D I R E C C I O N G E N E R A L D E P R E P A R A C I O N

DE CAMPAÑA
R E G L A ME N TO D E O R -
G A N I ZA C I O N Y P R E P A -
R A C I O N D E L TE R R E N O
: P A R A E L C O MR A TE :
T O M O I
**
i ' d e S e v i l l a
-
1
i
MA D R I D - T A I . L E R f e I D E L ' * '
D E P O SI TO D E L A c l j E R R A C ^ -, -
t^K «IP-"'- „ . .V-. '
NUEVOS REGL AMENTOS
PUBLI CADOS POR LA DI RECCI ÓN GEN ERAL DE PREPARACI ON DE CAMPAÑA
Y EN V EN T A .
EN EL DEPOSITO DE LA GUERRA
PRECI O
Pesetas
Doctri na para el empl eo tácti co de l as armas y l os servi ci os 1,50
Regl amento para el enl ace y el servi ci o de transmi si ones 2,5d
Regl amento^f ra el empl eo tácti co de l as grandes uni dades 2,00
R egl ament ó^ l os servi ci os de retaguardi a (texto y^l ámi nas) 1,75
Regl amentó,'para el servi ci o de remonta en campaña 0,25
I nstrucci ón tácti ca a pi e de l as tropas de Arti l l erí a 1,00
Regl amento provi si onal para el j uego del pol o mi l i tar l ,5ú
Regl amento de equi taci ón mi l i tar 2,00
Regl amento de señal es y ci rcul aci ón 1,50
Regl amento para l a i nstrucci ón de cami l l eros 0,50
Regl amento tácti co de I nf anterí a 1,00
Regl amento para el empl eoj de l a Aeronáuti ca en l a observaci ón del ti ro de
l a Arti l l erí a y reconoci mi ento de obj eti vos 1,00
Regl amento tácti co para la i nstrucci ón de l as tropas de I ntendenci a (pri mera
parte) 1,50
Regl amento para el personal de movi mi ento de trenes 1,50
Regl amento tácti co para la i nstrucci ón de l as tropas de I ntendenci a (segun-
da parte) 1,50
APÉNDICE VI AL REGLAMENTO TÁCTICO DE INFANTERÍA. —I nstrucci ones
para el manej o y empl eo tácti co del fusi l ametral l ador Hotchl ci ss, l i gero,
ti pos I y I I 0,25
Regl amento tácti co de Cabal l erí a (pri mera parte) l ,oo
Regl amento tácti co de Cabal l erí a (segunda(parte) 1,00
Regl amento para l a i nstrucci ón de ti ro con armas portáti l es 1,25
Regl amento para servi ci o de Veteri nari a en campaña .'.; , 0,25
Regl amento para l a i nstrucci ón de carreteo de l as tropas de Arti l l érí a 0,50
Regl amento de organi zaci ón y preparaci ón del terreno para el combate.—
T omo I .—Dos vol úmenes (texto y l ámi nas)'
E N P R E P A R A C I ÓN :
Regl amento del Capataz y Obrero de ví a ,...J
Regl amento para l a i nstrucci ón fí si ca, 1." parte
ANEXO I AL REGLAMENTO TÁCTICO DE INFANTERÍA.—I nstrucc
tácti co de l as uni dades de ametral l adoras de I nf anterí a '
V -
LA.
101
K
m
i
r
Bi êu t OT' :
m
- l i f
1
- >
: <
< iE- • i .
M s .
r'-^ÈiiM
. •• ¡ Í M *
í c". • o- i® •...--.••••.-, •.-.,.
%'
-••".•• M S i
"••V- S'í
v
"
;
-
DIRECCION GENERAL
DE
PREPARACION DE CAMPEA
R E G L A ME N TO D E O R G A -
N I ZA C I O N y P R E P A R A -
C I O N D E C TE R R E N O P A R A
.*-: :-: FL C O MBA TE :-: :-:
T O M O I
MA D R I D . - TA L L E R E S D E L
D E P O SI TO D E L A G UE R R A
Dirección genera! de Preparación
Campaña
de
Ci rcul ar. Excmo. Sr. : El Rey (q. D. g.) se ha ser-
vido aprobar con caracter provi si onal el ((Regl amento
de organi zaci ón y preparaci ón del terreno para el com-
bate», cuyos preceptos habrán de entrar en vi gor a
parti r de l a fecha de su publ i caci ón.
Por los tal l eres del Depósi to de la Guerra se proce-
derá a l a ti rada de 8.000 ej empl ares, los cual es serán
puestos a l a venta al preci o que posteri ormente se fije,
previ a l a oportuna propuesta para ello del referi do Es-
tabl eci mi ento.
De real orden lo di go a V. E. para su conoci mi ento
y demás efectos. Di os guarde a V. E. muchos años.
Madri d 30 de octubre de 1926.
El Mi ni stro de la Guerra
D U Q U E D E T E T U Á N
Señor...
(D. O. mi ro. 246.)
Ponencia que ha redactado este
Reglamento
Comandante de I ngeni eros
Jefatura S. M. Ferrocarriles
Don Lui s Cañe lias Marqui na.
Comandante de Estado Mayor
Ministerio de la Guerra.
Don J osé Ungrí a Gi ménez.
Ccmandante de Arti l l erí a
Don J uan Hernández Sarabi a.
Comandante de I nf anterí a
Escuela Central de Tiro.
Di n Fernando Nú.iez Borné.
Capi tán de Cabal l erí a
Regimiento Húsares Paría
Don Manuel Tri go Seco.
Capi tán de I ntendenci a
Primer Regimiento.
Don J osé í 'ai nz Ll anos.
Los trabaj os de redacci ón del Regl amento di eron
pri nci pi o baj o l a presi denci a del Teni ente Coronel de
Estado Mayor, Don i ranci sco J avi er Bris Sanz.
I N D I C E :
CA PI TUL O PRI MERO
PREL I MI NA RES
N úmeros . Pági nas.
Organización del terreno fara el
combate.
General i dades
1
—6 3
Defi ni ci ones 7 5
General i dades sobre el ti ro.—Ti ro
de frente y de flanco ; sus efectos.
Rasanci a del ti ro. Angul o muerto.
Desenfi l ada. Ti ro oblicuo 8—13 10
CA PI TUL O I I
EL EMENTOS DE LA ORGA NI ZA CI ON DEL
T ERRENO
Vi stas.—Necesi dad de los observa-
torios 14—15 19
Los fuegos.—Su di stri buci ón y apoyo
mutuo ; flanqueo 16—22 20
El obstácul o 2 3 — 3 0 2 4
Destrucci ones.—Su combi naci ón con
los fuegos 31—32
3
9
Comuni caci ones 33—38 31
Números. Pági nas.
El enl ace y l as transmi si ones 30—47 34
L a protecci ón o cubi erta..... 48—53 37
Tri ncheras; zanj as 54—71 38
Abri gos 72—82 42
Baterí as 83—88 45
Asentami entos para l as armas auto-
máti cas - Sg—94 46
C A P I T U L O I I I
PRI NCI PI OS PARA LA COMBI NACI ON DE
L OS EL EMENTOS
Di semi naci ón y escal anami cnto...... . '93—99 51
Comparti mentaci ón 100—roí 52
Protecci ón .mutua entre las di sti ntas
partes de un terreno preparado
para el combate.. 102 53
Protecci ón contra l as vi stas enemi -
gas, en especi al l as aereas.—En-
mascarami ento .'. 103—134 54
Perf ecti bi l i dad de ' ios trabaj os 135—136 66
Sorpresa 137—-138 67
Necesi dad de faci l i tar la acción pro-
pi a por medi o de contra-ataques
y reacci ones ofensi vas 139 68
CA PI T UL O I V
POSI CI ONES. EL EMENTOS QUE LAS CONS.
TI TUY EN Y SU COMBI NACI ON
Defi ni ci ones .'.,...,...:..... 140—148 71
Cl asi fi caci ón- de los- terrenos 149 78
Pí i nci pi osr.gei i í ral es para la orga-
ni zaci ón del terreno.....'.....;.......;.. ! 150—173 79
Organi zaci ón-'def ensi va en-.-terreno -
" acciderit¡i-dcr~ 174-—179 «3
XI
.. , N6; . Páginas.
Organi zaci ón defensi va en casos es-
peci al es i 8o-^.s8 89
Organi zaci ón para el combate de ca-
serí os, puebl os, etc 189—193 91
Organi zaci ón para el combate de los
bosques 194—197 93
Organi zaci ón para el combate en te-
rrenos de al tas montañas 198—215 95
Posi ci ones eventual es 216—225 97
Posi ci ones ai sl adas 226—231 99
Caso de estabi l i zaci ón 232—237 101
Preparaci ón de las comuni caci ones
con retaguardi a 238—244 102
CA PI T UL O V
LAS POSI CI ONES EN EL COMBATE DE-
FENSI VO Y OFENSI VO
Combate defensi vo 24;—254 107
Combate ofensi vo 255—258 113
Organi zaci ón del terreno para la
ofensi va 259—272 115
Reti rada 273 118
CA PI TUL O VI
ORGANI ZACI ON DF.L TERRENO LETOS DEL
ENEMI GO.—GUERRA DE MI NAS
Organi zaci ón del terreno l ej os del
enemi go 274—275 121
Pl an general de destrucci ones 276—278 123
Orden de carga y orden de dar
fuego 279^-280 123
I dea general de los medi os de ata-
que y defensa de posiciones con au-
xilio de l a guerra subterránea...... 281—292 135
CA PI TUL O VI I
PL AN DE ORGANI ZACI ON Y PREPARA-
CI ON DEL TERRENO
Números. Pági nas.
Plan, de organi zaci ón.-—General i da-
des 293—296 131
Ordenes para l a organi zaci ón del
terreno 297—298 134
Pri nci pi os general es para l a ej ecu-
ción de los trabaj os 299—300 135
Pl an de organi zaci ón del terreno de
una Gran Uni dad de orden supe-
ri or a l a Di vi si ón (defensi va) 301 137
Pl an de organi zaci ón de un sector
para l a defensi va 302 138
Pl an de organi zaci ón para l a ofen-
siva 303 140
Cometi dos o parti ci paci ones con que
deben contri bui r l as di sti ntas Ar-
mas y Cuerpos combati entes a l a
organi zaci ón y preparaci ón del te-
rreno para el combate 304—310 142
A PENDI CE
DATOS DE APLI CACI ON PARA LA ORGA-
NI ZACI ON DEL TERRENO
I nfantería,.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co; armamento 311—313 151
Caballería.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co ; armamento 314—315 154
Artillería.—Fraccionamiento tácti co
y orgáni co; armamento 316—318 155
Zapadores.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co 318 157
NOTACIONES
G E N E R A L E S
Cuarteles Generales
CuarteK Rea/
[Xl Cutirte/ Genera/
Cuarte/ Generé/ efe Grupo
e/& E j é r c i t o s
( J ) Cuarte/ Genera/
d e Ejército
| f j j úi/drte/ Genera/, 22
d/'vis/oh órpJ/j/c<3
- j ~ n Cuarle/ 6 ene ra/ J I
Ca&rp¿? c / f i Ejercito
P/d.iù rnoyor Uri&ùdò
,]!
tníánt ?, Cdó ali A rti/l ?
Cuarteles Generales
Guarte/ Rea/
X I Cutirte/ Genera/
Cuarte/ Genera/ e f e Grupa
efe, E j é r c i t o s
( J ) Cuarte/ Genera/
e/e Ejército
| 8 Cuarte/ Genere/. 2Z
d t v / s i o h a r p j n / c a
- f - n Cuartel Genera/ JI
Cu&rpo e/a £ j e r c t t o
P/dna mayor ftri¿ddó
/níánt ?, Cdb dll ?, A rt¡H .
á
¡ nf ant er i a.
Tatrulla
Sección
Compañía
Fusil ametrallador
Compañía de ametralladoras
Mortero de Infanteríaj
Cañón delnfa/er/a J
Sección de transmisiones
Compañía ciclista
Batallón (Linea deavanzada)
I d m . (poiicion de resistencia^
Puesto de mando Batallón
Idm. de idm. R egim/ento
Idm. de ídm._Brígada
Idm. de. ¡dmIPivísion
Compañía de carros de combate
B atallón id. rd.
~f\egimiento
Columna de infantería
r
f
n
CABALLERI A
Patrulla
Sección
Escuadrón
i
/tejimiento
Escuadrón- de armas
autonoàf/ c&j
•I' fil
Q ' Q O ü Ametralladoras o cañones
sr&Somòv/'/Ps
Sección de en/ aces
a f e c&6&//er/3
Puesto de man do de
¿/ / 7> es crt/ n dro/ y
Puesto de mando de
un regj/n/ev3/~o.
J í
Co/ unna de Caba/ / *ria
Ar t i l l e r ía
£>'¿te rig ote fi! onta ña de cañoneó
Batería de /lontana de obuses
I Batería t i f f era de cañones
dateria tißera de oòuses
Barena de cañones de tS (•ti/pomauit )
Batería de cañones de tS .( aufómovi/ )
O o
dateria àe abuses de J5, ( fiìpomoMt )
Satería afe abuses de tS [automovi/\
O o
Artillería
foféria de arti item de tri nett ers efe
pequeña ca/ibre
ßatena de arti//eri* de trincee™ de
ca/fi?re medio
dateria de arti ti eriâ de trinc/i e ra de
grueso ce/ iòre
Oése /¿torio de arti/feria
Carros decoróte de ruptura
Puesto de//vendo grupo /ige ra
tueste de /rundo grupo pesado
, ,»
Puesto de mando grupo pos/ c/ on
A rtillería
Batería de obuses de 2/ [automofit^
ßater/a tie/partem s de tS
Batería de morteros de 2J
7
Pu?¿to iï,ùrwo tie ötjrupaciort
(//^iä.pesöilä^G^aon)
ôjtena antiaérea c/e to
—> Co/c/mna de arti/feria
Parqt/e arti/fer¡3 Piviaiòn
Pepòsito de municiones
Deposito de. arma men tv materia/
-t* t t*
m
e sa
i ' • • r . • : • ' » > * : ; * í
I n g e n i e ro s .
i&
A
w ser os J.
s/0/7c?r/0.
JefeEtsr* c/e/ Sery/c/o e/e Transmi -
03
Fórjese e/e //?ge/?/6>ro<s e/e £jerc/'¿o.
Cosr>c>r?c/en¿e
t
/e /s?ges?/esos c//W- J.
«r
Jefe c/e/
/?/W<s/b/?&r/o.
Je/e c/e//^repc/z» c/e //?,
• /
m
le fe c/e/ c/e
¿tí? /<?/*(? s.
¿¡y éra/éo
%
c/e /s?ger?/eros £/ Ws/ os?/o.
Cosnp e/?/<9 c/e
3 a ¿a//ó/? c/6=>
i
¿ac/ 'ó/? /e/egre/zej.
Es tac/ó/? /?&<//c?¿e/e ¿if/e<3.
9
n i
Co/yy? <3/7/ '<s efe Te/égrj/os.
C//7/ c/cícJ c/e /*osj¿0/?e/~os,
¿fo/efee/ c/e S/oóos. Co.rrzo <?/?/<? & e/s?/e/<?e/e/e <?/es/?7¿/*<#e/&.
De/?ós/¿o e/e//e¿er/&/ c/e//?ge/?/eres. Oecc/o's? ¿?£//o/77c?w//s/<9.
• •
/ c?r¿pc/e c/e r ep c?/-ó>e?/o /7&>s c/<p/??<?*
¿es*/e/ c/e /hjfe/?/e/~os.
/?7c?y//es
c/e á¿/¿o-
^Varicxs*-
Aeroplano de observación
"X^r Campo de dterrízúje
Tren de combate
Tren víveres y equipa/es
J i "Proyector antíaereo
Veterinaria
Palomar móvil
Globo divisionario
JLscuadri//a de observación
'
=s
*
===:
' divisionaria
^ Grupo divisionario de intendencia
4 - Grupo de ambulancias
Tuesto de socorro
SI I Í
Números. Pági nas.
Ferrocarriles.—F racci onami ento tác-
tico y orgáni co 3*9
l
S7
Telégrafos.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co 320 158
Pontoneros.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co 321 iS9
Aerostación.—Fraccionamiento tácti -
co y orgáni co 322 150
Radiotelegrafía y Automovilismo.—
Fracci onami ento tácti co y orgá-
nico 323 !S9
Ingenieros.—Armamento 324 160
División orgánica.—Cuartel Gene-
ral , tropas, servi ci os 325—327 163
División de Caballería.—Cuartel Ge-
neral , tropas, servi ci os 328—330 166
Cuerpo de Ejército.—Cuartel Gene-
ral , tropas, servi ci os 33
1
—333
Ejército.—Cuartel General , tropas,
servi ci os 334—33
6 J
7i
Reservas generales 337
r
74
CAPITULO PRIMERO
P R E L I M I N A R E S
I N D I C E
Número.
; Organi zaci ón del t -rreno para el combate
General i dades
t
g
Definiciones ^
| General i dades sobre el ti ro. Tiro, de frente y
de flanco; sus efectos. Rasanci a del ti ro.
¡ Angul o muerto. Desenfi l ada. Ti ro oblicuo. 8—13
P R E L I M I N A R E S
ORGANIZACION DEL TERRENO PARA EL COMBATE
GENERALI DADES
1.—El progreso científico e i ndustri al permi te
di sponer hoy día de poderosos medi os de des-
trucción y en i nsospechadas canti dades, y como
por otra parte el reconoci mi ento aéreo ha lle-
gado a un alto grado de eficacia, el aprovecha-
miento y organi zaci ón del terreno, que en to-
das épocas tuvo gran i mportanci a, en la actua-
lidad tiene un papel tan preponderante que no
puede dej ar de .tenerse en cuenta sin exponerse
a sensi bl es pérdi das.
2.—O rganizar el terreno para el combato es
modificar sus propi edades y las condi ci ones en
que puede ser utilizado, para consegui r, en
la medi da que se necesite o sea posible, aumen-
tar la acción del fuego y la capaci dad de resis-
tencia de las tropas, prestándol es seguri dad y
contrari ando las di sposi ci ones del enemi go.
3.—Es preci sa esta organi zaci ón en el terreno
donde se combate, aprovechando los acci dentes
del terreno y organi zando obras para consegui r
vistas, protección, facilidad en los fuegos y au-
mento en su eficacia. Se asegura así la resi sten-
cia a todo trance y se favorecen los contraata-
ques, la conservaci ón del terreno conqui stado y
el emprender nuevos avances.
'i —Se necesi ta i gual mente modi fi car las pro-
pi edades clel terreno a retaguardia de la zona de
combate, para ocultar de las vi stas y proteger de
los fuegos del enemi go las reservas de tropas y
material, asegurando su rápi da y oportuna in-
ler vención, lo que lleva consigo frecuentemente,
dada la i mportanci a de los medi os qué: se ponen
en acción, la necesi dad de modiíic ¿i tambi én el
si stema de comuni caci ones.
5.—Hasta en las zonas más apartadas de la lu-
cha, a las que el uso cada día más corri ente de
los medi os rápi dos de transporte y las posibili-
dades de la aviación, han hecho perder las con-
diciones de seguri dad que les daba la distancia,
es necesari o ej ecutar trabaj os de organi zaci ón
para adaptar al terreno las i nstal aci ones de todo
género, que exigen la vi da y el movi mi ento de
las tropas.
6-—«Cualquiera situación táctica ofensiva o de-
fensiva, de estación o de movi mi ento, obliga; a
organi zar el terreno; esta organización no tiene
el aspecto pasivo de ligar las tropas al terreno
preparado, pues sea cual qui era la protecci ón
que proporci one, las tropas deben saber abando-
narlo, cuando lo exija la mi si ón que tengan se-
ñal ada, debiendo estar siempre dispuestas al
contraataque y reacción ofensiva.»
I) E F1N10 I ONES
7.—Táctica.—Arte de di sponer, mover y em-
plear las tropas sobre el campo de batalla con
orden, rapi dez y recí proca protección, combi-
nándol as entre sí con arregl o a la natural eza
de sus armas y según las condiciones del te-
rreno y di sposi ci ones del enemi go.
Maniobra.—Adaptación de las evoluciones a la
forma del terreno o a las disposiciones del
enemi go.
L meas.—En general se l l aman así las disposi-
ciones que toman adaptándose al terreno las
grandes uni dades en el combate. Tambi én se
da este nombre a ciertas organi zaci ones de las
posiciones, así se dice: línea de vigilancia,
de resistencia, de sostenes, reserva, etc.
Vanguardia.—Fracción o parte más avanzada de
una tropa o posición, o el espacio que se ex-
tiende a su frente.
Tambi én se l l ama así a la fracci ón o ele-
mentos encargados de tener el pri mer .con-
tacto con el enemi go, o de llevar a cabo la
persecuci ón del mi smo, pero a di stanci as mu-
cho mayores que las correspondi entes a los
órdenes de aproxi maci ón y de combate. Sus
diversos escalones se denomi nan punta, ca-
beza y grueso.
R etaguardia.—Fracción o parte más retrasada de
una tropa o posición, o el espacio que queda
a su espal da.
Tambi én se denomi nan así las fracci ones
desti nadas a proteger los úl ti mos el ementos
de una tropa en marcha.
C ostado.—Elemento o serie de ellos que l i mi tan
una fuerza formada, por su derecha o izquier-
da. C ostado interior el que está apoyado en
otra tropa; costado exterior el que no lo está.
Flanco.—Costado derecho o i zqui erdo de una
tropa o posición o el espacio que se exti ende
a dichos costados.
Al a.—Fracci ón o parte de una fuerza que consti-
I vye la dereclia o i zqui erda de una l í nea.
D istancia.'—Separación entre individuos, el emen-
tos o fracci ones de una tropa formada, me-
dida en el .sentido del fondo.
I nterval os—Separaci ón entre i ndi vi duos, ele-
mentos o fracci ones de tropas, medi da en el
sentido del frente.
O rden cerrado. —Formaciones de una tropa cu-
yas subdi vi si ones están en l í nea o en colum-
na con i nterval os y di stanci as normal es, ali-
neadas y cubi ertas. En este orden se observa
el compás del paso; los movi mi entos son se-
mej antes para toda la tropa, y, en general ,
si mul táneos.
O rden de aproximación. —Formación consti tui da
por uno o vari os escalones o l í neas con inter-
valos y di stanci as vari abl es para el mej or
aprovechami ento del terreno, y predomi nan-
do la idea de dirección sobre la de alineación.
En este orden no se observa el compás del
paso, ni la tropa ti ene-que ej ecutar movi mi en-
tos semej antes y si mul táneos. Es el orden
apropi ado para sustraerse de las vi stas te-
rrestres y aéreas y de los fuegos contrari os,
durante la marcha de aproxi maci ón haci a las
posiciones enemi gas.
Orden de combate.—Disposición vari abl e en que
se presenta l a tropa para bati rse y en la cual
al gunos el ementos o fracci ones empl ean el
fuego o el arma bl anca. En este orden se
acentúa la necesi dad de cubri rse de los fuegos
terrestres y aéreos.
Guerrilla.—Fila de hombres separados entre sí
por i nterval os vari abl es.
D espliegue.—Evolución por la que se pasa des-
de cual qui er formaci ón en orden cerrado al
orden de aproxi maci ón o de combate.
R epliegue. —Evolución por la que se pasa des-
de una disposición de combate o de aproxi-
maci ón a una formaci ón a retaguardi a o so-
bre el propi o terreno.
ELEMENTOS AUXI LI ARES DE LA ORGANI ZA-
CION DEL TERRENO
Vi stas.—Observatori os de mando de I nfanterí a
y Arti l l erí a, puestos de centi nel a, al umbrado
del campo exteri or. Observatori os aéreos, et-
cé lera.
Fuegos. —De I nfanterí a (fusi l erí a, armas automá-
ticas y máqui nas de tri nchera) y de Arti l l erí a.
D i si mul aci ón—Poco rel i eve de las obras, aco-
modaci ón a los acci dentes del terreno, em-
pleo de fal sas obras, enmascarami ento natu-
ral o arti fi ci al .
D i semi naci ón y escal onami ento. —Conduce al
establ eci mi ento de vari as l í neas y a la orga-
ni zaci ón de sectores acti vos y pasi vos o in-
terval os.
C ubierta o protecci ón. —Ti ene por obj eto prote-
ger o resguardar al personal y materi al de l as
vi stas y fuegos (baterí as, tri ncheras, abri gos
para el personal , materi al y muni ci ones, etc.).
O bstáculos, defensas accesorias. —Ríos, terrenos
pantanosos, al ambradas, setos, fosos, muros,
etcétera.
C ompartimentación y protección mut ua—Preci -
sa que el frente y fondo de una organi zaci ón
esté di vi di do en partes, teni endo cada una su
cometi do propi o y guarneci das por uni dades
compl etas baj o l as órdenes de un solo jefe.
C omunicaciones. — Enterradas y subterráneas
(pistas, carreteras, etc.) Ti enen por obj eto ase-
gurar l a ci rcul aci ón del personal y del ma-
terial.
Medi os de transmi si ón.—Tel egrafí a, telefonía,
procedi mi entos ópticos, acústi cos, agentes de
transmi si ón, etc.
Batería.—Obra organi zada para e] tiro de Arti-
llería o de ametral l adoras.
Trinchera.—Excavación organi zada para el tiro
de arma de fuego portátil.
Zanja.—Excavación al argada que no tenga por
objeto combati r.
P aralela. —Trinchera o zanj a de dirección gene-
ral paral el a al frente.
R amal . —Tri nchera o zanj a perpendi cul ar, obli-
cua o en zig-zag.
A bri go—Ti ene por objeto proteger las tropas
• y el materi al hasta el momento de su empleo
en el combate.
E nmascaramiento directo.—Tiene por objeto re-
duci r al mí ni mo la visibilidad de los objetos.
E nmascaramiento i ndi recto—Ti ene por objeto
desori entar al enemi go y atraer su atención
a falsos objetivos.
Frente defensivo. —Zona ele terreno que com-
prende un conj unto de posiciones, organiza-
das defensi vamente..
Sect or—Parte ele una posición confi ada a una
gran uni dad (en general a una división).
En al gunos casos podrán organi zarse sec-
tores de bri gada.
Subsector.—I dem, ícl., ícl., a un regi mi ento.
C entro de resistencia. —Organización de campa-
ña (zona ele terreno que guarnece y defiende
un batallón).
P unto de apoyo.—I dem id. ícl. una compañí a.
E lemento de resistencia.—I dem ícl. id. una sec-
ción.
P osición. —Zona de terreno ocupada por fuerzas
combati entes o que convenga ocupar con mi-
ras a.1 combate.
P osición de resistencia.—La zona clel terreno
organi zada en toda su profundi dad y ocupada
por el grueso de Ins tropas de la. defensa.
— II -
P osición avanzada o de vigilancia. —Situada a
vanguardi a de la de resistencia, desti nada a
preveni r la aproxi maci ón del enemi go y dar
ti empo a adoptar las disposiciones de com-
bate.
P osiciones sucesivas. —Las que se establecen a
retaguardi a de la de resistencia, en previsión
de la ruptura de ésta por el enemi go.
— IO —
G eneralidades sobre el tiro.
Tiro de frente y de flanco: sus efectos.—R a-
sancia del tiro.—A ngulo muerto.—D esenfilada.
8—L os tiros de frente y de flanco se definen
con relación al blanco o a la posición desde don-
de el fuego se ejecute.
Así se dice que sobre un blanco se hace tiro
de frente, a, o de flanco, 6, según que la direc-
ción de su trayectori a sea normal o paral el a a la
línea que representa el frente del bl anco (fig. 1).
¿>
a
r/ro c- o/D/V- cy e/ ¿tenco
FIGURA I.
Anál ogamente, se l l aman tiros de frente, c, y
de flanco, rf, los empl eados desde una posición
natural o preparada, cuando la dirección de las
trayectori as es normal o paral el a a la cresta o
a íos el ementos lineales que forman el trazado
de la obra de fortificación (fig. 2).
J"/ro <s>J¡Je /a ¿oos/c/o/?
FIGURA 2.
— I I -
Tiro de frente y de flanco con relación al blanco
m
9.—Tiro de frente—El efecto clel tiro de fren-
te, a, sobre un bl anco (ñg. i), es, a causa de la
normal i dad con que éste es herido, de máxi ma pe-
netración a la di stanci a a que el tiro se realiza,
influyendo la confi guraci ón del terreno donde el
blanco esté situado, en el aumento o di smi nuci ón
de la di spersi ón del tiro (espacio peligroso), AB,
Cfí y EF. según que el terreno sea. hori zontal ,
AB; esté en contrapendi ente, EF. o en glasis,
CD. como demuestra el exámen de la fi gura 3.
FIGURA 3.
C D < A B < FE
La dispersión del tiro o espacio peligroso es
mínima cuando el terreno está en glasis, CD, y
máxima cuando eslá en contrapendiente, EF.
(1) El ti ro de revés contra una fuerza o posi ci ón,
es un caso parti cul ar de los anteri ores.
12 —
Si la, pendi ente del terreno se aproxi ma a la in-
clinación de las trayectori as (flg. 4), el aumento
c/a / / r o
FIGURA 4.
ele la di spersi ón y la rasancia del tiro, que es
funci ón de la velocidad inicial, dan al de las ar-
mas portáti l es su máxi ma eficacia; una excesiva
di spersi ón, hace, en cambio, i mposi bl e el tiro de
Artillería.
Para una pendi ente del terreno mayor que la
inclinación de la trayectori a, existe tras ella una
zona a la que no al canzan los proyectiles, que
se llama espacio desenfilarlo o desenfilada de
los fuegos (fig. 5).
¡t
!
1 Q
i &
1
5
O
<j
I
i ;
ç
o
o
.5
— II -
10.—Tiro de flanco.—El tiro de flanco, b (figu-
ra 1), con relación a un blanco o tiro de enfilada,
aprovecha el escal onami eni o de los di sparos en
profundi dad, aumentando la eficacia del tiro, so-
bre tocto cuando se trata de bati r I llancos lineales
(baterías, tri ncheras, etc.); en cambio, una per-
turbaci ón o error que altere la dirección puede
hacer compl etamente ineficaz un tiro de enfilada.
Este tiro, de gran efecto moral , es pre-
ciso efectuarl o a grandes distancias, desde po-
siciones al ej adas del frente de combate, difíciles
de encontrar si empre, y cuya situación compli-
ca los enlaces, por lo cual sólo son aptas para
realizarlo las armas de largo al cance y gran mo-
vilidad de trayectorias, propi edades que le permi -
ten actuar en frentes extensos y enfilar en ellos
los bl ancos que ocupen posiciones más excén-
tricas.
Tiro de frente y de flanco desde una posición.
11—Tiro de frente.—Las trayectori as clel tiro
de frente, c (figuras 2 y 6), definido así. con rela-
r / r o ó'eso'e /<? p o s / c / o n
FIGURA 6.
ción a la posición desde dolido el tiro se ejecute,
deben salvar, si existe, la masa cubri d ora verti-
cal ; esto di smi nuye la profundi dad del campo
de tiro, por quedar tras diclia masa cubri dora
una parte del terreno sin batir, espacio muerto
- 15 —
o zona de ángulo muerto, cuyos límites son: la
magi stral de la obra o cresta del terreno y la lí-
nea que une los puntos de caída correspondi en-
tes a las trayectori as tangentes a las citadas cres-
tas o magi stral .
12.—Tiro de flanco—El tiro de flanco o de
flanqueo, d (íig. 2), supri me el espacio muerto,
en razón a ser sus trayectori as paral el as al fren-
te de la posición desde donde se ej ecuta; apro-
vecha la mayor di spersi ón del tiro en sentido
del alcance, para convertir en terreno peligroso
todo el frente, i mpi di endo por ello el acceso de
los asal tantes a la posición, pues forzosamente
han de atravesar este terreno peligroso, sobre
todo cuando se puede realizar un tiro conti nuo
como el de las armas ametral l adoras, que son
las armas por excelencia para el flanqueo.
Tiro oblicuo.
13.—Los ti ros que ti enen direcciones i nterme-
dias a las señal adas, tanto con relación a un
bl anco como respecto al frente de la posición
desde donde se ej ecutan, se l l aman tiros obli-
cuos v parti ci pan, a la vez, de las propi edades
de los tiros cuyos efectos se han señal ado.
Los ti ros oblicuos con relación a un I llanco
son los i ndi cados como ti ros de protección, pues
pueden empl earse cubri endo y sin heri r al asal-
tante hasta el momento mi smo del asalto, y dos
tiros oblicuos con relación al frente de la posi-
ción forman, con los ti ros de frente, el si stema
de fuegos que, combi nado con el obstáculo, ha-
cen éste i nfranqueabl e y equi val en a un aumen-
to en la potenci a del fuego.
CAPITULO I
ELEMENTOS DE LA ORGANIZACION DEL
TERRENO
I N D I C E
Número.
Vi stas.—Necesi dad de los observatori os 14—15
Los fuegos.—Su di stri buci ón y apoyo mutuo ;
flanqueo 16—22
El obstácul o 23—30
Destrucci ones.—Su combi naci ón con los fue-
gos 31—32
• Comuni caci ones 33--3Í
El enl ace y l as transmi si ones 39—47
La protecci ón o cubi erta 48- - ; ,
Tri ncheras; zanj as 54—71
Abrigos 72—82
Baterí as 83—88
Asentami entos para l as armas automáti cas ... 8g—94
:

