|CARLOS MARTÍNEZ VERDÚ 1

Anemia y ejercicio físico.

A menudo encontramos deportistas que no entienden su bajada
“inexplicable” del rendimiento, o una sensación de fatiga y cansancio que no le
permite rendir en sus entrenamientos. Esto puede ser un indicio de anemia que
debemos controlar a través de análisis periódicos de sangre. Siempre se
recomienda partir de la prevención y control del ejercicio físico tanto para la salud,
como para el rendimiento, cuidando detalles como éstos.

¿Qué es la anemia?

La anemia es la enfermedad derivada de un déficit en la producción de
hematíes o células rojas de la sangre (las encargadas de llevar oxígeno a nuestros
músculos). Este déficit se debe a diferentes causas: pérdida de sangre como
consecuencia de la menstruación en mujeres, hemorragias internas… Pero referido
al deporte, se produce por el excesivo consumo de los recursos energéticos a
consecuencia del entrenamiento. Todo esto desemboca en una sensación de
cansancio y fatiga. (Ríos Luna, 2013)








|CARLOS MARTÍNEZ VERDÚ 2

¿En qué datos debemos fijarnos?
La hemoglobina es la proteína de los glóbulos rojos encargada de transportar
el oxígeno a los tejidos (músculos, órganos…) además de “recoger” el dióxido de
carbono hacia los pulmones.
Por tanto, un valor bajo de este parámetro será el que nos indique la anemia.
Este valor se mide en gramos por decilitro (g/dl). Los rangos normales según Ríos
(2013) son:

Recién nacidos 17 a 22 g/dl Adultos mujeres 12 a 16 g/dl
Niños 11 a 13 g/dl
Hombres después de
edad media 12,4 a 14,9 g/dl
Adultos Hombres 14 a 18 g/dl
Mujeres después de
la edad media: 11,7 a 13,8.

La anemia es muy frecuente que se produzca por una falta de hierro en el
organismo, se desarrolla muchas veces por una mala dieta, y es más común en el
sexo femenino por la pérdida de sangre de la menstruación. Podemos anticiparnos a
un desarrollo de anemia controlando los almacenes de hierro, fijándonos en el valor
de ferritina que nos indica el análisis de sangre.
Por tanto, concluimos con lo siguiente:
 La anemia se debe a un déficit de la hemoglobina en sangre, muy frecuente
por la falta de hierro.
 Establecer una dieta sana y equilibrada que cubra todas las necesidades
ayudará a prevenir la anemia.
 Su diagnostico no supone un problema, simplemente es necesario asesorarse
y tratarlo correctamente.
 Realizar una analítica cada 6 meses al menos, sobretodo en deportistas.
 Si eres deportista tener en cuenta este parámetro como posible causa ante una
inexplicable bajada de rendimiento.
|CARLOS MARTÍNEZ VERDÚ 3

 No obsesionarse en la ingesta de hidratos de carbono. Las proteínas y grasas
también son necesarias, como explicamos en la entrada anterior.
 Es muy común en deportistas de rendimiento realizar suplementos de hierro,
debido a que su dieta no llega a compensar esa demanda.
 ¡Realiza ejercicio físico siempre de forma controlada! Lo primero es
prevenir, lo segundo disfrutar, y lo tercero superarse.














BIBLIOGRAFÍA:
|CARLOS MARTÍNEZ VERDÚ 4

 Ríos Luna, A. (2013). La anemia en el deporte. Revista técnica del deporte de
competición. Sportrainning (51), 58-59.
 Imagen: http://www.misportraining.com/anemia-y-el-deporte-hierro-para-tu-
cuerpo/