LA ARQUITECTURA

MODERNISTA
Historia del Arte


MAY 3, 2013
INDWARD DE JESÚS ROMERO MERCEDES
2Bch C2
INDICE
Introducción
Pág. 1
Rasgos característicos
Pág. 2
El siglo XIX – XX
Pág. 3
Zaragoza en los siglos XIX – XX
Pág. 4
El quiosco de la música
Pág. 5 – 7
Bibliografía
Pág. 8

INTRODUCCIÓN
El Modernismo es una corriente artística que se desarrolla entre 1880 y 1920.
La próspera burguesía buscaba un nuevo arte arquitectónico mucho más refinado que el típico arte
arquitectónico historicista o la arquitectura de hierro. Es arte ‘’joven’’ y ‘’nuevo’’, ‘’moderno’’.
El Modernismo busca la integración de todas las manifestaciones artísticas que, basado en las artes
plásticas e industriales, haya su vehículo de expresión en el diseño decorativo de interiores y la
ilustración gráfica.

Esta corriente fue un resultado varios pensamientos nuevos y tomados de anteriores pensamientos
literarios como por ej.: el Romanticismo. Este cumple un papel no muy amplio pero de alguna
manera importante dentro del Modernismo, sobre todo en el modernismo literario.

RASGOS
CARACTERÍSTICOS
El Modernismo defiende la libertad creativa
potenciando la imaginación y la fantasía del
artista.
Es un arte que se inspira en la naturaleza,
imitando así los procesos y formas de ésta.
Se prefieren los elementos de origen vegetal
y orgánico de formas redondeadas
entrelazándose con el motivo central.
De ahí el uso de la ornamentación curvilínea
y la simetría usando representaciones de
figuras de flores, como los lirios o las
amapolas, y también algunos animales:
libélulas, pavos reales, cisnes, mariposas…;
tanto en las plantas y alzados de los edificios
como en la decoración.

Tendencia a la estilización de los motivos,
siendo menos frecuente su representación
estrictamente realista. El espíritu del
modernismo es inseparable a las
preocupaciones burguesas por crear belleza
en un mundo industrializado.
Uso de las imágenes femeninas en actitudes
delicadas y gráciles, en el que se aprovecha el
movimiento de su cabello, dándole en
algunos casos exotismo.

Tendencia a la sensualidad y a la
complacencia de los sentidos. Hay una
libertad en el uso de motivos de tipo exótico,
sean éstos de pura fantasía o con inspiración
de otras culturas (uso de las estampas
japonesas).
Por otro lado, hay un refinamiento en el
empleo de todo tipo de materiales, incluido
el hierro que se trabaja artesanalmente para
conseguir mejor color, textura, etc.

EL SIGLO XIX-XX
Situación de España
Situación social y política
A finales del siglo XIX se van consolidando las
democracias en Europa.
Por la revolución industrial, hay un éxodo de
la población rural hacia las ciudades y
alrededor de las fábricas se encuentra la
clase obrera. Las ciudades tuvieron que
afrontarse a diversos problemas: dificultades
para cubrir las necesidades básicas de la
población (agua potable, alimentos, luz,
servicios sanitarios…); y problemas de
vivienda, las casas se amontonan en los
suburbios y carecen de condiciones
higiénicas.
El siglo XX hereda varios de los problemas
políticos anteriores.
El socialismo que defiende a los obreros
frente a la burguesía conservadora se
consolida. En Europa surgen nuevas
tensiones: el triunfo del comunismo en Rusia
y la Primera Guerra Mundial. En España se
sufren conflictos militares con Marruecos y
con las colonias de América.

Situación cultural y artística
La ciencia y la técnica se desarrollan
extraordinariamente.
En 1900 se crea el Ministerio de Instrucción
Pública, que da subvenciones oficiales a
escuelas primarias, hasta ahora se impartía
por el Ayuntamiento y asociaciones
religiosas.
A finales del siglo XIX se crea la Institución
Libre de Enseñanza, que tuvo gran prestigio
entre los intelectuales.
Se avanza en la biología y la medicina gracias
a la labor investigadora Santiago Ramón y
Cajal, Premio Nobel de la Paz.
Gracias a peral, se crea el submarino y en el
campo de la técnica sobresale Monturiol.

En el arte aparecen movimientos estéticos,
conocidos con el nombre de –ismos
(dadaísmo, cubismo, surrealismo…), cuyas
características comunes son: Combaten todo
aquello que se tomaba como verdad
indudable en el terreno artístico; adoptan
una actitud de rechazo contra el pasado y
realizan enormes esfuerzos para buscar
caminos nuevos en el arte.
ZARAGOZA
EN LOS SIGLOS
XIX–XX
Una visión al pasado de
la ciudad
Desde la Guerra de la Independencia en
1808, Zaragoza ha sufrido cambios
significativos en su urbanismo, aunque no ha
sido tan grande como en otras ciudades.
La ciudad contaba con hermosos paseos. Los
zaragozanos frecuentaban diariamente estos
paseos poblados de frondosos árboles.
Pasear y callejear formaba parte de la vida
cotidiana. Hay unos datos estadísticos que lo
avalan. Las cifras de quinientos zapateros y
cerca de trescientos alpargateros – en una
ciudad sin industria de calzado - , que
contaba en 1857 con 63.446 habitantes,
suponían la existencia de un nutrido sector
profesional como consecuencia de una fuerte
demanda.