• . . . . :- ísí - ¡m 4 . sQ^í i Si ü
V - Vv- ;;. MB-ff"

••^•.••V--: . . . • •• • v. : .
' è : /
;
í í w:
T , . . . : ' , ,
J
.. • . - i
V
ï & ' C i ï
ELEMENTOS DE LA ORGANI ZACI ON
DEL TERRENO
F I G U R A S 7 Y 7 BI S .
14.—Los el ementos pri nci pal es para la organi-
zación del terreno son:
1.° L as vistas.
2.° L os fuegos en combinación con el obs-
táculo.
3.° L as comunicaciones.
L a protección o cubierta-
5.° E l enlace y las transmisiones.
Vistas.
15.—Es tan grande la i mportanci a que este ele-
mento tiene en el combate, que resul ta i mpres-
cindible, no sólo para la dirección y ejecución
de los fuegos de I nfanterí a y Artillería, sino tam-
bién para el ejercicio del mando; los jefes, de
cualquier categoría, deben ver al enemigo, se-
guirlo en sus movi mi entos, precaverse de sus ata-
ques y poder empl ear a ti empo los distintos me-
dios de que di spongan.
Las vistas se obti enen con la observación aérea
y con la observaci ón terrestre. En cuanto sea
posible, se combi narán las dos.
La organización del terreno i ntervi ene:
a) Faci l i tando la acción de las vi stas para la
observación terrestre medi ante la i nstal aci ón de
puestos de centinela, observatori os y puestos de
observación.
b) En la observación aérea, determi nando la
distribución de campos de aterri zaj e para los
aviones y sitios de ascensi ón para los globos, y
c) Por la desi gnaci ón de asentami entos para
las armas, c»h campo de tiro de extensi ón sufi-
ciente.
LOS FUEGOS
Su distribución y apoyo mutuo.
16 —La disposición de los fuegos, tanto de I n-
fanterí a como de Artillería, se establece en fun-
ción de la mi si ón que ha sido confi ada y del te-
rreno, y si empre con arregl o a lo di spuesto en los
respecti vos Regl amentos.
La organi zaci ón del terreno i ntervi ene en la co-
locación de las di sti ntas bocas de fuego, tanto
para establ ecerl as en las mej ores condi ci ones
posibles de rendi mi ento como para asegurar su
protección, y por consecuenci a, su actuaci ón
durante el mayor ti empo posible.
Flanqueo.
17—Se dice que un arma fl anquea una trin-
chera, cuando su fuego es paralelo al frente de
ésta.
Supongamos un grupo enemi go (flg. 9), que
se lanza al ataque de la parte de tri nchera BG,
todos los asaltantes se verán precisados para lle-
gar a ella, a atravesar las trayectorias del arma
instalada en F, y por consi gui ente, todos pueden
ser al canzados; la zona pel i grosa se exti ende de-
lante de todo el frente.
Si esta mi sma arma se coloca en G, su tiro
será normal a la expresada tri nchera, y no
existirá más que un pequeño número de hom-
bres expuestos a su fuego; es decir, que en esle
caso la zona pel i grosa se extiende sol amente en
una pequeña parte del frente y por consi gui ente,
no i mpi de en su totalidad l a aproxi maci ón del
enemi go a la tri nchera.
L as armas automáticas deben emplearse ñor-
i H
a a
o ri
o «
o
o £
a I
® i
h
aa .
a
o- •
o
a
•a
a.
IB
TD
a
ti
ri
" ca M
B o
te cs
P
o
V!
O
<D
•a
©
«
m r
a
&

ai
o
e.
3
ri
• a
j
3
v
Ti
'0
ci
«
*
"S
S
JC)
Q
tì e
O V3
u "3
° 2
rn uÌ
^ (U
ttì
o
3
A WJ'
M
l\J
MU
Q, <"
^Ul
o
._ T)
in d
«J 5
O -r
1
M £
a
a*
al
p, «
^ a
« °
« o
li
s
a
a 5
ri ,8
ri ri
N GJ
o Ul
P. A
a >o
0J
(U
CJ .
in
§ S
ri -e
W
F I G U R A G.
malmente en flanqueo no exceptuándose de esta
regl a más que los casos en que se trate de bati r
un paso estrecho muy i mportante o cuando sea
necesari o concentrar el l uego de todas las armas
sobre un mi smo objetivo, capaz de ser bati do por
aquéllas.
18.—E l flanqueo, combinado con las defensas
accesorias que deti enen al enemigo, baj o el fue-
go de las armas flanqueantes, permite efectuar
ía defensa de frentes muy extensos con escaso
personal, siendo, por consi gui ente, un medi o
esencial para consegui r la economí a de fuerzas.
Una de las pri meras preocupaci ones de todo
jefe de uni dad, debe ser: obtener el flanqueo de
cada una de las partes del frente que le ha sido
confiado.
Flanqueo de las líneas, de las paralelas y de las
comunicaciones.
19.—E l trazado de las distintas líneas, de las pa-
ralelas y de los ramales, viene determinado por la
necesidad de obtener buenos flanqueos, graci as
a una adecuada combi naci ón de entrantes y sa-
lientes.
Es de adverti r que la capaci dad del fuego y el
alcance del armamento actual de la I nfanterí a
permi ten obtener flanqueos muy eficaces, sin que
sea necesari o recurri r a grandes desarrol l os ele
las líneas flanqueantes y por consi gui ente a sa-
lientes muy agüelos.
Un saliente puede ser utilizado, no sol amente
para flanquear las organi zaci ones i nmedi atas,
sino tambi én para flanquear el ementos si tuados
a bastante di stanci a (flanqueo próxi mo y flan-
queo lejano).
La instalación de un arma -en flanqueo, exige:
el asentami ento del arma y además un si stema
de protección con defensas accesori as bati das
por otras armas, o puestos de fusi l eros-granade-
ros colocados en su i nmedi aci ón.
El servicio de un órgano ele flanqueo i mpor-
— 23 —
lante necesi ta por lo menos la organi zaci ón co-
rrespondi ente a un pelotón, en el cual una es-
cuadra es la encargada del flanqueo propi amen-
te dicho, y las otras dos, de la protección ele la
pri mera.
Flanqueo en elementos destacados.
20.—Los el ementos de flanqueo establecidos en
las líneas, en las paral el as y en los ramal es se
encuentran en las zonas de i ntensi dad máxi ma
del luego de la Artillería enemi ga y por lo tanto,
corren el peligro de ser destrui dos antes de haber
podido actuar o cuando su zona de acción haya
sido reduci da notabl emente por la devastación
del terreno.
Por lo tanto, los órganos de flanqueo se instala-
rán ordi nari amente en los espacios de terreno
comprendi dos entre las di sti ntas líneas, paral el as
y ramales, y con preferenci a en las partes del te-
rreno que sea domi nante, y si empre escal onados
en el sentido de la profundi dad, sin necesi dad
de utilizar los grandes al cances de las armas.
21.—El flanqueo permi te bati r efi cazmente con
escasos medios, extensas faj as de terreno, que-
dando así di sponi bl es a las fuerzas necesari as
para otras mi si ones. Obtenido este flanqueo,
como queda dicho, por las armas ametral l a-
doras, que necesi tan para su entreteni mi ento y
manej o poco personal , es posible utilizar el res-
lo ele la fuerza en otras necesi dades.
22.—Para asegurar en todo momento el funci o-
nami ento ele las ametral l adoras, armas de acom-
pañami ento y baterí as, deben tenerse preveni dos
otros asentami entos donde se i nstal arán las dis-
tintas armas en el caso de que los pri meros ha-
yan sido inutilizados o se prevea su destrucci ón,
y en cuanto sea posible se empl earán tambi én
instalaciones si mul adas para desori entar al ene-
migo.
= 54 -
E L O B S T Á C U L O
23.—El obstáculo tiene por objeto, proteger el
frente contra los ataques por sorpresa y mante-
ner al asal tante baj o el fuego, deteni endo o re-
tardando su avance, denomi nándose entonces
obstáculo activo.
24.—El obstáculo puede no estar combi nado
con el fuego y actuar por sí sólo, entonces se
denomi na pasivo. Pueden citarse entre estos obs-
táculos las destrucci ones efectuadas en las vías
de comuni caci ón, y tambi én las zonas i nfectadas
por gases tóxicos, i nundaci ones, etc.
25.—El obstáculo puede ser natural: ríos, te-
rrenos pantanosos, escarpados, etc., y artificial,
consti tuyendo entonces las defensas accesorias!
Las defensas accesorias pueden ser: pasivas,
cuando no ocasi onan al enemi go más daño que
el ori gi nado por el fuego de la posición (talas,
al ambradas, etc.), y activas, cuando ti enen en
sí el ementos que pueden produci r baj as al asal-
tante (al ambradas eléctricas, fogatas, etc).
26.—Las condi ci ones general es a que debe sa-
tisfacer el obstáculo son las si gui entes:
1.° Estar dispuesto, en cuanto sea posible,
en grandes al i neaci ones rectas, para facilitar el
fl anqueo.
2.° Su trazado debe ser lo más i ndependi en-
te que se pueda del de las obras pri nci pal es v
el ementos de combate, para que no delate su si-
tuación.
3.° Debe estar separado, por lo menos, 50
metros de las tri ncheras, para que el fuego ene-
mi go no pueda bati r al mi smo ti empo éstas v
aquél .
4.° No debe entorpecer el fuego propio, por
lo que se colocará lo más baj o posible. Su altu-
ra, en cuanto se pueda, será i nferi or a un metro.
5.° Debe ocul tarse lo más posible a la obser-
vación del enemi go.
fí." Para aumentar su eficacia se procurará
que sorprenda al enemi go. Se aprovecharán en
cuanto se pueda las depresi ones natural es y las
contrapendi entes.
7.° No debe entorpecer las reacci ones ofen-
sivas del defensor.
8.° En general , en una organi zaci ón comple-
ta, los obstáculos deben ser conti nuos (excepto
en los pasos para movi mi entos de las propi as
tropas).
Además deben estar escal onados y comparl i -
men®«
1
el terreno en combi naci ón con los fuegos.
27.—Se di spondrá el obstáculo en una faj a o
en varias, formando una red más o menos com-
plicada. Di stanci a entre cada dos faj as, 10 me-
tros aproxi madamente. Anchura de cada faj a, de
8 a 10 metros. Cuando sólo se establece una faj a
la anchura puede ser hasta de 20 metros. Se pue-
de empl ear la disposición de la fi gura 10, en la
cual las faj as ti enen la forma de una si erra. Esta
disposición ofrece la ventaj a de que la Artillería
necesita, para destrui r esta faja, un gasto de mu-
niciones igual al de una faj a de 20 metros de an-
chura, ahorrando parte del materi al .
Las di sti ntas faj as presentarán, en todos los
casos, trazados angul ares que permi tan el flan-
queo de su lincle exterior por las armas auto-
máticas; a este efecto, las faj as sucesivas no
deben ser paralelas, sino converger haci a el
asentami ento de di chas armas (ñg. 11). Además,
la falta de paral el i smo de las grandes alineacio-
nes rectas, i mpedi rá a la Artillería efectuar un
tiro de destrucci ón del conj unto.
28— Para permi ti r las reacci ones ofensi vas del
defensor, se practi carán en las faj as de las defen-
sas accesorias ciertos pasos, provi stos del mate-
rial necesario para su cerrami ento en los momen-
tos que se desee.
O bstáculos contra los carros de combate.
29.—El foso, que tendí a a desaparecer, reapa-
rece ante la apari ci ón de los carros de combate.
30—L oa carros de combate fl anquean con faci-
lidad la mayor parte de los obstáculos, especial-
mente los artificiales. Son casi i mpotentes para
salvar los escarpados, l os-rí os de i mportanci a,
los terrenos pantanosos y los cortes verticales
- 28 —
del terreno de al tura suficiente. Estos obstáculos
serán, por tanto, j unto con los fosos, los procedi-
mi entos empl eados ordi nari amente para impe-
dir la i rrupci ón de los carros de combate. Se
empl earán tambi én los horni l l os de mi na situados
en el cami no que probabl emente deban recorrer
los carros. Guando el enemi go di sponga de gran
canti dad de éstos y se teman asaltos a las posi-
ciones por este meclio, es de la mayor impar-'
tanda para la defensa, el i mpedi r por medio
de obstáculos que aquéllos puedan aproxi marse
a la posición y el combi nar los fuegos de la Ar-
tillería contra carros, con los obstáculos natural es
y artificiales, debi endo los observatori os poder
segui r 1a. marcha ele los carros durante el mayor
tiempo posible. •
— II -
D E S T R. U C C I O iN E S
31—Las destrucci ones pueden tener varios ob-
jetos:
i.o Dificultar la marcha de las tropas y con-
voyes del enemi go por medi o de cortaduras y
obstrucciones en las ví as de comuni caci ón.
Entre las cortaduras ti enen su mayor eficacia
las brechas abi ertas en los puntos de paso obli-
gado y que fi guran en el pl an general de destruc-
ciones del ti empo de paz, como son los puentes,
viaductos, etc. La. vol adura de túnel es en las lí-
neas férreas puede tambi én consi derarse inclui-
da entre estas destrucci ones.
2.° I mpedi r o retardar la utilización por el
enemigo de las obras o i nstal aci ones suscepti bl es
de caer en su poder. Deben citarse entre estas
destrucciones los horni l l os de mi na de explosión
retardada, di spuestos para funci onar ya automá-
ticamente, al menor contacto o al cabo de cierto
espacio de ti empo.
Ordi nari amente estos horni l l os consti tuyen em-
budos cuyo objeto es, además de produci r los
efectos materi al es consi gui entes a las explosio-
nes, el de ocasionar al asal tante un efecto moral
que le i mponga prudenci a y provoque un retardo
en su avance; sirven tambi én para prol ongar el
tiempo durante el cual las vías de comuni caci ón
importantes, y especi al mente las vías férreas, no
son utilizablos.
3.° Las destrucci ones pueden apl i carse a to-
dos los recursos de una regi ón (vías de comuni -
cación, i nstal aci ones i ndustri al es, aprovisiona-
miento, etc.), no sólo para retardar la marcha
del enemigo, sino tambi én para pri var a éste de
los elementos que pudi era sumi ni strarl e la re-
gión evacuada.
4.° Delante ele las organi zaci ones defensivas,
las destrucci ones ti enen por..objeto:
— 3o —
a) I mpedi r que el enemi go utilice el ementos
para el ataque a la posición.
})) Entorpecer su marcha, consti tuyendo un
verdadero obstáculo.
32.—El valor de los obstáculos y de las destruc-
ciones aumenta cuando se combi na su acción
con la del fuego del defensor. Desde este punto
de vista, deben constituir un todo coherente, y es
conveni ente di sponer los obstáculos y destruc-
ci ones-por faj as sucesivas, paral el as entre sí y
perpendi cul ares a la dirección de la marcha pro-
bable del enemigo, consti tuyendo así una serie
de obstáculos conti nuos.
— 31 —
LAS COMUNI CACI ONES
33.—Las comuni caci ones ti enen por objeto es-
tablecer la ci rcul aci ón de las tropas y del ma-
terial. En el i nteri or de las posiciones, cuando
?e organi cen defi ni ti vamente, si rven tambi én
pí,ra la comparti mentaci ón del terreno (1).
El desarrollo y el estado de las comuni caci o-
nes tienen una gran i mportanci a para facilitar
ei muni ci onami ento y la mani obra.
34.—La recl de comuni caci ones comprende:
1.° La red general de comuni caci ones de tiem-
po de paz.
Esta recl debe adaptarse para la guerra, se-
gún el plan general de defensa del terri tori o.
2.° La red de comuni caci ones en la zona de
operaciones.
Esta a su vez, comprende:
a) Las comuni caci ones en el i nteri or oe las
posiciones.
b) Las comuni caci ones de enlace entre posi-
ciones sucesivas.
c) Las comuni caci ones con retaguardi a.
Estas comuni caci ones exi sti rán unas veces en
el terreno que se organi za para el combate, y
otras veces será preciso construi rl as.
35.—Por su dirección se di vi den en:
P aralelas—Cuando su dirección general es pa-
ralela al frente.
R amales.—Cuando su dirección general es en el
sentido de la profundi dad-
36— Estas comuni caci ones se clasificarán tam-
bién en :
b) Comuni caci ones enterradas.
b) Comuni caci ones subterráneas.
c) Caminos desenfilados natural mente.
(i) El vocabl o comuni caci ón no debe confundi rse
con el de transmi si ón, empl eado en este Regl amento
al tratar de l as l í neas tel egráfi cas, tel efóni cas, etcé-
tera, y de los medi os de que l l eguen a conoci mi ento de
lo® i nteresados l as órdenp<?, i nformaci ones, conversa-
ames, etc, etc

