ESTADO MUNDIAL DE LA INFANCIA 2012 6 E8IAßü MüNßIAL ßE LA INFAN6IA 2012 6

Como promedio, los niños de las zonas
urbanas suelen vivir más allá de la primera
infancia, gozar de un mejor estado de salud
y contar con más oportunidades educativas
que los niños y niñas de las zonas rurales.
Se trata de un efecto que se suele denomi-
nar “la ventaja urbana”.
Sin embargo, la escala de las desigualda-
des que se registran en las zonas urbanas
es preocupante. Las diferencias entre los
pobladores ricos y pobres de los pueblos y
ciudades suelen igualar y a veces superar
las de las regiones rurales. Cuando se desa-
gregan los promedios nacionales queda
en claro que muchos niños y niñas que
viven en la pobreza en las zonas urbanas
se encuentran en desventaja y carecen de
acceso a la educación superior, los servi-
cios de salud y otros beneficios de los que
disfrutan los niños y niñas más ricos.
Las representaciones gráficas de datos
estadísticos que aparecen a continuación,
llamadas “árboles de la equidad”, demues-
tran que a pesar de que en las zonas
rurales existen profundas desigualdades,
la pobreza también puede limitar las posi-
bilidades de educación de los niños de las
zonas urbanas. Y a veces, en mayor medida
que las de los niños de las regiones rurales.
En Benin, el Pakistán y la República
Bolivariana de Venezuela, las disparidades
en materia de educación entre el 20% más
rico de la población y el 20% más pobre son
mayores en las zonas urbanas que en las
rurales. La mayor disparidad a nivel nacio-
nal se registra en Venezuela, donde los
niños y niñas de las familias urbanas más
ricas cursan, como promedio, ocho años
más de estudios escolares que los de los
sectores más pobres. En las zonas rura-
les venezolanas, los niños más ricos tienen,
como promedio, cinco años más de estu-
dios estructurados que los más pobres. En
Benin, Tayikistán y Venezuela, los niños de
las familias urbanas más pobres no sólo
E
N
F
O
Q
U
E

DESIGUALDADES URBANAS
Fuentes: Análisis de UNICEF basados en el banco de datos sobre pobreza y marginación en la educación de la UNESCO (2009), utilizando resultados de encuestas domiciliarias:
Benin (DHS, 2006); Pakistán (DHS, 2007); Tayikistán (MICS, 2005); Venezuela (República Bolivariana de) (MICS, 2000).
Gráfico 1.3. El nivel educativo es más desigual en las zonas urbanas
Promedio de años de escolarización entre la población de 17 a 22 años, por ubicación, recursos económicos y género
14
0
2
4
6
8
10
12
P
r
o
m
e
d
i
o

d
e

a
ñ
o
s

d
e

e
s
c
o
l
a
r
i
z
a
c
i
ó
n
Pobreza educativa extrema
Pobreza educativa
Venezuela (República
Bolivariana de)
Tayikistán
zonas urbanas
zonas rurales
hombres
hombres
mujeres
mujeres
hombres
hombres
mujeres
mujeres
Benin
Pakistán
el 20% más rico
del medio urbano
el 20% más rico
del medio rural
el 20% más pobre
del medio rural
el 20% más pobre
del medio urbano
Benin
14
0
2
4
6
8
10
12
Pobreza educativa extrema
Pobreza educativa
zonas urbanas
zonas rurales
el 20% más rico
del medio urbano
el 20% más rico
del medio rural
el 20% más pobre
del medio urbano
el 20% más pobre
del medio rural
P
r
o
m
e
d
i
o

d
e

a
ñ
o
s

d
e

e
s
c
o
l
a
r
i
z
a
c
i
ó
n
Benin
Tayikistán
Pakistán
mujeres
hombres
hombres
mujeres
hombres
hombres
mujeres
mujeres
Pakistán
Venezuela (República
Bolivariana de)
Los niños y las niñas en un mundo cada vez más urbano 7 Los niños y las niñas en un mundo cada vez más urbano 7

tienden a cursar menos años de estudios
que los de las familias urbanas más ricas
sino también que los hijos de las familias
rurales más pobres.
Algunas disparidades transcienden los
límites geográficos. Las niñas que forman
parte de familias pobres se encuentran en
una situación de gran desventaja indepen-
dientemente de que vivan en zonas urbanas
o rurales. En Benin, las niñas que perte-
necen al 20% más pobre de la población
tanto urbana como rural reciben menos de
dos años de educación escolar, mientras
que los varones de su misma condición y
edad completan tres o cuatro años de esa
instrucción y los niños de las familias más
ricas tanto rurales como urbanas cursan,
como promedio, nueve años de estudio.
En el Pakistán, los varones más pobres de
las zonas rurales reciben tres años más de
educación escolar que las niñas, mientras
que en las zonas urbanas los hijos varo-
nes de las familias más necesitadas tienen
un año más de estudios que las niñas en la
misma situación económica.
La disparidad de género es más pronun-
ciada en el caso de las niñas pobres en las
zonas urbanas de Tayikistán. Como prome-
dio, esas niñas cursan menos de seis años
de estudios escolares, aunque las niñas
pobres de las zonas rurales completan casi
nueve años de estudios. En Venezuela,
en cambio, se invierten los términos de la
disparidad de género, ya que los varones
pobres de las zonas urbanas constituyen el
sector que recibe menos educación. Como
promedio, cursan menos de tres años de
estudios escolares, lo que contrasta con
los cuatro años y medio de instrucción
escolar que reciben las niñas más pobres
de las zonas urbanas y los casi seis años y
medio de instrucción escolar que terminan
tanto las niñas como los varones de
las zonas rurales.
14
0
2
4
6
8
10
12
P
r
o
m
e
d
i
o

d
e

a
ñ
o
s

d
e

e
s
c
o
l
a
r
i
z
a
c
i
ó
n
Tayikistán
Pakistán
mujeres
hombres
hombres
hombres
mujeres
mujeres
hombres
mujeres
Pobreza educativa extrema
Pobreza educativa
Benin
zonas urbanas
zonas rurales
el 20% más rico
del medio urbano
el 20% más rico
del medio rural
el 20% más pobre
del medio rural
el 20% más pobre
del medio urbano
Tayikistán
14
0
2
4
6
8
10
12
Pobreza educativa extrema
Pobreza educativa
P
r
o
m
e
d
i
o

d
e

a
ñ
o
s

d
e

e
s
c
o
l
a
r
i
z
a
c
i
ó
n
Benin
Tayikistán
zonas urbanas
zonas rurales
mujeres
hombres
mujeres
hombres
hombres
mujeres
mujeres
hombres
Pakistán
el 20% más rico
del medio urbano
el 20% más pobre
del medio urbano
el 20% más rico
del medio rural
el 20% más pobre
del medio rural
Venezuela (República Bolivariana de)
Venezuela
(República
Bolivariana de)
Venezuela (República
Bolivariana de)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful