La configuración de sectores dominados dentro del periodo decimonónico, dentro del

contexto del proyecto nacional oligárquico.
Erick Rodríguez
Jocelyn Maldonado
En el presente trabajo, se expone la disputa del espacio de poder entre liberales y
conservadores, en la contraposición que representan la conservación/tradición, a la
trasor!ación y legislación del sector liberal de la "lite# $i bien ya se %a escrito sobre este
proble!a anterior!ente, dentro de la discusión sobre la or!ación y dirección del Estado
c%ileno producto de la "lite& este ensayo podr' "nasis en có!o se conigura los grupos
sociales do!inados dentro de esta aparente oposición# En eecto, las preguntas que
encausar'n este escrito radican en entender si los sectores so!etidos al orden social y
político de las "lites, eran conscientes de su condición co!o do!inados& y si en ellos
eectiva!ente %ay nociones de la luc%a por el espacio político que se da entre las "lites
durante el siglo ()(# *nte esto, es preciso or!ula las siguientes interrogantes+ ,Jugaron
un rol deinido e i!portante los sectores do!inados durante el siglo ()( en -%ile. / si
tuvieron un protagonis!o sustancial, ,cu'l ue este real!ente, dentro de la luc%a por el
poder que sostuvieron los sectores de la "lite. $in e!bargo, antes de ocalizar la luc%a entre
los sectores de la "lite y deinir el papel de los sectores do!inados en este proble!a, es
!enester entender que es esta "lite, y có!o se conor!a política y econó!ica!ente#
¿Qué es la élite en el siglo XIX y qué se entiende de esta como clase dominante?
0a Elite c%ilena del siglo ()( la entendere!os a trav"s de dos aspectos que se superponen
el uno con el otro# En pri!er lugar, sus características globales& que conor!an un esque!a
!ayor que se articula en un 1proyecto nacional2, en donde a pesar de la aparente dicoto!ía
entre liberales y conservadores, existe un consenso 1en cuanto a la conciencia de ser la
clase !inoritaria lla!ada a !anejar la Rep3blica y al pueblo2
4
#
1
$alazar 5abriel& 6into, Julio “Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores, identidad y
movimiento”, editorial 07M#, -%ile, 4888# p'g#9:#
/ en segundo lugar, los !atices dentro de la "lite del siglo ()(& de la ya !encionada pugna
entre liberales y conservadores que cruzar' todo el siglo ()(, a pesar de la i!portancia que
del capital ; inanciero
9
y de la 1liberalización2 política y econó!ica#
<o!ando en cuenta lo anterior, la discusión en torno al proyecto nacional es !uy
ilustradora para entender el rol de la clase dirigente# /a desde 4:=>, luego de la derrota de
las ideas liberales, se puede visualizar la conor!ación de un esque!a político?social que
pretende crear un proyecto nacional que se vincula principal!ente %acia una idea de
1orden2# Este esque!a de ordena!iento nacional que se conigura a trav"s del te!or a una
supuesta anarquía y desorden dentro del naciente Estado, se entiende por la preocupación
de la clase do!inante en relación al ru!bo político que el país podía tener# @e %ec%o, es
i!portante seAalar que a pesar de las dierencias dentro de las "lites& se co!partía de or!a
transversal esta idea de orden, conor!ando un grupo ; que tal co!o ya se %a seAalado? es
!'s o !enos %o!og"neo y que tiene una conciencia clasista de ser la clase conductora de
la nación# *na Maria $tuven seAala esta idea de orden a trav"s del entendi!iento que tuvo
esta clase oligarca de dar un soporte al orden constitucional, por !edio de un orden social&
conjugando y relacionando ta!bi"n el orden estatal y nacional que debía ser diligente!ente
producido y proyectado en los sectores econó!icos, políticos y sociales del país
=
#
0as nociones de orden y de proyecto nacional son cruciales# $in e!bargo, no podían darse
de or!a espont'nea o natural# 6or ello, la "lite dirigente tendr' que orjar una
