You are on page 1of 10

“ Y vio Saráh al hijo de Hagár la mitzriít, la que dio a luz a Abraham, haciendo  caricias conyugales.

”   Bereshít 21:9  Sh´liaj  Yoshua Ben Efrayim 
Bucaramanga 6944330, 300 2671195, 317 4316336  kehilanetzer @hotmail.com  kehilanetzer@Yahoo.com kehilanetzer@gmail.com  www.yehudinetzer.com  Jeshvan 20 del 5770 / 7 de Noviembre del 2009 

parashat # 4
w<Yra : ;
Vayera – Y apareció/vio 

Lectur a de la Tor ah  Ber eshít (Gn) 18:1­22:24  ▪ 18:1­14  ▪ 18:15­33  ▪ 19:1­20  ▪ 19:21­21:4  ▪ 21:5­21  ▪ 21:22­34  ▪ 22:1­19  ▪ 22:20­24  Lectur a de la Haftar ah (de los Neviim)  b Malakim (1 R) 4:1­37  Esta parashat comienza con la palabra hebrea    Va­yera que traduce ver o mirar;  esto  nos  indica  claramente  que  Yahweh  es  quien  ve  a  Abraham.  Esta  palabra  esta  asociada con reconocer e identificar a quien es llamado o determinado para ser de el y  para el; como el caso de Yisrael su único pueblo, de Abram su amigo como el hombre  que por su descendencia seria poblada y constituida las naciones de la tierra.  Y vio Yahweh; esta forma se encuentra en la torah varias veces en Br (Gn) 26:2, 24;  siempre es un encuentro de Yahweh con el hombre.  Pero en este encuentro de Yahweh con Abraham, el es visto por Elohim pero aparecen
1
:w<Y;ra

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

unos personajes.  Anashím    hombres el plural de ish esta  es la primera impresión al calor del día  cuando alzo los ojos Abraham y no ve a Elohim sino a tres hombres, varones. Br (Gn)  18:2, 16, 22, Lot también 19:5, 8, 10, 11, 12, 16.  También  llamaron  a  estos  hombres  Adoni    palabra  posesiva  y  que  demuestra  propiedad de alguien, de superior a un inferior por lo tanto traduce mis señores o mis  soberanos se encuentra en Br (Gn) 18:3, 27, 30, 31, 32; 19:2,18.  Y por ultimo los Mensajeros    Malakim que traduce un legado o embajador de  esta manera fueron registrados en Br (Gn) 19:2 hablando de los mismos que llegaron a  la casa de Abraham.  El nombre ángel no lo utilizaremos por su origen del latín angelos que en la tradición  cristiana es un espíritu celeste creado por d­os para su ministerio. También es cada uno  de los espíritus celestes creados, y en particular los que pertenecen al último de los 9  coros, según la clasificación de la teología tradicional.  Lo  que  la  torah  nos  enseña:  Primero  quien  es  delegado  por  Yahweh  es  quien  lo  representa; en este caso como los Anashím, Adonai o malakim.  Dice la torah que vio Yahweh en el encinar de Mamré, estando sentado (una posición  corporal de descanso) a la puerta de su tienda (el sitio) al calor del día (la hora del día).  Es una posición muy tranquila, para pensar que vendría alguien.  Hablemos de los mensajeros de Yahweh  ¿Quienes son y puede un hombre ser también un mensajero de Yahweh? Esta palabra  en hebreo se utiliza para enviados de parte de Yahweh y de parte de los hombres para  desarrollar, o hacer un trabajo específico, o comunicar algo Br (Gn) 32:1 de parte de  Yahweh y de parte de Yaaqóv Br (Gn) 32:3 utilizando la misma palabra. Encontrado  el sustantivo Malák en la tanak 213 veces  y en la Brit Ha Dashah 196 veces.  MENSAJ ERO  El  mensajero  de  la  TORAH,  por  derivación  y  función,  es  un  mensajero de Elohim que tiene una relación familiar con él cara a cara, siendo por lo  tanto  un  ser  superior  al  hombre.  Por  cierto  que  se  trata  de  una  criatura,  del  rúaj  e  incorrupto  en  esencia  original,  y  por  lo  tanto  no  necesariamente  impermeable  a  la  tentación y a desviarse de la autoridad justa. Hay muchas indicaciones de una caída de  los mensajeros, bajo la dirección del adversario (Iy (Job) 4:18; Yesh (Is) 14:12­15; Yej  (Ez) 28:12­19; Mt 25:41;    Ke (2 P) 2:4; Jiz (Ap) 12:9. Los rollos de Qumrán hablan  de una doble jerarquía de mensajeros, si bien esto corresponde a los respectivos reinos  de  la  luz  y  las  tinieblas.  Ambos  testamentos  usan  esta  misma  palabra  para  hacer  referencia tanto a mensajeros mortales como a mensajeros puramente terrenales. 
b M]laikyμ ' ; aodIny } }anivyμ :

