DOCTRINA ADMIRABLE

San Juan de Ávila
INSTRUCCIÓN A UN MANCEBO PARA QUE SEGURO
SIRVIESE A DIOS EN EL CAMINO DE ESPÍRITU

(Fragmento)
1.— El amor de Dios no consiste en consuelos espirituales.
Así que, mi hermano
2
, como hay muchos engaños en pensar
que no hace al caso en el camino de Dios la devoción y sentimiento
de Él mismo, con el cual el nima se alienta y apresura en el
camino del espíritu, y este engaño tiene su raí! en el distraimiento
que las nimas tienen, así os aviso que hay otro engaño de otros"
el cual es ms di#icultoso de conocer, y aun de curar, cuanto va
de$a%o de me%or titulo, creyendo que el verdadero amor de Dios es
sentimiento del mismo& 'n lo cual yerran muchos" porque no puso
Dios su amor en que Él os d( sa$or a vos, sino en que vos sepis
$ien a Él" y entonces sa$(is vos $ien a Él cuando por su amor
padec(is sin tasa, y tomis de su mano, sin desechar cosa" en ser
humilde, casto, paciente en vuestro aniquilamiento, en su#rir y
callar, y en ser deshonrado por )risto, con las dems virtudes, y no
en sentimiento de devoción sensual& 'sta no se ha de $uscar" y en
las virtudes no hay peligro, e%ercitndonos en ellas por amor de
Dios" y en las dul!uras y sentimientos espirituales, si&
*irad $ien, hermano, no salgis de un la!o y entr(is en otro"
quiero decir, que para llegar a Dios, si renunciasteis todo sa$or y
+
Éste es el te,to original, de la edición de +-+." al #inal puede verse
una copia adaptada al español moderno&
2
'sta #orma de comen!ar da a entender que el autor ha tratado ante/
riormente con (l este asunto, por lo que esta instrucción desgraciadamente
ha llegado incompleta hasta nosotros&
2
contentamiento, y disteis de mano a lo que deleita 0porque esto
$usc$ades y tras esto and$ades en aquel tiempo de vuestra
perdición, y esto os ocasionó a os apartar de Dios0, ahora que lo
servís no torn(is a $uscaros en Dios, desendoos contentar con Él,
y andar a vuestro sa$or, y servirle como vos quer(is, y no como Él
quiere, porque todo es engaño&
1 advertid mucho que hay un amor de Dios a#ectuoso, el cual
tiene muchas veces el que menos ama y es menos per#ecto&
2orque muchas veces amamos la hermosura de Dios, su $ondad,
su grande!a, con otras per#ecciones que de Él sentimos, por el
gusto y sa$or que nos dan" mas no amamos lo que se ha de amar
en Dios, que es su misma voluntad y querer, antes huimos de ella"
y verlo hemos, en que si Dios nos quita su sa$or y nos atri$ula, le
llevamos con rostro torcido y descon#iamos entristecidos" donde se
nos muestra $ien claro que no es amor de Dios, sino nuestro& De
suerte que amamos a Dios como a un hom$re $ien vestido, que
nos parece $ien la ropa que trae de seda, mas no amamos su
voluntad, si Él quiere lastimarnos y tra$a%arnos& 2or este camino
tratamos con Dios, y no queremos de Él sino lo que sentimos de
dul!ura y lo que gustamos de su sa$or, que es lo que vemos en Él
con la vista espiritual" mas no amamos en Él su querer, su
voluntad, como esto sea verdadero amor& 3o pens(is que tanto
ama uno a Dios cuanto siente de Él, y cuanto en aquel estado de
su devoción piensa (l que ama, sino cuanto #uere #undado en
virtudes y caridad y en la guarda de los *andamientos de Dios
(4n&, 5, 65)& 'ste es #iel amador de Dios y #iel amigo&
'l a#ecto dulce de Dios puede ser sensual y engañoso, y
muchas veces procede de la humanidad del hom$re y no de la
gracia de Dios" del cora!ón carnal y no del espiritual" de la carne y
no de la ra!ón& De suerte que el espíritu algunas veces se in#lama,
y siente devoción en lo que a (l le sa$e $ien y da dul!ura, y no en
lo que ms le aprovecha y cumple& 7er(islo devoto, porque le
sucedió a su gusto tal cosa, y dice8 9:endito sea Dios, que me dio
este apare%o, esta $uena ocasión para servirle a mi contentamiento,
y me puse en esta quietud donde nadie me va a la mano" re!o
cuando quiero, duermo cuando tengo gana, de%anme hacer lo que
quiero, tengo pa! en otras cosas; 0que cada uno sa$e que las
a$revio, porque ha$íamos topado cantera muy larga0& 1 si Dios le
6
quita el gusto o apare%o, y le envía tentaciones, necesidades,
cuidados, cruces, y le a#lige con in#amias, testimonios y riesgos,
tómalos con impaciencia y triste!a& <7eis, hermano, claro cómo
toma el hom$re mayor devoción y a#ecto del menor $ien, que es de
lo que $ien le sa$e, y no del mayor, que es de lo que ms le apro/
vecha y cumple, como es todo lo penal= De suerte que ama la
presencia de Dios y su hermosura, porque le da sa$or, y no su
voluntad porque le da cru! y tra$a%o&
2.— En este engaño estaban los discípulos de Cristo.
'n esta devoción y a#ecto erra$an todos los discípulos de
)risto, porque $usca$an en Él lo que les da$a deleite y no lo que
ms les cumplía, como esto sea lo que ms se ha de $uscar& 1 así
les di%o Él mismo que no le ama$an, cuando se quería su$ir al
)ielo y quitrseles de delante, lo cual ellos mucho sentían& Si me
amaseis 0dice (4n&, +5, 2.)0, aunque me ausento de vosotros, y
os quito el contento que os da mi humanidad, os gozaríais" mas
como no me amis, no os go!is& <)ómo, >eñor, en tiempo que
estn vuestros Apóstoles hechos un mar de lgrimas, que antes
querrían morir que de%ar de veros, les decís que no os aman y que
no es amor el que os tienen= ?@h cuntos piensan que lloran por
Dios, y lloran por síA ?@h, cuntos piensan que le aman, y se aman
a sí" que le $uscan, y se $uscan a síA Buien mirara aquellos rostros
de los Apóstoles, y aquellos o%os hechos #uentes de aguas, que
rega$an la tierra, demudados y tra$ados los cora!ones, heridos de
la ausencia de 4esucristo, <qui(n no %u!gara que ama$an entraña/
$lemente a Dios= 1 aun ellos lo %u!garon, porque así lo sentían en
sus cora!ones& 1 díceles la suma 7erdad, que no piensen que
a#ición, ni lgrimas, ni dul!ura, ni sentimiento es amor suyo, sino
con#ormidad con su querer, y vivir con su voluntad, y que huelguen
ms, de lo que ÉC quiere, aunque sea quitarles a >í mismo por
presencia, que no de lo que a ellos $ien sa$e y deleita&
1 si de aquesto ha$ían de holgar, pareciendo cosa tan %usta el
tener pesar, pues eran privados de la presencia del Di%o de Dios,
<de qu( se ha de que%ar el verdadero amador de 4esucristo, que
en la vida le quite que sea honrado, ni inter(s espiritual ni temporal,
como le quede el cumplimiento de lo que quiere su )riador= ?@h
5
vlgame Dios, qu( de cosas pasamos por tan $uenas y verdade/
ras, siendo tan malas y #alsasA ?@h, cuntas intitulamos por
espirituales, que son pura carneA >i no, echad de ver a >an 2edro"
cuando )risto trató que ha$ía de morir y padecer a#rentas, etc&, y (l
di%o (*t&, +-, 22)8 Señor, tened piedad de Vos, que no es razn que
mur!is& <Bui(n no di%era que procedía esta compasión de grande
amor= 1 no era sino de carne& 1 #ue respondido y reprendido con la
respuesta que dio el mismo Dios al demonio (*t&, 5, +E), llamndo/
le Satan!s, que quiere decir acusador, adversario y contradictor de
las o$ras de Dios& 1 si hu$i(ramos de %u!gar aquel conse%o segFn
prudencia de carne, di(ramos voto que era muy %usto y provecho/
so, pues era quitar cru! y muerte a quien no la merecía& *as )risto
dice que es Satan!s, " que no sabe de las cosas de Dios, sino de
la carne, y que no es amor de Dios, sino desamor, pues no quería
que aceptara la cru! ni $e$iera el cli! que su 'terno 2adre le
envia$a para remedio del mundo&
Gam$i(n parecía grande amor quererse estar >an 2edro a la
gloria de la trans#iguracin de $esucristo (*t&, +H, 5), y era propio
amor e inter(s, pues lo quería ver vestido de gloria y no penando
en la cru!&
%.— Este error acarrea gra&ísimos daños.
