ANEXO I

ASPECTO TÓPICO

Punto de vista que supone una diferenciación del aparato psíquico en cierto
número de sistemas dotados de características o funciones diferentes y
dispuestas en un determinado orden entre sí, lo que permite considerarlos
metafóricamente como lugares psíquicos de los que es posible dar una
representación espacial figurada.
Corrientemente se habla de dos tópicas freudianas, la primera en la que se
establece una distinción fundamental entre inconsciente, preconsciente y
consciente, y la segunda que distingue tres instancias: el ello, el yo, el
superyó.
ASPECTO ECONOMICO
Califica todo lo relacionado con la hipótesis según la cual los procesos
psíquicos consisten en la circulación y distribución de una energía
cuantificable (energía pulsional, es decir, susceptible de aumento, de
disminución y de equivalencias.
ASPECTO DINAMICO
Califica un punto de vista que considera los fenómenos psíquicos como
resultantes del conflicto y de la composición de fuer!as que e"ercen un
determinado empu"e siendo #stas, en último t#rmino, de origen pulsional.
CONFLICTO PSIQUICO
$n psicoan%lisis se habla de conflicto cuando, en el su"eto, se oponen e&igencias
internas contrarias. $l conflicto puede ser manifiesto (por e"emplo, entre un deseo y
una e&igencia moral, o entre dos sentimientos contradictorios o latente, pudiendo
e&presarse este último de un modo deformado en el conflicto manifiesto y traducirse
especialmente por la formación de síntomas, trastornos de la conducta,
perturbaciones del car%cter, etc. $l psicoan%lisis considera el conflicto como
constitutivo del ser humano y desde diversos puntos de vista: conflicto entre el
deseo y la defensa, conflicto entre los diferentes sistemas o instancias, conflictos
entre las pulsiones, conflicto edípico, en el que no solamente se enfrentan deseos
contrarios, sino que #stos se enfrentan con lo prohibido.
APARATO PSÍQUICO
'#rmino que subraya ciertos caracteres que la teoría freudiana atribuye al
psiquismo: su capacidad de transmitir y transformar una energía determinada y su
diferenciación en sistemas o instancias.
Alcance de concepción gen!ica" # có$o de%e &e' en!endido el !'$ino
(i&!o'ia en el $a'co !eó'ico del p&icoan)li&i&*
$l concepto de historia incluye de por sí la noción de tiempo, pero no se trata de una
temporalidad lineal donde lo ya ocurrido caduca, sino, por el contrario, un acontecer en el
cual las vivencias del pasado, registradas ba"o la forma de huellas mn#micas, tienen
efectos sobre el presente.
(esde el comien!o )reud intenta establecer una sucesión de #pocas en la infancia y en la
pubertad y relaciona la elección de la neurosis con esta sucesión* se trata de una
secuencia de acontecimientos que no guardan una correlación estricta con la cronología,
sino que suponen distintos momentos en la estructuración del aparato psíquico.
+on momentos lógicos, no cronológicos y el pasa"e de uno a otro de estos momentos, de
un sistema a otro, se compara con una traducción.
,a sucesión de acontecimientos eficaces en la historia determina una trama, guiada por
dos vectores: el libidinal y el del yo, de cuyo entrecru!amiento derivan ciertos modos de
estructuración del aparato psíquico.
Deli$i!ación del concep!o de p+l&ión
(ebemos definir en primer t#rmino el concepto de libido y diferenciarlo del de pulsión. ,a
libido no abarca todo el campo de las pulsiones ni tampoco es sinónimo de pulsión.
+i la pulsión se define como un concepto límite entre lo som%tico y lo psíquico, la
libido pertenece e&clusivamente al terreno psíquico.
$n -./0 1'res ensayos de teoría se&ual1, aparece el t#rmino libido describiendo un
concepto cuantitativo variable que permite medir los procesos y las
transformaciones de la e&citación se&ual.
23os m%s tarde define el concepto de la siguiente manera:
1$n el psicoan%lisis, libido significa en primer t#rmino la fuer!a (concebida como
cuantitativamente variable y mensurable del las pulsiones se&uales... 1. ()reud, -.45
6bic%ndonos dentro del campo m%s amplio de las pulsiones debemos establecer
otras diferencias.