La tanak
2

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

Aparte quizá del mensajero de Yahweh, el ejecutor; son seres del rúaj separados para  Elohim y su servicio, que hayan caído, de incuestionable integridad, buena voluntad y  obediencia  a  él    Shm  (1  S)  29:9;    Shm  (2  S)  14.17,  20;  19.27.  Los  mensajeros  pueden  aparecérseles  a  los  hombres  como  portadores  de  mandamientos  y  noticias  específicos  de  parte  de  Elohim  Shof  (Jue)  6:11­23;  13:3­5.  En  casos  específicos  pueden socorrer a los siervos mortales de Elohim que padecen necesidad    Mlk (1 R)  19:5­7.  Pueden  encargarse  de  realizar  misiones  de  ayuda  militar    Mlk  (2  R)  19:35.  Con  menos frecuentemente, encargarse de la  acción hostil directa    Shm (2  S) 24:16  contra  Yisrael.  Los  hombres  de  Sedóm  o  cualquier  otro  obrador  del  mal  pueden  ser  castigados por ellos. Su capacidad bélica, que está implícita en Br (Gn) 32:1;   Mlk (1  R) 22:19, se deja ver en forma más específica en Yah (Jos) 5:13­15;   Mlk (2 R) 6.17:  Yahweh Elohim de los ejércitos.  En  épocas  primitivas  el  hombre  asociaba  a  los  mensajeros  con  las  estrellas.  Esto  dio  lugar a uno de los pensamientos poéticos de  Iyob, donde los mensajeros son también  testigos  de  la  creación  Iy  (Job)  38:7,  véase  Shf  (Jue)  5:20;  Jiz  (Ap)  9:1.  La  asna  de  Bilaam  tiene  más  conciencia  de  la  presencia  del  mensajero  de  Yahweh  que  su  codicioso y enceguecido amo, que se merece el reproche de Elohim Bem (Nm) 22:21­  35. Muy familiares resultan las conversiones de los mensajeros con Abraham Br (Gn)  18:1­16 o en la escalera de Yaaqóv Br (Gn) 28:12. Mensajeros guardianes individuales  aparecen probablemente en el Teh (Sal) 91:11; algunos disciernen al  mensajero de la  muerte en Iy (Job) 33:23.  Los  seres a que  así se alude pueden ser claramente  mensajeros buenos  Iy (Job) 38:7,  posiblemente mensajeros buenos Iy (Job) 1:6; 2:1 o claramente mensajeros caídos Br  (Gn)  6:4.  Otro  término  especial  es  ‘seres  qadosh’,  apartados,  “apartados  mensajeros”  Iy  (Job)  5:1;  Teh  (Sal)  89:5,  7;  Dn  8.13,  etc...  Este  último  término  tal  vez  sea  ligeramente técnico, porque puede ser usado aun en un contexto de crítica potencial Iy  (Job) 15:15.  Excepto en lo que hace a referencias menores a Dn., el material examinado hasta aquí  es en general preexílico, por lo menos en su origen. Aquí los mensajeros siguen siendo  ecos de una voluntad superior, faltos de esa personalidad independiente que adquirirán  en los escritos posteriores.  En los libros  posexílicos, el  mensajero adquiere incuestionablemente firmeza y perfil  propios.  El  “varón”  que  actúa  como  guía  de  Yejezqel,  designado  por  Elohim  para  mostrarle  el  templo  ideal,  es  un  concepto  intermedio;  su  contraparte  se  transforma  explícitamente  en  Zek  (Zac)  1­6  es  un  malák  que  interpreta.  El  servicio  intercesor  a  favor de Yisrael en Zek (Zac) 1:12 requiere mención especial. Si se tiene presente que  en  ese  contexto  “qadosh”  puede  ser  identificado  como  uno  de  sus  “mensajeros”  las  últimas  palabras  de  Zek  (Zac)  14:5  constituyen  lectura  interesante  a  la  luz  de  las  predicciones sinópticas de la segunda venida.  Los  mensajeros  alcanzan  su  mayor  desarrollo  en  Daniel,  el  Jizayón  (Apocalipsis)  judaico  más  antiguo.  Aquí  los  mensajeros  primeramente  reciben  nombres  propios,  y  adquieren  una  especie  de  personalidad.  Gabriel  le  explica  muchas  cosas  a  Daniel,  en  forma muy semejante al visitante de Zekaryáh Dn 8:16; 9:2. En ambos libros el Malák  es el fluido portavoz de Elohim, a quien también se puede interrogar; pero el Gabriel  de  Daniel  está  más  desarrollado  y  es  más
3
a a b b b b a