3o se puede pensar pestilencia mayor para el lina%e humano,
ni cosa ms enemiga para los $ienes del alma, ni ocasión ms
cierta de perdición, que amores tan #alsos como los que vemos, y
ver cosas de tan poco valor en tan alto precio" y caminos a nuestro
parecer llanos, cuyos #ines son peligros y despeñaderos& <Gendría/
mos por muy loco, y con muy grande ra!ón, al que se proveyese de
peda!os de vidrio, con#iado en el relucir, y pensase que con aquello
ha$ía de comprar grandes posesiones, y por otra parte menospre/
ciase el oro y las cosas de verdadero precio para el #in de lo que
desea= 2ues muy ms loco es, y de muy ms peligrosa locura, el
que de%a lo que verdadera y principalmente la divina 'scritura
enseña para que Dios sea servido y amado como de$emos, y
nuestras penitencias sean verdaderas, con cierto a$orrecimiento de
pecados, y nuestro cora!ón est( limpio, y los misterios de Dios nos
pongan $uen gusto, y nuestra caridad est( muy encendida, y
I
nuestra morti#icación sea muy ca$al y verdadera, si se contentase
con solas #$ulas, y con cosas #alsamente entendidas, y con
gustillos de niños, y con so$resanar sus heridas y en#ermedades, y
con imaginaciones y cosas que tienen el parecer sólo, y en lo de
dentro no tienen #undamento, ni hay #ruto so$re que estri$ar&
1 es lo peor, que (stos que $uscan consuelo y contentamiento
en las cosas divinas, si son avisados por persona que les entiende
su engaño, curan poco de tomar conse%o tan sano, y $uscan de
nuevo maestros que les aprue$en su carnal vida y les tengan
compañía& De esta miseria tan grande, que no se puede pensar
mayor, tenemos pro#ecía del Apóstol >an 2a$lo (2 'im., 5, 6), por
la cual dice que &endr! tiempo en que los (ombres aparten los
oídos de la &erdad " del &erdadero espíritu, " se con&iertan a oír
#!bulas y cosas de sus intereses y contentamientos, y busquen
maestros que les enseñen cosas apacibles " bien coloreadas, y les
pongan descuido en aquello sin lo cual no pueden ir acertados, y
los ce$en y sustenten con vano mantenimiento, y con darles $uena
esperan!a de acertado camino y de próspera salida& 2ues sin
verdadero negamiento de la voluntad propia, y morti#icación y
cumplimiento de la Jey de Dios, y sin tener esta raí! en los
cora!ones de los hom$res, no pueden ir al )ielo, por ms que se
eleven en los aires y vean visiones" ni hay cosa que $aste para
descuento de lo que en este caso Dios nos pide&
3o quiero, hermano, gastar mucho tiempo con vos en deciros
si hay algFn daño que venga por este camino a los qua se dan a
los e%ercicios espirituales" remítome a la e,periencia de cada uno, y
a su poco aprovechamiento y a los vicios en que viene a dar sin
mirar en ello" porque viven contentos con $uscar en Dios su propio
contentamiento y sa$or, sin quererlo para ms que esto& 1 los
hom$res de verdadero celo podrn %u!gar cun poco es el grano
para tanta pa%a, y cun poco es el seso, y cun menos la verdad
entre tantas apariencias y ceremonias, con#esiones, y comuniones
y recogimiento, lo cual todo son medios para gran santidad y
aprovechamiento&
?@h hermano, cun #altos estamos de $uen paradero, y de
acertar la posada entre tanta diversidad de caminos, y entre tanta
di#erencia de enseñadores, y tan di#erentes de los enseñadosA
Durtad el cuerpo a todo los que os pide deleite y gusto y sa$or, y
-
no lo procur(is hasta que Dios os lo d(, y e%ercitaos en puro
padecer a secas por )risto en vuestra lección, oración, penitencias,
con#esiones, comuniones" y o$edeced, y e%ercitaos en las dems
virtudes y no errar(is, porque (ste es el camino que el Di%o de Dios
ha noti#icado a los hom$res, que es la cru!, que, como llave, a$re
los )ielos a todos los que consigo la llevan& ?@h >eñor mío, y cun
poquitos te sirven y se sirvenA ?)un muchos se aman y dicen que
te aman, y dicen que andan tras Gi y andan tras siA AvíKveLse cada
uno" y procure hacerse a la voluntad de Dios y a su con#ormidad, y
$usque esto y no gustos ni contentamientos, así en la oración,
como en la con#esión, como en la comunión y en cualquier otro
santo e%ercicio& Dermano, mirad que es sutil este engaño, y he visto
muchos en (l 0y aun los cono!co y trato0 que desordena/
damente desean, y con grande a#ición quieren llegarse al
>acramento santísimo de la 'ucaristía por gustillos y lgrimas, sin
tener respeto al #ruto de (l, que es lo que se de$e pretender de los
>acramentos, y el #in para que )risto ac nos los de%ó& Andan tras
la miel de las cosas divinas, y no tras la cru!, que les ha de salvar"
y se les parece en el pelo, pues ellos quedan desaprovechados y
en ocasión de desaprovechar a los compañeros& :usque, $usque,
el que no quiere hallarse en estos inconvenientes y riesgos, sola la
voluntad de Dios, curando poco de todo lo dems&
?@h amor propio, cómo eres causa de que no #alte vicio en las
cosas espiritualesA 'spiritual hermosura era la que Juci#er desea$a
en el )ielo" y porque no le convenía, ni la remitió a la voluntad de
Dios, como ra"o ba) del Cielo " ca"" y deseando el contento,
cayó en eterna cru!" y procurando lo a%eno, perdió lo propio&
*.— +mar es padecer.
<2ara qu( quiere el siervo de Dios el contentamiento, y la
e,celencia de santidad, y a$undancia de gracia= <'s, por ventura,
para agradarse a sí, vi(ndose consolado y con gusto, o para
agradar a Dios= >i es para esto segundo, sa$ed, amigo, que
entonces agrada el hom$re a Dios cuando se contenta de lo que Él
da, y no cuando el alma est contenta de lo que tiene" luego si os
da a padecer desconsuelos, persecuciones y triste!as, etc&, y Él
est contento, contentaos vos, y dar(is testimonio que $uscis su
H
voluntad y no la vuestra& A las lgrimas y muestras de amor de los
Apóstoles, dice )risto, que no es amor" y al llevar su cru!, y la pena
que les causa$a su ausencia con paciencia, pone por título y
renom$re de amor" y así di%o8 Si me amaseis, os contentaríais con
mi ausencia&
Amar es padecer" amor de )risto es hacer $ien a quien nos
hace mal& *s sentiste de Dios cuando disimulaste la ira, y llevaste
la in%uria, y su#riste la pena y te contentaste con la tri$ulación, que
cuando lloraste y tuviste consolación y te arro$aste& Esto sentid en
&osotros, lo que en Cristo $es,s, dice el sagrado Apóstol (Filp&, 2,
I)& <Bu( es lo que ha$emos de sentir= *enosprecios, como Él
mismo" po$re!a y humildad, y a$atimiento, como Él, que siendo
igual al -adre, se (izo (ombre, " tom #orma de sier&o& 'sto es
sentimiento de )risto, y lo dems es sentimiento de hom$re&
>entimiento de Di%o de Dios, y muy seguro, es pasar penas" pero el
sentimiento de la carne es sólo ce$arse en los gustos de espíritu, si
no #uere cuando el >eñor los da de su mano, no $uscndolos& GF
$usca con#ormidad con su querer" y entonces podrs tener por
seguras tus lgrimas, serte han provechosos los sentimientos, e
irs muy asegurado" y lo dems que por aquí no se regla es
engaño&
..— Consuelos, propios de gente imper#ecta.
2orque muchas veces hay espíritus tan a#ectuosos, y con
a#iciones de Dios, que les proceden de ser muy sensuales e
imper#ectos& 2orque verdaderamente ellos no aman a Dios como
de$en, ms KdeL aquel sentimiento y gusto sensual que les causa el
contento y dulcedum$re que toman en Dios y no su santa voluntad,
ni se han negado, ni renunciado en sus santos mandamientos, lo
cual sería verdadero amor& 1 cuanto les dura aquel dul!or, tanto se
aprovechan y no ms& Juego los ver(is, en quitndolos aquel
gusto, airados, inquietos y pecadores de arte mayor, #lacos y sin
rienda en los vicios& Jo cual es testimonio de lo que decíamos, que
se ama$an a sí y no a Dios, y ms aquel $ocadillo del gusto, que
no a )risto&
'stos son muy parecidos al niño que llora, que dndole una
melcochuela, en tanto que la come, calla, y en aca$ndola, llora&
.
De manera que cuando calla$a no era porque su padre le manda$a
callar, sino por el sa$or de lo que comía" no era o$ediencia ni
amor, sino golosina e inter(s propio& ?@h, qu( de niños deso/
$edientes a Dios hay hoyA Bue si no riñen, o deshonran, o murmu/
ran, o ha$lan ocioso, o maldicen, o pierden el tiempo, no es por
contentar a Dios o hacer lo que Él manda, sino porque les ha dado
alguna melcochuela de devocioncilla que ellos $uscan, en la cual
se entretienen" mas en quitndosela, miradles a las manos, y
ver(islos que sus lgrimas y deseos no eran amor, sino propio
inter(s, pues o#enden a Dios y le desacatan& De suerte que tanto
les duró el amor cuanto les duró la dulcedum$re& <)ómo, que en
los $ienes y a$undancia se cono!can los verdaderos amigos, y no
en los tra$a%os y necesidades=
Buiero que sepis, amigo, que muchas veces los livianos y
#lacos de cora!ón, y po$res de la gracia del 'spíritu >anto tienen
muy de ordinario esta dulcedum$re de espíritu y a#ección interior" lo
cual no siempre sienten los verdaderos amadores de Dios& 1 ms
#cilmente se mueve el que no est tan aprovechado, y el #laco y el
liviano de cora!ón, y el que no sa$e qu( es per#ecta consolación" y
así en o#reci(ndosele cualquier sentimiento de devocioncilla, luego
la a$ra!an y reci$en como si allí les #uese la vida& 1 mirad $ien que
esta dulcedum$re y a#ectos de devoción muchas veces los causa,
no la a$undancia y muchedum$re de la gracia, sino la po$re!a que
de ella tiene el nima& Jas cosas pequeñas alegran mucho al
po$re, por poco valor que tengan& )omo si di(sedes un sor$o de
$uen vino a uno que estuviese em$riagado de lo $e$er, no lo senti/
ría ni se alegraría" mas si lo di(sedes a uno que no lo ha $e$ido, y
le tiene gana y muere por (l, har maravillas y alegrarse ha& Ja
gente que no est em$riagada ni llena del vino de Dios, con mucha
caridad y gracia, tiene en tanto un sor$illo de devoción, que le
parece que ya tiene vivienda en la gloria" y dicen que les ha
visitado Dios, y estiman sus lgrimas, y anda con mucha alegría" y
en hecho de verdad es poco o nada, y por ventura 0y aun sin ella,
como di%imos0 procede de poco amor y espíritu verdadero&
M
/.— +n(elos de los per#ectos.
