1

Sobre la Fundación de la Villa de San Marcos de Arica.
Existe un documento que ha tenido profusa circulación en Arica que se denomina Acta de
Fundación de la Villa de San Marcos de Arica y que se ha datado 25 de abril de 1541.
Aunque contiene algunos vagos elementos con visos de plausibilidad, el documento
merece serias dudas respecto a su autenticidad.
1
Es plausible, por ejemplo, que si Arica
hubiese madurado las condiciones para devenir ciudad sin duda tal fundación debió contar
con la participación de don Lucas Martínez de Vegazo. Efectivamente Martínez de Vegazo
fue uno de los personajes más ricos en el ámbito colonial americano, poseedor de una
encomienda de indios que incluía la merced de tierras desde Ilo hasta Tarapacá, incluyendo
por consiguiente Arica.
2
Martínez de Vegazo mantuvo considerables intereses en la ciudad
de Arica y era, por consiguiente, el personaje más apto para recibir el derecho de fundar
una ciudad en las costas cercanas al valle de Azapa. No obstante tal consideración, resulta
imposible no expresar juicios críticos muy serios respecto a la autenticidad de tal Acta.
Veamos algunas de las razones para este juicio crítico:
 En primer lugar, en la difusión de tal documento no se ha entregado una indicación
de la fuente o proveniencia del mismo, como es de rigor en un ámbito
historiográfico. En el caso de un documento similar que certificó la fundación se
Arequipa, por ejemplo, toda la historia del hallazgo de tal documento está
concienzudamente documentada para justificar plenamente su origen y su
autenticidad. En aquel caso, primero se encontraron fragmentos de tal documento;
luego se hizo una reconstitución de tal Acta para llenar lógicamente las lagunas del
mismo. Finalmente se intensificó la búsqueda en archivos hasta lograr reconstruirla
completamente. Nada similar existe para el supuesto documento ariqueño y aun no se
sabe cuál es el cuerpo documental o archivístico de donde pudiese provenir.
3
Actas
similares de Concepción, Chillan, Santiago y La Serena, por ejemplo, tienen todas
una clara filiación archivística.
 A propósito del Acta de Fundación de Arequipa, que es a todas luces auténtica, ésta
muestra una sorprendente similitud con aquella supuesta de Arica. Veamos esta
comparación:

ACTA DE FUNDACIÓN DE LA VILLA HERMOSA DE
AREQUIPA


En el valle de Arequipa, a quinze dias del mes de Agosto

ACTA DE FUNDACIÓN DE LA VILLA SAN MARCOS
DE ARICA

En el Valle de Azapa a veinticinco días del mes de abril
del año del señor de mill e quinientos e cuarenta e uno el

1
Se puede consultar en línea en el fondo digital Wikisource:
http://es.wikisource.org/wiki/Acta_de_Fundaci%C3%B3n_de_la_Villa_San_Marcos_de_Arica.
2
Su enorme riqueza le permitió, por ejemplo financiar una parte sustancial de la expedición conquistadora
de Pedro de Valdivia a Chile. También acrecentó su fortuna con la explotación de la riquísima mina de
Huantajaya. Su testamento revela que mantuvo posesiones importantes en Arica hasta el momento de su
muerte, a pesar de la crisis que sufrió en sus últimos años. Véase , Efraín Trelles, “El Testamento de Lucas
Martinez Vegazo” en Historia Nº 23, Santiago 1988, pp. 267-293. Su biografía está resumida en Christine
Hunefeldt, A Brief History of Peru, Nueva York, Infobase Publishing, 2004, p. 44. La obra fundamental para
conocer a este personaje es: Efrain Trelles Aréstegui, Lucas Martínez Vegazo: funcionamiento de una
encomienda peruana inicial, Lima, UC del Perú, Fondo Editorial, 1982.