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

convincente.  Mikaél  tiene  una  función  especial  como  mensajero  guardián  de  Yisrael  Dn  10:13,  21;  12:1,  y  otras  naciones  están  equipadas  en  forma  semejante  Dn  10:20.  Hay una visión pasajera de los lugares de shamayim, donde hay incontables legiones  de mensajeros alrededor del trono Dn 7:10; Dev  (Dt) 33:2; Nej (Neh) 9:6; Teh (Sal)  68:17.  En la Br it Ha Dashah  En buena medida el Brit  endosa y subraya lo que enseña el Tanak (AT), aun cuando  es históricamente importante el desarrollo en la literatura no inspirada que surgió entre  ambos. Ib (He) 1:14 ¿Acaso no son todos ellos mensajeros al servicio de los enviados, 

para el servicio delante de los que están para heredar la salvación de la herencia de  ellos?   Define al  malák como un  mensajero de Elohim  y como siervo al servicio del 
hombre;  sugiere  en  general  la  profundización  de  un  lazo  de  simpatía  o  afinidad  y  servicio Jiz  (Ap) 19:10; Lq 15:10. El concepto del Mensajero guardián personal se ha  agudizado  Mt  18:10;  y  sobre  Mif  (Hch)  12:15.  No  faltan  misiones  especiales  de  comunicación a individuos: la visita de Gabriel a Daniel puede compararse con la que  se efectuó a Zekaryáh  Lq 1:11­20, y a Miryám Lq 1:26­38; Mt 1­2; Mif (Hch) 8:26;  10:3; 27:23. El papel de socorro activo a la humanidad se percibe en Mif (Hch) 5:19;  12:7­10, que recuerda a Eliyáhu debajo del enebro. El trono de Elohim está rodeado de  incontables millones de mensajeros, como ya lo había declarado Daniel Ib (He) 12:22;  Jiz (Ap) 5:11, etc.  El  Tanak  da  a  entender  que  los  Mensajeros  fueron  testigos  del  acto  de  creación  Iy  (Job)  38:7,  aunque  no  participaran  necesariamente  en  forma  activa.  En  la  Brit  están  íntimamente asociados con la promulgación de la Torah Mif (Hch) 7:53; Ga 3:19;  Ib  (He) 2:2, y no resulta incongruente vincularlos con el juicio final Mt 16:27; Mr 8:38;  13:27;  Lq 12:8; 2  Ts 1:7 etc. Quizá sea también función especial de ellos trasladar  a  los  justos  al  seno  de  Abraham  cuando  mueren  Lq  16:22.  Pocos  intentos  han  de  describir  directamente  cómo  son  los  Mensajeros.  Hay  insinuaciones  sobre  rostros  y  vestimenta brillantes, de una belleza deslumbrante, Mt 28:2; Lq 2:9; Mif (Hch) 1:10.  Mashíaj recibió el servicio de los mensajeros en varias ocasiones Mt 4:11; Lq 22:43, y  hubiera podido tener a sus órdenes miles de Mensajeros, en Getsemaní o en cualquier  otra parte, si hubiera estado dispuesto a desviarse de la senda del sacrificio que tenía  señalada Mt 26:53.  Hay una extraña atmósfera de hostilidad o sospecha para con los Mensajeros en ciertos  pasajes.  Ru  8:38  se  refiere  a  Mensajeros  caídos,  y  esto  explica  también  el  desconcertante pasaje de 1 Co 11:10. Para Ga 1:8 y 1 Co 13.1 se requiere todavía una  exégesis especial, como también para la severa advertencia de Col 2:18.  Fue indudablemente a raíz de errores de interpretación por parte de sus lectores que el  escritor  de  Ibrim  recalcó  tan  enfáticamente  la  superioridad  del  Hijo  con  respecto  a  cualquier Mensajero  Ib (He) 1 y 2:9 En cambio vemos nosotros aquel que le falto un 

