La mayor ventaja de los daguerrotipos respecto a las

miniaturas pictóricas -tan en boga en el s. XIX-, era su
reducido precio, que era de alrededor de 20 reales
frente a los 0 -pod!a llegar "asta #$0- que cobraba
un pintor miniaturista, a lo que "ab!a que sumar la
absoluta fidelidad con el modelo, lo que e%plica que
fuera el retrato unipersonal la modalidad m&s
frecuentada por los daguerrotipistas y la burgues!a, el
estrato social que con mayor a"!nco buscar& ser
inmortali'ado mediante daguerrotipos. (ste
paralelismo entre burgueses y fotograf!a no "a de
e%tra)ar, ya que la emergencia de esta clase social en
el XIX apareja el cuasi apropiamiento de un nuevo
arte -el fotogr&fico- como ve"!culo de e%presión de su
crecedero poder* si la noble'a "ab!a venido
usufructuando los retratos al óleo como fórmula
art!stica de perpetuar su magnificencia y calidad
sangu!nea, la burgues!a liberal nuclear& las clientelas
de los fotógrafos al "aberse adue)ado de una t+cnica
art!stica novedosa que reproduc!a la imagen personal
con una pasmosa verosimilitud.
,iniatura de (nrique Loric"on
-etrato femenino,#.$
/cuarela y guac"e sobre marfil

0i bien los pioneros de la daguerrotipia en
(spa)a fueron cient!ficos de talante
progresista espoleados por la curiosidad, este
arte ser& introducido en la pen!nsula por
operadores profesionales e%tranjeros como
1"arles 1lifford, el 1onde de Lipa, (ugenio y
(nrique Loric"on -entre los m&s destacados-,
que a la par que fotografiaban ense)aban, en
cursillos acelerados, los rudimentos t+cnicos a
una pl+yade de disc!pulos, los cuales
acabar!an por afian'ar y difundir el
revolucionario invento a todo lo largo y anc"o
del territorio. /dem&s, estos primeros
daguerrotipistas de origen e%tranjero, no se
encastillaron en ,adrid y 2arcelona, sino que
se dedicaron a viajar, e%pandiendo el
fenómeno fotogr&fico merced a su labor
pedagógica antes rese)ada. 3acen as! los
fotógrafos transe4ntes.
/ntonio -ui' de ,orales, una
carte de visite reali'ada por el
conde de Lipa.

(stos fotógrafos transe4ntes ser&n los
profesionales responsables de generar fotógrafos
locales debido a ense)ar el oficio en pocas
clases, vendiendo adem&s el material necesario*
c&maras, tr!podes, placas, y productos de fijado y
revelado, y nutri+ndose su clientela
mayoritariamente de pintores miniaturistas, que
ven en el nuevo arte un fabuloso negocio, por lo
que se procede a una reconversión de artistas de
la paleta en artistas de la c&mara, debi+ndose
"acer "incapi+ en los d+bitos de la fotograf!a
despecto a la pintura, pues los retratos
fotogr&ficos imitar&n las poses, encuadres y
motivos iconogr&ficos de los pictóricos, por lo que
los retratos de la clase social m&s &vida de
eterni'arse fotogr&ficamente, la burgues!a, "an
de entenderse como una teatrali'ación de gustos
y modos de vida, de manera que lo particular
queda soterrado en lo general, es decir, es m&s
importante la apariencia de pertenecer a una
capa social -la burguesa- que potenciar las
caracter!sticas individuales del retratado.

1arrito laboratorio fotogr&fico desplegado en 5alladolid. #62.

La "ibridación de fotograf!a y pintura se e%plicitar& en el iluminado*
coloreado de la imagen empleando pintura, ya que no "ay que
perder de vista que no pocos de los pioneros de la fotograf!a eran
miniaturistas, o por lo menos pose!an sólidos conocimientos
pictóricos 7se dedicaban a la docencia del dibujo en academias,
institutos u otras instituciones culturales8.
9romediado el s. XIX, los daguerrotipistas se "an afian'ado en
ciudades como ,adrid, 2arcelona, 0evilla, 5alencia, :arago'a,
,&laga, 0antander o ;a+n 7...8, siendo norma "abitual fotografiar en
improvisados estudios -caso de los operadores transe4ntes- o en
gabinetes estables -situados en las ciudades principales-,
despla'&ndose los clientes "asta el establecimiento. (n general, los
transe4ntes fueron los que adoptaron la fotograf!a como oficio, lo
que a la postre acarreaba dotar a este invento de un preclaro
sentido comercial, consiguiendo divulgar los retratos con su bregar
cotidiano, permeando con prontitud las mentalidades de los estratos
sociales medios y altos. 1onforme avan'aba el decenio de #<0, el
arte de =aguerre, tras convulsionar los gustos burgueses, le "ab!a
ganado la batalla a la miniatura pictórica, aunque el daguerrotipo
estaba en franca decadencia, pues "ab!a sido sustituido por nuevos
procedimientos fotogr&ficos.