3
Existe una rica colección de referencias digitales pertinentes a tal reconstrucción y hallazgo del Acta de
Fundación de Arequipa. La historia del documento se discute plenamente en el libro de Guillermo Galdós
Rodríguez, Una ciudad para la historia, una historia para la ciudad, Arequipa: Arequipa en el siglo XVI,
Universidad Nacional de San Agustín, 1997.
2

de mill e quinientos e cuarenta años el muy magnífico
señor Garcí Manuel de Carbajal, teniente e capitán por el
ilustre señor Marqués Don Francisco Pizarro governador
en estas provincias por su magestad en cumplimiento del
mandamiento de dicho señor governador. Anduvo e
paseó el dicho valle de Arequipa






e se informó del asiento más conveniente e sin menos
perjuicio de los naturales; e abiéndolo todo visto según
dicho es, dixo que en nombre de su magestad e del dicho
señor governador Don Francisco Pizarro e en su real
nombre, fundaba e fundó

la dicha Villa Hermosa en el Valle de Arequipa, en la parte
de Collasuyo, donde su Señoria manda, encima de la
barranca del rio del dicho valle; e su merced en el dicho
nombre puso la cruz en el sitio que viene señalado para
iglesia,




e ansi mismo puso la picota en la plaza de la dicha villa,









lo qual dixo que hacia e hizo en nombre de su majestad e
del dicho señor govemador en su real nombre como dicho
es e por su provisión, e ansi fecho, lo susodicho, su
merced mandó pregonar e fue pregonando que los
vezinos e otras personas que tienen solares en esta dicha
villa hermosa los pueblen cerquen e edifiquen sus casas
en ellos, dentro de seis meses cumplidos primeros
siguientes so las penas que el señor governador manda e
ansi fue pregonado públicamente por vos Pedro Ires
pregonero público,




e su merced lo firmó de su nombre siendo testigos:
Hernando de Silva e Hernando de Torres regidores, e
Juan de la Torre alcalde e Luis de León e el Padre
Rodrigo Bravo e Fray Bartolomé de Ojeda e el Padre
Diego Manso e Diego de Hernández e otras muchas
personas que ende estaban e su merced lo firmó como
dicho es—

Garcí Manuel de Carbajal—
todo lo cual que dicho es pasó ante mi—
muy magnifico señor Lucas Martínez de Begazo capitán
por el ilustre señor marqués don Francisco Pizarro
gobernador en estas provincias por su magestad, en
cumplimiento del mandamiento del ilustrisimo señor Garci
Manuel de Carbajal teniente e capitán por orden de dicho
gobernador, andúvo e paseó por esta tierra
encomendadas a su merced…

por gracia de su magestad en el veinte e dos de enero del
año del señor de mill queinientos e cuarenta por el señor
marqués…

e se informó del asiento más conveniente e sin menos
perjuicio de los naturales; habiéndolo todo visto según
dicho es, dixo que en nombre de su Magestad y del dicho
señor gobernador don Francisco Pizarro e en su real
nombre fundaba e fundó

la dicha villa San Marcos de Arica en tierras de dicho
casique mentado; dondúe su señoría manda enzima de la
barranca en la costa de la mar e del río del dicho valle; e
su merced en el dicho nombre puso la cruz en el sitio que
viene señalado para la Iglesia

en honor del santo evangelista San Marcos por hoi ser su
día,

e ansimismo puso picota en la plaza de la dicha villa

a trescientas varas castellanas del cerro llamado morro e
cuatro e cientos e cincuenta dende la costa al valle lo cual
por ser más seguro protege de los vientos del sur el dicho
morro e de los indios guaneros de la isla nombrada
alacran por ser estos de mucho recelo lo que han siempre
acostumbrado, que es alzarse, además de tener
numerosas vertientes de buena agua,

dixo que hazia e hizo en nombre como es dicho e por
posesión, e ansi fecho lo susodicho, su merced mandó
pregonar y fue pregonando que los vecinos e otras
personas quec tienen solares en los altosi en la chimba
que son en número treinta i seis en la dicha villa los
pueblen cerquen i edifiquen sus casa en ellos dentro de
seis meses cumplidos primeros siguientes so a que el
señor governador manda i ansi fue pregonado
públicamente por voz de Joán de Silva i Soares
pregonero público

e se mandó a celebrar la Santa Misa el dicho Padre Fray
Diego Manso

e su merced lo firmo de su nombre siendo testigos Diego
de Miranda, Bartolomé Garci i Pérez regidores e Juan
Hernández de Zavala alcalde, Antonio Gómez de
Cáceres, Gonzalo Ortiz de Gaete, Pedro de Torres y
Ulloa, el Padre Rodrigo Bravo i el Padre Fray Diego
Manso e otros muchas personas que estaban e su
merced lo firmo como dicho es.

