El ambiente

es el conjunto de elementos naturales y sociales que se relacionan estrechamente, en los cuales se desarrolla la
vida de los organismos y está constituido por los seres biológicos y físicos. La flora, la fauna y los seres
humanos representan los elementos biológicos que conforman el ambiente y actúan en estrecha relación
necesitándose unos a otros.
Todas las especies vegetales son nuestras aliadas y amigas porque nos proporcionan el oxígeno que necesitamos
para respirar. La fauna está conformada por la totalidad de animales que pueblan la tierra, y constituye una base
segura de alimentación que nos suministra proteínas y calorías. El ser humano es un integrante más del
ambiente y le corresponde relacionarse con los otros elementos en términos de mutua dependencia y
complementación, sin convertirse en único beneficiario de la naturaleza.
Entre los elementos físicos que conforman el ambiente se encuentran: el aire, el suelo, el agua y el clima. Las
personas tenemos una gran responsabilidad en cuanto al cuidado del entorno para la supervivencia de las
generaciones futuras, es por ello que debemos tener una clara noción sobre lo que debemos hacer para
conservarlo. Mediante la educación ambiental podemos aprender en qué consiste la conservación y cuáles son
las medidas que podemos tomar para proteger el ambiente.
Bioma
Conjunto de ecosistemas que se caracterizan por una composición de especies y un espectro de tipos biológicos
de plantas (árbol, hierba, arbusto) con un funcionamiento y un ajuste al clima y al suelo característicos.
Normalmente están definidos por la estructura de la vegetación y el clima. En varios casos el bioma se define
también por componentes geográficos (latitud y altitud) y aun se usan nombres regionales (v.g. Monte, Estepa
patagónica).
Algunos ejemplos de biomas son:
Selva húmeda subtropical
Bosque templado
Desierto subtropical
Sabana tropical
Pradera de altura
El término humedales
se refiere a una amplia variedad de hábitats interiores, costeros y marinos que comparten ciertas características.
Generalmente se los identifica como áreas que se inundan temporariamente, donde la napa freática aflora en la
superficie o en suelos de baja permeabilidad cubiertos por agua poco profunda. Todos los humedales comparten
una propiedad primordial: el agua juega un rol fundamental en el ecosistema, en la determinación de la
estructura y las funciones ecológicas del humedal.
Esta predominancia del agua determina que los humedales tengan características diferentes de los ecosistemas
terrestres, una de ellas es que suelen presentar una gran variabilidad tanto en el tiempo como en el espacio. Esto
tiene efectos muy importantes sobre la diversidad biológica que habita en los humedales que debe desarrollar
adaptaciones para sobrevivir a estos cambios que pueden llegar a ser muy extremos, por ejemplo, ciclos
hidrológicos de gran amplitud con períodos de gran sequía y períodos de gran inundación.

El Clima
es el efecto a largo plazo de la radiación solar sobre la superficie y la atmósfera de la Tierra en rotación. El
modo más fácil de interpretarlo es en términos de medias anuales o estacionales de temperatura y
precipitaciones.
Las áreas de tierra firme y las marinas, al ser tan variables, reaccionan de modos muy distintos ante la
atmósfera, que circula constantemente en un estado de actividad dinámica. Las variaciones día a día en un área
dada definen su climatología, mientras que el clima es la síntesis a largo plazo de esas variaciones (ambas
pueden considerarse subdisciplinas de la meteorología). El clima se mide por medio de termómetros,
pluviómetros, barómetros y otros instrumentos, pero su estudio depende de las estadísticas. La palabra clima
viene del griego klima, que hace referencia a la inclinación del Sol. Además de los efectos de la radiación solar
y sus variaciones, el clima siempre está bajo la influencia de la compleja estructura y composición de la
atmósfera y de los mecanismos por los que ésta y los océanos transportan el calor. Así pues, para cualquier área
dada de la Tierra, debe considerarse no sólo su latitud (que determina la inclinación del Sol), sino también su
altitud, el tipo de suelo, la distancia del océano, su relación con sistemas montañosos y lacustres, y otras
influencias similares.
Tipo de climas
Clima ecuatorial
Es característico de las regiones de latitudes bajas, localizadas fundamentalmente entre los 10º N y 10º S. La
temperatura y la humedad son altas y constantes a lo largo del año. La temperatura media del mes más frío
supera los 18 ºC, y la temperatura media anual se sitúa por encima de los 25 ºC. Las precipitaciones anuales
sobrepasan los 1.500 mm e incluso, en algunas áreas, los 3.000 milímetros. La duración del día y de la noche es
muy similar.