*as el que est lleno de amor #uerte y #ino, no cura tanto de la
devoción sensual, ni la estima en tanto, ni la tiene por caudal, sino
para echarla en paciencia, en morti#icación propia, en amor de la
cru!, y en su#rir las in%urias, y en todas las otras virtudes, e%ercitn/
dolas y poni(ndolas en sí propio&
'sto es testimonio de tener espíritu y gracia en a$undancia& 1
así ver(is que cuando Dios llama a un alma por mucha a$undancia
de gracia y dones suyos, no responde el hom$re a sor$illos ni a
gustillos, sino con una vive!a all dentro muy interior y entraña$le,
#undada en un deseo vivo de padecer por quien le llamó, y en la
determinación del cumplimiento de la voluntad de Dios& 1 así di%o
4o$ (+5, +I)8 0lamarme (as, Señor, " "o te responder1& 0<1 en
qu( le enviar(is la respuesta, varón santísimo= 0<'n qu(= 'n
tener paciencia grandísima en las adversidades y p(rdidas, en las
en#ermedades y desamparo, en las llagas y en la po$re!a, y en el
resto de la cru!, en las tentaciones de >atans y en el e%ercicio de
las dems virtudes&
Así el Apóstol >an 2a$lo, cuando #ue llamado con viva vo! de
Dios, no dio respuesta de gustillos y niñerías, sino muy ca$al de
gran sustancia, diciendo (Dech&, M, -)" 91o os doy mi querer, y
póstrolo al vuestro, y póngolo en vuestras manos" tomadlo, y
mandad lo que me%or os pare!ca;& 1 vemos adelante, que el
mismo Dios dice, noti#icando la posesión que tenía ya en 2a$lo, y
lo que le quiere como a escogido y llamado (Dech&, M, +-)8 2o le
mostrar1 cu!nto le con&iene padecer por mi nombre " gloria& 'sta
o$ra es la verdadera muestra del verdadero siervo de )risto, y (ste
es el verdadero título de los muy amados de Él, no dul!orcillos ni
contentamientos, sino grandes su#rimientos en los tra$a%os y e%erci/
cios, en angustias y en in#amias, testimonios, po$re!a, necesida/
des, y cosas que tienen por #in lastimar y deshacer a la misma
carne& 'ste es el $uen responder a Dios cuando llama&
2orque el llamamiento de )risto de%a o$ligado al que #u(
llamado a muy particulares servicios, si no quisiere hallarse el
hom$re con grande ingratitud delante su )riador& De suerte,
hermano, que entonces entender(is que el llamamiento es de Dios,
cuando le respondi(redes con el cumplimiento del divino querer,
+E
aunque sea con riesgo de perder la hacienda, vida y honra& 1 esto
es lo que %usti#ica al hom$re, y le pone en la per#ección, y le hace
muy parecido y seme%ante a 4esucristo, que a sor$os y muy de
paso tuvo, en esta vida, los consuelos" y siempre estuvo en
e%ercicio de cru!, sin res#riarse un punto en el amor de ella&
3.— +rdides de Satan!s.
Gam$i(n sa$ed, hermano, que algunas veces el demonio
endul!a el alma, y la pone devota, a #in de tener la carne en gran
#laque!a por medio de aquel gusto y sa$or de la espiritual gula y
para que el alma con#íe mucho y descanse en ella, pareci(ndole al
tal que es verdadero espíritu lo que siente interiormente" y con
aquel #also sa$or indiscretamente se e%ercite en vigilias y larga ora/
ción, e,tremados ayunos, no comiendo ni durmiendo lo que ha
menester, y secndose la sangre sin tasa ni medida" y así con esta
demasía venga a perder los e%ercicios ms Ftiles, y en que Dios
ms se sirve y agrada&
1 aun de aquí resulta otro engaño, y es, que como el alma se
siente muy a$undante en estos sentimientos y dul!uras, cree de sí
que es per#ecta, y con esto se hace lerda, y no procura de aprove/
char ms y adquirir ms virtudes, estando como est en esto el
verdadero amor de Dios y el verdadero espíritu&
Grae en otro desvarío el demonio a los tales" y es que con
aquel sa$or y dulcedum$re de espíritu que ellos dicen, no es otra
su intención en todos sus e%ercicios, en que se e%ercitan en el
camino del >eñor, sino andar $uscando sentimientos de devoción y
dulcedum$re, hechos golosos tras estos deleites, seguidores y
amadores de su mismo regalo, poniendo todo su #in en sí mismos&
Jos cuales vienen de poco en poco a ser del %usto 4ue! )risto
permitidos caer en grandes pecados en este mundo, y en el otro en
eternas penas y a#licciones& 2orque este alto >eñor pone los o%os
en la intención de los cora!ones humanos&
1 pluguiera a Dios, hermano, que antes hu$i(rades sido un
glotón de $ien comer y $e$er, y contentaros a vos mismo, segFn la
carne, en estos deleites" porque al ca$o el mismo hastío #uera
causa de vuestra enmienda" y no hu$i(rades sa$ido a qu( sa$en
++
sentimientos de Dios, si no sa$(is estimarlos y darles el lugar que
merecen, pre#iriendo el e%ercicio de las virtudes, el padecer y la
cru!, a todos ellos" porque el sa$or suyo qui! no os hu$iera enga/
ñado, poniendo en (l todo el #in de vuestras o$ras, conociendo vos
cómo 4esucristo nuestro *aestro puso en la cru! el #in y aun el
principio de todos sus días, y allí aca$ó la vida por vos&
*irad, hermano, que el verdadero amor est escondido all en
lo pro#undo de las virtudes, y mani#i(stese en cualquiera
adversidad& Declrome ms" el #undamento de la paciencia es un
deseo entraña$le de padecer por amor de Dios todo lo que es posi/
$le su#rir al hom$re, y pasar en tiempo y eternidad& 1 asimismo
digo en las dems virtudes, cuando el alma siente este entraña$le
deseo de humildad y paciencia& 'ste amor se mani#iesta e,te/
riormente cuando el hom$re actualmente padece, su#riendo cosas
de pena" hallando en ellas descanso y dul!or" o a lo menos, llevn/
dolas con paciencia& 'ste, si por amor de Dios lo pasa, es verdade/
ro amor, y todo lo dems es sospechoso y sin #undamento&
4.—Santidad de (ogaño.
Ja santidad de hogaño, hermano, se compone de tener
grandes deseos en la oración, y hacer grandes pecados en la
conversación& Jloramos allí los dolores de nuestro Nedentor
4esucristo, y luego procuramos darlos a nuestros pró%imos y herma/
nos& Allí reverenciamos la paciencia del Di%o de Dios, y despu(s
e%ercitamos la ira& )allamos una hora, y parlamos todo el día& De
manera que sacando en limpio nuestro espiritual aprovechamiento,
es irnos a callar allí, orar y pensar en Dios, dando esto por precio
de lo que deseamos y $uscamos, que es consuelo y deleite" y
luego quedamos como de antes& De manera que nuestra santidad
es de molde, porque nunca crece, ni se trata de este punto, siendo
el principal de quien de$emos tratar& *ucha gente va engañada por
este camino" Dios lo remedie& Am(n&
*irad qu( os cumple tomar la mano de este aviso que os doy,
porque os levant(is, y no trope!ar en el pie de los que lo atraviesan
para que caigis, induci(ndoos a que $usqu(is los deleites de Dios
y no su cru!& 'sto, pues, es lo que os digo que de$(is vos hacer, si
no quer(is ser compañero de su engaño, y malo como ellos& Ouar/
+2
daos de estos huecos y vacíos, que no de%an cosa de Dios y de sí,
que toda no la viertan en la conversación espiritual que ellos dicen"
y cuando les #alten verdades vienen a decir mentiras, y aun a tratar
pecados y aun a cometerlos sin asco&
3o s( qu( os pueda decir, sino que el que tomare la mano,
como yo ahora la tomo a contradecirlos, y yo sólo con muy pocos a
tantos millares, queriendo desquiciarlos de su modo de santidad
#alsa y pro#ana, en que estn #undados, temo pasar( no pequeño
peligro, y que no me han de tener por de tan $uen seso cuanto es
necesario sea tenido quien ha de aconse%ar y adiestrar a otros& *as
no me conviene hacerlo menos, pues que con la ayuda de Dios he
tomado este cargo de desengañar a algunos que andan muy #uera
de camino, entendiendo que van por el espiritual& 1 así no he
de%ado ni de%ar( de decir cosa que me pare!ca cumplir al aprove/
chamiento per#ecto del varón verdaderamente espiritual, ni
disimular( aunque sea a riesgo mío" pues que los verdaderos ama/
dores de Dios, con los cuales yo me entiendo en estos renglones,
no me lo tendrn a mal, antes me lo agradecern" y si algunos
hu$iere a quien hayamos sacado a pla!a, para que con los o%os del
espíritu vean que lo que hasta aquí tenían por espiritual es carne e
imper#ección, antes me de$en agradecer el aviso que condenarlo,
pues les muestro el tesoro que tenían por car$ones&
'l que no esta tal cual aquí he pintado, piense que esta
doctrina no le toca" y si est tal, cono!ca su engaño, y t(ngase por
avisado& <3o es cosa de gran dolor que no ha$emos de osar
deciros lo que os cumple, sino de%aros ir por despeñaderos sin
guía, a ciegas y perdido el camino= 7erdaderamente es cosa de no
poco espanto ver que, siendo tanta la muchedum$re de los que
caminan por el camino de Dios engañados, haya tan pocos que
piensen que lo estn& >i no, preguntadlo, y no ha$r hom$re en
todos, que no crea y diga en todo su seso, por verse en una devo/
cioncilla y lgrimas, que es ya per#ecto, y que sa$e mucho de
cosas de espíritu, y que tiene para sí, y aun para los otros, santidad
verdadera, y que tiene ya prendas, y muy ciertas, de que le han de
dar silla y asiento en el reino de Dios& Goda esta temeraria
con#ian!a nace de una cosa muy peligrosa y comFn a muchos, que
es la #alta de conocimiento del verdadero espíritu de Dios" casn/
dose cada uno con su opinión" teniendo por me%or hacer lo que
+6
quieren, que no lo que de$en, y seguir antes de guía el apetito de
la sensual devoción, que escuchar do llama el espíritu y doctrina de
)risto, que es negarse el hom$re en todo, y resignar su voluntad
en la del >eñor, y procurar enteramente la morti#icación de sí
mismo&
*irad qu( va de esto, a andar tan vivo el hom$re, que
aca$ado su recogimiento, luego $usca su propia estimación& <2ues
cómo, hermano= <Allí te encierras y echas la alda$a tras ti, y aquí
$uscas estimación, de tus o$ras, #ama y loor= <Allí lloras porque
pecaste, y aquí haces de nuevo por qu( llorar= <Allí dices que eres
tierra, y aquí %uras que eres cielo, y que tienes me%or carne y
sangre que el otro, siendo todos sarmientos de una cepa, y agua
de una #uente, y #ruto de una raí!= <:lasonas que en la oración
aprendes grandes verdades y conocimiento de cosas divinas, y
aquí te hallamos lleno de tantas mentiras y ceguedades= *ira en ti,
y, hallarte has entero, carnal, lleno de tu propio querer, y que en
todo te $uscas y engrandeces, con grande in#amia de los e%ercicios
espirituales, pues ocupndote e,teriormente en ellos, interiormente
no te aprovechas por tu misma malicia y engaño& 2or esto
andamos, hermano, por a$rirte los o%os y que veas, y por desper/
tarte de sueño tan pesado&
5.— -er#eccin es querer lo que Dios quiere.