fin general, las comuni caci ones pueden ¡servir
sólo para la circulación o estar tambi én organi-
zadas defensi vamente.
C omunicaciones enterradas.—La red de comu-
nicaciones enterradas tiene por objeto :
1.° Crear los enlaces necesarios entre todos los
elementos de la organización, l ateral mente y en
profundi dad.
2.° Comparti mentar el terreno donde se com-
bate, cuando se organizan defensi vamente.
Las condiciones que determi nan el trazado
cié las comuni caci ones enterradas son :
Puntos que deben enlazar.
Facilidad de desenfilada.
Evacuación de las aguas.
Facilidad de circulación.
Defensa y medi os de dificultar su utilización
por el enemigo.
C omunicaciones subterráneas.—Se establecen
en el estacionamiento para obtener el mayor
grado de seguri dad posible y para enlazar con
otros elementos de la defensa, al gunos órganos
i mportantí si mos como las ametral l adoras de
flanqueo y los observatorios, si empre que se dis-
ponga de tiempo para ello.
Estas comunicaciones, lo mi smo que las en-
terradas, deben estar organi zadas para la defen-
sa paso a paso.
C aminos desenfilados naturalmente.—En algu-
nos casos no será preciso construi r, dentro de
las posiciones, comuni caci ones enterradas o sub-
terráneas, bastando utilizar los cami nos existen-
tes, muy especialmente los desenfilados de las
vistas y, a ser posible, de los fuegos.
37.—C ondiciones a que deben satisfacer las co-
municaciones.
1.° D e rendimiento.
a) Presentar un desarrollo y una disposición
con arreglo a las necesidades que hay que prever.
b) Constituir un conj unto coherente cuyas par-
tes sucesivas (vías férreas, carreteras,' pistas, co-
muni caci ones enterradas) etc., estén dispuestas
de manera que se enlacen debi damente.
- 33 —
c) Permi ti r el tráfico máxi mo.
d) Ser suscepti bl es ele extensi ones y mej oras
c) Estar someti das a regl as preci sas respecto
al moclo y senti do ele la ci rcul aci ón.
2.° D e seguridad.
a) Permi ti r los movi mi entos a cubi erto y di-
ficultar la observaci ón del enemi go
b) Estar protegi das de los fuegos'ele Artillería
e I nfanterí a.
c) Estar someti das a una ri gurosa di sci pl i na
en la ci rcul aci ón.
3.° D e conservación.
La red de comuni caci ones en campaña suele
degradarse muy pronto por efecto del i ntenso trá-
fico a epie puede estar sometida, y es preci so un
entreteni mi ento cui dadoso y una di sci pl i na muv
rigurosa en la ci rcul aci ón.
38.—Son de gran i mportanci a en toda clase ele
comunicaciones, los puntos de paso obligado es-
pecialmente cuando existen en ellos obras de i m-
portancia: puentes, viaductos, túneles, etc L a
destrucción de estos elementos debe siempre te-
nerse prevenida de antemano, así como la defen-
sa de los pasos que pudieran permitir al enemigo
salvar las brechas.
— II -
EL ENLACE Y LAS TRANSMI SI ONES
39.—Según se establece en el Regl amento para
el Enl ace y Servicio de Transmi si ones, .los dis-
tintos medi os de enlace v transmi si ón pueden
clasificarse en la forma si gui ente:
E N L A C E
Medios de relación y observación.
Los pelotones de enlace.
Los agentes de enlace.
Los centros de i nformaci ón avanzados.
Medios de inteligencia.
Ordenes.
I nstrucci ones.
Partes.
I nformes.
Memori as.
Noticias.
Abrevi aci ones.
Cifrado.
Contraseñas.
TRANSMI SI ONES
Medios de transmisión.
40.—Son los medi os de comuni car a cuantos
i nteresan las deci si ones del mando y las distintas
i nformaci ones. Se clasifican en:
A gentes de transmisión. —Peatones, estafetas a
caballo, ciclistas, automovi l i stas, motociclistas,
aviadores, perros adi estrados y pal omas mensa-
jeras.
P rocedimientos eléctricos. —Telegrafía y tele-
fonía, con hilos o sin hi l os; en estos úl ti mos ca-
sos se consti tui rán los servicios radi o aéreos y
radi o terrestres, según los casos.
P rocedimientos ópti cos—Randeras, proyecto-
res, paineles, artificios ele luces, etc.
P rocedimientos acústicos.
— II -
PROTECCI ON Y ENMASCARAMI ENTO DE LAS
LINEAS, ESTACI ONES Y CENTROS DE TRANS-
MI SI ON
41.—Para proteger las transmi si ones propi as
del fuego y de los golpes de mano del enemi go
y para di fi cul tar la organi zaci ón de sus escuchas,
hay que ponerl as en condi ci ones de que sean lo
menos percepti bl es que se pueda a la observa-
ción terrestre y aérea.
42.—Hay que di si mul ar y enmascarar todos los
trabajos de tendi do de líneas, montaj e de estacio-
nes e i nstal aci ón de centros de transmi si ón, evi-
tando modi fi car el aspecto del terreno.
43.—En al gunos casos y, especi al mente, en el
estacionamiento, se construi rán abri gos para pro-
teger los el ementos i mportantes de las transmi -
siones y se enterrarán todas las l í neas a la pro-
fundidad sufi ci ente para evitar los efectos del
bombardeo.
44.—Se tendrá tambi én en cuenta la di semi na-
ción ele líneas, estaci ones y centros de transmi -
sión, y previ stas nuevas i nstal aci ones para el
caso de que una parte de las l í neas sea descu-
bierta o destrui da por el enemi go.
45.—Se enterrarán, si empre que se pueda, las
líneas tel egráfi cas y telefónicas, especi al mente
en las proximidades de las C entrales v C entros
de transmisiones, nara que no se perciba su con-
verrrencia, ni permi tan por su dirección y por su
número ori entar al enemi go acerca de la situa-
ción o i mportanci a de las Central es y Subcen-
trales y puestos de mando.
46.—Debe tambi én regl amentarse la circula-
ción del personal de reparaci ones y del encar-
gado de la entrega de despachos, especi al mente
en las proximidades de los miestos de mando
y de los centros de transmisión.
17.—Hay que tener previ sta una i rrupci ón del
- 36 -
enemi go, para que por ni ngún concepto pueda
fal tar la conti nui dad ele las comuni caci ones, aun
en el caso ele un repl i egue de las tropas, debien-
do preveni rse tambi én la destrucci ón de los ele-
mentos ele i mportanci a que no se puedan reti rar.
En la fi gura 12, bis, pueden verse las redes de
transmi si ones general es y parti cul ares y los ejes
y centros de transmi si ones en una organi zaci ón
del terreno correspondi ente a un subsector. En
la fi gura 12 están las notaci ones correspondi en-
tes y los medi os ele transmi si ón de que deben
di sponer cada una de las di sti ntas uni dades de
i nfanterí a en el combate, expresadas por las ini-
ciales, fi gurando a conti nuaci ón lo que represen-
ta cada inicial.
— 37 —
LA PROTECCI ON O CUBI ERTA
48. L a protección tiene por objeto resguardar
al hombre y al materi al . Esta protecci ón puede
ser contra las vi stas y contra los fuegos.
19.—Se obtiene la protección contra las vistas
excl usi vamente:
a) Por el aprovechami ento de las formas na-
turales del terreno (desenfi l adas y contrapen-
dientes).
b) Por la utilización de bosques y cultivos,
etcétera, y
c) Por el enmascarami ento.
50— La protección contra las vistas y fuegos,
esta úl ti ma más o menos absoluta, se obtiene:
a) Por la di semi naci ón de los órganos o me-
dios.
b) Por la utilización de los acci dentes natu-
rales del terreno, y
c) Por la construcci ón de obras, abri gos y
por distintos artificios.
51.—En ambos casos el objeto de la protec-
ción puede ser:
1.° Resguardar los hombres y el materi al
mientras los pri meros combatan.
2.° Resguardarl os mi entras ci rcul an.
3.° Resguardarl os mi entras descansan o se
hallan en espera de acudi r a los puestos de com-
bate.
52.—Las obras de ti erra (tri ncheras, espaldo-
nes para las piezas ele Artillería o para las armas
automáticas, comuni caci ones enterradas, etc.)
constituyen para el combati ente una protección
de rápi da construcci ón. Son obras que protegen
contra la observación del terreno, contra el fuego
rasante, y, en cierto modo, contra el fuego aéreo.
•J3. LOS abri gos se caracteri zan por la exis-
tencia de un techo protector y son obras que pro-
tegen contra los fuegos, cual qui era que sea la
clase de éstos, dependi endo su valor, respecto a
dicha protección, ele] modo como están construi-
dos.
TRI NCHERAS
54 _ Se denomi na trinchera toda obra que, mo-
dificando el terreno para el combate, oculta a ia
vista del enemi go al combati ente, y lo protege
Y defiende contra al guna clase de fuegos. Desde
la tri nchera debe poderse actuar sobre el enemi-
go, especi al mente por el fuego.
55.—En toda tri nchera hay que consi derar: el
perfil y el trazado.
56.—El perfil debe cumpl i r dos condiciones,
que son: pri mera, protección, y segunda, poca
visibilidad.
57.—P rotección, se consi gue: aumentando la
profundi dad y di smi nuyendo la anchura. Para
proteger a sus ocupantes de los fuegos oblicuos
y de enfilada se construi rán traveses a distan-
cias conveni entes.
58_—Ha de procurarse por todos los medi os
reduci r la visibilidad de las obras, teni endo en
cuenta la observaci ón terrestre y la aérea.
59.—La visibilidad se reduce por la di smi nu-
ción del rel i eve; en ocasiones es conveni ente la
supresi ón del parapeto, mas esto proporci ona
mayor duraci ón a la construcci ón de la obra, pol-
la dificultad de transportar la ti erra extraí da.
60.—Tambi én se obtiene menor visibilidad su-
pri mi endo en las ari stas cíe la tri nchera toda
forma regul ar y procurando que su color se dis-
tinga lo menos posible del terreno que la rodea.
61.—El trazado de la tri nchera viene determi -
nado por :
1.° La situación táctica.
2.° El fl anqueo.
3.° La confi guraci ón del terreno.
62.—La situación táctica es un factor impor-
tantí si mo en la determi naci ón del trazado, por
defender éste de la marcha del combate y de la
colocación de las fuerzas que en él i ntervi enen.
- - 39 ~
63.—En cuanto al flanqueo, se tendrá presen-
te, para el trazado de las tri ncheras, cuanto =e
dijo anteri ormente, y respecto a la configura-
ción del terreno, vamos a consi derar di sti ntas
situaciones de los atri ncherami entos en el repre-
sentado en la fi gura 13 (1).
3
64-—1.° Situación en A.
Buen campo de tiro, buenas vistas terrestres.
Si el terreno a vanguardi a es muy i ncl i nado u
ondulado es difícil el apoyo de la Artille-
rí a; en cambio, el enemi go tiene buenas vistas,
está en buenas condi ci ones para bati r el espacio
AB y apoyar a su I nfanterí a, si empre que las
cotas ele A y B no sean muy elevadas con relación
a las suyas.
65—2.° Situación en B.
Buenas vistas. En general ,-el campo de tiro AB
es pequeño. El apoyo ele la Artillería sobre la
parte BA ha ele resul tar i mperfecto.
El enemi go no ve más que las avanzadas de la
posición, pues la observaci ón terrestre no permi -
te apreci ar el terreno detrás de B.
66.-3.° Situación en C.
Se pi erde la observaci ón terrestre l ej ana del
enemigo. El campo ele tiro CB en general es cor-
(i) La fijación de la si tuaci ón de la línea •principal
de resistencia o combate se estudi a con detal l e en -el
capí tul o I V, párraf os 174 a 179.
— 40 --
1,0. No se presentan dificultades para obtener e,
apoyo de la Artillería, ya que ésta puede obser-
var Ja parte CB.
Por su parte, el enemi go puede obtener gran-
des vistas desde B, pero, a parti r de C, el terre-
no resul ta para él en ángul o muerto.
67—A trincheramientos en contrapendiente.—
En resumen puede deci rse: que los atri nchera-
mientos en la contrapendi ente (C) ti enen muchí -
si mas ventaj as desde el punto ele vista de la co-
locación de los di sti ntos medi os de defensa pro-
lijos para la conservaci ón de la posición. Se pres-
tan a una fácil cooperación entre la I nfanterí a
y la Artillería. Preci sa i nstal ar observatori os en
B y en A.
La ventaj a pri nci pal de estas posiciones en
contrapendi ente es el no estar expuestas más que
a la observaci ón aérea del enemi go.
68.—Uno de los casos de utilización de las po-
siciones en contrapendi ente es aquél en que e
trate de un sector de reduci das di mensi ones y
fuertemente apoyado en los flancos.
La parte activa de la posición si tuada en esta
forma requi ere bati r todo el terreno anteri or has-
ta la cresta topográfica.
En su aspecto pasivo, necesi tan las posiciones
en esta forma, no sólo, como se ha dicho, ver
al enemigo, sino, al mi smo tiempo, que las re-
servas si tuadas a cubi erto y en líneas posterio-
res puedan llegar prontamente a la pri mera línea
o i ni ci ar los correspondi entes contraataques.
69—Estas posiciones, que no deben organi -
zarse cuando la pendi ente del terreno sea mayor
de 12 ó 15°, exigen en las tropas propias una mo-
ral muy elevada.
70—Fal sas trincheras.—Con el fin de engañar
al enemi go con el papel asi gnado a los diver-
sos el ementos de la posición, así como su i mpor-
tancia relativa en el estudio hecho, bi en por la
observación di recta o con el auxilio de la foto-
grafía, se empl ean las fal sas tri ncheras, las cua-
les tienen la mi sma apari enci a que los el ementos
— 4i —
activos de la organi zaci ón y se empl earán en los
intervalos que quedan entre éstos.
'71.—Zanjas.—En las zanj as, del mi smo modo
que en las tri ncheras, hay que di sti ngui r el per-
fil y trazado.
El perfil exige mayor profundi dad que el de
ia tri nchera para asegurar mej or la protección
contra el fuego enemi go.
El trazado se aj ustará en todo lo posible a
las formas del terreno, aunque nunca habrá gran-
des trozos rectos que puedan ser enfilados por
el fuego enemi go.
— 42 --
A B R I O OS
72.—El objeto de los abri gos es, como se ha
dicho, conservar i ntactos la tropa y el materi al
hasta el momento de su empleo.
73.—Los abri gos pueden clasificarse: por el fin
a que son destinados, por su capacidad, por su
misión en el combate, por su instalación, por su
construcción y por su resistencia.
74.—P or el fin a que son destinados se clasifi-
can en:
f.° Abri gos para el personal (puestos de man-
do, de socorro, observatorios, al oj ami ento de tro-
pas, etcétera).
2.° Abri gos para materi al (muni ci ones, víve-
res, etc.).
3.° Abrigos mi xtos (asentami ento de ametra-
lladoras, puestos telegráficos y telefónicos, reflec-
tores, abri gos para la Artillería, etc.).
75.—P or su capacidad en i ndi vi dual es y colec-
tivos, debi endo sér éstos, en general , de poca ca-
pacidad con el fi n de evitar que un solo proyec-
til pueda poner fuera de combate a muchos hom-
bres.
En los abri gos para materi al y en los mixtos,
esta condición de capaci dad resul ta i mpuesta,
no solo por la necesi dad de que dicho materi al
pueda ser manej ado con facilidad, sino tambi én
por su natural eza.
76.—P or su misión en el combate se clasifican
en activos y pasivos.
Son activos los que permi ten a sus ocupantes
efectuar el fuego y resul tan, por consiguiente,
defendi dos por estos mi smos (abrigos para tiro,
puestos de escucha y puestos ópticos).
Los pasivos son aquéllos que sólo aseguran
la protección conLra las vi stas y fuegos del con-
trario (puestos de mando, abri gos para el per-
sonal en descanso o de reserva, abri gos para el
material, víveres, etc.).
— 43 —
77.- P or su instalación se dividen en superfi-
ciales y subterráneos, perteneci endo a los pri-
meros los abri gos activos; los pasivos pueden ser
i ndi sti ntamente de ambas clases.
Ambos presentan ventaj as e i nconveni entes,
pues mi entras los superficiales proporci onan a
sus ocupantes gran facilidad para al canzar sus
puestos en el combate, su construcci ón puede
resultar bastante engorrosa por la dificultad de
disimular el trabajo, y por la i mposi bi l i dad de
disponer en un momento dado de los materi al es
necesarios. Los abri gos subterráneos profundos
no pueden ser utilizados por aquel l as fracci ones
que deban entrar en fuego con gran rapi dez.
78.—Por su modo de construcción se clasifi-
can los abri gos: de excavación a cielo abierto
o en galería de mina. Los pri meros son los que
se construyen con materi al es di stri bui dos en una
excavación abi erta con anteri ori dad a flor de tie-
rra. Los segundos, son los que requi eren materi al
de mi nas para su construcci ón y tienen por cu-
bierta protectora el mi smo terreno natural .
79.—P or su resistencia los abri gos son de dos
clases: L igeros, aquél l os que sólo protegen de los
fuegos de Artillería l i gera y ele los proyectiles
de pequeño cal i bre; y a prueba, que resi sten un
tiro sistemático y regl ado de las piezas de me-
diano calibre y explosiones ai sl adas de los pro-
yectiles de Artillería pesada.
Los abri gos a prueba de los proyectiles de un
calibre más fuerte sólo se construyen excepcio-
nal mente.
80.—Los abri gos han de sati sfacer vari as con-
diciones, según se les consi dere desde el punto
de vista del combate, de sus condiciones higié-
nicas o de la protección contra los gases as-
fixiantes.
E l combate exige un servicio de seguri dad y
vigilancia, y en este concepto todos los abri gos
deben tener una fácil y pronta comuni caci ón
con un puesto de centi nel a para que, ante el
aviso de éste, pueda cada uno acudi r con rapi-
— 44 —
dez al puesto que Je esté señalado, debi endo
en la elección de asentami ento tenerse muy-
en cuenta esta ci rcunstanci a para desechar los
que no permi tan esta vi gi l anci a exterior.
Otra exigencia del combate, es la posibilidad
que deben tener los abri gos de permi ti r alean
zar fáci l mente dicho puesto de combate antes
que ei enemi go haya podido llegar a sus entra-
das, para lo cual se hace necesari o el que ten
gan salida cómoda. Las salidas deben ser dos,
como mí ni mo, para el caso de que una quede
inutilizada, consti tuyendo el ideal un abri go que
sea a su vez puesto de combate, ya que en este
caso la i ntervenci ón de la tropa" serí a instan-
tánea.
Y como úl ti ma condición a que los abri gos
deben satisfacer, con rel aci ón al combate, es la
posibilidad de ser defendidos a distancia próxi-
ma, lo cual se obtiene i mpi di endo, por medi o de
traveses, que el enemi go pueda aproxi marse a
sus entradas y defendi endo i nteri ormente éstas.
Esta defensa puede obtenerse tambi én constru-
yendo desde el abri go una gal erí a de mi na crü--
,-onduzca al exteri or y por la cual puedan efec-
tuarse los contraataques una vez que el contra-
rio haya llegado a las referi das entradas.
E n general, los abrigos deben estar situados
fuera de las líneas y trincheras y muy disemi-
nados.
81— Para que un abri go pueda permi ti r la es-
-ancia en él de las tropas, sin que su sal ud se
resienta, hay que mej orar constantemente sus
•condiciones de habi tabi l i dad, .aneándol o con cui-
dado y atendi endo a su ventilación y calefac-
ción.
82.—Y finalmente, debe tenerse en cuenta, en
la construcci ón de los abrigos, la acción de lo«
¿eses asfixiantes. La manera de precaverse de
s:.s efectos se estudi ará cuando se detalle la
construcci ón de los abrigos, en el tercer tomo.
— 45 —
B A T E R I A S
83.—Toda obra organi zada para el tiro de Ar-
tillería-o ametral l adora se l l ama batería. Cuando
en una baterí a de artillería existen elementos,
como observatorios, depósitos ele municiones,- et-
cétera, muy alejados, está más i ndi cada la deno-
minación cíe posición artillera.
El materi al de Artillería, y lo mi smo cabe de-
cir de las ametral l adoras, puede empl earse sin
buscar otra protección que sus escudos si ele
ellos estuvi eran dotados los montaj es, ni otra se-
guridad que la ocultación de las vistas terres-
tres y de las aéreas por medi o ele la clesenfdada,
el enmascarami ento o la di si mul aci ón.
Sin embargo, cuando su actuaci ón es prolon-
gada y es preciso l i brarse de la potenci a destruc-
tora del fuego enemi go o la Artillería forma par-
le de una posición preparada, se i nstal a en obras;
comprendi éndose baj o la denomi naci ón de bate-
rías el conj unto de i nstal aci ones para el materi al ,
para las muni ci ones, para el personal , para la
observación, para el mando y las accesori as que
se necesi ten.
84.—La situación de las baterí as ha de su-
bordi narse a la mi si ón táctica que tengan asi gna-
da. Con respecto a la protección que proporcio-
nan se clasifican en baterí as protegidas por espal-
dones, acasamatadas, enterradas y subterráneas.
85.—Las baterí as protegidas por espaldones se
construyen en operaci ones ofensi vas y defensi-
vas y en el supuesto de que la Artillería estable-
cida en ellas ha de vari ar la posición para pro-
porcionar al materi al y a los si rvi entes la ligera
protección que necesi ten, permi ti endo que se
pueda abri r el fuego rápi damente, y, en caso de
estabilización, como pri mera etapa de una cons-
trucción más resi stente.
Las casamatas son abri gos para cada pieza,
general mente abovedados, a prueba de los pro-
- 46 -
yeetiles de Artillería y con una abertura para,
hacer fuego.
En sus proxi mi dades se establecen abri gos para
el personal y muni ci ones, uni dos entre sí por ra-
mal es.
86.—Las baterí as enterradas se utilizan, en ge-
neral, para piezas cortas, y están consti tui das por
pozos, uno por cada pieza, uni dos por ramal es a
los abri gos del personal .
87.—En las baterías subterráneas se i nstal an
las piezas para ti rar con grandes ángul os, for-
mando cavidades baj o tierra, sin ni ngún relieve
y practi cadas en gal erí a de mi na, o a cielo abier-
to y cubi ertas con techo resi stente.
88.—Organización del terreno para el asenta-
mi ento desuna batería (flg. 14). En esta organiza-
ción las piezas están a cubi erto de las vistas.
La obra está protegi da por dos ametral l adoras
ee, si tuadas en la mi sma posición, y por el flan-
queo l ej ano ele otras organi zaci ones como i ndi can
las flechas.
La situación ele los el ementos que constituyen
la organización aparece detal l ada en la citada fisu-
ra 14.
En esta organi zaci ón el observatorio no apare-
ce en la figura, porque el terreno no reúne con-
diciones para su i nstal aci ón.
A sentamientos para armas automáticas.
89.—Los asentami entos de las ametral l adoras
han ele tener una organi zaci ón que permi ta efec-
tuar el fuego en todo momento y a cual qui er dis-
tancia, al canzando su máxi mo efecto, pero pro-
curando queden si empre protegi dos de las vis-
tas y del fuego enemi go; dichos asentami entos de-
ben tener extenso campo de tiro, que permi ta
bati r desde el l os'todo el terreno si tuado a van-
guardi a, evitando exi stan ángul os muertos y de-
biendo hui r de aquellas al turas u objetos sobre
los que el enemi go haya ti rado anteri ormente.
— 47 —
90.—Los asentami entos han de ser tales, que
faciliten los tiros oblicuos y más aún los de enfi-
lada, por ser en estas ci rcunstanci as cuando el
fuego ele las armas adqui ere su máxi mo valor.
91.—En general , el asentamiento de una ame-
tralladora no debe estar situado en la trinchera o
sobre el parapeto, ya que su presenci a sería de-
nunci ada i nmedi atamente por la observación
aérea. Se colocarán di chas armas en abri gos es-
peciales y a cubierto no sólo de las vistas, sino
también de los fuegos del enemi go.
92.—De lo dicho, y teni endo en cuenta todo
lo expuesto con anteri ori dad y pri nci pal mente al
tratar del flanqueo, se deduce: que es preciso
aprovechar todas las ci rcunstanci as favorabl es pa-
ra organi zar los asentami entos de ametral l adoras,
instalándolas a prueba en cuanto sea posible, y
situándolas a la extremi dad de una galería, que
las ponga en comuni caci ón con el resto de la
organización. Esta disposición presenta la venta-
ja, no sol amente de proteger a los si rvi entes du-
rante los bombardeos de preparación, sino de
permitir una intervención instantánea de las
ametralladoras desde que el enemi go desembo-
que en el terreno batido por éstas. Cuando
esta solución no sea posible, es preciso tener
a la mayor proxi mi dad posible, un abri go de
poca profundi dad para el arma y sus sirvien-
tes, por lo menos, y si es posible, para las mu-
niciones.
En todo asentamiento preparado para una ame-
tralladora se debe indicar con toda claridad el
sector de tiro de la misma.
, 93.—Fusil ametrallador.—Aunque el fusil ame-
trallador, por su movilidad y escasa vul nerabi l i -
dad, ha de ti rar en pri nci pi o sin una i nstal aci ón
especial, con el fin de aumentar su rendi mi ento
de fuego en la defensiva, se organi zarán sus asen-
tamientos con mi ras a facilitar su establ eci mi en-
'l,o en posición, di sponi éndol os conveni entemente
para obtener la i nmovi l i dad o, por lo menes, li-
- 48 -
mi Lar los movi mi entos del arma. Es Le si stema
facilita al tirador poder bati r durante la noche
los objetivos que previ amente se le hubi eran
asi gnado.
94.—El fusil ametral l ador adqui ere en la de-
fensi va una i mportanci a capital, debi endo repar-
tirse los asentami entos en el sentido de la pro-
fundi dad y de un modo anál ogo al i ndi cado para
las ametral l adoras.
CAPITULO III
PRI NCI PI OS PARA LA COMBINACION DE
LOS ELEMENTOS
Í N D I C E
Números.
Di semi naci ón y escal onami ento
gs
Comparti mentaci ón 100—101
Protección mùtua entre l as di sti ntas partes de
un terreno preparado para el combate
I 0
2
Protección contra l as vi stas enemi gas, en es-
pecial l as aéreas.—Enmascarami ento i o
3
134
Perfecti bi l i dad de los trabaj os 135—136
S o r
P
r es a
137—138
Necesidad de faci l i tar l a acci ón propi a por
medio de contra-ataques y reacci ones ofen-
v.- .- -
" ' . -••' '• fa
ííMí
••• . • ' . • . • : • V. - A.•
,
¡ 1 Ä
SI -
. . . , .
- .
I
yJ'i'"-
SI
••• ; y•':'••.'J. .y ... •/ v - i p
.
PRI NCI PI OS PARA LA COMBI NACI ON DE LOS
• ELEMENTOS
DI SEMI NACI ON Y ESCALONAMI ENTO
95—La potenci a, cada vez mayor, de la Ar-
tillería, tanto en número ele pi ezas como en ca-
libre; los i ngeni os ele tri nchera, cuyo al cance y
potencia es ya de consi deraci ón, v la intensifi-
cación ele la i ndustri a, cjue permi te cada dí a
mayor producci ón y consumo de muni ci ones,
obl i gan: no a resistir al proyectil, lo cual es
cada día más difícil, si no a evitarlo por medi o de
la di semi naci ón y el escal onami ento.
96.—Las organi zaci ones defensi vas, en general ,
deben estar consti tui das por un conjunto de trin-
cheras, falsas y verdaderas, hábilmente entremez-
cladas, que desconcierten al enemi go y le obli-
guen a tirar casi al azar.
97.—El aspecto, en general , debe ser lo más
uniforme posible, con objeto ele que el enemi go
ignore los l ugares clónele están agrupadas las
luerzas que consti tuyen los el ementos de resi s-
tencia (sección), puntos de apoyo (compañí a) v
centros ele resi stenci a (batallón), así como "los
intervalos no ocupados. Si el contrario llegase a
descubrir la situación de aquellas concentracio-
nes de fuerzas, será preciso en al gunos casos
trasladarlas, si se quiere evitar su destrucción
.
J 8
-—Esta di semi naci ón obl i ga: i.° A emplear
órganos de flanqueo bien escogidos, que suplan
la aglomeración de fuerzas. 2.° A colocar reservas
en forma que sea fácil el refuerzo de las pri-
meras lineas y el contraataque.
99.—Para obtener el escal onami ento se em-
P ean
l as
posi ci ones sucesi vas (figuras 17 y 18)
J meas y escal ones (figura 19)
COMPARTTMENTACI ON
100—Para evitar que la i nvasi ón de una par-
te AA de las pri meras líneas (ñg. 20) permi ta al
enemi go ensanchar la brecha y tomar de flanco
y de revés las partes conti guas del frente, se or-
gani zan defensi vamente al gunos ramal es AB, con
objeto de dar fuegos de flanco en el i nteri or de
la posición.
101.—Las posiciones de enlace (figs. 17 y 18,
que se estudi an en el capítulo IV) sirven de unión
a dos posiciones sucesivas. Se deben apoyar en
nna línea del terreno muy resi stente, sobre todo
en la parte más próxi ma al enemi go y ti enen por
objeto favorecer los contraataques flanqueantes.
Sirven, por tanto, lo mi smo que los ramal es, para
la comparti mentaci ón del terreno.
PROTECCI ON MUTUA ENTRE LAS DI STI NTAS
PARTES DE UN TERRENO PREPARADO PARA
EL COMBATE
102.—Los dos pri nci pi os fundamental es de la
organización del terreno : di semi naci ón y escalo-
oamiento, dan l ugar a que cada el emento de la
organización defensiva, sea en general débil con-
siderado ai sl adamente, por ser escasa su guar-
nición y poco potente su fuego. Esto obliga a
que los distintos el ementos defensi vos de una po-
sición se apoyen mutuamente y estén debi damen-
te enlazados.
Así, el defensor puede sacar el mayor parti do
posible de un terreno que domi na y que el ad-
versario debe desconocer. Ci taremos un ejem-
plo: la posición avanzada (figura 18) contiene
sólo al gunos puestos de centinela, de escucha, de
fusil ametral l ador, el ementos de resi stenci a y has-
ta en algún caso puntos de apoyo; pero di cha po-
sición avanzada está protegi da por la posición
principal y todos sus el ementos se apovan mú-
luamente. Lo mi smo ocurre en todos los escalo-
nes de las di sti ntas posiciones y contri buye tam-
bién a este apoyo mutuo la comparti mentaci ón
(figuras' 19 v 20).
PROTECCI ON CONTRA LAS VI STAS ENEMI -
GAS, EN ESPECI AL LAS AEREAS
103.—E s necesidad imperiosa hoy día ocultar
al enemigo tanto las tropas y sus movimientos
como el material, organizaciones y trabajos que
se efectúan, lo mi smo en la ofensiva que en la
defensiva.
104.—E nmascarar, consiste en modi fi car la vi-
sibilidad ele los objetos hasta reduci rl a al mí-
nimo, di si mul ando su forma o aspecto para
que se confunda con los acci dentes natural es
del terreno.
105.—Con el enmascarami ento se persi gue:
hacer poco visibles las obras y mantener al ene-
migo el mayor tiempo posible en la incertidum-
bre sobre su ulterior destino e importancia. Con
el enmascarami ento se trata ele dificultar por
lodos los medi os posibles la observación terres-
tre y la aérea, efectuadas por el globo y por el
avión; el pri mero observa desde lejos y casi siem-
pre obl i cuamente y en el mi smo sentido, el se-
gundo permi te la observación vertical y en todas
direcciones.
106.—E l enmascaramiento en general, debe ser
preventivo; es clecir, efectuado antes de empezar
los trabaj os. Un enmascaramiento mal hecho o
ejecutado dándose cuenta el enemigo, puede ser
perjudicial.
107.—L a disciplina en la circulación tiene gran
importancia en el enmascaramiento- Las fuer-
zas deben transi tar por los cami nos marcados
para evitar marcar rodadas y que se ori ente al
enemi go sobre la verdadera situación de los ele-
mentos i mportantes de la defensa.
108.—E l enmascaramiento indirecto tiene por
objeto desviar la atención del enemigo, orientan-
do sus i nvesti gaci ones sobre puntos cuya conser-
vación es i ndi ferente.
— 55 —
109.—Un objeto cualquiera resulta visible por
su forma y por su color, si endo necesari o exami-
nar por separado cada uno de estos modos de
visión, y en cada caso tener en cuenta que la vi-
sión sea di recta o por reproducci ón fotográfica.
VISION DE LAS FORMAS POR OBSERVACI ON
DI RECTA
110.—La forma de un objeto y su posición con
relación a otro pueden determi narse por las som-
bras:
La figura 21 nos hace ver: cómo la sombra
propia del árbol y la que proyecta sobre el te-
rreno (sombra arrojada) nos facilitan el ementos
para conocer el contorno del árbol v su relieve.
FI G UR A 21
I MPORTANCI A DE LA SI TUACI ON DEL OBSER-
VADOR EN EL ENMASCARAMI ENTO
111.—Sean A, B, C (fig. 22), vari as ondulacio-
nes del terreno, y supongámosl as i l umi nadas
por ios rayos sol ares que parti endo del lado iz-
quierdo vi enen a i nci di r con cierta inclinación,
no hay duda de que cada una ele estas ondula-
ciones produci rá una sombra.
FI GURA 22.
— 59 -
FIGURA 25.
— 6o —
©
Q O
©
t-,
O
<J
©
J-i
3
a;
er
0
—a
C/)
O
©
P4
a
.2
"E
OS
(H
©
fi
fi
0
u
©
fi
fi
-0
•O •IH
• l-t 0
O 0
«
©
>
r-
©
co
(H
S
cti
U
>
r-
©
co
r-C
XI
fi
s
O © O
uo
ni
fi
uo
;0 tì
© 'o
Ti « • r-H
>
(/I
>1 (H ed
© (J
N
w
3
£>
O
O
PJ
OJ
,>>
tH
c
cu
© ifi
TI •a"
cfi
© ffl
fi
M
O 3
"0 J
0 1
©
|
IH
'•3
ED
O
•O
«
«
3
•a
©
fi
TI 0
-2
0
'0 fi
CU
fi
•<~>
© t - M
3 03
G
Hi ti)
FIGURA 24.
— 6 i —
11.2.—Consideremos pri mero el caso de que.el
observador se halla si tuado en la vertical del
campo : ,1a sucesión antes citada de partes ilu-
mi nadas y partes en sombra aparecerá baj o la
forma de una serie de manchas cl aras (a
1
b\
c' d\ etc.) y otra ..de manchas obscuras b' c\
(V e\ etc.), tomando el conj unto del campo,
para un observador si tuado a gran al tura, un
tono medio, producto de la fusi ón de las partes
i l umi nadas y de las partes en sombra.
113.—Si al observador lo si tuamos en la mi s-
ma di recci ón que los rayos solares, y de tal
modo que los rayos vi sual es i nci dan en el .te-
rreno con i gual i ncl i naci ón que aquéllos (ñg. 23),
el observador no podrá ver las partes del terre-
no que se hal l en en sombra y sí, úni camente,
las partes i l umi nadas; por tanto, el conj unto
del campo se presentará a su vista como una
superficie de tono muy claro.
114.—Si no son paralelas, la dirección de la luz
y la dirección de la observación, como i ndi ca
ia fi gura 24, aumentará el tamaño de las som-
bras y el campo tomará un tono más oscuro
que en los anteri ores, a igual inclinación de
la luz.
115.—Si suponemos ahora al observador fijo,
y hacemos vari ar la dirección de los rayos so-
lares, se produci rán los mi smos fenómenos ex-
plicados en los tres casos anteri ores, y el obser-
vador verá el campo de di sti nto modo, según
la hora del día, pasando por una serie conti nua
de tonos, desde los más claros a los más os-
curos.
116-—E n resumen: la dirección de la luz y la
de la observación hacen variar el aspecto de los
objetos, y deben, por tanto, tenerse en cuenta
en el enmascaramiento.
117.—De lo que se dej a expuesto, resul ta: Que
si sobre un prado o un suelo recubi erto de ma-
leza o monte baj o se coloca una tela pi ntada, de
color lo más idéntico posible al del terreno, esta
tela, no pudi endo tomar las vari aci ones de tono
a que se refieren los párrafos anteri ores, apare-
eerá J a mayor parl e del tiempo como una man-
cha sobre el fondo general del campo.
118.— Para enmascarar un objeto, teni endo en
cuenta su estructura, no basta recubri rl o de un
modo cual qui era; es preciso hacer desaparecer
las sombras propi as y las arroj adas adi ci onán-
dole superfi ci es artificiales que supri man las
ari stas vivas e igualándolo, en lo posible, con
el terreno de al rededor.
119.—Si el objeto que se qui ere enmascarar
se halla situado en un prado, terrenos labrados,
etc., y en general, sobre todo suelo que presente
numerosas asperezas, las superfi ci es artificiales
deben asemej arse a esa mi sma estructura del te-
rreno.
120.—Otro fenómeno de la visión directa que
debe ser conocido, es el de que a cortas distan-
cias las sombras arrojadas, aún las más intensas
son transparentes; es clecir, que permi ten dis-
ti ngui r los objetos si tuados en su zona, debido
a que la luz di fundi da por éstos vi ene a acl arar
di chas sombras arroj adas, dándose el caso de
que, si la sombra es poco fuerte, desaparece por
completo.
121.—Unicamente a gran distancia puede juz-
garse del efecto de un enmascaramiento-
VISION DE LOS COLORES POR OBSERVACI ON
DI RECTA
122.—Uno de los indicios que permi ten descu-
bri r la natural eza de un objeto es su color. Si
el objeto está cerca, ti ene un color propio, que
es el mi smo de su superfi ci e; pero este mi smo
objeto, visto a distancia, aparecerá de un color
.muy di ferente del anteri or.
123.—Los el ementos que i nfl uyen en el color de
los objetos vistos a di stanci a son:
a) El estado de la superfi ci e del objeto.
b) La di stanci a a que se encuentra el obser-
vador, y
- 63 -
c) La dirección de la observaci ón.
a) E stado de la superficie. —Cuando un objeto
está bruñi do o pul i mentado, el color aparente
es el que refleja la superficie, y así, observamos
que un techo de pi zarra o de cinc, puede aparecer
del mi smo modo azul, amari l l o o rojo, según
la hora del día en que se efectúa la observaci ón.
Una pista bien pi soteada forma i gual mente una
superficie refl ej ante y toma tambi én el tono de
color de la luz que refleja. En cambio, la ma-
leza y las superfi ci es con asperezas, conservan
casi constantemente, o con muy poca variación,
su tono propio.
b) D istancia del observador.—La atmósfera,
más o menos densa, absorbe ciertas radi aci ones,
dando a los objetos un tono vari abl e en el color.
c) D irección de la observación.—Un campo
de fonclo pardo, recubi erto de vegetación escasa,
puede, por la superposi ci ón de los vegetales en
visión oblicua, parecer verde a un obser-
vador terrestre; en cambio, para un observador
aéreo tomará un color medio, compuesto del
mi smo.de las plantas, del correspondi ente a las
sombras y del terreno que aparecerá en los inter-
valos de las mi smas.
124.—De lo expuesto se deduce que no basta
que la máscara que se va a utilizar para enmas-
carar un objeto sea exactamente del color del
terreno, sino que además es preciso tener en
cuenta su natural eza para que experi mente las
mi smas vari aci ones de tono que el medio donde
establece el enmascarami ento.
VISION DE LAS FORMAS Y DE LOS COLORES
POR REPRODUCCI ON FOTOGRAFI CA
125.—Las fotografí as aéreas consti tuyen uno
de los mej ores procedi mi entos para ciarse perfec-
ta cuenta del si stema de organi zaci ón enemi ga.
El observador aéreo, para confi rmar su obser-
vación directa y forzosamente rápi da, hace del
- 6
4
-
sector sobro el que va vol ando una fotografí a
que permi te averi guar con claridad y detalle
cuanto ocurro en el campo contrari o
126.—I ja fotografí a aérea da tanta cl ari dad v
detalle que es muy difícil la ocultación de las
obras; por tanto, el personal dedicado al en-
mascarami ento deberá conocer perfectamente el
aspecto de aquéllas y del terreno en la fotogra-
fía. aérea.
127.—Gomo el aspecto de un terreno varí a cons-
tantemente, al vari ar la vegetación los enmas-
caramientos deben comprobarse en distintas épo-
cas e introducir las variaciones que sean precisas.
ENMASCARAMI ENTO I NDI RECTO
128.—El enmascarami ento indirecto, como se
dijo anteri ormente, ti ene por objeto desori entar
al enemi go y consegui r que éste concentre sus
fuegos sobre puntos y organi zaci ones del terre-
no que, por no estar ocupados, i mporte poco o
nada su destrucci ón.
129.—Este moclo ele enmascarami ento tiene
gran aplicación en el caso de que, por la natu-
raleza del objeto, sea i mposi bl e su compl eta di-
si mul aci ón.
130.—E n las pistas y comunicaciones hay que
recurrir casi siempre al enmascaramiento in-
directo.
131.—Es casi si empre i mposi bl e cubri r una
pi sta en toda su l ongi tud por los medi os "que el
enmascarami ento aconsej a para las tri ncheras,
fosos, etc., no sólo por la dificultad que ello re-
presenta, sino porque la fotografí a del atarí a di-
chas pistas, por la sombra arroj ada de la pro-
tección o masa cubri dora sobre el terrreno.
132—Tampoco da gran resul tado recubri r las
pistas de una materi a mate o de escoria. Se pre-
senta, por consi gui ente, un caso en que el en-
mascarami ento directo es imposible, y en su lu-
gar se empl ea el i ndi recto. Para ello, se prol onga-
ría dicha pista más allá del punto donde debía
- e>
5
_
termi nar y de modo que llegue a un fal so térmi -
no escogido basl ante lejos del objeto que se quie-
re di si mul ar y que, para despi star mej or al ene-
migo, será, enmascarado defectuosamente, para
llamar, su atenci ón sobre él.
133.—L a A rtillería debe hacer frecuente uso del
enmascaramiento indirecto. Este se empl eará tam-
bién para ocultar la situación de los observa-
torios y asentami entos más i mportantes de ame-
tralladoras.
134.—En estos casos, ,el enmascarami ento indi-
recto comprende la construcci ón de organizacio-
nes falsas o si mul adas en el número preciso para
que él enemi go i gnore la verdadera si tuaci ón
de las obras. En el tomo I I se trata con detalle
la ejecución de J os enmascarami entos.
PERFECTI BI LI DAD
135—Desde la simple, adaptaci ón de las fuer-
zas al terrena aprovechando sus ncri denl es na-
turales, sin obras de. ni nguna clase, basta la or-
ganización defensi va de esl abonami entos, con
toda clase de el ementos a prueba, desdobl ami ento
de las líneas en varios escalones y perfecciona-
mi entos de una posición con lorias las condicio-
nes de comodi dad, hi gi ene v saneami ento, existe
una escala gradual , que, en cuan'o sea posible,
debe recorrerse, bien porque la defensiva deba
prol ongarse o porrme la i mportanci a de la posi-
ción lo requi era. Mi entras el combate no lo im-
pida. las t^onas no deben cesar, en m e i o ^ las
condiciones defensivas del terreno, atendiendo
también a las de comodidad e higiene.
136.—T,a perfectibilidad, nrnca debe imnli^ar
l i ^enuncia a la ofensiva, ni al contraal aaue. ni al
avqn^-e, cuando exista al guna probabi l i dad de
éxito.
_ ó
7
-
S O R P R E S A
137.—Ante los progresos de la fotografí a aérea
y la facilidad de reconoci mi ento aéreo por el
aeroplano, la sorpresa es cada vez más difícil, y
sin embargo, tanto el atacante como el defensor,
deben conseguirla a toda costa, pues es un gran
factor del éxito.
138.—Las bases de la sorpresa son: la di si mu-
lación, el enmascarami ento, y c¡ rpie Herios ele-
mentos no empi ecen a actuar hasta el momento
preciso.
Citaremos un ej empl o: la ametral l adora de
flanqueo de la fi gura 20. Esta ametral l adora, cu-
ya situación debe desconocer el enemi go hasta
el último momento, combi nando su acción con
la línea de obstácul os H H, consti tuye un el emen-
to fundamental de la defensa, pues no sólo difi-
cultará su paso por H H, sino que además cor-
tará el enlace entre las oleadas de asalto y de-
jará al enemi go que haya consegui do penetrar
en la comparti mentaci ón, aislado del resto de la
fuerza enemi ga y someti do a la acción de los
fuegos de flanco AB, AB y a los del escalón BB.
Se comprende cuánta i mportanci a tiene ocul-
tar al enemigo, hasta el úl ti mo momento, el asen=
(amiento de estas armas.
Tal- i mportanci a ti ene la sorpresa de la defen-
sa, que en ciertos el ementos defensi vos como eJ
de la ametral l adora de fl anqueo que acabamos de
citar, convi ene di sponer de vari os asentami en-
tos: 1, 2, 3, por si uno de ellos fuera descubi erto
o deslruído por el enemi go.
— 68 —
NECESI DAD DE FACI LI TAR LA ACCION PRO-
PIA POR MEDI O DE CONTRAATAQUES Y
REACCI ONES OFENSI VAS
139—Toda organización defensiva, por pequeña
que sea su importancia y por reducida que sea su
guarnición, debe estar siempre dispuesta para el
contraataque y la reacción ofensiva. El mando
debe estar si empre di spuesto a aprovechar
los momentos propi ci os de debilidad del ata-
cante para'i ni ci ar movi mi entos de flanco y
a retaguardi a de sus l í neas y comuni caci o-
nes. La comparti mentaci ón del terreno, las po-
siciones de enlace y una conveni ente repartición
de las ' ¡ 'j¿erva's, serán si empre la base pa-
ra estos ataques, a los que el enemi go muchas ve-
ces no podrá responder por haberse disociado en
exceso en el ataque o por haber quedado cortado
su enlace con la retaguardi a por el fuego de de-
tención de la Artillería o por las ametral l adoras
de fl anqueo; se comprende, por lo tanto, cuánta
i mportanci a tiene el sorprender al enemi go con
estas úl ti mas armas y por qué a toda costa, debe
evitarse que hasta el úl ti mo momento no conoz-
ca la situación de este i mportante órgano de flan-
tpjeo.
CAPi TU LO IV
POSI CI ONES
ELEMENTOS QUE LAS CONSTI TUYEN Y SU COMBINACION
I N D I C E
Números.
Defi ni ci ones 140—148
Cl asi fi caci ón de los terrenos 14Q
Pri nci pi os general es para l a organi zaci ón del
terreno 150—173
Organi zaci ón defensi va en terreno acci dentado 174—170
Organi zaci ón defensi va en casos especi al es... 180—188
Organi zaci ón para el combate de caserí os,
puebl os, etc. 189—193
Organi zaci ón para el combate de los bosques. 194—197
Organi zaci ón para el combate en terrenos de
al tas montañas 198—215
Posiciones eventual es 216—225
Posi ci ones ai sl adas 226—231
Caso de estabi l i zaci ón 232—237
Preparaci ón de, l as comuni caci ones con reta-
guardi a 238—244
71
i f )
ÜJ
z
o
o
z
L