Clima tropical
Es propio de las regiones tropicales. Las temperaturas medias mensuales son elevadas y bastante uniformes a lo
largo del año, siendo la media anual superior a los 20 ºC. El régimen térmico varía entre 3º y 10º, mayor en el
interior y menor en las áreas costeras. Las precipitaciones oscilan entre los 400 y los 1.000 mm anuales, aunque
la variedad de clima monzónico alcanza valores muy superiores. Alternan las estaciones secas y lluviosas.
Clima desértico
Propio de las áreas desérticas, se caracteriza por altas temperaturas y escasez de precipitaciones. Se distinguen
dos importantes variantes: el clima desértico cálido, con una temperatura media anual en torno a los 20 ºC, una
fuerte oscilación térmica (puede alcanzar los 20º) y precipitaciones inferiores a los 200 mm, y el clima desértico
costero, que presenta una temperatura media anual inferior a los 20 ºC, menor oscilación térmica (en general por
debajo de los 10º) y precipitaciones insignificantes, por debajo de los 100 mm anuales.
Clima templado
Bajo este epígrafe se aúnan una gran variedad de climas que tienen en común el hecho de contar con unas
temperaturas estivales más elevadas que en invierno. Los climas templados se clasifican en:

Clima mediterráneo
Este tipo de clima se da particularmente en los países ribereños del mar Mediterráneo, de ahí su denominación,
aunque se han establecido varios subtipos en relación con la distancia a las masas oceánicas. También se da en
la costa meridional de Australia, en el suroeste de la República de Sudáfrica, en California y en las estrechas
áreas costeras de Chile central, donde los Andes actúan como barrera climática. En sentido amplio, define el
clima de las regiones costeras occidentales de los continentes comprendidas dentro de la zona de las latitudes
medias de la Tierra (entre los 30º y los 45º, aproximadamente). Se caracteriza por veranos cálidos, secos y
soleados, e inviernos suaves y húmedos. Las temperaturas medias anuales varían entre los 12 ºC y los 18 ºC, y
la oscilación térmica anual está comprendida entre los 10º y los 15º por lo general.
Clima chino
Este clima presenta una temperatura media ligeramente superior a la del mediterráneo, lo mismo que la
oscilación térmica anual, que supera los 15º. El promedio de precipitaciones sobrepasa los 1.000 mm,
concentradas en el periodo estival, que contrasta con la sequedad del invierno.
Clima oceánico
Es el clima característico de las regiones comprendidas dentro de la zona de latitudes medias de la Tierra sujetas
a la influencia oceánica. La proximidad del mar determina una amplitud térmica anual en general pequeña y
unas precipitaciones importantes (1.000-2.000 mm) y bien distribuidas a lo largo del año, aunque el máximo se
sitúa en la estación invernal. La temperatura media depende de la latitud, aunque se puede establecer en torno a
los 10 ºC; los inviernos presentan unas temperaturas moderadas y en verano son frescas.
Clima continental
Este clima es propio de las regiones del interior de los continentes. Se caracteriza por una relativa escasez de
precipitaciones, sobre todo en invierno, debido a la distancia que las separa de las áreas de influencia marítima,
y por una notable amplitud térmica estacional (que puede alcanzar hasta los 60º), con unas temperaturas
estivales bastante altas que contrastan fuertemente con los inviernos fríos.
Clima polar
Clima propio de aquellas regiones que presentan una temperatura media mensual y anual por debajo de los 0 ºC,
amplitudes térmicas superiores a los 30º y precipitaciones insignificantes que se producen en forma de nieve. En
estas regiones, cubiertas por la nieve durante la mayor parte del año, el tipo de suelo característico es el
permafrost.
Clima de alta montaña
En las montañas la temperatura disminuye con la altitud, mientras que aumentan las precipitaciones, al menos
hasta un cierto nivel altimétrico. La montaña, en este sentido, altera las características de la zona climática en la
que se sitúa. Por este motivo, no se pueden establecer unos rasgos con validez universal que lo definan, aunque
sus variedades climáticas son fácilmente reconocibles, como el clima alpino. Presenta unas temperaturas
invernales negativas y unas estivales positivas, aunque la temperatura media anual se establece en torno a los 0
ºC; la oscilación térmica es inferior a los 20º y las precipitaciones, más abundantes en verano que en invierno,
superan los 1.000 mm anuales. Este clima de alta montaña es el que predomina en la cordillera andina.

El relieve
Es la forma cualquier irregularidad que se produce en la superficie terrestre. Por tanto, puede dar lugar a
elevaciones como a hundimientos en el terreno. El relieve actual de la Tierra es el resultado de un largo proceso.
Según la teoría de la tectónica de placas la litosfera está dividida en diversas placas tectónicas que se desplazan
lentamente, lo que provoca que la superficie terrestre esté en continuo cambio, teoría de la deriva continental.