poco en relación de Elohim, y le coronaste de esplendor y honor, recompensa por los  lazos de la muerte que le rodeo, pues por medio de la bondad de Elohim probo, gusto  la muerte a favor de todos ellos.  El sentido esencial de Yhd (Jud) 9 con paralelo parcial en    Ke (2  P) 2:10 parecería 
ser que los Mensajeros caídos retienen, de su condición inicial, un nivel y una dignidad  tales  que  ni  siquiera  sus  compañeros  anteriores  que  no  cayeron  pueden  denigrarlos,  sino  que  deben  dejar  a  Elohim  la
4
b

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

condenación final. El triunfo final no es del adversario, pero hasta el príncipe Miguel  tuvo que refrenar su lengua ante el enemigo de la humanidad.  EL MENSAJ ERO DE YAHWEH El mensajero del Señor, a veces “el mensajero de  Elohim”  o  “mi  (o  “su”)  mensajero”,  se  representa  en  la  Escritura  como  un  ser  de  shamayim enviado por Elohim para tratar con los hombres como su agente personal o  vocero.  En  muchos  pasajes  se  lo  hace  prácticamente  idéntico  a  Elohim  mismo,  y  en  ocasiones  habla  no  solamente  en  el  nombre  de  Elohim sino  como  Elohim,  usando  la  primera persona del singular por ej. Con Hagár, Br (Gn) 16.7; 21:17; en el sacrificio de  Yitzjaq, Br (Gn) 22:11; con Yaaqóv, Br (Gn)  Gn. 31.13, “Yo soy el Elohim de Beit­  el”;  a  Moshéh  ante  la  zarza  ardiente,  Shem  (Ex)  3:2;  con  Gidón,  Shof  (Jue)  6:11.  Algunas veces se lo distingue de Elohim, como en    Shm (2 S) 24.16; Zek (Zac) 1:12;  pero Zekaryáh no mantiene la distinción en forma sistemática Zek (Zac) 3:1; 12:8.  En  la  Brit  no  hay  ninguna  posibilidad  de  confundir  al  mensajero  de  Yahweh  con  Elohim.  Aparece  como  Gabriel  en  Lq  1:19,  si  bien  tomando  como  base  Mif  (Hch)  8:26, 29 algunos inferirían que se trata del rúaj ha qodesh.  En  función,  el  mensajero  de  Yahweh  es  agente  de  destrucción  y  juicio    Shm  (2  S)  24:16;    Mlk (2 R) 19:35; Teh (Sal) 35:5; Mif (Hch) 12:23; de protección y liberación  Shem (Ex) 14:19; Teh (Sal) 34:7; Yesh (Is) 63:9, “el mensajero de su faz “presencia”;  Dn 3:28; 6:22; Mif (Hch) 5:19; 12:7, 11); ofrece dirección y da instrucciones Br (Gn)  24:7, 40; Shem (Ex) 23:23;    Mlk (1 R) 19:7;    Mlk (2 R) 1:3, 15; Mt 2:13, 19; Mif  (Hch)  8:26;  proporciona  advertencia  anticipada  acerca  del  nacimiento  de  Shimshón  Shf (Jue) 13:3, Yahujanán Ben Zekaryáh  Lq 1:11 y Yashua Mt 1:20, 24; Lq 2:9. En  Shf  (Jue)  13:3  no  se  lo  reconoce  de  inmediato,  y  para  Bilaam  Bem  (Nm)  22:22  ni  siquiera resulta visible; pero mayormente cuando aparece a los hombres se lo reconoce  como un ser de esplendor y poder, si bien en forma humana, y se le dirige la palabra  como a Elohim Br (Gn) 16:13, etc.  APRENDER A SER UN BUEN HOSPEDADOR  De verdad creo hoy tener que decirles y aun mas escribirles que esta practica no es tan  buena entre los creyentes y entre los que conocen la torah.  Los  hijos  de  Abraham  debemos  ser  el  ejemplo  de  nuestro  padre;  como  buenos  anfitriones  de  un  servicio  que  es  ordenado  por  Yahweh  a  su  pueblo  como  un  testimonio de que nuestro padre es nuestro ejemplo a seguir, y en la torah los ejemplos  de  los  hombres  y  mujeres  que  con  todo  el  corazón  recibieron  en  sus  casas  con  diligencia a los siervos de Yahweh.  Depende  de  nuestro  servicio  y  como  este  nuestro  corazón  para  hacerlo  será  recompensado  o  al  contrario  al  hacer  un  mal  servicio  traerá  una  gran  ruina.  No  se  puede aparentar en el servicio o lo haces como dice la torah o no traerá bendición.  Tú  siembras,  y  lo  que  siembres  eso  recibirás.  Les  invito  a  estudiar  este  tema  y  tan  pronto como lo conozca y termine este pida perdón por la mediocridad de tu servicio y  la forma en que has hospedado a algunos siervos o atendido, cuando algunos tocaron a  tu puerta de parte de Yahweh.
5
b b b a b