Avances fotográficos: la imagen multiplicable
(l punto m&s d+bil del daguerrotipo era la imposibilidad de
sacar copias, por lo que se producen innovaciones t+cnicas
que permitir&n la copia de una placa original, destacando el
calotipo o talbotipo, procedimiento que posibilitaba multiplicar
las im&genes partiendo de un negativo de papel, lo que
implementó enormemente la industria fotogr&fica e inauguró el
verdadero futuro de este arte* la obtención de millares de
copias de una sola toma. Igualmente en el decenio de #<0,
se dar!a un paso m&s en la moderni'ación fotogr&fica* las
placas de cristal utili'adas ser!an sensibili'adas con colodión,
lo que equival!a a reducir el tiempo de e%posición a sólo dos
segundos, ofreciendo las im&genes un resultado espectacular
por su gran nitide'. >inali'ando dic"a d+cada, el
procedimiento denominado del colodión seco finiquitar!a con
el engorro que supon!a el "ec"o de tener que sensibili'ar la
placa pocos minutos antes del disparo fotogr&fico, pues las
placas pod!an almacenarse durante meses, estando
disponibles en cualquier momento. (l a"orro de tiempo y la
comodidad para el profesional eran algo evidente.
,iniatura de ;os+ ?ieden, -etrato masculino
>otograf!a coloreada sobre papel. #0<%0 mm y -(@-/@A =( ,B;(-.
1ALA=IA3. #. X #0

Las tarjetas de visita: popularización y
democratización de la fotografía
(n #< se impone una modalidad fotogr&fica
conocida como tarjeta de visita -galicismo
proveniente de carte de visite-, un peculiar formato - $
% C cms.- obtenido a base de emplear una c&mara
dotada con seis objetivos -que toleraba la adaptación
de c"asis móviles-, pudiendo obtenerse "asta media
docena de fotograf!as en cada toma, lo cual, unido a
su bajo coste y facilidad de reproducción, motivó que
las clases medias se subieran alegremente al tren
fotogr&fico, populari'&ndose la fotograf!a como arte y
democrati'&ndose la posesión y detentación de
im&genes propias y de familiares y allegados. 0i la
aristocracia laica y eclesi&stica "ab!a monopoli'ado
el retrato pictórico -en el sentido de arte &ulico-, la
burgues!a, merced a la fotograf!a, "abr& dado con la
"orma de su 'apato, ya que respond!a con creces a
su ansiedad de "acerse con un medio barato y fiable
que centuplicara su imagen. (n la (spa)a de Isabel
II, tanto la burgues!a moderada como la progresista,
"allar&n en los retratos fotogr&ficos la fórmula de
potenciarse icónicamente como clase social pujante,
din&mica y responsable de los cambios estructurales
-en todos los órdenes- acaecidos en el pa!s.

Las tarjetas de visita suponen el nacimiento de los &lbumes
fotogr&ficos* se coleccionan retratos de los familiares y amigos, y
asimismo se adquieren en el mercado los retratos de
personalidades de la pol!tica y del espect&culo, conviviendo
todas las tarjetas de visita en un mismo espacio* brotan los
&rboles genealógicos fotogr&ficos, se incrementa la sensación de
memoria visual familiar, y si la crecedera sociedad industrial
craquela y termina por fracturar los la'os familiares de las
comunidades tradicionales, la fotograf!a es un trasunto de familia
unida, que al menos en el plano de la imagen, vuelve a
reconstruir y a "ilvanar la familia dispersa* por eso los ni)os se
incorporan a la memoria gr&fica de la familia al guardar sus
retratos.
9ero no sólo los vivos "abitan en los &lbumes, pues junto a +stos
se adicionan las fotograf!as de los familiares fallecidos, que
posan de cuerpo presente, semejando estar sumidos en su
placentero sue)o, para lo que son transportados al gabinete del
operador, o bien +ste se encamina al domicilio del muerto,
siendo el cad&ver vestido con su ropa "abitual y sentado en una
silla o mecedora, reclinado en un div&n o acostado en una cama,
con la intención de que el recuerdo del finado no se pierda, sino
que su imagen sea apre"endida e incorporada al &lbum familiar.