$n 1Pulsiones y destinos de pulsión1 distingue entre pulsión y proceso som%tico. ,a
pulsión incluye un proceso som%tico, pero no todo proceso som%tico es pulsional.
+on pulsionales aquellos procesos som%ticos que requieren para la resolución del
estímulo de una acción de descarga motri! específica, es decir, aquellos casos en
que no son suficientes los procesos de alteración interna.
$n cuanto al planteo que hace )reud acerca de si la pulsión es un estímulo, responde
que sí lo es pero no de cualquier tipo.
7ay estímulos e&teriores y otros que provienen del interior del propio organismo.
8 ,os primeros operan como fuer!a de choque moment%nea, 1de un solo golpe1, y
se resuelven mediante una única acción adecuada, que sigue el modelo del arco
refle"o y que actúa según el mecanismo de la fuga.
8 ,os segundos provienen del interior del organismo* por lo tanto, no es posible el
recurso de la huida* e&igen para su supresión conductas m%s comple"as.
La di,e'encia concep !+al en!'e p+l&ión e in&!in!o
$l instinto remite a automatismos heredados, a nociones preformadas en el sistema
nervioso central. $s algo que est% inscripto, grabado, incorporado en la materia viva
como tal, y es desencadenado por una situación específica. $s tambi#n
independiente de toda e&periencia previa. 2 medida que avan!a en la escala
!oológica, el individuo est% menos regido por lo instintivo y m%s a merced de la
e&periencia que pueda ir acumulando a trav#s del aparato psíquico, al cual debemos
entender como una estructura altamente diferenciada que actúa como mediador
entre la e&citación y la respuesta ante esa e&citación.
$l concepto de instinto referido a los seres humanos tiene en la obra de )reud
múltiples referencias, que pueden aparecer contenidas en t#rminos diferentes:
herencia arcaica, esquema cong#nito, vivencia de la especie. $n todos estos casos
alude a un factor que hace a la filogenia, que pone en cada individuo un sello
igualador, una marca que lo determina como perteneciente a una especie. +e trata
de un saber, de una preparación para entender, para ubicar la vivencia dentro de
ciertos esquemas que son universales para el ser humano.
$l t#rmino herencia arcaica si bien aparece como equivalente al de instinto en
algunos te&tos de la obra freudiana, al profundi!ar en su categori!ación vemos que
tiene un car%cter m%s abarcativo. Por herencia surgen tanto el instinto como la
pulsión* #ste es el origen común a ambos* el instinto pone en cada individuo de la
especie un sello igualador y genera desenlaces, resulta estructurante. ,a pulsión
implica diferencias y constituye una e&igencia de traba"o para el aparato psíquico.
$l instinto constituye por un lado un con"unto de esquemas formales universales
que ordenan la especificidad de las vivencias individuales y por otro lado los
contenidos que hacen al núcleo del inconciente. Como con"unto de esquemas
funciona como matri!, como molde a ser llenado por el vivenciar de la historia
infantil. 6n esquema instintivo como es cualquiera de las fantasías primordiales
9escena primaria, seducción, castración9 reordena formalmente la diversidad de las
vivencias infantiles.
Por otro lado, las consideraciones freudianas acerca de lo instintivo como núcleo
de lo inconciente lo ubican como un con"unto de contenidos sobre los cuales recae
la investidura pulsional proveniente de las fi"aciones derivadas de la historia libidinal
de cada su"eto. Por lo tanto, cada una de las escenas que constituyen las fantasías
primordiales puede aparecer e&presada en el lengua"e del erotismo oral, anal o
f%lico según su predominancia.
La p+l&ión
Proceso dinámico consistente en un empuje (carga energética, factor de motilidad) que hace tender
al organismo hacia un fin. Según Freud una pulsión tiene su fuente en una excitación corporal
(estado de tensión) su fin es suprimir el estado de tensión que reina en la fuente pulsional! gracias
al o"#eto, la pulsión puede alcan$ar su fin. (%ic. &aplanche)
$s introducido en -./0 en relación con la se&ualidad humana. $n su estudio de las
perversiones y de la se&ualidad infantil, )reud se opone a la concepción de la #poca que
atribuía a la pulsión se&ual un fin y un ob"eto determinado* por el contrario su planteo enfati!a
la variabilidad y contingencia del ob"eto a lo largo de la historia del individuo.