2or tanto, entrad dentro de vos, y de nuevo comen!ad a andar
en el camino de la morti#icación siempre, curando, poco de lo que a
vos toca, y mucho de lo qu( Dios quiere& 1 mirad que os oso decir
que no tendr(is pure!a de espíritu, si paris o pon(is vuestro #in en
sus dones, cualquiera que ellos sean, aunque me los pint(is altos y
celestiales, dulcísimos y secretos& 2asad adelante de todo lo que
pod(is comprender, y de toda criatura, y sólo descansad en aquella
voluntad de vuestro incomprensi$le e in#inito :ien" aquella a$ra!ad
y amad como quiera que os sucedan las cosas, prósperas o adver/
sas, seguras o de grandes peligros" porque no puede el alma su$ir
a mayor dignidad, ni hacer cosa de ms ilustre, ni de ms honra y
grande!a, ni aun de mayor contentamiento, que tener tanta con#or/
midad y amistad con Dios, que quiera una misma cosa con Él&
+5
?@h, $endito seas, Dios mío, )riador de todas las, cosas y
vida de todo lo que es" pues siendo GF )riador y yo criatura peca/
dora, GF, ser in#inito y nosotros nada y miseria, llegamos a tanta y
tan grande participación con tu suma :ondad, que te parecemos en
el querer y en el %u!garA <7os, >eñor, decís que esto es $ueno= Jo
mismo decimos nosotros8 <7os lo quer(is= Gam$i(n lo queremos
ac& <Daos parecido que estemos veinte años en una cru!, con
sequedades y tentaciones= Aceptmoslo de muy $uena gana&
<Buer(is que seamos testimoniados y a$atidos, deshonrados y
perseguidos= 'l mismo voto tenemos, y por vuestro seso nos
go$ernamos&
*irad si podremos errar, o nos podría #altar cosa de las que
para el )ielo nos importan& De voluntad tan santa como la divina, y
querer tan %usto, <qu( mandamiento puede salir que no sea %usto,
santo y per#ecto= 1 siendo tan li$eral y larga, <que puede pedir al
hom$re que no sea para (l grande e incomprensi$le tesoro= <Bu(
camino nos puede enseñar que no sea de gran seguridad y muy
llano= <Bu( aviso puede dar, que no sea de gran misericordia y
pro#undísima sa$iduría" y qu( conse%o nos puede dar que me sea
#idelísimo y cierto, y que nos importe la vida en tomarlo= >iendo
esto tan cierto, tan de #e, y tan sin poderse dudar, ?qu( locura es la
nuestra, hermano, en seguir nuestro querer y apetito, y el
cumplimiento de nuestra voluntad, de%ando de guiar tras la de Dios,
que tanto nos aseguraA A!ote, castigue, mate o sane, quite
devoción o póngala, trtenos como a esclavos o como a hi%os, peni/
t(ncienos o reglenos, todo es seguro, si hay en nuestras entrañas
con#ormidad con su voluntad y negamiento de la nuestra, que tan
per%udicial es, pues no tiene para cosa ms ha$ilidad, que para
deshacer en nosotros lo que Dios hace, y para $orrar de nuestros
cora!ones lo que Dios en ellos con su dedo escri$e y para resistir a
su divino querer&
*irad, hermano mío, si son daños (stos para temerlos y para
huirlos& :uscad, $uscad lo que a Dios contenta y a vos desconten/
ta" porque esto es camino cierto, dar en la morti#icación de vos
mismo& 1 si en esto os e%ercitis, no llegar(is a la con#esión,
contemplación, lección ni oración, y a los otros santos e%ercicios,
por el gusto que en ellos ha$(is de hallar y sentir, ni andar(is en
las o$ras de Dios mendigando vuestro propio inter(s, sino su gloria
+I
y cumplimiento de su voluntad& 3i aun en vuestras comuniones os
llegar(is por go!ar de aquel sa$or espiritual, ni para satis#acción de
vuestro espiritual deseo, ni a que allí se os d( man%ar de pa! y
quietud, ni por otro propio inter(s, sino sólo por la honra y gloria de
4esucristo, y porque es su voluntad que por estos medios
aprovech(is no en contentamientos, que hartos os dar en el )ielo
si le servís, sino en virtudes y propia morti#icación, y en la con#or/
midad de padecer por Él mismo& 'ste es espíritu seguro y verdade/
ro amor de Dios&
16.— Consuelos de Dios.
@cupaos, hermano, vos en lo que aquí se os ha dicho"
descuidaos de vuestro propio contentamiento, que )risto tiene
cuidado de ello para darlo o quitarlo cuando convenga, como
verdadero m(dico, que entiende la en#ermedad del en#ermo, y sa$e
cundo le ha de sangrar para darle salud, y cundo le ha de dar la
purga para limpiarle, y el #aisn para que le sustente y es#uerce& >i
Dios os diere consuelo, reci$idlo" mas no lo $usqu(is vos, que os
perder(is&
1 advertid que no os digo esto para que algFn rFstico entienda
por ello que quiero decir que son malos los sentimientos de Dios y
sus dul!ores, los cuales da a los que le sirven y no le o#enden y se
morti#ican" antes pod(is creer que a los tales suele visitar con la
mano de su largue!a, para que con ms #ervor y menos pesadum/
$re anden el camino del )ielo& Jo que digo y aviso es que no
tengis grandes ansias en $uscarlos y suspirar por ellos, sino por
Dios solo, no parando sino en la con#ormidad de su voluntad,
sigui(ndola en todo y deshaciendo vuestro propio querer& 2orque
no pod(is, por mucho que lo procur(is, o#recer a 4esucristo cosa
me%or y ms rica que vuestra propia voluntad" ni pod(is tener cosa
peor ni que ms os dañe" porque es lepra pestilencial que cunde en
el hom$re interior" y de ella nacen los pecados todos, la ira y la
so$er$ia, etc&, y, #inalmente, todo lo que eno%a a )risto nuestro
>eñor& 2orque a Dios sólo es reservado tener propia voluntad, la
cual a nadie esta su%eta, y ha de ser la regla de las dems& Juego
cualquiera que usa de propia voluntad, hurta a Dios su corona,
+-
pues a sólo 'l se de$e, y en cuanto en sí es, quiere ser seme%ante
a Dios, y le quita su dignidad y e,celencia&
2rocurad, pues, hermano, desde hoy no caer %ams en yerro
tan grande, porque os perder(is& 3o cur(is de santidades #unda/
das, en vuestro propio amor y contentamiento, sino KenL derri$aros
totalmente a los pies de Dios, y en $uscar con#ormidad con su
querer" y yo salgo por #iador que Él os ponga en el )ielo" y os
pague los negamientos de vuestra voluntad, porque tiene $ien con
qu(, a osadas&
1 porque no tengo ms lugar, tengo otras ocupaciones y
negocios entre las manos, me perdonad la $revedad, reci$id mi
deseo" pues el vuestro me necesitó a escri$ir esta doctrina $reve"
mas si la penetris, a la verdad es ms larga que el vulgo puede
entender& 2onedla, señor, por o$ra, porque de ha$erla leído no
saqu(is mayor condenación no haci(ndolo así& 1 si alguna cosa no
entendi(redes, otro día lo con#eriremos de vos a mí& Aunque yo s(
cierto que es condición de nuestro $uen 2adre y *aestro 4esucris/
to, que aquellos que de veras le $uscan, lo que sus entendimientos
no entendieren, lo pondr en sus cora!ones para que le amen, que
es el punto de todo el negocio, y el #in de todo lo que vemos y
pensamos& 1 como estemos ya diestros y advertidos a la con#ormi/
dad de nuestro gran Dios, ni eso ni lo otro nos desalentar para
seguirle y amarle, pues le ha$emos de servir dónde, cómo y de lo
que 'l quisiere, y no como nosotros quisi(remos, que es negocio
que emprenden pocos&
'ncomendadme a Dios y pedidle para mí destierro de mi
propio parecer, negamiento de mi voluntad, amor de su cru!, y
perseverancia en su camino, y olvido de todo lo que no es Él" y así
lo har( yo por vos, para que nos veamos en aquel alto reino de su
gloria, y gocemos de lo que 4esucristo nos ganó por tra$a%os y
cru!" al cual sea dada la honra y gloria de todo lo que hemos decla/
rado y dicho& Am(n&
+H
DOCTRINA ADMIRABLE
San Juan de Ávila
CONSEJOS A UN JOVEN PARA QUE SIRVA CON SEGURIDAD
A DIOS EN EL CAMINO DEL ESPÍRITU
!