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

HOSPITALIDAD  En  toda  la  Escritura  se  da  por  sentada  la  responsabilidad  de  cuidar  al  viajero  y  a  los  necesitados.  Aunque  encontramos  ejemplos  en  toda  el  Tanak,  podemos  encontrar  en  esta parashat; como nuestro padre  Abraham nos enseña la forma de recibir y atender  un peregrino y a una visita en nuestra casa.  En el Tanak  Una  comparación  con  las  tribus  beduinas  modernas,  entre  las  que  el  concepto  de  hospitalidad ocupa un lugar importante, sugiere que la prominencia de la hospitalidad  en el Tanak se deriva en parte de los orígenes nómades de Yisrael. La generosidad de  Abraham hacia los tres varones Br (Gn) 18:1­8 ofrece una excelente ilustración de las  prácticas de una atención correcta, y a menudo se la recordó en escritos posteriores por  su carácter ejemplar, aunque mas adelante las misma escrituras nos relatan a otros que  no  fueron  menos  hospitalarias  con  el  forastero,  en  la  caso  de  Manóaj  en  Shof  (Jue)  13:15;  La Shunamít y Elishá  2  Mlk (R) 4:8.  En el Tanak la hospitalidad era algo más que una costumbre, sin embargo; es también,  una demostración de fidelidad a Elohim Iyob (Job) 31:32 porque ningún forastero  pasaba fuera la noche,  sino que yo abría mis puertas al caminante;   Yesh  (Is)  58:7  ¿No  es  que  compartas  tu  léjem  con  el  hambriento,  que  a  los  pobres 

errantes  albergues  en  casa,  que  cuando  veas  al  desnudo  lo  cubras  y  que  no  te  escondas de tu hermano?  
Incluso era posible que se pudiera recibir a Yahweh Br (Gn) 18:1­8 o a sus Malakim  Shof  (Jue)  6:17­23;  13:15­21;  compárese  Ib  (He)  13:2  No  os  olvidéis  de  la  hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron malakim.  Mientras  que  a  su  vez  Elohim  llevó  a  cabo  una  fiesta  en  el  día  de  Yahweh  a  la  que  concurrieron  convidados  Tzf  (Sof)  1:7  Calla  en  la  presencia  de  Yahweh,  el  Señor, 

porque el día de Yahweh está cercano, porque Yahweh ha preparado un sacrificio  y  ha consagrado a sus convidados. 
La  provisión  de  Elohim  en  las  ciudades  de  refugio  aún  en  momentos  de  juicio  debe  estar protegido tal persona Bem (Nm) 35:9­34; Yah (Jos) 20:1­9.  Y  la  preocupación  por  el  extranjero  Shem (Ex)  22:21 Al extranjero no engañarás ni  angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Mitzrayim.  Vay (Lv) 19:10 No rebuscarás tu viña ni recogerás el fruto caído de tu viña;  para el  pobre y para el extranjero lo dejarás.  Yo,  Yahweh,  vuestro Elohim.  Dev (Dt) 10:19 Amaréis,  pues,  al extranjero,  porque extranjeros fuisteis en la tierra  de Mitzrayim. Indican el grado en que llegó a practicarse la hospitalidad.  El  dejar  de  satisfacer  las  necesidades  del  viajero  era  una  ofensa  seria,  posible  de  castigo  por  parte  de  Elohim  Dev  (Dt)  23:3­4  No  entrará  el  amoní  ni  el  moabí  en  la 

congregación de Yahweh,  ni siquiera en su décima generación;  no entrarán nunca en
6