1.- Montañas: Son grandes elevaciones del terreno. A las elevaciones menores se les llama lomas. El grupo de
montañas reciben el nombre de cadenas montañosas.
Ejemplo: el monte Everest.
2.- Mesetas: También llamadas altiplanicies, Tienen forma de planicie elevada y a eso debe su nombre: Son
superficies planas que están situadas a una altura considerable sobre el nivel del mar. Se hallan generalmente
rodeadas de monañas y pueden tener ondulaciones y lomeríos en su superficie.
Ejemplo: La altiplanicie mexicana
3.- Llanuras: son grandes extesiones de terreno, planas o casi planas, situadas a poca altura sobre el nivel del
mar.
Ejemplo: las llanuras costeras.
4.- Depresiones: Es la superficie terrestre que está hundida en comparación con el relieve que la rodea. Esta es
de dos tipos; la depresión relativa y la depresión absolutas.
Ejemplo: El valle del rift en Africa.
fauna,
se refiere al conjunto de animales en sus diferentes clasificaciones, como mamíferos, reptiles, aves, etc.,
Para el conocimiento de la fauna, se parte del conocimiento taxonómico y de la distribución de las especies en
los tres ambientes de vida terrestre, aguas continentales y aereo.
El objetivo del estudio de la fauna con planificación territorial se orienta mas que todo hacia las especies en las
que conforman poblaciones estables e integradas en comunidades también estables sin incluir los animales
domésticos.
La diversidad de la fauna depende de la capa vegetal, de la presencia de otros animales, de la existencia de
fuentes de agua, de factores topográficos y fisiográficos y de la acción del hombre entre otros aspectos.
La flora
Es el conjunto de especies vegetales que pueblan un territorio o una región geográfica, consideradas desde el
punto de vista sistemático. La flora será rica o pobre según que la región geográfica considerada posea muchas
especies vegetales o escaso número de ellas. El conjunto de flora es de muy variable amplitud, según el punto
de vista desde el que se considere. Así, se puede hablar de flora de un país determinado . El concepto puede ser
aún más localista o determinista, como cuando se habla de flora intestinal para designar el conjunto de bacterias
intestinales, o de flora venenosa, término con que se designa el conjunto de especies vegetales que revisten ese
carácter, etc. Podemos distinguir seis reinos florales, y en éstos a la vez terrenos florales menores (regiones,
etc.), los cuales presentan una flora que les es propia.
Cuenca
Aquella depresión o forma geográfica que hace que el territorio vaya perdiendo altura a medida que se acerca al
nivel del mar. Las cuencas hidrográficas son aquellas que hacen que el agua que proviene de las montañas o del
deshielo, descienda por la depresión hasta llegar al mar. En algunos casos, la cuenca puede no alcanzar el nivel
del mar si se trata de un valle encerrado por montañas, en cuyo caso la formación acuífera será una laguna o
lago.
La vegetación
es el conjunto de plantas que determinan aspectos importantes del paisaje en la naturaleza. Un bosque esta
constituido por diferentes especies de plantas que viven en comunidad y sirven de protección a los suelos y las
aguas, así como de albergue a los animales que habitan en ellos.
Los bosques son como depósitos de agua, por eso debemos conservarlos y cuidarlos para no tener que hacer
después grandes de ingeniería para conseguir el preciado líquido.
La hidrografía
es la ciencia que se ocupa del estudio de las aguas. Es muy importante, ya que las aguas ocupan el 70,8% de la
superficie terrestre, distinguiéndose entre ellas los océanos (enormes masas de agua salada que separan los
continentes) los mares (porciones de agua salada menores que los océanos) los ríos y arroyos (corrientes de
agua dulce de origen pluvial) los lagos y las lagunas (aguas dulces formadas en concavidades con fondo
impermeable, comúnmente alimentadas por ríos o arroyos) y las aguas subterráneas.
Suelo
Es la capa más superficial de la corteza terrestre, que resulta de la descomposición de las rocas por los cambios
bruscos de temperatura y por la acción del agua, del viento y de los seres vivos. El proceso mediante el cual los
fragmentos de roca se hacen cada vez más pequeños, se disuelven o van a formar nuevos compuestos, se conoce
con el nombre de meteorización. Los productos rocosos de la meteorización se mezclan con el aire, agua y
restos orgánicos provenientes de plantas y animales para formar suelos. Luego el suelo puede ser considerado
como el producto de la interacción entre la litosfera, la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera. Este proceso tarda
muchos años, razón por la cual los suelos son considerados recursos naturales no renovables. En el suelo se
desarrolla gran parte de la vida terrestre, en él crece una gran cantidad de plantas, y viven muchos animales.