(Fragmento)
1.— El amor de Dios no consiste en consuelos espirituales
Así que, mi hermano
5
, como hay muchos engaños en pensar
que no hace al caso en el camino de Dios la devoción y sentimiento
de Él mismo, con el cual el alma se alienta y apresura en el camino
del espíritu, y este engaño tiene su raí! en la disipación que las
almas tienen, así te aviso que hay otro engaño" el cual es ms
di#icultoso de conocer, y aun de curar, cuanto viene encu$ierto con
capa de $ien, pensando que el verdadero amor de Dios es
sentimiento del mismo& 'n lo cual yerran muchos" porque no puso
Dios su amor en que Él te d( gusto a ti, sino en que tF le sepas
$ien a Él" y entonces sa$es tF $ien a Él cuando por su amor
padeces sin tasa, y tomas todo lo que viene de su mano, sin
desechar cosa" en ser humilde, casto, paciente en tu aniquilamien/
to, en su#rir y callar, y en ser deshonrado por )risto, con las dems
virtudes, y no en sentimiento de devoción sensual& Ésta no se ha
de $uscar" mientras que en las virtudes no hay peligro, si nos
e%ercitamos en ellas por amor de Dios" y en las dul!uras y
sentimientos espirituales, sí&
*ira $ien, hermano, no salgas de un la!o y entres en otro"
quiero decir, que para llegar a Dios, si renunciaste a todo gusto y
contentamiento propio, y renunciaste a lo que te agrada 0porque
6
'ste te,to no es el original, sino una copia adaptada al español
moderno, por A&P&)&
5
'sta #orma de comen!ar da a entender que el autor ha tratado ante/
riormente con (l este asunto, por lo que esta instrucción desgraciadamente
ha llegado incompleta hasta nosotros&
+.
esto $usca$as y tras esto anda$as en aquel tiempo de tu perdición,
y esta #ue la causa de que te apartases de Dios0, ahora que lo
sirves, no tornes a $uscarte en Dios, desendote contentar con Él,
y andar $uscando tu propio gusto, sirvi(ndole como a ti te parece, y
no como Él quiere, porque todo es engaño&
1 advierte mucho que hay una #orma sentimental de amor de
Dios, la cual tiene muchas veces el que menos ama y es menos
per#ecto& 2orque muchas veces amamos la hermosura de Dios, su
$ondad, su grande!a, y las otras per#ecciones que de Él sentimos,
por el gusto y consuelo que nos dan" pero no amamos lo que se ha
de amar en Dios, que es su misma voluntad y querer, antes huimos
de ella" y lo vemos, en que si Dios nos quita sus consuelos y nos
atri$ula, le ponemos mala cara y descon#iamos entristecidos"
donde se nos muestra $ien claro que no ha$ía amor de Dios, sino
amor propio& De suerte que amamos a Dios como a un hom$re
$ien vestido, que nos parece $ien la ropa que trae de seda, pero no
amamos su voluntad, si Él quiere pro$arnos con la desgracia y
tra$a%arnos& 2or este camino tratamos con Dios, y no queremos de
Él sino lo que sentimos de dul!ura y lo que gustamos de sus
consuelos, que es lo que vemos en Él con nuestros o%os interiores"
pero no amamos en Él su querer, su voluntad, aunque esto sea el
verdadero amor& 3o pienses que tanto ama uno a Dios cuanto
siente de Él, y cuanto en aquel estado de su devoción piensa (l
que ama, sino cuanto estuviere a#irmado en virtudes y caridad y en
la guarda de los *andamientos de Dios (4n 5, 65)& 'ste es #iel
amador de Dios y #iel amigo&
'l sentir las dul!uras de Dios puede ser algo sensual y
engañoso, y muchas veces procede de la humanidad del hom$re y
no de la gracia de Dios" del cora!ón carnal y no del espiritual" de la
carne y no de la ra!ón& De suerte que el espíritu algunas veces se
in#lama, y siente devoción en lo que a (l le sa$e $ien y da dul!ura,
y no en lo que ms le aprovecha e importa& Je ves muy devoto
porque le sucedió a su gusto tal cosa, y dice8 9:endito sea Dios,
que me dio esta disposición, esta $uena ocasión para servirle
sintiendo estos consuelos tan grandes, y poni(ndome en esta
quietud que nadie me puede tur$ar" re!o cuando quiero, duermo
cuando tengo ganas, me de%an hacer lo que quiero, me siento con
pa! haciendo mis cosasQ; 0cosas que a$revio, porque e,cesivas
+M
para contar0& 1 si Dios le quita el gusto o disposición, y le envía
tentaciones, penurias, preocupaciones, cruces, y le a#lige con in#a/
mias, prue$as y peligros, los toma con impaciencia y triste!a& <7es
claramente, hermano, cómo se apega el hom$re al menor $ien, a lo
que ms le gusta, y no al mayor, que es lo que ms le aprovecharía
e importaría, como es todo le que la hace penar= De #orma que
ama el sentir la presencia de Dios y su hermosura, porque la
contenta, y no su voluntad porque le da cru! y tra$a%o&
2.— En este engaño estaban los discípulos de Cristo
'n estos a#ectos equivocados esta$an todos los discípulos de
)risto, porque $usca$an en Él lo que les producía gusto y no lo que
ms de$erían, pues esto es lo que ms se ha de $uscar& 1 así les
di%o Él mismo que no le ama$an, cuando se quería su$ir al )ielo y
les i$a a de%ar, lo cual ellos mucho sentían& Si me amaseis 0dice
(4n +5, 2.)0, aunque me ausente de vosotros, y os quite el
contento que os produce mi humanidad, os alegrarías de ello" pero
como no me amis, no os alegris& <)ómo, >eñor, en tiempo que
estn vuestros Apóstoles hechos un mar de lgrimas, que antes
querrían morir que de%ar de veros, les decís que no os aman y que
no es amor el que os tienen= ?@h cuntos piensan que lloran por
Dios, y lloran por sí mismosA ?@h, cuntos piensan que le aman, y
se aman a sí mismos" que le $uscan, y se $uscan a sí mismosA
Buien mirara aquellos rostros de los Apóstoles, y aquellos o%os
hechos #uentes de aguas, que rega$an la tierra, demudados y
tra$ados los cora!ones, heridos porque 4esucristo se ausenta$a,
<qui(n no %u!gara que ama$an entraña$lemente a Dios= 1 aun
ellos así lo creían, porque así lo sentían en sus cora!ones& 1 les
dice la suma 7erdad, que no piensen que porque le sientan a#ecto
y lloren por Él, o porque le mani#iesten ternura, que es prue$a de
que le aman, sino la con#ormidad con su querer, y vivir segFn su
voluntad, alegrndose ms de lo que ÉC quiere, aunque se ausente
de ellos, que no de lo que a ellos les sa$e $ien y deleita&
1 si de esto se ha$ían de alegrar, pareciendo cosa tan %usta
que les causase pena, pues eran privados de la presencia del Di%o
de Dios, <de qu( se ha de que%ar el verdadero amador de 4esucris/
to, que sea en esta vida deshonrado, o le sea quitado cualquier
2E
inter(s espiritual o temporal, con tal que le quede ha$er cumplido
con lo que quiere su )reador= ?@h vlgame Dios, qu( de cosas
pasamos por tan $uenas y verdaderas, siendo tan malas y #alsasA
?@h, cuntas tenemos por espirituales, que son pura carneA >i no,
#í%ate en >an 2edro, cuando )risto les ha$ló que tenía que morir y
padecer a#rentas, etc&, y (l le di%o8 Señor, ten piedad de 'i, que no
es razn que tengas que morir (*t +-, 22)& <Bui(n no di%era que
procedía esta compasión del gran amor que le tenía= 1 no era sino
de carne& 1 #ue respondido y reprendido con la respuesta que dio el
mismo Dios al demonio (*t 5, +E), llamndole Satan!s, que quiere
decir acusador, adversario y contradictor de las o$ras de Dios& 1 si
hu$i(ramos de %u!gar aquel conse%o segFn la prudencia de la
carne, seríamos del parecer que era muy %usto y provechoso, pues
era evitar la cru! y la muerte a quien no la merecía& 2ero )risto
dice que es Satan!s, " que no sabe de las cosas de Dios, sino de
la carne, y que no es amor de Dios, sino desamor, pues no quería
que aceptara la cru! ni que $e$iera el cli! que su 'terno 2adre le
envia$a para remedio del mundo&
Gam$i(n parecía grande amor quererse estar >an 2edro en la
gloria de la trans#iguracin de $esucristo (*t&, +H, 5), y no era ms
que amor e inter(s propio, pues lo quería ver vestido de gloria y no
penando en la cru!&
%.— Este error acarrea gra&ísimos daños
3o se puede pensar calamidad mayor para el lina%e humano,
ni cosa ms enemiga para los $ienes del alma, ni ocasión ms
cierta de perdición, que amores tan #alsos como los que vemos, y
ver cosas de tan poco valor en tan alto precio" y caminos a nuestro
parecer llanos, que nos llevan a peligros y despeñaderos& <)on
mucha ra!ón tendríamos por muy loco al que se proveyese de