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

la congregación de Yahweh,  4  por  cuanto  no  se  adelantaron  a  recibiros  con  léjem  y  agua  al  camino  cuando  salisteis de Mitzrayim,  y porque alquilaron contra ti a Bilaam hijo de Beor,  de Petór,  en Aram Naharáim,  para maldecirte. 
Y el hombre rico dar al que hace el trabajo cuidando 1 Shm (S) 25:2­38; Shf (Jue) 8:5­  17.  El  uso  de  pesha  1  Shm  (S)  25:28,  término  empleado  para  la  transgresión  de  lo  pactado,  indica  la  importancia  que  se  adjudicaba  a  tales  obligaciones,  en  el  caso  de  David y la intransigencia de Nabal.  La singular violación de la torah de la hospitalidad por parte de Yaél Shf (Jue) 4.11–  21; 5.24–27 sólo pudo haber sido alabada por su inconmovible lealtad a antiguos lazos  familiares y por Yahweh.  Era  conveniente  rechazar  ciertas  invitaciones,  sin  embargo,  ya  que  podían  acarrear  algunas consecuencias. Mis (Pr) 9:18.  Aunque la hospitalidad se extendía a todos, existía una especial responsabilidad hacia  los de la propia familia  Br (Gn) 29:1­14; Shf  (Jue) 19:10­12; Yesh (Is):7 y hacia los  que sirven a Elohim 2 Shm (S) 17:27­29; 1 Mlk (R) 17:10; 2 Mlk (R) 4:8.  La historia de Lot Br (Gn) 19:8; Shf (Jue) 19:24­25 ilustra gráficamente la obligación  que tenía el anfitrión de preocuparse por la seguridad y el bienestar de sus huéspedes.  La  inmoralidad  de  las  comunidades  en  que  vivían  sugiere  que  su  poca  consideración  hacia  sus  hijas  se  debió  más  al  clima  moral  reinante  que  a  los  requerimientos  del  juramento de hospitalidad.  Los  forasteros  se  quedaban  a  las  puertas  de  la  ciudad  a  la  espera  de  una  oferta  de  hospitalidad Br (Gn) 19:1; Shf (Jue) 19:15.  ­A  veces  se  daba  hospitalidad  por  haber  recibido  anteriormente  una  muestra  de  amabilidad Shem (Ex) 2:20; 2 Shm (S) 19:32­40.  ­Léjem  y  agua  constituían  la  provisión  mínima  Dev  (Dt)  23.4;  1  Mlk  (R)  17:10­11,  aunque a menudo se iba más allá de esta ración tan exigua.  ­Se lavaba los pies del viajero para quitarles el polvo del camino Br (Gn) 18:4; 19:2;  24:32; Shf (Jue) 19:21.  ­Y a veces se ungía con aceite su cabeza Teh (Sal) 23:5; Am 6:6; compárese Lq 7:46.  ­Era frecuente que se ofrecieran los mejores alimentos Br (Gn) 18:5; 1 Shm (S) 25:18.  ­Y como cosa especial se procuraba proporcionar carne, algo que raramente se comía  en oriente Br (Gn) 18:7; Shf (Jue) 6:19; 13:15; compárese Lq 15:23.  ­También  la  mantequilla  y  la  leche  reanimaban  en  forma  especial  al  viajero  Br  (Gn)  18:8; Shf (Jue) 5:25.
7

