la norma so/re aquellos a quienes
5i6ila: trata de verificar si un individuo se conduce o no como debe, si cumple con las reglas, si
progresa o no.
*n el siglo MH== se produce un desplazamiento de moralidad & penalidad. *l control moral pasará a
ser e"ercido por las clases altas, por defensores del poder sobre capas más ba"as & pobres, los
sectores populares. /e convierte en instrumento de poder de quienes explotan, lo que confiere
una nueva polaridad poltica & social a estas instancias de control.
(a lettre5de5crac*et era una forma de reglamentar la moralidad cotidiana de la vida social! de
asegurar su propio mecanismo policial y orden. Las conductas sancionadas eran de inmoralidad,
conductas religiosas peligrosas & desidentes, conflictos laborales. #uando la lettre-de-crac'et era
punitiva resultaba en la prisi!n del individuo que tiene su origen en esta práctica para-"udicial de la
lettre-de-crac'et, utilizaci!n del poder real por el poder espontáneo de los grupos. *l individuo
deba quedar ba"o arresto 'asta nueva orden, dictada cuando la persona que 'aba pedido la
lettre-de-crac'et afirmaba que el individuo en prisi!n se 'aba corregido.
= ,anoptismo como 2orma de 5i6ilancia indi5idual y continua so/re los indi5iduos, control
de casti6o y recompensa y como correcci1n, m@todo de 2ormaci1n y trans2ormaci1n de los
indi5iduos en 2unci1n de ciertas normas. .res dimensiones: 5i6ilancia, control y
correcci1n, dimensi!n fundamental & caracterstica de las relaciones de poder en nuestra
sociedad. 3anoptismo al nivel de la existencia individual. *l 'ec'o de que un individuo
perteneciera a un grupo lo 'acia pasible de vigilancia por su propio grupo. /er un individuo indica
que la persona esta situada en una instituci!n, el grupo, la colectividad que será vigilada.
*n nuestra época todas las instituciones no tienen por finalidad excluir sino por el contrario 2i0ar
los indi5iduos. Lo mismo ocurre con el reformatorio & la prisi!n, si /ien sus e2ectos son la
exclusi1n del indi5iduo, su 2inalidad primera es 2i0arlos a un aparato de normali:aci1n de
los 9om/res. (ratase de una inclusi1n por exclusi1n.
La sociedad moderna del siglo M=M es indiferente o relativamente diferente a la pertenencia
espacial de los individuos, se interesa por el control espacial de éstos en tanto tiene necesidad de
,ue los *ombres colo,uen su tiempo a disposición de la tierra.
. través de instituciones encaminadas a brindar protecci!n & seguridad se establece un
mecanismo por el que todo el tiempo de la existencia 9umana es puesto a disposici1n de
un mercado y de exi6encias del tra/a0o. 3rimera funci!n de instituciones de secuestro a
tra5@s de los 0ue6os de poder y sa/er: mecanismo de consumo & publicidad e"ercidos como
control general del tiempo en los pases desarrollados. Explorar el tiempo de modo ,ue el tiempo
vital de los *ombres se transformase en tiempo de traba+o. La segunda funci!n consiste en
controlar el tiempo de los cuerpos de los individuos: 9acer que el cuerpo de los 9om/res se
con5ierta en 2uer:a de tra/a0o. La tercera funci!n consiste en la creaci!n de un nuevo tipo de
poder: transformaci!n de la fuerza del tiempo & de traba"o & su integraci!n en la producci!n.
*n estas instituciones no s!lo se dan !rdenes, se toman decisiones & garantizan las funciones de
producci!n & aprendiza"e, también se tiene el derec'o de castigar & recompensar. Los individuos
sobre los que se e"erce el poder pueden ser el lugar de donde se extrae el saber que ellos mismos
forman & que será retranscrito & acumulado seg1n nuevas normas, o bien pueden ser ob"etos de
un saber que permitirá nuevas formas de control.
3anoptismo social: transformaci!n de la vida de los 'ombres en fuerza productiva, la prisi!n
cumple un papel más simb!lico & e"emplar que econ!mico, penal o correctivo. 'a prisi1n es la
ima6en in5ertida y trans2ormada en amena:a de una sociedad, destinada a quienes
cometieron una falta contra la le&. #e incluye en la pirámide de los panoptismos sociales.
*l sistema capitalista penetro en nuestra existencia, el 'ombre se encuentra ligado al traba"o, el
cuerpo & el tiempo de los 'ombres se convierten en tiempo de traba"o & fuerza de traba"o &
pueden ser efectivamente utilizados para transformarse en plus-ganancia. 3ara que existan las
relaciones de producci!n, es preciso que existan, además de determinaciones econ!micas,
relaciones de poder & formas de funcionamiento de saber. ,oder y sa/er enrai:ados,
arrai6ados en lo que constituye relaciones de producci1n.
(a indagación y el examen son formas de saber5poder ,ue funcionan al nivel de la apropiación de
bienes en la sociedad feudal y al nivel de la producción y constitución de la plus5ganancia
capitalista.