(escribe en ese momento los tres elementos asociados a la pulsión: fuente, ob"eto y fin. $n
-.-0 introduce un cuarto elemento, la perentoriedad o esfuer!o al que considera la esencia
de la pulsión.
Por esfuerzo de una pulsión se entiende su factor motor, la suma de fuer!a o la medida de la
e&igencia de traba"o que ella representa. $se car%cter esfor!ante es una propiedad universal
de las pulsiones y aun su esencia misma. ()reud, -.-0
,os otros tres elementos quedan definidos en el mismo te&to en los siguientes t#rminos:
,a meta (fin) de una pulsión es en todos los casos la satisfacción que sólo puede alcan!arse
cancelando el estado de estimulación en la fuente de la pulsión.
$l objeto de la pulsión es aquello en o por lo cual puede alcan!ar su meta. $s lo m%s variable
en la pulsión* no est% enla!ado originariamente con ella, sino que se le coordina sólo a
consecuencia de su aptitud para posibilitar la satisfacción. :o necesariamente es un ob"eto
a"eno* tambi#n puede ser una parte del cuerpo propio.
Por fuente de la pulsión se entiende aquel proceso som%tico, interior a un órgano o a una
parte del cuerpo, cuyo estímulo es representado en la vida anímica por la pulsión.
$n -.5/ define de esta manera la segunda teoría de las pulsiones:
Con&e'-ación de la e&pecie
P* del .O
In!e'&
Con&e'-ación del .O
Ego/&$o
PULSIONES DE 0IDA
Li%ido o%1e!al
P* Se2+ale&
Li%ido Na'ci&i&!a
PULSION DE MUERTE
L OS REPRESENTANTES DE LA PULSION
2nteriormente hemos designado a la pulsión como concepto límite entre lo
som%tico y lo psíquico. (esde lo som%tico se vincula con los fenómenos org%nicos
que generan magnitudes endógenas tensionantes de las que no es posible escapar
y que deben hallar e&presión en el psiquismo a trav#s de ciertos delegados. ,os
mismos reciben el nombre de representantes de la pulsión* ellos son: el
representante representativo o representación y el quantum de afecto. ,a
representación corresponde al elemento ideativo y el afecto al cuantitativo o
energ#tico.
Rep'e&en!ación
)reud en diversos traba"os postula la e&istencia de diferentes tipos de
inscripción en el aparato psíquico, partiendo de las primeras huellas mn#micas
hasta llegar a la constitución de la representación cosa, propia del sistema
inconciente, y finalmente la representación palabra constitutiva del preconsciente.
,os diferentes tipos de inscripciones se organi!an como estratos de huellas
mn#micas. $stos estratos surgen en períodos sucesivos y se diferencian por su
contenido y tambi#n por su organi!ación formal, por el tipo de enlace que rige en
cada momento.
$stas retranscripciones son descriptas "erarqui!ando en ellas los diferentes tipos de
relación entre sus t#rminos* de este modo es posible distinguir entre los diversos
estratos por el criterio de reordenamiento, por la lógica imperante.
Cuanto m%s refinado el criterio de enlace entre las representaciones, me"or dominar%
el aparato psíquico la energía proveniente de las pulsiones.
;eremos cómo se va dando esa comple"i!ación en tiempos sucesivos a trav#s de la
inscripción de huellas mn#micas que corresponden en cada momento a un tipo de
pulsión predominante, cuya fuente se encuentre en una determinada !ona erógena.
$&isten ciertas estructuras que se dar%n en tiempos lógicos sucesivos* este modo de
comple"i!ación est% dado por la especie, por lo filogen#ticamente adquirido. 'odo
ni3o nace con la posibilidad de generar procesos mentales seme"antes. $ste modo de
funcionar del aparato psíquico de acuerdo con determinadas leyes se da sobre la
base de lo que )reud llama actos puramente psíquicos, procesos de pensamiento
que no dependen de las vivencias.