Lucas Martínez de Begazo
Todo lo cual que es, pasó ante mi.
3

Alfonso de Luque escribano público.

Fuente: Archivo Municipal de Arequipa. Libro II de
Acuerdos, 1546-1556, foja 92, transcrita por Francisco
Domínguez Compañy, Política de Poblamiento de España
en América: La Fundación de Ciudades, Madrid, INAP,
1984, p. 135.
Alonso de Luque escribano público.

Fuente: Documentos de Lucas Martínez Begazo [sic],
Categoría DH-A, Licencia Creative Commons,
http://goo.gl/2R26lv [Este documento también está
disponible en muchos otros sitios dedicados a Arica]
 Un serio motivo de dudas acerca del supuesto documento ariqueño lo presenta el
uso toponímico de la Isla Alacrán. La isla no tenía tal denominación en 1541 y se
conocía simplemente como Isla del Guano o, simplemente, islote. En todos los
documentos que hemos seleccionado de viajeros, incluyendo aquellos tan
respetables como Frézier y Feuillée –que confeccionaron sendos mapas de la bahía
de Arica, ninguno se refirió a la isla o islote con el nombre Alacrán.
4

 El Acta de la Fundación de Arequipa correctamente menciona testigos regidores
que firmaron el documento. Arequipa era ya un poblado –o conjunto de poblados-
muy bien reconocidos en 1540 y su fundación oficial se efectuaba para reubicarla
en un lugar más seguro. En la organización administrativa de tal población existían
entonces regidores. En cambio, al 25 de abril de 1541 Arica no existía como un
poblado y no podían consecuentemente existir regidores. No se entiende tampoco
por qué los sacerdotes arequipeños Diego Manso y Rodrigo Bravo tendrían que
figurar en un Acta de Fundación de una ciudad diversa. En general, las Actas de
Fundación de ciudades, aunque debían cumplir con ciertos requisitos comunes, de
ninguna manera seguían una formulación idéntica en partes, como ocurre en este
caso de la auténtica Acta de Arequipa y aquella supuesta de Arica.
5

 Se debe observar además que dentro de los protocolos de fundación de ciudades,
una vez efectuada la ceremonia y ratificada el Acta de Fundación, la corona
concedía inmediatamente o en fecha cercana, un escudo de armas para la nueva
ciudad. Así se hizo con Santiago, La Serena y también en el caso de Arequipa que
estamos examinando. En efecto, una vez fundada en 1540, el rey Carlos V le
concedió su escudo de armas mediante Real Cédula del 7 de octubre de 1541. En
cambio, tal concesión para el caso de Arica solamente ocurrió en 1657.
 Además de la similitud entre ambas Actas, en las partes de aquella de Arica que son
diversas de la de Arequipa, se observa una grafía anacrónica y una construcción
semántica que no corresponden a la fecha del documento, vale decir, 1541. Por lo
tanto, muchos vocablos parecen insertados muy posteriormente. Por ejemplo, el
valle de Azapa no se conocía como tal en el siglo XVI. Solamente en el siglo
siguiente se usó esporádicamente el nombre de Azapa. El Inca Garcilaso, que
escribió un poco más de una década después de la supuesta fundación de Arica
utilizó el nombre de Cuçapa. El cronista Antonio Vásquez de Espinoza casi un
siglo más tarde llamo Asapa al valle pero otros lo llamaron Zapa, como aparece en
varios mapas. Más aun, en el supuesto documento de fundación de Arica existen
muchas otras inserciones extemporáneas que no corresponden al habla ni a la

4
Chacón e Hidalgo ya se han referido al hecho que el lugar no fue conocido como Isla Alacrán por casi todo
el periodo colonial. La primera referencia al islote con tal nombre se encontró en un mapa de 1785. Véase
Sergio Chacón C. y Jorge Hidalgo L., “La isla del Alacrán: antecedentes prehispánicos, su papel en la defensa
colonial de Arica y análisis de sus ruinas.” Revista Chungará No. 11, 1983, p. 115. Por nuestra parte, el
primer documento que hemos recopilado y que se refiere a la isla con tal nombre, es una descripción de
Arica del capitán FitzRoy de la expedición del Beagle publicada en 1860.
5
Cada Acta de Fundación incluida en la obra citada de Domínguez Company tiene su propia formulación y
ninguna tiene párrafos idénticos a cualquier otra.
4

