DÉFICIT AUDITIVO

GRADOS DE PÉRDIDA AUDITIVA
• PÉRDIDA LEVE
Umbral auditivo entre 20 y 40dB. Permite la percepción de la palabra,
aunque pueden perderse ciertos elementos. Tienen dificultad cuando
se hablen en voz baja
• PÉRDIDA MEDIA
Umbral auditivo entre 40 y 70dB. Puede percibir la palabra solo cuando
es fuerte. El lenguaje se presenta de forma espontánea, aunque con
ciertos retrasos. Necesitará el uso de audífonos o prótesis.
• PÉRDIDA SEVERA
Umbral auditivo entre 70 y 90dB. Impide la adquisición del lenguaje por
vía auditiva. La visión se convierte en el primer canal de comunicación. Es
necesaria la lectura labial y el uso de prótesis.
GRADOS DE PÉRDIDA AUDITIVA
• PÉRDIDA LEVE
Umbral auditivo entre 20 y 40dB. Permite la percepción de la palabra,
aunque pueden perderse ciertos elementos. Tienen dificultad cuando
se hablen en voz baja
• PÉRDIDA MEDIA
Umbral auditivo entre 40 y 70dB. Puede percibir la palabra solo cuando
es fuerte. El lenguaje se presenta de forma espontánea, aunque con
ciertos retrasos. Necesitará el uso de audífonos o prótesis.
• PÉRDIDA SEVERA
Umbral auditivo entre 70 y 90dB. Impide la adquisición del lenguaje por
vía auditiva. La visión se convierte en el primer canal de comunicación. Es
necesaria la lectura labial y el uso de prótesis.
CARÁCTERÍSTICAS SOCIO-AFECTIVAS
DEL NIÑO/A CON DÉFICIT AUDITIVO
• El niño/a sordo explora visualmente su entorno para compensar la
falta de información que aporta la audición: tendencia a la
distracción.
• Suele desarrolla una personalidad introvertida, desconfiada,
nerviosa, que le llevará a limitaciones en sus relaciones sociales.
• El niño sordo, a menudo es duro y colérico, resultado de su
dificultad para entender y hacerse entender .
• En la interacción con iguales muestra tendencia a relacionarse con
personas con las que no requiere integración verbal (hermanos,
otros sordos). Asimismo se relaciona con niños más pequeños
Estimulación temprana en el déficit
auditivos
ENTRENAMIENTO AUDITIVO
Encaminado a compensar y disminuir el déficit
auditivo, ejercitando al niño en los siguientes campos:
– Descubrimiento del mundo del sonido a través de
instrumentos musicales, ruidos ambientales,
amplificadores de sonido, altavoces, vibradores, tarimas
vibratorias y globos.
– Diferenciación entre presencia y ausencia de sonido.
– Asociación de movimientos corporales a las características
del sonido.
– Discriminación de instrumentos.
– Imitación de ritmos.
Entrenamiento comunicativo
• Provocamos en el niño sordo la necesidad de comunicarse, consiguiendo
emisiones espontáneas de voz hasta llegar a la palabra.
– Establecer durante los primeros meses de vida del bebé una interrelación
que favorezca las situaciones comunicativas mediante la mirada, sonrisas,
gestos, expresiones faciales, vocalizaciones, palabras.
– Realizar juegos acompañados de emisiones orales y fonemas vocálicos.
– Asociar los fonemas de nuestra lengua a movimientos corporales que
faciliten su emisión (metodología verbotonal).
– Efectuar imitaciones corporales e imitaciones de expresiones faciales
– Llevar a cabo ejercicios de respiración y soplo.
– Provocar emisiones intencionadas de voz, acompañadas de gestos
naturales.
– Forzar la imitación de los fonemas más sencillos, por audición y ayudados
de la lectura labial.
– Conseguir las primeras palabras intencionadas e iniciarle en el lenguaje.
Entrenamiento perceptivo-motriz
• A través de un ambiente apropiado
ayudaremos al niño al conocimiento del
propio cuerpo y a la exploración del espacio
que le rodea. Partiendo de la observación y
exploración se crean situaciones que ayudan
al niño a elegir, asociar, diferenciar, organizar,
clasificar objetos, formas, tamaños y colores,
vigilando y facilitando que superen las pautas
de desarrollo apropiadas a su edad.