legiti!ización social, econó!ica, cultural y política que per!ita en eecto, construir un
anda!iaje sólido que per!ita llevar !aterial!ente su ordena!iento y dirección
olig'rquica# $alazar y 6into seAalan que %acia la !itad del siglo ()( la "lite construye un
ideal político basado en la !antención de un poder equilibrado dentro de un siste!a
representativo
B
# ,Cu" signiica este tipo de ideal político orjado por la clase dirigente. El
ideario político que la clase dirigente desarrolla es de una de!ocracia cooptada y
restringida, puesto que el poder político era organizado sola!ente dentro la "lite, sin tener
ninguna injerencia los sectores bajos de la población# @e %ec%o, a %acia ines del siglo ()(
2
)bid, p#9:#
3
$tuven, *na María& “Una aproximación a la cultura política de la elite chilena: concepto y valoración del
orden social !"#$ % !"&$'”, $antiago, -%ile, 488D# 6'g#9E4#
4
$alazar 5abriel& 6into, Julio “Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores, identidad y
movimiento”, editorial 07M#, -%ile, 4888# 6'g# 48#
y principios del ((& puntual!ente en la d"cada de 4::>, la "lite a trav"s de la
%o!ogeneidad y del prestigio que esta tiene luego de la 15uerra del 6acíico2 y el pacto
olig'rquico& se seguir' dese!peAando a trav"s de una de!ocracia de características
total!ente olig'rquicas# En eecto, reci"n en las pri!eras d"cadas del siglo (( aparecer'n
!atices dentro de la idea de de!ocracia, aunque no ser' %asta la d"cada del => que existir'
un viraje con aspectos distintos por !edio de los gobiernos populistas
F
# E!pero, volviendo
al !arco político creado por la "lite y que es el inter"s en este apartado& este se !antendr'
en la vida republicana c%ilena, donde las características que inal!ente la dibujan son una
sociedad regida por un poder vertical, en donde a pesar de la aparición de discursos y
de!agogias %acia el pueblo y sus necesidades G a propósito del populis!oH, 1el peso de la
noc%e2 !ostrar' un cuadro !uy distinto& donde la "lite es qui"n !aneja los espacios
políticos, culturales y econó!icos, conduciendo así al 1loreciente2 Estado c%ileno
E
#
@espu"s de entender la idea %o!ogeneizadora de la clase do!inante a trav"s de la idea de
orden, es i!portante seAalar los procesos de un aparente conlicto entre los grupos de las
"lites# 6ero, ,por qu" se indica có!o 1aparente conlicto2.# Esta oposición que tiene lugar a
trav"s de todo el siglo ()(, tendr' una característica !uy i!portante y se relaciona al
%ec%o de que a pesar de los conlictos al interior de las "lites, estas no van a ejercer un
accionar que ter!ine por acabar para sie!pre con el otro grupo disputante del poder# Es
decir, la clase dirigente a pesar de or!arse a trav"s de dos grupos en disputa, !antendr' su
%ege!onía, la cual no ser' trastocada durante todo el periodo deci!onónico# $alazar y
6into ilustran una vez !'s este proble!a+ 1*si!is!o, las guerras civiles de 4:F4 y 4:F8, y
la !is!a de 4:84, son eje!plos de la capacidad de las elites para atacarse entre sí con
extre!a dureza y llegar %asta el conlicto ar!ado, pero, victorioso un grupo, no
exter!inarse
D
#I 6or lo tanto, las "lites deci!onónicas se van transor!ando y !utando
durante su acción y dirección en el poder político#
5
$ólo para eectos de conoci!ientos generales, de co!paración regional o de !atización/contraste en el
debate del proble!a político ; econó!ico a ines del siglo ()(, dentro de un !arco general !'s all' del caso
c%ileno& se reco!ienda a $kid!ore y $!it%, “(a tras)ormación de la Am*rica (atina contemporánea
d*cada de !""$ % !++$'” en Jistoria -onte!por'nea de *!"rica 0atina, Editorial -rítica, Karcelona,
EspaAa#
6
$alazar 5abriel& 6into, ,ulio “Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores, identidad y
movimiento”& editorial 07M#, -%ile, 4888#p'g# 48 ; 9> ; 94#
7
)bid# p'g# 98.