escritura de la primera mitad del siglo XVI.
6
Veamos algunos ejemplos: se usa
“veinticinco” en vez de veynte i cinco; “Begazo” en vez de Vegaço; “cuarenta” en
vez de quarenta; “enzima” en vez de encima; “cuatro e cientos e cincuenta” en vez
de quatrocientos e cinquenta; en vez de utilizar la conjunción arcaica “e” en las
partes insertadas se usa aquella propuesta por la gramática de Bello mas de cuatro
siglos mas tarde: “i”.
 Más importante que el punto anterior, el documento original arequipeño es
perfectamente lógico y no contiene defectos semánticos. En cambio, en las partes
insertadas del Acta de Arica se escribe, por ejemplo, “dicho casique mentado”,
frase que contiene una redundancia extraña a los documentos notariales de la
colonia. En la referencia al pregonero el documento original arequipeño usa el
vocativo “pregonado públicamente por vos Pedro Ires.” En cambio la versión
ariqueña yerra y transcribe “pregonado públicamente por voz de Joán de Silva.”
 El error más importante que pone en mayor dudas su autenticidad se encuentra en
la supuesta localización de la Arica original. Se escribe que Arica se habría
fundado “a trescientas varas castellanas del cerro llamado morro e cuatro e
cientos e cincuenta dende la costa al valle.” Tal ubicación calza aproximadamente
con los mapas de Arica que hicieron Frézier y Feuillée a comienzos del siglo
XVIII y corresponde también con todas las representaciones de Arica posteriores a
1604. Sin embargo, el poblado original de Arica en el siglo XVI se ubicaba en los
márgenes del rio San José, probablemente más hacia la ribera norte. El terrible
terremoto y tsunami de 1604 obligó a los desventurados ariqueños a liar sus
bártulos y trasladarse al amparo del generoso morro. Esto está abundantemente
documentado. Amédée Louis Frézier no solamente comentó sobre este traslado
sino que, como buen explorador, caminó por las antiguas ruinas de la ciudad. Esto
es lo que escribió el sabio francés: “Estas devastaciones de los temblores, que allí
son frecuentes, últimamente han destruido esta villa que ahora no es más que un
villorrio con unas 150 familias, en su mayoría negros, mulatos e indios con unos
pocos blancos. En 1605, [sic, 1604] el 26 de noviembre, el mar, convulsionado por
un terremoto, la inundó improvisamente y derrumbó en su mayor parte; se pueden
ver todavía los vestigios de las calles que se extendían a casi un cuarto de legua
del lugar donde se encuentra actualmente.” A mayor abundamiento Frézier agrega
en la página siguiente: “El valle de Arica tiene una anchura a orillas del mar de
una legua; todo el territorio es árido, excepto en los alrededores de la antigua
villa donde se cultivan pequeñas praderas de alfalfa, un poco de caña de azúcar,
una mezcla de olivares y algodoneros con pantanos cubiertos de aquella totora
con la que construyen sus casas.”
7

El traslado de Arica está también registrado en las investigaciones de historiadores
peruanos.
8
Si tales evidencias no fuesen suficientes, una constatación definitiva se
encuentra en nuestro magno historiador Vicente Dagnino en su Corregimiento de
Arica quien escribiera que la ubicación de las casas “en Tacna no obedeció a otra

6
Hacia 1541 no existía una autoridad como la Real Academia Española pero, en general, entre la gente
ilustrada, los escritores y los funcionarios públicos de rango notorio, como los notarios por ejemplo, se
seguía un canon lexicográfico y gramatical relativamente estandarizado, siguiendo las reglas de Nebrija y,
especialmente, una clara consistencia semántica.
7
Amédée Louis Frézier, "Relation du voyage de la Mer du sud aux côtes du Chili et du Pérou, fait pendant les
années 1712, 1713 & 1714", Chez Pierre Humeert, Amsterdam 1717, p. 261 y 262. (Traducción del autor)
8
Antonio del Busto, Historia Marítima del Perú, Tomo III. Lima 1973 p.17 y Luis Cavagnaro, Materiales para
la Historia de Tacna, Vol. I, Tacna 1994 p.136
5

regla que la del caprichoso curso del Caplina y de las acequias regadoras, que
naturalmente siguen los accidentes del terreno…Si Arica pudo ser lo mismo en su
origen, la salida de mar de 1604 provocó la refundación al pie del morro, donde
se trazó la población a escuadra, con regular ancho de sus calles principales: tal
aparece en el plano de Frézier, siglo y medio después de haberse instalado ahí los
primeros españoles.”
9