Û
'tí
o
«3
03

O
en
O
a
c
3
'tí
O
o


O)
"O

03
te

03
>

O
t>
03

c

H
o
ai

N
f-
03
3 S
' — tí
s- -tí
? s
t/i .tí

tí t- 'C
!0 03
o; tí
tí o --I
cr tí. ^
a.
( t í
c
c
•d
c
O
"3

03
— tí"
&
s

0
c
O



03
c.
03
t-
C- r*
Ï-
03 03 03
03
en
03
tí03
'O •0
w

-tí


a

0 O
¡Si N
X
C
tí<
C-

t-
03
ri

e-.
c.
1
tí-
c"
>-.
' t í
T3 f- tí
CC

- t — 0
03
"tí
tí tí

S-

03


en

t-
en
en
tí0J 03

tí-
L-
03

c
tí tí

-03


en
•—
co

r—
c

CJ
c
03
"tí
O
C
03
>
e-
c3
co
03


03
c>5
"03
0
"03
~ '
o'
^>
•a
C3

?r
0
i to

C
r-

r-
—1
03 03
?
Í —

c
01
=03

03
'S o
55 c
tí-
• t í -
O:'
5b S
•tí <u
03

£T

.03 tí
— o
ÍH -rt
TO <n
•tí 8) «
F 3
03


03:
O.-.
ai:
o
O O
C/3 O
35 5 "üí
s .. >>
>to
S' o
•c -Ö
Jen
en — c "tí
03 03 TO
p tí os ¿3
03
i— O; ;
c l -
c •— c
o et -
"S 03

. . A
O

tn C
C - I —H
Ä
(S
c ^
r -ra
c- i l
E
0
c o
0

5 TO
- 03
O tí
« £ S
Cl 5 2
•»-h — ri —
ai
m <u
03 il
= S S
r- O
tí " 'ri
o p. g;
o co
p -a
o
&
a =. §
s -
rt
O c/) o
£ - tí
—I —
o

>
ú
tí ai
•o fl
o
en J
^¡"i
en es .y
o c.. 55 03
••/.' tí o "Ö
S »-O
«
en
03
H
0
'E
— tí- —
—I

O "
O) tí
K
en
w
o
>
M

Z _¿
w Ï
CM
W ^
0 n.
W
(h
¡Z
H
«fe
fM
~ 2;
t/i O
M
3 U
M
W
O
a.
c -o
<
n
< ~
N °°
> «
< 3
B "
2 -
u 2
M ri
m 5
O
— Z?
o
o
as
©
f-i
a
SP
o

g o
N 03
CÖ 03
tí ^ *
§
a
S
03 ço tí
« o o
§ s «
.¡5 ft «
.22 » -s
. a ^ g
S » «
S 5 §
¿ cd
u
(D O O
fl c fl
„ 03
3 »' S
3
»
cd
X5
3
O
C8
03 B
10
ts
-•c Ä
O ^
"" es
S ~
03 OJ
cd^
3
Tj 03
cd g
H ft
"tí °
fi t,
CD —
«?
#3
01
#
CO

o
è- S
»».
m -
o .¡g
a s-
S S
S c
03 £
=° c
O ft
8 S
03 K
S g
H i—'
S3 03
03 Q3
C3
0
03
ft
O
TS
ft
S
C
03
C
03
O <B
N
fi
cd
be
u
o
>=í_
cd '3
o
Q3
fi
•O
1
.S
fi

be
u
O

fi
o
o
©

id

s
0
o i s
TS fi "3
a - s
g OD O
s g
. ° « t"
£ .5 ^ fe
O a'
C "Ö
LH O
t. 03
03 03
— 3
CD
•a
-o S
— fi
ri 2
© c
fi
m
<A ¿S S
5 ^ c
3 T3 .s
•ro Cd fi
m H
ce o?
« Cf l
o y
CS
fi
fi
fi
O
o
M
â « «
o S "
ft
h
(13
03
03
03
O
fi
m
S
03
•o 03
03
M
> i
Ì S
03 03
03
03 'S
03
h
03
-o
to o
03 03 c. CS
r — l >
1
.
C U
03
t- -a
03 ^
fi
03
cd
03
fi
03 —,
ti
cd ft
C- u m
fi 03
•a -
cd a,- ft
03
®
T3
bo
« 03
<13
ri
g I
cd
J
ü
fi £
03
03
03 03
03
03 ^
— C
5 ®
ft
^ be ~
ri *— t-í
— as « £
02 »
fi
iJ
ft —
ë o .s
s
- s g
b 03
03 tfl
CD
fi
03
t-
S M
CD
ö W
CD 03
ri .3
E J S
ft^ -o
. ri
03
03 03
03
S- O
^
03 03
Cr
a>
0
a>
ri
ri
ft
ri
•O
ctì
ft
03 03
ri
as
fi
co O iJ
03 bp
3
f-i
,
ft
B
cd c/3
N 03
c 2
aj ^
CO
cd
ft fi
Cd 03

S t-
3 cd
cd
fi
3
ri
S
C/ 3
C
03
as
5 c
ft 03
ri '3
tí -ä
3
- 3 'Ö D
3 Oí
ri o
cd cd o
03 ft
tí r" 03
ft 3 «
O
cd cd
03 (-
•23 3 ri
03
ft
w
CT
<
n
Cfi
Hl
<
N ST
tfi
W
z
os
<
>
<
«
3
H
»
%
0
£
0
M
IH
O
W
CO
O
s<
vi
CS
IH
Ü
M <
tfl M
IH
O
W
CO
O
s<
3
fco
O O
S
1
Í,
h 1 M
-Ó H
3
be
- 73 -
a)

C

t- iS
co
03 cd
"tí fcD
tí!
O C
c
03
•c e
e- i
cd ^
o> cr>
G c
u
cp
co
cd
03
f-
03
•O
•Ja-
CO
CP
03
'O
CD
a
'o
• r —1
ctí

CD

rq
03
03

•Ö
CD

'O
•o
cu C cd
o P
CD CO
S a
tí c
>-t O)
ë «
'tí
tí. en
o
tí ."tí
cu ¿o
tí -C
o °C
co tí
O 0J
' t í ^
a
tí u¡

— o
cd cd
n ü
O «i

03 _
CO f -
N 03
t- c
S i s
03 03 O
ai o n
t- "-i
tí tí
c
o tí
03 o
K a
• o

s o
•4 w
lO O X
co
es
>
Si
CD
CD
CD
f-i
CD
•ö

<13

¡> Cd
.— "S
CO
03
03 m
tí 03

CT
tí cd
ce ce
tí is
tí tí
tí- o
C/3 o
g
03 Cd
C/3
o >=
03 tí s
r- Cd
•tí tí ce
„. a
« i ; o
^ o
_ K
tí C tí
^ CC
1
03 tí
tí —

tíbo ti
03

03
CO
co tí
tí-
tíCd

tí-
t-
,£3
03
C
CO

'S
co
03

"03
' —'
co
cd
•o
CO

03
' '
03

•t í
CO OJ
o
OJ
co

03
>
03
er
tí fe
1
CCc-
03
,C0
03 tí O CO
03

[/¡
M
m
H
«
W
Q
¡5
O
u
M
CT!
«fl
IH
O O
g
ra
Î2
H
3
fie
»
O) 03
Q o
03
£

o
fc(
s
s
03
"03
o


. —
CO
co
03
tí.
co'
.tí
03 03
O
t-
_tíGV
co

tí"
o
03
c*
CC
c
ti
03
CO
' —
OJ
03
co
co
tí-
03
o
c
£
tío
fcn
tí CO
•tí tí
O CU
títí
cd —.
co
tí CO
cu tí
tí 03
"tí r —
ï a
03
03 Cd Cd
CO
O
ti
re
P,
a
o
U
E? •
o -
M i
03 !
c ¿
'S '
CO £3
tí o
tí •
6c"
— 74
EC
5 'P ci
CD tí
S Ä œ
2 S S.S
S ® I Í Q,
03 o .ft
S 'S — ft
s ft tí tí:
2 « tí
o cd "O
03 - —
03 í>
_cd
en
tí.

p e o
cd «Í « ®
cd g çj cu
03 03
Cd
03 CO
03 ©
-o fc
>ft co

a
-
C ^ ^
O C ®
ft ^
CO
'.cd
o »
co
p
^ tí cd
S .2 <y ft
cd
ft
CD
co
o
•r-l
o
cd
3 I S "O &
Cfl <U „ iL'
> S O
co cd >—
2f t « S s
ft ft co rtí ™
£ öd o ft
S 03 03 cd %
0- 5 O -
c
o.
C
— ft co
— Cd
tí- >=o
¡E en
ra
0
^'S
03 cd
¡SI
C S
>
¡1
œ
yj c
a £
o -
o Ph
en
„ cd
~ tí
03 "O
e' l
cd tí
CD
CO
03
n
SD
ft_
o
T3

ca
a
03
•n
co
o
m
03

O 03
bûft
- o
n
Q.
03 I-
1
-
O
03 tí
tí CO
- tí
5 H
en
03 o
ft tí
03

— 03
cd 03
S er.
• E 5
p

c '-3
0
co
ft tí
cd co
tí g
°<S
en _L
c ft
tí H
03 bD
g 03
QJ Ci
CD O <L>
- s
•o
cd
c-
co
03
b'D,
cd c
co 'o
03 cd
- co
O 03
bo
CO
fts
ro
C
g-P.
E S
» ¡d
ft X
£ 03
03
03
03
c 5
03 ft
03
s ®
I—I O
S e
. 03
S I
03
Cd f*
C- '
1
cd „
co'
-c "
c
i
en o
cd C
ft co
'I g:
fti.
> = •
ra cd
03 C3
ft O
>>
cd o
ft 'cd
ft ft
Ö
o
>- G
03
cd 03
ft
r
O
ft ft
cd
t-i
CO
>-. o
CO .Si
J
cd tí
O tí
1 c
ft
fcD
03
O
bo
c
o
-
c3 03 tí
03
ft
03
¿O cd
cd
en
0 CO
o
ft" c
CO
0
ra
ft
CO
0
O C-
ç-
c
CD cd

1
Ci
'y.
' tí
aj
-0 tí
aj
c
r~
tí.
03 BS
ft O
(D >3
'S ca
. tí
O)
S ft _
CD co co ^ tí 3
tí-sft i " a 5- cd
cd
c, t-
c
o - 03
CD tí >,
03
LJ , ^ ft 03
_ ft 03 Cd cd CS
03 3 ft — U
O
s g>: ^ « -s
o; " s: 03 ^ ^
^ p
73
en >,
02' 03 5 ed — tn
c ft 03 03CS
o c o a;
en cd — ft = ö
ra o; o- ft '3
cd in
g ft ^ f - 2?
ra 03 2 ft «
ft cd ra tí ^
—* ft -ra tí 03
ftC-Ö 03 03
w .ft m 5 tí
O — cd
c
- -C
•ri CO S 3 Cd o
h O. - U c. E
ft ft ft ft ' O
~ G jH ft
be ft
03
O
tn
M
in
H
di
H
fi
O
M
O
1-1
«f
2 S
o o
Z
1 w
ci Eh
3

— 75 --
tí ce
i °5
C ft
H co
CS c
03
<13
CO
s
c- U3
CO
73 ft
sc- -
J
S CO
ri
to
1-1
<u -n
co
C o
s
C S
il
13 CJ
03
S
S «
FT 03
G3
« g
£ S
O
CO X>
£ G
G «
03
CO
C S
C S
u
es

G EN

U
en O
C •o
c

o
à
es
03
tH
£
e
03

03
•o
Ö
g
'S

títí03
>
3
' S
tí co
• Ü G
R- 03
flj ti
•a es
.„ ft
ÇO
s
bp
'E

>s
03

E
c
G
03
CO
03
G
o
o
.-tí s
'S G
03 G
03
C
03
z
s g
• i —i ¿Z.
si
S fe
X ft
03
° Í?
G _
03 CO
1 - 03
03
S

03
>
'33
CO
ce
co ÇO
di
S
G
03
O
0)
•e
co
O
fi»
co
03
S
eu
G
O
|0
'S

0
G
1
o
o co
-a :
G
o
o
co
o
G
C3
03
03
O
03


O
s
o
en
(13
<D
'S
OJ 03
"G G
tí co
P o
be
'G tí
G 2
03 ft
O G
g
co
03
G
Oh
fcc
c- tí
tí -c,
ft o
•~°f t
> -
m
0
tí co
CS
co
CD
n
03
O
OC
03
03 03
•e s
co
o
tn
a?
S
Oh
a Ph
G en
ce o
o "C

S
£
H
ce
C
•G
_ce

C

en
bc
a
en
03
tH
O
u
<0
O
&

fcc
t-
tfl
M
tfl
H
(C
H
O
Z
2 «
3 o
m
a
ca Z
o H
Q- H

. M
rn W
ï*.
00
tn
15
rC
tn
ni
l-i
3
bc
— 76
G
03
C
-O
03
en
O ft
o
a.
•o
ta
O
tn
CD
S
en _•
c C
ft O
5 O
r a
ri o
en
<
[fi
M
Cfi
H
ffi
H
fl
Z
O
i-i
W w
O U
Oh £
l
W
O0
a
•o
'o
u
CD
W
JD
>i
ì c
ra
O.
O
O
(0
c
•o
"rô
H-*
ro
m
13
c
CD
u
O)
c
£_
ro
3
o
OD
O"
O
E
CD
î_
£_
D
CD
-a
to
10
c
o
N
o o
'o 'u
S ft
O hr
ft g
en M
ça ™
ft en
1/3 C
ft.ü
3
» m
ra. —
•—• cn
C en
aj _ra
ft C
TO 03
•a >->
ft 3
e/3
G
O
CJ
ej
eu
ft
c
S
•2 1
aj
-a 03
¡3
03
«
03
•Ö
03
O
03
S
es
S
05
03
S
ty
o".
s
03
S-i
(h
03
EC-
03
03
•O !
es
S ,
Ni
es
'S
P '
cd
t.
03
G
03
bD
s-
cd
E S
3
bo
"O
g en
«—• QJ
S a
N
ra
« a
es 0J
C U
E £
£ra
<U
"O 03
c
:2
'CJ tn
cd o
>
cd "o
br 03
i —i *
o V
eu 2
ft 5
G 03
re -a
CL c
ft
ÍXJ N
ra
es
CJ
'S
ä
;0
O
CS
N
•rH
e
CS
S3
Í-,
O
en
c
° g
ft r
G 03
cd en
C ft
^ C
Ä 03
G
-o
« cn-
G 03
~G
e" o
c .2 .
cd o en
en
03
03
ÎH
=
03 03
ft § ft
3 -Cd co
G en 'C
o ft ft
a O <
tfi
Cfi
W
«
H
P
So
CS
O 3
«
.Sí
£¡S
I w
4 h
fa
— 77 —
CLASI FI CACI ON DE LOS TERRENOS
Mi).—Para la organi zaci ón y preparaci ón clel
terreno para el combate, éste se cl asi fi ca:
1.°—Uniformemente llano.
Este terreno no se presta a la i nstal aci ón de
buenos observatori os.
Permi te la organi zaci ón de la observación aé-
rea propi a por la facilidad de las tomas de tie-
rra para los aviones.
Permi l e la fácil progresi ón de las tropas, pero
no les procura protección de las vistas ni de los
fuegos.
No favorece el escal onami ento de fuegos.
2.°—Terreno accidentado.
Favorece la desenfi l ada; en estos terrenos
existen ordi nari amente, buenos observatori os.
3.°—Terreno de altas montañas.
Se caracteri zan por la escasez de comuni -
caciones y por la i mpracti cabi l i dad en cierta«
zonas, su organi zaci ón exige regi as excepcio
nales.
PRI NCI PI OS GENERALES
PARA LA ORGANI ZACI ON DEL TERRENO
150.—La defensa de las obras, debe, más que
en su resistencia, basarse en la diseminación
y en el escalonamiento, en la compartimenta-
ción, en la perfecta adaptación al terreno, y en
el enr"scarami ent o.
131.—L a elección de observatorios de largas
vistas y su perfecto enmascaramiento, son
condiciones fundamentales para que una posi-
ción reúna buenas condiciones de defensa.
152.—L as ametralladoras pesadas constituyen
el esqueleto ele una posición.
lo3.—El enemi go debe i gnorar hasta los últi-
mos momentos, la situación de los asentami en-
tos de las ametral l adoras de flanqueo.
154.—No deben, en general , colocarse los asen-
tami entos de los observatorios, ni los ele ametra-
lladoras de flanqueo, en las líneas de defensa ni
en las comuni caci ones, para no del atar su situa-
ción. Las comuni caci ones de estos el ementos, de
existir, deben ser subterráneas-
155.—Las organi zaci ones reconoci das por el
enemigo y someti das a su tiro, deben en algu-
nos casos, consi derarse como si mul adas y subs-
tituidas con nuevas obras bi en enmascaradas,
en otros l ugares.
156.—El enmascarami ento debe comprobarse
desde lo alto a disfintas horas y tomando dis-
tintos puntos de observación para que los espe-
cialistas corri j an i nmedi atamente los errores.
Debe comprobarse tambi én en distintas épocas
para tener en cuenta, las vari aci ones que pue-
de haber sufri do el terreno próxi mo y que pu-
dieran obl i gar a vari ar el color o el aspecto del
enmascaram ien lo.
157.—La defensa próxima,- está encomendada
pri nci pal mente a la.s awn^ automáti cas.
- S O -
loB.—No es preciso bati r con eficacia clesde
el parapeto y por el fuego directo el terreno de
ataque, porque el cumpl i r esta condición podría
dar l ugar a un trazado defectuoso, si endo mu
chas veces más fácil batir el terreno con el fue-
go de tas obras próxi mas. Por esta razón para
ta defensa de una organi zaron, se contará n'u
sólo con sus fuegos, sino tambi én con los de las
organi zaci ones i nmedi atas, especi al mente con
los de flanqueo.
159.—Las tri ncheras y los ramal es de comu-
nicación deben permi ti r la defensa sucesiva
paso a paso, de modo que la pérdi da de una par-
te de la posición no i mpl i que la de la totalidad.
160.—Las tri ncheras deben fl anquearse mu-
tuamente; su pri mera mi si ón es dar seguri dad
a los puestos de ametral l adoras, para que el
enemi go no pueda asal tarl os.
±61.—La parte activa de una obra de campa-
ña. la consti tuyen los prestos de armas auto-
máti cas que baten los sectores pel i grosos en el
frente y en los flancos, y aun el terreno inte-
rior. La parte pasiva, la consti tuyen los abri-
gos para las máqui nas y para el resto de la
guarni ci ón.
162.—L a red de trincheras debe tener un des-
arrollo mucho mayor que el de armas disponi-
bles.
163.—Los i nterval os entre posiciones pueden
quedar sin guarnecer, pero deben estar bati dos
por la artillería propi a y enfilados v Cañoneados
desde las posiciones conti guas, pnra evitar que
el enenv>i pueda filtrarse por ellos.
iñ'i.—TI aR r>R <-fo de los intervalos v el de Jos
centro« de " puntos de apoyo, debe
confundirse (íigs. 15 y i 6).
165.—Toda oraai maci ón defensiva, dpfie estar
dispuesta para la ofensiva y para realizar con-
traataques.
166.—Debe procurarse, en cuani o sea posible,
que las ametral l adoras v fusi l es'batan eop I jro
rasante J a zona que les corresponda.
— Si —
Esta condi ci ón es fundamental para las ame-
tralladoras de flanqueo.
167.—Las posiciones en conírapendiente son
recomendabl es contra medi os de ataque supe-
riores. si empre que se di sponga de buenos ob-
servatorios y la moral de las tropas propi as sea
muy elevada.
168.—En 1a. proximidad del enemigo, no de-
ben empl earse, en cuanto se pueda, materiales
especiales que delaten la construcci ón de obras
fundamental es. Esto es esencial para los ob-
servatorios y asentami entos de ametral l adoras de
flanqueo.
169.—En las líneas avanzadas, no se construi -
rán abri gos para más de cinco o seis hombres
y, en general , debe tenderse a la construcción
de abrigos pequeños muy diseminados.
170.—Debe tenderse a consegui r la continui-
dad en las organizaciones para desori entar al
enemigo y para poder modificar a vol untad, se-
gún las i nci denci as del combate, la situación de
las fuerzas; pero esta conti nui dad, de existir,
no implica la ocupación de todo el terreno por
las tropas.
171.—L as organizaciones deben presentar, en
cuanto sea posible, un aspecto uniforme, para
que el enemi go i gnore los puntos donde la de-
fensa ha acumul ado sus fuegos (figs. 15 y 16).
172.—La gran diseminación de fuerzas a que
obligan los nuevos pri nci pi os de la defensa del
terreno, el apoyo mutuo entre las di sti ntas obras
mediante fuegos de flanqueo, la conservación a
todo trance de los puestos de ametralladoras ais-
lados hasta el úl ti mo momento, aun después que
el enemi go haya abi erto brechas en la posición,
exigen :
1.° Moral y disciplina muy elevadas.
2.° I ntima compenetración y enlace entre to-
dos los el ementos que consti tuyen la. organiza-
ción defensi va.
3.° El hábi to que debe adqui ri rse en ti empo
de paz.
-
V La previ si ón que, hoy.más que nunca, es
la base del éxito.
173.—Con arregl o a los modernos principios,
la organi zaci ón del terreno para el combate, ad-
mi te : la ligereza, sencillez y economía en las
obras; pero exige como base: la moral, discipli-
na en las tropas y la preparación de la oficiali-
dad. v. como fundamento pri mordi al , la previsión
8-3 ~~
uKÓANI ZACluN DEFENSI VA EN TERRENO
ACCIDENTADO
174.—Una vez determi nada la si tuaci ón que ha
de tener una posición con arregl o a las condi-
ciones tácticas a que debe estar subordi nada, 1a.
línea pri nci pal de resi stenci a se establecerá con
arregl o a las normas si gui entes:
175 (tlg. 27).—E n la cresta militar.—Para em-
plear esta organi zaci ón hace falta que desde di-
cha línea se pueda bati r en el terreno ante-
rior una zona de 300 metros de profundi dad, por
lo menos, con tiro rasante.
176 (flg. 28).—A media ladera.-—Se empl eará
esta disposición cuando la cresta mi l i tar está
muy alta, muy alejada, o cuando no sea posi-
ble el tiro rasante o exi stan numerosas ondul a-
ciones del terreno que permi tan la ocultación
del enemi go.
177 (flg. 29).—A l pie de la elevación. —Cuando
exista del ante de ésta una extensa zona l l ana.
178 (fig. 30).—E n contrapendiente.—Si se dis-
pone por del ante de un campo de tiro de 300 me-
tros en adelante, si la moral de las propias tro-
pas es muy elevada si se tiene asegurada la po-
sesión de buenos observatori os y si la pendi ente
del terreno no excede de 12.° a 15.°
179.—En casos excepci onal í si mos e i mpues-
tos por las ci rcunstanci as topográficas, se podrá
recurri r a. la organización defensi va en las
crestas.
- 84 -
tu tu
-a -a
t[neq_
1$
A ^f f _ ! Q
Sojtenes~\ 5
'•S
I
rej/sfe/o c/é?
FIGURA 27.
- S
5
-
CO O —
'3
0) fl H
i- ed .g
» " a
T3 .„ li
ed g,
2 e«
•3 ^ r
.S
a
^ B
«
6
.2
a> „ o
C m ed
tu in vi
a
u
2
0) IH
h rf i—i
C i)
è "a «
5 B
11
o
w
5 ~ O
¡55 ° '
T3 di
. C ti
o « 5
.¿S 3 ed
3 u s
« ^
II) Cd
n
o
g — -
c>
.0
N
<J
•s
I
I
A ' h f J L l P ^ a /
res/ 'sA
j<
«I
I *
F I G UR A 2 8 .
— i6 —
F I GURA
a
'C
P.
g
>
tU
m
O
e,
rt
u
<U
'M
0
a
<0
3 "S
a a) g
>
M
r—t (U
tn
X*
(A
(U
tn
a)
X
d
tn
O
D
d
CS
en
O •d
tu P.
en
O
XI
O
d
<u
e
a}
tu
d
|H
t/1
cd
<U
d
. a
S
I S
ai
a;
"p.
0
M
V
T3
>
a
•t í
"p.
0
M
ß
0 M
0 O en
en
a, m
(U
«
•—1
en
•0
tu
CU
O
•H
O