Un gen
es una unidad de información dentro del genoma, que contiene todos los elementos necesarios para su expresión
de manera regulada. También se conoce como una secuencia de nucleótidos en la molécula de ADN (o ARN, en
el caso de algunos virus) que contiene la información necesaria para la síntesis de una macromolécula con
función celular específica, habitualmente proteínas pero también ARNm, ARNr y ARNt.
Esta función puede estar vinculada con el desarrollo o funcionamiento de una función fisiológica. El gen es
considerado la unidad de almacenamiento de información genética y unidad de la herencia, pues transmite esa
información a la descendencia. Los genes se disponen, pues, a lo largo de ambas cromátidas de los cromosomas
y ocupan, en el cromosoma, una posición determinada llamada locus. El conjunto de genes de una especie se
denomina genoma. Los genes están localizados en los cromosomas en el núcleo celular.
Plataforma continental.
Franja costera donde el fondo marino desciende desde los 0 a 300 m de profundidad, es el perímetro extendido
de cada continente, que queda cubierto durante los períodos interglaciares como la época actual por mares
relativamente poco profundos y golfos. El límite de la plataforma con las zonas oceánicas más profundas se
denomina borde continental.
El tamaño de la plataforma continental varía mucho en distintas zonas del mundo. En muchas de estas zonas
están los mejores caladeros de pesca del mundo, y por tanto, su importancia económica es considerable. De
hecho, más del 80 % de las capturas mundiales de pesca se realizan en estas zonas. La plataforma continental
también tiene otros recursos los cuales están siendo explotados como el petróleo y el gas natural (sobre todo en
el Mar del Norte).
La formación de la plataforma continental se debe a varios procesos. Por un lado, la erosión de las olas que
recortan la línea costera. Los materiales resultantes de la erosión de las costas se van acumulando junto con los
provenientes de los ríos formando la plataforma y extendiéndose hacia el océano.
También la plataforma está formada por materiales sujetos al continente por barreras construidas por
organismos como arrecifes o a plegamientos tectónicos en muchos casos o ha sido originada por hundimiento o
inundación de zonas continentales, como ocurre en el Mar del Norte, por presiones entre bloques continentales
que empujen materiales hacia arriba.
Territorios Insulares:
De acuerdo con el artículo 11 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el espacio insular de
Venezuela comprende "el archipiélago de Los Monjes, archipiélago de Las Aves, archipiélago de Los Roques,
archipiélago de La Orchila, isla La Tortuga, isla La Blanquilla, archipiélago Los Hermanos, islas de Margarita,
Cubagua y Coche, archipiélago de Los Frailes, isla La Sola, archipiélago de Los Testigos, isla de Patos e isla de
Aves; y, además, las islas, islotes, cayos y bancos situados o que emerjan dentro del mar territorial, en el que
cubre la plataforma continental o dentro de los límites de la zona económica exclusiva."
La importancia estratégica de estos territorios es invaluable, ya que gracias a ellos Venezuela se extiende en el
Mar Caribe hasta las coordenadas 15° 40′ 00″ N, 67° 37′ 00″ O, donde se localiza la Isla de Aves (520 km al
norte del estado Nueva Esparta), dando a Venezuela un arco insular con una costa de 2.718 kilómetros y una
Zona Económica Exclusiva de 200 millas náuticas generadas por las más de 314 islas, cayos e islotes de la
dependencias federales en el Mar Caribe y el Océano Atlántico, incluyendo la porción marítima del Territorio
Esequibo.
En los espacios marítimos de Venezuela el país es limítrofe con la mayoría de los estados con los que tiene
fronteras, incluyendo Trinidad y Tobago, Granada, Dominica y Monserrat (Gran Bretaña); San Vicente, Santa
Lucía, Guadalupe y Martinica (Francia); Puerto Rico e Islas Vírgenes (Estados Unidos de América), República
Dominicana; St. Kitts & Nevis; Colombia, y Aruba, Curazao, Saba, San Eustoquio y Bonaire (Países Bajos). Lo
que representa un total de 5.500 kilómetros de límites marítimos.
Zona económica exclusiva:
Es el nombre que se le da al área de mar en el que Venezuela tiene derechos especiales en exploración y
explotación de sus recursos. Se extiende desde el límite exterior del mar territorial hasta una distancia de
doscientas millas náuticas (370,4 km) contadas a partir de las líneas de base desde las que se mide la anchura
del mar territorial. A pesar del nombre, las naves y aeronaves de otros Estados pueden navegarla, sobrevolarla e
instalar tuberías y cables submarinos sin más limitaciones que las establecidas en el derecho y la práctica
internacional y el ordenamiento legal vigente de Venezuela.