Jacia !itad del siglo ()(, desde aproxi!ada!ente 4:B>& es posible seAalar un consenso
político, cultural y %ege!ónico entre los dos grupos políticos oligarcas, que a trav"s de
ele!entos co!o la educación y la ya !encionada idea de orden construyen el contexto de
las "lites# $in e!bargo, el orden social en!arcado dentro de lo político y que por
consiguiente or!ula un espacio 1socio ; político2, da a entender un ca!bio que se
desarrollar' de or!a gradual# Justa!ente este proceso es ilustrador a la %ora de entender al
sector do!inante del -%ile deci!onónico, pues el ca!ino republicano se ver' vinculado a
una contraposición entre quiebre liberal y un !iedo %acia este 3lti!o& dentro de un te!or a
que las !odiicaciones en la estructura político ; social trastocaría la obsesiva idea de
orden dentro del país# $tuven seAala+ 1En las pol"!icas culturales de 4:B9L la opción inal
ue sie!pre evitar la ruptura y privilegiar el consenso socialL
:
#2 En resu!idas cuentas, la
"lite gobernante, tanto en el ala liberal co!o en la conservadora& no querr'n trastocar la
idea de orden, or!ulada a partir de un pacto portaliano que tendr' dierencias en la
velocidad de có!o llevar a cabo estos ca!bios de !atriz de!ocratizante y liberal#
@e todos !odos, ya pasando la !itad del siglo ()(& se puede identiicar a una "lite
nacional, construida a trav"s de alianzas !atri!oniales, de car'cter centralizado, en donde
el poder %abía sido disputado en or!a interna y regional, dentro del !is!o país& pero que
a partir del gobierno de Jos" Joaquín 6"rez se conigurar' co!o una "lite usionada entre
liberales y conservadores# $in e!bargo, y có!o ya se %a seAalado, la usión y la disputa se
alternar'n durante todo el siglo ()(, !arcando sucesos puntuales co!o la revolución de
4:F4, 4:F8 y la guerra civil de 4:84#
En síntesis, durante todo el siglo ()( encontra!os una !arcada tensión en el Estado?
Mación la cual tendr' una producción de entrada a una !odernidad liberal que
paradójica!ente no desarrollar' procesos !odernizantes# El liberalis!o ser' la !atriz
ideológica, pero conservando el peso conservador# Esto 3lti!o precisa!ente orjar' la
discusión y la tensión del proyecto oligarca dentro de la dirección política?!oral que estos
articulan en el siglo ()(, sie!pre en co!paAía de una idea de orden i!puesta ante el
!iedo que provocaba la anarquía y por consiguiente, la desvirtuación del orden colonial#
*de!'s de esto 3lti!o un ideario universal& que precisa!ente conviene a los sectores
8
$tuven, *na María& “Una aproximación a la cultura política de la elite chilena: concepto y valoración del
orden social !"#$ % !"&$'”& $antiago, -%ile, 488D# p'g# 9:D#
burgueses, al per!itir su constitución co!o clase do!inante, a trav"s de un siste!a
productivo liberal e ilustrado, to!ado desde una !atriz de desarrollo y progreso de Europa
occidental# Estos procesos inal!ente llevar'n a trastocar a la sociedad durante todo el siglo
()(, y no sólo en la "lite& sino %acia abajo en lo social# *de!'s de esto 3lti!o, durante el
siglo ()( la conor!ación de la "lite a trav"s del proyecto nacional y las pugnas entre
liberales y conservadores& brindar'n un aparataje social y político a!parado en la iglesia y
la educación, al creer en la i!portancia de una or!ación nacional entre la ideología y
tradición, en conjunto de este anda!iaje construido por la clase oligarca a trav"s de
procesos educativos y de poder#
Las clases sociales dominadas durante el aparatae social y pol!tico del siglo XIX
María *ng"lica )llanes en 1*zote, salario y ley2 plantea características i!portantes de los
trabajadores en las actividades !ineras de -opiapó a !itad del siglo ()(& al indicar que si
bien las características en las relaciones de trabajo son distintivas a lo que se conocer'
co!o proletariado !inero en las pri!eras d"cadas de 48>>& ya se pueden seAalar una
din'!ica que luego de 4:F> se or!ular' dentro del juego del capital
8
# @e todos !odos,
precisar la naturaleza del trabajo de los !ineros a partir de los descubri!ientos de *rriero
*lto y de los yaci!ientos de plata en -%aAarcillo& es pri!ordial a causa del tipo de trabajo
que estos tenían, y que se vincula a la resistencia de proletarizarse dentro de lo que la autora
deno!ina una 1segunda ase de conquista
4>
2# *nte esto es necesario preguntarse& ,<ienen
los grupos trabajadores y de las clases do!inadas una noción de clase. ,$on conscientes
del disciplina!iento %acia ellos. ,<ienen alguna idea sobre la dirección que la "lite est'
orjando a nivel nacional.# $ergio Nillalobos en su texto 1<radición y Reor!a en 4:4>2
describe a los estratos bajos a principios del siglo ()( co!o 1grupos que or!aban el
cuerpo de la sociedad, !asa trabajadora sin !ayores aspiraciones que se dejaba gobernar
sin la !enor protesta# Macían !iserables, vivían y !orían !iserables, sin dejar otra %uella
que sus %ijos, destinados a igual suerte# $us a!biciones eran %u!ildes dentro de un
%orizonte que ja!'s se les ocurrió traspasar+ Nivian cada día sabiendo que el siguiente sería
9
)llanes, María *ng"lica, “A-ote, salario y ley: disciplinamiento de la mano de o.ra en la minería de
Atacama !"!/ % !"0$'”, 6roposiciones# $antiago+ Orea de Estudios e )nvestigaciones de $ur, 48:E?
