MAX.—España, en su concepción religiosa, es una tribu del Centro de África.

DON GAY.—Maestro, tenemos que rehacer el concepto religioso, en el arquetipo del
Hombre Dios. Hacer la Revolución Cristiana, con todas las exageraciones del
Evangelio.
DON LATINO.—Son más que las del compañero Lenin.
ZARATUSTRA. Sin religión no puede haber buena fe en el comercio.
DON GAY.—Maestro, hay que fundar la Iglesia Española Independiente.
MAX.—Y la Sede Vaticana, El Escorial.
DON GAY.—¡Magnífica Sede!
MAX.— Berroqueña.
DON LATINO.—Ustedes acabarán profesando en la Gran Secta Teosófica.
Haciéndose iniciados de la sublime doctrina.
MAX.—Hay que resucitar a Cristo.
DON GAY.—He caminado por todos los caminos del mundo, y he aprendido que los
pueblos más grandes no se constituyeron sin una Iglesia Nacional. La creación
política es ineficaz si falta una conciencia religiosa con su ética superior a las leyes
que escriben los hombres.
MAX.—Ilustre Don Gay, de acuerdo. La miseria del pueblo español, la gran miseria
moral, está en su chabacana sensibilidad ante los enigmas de la vida y de la
muerte. La Vida es un magro puchero; la Muerte, una carantoña ensabanada que
enseña los dientes; el Infierno, un calderón de aceite albando
1
donde los pecadores
se achicharran como boquerones; el Cielo, una kermés sin obscenidades, a donde,
con permiso del párroco, pueden asistir las Hijas de María. Este pueblo miserable
transforma todos los grandes conceptos en un cuento de beatas costureras. Su
religión es una chochez de viejas que disecan al gato cuando se les muere.
RAMÓN DEL VALLE INCLÁN: Luces de Bohemia

ORGANIZACIÓN DE LAS IDEAS EN EL TEXTO
Es este un fragmento correspondiente a una escena de la obra teatral Luces de Bohemia
del escritor noventayochista Ramón de Valle-Inclán. Por su estructura externa, podemos
afirmar que estamos ante un texto literario de tipo dialogado en el que los personajes se
expresan mediante un diálogo directo. Por otra parte, varias de las intervenciones se
presentan de manera argumentativa, con características de los textos ensayísticos.
1. Opiniones de los personajes interlocutores sobre la religiosidad en España.
1.1. Don Gay expresa la necesidad de una revolución cristiana mediante la vuelta
al Evangelio, (línea 3-5) y de una iglesia Española independiente y por encima del
Estado (lín.8 y líneas 14-17)
1.2. Max plantea de manera irónica el atraso de del concepto religioso español
(línea 1), critica su falta de espiritualidad (19), su excesiva beatería (22-24) a
través de una alegoría caricaturizante.
1.3. Don Latino ofrece como alternativa religiosa la doctrina de la Teosofía. (11-
12)
1.4. Zaratustra expresa la necesidad de religión para el comercio (lín.6)

TEMA
Crítica de la religión y necesidad de regeneración de la espiritualidad religiosa en
España
Max Estrella y Don Gay, junto con don Latino y Zaratustra, dialogan sobre el
sentimiento religioso en España y aportan sus respectivos puntos de vista sobre la
necesidad de regeneración espiritual de la religión española. Don Gay toma como
modelo una Iglesia Nacional independiente; Max Estrella critica la beatería y el
atraso de la religión así como su falta de espiritualidad y propone una vuelta a los
orígenes. Don Latino defiende la Teosofía y Zaratustra considera imprescindible la
religión para el comercio.
COMENTARIO CRÍTICO
Introducción:
El texto que vamos a comentar es un fragmento de la escena II de “Luces de bohemia” (título de la obra), obra teatral (género) del dramaturgo español don Ramón Mª del
Valle-Inclán (autor), vinculado a la llamada Generación del 98 (época o movimiento literario). En esta obra Valle-Inclán nos da las claves de su gran creación, ese género
nuevo denominado esperpento, que se inaugura precisamente con esta obra, aunque en producciones literarias anteriores se pueden ver atisbos de este cambio.
(Localización del texto en la obra de este autor)
Para centrar este fragmento en el conjunto de esta obra, tendríamos que señalar que esta escena II marca el inicio del “descenso a los infiernos” que lleva a cabo Max
Estrella durante la noche junto a don Latino. Esta escena transcurre en la esperpéntica “cueva” de Zaratustra donde ME y DL han acudido para reclamar el dinero de la
venta de su libro. En esta escena aparece el personaje de don Gay, un extravagante personaje que presume de haber viajado mucho y que se muestra muy pedante. En el
texto motivo de este comentario la tertulia en esta librería se centra en el tema de la religión.
(Breve justificación de la pertenencia al género del esperpento) Una de las características del esperpento, la distorsión de la realidad mediante la degradación, se hace
patente en el fragmento. En este caso, la mentalidad religiosa y espiritual española es degradada en la última intervención de Max Estrella mediante la especie de alegoría
final en la que, a través de metáforas y símiles, pasa revista a la concepción tradicional de la muerte, la vida, el infierno o el cielo como elementos básicos de la dimensión
espiritual del hecho religioso.
(Referencia breve al tipo y características del texto, así como al lenguaje específico. Ya hemos señalado la modalidad textual dialogada que presenta el texto. Recursos
propios del lenguaje oral como un diálogo rápido, breve y con interrupciones marca la mitad del texto para dar paso a unas intervenciones más extensas, necesarias para la
exposición de las opiniones y argumentos de don Gay y Max Estrella.
(Delimitación de la estructura) Un elemento que dota de coherencia a este fragmento textual es el uso de la perífrasis de obligación que utilizan tanto don Gay como Max
Estrella para señalar la necesidad de un cambio espiritual en España (“tenemos que rehacer el concepto religioso […]” línea 2, “hay que fundar la Iglesia Española
Independiente […], línea 7, “Hay que resucitar a Cristo” línea 13).
(Aclaración de las ideas: El objetivo es precisar el sentido de las ideas, reflexionar acerca de lo que el texto dice)
Aunque el tema central es el de la religión, podemos observar referencias al momento histórico. Don Latino menciona a Lenin, en ese momento primer presidente de la
URSS, haciendo eco de la fama de este personaje entre los trabajadores de toda Europa. Sin embargo, en este fragmento el dirigente soviético es presentado para
establecer una comparación entre las exageraciones del Evangelio y las del mismo Lenin. Esta reflexión en voz alta de don Latino pone de manifiesto la actitud ciertamente
escéptica de ciertos intelectuales de la época ante la figura del líder de la Revolución bolchevique rusa. Aunque Valle-Inclán formó parte del Partido Comunista de España
durante la II República, siempre mantuvo una postura aristocrática en su concepción estética del mundo.

Don Latino confía en la Teosofía como alternativa a la crisis de los valores espirituales que se manifiestan en el texto. La Teosofía, conjunto de doctrinas antiguas y
modernas con una concepción filosófico-religiosa del hombre, el mundo o Dios cercana al ocultismo o al espiritismo, está representada en la época de Valle por la doctrina
de la escritora y ocultista rusa Helena P. Blavatsky o la del francés Allan Kardec. Llama la atención que sea precisamente don Latino, personaje de baja catadura moral y que
acaba de engañar a Max Estrella con la complicidad del librero Zaratustra, el que hable de regeneración moral.
Otra idea digna de señalar en cuanto al tema religiosa es la que plantea don Gay. En un fragmento anterior a este se ha declarado partidario de la Iglesia Anglicana tras su
visita a Gran Bretaña. Son varios los aspectos que le llevan a tomar partido por esta iglesia: su iconoclastia y el poder que ejerce sobre la nación inglesa. La iconoclastia es
un rasgo de varias religiones como la musulmana o la anglicana. Literalmente significa “la destrucción de las imágenes”, en este caso, religiosas. En esta característica se
opone totalmente a la religiosidad española de la época, centrada en el culto a las imágenes. Las palabras finales de Max Estrella, (“Su religión es una chochez de viejas que
disecan al gato cuando se les muere”) muestran claramente la crítica esperpéntica de esta religiosidad degradada basada en la veneración de imágenes de santos y Vírgenes
y Cristos. Don Gay también afirma la necesidad de un estado confesional, en el que la religión esté por encima de las leyes de los hombres.