CU
P.

d
35
0
p.
tn
•5
(U
H
M
O
S
ni
0
1n
a
13
ni
tn
a
I
o
SOS/-6VSfiSjt^
¿mea
L/hea \ßr<s/.
?e>jU>Spr)C/<3
FI OTI RA 3 0 .
ORGANI ZACI ON DEL TERRENO
EN CASOS ESPECI ALES
180.—En los párrafos anteri ores, se ha tratado
de los tipos normal es de organi zaci ones defensi-
vas, adaptabl es en l í neas general es a las distin-
tas clases de terrenos, especi al mente a los terre-
nos llanos y medi anamente acci dentados, pero
como habrá muchos casos en los que no será po-
sible llegar al tipo normal por falta de tiempo,
de elementos, o porque la constitución del terre-
no lo i mpi da, será preciso tenerl o' en cuenta,
aprovechando, en cuanto sea posible, lo dispues-
to en los párrafos anteri ores e i mprovi sando lo
que las ci rcunstanci as exi j an.
181.—Cuando una fuerza ocupa un terreno, la
organización de éste, comprende: desde la sim-
ple. adaptación al mi smo (sin obras de fortifica-
ción de ni nguna clase), conservando las disposi-
ciones y distancias, que determi nan los párra-
fos 140 a 148. hasta los tipos más perfeccionados
de obras en período de estacionamiento.
182.—En cuanto sea posible, se empezará la
construcción de pozos de ti rador y de abri gos
independientes, y poco a poco se perfecci onará
la obra según se indica, en los párrafos 135 y 136.
183.—Cuando en el frente defensivo, existan
zonas de recorrido difícil, se organi zarán sólo
los accesos fáciles, di sponi endo en ellos, obs-
táculos y ametral l adoras de flanqueo y ocu-
pando las zonas de recorri do difícil, con ele-
mentos de resi stenci a y puestos ele observación
para evitar el envol vi mi ento de tos pasos fáciles
y los golpes de mano.

