Voces: MEDIO AMBIENTE ~ IMPACTO AMBIENTAL ~ ACTIVIDAD MINERA

Título: El decreto 820/06 de la provincia de Mendoza sobre declaración de impacto ambiental (DIA) de la
actividad minera
Autor: Moyano, Amílcar
Publicado en: LLGran Cuyo2006 (agosto), 963
Cita Online: AR/DOC/2791/2006
1. La ley nacional 22.259/80 (Adla, XL-C, 2482) estableció en el art 282 del Código de Minería la sujeción
a las reglas de conservación del medio ambiente.
2. La ley nacional 24.196/93 (Adla, LIII-C, 2577) estipuló en el art. 23 que las empresas debían constituir
una provisión especial para prevenir y subsanar las alteraciones al medio ambiente que ocasione la actividad
minera (estudios técnicos de impacto ambiental según el dec. nac. 2866/93).
3. A su vez, el Acuerdo Federal Minero entre la Nación y las provincias del 6/5/93 suscripto por los
Ejecutivos en Bs. As., previó la declaración de impacto ambiental para todas las actividades mineras, bajo la
forma del art. 125 de la Constitución Nacional, habiendo sido aprobado por la ley nacional 24.228/93 (Adla,
LIII-C, 3023), sin que lo hicieran las provincias (1), y por ende sin adquirir la jerarquía del art. 75, inc. 22 (2) por
sobre las leyes del Congreso.
4. Forzando el tratado que no se cumplimentó por las Legislaturas y ratificación de las provincias, la ley
nacional 24.585/95 (Adla, LV-E, 5910) sustituyó el art. 282 del Código de Minería e introdujo su título
complementario para la protección del ambiente para la actividad minera, que según los arts. 233 y 246 rigen la
protección del ambiente y la conservación del patrimonio natural y cultural en ámbito de la actividad minera (3).
5. En 1994 se había introducido a la Constitución Nacional el art. 41 que delegó al Congreso el dictar los
presupuestos mínimos de protección ambiental sin alterar las leyes de las provincias, y sin modificar las leyes de
fondo como el Código de Minería según el art. 75, inc. 12 del texto constitucional. Pero, que de acuerdo al
Consejo Federal del Medio Ambiente COFEMA celebrado entre la Nación y las provincias, el 31/8/1990, e
incorporado a la ley 25.675 (Adla, LXIII-A, 4), está obligado a hacer aquello que no puede hacer el Congreso en
esta materia y que es "coordinar la política ambiental federal". Aunque la sugerencia se efectuó (4), los
gobiernos han adoptado otras políticas.
6. En Mendoza, el decreto provincial 820/06 (5) ha intentado la compatibilización del tratado del 6/5/1993
que no tiene jerarquía normativa. Y ha estimado prudente, prescindir del COFEMA, y hacer una
complementación de normas, que quizás se presente endeble ante la sugerencia anterior.
7. Por un lado en el decreto provincial 820/06 aplica la ley 24.585/95 que como parte del Código de Minería
se impone a la provincia por la delegación presunta en el art. 75, inc. 12 de la Constitución Nacional, hasta tanto
no se obtenga una sentencia que declare que el ambiente no es materia del Código de Minería.
8. Por otro lado, en el decreto provincial 820/06 se respeta en parte la ley del ambiente de Mendoza 5961
(modificado por las leyes 6649 y 6866 —Adla, LIII-B, 2361; LIX-B, 2308; LXI-B, 2341—) que en el Anexo I,
5) y 11) exige la Declaración de Impacto Ambiental DIA provincial, dejando a los municipios autárquicos de
Mendoza que prudentemente lo hicieran por su parte.
9. En el caso del decreto provincial 820/06 en el art. 10, se le remite por la provincia al municipio el
dictamen sectorial, con la obligación de que "proceda a su análisis y elabore la correspondiente opinión con sus
observaciones y fundamentos". Aún así, la autorización, rechazo o condicionamiento municipal de la DIA
provincial no tiene relevancia jurídica.
10. Por otra parte, la participación ciudadana que en el decreto provincial 820/06 se asegura en los arts. 11,
12 y siguientes con la misma efectividad que para el municipio, podría ampliamente mejorarse si se recuerda
que su fundamento es el art. 10 de la Constitución Provincial de 1916, en el que se estipula, que "todos los
habitantes de la provincia tienen el derecho... de peticionar individual o colectivamente, ante todas y cada una
de las autoridades, sea para solicitar gracia o justicia, sea para instruir a sus representantes o para pedir la
reparación de agravios...".
