ESCUELA DE DERECHO YOTRAS UNIDADES

PEDAGOGICAS

INTRODUCCION A LA CRIMENOLOGIA



Profesora:

INTEGRANTES:
Lorenzo Carlos Rojas Cáceres
Francisco Gabriel Rolón
Diego Zelaya
María


Coronel Oviedo 02-04-2014
Características del sistema penal
Conforme a las breves consideraciones que anteceden, se puede afirmar
la extensa complejidad del sistema penal. Al pretender enunciar las
características nos encontramos con la dificultad de que las descripciones
son generales, aproximadas no de la misma manera al conjunto.
Es de nivel doctrinario observar el estudio remitido a la comisión de
reforma del derecho de Canadá del año 1975 los siguientes puntos.
1) La reprochabilidad del autor como centro del sistema penal.
La culpabilidad, en Derecho penal, es la conciencia de la antijuridicidad de
la conducta, es decir supone la reprochabilidad del hecho ya calificado
como típico y antijuridico, fundada en el desacato del autor frente al
Derecho por medio de su conducta, mediante la cual menoscaba la
confianza general en la vigencia de las normas. El problema de la
culpabilidad es central en el Derecho penal, por cuanto determina
finalmente la posibilidad de ejercicio del ius puniendi.
Bajo la categoría de la culpabilidad, como último elemento de la teoría del
delito, se agrupan todas aquellas cuestiones relacionadas con las
circunstancias específicas que concurrieron en la persona del autor en el
momento de la comisión del hecho típico y antijurídico
El autor, aborda la problemática de la reprochabilidad, desde una
perspectiva integral. Para ello analiza el principio de culpabilidad, como
operador directo de los límites a la potestad punitiva y como condición
necesaria tanto para la atribución penal, como para imposición de la pena.
Trata además con prolija pluma, el reconocimiento de la vigencia de un
derecho penal de culpabilidad por el hecho, como base del respeto a la
dignidad humana, tomando distancia desde la introducción misma al
trabajo y por su puesto, hasta su Colofón, de la postura asumida por el
funcionalismo radical, introduciéndose asimismo en forma detallada en
los trastornos mentales, su clasificación y los efectos desde la óptica
penal.
“Un hecho criminal que surge de una relación preexistente es solo el
ultimo eslabón de una variada cadena de hechos consignada en el
documento. Las partes se relacionan entre si en muchos niveles: pueden
ser esposo y esposa o comerciante y cliente o simplemente vecinos pero
ellos interactúan socialmente sobre una base continua”.
2) El temor al delito provocado por la interacción entre el sistema y
los medios masivos de comunicación.
Esta forma de temor se considera independiente de la frecuencia y
naturaleza real de la conducta criminógena pero que en gran medida
depende de la imagen creada por la interacción entre el funcionamiento
del sistema judicial, principalmente, y los medios masivos de
comunicación.
3) Las consecuencias especificas del sistema penal: castigo y
sufrimiento
El castigo penal es una de las instituciones de control social más
importantes disponibles al Estado. Tal característica le ha valido un lugar
central, aunque a veces no tan visible, en la historia del pensamiento
socio-político. Sin embargo, es sólo desde el siglo XVIII que la reflexión
acerca del castigo criminal adopta una forma sistemática y
fundamentalmente crítica. Jeremy Bentham, el padre del utilitarismo, es
posiblemente quien más ha influenciado la reflexión en tal sentido. Su
idea de que el castigo es en sí mismo un mal, abrió el debate de tal
manera que aún hoy no hemos podido conseguir una teoría unitaria y
consistente acerca de lo que el castigo es y debiera ser. Al poder
penitenciario se le confiere una autonomía que se transforma en una
suerte de complicidad del ejercicio indiscriminado de ese poder sobre los
presos y presas. En palabras de Foucault(1984) "Es feo ser digno de
castigo, pero poco glorioso castigar" el castigo tenderá, pues, a convertirse
en la parte más oculta del sistema penal". El juez podrá sentir orgullo de
hacer públicos los debates del juicio y de la sentencia, cree que es la
propia condena la que marca al delincuente con el signo negativo, pero la
ejecución misma (el envío del delincuente al encierro de la cárcel a
cumplir la pena) es como una vergüenza suplementaria que a la justicia le
avergüenza imponer al condenado. Esta toma distancia, le confía la
ejecución de la pena a otros y casi bajo secreto. Lo que suceda en el
interior de los muros de la cárcel pasa a invisibilizarse. La ejecución de la
pena tiende a convertirse en un sector "autónomo", de lo que los jueces
no se responsabilizarán; serán otros, los que ejercen el "poder
penitenciario": los encargados de producir y administrar los sufrimientos
que resultan de la privación de la libertad y el encierro. Así, en nuestro
país se detecta que en los cientos de proyectos de reforma del código
penal no se plantea desde aquellos productores de política penal (los
legisladores) reformular la racionalidad que determina la lógica de
producción de castigo y sufrimiento, establecer una reducción del sistema
penal, revisar la tipificación de los delitos y con ello las penalidades, y
hacerlo mas eficiente y tanto más. Nada de eso, cada uno de los proyectos
suman penalidad, agravan las mismas, endurecen el sistema y lo amplían
en facultades y funciones, las distribuyen como en vasos comunicantes
entre la policía y la justicia, eliminan garantías y violan derechos
conquistados. Es obvio que "no resuelven" el problema del delito pero de
esta forma gerencian la "cuestión de la inseguridad" en términos políticos,
en muchas oportunidades sólo con fines electoralistas.
4) La distribución desigual del sufrimiento ocasionado por el
funcionamiento del sistema penal.
Es bien sabido que la estigmatización, castigo y sufrimiento
particularmente con aquellas que traen pareja, la privación de libertad
difiere y refleja las desigualdades sociales y que en la práctica opera la
desventaja de los miembros económicamente mas débiles de sociedad.
Así lo demuestra la realidad en el sentido que los internos que pueden
ganar un pabellón mas equipado y seguro están fuera de peligro de la
población general, de la Penitenciaria Tacumbu por ejemplo. Asimismo, la
falta de atención médica adecuada y los problemas en la infraestructura
carcelaria propician la propagación de enfermedades respiratorias y
tuberculosis, entre otras, que en algunos casos cobran, incluso, la vida de
las personas dentro del recinto carcelario, debido a la falta de cuidados
médicos oportunos. En este sentido, las personas que padecen de
enfermedades psiquiátricas y aquellos con dependencia a las drogas y
quienes tienen derecho a recibir atención sanitaria especializada no
cuentan dentro de los centros penitenciarios y otros centros de reclusión
con lugares de internamiento adecuados para éstos, y programas
adecuados para su tratamiento. La problemática de estos centros con
relación a la falta de agua potable y de una alimentación adecuada, ha
sido observada, detectando los padecimientos por falta alimentación
suficiente y nutritiva en los mismos.
Por otro lado, la ausencia de una separación técnica y científica de las
personas recluidas agudiza los problemas de superpoblación y las
deficientes condiciones de infraestructura, salubridad, alimentación y
seguridad, y el desarrollo del sistema progresivo técnico que establece la
normativa para su tratamiento.
Reacción social y fase legislativa.