9
o —
184.—La distancia entre posiciones y entre lí-
neas sucesivas, varí a por las condiciones del te-
rreno, y puede oscilar entre límites más ex-
tensos que en el caso de terreno medi anamente
accidentado, pudienclo además el límite menor
ser mucho más pequeño que el admi ti do en te-
rreno ordi nari o, puesto que el enemi go puede
di fí ci l mente someter al mi smo ti empo dos líneas
o posiciones próxi mas al tiro de preparación, de-
bido a la i nsufi ci enci a de medios, materi al es, mu-
niciones, eLc., y a las di fi cul tades en la observa-
ción terrestre y aérea.
185.—Las regl as que se han dado en la orga-
nización de frentes defensivos, son aplicables
tambi én a las divisiones ai sl adas y a fuerzas in-
feri ores a la división que tengan que organi zar
el terreno. En estas organi zaci ones, así como en
las que no existe Artillería, se admi ti rá la dispo-
sición de las l í neas general es, pero la posición de
resi stenci a y el plan de fuegos que debí an venir
subordi nados a los de las otras divisiones, en es-
tas organi zaci ones de menor i mportanci a, serán
i ndependi entes. Esta simplificación en la organi-
zación, i mpl i ca tambi én la de los enlaces y trans-
mi si ones.
186.—Las posiciones avanzada y de resistencia,
podrán reduci rse a una sóla posición que com-
prenda una línea de vigilancia, una línea de re-
sistencia, y otra de reservas y sostenes.
187.—Si no es posible, porque el tiempo no lo
permi ta, realizar un pl an de fuegos completo,
bastará en úl ti mo extremo, con fl anquear cada
una de las líneas de la defensa, dej ando para
cuando sea posible, la organi zaci ón defensi va de
los ramal es y comuni caci ones.
188.—Entre los casos. especiales de organiza-
ción, deben menci onarse: la defensa de caseríos,
pueblos, bosques, terrenos de altas montañas y
posiciones eventuales.
- - c>i —
OHGÁNIZAC10N PARA LA DEFENSA DE CA-
SERI OS. PUEBLOS. ETC.. ETC.
189.—Como ios ejércitos hal l arán a su paso
caseríos, aldeas, pueblos, etc., y como su pose-
sión y conservaci ón resul ta ser una consecuen-
cia inevitable de su presenci a en el teatro de ope-
raciones, será preciso tenerlo en cuenta para la
organización del terreno, muy especi al mente en
las guerras i rregul ares v en las guerras civiles.
190.—En estas guerras, el enemigo, corno me-
dios de ataque, acude a la sorpresa, a la esca-
lada y al bloqueo, empl eando el cañón y el in-
cendio, .como medi os auxi l i ares de destrucci ón.
En estas organi zaci ones abundan los materi al es
de construcci ón, como la piedra, la cal y el
yeso; la madera, si bi en no falta, rara vez se
encuentra en gran canti dad, y la ti erra es, a
veces, muy escasa, por hal l arse la roca a poca
profundi dad o en la su^prfi-Me del terreno; re-
sulta, por tanto, muy difícil y costosa la cons-
truccción de las obras de campaña de ti erra y
madera, si endo preferi bl e utilizar los materi al es
de construcci ón exi stentes en la localidad y los
procedentes de derri bos.
191.—Para el caso en que la ocupaci ón de los
pueblos hubi era de prol ongarse por largo tiem-
po los atri ncherami entos que se construyan
habrán de tener condi ci ones para el aloja-
miento ele las tropas, y hasta para servi r de al-
macenes y depósitos.
KF.FILAS GENERAL ES PARA LA ORGANI ZACI ON DE ESTAS
OBRAS.
192.—Las obras que general mente son nece-
sarias para poner a un pueblo en estado de de-
ferí a son ríe ejecución rápi da, porque estando
— 92 - -
el terreno i nmedi ato muy dividido y con culti-
vos, hay faci l i dades para construi r cercas de
todas clases, estacadas y, a veces, acequi as y ca-
nales, etc., que pueden empl earse ventaj osamen-
te para la defensa.
Estos trabaj os pueden ser progresi vos, empe-
zando por el exteri or de la población y siguien-
do hacia el i nteri or; y aunque no pudi eran com-
pl etarse del todo, la defensa se puede hacer, al
principio, sin i nconveni entes, mi entras las tro-
pas desti nadas a la defensa i nteri or, y en es-
pecial las de I ngeni eros, termi nan las obras in-
feriores y las necesari as para proteger la re-
tirada.
La situación de la línea principal de resisten-
cia depende de que el enemi go di sponga o no
de artillería, pues en el pri mer caso, hay que
organi zarí a a vanguardi a de la linde exterior
del puebl o y en el segundo, puede i nstal arse
coi nci di endo con ella, según se estudi a, en de-
talle en el II tomo.
Se evitará a toda costa, por el enmascara-
miento, el reconoci mi ento por parte del enemi-
go, para que no pueda éste saber cómo se ha
puesto en estado de defensa la población, cuán-
tas y qué l í neas de defensa existen, los traba-
jos que se realizan en el i nteri or, qué fuerzas
están encargadas de la defensa y cómo están
di stri bui das estas fuerzas.
193.—Eslas obras ti enen los i nconveni entes
de que:
f.° No se puede aumentar o di smi nui r el
frente de defensa, sino entre límites muy pe-
queños y, por tanto, no estará si empre el fren-
te en relación con el efectivo di sponi bl e.
2.° No se puede mantener la uni dad de las
tropas que las ocupan, la cohesión se pierde y
la vi gi l anci a de los oficiales es difícil.
3." La ocupaci ón de pueblos, caseríos, etcé-
tera con fuertes núcl eos es contrari a al princi-
pio de la diseminación, siendo temi bl es los efec-
tos de. la Artillería enemi ga.
— 03 --
ORGANIZACION PARA EL COMBATE DE LOS
BOSQUES
194.—Los bosques presentan un obstáculo para,
el fácil movi mi ento de las tropas, que sólo pue-
den ci rcul ar por los cami nos ordi nari os que pa-
sen por ellos, o por los forestal es abi ertos para
la explotación. Dedúcese de aquí la necesidad
de conocer, en un bosque, su grado de penetra-
bilidad, cuando se haya, de poner en estado de
defensa, para deduci r las dificultades que pre-
sentará el abri r los pasos necesari os donde no
existan oíros, o sean en número escaso, o en
dirección no conveni ente. Estas dificultades de-
penden de la edad del bosque y de la natural e-
za del arbol ado.
A través de un bosque, sólo podrá pasar la
Artillería cuando haya cami nos permanentes;
la Caballería podrá ci rcul ar en grupos aislados
y por las sendas; y úni camente la I nfanterí a
podrá marchar, aunque con más o menos tra-
bajo y di semi nada por todos aquellos sitios en
que el arbol ado no sea muy espeso.
Estas consi deraci ones se refieren a los bos-
ques, si empre que no se hallen en terrenos muy
agrestes, cuyas dificultades se añadan a las que
proporci onan los árbol es; en estos casos, para
llegar a organi zarl os defensi vamente y estable-
cer las comuni caci ones, serán preci sos medi os
parti cul ares y un consumo de ti empo i mpor-
tante.
195.—Considerados tácticamente, los bosques
se dividen, según su extensión, en pequeños
y grandes. En los pri meros, las tres Armas pue-
den obrar en combi naci ón, estableciendo la Ca-
ballería y Artillería en los terrenos adyacentes.
En los segundos, la cooperaci ón de estas últi-
mas Armas es más difícil en la defensa y más
pasiva, por las razones que antes expusi mos,
consi derándol os como obstácul o para la mar-
cha de estas tropas.
Esta mayor o menor extensi ón de un bosque,
— 94 —
una vez conocida, servi rá par-a apreci ar el tiem-
po necesari o para recorrerl o de un extremo a
otro, o en senti do de su profundi dad, y el que exi-
gi rán los trabaj os de fortificación que haya que
ej ecutar. De este modo se verá si es posible
deci di rse a su ocupación con las tropas dispo-
nibles.
Cuando el bosque sea de poca extensi ón se
podrá aprovechar con ventaj a para la defensa
Los bosques muy extensos poca o ni nguna
ventaj a ofrecen para una defensa i nmedi ata en
relación con el numero de defensores que'sea
posible i nstal ar en el lindero, a menos de dise-
mi narl os con exceso. En eslos casos podrá con-
venir mas apoyar la. defensa en puntos con-
veni entemente elegidos en el i nteri or, o detrás
198.—Pero sea cual qui era la extensi ón de un
bosque, en su i nteri or existen, a veces, los mis-
mos acci dentes que en terrenos despej ados como
al turas, barrancos, etc., los cuales es natural
que i nfl uyan en la elección de. la línea que se
haya de atri ncherar y en la clase de obras que
la hayan de consti tui r. Una cosa anál oga ocu-
rre con los edificios o caseríos, que puestos en
estado de defensa podrán servir, según su si-
tuación e i mportanci a, para el refuerzo de la
posición.
En general , la línea principal de resistencia
se organi zará algo retrasada de la linde exte-
rior de aquéllos, y se aprovecharán como línea
.de obstáculos, talas de árbol es combi nadas con
al ambradas, según se i ndi ca en el tomo II
197.—Se procurará evitar que, por un reco-
nocimiento, el enemi go pueda darse cuenta
exacta de los medi os de que di spone el defen-
sor y del valor defensi vo del bosque. Es rela-
ti vamente fácil en los bosques, ocultar de las
.vistas ¡os el ementos de la defensa.
Se tendrán previ stas las di sposi ci ones nece-
sari as para el caso de i ncendi o.
Se reduci rán al mí ni mo las obras de ti erra por
ser difíciles en estos terrenos, empl eando, en cam-
bio. las defensas accesori as y obras de mader,
ORGANIZACION EN TERRENOS UE ALTAS
.MONTANAS
198—Para la elección de posiciones, en estos
terrenos, es fundamental el conoci mi ento de las
comuni caci ones normales a la dirección del fren-
te y de las transversales.
199.—Las posiciones de resi stenci a se organiza-
rán en forma que permi tan un campo visual des-
pejado, y el tito rasante de ametral l adoras y fusi-
les, en cuanto sea posible.
200—La defensa en las zonas de alta montaña,
puede l i mi tarse a las partes de fácil acceso; en
los que sean difíciles bastará di sponer de obstácu-
los (natural es y artificiales), flanqueados por al-
gunas ametral l adoras. Como en estos terrenos
será preciso en al gunos casos, combati r en más
de un frente, se tendrá en cuenta este dato, para
la organi zaci ón de la línea pri nci pal de resis-
tencia, pudiendo reducirse el escal ommi ento a
lo indispensable, según se i ndi ca en el tomo I I
en la dei ensa de desfiladeros, puentes, etc.
201.—Debe asegurarse a toda costa, la defensa
de las vías de comunicación que unen el frente
con la retaguardi a, asegurando los flancos con
organi zaci ones defensi vas y una vigilancia es-
pecial.
202—E s fundamental, tener previ stas las des-
trucciones de las obras en los puntos de paso obli-
gado, las zonas de terreno que permitan rodear
las brechas y las posiciones v asentamientos de
armas que impidan que el enemigo pueda recons-
truir las obras destruidas (fig. 26).
203.—C uantas comunicaciones se construyan,
se procurará estén sujetas a la condición de pa-
sar por puntos precisos, fáciles de batir, y en
los que se pueda entorpecer la marcha con obs-
táculos natural es y artificiales.
204.—La posesión de las al turas, da al defen-
sor gran superi ori dad moral . Permi te a l a I nfan-
— 124 —
tería contraataques rápi dos sobre un adversari o
agotado por la subi da de las pendi entes.
205.—L os observatorios en las grandes alturas,
no sirven más que en tiempo muy claro, no per-
mi ten a veces ver el fondo de los valles, a cau-
sa de las ni ebl as y nubes baj as, deben por lo
tanto establecerse también observatorios a me-
dia ladera.
206.—No es conveni ente colocar las sucesivas
líneas de defensa en una sola vertiente, porque
se destacarí an demasi ado, pudi endo establecerse
los sucesivos escalones reparti dos en profundi -
dad, utilizando para al gunos, la contrapendi ente.
207.—Para determi nar las di stanci as entre po-
siciones sucesivas y entre líneas, véase lo dicho
para la organi zaci ón del terreno en casos espe-
ciales, párrafo 184.
208.—Los puntos de reunión de las tropas des-
tinadas a los contraataques, deben elegirse a la
i nmedi aci ón de los l ugares de probabl e i nterven-
ción, puesto que la falta de comuni caci ones im-
pediría su oportuna presentaci ón en el combate,
caso de estar al ej adas.
209.—La posesión de las crestas elevadas per-
mite ocul tar organi zaci ones defensivas, dispues-
tas detrás de aquéllas.
210.—La organi zaci ón de las posiciones en te-
rreno montañoso, no deben circunscribirse a la
ocupación de las crestas, debiendo englobarse en
la organización, los asentamientos a media la-
dera.
211.—-La di stri buci ón de ¡os diversos el emen-
tos puede simplificarse, uti l i zando los acciden-
tes del terreno; pero, en cambio, la natural eza
del suelo puede dificultar la ejecución de las
obras, si bien aumenta sus condiciones de resis-
tencia.
212.—Los fuegos de flanco serán los general-
mente empleados, y por consiguiente, los que
determinen el trazado de la posición, con más ra-
zón aún que en el terreno llano y medi anamen-
te acci dentado.
213.—NQ obstante la abundanci a de obstácul os
natural es que se han de presentar en estos te-
rrenos, no queda excl ui da la colocación de de-
fensas accesorias, especi al mente en las zonas de
fácil acceso.
214.—La di fi cul tad de construi r comunicacio-
nes enterradas y subterráneas, quedará compen-
sada por la posi bi l i dad de uti l i zar otras, natu-
ral mente desenfi l adas.
215.—Asimismo, la di fi cul tad de construi r los
asentami entos de las baterí as y de bati r con fue-
gos de frente los terrenos en pendi ente, condu-
ce a i nstal ar aquél l as a grandes di stanci as y de
modo que puedan efectuar ti ros de flanco, ase-
gurando por medi os especi al es el mando y los
enl aces.
POSI CI ONES EVENTUALES
216-—Se cuentan entre éstas, l as posi ci ones
que en al gunos casos deben organizarse por la
C aballería en la toma de contacto; las de la mi s-
ma Arma que en caso de encuadrami ento y por
falta de reservas de i nfanterí a se enví en para ce-
gar una brecha produci da, y en general , cuan-
tas .sean, resul tado de una i ncursi ón real i zada
por débi l es efectivos que necesi ten estabi l i zarse.
En el pri mero y tercer caso, las posi ci ones
preparadas serán el embri ón de otro si stema
más sólido que ul teri ormente han de crear otras
uni dades de ocupaci ón.
En el segundo, y teni endo en cuenta que el
terreno se encuentra ya preparado, se aprove-
charán de él las l í neas i ndi spensabl es para la bue-
na arti cul aci ón de las fuerzas.
217.—En tales casos, se procurará que la posi-
ción elegida, si es aislada, .reúna l as si gui entes
cual i dades:
a) Que sus flancos estén apoyados en Obs-
táculos natural es o puntos de defensa fácil-
- 98 —
b) Que las líneas que se preparen, sean las
extri ctamente i ndi spensabl es para garanti zar
cierta solidez y elasticidad, en forma tal, que la
profundi dad de la disposición no perj udi que a la
capacidad de resi stenci a.
c) Que los sistemas de enlace, comunicacio-
nes y transmi si ones, sean cui dadosamente esta-
blecidos.
d) Que caso de tratarse de tropas de C aballe-
ría, éstas hallen buena disposición para tomar de
nuevo sus caballos, para efectos ul teri ores.
218.—En caso .de encuadramiento, la i nterven-
ción de las reservas móviles de fuego, desde el
punto de vista de este regl amento, está orienta-
da en el sentido de detener en pri mer térmi no
la progresi ón del enemigo, y de crear en donde
ya no existen más que débiles islotes de resis-
tenci a—pequeñas fracci ones o armas automáti -
cas ai sl adas—una organi zaci ón elemental, pero
suficiente.
219.—En general , la organi zaci ón constará de
tres l í neas: la de vanguardia, (con el ementos de
vi gi l anci a y a ser posible, obstáculos), la de re-
sistencia y la de sostén o reserva.
220.—En las posiciones eventuales, ocupadas
por débiles efectivos, se dedi cará especial aten-
ción al si stema de fuegos de armas automáti cas,
siendo escasa la dotación de Artillería. Debe ten-
derse a que los fuegos que desde las di sti ntas
líneas se produzcan, causen si empre efectos de
flanqueo, y a ser posible ele rasanci a.
221.—Si la escasez de Artillería es muy pro-
nunci ada, se reservará ésta para la acción de
conj unto, fi ando el apoyo directo a las uni dades
de armas automáti cas.
222.—Normal mente se reparti rá el frente de la
posición en centros de resistencia adj udi cados a
efectivos anál ogos al batal l ón. Los puntos de sol-
dadura entre los distintos centros de resistencia,
se asegurarán con pel otones de enlace, provis-
tos de ametral l adoras o fusi l es ametral l adores.
223.—-Los caballos de mano se i nstal arán a cu-
— 99 - -
bierto, baj o bosque, di semi nados entre las ca-
lles de una localidad o aprovechando acci dentes
del terreno. La fuerza de protección de estos ca-
ballos, provi sta de ametral l adoras, o fusi l es ame-
tralladores, organi zará los asentami entos de es-
tas armas.
224.—Las órdenes para la organi zaci ón de es-
tas posiciones eventuales, los puestos de man-
do, observatorios, asentami entos, abrigos, en-
mascarami ento, etc., se harán con arregl o a las
prescripciones conteni das en este Regl amento.
OBSERVACI ONES
225. l.°—Las fuerzas de Caballería encuadra-
das ordi nari amente en las posi ci ones normal es,
se fracci onarán i dénti camente a las demás
fuerzas.
2.°—Las posiciones eventuales, no son, ni cons-
tituyen posiciones especiales por su organiza-
ción, sino adaptaci ón, de la organi zaci ón a los
efectivos y especi al mente a las di sponi bi l i dades
de Artillería. Como queda dicho, son el embri ón
cíe la organi zaci ón definitiva, hecha por uni da-
des de ocupaci ón.
POSI CI ONES. AI SLADAS
226.—Las posiciones ai sl adas adolecen del in-
conveniente de que pueden precisarse sus con-
tornos y la situación de sus elementos más im-
portantes—especialmente por la fotografía aérea—
Teniendo en cuenta los potentes medi os de
destrucción modernos y la facilidad de correc-
ción del tiro por las i ndi caci ones de los aeropla-
planos, será difícil su conservaci ón a no tratar-
se de obras extensas y costosas. Aun en el caso
de que no se llegue a l a destrucci ón total de una
obra, e- fácil hoy día, consegui r la neutraliza-
— 100 —
ción, por l o. menos la de sus órganos más im-
portan Les.
227.—Hay casos sin embargo, especialmente
en países montañosos, en los que las condicio-
nes especiales del terreno, permi ti rán la cons-
trucción de obras ai sl adas de excelentes condi-
ciones defensivas, que obl i garán al adversari o a
di straer fuerzas para la observación o para el
ataque, si no qui ere correr el riesgo de tener a
retaguardi a o en sus flancos, núcl eos ele fuerza
que puedan consti tui r serio peligro, especial-
mente para sus comuni caci ones.
Pueden consi derarse i ncl ui das entre las obras
aisladas, las posiciones eventual es de Caballería
en la toma de contacto y las que fi guran en la
organi zaci ón del terreno en casos especiales-
228.—En la mayor parte de los casos, el ene-
migo no podrá avanzar dej ando a retaguardi a
o en uno de sus flancos posiciones aisladas de
i mportanci a.
229.—En general , la organi zaci ón de estas po-
siciones debe estar preparada en ti empo de paz
y ser de tipo permanente, haci éndose todas las
construcci ones a prueba, úni co medi o de resis-
tir la concentraci ón del fuego de Artillería ene-
mi ga. Se tendrá tambi én en cuenl a el tiro des-
ele los aeropl anos; se pondrán en condi ci ones de
resi sti r l argos asedios, dándose gran importan-
cia a las comuni caci ones y obras subterráneas
y se preveerá la guerra de mi nas.
230.—En al gunos casos, (grandes al turas, es-
carpados, ríos, etc.,) tanto podrá favorecer la
confi guraci ón del terreno, que podrán organi-
zarse obras aisladas, de tipo ligero, procurándo-
se entonces aplicar en ellas los mi smos princi-
pios establecidos en capítulos anl eri ores para los
frentes defensivos, especi al mente la disemina-
ción, el escalonamiento, l a disimulación y el en-
mascaramiento.
231.—Estos dos úl ti mos faclores, ti enen aún
más importancia si cabe, que en los frentes de-
fensivos de tipo normal , en los que cabe la repa-
101
ración, el refuerzo e incluso la susti tuci ón de
los el ementos destrui dos; por esta razón, las
obras aisladas, deben estar en combi naci ón con
grupos móviles de. fuerzas y en cuanto sea posi-
ble, en relación i nmedi ata con otras organiza-
ciones defensi vas.
Las grandes organizaciones defensivas perma-
nentes, formadas a veces por obras cerradas, ten-
drán por objeto proteger puntos vitales para el
país, como bases navales, centros ferroviarios,
comarcas con grandes recursos, nudos de comu-
nicaciones, etc., y su estudio corresponde a 1a.
fortificación permanente.
CASO DE ESTABI LI ZACI ON
232.—Un frente defensi vo puede estabilizarse
cuando la situación defensiva se prol ongue o
cuando el mando prevea la permanenci a, du-
rante al gún tiempo, en una zona determi nada.
233—Si endo la perfectibilidad de las obras
uno de los pri nci pi os más esenciales para la
organización del terreno, se pasará, en cuanto
sea posible, desde las sencillas zanj as, trinche-
ras y asentami entos al ai re libre de las distin-
tas armas, a obras más permanentes y estables.
234.—Se reforzarán las líneas de obstácul os;
se perfecci onarán zanj as y tri ncheras; se cons-
truirán comuni caci ones subterráneas, abri gos a
prueba; se uti l i zarán materi al es especi al es; se
reforzarán los di sti ntos escalones de la organi -
zación defensi va con nuevas líneas y, en fin,
se empl earán todas aquel l as di sposi ci ones que
permitan aumentar la resi stenci a de las obras y
la comodidad del personal encargado de la de-
fensa. En la estabilización puede organi zarse
también la guerra de minas.
235.—Se estudi arán deteni damente y se ejecu-
larán en cuanto sea posible, tocias aquel l as obras
fie saneamiento e higiene, que tanta i mportanci a
tienen en las acumul aci ones de hombres y que
son el único medi o de evitar las grandes epide-
102
mías, que l aní as baj as ocasi onan en la guerra.
236.—La estabilización i mpl i ca tambi én orga-
nización de parques fijos y el establ eci mi ento de
relaciones con otros organi smos al ej ados de las
zonas ele operaci ones, ya que en este perí odo de
la defensi va el consumo de toda clase materi al es
de construcci ón puede llegar a ser considera-
ble y hacer preci sa la utilización de gran canti-
dad de recursos que la i ndustri a civil debe su-
ministrar.-
237.—A pesar de tocto, hay que tener si empre
presente que en toda organi zaci ón defensiva
cuantas obras se realicen han de tener por prin-
cipal fi nal i dad la de poner nuestras tropas en
condi ci ones de realizar la ofensiva.
PREPARACI ON DE LAS C0MUNI CAC1 >NES
CON RETAGUARDI A
238.—Las comuni caci ones con retaguardi a tie-
nen por objeto :
f.° Atender, en hombres y materi al , a las ne-
cesi dades de las fuerzas combati entes.
2.° Faci l i tar la reti rada.
3.° Evacuaci ón de enfermos y heri dos, mate-
rial i núti l y de recomposi ci ón.
239.—Dacía la i ntensi dad del tráfico en una
guerra moderna, estas comuni caci ones sufren
degradaci ones de i mportanci a, y es preci so pre-
ver las recomposi ci ones di sponi endo de grandes
depósitos de materi al , especi al mente de piedra
machacada, de la que se hace, en las carreteras,
un consumo enorme en las guerras modernas.
240.—No si endo suficientes en muchos casos,
por las razones expuestas, las vías existentes,
preci sa proyectar en ti empo de paz, todas las
comuni caci ones necesari as y construi rl as con la
mayor rapi dez posible, así que las necesidades
lo exi j an.
241.—Por la mi sma razón, el mando debe
tener previsto el Reglamento de Circulación y
— io3 —
un orden de preferenci a para los transportes
según las necesi dades.
242.—Siendo de extrema gravedad la ruptura
de arteri as vitales de retaguardi a por la aviación,
accidentes, etc., etc., cleben tenerse previstas,
no sólo las reparaci ones, sino tambi én nuevos
trazados y los medi os de bordear las brechas.
243.—En el Reglamento de Circulación deben
fi gurar toda clase de i ndi caci ones y si gnos con-
venci onal es para evitar entorpeci mi entos y se
tendrán en cuenta los pri nci pi os general es del
enmascarami ento directo e i ndi recto.
244.—Cuando exi stan vías férreas, debe dis-
ponerse de gran canti dad de materi al fijo y mó-
vil, procedente de zonas al ej adas del teatro de
operaciones, para real i zar tráficos i ntensos.
C A PI T U LO
V
LAS POSI CI ONES EN EL COMBATE DEFENSI VO
Y OFENSI VO
I N D I C E
Números.
Combate defensi vo 245—254
Combate ofensi vo 255—258
Organi zaci ón del terreno para l a ofensi va... 259—272
Reti rada 2 73
COMBATE DEFENSI VO (i)
245 —El fi n de la deíezisa es conservar, a pe-
sar del enemi go, el terreno o posiciones, todo el
ti empo que convenga a los propósi tos del Man-
do y en forma que las tropas puedan pasar fá-
cilmente a la ofensi va.
El éxito de la defensa estri ba pri nci pal mente
en un perfecto sistema de fuegos, en el aprove-
chamiento cuidadoso del terreno y en el empleo
rápido y oportuno de las reservas.
Delante de la posición que se defienda, se for-
mará una barrera cíe fuegos, y esta barrera, com-
prenderá tres zonas: una de fuegos de A rtillería,
otra de fuegos combinados de I nfantería y A rti-
llería, y una tercera de fuegos de I nfantería; la
segunda es la que proporci ona las mayores ga-
rantí as, y por esta razón el Mando le dedi cará
especial atenci ón.
La D ivisión desempeña el papel más impor-
tante en el desarrollo de la batalla defensiva.
REPARTI CI ON DE LAS TROPAS DE INFANTERIA
246.—Se determi na el número de Batallones
de la l í nea de combate en razón de las caracte-
rísticas del terreno: cuando éste es despej ado, con
buenos campos de tiro, la dotación podrá ser
aproxi madamente, de un batallón por kilómetro
de frente.
Las reservas ti enen por mi si ón:
a) R elevar a las unidades fatigadas de la línea
de combate.
b) R establecer la continuidad de las barreras
de fuegos, i nstal ándose detrás de las brechas que
(I) Reglamento de Grandes Unidades.
— ioS —
el enemi go practi que en la posición de resisten-
cia y finalmente.
c) R econquistar el terreno perdido.
Para tales funci ones, se consi dera normal men-
te como necesari o un efectivo mitad del em-
peñado en la línea de combate, bien entendi do,
que el General de la División debe atender ante
todo, a la defensa di recta de la posición, a cuyo
fin empl eará en consti tui r la menci onada barre-
ra de fuegos, todo el efectivo de I nfanterí a que
sea necesari o, sin preocuparse de las reservas,
las cuales estarán consti tui das por lo que exceda
de mués de asegurada tal necesi dad. La propor-
ción que ha sido indicada, consti tuye un ideal,
pero sólo excepci onal mente podrá al canzarse.
Las reservas deben tener mi si ones bien defi ni das
y una situación tal, que puedan cumpl i rl a, aún
dada la rapi dez con que se desarrol l arán los
aconteci mi entos. El General fijará unas y oirás,
por lo que se refiere a todas las reservas, o regu-
lará el empl eo de l as de División, si las lia cons-
tituido, y dej ará al arbi tri o de los Generales, de
las Bri gadas, el empl eo de las parciales- Cuando
prevea la ejecución de contraataques de conj un-
to, será conveni ente que deje en reserva una uni -
dad compl eta de cierta i mportanci a, es decir, re-
gi mi ento o bri gada. Al hacer la reparti ci ón de la
I nfanterí a, se indicarán los lugares en que es
preciso extremar la resistencia, las barreras par-
ciales sucesivas de fuego que hay que constituir
y los puntos en que la I nfantería debe bastarse
con sus propios medios, sin contar con apoyo al-
guno de A rtillería.
E MPL E O DE L A A RT I L L ERI A
247. —S e constituirá una masa de A rtillería,
que actuará en combinación estrecha con la I n-
fantería, mediante acuerdo con ella, y ejecutan-
do sus tiros en los momentos y contra los ob-
jetivos que ésta le señale. General mente se sub-
— iog —
di vi di rá en tantas agrupaci ones como subsecto-
res o como regi mi entos, haya en l í nea de com-
bate.
Habrá íioimismo una masa de acción de con-
junto, a la di sposi ci ón inmediata del Mando,
para ej ecutar las mi si ones especi al es que este
qui era confiarle, pero más parti cul armente para
reforzar a la Arti l l erí a que apoye di rectamente
a la I nfanterí a, en aquel l os l ugares en que la
presi ón del enemi go lo haga más necesari o.
L a A rtillería divisionaria deberá batir el terre-
no situado delante de la posición de resistencia,
en la mayor prof undi dad que sea posi bl e. Una
parte de las baterí as deberá apoyar la defensa y
el repliegue de la posición avanzada, mi entras
que otra, deberá hal l arse en condi ci ones de apli-
car sus fuegos en el interior y en el límite de
retaguardia de la posición de resistencia, para
el caso de ruptura de ésta por el enemi go.
248.—En tanto que el ataque no parezca i nmi -
nente, l as tropas desti nadas a consti tui r la l í nea
de combate, se si tuarán a la i nmedi aci ón de la
posición de resi stenci a, de manera que puedan
acudi r a su defensa sin pérdi da de ti empo y para
ej ecutar los trabaj os necesari os dentro de l as
máxi mas condi ci ones posi bl es ele comodi dad y
reposo.
La Arti l l erí a di vi si onari a toma parte en los ti-
ros de prohibición y contrapreparación y, excep-
ci onal mente, en los de contrabatería, en la pro-
porci ón que haya fi j ado el General del Cuerpo
del Ej érci to.
A los eJ 'eclos de estos fuegos de la Artillería,
podrán cooperar las ametral l adoras de la I nfan-
tería con ti ros de punterí a di recta o i ndi recta,
cuando las condi ci ones clel terreno lo permi tan-
249.—E l plan de fuegos principal, es el que
combina los tñ*os de I nfantería y A rtillería de-
lante de la posición de resistencia; general men-
te, la dotaci ón de la segunda de di chas Armas,
110 será sufi ci ente para consti tui r una barrera
conti nua de ti ros de detenci ón, sobre todo el
— l i o —
frente ele aquélla, por lo que será preciso acep-
tar la existencia de sol uci ones de conti nui dad.
Este si stema es más recomendabl e que el de re-
parti rl os uni formemente en toda la extensi ón del
frente, con perj ui ci o de su densi dad, de su efi-
cacia y de la moral de las tropas propi as.
En el plan de fuegos, se i ndi carán los l ugares
en que se apl i carán los ti ros de detención, so-
breentendi éndose, que en los restantes, deberá
bastarse la I nfantería por sí sóla para detener
al enemigo.
250.—Para que la ejecución del pl an de fuegos
sea perfecta, y con objeto de que pueda modifi-
carse, en todo momento, a medi da de las cir-
cunstanci as, es necesari o que los puestos de man-
do de I nfantería y A rtillería estén, entre sí, lo
más próximos que sea posible; manteni endo
además, cui dadosamente, el más perfecto enlace
entre ellos, para que cuando se presenten casos
de extrema urgenci a, en los que será absol uta-
mente preciso resolver con independencia, a fin
de asegurar el éxito, se tomen directamente, por
quien corresponda las resoluciones que el mo-
mento táctico exigirá de un modo imperativo.
Para que la I nfanterí a desi gne los objetivos a
la Artillería, se uti l i zarán pl anos cuadri cul ados,
y a fal ta de éstos, se señal arán en los que haya
disponibles, de manera bien inteligible y de co-
mún acuerdo, por medi o de signos, números o
letras, todos los puntos o zonas en que los J efes
de la I nfanterí a prevean que será necesari o uti-
lizar los ti ros de detenci ón. El medi o más prác-
tico para i ndi car a la Artillería el momento de
ej ecutar éstos, será el empleo de cohetes de seña-
les, con arregl o a un código establecido en el
pl an de transmi si ones.
Los tiros de detención se di ri gi rán en princi-
pio, contra los pri meros escalones del ataque;
ruando éstos se aproxi men a la I nfanterí a pro-
pia, a di stanci a que los proyectiles de la Artille-
ría ele la posición puedan ser pel i grosos para
— 111 —-
ella, se al argará el tiro, para bati r los sostenes y
reservas enemi gas.
251.—G uando el atacante abre brecha en la po-
sición de resistencia, se le opondrán las barre-
ras sucesi vas de l uego de las reservas, completa-
das. a ser posible, con el fuego de la Artillería
de acción de conj unto, si tuada a la disposición
i nmedi ata del General de la División, más todo
el luego que puedan acumul ar en aquel l ugar
las uni dades vecinas, después de asegurar la de-
fensa de su propi o frente.
252.—El General de la División prepara y di ri ge
la ejecución de los contraataques de conj unto.
Deberá regul ar, asi mi smo, los contraataques par-
ciales por medi o de i nstrucci ones encami nadas
a evitar que se haga un empl eo poco medi tado
de los mi smos, l anzándol os automáti camente a
cada pequeño éxito local del enemi go y expo-
niéndolos al fracaso, con el consi gui ente desgas-
te materi al y moral de las tropas.
En general , el objetivo de todo contraataque
será: la ocupaci ón de un punto cuya conserva-
ción j uzgue i ndi spensabl e el jefe de qui en de-
pendan las tropas que lo real i cen. Su ejecución
obedece a las regl as si gui entes:
a) Se preparará y ej ecutará-como un ataque
ordinario, pero con la mayor rapi dez posible.
b) Se desarrol l ará excl usi vamente dentro de
la zona en que pueda garanti zarse la superi ori -
dad de fuego sobre el adversari o.
c) Se apoyarán sól i damente sus flancos por
las uni dades contiguas, las cuales, por ni ngún
concepto, cederán terreno durante su ejecución.,
a ñn de evitar que el enemi go ensanche la bre-
cha antes de que termi ne.
253.—Cuando la acti tud defensi va es sólo un
medio de ganar el ti empo preci so para reuni r
los el ementos necesari os para pasar a la ofen-
siva, o cuando ti ene por objeto desgastar al ad-
versario lo suficiente para adqui ri r una supe-
rioridad materi al y moral sQhl"<? él, la elección
— 112 --
de posiciones y la di stri buci ón de las fuerzas
se hará por el General del Ejército, con vislas a
sus ul teri ores fines, subordi nando las condicio-
nes de la defensi va a las necesi dades de la ofen-
siva que pi ensa emprender.
En el segundo y tercer tomo de este Regla-
mento, se estudi an con más detalle los princi-
pios conteni dos en los párrafos anteri ores.
— i i 3 —
COMBATE OFENSI VO (1)
¿54.—Los caracteres pri nci pal es de una posi-
ción organi zada consi sten: en una mul ti pl i caci ón
ele obstácul os y en un conj unto de obras, que
permi ten al defensor moverse dentro del campo
de batalla sin ser visto, protegen contra el tiro
enemigo al personal , a los órganos de fuego y
servicios auxi l i ares, y facilitan la consti tuci ón
de una red de transmi si ones capaz ele resi sti r
al bombardeo más violento.
255.—Antes del ataque, el General de la Divi-
sión reuni rá todos los i nformes posibles acerca
del enemi go, i mpul sando la actividad de su Avia-
ci ón; di spondrá al gunas i ncursi ones para cap-
turar pri si oneros y reconocerá e i nspecci onará
el campo ele batalla, a fin ele establ ecer el pro-
grama ele destrucci ones necesari as y fi j ar ios
objetivos sucesivos y, consi gui entemente, las fa-
ses del combate.
256.—La Artillería deberá destrui r, especial-
mente :
a) Las al ambradas, especi al mente en los pun-
tos dónele vayan a ciarse los asaltos.
b) Los grupos de abri gos que puedan Cons-
tituir islotes de resi stenci a.
c) Las localidades, bosques y otros puntos de
apoyo natural es.
d) Las encruci j adas i mportantes ele tri nche-
ras y zanj as de comuni caci ón, que son l ugares
de paso obligado para las guarni ci ones y tropas
de refuerzo.
e) Los observatori os pri nci pal es.
f ) Los asentami entos ele las ametral l adoras
fundamental es para la defensa.
Como rara vez, se consegui rá la destrucci ón
completa de estos el ementos o de otros que pu-
dieran requeri rl a, el General de División fi j ará
a su Artillería un orden de preferenci a para ello.
(i) Reglamento de Grandes Unidades.
8
— io4 —
En al gunos casos, sólo será posible la neutral i -
zación.
En orden de combate, el frente normal de ata-
que del batallón será de 300 a 400 metros, contra
una posición fuert ¿monte organizada, y podrá
llegar a 700 metros contra posiciones débiles.
257.—El ataque se efectuará, previ as las es-
caramuzas que sean necesari as para rechazar al-
gunos núcl eos enemi gos que se hal l en destaca-
dos delante, de la posición, y después de si tuar
la I nfanterí a durante la noche a di stanci a de
asalto ele la pri mera l í nea enemi ga. El ataque se
estudi a con más detalle en el tomo I I .
Las uni dades encargadas de l i mpi ar las posi-
ciones conqui stadas ele sus úl ti mos defensores,
se desi gnarán expresamente, y estarán dotadas
del armamento especial que requi ere este gé-
nero de l ucha y los procedi mi entos del enemi go.
258-—El General ele la División deberá regul ar
con todo detalle la marcha de la operación, aj us-
fándola, a ser posible, a un horari o y haci endo
que llegue al conoci mi ento de todos sus subor-
dinados, en la parte que a cada uno correspon-
da, medi antes órdenes precisas, croquis, vistas
panorámi cas y cuantos medi os tenga a su al-
cance, cerci orándose con la anti ci paci ón sufi-
ciente, de que todos han comprendi do perfec-
tamente su mi si ón, e i nspecci onando, para com-
probarl o, las medi das que cada uno haya dictado
para ej ecutarl a.
— J i s —
ORGANIZACION DEL TERRENO PARA LA
OFENSI VA
259—La organi zaci ón del terreno para la ofen-
siva consi ste: en elegir las mej ores condi ci ones
posibles para el asentami ento y protección del
conj unto ele el ementos que deben tomar parte en
la ofensiva.
Esta organi zaci ón comprende dos casos:
1.° Contra una posición organi zada.
2.° En el caso de operaci ones activas.
ORGANIZACION PARA LA OFENSIVA CONTRA UNA POSI-
CION ORGANIZADA
260.—El terreno que sirve de base, clebe estar
organi zado para el asalto contra las pri meras
líneas, para preveni r las i ncursi ones y para el
desarrollo rápido, ordenado y conti nuo del con-
j unto de la acción ofensi va.
261.—Es fundamental en la ofensi va:
I L a organi zaci ón de una red de comuni ca-
ciones hasta la mayor proxi mi dad posible de las
líneas enemi gas.
2.° El estudio ele una recl de comuni caci ones
en el terreno conqui stado. Esta recl clebe orga-
nizarse ensegui da que el terreno sea ocupado.
E s indispensable el enmascaramiento de las vías
o ramales de aproximación al enemigo, con ob-
jeto de que éste i gnore el verdadero sector ele
ataque.
262.—La ori entaci ón, en el terreno próxi mo al
enemigo y en el conqui stado, clebe estar perfec-
tamente determi nada con tabl as i ndi cadoras,
planos, l i nternas ciegas, etc. Se tendrán previ s-
tas disposiciones especiales, para atravesar los
obstáculos, y para destrui rl os.
263.—Para atacar por sorpresa o a viva fuerza,
fortificaciones que no han siclo destrui das por l a
Artillería, és ne'césario di sponer de gran canti-
dad de medi os de destrucci ón y de paso de obs-
— N6 —
lóculos, debi endo las fuerzas de Zapadores Mi-
nadores tener previ stas todas las conti ngenci as
posibles antes del ataque y en el asalto.
264.—En la proxi mi dad del enemi go se evitará
el rui do; y en muchos casos habrá que apagar
éste con el produci do por el fuego de las ame-
tralladoras y fusi l es.
265.—Se evi tarán las vi stas del enemi go y, so-
bre todo, el dej arse i l umi nar.
266.—En cuanto sea posible, se prepararán los
ataques de noche o con ni ebl a.
267.—Las fuerzas de Zapadores Mi nadores de-
ben apoyar a las oi rás Armas en el ataque y en
su preparaci ón.
268-—Hay que i mpedi r, si empre que se pue-
da con fuegos de flanqueo, que el enemi go re-
construya las brechas y obstáculos destrui dos.
269— En cuanto sea posible, hay que evitar los
movi mi entos l ateral es u oblicuos de las fuerzas
que avanzan, pues se pi erde ti empo y pueden
conduci r al desorden.
Cuando estos movi mi entos sean inevitables,
deben estar preveni dos de antemano.
270.—Para que el asalto de una posición bien
organi zada tenga éxito, hace falta una excelente
preparación arti l l era o una sorpresa completa
del enemigo.
271—La profundi dad del terreno que hay que
recorrer antes de llegar al enemi go (distancia
de asalto) no puede ser muy grande, para que
las tropas que atacan no estén expuestas duran-
te mucho ti empo al fuego enemi go. Tampoco
puede ser muy pequeña, porque, en este caso,
se correrí a el riesgo de que, las baterí as encar-
gadas de formar la barrera móvil, al canzaran a
las tropas de asalto.
E n general, la distancia de asalto es de 200 me-
tros. En al gunos casos puede llegar hasta 500.
Esta di stanci a depende, como es natural , de la
natural eza del terreno \ de la di sl anci a que existe
entre el tiro de detenci ón de la Artillería enemi ga
" <m pri mera l í nea de defensa (150 a 250 metros).
L as tropas de asalto deben salvar esta última
distancia a la mayor velocidad posible.
PREPARACION DE UNA ACCION OFENSIVA EN EL CURSO
DE OPERACIONES ACTIVAS
272.—En este caso, no tiene tanta i mportanci a
como en los anteri ores, la organi zaci ón del te-
rreno; pero de todas maneras, muchas de las
reglas antes expuestas, serán tambi én aplica-
bles, especi al mente cuanto se refiere a vías de
comuni caci ón, paso de obstáculos, enlaces, trans-
mi si ones y enmascarami ento. E s fundamental, la
previsión de las contingencias del ataque, de su
detención parcial o definitiva, y hasta del caso
en que haya de pasar de la ofensiva a la de-
fensiva.
En el segundo y tercer tomo de este Regla-
mento se estudi an con más detalles los pri nci -
pios conteni dos en los párrafos anteri ores.
— n8 —
RETI RADA
273.—Cuando una tropa se bate segui da por
el enemigo, para proteger el grueso de las fuer-
zas que se reti ran, deben uti l i zarse posi ci ones
sucesi vas (ñg. 17), organi zadas o no de antema-
no, debi endo aprovecharse, en cuanto sea posi-
ble, los obstáculos natural es, bosques, localida-
des, etc.
Se destruirán cuantos recursos pueda utilizar
el enemigo. Se i nuti l i zarán los cami nos, carre-
teras, ví as férreas, etc., y especialmente los pun-
tos de paso obligado, puentes, túneles, etc., com-
bi nándose en cuanto sea posible estas destruc-
ciones con posiciones organi zadas de antemano,
para i mpedi r que el enemi go pueda restabl ecer
los pasos. La Artillería, con este mi smo objeto,
tendrá di spuesto el pl an de tiros de detención y
prohi bi ci ón. Las destrucciones de importancia
deben estar previstas y organizadas en tiempo
de paz, y por lo tanto, incluidas en el plan ge-
neral de destrucciones.
CAPITULO Vi
ORGANIZACION DEL TERRENO LEJ OS DEL
ENEMI GO—GUERRA DE MI NAS
I N D I C E
Números.
Organi zaci ón del terreno l ej os del enemi go... 274—275
Pl an general de destrucci ones 276—278
Orden de carga y orden de dar fuego 279—280
I dea general de los medi os de ataque y de-
fensa de posi ci ones con auxi l i o de la guerra
subterránea 281—292
ORGANI ZACI ON DEL TERRENO LEJ OS DEL
ENEMI GO
274—Exi sten vari as razones que obl i gan a
organi zar el terreno lejos clel enemi go.
I.
11
Prever que las operaci ones puedan tras-
l adarse a zona di sti nta de aquel l a en la que se
combate.
2.
a
Contrarrestar la acción destructora e im-
pedir los reconoci mi entos de las escuadri l l as de
aviación en todas las zonas del terri tori o.
3.
a
Favorecer la organi zaci ón de el ementos y
materi al es que deben trasl adarse a la zona de
operaci ones.
Lejos del enemi go es más fácil y económico
organi zar el terreno que puede converti rse en
campo de operaci ones; por estas razones, el man-
do di spondrá con la anti ci paci ón sufi ci ente que
se elabore un pl an de organi zaci ón de las zonas
en que éste baya de real i zarse.
Se fi j ará tambi én el pl an de ej ecuci ón de los
trabaj os, determi nando las uni dades de trabaj a-
dores que deban efectuarl os.
Se tendrán di spuestos los documentos y datos
útiles que sea posible y se aprovecharán las or-
gani zaci ones y estudi os que se hayan ya reali-
zado y previ sto en ti empo de paz.
Se dispondrá tambi én el orden de urgencia de
organización y ejecución de los trabajos.
275.—A un en las zonas más alejadas de aque-
llas en que se combate, será preciso adoptar las
disposiciones especiales que no se hayan tomado
en tiempo de paz, para enmascarar y aun prote-
ger aquellos elementos cuya situación pudiera
revelar al enemi go pl anes futuros, depósitos de
municiones, almacenes de explosivos, etc.. etc.
Será preciso tambi én, tener en cuenta que estos
el ementos pueden sufri r la acción de la aviación
enemi ga, por lo que en muchos caso? se proou-
122
rara su di semi naci ón, se construi rán abri gos sub-
terráneos, cavernas, etc., etc.
Debiendo i gnorar et enemi go, en cuanto sea po-
sible, la calidad y canti dad de los el ementos que
deben trasl adarse a ia zona de operaci ones y la
dirección que deben segui r, se adoptarán tam-
bién las di sposi ci ones perti nentes para la cons-
trucción de ferrocarri l es de vía estrecha, abrigos,
di semi naci ón, enmascarami ento, etc., etc.
- 1 2 3 —
PLAN GENERAL DE DESTRUCCI ONES
276.—El pl an general de destrucci ones debe
estar previsto si empre, aunque no pueda supo-
nerse una retirada.
277.—E l pl an de destrucci ones comprenderá el
plan de conjunto y los planes de detalle.
E l plan de conjunto comprende:
1.° La natural eza y modo de efectuar las des-
trucciones que se han de operar en una zona.
2.° Los trabaj os preparatori os.
3.° Los trabaj os compl ementari os para i mpe-
dir rodear la brecha, o su preparaci ón.
4.° El orden de urgenci a, según la i mportan-
cia de las obras.
5.° La evaluación aproxi mada de los medi os
(personal y materi al ) y del tiempo necesari o para
la ejecución.
278.—P lan de detalle.
Este pl an comprende los si gui entes datos :
Plano o croqui s de la obra a destrui r y de sus
alrededores, en el caso ele que, al mi smo ti empo
que la destrucci ón, se ordene el empl eo de me-
dios para evitar que el enemi go pueda salvar la
brecha.
Unidad o uni dades qué hayan de efectuar la
destrucción.
Personal técnico y auxi l i ar.
Material, ti empo y transportes.
Agente encargado de dar fuego.
ORDEN DE CARGA Y ORDEN DE DAR F UEGO
*
279.—En el caso de que las destrucci ones hayan
de hacerse con explosivos, corresponde al Gene-
ral en J efe la orden de i a?.ga y la de dar fuego; el
General en J efe podrá del egar en los comandan-
tes de las grandes uni dades bajo sus órdenes, pre-
cisando las condi ci ones en las que podrán ser
prescritas estas operaci ones.
L as órdenes de carga y de dar fuego pueden
darse separada o ai sl adamente. No se cargará de
antemano más que en el caso de que la proximi-
dad y acti tud del enemi go obl i gue a ello; una
explosión prematura podría tener fatales conse-
cuencias para un ejército.
L as órdenes de carga y de dar fuego, ya sean
i ndependi entes o una sola orden, se darán por es-
crito al encargado de ej ecutarl as, bi en por la au-
tori dad del egada del General en J ete o por un ofi-
cial en qui en aquél haya deposi tado sus i nstruc-
ci ones.
280.—E n el caso de que se prevean destruccio-
nes, debe existir una consi gna escrita, fi j ando lo
que debe hacerse en el caí-.o de i rrumpi r el ene-
mi go antes de que se haya dado'l a orden de dar
fuego.
Las condi ci ones de real i zaci ón de las destruc-
ci ones convendrá, muchas veces, sean transmi -
ti das a la Arti l l erí a, para cpie ésta pueda esta-
bl ecer de antemano el pl an de tiro de prohibi-
ción y detenci ón. En al gunos casos, cuando no
se di sponga de sufi ci entes fuerzas de I ngeni eros,
r. las destrucci ones sean de escasa i mportanci a,
las fuerzas de I nfanterí a o Cabal l erí a especiali-
zadas en este servicio podrán cooperar en el
pi an general de destrucci ones.
Los ti pos de destrucci ones l i geras figuran en
OÍ tercer tomo de este Regl amento.
IDEA GENERAL DE LOS MEDI OS DE ATAQUE
Y DEFENSA DE POSI CI ONES CON AUXI LI O DE
LA GUERRA SUBTERRANEA
281.—La guerra de mi nas es muy lenta y pe-
nosa, y sólo deberá empl earse en el caso de que
existan organi zaci ones i ndestructi bl es por otros
medios.
En la fortificación permanente se empl eará
con más frecuenci a, oponi endo a la gal erí a y
ramal es de la defensa medi os de ataque subte-
rráneo.
En la guerra de posi ci ones sólo se empl earán
ramal es cortos para escuchas, para evitar la vo-
ladura por mi nas de abri gos donde descansan
tropas, y, en al gunos casos, para destrui r órga-
nos vitales de la posición enemi ga, como un
órgano de fl anqueo o un observatori o o grandes
abrigos ele tropas, si estos el ementos son invul-
rables a la Artillería.
282.—Cuando el enemi go viniese mi nando, se-
rá mejor en muchos casos responder con el ata-
que a campo abierto para tornar las bocas de
mina, que contraatacar en mi na.
283.—La construcci ón de pozos o gal erí as exi-
ge grandes cui dados y preci si ón para determi nar
la i ncl i naci ón y ori entaci ón. Se empl earán en
estas construcci ones tropas de zapadores espe-
cializadas.
284.—D efiniciones:
Mi nas. —Trabaj os subterráneos que se rea-
lizan baj o el suelo. El atacante construye
las minas; el defensor las contraminas,
P ozos- Comuni caci ones subterráneas verti-
cales.
G alerías. Las hori zontal es o i ncl i nadas de
mayor extensi ón.
R amales. Las de pequeñas di mensi ones.
285.—Decidida la guerra de mi nas, el jefe de
i ngeni eros encargado, debe recoger todos los
datos posibles sobre la natural eza del terreno
de ataque, y elegir cui dadosamente el personal .
286.—El proyecto de ataque comprende: el
punto ele arranque, la traza de la galería y cota
de cada punto baj o el suelo.
287.—Debido a 1a. l enti tud del trabaj o, no se
empezará la gal erí a hasta estar lo más cerca po-
sible clel punto que se va a atacar.
Se parti rá ordi nari amente de una zanj a situa-
da a unos 10 metros detrás de la línea más avan-
zada que se ocupe, y en esta zanj a se trazará el
origen y dirección de la comuni caci ón subterrá-
nea, procurando a toda costa que el enemigo no
advierta la apertura de la boca.
En al gunos casos podrá parti rse clel interior
de la linea avanzada, pero esto tiene el inconve-
ni ente de que entorpece la ci rcul aci ón.
A medi da que se avanza en las galerías, el tra-
baj o es tan penoso, tanto física como moral men-
te, que preci sa relevos frecuentes y precaucio-
nes hi gi éni cas especiales y una selección cuida-'
ck-sa del personal dedi cado a tan duros trabaj os.
288.—Cuando el frente que se ataca es muy li-
mi tado y el defensor no di spone ele un si stema
de contrami nas extenso, se construi rán clos ga-
lerías casi paralelas, a unos 20 metros ele distan-
cia. Para proteger los flancos contra los ataques
. e construi rán pequeños ramal es para escuchas.
Cuando el frente atacado exceda de 800 a 1.000
metros, se construi rán vari as gal erí as. Estas ga-
lerías se protegen unas a otras; cuando su dis-
tanci a pasa de vei nte metros se obtendrá la .pro-
tección con ramal es,
289.—El servicio de escuchas estará perfecta-
mente organi zado, y a pequeños i nterval os ele
tiempo cesarán los trabaj os para vi gi l ar al ene-
mi go.
290.—Las contrami nas se construi rán unos 10
metros por debaj o ele las mi nas del enemi go.
291.—En al gunos casos se construi rán las ga-
lerías a profundi dades mucho mayores por de-
baj o del enemi go, empl eándose, para voladu-
ras de aquéllas, cargas extraordi nari as; para pre-
ver esta conti ngenci a, en la defensa, se cons-
trui rán por debaj o ele las galerías,' ramal es pa:v.
—- 127
escuchas, descendi endo a bastante profundi dad.
292.—Los pri nci pi os en que se f unda ta gue-
rra de mi nas, son:
Velocidad y secreto, para, consegui r la sorpresa.
Seguridad, que se o b Lien 3 por un buen servicio
de vi gi l anci a y de observaci ón superfi ci al y sub-
terránea del terreno: iniciativa en los ataques.
Los trabaj os de mi nas están caracteri zados por
su l enti tud y por la enorme canti dad de materi al
y de personal que exi gen; se comprende, por tan-
to, la i mportanci a que en la guerra de mi nas tie-
ne la previsión-
:t . : : ; -
.. S:, •
Ï • ,

