LA NUEVA TEORIA PSICOLOGICA (MODELO COGNITIVO EVOLUTIVO EXPLICATIVO

PROCESUSAL Y SISTEMICO DE VITTORIO GUIDANO):

Guidano, a partir de un nuevo paradigma epistemológico, integra las variables de la
estructura de la experiencia humana en una teoría psicológica y en un modelo
explicativo, que, desde un enfoque procesual y sistémico, da cuenta de la evolución del
psiquismo humano y las formas de organización funcionales y disfuncionales que este
adquiere.
Así describe las organizaciones del Significado personal las cuales pueden ser funcionales
o disfuncionales

1) CONCEPTO DE ORGANIZACIÓN DEL SIGNIFICADO PERSONAL: El primer dominio, la
primera capacidad, la primera aptitud que adquieren los seres humanos es el dominio
emotivo. El Significado Personal refleja el patrón emocional y psicofisiológico
correspondiente. Si tenemos presente la cantidad relativamente pequeña de emociones
que los seres humanos pueden experimentar, vemos que las posibilidades de
combinación y recombinación capaces de producir una autopercepción fiable
acompañadas de un nivel aceptable de autoestima son pocas
De modo que, si la experiencia humana es afectiva e intersubjetiva, para la organización
del orden cognitivo humano, (entendido en el sentido posracionalista) son esenciales las
tonalidades emotivas que disparan los procesos vinculares.
Para la continuidad funcional del sistema es vital, lograr una individualización progresiva
que conduzca a una identidad personal que le permita a la persona ser aceptada y
reconocida por los otros.
Cabe tener en cuenta que en este modelo se considera a la experiencia humana como
una construcción personal, y que el orden que se reconoce a esa experiencia no
corresponde a una realidad objetiva sino a aquel que es viable para cada persona.
Las OSP, son llaves explicativas del terapeuta: No tienen entidad física concreta. No son
ontológicamente reales. Podemos encontrar recurrencia en las formas como una persona
se explica sus experiencias, dándose un significado que le permita desarrollar una
autoimagen consciente que implique un sentido de viabilidad y continuidad histórica.
Así podemos definir a las O.S.P. como un sistema de ordenamiento de la propia
experiencia inmediata que se caracteriza por una personal y única manera de agrupar y
combinar (en término de procesos) las tonalidades emocionales básicas, más un sistema
explicativo que en permanente relación funcional con el anterior, intenta también de
una manera personal y única, hacer consistente esa experiencia en torno a una imagen
consciente del sí mismo que otorgue un significado viable, (en término de la propia
coherencia sistémica) a la propia existencia.
A pesar de que cada forma de OSP es peculiar y única, a los fines metodológicos es
posible encontrar cierta regularidad en estas organizaciones que nos permiten
ordenarlas y agruparlas en patrones bien definidos.
Algunas características comunes a la OSP serían las siguientes:

a) Cada una de las organizaciones del significado personal siguen en su formación un
camino evolutivo específico que puede ser descripto y comprendido en su relación con
patrones vinculares familiares tempranos también específicos.
b) Las OSP son consideradas como procesos de ordenamiento y no como contenidos de
conocimiento. Se trata de modos de procesamiento específicos de cada organización que
dan forma a los diversos contenidos.
c) No se observan organizaciones en estado puro. En general se dan combinaciones de
dos tipos de organización.
d) Las organizaciones no existen en sí mismas, no son entidades. Son solo llaves
conceptuales del terapeuta que le permiten ordenar el relato del paciente,
conceptualizar y orientar sus estrategias.
e) Normalidad, neurosis y psicosis no son consideradas como estados separados,
condiciones fijas o contenidos de conciencia. Son modos de procesamiento, formas de
combinación y recombinación del significado personal que cualquiera de las
organizaciones puede asumir. Normalidad, neurosis y psicosis son distintas dimensiones
en las que un mismo significado personal puede funcionar en el curso de una vida.
f) Entendemos que lo que el paciente nos transmite es su forma personal de hacerse
consistente en términos de su propia coherencia sistémica, la experiencia que ha vivido.
Es este aspecto constructivo en su faz sintáctica el que nos interesa a los fines
diagnósticos ya que nos da la posibilidad de determinar el tipo de OSP del paciente, la
cantidad y calidad de autoengaño con que opera y por lo tanto, su orden funcional
actual.

Guidano en su experiencia en la tarea psicoterapeutica durante los últimos 20 /25 años
ha afirmado que son cuatro las OSP cuya frecuencia sería la siguiente:

OSP: D.A.P. (disturbios Alimentarios Psicogénicos), 60 a 70%.
OSP: Fóbico. 20 a 25%.
OSP: Depresivo. 8 a 12%.
OSP: Obsesivo. 2 a 3%.
Bajo ningún concepto Guidano sostiene que estas organizaciones puedan explicar todos
los fenómenos clínicos. Investigaciones posteriores y los adelantos en la metodología
indudablemente podrán revelar otras organizaciones de significado personal. Sin
embargo, Guidano está convencido de que existe un número pequeño de organizaciones
del significado personal, tal vez dentro del rango del dígito y que esto refleja el pequeño
número de emociones fundamentales que la experiencia humana puede experimentar.