La reacción social es la respuesta que el grupo social da a las conductas
desviadas. TEORIA DEL ETIQUETAMIENTO O DE LA REACCIÓN SOCIAL
(LABELING APPROACH). Contempla el crimen como mero subproducto del
control social Interaccionismo simbólico y constructivismo social, la
sociedad lo reconoce y lo identificará para siempre como delincuente.
Un fenómeno en cierto grado construido a partir de la reacción social de
rechazo, Se toma como una idea de que el grupo social da a las conductas
desviadas y esta producto de los patrones de vida propios del grupo, que
terminan generando en los individuos que lo conforman actitudes de
aprobación, indiferencia o rechazo frente a determinadas conductas
(reacción social informal o no institucional).
Reacción social y la policía
El Estado siempre ha tratado de mantener el dominio, la hegeminía, el
orden y la disciplina entre sus miembros a través de diversos
instrumentos, mecanismos y estrategias que son los que le van a permitir
lograr el convencimiento y/o el sometimiento de los individuos a sus
normas por lo que el delito y sus causas, el hombre que los comete, así
como qué hacer para evitar las conductas delictivas.
Esta es una de sus tareas fundamentales, la que debe ser activa y
práctica,” no puede perder de vista la finalidad preventiva y de bien
común que debe tener su labor, pues de lo contrario puede caerse en
Criminología de gabinete, de teoría brillante pero de utilidad nula”
También conjunto de presiones, directas e indirectas hechas por el estado
a través de sus órganos policiales, que se ejercen sobre los miembros
individuales o colectivos de un grupo o una sociedad para corregir las
diferencias de comportamiento o de actitud ante las reglas sociales, y las
normas adoptadas por el grupo social o la comunidad estudiada".
Reacción social y la fase judicial
Todavía no hace una década que esta en vigencia el nuevo procesal penal
acusatorio en la república en sustitución del procedimiento denominado
inquisitorio, procedimiento este con predominio absoluto de la escritura a
diferencia de aquel que es predominante oral.
Sistema inquisitivo
Sistema Inquisitivo, los aspectos esenciales del proceso (acusación,
defensa y decisión) estaban en manos de una sola persona: el Juez, quien
iniciaba el juicio, investigaba en el sumario (que era una fase en la que
toda la investigación de los hechos se realizaba prácticamente en secreto
y a espaldas del acusado mismo), conducta el debate en el plenario (que
era la fase en que, en teoría, el acusado podía enterarse de su situación) y,
finalmente, sentenciaba. Es decir, el Juez era casi omnipotente y tenía
facultades infinitas. Además de esto, era un sistema fundamentalmente
escrito, esto es, la escritura dominaba la totalidad de los actos, lo cual
reducía el aspecto humano y sensitivo que debe regir todo proceso penal.

Sistema acusatorio
Concepto: Es el sistema procesal que concibe al juez como un sujeto
pasivo rígidamente separado de las partes y al juicio como una contienda
entre iguales iniciada por la acusación a la que compete la carga de la
prueba, enfrentada a la defensa en un juicio contradictorio, oral y publico
y resuelta por el juez según su libre convicción.