ni)a muerta. >oto
9ostmortem. >* ;. 2astide.
Dijón. /sturias. ca. #60

Las tarjetas de visita de reyes, emperadores, pol!ticos
influyentes, toreros, etc., son compradas en
establecimientos especiali'ados de toda (spa)a
-componiendo una galer!a de celebridades en cada
estudio-, descubri+ndose las posibilidades
propagand!sticas de la fotograf!a, que se convertir& en un
efica' arma para publicitar el progreso material alcan'ado
en el reinado isabelino. (n este sentido, descollar& la obra
del gal+s 1"arles 1lifford 7##C-#$.8, afincado en ,adrid
desde #<0 -frecuentó el daguerrotipo- pero viajero
infatigable, pues se dedicó a la ense)an'a fotogr&fica
desde #<E en su faceta de transe4nte. 3o obstante, la
faceta m&s sobresaliente de 1lifford fue la de
acompa)ante de los viajes regios efectuados por Isabel II,
reali'ados para intentar afian'ar la monarqu!a en un pa!s
afectado por la actitud levantisca de los carlistas y por las
e%igencias de los liberales progresistas. 1"arles 1lifford
registró fotogr&ficamente los siguientes viajes isabelinos*
#< 75alladolid, @oledo y (%tremadura8, #$0 7/licante,
2aleares y 2arcelona8, #$2 7/ndaluc!a y ,urcia8. (n este
periplo borbónico, 1lifford tomaba placas del aspecto de
las ciudades, engalanadas para acoger a la comitiva real,
testimoniando as! el afecto del pueblo "acia la soberana
que encarnaba la corte de los milagros.
(milio 1astelar

-etrato oficial de 1arlos 5II, nombre con el
que 1arlos ,ar!a de 2orbón y /ustria-(ste
pretendió el trono de (spa)a.
Los reportajes fotogr&ficos b+licos "acen furor
entre el p4blico, y las placas que muestran
escenas de guerra y de ej+rcitos en campa)a son
mostradas en los espect&culos ópticos que
deambulan por las poblaciones en d!as de feria.
La propaganda pol!tica por medio de la fotograf!a
no ser& algo e%clusivo de los liberales isabelinos,
pues los carlistas emplear&n masivamente fotos
del pretendiente 1arlos 5II para populari'ar su
imagen entre los espa)oles, ya que su facilidad de
transporte permit!a sortear la censura impuesta
sobre medios de comunicación impresos.
(l franc+s ;ean Laurent, que arribar& a (spa)a en
#<6 en calidad de corresponsal gr&fico de la
revista ilustrada La 1rónica, inicia una tanda de
viajes por las costuras "ispanas, acumulando
miles de placas fotogr&ficas producto de sus
continuados viajes, registrando visualmente obras
de arte, tipos populares, tendidos ferroviarios y
obras p4blicas -como canto del progreso-,
paisajes y vistas panor&micas de ciudades,
retratando tambi+n a m4ltiples personas en su
gabinete matritense. (n ;a+n, por ejemplo, "ar&
varias placas de la catedral -del e%terior e interior-
que condicionar&n las sucesivas miradas
fotogr&ficas del templo catedralicio, mantenidas en
el 4ltimo tercio del s. XIX y, sorprendentemente,
en todo el s. XX.