peda!os de vidrio, con#iando en lo que relucen, y pensase que con
aquello podría comprar grandes posesiones, y por otra parte
menospreciase el oro y las cosas realmente valiosas para el #in de
lo que desea= 2ues muy ms loco es, y de muy ms peligrosa
locura, el que de%a lo que enseña verdadera y principalmente la
divina 'scritura 0cómo servir y amar a Dios como se merece,
cómo hacer penitencia con verdadero a$orrecimiento de los peca/
2+
dos, cómo mantener limpio nuestro cora!ón, cómo gustar de los
misterios de Dios, cómo arder en la caridad, cómo morti#icarnos
verdaderamente0, y se contenta con solo oír #$ulas, y con cosas
#alsamente entendidas, y con gustillos de niños, y con cu$rir
super#icialmente sus heridas y en#ermedades, y con imaginaciones
y cosas que tienen apariencia sólo, y en lo de dentro no tienen
#undamento ni producen #ruto&
1 lo peor es, que (stos que $uscan su consuelo y
contentamiento en las cosas divinas, si son advertidos por persona
que entiende su engaño, evitan en lo que pueden seguir conse%o
tan sano, y se $uscan nuevos maestros que les aprue$en su carnal
vida y que les hagan compañía& De esta miseria tan grande, que no
se puede pensar mayor, ha$la la pro#ecía del Apóstol >an 2a$lo,
en la cual dice que &endr! un tiempo en que los (ombres apartar!n
los oídos de la &erdad " del &erdadero espíritu, " para (alagarse el
oído 0con lo que les gusta0, se &ol&er!n a las #!bulas, y se
rodear!n de maestros a la medida de sus deseos (2 'im 5, 6),
haci(ndoles olvidar aquello que les llevaría por el camino correcto,
y ati$orrndolos y nutri(ndolos con lo que no alimenta, les dan
#alsas esperan!as de que van por el $uen camino y de que su
salvación est asegurada& 2orque no podrn ir al )ielo si no sa$en
renunciar verdaderamente a su voluntad propia, si no se morti#ican
y o$servan la Jey de Dios, si no llevan esta Jey en sus cora!ones,
por ms que se eleven en los aires y vean visiones" pues no hay
nada que pueda suplir lo que Dios nos pide para este caso&
3o quiero, hermano, gastar mucho tiempo contigo en decirte
si hay algFn daño que venga por este camino a los qua se dan a
los e%ercicios espirituales" me remito a la e,periencia de cada uno,
y a su poco aprovechamiento y a los vicios en que viene a dar sin
mirar en ello" porque viven contentos con $uscar en Dios su propio
contentamiento y gusto, sin quererlo para ms que esto& 1 los
hom$res de verdadero celo podrn %u!gar cun poco es el grano
para tanta pa%a, y cun poca es la cordura, y cun menos la verdad
entre tantas apariencias y ceremonias, con#esiones, y comuniones
y recogimiento, los cuales todos son medios para que nos lleven a
una gran santidad y para que nos aprovechemos&
?@h hermano, cun #altos estamos de $uen paradero, y de
acertar con la posada entre tanta diversidad de caminos, y entre
22
tanta diversidad de maestros, y tan di#erentes de los enseñadosA
Aparta el cuerpo de todo los que te pide deleite y gusto y sa$or, y
no lo procures hasta que Dios te lo d(, y e%ercítate en el puro
padecer a secas por )risto, en tu estudio, en la oración, en tus
penitencias, con#esiones y comuniones" y o$edece, y e%ercítate en
las dems virtudes y no errars, porque (ste es el camino que el
Di%o de Dios ha enseñado a los hom$res, que es la cru!, que, como
llave, a$re los )ielos a todos los que consigo la llevan& ?@h >eñor
mío, qu( poquitos te sirven y se aprovechanA ?)untos se aman y
dicen que te aman, y dicen que andan tras Gi y andan tras de sí
mismosA Avívese cada uno, y procure vivir con#orme a la voluntad
de Dios, y $usque esto y no gustos ni contentamientos, así en la
oración, como en la con#esión, como en la comunión y en cualquier
otro santo e%ercicio& Dermano, mira que lo sutil que es este engaño,
y he visto muchos en (l 0y aun los cono!co y trato0 que desorde/
nadamente desean, y con grande a#ición quieren llegarse al
>acramento santísimo de la 'ucaristía por sentir gustillos y lgri/
mas, sin tener respeto al #ruto de (l, que es lo que se de$e
pretender de los >acramentos, y el #in para el que )risto nos los
dio& Andan tras la miel de las cosas divinas, y no tras la cru!, que
les ha de salvar" y así no sacan ningFn provecho e incluso impiden
que otros los saquen& :usque, $usque, el que no quiere hallarse en
estos inconvenientes y riesgos, solo la voluntad de Dios, importn/
dole poco todo lo dems&
?@h amor propio, cómo eres causa de que no #alte vicio en las
cosas espiritualesA Rna espiritual hermosura era la que Juci#er
desea$a en el )ielo" y porque no le convenía, ni la remitió a la
voluntad de Dios, como ra"o ba) del Cielo " ca"" y deseando su
contento, cayó en eterna cru!" y procurando lo a%eno, perdió lo
propio&
*.— +mar es padecer
<2ara qu( quiere el siervo de Dios los consuelos, la
e,celencia de la santidad, y la a$undancia de la gracia= <'s, por
ventura, para agradarse a sí mismo, vi(ndose consolado y con
gusto, o para agradar a Dios= >i es para esto segundo, de$es
sa$er, amigo, que entonces agrada el hom$re a Dios cuando se
26
contenta de lo que Él da, y no cuando el alma est contenta de lo
que tiene" luego si te da a padecer desconsuelos, persecuciones y
triste!as, etc&, y Él est contento, cont(ntate tF, y así pro$ars que
$uscas su voluntad y no la tuya& A las lgrimas y muestras de amor
de los Apóstoles, dice )risto, que no es amor" y al llevar su cru!, y
a la pena que les causa$a su ausencia llevada con paciencia, le
llama amor" y así di%o8 Si me amaseis, os contentaríais con mi
ausencia&
Amar es padecer" amor de )risto es hacer $ien a quien nos
hace mal& *s sentiste de Dios cuando disimulaste la ira, y llevaste
la in%uria, y su#riste la pena y te contentaste con la tri$ulación, que
cuando lloraste y tuviste consolación y te arro$aste& Esto sentid en
&osotros, lo que en Cristo $es,s, dice el sagrado Apóstol (Filp&, 2,
I)& <Bu( es lo que hemos de sentir= *enosprecios, como Él
mismo" po$re!a y humildad, y a$atimiento, como Él, que siendo
igual al -adre, se (izo (ombre, " tom la #orma de sier&o& 'sto es
sentimiento de )risto, y lo dems es sentimiento de hom$re&
>entimiento de Di%o de Dios, y muy seguro, es pasar penas" pero el
sentimiento de la carne es sólo ce$arse en los gustos del espíritu,
e,cepto cuando el >eñor los da de su mano, sin pretenderlos& GF
$usca con#ormidad con su querer" y entonces podrs tener por
seguras tus lgrimas, y te sern provechosos los sentimientos, e
irs muy seguro" y lo dems que no siga esta norma es engaño&
..— Consuelos, propios de gente imper#ecta
2orque muchas veces hay espíritus tan sentimentales y tan
a#icionados a las cosas de Dios, por ser muy sensuales e imper#ec/
tos& 2orque verdaderamente ellos no aman a Dios como de$en,
sino por el sentimiento y gusto sensual, por el contento y dulce/
dum$re que encuentran en Dios y no por cumplir su santa voluntad,
ni porque se hayan negado a sí mismos, ni por ha$erse sometido a
sus santos mandamientos, lo cual sería verdadero amor& 1 mien/
tras les dura aquel dul!or, tanto se aprovechan y no ms& Juego los
ver(is, #altndoles aquel gusto, airados y tur$ados, cayendo en el
pecado, #lacos y de%ndose llevar de los vicios& Jo cual es prue$a
de lo que decíamos, que se ama$an a sí mismos y no a Dios, y
ms a aquel $ocadillo del gusto, que no a )risto&
25
'stos son muy parecidos al niño que llora, que dndole una
melcochuela, en tanto que la come, calla, y en cuanto se le aca$a,
llora& De manera que cuando calla$a no era porque su padre le
manda$a callar, sino por el sa$or de lo que comía" no ha$ía
o$ediencia ni amor, sino tan sólo golosina e inter(s propio& ?@h,
qu( de niños deso$edientes a Dios hay hoyA Bue si no riñen, o se
insultan, o murmuran, o dicen necedades, o maldicen, o pierden el
tiempo, no es por contentar a Dios o hacer lo que Él manda, sino
porque les ha dado alguna melcochuela de devocioncilla que ellos
$uscan, en la cual se entretienen" mas en quitndosela, miradles
de cerca, y ver(is que sus lgrimas y deseos no eran amor, sino
amor propio, pues o#enden a Dios y no le o$edecen& De manera