Esta es la plaza del mercado donde a
principios del siglo XX se levantó el actual
mercado central. Al final de la fotografía se
puede ver la dividida calle hoy llamada Cesar
Augusto.

El mercado central poco después de su
inauguración en 1903. El mercado central se
asentó sobre la Plaza del Mercado, con ello
se pretendía dar un lugar para la venta de
alimento más higiénico, ya que hasta
entonces se realizaba en la calle.

La Escuela de Bellas Artes. Fue uno de los
edificios que se construyó con motivo de la
exposición hispano-francesa. Tan solo este
edificio, y la sede actual del Museo
Provincial, quedan como muestra de la
exposición de 1908, el resto fueron
derrumbados una vez acabada. Su arquitecto
quedó fascinado con la Torre Eiffel, por lo
que decidió crear varias mini torres Eiffel en
este edificio que desaparecieron al construir
otra planta encima.

EL QUIOSCO
DE LA MÚSICA

Fecha: 1908. Construido para la exposición
hispano-francesa.
Estilo: Modernista. Zaragoza. Siglo XX
El quiosco de música es una obra modernista
de los hermanos Martínez de Ubago para la
exposición hispano-francesa de 1908 con
motivo de la conmemoración del centenario
de Los Sitios en los terrenos de la antigua
Huerta de Santa Engracia. En origen se
levantó en la Plaza de los Sitios, fue llevado
temporalmente al Paseo Independencia y
actualmente está ubicado en el Parque Primo
de Rivera.
Sus varillas de hierro con motivos vegetales,
su plataforma octogonal en piedra y la
sustentación de la cubierta son un ejemplo
del modernismo zaragozano.

Se concibe como una pequeña edificación
abierta, a modo de templete, que consta de
dos cuerpos principales: un basamento de
piedra y una ligera estructura metálica en
forma de baldaquino. El primer cuerpo o
basamento lo conforma un podio de sillería
de planta octogonal para albergar la banda
de música.

El acceso se realiza por una escalinata situada
perpendicularmente en uno de los lados del
octógono. El podio y la escalera están
rodeados por una barandilla de hierro
forjado de escasa altura.

El segundo cuerpo, más tectónico que el
anterior, es una ligera estructura en forma de
baldaquino compuesta por ocho esbeltas
columnas de fundición arriostradas en el
perímetro por perfiles metálicos con la parte
inferior en forma de arco de rebajado. Los
vanos se enriquecen ornamentalmente con
una serie de ramales de esmerada
decoración modernista que arrancan del
tercio inferior del pilar y se unen formando
arcos de medio punto.

El tornavoz se realiza con piezas de vidrio
sobre una liviana estructura metálica de gran
vuelo apoyada sobre ménsulas acarteladas
con decoraciones florales. El conjunto se
remata por una cubierta inclinada revestida
en zinc y coronada por una banda de piedra
moldurada sobre la que se alza una cúpula de
forma bulbosa recubierta por tégulas
cerámicas de vistosos colores: amarillo,
naranja y blanco.

El Quiosco de Música es uno los mejores
ejemplos del modernismo zaragozano y fue
diseñado por los hermanos de origen navarro
José y Manuel Martínez de Ubago y
Lizarraga, quienes lograron una obra muy
elegante y dinámica, en la que se apuesta
claramente por el modernismo tanto en la
elección de los materiales (hierro) como de
las formas ondulantes y orgánicas, dando
como resultado una obra llamativa y alegre,
que lamentablemente hoy pasa en cierto
modo inadvertida al haber sido sacada de su
contexto original. Ya que en 1912 fue
trasladada al paseo de la Independencia y,
aunque en 1924 volvió durante unos años a
su ubicación primitiva en la plaza de Los
Sitios, en los años 60 fue de nuevo trasladada
al Parque Grande o de Primo de Rivera,
donde se ha conservado hasta la actualidad.

Historia
Traslado, Siglo XX
En el año 1912 el Quiosco fue trasladado al
paseo de la Independencia y, en 1924 volvió
a su ubicación original en la plaza de Los
Sitios. En los años 60 fue de nuevo trasladada
al Parque Grande o de Primo de Rivera,
donde se encuentra actualmente.



Declaración, Siglo XXI (2008)
El Quiosco de la Música fue declarado Bien
de Interés Cultural, en la categoría de
Monumento, por Decreto de 18 de
noviembre de 2008 del Gobierno de Aragón,
publicado en el Boletín Oficial de Aragón del
día 2 de diciembre de 2008.

BIBLIOGRAFÍA
 http://www.artelista.com/modernis
mo.html
 http://www.gozazaragoza.com/cont
enido.php?id=3723
 http://www.patrimonioculturaldeara
gon.es/bienes-culturales/quiosco-
de-la-musica
 http://es.wikipedia.org/wiki/Monum
entos_modernistas_de_Zaragoza
 http://es.wikipedia.org/wiki/Modern
ismo_(arte)
 http://www.modernismoenalcoy.co
m/?articulo=6