La década de 18!: los primeros gabinetes locales estables"
>inali'ando el decenio de #<0, la t+cnica fotogr&fica "ab!a evolucionado lo suficiente como
para no requerir complicados conocimientos fisicoqu!micos. (n las capitales de m&s relieve
se pod!an comprar los 4tiles necesarios para dedicarse profesionalmente al arte de
=aguerre, pues las casas especiali'adas los fabricaban de forma industrial, lo cual abarataba
precios. Las emulsiones para revelado y fijado "ab!an dejado de ser peligrosas -"asta
entonces eran altamente e%plosivas, y su manipulado peligroso. 0e publicaban numerosos
manuales de fotograf!a accesibles para cualquiera que se planteara dedicarse
profesionalmente a semejante oficio, pues con minuciosidad se describ!an los
procedimientos t+cnicos y los aparatos b&sicos para el montaje de un estudio. La iluminación
de dic"os estudios proced!a de la lu' solar, siendo la m&s aconsejable la cenital, por lo que
en los gabinetes se instalar&n cristaleras -regulables- para ajustar la lu' recibida en función
de la "ora del d!a y de las condiciones atmosf+ricas. (l campo retrat!stico ser!a el principal
filón para estos operadores establecidos en las ciudades y pueblos.
(n la ciudad de ;a+n, en #< trabajan dos fotógrafos* Figinio ,ontalvo y Denaro Dim+ne',
"aciendo lo propio /malia Lópe' de Lópe' en #$0.
/malia Lópe' fue la primera mujer dedicada profesionalmente a la fotograf!a en (spa)a, si
bien en la misma +poca fotografiaba en 2arcelona otra mujer, /naGs 3apoleón, aunque en
compa)!a de un "ermano. =ie' a)os m&s tarde -en #$-, regentar& estudio en 0evilla
9astora (scudero, y en #$C, Luisa =orave ejercer& como fotógrafa en ,&laga.


Las d+cadas de #60 y #0 vendr&n marcadas por la masificación de la
fotograf!a, porque los estudios pululan por la geograf!a nacional y los precios
se "an ido abaratando progresivamente, con lo que la fotograf!a "a penetrado
todas las capas medias de la sociedad, las cuales acceden con absoluta
normalidad al que ya es un invento enrai'ado en la vida cotidiana
decimonónica. H los profesionales saldr&n del encapsulamiento de los estudios
para practicar la ambulancia fotogr&fica, es decir, que viajar&n por los pueblos
m&s cercanos para retratar en las localidades que no dispon!an de gabinete,
regresando al atardecer al estudio fotogr&fico para revelar las placas. Los
operadores ambulantes aprovec"aban las ferias de cada lugar para viajar a los
pueblos, transportando la c&mara y fotografiando en plena calle, colocando una
s&bana blanca a modo de telón de fondo en los retratos.
0e generali'an unos códigos perceptivos en la fotograf!a decimonónica, pues
el aparato gestual de los retratados sigue fielmente unas pautas
preestablecidas, prim&ndose las apariencias, el inter+s en pertenecer a una
clase social -la burgues!a ante todo-, por lo que la escenograf!a utili'ada en los
estudios es cuidada al detalle, porque un retrato es el s!mbolo de un estatus, el
marc"amo de "aber alcan'ado una categor!a social, por eso los operadores
disponen de un amplio surtido de objetos* libros, escritorios, armas, mobiliario
aparente, forillos -fondos pintados reproduciendo escenas campestres,
aristocr&ticas, coloniales, etc.-, lo cual posibilita que una persona se fotograf!e
aureolada por la idea de vincularse a la burgues!a. (n este sentido*
ILas tarjetas de visita son uno de los fenómenos cotidianos m&s caracter!sticos
del siglo XIX* son la e%presión directa del esfuer'o de la personalidad por
afirmarse y adquirir conciencia de s! misma. 2ien escenificado, el retrato da fe
del +%itoJ manifiesta la posición social. (l burgu+s se "a obsesionado con el
papel del "+roe fundador y, lejos de la pretensión antigua y aristocr&tica de
inscribirse en el &rbol genealógico, prefiere crear una nueva estirpe inaugurada
por +l mismo y su prestigio personalI.

(milio Luis Lara Lópe'
FI0@A-I/ =( L/ >A@AD-/>K/ (3 (09/L/. B3 (3>AMB( =(0=( LA
DLA2/L F/0@/ LA LA1/L
"ttp*NNclio.rediris.esNn.0Nemiclio."tm

/-@B-A 1(-=O H
-I1A, Pel tejarQ








Morera [Emilio] y Garrorena. Retrato de personaje desconocido.
Papel a la sal coloreado a mano, hacia. 1857-!