G$antiago+ )ntera!ericanaH v#, nP 48, G488>H, p#448 ; 499#
10
)bid# p'g# 8>
igual#
44
2 Esta visión de las clases bajas ? o atrevi"ndose a indicarlas co!o 1populares2?
tiene sentido a juicio nuestro si entiende dentro de la %istoriograía tradicional de -%ile, que
presenta un tipo de %istoria de car'cter 1nacional2, a trav"s del proyecto y protagonis!o de
la "lite# $in e!bargo, cabría in!ediata!ente que seAalar que tal y co!o lo explica $ergio
5rez, que a pesar de la no existencia de un proyecto nacional de los sectores bajos, !'s all'
de una resistencia a la proletarización& si existe un 1!ovi!iento popular2 que tí!ida!ente
aparece en los pri!eros decenios del siglo ()( y que to!a uerza a !itad de este
49
#
E!pezare!os respondiendo las preguntas antes planteadas a trav"s de esta !is!a idea de
!ovi!iento popular que rescata!os# -o!o ya se %a seAalado, los grupos do!inados no
tienen una noción nacional de unión o de proyecto, co!o si existir' en el siglo ((& pero si
tienen una idea de pertenecer a un grupo do!inado el cu'l es dirigido por una clase
do!inadora# 6rueba de ello son las pedidos %acia la "lite dirigente de 1protección a la
industria nacional y a las artes2 y el repudio al enrola!iento en los 1cuerpos cívicos2,
donde recibían !enos que lo que ganaban en sus ocupaciones y trabajos cotidianos, ade!'s
de recibir !alos tratos
4=
# Es decir, si bien no %ay un proyecto popular& si se va gestando
durante la etapa deci!onónica un grupo que es consciente de la vida que lleva co!o grupo
do!inado, y que se va dierenciando de la población popular en general, con especial
"nasis a partir de la !itad del siglo ()(& bajo una deinición de 1actores sociales2 que
guían su propio cauce y destino por !edio de experiencia y representaciones sociales
4B
# /
en eecto, al dierenciarse de la !asa en general, seAala!os esta capacidad distintiva que
los conor!an co!o 1actores sociales2, al entenderse co!o un grupo en !ovi!iento desde
el pris!a %istórico de un 1!undo cultural que incide sobre los sujetos y que, a su vez, es
incidido por "stos
4F
# @e todos !odos, segui!os recalcando que no debe conundirse o
entenderse a este grupo bajo una lupa de conciencia obrera !arcada!ente clasista& co!o si
se ver' ya en el siglo posterior#
11
Nillalobos, $ergio, 11radición y 2e)orma en !"!$”3Ediciones Qniversidad de -%ile, $antiago, 48E4#
6'g#F9#
12
5rez, $ergio, “(os proyectos nacionales del si4lo 5I5 en Chile: el proyecto popular”3 *rc%ivo c%ile, Reb
del centro de estudios 1Miguel Enríquez, -EME+
%ttp+//SSS#arc%ivoc%ile#co!/)deasT*utores/grezs/grezs>>>B#pd# 6'g# 4?9#
13
)bid# p'g# 9#
14
$alazar 5abriel& 6into, Julio “Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores, identidad y
movimiento”, editorial 07M#, -%ile, 4888# p'g# 8= y 8B#
15
)bid# 6'g#8B#
0uis Nitale %abla de sectores proletarios 1no industriales2 y que serían una !ezcla entre
proletariado !inero y rural
4E
# Este 3lti!o coloca "nasis en la construcción de grupos
proletarios 1e!brionarios2 ya desde antes de los procesos de independencia,
unda!entando esta tesis a trav"s de la existencia e inserción de or!as de explotación y de
cierto desarrollo productivo a causa de la colonización espaAola& en donde aparecer' el
actor 1salario2 a causa de que no sería suiciente la !ano de obra que conor!aba la
enco!ienda
4D
# @e %ec%o Nitale es !'s contundente al indicar que la conor!ación de un
!ovi!iento obrero tiene sus albores en la colonia y no, a !ediados del siglo ()(
4:
a trav"s
de la conor!ación de grupos gre!iales#
$i bien cree!os sin duda que %ay grupos descontentos, seAala!os el desacuerdo ante esta
3lti!a tesis a raíz de que para entender relaciones de producción y una conciencia de