Sin embargo, la intervención final de Max Estrella es la que aporta la mayor carga sarcástica e irónica en su crítica a la religiosidad mojigata y a la beatería de los españoles.
La vida, “magro puchero”, es concebida sin alegrías ni condimentos de un buen guiso. La Muerte, a la manera de las pinturas negras de Goya, se nos presenta como una
vieja cubierta con sábanas blancas y de sonrisa macabra. El Infierno es el lugar donde arden las almas de los pecadores y el Cielo es aburrido y lleno de beatas. Esta visión
de la espiritualidad católica española nos muestra la dura crítica de Valle-Inclán a la religión imperante en nuestro país así como la necesidad de una religión centrada en lo
espiritual y no en lo material.
(Interés, actualidad y vigencia del tema tratado)
La dimensión religiosa del ser humano es un tema central en la Generación del 98 y que sigue provocando eternas disputas y fricciones entre los hombres. Temas como el
aborto, la injerencia de la religión en el Estado, la presencia de la educación religiosa o de símbolos religiosos en la escuela y muchísimos otros, son la causa de muchas
situaciones polémicas. Recientemente, la última ley de educación aprobada en el Parlamento, la denominada LOMCE, propone que la nota de Religión tenga un peso
específico en las PAU. ¿Qué sucederá con los alumnos que opten por no estudiarla? ¿Tendrán que estudiarla para subir su nota de Selectividad?.
(Opinión y postura personal sobre el tema o temas tratados.)
Las presiones religiosas están en la base de la reciente reforma de la ley del aborto. Los grupos de presión anti-abortistas han forzado a dar marcha atrás en una ley que
cuando fue aprobada satisfacía a gran parte de la sociedad española. Con esta nueva ley y la disminución de los supuestos de aborto, ¿Tendrán las mujeres que no deseen
tener un hijo que ir a países del entorno para interrumpir voluntariamente el embarazo? ¿Qué pasará con las que no tengan recursos económicos? ¿Recurrirán a los
antiguos métodos de aborto que provocaban en muchos casos la muerte de la mujer por las malas condiciones higiénicas?. Vemos cómo la religión sigue interfiriendo en
los asuntos políticos y judiciales de nuestra sociedad.
La religión sin dimensión espiritual sigue vigente en nuestro país. A pesar de los años que nos separan de la publicación de Luces de Bohemia la idolatría se manifiesta año
tras año en la denominada “Semana Santa” o en Romerías como la del Rocío en Huelva. Las imágenes desfilando por las calles de nuestros pueblos y ciudades entre gritos,
pies descalzos, cruces al hombro y recreación en la sangre y en la muerte, me recuerdan a los actos de fe de la Santa Inquisición descritos en las actas que se conservan. Las
discusiones y empujones de los vecinos de Almonte ante la reja de la Virgen del Rocío para que nadie toque esta venerada imagen me impiden confiar en una religión oficial
muy distanciada del mensaje del amor que transmitió Jesucristo. Las riquezas y el valioso patrimonio artístico de la Iglesia Católica se oponen a su falta de iniciativa u
denuncia ante situaciones actuales próximas como los desahucios o la falta de empleo, o problemas a nivel mundial como el hambre que sufre una gran parte de la
población mundial. Esta Iglesia sigue siendo “materialista” y sin una dimensión espiritual coherente con el mensaje que pretende transmitir.
(Recapitulación y párrafo de cierre)
Como conclusión, me gustaría volver a destacar la ironía, el sarcasmo y la esperpentización que muestra Valle-Inclán en su crítica de la religión española de la época, una
deformación consciente de la realidad que supone el comienzo de una nueva estética dramática que otorga una función importante al género dramático: la denuncia social,
política y religiosa como parte de la misión del escritor del siglo XX