#osé $artínez %ánc&ez 7#0 - #6E8 fue un
fotógrafo espa)ol que est& considerado uno
de los primeros maestros espa)oles, por los
"istoriadores de la fotograf!a.
3ació en 2icorp, en la provincia de 5alencia.
/brió un gabinete de fotograf!a en ,adrid, en
la 9uerta del 0ol, "acia #<6J que fue
ampliando con nuevas instalaciones y donde
reali'aba retratos de estudio. @uvo entre sus
aprendices a (nrique Dod!ne'. @ambi+n
dispuso de otro gabinete en 5alencia en la
calle Fierros de la 1iudad.
(n #< reali'ó un reportaje de la visita de
Isabel II al puerto de 5alencia, en
colaboración con /ntonio 1osmes, que se
considera el primer reportaje secuencial sobre
un acto oficial, reali'ado por fotógrafos
espa)oles.
(n #$< se asoció con ;. Laurent, con el que
inventó y desarrolló el papel leptogr&fico, que
alcan'ó cierta difusión en >rancia, aunque no
pudo sustituir a las copias a la alb4mina en el
positivado a partir de los negativos de
colodión. ,art!ne' 0&nc"e' utili'ó el papel
leptogr&fico para retratos de su estudio, pero
sin destacar que era una invención propia.

(ntre los a)os #$$ y #$, ,art!ne' 0&nc"e' prefirió anunciarse como >otógrafo de 0./.-. el
infante =. 0ebasti&n. (n cambio, Laurent utili'ó el nombre del invento en su estudio, y en los
retratos positivados en ese papel acreditaba ILeptograf!a LaurentI, mediante un sello en seco, o
con un te%to impreso en el cartón del reverso.
de ;. Laurent "acia el a)o #60. =ic"os negativos se conservan actualmente en ,adrid, en el
/rc"ivo fotogr&fico -ui' 5ernacci, del Instituto del 9atrimonio 1ultural de (spa)a.

,/-@O3(: 0O31F(:, ;os+ 7fl. #<.-#608
>aro de 2uda 7@arragona8, #$6. R # fotograf!a en 2 "ojas * papel
alb4mina J <. % 2$< mm 7imagen completa8.
>otografSa suelta de la serie Abras p4blicas de (spaTa reali'ada
por ;uan Laurent y ;os+ ,art!ne' 0&nc"e' en #$6.
9rocedencia* 1olecciUn 1astellano.
/mbos reali'aron un trabajo de gran importancia
documental sobre las obras p4blicas espa)olas, para la
(%posición Bniversal de 9ar!s de #$6, que consistió en
#$C vistas fotogr&ficas distribuidas en cinco &lbumes,
con los siguientes t!tulos* 9uentes de f&brica, 9uentes
de "ierro, >aros, 5istas de obras antiguas y 5istas
varias. / trav+s de ese trabajo se pudo mostrar la
calidad de los trabajos de ferrocarril y carreteras que se
estaban reali'ando para el progreso del pa!s.
,art!ne' 0&nc"e' fue el autor de todas las vistas del
(ste de la 9en!nsula, en los &lbumes de Abras 94blicas
de (spa)a. (ntre sus fotograf!as encontramos vistas de
los faros de la costa mediterr&nea, destacando los tres
faros de "ierro del delta del (bro, en la provincia de
@arragona. Igualmente, en #$$ ó #$6 reali'ó una
fotograf!a en las canteras del puerto de @arragona, con
presos trabajando encadenados. (n las mismas
canteras, la 1asa Laurent tomó otra vista panor&mica
en #62.

-etrato en papel leptogr&fico, en el estudio de
;os+ ,art!ne' 0&nc"e' 7fotógrafo8. Facia el
a)o #$6
,uc"os de sus retratos de estudio se "an
conservado en la colección ,anuel 1astellano, de
la 2iblioteca 3acional de (spa)aJ mientras que la
mayor!a de sus negativos del tema Abras 94blicas
de (spa)a, en placas de vidrio al colodión, se
incorporaron al arc"ivo
&ttp:''es"(i)ipedia"org'(i)i'#os*+,*A-.$art*+,*A/nez.%
*+,*A1nc&ez.0fot*+,*1,grafo2








La familia @ars'ensVi 5oisins. /utora*
/malia Lópe' de Lópe', alumna de Luis
@ars'ensVi, conde de Lipa. ;a+n, "acia
#$.. (n el centro de la imagen, sentado,
Luis @ars'ensVi, conde de LipaJ detr&s,
apoyada en la espalda del conde, su
mujer, ,agdalena de 5oisinsJ a la
derec"a, la "ija mayor, (nriqueta, y a la
i'quierda el "ijo menor, Luis. 7/rc"ivo
familiar Fern&nde' LuiVe8. La fotógrafa
almeriense afincada en ;a+n retrata a su
maestro. 9osiblemente Luis @ars'ensVi
motiva que ella sea la primera fotógrafa
profesional de (spa)a que dispone de
estudio propio.