Otra evidencia incontrarrestable de la antigua ubicación de la ciudad, cuando aún
no era aquella “del Morro”, la ofrece el dramático testimonio del padre Ocaña
quien experimentó en primera persona aquel cataclismo de 1604 y lo describió de
esta manera: “Este mismo día y a la propia hora, salió la mar de sus límites, y de
improviso cubrió todo el puerto del pueblo de Arica y no dio lugar a más de que la
gente, corriendo y muy aprisa, se retirase; y así cubrió todas las casas e iglesias, y
al retirarse a su madre se llevó tras si todo el pueblo, de manera que lo barrió, de
suerte que parece no haber habido en aquel sitio pueblo ninguno. Perdióse toda la
hacienda, que no pareció cosa ninguna sino que se lo tragó todo la mar. Y si como
fue a la una del día, que la gente andaba fuera y vieron venir sobre si la mar,
fuera a tiempo que estuvieran recogidos y de noche, no quedara persona de todo
el pueblo… y por allá arriba salió más; pues llegó a cubrir la más alta casa y
torre del pueblo de Arica; y ahora se ha edificado el pueblo más arriba.”
10

Otra evidencia del traslado de Arica se encuentra en el diccionario geográfico más
importante del periodo colonial. En la descripción de Arica se informa que fue
“fundada en un hermoso y agradable valle de cerca de una legua, a orilla del
mar… fue en lo antiguo Población grande y famosa: hoy esta reducida a un corto
pueblo desde que se arruinó con un terremoto el año de 1605 [sic, 1604].
11

El cronista Antonio Vásquez de Espinosa, quien visitara Arica en 1618, se refirió a
ella como ciudad “de fundación moderna”, agregando que fuera fundada –debió
haber escrito “refundada”- por el general don Ordoño de Aguirre. Aunque Vásquez
se equivoca en señalar el año (escribió 1600) se comprende fácilmente que la
refundación de Arica ocurrió en 1605 puesto que Ordoño de Aguirre fue corregidor
de Arica precisamente en aquellos dos años y, naturalmente, a él le correspondió
dirigir la dura tarea de la “moderna fundación” a la sombra del morro.
12

Conocemos solo una representación gráfica con indicios de la ubicación original
de Arica. Es aquella famosa diseñada por el paisano Felipe Guamán Poma de
Ayala en su Coronica donde el buen indio muestra Arica cubierta por cenizas
luego de la erupción del volcán Huayna Putina el año 1600 y ubicada al lado de un
estero.
13

Es difícil dudar entonces que la supuesta Acta de Fundación de Arica el 25 de abril de
1541sea nada más que una soberana superchería.

9
Vicente Dagnino, El Correjimiento de Arica, 1535-1784, Arica, Imprenta La Época, 1909, p. 17
10
Fray Diego de Ocaña (Fray Arturo Álvarez, editor), Un viaje fascinante por la América Hispana del siglo
XVI, Madrid, Studium, 1969, pp. 290-291.
11
Antonio de Alcedo, Diccionario Geográfico-Histórico de las Indias Occidentales o América, tomo I. Madrid,
Imprenta de Benito Cano, 1786, p. 154.
12
Antonio Vásquez de Espinosa, Compendio y descripción de las Indias Occidentales. (Transcrito del
manuscrito original por Charles Upson Clark), Washington, Smithsonian Institution, Vol. 108 of the
Miscellaneous Collection, 1948, capítulo 58, p.479. #1415.
13
Felipe Guaman Poma de Ayala, El Primer Nueva Coronica y Buen Gobierno, p. 1064. manuscrito
de Santiago de Chipao, 1615, edición facsimilar de la Biblioteca Real de Dinamarca, en
http://www.kb.dk/elib/mss/poma/index.htm.
6

Related Interests