clases, son necesarios otros ele!entos que si se dar'n con uerza desde !ediados del siglo
()(# En eecto %ay grupos do!inados y %asta descontentos, pero cree!os sin e!bargo que
no es suiciente para poder argu!entar sobre la existencia de un grupo proletarizado y
consiente de una luc%a de clases y de la inserción a un !odelo liberal& ya que reci"n en el
siglo ()(, y principal!ente a !itad de este siglo, tene!os un protagonis!o !ayor de otros
grupos co!o el artesanado y la or!ación de !utuales#
El artesanado organizado bajo estas !utuales, y con !'s nor!alización en lo que reiere a
sus ingresos& se or!ó casi en base a una producción de 1!ercado de consu!o2 dentro de
los !is!os !'rgenes de las clases do!inadas, lo que no le per!itió un poder adquisitivo
de !ayor relevancia
48
# $in e!bargo existió un sector artesanal que si !iró %acia las clases
de "lite en cuanto a sus negocios, pero que ta!poco au!entó su poder adquisitivo por la
propia conor!ación de este sector social# @e %ec%o, y a pesar de la producción co!ercial
de estos, siguieron una línea independiente y que a causa de un inexistente desarrollo
econó!ico !odernizante e industrializador y del control del gran capital, no logró entrar
en lo que ser'n los grupos !edios
9>
#Es interesante esto 3lti!o porque en base a la aparición
16
Nitale, “(uis, 6*nesis y evolución del movimiento o.rero chileno hasta el )rente popular”& Qniversidad
-entral de Nenezuela& -aracas, Nenezuela, 48D8#p'g# B#
17
)bid# p'g# B#
18
)bid# p'g# E#
19
$alazar 5abriel& 6into, Julio “Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores, identidad y
movimiento”, editorial 07M#, -%ile, 4888# 6'g# F=#
20
)bid# 6'g# F=#
de !utuales y al proceso de !odernización que no alcanzar' su cristalización sino a ines
del siglo ()( y principios del ((& se %a designado bajo los estudios de la %istoriograía
!arxista que este artesanado es el ger!en y la continuidad de la luc%a obrera en el siglo
((
94
# @e %ec%o ya se %a seAalado co!o 0uis Nitale indica una continuidad %istórica a3n
!'s antigua en el periodo colonial#
*nte estos plantea!ientos, es necesario reto!ar lo propuesto por Julio 6into y 5abriel
$alazar en el volu!en )), capítulo ))) de 1Jistoria conte!por'nea de -%ile2& que ya se %a
!encionado en este ensayo, pues !enciona los datos que aporta María *ng"lica )llanes en
1*zote, salario y ley2 y que justa!ente, al igual que este ensayo& son citado en el texto de
6into y $alazar# Esta idea que nos parece interesante reto!ar es la posición de los
trabajadores !ineros entre un resquebraja!iento del !odelo tradicional, pero a la vez con
una posición "rrea a la proletarización que inevitable!ente aparecer' en las pri!eras
d"cadas del siglo ((# @e %ec%o, en conjunto con esto es ta!bi"n preponderante la
aparición y protagonis!o de grupos de trabajadores en las ciudades co!o jornaleros o
errocarrileros& los cu'les ser'n los que dirigir'n la pri!era %uelga nacional en 4:8># Este
dato es i!portante pues en este episodio, se visualizan las pri!eras organizaciones
laborales
99
# En reerencia a esto 3lti!o, seAalare!os una síntesis y ta!bi"n, a !odo de
conclusión& indicare!os algunos aspectos inales#
En pri!er lugar, esta!os dentro de un siglo ()( lleno de transor!aciones, en donde se
orja un proyecto nacional en base a la idea de orden y que es dirigido por la clase
olig'rquica& a pesar de las disyuntivas y conlictos existentes durante todo el periodo
deci!onónico# *nte esta situación contextual, nos encontra!os con una población
do!inada y bajo la conducción de la "lite, que a trav"s de una explicación sui 4eneris, se
