UNIVERSIDAD MARISTA DE GUADALAJARA

DOCTORADO EN PSICOLOGÍA


EL PROBLEMA Y LA PROBLEMATIZACIÓN
DENTRO DEL MARCO DE LA INVESTIGACIÓN


POR:



ARMANDO VALDÉS VELÁZQUEZ


2 ABRIL 2014


Introducción
Dentro del marco de la investigación identificamos el oficio del investigador como
un arte maestro, integrado por: un saber organizador, un saber de mediaciones y
un sabor fundante; mientras que el primero refiere al conjunto de saberes teórico-
prácticos, estrategias relacionadas con la investigación y habilidades en la
organización de la construcción científica; el segundo se refiere al oficio de
generar conocimientos mediante vínculos particulares entre determinadas
decisiones teóricas y las medidas metodológicas del caso; y por último el fundante
nos habla sobre que existen diversas maneras de hacer ciencia hacia el saber
hacer (know how). Estos tres elementos es lo que conocemos como la
arquitectónica de la investigación científica.
El problema y la problematización son los puntos de partida de una investigación;
dado que el problema es el vacío que existe de información, el desconocimiento o
falta de datos con respecto a un fenómeno suscitado; la problematización tiene
como fin último la selección, estructuración y delimitación de un problema de
investigación.
Si bien es cierto que identificar el problema y cómo problematizar es un don
especial del investigador,- no producto de la suerte o iluminación espontánea-;
será fruto del esfuerzo y la constancia, la dedicación al ejercicio práctico, a la
capacidad de asombro del investigador experto, su creatividad y su imaginación
para generar conocimientos científicos.
Relación entre problema y problematizar
En un nuevo contexto el investigador debe conocer al detalle las operaciones que
conforman cada uno de los granes quehaceres (conjunto estructurado de
relaciones), articula cuidadosamente sus práctica y procesos, selecciona
adecuadamente sus diseños, escoge las técnicas e instrumentos pensando en la
validez, coherencia y consistencia de su argumentación.
El problema refiere un obstáculo cuando designa a aquello que no ocurre como
debiera o como se quisiera que aconteciera. Es una situación adversa. En este
sentido: el que una estrategia didáctica no promueva un aprendizaje significativo;
una comunidad educativa no se desarrolle como es habitual, o un método de
enseñanza no genere los resultados deseados, son ejemplos de obstáculos. Es el
inicio o detonador de toda indagación, no hay investigación científica sin problema
de investigación. El problema es una dificultad, es lo que se quiere averiguar,
explicar o resolver.
Si se trata de una investigación descriptiva, experimental o cuasi experimental o
de diagnóstico el problema de investigación corresponderá directa e
inmediatamente a objetivos de situaciones reales; por el contrario so se trata de
una investigación explicativa, teórico – conceptual o de transformación, el
problema de investigación en tal caso se construye desde los marcos teóricos de
la interpretación; diversos autores coinciden que la mitad de la investigación es la
mitad de la solución de la investigación.
La problematización es un proceso que se describe como un cuestionamiento del
investigador, una clarificación del objeto de estudio y un trabajo de localización y
construcción del problema de investigación.
La relación que guardan tanto el problema y la problematización, residen en que
en un primer acercamiento, el científico es justamente el individuo que interroga,
cuestiona, discute, polemiza; pone en argumentos serios lo que hasta ahora se ha
sostenido y deduce que nada es definitivo y siempre se puede mejorar, a esta
relación se le conoce como la problematización como periodo de cuestionamiento.
La problematización conlleva al abandono provisional de un pensamiento rutinario
sobre un problema observado; la capacidad de asombro del investigador ante los
aspectos sorpresivos de lo cotidiano ante un problema de investigación sin
cuestionamiento previo; sólo el científico problematiza y no se adapta al pie de la
letra lo ya establecido para presentar una realidad objetiva.
Antes de la problematización, los problemas imponen por su presencia, impactan
por su magnitud, impresionan por su urgencia; el investigador experto sabe cómo
evitar los abordajes generales, abstractos y demasiado amplios; aprovecha
justamente el proceso de problematización para efectuar los recortes necesarios,
precisa el contexto del problema y lo ubica en tiempo y espacio. A esto se le
conoce como la problematización como clarificación del objeto de estudio.
Los problemas sociales antes de la problematización aparecen frecuentemente
como bloques sin vida, indiferentes y lejanos entre sí; gracias a la
problematización se entiende que los fenómenos y procesos interactúan
permanentemente; al problematizar aumentamos las oportunidades para
profundizar en la riqueza del fenómeno que se estudia y no solo como una
precipitación ante problemas sociales y humanos.
La problematización como trabajo de localización y construcción del problema de
investigación nos indica que durante la problematización que tiene que localizar el
problema al construir el problema de investigación; en la descripción, el
diagnóstico o la exploración se tendrá que ubicar el problema de investigación; si
por el contrario su propósito es explicar o transformar, lo más probable es que
tenga que construirlo.
Por localizar entendemos que el investigador paulatinamente va despejando y
rodeando el objetivo específico de su estudio hasta fijarlo, o como se le conoce, va
haciendo recortes; para construir el problema se relaciona entre la percepción
sensible y los procesos de la objetivación científica.
Conclusiones
Quien sabe como reconocer el problema y cómo problematizarlo sabe que dicho
proceso trae consigo a la problematización como un producto y un proceso
conocido como plantear problemas; el planteamiento de problemas es el resultado
de un complejo y prolongado proceso, no es que se saquen de la nada o
asistiendo a una reunión de fin de semana sino que es producto del trabajo diario,
de la constancia, de las habilidades que el investigador vaya adquiriendo durante
el proceso como investigador hasta adquirir esa capacidad para problematizar; sin
embargo me he dado cuenta que precisamente en una investigación el mismo
problema no es fácil de identificar; a veces nos perdemos por tratar de encontrar o
construir problemas donde no los hay y no vemos al problema aún teniéndolo
frente a nosotros.
En las ciencias sociales y humanidades el investigador se encuentra con la
dificultad para obtener información; como no existe la suficiente o no hay acceso a
ella, es frecuente acudir a estudios ya elaborados con lo que obviamos la
identificación del problema y su problematización; como he mencionado en varios
documentos creados durante el doctorado, no se trata de replicar lo que otros han
hecho sino en crear lo que nadie ha intentado jamás.
En lo personal me deja muy claro que mi propuesta de protocolo sobre el uso de
redes semánticas se puede aplicar en este sentido, ya que ayudará al investigador
a identificar el problema y le ayudará a clarificar la problematización de su
investigación y le dará elementos suficientes para la construcción de observables
en la investigación; le permitirá centrarse en el problema y el proceso de
problematización.



Referencias
Sánchez P. R. (2000). “Transmitir el oficio mismo de generar conocimientos
científicos”. En Enseñar a investigar. México: CESU; PYV y UNAM. pp 127- 147.