CAPITULO Vil
PLAN DE ORGANIZACION Y PREPARACI ON
DEL TERRENO
I N D I C E
Números.
Pl an de organi zaci ón.—General i dades 293—296
Ordenes para l a organi zaci ón del terreno 297—298
Pri nci pi os general es para l a ej ecuci ón de los
trabaj os 299—300
Pl an de organi zaci ón del terreno de una Gran
Uni dad de orden superi or a la Di vi si ón (de-
fensi va) 301
Pl an de organi zaci ón de un sector para l a de-
fensi va 302
Pl an de organi zaci ón para l a ofensi va 303
Cometi dos o parti ci paci ones con que deben
contri bui r l as di sti ntas Armas y Cuerpos
combati entes a l a organi zaci ón y prepara-
ción del terreno para el combate 304—310
PLAN DE ORGANI ZACI ON DEL TERRENO
GENERALIDADES
293.—La organización del terreno, por su gran
i mportanci a, exige un plan, al que debe prece-
der deLenido estudio, hecho por el propi o Man-
do, sobre el mi smo terreno que se qui era organi -
zar o sobre un pl ano en escala conveni ente. Este
estudio se compl ementará con i nformes que pro-
porcionen los comandan les general es, J efes ele
servicios y personal de Estado Mayor.
PL AN DE CONJ UNT O
294-—Como resul tado de este estudio, el Man-
do elabora el plan de conjunto que comprenderá:
a) L as grandes líneas de las redes de comu-
nicaciones y transmisiones.
La situación de la posición de resi stenci a de-
penderá de ellas, puesto que para que una gran
Unidad pueda sostenerse sobre una posición, es
indispensable que a retaguardi a de ella, se dis-
ponga por lo menos de una carretera para' el
tráfico automóvil y de un cami no carretero para
el transporte hipomóvil, además de al gunas
transversal es (carreteras y cami nos).
Si estas comuni caci ones no existen, habrá ne-
cesidad ele construi rl as, o bien, vari ar la situa-
ción de la posición de resi stenci a.
b) Situación y mi si ón de las diversas posi-
ciones.
De la situación ele la posición de resistencia de-
penderá la que corresponda a las otras posiciones,
sirviendo como datos tipos los de la fi gura 18.
La profundi dad de la posición ele resistencia,
viene determi nada por el terreno y por el alcan-
ce de las armas propi as y por el de las del ene-
migo.
— IJ4 —
L a posición avanzada se establ ecerá a vanguar-
dia de la de resi stenci a para preveni r con tiem-
po suficiente la aproxi maci ón del enemi go. Aun-
que la di stanci a entre el límite exterior avanza-
do de esta posición y el de la de resi stenci a osci-
la entre 1.500 y 4-000 metros, ordi nari amente no
excederá de los 2.000 metros.
A retaguardi a de la de resi stenci a, puede el
General del Ejército ordenar el establecimiento
de una o vari as posiciones sucesivas, en previ-
sión de la ruptura de aquél l a.
Las posiciones de A rtillería, se escal onarán se-
gún los al cances de las piezas, di stanci ando las
posiciones arti l l eras de la de resi stenci a, lo ne-
cesario para que sobre ellas no i nfl uyan las vicisi-
tudes por que atravi ese la posición de I nfan-
tería (flí?. 18).
c) El orden de preferencia en los trabaj os de
preparaci ón. Dicho orden será consecuenci a de
la situación estratégi ca o táctica, es decir, se-
gún los medi os de las fuerzas .propias, los me-
dios del contrari o, los propósi tos del Mando y las
i ntenci ones del enemi go.
295.—Determi nadas estas bases en una orden
de organización, corresponde a los Generales .cle
las Divisiones, y en su sector respectivo, la
ejecución del plan detallado.
PL AN DETA L L A DO
Para la redacci ón del pl an detallado, será
preciso:
1.° D eterminar la situación de los observato-
rios principales, dato de gran i mportanci a, pues
estos observatorios suelen constituir puntos prin-
cipales del trazado. En la posición de resistencia
pueden comprenderse al gunos observatori os. Hay
que tener tambi én en cuenta la situación proba-
ble de los observatori os del contrari o cuando se
proceda al trazado de la posición de resistencia.
2.° P erfeccionar definitivamente el trazado de
la posición de resistencia, según la situa-
— 133 --
oión de los observatorios, estructura real del te-
rreno y pl an de fuegos.
3.° Trazar la posición avanzada, si gui endo ¡as
i nstrucci ones reci bi das clel Mando.
4.° D eterminar dentro del sector, los subsec-
tores, y si hay necesidad, los C entros de resisten-
cia, los puntos de apoyo y elementos de resis-
tencia.
5.° Determi nar los principales puestos de
Mando.
6.° Fi j ar la red de transmi si ones y la de co-
muni caci ones.
7-° Establ ecer el orden de preferenci a en los
trabajos deri vados del orden i mpuesto por el
Mando y dentro de ellos según las exigencias cíe!
sector.
PL AN DE ORGA NI ZA CI ON. —SERV I CI OS
296.—Además, el Mando en su P lan de conjun-
to de la organización del terreno, determi nará
con arregl o a las necesi dades de sus fuerzas
la i nstal aci ón ele los servicios diversos—víveres,
municiones, sani dad, evacuaciones, etc.—; los
puntos ele estaci onami ento a retaguardi a del
frente; etc.
Estas i nstrucci ones pasan al Comandante ele
cada sector, cjuien auxiliado por sus el ementos
técnicos procede a redactar el P lan detallado de
los servicios de retaguardia de cuya preparaci ón
se encargarán di rectamente estos J efes.
!
RESUMEN
Corresponden al:
Mando superior.—El pl an ele conjunto de
organi zaci ón clel terreno y servicios de reta-
guardi a.
Mando de Sector.—El plan detallado de orga-
nización y de servicios.
- 134 —
ORDENES PARA LA ORGANIZACION DEL
TERRENO
297.—Una vez termi nados los pl anes de detalle
a que se refi eren los párrafos anteri ores, se cir-
cul arán a los mandos subordi nados del sector
—así que el Mando superi or decida la prepara-
ción del terreno—órdenes parti cul ares, referi-
das a pl anos o croqui s del terreno a preparar y
expresando en ellas:
—Los medi os de transporte y de organización
con que puede contar la uni dad.
—Los útiles, herrami entas y materi al ele cons-
trucci ón, su cuantí a y si tuaci ón.
—Las comuni caci ones que conviene crear para
facilitar el desenvol vi mi ento de los trabajos.
298.—Además se defi ni rá la misión que'corres
ponda a cada ej ecutan le, el orden de preferen-
cia en los di sti ntos trabaj os, di sponi bi l i dades en
trabaj adores, y medi os de transporte, el estacio-
nami ento de las uni dades y el régi men de tra-
baj os.
- - 13.5 —'
PRI NCI PI OS GENERALES PARA LA EJ ECU-
CION DE LOS TRABAJ OS
293.—La pri mera condición para que el plan de
Organización se lleve a cabo sin dilaciones es que
no se i ntroduzcan por nadi e modificaciones en
su estructura, ni en las disposiciones l omadas
para los trabaj os de preparaci ón referentes al re-
parl o del personal, materi al 'y transportes. Una
modificación de carácter evenlual, una alteración
que no esté aprobada por el Mando y que no sea
conocida por todos los escal ones subordi nados
que i ntervi enen en la organización y en la prepa-
ración, entorpece la marcha de los trabajos, oca-
siona pérdi da de tiempo y causa mal a i mpresi ón
en los ej ecutantes.
En su consecuenci a, toda modificación que se
considere útil aportar al plan de organización,
debe ser sancionada antes por el Mando.
El Mando se vale de sus subordi nados para
abarcar lodo el frenl e de acci ón: comi si onán-
dolos para vigilar la ejecución en los sectores.
El Mando Superi or no descenderá a detalles
que no merezcan su alención, dej ando éstos a
la vigilancia de los Mandos subordi nados, (sec-
tor, subsector, etc.. en cada caso). La al enci ón
principal del mando superi or se ori enl ará a
aquéllo que es substanci al de la organización^
a saber: sistemas de fuegos resul tan les de la
organización, situación de los observatorios,
línea principal de resistencia, puntos de solda-
dura entre las unidades y su enlace, comunica-
ciones y puestos de mando, etc.
300.—Por medi o de los pl anos e informes cir-
culantes, puede segui r el Mando el desarrol l o de
los trabaj os de organi zaci ón. Consisle esle sis-
tema, en la remi si ón de pl anos a los di sl i ntos
seclores o subsectores, con petición de i nformes
gráficos acerca ele los trabaj os, y para que se
representen en ellos las obras ej ecutadas, vol-
viendo luego a la autori dad de que procedan.
— 136 —
El mi smo plano se remi ti rá de ti empo en
tiempo a dichos sectores o subsectores, para que
se amplíe, consi gnando en él los trabaj os pos-
teri ores; y de este modo se consegui rá reuni r, en
un sólo documento, el mayor número posible ele
el ementos de juicio; cumpl i mentada la orden
volverá a su origen, con lo que el Mando podrá
apreci ar la sucesión y progresión de los tra-
bajos.
La organi zaci ón del trabaj o conviene que se
haga por uni dades consti tui das; con preferenci a
deberá encargarse-el®, esta mi si ón, a un J efe de
uni dad con ta suya respecti va.
— 137 —
o
'ïZ
CU
Cu
CO
c
cu
T3
5—
o
<U
- a
ctf
S
' S
s
c
ctf
bJO
n
; 0
cS
' S
e
=3
OJ
'-a
- a
J 2
o
c
es
<u
V-.
VH
<U
-1—>
, r
eu
- a
c
o
' o
CS
N
'S
03
bJO
V-
O
<u
ri
a,
cd
a
G
o
o
ca
a
&
CFI
05

o
o
a
>=


'o
cd
3
tí ci
* &
ö s
Cd o
s-¿
O S
' Q

cd
o
Cu CO
CO
CO
cu en
-cu
c
5 05
S S,
tí °
o cn
a. cu
en s-
®
sH o
O ®
o
M

•o
05
-a
cd
O
05
O
cd
O
en
fco
05
g
s
Si 05
O

05

05
! 1
a.-
G
cö ¡3
! 8
-2 iS
en
o
T3
cd
S-I
cd

•o
eu s-
cd
O 0
a .-s
o en
O o
„-, O-
en
cu as
en
<15
>
P
05

O*
T3
cd-
-o

P
en
cu
"O

cd
ÍH
O
T-; cd o
cd
o
05
SH
O.
TJ
cd
o

cd
•O
cd
o
cd

te
en
05 05
P P
.cd

o
r*
05
¡>»
• en
en o
£ È
C o
05
05
Tj
cd
05
-tí
o
en
cd
en
05
" t í tí
s
p
S
_ s-
1
g o
en 05
o
tí. tó
CFI '-S
cd ¡^
1-1
cd
05 P
" t í te
cd
C tí
S o-'
£ O
0J 'o
Tí tí
tí cd
^ cu 05 —
cd tí'
R~- O
o
cd
o
05
T3
<5
¡7)
O

en
o
o
en
cd
O
en
05

O

05 05
-tí -C
en
o
en
O
"cd°
cd
cn
o
i—t

05
OH
! 3
05 05
O Cfl
S :2
en ¿
O
CG
Jü t-,
C. o
- I
3
8 -
. 5-h
O
s—>
O
CU
C/3
G
CU
73
O
• y—*
O

N
c
<Âj
bJO
03
Ó
V
q
u
e

i

P.
cd Si
a
O CO
03
03
3
o
O
CO
03 C/3
03
ft
o
03
co
,3
Si cd 03
co
,3
"3
O •G
03 C3 O
03
3
co
03
03
tJ
1
ti CO
ft
-03 cd C
co
03
3
cd

c
co
03 CT o
co ft

o
cd
co
03
03
ft o
o o
co
03
c.
'co
o
a
ft tí tí
'co
o
a
C EH
s
co
'co
o
a cd
co

'o
03 cd
co

tí tí

G
o
03
p
3
CO
03
CL
P
o
o
O

-o
'E
oí "5 03
cd
3
03 03
ft
cd
3
S-
'o
CO
03
co
co
o
O
ft
3
03
ÍO
<!

3
cd ¿3
ft
C.
03

3
03
cö 03

3
co
O
ft
co
C
3 CO
*
cd
co
C

tí 03
ft
o
Ci
03
03
ft
S
03 03
ft tí
O ri

*c
cd
co
03
o
fco
S
'o
_tí
03
ft
O
03
>>
_3

"o

'3

3
a s
1
CO
03
co
Ë
t.,
03
1
CO
03 3
bp
c-
o
s
C
03
"03
Si
Ci
O
o
co
03
03
03
o
s
Q Q Q
a)
O
c
03
co

(H
3
ft
cd
ft
'S
co
o
03
G
CT
C
cd
ft o
03
C %
2 3
co
03
OJ
C/3
Si
ci
c
cd 03 o
3 03
03
cu
CO
ft co
3
Si
co co
c
03
Si Si
o

03

ft

3
'C
03

C.
<3
03
3

'3

Ö
3 'E
3
t —»
&
Si
03'

03
03
ft

03
03
CO

c
1—< 3
fco

co
03

e—.
03

03
ft

ft
3
N
3

•O tí
E- '3
>
Q3
tí tí
3 3
03
'—•
3
CO
3
Si '3

03

C/3
03 O
E Q
OH
CO
03
C
03
03
ft
cd
03
C
co
cd
>
SH
03
CO
03
03
ft
cd
03
cu
-a
Ci
CO n<
in co t- GO ci
C
ed
cri
o
co
bt>
RI
S
— » 3 9 -
G
03
a
s
03
CO
cd
03
ft
O
03
ft-
cd"
ft
cd

cci
_cd
03
CH
^
ed
fcD
CO
ed-
t-,
ed .
co
03'
C
o-
a*
ft
CO
CD
ti
O
co
o
G ft
O o"
! 'S
03
ft
03

O tí
> -
'co G
G 03
Ä I
C3 CO.
ft 03
O CO" o
ri; O
co
co '
co
03.
c¿
_cd 03 tí
c¿

&
£H 03
<u
ft
ro
CO
Q —<
. O
IZo
tí'
C-<-C
' 03
- ft
03
<
'o
' 03
- ft
ft
Cd
cd
G G G
03
a
S
•C
ft
r i "o '3
03
cd
cd
O
OD

• •
G
-53
co
ci
co
<C 03
<13 li-
ft c
cd
CO s -
co
03 .

«G
03
to
ft CO
o
CO '3=
P Q
.SP rö
ft
!L
-'
-o ~'
V CO
o
-o G
'55. °->
a .3
C/3 O
G G
cd 03
t- ÍH
03-
E—I
03 03
73
a
? 03
•_r ft
0-i o
o
ed c
G" '3
-5
0
r
-
o
60
cd G
DI G
03 - 03
>
O
O.
G
03
CD
C-
G
03 03
ft ft
G tí
cd cd
a <; cv qu
io co r-
« .
£ .2
"" u
Ci
93
ro in
•O
fi
P CT
S g.
CS o
I s-
V-I CU
tn -a
O M
•— O
fi
m ¡3
<u Q.
o
1/5
•-I o
ui
« g
P3 tu
ni
C
P.
- '40 —"
cS
>
co
G
QJ
<4—
O
cS

VH
CS
Cu
O
S
aj
Vi
Vi
cu
<u
c
"O
• y—<
O
CS
N
C
CS
bJD
VI
O
®

O
'S
cd
N
cd
&D
o
¡>»
o
cd
O
i>=
cd
S
cd
cd
>
05
05

o
o
cd
o
o
o
o

53 a>

_cd
"C
o
05
cd
o
o
S -
cd cd

o
cd
>
o
¡i

05
CO
O
o
'S
cd
o
' t í
cd o5
ft tí
cd o
-tí O
o
o - O
o tí
CO 05 (13
05
cd
o
5? tí
tí O
5 «
tí 05
03
-o
o
SO
o
ft
CO
05
7d
_tí

05
>
05
05.
' tí
05
O
O
05 O
CO
05

2
'S
cd
N
Z tí
ti cd
05 CD
05
Pi
cd
G

05

O
05 05
Ei
•— CO
tí cd
OC
1
S 05
cd
>
05
CO
Jtí
O
05 CO
>>ig
° tí
?» .S
o Ì2
O
2 ' 05
S cd
05 O
cd tí
ti 05
ä s
o £
'w cd
cd o
u co
« cd
W
X 05
o
ü
cd 05
05
•tí
CO
o

05
JQ
cd
B S Q
O 05
s 'E?
O" ce
cd -r
5 -i
05 cd
T3

?
o
o o
05
^
co C5
o
O
Ci
cd
c
o
>>
cd
05*
O
CO
cd
>
05
co
Pi
>
05

cd
co
cd CD
e-H
p-,

CD

co
co
05 05
•Ö
cd
co
05 _
' S 05
O
fi
cd
O,
5*
cd
co
05
cd cd
ti
05

05
05
CO
ed C/3
O
>
05
co co
ed o
ft
- S
cd
o
co
o
05
•tí
cd


05
cd
73
cd
O r,.
O
cd
'S 2
o o
- «J
tí 3
05 - i
o §>
tí* ®
tí co
fi
fco fi
CD
S -tí
O ¡u
1-1
-a
2 05
° tí
2 §

5
S
2
S
3 af
cd
3 cd
tí -tí
o

'C
RQ
cd
>.
o
co co
es o
<v
-a
CS
(X
— 141 —
o

o
2
o
co
«
"3
i*
CD
CO
O
o
"3
co

a
03
ft

-O
03

03
CO
O
co
co
_o

03
co
co cd
O a
co
cd
o
„ Cd
o tí ^
cd ig cd
5
&
ft ^
K. Ci
i-s Cd
tí 'S
:2 -a
co
ft
03 •
(13

er
03
ft
03

er
cd
03 ft
cd
>
ti
03
03
ft
CO O
tíft
"tí «ö
.3 ö
-J o
ft o
co
CO 03

CO
£ üí

>=>C¡3
03
y tí
œ>S
m
-p
03
ft
CO ,03
ft ft
03
TÍ >
.2 >
tí T
î»
cd
r-¡
O 03
® 5.
ty
CO 03
cd ft
S °
tí co
tí tí

o
— G
« -o
« 'S
03 2
CI ^
•2 I
o >
ft
o
ft

03
03

CO
03 03
O
CO CD
00 CD
tí s

•p
- 'o
s rt
_2 y


CO
O
CO

03
ft

03
«
03
CD
"CD
O
. 03
tí -o
£ O
22 n3
tí N
03
o Ï3

? >
&D 03
o o¡
03
03
03
ft
O

NI
3


ft
O
ft

>5 O
tí 73
^ SÉ,
03 CO'
tí '3
U '
a ^
tí g
5 tí
03 ft

ft
03 tí
O* Q3
03
ft
03
CO
fi

CD

CJ
03
! I
03
CO

N
03
-O «
.£ ft
o
tí G
C -O
'i 1
S §
03 CO
Q
CO
o
ft

p

ft

o
S s
er N
CI
Cd 03
b 2
cd
ft
„ CO
tí jçd
'S
03 Q3
2
7:3
5
d
:2
Î>='O CO
cd o
.tí 3 ft
03 'co
1-1
^ o
CO
- E
„, cu
s â
03 'tí
ft tí
03
CO C
O 03
tí Cd
cd ' —'
&0
03
co

o
o
03 S CO
¿ c o

cd
CO
o
03
co co
O tí
1
ft
2 ..s
cd tí
ft cd
^
0 0
O CL
'C °

tí___
ß
^tí O
G T3
s tí s
> C3 2
g Ö
O CD
>=cd
co y
03
G
cd
N NI
co Cd
o
C tí
— O >
CD o tí
CO
Ci
co
io C3
N
53
— 142 --
COMETI DOS O PA RTI CI PA CI ON CON QUE DE-
BEN CONT RI BUI R L AS DI ST I NT A S ARMAS Y
CUERPOS COMBA T I ENT ES A LA ORGANI ZA-
CI ON Y PREPA RA CI ON DEL T E RRE NO PARA EL
COMBATE
304 —Las tropas de I nfanterí a tienen a su car-
go, la ejecución de los atri ncherami entos del
tipo corri ente confiados a su defensa y que figu-
ran en el segundo torno de este Regl amento. Fa-
cilitarán trabaj adores a I ngeni eros para las obras
de i nterés general .
305.—Las tropas de Caballería tienen, en la
organización del terreno, la mi sma mi si ón que
la I nfanterí a.
Estarán encargadas especi al mente en las reti-
radas de al gunas destrucci ones sencillas.
306.—Las tropas de Artillería ti enen por mi -
sión, la construcci ón de:
a) Expl anadas sencillas, (2.° tomo de este Re-
gl amento).
b) Observatori os y puestos de mando de ar-
tillería.
c) Trabaj os de enlace y comuni caci ón entre
piezas.
Las obras que exijan especialidad técnica, se-
rán ejecutadas: por tropas de I ngeni eros.
307.—Las tropas de I ngeni eros, tienen por
mi si ón:
a) Crear, conservar y restabl ecer las comuni -
caciones de todas clases.
b) Real i zar en la organi zaci ón y preparaci ón
del terreno, todo lo que exi j a una direc-
ción técnica, mano de obra o materi al
especial.
c) Las obras de i nterés general .
d) La guerra de mi nas.
e) Preparar y ej ecutar las destrucci ones. És-
tas se efectuarán con arregl o a un pl an
general en el que podrán col aborar las
demás armas.
— 1 4 3 --
f) Las transmi si ones que consti tuyen la Red
general .
g) La i l umi naci ón general afecta a l a explo-
ración y vi si l anci a.
h) La explotación, construcci ón y entreteni -
mi ento de todos los ferrocarri l es de cam-
paña y de los permanentes en la zona
avanzada.
i) La construcci ón, reparaci ón y entreteni -
mi ento de toda clase de puentes.
j) Los procedi mi entos especiales de enmas-
carami ento.
k) El servicio de mani obras de los observato-
rios aéreos.
1) La emisión o proyección de substanci as
fumí genas y l l amas ñor medi o de apa-
ratos de gran po'enci a.
Los I ngeni eros deben tener estudi adas las vías
de comuni caci ón, ríos, desfiladeros, puntos de
paso obligado y el ementos disponibles, etc., en
el país en que se opera, para poder ej ecutar, se-
~
r
i'm las deci si ones del Mando, los I rabaios que
en la preparaci ón y en el curso del combate sean
necesari os.
E n la ofensiva, su pri nci pal cometido consiste
en facilitar el franqueami ento de los obstáculos,
para lo cual, si emnre aue su i mnortanci a no per-
mi ta al l anarl os a las otras Armas, se afectarán
a las Uni dades encargarl as del ataque, las tro.-
pas de zapadores.y pontoneros que se j uzguen
necesari as. Su cometido en la persecución, es
de una gran importancia., pues ban de reparar
las ví as de comuni caci ón destrui das, restabl e-
ciendo el paso.
E n la defensiva, establecen v mei oran las co-
muni caci ones y parti ci pan en la organi zaci ón de
posiciones.
En los repliegues y retiradas, efectúan las
destrucci ones importantes,, especi al mente las de
puentes, túnel es y demás, obras de arte.
MI SI ON DE LOS J EFES Y OFI CI ALES DE IN-
GENI EROS EN LA ORGANIZACION DEL TE-
RRENO
308.—Los Comandantes de I ngeni eros de gran-
des uni dades, son asesores técnicos del Mando.
Establ ecerán los proyectos de organi zaci ón del
terreno, y las i nstrucci ones técnicas que tienen
por objeto servir de guí a a todas las Armas para
la organi zaci ón y ejecución de los trabaj os v
para el empleo del materi al .
Dirigirán los trabaj os técnicos. Obrarán como
delegados ele su J el'e directo, y según sus ins-
trucciones, comprobarán las condi ci ones técni-
cas en que se ej ecutan todos los trabaj os de pre-
paraci ón del terreno.
Asegurarán, conforme a las i nstrucci ones del
Mandó, el abasteci mi ento de materi al y herra-
mi enta a todos los Cuerpos.
Para la organi zaci ón y dirección técnica del
servicio de transmi si ones en las Grandes Uni-
dades, se desi gnará en cada una de ellas un
J efe ele I ngeni eros, l l amado jefe de transmi si o-
nes de la Uni dad correspondi ente.
La organi zaci ón y dirección técnica de las
transmi si ones, en la red general de los Ejércitos,
se encomendará asi mi smo a un J efe de i ngeni e-
ros, l l amado J efe ele transmi si ones de la red de
los Ej érci tos.
309.—Los oficiales de Zapadores serán los au-
xiliares ele los J efes de los Cuerpos para la com-
probación, desde el punto de vista técnico, de
la ejecución de los trabaj os.
Esfarán tambi én encargados ele las obras de
Zapadores a que hace referenci a el párrafo 307,
y ele la di stri buci ón y entreteni mi ento del ma-
— » 4 5 —
ferial necesario para la preparaci ón del terreno.
La dirección de las obras y servicios que se
consi deran en el párrafo 307,"estará a cargo ele
los J efes y oficiales de I ngeni eros.
10
•¿aa».
VIVAQUES, CAMPAMENTOS Y ACANTONA-
MI ENTOS
310.—En vivaques, campamentos y acantona-
mientos, las tropas en general, tendrán las mi-
siones si gui entes:
En vivac: la ejecución de abri gos ligeros.
E n campamentos
-
, montar y desmontar barra-
cones de poca i mportanci a.
En acantonamientos: ej ecutar reparaci ones de
poca i mportanci a.
En los tres casos anteri ores—en cuanto sea
posible—y en general en todo estaci onami ento,
se procederá a la i nstal aci ón ele cocinas, retretes
y evacuación de aguas sucias, entreteni mi ento de
vías de acceso y comuni caci ones interiores, y
al i mentaci ones de agua que no exi j an dirección
técnica o mano de obra especial. E stos tipos de
abrigos, barracones, instalaciones, etc., figuran
en el tomo I I I de este R eglamento. La ejecución
de las obras comprendi das en el apartado b) del
párrafo 307, estará a cargo de las tropas de I n-
geni eros.
I I
APENDICE
DATOS DE APLI CACI ON PARA LA ORGANI-
ZACION DEL TERRENO
I N D I C E
Números.
Infantería.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
nico, armamento 311—313
Caballería.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
ni co, armamento 314—315
Artillería.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
ni co, armamento 316—318
Zapadores.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
nico 318
Ferrocarriles.—Fraccionamiento tácti co y or-
gáni co 319
Telégrafos.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
nico, armamento 320
Pontoneros.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
ni co^ armamento 321
Aerostación.—Fraccionamiento tácti co y orgá-
ni co, armamento 322
Radiotelegrafía y Automovilismo.•—Fraccio-
nami ento tácti co y orgáni co 323
Ingenieros.—Armamento 324
División orgánica.—Cuartel General , tro-
pas, servi ci os 325—327
División de Caballería.—Cuartel General ,
tropas, servi ci os 328—330
Cuerpo de Ejército.—Cuartel General , tro-
pas, servi ci os 331—333
Ejército.—Cuartel General , tropas servi ci os. 334—336
Reservas generales 337
— ì gi
«i
M
CC
w
H
¡S
<
b
¡S
o
o
•pH
c
•M
£0
f.i
O
O
o
o
•rt
S
•I -I
a
c3
S
Q
• 1- 4
O
o
M
Ih
b.
p
'u
d
e

r/t
O
>

'in
S3 O
U C.
u
X
cu
(U
co
(U
cn
10
. 0
ed
S
' > Cd
«
T3
E S
~Cd
QJ ^
T) -a
a
.T'a
O cd
T3
cd
0.
Cd
S* ^ «
2 °
h b u
.5 S
S
ni cd
M-. r-H
tí Ph
O
!>.
O
cd s :
-p-l
1) » "
•tí o „
en ' pi cu
cd aj ü
" S i s
£•50 3
£ "2 ni
« P¿ pq
M O) co
*<S
tí O