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

­Se proveía de animales limpios para atender la visita o al viajero Br (Gn) 24:14, 32;  Shf (Jue) 19:21; más todavía, Eliseo, por ejemplo, recibió alojamiento completo 2 Mlk  (R) 4:10.  La Br it Ha  Dashah  Los  términos  en  la  Brit  ha  Dashah  están  en  varias  palabras  sobre  el  cuidado  que  se  debe tener con los que pasan por diferentes partes de un viaje Mt 25:35.  Muchos  aspectos  de  la  hospitalidad  del  El  Tanak  reaparecen  en  el  Brit  Ha  Dashah;  continúa  practicándose  la  cortesía  de  ofrecer  agua para los pies del viajero,  y  aceite para su cabeza ,  aunque  el  Brit  Ha  Dashah  menciona,  además,  un beso  de bienvenida , como así también a los huéspedes reclinados durante la comida  Lq  7:44. En realidad, parecería que la casa de Shimón el prushim estaba abierta a todos, a  juzgar por la forma en que se aceptó con toda naturalidad la presencia de la mujer que  ungió a Yashua Lq 7:37.  También se evidencia una responsabilidad especial para con los siervos de Elohim, y  el servicio de compromiso con el padre en la tierra de parte de Yashua Mr 1:29; 2:15;  Lq 7:36; 10:38­41, como también las actividades de los enviados de Yashua Mf (Hch)  10:6; 16:15; 17:7, quienes dependían en gran medida de la hospitalidad que recibían.  El Brit Ha Dashah se ocupa de este concepto al considerar la hospitalidad que se daba,  o rehusaba, a Yashua y sus seguidores como indicación de la aceptación o rechazo Mt  10:9; Lq 10:4, incluso en el juicio final Mt 25:34­46.  Estas  responsabilidades,  sin  embargo,  no  son  más  que  un  pálido  reflejo  de  la  generosidad  de  Elohim  para  con  el  hombre.  Yashua  habló  de  la  comparación  de  la  fiesta de bodas Mt 22:2; Lq  14:16, y a la vez dio a los Talmidím un ejemplo a seguir  Yhj (Jn) 13:1. Por sobre todas las cosas, Yashua llevó al extremo las obligaciones de la  hospitalidad al entregar su vida para redimir a sus invitados Mr 10:45; 14:22.  Las cartas del Brit Ha Dashah ordenan concretamente dar hospitalidad a los hermanos  en la emunah en la torah y en Yashua Ha Mashíaj; por ejemplo Ga 6:10. La existencia  de  ciertos  factores  especiales  en  el  siglo(s)  I  d.C.  realzaron  la  importancia  de  estas  instrucciones.  Las  persecuciones  hicieron  que  los  creyentes  en  Mashíaj  tuvieran  que  esparcirse y abandonar sus hogares, y en muchos casos la necesidad material era muy  real Mf (Hch) 8:1; 11:19.  No  recibían  nada  del  mundo  pagano  3  Yhj  (Jn)  7,  y  por  lo  tanto  se  convertían  en  responsabilidad de los mismo Yehudí Mf (Hch)  9:43; 16:15; 18:3, 7, aun cuando esto  acarreaba ciertos riesgos Mf (Hch) 17:5­9. A veces los anfitriones eran los propios que  habían recibido a Yashua y seguían el camino de la torah 3 Yhj (Jn) 5­7.  Muchas  de  las  posadas  de  aquellos  tiempos  eran  de  bajo  nivel  en  cuanto  a  calidad,  tanto materialmente como moralmente, y a
8