2) BREVE DESCRIPCIÓN DE CADA UNA DE LAS OSP: Podemos considerar las siguientes:

1) OSP DEPRESIVA: Un niño que va a desarrollar una organización depresiva ha tenido en
su contexto familiar la pérdida física de uno de sus padres o bien la indiferencia o el
rechazo de los padres que es una pérdida emocional, el niño no se ha sentido asistido en
sus necesidades, es el niño que tiene un sentido de sí mismo basado en temas de
desesperación o rabia. Es típico de estos niños tener oscilaciones entre momentos de
desesperación y momentos de rabia. Estas oscilaciones las tienen también los depresivos
de adultos pero es habitual que aprendan a no expresarlas, pero las sienten, las
experimentan. Esta es la base de una organización depresiva, lo que ocurre
continuamente en su experiencia cotidiana.

2) OSP FOBICA: En esta organización al niño se le bloquea indirectamente desde
pequeño la capacidad de exploración. Esto ocurre porque el mundo es vivido en la
familia fóbica como sumamente peligroso y no se puede vivir sin una protección
adecuada. Para que se desarrolle un tema de significado fóbico es importante que el
bloqueo de la exploración sea indirecto, es decir, la madre nunca prohibe al hijo ir a
jugar con sus compañeros, porque en caso de prohibición directa, explícita, eso motiva
en el niño rebeldía. La madre fóbica cuando el niño pide permiso para ir a jugar, se
asusta, deja de hacer su tarea, se coloca en la ventana y le grita que se cuide, que no se
lastime. Esta actitud de la madre le hace percibir al niño que el mundo es algo
sumamente peligroso y que a cada momento puede pasar algo irreversible. La activación
básica de los fóbicos es vivir en un mundo peligroso donde la protección de los padres
tampoco es segura y le dispara como emoción sobresaliente el miedo, oscilan entre el
miedo y la curiosidad, tienen siempre el empuje a explorar, pero el explorar dispara un
miedo que se puede convertir en pánico. En síntesis estas personas son muy sensibles a
la desprotección cuando se produce demasiado distanciamiento de su base segura o bien
son sensibles a la constricción cuando sienten la presión sobre sí mismo de sus figuras
significativas.

3) OSP DAP (DISTURBIOS ALIMENTARIOS PSICOGENICOS): Esta organización no tiene
polaridades emocionales tan definidas. Es la organización típica de los pacientes con
síntomas de trastornos alimentarios (Anorexia, bulimia, obesidad), de allí el origen de su
nombre. En esta organización el niño desde pequeño es interferido por su familia en
formarse un sentido de sí mismo autónomo, donde siempre se le niega el sentido de
individualidad y se le anticipan las emociones que tiene que sentir, experimentar, y si no
siente la cosa correcta, los padres se la definen después. La familia dápica es la familia
en la que la imagen es más importante que la persona, no importa lo que el niño siente
sino como el niño se ve. La intención de la madre es que el niño sea perfecto, pero el
mismo desconoce su intención, lo que siente es que su experiencia no es la verdadera.
Por ejemplo el niño puede pensar que se aburre en la casa de la abuela, pero de
acuerdo a lo que su madre le dice, todos los niños que visitan a la abuela son felices y él
no se da cuenta que está feliz porque es un niño. Lo que surge de estas experiencias es
que el niño nunca está seguro acerca de lo que está sintiendo, de sus sensaciones,
emociones y de sus percepciones y, por lo tanto, son solo los demás los que pueden
aclarar esta situación. Estas personas necesitan ser confirmados por los otros como
significativos, con un bajo o nulo nivel de exposición a enfrentar el juicio negativo de los
mismos

4) OSP OBSESIVA: Esta organización también no tiene polaridades emocionales bien
definidas. El apego de los padres se caracteriza por la incertidumbre de la calidad del
apego que genera al niño, por un lado son padres que están seguramente dedicados al
hijo que es importante para estos, el hijo no tiene experiencias como los depresivos que
sienten al padre indiferente o rechazante. No cabe dudas que el padre está dedicado al
niño y le dedica bastante tiempo, pero al dedicarse a la vez lo tortura, por lo cual se
vuelve alguien que no es posible definir en términos emocionales, es decir, si es un
padre que quiere o no quiere a su hijo. Es posible que el paciente refiera “Llego a casa y
no dudo que papa deja todo lo que tiene que hacer para seguirme con mis tareas, pero
para seguirme me tortura, me pregunta, me hace hacer todo varias veces, etc. En el
obsesivo esto se transforma en el problema, la experiencia es dicotómica, porque la
duda “Mamá me quiere, mamá no me quiere” corresponde a una duda sobre sí mismo
“Soy querible, no soy querible”, “soy un niño bueno, soy un niño malo”. El problema es
que como siente simultáneamente que se desarrolla un vinculo emocional ambivalente
con los padres (me quieren - no me quieren), simultáneamente tiene un sentido de sí
mismo dividido o dicotómico. El obsesivo tiene un problema parecido al dápico porque
no logra alcanzar una definición estable de la experiencia inmediata y adopta una
solución que es parecida pero diferente en cuanto a los hechos prácticos. Es decir, la
incertidumbre se puede resolver a través de estándares externos: En el obsesivo los
mismos lo son en correspondencia a una ideología que puede ser moral, religiosa, de
justicia, de empeño social, y así logra reducir la duda. Así puede referir “soy un hombre
bueno, no el malo que me siento porque en cada momento correspondo a ese orden
ideológico externo que permite acomodar los criterios internos.”. En el dápico los
estándares externos lo son en correspondencia con el juicio de los otros significativos.