Ana3s 4apoleón fue la primera fotógrafa profesional de 1atalu)a. (sta gran retratista se dedicó a la fotograf!a desde
mediados del siglo XIX en 2arcelona. /naGs y su "ermano >ernando eran conocidos comercialmente como Ilos
"ermanos 3apoleónI, nombre que tambi+n utili'ar!an sus descendientes. (lla trabajaba y firmaba su obra con
>ernando, con quien abrió un estudio fotogr&fico en el a)o #<#. (l estudio, que se encontraba en el n4mero #6 de
La -ambla, en 2arcelona, llegó a ser muy conocido. 1onsiderados ya por sus contempor&neos como fotógrafos de
gran prestigio, los "ermanos 3apoleón retrataron a muc"as grandes personalidades de la +poca. /naGs, adem&s de
ser una de las primeras mujeres en "acer daguerrotipos en (spa)a, era especialista en la confección de tarjetas de
visita. /naGs siempre estuvo en la vanguardia de los progresos de la fotograf!a. 9or ejemplo, cinco d!as despu+s de la
presentación p4blica del cinematógrafo de los LumiWre en 1atalu)a, los "ermanos 3apoleón ya "ab!an adquirido el
aparato y en #C$ obtuvieron la representación de la casa LumiWre en 2arcelona. (l estudio, que a su muerte siguió
en manos de la familia, cerró definitivamente en #C$.

/naGs 3apoleon. -etrato de dama. c. #$<




;A0X /L2IL/3/, >otograf!a de (nrique
/guilera y Damboa. 1a. #$.. 1opia a la
alb4mina montada sobre soporte
secundario de cartulina, formato carte de
visite.
Dumersindo Arti'. Isabel II

Julio Virenque.
"cti#o en Palma de Mallorca,
d$cadas 185!-7!.
Retrato an%nimo en &ormato 'arta
de (isita.
"l)*mina, 18!s

G. Larauza.
"cti#o en +arcelona ,d$cadas
18!-7!-
Retrato en &ormato 'arte de (isite,
al)*mina, 18!s




>ernando =ebas. ,adrid. -etrato de ni)a con la'o en el cuello. c.#C0


.eri)ert Marie/c0rrena. "l)*mina, 187 "l&onso 1222











;BLIO, (usebio
-etrato de 0ebastiana 5acas
1a. #6<
>otograf!a pintada al óleo, #<< %
#22 cm
#6Ns.n.
(usebio ;uli& fue uno de los m&s
prestigiosos fotógrafos que
trabajó en ,adrid entre los
4ltimos a)os <0 "asta los a)os
0 del siglo XIX. (ste retrato
fotogr&fico de su esposa pintado
al óleo es una muestra de la
calidad de los retratos que se
reali'aban en su estudio.

La tribuna i els bai%os, tal i com van
ser creats. 9odem observa que 9au
/udouard, fotograf de la burgesia i
de lYe%posicio del #, tenia el seu
estudi en aquets bai%os
>rancesc 2rosa i 1asanobas
7#.E-#CC8. -etrato de 9au
/udouard =+glaire.

/ntonio y
,anuel
,ac"ado
Lu!s ,a''antini
5" 1eauc&y










"ntonio 'ano#as del 'astillo y (allejo ,1873-1455- Madrid- 6"78"6-
Retrato de se9ora . Gelatino)rom0ro coloreado a mano, c141!

"ntonio 'ano#as del 'astillo y (allejo ,1873-1455- Madrid- 6"78"6-
:in t;t0lo. Gelatino)rom0ro, c14!!



(l qu!mico ;o"n =raper "i'o este
daguerrotipo de su "ermana =orot"y,
probablemente en junio de #E0. La foto
fue tomada en lu' natural en el tec"o del
laboratorio =raper en la Bniversidad de
3ueva HorV a ?as"ington 0quare. =orot"y
=raper un descanso de $< segundos.
Fasta la fec"a, este es el m&s antiguo
retrato conocido de una mujer y la
fotograf!a de familia en primer lugar. (l
daguerrotipo original sufrió graves da)os
durante la limpie'a en #C.E.