que tanto les duró el amor cuanto les duró la consolación sensi$le&
<)ómo pueden conocerse los verdaderos amigos en los $ienes y
a$undancia, y no en los tra$a%os y necesidades=
Buiero que sepas, amigo, que muchas veces los volu$les y
#lacos de cora!ón, y po$res de la gracia del 'spíritu >anto tienen
muy de ordinario esta dulcedum$re de espíritu y a#ección interior" lo
cual no siempre sienten los verdaderos amadores de Dios& 1 ms
#cilmente se mueve el que no est tan aprovechado, y el #laco y el
liviano de cora!ón, y el que no sa$e qu( es per#ecta consolación" y
así, en cuanto se le o#rece cualquier sentimiento de devocioncilla,
luego la a$ra!an y reci$en como si allí les #uese la vida& 1 mira $ien
que estas dul!uras y sentimientos de devoción muchas veces los
causa, no la a$undancia de la gracia, sino la po$re!a que de ella
tiene el alma& Jas cosas pequeñas alegran mucho al po$re, por
poco valor que tengan& 's como si le dieses un sor$o de $uen vino
a uno que estuviese em$riagado de tanto $e$er, no lo sentiría ni se
alegraría" pero si lo dieses a uno que no lo ha $e$ido, y que est
ansiando $e$erlo y se muere por que se lo den, saltaría de alegría
y se maravillaría& Ja gente que no est em$riagada ni llena del vino
de Dios, con mucha caridad y gracia, tiene en tanto un sor$illo de
devoción, que le parece que ya est en la gloria" y dice que le ha
visitado Dios, y estima sus lgrimas, y anda con mucha alegría"
pero en realidad es $ien poco o nada, y por ventura 0y aun sin
ella, como di%imos0 procede de que hay poco amor y espíritu
verdadero&
2I
/.— +n(elos de los per#ectos
2ero el que est lleno de amor #uerte y delicado, no se cuida
tanto de la devoción sensual, ni la estima tanto, ni la tiene por
tesoro, sino de vivir en paciencia, en morti#icación propia, en amor
de la cru!, y en su#rir las in%urias, y en todas las otras virtudes,
e%ercitndolas y poni(ndolas por o$ra&
'sta es la prue$a de tener espíritu y gracia en a$undancia& 1
así vers que cuando Dios llama a un alma con gran a$undancia
de gracia y de dones, no responde el hom$re a sor$illos ni a
gustillos, sino con una prontitud all dentro muy interior y entra/
ña$le, #undada en un deseo vivo de padecer por quien le llamó, y
en la determinación de cumplir en todo la voluntad de Dios& 1 así
di%o 4o$ (+5, +I)8 0l!mame, Señor, " "o te responder1& 0<1 en qu(
le responders, varón santísimo= 0<'n qu(= 'n tener paciencia
grandísima en las adversidades y en las desgracias, en las en#er/
medades y desamparos, en los padecimientos y en la po$re!a, y
en las dems cruces, en las tentaciones de >atans y en el e%erci/
cio de las otras virtudes&
Así el Apóstol >an 2a$lo, cuando oyó la potente vo! de Dios
que le llama$a, no le dio por respuesta gustillos y niñerías, sino una
respuesta de lo ms ca$al y #irme, diciendo8 91o te doy mi querer,
y lo someto al tuyo, y lo pongo en tus manos" tómalo, y manda lo
que me%or te pare!ca; (Dech M, -)& 1 vemos ms adelante, lo que
el mismo Dios dice, mostrando cómo se ha$ía posesionado de
2a$lo, y cómo le quería como a escogido y llamado8 2o le mostrar1
cu!nto le con&iene padecer por mi nombre " gloria (Dech M, +-)&
'sta o$ra es la verdadera muestra del verdadero siervo de )risto, y
(ste es el verdadero título de los muy amados de Él, no dul!orcillos
ni contentamientos, sino grandes su#rimientos en los tra$a%os y
prue$as, en angustias y en in#amias, en anunciar el evangelio, en
po$re!as y necesidades, y otras cosas que tienen por #in lastimar y
deshacer a la misma carne& 'sta es la #orma de responder $ien a
Dios cuando llama&
2orque el llamamiento de )risto o$liga al que #ue llamado a
muy señalados servicios, si no quisiere hallarse el hom$re con
grande ingratitud delante su )reador& De esta #orma, hermano,
entonces entenders que el llamamiento es de Dios, cuando le
2-
respondas o$edeciendo su divino querer, aunque sea con riesgo
de perder la hacienda, la vida y la honra& 1 esto es lo que %usti#ica
al hom$re, y le lleva a la per#ección, y le hace muy parecido y
seme%ante a 4esucristo, quien apenas muy pocos consuelos tuvo
en esta vida" y siempre estuvo e%ercitndose de alguna manera en
llevar la cru!, sin enti$iarse un punto en el amor de ella&
3.— +rdides de Satan!s
Gam$i(n de$es sa$er, hermano, que algunas veces el
demonio endul!a el alma, y la pone devota, a #in de tener la carne
en gran #laque!a por medio de aquel gusto y sa$or de la espiritual
gula y para que el alma con#íe mucho y descanse en ella, pareci(n/
dole al tal que es verdadero espíritu lo que siente interiormente" y
con aquel #also gusto indiscretamente se e%ercite en vigilias y larga
oración, e,tremados ayunos, no comiendo ni durmiendo lo que
necesita, y de$ilitndose sin tasa ni medida" para que con estos
e,cesos de%e de hacer los e%ercicios ms Ftiles, los que sirven a
Dios y le agradan&
1 aun de aquí resulta otro engaño, y es, que como el alma se
siente muy llena de estos sentimientos y dul!uras, piensa de sí que
ya es per#ecta, y con esto se hace lerda, y no procura de aprove/
char ms y adquirir ms virtudes, estando como est en esto el
verdadero amor de Dios y el verdadero espíritu&
Grae en otro desvarío el demonio a los tales" y es que con
aquel sa$or y dulcedum$re de espíritu que ellos dicen tener, no
tienen otra intención en todos los e%ercicios que hacen en el camino
del >eñor, que andar $uscando sentimientos de devoción y de
dulcedum$re, hechos golosos tras estos deleites, seguidores y
amadores de su mismo regalo, poniendo todo su #in en sí mismos&
A los cuales el 4ue! )risto permite que poco a poco vengan a caer
en grandes pecados en este mundo, y en el otro en eternas penas
y a#licciones& 2orque este alto >eñor pone los o%os en la intención
de los cora!ones humanos&
1 pido a Dios, hermano, que antes hu$ieras sido un glotón de
$ien comer y $e$er, que te contentaras a ti mismo, segFn la carne,
2H
en estos deleites" porque al ca$o el mismo hastío que de%an #uera
causa de tu enmienda" y no hu$ieras sa$ido a qu( sa$en los
consuelos de Dios, si no sa$es estimarlos y darles el lugar que
merecen, pre#iriendo el e%ercicio de las virtudes, el padecer y la
cru!, a todos ellos" porque el gusto que producen qui! no te
hu$iera engañado, poniendo en (l todo el #in de tus o$ras, cono/
ciendo tF cómo 4esucristo nuestro *aestro puso en la cru! el #in y
aun el principio de todos sus días, y allí aca$ó la vida por ti&
*ira, hermano, que el verdadero amor est escondido all en
lo pro#undo de las virtudes, y se mani#iesta en cualquier adversi/
dad& Ge declaro ms" el #undamento de la paciencia es un deseo
entraña$le de padecer por amor de Dios todo lo que es posi$le
su#rir al hom$re, y pasar en tiempo y eternidad& 1 lo mismo digo en
las dems virtudes, cuando el alma siente este entraña$le deseo
de humildad y paciencia& 'ste amor se mani#iesta e,teriormente
cuando el hom$re realmente padece, su#riendo diversas penas"
hallando en ellas descanso y dul!ura" o a lo menos, llevndolas
con paciencia& Éste, si por amor de Dios las pasa, es verdadero
amor, y todo lo dems es sospechoso y sin #undamento&
4.—Santidad de (ogaño
Ja santidad que muchos pretenden hoy día, hermano, se
compone de tener grandes deseos en la oración, y cometer gran/
des pecados en la conversación& Jloramos allí los dolores de
nuestro Nedentor 4esucristo, y luego procuramos, con nuestra
#orma de ser, que los su#ran nuestros pró%imos y hermanos& Allí
reverenciamos la paciencia del Di%o de Dios, y despu(s nos mos/
tramos iracundos con los dems& )allamos una hora, y parlamos
todo el día& De manera que sacando en limpio nuestro espiritual
aprovechamiento, (ste consiste en irnos a callar allí, orar y pensar
en Dios, dando esto por precio de lo que deseamos y $uscamos,
que es sentirnos consolados y dichosos" y luego quedamos como
antes& De manera que nuestra santidad es de molde, porque nunca
crece, ni lo pretende, siendo lo principal que de$eríamos $uscar&
*ucha gente va engañada por este camino" Dios lo remedie&
Am(n&
2.