11. En el art. 11 del decreto provincial 820/06 se basa la participación ciudadana en la ley general del
ambiente 25.675 en su art. 19, olvidando que dicha ley "no es operativa" por el veto parcial del Presidente de la
República a su art. 3°, que supeditó su ejecutividad (y la de cualquier ley de presupuestos mínimos al consenso
que se obtenga en la Asamblea del COFEMA) según el art. 24 de dicha ley. La promulgación parcial la recuerda
la doctrina y se puede consultar en el decreto nacional 2413 del 27/11/2002 (LA 2002-D-4941) (6).
12. Además el decreto provincial 820/06 (Adla, LXVI-C, 3217) debió respetar el decreto en acuerdo de
ministros 1939/96, que en su art. 17 estableció que la autoridad que dictase la DIA minera fuese dual. Por un
lado la Dirección de Minería e Hidrocarburos (del Ministerio de Economía) y por otro la Dirección de
Saneamiento y Control Ambiental (del Ministerio de Ambiente y Obras Públicas). De aquí deriva, que en el art.
3° del dec. 820/06 se cumple con el art. 27 de la ley 5961 (Adla, LIII-B, 2361) presentándose a la Escribanía de
Minas de la Dirección de Minería e Hidrocarburos, y sólo entre las normas complementarias del dec. 820/06 en
© Thomson La Ley 1
su art. 28 se recuerda la actividad conjunta de la Dirección de Saneamiento y Control Ambiental, que por su
parte debe cumplir con el decreto provincial 437/93 de evaluación de Impacto Ambiental de la Exploración y
Explotación de Hidrocarburos.
13. En conclusión, puede señalarse que no resultaba necesaria una dispersión tan grande de las actividades
gubernamentales para cuidar del ambiente, y que de tal magnitud de organismos intervinientes es posible
deducir una falta de consenso casi permanente.
14. Como recomendación, primero cabe suponer que la nueva ley de hidrocarburos provincial 7526/06
(Adla, LXVI-C, 3183) (7) habrá previsto que la Secretaría de Energía de la Nación era la única autoridad
ambiental de la ley 17.319 y haya previsto recomponer por sí misma los pasivos ambientales que no puede
asumir la Provincia en forma retroactiva, y en segundo término, auspiciar que las autoridades del decreto prov.
820/06 sean organismos con la suficiente cantidad de personal calificado, como para controlar el ambiente de la
actividad minera provincial, lo que nunca hizo el organismo nacional.
Especial para La Ley. Derechos reservados (ley 11.723)
(1) BARCIA, Juan Eduardo, "Reactivar y federalizar la minería argentina", Ed. Confederación de la
Producción-Confederación General Económica, Bs. As., 1986, ps. 9 a 12, art. 14.
(2) MOYANO, Amílcar, "Leyes de presupuesto mínimo ambiental, en la Ley Gran Cuyo, año 9, N° 6, Ed.
La Ley, Bs. As., jul. 2004, p. 520, N° 37, "el ambiente es una materia reservada por las provincias, de ahí que el
art. 41, CN obligue al Congreso a no dictar leyes ambientales que alteren las jurisdicciones provinciales, y
siendo una materia no delegada a la Nación en la Constitución se aplique el derecho internacional público por
analogía. BARBERIS, Julio A, "Los sujetos del derecho internacional actual", Ed. Tecnos, Madrid, 1984, ps. 65
y 66. KUNZ, Joseph, "International Law by Analogi", en The American Journal of International Law AJIL, Ed.
The American Society of International Law, Columbia University School of Law, 1951, p. 329.
(3) Texto ordenado dec. nac. 456/97, Boletín Oficial de la Nación, 30/5/1997.
(4) MOYANO, Amílcar, "Ley general del ambiente. A propósito de su validez o de su aceptable
aplicación" en Rev. de Derecho Ambiental, Ed. Lexis Nexis, Bs. As., 2005, N° 4, p. 237, literal c, nota 118.
(5) Boletín Oficial de Mendoza, 16/5/06, p. 4091 a 4099.
(6) MORELLO, Augusto y CAFFERATTA, Néstor, "Visión procesal de cuestiones ambientales", Ed.
Rubinzal Calzoni, Sta. Fe, 2004, p. 41 "la ley 25.675 se sancionó el 6/11/2002 y se promulgó parcialmente por
el dec. 2413 del 27/11/2002" MOYANO, Amílcar, "Leyes de presupuesto mínimo ambiental" En LL Gran
Cuyo, 2004-504, literal c.
(7) Boletín Oficial de Mendoza, del 10/5/2006, ps. 3899 a 3902.
© Thomson La Ley 2