,as diversas lógicas, es decir los tipos de enlace predominantes en cada momento
de estructuración del aparato psíquico, son procesos de pensamiento,
despla!amientos de libido que unen huellas mn#micas, de acuerdo con ciertas leyes
como son la simultaneidad, la causalidad, la analogía. $stas leyes son las mismas
para cualquier aparato psíquico* la organi!ación de las vivencias sobre la base de
esos esquemas desemboca en las llamadas fantasías primordiales.
El a,ec!o
$l otro delegado pulsional ante el psiquismo ("unto con la representación es el
afecto. Con anterioridad al surgimiento de las primeras huellas mn#micas provenientes de
los registros preceptúales, el afecto aparece como primitiva forma de conciencia, cuyo
despertar est% ligado a los procesos m%s íntimamente conectados a $ros* se trata de un
tempranísimo registro de la propia vitalidad de los procesos pulsionales. $l afecto
constituye entonces la primera trasmudación anímica de la pulsión como contenido
primordial de la propia conciencia y de los intercambios con el mundo e&terior.
$l surgimiento de este primer componente psíquico es denominado por )reud
neoformación e indica la salida de la predominancia del principio de inercia y de una
mayor comple"i!ación en el terreno de $ros.
2fecto y pulsión tienen en común un aspecto cuantitativo derivado de una alteración
org%nica. $n el caso de la pulsión, la modificación org%nica est% en relación con la
fuente pulsional* en el caso del afecto, la alteración som%tica es producida por la
descarga afectiva a trav#s de la acción de cierto tipo de neuronas encargadas de
inducir procesos vasomotores y secretores. Por otra parte, la diferencia fundamental
entre ambos es que el afecto deriva de la pulsión y es susceptible de conciencia, por
lo cual se transforma en representante de la pulsión misma.
$n forma descriptiva podemos definir tres componentes del afecto: descarga,
percepción de la descarga y mati! afectivo. (e los tres, este último, el mati!, es el
único puramente psíquico y, como hemos visto, de su registro en la conciencia
depende que la misma no resulte inundada por factores cuantitativos. ,a
conciencia sólo capta diferencias, cualidades, y cuando es desbordada por un
afecto hiperintenso no es posible el registro del tono predominante.
(esde el punto de vista meta psicológico, )reud relaciona el concepto de afecto
con el de instinto, como herencia filogen#tica.
6n afecto incluye, en primer lugar, determinadas inervaciones matrices o descargas* en segundo lugar,
ciertas sensaciones, que son adem%s de dos clases: las percepciones de las acciones matrices
ocurridas, y las sensaciones directas de placer y displacer que prestan al afecto, como se dice, su tono
dominante. Pero no creo que con esta enumeración hallamos alcan!ado la esencia del afecto. $n el
caso de algunos afectos creemos ver m%s hondo y advertir que el núcleo que mantiene unido a este
ensamble es la repetición de una determinada vivencia significativa. $sta sólo podría ser una impresión
muy temprana de naturale!a muy general, que ha de situarse en la prehistoria, no del individuo, sino de
la especie. Para que se me comprenda me"or: el estado afectivo tendría la misma construcción que un
ataque hist#rico y sería, como #ste, la decantación de una reminiscencia. ()reud, -.-<9-=
(ebemos resaltar que )reud enfati!a el car%cter hereditario de la capacidad
psíquica para la reproducción de los afectos como símbolo mn#mico. ,a primera
forma en que la pulsión se conquista una cualidad es a trav#s del afecto, que surge
como transformación de la misma siguiendo determinadas matrices que son
propias de la especie humana y que se trasmiten de generación en generación a
trav#s de la memoria gen#tica.
DESTINOS DE PULSION
)reud se centra los destinos:
8 1'ransformación en lo contrario1
9 lo refiere a Me!a: activa o pasiva. (+adismo > ?asoquismo*
$&hibicionismo 9 ;ouyerismo
9 lo refiere al Con!enido: mudan!a del amor en odio
8 1;uelta hacia la propia persona1 (cambio de vía del ob"eto, no cambia la meta
8 @+ublimaciónA
8 @BepresiónA