*ira qu( te importa mucho poner en prctica este aviso que te
doy, para que te levantes y no tropieces en el mismo sitio que otros
han caído, por $uscar los consuelos de Dios y no su cru!& 'sto,
pues, es lo que te digo que de$es hacer, si no quieres ser engaña/
do y malo como ellos& Ourdate de estos presuntuosos y #atuos,
que no de%an de presumir de las cosas de Dios y de sí en las
conversaciones espirituales que ellos dicen tener" y cuando no
tienen nada que decir, vienen a decir mentiras, y aun a conversar
de pecados y aun a cometerlos sin sentir asco&
3o s( qu( ms te puedo decir, sino que el que se ponga a
contradecirles, como ahora yo lo hago, y yo sólo con unos pocos
#rente a tantos millares, queriendo ale%arlos de su modo de santidad
#alsa y pro#ana, en que estn #undados, temo pasar( no pequeño
peligro, y que no me han de tener por sensato cuanto es necesario
sea tenido quien ha de aconse%ar y adiestrar a otros& 2ero no me
conviene de%ar de hacerlo, pues con la ayuda de Dios he tomado
este cargo de desengañar a algunos que andan muy #uera del
camino, aunque ellos piensen que van por el espiritual& 1 así no he
de%ado ni de%ar( de decir cosa que me pare!ca importante para el
aprovechamiento per#ecto del varón verdaderamente espiritual, ni
disimular( aunque sea a riesgo mío" pues los verdaderos amado/
res de Dios, con los cuales yo me entiendo en estos renglones, no
me lo tendrn a mal, antes me lo agradecern" y si algunos hu$iere
a quien hayamos desenmascarado, para que con los o%os del
espíritu vean que lo que hasta aquí tenían por espiritual no era ms
que carne e imper#ección, antes me de$en agradecer el aviso que
condenarlo, pues les muestro que lo que tenían por un tesoro no
era ms que car$ones&
'l que no est( en el engaño que aquí he pintado, piense que
esta doctrina no es para (l" pero si lo est, cono!ca su engaño, y
t(ngase por avisado& <3o sería verdaderamente lamenta$le que no
me atreviese a decirte lo que de$es hacer, y te de%ase ir por
despeñaderos, sin guía y a ciegas, e,traviado del camino=
7erdaderamente es cosa que espanta ver que, siendo tanta la
multitud de los que caminan engañados por el camino de Dios,
haya tan pocos que piensen que lo estn& >i no, preguntdselo, y
no ha$r hom$re entre todos ellos, que no crea y diga convencido,
que por tener alguna devocioncilla y lgrimas, que es ya per#ecto, y
2M
que sa$e mucho de las cosas de espíritu, y que se tiene para sí, y
aun para los otros, por santo, y que tiene ya prendas, y muy
ciertas, de que le han de dar silla y asiento en el reino de Dios&
Goda esta temeraria con#ian!a nace de una cosa muy peligrosa y
comFn a muchos, que es la #alta de conocimiento del verdadero
espíritu de Dios" con#ormndose cada uno con su opinión" teniendo
por me%or hacer lo que quieren, que no lo que de$en, y teniendo
antes por guía su apetito de la sensual devoción, que escuchar
hacia dónde llama el espíritu y la doctrina de )risto, que es
negarse el hom$re en todo, y con#ormar su voluntad con la del
>eñor, y procurar enteramente la morti#icación de sí mismo&
*ira cómo puede ser esto, que ande tan vivo el hom$re, que
aca$ado su recogimiento, luego $usque su propia estimación&
<2ues cómo, hermano= <Allí te encierras y echas el travesaño en
la puerta tras de ti, y aquí $uscas ser estimado por tus o$ras, #ama
y halago= <Allí lloras porque pecaste, y aquí pecas de nuevo= <Allí
dices que eres tierra, y aquí %uras que eres cielo, y que tienes ms
virtudes y cualidades que el otro, siendo todos sarmientos de una
cepa, y agua de una #uente, y #ruto de una misma raí!= <Alardeas
que en la oración aprendes grandes verdades y cosas divinas, y
aquí te hallas lleno de tantas mentiras y ceguedades= @$s(rvate
$ien, y, te dars cuenta de que eres tremendamente carnal y
egoísta, y que en todo te $uscas tratando de so$resalir, con grande
desprecio de los e%ercicios espirituales, pues ocupndote e,te/
riormente en ellos, interiormente no te aprovechas por tu misma
malicia y engaño& 2or esto trato, hermano, de a$rirte los o%os, para
que veas, y para despertarte de sueño tan pesado&
5.— -er#eccin es querer lo que Dios quiere
2or tanto, entra dentro de ti, y de nuevo comien!a a andar en
el camino de la morti#icación continua, olvidndote lo ms posi$le
de tus gustos, y tratando sólo de poner por o$ra lo que Dios quiere&
1 #í%ate, me atrevo a decirte que no tendrs pure!a de espíritu si te
detienes o pones tu #in en sus dones, cualquiera que ellos sean,
aunque me los pintes altos y celestiales, dulcísimos y secretos&
2asa adelante de todo lo que puedas comprender, y de toda
criatura, y sólo descansa en aquella voluntad de tu incomprensi$le
6E
e in#inito :ien" a$ra!a y ama (sta en cualquier #orma que te
sucedan las cosas, prósperas o adversas, seguras o llenas de
peligros" porque no puede el alma su$ir a mayor dignidad, ni hacer
cosa ms no$le, ni de ms honra y grande!a, ni incluso ms dicho/
sa, que o$rar con tanta con#ormidad y amistad con Dios, que quiera
una misma cosa con Él&
?:endito seas, Dios mío, )reador de todas las, cosas y vida
de todo lo que es" pues siendo GF )reador y yo criatura pecadora,
GF, ser in#inito y nosotros nada y miseria, llegamos a tanta y tan
grande participación con tu suma :ondad, que te parecemos en el
querer y en el %u!garA <GF, >eñor, dices que esto es $ueno= Jo
mismo decimos nosotros8 <GF lo quieres= Gam$i(n lo queremos
aquí& <Ge ha parecido $ien que estemos veinte años en una cru!,
con sequedades y tentaciones= Jo aceptamos de muy $uena gana&
<Buieres que seamos pro$ados y humillados, deshonrados y
perseguidos= Jo mismo queremos nosotros, y por lo que te parece
$ien nos regimos&
*ira si de esta #orma podríamos errar, o nos podría #altar cosa
de las que para el )ielo nos importan& De voluntad tan santa como
la divina, y querer tan %usto, <qu( mandamiento puede salir que no
sea %usto, santo y per#ecto= 1 siendo tan dadivoso y generoso,
<qu( puede pedir al hom$re que no sea para (l grande e incom/
prensi$le tesoro= <Bu( camino nos puede enseñar que no sea de
gran seguridad y muy llano= <Bu( aviso nos puede dar, que no
sea de gran misericordia y pro#undísima sa$iduría= <1 qu( conse%o
nos puede dar que me sea #idelísimo y cierto, y que nos importe la
vida en seguirlo= >iendo esto tan cierto, tan de #e, y tan sin
poderse dudar, ?qu( locura es la nuestra, hermano, en seguir
nuestro querer y apetitos, haciendo nuestra propia voluntad,
de%ando de guiarnos tras la de Dios, que tanto nos aseguraA A!ote,
castigue, mate o sane, quite devoción o póngala, nos trate como a
esclavos o como a hi%os, nos morti#ique o nos regale, todo es
seguro, si hay en nuestras entrañas con#ormidad con su voluntad y
renunciamiento de la nuestra, que tan per%udicial es, pues no tiene
para cosa ms ha$ilidad, que para deshacer en nosotros lo que
Dios hace, y para $orrar de nuestros cora!ones lo que Dios en
ellos con su dedo escri$e y para resistir a su divino querer&
6+
*ira, hermano mío, si son daños (stos para temerlos y para
huirlos& :usca, $usca lo que a Dios le agrada y a ti te desagrada"
porque esto es camino cierto, dar en la morti#icación de ti mismo& 1
si en esto te e%ercitas, no te acercars a la con#esión, a la contem/
plación, a la lectura espiritual ni a la oración, y a los otros santos
e%ercicios, por el gusto que en ellos has de hallar y sentir, ni anda/
rs en las o$ras de Dios mendigando tu propio inter(s, sino su
gloria y el cumplimiento de su voluntad& 3i aun a tus comuniones te
acercars para go!ar de consuelos espirituales, ni para satis#acer
tu apetito espiritual, ni porque allí se te d( man%ar de pa! y quietud,
ni por otro inter(s propio, sino sólo por la honra y gloria de 4esu/
cristo, y porque es su voluntad que por estos medios aproveches
no en consuelos sensi$les, que hartos te dar en el )ielo si le
sirves, sino en virtudes y propia morti#icación, y en la con#ormidad
de padecer por Él mismo& 'ste es el espíritu seguro y el verdadero
amor de Dios&
16.— Consuelos de Dios
@cFpate, hermano, en lo que aquí se te ha dicho" olvídate de
tu propio contentamiento, que )risto tiene cuidado de ello para
darlo o quitarlo cuando convenga, como verdadero m(dico que
entiende la en#ermedad del en#ermo, y sa$e cundo le ha de
sangrar para darle salud, y cundo le ha de dar la purga para
limpiarle, y el #aisn para que le alimente y le d( #uer!as& >i Dios te
da consuelo, recí$elo" pero no lo $usques tF, pues te perders&
1 advierte que no te digo esto para que algFn ignorante
entienda por ello que quiero decir que son malos los consuelos de
Dios y sus dul!uras, los cuales da a los que le sirven y no le o#en/
den y se morti#ican" antes puedes creer que a los tales suele visitar
con la mano de su largue!a, para que con ms #ervor y menos
pesadum$re anden el camino del )ielo& Jo que te digo y aviso es
que no tengas grandes ansias en $uscarlos y suspirar por ellos,
sino por Dios solo, no #i%ndote sino en con#ormarte a su voluntad,
sigui(ndola en todo y negando tu propio querer& 2orque no puedes,
por mucho que lo procures, o#recer a 4esucristo cosa me%or y que
ms valga que tu propia voluntad" ni puedes tener cosa peor ni que
ms te dañe que seguir la tuya, porque es lepra ne#asta que
62
penetra en el hom$re interior" y de ella nacen los pecados todos, la
ira y la so$er$ia, etc&, y, #inalmente, todo lo que eno%a a )risto
nuestro >eñor& 2orque a Dios sólo le es permitido tener propia
voluntad, la cual a nadie esta su%eta, y ha de ser la regla de las
dems& Juego cualquiera que usa de su propia voluntad, hurta a
Dios su corona, pues a sólo 'l se de$e, y en cuanto en sí es,
quiere ser seme%ante a Dios, y le quita su dignidad y e,celencia&
2rocura, pues, hermano, desde hoy no caer %ams en yerro
tan grande, porque te perders& 3o $usques una santidad edi#icada
en tu propio amor y contentamiento, sino en a$a%arte totalmente a
los pies de Dios, y en $uscar la con#ormidad con su querer" y yo te
aseguro que Él te llevar al )ielo" y te pagar cuntas veces has
renunciado a tu propia voluntad, porque tiene $ien con qu( premiar
a los ms osados&
1 porque no tengo ms tiempo, por tener otras ocupaciones y
negocios entre manos, perdóname que no me e,tienda ms, y pon
en prctica lo que te digo& 2ues tu carta me o$ligó a escri$ir esta
$reve doctrina" pero si la meditas, ciertamente vers que es ms
pro#unda de lo que parece& 2onla por o$ra, porque tendrs cuenta
un día el que la hayas leído y no practicado& 1 si alguna cosa no
entiendes, otro día me lo preguntas& Aunque tengo por seguro que
es condición de nuestro $uen 2adre y *aestro 4esucristo, que
aquellos que de veras le $uscan, lo que sus entendimientos no
entienden, lo pondr en sus cora!ones para que le amen, que es lo
principal de todo el negocio, y el #in de todo lo que vemos y
pensamos& 1 como estemos ya diestros y advertidos en que lo ms
importante es con#ormarnos a lo que quiere nuestro gran Dios, ni
eso ni lo otro nos desalentar para seguirle y amarle, pues le
hemos de servir dónde, cómo y para lo que Él quisiere, y no como
nosotros quisi(ramos, que es negocio que emprenden pocos&
'ncomi(ndame a Dios y pídele para mí que huya de mi propio
parecer, que renuncie a mi propia voluntad, que tenga amor a su
cru!, y que persevere en su camino, y me olvide de todo lo que no
es Él" y así lo har( yo por ti, para que nos veamos en aquel alto
reino de su gloria, y gocemos de lo que 4esucristo nos ganó con
tra$a%os y cru!" al cual sea dada la honra y gloria de todo lo que
hemos declarado y dicho& Am(n&
66
65