quiso entender co!o un grupo sin ning3n tipo de capacidad de agencia, bajo la idea de una
%istoria vinculada a la construcción %ege!ónica& pero que sin e!bargo si se presenta
durante todo el siglo ()(# *%ora bien, el %ec%o de que %aya existido una or!ulación de un
sector de la población do!inada que si ejerció un papel social& no quiere decir ta!poco que
si se %aya conigurado un proyecto obrero y una conciencia de clase proletaria 1de to!o y
lo!o2, desde donde surgen las reivindicaciones y una la luc%a obrera durante el siglo ()(#
21
)bid# 6'g# F9 ; F=? FB#
22
)bid, 6'g# FF
Mo se puede desconocer la existencia de un actor social en el sigo deci!onónico, pues los
descontentos que se expresan y la or!ación de un artesanado con protección social por
!edio de !utuales, %ace i!posible no to!ar en cuenta la idea de un 1!ovi!iento social2
Gco!o dir' 5rezH que si existió, pero que no coniguró de plano un proyecto político de
concientización clasista y de luc%a# -lara!ente desde antes del proceso independentista %ay
revueltas o rebeliones& pero esto 3lti!o no es argu!ento suiciente para proyectar en los
protagonistas de estas revueltas, el 1eslabón perdido2 de un inicio claro y contundente de la
luc%a obrera concientizada& por lo que ubica!os especíica!ente el proceso de
proletarización especíica!ente desde 4:F>, sin perjuicio de que los sectores populares si
tenían cierta conciencia de su papel co!o do!inados en los aAos posteriores a 4:4># 6or lo
que en conclusión, las clases do!inadas durante el siglo ()( si tuvieron una conciencia de
su condición por debajo de la "lite dentro de la escala social, política y econó!ica& que
pueden ser un punto de partida para lo que ser'n las luc%as del proletariado en el siglo
posterior# $in e!bargo no pueden seAalarse co!o dentro de un proyecto popular, y !enos
obrero& to!ando en cuenta la negación de los grupos !ineros y artesanales de
proletarizarse, insistiendo en su propia independencia# 6or lo que en eecto, sería errado
indicar que estos !ovi!ientos populares durante el siglo ()( tuvieran alg3n grado de
injerencia en el proyecto olig'rquico, porque de %ec%o& a partir de la categoría de ciudadano
y de la universalización liberal& las clases populares quedaron anexadas al proyecto de la
"lite, dentro de un !arco político, jurídico y econó!ico que esta 3lti!a ue construyendo
durante el siglo ()(# Es decir, no tienen voz ni voto& pero son anexadas y subsu!idas por
la "lite y su proyecto nacional# 0o que ta!poco anula la capacidad de acción de los grupos
do!inados y por ende, la or!ulación de un !ovi!iento popular de sectores que se
dierenciaron clara!ente de la !asa subyugada general#
Kibliograía+
5rez, $ergio, “(os proyectos nacionales del si4lo 5I5 en Chile: el proyecto popular”&
*rc%ivo c%ile, Reb del centro de estudios 1Miguel Enríquez, -EME+
%ttp+//SSS#arc%ivoc%ile#co!/)deasT*utores/grezs/grezs>>>B#pd#
)llanes, María *ng"lica, “A-ote, salario y ley: disciplinamiento de la mano de o.ra en la
minería de Atacama !"!/ % !"0$'”& 6roposiciones# $antiago+ Orea de Estudios e
)nvestigaciones de $ur, 48:E? G$antiago+ )ntera!ericanaH v#, nP 48, G488>H#
$alazar 5abriel& 6into, Julio 1Historia Contemporánea de Chile volumen II: Actores,
identidad y movimiento”& editorial 07M#, -%ile, 4888#
$tuven, *na María& 1Qna aproxi!ación a la cultura política de la elite c%ilena+ concepto y
valoración del orden social G4:=> ; 4:E>H2, $antiago, -%ile, 488D#
Nitale, 0uis& “6*nesis y evolución del movimiento o.rero chileno hasta el )rente
popular”3 Qniversidad -entral de Nenezuela& -aracas, Nenezuela, 48D8#
Nillalobos, $ergio, “1radición y 2e)orma en !"!$”+ Ediciones Qniversidad de -%ile,
$antiago, 48E4#