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

menudo tenían poco atractivo para el viajero.  La “práctica” de la hospitalidad Ru 12:13 es obligatoria para los que conocen la torah,  y deben asegurarse de satisfacer las necesidades de sus hermanos, y esta debe ser para  todos. Es así que Shaúl enseña a Colosas que debe recibir a Mardekai Col 4:10, y da  por  sentado  que  Filemón  prepararía  alojamiento  para  él  cuando  fuese  liberado  de  la  prisión  Flm  22.  El  deber  de  dar  hospitalidad  era,  asimismo,  uno  de  los  requisitos  especiales  de  los  siervos  que  enseñan  la  torah  1  Ti  3:2;  Tit.  1:8,  y  de  la  Viuda  que  espera ser mantenida por la comunidad 1 Ti 5:10.  Debe  ofrecerse  gratuitamente  y  sin  murmuración  1  Ke  (P)  4:9,  y  en  un rúaj  de  amor  fraternal  Ib  (He)  13:1.  Ese  amor  1  Ke  (P)  4:8;  compárese  Ru  12:9  se  proyecta  esencialmente  hacia  afuera,  y  trae  como  resultado  una  disposición  para  proveer  a  las  necesidades de otros, y sólo podía demostrarse por el hecho de que quien lo daba había  recibido un regalo de Elohim 1 Ke (P) 4:10­11. Por lo tanto, atender a los demás era  cumplir  una  deuda  de  gratitud  que  recibimos  de  nuestro  aba  qadosh  y  que  debe  ser  hecha con amor y gozo profundo.  Algunos pesukim en la tanak para la hospitalidad  Hospitalidad en Mitzrayim,  Br (Gen) 12:10­20  Hospitalidad con visitantes, Br (Gen) 18:1­8  Cortesía con invitados, Br (Gen) 18:16  Hospitalidad con Malakim, Br (Gen) 19:1­4  Hospitalidad para siervo, Br (Gen) 24:12­33  Hospitalidad como recompensa, Shem (Ex) 2:16­20  Hospitalidad con extranjeros, Shem (Ex) 23:9 Bay (Lv) 24:22 Dev (Dt) 10:19 Rt 2:14  Hospitalidad negada, Bem (Nm) 20:14­21  Poco hospitalarios, Shf (Jue) 8:4­6  Hospitalidad en la noche, Shf (Jue) 19:1­10  Ejemplo de hospitalidad, Shf (Jue) 19:12­21  Hospitalidad real, 1 Mlk (R) 10:11­13  Comida y regalo, 1 Mlk (R) 13:7  Hospedaje y alimentación, 1 Mlk (R) 13:15  Cuarto de huéspedes, 2 Mlk (R) 4:8­10  Hospitalidad con enemigos, 2 Mlk (R) 6:8­23  No hospitalario, Iy (Job) 22:7­8  Hospitalidad con viajeros, Iy (Job) 31:32  Advenedizo y forastero, Teh (Sal) 39:12  Pagan hospitalidad con engaño, Teh (Sal) 41:9  Persona no grata, Teh (Sal) 101:7  No hospedar avaros, Mis (Pr) 23:6  Provisiones y regalo para Yirmiyáhu, Yir (Jer) 40:5  Banquete con mil invitados, Dan 5:1  Regalos para el que se va, Mik (Mi) 1:14  En las fiesta de Sukot, Zek (Zac) 14:20­21
9

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim 

De la cama a la cocina servio a Yashua, Mt 8:14  Recompensa para el que recibe al enviado, nevií, justo y pequeño Mt 10:40­42  Rechazan hospitalidad, Mt 22:2­10  Recompensa a la hospitalidad, Mt 25:34­45  Preocupación de Yashua por los que tienen hambre, Mr 8:1­3  Vaso de agua, Mr 9:41  Listos para cumplir la orden de preparar la pesaj, Mr 14:13­15  Tres meses como huésped, Lq 1:56  Reacción ante personas inhospitalarias, Lq 9:5  Recompensa para hospedadores, Lq 10:5­8  Establecimiento de prioridades, Lq 10:38­42  Hospitalidad con los que no pueden recompensar, Lq 14:12­14  Hospitalidad con pecadores, Lq 15:1­7  Bienvenida con gozo, Lq 19:6  Anfitriones de última cena, Lq 22:7­12  Léjem mojado para el enemigo, Yhj (Jn) 13:18­27  Muchas moradas en casa de Elohim, Yhj (Jn) 14:2  Huésped como anfitrión, Mf (Hch) 10:21­23  Visita de siete días, Mf (Hch) 21:3­4  Hospitalidad presidencial solícita en atender al siervo tres días, Mf (Hch) 28:7  Practicar la hospitalidad, Ru 12:13  Itinerario de viajero, 1 Co 16:5­6  Carta de recomendación, 1 Co 16:10­11  Hospitalidad de los Gálatiyim, Ga 4:14  Fama de hospitalarios, 1Ts 1:8­10  Hospitalidad en liderazgo de la Qahál, Tit 1:7­8  Hospitalidad con Malakim, Ib (He) 13:2  Hospedar sin murmuraciones, 1 Ke (Pe) 4:9  Negar hospitalidad a falsos maestros, 2 Yhj (Jn) 10­11:  Hospitalidad con desconocidos, 3 Yhj (Jn) 5­8:  Relación del que oye su voz para compartir con él, Jiz (Ap) 3:20

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim Yoshua Ben Efrayim
Mi bandera Mi bandera 

Sh´Liaj  Yoshua Ben Efrayim
10

Sh´liaj Yoshua Ben Efrayim