Teoría conductista, de aprendizaje social y humanista sobre la personalidad

Existen otras teorías sobre la causa y los determinantes de la personalidad que se
centran más en las experiencias, emociones, interacciones sociales y motivaciones
conscientes para explicarla.

Enfoques conductistas sobre las causas de la personalidad

 Enfoques conductistas del determinismo
o El libre albedrío es una ilusión: podemos pensar que somos libres de
elegir nuestras conductas únicamente porque no solemos darnos
cuenta de cómo los factores situacionales las generan.

 Enfoques conductistas sobre el procesamiento inconsciente
o No se tiene consciencia de muchas cosas porque se suelen ignorar las
influencias inmediatas sobre la propia conducta. Por ejemplo:
podemos cantar todo el día una canción sin darnos cuenta que esa
canción sonaba a bajo volumen en una radio lejana.
o Las influencias inconscientes que intervienen en la provocación de la
conducta son externas, no están dentro de la mente.

Teoría de aprendizaje social sobre la personalidad: Resurgimiento del
papel causal del pensamiento

 Edward Chase Tolman y otros investigadores creían que el
aprendizaje se basa en los propios planes y objetivos, estos teóricos
hicieron hincapié en el pensamiento como causa de la personalidad: la
manera en que se interpretan los entornos afecta a la reacción que
mostramos ante ellos.

 Aprendizaje por observación y personalidad
o Los teóricos del aprendizaje social propusieron que gran parte
del aprendizaje se produce observando a los demás.
o El aprendizaje por observación amplía en gran medida la gama
de estímulos de los que podemos beneficiarnos y también
significa que padres, madres y profesores juegan un papel
significativo en la formación de la personalidad.

 Idea de control percibido
o Los teóricos del aprendizaje social hicieron hincapié en la
sensación de control de las personas sobre los sucesos vitales.
o Julian Rotter introdujo el concepto del Locus de control: grado
en que las personas creen que premios y castigos están bajo su
control o fuera del él.
o Rotter planteó que las personas con locus inerno tienen menos
tendencia que quienes tienen locus de control externo a
padecer trastornos emocionales ante factores estresantes
vitales, porque creen que pueden solucionar los problemas por
sí solas.
o Casi todas las formas de angustia psicológica, incluyendo la
depresión y la ansiedad, están relacionadas con un locus de
control externo.

Modelos Humanistas de la personalidad: la tercera fuerza

 La mayoría de los psicólogos humanistas proponen que el principal causante
de la personalidad es la auto-realización: el impulso por desarrollar el
potencial innato en la medida de los posible.

 Rogers y Maslow: autorrealización conseguida y no conseguida

o Modelo de la personalidad de Rogers: De acuerdo con Rogers, la
personalidad está formada por tres componentes principales: el
organismo, el yo y las condiciones de valía
 El organismo es el patrón genético innato. En este aspecto es
como el id freudiano, salvo que Rogers consideraba al
organismo inherentemente positivo y útil para los demás
 El yo es el concepto de uno mismo, la serie de nociones sobre
quién se es.
 Las condiciones de valía son las expectativas que nos
planteamos a nosotros mismos sobre las conductas adecuadas
e inadecuadas. las condiciones de valía surgen cuando los
demás nos aceptan con la condición de determinadas
conductas y no otras.

o Maslow: las características de las personas auto-realizadas
 De acuerdo con Maslow, las personas auto-realizadas suelen
ser creativas, espontáneas y se aceptan a sí mismas y a los
demás. Son seguras de sí mismas pero no egocéntricas, se
centran en el mundo real y los problemas intelectuales y tienen
pocos buenos amigos frente a muchos superficiales.
 Las personas auto-realizadas acostumbran a ansiar la
intimidad y pueden llegar a parecer introvertidas, distantes o
incluso difíciles de tratar porque han superado la necesidad de
ser populares.
 Las personas auto-realizadas han vivido experiencias cumbres:
momento transcendentes de emoción intensa y tranquilidad,
marcados por un gran sentimiento de conexión con el mundo.