>H <U
en
cd
<0 S
u 2
cd • Ç
-h cd
tí t-
<y be
-3
Ì s
•S? S:
¡S
O
1-1
hJ
<
H
C
m
o
T3 '
ai
S
O
a>
•O
a
CU
T3

O.
e
o
2 u
•SS I t¿
•0
o
S O'
cd cu '
Ü tí
U
>v
<L)
0) XI
tí f
K cu
*-» >
cd

•iH
3
CT
1
<cd
a
10
.2-cd
i* 'ü
0>tí

3
n¡- M
<U
tí <B
V en
-"3 cd
C
2 tí
cu cr
1
O g
cd
tí tí
-o o
Ití
td
O »o
ai cu
-a ts
tí«

U U
u y
Cp
LÌ <D
'i
<3 M
? *•>
Vi Q
« í:
o
£ ^ «
js es ^
t s N
•X cu
<11 S S
^ o a
*">S «i
'S ^i
« ^«s
. g S e
"S 's
o ^S
Q 55 tü
<3 sä
8
cd
T3
cd
H
cd
cd

T3
T3


cd

4M
cu
T3
••n CO rrt
cu <u ÏÏ cn
tí 0 -c <u
. 22
0 0
r^a
O •—i o ti
QJ CU CL Q
in P-i W j-
c. N \D
'S
s
-e.
" VA
<3
"S
s
-e.
" VA
S VI
<a tu
kl
— 152 --
A n M A M E N T O
312.—A metralladoras.
Ti ro con puntera di recta e i nd'"f»rt
a
. Ti ro ro
n
»ra
aeronaves. Anti tud para ti rar, por enci ma de l as tro-
pas o por en.re sus i n'.erval os, etc.
Fusi l es ametralladores.
Manej abl es por un hombre. Faci l i dad de cambi o de
obj eti vo.
Fusi l es individuales, mosquetones.
Ti ro i ndi vi dual y col ecti vo.
A rmas pesadas o máquinas de acompañamiento (sec-
ción de morteros y cañón de I nfanterí a).
Tiro rasante contra armas automáti cas del contrari o,
carros de combate y en al gún caso contra avi ones que
vuel en muy baj o.
Tiro curvo contra ni dos pequeños del contrari o pró-
xi mos, v para compl etar l as barreras que f orman l as
ametral l adoras.
G ranadas de fusi l y de mano.
Supl i r y reforzar el fuego de l as máqui nas de acom-
pañami ento.
Cooperar en la defensi va a los ti ros de detenci ón.
Las de mano se empl ean tambi én para l i mpi ar de
enemi go el terreno conqui stado.
A paratos l anzal l amas.
L i mpi ar de ni dos l as tri ncheras y di fi cul tar el asal to.
E xpl osi vos.
Destrucci ones de poca i mportanci a.
G ranadas fumí genas.
Di si mul ar el pri nci pi o del asal to.
G ranadas incendiarias.
Para produci r i ncendi os.
— »53 —
A L C A N C E S
313. —Fusil i ndi vi dual , mosquetón o fusi l ametrallador.
De o a 500 o 600 metros. Contra toda cl ase de obj eti -
vos, i ncl uso i ndi vi duos ai sl ados.
Exce-pcionalmenle cié 600 a 1000 metros. Contra for-
maci ones densas y baterí as.
A metralladoras pesadas.
De o a 500 metros. Contra toda cl ase de obj eti ves co-
l ecti vos i gual es o superi ores a una escuadra.
De 500 a 1000 metros. Contra toda cl ase de obj eti vos
col e'ti vos, i gual es o superi ores a una sección de I n-
fanterí a, Cabal l erí a o Arti l l erí a.
De 1000 a 2000 metros. Contra teda cl ase de .objeti-
vos colectivos, i gual es o superi ores a compañí a, escua-
drón o baterí a.
De 2000 metros en. adelante. Contra toda cl ase de
obj eti vos col ecti vos, i gual es o superi ores a batal l ón,
grupo de 'escuadrones y grupo de baterí as, vi si bl es u
ocul tos
Mortero de I nfantería.
De o a 1100 metros. Contra toda cl ase de obj eti vos
colectivos, vi si bl es u ocul tos tras los pl i egues del te-
rreno.
C añón de I nfantería.
De o a 2000 metros. Contra toda cl ase de obj eti vos
colectivos, i ncl uso ametral l adoras ai sl adas.
G ranadas.
L a de mano, hasta 30 o 40 metros y l a de fusi l , basta
los 230 metros, contra to
J
a cl ase de ob
;
eti vos, i ndi vi -
dual es o col ecti vos, visibles o amparados en l as depre-
si ones o pl i egues del terreno.
— 154 —
C A BA L L E R I A
Fraccionamiento táctico y orgánico.
314.—G ran unidad.
Cuer-po de Caballería : agrupaci ón de Di vi si ones de
Cabal l erí a.
" División de Caballería : 3 Bri gadas de Cabal l erí a y 1
grupo de A. A. C.
Brigada de' Caballería : 2 Regi mi entos.
Regimiento : Pl ana Mayor, 4 escuadrones de sabl es y
1 escuadrón de armas automáti cas.
Escuadrón de sables : 4 secciones.
Sección : 3 a 4 escuadras de 8 hombres.
Escuadrón de armas automáticas : 2 secci ones de
ametral l adoras y 2 secci ones de fusi l es ametral l adores.
Sección de ametralladoras : 4 ametral l adoras.
Sección de fusiles ametralladores : 6 armas de esta
clase'.
La Di vi si ón de Cabal l erí a cuenta tambi én con tropas
y servicios de otras Armas y Cuerpos.
G rupo de auto-ametralladora-cañón de C aballería.
Composición del grupo : Pl ana Mayor y 4 escuadro-
nes de A. A. C.
Escuadrón de A. A. C. : 4 secciones de auto-ametra-
l l adoras.
Sección de A. A. C. : 4 carruaj es automóvi l es bl i nda-
dos, provi sto, cada uno de una ametral l adora y un ca-
ñón de 37 semi automàti co.
Efectivo total de una División de Caballería : 24 es-
cuadrones de j i netes ; 6 escuadrones de armas ¡automá-
ticas y 4 escuadrones de A. A. C.
A rmamento.
315.—L anza.
Sable.
Mosquetón.
Fusi l ametrallador.
A metralladora.
A uto-ametralladora cañón.
Carruaj e bl i ndado; bl i ndaj e de 8 mi l í metros, resis-
ti endo hasta 200 metros l a bal a ordi nari a o el shrap-
nel l , y hasta 30 metros l a perforante. Radi o de acción
de 250 ki l ómetros. Armamento : Ametral l adora y ca-
ñón de 37 mi l í metros.
Los demás artefactos—granadas ordi nari as y de fu-
si l —que eventual mente empleai la Cabal l erí a, son los
mi smos que los de la I nfanterí a.
A R TI L L E R I A
Fraccionamiento táctico y orgánico.
316—Bri gada.
R egi mi ento. . . .
G rupo
Batería
Dos Regi mi entos.
Tres Grupos.
Tres Baterí as.
Cuatro pi ezas, di vi si bl e en sec-
Uni dad de tiro....
ciones y hasta en piezas.
Baterí a.
Armamento.
317.—A rtillería ligera.
Cañones ligeros, ti ro rápi do y rasante ; al cance has-
ta 8 . 5 0 0 metros; cal i bres, 7 , 5 centí metros.
Sus proyecti l es son : granada de metral l a, granada
rompedora, granada de gases y granada f umí gena. Pe-
so úni co de cada uno de ellos 6'5 ki l ogramos.
La granada de metral l a, rompedora y f umí gena se
empl ea a percusi ón y a ti empos ; l a de gases sólo a
percusi ón.
Obuses ligeros
3
ti ro rápi do, al cance hasta 1 0000 me-
tros ; cal i bre i o's centí metros. '
Proyectiles, granada de metral l a, rompedora, fumí -
gena y de gases. Peso úni co 12 ki l ogramos.
A rtillería a caballo.
Baterí as de cañones si mi l ares a l as anteri ores, afec-
tas a l a Di vi si ón de Cabal l erí a; l es si rvi entes a cabal l o,
y apta para segui r en el combate a l a Cabal l erí a. Los
mi smos proyecti l es que l a Arti l l erí a l i gera.
A rtillería de montaña.
Baterí as a l omo, aptas para servi r de acompañami en-
to a la I nf anterí a en toda cl ase de terrenos.
Cañones de 7 centí metros, obuses de IO'S centí metros,
al cances de 5000 y 8000 metros.
Proyectiles, de í a mi sma cl ase que l a Arti l l erí a lige-
ra, peso de 5'3 ki l ogramos los del cañón y de 12 ki l o-
gramos los del obús.
A rtillería transportada en automóviles.
Materi al l i gero. Cal i bres de 7'5 J
10
'5-
A rtillería ligera de montaje de oruga (cartepiller).
El mi smo materi al y proyecti l es que l a Arti l l erí a li-
gera.
A rtillería pesada.
Cañones -pesados, ti ro rasante, al cance hasta de 25 ki-
l ómetros.
Proyectiles, los mi smos de l a Arti l l erí a l i gera, con
peso de 12 ki l ogramos el de i o'5 y 40 el de 15's. Cal i -
bres de io'5 a 1 g'5 centí metros.
Obuses pesados, al cances de 10 y 15 ki l ómetros; cali-
fares de 15's y de 24 centí metros.
A rtillería pesada de gran potencia.
Al cances que exceden de 25 ki l ómetros, gran capaci -
dad de carga expl osi va de sus proyecti l es, pequeña ra-
pidez de ti ro, cal i bres, superi ores a 15'5 centí metros en
los cañones y 24 centí metros en los obuses.
Proyectiles, granadas rompedoras, cuyos pesos osci-
l an entre 100 ki l ogramos en el cal i bre de 22 centí me-
tros y 885 en el cal i bre de 38,1 centí metros.
A rtillería de trinchera.
Morteros de medi ana y gran potenci a. Cal i bres entre
15 y 24 centí metros; pequeño al cance de 1000 a 2500
metros, ti ro general mente curvo.
Proyectil, granada rompedora con peso de 24 a 40
ki l ogramos el de 15 centí metros y de 60 a 70 el de 24.
A rtillería contra aeronaves.
Al cance verti cal de 4 a 8 ki l ómetros, gran vel oci dad
i ni ci al y rapi dez de ti ro, sector verti cal de fuegos has-
ta 85
o
sector hori zontal de 360
o
; cal i bres de 5'5 a i o'5
centí metros.
Proyectiles, granada rompedora a ti empo, con peso
de 8 ki l ogramos la del cañón de 7'Ó5 centí metros y de
12 l a del de i o's.
Ametralladoras, para asegurar l a defensa próxi ma,
especi al mente contra aeronaves.
I N G E N I E R O S
Z A P A D O R E S
318. —REGI MI ENTO :
Pl ana Mayor, dos o tres Batal l ones de Zapado-
res Mi nadores.
Batal l ón.
Tres compañ-'as de Zapadores Mi nadores y una
compañí a de Parque.
Compañía :
Dos secci ones rodadas y una a l omo.
FE R R O C A R R I L E S
3 1 9 - —REGI MI ENT O:
Pl ana Mayor del Regi mi ento.
Un batal l ón de construcci ón de ví as férreas.
Un batal l ón de expl otaci ón de ví as l érreas.
Un batal l ón de prácti cas y reserva.
Bat al l ón de construcción de ví as férreas.
Pl ana Mayor.
Tres compañí as en armas.
Una compañí a de puentes y parque.
Bat al l ón de expl otaci ón de ví as férreas.
Pl ana Mayor.
Tres compañí as en armas.
J na compañí a de tracci ón el éctri ca.
Bat al l ón en prácticas y reserva.
Pl ana Mayor.
Ci nco compañí as.
- I S 8 -
TE L E G R A FO S
320.—REGI MI ENTO :
Pl ana Mayor del Regi mi ento.
Pri mer batal l ón: Tel egraf í a ópti ca. -
Segundo batal l ón: Tel egraf í a el éctri ca y tel efoní a.
Pal omar mi l i tar.
Compañí a de redes permanentes.
Depósi to.
P rimer batallón de Tel egraf í a óptica.
Pl ana Mayor del Batal l ón.
Tres compañí as.
Segundo batal l ón: Tel egraf í a eléctrica y telefonía.
Pl ana Mayor del batal l ón.
Cuatro compañí as.
C ompañía de tel egrafí a óptica.
Pl ana Mayor de l a compañí a.
Pri mera sección.
Segunda sección.
Primera sección.
Pl ana Mayor.
Cinco estaci ones ópti cas a l omo.
Tres estaci ones ópti cas a cabal l o.
Segutida sección.
De i gual composi ci ón.
C ompañía de tel egrafí a eléctrica y telefonía.
Pl ana Mayor de l a compañí a. .
Pri mera sección.
Segunda sección.
Primera sección.
Pl ana Mayor.
Dos estaci ones tel efóni cas a l omo.
Dos carros tel egráfi cos^tel efóni cos.
Segunia sección.
De i gual composi ci ón.
P O N TO N E R O S
3 2 1 . — R E G I MI E N T O :
Pl ana Mayor y cuatro Uni dades.
Primera y segunda unidad.—Tracción hi pomóvi l .
Tercera y cuarta unidad.—Tracción mecáni ca.
Depósito.
A E R O STA C I O N
322.—Servicio de A erostación.
J ef atura.
Servicio del materi al .
Servi ci o de i nstrucci ón.
Tropas.
Servi ci o del material.
Pl ana Mayor.
Laboratori o, tal l eres y Parque.
Uni dad de parque.
Tropas.
Pri mer grupo de Aerostaci ón: Pl ana mayor; cuatro
uni dades aerosferas.
Segundo grupo de reserva de Aerostaci ón.
R A D I O TE L E G R A FI A Y A UTO MO VI L I SMO
323. —R egimiento.
Pl ana Mayor del Regi mi ento.
Un batal l ón de radi otel egrafí a.
Un batal l ón de automovi l i smo.
Depósi to.
Batal l ón de radiotelegrafía.
Pl ana Mayor del batal l ón.
Primera compañía.—Radiotelegrafía permanente.
Segunda compañía.—Radiotelegrafía de campaña.
i6o —
Tercera compañía.— Radi otel egrafí a de campaña.
Cuarta compañía.—Radiotelegrafía de campaña. Es-
taci ones a l omo y a cabal l o.
Quinta compañía (Alumbrado en campaña).
Pl ana Mayor.
Primera sección.—Tracción hi pomóvi l (2 subsec-
ciones).
Segunda sección.—Tracción mecáni ca (2 subsec-
ciones).
Batal l ón de automovi l i smo.
Pl ana Mayor del Batal l ón.
Primera compañía.—De i nstrucci ón automovi l i sta del
personal del regi mi ento.
Segunda y tercera compañía.—De i nstrucci ón auto-
movi l i sta del personal de l as Armas y Cuerpos del
Ej érci to.
Cuarta compañía.—De servi ci o automovi l i sta.
Quinta compañía.—De servicio automovi l i sta.
Sexta compañía.—De obreros y Parque.
324.—A rmamento de I ngeni eros.
Fusi l .
Mosquetón.
Ametral l adora.
Granadas.
GRANDES UNI DADES
La División ogáni ci .
La D.visión de Caballería.
El Cuerpo de Ejército.
El Cuerpo de Caballería.
El Ejército.
El Grupo de Ejércitos.
H
- 163 —
DIVISION ORGANICA
C uartel G eneral.
325.—General de la División.
Estarlo Mayor.
Comandanci as de i nfanterí a, Artillería,
I ngeni eros y Aeronáuti ca; las tres úl-
timas son a la vez J efaturas de los res-
pectivos servicios.
J efaturas de los Servicios de I ntendenci a,
Sani dad y Veteri nari a.
Gobierno del Cuartel general .
Conducci ón de equi paj es.
Tropas.
326.—I nfantería.—Dos bri gadas de dos regi-
mi entos de tres batallones.
C abal l erí a— Un escuadrón del regi mi ento
afecto al Cuerpo de Ej érci to a que pertenece la
División, al cual se agrega una sección de ame-
tral l adoras o fusi l es ametral l adores, según esti-
me más conveni ente el mando faci l i tada por el
escuadrón de armas automáti cas del citado re-
gi mi ento.
Aunque esta dotación de Caballería, bastará
normal mente para asegurar el servicio de la
División orgánica, se podrá reforzar la Caballe-
ría divisionaria, con el ementos de la de Cuerpo
de Ejército, y hasta de la i ndependi ente, si fue-
ra preciso, en casos excepci onal es en que aqué-
lla dotación normal resul tase i nsufi ci ente.
A rtillería.—Una bri gada compuesta de dos re-
gi mi entos ligeros,' uno de cañones y el otro de
obuses, cada uno ele los cuales, consta de tres
grupos de tres baterí as.
I ngenieros.—Un Batallón de Zapadores-Mi na-
dores, con tres compañí as de esta especialidad
y una de parque.
Un grupo de transmi si ones—mandado por'
— 164 --
un comandanl e, J efe de transmi si ones de la Di-
visión—, compuesto de una compañí a de Te-
l égrafos y un pelotón de radi otel egrafí a de
campaña
Una uni dad de Aerostación con su globo cau-
tivo.
A eronáutica.—Una uni dad de Aerostación, que
es la anl es citada.
Una escuadri l l a de observaci ón.
Debe contar además la División orgáni ca, con
un baLallón de auxi l i ares (trabaj adores), for-
mado por cuatro compañí as; este batallón, per-
tenece al regi mi ento de esta clase aféelo al
Cuerpo de Ej érci to de que la División forma
parl e.
S E R V I C I O S
327.—Los que entran en la composi ci ón de la
División orgánica, son:
A rtillería.—Un parque di vi si onari o para el
servicio de muni ci onami enl o, ai mámenl o y ma-
terial, compuesto de dos escal ones ligeros, uno
de ellos de I nfanterí a el otro de Artillería y
uno pesado; el ligero de I nfanterí a está organi -
zado con el personal de esta Arma. Dispone de
talleres móviles de reparaci ones.
I ngenieros.—La compañí a de parque del ba-
tallón de Zapadores-mi nadores, compuesto de
tres escal ones:
1.° Tren de puentes de vanguardi a, de Za-
padores.
2-° Explosivos, materi al de al ambradas y he-
rrami entas, y
3.° Parque di vi si onari o de I ngeni eros.
Una sección de automóvi l es rápi dos afecta al
Cuartel general .
I ntendencia.—Un grupo di vi si onari o constitui-
do por compañí as de ví veres montadas, auto-
móviles y a lomo.
Sanidad.—Un grupo de ambul anci as con sec-
ciones mi xtas.
— i éj —
Una columna de evacuación.
Un p.-upn de desinfección.
Veteri nari a.—Una sección móvil de evacua-
ción.
L a división orgánica cuenta además con ser-
vicios propios de C orreos y P olicía.
DIVISION DE CABALLERI A
C uartel G eneral.
328.—General de la División.
Estado Mayor.
Comandanci as de Artillería e I ngeni eros,
que son a la vez J efaturas de los res-
pectivos servicios.
J efaturas de los Sevicios de I ntendenci a,
Sani dad y Veteri nari a.
Gobierno del Cuartel General.
Conducción de equi paj es.
Tropas.
329.—I nfantería.—Un grupo ciclista, de dos
compañí as de fusi l es y una de ametral l adoras.
C aballería.—Tres bri gadas de dos Regi mi en-
tos, cada uno con cuatro escuadrones de sables,
y uno de armas automáti cas.
Un grupo de autos-ametral l adora-cañón, con
cuatro escuadrones a cuatro secciones.
A rtillería.—Un grupo a caballo, como mí ni -
mo, con tres baterí as, que podrá ser reforzado,
si empre que sea necesario, con uni dades de Ar-
tillería l i gera o transportada en automóviles, sin
perj ui ci o del apoyo de los fuegos de la Artille-
ría de otras uni dades, que en determi nados ca-
sos, puedan ponerse a disposición de las Divi-
siones de Caballería.
I ngenieros. —Una compañí a mi xta compuesta
de tres secciones de Zapadores Mi nadores, una
sección de Tel égrafos con estaci ones ópticas a
caballo, un destacamento de Radi otel egrafí a con
estaciones a caballo y en automóvi l y una sec-
ción de puentes de vanguardi a.
A eronáuti ca—Una escuadri l l a de observación.
— I 6 7 —
S E R V I C I O S
330—A rtillería—Una columna automóvil de
municiones.
I ngenieros.—Una sección de automóviles
rápidos, afecta al C uartel general.
I ntendencia.—Una columna automóvil de
subsistencias.
Sanidad.—Una sección de ambulancias
automóviles.
L os restantes servicios son análogos a los de
la D ivisión orgánica, pero más ligeros.
L as D ivisiones de C aballería forman parte de
las reservas generales, a disposición del G ene-
ral en Jefe, quien puede asignarlas a los E jér-
citos o constituir con ellas C uerpos de C aballería.
— ¥ 6 3 —
EL CUERPO DE EJ ERCI TO
C uartel general.
331-—General del Cuerpo de Ej érci to.
Eslavo "¡\layor.
Comandanci as de Artillería, I ngeni eros y Ae-
ronáuti ca, que son a la vez J efaturas de los res-
pectivos servicios.
J efaturas de los servicios de I ntendenci a, Sa-
nidad y Vel e i nara.
Gobierno del Cuartel General."
Conducci ón de equipajes-
Tropas.
332.—Dos divisiones orgánicas, número que
puede aumentar en determi nados casos:
C aballería.—Un regi mi ento ele cuatro escuadro-
nes de sables, y uno de armas automáti cas, de
cuatro secciones. Dos de los escuadrones de sa-
bles, están destacados en las Divisiones del Cuer-
po de Ejércilo, teni endo cada uno de ellos, aíecla
una de la secciones de ametral l adoras o fusiles
ametral l adores del escuad ón de armas auto-
máti cas: el Mando apreci ará en cada caso, qué
armamen'o automáti co debe afectarse a esos
escuadrones, con- arregl o a la misión que deban
cumpl i r.
Artillería.—Un Regi mi ento pesado con dos
grupos fie cañones y dos de obuses.
I ngenieros.—Un srupo de Zapadores-mi nado-
res. comp uesto de dos compañí as de esta espe-
cialidad y su parque.
Un grupo fie transmi si ones, formado por una
compañí a de telégrafos, una sección de radio-
telegrafía de campaña y una sección colom-
bófila.
Una uni dad de aerostación, que es la antes
citada.
Una escuadri l l a de-observaci ón.
Una sección foloaérea.
, .A de más.;. Adispone^el.. Cuerpo de Ejército, de
un Regi mi cnl o de cu airo lnlallone-s de auxilia-
res (trabaj adores), dos de los cuales, se afectan
a las Divisiones orgáni cas que le i nl egran.
Servicios.
333.—Los servicios del Cuerpo de Ejército,
li'enen anl e lodo por objeto, coordi nar entre sí
los de las Divisiones y regul ar el con laclo de
éstoscon los de Ejércilo; para tal fin, di sponen de
ampl i os medi os de mando y dirección, mi en-
tras que sus órcanos de ejecución son reduci-
dos y corresponden en su mayor parle a las ne-
cesidades de los el emenl os no divisionarios.
Dichos servicios son los si gui enl es:
A rtillería.—Un Parque de Cuerpo de Ejércilo,
que l endrá una sección de I ransporl e de muni -
ciones, olra de reparaci ones y eventual mente,
depósilos de muni ci ones.
Una sección de i nformaci ón artillera (locali-
zación de obj eüvos por el sonido y la visla).
I ngenieros-—Un Parque de Cuerpo de Ejérci-
lo con los depósilos eventual es que puedan ser
precisos.
Una sección de automóvi l es rápi dos aféela
a.1 Citarle! General.
I n'endcncia.—Un cuadro de personal admi -
ni strati vo.
Un grupo si mi l ar al de las Divisiones, para
los el emenl os no divisionarios.
Un convoy admi ni sl ra'i vo de Cuerpo de Ej ér-
cilo, conrui esl o eventual mente con el ementos
de renui si ci ón.
Sanidad. —Una sección de ambul anci as.
Una columna, de evacuaci ón.
Un hospital de campaña de 000 camas, divi-
sible en tres secciones.
— 170 --
Veterinaria. — Una sección móvil de eva-
cuación.
R emonta.—Un depósito sección móvil, desta-
cado del depósito del E jército.
A demás cuenta el C uerpo de E jército con
servicios de C orreos y de P olicía.
E L E J E R C I T O
334/—El Ej érci to consta de vari os Cuerpos de
Ej érci to y de los si gui entes el ementos:
C uartel G eneral.
General del Ej érci to.
Estado Mayor.
Comandanci as General es de Artillería, I nge-
ni eros y Aeronáuti ca, que son a la vez, Direc-
ciones de los respecti vos servicios.
Direcciones de los Servicios de I ntendenci a,
I ntervenci ón, Sani dad y Veteri nari a, Remonta,
Etapas, Correos y Transportes.
Audi tori a y Fi scal í a.
Tenenci a Vicaría.
Gobierno del Cuartel General.
Conducci ón de equipajes-
Tropas.
335.—I nfantería.—Un Regi mi ento de carros
de combate ligeros.
C aballería.—Las uni dades que se le afecten
procedentes de las reservas general es.
A rtillería.—Un Regi mi ento de Arti l l erí a pe-
sada de gran potencia, compuesto de cuatro
grupos con tracci ón automóvi l .
I ngenieros.—Un Batallón de Zapadores Mi-
nadores, del tipo de los di vi si onari os.
Un batallón de transmi si ones, compuesto de
dos compañí as cíe tel égrafos, una compañí a de
radi otel egrafí a de campaña y una sección co-
lombófila.
Una uni dad de pontoneros.
Una uni dad de al umbrado de campaña.
A eronáutica.—Dos escuadri l l as de observa-
ción.
- 172 —
Tres grupos de escuadri l l as de caza.
Un grupo de escuadri l l as de bombardeo.
D efensa contra aeronaves.—Una uni dad de
defensa
:
. contra aeronaves al mando de un J efe
de Aríillería.
Ametral l adoras de I nfanterí a.
Una uni dad de globos de protecci ón.
Una uni dad de enmascarami ento.
Di spondrá también el Ejércilo de un núme-
ro variable, según las necesi dades, de batallo-
nes auxi l i ares y uni dades de tropas de etapas,
y podrán afectársel e uni dades de ferrocarri l es
de campaña y de l anzal l amas y l anzagases, si
así lo exige su mi si ón.
Servicios.
336.—A rtillería.—Un Parcfue de Ej érci l o.
I ngenieros.—Un "Parque de Ejércilo.
Una compañí a de obreros electricistas.
Una compañí a de obreros para construccio-
nes ligeras (barracones, acanl onami enl os ele.).
Una compañí a de al umbrami ento de aguas.
Una uni dad de automóvi l es rápidos, afecta al
Cuartel General.
A eronáutica.—Un Parque de Ej érci to.
I ntendencia.—Un convoy admi ni strati vo de
Ejércilo.
Una panaderí a de Ejércilo, con el ementos au-
tomóviles para ser afectados a las Divisiones y
Cuerpos de Ej érci 'o en caso preciso.
Un Parque de ganado vivo.
Sanidad.—Secciones ele hospi tal es de cam-
paña.
Hospitales de evacuación (una Sección por
Cuerpo de Ejércilo).
Laboratori os de Ejército.
Trenes sani tari os.
Veterinaria.—Un hospiial de evacuaci ón.
R emonta.—Un depósito que destaca secciones
— 1 7 3 —
móviles a las grandes uni dades subordi nadas.
Di spondrá tambi én el Ejército de uni dades
para los servicios de cami nos y de los I renes
automóvi l e hi pomóvi l .
Contará asi mi smo, con: servicia mel eoro'ógi -
co, al macenes, parques y talleres de los distin-
tos servicios, en la proporci ón que corresponda
a las organi zaci ones de pie de guerra, agrupa-
dos con arregl o a las necesi dades y recursos y
al objetivo parti cul ar del Ejércilo.
Además tendrá el Ejércilo servicios propi os
de Vicariato. Etapas. Correos v Orden.
Vari os Ej érci tos pueden formar E l G rupo de
E jércitos.
— IJ 4 —
LAS RESERVAS GENERALES
337.—Las reservas general es ti enen por prin-
cipal mi si ón, reforzar en caso preciso, sobre
todo, con medi os de l uego o el ementos de los
servicios, los de las grandes uni dades, especial-
mente el Ejército, y comprenden:
Batallones de reservi stas, uni dades de ame-
tral l adoras, Regi mi entos de carros de combate,
ligeros o de acompañami ento; Divisiones de
Caballería, uni dades de Artillería ligera, de
•montaña, pesada, y de tri nchera; carros de
combate, pesados o de ruptura; uni dades de lo-
calización de objetivos por el sonido o la vista
y tel emétri cas; tropas de Zapadores-Mi nadores,
de Pontoneros, de transmi si ones, de Al umbra-
do de Campaña, de enmascarami ento, de cons-
trucci ón y explotación de vías férreas; uni da-
des de especialistas de I ngeni eros; escuadri l l as
de reconoci mi ento, de caza y de bombardeo;
uni dades de di ri gi bl es; uni dades de defensa con-
tra aeronaves; servicios meteorol ógi cos; uni da-
des de I ntendenci a y de los trenes automóvi l e
hi pomóvi l ; uni dades de Sani dad; repuestos de
muni ci ones, víveres, medi camentos y materi al
de todas clases y, en general , cuanto ri nda la
producci ón del país que pueda proporci onar ele-
mentos de vida y resi stenci a al Ej érci to.